1. Anuncio importante:


    Debido a los diversos cambios que se han manejado en el foro, se ha actualizado nuestro reglamento a una versión más acorde a las demandas actuales.

    Recomendamos ampliamente leerlo, dado que el ignorar las reglas no exime a nadie de su cumplimiento. Gracias por su tiempo y comprensión:

    Click al siguiente enlace para dirigirse al tema:

    Reglamento






Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

Tema en 'FanFics sobre Naruto' iniciado por morethanthis, 1 Agosto 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1917
    CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Bueno... aquí traigo otro que se me ocurrió escuchando una canción de paramore, crushcrushcrush, y bueno... es un long-fic que subiré algo tarde por que ahora estaré con los deberes de verano, me iré de vacaciones de verano y después vuelta al colegio, no sé cuando podre seguirlo pero aún así... espero que os guste ^^.
    Esta es la canción que canta Sakura al final del capítulo:
    Bueno... esto aclarado un poco, aquí va:

    CRUSH!

    Prologo
    >>Yo ya había pensado un nombre pero… no sabía si sería lo bastante bueno pero me arme de valor y lo dije.
    -Nos podríamos llamar” Crush!” – dije tímidamente. Todos me miraron y me sonrieron ¡Hasta el cubo de hielo! Seria… que esto prometía.

    CAPÍTULO 1: ¡¿Qué?! No me gusta esa idea

    Soy Sakura Haruno. Tengo dieciséis años y…físicamente llamo mucho la atención. Tengo el pelo de color rosa y los ojos de color verde jade. La verdad… es que soy una chica bastante divertida, alegre y… un poco tímida a veces. Hoy he escogido, ya que es invierno, ponerme el conjunto que hace tiempo que ya quería estrenar: un jersey largo hasta el muslo color gris con detalles negros, unos shorts negros con unas medias de rejilla debajo, con unas bambas grises. De complementos llevo un anillo en la mano izquierda y un manguito de rejilla en la mano derecha y en el pelo me he hecho una coleta alta.
    Tengo dos amigas, una se llama Hinata y la otra Temari. Hinata tiene el color de pelo azabache y ojos blancos como dos perlas. Es la chica más tímida que he conocido nunca pero… cuando tiene que ayudar o hacer que te sientas mejor… es la más indicada. Lleva puesto una camisa rosa pálido con un tejano y botas country oscuras. El pelo lo llevaba suelto. Para la ocasión de… salida de chicas se había puesto de complementos un reloj y una pulsera de plata que le regale yo.
    Temari tiene el pelo recogido con cuatro coletas, dice que así no tiene tanto calor, y ojos color azul verdoso. Es una chica muy divertida y directa; piensa que la vida es para vivirla y que no te tiene que dar corte nada porque si no… luego te arrepentirás. Es… como una especie de bomba. Lleva puestos unos pantalones negros pitillo, unas botas de tacón altos color negro y una camiseta de manga larga y cuello alto de color rojo. De complementos lleva un collar largo hasta el estomago negro con un corazón al final, un reloj y una pulsera de plata.
    Estamos las tres en la cafetería STARBUCKS que hay cerca de mi casa. La verdad… es que los precios son muy altos, pero creo que merece la pena tomar algo allí.

    -¡¿Qué?! ¡¿Qué te han apuntado en la escuela de música?! – me pregunto Temari muy sorprendida mientras cogía su chocolate caliente e íbamos a coger una mesa.

    -Baja la voz, por favor… no me gusta esa idea – dije mientras agarraba mi chocolate caliente en una mano y chaqueta de cuero en la otra.

    -Pero, Sakura, comprendenos que… esa escuela es muy difícil de pagar, no les puedes decir a tus padres que no además… yo también opino que tienes mucho talento – me dijo Hinata sonriendo mientras cogía los Maffins y su chocolate caliente. Nos sentamos en una mesa en la esquina del local.

    -Chicas… la verdad es que me gustaría ir, pero sé que mis padres no se lo pueden permitir… - dije mirando mi chocolate caliente y mi Maffin de chocolate.

    -Pero Sakura, tu cantas bien y mira, te defiendes un poco con el piano, la guitarra algunos acordes y hasta puedes tocar la pandereta – dijo Temari mientras se empezaba a reír y empezaba a beber su chocolate caliente.

    -Pero hay un inconveniente… no soy la única que se presenta a ser la cantante del grupo… Tengo que buscar una buena canción y cantarla en
    directo – dije algo apenada.

    -¿Cuándo es la prueba? – me pregunto Hinata sacando su agenda electrónica. En cuestión de organizar… ella era la mejor.

    -Hoy, dentro de un rato ¿Por qué? – pregunte aunque… era más que obvio que era para que Temari me transformara.

    -¿Qué canción vas a tocar? – me preguntaron.

    -Es un secreto – dije guiñándoles el ojo.

    -Pero ¿te escogerán los miembros del grupo? – pregunto Hinata aún mirando su agenda electrónica.

    –Es que los miembros del grupo no decidirán, si no los jueces, que son los profesores. Bueno… supongo que no me escogerán he oído que las que van son muy buenas – dije un poco apenada.

    -Sakura ¿No sabes ya que la esperanza en lo último que se pierde? – me dijo Temari guiñándome el ojo. Yo sonreí, me acabe mi chocolate caliente, mi Maffin, me despedí de mis amigas y me dirigí hacia la escuela de música.

    La escuela, por fuera, era un edificio enorme. De trece plantas.

    -Mierda, el numero de la mala suerte… Gracias – pensé. Pensé en irme, en dejar todo y fingir que me había puesto enferma y no hacer ninguna tontería pero… en ese momento pensé en Temari, en que su ideal de vida es hacer todo en el tiempo de vida que tengas, sin tener vergüenza y yo sé… que si no lo hacía me arrepentiría toda mi vida. También pensé que mis padres habían pagado casi todo nuestro dinero para pagar la matrícula de entrada… no era seguro si entraría, pero se tenía que poner un precio para que las personas ricas pudieran comer caviar. En ese momento quise cerrarles la boca.
    Antes de que se me fuera eso de la cabeza… decidí entrar. Solamente la recepción ya era de lujo. Un mostrador de mármol, unos sofás que parecía que te fueras a dormir en ellos con solo apoyarte y un ascensor que eran de los primeros que se hicieron pero muy modernizado. Decidí subir a la planta correspondiente, que era la séptima. Una vez allí, cerré el ascensor y vi que había una gran cola para que abrieran la sala. Yo estaba muy nerviosa y… por lo que parecía era cierto. Las chicas solo con mirarme, ya les di cosa. Ellas iban con trajes de Coco Channel, Luis Buitton, etc. Pero yo iba cómoda con lo que iba. Oí a unas chicas hablar sobre mí y mi aspecto, como no.

    -¿Te has fijado? Ella no sabe que han venido los más guapos de toda la ciudad para hacer un grupo y mira como se presenta, sin arreglar ni nada ¿Se cree superior o qué? – dijo una con un tono de pija que no soportaba. Yo la mire desde la esquina que estaba y no la dejaba de mirar, se notaba que no me soportaba. A los minutos, salió un hombre. Tenía el pelo gris y solo se le podía ver un ojo por que el otro se lo tapaba el pelo y, extrañamente, se tapaba la cara con una máscara. Llevaba puesto un jersey negro de manga larga y cuello alto y unos pantalones tejanos con unos zapatos negros. Simplemente se le podía ver un reloj.

    -Podéis pasar pero… esto no es un pase de modelos, es un casting para ver quien canta en un grupo – dijo el hombre – me llamo Kakashi Hatake y seré el profesor vamos… el que os ensañara a afinar, a moveros, a sentiros bien por el escenario, etc. – explico mientras nos hacía pasar y sentarnos en unas sillas que había colocadas. La sala era muy grande, demasiado. Unas sillas que eran como las de la entrada, las paredes pintadas de blanco y los fondos amplificadores y un piano de cola. Me enamore de él nada más ver aquella preciosidad de instrumento negro con teclas.

    Todas las chicas se sentaron dejándome a mi detrás sola, como no; pero me dio igual. Sentí un golpecito a mi espalda mientras alguien me llamaba.

    -Psst – me gire para ver quién era pero más bien dicho… quienes eran.

    -¿Qué pasa? – pregunte.

    -¿Tu vas a cantar? – me pregunto un chico rubio con ojos azules y tres extrañas marcas en la cara. Llevaba una camiseta blanca con dibujos, un pantalón tejano y unas bambas anchas de color blanco también.

    -Sí… ¿Por qué? – pregunte confundida.

    -Por que por lo menos tienes estilo – me dijo guiñándome el ojo.

    -Gracias – le dije sonriendo. Ese comentario me gusto.

    -Por cierto, soy Naruto – se presento - Ellos son Sasuke y Shikamaru – conforme iba diciendo los nombres, ellos me hicieron una señal. Estaban más detrás que yo, parecía ser que se escondían.

    -Yo soy Sakura – y nos estrechamos las manos los tres.

    -¿Qué vas a cantar? – me pregunto Naruto.

    -Ya lo veras aunque… ellas tienen pinta de ser buenas o haber comprado a los profesores – confesé. Sasuke hizo una sonrisa de medio lado, igual que Shikamaru, y Naruto se empezó a reír - ¿He dicho algo malo? –

    -No no, que va – dijo mientras aun se reía – Es que… parece que seas la única chica sincera en ese sitio – confeso Naruto y… había como trescientas chicas sin exagerar. En ese momento también me hizo gracia y me reí. En ese momento, Kakashi se dispuso a hablar.

    -Bueno… os iremos llamando por lista, así no habrá problemas. Lo haremos conforme os hayáis apuntado antes de venir aquí, es decir, conforme el día que os apuntasteis al casting – concluyo Kakashi – Primera, Sara Bosch –
    Iban diciendo nombres y yo… resople.

    -¿Por qué resoplas, Sakura? – me pregunto Naruto.

    -Simplemente porque fui la ultima en apuntarme – confesé – Tendré que aguantar a todas las voces que haya buenas aquí y sentirme inferior… - dije tristemente.

    -Nunca te des por vencida – dijo Naruto. Yo le sonreí para ver las actuaciones.

    Las chicas eran buenas, unas hacían playback, otras cantaban normal, otras guiñaban el ojo a los profesores… la verdad era que todo se volvió muy rutinario. Hasta Naruto y yo empezamos a jugar a que haría esa chica encima del escenario. Casi siempre ganaba yo, instinto femenino supongo.

    -Ahora la ultima chica, Sakura Haruno – dijo Kakashi.

    En ese momento… me levante algo nerviosa. Todas las chicas habían cantado con CD y yo lo iba a hacer en directo, no sé si me saldría bien pero, como decía Temari, al toro hay que cogerlo por los cuernos. Fui hacia el escenario aunque a alguna chica le hizo gracia hacerme la traban queta, supe quien fue y enseguida le rompí el vestido desde abajo. Se escucharon muchas risas por parte de Naruto, Sasuke y Shikamaru. Hasta vi que Kakashi se reía un poco debajo de aquella mascara. Me levante y puse rumbo otra vez hacia el escenario con el piano de cola. Me senté allí delante y empecé a tocar Lo que soy de Demi Lovato. La verdad era que la letra me gustaba, y la cantante también pero… por salir en una serie de televisión, copiar a una famosa por que la admira y tener un nombre extraño ya todo el mundo la juzgaba. Empecé a tocar los primeros acordes y, todo seguido, empecé a cantar aquello melodía que me volvía loca con solo decir la primera palabra acompañada de unos versos y notas que significaban canción.

    ¿Que os a parecido?
    Bueno... nos vemos en la proxima ;)
    Saludos.



    -MoreThanThis.
    a angel in the shadows le gusta esto.
  2. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3493
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Bueno.... aquí traigo la conti ^^',
    Esta es la canción de CrushCrushCrush que cantan al principio:

    Esta es la canción que pide Temari en el segundo essayo:

    espero que os guste ;)...:

    CAPÍTULO 2: No me lo creo…

    Cuando volví a mi sitio, Naruto me sonreía. Ahora que lo pensaba… solo era un casting para chicas ¿Qué hacían ellos allí? ¿Serian los novios de algunas chicas de allí? Seguramente… aunque creo que no dejaban que fuera acompañantes… no sé. Debo esperar y ya está.

    -Sakura, lo has hecho muy bien – me dijo Naruto.

    -Gracias, estaba muerta de miedo – confesé sonrojándome un poco.

    -Hmp – “dijo” Sasuke ¿Qué le pasaba a este tipo? Kakashi se puso delante de todos, donde el micrófono del escenario, y hablo.

    -Bien, chicas. Todas lo habéis hecho muy bien, pero solo una puede ser la ganadora y esa es… - dijo mientras habría él sobre – Wendy Anderson
    – dijo Kakashi quedándose sorprendido. La chica salió al escenario con mala cara, era la chica a la que yo le rompí el vestido. Miro a todas con aires de superior pero… recuerdo que aquella chica, en el juego que teníamos yo y Naruto, había desafinado demasiado… ¿Por qué la habían cogido? Podrían haber cogido a otra chica, Sara Bosch que había cantado bastante bien con el CD de Cristina Aguilera.

    -¡Protesto! – chillo Naruto mientras se levantaba y Sasuke y Shikamaru le seguían hacia el escenario. Todas las chicas empezaron a chillar ¿Por qué?

    -Ella no ha afinado nada, no te ofendas corazón pero… no eres la más indicada para estar en este grupo. Quizás en alguno de animadoras – dijo Naruto mientras cogía otro micrófono y subía al escenario junto a Sasuke y Shikamaru, pero estos se quedaron detrás.

    -Naruto… no debes protestar – pidió un juez con mala cara. En ese momento Sasuke cogió el micrófono y hablo.

    -¿Qué pasa? ¿Qué esta chica la chupa mejor que cualquier otra? – dijo Sasuke. Eso sí que fue divertido. Aquel hombre se sonrojo y dejo que continuara mientras Wendy le guiñaba el ojo.

    -Además, nosotros tenemos el derecho a elegir, ya que somos los miembros del grupo restantes – agrego Shikamaru ¿Era por eso que las chicas chillaban como locas?

    -Ahora lo recuerdo. La chica que me miro mal al principio… dijo que habían venido los más guapos de la ciudad para formar un grupo y yo venía informal… - dije susurrando.

    -Y entonces... ¿A quién elegís? – pregunto Kakashi a los chicos sonriendo, le gustaba ese trió de chicos. Con tanta iniciativa y tan jóvenes.

    -Supongo que elegirán a Sara Bosch. Es la mejor de aquí… - pensé.

    -A Sakura – dijo Naruto sonriéndome.

    -¡¿Qué?! – chillaron unas.

    -¡¿La rara?! – chillaron otras.

    Yo sonreí pero… no me lo podía creer. De trescientas chicas me habían escogido a mí, la menos arreglada del sitio.

    -Anda ven, no tengas vergüenza – me pidió Naruto. Yo me levante y fui hacia el escenario. Las chicas me miraban mal y yo simplemente sonreía y me iba hacia el lugar donde estaban los miembros de… ¿de mi banda? Dios… que bonito sonaba aquello.
    Una vez estuve allí, Naruto me dio un abrazo, Shikamaru me saludo con la mano y Sasuke me sonrió. Con solo verles así, ya sabía un poco como eran, pero muy poco. Sasuke… frio pero a la vez tímido. Shikamaru… un vago pero valiente. Y Naruto un rebelde pero cariñoso. Se estaría bien allí.

    -Por favor chicas, os tenéis que ir y los jueces también. Vamos a empezar – anuncio Kakashi. Todos se fueron mientras las chicas se quejaban.

    -Parece que me he ganado mala publicidad – dije sentándome donde el piano.

    -Bueno… los principios siempre son duros – dijo Shikamaru mientras se sentaba en la batería y empezaba a hacer movimientos con las baquetas.
    Naruto se empezó a reír mientras se colocaba el bajo y Sasuke no hizo ni dijo nada, simplemente se colgó su guitarra.

    -Bueno… yo seré vuestro profesor pero yo solo os puedo enseñar, no puedo ser vuestro manager ¿Lo entendéis? – todos asentimos - ¿Alguien conoce a alguna persona para que nos ayude? –

    -Yo conozco a dos chicas que nos vendrían bien… - dije acordándome de mis amigas.

    -¿Son guapas? – pregunto Naruto muy ilusionado. Le mire mal. No eran un trozo de carne, eran dos personas muy importantes para mí.

    -Bueno… tráelas mañana para ver cómo funciona la cosa – propuso Kakashi. Yo asentí.

    -¿Tocamos algo? – pregunto Sasuke algo cansado de escuchar.

    -¿Conocéis CrushCrushCrush de Paramore? – pregunto Shikamaru. Sasuke, Naruto y yo asentimos.
    Shikamaru empezó a tocar la batería y yo rápidamente me puse delante de un micro y empecé a cantar. Sasuke y Naruto me hacían los coros y algunas voces como él: ¡two three four!

    Paso el rato y tocamos muchísimas más canciones hasta que se hizo la noche.

    -Ha sido divertido – coincidió Naruto – Mañana trae a tus amigas – dijo sonrojándose.

    -Pervertido – dije mirándole mal – No son unos trozos de carne que te los comes y ya está –

    -Pero es para conocerlas, has dicho que nos pueden ayudar para actuar y eso… - dijo mirando hacia el suelo.

    -Está bien… aparte, creo que tendrán ganas de conoceros – y les guiñe el ojo.

    -Venid mañana a las seis de la tarde, sed puntuales – nos dijo Kakashi. Solo asentimos y nos fuimos. Cada uno por su dirección. Cuando llegue a casa, me encontré con mis padres en casa. Mi madre estaba haciendo la cena bueno… lo que había y mi padre haciendo cuentas de cómo iríamos aquel mes para pagar los gastos.

    Salude a mi padre con un beso en la mejilla y fui con mi madre a ayudarle a preparar la cena. Una vez estuvimos los tres en la mesa, empezamos a conversar mientras mi madre serbia los espaguetis que había hecho.

    -¿Te han cogido, hija? – me pregunto mi padre.

    -Sí bueno… al principio cogieron a otra chica pero los tres chicos del grupo han dicho que no era justo y que ellos habían escogido a otra, que era yo… me han pedido que lleve mañana a Hinata y Temari, por que les he dicho que nos podrían ayudar a promocionarnos – le conteste siendo lo más rápida y clara posible. Aún tenía que hacer los deberes del colegio, ducharme, recoger la habitación y estudiar para un examen.

    -Hija… no hace falta que te esfuerces tanto, vamos bien – me dijo mi madre sonriéndome, pero era más que claro que no íbamos bien – Mañana tienes un examen ¿no? De que es - me dijo sonriéndome mi madre mientras se sentaba y empezábamos a cenar.

    -De matemáticas. Es un poco difícil, pero ahora me duchare, hare los deberes y estudiare. No te preocupes, sacare una nota alta – era lo menos
    que podía hacer teniendo una beca en el mejor colegio de la ciudad.

    -Hija, no hace falta que te lo tomes todo tan enserio, no pasa nada si suspendes un examen… - dijo mi padre intentando no hacerme sentir culpable.

    -Papa, no me lo puedo permitir. En el último examen saque un seis. No me puedo permitir otro fallo –

    Cuando acabamos de conversar, recogí junto con mi madre la mesa. Subí a mi habitación, cogí el pijama y la ropa interior y me fui al baño a bañar. Mientras me duchaba empecé a pensar en los miembros del grupo. Naruto… me reía mucho con él, es muy divertido pero muy tonto a la vez. Me cae bien. Shikamaru… no he hablado mucho con él, pero se le ve buen chico. Sasuke… es misterioso, guapo, frio, pero tierno y tímido a la vez. Creo… que ese chico tiene muchos secretos.

    Cuando me acabe de duchar me vestí, me fui hacia mi habitación y empecé a hacer los deberes mientras escuchaba a mis padres hablando de cómo hacer para ganar más dinero. Acabe muy rápido los deberes y empecé a estudiar matemáticas. Era muy difícil, pero prometí que sacaría más que un seis de nota. Me fui a la cama a las cuatro de la madrugada, cuando por fin memorice todo el examen de matemáticas.

    Me levante a las ocho de la mañana, de modo que solo había dormido cuatro horas. Me vestí, me puse mi mono tejano con unas mayas negras de bajo, una camiseta de manga larga rosa pálido y unas converses del mismo color. Me maquille sencilla: polvos, raya en los ojos, sombra de color rosa muy clarito y brillo de labios rosa pálido. Cogí la mochila con los libros de las clases que me tocaban. Baje hacia la cocina, desayune un vaso de leche y me fui hacia el colegio cerrando la casa con llave. Mis padres hacia horas que se habían ido a trabajar.

    Cuando llegue al colegio, mis amigas Hinata y Temari me estaban esperando. Temari con el libro la mano estudiando a última hora, como siempre hacia. Hinata llevaba un jersey de manga larga de lana blanca con unos pantalones tejanos y unas botas blancas de lana planas muy cómodas y su abrigo blanco largo con botones. Temari iba con un pantalón tejano largo, unas botas country marrones y una camiseta de manga larga marrón con un escote de V y un chaleco de color negro cerrado en el pecho. Llevaba un abrigo negro de cremallera.

    -¡Hola chicas! – las salude.

    -Hola – me dijo Hinata con una sonrisa mientras Temari leía de arriba abajo el libro de matemáticas.

    -Luego lo diré – pensé, sabía que a Temari si decía que tenía una noticia, dejaría de estudiar y ella necesitaba aprobar.
    Fuimos a clase y nos sentamos en nuestros sitios, que eran separados, pero las tres siempre nos reuníamos en la mesa de Hinata. Temari se sentó encima de la mesa y yo me apoye en la ventana. Aquel día nevaría. El profesor llego y nos fuimos cada una a su sitio. Saque el bolígrafo azul y, cuando me entrego el examen, empecé a responder las preguntas lo más bien que supiera. Debía sacar más que un seis.
    Cuando acabo la hora, Temari y yo fuimos con Hinata para hablar las tres.

    -¿Cómo os ha ido el examen? – les pregunte.

    -Bueno… me podría haber ido mejor – dijo Temari tristemente – Yo digo que he sacado un seis y con suerte – dijo algo apenada – Ya me esforzare más la próxima vez – dijo guiñando el ojo.

    -A mi me ha ido bien, supongo que tendré buena nota – dijo Hinata mientras sonreía - ¿y a ti Sakura? –

    -Supongo que tendré más que un seis, pero no estoy segura de la nota exacta – dije bajando la cabeza y resoplando. En ese momento me acorde de lo que tenía que decirles antes – Chicas, tengo algo que contaros –

    -¡Sakura ¿Cómo te fue la prueba del grupo?! – me pregunto Temari con intriga.

    -Bien, he pasado pero no chilles tanto, por favor; y con respecto a eso… me han pedido una manager y una estilista… si queréis venir… - dije
    mirándoles con una sonrisa muy grande y un leve sonrojo en mis mejillas.

    -¡Vamos! – dijeron las dos muy ilusionadas y sonriendo con los ojos abiertos y con unas sonrisas que deslumbraban.

    -Después de clases vamos hacia allí ¿vale? –

    -Está bien – dijeron las dos.

    Las clases pasaron muy rápidas, demasiado rápidas. O era eso o yo me la había pasado mirando por la ventana pensando en los miembros del grupo. Cuando se escucho el timbre de final de clases, me puse mi chaqueta, cogí mi mochila y me dirigí hacia Temari e Hinata.

    Mientras íbamos caminando para la escuela de música… me di cuenta de que todas las chicas que nos observaban… eran las mismas chicas del casting del día anterior. Me hizo gracia que buscaran una segunda opinión de más gente.

    Cuando llegamos a la escuela, Hinata y Temari pusieron la misma cara que yo cuando llegue el día anterior. Sonreí y pregunte a que aula teníamos que ir los miembros del grupo.

    -Perdona – dije acercándome a la mesa de recepción - ¿A qué aula tenemos que ir los miembros del nuevo grupo? -

    - A la misma aula en la que se hizo el casting – me respondió mirándome con un poco de asco. Supongo que por las pintas que llevaba o por mi pelo o por mis ojos. Estaba tan acostumbrada que me dio igual.

    -Muchas gracias, señorita – y le sonreí. No le guardaba rencor si a esa chica.

    Subimos por el ascensor mientras a Temari le comía la rabia por cómo me había mirado esa chica. Yo le sonreí como diciendo “no pasa nada”, pero no me hacía caso.

    Cuando llegamos al aula, solo estaban Shikamaru y Sasuke. Shikamaru estaba en la batería tocando y Sasuke improvisando solos de guitarra. Cuando entramos dejamos las mochilas en unas sillas y nos quitamos las chaquetas. Me di cuenta de que Temari se quedo embobada mirando a Shikamaru. Yo me empecé a reír. En cuanto supiera que era un vago… no le gustaría nada.
    Hinata le dio unos codazos para despertarla de aquel trance y empezó a observar la manera de tocar de ellos y empezó a apuntar cosas en una libreta, lo mismo hizo Hinata. Saco su agenda electrónica y empezó a programar cosas sin sentido. Yo sacudí la cabeza y me senté en el piano improvisando algo junto a ellos, parecía ser que no se habían dado cuenta de que habíamos llegado. Yo les sonreí como saludándoles pero Sasuke me ignoro y siguió tocando la guitarra mientras que Shikamaru sí que me hizo una seña conforme que me había visto. Yo deje de tocar el piano para coger el micrófono, porque con el jaleo de la guitarra y la batería no me escucharían.

    -Muy bien mm… chicos ¿Veis a esas chicas que están ahí sentadas? Son las chicas que dije ayer que nos podrían ayudar. La chica del pelo oscuro se llama Hinata y la chica de cuatro coletas es Temari – dije sonriendo a las chicas.

    -Chicas, el de la guitarra es Sasuke y el chico de la batería es Shikamaru – dije presentándolos.

    -Encantada – dijo Temari levantándose y dándoles un par de besos a cada uno. Hinata la imito.

    -¿Dónde está Naruto? – les pregunte.

    -Ese siempre llega tarde – me respondió Shikamaru.

    -¿Y kakashi? –

    -Llega siempre más tarde que Naruto –

    En ese momento se abrió la puerta, era Naruto.

    -Perdón por llegar tarde, pero el director se paso con la bronca – dijo rascándose la cabeza y aguantando la guitarra con la otra.

    -Bueno, da igual. Ellas son Hinata y Temari, las amigas que dije te traería – dije sonriéndole. Conforme fui diciendo sus nombres fueron a darle dos besos.

    -Encantada – dijeron las dos.

    -Bueno… yo ya tengo una imagen para cada uno por si queréis vender – aviso Temari.

    -¡¿Tan rápido?! – pregunte yo.

    -Sí, precisamente… tú y Shikamaru seréis “los malos del grupo”, Sasuke el “pasota” y Naruto el “fiestero” – dijo haciendo señas con los dedos como las comillas. En ese momento baje la cabeza, la mejor inventándose personajes para ser alguien era Temari - ¿Mañana volvéis a ensayar? – pregunto, al día siguiente era sábado.

    -No… mañana es sábado – respondió Shikamaru haciendo movimientos con las baquetas.

    -Bueno… pues quedamos aquí todos mañana, vamos a mi casa un momento que os hare una cosa – dijo guiñándonos el ojo. A mi Temari me daba miedo a veces. De repente sonó un teléfono móvil. Era el de Hinata. Lo descolgó y se alejo para no molestarnos con la charla. Temari seguía observándonos.

    -Temari… das miedo – se quejo Naruto.

    -Tengo que tener muy claros mis personajes – dijo mirándonos más fijamente todo el cuerpo. Hinata llego con una sonrisa tan grande que iba de oreja a oreja.

    -Os he conseguido una actuación para dentro de dos meses – dijo sonriéndonos. Los chicos sonrieron, sabían que eran eficientes. Yo la abrace con tanta fuerza que casi pensé que la ahogaba.

    -Gracias – y subí encima del escenario y dije de tocar algo - ¿Qué queréis tocar? –

    -¡Yo quiero pedir una! – dijo Temari haciendo una petición.

    -Dime, guapa – dije guiñándole el ojo.

    -Tangled Up In Me de Skye Sweetnam –

    -Está bien, va por ti – dije guiñándole el ojo. Cogí mi guitarra, la había llevado para la ocasión, y empecé a tocar mientras cantaba, luego se unió Sasuke y finalmente Naruto y Shikamaru. A canción me gustaba bastante y además… así tocada por todos… aún mejor. Después de tocar esa canción, entro Kakashi.

    -Hola Kakashi, ellas son las chicas que dije que traería, Hinata y Temari – conforme fui diciendo sus nombres, ellas fueron hacia él y le saludaron con dos besos.

    -Encantada – dijeron las dos.

    -Muy bien chicos… eso está muy bien pero… hay un pequeño problema –dijo algo preocupado – En esta escuela de clásicos no quieren escuchar música que se salga de lo clásico así que… tendremos que tener cuidado. Tocaremos pero, cuando veamos que viene alguien, algún plan de emergencia. Haciendo ritmos sencillos con la guitarra, el bajo, la batería y la cantante al piano y cantando a la vez. Temari ¿Tu eres la de la imagen? – pregunto. Ella asintió – Tendrás que venir con la máquina de coser aquí, con las telas y todo. Te dejaremos un lugar en la sala mientras ¿Hinata? – dijo dudoso, ella asintió – Va telefoneando para alguna actuación –

    -Ya tenemos una actuación, dentro de dos meses – dijo Sasuke siendo muy serio y frío posible.

    -Buen trabajo, bueno… que suene la música – dijo Kakashi y todo seguido empezamos a tocar más canciones que iban surgiendo.

    La verdad… era que eran muy buenos tocando y… muy guapos también, para que engañarnos. Sobre todo Sasuke y esa pose de misterioso pero tímido. Me encantaba físicamente. Aunque lo odiaba ¿Por qué me ignoraba? Además… no era para nada tan bueno como para superarnos a todos solo con un solo de guitarra, era… un chico común que hacía solo eso. Lo odiaba.

    El ensayo acabo tarde y me fui corriendo hacia casa. Mis padres estaban comiendo un poco y a mí me habían dejado un buen plato de sopa. Nada más a mi madre que le rugían las tripas, le eche más de mi plato al suyo, y lo mismo hice con mi padre. Vale, tenía hambre, pero lo que no podía hacer era que ellos que trabajan hasta los domingos y festivos, menos navidad, y… se esforzaban mucho por conseguir algo de dinero.

    -Hija… tenemos una mala noticia… - dijo mi madre apenada y a punto de llorar mientras miraba su plato.

    -¿Qué pasa, mama? – le pregunte preocupada.

    -Ya sabes en la situación en la que estamos… ¿no? – yo asentí – Para salir de aquí… nos ha llamado un amigo de tu padre que si te casas con su hijo… podremos comer y pagar las facturas… - me dijo mi madre. En ese momento… odie un poco a mis padres, pero luego me odie a mí por odiarles. Lo haría, me casaría con quien fuera para que mis padres y yo pudiéramos comer.

    -¿Cómo se llama? – pregunte sonriendo a mi madre y no… la sonrisa no era fingida. Por fin podríamos salir de aquella situación.

    -Se llama Sasuke, Sasuke Uchiha – dijo mi madre.

    ¿Que os a parecido?
    Bueno... supongo que mañana
    pondre el prozimo capitulo
    aunque no lo se seguro, por que
    tengo cosas que hacer ^^'
    Saludos.

    -MoreThanThis.
  3. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1501
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Bueno, aquí mas conti X D:
    [FONT=&quot]
    [/FONT]

    CAPÍTULO 3: ¿Por qué a mi…?

    -Se llama Sasuke, Sasuke Uchiha – dijo mi madre. En ese momento puse los ojos en blanco ¿Por qué él? Maldito sea el destino de mierda – Pero cariño… él no te aceptara, así… que tendrás que conquistarlo para que se enamore de ti. Sé que no te gusta la idea pero… esto es lo último que te pediré. Le gustan las chicas duras, frías y a la vez pasionales. Y lo más importante de todo… no le digas que eres una Haruno… – dijo mi madre mientras lloraba al pedirme aquello.

    -No te preocupes mama, lo hare – le dije sonriendo y mirando a mi plato -No me lo creo… - Pensé. Recogí mi plato y les di las buenas noches a mis padres. Me puse el pijama, hice los deberes y, aunque tenía tiempo de hacerlos en el fin de semana, así no me tenía que preocupar, todo seguido estudie un poco lo que habíamos dado aquel día en el colegio y me fui a la cama, a esperar que fuera el día siguiente para quedar en la escuela de música y después a casa de Temari a tomarnos las medidaS para nuestros trajes.

    Al día siguiente, me levante temprano por qué, como había dicho mi madre, tenía que conquistar a Sasuke para que pudiéramos comer. Me tome mi tiempo para bañarme con sales para que mi cuerpo oliera bien. Me pinte las uñas de color negro. Me puse unas mayas de color lila purpura brillante con una camiseta de palabra de honor larga hasta los muslos de color negro y me puse unos tacones altos que cubrían todo mi pie. Me puse unas pulseras muy grandes en la mano derecha y un brazalete en la mano izquierda. Me maquille con los ojos negros con rímel, raya y sombra negra. Los labios me los pinte con un tono rosa claro. Me mire en el espejo y no me guste, parecía… como si estuviera buscando algo y era así… buscaba a Sasuke para conseguir comida. Salí de mi casa con el bolso negro con el móvil, el iPod y poco más. Fui hacia la escuela de música, nuestro lugar de encuentro, y me dispuse a esperar. El primero en llegar fue Sasuke, tenía que empezar a actuar.

    -Buenos días – le salude imitándole un poco.

    -Hmp – fue lo único que dijo. Había mucho silencio entre los dos pero… si debía gustarle, tenía que actuar como él y él casi nunca hablaba.

    -Sakura ¿Por qué te has vestido así? – me pregunto acercándose a mi ¿Seria que el plan estaba funcionando?

    -Adivínalo tú mismo – dije mientras quedábamos a escasos centímetros del rostro y le acariciaba el pecho por dentro de la camiseta.

    -No lo sé – dijo mientras me cogía y se acercaba aún más.

    -Tú eres listo, sabrás adivinarlo – dije rozando sus labios con los míos al hablar.

    -Sera que me deseas… - dijo él con aires de superioridad.

    -Algo así… - dije ya tocando sus labios con los míos. Con furia me beso en los labios y con una pasión que creía que no tenía. Yo no podía seguirle el ritmo, pero lo intente. No era que fuese mi primer beso… pero era el segundo. Me hacía daño, pero no él, él estaba teniendo cuidado pero… yo me hacía daño a mi misma pensando que tendría que estar con él por fuera para que mi familia y yo pudiéramos comer. En ese momento recordé lo que me dijo mi madre antes de irme a dormir “No le digas que eres una Haruno…”. Fantástico, no solo tenía que estar con él si no que abandonar mí apellido. Se separo de mí porque no tenía aire y se dispuso a hablar muy cerca de mi rostro.

    -Has pasado el examen para gustarme, podemos salir juntos… - me dijo con aires de superioridad ¿A este tipo se le declaraban muchas y solo si conseguían pasar la prueba saldrían con él? Iba a contestarle, debía callarme, pero no lo hice.

    -Hmp ¿Te crees especial? – no pude evitar preguntárselo.

    -Es que soy especial… soy guapo, interesante y misterioso – dijo con tono divertido.

    -Pero a la vez estúpido y tímido – le dije con rabia. En ese momento me mordió el labio y… en ese momento me sonroje. Me gusto aquello.
    Paramos y nos sentamos en el suelo sin decir nada. Luego llegaron Shikamaru y Naruto y más tarde llegaron Hinata y Temari. Temari se fijo que tenia los labios rojos y Sasuke también, así que me dedico una mirada algo extraña, supongo que tendría que contarle que estaba saliendo con Sasuke, pero no las razones, eran secretas.

    Fuimos hacia casa de Temari y… yo ya había ido, pero era enorme. Eran… como casas para cada uno. Una para los padres, otra para los dos hermanos pequeños chicos y otra para ella. Era un edificio muy bonito. Temari nos llevo hacia “su casa” y nos llevo a las chicas a un lado y a los chicos a otra habitación. Hinata y Temari también querían un traje parecido por si tenían que hacer acto de presencia. Temari nos hizo quedarnos en ropa interior y tomarnos las medidas de mejor manera.

    -Chicas, ahora vengo - dijo Temari hiendo a avisar a los chicos para que se quedaran en ropa interior y que se tomaran las medidas unos a otros, pero Hinata también se fue de la habitación por que había recibido una llamada, así que me quede sola, en ropa interior y sentada en la cama de Temari pero, para mi maldita suerte, Sasuke paso por allí porque se perdió al volver a la habitación porque había ido al baño y me vio casi desnuda, aunque se escondió detrás de la puerta para seguir mirando.

    -¿Por qué a mí? –me pregunte a mí misma. Pero… debía gustar a Sasuke así que… empecé a hacerme la interesante. Agarre un mechón de pelo y empecé a jugar con él mientras ponía mi pelo cerca de mi pecho, cruzaba las piernas y me echaba hacia detrás. Luego entro a la habitación y yo me hice la sorprendida, observe que su… "animal" estaba un poco despierto, así que me hice un poco la dura - ¿Qué pasa? ¿Nunca has visto a una chica en ropa interior? – le pregunte levantándome para ir a maquillarme un poco, pero me agarro de la mano y de la cintura y me volvió a besar, como no, tuve que corresponder, pero… con este beso tubo cuidado y fue más cariñoso. Escuchamos pasos y él se fue mientras que yo me volví a sentar en la cama y espere a Temari e Hinata. Era Hinata, que ya había acabado de hablar.

    -¿Quién era? – le pregunte.

    -Mi padre, que donde estaba porque no me acorde de avisarle ayer de que saldría – me respondió – Sakura… ¿A ti te gusta Sasuke? – me pregunto en un tono casi inaudible.

    -¿Por qué lo preguntas? –

    -Porque se lo que están tramando tus padres, nuestros padres son amigos… Temari también lo sabe ¿recuerdas? – me dijo susurrandome por si Sasuke estaba cerca.

    -No… solo me atrae porque es muy guapo físicamente pero… odio ese carácter que tiene, pero a la vez me gusta su manera que tiene de besarme… ¿Qué me pasa, Hinata? – le pregunte tristemente y abrazándola hablando en susurros.

    -Lo que te pasa es que tienes que esforzarte para que te guste para poder comer… - eso era cierto. Tenía que esforzarme para que me gustase para poder comer, intentar enamorarme de él para comer, ser una persona que no soy para comer… No me gustaba esa situación, pero era lo menos que podía hacer por mis padres, ellos me dieron la vida, ellos me dieron el placer de estar en una buena escuela, de estar en un grupo de música en la escuela más cara de la ciudad, era lo menos que podía hacer. Temari llego y empezamos a hablar sobre el tema aunque… ¿Qué se podía decir? Le estaba utilizando sí, me estaba engañando a mí misma sí,… no era justo pero lo tenía que hacer.

    ¿Que os ha parecido?
    Bueno... mañana traere más ^^'
    Saludos.

    -MoreThanThis.
  4. Sakuriithaa Uchiihaa

    Sakuriithaa Uchiihaa Usuario ocasional

    Virgo
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Ola...
    me gustha tu historia tiene un trama que nunka habia leido..
    esta genial..
    pobe de sakura tener ke aser eso a Sasuke y sasuke kreo ke tambn ia sabe kien es sakura pero lo okultha..
    bueno no se puede okultar y kuando las familias los presenten ke pasara???
    ojala y no pase nada malo...
    esperare la konti ansiosa..
    bye bye
  5. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1199
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Bueno, aquí traigo la conti ^^':

    CAPÍTULO 4: No puede ser…

    Temari nos tomo las medidas de pecho, cintura, cadera y muslo y luego se lo hicimos a ella. Cuando me vestí, pensé en lo que estaba haciendo… la verdad era que no me gustaba vestirme de aquella manera para gustar a alguien, hacerme la interesante en ropa interior, besar a alguien por que lo tenga que hacer, cambiar mi apellido y algo mucho peor… ser alguien que no soy.

    Me volví a vestir con mi ropa y mis amigas me abrazaron de nuevo, tenía que entrar otra vez en acción. Salí de la habitación y me encontré con él ¿Me estaría esperando? Me cogió de la cintura y me beso en la frente. Hice una mueca, pero me quede allí, quieta; pero… el sonido de mi teléfono móvil me hice moverme para cogerlo, no sabía quién era.

    -¿Diga? –

    -Hola buenas… ¿Es usted Sakura Haruno? Soy el agente de policía Lucas – me pregunto la voz de un hombre, la voz era rasgada. Sería un hombre fumador.

    -Sí, soy yo ¿Ha sucedido algo? –

    -¿Sus padres son Isabela Haruno y David Haruno? –

    -Sí… son ellos ¿Por qué? – pregunte algo asustada ¿Qué pasaba con mis padres?

    -Veras… ellos iban a ir a trabajar pero… un coche los ha aplastado y… han fallecido en el accidente… lo siento… Tendrías que venir a hacer el papeleo. Estamos en la comisaría de la plaza principal. Nos veremos pronto – me dijo terminando la conversación y colgó. Se cayó mi teléfono al suelo y Sasuke se quedo atónito viéndome.
    ¿Qué mis padres habían muerto? No podía ser… Quise irme a casa, pero Sasuke aún me tenía agarrada y me beso el cuello.

    -¿Qué ha pasado? – me pregunto desde mi hombro.

    -Mis padres… han… fallecido en un accidente de… coche… - dije mientras me ponía la mano en la cabeza y se me caían las lágrimas sin darme cuenta. Me solté del agarre de Sasuke y apoye mis manos contra la pared para que no me viera la cara. Pegue un golpe en la pared y caí al suelo quedándome sentada en él. Cerré los ojos, no quería ver ni oír nada. Quería irme a casa, pero no tenía fuerzas para levantarme. Sasuke me cogió para ponerme de pie para mirarme a los ojos, esos ojos… eran de furia.

    -¡¿Eres una Haruno?! – me pregunto enfadado - ¡Responde!

    -¡Sí, lo soy! – dije con rabia si mis padres ya estaban muertos… ¿Qué más daba si él se enteraba?

    -Eres una persona horrible y una molestia… - dijo él con odio. Un momento eso… ¿Por qué me dolía? Era como si ese día me hubieran disparado dos veces sobre la misma herida… Me cogió de la muñeca y… yo no pude ni mirarle a la cara mientras seguía llorando silenciosamente. Me tiro al suelo y se fue. Luego, Shikamaru y Naruto, fueron con él. Era normal… eran sus amigos. Yo seguía tumbada en el suelo boca abajo y llorando sin hacer ruido. Las chicas llegaron y… no hizo falta contarles nada, como habían dicho, sus padres y los míos eran amigos desde siempre. Me cogieron como pudieron y me llevaron hacia mi casa. Aquella casa vacía… sin ellos… sin mi madre en la cocina haciendo algo para cenar, sin mi padre viendo la televisión… ya no les podría saludar cuando llegara del colegio y tampoco cuando me fuera de casa para salir con mis amigas. Ya no podría decirles que les quería ni tampoco compartir la comida.

    Las chicas se fueron una vez llegaron a mi casa, ellas sabían que yo quería estar sola. Me senté en la mesa donde siempre hablábamos y comíamos los tres y apoye mi cabeza sobre mis brazos, que estaban encima de la mesa. Pero, cuando levante la cabeza, pude ver una carta. Sí, una carta. Sin pensármelo, mire el sobre.

    Para: Sakura
    De: Mama


    Hola hija, si lees esto es porque nosotros ya no estaremos más contigo. Me imagino que en este momento estarás llorando y que nos echaras de menos, nosotros también a ti, hija pero… hay algo que debes hacer, decir la verdad. Ya sabes que perdimos la empresa de tu padre porque un tal Madara Uchiha arruino a tu padre pero… esa no es la verdadera razón. Sé que lo que te voy a contar ahora es un poco… fuerte. A tu padre le acusaron de asesino, pero… en realidad él no provoco aquella muerte, si no Madara Uchiha, pero Madara amenazo a tu padre con que si no decía que él era el culpable… nos dejaría en la ruina y ya sabes que tu padre es un hombre de no decir mentiras y menos con un tema tan serio así que… nos quedamos en la calle por culpa de Madara Uchiha, sí lo sé… el mismo apellido que Sasuke. Madara mato al hermano de Sasuke, Itachi, porque descubrió que la empresa no solo se dedicaba a vender coches de segunda mano arreglados si no que traficaban con diamantes, los vendían a más precio del que debían, pero no solo eso, si no que eran diamantes que no se permetian la venta. Supongo que ya le habrás dicho a Sasuke que eres una Haruno, él ya no querrá saber nada más de ti, pero él… él es el futuro heredero de la empresa y no sabe nada, debería tener esta información ¿No crees? O si no… tendrás que quejarte a Madara por el asesinato de Itachi. La ficha del destino ya está tomada. Si quieres hacer cualquier cosa de las dos… tendrás que hacer la otra también. Hija… nosotros no podemos pagar tus estudios… deberás conseguir una oferta de una discográfica lo más rápido posible. Nunca olvides… que nosotros, tus padres Haruno, te querremos siempre y que estamos muy orgullosos de ti con cualquier decisión que tomes. Te quieren, papa y mama.


    ¿Haría lo que me habían dicho mis padres? ¿Ser famosa y hacer ver a Sasuke la verdad de su familia? En ese momento decidí quemar la carta por si alguien la leía, no quedaría ni rastro. Me dirigí a la cocina, cogí el mechero y la empecé a quemar. Aquel trozo de papel ahora en llamas era el último recuerdo de mis padres, la verdad de su muerte, la verdad sobre mí, la verdad de mi familia y… la dura verdad de Sasuke también. Era difícil… pero lo haría por mis padres, en su honor por saber la verdad.

    ¿Que os ha parecido?
    Bueno... hasta la próxima ;)
    Saludos.


    -MoreThanThis.
  6. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1725
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Bueno... aquí traigo la conti, espero que os guste ;):

    CAPÍTULO 5: La verdad…

    Ya había un mes desde que me entere de la verdad de lo que pasaba en realidad por la vida de mis padres y ahora por la mía. A los días de la muerte de mis padres, los profesores me avisaban cada día para que pagara el precio a final de mes pero… yo no tenía tanto dinero como para pagar el colegio, la hipoteca, las facturas, la escuela de música y además comer. La verdad era que… si dejaba la escuela podría vivir mejor, los estudios ya los tenía bastante bien. Sacaba excelentes en todas la materias y en los exámenes finales sacaba un notable excelente. Era una chica lista así que… decidí dejar de estudiar. En los ensayos… Sasuke ya ni me miraba, para nada. Aún hablaba con Naruto, pero menos… y Shikamaru simplemente se pasaba todo el rato en la batería. Temari venía con la máquina de coser portátil a los ensayos e iba cosiendo y haciendo los trajes para nosotros e Hinata haciendo llamadas como loca y apuntando todo en su agenda electrónica. Yo… quería hablar con Sasuke, no es que quisiera, tenía que hablar con él para que supiera la verdad de lo que le vendría dentro de unos años; trabajar con el asesino de su hermano…

    Ahora estamos todos en el local de ensayo pero… estamos pensando el nombre que podríamos tener… Yo ya había pensado un nombre pero… no sabía si sería lo bastante bueno pero me arme de valor y lo dije.

    -Nos podríamos llamar”Crush!” – dije tímidamente. Todos me miraron y me sonrieron ¡Hasta el cubo de hielo! Seria… que esto prometía.

    Aquel día… no volvimos a tener más conversación, simplemente ensayamos y nada más. Aquel día cogería a Sasuke por banda y se lo diría. Todos ya habían terminado de recoger y se fueron hacía sus casas pero… yo avise a Sasuke de que se esperara porque quería hablar con él. Lo hice sentar en la misma silla que yo, la del piano, y mientras tocaba una dulce melodía… decidí hablar.

    -Sasuke… ya sé que no quieres saber nada de mí pero… hace tiempo me entere de una información que no te va a gustar nada… - le dije, enseguida me corto.

    -No quiero oír nada más – dijo él enfadado y se dispuso a levantarse pero le agarre de la camisa e hice fuerza y se sentó de nuevo.

    -Sé qué piensas que te utilice… y no te equivocas, te utilice porque… mis padres y yo teníamos muchos problemas económicos, apenas
    podíamos comer… me dijeron que si me convertía en tu novia sin que supieras que era una Haruno nos ayudaría a salir de aquella situación – dije
    – Ahora la que no come soy yo… - pensé. El dinero que teníamos ahorrado y el que sobraba del colegio ya se había agotado. Serle sincera
    pareció calmarle un poco, pero aún así continuo estando tenso y frío.

    -¿Es decir… tus padres buscaron que tipo de chica me gustaba y tu tuviste que cambiar por un día y abandonar tu nombre? – me pregunto yo simplemente asentí - ¿Qué es lo que me tenías que decir? -

    -Esta parte no te va a gustar...Ya sé por la razón por la que odias a mis padres, aún estando muertos, y me odias a mi por tener ese nombre. Sé que crees que el asesino de tu hermano fue mi padre pero… no es así. Fue tu tío, Madara Uchiha. La empresa de tu padre y de tu tío no solo se dedica a vender coches de segunda mano si no que también se dedican a vender diamantes, los venden a más precio del que deben, pero no solo eso, si no que son diamantes que no se permiten la venta… Tu hermano lo descubrió y quería denunciar a Madara pero… no le dio tiempo, lo mataron antes de que fuera a decir nada. Mi padre lo descubrió, porque las empresas eran amigas y tenían buenas relaciones, y… le amenazaron que si él no se declaraba culpable… harían cerrar la empresa. A mi padre no le gustaba mentir así que… le cerraron la empresa… - él se quedo atónito. Parecía ser que solo se había quedado en la parte en que le decía el verdadero asesino de su hermano.

    -No te creo… - me dijo y se dispuso a irse.

    -¡¿Por qué no me crees?! ¡¿Por qué soy una Haruno?! ¡¿Por qué te utilice para buscar algo de comer?! ¡¿O por qué te da miedo reconocer que el verdadero asesino de tu hermano es Madara?! – le dije cogiéndole de la mano para que me hiciera caso pero se zafo de mi agarre y se dispuso a irse - ¡No me ignores! – le chille, ya me estaba haciendo enfadar aquel chiquillo pijo rebelde y frío.

    -Sakura… no puedo creerte por que si te creo… estaré muerto – dijo él parándose sin mirarme a la cara. Yo me levante y fui hacía él para mirarle a la cara. Le agarre de los brazos para que no se moviera y, cuando le vi la cara, solo pude quedarme en blanco. Sasuke estaba llorando – La norma de mi familia es no creer nunca a un traidor… y tus padres y tú sois los traidores de mi familia… destrozaría el honor de mi familia – dijo él.

    -Prefieres que quede el honor antes de que pague el verdadero asesino de tu hermano… - dije mientras lo abrazaba para que lloraba a gusto en mi hombro.

    -No hace falta que te compadezcas de mi… - me dijo – Estoy acostumbrado a estar solo... – dijo él sin moverse de su posición.

    -No te compadezco, solo quiero protegerte… como compañeros de banda que somos… - dije. Era tarde, pero me daba igual la hora que fuera. Al día siguiente no iría al colegio, no podía y… tampoco abría nadie en casa esperándome para preguntarme que qué tal me había ido el día o los estudios o los problemas típicos de los adolescentes… nadie. Solo yo.

    -Sakura ¿Por qué no me odias? – me pregunto sin mirarme y apoyándose en mi hombro para ocultar su débil rostro.

    -Por qué… sé que lo estas pasando mal. Yo no puedo odiar a alguien que está mal… - le dije amablemente. Aquel chico… era un cubo de hielo porque le habían enseñado a ser así desde pequeño.

    Después de estar allí un rato de pie… decidimos que iríamos a tomar algo pero… fantástico, no tenía dinero para tomarme nada y aún así… me rugían las tripas. Sasuke dijo que me invitaría a cenar, pero yo me negué, al día siguiente tendría colegio y no quería que por mi culpa rindiera menos en sus estudios pero aún así… me obligo a ir con él… si no dijo que no volvería a tocar la guitarra, aquello me hizo gracia. Fuimos a un restaurante italiano bastante caro y yo me sentí incomoda por cómo nos miraba la gente bueno… a mí. Supongo por cómo iba vestida. Pantalones rosa fucsia con rayas como de cebra color negras rotos con medias de rejilla, converse rosas, camiseta de manga corta rosa fucsia con letras y mi chaqueta de cuero y… en aquel lugar, las chicas iban con vestidos. Por un momento tuve envidia. Yo nunca podría llevar un vestido tan bonito así que agache la cabeza y suspire. Sasuke se dio cuenta.

    -¿Qué pasa? – me pregunto.

    -Nada – dijo mintiéndole y sonriendo. No quería que se notara mi estupidez.

    -Sakura… ¿has dejado de estudiar? – me pregunto.

    -Sí, no me llegaba el dinero para pagar las deudas, la hipoteca, los gastos, comer y la escuela de música. Así que decidí dejar el colegio, además… que mis notas eran de las más altas, podía hacer lo que quería – dije aparcando el tema.

    -Hmp – “dijo” él. Yo sonreí, Sasuke a veces era muy previsible. Pedimos la comida y enseguida nos lo trajeron. Estaba muy buena la comida, me recordaba a cuando mi madre cocinaba algo por navidad. Una comida sabrosa pero a la vez sana. Comimos sin dirigirnos la palabra, yo porque quería degustar mucho aquel plato y él porque no era de hablar mucho. Cuando acabamos de cenar, me llevo hasta casa en su moto.

    -La próxima vez… te invitare yo a cenar a ti – dije guiñándole el ojo – Se dé un sitio barato y que está todo muy bueno aunque… no es para nada sano – dije riendo.

    -¿Cuál es? – me pregunto.

    -McDonald’s – dije riendo, no me gustaba el lugar, pero era todo muy barato.

    -Nunca lo he escuchado… -

    -¡No puede ser! – dije con los ojos como dos enormes platos.

    -Nunca lo he escuchado – dijo él poniendo el casco apoyado en sus piernas.

    -Bueno… ya te llevare – le dije mientras me despedía de él dándole un beso en la mejilla – Buenas noches – dije mientras le sonreía y entraba en mi casa. Mire por la mirilla y Sasuke se toco donde le había dado el beso. Sonrío, a su manera, y se puso el casco y se fue.

    Yo me dirigí hacía la cocina y bebí un vaso de agua. Todo seguido me fui a bañar, no tenía prisa total… me podía levantar a la hora que quisiera. Me puse el pijama y me metí en la cama.

    ¿Que os a parecido :eek:?
    Bueno... supongo que dira algo
    sobre como mejorar o algo ^^'
    Saludos ;).



    -MoreThanThis.
  7. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3403
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Bueno, aquí esta el siguiente capítulo, pero tengo que poner un par de links... :s:

    Ropa de Sakura:

    Ropa de Naruto:
    Ropa de Sasuke:
    Ropa de Shikamaru:
    Canciones del concierto:
    bad reputation de Halfcocked:
    call me when you’re sober de Evanescence:
    la la land de Demi Lovato:
    here we go again de Demi Lovato:
    get back de Demi Lovato:

    crushcrushcrush de Paramore:
    here without you de 3 doors down, cantando por Sasuke:
    11 de Marzo de Oreja de Van Gogh:
    misery business de Paramore:
    7 things de Miley Cyrus:

    CAPÍTULO 6: Ha llegado la hora…


    Ya había pasado otro mes más desde la cena con Sasuke… y pronto, seria nuestro primer concierto. Tenía muchas cosas en mente pero sabía que ese concierto, el primero, lo bordaríamos. Hinata llamó a un amigo suyo de una discográfica, que nos vendría a ver por si valemos o no. La verdad… era que estaba muy nerviosa. Temari ya nos había dicho como debíamos ir vestidos cada uno pero… para algunos era un poco más comprometedor que para otros.

    Ahora estábamos en el camerino, los cinco juntos, y de repente entraron Temari e Hinata con dos sonrisas muy grandes. Temari nos dio nuestros trajes a cada uno y yo me fui al biombo para que no me vieran. Yo al abrir el mío… me negué completamente.

    -¡Yo no me pienso poner eso! - dije sonrojada.

    -Anda vamos, te quedara bien – me dijo Temari – Recuerda que, de imagen, eres la “malota” del grupo junto con Shikamaru – explico Temari.

    -No están tan mal, Sakura – dijo Naruto mirando el suyo.

    -Claro, a ti no se te ve todo… - dije mirándole de reojo.

    -Bueno… pruébatelo, si no te acabas de convencer… ponte lo que llevas que tampoco está nada mal – dijo Hinata dulcemente. Yo entre de
    nuevo en mi biombo y me empecé a desvestir y me puse lo que Temari me había dado. Salí… y me encontré a todos los chicos algo sonrojados y bajando la cabeza. Yo me puse las manos juntas a la altura del estomago y… me sonroje.

    -Vamos Sakura, eres la mala así que… debes comportarte como la mala pero a la vez que siente una gran pasión interior – me dijo Temari mientras venia hacia mí – el mismo comportamiento que hiciste cuando tenias que gustarle a Sasuke – me explico en forma de susurro.

    -Está bien… - dije. En aquel momento… deje de ser tan “inocente” y me coloque las manos en la cintura y con las piernas abiertas - ¡Vamos! ¡Cambiaros! La gente no va a esperar siempre – me queje. Mientras tanto, Temari me maquillo con una sombra negra, rímel, raya y pintalabios rosa pálido. Aquella combinación me gustaba. Cuando salieron… iban algo… diferentes los tres. Naruto llevaba una camiseta amarilla con letras rojas y unos tejanos largos con unas bambas negras . Sasuke llevaba un pantalón azul oscuro, unas converse negras y una camiseta blanca con un escote de V . Y Shikamaru…iba simplemente con un pantalón y bambas Adidas negras.

    -Guau… - dijo Temari quedándose fijamente perdida en los músculos de Shikamaru.

    -Ya vale… - dijo él ruborizado. Alguien abrió la puerta, era un chico alto, de ojos y pelo negro con una camiseta con nuestro logotipo y unos auriculares, parecía ser el controlador de sonido y eso.

    -Chicos, debéis ir a la prueba de sonido enseguida – nos pidió el chico. Los cuatro asentimos.

    -Estaremos mirándoos desde abajo, pasadlo bien – nos dijo Temari guiñándonos el ojo y sonriendo, Hinata nos dijo adiós con la mano mientras nos sonreía.

    -Ha llegado la hora… – dije dispuesta a salir. Todas las personas que se dedicaban a aquello se quedaban mirándome como si fuese la peste, era normal. A mí me colocaron delante de todo con un pie de micro y el micrófono puestos. Los chicos se pusieron más detrás de donde estaba yo y empezaron a afinar sus guitarras. Shikamaru ya empezó a tocar la batería con redobles, toques en los platos, etc. Yo miraba todo aquello como si fuese un sueño, mi primer concierto, y no uno cualquiera, era delate de toda la ciudad. Me encantaba… cerraría unas cuantas bocas.

    Paso el rato y por fin, las cortinas se abrieron. Me dijeron que debíamos presentarnos antes que nada pero yo… opté por hacerlo de otra manera…

    -¡Vamos chicos! – grite desde el micro y ellos empezaron a tocar. Estuvieron como dos compases con la misma melodía - ¡Vamos Sasuke, un solo de guitarra! – dije, él me miro con su mirada fría y opto por hacerme caso. Hizo el mejor solo que yo nunca le había oído tocar desde hacía tiempo - ¡Guau! ¡Vamos! – grite mientras hacía a la gente tocar palmas - ¡Naruto, un solo de bajo! – propuse, él también se lucio, no era nada fácil hacer un solo de bajo y encima improvisado, se lo estaba currando - ¡Venga esas palmas! – grite al público para animar el ambiente - ¡Y ahora, el momento de la batería! ¡Shikamaru, un redoble por favor! – dije, entonces… empezó a tocar la batería como si el diablo lo poseyera.
    Demasiado bien todo – ¿Y yo? ¿Qué pasa conmigo? ¡A si! ¡Soy Sakura! – dije feliz. En ese momento las luces y los instrumentos se apagaron para dar paso a la siguiente canción.

    Tocamos las canciones de bad reputation de Halfcocked, call me when you’re sober de evanescence, la la land de Demi Lovato, here we go again de Demi Lovato, get back de Demi Lovato, crushcrushcrush de Paramore, here without you de 3 doors down, cantando por Sasuke, 11 de marzo de la oreja de Van Gogh, misery business de paramore y 7 things de Miley Cyrus.

    Cuando acabamos de tocar… estábamos muy cansados. Casi no teníamos ni fuerzas para movernos del sitio. Saludamos y volvimos a los camerinos. Allí nos esperaban Temari e Hinata y la verdad… lo primero que hice fue abrazarlas.

    -Gracias… - les susurre. Al rato nos separamos y fuimos haciendo bromas entre nosotros.

    -La verdad es que… si no fueras tan vago, me gustarías y todo – dijo Temari empezándose a reír con Shikamaru.

    -Lo has hecho muy bien, Naruto – le dijo Hinata muy dulcemente mientras le daba una toalla y una botella de agua mientras se sonrojaba un poco.

    -Gracias – le agradeció este cogiendo las dos cosas y dándole un beso en la mejilla, a lo que Hinata se sorprendió.

    Yo me fui al lado de Sasuke, que estaba en la otra sala del camerino, y le ayude a secarse un poco con otra toalla que vi y dándole una coca-cola. Él me jalo y me hizo sentarme en sus piernas para que él me secara, yo hice una mala cara y compartimos aquel refresco. Nadie decía nada pero… yo quería hablar con él.

    -Buen concierto – dijimos los dos.

    -Has cantado y tocado muy bien… - dijimos los dos a la vez. Nos sonreímos y… él se empezó a acercar a mí. Yo… yo no sabía que ocurría hasta que empecé a sentir aliento cerca de mi boca. Puse mi mano en su pecho para que se alejara y pude notar como su corazón latía muy deprisa, igual que el mío. Vi que se sonrojo un poco pero, como no, lo ocultaría. Yo no sabía qué hacer, si corresponder o no. Sabía que si lo hacía… caería en sus redes y… no debía permitirlo, era un buen chico pero un familiar suyo provoco la muerte de mis padres. No sabía porque, pero una parte de mi odiaba a Sasuke por ser un Uchiha. Yo me levanté y me dispuse a irme con los demás pero él me jalo hacia su fuerte cuerpo de nuevo e intento besarme de nuevo, pero no lo logro, le gire la cara por lo tanto, me lo dio en la mejilla.

    -Sasuke… no puedo… - le dije cerrando los ojos.

    -¿Tienes miedo? – me pregunto.

    -¿Yo? ¿Yo de que voy a tener miedo? – le pregunte sin levantar la voz, nuestros amigos eran muy cotillas.

    -De querer a alguien… - dijo acercándose a mí, le empuje y me fui donde estaban todos. Cogí mi ropa y me cambie detrás del biombo de nuevo. Vi como Naruto se dirigía a hablar con Sasuke, aunque creo que este no le diría nada. Shikamaru y Temari aún seguían bromeando. Estaba más claro que el agua de que se gustaban, aunque dijeran lo contrario. Me vestí y decidí irme a casa. Por el camino había gente que me miraba y que me maldecían, otros que querían acercarse a mí, otros que solo miraban por que los otros lo hacían,… a mi me daba igual, solo quería estar en casa.

    Cuando llegue, había algo diferente en mi casa. Estaban todas las luces encendidas y todo por en medio, desordenado, muebles rotos… Cuando vi a alguien sentado en el sofá. Tenía mucho pelo, una gran melena negra, solo se le podía ver un ojo por que el otro le tapaba el otro. Tenía la piel muy pálida y… daba miedo.

    -¿Quién eres? – le pregunte con miedo, pero intente que no lo notara.

    -Soy el hombre que mato a tus padres, que mato a Itachi Uchiha y que ahora va a matarte a ti – dijo mirándome con aquellos ojos negros que daban mucho miedo, parecía que con solo mirarle te atravesarían millones de cuchillos.

    -Madara Uchiha… - dije son furia. Mis padres habían muerto en las manos de aquel hombre. Me abalance sobre él para intentar darle un golpe pero… cogió un trozo de cuerda y me empezó a ahogar con aquel hilo. Me quedaba sin aire – Eres un hijo de **** – dije sin ningún miedo. Si tenía que morir… que así fuera, ya había cumplido todos mis sueños, tener amigos, besar a un chico guapo, salir a un escenario cantando canciones que me encantaban y enamorarme. Un momento… ¿Enamorarme? Pero ¿De quién? No sabía de quién. No debía morir, tenía que encontrar a aquella persona que me hacía sentir todo aquello.

    Entonces fue cuando le pegue una patada en el estomago y me soltó del agarre, respire un poco lo empuje hacía un armario con cerradura desde fuera y lo encerré. Subí a mi habitación, cogí una mochila, metí casi toda mi ropa, el poco dinero que tenía, cargador de móvil, de iPod y muchas más cosas y me fui de mi casa. Aquella casa en la que había vivido durante dieciséis años y que me había visto crecer, llorar, reír,…
    Corrí hacía un lugar que no tenía sentido ir, la casa de Naruto. Pique varias veces, pero no me abría nadie así que opte por ir a casa de algún otro amigo. No me llegaba el dinero para ir a un hotel. Fui a casa de Shikamaru, pero… decidí no picar al ver que por la ventana estaban Temari y él discutiendo y… él la besaba acto seguido. Pensé en ir con Hinata, pero me acordaba de sus problemas familiares con su padre así que, no quise molestar. Luego pensé en Temari pero me acorde de su relación con su padre y porque su casa estaba distribuida en “casas para cada uno” y decidí que no. Pensé también en ir a casa de algún familiar pero ellos no querían saber nada de la hija de los recientemente muertos si encima tenía pelo y ojos extraños. Solo me quedaba un sitio al que ir, pero… antes que ir a aquella casa preferiría dormir en la calle. Pero no tenía el valor para hacer lo segundo. Fui a casa de Sasuke, por lo que me había enterado, ahora estaba solo porque su padre tenía un viaje de negocios y su madre siempre le acompañaba.

    Fui a tocar el timbre y enseguida me abrió la puerta. Estaba en pijama bueno… si a aquello se podía llamar pijama. Un pantalón de chándal, simplemente.

    -¿Qué haces aquí a estas horas? – me pregunto extrañado. Observo que tenía unas marcas en el cuello y en ese momento me cogió de la mano y me invito a pasar - ¿Quién te lo ha hecho? – me pregunto.

    -Lo sabes de sobra… - le dije mirándole a los ojos. Pensé que ahora me echaría de su casa pero no fue así, me abrazo.

    -Lo siento… - dijo mientras me cogía con fuerza. Se separo y me llevo hacía la cocina. Su casa era enorme, muy grande. Demasiado grande. Todo era muy diferente. Por ejemplo, el salón era de color oscuro mientras que la cocina de un color más claro y el baño aún más claro que la cocina. Una vez llegamos a la cocina me sentó en el mármol y saco un botiquín, todo seguido empezó a curarme las marcas rojas de mi cuello. Me escocía bastante, hice un pequeño gesto de dolor y lo hizo con más cuidado – Lo siento – volvió a decir. Una vez me puso una especie de vendas alrededor del cuello, me bajo del mármol y me abrazo por la cintura. Se dispuso a besarme de nuevo, le sentía tan cerca pero… me alejé de él de nuevo.

    -No sé qué es lo que te da más miedo, querer a alguien o querer a un Uchiha… - me dijo mientras se apoyaba en el mármol con los brazos cruzados y con una expresión de furia.

    -Sasuke… ¿Puedo pedirte un favor? – él asintió – ¿Me puedo quedar en tu casa unos días? Solo hasta que tenga dinero y encuentre algún otro sitio donde vivir –

    -Claro pero… ¿Por qué aquí? – me pregunto dudoso.

    -Si yo fuera Madara… este es el último lugar donde pensaría que viviría de nuevo… - le conteste.

    -Está bien… quédate pero hay una condición… - me dijo sonriendo y cerrando los ojos mientras se acercaba a mí.

    -¿Cuál? –

    -Deberás dormir conmigo… - me dijo mirándome a los ojos y todo seguido se empezó a reír. Fantástico, me había sonrojado. Pero el pensar que dormiría cerca de aquel cuerpo tan hermoso… me puse nerviosa – Anda ven, te enseñare donde esta mi habitación y donde puedes dejar tu ropa aunque aún no entiendo cómo pudiste cogerla si Madara estaba en tu casa… -

    -Lo encerré en un armario, fui hacia mi habitación, cogí cuatro cosas y me fui a la calle –

    -¿Aún sigue en el armario? –

    -Seguramente no, era muy frágil esa madera – dije riéndome, me acorde de cuando lo compramos mis padres y yo en una tienda de segunda mano. A mi madre le encanto, pero a mi padre y a mí no nos hizo gracia y empezamos a hacer bromas sobre el armario viejo.

    Cuando llegamos a la habitación de Sasuke… era enorme. Paredes tono marrón bies, dos ventanas enormes con las cortinas a juego con las paredes, el suelo de parqué, la cama de matrimonio con las sabanas negras y blancas y un escritorio collado a la pared de madera y una silla a juego con el color del escritorio, el armario… ocupaba toda la pared de enfrente de la cama.

    -Guau… - es lo único que pude decir. Mi habitación solo era una esquina comparada con la suya – Eso sí, la tienes muy desordenada – dije haciendo la gracia.

    -Hmp – “dijo” él. Abrió el armario y quito un par de cosas para ponerlas en otro sitio y me dijo poner mis cosas allí.

    -Gracias… - dije tímidamente. Él me sonrío, a su manera, pero sonrío. Me dio la espalda y se dispuso a tumbarse, ya era muy tarde.

    -Oye Sakura… mis padres no llegaran en bastantes meses así que… no tengas prisa por irte… - dijo mientras se tapaba y me daba la espalda. Yo me puse mi pijama que, comparado simplemente con su pantalón… era escoria. Consistía en una camiseta ancha gris rota con un pantalón a cuadros blanco y rojo. Yo me tumbe y quedamos espalda con espalda. En ese momento… paso lo que menos quería que pasara, empezó a llover y luego empezaron a sonar truenos. Yo tenía miedo y empecé a temblar. Sí, me daba miedo la tormenta. Recuerdo que cuando había tormenta, mis padres y yo dormíamos en la misma habitación porque a mi madre y a mí nos daba mucho miedo. Pero ahora estaba sola… y empecé a llorar.
    En ese momento quise que Sasuke me abrazara, pero se había quedado dormido así que… me abracé a mí misma y todo seguido… me quede dormida como pude.

    ¿Que os ha parecido?
    Creo que me emocione al poner tantas canciones ^^'
    pero conte... y normalmente hay ese numero de canciones
    minimo en un concierto :S
    bueno... espero que os haya gustado ^^'
    Saludos.


    -MoreThanThis.
  8. SaKuRiThA

    SaKuRiThA

    Aries
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Ay q lindo es Sasuke
    me enqanto el qomo
    acepto y abrazo a Sakura
    eso estubo genial
    se nota q eres una experta
    en esto de escribir heeee
    bueno me voy oki avisame
    quando ya alla conti siii
    me voy bye bye
  9. Sakuriithaa Uchiihaa

    Sakuriithaa Uchiihaa Usuario ocasional

    Virgo
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Ola..
    perdon por la tardanza T.T
    pero es ke no tenia internet...)=
    pero ahora ya tngo ((==
    te an kedado genial los kapitulos...
    se me iso muy tierno el komportamiento de sasuke kon Sakura ((=
    y madara te odio no te perdonare todo lo ke has echo a Sasuke y a Sakura bueno mas bien alas familias de los mencioonados. MJm
    SayO
  10. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    4570
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    jajaja Hola ^^ tengo que decir dos noticias. Una buena y otra mala. La buena es que este capítulo sera más romantico y más difícil para Sakura pero a la vez con una pizca de humor y la mala... es que hasta el lunes o hasta septiembre no se cuando... no podre poner el proximo capítulo ya que me voy de vacaciones, perdonadme ^^'. Bueno... aquí va:

    CAPÍTULO 7: Al día siguiente me odiaría…


    A la mañana siguiente me desperté y me sorprendí al ver a Sasuke abrazándome desde la espalda. Yo sonreí, aunque no sabía por qué. Me quise levantar, pero una fuerza me jalo hacía la cama. Era Sasuke despierto.

    -Es demasiado temprano, aún no te vayas… - me pidió hundiendo su cabeza en la almohada. Yo me volví a tumbar pero dándole la espalda, como la noche anterior. Él me cogió y me abrazo, de tal manera que quede apoyada en su pecho. Escuchaba su corazón latir y… estaba nervioso.

    -Sasuke… yo, quiero decirte una cosa… es verdad, tengo miedo pero… no sé si de enamorarme de alguien o de enamorarme de un Uchiha – le dije. Ahora ya sabía a quién pertenecía aquel sentimiento que no encontraba dueño que descubrí en casa cuando Madara me intento matar. Sasuke me cogió fuertemente.

    -Sakura… creo que te habrás dado cuenta de que me atraes mucho y que me estas empezando a gustar así que… ¿Por qué no intentarlo? Creo que tú sientes lo mismo hacía mí… - me dijo siendo claro.

    -Es verdad, me atraes y me estas empezando a gustar pero… salir con alguien de la misma familia que mato a mis padres… me es algo difícil… -

    -Sakura, a mí se me hace difícil el querer a alguien que me utilizo para comer y que yo pensé que era un familiar del asesino de mi hermano, pero ahora que sé la verdad… te necesito. No es fácil ser un Uchiha… - me confesó Sasuke. Yo le mire a los ojos y le acaricie la cara y el pelo. Él cogió mi mano y la beso.

    -Sasuke… podemos intentarlo… - dije sonriéndole. Los dos nos necesitábamos. Todo seguido se sentó apoyándose en los cojines y yo me puse de rodillas en la cama. Todo seguido me jalo hacía él quedando a escasos milímetros de su boca, sentíamos nuevos alientos chocar y yo roce mis labios con los suyos, pero sin aún llegar al beso. Él quiso besarme, pero yo me aparte un poco y me empecé a reír, me hacía gracia. Él sonrío y se abalanzo contra mí, ahora sí que me beso. De una manera muy dulce y cariñosa. Ese chico era un autentico misterio. Al rato nos separamos porque teníamos hambre y bajamos a la cocina. Yo no sabía dónde estaban las cosas, así que fui buscando hasta que encontraba lo que buscaba. Al rato decidí ir al salón con las dos tazas de café y unas pastas para acompañar. Nos sentamos en la mesa del salón y empezamos sin decir palabra. Cuando acabé Sasuke recogió y yo subí a la habitación para ducharme, vestirme, maquillarme y peinarme.

    Opté por ponerme un vestido de palabra de honor con volantes y florecitas de muchos colores y unas botas country marrones claro. Me maquille de manera sencilla, colorete, rímel, raya, sombra rosa y labios rosa pálido. En el pelo me hice dos trenzas pequeñas, ya que tenía el pelo muy corto. Todo seguido, me hizo gracia, como complemento me puse un gorro de paja estilo country.

    Cuando Sasuke entro, se quedo sorprendido. Vino hacia mí y me abrazó por la espalda. Puso sus brazos alrededor de mi cintura y me beso el cuello. Yo me intente zafar de un agarre pero él hacia fuerza.

    -Sasuke, tengo que acabar de prepararme, hoy tenemos una entrevista con un productor, tengo que dar imagen – dije, aunque no quisiera que me soltara, lo tenía que hacer.

    -Está bien… Espera a que acabe e iremos juntos – dijo él mientras cogía su ropa y toallas para cambiarse y ducharse.

    -Estaré abajo viendo la televisión, si no te importa – le dije antes de que cerrara la puerta del baño.

    -Estás en tu casa – y todo seguido se encerró en el baño. Cogí mi bolso con el iPod, el móvil, la cartera, etc. Y me dispuse a esperarle abajo.

    -Todo esto me parece un sueño, estoy viviendo en la misma casa de un millonario, hoy tenemos una entrevista con un productor y… parece que sentimentalmente estoy bien – dije en susurros y sonriendo mientras me sentaba en el sofá pero… mi paz interior se acabo cuando alguien surgió entre los muebles y me acorralo entre su cuerpo y el sofá.

    -Aquel armario era demasiado frágil… me sorprendió lo rápida y frágil que eres. Nunca me llegaría a imaginar que estarías en casa del enemigo. Eres muy lista o estúpida a la vez… - dijo Madara mientras volvía a cogerme del cuello.

    -Supongo que no te tengo miedo… - dije mirándole a los ojos y hablando como podía.

    -Entérate de una cosa bonita… si le dices algo a mi sobrino de la verdad de la muerte de su hermano, del accidente de sus padres o incluso empiezas una relación con él… tu lo pagaras con tu vida – me dijo amenazándome.

    -No… - susurré. Otra vez me volví a sentir la miserable chica a la que todos tienen la peste.

    -Lo has entendido ¿no? –

    -Sí… - dije con miedo. Esa fue la segunda vez que tuve miedo en mi estúpida vida.

    -Bien – dijo y todo seguido se fue por la puerta.

    Minutos más tarde bajo Sasuke y yo le di un beso. Aquel sería nuestro primer y último día como pareja oficial ya que… al final del día siguiente
    me odiaría.

    -¿Por qué me has besado? – me pregunto cogiéndome de la cintura y susurrando cerca de mi labios, tan cerca que al hablar hacía contacto y yo me estremecía.

    -¿Ya no puedo ni besarte? –

    -Me ha gustado… - dijo él y me rodeo con sus fuertes brazos y yo puse mis débiles brazos alrededor de su cuello para todo seguido besarme dulcemente. Pasamos así unos segundos pero… me acorde de nuestras obligaciones.

    -Sasuke, llegaremos tarde… - dije algo sonrojada. Me cogió de la mano y me llevo hacía su moto. Una moto chopper negra. Me dio un casco rosa con una Hello Kitty como adorno, me gustaba ese casco mientras que él se puso uno negro.

    -¿Lo compraste para mí o qué? – dije riéndome. Él solamente asintió. Yo me apoye en su espalda y puso rumbo a nuestro lugar de encuentro, la escuela de música. Una vez allí, estaban Shikamaru, Temari e Hinata.

    -Hola – les salude. Rápidamente las chicas nos pusimos en trío hablando de nuestras cosas y Shikamaru y Sasuke empezaron a hablar sobre motos y coches.

    -La verdad es que estoy muy nerviosa – dije temblando.

    -Tranquila Sakura, además… tendréis suerte, la directora de la compañía discográfica es una mujer solo que el nombre de la discográfica es de hombre por que le hizo gracia – me dijo Hinata sonriendo.

    -¿Cómo se llama la discográfica? – pregunte.

    -Pepe’s Records, pero la directora se llama Tsunade. Es una mujer rubia, con ojos marrones, alta, de piel pálida pero en ella lo que más destaca es… su gran pecho – dijo Temari, estaba enterada del asunto.

    -Ya veo… - dije aún nerviosa. En poco rato llego Naruto corriendo y él e Hinata se saludaron con un dulce beso en los labios. En ese momento, Temari y yo nos miramos.

    -¡Hinata! ¡Reunión de chicas! – dijimos las dos, todo seguido nos apartamos un poco de los chicos y empezamos a hablar. Pude ver como ellos le daban sus felicitaciones a Naruto.

    -¿Desde cuándo estas con el cabeza hueca? – pregunto Temari haciendo la gracia, la verdad es que me reí.

    -Desde ayer… fuimos a cenar y bueno… me acompaño hasta casa y me dijo que me quería, que yo también a él y que podríamos intentar salir… - dijo tímidamente mientras jugaba con sus deditos blancos.

    -¡Qué bonito! – dijimos las dos.

    -Bueno bonita, que tu tampoco te escapas, que ayer te vi besándote con Shikamaru – dije dándole golpecitos con el codo. En ese momento me callo la boca con la mano, me asuste.

    -Sakura, ese tema es un poco tabú… nuestras historia es como… como una especie de Romeo y Julieta, las familias son enemigas – explico.

    -¡Pero ellos dos al final se mueren! ¡No te mueras Temari! – dijimos Hinata y yo a la vez mientras le cogíamos de las manos.

    -Tranquilas, se va a solucionar – dijo guiñándonos el ojo. De repente oímos el tono de un claxon, era una limusina rosa con nuestro logotipo escrito en ella.

    -¡Guau! – dijo Naruto muy ilusionado. Todo seguido salió una mujer alta, rubia, de ojos marrones, de piel pálida y… con una gran delantera. Los chicos al verla se quedaron atónitos.

    -Soy Tsunade, la directora de Pepe’s Records. Pasad, os llevaremos hasta allí – dijo haciéndonos entrar en la limusina, era la primera que entraba en una.

    -Bueno, Hinata, ya que parecen tímidos… preséntamelos tu – pidió la mujer sentándose con las piernas cruzadas.

    -Sí. La chica de cuatro coletas es Temari, es la estilista del grupo. La chica del pelo rosa es Sakura, es la vocalista y hay veces que hace acompañamientos con guitarra o piano. El chico rubio es Naruto, es el que toca el bajo. El chico de los ojos negros con la coleta es Shikamaru, es el batería. Y el chico restante es Sasuke, el guitarrista – nos presento Hinata.

    -Muy bien aunque… ¿Tu pelo es teñido o color natural? – me pregunto aquella mujer.

    -Es natural – dije sonriendo. Ahora me trataría como la peste.

    -Tu madre lo tenía del mismo color ¿verdad? – yo asentí – Te pareces mucho a ella. Una gran pérdida, lo siento de verdad… - dijo cerrando los ojos y bajando un poco la mirada.

    -¿Ustedes dos se conocían? – pregunte, había veces que no sabía nada de mi madre.

    -Ella… bueno, fuimos grandes amigas en el colegio – dijo mirándome a los ojos y sonriéndome. Yo asentí. Si escuchaba más… supondría que me pondría a llorar, y era lo último que quería – Siento decir esto tan de repente, pero cuando lleguemos estará todo muy liado. La verdad es que no tenemos tiempo que perder ya que dentro de unos meses tendrá que salir vuestro primer álbum y ya vamos algo tarde… así que… hoy tendréis sesión fotográfica, una pequeña grabación en un estudio para ver como sonáis y una entrevista para la revista “Sálvame”… siento que sea así de rápido… pero vamos tarde – dijo ella, todos la sonreímos.

    -¡No pasa nada! – dijo Naruto - ¡Daremos lo mejor de nosotros! – volvió a decir dándonos ánimos.

    -¿Y yo? – pregunto Temari.

    -Lo siento, ahora te digo. Tendrás que estar en la oficina que está cerca de dónde cosen para diseñar los trajes para las sesiones, entrevistas, video clips, etc. Hoy no da tiempo a que hagamos nada… -

    -Por eso he traído la ropa del concierto de ayer lavada y planchada – dijo Temari guiñándonos el ojo – Hinata me dijo que la trajera porque estabais liados en la empresa –

    -Muy bien, gracias – agradeció aquella mujer mayor – Hinata, tú te irás con los productores de la sesión fotográfica y tendrás que hablar con los periodistas para lo de la entrevista ¡Ah! Y hablar con los miembros del estudio para grabar lo antes posible para lanzar vuestro primer videoclip – acabo de hablar Tsunade. La verdad… era que aquel ritmo me gustaba. Todos estábamos ansiosos por llegar.

    Cuando la limusina aparcó… pudimos ver un edificio muy alto, quién sabe de cuantas plantas, y nos llevaron corriendo hacia dentro para empezar a trabajar. Lo primero fue conocer a todo el personal. Había tanta gente trabajando… que de la mayoría se me olvidaban los nombres. Nos llevaron a la sesión fotográfica y Temari le dio unos papeles al fotógrafo y todo seguido se fue hacía donde Tsunade la había asignado. Nos llevaron a un vestuario y nos pusimos las ropas del día anterior planchadas y lavadas. Nos pusimos delante del personal y esperamos a que nos dijeran algo. Delante de nosotros se puso un hombre de cabello negro y ojos azules. De piel con algo de color y alto. Se llamaba Doménico.

    -Hola, soy Doménico y seré vuestro fotógrafo. Según me ha informado vuestra estilista, Sakura es la mala junto con Shikamaru, Naruto el rebelde fiestero y Sasuke el pasota ¿no? – los cuatro asentimos – Bien. Poneros los cuatro separados. Sakura, ponte las manos en la cintura con las piernas abiertas y dando la espalda mirando a la cámara – yo obedecí y me coloque como me dijo – Pon cara de… “¿Tú que miras?” siente que eres mala – yo obedecí, me lo estaba tomando enserio – Muy bien. Ahora… Shikamaru, ponte delante de ella y ponle la mano en la espalda, casi tocándole el culo y mírala con cara de “Te miro a ti…” ¿sabes como digo? – él asintió y se coloco como dijo. La verdad era que nos lo estábamos currando – Muy bien muy bien. Ahora Naruto, ponte cerca de ellos con los brazos cogidos en el pecho y mirándolos de reojo con cara de… “Vámonos de fiesta” – dijo, Naruto parecía que no entendía bien la expresión que quiso decir, pero se coloco como dijo – Bien. Por último, Sasuke, ponte donde Naruto, un paso más adelante que él y ponte las manos en el bolsillo y mirando de arriba abajo a Shikamaru y Sakura. Desde los pies como diciendo… “¿Qué hacéis?” – Sasuke obedeció e hizo lo que mando – Muy bien todos ahora lo más importante… no os mováis – En ese momento Doménico cogió su cámara y empezó a hacernos fotos mientras nos ponían un ventilador para que hubiera como una especie de movimiento en la imagen. Aquello… me gustaba. Hicimos más fotos similares. Unas fueron por parejas: Shikamaru y yo mirándonos a los ojos muy cerca del rostro mientras él me ponía cerca de la cara sus baquetas. Naruto y yo haciendo tonterías mientras el saltaba con el bajo en sus manos y yo saltaba con él. Sasuke y yo cerca mientras él tocaba la guitarra yo le miraba desde detrás cogiéndole de los hombros muy cerca de su oreja. Fotos en las que solo salían ellos tres… montones de fotos. Cuando acabamos saludamos a todo el equipo de la sesión y nos fuimos a vestir con la ropa de antes.

    -Muy bien, ha sido divertido – le dije a Doménico dándole la mano para irnos.

    -Una pregunta que me he hecho durante toda la sesión… ¿Tu pelo es teñido? -

    -Es cien por cien natural – le dije guiñándole el ojo. Él me sonrío. Era la primera persona, aparte de la de la banda y mis amigas, que no me
    cuestionaban por mi aspecto físico.

    -Lo siento, nos tenemos que ir ya sabes… las prisas. Ya nos veremos – le dije despidiéndonos. Me fui con Sasuke mientras un chico del equipo de sonido nos llevaba al estudio.

    -Ha sido divertida la sesión fotográfica ¿verdad? – le dije sonriendo. Él asintió.

    -Sobre todo para ti, tan cerca de hombres… - dijo como burlándose.

    -Sasuke… ¿Estas celoso? – le pregunte.

    -No, un Uchiha nunca se puede poner celoso – dijo él sin mirarme a la cara. Yo pare un momento, le cogí de las manos y le di un tierno beso y rápido.

    -Nunca olvides de que te quiero ¿vale? – le dije mientras le sonreía. Él me cogió de la mano y volvimos a poner rumbo hacía el estudio. Una vez dentro nos presentaron a todos los encargados, dejamos los trajes en un sofá y entramos dentro del lugar donde se grabaría. Entramos los cuatro juntos y empezamos a tocar la canción de Bad reputation de Halfcocked. Grabamos poco porque grabar una canción se hacía por versos, así que solo pudimos hacer seis versos, ya que costaba mucho que saliera perfecto, pero lo hacíamos bastante bien.

    Luego fuimos hacía una especie de baños, nos pusimos las ropas de la sesión fotográfica y fuimos hacía donde sería la entrevista para la revista “Sálvame”. No me gustaba la prensa rosa, pero siempre eran los primeros en acudir. Una vez entramos, vimos a una mujer alta, rubia y de ojos negros. Era la mujer a la que todos amaban, la estrella del programa de televisión y la estrella de la revista, Lisa. Se hacía llamar “la Princesita del pueblo” ya que se acostó con un famoso cuando aún era de la calle, se quedo embarazada y lleva viviendo de la niña desde hace once años. Pobre criatura. Odiaba a esa mujer.

    -Hola yo soy… - se iba a presentar.

    -Lisa, lo sabemos todos – dijimos los cuatro a la vez.

    -Panda de emos… - susurro, pero lo pudimos oír – bueno, yo seré la periodista que os hará la entrevista… - nos dijo con tono de arrogancia y de superioridad que no soportaba.

    -Perdona… has dicho periodista ¿no? – ella asintió – Quiero ver a una periodista de verdad que se haya estado trabajando su carrera durante cuatro años – dije con furia. No era justo que aquella mujer viviera de un cuento cuando una persona mejor preparada lo puede hacer.

    -Yo soy la única aquí y no creo que quieras tener problemas así que… mejor responde a las preguntas – me dijo. Era verdad, no podíamos tener problemas ahora que empezábamos a ser alguien.

    -Al chico rubio… Naruso –

    -¡Naruto! –

    -Eso, Naruso – todo seguido llego Hinata con nosotros, que le habían dicho lo que pasaba en el lugar de la entrevista. Nos sentamos todos y empezó la… entrevista, si así se le podía llamar.

    -Naruso, color favorito –

    -El amarillo ¡Y es Naruto!–

    -Sasute –

    -Sasuke –

    -Eso, Sasute, color favorito –

    -Ninguno en particular –

    -Shiramaku -

    -Shikamaru –

    -Da igual, Shiramaku, color favorito –

    -Hinata, esto es muy problemático – se quejo Shikamaru dándole golpecitos a Hinata.

    -Responde por favor, aunque hablen mal de nosotros hablaran y tendremos más sitio por donde movernos y que nos reconozcan – respondió Hinata. Si ella lo pedía… lo teníamos que hacer.

    -El negro – contesto Shikamaru haciendo mala cara.

    -¿Y tu pelo chile? – dijo mientras apuntaba cosas en una libreta.

    -Soy Sakura y es el rosa pálido – dije frunciendo el ceño. Todo seguido nos empezó a hacer preguntas similares, comida favorita, ropa favorita, cantantes favoritas, película favorita, etc. No tenía sentido aquella entrevista. Pero como dijo Hinata, era una manera de promocionarnos. La entrevista acabo más tarde de lo que debía. Al final, tuvimos que hacernos una foto con Lisa. Yo me puse abrazada a Shikamaru como en la sesión de fotos y Naruto y Sasuke igual, solo que ahora Lisa estaba en medio y la teníamos que mirar a ella. Cuando nos despedimos de ella, fuimos hacía la sala de estudio, nos cambiamos y volvimos cada uno a su casa acompañados por la limusina rosa de “CRUSH!”.

    Bueno… yo vivía con Sasuke así que… no hubo complicaciones a la hora de dividirse después. Mi pesadilla se estaba acercando… mi perdición se estaba acercando… Sasuke fue a la cocina a preparar algo para comer rápido y yo aproveche que no me miraba para subir y hacer mi mochila de nuevo para colocar su ropa otra vez como estaba el día anterior. En ese momento recordé cuando me dijo que no hacía falta que me fuera, que me podía quedar si quería pero no lo haría. Me iría. A la mañana siguiente me iría. Escondí la mochila en un lugar del armario para que no lo viera.

    Decidí dejar allí una camisa mía, mi favorita. Una camisa de cuadros azules, rojos y blancos al estilo country para que se acordara de lo que le había dicho cuando íbamos hacía el estudio.

    Baje al salón y empezamos a cenar hablando sobre cómo había ido el día. Parecíamos una pareja de recién casados pero… deje de pensar aquello, si pensaba en cosas como aquellas se me notaría en la cara lo mal que estaba. Después de cenar, recogimos la mesa y nos fuimos hacía la cama. Me puse el pijama en el baño mientras que Sasuke se cambiaba en la habitación. Cuando me puse el pijama, Sasuke me esperaba nada más abriendo la puerta.

    -¿Qué pasa? – pregunte preocupada. Me cogió de la mano y me llevo hacía la cama, pero aún estando de pie. Cogió mis brazos e hizo que los pusiera detrás de su nuca mientras que le besaba. Él me cogió del culo y con un pequeño salto y fuerza de él puse mis piernas alrededor de su cintura y caímos en la cama, yo encima de él. Él solo llevaba un pantalón y yo la camiseta gris con el pantalón a cuadros. Sasuke se deshizo de mi camiseta mientras yo apagaba la luz de su lámpara y nos volvíamos a besar. Nos giramos y, de tal manera, que quedamos él encima de mí. Entonces me beso por el pecho y luego por el estomago mientras se deshacía de mi pantalón. Cuando de nuevo me iba a besar a mí, yo me deshice del suyo. La verdad… es que lo siguiente me hizo gracia. Me incline un poco hacía delante y él me intentaba quitar el sujetador, pero no podía. No sabía. Me hizo gracia. Hasta que por fin lo pudo desatar y quitármelo. La verdad era que aún sin luz, se veía un poco con la luz de la luna que entraba por la ventana, así que me miro en el pecho y a mí me dio bastante vergüenza así que gire la cara. Él, supongo, debió saber lo que pensaba y me beso. Todo seguido cogimos la sabana y nos tapamos mientras yo le quitaba sus bóxers negros y él me quitaba a mí mis braguitas negras. En ese momento me susurro algo en el oído.

    -Sakura… ¿Eres virgen? –

    -Sí ¿Y tú? –

    -No, la perdí hace tiempo. Si no quieres… lo entenderé – me dijo separándose de mí pero… lo último que yo quería era parar así que le cogí de la nuca y lo arrastre hasta mí boca. Sasuke interpreto aquello como un sí y empezamos. Si al día siguiente lloraría… era más que cierto. Yo no quería dejar a Sasuke, no quería vivir quién sabe dónde, no deseaba mentir a nadie… pero lo debía hacer. Me haría daño… pero al que más a Sasuke, por trabajar y haberlo hecho con una persona a la que odiara en apenas unas horas.

    Al día siguiente me desperté temprano. Ni Sasuke estaba despierto. Cuando abrí los ojos… vi que en toda la noche no se había movido de posición. Abrazándome desde la espalda y nuestros cuerpos muy cerca mientras me daba su calor.

    Opté por levantarme y hacer lo que debía hacer. Saque la mochila y la llevé hacía dentro del baño, me duche y arregle como debía. Me puse mi falda escocesa azul y negro con una camiseta de manga corta blanca, medias de rejilla con unos zapatos de tacón negros y unos calcetines altos blancos con tres líneas negras hacía arriba. Me pinte de manera sencilla, rímel, raya, sombra de ojos rosa pálido y brillo de labios rosa pálido. Cogí la mochila y vi que Sasuke aún dormía. Le besé los labios por última vez y me fui de la habitación sin hacer ruido. Todo seguido le escribí una nota sobre lo que debía decirle a la cara, pero no lo haría porque era una cobarde.

    Para: Sasuke

    De: Sakura

    Sasuke, si lees esto es porque yo ya me he ido de tu preciosa casa. Quiero decirte que todo había vivido contigo en el día de ayer y el anterior fueron mentiras. Lo de que Madara es el asesino de tu hermano es mentira, fueron mis padres. Yo solo te mentí para vengarme de tu familia por matar a la mía, como soy muy debilucha y pobre no tengo medios para pagarlo de otra manera así que… lo siento guapo. Bueno, así de paso me he llevado un buen polvo, gracias por la hospitalidad y por cocinar por mí, ha sido un detalle. Un beso, SAKURA HARUNO.

    En aquel momento… se me cayó una lágrima en el folio. No podía dejar las cosas así… pero debía hacerlo. Empecé a llorar y, hasta que no escuche unos pasos bajar, no me di cuenta de que había llenado el papel de la nota de lágrimas. Era Sasuke quién bajaba.

    -¿A dónde vas? – me dijo extrañado al verme con las maletas y que salía de casa.

    -Luego nos vemos – le dije sonriéndole. Era verdad, más tarde nos veríamos para ir a la discográfica. Cuando salí vi los cascos encima de la moto, cogí el rosa y me lo lleve. Sasuke ya no lo necesitaría. A unos pocos metros de la casa pude oír un golpe, era Sasuke. Había golpeado a algún mueble muerto por la rabia.

    -Lo siento… - susurré para mí misma mientras ponía lugar al único lugar que Madara no se le ocurriría ir, ya que odiaba a esa persona, la casa de Naruto.

    ¿Que os ha parecido?
    Bueno... ya nos veremos ;)
    prometo que pondre el proximo capítulo
    lo mas pronto que pueda (lo mas pronto que
    me dejen mis padres el ordenador >.<)
    Saludos ;).



    -MoreThanThis.
  11. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3035
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Hola ;) bueno... quiero decir que gracias a los que leen mi FF y bueno... como ya dije en el antiguo capítulo pondría el capítulo el lunes, pero me adelanto por que así cuelgo dos, uno hoy y otro mañana y ya hasta septiembre T.T. Bueno... me callo ya y dejo que leaís el capítulo ;):

    vestido de Sakura:


    canción que canta Clara Romero:


    canción que canta Sakura:


    CAPÍTULO 8: Siempre te amare desde lejos, cariño…
    Cuando llegue a casa de Naruto… me abrió al primer toque del timbre. Vivía solo y tenía un pequeño piso, pero acogedor, si no fuera por el desorden que había. Él iba en pijama, una camiseta blanca y un pantalón gris. Él se fue a sentar al sofá y, cuando llegó, me ofreció un sitio a su lado.

    -Sakura… aún no logro entender que si estabas viviendo en casa de Sasuke y sois novios y eso… porque te vienes a vivir aquí – dijo él dudoso.

    -Es complicado Naruto… - le dije intentando sonreír, pero no lo logré.

    -Puede que hay veces que no entienda las cosas pero… puedes contármelas si necesitas desahogarte con alguien – me dijo Naruto. En ese momento recordé cuando él y yo nos conocimos. Empezamos a hablar sobre las chicas que se apuntaron al concurso… de modo que se lo conté. Le conté toda la verdad, hasta el más mínimo detalle.

    -Haciendo un resumen… ¿Tienes que hacer que Sasuke te odie para que no te mantén? – me pregunto por si lo había entendido bien. Yo asentí
    – Sakura… debes decir la verdad –

    -No, mis padres por decirme la verdad ya pagaron son su vida. Es mejor así… que me odie y yo quererle desde lejos además… sé que tu ahora no me trataras como la peste por que sabes mi verdad… - le dije sonriéndole – Te prometo que solo me quedare un par de días, después, cuando tenga la primera paga, me comprare un piso pequeño y me iré – le dije contándole mi plan.

    -No te preocupes mujer – me dijo sonriendo de aquella manera que me hacía tanta gracia.

    -Gracias y por cierto… ¿No te da vergüenza vivir en un piso así? – le dije haciendo la broma sobre cómo vivía – Anda… vete a duchar y a arreglarte que yo mientras recogeré esto. Acuérdate de llevar la ropa que nos hizo Temari por si la necesitamos hoy para algo – Él se fue al baño y todo seguido empecé a recoger, a barrer, a aspirar y a fregar todo el piso. Limpie las ventanas, la encimera de la cocina,… Todo. Cuando Naruto salió del baño… quedo petrificado por cómo estaba todo de reluciente.

    -¡Guau! – dijo él alagando mi trabajo. Yo le sonreí - ¡Gracias! Hacía siglos que no veía los mandos de la televisión –

    -Sí, se notaba, estaba debajo de la pila de CDs de encima de la mesa – dije riéndome. Él escogió ponerse una camiseta blanca de manga corta con unas bermudas tejanas y unas bambas Nike bajasde color negro – Anda vámonos – dije mientras cogía mi bolso e iba hacía la calle. Naruto me siguió y empezamos una amplia conversación.

    -Oye Naruto… es mejor que lleguemos en diferentes momentos y sitios; si Sasuke se da cuenta de que vivo contigo… se enfadaría y no creo que quieras enfadarte con tu mejor amigo… - dije pensando un poco la situación.

    -Sakura, tanto él como tu sois amigos míos así que… lo tiene que entender. Que estéis en la situación que estéis es cosa vuestra, yo solo influyo en que soy amigo de los dos – dijo él sonriéndome y dándome un toque en la espalda para que me animara.

    -Gracias… de nuevo, eres un buen amigo – dije sonriéndole.

    Cuando llegamos… Sasuke y Temari ya estaban allí. Si había una de mis amigas allí estaría más cómoda. Me fui corriendo hacía ella y le dije que había roto con Sasuke, pero no la causa. Solo lo podía saber una persona y aquella persona era Naruto.

    -¿Ya se ha arreglado lo tuyo y Shikamaru? Quiero decir… lo de las familias enfrentadas y eso – dije preocupada.

    -No, aún no, pero falta poco – dijo guiñándome el ojo pero me di cuenta de que tenía una marca en la cara, parecía de un golpe.

    -¿Qué es esto? – le pregunte mientras le acariciaba, ella hizo un gesto de dolor.

    -Mi padre, que ya sabes cómo es cuando bebe más de la cuenta – dijo fingiendo una sonrisa – Él vino a decir lo que sentíamos y eso y bueno… le echaron de mi casa, después… mi padre me pego – dijo algo triste pero sonriendo a la vez, no quería que me preocupara aunque se veía que de lo único que tenía ganas era de llorar. Yo la abrace y todo seguido, ella empezó a derramar lágrimas. En aquel momento llegaron Shikamaru e Hinata. Él vino hacía donde estaba su chica, ya que nunca la había visto llorar, y ella lo abrazo. Hinata solo con ver el golpe de Temari y como él la abrazaba… creo que ya supo lo que pasaba además... yo no era nadie para hablar sobre aquel tema que solo influía a los dos. Nos quedamos juntas pero luego ella decidió irse junto a Naruto para hablar de sus cosas así que yo… me quede sola y saque mi iPod para escuchar música.

    Paso un rato y llego la limusina y los seis entramos sin decir nada. Esta vez no vino Tsunade con nosotros pero Hinata se dispuso a hablar.

    -Bueno chicos… hoy no tenéis una agenda tan apretada como ayer, pero aún así difícil. Primero Sakura tendrá una sesión de fotos ella sola ¿Has hecho el vestido que te pedí? – pregunto Hinata refiriéndose a Temari, ella asintió – Bien. Mientras tanto los chicos tendréis que esperarla y luego iréis a una entrevista con la revista “Hey!”. Más tarde iréis a ensayar al estudio. Temari, tu tendrás que hacer más trajes para el concierto de dentro de unos meses, y bastantes. Por lo menos tres trajes para cada uno. Por cierto, también un traje de noche para cada uno de los chicos ya que esta noche hay una fiesta y será el mejor momento para que os conozcan un poco – anunció Hinata. Todos asentimos. El resto del trayecto fue en silencio, yo con el iPod al lado de Sasuke y las otras dos parejas hablando sobre sus cosas. Yo le mire de reojo y él me pillo.
    Le sonreí de manera dulce aunque enseguida me dirigió una mirada de furia y volteo la cara. En aquel momento me sentí vacía, aunque ya sabía que me odiaba… me dolía verlo, pero era lo que tenía que hacer.

    Cuando llegamos a la discográfica nos estaban esperando. A todos nos llevaron al salón donde se haría la sesión de fotos y Temari y yo nos fuimos hacía un camerino y me empezó a poner el vestido y a arreglarme. Era un vestido largo palabra de honor negros con topos blancos y una cinta color rojo pasión debajo del pecho ancha.

    -Sakura, después de la sesión ponte el traje que hice para el concierto por qué os harán fotos improvisadas durante el día unos fotógrafos y tienes que llevarlo. Ahora avisare a los chicos sobre esto y que se cambien – dijo mientras me ayudaba a ponerme aquel vestido tan precioso.
    Después Temari me maquillo con una sombra negra brillante, colorete rosa claro y labios rojos. Cuando salí, Doménico me dijo como me tenía que colocar y yo obedecía.

    -Bien, siéntate en la silla y ponte cómoda – me dijo. Yo ya sabía que me tenía que comportar como la “mala” de la banda así que… cuando me senté me incline un poco hacía delante, puse mi brazo en la pierna, apoyando la cabeza y mire de reojo todo a mi alrededor. Como si esperara que algo llegara. Bueno sí… esperaba que llegara Sasuke, que me dijera que lo sabía todo y que me perdonaba todo, que me quería y todo seguido me diera un beso… pero eso no ocurriría.

    -¡Perfecto! – exclamó Doménico mientras que hacía fotos sin parar - ¿Cómo has conseguido hacer la cara que yo buscaba? La cara de un corazón roto –

    Creí que en aquel momento se me caería una lágrima de no ser por el estúpido monosílabo de Sasuke.

    -Hmp – “dijo” él mientras hacía mala cara y me miraba con odio. Eso era que había que hacer, lo había conseguido, recibir simplemente el odio de Sasuke. Era todo lo que podía esperar de él. No pasaría nunca nada más entre él y yo. Nunca nada más… Al recordar aquello una lágrima salió de mi rostro y Doménico aprovecho para hacer montones de fotos con aquella expresión tan triste de mí.

    Cuando la sesión acabo me dieron un papel para que me secara las lágrimas y me fui a cambiar. Me puse la ropa que me dijo Temari y el único cambio que me hice en mi rostro fue el color de los labios de rojo a rosa pálido. Luego subimos a la sala privada y nos empezaron a hacer una entrevista, esta sí que era normal. La periodista era Clara Romero. Paso el tiempo de la entrevista y nos fuimos hacía el estudio. Volvimos a tocar la canción del día anterior, Bad reputation de Halfcocked. Luego nos fuimos hacía casa… Yo le pedí a Temari si me podía poner el vestido de la sesión fotográfica de aquel día, ella me dio su punto bueno.

    Le dije a Naruto que se fuera a duchar mientras que yo haría la cena, espaguetis con tomate y unas salchichas. Fácil, rápido y bueno. Cuando él salió… quedo atónito parece que sería la única vez que comería algo decente en mucho tiempo. Llevaba puesto un traje negro, pantalón y chaqueta, y una camisa lisa de color blanco. Empezó a comer y yo acabe enseguida. Hinata nos aviso de que la fiesta empezaba a las once y era las diez y aún tenía que ducharme, vestirme, arreglarme el pelo y maquillarme. Por cómo sería la fiesta… decidí hacerme un moño alto y dejar caer dos mechones de pelo por detrás y dejarme flequillo de lado. Me maquille natural: rímel, raya, sombra negra y labios rojos, como en la sesión, pero no me puse ni maquillaje base ni polvos ni tampoco colorete. Me puse un perfume que olía a vainilla y, cuando me mire al espejo, parecía la heredera de una gran fortuna pero que a cambio debería estar sola. Bueno… era lo que tocaba, como solía decir mi madre, la ficha del destino ya esta tirada.

    Naruto toco a la puerta por si ya estaba lista. Cogí mi móvil junto con mi iPod y algo de dinero y me lo escondí en un bolsillo interior que había en el vestido.

    -Vamos – dijimos los dos sonriendo. Bajamos y nuestro punto de encuentro era la escuela de música, como siempre. Allí ya estaban Shikamaru y Temari. Temari llevaba un vestido palabra de honor rojo con un cinturón negro ancho debajo del pecho y corto hasta las rodillas, era con volantes. De zapatos llevaba unas botas country negras, me encantaba aquella combinación. Shikamaru llevaba el mismo traje que Naruto solo que este llevaba la camisa abierta. Enseguida me fui a hablar con Temari y Naruto se fue con Shikamaru. Más tarde llegaron Hinata y Sasuke. Sasuke llevaba el mismo traje que Naruto y Shikamaru solo que él no llevaba chaqueta y llevaba la camisa abierta como Shikamaru. Hinata llevaba un vestido largo blanco con los tirantes negros y un lazo debajo del pecho, con unos zapatos de tacón blancos también. Ella llevaba una coleta alta con un broche muy bonito y Temari… llevaba el mismo peinado de siempre. Éramos las tres muy diferentes, pero queríamos lo mismo.
    Ser queridas, tener amigos, una familia unida y ser reconocidas por lo mejor que se nos da hacer. Pero había cosas… que no podían ser.

    La limusina llego y los seis entramos para ir a la fiesta. El chofer me parecía un poco extraño ya que no dejaba de mirar por el retrovisor, pero no le di mucha importancia.

    Cuando llegamos… vimos que era un edificio demasiado grande. Solo era una planta baja pero era de grande como un campo de futbol. Cuando entramos… tenía en el techo colgando siete grandes lámparas de araña llenas de luces. Había muchas mesas llenas de bebidas, aperitivos, etc.
    Era todo precioso. Había hasta un escenario pequeño porque, según me habían dicho, era una fiesta en la que la música se ponía si la gente se
    animaba a cantar, como una especie de karaoke.

    Entramos y había una mesa que estaba reservada para nosotros seis. Yo me senté al lado de Temari e Hinata, que a la vez estas dos se sentaron al lado de sus respectivas parejas y Sasuke se sentó al lado de sus dos amigos, de modo que quedamos frente a frente. Fantástico. En ese momento apareció Kakashi encima del pequeño escenario; un momento... ¿Kakashi?

    -Bien. Como la gente de aquí es muy tímida y nadie quiere cantar… saldrá alguien de cada mesa para animar el ambiente. Empezaremos por la mesa del fondo, los de la revista “Hey!” con Clara Romero, venga – a los segundos salió una chica alta, rubia, de ojos marrones oscuros con un traje largo de tirantes rosa fucsia. Subió al escenario y empezó a cantar la canción de Naturally de Selena Gómez. Luego me di cuenta de que… la siguiente mesa era la nuestra. En ese momento volví a mirar a Sasuke y este me miro con odio de nuevo. No podía dejar que creyera aquello pero tampoco podía decirle la verdad así que… ya sabía que canción cantaría para que me creyera. La que sonó aquel día mientras estábamos en el restaurante caro y él me invito a cenar después de saber la verdad. Claro, él no se acordaría pero… ¿Qué más daba intentarlo? Además… la letra también importaba bastante, decía lo que yo quería decir. Cuando acabo la canción todo el mundo aplaudió y la chica se fue hacía su mesa mientras que Kakashi subía al escenario.

    -Muy bien muy bien, ahora la cantante del nuevo grupo “CRUSH!” que están empezando a trabajar en Pepe’s Records. Por favor, Sakura, sube y canta un poco anda – me pidió Kakashi. En ese momento me levante y le pase una nota a Sasuke que había estado escondiendo.

    Puse: Estate atento a la letra y sabrás por que escribí aquella carta y no… no es por que mintiera. Si quieres saber la verdad después de escucharme… espérame en la fuente de detrás del edificio y hablaremos. Te esperare hasta que sea el alba. SAKURA HARUNO.

    Cuando subí al escenario dije la canción que quería cantar y se quedaron sorprendidos, era una canción difícil, pero lo haría. Entonces recordé que yo era la “mala” del grupo así que… me senté como me había dicho Doménico en la sesión de fotos de aquel día y con expresión triste empecé a cantar la canción I always love you de Whitney Houston, la banda sonora de la película El guardaespaldas.
    Cuando acabe la canción… me atreví a hacer un susurro desde el micrófono.

    -Siempre te amaré desde lejos, cariño… - dije y baje del escenario para irme a aquella fuente en la que esperaría a Sasuke hasta el alba.

    ¿Que os ha parecido :eek:?
    Bueno..no sé que decir así que...
    Saludos ;)

    -
    MoreThanThis.
  12. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2845
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Holaa ;) Bueno... lo prometido es deuda así que... aquí viene este capítulo hasta septiembre. Espero que os guste ;):

    CAPÍTULO 9: No le digas a tu tío que estoy aquí

    Me dispuse a esperarle en la fuente, tal y como había acordado. Todo aquello parecía ser una película de amor trágico, pero era mi cruda realidad. Paso el rato y nadie venia. Pensé en sacara mi iPod y empezar a escuchar música pero fantástico, no tenía batería. Sentí que alguien se acercaba detrás de mí y me puso las manos por los hombros.

    -Veo que no has cumplido con tu deber de no decir nada… - me dijo una voz de la cual yo tenía miedo. Yo abrí los ojos de par en par.

    -¡Eras el chofer de la limusina, Madara! – dije gritando. Él asintió.

    -Eres muy lista, pero a la vez frágil – me dijo mientras me llevaba hacía la fuente cogiéndome del pelo y sumergió mi cabeza dentro del embalse de agua. Yo sentía que mis pulmones se vaciaban y entraba un líquido extraño que me hacía toser. Quería sacar la cabeza hacía fuera pero había una fuerza superior a la mía que no me dejaba subir. En aquel momento recordé que tenía las piernas por fuera así que… opté por levantar una pierna por si había suerte y le pegaba en algún lado. Tuve suerte, me soltó y pude sacar la cabeza. Luego empecé a respirar aire y empecé a correr hacía a algún lugar. No sabía hacía donde, solo que quería huir pero… debía quedarme junto a aquella fuente para que Sasuke supiera que le esperaba. Así que opté por esconderme entre unos arbustos que había cerca. Madara, al ver que no estaba cerca, se fue hacía donde los coches y se fue con un deportivo negro, no perdí el tiempo y me apunte la matricula en un mensaje para guardarlo en borradores. Vi como el coche se alejaba así que me fui de nuevo a la fuente para esperar a Sasuke. Me senté en el borde de la fuente y me mire en el reflejo, tenía un aspecto horrible, pero le esperaría. Me cansé de estar allí sentada y me senté en el suelo, que era de hierba artificial.

    Pase allí sentada durante toda la noche y no llego. El alba se hizo presente en el cielo y me levante del suelo para ir hacía la casa de Naruto y cambiarme. No tenía dinero para ir hacía su casa en un taxi así que tuve que ir andando. Pasaron treinta minutos y ya llegue, fui deprisa al pensar que aquel día habría que ir a la discográfica. Cuando llegué, Naruto e Hinata estaban desnudos y abrazados en la cama de la habitación de él. Entre para coger la ropa y me fui a duchar y a arreglar. Cuando acabé ya estaban ellos dos en el salón hablando y yo decidí hacer el desayuno.

    -Buenos días – les salude.

    -Buenos días – me dijo Naruto animado e Hinata me sonrío.

    -Veo que anoche tuvisteis una especie de juerga personal ¿no? – dije al ver a Hinata una marca en el cuello. Ella se sonrojo – Tranquila mujer, no pasa nada – dije riéndome.

    -Sakura ¿Cómo que anoche no viniste a dormir? – me pregunto él. Yo no tenía ganas de decirles que había estado toda la noche esperando a Sasuke en la fuente y que casi muero ahogada en el agua de la fuente por culpa de Madara así que… les conté una mentira.

    -Necesitaba ver la casa donde había vivido con mis padres, la echaba de menos – dije sonriendo falsamente, aunque ninguno lo noto – Aparte,
    Hinata se puso demasiado guapa como para resistirse – dije guiñándoles el ojo. Se sonrojaron y me empecé a reír – Por cierto, ya es tarde ¿Quieres que te deje ropa Hinata? Ya sé que la mía no es igual de buena que la tuya pero… no te dará tiempo a vestirte, arreglarte y cambiarte y llegar a tiempo –

    -Gracias Sakura – me dijo, todo seguido le deje mi mochila con la ropa dentro.

    -Coge lo que quieras, aunque yo me pondría un short tejano, he oído que eso es lo que más le gusta a Naruto – dije guiñándole el ojo, ella se sonrojo y él también mientras escupía el café por el asombro de que yo supiera aquella información.

    -¡Sakura! – dijeron los dos. Yo me empecé a reír de nuevo. Me gustaba aquel ambiente. Mientras Hinata se fue a duchar, le conté la verdad a
    Naruto.

    -Veras Naruto… no he ido a dormir a casa de mis padres, pero tú eres el único que puede saber la verdad… ni siquiera mis mejores amigas, ya tienen bastantes problemas… -

    -Vamos dime Sakura – me pidió él.

    -He estado toda la noche esperando a que Sasuke viniera al lugar de encuentro donde le puse en la nota antes de salir a cantar ayer… Y para colmo, Madara casi me mata - dije fingiendo una sonrisa. Él me abrazo y, como suele pasar en estos casos, Hinata salió del baño.

    -Hinata… no es lo que parece – dijimos los dos apartándonos. Ella se quedo atónita, yo también lo hubiera hecho – Cuando te lo cuente… lo entenderás ¿Puedo explicártelo? – le dije acercándome a ella y cogiéndole de las manos. Entonces… recordé cuando aquel día en el colegio les hable sobre cómo me había ido el casting para el grupo y que hable de ellos, Naruto, de los tres, era mi mejor amigo.

    -Te escucho – dijo ella intentando sonar amable, pero no puedo porque estaba confusa.

    -Veras… hace tiempo me entere de que mis padres fueron amenazados por un hombre, Madara Uchiha. Sabes que la familia Uchiha se dedica a vender coches de segunda mano pero… no solo eso… también se dedica a vender diamantes ilegales y con mucho más precio del que valen. El hermano de Sasuke, Itachi, lo descubrió y quiso ir a denunciar, pero no llego vivo a la comisaria ya que Madara lo mato. Como la empresa Haruno y Uchiha eran enemigas, Madara decidió que si mi padre no decía que era el asesino de Itachi… arruinaría su empresa. Claro, mi padre no se dejo chantajear por él y nos dejo en la ruina. Cuando me apunte al casting para el grupo… conocí a Sasuke, no sabía que era un Uchiha y creo que ya sabes lo que tuve que hacer para intentar salir de la situación en la que estábamos mis padres y yo, pero aquel día, al saber que mis padres ya habían muerto, fui a mi casa y me encontré con una carta encima de la mesa diciéndome todo esto. Mis padres me dijeron de contarle la verdad a Sasuke y lo hice. Hasta me enamoré de él… Un día yo iba hacía mi casa cuando me encontré que la casa estaba patas arriba y Madara dentro, me intento matar pero me escape. Fui a casa de Sasuke a buscar refugio, pero me encontró al día siguiente diciéndome que si le contaba la verdad a Sasuke o a vosotros o incluso empezaba una relación con Sasuke… me mataría, así que me vine a vivir a casa de
    Naruto ya que Madara no le soporta… -

    -Pero ¿Sasuke sabe esto? Ayer me dijo que… que te odiaba y yo no entendía el porqué – dijo Hinata dudosa.

    -Le deje una carta en su casa diciéndole que yo había estado con él por venganza, para vengarme de la muerte de mis padres. Que era verdad
    que los asesinos de su hermano habían sido mis padres y muchísimas más cosas… con tal de que me odiara. Ayer… no soporte más de la manera en que me miraba, de odio y muy fría y decidí contarle la verdad. Le di una nota, antes de salir a cantar en la fiesta de ayer, diciéndole que le esperaría hasta el alba en la fuente que había al lado del jardín del recinto pero no vino… y para colmo Madara casi me logra matar, suerte que me escape por unos cuantos metros y se fue – dije terminando de contar la historia. Hinata se quedo sin palabras – Se lo acababa de decir a Naruto y me había dado un abrazo para consolarme, nada más – dije cogiéndole de las manos aunque ella opto por abrazarme.

    -Lo siento… siento haber pensado mal de ti… - me dijo Hinata llorando.

    -No te preocupes, anda lávate la cara, tenemos que ir a trabajar – le dije animándola. Ella simplemente asintió. Entonces salimos los tres de casa de Naruto y fuimos hacía la escuela de música. Cuando llegamos, vimos a Sasuke con un morado en la cara y sentado en el suelo mirando hacia abajo; llevaba el mismo traje que la noche anterior. No lo pude evitar y fui corriendo hacía él.

    -¿Qué te ha pasado? – le pregunte preocupada.

    -Ah ¿Es que ahora te preocupas por mí? – me pregunto con ironía. También me di cuenta de que olía a alcohol.

    -Ayer bebiste… - dije preocupada – Ven, te llevare a tu casa a asearte un poco… Dile a Tsunade que nos ha pasado algo, no creo que este pueda moverse hoy de la cama ¿vale? Gracias – les dije a Naruto e Hinata mientras le cogía y ponía su brazo alrededor de mis hombros y le cogía por la espalda para ir hacía su casa.

    El camino lo hicimos en silencio y yo simplemente recibía miradas extrañas por parte de él. Aún estaba borracho. Cuando llegamos a su casa, me dirigí hacía su habitación y le tumbe en la cama. Le empecé a desnudar para que estuviera cómodo y él empezó a hacer bromas.

    -Oh Sakura ¿No te quedaste satisfecha con aquel polvo? – me dijo él haciendo la gracia. Quería… quería decirle todo, pero no en aquel estado. Lo volví a coger de aquella manera y lo lleve hacía el baño. Llene la bañera y, sin mirar, le quite sus bóxers y le metí dentro del agua. Todo seguido empecé a lavarle, el pelo, el cuerpo, etc. No creo que a sus padres les hiciera encontrar así a su hijo.

    -¿Sabes que es lo más gracioso? – me dijo él poniéndose la mano en la cara.

    -No, dime – dije yo aunque no tenía ganas de hablar.

    -Ahora me siento igual de vació que tu. Sin padres… sin alguien que me de calor en las noches de tormenta… - dijo Sasuke mientras se empezaba a reír y yo no entendía – Que mis padres han muerto – dijo él finalmente para todo seguido reírse de nuevo - ¿A que es divertido? Ahora sí que estoy solo completamente. Yo te quiero y tu solo me utilizaste, ayer me diste una nota que tire sin saber que ponía, Madara me dijo que tu habías puesto que querías aprovecharte de mí y me fui, después vi la televisión y se vio el accidente de mis padres en la pantalla ¿verdad que mi vida es patética? – dijo él riéndose aún por el efecto del alcohol. En aquel momento… lo abrace sin pensármelo y... él empezó a llorar. En aquel momento me sentí culpable por como me porte con él y me di cuenta... de que mi vida se basaba en mentiras y falsas sonrísas. Intentaría cambiar aquello.

    -Sasuke… cuando se te vaya el efecto del alcohol hablaremos ¿De acuerdo? – le dije sonriendo y él asintió sin entender nada. Una vez le acabe de bañar, le vestí como pude y lo metí en la cama para que se durmiera. Parecía tan dulce durmiendo… parecía un dulce bebe que necesitara ayuda para comer, para dormir, para estar tranquilo, para sonreír,… al parecer, aquella pose de creerse superior al principio, cuando le conocí, era solo una faceta para llamar la atención. Por fin ya había entendido la manera de sentir de Sasuke; no lo pude evitar y empecé a acariciar su rostro. Me quede allí, inmóvil no quería moverme y dejar de ver y tocar aquel bello rostro cuando de repente… él se despertó por que había oído un ruido abajo.

    -¡Sasuke! – gritaron, por aquel tono de voz… era Madara. Yo le tape la boca y me dispuse a hablar estando asustada.

    -No le digas a tu tío que estoy aquí – le dije mientras me escondía bajo su cama – Hecha colonia para que no se quede mi olor – Sasuke no entendía nada, se le veía en la cara, pero me hizo caso. Cuando termino de recoger todo, Madara entro a su habitación.

    -Sasuke… mi querido sobrino ¿Cómo estás? – le pregunto aquel estúpido hombre.

    -… - Sasuke no quiso decir nada.

    -Lo entiendo. Ellos te querían mucho pero… ahora lo importante. Ya sé que solo tienes diecisiete años y que aún tienes que acabar de estudiar bachillerato pero… quiero que dejes la música y te hagas cargo de la empresa – le pidió su tío.

    -No – dijo él firmemente.

    -Creo que no lo has entendido… quiero que dejes la música, dejar esta estúpida… cosa con cuerdas y que te hagas cargo de la empresa – dijo Madara.

    -No lo haré… es decisión mía y mi futuro además… soy de la rama principal de la familia, puedo hacer lo que quiera… puedes coger también a algún otro primo de la familia, seguro que estará encantado de vivir con tanto dinero – dijo Sasuke – Lian por ejemplo – termino de decir para sentarse en la silla del escritorio para taparme mejor. Yo sonreí desde debajo de la cama, Sasuke tenía controlada a la vestía. Todo seguido, Madara, se fue de la casa y, una vez abajo, dio un portazo que creí que se caería la casa. Después de aquello y saber que se había ido, Sasuke corrió las cortinas de su habitación y me ayudo a salir de mi escondite.

    -¿Por qué has querido que te esconda de mi tío? – me pregunto. Me puse delante de él, sentada en la cama, de modo que quedamos frente a frente.

    -Me amenazo diciendo que si no te ocultaba la verdad, que si se lo contaba a nuestros amigos o que si mantenía una relación contigo… me mataría. Ayer casi lo consigue mientras te esperaba en la fuente… - dije sonriéndole.

    -¿Me esperaste? – él no entendía nada.

    -En la nota que te di… ponía que, si querías saber la verdad sobre porque te deje aquel día y con una nota de papel… que vinieras a la fuente de al lado del recinto que tendría que hablar contigo al acabar la canción. Que te esperaría hasta al alba… pero no has venido – dije sonriéndole. Él me cogió de las manos. Nos quedamos en silencio mucho rato y yo empecé a recordar todo lo sucedido, lo que pasaba cuando recordaba el tono de voz de Madara, lo que sentí cuando casi me estrangula tiempo atrás, lo que sentí la noche anterior cuando metio mi cabeza en la fuente... y en aquel momento tenía muchas ganas de que Sasuke me abrazara y que no me soltara nunca – Tengo miedo Sasuke… - le confesé mientras empezaba a llorar como una niña pequeña débil e inocente. Él me abrazo y no me soltó en ningún momento. Nos quedamos así toda la mañana y yo… yo creí desaparecer entre sus fuertes brazos. Creí que si aquellos brazos me aguantaban… podría hacer de todo, pero aquellos brazos jamás me podrían coger ya que existía un problema… yo.

    ¿Que os ha parecido :-o?
    Bueno... solo tengo que decir
    que grácias por haber leído mi FF hasta el día de hoy
    y que en Septiembre volveré, aunque tardaré más en
    subirlos por que tengo que hacerlos, corregirlos,...
    y también el lio del colegio :S en fin, lo intentaré ;)
    Saludos y besos y buenas vacaciones.


    -MoreThanThis.
  13. Sakuriithaa Uchiihaa

    Sakuriithaa Uchiihaa Usuario ocasional

    Virgo
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Ola sorry por tardar tanto pero es ke estaba demasiado okupada por los utiles dela esc. y muxas kosas mas...
    jeje
    pero ya estoi aki..
    la historia dio un gran avanse me a enkantado ...
    pasaron tantas kosas ke wow no se explikarlo pero me fasina...
    por cierto unha preg..
    sasuke volvera kon sakura???
    y x ke madara no kiere ke sasuke se entere de la verdad???
    bno son 2 prewunthas pero no es mucha la diferenci ke bno ke sakurase atrevio a decirle todo a sasuke por ke sino lo ubiera echo me moria ((=
    jje
    bno tngo ke irme
    o me kastigaran..
    konti ponto bno esperare..((==
    SayO
    saluds
    IvonnE
  14. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1699
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    [FONT=&quot]Holaaa! xD aquí traigo la conti despues de dos semanas sin poner ^^'. Ya he vuelto de las vacaciones y ahora tendre menos tiempo para hacer el FF, pero ire colgando lo más pronto que pueda ^^'. Aquí va ;):
    [/FONT]

    CAPÍTULO 10: Sakura… te necesito…

    Sasuke y yo nos pasamos toda la mañana abrazados mientras yo lloraba. Me pare a pensar… era la primera vez que alguien me agarraba mientras yo lloraba. Aquello me gusto. Que alguien me apoye y que sepa lo que estoy pasando. Sentía como que traicionaba a mis amigas porque no les contaba lo que me estaba pasando bueno… Hinata sí que ya lo sabía pero… me sentía mal por Temari, pero ya tenían muchos problemas ella y Shikamaru por el tema de sus familias y no quería molestarles con mis tonterías. En aquel momento… Sasuke me cogió más fuerte y fue cuando me di cuenta de que lo estaba abrazando cada vez más y más fuerte. En ese momento me separé.

    -Lo siento… la verdad es que tendrías que ser tu quien llora y no yo – dije mientras me secaba las lágrimas con la manga de mi jersey y le sonreía débilmente. Él vacilo y me cogió de las manos.

    -Hay veces que la tristeza no se puede medir por las lágrimas que derramas – dijo él melancólico – Eso me dijo una vez mi padre… - prosiguió él – Pero el saber… que me estuviste esperando hasta el alba y yo fui tan estúpido de tirar aquella nota… me hace sentir bien y mal al mismo tiempo… -

    -¿Por qué? – le pregunté dudosa.

    -Bien por qué sé que, si me esperaste, es que aún me quieres… y mal porque yo tire aquel trozo de papel con una información tan valiosa… Lo siento… - dijo él tristemente. Yo estaba sorprendida ¿Después de todo lo que había pasado y aún me quería? ¿Qué esas miradas eran de odio pero a la vez con un poco de amor? ¿Qué en este tiempo no me había dejado de querer ni siquiera un poco?

    -Sasuke… tu y yo no podemos estar juntos… - dije soltándome de su agarre, era demasiado difícil decirle a aquel hombre que no cuando te trata tan bien.

    -¿Es por Madara? –

    -Sí… - dije yo tristemente mirándole a los ojos – Si ve que estamos juntos… quién sabe lo que nos haría… ahora ya me da igual morir yo pero… que mueras tu… no lo podría soportar – dije mientras le agarraba la cara entre mis manos.

    -Sakura… yo no quiero estar contigo… debo estar contigo ¿No te das cuenta de que tu, para mí, eres como el oxigeno? se me hace muy difícil estar sin ti… - dijo él mientras le daba rabia mis razones – Me daría igual morir por ti… -

    -Esto me recuerda a Romeo y Julieta… - dije riéndome, parecíamos todos una autentica telenovela. Él sonrió también y, todo seguido, me dio un dulce beso en la frente. No lo pude evitar y por mi rostro cayo una débil lágrima. Sentir aquellos labios tan suaves en mi amplia frente… un tacto tan suave y tan dulce que no pude evitar llorar al pensar que podría morir por mi culpa. No me lo pensé dos veces y me lancé a sus brazos. No quería que muriera, pero tampoco podía vivir sin él. Él se separo de mí y, cuando me fue a besar, se levanto rápidamente de su silla y se fue hacía el baño. Yo ya sabía que significaba y fui a ayudarle.

    -El alcohol pasa malos momentos eh Sasuke – dije riéndome. Me miro de reojo con mala cara y le volvieron las ganas de vomitar. Yo le aguantaba el pelo para que estuviera más a gusto y le daba golpecitos en la espalda. Luego él, cuando acabo, fue a lavarse la boca y fuimos hacía el salón. Él dijo que tenía hambre e hizo de comer pero la diferencia de hoy era que estábamos viendo el canal musical y había cantantes muy buenas y otras muy malas. Aquella combinación me hacía gracia.

    -¿Te acuerdas de cuando Wendy Anderson compro a un juez en el casting del grupo para cantar con vosotros? – dije riéndome acordándome de aquello – Cuando Naruto salió pensé que iba a escoger a Sarah Bosch ya que canta muy bien pero… ¿A mí? -

    -Es justamente lo que discutíamos aquel día. Vale sí, Sarah Bosch tiene muy buena voz, pero solo eso. Nada más. Ni personalidad, ni carácter ni nada, solo voz ¿para que eso? También buscábamos a alguien que no solo cantara, también que expresara y que disfrutara. Eso no se veía en Sarah – confeso él.

    -Me siento… ¿Alagada? – dije dudosa. Todo seguido los dos empezamos a reírnos – Por cierto, esta noche te invitare a cenar – le
    dije guiñándole el ojo – Aquel sitio que te dije que era barato, bueno pero no sano hace tiempo – él asintió – Pero tu conduces – simplemente asintió y siguió viendo el programa de música.

    Ya era por la tarde y decidimos de quedarnos en su casa jugando a la PLAY STATION 3, veíamos películas, jugábamos a los juegos mesa, etc. Era divertido estar con Sasuke.

    Ya era de noche y nos fuimos hacia al McDonald’s más cerca que había. Claro, Sasuke nunca había pisado ninguno así que solo oler aquel olor a carne y patatas… me dio un poco de miedo su cara. Fuimos a la cola para pedir y yo pedí por los dos. A él le pedí un Big Mac, una coca-cola y patatas normales. Yo opté por cogerme lo mismo. Nos giramos y pusimos rumbo a una mesa y él se sentó delante de mí. Entonces… se quedo quieto mientras yo tomaba un sorbo de mi coca-cola. Se había… ¿sonrojado?

    -Sakura… ¿Cómo se come esto? – me pregunto. En ese momento le escupí la coca-cola a la cara.

    -¿No sabes comerte una hamburguesa? –

    -Las de cuchillo y tenedor – dijo avergonzado y girando su cara para que no le mirara a los ojos. Era muy dulce.

    -Es fácil. La coges con las dos manos por los lados – dije mientras cogía la mía y le enseñaba y él me imitaba – Bien, ahora te la acercas a la boca, abres la boca y muerdes el Big Mac, que es como se llama esa hamburguesa, y te lo empiezas a comer – le dije explicándole. Él lo entendió todo y empezó a comer y, como suele pasar en estos casos, se mancho toda la boca de kétchup y mostaza. Yo me empecé a reír y él no entendía nada – Te has manchado la boca de los potingues que lleva dentro – dije mientras le limpiaba con una servilleta de papel pero de repente… escuchamos unas voces por detrás.

    -¡Pero si son Sakura y Sasuke! ¡Chicos! – dijeron unas voces muy conocidas. Sasuke y yo nos giramos y vimos a nuestros amigos

    - ¡Hola! – chillaban Temari y Naruto. Nosotros cogimos nuestras bandejas y nos dirigimos hacia ellos.

    -¿Qué hacéis aquí? – nos pregunto Shikamaru.

    -Pues cenar, lo mismo que tu – dijo Sasuke mientras se abría paso cerca de Naruto y Shikamaru y yo cerca Hinata y Temari.

    -Según tengo entendido… Sasuke nunca había cenado en McDonald’s ¿Ya sabes cómo se coge la hamburguesa? – bromeo Naruto.

    -Hmp, estúpido – dijo él con su tono frío y ofendido. Aquel ambiente era muy gracioso. Pasamos un buen rato en aquel restaurante barato y nos fuimos todos a casa de Sasuke. Aquel día abría como una especie de reunión de amigos aunque… era más que obvio que Sasuke no quería aquello y que quería estar solo aunque no dijo que no a la hora de invitarnos a todos.
    Aproveche que Sasuke se fue a recoger un poco la cocina y hable con mis amigos en privado.

    -Chicos… ya sé que nos lo estamos pasando bien y todo eso pero… supongo que sabréis lo de los padres de Sasuke – dije apenada y todos asintieron bajando la cabeza – Y… como yo he pasado eso sé que lo mejor es estar solo. Yo me quedaré aquí para ayudarle a recoger, no os preocupéis, iros a vuestras casas – dije mientras les sonreía y me despedía de ellos.
    Paso el rato y, después de decirles adiós hasta el día siguiente, me puse a recoger el salón, que era un autentico estropicio. Luego barrí el salón, lo aspire y lo fregué y, para terminar, limpiar la mesa. Sasuke se acerco a mí y me abrazo por la espalda.

    -Sakura… no te vayas… - me pidió mientras no me dejaba de coger y cada vez apretaba más y más.

    -Está bien pero si no me dejas de apretar tendré que irme a un ataúd – dije rompiendo un poco el hielo. No me gustaba que personas importantes para mí lo pasaran mal. Él me dejo de apretar y me hizo girarme para verle la cara. Le cogí de la mano y lo lleve hasta su habitación. Nos tumbamos en su cama y nos abrazamos durante todo el rato.

    -Sakura… te necesito – dijo él mientras se le caía una débil lágrima. Aquella era la segunda vez que veía llorar a Sasuke Uchiha.


    ¿Que os ha parecido?

    Bueno... la verdad es que en este
    capítulo me falto bastante imaginación así que...
    perdon si no es muy... "original" ^^'
    Saludos.


    -MoreThanThis.
  15. Sakura Crezo

    Sakura Crezo

    Leo
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Olaaa!!!!
    woOoOw...este fic es tan hermoso, bello, tragico, romantico, interesante, original, :3 lo mejor que he leido!!!:llorar1:
    me encanta toda tu historia y como la has ido desarrollando
    ya hasta he soltado unas lagrimas con ella xD
    Me siento muy mal por Sakura, primero ser pobre, perder a sus padres, quedarse en la calle, estar amenazada de muerte...y lo peor...¡¡¡¡no poder estar con el amor de su viida!!!!ToT
    eso si es tener una vida de telenovela xD

    y odio a Madara ¬¬ ...¿como es posible ser tan cruel y ambicioso???
    pero bueno, eso es lo que da toda la historia :D
    Me gusta mucho todo esse rollo de las bandas y lo mejor es que hay dos canciones que son mis favoritas
    seeeh, AMO a Paramore!! xD
    y la verdad te dire que esta historia haya surgido de una de sus canciones

    Bueno, continuando, el unico y pequeñisimo error fue un poco de Ooc en Sasuke, pero bueno, talvez este justificado por la trama de la historia...:)
    OMG nunca habia esrito un post tan largo jeje pero este fic se lo merece
    ahhhh y lo unico que te pido es que lo continues, porque enserio es una
    ¡¡MARAVILLA!!!

    Me ha fascinado tu historia, porfa avisame cuando haya conti siii???
    porfa siguelo...

    AdioOs!!!!!:D
  16. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1913
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Hola :)! bueno... no lo había dicho, pero gracias por lo comentarios que me dejais ^^'. Esta continuación es recién hecha así que... no se como habra quedado :S bueno... espero que os guste ^^':

    CAPÍTULO 11: No tengo miedo del miedo…
    A la mañana siguiente, Sasuke aún me tenía entre sus brazos. Decidí mirarle a la cara para ver si estaba despierto y aún dormía. Era demasiado dulce dormido y… no pude evitar darle un beso mientras dormía pensaba que lo había notado, pero no. Estaba demasiado cansado. Después decidí irme a la ducha y arreglarme para ir a la discográfica. El verano estaba cerca pero aún hacía un poco de frío así que opté por ponerme mis shorts tejanos con unas botas country, una camiseta de tirantes negra con un chaleco de cuero negro también. Me puse el pelo hacía delante y también me lo rice un poco en las puntas; me hice flequillo de lado y también me maquille de forma sencilla. Cuando acabe desperté a Sasuke para que se arreglara mientras yo preparaba el desayuno.

    Aún tenía miedo por Madara y de lo que pudiera hacerle a mi o incluso a Sasuke… ¿Cómo podía ser así aquel hombre? Si tenía tantos problemas con la empresa… que él fuese el jefe, sería lo correcto para no tener problemas; pero claro… no se lo podía preguntar a Sasuke, simplemente porque es una cosa que no tiene nada que ver conmigo, mi apellido es Haruno no Uchiha.

    Al poco tiempo Sasuke bajo de la escalera ya vestido y arreglado y empezamos a desayunar. En silencio, como no. Después recogimos la mesa y fuimos hacía el lugar de encuentro. Cuando llegamos… no había nadie. Pasaron los minutos y no llegaba nadie y luego pasaron las horas y tampoco llegaba nadie ¿Qué pasaba aquí?

    -Es raro que no hayan llegado… - dije dudosa. Todo seguido Sasuke cogió el teléfono móvil y llamo a Naruto.

    -Naruto ¿Dónde estáis todos? – hoy que se escuchaba la voz de Naruto pero no entendía nada. Sasuke se puso la mano en la boca y se alejo de mí para hablar con él ¿Qué pasaba aquí? Pasaron los minutos y Sasuke colgó.

    -¿Qué pasa? –

    -Sakura, debes venir conmigo. Ha pasado algo… - dijo él con una mirada que no logré identificar que era. Empezó a caminar y yo le seguía a su lado. Fuimos hasta su casa y cogimos su moto y me llevo hasta mi antigua casa. Cuando entramos… estaba todo muy bien organizado, demasiado. Parecía que no hubiera pasado nada en todo el tiempo que había estado fuera de mi casa natal.

    -¿Qué pasa, Sasuke? ¿Qué ha pasado? – le pregunte asustada. Después se alejo un poco de mí mientras yo le seguía y fuimos hacía el salón y allí… estaban nuestros amigos con regalos, globos y una tarta – Chicos… ¿Qué pasa aquí? –

    -¿Aún no te has dado cuenta? Dios mío… eres peor que Naruto – dijo Temari mientras se acercaba a mí y me daba un abrazo y me decía algo al oído – Feliz cumpleaños… ¿Se habían acordado? No lo pude evitar y me puse a llorar – Vamos mujer, no llores. Hoy es un día alegre no para llorar aunque sea de alegría – decía Temari mientras me sonreía y me levantaba la cara.

    -¡Yo primero! – decía Naruto mientras se acercaba a mí y me daba su regalo – Espero que te guste – Cuando lo abrí… no lo podía creer, era el último CD que había sacado Miley Cyrus.

    -Gracias, te habrá costado muy caro… - dije apenada.

    -Tranquila, he estado ahorrando – le di dos besos y luego vino Shikamaru con cara de dormido y me dio el suyo.

    -Espero que te guste – el paquete estaba muy mal envuelto, se notaba que lo había hecho un chico. Cuando lo abrí eran dos camisetas de mi tienda favorita: Bershka – No sabía cuál te gustaría así que te cogí las dos – me dijo sonrojándose un poco y apartando la cara para que no le viera y rascándose la nuca.

    -Gracias, las dos son perfectas – le dije dándole dos besos. Luego se acerco a mi Hinata y me daba una cajita muy pequeña de forma alargada.

    -Toma, pensé que te gustaría porque decías que el tuyo estaba roto – me dijo sonriéndome y sonrojándose un poco. Yo ya sabía lo que era. Un iPod de color rosa y la esfera de color negro.

    -Hinata, esto es muy caro. No tendrías que haberte molestado… - dije mientras le daba un abrazo.

    -No te preocupes, te lo mereces – dijo mientras me dedicaba su mejor sonrisa.

    -Vale vale, ahora me toca a mí – decía Temari mientras se acercaba a nosotras dos. Me dio una bolsa y también era de mi tienda favorita: Bershka. Cuando lo vi… era un vestido palabra de honor de largo hasta los muslos de cuero.

    -Temari… es muy bonito, pero… no voy a ponerme esto – dije sorprendida. Era muy bonito pero me daba vergüenza llevar ese traje.

    -Oh vamos… no puedes cambiarlo, te lo prohíbo – me dijo guiñándome el ojo.

    -Está bien, gracias – y todo seguido le di un abrazo. Sin duda… eran los mejores amigos que alguien podría tener.

    -Un momento… ¿Dónde está Sasuke? – pregunto Naruto. En ese momento todos le miraron de reojo ¿Qué me había perdido?

    -Bueno Sakura… creo que es hora de que vayas a buscar a Sasuke, debe de estar en su casa buscando el regalo para ti – me dijo Temari mientras me echaba.

    -¿Qué estáis tramando? – les pregunté.

    -Nada nada, tú ves – decían todos mientras me sonreían falsamente, bueno todos menos Naruto que no entendía nada. Fui hacía casa de Sasuke con una bolsa con todos los regalos que me habían dado mis amigos y, cuando llegue a la casa, no me lo pensé dos veces y entre. Me dirigí hacía el salón pero vi… que no estaba sola. Madara estaba allí y por lo que se ve, había notado la presencia de alguien y… mi olor de mi colonia favorita de vainilla se hacía notar.

    -Oh vaya… la señorita rara, cantante, inteligente pero torpe Sakura Haruno rompiendo mis normas de no entrar en territorio Uchiha… - dijo mientras venía hacía a mí y me acorralaba contra la pared muy pegados. Tenía miedo y eso se me notaba en la cara porque Madara hacía cara de victorioso, como de ganador… Entonces no pude evitar cerrar los ojos y unas imágenes vinieron a mi cabeza.

    Estaba en el parque sola jugando. Tendría unos trece años y estaba llorando porque unos niños y niñas más mayores se estaban metiendo conmigo por tener el pelo rosa y los ojos verdes como el jade. Una niña me pego una bofetada en la cara y una niña, al escuchar que yo lloraba, vino corriendo y me defendió de aquellos niños. Aquella niña era Hinata. Se le podía ver que ella también temblaba porque tenía miedo entonces comprendí… que a una persona si le muestras que tienes miedo ellos te harán más daño pero si ven que no tienes miedo y que te enfrentas a ellos, no te harán nada; y eso fue lo que hice. Cogí la mano de aquella niña que no conocía y la puse detrás de mí para protegerla y me enfrente a ellos.


    -¿Os creéis muy valientes al atacar a dos chicas más pequeñas que vosotros y encima hacerlo en grupo? Si nos vemos las caras si estáis solos… no sois nadie, solo escoria – dije y, en ese momento, vi que una niña de cuatro coletas se vino hacía nosotras.


    -Yo estoy con ella, no es justo lo que estamos haciendo. Somos todos unos cobardes… yo porque os tenía miedo ¿pero ahora?
    Ella tiene razón, si estáis solos… no sois nadie – dijo. Desde aquel día… somos inseparables las tres.


    Entonces… abrí los ojos y él me habló.

    -Ais… Sakura, Sakura, Sakura… ¿Cuándo aprenderás que con el miedo no se juega? – me dijo aquel hombre sacando una especie de jeringuilla. Dentro tendría como una especie de droga o algo así.

    -¿Sabes que acabo de comprender? Que no tengo miedo del miedo – dije mientras me separaba de él de un empujón y lo ataba a una silla con la tela de la cortinas del salón – Sasuke se enfadara – pensé mientras sonreía. Después cogí el mando de la televisión, era lo primero que vi, y le di un golpe en la cabeza a Madara para dejarlo inconsciente. Todo seguido llame a un taxi y le dije al conductor una calle y que lo dejara allí.

    -¿Qué le ha pasado? –

    -Ya sabes, el alcohol… luego no se pueden ni levantar ¿verdad tío? – dije mientras le acariciaba la cara y sonreía falsamente para que no sospechara el conductor e hiciera caso.

    Después entre en la casa y me dispuse a esperar a Sasuke. Pasó una hora y no llegaba. Paso otra hora y no llego. Pasaron otras dos horas y tampoco llegaba. Me empecé a impacientar y opté por llamarle pero tenía el móvil apagado. Fui a ver a la habitación si estaba el móvil allí y, cuando entre, estaba él decorando la habitación. Velas, pétalos de rosa por el suelo y la cama, música romántica, etc.

    -¿Qué pasa aquí? – le pregunte. Él no me dijo nada – Respóndeme Sasuke – empezaba a ponerme nerviosa pero tampoco dijo nada - ¿No sabías que hoy era mi cumpleaños? No pasa nada, de todas formas… Madara casi me vuelve a matar abajo – dije mientras iba a pasar la canción que estaba sonando y él, que no lo sabía, me abrazo desde detrás. No me soltaba y cada vez me cogía más y más fuerte.

    -Sakura… quédate esta noche. Conmigo… - me pidió ¿Aquello era para mí? Sabía que Sasuke no era un hombre de muchas palabras así que… interprete aquello como lo que era. Me gire y él me beso el cuelo dulcemente, después subió hasta mi mejilla y todo seguida hasta mis labios. Sasuke me trataba muy bien, no había sido en ningún momento mal hombre conmigo, todo lo contrario, yo había sido mala mujer con él. Después de pensar aquello… los dos caímos en su cama en un dialogo de caricias y besos.

    ¿Que os ha parecido?

    bueno... sí tengo algun problema o algo no dudeis en abisarme, que lo corregire lo mejor que pueda ;).
    Saludos.

    -MoreThanThis.
  17. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1944
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Ya se que este capítulo es corto pero... es que es lo que tiene que pasar ademas que no importa el contenido si no lo que se explica (o almenos es eso lo que dicen los profesores :D). He puesto la canicón de de , no se si os gustara pero es de mis canciones favoritas jajaja (El link esta en el nombre de la canción ^^'). Aquí viene la continuación:[FONT=&quot]
    [/FONT]
    CAPÍTULO 12: Quite la música y cogí el teclado que había cogido de mi casa

    Cuando me desperté, Sasuke estaba dándome la espalda. Mi madre decía que… si alguien te daba la espalda en ocasiones especiales era que no le importabas, pero no le di importancia. Decidí levantarme e irme a la ducha y después prepararle el desayuno a Sasuke. Aquel día era domingo así que no había trabajo en la discográfica lo cual me gustaba, parecía que solo servíamos para trabajar. Me puse una camiseta larga ancha con chapas que había estado coleccionando en mi vida y unos pantalones shorts tejanos con mis botas militares. Me maquille un poco con sombra negra y labios rosa pálido y me hice una coleta alta con flequillo. Después fui a ver si Sasuke estaba despierto y me equivocaba, aún dormía. Sonreí y baje a hacer el desayuno. Entre en la gran cocina y empecé a hacer los cafés con tostadas y prepare la mesa pero hoy un ruido y mire por la ventana, fantástico: Madara. Guarde todo lo que había servido y me fui corriendo hacía la habitación de Sasuke e intente despertarle, pero él ya estaba en la ducha así que me escondí debajo de la cama. A los pocos segundos vi que entraba en la habitación.

    -¿Sasuke? – pregunto su tío. Al poco rato, Sasuke salió del baño con solo una toalla alrededor de su cintura.

    -Hola tío ¿Qué quieres? – le pregunte con solo ver su cara de Uchiha.

    -Nada, simplemente venia de decirte que cojas el trabajo de tu padre y deje esa cosa con cuerdas – volvió a repetir.

    -¿Cosa? ¡Se llama guitarra! – pensé mientras me enfadaba. Pensé en salir pero… podría poner a Sasuke en peligro.

    -Tío, mi respuesta sigue siendo la misma. No – dijo Sasuke haciendo la cama y aproveche para moverme un poco más hacia dentro para que no se me viera tanto.

    -Muy bien… tú lo has querido – dijo y todo seguido hubo un silencio largo y Sasuke se movió hacía su escritorio; después Madara se fue y se escucho otro portazo. Salí corriendo y abrace a Sasuke desde la espalda mientras me preocupaba por él. Simplemente me asintió y todo seguido se giro y me dio un beso. Un dulce beso que creí desaparecer y dejar de ser quien era y dejar de estar donde estaba, pero él se separo de mi y se dio la vuelta para irse a vestir.

    -He preparado el desayuno. Cuando te hayas cambiado avísame – dije mientras le sonreía y bajaba pero él me detuvo con dos palabras. Las que más duelen que te diga la persona que amas.

    -Te odio. No te soporto. Eres una gran molestia, no sé ni cómo estás en el grupo, supongo que porque conquistaste a Naruto o te tiraste al jurado. Bueno… ha estado bien mientras duro – dijo Sasuke mientras se vestía. Yo no me lo creía y mucho menos después de que Madara hubiese ido a aquella casa.

    -No te creo, dime que es mentira – dije mirándole a los ojos y… aquella mirada no me gusto nada, daba miedo. Era como la mirada de Madara - ¡Ayer dijiste que me quedara contigo! – grite mientras cerraba los ojos con fuerza y ponía mis manos en su pecho - ¡Tienes que estar mintiendo! –

    -Yo nunca miento, molestia. Solo digo la verdad así que… vete de mi casa. Por si no ha quedado claro, hemos roto y por cierto… eso te lo dije porque quería tus servicios – dijo. No soporte más que me mirara con aquella cara y, mientras empezaba a temblar, salí de aquella casa. Corrí y corrí todo lo que pude hasta llegar a casa de Naruto pero él no estaba pero por suerte tenía una copia de las llaves. Abrí la puerta y la cerré de un portazo. Me habían utilizado. Sasuke, el primer chico que me hizo sentir especial, el chico que me había hecho sentir como una princesa y que no me había hecho sentir desgraciada hasta ese momento. Me encerré en la habitación que tenía Naruto de invitados y puse música muy fuerte, tan fuerte que solo se escuchaba eso en el viejo edificio y alegre, no quería que nadie me oyera gritar como lo estaba haciendo y sintiéndome como mal, tan mal que hasta pensé en acabar con mi vida. Todo el rato y constantemente me venían las imágenes de mi y de Sasuke juntos, riendo, abrazados,… y todo seguido lo que me había dicho hacía unos minutos antes.

    Quite la música y cogí el teclado que había cogido de mi casa y empecé a componer en un papel de partituras. A estas alturas y con las teclas del piano sonando… ya no podían caer más lágrimas. La música y mis amigos eran lo único que me quedaba ahora. Decidí escribir una canción animada pero a la vez que contara una historia triste para vengarme de Sasuke. Después… todo se hizo muy rutinario, discográfica, cenar fuera y para casa. Siguiente día, discográfica, cenar fuera y para casa. Todo así, demasiado seguido. La canción no se pudo hacer hasta un mes después ya que no le dije nada a Sasuke y la tocábamos Shikamaru, Naruto y yo. Simplemente… era una sorpresa para una pequeña audición que teníamos en una boda de un fan nuestro y solo nos permitían una canción.

    Como había pasado un mes desde que compuse la canción, no había tenido tiempo para ver a Sasuke o ir de compras con mis amigas así que… el día anterior de dar a conocer la canción, fuimos las tres al centro comercial.

    -Vamos Sakura, este te queda perfecto – me dijo Temari muy ilusionada mientras me probaba un vestido de manga corta blanco y negro hasta los muslos que no podía ni respirar.

    -Temari, creo que con ese vestido no podrá moverse en el escenario – se quejo Hinata mientras traía otra cosa en sus manos, solo con verlo me gusto.

    -Temari, no es por fastidiarte, pero creo que Hinata debería coger tu puesto – dije mientras me reía.

    -Sí, tienes razón pero es que quiero que estés perfecta para la canción “de Sasuke” que se me olvidaba por completo tu imagen de chica “malota” – dijo mientras hacía con los dedos las comillas. Entre en el vestidor y me puse una camiseta de manga larga negra con un escote de media luna en el pecho, unos pantalones ajustados negros, unas converses rosas pálido, un pañuelo rosa pálido largo alrededor del cuello y unos guantes rosa pálido. Me encanto. Cuando salí… las dos se quedaron sorprendidas.

    -No me miréis así… que me da vergüenza… - dije tímidamente.

    -¡Sakura! ¡Eres la mala! ¡Respóndeme de otra manera! – se quejo Temari.

    -¡¿Por qué me miráis de esa manera?! ¿Tengo mocos en la cara o qué? – les preguntaba siendo la chica “mala”. Después ellas decidieron ir a tomar algo y yo las acompañe solo que yo invite, me lo podía permitir ya que ya habíamos cobrado. Como no, fuimos a STARBUCKS. La encargada ya nos conocía, hacía muchos años que íbamos a ese lugar, nos atendió enseguida y nos dio una mesa, aparte de que éramos algo conocidas. Cogimos nuestros frappucinos que son como… chocolate caliente, pero en frio y con nata por encima y con el toque de sirope de chocolate por encima de la nata. Nos sentamos en nuestra mesa y empezamos a hablar, las chicas estaban bastante serias.

    -Chicas, os veo serias ¿Qué pasa? – les pregunte.

    -Sakura… ¿Sabes el por qué Sasuke te dejo? –

    -Sí, se canso de mí. Simplemente – dije sonriendo, pero aún no lo había superado aunque no quería que se me notara porque si eso pasaba… explotaría a llorar.

    -Él te dejo por… Madara – aquello me pareció mal, en lo primero que pensé fue que era verdad pero… luego recordé el último día que le vi y no, no era verdad.

    -No me lo creo, simplemente os lo ha dicho para conseguirme otra vez y ser la chica fácil que fui y no… no voy a picar – dije mientras me empezaba a reír aunque era lo que no debía hacer.

    -Sakura… no hace falta que sonrías cuando no te ves con fuerzas – me dijo Hinata cogiéndome de la mano.

    -Llevo llorando todo este mes ¿Para qué llorar más? – me dije a mi misma, pero la verdad era que deseaba con todas mis fuerzas que aquello que me había dicho Temari fuese cierto. Después de aquella pequeña discusión fuimos a mi casa a arreglarme. Sí, ahora vivía sola bueno… las tres vivíamos juntas aunque ellas dos estaban casi todas las noches fuera, creo que no hace falta decir la razón.

    Me vestí y, todo seguido, Hinata y Temari me empezaron a maquillar y a peinar. Estaba lista: pelo liso y con flequillo, maquillaje simple pero potente y traje y voz listas. Solo faltaba una cosa: afinar la guitarra y salir. Claro… necesitaba una excusa para que Sasuke fuese y escuchase la canción que había compuesto así que le dije a Temari que le llamara.

    El concierto seria en la boda de una amiga de Tsunade la cual no conocíamos, solo sabíamos que nos habían contratado.
    Shikamaru, Naruto y yo hicimos la prueba de sonido y todo estaba correcto, solo faltaba que viniera la gente así que nos escondimos detrás del escenario. No tardo mucho en llenarse y recibí el toque de Temari que decía que Sasuke había llegado, se iba a quedar pasmado.

    -Vamos, presentador, salga y diga algunas palabras – le dijimos a un pobre chico de sonido que se notaba que era nuevo.

    -Mm… Hola, buenas noches. Hoy, aquí, en este escenario, va a actuar un grupo que no es muy conocido pero que han hecho su primera canción y quieren enseñárnosla, pero… el guitarrista no ha podido venir por lesión pero estoy seguro de que molara mucho. Un aplauso para ellos – dijo el pobre chico mientras se iba corriendo y nosotros tres subíamos. Shikamaru empezó a hacer golpes con las baquetas y al golpe de tres empezamos con una canción que titule Get Back. De lejos pude ver a Sasuke con Temari e Hinata. Perfecto, él me escucharía que era en verdad lo que quería y escuchara como me sentía.

    ¿Que os ha parecido?
    Bueno, como hace tiempo que no me comenta nadie
    estoy pensando en dejar el FF
    por que como no se dice nada no se si lo tengo
    horrible o perfecto así que... lo pensare.
    Saludos.



    -MoreThanThis.
    a thanya Uchiha Hyuga le gusta esto.
  18. Sakura Crezo

    Sakura Crezo

    Leo
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Diios, tu creas el odio en mi xD
    no puedoO creer lo M-E-T-I-C-H-E que puede llegar a ser una persona
    ahoOra voy a tener fobiia a Madara xD
    me encanto la conti y sorry pOor no comentar antes :D
    aa y nOO dejes la histoOriaaa!!!!!!!ToT
    porfa poOrfa es una hermoOsa histoOria
    si noO...mueroO xD
    en fiin esta espectacular
    cuidate
    SayoOnara!!
    :D
    a thanya Uchiha Hyuga le gusta esto.
  19. Sakuriithaa Uchiihaa

    Sakuriithaa Uchiihaa Usuario ocasional

    Virgo
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    NOOO:::!!!!
    komos e te okurre dejar el fic..
    estas loka..???!!!
    esta genial a mi m enkanta solo ke estado de viaje y super okupada kon la escuel ake no e podido komentarte pero esta perfecto...
    te loa seguro..
    es mas te lo juero..
    io la mejor seguidroa de tu fic te juro ke esta genial tu ff..!!
    a thanya Uchiha Hyuga le gusta esto.
  20. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    175
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    ^^ He de decir que me ha gustado mucho que me comentarais, de verdad ^^ Gracias. Solo que yo ahora tardare más en poner las continuaciones por que estoy en el ultimo año de secundaria y claro... nos ponen más deberes y trabajos nada más empezar =S pero lo hare lo antes que pueda ^^'. No lo pienso dejar por que el otro día se me ocurrieron muchas ideas y dentro de un rato pondre la continuación ya que mañana me voy a casa de una amiga y allí no hay internet y como que... no voy a poner la continuación, ya que estoy con ella... nos vamos a pasar todo el día jugando y hablando xD, sin animo de ofender ni nada por el estilo ^^'. Bueno... muchas gracias de nuevo y... nada, Saludos (tan tímida como siempre T___T).


    -MoreThanThis.
  21. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    1476
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Aquí esta la continuación x). La canción la canta Sasuke que es de , y... nada más, que espero que os guste ^^':

    CAPÍTULO 13: No pude evitar el coger a Sasuke del brazo y darle un último beso


    Cuando acabamos de tocar, bajamos del escenario. Todo el mundo nos aplaudía. Me alegraba de que empezáramos a sonar y a ser reconocidos. Decidimos ir hacía Hinata y Temari, ya que habíamos quedado con ellas después de nuestra actuación pero fui yo sola ya que los chicos se tenían que cambiar o un no sé qué pero la sorpresa fue diferente… Me encontré a los tres subimos en el escenario tocando pero esta vez Sasuke estaba cantando. La canción era… simplemente perfecta, por lo que pude notar se titulaba Who I Am ya que esta frase se repetía mucho. Había oído cantar a Sasuke pero… nunca de aquella manera. Parecía… como arto de algunas cosas. También… vi que en el videoclip que salía detrás de ellos, aparte de los músicos invitados para ayudar, iba saliendo gente que iba diciendo quienes eran. Vi que él salía diciendo que era hermano y diabético.

    Cuando acabo la canción, todos bajaron del escenario y vi como Sasuke se colgaba su guitarra eléctrica en la espalda. Llevaba puesta una camiseta blanca de manga corta y con escote, una chaqueta de cuero negra, unos pantalones tejanos negros y unas converses negras. Ese conjunto me encantaba. Todo seguido, vino hacía mi dirección y fantástico, no me había dado cuenta de que me había puesto a llorar. Se puso delante de mí y me seco las lágrimas con su dedo pulgar. En ese momento me di cuenta de que Sasuke era muy alto para mi baja estatura. Después bajo su mano hasta ponerla en mi nuca y yo no aguante más y me lance a sus brazos. Nadie nos miraba ya que estaban más pendientes en beber y bailar; iban todos con trajes de gala. Cuando nos separamos nos miramos a los ojos.

    -Lo siento – dijo finalmente mientras miraba hacia el suelo y se ponía la mano en la nuca y se rascaba. Yo le sonreí, ya todo estaba bien y no pude evitar abrazarle. Aún conservaba su olor, se seguía poniendo el mismo desodorante Playboy con colonia Blue que tenía un aroma dulce pero a la vez… querías oler cada vez más y más de esa mezcla. Me separe de él y nos fuimos con nuestros amigos a comer algo, ya no nos querían en aquella fiesta.
    Cuando salimos de aquel lugar, todos nos fuimos a casa de Sasuke, ya que era la que estaba más vacía y decidimos comer allí y pasar allí toda la mañana todos juntos. Por la tarde… nos llamo Tsunade, que fuéramos a la discográfica y que era importante. Por el tono de voz… parecía estar como apagada, pensativa, triste, decepcionada,… No nos lo pensamos dos veces y nos montamos en el coche de Shikamaru, que era un todo terreno negro, y fuimos hacía allí. Nada más llegar a su despacho… estaba todo vacio, solo había una silla donde ella estaba sentada. Ni escritorio, ni maquina del café, ni secretaria ni nada, vacio.

    -Lo siento chicos… el negocio no puede seguir. Nos han arruinado… - dijo ella sin mirarnos a la cara.

    -¿Qué? ¿Pero quién? – pregunto Temari hecha una furia.

    -No lo sabemos, solo que una persona ha enviado una amenaza que si no cerrábamos la discográfica, bajarían las acciones, los empleados se irían, menos dinero recaudado y… os buscarían. Era un fax con las siglas MaUc… - dijo ella explicando lo sucedido y mordiéndose la uña del dedo pulgar con rabia.

    -Madara Uchiha – dijo Sasuke en modo de respuesta afirmando al culpable.

    Todo seguido… para todos se nos hizo un mundo negro, un mundo donde no podríamos salir nunca a cantar fuera de casa, donde todo el mundo nos dejara de juzgar por cómo vestíamos o como éramos ¿Tan fácil era acabar con nosotros? Supongo que sí, ya que una persona ha logrado hundir a toda una discográfica.

    -Chicos, aquí ya no estáis seguros y… todos nos hemos decidido a sacaros del país y llevaros a un Internado donde estaréis seguros – nos dijo ella dándonos un abrazo a cada uno – Ha sido un placer trabajar con vosotros – y todo seguido nos daba unos sobres donde estaban los billetes de avión y dinero para todo un año. Después fuimos hacia nuestras respectivas casas, recogimos la ropa y fuimos hacia el aeropuerto. El avión despego y… en dos horas aterrizamos en un lugar muy tenebroso y oscuro: el típico instituto Americano donde se basan en las animadoras, los chicos guapos del futbol pero tontos, los empollones, los raros y demás. Todos nos miramos y sabíamos que todo iba a cambiar de la noche al día pero, por el bien de todos, lo íbamos a hacer. Nos dirigimos hacía la chica de recepción para que nos dijera donde teníamos que ir y a cada uno nos dijo una planta y una habitación, que eran individuales o en parejas, pero no mixtas.

    -Bien chicas, yo me bajo aquí – dijo Temari cuando el ascensor se paraba en la tercera planta, nos sonrió como ella sabía hacer y, todo seguido se cerraron las puertas. El siguiente en bajar fue Hinata, en la quinta planta.

    -Gracias chicos – dijo mientras sonreía dulcemente y se cerraban las puertas seguidamente. Después bajaron Shikamaru, Naruto y Sasuke en la sexta planta. Era una habitación para tres y… no pude evitar el coger a Sasuke del brazo y darle un último beso y cuando nos separamos, las puertas se cerraron. Por última yo, en la séptima planta. Me había tocado la habitación número 321 y… me había tocado sola.

    Lo bueno de ese Internado era que… era muy grande, tan grande como una ciudad sin exagerar ya que era para adolescentes que tenían que ser protegidos por la ley y que no podían depender de los padres pero allí dentro era otra historia. Solo por el tiempo que pasamos yendo hacía el ascensor pude ver a unos chicos de futbol tirándole un granizado a una chica con gafas y animadoras riéndose mientras que los amigos de la chica de gafas le ayudaban a limpiarse y a que fuera fuerte. Comprendí que dentro de poco aquella chica de las gafas seria Hinata en un futuro no muy lejano ya que era la más lista de todos.

    Cuando acabe de pensar en aquello, puse toda mi ropa y complementos y demás en el armario, en el escritorio el ordenador portátil y el aparato de música junto a los libros y unos CDs. Después hice la cama con unas mantas y sabanas combinando los colores rosa y negro y puse mi peluche, el gato blanco con el lazo Hello Kitty rosa. Me fije en que en la pared, al lado del aparato de música, había un horario donde ponía la hora de clases, de desayunar, de comer, de cenar, de recreo, etc. De todos los cursos. En mi papel que me dio la secretaria ponía que era de segundo curso. La cena era a las nueve y media de la tarde; la hora se acercaba así que opté por bajar y esperar a mis amigos en la entrada del salón. Cuando les vi… todos estaban acompañados. Temari por unas chicas con uniforme de animadora, Hinata por unas chicas con libros y los chicos con dos más con chaquetas del equipo de futbol. Todos pasaron por mi lado y… no nos dijimos nada, era el cambio de una nueva vida a salvo, supongo pero… ¿de qué servía aquello si no podía estar con mis amigos? Prefiriria estar muerta. Entre en el salón, pedí la comida y me senté en el sitio más lejano posible de los seres vivos que había en aquella sala.


    ¿Que os ha parecido :-o?
    Bueno... tengo que decir que esta
    continuación es algo corta (Por no decir que MUY corta ¬¬)
    pero no se... creo que así ya esta
    bastante bien la historia ¿no :-o?
    Saludos.


    -MoreThanThis.
    a thanya Uchiha Hyuga le gusta esto.
  22. Sakuriithaa Uchiihaa

    Sakuriithaa Uchiihaa Usuario ocasional

    Virgo
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    si esta corta tienes razon...)=
    y dejaron a sakura sola..????
    WTF..!!!
    pobezitha ire a alli a patear a todos x dejar a sakura sola..JUM =)

    ok no... es demasiado peligroso Pff.
    jajaja
    bno espero la konthi y te entiendo la escuela es un problem akuando se trata de fics...
    y ke sasuke tambn dejo sola a sakura..??
    ke paiaso no debio haber echo eso..
    bno sakura se parece a mi la entiendo asi ke sakura no te preokupes io te aiudare,, no eso no puede la unika ke te puede ayudar es la autora del fic asi ke a ella pidele ayuda eeeh..!!!
    bno ia tngo ke irme
    bye bye!!
    SaludoS
    ate
    IvonnE
    a thanya Uchiha Hyuga le gusta esto.
  23. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3145
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Hola ^^ aquí traigo la continuación. Espero que os guste ^^ (las aclaraciones las pondre al final para no desvelar nada ;))

    CAPÍTULO 14: STARBUCKS

    Ya había pasado un año desde que llegamos al Internado. Las cosas… habían cambiado demasiado. Temari era la estrella de las animadoras, Hinata era la más lista de todo el grupo de empollones, Shikamaru, Naruto y Sasuke eran los tres mejores jugadores del equipo de futbol y yo… simplemente era la marginada, la que todo el mundo mira por encima del hombro, la que no es nadie, la que nunca se hace notar… todos habíamos cambiado, pero para mal.

    Aquel día, por la mañana, estaba en la habitación vistiéndome para ir a clases bueno… para hacer “pellas”, que es faltar a clase, e irme fuera, a la parte de la pequeña ciudad para pasar desapercibida por la gente. Me puse un pantalón de cuero negro, una camiseta blanca y unos zapatos blancos de tacón altos con la chaqueta de cuero. Opté por maquillarme con sombra de ojos negra, rímel, raya negra y labios rosa pálido. Cogí la mochila, que estaba encima de la cama, y me guarde el iPod, con algo de dinero y el uniforme para el trabajo, que era por la noche y tenía que llevar el mismo traje que todas mis compañeras de trabajo.

    Salí de la habitación y fui al ascensor del final del pasillo. Conforme iba bajando me encontraba con gente que conocía como las animadoras, que entre ellas estaba Temari, Hinata con un libro en la mano y gafas y los tres mejores jugadores de futbol. Las tres chicas de las animadoras empezaban a besarse con los tres chicos y vi que Hinata se tapaba un poco la cara con el libro, supongo que no querría presenciar aquello. Yo… se podía decir que me había olvidado de mi vida antes de llegar allí y antes de saber quién era Sasuke Uchiha.

    Cuando todos llegamos al vestíbulo, todos se fueron en la misma dirección menos yo, que yo me dirigí hacía la puerta trasera. Camine un par de metros y ya estaba en la ciudad. Lo bueno de ser invisible para todos es que los profesores no te recuerdan, por lo tanto, no te dicen después que donde has estado, que has estado haciendo, con quien has ido, que si llevaba autorización de un tutor, etc.

    La ciudad era pequeña, pero había de todo lo que se necesitaba. Decidí ir a desayunar así que entre en una cafetería y pedí huevos fritos con beicon y un vaso de jugo de piña. La cafetería me recordaba a STARBUCKS, al lugar donde siempre nos reuníamos y merendábamos Hinata, Temari y yo ¿Tanto habíamos cambiado? ¿Tanto que ni siquiera nos acordábamos de nuestras caras ni de nuestros nombres?

    Cuando termine de desayunar, pague a la chica que me atendió y salí del lugar. Después subí a una azotea de un edificio, me tumbe mirando al cielo, me puse los cascos en las orejas y empecé a escuchar la música del iPod. Así pasaba todo el día de todos días. Me vestía, cogía la mochila con lo necesario, iba a la ciudad a desayunar, subía a la azotea donde se veía todo el paisaje, cuando tenía hambre me iba al mismo sitio a comer, volvía a la azotea, cuando volvía a tener hambre me iba a cenar y después me iba a trabajar. No le hacía daño a nadie siguiendo aquella rutina, lo contrario, todos ganábamos algo. Yo ganaba dinero a la hora de trabajar y la chica que me servía el desayuno, la comida y la cena también.

    Ya eran las diez de la noche así que… decidí irme hacía mi lugar de trabajo: camarera en un bar de noche, demasiado bueno para mí. El bar se llamaba “Lavander”, por el olor a lavanda supongo. Era un lugar con sofás en todas partes, la barra de las bebidas al fondo, la pista de baile en el centro y por su característico olor a lavanda. También había pases VIP en la parte de arriba, que también se servían allí las copas, pero eso se hacía por turnos y trabajar en la parte de arriba era más gratificante ya que ganabas más dinero y te enterabas de cosas que más valía que no digieras.

    Cuando entre fui al almacén a cambiarme, ya que teníamos que ordenar todo para los clientes, y de paso me ponía el uniforme. Éramos cinco chicas camareras y seis chicos camareros. Todos nos conocíamos bien, pero no me interesaban demasiado, yo solo quería seguir con mi rutina. El uniforme consistía en una falda de cuero con una camisa blanca atada en el pecho, lo cual no hacía caso y me la ponía como quería, y unas bailarinas blancas también. El pelo se tenía que llevar recogido así que siempre me hacía una coleta alta y sin flequillo o cualquier mechón que me tapase la cara. En ese año que había pasado, me había hecho tres pircings: uno en la oreja izquierda arriba, otro en el ombligo y otro en la nariz.

    Ya había pasado una hora puesto que era sábado y el local abría a las once en punto. Cuando se abrieron las puertas… todo el mundo entro.
    En el local, los camareros y camareras, se dividían en secciones por ejemplo: tres chicos y dos chicas se encargaban de llevarle a los clientes las bebidas o lo que pidieran, tres se quedaban en la barra y los tres restantes se iban a la sección VIP a servir. Esas “actividades” se iban cambiando cada semana y a mí me había tocado estar en la barra. La verdad… preferiría estar sirviendo las mesas que estar en la barra. A lo lejos vi que venía un hombre mayor que yo, supongo que unos veinticuatro o veinticinco años, a diferencia de mi que tenia diecisiete. Ese hombre sabía que turnos me tocaban siempre, ya que era el jefe del local. Era un hombre alto, de ojos verdes, cabello negro, de cuerpo bien formado y una cara con buenas facciones. Los labios los tenia carnosos pero tampoco sin exagerar y la nariz pequeña, pero era un hombre guapo. De carácter… era el típico hombre prepotente y egoísta que quiere todo y no para hasta que lo consigue. Esta vez su objetivo era Hinata. Vale que ya no nos habláramos, pero de vez en cuando yo a ella le mandaba notas anónimas dándole consejos, aunque siempre intentaba que entendiera mis claves, como por ejemplo, la ultima que le mande:

    Para:
    Hinata

    De:
    Starbucks

    No te fies de quienes dicen te quiero solo por verte una vez. Solo fíate de tu propio consejo.


    Aunque supongo que el mote que había buscado era demasiado… extraño como para que lo entendiera. Aquel hombre se llamaba Ed.

    -Hola Sakurita – me dijo aquel hombre asqueroso. Yo no le dirigí ni la mas mínima mirada – No seas así mujer ¿Vendrá hoy…? – dijo como intentando acordarse del nombre.

    -Hinata – respondí sin ganas.

    -Exacto, Hinata. Ya sabes que estoy muy interesado en que venga y eso… - me dijo el hombre riéndose.

    -Hmp – dije sin ganas.

    -Está bien, la iré a buscar yo – dijo mientras se iba.

    -Espera – dije antes de que se fuera y él se volvió a sentar en la silla. Saque dos bebidas, una contenía café con leche y canela, como le gustaba a Hinata, y el otro contenía una bebida alcohólica con Malibu y jugo de naranja. A la bebida alcohólica le había puesto unos somníferos para que no le hiciera nada a Hinata y el otro… hice lo que más le gustaba Hinata, que solo se lo sabía preparar yo – Este vaso contiene un elemento químico para que ella sea tuya y este es para ti, invito yo – dije dándole en una mano el café y en el otro la bebida alcohólica. Vi que todo fue según el plan. Él empezó a tomar la bebida y ella se sorprendió al ver el vaso ya que puse una frase en un idioma que Hinata y yo conocíamos. Puse:

    “Ves compte amb l’home que t’ha donat aquesta beguda ja que et vol portar al llit i… fer-te el que et va fer el teu amor per sentir-te estimada, però aquesta vegada no seria tant bonic. At: STARBUCKS”

    (“Ves con cuidado con el hombre que te ha dado esta bebida ya que te quiere llevar a la cama y… hacerte lo que te hizo tu amor para sentirte querida, pero esta vez no sería tan bonito. At: STARBUCKS”)

    Ella intento encontrar a alguien con la mirada, pero yo me reí de aquel hombre y seguí con mi trabajo. La verdad… era que aún me preocupaba por ellas e intentaba ayudarlas aunque lo hacía de lejos. Ellas tenían sus vidas y, como dijo Tsunade, teníamos que empezar una nueva vida y… el problema era que todos habíamos cambiado.

    La noche paso deprisa aunque... me hacía gracia como todos los chicos populares del equipo de futbol y todas las chicas del equipo de animadoras bebían sin mucho alcohol para hacerse los “fuertes”. No lo entendía, no tenía nada de divertido. En el momento que pensé eso… un cuerpo hermoso se sentó delante de mí, en las sillas de la barra para que le sirviera algo. Yo le conocía perfectamente desde hacía un año y era el chico al que más había amado.

    -¿Qué quieres tomar? – le pregunte sin mirarle ya que le odiaba.

    -Cerveza – me dijo un tanto animado por los efectos del alcohol – Eres muy guapa ¿Vamos al pase VIP? – me pregunto. Como no, no se acordaba de mí.
    Le serví lo que pidió.

    -Son dos monedas – dije enfadada. Él me pago y se fue. Dolía ver aquello, que se estuviese comportando así y que… besara a cualquier chica; él no era así cuando estaba conmigo pero como he dicho… ‘Cuando estaba’… supongo que nunca nada cambiara. La noche termino, y con ella mi trabajo en el bar.
    Fui hacía el Internado, a la habitación, me duche, me puse el pijama y me fui a la cama, pero no me podía dormir, así que… me levante y fui a dar una vuelta por los pasillos de cada planta del Internado. Claro, todo el mundo estaba durmiendo ya que el único bar de la ciudad era el Lavander así que…
    nadie me molestaría.

    Había llegado a la sexta planta, la planta de los chicos futboleros. Las puertas estaban cerradas pero se escuchaba música, conversaciones, chicas y chicos juntos, etc. Pero… había una habitación en la que la puerta estaba abierta y no era precisamente la de Shikamaru, Naruto y Sasuke, era la de Ed, estaba con Hinata. Me apoye contra la pared a escucharles.

    -Hinata, dime quien fue la persona que te dio los somníferos – y se escucho algo como… estirándose. Fantástico, le estaba rompiendo la ropa.

    -Basta… - pedía ella mientras lloraba y se escuchaba un golpe y todo seguido un grito. Yo había tomado clases de niña, de karate pero no iba a utilizarlo
    porque lo veía innecesario así que… no me lo pensé dos veces y entre en la habitación.

    -Déjala, Ed – dije mirándole con furia.

    -No quiero, si nos estamos divirtiendo – dijo riéndose.

    -Sakura… - dijo ella con temor.

    -Fui yo la de los somníferos, pero no creo que este sea el mejor lugar por si me quieres pegar así que… mejor me voy con ella, ya que no te ha hecho nada – fui hacía ella y le cogí del brazo izquierdo ya que él le había roto el derecho y me dispuse a salir de la habitación.

    -Eres una cobarde, no me extraña que seas escoria – dijo riéndose de mí.

    -Si tú sabes que soy escoria, será porque tú también lo eres –

    -Mañana, en el patio de detrás, veremos quién es más fuerte y mejor: tú o yo. Después de clases, no faltes – y cerró la puerta de su habitación. Yo cogí más fuerte a Hinata del brazo izquierdo y lo puse detrás de mis hombros y fuimos hacía mi habitación. Cuando llegamos, la senté en la cama y la empecé a curar como siempre hacía cada vez que se hacía daño.

    -Gracias – me dijo ella quejándose un poco por el dolor.

    -Tranquila, STARBUCKS, es buena persona ¿Veritat? (¿Verdad?) – le dije guiñándole el ojo. Ella abrió los ojos, no se esperaba que fuese yo la de los mensajes.

    -Sakura… lo siento, por mi culpa ahora tendrás que pelear con él… - dijo ella casi llorando y yo me empecé a reír -¿Qué pasa? –

    -Es que… no sé a qué hora acaban las clases, siempre hago “pellas” – dije mientras me reía de nuevo y ella cerraba los ojos.

    -¿Tanto hemos cambiado? – me pregunto – Digo todos, ahora… Naruto me tira granizados a la cara y besa a las chicas de las animadoras. Temari ha sido la que ha tenido más suerte, sigue con Shikamaru y… es la jefa de las animadoras – dijo ella casi llorando. No me lo pensé dos veces y la abrace.

    -Tranquila, por lo menos… tú tienes compañeras de habitación, según me entere por los pasillos, fíjate yo, la gente no sabe ni que existo… hoy Sasuke
    me ha dicho de ir al pase VIP. Supongo que ya sabrás que se hace el pase VIP de Lavander ¿no? – le dije mirando al suelo. Ella me dio un beso en la frente y yo la abrace como pude para no hacerle daño. Después le ayude a ir a su planta, que era la quinta, y después ella fue hasta su habitación.

    Al día siguiente… me levanté e hice lo mismo de siempre. Me duche, me puse mi pantalón de cuero, con una camiseta rosa y unos tacones color rosa. Me maquille con sombra de color negro y pintalabios rosa pálido. Cogí mi iPod, la cartera con algo de dinero y me fui a la ciudad. Llegué y fui a desayunar a la cafetería. Pedí huevos fritos con beicon con jugo de piña y después me iba a la azotea a escuchar música mirando al cielo. Después, al medio día, me fui a comer y no fui hacía la azotea, fui hacía el Internado, concretamente al patio de detrás.

    Cuando llegué, no había nadie así que decidí subirme al árbol y esperar a que llegase. Paso el rato y… solo iba llegando gente, pero él no. Yo esperaba y esperaba hasta que él se puso en el centro, el centro que la gente había formado para ver.

    -¿Dónde estás, Sakura? – dijo él y, poco después, pude oír a la gente que quien era yo y… baje del árbol cayendo como un gato – Muy bien, empecemos

    Podía escuchar a la gente decir “¿Ella va a pelear contra él? Si parece muy poca cosa, pobrecilla, si nadie la conoce es invisible”. La verdad… era que podía ganar si quisiera, pero no quería, porque si ganaba… empecería a tener que ir a clases y eso significaba ver a Sasuke y a todos con su vida y yo… sin ser capaz de tener la mía.

    Yo me quede quieta y él iba dando pequeños saltitos en el mismo sitio y se ponía en guardia. Me fue a pegar un golpe, pero yo lo esquive fácilmente. El siguiente golpe, el me lo fue a dar pero yo lo agarre e hice cara de furia al recodar la imagen de Hinata y él en la habitación así que agarre su muñeca y lo tire al suelo. Escuche a la gente gritar y decir cosas tipo “uuuh te va a ganar el bicho raro”. Pero… ya me había desahogado con lo que vi ayer respecto a ella, así que me deje pegar todo lo que paso hasta que, a los tres golpes, hice ver que me caía al suelo y perdía, ya que quería seguir en el anonimato. Los tres golpes me los dio en el estomago, en la cara y en la espalda. Después, cuando estaba en el suelo, me empezó a dar patadas como si fuese un perro o algo por el estilo. Todo me dolía y pude ver como toda la gente, al ver que estaba empezando a escupir sangre, le alejaba de mí diciendo cosas como “¡¿Estás loco o qué?! ¡La vas a matar!”

    -¡Que se joda! ¡Esta zorra se lo merece! – poco a poco fui perdiendo la visión, pero pude ver como alguien le pegaba un puñetazo a Ed. Lo que me vi me sorprendió tanto que no pude evitar desmayarme.

    Cuando abrí de nuevo los ojos… vi cuadrados blancos y una pared rosa. Me sentía muy incómoda pero cómoda a la vez. No me lo pensé dos veces y me levante para sentarme.

    -¿Dónde estoy? – me pregunte a mi misma en voz alta pero, al momento, me di cuenta de que estaba en mi habitación.

    -Bien, ya te has despertado – dijo una voz masculina detrás de las cortinas. Era él, Sasuke.

    -¿Qué haces aquí? – dije al ver aquel ser.

    -Hmp, encima de que vengo a verte cada día – dijo él.

    -¿Cada día? ¿Cuánto tiempo llevo inconsciente? – dije echando la pregunta al aire.

    -Tres días. Tuviste valor al enfrentarte a Ed. Nadie lo había hecho nunca, te felicito aunque haya significado tres días sin trabajar – dijo él con ironía -
    ¿En que estabas pensando? – me dijo furioso.

    -No tienes por qué ponerte así mm… ¿Tu nombre? – le dije como haciendo que me había olvidado de él, aunque era mentira.

    -Sabes perfectamente como me llamo, Sakura – dijo él poniéndose delante de mi – Te echo de menos… - dijo él finalmente tragándose solo por esa vez su orgullo.

    -¿Qué me echas de menos? ¡Ja! ¡¿Tu?! ¡¿A mí?! Si me echases de menos me habrías venido a buscar en todo un año ¿Cuántas veces me has visto en el bar y solo me has dirigido la palabra una sola vez para preguntarme si quería ir contigo a las salas VIP? – no dijo nada - ¡Respóndeme Sasuke Uchiha! –

    -Has cambiado –

    -No soy la única que lo ha hecho – todo seguido, él salió de la habitación y yo me propuse hacer una pequeña venganza a Ed sin que nadie lo viera, para seguir en el anonimato y para que él hiciera el ridículo. Después de pensar aquello, no me lo pensé dos veces y decidí volverme a dormir.[FONT=&quot]
    [/FONT]
    ¿Que os ha parecido?
    Ya se que es algo extraño.
    Dentro de un capítulo o dos
    volvera "CRUSH!", pero no dire
    como x), solo que dentro de poco
    aunque con algunas variaciones
    respecto a la forma de hacer las cosas
    así que... ya nos veremos ;)
    Saludos.



    -
    MoreThanThis.[FONT=&quot]
    [/FONT]
    a thanya Uchiha Hyuga le gusta esto.
  24. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    3508
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Hola ^^! Traigo continuación. Bueno, ya se que me he pasado escribiendo pero ayer por la noche tube una idea y hoy la he escrito así que... bueno, no se como habra quedado ^^'. La canción que canta Sakura es de y la canción que tocan los chicos (Shikamaru, Naruto y Sasuke) es y es de . Aquí va :):

    CAPÍTULO 18: Mientras volábamos por encima de las nubes

    Paso otro mes más y… todo había cambiado. Ahora, gracias a la pelea, tenía que ir a clases y bueno… lo único bueno que tenía aquello era que aquella semana tendríamos un pequeño concurso para ver quién era el/la mejor cantante del Internado, no quería participar pero la profesora de música nos obligaba ya que era una oportunidad para enseñarle a los profesores lo que habíamos aprendido con ella; aunque la verdad era que lo hacían por una escusa, para tenernos un día encerrados ya que hacía poco muchos alumnos se habían metido en peleas callejeras en la ciudad. Solo faltaba un día para esa… actuación y no me había molestado en ensayar nada ya que no haría nada.

    Era por la mañana, de nuevo a las clases. Hiendo hacia la clase de matemáticas con la profesora Isabella me encontré con Ed y me acorralo contra la pared de las taquillas. Puso su brazo al lado de mi cara y me miro con decisión y furia.

    -Vaya ¿Dónde están los preliminares? – le pregunte con ironía.

    -No te hagas la graciosa conmigo – dijo acercándose a mi cara. Yo cerré los ojos y sonreí de manera arrogante, como Sasuke me había enseñado.

    -Sabes que te habría ganado hace un mes si hubiera querido –

    -Ya lo sé y por eso… haremos un duelo –

    -¿Otro? ¿Y esta vez me tengo que contener o ir enserio? – le dije con ironía.

    -En el concurso de música. Si tu quedas en primer lugar dejare a Hinata en paz, si no… no la protegerás más y me ayudaras a conseguirla por una noche.
    Yo no puedo participar porque soy de último curso así que… lo harás tu por mi – Aquello me pillo por sorpresa. Claro que lo haría pero… no quería que todo el mundo me escuchara. No quería volver a ser quien era: la inocente y maldita Sakura a la que todo el mundo odiaba por el color de pelo y de ojos.
    No quería mostrar la única razón por la cual yo existía: Cantar.

    -Está bien… - me sentí manipulada por un ser… un ser que solo veía el egoísmo y el protagonismo de su persona. Después se fue y me dirigí corriendo hacía mi aula. Me senté en el último pupitre y… deje de atender a clase. Si quería ganar… tenía que componer una canción que me representara, con la que emocionara y lo diera todo. Estaba segura de que Ed haría trampas para conseguir lo que quería pero me había hecho esa proposición obligada para yo luego sentirme culpable por no haber podido salvarla…

    Cuando acabaron las clases le pedí a la profesora de música, Avril, que me dejara las llaves para entrar a la sala de música, donde había un piano, diciéndole que tenía que practicar mi canción para el concurso. Encantada me dejo las llaves, pero a cambio de que se la enseñara. No tuve más remedio que acceder… Acabo el rato y ella me aplaudió. Era una gran mujer. Inocente, dulce, amable pero al mismo tiempo dura. Físicamente era de poca estatura, ojos azules y rubia, con poco pecho y con mucho estilo. Tendría unos… veintinueve o treinta.

    Todo seguido me dirigí hacía mi habitación y me prepare la ropa con la que haría mi segundo debut. Prepare el maquillaje y los utensilios que utilizaría para prepararme el pelo. Puse en otro lado la letra y las partituras de mi canción pero había un problema… mi canción en un momento empezaba a sonar la batería, la guitarra y algunos instrumentos más pero… no le podía pedir ayuda a nadie así que me grave tocando esos instrumentos desde el ordenador y los puse en un CD. Todo listo pero eran las doce de la noche y no tarde en dormirme. Hinata dependía de mí.

    Me desperté a las diez de la mañana ya que las audiciones empezaban a las doce tenía tiempo de arreglarme. Me duche y rice el pelo haciéndome el flequillo de lado. De ropa opté por ponerme mis pantalones de cuero negros favoritos, una camiseta larga blanca de tirantes y otra encima de manga corta más corta que la otra y, cómo no, con tacones de color blanco. Me maquille con sombra de ojos negra y labios rosas pálidos. También acompañe mi ropa con anillos, pulseras y collares. Un anillo que ocupaban dos dedos, un collar largo hasta mi estomago y seis pulseras negras y rosas en cada muñeca. Todo listo.

    Cogí mis partituras y letras y baje al jardín, donde fue la pelea con Ed. Nadie había llegado de los alumnos, solo yo. Avril y los demás profesores estaban allí montando los instrumentos en el suelo, amplificadores y micrófonos. Salude a mi profesora de música y les ayude a prepararlo todo. Cuando estuvo todo… avisaron por megafonía que ya empezaba el concurso y… todos llegaron corriendo, se les habían pegado las sabanas, se suponía. Desde lejos… pude fijarme que Sasuke tenía una marca en el cuello, un chupetón, una chica le miraba y le guiñaba el ojo… era Alice, la segunda capitana de las animadoras. Alta, de piel morena, ojos oscuros y cabello pelirrojo. Era el tipo de chica que, según mi madre me había contado hace tiempo, gustaba a Sasuke: atrevidas, pasionales, frías,… Deje de prestarles atención y, mientras nos sentábamos todos en el césped, Avril empezó a hablar por el micrófono.

    -Bien chicos, ahora empieza en concurso y no os preocupéis, la participación se verá reflejada en la nota final de todas las asignaturas – dijo guiñándonos el ojo – Los chicos y chicas de último curso no participaran por que se lo negué gracias a su fantástico comportamiento en mis clases – dijo otra vez guiñándonos el ojo – Bien, que empiece. El primero en participar es Shikamaru Nara, Naruto Uzumaki y Sasuke Uchiha, interpretando una canción del grupo Muse llamada “Knights of Cydonia” – dijo ella mientras leía un papel. Todo el mundo aplaudió y ellos tres salieron.

    -Shikamaru a la batería, Naruto al bajo y Sasuke guitarra y voz – susurré y, todo seguido, escuchaba una risita inocente. Hinata estaba a mi lado.

    -Veo que aún te acuerdas – me dijo sonriendo y se ponía sus gafas grandes para verles mejor.

    -Aunque quisiera… nunca podría olvidar aquellos días – dije mirándoles. Parecía… que era nuestro primer concierto, cuando lo dimos todo, cuando me toco salir del escenario para darles su momento de brillar aunque… esa visión se desvaneció al ver que la chica pelirroja de ojos negros, Alice, le tiraba a Sasuke su sujetador. Él se empezó a reír con prepotencia y todo seguido, los tres, empezaron a tocar. La canción era buena y… tocada por ellos mejor. Se estaba muy bien escuchándolos… todos gritaban de emoción ya que no creían que aquellos tres chicos tocaran así pero… yo creí desaparecer al saber que nunca más volveríamos a ser “Crush!”.

    -Muy bien – dijo Avril cuando acabaron – Ahora le toca el turno a… - y fue diciendo nombres hasta que me toco a mí. Como no conocía a nadie… no les preste atención, solo me concentraba en mi partitura y en mi letra del papel.

    -Bien, después de esta… actuación – dijo asqueada ya que habían cantando una canción un tanto erótica unas chicas y salieron las chicas de las animadoras vestidas con corsé y medias negras y tacones bailando-provocando a los chicos – le toca a la ultima concursante, Sakura Haruno – dijo y yo salí. Sonreí ya que era como sucedió cuando me cogieron en el grupo, fui la ultima en tocar. Nadie me aplaudió y nadie grito mi nombre. Puse el CD con los acompañamientos y me senté delante del piano y el micro delante de mi boca para cantar también.

    La canción iba escrita a Sasuke. Aunque le odiara un poco, aunque hubiéramos cambiado mucho, aunque me tirara granizados a la cara… aún le amaba. Ahora entendía porque Hinata quería a Naruto todavía, porque él solo podía ser suyo, habían nacido para estar juntos… supongo que a ella le confortaba pensar aquello, igual que a mí y… siempre le esperaría. Terminé, cogí mis paginas de música y letra y me fui hacía mi sitio con Hinata.

    -Bien… creo que ya, el jurado de profesores, tiene el resultado… - dijo mientras los profesores le daban un sobre y ella lo abría – ¡Sakura Haruno! – grito la profesora con alegría. Yo abrí los ojos de par en par e Hinata me sonrío. Todos los demás intentaban buscar a alguien con la mirada pero no encontraban.

    -Sakura, sal por favor y di unas palabras – le hice caso a Avril y salí. Cogí la silla del piano y me senté con el micro en la mano para hablar.

    -Ya sé que nadie me reconoce y si alguien lo hace… será porque se acuerda de mi cara desfigurada en la pelea de Ed contra una chica que iba de rosa…
    - en ese momento la gente empezó a murmurar cosas – Profesora Avril, yo no quiero un aprobado en música ya que… no lo necesito por que en los exámenes he sacado en todos excelentes. Le concedo el sobresaliente a alguien que de verdad lo necesite – Apague el micro deje la silla en su sitio, cogí mis partituras, que me las guardaba Hinata, y me dirigí hacía mi habitación. Ya no quería venganza… Ed ya la iba a dejar en paz. Cuando llegue a mi habitación Ed estaba dentro.

    -Vaya, has ganado ¿verdad Sakura de “Crush!”? –

    -No sé de qué me hablas – no quería que nadie supiera mi secreto, mi pasado feliz que ahora era un vago recuerdo.

    -Sakura, puede que hayas ganado, pero yo aún quiero una mujer en mi cama… - dijo mientras se acercaba a mí.

    -Olvídalo – le dije mientras salía de mi habitación ya que quería dar un paseo.

    -A mí nadie me dice que no ¿Has escuchado? Nadie – me dijo con rabia.

    -Si ya claro, pues yo lo estoy haciendo – dije mientras me montaba en el ascensor y me cruzaba de brazos.

    -No te hagas la valiente… sé que tienes miedo –

    -Ya claro – y me acorralo contra la pared cogiéndome las muñecas y presionándolas hacia la pared – Mira que te van a castigar los profesores – le dije y le di un rodillazo en sus partes bajas. Se retorció de dolor y el ascensor se paro en la planta sexta. La planta de los chicos futboleros. Empecé a andar con naturalidad y él cayó encima de mí, de modo que mi cara estaba contra el suelo. Luego él me cogió del pelo y pude ver como se le caía de su bolsillo una navaja. Sin que se diera cuenta la cogí.

    -Sakura ¿Por qué no dejas que te corteje alguien con poder? Es lo que hacen las prostitutas – dije él en tono divertido.

    -Hmp – sonreí con arrogancia. Era lo último que quería hacer pero… con la navaja me corte en pelo largo que tenía.

    -¡¿Cómo…?! –

    -No soy la típica chica animadora que se preocupa demasiado por su aspecto – le dije - ¿Quieres que esta vez sí que te parta la cara? – Pero antes de que me respondiera me clavo la navaja en el estomago. Caía al suelo y me puse la mano en la herida. Él se dirigió hacía a mí y puso su cara muy cerca de la mía. Estaba asustada pero… no era la primera vez que me enfrentaba a la muerte.

    -Vamos Sakura… nadie te recordara e Hinata será mía – dijo mientras me daba un beso en los labios. Con la otra mano que no sujetaba la herida lo intente apartar pero mis esfuerzos eran inútiles, estaba asustada y no tenía fuerzas.

    -¡Déjala! – chillaron dos voces familiares. Cogió a Ed del cuello uno y el otro me cogió en brazos.

    -¡La voy a llevar a la enfermería! – aviso Naruto a Shikamaru y entramos al ascensor.

    -Por qué haces esto… yo no soy nadie. Nadie recordara mi nombre – dije acurrucándome al pecho cálido de Naruto.

    -¡No digas eso! ¡Sakura, aguanta! – chillo agonizando.

    -Te acuerdas de mi nombre… - dije mirándole a los ojos y sentí esperanza en ese momento y me puse de nuevo la mano en la herida.

    -Tienes que aguantar… - dijo él mientras derramaba unas lágrimas.

    -Vamos, no llores, soy Sakura Haruno y no es la primera vez que la muerte me da un aviso – y me empecé a reír pero al hacer eso la herida me dolía aún más. El dolor era… era como si te sintieras vacio por que todo se atrae a un lugar preciso del cuerpo y ese lugar era lejano a tu mente. Pude ver como la gente me miraba despreocupada, pero a lo lejos vi como Hinata y Temari hablaban junto con Sasuke. Después Shikamaru bajaba y me acompañaban a la enfermería. Me tumbaron en la camilla y la enfermera Shizune, una mujer de baja estatura, ojos y cabello oscuros, me anestesiaba la zona del dolor. Chille ya que el dolor era inaguantable. Gire la cara y vi como Hinata se abrazaba a Temari. Yo cerraba los puños por el dolor. Sentí mucho dolor y no sabía qué hacer. Chillaba y chillaba y oía a la gente llorar y preocuparse.

    -¡Que no se muerda la lengua! – chillo Shizune. Cuando fui a cerrar la boca y a morderme la lengua… hubo algo que me lo impidió. Un brazo… el brazo de Sasuke. Abrí de par en par los ojos pero luego volvió el dolor.

    -Tranquila… - dijo él mientras yo mordía el brazo de Sasuke y lloraba. No podía evitarlo.

    Cuando Shizune me quito la navaja todo desapareció. El dolor ya era casi inexistente y yo ya estaba más relajada. Abrí los ojos de nuevo y vi a Sasuke coger una venda y vendarse su brazo por la parte donde le había mordido. Shizune me puso tres puntos y lo bueno era que no me había dañado ningún punto vital. Me subieron a mi habitación y me tumbaron en la cama.

    Todos estábamos en mi habitación. Sentamos alrededor de mí.

    -¿Por qué seguís aquí? Mejor iros, que os echaran de menos vuestras rutinas… - dije riéndome pero me dolían los puntos al forzar un poco los músculos.

    -Hemos recibido una llamada. Parece que tendrás que volver a tu pose de “mala del grupo” – dijo Temari sonriendo a su manera tan peculiar de siempre.

    -¿Estás diciendo lo que creo que es verdad? – le pregunte llorando.

    -“Crush!” vuelve – me dijo Hinata abrazándome junto a Temari. No pude más y empecé a llorar de alegría como nunca había hecho. Se separaron de mí y yo apoye mis cojines en la pared para sentarme, de manera que podía ver las caras de todos.

    -Ahora dinos… ¿Por qué Ed te estaba pegando? – me pregunto Naruto preocupado.

    -Fácil. Ed quería acostarse con Hinata pero acordamos que si yo ganaba en el concurso de esta mañana la dejaría tranquila. Como he ganado… Ed me dijo que quería llevarse a una chica a su cama. Como no accedía bueno… se le ha ido la mano – dije mientras me reía.

    -Hmp - dijo Sasuke cerrando los ojos. Estaba apoyado en la pared con los ojos cerrados – Muy inteligente por tu parte –

    -No sé si lo sabes, pero soy cinturón negro en karate – dije defendiéndome de aquella acusación.

    -No te ha servido de mucho – bromeo él.

    -Eres más problemática que la rubia animadora – dijo Shikamaru. Temari se levanto de su silla y le dio un golpecito en la cabeza.

    -Inútil – fue lo único que dijo. Todo el rato de después fue hablar cada uno sobre su año que habíamos estado sin hablarnos. Para los chicos del futbol y Temari era más fácil porque lo habían vivido todo juntos, pero en Hinata y en mí era diferente.

    -Dinos tu Hinata ¿Qué tal tu año? – le pregunto Naruto sonriéndole. Pude ver como ella se tensaba y se encogía.

    -Bueno… aparte de estudiar, tener amigas nuevas y quereros a todos desde lejos… nada más. Bueno, llorar cada vez que alguno del futbol me tiraba un granizado a la cara y que una animadora me miraba por encima del hombro – se quejo Hinata mientras se le quebraba un poco la voz dulce. Naruto… estoy seguro que lo sentía con toda su alma pero no tenía otra elección. Cuando perteneces a un grupo y te amenazan con tirarte a ti después los granizados si no obedeces… haces de todo. Siendo un popular es como ser famoso. Que todos quieran ser tus amigos y que todos quieran hacerse fotos contigo. Naruto siempre había sido un marginado como yo pero él era diferente… él no era influenciable por nadie, pero sabía que si no hacía aquello a
    Hinata de tirarle los granizados iba a ir a peor.

    Lo único que pudimos presenciar en forma de perdón por parte de él fue un beso en la cabeza de ella. Hinata se sorprendió y abrazo a Naruto sin pensárselo dos veces.

    -¿Y el tuyo Sakura? – me pregunto Hinata después de aquel abrazo sentimental.

    -Más sencillo que el tuyo: cada mañana me duchaba, vestirme, maquillarme, peinarme, coger la mochila con iPod, dinero y la ropa del trabajo. Ir al bar para desayunar, irme a la azotea de un edificio a escuchar música, cuando tenía hambre me iba otra vez a comer y luego a la azotea a escuchar música, por la noche me iba a cenar y después me iba a trabajar. Cuando terminaba el trabajo me venía a dormir al Internado y al día siguiente vuelta a empezar
    – después de relatar todo aquello Temari se quedo de piedra y me cogió de los hombros.

    -¡¿Cada día lo mismo?! ¡Pobre chica! – me dijo mientras me zarandeaba.

    -Temari, me haces daño – me queje. Me soltó y todos empezamos a reír menos dos que solo sonreían. Uno por vagancia y el otro por costumbre – Habéis dicho antes un no sé que de una llamada ¿Quién ha llamado? – todos se miraron y sonrieron.

    -Kakashi. Madara está en la cárcel… ya no hay nadie que nos impida ser quiénes éramos – dijo Hinata sonriendo.

    -¡Podremos ir a STARBUCKS! – chille muy alegre.

    -Esto de no tomar tu chocolate caliente durante un año te ha afectado demasiado – finalizo Temari. Volvimos todos a reinos y después todos se fueron a sus habitaciones.

    Al día siguiente… volveríamos a nuestra ciudad natal así que hice todas las maletas y fui a buscar uno por uno a sus habitaciones. Como no, en la sexta planta, tuvimos que esperar a Naruto. Hinata ya estaba lista y Temari le faltaba poco, solo que estaba todo revuelto. Fuimos a recepción firmamos nuestro fin de colegio porque volvíamos a casa y… rompieron nuestros papeles académicos. Lo que pasaba allí se quedaba allí. Me despedí de la profesora Avril y de Shizune ya que habían sido muy amables y nos fuimos hacía el avión.

    -Chicas ¿Qué os parece si las tres vivimos en la casa de mis padres? – les propuse a mis amigas. Vamos, les pareció fantástico ya que así nos veríamos más y podríamos contarnos todo.

    -Chicos, nos iremos a vivir juntos a casa de Sasuke – dijo Naruto en voz alta, pero solo iba dirigido hacía Sasuke y Shikamaru.

    -Es mi casa, yo decido –

    -Tan frio como siempre el cubo de hielo – se quejo Temari sacándole la lengua.

    -Tú aquí no tienes nada que ver – ella le volvió a sacar la lengua y empezamos a hablar sobre cómo sería nuestra vida mientras volábamos por encima de
    las nubes.


    ¿Que os ha parecido?
    Parece que esto acaba aquí pero no...
    aún os molestare un poco más con mis ideas ;)
    Sé que queda todo muy repentino pero...
    no sabía como hacerlo ^^'
    Bueno, si hay algún problema o algo
    no dudeis ni por un momento en avisarme.
    Saludos.

    -MoreThanThis.
    a thanya Uchiha Hyuga le gusta esto.
  25. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    74
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Es que aún no la he empezado por que ahora tengo muchos examenes de preavaluaciones y tambien deberes ^^'.
    Estar en el ultimo curso de la ESO es una mierda T_______T
    sinonimo de 4º Eso -> trabajo, trabajo, trabajo, trabjo, trabajo, estuadiar, deberes, trabajo, etc.etc.etc.


    -MoreThanThis.
  26. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    18
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    El capítulo editado esta abajo ^^'.
    a thanya Uchiha Hyuga le gusta esto.
  27. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2381
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    Holaaaa ^^! Perdon por tardar tanto, pero ya dije que tardaría por el tema academico y por cuestiones más personales que no vienen al caso... bueno, aquí traigo el siguiente capítulo y vuelvo a pedir disculpas por la tardanza ^^'. Aquí va:

    CAPÍTULO 19: “El lágrima”

    Ya había pasado un mes desde que llegamos a la ciudad otra vez y bueno… los ensayos habían empezado y ya nos habíamos mudado pero hubo un cambio de última hora… todos iríamos a casa de Sasuke a vivir ya que era la más grande. Supongo que a este no le hacía mucha gracia pero… no se tenía de que quejar porque de las tareas del hogar nos encargábamos las chicas y los otros tres solo tenían que… intentar no ensuciar mucho. No era una tarea muy difícil, excepto para Naruto que siempre dejaba las cosas por medio y la pobre Hinata le recogía todo.

    Era por la mañana. Las chicas dormíamos en la misma habitación ya que… aún las relaciones con los chicos eran diferentes, menos para Temari y Shikamaru. Había un baño para tres chicas, eso era peligroso si salíamos las tres a la misma hora y, justamente ese día, yo me levante la última pero como no tenía prisa y estaba sola en la habitación me duche tranquilamente. Salí de la ducha y me puse una toalla en la cabeza y otra alrededor del cuerpo y después me dirigí al tocador para maquillarme y arreglarme el pelo. Me puse sombra en los ojos de color negra y rosa al mismo tiempo, rímel de color negro, colorete rosa claro y pintalabios de color rosa suave. Me levante y tire las toallas al suelo y me dirigí hacía mi armario para vestirme pero… alguien abrió la puerta de la habitación.

    -Sakura – dijo una voz masculina y fría abriendo la puerta – El desayun… - intento decir Sasuke pero al verme completamente desnuda le dejo helado y… hasta se ruborizo un poco y giro la cara – El desayuno está listo, puedes bajar cuando termines – dijo sin mirarme.

    -Ni que fuera la primera vez que me ves desnuda – dije mientras me ponía la ropa interior, unos tejaos, mis Converse negras, una camiseta negra también y mi chaqueta Adidas negra. Mi pelo, que ya lo tenía medio largo, lo deje atado en una coleta y el flequillo de lado. Después fui hacía la puerta y vi como Sasuke se había quedado un poco paralizado pero, como no, bajo conmigo sin que se le notara demasiado por su orgullo. Cuando bajamos, estaban todos esperándonos. Desayunamos tranquilos, sin prisas y alegremente. Todo había vuelto a la normalidad bueno, más o menos.

    Naruto e Hinata estaban unidos, sí pero… tardarían tiempo, por parte de ella, en volver a tener lo que tenían antes. Vale, estaban enamorados y tal e Hinata le amaba mucho pero sobretodo sabía que no era tonta y no caería a su merced en poco tiempo. Shikamaru y Temari bueno… igual que siempre, solo que ahora tenían más oportunidades de verse, ya eran mayores de edad y podrían hacer con su vida legalmente lo que quisieran. Sasuke… bueno, nada más llegar a la ciudad y sin ser nadie ya fue “El terror de las nenas”, le llamaban el lágrima porque… bueno, como Johnny Deep en su película de “Cry Baby”, cada día tenía que hacer una cosa mala y luego solo soltar una lágrima. Las chicas por la calle siempre le pedían una lágrima y bueno… había veces que se intentaba lucir conmigo por lo de “la lágrima”… vale, era guapo y demás, pero no soportaba ese comportamiento; de modo que se podría decir que… mi relación con Sasuke era totalmente distinta a como era al principio, cuando le conocí.

    -Chicos, me están llamando – aviso Hinata mientras sacaba su teléfono móvil del bolsillo - ¿Diga? Sí,… ajá, entendido. Gracias – y todo seguido Hinata colgó y esperábamos que nos dijera lo ocurrido – Que… hoy la discográfica nos da el día libre, porque tienen que hacer unas reuniones de papeleo y
    demás – nos dijo y todos sonreímos.

    -Eso quiere decir que… hoy tendremos muchas cosas que hacer – dijo Temari.

    -¿Cómo qué? – le pregunté yo confusa.

    -Fácil, comprar ropa y por la noche arreglarse y a la discoteca-karaoke que han abierto en la ciudad – aclaró ella.

    -Los chicos no iremos… para aguantar bolsas, contratad a un crío de diez años – se quejo Sasuke.

    -¿Te crees especial? – le dije, ya me cansaba esa actitud.

    -Hmp – como no, su típico monosílabo para aclarar todo.

    Y así fue, las chicas y yo fuimos al centro comercial mientras que los chicos se quedaron en casa hablando, durmiendo, comiendo o lo que fuera. También fuimos a ver la película de “Alicia en el país de las maravillas” de Tim Burton, pero… al rato de salir del cine… Hinata recibió una llamada de Tsunade.

    -¿Sí? ¿Qué? está bien, lo siento… ahora vamos – y colgó el teléfono táctil de última generación que se había comprado.

    -¿Qué pasa? – pregunto Temari preocupada.

    -Chicas, olvidaros de ir a la discoteca, hoy nos toca trabajar hasta tarde. Mañana es veinticinco de diciembre, el día en que James Brown murió y bueno… le quieren hacer un homenaje y tenemos que ensayar con los chicos – explico Hinata mientras yo abría mi coche, que parecía el coche de las “Pink Ladies” de la película “Grease”.

    -Está bien, vamos a buscar a los chicos y vamos – dijo Temari algo enfadada e Hinata le decía que se tranquilizara. Pasamos unos segundos en silencio, pero estaba más que claro que teníamos que hablar de los chicos – A ver, chicas, yo no sé como que aún estáis enfadadas con Naruto y Sasuke… está más que claro que se arrepienten –

    -Sí claro, Temari, por eso ahora se hace llamar él “El Lágrima” y quiere que yo ya caiga a sus pies, cuando yo ya caí hace tiempo… y no se da cuenta – dije mientras hacía la típica sonrisa de medio lado que Sasuke hacía muchas veces.

    -Yo… amo a Naruto… solo que me duele recordar que él no me ama… - dijo Hinata tristemente.

    -No os lo voy a negar… ellos no sienten lo mismo, pero… lo podéis solucionar –

    -¿Cómo? – preguntamos las dos a la vez.

    -Hablando con ellos, bueno… yo había pensado otra manera – dijo Temari guiñándonos el ojo.

    -No te entiendo… - le dije mientras la miraba por el espejo retrovisor.

    -Ya sabéis que la canción más conocida de James Brown es “It's a man's world”, en esa canción tocan batería, un bajo, violines, saxofón, vocalista y coro ¿no? – las dos asentimos – lo que significa que podemos prescindir de los tres chicos y pedirle ayuda a artistas invitados y las tres cantar. Por su puesto, Sakura seria la vocalista e Hinata y yo las chicas del coro pero… eso no es lo más importante… si no como iréis vestidas y el comportamiento - dijo ella explicando su plan.

    -Cada vez te pareces más a Shikamaru planeando algo… - dije riéndome.

    -La diferencia entre él y yo es que él es un vago – y todo seguido nos reímos las tres.

    Cuando llegamos, los chicos habían dejado la casa más o menos limpia aunque lo habían hecho para nada ya que ni discoteca, ni fiesta, ni nada esa noche.

    -Chicos, subid esto a nuestras habitaciones, que nos tenemos que volver a ir ya que la discográfica ha preparado una fiesta para mañana y tenemos que ir a ayudar pero… vosotros no vais a ir a ayudar – anunció Temari.

    -¿Por qué? – pregunto Naruto intrigado.

    -Porque si no sabéis ni limpiar una casa, tampoco sabréis organizar una fiesta – me queje al ver todo sucio.

    -Hmp, tampoco iríamos a una fiesta organizada por vosotras – dijo Sasuke.

    -Mejor vámonos – dijo Hinata al ver que en cualquier momento podía ponerme a discutir con Sasuke y no ir a ensayar. Salimos por la puerta y nos montamos en mi coche para irnos a la discográfica.

    -Lo bueno es que allí tengo una máquina de coser y tela para hacer los trajes y como ya tengo vuestros patrones… más trabajo que me quito –

    -¿Y cómo lo harás para ensayar? – le pregunte intrigada.

    -Tranquila, lo tengo todo pensado – y me guiño el ojo de nuevo.

    Cuando llegamos Temari se fue a su despacho para empezar a hacer los trajes e Hinata y yo fuimos con Kakashi y Tsunade a la sala de ensayos. Las estrellas invitadas eran Rubén, el saxofonista, Sebastián, el batería, Carlos, el violinista, Claudia, la bajista, Sara, la guitarrista, Hinata y yo. Nos situamos en el escenario que habían montado y a todos nos pusieron unos cascos para escuchar la melodía que debía tocar cada uno. A medida que intuíamos la melodía empezábamos a tocar y a cantar. Temari llego unas dos horas después con los trajes de todos y enseguida se puso a ensayar con todos.

    El lugar era muy amplio, es más era al aire libre. El suelo era césped, con mesas y sillas de color blanco y el escenario al fondo con nosotros subimos, y detrás del escenario estaban los controladores de sonido y arriba del escenario los focos y en el suelo del escenario los amplificadores. Todo era perfecto, solo esperaba que mañana Sasuke me viera de nuevo otra vez.






    -Temari, estos trajes son muy… vistosos – se quejo Hinata.

    -No te quejes tanto, son perfectos – sonrío la costurera y diseñadora de aquellos vestidos tan vistosos y alegradores de vistas masculinas.

    -Me lo pondré, pero solo porque no hay tiempo para que hagas otros – me queje y me puse el vestido. Hinata también hizo lo mismo y después Temari nos peino y maquillo. (N/A: Siento interrumpir, pero los trajes salen en el link que he dejado aquí. El traje azul es el de Hinata, el traje de la derecha es el de Temari y el del centro el de Sakura. Están maquilladas y peinadas de la misma forma que las modelos de la fotografía -> )

    Claro… los chicos no nos podían ver con esos trajes así que nos pusimos unas capas por encima color negro y con gorro para que no nos vieran del todo, y salimos de casa de Sasuke, no sin antes recordarles la hora del inicio de la fiesta. Llegamos allí y… no había nadie, la fiesta empezaba a las once de la noche y eran las diez, así que…. Teníamos algo de tiempo para ensayar. Los demás, los músicos invitados, iban todos igual vestidos, pantalón negro o falda negra, camisa blanca y chaqueta blanca de brillantes. Las chicas llevaban tacones de aguja y los chicos llevaban zapatos negros normales. Estábamos situados de una forma muy curiosa. Batería detrás de todo aunque era visible. Guitarra y saxofonista a un lado y el bajo y el violín al otro lado. Las voces del coro detrás de mí, una a cada lado y yo en el centro. Cuando el pequeño ensayo acabo, las tres nos escondimos para aparecer luego y sorprender a los chicos, porque ninguno sabía nada del plan.

    Las once llegaron y… los primeros en entrar fueron los chicos y se veía que nos buscaba, pero la gente no tardo mucho en hacerse esperar después de cinco minutos y… todo se lleno a más no poder. Tsunade subió al escenario y hablo por el micrófono dando la bienvenida a todos.

    -Muy buenas noches a todos, muchas gracias por venir. Como ya sabéis hoy se celebran cinco años de la muerte de James Brown, uno de los mejores artistas del mundo y como homenaje, le hemos querido dedicar una canción, la más conocida que tiene, que seguro que la conocéis – callo un momento y después canto en voz dulce y tenue – “It’s a man’s world…” – como no, la gente empezó a chillar al escuchar simplemente ese verso de la canción.
    Desde detrás de cortinas vi como Sasuke ya intuía lo que pasaba ya que hizo su sonrisa de lado que me volvía loca y como Naruto no entendía nada y nos seguía buscando con la mirada, mientras que Shikamaru estaba despreocupado y con ganas de que todo acabase para irse a dormir – Bien, que salgan los músicos – finalizo la mujer con un guiño de ojo y bajo del escenario. Los músicos empezaron a tocar y todo el mundo callo al ver las luces apagadas y escuchar un “” proveniente de mi voz para luego escuchar las dulces voces del coro. Las luces se encendieron y… yo no pude evitar mirar a Sasuke durante todo el rato que la canción duro.


    ¿Que os ha parecido :-o?
    Bueno... no sé que tal ha quedado ^^'
    así que... si no os importa, decidme algo
    para mejorar o lo que sea ^^'
    necesito un poco de animos ultimamente...
    Saludos y hasta la proxima.

    pd.: el link de la canción esta de hipervinculo en el verso de
    "It's a man's wolrd" del final que canta Sakura.
    -MoreThanThis.
    a thanya Uchiha Hyuga y Temari Yamanaka les gusta esto.
  28. Hachii

    Hachii

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Título:
    Fanfic - CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -
    Total de capítulos:
    20
     
    Palabras:
    2239
    Re: CRUSH! - Sakura Haruno y Sasuke Uchiha -

    [FONT=&quot]Por fin traigo la continuación xD lo siento por retrasarme ^^' es lo que tienen los examenes y trabajos y falta de inspiración por problemas ^^'. En fin, aquí esta ;) ->
    [/FONT]
    CAPÍTULO 20: Bayley's Irish Cream

    Cuando acabo aquel espectáculo, nos dirigimos hacia ellos pero… ninguno nos miro y lo peor era que no sabíamos el por qué. Puede ser que estuvieran molestos pero… ¿Porqué? No habíamos hecho nada, simplemente cantar.

    -Me tengo que ir porque tengo algo que hacer en casa – dijo Temari y yo pensé lo mismo al notar que Sasuke ni si quiera me miraba un poco.

    -Nosotras también te acompañamos – dijimos Hinata y yo y nos fuimos las tres hacia mi coche “Pink lady”.

    -Chicas, creo que hemos hecho mal dejando a los chicos allí – dijo Hinata apenada y colocándose sus manos en el pecho.

    -Yo creo que se lo merecen además… no quiero estar aquí - se quejo Temari.

    -Yo tampoco quiero estarlo… - dijo una voz familiar. Temari se sorprendió y se giro. Sí, era Shikamaru y a su lado Naruto con sus manos en su nuca y no… Sasuke no estaba.

    -Me voy a dar un paseo, mejor nos vemos luego – dije guiñándoles el ojo y entrando donde estaba la fiesta. Como lo imagine… Sasuke estaba con otra chica… ella era morena, ojos claros, cabello negro y labios rojos como el carmín, la figura perfecta y… por como actuaba parecía el tipo de chica que siempre le había gustado a él…

    -Voy así vestida y ni si quiera se ha dado cuenta… - pensé al verme así vestida. Salí corriendo hacia la calle. Iba caminando lentamente… recordando todos los momentos con él, cuando nos conocimos, cuando tuve que actuar para gustarle, cuando me enamore de él, cuando me alojo en su casa y tuve que engañarle por Madara, cuando… cuando me quiso durante una noche, cada beso que me daba… ¿Cómo iba a poder olvidar aquello? Vi un bar y entre. Ya tenía los dieciocho años así que ya podía beber alcohol. Me senté y… me di cuenta que allí solo había hombres, pero me daba igual.

    -Bayley's Irish Cream – le pedí al camarero. Él me lo sirvió muy rápidamente y… me lo iba bebiendo sin prisas, recordando todo con Sasuke… los buenos y malos momentos y… casi siempre habían sido malos que buenos y en verdad… era normal que me odiase. Yo solo soy la niña llorica…

    Cuando me acabe la bebida pague al chico y salí del bar, pero… alguien me cogió de la mano y me subió a un coche. Estaba tan… tan depresiva que me daba igual lo que me sucediera en ese momento total… nadie me echaría de menos…

    -Alteza – me dijo un chico delante de mí. No vi su cara ya que estaba arrodillado, pero… creí que era Kakashi.

    -¿Alteza? – pregunte sin entender nada.

    -Exacto… el rey, vuestro padrastro, ha muerto. Debéis cumplir vuestro deber y reinar – le levante el rostro y sí, era Kakashi.

    -¿Esto es una broma que te ha pedido Sasuke o que, Kakashi? – le dije apoyándome en el coche y mirando tras la ventana. En ese momento me di cuenta de que era una limusina.

    -No es ninguna broma, alteza. Si no me creéis… leed este documento – y me entrego una hoja grande, gastada y blanca. Hay describía en pocas palabras… que Madara había sido mi padrastro, Rey corrupto de mi país legitimo y… un cabrón.

    -¿Las personas que me criaron… eran mis padres? – pregunte dubitativa y mostrándome fría, o lo poco que podía mostrarme así.

    -Me temo que no… os cuidaron porque sabían que si no Madara os mataría y bueno… lo intento años después al encontraros. Sé que cuesta de creer… -

    -¿Y mis padres biológicos? –

    -Muertos… ya se encargo Madara de acabar con ellos… pero eso no es todo. Madara es el verdadero padre de Sasuke Uchiha – dijo él sirviéndome un vaso de agua. Yo lo cogí y me tome casi toda el agua de un trago.

    -Gracias – le entregue el vaso y me tumbe en el asiento, Kakashi me miro con mala cara y proseguí – Aún no han empezado las clases de princesa así que… puedo hacer lo que quiera hasta el momento –

    -Aún no os he dicho lo peor de este acuerdo de que seáis la princesa… -hubo silencio y yo espere a que prosiguiera – Tendréis que dejar “Crush!” –

    -Ya lo sé… es la decisión más dolorosa de todas que he tenido que pasar en mi estúpida vida pero… la gente de mi país, el cual no se cual es, depende de mí así que… será mejor que obedezca… -

    -Así es como habla una princesa – dijo él y me sonreía por detrás de aquella mascara.

    -Solo que te tengo que pedir dos cosas… -me callé y él espero a que prosiguiera – Uno: Mis amigos vivirán conmigo y seguirán con la discográfica. Y dos: Quiero ver las tumbas de mis padres biológicos – le pedí. Él obedeció y le hizo una señal al chofer para obedecer hacía donde yo había pedido. Fuimos hacía el cementerio más grande y hermoso que había visto nunca, a pesar de estar de noche. La luna llena nos alumbraba la entrada. La entrada tenía un arco con dos gárgolas antiguas y después… lo único que se veían eran cruces y estatuas.

    -¿Tenéis miedo? – me pregunto el chofer algo asustado.

    -Tranquilo, la acompaño yo. Ve al coche – le dijo Kakashi cambiándole el puesto y dándome una capa para cubrirme.

    Caminamos un buen trazo hasta llegar a dos tumbas muy juntas y sin flores.

    -Son estos, Lisa Haruno y Alberto Haruno, los antiguos Reyes de este país. Estamos en la capital así que… no fueron enterrados en ningún lugar lejano ya que el parlamento no lo consintió, pero como no, Madara lo hizo por imagen –

    -Como no… en fin ¿No se supone que las princesas tienen un palacio o algo así? – le pregunte sin ganas de hacer nada – Me apetece descansar y avisar a mis amigos –

    -Ya están avisados y haciendo sus maletas, me imagine que pedirías que querías vivir con ellos. También me dijeron que vuestras amigas estaban preparando vuestro equipaje – dijo él mientras sonreía y nos dirigíamos hacia la limusina.

    -Gracias – y me puse la capucha de la capa. Nos dirigimos al coche y entramos. Después el chofer encendió el motor y… yo me quede dormida en el asiento, estirada, estaba incomoda pero cómoda al mismo tiempo.


    Algo me molestaba en los ojos, como no, eran los rayos de sol. Esperaba levantarme en mi habitación en casa de Sasuke pero no… me levante en una suite enorme. Ahora lo recordaba… era la princesa del país. Me mire y llevaba puesto una camiseta blanca con detalles rosas y negros y un pantalón negro.

    -¿Quién me ha cambiado y metido en esta cama? – dije echando la pregunta al aire.

    -Nosotras – dijo una voz proveniente de mí izquierda. Temari e Hinata estaban a mi lado vestidas y arregladas.

    -Vaya, gracias… - dije bajando mi mirada y recordando todo pero sobre todo lo que más me dolía… no poder volver a cantar nunca más.

    -Vamos, Sakura, no estés triste por lo de “Crush!” lo podemos ser, pero ensayaremos en este palacio – me dijo Temari intentado animarme.

    -Claro – y sonreí para que no sintieran mal, pero sabía que eso nunca pasaría – Pero tengo una duda… ¿No se supone que las princesas tienen que vestir con cosas elegantes? –

    -Sí ¿Por qué? – dijo Hinata respondiendo a mi pregunta y yo sonreí de la misma forma que lo hacía Sasuke.

    -Creo que cambiare esa regla – me vestí con un pantalón de leopardo rosa y negro, con unos tacones altos negros que eran como unas botas y una camiseta con los dos colores. Negra con el hombro caído y manchas de pintura rosa. Sí, era lo que parecía, literalmente la utilice para pintar mi habitación.

    -¡Me encantas! – chillo Temari abrazándome, le encantaban ese tipo de cosas.

    -Se supone que esta es mi casa, puedo ir como quiera – dije sonriendo. Me solté el cabello, que ya lo tenía largo, y me lo puse hacia delante. Me maquille como siempre, sombra negra con purpurina rosa y labios rosa pálido. Las tres salimos de la habitación y… como no sabía hacía donde ir fuimos caminando hasta que encontramos las escaleras de bajada. (N/A: un ejemplo sería este -> ).

    Bajamos las escaleras y nos encontramos con los chicos desayunando en un hermoso jardín.

    -Buenos días – saludamos las tres y nos sentamos con ellos. Llegó el personal de servicio y nos iban a pedir nota.

    -¿Qué desea tomar, majestad? – me preguntaron.

    -Por favor, no me llaméis majestad o alteza o cosas similares. Llamadme Sakura – le dije al personal que estaba atendiendo.

    -No puedo hacer eso, majestad, va en contra del protocolo – dijo el camarero.

    -Tranquilos, yo soy aquí la autoridad – dije riéndome. Los chicos y chicas del personal se rieron también y optaron por intentar hacerme caso.

    -Está bien. Sakura… ¿Qué quieres tomar? – me dijo el chico con algo de temor.

    -Un chocolate frio, como los de STARBUCKS, y unas tostadas con mantequilla. Gracias – y le sonreí.

    -Para mí lo mismo – dijeron al mismo tiempo Hinata y Temari. El chico se retiro y nosotros empezamos una conversación.

    -Ya que yo ya no puedo dedicarme profesionalmente a “Crush!”… deberéis buscar sustituta.

    -No, si tú no estás… ya trabajarem… - pero Sasuke no dejo que Naruto siguiera con el relato.

    -Muy interesante tu oferta, gracias – y le dio un sorbo a su café con leche y miel, sabía de que era porque le conocía demasiado bien.

    -Ya buscare yo, si queréis, la persona que me pueda substituir – dije sonriendo.

    -No gracias, ya la he encontrado yo. Con vuestro permiso, majestad, me voy a mis aposentos – dijo él y todo seguido se fue.

    Después… todo fue silencio y yo me sentí vacía. Demasiado vacía. Sentí como alguien me ponía la mano encima de mi hombro y yo le sonreía. Era Temari. Después llego el camarero y nos sirvió lo que habíamos pedido. Desayunamos tranquilos y, poco después, todos se fueron a la discográfica y yo me quede en aquel gran palacio.

    Estaba en mi habitación escuchando las canciones que habíamos tocado los del grupo con los auriculares y con mi iPod de color rosa que me había regalado Hinata por mi cumpleaños pero Kakashi entro a mi habitación con una mujer que parecía ser la que me enseñaría como ser princesa.

    -Hola, Sakura, esta será tu profesora que te enseñara a ser princesa además de ser tu ama de llaves – me explico Kakashi.

    -Encantada, majestad – dijo la chica con voz dulce.

    -Ya sé que se me tiene que llamar “majestad” o “alteza” pero… dejemos ese trato para cosas más importantes, por favor – le pedí a la mujer. Ella se rio y no dijo nada.

    -Me llamo Sara, Sara Carbonero. Es un placer – (N/A: sí, es físicamente como la novia de Iker Casillas -> ).

    -Encantada – y le di dos besos en forma de saludo en cada mejilla.

    -Mañana empezaremos las clases, hoy tengo que instalarme – dijo y después los dos hicieron una reverencia y se fueron a hacer sus tareas.

    No soportaba estar allí encerrada, con un cargo… yo quería ser artista, la cantante del grupo “Crush!”, quería ser la chica de Sasuke, quería que mis padres biológicos y los que me habían cuidado estuvieran vivos pero… hay veces que una princesa no puede tener todo lo que desea…

    ¿Que os ha parecido :-o?
    bueno... como hace tiempo que nadie me comenta
    supongo que ha nadie le interesa,
    normal que ha nadie le interese... soy mala escribiendo y en todo.
    En fin, gracias por todo ;)
    Saludos.

    -MoreThanThis.
  29. morethanthis

    morethanthis Usuario iniciado

    Piscis
    Pluma de
    Monedas:
    $10
    Escritora
    Holaaa ^^' soy la misma, morethanthis, la autora de "Crush!" lo que pasa es que tube un problema y me he hecho una nueva cuenta ^^' pero tranquilos, que aunque nadie responda a mis capitulos yo seguire colgandolos ;) bueno... nos vemos pronto :).

    -MoreThanThis.
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página