Explícito Werewolf & Assassin

Tema en 'Novelas' iniciado por Sylar, 28 Noviembre 2017.

Cargando...
  1. Threadmarks: CAPITULO 49
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2262
    CAPITULO 49


    —Su rastro sigue por aquí –Señalo mientras corría.


    Tras ser inesperadamente separados de la persona que debían proteger, las cinco mujeres lobas al servicio Fraila, tratan de localizarle a través de su aroma aun perceptible en el ambiente. Recorriendo las oscuras calles de las ruinas de Lodhret, cadáveres de humanos, lobos y Cryptian decoraban junto a un paisaje de sangre y destrucción.


    — ¿Cómo pudimos no darnos cuenta de esa granada de humo?, errores como esos son imperdonable para nosotras –Se critica con desagrado a sí misma una de ellas.


    —No tiene caso el repudiarnos, lo que importa es hallarle cuanto antes, el lobo macho no debe caer en manos de otros, en especial de agentes de Armenia –Aclaro otra del grupo.


    —¡Por allí!.


    La mejor rastreadora de las cinco conduce a todas hasta las cercanías de una iglesia abandonada, el aroma de Peter casi se desvanecía en esa dirección.


    —Prepárense, quien se lo haya llevado, se encuentra allí adentro junto a él, esto solo terminara de una man…


    Sus palabras son inacabadas cuando una espada de plata de una hoja impregnada de gran calor, atraviesa su cuello. Tomando por sorpresa a las licántropas, una cazadora había logrado acercárseles lo suficiente y propinar una puñalada en una zona vital a una de ellas, retirando su arma, la loba herida sangra a chorros cayendo al suelo mientras su consciencia se debilita y su pulso se detiene.


    Las demás toman distancia enseguida ante tal eventual hecho y adoptan una postura defensiva, la agresora no solo era una cazadora, sino que además una Novamancer. Se trataba de una joven con un inusual cabello cuyo color era mitad negro de un lado y rubio del otro, vestía una armadura pesada sin casco y que dejaba su vientre expuesto, yacía armada con una espada de plata en su mano derecha y un escudo de plata en su izquierda. La identidad de su nombre era Sasha Sunlaire.


    —Ella… ha muerto… -Los puños de una de las lobas presionaba con rabia al ver a su compañera fallecida bajo los pies de la cazadora.


    —Calma tu ira, si atacas imprudentemente, nos matara, ella no es alguien que debamos subestimar –Advirtió otra de las lupinas —No podemos arriesgar a exponer al lobo macho mientras esa cazadora este cerca.


    —Cuatro contra uno, tenemos la ventaja de nuestra parte, podemos ganarle –Sus palabras y expresión revelaban su exceso de confianza.


    — ¡Tonta!, ya les he dicho que no se tomen a la ligera a esta cazadora –Volvió a replicar su aviso —“La Novamancia de esa mujer… me parece bastante familiar, ¿pero realmente es una de ellas?, ¿alguien del linaje Sunlaire?”


    Un aura de llamas amarillenta rebosaba en el cuerpo de Sasha, su indiferente mirada penetraba en la calma de las licántropas, no había más que descontento y odio en sus ojos.


    __________________________________________________________________​


    —Me siento lleno de vida…


    Luego de ser herido con tres disparos de mosquetes, las cazadoras que habían cantado con confianza su temprana victoria ante el lupino blanco, se llevan una impactante sorpresa. Pues su presa se había puesto de pie y con la revelación de las heridas causadas por sus proyectiles de balas eran inútiles ante tal monstruosidad licántropa.


    Una mueca de gran agobio se tiñe en el rostro de todas las presentes, la noticia de un hombre lobo inmune a la plata no era para menos. Peter sentía una rebosante fuerza que intensificaba sus cualidades físicas aún más de la que su propia licántropa o la luna llena ya ofrecía, no era por el Nova rojo manifestado en todo su brazo derecho y extendido hacia su espada sierra con su hoja girando.


    La naturaleza de su aumento de vitalidad tenía un origen más biológico, inconsciente de ello, la plata liquida producto de las balas que penetraron en su interior es liberada en su organismo. Un hombre lobo común moriría en el acto o a los pocos segundos o minutos por envenenamiento masivo, sin embargo, en el cuerpo del lobo blanco la reacción era distinta.


    La sustancia de plata era absorbida por el organismo, los órganos vitales en lugar de envenenarse, ejecutaban su biológico funcionamiento al doble de su capacidad como efectividad. La elasticidad y resistencia del corazón aumentan permitiendo el bombeo de sangre más rápido sin causar taquicardia o alguna aflicción cardiaca, los pulmones aceleraban el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, y el cerebro energizado fortalecía todo los sentidos de percepción y reflejos.


    El proceso de contracción muscular en la ejecución de la respuesta motora se ejerce a un ritmo superior al verse la elasticidad y fuerza de sus músculos intensificados, la dureza de los huesos aumenta drásticamente para soportar mayores cargas de tensiones. Fisiológicamente; fuerza, velocidad, resistencia, reacción y vigor, se amplían en proporciones ridículas en conjunto a la luz de la luna llena, la forma bestial y el Instinto Asesino.


    Con la primera cazadora eliminada, no tardo en contar a las 13 restantes que aún quedaban a su alrededor en la iglesia. Ataco por consiguiente a la segunda más cercana, pues la primera era la joven del bastón metálico, responsable de atraparle y llevarle a la emboscada.


    El siguiente blanco al que apuntaba era una mujer de tez oscura, vistiendo la misma prenda que las demás, del cual relucía una gabardina marrón táctico equipada con numerosos bolsillos. Las armas de la muchacha eran dos Gear hoces de combate con la habilidad de generar un potente veneno neurotóxico, con un filo capaz de penetrar protecciones metálicas para objetivos de blindaje ligero.


    No pudo ni levantar sus armas a tiempo, la sierra de la canida bestia despedazo su tórax con atrocidad removiendo sus pedazos en las cercanías. La cazadora del bastón desata su furia con el liberar de las cadenas negras que anteriormente lograron atrapar a Peter, pero el lobo no era estúpida y aprendía de sus errores.


    Con un Instinto Asesino potenciado por los bruscos aumentos de sus dotes físicos y fisiológicos, preveo el hostil movimiento de la cazadora procesándola a su nivel de consciencia más rápido de lo normal. Un salto basto para evitar ser prisionero de las cadenas, aterrizando en medio de dos cazadoras.


    Su avanzado reflejo y velocidad le permitió responder primero antes de que alguna de las dos lo hiciera antes, su espada sierra parte en dos desde el colon hasta el vientre a la que encontraba a sus espaldas. La cazadora situado a su frente ya había levantando su Gear, una pesada hacha imbuida en grandes cantidades de voltios, solo para que Peter terminara evadiendo su ataque y ella partiera la cabeza de su herida compañera en dos.


    Combinado con descargas eléctricas, rebana como quema hueso, tejido y masa encefálica de la cazadora ya lastimada severamente por la espada del lobo, concediéndole una muerte inmediata. La joven responsable de darle accidentalmente el golpe de gracia a su camarada de armas, queda en intervalos de segundos emocionalmente afectada.


    Una brecha que el licántropo toma a su favor y cercena las manos de la cazadora, privándola de toda forma que conoce para desenvolverse en combate. Cae de rodillas entre gritos agonizantes y por reacción, intenta cubrir las heridas para detener la hemorragia.


    Los oídos de Peter oyen un sonido a la lejanía, el reconoció tal sonoro elemento, era el sonido de un dedo jalando del gatillo de un arma, en este caso de un mosquete. Mientras llevaba a cabo su matanza, las tres tiradoras habían cargado sus respetivas armas de fuego.


    —“Que sea inmune a la plata, no significa que no pueda morir de un tiro a la cabeza” –Pensó una de ellas.


    Efectivamente, el cerebro de Peter como de cualquier organismo viviente, al ser dañado de forma drástica, conllevaría a la inmediata muerte del joven asesino, pues su regeneración sería incapaz de cubrir la cuota de un daño por tres balas. Pero el monstruoso muchacho ni se inmutaba de la preocupación, con una vil sonrisa tomo del cuello a la cazadora de las manos cortadas.


    Las tiradoras ejecutan sus disparos de forma sincronizada, a la vez que Peter levanta a la cazadora del cuello y la usa como escudo humano, recibiendo cada bala en el torso. Uno de los proyectiles había dado justo en el corazón, ocasionando una lesión mortal en la joven que a los pocos segundos conllevo a su muerte.


    Los ojos de la bestia entonces se enfocaron en las portadoras que quedaban de los mosquetes, de entre todas las cazadoras restantes y exceptuando a la que utilizaba el Gear con las cadenas negras, el trio eran las únicas que llevaban armas enfocadas a la ofensiva a distancia. Arranco con suma facilidad la cabeza del cuerpo de la mujer que utilizo como escudo, con columna vertebral incluida, la cual tenso con sus manos y con la maestría de un atleta la lanzo como si de una lanza se tratara a una de las tiradoras.


    Su velocidad de desplazamiento no tenía mucho que envidiarle a una flecha, y la tardía reacción de la cazadora del mosquete a la que iba dirigido, causo que el improvisado proyectil de huesos terminara perforando su ojo izquierdo hasta alcanzar el cerebro causándole su muerte. Las agobiantes expresiones de las tiradoras provocaron un baja del autoestima y moral de las restantes. Solo la cazadora del bastón metálico conservaba una mente y postura firme.


    — ¡No se distraigan, con la vista al frente y no se dejen intimidar!, ¡si atacamos a la vez, conseguiremos herirle, será fuerte, pero puede morir como cualquier puto hombre lobo! –Exclamo la cazadora del bastón y con sus palabras alentó a sus camaradas.


    La bestia blanca no se detuvo, acabar con las tiradoras restantes era su siguiente paso, observo que ellas empezaban a recargar sus mosquetes, el lupino no les daría la oportunidad de permitirle que hiciesen otro disparo. Como un animal en cólera, avanzo rápidamente en cuatro patas, y para sorpresa de todas, lo hacía moviéndose entre las paredes.


    Al verse las tiradoras aun recargando, la cazadora del bastón nuevamente hace uso de las cadenas de su Gear y las demás utilizan utensilios provenientes de los bolsillos tácticos de su vestimenta, desde cuchillos arrojadizos bañados en ponzoña y hasta bombas molotov. Nada de lo que es arrojado alcanzaba a la veloz monstruosidad de blanco pelaje, su velocidad era tan ridícula que superaba con creces el estándar de rapidez de las hembras de su raza.


    —“Esto es absurdo, ¡inaudito carajo!, es de conocimiento básico que los hombres lobos masculinos se caracterizan por tener más fuerza, mientras que las femeninas son más rápidos y agiles, ¡pero este jodido engendro es tanto tan rápido como fuerte!, ¿¡qué clase de licántropo anormal es este!?” –Se preguntó con agobio la cazadora del bastón en la privacidad de sus pensamientos.


    Y en consecuencia de la imprudencia de arrojar bombas incendiarias en la abandonada iglesia que aun albergaba estructuras de madera, desde repisas, un confesionario deteriorado y hasta los restos de bancos destruidos. Fueron suficiente para alimentar las llamas y desencadenar el inicio de un incendio.


    Peter al encontrarse lo suficiente cerca del altar donde yacen las dos tiradoras, realiza un ágil salto de varios metros y desciende con su espada motorizada apuntando a una de las féminas. En su descenso relució una demencial expresión en su rostro con su lengua fuera, que infundio un terror extremo en la joven cuya vida amenazo, causándole temblores involuntarios y privándola de toda incapacidad para moverse.


    La presión aplastante del Gear y la suma de todo el peso de Peter, convirtieron a la cazadora en restos de un geiser rojo visceral, con gran parte de los órganos destruidos volando en pedazos a los alrededores. Porciones de intestino, hígado y el duodeno salpicaron al rostro del demencial animal en conjunto con la esencia vital de su víctima.


    La última cazadora del mosquete estaba titiritando, sumida en un profundo miedo, al ser testigo del asesinato de su amiga y con la mayor parte de su cuerpo empapado de sangre junto a restos carnosos. Por reacción normal la mayoría se alejaría cuanto antes de un asesino tras acontecer un homicidio ante sus ojos, pero la muchacha en lo más recóndito de su psiquis, había sido perturbada al grado de quedar paralizada por ese temor excesivo.


    Sus demás compañeras le gritaban, le aconsejaban a todo pulmón que corriera, que se alejara de aquella monstruosidad, pero sus esfuerzos eran inútiles. La bestia le alcanzo primero, no con su espada, sino con sus mandíbulas, de una poderosa mordida en el pecho, despedazo el torso de la cazadora y arranco con pura brutalidad su corazón para triturarlo en sus fauces.


    —“Mmm… esta sensación… es como aquella vez que probé la carne humana por primera vez…” –Su lengua saboreaba con mera exquisitez la sangre ajena que empapaba sus labios.


    El apasionante recuerdo de su primera ingestión de carne humana en compañía de Lyra, la crujiente sensación de masticarlo, de ahogarse en su aroma y el gozar de su sabor al tragarlo. Un jubiloso sentimiento de excitación sacude su ser y en consecuencia su temperatura corporal sube ligeramente sintiendo el abrazo del calor de la bestia proclamándole saciar su voraz apetito inhumano.


    —“Más… quiero más… ¡¡MÁS!!” –Emite un fuerte gruñido enseñando sus colmillos a las cazadoras restantes, con un aliento sobrenaturalmente rojo exhalando de su hocico y una aterradora mirada de depredador con sus esclerosis oscuras en conjunto de sus pupilas amarillas que brillaban en la oscuridad.


    Ya no era el instinto de un psicópata que guiaba las manos homicidas de Peter, sino la de una bestia depravada con sed de sangre.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,215
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Comienzo con los detalles que encontré.
    "... aquí –Señaló mientras..."
    "...son imperdonables para..."
    "...de Armenia –Aclaró otra..."
    "...esto solo terminará de..."
    "...nos matará, ella..."
    "... llamas amarillentas rebosaba..."
    "... las trece restantes que aún quedaban a su alrededor en la iglesia. Atacó por..."
    "...sonrisa tomó del cuello..."
    "... segundos conllevó a su muerte."
    "...Arrancó con suma facilidad la cabeza del cuerpo de la mujer que utilizó como escudo, con columna vertebral incluida, la cual tensó con sus manos y con la maestría de un atleta la lanzó..."
    "... causó que el improvisado.... Solo la cazadora del bastón metálico conservaba una mente (**) y postura firme." Ahí falta una palabra, distinta a firme, quizás 'clara', 'lúcida' o 'centrada'.
    "... lobo! –Exclamó la..."
    "...observó que ellas empezaban a recargar sus mosquetes, el lupino no les daría la oportunidad de permitirles que hiciesen otro disparo. Como un animal en cólera, avanzó..."
    "...en ponzoña, hasta..."
    "... y ágiles, ¡pero este jodido engendro es tanto tan rápido..." Ese 'tan' no va.
    "...que infundió un terror extremo en la joven cuya vida amenazó, causándole temblores involuntarios y privándola de toda capacidad para moverse...."
    "...alcanzó primero, no con ... cazadora y arrancó..."
    "Continuará…"

    Me sigue decepcionando lo poco preparadas que están las cazadoras humanas, no deberían ni intentar estar durante ese evento si van a paralizarse y no son lo bastante ágiles como para evitar los golpes de un hombre lobo. Espero Sasha no me decepcione en esta cacería.

    Ya Peter está prácticamente libre, casi acabó con todas sus captoras y le dio una sed de carne bestial que no hará que las sobrevivientes tengan un final feliz.

    Solo falta ver lo que sigue, con suerte aparece un buen enemigo que haga que Peter sufra en serio para ganar o al menos no lo tenga tan fácil.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3. Threadmarks: CAPITULO 50
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2943
    CAPITULO 50


    La consciencia de un psicópata se desvanece, y da lugar al instinto de un animal sanguinario, del hombre convertido en bestia, solo puede interpretarse de una manera. Todos los sentidos del lobo blanco, se guiaban al mismo nivel o situación que una criatura salvaje en cólera, con la diferencia de que sus garras depredaban a mejor inteligencia.


    Las cazadoras más cercanas se balancearon hacia él, entre Gear cuerpo a cuerpo, destacaban aquellos de aumentar el filo de su hoja para perforar piel gruesa o blindada. Los capaces de generar fuego, viento, acido u toxina arrojadizas, sus hábiles movimientos con el arma como la sincronía de sus ataques, delataban sus años de experiencia en combate y trabajo en equipo.


    Pero la bestia lupina estaba dotado de una mayor experiencia natural anormal, el instinto asesino no solo era un medio para leer los movimientos maliciosos de un agresor. En su genoma, se encuentra la memoria genética de los predecesores, de cientos, miles e incluso cientos de miles a través de diversas eras del tiempo.


    Bandidos, guerreros, gladiadores, soldados, caníbales, eran algunas de las incalculables memorias de diversas vidas e individuos, pero todas tenían en común una cosa, el asesinato era una esencia vital de su naturaleza, y los que sus ancestros pudieron hacer y aprendieron en el arte de la matanza. Los descendientes podían replicar sus años de experiencia y mejorarlo, para que la siguiente generación lo heredara y superara al predecesor.


    De las 7 cazadoras restantes que quedaban, 6 actuaron en conjunto atacando a la vez a Peter, la bestia blanca esquivo las habilidades de los Gear elementales capaces de arrojar proyectiles de sus respetivos elemento a una considerable distancia. Al encontrarse a escasos centímetros de ellas, estaban en el rango de su espada sierra, las cazadoras no dudaron y como una unidad sus armas se unieron para chocar contra la del lobo.


    La ventaja del número respaldaba al bando de las cazadoras, la coordinación de sus movimientos en equipo supondría una mayor eficacia para lidiar con la monstruosidad a la que enfrentaban. O eso fue lo que pensaron…


    Ni la combinación de las seis féminas tuvo la más mínima comparación ante una fuerza tan ridículamente aplastante, el rojo que imbuía el brazo dominante de Peter y su Gear característico. Respaldado por un dotado Licántropo inmune a la plata con sus límites físicos y fisiológicos llevados a un escalón superior a un hombre lobo promedio en su forma bestial, sumada incluso la presencia de la luna llena que intensificaba la fortaleza de estas criaturas, el resultado se balanceaba para dicha monstruosidad.


    Los Gear de las cazadoras no tuvieron oportunidad alguna y fueron destrozados, pronto le acompañaron brazos desgarrados, piernas cercenadas, ojos rasgados, gargantas abiertas, torsos visceralmente cortados e intestinos salpicados. Vómitos de sangre surgieron de las profundas heridas de las más agonizantes, incluso por las orejas o narices, ese néctar rojo fluía al exterior sin control por orificio que tuviera a su disposición.


    Mientras una masacre unilateral se llevaba a cabo, el fuego provocado por los artilugios arrojadizos de las cazadoras comenzó a extender aún más por la iglesia. Pero esto no afecto o preocupe en lo más mínimo a Peter, pues toda su atención estaba centrado en aquellos que asesinaba sin piedad.


    Con la muerte de las seis cazadoras, de los años de experiencia y ventaja numérica de estas guerreras busca fortunas hecho añicos ante él, solo restaba una más, la última del grupo, quien perpleja observa los restos de sus camaradas, despiadadamente aniquiladas por Peter. Fue esa última cazadora la responsable de atraer a tal bestia a la iglesia, la misma que debía convertirse en presa, y termino siendo un voraz cazador.


    La mujer de brazos fornidos que contaba con su bastón metálico gris capaz de invocar unas cadenas negras de amplia distancia, antes empoderada, ahora sentía una intensa rabia. Dicho grupo al que conformaba y ahora solo ella restaba, llevaba años a su lado, hubo ocasiones en que inevitablemente algunos trabajos y peligrosas cacería, culminaron con la vida de unos cuantos.


    Pero jamás rondo por su cabeza, que algún día, ella sería la única aun en respirar, observar y rodearse de aquellos rostros con los que compartía diversos momentos. Ahora sin color en sus ojos, inmóviles y sin aliento, tal horrido hecho la llenaba de ira, pues el responsable de tal genocidio, con sus zarpas y arma teñida de su esencia roja, estaba frente a frente.


    —Todas eran… como mis hermanas… ¡y tú las mataste!... ¡AAAAAAAAH!...


    Un grito de cólera, una furia vengativa se apodero de la cazadora restante, desatando las cadenas negras de su Gear, las dirige hacia la bestia que asesino a sus preciadas hermanas. La velocidad del lupino sin embargo, superara sin complicaciones los ataques de la fémina enloquecida.


    Su ira solo supuso defectos en su forma de luchar, influenciadas inmensamente por sus resentidas emociones, empleaba su Gear con clara ineficacia. No había precisión en sus ataques, no había estrategia en sus movimientos, solo era una mujer furiosa agitando un arma como si fuera un látigo, no era tan diferente de un berrinche.


    El lobo gruñía moviéndose en círculo, girando en torno sobre ella, oyendo que con cada lanzamiento de sus cadenas, la respiración de la muchacha de brazos fornidos se hacía más intensa. Sus jadeos aumentan y con ellos el cansancio la alcanzaría en cuestión de tiempo.


    — ¡MUERE!, ¡MUERE!, ¡MUERE!, ¡MUEREEEEE PEDAZO DE MIERDA!...


    Anhelando su muerte, maldiciendo su existencia, la enojada fémina seguía agitando su Gear, ignorando incluso la presencia de las llamas extendiéndose en el edificio. Pero llego al punto en que su cuerpo empezó a enlentecer sus movimientos. Finalmente había ocurrido lo que el lobo previa, la fatiga debilito como tal a la cazadora, su descuido pronto le costaría caro, pues el licántropo no tardo en tomar partido de su deplorable estado.


    —“¿Dónde?, ¿dónde está?” –Pensó la cazadora al perderle de vista.


    Una respiración inhumana se oye a sus espaldas, era evidente la razones de a quien le pertenecía tal forma de exhalación, intentar correr con lo cansada que estaba, era una acción inútil, al igual que luchar. Pero escogió esta última opción para no defraudar a sus hermanas caídas, pero ni esa motivación la salvo de ser la siguiente víctima., la sierra giratorio se acercó a ella más rápido que sus cadenas hacia el lobo blanco. Pero él no apunto a su cabeza, o su tronco, cintura o piernas, el filo mecanizado de su Gear fue por sus brazos, más concretamente…


    — ¡AAAAAAAAAAH! –Un grito de agonía repercute de la boca de la cazadora en conjunto con lágrimas y sangre.


    Cada dedo de cada mano, fue rebanado meticulosamente por Peter, en consecuencia, el arma de la cazadora cae al suelo y ella queda completamente incapacitada para luchar. No era una Novamancer, dependía únicamente de los Gear y utensilios arrojadizos que llevaba encima, pero sin dedos con que sujetar o tomarlos, prácticamente era una inútil.


    Y para prolongar su sufrimiento, el sangrado ante la pérdida de sus dedos, no la había matado, solo debilitado un poco más, estando de pie y un poco mareada. Miro de frente al licántropo de grueso pelaje blanco, observo cara a cara a aquel monstruo que asesino a sus compañeras e amigas, desde su salvaje expresión, sus bestiales ojos y hocico bañado en la sangre de sus camaradas caídas.


    —Tú me lo quitaste todo… puto lobo… adelante, mátame de una vez… ¡termina con esto!... no voy a rogarte piedad o misericordia… por mi te puedes ir al infierno… saco de pulga mierdoso.


    Un escupitajo de indignación por parte de la cazadora fue hecho al rostro del lupino blanco, quien reacciona con enojo gruñendo y enseñando sus fauces. Alza su mano izquierda enseñando sus garras, la cual culminaría con la vida de la fémina, quien levantando ambos brazos y manos sin dedos, acepta su destino con una sonrisa demencial. Lo último que oye al teñirse de oscuridad toda su consciencia, además del sonido del fuego crepitar en las cercanías, eran aquellas garras descendiendo y destrozando sin piedad.


    __________________________________________________________________​


    En lo alto de las ruinas de un edificio de varios pisos, la observadora misteriosa de túnica blanca y rostro oculto bajo una máscara de madera con la imagen de la cara de un lobo, enfoca su vista en la desolada iglesia del cual en su interior aguardaba Peter. A un lado de ella, surge alguien, una mujer que vestía una gabardina marrón táctico equipada con numerosos bolsos y usaba una máscara como de obra de teatro.


    —El que estés aquí, significa que has cumplido con tu parte del trabajo, “Zytha” –La enigmática persona le habla.


    —“Zytha” es solo el nombre humano que utilice con este “disfraz” –Contesto la mujer de la gabardina quitándose la máscara, enseñando un rostro con una fea cicatriz que abarca la mitad del lado derecho —No me gusta mucho tener que arruinar la estética de mi bella cara, pero trabajo es trabajo.


    Al cabo de solo unos meros segundos, todo el cuerpo de aquella muchacha adulta cambia de apariencia por completo, revelándose como otra persona. Una doncella adolecente, de un negro vestido lúgubre presentable para un funeral, con una larga cabellera gris, ojos color rojo y presencia de colmillos en su boca, saluda formalmente a la enigmática de la túnica blanca.


    —“Illusia” es como realmente me llamo, mi amada querida.


    —Entiendo que te guste el teatro y el drama, pero no era necesario que te presentes, nos conocemos desde varios años –Comento la enigmática persona de la máscara de lobo.


    —Es lo habitual –Se abraza a si misma guiñándole un ojo —En cuanto a lo que pedias que averiguaras, en relación al muchacho y su tolerancia a la plata, ¡es magnífico!, ¡sublime!, y… absurdo.


    —Hmmm… ¿por qué absurdo?.


    —Tus sospechas son ciertas, la plata no le afecta, oh, pero eso es solo la mitad de los hechos –Cruza sus brazos exhibiendo una mirada pensativa con los ojos cerrado —La plata lo vuelve más fuerte, ridículamente, absurdamente e ilógicamente… casi invencible, pero solo es temporalmente, imagínalo como una droga militar para intensificar ciertas características físicas, aunque no parece que en su caso haya efectos adversos.


    —¿De modo que la plata lo afecta de manera inversa comparado a un hombre lobo en particular?.


    —Sí, observe todo mientras estaba “muerta”, es fácil cuando tienes el poder de influir en la percepción de todos los sentidos de los que te rodeen.


    —Conozco muy bien tu Novamancia, “Ilusión teatral”, por eso eras la ideal para esta labor.


    —Convencer a ese grupo de cazadoras para que se movieran a mis hileras y traerlas aquí no fue fácil, ¿sabes?, si hubieran descubierto en el más mínimo detalle que era, me habrían matado en el acto.


    —Si tengo que adivinar lo “dificultoso” que fue para ti, de seguro lo resumiría en que te acostaste con su líder y la hipnotizaste, e imprudentemente debiste beber algo de su sangre, teniendo que ocultar las marcas de su cuello.


    —Soy una vampiresa, me gusta la sangre, en especial joven y fresca –Illusia lamia los dedos de su mano derecha al solo pensar en dicha esencia —Ah propósito, ¿me dejarías probar un sorbito de la sangre de ese viril y apuesto hombre lobo?.


    Una moderada cantidad de energía Nova irradiaba del cuerpo de la enigmática persona de túnica blanca, su cabeza voltea lentamente hasta que su rostro mira fijamente a los ojos de la vampiresa. Una notable intención asesino se manifestó en ella contra la doncella inhumana.


    —Te matare… aquí… mismo… ahora… -Pronuncia dichas palabras con una tétrica tonalidad.


    — ¡Solo bromeaba! –Froto con una de sus manos su nuca en señal de arrepentimiento a la vez que sonreía —Olvide mencionar cierto detalle con respeto al tema de la plata y ese chico lobo, veras, si bien es cierto que se vuelve más fuerte, en especial cuando recibe una dosis en plata líquida, puedo deducir pero solo como una teoría, que a mayor cantidad que ingrese a su cuerpo, mayor poder adquiere, pero… también tiene su lado negativo.


    — ¿Un efecto perjudicial?, creí que habías dicho que su condición en contacto con la plata carecía de efectos secundarios.


    —Oh, ¿pero quién dijo que “él” es el perjudicado? –Una sonrisa maliciosa se cierne en el rostro de la vampiresa —Cuando él se encuentra dopado de plata en su organismo, se vuelve fuerte y también “salvaje”.


    La enigmática persona no comprendía del todo las palabras de la vampiresa, podría atribuir la palabra “salvaje” en torno a la licantropía, pero era evidentemente que con respecto a Peter, su significado era mucho más que solo eso.


    __________________________________________________________________​


    — ¿Qué paso?... siento que me perdí de algo.


    Un confuso Peter de pie, con su pelaje blanco mayormente bañado en sangre, miro a su alrededor observando el silencioso paisaje de cadáveres. Los muertos despedazados, destrozados o descuartizados eran de las cazadoras que habían intentado emboscarle, noto también que la presencia del fuego había sido extinguido, el olor a quemado persistía en el ambiente mezclado con la sangre.


    Pero una cosa llamo en particular su atención, era el cuerpo sin vida de la mujer de brazos fornidos que portaba el Gear del bastón capaz de invocar extensas cadenas negras, había recibido la muerte más impactante de todas las presentes fallecidas. Despojada de toda ropa, de cada dedo de las dos manos mutiladas, la piel del abdomen como de los brazos hasta la cabeza había sido arrancada, y el acto principal se tornaba sobre la cruz de plata que estaba colgada sobre la pared a escasas distancia del altar.


    Esta fue arrancada de su sitio en la pared y clavada en el propio suelo bien firme, para luego ser utilizado con la finalidad de empalar a la cazadora sobre dicho objeto. La punta fue incrustada con gran salvajada por el recto de la víctima, que la inmensa cantidad de sangre proveniente del orificio penetrado no descartaba lo dolorosa y agónica que fue el sufrir de la fémina.


    Incluso su carnoso rostro manchado de lágrimas, mucosidad y sangre, denotaba con claridad aun tras habérsele arrancado la piel, la desesperación reflejada en sus últimos momentos de vida. Algo tan morboso y enfermizo, para Peter desconocía cuando fue que lo hizo, deseos de matar a la cazadora no le faltaban, que estará muerta ya era una realidad, pero no recodaba el momento exacto en que sus garras la convirtieron en ese pedazo de carne profanada.


    El solo intentar recordar lo ocurrido, el procesar los fragmentos de sus recuerdos sobre la masacre llevada a cabo, la sensación de júbilo fue el sentimiento que le invadió. Luego se transformó en un agudo dolor de cabeza, imágenes distorsionadas en rojo con la imagen de varias mujeres y acompañada de gritos femeninos inmersas en el dolor, se manifestaron sobre dichos recuerdos.


    Las mujeres observadas en aquellas imágenes pesimamente definidas con una edición como si hubieran sido creadas para un proyecto de terror, las reconocía en su mayoría. Eran las cazadoras que enfrento en esa iglesia, a algunas recordó el momento en que las mato, pero otras, desconocía haber experimentado sus asesinatos, como si alguien más se las hubiera arrebatado.


    —Todas están muertas, es lo que importa –Se dijo a sí mismo.


    Estiro su cuello y hombros haciendo sonar sus huesos, tomo la ropa menos sucia de la cazadora muerta que tenía a la cercanía, se lo arranco y la uso como un trapo para quitarse la mayor parte de la sangre impregnada en su pelaje, pero era difícil limpiarlo sin algo de agua. Acto seguido, tomo su Gear espada la cual yacía cerca y fue dejada clavada en el suelo, en su estado normal, sin la enigmática energía roja envolviéndole encima.


    — ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que este cacería inicio? –Se preguntó en voz alta el peliblanco lupino.


    La puerta de la iglesia seguía cerrada de modo que solo hubiera una forma de abrirla y Peter la conocía perfectamente, una patada con fuerza sobrehumana y aquella obstrucción se derrumba al instante. Una vez en el exterior, lo primero que avista son restos de cuerpos calcinados, de miembros, torsos e incluso cabezas, todas de licántropas.


    Mirando fijamente el rostro de unas de las bestias humanoides, la cual no estaba tan irreconocible como las demás, no tardó en darse cuenta que pertenecía a una de las seis mujeres lobas de Fraila. Todas ellas habían sido asesinadas, y su principal responsable estaba en frente a solo pocos metros.


    Su mirada se cruzó con la cazadora que asesino a dichas licántropas, una joven de una inusual cabellera cuyo color era mitad negra de un lado y rubia del otro, portando una armadura pesada sin casco con el vientre expuesto. Sus armas principales eran Gear especializadas para ser utilizado contra las bestias lupinas, una espada y un escudo de plata.


    Peter volvió a encontrarse con la paladín que en su primera ocasión, recibió una severa paliza de su parte, Sasha Sunlaire, quien era la identidad de aquella mujer de aura formidable. Miro al lobo blanco directo a los ojos y al instante reconoció su identidad, la sed de sangre broto entonces de ambos lados.


    Continuara…


    NOTA DEL AUTOR: Para el 27 de noviembre estaré en periodo de exámenes, del cual abarcara la mayor parte de diciembre, estimo que hasta el 20 o 21 de diciembre. Por lo que tanto “Werewolf & Assassin” y “Metalord Revolution” pueden no recibir nuevos capítulos hasta esas fechas, o puede que actualice, pero serán pocos capítulos, no hay garantía de lo segundo. Una vez finalice el periodo de exámenes, volveré a la normalidad con la publicación de capítulos de las dos novelas, gracias por su atención y en especial seguir leyendo =).
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,215
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    No pondré nada específico. Aunque si señalará que te siguen faltando comas en verbos en tiempo pasado. Y en una oración usaste números, al inicio, para referirte el número de cazadoras, y eso no se ve muy bien que digamos.

    Si resalto que hay una mejoría en narrativa, y no hubieron tantas fallas como en veces anteriores.

    No sé si tengo que entender a qué se refiere Illusia con eso de 'salvaje' y que sea una desventaja, pero no para él. Enigmático en verdad.

    Y por fin viene la revancha Sasha-Peter, la lucha del año, de este escrito. Ya que Peter es el protagonista, es poco posible que algo le suceda, pero al menos espero que Sasha le dé una buena pelea, y el lobo blanco no salga con un poder repentino que lo haga más fuerte y la mate como si nada.

    Apoyo a Sasha, me cae mejor que Peter, XD
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso