SHIZUOKA_Shizuoka

Tema en 'Prefecturas' iniciado por Amelie, 6 Septiembre 2020.

Cargando...
  1.  
    madarauchiha

    madarauchiha Rolero principiante entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Abril 2020
    Mensajes:
    346
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Shiori

    Una chica empezó a regañar a Hayato, aparentemente por el tema del entrenamiento a juzgar por lo que comprendí, pobre chico...La verdad es que tampoco es que esté haciendo nada malo, por lo que, cuando la otra chica finalizó y el niño le replicó tampoco podía decir nada, al menos a mí no me había molestado en lo más mínimo y me alegró que pese a todo el niño no hubiera perdido su educación, honestamente era algo de todo punto admirable, así fue que tras la contestación me agaché para ponerle amablemente la mano en la cabeza.
    — Yo creo que puedes llegar a ser un gran guerrero, ésos bendajes empléalos como un símbolo de fortaleza pequeño, confía en ello y siempre que gustes entrenar puedes contar conmigo—. Sonreí con amabilidad— Más no te alicaigas por esto ¿vale?—. Preguntó con dulzura
    Tsuna ahora fue el que le preguntó a Yuki si Hayato era su hijo, algo que era una buena pregunta, aunque ¿No fue que dijo que había venido con una especie de escoltas? Bueno, no iba a decir nada, para luego añadir que el Hayato se parecía a su padre.
    Asentí para sonreírla ámpliamente
    — Tómese su tiempo Hinata-san, tenemos tiempo de platicar—. Asentí tranquilamente para escuchar la voz de Hayato sonriendome prometiéndome tener paciencia— No te preocupes Hayato-kun, podremos hacernos fuertes juntos—. Logrando sacarme una sonrisa al verle más animado ahora.
    Luego me levanté para mirar al resto de personas mientras veía a Hinata reverenciar hacia la chica que entraba, indentificándola como "Akari", ¿Así que la médico? Para luego decirnos que se llamaba Minami Akari, corroborando mis sospechas.
    Luego informó que era médico como los Harutomo.
    Aunque luego se mantuvieron hablando sobre que Ginko era hijo de Sasaki, haciendo que tratara de memorizar los nombres porque podrían resultarme importantes en el futuro, "Sasaki", "Ujihisa", ¿Quienes serían?
    Me acercé un instante hacia la enfermera, reverenciando.
    — Es un placer conocerla, Akari-dono, me llamo Shiori, supongo que ya me conoce—. Sonreí conmovida, para mirarla y luego acercarme a Ginko y presentarme— Encantada Ginko-san, me llamo Shiori, encantada.
    Aunque al instante, o al menos casi al instante, "Lo que trataba de dejar en claro es que espero que olvidaras lo sucedido en Minami" "Iniciemos de nuevo" ¿Ocurrió algo importante en Minami? Igual se notaba que Ginko era muy hábil sanando herida, sin embargo, al ver a la gente moverse al interior de la clínica decidí seguirlos hasta el interior.
    Pasando por el lado de uno de los usuarios, me hizo sentir un escalofrío "Quería ver con sus propios ojos tu figura y reconocerte, verte y saber que no eres un sustituto. Que eres Takeda Minamoto defendiendo a los tuyos" ¿Sustitusto? ¿Era algo siquiera posible? Bueno, si, claro que era posible, aunque ¿Para qué arriesgarse? ¿Para conocer nuestros planes? Shiori...Cálma, piensa, no tiene sentido que los Taira montaran todo este plan para capturar simplemente a Takeda, algo que efectuó una razón en Takeda que me esperaba y corroboré.
    — No creo que sea un sustituto, al fin y al cabo los Taira no se atreverían a hacer que nos acercáramos tantas personas importantes a él, ni montaran el caos que montaron—. Añadí con calma.
    Aunque veía como Takano parecía recriminarse el tema del escolta— Tampoco podemos estar siempre pendientes de Takeda, no se recrimine por hacer lo que consideraste correcto en ese momento, me preocupa más como vamos a atacar a los Taira...—. Añadí preocupada— No sé cuanto tiempo nos queda.
    De todos modos, la voz alegre de Tsuna pareció romper el tenso silencio de la sala, lo que me hizo sonreír mirando a Hayato— Tsuna es muy fuerte, ayudémonos mútuamente—. Dije maravillada mirando a Tsunayoshi, asintiendo con una sonrisa.
    Luego de eso dijo con alegría que ambas eran muy fuertes, haciendo que me sintiera mucho más aliviada y alegre por reconocer mi fuerza
    —Gracias Tsuna, tu también lo eres y estoy seguro de que Hayato también lo es—.Luego me giré hacia Yuzuki— Si gusta entrenar un día Yuzuki-san, yo estaré encantada de ser su oponente.
    Aunque luego escuché como otra voz explicaba sobre una historia de venganza, "En la misión de exploración envíe a los míos, tendremos la información que se requiere, estoy segura de ello" y aunque no dije nada, porque no lo entendía, cuando Yuzuki vociferó que si no estábamos heridos abandonáramos la clínica, ¿pero que le pasa?
    Empecé a caminar al exterior en silencio, mirando de reojo a Yuzuki, ¿A que el cambio tan drástico de comportamiento? No me gustaba nada...
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  2.  
    Slam

    Slam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Febrero 2020
    Mensajes:
    250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ginko Harutomo

    Hizo todo lo posible para que a los pacientes no les duela, pero todavía era muy inexperto y precisaba practicar. No obstante, la bufotoxina la había podido eliminar —Listo— dijo pasándose la mano por la frente al terminar —En veinticuatro horas ya estarán curados de la parálisis— Lo sentía mucho por la esposa de ese hombre, sí le habría dolido, pero no se lo diría o agravaría más todo. En vez de eso, regresó con Hinata y Akari.

    ¿Ya te encuentras mejor, Hinata?— le preguntó a su compañera para después dirigirse a su sanadora —Akari, hay algo que quería preguntarte, pero cuando estuvimos en Minami nos fuimos rápido porque no sentimos muy buenas vibras... ¿Tú fabricaste el antídoto para el veneno que me diste? ¿Podrías enseñarme a hacerlo?
     
    • Fangirl Fangirl x 2
  3.  
    Bruno TDF

    Bruno TDF Rolero Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    4,665
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Togashi
    Clínica

    Se apartó un poco de Kenzaburo en el momento que Yuzuki se acercó para tratar su herida, era esencial dejar un buen espacio a quienes sabían curar para que lograran un buen trabajo. En el proceso de todo aquello, escuchó en silencio pero con mucha atención el debate que se desató en torno a la escolta de Takeda y a la incógnita de la presencia de la emperatriz.

    “A lo mejor también era un disfraz” pensó vagamente. “Una artimaña cuya intención es hacernos perder el tiempo pensando en el tema, en lugar de las estrategias de guerra.”

    La voz de Kojiro lo sacó un poco de sus pensamientos. El joven le avisaba que se iría con Kirara y Shinko a descansar al Oyaji.

    —Los veré allí —respondió, recordando que allí lo debían estar esperando Tetsuo y su maestro Yukimura, si es que había aceptado su invitación.

    Dentro de la Clínica de pronto había un flujo constante de personas que iban y venían, conocidos y desconocidos. Reconoció al niño del ojo herido y su madre, que a juzgar por sus palabras también era hábil en las artes del sigilo. También estaba aquella otra mujer desconocida, la que ya estaba atendiendo en la Clínica cuando se presentó ante Kirara mientras velaba por su hermano dormido. En ese momento, el hombre de cabellos blancos le estaba hablando para pedir que le enseñara la receta de un antídoto. La había llamado “Akari”. Al ver esto, supuso que esa mujer también estaba a cargo de la Clínica… y Kirara se había ido, lo cual era para comprender dada la funesta revelación que había recibido. Mas, él no quería irse sin antes proveerse de unas medicinas.

    Se acercó a donde estaban Ginko y Akari.

    Discúlpenme por la interrupción —se excusó, saludándolos con una respetuosa reverencia—. Soy Togashi, del clan Minamoto. Es un placer conocerlos a ambos —se giró entonces hacia Akari. Ahora que se veían más de cerca, reparó en que era una mujer muy hermosa y de gran presencia, con el porte de una líder—. Si aceptas enseñar a esta persona a preparar el antídoto, quería saber si antes podrías proveerme de unas tres medicinas, las cuales pagaré. Hablé con Kirara y me dio el visto bueno para tenerlas, asumo que podrías ayudarme.
     
    Última edición: 10 Junio 2021 a las 10:48 AM
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  4.  
    rapuma

    rapuma Maestre

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    3,336
    Pluma de
    Escritor
    Kenzaburo

    Observó los ojos de Yuzuki con intensidad; las palabras de la mujer calaron hondo en el hombre cuando iluminó la misión de caza de Mao y Murai. Caza. Los habían cazado como perros, como animales. Tensó los puños pero de un segundo a otro se tranquilizó, era algo que intentaba ahogar dentro de su espíritu de samurái, era la única forma de darse fuerzas a sí mismo. La mirada de Kenzaburo no era una fácil de soportar, pero tampoco es que estuviera intimidando a la mujer, simplemente la miró con esos ojos negros, casi sin vida, drenados del deseo de vivir.

    —Sin deudas entonces. —asintió hacia ella y se giró bruscamente, no queriendo gruñir junto a Yuzuki. ¿Habría tenido miedo? ¿Habría estado asustada? Esas preguntas eran las que realmente no dejaban dormir a Kenzaburo, el solo hecho de pensar en los últimos momentos de Mao temblando como una niña, que es lo que era a fin de cuentas. Una víctima más de los Taira los cuales le habían arrebatado todo, incluso hasta la vida, ya que la lengua de plata de Murai la había dominado como nadie antes, llevándola sin dilatación hacia su propio fin.

    Ya fuera de la clínica, en el exterior del local y abrigados por la noche la figura de Yuzuki se deslizó hacia ellos, aún con las manos manchadas de sangre de Kenzaburo. El samurái miró primero a Takano y luego volvió su vista hacia ella. Afirmó y le relató el pasado de Rengo, uno que no le generaba demasiada empatía ya que creía que su propio pasado era más tenebroso que unos simples golpes. Aún así, contó con detalles la historia, tal como el propio Rengo le había contado a fuerza de intimidación en las cuevas de Tsu.

    Se quedó entonces en silencio, aceptando con gusto las palabras de Takano el cual era una persona que había aprendido a respetar. Observó a ambos, aparentemente afligidos por la información. No supo que más decir ante ellos sobre Rengo por lo que quiso desviar un poco la atención hacia otro asunto.

    —El señor Takami Azai llegó a la ciudad hará cosa de unas horas con su ejército, incluido con los Tao. Si la guerra nos espera en el próximo día será mejor entablar la estrategia cuanto antes. —miró hacia la puerta de la clínica. —Necesito asegurarme sobre Shi. Necesito ver que tu padre y tu hermana lograron dejarla en un lugar seguro. Tengo que buscar a Kato Harima.
     
    • Fangirl Fangirl x 3
  5.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Comentarista empedernido D O O M E D Elfo del Puto Infierno Bros in soft Sexy Bee Man Idiots, for better or worse

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    5,597
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Yuzuki Minami
    Fuera de la clínica

    No era que esperara que ninguno de los dos me dijera que me retirara, que me negara el derecho de oír algo que concernía a mi propia familia, ni siquiera Kenzaburo que se había detenido en mí después de las palabras que le solté, con aquellos ojos negros, casi opacos. Yo había ido detrás de su familia, yo había visto la vida escapársele del cuerpo, y cargaría con ello el resto de mi existencia, porque su sangre se había revuelto con la que ya llevaba encima de tantas otras personas.

    Conforme lo escuchaba relatar lo que sabía de Rengo sentí que me arrancaba un trozo de piel con cada palabra, porque todo eso había pasado en nuestras narices, porque él se las había arreglado para ocultarlo y nosotros, yo, nunca pude verlo. Era mi niño y había sufrido en mi cara sin que yo lo supiera.

    La tensión del día acabó por sobrepasarme, Kenzaburo terminó de hablar, Takano añadió algo y yo tuve que hacerme a un lado, desviar la vista de ambos. Tomé aire pero aún así las lágrimas me resbalaron por el rostro, me alcanzaron el mentón y fueron a perderse al suelo, antes de que atajara el resto a pesar de tener las manos parchadas de rojo.

    Fracasos somos nosotros.

    Claro que lo éramos, ¿qué clase de familia no había sido capaz de protegerlo?

    Por un momento se me ocurrió dejar todo tirado, dejarlo y correr hacia donde fuese que hubiese quedado Rengo, solo me contuvo el pensar que ni siquiera eso me aseguraba encontrarlo, también lo que había dicho Takano cuando apareció Matsuda con la noticia de los rehenes. Mi lugar ahora mismo estaba en Shizuoka, en ninguna otra parte y teníamos la guerra encima como para hacer cosas tan impulsivas como esas. Solo me quedaba confiar, confiar en que Kuroki lo trajese de regreso a casa.

    Me mantuve al margen del resto, total si habría la boca era posible que solo terminara de estallar, si acaso asentí con la cabeza a las palabras de Kenzaburo sobre que debíamos planear la estrategia cuanto antes, todavía limpiando las lágrimas que me escurrían por el rostro. Por otro lado, también estaba lo de Shi, ciertamente debía ir con Kato para eso.


    mira ese relleno
     
    • Sad Sad x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
  6.  
    Amelie

    Amelie Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    5,067
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]
    Clínica
    [Togashi; Takeda; Shiori; Tsuna; Akari; Ginko; Misato]

    Shiori salía de la clínica, Tsuna lo siguió a un lado de Hayato que decidió acompañarlos — Creo que los Minamoto nunca están relajados —mencionó Tsuna hacia Shiori — No me gustaría tener encima todas esas responsabilidades.

    madarauchiha continúa leyendo en "calles de shizuoka"

    Misato también salió de la clínica cuando Kenzaburo mencionó a los Tao. Así también salieron Misato, Kyoko y Shinrin junto con Kiba.

    Kuno Vizard continúa en "Puerto"

    Togashi y Ginko se mantuvieron junto a los heridos, tanto Fuji como el anciano. Mientra Ginko realizaba la acupuntura, Akari terminaba de atender a Hinata para acercarse al anciano con las flechas, revisando su estado.

    —Mucho mejor—mencionó Hinata acercándose a Ginko — No duele tanto tu acupuntura, aunque creo que conmigo lo hiciste más rápido... uy...—decía al ver lo lento que clavaba las agujas —creo que no ayuda que todos te estemos mirando ¿No?

    Akari después negó ante la pregunta de Ginko —Si, yo fabriqué ese antídoto; pero sólo puedo enseñarte si sabes ya de herbolaria básica, aun así, puedo venderte de los antídotos que cargo conmigo.

    Después Togashi se acercó a ellos, Akari lo miró —Un placer, Togashi; mi nombre es Akari, actual líder del clan Minami, madre de Yuzuki a quien seguro conoces.

    Hinata lo conocía de vista, cuando pelearon en Kai y separaron caminos cuando ellos se dirigían a Kamakura —Yo soy Hinata, y esté es Ginko Harutomo — mencionó para señalar a Ginko —somos del clan Asakura. Así como Rei y Gon, pero ellos no están aquí en estos momentos.

    Akari mostró a los presentes los frascos que guardaba consigo —Puedo venderles remedios, estos son los que tengo, les explicaré sus funciones.

    • Remedio para enfermedad: quita la desventaja de "enfermo" por un día (25 monedas)
    • Remedio para insomnio: quita la desventaja de "mal descansado" (60 monedas)
    • Remedio para fatiga: agrega bonificación de +3 de defensa por un día (230 monedas)
    • Remedio para resaca: quita la desventaja de "borracho" por un día (230 monedas)
      • Hangontan (130 monedas) [Cura veneno:Ricina]
      • Hidrocicloroquina (130 monedas) [Cura veneno:Cianuro]
      • Sauce (130 monedas) [Cura veneno:Ricina]
      • Galantamina (230 monedas) [Cura veneno:Estricnina]


    Fuera de la clínica
    [Takano; Kenzaburo;Yuzuki]


    Takano afirmó ante Kenzaburo, quien demostraba en cada acción su lealtad hacia el clan —Si los Azai y los Tao han llegado debo recibirlos como merecen, no dejaré que Nagato ofenda a mas aliados. También vi a Hinata, debería hablar con ella y los Asakura— sus deberes siempre estaban por encima a sus necesidades, lo sabía muy bien y por lo mismo siempre supo suprimir sus emociones, algo en lo que coincidía con Kenzaburo —También desearía buscar a Kato, hablar con él sobre nuestra familia... —dijo tronando sus dedos con fuerza —pero deberá esperar; yo iré con Takeda a recibir al señor Takami y a los Tao. Mi hermana partirá con Matsuda y Kyoko a la brevedad siguiendo el plan sugerido por Hideyoshi. Seguramente Kato sigue en la casa feudal, búscalo allí—Takano miró a Yuzuki y limpió una de sus lágrimas —Será mejor guardar nuestro odio, no servirá de nada pelear, no cambiaremos nada con ello. Sólo nos queda esperarlo, y esta vez protegerlo como es debido.

    rapuma continua leyendo en "casa feudal"
    Yáahl


    Calles de Shizuoka
    [Shiori; Tsuna; Sanada; Hayato]

    Sanada los esperaba en el exterior y los comenzó a seguir —Entonces, Hayato. ¿Qué arma utilizas?—preguntó Tsuna mientras seguía a Shiori por las calles.

    Hayato hizo el movimiento que los arqueros hacen para hacer tensión con la flecha, después dejó ir su flecha imaginaria.

    —¡Un arquero!— sonrió —¡Mi hermana es la mejor! Creo que debes conocerla.

    Dijo mientras los guiaba hacia la casa feudal.

    madarauchiha continúa leyendo en "Casa feudal"


    [​IMG]
    Puerto
    [Misato; Zeng; Yin; Ujihisa]

    Misato exploró Shizuoka por unos momentos, hasta que logró encontrarlos en el puerto. Los Tao miraban al puerto, un barco era inspeccionado por guardias de Shizuoka, parecía un barco mercantil.

    —Me alegra que Satou llegara a tiempo —mencionaba Yin a Zeng mientras veían como Satou descendía del barco, escoltado por guardias de Shizuoka.

    —Nagato siempre ha sido una persona muy molesta —mencionó Ujihisa —A pesar de demostrar nuestra alianza era evidente que mandaría a sus matones a inspeccionar a tus hombres.

    —Pero es bueno volver a rodearme de mi gente —mencionó Zeng cruzándose de brazos.




    [​IMG]
    Casa Feudal
    [Kato; Sora; Nagato; Chiharu; Kenzaburo; Tsuna; Shiori; Sanada; Hayato]


    Tsuna los guió hasta la casa feudal dónde el ingresó sin ningún problema, era su casa a final de cuentas; pero Hayato se detuvo en la entrada, temeroso a poner un pie en tan enorme edificación.

    —Calma— mencionó Sanada —Vienes con nosotros, eres nuestro huésped, estás invitado a entrar.

    Hayato afirmó ante Sanada; e hizo una reverencia antes de siquiera levantar la vista y poner un pie dentro. Mientras esto sucedía, Kenzaburo entraba sin reparo alguno. Hayato levantó la mirada observándolo, después imitó su manera de caminar y se adentró con aparente confianza a la casa feudal.

    Kenzaburo se dirigió hacia dónde había hablado con Kato la última vez, junto al jardín. Mientras Shiori, Tsuna y Hayato se dirigían hacia el dojo que existía dentro de la casa feudal, uno privado para el entrenamiento de los hijos de Nagato. Sanada se mantuvo en el patio principal, cuidando la entrada con los demás guardias.

    Casa feudal/dojo
    [Shiori; Chiharu; Tsuna; Hayato]


    El el dojo, había una pequeña practicando con el arco en el interior.

    —Chiharu, ya es muy noche; deberías estar durmiendo —mencionó Tsuna al ver a su hermana menor allí.

    —No puedo dormir —mencionó Chiharu destensando el arco para girarse y mirarlos. Hizo una reverencia ante los nuevos rostros —Chiharu Arima, soy hermana de Tsunayoshi.

    Hayato también hizo una reverencia —Hayato Sugawara, y también soy arquero— mencionó con alegría.

    —¿Qué le pasó a tu ojo?—preguntó Chiharu al notar los vendajes en Hayato.

    —Lo perdí— dijo sin mucho tacto —Una flecha, por suerte no tenía la fuerza como para pasar por toda mi cabeza, o yo ya no estaría aquí.


    Habitación
    [Kato; Sora; Kenzaburo]

    Kenzaburo ingresó a la habitación, allí estaba Kato conversando con Sora mientras al centro permanecía shi.

    —Señor Kenzaburo —mencionó Sora — conversábamos sobre el destino de esta katana, el como poder eliminarla —miró a Kato con reproche —Sería más sencillo si no hubiese alejado a su propio hijo —mencionó para después encontrarse con la mirada de Kenzaburo —Hablamos de Rengo e Itami, su mentor. Tal vez ellos sean los únicos que podrían darnos indicios de como destruir o controlar el arma.

     
    • Ganador Ganador x 3
    • Fangirl Fangirl x 3
  7.  
    Kuno Vizard

    Kuno Vizard Rolero, dibujante

    Virgo
    Miembro desde:
    8 Septiembre 2013
    Mensajes:
    1,317
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Misato Aoyama

    Camine por las calles de la capital buscando rastro de los Tao, pasando por el Dojo, el cuartel militar y demás sitios disfrutaba como la brisa nocturna mecía los mechones de mi cabello, un merecido momento relajante luego de la misión en el cuartel y el rescate de Fuji.

    Mis pasos me guiron hasta el puerto donde parecía ver actividad, pensé en acercarme y descansar en la orilla del mar el cual muchas veces trajo paz mental. Luego tal vez iría al Shukusha y podría lavar la asquerosa sangre seca de Masaki, un amargo, terrorífico y humillante recuerdo de haber estado un paso al otro mundo por el filo de un arma demoniaca.

    Al estar más cerca reconocí las siluetas de los Tao, estaban siendo inspeccionados por los guardias de Nagato. Suspire con hastío de tan solo imaginar el trato brusco que Yin y sus hermanos debían padecer...debía recibirlos como prometí.

    —¿Yin..?

    Con el Lalago en mano y una sonrisa en mi rostro sorprendí a Yin colocandome justo detrás de él y sus hermanos. Era de las pocas veces que mi sigilo podía ser molesto.

    —Bienvenidos a Shizuoka, estoy muy feliz de verlos con bien nuevamente—Salude con una reverencia, me sentía algo apenada por recibirlos con una imagen algo descuidada pero sabia que tras la sangre en mi ropa pronto relataria interesantes historias.


    >>¿Esta todo bien? Han pasado muchas cosas hoy, espero tengamos un momento para comer y descansar...hay mucho que deseo contar...
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  8.  
    Bruno TDF

    Bruno TDF Rolero Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    4,665
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Togashi
    Clínica

    Akari se presentó con amabilidad y elegancia, mencionando su nombre y posición. A la conversación se sumó otra chica que recordaba solamente de vista, una a la que se habían cruzado durante un viaje y que los ayudó durante la batalla de Kai. Aquellos días fueron tan vertiginosos y dinámicos que Togashi no había podido detenerse mejor a conocer a sus compañeros. Se llamaba Hinata, y el hombre que practicaba acupuntura fue presentado como Ginko Harutomo, pertenecientes al clan Asakura. También mencionaron a unos tales Gon y Rei que no se encontraban en el lugar.

    Nos los he visto durante al día, imagino que llegaron hace poco. Sean todos bienvenidos, es bueno poder parar a conocernos mejor… aunque sea en estas circunstancias —mencionó, mirando con un dejo de tristeza a Fuji y el anciano. Entonces se dirigió, en primer lugar, a Akari… Sin darse cuenta, se había tomado un segundo de más para mirarla antes de hablar—. Así que eres la líder del clan Minami. Conozco a tu hija; no nos hemos cruzado mucho, pero puedo atestiguar que contribuye con valentía y firmeza a la causa Minamoto; fue muy importante sobre todo en Kamakura —luego se giró hacia Hinata y asintió con la cabeza—. Me alegra ver que estás bien y con la fuerza intacta, Hinata, y que te siguen rodeando buenas personas —sonrió, observando a Ginko.

    Tras este intercambio, Akari mostró los remedios que traía con ella. Togashi había supuesto que en la Clínica sólo tendrían remedios para la enfermedad del viajero, por lo que fue grato para él encontrar una variedad más amplia. Podrían venir bien si las cosas se ponían feas en la guerra… Pero los precios le chocaban un poco... Aún así, sentía que sería irresponsable no llevarse algunos.

    Acercó su mano con lentitud hacia los frascos, señalando un remedio para enfermedad, un remedio para insomnio y un remedio para fatiga.

    Estos serán muy útiles para ayudar a algún soldado necesitado —mencionó, dejando en claro que los remedios no serían para él—. Pero tengo el dinero justo. Necesito conservar un poco, para conseguir material con el que fabricar armas para esos mismos soldados —hablaba con sinceridad, sin artimañas. Miró a Akari directamente a los ojos, buscando bondad en lo profundo del alma de aquella mujer bella y enigmáticaAkari… ¿Me permitirías un pequeño descuento?

    *Uso mi habilidad Galantería en la mamá de Yuzuki (?)
     
    Bruno TDF ha tirado dados de 20 caras para Bono Total: 1 $dice
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Gracioso Gracioso x 1
  9.  
    John Whitelocke

    John Whitelocke Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    17 Diciembre 2019
    Mensajes:
    433
    Pluma de
    Escritor
    Soga no Hideyoshi 曽我秀吉

    Afueras de la clínica

    En las afueras de la clínica estaban Takano, Kenzo y Yuzuki. Le costaba por el momento discernir si las cosas iban marchando bien, o si había algo torcido. Estaba claro que lo que había sucedido en el campamento de los Taira podría ser calificado de una victoria, pero las dudas recaían sobre las apariencias. Parecía una victoria, ¿pero lo era?

    —Takano, interroguemos a los rehenes que recuperamos. Utilizaré mis habilidades diplomáticas antes de que termine el día para tratar de obtener algo de información.

    Si podía sacarles algo, sean impostores, traidores o simplemente inocentes de toda sospecha, sería beneficioso para el clan.

    —Ahora mismo algunos de nuestros compañeros han partido en una misión, podrían necesitar ayuda dependiendo de lo que averiguemos a partir de un interrogatorio.

    El día no había terminado aún. Cuando miró hacia un costado vio a un conocido amigo suyo.

    —Esperame un momento—dijo hacia Takano.

    Se acercó al conocido, era uno de sus recursos, parte de esa red de contactos que le podían brindar información de tanto en tanto.

    —Aprovecho que estás aquí para darte este recado. Esparce un rumor por Shizuoka, dile a la gente que nuestra defensa es muy débil, que carecemos de arcos, de flechas y de lanzas. Pero antes de irte dime todo lo que sepas, cualquier novedad.

    Oyó con atención.

    Cultura local: rumor
    Recursos
    Diplomacia
    : obtener información (si Takano me lleva con alguno de los rehenes rescatados).
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  10.  
    Slam

    Slam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Febrero 2020
    Mensajes:
    250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ginko Harutomo

    Sí, creo que me puse nervioso— le contestó a Hinata un poco preocupado, pero lo hecho, hecho estaba.

    Luego, mientras conversaba con Akari, se acercó otro de los Minamoto. Su nombre era Togashi y parecía alguien bastante respetuoso —Encantado— exclamó Ginko sonriente cuando Hinata lo presentó, al parecer ella ya se había codeado con la mayoría de los Minamoto.

    Sonrió al ver la habilidad retórica de Togashi a la hora de conseguir un descuento y esperó su turno hasta que terminara de comprar.

    Yo llevaré un remedio para la fatiga y... ¿Qué era aquello con lo que amablemente me envenenó Sakura en Minami?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    rapuma

    rapuma Maestre

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    3,336
    Pluma de
    Escritor
    Kenzaburo



    Escuchó las palabras de Sora mientras veía con atención a Shi en el centro de la sala. Afirmó cuando la mujer dejó de hablar y le devolvió la mirada, quitando los ojos de la saya roja finalmente. Luego miró por unos breves segundos a Kato y no pudo evitar pensar en lo distinto que eran sus hijos con respecto a Rengo. Takano era una piedra, un muro que hablaba de algo inoxerable y de una justeza terribles. Rengo era lo otro, la contraparte de su hermano mayor. Era débil. O al menos eso se creía.

    —Creo que en caso de realmente querer destruirla, o al menos deshacernos de ella, es muy fácil. Arrojarla al fondo del océano. Y tenemos barcos y un puerto aquí mismo. —miró a ambos por turnos. —En realidad me parece que no quieren arrojarla porque puede ser de ayuda en esta guerra o al menos en que realmente confían en que Rengo sea capaz de controlarla. —volvió su mirada hacia Shi: la katana era perfecta, hermosamente peligrosa. Miró a Sora —Es una lástima que Rengo no se encuentre aquí, es cierto. Sería de gran utilidad. Después de todo, es uno de los hijos más valientes de los Harima. —dejó de tener contacto visual con la mujer y sus orbes se deslizaron despacio hacia los del líder del clan Harima. Eran miradas acostumbradas a ver la muerte, el dolor de la pérdida y a muchos hombres valientes morir. —Desterraste al único hijo que esta guerra necesita. Admito que no lo conozco demasiado, demonios, hasta me pareció un cobarde al ver como se desmayaba luego de intimidarle. Pero la cobardía frecuentemente se confunde con debilidad. Rengo es tan fuerte que no lo sabe, y ése es su problema. —luego miró a Shi con atención. —Mara quiere a Rengo, desconozco la verdad sus intenciones. Intuyo que quiere usarlo, poseerlo. No estoy al tanto de los demonios del yomotsu, pero creo que Mara le subestima. Su pasado fue un martirio y es por eso que sé que es fuerte. El muchacho siempre sonríe. Y sonreír desde la tristeza, cuesta el doble.

    Le conté también a Kato y a Sora el pasado de Rengo, Kenzaburo es chismosa.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
    • KHÉ? KHÉ? x 1
  12.  
    Amelie

    Amelie Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    5,067
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]
    Clínica
    [Togashi; Takeda; Akari; Ginko]

    Akari observó a Togashi mientras hablaba de su hija, cada palabra la hacía sentir orgullosa y eso se notaba en su cálida sonrisa, sabía de lo que estaba hecha Yuzuki, y en esos últimos días notaba que era más valiosa que el jade, reflejando a su padre en cada paso, demostrando su firmeza en sus convicciones; desvió la mirada para buscarla pero ya no estaba en la clínica, porque siempre estaba en movimiento.

    Hinata afirmó a Togashi mientras Takeda se acercaba a revisar el trabajo desempeñado por Ginko —No tengo palabras para la ayuda que nos estás brindando, Ginko —mencionó Takeda para después ser sacudido por Hinata —Sabremos como cobrarte después.

    Togashi siguió conversando para elegir unos cuantos remedios, Akari lo observó mientras este señalaba tres frascos, la miró; Akari sostuvo esa mirada tan profunda, había algo en aquel hombre que la distraía de lo que la rodeaba. El escuchar su nombre la desencajó un poco, Akari sonrió y negó por debajo, masajeó levemente el tabique de su nariz para después levantar de nuevo la mirada —Tienes ese don de las palabras; te haré un descuento, por esta ocasión —dijo extendiéndole los frascos —Reduciré cuarenta y cinco monedas de tu cuota.

    Hinata miró ese intercambio con confusión, para después girarse hacia Takeda quien miraba con preocupación a Fuji —Takeda—llamó su atención —¿El imbécil de Kato te está forzado a casarte con Shinrin?—preguntó sin tapujos haciendo que Takeda levantara la mirada —Esas son viejas costumbres; tu eres el futuro Emperador, nadie puede obligarte a nada. No estás en deuda con los Harima, ellos están en deuda contigo y tu familia. Sólo quiero que quede eso en claro.

    Takeda sonrió y afirmó.

    Akari después observó a Ginko al terminar la transacción con Togashi y soltó una ligera risa —Nuevamente lo siento por el comportamiento de Sakura —mencionó apenada —Fue ricina, la cual curé con hangontan; yo no preparo venenos, sólo contravenenos; si buscas adquirir alguno podrías preguntarle a mi hija, Yuzuki. Tal vez ella pueda venderte alguno.—dijo extendiéndole el remedio para la fatiga —¿Necesitas algo mas además de este remedio?



    Fuera de la clínica
    [Takano; Yuzuki; Hideyoshi]


    Kenzaburo se alejó justo en el momento en el que Hideyoshi salió de la clínica; Takano escuchó a Hideyoshi y antes de que pudiese responder este se alejó para hablar con un conocido suyo, al reincorporarse Takano le miró —Los rehenes recuperarán el movimiento el día de mañana, o al menos no tendrán excusa, ya que han sido atendidos. Por lo tanto no podrás interrogarlos hasta el día de mañana, yo te acompañaré en ese proceso.

    Takano se notaba cansado, aun así no mostraba confusión, se mantenía siempre presente sin distraerse de sus obligaciones —Debo ir a recibir a los Azai; el señor de Nagano llegó a Shizuoka junto con los Tao. Normalmente ese recibimiento debería ser responsabilidad del señor de las tierras en las que nos encontramos; pero no espero simple cortesía del señor de Shizuoka, y dudo que Tsunayoshi sepa que está sucediendo en su propia ciudad. —negó —detesto las formalidades, son un pérdida de mi tiempo; pero no podemos tener en descontento a nuestros aliados. Iré al Oyaji, pueden acompañarme si así lo desean; pero si tienen otros planes no se sientan en obligación.




    [​IMG]
    Puerto
    [Misato; Zeng; Yin; Ujihisa]

    Yin dio un sobresalto mientras que Zeng llevaba su mano al mango de la espada; rápidamente se relajó al ver que se trataba de una aliada. Ujihisa sólo pudo soltar una carcajada al ver a Yin asustado.

    Yin sonrió casi al instante al reconocer el rostro de Misato en la obscuridad.

    Zeng hizo una reverencia para después ganarle la palabra a su hermano menor —Agradecemos su bienvenida —mencionó con formalidad —Nuestro viaje fue ameno.

    Yin ignoró por un momento a los presentes para sólo enfocarse en Misato —Vi solo al señor Kenzaburo y temí lo peor; por gran fortuna me alejó de malos pensamientos al instante, informándome que se encontraba con bien —sonrió hablando con su característica formalidad—En verdad me alegra volver a verla señorita Aoyama, no dejé de orar por su misión y su retorno con bien; pero admito que mi corazón nunca estuvo en paz en el transcurso de estos días —dijo llevando su mano al pecho —Pero ahora que puedo volver a verla puedo dejar de pensar en viejas tribulaciones.

    —Yin fue un completo fastidio, un manojo de nervios constantes —dijo Ujihisa sin mirarlos, seguía ocupado viendo la embarcación y a Satou lidiando con las preguntas de los guardias.

    —¿Cómo iba a dormir sabiendo que estarían en una misión tan peligrosa?— preguntó Yin sin esperar una respuesta —Sabía que el lalago traería buena fortuna, siempre lo ha hecho.

    —Vayan al Oyaji, allí se están reuniendo varios de los los aliados—mencionó Ujihisa —Yo puedo esperar aquí por Satou.




    [​IMG]
    Casa Feudal/Habitación
    [Kato; Sora; Kenzaburo]

    Sora negó —Yo no creo que exista alguien capaz de controlar esa arma, controlarla equivaldría a poder controlar a Mara, y eso es algo que ningún humano logrará. Lanzarla al mar, podemos hacerlo, dejarla al fondo; pero eso no libera a los mortales del control de Mara, tal vez el sable jamás vuelva a ver la luz del sol si es que tenemos esa suerte; pero esconder el problema no cura la enfermedad.

    Kato miró a Kenzaburo cuando este mencionó "valentía" y a Rengo en la misma oración. Se cruzó de brazos mientras este terminaba de lanzarle sus palabras, este esperó paciente hasta que el silencio volvió a reinar.

    —Estás confundiendo fuerza con utilidad —aclaró Kato mientras Sora lo observaba con molestia — Rengo nació con una ventaja y aun así es incapaz de dominarla. Es inestable, indisciplinado, cobarde, un mal guerrero. —Sus palabras eran firmes y con la falta de emoción que lo acostumbraban —Él abandonó Kamakura porque sólo sabe huir, no sabe enfrentar los problemas porque sus emociones lo sobrepasan. Eso lo hace débil, no por ello pierde su utilidad, pero si esa utilidad no está a nuestro favor, se vuelve un impedimento a nuestra causa.

    Sora negó mientras Kato seguía su discurso.

    —Si esa entidad lo necesita, lo va a utilizar. Si Rengo no sabe hacerse útil con nosotros, no tiene valía y debe ser eliminado.

    Sora observó a Kato —Tomas el camino fácil —mencionó con severidad pero sin mostrar en su rostro alguna emoción, era una pelea de voluntades —Prefieres eliminar lo que no puedes comprender. Temes perder, es por ese perfeccionismo por el que te has vuelto tan frío; incluso para poder decidir si tus hijos viven o mueren por tus propias manos. Kato, eso es arrogancia, vanidad.

    —Soy un arma, Sora —mencionó Kato — Si vivo es porque demuestro que aun soy útil —la observó —Si no puedes soportar la frialdad, obsérvame desde la distancia. Un sable sólo debe soportar el calor en su formación, después permanece frío para mantener su temple. El filo de un sable sólo muere ante el fuego, una mala forja o la fuerza de un temple mayor —miró a Kenzaburo —Es así como nace y muere un verdadero guerrero.

     
    • Fangirl Fangirl x 4
    • Ganador Ganador x 2
  13.  
    madarauchiha

    madarauchiha Rolero principiante entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    3 Abril 2020
    Mensajes:
    346
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Shiori
    Camiando tranquilamente hacia el exterior de la clínica aun estaba preocupado por el desplante que había tenido aquella mujer, ¿Por qué de repente había cambiado tanto de carácter? También sabía que dar vueltas sobre el asunto tampoco me iba a ayudar pero... Me preocupaba.
    La voz de Tsuna, sin embargo me sacó de mi ensimismamiento, comentándome que los Minamoto no están nunca relajados para añadir que no le gustaría tener todas esas responsabilidades, claro que ya intuía que cuando herede el puesto de señor feudal va a tener todas esas responsabilidades.
    — Estoy de acuerdo, en especial con enemigos tan peligrosos y que siempre están pisándole los talones contínuamente... Hm, necesito preguntaros algo directamente en el dojo—. Así luego miré a Tsuna sonriendo— Más sé que éstas responsabilidades resultan tediosas, más anhelaría ayudarte en éstos menesteres.
    Así proseguimos el camino en silencio por las calles donde nos esperaba Sanada, quien nos empezaba a seguir preguntándole a Hayato sobre el arma que utilizaba, quien respondió que el arco, así que un atacante a distancia ¿eh? Siempre venía bien alguien que luchara en retaguardia, algo que me hizo girar la cabeza hacia Sanada sin dejar de sonreírle.
    —¿Usted que arma frecuenta Sanada-san?—. Preguntó con amabilidad pero interés y con una pizca de entusiasmo, admito que me daba curiosidad, Sanada me había caído bien, así como Hayato, algo que me hizo recordar que Tsunayoshi me dijo que su hermana era experta en arco, igual bajé la mirada para mirar al pequeño—Así que arquero ¿eh? Yo uso una Katana, así que puedo protegeros desde vanguardia mientras tu te encargarías de la retaguardia—. Sonreí amablemente, para tratar de hacerle cosquillas y animarle un poco.
    Finalmente llegamos a la casa feudal nuevamente, notando como Hayato parecía reticente a entrar, notándose como temeroso al respecto aparentemente intimidado de la grandeza de la edificación.
    — Vamos , tampoco estás solo Hayato, también te considero mi amigo ¿sabes? Aquí te trataremos bien —. Sonreí con amabilidad poniendo una mano en su hombro
    Así fue como empezamos a introducirnos en su interior y de esta forma empezar a caminar en dirección al dojo, donde nos encontramos con una niña que estaba entrenando con el arco. La ví disparar una flecha que dió justo en el centro del objetivo.

    —¡Buen tiro!—. Exclamé maravillada mientras Tsuna se dirigió con ella para aparentemente preguntarle sobre que hacía despierta, y su nombre, Chiharu. Bonito nombre y me parecía bastante típico japonés.
    Luego se volteó hacia nosotros para reverenciar educadamente, algo que agradecía a pesar de parecer una chica con gran carácter, así que simplemente reverencié de vuelta para mirarla.
    — Shiori, el placer es todo mío, Chiharu-san, soy amiga de su hermano—. Reverencié educadamente para volver a incorporar mi postura mientras, unos instantes después la chica se empezó a acercar a Hayato para preguntarle sobre su vendaje, notando que perdió un ojo, pero ¿Que clase de vida tuvo que tener el pobre? Admito que no sabía que podía haberle pasado en su corta vida aunque, me sorprendió la naturalidad con la que lo decía. Realmente quería hablar con él en privado si quería hacerlo.
    — No mereces ser subestimado Hayato, eres muy fuerte por llevar éstas cosas con entereza. Mi vida tampoco ha sido fácil, por ésta entereza, tienes todo mi respeto y mi amistad si realmente gustas tomarla
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    John Whitelocke

    John Whitelocke Usuario común

    Sagitario
    Miembro desde:
    17 Diciembre 2019
    Mensajes:
    433
    Pluma de
    Escritor
    Soga no Hideyoshi 曽我秀吉

    Fuera de la clínica

    La noche estaba avanzada, y a Takano se lo notaba agotado, no obstante, las obligaciones aún no acababan. El enemigo estaba cerca, y el estrés tenía a todos en vilo. Quizás hiciera falta hacer algo más para estabilizar la posición en la que estaban, o quizás lo que realmente hiciera falta fuese descansar para poder pensar mejor. Al otro día estarían con las defensas bajas si no dormían.

    —Está bien Takano, te acompañaré a recibir al señor de Azai. Será un protocolo rápido. Luego podremos ir a descansar, lo necesitamos todos. Ha sido un día largo. Mañana temprano lidiaremos con los rehenes recuperados si las cosas siguen su curso.

    ¿Podrían finalmente ir a descansar, o pasaría algo más?
     
    Última edición: 13 Junio 2021 a las 10:07 AM
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  15.  
    Slam

    Slam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Febrero 2020
    Mensajes:
    250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ginko Harutomo

    Para mí es un honor ayudar— le respondió a Takeda con una sonrisa. Le caía muy bien porque podía ver la bondad en su mirada, pero también la tristeza propia de la pérdida. Esto interpelaba a Ginko lo suficiente, también sabía de lo que se trataba, ¿pero quien no había perdido a alguien en este dramático Japón antiguo?...

    Pues justamente, lo preguntaba para pedirte un contraveneno para eso... por si vuelvo a tropezar con la misma piedra— le respondió a Akari luego de ver como Togashi se salía con la suya. Se había ganado su respeto.
     
    Última edición: 14 Junio 2021 a las 10:59 AM
    • Adorable Adorable x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Bruno TDF

    Bruno TDF Rolero Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    4,665
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Togashi
    Clínica ---> Fuera de la Clínica

    Togashi pudo percibir que el hecho de nombrar a la líder del clan Minami por su nombre la había descolocado un poco. Por un momento temió que aquello afectara lo que estaba intentando conseguir con sus palabras, aunque no era raro que se tomara el atrevimiento de llamar a las personas por su nombre; él nunca fue muy apegado a las formalidades, incluso a aquellas que estaban muy arraigadas a la cultura de su propia nación; era más adepto a dirigirse a las personas de igual a igual. La sonrisa que luego esbozó Akari, acompañada de una negación de la cabeza, le dio a entender que el tropiezo no había sido demasiado severo. Incluso había conseguido un buen descuento. Decidió que si volvían a verse, se dirigiría a ella de una manera más acorde, por algún motivo no quería dejar una mala impresión.

    Tendré siempre presente tu amabilidad, muchas gracias —dijo con solemnidad y una reverencia, entregándole las monedas correspondientes y guardándose las medicinas. Luego miró hacia la salida y pudo percibir que todavía había personas cerca de la Clínica; por lo cual se giró hacia Takeda—. Creo que Takano y los demás siguen afuera, por lo que me dirigiré al Oyaji a descansar un poco. Pero mantengámonos siempre alertas —añadió, dirigiendo una última mirada a los rehenes—. Tengo esperanzas de que sean ellos.

    Con un educado ademán, despidió a todos los que se encontraban presentes en la Clínica y salió del lugar. Allí afuera se encontró con Takano, Hideyoshi y Yuzuki, saliendo justo a tiempo para escuchar a los dos primeros diciendo que se dirigían al Oyaji.

    Casualmente me dirijo hacia allí —mencionó hacia Takano y Hideyoshi—. Los acompañaré.
     
    Última edición: 14 Junio 2021 a las 12:25 PM
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  17.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Comentarista empedernido D O O M E D Elfo del Puto Infierno Bros in soft Sexy Bee Man Idiots, for better or worse

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    5,597
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Yuzuki Minami
    Fuera de la clínica —> Clínica

    Sin importar la información que acabáramos de recibir, lo cierto es que ahora mismo habían muchas otras cosas que atender, recibir a los Azai y lo Tao era una de ellas por supuesto, no fuese a ser que Nagato y su malgenio lo hicieran antes que nosotros. Ya bastante habíamos tenido con todo el tema de la audiencia como para sumarle más cosas.

    Takano y yo era obvio que queríamos tener una conversación con Kato que sería de todo menos agradable, en eso suponía que nos parecíamos, no teníamos un carácter ejemplar y como buenos hijos de Kamakura, algunas cosas preferíamos solucionarlas de otras formas que con una conversación. Solo con lo que acababa de contarnos Kenzaburo ya me estaba tragando un poco mis palabras sobre mantener a Kato vivo por ser de utilidad y ganas no me faltaban de robarle más agujas a Shinrin para arrojarle las cinco sin dudar un solo instante.

    La sangre de mi padre, de todo nuestro clan.

    La sangre de Rengo.

    Nadie podría culparme el día que, si lograba montarme un plan tan perfecto como el de Kamakura, le ponía fin a la vida de Kato Harima y él mismo lo había dicho. De igual forma debía saber perfectamente que era una pieza, que seguía vivo porque demostraba su utilidad, y el día en que dejara de funcionar en el tablero se habría acabado su momento.

    El tacto de Takano regresó mi atención a la conversación y relajé los gestos sin siquiera darme cuenta, asentí con la cabeza ante sus palabras, parpadeando algunas veces para deshacer las últimas lágrimas que me cristalizaban la vista. Esta vez íbamos a protegerlo como debíamos.

    Hideyoshi no tardó demasiado en aparecer, así que me aparté para permitirles conversar lo que fuese necesario sin interrumpir, incluso cuando seguía con lo del interrogatorio cuando ya estaba dicho que no iba a conseguir nada ahora mismo. Ya no sabía si era necio, tonto o solo estaba igual de desesperado que el resto de nosotros, tampoco me interesaba averiguarlo en ese momento si debía ser sincera.

    De cualquier manera, Takano se lo recordó y al final Hideyoshi dijo que lo acompañaría, lo mismo Togashi cuando salió de la clínica. Le dediqué una mirada a los tres, luego volví la vista hacia la clínica antes de regresar a ellos.

    —Vayan con cuidado y descansen, Hideyoshi tiene razón, lo necesitan. —Me acerqué solo para alcanzar la mano de Takano, darle un apretón suave y disponerme a regresar a la clínica—. Yo me quedaré aquí, de paso vigilando a los rehenes por cualquier cosa. Si ven a Kirara, discúlpenme con ella por haberla hecho llevarse a Shinko así, pero necesitábamos espacio en la clínica.

    Perfectamente habría podido ir con ellos, recibir a los Azai y los Tao, pero no me sentía en las mejores condiciones, además de que mi lugar en ese momento estaba allí. Podía hacer las veces de vocera, poner en orden a Takeda una y otra vez, pero tampoco era diplomática y eso saltaba a la vista, así que ir era innecesario. Mi función en la clínica, con los heridos y la sangre derramada, así como pertenecía al campo, donde pudiera usar las katanas como extensiones de mí misma.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Amelie

    Amelie Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    5,067
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]
    Fuera de la clínica
    [Takano; Yuzuki; Hideyoshi; Togashi]


    —Me molesta seguir protocolos tan absurdos —mencionó Takano con su ceño fruncido tan característico, en ese instante Togashi salía de la Clínica para reunirse con ellos, escuchando su conversación, miró a Togashi —No me sorprende que tengas tanta energía, dormiste en toda tu estancia en Kamakura —dijo con semblante serio denotando su mirada ya cansada para después soltar una risa seca —El vagabundo recupera el semblante de un guerrero, pensé que te tendría que sacrificar para librarte de tu agonía.

    Yuzuki habló para decir lo que haría a continuación, se fue hacia la clínica no sin antes darle un ligero apretón a la mano de Takano frente a Hideyoshi y Togashi; era su culpa, siendo que él había limpiado sus lágrimas frente a Kenzaburo. Su regla no duró un sólo día.

    —Vigila también de Takeda; debe descansar, tiene esa incesante necesidad de mantenerse despierto en momentos de crisis. Cuando salimos de Nara hacia Tsu no durmió por tres días consecutivos, no quiero que eso vuelva a repetirse —dijo ante Yuzuki para después dirigirse a Hideyoshi y Togashi —Terminemos con las cortesías lo más rápido posible —miró a Hideyoshi — Les ofrecerán sake, procura no emborracharte.

    John Whitelocke continúa en "oyaji"
    Bruno TDF hay texto pertinente a Togashi en "clínica" después continúa en "oyaji"
    Yáahl continúa en "clínica"


    Clínica
    [Yuzuki; Takeda; Akari; Ginko]

    Togashi dedicaó unas últimas palabras a Akari mientras ella guardaba las monedas —Fue un placer— concluyó Akari para con Togashi, mientras este se dirigía hacia Takeda.

    —Yo tengo la misma esperanza —mencionó Takeda —Por favor, descansa; necesito a todos enteros. —Togashi salió de la clínica.

    Hinata afirmó ante las palabras de Ginko —Nuestro clan siempre apoyará al tuyo — mencionó ante Takeda —Esta técnica la aprendió de una manera... digamos que tuvimos que sufrir un poco para que él pudiera desarrollarla.

    —Y yo debo estar a la altura de los Asakura —respondió Takeda mientras Yuzuki entraba a la clínica — Esta técnica, jamás había visto algo como esto; coloco mi confianza en tus manos, Ginko.

    Akari sonrió a Ginko —Es el Hangontan, es de ciento treinta monedas —dijo mostrándole el frasquito.



    [​IMG]
    Casa feudal/dojo
    [Shiori; Chiharu; Tsuna; Hayato]


    Chiharu sonrió ante Shiori y luego miró a su hermano —Por fin tienes amigos, atún— dijo bromeando Chiharu haciendo que Tsuna se sonrojara completamente avergonzado.

    —¡Chiharu!— gritó Tsuna mientras que Hayato se enfocó en Shiori y sus palabras.

    —Quiero ser fuerte —dijo Hayato —Le demostraré a los Taira que puedo ser un peligro. Y así, serán ellos los que tiemblen al verme, y no yo a ellos.

    Chiharu dejó de reírse de Tsuna para después mirarlos —Bien, ¿Quieren entrenar ahora? Estaba por irme a bañar para ya después ir a descansar; pero puedo hacer una excepción. Pero si lo desean, también podemos entrenar el día de mañana; junto al Oyaji hay un campo de girasoles, yo entreno allí; acomodé varios sitios para practicar con el arco.

    Hayato miró a Chiharu —Yo prefiero por la mañana, descansar es importante para crecer. Si me desvelo no creceré. Al menos eso decía mi padre.

    Tsuna miró a Shiori —¿Qué dices, entrenamos por la mañana?

    madarauchiha recomiendo que entrenes al siguiente día. Shiori ya entrenó por la mañana así que no sumará exp adicional por hoy. Pero ya has conocido a Chiharu.



    [​IMG]
    Oyaji
    [Kirara; Shinko; Clan Azai; Kojiro; Togashi; Hideyoshi; Takano]

    Al entrar pudieron oler la comida; era carne de jabalí, un aroma inconfundible. En la sala principal estaba reunidos el clan Azai; Tetsuo el joven que ya conocían; Terunobu, el guardia que siempre acompañaba a Tetsuo y Takami, el señor feudal de Nagano, al cual ya conocían de su visita a aquella prefectura. Fue el hombre que insistió en asesinar a Kato junto con Hideyoshi; y también el que dudó de Takano como compañero de Takeda.

    —¡Hideyoshi! ¡Togashi! Bienvenidos —gritó Tetsuo mientras sacudía el hombro de su padre mientras señalaba a Togashi —¡Ese es el hombre que humilló a Nagato!

    Takami sonrió levantando su o-choko con sake —Vengan a beber aquí, hay sake para todos— al lado del señor de Nagano estaba un guardia, estaba atento al igual que Terunobu, ninguno de ellos bebía.

    [​IMG]

     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Adorable Adorable x 1
  19.  
    rapuma

    rapuma Maestre

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    3,336
    Pluma de
    Escritor
    Kenzaburo

    Escuchó atento las palabras de su maestro; el hombre era práctico, sumamente impío pero no por ello egocéntrico. En eso Sora estaba equivocada, o al menos Kenzaburo pensaba de la misma forma que Kato. Él mismo había actuado con mucha impulsividad en el pasado, dejándose llevar por sus emociones más animales. Kato Harima no era así, era frío, calculador, un perfeccionista. Es por ello que se mantenía aún con vida luego de tantos años, luego de enfrentarse a tres generales, luego de tantos enemigos aplastados. Su fuerza siempre era mayor. Kenzaburo afirmó a las últimas palabras de su maestro, dando la razón a su último discurso.

    —Me dirigiré al Oyaji. Hay jabalí fresco y sake para despejar los miedos de los soldados. —observó nuevamente a Shi, luego se dirigió tanto a la mujer como al Harima. —Buenas noches.

    Y salió de la habitación, con su mente hecho un nudo de pensamientos y dudas sobre un espinoso asunto que le carcomía la cabeza. Entró al Oyaji y dejó que el momento festivo le anime el corazón.
     
    Última edición: 15 Junio 2021 a las 12:40 PM
    • Adorable Adorable x 1
  20.  
    Slam

    Slam Usuario común

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Febrero 2020
    Mensajes:
    250
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ginko Harutomo

    Sonrió algo avergonzado ante las palabras de Hinata acerca de cómo adquirió la técnica mientras compraba el antídoto a Akari —Llevaré uno, gracias— mencionó entregándole las monedas a la mujer y girándose hacia los otros dos.

    Te lo agradezco mucho Takeda, aún tengo que practicar para perfeccionar la acupuntura como mi tío, pero haré mi mejor esfuerzo. Nuestros clanes ya pasaron por mucho sufrimiento, no quiero que mi acupuntura provoque más dolor, algún día lo lograré. Es una promesa que te hago a ti, pero también me la he hecho a mí, por lo que significa mucho que me deposites tu confianza— le dijo y se interrumpió a sí mismo con un bostezo —Lo siento, creo que tendríamos que buscar un lugar para descansar, ¿dónde estaban Gon y Rei, Hinata?— se dirigió a su compañera.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso