Fantasía Metalord Revolution

Tema en 'Novelas' iniciado por Sylar, 1 Enero 2016.

Cargando...
  1. Threadmarks: CAPITULO 146 EL ORIGEN DE DNURKE
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    154
     
    Palabras:
    2944
    CAPITULO 146 EL ORIGEN DE DNURKE



    PERSPECTIVA: Douglas


    Al separarnos, ese chico Rozuel junto a la Sargaria y el Enano estuvieron por su cuenta, estoy perplejo al ver todo lo que pasaron durante ese tiempo. ¿Qué es esa cosa gigante?, su voz es la misma que la que salía en los cristales de Navum, ¿es el líder de todo esto?, ¿una especie de golem gigante parlante?.


    —Suena absurdo, tan irreal pero… no debo desconcentrarme –Reflexione entonces.


    Debo centrarme en la razón del porque estoy aquí, veo a un montón de personas y Sargarios en pésimos estados, sin duda fueron prisioneros liberados. Los que estuvieron cautivos por el ejército rojo, entonces “él” debe estar entre ellos, debo buscarle cuanto antes.


    — ¿Dónde te encuentras?, por favor… que aun estés vivo… -Suplicaba en mis pensamientos.


    Busque entre los prisioneros humanos, no veía su rostro en ninguno de ellos, ¿no está aquí?, ¿y si está encerrado en algún otro lado?, tengo que hallarle, no puedo permitir el perderlo también, es la única familia que me quedaba.


    — ¿Dónde estás Dario? –Deje salir tal pregunta en voz alta mirando a los alrededor entre los diversos presos liberados.


    Mientras seguía buscando, un Sargario de repente me llama y se acerca a mí.


    —Disculpe, ¿acaba de decir “Dario”? –Pregunto el semihumano.


    —Sí, ¿por qué lo preguntas?.


    —¿Es usted el señor Douglas?.


    —¿Qué?, ¿cómo sabes mi nombre?, ¿acaso tu… conoces a Dario?.


    —Había un humano aprisionado junto a nosotros llamado Dario, él me pidió como un favor personal que le entregara esto a un tal “Douglas”.


    El Sargario toma de su pantalón un collar de plata, el adorno unido por dos pequeñas cadenas plateadas tenía el aspecto de dos niños y una mujer tomado de las manos como una familia.


    —Unos Golem se lo llevaron pero antes de partir, se acercó a mí, me entrego esto y me pidió ese favor, me dijo “gracias” y se marchó con una sonrisa –Declaro el semihumano entregándome el collar.


    Apreté mi pecho al sentir un fuerte golpe en mi interior, un repentino malestar, este collar era de él, de Dario. Hasta el último momento tú, nunca perdiste la fe en que vendría por ti, confiaste nuestro preciado tesoro en un desconocido que ni era humano, solo para poder entregármelo a mí, ¿es tu forma de despedirte?, hermano…


    —Dario… -Replique su nombre con aflicción y caí de rodillas —Gracias… muchas gracias… -Fue mi agradecimiento para el Sargario que hizo posible que esto llegara a mi manos e inevitablemente no pude evitar derramar una lagrima.


    __________________________________________________________________


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Observe a Douglas arrodillarse frente a un Sargario, sujetaba con un rostro melancólico algo entre manos, opte por no intervenir, pues sentía que era innecesario. Mientras tanto le explique a Mecil Devon sobre nuestro hallazgo, pero evitando contar sobre el origen Trotamundos tanto de Pirer como mío, ya era bastante que Creik lo supiera.


    Le describí a Pirer como una existencia única, un golem con consciencia creado por algún inexplicable fenómeno mágico, de esa manera su identidad como una máquina de otro mundo se mantendrá oculto. En cuanto a ellos, al ver al Sargario Syhér solo, me entere entonces que Rahul y Pitt habían muerto, asesinados por un golem, del mismo modelo con el que elimine haciendo uso del rifle Gauss.


    —Un golem inteligente… ¿capaz de convertir humanos e incluso semihumanos en golems?, en verdad suena increíblemente absurdo –Opino Mecil tras escuchar mi explicación.


    —“Aparte de tener las pruebas ante tus ojos, sigues dudando de lo que es verídico, la humanidad de Avalia es realmente bastante estúpida” –Hablo la IAC.


    Su voz se hizo escuchar ante todos los presentes, los prisioneros liberados expresaban temor y odio a la máquina, en cuanto a los aventureros, era puramente asombro.


    — ¿Un golem consciente?, que existencia tan aterradora –Comento Camira.


    —Hmmm… pero ahora que ha sido vencido, ya no supone ninguna amenaza para nadie –Dijo Ars el sujeto que cubría su cabeza con un yelmo.


    Con los prisioneros liberados y Mecil como el resto de los aventureros aún vivos en el lugar, se ponía en marcha organizar a todos para evacuarlos de allí y llevarlos fuera de la zona prohibida. Mientras tanto el herido Creik fue tratado gracias al enigmático Ars y el representante del gremio.


    De la mano izquierda del hombre del yelmo, agua surgía de esta y caía en torno sobre la herida del Enano, a la vez que Mecil invoca un espirano, un águila de plumaje dorado rodeado de un aura de fuego. El espíritu invoca llamas amarillas sobre la herida de Creik y entonces los dos con fuerza retiran el aguijón de su cuerpo.


    Las propiedades del agua de Ars y las llamas del espirano de Mecil habían conseguido regenerar buena parte del tejido dañado de Creik, sin embargo dicha curación no era perfecta. La herida aún estaba abierta y esta seguía perdiendo sangre, poca, pero seguía siendo una perdida, el tejido regenerado se encontraba en un estado muy delicado, la fuerza bruta más mínima podría causar que se hiciera pedazos.


    Por lo tanto Creik tenía prohibido realizar proezas que requiriera un considerado esfuerzo físico hasta que su herida haya cicatrizado completamente con naturalidad y la piel regenerada recobrara su resistencia normal. En cuanto al sangrado que aun tenia, fácilmente se resolvió con unas vendas que el representante cargaba consigo.


    —Amo, me alegra haberle encontrado a salvo, si algo malo le hubiera ocurrido, yo… -Mi buen y pegajoso compañero se pone triste al pensar lo peor que pudo pasarme.


    —No te hagas sufrir a ti mismo Allum, estoy bien, es lo que importa, ¿no? –Pongo una mano sobre su cabeza para consolarle.


    — ¡Yo también me preocupe por ti Roz, en verdad me habría deprimido bastante si algo te hubiera pasado! –La Lupian se pega a mi lado con ojos afligidos —Por favor, no mueras antes que yo…


    —Tonta, ¿qué clase de declaración es esa?, como si quisiera permitirme morir en mi plena adolescencia –Fue la respuesta que le di —Gracias por preocuparte también, Riha –Mi mano restante fue para su cabeza para calmar su decaído ánimo.


    Los sentimientos de los dos eran genuinos, de Allum es de esperarse dado a que estamos enlazado como “dueño y mascota”, aunque actualmente no lo considero como una mascota en sí, sino un individuo como tal. En cuanto a Riha, apenas solo llevamos unos días desde nuestro reencuentro, se apega demasiado a mí, aunque me es difícil no pensar que tiene que ver por el aprecio que siente hacia mis armas de fuego.


    Se comenzó a discutir sobre la manera en que los prisioneros liberados serian escoltados, gracias a la intervención de Mecil y la ayuda del semihumano Syhér como también la influencia de Tayra, los Sargarios libres accedieron a cooperar con nosotros formando parte del grupo de escolta, aun cuando hay desconfianza como intranquilidad de los aldeanos hacia ellos, debido a la imagen negativa que tenían como raza. Pero sabían que sus posibilidades de supervivencia serían mayores si colaboraban junto a los humanos que los miraban con indiferentes ojos, todo era cuestión de conseguir que la mayoría de su Dolafh saliera de allí con vida. Por supuesto tales planes tenían bastantes complicaciones…


    —Si salimos de aquí, daremos con el bosque morado, de allí hacia el pantano corrompido y llegaremos al Campo Malahierba –Concluyo Mecil —Considerando la hostilidad de esas zonas… es difícil determinar cuántas vidas se perderían de por medio.


    Mecil discutía con los demás aventureros (incluyendo a Tayra y Douglas) sobre la complicada tarea de escolta, la charla se hacía a una considerable distancia de los prisioneros, mientras ellos trataban de mantener la calma, esperando el consuelo de que sus salvadores planificaran su exitosa manera de llevarlos a casa. Pero la triste realidad es que con los pocos efectivos que disponíamos, aun si destacaran hábilmente 3 o 4 miembros en el grupo, era difícil creer que los peligros de la zona prohibida no terminaran matando a uno, dos o una docena de los prisioneros.


    De los 28 Sargarios que lograron ser rescatados, aun pese a su debilitado estado, tenían la mayor chance de conseguir salir de la zona prohibida, pero incluso el número de victima en su grupo tras el proceso no sería pequeño. Del lado de los humanos rescatados, se contó a un total de 90 de ellos, pues la mayoría de los prisioneros o murieron por las terribles condiciones o por los experimentos o se convirtieron en golem.


    Se estima que de esas 90 personas, atravesar la zona prohibida, entre las abominaciones y el peligro del Navum en el ambiente, se calcula que perecería un 30% a 40% de ellos. Sin importar cuantos planes o recursos dispongamos, está fue la que se calculó como la hipotética menor cantidad de perdida de todas, pero incluso así, había inmensas fallas en el plan.


    No tomábamos en cuenta la frágil moral de estos aldeanos o Sargarios, si ellos entraran en pánico al momento de ser atacados en la zona prohibida, las cosas se pondrían aún más complicadas. Los dos grupos son propenso a la presión emocional y con el mal rato que llevan encerrado aquí, es de esperar que transiten por esta hostil tierra con toda intranquilidad, que les entren un repentino estado de crisis podría culminar con una baja estimada de más la mitad de ellos.


    Note entonces que el elfo oscuro que los demás habían rescatado y se hallaba descansando junto a los demás presos libres distanciado levemente de los humanos y Sargarios, mantenía una perfecta calma como si las inquietudes no existieran para él, si todos tuviera ese comportamiento, nuestro plan para escoltarlos a todo a salvo realmente iría a mejor.


    —Mmm… que complicado, a pesar de que logramos rescatarlo, escoltarlos fuera de aquí es de hecho aún más difícil de lo que parece –Dijo Alan.


    —A propósito, ¿qué será de este nefasto sitio cuando nos vayamos? –Pregunto el Sargario Syhér.


    —Lo mejor es destruir este sitio –Opino Tayra.


    —Me encargare de informarlo a mis superiores, cuando salgamos de aquí –Respondió Creik.


    Pirer se hecho a reír tras darse la declaración del Enano, una risa incomoda que captó la atención de todos.


    —“¿De verdad crees que dejare que los tuyos pongan sus barbáricas manos sobre todo lo que he creado aquí?” –Fueron las desafiantes palabras de la IAC.


    —Oh, ¿eso quiere decir que aun puedes luchar? –Pregunto Ars.


    —En ese caso me encargare de destrozar lo que queda de esa cosa –Camira posa con ojos iracundos sobre la maquina inteligente.


    La reacción de Pirer solo fue de carcajadas, no hizo ningún movimiento sospechoso u hostil.


    —“No puedo luchar, de hecho, con la destrucción de mi cuerpo móvil, mi recipiente principal también sufrió daños críticos y es con este cuerpo que poseo la capacidad de manipular todo este sitio y a mi ejercito también” –Declaro Pirer —“Ya… no me quedan energías para luchar o llamar a mis soldados para acudir a mi ayuda, ni siquiera dispongo de la capacidad de reparar los serios daños que poseo, inevitablemente me quedare sin mana y mi consciencia se apagara para siempre”.


    Si lo que dice es cierto, ¿entonces como planea en ese estado evitar que el reino de Nagret se haga con el control de este lugar?, a decir verdad, también me intranquiliza pensar que ellos tomen este sitio y se hagan con la tecnología de Pirer.


    —“Sin embargo, cuando mi consciencia desaparezca, se activara un mecanismo de autodestrucción que he creado si llegara a darse tal inesperado suceso, concluirá con la absoluta destrucción de todo este sitio y todo lo que haya en él” –Revelo entonces la astuta máquina —“Calculo que solo me queda… 1 hora de energía”.


    — ¿¡1 HORA!?... –Exclama la mayoría de los aventureros.


    No soy bueno llevando la cuenta, pero todo el recorrido que hemos hecho en este sitio, sin duda ha transcurrido 1 hora, o quizás un poco más de eso. Si lo calculo bien, salir de aquí nos podría tomar una hora entera, desconozco si al activarse su mecanismo de autodestrucción se iniciaría un conteo o será una activación inmediata.


    La cuestión es que al tener el tiempo en nuestra contra, nos vemos obligados a tener que movilizarlos hacia la salida y con ello irnos al exterior. Encaminarnos entonces a la zona prohibida aun sin haber planeado una estrategia optima sobre la manera en que escoltaremos a los aldeanos y Sargarios.


    La cosa solo se puso peor, pues nuevamente ambos grupos empezaban a ponerse intranquilos (más el lado humano), pues ya empezaban a sospechar que el rescate no saldría tan bien como su fe deseaba.


    —“Rozuel Drayt, ante la proeza de lograr vencerme pese a ser un orgánico, tienes mi respeto y por ello estoy dispuesto a hacerte un favor, como último gesto honorable de mi parte” –Fueron las palabras de la IAC.


    ¿Un favor?, después de todo lo ocurrido, me costaba creer que la arrogante máquina soviética, empezara a mostrarse bastante amistoso y más ahora con la situación critico que teníamos.


    —“Desbloqueare el sistema subterráneo para facilitar tu huida de la zona prohibida”.


    — ¿”Sistema subterráneo”? –Replicaron todos confusos.


    Una fuerte luz se manifestó sobre la pared, denotando una marca, esta tenía la forma de un triángulo azul con un circulo negro en su interior que se asemejaba a un ojo y a su vez lo componía otro circulo más pequeño con la diferencia de que en ambos lados poseía unos brazos curvados que simulaban un par de alas y arriba de dicho circulo denotaba la cabeza dibujada de un búho mirando de frente.


    —Esa marca… ¡pero si es el símbolo Logiano! –La reconoció Creik.


    — ¿Los Logianos?, ¿no es esa civilización extinta con más de dos milenios de existencia? –Pregunto Alan.


    — ¿Por qué la marca de dicha civilización se encontraría brillando en este sitio? –Pregunto Ars.


    La pared se abre revelando un pasaje secreto, pero había mucho más de lo que aparentaba ese camino, sin duda esto es cosas de Pirer. ¿Por qué nos enseñó esto?, ¿realmente esto tiene que ver con ese favor que decía?.


    —“Todo este sitio, no fue creado por los Enanos, pues ya existía mucho antes de que ellos aparecieran en este mundo” –Dijo Pirer.


    — ¿A qué te refieres? –Le pregunte.


    —“Todo lo que ves, tocas y sientes a tu alrededor, fue creado por los llamados Logianos”.


    —¿¡Que!?, ¿¡Dnurke fue creado por los Logianos!? –Exclamo exaltado el Enano.


    ¿Está diciendo que todo este sitio y quizás ese pasaje revelado… datan de más de 2000 años?.


    Continuara…



    EPILOGO:


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Mecil como el resto del grupo, estaba sorprendido de descubrir que donde estaban, había sido creado originalmente por los Logianos. Pero por la mente del representante del gremio, también otro asunto fue el foco de su atención, miraba con ojos atentos a todos los prisioneros humanos liberados, buscaba un rostro en particular entre ellos, era el de un aventurero que había sido capturado.


    —Terius no está aquí… -Concluyo en sus pensamientos.


    Terius estaba acompañado de Mecil cuando los dos buscaban dar con la guarida del ejército rojo, sin embargo él había sido capturado en el transcurso. El representante entonces supuso que sería llevado junto al resto de los aldeanos apresados, pero al ver que no estaba entre ellos, solo podía concluir un fatal resultado, haber muerto o convertido en uno de los tantos golem de Pirer.


    __________________________________________________________________​


    Mientras tanto en el sótano de una de las tantas guarida de la zona prohibida, se encontraba un hombre de 175 de altura, en sus 30 a 40 años, cabellera negra con presencia de canas, barba corta, portador de una armadura de acero que cubría su torso, protecciones de cuero reforzado en brazos y piernas, que envolvía su vestidura metálica con una capa marrón y su arma predilecta era una larga espada.


    —Hmmm… de modo que soy el único que queda del grupo enviado –Suspira el hombre.


    Aquel individuo era nada menos que Terius, el hombre le daba mantenimiento al filo de su espada con una roca para afilar y a la vez observaba un mapa incompleto de la zona prohibida.


    —Ni los Enanos consiguieron crear un mapa definitivo de la zona prohibida, pues todo este sitio aún conserva lugares inexplorados –Pensó él —Pero ni modo, me servirá para guiarme con lo que pueda, creo que me marchare hacia allí.


    Señalo una ubicación del mapa denominada “Valle desolación”, pues en el fondo creía que dirigiéndose allí se encontraría con su auténtico objetivo.


    —Maldición, a pesar de que solo era una misión de observación e informar, termino complicándose todo, bueno… considerando donde me llevo este trabajo, no sería de extrañar las dificultades de por medio –Reflexiona en sus pensamientos en torno a su designado “deber” —No por nada este maldito sitio es considerado uno de los lugares más mortíferos de Avalia, de todo el grupo enviado, solo he quedado yo, ¿me pregunto si ese mocoso se encuentra…?


    Sus dudas le llevo a plantearse el estado de una persona en particular y la razón central de su presencia en la zona prohibida. La muerte de esta persona, supondría en una mala noticia para quien le envió allí.


    —No, no puedo dar por sentado que él haya muerto hasta verlo con mis propios ojos, y no puedo darme el lujo de rendirme ahora, se la debo al rey Ailbert Halzat III, ¡cumpliré con la tarea que me ha designado y saldré de aquí con vida! –Se prometió a sí mismo con una confiada sonrisa en el rostro.


    Guardo el mapa, como también el equipo de afilar y su arma la llevo a su espalda, poniéndose en pie marcho dirigiéndose al “Valle desolación”, con la posibilidad de encontrarse a esa persona que el rey le encargo observar.


    Continuara…
     
  2. Threadmarks: CAPITULO 147 ALERTA ROJA
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    154
     
    Palabras:
    2960
    CAPITULO 147 ALERTA ROJA



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Toda esta edificación subterránea, nunca fue creada desde un principio por los Enanos como creíamos, incluso Creik estaba perplejo de descubrirlo. Sus auténticos dueños, los arquitectos tras todo este sitio, Dnurke, fueron los Logianos.


    — ¿Entonces todo este sitio tiene más de dos milenios de existencia? –Me pregunte en voz alta.


    —“Los Enanos descubrieron este lugar a través del sistema subterráneo” –Explico Pirer.


    El pasaje secreto que se nos fue revelado, conduce a una red subterránea, se desconoce la razón del porque los Logianos la crearon tanto como a este sitio. Pero antes de la llegada de los Enanos, solo era posible acceder aquí dentro a través de allí, cuanto el reino de Nagret logro descubrirlo, hicieron algunas remodelaciones para construir una entrada directa que no dependiera de dicho sistema, por supuesto, dicha entrada debía ser discreta y secreta.


    —Fue la entrada que utilizamos para llegar a Dnurke –Dijo Mecil —¿Solo esa parte fue hecha por los Enano y el resto de todo esto pertenece a los Logianos?.


    —“Elemental, los Enanos por más que se autoproclamen como los mejores artesanos de Avalia, no poseen el nivel de recursos y desarrollo como civilización para lograr esta edificación subterránea”.


    Por lo que Pirer explico, los Enanos sellaron el sistema subterráneo y con ello bloquearon toda forma de acceder a esta. El Sistema subterráneo es una inmensa red con varias entradas como salida al exterior, ubicadas en diversos puntos en lo que actualmente es la zona prohibida.


    Básicamente, el sistema subterráneo es como un atajo que conecta a varias localizaciones de este inhóspito sitio, siempre se encontraba cerrada y era imposible de acceder. Al menos eso fue hasta que Pirer la abrió y actualmente ese “atajo” se encuentra disponible tanto utilizarse, solo que aun nadie en la Zona prohibida conoce de su existencia, pero eventualmente se dará.


    —“Iba a desbloquear el sistema subterráneo, para el uso personal de mi ejército rojo, una vez que mis fuerzas estuvieran en su mejor forma, se desplazarían en masa por dicha red…”


    —Atacaría la zona prohibida al mismo tiempo en diversos lugares a la vez y eliminarían a sus actuales “residentes” los buscadores, para reclamar toda esta tierra como propio, ¿me equivoco? –Fue la intuición que tuve de su plan.


    —“Si, deshacerme de todos buscadores de Navum era el primer paso, el siguiente era eliminar todos los puestos militares de los Enanos creados con el propósito de ejercer un perímetro de vigilancia en la zona prohibida”.


    —Maldito golem… que astuto… -Maldijo y elogio Creik a la fría y calculadora lógica de la IAC.


    —“Mi tiempo se acaba… los últimos tramos de mi energía se desvanecen… pero en mi lecho de muerte… dos mecanismo se activaran… una para autodestruir todo este sitio… y el otro… para hacerle un favor a este… barbárico mundo…”


    Una fuerte explosión estática silencia su voz, la IAC que amenazo con un considerable poderío tecnológico y aspiraba al dominio mundial bajo un sistema comunista, oficialmente ya no existía. Y con su “muerte”, entonces aquellas advertencias suyas se hicieron realidad.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Los cristales de Navum pegado en las diversas salas de Dnurke, comienzan a reaccionar ante la desaparición de su Premier, generando grandes cantidades de poder mágico. Todo empezó a temblar y una voz grave se manifestó en los pilares de Navum, aquellos encargados de iluminar donde todo el elenco de aventureros y prisioneros liberados yacían.


    Se ha activado la secuencia de autodestrucción, repito, se ha activado la secuencia de autodestrucción, esta secuencia no puede ser abortada…


    La puerta por la que todos los aventureros habían llegado se cierra y sella por sí sola, dejando la única ruta que tomar, aquella abierta por Pirer. Grandes cantidades de magia se acumulaban en todo lo que tuviera Navum.


    — ¡Todos rápidos diríjanse al pasaje! –Les comunico Mecil dirigiendo a las masas.


    Como un talento nato de liderazgo y un confiable carisma, el representante del gremio guía a todos los aldeanos y Sargarios por la entrada al sistema subterráneo. Por seguridad de ellos, algunos aventureros los acompañaban posicionándose al frente para evitar cualquier adversidad inesperada.


    Y en medio de toda la conmoción, una segunda voz se manifestó, pero esta no provenía de algún cristal Navum pegado a la pared, aquella voz en particular, venia del inmenso misil balístico que era un objeto desconocido para todos, menos Rozuel.


    Secuencia de activación de emergencia completada, iniciar lanzamiento inminente, tiempo estimado de calibración para impacto final: 3 horas… blanco determinado: Prayt…


    Numerosos círculos mágicos pequeños surgen alrededor del misil, cada uno brindaba un aumento considerable de magia en el gigantesco objeto.


    — ¿Qué es esa cosa?, está recibiendo grandes picos de poder mágico –Pensó el representante con inquietud.


    Pero un círculo acaparo sobre el resto, surgiendo encima del misil, su tamaño era tal que abarco todo el objeto en cuestión. Empezó a descender atravesándolo de manera etérea y a la vez imbuyendo el armamento en poder mágico, hasta situarse por debajo de este, ahí fue cuando la concentración de magia llego a un punto tan alto que todo apuntaba a que iba a explotar.


    Tal explosión no se dio, el misil en su lugar desaparece por completo, junto a toda la presencia del poder mágico que había acumulado. Tanto Mecil como los pocos aventureros espectadores estaban confusos, el único que se mostraba no tan asombrado, era Rozuel.


    El representante vio al joven aventurero de 13 años con una actitud un tanto sospechosa, era el único que se había quedado atrás con el inicio de la autodestrucción, como siempre estaba junto a la Lupian y el slime de metal con forma humana. Considerando la dirección de donde estaba recientemente, apuntaba al destruido recipiente de Pirer.


    — ¿Qué estaba haciendo ese muchacho? –Se preguntó ante la duda.


    Pronto el pasaje al sistema subterráneo empezó a cerrarse, Mecil alzo la voz a lo que aún quedaban de acelerar el paso. Finalmente tanto aventureros como los aldeanos y Sargarios rescatados consiguieron salir de Dnurke, ahora estaba la cuestión de hacerse con un camino seguro que los sacara de la zona prohibida.


    —Cuánta oscuridad, ¿cómo podemos circular por estas sendas peligrosas con esta poca visibilidad? –Pregunto Alan.


    Sonidos de interruptores se hacen de oír a los oídos de todos, poniendo nervioso a los indefensos aldeanos, temerosos como en guardia a los Sargarios y en total alerta a los aventureros. Pero lejos de ser una señal de peligro, mecanismos de iluminación de tinte mágico se manifiestan sobre las paredes.


    Era como una especie de bombilla espectral color amarillenta, situadas de manera numerosa en la pared, no era posible tocarla y la luz que emanaba era lo suficiente para iluminar haya donde estuviera. Revelando un espacioso salón con numerosas columnas de entre 7 a 9 metros, por su tamaño parecía estar hecho para que transitaran decenas de personas.


    La marca de los Logianos estaba impresa en algunas partes, alimentando la veracidad de los auténticos constructores de estos dominios. La magia aun funcionable de los medios que brindaban iluminación, eran atestiguación de la magnífica arquitectura arcana de la extinta civilización.


    —Como era de esperarse de una avanzada civilización extinta, aun con todo estos años, todo sigue funcionando, que gran calidad –Comento Ars.


    —Sí, pero no debemos bajar la guardia, quien sabe las desagradables sorpresas que tenga este sitio –Aconsejo Camira.


    —Más importante, ¿Cuál camino debemos seguir? –Consulto Tayra.


    Pues ahora la incógnita estaba en la selección de rutas, actualmente donde estaban, había tres caminos para elegir, no era difícil intuir que más adelante habría otras bifurcaciones. El sistema subterráneo era como un laberinto a la vez, aun tras conseguir escapar de la destrucción de Dnurke, las malas rutas podrían llevar al grupo a merodear por estos lares para siempre.


    — ¡Oigan!, creo que esto puede servir –Comunico Rozuel su descubrimiento al resto.


    En las cercanías se hallaba una tablilla de 5 metros, imbuida con magia casi semejante en color a las luces mágicas, un mapa se manifestaba, mostraba en detalle la red de caminos del sistema subterráneo y sus salidas. Curiosamente, los nombres escritos estaban en el idioma que todos comprendían y para mayor casualidad, eran los nombres de las áreas de la zona prohibida.


    —Que magia tan… increíble, los Logianos no eran de alardear, ser capaz de hacer todo esto –Opino Rozuel en la intimidad de sus pensamientos.


    — ¡Aquí! –Señalo Mecil —Esta ruta conduce a una salida que lleva al área de Campo Malahierba, si llegamos ahí, salir de la zona prohibida será sencillo.


    —Hmmm… ciertamente llegar hasta allí nos garantizara un recorrido seguro, pero… ¿alguien tiene con que anotar las rutas correcta de este mapa? –Pregunto un inseguro Ars.


    —No será necesario, ya me lo memorice –Dice Alan echándole un vistazo al mapa de la tablilla —Debemos ir primero por allí –Señalo correctamente la primera de muchas rutas para llegar al destino que precisaban.


    — ¿Te has memorizado todo el mapa con solo haberlo visto hace unos momentos? –Pregunto Syhér sorprendido.


    —Digamos que recordar se me da muy bien, bastante diría –Aclaro el Vanish pelinegro.


    La ruta estaba trazada, con la impresionante memoria de Alan, su guía serviría para llevar a todos al camino correcto, pronto esta misión terminaría para los Aventureros, los aldeanos regresaran a sus hogares y los Sargarios volvieran con su Dolafh. Pero para Rozuel, sus asuntos en la zona prohibida aún no habían culminado, visiones de una remota destrucción próxima a hacerse realidad, se materializaron en sus pensamientos.


    —“Destrucción… masiva…” -Susurraban palabras a sus oídos.


    Se observaba a sí mismo en una desolada y abandonada ciudad, del cielo descendía envuelto en llamas, un objeto volador metálico a gran velocidad.


    —“Caos… y Armagedón…”


    El objeto impacta generando una explosión descomunal que forma una nube de hongo morada en el cielo, a la vez que toda la ciudad es devorada por una onda expansiva de fuego que arrasaba todo a su paso a kilómetros a la redonda.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    — ¡Roz!, ¡Roz!, ¡Roz!... –Riha pronunciaba mi nombre incontables veces.


    Me había despertado del trance, la volví a ver una vez más, Navum y destrucción, esa maldita máquina, esa IAC desgraciada, preparo dos jugadas por si fuera vencido. La primera para autodestruir Dnurke y que nadie pudiera hacerse con su tecnología, y la segunda, consiguió hacer funcionar ese misil balístico a base de Navum.


    —Amo, ¿se encuentra bien? –Allum pregunta preocupado por mí.


    —Está bien Allum, hay mejores cosas de la que preocuparse ahora.


    No podía irme aun de la zona prohibida, Einquel estaba aquí, el resto de sus acompañantes de la Ordinem Deam están aquí, una guerra pronto se cernirá sobre la ciudad fantasma y su desencadenante final, es la total destrucción. Además, esa “cosa” no me dejara en paz, eso sin duda alguno.


    Un espíritu hecho de energía morada, ¿Navum?, una entidad aún desconocida para mí, solo yo era capaz de verle y era perceptible a sus palabras. No sé lo que es, pero desde que empecé a verle tras adentrarme al sistema subterráneo, siento… cierta familiaridad en él, ¿de qué tipo?, ni yo mismo puedo entenderlo.


    —Oye chico, nos estamos yendo, es por aquí –Mecil me comunica la ruta por la cual los aventureros se dirigían.


    —Lo siento, pero no puedo acompañarles –Le respondí.


    — ¿Qué?, nuestro única tarea era encontrar a las personas desaparecidas y lidiar con el responsable, ya solo queda escoltar a los aldeanos de vuelta al reino de Luthe, ¿qué razón tienes para quedarte aquí?.


    —Aún tengo asuntos pendientes en la zona prohibida, ajenos a los asuntos del gremio de aventurero.


    El representante me miraba con sospecha, no era de extrañar, por su mente debía transitar la sola incógnita de “¿qué asuntos tendría un muchacho de tan 13 años en uno de los sitios más hostiles de Avalia?”.


    —De acuerdo, no preguntare cuáles son sus asuntos, te deseo suerte –Fueron las palabras del representante del gremio —Los demás aventureros estaremos en el pueblo fronterizo de Natgh, pero solo nos quedaremos allí unos dos días, será para registrar todos los hechos relacionado con este encargo, que luego enviare más tarde como informe al gremio de aventureros, solo podrás cobrar la recompensa si das tu testimonio, además de que solo de esa manera se reconocerá de forma oficial tu participación –Me notifico.


    En resumidas cuentas, debía terminar con mis asuntos de la zona prohibida lo antes posible y luego regresar a Natgh, de lo contrario, no obtendré un centavo y mi rango seguirá como esta.


    —En ese caso no debemos perder tiempo –Insiste una impaciente Riha —Si vas a darme un sermón sobre el que no debería involucrarme en tus asuntos aun si no son cosas del gremio de aventureros, olvídalo, ¿ya olvidaste que compartir parte de las aventuras fue parte del trato cuando nos hicimos compañeros?.


    Es obvio que esta loba terca no atiende a razones, está decidida a seguirme incluso a las entrañas de la podredumbre, y Allum, es un fiel aliado inseparable cuya lealtad no podría dudar. Tayra se acerca a mí acompañada de Eutel, ella me agradece por haberle ayudado a rescatar a su gente y su única hermana, disculpándose por no poder seguirme y ayudarme, como si quisiera compensar algo.


    —No tienes nada que disculparte, y no me debes nada, considerado como una ayuda mutua, ahora tienes que llevar a tu Dolafh donde están los demás, ¿no?, cuídate Tayra, ha sido un placer volvernos a encontrar –Estreche mi mano en señal de despedida.


    Tayra no estaba muy familiarizada con el saludo humano, pero tampoco lo desconocía, extendió su brazo y entrelazo su mano dominante con la mía, en un fuerte apretón, era notable la fuerza de una Sargaria.


    —Juro que algún día, te compensare por todo la ayuda que me has dado, ¡es una promesa Sargaria! –Juro la fuerte Tayra con un rostro serio.


    —Gracias… -La pequeña Eutel se aferra a uno de mis costados abrazándome como muestra de su agradecimiento.


    —Eutel, sin duda ella no te ha olvidado desde la última vez –La Sargaria hace referencia a los hechos de los bandidos de Lars.


    Me despedí del resto de los aventureros e incluso de Creik, quien acercándose a mí me susurro al oído “Descuida, guardare muy bien tu secreto” y se fue deseando mi retorno sano y salvo. Emprendieron su marcha junto a los aldeanos y Sargarios liberados, guiados por Alan con su hábil memoria, nos habíamos quedado solo, pero no estábamos solo Allum, Riha y yo únicamente, había alguien más.


    — ¿Por qué no te has ido con ellos?, estoy seguro de que ya no tienes motivo para seguir con nosotros –Fue lo que le dije.


    El hombre calvo de gabardina marrón hecho de cuero, se había quedado con nosotros, note que estaba usando un collar que antes no tenía. Douglas, quien dedicaba su vida a ser un buscador de Navum, uno de tantos busca fortunas en estas tierras contaminadas, aún seguía con nosotros.


    —Cierto, no albergo razones para seguir con ustedes, pero… -El hombre toca su collar con una de sus manos sintiendo cierta nostalgia por dicho objeto —He logrado encontrar lo que buscaba, estoy profundamente decepcionado de lo que halle, pero a la vez aliviado.


    Su rostro sereno reflejaba un cierto grado emocional, el buscador de Navum que en todo el viaje mostraba ser poco expresivo con los demás, estaba siendo más comunicativo y abierto.


    —No negare que sin tu ayuda, no habría podido encontrarlo, dicho esto voy a ayudarte, sea cual sean tus “asuntos” pendientes aquí, te echare una mano, es lo menos que puedo hacer –Juro el buscador su leal ayuda.


    —A dónde vamos, las cosas se pondrán mucho peor que todo lo ocurrido con el ejército rojo –Le advertí.


    —Morir ya poco me importa, siendo sincero… empieza a disgustarme seguir siendo un buscador de Navum, si por alguna razón llegara a sobrevivir en el camino, dejare este oficio…


    Entonces el equipo estaba conformado, Allum, Riha, yo y Douglas, partiríamos a Prayt, debíamos apresurarnos, pues pasado las 3 horas, la ciudad fantasma se convertirá en una zona de caos.


    —Amo, ¿sabe que camino debemos tomar para llegar a nuestro destino? –Me pregunto Allum.


    La tablilla mágica que mostraba un mapa, describía 5 accesos en el sistema subterráneo que conectaba con el exterior, una de ellas llevaba al Campo Malahierba, donde los demás se fueron. Eso nos deja 4 que elegir, ¿pero cuál de ellos nos dejara más cerca de Prayt?.


    —Si es Prayt donde quieres llegar, según el mapa de esa tablilla, debemos ir por la salida que conduce al “Valle desolación”, ya que de esa área se accede a la ciudad fantasma –Recomendó Douglas.


    —Como se esperaba de un conocedor de la zona prohibida, entonces está decidido, partimos hacia Valle desolación –Afirme nuestra siguiente parada.


    —Pero Roz, ¿qué camino tomamos?, sabemos que este sitio es como un laberinto y yo, siendo sincera no tengo buena memoria para aprenderme todo ese mapa –Comenta Riha.


    —No te preocupes por ese detalle, solo digamos que no tendremos problemas para orientarnos.


    Entonces volvió a aparecer, la serpiente de Navum, era el único que podía verle, me susurraba a la mente “seguir… el camino…” para luego desplazarse hacia uno de los tres caminos que teníamos a disposición, ya contábamos con nuestro guía personal.


    —Es por aquí –Señale la ruta que la entidad de Navum me mostraba.


    Continuara…


    EPILOGO:


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Ubicada a miles de metros en las alturas, el misil balístico del ejército rojo yacía suspendido en el aire, aguardando mientras apuntaba hacia el suelo a una dirección en concreto, numerosos círculos mágicos se manifestaban y desaparecían a su alrededor, acompañado de una voz que anunciaba una cuente regresiva…


    Tiempo estimado de calibración para impacto final: 2 horas 24 minutos… blanco determinado: Prayt…


    Continuara…
     
  3. Threadmarks: CAPITULO 148 VISIÓN INCIERTA
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    154
     
    Palabras:
    2922
    CAPITULO 148 VISIÓN INCIERTA



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    En las cercanías de Prayt, una fuerza de Templarios conformada por soldados y Golem, esperaban aguardando el momento en que consiguieran por primera vez desde el desastre que creo a la zona prohibida, ser los primeros en poner un pie en la inexplorada ciudad fantasma.


    —Ya casi es hora –Dijo el Comandante Frederic.


    Los tres dispositivos mágicos con forma de altares empezaban a reaccionar con más fuerza, el cristal Navum de 4 metros desprendía grandes cantidades de energía. Y llegado a un punto, esa energía es liberada de una forma tan intensa que golpea la barrera que impedía el paso a Prayt.


    Tal fenómeno alcanza hasta el cielo concentrando una descomunal cantidad de energía produciendo una explosión digna de un evento del fin del mundo, pero la barrera no había desaparecido aun.


    — ¡Señor!, la barrera que rodea a Prayt aún persiste, ¿hemos fallado? –Pregunto uno de sus subordinados.


    —En verdad no te has dado cuenta, ¿y te haces llamar un soldado Templario?, ¡observa bien! –Le hablo un hombre de lentes de cabellera castaña.


    La barrera aun seguía existiendo, pero ahora era completamente visible y se observaba una transparencia notable. Los cristales de Navum de los altares habían sido reducidos de tamaño, pasando de 4 metros a solo 1, y aún seguían funcionando.


    —La barrera ha sido debilitada y está perdiendo aún más fuerzas, sin embargo no es posible cruzarla aun –Explico el hombre de lentes —Los dispositivos mágicos creados para repelerla aún siguen en funcionamiento, solo deben activarse una vez más y la habrán hecho desaparecer de manera definitiva.


    —Como se esperaba de mi segundo al mando, Sargento Blez, tiene buen ojo y percepción para notar los hechos a tu alrededor –Le elogio su Comandante.


    —Me honra sus palabras, mi comandante –Hace una reverencia su sargento.


    —Si todo sale según lo estimado, muy pronto podrías ascender y convertirte en un Comandante, ¿no ha sido tu anhelo llevar el título de “caballeros de honor templario”?.


    —Ofreceré mi vida por la causa Templaría para alcanzar dicho honor, mi Comandante.


    —Bien mi sargento, solo un poco más, y el Djinn será de los Templarios.


    El momento se acercaba, los Templarios no eran los únicos que habían puesto sus ojos en la fuente de Navum, Lecius un antiguo miembro a la Ordinem Deam y Luzbel perteneciente al enigmático grupo el “Nexus”. Yacían por los mismos motivos, Prayt estaba destinada a convertirse en una zona de intenso conflicto, pero algo más, mucho peor le aguardaba a esta ciudad fantasma.


    TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: 2 horas y 45 minutos.


    __________________________________________________________________​



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    —¿Dónde estoy?.


    Me hallaba en un salón de clases vacío, por los elementos a mí alrededor, deduje que era de mi mundo natal.


    —No tiene sentido, ¿cómo llegue aquí?.


    Yo recuerdo que estaba con Allum, Riha y Douglas, transitando por el sistema subterráneo para llegar a la salida que daba con el “Valle desolación”. De la nada, me veo inmerso aquí, en una localización desconocida que sin duda era proveniente del mundo al que originalmente pertenecía, ¿cómo era posible?.


    — ¡Por favor, basta…! –Una suplicas provenían fuera del salón.


    Podía oír la voz de un joven, salí por la única puerta que había para dar con un pasillo llena de casilleros, confirmando aún más la procedencia de ser una escuela de mi mundo nativo.

    Seguí a la voz hasta cruzar otra puerta y dar con el patio de esta institución, al llegar, me cruce con una escena muy habitual en una atmosfera como esta.


    Mirando detenidamente me hallo que en frente de mí, a un muchacho que calculo rondaba entre los 16 a 17 años de edad, estaba siendo molestado por un trio de bravucones. Uno de ellos tenía una complexión delgada, el segundo era gordo y el tercero mostraba un cuerpo robusto en forma, denotando en este último un peinado de estilo mohicano


    El joven hostigado exhibía rasgos inusuales de un cabello largo despeinado completamente morado, ojos color café y piel caucásica. Además de portar en su muñeca derecha, un brazalete plateado.


    Por la camisa blanca con corbata azul y pantalones negros que los cuatro exhibían, no me costó entender que era el uniforme reglamentario de esta escuela. El indefenso muchacho de cabello morado era sometido por tus agresores ante la violencia, sin nadie alrededor que acudiera a ayudarle, estaba a merced de ellos.


    El bravucón de cabello mohicano, quien se erigía como el líder del trio, toma al chico del cuello y lo pone contra la pared, acercando su segunda mano a su mejilla izquierda. Pronto uno de sus dedos adopta la forma de una navaja brillante con aspecto vidrioso, era su don, un Esper como tal y estaba amenazándolo con su poder.


    —Niels, Niels, Niels… -Repitió el bravucón numerosas veces ese nombre —¿Qué te he dicho sobre acusarme?.


    —Yo… yo no te acuse Bick –Negó el estudiante de pelo morado.


    — ¡No me mientras pedazo de mierda!, el rector me llamo a su despacho y me castigo con 3 semanas de detención por “comportamiento inapropiado”, ¿sabes algo al respeto?.


    —Te juro que no he sido yo.


    —Pues de cualquier manera, estoy seriamente enfadado, ¿lo entiendes? –El tal Bick se aleja de él y su dedo vuelve a la normalidad.


    El rostro del muchacho de cabellera morada estaba sumido en la inquietud, su cuerpo temblaba un poco a causa del estrés de la situación. Estos tipos, eran en toda regla un severo dolor físico y psicológico a la vez para cualquier estudiante incapaz de defenderse.


    —Iras a tu casillero, lo abrirás y me darás todo el dinero que tengas, ¿lo has entendido? –Fue la orden emitida por el bravucón con su dedo índice señalándole en la cara.


    —Ya casi no me queda mucho dinero, necesito ese poco para comprar nuevos utensilios para las clases y…


    — ¿Estas contradiciendo lo que digo?, no parece que estés entendiendo tu situación –Toda su mano derecha se convirtió en una cuchilla.


    Los bravucones se reían con notable malicia, mientras el tal Bick expresaba una psicópata sonrisa en su rostro, como si deseara apuñalarle. Intense intervenir, pero tal como y sospechaba, no podía ser oído o tocado, todo esto, era una especie de alucinación, o al menos, así lo percibo, no entendía nada que lo sucedía, siquiera sé quiénes eran estos tipos.


    —Hmmm… ya se, necesitas un incentivo, uno que te haga recordar “tu posición” en este lugar –Comento el tal Bick.


    — ¿Un incentivo? –Replico entre nervios el indefenso chico.


    El adolecente del peinado mohicano mira a su compañero de complexión delgada y mueve su cabeza a modo de señal. Acto seguido, aquel chico mete su mano izquierda en la palma de su derecha, esta se introduce en su interior como si tuviera un agujero y al retirarla, saca de su interior una bolsa transparente que tenía adentro a una serpiente.


    Aquel reptil se veía bastante exótica, con una piel verde oscura rodeada de numerosos anillos morados, pero lo más llamativo, eran los cuatro cuernos pequeños que tenía sobre su cabeza.


    — ¡NO!... ¡NO POR FAVOR!... –El joven de pelo morado se volvió extremadamente alterado.


    Corrió desesperado hacia dicha criatura dentro de la bolsa trasparente, solo para ser detenido por el bravucón de pelo mohicano con un puñetazo en su estómago. Cae al suelo sucumbiendo al fuerte dolor y tosiendo en el acto, rogando que no le hicieran daño a la serpiente.


    — ¡No la lastimen, por favor!... ¡te daré el dinero que tengo, te lo daré!... ¡PERO TE SUPLICO QUE NO LE HAGAS DAÑO!...


    Realmente deseaba con todo anhelo salvar a esa serpiente, tenía un apego emocional muy considerable a ese animal. Lo suficiente para dejarse humillar por este trio, quienes se reían al ver como se comportaba ese muchacho preocupado por ese reptil.


    —Hazlo –Dijo Bick mirando a su gordo amigo.


    El bravucón de complexión le entrega la bolsa transparente al chico gordo y este sosteniéndolo con ambas manos, empieza a emitir grandes cantidades de calor en sus palmas. Acto seguido tanto la bolsa como la serpiente en su interior se queman hasta ser reducidos a restos, fue un fin cruel para la exótica criatura.


    —No… no… -Un rostro traumático se tiñe en el afligido muchacho de pelo morado.


    Acercándose a los restos quemados de su preciado animal, se pone de rodilla mirándolo fijamente y llora sin emitir quejido alguno, pero el daño psicológico que denotaba era inmenso, literalmente, estaba mentalmente devastado. El trio siguió burlándose a todo volumen de su desgracia, dado a que consideraban estúpido que una persona se pusiera tan sentimental por lo que ellos llamaban una “estúpida serpiente”.


    —Cállate… -Pronuncio el chico de pelo morado.


    Poniéndose de pie, voltea mirando con odio absoluto al del peinado de mohicano, sus ojos lagrimaban, no de tristeza, sino de rabia.


    —Oh, ¿te quieres hacer el rudo?, ¿todo por una estúpida serpiente?, ¡jajajajaja!, ¡no se puede ser tan patético! –Se mofa él a carcajadas.


    — ¡Cállate!...


    Volvió a exclamar el joven de cabellera morada y de la palma de sus manos se manifiesta una forma de energía color morada, la cual me era increíblemente familiar.


    — ¡Estúpido!, no puedes usar tu habilidad esper, no mientras ese brazalete bloquee tu psi, ¡fácilmente con mis puños puedo molerte a…!


    La boca de Bick se silencia al instante al ver que brazalete plateado que llevaba el enfurecido muchacho, comienza a dañarse, para finalmente partirse en dos. El trio queda anonado al ver la cantidad descomunal de energía morada que su víctima liberaba, rodeando todo su cuerpo y a la vez creando una columna de varios metros.


    —Te rogué… te suplique… ¡que no le hicieras daño!... y ahora… ¡YA NO ESTA!... ¡LA UNICA COSA QUE ME IMPORTABA!... ¡SE HA IDO! –Exclama con una fría mirada asesina.


    Los tres sintieron un intenso terror y el joven de pelo morado liberaba una mayor cantidad de su energía morada y da un fuerte grito de cólera en el cielo a la vez que todo temblaba. El sonido de una impresionante explosión llega a mis oídos y luego todo se pone blanco, estaba en la nada absoluta.


    __________________________________________________________________​


    — ¡AMO!


    — ¡ROZ!


    Soy llamado por dos voces que reconocía, había vuelto, de regreso al sistema subterráneo, Allum y Riha me observaban preocupados.


    — ¿Qué… ha pasado? –Pregunte confuso.


    —Estuviste como en una especie de trance por casi un minuto, sin importar que te hablaran, no reaccionabas –Me contesto Douglas.


    ¿Casi un minuto?, sentí que estuve en esa alucinación o lo que fuera, como una hora, me estoy volviendo loco o quizás, esa “entidad” era la que me enloquecía a propósito. La serpiente morada, quien nos guiaba y era el único en verle, estaba señalándonos el camino, dándonos con una puerta redonda de metal que se asemejaba a la bóveda de un banco.


    Al lado se hallaba una manivela que conectaba con dicha puerta, Douglas la agarro e intenso girarla, pero esta no podía moverse. Riha quiso hacer el intento y tampoco pudo, incluso fortaleciéndose con su magia, Allum fue el próximo y menos consiguió lograr algo, es como si la fuerza fuera inútil para moverlo.


    —“Deposita mana… en la manivela…” –La voz susurraba a mis oídos.


    ¿Me estaba indicando como abrir incluso esta puerta?, un guía excepcional debo añadir.


    — ¿Qué tal si para abrirlo en realidad hay que añadir algo de energía mágica en esta cosa? –Comente al grupo —Siendo una construcción de los Logianos, debe ser alguna especie de manivela que reacciona a la magia o algo así –Fue mi argumento para esconder la verdadera razón del porque lo sabía.


    —Hmmm… en verdad tiene sentido –Opino Douglas.


    —En ese caso a un lado, yo me ocupo –Riha se ofreció a ser quien diera de su mana.


    Puso su mano en la manivela, transfiriendo algo de su energía mágica en esta, enseguida dicho objeto comienza a reaccionar a tal accionar. Una serie de circuitos rodean al artilugio y manivela gira automáticamente por cuenta propia lo que sorprende a todos, la inmensa puerta se abre en dos.


    —Amo, usted es realmente inteligente, descubrió como se debía abrirla –Me elogio Allum.


    —Eres bastante perspicaz, no se me habría ocurrido la idea de transferir mana para abrirlo –Comento Douglas.


    —Solo se me ocurrió, no es para tanto tampoco –Dije de mi parte sin querer el crédito, pues no fui de mi donde vino la idea.


    La manivela se encoge hasta perderse a la vista, había desaparecido por completo tras abrirse la puerta. Aunque viéndolo desde mi punto de vista, más que una puerta, yo diría que es más una compuerta, pues esta misma se abrió por si sola al solo disponer de darle un poco de poder mágico, como era de esperarse, los Logianos no son una civilización que alardea.


    Sin perder el tiempo, nos disponemos a avanzar, por una pequeña elevación que nos llevó al exterior, habíamos dado con un extenso terreno de hierba seca, formaciones rocosa de 1 a 2 metros y algunos árboles a su alrededor. Con la diferencia de que a pocos metros de nuestra ubicación, se hallaba lo que era un poblado grande abandonado, no lo suficiente como Prayt, pero sin duda casi rivaliza con Argoh del reino de Luthe.


    Sin darnos cuenta hasta ahora, frente a nosotros había dos hombres adultos de armadura ligera de cuero reforzado con algo de hierro, armados con espadas y lanzas, como también un arco. Como Douglas eran un par de buscadores de Navum, el dúo miraba perplejo hacia nuestra dirección.


    —No había un camino allí… hace un momento –Dijo uno de ellos.


    ¿Acaba de decir que por donde vinimos no existía este camino?, la elevación por el cual subimos y nos llevó al exterior, parece que de alguna manera, era invisible o inexistente cuando yacía cerrada, nuevamente los Logianos me sorprenden.


    — ¿Por dónde vinieron ustedes? –Pregunto con curiosidad uno de ellos.


    —Larga historia chicos, solo puedo decirles que este camino lleva a una red subterráneo que conecta a buen atajo a toda la zona prohibida, pero si no conocen la ruta se perderán –Hablo Douglas por nosotros.


    — ¿Atajo?, ¿red subterránea? –Replicaban los dos confuso a la vez.


    Douglas nos señaló que debíamos dirigirnos al poblado que estaba cerca, pues esto era el “Valle desolación”, una de las áreas más peligrosa de la zona prohibida. Las abominaciones de aquí eran más fuerte y numerosas comparado a otros lugares, pero un hecho sospechoso fue que no veníamos a ninguno a nuestro alrededor.


    —El Valle Desolación conecta con el único camino que conduce a Prayt, es posible partir desde el poblado abandonada que se encuentra aquí –Nos dio a conocer nuestro compañero buscador de Navum.


    Desde casas pequeñas hasta de dos pisos, el deterioro de sus paredes más la acumulación de maleza exponía la cantidad de tiempo que esto llevaba abandonada. Douglas nos llevaba a la plaza principal del poblado, donde estaría el camino señalado para transitar hasta Prayt.


    Al llegar hasta allí dicha plaza dimos con una fuente rota, sucia e invadida por maleza como al resto de las estructuras. El rostro del calvo hombre se llena de sorpresa al ver que no éramos los únicos que habíamos venido aquí, aparte de los dos buscadores que nos topamos al salir del sistema subterráneo, habíamos dado con una concentración de buscadores de Navum.


    La plaza estaba llena de ellos, calculaba que seguro alcanzaban los cien, diversos individuos dedicados a este peligroso oficio, desde humanos hasta semihumanos, experimentados y veteranos. El rostro perplejo de Douglas me decía que algo no era normal con lo que estábamos viendo.


    —Ah Douglas, ¿es algo común que este sitio este lleno de buscadores? –le pregunte.


    —No, esto para nada es normal, pueden haber un puñado rondando por aquí buscando Navum en conjunto, pero jamás he visto que haya tal cantidad reunida aquí especialmente –Contesto Douglas asombrado.


    El calvo buscador se acerca a uno con la finalidad de obtener algo de respuestas que aclarara esta situación, preguntándole a un Draconiano de equipamiento defensivo pesado y su arma selecta una lanza de acero.


    —¿¡No lo saben!?, ¡al parecer la barrera que rodea a Prayt e impedía el paso está a punto de colapsar!, ¡todos los buscadores de Navum de mayor experiencia y recursos se han reunido aquí, todos con el objetivo de dirigirse a la ciudad abandonada de Prayt a tomar cuanto Navum pueda cuando la barrera se caiga! –Nos revelo el Draconiano buscador.


    ¿¡Cómo es que llego a oídos de ellos sobre que la barrera está a punto de ser desaparecer!?, Douglas no tardo en preguntarles sobre ello. Al parecer hace más de una hora, una inmensa luz morada se manifestó en el cielo en dirección a Prayt, los buscadores que estaban cerca se acercaron y observaron que la barrera se había hecho visible y su poder mermaba, deduciendo que esta se encontraba débil y en cualquier momento colapsaría.


    De esa forma la voz se extendió rápidamente hacia todos los buscadores cercanos al Valle Desolación y no tardaron en reunirse en la plaza de este pueblo abandonado. Prayt es el área más peligrosa de todas y nunca fue explorada a fondo debido a la barrera, los buscadores están formando diversos grupos para incursionar hacia la ciudad abandonada y hacerse con las riquezas de Navum de allí que según se dice, valen una inmensa fortuna, mucho más que cualquier de otras áreas


    Entre los Templarios, la posible presencia del “Nexus”, la Ordinem Deam y los buscadores de Navum reunidos aquí, sin duda Prayt se volverá todo un escenario bélico.


    TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: 1 hora y 37 minutos.


    Continuara…
     
  4. Threadmarks: CAPITULO 149 AQUELLOS QUE TRAMAN CON SINIESTRA INTENCIÓN
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    154
     
    Palabras:
    3515
    CAPITULO 149 AQUELLOS QUE TRAMAN CON SINIESTRA INTENCIÓN



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    El cielo se había vuelto completamente nublado, calculo que apenas debe ser mediodía o una hora a más exactamente, se oía el tronar del cielo, ¿posibilidad de que lloviera?. En nuestra llegada al Valle Desolación, nos encontramos con una concentración numerosa de buscadores de Navum, todos habían venido para una cosa en común.


    La barrera que siempre impedía el paso a Prayt, se estaba debilitando o al menos eso se dice de los buscadores de Navum que yacían en los alrededores de la ciudad fantasma y lo atestiguaron en persona. Un área que lleva inexplorada por décadas, pronto se abriría a la posibilidad de ser accesible, la concentración de Navum en ese sitio, era una tentación que los buscadores no desperdiciarían como oportunidad para enriquecer sus bolsillos, pues su oficio consistía en eso principalmente.


    —“Los artefactos de los Templarios están disipando la barrera de Prayt, tal y como Pirer nos había enseñado” –Pensé entonces.


    —Si todos ellos van a Prayt, y tú vas hacia allí también, sería buena idea ir en conjunto con alguno de esos buscadores de Navum –Aconsejo Douglas.


    Ciertamente ir en mayor número nos haría menos vulnerable, mi objetivo actualmente es encontrar a Einquel para advertirle de que Prayt está acabada y abandonar cuanto antes este lugar. Si estoy en lo cierto, entonces ese misil balístico detonara muy pronto.


    Secuencia de activación de emergencia completada, iniciar lanzamiento inminente, tiempo estimado de calibración para impacto final: 3 horas… blanco determinado: Prayt…


    Ese “calibración para impacto final” que describe, sin duda es el tiempo en que esa cosa tome para descender e impactar contra la ciudad fantasma. Desconozco cuanto poder explosivo tiene ese dispositivo, pues no todos los misiles balísticos tienen el mismo grado de destrucción, dependiendo del modelo algunos tendrán la suficiente fuerza para arrasar un pueblo y otros una ciudad.


    ¿Qué tan poderoso lo hizo Pirer cuando la construyo?, es básicamente un arma a base de Navum, un momento… Navum, Prayt tiene altas concentraciones de Navum a su alrededor. Si una fuerte explosión de dicha naturaleza se diera allí entonces…


    —“Es peor de lo que pensaba, es solo una conjetura, pero es posible que esa explosión no solo afecte a Prayt… podría afectar a buena parte la zona prohibida en general” –Deduje en mi consciencia.


    —Pareces bastante preocupado por algo, Roz –Riha me saca de mis pensamientos.


    —Amo, ¿sucede algo?, está bien, puede contar con nosotros –Allum me invita a ser totalmente honesto.


    ¿Cómo explicarle que un instrumento bélico de largo alcance proveniente originalmente de otro mundo va a caer en cualquier momento sobre Prayt arrasando lo más seguro con todo a su alrededor?. Simple, no podía decírselo, solo disfrazar la verdad o pensar cuidosamente mis palabras sin revelar mi identidad como Trotamundos, aún es muy pronto para que Allum lo sepa, Riha era otro dilema aparte y Douglas ya era un asunto bastante complicado.


    —Tengo que encontrar a Einquel, lo más rápido posible –Le dije a los dos — ¿Recuerdan esa vara gigante de metal que concentro grandes cantidades de magia con Navum y luego desapareció?.


    — ¿Se refiere a cuando huíamos de la guarida del responsable de los secuestros de los aldeanos del reino de Luthe? –Pregunta Allum.


    —Sí, la cosa es que esa vara no desapareció para siempre, dentro de poco, una hora o quizás una hora y media, va a caer sobre Prayt, la ciudad abandonada y seguramente arrase con todo con una descomunal explosión –Fue la versión que se me ocurrió.


    — ¿¡Como sabes eso!? –Pregunto Riha con ciertas dudas.


    —Suena bastante difícil de creer –Opino Douglas.


    —De la misma manera que sabía el camino del sistema subterráneo hasta el “Valle Desolación”, obviamente no me memorice el mapa que estaba en esa tablilla –Aclare —Es difícil de explicarlo y yo menos lo entiendo de momento, pero escucho una voz en mi cabeza, fue el “guía” durante todo ese este tiempo que me permitió saber el camino correcto en esa guarida y durante el sistema subterráneo, también me mostro una especie de visión sobre como Prayt será destruido por esa vara gigante.


    Verdad disfrazada, no podía contarle los detalles al 100%, aún estaba esa visión o alucinación de ese muchacho de cabello morado, su poder ESP. La energía que liberaba, no hay duda de que se asemeja bastante al color del Navum, sea una mera coincidencia o no, era evidente que estaba relacionada con esa serpiente de Navum que me ha guiado y susurrado a la mente todo este tiempo.


    —Está bien, confió en las decisiones del amo –Allum acepto mi versión de los hechos.


    —Yo tampoco entiendo muy bien, pero solo debemos buscar a ese tal Einquel, ¿no? –Dijo por su parte Riha.


    —Si de verdad esa cosa va a caer en Prayt entonces tenemos que darnos prisa, bueno, tampoco es como si ir a hasta allí no fuera ya un riesgo alto de morir –Comento Douglas.


    Los tres habían aceptado mi explicación, encontrar a Einquel era mi principal tarea ahora, mire a mi alrededor esperando hallarle, por desgracia no fue así. Si lo pienso detenidamente, lo más probable es que este en los alrededores de Prayt, al tanto de la caída de la barrera, puede que incluso el Nexus también se encuentra por allí, todo para dar inicio una carrera hacia la fuente de Navum.


    —Ustedes cuatros son un grupo bastante peculiar –Dijo un buscador de Navum acercándose a nosotros.


    Se observaba como un hombre robusto de cabello negro cortó con mechones canosos y numerosas cicatrices en su frente, deduje que estaba en sus 30 o 40, vistiendo una armadura pesada de metal grisácea sin casco. En su cintura llevaba un cinturón con numerosos bolsillos, posiblemente con utensilios de apoyo, su arma predilecta era un hacha a dos manos, lo más seguro sea un artefacto mágico.


    A su espalda lo acompañaban otros 4 hombres, como él, llevaban sus propias armaduras pesadas, cargando uno como arma una espada a dos manos, otro un arco largo, un tercero un bastón de hierro con un cristal amarillo incrustada en la punta y el cuarto portaba una maza a una mano junto a un escudo metálico. Como el primero, lo más seguro es que todas sus armas sean mágicas.


    —Ese cabello negro y esas marcas en la frente… ¿¡eres por casualidad el buscador de Navum apodado como “Coyote Fugaz”!? –Pregunto Douglas con cierto asombro.


    —Douglas, ¿conoces a esta persona? –Le pregunte.


    —No en persona, pero en la zona prohibida es reconocido como uno de los mejores buscadores de Navum.


    En pocas palabras, este tipo es literalmente un “profesional” en el oficio de buscador de Navum y esos tipos que le acompañan deben estar en su misma liga. No sería de extrañar, considerando que portan equipo de buena calidad, pocos buscadores de alrededor llevan una armadura pesada completa hecho principalmente de metal.


    —Lo de “Fugaz” está de más, coyote está bien –Corrigió el hombre —No es habitual ver a un grupo como ustedes, dime chico, ¿no eres demasiado joven para ser un buscador de Navum? –Dirigió esa pregunta hacia mí.


    — ¿Y tú no estás algo viejo para seguir siendo un buscador de Navum? –Le respondí de mi parte.


    Coyote solo se echó a reír un leve momento con mi respuesta.


    —Me agradas chico, si llegaste hasta aquí como el resto, es evidente que no eres débil como aparentas a simple vista y también has venido con el mismo propósito que todos, Prayt –Concluyo él.


    —Muy observador, ciertamente me dirijo a Prayt, aunque mi propósito son ajenos a las razones de lo que buscan la mayoría de los buscadores de Navum aquí presente –Deje en claro mi punto.


    —Hmmm… sea cual sea tu razón, vas a Prayt, ambos compartimos el mismo destino, ¿te interesaría a ti y tus compañeros unirte a nuestro grupo?.


    —Habiendo tantos buscadores, ¿realmente quieres hacer equipo con nosotros?.


    —Digamos que tengo una buena corazonada de que contigo haría un buen equipo.


    Este coyote tiene un buen ojo, no tenía motivos para rechazar su oferta, al parecer otros buscadores le reconocieron y no dudaron en pedirle unirse a él, pero este los rechazo de inmediato. Si esta tan bueno como dicen y cuenta con tanta experiencia según su fama, es perfecto para hacer un equipo temporal con él.


    —Tú decides chico –Me dijo Douglas.


    —No hay mucho que decidir, acepto –Fue mi respuesta —Como te había dicho, tengo otras razones para ir a Prayt, llegado a un punto tras adentrarnos a la ciudad, nos separaremos, no sabría decir cuándo y en qué momento.


    —Está bien chico, con eso basta, será mejor prepararnos, en unos minutos vamos a partir.


    Casi todos parecen haber formado algún grupo, algunos grandes, otros pequeños, pero entre todos note a dos en especial que reconocí al instante por las insignias que estos llevaban en sus prendas. Eran las facciones de buscadores de “Anarquía” y “Orden”, sus miembros son bastante numerosos, estaban equipado con protecciones y armadura de calidad de procedencia mágica, incluso con utensilios de apoyo que llevaban en bolsillos o morrales.


    Dicho grupo estaban juntos, lo cual es raro, ya que se había aclarado que las dos facciones eran enemigos mutuos a causa de su diferente choque de ideología. Si hicieron una alianza anteriormente, era únicamente por la presencia de Pirer como amenaza.


    Además sus líderes están muertos, pues yo los había eliminado con apoyo de Allum cuando estos nos traicionaron, recuerdo que al momento de abatir a sus hombres, pocos lograron huir. ¿Le habrán comunicado de la muerte de sus jefes a los demás?, si ese fuera el caso, ¿me reconocerán y se volverán hostiles conmigo?, eso sería un obstáculo problemático y que me retrasaría bastante.


    —Amo, tenga cuidado –Me advierte Allum.


    Hablando del diablo, dos miembros de dichas facciones se acercan hacia nosotros, uno portaba la insignia de Anarquía y el otro de Orden. El de Anarquía se identificaba como un apuesto joven rubio sonriente de armadura ligera negra y enfundaba en su cintura una espada, mientras que el de Orden era un elfo de armadura pesada gris adornado con un pelaje de zorro, cargando en su espalda un arco. Los dos se detienen a solo dos metros de nosotros, pero solamente miraban fijamente hacia mí.


    —Un muchacho muy joven, cabello marrón, ojos grises, con un collar negro, un extraño artefacto mágico consigo y está acompañado mínimo de un semihumano –Describe el joven rubio mis rasgos físicos, mi AK-47 y mis compañías.


    —Rozuel Drayt, ¿verdad? –Pregunto el elfo —Soy Ronarut, soy el actual líder de Orden y él es Jarquez, actual líder de Anarquía.


    Y para el colmo, quienes se acercan a mí, son quienes sucedieron el puesto de líder de dichas facciones. El ambiente no hace sino ponerse más tenso.


    — ¿Tienen algo conmigo? –Pregunte sin mencionar el tema de sus anteriores líderes muertos.


    —Sí, solo queríamos hablar contigo –Me dijo el tal Jarquez —Sabemos que tú fuiste quien líquido a los anteriores líderes de nuestras respetivas facciones.


    Directo en el grano, ¿buscaran vengar a sus caídos jefes?, no podía evitar estar en completa guardia, al igual Allum, Riha y Douglas.


    — ¿Buscan una revancha por sus compañeros muertos?, ¿venganza? –Fue mi declaración.


    —No, en absoluto, no tenemos intención de volvernos tus enemigos –Aclaro el elfo llamado Ronarut.


    —Sabiendo que venciste a nuestros anteriores líderes y que solo un puñado de un buen grupo de buscadores que lo acompañaron consiguieron volver, estamos al tanto de lo fuerte que eres y sería absurdo tentar la suerte de nuevo –Expreso por su parte Jarquez —Solo queríamos agradecértelo.


    — ¿Agradecérmelo? –Replique confuso.


    —Con la muerte Horaldez balbamacabrus, líder de Anarquía, y Jaxthen Belomante, líder de Orden, nosotros dos éramos los segundos con más rango de nuestras facciones –Explico el elfo.


    —Lo que nos hace por consiguiente, tomar de manera directa el puesto de los nuevos líderes al morir los anteriores, por eso razón, te damos la gracias.


    Ahora lo entiendo, haber matado a Horaldez y Jaxthen solo los beneficio más que haber sido una pérdida, permitiéndoles encabezar el puesto con mayor poder jerárquico de sus grupos.


    —Solo queríamos decirte que nadie de Orden, o de Anarquía tiene intención de cruzar armas contigo –Me dijo Ronarut.


    —Por ahora, solo nos interesa una cosa, Ronarut y yo, formamos una alianza para explorar la ciudad de Prayt y tomar todo el Navum posible –Dejo en claro Jarquez —Dicho esto, nosotros solo nos meteremos en nuestro asunto y tú en los tuyos.


    —Adiós Rozuel Drayt, esperamos nunca cruzarnos en tu camino –Dijo el elfo despidiéndose junto a Jarquez, volviendo con sus respetivos buscadores de sus facciones.


    Fue un alivio y con ello al tensión se calmó, que solo hallan venido para aclarar estar en buenos términos conmigo y no tener alguna intención hostil.


    — ¿Escuche bien o acaban de decir que ellos dos son los actuales líderes de Anarquía y Orden, y que tu mataste a los anteriores? –Pregunto Coyote tras haber oído toda esa conversación —No era alguien cercano a Horaldez y Jaxthen, pero conozco lo fuerte que son.


    —Larga historia –Le dije de mi parte para evitar hablar en detalle.


    —Je, calma chico, no tengo intención de que me cuentes el asunto del tema, con saber que esos dos no tiene nada serio contigo, entonces no hay problema —Dijo Coyote —Hice bien en formar equipo contigo, sabía que eras fuerte y me asombro saber qué más de lo que pensaba.


    Al parecer la imagen que tenía sobre mi aumento favorablemente tras oír dicha conversación, con tal de que no sea alguien curioso más de la cuenta o intente traicionarme, estará bien. Pero tampoco significa que deba confiarme, mientras esperábamos para la hora de la partida, decidí hacer una revisión rápida de mi inventario con respecto a las reservas de mis cargadores, le aconseje a Allum y Riha que hicieran lo mismo, Douglas por su parte no requería preparación alguna según él.


    TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: 1 hora y 29 minutos.

    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Había dado con su objetivo en Valle Desolación, estaba a varios metros lo suficiente lejos para no ser visto, ocultaba su cara con una túnica, mientras observaba con discreción a un muchacho de cabello marrón y ojos grises.


    —“Rozuel Drayt” –Pronuncio el hombre su objetivo designado.


    Aquel que se ocultaba y con disimulo actuaba sin llamar su atención, era nada menos que Terius, el hombre canoso de cabellera negra y barba corta, observaba al muchacho según la orden que tenía. Pronto su calma se vio interrumpida cuando alguien pone su mano en su hombro derecho, al voltear, se encontró con tres buscadores de Navum quienes le miraban fijamente.


    Dos jóvenes y una mujer, los tres casi estaban en sus 30 años de edad, los hombres vestían atuendos ligeros de cuero con partes reforzadas con hierro, mientras que la muchacha se valía de una túnica marrón. El trio blandían armas blancas predilectas, uno de los hombres portaba una espada equipado junto a una ballesta pequeña en su muñeca izquierda, el segundo llevaba una lanza y la chica un par de dagas.


    —“Disculpa, ¿has visto a un no mago humilde por las lejanías?” -Pronuncio el buscador de la espada.


    —“No, solo he visto a un puñado de magos arrogantes en las cercanías” –Contesto Terius enseguida —Ustedes… ¿no son simples buscadores de Navum?, ¿están de parte del rey Ailbert Halzat III? –Pregunto Terius.


    —Bien, eso confirma tu identidad como su súbdito, eres el único que hasta ahora ha respondido a la seña —Conto el hombre de la espada —Como tú, somos leales sirvientes del rey no mago, pertenecemos a un grupo enviado a la zona prohibida con la finalidad de recolectar Navum para el Reino de Galet.


    El Navum era un mineral muy codiciado como ingrediente para la creación de artefactos mágicos de gran calidad, pero antes debía ser purgado de sus residuos tóxicos para ser utilizado, por fortuna existen medios posibles, llevan un buen tiempo, pero garantizan que el mineral sea acto para la creación de artilugios de magia. El Reino de Galet era una nación de no magos, su fuerza armada dependen y valen de la necesidad de artefactos mágicos para su poderío militar.


    — ¿Eres el único que consiguió sobrevivir?, nos comunicaron sobre su llegada a la zona prohibida junto a otros y sobre su objetivo, pero no hubo un punto exacto de reencuentro, parece que fue un mensaje enviado en el último momento –Explico el buscador —Que nos hayamos encontrado aquí fue solo casualidad, y la forma en que mirabas a ese chico, es el objetivo, ¿verdad?.


    —Sí, es él, lamentablemente soy el único que consiguió llegar hasta aquí, para mí fue una casualidad y una sorpresa ver que incluso el objetivo vino a Valle Desolado, puede que su siguiente paso sea ir a Prayt –Aseguro Terius —Ha propósito, soy Terius.


    — ¿Terius?, oh, escuche ese nombre, el “mago favorito” del rey, ¿o me equivoco? –Los ojos del hombre de la espada mostraban cierta soberbia mirando al mago de barba con inferioridad —Es una lástima que seas el único que hayas conseguido llegar hasta aquí, tomando en cuenta que el mensaje exponía que la mayoría de los enviados que venían contigo eran no magos, bastante casualidad.


    —Si cuestionas mi lealtad al rey, cuestionas a su majestad –Le advirtió él.


    —Oh, calma, no quiero decir que por ser un mago y el favorito del rey, este insinuando que seas un potencial traidor, como sea –Cambio rápidamente de tema —Las ordenes de localizar y observar al objetivo, está en marcha, ahora, solo queda cumplir la restante en el momento oportuno.


    — ¿Orden restante?, ¿de que estas hablando?, la orden solo se centraba en observar.


    —Esta nota dice otra cosa.


    El buscador de Navum leal al rey que Terius servía, le hace entrega de un mensaje que revelaba información sobre su llegada a la zona prohibida junto a otros leales súbditos del rey no mago, mientras se hacían pasar por aventureros. Pero también, detallaban al compás, una serie de órdenes, la primera consistía en localizar al objetivo, que era Rozuel Drayt, con ello estaba luego el observarle y finalmente había una orden más a cumplir.


    —“No es posible… el rey no planearía esto, al menos no recurriría tan pronto aun a estos extremos, pero sin duda es una firma autentica procedente de la corte real del reino de Galet” –Pensó Terius perplejo ante lo que leía —Este mensaje, ¿de quién es?.


    —Es un mensaje con órdenes enviado con la misma autoridad y palabras de confianza del rey, ¿piensas cuestionar las decisiones del reino? –El buscador miro con ciertos ojos desdeñosos al mago de barba.


    —No, cumpliré la orden tal y como se ha dado –Contesto Terius con cierta inquietud.


    __________________________________________________________________​


    Ronarut y Jarquez tras hablar con Rozuel Drayt, regresaban con sus hombres, los actuales líderes de Orden y Anarquía sin embargo, tramaban en conjunto algo entre manos. Pues una charla en privado entre los dos se llevó a cabo al yacer lejos del muchacho con quien hablaron hace un momento.


    —Jarquez, tus palabras de hace un momento, eres todo un mentiroso –Dijo con sinceridad Ronarut.


    —Oh, ¿me descubriste?, no solo tienes un buen ojo para usar tu arco, eres perspicaz para leer las emociones –Le elogio el hombre rubio cambiando su amable sonrisa por una maliciosa.


    — No exageres, de todas las veces que nos hemos intentado matar entre nosotros, no es difícil saber cuándo fanfarroneas o actúas con falsa amabilidad, ¿acaso estas planeando ir contra tus propias palabras? –Pregunto el elfo acompañado de una seria expresión.


    —Ese muchacho asesino a los anteriores líderes y yace ileso como si nada, no me importa en absoluto la muertes de Horaldez, lo que me interesa es el artefacto con el que lo asesino, tanto a él como al anterior líder de Orden –Respondió Jarquez.


    —Piensas en apropiarte de esos artefactos mágicos, ¿no es así?.


    —No digas que tú tampoco tienes interés en ello.


    —Seria hipócrita de mi parte si lo negara, pero de todas formas es una ambición muy problemática, si esos artefactos son poderosos, ninguno de los dos tendríamos posibilidad si lo confrontáramos directamente, nuestro nivel no rivaliza con Horaldez o Jaxthen.


    —Pero tenemos el factor sorpresa, debemos atacarlo cuando baje la guardia, solo de esa manera conseguiremos vencerle y tomar sus artefactos, sabemos que él ira a Prayt, ese sitio sin duda estará lleno de abominaciones y quien sabe que otros peligros, ¿lo entiendes?.


    —Atacarlo de sorpresa mientras se intenta defender del peligroso ambiente de la inexplorada ciudad fantasma, es muy riesgoso aun, pero sin duda es una oportunidad que no aparecerá una segunda vez, pero para que esto funcione, ¿eres consciente de que solo nosotros dos somos lo más indicado para seguirle sigilosamente?, si llevamos a alguno de nuestros muchachos, eso arruinaría el factor sorpresa.


    —Eso lo sé, por eso mientras nuestros chicos se encargan de recolectar Navum en Prayt, nosotros iremos por el premio gordo.


    —Muy bien, entonces está decidido.


    El estrechar de manos entre los dos actuales líderes de Anarquía y Orden, confirman su siniestro plan en torno a Rozuel Drayt.


    Continuara…
     
    Última edición: 6 Septiembre 2018
  5. Threadmarks: CAPITULO 150 ¡LA BARRERA DE LA CIUDAD FANTASMA CAE!
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    154
     
    Palabras:
    4535
    CAPITULO 150 ¡LA BARRERA DE LA CIUDAD FANTASMA CAE!



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    — ¡VAMOS DEPRISA VÁMONOS!


    — ¡DEBEMOS LLEGAR CUANTO ANTES!


    — ¡POR EL NAVUM DE LA TIERRA MALDITA INEXPLORADA!


    Más de un centenar de buscadores de Navum empezaron a movilizarse en numerosos grupos, incluido los grupos de Anarquía y Orden, era como ver el despliegue de una pequeña fuerza armada, el destino de todos era obvio, Prayt. El poblado abandonado donde estábamos, tenía un camino de tierra que llevaba en dirección hacia la inexplorada ciudad fantasma.


    — ¡Es hora chico, vámonos también! –Dijo Coyote emprendiendo marcha.


    —“Por fin iremos a Prayt, espero que Einquel esté bien” –Desee en mis pensamientos.


    Mi grupo estaba preparado, armado con su revolver Allum cuidaba mi espalda, con la Desert Eagle XP4 a la mano Riha estaba en mi flanco derecho y en mi lado izquierdo tenia a Douglas equipado con su ballesta metálica.


    El grupo de Coyote se desplazaba bajo una formación, tanto él como su compañero de la espada a dos manos estaba situados al frente en fila, a espaldas de ellos se encontraban el que llevaba un arco largo y el bastón de hierro con un cristal amarillo incrustada en la punta, dejando al quinto miembro de la maza a una mano y un escudo metálico protegiendo la retaguardia de estos dos últimos. No era difícil de entender su formación, sus integrantes con la mejor capacidad de atacar a distancia yacen en el medio, y los destacados cuerpo a cuerpo le protegen tanto por el frente y atrás, si alguien los ataca por sus costados, fácilmente entre los tres podrían repelerlos, pero si son atacados en todos los lados a la vez, dependerá de nosotros el apoyarle.


    — ¡Atento chico, aquí vienen las abominaciones! –Me advirtió Coyote.


    Mientras avanzábamos a campo abierto, a varios metros de la marcha de los buscadores, sobre una elevación, un gran número de monstruosidades se manifestaron para convertirse en un notable obstáculo. Denotaban un cuerpo humanoide con una altura de 2 metros, totalmente desnudo y carente de genitales como otros mutantes, estaba tonificado de músculos marcado de pie a cabeza y su característica más llamativa era una joroba en forma de volcán, su piel poseía un color entre gris y negro, su cabeza se asemejaba a un cráneo y en lugar de ojos tenía dos cuencas vacías que desprendían constantemente un humo rojo, otro detalle era que pegado a su propio cuerpo y quizás a nivel orgánico tenía pequeños fragmentos de Navum.


    — ¡Es un “Cañonero” la pesadilla de muchos usuarios que atacan a distancia! –Explico Coyote.


    Pero el cañonero no era la única clase de monstruo presente, estos estaban acompañados de otro tipo de criatura, se veían con una baja estatura midiendo como un metro, pero con un peculiar y llamativo rasgo suyo, poseían una cabeza exageradamente grande e hinchada que palpitaba y además flotaban constantemente en el aire. Varias venas de su inmensa cabeza se sobre notaban de esas horridas criaturas de piel arrugada gris, como los anteriores, estaban totalmente desnudo, con un cuerpo sumamente delgado, ausente de genitales y sus ojos eran completamente blancos, emanaba un aura mágica considerable perceptible a la vista.


    —Escuche sobre esas cosas de boca de varios buscadores, los llaman “Terra Horror” –Expuso Douglas —Nunca me he encontrado con uno en persona, dicen que esas cosas por muy frágiles que se vean, son ridículamente fuerte.


    —Estas en lo cierto buscador, esas cosas son de temer, mantengan toda preocupación posible, esto apenas es el principio del recorrido –Nos dice Coyote.


    Las abominaciones Cañonero disparaban de su joroba volcán esferas brillantes de energía mágica color morada que toman una elevada altura. Cayendo sobre los buscadores y desatando explosiones donde aterrizara, si lo pienso detenidamente, esas cosas eran morteros vivientes, pues su joroba cumple con las características exactas de un arma semejante, y como nos encontrábamos en un campo abierto y ellos sobre una elevación, tenían la ventaja del terreno.


    Inevitablemente aquellas explosiones se llevan a varias víctima, algunos falleciendo en el acto con una o varias extremidades despedazadas, otros con la mayor parte del cuerpo severamente dañada con órganos vitales comprometidos y hubo quienes en su desesperación por evitar las explosiones, corrieron descuidadamente hasta pisar un FTN (Fenómeno Trampa de Navum) siendo mandados a volar por una explosión mágica de naturaleza eléctrica.


    Hay quienes consiguieron protegerse formando en conjunto barrera e escudos que repelían hacia otra dirección el proyectil mágico y otros los esquivan moviéndose sobrehumanamente antes de que cayeran sobre ellos, nosotros replicábamos este último accionar.


    —¡Intense Iron – Modo Knight!.


    Para casos como este, era necesario estar mejor preparado, los disparos del Cañonero tenían un rango de alcance de 650 metros y estábamos justo sobre esa distancia que cubría. Lo ideal sería que Allum tomara su KSVK Dragón y los abatiera, pues las largas distancias era la especialidad del rifle, pero de momento no era necesario recurrir a nuestro mejor armamento, ya que los buscadores que nos rodeaban no eran tan inútiles como aparentaban.


    Invocando Espíranos voladores para acercarse a los Cañoneros sin elevarse demasiado para ser víctima de un FTN aéreo, los buscadores a una distancia considerable de las abominaciones jorobados, saltan enfundando armas blancas impregnada con magia. Desde espadas, hachas, alabardas o mazas con pinchos, atacan a las monstruosidades sin titubear, las armas fortalecidas con poder mágico brindaban mayor daño a las ordinarias.


    Pero estas criaturas no eran fáciles de derribar, su robusto cuerpo era resistente, los ataques que recibían de espadas deberían partirle en dos, pero en cambio les ocasionaban un corte poco profundo con pérdida de sangre, de un inusual de color negro gris. Los impactos de las mazas les hacían entorpecer sus intentos de defenderse, y los usuarios de hachas fijaban sus ataques a los pies para hacerles caer y acabarlos con más facilidad.


    A una distancia cercana, los Cañoneros tenían desventaja, pues se valían de sus puños y una fuerza bruta considerable, pero al ser demasiado lentos, cualquier individuo con una mínima considerable de velocidad o reflejos era capaz de esquivarle. Pero tampoco era sinónimo de bajar la guardia, una de esas cosas se arrodillo, no por el daño a sus pies, sino a voluntad, solo para poder apuntar su joroba a unos buscadores cercanos y cargar su potente disparo mágico.


    — ¡Va a disparar, cuidado! –Advierte uno de los combatientes buscadores cerca de la criatura atacante.


    Un buscador en concreto que luchaba con un estilo marcial, le dio una patada a un cañonero en el pecho que lo manda varios metros hacia atrás, situándolo en el rango de tiro de la abominación que estaba a punto de disparar. El resultado de su hábil plan, provoco que el monstruo terminara matando a uno de los suyos, eso levanto la moral de los demás para eliminar al resto.


    Magos que materializaban cadenas sobrenaturales, sujetan a varios de los cañoneros para entorpecer su movilidad hasta el punto de casi no moverse y yacer completamente indefenso de las armas blancas de los guerreros. Todo parecía indicar que los buscadores tendrían la victoria, hasta que seis los denominados Terra Horror, se involucraron en la contienda.


    Uno de ellos hace levitar un pedazo de roca y acto seguido lo lanza con una velocidad ridícula que atraviesa el peto de hierro de un buscador con suma facilidad, dejando en el moribundo hombre un hueco que sangraba a borbotones y concluyendo con su inevitable fin, pues había sido perforado a la altura del corazón. Estas cosas invocaron pronto una numerosa cantidad de rocas flotantes, para luego moldearlos hasta tomar la forma de lanzas y otros de flechas.


    Las flechas eran arrojadas a buscadores de mayor distancia, mientras que las lanzas a los que estaban cerca de ellos, su poder de penetración fácilmente podía lidiar con armaduras de metal. Independiente de que estuvieran encantados o no. Algunos consiguen acercase a los Terra Horror y arremeter con sus armas blancas fortalecidas con magia contra ellos, solo para ser detenidos por una especie de muro invisible muy resistente.


    —Ahí está, la habilidad defensiva más problemática de los Terra Horror a la hora de lidiar con ellos, su “Barrera Invisible” –Afirmo Coyote.


    Esa barrera que utilizaban esas criaturas, por alguna razón, me eran increíblemente parecidas a las que utilizaban los Esper capaces de realizar MIP (Movimiento de Influjo Psionico). De hecho, desde que empezaron a usar sus poderes, podía percibir su magia casi de una manera mínimamente similar al psi, era como si experimentaba “Sincronía”, la capacidad de un Esper de percibir el psi.


    Estas abominaciones se especializaban en magia del elemento tierra, pero sin necesidad de tomar la que estaba en el ambiente, ellos mismo la creaban con su magia. Capaces de originar un elemento, moldearlo a la imagen de un arma en concreto y lanzarlo a grandes velocidades los cuales cargaban con un poder de penetración de temer.


    — ¡Cazadores del Navum! –Exclamo un Buscador de una determinada dirección.


    Un buscador es asesinado por una criatura invisible que arranca su cabeza, parte de su sangre mancha el cuerpo de su monstruoso asesino quien revela su apariencia. Tenía una piel fornida gris y oscuro, carente de ojos y su boca era una inmensa quijada que se abría en dos de manera vertical con voraces fauces, poseía una larga lengua con una forma semejante a una sanguijuela.


    La criatura pronto vuelve a ser invisible, dejando en desconcierto a los buscadores que lo tenían cerca, pero tal parece que este “Buscador de Navum” no era el único, había otros. Pues se oían grito desgarradores de pobres infelices siendo asesinados por una amenaza incapaz de ser visto físicamente y difícilmente de ser captado de manera sensorial.


    —Oye chico, concéntrate, ya tenemos nuestros propios problemas, que los demás se ocupen de ellos –Fue el consejo de Coyote haciendo volver en sí.


    Me concentre tanto en las abominaciones capaces de volverse invisible, que olvide que en nuestro frente ya teníamos nuestras propias monstruosidades que ocuparnos. Los cañoneros era un asunto a considerar, aunque aún quedaban algunos, los buscadores centrados en ellos bastarían para ocuparse del resto.


    Preferí centrarme en los Terra Horror, repelían los ataques cuerpo a cuerpo de los buscadores con su barrera invisible, además de que contratacaban con numerosos lanzas de tierra, algunos eran asesinados en el proceso y otros heridos pero aun capaz de luchar. Son un total de seis, mientras se encontraran ocupados con los buscadores, me acerque a una distancia prudente y les apunte con mi AK-47.


    Dispare en modalidad semiautomática, teniendo el cuidado de no ocasionar fuego aliado con algún buscador cercano. No hubo barrera que detuviera a las balas, de hecho, literalmente aquella defensa que obstaculizaba a los demás para alcanzar a estas abominaciones, no fue el caso conmigo, mis disparos lograron alcanzar a tres de los seis objetivos, enfocando en darle justo en su hinchada cabeza que considere su punto débil.


    Había conseguido eliminar a tres de inmediato, y me faltaban otros tres para culminar, pero pronto los Terra Horror restantes fijan su atención en mí, reconocieron que era una amenaza bastante problemática para ellos. Numerosas lanzas y flechas flotantes de tierra se materializan a su alrededor, yo era el principal blanco de todo su ataque.


    Estaba a punto de disparar otra vez antes de que ellos me atacaran con todo su poder, hasta que pronto atestiguo como una de esas honrosas criaturas es partido en dos por un atacante sigiloso de un hacha a dos manos desde su retaguardia. Aquel responsable de eliminar a la abominación era Coyote, y pronto los restantes tuvieron un mismo final, uno con la cabeza cortada por una espada y el tercero aplastado por una maza.


    De los cinco miembros en total del grupo de Coyote, todos los especializados en el combate cuerpo a cuerpo se habían desplazado sigilosamente para atacar a los Terra Horror por la espalda. Dejando al arquero y al del bastón de hierro con el cristal amarillo atrás para respaldarles en caso de ser necesaria, no eran aficionados, trabajan en equipo y coordinados, eran auténticos veteranos.


    —La situación ha vuelto a ser favorable para los buscadores –Expreso Douglas.


    Los Cañoneros en su mayoría habían sometidos por los demás buscadores, los pocos que quedaban al verse superado en número, habilidad de combate y equipo, en cuestión de tiempo caerían como el resto. Los Cazadores de Navum quienes aparecieron repentinamente y sembraron a los pocos segundos un gran pánico, fueron abatidos con la rápida intervención de los buscadores de “Orden” y “Anarquía”, sus líderes, Ronarut y Jarquez lideraron el frente al momento de eliminar a dichas abominaciones.


    Los monstruos fueron vencidos, era la victoria de los buscadores, pero lejos de poder regocijarse del triunfo, otra amenaza inesperada se acerca a ellos. A diferencia de los anteriores, estos no eran horribles bestias mutadas, sino, que eran una pequeña horda de no-muertos reanimados, acercándose con los típicos gemidos de un muerto viviente.


    Vestían prendas de cuero, algunos de hierro y otros una capucha con túnica, armados genéricamente con armas blancas como espadas, hachas, lanzas, ect. Otros portaban arcos y ballestas. La piel de estos reanimados era pálida, con varias manchas moradas visibles y dispersas de manera aleatoria en cualquier parte del cuerpo como si fueran un extenso tatuaje, en su vida pasada sin duda estos alguna vez fueron buscadores.


    —“Zombis del Navum” –Cito Douglas la identidad de aquellos Reanimados —Algunos pobres diablos que tienen la desgracia de morir en las áreas más peligrosa y con mayor concentración de Navum de estas tierra malditas, terminan a veces convertido en no-muertos, revividos sin consciencia para atacar a todo ser vivo que no sea una abominación o uno de ellos.


    Entonces son cuerpos reanimados por fuentes concentración de Navum, la sola presencia de las manchas moradas evidencia ese punto. Douglas explico que para eliminar de manera efectiva a un Zombi del Navum, se le debía destrozar su cabeza, ya que perforar su corazón, cortarle sus miembros y desangrarlo, no lo matara, pues ya están muerto y la destrucción de su cerebro corta de manera definitiva su existencia como un reanimado.


    Por fortuna las mordidas y arañazos de estos zombis no transmiten Navum, pero físicamente son más fuerte que el humano promedio, ya que están dotado de mayor fuerza a causa del Navum concentrado en sus cuerpos. Además, aun siendo reanimados sin consciencia racional alguna, eran capaz de ejecutar con total experiencia las armas que portaban como lo hacían en vida, al igual que utilizar la magia y sus respetivas habilidades si estos difuntos fueron magos, sus recuerdos como combatientes permanecen latentes en estos no-muertos.


    Los buscadores no se asustaron, no se mostraron nervioso o señal alguna de dar marcha atrás, su moral estaba al tope, alzando sus armas, un grito de lucha desencadenan otros que enciende la flama del coraje en todos los presentes. Con docenas de Zombis de Navum conformando la horda, los vivos estaban alentados a erradicar a los reanimados.


    Numerosas flechas y proyectiles elementales se elevaron cayendo como una lluvia sobre los Zombis, eliminando a un buen puñado de no-muertos situados en la primera línea de frente y consiguiendo herir a otros para debilitarles al hacerles perder algún miembro o causar en las zonas lesionadas una mayor vulnerabilidad para el próximo ataque que recibieran.


    Llego el turno de los buscadores que cumplían el rol de fuerza de choque, en conjunto avanzaron rápidamente para entrar en combate directo contra los no-muertos. Algunos eran apoyados por Espíranos centrados como ellos en la lucha cuerpo a cuerpo, como era de esperarse, los reanimados ofrecieron considerable resistencia.


    Utilizaban las armas que tenían equipado y la magia que poseían para luchar contra los vivos, para desplazarse eran lentos, pero a la hora de combatir estos no-muertos se movían con toda la agilidad de un hábil guerrero. Ninguno de los zombis invoco un Espirano, si alguna vez fueron magos en su mayoría, era evidente que estuvieran pactado con algún espíritu familiar, pero imagino que una vez muerto ese pacto culmina de forma definitiva y ni aun siendo reanimados podían restaurarlo para llamar a dichos espíritus en su apoyo, al menos, esa es mi teoría.


    En la lucha dispare a cuanto pude atinando a la cabeza, Riha hizo lo mismo con su pistola, Allum se acercó lo suficiente para que su revolver destrozara cabeza y Douglas apoyaba a la distancia con su ballesta mágica disparando virotes elementales de viento. Comparado a las anteriores abominaciones que nos atacaron, estos zombis eran más fáciles de lidiar, puede que su número abrume, pero no era una amenaza considerable ante la fuerza actual de esta concentración de buscadores.


    __________________________________________________________________​


    Eventualmente la victoria fue otra vez para los buscadores, sin embargo las bajas sufridas fueron considerables, pues docenas habían muerto, la mayoría hasta ahora pereció con los bombardeos de los Cañoneros. La segunda racha de muerte se la llevaron los Terra Horror, seguido de los Cazadores de Navum y para fortuna, pocos murieron a manos de los Zombis de Navum.


    Aún quedaban más de un centenar de buscadores vivos, algunos con heridas leves e insignificantes que las trataron enseguida, aquellos que recibieron daños severos o críticos, que ni la magia o pociones curativas con la que contaban podrían reponer toda su salud al instante, ya que precisaban descansar también para que sanaran con totalidad, se vieron obligados a retirarse con fuertes sentimientos de impotencia y frustración.


    Solo quedaron los más actos para continuar, emprendieron la marcha nuevamente por el sendero marcado, los botines como el equipamiento de los no-muertos o los fragmentos de Navum del cuerpo de los Cañoneros fueron ignorados. Y no es de extrañar, desde la perspectiva de su codicia, aquello eran migajas, comparado a la riqueza que podrían tomar de Prayt.


    —Chico, tú y tu grupo tienen armas bastante asombrosas –Coyote elogio mi AK-47 al igual que las armas de fuego de Riha y Allum —¿Dónde conseguiste semejantes artefactos mágicos?.


    — ¡Roz la hizo, por supuesto! –la Lupian no tardó en responder por mí.


    — ¿En verdad tú las creaste?, jejeje, suena verdaderamente difícil de creer –Opino el buscador veterano —Esos artefactos a comparación de un arco o cualquier arma a distancia mágica, son sin duda bastante formidables, su poder destructivo puede asemejarse o superar a un hacha o lanza pesada especializada en perforar armaduras de mucho grosor y contando con la ventaja de ser utilizadas a distancia, incluso observe, que más lejos de lo que un arco puede llegar.


    Analizo mi AK-47 acorde a las armas de naturaleza mágica de su mundo, su observación era buena, no estaba muy errado, utilice el rifle de asalto a una distancia considerable de 300 metros, los arqueros máximo tomaban distancias de 200 a 250 metros para efectuar disparos efectivos. Fui muy descuidado, pues Coyote no fue el único en notarlo, llame la atención de otros ojos interesados, sobre todos aquellos centrados en la ofensiva a distancia.


    —Calma chico, no es como si tuviera intención de tomar tus armas, respetare la privacidad de indagar de tus artefactos, lo importante ahora es Prayt –Las palabras de Coyote acompañada de sus expresiones corporales no parecían mostrar seña alguna de mentira —Y después de ver de lo son capaces, honestamente me siento bastante reconfortado al tenértelos luchando a nuestro lado, ¡jajaja! –Opino el hombre pelinegro con mechones canosos.


    El sendero nos llevó a lo que era los límites del Valle Desolación, un cruce rodeado por elevaciones montañosas conducía al único camino conocido mayormente para ir hacia Prayt. Nos tomó unos minutos cruzarla, para fortuna de todos, las únicas abominaciones que se cruzaron en nuestro caminos fueron pequeños grupos de 3 a 5 zombis del Navum que fácilmente eran eliminados.


    Salimos del cruce y avistado por un inmenso campo de hierbas como árboles secos, aquella metrópolis abandonada, la ciudad de Prayt. Solo veíamos una parte de ella y era fácil calcular que era mucho más grande que el poblado anterior, como se había divulgado, la barrera que impedía el paso y durante todo este tiempo repelía letalmente a cualquier que se acercaba, se veía muy transparente, frágil, como si en cualquier momento pudiera ser derribada por una piedra lanzada a mano.


    —“La barrera aún no ha caído, entonces nadie ha puesto un pie aun allí, je, entonces cuando desaparezca, todos los bandos lo harán al mismo tiempo” –Comente en mis pensamientos.


    Todos los buscadores se acercaron lo suficiente sin adentrarse a las pavimentadas calles de Prayt, no se observaba la edificación de muros defensivos rodeando la ciudad, ¿Los Enanos habían planeado construirla desprovista de tal medida de seguridad?. Los muros eran una construcción de vital importancia en estos periodos para las grandes ciudades, la finalidad era para la defensa contra saqueadores, bestias mágicas y otras amenazas considerables.


    ¿Pero porque esta no posee tal medida defensiva?, tomando en cuenta además de que si por algo los Enanos son reconocidos en toda Avalia, es por su ingenio en el arte de la artesanía, herrería y construcción, sobre todo para manejar material mágico, se me hacía algo bastante sospechoso.


    —Oye chico, tu amigo Einquel, ¿no estará por aquí? –Me pregunto Douglas sacándome de mi distracción.


    Es cierto, ya que estamos en las cercanías de Prayt, buscar a Einquel era algo primordial, mire a los alrededores, un extenso campo nos rodeaba, en las cercanías se hallaba un bosque, pero no sentí señal alguna de su presencia en el área. ¿Debería adentrarse a la zona boscosa?, cabe una posibilidad de que se encuentra allí.


    —Reconsideraría la idea, si vas a entrar a ese bosque –Douglas me aconsejo —Estamos cerca de Prayt, esta área es donde el Navum abunda con mayor cantidad, es de esperar entonces que las zonas boscosas cercano a este sitio estén muy contaminados de dicha energía y la cantidad de FTN que abundan deben ser bastante alarmante, además de no olvidar a las abominaciones que las habitan.


    Después de presenciar cómo numerosas muertes de buscadores por la mortal fauna de este lugar, no tarde en entender que me expondría bastante si me dirigía a ese bosque, además de que es posible que Einquel no se encuentre allí. Conociéndolo, junto a los demás miembro que le acompañan de la Ordinem Deam, deben estar escondido en alguna otra parte, sin duda cerca de Prayt, observando la barrera desaparecer, aguardando el momento para adentrarse.


    —“De modo que donde más tendré chances de hallarlo es en la misma ciudad fantasma” –Pensé entonces.


    Salgo de mis pensamientos al oír fuertes exclamaciones por parte de los buscadores, quienes a todo pulmón estaban aclamando la llegada de la hora esperada.


    — ¡ESTÁ DESAPARECIENDO, LA BARRERA DE PRAYT!...


    Por décadas su inquebrantable presencia le ha impedido el paso a todo que se acercara a la ciudad fantasma, desde el día en que la zona prohibida se creó, defendía las 24 hora con una irrompible defensa, todo intento por adentrarse a la cuna del Navum. A donde se originó el desastre y le dio vida a estas tierras corrompidas, pero finalmente el día en que el área inexplorada seria pisada había llegado.


    La barrera que alguna vez se erigía como un obstáculo indestructible, comienza a disiparse, los buscadores vitorean emocionados, deseos de cargar hacia la ciudad. Cada uno saco su poción de resistencia al Navum y la utilizo de inmediato, sin duda no había uno solo que no tuviera uno consigo, pues era un ítem de esencial importante para adentrarse a la zona prohibida.


    Tanto de mi parte, como Riha, Douglas e incluso Allum tomamos nuestras propias pociones, Creik nos hizo entrega de algunas dosis extras antes de separarnos, ya que para el grupo que se dirigía al Campo Malahierba con los aldeanos y Sargarios rescatados, ya casi no las necesitarían.


    — ¿Están todos listos? –Nos preguntó Coyote.


    —Sí –Conteste de mi parte con el rifle de asalto cargado y preparado.


    — ¡Totalmente preparada! –Declaro Riha con la pistola preparada y aguantando la emoción.


    —Preparado –Afirmo Allum con el revolver en óptimas condiciones.


    —Cuando gustes –Contesto por su parte Douglas con su ballesta en manos.


    La barrera se disipa en su totalidad y todos los buscadores corren a toda velocidad, como un ejército con la moral en alto invadiendo tierras ajenas. Se podía oír con claridad, las jubilosas exclamaciones comentadas por los codiciosos buscadores deseosos de poner sus manos en los cristalizados “tesoro” de Prayt.


    — ¡VAMOS, VAMOS, RAPIDO O SE LLEVARAN EL MEJOR BOTIN!...


    — ¡YA PUEDO OLER EL NAVUM!...


    — ¡GRANDES RIQUEZA ALLI VOY!...


    TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: 55 Minutos.


    Continuara…


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Con la barrera caída, los cristales de Navum de los dispositivos mágicos de los Templarios habían desaparecido también, pero cumpliendo con su objetivo de derribar el obstáculo que impedía cruzar la ciudad, ahora tenían luz verde para adentrarse a la inexplorada área abandonada.


    — ¡La barrera ha caído, es hora mis hombres! –Dedico el Comandante Frederic una palabras a sus soldados —Por la Orden Templaría y el Gran Maestre, ¡traeremos la gloria o moriremos con honor!, ¡A POR LA VICTORIA! –Exclamo con el levantar en el aire su cimitarra con el cristal rojo incrustado en la empuñadura.


    Docenas de Soldados y Golem de la serie X-1 marchan a la ciudad abandonada, su objetivo era hacerse con la fuente de Navum, el “Djinn”, eliminando a cualquier que interfiera en su misión. Pero lejos de ser los únicos, Luzbel también se prepara para iniciar la movilización de sus fuerzas.


    —Tomen la fuente origen del Navum y eliminen a cualquier que interfiera, “Madre” Lo desea –Declaro el fiel servidor de Nexus.


    Numerosos Afligidos de diversos tipos responden a la orden del enigmático hombre al marchar hacia la ciudad abandonada, pero no eras las únicas criaturas bajo su mando. Las armaduras gigantes viviente de 4 metros de altura entregado por Alice Kyte estaban a su disposición, en su pecho tenia grabado la imagen de una doncella de largo cabello mordiendo una manzana de tinte oscuro enredada con ramas espinosas, era la marca personal impresa por la bruja Yudaz.


    Y por último, y no los menos importantes, el elfo de piel azul, Lecius, movió su cabeza como señal al joven de nombre Travis de emprender el avance a Prayt con las fuerzas que contaban. Acompañando al muchacho de cabellera negra y flequillo puntiagudo en la parte de delante de su pelo, le siguieron tres individuos de aspecto raramente humano.


    El primero era un hombre de cabello blanco, dotado de largas piernas gruesas, vestía un chaleco de cuero y pantalones largos, su principal características era que portaba unos dispositivos metálicos de naturaleza mágica que cubrían todas sus extremidades inferiores.


    El segundo era un fortachón extremadamente musculoso, piel morena, con una altura de dos metros, vestía únicamente un pantalón largo negro flexible a su corpulencia, junto a unas botas del mismo color y la parte superior de su cabeza la cubría un yelmo de hierro, dejando solo su nariz y boca a la vista, deleitando una dentadura sobrehumana semejante a la de un tiburón.


    Y por último el tercera integrante, era una chica con la apariencia de una joven de 13 años, con una estatura de 130 centímetros, llevaba puesto un abrigo marrón de tela similar a un poncho, un raro calzado de hierro, de una cabellera verde y su ojo derecho lo cubría un parche de cuero.


    —En marcha chicos –Ordeno Travis erigiéndose como el líder del grupo.


    Continuara…
     
  6. Threadmarks: CAPITULO 151 LA BATALLA DE PRAYT (Parte 1)
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    154
     
    Palabras:
    3568
    CAPITULO 151 LA BATALLA DE PRAYT (Parte 1)


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Docenas de buscadores se adentra por primera vez a la ciudad fantasma que nunca antes fue pisada por varias décadas, desde concentradas movilizaciones a pie y hasta magos con Espíranos como monturas voladoras. Calles pavimentadas con diversas estructuras desde 4 metros, 8 metros, 10 o incluso unas pocas que llevaban a tener alturas de 12 metros.


    Esta zona urbana producto de la mano de obra Enana habrá sido una envidia para muchas naciones en su época, y no es de extrañar siendo la raza por excelencia con hábiles artesanos y constructores por naturaleza. Hoy en día, esa envidiable metrópolis, estaba invadido por abundante suciedad, maleza y el deterioro del tiempo, tanto pavimento y edificaciones por igual.


    Y sus actuales habitantes, las mutaciones concebidas por las elevadas dosis de Navum, habían dado por resultado una ciudad de abominaciones. Como tan repentinamente los buscadores se adentraron, las criaturas captando con sus desarrollados sentidos la presencia de los invasores, y su instinto natural básico solo dictaba una forma de actuar, “acabar con ellos”.


    De entre los primera en mostrarse, resaltaba un gato demoniaco de dos cabezas con el tamaño de un león adulto, en lugar de pelaje, exhibía una piel escamosa poco frágil, de largos colmillos filosos, unas fornidas patas con garras letales y una cola cuya punta estaba compuesta por una bola carnosa de duro aspecto con pinchos a su alrededor. Tal monstruosidad fue revelada por Creik bajo el nombre de estos seres como Bipredadores.


    Un segundo tipo de criatura se presenta, un gigante de 13 pies de altura con una piel putrefacta grisácea, su cuerpo salpicaba una especie de sustancia toxica verde morado. Su veneno no actuaba con efecto acido al hacer contacto con objetos inanimados como armas o armaduras, sin embargo, si este tocaba alguna prenda defensiva como una pechera, tenía la cualidad de filtrarse a través de esta y por la misma ropa hasta llegar a la piel, de allí se adentra al organismo y con su ponzoña afecta más de un órgano vital causando una fatalidad en su víctima. Varios fueron testigos de cómo buscadores con armaduras pesadas murieron de severas dolencias en cuestión de minutos tras ser sus vestiduras de metal tocados por la sustancia del ser gigantesco.


    Un tercer tipo de criatura surgió, gruñía como una bestia salvaje y caminaba en cuatro patas como un can, pero su aspecto era como el de un hombre de brazos y piernas deformados para movilizarse como un cuadrúpedo, con un cuerpo cubierto de un denso pelaje rojo sangre y la parte superior de su cabeza estaba fundida con un casco de soldado hecho de hierro, dejando solo su boca visible para enseñar unas fauces inhumanas. Era Capaz de realizar saltos de varios metros, sus extremidades tanto delanteras como traseras eran poderosas y capaz de rivalizar con un mago con Fortalecimiento, y para empeorarlo, venían en manadas de 5 a 6 por grupo.


    Por los alrededores también se observó la presencia de “Cazadores del Navum” y “Manipuladores del Navum”, los primeros destacados por atacar en sigilo al volverse invisible completamente y el segundo por ser capaz de agredir la mente de su víctima hasta reducirlo a ser un esclavo zombi. Pero además, también estaban los FTN, en la ciudad abandonada no difícil percibir a simple vista estos fenómenos mortales que abundaban en el área.


    Aquello que se había vuelto una zona de guerra, los buscadores luchaban contra las feroces criaturas para continuar con su avance y adentrarse a la profundidad de Prayt, donde se alberga el Navum más concentrado y valioso. Rozuel y su grupo se movilizaban bajo una formación semejante a una T, con él en el centro, Allum a su izquierda, Riha a su derecha y Douglas a sus espaldas, atacando a distancias a las monstruosidades que tenían en la mira o estuvieran lo bastante cerca de ellos.


    Hechizos de fuego, rayos, agua, energía explosiva, proyectiles elementales perforadores e invocaciones por doquier de familiares de apoyo albergaba los alrededores. La muerte se servía a sus anchas tanto del bando humano e semihumano como también de las abominables entidades.


    — ¡Atento con uno grande! –Exclamo Coyote.


    Su grupo conformado por 5 buscadores profesionales actuaron ante la siguiente presencia hostil que avistaron al frente, el gigante toxico de 13 pies de altura. Su piel putrefacta escurre de su ponzoña al agitar uno de sus brazos, los buscadores que le estaban dando lucha toman distancia para evitar tocar su veneno.


    — ¡Todos, formación R! –Pronuncio aquellas palabras para sus compañeros.


    Los cinco se movilizaron en sincronía, cuatro de ellos se desplegaron alrededor de la monstruosidad rodeándole, al verse la criatura en dicha situación vomita para lanzar una abundante cantidad de su veneno con trayectoria a dos de los cuatro buscadores. El dúo responde a su ofensiva con rápida movilización para evadir la sustancia nociva.


    El quinto lleva a cabo su aparición en la formación, mientras los demás rodearon a la abominación habiendo conseguido captar toda su atención, él toma por sorpresa al monstruo con un ataque desde el aire. Descendiendo ágilmente, Coyote armado con su hacha a dos manos realiza un poderoso movimiento rebanando en dos la cabeza del ser.


    Su hacha de naturaleza mágica estaba imbuido con un poder que le brindaba al filo del arma un aumento bestial de fuerza en sus impactos, como si atacara con la potencia de 8 guerreros entrenados a la vez. Un artefacto mágico impregnado con magia de fortalecimiento como tal para brindar un mayor aumento de daño.


    La gigante abominación como tal muere al verse su cabeza destruida, pero un segundo surge en las cercanías avistando a los cuatros para dar batalla. El arquero del grupo entonces desplego el poder de su artefacto mágico, disparando proyectiles de luz para asestarlo sobre la espalda del abominable ser.


    De pronto, un intenso dolor sacude a la criatura, eran las flechas como tal del arco del buscador, estos una vez en contacto con el objetivo tenían el efecto de drenar una pequeña parte de su poder mágico y utilizarlo para emitir fuertes dolores semejantes a la sensación de una descarga eléctrica, lo que entorpecía la capacidad combativa del afectado.


    —Todo tuyo –El buscador del arco le hizo una seña al del bastón de hierro con un cristal amarillo incrustada en la punta.


    De la punta del cristal 5 proyectiles flotantes amarillentos se manifiestan alrededor del bastón, el mago eleva en alto su arma y mirando fijamente al monstruo, los proyectiles como tal se combinan creando una lanza elemental de rayo y sale disparando a gran velocidad hacia el blanco fijado. Con un destacable poder de penetración, perfora el cuello de la monstruosidad causando un intenso daño de quemadura hasta el punto de destrozárselo por completo y decapitar de la criatura, lo que culmina con su definitiva muerte.


    —Buen trabajo equipo –Felicito Coyote a los suyos hasta avistar algo próximo acercarse a paso veloz —¡CUIDADO!.


    Una abominación cuadrúpeda, aquel con el denso pelaje rojo sangre en su cuerpo y la parte superior de su cabeza yacía fundida con un casco de soldado hecho de hierro. Se movilizo con un sigiloso depredador veloz para atacar al buscador del bastón por su retaguardia, para cuando este se dio cuenta volteo para ver con abrumada expresión como la fiera monstruosidad había saltado y sus manos compuesto por largas uñas sucias como largas semejantes a garra, iban a aferrarse a su cara.


    —¡No, no lo harás!.


    Con el exclamar de aquellas palabras, una figura surgió en defensa del buscador del bastón al situarse este al frente para lidiar con la criatura, se trataba de su compañero armado con un mazo a una mano y respaldado con un escudo metálico en la otra. El hombre adopta una postura para cubrirse con su escudo y cuando la criatura hace contacto con esta, una fuerte presión de viento embiste a la abominación haciéndola retroceder varios metros.


    Ese era la cualidad especial del artefacto mágico defensivo del buscador, su escudo era capaz de liberar una fuerte ráfaga de aire para hacer retroceder a sus atacantes. La criatura tras recuperarse corre dirigiéndose hacia el buscador y salta sobrehumanamente para darle un zarpazo con todas sus fuerzas.


    El buscador se defiende utilizando el mazo que disponía como su medio ofensivo, golpeando el suelo y creando a solo unos centímetros de donde realizo dicho golpe, un círculo mágico. Justo la abominación en medio del aire se situó por encima de aquel círculo que de repente, crea un grueso cono de tierra con varios metros de largo, la punta de está tan filosa como una lanza atraviesa su pecho y deja a la bestia de rojo clavado aún vivo en aquella invocación de tierra.


    Acto seguido el mago fortaleciendo su cuerpo, salta para alcanzar la altura de donde yacía incrustado la monstruosidad de rojo pelaje y golpea con todas sus fuerzas la cabeza del ser destrozándoselo, lo que culmino con su victoria. Pero lejos de poder tomar un respiro, una manada de 5 abominaciones iguales al anterior se acercaban como animales coléricos.


    El grupo de Coyote estaba más que preparado para dar seguir dando pelea, hasta que presencian como una de las abominables criaturas es abatido con una serie de proyectiles veloces justo en su cráneo, que fácilmente atraviesan su casco de soldado. Rozuel había intervenido apoyándoles con su AK-47, y en su accionar, Riha le acompaño con la pistola a manos, Allum con el revólver y Douglas con su ballesta mágica utilizando virotes de fuego.


    En cuestión de poco tiempo la manada es aniquilada y los buscadores toman un leve respiro antes de continuar, Coyote agradece al joven sangre de bruja, mostrando aún más sombro a los artefactos que empleaba él y sus compañeros. En los alrededores, con los minutos transcurridos se observaba la presencia de numerosos cadáveres de abominaciones y buscadores en las calles, pero aquello solo era prólogo de esta masacre, los emprendidos en buscar la fortuna no retrocedieron y a medida que eliminaban cada horrido ser a su paso, seguían avanzando en conjunto.


    —En solo cuestión de tiempo, los buscadores terminaran llegando al centro de Prayt –Opino Coyote —Con el inmenso número a favor de los buscadores, y contando con los miembros de la facción “Orden” y “Anarquía”, es más que probable que se consiga, morirán mucho más en el trayecto, lo que permitirá al haber menos de los nuestros que los que sobrevivan hacerme con mayores ganancias a la vez.


    Un breve análisis de la situación de los suyos, pero lejos de saberlo, una amenaza desconocida a su saber, yacía merodeando como una fuerza invasora más por la corrompida ciudad. Eventualmente el cruce entre diferentes bandos se daría tarde o temprano, y para los buscadores había llegado ese inconveniente momento.


    — ¡CUIDADO! –Exclamo un mago guerrero blandiendo su arma ante una monstruosidad dura de eliminar.


    Una bestia roja de cuerpo blindado con una estructura mecanizada semejante a un golem se apareció ante ellos, medía 4 metros de altura, su cabeza se asemejaba a un cráneo inhumano y recubierto por un casco metálico, en sus manos sostenía un martillo de guerra a dos manos de un tamaño descomunal hecho a su medida.


    Pero tal monstruosidad no estaba solo, lo acompañaban otros tres seres, eran más pequeño, pero no por eso, menos peligroso. La forma de su torso era como una coraza dura de tono carnoso, un tejido viviente palpitante con tinte metálico, se sostenía con cuatro musculosas piernas de garras con 10 cuchillas cada una, su cabeza como el gigante, era un cráneo inhumano, de su boca se observaba numerosos fauces amarillas con la fuerza suficiente para triturar material resistente.


    —“Afligidos” –Pensó Rozuel al percibirlo a los lejos.


    La presencia del “Nexus” era oficial a su perspectiva, estaban buscando lo que los Templarios también anhelaban hallar, el cubo de Navum, origen de la misma y enigmática fuerza enérgica. Quien se haga con dicho artefacto a su poder, solo podría causar una gran calamidad a futuro, pero ahora el objetivo de Rozuel se centró en hallar a Einquel.


    Las abominaciones en las cercanías no solo eran hostiles hacia los buscadores, sino incluso con los mismos Afligidos, sin embargo, estos tenían una alta tolerancia hasta ser casi inmunes al veneno toxico de los gigantes ponzoñosos. Y las monstruosidades de pelaje rojo poco o nada podían hacer con su fuerza ante los blindados seres del Nexus.


    Los buscadores no se quedaron de brazos cruzados, como a las abominaciones, también dieron su lucha ante la amenaza de los Afligidos, aun desconociendo la auténtica naturaleza y bando de estos seres. Los monstruos creados del Nexus eran poderosos, Rozuel noto que estos eran aun un poco más fuerte, comparado a los que enfrento la anterior vez cuando conoció a la organización Ordinem Deam por primera vez.


    —Prayt sí que no piensa ponérnosla fácil, esas abominación sí que dan bastante repelús de solo verlo –Agrego Coyote al ver a los Afligidos —Pero es extraño, ¿por qué las abominaciones también los atacan?, la forma en que los agreden, es como si fueran diferente a ellos –Dedujo el experimentado hombre.


    Ningún buscador era consciente de la existencia de los Afligidos como tal, menos de saber sobre el Nexus, a sus ojos, aquello eran solamente otras mortales criatura engendradas por el Navum de la inexplorada ciudad fantasma.


    —“Es mejor no intervenir aun, dejar que los buscadores que luchan con ellos se encarguen, ahorrar munición es lo sensato” –Pensó el Esper.


    —Amo… -Dijo Allum mirando a los Afligidos a la distancia.


    —Lo se Allum, debemos encontrar lo más rápido posible a Einquel.


    — ¿Alguna idea de dónde empezar a buscar? –Pregunto Douglas.


    —Podría olfatear la ubicación de esa persona que buscas, pero necesitaría algo que tenga su olor, si esta hecho de metal, aun mejor –Sugirió Riha.


    Ciertamente Rozuel entendió que buscar a su amigo elfo oscuro en Prayt ya era un lio bastante complicado, entre tener que lidiar con las abominaciones, Afligidos y el entorno misma llena de trampas mortales, era un riesgo elevadísimo. Y para empeorarlo, aún estaba el tema del misil que caería pronto sobre la ciudad, por lo que el tiempo también jugaba un inmenso factor.


    — ¿Hmmm?, ¿qué es esa cosa? –Dijo la Lupian notando algo acercarse a ellos.


    Era una bola de pelo acercándose hasta situarse lo bastante cerca del grupo de Rozuel, inmediatamente se revela como un ratón que mira fijamente al Esper. El joven no tardo en entender de quien era producto tal criatura, el pequeño roedor movía su cabeza como si señalara una dirección en concreto.


    —Entiendo –Dijo Roz ante el gesto del animal.


    El ratón regresa a su forma como una bola de pelo rodante, desplazándose hacia una dirección, su intención era mostrarle un camino que le llevaría a la persona que buscaba.


    —Debemos seguirle –Notifico Roz al grupo.


    — ¿Sabes qué o quién es ese ratón? –Pregunto la Lupian con curiosidad.


    —Pertenece a alguien asociado con Einquel, si está cerca de aquí, entonces también lo estará él –Concluyo como su respuesta.


    La dirección por la que se dirigía el ratón era contraria a donde el grupo de Coyote se dirigía, lo que significaba el momento de separarse. Coyote no se sorprendió o se molestó en lo absoluto, pues conocía que el joven tenía sus propios objetivos personales.


    —Fue un breve momento, pero ha sido un placer hacer equipo contigo chico –Estrecho el buscador profesional su mano.


    —Lo mismo digo, te deseo suerte en tu búsqueda de riqueza y ojalas sobrevivas –Fueron las palabras dedicadas de Rozuel a Coyote y lo acompaño con su mano.


    Un apretón se da por ambas partes, era la despedida para que cada grupo siguiera su propio camino. Coyote marcho por donde la mayor parte de los buscadores se dirigían, pues diversos equipos de estos se conformaron para seguir distintas rutas que la ciudad corrompida ofrecía.


    Rozuel y compañía por otro lado, seguían un sendero que los llevaba a tomar una dirección donde ningún buscador se encamino. En su avance encontraron cierta resistencia de abominaciones aunque no al mismo grado cuando acompañaron a los buscadores. Las principales amenazas constaban de las bestias de pelaje rojo y los gigantes tóxicos, pero para su fortuna no tuvieron que lidiar contra los peligros de un Bipredador o un Cazador del Navum o incluso un Manipulador.


    Llegado a una cuadra con 3 caminos a escoger, la bola de pelo andante estaba por encaminarse a la derecha, cuando de pronto algo descendiente de las alturas a gran velocidad cayendo a pocos metros de ellos. Se presentaba como una monstruosidad cuyo torso metálico rojo robusto de aspecto carnoso recordaba bastante a cierto tipo de criaturas.


    —“Un Afligido… pero este es uno que no había visto antes” –Dijo Rozuel en sus pensamientos.


    Su tamaño era inferior al Afligido Blindado, pues poseía una altura de 3 metros en su comparación, sus extremidades tanto superior e inferior estaban tonificados con manos equipadas de letales y largas garras oscuras. Un cráneo inhumano gris era otra característica que compartía con el resto de sus semejantes, pero el rasgo más llamativo y propio de esta ser, era el par de alas de plumaje rojas y negras que disponía, dándole la apariencia de un demonio alado.


    __________________________________________________________________​


    Coyote y su grupo siguiendo al resto de los buscadores, no solo llegaron al punto de enfrentar a abominaciones y Afligidos en su camino, pues para inesperada sorpresa, otro bando enemigo hace acto de presencia, pero a diferencia de los demás, este estaba compuesto principalmente de una fuerza militar de humanos y golem, de una distinguida organización de talla global.


    — ¡Templarios! –Exclamo uno de los buscadores.


    Un escuadrón de siete soldados Templarios y tres golem X-1 viniendo de otra dirección en medio de un cruce, manifiestan su hostilidad contra los mismos buscadores y monstruos del lugar. A la orden de uno de los soldados que dirige al grupo, emite la directa eliminación tanto de los monstruos como los “criminales” individuos que buscan fortuna en Prayt.


    Los golem equipados con sus lanzallamas, desatan el infierno sobre ellos, un chorro ardiente que alcanzaba los 20 metros terminan incinerando tanto a humanos, semihumanos como abominaciones que estaban en su rango. Tal mortífero armamento sembró el terror entre las masas conscientes, más de lo que un mago de fuego podría provocar.


    Una lanza elemental de rayo golpea la cabeza de uno de los golem destruyéndosela mayormente en el proceso, eliminando a una de las tres infernales máquinas presente, eso llamo poderosamente la atención del jefe del escuadrón y al resto de sus chicos. Los atacantes se presentaron como cinco buscadores en particular, eran Coyote y compañía.


    —Míseros criminales, ¡que ardan como el resto! –Ordeno el jefe de escuadra a los golem.


    De repente una mano toca su hombro, sintió un intenso escalofrió, pues le pertenecía a un Templario de mayor rango al suyo, más concretamente, al que dirigía toda la operación de la fuerzas. El comandante Frederic hace acto de presencia mirando a Coyote y a aquellos que le seguían.


    —C-comandante, no es necesario que se moleste con estas escorias, yo solo… -El jefe de escuadra es interrumpido por su comandante con unas palmadas en el hombro.


    —Esos hombres claramente no son unas escorias sencillas que lidiar como los demás, y no me puedo dar el lujo de perder a más golem –Declaro Frederic —“Equipo de calidad; deben poseer habilidades y armas para luchar en igualdad contra escuadrones de soldados escuderos y sargentos, además están posicionados bajo una formación específica; poseen quizás experiencia de milicia para trabajar en equipo” –Dedujo el comandante como amenaza a simple vistazo a Coyote y sus seguidores.


    Varias preocupaciones transitaron por la mente del comandante que encabezaba a las fuerzas Templarías en Prayt.


    —“No puedo permitirme perder a más hombre hasta llegar a estas instalaciones donde se dice aguarda el Djinn, ya no dispondré de más refuerzos, las abominaciones ya es un problema con lo que nos preparamos, pero a diferencia de esas criaturas…” –Volteo mirando el cadáver de un Afligido del tipo regular —“Esas cosas con cráneos por cabeza, había más de un tipo y eran más problemáticos para lidiar que las abominaciones con los que nos cruzábamos, pero lo más alarmante es la manera de comportarse y actuar de esos monstruos, para empezar son hostiles a otras abominaciones y casi parece que dan la idea de que son manipulados por alguien más” –Concluyo en su consciencia el líder militar —“Encontrarnos con estos aclamados buscadores de Navum ya es más de lo que puedo tolerar, si son como los aventureros, la mayoría será fácil de lidiar, pero sin duda habrá una pequeña minoría cuya fuerza destaque del resto y eso son problemas para mí”.


    Comparo a Coyote y sus compañeros como un grupo de aventureros lo suficiente experimentados para darle problema a buena parte de sus escuadrones. Si ese era el caso, entonces preferiría lidiar con ellos personalmente, para evitar más pérdidas innecesarias de soldados que disponía.


    —Me encargare personalmente de estos criminales, esta es una orden, retrocedan y den apoyo cuando yo lo precise –Ordeno el comandante al jefe de escuadra.


    Su subordinado poniéndose firme, juntando sus piernas y poniendo una de sus manos en el pecho como gesto de honor y respeto, capta la orden y la cumple obedientemente. Un cruce de mirada se da entre el comandante Frederic y el apodado “Coyote Fugaz”, una potencial lucha entre figuras distinguidas estaba próxima a desencadenarse.


    TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: 39 Minutos.


    Continuara…
     
  7. Threadmarks: CAPITULO 152 LA BATALLA DE PRAYT (Parte 2)
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    154
     
    Palabras:
    2784
    CAPITULO 152 LA BATALLA DE PRAYT (Parte 2)


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Un Afligido alto cuya característica especial eran un par de alas de plumaje rojas y negras, se aparece ante Rozuel y compañía, era un nuevo tipo que antes no había visto. La entidad hostil aletea sus alas y produce una fuerza que agrieta el pavimentado que tenía a su alrededor.


    —“Se siente como si el ambiente se hubiera vuelto más pesado” –Pensó Rozuel.


    Douglas apunta con su ballesta mágica y dispara virote de fuego contra el Afligido, cuando este estaba a un considerable rango de su objetivo, noto algo sospechoso. El proyectil perdió velocidad, y la criatura tomo ese punto a su favor evadiendo con mera facilidad el ataque.


    — ¿Qué acaba de pasar? –Se preguntó el buscador confundido.


    Activa una habilidad secundaria de su arma a distancia, disparando tres virotes de fuego de manera consecutiva, pero en consecuencia, cada proyectil tenía la mitad de su poder comparada a uno disparado de manera individual. Las tres llegado a un determinado rango del Afligido pierden velocidad, dos de ellas los evadió y al tercero lo bloqueo con la mano con fuerza bruta.


    —Hmmm… -Miro pensativo el buscador al monstruo.


    En la parte supere de su ballesta estaba yacía incrustado una piedra mágica de fuego de esencia pura, la retira para poner en su lugar una piedra mágica de esencia pura color aguamarina, cuya interior rebosaba de poder elemental de viento. El propósito era cambiar el tipo de virote mágico empleado en su artefacto mágico.


    Realizo otro disparo haciendo uso del virote de elemento viento, a diferencia de sus proyectiles de fuego, los de viento poseían una mayor velocidad pero en términos de poder era menor al anterior. El resultado volvió a ser el mismo, la saeta disminuyo su velocidad llegado a cierta distancia del Afligido, pero gracias a que era más veloz que su predecesor, la pérdida no fue tan considerable y basto para que no pudiera evadirlo en su totalidad y término rozando una de sus mejillas.


    Una herida superficial, pero revelaba al grupo que la habilidad del monstruos no era del todo formidable, tras ser dañado por el ataque del buscador, el Afligido ruge clamando su enojo y contrataca. Esferas oscuras surgen a su alrededor lanzándolo contra los cuatro, cada uno fortalece con su magia sus actitudes físicas para movilizarse y salir del rango de ataque del ser, Rozuel por su parte utiliza el Intense Iron en su Modo Knight.


    Las esferas de oscuridad al tocar el suelo, ejercen una fuerte presión que dejan pequeños pozos sobre el pavimento, como si hubieran sido golpeados por un inmenso objeto de gran fuerza. Douglas vuelve a disparar otra flecha, pero la criatura levanta sus brazos y crea un muro hecho de unas partículas incoloras levitando, cuando el proyectil del mago lo toca este se detiene, se movía agitándose pero no avanzaba, como si hubiera sido privado de su derecho de seguir avanzando.


    Acto seguido la saeta de viento es cambiado de dirección impactando en el suelo, Rozuel habiendo notado en buen detalle el poder del Afligido, no tardo en comprender su funcionamiento.


    —Gravedad… -Cito él en voz alta —“Esa cosa es capaz de conjurar magia para crear enormes fuerzas gravitatorias, llegando a poder generar a su alrededor una especie de campo de fuerza gravitacional sobre cualquier que se le acerque para entorpecer su movilidad o en el caso de ser atacado a distancia, debilitar la velocidad de dichos ataques dirigidos y esas esferas que arrojo parecían haber golpeado el suelo como si fueran enormes mazos”.


    Rozuel le advirtió a todo sus compañeros que no intentaran acercarse o realizar un ataque cuerpo a cuerpo sobre su enemigo, explicando que este hacia uso de un poder para generar un “aura que entorpecía la movilidad de todo aquel que estuviera en su rango de efecto”.


    —Eso explicaría por qué mis flechas se volvieron lentas cuando se acercaron a esa cosa, ¿así que también nos ocurrirá a nosotros si nos acercamos bastante a esa aura suya? –Planteo entre dudas Douglas.


    —No es un problema para mí –Expreso Allum su opinión con su revolver en alto.


    —Ni menos de mi parte –La Lupian hizo la misma afirmación con su Desert Eagle.



    El esper aunque supo que ese campo de fuerza gravitacional entorpecía la velocidad de todo aquello que se le lanzara, si la saeta elemental de viento de Douglas no fue tan afectada en su trayectoria por la habilidad del monstruo, concluyo entonces las balas de sus armas de fuego cuya velocidad de desplazamiento era aún mayor, casi ni serian afectado.


    — ¡Allum, Riha! –Pronuncio sus nombres mientras apuntaba con su AK-47 al Afligido.


    El dúo captando su mensaje, apuntan con sus respetivas armas al engendro y los tres disparan a la vez, las balas perforan el duro blindado de la criatura, Roz recordó que si se eliminaba el núcleo de un Afligido, este moriría al instante. Calculo entonces que dicho objeto vital de la entidad, yacería en el torso ubicado al nivel del corazón.


    Apunto al pecho, jalo del gatillo y varias balas fueron disparadas consecutivamente, pero su enemigo tenía un as bajo la manga, agito sus alas invocando un muro en su defensa. No era algo tangible, el muro tenía la forma de cientos de partículas incoloras levitando entre ellas, la misma que utilizo contra Douglas, volvió a manifestar ante los proyectiles de Roz y los demás, al tocarlas detienen toda su movilidad al instante.


    — ¿Detuvo las balas? –Dijo sorprendido el Esper.


    No solo de un AK-47, de un revolver colt Python y una pistola Desert Eagle, cada uno suspendido en el aire al tocar aquellas partículas incoloras, Roz no tardo en comprender la causa. El Afligido creo un muro que concentraba una fuerza de gravedad considerablemente aumentada, uno capaz de ejercer una presión lo suficiente alto para detener munición que se mueve a más de 700 metros por segundo.


    El muro del Afligido desaparece, logrando drenar con su fuerza gravitacional toda la energía cinética de las balas retenidas, cayendo estas por consiguiente al suelo como meros restos inservible. La monstruosidad se plantea ponerse a la ofensiva, extiende su plumaje preparándose para atacar, hasta que un sonido de metal perforado se oye provenir a espaldas del ser.


    Algo había impactado en el Afligido, algo le había atacado desde su retaguardia, algo lo suficiente fuerte para hacerle tambalear y acto seguido caer boca abajo. Ellos se acercan cuidosamente al ser apuntándole con sus armas y observan detenidamente un agujero sangrante rojo en el medio de la espalda a nivel de la columna, ese “algo” le atravesó con suma facilidad aquella parte que estaba blindada y ocasiono un daño a una zona vital de la criatura.


    —“La sangre que escurre es de su huésped transformado, aquello que le dio en su espalda debió destruir su núcleo” –Pensó Roz.


    Más tarde que nunca el responsable de abatir al gigante alado se muestra ante ellos, era un elfo oscuro, de ojos color negro, cabello ámbar, un parche en su ojo derecho y vestía una túnica marrón con la insignia de una organización representado por la figura divina de una mujer de vestido blanco y una larga cabellera del mismo color. Pero lo más llamativo era el arma que portaba en sus manos, un rifle Mosin-Nagant.


    —Con que tuviste la oportunidad de conocer a otro de los nuevos juguetes que nuestros “amigos” del Nexus crearon últimamente –Comento el elfo.


    —No tienes idea –Responde Roz entre suspiro.


    La manera en que los dos charlaban de manera amistosa, daban a entender para la Lupian y el buscador que se conocían, y al ver que se trataba de un elfo, comprendieron el porqué.


    —Es bueno ver que estas bien acompañado –Su vista se centró en el resto.


    —Hola Einquel –Le saludo el slime de metal.


    —Un gusto volvernos a ver Allum, y un placer conocer a los demás compañeros de Rozuel –Mostro sus buenos modales presentándose a ellos —Si viniste aquí, debo suponer que son por razones muy importantes –Volvió a centrarse en Roz.


    —Sí, es en relación con lo que va a ocurrir aquí, no hay mucho tiempo, cuanto antes lo sepas mejor.


    —Hmmm… en ese caso debemos darnos prisa, los demás están cerca –Indico el elfo oscuro el camino.


    — ¿”Los demás”? –Pregunto Douglas confundido.


    —No soy el único por aquí, estos chicos están conmigo –Contesto Einquel.


    La bola de pelo que había guiado al grupo, se acerca al elfo oscuro y se sube a su hombro, convirtiéndose él en su nuevo guía, para conducirle a donde yacen el resto de los hombres de la Ordinen Deam que se habían adentrado a Prayt.


    __________________________________________________________________​


    Hostiles miradas entre el comandante Frederic y Coyote Fugaz se entrecruzan, Templarios y buscadores luchando entre ellos, como una guerra entre dos de las facciones invasoras de Prayt. Todos buscando el premio mayor, los buscadores para enriquecerse con el Navum más concentrado del área inexplorada y los Templarios hacerse con la fuente absoluta de esta enigmática energía.


    — ¿Piensa ese Templario solo luchar contra los cinco a la vez?, tiene agallas –Opino el buscador de la maza a una mano junto a un escudo metálico.


    —Obsérvalo muy bien, lleva una armadura de cobre, es un comandante, el rango más bajo de caballeros dentro de la organización Templarías –Aclaro Coyote a su grupo —Dentro de la Orden Templaría, los caballeros representan la elite de sus fuerzas, no son meros soldados, ellos están por encima de ese rango, sería muy imprudente subestimarlo.


    Viniendo el consejo de nada menos que de Coyote, sus palabras no eran para tomar a la ligera, aquel hombre veterano tenía una reputación y una gran confianza inculcada en sus camaradas de armas. El comandante desprendía una considerable cantidad de poder mágico, calcularon quizás, él era un mago de nivel A.


    —Ustedes deben ser los “famosos” acechadores de Navum, del que los Enanos tanto mencionan –Le dice el comandante a Coyote.


    —Somos buscadores, no acechadores, no es tan diferente del trabajo de un mercenario que busca el sustento en el campo de batalla, nosotros arriesgamos nuestra vida en la zona prohibida por la fortuna y el reconocimiento –Fueron las palabras del veterano buscador.


    —Je, para los Enanos y la mayoría del mundo ustedes no son más que criminales, entrando sin permiso a terrenos prohibidos de otro país, al menos los mercenarios tienen la cortesía de presentarse mayormente –Expreso el comandante entre risas y con tono burlón —Y no puedo darme el lujo de que escorias como ustedes, interfieran con nuestra misión.


    —Justamente me he preguntado, ¿qué trae a los Templarios a este sitio?, suena hipócrita cuando dices que somos criminales, pues tu gente sin duda vino por las mismas razones ambiciosas que la nuestra, ¿o me equivoco? –Declaro Coyote.


    —Hmmm… lo único que puedo garantizarse, es que no saldrás vivo de esta –Aseguro el Comandante.


    Tanto Coyote como el resto se pusieron en guardia, Frederic por su parte se mostraba todo tranquilo, en su lugar se hizo una pequeña herida en uno de sus dedos para obtener una minúscula gota de su sangre. Estaba realizando el procedimiento de invocación de un Espírano.


    —No malgastare mis fuerzas con ustedes, pero “este chico” bastara para encargarse de este trivial asunto –Concentra su magia en la gota de sangre.


    La gota adopta el aspecto de un diminuto brillo de luz que flota para luego pasar a convertirse en un portal mágico, el proceso de invocación estaba completo. Del interior surge el ser invocado, un toro gigante bípedo de 4 metros de altura, poseía un grueso pelaje colorado, sus largos cuernos median 1 metro cada uno, sobre su cintura vestía una armadura de cuero tachonada con protecciones metálicas de hierro que le llegaba hasta la rodilla.


    De su gran hocico bovino resaltaba su notable aliento con cada exhalación que realizaba, acompañado de su aterradora mirada de ojos completamente negros carente de pupilas. De un cuerpo abrumadoramente tonificado, cuyos músculos de extremidades tanto superiores e inferiores sobresalían las venas, pero aquello que llamo la atención de Coyote, como a varios buscadores y soldados Templarios en los alrededores, era el tremendo poder mágico que desbordaba la criatura en forma de aura.


    —Que posea tal espíritu familiar… realmente este comandantes no es de alardean… -Dijo Coyote en voz alta con un rostro sumido en un asombro de incertidumbre.


    —Admito que ese Espírano posee un considerable poder, ¿pero porque reaccionas de esa manera?, comparado a todos las abominaciones de gran tamaño que hemos enfrentado, esto solo debería ser otro reto para nosotros –Expreso su compañero de la espada a dos manos.


    —En verdad ninguno de ustedes reconoce a ese Espírano –Suspiro Coyote —Aquel espíritu familiar es “Minoz; Fuerza Implacable”, uno de los Espíranos legendarios.


    La reacción de estupefacción de sus camaradas de armas no se tardó en manifestarse, la existencia de Espíranos únicos de su tipo era de conocimiento común en toda Avalia. Pero solo algunos son capaces de presenciar a estos seres que estaban arriba del espíritu familiar promedio.


    —No bromees, ¿¡hablamos de los mismísimo Espíranos legendarios que poseen una cantidad de magia ridículamente grande!?, ¿¡aquellos que no se dejan pactar por nadie al menos que se considerado digno de su poder!? –Exclamo entre sudoración otro de sus compañeros.


    —Si… sin duda ese espíritu, es Minoz –Confirmo con angustia el veterano buscador.


    __________________________________________________________________​


    Espiria es el hogar natural de procedencia de los espíritus familiares denominados Espíranos, para pactar con uno de estos seres, se realiza el acto ritual denominado “Llamada del Invocador”. El mago debe crear un círculo mágico en alguna superficie plana albergando un poco de su sangre dentro de esta, el círculo puede ser creado por cualquier medio, aunque la utilización de sustancias mágicas aumenta la probabilidad de que el llamado sea más efectivo, pero si o si su sangre no debe faltar.


    Sus manos deben estar abiertas y apuntar hacia abajo señalando el dicho círculo, concentrar su magia para depositarlo en él, a la vez que se debe recitar el credo del espíritu.


    CREDO DEL ESPÍRITU: “Por mi magia y mi sangre, te convoco, por mi voz y voluntad, imploro tu presencia, con mi vida y mi alma, ofrezco tributo. Creador de los espíritus, regente de Espiria, bendíceme con el poder de tus hijos y que un lazo nos una hasta el final de mis días”.


    El credo debe ser repetido numerosas veces hasta que el círculo reaccione, sin embargo, hay que tomar en cuenta que se debe tener afinidad con los Espíranos para poder pactar con estos y no todos los magos la poseen. Cuando el círculo reacciona tras realizarle el rito, un portal mágico se crea acudiendo de su interior un espíritu familiar.


    Con el espíritu invocado, el mago debe darle un nombre y entonces el pacto entre los dos se realiza de manera oficial, el tipo de Espírano convocado así como la magnitud de su poder, depende del usuario que ha realizo el ritual. Este es el procedimiento conocido para llamar a un Espírano y hacerle su compañero espiritual.


    Naturalmente el nombre del Espírano es dado por su invocador, pero se conoce la existencia de unos espíritus únicos de categoría legendario. Estas entidades de gran poderío, poseen su propio nombre y fueron los primeros en ser creados por el regente de Espiria. A diferencia del espíritu familiar promedio que es aceptado por el mago que le invoco, los Espíranos legendarios son quienes deciden si el pacto se realizara o no, pues ellos determinan si su convocador es digno de ser su compañero.


    Los Espíranos legendarios existentes son 12 en totales, cada uno portador de su propio nombre y título, siendo estos:


    MINOZ: Fuerza Implacable


    CEREH: Madre Creadora


    AMALTEU: Devoto Protector


    GERMEST: Doble Realidad



    ASTREIA: Filo Justo


    ODYSIO: Aguas Turbulentas


    ARIÓN: Ponzoña Colosal


    PAX: Equilibrio Espiritual


    ABYSUS: Oscuridad Profundad


    CARCINO: Viento Nocivo


    LYOZ: Voluntad Ígnea


    KIRON: Cazador Alado


    __________________________________________________________________​


    El comandante Frederic portaba uno de esos legendarios seres como su espíritu familiar, la mítica criatura humanoide de varios metros ruge haciendo temblar el suelo a su alrededor a escasos segundos. Un abrumante poder mágico inundaba el ambiente, su procedencia por obviedad venia del ente espiritual.


    Tal era la intimidación que infundía en aquellos que le rodeaba, que el propio veterano Coyote con sus años luchando contra los horrores de la zona prohibida, consideraba plantear su huida antes que enfrentar a tal entidad. Pero lo cierto es que no podía darse ese lujo, tenía razones personales para haberse adentrado a Prayt y arriesgar su vida, para que su cometido en la inexplorada ciudad fuera un éxito, debía vencer a Minoz o perecer en el intento.


    Continuara…
     
  8. Threadmarks: CAPITULO 153 LA BATALLA DE PRAYT (Parte 3)
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    154
     
    Palabras:
    2687
    CAPITULO 153 LA BATALLA DE PRAYT (Parte 3)



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Fuimos guiados por Einquel hasta las ruinas de una ancha casa de tres pisos, un oxidado cartel de hierro con inscripciones en el idioma Enano semejante a una mezcla de inglés y francés. El elfo oscuro mostraba un buen manejo de dicho lenguaje, al leerlo concluyo que este sitio alguna vez fue una posada.


    Las paredes del techo del tercer piso en su mayoría estaban al descubierto, dejando a la vista su interior, todos los miembros de la Ordinem Deam por ende yacían en el segundo. Antes siquiera de entrar al edificio, somos recibidos por un semihumano perteneciente a la raza de los Ratman o hombre rata.


    Los Ratman se ven como ratas antropomórficas de un pelaje negro, tienen una baja estatura cuya adultez llegan a medir los 120 centímetros, las iris de sus ojos por otro lado son iguales que de cualquier humano. Ellos destacaban por su buena agilidad y desarrollo cognitivo, poseen un sentido de la vista como olfato más desarrollado y están dotados de un sistema inmunológico esplendido para resistir enfermedades producto de sustancias nocivas.


    Sin embargo, esta raza tiene sus puntos negativos, para empezar socialmente son menos tolerados y más discriminados que semihumanos como Lupian, Draconianos o Cait, en términos de fuerza son menos fuerte que otras razas promedio (Humanos, Enanos, Elfos, etc), se aplica lo mismo a su resistencia física ante el daño y su esperanza de vida solo es de 30 a 35 años, llegar a los 25 para la inmensa mayoría ya es mucha suerte.


    El Ratman frente de mi vestía un manto blanco en conjunto con un pantalón del mismo color que delataba su pertenecía a la Ordinen Deam, la insignia de su organización la tenía en su vestimenta superior. Utilizaba sobre su cabeza un pequeño casco ligero de metal, se acerca hacia mí con total confianza estrechando su mano y respondo a su saludo estrechando la mía.


    —Me alegra verte de una pieza, Roz –Hablo el Ratman con un fuerte apretón.


    —Lo mismo te digo a ti, Hamelín –Replico llevando la fuerza de dicho saludo a su mismo nivel.


    Lo mismo aplico para Allum, pues Hamelín era un conocido para los dos, la primera vez que lo vimos fue aquella vez que conocí a la Arkana de su organización. Riha y Douglas se presentaron formalmente, luego fuimos al segundo piso, nos encontramos con un grupo de entre 40 miembros de Ordinen Deam instalados allí, preparando sus armas, cargando alguna que otra piedra mágica de diverso elemento y utensilios arrojadizos con alguna sustancia alquímica en su interior.


    La mayoría de los miembros eran del rango Protecto, el segundo más bajo de la Ordinem Deam, los “Iniciados” son el rango más bajo de la jerarquía, son los instruidos y entrenados para convertirse en futuros “Protecto”. El siguiente escalón que le superaba eran los Vigidente, y aquellos de dicho rango presentes eran personas que conocí con anterioridad.


    — ¡Hey chicos, es Roz! –Exclamo uno de ellos con emoción reconociéndome al instante.


    Y no tarde en reconocerles de mi parte, el primero era un semihumano mestizo, cruce entre humano y un Lupian del clan “Colmillo de acero”. Luce como un hombre joven con rasgos animales en su cuerpo, orejas puntiagudas cubiertas de un pelaje gris, también cubrían su brazo como la mitad de la mano, poseía un rabo (cola) y unos caninos en la boca, Garet.


    El siguiente era un Draconiano de escamas verdes, fornido cuerpo, cuernos en la cabeza y un cuero cabelludo rojo, Xiz. Y el último era un hombre con un par de orejas felinas y una cola gatuna, un Cait o “hombre gato”, fue el primero quien me reconoció apenas entre, Benito.


    Todos ellos eran Vigidente con la vestimenta reglamentaria de su rango, un manto blanco en conjunto con un pantalón largo del mismo color, la insignia de su organización estaba en el lado derecho del manto.


    —Es un honor volverte a ver, joven Rozuel –Saludo educadamente el Draconiano.


    — ¡Y cómo olvidar del pequeño Allum!, bueno, si hablamos de su forma verdadera –Comento Benito — Te serviría un poco de “Letcolh” pero Garet seguro me regaña y Xiz me daría un sermón.


    — ¡Y claro que lo haría!, el Letcolh tiene alcohol y estamos en pleno labor –Opino el mestizo.


    —Mmm… Letcolh –Allum dejo salir en voz alta su regocijo al recordar la última vez que probó dicha bebida.


    — ¡Jajaja!, me alegra saber que en el fondo aprecias el buen Letcolh –Se alegra el Cait de oír al Slime.


    —Maldito gato alcohólico, ya deja de mal influenciar a la criatura –Le reprime Garet como una figura autoritaria.


    Letcolh era una bebida tradicional creada por los Cait y servido en botella, a base de leche y cerveza, una mezcla extraña que haría pensar a más de uno que pueda tener un horrible sabor, y sin embargo, es todo lo contrario. Es mayormente dulce, y se lo toma generalmente tibio pues es cuando alcanza su mayor grado de sabor.


    Una cómica discusión se da entre Benito y Garet, uno amante de la leche y el alcohol, y el segundo una persona recta y diligente. Lo que hace que el ambiente tenso de alrededor al estar en estas inhóspitas tierras se vuelva un poco más animado al oírse las risas y carcajadas de los demás miembros de la organización presente.


    —Ya chicos, habrá después momentos para emborracharse y hablar tonterías –Calmo el elfo oscuro a los dos callándolos —Más importante, Roz tiene algo de suma urgencia que comunicarnos a todos –Una seria mirada se torna en el rostro de Einquel.


    Tan influente fueron sus expresiones serias, que los demás captaron la importancia de lo que estaba por decir, aun sin tener la menor idea de que trataría. Einquel me dio toda la atención de cada individuo en la sala.


    —Es mejor que se lo digas cuantos antes de que suceda –Me aconsejo Douglas.


    —Es cierto, quien sabe cuánto tiempo nos quede aun –Dijo Riha por su parte.


    —“¿Que suceda?”, “¿tiempo?”, Hmmm… parece que te enteraste de algo realmente grande, ¿eh Roz? –Dedujo Hamelín.


    —Si, como le dije a Einquel, cuanto más pronto el resto lo sepa, será mejor –Aclare expresando la misma seriedad que el elfo.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    El comandante Frederic abruma a todos sus soldados, como a sus enemigos, al invocar a un Espírano legendario, Minoz: Fuerza Implacable. Un toro gigante bípedo de 4 metros de altura, de un grueso pelaje colorado, largos cuernos de 1 metro cada uno, sobre su cintura llevaba una armadura de cuero tachonada con protecciones metálicas de hierro que le llegaba hasta la rodilla.


    Su aliento era visible con exhalación que realizaba de su gran hocico bovino, su aterradora mirada de ojos completamente negros carente de pupilas intimidaba junto a su gran tamaño. Su cuerpo estaba abrumadoramente tonificado, los músculos de sus extremidades tanto superiores e inferiores sobresalían las venas. Pero su mayor demostración de poderío, lo exhibía con su gran poder mágico que desbordaba en forma de aura.


    —¿¡Que significa esto!?, ¡humano!, ¿¡acaso me has invocado para luchar con estas meras sabandijas!?, ¡no te elegí como mi invocador para enfrentar a tus sobras! –La invocación se dirige a Frederic con agresiva actitud verbal.


    —No te apresures Minoz, esto es solo es solo el calentamiento, más adelante nos depara un desafío sin comparación, de vida o muerte –Declaro el comandante a su Espírano —Dado a que no te he invocado por un buen tiempo, necesito comprobar que tus cualidades de combate no se han oxidado.


    — ¡Je!, no me compares con tu raza, humano, ya sean décadas o siglos, ¡luchar estará en mi sangre y mi instinto!.


    —Oh, entonces veamos cuanto te toma encargarte de esos cinco a la vez, quienes son considerados los mejores de su tipo –Le desafío al espíritu familiar.


    —Tsk… muy bien, me hare cargo de ellos, pero más te vale que el próximo valga la pena o daré por zanjado nuestro pacto –Le advirtió la monstruosidad espiritual.


    Coyote y su grupo no eran excepciones a los nervios al ver a tan imponente ser, pues emitía un poder formidable, siendo hasta la fecha el enemigo más fuerte con el que hayan topado. El veterano buscador con la mente fría y en calma planeo meticulosamente su estrategia.


    — ¡Todos, formación T! –Pronuncio Coyote a modo de orden.


    Los cincos se movilizaron en sincronía, tres de ellos se situaron en forma lineal hacia adelante, con Coyote en el medio, su compañero de la espada a dos manos a su izquierda y su camarada de la maza en conjunto con un escudo metálico a su derecha. Situándose a espaldas del veterano buscador, allí se encontraban el arquero y el usuario del bastón de hierro con el cristal mágico amarillo incrustada en la punta.


    —Una formación de combate, ¿eh? –Miro el Espírano con interés —Eres un humano que ha experimentado la lucha incontables veces, ahora tienes el honor de captar mi atención, no me decepciones o lo lamentaras.


    El mago del bastón de hierro invoca 5 proyectiles flotantes amarillentos alrededor de su artefacto, todos dirigidos hacia Minoz, O al menos eso parecía, pues la trayectoria cambia en el último momento descendiendo para impactar en el suelo estando solo a unos centímetros de la monstruosidad.


    Los proyectiles a consecuencia de haber dañado el suelo pavimentado, causan el levantar de una cortina de polvo que se extiende alrededor del Espírano, lo que perjudicaba su campo de visión. Acto seguido, flechas de luz salen de entre el polvoroso obstáculo dirigiéndose a los ojos de Minoz, pero el hábil espíritu se cubre con su brazo derecho y los proyectiles apenas tocaron su extremidad, son repelidas fácilmente sin poder hacerle el más mínimo daño.


    —Entorpecer mi vista para luego atacar mis ojos y cegarme, solo he visto esa táctica unas cientos de veces, tendrán que hacerlo mejor, humanos –Expreso el Espírano un tanto desilusionado.


    Pero los movimientos de los buscadores no acabaron allí, sacando provecho aun de la cortina polvorienta, atacan los flancos izquierda y derecha de Minoz. Cargando por una parte el guerrero de la espada pesada y en el otro el portador del mazo y escudo, pero la criatura había predicho tales maniobras y sus codos bastaron como defensa para tales agresiones.


    —“Solo falta…” –Pensó Minoz.


    Un atacante más salió al asalto, proviniendo a espaldas del Espírano, se trataba de Coyote, el ser espiritual empujando con sus palmas a sus anteriores agresores, gira rápidamente propinándole un derechazo con el dorso de su mano. Un golpe directo dio al costado de Coyote y cae en picada chocando violentamente contra el suelo pavimentado, fallando en su intento por herir a la criatura y en el transcurso del golpe recibido una pequeña brisa se provocó disipando el polvo levantado.


    — ¡Muy predecible, idiota!, ¿¡esto es todo el nivel que tienen!? –Pregunto Minoz con iracunda actitud — ¿Eh?...


    Pero los ojos negros de la monstruosidad espiritual notaron algo extraño en el cuerpo del herido Coyote, quien recibió su fuerte derechazo, emitía un aura que a su percepción era anormal y a la vez familiar. Y mientras sospechas indagaban en su mente, su cabeza es atacada por un hacha a dos manos desde su retaguardia, siendo el responsable, Coyote, el mismo que se supone yace en el suelo y con sus ojos enfocados en él.


    El choque del hacha del veterano en la cabeza de Minoz, se oye como si diera contra una superficie de metal, para su sorpresa, el filo potenciado por la habilidad de su artefacto mágico, no consigue atravesar siquiera su piel. Abrumado, observa que al contacto de su arma con la monstruosidad espiritual, nota la presencia de una barrera en forma de aura alrededor de su cuerpo, dicha protección de naturaleza mágica que era invisible en todo momento se hace visible en poco tiempo tras ocasionarle daño, Coyote retrocede perplejo al ver que su ofensiva fue ineficaz, no consiguió herirle ni en el más mínimo aspecto.


    —“¿Su cuerpo está rodeado de forma pasiva por una barrera mágica?, y para el colmo no es nada comparado a las barreras que un mago utiliza para defenderse, que monstruo…” –Pensó el veterano buscador desmotivado y entre nervios.


    —Ahora lo entiendo…


    Minoz piso al “Coyote” que había golpeado, este desaparece en forma de partículas mágicas, reconociendo al instante dicho flujo de mana.


    —Utilizaste un Espírano con la capacidad de tomar tu forma para engañarme, haciéndome creer que eras tú realmente y confiándome en que había frustrado tu estrategia, para confiarme y pensar que era solo otra mísera táctica predecible y luego atacarme mientras era inconsciente de ti… ¡nada mal, humano! –Le elogio la monstruosidad.


    El comandante Frederic se asombra de escuchar como su invocación legendaria dice algo favorable a su oponente, solo podía significar una cosa según su perspectiva. Y era que la lucha ya estaba llegando a su fin.


    — ¡Pero ese ataque tuyo fue mediocre! –Resalto Minoz para Coyote — ¿Llamas a eso un manejo decente del hacha en el combate?, ¡te enseñare la superioridad de un auténtico guerrero en la maestría del hacha!.


    Poder mágico emana de la mano derecha del ser espiritual, materializándose un hacha de combate gigante proporcional al tamaño de Minoz. Originalmente se crea a base de rocas, hasta adoptar la forma de una autentica hacha forjada en una herrería con los más finos metales.


    Acto seguido uno de sus ojos mira fijamente al buscador de la espada a dos manos, y salta para arremeter velozmente contra él. Con su hacha en alto sujetándola únicamente con una mano, ataca al guerrero de la espada, el buscador sin posibilidad de esquivarlo a tiempo, opta por cubrirse con su arma y resistirlo.


    —Grave error –Dijo el comandante Templario ante el accionar del buscador de la espada.


    Coyote y sus demás compañeros fueron testigos de una horrorosa escena, su camarada de la espada, es partido en dos. La demoledora fuerza de Minoz y su arma, cortó el artefacto mágico del buscador y por consiguiente al propio guerrero, solo basto en el primero y único ataque que la monstruosidad espiritual ejecuto.


    Aquel amigo con el que tantas batallas habían compartido, tantas bebidas e historias en confort con los demás sobre una fogata o uno de los tantos escondites, un colega, un hermano de armas al que tuvo la fortuita oportunidad de conocerlo en sus primeros días como novato en la zona prohibida. No era alguien debilucho, lo conocía muy bien, contra todas las abominaciones que ha luchado y salido victorioso con sus habilidades tanto como espadachín y mago.


    Era difícil de creer, que alguien con años combatiendo los pesadillesca monstruosidades que su oficio los obligaba a confrontar. Había sido eliminado en un parpadeo como un mercenario del montón en un campo de batalla, pero el oponente no era una criatura cualquier al cual subestimar, pues se trataba de Minoz: Fuerza Implacable, un legendario espíritu que muchos magos anhelan tenerle como su Espírano.


    La reacción de los grupos restantes de buscadores en los alrededores tampoco se hizo de faltar, al ver como uno de los miembros del destacado equipo de Coyote bue abatido fácilmente, una sensación de miedo e inseguridad empezó a invadirles.


    —Esta es la auténtica forma de utilizar un hacha de combate –Dijo Minoz con orgullo, poniendo sobre su hombro su hacha ensangrentada con la esencia roja de su víctima.


    —Oye… ¿tiene que ser una broma?, él… está muerto… -El buscador del mazo y escudo seguía perplejo ante el asesinato de su compañero y a su vez la ira se acumulaba en su interior, apretando sus puños con fuerza.


    —Esa cosa es muy poderosa, debemos huir cuanto antes… -Aconsejo su camarada del arco.


    — ¿Nos dará siquiera la oportunidad de hacerlo? –Dijo por su parte el buscador del bastón de hierro.


    La iniciativa de Coyote y su grupo fallan, ante la ineficacia de sus estrategias y la inesperada muerte de uno de los suyos. La incertidumbre cunde en los miembros planteándose la retirada, pero el veterano guerrero del hacha aún persistía con la idea de luchar contra Minoz, ¿a qué se debe tanto su determinación?.


    TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: 33 Minutos.


    Continuara…
     
  9. Threadmarks: CAPITULO 154 LA BATALLA DE PRAYT (Parte 4)
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    307
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    154
     
    Palabras:
    3715
    CAPITULO 154 LA BATALLA DE PRAYT (Parte 4)



    PERSPECTIVA: Coyote Fugaz


    Esta es la historia de un hombre simple, sin ambiciones, sin vicios y el deseo de una vida estable con una rutina normal. Nacido de una madre prostituta y un padre mujeriego desconocido, entregado y criado en un orfanato del reino de Thardia. El hogar se sustentaba mayormente de la ayuda de sus pequeños, realizando trabajos de servidumbre a un económico precio accesible incluso para un plebeyo.


    Alguno que otro terminaba en manos de un degenerado noble rico amante de los niños siervos, para fortuna, este hombre simple no fue uno de sus sirvientes. Para la edad de 13 años, descubrió que su talento para la magia era de Nivel B, las posibilidades para conseguir un empleo y valerse por sí mismo estaban abiertas, pero solo un tipo de trabajo era factible para alguien como él.


    Sin saber escribir y leer, solo podría concurrir a labores que precisaran únicamente de sus cualidades físicas, buscaba un oficio que le diera un mínimo de sustento estable y no fuera por el medio criminal. Solo dos tipos de trabajos se moldeaban a su interés y capacidades, el ejército o el gremio de aventureros.


    Si escogió la vida de un aventurero, era porque simplemente podría aplicar su propia rutina y modo de vivirla, la decisión estaba a sus anchas. Como todo novato, en su inicio tenía a su disposición solo meros encargos rudimentario que la mayoría considerara tediosos, pero a él no le importaba, le gustaba incluso, con el poco dinero que conseguía, le alcanzaba para la comida y una cama bajo un techo en la posada más barata.


    Repitió el mismo ciclo, una y otra vez, no había quejas, no había peros, solo esfuerzo para acabar cuanto antes el trabajo, le encantaba hacerlo. Tal fue el gusto que se convirtió en hábito, día tras día era lo mismo, despertar temprano, aceptar encargos sencillos, terminarlos, regresar a la posada al anochecer, comer algo y dormir, así de simple era su rutina.


    Los días se convirtieron en semanas, luego en meses y finalmente en años, para entonces habiendo cumplido sus 18 años de edad, ya era un aventurero de Rango 3. Comenzó a tomar trabajos de subyugación de monstruos de bajo nivel, para entonces tenía el poder mágico de un mago de Nivel B+, monstruos como goblins, liebres hostiles con cuernos y slimes, caían son sencillez ante sus habilidades.


    Con un talento que pulía en el manejo del hacha a dos manos y sus dotes mágicos, sería fácil para él lidiar con subyugaciones de bestias y monstruosidades mágicas de mayor categoría, pero no lo necesitaba. Era sencillo y feliz, realizando los trabajos de bajo nivel, sea limpieza, cargando objetos pesados, recolección de ingredientes y eliminación de criaturas débiles.


    Fue a sus 23 años y como un aventurero de rango 4 que la conoció, a una muchacha de su misma edad, de rizos morenos, una suave piel blanca con pecas en sus mejillas, vestía un conjunto de cuero reforzado con una cota de malla y blandía unas dagas mágicas gemelas. Como tal era una aventurera de rango 3 que se valía de los mismos trabajos que el hombre simple.


    Pero ahí estaba la cuestión, su rutina era como la suya, despertar temprano, tomar encargos de baja categoría, cumplirlos, terminar la labor para el anochecer y descansar como comer en la posada. No aspiraba a nada más, ni sueños de convertirse en una famosa aventurera, heroína o una gran maga, solo el deseo de ganarse el sustento de cada día con simpleza.


    Tal rutina sostenido en años volvería a loco a cualquier llegado a algún punto, pero estos dos sin embargo, eran la excepción. Podría pasar un siglo entero y aun así ellos seguirían haciendo los mismos trabajos y la misma seguidilla de vida, hasta el final de los tiempos.


    Con tanto en común, y estando siempre en solitarios los dos, era evidente que aliaron sus intereses para trabajar en conjunto, como compañeros y amigos de armas. Con el tiempo fueron conociéndose mutuamente, la joven se llamada Dahma, fue criada como huérfana en un orfanato, sin talento para leer y escribir, pero con un poder mágico de Nivel C+, encontró el confort de su vida en el gremio de aventureros iniciando a los 14 años.


    Así fue el primer año de acercamiento entre el dúo, hasta que el sentimiento de amistad se transformó en algo más, si al principio dormían en diferentes habitaciones, el hacerlo en uno mismo, ya era deducible adonde terminaría esto.


    Las simples noches de descanso en compañía se convirtieron en momentos apasionantes, sus sentimientos por el otro se fortalecía. Como aventureros, camaradas, amantes y humanos, todo era una simple cuestión de rutina, así como se conocieron, unieron sus vidas y la seguidilla de su manera de vivirla, todo era perfecto y en armonía. Así fue hasta que aquel mediodía…


    —Oye, ¿escuchaste el rumor?


    — ¿Hablas del rumor sobre “Gesk el verdugo bandido”?.


    El hombre simple regresando de realizar un encargo ordinario y buscando otro que aceptar, oyó una conversación de su interés entre dos aventureros, tal charla giraba en torno en Gesk. Un bandido apodada “El Verdugo”, un mago que anteriormente ejercía el labor de ejecutar por decapitación a criminales con su hacha pesada, hasta que enloqueció por su sed de sangre y ejecuto a todos en una misma habitación además del condenado.


    Con figuras de autoridad y nobles asesinados por su mano, se convirtió rápidamente en un criminal buscado por el reino, incluso su captura o eliminación llego como un trabajo activo en el gremio de aventureros. Gesk era catalogado como un peligroso sádico mago de Nivel B+, se dedicaba a asaltar caravanas y atacar poblaciones pequeñas, para robar, tomar hombres, niños y mujeres, y luego ejecutarlos de la misma manera como lo hacía cuando ocupaba el cargo de verdugo.


    —Se dice que Gesk y sus muchachos fueron visto cerca de la granja de Marth, pero nada seguro.


    —¿La guardia más cercana habrá ido a verificar si era autentico esa información?.


    — ¡Lo dudo mucho!, no es la primera vez que se oye sobre un encuentro con ese loco, ni la guardia o el mismo ejercito moverían el culo para corroborar un rumor.


    —Puedo entender en parte la razón de ellos, ir a esa distancia para luego ver que era falso, sería un fastidio.


    —Y que lo digas, obviamente dejaran que los aventureros hagan el trabajo por ellos, ese tipo tiene una recompensa bien jugosa.


    —¿No has pensado en codiciar dicho premio también?.


    — ¿Estás loco?, suponiendo que sea cierto, no tengo chance alguna de ganarle, perderé la cabeza por estúpido.


    — ¡Jajaja!, siendo ese criminal, no lo dudo.


    Un fuerte pálpito de angustia sacudió en el hombre simple, pues Dahma se encontraba realizando un encargo privado en la granja de Marth, ayudando con la cosecha tanto en su recolección como protección contra pequeñas bestias voladoras de bajo nivel que querían arruinarla. Era una labor rutinaria que el granjero había acordado con ella cada tanto tiempo, venía haciéndolo desde hace un par de años, convirtiéndose en parte de la rutina de su vida como aventurera.


    Los dos siempre hacían un trabajo en conjunto, pero dado a que lo de la granja de Marth era un encargo privado, el hombre simple no podía acompañarla, solo desearle suerte hasta que terminara. Por lo general dicho trabajo le duraba casi todo el día, era sencillo y la paga, era excelente.


    No era la primera vez, para él ya estaba acostumbrada que cada tanto su compañera y amante, se fuera en solitario para cumplir con su rol en aquel encargo. No era nada del otro mundo, ya que era otro día de labor más que culminaba normalmente tras caer la noche.


    Al menos eso fue hasta que oyó sobre el rumor de Gesk, aun si fuera falso, también habría una probabilidad de que fuera cierto. La intranquilidad se aposento en su interior, sus emociones estaban alarmados, normalmente sentiría algo así si su vida estuviera en juego, pero tal preocupación venia, porque la vida en posible peligro, era de la única persona que con la que tenía fuertes sentimientos de afecto.


    No lo discutió y ni lo pensó un segundo más, partió inmediatamente hacia la granja de Marth, en el fondo deseaba, anhelaba que tal rumor fuera totalmente falso y su preocupación en vano. Y fue que llegando a la granja se encontró con el resultado de sus inquietudes, cadáveres sin cabeza de numerosos granjeros y el propio Marth decoraban el paisaje.


    Fue allí que su presagio se convirtió en pesadilla, recostada en el suelo, con múltiples heridas de cortadas en sus brazos y abdomen, hallo a la persona que tanto añoraba encontrar a salvo. Los cortes eran meramente superficiales, recuperarse seria sencillo, pero la incertidumbre, la pesadez emocional del hombre simple llego a su pico máximo, cuando observo detenidamente que su amante, había sido decapitada.


    Su asesino, era un musculoso hombre con el torso desnudo al aire, vestía únicamente un largo pantalón negro, junto calzado de cuero de dicho color y ocultaba su rostro con una capucha negra ensangrentada, en sus manos portaba como un artefacto mágico un hacha pesada de acero. A su alrededor, le acompañaban cerca de media docena de forajidos, portando equipamiento mínimamente decente, entre protecciones de cuero, hierro y armados con armas encantadas y uno que otro con un artefacto mágico propio.


    Era Gesk en persona y su banda criminal, sin misericordia, habían sometido a los pobres granjeros a ser partícipe del horrido método de ejecución del principal líder del grupo. Era su obsesión rebanar cabezas, como un enfermizo instinto inculcado cuando era verdugo, ni los animales o niños pudieron salvarse de la atrocidad de sus actos.


    El hombre simple entro en cólera, aun si su oponente era un sádico asesino de renombre, su rabia estaba por encima de su razonamiento, ver a la persona que amaba fallecida, desencadeno todo su poder. Gesk mando a sus forajidos contra él, solo para ser superados por la habilidad guerrera de su hacha y ser asesinados, ni uno solo logro hacerle un rasguño, a pesar de que la mayoría eran magos.


    El verdugo levanto en alto su hacha pesada, con sus cómplices eliminados, acepto luchar contra el hombre simple, tornándose una batalla a muerte intensa entre los contendientes. Tal contienda duro hasta el caer de la noche, Gesk fue el derrotado, su eventual muerte la encontró con su cabeza cortada por el arma del hombre simple, un final irónico.


    El vencedor no se regocijo con la victoria, aun con su cuerpo herido de varios cortes y una leve pérdida de sangre, se centró en su fallecida amante. Agachándose cerca de su cuerpo, la observo con un rostro afligido y tormentosos sentimientos de angustia, para luego llevar su mano a su vientre, recordó entonces algo que ella le había dicho antes de partir.


    —“Hay algo importante que quiero contarte, te lo diré esta noche, no trajes de adivinar, jeje”


    Cuando dijo eso, sonreía mientras una de sus palmas disimuladamente estaba cerca de su vientre, el hombre simple lo comprendió, ese “algo importante” que su amada iba a anunciarle de haber regresado con vida. En sus pensamientos más profundos imagino las palabras que Dahma habría dicho con su habitual forma cursi de expresarse.


    —“Muy pronto serás papa y yo mama”


    Gotas caen sobre el cuerpo de la fallecida aventurera, como también de los caídos en los alrededores, una repentina lluvia se manifiesta sobre la escena de esta masacre. Pero el cielo no es el único en derramar lágrimas, abrazando la cabeza de Dahma, el hombre simple grita hacia el cielo expresando todo su pesadumbre y tristeza.


    __________________________________________________________________​


    Había transcurrido varias semanas desde aquel trágico suceso, de vuelta a su solitaria rutina de aventurero, su habitual sonrisa se había esfumado. No era posible experimentar aquellos nostálgicos momentos de felicidad cuando había abandonad el orfanato y experimentar el mundo por su cuenta, no desde que la conoció a ella y la había perdido.


    Pues en sus pensamientos predominaba un objetivo personal, traer de nuevo a la persona con la que había desarrollado un lazo emocional indescriptible, un afecto adictivo y reconfortante que había anhelado pasar el resto de su rutinaria vida por siempre.


    ¿Pero cuando fue que este hombre simple llego a desarrollar tal meta de razonamiento ilógico?, traer a los muertos de nuevo a vida, ha sido un polémico tema y tabú en Avalia. Pero aquella idea tránsito por su mente, cuando oyó la conversación entre dos aventureros procedentes del reino de Luthe.


    —¿Escuchaste sobre esa docena de aventureros que se fueron al reino de Nagret?.


    —Para ir hacia allí, me doy una idea del porque será.


    —La Zona Prohibida, creen que harán más dinero como uno de esos llamados “Acechadores de Navum”.


    —Que codiciosos más imbéciles, pero estoy más que seguro de que no fueron solo por haber oído del dinero que se obtiene de ese Navum.


    —Ah, ahora lo recuerdo, es sobre ese fuerte rumor al que llaman “El Djinn”, ¿no?.


    —Sí, se dice que habita en La Zona prohibida, una mítica y poderosa criatura que concederá cualquier deseo a quien le encuentre, ya sea fama, poder o incluso riqueza.


    —¡Pues yo me pediría las mejores bebidas y mujeres de Avalia!.


    —¿¡Eh!?, ¿¡Solo con esa te conformas!?, ¡yo pediría dinero infinito!, ¡de esa manera tendría riqueza inagotable para hacerme con todo el licor y las mujeres que quisiera!, ¡vamos que hasta me compraría un Reino también!.


    Escuchar a los aventureros hablar del aquel sitio llamado La Zona prohibida y sobre la entidad conocida como El Djinn, manifestaron una vital reflexión en la psiquis del hombre simple. Dos elecciones se hicieron menester, la primera era volver a su rutinaria vida de aventurero solitario que conoció tras abandonar el orfanato.


    La segunda era volver a su rutinaria vida de aventurero tras haber conocido a Dahma, pero entonces debía traerla de regreso, debía ir a La zona Prohibida. Si el Djinn existiera y lo encontrara, su deseo seria traerla de vuelta.


    Esta es la historia de un hombre simple, sin ambiciones, sin vicios y el deseo de una vida estable con una rutina normal. Transitando por la Zona prohibida, dando sus primeros pasos, enfrentando los horridos peligros de este mortal sitio abandonado por la mano de Deux, pero aferrado a su deseo de que tarde o temprano, volverá con su amada y aquellos días simples con su compañía, regresaran.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    De los cinco miembros del grupo de Coyote, El espadachín había sido asesinado, partido en dos por abrumador poder de Minoz, uno de los 12 Espíranos legendarios. En sus manos blandía un hacha materializada por su propia magia, imbuida con su inmenso mana, el ser espiritual miraba al resto de los buscadores profesionales, fijando su siguiente blanco.


    La valiente moral de los buscadores de gran prestigio había caído bruscamente, de la iniciativa de luchar contra tal monstruosidad, se había convertido ahora la de tratar de huir a como de lugar. Sin embargo no era sencillo, los ojos de Minoz estaban sobre ellos y un paso en falso, significaba la muerte.


    —Hmm… ¿quién será el próximo?, tu… -Miro al buscador del arco —Siempre deteste a los arqueros y a toda arma a distancia, para empezar son más débiles que las de cuerpo a cuerpo, y siempre necesitan ser “recargadas”, una de estas –Señalo su hacha —Puede dar lucha continuamente y con la maestría adecuada, se es capaz de repeler cualquier flecha como si fuera un escudo, las armas cuerpo a cuerpo son definitivamente mejor que las de distancia –Aseguro con total confianza.


    En vista de que el arquero iba a ser el siguiente, la intimidante mirada del Espírano basto para que no tuviera la menor duda de dar todo lo que tenía. Expulso todo su poder mágico, manifestando su habilidad especial, una flecha de hierro con la apariencia de un aguijón se materializa en su mano.


    —“Saeta ponzoñosa de la reina abeja” –Exclamo en sus pensamientos el nombre de su poder.


    Alguna vez fue un aventurero y tras haber experimentado un aterrador evento cercano a la muerte, luchando en solitario contra un enjambre de monstruos abejas, cuyo tamaño cada uno llegaba a medir lo mismo que un niño humano, zumbaban acercándose con sus punzantes aguijones para apuñalarle. Tal lucha lo llevo hasta su límite, cuando los elimino a todos, se enfrento a la reina de las abejas, anhelando venganza por sus hijos asesinados.


    La reina en término de tamaño era más grande que un humano, el triple de dicha magnitud, su cuerpo parecía estar hecho de hierro y sus alas de acero. Pero lo más intimidante de ella, era su aguijón que chorreaba una sustancia verde pegajoso, una toxina letal que el arquero reconocía era fatal para todo aquello que recibieran una dosis.


    Sus habilidades como arquero mágico aún eran inmaduros, fue una sorpresa cuando descubrió que la abeja reina tenía la cualidad de disparar su aguijón como una flecha y eventualmente reemplazar la perdida en su cola para volver a repetir el mismo ataque. Su manera de luchar no era tan diferente al del arquero, y una batalla a distancia entre los dos se llevó a cabo.


    La victoria como tal fue la del arquero, pues en su lucha logro despertar el principio avanzado de su magia, la flecha aguijón a la que había bautizado como “Saeta ponzoñosa de la reina abeja”. Pues este poder fue su salvador, en el último momento en que la reina tenia las de vencer, fue esa flecha invocada por su mano su salvavidas.


    La flecha materializada contaba con la capacidad de envenenar a sus enemigos, pues su punta estaba envuelta en ponzoña, ya que esta habilidad era una recreación del aguijón de la reina abeja a la vez venció tiempo atrás. Todo su mana se imbuida en la saeta, Minoz noto la cantidad de poder mágico que su rival concentraba en el proyectil.


    Una malévola sonrisa se cernió en el rostro del bovino espíritu, a pesar de que el arquero estaba preparando un poderoso ataque, el tiempo que le tomaba era una cuestión que Minoz podría aprovechar para acercarle y asestarle un hachazo para matarle. Si no lo hacía, era porque quería que él disparase su ataque, lo aceptaba como un desafío, de que su arma superaría sin duda a la del arquero.


    Finalmente el mago arquero dispara su flecha, un potente proyectil rodeado de un aura mágica, más poderoso que cualquier flecha ordinaria o incluso una fortalecida por magia. Pues su saeta, contaba con una fuerza de penetración siete a ocho veces mayor a las flechas mágicas que él usaba habitualmente en su estilo de lucha.


    Minoz agita su hacha utilizando las dos manos, un poderoso giro es ejecutado por el ser espiritual que golpea la saeta. El choche entre el metal invocado del Espírano y el proyectil invocado por la habilidad del arquero desata fuertes picos de poder mágico que se manifiestan con violentos vientos a las cercanías.


    De entre tanta tensión, un ganador es determinado, la saeta mágica del arquero es desviado, perdiendo todo ese gran poder que albergaba, valiendo igual o menos que una flecha ordinaria. Minoz nuevamente, había demostrado su implacable fuerza sin suspirar a grandes rasgos, manteniendo la imagen de que su punto de vista de las armas cuerpo a cuerpo era mejor.


    El mago arquero es psicológicamente vencido, no era la primera que su habilidad no logra acabar con su rival, otros habían sobrevivido a su ataque o resistían el veneno de la ponzoña. Pero era la primera vez, que un enemigo rechazo su mejor ataque sin problema alguno, y además, fue el disparo más poderoso que había realizado hasta la fecha, y aun así, esa monstruosidad invocada por el comandante Templario, le superó con creces.


    Tan demolido estaba su ánimo, que apenas noto a Minoz arremetiendo hacia él velozmente, no escuchaba el aviso de sus compañeros buscadores, advirtiéndole que tomara distancia. Para él, ahora la “distancia” ya era un caso inútil a estas alturas.


    El buscador del mazo y escudo había salido en su defensa, situando en frente suyo con su protección de metal en alto, preparado para defender a su amigo. Solo para terminar empalado por el cuerno izquierdo de Minoz, en su embestida atravesó tanto su escudo de naturaleza mágica como a su portador por el estómago y en su trayecto, su cuerno derecho tomo la vida del arquero.


    __________________________________________________________________​


    En las cercanías de la abandonada posada donde se encontraban los miembros de la Ordinem Deam, como también Rozuel y compañía. Ojos siniestros se posan sobre el Esper con ambiciosos propósitos sobre su persona, eran dos grupos lo suficiente separados para no verse y observando en la altura de un techo a una segura distancia la casa de tres pisos del cual sabían que en su interior, se encontraba él.


    El primer grupo lo conformaban dos individuos, uno portaba la insignia de Anarquía y el otro de Orden. El proveniente de Anarquía se identificaba como un bello joven rubio de armadura ligera negra y enfundaba en su cintura una espada, por su parte el miembro de Orden era un elfo pelinegro de armadura pesada gris adornado con un pelaje de zorro, que portaba un arco plateado en su espalda.


    El segundo grupo estaba formado por cuatro personas, tres hombres y una mujer, tres rozaban los 30 años, mientras que el cuarto era un hombre de cabello negro canoso que estaba probablemente por los 40. Aquel último era Terius, quien se encontraba en la zona prohibida bajo las órdenes del rey no mago, pero la última orden emitida con la autoridad de su majestad le había dejado un mal sabor de boca.


    Al principio solo era “Localizar y observar a Rozuel Drayt”, pero los tres individuos que se presentaron como fieles servidores del reino de Galet. Se les habían encomendado una orden más, luego de reunirse con los soldados enviados del reino, del cual Terius fue el único en sobrevivir, se llevaría a cabo la siguiente y ultima tarea.


    En la nota exponía con toda claridad dicha orden: “Trae a Rozuel Drayt al Reino de Galet, utiliza cualquier medio necesario, pero debe estar vivo a cualquier costo”.


    TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: 30 Minutos.


    Continuara…
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso