Fantasía Metalord Revolution

Tema en 'Novelas' iniciado por Sylar, 1 Enero 2016.

Cargando...
Cargando...
  1. Threadmarks: CAPITULO 106 PRIMERA IMPRESIÓN
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3088
    CAPITULO 106 PRIMERA IMPRESIÓN


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

    Habíamos entrado al interior del edificio en donde se llevaría a cabo la reunión de todos los aventureros de este encargo, el lugar se asemejaba bastante al salón del gremio de aventureros de Argoh, espaciosa y lleno de numerosas mesas con sillas a su alrededor, la mayoría ocupada por los solicitantes de este trabajo.

    Nuestro ingreso llamo su atención, conté un total 20 aventureros reunidos (22 si tomamos en cuenta a Riha y yo), de la cual 4 mesas llamaron mi atención con sus respetivos ocupantes, en la primera la ocupaban tres individuos, un hombre adulto de fino mostacho y cabello arreglado negro con algo de canas, vestía un traje rojo que se asemejaba a un frac, en su cintura portaba un estoque y se encontraba sentado con los brazos cruzados y ojos cerrados.

    A su lado estaba un muchacho rubio adolecente de presuntamente 15 o 16 años de mirada nerviosa, vistiendo un atuendo blanco y azul muy de clérigo con hombrearas de hierro, sus armas principales costaban de una maza con púas que llevaba en la cintura y un escudo rodela de metal que lo traía en su espalda.

    El tercer miembro del grupo era el más llamativo, se trataba de un Sargario masculino, un semihumano animalesco cuyo cuerpo lo recubre un pelaje blanco, su hocico se asemejaba al de un felino, con orejas largas como las de un conejo, sobre una cabellera albina con grisáceo, bajo de sus ojos resaltaba una corta línea negra, tenía una altura aproximada de casi 2 metros y notable musculatura, la criatura vestía una armadura pesada ausente de casco y protecciones en los brazos, sus armas eran una nada liviana alabarda y un escudo pesado muy ancho como largo, el semihumano tenía la mala reputación de su raza, pero a pesar de ello se encontraba sentado tranquilo y en silencio.

    La segunda mesa la ocupaban dos personas, un individuo joven de unos 180 de altura, con una camisa equipada con protecciones metálicas ligeras en los brazos, piernas y ambos lados de las costillas, su principal arma era un mandoble que llevaba sobre la espalda, su rasgo más curioso es que cubría toda su cabeza con un yelmo.

    A su lado se encontraba una mujer que podría doblarle en edad, con una altura 10 centímetros mayor al del joven, de piel bronceada y cabello castaño, vestía una gruesa tela que envolvía sus voluminosos pechos, en su cintura llevaba un extenso taparrabo envuelto con varios cintos, sus extremidades superiores (incluido hombros) e inferiores lo cubrían una armadura, solo su vientre estaba expuesto, su arma predilecta era una pesada hacha doble de combate.

    La tercera mesa la ocupaba un solo individuo, un chico pelinegro con 170 de altura y edad adolecente, calculaba que podría tener 3 o hasta 4 años más que yo, vestía un chaleco marrón sin mangas forrados con varios bolsillos en sentido oblicua los cuales ocupaba con cuchillas arrojadizas y un pantalón largo con otro número de varios bolsillos con más utensilios arrojadizos, sus otras armas predilecta eran un par de dagas de empuñadura negra y hojas verdes que llevaba en la cintura, se encontraba dormido denotando un rostro sin preocupaciones.

    La cuarta y última mesa que llamaba mi atención, la ocupaba un hombre joven rubio en sus 20 y pico, de caballera picuda, vestía una elegante camisa azulado con una capa encima que le daba la imagen de un noble, portaba joyería de oro en su cuello con algunos anillos (dos en su mano derecha y dos en la izquierda), enfundaba en su cintura una vara adornada con una piedra roja en la punta.

    El hombre en cuestión estaba acompañado de tres jóvenes mujeres semejantes a su edad, dos de ellas aferradas a él como si fueran sus amantes, la tercera parecía esperar su turno, las tres en cuestión vestían atuendos ligeros de cuero y otros de tela, poseían sus propias armas, lo que denotaba su identidad como aventureras y compañeras de dicho sujeto.

    Había otras mesas con otros aventureros, pero aquellos eran quienes llamaron mi atención, nos hicimos con uno de las pocas mesas vacías y ocupamos tres sillas del lugar.

    — ¡Oye!, ¿¡quién dejo entrar a los niños!? –Pregunto de forma molesta el aventurero rubio de cabello picudo acompañada de mujeres a su lado — ¡Aquí solo entran los aventureros!.

    Nos estaba provocando quizás, pero preferí no dejarme tentar por ello, por fortuna Allum y Riha no decían nada, elegí ser yo el portavoz del grupo.

    — ¡Fuera de nuestra aspecto o edad, somos aventureros registrados también! –Le notifique.

    —Mocoso, al menos ten la cortesía de presentarte tanto tu como tu grupo con su rango respetivo, ¡vienes cerca de la hora límite de la reunión y llegas sin anunciarte!, ¿¡quienes se han creído!? –Pregunta con discrepancia el aventurero rubio de cabello picudo.

    En verdad me quería provocar, era un completo idiota, pero no forzare a situaciones extremas al menos que haya una razón justificada para ello, decidí en calma seguir su juego.

    —Rozuel Drayt, rango 2 –Mostré mi marca de aventurero a su vista.

    —Riha Sharpsteel, rango 2 –Se presente la semihumana mostrando el suyo.

    —Allum, no soy un aventurero, soy un slime que pude adoptar forma humana y estoy al servicio de mi amo Rozuel.

    El rostro del aventurero expreso un desconcertó irritado ante nuestras presentaciones.

    —¡Oye!, ¿¡me tomas el jodido pelo!?, ¿¡rango 2!?, ¡yo, Reredy Schaeltgood, soy un destacado aventurero de rango 4! –Revela su nombre mientras seguía expresando su inconformidad hacia nosotros — ¡Este trabajo es serio y como mínimo exigen aventureros de rango 4!, ¿¡cómo pudo un par de mocosos involucrarse en esto!?.

    —El gremio nos invitó de forma privada, dado a que es un encargo ejercido por ellos mismos, pueden hacer lo que quieran, si no me crees, puedes ir a corroborarlo tú mismo –Le dije de mi parte —Y a propósito, yo me tomo con seriedad este encargo, mi vida está en ello, cretino.

    —Tsk… eres un mocoso con una boca muy grande, necesitar que tus mayores te den un buen escarmiento para comportarte como se debe.

    El aventurero rubio bebe de una botella de vidrio que tenía en la mesa hasta acabárselo y al limpiar su boca, observa detenidamente la botella ahora vacía con una sospechosa mirada, usa su magia para fortalecer el brazo con el que lo sostenía y luego la arroja hacia mi rostro.

    Me levanto del asiento con una mano en la caja cuadrada metálica, retirando mi espada de hoja negra la cual empuño ejecutando un hábil corte partiendo la botella en dos y desviando su trayectoria fuera de nuestra mesa, todos alrededor, en especial los integrantes de las mesas que nombre, observaron con atención dicha escena.

    Allum y Riha al ver tal acción hostil ejercida por el aventurero, se ponen de pie con intención de intervenir en el asunto, pero les detengo mostrando la señal de alto, calmándolos y volviendo los dos a sentarse.

    —Vaya, tienes buenos reflejos mocoso –Me elogia de forma burlona el tal Reredy.

    —No tomare represalia de lo que hiciste, pero te lo advierto, si tu o tu grupo vuelven a intentar algo similar o peor, no voy a quedarme de brazos cruzados, estas avisado, idiota estúpido –Deje en claro mi punto.

    — ¿Crees que es manera de hablarle a aventureros de mayor rango que tú?, alguien debería ponerte en tu lugar –Me dice el aventurero rubio de cabello picudo.

    Su mirada maliciosa resaltaba sospecha y fue cuando note a su compañera apartada de las dos mujeres que le abrazaban, ella de manera sorpresiva lanzo con habilidad una serie de 5 cuchillos arrojadizos hacia mí.

    Levanto mi brazo dominante, el derecho, con intención de cubrirme de los proyectiles, unas venas grises salen del cuello justo sobre el collar negro que portaba y se extiende hacia el brazo levantado, una placa metálica procedente de la armadura “Intense Iron” se manifiesta en la extremidad improvisando un escudo el cual recibe cada una de las cuchillas y las rechaza.

    Tanto la mujer como el aventurero rubio quedan anonadados con tal resultado, pero la cosa no culmina allí, tomo rápidamente la pistola Mauser C96 de la funda y apunto a la atacante de los cuchillos disparando en el acto, la bala impacta en su frente abatiéndola en el instante, la fallecida mujer cae hacia atrás, horrorizando a sus compañeras y enfureciendo a Reredy.

    — ¡Miserable de mierda! –Toma él la varita con la piedra roja incrustada en la punta y se pone de pie — ¡Estas bien mue…!

    Pero sus acciones son detenidas por dos disparos de mi arma, la primera roza su mejilla derecha y la segunda sobre su brazo izquierdo, había disparado con intención de fallar a propósito, el individuo vio como aquellos proyectiles siguieron su curso y fácilmente dejaron en la gruesa pared del salón un notable agujero, me asegure de haber realizar aquellos disparos con cuidado evitando herir a alguien más.

    Reredy estaba tiritando, sentía el inmenso temor de haber recibido aquellas balas en lugar de la pared, las mujeres que le acompañaban incluso sintieron el mismo terror, un miedo que les hacía ignorar de toda preocupación hacia su fallecida compañera.

    —Tu… t-tu… miserable… -Siguió haciéndose el rudo pese a ello.

    La placa metálica con la que me protegí en mi brazo derecho había desaparecido, aquellas venas grises salieron nuevamente del collar, desplazándose en cuatro sitios diferentes, las dos primeras sobre mis manos y las otras dos sobre mis pies.

    Dichas partes son recubiertas con metal, con el mismo tipo que utilizo en la armadura Intense Iron, dotando su anatomía de fuerza mágica, con mis pies fortalecidos realizo una zancada veloz hacia el aventurero rubio y con las manos lo agarró del cuello, llevando al sujeto en cuestión contra la pared.

    Con una fuerza sobrehumana de mi mano izquierda lo mantengo allí y con la derecha acerco la pistola Mauser a su rostro hasta tocar la punta de su nariz, el inmenso horror que su rostro describía, no tenía precio.

    —Escucha, cretino idiota de mierda, yo solo vine a hacer este encargo con mi grupo, me importa tres carajos tu opinión hacia mi o mi persona, si tienes algún problema con eso, te lo guardas para ti mismo, yo hare mi trabajo te guste o no y espero de tu parte que no vuelvas a fastidiarme, porque te juro que te voy a dejar un agujero entre cejas como a tu mujerzuela compañera, ¿¡he sido lo bastante claro!? –Le solté cayendo él al suelo y temblando sin respuesta alguna a mis palabras.

    Me di vuelta para regresar a mi mesa, las partes metálicas surgidas en mis manos y pies desaparecen volviendo estas a su estado normal, como era de esperarse, había llamado la atención de los demás presentes, incluso la del joven adolecente solitario quien yacía despierto mirándome con interés.

    —Vaya Rozuel, que agallas tienes, o como diríamos en mi poblado natal, “como todo un cacique” –Le elogia su lupina compañera.

    —No podía asumir más riesgo, era necesario que actuara ahora o seguirían aprovechándose de la situación, me alegra que hayan decidido no intervenir, era a mí a quien provocaron después de todo –Les dije de mi parte.

    —Amo, respectare sus órdenes como tal, pero si viera que la situación se sale más allá de su control, actuare por su seguridad aun si debo desobedecer sus órdenes –Comento Allum.

    Vaya slime más rebelde, ha crecido bastante con el tiempo, su sentido le ha llevado incluso a querer desobedecer solo para priorizar mi vida, en cuanto a Riha, aunque note que en el momento de actuar iba a hacer uso del arma de fuego que le entregue, que bueno que le detuve a tiempo tanto a él como a Allum, seguro que mi pegajoso compañero iba a usar por su parte del nuevo rifle que el entregue no hace mucho.

    —Esto no quedara… ¿¡me oyes!?, ¡no quedara así! –Reredy me habla a mí.

    Situándose al lado de su fallecida compañera, la recoge enseñándoselo a todos.

    —Tú la asesinaste, ¡todos lo vieron!, hare que te apresen por homicidio y tu vida como aventurero habrá acabado, ¡maldito mocoso! –Me amenazo enseguida.

    — ¿Arrestarme?, ¿por defenderme?, ella me ataco arrojándome cuchillos y poniendo mi integridad física en peligro mortal, yo le devolví el daño con el mismo grado de respuesta, que yo haya podido lidiar y salvar mi vida, pero ella no, no es mi problema, desde mi punto de vista, mi asesinato fue en defensa propia –Explique en detalle mi caso.

    Pero no fui el único en hablar, otros dieron su punto también sobre el tema.

    —El chico tiene razón, él solo se defendió de la agresora, sus cuchillas solo no iban dejarle una herida fatal como tal –Opino el hombre del mostacho.

    —Sería bastante injusto que lo arrestaran cuando esa mujer se lo busco, además nos vendrá muy bien en el encargo alguien como él –Comento el adolecente solitario de la mesa.

    —Tal y como has oído, la mayoría lo que vio realmente fue a un chico defendiéndose de una mujer que intento asesinarle –Dijo el hombre que cubría su rostro con un yelmo —No hay crimen cuando el homicidio es bajo defensa, en otras palabras, tú y tu compañera se lo buscaron, acepta las cosas como tal y no la empeores para ti.

    Las palabras del sujeto con el yelmo en su cabeza fueron la que arrebataron hasta la última pizca de la actitud presuntuosa y problemática de Reredy, el rubio estaba sumido en una inmensa ira con las venas de su frente hinchada notándose con claridad, tenía el aspecto de querer mandar todo al diablo, pero parte del sentido común que aún le quedaba le decía no tomar más acciones precipitadas hasta allí, de momento.

    — ¡Maldita seas tú… no voy a olvidar esto!, ¡ya es bastante malo tener que ver a un mocoso engreído como tu aquí y encima a ese maldito semihumano aborrecible respirando en el mismo salón que yo! –Señalo al Sargario.

    La criatura al oírle discriminarle lo miro fijamente con ojos de desprecio, pero al voltear y ver a su compañero del mostacho, este sacudió su cabeza expresando un “no” en su gesto, lo que hizo al Sargario ignorarlo y dejar mirar al furioso aventurero rubio.

    En eso, saliendo por otra puerta ajena a la que usaron los aventureros para llegar al salón, se muestra un hombre mayor de unos presuntos 50 años o quizás más, con una capa marrón envolviendo su cuerpo, de larga barba y cabello blanco, el hombre se sorprende al notar el cadáver de la aventurera.

    — ¿Qué demonios ha pasado aquí? –Pregunto molesto mirando a los aventureros para buscar una respuesta.

    El mismo Reredy se negó a decir algo, podría usar este momento para acusarme de asesinato, pero visto que nadie lo apoyaría, solo terminaría por perjudicarse más, así que guardo silencio y dejo el frio cuerpo de su compañera muerta para ignorarlo y volver a su asiento.

    —Oh descuide buen señor –Hablo el joven pelinegro de la mesa solitaria —Todo se resume a un pleito que se salió de control, la joven muerta se la busco por atacar e intentar casi asesinar a otro aventurero, pero no pudo defenderse de quien intento agredir como su agredido si lo hizo y este es el resultado, todo es un acto justificado.

    —Maldición… lo menos que necesitamos es perder aventureros sin siquiera haber comenzado este encargo, pero si las cosas resultaron así, no hay nada que pueda hacer –Suspira el hombre mayor centrándose en otro tema de importancia —Como sea, es bueno ver a todos los aventureros que aceptaron este encargo reunidos aquí, soy Mecil Devon, soy uno de los representantes del gremio de aventureros del reino de Luthe, comenzare por dar los detalles sobre los acontecimientos que llevaron a el inicio de este encargo y de cuál es nuestro objetivo.

    Nos explico sobre las desapariciones sucedidas en diversos pueblos del reino de Luthe, tal y como en la hoja anunciaba, pero me lleve una cierta sorpresa al saber que fue el mismo rey de dicha nación quien solicitó la ayuda del gremio de aventureros para que resolviesen este dilema.

    Ya que si el mismo rey tuviera que hacerlo por sus medios, implicaría desplazar una fuerza de subyugación de su ejército hacia la zona prohibida y tomando en cuenta que se sitúa en el reino de Nagret, a los enanos no le harían gracias ver las fuerzas militares de otra nación en la suya, dado a que los aventureros son neutrales, no tienen problema con que sean ellos lo que lleven a cabo dicha tarea.

    — ¡Nuestra tarea se centrara en encontrar a la amenaza que se esconde en la zona prohibida y eliminarla, si es posible encontrar a supervivientes de los raptos llevados a cabos, los rescataremos, pero lo último es un objetivo secundario, nuestra principal meta es la erradicación de la amenaza responsable!, ¿¡alguna pregunta!? –Dio Mecil el permiso a los aventureros de responder a sus dudas.

    — ¡Si, yo por aquí! –El aventurero adolecente de la mesa solitaria fue de nuevo quien hablo por todos —Si la zona prohibida irradia un fuerte veneno muy peligroso en los alrededores, ¿cómo haremos para protegernos de ellos?.

    — ¡Contaremos con el apoyo de una fuerza Enana centrada en la vigilancia de la zona prohibida!, ¡nos han confirmado que nos prestaran equipo de gran utilidad para el inhóspito sitio a los que aguarda!, ¿¡alguna otra pregunta!?.

    Ningún aventurero levanto la mano, el hombre declara que la reunión había terminado y era hora de marchar hacia el punto para encontrarse con los enanos y unas fuerzas Templarías quienes también habían optado por involucrarse en este encargo, pero antes de eso revelo una última cosa.

    — ¡También estaré presente en este encargo, como un líder y compañero, usualmente los representantes no hacemos esto, pues nuestros días de aventuras ya han terminado años atrás, pero dado a que se trata de un asunto vital, me veo en la obligación de participar y si es posible, evitar que el número de los nuestros se reduzca una vez entremos a la zona prohibida!, ¿¡están preparados para la aventura!?, ¿¡aventureros!? –Proclamo a todo pulmón levantando su brazo derecho con el puño cerrado.

    Los aventureros responden al unísono con fuerte “si” haciéndose escuchar en todo el salón, eso había animado bastante el ambiente tras lo ocurrido con la aventurera que me ataco, no mentiré que me sorprende que un superior del gremio de aventureros haya decidido por participar en este encargo, en sus días fue un aventurero como nosotros, ¿qué tan fuerte será?, seguro que tarde o temprano lo descubriremos.

    Continuara.
     
  2. Threadmarks: CAPITULO 107 INCÓGNITAS DE INCERTIDUMBRE
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3058
    CAPITULO 107 INCÓGNITAS DE INCERTIDUMBRE


    PERSPECTIVA: Tercera Persona

    Los aventureros habían abandonado el sitio de reunión para adentrarse al territorio de Nagret, las calles de Natgh desde el lado del reino Enano denotaba un mayor número de sus habitantes principales y en menos medida de humanos.

    Mecil Devon encabezo de líder al grupo, guiando a los suyos fuera del mismo pueblo para circular sobre terreno abierto en un campo, el hombre de avanzada edad notifica que el siguiente destino estaba a unos 5 kilómetros, en el plazo de una hora o 50 minutos, habrían de llegar.

    El grupo de Rozuel circulo con normalidad con Riha a su izquierda, Allum a su derecha (en su forma humana) y él en el medio, sintió algunas miradas desdeñosa por parte de Reredy a la distancia, hasta que el joven aventurero pelinegro que yacía solo en su mesa a la hora de la reunión se acerca al muchacho de corto cabello marrón y ojos grises.

    —Hola, un placer conocerte, aunque ya nos habíamos visto antes, no nos habíamos hablado hasta ahora –Saludo el chico con toda intención social —Me llamo Alan Catsel.

    — Rozuel Drayt, aunque con Roz basta y sobra –Se presentó él de manera resumida.


    —Sí, había escuchado tu nombre cuando te presentaste antes.

    —Creí que estabas dormido cuando lo dije.

    —Dormido si, atento también, aunque debo decir que Roz es un nombre pegajoso, incluso esta junto a unos compañeros de lo más agradable, yo quisiera tener una compañera semihumana, bueno… tampoco me importaría que también fuera un “él”.

    —Gracias por el cumplido –Expreso Riha por sus amables palabras —Por cierto, ¿dónde está tu grupo?.

    —No tengo grupo, estoy solo –Contesto el tal Alan sin perder su expresión optimista.

    —¿Eh?, ¿solo tú?, pero es peligroso, y según Roz, a donde vamos lo es aún más, ¿no tienes miedo de morir?.

    —Se podría decir que estoy demasiado familiarizado con la muerte que le perdí el miedo.

    — ¿Estuviste a punto de morir en alguna ocasión? –Pregunto Roz.

    —Algo similar a eso –Respondió él —A propósito, puede que el resto no lo haya notado, ¡pero estuviste genial allá adentro!, la manera en que sometiste a ese aventurero de dos rangos más que tú y la manera en que fácilmente mataste a su compañera después de que rechazaste su ataque, ¡súper genial!.

    — ¿No te molesta que fácilmente haya matado a alguien justo delante de todos?, siendo la victima una aventurera en si –Le pregunto Rozuel.

    —No lo creo, puede que la mayoría lo vea como un acto exagerado, pero si yo hubiera sido tu habría hecho lo mismo, al final de cuenta, tú se lo advertiste y aun así ese grupo se atrevió a meterse de nuevo contigo y peor con un intento que casi podría haberte matado –Opino Alan.

    Rozuel asumió que sus acciones en la reunión hayan causado una impresión de temor o cuidado hacia su persona, matar a una aventurera delante de otros, conllevaría a que el grupo pensara no acercársele o evitarle lo más posible, era una de las posibilidades que más prefería, para evitar el contacto con aventureros problemáticos como es el caso de Reredy, aunque no espero que tuviera el efecto contrario con algunos.

    —Lo más llamo mi atención es ese artefacto mágico que usaste contra la aventurera, es… ¡doblemente súper increíble! –Comento Alan de lo más emocionado — ¡Jamás había visto un artefacto tan pequeño y con ese poder!, de hecho incluso al utilizarse no desprendía magia alguna, lo que sensorialmente lo hace un arma indetectable si se usa contra magos o personas con buenas capacidades de percepción de la magia, de no ser el fuerte ruido que produce al utilizarse, sería el arma de asesinato silencioso definitivo.

    Su manera de analizar el Mauser C96 era bastante llamativo para Roz, pues Alan no solo noto la ausencia de magia en la pistola, incluso dedujo que con cubrir el sonido del disparo el arma seria perfecta para el asesinato sigiloso, cosa posible con un silenciador.

    — ¿Dónde lograste hacerte con un artefacto tan increíble? –Fue la predecible pregunta que se veía venir.

    Para fortuna de Roz, no tuvo que responder a dicha cuestión gracias a la interrupción de alguien en la conversación, de un individuo que resulta ser alguien que conocía al muchacho con anterioridad.

    —Reconocería esa extraña arma y viniendo de alguien tan joven, eres ese chico aventurero que llamo bastante la atención hace unos cuantos años, Rozuel…–Fueron las palabras de un hombre adulto dichas para Roz.

    El chico se dio vuelta sin dejar de caminar para descubrir que la persona que le hablaba, era un hombre de 175 de altura, entre sus 30 o 40 años, de cabello negro con algo de canas, barba corta, portaba una armadura de acero cubriendo su torso, en sus brazos y piernas poseía protecciones de cuero reforzado, envolvía su vestidura metálica con una capa marrón y su arma predilecta era una larga espada que cargaba en su espalda.

    Dicha persona estaba acompañado de dos hombres menores a su edad con una considerable diferencia de 10 años menos, el primero era un caucásico de cabellera corta marrón con equipamiento ligero vistiendo un conjunto de pieles y un arco como su arma principal y el segundo un robusto individuo alto de armadura pesada sin casco, sus armas principales eran un escudo pesado de hierro y un garrote del mismo material recubierto de pinchos.

    — ¿Nos conocemos? –Pregunta Rozuel sin reconocerle.

    —Oh, ¿has olvidado el día en que llevaste la cabeza de un hombre lagarto de las cenizas al gremio de aventurero en un mismo día en que hiciste un encargo de cacería de goblins?.

    Tal pregunta hizo que el muchacho le saltase rápidamente un recuerdo de sus primeros días como aventurero en relación a las palabras del hombre adulto.

    __________________________________________________________________

    FLASHBACK: Rozuel Drayt (8 Años)

    —Solo hay una explicación obvia –Comenta acercándose un aventurero de cabello negro algo canoso, barbudo, vistiendo una capa marrón, que rozaba por los 30 o 40 años y en su espalda cargaba una ancha como larga espada.

    — ¿Y cuál sería esa explicación?, Terius –Le pregunta Hersel revelando su nombre.

    — ¿Para qué ocultarlo?, es obvio que este niño se lo robo a alguien.

    Tal acusación llego a oídos de todos los aventureros presentes que voltearon sus miradas hacia nosotros.

    —Disculpa, ¿en qué te basas para acusarme? –Le pregunte al aventurero.

    —Por favor, ¿en verdad quieres hacernos creer que tu solo te cargaste a una de estas cosas?, si claro y yo soy el príncipe bastardo perdido del reino de Thardia –Contesta con sarcasmo el tal Terius.

    __________________________________________________________________

    PRESENTE: Rozuel Drayt (13 Años)

    Ahora lo recordaba a la perfección, la primera vez que los dos se cruzaron, no fue una primera buena impresión entre ambos.

    —Terius, ¿no? –Cito su nombre.

    —Mmm… al menos no eres del todo lento –Opino el hombre aventurero —De manera que el niño que logro matar a un ogro solo, hizo un encargo de rango 4 siendo un rango 1 y subió su primer rango en un tiempo record, sigue siendo un aventurero de rango 2 pese a los años que han pasado, ¿has perdido tu toque o todo lo que conseguiste simplemente ha sido una farsa?.

    —Solo fui aventurero por un corto tiempo por razones obligatorias importantes, una vez que conseguí lo que buscaba deje de serlo y me retire –Aclaro Roz.

    —Hasta el día de hoy, ¿vuelves a ser aventurero por las mismas razones?.

    —No, esta vez es por decisión personal, ¿tienes algún problema con eso?.

    —Todos a tu alrededor son como mínimo aventureros de rango 4, algunos quizás un rango más, todos ellos lograron subir escalones en su oficio con el pasar de estos años para tener la oportunidad de aceptar un encargo como este, ¿sabes cómo deben sentirse?.

    —¿Qué cosa?.

    —Que alguien que solo fue un aventurero por un corto tiempo y regrese años después de haber abandonado el oficio, ejerza un encargo del mismo nivel que ellos, pero siendo alguien de un rango inferior al suyo, ¿cómo se sentirían ver que el fruto de todos sus esfuerzos estos años alguien simplemente lo consiguió con menos trabajo?.

    Rozuel entonces entendió su punto, ciertamente en el instante en que él y Riha revelaron su rango y considerando sus edades, de una manera era como refregar en la cara de los aventureros que han logrado hacerse con este encargo siguiendo la regla del rango mínimo, todo su arduo trabajo que les costó para subir y obtener el rango que poseen hoy en día.

    —Tsk… ¿crees que me importa? –Le dijo Rozuel.

    — ¿Qué has dicho? –Le dice Terius

    —Independientemente de que haya destacado como aventurero tanto al mismo grado de esfuerzo o no al resto, no es de mi incumbencia, yo he pasado por mis propios obstáculos sin andar escupiéndole en la cara mis quejas de ello a otros, y solo por he conseguido una oportunidad de involucrarme en encargos más convenientes que a otros les llevaría años lograr, ¿por qué debería importarme lo que otros crean o piensen de mí?, si tener celos les parece arder demasiado la cabeza, es su problema, no he hecho trampa o una farsa para llegar a donde estoy y me importa un comino si tu o el resto de aventureros no lo crean así y lo interpreten a su manera, esta es mi vida, yo la asumo con sus respetivos riesgos a mi forma ser, ¿he sido bastante claro?.

    Los compañeros de Terius presionaban sus puños con frustración al oírle, pero él mismo aventurero adulto no mostro enojo o indignación en sus rasgos faciales, se echó a reír levemente de manera maliciosa y luego empezó a alejarse.

    — ¿Conque has asumido tus riesgo?, interesante, veamos hasta qué punto puedes digerir tus propias palabras –Fue lo último que Terius le dijo hasta alejarse lo suficiente de ellos.

    La sensación de percibir algunas de las miradas de los varios aventureros a su alrededor, le decía a Roz que en buena parte de lo que Terius le dijo era cierto, si cierta parte sentía celos de ver a un muy joven aventurero de rango inferior en un encargo de tal nivel, era de esperar que la actitud de ellos hacia su persona no fuera amistosa, Alan podría ser una excepción (o no), pero era un riesgo que el chico había aceptado al involucrarme en este asunto.

    — ¿Qué pasa con él?, ¿están celoso solamente de que un no mago haya destacado lo suficiente para emprender un encargo de rango 4 sin necesidad de tener el rango mínimo?, que trivialidad tan tonta –Expreso Alan de su parte.

    Pero tal opinión alarmo y llamo la atención de Roz en algo que menciono entre sus palabras.

    —Oye Alan, ¿cómo sabes que soy un no mago? –Pregunto él.

    —Eso lo supe cuando después de que mataras a la aventurera en defensa propia y pusieras a su compañero contra la pared usando tus propias manos, sentí que en esas mismas manos y en tus pies el fluir de energía mágica, comprendí que aquello te habría dotado de esas capacidades físicas increíble que te permitieron someter fácilmente a ese pobre tipo, pero también note que ese mana no provenía de ti, sino de ese collar negro de tu cuello, lo que me lleva a deducir que no usas magia por tu cuenta, sino por medio de ese artefacto mágico, lo que ello te delataría como un no mago, ¿o me equivoco?.

    Deducciones certeras vinieron del análisis del joven pelinegro que se sentaba en solitario en la reunión.

    — ¡Increíble!, Alan tiene una observación bastante aguda –Elogio la chica loba.

    —Tampoco es algo para tanto, cualquiera con algo de mente y ojo atento lo notaria –Dijo él humildemente.

    Pero Roz sentía que los ojos y la mente de Alan sobresalían de lo notorio, pues la magia que el collar negro expulsa para realizar aquellos Intense Iron parciales que Roz realizo contra el aventurero rubio, no era algo perceptible para un mago o cualquier individuo que pueda percibir la magia, ¿por qué razón?.

    El mana que fluye en las partes metálicas de la armadura y provienen del collar negro, estaban imbuidas también con una porción de la energía ESP de Rozuel, dicha forma de energía, no podían ser percibida por mago o persona alguna perceptible a la magia en toda Avalia.

    Era algo que Rozuel conocía, él podía sentir la magia, pero otros no podían sentir su energía ESP, verla quizás, percibirla imposible, incluso cuando utiliza su Intense Iron, al valerse de su habilidad ESP para accionar su armadura especial, conlleva también a imbuirla con parte de su energía esper.

    Cuando eso ocurre, el mana influido por la energía ESP, obtiene el mismo efecto de no ser percibido, visto tal vez, pero jamás sentido, pero entonces las palabras Alan describe que él pudo sentir la magia del Intense Iron parcial que Roz manifestó contra Reredy, ¿cómo era posible?, ¿siquiera era cierto lo que decía o solo una mentira?.

    Por eso la observación de Alan era algo alarmante, ¿él podía sentir el mana aun imbuido con la energía ESP o quizás también puede sentir su energía esper y oculto ese detalle?, también estaba la teoría de que todo lo que dijo fuera una mentira para llamar su atención, que únicamente lo haya visto, pero no sentido y captando su atención quisiera con toda curiosidad el saber porque.

    Tales preocupaciones tenían a Roz con suspicacia en torno a Alan Catsel, si posiblemente fuese capaz de ver y sentir tanto su energía esper, ¿qué o quién era él?, y la siguiente pregunta que involucraba, ¿era amigo o enemigo?, ¿dejarle vivir o morir?.

    El resto del camino se volvió una conservación normal, que no involucraba a las armas de fuego, lo que permitió al joven esper eludir a la pregunta que Alan había hecho al principio sobre ellos.

    __________________________________________________________________

    Avistaron un asentamiento rodeado de unos fortificados muros, la puerta estaba custodiada por soldados Enanos, a quienes Mecil se dirigió a hablar con ellos, obteniendo el permiso de ingresar hacia adentro del área.

    El sitio lo comprendía un cuartel militar de dos pisos, con numerosas torres de guardia y cerca de tres docenas de soldados Enanos cada uno con notable estado físico de tonificación y armado con equipo pesado, aquello solo era uno de tantos puestos militares que custodiaba de manera no tan eficiente una de las tantas entradas a la zona prohibida.

    Cabía destacar también la presencia de otra fuerza ajena del reino en el lugar, quienes habían montado unas tiendas de campaña, tanto las tiendas como las personas que lo habían armado, llevaban la misma insignia de una cruz paté roja, eran Templarios.

    Casi todos los aventureros se sintieron incomodos y otros indignados al tenerlos tan de cerca, pero sabían de antemano que el encargo había anunciado la colaboración con ellos de manera obligatoria.

    El Enano con el mayor rango del asentamiento militar recibe a los aventureros e interactúa con Mecil quien hablaba por los suyos.

    —Un placer tenerlos aquí aventureros –Estrecho el Enano la mano del aventurero de avanzada edad —Soy el sargento Bobme Gamgck.

    El Enano de buen físico, resaltaba con una impecable armadura pesada y una reluciente hacha de dos manos que cargaba en su espalda con si liviano fuera pese a su baja estatura, tenía un largo cabello castaño y una barba del mismo color.

    —El gusto es mío sargento, soy Mecil Devon, ¿todos los preparativos están listos? –Pregunto Mecil tras devolver el saludo.

    —Hemos preparado el equipo que acordamos brindarles para facilitarles su adentramiento a la zona prohibida, pero antes de eso, quisiera que vean algo que usted y sus aventureros seguro les interesara.

    La invitación del sargento Enano era algo que resalto la curiosidad tanto de los mismos aventureros como de Mecil, le siguieron hasta llevarle a aquello que deseaba enseñarles, lo que sea que fuera, tenía a unos cuantos Enanos a su alrededor mirándolo con sumo interés e incluso a algunos pocos soldados Templarios.

    Los aventureros quedaron perplejos al asomar sus ojos sobre aquello que los demás veían, era fácil intuir que el resto expreso la misma sensación cuando lo vieron por primera vez.

    —Impresionante, ¿no?, a esta cosa lo acabaron unos cuantos de mis chicos después de ser emboscado por un grupo conformado por tres de estos en una de sus tantas rutinas de exploración, dos lograron huir, pero consiguieron matar a uno y traerlo aquí –Explico el sargento Enano.

    Ante ellos se hallaba el cadáver posicionado bocarriba de un hombre lagarto envuelto en una armadura metálica completa de pie a cabeza, la armadura no parecía estar colocado en la criatura, sino más bien adherido a su cuerpo como si lo hubieran pegado a la fuerza en su misma carne, pues era imposible de ser removido con facilidad sin llevar a arrancársele la piel.

    Aquella criatura era la misma descripta de los monstros responsables de los secuestros y eventual origen que dieron inicio al encargo de adentrarse a la zona prohibida, los aventureros rodearon al cuerpo del monstruo murmuraron sobre él entre sus grupos.

    — ¿Contra esa cosa vamos a luchar en la zona prohibida?, no parece muy amenazante –Dijo Alan.


    —A pesar de que esta cosa es nuestro enemigo, no puedo evitar sentir cierta pizca de fascinación, ese metal que le envuelve sí que es llamativo –Opino Riha.

    —Mmm… ciertamente es un hombre lagarto bastante peculiar, ¿no lo cree amo? –Le pregunto Allum.

    Pero toda la atención de Rozuel estaba enfocada en algo en concreto, algo que venía de la misma criatura muerta, tanto era su concentración en ello, que no escuchaba las palabras de su pegajoso compañero o de su aliada semihumana quienes notaron su extraño comportamiento e intentaron hablarle para que reaccionase.

    Rozuel se acercó más al hombre lagarto, específicamente, a su hombro derecho, sobre la armadura que llevaba puesto el monstruo, justo en aquella parte, tenía grabado un símbolo, para el resto quizás era algo de poca importancia o desconocido, pero para el joven esper, todo lo contrario, pues él lo reconocía.

    —“La hoz y el martillo” –Describió Roz en voz baja el símbolo que observaba.

    El símbolo resaltaba la imagen de un martillo superpuesto a una hoz, ambos de color amarillo con una estrella del mismo color arriba de la punta de la hoz, abrazados por dos haces de trigo y a su vez envueltos sobre un cuadro rojo que simulaba una bandera.

    Continuara…
     
  3. Threadmarks: CAPITULO 108 ¿SOVIÉTICOS EN AVALIA?
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    2401
    CAPITULO 108 ¿SOVIÉTICOS EN AVALIA?


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

    Cuanto más lo observaba menos duda tenia, ese familiar y reconocible símbolo, pertenecían a “ellos”, a la ya extinta Unión Soviética, podría darme la idea de que pudiera tratarse de una marca identidad, pero cada aspecto estaba definida a como lo recordaba sobre dicho Estado.

    Aquello era su emblemático escudo, con el que hicieron historia casi al comienzo del siglo XX hasta en sus últimos años llegando a su disolución, de tantas cosas extrañas con la que me he topado en Avalia, que en este mundo la marca de los soviéticos se halle aquí, ¡es una incógnita de otro nivel!.

    ¿Cómo era posible?, ¿por qué el cadáver de este hombre lagarto lleva grabado el emblema de la Unión Soviética en la armadura que portaba?, no tenía sentido y esto no puede ser una mera coincidencia, cuanto más lo pienso detenidamente, ¿será cosa de un Trotamundos?, si un hombre lagarto de los responsables de las desapariciones de los aldeanos en el reino de Luthe lo porta, ¿¡podría ser que todo esto lo haya causado un Trotamundos en sí!?.

    — ¿Qué es esa extraña marca que lleva en su hombro derecho? –Pregunto Mecil notando la marca soviética.

    —Ni idea, es la primera vez que veo tal símbolo en mi vida –Contesto el sargento Bobme Gamgck —Si es de algún reino o algún grupo en concreto, no tengo la menor vida de quienes se traten.

    —Que uno de estos hombres lagartos lo lleve encima, me dice que pueden estar directamente relacionado con el caso de las desapariciones –Opino el veterano ex-aventurero —Oye chico, te he visto mirar fijamente esa marca por un buen rato, ¿las has visto con anterioridad?.

    Mecil me dirigió una pregunta, contestar con un “si” y explicarlo todo, era una vía directa para exponer mi identidad como Trotamundos, una mala idea, me deje llevar por la impresión que llame la atención, debo inventar rápido una excusa.

    —No, pero también me llama la atención, tengo la fuerte certeza de que no será la última vez que veamos esa marca –Me excuse.

    —Mmm… tienes razón en eso, presiento la misma intuición.

    Me lo creyó, pero debo ser más cauteloso, mirando detenidamente al hombre lagarto, observo varios daños sobre la parte del pecho en su armadura, pero dicho grado de daño no parecía tanto, ¿los enanos lo vencieron fácilmente?.

    — ¿Los Enanos que vencieron a este hombre lagarto lo lograron con mucha facilidad?, parece que esta cosa cayo con pocos golpes –Dije en voz alta.

    —Sí, sobre eso, la cosa es… -Procedió el sargento Enano a explicarlo.

    El sargento comienza su explicación resaltando al grupo de exploración Enana conformado por 4 miembros, quienes fueron embocado por tres hombres lagartos envueltos con armadura en todo el cuerpo, uno de ellos se acerca a ser el primer en plantarle cara a los guerreros, una lucha inevitable se llevaría a cabo, hasta que…

    La criatura comienza a comportarse de manera rara, se tambaleaba como si estuviera mareado, los Enanos toman ventaja de su estado y lo atacan con sus pesadas armas en el pecho del monstruo, sus primeros golpes logran retroceder a la criatura cayendo este de rodillas, de repente los cristales Navum en su espalda comienzan a resonar brillando intensamente hasta que se parten en pedazos.

    El hombre lagarto en consecuencia cae de espalda hacia el suelo y deja de moverse, había muerto, los otros dos miran fijamente a su aliado caído y comienza a retroceder retirándose con prisa, los Enanos insisten en no seguirle y llevarse el cadáver del monstruo vencido de regreso a su puesto militar, allí concluye la explicación del sargento Enano.

    — ¿Simplemente los cristales se rompieron por si solo? –Pregunto Mecil, notando la ausencia de estos en el cadáver del monstruo.

    —Sí, desconozco el porqué, esa fue la explicación que mis chicos dieron –Dice el sargento Bobme Gamgck.

    —Je, entonces esto lo hará más fácil para nosotros.

    Alguien más se acerca al cuerpo del hombre lagarto, había escuchado la conversación reciente, se trataba de un hombre alto en sus posibles 30, de pelo oscuro corto con un flequillo que casi le cubre el ojo izquierdo, complexión fornida, llevaba puesto una armadura de cobre de cuerpo completo con excepción de su cabeza, cubierto con un manto blanco con el emblema Templario, en su cintura llevaba de su lado derecho una cimitarra con un cristal rojo incrustado en la empuñadura y en su izquierda una espada liviana con un cristal amarillo en la empuñadura.

    —Comandante Frederic, ¿no? –Pregunto Mecil.

    —Y usted debe ser quien lidera a los aventureros, ¿no es así? –Pregunta el hombre con un rostro prepotente —No tendrían que molestarse aventureros, los Templarios hemos venido a tomar carta de este asunto, podremos encargarnos de esto por nuestra cuenta.

    —Agradezco sus nobles palabras, comandante, pero una petición hecha por el mismo rey de Luthe no es algo que el gremio de aventurero pueda ignorar.

    —Oh, cuanta determinación, muy bien, solo espero que ambas partes hagan lo suyo y no traten de interferir en el trabajo del otro.

    Tras ese intercambio de palabras, el comandante se retira en dirección hacia las tiendas de campañas montadas por los Templarios.

    —Así que eso es un comandante Templario –Dije en mis pensamientos.

    __________________________________________________________________

    De menor a mayor, los Templarios se definen en los siguientes rangos; Escudero, Sargento, Comandante, Mariscal, Senescal y el Gran Maestre.

    De entre los rangos Comandante, Mariscal y Senescal, portan el título “caballeros de honor templario”, cada uno está equipado con una armadura imbuida con magia acorde a su rango, los Comandantes llevan la armadura de cobre, los Mariscales la armadura de plata y los Senescales la armadura dorada, el Gran Maestre por otro lado porta la armadura platino.

    Mientras que de Templarios Mariscales como rangos inferiores a este puede haber un montón de ellos, del rango Senescal está reservado únicamente para cuatro individuos a la vez, en cuanto al Gran Maestre obviamente solo puede haber uno.

    __________________________________________________________________

    Algunos aventuraron observaron la retirada del comandante Templario con desdén, pues las palabras de este expresaron todo su disconformidad hacia los aventureros y no era de extrañar, originalmente este encargo fue establecido para el gremio de aventurero, los Templarios simplemente decidieron intervenir por justificaciones suyas de “el bien común”.

    —Ese tipo se ve bastante fuerte –Opino Alan.

    —Siendo alguien de rango Comandante, no de extrañar que lo sea –Dije de mi parte.

    —Amo, ¿se encuentra bien? –Me pregunta Allum como si estuviese preocupado.

    —Sí, ¿por qué lo dices?.

    —Tu mirada parecía bastante pérdida en ese dibujo que el cadáver del hombre lagarto lleva en su hombro –Comento Riha.

    Tanto mi pegajoso compañero como mi lupina aliada notaron mi breve momento de distracción enfocado en el emblema soviético, tenía la opción de decirles la verdad, pero ni a Allum le he contado aun mi verdadera naturaleza de otro mundo, menos podría decírselo a Riha.

    —Sí, siento preocuparles, lo importante es enfocarnos en el trabajo, falta tan solo poco para que nos adentremos a la zona prohibida, una vez allí, debemos estar totalmente en alerta –Les dije para desviar el tema de mi distracción.

    Mientras esperábamos cerca del cadáver del hombre lagarto, el sargento Bobme volvía hacia los aventureros acompañado de dos de sus muchachos, el primero trae consigo una gradilla de madera con varios tubos de ensayo que almacenaban un líquido morado en su interior y el segundo un pequeño cofre de hierro.

    —Estos serán el equipo con el que contaran para la zona prohibida –Comunico el Sargento —Para empezar este brebaje hecho por nuestros alquimistas, una vez bebido se creara sobre sus cuerpos de manera temporal, un aura mágica que aumentara su resistencia para repeler la energía Navum –Dirigió la primera presentación hacia la gradilla con los tubo de ensayo llenos.

    Luego abrió el cofre retirando de su interior varios artefactos cuadrados de hierro con el tamaño de la palma de una mano, tenía pegada sobre su superficie plana un cristal rómbico blanco.

    —Esta herramienta es llamada “Medidor Navum”, permite detectar al alcance la presencia de energía Navum a los alrededores, dependiendo del sonido que emita, será el grado de Navum que se halle en la zona.

    Explicó a todos los aventureros de alrededor sobre el “Medidor Navum” tanto su utilización y los diferentes sonidos que emitirá para diferenciar la concentración de Navum, también nos describió sobre el brebaje mágico que aumentara nuestra resistencia sobre dicha energía nociva, su tiempo estimado de duración con cada dosis es de 3 a 4 horas, sin embargo recibir enormes picos de Navum pueden reducir el tiempo.

    Varios gradillos repleto de numerosas pociones de resistencia al Navum son traídos y guardados en el cofre de hierro, en cuanto a los medidores Navum, son entregados a Mecil quien lo reparte entre los grupos formados de aventureros (del cual recibimos el nuestro), los cuales eran un total de siete, sin embargo solo había 6 medidores.

    —Lo siento chico, pero tendrás que unirte a un grupo, ir por cuenta propia no es conveniente –Le recomendó a Alan quien estaba en solitario.

    —Mmm… entiendo, bueno, si no hay otra forma –Dijo Alan mirando hacia nuestro grupo.

    Era evidente adónde iba a llegar esto.

    —Oye, ¿no te importaría si me uno a tu grupo? –Me pregunto con claras sus intenciones.

    Rechazarlo solo lo haría sospechoso y crearía posible conflicto, además tenerlo cerca no solo sería una desventaja sino incluso una ventaja, podría vigiarlo más detenidamente con el riesgo de exponerme más a él, una circunstancia con su pro y contra.

    —No tengo problema, ¿qué dice el resto? –Consulte a mis compañeros.

    — ¡Ni una sola queja, bienvenido seas a nuestro grupo! –Opino la Lupian aceptándole.

    —Cuanto más seamos mejor, aumentara nuestras posibilidades de sobrevivir como grupo –Dijo Allum dando su voto positivo.

    — ¡Muchísimas gracias a todos!, daré lo mejor de mí para no defraudarlos –Expreso su emoción el aventurero joven pelinegro con su mano en el pecho en señal de juramento.

    Los Templarios también habían recibido su lote de pociones anti Navum y medidores, mientras que los aventureros contaban con un total de 21 miembros (22 si consideramos a Allum entre la cuenta), los Templarios a su vez poseían un total de 31 personas entre los suyos, varios escuderos, seis sargentos y el comandante a cargo.

    —Otra cosa, este chico ira con ustedes, será su guía en la zona prohibida –Presento sargento a otro de sus soldados.

    Un joven Enano de cabello largo marrón, como el resto de los suyos, llevaba equipado con una armadura pesada, sin casco ni guantes, su arma predilecta era un hacha doble.

    —Mucho gusto, soy Creik Rockfist, del clan puño de roca, un placer conocerlos, espero que colaboremos juntos para resolver esta problemática situación –Se presentó educadamente ante los aventureros.

    Cuando escuche que pertenecía a “clan puño de roca”, sentí cierto familiarísimo en ese Enano, ¿será coincidencia acaso?, ¿todos los Enanos aun sin relación sanguínea pertenecen bajo un mismo clan?, ¿o quizás él sea…?

    —De momento no puedo sacar conclusiones precipitadas –Dije en mis pensamientos.

    Tanto aventureros como Templarios recibirían la ayuda de un guía Enano, pero los Templarios hacían rechazado tal apoyo, preferían contar en términos de “personal capacitado” únicamente con los suyos, por supuesto eso no les impidió el no rechazar los brebajes y los medidores, al contrario fueron las únicas cosas que aceptaron de los Enanos.

    __________________________________________________________________

    —¿¡Todos listos!?, ¡nos marchamos! –Declaro Mecil a los suyos.

    — ¡Atención, formación y en marcha! –Ordeno el Comandante Frederic a su escuadrón.

    La ancha y gigantesca puerta que conducía con dirección hacia la zona prohibida del puesto militar Enano, son abiertas para nosotros, los dos grupos avanzan sin titubear, determinados a continuar, mentalmente preparados para los peligros que aguardan en nuestro destino.

    Mecil Devon iba acompañado del Enano Creik, quien a su vez contaba con su propio medidor Navum y era el encargado de llevar el cofre de hierro en su espalda con los brebajes mágicos, dado a la cantidad limitada que poseíamos, no podíamos darnos el lujo de consumirlos rápido, dado a nuestro número, contábamos para cada individuo un total de 5 dosis.

    Y solo haríamos el uso de aquellas pociones alquímicas en consejo de Creik, a lo que Mecil estaba de acuerdo. En cuanto a los Templarios, creemos que recibieron un número mayor de dichas pócimas, pero era comprensible dado a la cantidad estimada de su gente, dichas dosis estaban a cargo de un hombre de lentes de cabellera castaña.

    Además de la vestimenta ordinaria Templaría conformada por el manto con la cruz Patee en la espalda y la cota de malla, portaba un yelmo en forma de corona que revelaba su rango de Sargento, dicho individuo era quien estaba casi más cerca del Comandante, lo que podría considerarse como el segundo al mando.

    Mientras más nos acercábamos, avanzando con mi grupo cerca, Riha a mi izquierda, Allum a mi derecha y Alan en la retaguardia, aun albergaba duda con respeto a la marca soviética, si estos hombres lagartos están relacionados, esto podría ser cosa seria, porque de tratarse de un Trotamundos me llevaba la siguiente duda incomoda, ¿es alguien normal o un Esper?.

    Las posibilidades de que se tratase de lo segundo eran bastante altas, si tiene que ver con lo que está ocurriendo, confrontarlo era algo inevitable y si llegara a encontrarme cara a cara con él y viera mis armas de fuego, puede que exista la posibilidad de que mi identidad como Trotamundos sea descubierta, este encargo se está volviendo más complicado de lo que pensé.

    __________________________________________________________________

    PERSPECTIVA: Tercera Persona

    A lo lejos, sobre una colina, un enigmático encapuchado de negro con baja estatura mira fijamente al frente, a su alrededor se hallaba un desolado paisaje de tierras secas con poco o casi nada de pasto y un cielo totalmente nublado con refucilos, era la zona prohibida.

    A espaldas suyas sobre unos árboles y arbustos, se encontraba un numeroso grupo de hombres lagartos equipados con una armadura en todo el cuerpo, algunos portaban ballestas pegadas en la muñeca, otras cuchillas retractiles, algunos poseían estaturas de casi 2 metros y otros de 2 y medio de altura.

    —Se acercan, creo que ya va siendo hora de recibir a nuestros invitados –Dijo el enigmático encapuchado con una voz inhumana.

    La figura misteriosa cruza sus brazos, revelando miembros superiores envueltos en metal al igual que los humanoides reptilico, sobre su hombro derecho portaba grabado la insignia de la Unión Soviética.

    Continuara…
     
    Última edición: 21 Noviembre 2017
  4. Threadmarks: CAPITULO 109 TIERRA INHÓSPITA
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3058
    CAPITULO 109 TIERRA INHÓSPITA


    PERSPECTIVA: Tercera Persona

    Grandes planicies de tierras se extendían a kilómetros, con presencia de vegetación seca en la zona comprendida por árboles, pasto o arbustos en los alrededor, el cielo estaba totalmente nublado acompañado de refucilos, era el clima habitual, de la zona prohibida.

    —El cielo estaba perfectamente despejado antes de que entráramos, ¿acaso incluso el clima se ve afectado en la zona prohibida? –Se pregunta el esper en su mente al percibir el territorio.

    Los dos grupos, tanto aventureros como Templarios, se habían ya encaminado casi dos horas en la zona prohibida, siguiendo su marcha por un sendero abandonado malgastado por el tiempo, pero aun visible mayormente y utilizable, la presencia de animales alrededor era nula, ni las criaturas más típicas como caballos o jabalís salvajes estaban presente en tal fauna desolador.

    — ¡Alto! –Ordeno el Enano guía Creik.

    Incluso el comandante Templario ceso sus pasos pese a haber rechazado el poseer un guía de su lado, los dos grupos observaron como a unos 10 metros al frente de ellos un ciervo salvaje se muestra saliendo de entre un par de árboles a la vista de todos en el sendero por el que caminaban.

    Quedaron atónitos al ver que tal criatura para nada se asemejaba al ciervo que ellos conocían, el monstruo poseía un par más de piernas en el medio de entres ambos que tenía, su pelaje erizado denotaba partes solidas semejantes a una coraza, tenía la visión de 4 ojos rojizos, sus dentaduras eran de proporciones monstruosas y sus astas eran deformes con un líquido verdoso brotar de ellos por pequeños agujeros.

    El monstruoso ciervo estaba masticando los últimos restos de carne de una presa reciente, de su boca babeante dejaba caer su saliva ensangrentada y en el transcurso dos mitades de dedos humanos se les escaparon también, mientras tragaba su comida nota la presencia de los dos grupos cerca mirándolos fijamente con sus 4 ojos.

    — ¿¡Una abominación de la zona prohibida!? –Pregunto Mecil.

    —Es un “Astas Toxica”, alguna vez fue un ciervo común y corriente, el Navum los transformo en eso –Explico Creik —Tengan cuidado con sus cuernos, posee un veneno que paraliza a todos aquellos que sean tocados.

    Cada uno estaba preparado a dar pelea contra la monstruosidad salvaje, pero el abominable ser huye de ellos corriendo a pasos veloces con sus 6 patas.

    —Por fortuna, son una de las pocas abominaciones que prefiere huir que luchar –Dijo el Enano guía.

    Rozuel tras el avistamiento de la primera criatura de la zona prohibida, empezó a hacer uso de su índice de sospechosas, relacionando a la abominable criatura vista con el Navum.

    —Este Navum… tiene bastantes semejanzas a la energía radiactiva, incluso el trasfondo de su utilización lo relaciona bastante a la manera en que se emplea en una central nuclear, ¿dónde consiguieron los Enanos tal fuente de energía? –Se cuestionó Roz en sus pensamientos —La liberación y expansión sin control de esta ha ocasionado cambios extremos en el ambiente, ese ciervo ha debido de pasar por un nivel de mutación considerablemente atroz para terminar convertido en esa cosa, este Navum es mucho más que solo peligroso, si al principio pensó ser usado como fuente de energía, la sola idea de empezar a utilizarse como arma en este mundo sería…

    — ¿Sucede algo amo? –Nota Allum el pensativo rostro rígido de Rozuel.

    —No… nada preocupante.

    —Oye Roz, ¿qué indica el medidor Navum? –Consulta Alan.

    El Trotamundos esper quien poseía el medidor en sus manos, era el responsable de controlar los registros del medidor por el grupo y alertar en caso de una proximidad peligrosa del letal veneno de la zona prohibida.

    —Niveles normales, no se para que lo preguntas, puedes saberlo por los sonidos que emite –Dijo Roz.

    —Supongo que es más seguro cuanto tú lo aclaras –Opina Riha.

    —No es necesario que me lo pregunten cada cierto rato, les advertiré si algo anormal sucede en el camino –Les asegura él —Preferiría que ustedes se centraran en tener sus ojos vigilantes de los alrededores, ese ciervo sin duda no será lo único que vayamos a encontrar en este sitio de mala muerte.

    —Por mi parte no tengo que preocuparme si algo nos toma por sorpresa y nos mata a todos en un parpadeo, incluyéndome –Comenta Alan.

    —Otra vez con eso, no sé porque lo dices y creo que no quiero conocer esa respuesta.

    __________________________________________________________________

    La caminata los conduce hasta un pequeño asentamiento abandonado, un total de 9 casas y algunas carretas destrozadas abandonadas hace tiempo, la puerta de la mayoría de las viviendas estaban destrozadas y el resto ausente.

    El interior de cada una estaba abordado de pocos muebles hechos trizas y restos inútiles de objetos en pedazos para saquear, quienes habían vivido allí antes se marcharon rápidamente con todas las pertenencias que pudieron llevar consigo, hace tiempo.

    El sol pronto se ocultaría, el recorrido les había llevado diversas horas y apenas se habían adentrado a la parte más externa de la zona prohibida, pues el Enano guía se los había aclarado apenas se detuvieron allí.

    — ¿Por qué no detenemos aquí? –Pregunta el comandante Frederic.

    —La noche pronto caerá, recorrer la zona prohibida en la oscuridad es una idea fatal, la mayoría de las criaturas hostiles que rondan por aquí aprovechan la oscuridad para cazar –Explico Creik —Pero, no es el único peligro a considerar, aparte de tener que cuidarse de recibir alta dosis de Navum, hay otro “enemigo” propio de este mortal ambiente que se oculta muy bien de la vista de los incautos.

    El enano camina hacia una parte en concreto como si buscara algo, saliendo de los límites del pequeño asentamiento, avista un descubrimiento importante que desea mostrarles a las personas que guiaba, tanto aventureros como Templarios se le acercan con curiosidad.

    —Observen bien esto… -Pidió el enano la atención de todos.

    Tomo del interior de su armadura, una moneda de cobre y la lanzo con fuerza varios metros cayendo esta al suelo, pronto alrededor de la moneda se manifiesta un fenómeno extraño que produce destellos de electricidad a su alrededor y acto seguida desata una explosión eléctrica que manda a volar a la moneda a lo lejos en el cielo perdiéndose a la vista de todos.

    —Lo que acaban de ver es lo que llamamos un “Fenómeno Trampa de Navum”, o simplemente “FTN”, son extrañas manifestaciones creadas por la misma energía Navum con concentraciones de mana en ella –Explico Creik —Pueden ser notados con una hábil capacidad sensorial mágica gracias al porcentaje de energía mágica que hay en ellos o también mediante los medidores Navum quienes emitirán un sonido que delatara una concentración de dicha energía en el fenómeno, son altanamente mortales y caer sobre una implica una muerta rápida o lenta con alta probabilidades de perder entre dos o varios miembros en el proceso, ¿alguna pregunta?.

    Nadie levanto la mano, pues con esa información tan detallada había quedado claro el punto del Enano, la zona prohibida era algo que no se debía subestimar, cada grupo se preparó para acampar.

    Los Templarios montaron las tiendas que habían utilizado en el asentamiento militar de los Enanos, mientras que los aventureros por su parte, algunos llevaban consigo sus propias tiendas para levantar (en el que abarcaban el grupo con el Sargario o Reredy con sus dos chicas), otro por sus partes se las arreglaban con sacos de dormir hecho de piel de animal.

    Cada grupo monto a su comodidad su pequeño espacio de descanso con su propia fogata, Rozuel con ayuda de Riha se encargaba de la tienda, Allum por su parte vigilaba los alrededor con Alan a su lado.

    —Con esto está terminado –Dijo Roz con la tienda levantada con la ayuda de su compañera lupina.

    — ¿En qué dormirás tú? –Le pregunta Riha a Alan.

    —En la comodidad del suelo, por supuesto –Contesto él recostándose en la tierra con la vista al cielo —Nada como dormir con la comodidad de la naturaleza.

    —Una naturaleza envuelto con una fauna mortal para nada natural dirás –Opino Roz.

    —Oh, no le mires el lado negativo a todo compañero, a veces el lado positiva te ayuda a soportar esos ruines pesos emocionales de la vida, ¡es un hecho para mí!.

    La actitud calmada y positiva de Alan eran extrañas considerando el ambiente que los envolvía a su alrededor, Roz prefirió no pensar tanto en ese detalle de la personalidad del enigmático aventurero adolecente, por su parte se centró en preparar todo para después de comer.

    Si iría a dormir, seria con la mejor comodidad de su seguridad, es por ello que retiro de la caja metálica de su cintura una canica metálica, en ella revelo otra de sus creaciones, un arma sostenida por un grueso trípode, se trataba de una ametralladora calibre 7,62×39 mm.

    En ambos lados poseía un par de cajas metálicas repleta de munición que por medio de un mecanismo auto-recargaban el arma al encontrarse en escasa cantidad y sin la necesidad de ser operada por alguien, aquello era la Torreta Slime, pero con una mejora añadida.

    Dejado de la ametralladora una esfera grisácea del tamaño de una pelota de futbol se encontraba adherida, con la importante función de proporcionar al arma en concreto su funcionamiento automático, ahora la torreta ya no solo utilizaba una porción de Allum para moverse y disparar, pues en aquella esfera contenía en su interior un núcleo mágico como los empleados en los golem, la cual estaba fusionada con la porción del slime y no precisaba tenerle desde ahora cerca para que este funcionase.

    —Torreta Slime 2.0 –Pensó Roz el nombre del arma mejorada —Y pensar que el aquelarre Cognitio fuera capaz de instalar ese mecanismo de los golem para brindarle una mejora formidable, ahora si se parece un poco más a las torretas automáticas de mi mundo…

    — ¡Increíble!, es… ¡hermoso! –Expreso Riha su emoción a gozo al ver la torrera desplegada.

    —Oye, no lo vayas a tocar, esta arma está programada para disparar a cualquier criatura hostil que se acerque a nosotros –Manifestó Roz.

    La torreta precisa del tacto de su creador (Rozuel) para recibir por medio del núcleo mágico fusionado con la porción de Allum, sus órdenes mentales para determinar a que disparar y que no, mismas instrucciones fueron ejercidas por Roz en el arma al momento en que lo sostenía en su forma de canina, ordenándole a la torreta de no disparar a ningún miembro de los aventureros (incluyendo al Enano guía) y Templarios, aunque había una excepción con condiciones…

    —Amo, ¿el arma lo protegerá también en caso de que…? –El slime señalaba de manera indirecta al grupo de Reredy y sus chicas.

    —No te preocupes por ese detalle, ya me encargue.

    La torreta recibió las instrucciones de disparar a Reredy y compañía si llegasen a acercarse demasiado a la tienda de Roz y su grupo, emitiendo sus primeros disparos a modo de advertencia y el segundo de matar, también programo tomar acciones hostiles contra el aventurero rubio si este osaba realizar acciones sospechosas a distancia.

    Pero Reredy no era el único, cualquier individuo (aventurero o Templario) estaba bajo la mira de la torreta si estos hiciesen algo contra su creador o la tienda de campaña levantada de su pertenencia, nadie estaba ignorado de sus precauciones.

    —Es un artefacto interesante el que tienes allí.

    Hablo en las cercanías el aventurero cuya cabeza la cubría totalmente un yelmo, a su lado la acompañaba la mujer de piel bronceada y cabello castaño.

    — ¿Te importa si los acompañamos? –Pregunto el joven pidiendo el permiso para sentarse cerca de la fogata de Roz y compañía.

    —Mientras no haya problema, no tengo nada en contra –Opino el Esper.

    Gracias –Tomo asiento el aventurero del yelmo con su compañera a su lado.

    Al igual que ocurre con Alan, era inevitable para Rozuel el percibir sospechas en el aventurero que tenia de frente, cuyo rasgo más llamativo era ocultar toda su cabeza con un casco, su compañera de piel bronceada aun sentada, denotaba en todo momento una postura de alerta, su aspecto de guerrera no era mera imagen, su edad delataba a modo de sospecha varios años de experiencia.

    —Oye, ¿por qué cubres tu cabeza?, ¿acaso tienes una herida muy fiera que no quieres que nadie vea? –Pregunto Alan con pura curiosidad.

    — ¿Esto? –Señalo el aventurero su Yelmo —No, tengo otras razones personales para hacerlo, me lo quitare tarde o temprano, si la situación así lo amerita.

    —Su… no sería buena idea, señor “Ars” –Opino su compañera revelando el nombre del enigmático aventurero del yelmo.

    —Relájate “Camira”, una de las razones por la que vinimos es para socializar con ellos, ¿no lo crees? –Dice el tal Ars.

    El joven del yelmo demostraba ser alguien no tan preocupado de los desconocidos a su alrededor, incluso deseoso de entablar una charla con ellos, eso no hizo sino alimentar aún más las dudas y sospechas de Roz hacia su persona.

    —De entre tantos aventureros, ¿por qué tienes interés en nosotros principalmente? –Pregunto Rozuel.

    —Creo que eres alguien interesante –Contesto de inmediato él.

    — ¿Consideras interesante a un chico de mi edad que es capaz de matar a sangre fría sin pensárselo dos veces?.

    Espero con su pregunta la respuesta de sus reacciones, como no podía ver su rostro, tenía que valerse de sus palabras.

    —No dudare que al principio cuando vi como acabaste con esa aventurera pensé “ese chico es aterrador, que miedo me da” –Expreso Ars —Pero incluso alguien que da más miedo, es más respetable de alguien que no trata ni siquiera con dignidad el cuerpo de sus compañeros caídos.

    Las palabras de Ars hacían referencia a los sucesos en torno al cuerpo de la aventurera que Rozuel abatió tras defenderse de ella, tras finalizar la reunión de aventureros y antes de la partida de ellos hacia el asentamiento Enano y posterior ingreso a la Zona Prohibida.

    Reredy había tomado todo los objetos de valor de su muerta compañera y repartido con las chicas restantes que le seguían, acto seguido dejo el cuerpo recostado a una esquina de la pared del edificio en donde todos los aventureros se habían reunido y lo abandono a su suerte.

    —Ese tipo es despreciable –Opino Riha.

    —Dijo ser un Schaeltgood, dicha familia está conformada por nobles prestigiosos, como muchos aristócratas, puede deberse al reflejo de su personalidad –Declaro Ars —Aunque es bastante extraño encontrar a un Schaeltgood como aventurero, algo no anda bien, ¿por qué se dedicaría a la vida de un aventurero siendo una familia bastante acaudalada?, bueno… sus razones habrán.

    __________________________________________________________________

    Reredy tenía su mirada perdida detenidamente en la fogata, con las dos chicas acurrucados a su lado, el aventurero de origen noble comienza a recordar fragmentos dolorosos que alimentan su iracundo ánimo.

    —“Inútil, no vales para nada”.

    El recuerdo recrea a una persona joven con unos cuantos años más que Reredy, cuyo cuerpo y cara estaban envuelto en sombras, la enigmática figura familiar le mira con una expresión maliciosa y burlona, acompañado de diversas sombras en sus lados que se reían con él.

    La sombra comienza a moldearse y a tomar la forma de otro individuo, esta vez era la figura de un chico más joven y pequeño, en su mano derecha manifiesta un arma extraña a sus ojos y que había visto recientemente, la pistola Mauser C96.

    La sombra del chico que empuñaba tal arma apunta a la frente de Reredy, el aventurero entre miedo y terror yace paralizado, alrededor de la figura sombría se manifiestan otros cuerpos incorpóreos que le rodean y comienzan a emitir una risa burlona en torno a él.

    El disparo de la pistola se efectúa y el recuerdo finaliza con Reredy volviendo en sí, quien aprieta sus puños conteniendo su rabia, para luego ponerse de pie y sin decirle nada a sus dos compañeras, comienza a alejarse del campamento montado por los aventureros y Templarios.

    —¡Oye chico!, ¿¡a donde crees que vas!?, ¡es peligroso alejarse! –Le advierte Creik.

    — ¡Cállate!, solo necesito un momento a solas, no me alejare demasiado, además llevo un contador Navum conmigo, estaré bien –Contesto él siguiendo su camino.

    Las chicas que le seguían no dudaron en acompañar al joven rubio, Reredy se había perdido en la oscuridad de la vista de todos, Mecil Devon quien guiaba y en el fondo velaba por la seguridad de los aventureros, opto por no intervenir, pues era la imprudencia del muchacho la que en descaro ponía en riesgo su vida ante su forma de comportarse.

    El aventurero rubio se había alejado lo demasiado del asentamiento y de sus compañeros como para no ver casi luz alguna de sus fogatas o sonido alguno de sus palabras.

    Observaba con silencio el nocturno panorama de la corrompida naturaleza de la zona prohibida, las dos chicas se sitúan a su espalda preocupadas por su forma de actuar, Reredy levanta su puño izquierdo hacia el cielo como si un juramento hiciese, replicando en voz alta.

    —Se los demostrare a todos, ¡el valor de mi existencia!.

    Acto seguido comienza a reírse de manera histérica, lo que hizo preocupar aún más a las chicas, hasta que pronto la risa del chico rubio cesa de golpe y en su lugar emite quejidos de dolor, poniendo sus manos sobre su cabeza como si sintiera severas jaquecas.

    — ¿¡Que… suce… de…!? –Trataba él de preguntarse.

    Sus compañeras le hablaban, con rostros sumidos en incertidumbre y preocupación hacia Reredy, el chico deja de emitir quejido alguno y quita sus manos de su cabeza tornándose nuevamente silencioso.

    —Reredy… ¿estás bien? –Pregunta una de las chicas.

    —Por favor, di algo –Le suplica la segunda.

    El aventurero desenfunda de su cintura la vara adornada con una piedra roja en la punta, fuego mágico emerge de la piedra del artefacto de tal índole y este crea una hoja de dicho elemento dando a lugar una espada.

    — ¿¡Reredy!? –Replican las dos su nombre con cierto nervios y miedo.

    En unos cuantos segundos, Reredy voltea atacando con un rápido corte a sus propias compañeras, cortando a las dos al mismo tiempo a la mitad desde la cintura, deleitándose quemaduras en la carne cortada, dándoles un final abrupto y funesto a las chicas.

    El aventurero rubio enfoco su vista como atención hacia el asentamiento en donde estaban los demás, emitiendo un gruñido semejante al de un zombi, observando con unos ojos que lagrimaban sangre y una expresión endemoniada en su rostro.

    Continuara…
     
  5. Threadmarks: CAPITULO 110 LA NOCHE DE LAS ABOMINACIONES VIVIENTES (Parte 1)
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3078
    CAPITULO 110 LA NOCHE DE LAS ABOMINACIONES VIVIENTES (Parte 1)



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    La familia Schaeltgood es un distinguido linaje de nobles de la ciudad de Carmuy, la capital del reino de Luthe, tal es su reputación como aristócrata que mantienen una relación cercana con la familia real Serafia.


    Todos sus miembros ejercen cargos importantes como funcionarios, administradores bancarios y soldados de alto rango de la milicia del reino, Reredy Schaeltgood, fue alguna vez el miembro más joven de esta familia.


    — ¿¡Que dijiste maldito!? –Aprieta Reredy sus puños mientras miraba fijamente con desprecio a la persona que tenía en frente.


    Un hombre joven con unos cuantos años más que él, poseedor de un cabello rubio más esplendoroso y elegante, vistiendo fino ropaje que resaltaba su estatus de noble, miraba con ojos soberbio a Reredy con sus brazos cruzados.


    —Dije que eres un completo inútil, no puedes socializar bien con nadie a causa de tu inmadura y arrogante conducta, eres pésimo con los números y la matemática, y en términos de poder como un mago que es lo único en que resaltas, tus habilidades son de menos que la lastima, eres todo un caso perdido –Afirmo el joven.


    —¡No te atrevas a mirarme hacia abajo!, ¡te hare tragar con sangre tus palabras!.


    Reredy ante sus provocaciones carga violentamente contra el joven, quien lo vence en cuestión de segundos con suma facilidad, dejando al rubio menor adolorido en el suelo.


    — ¿Se te olvidas que soy el hijo mayor de entre los actuales descendientes del linaje Schaeltgood?, además estás viendo uno de los futuros capitanes del glorioso ejercito de Luthe, jamás dejaría que me venciera una completa escoria sin valor como tú –Declaro el joven mayor alejándose de su vencido hermano.


    Reredy entre lágrimas de odio y rencor, miraba con asesinas intenciones la espalda de su hermano mayor, gestándose una malicia en su interior que marcaría para siempre la relación discrepante entre los dos, siempre referido como el más inútil del linaje Schaeltgood, bajo la sombra del mayor, el menor de la familia sucumbiría a sus instintos más ruin.


    Fue en un día lluvioso cuando todo sucedió, el mayor, leyendo con toda atención un libro en la biblioteca de la mansión de la familia, es acechado entre las sombras por Reredy, quien se acercaba lentamente con un cuchillo enveneno en su mano dominante, fortaleciendo su brazo con su magia para procurar apuñalar con la mayor fuerza posible y que la toxina hiciese el resto.


    Pero los hábiles dotes militares del mayor, no eran para subestimar, fácilmente leyó las intenciones a distancia de su hermano y lo venció con la mera simplicidad.


    —De todas las cosas estúpidas que has hecho en tu vida, esto de lejos, sobrepasa el nivel de tu idiotez e inutilidad, eres una basura tan lamentable, no, incluso la basura tiene más dignidad que tu –Los ojos del mayor miraban con discriminación e indignación al menor.


    Tal incidente no quedo impune en la familia, padre y madre, tan pronto se le fue llegado a oídos tal acontecimiento, desemboco en el fin de Reredy como miembro del prestigioso linaje.


    —¡Eres una vergüenza para el apellido Schaeltgood!, ¿¡atentar contra la vida de tu hermano mayor!?, ¡quedas expulsado de esta familia, a partir de ahora ya no eres un Schaeltgood! –Fueron las duras palabras y sentencia de su padre.


    A Reredy se le fue retirado su estatus como noble de Schaeltgood, echado de casa y dejado a su suerte a los 15 años de edad, dejando en sus manos por compasión del hermano mayor, una pequeña bolsa con algunos Bals para valerse por sí mismo.


    Sin muchas opciones, Reredy como un noble caído, solo puede sobrevivir valiéndose de sus dotes como mago, eligiendo hacerse aventurero, con los años los frutos de sus esfuerzos eventualmente lo haría destacar como un aventurero de rango 4 y acceder al encargo de la zona prohibida, donde conocería su inevitable desenlace.


    __________________________________________________________________



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    El enigmático aventurero con el yelmo en su cabeza de nombre “Ars” y su compañera Camira, se nos habían acercado con intención de interactuar con nosotros, por muy amistosos que fueran sus propósitos, no estaban fuera de toda sospecha, como lo es también el caso de Alan.


    — Viéndote a ti y a tu encantadora amiga Lupian, al ser tan jóvenes, ¿no creen que arriesgan demasiado su vida siendo aventureros? –Pregunta el tal Ars


    —Independientemente de que lo seamos o no, es lo que escogimos ser, nuestra vida, nuestra forma de ser, ¿le quitaría a un niño de 7 años su manera más rentable de ganarse el pan solo porque es demasiado joven para ejercer un trabajo que no es seguro para alguien de su edad? –Fue mi respuesta.


    —Mmm… entiendo tu punto, siento la pregunta entrometida, es que no soy de lo que disfrutan o pueden ignorar del todo que jóvenes pongan su vida al peligro de tal manera, es un hábito que tengo, disculpa por eso –Dice Ars arrepentido.


    —Eres libre de opinar lo que quieras, tampoco es que sea la primera vez que opinan o comentan sobre mi edad, ni siquiera lo tomo en cuenta al final –Exprese.


    — ¡Además Rozuel no es alguien débil, es bastante fuerte! –Opino Riha.


    —Y tampoco está solo, siempre estaré al lado de mi amo para protegerlo de lo que sea, incluso si eso significa sacrificar mi vida –Añadió Allum de su parte.


    —Cuanta confianza y camarería, estas en buenas manos chicos, ¿lo sabias? –Me dice Ars.


    —Mmm… quizás, ¿por qué no? –Dije de mi parte.


    Allum tenía toda mi confianza al ser su naturaleza como slime metálico, de no haberlo encontrado me pregunto cuanto habría avanzado en aquel entonces, además con el tiempo que ya llevamos juntos, no necesito pensar demasiado en el tema de la lealtad con él.


    Riha por otra parte es un caso diferente, apenas la conozco a pesar de que nuestro primer encuentro fue hace 5 años en el pueblo de Arkay, aunque nos ayudamos mutuamente en ese corto intervalo de tiempo que estuvimos juntos, muchas cosas pueden suceder con el tiempo que ha transcurrido desde la última vez que nos vimos, aun debo confirmar toda su lealtad para confiar del todo en ella, entregarle esa pistola fue un acto de riego, veremos cómo lo compensara.


    —Señor Ars, mire eso… -Dijo su compañera Camira señalando con su mirada.


    Voltee incluso también para ver de qué se trataba, alguien se acercaba solo hacia el campamento, cuando más se aproximaba más pudimos notar de quien se trataba hasta identificarlo, era aquel problemático aventurero rubio, Reredy Schaeltgood, ahora que recuerdo, ¿no había ido acompañado de esas dos chicas?.


    —Luce terrible –Opino Alan quien estaba de pie mirando fijamente a Reredy.


    El rostro de Reredy presentaba sangrado en los ojos, pero no fue la única cosa extraña en notar, en sus manos empuñaba aquella vara suya transformado en una espada elemental de fuego, y sobre su ropa había manchas de sangre que parecía ser dudoso que fueran suyas.


    —Tengo un mal presentimiento… -Pensé.


    Incluso ese presentimiento llego a la mayoría de los aventureros, quienes observaron a Reredy con ojos atentos y vigilantes, en especial Mecil Devon y el Enano Creik.


    —Amo, tenga cuidado, se está acercando hacia nosotros –Me advirtió Allum.


    Efectivamente, Reredy caminaba en dirección hacia donde estábamos, la forma en que se desplazaba era extraña, tambaleaba como si estuviese ebrio e incluso podría decir que caminaba como un muerto viviente, su comportamiento no solo era sospechoso, algo realmente andaba mal con él.


    — ¡Oye, más te vale no acercarte más de la cuenta!, ¡ese artefacto que vez montado allí! –Señale la Torreta Slime 2.0 —¡Te atacara a matar si intentas algo estúpido!, ¿¡he sido claro!?.


    A pesar de mi advertencia él no se detuvo, siguió avanzando hasta alcanzar el radio mínimo en que la torreta tenia orden de disparar contra él, como fue programado, los primeros disparos que hizo fue de tres balas, fallando a propósito, fueron tiros de advertencia, Reredy dejo de avanzar, quedándose allí parado mirando hacia mí.


    —No se te que propones o que ocurre en tu cabeza, pero si puedes entenderme, te conviene darte la vuelta y regresar, o pasaras un mal rato –Le advertí al rubio.


    El solo emitía sonidos semejantes a un gruñido, parecía realmente un muerto viviente con ese acabado aspecto en su cara, ¿habrá sido cosa del Navum?, incluso sigo sin ver a esas chicas que estaban con él, ¿dónde están?, o siquiera, ¿están bien?.


    —Oye colega, mejor hazle caso a Roz, a no ser que quieras que te agujeren como lo hicieron con tu fémina compañera, bueno, tu ex-compañera, ahora está muerta, ¿no? –Comento Alan.


    Reredy no reacciono ni dijo alego entendible, solo estaba allí parado, mirándome con esos sangrantes ojos, emitiendo quejidos como un no-muerto, no mentiré que me sentía incómodo teniendo a semejante imbécil actuando así, en especial observándome con un subnormal.


    —¡AAAAAAAAAAH!.


    Exclamo Reredy como un bramante rugido y se lanzó cargando con su espada de fuego hacia mí, Allum estaba atento y preparado para actuar, como Riha también, yo por mi parte, permanecí tranquilo en mi lugar por una buena y confiable razón..


    ¡TATATATA!...


    Era la dulce melodía de la torrera slime 2.0 haciendo su trabajo, con 12 disparos acribillo de manera efectiva y sin misericordia el cuerpo del aventurero rubio, por más loco que estuviese, no era inmune a las armas de fuego, era su fin, pues los proyectiles lo habían dejado como un queso suizo, echado en el suelo en su propio charco de sangre.


    —Pfff… que idiota –Opine en mis pensamientos.


    —Es extraño –Dijo el tal Ars.


    —Sí, sin duda lo es –Apoya su compañera Camira sus palabras.


    —Entiendo que él haya tenido cierta discrepancia con el chico, pero ese tal Reredy en verdad no estaba pensando por su cuenta, su manera de actuar, es como si fueran las acciones de alguien más.


    También pensaría lo mismo, ¿pero si no fueran sus acciones?, ¿de quién más seria?, mi única conclusión es que posiblemente el Navum le chiflo el cerebro y como era el mayor objeto de rabia que tenía cerca, por instinto de su locura me ataco, esa era mi hipótesis, hasta que algo más relevante y coherente diga lo contrario.


    Mientras tanto, los demás aventureros como Templarios, ante tal escena, no se pudo evitar que terminara llamando la atención, el Enano Creik en especial se acercó al cuerpo del fallecido rubio mirándolo detenidamente, como si sospechara de algo en concreto.


    —Como sea, si con esto termina la noche entonces… -Pensé detenidamente cuando algo interrumpe mi meditación interna.


    Un dolor de cabeza, una enorme jaqueca de la nada se desata en mí, me sentía con un tormentoso dolor cefálico, ¿¡porque de repente me siento tan fatal!?, no es posible que me haya expuesto de manera indiscriminada al Navum, vigile muy bien el medidor y en ningún momento nos hemos hallado con una potencial fuente peligrosa en todo el camino que hemos hecho.


    — ¿¡Entonces porque me duele bastante la cabeza!? –Pensé con mis manos en sobre mi sien intentando aliviar tal dolencia.


    —¿Roz?, ¿¡que te sucede!?, ¡te ves como si sufrieras mucho! –Dijo Riha muy preocupada.


    — ¡Amo!, ¿¡que sucede!? –Intento Allum comprender mi malestar.


    A cada segundo que pasaba, el dolor incrementaba, sentía que me volvería loco, que mi cabeza estuviera a cada paso de estallar, mientras soportaba el dolor noto como el único Sargario del lugar, quien yacía sentado tranquilo con su grupo, se pone pie moviendo sus orejas como si captara algo con su aguda audición.


    Acto seguido toma una roca con solo su derecha lo suficiente grande como del tamaño de una cabeza humana y la arroja con formidable fuerza en dirección de donde Reredy provino, un fuerte quejido inhumano de dolor provino de donde lanzo su piedra.


    Había algo allí y con tanta oscuridad era imposible de ver que era, uno de los aventureros que poseía un arco, saco una flecha la cual lanzo en dirección hacia donde vino aquel ruido sospechoso, la flecha cae en la oscuridad y emite una intensa luz revelándose como un proyectil mágico con el objetivo de aportar iluminación en las sombras.


    —¿¡Que es esa cosa!?.


    Todos nos sorprendimos cuando lo vimos, la flecha revelo con su luz la presencia de una horrenda criatura humanoide de pequeña estatura (unos 120 centímetros de altura), tenía una anormal piel gris, sin presencia de pelo alguno, grasoso cuerpo desnudo carente de genitales, ojos enteramente negros, sin orejas y dientes amarillentos chuecos, pero su característica más llamativa era su cabeza.


    Tenía la forma de un cerebro, palpitaba como un corazón, la criatura emitía sonidos inentendible como si fuera un animal salvaje, la luz de la flecha (la cual cayo a pocos centímetros a su lado) le había ocasionado una ceguera temporal, pues cubría sus ojos con mucho dolor, sobre su abdomen presentaban una leve hinchazón con enrojecimiento, allí fue donde recibió la pedrada del semihumano.


    — ¡Es un “Manipulador del Navum”! –Revelo el Enano Creik con asombro —¡Hay que eliminarlo cuanto antes, es una peligrosa abominación con el poder de manipular la mente de otros y volverlos sus esclavos!.


    Mi dolor de cabeza había desaparecido en el instante en que el Sargario arrojo la piedra, en cuanto a lo que Creik dijo de esa cosa, tenía mucho sentido y a la vez percibí cierta sensación familiar que no sentiría sino estando en mi mundo natal.


    Incluso aunque suene paranoico, creo haber sentido esa misma percepción, cuando Creik nos enseñó sobre los “FTN” o “Fenómeno Trampa de Navum”, ¿cómo explicarlo?, lo que sentí cuando mi cabeza dolía como el infierno y aquel fenómeno de Navum eléctrico se manifestaron, era semejante a la “Sincronía”.


    La capacidad de un Esper para sentir a otro Esper o rastros de energía ESP en las cercanías, similar a cuando uno percibe la magia en el ambiente, ya sea en el terreno, en un determinado objeto o emitido por un individuo, en el tiempo en que esa jaqueca me volvía loco con su insufrible dolor, era como si sintiera también “Sincronía”.


    No tenía sentido, no había algún esper a mi alrededor (salvo yo) y tal percepción desapareció tan pronto mi cabeza ya no dolía, sería demasiado absurdo creer que esa abominación tenia poderes ESP, porque si fuera el caso, debería poder sentirlo, de percibir su naturaleza esper con “Sincronía” ahora mismo en el acto, pero no había nada, solo puedo argumentar ante tal experiencia, que todo lo que percibo sea una mera equivocación mía o un delirio.


    — ¡Todos aquellos que puedan atacar a la distancia!, ¡ataquen a la abominación! –Aconsejo el Enano Creik.


    Los pocos arqueros aventureros tensaron sus arcos contra la criatura, lo mismo hicieron los arqueros y portadores de ballesta del grupo Templario, por mi parte yo desenfunde mi pistola Mauser C96, numerosas flechas imbuida con magia que potenciaba su poder de penetración y balas de un arma de fuego dieron contra la criatura.


    Fueron los proyectiles del Mauser quienes golpearon primero en el cerebro de esa cosa, chorreaba de su interior un repugnante líquido morado que era su sangre y sus restos de masa encefálica esparcidos en el suelo también poseían ese anormal color, la abominación es abatida en el acto y cada uno de los atacantes a distancia cesa su hostilidad.


    —No tiene sentido… -Comenta Creik preocupado acercándose un poco al cadáver del monstruo —Los “Manipuladores del Navum” son considerados una de las abominación más temibles como peligrosas y solo se hallan en lo más profundo de la zona prohibida, nunca jamás se ha visto a uno en las cercanías, ¿qué hace uno aquí?.


    — ¿Una casualidad? –Opina Mecil situándose al lado del Enano guía.


    —Una con muy mala sensación, si una abominación de tal peligrosidad ronda por estas cercanías, quien sabe… que otras cosas de su nivel podrían haber…


    Las palabras del Enano repercutió preocupando a los aventureros de alrededor, sea lo que sea que los Templarios pensaran, me daba igual, pero veía en el rostro de aquellos ejercían el mismo oficio que yo, que el mal presentimiento que todos sentían, no había sino, empezado.


    El viento resoplo con una fresca brisa, tal agradable sensación debería poder calmar los nervios, pero seguía aun preocupado, de que el peligro nocturno aun no había terminado, entonces cuando note como el Sargario movía sus largas orejas como si fueran un par de radares que habían captado algo, mi temor fue confirmado.


    — ¿Qué sucede Syhér? –Pregunto el integrante aventurero de su grupo, el hombre del mostacho y traje rojo semejante a un frac quien revela el nombre de su compañero semihumano.


    —Siento algo acercarse rápidamente y no es solo uno, son varios –Advierte el Sargario con mirada atenta hacia la oscuridad de donde sus agudos sentidos sintieron la amenaza acercarse.


    Tan pronto escuche sus palabras, voltee mirando a Allum y asentí mi cabeza dándole mi mensaje, él replico mi gesto comprendiéndolo al instante.


    — ¿Lo utilizo ahora?, ¿amo? –Pregunto él.


    —No, equípate con armamento básico, no derrochemos nuestra mejor artillería por ahora, al menos hasta que la circunstancia dicte lo contrario –Le ordene.


    Del interior de su cuerpo humanizado, el slime sumerge una mano en su pecho tomando un revolver Colt Python, sujetando el arma con su izquierda, yo recargo mi pistola Mauser con un cargador lleno y la loba al vernos preparados con nuestras armas de fuego a mano, toma su Desert Eagle XP4 armándose con ella.


    —Aquí viene –Dijo un Alan totalmente serio desenfundando sus dagas de empuñadura negra y hojas verdes que llevaba en la cintura


    —Sera una larga noche –Comento el tal Ars tomando su mandoble y su aliada Camira preparándose por igual.


    Todos los aventureros y Templarios habían llevado sus armas predilectas a mano, esperando con paciencia y mentalizados para luchar contra la monstruosidades que se acercaban entre las sombras.


    Un descomunal y monstruoso rugido procede de la oscuridad en dirección de donde las abominaciones se acercaban, su tono era como un chirrido diabólico del inframundo, repercutía en algunos afectándole la moral, poniéndolos nervioso, pero la mayoría se contuvo manteniendo firme su espíritu de lucha, incluyéndome.


    Sea de lo que fuera que haya emitido ese notable rugir, sería sin duda el enemigo “jefe” de esta noche agitada.


    Continuara…



    NOTA DEL AUTOR:


    Del 5 al 22 de diciembre estaré en periodo de exámenes, por lo que mis novelas estarán sin actualizar por esas fechas (a no ser que culminen antes del 22, lo que es dudoso), gracias por su atención y siento la ausencia hasta entonces.
     
    Última edición: 12 Mayo 2018
  6. Threadmarks: CAPITULO 111 LA NOCHE DE LAS ABOMINACIONES VIVIENTES (Parte 2)
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    2772
    CAPITULO 111 LA NOCHE DE LAS ABOMINACIONES VIVIENTES (Parte 2)



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    La primera noche en la zona prohibida y tanto aventureros como Templarios, estaban por luchar por sus vidas, un número desconocido de abominaciones venían por ellos, cada individuo tenía su arma en mano y psicológicamente preparados para lo que se desataría.


    —Ya están a nuestro alcance –Dijo Syhér, el Sargario.


    Oleadas de abominaciones se aproximaban, las primeras bestias en mostrarse eran “Astas Toxica”, ciervos mutados de 6 patas, 4 ojos rojizos, partes sólidos en su pelaje semejante a un caparazón y astas deformes con un líquido verdoso paralizante brotando de unos agujeros.


    A espaldas de ellos, un segundo tipo de abominación se revela, como un jabalí cuya espalda estaba cubierto por un denso pelaje espinoso negro, poseía colmillos crecidos exageradamente cuya punta perforadora deleitaba una potencial amenaza para atravesar gruesas armaduras.


    — ¡Cuidado, ahí vienen “Jabalís Lanzas”!, ¡de ninguna manera intenten defenderse de esos cuernos, atraviesan casi toda protección blindada o mágica con suma facilidad! –Informa el Enano Creik.


    Y para empeorarlo aún más, un tercer grupo de abominaciones aparece a escena, lobos despellejados, carentes de pelaje y rodeados de su asquerosa piel desnuda con numerosos forúnculos que segregaban pus.


    — ¡Eso son “Lobos necrófagos”, sus mordidas y fluidos pueden provocar serias enfermedades mortales, que no toquen su piel! –Advierte el guía Enano.


    Ars con hábil maestría de su mandoble, avanza con su cuerpo reforzado con magia y esquiva las astas ponzoñosas del cerval abominable y situándose a uno de sus lados, le apuñala profundamente con su arma el cuello abriéndoselo en el transcurso.


    Su compañera Camira por otro lado era toda una bestia de batalla, con su pesada hacha doble, partía en dos con astas y carne a los monstruosos ciervos que se le cruzaban, su fuerza era impresionante y aunque la magia influía notoriamente en ello, no dejaba de ser una cualidad impecable en la guerra de piel bronceada.


    El hombre del mostacho y traje rojo, se desplazaba velozmente con su estoque a la mano, perforando en zonas vitales del cuerpo a los lobos necrófagos que enfrentaba, imbuida su arma y cuerpo con magia de viento que aumentaba su velocidad y la fuerza de penetración del filo de su estoque.


    Su compañero el adolecente rubio con vestiduras semejante a un clérigo, con su maza en mano y escudo rodela, ataca invocando esferas amarillas que golpean a los numerosos objetivos que se acercaban demasiado haciéndolos retroceder, hasta que un jabalí lanza logra rechazar uno de sus proyectiles.


    La bestia se acercaba al vulnerable y asustado aventurero rubio quien entre los nervios, estaba paralizado para actuar en su defensa, Syhér, su aliado Sargario actuó para salvarle, no uso el escudo pesado de su mano izquierda para bloquear la ofensiva del monstruo, pues el guía Enano había advertido que era un fatal error hacerlo contra un jabalí lanza, por lo que se valió de la alabarda de su mano derecha y aplasto la cabeza de la abominación con una descomunal fuerza.


    Evito los letales colmillos de la criatura y mato al jabalí aborrecible, salvando a su joven compañero de ser herido de gravedad o peor aún, de perecer.


    —Gracias Syhér… ¡cuidado! –Le advirtió su joven compañero rubio.


    Tres lobos abominables se acercaban por su retaguardia, bloqueo con su escudo al que más cerca tenia de morderle y contraataco con su alabarda matando a dos de ellos, el tercero con agilidad aprovecho el sacrifico de sus dos aliados lupinos corrompidos y se coló por la espalda del semihumano con vía libre de saltar e incrustar sus fauces enfermizas en la carne de su espalda.


    El abominable animal realizo su inminente salto, el Sargario consciente de su presencia no podría darse vuelta a tiempo para evitarle y su compañero aventurero rubio no reacciono a tiempo para defenderle, si recibiera una mordida de aquella criatura, era propenso a contraer alguna afección desconocida que pudiera matarle y para rematar su compañero del mostacho y traje rojo estaba luchando contra otras abominaciones, ni él ni nadie de su grupo podía acudir en su ayuda.


    ¡BAM!


    Un disparo certero, un letal proyectil de un arma que a la percepción del Sargario era desconocida pero creía que su naturaleza era completamente mágica, acude en su momento de necesidad, una bala acierta en la sien del lobo necrófago, desviando su trayectoria y matándolo a la vez.


    Rozuel desde varios metros, intercepto a la bestia que iba a herir al semihumano y disparo eliminando a la criatura para salvar a un miembro aventurero de un grupo ajeno al suyo, el Sargario estaba impresionado, pues nunca había visto tal muestra de preocupación más que de solo sus compañeros.


    Pero allí mismo lo atestiguo, como un semihumano de una raza despreciada por otros, no era considerado alguien que valiese la pena salvar, pero aquel chico de cabello corto marrón y ojos grises, con su pistola Mauser C96, había mostrado todo lo contrario a lo que vivía habitualmente.


    ¿Por qué ese chico desperdicio una de sus balas por el semihumano?, por dos validas razones, Rozuel era consciente de aquel Sargario le había salvado del “Manipulador del Navum” cuando su mente casi cae a su control como lo hizo con Reredy, por lo que le devolvió el favor.


    Además de que él, no era alguien que veía a los Sargario con malos ojos, por mucho que sea la mala reputación que tuviese dicha raza, Roz no se fiaba de rumores o afirmaciones incoherentes, las acciones y actitudes de los demás eran su manera de evaluar a aquellos que tenía cerca.


    __________________________________________________________________


    La Lupian eliminada con precisa puntería a toda abominación que estaba en la mira de su Desert Eagle XP4, en cambio el pegajoso slime humanizado…


    —Ya queden menos de la mitad, amo –Informo Allum mientras disparaba de su revolver.


    Al quedarse sin balas, el slime de su interior trae 6 cartuchos que lleva a su mano desplazándolo por su pegajoso cuerpo, estas se adhieren en forma circular y se pegan en la palma de su mano, para luego colocar los seis en el tambor al mismo tiempo, realizando una efectiva y veloz recarga.


    El revolver Colt Python tenía una potencia de fuego mayor a muchas pistolas, pero su desventaja era su limitada cantidad de disparo resumida en 6 tiros y que para recargar se debía colocar cada munición en el tambor de forma manual, lo que hacia un sistema de recarga más lenta en comparación a una pistola que se vale de cargadores.


    Gracias a su morfología de slime, Allum es capaz de compensar la debilidad de recarga, realizando con la ayuda de las propiedades de su cuerpo, el conseguir una recarga completa del revolver en tan solo un tiempo estimado de 5 segundos.


    Rozuel por su parte se valía únicamente de la Mauser C96 con el cual abatía a la mayoría de las abominaciones de un tiro (a otros de dos y algunos pocos de tres) con hábil puntería en zonas críticas, además la torreta Slime 2.0 brindaba fuego de apoyo, siendo una ametralladora con un calibre igual a un rifle de asalto, no había monstruos que no terminara acribillado con sus proyectiles.


    — ¡Yo también quiero un poco de diversión, jeje! –Exclama con entusiasmo Alan.


    Desplazándose velozmente, el joven aventurero brinca cayendo sobre la espalda de un Astas toxica, y blandiendo sus dagas de empuñadura negra y hojas verdes, con destreza apuñala la izquierda y derecha del cuello de la criatura antes de que esta pudiera reaccionar a la presencia del chico.


    Alan salta y el ciervo abominable se tumba contra el suelo muriendo por sus heridas, el aventurero pelinegro no se detiene allí y estando aun en las alturas, toma algunas cuchillas de los numerosos bolsillos forrados en su chaleco arrojando 3 de ellos a tres abominaciones en concreto.


    Sus blancos fueron un Astas toxica, un jabalí lanza y un lobo necrófago, cada uno recibiendo la cuchilla justo sobre la frente, pero las cuchillas poseían poca fuerza de penetración, por lo que estas no atravesaron de forma vital la cabeza de los blancos atacados, solo se clavaron lo suficiente para quedar adheridos a ellos.


    —Y ahora viene lo ruidoso –Comenta Alan tras tocar suelo sin problema y mirando fijamente a las abominaciones que ataco a distancia.


    Las tres cuchillas revelan un pentagrama mágico sobre la hoja y acto seguido explotan con la suficiente fuerza para reventar buena parte de la cabeza de las tres abominaciones culminando con sus vidas.


    —Valió la pena invertir en esas cuchillas encantadas explosivas, sí señor –Dice Alan con satisfacción con sus brazos en su cadera.


    __________________________________________________________________


    El escuadrón de Templarios también relucía sus fuerzas contra las abominaciones, su grupo conformado tanto por magos como no magos, especializados con armas cuerpo a cuerpo o a distancia, combatían con organización y trabajo en equipo contra las criaturas de a su alrededor, de momento solo 2 de sus integrantes habían sido heridos, dos escuderos no magos.


    —Esto es demasiado fácil –Dijo el Comandante Frederic tras eliminar a otro lobo necrófago, sumando un total de 5.


    En su mano derecha empuñaba la cimitarra con el cristal rojo incrustado en la empuñadura, en su cintura guardaba sin usar la espada liviana con un cristal amarillo en la empuñadura.


    — ¿Mmm?, bueno eso parece algo más entretenido.


    Un grupo de tres abominaciones se dirigían rápidamente con intenciones de embestirle, eran un trio conformado por un Astas toxicas y dos jabalís lanzas, el comandante Templario sonríe con placer malicioso y desenfunda la segunda espada con su mano izquierda.


    —“Que la centelleante luz los detenga…”


    El comandante Templario clava la espada liviana en el suelo, cuando las abominaciones estaban a tan solo unos metros de distancia de él, el cristal amarillo de la empuñadura comienza a manifestar poder mágico y sobre el suelo una corriente eléctrica se moviliza electrocutando al trio monstruoso.


    Esta acción provoca que se detengan y queden aturdidos como inmovilizados, el comandante hace uso entonces de la cimitarra el cual despierta su poder mágico, Frederick con pasos sobrehumanos corta a la mitad la cabeza del ciervo abominable y apuñala el corazón de ambos jabalís, los daños producidos deleitaban un notable calor humeante en la carne lacerada.


    —“Y el fuego los juzgue”.


    El comandante observando el panorama a su alrededor, era evidente la victoria tanto de los suyos como de los aventureros contra las abominaciones, pero lo más había llamado su atención, estaba en dirección hacia donde estaba Roz y compañía, específicamente, en las armas “inusuales” que él como los suyos empuñaban.


    __________________________________________________________________


    La última criatura es abatida por Mecil Devon, el maduro hombre luchaba envuelto en su capa marrón con una espada normal en manos, la hoja cubierta de sangre revelaba haber matado a varias abominaciones con ella.


    — ¿Por fin acabo? –Pregunto un aventurero.


    Un fuerte rugido procedente de la dirección de donde vinieron las abominaciones, resuena en la oscuridad, la lucha aun no había acabado, algo más grande y peligroso se acercaba hacia ellos.


    — ¡Arqueros, disparen flechas de luz! –Ordeno Frederic a un puñado de tres arqueros.


    Tres flechas con magia de luz para iluminar son disparadas en dirección que procede tal bramido, los proyectiles tocan suelo y su magia surge efecto proveyendo la iluminación de campo deseado, revelándose a la atemorizante criatura que se escondía entre las sombras.


    Más de uno habrá reaccionado con fuerte impresión de miedo o nervios, pues aquello se presentaba como una repulsiva masa viviente carnosa de 5 metros de alto y 7 metros de longitud, carente de cara, ojos y extremidades, alrededor de su cuerpo poseía numerosos tentáculos y destacaba principalmente un orificio vertical que abriéndose exponía una horripilante boca con cientos de colmillos semejantes a estacas.


    —¿¡Que es esa cosa!?, ¡jamás había visto a una abominación como esa! –Expresa Creik el guía enano sumamente perplejo —¡He estado por años en la zona prohibida, he avistado numerosas abominaciones, pero esta es la primera vez que me encuentro con algo como esa cosa en toda mi vida!.


    La persona que más sabia sobre las formas viviente y hostiles de la zona prohibida, estaba anonado con tal presencia repulsiva, lo que sugería un mal augurio, la monstruosa criatura se desplaza en dirección hacia los grupos, extendiendo 6 tentáculos para atrapar a unos cuantos de ellos.


    Sus inhumanas extremidades toman rumbo hacia donde estaban los aventureros, la mitad de los tentáculos son rechazados por la resistencia de los bravos guerreros, pero los restantes consiguen su propósito de atrapar su presa, dos hombres y una mujer son capturados y llevados hacia el monstruo.


    —¡No, no lo harás!.


    Un aventurero blandiendo su larga espada, acude en ayuda de los necesitados, se trataba de Terius, refuerza su cuerpo y espada con magia, alcanzando a los tentáculos, cortándolos y liberando a los suyos, acto seguido mira fijamente al repulsivo monstruo y carga de forma directa hacia él.


    La abominación responde a su desafío, defendiéndose con sus numerosos tentáculos, estos se estiran para interceptar a Terius, pero el hábil hombre no es un blanco fácil y evade como corta los tentáculos que se le aproximan, sin embargo, el monstruo tenía una capacidad regenerativa lo suficiente problemático para recuperar un nuevo tentáculo en pocos segundos de ser cortado alguno.


    Dificultaba el paso del mago, pues Terius se veía cada vez más arrinconado cuando el monstruo aumentara el número de tentáculos para tratar con él, los demás aventureros no pensaban quedarse quieto y darían lucha contra la abominable bestia, el primero en acudir a la ayuda fue Mecil.


    Con solo empuñar una espada normal fortalecida con su magia, el burocrático miembro del gremio de aventureros denotaba pese a su avanzada edad una formidable velocidad de movimiento como de ataque, despedazaba mientras avanzaba todo tentáculo que se le cruzaba en su camino y junto a Terius a su lado, el dúo estaba por alcanzar al monstruo.


    Numerosos proyectiles desde flechas y ataques de energía mágica lanzados por los dos grupos (Aventureros y Templarios), entorpecían a la criatura en su intento de defenderse de los dos aventureros que se le aproximaban.


    Pero ya era tarde, tanto Mecil como Terius estaban a escasos centímetros a distancia de él, con sus armas en alto, propinan un corte potenciado con su magia imbuida en las hojas, ocasionando un inmenso daño en el monstruo que le deja notables heridas sangrante.


    — ¡Los dos, retrocedan! –Advirtió Rozuel.


    El dúo voltea viendo al muchacho cerca, sus pies estaban cubierto con metal, mismo proveniente del Intense Iron, Rozuel también se había movilizado con intención de plantarle cara al monstruo, en su mano derecha sostenía una granada a la cual retira el anillo de seguridad.


    — ¡Ahora! –Arrojándola hacia el monstruo.


    Mecil y Terius hacen caso al aviso de Roz, la granada es tragada por la abominación, el muchacho de cabellera corta marrón toma distancia también y observa el resultado de su jugada, le granada explota en el interior de la bestia ocasionando un daño aún mayor comparado al ataque del dúo.


    El abominable ser vomita sangre mientras se agita con locura bramando de dolor, la granada había destrozado casi toda la parte inferior de su cuerpo, sus movimiento de agonía se enlentecen hasta que finalmente estos cesan.


    Su cuerpo empezó a desinflarse y luego paso a convertirse en restos de una baba pegajosa roja que desprendía un fétido olor, tanto Roz como Mecil y Terius se alejaron de la vencida abominación tras asegurar que finalmente había sido eliminado.


    La amenaza de las abominaciones había culminado, ahora solo quedaba que los grupos atendieran a sus heridos.


    Continuara…



    EPILOGO:


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Un globo ocular de iris inhumano con un par de alas de murciélago, sobrevolaba sigilosamente alrededor del montado campamento de los aventureros y Templarios, había observado de principio a fin la batalla ocurrida entre ellos contra las abominaciones, poseía una visión desarrollada que le permitía ver en la oscuridad.


    Todo lo que su único ojo captaba, era transmitido a la percepción visual de su amo, al enigmático encapuchado de negro de baja estatura, brazos metálicos y portador en su extremidad derecha de la insignia de la Unión Soviética, quien a varios kilómetros fue espectador todo lo que su criatura le transmitió.


    —Lograron vencer al espécimen de prueba, era de esperarse –Dice en voz alta.


    El enigmático individuo yacía sentado sobre un enorme contenedor de metal, con un tamaño para abarcar en su interior a una criatura de 5 metros de alto y 7 metros de longitud.


    —Al “Premier” no le va a gustar esto –Suspira y se baja del contenedor —Ahora nos toca a nosotros.


    A su alrededor numerosos hombres lagartos envuelto con armadura en todo el cuerpo se agrupan a sus órdenes.


    Continuara…
     
  7. Threadmarks: CAPITULO 112 AMANECER ROJO
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3008
    CAPITULO 112 AMANECER ROJO


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    La batalla contra las abominaciones había llegado a su fin, de momento, tras la lucha quedaron las consecuentes secuelas, heridos en los dos lados, por el lado de los Templarios dos escuderos no magos fueron las víctimas, el primero atravesado por un jabalí lanza en el abdomen, aún vive, pero su estado es crítico y los usuarios con magia curativa no dictan mucho de mejorar su condición.


    El segundo fue mordido en el brazo por un lobo necrófago, el primer síntoma que está padeciendo es fiebre y cansancio. Por la parte de los aventureros, contando las bajas desde Reredy y las chicas compañeras suyas que están desaparecida (y a estas alturas dadas de baja), 3 fallecidos y 3 heridos.


    Uno fue tocado por los cuernos de un astas toxica, recibiendo un veneno paralizante que lo ha dejado inmóvil por un par de horas, sobrevivirá pues no tiene lastimaduras serias o moderadas, el segundo fue apuñalado por un jabalí lanzas en el brazo derecho, en este momento el adolecente rubio del grupo del hombre del mostacho, está atendiéndole.


    De su mano revela magia curativa en forma de una energía amarillenta que envuelve la herida del miembro para aliviar el dolor, detener la hemorragia y posiblemente evitar alguna infección, luego envolvieron su brazo con una venda, el tercero se llevó la peor parte, pues fue mordido por un lobo necrófago en el hombro derecho.


    Además de haberle dejado una notable marca de sus fauces, el aventurero en cuestión empezó a presentar síntomas aún más intensos que el Templario enfermo, no solo fiebre y cansancio tenia, incluso llego a vomitar, no había magia o poción curativa que pudiera sanar su estado, solo calmar su aflicción y dejar que la suerte haga el resto.


    Tanto Allum, Riha y yo, volvimos a situarnos alrededor de nuestra fogata, me ocupaba de abastecer la munición de la Torreta Slime 2.0, llevaba la munición de reserva almacenada en la pequeña caja metálica de la cintura.


    — ¡Esa cosa también es realmente impresionante! –Opino Alan.


    No había notado su presencia hasta que hablo, estaba a unos cuantos centímetros a mi lado, mirando a la torreta con ojos inmerso en la fascinación.


    — ¡La forma en que eliminaba a las abominaciones con facilidad y los destrozaba, genial, y ese ruido intimidante que hacia cuando disparaba lo que sea que fuera con lo que mataba a los monstruos, es alocadamente genial!.


    — ¡Si, las creaciones de Roz son increíble!, ¿¡verdad!? –Una animada Riha contagiada de la fuerte admiración de Alan le da charla sobre el tema.


    — ¡Si, son espectaculares, una genialidad de otro mundo! –Alabo el aventurero pelinegro.


    —¡Lo sé, podría hablar sobre lo espectacular que es todo un día y no me cansaría!.


    Y los dos se dispusieron a charlar sobre lo “asombroso, impresionante, genial, único, bello y un largo etc” que eran mis armas de fuego, decidí ignorarlo, aunque para un inventor ser idolatrado por sus creaciones era parte del crédito, no podía perder el tiempo con triviales emociones, la zona Prohibida ha dejado claro en su primer día lo muy peligrosa que es.


    Aún recuerdo la charla que Mecil y Creik tuvieron hace un momento sobre las abominaciones que nos atacaron, en especial aquella gigantesca que liquide con la granada.


    __________________________________________________________________


    FLASHBACK: Media hora antes


    Los primeros minutos se llevaron a cabo para ir por los heridos y comenzar los tratamientos para sus heridas, estaba volviendo a la posición de la fogata con los demás cuando los escuche a los dos charlar de ello…


    —Un “Controlador Navum”, una oleada de tres tipos de abominaciones que atacan en conjunto y ese enorme monstruo… algo anda mal aquí –Argumenta un preocupado Creik.


    — ¿No es muy usual que esto ocurra? –Le pregunta Mecil.


    —Para nada, ¡esto es sumamente anormal!, las abominaciones nunca han atacado como una manada, jamás se ha visto a jabalí lanzas con lobos necrófagos juntos sin que estos se matasen entre ellos y lo mismo diría con los astas toxicas incluyéndolos, esto… esto no tiene sentido, no debería haber ocurrido, por eso algo anda mal –Expreso el enano guía.


    —¿Qué piensas al respeto?, ¿qué ideas tienes sobre lo que está ocurriendo?.


    —Una inquietante certeza, esa cosa enorme creo que puede tener mucho que ver, jamás había visto a un tipo de abominación como esa y que empezara a ocurrir todo esto tras la aparición de esos hombres lagartos con armaduras, siento que estamos lidiando contra algo realmente grande y peligroso, algo que supera por mucho nuestras capacidades, algo… inaudito de este mundo


    __________________________________________________________________


    PRESENTE:


    Incluso Creik comprende lo peligroso que esto se ha vuelto, desde que vi la marca de la Unión Soviética, aun me cuesta aceptarlo, digerir que realmente esté relacionado con todo esto, que su aparición solo sea mera casualidad, pero en el fondo sé que solo me engaño en vano, intento rechazar la idea de que realmente hay soviéticos en este mundo medieval de magia.


    —También creo que ese artefacto que tiene es bastante impresionante.


    Recibo los elogios de parte el enigmático aventurero Ars quien yacía sentado alrededor de la fogata junto a su compañera Camira.


    —Más me impresiona saber que eres el creador, ¿eres un inventor de artilugios mágicos? –Me pregunto.


    —No, solo soy un adolecente y un aventurero por oficio, nada más que eso –Conteste.


    —Joven y de admirable habilidades –Opina alguien más


    El aventurero del mostacho se había acercado hacia nosotros en compañía del Sargario y el adolecente rubio.


    —Pasaba para saludar y agradecerte por salvar a mi compañero Syhér, no muchos se tomarían siquiera en decirle “hola” a un Sargario –Dijo el aventurero del mostacho —Soy Rahul, el joven a mi lado es Pitt y nuestro amigo grandote es Syhér.


    —Estoy sinceramente agradecido por haberme ayudado, joven aventurero –Agradece el Sargario de nombre Syhér bajando su cabeza en señal de respeto.


    — ¡G-gracias por salvar a nuestro amigo, señor…! –Da las gracias por su parte el aventurero rubio llamado Pitt.


    —Rozuel, Rozuel Drayt, pero con Roz basta y sobra –Me presente —Agradezco sus palabras, aunque la razón del porque lo hice es porque tu también salvaste la mía, cuando le lanzaste esa piedra a la abominación oculta, impediste que esa cosa dejara de agredirme, me estaba carcomiendo la cabeza con un intenso dolor que de haber seguido, podría haber terminado como él –Señale el cuerpo de Reredy.


    Su cuerpo acribillado por las balas de la torreta, aun seguía allí tirado, era el único cadáver humano en el lugar, la sola idea de que nadie se pensara en enterrarle o cubrir con una manta o lo que sea su cuerpo carente de vida, dejaba en claro el respeto como ser humano que sentían por él.


    —En cualquier caso, has ayudado a uno de los míos, tienes mi gratitud –Comento Rahul.


    — ¿Quieren acompañarnos? –Propuso Ars —Cuanto más hayan con quien hablar alrededor del cálido fuego, más reconfortarte es la compañía en este inhóspito sitio, ¿no lo crees?.


    —Me has quitado las palabras de la boca –Dijo Rahul concordando con Ars.


    De esa manera alrededor de la fogata se sumaron ellos, entre nuestro grupo, Alan, Ars y su compañera, el aventurero del mostacho, el adolecente rubio y el Sargario, éramos un conjunto extraño a los ojos de otros.


    No negare que una charla entre todos nosotros se sintió reconfortare como el mismo sujeto del casco lo dijo, ¿cuándo fue la última vez que tuve una plática amistosa entre tantos rostros?, posiblemente no sean muchas las ocasiones para experimentarlas, de entre toda la charla, un tema interesante surgió en medio.


    — ¿Han oído hablar sobre el “Djinn” de la zona prohibida? –Les pregunto Rahul.


    —Mmm… yo lo escuche nombrar algunas veces, pero nunca supe que era –Dijo Alan.


    —También he escuchado esa palabra, pero nunca la historia de por medio –Comento Ars.


    Rahul relato que cuando la zona prohibida se creó, con los primeros años posteriores también lo hizo una poderosa entidad, bautizado con el nombre de el “Djinn”, nacida del mismo Navum, se dice que solo se encuentra en el corazón de donde todo empezó, la ciudad de Prayt, en las instalaciones abandonadas de los Enanos donde reside el cubo de donde proviene la energía Navum.


    Pero dado a la inmensa cantidad de concentración de dicha energía por los alrededores de la desolada ciudad, es extremadamente difícil circular allí sin exponerse a morir por envenenamiento, pero lo imposible era sobre todo intentar poner un pie a las cercanías de aquella instalación donde yace el cubo.


    Según se descubrió, alrededor de las instalaciones abandonadas, reside a su alrededor una especie de barrera hecha de Navum que apenas con solo tocarla, es capaz de matar de inmediato a cualquiera que intente cruzarla, no existe protección alguna para evitarla o resistirla, por esa razón nadie ha podido poner un pie en aquella instalación.


    Se cree que el “Djinn” es el responsable de crear la barrera, la mayoría de los buscadores de cristales de Navum consideran su existencia más que solo una leyenda, una fuente de poder anhelada, pues se cuenta que quien logre encontrarse al Djinn, podrá hacerse con todo su inmenso poder y el control a voluntad del Navum.


    —Un poder que dio forma a la zona prohibida, si alguien se hiciese con ello, se volvería el amo y rey de este sitio –Comento Rahul.


    —Pfff… ¿y solo conformaría con la zona prohibida?, creo que si ese “Djinn” tiene tanto poder como se dice, quien lo obtenga, codiciaría mucho más –Opino Alan.


    —Cierto, de un gran poder muchas cosas pueden surgir, incluso un hombre de malignas ambiciones –Opino Syhér.


    —Mmm… pensar que solo una leyenda residente de esta zona olvidada de la mano de Deux, podría albergar tal medio para desatar una calamidad sobre Gresswold –Expreso Ars.


    —Pero solo es una leyenda, ¿verdad? –Pregunto con cierta preocupación Pitt.


    Pero la respuesta fue un incómodo silencio que duro casi un minuto.


    —De cualquier manera, sea o no una leyenda, dudo mucho que este encargo nos lleve a parar en la ciudad de Prayt –Dijo Alan.


    —Sería bastante problemático si los responsables de todo esto se encontraran allí, pues el encargo en cuestión supondría un peligro que estaría fuera de nuestras manos –Opine.


    —Y de ser algo que aventureros como nosotros no podamos lidiar, el encargo quedaría anulado –Dijo Rahul.


    —Pero igual cobraríamos una cierta parte del trabajo como quedo acordado –Recordó Alan en voz alta aquel detalle de la paga.


    Siendo el principal sospechoso un posible Trotamundos, temo que las circunstancias puedan realmente salirse de las manos, pero lo peor es que el “Nexus” también podría estar implicado o lo estará muy pronto, Einquel ya me lo advirtió, de seguro ya debe estar en la zona prohibida, a su manera está haciendo las cosas aquí, seguro que pronto lo volveré a ver.


    En cuanto al resto de la charla, se volvió ordinaria y en cierta parte aburrida, al final la culminamos para irnos a dormir, el descanso es vital para despertar con el mejor rendimiento posible, en la zona prohibida estar lo mejor preparado no era mera opción, era una ley de supervivencia.


    Allum, Riha y yo nos fuimos a nuestra tienda levantada, tras apagar la fogata, deje preparado la Torreta Slime por seguridad y finalmente me fui a dormir, las camas de las tiendas eran dos sacos hechos de una cómoda y calidad piel que estaban lo suficiente alejados entre los dos, de momento prefiero las cosas de esta manera y por suerte la Lupian parecía entenderlo (por ahora).


    __________________________________________________________________


    Me desperté, aún era de noche, todos estaban dormido sin duda alguna, Riha en especial parecía alguien con el sueño pesado, dormía con una postura tan relajada que ignoraba estar en uno de los sitios más peligroso de este continente, Allum por otro lado se encontraba durmiendo en su forma de slime como siempre a mi lado.


    Cuidadosamente me levante y salí de la tienda evitando despertar a los dos, como era de suponer estaba completamente oscuro y no había un solo aventurero despierto, o quizás había alguien haciendo guardia, no podía verle bien con esta oscuridad, Alan quien se había unido a nuestro grupo dormía en el suelo alrededor de los restos que usamos para hacer la fogata.


    Me aleje unos 3 metros de la tienda, tomando con mi mano izquierda una pequeña porción de metal de la caja metálica, la mire detenidamente intentando de nuevo aquello que había descubierto hace tan solo un año y medio.


    —¿Amo?.


    —Te desperté, disculpa por eso.


    Allum se había levantado también, notando rápidamente mi ausencia en la tienda y saliendo a buscarme en su forma humana, me miraba preocupado sabiendo lo que hacía.


    — ¿Es sobre esa habilidad de nuevo? –Me pregunto.


    —Un nuevo don con tantas puertas… –Dije.


    En mi mente lo imagine y el trozo de metal se expande transformándose en tan solo unos segundos en una moderna pistola con mira laser y visión nocturna, no era mi habitual poder ESP de moldear el metal, había despertado algo nuevo.


    La pistola sin embargo no duro mucho tiempo, empezó a derretirse y termino convertido en un charco gris de metal líquido inservible, mi poder no tenía autoridad o influencia sobre aquellos restos que alguna vez se habían convertido en lo más cercano a una autentica arma de fuego en todo los aspectos modernos de mi mundo natal.


    —Y tantos inconvenientes aun –Complete mi oración.


    — Deberíamos volver a la tienda, amo, es mejor para usted que duerma –Me aconsejo mi pegajoso compañero.


    —Cierto… es lo mejor.


    Sentí un leve mareo, producto de un consumo excesivo de Psi, aún era un don inmaduro, gestándose en mis células ESP, la primera vez que lo descubrí quede tan impactado que pensé que todo era producto de un demencial sueño cruel que intentaba fastidiarme psicológicamente, cuando comprendí que era real, yo pude confirmar que era un…


    — ¿No es demasiado tarde para un aventurero estar despierto a estas horas? –Me pregunto alguien acercándose a mí.


    Resulto ser la persona que menos esperaba entablar una charla, el comandan Templario Frederic, en sus manos sostenía un farol iluminado por una piedra mágica de luz.


    —Lo mismo podría decir de usted –Conteste de mi parte.


    —Alguien tiene que hacer guardia para velar por mis hombres, ya que dieron una espléndida lucha contra esas abominaciones, decidí darle la noche para que descansen, ¿no soy un comandante considerado? –Argumento él.


    Considerado o no, no dejaba de darme una mala vibra en torno a él, incluso diría que la torreta me acompañaba en el sentimiento, pero el arma automatizada por medios mágicos apunto al comandante Templario porque se encontraba a una distancia sospechosa y estaba en su programación hacerlo, pero no disparara hasta que él haga algo que se considere hostil.


    —Le pediré por favor que se aleje, aquella cosa tiene la orden de atacar a todo lo que se acerque demasiado, incluyéndole –Le sugerí.


    —Entiendo, disculpa las molestias –Dijo dándose la vuelta y a punto de marcharse —A propósito, tienes artefactos mágicos bastante interesante, ¿has pensado alguna vez en presentarlo ante los Templarios?, podrían recibirte bastante bien entre sus filas y puedo asegurarte que la vida de un comandante, es bastante alentador.


    —No tengo planes de compartir mis creaciones con los Templarios o cualquier otra orden –Dije con sinceridad.


    —Es una verdadera lástima, ver ese talento desperdiciarse como un aventurero, hasta luego chico, mantente siempre en alerta y cuídate de los peligros de a tu alrededor, nunca se sabe cuándo algo en la zona prohibida podría arrebatarte la vida en cualquier momento –Se despidió dedicándome aquella advertencia.


    Las cosas se tornaron tranquila para cuando el comandante finalmente se perdió a la vista y quedamos Allum y yo.


    —Ese humano me da una mala sensación –Opino el slime de metal —Amo, es mejor mantener distancia de él.


    —Sí, lo sé.


    Volvimos a la tienda y nos fuimos a dormir, como esperaba, Riha seguía dormida y no nos escuchó.


    __________________________________________________________________


    El amanecer de un nuevo día, el primero en despertarse fue la Lupian quien hizo de despertador quitándome el sueño de una lamida en el rostro.


    —Hora de despertarse Roz, nos espera un largo día de aventuras –Dijo una toda entusiasmada Riha.


    —Agradecería que me despertaras como cualquier persona corriente lo haría, con las manos o las palabras y no babeándome el rostro –Comente.


    Los tres salimos de la tienda viendo los primeros rayos de sol salir, con la noche culminada, el trabajo vigilante de la torreta también término, por lo que la comprimí a su forma de canica y la guarde en la caja recipiente metálica, Riha se mantenía ocupaba con la tienda junto a Allum.


    Los aventureros y Templarios también se estaban preparando, pues la mayoría ya estaba despierto y desmontando las tiendas y guardando sus sacos de dormir.


    —Buenos días, compañero –Saluda un Alan totalmente lucido y animado —¿Eh?, ¿qué es eso?.


    Alan señalo algo que capto no solo su atención o la mía, sino incluso de casi todos los presentes, algo se encontraba de pie a unos cuantos metros de distancia.


    — ¿Quién es ese? –Pregunto el aventurero pelinegro.


    Alan confirmo que aquello a la distancia era alguien, una persona, sus rasgos eran una baja estatura y cubría su cuerpo con una túnica negra con capucha, era de esperarse que incomodara a casi todos los aventureros o Templarios, uno podría creer que se trata de un buscador de cristales de Navum de tantos que rondan ilegalmente en la zona prohibida.


    Pero la mayoría pareciera sostener lo contrario, incluyéndome, la sola presencia de aquel enigmático sujeto era sin duda sospechosa y aquellas sospechosas pronto se convirtieron en inquietud cuando vimos lo siguiente.


    Docenas y docenas de hombres lagartos cubierto de aquella armadura en todo el cuerpo, igual a aquel cadáver de muestra que vimos en el cuartel de los Enanos, se habían agrupado a espaldas de aquel enigmático individuo de baja estatura, era a quienes estábamos buscando y ellos fueron quienes dieron con nosotros, nos superaban en inmenso número.


    Continuara…
     
  8. Threadmarks: CAPITULO 113 FUERZA DE EMBOSCADA
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    2388
    CAPITULO 113 FUERZA DE EMBOSCADA



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Los hombres lagartos que estábamos buscando finalmente han aparecido ante nosotros, por su propia voluntad, bajo la guía de un enigmático encapuchado de negro con baja estatura, ¿quién era él?, ¿y era humano siquiera?.


    —Ustedes proceden del reino de Luthe, ¿no es así? –Hablo el enigmático individuo denotando una voz masculina.


    —¿¡Tú eres el responsable de los raptos en las aldeas!?, ¿¡son esos hombres lagartos cosa tuya!? –Hablo Mecil Devon.


    —Jejeje, aunque sería un placer llevarme el mérito, toda obra es parte del plan de la mente brillante del “Premier” –Respondió él.


    — ¿”Premier”? –Replica Mecil sin la menor idea.


    Con oírle decir “Premier”, ya era totalmente oficial, realmente el responsable de todo esto tiene una directa fijación a la Unión Soviética, pues el “Premier” era el equivalente al presidente del país, básicamente el Premier era el cargo que ejercía el jefe de estado de la extinta URSS, como lo fueron figuras reconocidas como Lenin o Stalin.


    —Abrir diálogos con ellos es un gasto inútil de fuerzas, hemos encontrado a los responsables de los crímenes de secuestro, ¡encarguémonos de ellos cuanto antes! –Dijo en voz alta el comandante Frederic.


    — ¡Espere comandante!, ¿no lo ha oído?, él no es la mente maestra de todo esto, hay alguien más, ese tal “Premier”, debemos averiguar más sobre él –Sugirió Mecil.


    —Podremos averiguar todo lo que sea, una vez que acabemos con esos lagartos abominables y capturemos a ese enano, es lo más lógico, ¿no lo cree así, mi estimado Mecil?.


    El burócrata del gremio de aventureros no objeto, como si quisiera evitar una discusión innecesaria y dada a la situación que teníamos, era comprensible, el enemigo estaba a solo unos metros de todos nosotros, nos superaban en número y su inminente aparición no es coincidencia, quieren eliminarnos porque saben que vamos tras ellos.


    — ¡Soldados, a las armas! –Ordeno el comandante a sus Templarios.


    — ¡Aventureros, atentos y en guardia! –Aconsejo Mecil a los suyos.


    Mientras tanto yo… mire detenidamente el cielo, no sé si lo hizo por instinto o casualidad, entonces observe un círculo mágico morado formado en medio del aire, tres luces esféricas del mismo color surgieron de esta girando alrededor de dicho círculo.


    — ¿Qué es eso? –Pregunte con dudas.


    Las luces se hicieron un poco más grande y luego dejaron de girar, uno de ellos empezó a caer a gran velocidad e impacto a unos pocos metros al frente de ambos grupos explotando, el fuerte impacto levanta una inmensa cortina de humo, antes de que mi visión fuera entorpecida por esta, note el caer de otra de esas luces explosivas.


    ¡KABOOM!


    La tercera también fue arrojada y dudaba de que fuera a ser la última, oí atentamente los sonidos de la confrontación, aquellos hombres lagartos de armadura se habían lanzado al ataque aprovechando esta pantalla de humo, pude oír una cuarta explosión igual de potente a las anteriores, estos tipos nos están atacando tanto por aire y tierra.


    Una de esos escamosos blindado se me balanceo por la izquierda aprovechando esta cortina para tomarme por sorpresa, haciendo uso de zarpas metálicas adherida a su vestimenta defensiva, dirigió su ataque hacia mi esternón.


    Un proyectil en forma de estaca surge de mi lado y golpea en la cabeza de la criatura, no atraviesa su blindaje, pero la contundencia del golpe interrumpe su ofensiva haciendo que se detuviera, aprovecho esta ocasión para apuntarle con la pistola Mauser C96, disparo a la altura de su frente, la bala perfora su defensa y atraviesa su cabeza.


    —Su blindaje no es tan resistente contra las armas de fuego por fortuna –Dije en mis pensamientos.


    Aunque lo cierto es que esta Mauser C96 no era ordinaria, su largo cañón es producto tanto de mis poderes ESP como de la intervención de procesos mágicos introducidos sobre la estructura de esta, el cañón cuenta como un medio “potenciador”, además de realizar disparos normales, al hacer uso del efecto mágico del cañón activo una de sus dos modalidades.


    Modalidad 1: disparo certero, casi como un misil guiado, al apuntar sobre un objetivo, el cañón como si emitiera una mira laser invisible hecho de mana, enfoca sobre el blanco y la bala disparaba se desplaza siguiendo al objetivo apuntado, incluso si el enemigo objetivo se moviera a un lado para esquivarlo, el proyectil no seguirá recto, sino que perseguirá al blanco marcado, sin embargo, su distancia de efecto es 20 metros máximo, pasando esa distancia la bala perderá su cualidad de guía y seguirá recto como cualquier bala ordinaria.


    Modalidad 2: Impacto taladro, siguiendo casi la misma modalidad que la pistola Desert Eagle XP4, realiza un disparo potenciado cuya finalidad es atravesar blindaje, al golpear sobre una estructura dura el proyectil sigue desplazándose girando como un taladro reduciendo la dureza del objeto blindado en cuestión y lograr su trabajo perforador, su distancia máxima es de 15 metros, superando la distancia permitida la bala pierde su efecto potenciado y se vuelve ordinaria.


    Las balas antes de salir del cañón son imbuidas por magia y fortalecidas, realizando los efectos de sus modalidades, además pese a que el concepto de su potenciación es mágica, no pueden ser percibido sensorialmente sea por un mago o cualquier individuo natal de Avalia, la razón es que tanto en el cañón como en las balas imbuidas por su magia, también poseen rastros de mi psi, camuflando su percepción.


    — ¡Roz!, ¿¡estás bien!? –Pregunta Riha toda preocupada.


    Haciendo uso de su habilidad como Lupian del clan colmillo de acero, genero aquella estaca con la que ataco al hombre lagarto que se lanzó contra mí, al lado de la semihumana estaba Allum en su forma humana con el revolver en la mano teniendo la misma preocupación por mi bienestar.


    —Estoy bien, lo que importa ahora es mantenernos cerca y alejarnos de aquí, estamos justo sobre donde ellos nos quieren –Sugerí al grupo.


    — ¿Dónde está Alan? –Pregunto Riha notando su ausencia.


    —No podemos arriesgarnos a buscarlo, no expondré a mi amo a peligros innecesarios –Dijo de forma directa Allum.


    —Supongo que tienes razón… -Dijo la loba algo apenada de aceptar la sola idea de abandonarle.


    Tres lagartos aparecieron rodeándonos, dos de ellos nos apuntaban con ballestas adheridas a su brazo, el tercero se valía de dos largas cuchillas curvadas gemelas, en mi defensa esta vez no hice uso de la Mauser, en su lugar finalmente decidí que era momento de que volviera a usar a mi “vieja amiga”, tome la AK-47 de mi espalda retirándola de su funda, ha pasado algo de tiempo desde que la use, pero hoy volverá a la acción.


    Ya no es la misma AK de antes, ya no, con el tiempo transcurrido, sabía que para enfrentar a las nuevas adversidades por venir, debía “actualizar” a mí preciado rifle de asalto, y así como me lo propuse, lo conseguí.


    Apunte con el arma y dispare a modo de ráfaga a los dos hombres lagartos que tenían las ballestas, atravesando fácilmente su blindaje, realice la primera ráfaga sobre uno apuntando a su pecho, luego la segunda sobre el otro en el mismo punto, luego al primero con la segunda ráfaga apuntando a su cabeza y en el otro realice la misma acción disparando en dicha zona vital, abatiendo a los dos.


    Allum y Riha acabaron con el tercer lagarto con sus respetivas armas de fuego, la vestimenta metálica de la criatura no era rival para la potencia de un revolver y una pistola como la que ambos poseían, tras haber repelado al trio escamoso, una explosión se produce cerca de nosotros, más de esas esferas usadas como morteros estaban cayendo y cerca de nosotros.


    — ¡Vamos, tenemos que alejarnos! –Les dije a los dos.


    Correr en dirección contrario a donde están los aventureros era la opción correcta, los impactos de esas esferas moradas están centrados en ellos, además por dónde íbamos nos llevaría fuera del rango del humo, evitar cuanto ante la ofensiva de mortero era de sentido común, pero también corríamos otro riesgo.


    Nos desplazamos con una vista reducida, estábamos en la zona prohibida, aún no he olvidado sobre los “FTN”, fenómeno trampa de Navum, el pisar solo una era semejante a poner un pie sobre una mina explosiva, aunque según Creik aquellos fenómenos podían ser percibidos por una buena percepción mágica o el detector Navum, estábamos tan centrados en huir que no prestábamos atención a esos detalles.


    ¡KABOOM!


    Para empeorarlo, una de esas esferas cae muy cerca de nosotros y la explosión producida nos golpea con su onda expansiva, a los tres somos sacudida por estas y desplazados en diferentes direcciones, a mí me llevo por la misma que seguíamos los tres, la fuerza de la onda me levanto unos cuantos metros en el aire.


    De aterrizar a tal altura, podría lastimarse severamente, manifesté el Intense Iron sobre mis manos y pies, obteniendo equilibrio en medio del aire y permitiéndome caer de pie en el suelo, pero la fuerza y velocidad con la que venía descendí provoco un aterrizaje turbulento, pues me resbale y rodé violentamente.


    Para cuando me detuve, me empecé a poner de pie, tenía el cuerpo adolorido, pero era un dolor soportable, nada estaba roto y no había pérdida de sangre, al levantarme me di cuenta de que rodeando bruscamente había salido de la cortina de humo, pero no fue lo único en notar…


    —No creí que alguien lograra salir tan pronto.


    A unos pocos metros estaba aquel enigmático enano encapuchado de negro, me miraba fijamente, pero sus brazos los tenía sobre su espalda, estaba parado con una postura tranquila, tome la AK-47 y le apunte con ella.


    —No eres muy listo –Dijo el enigmático individuo y luego señalo al cielo.


    Aquello a lo que señalaba era al círculo mágico morado en el cielo, el cual creo otras tres esferas e inmediatamente me di cuenta de algo, estas venían hacia mí, para cuando centre mi vista nuevamente hacia el enano encapuchado, este se había alejado a una considerable distancia, caí en su trampa repentina.


    —“¡Intense Iron – Modo Knight!” –Exclame.


    El collar negro de mi cuello se expande y envuelve mi cuerpo con una armadura negra, el casco toma la forma de la cabeza de un dragón oscuro y en la frente llevaba las iniciales “ML”, las cualidades físicas de mi cuerpo se intensifican y con ello obtengo características sobrehumanas.


    Viendo el inminente ataque aéreo dirigido hacia mí, realizo sobrehumanamente un salto hacia atrás para alejarme y evadirlo cuanto antes, pero esta impacta tras haberme alejado unos pocos metros, y para peor, las tres esferas tocan suelo al mismo tiempo, generando una fuerza explosiva combinada abrumadora.


    Me cubrí con mis brazos y sostuve el AK-47 con todas mis fuerzas mientras la abrumante onda expansiva de la explosión me arrastra por las alturas a una elevada velocidad, la dirección que seguía era la misma que la primera explosión me traslado, me estaba alejando del grupo, no eran metros, eran kilómetros de distancia.


    __________________________________________________________________


    Estaba descendiendo, mi punto de aterrizaje era un campo abierto de yerba secas con varios árboles a su alrededor (algunos sin hojas), dada a la velocidad con la que caía, la inercia del choque me destrozaría, con Intense Iron todo el daño se acumularía principalmente en las piernas, pero no pensaba dejar que eso ocurriera.


    — ¡Oye, ahora sería un buen momento para echarme una mano! –Me dije a mi mismo en voz alta.


    Pero en realidad aquellas palabras iban dirigidos a alguien más, a alguien que llevo conmigo en mi cuello desde hace ya 5 años.


    —“Que ruidoso eres, como sea, estoy al tanto de tu descuido por terminar en esta lamentable situación” –Dice Myldark hablando en mi cabeza.


    —Sí, dame el sermón después, ahora me gustaría algo de ayuda extra para no terminar hecho puré o en defecto, como un minusválido.


    —“Je, tener un portador así, sería demasiado problemático y aburrido, concéntrate y prepárate”.


    Venas grises surgían de la armadura cubriendo las extremidades inferiores, estas se inflan como si desarrollados músculos surgieran de su metálica estructura, podía sentir mis piernas ser aún más fortalecidas, un flujo de mana que recorrió tanto mis piernas como al resto del cuerpo, pero era sobre mis pies donde toda la concentración de poder provenía.


    Aterrice de pie, el choque contra el suelo como era de esperarse genero una onda expansiva muy ruidosa, el violento viento surgido de esta causa sacudió hojas de los arboles cercanos, no sentí dolor alguno, ni siquiera sobre mis pies, había aterrizado desde una elevada altura mayor a los 30 de aquella vez que me enfrente a ese Wyvern del granito.


    150… 200, calculaba que fue un aterrizaje de 250 metros o quizás un poco más, fui desplazado muy lejos de mi grupo, no tenía idea de saber cuánto era la distancia, pero no había duda de que estaba muy lejos y para peor parte, tenía que ser en la zona prohibida.


    — ¿Qué de…?


    Una repentina fatiga repercute en mi cuerpo, mi vista se tornaba borrosa.


    —“Lo siento chico, al parecer la cantidad de magia empleada, ha dejado algo… tenso tu cuerpo y en consecuencia te forzara a descansar por un rato, calculo una hora quizás” –Me advirtió Myldark.


    —¿¡Me tomas el pelo!?, ¡no puedo simplemente tirarme al suelo y dormir en este sitio!.


    Rugidos salvajes de abominables bestias se podían oír acercándose a la proximidad, puede que el ruido de ese aterrizaje los haya atraído.


    —“Estas en un serio aprieto, sabes que podría…”


    — ¡Ni se te ocurra! –Exclame interrumpiendo su sugerencia —Aun recuerdo lo de la última vez, prefiero no arriesgarme a hacerlo en un lugar como este.


    —“¿Tienes una idea mejor?, no pienso pasar el resto de mi vida pudriéndome en este sitio, si llegas a morir”.


    —Solo una hora, ¿eh?.


    Saque una canica metálica del inventario de la caja de mi cintura, dejándola sobre el suelo muy cerca de mí, manifestando su forma verdadera, era la torreta Slime 2.0 y la había desplegado con un propósito fijo, protegerme.


    —Esto debería cubrirme mientras tanto…


    Mi cansancio aumento aún más considerablemente, obligándome a recostarme sobre un árbol, era increíblemente estúpido la sola idea de tener que dormir una siesta en esta zona mortal, pero las opciones más lógicas no estaban de mi parte, mis ojos se cierran poco a poco, en vano intento llevar la contraria y caigo en el forzoso letargo temporal.


    Continuara…
     
  9. Threadmarks: CAPITULO 114 RECUERDOS ENTRELAZADOS “La Isla Única”
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3746
    CAPITULO 114 RECUERDOS ENTRELAZADOS “La Isla Única”



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Otra vez estos recuerdos, están centrados en mi estancia en “La Isla Única”, el mundo espiritual en el que alguna vez estuve atrapado con Liha y Allum, salir de allí, tuvo un coste…


    [DIA 265]


    Casi 9 meses han transcurrido, mientras esperábamos refugiados en una cueva la cual la hicimos nuestra base temporalmente hasta salir de aquí, tan pronto como esos trozos de pergaminos que Liha enterró en diferentes direcciones se entrelacen, será nuestro boleto de salida.


    — ¡Buenas noticias! –Comunico una animada Liha —Tal parece que los pergaminos podrían entrelazarse en tan solo la siguiente semana, lo que quiere decir que no habrá que esperar un año entero.


    —Por fin, una buena maldita noticia para variar –Opine.


    —Entonces tan solo debemos dar lo mejor de nosotros para sobrevivir, amo –Comento Allum.


    —Así es, es como dice Allum, debemos mantener ese ánimo arriba, pronto saldremos de aquí –Concuerda la bruja de cabellera naranja con mi pegajoso compañero.


    Una noticia alentadora, lo suficiente para subir mis ánimos y trabajar en la creación de más munición para mis armas con más eficacia, solo una semana más, volveré a casa.


    [DIA 272]


    El rostro de Liha se tornó bastante nervioso, tenía una mano sobre su frente como si sintiera dolor o captase sensorialmente algo desagradable.


    —Algo no anda bien… -Comunica la bruja tratando de calmarse.


    — ¿Qué sucede? –Le pregunte.


    —Hay algo… algo esta interfiriendo en el flujo del entrelazamiento entre los trozos del pergamino, algo… no sé qué es…


    — ¿Significa que podríamos quedarnos aquí para siempre? –Pregunto Allum.


    —No… esta interferencia, lo que hace más bien es enlentecer el proceso de los trozos para entrelazarse, si sigue persistiendo podría causar que la espera pase de un año a casi uno y medio –Contesto Liha.


    ¿La espera podría aumentar su cuota?, ¡carajo no!, esto no puede estar pasando, tenemos que impedir que lo peor ocurra, me dispuse a salir de la cueva con el AK-47 preparado en mis manos.


    — ¿Amo?, ¿a dónde va? –Me pregunta Allum.


    — ¿No es obvio?, a detener lo que sea que está ocurriendo –Conteste —Liha, tu puedes sentir los trozos de pergaminos enterrados, ¿no?.


    —Sí, el pergamino y yo estamos enlazados mágicamente, puedo sentir sus trozos y saber con exactitud cono va el proceso de entrelazamiento –Contesto ella.


    —¿Sabes dónde se encuentra la interferencia?.


    —Sí, se cual trozo enterrado es el afectado.


    —Guíame entonces, cuanto más pronto descubramos la causa, más pronto resolveremos este problema y saldremos de aquí.


    __________________________________________________________________


    Liha nos guiaba el camino, conmigo a su izquierda con mi AK-47 en manos y Allum a su derecha con el rifle Mosin-Nagant en las suyas, no encontramos problema alguno en el trascurso del trayecto y estábamos por llegar.


    —Estamos cerca, la interferencia… puedo sentirla con mayor intensidad desde aquí –Notifico Liha — ¡Esta aquí! –Exclamo la bruja con una postura a la defensiva.


    — ¿Qué está aquí? –Pregunta entre nervios.


    Para que Liha se ponga a la defensiva y asuma ese rostro en guardia, son señales de problemas y de los grandes.


    —El causante de la interferencia… -Dijo la bruja.


    El suelo empezó a temblar, no era un temblor normal, o mejor dicho el movimiento de la tierra no era producto de dicho fenómeno, algo lo ocasionaba, algo de inmensa tamaño proveniente de abajo y aquella cosa finalmente se revela emergiendo del suelo.


    Un gigantesco gusano gris, que podría medir más de 200 o 300 metros de largo, abría su boca revelando sus numerosas fauces y su interior envuelto en oscuridad, nos miraba fijamente, no poseía ojo que distinguir, parecía como si su boca abierta se encargara de brindarle la percepción visual.


    Nos pusimos alerta, pues sentí una cierta concentración de poder mágico acumularse en el gusano, tanto Allum como Liha también percibieron ese hecho y nos preparamos, la criatura disparaba de su boca un rayo blanco hacia nuestra dirección.


    Liha se desplazó hacia la izquierda tras fortalecer su cuerpo con magia y Allum me sujeto del estómago con uno de sus brazos y me traslado al lado derecho, de esa manera los tres evitamos su ataque que al impactar desata una fuerte explosión.


    —Esa cosa definitivamente no es amistosa –Opine de manera sarcástica —No nos queda de otra, si es el responsable de la interferencia, entonces hay que eliminarla.


    —Estoy en eso, amo –Allum apunto con su rifle al monstruo.


    Realizo el disparo pero no se escuchó o se notó que impactase en la criatura.


    — ¿Eh?, ¿falle? –Dice el slime anonado.


    La puntería de Allum es impecable, en poco tiempo se acostumbró al rifle como si hubiera nacido para disparar uno, fallar un disparo con un objetivo de inmenso tamaño, algo andaba mal aquí y no era precisamente la puntería de mi pegajoso compañero.


    Allum realizo otro disparo pero tampoco se escuchó o vio que este impactase en el blanco, realmente era extraño, Liha miraba atenta a los movimientos del gusano, supongo que atacaría cuando considerara oportuno el momento, en cuanto a mi…


    —Tengo que corroborar algo –Pensé en mi cabeza —“Intense Iron – Modo Knight”.


    Equipándome con la armadura, empecé a correr acercándome al monstruo, a una distancia considerablemente cerca me exponía a demasiado peligro pero también era necesario para comprobar mi punto.


    Apunte con el AK-47 directo a lo que debería ser su pecho o estómago, o lo que fuera anatómicamente de la criatura, jale del gatillo en automático y dispare numerosas balas, la distancia era bastante corta y fallar era imposible.


    — ¿¡Que!?... –Exclame conmocionado.


    Por eso los disparos de Allum no funcionaban, ninguno de los míos tampoco le afecto, la razón era que estos atravesaban su cuerpo, si, tal y como lo describía, los proyectiles traspasaban su cuerpo sin tocarlo, como si el monstruo fuera intangible al tacto, las balas seguían su curso como si este gusano no estuviera allí.


    —Tiene que ser una jodida broma…


    Enfoco su vista hacia mí y se preparó para atacarme con un rayo, retrocedí evadiendo su hostil movimiento, note que aquel rayo que lanzo era inferior en potencia comparado al primero, pero el tiempo que le tomo para dispararlo era menor también, en pocas palabras, puede disparar rayos con un poder mágico de mayor a menor grado de intensidad, pero cuanto más poderoso sea más tiempo le costara concentrarse para disparar.


    Un ataque de viento se dirigió a la criatura, producto de una hoz elemental de dicho elemento de la bruja de cabellera naranja, tampoco tuvo efecto en el monstruo, pues termino por atravesar su cuerpo como el resto sin tocarle.


    —Que problemático, su cuerpo no puede ser tocado por ataques mágicos y normales, un enemigo formidable –Expreso Liha en voz alta.


    — ¿Qué deberíamos hacer?, amo –Me consulta Allum.


    Una amenaza cuyo ataque físicos o mágicos traspasaban de él sin tocarle, todo lo que tenemos a nuestra disposición para defendernos contra eso, era completamente inútil, pues desconocíamos en su totalidad el cómo funcionaba esa habilidad suya de intangibilidad, lo único coherente que podíamos hacer ahora era una sola cosa, huir.


    — ¡Amo, mire! –Señalo.


    Del cuerpo del gusano emergían unas cosas liquidas de color grises semejantes a la anatomía slime de Allum, esas tras tocar el suelo, quedan estampados allí como un pequeño charco inmundo, pero a los pocos segundos comienzan a moverse y levantarse, estaban tomando una forma.


    Un aspecto humanoide, con una altura de entre 120 a 150 de altura (cada uno variaba su tamaño), casi todos presentaban un cuerpo deforme con una espalda o miembros de proporciones exageradas o de aspecto a un tumor, pero cada uno tenía una repulsiva cara inhumana con dos hoyos negros semejantes a ojos y una línea en forma de “U” debajo que simulaba la boca.


    Su aspecto líquido se moldea a una completa forma sólida y culminan creando a esas aberrantes entidades humanoides, todos emitían ruidos inentendibles de tono sobrenatural, nos miraban a los tres y enseguida revelan la capacidad de convertir sus brazos en cuchillas filosas, cargaron hacia nosotros con la evidente intención de cortarnos hasta la muerte.


    Por reacción natural dispare mi rifle de asalto contra ellos, las balas daban en su cuerpo, no tenían la misma habilidad del gusano, recibían el daño y observaba como su piel acribillado por la munición del rifle los despedazaba y chorreaban un líquido gris que simulaba su sangre y morían en el acto.


    Allum disparo también contra ellos y Liha no se quedó atrás y ataco también a distancia con más magia de viento de su hoz elemental, logramos eliminar a todos esos humanoides, pero luego el gusano vuelve a expulsar más de su cuerpo aquel líquido que toma la forma de otro numeroso grupo de esas entidades, era una segunda oleada.


    —Roz, debemos retirarnos, ese monstruo puede que sea capaz de crear más de esos esbirros sin un límite fijo, lo que se les dé la gana –Expuso Liha.


    Tiene sentido y mucha razón, luchar contra sus creaciones es un gasto de fuerzas y munición, lo más prudente era huir, cuando nos disponíamos a hacerlo, el gusano se preparó para lanzarnos otro ataque de rayo, uno bastante potente, pero esquivarlo no fue difícil, se sintió la sacudida del suelo con su explosión.


    Procedimos a huir, sus esbirros nos seguían, pero éramos más veloces, el gusano empezó a adentrarse bajo tierra, no para ocultarse, sino para perseguirnos y había logrado alcanzarnos en cuestión de minutos emergiendo del suelo a unos cuantos metros al frente, bloqueando nuestra ruta de escape.


    El maldito tenía mucha ventaja en esta selva, nos había acorralado de un lado y en el otro sus abominables creaciones, mientras evitábamos sus rayos, nos movíamos matando a sus esbirros y tras alejarnos de esa cosa, esta vuelva a sumergirse en la tierra y nos perseguía.


    __________________________________________________________________


    Transcurrieron horas, pero finalmente lo habíamos perdido, ya era de noche y estábamos todo fatigado, nos habíamos encontrado con una seria amenaza, pero lo que más me preocupaba ahora era el estado del trozo de ese pergamino, consulte a Liha para saber el estado.


    —El trozo del pergamino está bien, el entrelazamiento ha vuelto a la normalidad, pero esa cosa ha afectado el proceso bruscamente, lo que podría haberse finalizado ahora, parece que tomara más tiempo –Fue la mala noticia recibida.


    — ¿Qué era esa cosa?, a diferencia de todos los monstruos que nos hayamos encontrado en esta isla, ese monstruo de lejos es la peor –Dije en voz alta.


    —Podría ser… la causa de que nadie más desee poner un pie en “La Isla Única” –Revelo Liha —No se sabe mucho al respeto, pero un mago que entreno en este sitio y consiguió salir de aquí, escribió de su experiencia en el mundo espiritual, de haberse encontrado en su entrenamiento con un monstruo gigante con la forma de un gusano, tal criatura era invulnerable a sus ataques y tan solo podía huir para sobrevivir.


    — ¿Qué?, ¿por qué no dijiste nada sobre esa cosa para empezar?, nos habíamos ahorrado bastantes problemas –Opine molesto.


    —La existencia de ese monstruo gusano era considerado un mito, pues el libro narrado por el mago es anónimo, se desconoce su autor como el nombre real del mago relatado en la historia, considerándose su contenido, se atribuía a que todo lo descripto era totalmente falso.


    Según Liha, ha habido muchos relatos de magos que han entrenado en el mundo espiritual, pero ninguno describía la aparición de este gusano, no muchos volvían de allí, es por eso que elegir entrenar en “La Isla Única” era considerado un riesgo con alta posibilidad de morir, una estadística que no tomaba en cuenta la presencia del gusano, ahora considerando su existencia…


    —Pero en cuanto vi que los ataques no le afectaban, entonces recordé ese detalle que leí en el libro, de verdad, jamás creí ni por asomo, que ese gusano resultara existir –Opino Liha decepcionada de la cruda verdad de la existencia del monstruo.


    —Ahora las cosas serán más complicadas, maldita sea –Dije en mis pensamientos.


    [DIA 276]


    Buscar suministro como comida, se ha vuelto de un labor pesado y mortal, ya que desde ahora teníamos que lidiar con ese gusano, por suerte Liha recordó más de los fragmentos que describían a ese gusano en el libro, según parece esta cosa poseía una excelente percepción sensorial que se limitaba a sentir las presencias de todo lo que caminaba en el suelo.


    Es decir, mientras estuviese bajo tierra, era capaz de sentir la presencia de todo aquel que estuviese caminando o tocando el suelo, su rango de percepción parecía ser extremadamente elevada, pues el mago en el libro describe que una vez que por accidente toco el suelo, ocasionando que el monstruo le percibiera y se desplazara hacia su dirección.


    Siendo un mago con una habilidad especializada en la magia de tierra, poseía ciertas cualidades perceptivas en torno a su elemento, lo que le permitió sentir a la criatura acercarse bajo tierra desde varios kilómetros, lo que sugirió que era capaz de sentir a sus presas desde varios kilómetros a la redonda.


    Si queríamos evitar al monstruo, debíamos cazar con sigilo saltando de árbol en árbol, era un lio bastante problemático, lo peor es que esa criatura podía distinguir entre los diversos animales como criaturas que rondan a la selva y a nosotros, por eso dejaba en paz al resto de la fauna de esta isla y solamente se centraba en los tres.


    Por último, si salía de la tierra, el gusano contaba con una capacidad sensorial visual, al parecer al abrir su boca era capaz de ver y sentir a los que tenía en frente en un rango especifico de distancia, podría teorizar que de su boca hace uso de ondas sonoras semejantes a un murciélago para “ver”, pero es solo especulación, cuando está fuera de la tierra se debe salir de aquel rango de visión de la criatura y luego colarse en algún árbol o elevada altura que no toque la tierra para evitar ser detectado una vez se sumerja, solo así podíamos perderlo.


    [DIA 370]


    Ya llevamos un año aquí, y la situación no mejora para nada, obtener comida empezaba a volverse más peligroso a cada día, a pesar de que evitábamos tocar el suelo, por la selva han empezado a merodear en numerosos grupos dispersados, aquellos esbirros suyos que nos atacan apenas no tienen a la vista y para ponerlo peor, son difíciles de percibir su presencia hasta no tenerlo a la vista o muy cerca.


    Me pregunto cómo estarán madre y mi hermana, espero que mejor que yo, no pienso morir sin antes volverlos a ver a las dos.


    [DIA 457]


    La comida escaseaba al igual que el agua, lo que podíamos obtener ya era bastante limitado a causa de ese gusano y sus esbirros que merodean por casi toda la selva. Esto afectaba mi estado de humor, Liha sin embargo mantenía su ánimo, quizás porque se sentía culpable de que estuviera atrapando y por ello contenía tal vez toda aflicción emocional, Allum se mantenía normal y servicial como siempre en términos psicológicos.


    La cacería de hoy fue un desastre de proporciones caóticas, tuve que escapar de ese gusano y sus esbirros, hice uso de la Torreta Slime en mi defensa, pero el maldito gusano la destrozo con uno de sus rayos, tome los restos que pude rescatar y hui.


    En el trayecto de mi escape perdí mi uzi la cual fue destruida de varios cortes por unos esbirros que me tomaron por sorpresa, aunque salí vivo de la situación, nunca recupere las partes cortadas y el arma se perdió en la selva.


    [DIA 543]


    Ha encontrado nuestra guarida, el maldito gusano nos hayo y lanzo un ataque con numerosos esbirros, logramos huir por los pelos, casi me matan e incluso a Allum, recibí un impacto del rayo de ese monstruo equipado con el Intense Iron en su modo Knight, de no ser que la potencia de ese ataque no era bastante fuerte, estaría seriamente herido o al borde de morir.


    Tenía hambre, algo de sed y ahora nos ocultábamos en zonas elevadas de la selva pues todo lo que teníamos en la guarida (que ya no era mucho), lo habíamos perdido, todo se está yendo al carajo.


    [DIA 545]


    Nos trasladamos a la orillas de la playa, pescar era la forma más segura de obtener comida, cerca del mar esa cosa no parecía sentirnos y la abundante cantidad de peces en el agua, nos brindaba una fuente de alimentos, además el agua de mar de este plano era potable, totalmente bebible.


    La contra era que ya no disponía de más metal para fabricar más munición, todo lo que poseía, era lo que me quedaba, debía usarlo con total prudencia.


    [DIA 565]


    Los peces del mundo espiritual eran realmente difíciles de atrapar, parecían ser más inteligentes a comparación de los peces normales, además no disponíamos ni de herramientas básicas para pescar, tan solo contábamos con nuestros esfuerzos fortalecidos con magia para sumergirnos en el agua y pescar a la antigua, pero eso no era todo, también teníamos que lidiar con monstruos acuáticos del tamaño de un tiburón o a veces el doble a triple del tamaño de estas.


    Para no desperdiciar munición, me valí de la espada haciendo uso del Intense Iron tanto en su modo Knight como también el Juggernaut, todo para cazar la comida necesaria y por suerte estas criaturas eran comestibles, aunque con los tres esforzándonos, la cosa era difícil y cada día era más complicado, pero era el medio más seguro de obtener comida sin arriesgarnos a exponernos en la mira de ese gusano.


    A veces pescar una cantidad normal de raciones, equivalía a tardar medio día o más, todo el momento en que me esforzaba, precisaba del Intense Iron, pues al valerme únicamente de la espada y en el agua contar con mi fuerza propios sin intervención mágica, era equivalente al suicidio.


    [DIA 602]


    Una buena noticia después de tantos meses en la mierda, el proceso del entrelazamiento está llegando a su fin, Liha asegura que mañana seria el día definitivo, es decir, mañana podríamos salir de aquí.


    —Mañana el portal aparecerá, lo malo es que el lugar donde está situado… -Explico Liha.


    Los trozos habían sido enterrados en un sentido circular, el portal surgiría en el medio, era como un pentagrama y en el centro, era el punto donde se formaría el entrelazamiento de los trozos de pergaminos, allí surgiría el portal.


    ¿Por qué era peligroso?, no había muchas zonas elevadas allí, para bajar hacia el portal tendrá que ser necesario tocar suelo y eso nos exponía a la amenaza principal con la que lidiábamos, además de tener que confrontar a sus numerosos esbirros, era una apuesta de todo o nada.


    [DIA 603]


    El día ha llegado, nuestra salida de aquí nos aguardaba, nos movíamos con cautela entre los árboles, en mi caso hacia uso del Intense Iron en su modo Standard, nos falta solo unos cuantos kilómetros, hasta que…


    — ¡CUIDADO! –Advirtió Liha.


    Tres de esos esbirros se lanzaron simultáneamente por sorpresa hacia mí, Allum intercepto a uno y lo embistió cayendo los dos al suelo, Liha ataco cuerpo a cuerpo a otro con su hoz elemental cayendo también abajo y yo evadí al tercero de un salto hacia atrás tocando el suelo también, le apunte rápidamente con el arma que tenía a manos, que era la escopeta Cerbero y lo abatí a dos tiros.


    Los tres habíamos eliminado a los esbirros del gusano, pero ahora el mayor problema se acercaba a nosotros, tocamos el suelo, estábamos en su rango de percepción, nos sentía y se acercaba a nosotros, solo nos quedaba correr.


    — ¡Intense Iron – Modo Knight! –Exclame.


    Si apostaba mi vida, debía dar todo mi esfuerzo.


    __________________________________________________________________


    Llegamos hacia el portal, un pequeño círculo mágico en el suelo denotaba a unos centímetros en el aire una especie de burbuja flotante del tamaño de una persona adulta, rodeado de fuerte concentraciones mágicas en su interior.


    Liha precisaba tiempo para hacer uso de la energía de esta y activarlo, lo que la dejaría vulnerable, Allum y yo nos posicionamos para defenderla, para mi desgracia Intense Iron se retira de manera forzada de mi cuerpo y una cierta cantidad de fatiga me repercute en mí.


    Consecuencia de haberlo usado varios días atrás con pocos intervalos de descanso, aun podía ponerme de pie, disparar a esos esbirros, si el gusano apareciera ahora, dudo que pudiera esquivar uno de sus rayos más débiles, mis movimientos estaban limitados por el cansancio.


    — ¡AMO! –Un fuerte grito de Allum me advierte.


    Una de esas cosas me ataco por detrás, el filo de su arma rasgo mi vestimenta y la carne de mi espalda, mi visión se tornó en oscuridad total, solo pude escuchar la voz de alguien gritar mi nombre.


    —¡ROOOOOOZ!.


    Era Liha, su grito denotaba conmoción, fue lo último en escuchar antes de perder la consciencia por completo.


    __________________________________________________________________


    ¿Qué paso luego?, ahora lo recuerdo, Myldark dijo que estaba al borde de la muerte y darle “permiso” de extender la influencia de su alma más allá del collar me salvaría, me advirtió que tras hacerse completado lo que debía hacer, sentiría un intenso dolor para sanar la herida y no bromeaba, dolía como si me estuvieran haciendo una operación quirúrgica sin anestesia, pero lo que ocurrió después…


    Continuara…



    EPILOGO:


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    En el plano real, el cuerpo de Rozuel seguía inconsciente, la Torreta Slime 2.0 estaba disparando continuamente eliminando abominaciones que se acercaban a él, el cuerpo del esper para su buena ventaja estaba equipado con el Intense Iron en su modo Knight, pero aquel beneficio pronto desapareció, pues la armadura regreso a su forma de collar.


    —“Es lo máximo que puedo dejar el Intense Iron con ese mocoso en ese estado, tsk… si no despierta rápido, tendré que hacerlo, aun si eso va en contra de lo que dijo, de ninguna manera elegiré este sitio como mi próximo lugar de reposo” –Dijo Myldark con frustración —“Algo se acerca por la dirección contraria de donde vienen esas abominaciones, hmmm… no es otro monstruo del monton, ¿un humano?”.


    Continuara…
     
    Última edición: 6 Enero 2018
  10. Threadmarks: CAPITULO 115 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Ordinem Deam”
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3329
    CAPITULO 115 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Ordinem Deam”



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Abrí mis ojos hallándome en un cuarto estrecho, estaba recostado en una cama con varias vendas alrededor sobre mi torso, en especial mayormente sobre mi espalda en sentido de la columna, sentía algo de dolor que provenía de allí, la única prenda que vestía era mi pantalón largo negro.


    El cuarto no tenía ventanas, a mi derecha había una pequeña mesa y cerca un estante con algunos libros, Allum estaba allí, durmiendo sobre una silla en su forma de slime en mi lado izquierdo, lo que más llamó además mi atención era el símbolo que observe arriba de la única puerta del cuarto.


    Describiendo la figura divina de una mujer de vestido blanco y una larga cabellera del mismo color, con un par de alas azules, su cuerpo estaba cubierto de un aura mágica, tenía sus manos alrededor de un planeta como si lo abrazara y su rostro con sus ojos cerrado expresaba nostalgia como afecto hacia el cuerpo celeste.


    De la puerta ingresa un individuo trayendo una bandeja de madera con un plato de avena, un elfo de piel morena, revelando su raza como la de un elfo oscuro, pinta de cuarentón, ojos de color oscuro, cabello corto ámbar y un parche cubría su ojo derecho, vestía una camisa blanca en conjunto con un pantalón marrón y llevaba enfundado una espada en la cintura, en la prenda de su torso llevaba el símbolo que observe arriba de la puerta.


    —Has despertado –Dijo el elfo con buena cara —Casi creí que te tomaría más tiempo abrir los ojos, me alegra haberme equivocado –Se acerca dejando la comida en el mesa de mi derecha.


    Allum despierta también y al darse cuenta de que estaba consciente, adopta su forma humana y exclama mi nombre con sumo júbilo mientras se aferraba a mi brazo, sus ojos sollozaban mientras replicaba su alegría al verme.


    Por mi parte yo estaba aún confundido, no sabía quién era el elfo oscuro, cuales fueran sus intenciones, o donde estaba, por mucho que me alegraba no haber muerto tras recibir ese serio corte en mi espalda, las dudas carcomían mi cabeza.


    —Desorientado, ¿no? –Me dice el elfo —Es lo normal, al ver un rostro desconocido de un cuarto al que nunca has visto.


    —Amo, ¿se encuentra bien?, ha llevado una semana entera en cama –Me revela Allum.


    ¿¡1 Semana!?, para mi fueron tan solo unas pocas horas, de modo que permanecí internado en este sitio por 7 días.


    — ¿Dónde me encuen…?


    Antes de que pudiera formular mi pregunta, mi estómago resuena y siento fuertes deseos de ir al baño, levantándome con ayuda de Allum, podía caminar por mi cuenta, le pedí al elfo el baño más cercano, llevándome fuera del cuarto hasta un pasillo con varias puertas grises, el señalo una de color marrón aclarando que estaba allí tras cruzarla.


    Corrí desesperadamente hacia la puerta señalada, aun tras haber despertado hace unos minutos, no tenía problemas para caminar más rápido, al entrar hice uso del equivalente al inodoro en este medieval mundo, la letrina, un hoyo del cual no daré detalle de lo que alberga en su interior, tan solo me importaba llevar a cabo mi necesidad fisiológica que retuve por una semana en consecuencia de haber estado inconsciente todo ese tiempo.


    __________________________________________________________________


    Tras finalizar, había vuelto al cuarto donde descansaba para tener una charla con el elfo, me senté sobre la cama y nuestro dialogo se llevó a cabo.


    —Me llamo Einquel, como ya lo sabes, llevas aquí una semana, llegaste hacia nosotros con una grave herida en la espalda –Se presentó el elfo y describió el fatídico estado con el que termine aquí.


    No hacía falta presentarme, pues conocía mi nombre dado a que Liha les hablo de mí, además de que Allum estuvo con ellos durante mi reposo.


    — ¿Dónde está Liha? –Fue lo siguiente que pregunte.


    Allum puso una cara melancólica, el tal Einquel apenas se expresaba, suspiro y luego me respondió de forma directa.


    —Liha no vino con ustedes, se quedó en la Isla única.


    No pude evitar sentir cierta agobia al oír tal noticia.


    —No lo entiendo, ¿por qué se quedó allí?, ¿por qué no uso el portal para salir también? –Pregunte en voz alta.


    —Amo, cuando fuiste herido, Liha aún no había finalizado la concentración necesaria de la energía del portal para los tres –Me responde Allum.


    Mi pegajoso compañero me lo detallo todo, cuando fui herido de gravedad, a Liha aún le faltaba concentrar la energía necesario para sacar a los tres, pero tenía la necesaria para activar el portal y poder sacar a dos del mundo espiritual.


    La bruja de cabellera naranja sabía que cada segundo era vital y para cuando concentrara la energía necesario para todos, podría morir, por ello, activo el portal con la que energía concertada que disponía, para que Allum y yo consiguiéramos salir de allí, Allum quien estaba presente, escucho las últimas palabras de Liha antes de abandonar la isla Única.


    —Por favor dile a Roz, que no es su culpa, toda la responsabilidad recae en mí, quiero que viva , pues yo también viviré, no voy a darme por vencida hasta volverlo a ver a ustedes dos, es una promesa –Coloca su mano en el pecho en señal de compromiso —Hasta que nos volvamos a encontrar, ¡cuídense! –Una optimista sonrisa relució en su cara.


    Después de eso fuimos transportados y terminamos en manos de Einquel como de otras personas, quienes me brindaron la atención medica que precisaba sobre la fatal herida, cuando mi condición se tornó estable, fui internado en ese cuarto y todos los días era alimentado con avena, en compañía de Allum a mi lado esperando ansioso mi despertar.


    —Liha se quedó allí atrapada… ¿pero no puede usar el portal de nuevo? –Consulte.


    —Hasta donde tengo entendido, ese pergamino mágico, es una creación de nuestra líder y solo podía ser usado una vez, siento darte esa mala noticia –Responde Einquel.


    Liha quedo totalmente atrapada en ese lugar sin posibilidad al alcance de salir, con ese gusano invencible y esos esbirros suyos por doquier, por mi culpa ella… no, no puedo pensar así y admitir tan rápido su muerte de manera precipitada, solo podía confiar en que aun seguía viva, sobreviviendo y buscando la manera de regresar, ella lo prometió, ¿no?.


    —Entiendo, ¿dónde me encuentro en este momento? –Fue mi siguiente duda.


    —En el reino de Wilstone, en un cuartel subterráneo de nuestra organización, “Ordinem Deam” –Contesta con sinceridad el elfo oscuro.


    Con que fui transportado en un asentamiento de la organización a la que Liha está afiliada, era de esperarme, de repente el cuarto se sacude momentáneamente en solo unos segundos, el movimiento había sido acompañado por un fuerte sonido que reconocía, ¿una explosión?.


    — ¿Qué está sucediendo? –Pregunte.


    —Siento tener que darte más mala noticias, pero en este momento estamos con ciertas dificultades –Dijo Einquel.


    —¿De qué tipo?.


    —Bélica, estamos luchando contra las fuerzas de nuestros enemigos jurados, han encontrado esta base que estaba bien escondida, y no mentiré al decir que es de vital importancia que no sea destruida o en el peor de los casos tomado por ellos, resultaría en el fin de la organización –Detallo Einquel.


    Lo peor era también que a pesar de me encontraba despierto, salir de aquí me era bastante difícil sin exponerle a la lucha que se llevaba a cabo en el exterior, esta base subterránea estaba situado en un bosque, sobre una abandonada iglesia, su enemigo logro encontrarla y ahora ha llevado sus fuerzas contra ellos para matar a todo miembro de la organización y hacer añicos este sitio.


    La razón por la que este lugar es vital para la “Ordinem Deam”, es que aquí se coordina casi todas las operaciones que llevan a cabo, toda la información recompilada y recursos que disponen, se encuentran almacenados aquí, tienen asentamientos en otras partes del continente, pero es justamente este cuartel el corazón de su grupo y donde su líder se ubica.


    — ¡Esta aquí cuidado! –Una voz resonó fuera del cuarto.


    Einquel acudió y tras cruzar la puerta se halló con dos hombres armados vestidos con una túnica blanca que llevaban el símbolo de su organización a modo de insignia en el hombro de su vestimenta, los tres miraban al frente con rostros serios y en guardia, el elfo oscuro tenía su espada desenvainada.


    No tarde en salir del cuarto también y observar la causa del alboroto, a escasas distancia se hallaba ante nuestros ojos una criatura horripilante, su cuerpo parecía estar hecho de una coraza dura de aspecto carnosa, era como un tejido viviente palpitante con tinte metálico, se sostenía con 4 musculosas piernas con garras de 10 cuchillas cada una, su cabeza era como un cráneo inhumano, su boca se componía de numerosos fauces amarillas con la fuerza quizás de triturar material resistente.


    Su vista la componía únicamente un gran ojo color negro con numerosas venas sobresaliendo a su alrededor, su torso parecía una armadura corpulenta de aspecto esquelético, todo su cuerpo era color rojo con excepción de su ojo (que era negro) y sus dientes (amarillentos). Mi primera impresión era de que esa cosa sin duda suponía una amenaza, más para mi vida cuando me situé en su rango de visión.


    Se estaba preparando para atacar, Einquel contaba con su espada y posiblemente con magia (dado a que los elfos son usuarios mágicos de nacimiento), los dos hombres en cambio, el primero contaba con una alabarda, el segundo con un arco, sus armas parecían estar hecho de material de calidad y desconocía si eran o no usuarios de magia.


    —Si tan solo tuviera mis armas de fuego –Dije en mis pensamientos.


    — ¡Amo! –Allum replica mi nombre.


    Al voltear, veo que el slime tiene mi cinturón marrón de cuero con numerosos bolsillos, esta estaba guardada en el cajón de la pequeña mesa, corre hacia mi entregándomelo y ya teniéndola en mi posición, no pierdo el tiempo, tomo una de las canicas metálicas del bolsillo para regresarla a su forma verdadera, la criatura se posiciono como un depredador preparado y brinca en dirección hacia nosotros atacándonos.


    En mis manos invoque la escopeta Cerbero, apunte rápidamente hacia el monstruo y dispare, para mi buena fortuna, el arma aun le quedaba un cartucho, la potencia del disparo asesta sobre su grueso cuello venoso, siendo destrozado y por la fuerza del impacto su cuerpo retrocede hacia atrás, la cabeza rueda en el aire hasta terminar en el suelo y con la parte inferior seriamente dañada al recibir los perdigones desatados.


    La criatura fue fácilmente abatida, lo que abrumo a los dos hombres de la organización y al elfo en particular también, luego Einquel centro su atención en los dos individuos a quienes le pidió un informe de la situación, al parecer más de esas cosas se habían adentrado, no lo comprendí muy bien, pero por lo que entendí, estas criaturas se habían infiltrado.


    — Protecto, ¿cuánto son en total? –Pregunto Einquel como si le hablara a un subordinado.


    —Tres, Vigidente Einquel –Responde el hombre dirigiéndose al elfo como su superior.


    —Esto es malo, ¿han localizado a las amenazas?.


    —La división sensorial de Eithan está llevando a cabo la búsqueda de los intrusos.


    —Buen trabajo Protecto, retírese e informa a nuestro superior de que uno de los infiltrados ha sido eliminado.


    Los soldados responden con respeto a su orden y se retiran, supongo que como organización, deben tener su sistema de rangos, siendo el de Einquel superior al de esos hombres, incluso aunque era un elfo, aquellas personas no mostraron desagrado o seña alguna de discriminación hacia su identidad elfica oscura.


    —Recibía informes de Liha sobre ti, creí que exageraba cuando hablaba de un joven sangre de bruja con invenciones capaz de luchar en igualdad contra fuertes usuarios de magia, maldición, ahora entiendo el porque te venía con tanto interés –Me elogia el elfo oscuro —Agradezco tu ayuda, esa arma tuya sí que es formidable, luchar contra ese “Afligido” en un espacio cerrado hubiera sido problemático.


    — ¿Los llaman “Afligidos”? –Pregunte.


    —Sí, los Afligidos son la fuerza combatiente de nuestros enemigos, soldados sin voluntad, miedo o moral, con el único propósito de servir a sus amos –Contesto él.


    Allum se acercó a la eliminada criatura tocando su torso, describiendo la composición del material de su cuerpo como algo cercano al metal, pero sin serlo a la vez.


    — ¿Contra quién luchan? –Pregunte con consiguiente.


    —Contra una potencial amenaza a la que llamamos, “Nexus”.


    No sabían mucho sobre el tal “Nexus” más que estaba conformado por entidades de inmenso poderes (cuyo número e identidades son desconocidos aun), se dudaba de que sus integrantes fueran humanos, y de serlo, no eran ordinarios, las intenciones de este grupo parece centrarse en buscar poder, ya sea por artefactos poderosos o magias perdidas que en manos equivocadas podrían desatar serios problemas a nivel global a largo plazo.


    Según se ha averiguado, el Nexus, ha destruido pueblos, ciudades y pequeños reinos de poco prestigio sin levantar sospecha alguna de su existencia, incluso se estima que muchos conflictos de guerra, son causados por ellos, ¿con que razón?, es desconocido.


    —Suenan como un montón de tipos problemáticos –Opine.


    Einquel observo un leve rato el cadáver del Afligido muerto.


    —Me da cierta vergüenza pedírtelo, a pesar de que eres nuestro invitado y estuvimos de acuerdo con Liha una vez salieran del mundo espiritual, el ayudarte a volver a tu hogar en el pueblo de Windaz –Dice Einquel.


    —Sin duda conocen bastante de mí, por lo visto se comunicaron con Liha mientras estábamos atrapado en esa isla situado en otro plano, ¿cómo es posible? –Pregunte ante la duda.


    —El pergamino diseñado para sacarlos de allí, estaba encantada con una magia telepática que enlazaba al usuario que hacía uso del objeto y el creador de este, de esa manera Liha pudo hablar con nuestra líder, quien te mencione fue quien creo el pergamino –Contesto Einquel —Recuerdo que debía partirlo en una cierta cantidad de trozos, enterrarlo en un orden y distancia precisa, de esa manera podría utilizarse, pero una vez que comenzara la etapa de dividir el pergamino en pedazos, el enlace telepático se cortaría, para cuando quedamos incomunicados con Liha, estuvimos esperándolos para recibirlos y atenderles apenas llegaran aquí.


    Pero solo Allum y yo terminamos usando el portal que ese pergamino nos brindó, Liha se quedó atrás con el fin de salvar mi vida.


    —Dijiste que tenías vergüenza para pedirme algo, ¿de qué se trata? –Le pregunte.


    —La manera en que fácilmente eliminaste al Afligido, me gustaría pedir prestado tu ayuda para eliminar a los que se infiltraron en el cuartel –Solicito humildemente el elfo oscuro —No estás obligado a ello, para aclararlo y aun si no puedes, no faltaremos nuestra palabra a Liha de llevarte a tu hogar.


    Respetan bastante a la bruja de cabellera naranja, debe ser alguien de buen reconocimiento en su organización para acceder a ayudarme aun en su momento más crítico, si bien, involucrarme en asuntos que no me incuben solo me traería problemas, ya tuve demasiados con los de Macur y siendo sincero, aumentarlos solo me expone a más riesgo de terminar con mi segunda vida, sin embargo.


    Si se trata de solo eliminar a tres de esas cosas, considerando que ellos me darán una mano para volver a Windaz, aun si es algo que me la deben dado a que uno de sus miembros (Liha) fue la responsable de involucrarme en asuntos que no me concernían, sería un desgraciado de mi parte no brindarles una pequeña ayuda de mi parte, aun si eso me expone a más problemas, me ablando demasiado.


    — ¿Y qué hay de su líder?, ¿no es alguien fuerte para lidiar con el asunto de esas cosas? –Pregunte.


    —Nuestra líder y varios de nuestros miembros de alto rango más fuertes se encuentran realizando tareas importantes fuera de este reino, el que nos hallan invadido en la ausencia de ellos no es casualidad –Respondió Einquel.


    Atacar su base cuando sus mejores hombres están fuera en una misión, el “Nexus” sí que sabía de estrategia, y conocer el momento preciso para hacerlo, refleja su capacidad en el sentido de “inteligencia militar”, evidentemente están organizados y actúan con planes, estos infiltrados suyos también sugieren ese detalle.


    —De acuerdo, pero en este momento me encuentro vacío de munición, use casi todo lo que disponía en esa isla, tuvimos bastantes problemas allí –Le explique al elfo oscuro —El arma con el que mate al Afligido, era el último disparo que me quedaba, necesito abastecerme.


    — ¿Qué necesitas?, solo dímelo –Einquel escucho a mi pedido.


    —Metal, el que tengas sin servir o ser de utilidad, es el elemento que necesito para hacer más munición para mis armas, con solo una pequeña cantidad necesaria me bastara para lidiar contra los Afligidos que han invadido su cuartel, me tomara poco tiempo tenerla lista.


    —Entendido, volveré enseguida.


    Otra cosa que precisaba para mi viaje, era metal, realmente estaba vacío, use todo el que disponía en el mundo espiritual, así como el que Allum podía producir de su interior, necesita abastecer mi suministro armamentístico y eso era otra razón para ayudarles.


    __________________________________________________________________


    Einquel me trajo unas espadas degastadas así como lanzas y algunos escudos, tales ítems iban a pasar a manos de herreros de su organización para renovarlos y dejarlo como nuevos, pero dado la situación, me los dio y yo se lo entregue a Allum para que los devorara, obtuve el lingote que requería de su interior para crear munición.


    En cuestión de minutos fabrique dos cargadores para el AK-47 (rellenando el cargador que aún tenía el cual poseía algunas balas) y 6 cartuchos para la escopeta Cerbero, con esta cantidad me bastaba, el elfo oscuro aparte, me trajo también ropa que vestir y nuevo calzado, dado a que ahora solo usaba el pantalón negro, la chaqueta negra que disponía estaba destrozada, además de lo gastado con el tiempo que estuve en esa isla atrapado y los zapatos que tenía también pasaron a mejor vida.


    Me dio una camisa blanca que llevaba la insignia de su organización en la parte del pecho, al parecer esta ropa era usada por los miembros iniciados, no me puse delicado, la acepte y me vestí con ella, colocando después el calzado que me ofreció, estaba cargado, vestido y listo para la acción, otra vez, pase una semana entera en cama, estirar las piernas y los brazos no me venía mal.


    Continuara…



    NOTA DEL AUTOR:


    Dibujar no es mi fuerte, incluso haciendo uso de programas, pero al final de cuenta aun sin importar la mala calidad, realice un mapa ficticio del Continente de Gresswold, que es en donde se desenvuelve las acciones de la novela, en Avalia hay tres continentes en totales: Gresswold, Sharya y Orianta.



    De momento todo transcurre (incluso la actual saga) como ya mencione en el Continente de Gresswold, aquí una gráfica geográfica de dicho continente el cual hice usando solo Paint:

    [​IMG]


    REINOS DEL CONTINENTE DE GRESSWOLD:


    0: Aquelarre Windaz (Situado en territorio neutral entre el Reino de Luthe y el reino de Mordvolt)




    1: Reino de Luthe




    2: Reino de Fraya




    3: Reino de Nagret.




    X: Prayt (ciudad fantasma)




    4: Reino de Zaragos




    5: Reino de Mordvolt




    6: Reino de Elvaria




    7: Reino de Proust




    8: Reino de Thardia




    9: Reino de Galet




    10: Reino de Druiz




    11: Reino de Idalica




    12: Reino de Dragnor




    13: Reino de Wilstone




    14: Reino de Greytwater




    15: Macur (Aquelarre Wicau)




    16: Isla Sargaro




    17: Jytalia



    Hay reinos sin nombrar en el mapa, pues son reinos que se considerarían menores o secundarios, puede que alguna vez vaya a nombrar algunos en la novela pero su mención en la parte geográfica no será necesaria.


    El mapa del Continente de Sharya y Orianta aún no están realizados, aclaro que de seguir progresando la novela obviamente pienso que la historia se situé en alguno de dichos lugares (pues la trama misma armada así lo describe).
     
  11. Threadmarks: CAPITULO 116 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Afligidos”
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    5155
    CAPITULO 116 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Afligidos”



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    De la habitación donde estuve internado por una semana, los tres pasamos por el pasillo y desde allí cruzamos por la puerta que llevaba a las siguientes instalaciones de importancia de esta guarida de Ordinem Deam, la siguiente sala rebosaba de incertidumbre por doquier, numerosos heridos apilados en líneas sobre una manta eran atendidos por miembros con conocimientos básicos de la medicina y magos curanderos.


    La mayoría eran humanos, otros unos pocos elfos de piel tanto blanca como otros de oscuro y destacaban también miembros semihumanos con apariencia humana pero poseyendo rasgos bestiales como orejas puntiagudas peludas, pelaje en algunas partes de sus extremidades y una cola animal, todos rodeados de vendas, algunos en el pecho, otros en las extremidades, algunos sobre la cara cubriendo algún ojo, no faltaban aquellos que habían perdido algún miembro.


    La sala era amplia por lo que el lugar era el adecuado para albergar a heridos y ser atendido, tenían a disposición equipo alquímico curativo como mucho suministro de vendas, el personal dedicado a atender a los severamente lesionados eran muy pocos, haciendo una observación rápida, destacaba la presencia de más de 4 docenas de heridos y al menos 17 miembros que brindaban atención médica.


    —Ayer habían más, dudo mucho que se hayan recuperado de inmediato –Comento Einquel.


    Los fallecidos eran llevados a una sala anexa que actuaba como morgue, hasta su eventual entierro, según en palabras del elfo y varios son los que ya han caído, parece que esta organización no rebosa de buenos números en sus filas últimamente.


    Continuamos avanzando por la próxima puerta, cruzamos por un corto pasillos y pasando por la siguiente entrada, dimos con una sala llena de mesas con números papeles ordenados en cajas de madera, una pizarra usada con esquemas que revelaban un plan trazado, numerosas personas de la organización corriendo a diferentes direcciones como si fuera una oficina empresarial con urgente papeleo por hacer.


    Había grupos quienes hablaban con una bola de cristal sostenido en una mano y cerca de su boca, lo utilizaban como un teléfono (solo que sin llevarlo a la oreja), un joven se acerca a Einquel identificando con el rango de Protecto (como los dos anteriores en mi encuentro con el “Afligido”).


    — Vigidente Einquel, tenemos novedades, el Custo Eithan y su división sensorial se están encargando de localizar a los Afligidos infiltrados –Informa denotando respeto hacia el elfo.


    —Buen trabajo Protecto, avisa y que se comuniquen con Eithan o su división para notificarle de que tendrá refuerzos de inmediato, aun si no lo necesita, los tendrá, eliminar a los infiltrados es prioritario.


    —¡Si, mi Vigidente!.


    El joven Protecto se retira y Einquel nos guía hacia nuestro siguiente punto de partida, teniendo a elegir entre tres puertas de diferentes colores, el elfo nos explica que la sala donde estábamos era el salón principal que se encargaba de gestionar la comunicación y parte logísticas de las actividades de la organización.


    Además desde el salón principal las 4 puertas que poseía, conectaba a una serie de salas específicas, por una de color azul llevaba a las habitaciones de descanso del personal, que a su vez también yacía el comedor y la enfermería (por donde salimos antes), otra puerta de color gris lleva a la armería anexados con otros recintos dedicados a la parte artesanal (herrería) y doctrinas de desarrollo o producción de materiales (alquimia).


    Después estaba la puerta amarilla que conducía a una sala de reuniones donde los altos mandos llevaban a cabo importantes discusiones, además en esa misma se hallaba una cámara donde se guardaban los fondos monetarios y su gestión estaba a cargo de alguien de buen conocimiento matemático y con la confianza de los demás.


    Nosotros salimos de la puerta azul donde estaban las salas dedicados al descanso, nutrición y curación de los miembros de la organización, de las tres puertas a elegir que teníamos, la que íbamos a tomar era de color blanco, aquella era la única que conducía a la salida de la guarida.


    Tras cruzarla dimos con un pasillo estrecho, era más extenso que las anteriores que llevaban a otras habitaciones, Einquel dijo que la puerta que conducía al camino por el que se salía o ingresaba a la guarida, estaba conformada por una red de pasillos a manera de laberinto, con ese planteamiento entonces me viene a la duda, ¿no serían perjudicados la misma organización transitando por estos caminos y perderse por ese laberinto?.


    —No te preocupes, tenemos todo cubierto, este laberinto es una medida de seguridad –Aseguro con total confianza el hombre de orejas puntiagudas.


    La entrada de la guarida esta custodiaba por miembros entrenados y actos para combatir, en caso de que la seguridad de la entrada fallase, el enemigo para llegar hasta el corazón de la guarida que era el centro donde se gestionaba toda la actividad, debía primero traspasar el laberinto.


    Es aquí donde actúa cierta “marca mágica” impresa en el cuerpo de cada miembro al ser aceptado en Ordinem Deam, esta marca funciona casi de la misma manera que la bendición de Astado de las brujas, con la diferencia de que no puede ser sentido porque no es una bendición en sí.


    Es como un tatuaje en la piel, tiene varias funciones, la primera como un reconocimiento de que el individuo es parte de la organización, la segunda tiene una función similar a un GPS pero muy limitado, tan solo funciona hasta cierta distancia y sirve más para saber si alguien está vivo o muerto y la tercera era en relación al laberinto.


    Este laberinto evidentemente no era ordinario, como casi todo en este mundo, su naturaleza era mágica y aquellos que poseían la marca de Ordinem Deam el laberinto los guiaría por atajos rápidos hasta su destino, los intrusos en cambio no tendrán acceso a estos atajos porque la marca es como una “llave de identificación” para abrirlos, tendrán que caminar por varios pasillos y cruzar numerosas puertas para hallar el camino correcto.


    Pero ahora la cuestión eran los Afligidos que se habían colado al laberinto tras atravesar las defensas de la entrada, debíamos encontrarlos cuantos antes de que estos lograran llegar hasta el salón principal.


    Según parece estas cuentan con la capacidad de poseer una habilidad para camuflarse en la pared como un camaleón y cuando hacen uso de este poder, se vuelven difíciles de percibir su presencia, con este dato se puede garantizar que usaran esta dote a su favor para mantenerse escondidos, emboscar sigilosamente a los que puedan y conseguir su objetivo de llegar hasta el centro de la guarida.


    En el pasillos por el que rondábamos hallamos una bifurcación, derecha o izquierda, la segunda fue la escogida por el elfo oscuro, pero al cruzarla yo mire por el lado no elegido por un instante y antes de voltear, note algo que llamo mi atención.


    Sobre la pared a simple vista parecía haber visto algo por un leve momento, como si hubiera algo allí, pero mirando fijamente con más atención no veía nada más que una pared normal, incluso mi percepción de sospecha o peligro estaba en su índice normal, solo pude llegar a la conclusión de que fue mi mera imaginación.


    —“No es tu imaginación, hay algo allí que no percibes con tu inferior percepción” –Hablo repentinamente la entidad del collar negro.


    — ¿Myldark? –Replique su nombre con dudas ante sus palabras.


    —“Ahora te daré una muestra de las nuevas capacidades adquiridas al permitirme extender mi almas más allá del collar, dejare que tengas el placer de que uno de tus ojos posea la visión de un dragón de mi estatus por un breve momento”.


    No bromeaba, sentí poder mágico fluir de mi ojo derecho, mi vista se vio mejorada de manera ridículas, con ese único ojo mi visión hace un acercamiento hacia esa pared como un binocular y entonces pude notarlo, una de esas criaturas estaba allí inmóvil pegado a la pared como una araña esperando por su próxima presa.


    Como el anterior, su cuerpo era rojo y su torso como extremidades se deleitaban con aspecto carnosos, extremidades fuertes con nervios sobresaliendo, incluso en las venas de su cuello y su único ojo color negro, era un Afligido, había encontrado a uno de los infiltrados.


    — ¿Amo que sucede? –Pregunta Allum.


    Ni Einquel o Allum lo notaban, la habilidad de camuflarse de esta cosa era formidable sin duda, la visión prestada por Myldark deja de actuar sobre mi ojo derecho, pero recordando donde estaba la criatura, agarre la AK-47 y dispare de manera automática asestándole varios balazos al cuerpo de esa cosa.


    El Afligido ante sus heridas vuelve a ser visible y deja de sostenerse de la pared, cayendo hacia al suelo para desangrarse, podía levantarse pero de forma lenta y entorpecida, no le di tiempo de recuperarse y los siguientes disparos fueron directo a su cabeza, acabando con los últimos tramos de su vida.


    —Increíble amo, encontró a uno rápidamente –Soy elogiado por mi pegajoso compañero.


    —Qué demonios… -Dijo Einquel abrumado —Sabía que la habilidad de ocultarse de los Afligidos era un dolor de trasero, pero jamás escuche que fueran lo suficientemente efectiva como para pasar desapercibidos de la percepción de alguien con buena cualidad sensorial.


    — ¿Eres bueno en la percepción de la magia? –Le pregunte.


    —Solía ser un explorador en mis tiempos como iniciado de la organización, tener buenos sentidos tanto en lo natural como lo mágico es vital, sentir las auras mágicas y escondidas es algo que se me da bien –Contesto él —No es la primera vez que lucho contra Afligidos camuflados, podía hallar su ubicación al acercarme a una distancia considerable a ellos, pero a este Afligido en particular… ¿cómo pude pasarlo de largo?.


    Con la anécdota de Einquel y tomando en cuenta que una de estas cosas se había colado más allá del centro de la guarida, recordando al primero con el que me tope, eran muy pocos, pensé entonces, ¿todos los Afligidos tienen la misma capacidades o existen algunos “variantes” de estas cosas con habilidades especializadas que destaquen de otros?.


    —Einquel, dijiste que estos Afligidos habían logrado infiltrarse a la guarida, ¿entonces quiere decir que eliminaron a todo los que se encargaban de vigilar la entrada? –Pregunte.


    —No, los miembros encargados de la defensa de la entrada siguen vivos, estos Afligidos traspasaron las defensas usando a un pequeño grupo como carnada, mientras los demás los combatían, estas cosas aprovecharon la ocasión y con sigilo se adentraron al interior de la guarida, al menos eso fue la conclusión que se llegó cuando se los detecto en el laberinto, los responsables de defender la entrada juraron no haber visto ni sentido a uno solo pasar, lo que me hace pensar que mantuvieron su apariencia oculta a la hora de llevar a cabo su intrusión –Me responde.


    —Entonces, ¿es posible que existan Afligidos con distintas capacidades?, es decir, no creo que este tal “Nexus”, cree un solo tipo de estas criaturas, ¿es posible que hayan creado algunas con cualidades especiales?, por ejemplo, un Afligido que se especialice en la ocultación para deberes como el asesinato sigiloso o infiltrarse entre las líneas enemigas.


    La mirada de Einquel se torna pensativa y mostro asombro con mi deducción.


    —Muy inteligente, intuiste de manera increíble sobre la amenaza con la que lidiamos, al solo poco tiempo de conocerlo, ¿qué te hizo llegar a esa conclusión?, cuesta creer que seas alguien joven –Opino el elfo —Pero tienes razón, no todos los Afligidos son iguales, además de luchar contra los de una clase regular, hay otros tipos de Afligidos con sus propias fortalezas.


    La explicación de Einquel comienza con los Afligidos regulares, su apariencia es igual a los infiltrados, con la diferencia de que su cuerpo es más robusto y sus extremidades aún más tonificados, podría decirse que la versión de infiltración ha reducido el tamaño y peso para compensar velocidad y proveerlo una mejor cualidad de sigilo.


    Las clases regulares se centran específicamente en el cuerpo a cuerpo, son rápidas y sus garras letales como espadas, además de que su cuerpo se imbuye de magia a la hora de combatir y fortalecer aún más su poder físico, siendo la clase más usada de Afligido conllevan el número a su favor como otra ventaja.


    Después se menciona sobres Afligidos blindados con alturas de hasta 4 metros y medio, cuya fuerza parece estar hecha para asediar los muros de una fortaleza, básicamente un arma de asedio viviente, dándome a entender a qué se trata de una unidad pesada.


    También menciona sobre Afligidos centrados en atacar a largas distancia y otros que invocan los elementos para la ofensiva como defensiva, estos eran las variantes que se conocían, pero nuevamente se ha dado a conocer una nueva, esta unidad de infiltración era algo que no se había visto hasta ahora.


    —Estas cosas… no usan una habilidad de camuflaje simple, más bien, parece una habilidad de invisibilidad más desarrollada, en el instante en que vi a uno, note que era muy diferente a otros Afligidos regulares –Expreso Einquel —Pero eso no es todo, con los reciente informes recibidos y si tomo en cuenta tu deducción, entonces el Afligido que logro adentrarse hasta el pasillo de la sala de las habitaciones de descanso, hizo uso de otro poder con el mismo fin de conseguir infiltrarse con éxito.


    — ¿Tienen otra habilidad? –Pregunte.


    —Sí, tiene que ver con el origen de los Afligidos, es mejor para ti no saberlo… créeme la respuesta solo te incomodara como también podría enfurecerte en buena parte.


    ¿Qué cosa podría mosquearme tanto de la manera en que estos Afligidos son creados?, a estas alturas del partido y con todo lo que he vivido tendría que ser lo bastante impactante para afectarme en lo más mínimo, estaba por insistir en que me lo dijera, hasta la llegada de un hombre de túnica blanca con la insignia de Ordinem Deam.


    — Vigidente Einquel, me alegra encontrarle, soy el Protecto Diak –Saluda mostrando su respeto hacia el elfo —Vengo con un comunicado del Custo Eithan, la división sensorial ha localizado y eliminado a dos de los tres Afligidos que se han infiltrado en la guarida.


    —Pues estas de suerte, porque ese último que les falta, está por allá bien muerto –Señalo el elfo oscuro al monstruo abatido.


    —Esos son grandes noticias, entonces puede proceder con la siguiente orden del Custo Eithan, él me comunico que usted estaba ayudando en la eliminación de los Afligidos intrusos y que una vez se haya conseguido acabar con los tres, se dirija a la entrada, le estará esperando allí con otras instrucciones –Relata su comunicado.


    —Entendido, estaremos allí cuanto antes –Asegura Einquel.


    El Protecto se retira por donde vino, con la derrota de los Afligidos infiltrados, ¿habrá culminado mi tarea aquí?, apenas use menos de la mitad del primer cargador del rifle y ni siquiera me tome la molestia de hacer uso de uno de los cartuchos de la escopeta.


    —Bueno, parece que mi ayuda ya no será tan necesaria –Dije en voz alta.


    —Aun así, colaboraste en la erradicación de los intruso, de no ser por ti, ese Afligido podría haberse desplazado hacia la sala principal, todos esos hombres y mujeres de allí, ayudan continuamente a mantenernos comunicado y organizados, perderlos supondría un golpe serio a Ordinem Deam –Me dice el elfo oscuro elogiando mi participación.


    Ciertamente, si destruyes la fuente de comunicación entre las tropas de cualquier grupo organizado, el dejarles incomunicado supone una ventaja que tu enemigo usara a su favor, como atacar ciertos puntos concretos tácticos, al no contar con la manera eficiente de advertir a ello a los otros, podrías estar bajo asedio en el corazón de tu base sin tener la menor idea.


    — ¿Qué hará ahora amo? –Me pregunta Allum.


    —Eso ya lo veremos.


    Por ahora nos centramos en ir hacia la entrada, guiados por Einquel, en los caminos que tomamos cruzamos unas tres puertas blancas en total, 10 minutos después llegamos hasta otro amplio pasillo dando nos condujo hasta la salida.


    Dimos con un extenso sótano, de no ser por los faroles con magia de luz iluminando la entrada, todo estaría oscuro, numerosos individuos, algunos humanos como semihumano custodiaban esta entrada, pero también destacaban la presencia de tres Golem mecánicos entre las filas.


    Sobre su alrededor yacía una barricada de hierro, muy útil como cobertura para los luchadores a distancia como arqueros (aunque los magos de combate a distancia tampoco están descartados), la presencia de numerosos cadáveres de criaturas inhumanas, Afligidos, revelaba las luchas sostenida por los encargados de hacer guardia para mantener a raya las fuerzas del Nexus.


    Allí nos encontramos con un hombre de lentes con unos 190 de altura, resaltaba con una edad en sus 30 y picos, con un corte de tazón de cabellera negra, llevaba un fino traje blanco casi como de oficina en conjunto con unos pantalones del mismo color, además de un par de guantes negros cubriendo sus manos, el símbolo de su organización lo llevaba en el pecho de su vestimenta en el lado derecho.


    Cerca de dicho hombre se encontraban unos 5 tipos vestidos con diferentes ropas que los que custodiaban la entrada, mientras que los primeros llevaban prendas blancas, estos segundos usaban una de color naranja, además de que incorporaba una capucha con la que cubrían su cabeza.


    — ¡Custo Eithan! –Einquel le habla al hombre de lentes.


    —Vigidente Einquel, ¿porque no lleva el uniforme designado de su rango? –Fue lo primero que le dijo el sujeto de lentes identificado como Eithan.


    —Digamos que el tiempo no estaba a nuestro favor y cada segundo era valioso como para usarlo en un cambio de ropa –Contesto el elfo.


    —Aceptare esa excusa –Volteo la vista hacia mí —Tu debes ser el chico al que Liha Gramwind involucro negligentemente, finalmente has despertado, pero siento darte malas noticias joven, aunque le prometimos a Liha ayudarte a volver a tu hogar, la situación actual no juega a nuestro favor para complacer dicho pedido.


    — ¿Qué tan mal está la situación allí arriba? –Pregunta el elfo oscuro.


    Una fuerte explosión se escucha en la cercanía haciendo temblar de manera momentánea el sótano.


    —Nuestros combatientes la están pasando a duras, el ejército de Afligidos está atacando con todo lo que tienen, la ausencia de la Arkana y los otros Custo no nos facilita las cosas –Detallo Eithan.


    — ¿Has recibido alguna respuesta del mensaje enviado por medio de un Espirano a la Arkana para notificarle de la situación que nos envuelve? –Pregunto Einquel.


    —Sí, recibí su respuesta hace una hora, estando en ellas con asuntos importantes en el reino de Dragnor, con la distancia que nos separa, la tomara regresar con toda prisa, unos 4 días en total a la guarida con todo el cargamento junto con los dos Custo que le acompañan –Respondió el hombre de lentes —Hasta entonces debemos resistir lo posible hasta su regreso.


    — ¿Cómo pueden haber tantos Afligidos?, es demasiado sospechoso que el Nexus nos ataque con tantos de sus efectivos, pueden que sepan que aquí está un escondite de la organización, pero es dudoso que sepan que este sea el cuartel general de nuestras operaciones –Añadió el elfo a discusión.


    —Lo mismo pensé, pero si coordinaron un ataque con la ausencia de la mayoría del personal de alto mando, es posible que tengan una clara idea de la importancia que es para nosotros esta guarida en concreto –Opino Eithan —Pero comprendo en buena parte tu punto, hemos luchado contra abundantes tropas de Afligidos, pero estas son quizás la más numerosa con la que nos hemos topado, el Nexus se recupera rápido a pesar de que eliminamos a muchos de los suyos, demasiado rápido…


    — ¿Crees que tengan uno de “esos” por aquí? –Pregunta Einquel.


    — ¿Un “taller de Afligidos”?, es posible, difícil de creer pero considerando la situación, las posibilidades son altas.


    Por el nombre de “Taller”, en mi cabeza resalta la idea de que era el lugar donde los Afligidos eran creados, ¿podría su naturaleza ser similar a un homúnculo?, si el bando enemigo cuenta con un sitio para producir más de sus tropas mientras sostienen una lucha prolongada, entonces esto se tornaría en una guerra de degaste y Ordinem Deam parece ya estar padeciendo los primeros indicios.


    —Entonces si se resisten 4 días, su organización habrá ganado esta lucha –Me metí en la conversación dando mi comentario al respeto.


    —Sí, con la Arkana y otros Custo podríamos con mayor probabilidad vencer al ejercito de Afligidos, aunque si la posibilidades llegaran a no poder darse el caso, con la Arkana presente, podremos iniciar el mecanismo mágico de “evacuación” de la guarida, es una medida que solo puede ser activado por ella misma –Aclaro Eithan.


    Desconocía la naturaleza de ese mecanismo mágico que menciona, pero si precisaba volver a Windaz, necesitaba la ayuda de ellos, si estoy en el reino de Wilstone, no tengo la menor orientación para valerme por mi cuenta, es evidente que un guía preciso, debía intervenir por desgracia, solo así obtendría con garantía su ayuda.


    Aunque objetara que me compensaran mi retorno a casa dado a que Liha me involucro sin mi consentimiento con asuntos de su organización, dada a la situación en la que yacían, era poco probable que mis protestas tuvieran alguna validez, desde su perspectiva me verían como el berrinche de un niño, en parte esto me molesta, pero las cosas eran así.


    —Si destruyen ese “taller”, su victoria seria definitiva, ¿no es así? –Pregunte.


    —De haber un “taller de Afligidos”, con su destrucción y el retorno de nuestra Arkana y algunos Custo, sin duda sería una victoria sin precisar de momento el uso de la “evacuación” de la guarida –Manifestó como respuesta el hombre de lentes.


    —Entonces es todo lo que necesito saber –Dije con el AK-47 en manos.


    — ¿Planeas intervenir en esta batalla aun siendo alguien ajeno a Ordinem Deam?, eres un joven muy valiente, pero el riesgo es demasiado y por lo que veo apenas has despertado, tu cuerpo sin duda necesita más tiempo para recuperarse, si intervienes solo podrías morir o conllevar a provocarte heridas muchos peores que ni la magia podría curar –Me advierte Eithan.


    —Custo Eithan, este joven no es alguien a que subestimar, sus heridas ya no son un problema, además de que he sido testigo de cómo sus artefactos mágicos han mostrado un poder formidable –Hablo Einquel en apoyo de mi imagen.


    —Estoy al tanto de los informes de Liha en relación al joven sangre de bruja y sus artefactos mágicos, sin embargo, me es difícil asimilar tales detalles, además dejar que se involucre un niño con vendas con el riesgo de que muera en un problema de la organización me parece algo bajo de nuestra parte, esto es algo que nosotros debemos resolver –Argumento Eithan.


    Ciertamente no era parte de Ordinem Deam y que involucraran a alguien de mi edad en sus asuntos, seguro les daría una imagen de un grupo bastante desesperado, si tomo en cuenta que Einquel menciono la necesidad de más miembros en sus filas, pero el otro detalle era que este hombre de lentes no creía que las armas de mis manos pudieran ayudar a la causa, si quería convencerle, debía mostrárselo frente a sus ojos.


    — ¡Afligido avistados, un pequeño grupo de tres “regulares” se acercan! –Alerta uno de los encargados de la defensa de la entrada.


    Del sótano había una escalera de piedra que conectaban con el piso de arriba, desde allí tres de esas criaturas salieron y como arácnidos se desplazaban desde el techo para avanzar hacia la entrada de la guarida de Ordinem Deam, los que estaban de guardia protegiendo la intrusión de más enemigos se posicionaban para atacar a las monstruosidades.


    —Es la oportunidad que buscaba, ¿listo para algo de acción?, Myldark –Dije en mis pensamientos a mi compañero de collar.


    —“Finalmente, ya me estaba aburriendo, espero que estar una semana entera en cama no te haya vuelto un debilucho, mocoso” –Contesto Myldark con su prepotente actitud de siempre.


    —Demonios, claro que no.


    Me quite la camisa para retirarme todas las vendas que envolvían mi cuerpo, el rostro de Allum como de algunos se tornaron abrumados un breve momento.


    — ¿Qué? –Dije mirando a mi pegajoso compañero.


    Una cicatriz quedo como secuela de la fatal herida que recibí en mi espalda, la cicatriz cubría con una línea blanca toda mi columna, no podía verla sin un espejo, pero me fiaba de las palabras de Allum, no sentía dolor ni siquiera tocándola, era una buena señal.


    —Me hare cargo de ellos –Dije en voz alta.


    —Oye, no hagas algo precipitado, no queremos hacernos responsable de tu muerte –Objeta Eithan para frenar mis intenciones.


    —Mis riesgos, mi responsabilidad –Decline su intento por detenerme —¡Intense Iron – Modo Knight!.


    Me envuelvo con la armadura negra en todo mi cuerpo, sentía otra vez su rebosante poder nutrir mis fuerzas, incluso creo que mejor que antes, corrí blandiendo el rifle de asalto con ambas manos, una de las criaturas descendiente del techo con sus garras apuntando hacia mí, mirándolo de cerca, su apariencia es similar al de los Afligidos que se infiltraron, pero tenían un cuerpo más corpulento y se notaba como sus extremidades eran más tonificados.


    Le apunte con el rifle y lastime severamente su cuerpo con unos disparos, la criatura cae al suelo moribundo y culmine su sufrimiento con un salto y aterrizaje justo sobre su cabeza aplastando su cráneo con brutal presión.


    — ¿Es cosa mía o sentí como mi fuerza se intensifico aún más unos instante cuando aplaste su cabeza? –Me pregunte en mi mente.


    Me centre en los restantes que quedaban, apunte al segundo quien aun estando colgado del techo, se encontraba en el rango efectivo de mi arma, vaciando las balas restantes del cargador en su espalda, sucumbe a las heridas y cae hacia el suelo, dándome el intervalo en que descendía para recargar el arma.


    El herido Afligido aterriza de pie aun resistiéndose, a solo escasos metros de mí, atine los siguientes disparos en puntos vitales de su cabeza y cuello, ese fue el final del segundo, el tercero casi se acerca a los vigilantes de la entrada, pero fui el primero en atacarle, con un salto sobrehumano, alcance una altura cercana a la que el monstruo se encontraba y dispare.


    De 6 disparos, cuatro dieron en su espalda y dos sobre la nuca, la criatura busca aterrizar bruscamente, le sigo el paso, cayendo a escasas distancia a su lado y dándole otra serie de balazos, algunas en sus piernas para hacerle perder equilibrio y otro directo al pecho, calculando a su corazón, de su boca expulsa a modo de vomito sangre y cae con sus fuerzas debilitándose en el suelo hasta fallecer.


    Todos los presentes quedaron sin habla cuando vieron como ese niño herido de 12 años, había vencido por su cuenta a tres Afligidos, pero su atención hacia mi cesa cuando otra amenaza se cierna sobre nosotros, un Afligido más se adentró al sótano, pero este era uno de esos variantes especiales.


    — ¡Afligido “Acorazado”! –Exclamo uno de los guardias de la entrada.


    Una bestia roja de cuerpo blindado con una estructura mecanizada semejante a un golem, baja de las escaleras de piedra haciendo resonar sus pisadas, media como cuatro metros de alto, su cabeza era igual que de las criaturas anteriores, un cráneo inhumano aún más grande acorde a su tamaño y recubierto por un casco metálico, en sus manos sostenía un martillo de guerra de tamaño descomunal hecho a su medida.


    Los miembros de Ordinem Deam estaban por actuar, incluso Einquel se puso nervioso al ver tal gigantesco ser, debía responder rápido antes que ellos lo hicieran, el rifle de asalto no bastaría para lidiar con esa cosa, por lo que la guarde pegándole sobre la espalda de la armadura con su efecto magnético, desenfundando en su lugar la escopeta Cerbero.


    Corrí a toda velocidad acercándome a la criatura colosal, desde mi punto de vista, no lo veía tan diferente de un Gaki, será grande pero era lento, para cuando se preparaba para atacarme con su martillo, apunte y dispare el primer cartucho sobre su rostro, la potencia del disparo quebranto la defensa de su caso y desfigura toda su cara despedazando un cuarto de esta en el lado izquierdo.



    Sin embargo el monstruo seguía en pie y viviendo, por lo que repetí el proceso antes de que se recuperaba y me atacara, solo que esta vez salte y a considerable distancia a quemarropa, dispare, el segundo destrozo más de la mitad de su cabeza, no creo que ni le quedara algo de sesos, suponiendo que anatómicamente lo tuviera, solo charcos de sangre roja emergían de sus heridas.


    Pero nuevamente la criatura mostraba perseverancia, aun con su cabeza mayormente destrozada, se mantenía resistiendo y aun vigoroso de luchar, me planteaba con dudas como era posible que aun pudiera dar pelea, a diferencia de los otros que hiriéndole en zonas vitales si caían.


    — ¡Hey chico! –Einquel me habla — ¡En su pecho, dáñale en su pecho! –Señala con un dedo sobre su cuerpo en el pecho a la altura de los pezones.


    ¿Me indicaba un punto débil del monstruo?, no tenía nada que perder con intentarlo, a la escopeta solo le quedaba un disparo más y tenía tres cartuchos restantes en caso de fallar este último, su pecho, allí debía atinarle el próximo tiro.


    El Afligido blindado estaba a momentos de aplastarme con su martillo, hasta que Allum interviene y salta transformando sus brazos en espadas las cuales clavas sobre lo que le quedaba de cabeza al gigantón, eso interrumpe su ofensiva dándome el tiempo que necesitaba.


    Apunte hacia el pecho desde donde estaba y dispare, los perdigones dispersados penetraron su blindada coraza con suma facilidad, causando un gran daño en la zona del pecho en donde Einquel me señalo.


    La criatura tambalea y finalmente cae de espalda contra el suelo, no se movía, tan solo sangraba quieto e inmóvil como debía, era el fin de este gigantón, pasando a ser otro cuerpo que se sumaba con el resto de los Afligidos muertos en el sótano.


    Sin más enemigos a la proximidad, retire el Intense Iron de mi cuerpo y regrese junto a Allum, al lado de Einquel y el tal Eithan.


    — ¿Ahora si aceptarías la ayuda de este “niño herido”? –Le pregunte al hombre de lentes.


    —S-sí, ya lo creo –Contesta acomodándose las gafas y denotando aun esa faceta de asombro en su rostro al atestiguarme en acción.


    —Jeje, te lo dije –Comenta el elfo oscuro.


    Exceptuando a Einquel (quien ya lo había visto con anterioridad), no había miembro presente de la Ordinem Deam que no quedara anonado al presenciar como un muchacho de mi edad, con artilugios “mágicos” que nunca antes habían visto, eliminar por si solo a una criatura que conocían lo fuerte y problemático era para los suyos enfrentarlo.


    Me volví al instante un potencial elemento bélico en la lucha contras las fuerzas del Nexus, pues esta batalla quedaría registrado en la organización.


    Continuara…
     
  12. Threadmarks: CAPITULO 117 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Nexus”
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    5277
    CAPITULO 117 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Nexus”



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Numerosos banquillos de madera decoraban el lugar, la mayoría destrozado, otros podridos, pero reflejaban el desastre de esta abandonada iglesia, del altar apenas sobraba vestigio alguno de que hubiera habido uno, el resto de las salas ajenas al sótano estaban derrumbadas.


    Me encontraba sentado en el suelo, finalizando la fabricación del último lote de munición, me tomo cerca de cinco horas consecutiva crear una gran cantidad, luego descanse una hora y me he puesto a crear los restantes para mi inventario, para entonces ya era el atardecer del primer de los 4 días para la llegada de la líder de Ordinem Deam.


    —Termine –Dije en voz alta.


    —Sí que te lleva tiempo crear esa munición para tus extrañas armas, bueno no es de extrañar, no se siente que usarían magia para funcionar, aun cuando las llaman artefactos mágicos –Comento Einquel quien estaba a mi lado.


    El elfo oscuro poseía una fina percepción de la magia como un rasgos distinto de su lado elfico, por lo que no le costaba darse cuenta de que en ningún momento mis armas de fuego poseían rastro de magia alguna, pudo corroborarlo cuando lo use delante de sus ojos, como hasta ahora.


    En esta abandonada iglesia, no solo estábamos los dos, también se encontraban algunos miembros de la organización, esperando sus órdenes como soldados para moverse, justo un escuadrón de 6 de ellos se desplazó hacia la dirección en donde se encontraba Eithan, el que porta el rango de “Custo”.


    El ataque enemigo está centrado en dos lados, Eithan se ocuparía en uno con el apoyo de miembros en su mayoría de rango Protecto, mientras que los demás que poseen el rango Vigidente junto a otros Protecto, nos concentraríamos en el restante, de ese lado me encontraba involucrado.


    — ¿Hasta cuanto más piensas hacernos esperar? –Pregunta un miembro de rango Vigidente como Einquel, ingresando al desolado sitio.


    Era un semihumano, pero uno que desenvolvía un aspecto humano con rasgos animales en su cuerpo, orejas puntiagudas cubiertas de un pelaje gris, también cubrían su brazo como la mitad de la mano, poseía un rabo (cola) y unos caninos en la boca, aquello era un mestizo, un cruce entre humano y un Lupian del clan “Colmillo de acero”.


    Me sorprendí al saber que dicha raza de lobos antropomórficos eran capaces de procrear con seres humanos, al parecer cuando esto sucede, puede darse el caso de que el “hijo” nazca o como un Lupian entero o un mestizo, las posibilidades del primero son mayores cuando la madre es la Lupian.


    El mestizo llevaba un manto blanco en conjunto con un pantalón del mismo color, la insignia de su organización la portaba en su vestimenta superior, misma ropa que fue forzada a llevarla Einquel mientras me repostaba de munición.


    —No seas tan apresurado, Garet, ya bastante es tener que usar este uniforme –Se queja el elfo de su vestimenta.


    —Esa ropa es la que te define como el “Vigidente” que eres, no te quejes por algo infantil –Opino el mestizo denominado Garet —Espero que esta espera valga la pena, presumes demasiado sobre lo que dices de ese chico, que para empezar ni siquiera es de la organización, ¿cómo es que el Custo Eithan accedió?.


    —Jeje… digamos que lo sabrás cuando lo veas con tus propios ojos, mientras tanto, ¿no les está ayudando su slime de metal?, deberías ser un poco agradecido de que alguien ajeno a Ordinem Deam, nos esté echando una mano.


    Mientras me encontraba ocupando de crear la munición, le pedí a Allum que asistiera a los combatientes de la organización en su lucha contra los Afligidos, me reuniría con él cuando acabara el asunto de las provisiones armamentísticas.


    —No es que no lo agradezca, simplemente la paciencia no es mi fuerte y llevamos esperando afuera con los demás –Dejo en claro su queja el mestizo.


    —Pues la espera acabo –Dije poniéndome de pie —Todo está preparado.


    Me ofrecieron llevar una armadura de protección ligera, pero rechace la oferta bastándome únicamente con la camisa blanca que Einquel me entrego al despertarme, desde que me retire todas las vendas, de alguna manera siento como si todo mi cuerpo, se sintiera más fuerte, casi como la sensación que una persona sentiría con los resultados de un riguroso entrenamiento en un gimnasio, o solo quizás es imaginación mía.


    Salimos al exterior para dar con un bosque, aquello rodeaba este abandonado edificio sacro, los tres nos dirigimos hacia un árbol en donde aguardaban dos Vigidente más, el primero era un Draconiano, cuerpo fortachón, cuernos en la cabeza y un cuero cabello rojo, mientras que el segundo era un hombre con un par de orejas felinas y una cola gatuna, un Cait o “hombre gato”.


    —Hombre, ya era hora, casi me tomo mi cuarta siesta –Dijo el Cait identificado como Benito.


    —Lo importante es que nos hemos reunidos, los preparativos están listo, podemos unirnos a la lucha con nuestros compañeros y amigos –Comento el Draconiano llamado como Xiz.


    —Y ya tenemos a los primeros con los que lidiaremos –Señalo Garet.


    Un grupo pequeño de tres Afligidos regulares se acercaban, se habían adentrando lo suficiente a las cercanías de la guarida, nosotros éramos sus próximos obstáculos que atravesar y lo último que verían, antes de que siquiera alguno de los Vigidente hiciese su movimiento, tome el AK-47 y dispare de forma automática contra ellos, a una distancia menor de 20 metros, eran blancos fáciles.


    Las balas perforan la dureza de su protección carnosa, su sangre brotaba a montón, solo bastaron con un puñado de balas para dejarles en serio estado, eso se debe a que el tipo de munición empleado en ellos era “AP” (“Armour Piercing” o “perforador de blindaje”).


    Crear munición especial me toma más tiempo que la ordinaria, pero gracias a mi talento como fabricante de armas y con los años de experiencia moldeando mis poderes esper, he llegado al punto de reducir el coste energético y el tiempo necesario de su manufacturación, a medida que mi cuerpo crece, también lo hace mi talento de don de creación.


    Los moribundos Afligidos con solo probar una insignificante cantidad de esta munición ya se encontraban en un estado lamentable, no desperdicie tiempo contemplando su agónico sufrimiento y los abatí de un tiro restante a cada uno en la sien.


    —Podrías haberle dado en el pecho, te explique que allí es el punto débil –Me recordó Einquel.


    —Ya lo sé, solo quería probar mis balas recién creada de la manera más efectiva –Conteste.


    Einquel me explico que los Afligidos poseen una especie de núcleo situado en el pecho, aquello era como un corazón de bombeo mágico de estas cosas y su destrucción equivalía a una muerte instantánea para estos, aunque también el infligirles serias heridas era otra manera de eliminarnos, pero era un esfuerzo más tedioso ya que se le debía herir bastante su interior para matarle de dicha manera.


    Por supuesto, dicho núcleo estaba envuelta en su propia coraza concentrada, era la parte más dura del cuerpo del Afligido para proteger su punto débil, la organización obtuvo estos descubrimientos con las numerosas autopsias llevadas a cabo en cadáveres obtenidos de sus numerosas luchas contra ellos.


    —Un resultado exitoso –Afirme.


    —No lo dudo –Apoyo Einquel esa afirmación.


    En cuanto a los demás, estaban abrumados al ver como tres Afligidos fueron eliminados con mera facilidad con el “artefacto mágico” que llevaba en mis manos.


    — Eso es justo la cara que quería ver en ustedes –Comento el elfo oscuro.


    —Supongo que ese tiempo invertido no fue malgastado –Cambio Garet de opinión repentinamente.


    — ¡Genial!, elimino tres de esas cosas con simpleza, un artefacto mágico bastante impresionante –Opino Benito.


    —Un artefacto de lo más extravagante y de formidable poder –Agrego Xiz.


    __________________________________________________________________


    La batalla del primer día se llevó a cabo en el bosque, guerreros de la organización entrenados luchaban empuñando un arma blanca, haciendo uso de alguna magia para la ofensiva e incluso invocando Espíranos a su lado para pelear, allí me encontré a Allum, quien luchaba contra una de esas cosas con el transformar de uno de sus brazos en una espada y la otra en una hoz.


    Los cuatro Vigidente y yo estábamos en el medio, brindando la ayuda como refuerzos para las tropas locales, aunque Ordinem Deam no contaba con una gestión equivalente a la milicia de una nación (o ejercito militar), sus miembros aunque entrenados mayormente para trabajos de sigilo, estaban instruidos también para combate de este tipo, no era su primer conflicto de semejante indole.


    — ¡Amo! – Allum nota mi presencia y corre hacia mi ubicación.


    —Buen trabajo, Allum, siento la demora.


    Allum se valía a combate cuerpo a cuerpo dado a que el rifle Mosin-Nagant no tenía balas y tampoco contaba con más munición para el arma.


    —Te prepare algo para ti Allum, había comenzado su fabricación cuando estábamos atrapados en la “Isla Única”, pero la deje inconclusa cuando las cosas se pusieron difíciles, pero finalmente pude terminar los últimos retoques que le quedaban para estar finalizada, ahora es tuyo –Le entregue una nueva arma.


    Un revolver Colt Python, le explique rápidamente el procedimiento de su uso como recarga, mientras que el rifle que portaba era para blancos a larga distancia, el revolver se desempeñaba mejor a corta distancia, de paso también le hice entrega de más munición para el Mosin-Nagant.


    Fue justo a tiempo, pues una oleada de Afligidos se acercó a nosotros, todos eran del tipo regular, Allum probo su nueva arma abatiendo a tres blancos con dos disparos cada uno, uno bastaría para penetrar el núcleo o dejar un hueco memorable a la cabeza, pero el slime apenas estaba acostumbrándose al fuego de un modelo nuevo.


    Un “Acorazado” llego a escena volteando un árbol, llamando la atención de la mayoría de los luchadores, me balancee hacia aquella monstruosidad equipándome el Intense Iron en “Modo Knight” y en mis manos llevaba la escopeta Cerbero totalmente cargado.


    La criatura levanto la pesada arma que portaba en manos, una descomunal alabarda cuyo golpe en el suelo hizo estremecer la tierra y dejo agrietado la zona en donde impacto, aunque un poderoso golpe, su velocidad dejaba mucho que desear, tanto que fue fácil para mi apuntar y disparar para atravesar su pecho del primer disparo y destruir su núcleo.


    Pero otra sorpresa llega a lugar y un segundo aparece, este a diferencia del anterior, llevaba en una mano un escudo de acero y en la otra una espada larga acorde a su tamaño, parecía desplazarme un poco más rápido que el anterior, aunque lo percibía con unos centímetros menos.


    El monstruo ignoro a cualquier otro miembro de Ordinem Deam, se centró únicamente en mí, corrió atacándome con su espada, el balanceo de su arma era sin duda más rápido que el que portaba la alabarda, pero aun así, no dejaba de ser lo suficiente lento para evadirlo con facilidad, cuando fallaba su ataque se cubría con su escudo como si se prepara para recibir mi contraataque.


    —Mmm… seré breve entonces –Pensé.


    Coloque el cartucho en el cañón de la escopeta que había utilizado recientemente, cambie el selector del arma a su disparo secundario y jale del gatillo.


    —¡Big Shot!.


    No importo cuando se cubriera, la monstruosa ofensiva de Cerbero había devorado la defensa del Afligido Acorazado, destruyendo su núcleo en el proceso, no fue un agujero pequeño lo que dejo, el disparo partió a la mitad el cuerpo del gigantesco ser, eso dejo perplejo como a la vez levanto la moral de los combatientes cercanos, el resto de los enemigos volvieron a ser del tipo regular.


    __________________________________________________________________


    Ya era de noche, el cielo despejado nos deleitaba con sus estrellas y su resplandeciente luna, la victoria de la lucha en el bosque fue para la Ordinem Deam, los miembros de la organización apenas habían tenido dos bajas y algunos heridos que estaban teniendo atención curativa en estos momentos.


    Un pequeño campamento se montó con tiendas y algunas fogatas alrededor para iluminar la densa oscuridad y evitar inesperados ataques nocturnos sorpresas, por supuesto varios hacían de guardia y contaban con una hábil percepción para alertar de la proximidad del enemigo si se acercaran.


    Era una noche fresca, los combatientes descansaban en las cercanías del cálido fuego, charlando con sus compañeros y nutriendo sus cuerpos con las raciones alimenticias ligeras con la que contaban, mientras tanto yo me sitúe dentro de una tienda junto a Allum, el slime practicaba su manera de recargar rápidamente el revólver, le encantaba la nueva arma por el inmenso poder de disparo que esta atribuía, pero le resultaba incomodo recargarlo de uno en uno y buscaba disipar esa debilidad haciendo uso de la ventaja en su morfología no humana.


    —Con que aquí estas –Einquel ingresa a la tienda — ¿Tú y tu slime no se sienten un poco solo aquí?, allá afuera algunos buenas personas esperan conocer al chico que mato a un montón de Afligidos con sus “extraordinarias” creaciones.


    —Oh, me halaga, pero debo darle mantenimiento a mis armas, además nunca está de más crear más munición –Objete de mi parte rechazando su oferta para socializar.


    —Para ser armas realmente poderosas, ¿necesitan de tanto cuidado?.


    —Si lo miras desde ese punto, una espada debe ser afilada como limpiada en ocasiones, ¿no es casi lo mismo?.


    —Mmm… en eso llevas razón, aunque darle mantenimiento a una espada parece más fácil que esa cosa que tienes entre las manos, de solo verla se nota lo compleja que es.


    Mire el arma con el que Einquel contaba, únicamente tenia consigo una espada, la misma que poseía desde la primera vez que nos vimos, luego recordé al verle luchar contra los Afligidos, la manera en que blandía el arma era bastante tosca y casi inexperta, mantenía el ritmo en su combate contra una de esas cosas, pero se sentía que el arte de la espada no tiraba para alguien como él.


    —Oye, no es por sonar ofensivo, ¿pero los elfos no son mejores con los arcos que con espadas? –Pregunte.


    —Sí, tienes razón, soy mejor con el arco que usando una espada, o mejor dicho… solía serlo –Contesto el elfo oscuro.


    — ¿”Solía”?...


    Revelo entonces que su mano derecha era falsa, una imitación de madera equivalente a una prótesis, su estructura como funcionamiento era a base de magia, se la manipulaba mediante el poder mágico del individuo, el elfo relata haber perdido tiempo atrás su verdadera mano y en el transcurso también su ojo derecho, de allí que use un parche para cubrirse.


    —Con esta mano de madera puedo sujetar firme una espada, pero no puedo usar con ella un arco con eficacia, controlar la fuerza con la que debo ejercer de esta “imitación” es difícil, no puedo tensar una flecha de manera decente, mis días como arquero terminaron.


    Einquel tensaba las flechas en el arco con su mano derecha, probó en ocasiones usar la izquierda para volverse un arquero ambidiestro, pero su brazo no dominante no le brindaba la fuerza equilibrada que precisaba, pues sus tiros eran flojos a más no poder.


    Cuando perdió su verdadera mano y se hizo con prótesis de madera, la fuerza con la que tensaba era incontrolable, rompía la cuerda a consecuencia de ello, intento aprender a controlar su nueva mano pero era difícil hasta el punto del cansancio, apenas le salió algunos tiros, pero dado a que se concentraba más en equilibrar la fuerza de esta con la tensaba la flecha, su puntería descendía en la mediocridad.


    Por ello no tuvo más remedio que acostumbrarse a usar una espada, no era el mejor espadachín, pues sus mejores cualidades estaban más en los trabajos sigilosos y en algunas ocasiones revives sus días como explorador.


    —Mmm… ¿tienes buena puntería? –Le pregunte a Einquel.


    —Pues cuando usaba el arco, si, la tenía –Responde de inmediato.


    —Ya veo, entonces hagamos una prueba.


    — ¿Con que?, ya te dije que no puedo usar más un arco.


    —¿Quién dijo que usarías un arco?.


    — ¿Eh?... ¿y qué esperas que use para demostrar mi puntería?.


    Salimos de la tienda, le pedí a Allum el rifle Mosin-Nagant, el arma estaba cargado y preparada, se lo entregue a Einquel mientras la sujetaba con cierta inquietud.


    — ¿Esperas que use esto? –Pregunta confuso.


    —El principio del arma es igual a un arco, disparar a distancia, solo que en lugar de una flecha, dispara un proyectil de metal que viaja a velocidades mayores que una, poseyendo un poder de penetración mayor y una cadencia de disparos más rápidos que el propio arco –Le explique.


    Ayude al elfo oscuro a como sostener el rifle, eso llamo la atención de los miembros de alrededor, quienes observaban con curiosidad como Einquel aprendía a usar una de mis armas de fuego, le di una breve explicación sobre el mecanismo de disparo, de donde salen los proyectiles, el retroceso, donde se coloca la munición al acabarse la utilizada.


    Por el rostro tornado en total dudas del elfo, era de esperar que al principio todo le sonara como si hablara con un dialecto inexistente para su culta experiencia, solo podría aprender con la práctica más que lo teórico.


    — ¿Ves ese búho de allí? –Le señale.


    A unos casi 200 metros de distancia, un búho ululaba sobre la rama de un árbol, era el blanco elegido para practicar, el elfo empezó con sostener el arma acorde a como le enseñe, apuntando y concentrándose, temblaba notablemente como si nervioso estuviera, el dedo de la mano de madera era la responsable de jalar del gatillo, cuando esta se movió de manera directa la presiono a fondo.


    El disparo se efectúa y el búho recibe la bala cayendo en picada hacia el suelo, el que hecho de que no se levantara dejaba en claro que el tiro fue mortal y el animal nocturno ha de haber muerto en el acto, sus compañeros elogiaron su logro, el elfo oscuro exhala sintiendo cierta satisfacción.


    —Nada mal –Le felicite.


    Era la primera vez que utilizaba un arma que nunca antes había visto, pese a tener sus dudas y temblarle el cuerpo mientras apuntaba, había conseguido en su primer disparo un tiro acertado, era como ver un cliché viviente, un elfo con puntería nata como en los clásicos cuentos de fantasía, y ver a uno usar un rifle francotirador, era en cierto modo hilarante.


    —Felicidades pasaste de arquero, a convertirte en un francotirador –Le dije al elfo oscuro.


    — ¿Francotirador? –Repitió la palabra sin idea de su significado.


    Deje en manos de Einquel el rifle Mosin-Nagant, contar con el apoyo de un hábil tirador será bastante provechoso en una batalla, puede que ahora sea un novato con un arma de fuego, pero de la experiencia se forjan los talentos que se tiene y sin duda este elfo deleita una compatibilidad como ninguna con esa arma.


    __________________________________________________________________


    El segundo día el combate se libró a la hora del amanecer sobre un extenso campo, diversas rocas de diferentes tamaños decoraban el terreno, algunas del tamaño de una persona adulta, otros con el triple de un elefante, era útil para usarlo como cobertura, bueno casi como una.


    — ¡El enemigo lanza proyectiles mágicos desde el aire! –Alerta uno de los combatientes.


    Del cielo descendían rocas envuelto en llamas del tamaño de una cabeza, su impacto desataba una explosión sobre lo que golpeaba, era como una lluvia de morteros, disparados por una variante de Afligidos especializados en atacar a distancia llamados como “Tirador”.


    Su aspecto era similar a un Afligido regular, al menos la parte superior de su cuerpo, pues la inferior constaba de unas extremidades arácnidas de 6 patas, portaba un casco su craneal cabeza y carecía de garras, pues sus extremidades superiores eran dos tonificados brazos que usaba en un arco de metal.


    Las flechas aparecían mágicamente de sus manos y cuando eran lanzados al aire, estas imbuidas en magia se convertían en las rocas ardientes que explotaban al impactar en el suelo, sus explosiones no eran cosa leve, poseía el poder de fuego equivalente al de una granada de mano.


    Equipado con Intense Iron en su “Modo Knight”, me situaba de roca en roca con Allum a mi lado, abatiendo con la AK-47 a los Afligidos regulares que se acercaban, por si fuera poco, incluso se encontraban presente en medio del campo de batalla unos 5 Acorazados, pero no era todo.


    Se veía a escena la aparición de Afligidos casi dos metros de altura, portaban una llamativa armadura pesada de color plata, sobre el casco una gema azul yacía incrustado en la frente de esta, por su equipamiento daba el aspecto de ser un paladín, pero su arma principal era un largo bastón de metal con una piedra azul incrustado en la punta de esta.


    Aquel tipo de criatura era conocido como “Hechicero”, bien protegidos con su armadura y mana, capaz de lanzar ataques a distancia devastadora como numerosos proyectiles mágicos a la vez, un Afligido de lo más problemático y teníamos suerte de que solo hubiera uno.


    Einquel demostrando sus primeras dotes como francotirador, fijo su siguiente blanco contra un “Tirador”, la munición que empleaba el arma era AP, por lo que potencia no le faltaba, el primer disparo impacto en el casco de la criatura atravesándolo y dejando un notable agujero, pero este seguía vivo, demostrando una vitalidad mayor a los del tipo regular, quienes podían morir de serios daños en puntos críticos.


    El elfo no desistió y su segundo disparo fue al arco de la criatura partiéndoselo a la mitad, el Afligido mostraba la habilidad de poder repararlo, pero eso le conllevaba a tomarle tiempo quedando vulnerable y el francotirador novato aprovecho con un disparo más, este último asesto en el pecho, en la zona del núcleo, el Afligido escurre sangre por la boca temblando la parte superior de su cuerpo y cayendo de costado en señal de su fin.


    —Esta arma es increíble… dudo que con un arco pudiera haberle asestado tal daño a esa distancia –Dijo Einquel anonado del rifle.


    El blanco al que disparaba se encontraba a una distancia casi de 900 metros y ese rifle puede alcanzar a un blanco en casi dos kilómetros, no hacia faltar dejar en evidencia la notable diferencia entre un arco y un arma de fuego para largas distancias.


    El “Hechicero” emite un rugido e invoca con su bastón una bola de fuego que lanza hacia una roca usada de cobertura por unos combatientes, la bola llameante golpea la rocosa estructura destruyéndola y convirtiéndose en un torbellino de dicho elemento al cual arrastra a los miembros que se cubrían en ella, los pobres fueron quemados hasta ser reducido a cenizas.


    —Esa cosa es problemática, mejor me deshago de él –Dije planteando mi siguiente jugada.


    Pero antes de que pudiese hacer algo, observo como una barrera mágica que envolvía al Afligido Hechicero se activa defendiéndose de algo que impacta en su rango de alcance, el primer daño deja grietas, un segundo proyectil golpea su defensa dejándola aún más dañada y el tercero finalmente la destroza.


    — ¿Podría ser…?


    Evidentemente, nuestro francotirador tuvo el mismo plan que yo, recargando al arma como se le enseño, ataca al Hechicero destruyendo primero la roca azul de su bastón, aquello era un cristal de mana, del cual aquella cosa hacia uso para alimentar su poder mágico, al destruirlo, redujo considerablemente su potencial ofensivo.


    El elfo apunto y su siguiente blanco era el cristal de la frente, pero el Hechicero como si adivinara su siguiente movimiento crea una concentrada barrera con mucho de su poder mágico que repele la bala, la barrera tenía un rango limitado únicamente para proteger su frente, por lo que sus flanco derecho, izquierdo y la retaguardia se encontraba sin su protección.


    Las balas dejaban grietas en la barrera, pero estas antes de que recibieran otro daño de disparo, ya se habían regenerado del anterior causado, el elfo viendo sabía que seguir disparando era un desperdicio de munición, deja de dispararle.


    —Esa cosa es lista, uso a su favor únicamente una barrera en un solo lado para tener todo su poder defensivo en un punto, el rifle aun contando con balas AP y siendo capaz de dañarla, el Afligido cuenta con el poder repararla constantemente –Pensé de inmediato —Pero su defensa es limitada y fácilmente puede ser flanqueado, ¡Allum cúbreme! –Le ordene a mi pegajoso compañero.


    Le hice una serie de señas a Einquel para trabajar en conjunto y eliminar al Hechicero, él dispararía cuando consiguiera que ese Afligido bajara la guardia y la forma en que lo haría, seria haciendo un acto casi suicida, lanzándome entre las líneas enemigas con la fuerza sobrehumana de mi Intense Iron, evitando la lluvia de rocas llameantes explosivas, a los Afligidos regulares en el camino y los Acorazados también.


    __________________________________________________________________


    El segundo día culmino con nuestra victoria también, pero el número de bajas en el lado de Ordinem Deam también fue mayor comparado al primero, en la noche los combatientes montaron un campamento para descansar y prepararse para el siguiente.


    Por insistencia de Einquel, me senté alrededor (con Allum a mi lado) en una de las fogatas, en donde estaban los tres Vigidente semihumano.


    — ¡Estas armas son increíbles!, solo tú, ese slime tuyo y Einquel son los únicos que utilizan una y pese a ser solo tres, ¡es como si cada uno cargara con el poder equivalente a un pelotón entero! –Comento el Cait Benito.


    —Ciertamente son formidables herramientas de combate, he visto tantos en mi vida, pero nada que se le pareciera a esta, su uso no parece ser tan complicado y además… no parecen precisar magia –Agrego el Draconiano Xiz.


    Tal afirmación hizo que muchos de los oyentes hablaran entre ellos con un rostro perplejo.


    —Un arma a distancia que no precisa magia para funcionar como un arco o una ballesta ordinaria, pero su poder es equivalente a artefactos mágicos, que invento tal esplendido y aterrador, imagina si esto fuera creado en masa, ¿eres tú realmente el creador? –Me pregunta Garet el mestizo de humano y Lupian.


    —Sí, ¿y que si lo soy? –Conteste.


    — ¡Eso es aún mejor! –Exclama Benito —Si pudiera crearnos estas armas, Ordinem Deam ya no tendría que lidiar con los problemas de número entre sus filas, con que uno tenga una de estas, poseería la fuerza equivalente de cien miembros a la vez… no, puede que incluso más, suene o no exagerado, pero estas armas resaltan con un poder que dejan en ridículo a muchos artefactos mágicos y tomando en cuenta que no necesitan magia…


    —Ya déjalo, no tengo en mente el producir en masa mis creaciones –Deje en claro.


    — ¡Pero podrías salvar a muchas vidas!, no es como si fuéramos a utilizarla con propósito nefastos –Defiende el Cait su punto — ¡Ordinem Deam pelea por el bien del mundo!, sin buscar la gloria o una recompensa, contar con tal armas a nuestro favor nos ayudaría…


    —Es suficiente Benito –Le interrumpe Garet —El creador de estas armas tiene sus motivos para negarse, no seas insistente y acepta las cosas como son.


    —Pero… ni modo… solo digo que esto nos beneficiaria bastante y a nuestro deber también –El Cait se da por vencido con esa última frase.


    Puede que Ordinem Deam tenga un propósito noble con un historial reluciente de altruismo, pero incluso una organización de tal calibre tiene sus puntos flojos, nada evita que alguno de los miembros se vuelva un traidor o abandone a los suyos, ese tal Lecius, es un ejemplo de ello.


    Compartir mi conocimiento de las armas de fuego con ellos, implica aceptar más riesgo de que alguien ajeno se haga con alguno de ellos, Ordinem Deam está comprometido a situaciones peligrosas constantemente, si uno de sus miembros fuera capturado o asesinado portando una de mis creaciones, el resultado dictaría para mal o peor.


    La mayoría de los presentes se sentía decepcionado de saber que no podrían contar con mis creaciones, porque después de ver de lo que eran capaz, ¿quién no se sentiría más seguro y confiado de luchar con un arma de fuego a la mano en lugar de una espada, una lanza o una ballesta?, lo siento por ellos, pero es mi decisión.


    — ¡ENEMI…!


    Uno de los encargados de vigilar el perímetro, advierte a medias de la presencia de hostil en las cercanías, su voz es silenciada para siempre por el mismo enemigo que había avistado, todos volteamos y vimos que el responsable no era un Afligido, en su lugar hallamos a un encapuchado que vestía una inusual túnica mágica con la apariencia de una sombra caminante.


    — ¿Quién es ese? –Pregunte en mis pensamientos.


    — ¡“El mago sombra”! –Exclama Einquel sumamente entre nervios.


    No era un Afligido, ¿podría ser uno de esos poderosos magos del Nexus?, que uno de ellos aparezca tan repentinamente aquí…


    —Ahora lo entiendo, jamás pensé que la participación de alguien en concreto, pudiera afectar bastantes mis planes –Dice el enigmático “mago sombra”.


    La mirada del individuo parecía estar estrechamente fijado en mí, levanta una de sus manos creando una esfera oscura para lanzarla rápidamente hacia mí.


    — ¡Intense Iron – Modo Knight!...


    Me equipo a tiempo la armadura, pero recibí de lleno tal esfera en el abdomen, no provoca una explosión, pero causa una dolorosa y enorme fuerza de presión que me envía varios metros hacia atrás rodando bruscamente contra el suelo hasta detenerme con el chocar de un árbol.


    Mi vista se tornó borrosa, estaba perdiendo la consciencia, el daño que recibí fue suficiente para debilitarme y caer en letargo, lo último que llegue a presenciar, fue a Einquel como a los demás atacando al mago sombra, pero una niebla oscura cubre todo el campamento y se oyen los gruñidos de Afligidos en esa cortina de oscuridad.


    —Maldición… -Mis ojos se cierran en contra de mi voluntad.


    Continuara…



    EPILOGO:


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Roz yace inconsciente y el Intense Iron de su cuerpo desaparece eventualmente, Ordinem Deam lidia con un ataque nocturno de Afligidos con una niebla oscura alrededor, el mago sombra a su vez, aparece a unos centímetros de Rozuel.


    — ¿Cómo puede un chiquillo causar tanto problemas?, no es alguien ordinario –Pensó el mago sombra —No importa, una vez muerto, no supondrás una amenaza para “Madre”.


    De su mano invoca una esfera oscura, apuntando a la cabeza, con esa distancia, su poder bastaría para destrozar su cráneo y causarle una muerte inmediata al inconsciente chico, pero cuando se disponía a llevar a cabo su ataque, recibe una sorpresiva patada en el pecho que hace al mago retroceder.


    — ¿¡Como…!?


    Observa que el golpe recibido, fue del mismo chico que se suponía carecía de consciencia alguna, su pierna con la que le pateo, estaba cubierta por una materia negra solidificada como una armadura, había sentido esa misma patada con una clara fuerza sobrehumana.


    Rozuel se pone de pie con vista en el suelo, el collar de su cuello envuelve su cuerpo con Intense Iron sin siquiera haber recibido la orden del usuario para equipárselo, todo su torso, cintura, extremidades superiores e inferiores son cubiertas por la armadura negra, pero su cabeza quedo como tal, sin recibir protección alguna de algún casco.


    — El mocoso aun es un novato, pero no puedo darme el lujo de que mi actual “portador” muera aun –Dijo Roz resaltando una segunda voz grave que no era suya.


    — ¿Quién eres tú? –Le pregunta el mago sombra.


    —Siéntete orgulloso, mago, aun con este debilucho cuerpo humano, tendrás el honor de probar una fracción del poder de un auténtico dragón ancestral.


    Rozuel levanta la vista mirando cara a cara al mago sombra, revelando poseer rasgos inhumanos, en sus ojos grises, iris con forma de rombo y en su boca sobresalía unos minúsculos colmillos.


    Continuara…
     
  13. Threadmarks: CAPITULO 118 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Myldark”
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    4295
    CAPITULO 118 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Myldark”



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Un ataque nocturno es llevado a cabo por los Afligidos bajo el mando de un enigmático usuario de magia, con el nombre de “mago sombra”, su inminente presencia revela ser alguien de destacable poder y con el objetivo de eliminar a Rozuel Drayt, con su primer ataque deja a Roz inconsciente y a la merced de su ejecución, hasta que…


    — El mocoso aun es un novato, pero no puedo darme el lujo de que mi actual “portador” muera aun –Dijo Roz resaltando una segunda voz grave que no era suya.


    — ¿Quién eres tú? –Le pregunta el mago sombra.


    —Siéntete orgulloso, mago, aun con este debilucho cuerpo humano, tendrás el honor de probar una fracción del poder de un auténtico dragón ancestral.


    Rozuel levanta la vista mirando cara a cara al mago sombra, revelando poseer rasgos inhumanos, en sus ojos grises, iris con forma de rombo y en su boca sobresalía unos minúsculos colmillos.


    — ¿Dragón ancestral? –Repitió el mago enigmático en su mente con cierta confusión ante las palabras del chico.


    No dudaba de que algo extraño se había tornado alrededor de aquel muchacho al que tenía por objetivo eliminar, su voz sobrenatural y aquellos rasgos reciente ajenos a su humanidad, pero había inquietud en un detalle muy crucial, no era capaz de sentir la “presencia” de Roz.


    Podía ver una fuerza emanar del cuerpo del chico, una energía de naturaleza mágica azulada y mayormente gris sobresalía del cuerpo del joven, y a su vez también otra energía de aspecto incoloro en menor cantidad, estaba esparcido débilmente en todo el cuerpo, pero con dos puntos en donde más se concentraba dicha energía, la cabeza y el pecho en la zona del corazón.


    — ¿Qué es eso?... –Se preguntó el mago.


    La energía azul y gris aun incapaz de percibirla sensorialmente, no le costaba deducir que era mana, poder mágico, pero aquella energía incolora que le envolvía a escasa notabilidad, no la sentía como tal, pero la duda albergaba de su auténtica naturaleza y una pregunta repercutió en sus pensamientos; “¿aquello me impide sentir a este niño nada ordinario?”.


    Inmediatamente tuvo que abandonar la conversación en sus pensamientos cuando sintió con sus oídos, el fuerte estruendo del muchacho acercársele velozmente, había cubierto su mano derecha de aquella sustancia negra de la armadura oscura, haciendo una mano metálica de tamaño descomunal con largas y afiladas garras.


    Un zarpazo fue dirigido contra el mago, pero el enigmático personaje se desplaza como una fantasmagórica serpiente sombría por el suelo evitándolo, volviendo a su forma ordinaria tras tomar 6 metros de distancia de su oponente, acto seguido crea una esfera oscura y la lanza contra él.


    El chico ni se toma la molestia de evadirlo, pues golpea la esfera con su descomunal mano partiendo el esférico ataque en dos los cuales se desvían e impactan contra el suelo produciendo el choque de fuertes golpes.


    —Un enemigo problemático… -Pensó el mago enigmático.


    Rozuel se lanzó a la ofensivo con otro zarpazo, pero el mago sombra vuelve a evadirle de la misma forma y al regresar a su estado normal se eleve a unos cuantos metros en el aire apuntando con sus dos manos hacia el chico, creando numerosas esferas oscuras a su alrededor que son dirigidas hacia él.


    El muchacho con una confianzuda expresión maliciosa en el rostro, se mueve con agilidad y rapidez sobrehumana mayor al nivel que contaba con su Intense Iron en su “modo Knight”, no había señal de fatiga o cansancio ante tal demostración de dotes físicos, cada esfera que esquivaba revelaba causar una explosión oscura que dejaba marcado el suelo con mayor grado que sus anteriores ataques.


    Al haber evitado con éxito todo el ataque del mago sombra, el chico mira fijamente a su enigmático enemigo, con su siguiente movimiento planeado, tomo el AK-47 con el brazo izquierdo y un suceso nuevo se da en curso, el arma se fusiona con el material oscuro de la armadura dando un resultado fascinante.


    La extremidad izquierda se había convertido en un brazo-rifle con el cañón del AK-47 en la punta, con ella tuvo en la mira al mago sombra y disparo tres balas, los proyectiles atraviesan el cuerpo del usuario mágico como si estuviera hecho de niebla oscura, una sombra incorpórea.


    El mago contraataca y elevando una de sus extremidades crea un número de esferas oscuras mayor al anterior, sin embargo, el muchacho con el concentrar de magia en su brazo derecho, realizo un zarpazo desde donde estaba invocando una potente onda de viento del cual fluía su poder mágico.


    Este se desplaza como un violento ventarrón casi huracanado que daña el suelo conforme su avance, al llegar hasta la posición del mago sombra, la fuerza de esta corriente ventosa hace desaparecer sus esferas, al pasar el fuerte viento lo siguiente que presencia es el cañón del arma del chico apuntarle nuevamente.


    5 disparos esta vez, pero todos vuelven a traspasar su cuerpo como si niebla volvieran a tocar, el mago desvelaba una problemática habilidad para tornar su estado físico en uno incorpóreo acorde a su sombría apariencia, volviéndose hasta el punto de ser invulnerable a los ataques físicos del joven esper.


    —Jejeje… -Ríe Roz denotando con claridad la segunda voz grave.


    El mago sombra presenciando el nivel como amenaza de su nada ordinario oponente, pensó enseguida llevar su poder al siguiente escalón, dos pentagramas de fuego sombrío se manifiesta en cada palma, conjurando alrededor de su rival docenas de lanzas oscuras flotantes que apuntaban hacia él, sin embargo eso no intimido a Roz.


    —Tsk… me subestimas mago.


    Un par de bultos surgen en la espalda de la armadura del muchacho al nivel de los omoplatos, creciendo y dando origen a dos alas metálicas de aspecto reptilico, el mago enigmático cierra sus puños y eso causa que las lanzas flotantes se muevan velozmente con intenciones asesinas hacia su objetivo determinado.


    Pero nuevamente el joven esper vuelve a deleitar otra muestra de fuerza de su anormal comportamiento, sus alas recién adquiridas se mueven como si voluntad propia tuvieran y repele a cada lanza como si las abofeteara, culminando con el desatar de un huracanado viento con estas que hacen retroceder como desaparecer al resto de las amenazantes lanzas.


    La fuerza de la corriente ventosa levanta una cortina de polvo en el transcurso, la cual es aprovechada por el mismo mago enigmático, atacando por la retaguardia de su oponente.


    —“¡Tridente de Penumbra!”.


    Fue su técnica empleada, de sus manos sujetaba un tridente hecho con poder mágico de sombra con el cual sus afiladas puntas tenían la intención de penetrar en la zona de la armadura donde llegaría a la parte cardiaca del chico, pero el esper sintió su presencia y su sorpresivo ataque, con su mano-garra tomo al tridente y cambio su dirección para atravesar su espalda y las partes punzantes salir de su abdomen.


    El mago sombra toma distancia, observando como el tridente desaparece al no yacer en contacto con él, dejando a la vista el daño de las tres heridas penetrantes tanto en la espalda como en la parte delantera sobre el abdomen, pese a ello el lastimado Roz no exclamo dolencia alguna o sentía la debilitante repercusión del daño provocado en su cuerpo.


    — ¿Qué ocurre mago?, ¿es todo lo que puedes hacer? –Volteo el chico esper para mirar a su enigmático oponente con una expresión arrogante.


    Mientras tanto, sobre la niebla oscura que cubría el campamento montado por los combatientes, los miembros de Ordinem Deam luchaban contra los Afligidos que le atacaban, Einquel disparando a las presencias hostiles que sentía, logra salir de la niebla para hallarse en escena el confrontar del mago contra Roz, pero lo más llamo su atención fue lo siguiente que presencio.


    Noto las heridas penetrantes en el cuerpo del chico, estas sangraban pero el mismo joven ni se inmutaba de ello, observo como por consiguiente, aquellas mismas heridas empezaban a cerrarse deteniendo la hemorragia y acto seguido la materia negra de la armadura cubre el daño de penetración en la misma vestimenta metálica reparándola.


    —Es como aquella vez… -Dijo anonado el elfo oscuro.


    __________________________________________________________________


    Einquel estuvo presente aquel momento en que Roz fue traído y atendido por el personal de la enfermería de la guarida de la organización, en su espalda tenía una brutal herida vertical de corte que se extendía en toda la columna, era un daño que estaba fuera del nivel de las capacidades curativas de su gente, lo que daba a pensar que el niño no sobreviviría.


    — ¿Qué diablos?... –Fue su reacción de asombro al igual que el personal cuando lo presenciaron.


    Sobre el cuerpo del chico un aura gris le envolvió y unas venas grises surgieron del collar negro de su cuello extendiéndose hacia la espalda, de repente aquella mortal herida de corte empezaba a sanarse lentamente, los magos curanderos no tenían la menor idea de que ocurría, pero no era causa de su magia la razón de tal fenómeno.


    Sin embargo, aprovecharon tal extraño manifestar, mientras la herida se curaba, trataban de mantener vivo e hidratado al muchacho, en cuestión de una hora y tanto, aquel feo corte fue suturado por completo evitando toda pérdida de sangre y luego empezó a cicatrizarse, pero la situación del chico aún era frágil.


    Mientras su herida iniciara el proceso de cicatrización, aquella parte no debía ser tocada o la sutura se abriría, al cabo de una semana y cuando Roz finalmente despertó, fue que vio ante tal grado de recuperación, que ese chico que Liha había conocido, no era para nada alguien normal.


    Mostrar tales cualidades de sanación que ni un mago de nivel ordinario podría fomentar, considerando que él era un no mago y también estaba el hecho de que no pudiera sentir su presencia, su magia o mana, alrededor de ese tal Rozuel Drayt, le envolvía un aura de incógnitas que el mismo elfo sentía curiosidad y a la vez temor.


    __________________________________________________________________


    —No hay duda, es como aquella vez…


    Observo detenidamente al chico notando los nuevos rasgos de su armadura, las alas eran algo que no había mostrado en todo las veces que uso su tal “Intense Iron”, pero también noto que su voz cuando abría su boca para hablar con provocación al mago sombra, relucía un segundo tono grave que no era suyo.


    —No sé qué está ocurriendo o que le está ocurriendo al chico, pero si esto nos da una oportunidad para vencer al mago sombra, debo aprovecharla –El elfo se hecha cuerpo a tierra apuntando al mago sombra y manteniéndolo en la mira.


    Él era consciente de la habilidad del mago enemigo para volver su cuerpo en un estado incorpóreo para evitar el contacto de todo ataque mágico o físico, pero sabía que tal poder no era invencible y confiaba que Roz descubriría su punto débil, permitiendo al elfo aprovechar esa ocasión para dispararle.


    El mago sombra al ver la capacidad regenerativa de su oponente, tanto para sanar su cuerpo como reparar la armadura, opto por subir a otro nivel su grado de poder mágico, su cuerpo se envolvía en un aura sombría y repentinamente se replica a si mismo con ahora 5 magos sombra rodeando a Rozuel.


    Los cinco poseían aquella oscura aura y al levantar todos juntos sus manos a la altura del abdomen, numerosas lanzas oscuras se crean a su lado y en sus mismas manos un tridente se crea a su disposición, posicionándose cada uno para cargar contra su dificultoso rival de armadura negra.


    —Ya veo, conque así funciona –Dijo en sus pensamientos el joven esper mirando con sus anormales ojos a los 5 magos sombras.


    Apunto y realizo un disparo, pero no a uno de los 5 que tenía rodeándole, sino a otro mago sombras que estaba a unas distancias de una de las réplicas, en un estado de invisibilidad, el proyectil del AK-47 atraviesa su estómago y vuelve a ser visible para todos, causando en consecuencia la desaparición de todos sus duplicados como también las lanzas y sus tridentes.


    El daño del disparo dejo una herida en la zona abdominal del enigmático usuario de magia, no había sangre escurriendo, solo un agujero negro carente de carne o algún contenido orgánico, tan solo un hoyo de oscuridad.


    —Querías engañarme y distraerme con esas lastimosas replicas, pero lo más interesante fue descubrir que no puedes usar tus poderes para atacarme y ser invulnerable a la vez –Revelo Roz —En el momento en que hagas uso de tu poder mágico para centrarte en la ofensiva, no puedes usar tu habilidad defensiva para hacer tu cuerpo incorpóreo a los daños, eres vulnerable cuando atacas, teniendo que elegir entre atacar o defenderte, pero nunca los dos a la vez.


    — ¿Cómo pudiste darte cuenta?, estaba lo bastante oculto como para ser sentido sensorialmente –Pregunta el mago sombra curioso de saber cómo fue encontrado al volverse invisible.


    —Estúpido mago, mis ojos no son inferiores como los tuyos, puedo ver y percibir lo que humanos y seres de tu bajo nivel no podrían ni en cientos de años –Le dice con prepotencia el joven esper.


    El misterioso mago estaba aún más impresionado, su fuerte oponente no solo vio bajo su ataque y la debilidad de su defensa, incluso logro conseguir causarle una herida, con tales hazañas era bien sabido que tenía que ir con todo lo que tenía permitido a su disposición, un pentagrama mágico surge de su mano derecha y con ello invoca un muro del suelo.


    Una fortificante estructura defensiva oscura con una altura de 5 metros, del otro lado lanzas surgían de la pared sombría como proyectiles preparados para ser disparados hacia el chico, su siguiente técnica estaba centrado tanto para el ataque como defensa de su frente.


    —Con esto debería… ¿¡Hmmm!?...


    Percibe a tiempo como una premonición el peligro hacia su costado, con sus reflejos sacrifica la mitad de uno de sus brazos para desviar aquello que casi pudiera causarle un serio daño, el proyectil de una bala de rifle, miro detenidamente la dirección de donde procedía, notando la presencia de Einquel con el Mosin-Nagant en manos en una posición de tirador.


    —Que descuidado he sido, me centre tanto en el combate y en ese chico, que ignore a mi alrededor… debo reflexionar esto más tarde… -Pensó el mago sombra.


    Repentinamente, el muro que había invocado es derribado por la mano-garra del joven esper, quien se desplaza rápidamente hasta detenerse a escasos centímetros del enigmático mago, ubicándose cara a cara de él, el chico sabía que el sombrío mago estaría usando su habilidad defensiva para que todo ataque traspase su cuerpo, pero eso no le detuvo.


    —Como te dije, mis ojos pueden ver y percibir lo que seres inferiores no pueden, por ejemplo…


    Con su mano-garra la acerco al mago sombra, como preveía esta atravesaba su cuerpo, aun así llevo su garra en la parte de su pecho, estando dentro de su incorpóreo cuerpo, el brazo de Roz empezaba a concentrar poder mágico.


    —Porque si hago esto…


    Retiro su mano-garra del cuerpo del anónimo mago causándole una herida en el pecho, ignorando su incorpóreo estado de niebla sombría, este retrocede y toma distancia al ver que pudo recibir daño incluso con su habilidad defensiva activa.


    —Por fuera serás inmune, pero si ataco “desde adentro” con magia en un punto específico, también serás vulnerable –Dice su oponente de la armadura negra con arrogancia entre risas.


    —No debería saber eso, ni siquiera sentirlo, ¿realmente sus ojos pueden ver la vulnerabilidad interna de mi habilidad sombría para traspasar todo aquello que intente infligirme daño? –Se preguntó anonado el mago sombra.


    Tres Afligidos salen repentinamente corriendo con frenesí, surgieron de la niebla oscura muy cerca de Einquel, pero pese a tener al elfo a su alcance y con alta posibilidad de tomarle por sorpresa, le habían ignorado y centraron toda su atención en Rozuel.


    Dos de ellos eran del tipo regular, estos saltaron y como depredadores enloquecidos descendían con intenciones de clavar sus garras sobre el chico, pero él hizo uso de la suya, con solo un zarpazo de su mano afilada descuartizo a los dos en un movimiento volviéndolos más unos sacos de sangre que carne que terminaron por dispersarse en el terreno.


    El tercer Afligido era un acorazado, cargaba con su pesada hacha descomunal contra Roz, él chico apunto con el rifle hacia la gigante criatura, la extremidad fusionada con el arma de fuego se envolvió en magia, disparo proyectiles demostrando la capacidad de imbuirlos con poder mágico y potenciar su poder de fuego, las balas atraviesa cada mano del gigante destrozándolas como un frágil paño.


    El Afligido al perder su único medio para sostener su hacha, su arma cae haciéndose sonar su pesadez al impactar contra el suelo, Roz salta haciendo uso de las alas, no podía con volar con ellas como un dragón, pero era capaz de realizar saltos de mayor altura y planear en el aire, de su brinco elevado cayó encima de la cabeza del monstruo.


    Y haciendo uso de su garra, las clavo alrededor de la cabeza del Afligido, unas venas grises surgían del collar hacia la extremidad con la que obraba su movimiento y en solo el primer intento, arranco toda la cabeza con cuello incluido de la entidad inhumana con brutal fuerza, arrojándola en el aire a una elevada distancia hasta perderse en el bosque.


    Como acto final, con esas mismas garras, partió en dos al Afligido desde un ángulo vertical, iniciando su fino corte desgarrador en la parte donde la cabeza extirpo, el chico se hecho a reír, con una imponente carcajada que denotaba su voz inhumana.


    El mago sombra al atestiguar tal monstruoso poder, pudo concluir el significado de aquellas palabras que dijo el chico antes de iniciar el combate, “Siéntete orgulloso, mago, aun con este debilucho cuerpo humano, tendrás el honor de probar una fracción del poder de un auténtico dragón ancestral”.


    —No puedo sentirlo, pero puedo verlo tan claro como el día, dentro de ese cuerpo humano, abunda la presencia de algo más, ¿quién eres entidad autoproclamada como un dragón ancestral? –Le pregunto el mago sombra.


    —Soy Myldark, dragón ancestral también conocido como el “Acero de las Sombras”, regocíjate y tiembla ante mi presencia, mago –Contesto Roz revelándose de manera oficial como Myldark quien hilaba de las acciones.


    — ¿Myldark?, ese nombre me suena… lo recuerdo, pertenece a uno de los “seis dragones del fin”, título acuñado por habitantes tanto humano y semihumano de toda Avalia, a 6 dragones ancestrales que una vez se unieron y le dieron guerra a tres reinos a la vez hace varios siglos atrás en el continente de Gresswold, aquello seria conocido como “La guerra de los seis dragones del fin” –Pensó el mago sombra —Lo último que se sabe de Myldark, es que lo vio custodiando su territorio ubicado en el reino de Zaragos hace más de medio siglo, protegiéndolo celosamente de intrusos, no atacaba aldeas o arrasaba ciudades, tan solo estaba allí y a veces era retado por campeones como magos poderosos, todos caían ante el poder de ese temible dragón, pero un día misteriosamente desapareció de su territorio, se dice que alguien lo venció, pero se desconoce quien fue y a donde fue a parar el cuerpo de este dragón ancestral, su cadáver no sería solo un trofeo decorativo, sino un valioso ingrediente para crear formidables artefactos mágicos, así que este… ¿es ese Myldark? –Reflexionaba en su mente el sombrío mago.


    —Je, tienes suerte de que no tenga mi cuerpo original, habría acabado contigo desde el principio –Dijo el mismo Myldark.


    —Morir es algo que tengo prohibido, hasta que el sueño de “Madre” se haga realidad, Hmmm… esta “vestimenta” ya no me es funcionable.


    El mago sombra se retira la túnica que vestía revelando su verdadero aspecto, un hombre joven de bello rostro, tenía un inusual pelo corto con la mitad de su lado izquierdo de color blanco y la otra parte de negro, pero lo más llamativo eran sus ojos, su izquierdo era totalmente negro como la oscuridad y el derecho blanco como la luz, ambos carente de iris y cejas, llevaba encima un manto gris en conjunto con un largo pantalón azul junto a unos botas de color marrón, la herida en su abdomen y pecho ya no estaba, y la extremidad que sacrifico a la mitad, se encontraba entera e ilesa de nuevo.


    — ¿Es ese tu autentico aspecto?, luces igual de endeble –Opino con prepotencia el dragón.


    — ¿Así lo crees recipiente del dragón ancestral Myldark?, da igual, mis asuntos aquí han concluido –Dijo el enigmático mago —Si tuviera el permiso como la capacidad de luchar con todo mi poder, no lo habría dudado un segundo.


    —¿¡Piensas huir de mi!?, ¡mago cobarde! –Exclamo molesto Myldark.


    —Volveremos a vernos, de eso no hay dudas, estimo que tu muerte será beneficioso para “Madre”.


    —Tsk… no se quien sea esa “Madre” de la que tanto fanfarroneas, pero suena como alguien tan débil para depender de otro debilucho para hacer su mandato, je, patético.


    —Cuidado dragón, de tu arrogante carácter, podrías conocer por primera vez el auténtico terror si osas enfrentarte a “Madre”, pero no dejare que eso ocurra, caerás en mis manos antes de que pongas tus escamosas garras encima de su suprema presencia.


    —¡Cállate, debilucho mago!.


    Apunto con el rifle y disparo contra el mago, pero este al recibir la primera bala su cuerpo se transforma en niebla oscura y desaparece en el aire, con sus últimas dedicadas al dragón.


    —“Nos veremos las próxima vez recipiente del dragón Myldark, hasta entonces sobrevive y vuélvete más fuerte, porque yo, Luzbel, sirviente de Madre, volveré por ti y te eliminare”.


    El dragón refunfuña con los dientes de Rozuel enojado ante el abandono del mago dejando inconcluso la batalla, la niebla oscura del campamento montado por los combatientes desaparece tornándose el terreno nuevamente visible, Ordinem Deam parecía llevar ahora la ventaja de la lucha, pues el número de enemigos era inferior y casi todos eran Afligidos atacantes del tipo regular.


    Un Afligido acorazado corre para cargar contra Rozuel poseído por Myldark, el dragón aun manteniendo el rencor de su lucha inconclusa, desquita su rabia contra el monstruo, se lanza contra el gigante ser cuerpo a cuerpo, el Afligido al tenerlo en su rango ataca con su pesada arma, un hacha de combate tan descomunal como su cuerpo.


    Para sorpresa de todos, Myldark detiene su ataque sujetando el hacha desde el filo del arma con solo su brazo-garra, el suelo al que los dos pisaban se agrietaba ante la cantidad de presión que se ejercía, del collar negro venas grises se manifiestan extendiéndose a la extremidad con la garra, pero incluso las piernas se ven involucradas.


    Masa muscular surge de las partes envueltas por las venas grises, acompañado de una inmensa cantidad de poder mágico que irradia en todo el cuerpo del chico, este crece como una columna visible de 4 metros que todos los presente de alrededor podían ver, pero no sentir, inclusos los Afligidos con curiosidad miraban aquella exagerada cantidad de magia atentamente.


    —Solo eres otro débil e insignificante insecto –Insulto el dragón a su monstruoso rival.


    Myldark le arrebata la pesada arma en la lucha de fuerza al Afligido, acto seguido hace uso de sus alas como un par de brazos extras, sujetando las extremidades superiores del monstruo para inmovilizarle y luego hace uso de su propia arma pesada contra él, partiendo en dos al monstruoso gigante de un solo corte horizontal desde la cintura.


    El Afligido seguía vivo, pero el dragón con sadismo, comienza a golpear con salvaje presión de fuerza el pecho de la criatura con el hacha, en solo el primer golpe ya había hecho daño considerable al núcleo, al segundo la destruyo.


    Pero continuo golpeando ese cadáver carente de resistencia, mientras se reía a carcajadas con malevolencia maniática, destrozando sin misericordia el cuerpo del fallecido Afligido, cada embestida del hacha dejaba un rastro tras otro de carne y sangre chorreante en los alrededores del ente inhumano, así siguió por varios minutos.


    Los Afligidos restantes que aún quedaban, emprenden repentinamente la retirada, era curioso que lo hiciesen tras lo ocurrido a su compañero acorazado en manos del poseído Rozuel por el dragón ancestral oscuro.


    Los combatientes no podrían estar más que contentos de su victoria ante la emboscada enemiga, pero cada uno no sentía ganas de festejarlo, una repentina sensación de miedo los invadía, intimidados por la abrumante presencia del Rozuel al que observaban.


    — ¡Oye chico!, ¿¡te encuentras bien!? –Le pregunto preocupado el elfo oscuro intentando hablarle.


    Roz, o mejor dicho Myldark, quien estaba de espalda al oír las palabras de Einquel dirijas a él, se da vuelta lentamente mostrando su rostro con sus inhumanos rasgos y un gruñido bestial de por medio, mientras miraba fijamente al elfo con ojos indiferentes, acto seguido le apunta con el brazo rifle.


    — ¡Maldición! –Exclama el elfo sorprendido e incapaz de reaccionar a tiempo.


    Allum aparece al lado de Einquel y arroja al elfo oscuro al suelo, luego crea como medio defensivo un muro de metal, el chico poseído dispara tres tiros imbuidos con magia, los disparos fácilmente atraviesan la defensa del slime y acribillan su cuerpo, pero gracias a su morfología mágica, los disparos atraviesan su cuerpo gelatinoso dejándole agujeros que eventualmente se rellenan.


    —Gracias por la ayuda, chico slime –Le agradece Einquel a su salvador pegajoso.


    —Él no es mi amo –Dice Allum.


    —¿Cómo has dicho?.


    —No puedo percibir la presencia de mi amo, no sabría cómo describirlo, pero aun así, puedo sentirlo como un pálpito, la persona que mueve su cuerpo, manipula sus acciones y se encuentra en frente de nosotros de pie, no es mi amo, ¡es alguien más!.


    El dragón con una colérica mirada centra toda su atención en el slime y el elfo.


    Continuara…
     
    Última edición: 30 Enero 2018
  14. Threadmarks: CAPITULO 119 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Propósito”
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    6132
    CAPITULO 119 RECUERDOS ENTRELAZADOS “Propósito”


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Un poseído Rozuel bajo la influencia de Myldark, lucha contra un enigmático mago del Nexus revelándose como Luzbel, sin embargo, el mago enemigo huye en el combate y un colérico Myldark por razones desconocidas ataca a los propios aliados de Roz, siendo Einquel el primero en la mira, sus primeros disparos por fortuna evitaron un trágico final con la intervención de Allum, pero las cosas no parecían ir para mejor.


    — Ya que eres el que mejor conoce al chico, ¿tienes algún plan en mente?, quisiera evitar una lucha contra él –Consulta Einquel al slime.


    —No lo sé, nunca he visto a mi amo comportarse de esa manera, sin duda alguna esas acciones no son suyas, son de alguien más –Contesta Allum.


    —Por muy loco que suene, te creo, incluso yo puedo entender que las cosas que giran en torno a ese chico, no son en su mayoría para nada ordinario.


    Myldark apuntaba con su brazo-rifle en dirección hacia donde Einquel y Allum se encontraban, los demás miembros de Ordinem Deam estaban confundidos como entre nervios, la reciente actitud de aquel destacado muchacho despertó preocupación en los combatientes, pero estaban dispuesto a luchar contra él, si este se volvía su enemigo.


    __________________________________________________________________



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Nuevamente me sumerjo en oscuridad, ¿cómo llegue ahora aquí?, un repentino flashback roza por mi cabeza y el recuerdo de ser golpeado por una esfera oscura de un mago enigmático me es revelado, ahora lo recordaba, el enemigo logro lastimarme y dejarme inconsciente, ¿estoy muerto?, no, no puedo pensar de esa manera.


    — ¿Eh?...


    Una luz, unos pequeños fragmentos se manifiestan frente a mí, eran cuatro pequeños brillos con aspecto similar a un foco, la luz con la que iluminaban se incrementa a cada segundo hasta el punto de cegarme por completo, por mis ojos el color blanco se tornó en mi vista y cuando recupere la normalidad de mis ojos, había despertado.


    Me halle sobre ese extenso campo en el anochecer, recuerdo que estábamos descansando tras librar el combate del día, pero habíamos sido atacados por Afligidos, quienes estaban liderados por ese misterioso sujeto de túnica sombría y todo el campamento fue cubierto por una densa niebla oscura.


    Pero ahora observo que ese tal “mago sombra” ya no estaba, incluso la niebla en el campamento montado tampoco, pero lo más raro era la situación en la que me hallaba, todos los de Ordinem Deam me miraban fijamente, la mayoría con sus manos sobre sus armas y otros en posiciones de combate, los únicos que no parecían verse hostil hacia mi eran Allum y Einquel, pero sus rostro denotaban cierta duda.


    —Oigan, ¿por qué todos me miran así tan de repente? –Pregunte.


    — ¿Eh?, ¿amo?, ¿es usted?, ¡Amo! –Sale corriendo Allum con suma preocupación hasta saltar sobre mí con un fuerte abrazo.


    —Entiendo que te preocupara después de que ese mago me atacara, pero estoy bien, ¿a qué se debe tanto el drama?.


    — ¿En verdad no lo recuerdas? –Me pregunta Einquel acercándose.


    — ¿Recordar que?, lo que recuerdo es que ese tipo al que tu llamas “mago sombra”, me dio un fuerte golpe con esa bola mágica que me lanzo, perdí la consciencia y… ¿desperté estando de pie?, ahora que lo noto es extraño.


    —Amo, algo raro le ocurría, de repente se comportó como otra persona, se volvió muy fuerte, pero casi nos ataca en el transcurso –Me cuenta Allum.


    — ¿Qué?, ¿cómo que me comporte como otra persona?, ¿los ataque?, no recuerdo nada de eso… -Dije entre dudas y más dudas aun.


    —Lo mejor será que tengamos una charla al respeto sobre ese tema –Aconseja Einquel —Mientras tanto, primero voy a calmar al resto.


    Ciertamente los demás miembros de la organización yacían en total alerta con evidente mirada fija en mí, ¿realmente los ataque?, ¿a qué me llevo a hacer eso?, el elfo oscuro les hablo a todos para que se calmaran y les aviso que ya todo estaba “normal”, los combatientes no tardaron en tranquilizarse, era notable la confianza que le tenían a su Vigidente de orejas puntiagudas.


    —Bueno, ahora podemos tener esa charla con más tranquilidad –Dice el elfo invitándonos a tomar asiento alrededor de una fogata prendida.


    __________________________________________________________________


    — ¿En serio?, ¿realmente todo eso ocurrió? –Pregunte seriamente perturbado.


    Según Einquel y Allum, después de que el mago sombra me atacara y yo perdiera la consciencia, me había puesto de pie y luche contra él, utilice el Intense Iron de manera que nunca antes había usado, fusionar el AK-47 con mi brazo, el hacer que surjan un par de alas metálicas de mi espalda de la armadura, esa enorme cantidad de poder mágico y según parece cuando hablaba se relucía una segunda voz inhumana en mí, incluso Allum llego a notar que mis ojos no eran normales en esos sucesos.


    Cuando ese mago sombra huyo, acabe fácilmente con unos Afligidos sin depender de mis armas de fuego, con una monstruosa fuerza de proporciones exageradas, los asesine con mis manos o más bien una garra que manifesté en mi derecha, luego de eso eventualmente ataque a Einquel, pero por suerte Allum le socorrió y el elfo evito terminar con plomo en el cuerpo.


    La cosa se puso tensa, parecía que estaba por desatar una ardua lucha contra ellos, pero enseguida explican que empecé a tener unos extraños temblores en el cuerpo, baje mi cabeza como el brazo con el que se había fusionado el rifle, la armadura repentinamente desaparece y el AK-47 vuelve a su estado normal cayendo al suelo, fue allí que desperté y me halle en ese confuso evento.


    —Pero hay algo que llama mi atención…


    Las venas grises salir del collar negro, el collar negro… ¿podría ser?, hace una semana que deje a Myldark extendiera la influencia de su alma más allá del collar, ¿acaso él…?


    — ¿Amo?, ¿qué sucede? –Me pregunta Allum.


    —Acabo de darme cuenta de algo, con su permiso me encontrare un par de minutos en silencio y con los cerrados para hablar con “alguien”, no puedo explicarles muy bien el tema, solo puedo pedirles que confíen en mí, dicho esto… -Tras comunicárselo puse una de mis manos sobre el collar negro y cerré mis ojos.


    Me centre en mis pensamientos, en lo más recóndito de ellos, para llegar a dialogo en privado con cierto morador del lugar, inesperadamente tuve un “viaje” imprevisto, sabía que estaba en mi cabeza, en mi subconsciente y al abrir mis ojos me encontré con un paisaje totalmente diferente a donde me hallaba.


    A mi alrededor numerosos arboles gigantescos con picos de altura incalculable, me rodeaban, el suelo estaba hecho de agua, pero estaba parado encima de este, como si caminara en él, el cielo era totalmente nublado, una densa niebla que dejaba a la vista nada de arriba, pero había luz natural por los alrededores y visión no me faltaba.


    — ¿Qué es este lugar? –Pregunte en voz alta.


    —Hey mocoso, bienvenido –Una voz familiar me saluda.


    Voltee para encontrarme sobre una enorme roca montañosa, una gigantesca cueva, en ella yacía habitándola un enorme dragón negro de ojos rojos y largos cuernos como de demonio, sin duda ese era Myldark.


    —¿¡Myldark!?, ¿acaso me trajiste aquí? –Le pregunte.


    —No, tú viniste hasta aquí, esta es tu mente después de todo –Contesto el dragón oscuro.


    —Conque todo esto está en mi cabeza, ¿cómo es que hasta ahora no había estado aquí antes?.


    —Después de me dieras permiso para extender la influencia de mi alma, este plano en tu cabeza, es uno de los cambios repentino consecuente de ello, una prueba de que nuestro lazo ha mejorado notablemente.


    —Con respeto a eso, hay algo que debemos discutir de manera urgente.


    —Ahórrate los detalle, se por qué has venido, quieres hablar del porque tome el control de tu cuerpo, sobre todo el porqué de mi comportamiento hostil hacia ese elfo y casi con todo esos sujetos de esa organización, por si te preguntas el cómo sabía de antemano que vendrías tarde o temprano a hablar de ello, ¿debo recordarte que ahora tenemos un lazo del tipo psico e espiritual más destacable que antes?.


    Eso en verdad ahorro las preguntas y fui directo al grano.


    — ¿En que estabas pensando Myldark?, ¿en qué carajos pensabas al atacarlos?, decir que me siento enojado es quedarme corto, más te vale darme una respuesta coherente –Le dije bien claro al dragón oscuro.


    —Je, “¿en qué pensaba?”, ese era el problema, no estaba pensando, mis instintos me controlaron.


    — ¿Instintos?...


    —Sabes que estuviste a punto de morir por ese mago cuando patéticamente recibiste su ataque y quedaste inconsciente, lo que no me dejo otra opción que tomar el control y salvarte el pellejo o dejar que te matara, eso contesta la primera parte de tu pregunta, con respeto a la segunda…


    Tenía sentido en parte, es incómodo como mosqueante, pero si pienso de manera lógica, pude haber muerto a manos de ese mago enigmático de no ser por Myldark, tuve que darle razón a la manera de actuar de este dragón arrogante, pero no dejaba de ser una repulsiva sensación de solo pensar que asumía cada acción de mi cuerpo como si fuera su títere, para nada me agradaba la idea.


    —Cuando tome el control de tu cuerpo, pude sentir lo que no he sentido en décadas o quizás mucho más tiempo… -Explicaba Myldark —La sensación de estar vivo, la emoción de una batalla, ¡la gustosa dicha de aplastar al enemigo!, eran sensaciones tan esplendidas, ¡experiencias reencontradas cuando en vida mi cuerpo aún existía en este plano!, y entonces… aquellas emociones nublaron mi juicio, dejo de importarme quien estuviese a mi alrededor, si fuese amigo o enemigo, todos eran mi presa, todos debían caer ante mi… eso fue lo que sentía, eso fue el instinto que surgía en mi… que perdí en el infinito deseo de más, ¡destrozar y aplastar a todo lo que estuviera respirando!.


    La mirada maliciosa del dragón, las facetas que expresaban su gozo al solo recordar aquellas anécdotas y auténticas emociones de afecto hacia esos hábitos violentos, sin duda, en el pasado habrá sido un dragón de lo más problemático.


    No hubo mucho más de que platicar, Myldark dejo en claro que poseerme desembocaba a que las emociones consuman su consciencia en medio de una batalla, quizás liberando aquella naturaleza destructiva de dragón que tenía en el pasado o simplemente es un idiota prepotente incapaz de controlarse emocionalmente.


    Le prohibí nunca jamás volverme a poseer, al menos que yo le diera permiso, pero sería difícil para mí llegar a esa conclusión a voluntad, el dragón oscuro lo prometió, pero se sintió que su promesa sonaba vaga y sosa, tan solo me quedaba confiar en él, por ahora.


    __________________________________________________________________


    Regrese de nuevo a la realidad, fue fácil con solo cerrar los ojos y pensar en salir de allí, cuando los abrí, me encontré no solo con Allum y Einquel alrededor de la fogata, también estaban allí, Garet, Benito y Xiz, todos sentados mirándome fijamente como si hubieran esperado a que despertara.


    —Termine de hablar con quién debía –les aclare.


    —Eso solo deja más preguntas que respuestas –Opina Garet.


    — ¿Qué fue lo que te ocurrió exactamente? –Pregunta de curioso Benito.


    —No temas decírnoslo, no te juzgaremos por ello, es evidente que está más allá de tu control –Comenta Xiz.


    —Como lo vez chico, nadie de aquí te guarda rencor o desconfía, simplemente tienen cierto temor con lo ocurrido –Agrega Einquel — ¿Puedes decirnos que ocurre?, no te obligaremos a hablar si no puedes, solo es una sugerencia.


    —Amo, si hay algo en lo que pueda ayudar, por favor déjeme serle útil –Ruega mi pegajoso compañero preocupado de la situación también.


    Realmente deje una impresión bastante preocupante en todos, incluso plantee cierta incertidumbre entre los combatientes de la organización, no sería de extrañar, casi los acribillo con un rifle de asalto mientras era poseído por un dragón de quien sabe cuánto poder, por lo que deje a un lado tanta intriga y decidí ser honesto en este caso.


    —Va a sonar absurdo, surreal e increíblemente difícil de creer como digerir, pero todo tiene que ver con este collar negro de mi cuello, para empezar no es uno ordinario, su naturaleza es mágica, originalmente no era un collar, era una vieja armadura que me dio un herrero de mi pueblo natal –Empecé mi relato.


    Detalle la primera vez que porte la armadura, la voz que oía, mi encuentro con Myldark y las siguientes circunstancias en que termino con su forma de collar, la naturaleza del Intense Iron provenía de él, de aquella esencia del alma de ese dragón oscuro.


    —En verdad es demasiado asombroso para ser cierto… -Opino Garet.


    — ¡Genial, el alma de un dragón dentro de un collar! –Dice un emocionado Benito meneando su cola gatuna.


    —Myldark… ese nombre me suena, ¿realmente es “ese mismo Myldark”? –Pregunta Xiz con cierta incertidumbre.


    —Rozuel, ¿tienes idea de quién es ese dragón el que mencionas? –Me pregunta Einquel.


    Sinceramente yo solo sé que es un dragón, ¿acaso Myldark es alguna especie muy rara?.


    —Myldark, “Acero de las Sombras”, uno de los “seis dragones del fin” –Revela Xiz.


    — ¿¡Que!? –Exclame de sorpresa.


    Había leído sobre los seis dragones del fin y la “La guerra de los seis dragones del fin” que desemboco con esos 6 dragones protagonista, ¿¡Myldark es uno de esos mismos!?, cuesta creer que todo este tiempo tenía a un dragón bastante destacado a mi lado, nunca me acorde de los nombres de esos dragones, por eso cuando escuche el de ese dragón oscuro por primera vez, solo creí que era un dragón del montón como de esos cuentos de fantasía que solía leer en mi vida pasada.


    —En verdad todo lo que gira en torno en ti, chico, nada es ordinario –Opina el elfo oscuro.


    —Ya, pero no van a admitir que tener a un dragón así de poderoso como aliado no es la cosa más estupenda, ¿a qué si? –Dice Benito.


    —No tiene mucha gracia si tu “aliado” es capaz de atacar a tus propios amigos –Comento Garet.


    —El joven ha dicho que es la primera vez que ocurre, el tiempo puede corregir esos detalles con entrenamiento y empeño –Opino el draconiano.


    La charla de volvió animada y cómica, tras una agitada noche la conversación torno las cosas en confort, por desgracia no duro mucho, pues había que dormir y despertarnos temprano para el mañana, si ese mago sombra fue vencido y realmente se ha marchado de aquí, ¿no facilitara esto nuestro trabajo?.


    __________________________________________________________________


    El sol se eleva indicando con sus primeros rayos de luz el llegar de un nuevo día, las tropas se levantan, al igual que yo, bostezaba enormemente pues aún tenía algo de sueño, pero el tiempo apremiaba y mientras el campamento era desmontado por los miembros de la organización, yo preparaba mis armas.


    Partimos de inmediato tan pronto estaba listos, recorrimos el extenso campo de roca, nos encontramos uno que otro Afligido en el camino, por suerte en escasas cantidad y eran del tipo más débil, ni siquiera tuve que intervenir, pues los demás los eliminaron con sencillez.


    Nuestro camino nos llevó a dar alrededor de una roca extraña que llamaba bastante la atención, era la más grande de todo el terreno y su forma recordaba a una montaña, su altura podría ser entre 100 a 150 metros, Einquel se acercó a esta y la inspecciono tocándola con una mano.


    —No hay duda alguna, es una ilusión –Concluye el elfo oscuro —Xiz, todo tuyo.


    —Sera un placer –El Draconiano desenfunda una lanza de acero con una punta de cristal diamantino color blanco.


    De una zancada, embiste con su lanza la roca clavando solo la punta de esta, acto seguido pronto toda la estructura comienza a desaparecer, revelándose en realidad como una más pequeña y menos natural, pues de una roca paso a ser un edificio con gran semejanza a una fábrica industrial, solo que sin chimeneas.


    —Lo encontramos, el “Taller” –Dice Einquel.


    Las paredes de aquel edificio estaban hecho de metal, no presentaban ventanas o alguna estructura de ventilación, la entrada era una única puerta doble de 3 metros de altura cada una, Garet la abre con un fuerte empujón hacia adelante con sus brazos fortalecidos por magia.


    Al ingresar, dimos con una atmosfera totalmente ajena a un área industrial, el interior estaba adornado con paredes rojas que iluminaban el sitio con una luz de dicho color mostrando una amplia sala, allí adentro lo que captó la atención de todos, eran la cantidad de docenas de ataúdes de acero en pie sostenidos por un soporte hecho de la misma estructura, estaban apilados de manera alineadas entre grupos de doces, siguiéndolo otro grupo a espaldas y consecutivamente otro sucesivamente.


    Sobre el suelo unas especies de cables carnosos se hallaban conectados en cada uno de los ataúdes conduciéndolo hasta un inmenso cristal rómbico rojo envuelto en una vaina viscosa que llegaba hasta tocar el techo, era extraño no hallar a nadie custodiando este sitio.


    —Así que de aquí surgen los Afligidos –Pensé al instante mirando esos ataúdes.


    Pronto un ataúd comienza a moverse, fuertes ruidos de golpes provenientes de su interior se oyen repentinamente, abriéndose por consiguiente y saliendo de su interior un humo rojizo junto a un Afligido del tipo regular, los combatientes cercanos de la organización entre espadazos y perforaciones con flechas mágicas, la criatura es abatida en el acto.


    Me acerque a uno de los ataúdes, abriéndolo, en su interior me halle con una persona envuelta en una masa roja con un aspecto similar al cuerpo de slime de Allum, el individuo era un hombre adulto carente de ropa, pero todo su cuello por dejado de este estaba cubierta por esa cosa, en su pecho se notaba la presencia de un bulto palpitante imbuida con magia, levemente se sentía el poder mágico del aprisionado tipo.


    —Es así como se crean a los Afligidos, secuestran gente con potencial mágico, todo aquel que pueda usar magia, y los meten allí adentro, pero antes de eso, les insertan en el pecho el núcleo con el que su transformación se lleva a cabo, el individuo sometido está totalmente inconsciente y nunca despertara –Explica Einquel —Logramos una vez abrir a un Afligido vivo, encontrándonos con su “prisionero interno”, seguía vivo e inconsciente, no tenía piel pues había sido absorbida o comida en consecuencia de su transformación, pero seguía respirando, adherido al Afligido, pues él era el monstruo en sí, convertido contra su voluntad.


    Continúe examinando otros ataúdes, los siguientes cuatro que abrí contenían en su interior a mujeres, tres eran adultas, el cuarto una adolecente, estaban en el mismo estado que los demás, desnudas y envueltos en esa masa roja con el bulto palpitante de magia en su pecho, pero note algo, la leve presencia de ellas, el flujo de su poder mágico, presentaba un rasgo que conocía de antemano…


    —“La bendición de Astado” –Dije en mi mente.


    Esas cuatro mujeres poseen la bendición de Astado, eran brujas, abrí otro ataúd encontrando a una quinta y después otra más, el siguiente era un varón, pero el próximo a ella había otra mujer, sin duda una bruja más.


    — ¿Qué está pasando?, ¿por qué varios de los ataúdes contienen brujas? –Pregunte en voz alta.


    —Es mejor que se lo digas, Einquel –Le comunica Garet.


    El elfo me miraba como si fuera un pesar el contarme lo que debía.


    —El Nexus parece estar mayormente interesado en las brujas para crear su ejército de Afligidos –Me revelo Einquel —Especulamos que su poder mágico posee cierta mayor adaptación en el proceso de transformación como Afligido, llegamos a esa teoría cuando la mayoría de los cuerpos de Afligidos variantes, estaban conformado por un huésped femenino, posiblemente brujas…


    Tal anécdota me dejo anonado, entonces pensé que si precisaban de “recursos” para crear más Afligidos, los aquelarres eran su lugar predilecto para encontrarlo, mire fijamente a una de las brujas atrapadas, era una joven adolecente, su cabellera marrón y ojos castaños le daban un increíble parentesco a Laiza, mi hermana menor.


    Mi mente pronto me jugo una mala pasada, de ese ataúd, de aquel que observaba con mis ojos, a quien mire atrapado allí adentro, era a Laiza y en otro a madre, devoradas por esa masa roja, consumiendo su humanidades, tales imágenes me ponían los pelos de punta y me hacían temblar el cuerpo, mi estómago dolía, mi respiración se agitaba y fuertes nauseas repercutían en mí.


    — ¿Amo?, ¡Amo!, ¿¡está bien!? –Allum me saca de la inquietud en el cual me hallaba.


    Mi percepción vuelve a ser normal, pues en esos ataúdes volvieron a estar ese par de brujas desconocidas, pero no pude evitar un segundo sentir con tanto realismo que podría ocurrir, que los próximos que vieran dentro de esas cosas, fuera a mi familia.


    —Einquel, dime sinceramente –Le hable al elfo —Cuando alguien es metido allí adentro y comienza su proceso de transformación como Afligido, ¿se le puede salvar?, sin rodeos, quiero la verdad –Insistí.


    El elfo oscuro suspiro, exhalando pesadamente con claro malestar emocional.


    —Una vez logramos hacernos con un Taller, era más pequeño que este, habíamos dado con 37 individuos en medio de su transformación como Afligidos, llevamos a cabo todo tipo de experimento para quitarle el núcleo, ya que era la causa principal y responsable del proceso, pero no hubo forma, sin importar que método usáramos, al retirársele el núcleo este causaba la muerte inmediata de su portador, siento decírtelo, pero no… no hay forma de salvar a alguien que ya se encuentra transformándose en uno de esos monstruos –Me respondió Einquel con la sinceridad que le pedí.


    —Ya veo…


    Era el final para aquellos que en su desgracia la encontraron cayendo en manos de este tal “Nexus”, sin solución, se le fueron privados de su voluntad, de su sueños, de su vida para una eterna servidumbre obligatoria bajo el yugo de un peligroso grupo, daba igual quien fuera, sea un granjero, herrero, un bandido o una mera campesina, para este “Nexus” eran solo “material” para sus propósitos.


    —Liha se unió a la organización bajo la condición de que Ordinem Deam vigilara su pueblo Windaz, de que lo mantuviera a salvo del Nexus –Declaro Einquel —Desconocemos los propósitos de estas entidades, pero tras tu lucha contra uno de sus magos, descubriste que estos sirven a alguien llamada “Madre”, sea quien sea, sabemos que cuentan con un líder o mejor dicho una líder, nos has hecho un enorme favor, ayudándonos al involucrarte y arriesgar tu vida en una lucha ajena a ti, en verdad, gracias por toda tu ayuda.


    Mientras el elfo con humildad agradecía mi gesto por ayudar a los suyos, yo tome el rifle AK-47 y le di tres tiros al bulto palpitante de una de las brujas destruyéndolo, eso causo su muerte repentina, sentía como aquella rabia que acumulaba iba despejándose de mi mente.


    —Si amenazan a mi familia, es mi enemigo –Dije en voz alta con una mirada sumida en desprecio.


    Eventualmente el taller fue destruida con el uso de explosivos mágicos con el que contaba Ordinem Deam, el punto débil era el enorme cristal rómbico envuelto en la vaina viscosa, cuando esta fue destruida, toda la estructura comenzó a colapsar y se terminó como un montón de escombros, acto seguido sus restos se derriten como si estuvieran hecho de plástico y al cabo de un rato se evaporan sin dejar rastro algún.


    La lucha concluyo en el tercer día, el Custo Eithan junto a sus hombres se habían reunido con nosotros horas más tarde, se habían encargado de los Afligidos de su lado, con la notificación de la destrucción del taller y la escasa presencia de algunos Afligidos que fueron eliminados al cabo de un rato, la zona eventualmente estaba despejada, para entonces ya era de noche.


    Para el cuarto día todos volvieron a la guarida y la líder de la organización regreso, me sorprendí al descubrir quién era, pero aquello seria historia para otro día, había traído consigo más provisiones para la Ordinem Deam y nuevos reclutas, la mayoría Draconianos y algunos humanos.


    Con la amenaza del Nexus sobre su guarida neutralizada, tenían vía libre para “desplazar” dicha guarida a otro sitio, según entendí, no sé cómo harían tal cosa y no pregunte por no tener el menor interés, pues en lo único que me importaba era que ellos cumpliesen el trato que habíamos acordado y así fue, me dieron provisiones y un confiable guía para regresar a mi hogar.


    __________________________________________________________________


    — ¡Sujétate fuerte chico! –Me avisa Einquel, mi guía encargado de llevarme a Windaz.


    Montando sobre un pajarraco gigante con cuernos de un plumaje negro con una melena blanca cuyo aspecto recordaba a un buitre, aquella criatura era un Espirano perteneciente del mismo elfo oscuro, venia incluida con su propia silla para montar encima de la bestia alada.


    El viaje fue largo, nos demoramos como una semana, pues hicimos muchas paradas para que el Espirano pudiera descansar, o más bien Einquel, dado a que mantener buena parte a un espíritu familiar en el plano físico, consume constantemente energía mágica. Tras finalmente llegar, nos dejó a Allum y a mí encima a la entrada norte del pueblo de Windaz y desde allí nos despedimos.


    —Nos mantendremos en contacto, chico, hasta entonces –El elfo tras despedirse alza vuelo en su Espirano alado y se aleja rápidamente.


    Antes de dar siquiera un paso, somos recibidos primero por la guardia de Windaz, quien al ver detenidamente quienes éramos, nos escoltan hasta el pueblo, tras dos largos años de no haber pisado este lugar y con la guardia gritando a todo pulmón sobre mi retorno, casi todo los pobladores salieron a recibirme rodeándome entre halagos como si fuera una especie de héroes para ellos.


    Pero el reencuentro que más esperaba con las personas que más esperaba ver, eran mi familia, madre y Laiza entre lágrimas corrían directo hacia mí y me abrazaron con tantas fuerza que parecía que no deseaban soltarme, Allum no quedo fuera de esos abrazos y tuvo que aguantarlo también en su forma humana.


    La Eldar Sara Dorbo acompañado por Naya, su mano derecha, son los siguiente en recibirme, entre los cortes saludos, la Eldar me comunica que alguien desea verme, de hecho eran dos personas que han estado viviendo en Windaz desde hace un año y desde entonces han aportado su granito de arena al aquelarre con sus conocimientos, eran brujas ambas.


    La Eldar Sara me lleva hasta un pequeño taller que había sido construido al lado de la herrería, de hecho esta estaba anexada con la misma, en su interior se encontraban dos brujas dándole mantenimiento y arreglando espadas como una armadura completa, las había visto con anterioridad y les reconocí de inmediato.


    La edad de ambas rondaban por 20 años, la primera tenia cabello largo negro, la segundo uno corto color marrón, llevando las dos un vestido azul con falda con calzado negro en sus pies, aquellas brujas eran Maera y Nita, las amigas y compañeras de Valee Diavantora en la competencia juveniles entre aquelarre que se dio hace ya dos años.


    — ¡Mira Nita!, Rozuel Drayt finalmente ha vuelto –Le dice Maera.


    — ¡Eso son buenas noticias, Maera! –Contesta con emoción la tal Nita.


    —Ustedes dos… ¿qué hacen aquí? –Pregunte enseguida.


    —La señorita Valee nos ha encomendado a las dos venir a Windaz y establecer una alianza entre nuestros aquelarres –Comunica Maera.


    —Para ellos, como gesto de nuestra alianza, nos ha pedido que brindemos nuestro servicio al pueblo de Windaz –Culmina la otra parte de la explicación Nita.


    —Oigan… ¿no tendrán algo que ver mis armas de fuego la razón de esa tal alianza? –Fue directo con mi duda.


    —La señorita Valee comprende su preocupación al exportar tales creaciones fuera de su uso solamente –Dice Maera.


    —La alianza entre nuestros aquelarres no incita que brinde la receta sobre dichas “armas de fuego”, la señorita Valee está más interesado en lo que usted puede brindar al mundo con sus conocimientos –Dice Nita.


    —¿Mis… conocimientos?.


    —Sí, la señorita Valee cree que usted tiene mucho más para aportar a Avalia, las tales “armas de fuego” son solo una porción de ese conocer único –Comenta Maera.


    —La alianza tiene la finalidad de brindar apoyo a Rozuel Drayt y sus conocimientos, los avances de la tecnología es el futuro, la señorita Valee confía en que usted posee lo necesario para moldear Avalia, aun si suena exagerado, confiamos totalmente en ella y por ello, también en usted –Deja en claro Nita.


    ¿En que está pensando Valee?, casi pareciera que está al tanto de mi origen como Trotamundos, ciertamente poseo idea sobre tecnología procedente de mi mundo natal, pero la única a que tengo más acceso es la tecnología armamentística.


    La Eldar Sara accedió bastante fácil a este trato, bueno, de hecho por lo que tengo entendido, el nivel de trabajo tanto en calidad como desarrollo de la herrería de Windaz ha subido considerablemente, no me extraña que haya aceptado tal alianza con esos beneficios, además de que el aquelarre Cognitio es conocido por tener buenos conocimientos sobre la tecnología mágica, dicho hecho, quizás también podría beneficiarme de ello.


    —No sé a dónde ir a deparar esta alianza, pero ni modo, somos aliados entonces –Declare aceptando la alianza.


    — ¡Agradezco su comprensión y aceptación! –Agradecen el dúo de brujas del aquelarre Cognitio con reverencia.


    —Es bueno oírlo, entonces procedamos con el banquete de bienvenida –Dijo la Eldar Sara con la intención de llevar a cabo un banquete en honor a mi regreso.


    Suena exagerado hacerlo solo porque regrese, pero tampoco les iba a llevar la contraria, puedo entender hasta cierto su punto la felicidad de verme vivo y en una pieza, presiento que las cosas se volverían bastante movidas de aquí en adelante, en especial ahora que tengo un propósito claro, he jurado mi enemista a “ellos”, Nexus.


    __________________________________________________________________



    PRESENTE:


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    La zona prohibida – Ubicación de Rozuel…


    Un campo de hierbas secas con algunos árboles alrededor, un hombre calvo blanco de ojos grises en sus veinte y pico de años, vestía una camisa negra encima de una gabardina marrón de cuero con capucha que le llegaba hasta los pies, siempre con la capucha sobre la cabeza, su pantalón era largo y del mismo color de la prenda de su pecho, usando un cinturón de cuero café con varios bolsillos a su alrededor, un rasgo destacable era una cicatriz sobre su ojo izquierdo.


    El hombre caminando por la terreno, escuchas ruidos de un arma que nunca antes había oído en su vida, era la Torre Slime 2.0 disparando continuamente, sobre su espalda enfundaba una ballesta de metal la cual toma armándose con ella y avanzando atento hacia el origen de aquellos disparos.


    Lo que encontró le abrumo enormemente, una cantidad impresionante de cadáveres de abominaciones, entre ellos lobos Jabalís Lanzas y lobos necrófagos, todos abatidos por la extraña arma que tenía a escasos metros al frente, pero también llamo su atención, el inconsciente chico de corto cabello marrón y ojos grises como los suyos, Rozuel.


    Continuara…


    EPILOGO 1:


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    El viaje con Einquel de vuelta hacia la aldea de Windaz tomaría unos días más, con el sol casi por ocultarse y el elfo en su límite para mantener a su Espirano, descendió hacia la entrada de un bosque en donde descansaríamos para el amanecer.


    Antes de la noche callera por completo, el elfo partió en busca de algunas presas que cazar en el bosque para no tener que valernos de las provisiones que teníamos, me quede a solas con Allum para encárganos de hacer una fogata, al terminar dicho asunto, solo quedaba esperar a Einquel, aproveche ese tiempo para crear más munición.


    Le pedí a Allum quien estaba en su forma de slime, un lingote de su interior y este enseguida me dio uno con el cual trabajar para fabricar munición, en medio de eso, me pongo pensativo y medio nostálgico con respeto a ciertas cosas que echaba de menos de mi mundo natal, por ejemplo dado a la situación del viaje, si tuviera un vehículo a mi disposición, Einquel no tendría que depender de su poder mágico.


    Puede que nos tome un poco más llegar dado a que entre un vehículo terrestre contra una criatura aérea el segundo tenía más ventaja de transitar en su desplazamiento, pero si comparo la velocidad de ese Espirano con el de un vehículo moderno, el segundo se lleva el premio de la velocidad.


    Además dado a que Avalia es un mundo peligroso, lo recomendado sería un vehículo militar, como un Humvee montado con una ametralladora pesada arriba, una combinación de velocidad y fuego de apoyo equilibrado, seria genial contar con algo así.


    —“¡Amo, mire!” –Exclama Allum.


    El lingote que me había dado pronto reacciona de una manera anormal, se hinchaba y crecía sin salir de mi mano, una enorme masa de metal liquido surgió de ese lingote y de repente al ver lo que se creó de dicha masa, quede abrumado de la sorpresa, como si viera al mismísimo dios de este mundo parado en frente de mí.


    Aquello se había transformado en nada menos que un Humvee, el vehículo militar todoterreno de fabricación americana y encima de este estaba montado una ametralladora pesada Browning M2, la estaba tocando, no era mi imaginación, realmente era autentico, me acerque hacia el asiento del conductor y las llaves estaban colocadas, al girarlas esta arranco y quede aún más anonado de la emoción.


    — ¿Eh?...


    Pero de repente, un inmenso cansancio sacude mi cuerpo, mi consciencia cede y comienzo a cerrar mis ojos quedándome dormido, escucho a Allum repetir mi nombre con preocupación, pero no podía responderle, estaba totalmente inconsciente.


    Volví a despertar, Einquel había vuelto de su cacería con un par de ciervos, se mostró preocupado al encontrarme recostado boca abajo en el suelo, Allum temía con el mismo sentir, mire a mi alrededor, el Humvee ya no estaba, en su lugar donde se supone que ese abrumante vehículo debería estas situado.


    Solo había un charco gris de metal líquido, mis manos estaban en contacto con esta, pero no tenía influencia alguna con mi poder en tal elemento, era inservible, ¿podría ser que ese inútil charco de restos de metal era aquel Humvee?, ¿cómo lo había invocado?, aquello fue el preludio del despertar de una actualización de mi don esper.


    Continuara…


    EPILOGO 2:


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Un mes después del regreso de Rozuel a Windaz, el joven esper se encontraba en la herrería, diseñando nuevas armas para sus futuras confrontaciones, estaba en proceso de terminar la primera y ya tenía los planos para trabajar en otro aparte.


    — ¿Qué es ese artefacto es lo que te encuentras trabajando? –Pregunto con curiosidad Maera.


    — ¿Qué asombro aparato está desarrollando? –Pregunta con interés Nita.


    —Oigan, sigan el ejemplo de Allum y denme mi espacio personal, ¿no tienen cosas que hacer? –Les dije a las dos.


    —Maera no tiene nada que hacer, informa ella.


    —Nita tampoco tiene tareas que realizar, informa ella.


    Las dos eran muy unidas como hermanas, pese a no serlo sanguíneamente en sí, Rozuel les dejaba observarle cuanto pudieran con la condición de no distraerme o hablar mientras se encontrara ocupado, le resultaba incomodo pero sabía que ambas aun observándole no podrían aprender de lo que hiciese, dado a que carecían de la habilidad ESP necesaria para el proceso.


    Además se las debía por la cantidad abismal de materiales valiosos que habían traído consigo cuando llegaron a establecerse en Windaz, era un regalo de Valee como gesto de la alianza entre sus aquelarres, desde metales raros, ingredientes alquímicos difíciles de conseguir y piedra mágica elementales de esencia pura, de las cuales estas últimas el daría uso para una de las armas que tenía a futuro desarrollar.


    Por ahora estaba centrado en terminar el primer proyecto, la pistola Mauser C96, la cual estaba casi listo, en torno a Maera y Nita, sabía que las dos poseían conocimiento sobre herrería mágica y le habían propuesto que si necesitaba añadirle una mejora a su creación, estaban más que dispuesta a ayudarle, con esa propuesta, Rozuel pensó en algo que podría añadírsele al cañón de la pistola, como consecuencia le tomaría un poco más de tiempo la culminación del arma, pero si todo salía bien, el resultado sería memorable.


    La Mauser C96 que tenía por empeño desarrollar, sería la primera arma creada que combina en la estructura de su diseño, tecnología armamentística moderna y magia a la vez, las dos brujas se pusieron a leer los plano de uno de sus futuros proyecto, no le entendían absolutamente nada, tan solo podían leer con dudas el título de esta escrito arriba que ponía “Proyecto Gauss”.


    Continuara…
     
    Última edición: 4 Febrero 2018
  15. Threadmarks: CAPITULO 120 ACECHADORES DEL NAVUM
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3021
    CAPITULO 120 ACECHADORES DEL NAVUM



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    El hombre calvo de gabardina marrón se había hallado con una escena que capto su curiosidad como asombro, docenas y docenas de cuerpos de abominaciones abatidos por la extraña arma que tenía ante sus ojos, la Torreta Slime 2.0.


    También se encontró a un joven adolecente de chaqueta negra sin mangas sobre una camisa blanca en conjunto con un pantalón largo negro, en la cintura llevaba un cinturón de cuero marrón con numerosos bolsillos y portaba además una pequeña caja cuadrada metálica del tamaño de un puño adherido al mismo cinturón, aquel era Rozuel quien seguía inconsciente.


    Un lobo necrófago se acercaba sigilosamente al chico, la ametrallada de la Torreta le tenía en la mira pero no disparaba, su munición se había agotado, el hombre calvo veinteañero al observar como la extraña arma se movía sola y apuntaba a la abominación pero no hacía nada más, deducía que ya no podía atacar, emitir ese fuerte ruido continuo que lo llevo a descubrir el paisaje de aquellos monstruos de la zona eliminados en masa.


    El lobo siguió acercándose hacia el inconsciente chico, sin la torreta para apoyarle, era vulnerable, el hombre cercano no se quedó de brazos cruzados, con la ballesta metálica en sus manos, apunta a la abominación, de uno de sus bolsillo toma una piedra mágica de esencia pura color aguamarina.


    Conectando la piedra en un hueco ubicada en la superior de la ballesta de la cual encajaba, el arma por consiguiente crea un virote de viento el cual es disparado a potente presión, atraviesa la cabeza del monstruo destrozando la mitad de esta, una muerte rápida para el lobo podrido.


    Miro atento a su alrededor apuntando para todas partes, no sentía a las cercanías al acecho de otras abominaciones, se acercó al joven inconsciente, agachándose para corroborar de que realmente estuviera vivo, observo el movimiento de su tórax y escuchar el aire salir de su nariz, confirmando ese punto.


    La razón por la que había salvado a ese chico, no fue por mero heroísmo, sintió curiosidad, tanto por la torreta slime 2.0, como el otro artefacto que el joven tenía consigo en su espalda, miraba el AK-47 con interés, jamás había visto tales creaciones y acabar con docenas de abominaciones en manada, no era algo ordinario.


    — ¿Qué eres muchacho? –Pregunto el calvo hombre mirando detenidamente al inconsciente Roz.


    __________________________________________________________________


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Abrí mis ojos, entonces la hora había transcurrido, pero al despertar encontré confusión, en vez de estar en ese campo al descubierto en la peligrosa naturaleza de la zona prohibida, me halle recostado en la cama de una habitación desconocida, semejante a la de cualquier posada, la iluminación del lugar era cubierto por una piedra mágica de luz dentro de un farol, mire a mis lados y me encontré sentado a un hombre calvo que cubría su cabeza con la capucha gabardina marrón hecho de cuero, con una ballesta de metal en las manos.


    —Antes de que digas algo, te aconsejo primero el no alterarte, no estás en peligro ni nada parecido –Dijo el enigmático hombre al notar mi despertar.


    — ¿Quién eres? –Pregunte por consiguiente.


    —Douglas, un buscador de Navum –Contesto el hombre dando tanto su nombre como oficio.


    ¿Acaso ese buscador de Navum me trajo aquí?, ¿y dónde estamos para empezar?.


    —Por si te preguntas en donde te encuentras, estamos en un escondite subterráneo para buscadores de Navum, traerme aquí supuso problemas para mí –Me revela el tal Douglas —Está muy cerca del sitio donde te encontré, estuviste a punto de morir, esa extraña arma tuya que parecía protegerte dejo de hacerlo y un lobo necrófago estaba en las cercanías para devorarte.


    ¿La torreta slime dejo de disparar?, debe de habérsele agotado la munición, muchas abominaciones se habrán acercado a mi estando inconsciente, el arma uso hasta la última bala.


    — ¿Tu mataste a esa abominación? –Le pregunte.


    —Sí, pero dejemos claro las cosas, si lo hizo, tengo mis razones –Responde —Eres demasiado joven para ser un buscador de Navum, ¿qué eres exactamente?.


    —Un aventurero –Conteste de inmediato.


    —Me lo suponía, los aventureros aquí no gozan de buena reputación para los buscadores de Navum –Me cuenta Douglas —Personas como yo, buscadores de Navum, somos conocidos también con otro nombre, “acechadores del Navum”, pero ese título esta acuñado con una connotación negativa, el gobierno del reino de los Enanos considera nuestra existencia como criminal, a sus ojos somos moradores ilegales en esta tierra hostil, cada tanto ellos contratan aventureros para darnos caza junto a un grupo de sus guerreros Enanos, un acechador de Navum capturado tiene precio por su cabeza como lo tendría un criminal con un cartel de recompensa con su nombre.


    —Ahora que sabes que soy un aventurero, ¿piensas matarme? –Pregunte con atrevimiento.


    —Si quisiera matarte, lo habría hecho antes de que despertaras, no, vivo puedo sacar más provecho de ti.


    No lo entiendo, si los aventureros son considerados una amenaza para los buscadores de Navum, ¿qué razón tendría de traerme aquí vivo?, ¿qué espera obtener de mí?.


    —Pero antes de pasar a detalle de ello, quisiera saber, ¿qué trae a un aventurero joven a estas tierras corrompidos de fortuna y muerte?, ¿te contrataron para cazar a más de los nuestros? –Me pregunta.


    Como todo rostro nuevo que conozco, siempre mantengo mis sospechas, puede que me haya salvado la vida o aparente haberlo hecho, desconozco con veracidad ese punto, pero mejor será no tomarle el pelo, parece conocer cosas de la zona prohibida que me serian útil.


    —No, vine a la zona prohibida junto a otros aventureros y un pequeño escuadrón de Templarios, vinimos a encárganos de un trabajo que se nos dio en el gremio de aventureros, en torno a una desapariciones llevadas a cabo en aldeas del reino de Luthe por unos extraños hombres lagarto de armadura que fuentes aseguran provienen de aquí, nuestro objetivo es hallar a los responsable y eliminarlos –Con sinceridad revele nuestras intenciones.


    — ¿Aventureros y Templarios colaborando?, debe ser algo bastante serio para que dos grupos que no llevan bien trabajen juntos –Opino Douglas —Sin embargo, extrañas circunstancias han sucedido últimamente en la zona prohibida, han afectado bastante a hombres de mi oficio.


    — ¿Qué quieres decir?.


    —Esos hombres lagartos que mencionas, los hemos visto, de hecho, han estado atacándonos, emboscando a varios grupos de buscadores, a algunos los eliminan a otros los secuestran, creo que todos los que fueron raptados eran humanos, algunos buscadores son semihumanos, pero los que se encontraron con esas cosas simplemente terminan muerto, nadie sabe de dónde vienen o a donde se llevan a los raptados, algunos dicen que surgieron del mismísimo corazón de Prayt.


    Prayt, la ciudad Enana que estudiaba y trabajaba con el enigmático objeto conocido como cubo de Navum, responsable de dar origen a dicha energía, de allí ocurrió el desastre que creo a la zona prohibida, no sería descabellado suponer que estas cosas vienen desde tal lugar.


    —Pero luego, surgieron otros tipos peores que los hombres lagartos, era claro que estaban en el mismo bando que ellos, pues vestían esa extraña armadura que cubría todo su cuerpo –Relato Douglas algo que llamo mi atención.


    — ¿”Otros tipos”?, ¿no son hombres lagartos? –Pregunte.


    —No, su altura y semejanza casi recuerda a un humano adulto –Contesto el buscador.


    —Entonces… ¿dices que no son humanos?.


    —Claro que no lo son, se movían como maquinas, actúan como maquinas, son una especie de golem de los más extraños, pero estaban hecho casi como si fueran construido a la medida e imagen de un humano –Declaro el calvo hombre.


    —Con que son golem, ¿eh?.


    —Si, a diferencia de esos hombres lagartos, estos golem tenían la capacidad de hablar, pero siempre repetían lo mismo, llamándose a sí mismo “El ejército Rojo”.


    Tal revelación me deja perplejo, no hay duda alguna, tiene fuerte relación con ese símbolo de la Unión Soviética, ¿ahora ha creado un ejército de golem?, ¿qué es lo que planea?, me llama la atención también el hecho de que secuestran buscadores, como si los aldeanos que se llevaron no fueran suficiente, ¿qué hacen con todo esa gente que se llevan?.


    —Todas esas cosas parecen usar el Navum en sus armaduras, los hemos visto, no hay uno solo que no tenga un cristal de Navum pegado en ellos –Dice Douglas —Descubrimos que si son destruido, la criatura en si también fallece, un dato que usamos a nuestro favor, hasta que… surgieron esos golem, llevan un cristal de Navum en la espalda, como los hombres lagartos, pero… ahora tienen protegido esa zona, el punto débil con el que lográbamos aprovecharlo para vencerlos, estos últimos ya no lo tienen, su cristal a diferencia de los otros, está fuertemente protegida por una coraza hecha del mismo material duro de su armadura, pero no hay duda de que en su interior abunda un cristal de Navum.


    Un ejército de golem que cubre su punto débil, el autor responsable de esto no es estúpido, si su intención es crear una especie de fuerza armada, parece que está progresando en lo que sea que esté planeando.


    —En este momento, una guerra se está librando entre buscadores de Navum contra ese tal “Ejército Rojo” –Agrego Douglas.


    —Si me cuentas todo eso, ¿qué es lo que buscas de mí? –Pregunte.


    El buscador calvo enseña el AK-47, al parecer lo tenía a su lado sin que me diera cuenta, no me había fijado desde que desperté que no estaba en mi posición.


    —Oye, devuélveme eso –Le ordene con un tono hostil.


    —No es necesario ponerte rudo –Dice el hombre arrojándome el arma a mis manos —Esa cosa… ¿es como esa otra arma?.


    —Si hablas de la torreta, ¿en dónde está? –Pregunte.


    —Era demasiado pesado para traerlo y con la posibilidad de más abominaciones acercándose, tuve que dejarlo allí.


    —¿¡Que!?, ¿¡sigue allí!?.


    Me puse de pie de inmediato caminando hacia la puerta, pero soy detenido por el mismo hombre quien me bloquea el paso.


    —Apártate, tengo que ir a buscarlo, no tienes idea del peligro que supone si alguien más se lo lleva –Le advertí.


    —Está situado sobre un lugar el cual casi nadie se acerca, llena de “FTN” y abominaciones, y aun si alguien quisiera llevárselo la tendría difícil por lo pesado que es y por la atención que llamaría de las monstruosidades de a su alrededor, yo estaba cerca de allí y escuche esos extraños ruidos que esa arma produjo a considerable distancia, me arriesgue y me acerque a averiguarlo, fue la manera en que te encontré –Comenta Douglas


    —Qué casualidad que hayas estado cerca, ¿a qué se deberá? –Pregunte con dudosa sospecha.


    —Tuve mis motivos personales para acercarme allí, no diré más del tema –Aclaro él —En cuanto a esa cosa tuya, solo ha pasado menos de una hora desde que te traje aquí, dudo que en ese intervalo de tiempo alguien se lo haya robado, no te preocupes, iremos a buscarlo, pero antes quiero preguntarte, esa cosa –Señalo mi AK-47 —¿Es también como esa rara arma pesada?.


    Aunque dijera todo eso para calmarse sobre la posibilidad de perder a la Torreta slime, tenía un punto, pero seguía siendo un riesgo, sin embargo, con todo lo que ha contado sobre ese ejército rojo, tengo la sensación de que puede estar fuertemente vinculado con el encargo del gremio, debo evitar perder los estribos, pero también debo darme prisa e ir por la torreta.


    —Si hablas en término de potencia, puede igualarla como superarla –Conteste a su incógnita —Si tienes interés en mi arma, no está a la venta, es para mí uso personal, nada más.


    —Supuse que no la venderías, igual al ver lo fuerte que esa cosa, dudo tener a mi alcance el dinero equivalente para comprarlo, lo cierto es, que viendo lo poderoso que es esa arma tuya, estaba pensando en una proposición, una relacionada con el encargo que tú y tus amigos aventureros vinieron a cumplir y a su vez, se relaciona con el problema actual que lidiamos nosotros los buscadores de Navum –Palabras interesantes salieron de su boca.


    —¿Qué clase de proposición?.


    —Lidiar con la amenaza común, tu gremio y los buscadores tienen un enemigo mutuo, si tienes más de esas armas poderosas en tu poder, quizás haya una chance de destruirlo desde la raíz.


    ¿Destruirlo desde la raíz?, habla desde la guarida donde operan, ¿pero que saben ellos al respeto?.


    —Si supiéramos donde se encuentra la base principal de ese tal “Ejército Rojo”, habríamos acabo con el sitio hace rato, ¿qué tanto saben los tuyos que nosotros no? –Formule mi duda.


    —Yo no tengo las respuestas, pero se quién podría tenerlas, en este momento se está librando una guerra en la zona del pantano entre ese ejército rojo y varios buscadores de Navum, si queremos averiguar a fondo sobre este asunto, te aconsejo que colaboremos en equipo y nos dirijamos hasta allí –Expreso el calvo buscador como sugerencia.


    Era demasiado riesgo para asumir a tal colaboración, mi objetivo actual seria primero recuperar la torreta y reagruparme con Allum, Riha y el resto, pero aunque lo hiciera, exista la posibilidad de que los encuentre separado del resto del grupo de aventureros y Templarios, aun juntos, estaríamos a la deriva en la zona prohibida, sin ninguna pista que seguir o a donde continuar.


    Con los recientes sucesos tras esa emboscada por parte del enemigo, seguro muchos aventureros darían a este encargo por “imposible de concluir” y volverán al gremio a reclamar parte de la recompensa por participar en ella, pero yo no podía irme aun, estaba el asunto del Nexus y también, del supuesto Trotamundos con fijación a la Unión Soviética, no podía ignorar tales cosas.


    —No confió en ti, pero si tienes una idea de donde podría hallar pistas para encontrar a la mente maestra de este ejército rojo, entonces colaborare contigo –Acepte su propuesta —Sin embargo, eso no quiere decir que no vaya a tener un ojo atento a ti por si actúas de manera dudosa, me parece demasiado sospechoso que un buscador de Navum este tan empeñado en involucrarse con algo demasiado arriesgado, pensé que a ustedes solo les interesaba lucrar en este sitio con el Navum.


    —El problema nos afecta severamente y tengo la sensación de que si lo ignoramos, peor se pondrá para nosotros más adelante, eso pone en peligro nuestro oficio, además pienso sacar provecho de este dilema, si el mandamás de ese ejército rojo está creando esas cosas con Navum, su guarida debe estar llena de ella, mataría dos pájaros con una flecha, solucionaría la amenaza que se cierne sobre los nuestros y me beneficiare económicamente en el transcurso –Dijo Douglas.


    Una conclusión típica, sin beneficio no habría tanto riesgo, me daba igual su avaricia, siempre que realmente me ayudara a buscar pista sobre este asunto del ejército rojo, encontrare cuanto a antes al responsable.


    Con la charla sobre el asunto de la colaboración concluida, salimos de la habitación hasta dar con un pasillo iluminado por más faroles con piedras de luz en su interior, allí habían otras puertas que conducían a otros cuartos para descansar como este, del pasillos nos dirigimos hacia la sala principal.


    Llegamos al corazón de este escondite, el sitio era como el gremio, un amplio salón bajo tierra muy animado, lleno de gente y tenía un aire típico de un bar, numerosas mesas se encontraban ocupados por otros buscadores de Navum, se podía distinguir a humanos, semihumanos como Cait, Draconianos e incluso algunos Enanos también (supongo que estos últimos no están afiliados a su gobierno), como el resto de la edificación, la iluminación era ofrecida por numerosos faroles con piedras de luz en su interior.


    En una barra se encontraba atendida por un gordo pelón de chaqueta marrón sobre una camisa blanca, a sus lados lo acompañaban dos guardias de aspecto fornidos, según Douglas, todo este sitio era una granja abandonada y este sótano fue encontrado por el sujeto pelón, quien es un mercader en realidad.


    Por supuesto, el sótano era más pequeño, pero invirtiendo dinero, remodelo el lugar creando una guarida subterránea que sirve como local para atender a los buscadores en busca de equipo, comida y un lugar para dormir, pero no era todo, el Navum recolectado, era vendido a él, quien se beneficiaba exportándolo al exterior y vendiéndolo al mejor postor.


    Muchos pensaran que uno sacaría mejor provecho si el propio individuo vendiera su Navum por su cuenta sin recurrir a ese mercader, pero lo cierto es que no parece tan fácil, encontrar compradores y salir al exterior es complicado, por no mencionar tedioso y supone más gasto de lo necesario, la vía rápida para hacer Bals era vender el Navum que hallabas a los mercaderes instalados en la zona prohibida, existen otras guaridas como estas gestionados por otros comerciantes, parece que forman una red de contrabando para exportar el Navum hacia fuera de la zona prohibida.


    —Primero, antes de que nada debo ir a recuperar la torreta –Le dije a Douglas —Después de eso, debo buscar a mi grupo.


    — ¿Hablas de tus compañeros aventureros?, no te ofendas, pero es una pérdida de tiempo, si la zona prohibida ya los mato, seria perder valioso tiempo, tenemos que zanjar el asunto del ejército rojo cuanto…


    La opinión de Douglas es interrumpida, cuando un fuerte disparo de un arma que reconocía, un arma de fuego se oye en dirección hacia un corredor en particular, según parece allí se encontraba la única salida como entrada a este sitio, tal ruido capto la atención de toda la clientela de buscadores y al comerciante en particular.


    — ¡Alerta, un grupo hostil desconocido ha destrozado la entrada, se dirigen hacia aquí! –Exclama un hombre que provenía corriendo de dicho corredor, pues era el encargado de custodiar la puerta que conectaba al exterior con este sitio.


    Eso puso en alerta a todos los buscadores, incluso yo también, ¿podría ser que el “ejército rojo” ha encontrado este sitio?, ¿qué han venido aquí buscando más personas que secuestrar?, pero el sonido de ese disparo, era sin duda un arma de fuego, ¿acaso incluso ellos cuentan con tal armamento en su poder?.


    Continuara…
     
  16. Threadmarks: CAPITULO 121 EL EJÉRCITO ROJO
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3556
    CAPITULO 121 EL EJÉRCITO ROJO



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Un grupo desconocido se adentró por la fuerza a una guarida escondida de buscadores de Navum, todos estaban con la vista por el corredor de donde vendrían y sus manos sobre su arma predilecta, con su magia elevada listo para manifestarse cuando la situación lo amerite.


    Pasos se oían acercándose del corredor, eran los invasores, estaban cerca, se podía sentir el pesar del aire entre los nervios de varios de alrededor, el grupo hostil llega hasta aquí revelándose, siendo un total de 4 individuos.


    —Un momento… ¡pero sin son…! –Exclame en mis pensamientos.


    Yo sabía quiénes eran esos cuatro, entrando de forma violenta y armando un alboroto que se podría desencadenar en una sangrienta lucha, el cuartero lo conformaban; Riha, Allum, Alan y el Enano guía Creik Rockfist.


    La loba apuntaba con la pistola Desert Eagle X4 a los buscadores, Allum con el revolver Colt Python, Alan de sus dagas de empuñadura negra y hojas verdes, y el Enano su hacha doble, tan pronto la semihumana noto mi presencia me hablo.


    — ¡Es Roz!, ¡allí esta Roz!, ¡hey Roz, por acá! –Su faceta seria que mantenía apuntando a los buscadores, pronto cambia a una amistosa al verme.


    — ¿Los conoces? –Pregunta Douglas.


    —Sí, son el grupo con el que estoy, tal parece que estaban buscándome y me encontraron –Le conteste al calvo hombre.


    —Tus amigos son unos idiotas, venir a causar bullicio en un escondite de los nuestros, ¿acaso quieren morir? –Opina el hombre con exasperación.


    Me alegro de saber que estaban bien y lo mejor es que me habían encontrado, pero en parte me desconcierta como preocupa la manera en que me hallaron, llevara a esta problemática situación.


    __________________________________________________________________


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Sobre la casa de una granja desconocido en un campo, era el edificio cuyo sótano llevaba a una guarida de buscadores de Navum, Riha y compañía se encontraba en la entrada al dicho sótano, una trampilla de hierro ubicada en el suelo dentro de la abandonada casa de una pequeña habitación que alguna vez se usó como el cuarto de alguien.


    — ¿Es aquí? –Pregunta el pelinegro Alan.


    —No hay duda, es aquí –Corrobora Riha con su olfato.


    —Sin duda, el amo esta allí abajo –Reafirma Allum.


    —Entonces no perdamos tiempo y vamos por el muchacho –Sugirió Creik.


    Pero aun tomando de la manija a la trampilla esta no se abría, pues estaba fuertemente cerrada, una voz se oyó del otro lado hablar a los cuatro.


    —Santo y seña –Solicito la voz al otro lado de la entrada.


    El custodio a la entrada de la guarida solo habría a quienes la contraseña conocían, pero ninguno de los cuatro tenía la menor idea de cuál sería, más la preocupación de Allum y Riha se hizo aún más notoria al descubrir que dicho lugar donde se hallaba Roz, estaba habitada por otros individuos.


    —¿¡Hola!?, ¡nuestro amigo se encuentra allí dentro y quisiéramos ir por él! –Hablo Alan sin nervio o duda.


    —Buen intento imbécil, sin santo y seña, ¡nadie entra! –Dejo en claro el custodio.


    Esa respuesta solo hizo enojar al slime y la loba humanoide.


    —¿¡Quieres un santo y seña!?, ¡te daré una que no olvidaras! –Patea furiosa Riha la trampilla y luego la apunta con la pistola Desert Eagle X4.


    — ¡Ja!, ¿quieres intentar abrirla a la fuerza?, buena suerte, ¡el metal que la compone esta imbuido con magia para aumentar su resistencia! –Se mofa el guardia de la loba.


    La Lupian no era tonta, un disparo normal no bastaría, así que fue por el disparo secundario del arma.


    — ¡“Taladro Cinético”! –Exclamo el nombre de la modalidad del disparo secundario de la Desert Eagle como el santo y seña que el custodia recordaría de por vida.


    ¡BANG!...


    La bala fácilmente atraviesa la puerta del sótano, atravesándola fácilmente e impacta contra el suelo del corredor, aquel que custodiaba la puerta tenía la suerte de haber estado asomado a uno de los lados cuando el disparo se efectuó.


    Entre el fuerte disparo y la impresión de ver como penetro la estructura reforzada con magia de la trampilla, más el agujero que dejo el proyectil al dar contra el suelo, sus oídos le dolían, pero estaba más abrumado con el poder que presencio para que los intrusos tuvieran la oportunidad de adentrarse.


    La trampilla quedo con un agujero notable, Allum convirtiendo sus manos en un par de garras, las clava en el debilitado metal y con fuerza la arranca dejando la entrada abierta para los cuatro, el custodio entre un intenso miedo se pone a correr para alertar al resto, moviéndose con todo prisa por el corredor para llegar a la sala principal del sitio en donde informaría a todos de la intrusión del cuarteto.


    __________________________________________________________________


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Con la violenta entrada que se dieron, todos los buscadores le tenían en alto aborreció, decidí intervenir cuanto antes de que esto se volviese un baño de sangre, pero antes de que pudiera hacer algo, Douglas se me adelanta.


    — ¡Muy bien todos, cálmense, ellos no son una amenaza, son un grupo bastante ruidoso, pero no vinieron a ocasionar realmente problemas! –El calvo buscador actúa de mediador, situándose entre los dos grupos con las manos en alto.


    — ¡Maldita sea, Douglas!, ¿¡eso tiene algo que ver contigo!? –Pregunta el gordo mercader pelón encargado de gestionar el sitio.


    — ¡En realidad tiene que ver conmigo! –Me situé al lado de Douglas para hablar con todos — ¡Soy un aventurero, y ellos están conmigo! –Señale a mi grupo.


    —Tu eres ese chico que Douglas trajo, ¡carajo Douglas!, ¿¡trajiste a un aventurero en mi negocio!?, ¿¡te volviste loco o el Navum finalmente te convirtió en un demente!?, ¡te todas las cosas problemáticas que has hecho, esta sin duda, es la peor! –Exclama furioso el comerciante apretando sus puños con rabia.


    Los buscadores respaldaban los comentarios del comerciante, abucheando al calvo hombre que era su camarada, pero a Douglas poco le importaba, mantenía la calma en todo momento.


    — ¡He llegado a un acuerdo con este aventurero! –Me señala a mí con el mover de su cabeza — ¡Llevamos a un mutuo arreglo para lidiar con el “Ejército Rojo”!.


    La muchedumbre pronto cambio sus irritantes comentarios a unos centrados en lo demente que sonaba la propuesta del buscador.


    —Tsk… ¡es absurdo!, ¡y si aún fuera el caso!, ¿¡en serio creen que un pequeño grupo de aventureros podría lidiar contra ellos cuando ni grupos enteros de buscadores pudieron hacer algo aun!?, ¡alardeas como dices estupideces! –Se expresó el comerciante.


    Nuevamente el dueño del sitio tenía el favor del público de buscadores de Navum a su lado, ellos volvieron a linchar verbalmente a todos nosotros y en cualquier momento de las palabras, se tornaría a la violencia física, ¿cómo lidiamos esta situación?, lo que menos quiero es evitar este confrontar inútil, nada sacaríamos con asesinar a todos estos buscadores.


    — ¡Dime Sahadoris! –Pronuncio Douglas el nombre del comerciante mientras le señala —¡Sabiendo que la amenaza de el “Ejército Rojo” se está volviendo un problema más serio a cada día que transcurre en la zona prohibida!, ¿¡qué piensas hacer tu al respeto!?, ¡porque no veo que tu o los tuyos hagan algo útil para variar!, ¿¡qué crees que ocurrirá cuando ellos encuentren tu guarida!?, ¡lo perderás todo!, ¡toda tu inversión y tú misma vida en el proceso!, ¡lo único absurdo es que critiques cuando ni comprendes por un mínimo de sentido común que todo el negocio del Navum corre jodido peligro y nosotros con ello también!.


    El discurso de Douglas callo las agresivas palabras de los buscadores, murmullos se oían entre ellos difíciles de entender, pero era evidente que entendían el mensaje del calvo hombre, Sahadoris se mostraba frustrado como enojado de que alguien le diera un sermón, se notaba por el apretar de sus puños y la manera en que se mordía el labio.


    —¡¡A callar!! –Golpea Sahadoris colérico la barra con sus manos cerradas — ¡¡Cuando vea siquiera que pueden lidiar al menos con un puñado de esos malditos del ejército rojo me creeré tus absurdas palabras!!...


    — ¡AYUDA!...


    Un hombre herido de una gabardina de cuero gris, llega desde el corredor por la destruida entrada al sótano jadeando de cansancio y con su boca sangrar.


    — ¡Se…. se… se… acercan…


    El hombre se desploma en el suelo cayendo boca abajo, revelando en su espalda la presencia de heridas de proyectiles penetrantes, por la forma del daño, dichos proyectiles parecían tener un aspecto pequeño y esférico.


    El abatido sujeto era un buscador de Navum, sus heridas que sangraban, habían finalmente culminado con su vida, con sus últimas fuerzas, había corrido hacia aquí como si quisiera dar una advertencia, “Se acercan”, es lo que trataba de decir, ¿pero quienes?.


    — Alguien se acerca, oigo varias pisadas venir por la entrada –Advirtió Riha con su sentido auditivo superior.


    Ahora podía escucharlo como también como el resto, pisadas mecánicas provenientes del corredor se dirigían hacia aquí, no tardamos en ver a los intrusos quienes se detuvieron al notar ellos también nuestras presencias, quede anonado en parte al observarlos por primera vez, un grupo de 3 individuos inhumanos, o más bien unas máquinas.


    Portaban una pesada armadura de pie a cabeza, no percibía rastro orgánico alguno en ellos, el casco que poseían tenía la forma de los cascos militares de mi mundo natal empleados en exoesqueletos de cuerpo completo, sobre la espalda tenían conectado un ancho cilindro de metal que se extendía del cuello hasta la cintura, pero la prueba definitiva de la naturaleza hostil de ellos, era el símbolo rojo era la URSS grabada en el pecho de su metálico cuerpo que revelaba su bando.


    — ¡Son esos golem del ejército rojo, todos cúbranse! –Advierte Douglas a todo pulmón.


    —“Amenaza hostil detectada, procediendo a directiva de combate” –Habla uno de los golem con una robótica voz —“Sométanse al Ejército Rojo o perezcan”.


    El trio mecánico apunta al unísono con el brazo derecho, revelando en la muñeca de estos, la presencia de dos pequeños cañones semejantes a las de un arma de fuego, al ver que era lo que describí claramente, le advertí a mi grupo.


    — ¡Resguárdense! –Ordene seriamente a Riha y los demás.


    Los golem atacaban desde el corredor, tanto el Enano, Alan, Allum y Riha salieron de su visión de tiro al situarse al costado en la pared que se desembocaban a dicho corredor, los mecanizados soldados abrieron fuego, observe como todos aquellos buscadores que estaban en la línea de disparo recibían los proyectiles.


    Ellos los disparaban continuamente desde esos pequeños cañones de la muñeca, no había duda, eran como mis armas de fuego, proyectiles metálicos lanzados a gran velocidad, penetraban la piel y protecciones metálicas que portaban algunos buscadores victimas de tal masacre.


    —Pensar que habría alguien más que yo que usa la tecnología de armas de fuego –Pensé entre nervios.


    Pero note algo que llamo mi atención, los golem solo podían disparar 20 rondas consecutivas y luego se tomaban 4 segundos para recargar, otra cosa era que el daño de penetración de su munición no parecían ser tan fuerte comparado a un balazo de mi AK-47, mientras estaba inmerso en ello, los buscadores se ubican en una segura cobertura y atacan a la distancia con proyectiles imbuido en magia y esferas de mana mientras los golem recargaban.


    Los ataques de energía mágica eran poco efectivo pues la armadura del golem lograba resistirlo con eficacia aun cuando los recibía en números, flechas mágicas de arcos y ballestas por otra parte lograban clavarse en su metálica protección, pero solo se hundía hasta la punta, resaltando en evidencia el grosor de su defensa ante sus proyectiles fortalecidos con magia.


    El trio mecánico estaba por atacar nuevamente, los buscadores se resguardaron, en cuanto a mí, les había pedido a mis compañeros no hacer nada aun, pues tenía que probar algo, me situé al borde de la pared e hice que venas grises salieran del collar dirigiéndose a uno de mis brazos, el cual se envolvió en la armadura de Intense Iron, los golem abrieron fuego y yo puse al descubierto en el corredor aquel brazo envuelto en la armadura en la línea de tiros de ellos.


    Era un experimento arriesgado, pero debía comprobar mi punto, los proyectiles que los golem empleaban en el brazo blindado eran pequeñas esferas metálicas que disparaban a gran velocidad, se habían concentrado en fijar todos sus disparos en el miembro que les deje como tiro al blanco a propósito, el resultado fue satisfactorio.


    Sus balas eran mediocres, no podían atravesar el brazo protegido con la armadura, sentía dolor evidentemente dado a que me golpeaba algo hecho de metal que se desplazaba rápidamente, pero su poder de penetración era inferior a mis armas de fuego, entonces era momento de comprobar mi otro punto.


    — ¡Intense Iron – Modo Knight! –Me equipo con la armadura por completo.


    Salí de la cobertura de la pared para situarme al frente del trio de golem, lo hice justo cuando estaban recargando, apunte deprisa con el AK-47 y dispare en modalidad automático, las balas de mi arma penetran su gruesa protección acribillando a los tres, gaste todo un cargador, pero comprobé que incluso la dureza de su defensa metálica no era rival para mi rifle de asalto.


    Dos habían caído, pero el tercero seguía en pie, la cantidad de balas que había recibido fue menor a los otros dos, dado a que estaba situado a la espalda de ellos y uso a sus compañeros como escudos para que recibieran la mayor parte del daño.


    —“Falla… de sistema… huida estratégica… en marcha”


    Pensaba en huir, no podía permitirlo, aquella cosa volteo dirigiéndose a la salida mientras yo recargaba mi arma, pero no precise disparar, el último tiro lo dieron ellos dos, Allum y Riha, quienes eliminaron al último golem disparando al mismo tiempo mientras este intentaba escapar, habíamos logrado eliminar a ese pequeño grupo del ejército rojo.


    —Oye… lo consiguieron… eliminaron a esos tres golem del ejercito…


    — ¿Esto es real?, acaban de matar a esas cosas de una manera tan fácil…


    — ¿Qué son esos artefactos mágicos que usaron para eliminar a esos golem?, es impresionante.


    Los buscadores que habían logrado sobrevivir quedaron perplejos y abrumados con el poder que deslumbramos para acabar con el trio mecanizado, Douglas quien en todo momento se mantuvo resguardado observándonos a nosotros pero no ataco, se acercó al cuerpo de una de esas cosas y fortaleciendo su fuerza con su magia, arrastro el cuerpo de uno de ellos llevándolo lo más cerca de los ojos de Sahadoris.


    — ¿¡Ahora crees en mis absurdas palabras!? –Exclamo él calvo buscador de Navum.


    El comerciante estaba aún en shock emocional ante los recientes sucesos, su negocio invadido y atacado por golem del amenazante ejército rojo, y la eventual derrota de esto por los aventureros intrusos que fueron traídos por Douglas, al recobrar el sentido y asimilar las palabras del hombre calvo, balbucea con tartamudez en creerle sus absurdas palabras.


    Mire los cuerpos de los golem abatidos, notando que por los agujeros resultados de los balazos que recibieron, brotaba un líquido morado oscuro, casi parecía sangre, con curiosidad me acerque tas retirar el Intense Iron de mí y estaba por tocarlo con los dedos de mi derecha.


    — ¡No toques eso! –Me advierte Douglas —Esa cosa esta compuesta de Navum.


    —No me gusta estar de acuerdo con la escoria de los acechadores del Navum, pero lo que dice es cierto –Confirmo el Enano ese punto al poner el medidor Navum cerca del líquido morado, haciendo que este reaccionara emitiendo un sonido leve que confirmaba la presencia de dicha energía en el residuo.


    —Somos “buscadores”, no “acechadores” –Le corrige el buscador calvo mirando con antipatía al Enano.


    —Claro, como todo en el reino de Nagret lo creen así –Opina Creik sarcásticamente


    Ignorando el intercambio visual de desprecio entre el buscador y el Enano, decidí checar el cuerpo más detenidamente evitando tocar ese líquido toxico, el metal de este golem era sin duda de buena cálida, el grosor bastante notorio pero también me percate de otros detalle cuando puse mis manos en ellas.


    —Ustedes deben de haber eliminado a unos cuantos de estos –Le hable a Douglas —¿Han tratado de ver como son por dentro?.


    —No, matar a uno de esos golem implica penetrar su armadura e inevitablemente que derrame más de ese Navum líquido, eso los destruye, imagino que ese Navum en su interior actúa como el medio que les permite moverse –Contesto el buscador.


    —Entiendo el punto, ¿pero porque no se han puesto a examinar estos golem más detenidamente con abrir a uno?.


    —Porque cuando una de estas cosas “muere”, en cuestión de poco tiempo los cuerpos de estos golem se vuelven sumamente tóxicos e irradian Navum con más fuerza, los chicos de Sahadoris tendrán que sacarlos de aquí antes de que vuelvan su negocio una potencial fuente contaminada de Navum.


    En decir que en cierto momento, que el cuerpo de los golem eliminados se torna en peligroso material contaminante de Navum, entonces debía proceder con mi examinación más deprisa, me puse a hurgar en la zona del pecho evitando las partes afectadas por los balazos y cuando llegue a tocar el casco confirme mi sospecha.


    Más allá debajo de este pesado metal, había algo que no estaba hecho de lo mismo, gracias a mi habilidad ESP, no solo manipulo el metal, sino que los años que he estado en contacto con él me ha permitido hacerme con un tacto único.


    Al poner mis manos y sentirlo, es como si lo escaneara y en mi cabeza se grabara una imagen parecida a la de una tomografía, podía ver todo el cuerpo del golem imaginado en un plano mental y la cantidad abundante de esta en su interior y en esa “examinación”, detecte algo que no concordaba bajo ese casco.


    — ¿Qué es esto?...


    La idea de retirárselo fue lo siguiente que se me vino a la cabeza.


    — ¿Qué hace amo? –Me pregunta Allum.


    —Quitarle este casco –Le dije.


    —Suena interesante, me gustaría ver como son esas cosas por dentro –Apoyo la loba mis intenciones.


    —Más bien suena inútil –Afirma Douglas —No hay tiempo para desarmar esas cosas, la armadura de estos golem están fuertemente pegados y antes de que logres abrir ese casco o quitarle la cabeza, para entonces se volverá toxica y mortal para el contacto –Advierte él.


    Pero yo contaba con algo mejor para retirar ese molesto metal de encima, mis propias capacidades como esper, no perdí tiempo y puse enseguida la palma de mi mano derecha sobre la cara del golem, concentre mi poder, que mi energía ESP hiciera lo suyo, el PSI me permitió hundir los dedos en el interior de la metálica estructura y acto seguido, con fuerza lo retiro revelando que aquella cosa era realmente un casco y no solo una cabeza de golem, pues descubrimos enseguida la auténtica identidad de este “golem”.


    — ¿¡QUE MIERDA!?...


    — ¿¡QUE SIGNIFICA ESO!?...


    — ¿¡ESO ES UN GOLEM POR DENTRO!?...


    — ¿¡ESTO ES REAL!?...


    Numerosos comentarios de fuerte impacto surgieron al mostrarse el auténtico rostro del golem, incluso yo quede atónico al presenciarlo tan de cerca, bajo el casco había una cabeza humana, pero no solo una cabeza, dentro del mismo golem, lo conformaba el cuerpo entero de una persona.


    La piel del individuo era albina, su cuero cabelludo casi ausente como si hubiera quedado calvo de golpe, estaba frio, evidencia de que ahora era un cadáver, pero no hay duda alguna, no era una máquina, era un ser humano dentro de una.


    —Riha, ¿podrías hacerle un corte a la mejilla? –Le pedí a mi compañera lupina.


    —Enseguida –Contesto animada creando una pequeña cuchilla con su poder para generar acero.


    Hizo una pequeña incisión con mis indicaciones sobre una de las mejillas del cadáver, de la herida brotaba sangre morada oscura, confirmando que aquello era su sangre, pero mi sorpresa no termina allí, con mi habilidad ESP detecto algo más impactante.


    El cuerpo de aquella persona, estaba anexado al golem como parte de su fisiología, es decir, su cuerpo estaba combinado con piezas mecánicas, no solo el exterior, sino su interior también, podía sentir el metal dentro de su organismo, a este pobre diablo se lo introdujeron minuciosamente de alguna manera quirúrgica quizás, pero no había duda, era un humano convertido en máquina, convertido en un golem.


    Entonces recordé sobre los secuestros, de aquellos llevados a la fuerza de las aldeas del reino de Luthe y los secuestrados buscadores de Navum que Douglas menciono, según en detalle él dice que los raptados, según testigos, eran siempre humanos, nunca semihumanos, entonces…


    —Creo que encontramos a las personas secuestradas –Afirme en voz alta ante todos los presentes.


    —Espera… ¡espera un momento!... esa cosa… no es humana… ¡es un golem! –Dice Douglas alterado.


    —Es tanto golem como humano, a este sujeto lo han sometido a un proceso en el que su cuerpo fue fusionado con partes mecánicas –Aclare.


    — ¿Dices que es una especie… de mitad golem y humano?, ¿existe siquiera algo así?, eso es… absurdo –Opino el buscador seriamente conmocionado por tal verdad.


    No solo suena absurdo, es increíblemente descabellado, pensar que alguien, un Trotamundos ha conseguido los medios para hacerse con esta tecnología en este mundo, pues sin duda alguna esto es lo que la ciencia definiría como un “organismo cibernético”, un ciborg y puede que la naturaleza del “Ejército Rojo” sea esta.


    Continuara…
     
    Última edición: 9 Febrero 2018
  17. Threadmarks: CAPITULO 122 “ANARQUÍA” Y “ORDEN”
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    4068
    CAPITULO 122 “ANARQUÍA” Y “ORDEN”



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Tras lidiar con el pequeño grupo del ejército rojo y descubrir semejante verdad de su naturaleza, nos disponemos a partir con destino al pantano, aunque claro, antes teníamos que ir por la torreta Slime 2.0, pero por fortuna ese asunto se resolvió al instante.


    —Casi lo olvido –Recordó Allum para luego sacar del interior de su cuerpo la torreta a la cual pensaba buscar —Pasamos por allí cuando le buscamos, como era difícil de llevar para el resto, la almacene en mi interior, teniendo cuidado de que mis jugos no la digirieran.


    La razón por la que fui entroncado fue gracias tanto a Riha como a Allum, la Lupian por su parte ya tenía grabado el aroma de mis armas, en especial mi AK-47, pues le dio una profunda olida aquella vez que viajamos al pueblo fronterizo de Natgh, mientras estaba dormido, los de su clan tenían la cualidad de oler el metal y seguir el rastro de este, y dado a la distancia en la que pudo encontrarme, claramente el alcance de su rastreo es impresionante.


    Mientras que Allum, tiene que ver el lazo entre “amo y mascota” que poseemos entre nosotros, el slime podía sentirme y localizarme en caso de que nos separáramos, se supone que también debería poder hacer uso de dicha habilidad, pero hasta el momento no he sentido tal capacidad, sin embargo, tal dote no es tan efectiva, la presencia del “amo” será débil si está lejos y a medida que se acerque es cuando podrá orientarse mejor.


    Con el asunto de la torreta resuelta por Allum, el cual volví a guardar en la caja cuadrada metálica, después me ocuparía de restablecer su munición, discutimos sobre lo que haríamos al llegar al siguiente punto de nuestro destino, que era el pantano, Douglas procedió a explicarlo.


    —Ahora mismo nos encontramos en “Campo Malahierba”, si nos dirigimos noroeste llegaremos al “Pantano Corrompido” –Aclaro el calvo buscador de Navum —En este momento una guerra se está librando en el pantano, entre buscadores de Navum y esas cosas del ejército rojo, si queremos tener alguna pista de donde proceden, tenemos que llegar allí cuanto antes.


    Campo Malahierba, era el área más tranquila de toda la zona prohibida, los novatos que inician su vida como buscadores de Navum comienzan aquí, si bien los peligros de FTN y abominación están presente, pero a diferencia de otras partes de este inhóspito sitio, aquí es donde el nivel de peligro es menor que en otras áreas.


    Ya entrando a áreas como “Pantano Corrompido”, hablamos de lugares más peligrosos, si bien también es donde abunda más Navum, pero también lo hacen los FTN y otras abominaciones aún más fuertes y dotados de problemáticas habilidades.


    —Je, dirás acechadores del Navum –Corrige el Enano Creik con frío tono —Desde su intrusión a la zona prohibida, solo problemas han generado.


    —Me da igual lo que pienses Enano, los buscadores de Navum, al final de cuentas somos una existencia para bien o para mal –Opina Douglas.


    — ¡Dirá para pura criminalidad!, se adentraron a nuestras tierras sin permiso y roban las riquezas de nuestro pueblo para su beneficio personal.


    — ¿Y se supone que somos los responsable de causar el origen de una de los lugares más corrompidos y peligrosos de este continente?, ¿qué habría sido si el incidente que creo la zona prohibida se hubiera extendido hasta cubrir varios reinos?, ¿quiénes serían los criminales?, ¿los que buscan la fortuna o los que crearon a los buscadores de fortuna?, su raza aunque reconocida como natos artesanos en toda Avalia, han demostrado con este acto, el descuidado de sus habilidad con la posibilidad de causar un cataclismo como ninguno, la zona prohibida es fruto de las manos de sus antepasados y un vestigio de como jugar a ser dioses puede desencadenar un paraíso de monstruos, tierra corrupta y muerte, nosotros los buscadores de Navum, solo somos una consecuencia externa de sus acciones.


    —¡No te burles de mis antepasados, maldito acechador del Navum!, ¡tú existencia es mero error, son criminales, invasores!.


    —Incluso si dices eso, los Enanos de tu reino obtienen Navum mayormente de los mercaderes de la zona prohibida, quienes a su vez ellos la obtienen comprándoselo a esos acechadores que tú detesta, incluso tu misma gente que nos odia, deleita hipocresía.


    La discusión iba a dar para más, así que los calle para centrarnos en lo importante, pero antes le pregunte a Creik sobre que paso con el resto de los aventureros cuando fuimos atacados por los hombres lagartos de armadura dirigido por el enigmático encapuchado.


    —Desconozco que fue del resto, yo conseguí escapar junto a este chico –Señalo el Enano a Alan Catsel.


    —Con todo ese polvo que se levantó y los ataques mágicos explosivos que caían del cielo, apenas pude distinguir que ocurrió con los demás, cuando salí de allí que era lo más lógico y seguramente otros habrán pensado lo mismo, me encontré con el Enano guía y luego con Riha e Allum –Declara el aventurero pelinegro.


    Riha y Allum se habían encontrado con los dos tras seguir el rumbo que tome luego de salir volando por el impacto de uno de esos bombardeo mágico por parte del bando enemigo, el Enano y Alan habían escapado por la misma dirección en la que fui a parar, con los aventureros desorganizado con el consecuente emboscada del dicho enemigo, optaron por emprender el encargo acompañándonos.


    —Podrían simplemente retirarse, si mal no recuerdo, este encargo deja claro que si está más allá de lo manejable, es posible retirarse y cobrar parte de la recompensa por participar –Dije a los dos.


    — ¿Con lo tanto que hemos avanzado?, ni hablar, además esto es bastante entretenido –Se excusa Alan dejando en claro sus intenciones de seguir con este encargo del gremio.


    —La aparición de esos extraños lagartos y ese ejército rojo, con humanos convertido en mitad golem, ¿cómo podría abandonar tales hechos que asolan en las tierras prohibidas de mi patria?, no, como un Enano de Nagret, debo averiguar el fondo de estos hechos y eliminarlo por el bien de mi gente –Dio Creik sus razones para seguir en la zona Prohibida.


    En cuanto a Riha, no hacía falta decir de sobra, que al ser compañeros aventureros, la Lupian sentía fuerte apego a acompañarme sin importar los peligros que nos encontrábamos adelante. Nos habíamos apartado bastante del tema principal, le pedí a Douglas que nos explicara qué haríamos al llegar al pantano.


    —Debemos contactar con los líderes de “Anarquía” y “Orden” –Contesto él.


    El buscador de Navum, detalla a fondo sobre la existencia de dos facciones formada por varios buscadores de Navum con un ideal en común, eran dos en totales, cuya existencia lleva ya 25 años y cada una tenía su nombre; “Anarquía” y “Orden”, ambas fundadas al mismo tiempo.


    ANARQUÍA: Es una facción de buscadores de Navum, que luchan para que los suyos se hagan con el control absoluto de toda la Zona prohibida, perdurar su existencia, hacerse con todas sus riquezas que ofrece para incrementar el poder de los buscadores y fomentar el acceso libre al exterior para compartir lo que la zona puede ofrecer al mundo, en consecuencia tienen como enemigo a la milicia de los Enanos quienes creen que si llegaran a hacerse con dicho poder, podía desembocar en una guerra entre la zona Prohibida y todo el reino de Nagret.


    ORDEN: Facción de buscadores de Navum que buscan luchar para detener la expansión y existencia de la zona prohibida, pues creen que algún día esta podría crecer y engullir al continente de Gresswold para corromper todo a su paso esparciendo los horrores que conforman estas tierras malditas, los miembros de este grupo ven necesario mantener un estricto control de la zona prohibida como lo haría la fuerza armada de un reino, con la finalidad de evitar que se desencadene otra desastre aun peor que creo esta inhóspita tierra.


    Los ideales de ambas facciones, chocaban entre sí, pues cada una era lo contrario a la otra, mientras que unos buscaban el poder y proteger la zona prohibida mientras se lucraban de esta, otros preferían su destrucción y establecer una orden segura en ella, por ello, en los 25 años que llevan existiendo, han luchado entre ellos sin parar.


    —No lo entiendo, ¿por qué debemos buscar a los líderes de dos grupos que se odian a muerte entre sí? –Pregunta Alan.


    —Porque en este momento se ha dado un hecho insólito que nadie se lo esperaba –Dice Douglas —Anarquía y Orden, se han aliado, nunca en los 25 años que llevan luchando entre sí, se han dado tregua alguna entre estas facciones, pues el odio mutuo que se sienten es inimaginable, y esta alianza es consecuencia de la amenaza del ejército rojo, ¿comprendes ahora lo grande que es esto?, para que dos facciones que llevan matándose entre ellos desde más de dos décadas, que de repente dejen a un lado sus diferencias y se unan para combatir a un enemigo en común, esto es algo de lo que alarmarse, demuestra que el ejército rojo no es poca cosa.


    Douglas explica que Anarquía y Orden, son los buscadores de Navum mejor equipado de la zona prohibida, un buscador tiene tres facciones a elegir, ser un miembro de Anarquía, un Orden o un independiente, mayormente el número de buscadores son del tercer grupo (Independientes), pero el mayor ingreso se obtiene formando parte de una de las dos primeras, por supuesto, eso conlleva a ser enemigo de la otra y aceptar los riesgos y situaciones bélicas del grupo al que decidas estar.


    —Hace unos días miembros de ambas facciones se han reunido en el pantano corrompido, incluso los actuales líderes se dirigieron allí, según parece el ejército rojo está teniendo una fuerte presencia en ese lugar y los dos grupos con esta alianza pretenden eliminarla, creen que de esa manera podría mermar su amenaza por estas tierras, que últimamente ha pasado a llamar demasiado la atención y razón no hace falta para creer de ello –Explico el buscador calvo.


    No solo estarían luchando contra el ejército rojo, pues se cree que incluso pueden haber logrado averiguar más de ello de lo que nosotros sabemos, algún indicio que nos una pista de donde se encuentra su guarida.


    Nos faltaba mucho para que ya casi fuera mediodía, pero aún quedaban horas para llegar al pantano, cada uno estábamos lo bastante provisionados, por fortuna Creik llevaba consigo los brebajes de resistencia al Navum.


    Douglas incluso contaba con un medidor Navum y brebajes del mismo tipo, tal parece que las herramientas de los Enanos hechos para sobrevivir a la zona prohibida, llegaron a manos de los mercaderes que realizan su negocio allí, no era un secreto, incluso Creik lo sabía, le asqueaba pero no le quedaba otra que aceptarlo e ignorar de ello.


    —Hay algo que me llevo preguntando, si la zona prohibida es demasiado peligroso para explorar a pie, ¿por qué nadie ha pensado en usar un barco volador? –Consulto Alan.


    El Enano tocando el hombro del muchacho con un dedo, este voltea a verle teniendo su atención y Creik señala en una dirección que responde a la duda del chico, los restos de madera de un barco volador, que eran escasos y daban el aspecto de llevar un buen puñado de tiempo, se encontraban dispersos sobre el campo y a su alrededor lo rodeaban unas FTN.


    —Transitar con barcos voladores y criaturas aladas en la zona prohibida tampoco es buena idea, los cielos de este sitio también experimentan mortales fenómenos de Navum capaz de destruir sobre lo que vueles, lo peor es que son casi indetectable, siendo casi imposible surcar los cielos de este hostil territorio, dejando únicamente el viaje a pie como seguro –Explico el Enano.


    Incluso la zona prohibida se las arregló para idear en su inhóspito ambiente, una especie de mecanismo antiaéreo para imposibilitar los viajes en las alturas, si bien, en los cielos se pueden observar volar aves, pájaros normales que no parecen haber sido afectado por el Navum o eso creo a primera vista.


    __________________________________________________________________


    Horas han transcurridos, de extensos campos dimos con una bajada, hasta dar con los primeros tramos pantanosos, agua estancada poco profunda de un vasto lago del que crecía una densa vegetación marina, las áreas terrestre transitable lo conformaban numerosos árboles secos hasta el punto de casi parecer un bosque muerto.


    Nos adentramos por un camino de tierra, evitando el agua lo mejor posible, si bien aunque era poco profunda, la amenaza que supone este sitio, eran las abominaciones que vivían en el agua, desde pirañas mutadas, hasta cocodrilos monstruosos.


    — ¡Cuidado! –Advierte Douglas deteniendo al grupo.


    Adelante nos encontramos con la primera abominación del área, del agua surge obstruyendo nuestro camino un cocodrilo de dos cabeza con escamas verde musgo con el tamaño de un carro de combate, su piel se mostraba ser gruesa y rodeado de púas moradas, en la frente de ambas cabeza tenían pegado un pequeño bulto de carne palpitante.


    —“Trueno Bicéfalo” –Cito el Enano el nombre de esa cosa.


    El bulto de las cabezas del coco empieza a palpitar más rápido al captar nuestra presencia y posar sus ojos sobre nosotros, entonces electricidad morada surge alrededor de su cuerpo a través de esas púas pegadas a él, acto seguido el aborrecible animal abre sus bocas y expulsa rayos del mismo color sobre nosotros.


    Douglas hace sangrar uno de sus dedos para realizar la invocación de un Espirano, al completar el rito, un círculo mágico se manifiesta surgiendo de este una armadura viviente de dos metros con un enorme escudo como único equipamiento, el espíritu familiar situándose al frente recibe el rayo con su único medio defensivo, resistiéndola hasta que la abominación deja de expulsarla y cierra la boca de ambas cabezas.


    — ¡Ahora! –Exclama el buscador de Navum en señal de contraataque.


    De un lado del escudo, Douglas se situó atacando con su ballesta metálica incrustando en la parte superior de su arma una piedra mágica de esencia pura aguamarina que portaba poder del elemento viento, del otro lado yo me arme con la escopeta cerbero, ante tal monstruosidad blindada, con la AK-47 me tomaría bastante eliminarlo, pero con la escopeta sería más fácil hacerse cargo.


    Douglas es el primero en atacar, disparando al coco bicéfalo con varios virotes de viento en intervalos de 3 segundos cada uno impactan sobre los ojos de cada cabeza, la abominación responde aunque ciego lanzando bolas de electricidad con ambas bocas en dirección de donde los proyectiles provienen.


    —¡Intense Iron – Modo Knight!.


    Me equipe con la armadura y salí de mi cobertura, mientras el abominable ser estaba distraído con Douglas yo me acerque lo suficiente hasta tenerlo en un rango mortal con mi escopeta cerbero, debía apresurarme, sus ojos se estaban regenerando, cambie el selector del arma por el disparo secundario.


    —¡Big Shot!.


    El mortífero disparo de la escopeta destrozo toda la parte superior del cuerpo del lagarto monstruoso, fue abierto como si un bisturí gigante hubiese hecho el trabajo crudo, su aspecto visceral salió a la luz y de su interior entre tantas sangre, tripas y lo que fuera anatómicamente el resto, note la presencia de cierto objeto ajeno a un organismo viviente.


    En el interior de este cocodrilo de dos cabezas, había una pequeña veta de 5 cristales morados, cada una con el tamaño aproximado de una manzana, aquello era la valiosa mercancía por la que los buscadores de Navum arriesgan su vida.


    —Ciertas abominaciones poseen dentro de su cuerpo cristales de Navum –Dice Douglas —Como resultado, exponen más fuerza, tenacidad y resistencia que aquellos que no, ya que estos cristales actúan como una fuente de poder en ellos.


    Estos cristales podían hallarse en sitios donde la concentración de magia se ha mezclado con esta energía morada, estando presente en varios territorios, ya sean boscosos, cuevas e incluso en este pantano, pero incluso hay animales, abominaciones que poseen estos cristales dentro de su organismo, lo que origina una mutación mucho más peligrosa que los monstruos convencionales.


    —Los truenos bicéfalos son una de las abominaciones más peligrosa de Pantano Corrompido, matarlo provee una buena suma de dinero por los cristales de su interior, pero estas cosas son absolutamente difíciles de eliminar, que tú lo hayas hecho de lo más fácil con esa extraña arma tuya, hice bien en proponer esta colaboración –Comento el buscador retirando su invocación y siguiendo el camino para ignorar a su vez a la abominación muerta.


    — ¿No piensas recoger los cristales de esta cosa?, dijiste que son muy valiosos –Le pregunte.


    —Tenemos prisa, ya me lucrare cuando el tiempo no amerite presionarnos –Contesta él


    Ciertamente la situación actual denotaba fuerte presión para los buscadores de Navum, pero era demasiado raro que pese a ello no recogiera esos cristales, sé que había dicho que al hallar el escondite del Ejército Rojo supondría la posibilidad de dar con una gran fuente de esta y de paso conseguir eliminar el problema que asola a los suyos, ¿pero era realmente toda su razón para hacer este peligroso recorrido?, no podía evitar que ocultaba algo más, una razón más personal para aceptar esta travesía mortal.


    __________________________________________________________________


    La fauna del pantano exponía otras peligrosidades a su vez, por ejemplo, este ambiente estaba habitado por ranas Fira, aquellas ranas albinas con numerosos anillos rojos y que al croar tenían la capacidad de escupir fuego, su tamaño normal es igual a cualquier rana conocida.


    Pero los de la zona prohibida, tenían el tamaño de una camioneta y en cuanto a cuando expulsan fuego de la boca, no tenían mucho que envidiarlo a un dragón, esta especie era conocida como “Rana Fira del Navum”, un nombre simple para una mutación tan clara como el agua, algunas de esas cosas podían albergar cristales Navum en su interior, otros no.


    También acechaban serpientes venenosas del tamaño de anacondas conocidas como “Arrastrante ponzoñosa”, su principal característica es su piel morada con manchas verde en su escamosa piel que al simple toque puede envenenarte, poseía dos notables colmillos visibles en su boca que chorreaban gotas de veneno ácido y sus ojos tenían la cualidad de inducir parálisis mágico sobre sus víctimas si estaban a un metro de ellos, es por eso que estas criatura se las combate a distancia, la buena noticia, es que eran lentas, muy lentas desplazándose, pues estas abominaciones son más de emboscar sorpresivamente a sus presas.


    Otra peligrosa abominación era un ser humanoide, su aspecto era como la de un sapo antropomórfico del tamaño de un hombre adulto, sus piernas y brazos eran como la de tal anfibio con aletas en manos y pies, en su cabeza también poseía un par de aletas por oreja, se desplazaba mediante saltos altos y agiles y destacaba la presencia una extensa lengua que actuaba como una lanza, aquella criatura era llamada “Salteador pantanoso”, también tenía la habilidad de escupir una nauseabunda baba acida que impregna su olor en la victima, causando que otros salteadores se sientan atraído hacia la presa con el deseo de matarle.


    Pero no todas las abominaciones eran hostiles, como por ejemplo existían peces nadando en ciertas áreas algo profunda del pantano, presentaban ciertos rasgos extraños como la presencia de brazos humanos que usaban para capturar a peces normales a los cuales comían o incluso luchar a muerte contra otros como ellos, pero eran indefenso para los buscadores.


    También existían libélulas del tamaño de halcones que pasaban la mayor del tiempo pegado a arboles sin moverse, cuervos con cuernos y colas puntiagudas, estos últimos no atacan al menos que se les provocara y se alimentaban a manera de carroñeros.


    Se podían avistar pequeños fragmentos de cristales de Navum en el suelo del pantano, pero según Douglas tales pedazos pequeños valen una miseria por lo que no tiene sentido recoger aun varios de ellas, también se percibe en el terreno la presencia de FTN, del mismo tipo que en el “Campo Malahierba”.


    Nuestro recorrido llegaba una hora y el sol estaba próximo a ocultarse, en la noche, los depredadores nocturnos del pantano eran más activos y peligrosos, y según el experimentado buscador calvo, había posibilidades de toparse con una letal criatura que moraba en territorios más profundos de la zona prohibida, pues esta solo podía aparecer en el pantano por la noche, las posibilidades eran menores pero seguían siendo una posibilidad.


    — ¡Alto! –Una orden es exclamada hacia nuestro grupo.


    Tres hombres de gabardina de cuero negro con capucha equipada con protecciones metálicas moderadas en hombros, extremidades y pecho se aparecen entre arboles bloqueando nuestro camino, uno llevaba un arco como arma, el otro un fino bastón de madera con un pequeño cristal de mana en la punta y el tercero tenía un hacha pesada, denotando el ultimo como el más corpulento y mayor del grupo.


    Pero había algo que los tres tenían en común, era la misma insignia o símbolo que llevaban en su prenda, en la parte del pecho, detallaba la imagen de un buscador de Navum vistiendo las mismas ropas que ellos, ocultando su cara con la capucha con solo su boca visible, con los brazos en alto, en su mano izquierda sostenía un cristal de Navum y en su mano derecha un cetro que irradiaba magia en forma de un aura.


    —Son buscadores de Anarquía –Revela Douglas.


    —¿¡Quienes son ustedes!?, ¡identifíquense! –Ordeno el buscador del hacha mientras el del arco y el bastón nos apuntaban con sus armas.


    Por reacción hizo que nuestro grupo se pusiera en guardia contra ellos, Allum apuntando con su revólver, Riha con la pistola, Alan con las dagas en sus manos y el Enano sostenía su hacha preparado para combatir, por mi parte mantuve mis manos en mi rifle de asalto.


    — ¡Esperen, no somos el enemigo!, hemos venido a ver a los líderes de Anarquía y Orden, queremos ayudar –Hablo Douglas por nosotros —Soy un buscador de Navum independiente y ellos son aventureros.


    —¿¡Aventureros aquí!?, ¡eso es demasiado sospechoso! –Dice el hombre del hacha con fuerte mirada de desconfianza hacia nosotros.


    La charla diplomática no parecía ir por buen camino y Creik tenía su opinión al respeto sobre como deberíamos lidiar con la situación.


    —Yo digo que nos lo carguemos y sigamos adelante, nadie echara de menos a un par de acechadores del Navum –Expreso el Enano.


    — ¿¡Quieres cerrar la boca y evitarnos más problemas!?, ¡Enano! –Le pidió “amablemente” el buscador calvo.


    Sin embargo, ciertamente la situación parecía que iba a tomar camino al rumbo violento, nadie confiaba en nadie y al revelarse nuestra identidad como aventureros, los buscadores perteneciente a la facción de Anarquía, nos miraban con más recelo.


    — ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!...


    Un fuerte grito sacudió el ambiente, todos voltearon tu atención de donde procedía, quien emitió ese gemir de agonía que suspiro su último aliento, era el buscador arquero de Anarquía, quedamos boquiabierto cuando lo presenciamos.


    Una lanza había atravesado el pecho del buscador desde su espalda perforando su corazón, su cuerpo sin vida era levantado por el arma de su atacante, una maquina envuelto en una pesada armadura, era uno de esos golem mitad humano o mejor dicho Ciborg, el símbolo rojo de la URSS grabado en el pecho de su metálico armazón revelaba su pertenencia al ejército rojo.


    Con respeto al trio con los que lidiamos, este poseía diferencias en su aspecto, para empezar era más grande, los otros exponían alturas normales casi comparable a un hombre adulto, pero este medía 2 metros y medio, su blindaje se venía con más grosor, su brazo izquierda era una larga lanza y su derecha era la extremidad que portaba los dos cañones que relucían su naturaleza como armas de fuego.


    Pero lo que llamaba también la atención, era la diferencia con respeto a la parte inferior de su cintura, no tenía piernas como las de un humano, en su lugar caminaba por medio de unas 8 extremidades arácnidas, cada pata era puntiaguda y filosa, incluso denotaba poder usarlas como arma cuerpo a cuerpo.


    —“¡Modelo Pauk en directiva de Combate!, ¡sométanse al Ejército Rojo o perezcan!” –Advirtió el ciborg entonando su robótica voz.


    Continuara…



    NOTA DEL AUTOR:

    Se me acercan tres exámenes, el primero el 22 de febrero, el segundo el 1 de marzo y el tercero aún desconocido, pero será entre el 2 al 15 de marzo, como consecuencia no podre actualizar las novelas como se debe, hasta entonces, disculpen si me tomo bastante en publicar los siguientes capítulos.
     
  18. Threadmarks: CAPITULO 123 CONFLICTO PANTANOSO
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    4722
    CAPITULO 123 CONFLICTO PANTANOSO



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Otro Ciborg, diferente a los anteriores se aparece ante nosotros al hacer contacto con un grupo de tres buscadores de la facción de Anarquía, su arquero es asesinado con el brazo lanza de la mecánica criatura e inmediatamente fija su blanco en otro de ellos.


    — ¡Otro de esos golem araña del ejército rojo! –Exclamo el buscador de Anarquía del hacha pesada.


    Apunta con su brazo derecho que tenía los cañones al mago del bastón de madera con un pequeño cristal de mana en la punta, el hombre en cuestión reacciona como si supiera el siguiente movimiento del monstruo máquina, creando una barrera con su magia, fortificándola con todo su poder mágico mientras obtenía más mana del mismo cristal.


    El ciborg dispara de los cañones, balas redondas como de las maquinaciones inhumanas anteriores, por suerte, la barrera del mago resiste los proyectiles, pues las armas de fuego del ejército rojo eran inferiores a las modernas, con una defensa robusta y más aún impregnada de magia, se podría lidiar con ella.


    Por desgracia, la defensa del mago del bastón no era absoluta, empezaba a agrietarse, en consecuencia la última bala antes de que la maquina quedara sin munición e iniciara su modo de recarga, logra atravesar la barrera del buscador y asesta en el hombro derecho de este, la herida ocasionada destruye la concentración del usuario de magia desvaneciendo su habilidad defensiva.


    Mientras el mago cae de rodillas al suelo deteniendo la hemorragia causada por el proyectil, el golem inicia la recarga de su arma de fuego, el cual consistía en dejar inmóvil su brazo con dicho armamento unos segundos y de este un sonido de su interior se produce como si un mecanismo interior se activase, confirmando tal accionar de recarga al volverle al miembro de Anarquía.


    Pero el buscador del hacha pesada no dejo a su compañero a su suerte, con el ciborg teniendo toda su atención en el herido mago del bastón, el robusto hombre ataca el brazo con los cañones propinándole una tajada sobrenatural de un poder mágico que había fortalecido el filo del hacha con un aura azul.


    La maquinación pierde la mitad de su miembro con el arma de fuego, privándosele de esta última, valiéndose de su lanza de la izquierda, con la cual responde atacando a su agresor, pero un disparo en la lanza por el revolver de Allum desvía y hace retroceder al ataque del ser mecanizado.


    Acto seguido realizo 9 disparos con mi AK-47 en su pecho que perforan su blindaje ocasionándole notable daño y le sigue Riha con un disparo de Taladro Cinético por parte de su pistola que atraviesa como frágil papel el pecho del monstruo, este tambaleaba mientras chorreaba a montón de su sangre morada.


    Alan y Creik fueron los últimos en darle el golpe que derribo a la criatura, con una embestida de sus armas en la cabeza de este, además de hacer añicos el rostro metálico del ser, cae como un árbol derribado haciendo fuerte ruido en su impacto contra el suelo.


    El buscador del hacha quien se encontraba asistiendo a su herido compañero, estaba abrumado por con nuestro poder, en especial de las armas que Riha, Allum como yo empleamos, a sus ojos eliminamos con mera facilidad a un monstruos que seguro para ellos les habría costado aún más.


    —Como te he hemos dicho, venimos a ayudar –Le habla Douglas al buscador de Anarquía —Necesitamos contactar cuanto antes a los líderes de ambas facciones y estoy seguro de que tu herido amigo, agradecerá asistencia cuanto antes.


    El hombre se mostraba aun algo desconfiado, pero mirando al esbirro del ejército rojo abatido, reconoció quizás en su haber, que el poder que disponíamos no era algo para alardear, levanto a su herido compañero para ayudarle a caminar y nos dijo “síganme” confirmando que nos llevaría a las personas con quienes debíamos hacer contacto.


    Mire detenidamente al ciborg eliminado, mirando las partes nuevas que diferenciaban con los anteriores con el que tuvimos ese encuentro, me puse a pensar que quizás no sería el primer y único variante de esta cosa.


    —El ejército rojo debe de poseer diversos modelos de ciborg a su disposición, como esta cosa dijo, se llama a sí mismo el “modelo Pauk” –Pensé en mi mente —Quien sabe que otros tipos de maquinaria de guerra cibernética posea y más si considera que usa el Navum como fuente de energía, magia y tecnología moderna combinada, que aterrador resultado cuando el enemigo hace uso de ella.


    __________________________________________________________________


    Guiado por el buscador de Anarquía, transitamos por un camino seguro del pantano, con el anochecer casi a cada minuto, las abominaciones de este sitio podían estar al acecho, lo que nos incitaba a estar en guardia y constante vigilancia a la mayoría de nosotros sobre nuestro alrededor, la fauna en si era una enemiga también como el ejército rojo.


    Llegamos hasta un campamento montado sobre una extensa colina donde las aguas pantanosas no tocaba, al subir a ellas nos fijamos en las numerosas tiendas levantadas, los alrededores protegidos por muros que superaban los 10 metros, hecho de tierra mezclada con madera evidentemente fortificada y producto de magia, la parte no amurallada era de donde nosotros veníamos y estaba fuertemente vigilada por una dura barricada con buscadores armados a distancia.


    —Esto es mala idea, es como meterse en la boca del lobo –Opino Creik sintiendo los nervios al acercarse entre tantos buscadores.


    —Increíble, incluso los buscadores en término de recursos y personas que lo conforman, no tienen mucho que envidiar a los aventureros –Comento Alan.


    Se podía observar la variedad de razas en el ambiente, tanto humanos como semihumanos, incluso elfos que era la primera vez que observaba a algunos en el lado de los buscadores, otro detalle que note era en los símbolos de la vestimenta de algunos.


    Mientras que el símbolo de Anarquía era identificada con la imagen de un buscador de Navum vistiendo las mismas ropas que ellos, ocultando su cara con la capucha con solo su boca visible, con los brazos en alto, en su mano izquierda sostenía un cristal de Navum y en su mano derecha un cetro que irradiaba magia en forma de un aura.


    Los de “Orden”, por su parte presentaban una imagen de un buscador vistiendo prendas similares que ocultaban su rostro con solo su boca visible, pero en él, sus manos sostenían una espada desde la empuñadura la cual yacía apuntando hacia el suelo, en la espalda portaba un inmenso escudo.


    No me costaba deducir o interpretar ambos símbolos, en el de “Anarquía”, denotaba esa imagen de poder y riqueza con el cetro y el cristal de Navum en las manos, mientras que en el de “Orden”, se percibía esa sensación de “honor” y “protección” con la espada en las manos, la postura en la forma que lo sostenía y el escudo en la espalda, pero era meramente mi interpretación.


    Los hombres de la barricada nos detuvieron, pero al ver al buscador de Anarquía cargando a su compañero herido, no se mostraron tan fuertemente hostil con nosotros, el sujeto del hacha hablo con ellos primero, evitando los conflicto incensario, a los pocos minutos un grupo de Anarquía se llevan al mago herido, lo más seguro es para que le brinden la atención curativa que necesitaba, el buscador del hacha vuelve hacia nosotros para comunicarnos el asunto de nuestra petición.


    —Pueden pasar, pero deben seguirme, los llevare con ambos líderes, no intenten nada sospechoso o sufrirán las consecuencias, pues nadie confía en ustedes, incluso en ti, buscador independiente –Esa última advertencia fue dirigida a Douglas.


    Nos dejaron pasar tal y como el buscador de anarquía nos dijo, no estuvimos fuera de la mirada de desconfianza y sospechosa de casi todos en el campamento levantado, los alrededor se podían notar no solo tiendas de campañas usadas para descansar, incluso se armó para una herrería, un pequeño laboratorio de alquimia, un hospital y una zona en donde comer.


    Podrán ser dos facciones ajenas a un gobierno o fuerza armada, pero no tenían que envidiarle a una, poseían todos los elementos para formar una armada, o en este caso una resistencia, ya que al fin de cuentas ellos están luchando contra la amenaza del ejército rojo.


    De tanto observar a nuestro alrededor, no nos habíamos dado cuenta de que habíamos llegado a nuestro destino, a una tienda considerablemente llamativa, era la más grande de todas y a sus lados se encontraban unos estandartes de las facciones, la del lado izquierdo estaba de Anarquía y del derecho la de Orden.


    —Dentro de encuentran el líder de la facción a la que pertenezco y la de Orden, ambos han sido informados de su llegada, se los advierto, no les hablen de manera altanera y provocadora, no les falten el respeto, en especial a nuestro líder, están advertidos –Nos deja en claro el buscador del hacha pesada.


    Al ingresar, notamos la inmensa mesa plagada con numerosos papeles y un mapa que detallaba la zona del pantano corrompido, hojas que ilustraban al enemigo y sus puntos débiles como fuertes, entre ellos a los hombres lagartos de armadura, los primeros ciborg con los que luchamos y aquella con la parte inferior igual a una araña.


    Incluso note que unas pocas hojas que describían en detalle sobre otro modelo de un ciborg con el que aún no habíamos tenido un encuentro, su apariencia en tamaño es igual a los primeros del trio que irrumpieron en el escondite subterráneo de los buscadores, su brazo derecho portaba los dos cañones de fuego, pero el miembro izquierdo era más semejante a un cañón, por la forma deducía, ¿un lanzacohetes?, no, la boca del arma tenía una forma semejante al de un cañón de esas de la época colonial y el último detalle en notar era la presencia de un pedazo de cristal Navum pegado en la frente del casco.


    —Con su permiso, he traído a los “visitantes” del exterior junto al buscador de Navum independiente –Notifica el hombre del hacha pesada a los líderes como si fuera sus superiores.


    Los líderes estaban acompañado de algunos otros buscadores de sus respetivas facciones y de seguro de su mayor confianza al estar a su lado, un dato curioso es que de parte de Anarquía estaban presente integrantes mayormente humanos y en Orden la mayoría eran semihumanos.


    En cuanto a sus respetivos líderes, el jefe de Anarquía tenía el aspecto de un viejo veterano, mientras que el de Orden se veía como alguien joven, pero no era del todo humano, en el sentido de que lo era a la mitad.


    El líder de Anarquía se veía como un hombre de piel caucásica, portaba una armadura pesada negra sin casco, escritura mágica impresa en letras azules y rojas yacían sobre las extremidades superiores de su vestidura metálica, del izquierdo ponía en rojo en letras grandes y repetidas varias veces la palabra “Ataque”, mientras que el derecho en azul ponía varias veces y repetidas la palabra “Defensa”.


    Su largo y despeinado cabello originalmente parecía ser de color negro, pues el color blanco se había apoderado de su cuero cabelludo, junto a la existencia de una barba del mismo color, denotando su edad avanzada, de sus ojos café, tenía una cicatriz del ojo izquierdo que relucía en él la mirada tenaz de un luchador nato y su cuerpo robusto dejaba en claro su excelente condición física.


    El líder de Orden mostraba una faceta más amistosa, con una piel casi bronceada, sus orejas eran puntiagudas, lo que denotaba su linaje elfico, pero a la vez observando con más atención las orejas, estas se veían más pequeñas que la de un elfo promedio y un poco más redondeadas que las de un humano, ¿qué significaba esto?, que él en realidad era un semielfo, un hibrido nacido entre la unión carnal de un humano y un elfo.


    El semielfo portaba una armadura pesada de color gris, adornado con un grueso pelaje de animal, en su espalda cargaba un escudo grande de madera, junto a sus ojos esmeralda y corto cabello rubio, se notaba a grandes rasgos la belleza de su ascendencia elfica y lo más probable, era la herencia mágica nata de ellos.


    El líder de Anarquía era presentado bajo el nombre de Horaldez balbamacabrus, de un temperamento serio, gruñón e indomable espíritu, mientras que el líder de Orden se llamaba Jaxthen Belomante, de actitud indulgente, paciente y fuerte sentido de la confianza.


    —Con que aventureros, ¿eh?, la sola idea de tenerlos cerca, debería ser más que suficiente para ordenarle a mis hombres que los maten y hagan uso de sus cuerpos como carnada para los abominaciones de este pantano, después de todo lo que los suyos nos hacen pasar –Hablo Horaldez con hostilidad hacia nosotros.


    —Cálmate Horaldez, no todos los aventureros ostentan la caza de buscadores, además es evidente que las razones para adentrarse a la zona prohibida son ajenas a ello, ¿no es así? –Hablo Jaxthen en nuestra defensa mostrando más tolerancia.


    —Es tal y como dice, señor Jaxthen –Dice Douglas dirigiéndose educadamente a él.


    —No es necesario ser formal, adelante, habla con total libertad –Le pidió el semielfo.


    —No hay mucho que decir de mi parte, salvo que he venido con intenciones de ayudar a detener al ejército rojo, pero quizás ellos, en especial este joven –Me señalo a mí —Tiene algo más relevante que contarle y también impactante.


    Douglas me dio la palabra, quizás su intención era que revelase la verdadera naturaleza de los “golem”, puede que hasta ahora nadie de las dos facciones lo haya notado aun y no sé cómo reaccionarían, los buscadores de aquel escondite subterráneo cuando tenían la evidencia delante de sus ojos, veían tal verdad con deseos de ignorarla, en especial los humanos quienes repudiaban al ver que esas cosas originalmente eran como ellos.


    —Oh que bien, ¿ahora escucharemos a un aventurero?, ¿qué tan bajo hemos caído? –Opino con desdén el líder de Anarquía.


    —Guarda tu desprecio para el enemigo, Horaldez, el aventurero puede que tenga y posea información que pasamos por alto –Comenta el semielfo.


    —Je, ¿me pregunto qué tan “valioso” es esa información? –Se ríe con incredulidad.


    Empecé a relatar el principio de como un grupo conformado por varios aventureros y Templarios nos adentramos a la zona prohibida en busca de un enemigo que había causado numerosas desapariciones en pueblos del reino vecino de los Enanos, de nuestro encuentro con los hombres lagartos de armadura, el cómo fuimos emboscado por ellos y termine separado de los demás, no detalle a fondo el uso de mis armas por supuesto, solo resumí lo importante.


    Mi encuentro con Douglas en ese local de buscadores oculto, así como mi reencuentro con Riha y los demás, nuestro primer confrontar contra los “golem” del ejército rojo y la llegada al pantano donde nos topamos con el grupo de tres buscadores de Anarquía.


    — ¿Dices que ellos vencieron fácilmente a ese golem araña? –Pregunta Horaldez a su buscador del hacha pesada.


    —Sí, usaron esos extraños artefactos mágicos –Señalo el hombre mi rifle de asalto —Atravesaban sin problema la armadura del golem y uno ejecuto el disparo de un poderoso proyectil que fácilmente dejo un agujero en esa cosa.


    —Hmmm…. –Se tornó pensativo el líder de Anarquía mirando mi AK-47.


    Seguí con mi explicación pues aun no había llegado a la parte que importaba y era, que les conté acerca de la naturaleza de los “golem”, la verdad que se oculta ante todo ese metal imbuido con Navum, que dejado de ese montón y frio material, se hallaban seres humanos, la reacción de todos fue de suma estupefacción y la mayoría denotaba escepticismo.


    —Esto es difícil de creer, ¿tienes alguna prueba de ello? –Solicito Jaxthen ante mi afirmación.


    —Maldición… con un maldito carajo… -Se levantó Horaldez con una expresión de horror en el rostro.


    Se quitó el guantelete izquierdo de su armadura revelando portar un anillo en el anillo anular, era de color caoba y tenía engranado una pequeña piedra cuadrada color blanco, cuando se la enseño a los buscadores de su facción, como al semielfo, estos quedaron boquiabiertos.


    —Cuando dijo la parte de los “golem”, el anillo no reacciono como mentira ante esa afirmación –Dijo Horaldez.


    —Ahora lo recuerdo, tu anillo es un artefacto mágico con el poder de detectar mentiras –Explico Jaxthen.


    El artefacto mágico en cuestión era un objeto con la misma funcionalidad que un detector de mentiras, sin embargo, para funcionar necesitar estar lo bastante cerca de la persona y el usuario tiene que estar mirando fijamente a la persona que habla y pronuncia la afirmación, de esa forma, el anillo enviara un impulso a su dueño notificándole si aquello es verdad o una mentira, además otro rasgo aparte, es la piedra incrustada cuadrada, dependiendo de la veracidad de la afirmación, será blanco si es verdad y si es mentira se teñirá de negro.


    —La piedra es blanca… entonces lo que el aventurero dijo… -Dice el buscador del hacha perplejo.


    — ¿Son realmente… seres humanos con lo que hemos luchado?... –Expresa el semielfo su incomodidad emocional al saber la verdad acerca de los golem.


    Todos los buscadores de la tienda yacían abruptamente impactados, que el ejército rojo pudiera crear tales “golem”, seres mitad máquina y humano, nunca en toda la tecnología mágica, se vio algo semejante, pues en muchas formas generaría repudio al considerarte esto antinatural en muchos aspectos.


    —Humanos o monstruos, siguen siendo nuestros enemigos –Opina Horaldez con los brazos cruzados —En el instante en que se atrevieron a matar a los nuestros, a poner en peligro nuestro estilo de vida y tiranizar estas tierras, se volvieron nuestros jurados enemigos y de todo buscador en la zona prohibida, como tal tienen que desaparecer, que sean humanos no quita el hecho de que deban morir, son ellos o nosotros y bajo ninguna razón pienso ceder mi vida a esas cosas.


    La determinación de Horaldez fue más que suficiente para motivar en sus buscadores y en el líder de Orden a no dudar de su lucha, cierto es que aun siendo su origen humano, seguía siendo el enemigo y no estos no dudarían en matarnos, como maquinas, tienen la ventaja de no ser perceptibles a las emociones.


    —La razón por la que vinimos, es para saber si sus facciones pudieron lograr averiguar algo sobre donde podría estar el escondite de El Ejército rojo, de esa manera irrumpir a su base y destruirla, quedaría solucionado el problema, pero es más fácil decirlo que hacerlo –Comente.


    —Mmm… ahora que lo dices, enviamos dos grupos de exploradores, cada grupo conformado por miembros de nuestra facción respetiva, con el objetivo de rastrear alguna pista que nos lleven a dar el sitio en donde se oculta el cuartel del ejército rojo, lo más sensato como arriesgado, es que sigan a uno de esos Golem –Comunico Jaxthen.


    —Y lo más arriesgo, es que permitiste que esa semihumana formara parte de tu grupo, ¡ni siquiera es miembro de tu facción o una buscadora siquiera!, y para el colmo, pertenece a esa “raza” –Opino el líder de anarquía con un tono desdeñoso.


    —La situación es demasiada problemática como para tomar en cuenta esos puntos tan triviales, yo no juzgo a alguien por su apariencia, a diferencia de ti –Le contesto el semielfo.


    —Como sea –Cambio de tema Horaldez —Si viniste a ayudar, podrías empezar por decirme, ¿de dónde obtuviste esos artefactos? –Miro con tentativa atención mi rifle de asalto —Según mi buscador esas armas pueden fácilmente atravesar la armadura de un golem araña, y por lo visto no es única en su tipo –Expreso ese último comentario en relación a la pistola de Riha y mi Mauser C96.


    No me gustaba a donde iba esto, sentía tensión en el aire, una que ponía en alerta mis sentidos, ese buscador líder de toda una facción de los suyos, miraba mis creaciones con evidente interés más allá de la fascinación.


    — ¿Por qué no me dejas verlo más de cerca? –Me pregunto él extiendo uno de sus brazos.


    —Puede verlo con los ojos, no con las manos –Dije en claro denegando su petición.


    —Insisto –Replico él y sus buscadores se situaron a nuestro alrededor como si nos rodearan —Si realmente has venido a ayudar, entonces lo más sensato es que no nos ocultes nada, si esas armas son capaces de lidiar bastante bien con esos golem, ¿no sería mejor que nos contaras acerca de ellas?, para empezar, ¿dónde las conseguiste?.


    La pesadez del ambiente se hizo más notorio, este hombre pintaba ser más problemático de lo que creía, ya bastante era tener lidiar con todo un ejército de ciborg de un posible Trotamundos con fijación a la URSS, si las cosas empeoran, en el peor de los casos, tendríamos a toda una facción de buscadores de Navum como enemigo.


    —Carajo, sabía que no debíamos haber venido –Opino el Enano guía sintiendo la inseguridad a su alrededor.


    —Rozuel, esto no me agrada –Opino la Lupian con la misma mala sensación que percibía.


    —Amo, cuanto usted lo diga… -Dice Allum como si esperase la señal para iniciar un tiroteo.


    Alan disimulaba bastante bien su tranquilidad, sin dejar de estar atento a lo que se armaría y con sus manos cerca de sus dagas, en cuanto a Douglas, se mantuvo en silencio y notando que miraba a su alrededor, no se encontraba en su confort, el ambiente a cada segundo se hacía más tenso, el semielfo tracto de hablar con el líder de Anarquía para hacerle razonar de lo que sea que tenía en mente.


    — ¡Oye Horaldez!, no sé qué en que estás pensando, ¡pero no nos des más problemas!, no es necesario hacer las cosas de esta manera –Insisto el líder de orden.


    —Eres blando Jaxthen, por eso mi facción es el que más territorio ha abarcado en la zona prohibida a comparación de la tuya –Comento él haciendo molestar a los miembros cercanos de Orden —El problema con el que lidiamos ahora, la amenaza del ejército rojo, no es algo para tomar a la ligera, esta no es una lucha ordinaria, es una guerra, y hare lo que sea para que mi facción salga ganadora.


    Sus frías palabras de seriedad hicieron que me pusieran más en guardia, mire fijamente al líder de Anarquía chocando miradas de enemistad, sus hombres parecían esperar la señal de su jefe para actuar, no había duda de que esto desembocaría en problemas bastante tediosos.


    — ¡EMERGENCIA!, ¡ESTO ES UNA EMERGENCIA! –Entra un buscador de Orden a la tienda todo alterado y nervioso.


    — ¿Qué sucede? –Le pregunta su líder.


    — ¡NOS ATACAN!, ¡LOS GOLEM DEL EJERCITO ROJO INVADEN EL CAMPAMENTO!.


    — ¿¡QUE!? –Exclamo Horaldez corriendo hacia fuera de la tienda.


    Todos salimos hacia fuera y los vimos con nuestros propios ojos, la noche había caído y bajo el oscuro manto, encima de los muros cinco golem arañas se habían subido a ella, además lo acompañaban uno de esos nuevos modelos que poseía un cristal Navum en la frente y un cañón por brazo izquierdo.


    Pero lo peor se manifestó con lo siguiente, del cielo un círculo mágico morado se formó en medio del aire, tres luces esféricas del mismo color surgieron de esta girando alrededor de dicho círculo, lo recordaba, ¡es como aquella vez que usaron para emboscar a los grupos de aventureros y Templarios a la vez!, lo estaban haciendo de nuevo.


    Continuara…


    EPILOGO:


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    En alguna parte de la zona prohibida, una base oculta se halla entre altas zonas rocosas y densa vegetación seca de árboles de varios metros, un cuartel escondido con la bandera templara en alto revelaba los dueños de esta morada.


    Un amplio patio del que transitaban numerosos miembros del personal tanto militares como eruditos, un edificio de varios metros y pisos, constituidos por numerosas áreas, mostraban en evidencia ser una instalación Templaría costosa.


    Un escudo se erigía alrededor de la base, mantenido por una piedra de mana del tamaño de un hombre adulto y resguardada en lo alto de una torre, aquello tenía el poder de ocultar la presencia tanto física como mágica de los Templarios y sus estructuras.


    Un pequeño escuadrón Templario atraviesa el escudo, lo conformaban 10 personas, el líder se presentaba como un hombre de pelo oscuro corto con un flequillo que casi le cubre el ojo izquierdo, complexión fornida, llevaba puesto una armadura de cobre de cuerpo completo con excepción de su cabeza, cubierto con un manto blanco con el emblema Templario, en su cintura llevaba de su lado derecho una cimitarra con un cristal rojo incrustado en la empuñadura y en su izquierda una espada liviana con un cristal amarillo en la empuñadura.


    Aquel era el Comandante Frederic y a su lado lo acompañaba su más fiel soldado, un hombre de lentes de cabellera castaña que llevaba consigo un cofre de hierro que contenía en su interior las pociones de resistencia al Navum. El comandante es recibido por un erudito joven cuya vestimenta la conformaba un grueso manto blanco que abarcaba del cuello a los pies, con el emblema Templario en el pecho y espalda de la ropa.


    —Lo estábamos esperando, Comandan Frederic –Le recibe el erudito mostrando sus respetos.


    —Siento la tardanza, el enemigo que nos embosco nos dio bastante problema, pero aprovechamos la situación para separarnos de los aventureros –Relata el comandante Templario —¿Y bien?, ¿todo está preparado?.


    —Sí, mi comandante, llegaron hace unos días de Sanctuary.


    El erudito señalo una serie de cajas pesadas con semejanza a contenedores, apiladas en el patio de forma ordenada una encima de otra en pilas de tres.


    —Vaya, me pregunto por cuanto habrán sobornado a los Enanos para que hicieran la vista gordo y permitieran traer esto hasta aquí –Comento Frederic.


    —Parte del ejercito de los Enanos ocultan el secreto de nuestra base a sus superiores, mientras llenemos de oro sus bolsillos, mantendrán la boca cerrada, no hay de qué preocuparnos –Dijo el Erudito.


    Repentinamente la torre emite un pitido semejante a un chirrido metálico que cesa unos segundos.


    — ¿Qué fue eso? –Pregunto Frederic.


    —Es la señal de alerta cuando intrusos atraviesan la barrera, mire –Señalo el erudito.


    Desde un lado de la barrera, abominaciones de la zona prohibida surgían del otro lado para invadir la base templarías, de la docenas de monstruos estas estaban conformada por “Astas Toxica”, “Jabalís Lanzas” y “Lobos necrófagos”.


    —Malditos monstruos, como si no fueran suficiente esos hombres lagartos extraños –Dijo Frederic preparado para darles pelea.


    —Espere comandante, no será necesario que malgaste sus fuerzas, esta es una ocasión perfecta para probar el nuevo modelo de Golem de la serie X-1 que nos enviaron –Propuso el erudito.


    Dos de los varios contenedores se abrieron de ambos lados, de su interior surgieron numerosos golem, maquinaciones bípedas pesadas de tres metros de naturaleza mágica, con un grueso blindaje gris, su cabeza se asemejaba a una humana pero carente de ojos o boca, solo poseían en el rostro un círculo rojo mágico que emulaba los movimientos de un globo ocular, en sus hombros además del emblema Templario, tenían grabado “X-1”, pero lo que destacaba más de esta unidad mecanizada por magia, era el arma principal que portaba.


    En su espalda cargaban un depósito de tres cilindros unidos y conectados entre ellos, estos cilindros se encargaran de llevar dentro aceite de rana Fira, el cilindro del medio yacía conectado a un tubo metálico que se expandía hasta el brazo izquierdo del golem en forma de un pequeño cañón, mientras que su brazo derecho lo conformaba una espada y estaba anexado con un escudo en uno de sus lados.


    Los golem se formaron en una fila como obedientes soldados, conformando dos docenas de ellos y avanzaron sin duda o titubeo hasta la horda de abominaciones, acto seguido las maquinas mágicas apuntaron con el cañón a las monstruosidades y escupieron fuego de su arma.


    Las abominaciones no tuvieron oportunidad, las llamas del cañón del golem quemaban sin piedad a las horrendas criaturas, sus gritos de agonía se escucharon al unísono mientras su carne podrida ardía, el comandante como el erudito observaban emocionados el buen trabajo de las unidades X-1.


    —Jejeje, sin duda Sanctuary me ha enviado un juguete de lo más impresionante, con esto podremos llevar a cabo nuestro verdadero objetivo –Dice el comandante adoptando una seria expresión —Vamos por ese “Djinn”.


    Continuara…
     
  19. Threadmarks: CAPITULO 124 ENCUENTRO CON UN ROSTRO SEMIHUMANO FAMILIAR
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3163
    CAPITULO 124 ENCUENTRO CON UN ROSTRO SEMIHUMANO FAMILIAR



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Era el mismo patrón de emboscada, sobre los muros cinco golem arañas se situaron encima, además lo acompañaban uno de esos nuevos modelos que poseía un cristal Navum en la frente y un cañón por brazo izquierdo, mientras que en el cielo un círculo mágico morado se formó en medio del aire, tres luces esféricas del mismo color surgieron de esta girando alrededor de dicho círculo, si conocía bien como se llevaría a cabo este ataque, entonces lo siguiente que ocurriría…


    — ¡Cuidado, las tres luces esféricas de ese círculo mágico en el aire descenderán sobre el campamento como proyectiles explosivos!, ¡y lo hará consecutivamente para bombardear todo este sitio! –Exclame a los líderes.


    —¿¡Que!?, ¿nos quieren atacar primero desde el aire con esa técnica mágica y luego sus golem de la muralla aprovecharan la confusión para hacer el resto? –Dijo Horaldez determinando la jugada del enemigo.


    —Es como lo que hicieron contra los aventureros y Templarios –Recordó Jaxthen mi anécdota relatada —¡No lo permitiré!.


    El semielfo tomo el escudo grande de madera de su espalda y lo cargo apuntando hacia el cielo más específicamente hacia el círculo mágico morado, las luces comienzan a descender pero un evento inesperado ocurre, estas antes siquiera de llegar al suelo, impactan contra algo en el aire, un escudo de energía y explotan en el contacto.


    Lo mire detenidamente, aquel escudo era producto del semielfo, un aura de poder se manifestó alrededor del objeto defensivo que sostenía, revelando su naturaleza como un artefacto mágico, aquella protección se hizo menester sobre las alturas y eventualmente recibían las luces explosivas del circulo morado.


    — ¡Resistiré lo posible, pero si no detenemos al causante de ese ataque, antes de que mi defensa se venga abajo, será el fin del campamento! –Advirtió Jaxthen.


    — ¡Je!, eso es fácil, ¡es esa cosa! –Señalo el líder de Anarquía al golem del brazo izquierdo de cañón y cristal Navum en la frente.


    De la extremidad izquierda de la armadura de Horaldez, las escritura mágica impresa en rojo que repetían varias veces la palabra “Ataque”, comienzan a desplegarse sobrenaturalmente de esta y forman en la mano misma de la extremidad una espada completamente roja, acto seguido el líder de Anarquía agita el arma desatando un ancho corte de energía rojizo que se extiende hacia las arañas golem y el nuevo modelo.


    Un estallido explosivo se produce del corte mágico al alcanzar sus objetivos, pero para sorpresa, estos continúan entero e ilesos, pues un círculo mágico morado de protección se había manifestado sobre cada uno de ellos resistiendo el ataque del líder.


    El nuevo modelo de Golem hacia chispear el cristal de Navum en su frente, cuando los círculos mágicos morados defensivos desaparecieron este dejo de causar dichas chispas, era bastante evidente que él había sido el responsable de defender a los golem de su alrededor, aquello fue una habilidad suya.


    —Tiene suerte de que a esa distancia mi ataque no sea tan poderoso –Comento Horaldez.


    Ciertamente ese nuevo modelo de golem inducia la sospecha de ser el posible responsable del círculo mágico con el bombardeo mágico aéreo, pero mi percepción debatía lo contrario, podía sentir la magia fluir de ese fenómeno y no percibía que estuviera anexado a ese ciborg.


    Mi deducción me llevo a pensar que el auténtico usuario de ese ataque estaba más lejos, al otro lado de esa muralla levantada por los buscadores, no tengo manera de rastrearle aun por medio de ese círculo en el aire que manifestó, pero tengo una corazonada y como el líder de Orden dejo en claro, debe ser eliminado antes de que su escudo no pueda resistir más.


    Los golem arañas inician su asalto descendiendo velozmente de los muros con sus mecanizadas patas arácnidas hacia el campamento de los buscadores para una confrontación directa contra ellos, el nuevo modelo por su lado se quedó arriba del muro, pero sin duda brindaría apoyo a los suyos desde esa distancia, tenía aspecto de que contaba con poder ofensivo a distancia.


    — ¡Riha, Allum, Creik y Alan! –Cite el nombre de los cuatro —Ustedes junto a Douglas deben quedarse aquí y ayudar a los buscadores a defender el campamento.


    — ¿Qué piensas hacer? –Pregunto la Lupian con un tono preocupante.


    —Encontrar al problemático responsable de eso –Señale al círculo morado en el aire.


    — ¡Amo, por favor permítame ir con usted! –Pidió el slime.


    — ¡Yo también quiero acompañarte! –Insistía la loba.


    — ¡Me niego!, ustedes deben apoyar a los buscadores, si el campamento cae, también será las pistas más cercana para encontrar al responsable detrás de todo esto, confíen en mí, no voy a morir tan fácil, sería demasiado estúpido e idiota caer ahora –Asegure con toda confianza —Acabare tan pronto con esto y volveré, hasta entonces ayuden cuanto puedan aquí.


    Tanto el slime como Riha dejaron de insistir, se sintieron en cierta parte frustrado, pero comprendían la importancia de este trabajo, tanto el Enano guía como Alan me desearon suerte y sin perder más tiempo me equipe con Intense Iron en su modo Knight.


    — ¿Qué piensas hacer aventurero? –Pregunta Horaldez.


    —Patear el culo a quien quiere bombardearnos –Respondí de inmediato y luego me dispuse a correr.


    Corrí a toda velocidad aumentada por los atributos sobrehumanos de la armadura, al estar a solo unos metros de la pared de la muralla, flexione mis piernas.


    —Cuanto contigo, compañero –Dije en mis pensamientos dirigidos a cierta entidad.


    Venas grises surgen del collar dirigidas a las extremidades inferiores de la armadura, estas se tonificaron y acto seguido ejecute un salto, uno lo suficiente alto para superar los 10 metros que abarcaban y sobrepasar la estructura al realizar una zancada en el mismo aire hacia adelante, el nuevo modelo de golem me miraba fijamente, podría darle lucha pero el tiempo era esencial, así que le ignore.


    Descendí sobre aguas pantanosas pocas profundas, mi aterrizaje produjo una fuerte sacudida que llamo la atención de dos abominaciones, ambos eran “Trueno Bicéfalo”, electricidad morada surge alrededor del cuerpo de los cocos a través de sus púas del mismo color y abren sus bocas a la vez preparados para atacarme.


    Expulsan rayos de sus fauces y justo en ese instante doy otro brinco sobrehumano alejándome varios metros de ellos, aterrizo a una considerable distancia y continúo mi camino, aquella corazonada me guiaba seguir de frente, pasar de largo toda abominación y no perder el tiempo.


    Mi intuición no fallo, sea suerte o habilidad, había encontrado al origen del bombardeo mágico parado sobre una pequeña colina, se trataba de un golem de 2 metros de altura, en cada hombro poseía un cañón semejantes a antiaéreos, estos estaban unidos a un ancho cilindro de metal en la espalda que se extendía del cuello hasta la cintura, desde allí obtenía poder mágico que imbuía los cañones.


    Podía sentir la magia en su cuerpo semejante al círculo bombardero sobre el campamento de buscadores, ver el aura del mismo color que los cristales Navum rodear aquellas finas piezas mágicas con apariencia de cañones modernos de mi mundo y el símbolo de la URSS en el pecho de la criatura mecánica confirmaba su bando.


    A este punto ya consideraba a la amenaza del Ejército Rojo algo formidable, la mente maestra de todo esto había creado sin duda alguna una armada de ciborg que poco a poco van emulando armamento de mi tierra natal, ese modelo de artillero mezclado con magia era sin duda una magnifica pieza bélica.


    El golem de los cañones apuntaba con su arma hacia el cielo, en dirección donde procedía el círculo mágico en el aire hacia el campamento, estaba inmóvil mientras el aura mágica morada envolvía su cuerpo, eso significa que debía mantenerse así para continuar su técnica de bombardeo, lo que le dejaba vulnerable, de no ser que no estaba solo.


    Otros tres ciborg le protegían, dos de ellos eran del mismo tipo con el que luche en el escondite de buscadores en “Campo Malahierba”, mientras que el tercero era uno del nuevo modelo con un cañón por brazo izquierdo y un cristal Navum en la frente, para cuando notaron mi presencia, me encontraba a un alcance efectivo, con mi AK-47 a manos dispare contra uno de ellos.


    Las balas disparadas de manera automática perforan su blindaje, centrándome en penetrar zonas vitales del pecho y por ultimo cabeza, tan pronto como abatí al primero, el nuevo modelo hace chispear el cristal Navum de su frente, creando escudos mágicos de color morado sobre sí mismo, el ciborg normal restante y el de los cañones.


    — ¿Qué tan efectivo es esa defensa? –Pregunte en mis pensamientos.


    Hice una prueba y dispare una bala contra uno de esos escudos, el proyectil en cuestión se detuvo al tocar el círculo mágico defensivo, cantidad de electricidad morada brotaba alrededor de la bala la cual comenzó a moverse como si el objeto tuviera convulsiones y acto seguido es expulsado hacia un costado impactando en el suelo.


    —Es capaz de repeler una bala de rifle de asalto, interesante –Pensé entonces —Pero también me doy cuenta de algo…


    Ninguno de los golem se movía para atacarme, se quedaban allí atrás protegido por el escudo, como tampoco podía atacarles, ellos menos podían hacer algo, su defensa también actuaría contra ellos si atacaran de su lado, pero imprevisto, observo un movimiento sospechoso por parte del nuevo modelo.


    Este levanta su brazo izquierdo, aquel con el cañón, el miembro empiezan a imbuirse de energía mágica de Navum, en la punta del arma estaba empezaba a cargar poder mágico, ¿iba a atacarme?, pero en ese caso tendría que pasar sobre su defensa, pero si levanto su brazo en alto, entonces…


    — ¡Mierda! –Me di cuenta al final.


    El ciborg nuevo modelo dispara proyectiles de energía Navum como si fuera un mortero, me encontraba a tan solo unos cien y cuantos metros suyos, evadirlo con Intense Iron era sencillo, pues sus tiros eran lentos, sin embargo eran fuertes, estos al impactar explotaban como un disparo de mortero lo haría.


    —No puedo tomar a la ligera a esa cosa –Pensé.


    De uno de mis números bolsillo del cinturón, tome una granada, no era de fuego, acida o humo pestilente, esta era explosiva, el primer modelo de granada de mano, encontrar componentes que denotaran el poder de combustión semejante de una fue difícil, pero se pudo llegar gracias a la colaboración de la bruja alquimista de mi pueblo y las habilidosas manos de las brujas del aquelarre Cognitio, Nita y Maera.


    Todo se reduce a la combinación exitosa de ingredientes alquímicos mágicos que desembocan en un potente producto inflamable en conjunto con conocimiento de herrería mágica y por último la intervención de energía ESP haciendo uso del fenómeno MIP (Movimiento de Influyo Psionico).


    Tire del anillo de seguridad y la arrojo hacia el nuevo modelo de golem, la granada cae rodando a unos cuantos metros de distancia a espaldas suyas, el ser mecánico volteo mirando el objeto explosivo pero no lo hizo su defensa mágica.


    —Lo sabía… -Dije en mi mente.


    Ese escudo que es capaz de manifestar con ese cristal en su frente, no puede desplazarse, están colocadas fijamente en el sitio donde son creados, el nuevo modelo a tan solo unos cuantos metros de la granada recibe sin posibilidad alguna de evitar la explosión de esta.


    Su cuerpo es sacudido por el intenso estallido, siendo expulsado hacia atrás hasta darse contra su propio escudo, esta electrocuta su cuerpo y causa el mismo efecto que en el proyectil haciendo que se moviera como si tuviera convulsiones y acto seguido es expulsado hacia un costado con brutal fuerza, entre el daño demoledor de la granada y de su propia defensa, era claro que fue su fin.


    Los medios defensivos mágicos del nuevo modelo desaparecen, los golem restantes quedan expuestos, el único que podía atacarme me apunta con el brazo que disponía de sus cañones gemelos para dispararme sus balas redondas, pero inefectivo para seguir mi velocidad de movimiento, contraataco con mi AK-47 abatiendo al último guardián del ciborg artillero.


    Ahora solo quedaba esa cosa, dispare al objetivo principal, primero atine a los cañones de sus hombros, tales estructuras resultando frágiles para mis balas que lograron destruirla, lo que cancelo el poder de bombardeo de esa cosa, pues el aura que le envolvía desapareció.


    Al verse comprometido su función central para brindar apoyo de artillería contra el campamento de los buscadores, hace uso de uno de sus brazos para atacarme a distancia con proyectiles disparados por los cañones de fuego iguales al resto de los suyos, pero soy yo el primero en volver a disparar y quien le elimina al perforar su armadura en partes vitales del pecho y cabeza.


    —Con esto el círculo mágico ha desaparecido –Asegure en mis pensamientos guardando mi rifle de asalto en la espalda.


    Ahora que el golem fue vencido debía regresar con los demás, cuando reflexione sobre lo siguiente que haría, en eso escucho un ruido sospechoso que capto mi atención, provenía de mi retaguardia, al voltear, me encuentro con que el nuevo modelo de ciborg aun podía moverse, no ponerse de pie, pero levantar la parte superior de su cuerpo, me estaba apuntando con su cañón brazo, había cargado la suficiente energía mágica para disparar, tome la AK-47 de mi espalda pero no llegaría a tiempo para apuntarle.


    Pero otro suceso imprevisto se hace menester, justo delante de mis ojos, una figura veloz desciende con todas sus fuerzas empuñando una pesada alabarda, aplastando la cabeza del ser mecánico y pulverizándolo en el acto, había eliminado a la amenaza que se disponía a atacarme, pero este nuevo individuo, ¿era amigo o enemigo?.


    Lo mire fijamente, ¡no era humano!, se trataba de una semihumana de aspecto animal cuyo cuerpo lo recubre un pelaje blanco, su hocico se asemejaba al de un felino, con orejas largas similar a las de un conejo sobre una cabellera albina larga, sobre bajo de sus ojos resaltaba una corta línea roja y poseía además una larga cola.


    Su altura aproximadamente rondaba por los 180 a 185, vestía una armadura de cuero ligera tachonada del torso hasta la cintura, poseía un cuerpo tonificado cuyos brazos denotaban a grandes rasgos ese aspecto, reconocía su raza, era una Sargaria, la semihumana me mira fijamente con ojos de asombro, sentía cierta familiaridad con ella al ver su rostro.


    —Esa arma… -Dijo ella notando que observaba mi AK-47 — ¿Dónde has conseguido esa arma? –Me pregunto.


    —Es mía –Le conteste.


    —Esa arma que llevas, es igual a una que vi hace unos años, la utilizaba un niño, a quien estoy en deuda.


    Sus palabras pronto hicieron eco en mis pensamientos, flotando alrededor de mi memoria, lo que esta Sargaria dijo me resultaba increíblemente familiar, su aspecto ya lo era en sí, pero con aquella declaración, solo una de su raza había visto mi AK-47 hace unos años atrás.


    — ¿Tayra? –Pronuncie ese nombre en voz alta.


    La Sargaria volvió a reaccionar con una expresión de sorpresa en su rostro al oír el nombre citado en mis labios, pues ella también cito un nombre.


    —Roz…


    Ella conocía el cómo me llamaba, no había duda, era la misma Sargaria con la que me tope cuando tenía 8 años, en aquellos días cuando la desgracia asolo sobre mi nueva familia llevándose a mi padrastro Walter y mi hermanastro Euber.



    __________________________________________________________________



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Uno de los golem araña es atravesado por Taladro Cinético del disparo secundario de la pistola de Riha, mientras que otro recibe un balazo por parte del revolver de Allum en el cuello encajándose el proyectil adentro del ciborg, acto seguido este explota revelándose como munición explosiva que destroza la cabeza del objetivo, aquellos fueron los últimos en ser destruido.


    —Todos los golem fueron eliminados –Confirmo Allum.


    Las cinco arañas golem habían logrado ser abatidas como también lo fue el nuevo modelo, este último a manos de Horaldez quien estaba al lado del cuerpo del ciborg, encima del muro, pronto el líder de Anarquía miro a la Lupian y al slime, más precisamente a las armas de fuego que llevaban consigo.


    Salta desde donde está cayendo los 10 metros de distancia hacia el suelo y aterrizando sobrehumanamente ileso, avanzando hacia el grupo de aventureros, a su alrededor percibió los números de los fallecidos ante el ataque del ejército rojo, tanto de Orden como Anarquía, mientras que los aventureros, el Enano y el buscador independiente, quienes se mantenían juntos, estaban ilesos.


    Sentía rabia por dentro, sabía que la razón del porque ese grupo había logrado confrontar fácilmente las maquinaciones del ejército rojo, se debía a aquellos artefactos mágicos inusuales, aquellas que él desconocía como armas de fuego, cuanto más observaba dichos objetos, más tentación sintió por estos.


    Hasta que finalmente el líder de Anarquía se situó a solo 15 metros del grupo de aventureros, mirando con atención a la Lupian y al slime, o más bien, a las posesiones de sus manos que fueron dadas por Roz.


    —No lo han hecho nada mal, aventureros –Elogio Horaldez al grupo de aventureros.


    —Fue sencillo –Comento la Lupian guardando la pistola en la funda.


    —No dudo que lo fuera, con tal sublime artefacto en manos –Dijo el líder de anarquía sin quitarle la vista a la pistola.


    Allum se percató de los ojos codiciosos de Horaldez que miraban el arma de la loba, una mala sensación invadió su ser, como su mismo amo sentiría en aquellos momentos de incomodidad con relativa presencia de peligrar la vida, tal fueron sus sospechas que no tardo en recargar su revolver.


    —Sé que Roz dijo que volvería, pero sería mejor que fuéramos a buscarle, solo por las dudas –Sugirió Riha.


    —Con tal de salir de aquí, apoyo la moción –Opino el Enano.


    —Mmm… honestamente no me importa que decidan, yo les seguiré –Dejo en claro por su parte Alan.


    —Lo mismo digo –Dice Douglas.


    —Estoy preocupado por mi amo, también quiero ir –Expreso Allum.


    Tras haber ayudado y conseguir asegurar el campamento como se les pidió, el grupo por decisión de todos habían decidido ir a buscar a Rozuel, hasta que…


    —No puedo permitir que se vayan –Dijo Horaldez.


    Buscadores de Anarquía rodearon y desenfundaron sus armas blancas y a distancia contra el grupo de aventureros, magia emanaban en sus cuerpos con intenciones de combatir, Riha y compañía reaccionaron confusos como molestos ante tal hecho.


    — ¡Oye!, ¿¡qué significa esto!? –Pregunta una furiosa Riha.


    —Lo sabía… sabía que no podíamos confiar en estos malditos acechadores –Dijo el Enano empuñando su hacha pesada.


    —No lo entiendo… ¡estamos de su lado!, ¿qué están haciendo? –Pregunto el calvo buscador independiente al líder de anarquía.


    —Lo que es mejor para la zona prohibida y para Anarquía, van a entregarme esas armas y por su bien pediré la colaboración de ese chico aventurero que posee el resto de artefactos similares consigo, desde ahora tales posesiones pasaran a manos de mi facción quienes se harán cargo del ejército rojo, esta no es una petición, es una orden –Declaro Horaldez.


    Continuara…
     
    Última edición: 27 Febrero 2018
  20. Threadmarks: CAPITULO 125 ESTALLIDO DE PERFIDIA
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    285
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    143
     
    Palabras:
    3555
    CAPITULO 125 ESTALLIDO DE PERFIDIA


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Las fuerzas de Anarquía apuntaban con sus armas a Riha y compañía en ausencia de Rozuel, revelándose las intenciones traicioneras de Horaldez.


    — ¡Esto es estúpido! –Exclamo Douglas el calvo buscador independiente —¡En una situación como esta!, ¿¡en serio lo están haciendo!?, ¡deberíamos ayudarnos mutuamente, no confrontarnos entre nosotros!, hasta los buscadores más codiciosos tendrían sentido común en casos como estos.


    —En verdad eres todo un novato de corazón, buscador independiente –Le dijo Horaldez —Las facciones actuamos en nuestro beneficio, cierto es que queremos asegurar la zona prohibida erradicando al ejército rojo, y lo haremos buscando las opciones más rentables, en este caso, si nos hacemos con esos artefactos mágicos, no solo podremos lidiar con total seguridad el problema, sino incluso…


    —Esperan fortalecer su facción con ellas –Completo Allum la frase del líder buscador —Lo sabía, desde hace un rato que noto el cómo miraba las armas de mi amo con suma codicia, una codicia problemática.


    —De modo que tu “amo” no solo tiene más de esas armas, ¿también las crea?, je, mejor aún, ¿estos artefactos mágicos están distribuidas en toda Avalia o quizás… solo las posee únicamente su creador? –Pregunto Horaldez mirando al slime.


    Pero no obtuvo ninguna respuesta tanto de él, como del resto.


    —Podría ser que estas armas ni siquiera hayan sido extendidas a otros lados, ¡eso significa que si nos hacemos con ellas nos haremos como una facción con armamento único!, de solo imaginar el poder de tener tales creaciones de nuestro lado… -Pensaba Horaldez tratando de contener su placentera risa.


    —¡¡¡Horaldez!!! – Jaxthen exclamo con un rostro enfurecido acercándose a él —¿¡Que crees que haces!?.


    La presencia del semielfo calmo al grupo, pues confiaban en que sería el buscador más cuerdo para calmar la situación y confrontar al líder de Anarquía para que desistiera de su ambición.


    — ¿Qué crees que hago?, tratando de buscar soluciones rentables para lidiar con la amenaza del ejército rojo –Contesta Horaldez.


    — ¿Acaso has olvidado sobre nuestra charla privada? –Le dice molesto el semielfo.


    —Sí, que debíamos buscar el momento oportuno, y es este –Responde Horaldez.


    El grupo de aventureros estaba confuso, el semielfo, ¿estaba tratando de detener a Horaldez o quizás…?


    —Por cierto, ya va siendo hora de que me quites esto de encima –Dice el líder de anarquía poniendo una de sus manos en su nuca.


    Sacándose de encima una pequeña criatura animalesco de aspecto felino con un par de orejas con apariencia de alas pequeñas y de un cuerpo humanoide, poseía el tamaño de un bebe, este yacía con invisibilidad sobre su nuca y en su frente se situaba un punto azul imbuido con magia sobre un círculo mágico de dicho color.


    —Este Espirano tuyo podrá ser útil para establecer una conversación telepática entre los dos, ¡pero es una molestia la manera en que debo tenerlo encima para cumplir con los requisitos para que podamos hablar de esa forma! –Revelo Horaldez.


    —Es la manera más prudente para tener “privacidad” en nuestra charla, ¿por qué lo revelas tan de repente? –Le dice Jaxthen.


    — ¿Acaso lo necesitamos ahora?, este es el “momento oportuno” –Miro con una sonrisa maliciosa el líder de Anarquía al grupo de aventureros.


    La criatura desaparece dejándose en claro su naturaleza como un espíritu familiar, a lo que Alan no tardo de entenderlo todo.


    —Oh, creo que ya lo comprendí, no solo era el líder de Anarquía, incluso el líder de Orden tenía el mismo interés que él, y los dos discutían del asunto cuando vieron por primera vez las armas de Roz, a través de ese Espirano por medio de telepatía, planeando el cómo hacerse con ellas, al menos, eso es lo que entiendo –Explico Alan Catsel en voz alta.


    —No puede ser… incluso usted también –Miro Douglas decepcionado al semielfo que resultaba estar con las mismas intenciones codiciosas.


    —Tsk… lo veía venir a kilómetros, lo acechadores de Navum siempre serán unas ratas ladronas, su existencia es una plaga para estas tierras ya malditas de por si –Opino Creik.


    —Tenia mis dudas sobre ese tal Horaldez, ¿¡pero porque usted!? –Le pregunto la Lupian al semielfo.


    —Todo es para establecer un estricto orden en la zona prohibida con el fin de combatir sus potenciales amenazas a futuro, por supuesto, para tales propósitos es necesario los recursos para llevarlo a cabo, el poder es una de ellas y al ver que los inusuales artefactos del joven aventurero cumplían con buenas expectativas dicho punto, debe hacerse lo necesario, para que un orden se establezca, por el bien de todos –Detallo Jaxthen la razón de sus intenciones.


    —Hablas de “orden”, pero no tienes idea de lo que se desencadenaría si las creaciones de mi amo cayesen en sus manos, solo sería cuestión de tiempo para que tu preciada orden se tiña en caos y destrucción, no son dignos de portar estas armas –Expreso Allum.


    — ¡Suficiente!, entréguenos esos artefactos mágicos, ¡ahora! –Ordeno Horaldez.


    Pero tanto Allum como Riha no pensaban acceder a sus demandas ni en lo más mínimo, los dos apuntaron con sus respetivas armas de fuego a buscador que intentara acercársele, Creik tampoco pensaba quedarse quieto y mantuvo su pesada hacha en sus manos, Alan se puso en guardia con sus dagas y el ultimo en decidirse fue Douglas quien apunto con su ballesta a los miembros armados de Anarquía, tras colocarle una piedra mágica de esencia de fuego a su arma.


    — ¡No dejare que toquen las creaciones de mi amo!, ¡NUNCA! –Exclama el slime expresando toda su ira verbal.


    — ¡Si quieren esta arma, tendrán que arrancarlas de mis peludas y lobunas manos! –Aclaro Riha enseñando sus colmillos.


    —Preferiría morir luchando que como un prisionero de los pútridos acechadores –Opino el Enano con su espíritu combatiente en alto.


    —Las cosas sí que se pusieron tensas, ¡muy bien, me apunto! –Dijo Alan dispuesto a dar lucha también.


    Tanto los aventureros, como el Enano guía y el buscador independiente, no se darían por vencido sin dar lucha primero.


    —Del resto me lo esperaba, ¿pero de ti?, ¿vale la pena que arriesgues tu cuello por ello?, ¿buscador? –Le pregunto Horaldez a Douglas.


    —Vine buscando la manera de lidiar con el ejército rojo, eso es todo –Responde él.


    —Entonces te convendría estar de nuestro lado, aun si no eres un buscador relacionado con nuestra facción, por respeto a nuestro oficio, perdonare tu vida y recompensare monetariamente tus servicios, si nos ayudas, somos tu mejor opción para lidiar con el ejército rojo –Le proponía el líder de Anarquía.


    —Viendo con total claridad sus auténticas intenciones, dudo que terminen siendo la opción más correcta a largo plazo –Elige Douglas su decisión con su ballesta aun apuntando a buscadores de Anarquía.


    — ¿Quieres luchar al lado de nuestros enemigos naturales?, entonces muere con ellos –Le deseo Horaldez.


    Buscadores de ambas facciones ahora centraban su hostilidad hacia el grupo esperando la señal para atacar, una lucha sin cuartel se daría y dado a la superioridad numérica de Anarquía y Orden, el grupo de aventureros sabía que sus chances de salir victoriosos eran bastantes escasas, aun contando con las armas de fuego de Riha y Allum, el resultado seguía siendo el mismo.


    — ¡Oigan, por allí! –Exclama un buscador de Orden.


    Tan fuerte fue la atención captada del siguiente evento, que los mismos líderes de las facciones como el grupo de aventureros voltearon a verlo, algo inhumano descendía velozmente por la muralla, era difícil verlo con la oscuridad de la noche y al estar tal criatura casi a la mitad de la estructura para tocar suelo, realizo un poderoso salto.


    La criatura descendía hasta donde se encontraban los aventureros y fue justo a un metro al frente de ellos que aterrizo, causando una fuerte sacudida de viento, revelándose como un inmenso león del tamaño de un elegante, con un par de cuernos de carnero sobre su cabeza, una cola de diablillo negra y robustas extremidades que deleitaban venas rojas sobre ellas.


    Pero lo que llamaba más la atención, era lo que había encima de la criatura, una montura que evidenciaba al ser como un monstruo doméstico y aquellos que lo montaban eran dos personas, para Douglas sus caras eran desconocidas, pero Riha, Allum, Creik y Alan los habían reconocido a los pocos segundos de verle.


    — ¡Ustedes cinco, súbanse rápido! –Les aconsejo uno de las personas que montaba al fantástico animal.


    Los aventureros no dudaron un segundo más y se subieron al lomo de la bestia junto a los jinetes de esta, Douglas fue el último en hacerlo por tema de confianza, pero era confiar y arriesgarse o morir a manos de los buscadores de las dos facciones más fuerte de la zona prohibida.


    — Maldición… ¿más aventureros?, y para el colmo aprovecharon toda la confusión para infiltrarse al campamento –Pensó Horaldez — ¡Que no escapen, todo el mundo habrá fuego! –Ordeno a sus buscadores con armas a distancia.


    — ¡Cúbranse los ojos! –Les pidió el jinete de la bestia leónica a Riha y compañía.


    Cuando todos ellos cubrieron sus ojos, el segundo jinete de la bestia fantástica, haciendo uso de una maza, la levanta en alto y emite una cegadora luz dorada que interrumpe las acciones hostiles de todo el grupo de buscadores a su alrededor.


    Habían sido cegado momentáneamente, cuando recuperaron su visión con normalidad observaron como el monstruo leonino subía por las murallas a paso rápido, escapaban del campamento junto a los aventureros, no le faltaba mucho para llegar hasta la cima de la estructura.


    — ¡No!, ¡no podemos dejar que escapen! –Declara Horaldez materializando la espada rojiza de sus escrituras del brazo izquierdo.


    Acto seguido abanica el arma sobrenatural desatando una onda de energía mágica hacia la criatura en cuestión, estaba a solo unos centímetros de alcanzarle hasta que…


    —¡Yo me ocupo!.


    Alan salta de la bestia y con sus dos dagas intercepta el ataque recibiéndolo de lleno, el aventurero levemente herido cae hacia el suelo, quedándose atrás y dejando al resto continuar.


    — ¡No se detengan, sigan sin mí, los alcanzare luego! –Les aseguro el aventurero pelinegro tras su valiente acción.


    Fortaleciendo sus piernas, Alan aterriza sin problema en el suelo, tras corroborar que sus compañeros habían conseguido escapar, el aventurero mira al frente observando como cada buscador del campamento le tenía en la mira de sus armas, pero quien más anhelaba hacerle pedazos, era Horaldez.


    —Oh, por tu cara estas bien enfadado, cuando tus los traicionaste, los demás también se debieron sentir así, pero dejemos a un lado las palabrerías –Empuño sus dagas con una posición de combate —Vengan cuando quieran por mí, acechadores.


    __________________________________________________________________


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Frente a mí se hallaba un rostro semihumano que no había visto hace como 5 años, en nuestro reencuentro, note como los años pulieron el desarrollado de su cuerpo, su altura era mayor a la mía y su físico también estaba a otro nivel, supongo que para la raza Sargaria, su crecimiento en la pubertad es más notable que los humanos.


    —Roz… ¿en verdad eres tú? –Me pregunta Tayra dudando de la veracidad de sus ojos.


    —Lo mismo digo, me parece increíble verte aquí, ¿cómo esta Eutel? –Pregunte sobre su hermana menor.


    —Bien, el hecho de que conozcas ese nombre, no hay duda, realmente eres tú.


    No estaba viajando con su hermana, tampoco con alguien de los suyos, los Sargarios son una raza nómada, siempre viajando juntos como una manada, el que Tayra esté aquí sola da bastante que pensar.


    —Tayra, ¿ahora eres una buscadora? –Le pregunte.


    —No, solo ayudo a unos buscadores de unas facciones llamadas Orden y Anarquía –Contesta ella con sinceridad.


    Ahora que lo recuerdo, el semielfo Jaxthen menciono que cada facción envió un grupo de exploradores para rastrear la posible ubicación del escondite del ejército rojo, y Horaldez replico enojado sobre que el semielfo permitió a una semihumana unirse al suyo.


    — ¿Te uniste al grupo de exploradores de la facción de Orden? –Le pregunte.


    —Sí, ¿cómo sabias que estaba con el grupo de Orden?.


    —Estuve en el campamento que montaron, actualmente soy un aventurero, Tayra, vine a la zona prohibida junto a otros aventureros para llevar a cabo un encargo –Conteste revelando mi oficio de aventurero.


    —Un aventurero… no sería de extrañar que te volvieras uno, bueno, es mejor que ser un buscador de Navum –Opino ella.


    — ¿Pero qué haces tú aquí? –Le pregunte.


    —A decir verdad, estoy en problemas, Roz…


    Su mirada baja llena de aflicción, daba pistas sobre la incertidumbre que le rodeaba, tenía que ser en relación sobre su gente, quizás, sin embargo la charla pronto es interrumpida con fuertes pisadas que procedían de la dirección por la que vine, ¿abominaciones justo ahora?.


    Me puse alerta para equiparme con Intense Iron en cualquier momento, con el AK-47 en manos totalmente cargado, Tayra quien también lo noto, se armó con su pesada alabarda, las pisadas se hicieron más notorio y la criatura se mostró ante nosotros, era un león de tamaño anormal con un par de cuernos como de carnero.


    Estaba a punto de abrir fuego, cuando escucho voces conocidas sobre el lomo de la criatura, entonces observe que Riha, Allum, Creik y Douglas estaban allí, pero Alan no, también habían otras dos personas que reconocí al instante y no pensé que tendría chances de volverlos a ver vivos.


    El primero era aquel hombre de fino mostacho y cabello arreglado negro con algo de canas, vestía un traje rojo que se asemejaba a un frac y su arma principal era un estoque, su nombre era Rahul, mientras que el segundo era aquel muchacho rubio adolecente de presuntamente 15 o 16 años, vestía un atuendo blanco y azul muy de clérigo con hombrearas de hierro, sus armas principales era una maza con púas y una rodela, aquel era Pitt.


    —Pero no veo a ese Sargario llamado Syhér con ellos –Dije en mis pensamientos notando ese detalle.


    Un minuto transcurrió, la criatura leonina desaparece revelándose como un Espirano de nombre Ruyer cuyo dueño era Rahul, cuando los demás vieron a Tayra se sintieron algo intranquilos, pero les dije que era una vieja conocida, lo que mermo su temor o desconfianza hacia ella.


    —Me alegro ver que ustedes dos se encuentren bien –Le dije al hombre del mostacho y su joven compañero.


    —Fue un viaje bastante agitado, supongo que no habrán visto a nuestro compañero Syhér –Comenta Rahul —Cuando fuimos emboscados, Pitt y yo logramos conseguir escapar por los pelos, pero Syhér no vino con nosotros, lo perdimos en medio de nuestra retirada, me preocupa bastante.


    — Syhér es muy fuerte, seguro lograra encontrarnos tarde o temprano –Opino con total confianza el aventurero rubio.


    —Cierto, Syhér es alguien fuerte, no caerá tan fácilmente.


    Rahul explica que tras haber huido de la emboscada perpetuada por el ejército rojo, se adentraron por el campo Malahierba buscando a su compañero perdido, hasta que luego notaron nuestra presencia, pensaban en unirse a nosotros cuando vieron que nos acompañaba un buscador con nosotros, que era Douglas.


    Pensaron bien las cosas y optaron más por seguirnos el paso a escondidas, sus intenciones eran corroborar que tan confiable era el buscador que nos acompañaba y de darse el caso, ayudarnos de caer en una trampa, en pocas palabras, ellos nos seguían desde el campo Malahierba y no revelaron su posición hasta después, pero quepa la duda, ¿qué ocurrió?, ¿por qué todos vinieron aquí cuando les dije que se quedaran y me esperaran?.


    —Roz, los líderes de Orden y Anarquía nos han traicionado –Afirmo Riha.


    —Me temo que es la verdad amo, ellos quieren apropiarse de sus creaciones –Respaldo Allum su afirmación.


    Los dos me explicaron a detalles, que después de que lograron vencer a los golem que atacaron el campamento, Anarquía levanto sus armas contra ellos para tomar las armas de fuego que les di, pero no era solo Horaldez y su facción, incluso el semielfo revelo ser de la misma calaña, por fortuna lograron escapar con la ayuda de Rahul y Pitt, sin embargo en el último momento Horaldez los ataco y Alan se sacrificó para que pudieran escapar.


    —Alan, a pesar de que no confiaba mucho en él, resulto ser un buen tipo –Dije en mis pensamientos cambiando la imagen negativa que tenia de él.


    — ¡Esos malditos acechadores!, nunca debimos confiar en ellos –Opino Creik.


    No podría estar más de acuerdo con el Enano, pero que Douglas haya optado por ponerse de nuestro lado y no de los suyos, me deja en claro que no todos los buscadores son la misma basura, pero también fomentaba más mis sospechas de sus propósitos para plantar cara contra el ejército rojo.


    —Con su permiso, yo ayudaba a un grupo de exploradores de Orden para rastrear la ubicación de la guarida de este tal ejército rojo –Hablo Tayra.


    — ¿Y dónde están esos exploradores? –Pregunto Allum.


    —Muertos, fui la única que consiguió salir viva de allí –Contesto ella —La pisto nos llevó hasta el “bosque morado”…


    — ¿¡El bosque morado!? –Exclamo el Enano estremecido — ¿Hasta allí han llegado a extender sus raíces el ejército rojo!?, vaya problema…


    — ¿Qué sucede con ese lugar? –Pregunte por consiguiente.


    —El bosque morado es una zona solo accesible por el pantano corrompido, es un bosque de árboles del cual solo crecen hojas color moradas a consecuencia de haber absorbidos grandes cantidades de Navum en su interior, alguno de esos árboles han adquirido vida propia convirtiéndose en temibles abominaciones, pero solo son una parte de la peligrosa fauna de ese sitio, allí abundan otras criaturas aún más letales que este pantano y para peor, son más sigilosos –Expuso Creik sobre ese sitio.


    —Oigan… -Interrumpe Pitt — ¿No creen que deberíamos movernos?, si los buscadores de esas facciones los han traicionado y quieren los artefactos mágicos de Rozuel, ¿no deberíamos irnos antes de que nos encuentren?.


    —No creo que nos encuentren tan rápido, siendo de noche y en este peligroso pantano, les debería tomar bastante el rastrearnos –Opino Riha al respeto del asunto.


    Una fuerte risa arrogante se oye entre la oscuridad y nos puso en alerta a todos, pronto numerosas presencia se acercaron de la dirección de donde Rahul vino junto a los demás y nuestra mala sensación se hizo más evidente, Horaldez junto a Jaxthen nos habían encontrado, a espaldas suyas los acompañaban docenas de sus hombres fuertemente armados.


    —Siento decirte lo contrario, pequeña Lupian, pero tenemos buenos rastreadores y conocemos bastante bien esta zona como la palma de nuestra mano, solo nos llevó poco tiempo rastrearlos –Aclara Horaldez con una expresión de satisfacción en el rostro.


    Mire a los líderes con suma desdén, a pesar de que habíamos dejado en claro nuestra intención de ayudar, tuvieron las agalla de traicionarnos y casi matan a Riha como a Allum para tomar las armas que les di a los dos, sin ninguna duda, ¡no puedo perdonar tales acciones!, puedo tolerar la falta de respeto, el desprecio y la xenofobia hacia mí, ¡pero la traición es otra historia!.


    — ¡Lideres de Anarquía y Orden!, ¿¡es esto lo que quieren!? –Les pregunte sumamente enfurecido.


    —Asumo que a estas alturas ya debes saberlo, pero hemos hecho un ligero “cambio de planes”, tomaremos tus artefactos mágicos y también nos harás más de ellas ya que tú eres el creador de esas armas después de todo –Contesto Horaldez deleitando Soberbia en sus palabras.


    —No hagas nada intrépido joven aventurero, te superamos en número, siento tener que llegar a estos extremos, pero la situación lo amerita, sinceramente, esperaba ganarme tu confianza, pero el estúpido de Horaldez lo arruino todo –Declaro Jaxthen.


    — ¡Ja!, tu plan de ganarse la confianza del chico nos podría haber llevado a nada, demasiado riesgo y un labor bastante tedioso, cuando fácilmente podríamos tomarla a la fuerza –Opino Horaldez.


    —Solo para que te quede claro, Horaldez, el simple hecho de que tengas más territorio que mi facción, no significa que sea por ser alguien blando, no me interesa poseer más territorio del que preciso, establezco mis prioridades de forma meticulosa, si lo quisiera, podría aplastar a tus fuerzas y hacerme con varios de tus territorios si lo quisiera, pero sería desperdiciar recursos para tomar algo que tiene poco valor y por lógica, no lo compensa –Ilustro Jaxthen —Mas importante, espero que mantengas el pacto de nuestra alianza hasta que hayamos eliminado al ejército rojo.


    —Sí, sí, lo que digas mestizo de orejas puntiagudas, ahora si no te importa, enfócate en que ese mocoso no escape, cuando nos hagamos con sus artefactos, sin duda seremos imparables –Sostuvo Horaldez con notable deseo en mis creaciones.


    No había duda, esos dos eran unos malditos traidores, desde un principio lo tenían todo planeado cuando vieron el potencial de mis armas de fuego, del líder de Anarquía era algo que se veía venir bastante, pero del semielfo le tenía cierta confianza, aunque tenía mis sospechas en torno a él, le miraba con más confianza que Horaldez, pero ahora la vida me dejo una clara lección, sin importar cuanta amabilidad y tolerante muestra alguien ser, por dentro existe la posibilidad de que sea un auténtico hijo de perra.


    — ¿Escapar?, ¿creen que voy a escapar? –Les dije a los dos líderes —No, no pienso escapar y tampoco dejarlos escapar a ustedes, van a morir aquí y ahora –Los mires con fuerte indiferencia y enorme desprecio emocional —¡ALLUM!.


    — ¡Si, Amo! –Responde mi fiel compañero pegajoso a mi llamado.


    —Prepara la artillería pesada, vamos a acabar con estos hijos de puta.


    Continuara…
     
    Última edición: 11 Marzo 2018
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso