Fantasía Metalord Revolution

Tema en 'Novelas' iniciado por Sylar, 1 Enero 2016.

Cargando...
  1. Threadmarks: CAPITULO 206 RED DE INTELIGENCIA
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    3982
    CAPITULO 206 RED DE INTELIGENCIA



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Ha transcurrido una semana desde que tuve aquella charla con Hayat Yuzquell…

    Pase la mayor parte de los siguientes días rearmando mi inventario de armas en la herrería donde Demici Siagha encanto el brazo metálico que moldee aquí mismo. Me encontraba actualmente aun en dicha herrería, trabajando en la fabricación de más munición, comencé temprano en la mañana apenas el sol salió.


    —Bien… otro cargador más listo -Juntándolo al lado de otros creados con anterioridad.


    Había creado un considerable surtido de munición para el AK-47, el cual repare hace varios días tras mi desafortunado rencuentro con Livia Archan, no era un daño difícil de arreglar, pero reponer munición lleva su tiempo (más ahora que solo puedo hacerlo con una mano) y también me puse al tanto de crear nuevo armamento. Pronto Adil Salah Ayub entra a lugar con aviso importante, llevaba a la mano una hoja.


    —¡Mira esto chico! -El líder de los rebeldes me enseño aquella hoja que sostenía.


    Un retrato estaba dibujado en esta, era mi rostro, alguien plasmo mi cara en una hoja con el numero 400.000 abajo, tenia escritura en ella, pero se encontraba en el idioma de estas tierras, el anillo solo podía traducir las voces a mi consciencia, pero no palabras escritas. Sin embargo, no tarde en deducir lo que podría ser esto.


    —¿Es esto algún cartel de “se busca” con mi rostro en él?.


    —Varios de mis soldados han reportado haber encontrado más de estos pegados en varias poblados -Informo Adil —No hay duda, esto ha sido distribuido en todo el reino de Quíatar, esto solo puede ser obra de Muer Afigad, te han etiquetado como el peor criminal en la historia de esta nación, apodado como "Mensajero del Reino de la Agonía".


    —De acuerdo… ¿qué diablos significa “reino de la agonía”? -Pregunte con la duda —Te escuche nombrarlo alguna que otra ocasión, pero… nunca me moleste de preguntar que significaba, hasta ahora.


    —El “reino de la agonía” es al lugar al que todas las personas de impuro corazón terminan por llevar una vida de malévolas acciones, un sitio en donde será sometido a crueles torturas, inimaginable sufrimiento, dolor sin fin de angustia física como emocional, será una AGONÍA eterna del cual nunca jamás se podrá escapar -Explico el calvo Qusatjiat.


    —Oh, es básicamente el infierno.


    —Bueno… si de esa manera lo llaman en tus tierras, sí.


    De modo que he sido bautizado como la escoria más grande este reino, algunos encontrarían este hecho algo de alabar al verlo como una forma de adquirir “fama”, pero de mi parte es exasperante a un grado equivalente a una patada en la entrepierna. Aun recuerdo cuando la primera vez en este mundo, me convertí en la amenaza de todo un aquelarre, y ahora, ascendí como una amenaza para toda una nacion.


    —“¿Esto no arruinaría mi reputación como aventurero?”.


    Los gremios de aventureros hasta donde tengo entendido, están en los tres continentes, desconozco como se manejan en el continente de Sharya y Orianta, pero si este cartel de “se busca” fue creado por una autoridad de este reino, oficialmente soy un “criminal”. No solo bandidos, mercenarios o cazarrecompensas del montón vendrían por mí, para un aventurero, yo sería considerado un “regenerado” (aventurero convertido en criminal).


    —Te ves bastante tenso chico, ¿te encuentras bien? -Adil me pregunta con cierta preocupación.


    —Mi cabeza ha sido declarada con un valor de casi medio millón de Rubres vivo o muerto, ¿te parece que pueda sentirme de maravilla en este momento? -Dije con un tono furibundo.


    —Si, es incomodo al principio, pero luego te acostumbras.


    —¿También tienes una recompensa por tu cabeza?.


    —De 100 mil Rubres, hace 3 meses subió a esa cifra, antes era 80 mil.


    Siendo sincero, no me hace sentir mejor, Adil es buscado por dirigir un grupo de rebeldes guerrilleros que llevan años luchando en oposición contra un gobernante que impone injustas legislaciones sobre la clase social más baja (plebe). Por mi parte, yo apenas llevo, ¿un mes entero y un poco más?, y ya estoy catalogado como una amenaza mucho mayor que el mismo líder de ese grupo rebelde, ¿cómo no podría sentirme frustrado de todo esto?.


    De repente la puerta es golpeada, abriéndose para entrar Crok, el joven amazonas de brazos fornidos, 185 de altura y cabellera negra, pero al ver que la sala se encuentra ocupada por Adil y yo, se disculpa y asegura volver después, pues quería charlar conmigo de algo importante.


    —No entiendo lo que dice, ¿es algo urgente? -Adil pregunta.


    —Dice que quiere hablar algo conmigo, pero no hay apuro, lo hará una vez terminemos tu y yo -Le aclare.


    Dado a que soy el único de los tres Ghrayb (Riha, Crok y yo) que porta un anillo concebido como un artefacto mágico dotado de la habilidad de hablar y entender la lengua de los habitantes de este reino. Para la Lupian y el hombre amazona, la barrera de idiomas les impedían establecer una conversación decente con los locales, teniendo en algunos casos hablar por ellos.


    —No es necesario que espere, ya te he avisado lo que importa -Me habla en referente al cartel de “se busca” a mi nombre —He de volver con Arpue Asa Hablu, finalmente es el día.


    —Es cierto, es hoy, ¿verdad?.


    Hoy activara el “Red Dasmo”, un conjunto de espíritus de la arena que se utilizaran para espiar al enemigo y brindar información de sus movimientos a la causa de los rebeldes, Arpue durante todos estos días, ha estado “preparando” un objeto el cual es la “llave” para despertar dichos entes. Para que se tome tanto tiempo, debo creer que tantas molestias valdrá la pena, pero si algo me ha enseñado la historia militar de mi mundo natal, es que una red de inteligencia militar ha jugado papeles cruciales en un sinfín de conflictos bélicos de grandes o pequeñas escalas. Por lo que contar con espías incorpóreos de nuestros lados, seria sin duda una ventaja valiosa.


    —Los dejare a solas entonces, te avisare cuando Arpue esté listo para despertar el “Red Dasmo”.


    Tras aquellas palabras, Adil se despide y Crok entra a la herrería, tomando asiento, lo que prometía una charla no corta y con cierta relevancia.


    —Entonces… ¿estas creando cargadores para esa AK-47?... -Crok pregunto.


    —Si.


    —Pareces estar dotándote de bastante munición para ese rifle de asalto.


    —Nunca viene mal la cantidad.


    —Cierto… entonces… ¿estas fabricando alguna otra cosa aparte?.


    Sentí en cierta forma una pena ajena por la manera en que Crok trataba de platicar conmigo para dar en el tema principal que le importaba, así que, dado que el Trotamundos yanqui iba de ramas en ramas para dar con dicha charla, yo preferí ser directo.


    —Crok, si quieres un arma de fuego, solo dime de una maldita vez, ¿de acuerdo? -Le declare de mi parte.


    —Ah… ok, solo no quería ser grosero o sonar pretencioso con un pedido como ese, no creo que vayas dándole de tus armas a cualquier, ¿o sí? -Fue el argumento del hombre amazona.


    Razón no le faltaba, ¿cuántas personas en Avalia han tenido acceso a mis armas de fuego?, aparte de Allum, Riha y Einquel (el elfo oscuro), la única persona a quien le hice entrega de tales creaciones, fue a mi madre (Marian Drayt). Pues le habría creado un arma de uso personal para su defensa personal, hacer algo así es sumamente arriesgado, porque existe el riesgo de que alguien o una fuerza considerable invada el aquelarre Wicau y se haga con dicho objeto. Pero siendo esa persona la madre que nunca tuve, una “familia” preciada, era difícil no buscar manera de protegerla, cuando las emociones intervienen, es inevitable actuar yendo contra todo lo razonal.


    —Estas de suerte -Le comunique al Trotamundos americano.


    Del cinturón de cuero equipado con numerosos bolsillos, tome de uno de ellos dos canicas de metal en especial, al retornarlas a su forma y aspecto original, obtengo de estas una pistola M1911 y un fusil M16.


    —¡Estas armas! -Exclama el hombre amazona quedando totalmente anonadado como maravillado a la vez.


    Toco ambas y experimento una cálida sensación se nostalgia, pues no seria de extrañar, dado a que estas dos armas de fuego tienen algo fuertemente en común, son originadas de Estados Unidos y tienen un reconocimiento emblemático en dicha nación a lo largo de su historia nacional. La pistola data con un historial desde la primera guerra mundial, mientras que el fusil desde la guerra fría.


    —Hice lo posible para recrear las versiones más actualizadas, aunque debo aclarar que no se comparar a las versiones “actuales” de tu época, por lo que…


    —¡Muchísimas gracias, señor! -Crok se puso firme y realizo el saludo militar expresando su gratitud.


    Su rostro delataba el gran regocijo que sentía, quizás sería exagerado decir que hasta les daba deseos de llorar de felicidad, podría ser que estas dos armas, sea lo más cercano que le recuerde a su hogar natal. Le entregue varios cargadores respectivos de cada una de las dos, y también le hice entrega de una tercera arma, un cuchillo de diseño militar (siendo el más fácil de producir de todo el pack que le entregue).


    En cuanto a Riha, actualice su arsenal de acuerdo a sus especificaciones, la Lupian había alcanzado un talento nato para empuñar dos pistolas a la vez y disparar con una moderada efectividad. Ya utilizaba una Beretta 92 de 9mm, por lo que le hice una segunda pistola del mismo modelo, además de llevar una tercera del tipo Desert Eagle calibre 50, esta ultima solo para utilizarse contra enemigos más “pesados”.


    En cuanto a mí, además de reparar el AK-47 y crear más munición de dicha arma, también fabriqué más para el rifle M89SR y cartuchos para la escopeta Tavor AS12, pues la razón de fabricar esta ultima es como contramedida ante magos cuyos poderes se basen en utilizar el bioma predominante de este reino (la arena). Por supuesto, me fabrique otra arma aparte, uno que me brindara una potencia de fuego de nivel “medio” de manera continua, superando a la propia AK-47 en ese aspecto, pero solo debía ser utilizado en casos urgentes, pues su munición es la más “costosa” y tediosa de fabricar.


    __________________________________________________________________​


    Para el mediodía, Arpue comunico a Adil y Amira de que los preparativos estaban finalizados, un numero de reducidas personas nos dirigimos hacia los limite de la selva, dando con las arenas del desierto que le rodeaba. Arpue, uno de los 10 miembros del “Consejo de la duna”, la primera vez que lo vimos, era un hombre canoso de pelo desordenado, que yacía golpeado, encadenado y con una notoria falta nutricional que relucía en su delgado cuerpo en aquella vez. Su estancia en el “El corazón del Oasis”, le ha permitido recuperar su voluminoso estómago, sanar las lesiones menores y ordenar su corta cabellera canosa.


    —El “sello” del Red Damos está listo para ser removido -Afirmo Arpue.


    En sus manos sostenía un papiro hecho de oro, una joya con la imagen del sol se hallaba en el centro adherida al objeto en cuestión, esa misma joya de repente emite un aura amarillenta, para luego envolverse en fuego y desaparecer. Acto seguido el papiro se abre, moviéndose con las propiedades de un papel, a pesar de estar hecho de oro, un tipo valioso de metal, ¿cómo era posible?, todo es cuestión de mera magia. El interior del papiro abierto no contenía nada escrito, estaba completamente vacía de letras o palabras alguna.


    —Uno de los requisitos para romper el “sello del sol”, es que precisa energía que obtiene a través del sol de nuestro reino -Aclaro Arpue —Le toma varios días recolectar la energía necesaria para iniciar el procedimiento para remover uno de sus “candados”.


    Era fácil intuir que ese papiro de oro contenía el tal “Red Damos” sellado en su interior, los procedimientos para retirar dicho sello, involucra hacer desaparecer aquella joya con la ayuda de la luz solar. Sin embargo, cuando Arpue dijo “uno de los requisitos”, dejo en claro que aún quedaba otro “candado” pendiente.


    —Con el sello del sol removido, solo queda remover el “sello de la pluma” -Aseguro Arpue.


    Le pidió a uno de los presentes el sostener un momento el papiro, Arpue con sus manos libres las junta y comienza a hablar en voz baja como si fuera un gesto de oración, pero luego una luz se emite en sus palmas unidas. Al separar sus manos, deja flotando en el aire la presencia de una luz dorada con el tamaño de un puño humano, Arpue entonces con una de sus palmas toca dicha luz y de esta surge hacia dicha mano una pluma de escribir hecha de plata.


    La luz invocada entonces desaparece, según el propio Arpue, aquella luz dorada era su habilidad especial como mago, contaba con un “almacén personal”, una habilidad mágica considerable si no fuera que el limite de objetos que puede guardar es solo de 5 máximo, solo pueden ser objetos inanimados y su tamaño no debe exceder al de una persona adulta. Todo este tiempo, oculto en ese almacén personal aquel papiro de oro que contenía al Red Damos en su interior, dejar que Muer Afigad y los suyos se hicieran con tal posesión, hubiese marcado el fin de los rebeldes y la victoria absoluta de la política Afigad.


    Llevo la pluma de escribir de plata hacia el papiro, al hacer contacto, la pluma es envuelta en mana y desaparece, a continuación, palabras surgen mágicamente sobre blanco papiro, llenándose aquel espacio vacío de inscripciones en el idioma loca de este reino (que no podía leer).


    —“Por la voluntad del sultán, por la prosperidad del reino y la seguridad de su gente, yo invoco su ayuda” -Fueron las palabras citadas por Arpue.


    Todo el pergamino de oro se envuelve en mana, y pronto comienza a desaparecer, pero las palabras escritas en esta, salen del objeto y flotan en el aire alrededor de Arpue. Cuando el papiro desapareció por completo, las palabras flotantes se movilizaron y hundieron en las arenas del desierto.


    —El Red Damos ha sido liberado…


    Una gran concentración de magia surge en la arena, concretamente en donde aquellas palabras flotantes se introdujeron, pequeños remolinos surgen en dicha área y acto seguido, los remolinos adoptan la forma de una docena de humanoides incorpóreos carentes de rostro, ropa o parte inferior del cuerpo. Lucían como fantasmas hechos de arena, pero era más que obvio que dichas partículas arenosas que le componían, estaban formadas por una considerable concentración de mana.


    El número de espíritus pronto se incrementa llegando a casi 50, Arpue pronto les emitió su orden principal, “Vigilar al enemigo, observar sus planes e informar”, ante tal orden los espíritus desaparecen fundiéndose con la arena del desierto y movilizándose sigilosamente. Con esto, la “red de inteligencia Rebelde” ha sido activada, aunque el “Red Demos” parezca un instrumento mágico de espionaje excepcional, tiene sus límites.


    Solo pueden operar en terreno del “reino de Quíatar” (pues están vinculados a las tierras de dicha nación), solo una persona enlazada al “Red Demos” puede operar a dichos espíritus, así como darles ordenes y comunicarse con ellos (el actual usuario que maneja dichos espíritus es “Arpue Asa Hablu”). El Red Demos cada séptimo día, permanecerá “inactivo” por 24 horas, al parecer durante ese periodo de inactividad, los espíritus recuperan fuerzas para volver a estar operativos en los siguientes 6 días.


    Ahora solo restaba esperar, quizás 1 o 2 días, eventualmente el Red Demos volverá con información que Arpue recibirá y luego notificara a Adil, quien a su vez nos comunicara al resto en detalle dicho informe.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    24 horas después del despertar del “Red Demos”, llega el primer informe, se ha avistado la presencia de concentraciones de fuerzas militares en torno a las zonas en donde se aplican la política de Muer Afigad han sido avistado. No seria extraño, de no ser que el nivel de patrullaje como número de soldados observados es más elevado de lo normal.


    Se llego a la conclusión de que la muerte del Muhaqdad Yusuf Ahja Zad´tyk desato la preocupación de Muer Afigad y su contramedida, fue aumentar la actividad de las fuerzas armadas bajo su mando. Numerosos campamentos se han montado en Oasis cercanos en los alrededores del desierto, que se usan generalmente como puntos de descanso para viajeros, comerciantes o aventureros, ect.


    Se estima que las fuerzas de Muer Afigad son dirigidas por el Muhaqdad Alnayits (alias “el investigador”), poblados y ciudades en las áreas donde predomina la política Afigad, ya se siente en el área la presión militar. Con el imponer de toques de queda tras caer la noche, inconformando a los plebeyos que sin opciones deben soportar tales medidas, los rebeldes apostados en esas zonas allí notificaron de ello a su líder Adil mediante mensajeros leales que eran mercaderes.


    Pero no era todo, poco a poco las fuerzas de Muer Afigad han estado hostigando a todo aquellos que le llevan la contrario en los más mínimo, acusándoles de confabular con los rebeldes y siendo arrestados en el proceso. Los territorios se estaban fortaleciendo militarmente, los rebeldes apenas podían actuar, un pequeño asentamiento de explorares rebeldes ocultos en un oasis, fue descubierto y todos sus miembros (un grupo de 7 personas) fueron ejecutados, se intento capturar a algunos con vida, pero sin éxito alguno.


    Los patrullajes están extendiendo su “zona de búsqueda”, del cual el “Corazón del Oasis” estaba en dicha área donde la política Afigad predominaba, en cuestión de tiempo, varios cuarteles rebeldes podrían ser descubierto. Más aún, si el Muhaqdad Alnayits estaba al mando de tal operación para erradicar a los rebeldes, las posibilidades de que Amira sea descubierta como tal, eran altas. Se debía evitar que estas patrullas se acercaran al Corazón del Oasis, la respuesta de los rebeldes ante tal amenaza no se tardo en llevar a cabo.


    Dos después del informe del Red Damos – En un Oasis ubicado a 30 kilómetros al noroeste del “corazón del oasis” - 0900 horas…


    El plan era atacar puestos militares levantados por las fuerzas armadas de Afigad en los oasis, eliminar a las fuerzas concentradas y tomar todo su botín, en simples términos, consistía en desgastar los recursos del oponente a través de asaltos de guerrillas. A través del Red Demos, estarían informados sobre cual puesto concentraría la menor cantidad de tropas y elegir el más idónea para asaltar.


    Por supuesto, aquí entra otro factor indispensable en el plan, con el fin de evitar arriesgar innecesariamente a guerreros rebeldes a asaltar a dichos puestos militares, Rozuel Drayt desempeñaría un papel crucial en la operación de guerrilla. El rifle francotirador M89SR, que contaba con un alcance efectivo de 1000 metros como un silenciador equipado, era capaz de eliminar con discreción a los soldados enemigos apostados en esta.


    El puesto militar levantado en aquel Oasis, se había erigido hace casi solo medio día, 30 soldados se encontraban apostada en dicha ubicación, estaban esperando refuerzos que llegarían pasado el día. Cuando los refuerzos llegasen, se estima que dicho puesto estará conformado por un numero de 60 a 80 soldados, y los patrullajes como labores de búsqueda de actividad rebelde, se llevaran a cabo.


    El objetivo entonces consistía en eliminar a los 30 soldados presentes en dicho puesto militar, antes de que los refuerzos lleguen, luego se notificara mediante un espírano, a un grupo cercano de rebeldes apostados a 5 kilómetros de la ubicación, preparados con carretas y camellos, para saquear todos los recursos del puesto.


    Escondidos cuerpos a tierra sobre la vegetación del propio Oasis, se encontraban Riha, Crok, Rozuel y dos hombres al servicio de los rebeldes (uno de ellos con el espírano destinado a notificar a los rebeldes cercanos). El trio de Ghrayb vestían acordemente a la comodidad con las armas de fuego que tenían consigo.


    Rozuel seguía utilizando la camisa gris de mangas, en conjunto con un pantalón largo y un cinturón de cuero equipado con numerosos bolsillos en donde albergaba sus creaciones. Riha llevaba encima una camisa corta marrón que dejaba su vientre con pelaje al descubierto, junto a un pantalón largo del mismo color y en su cintura portaba un cinturón con sus numerosos bolsillos equipados. Cargaba dos pistolas Beretta 92 en cada lado de su cintura y una Desert Eagle en la parte trasera.


    Crok por su parte, llevaba una camisa de mangas largas forrada con varios bolsillos en este, dándole el aspecto de un chaleco táctico, en conjunto con un pantalón del mismo color y un cinturón en donde albergaba la pistola de un lado y el cuchillo en el otro. Cargaba el M16 en la espalda con la ayuda de un portafusil hecho de cuero, y como extra, un intento de “casco” hecho de tela, su vestimenta concordaba con el terreno arenoso, dándole un cierto grado de camuflaje con este.


    Aunque Crok contaba con autentica experiencia militar, Rozuel fue quien llevo a cabo el trabajo de utilizar el rifle M89SR y eliminar a los soldados apostados en el puesto, no era por cuestión de seguridad o confianza que no le dejaba dicha labor al autentico soldado experimentado. Debía mantener firme sus habilidades con el rifle francotirador, afinar su manejo con dicha arma, generalmente Allum era quien tomaba el rol del tirador a larga distancia, pero en su ausencia, debía él ocupar su lugar para mejorar en el transcurso sus dotes con dicho rol.


    Aunque Crok tenia conocimientos y entrenamiento con armas como un rifle francotirador, lo cierto es que no era un combatiente 100% adiestrados a empuñar armas de larga distancia, la mayor parte de su entrenamiento militar esta enfocado en desempeñar mayor efectividad con el rifle de asalto. El Trotamundos americano con un telescopio a mano, guiaba la mira del esper, indicándole el mejor momento para disparar.


    El puesto carecía de toda medida para lidiar contra un francotirador moderno, las dos torres de vigilancia erigidas pobremente con estructuras de madera, fueron los primeros en ser eliminados. Gracias al silenciador equipado en el rifle, la mayor parte del ruido es suprimido, y los soldados enemigos son incapaces de oír la melodía fatal que los abatía uno a uno.


    Solo restaban tres más, que yacían dentro de tiendas, cuando estos finalmente salieron, el trio de soldados quedaron perplejos y horrorizados al descubrir que sus compañeros de armas habían sido eliminados, pero el verdadero terror de su angustia, era el silencio total con el que fueron masacrados. Con sus armas desenfundas, dos avanzaron lentamente mientras el tercero les cubría las espaldas, en ese instante, aquel compañero en su retaguardia cae al suelo.


    Los dos voltearon, solo para descubrir que aquel soldado tenia un notable agujero en el pecho que fácilmente atravesó su armadura de hierro, un segundo recibe un tiro en la nuca quedando agonizando y en eventual estado moribundo. El ultimo, entro en pánico y opto por huir del puesto, pero recibe un disparo en la espalda que le hace perder el equilibrio y dejarle una herida incapaz de ponerse de pie. Aun consciente, el enemigo a pesar de haber recibido un daño serio, ninguno de sus órganos vitales fue lastimado, aun herido y con el escurrir sangre de su lesión, intento huir arrastrándose, solo para recibir otro disparo, justo en la cabeza.


    —Blanco abatido, zona despejada -Afirmo Crok.


    —El puesto ha sido asegurado, notifique al resto de los rebeldes, para que traigan las carretas y tomen todo lo que tenga el puesto -Rozuel le ordeno al rebelde a su lado.


    —¡Enseguida! -El hombre acata la orden.


    Pero sin saberlo, a sus espaldas, acechaba un hombre vestido con un ropaje defensivo ligero hecho de cuero endurecido con turbante y quien se acercaba con gran destreza felina a pasos silenciosos hacia ellos. En sus manos empuñaba dos dagas curvadas imbuidas en magia, las hojas eran ponzoñosas, a pesar de ser hostil ante los cinco que tenia en frente. Toda su atención estaba enfocada mayormente en un objetivo especifico, Rozuel Drayt.


    Continuara…
     
    Última edición: 30 Abril 2020
  2. Threadmarks: CAPITULO 207 PELOTÓN GHRAYB
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    2766
    CAPITULO 207 PELOTÓN GHRAYB



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Con la erradicación del puesto militar recientemente levantado de las fuerzas armadas de Muer Afigad, un misterioso agresor de sigilosas habilidades, se acercaba al trio de ghrayb y los dos hombres de Adil. Oculto entre el follaje de la vegetación abundante en los alrededores del oasis, yacía a 9 metros a espaldas de ellos, en sus manos empuñaba dos dagas curvadas imbuidas en magia de veneno.


    El agresor era un hombre humano que vestía un ropaje defensivo ligero hecho de cuero endurecido con turbante, a pesar de los cinco en frente de él eran sus enemigos, lo cierto es que sus ojos estaban enfocados en un objetivo principal: Rozuel Drayt.


    —“Es el ghrayb, no hay duda” -Pensó el sigiloso agresor.


    Lentamente empezó a acercarse con sus dagas en alto, apuntando a la cabeza del Esper para quitársela y llevarla consigo, aquello era su cometido principal.


    —¡ALTO AHÍ!...


    Una voz exclamo a todo pulmón, el agresor no había comprendido el significado de aquella orden declarada, dado que se había hecho en un idioma extranjero y la responsable de pronunciarla, era Riha Sharpsteel.


    —¿En serio pensaste que no sentiría el aroma del metal de tus dagas? -Una Lupian de fría mirada le pregunto —Huelo magia en esas armas…


    A pesar de no entender las palabras de la semihumana, él sabia que había sido descubierto por ella, el resto no tardo en darse vuelta y estar ante la atenta mirada de los cincos.


    —¿Un asesino? -Uno de los hombres de Adil pregunto.


    —Eso parece… -El segundo secundo.


    El presunto “asesino” a pesar de haber sido descubierto, disipa las dudas y los nervios que le envuelven, fortaleciendo su cuerpo con magia y arremetiendo con sus dagas apuntando a Rozuel Drayt. El trio de ghrayb los tenía en la mira de sus armas de fuego, pero el desconocimiento de tales artefactos del agresor, le llevo a las consecuencias.


    ¡BANG!


    Fue un disparo rápido de una de las Beretta 92 de la Lupian, la bala acertó con habilidosa precisión en la yugular del presunto “asesino”, quien, tras recibir tal proyectil, cesa sus pasos y suelta sus dagas curvadas. Con ambas manos cubre la herida intentando evitar la considerable perdida de sangre, pero en vano era, la sangre se escurría por sus manos e incluso por su boca.


    Inevitablemente el presunto asesino muere maldiciendo su suerte en el ultimo segundo con palabras inentendibles, cuando todo parece haber acabado, de entre el follaje, a tres metros a espaldas del fallecido agresor de dagas, dos hostiles más surgen. Un hombre de constitución fornida y armadura de hierro que llevaba un sable pesado a dos manos, y el segundo era una arquera de protecciones livianas, cuyo arco estaba hecho de metal y sus flechas de punta de hierro potenciado con magia.


    La arquera recibe de lleno sobre su cabeza, tres balas de AK-47, siendo violentamente expulsada hacia atrás y abatida, mientras que el guerrero fornido del sable pesado, recibe dos disparos de un M16 en el pecho, sobre la zona cardiaca. Curiosamente, Crok realizo los disparos en la denominada “posición de rodillas”, que consistía sentarse sobre el talón de su pie derecho, con la pierna izquierda extendida al frente y elevada para proporcionar apoyo al brazo izquierdo sobre la rodilla, reflejando su nato talento con el fusil.


    Tanto la arquera y el guerrero del sable mueren tras recibir tales daños críticos, el trio de Ghrayb y los hombres de Adil, se acercan a verificar sus cuerpos y tratar de indagar su verdadera identidad.


    —“Están bastante bien armados para ser bandidos… y si fueran asesinos, ningún asesino con el sentido común de uno, se lanzaría a un asalto directo como esos dos últimos” -Dedujo el esper en sus pensamientos.


    El agresor de la daga, llevaba consigo algunas bombas mágicas de humo arrojadizas en bolsas adheridas en la parte de la cintura de su vestimenta, el guerrero del sable pesado llevaba consigo unas pociones alquímicas bebibles (quizás con propósitos curativos o acelerar la recuperación de fatiga) y la arquera tenia un pequeño surtido de flechas mágicas elementales como ponzoñosa, la que planeaba utilizar era una con veneno.


    —El arco y la espada de esos tipos, huelo magia en ella, al igual que en la armadura de hierro -Revela la Lupian.


    Las Lupian tenían cualidades excepcionales únicas para sentir el aroma de objetos hechos de metal, y si estos están imbuidos con alguna magia, también lo notaran en el acto tras sentir el olor de dicho objeto en cuestión. Pronto las respuestas sobre la identidad de aquellos tres atacantes, no se tardo en contestar por si sola.


    Sobre el cuerpo de cada uno de los fallecidos atacantes, se manifiesta un círculo que sobresale de su vestimenta, del agresor de las dagas curvadas tal circulo surge en su brazo izquierdo, del guerrero del sable pesado en su hombro y la arquera manifiesta el suyo en la pierna derecha. Estos círculos mostraban un pequeño cuadro con el retrato de sus caras en este (como un carnet de identificación) y debajo de tales retratos, un numero en grande estaba marcado en cada uno.


    Agresor de las dagas: Numero 4


    Guerrero del sable pesado: Numero 4


    Arquera: Numero 3.


    —No son bandidos o asesinos… ¡son aventureros! -Rozuel los reconoce de inmediato.


    Aquello era la “marca del aventurero”, una forma de plasmar mágicamente la identificación legal de un aventurero en este mundo, los números determinan el rango de estos y al morir un aventurero, las marcas se manifestarán unos segundos para luego disiparse del cuerpo del fallecido desapareciendo todo rastro de este. Este último mecanismo, se creó con el propósito de evitar que alguien quisiera apoderarse de una “marca del aventurero” de un aventurero que ha muerto, con intenciones ilícitas, como intentar replicarlo.


    —¿Aventureros?, ¿no son esas personas que hacen trabajos peligrosos como buscar ingredientes exóticos, subyugar monstros o bandidos e incluso ser escoltas? -Pregunto un Crok con cierto interés.


    —Pues sí, de hecho, Rozuel y yo, somos aventureros -Riha afirma tal hecho.


    —Entonces, si son aventureros, y esos tres que nos atacaron también lo son… ¿parte del oficio de los aventureros es asaltar a otros como ellos? -Un confundido Crok pregunto.


    —Es a mi a quien buscan en realidad -Rozuel aclaro.


    Los hombres de Adil estaban ya al tanto de la recompensa en torno a la cabeza de Rozuel, pero la Lupian y el Trotamundos americano, eran totalmente ignorantes de esa información. Roz les dio un repaso rápido sobre el tema.


    —Entonces, ¿hay una recompensa como cerca de medio millón sobre ti y te buscan bajo el apodo de "Mensajero del Reino de la Agonía"? -Fue la interrogante de Crok.


    —Si, francamente eso lo resume.


    —¿Qué es “Reino de la Agonía"?.


    —Es un lugar al que en este reino llaman así, a un sitio donde van los chicos malos al morir.


    —Oh, como el infierno.


    —Chicos, siento interrumpir, pero tenemos compañía y no parece de las amistosas… -Advirtió la Lupian.


    En una dirección en específico, parado en las arenas del desierto, se había avistado la presencia de un individuo de túnicas con un turbante en la cabeza, su rostro revelaba ser de un hombre con barba corta en sus 30, su ojo izquierdo yacía completamente en blanco. El hombre desde la distancia, mirada fijamente a los cinco, pero el esper tenia la fuerte corazonada de que dicha mirada, estaba centrado en uno de ellos específicamente (y él sabía quién era).


    —Luce simpático -Hablo sarcásticamente Crok.


    —Tanto como una puñalada en la mano -Rozuel le siguió la corriente.


    —Si es un enemigo, deberíamos acabar con él cuanto antes -La Lupian aconsejo.


    —Es solo uno, podemos fácilmente lidiar contra uno.


    Pronto el suelo en torno en las cercanas del hombre de túnica comienza a temblar, surgiendo bajo las arenas, la presencia de cuatro escarabajos del tamaño de elefantes, que habían excavado desde las profundidades del desértico bioma. La parte trasera de estos insectos exóticos se abren y salen de ellos, numerosos grupos de personas, los escarabajos pronto desaparecen en forma de partículas de mana, revelando su naturaleza como seres invocados.


    Pronto aquel solitario hombre de túnica del principio, se encontraba en compañía de docenas de personas, desde humanos hasta semihumanos (Anubian, Kamodos y Enanos). Todos equipados desde armadura de cuero endurecido, de hierro, algunos con petos hechos de acero, armados con espadas, lanzas, arcos, ballestas, ect. Eran en sí, un grupo armado y limitadamente organizado, no se tardo en intuir que podrían tratarse de más aventureros.


    —¿Nunca te dijeron alguna vez que nunca hables de más? -Rozuel le pregunto.


    —Mmm… a veces -Contesto un apenado Crok.


    El hombre de túnica quien estaba más al frente de todos ellos, se erigía como el líder del grupo, este levanto su dedo y señalo en dirección hacia los cinco, más concretamente, hacia Rozuel Drayt.


    —"Mensajero del Reino de la Agonía" -Fueron las palabras pronunciadas por el hombre de la túnica.


    Con tal declaración, confirmaron su pertenecían al gremio de aventureros, incluso los mismos aventureros tienen como labor el cazar criminales o personas buscadas, dado al precio fijado en el esper, la tentación era demasiado para todos ellos y la caza dio inicio.


    —¡No soy un maldito criminal!, ¡esa orden de búsqueda un error!, ¡la dio un noble bastardo corrupto con aires de grandeza a quien le estoy arruinando sus malvados planes! -Dijo el esper Trotamundos en su defensa.


    —Esto no es un error… -Declaro el hombre de la túnica con un cartel de busca de Rozuel en la mano y señalando el numero “400.000” de este.


    Los aventureros como él, solo apuntaban por el dinero, sin importar el contexto de las circunstancias que llevaron al esper a convertirse en alguien buscado en tal nación, los aventureros solo irán por lo que más les importa, aquello que llene sus bolsillos de fortuna.


    —Hasta aquí llego la solución diplomática -Expuso Rozuel —Plan B, será a las armas.


    —El que mejor conozco -Opino Crok con su M16 en manos.


    El hombre de la túnica levanta en alto su mano derecha con la palma abierta y luego la cierra haciendo un puño con esta, tal gesto hace que los aventureros a sus espaldas desenfunden sus armas a distancia. Desde arcos, ballestas, bastones mágicos con piedras mágicas elementales o cristales de mana y la manifestación se círculos mágicos que cargaban ataques concentrados de magia a distancia, todos apuntando a la posición de los cincos. Se calculaba unos 60 atacantes a distancia.


    —¡Nos mataran!... ¡es imposible que sobrevivamos a tal considerable lluvia de proyectiles!... -Exclamo uno de los hombres de Adil cayendo de espalda al suelo en un estado de pánico.


    —Incluso los que usan arcos o ballestas, utilizan magia en sus flechas y virotes -Dedujo una preocupada Riha.


    —Ah… Rozuel, dime que tienes un plan -Un nervioso Crok imploro por una solución.


    Rozuel en silencio toma una canica de uno los bolsillos de su cinturón de cuero, y se movió unos pasos adelante colocándola en el suelo. El hombre de la túnica baja su puño apuntando con esta al esper y abre su mano señalándole con el dedo índice.


    —¡Ataquen! -Declaro a todo pulmón el hombre de la túnica y los aventureros a sus espaldas desencadenaron una lluvia intensa de muerte sobre los cinco.


    Rozuel manifiesta su poder ESP en la canica haciendo que retorna a su estado original, pronto se erige una pared metálica de 4 metros de largo y 2 metros y medio de ancho, con una parte en la parte superior que hacia de techo. Sobre los costados se forman una pared de medio metro de ancho para proteger los flancos izquierdos y derechos, teniendo la misma altura de 4 metros.


    —¡Todos a cubierto! -Exclamo Rozuel a los cinco.


    A pesar de que el resto queda anonado ante tal pieza defensiva levantada en un instante, responden a la orden al instante y se resguardan en la estructura invocada por el esper. Esta recibe los 60 impactos de los atacantes a distancia, desde flechas, virotes y proyectiles elementales como ponzoñosos, el resultado, solo dejaron como daño abolladuras menores.


    —“Como se esperaba de mi “Escudo Búnker”, resulto ser un éxito en la práctica” -Resalto en sus pensamientos el esper.


    “Escudo Búnker” seria considerado una forma avanzada de “Barrera Metallix”, ofreciendo una mayor protección blindada de cobertura invocable, las gruesas paredes están compuestas de tres duras capas modificadas con el máximo endurecimiento que el poder ESP de Rozuel Drayt puede brindar. Su capacidad defensiva fue diseñada para resistir y absorber un impacto directo del poder de penetración de un rifle antimaterial calibre 12,7. Su diseño esta hecho únicamente para brindar protección y cobertura a ataques de frente, dejando la parte trasera totalmente expuesta.


    Su creación llevo varios días con extenuantes y tediosos labores de horas seguidas, siendo una pieza producida con mucho esmero, también se encuentra el hecho de que, debido a su tamaño, comprimir tal objeto defensivo también es un defecto. A pesar de que la habilidad de Rozuel le permite convertir objetos de metal en canicas fácilmente transportables, cuyo peso también se comprime (reduce considerablemente), hay limitaciones a considerar.


    Aunque tuviera una casa gigantesca hecha totalmente de metal, no podría comprimir en una canica tal estructura metálica, en cuanto al otro inconveniente, es el tiempo que se toma para convertir tal objeto en una canica. Cuando se trata de retornarlo a su forma normal, tal fenómeno se hace al instante, pero cuando se trata de convertirlo en una canica, toma su tiempo dependiendo de la cantidad de metal que reduce en tal tamaño (además de agregar la reducción del peso de este). Dicho esto, el “Escudo Búnker” puede ser invocado se madera inmediata, pero toma entre 15 a 20 minutos el comprimirlo en su forma de canica.


    —¡Diablos amigo, es increíble! -Hablo un abrumado como a la vez emocionado Crok —¡Literalmente, tienes tu propia cobertura blindada portátil!, eso sí es innovación militar.


    —Aunque falta la mejor parte -Aseguro el esper.


    Al colocar la palma de su mano sobre la parte frontal del escudo, manifiesta nuevamente su habilidad ESP y crea un agujero sobre la pared en forma de ventana.


    —¿¡Porque hiciste un agujero!?, ¿¡acaso quieres exponernos al ataque de los enemigos!? -Uno de los hombres de Adil protesto.


    —Roz, ¿tienes alguna buena razón para hacer eso? -Pregunto la Lupian con confianza.


    —La hay -Dejo en claro el esper.


    Crok fue el único que no mostro indicios de queja alguna, pues ya tenía una evidente idea del propósito de las razones del chico, en eso, Rozuel toma otra canica de uno de sus bolsillos. Esta vez, invocando una ametralladora PK calibre 7,62 × 54 mm de origen ruso, colocando entonces dicha arma sobre la ventana y apuntando a los aventureros hostiles.


    —“Impresionante… no solo es una cobertura portátil, ¡es un bunker portátil!” -Fueron las impresiones sacadas del hombre amazona.


    Había una distancia aproximada de 160 metros entre los aventureros hostiles y Rozuel y compañía, pero otro factor aparte, era el terreno, la posición de los aventureros se encontraba en un terreno arenoso moderadamente bajo, ubicándose la posición de Roz en una elevada. Para una ametralladora como la PK, tal factor jugaba un papel ventajoso.


    —¿¡Es un arma nueva!? -Una emocionada Riha exclamo con el agitar incontrolablemente de su cola animal.


    —Y es hora de ponerla a prueba en un combate real -Declaro Roz con su mano en el gatillo del arma.


    Mientras tanto, los hombres de Adil yacían boquiabierto, desde en el momento en que fueron asignados a seguir al muchacho, a pesar de que habían oído de que él mismo consiguió eliminar a un Muhaqdad, tenían ciertas dudas de la veracidad de tal afirmación. Pero ahora, con sus propios ojos habían sido testigos de las habilidades de este muchacho, de sus múltiples herramientas únicas de combate, con solo haber presenciado la manera en que elimino discretamente todo un puesto militar fácilmente, podían estar seguro de que ese chico, era un guerrero al que no quisiera tener de enemigo.


    Sin embargo, uno de ellos tenía otros planes, se ubico en distancia más atrás de su compañero para salir de su línea de visión, el resto de los presentes (Rozuel, Riha y Crok) tenían la mirada en frente, ignorándole a él por completo. Acto seguido, revela poseer una ballesta pequeña adherida a un brazo izquierdo, cargando en el arma, un virote de pequeño calibre a comparación de ballestas de tamaño normales. Pero que, en secreto, estaba imbuida con un potente veneno de efecto rápido, cuyo antídoto sería imposible de conseguir a tiempo en el lugar donde se encontraban.


    Apunto entonces a Rozuel Drayt, y con dedo en el gatillo, jalo del gatillo de la ballesta.


    Continuara…
     
  3. Threadmarks: CAPITULO 208 NIDO DE AMETRALLADORA
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    4462
    CAPITULO 208 NIDO DE AMETRALLADORA



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    El “escudo búnker” ha sido desplegado con total éxito, y he traído a mis manos la ametralladora PK, nuestra cobertura está situada sobre una elevación, incluso si son cerca de cien, debería poder cargarme a más de la mitad. Si consigo eliminar a una gran cantidad, el resto perderá la moral de lucha y se retirará, dudo que prefieran arriesgar la vida más de la cuenta al ver que sus posibilidades de sobrevivir decaigan bastante. Solo necesito apretar del gatillo y…


    —¡…!


    Un gélido frio me detiene, sentía una especie de escalofrió, pero no era la sensación del miedo mismo encarnando mi carne, es más como un instinto, casi como de… ¿advertencia?. Mi brazo izquierdo de metal, lo moví involuntariamente hacia atrás, agitándolo de forma brusca como si golpeara al mismo aire en la cara, y para mi sorpresa, escucho el ruido de algo impactar en la misma extremidad artificial.


    —¿¡Que!? -Exclame enseguida.


    Un virote de ballesta, pero su tamaño era más pequeño a comparación de las de calibre normal, mi brazo recibió el impacto de una, pero al ser de metal, este al impactar termino rebotando y rechazando el proyectil. Miro la dirección de donde provino tal virote, solo para descubrir que el tirador era uno de los hombres de los hombres de Adil, a la vista tenía una ballesta pequeña adherida a su brazo izquierdo.


    —¡Infeliz…! -Le apunte con le ametralladora.


    Todos voltearon para observar al sospechoso hombre de Adil, no tardaron en observar la ballesta y luego el virote disparado por él, el cual mi brazo metálico rechazo, de hecho, el ruido del impacto fue lo suficiente fuerte como para que todos se dieran cuenta. Ese maldito, me ataco por la espalda, con un virote tan pequeño, me pregunto si podría haberme matado o dejado en una condición fatal, a no ser… ¿habrá puesto algún veneno en su proyectil para compensar la falta de fuerza de impacto?.


    —¿¡Que… que has hecho!? -Su compañero le pregunto —¿¡Por que has atacado a nuestro guerrero!?.


    El agresor hombre de Adil, tan solo podía temblar del miedo, retrocedía lentamente sin dar siquiera una sola explicación, se dio vuelta entonces para echarse a correr. Tan solo para ser detenido, por el disparo de la Beretta 92 de la Lupian, la bala asesta en su pierna izquierda, haciendo que el hombre cayese violentamente en el suelo, afligiéndose entre el dolor y la herida, la sangre salía de esta, no era una hemorragia seria que pusiese su vida en peligro en el acto, pero si una lesión que le impediría levantarse y huir.


    —No hay otra explicación, ¡es un maldito traidor! -Concluyo la loba con una fría mirada acompañado de unos gruñidos —Otro disparo y lo…


    —¡Espera!... -Crok le detuvo —Sera mejor capturarlo e interrogarlo después.


    El consejo del Trotamundos americano no era malo, desde que nos atacaron esos tres aventureros del principio y ahora nos enfrentamos a docenas de ellos a la vez, me ha llegado una fuerte duda. ¿Cómo sabían que estaba aquí?, ellos vienen por mi cabeza, Riha y Crok están fuera de esto, para que aparezcan aquí no es coincidencia, no nos siguieron cuando vinimos a este lugar. Una probabilidad es que se haya filtrado esta información.


    —“Tiene sentido… el Red Damos nos notificó de los movimientos de los soldados, erigirían aquí un puesto militar, por lo que planeábamos asaltar este lugar luego de que fuera construida a media, para acabar con toda resistencia y tomar sus recursos, antes de que fuera completada su construcción” -Pensé entonces —“La información del asalto fue propuesta hace dos días, Adil y sus guerreros de más rango fueron los principales responsables de planificarlo, también fui invitado para dar mi punto y es cuando aconseje utilizar mi rifle M89SR”.


    —Rozuel, ¿tú que piensas? -Riha pidió mi veredicto.


    —Captúrenlo, tengo suficientes razones para creer, que este lio con los aventureros, es cosa suya -Aclare —Pero necesito corroborarlo con sus propias palabras, por las buenas o malas.


    Mire al hombre de Adil restante, y le pedí que se hiciera cargo del traidor, este accedió de inmediato, y entonces nos volvimos a centrarnos en el tema que más nos concernía.


    —¡Se están preparando para un asalto frontal! -Crok advirtió.


    Con su ataque masivo a distancia fallido, los aventureros pasaron a la ofensiva cuerpo a cuerpo, como era de esperarse, la mayor parte de ellos estaban versados en dicho dominio de combate (Cuerpo a cuerpo). Pocos se quedaron en la retaguardia a brindar apoyo con continuos ataques a distancia, ya fueran flechas o proyectiles elementales.


    —¡Rozuel!, ¿¡no sería buen momento de usarlo!? -Crok señalo la PK.


    Me he dado cuenta de un grave error hasta ahora, no sé si fue suerte o coincidencia, si no hubiera tenido este brazo de metal, el virote de aquel infeliz me habría dado, de estar envenado, habría estado en serios problemas. Desde el momento en que esos aventureros nos atacaron, debí equipármelo desde el principio.


    —¡Intense Iron – Modo Knight! -Exclame.


    Todo mi cuerpo se envuelve en una armadura negra, cuyo casco tenía la forma de la cabeza de un dragón, con cuernos semejantes a los de uno, las iniciales “ML” estaban grabadas en la frente.


    —¿¡Una armadura mágica!? -Crok espeto con notoria sorpresa —Aunque no puedo sentir magia emanar de ella… ¿podría ser un tipo de exotraje?.


    —¿Exo… que?... -La Lupian estaba confundida con los términos empleados por Crok.


    La idea de la armadura que utilizo era imitar un traje exoesqueleto, pero es erróneo creer que es como una, los “trajes exo” utilizan un sistema mecanizado de motores para generar movimientos y proveer las cualidades sobrehumanas. El mío funciona en su totalidad por mana, no solo me brinda la capacidad de superar las limitaciones físicas humanas, sino también de protegerme de potenciales proyectiles.


    —“Si me hubiera equipado con Intense Iron desde un principio…”


    —¡Rozuel, ya casi están aquí! -Crok volvió a advertir.


    Me situé sobre la ventana abierta del “escudo bunker”, observé a las docenas de aventureros marchar hacia aquí, con sus armas cuerpo a cuerpo en alto, las había de todo tipo, desde contundente, punzantes y cortantes, desde ligeras y pesadas. Avanzaban con el exclamar de un grito de batalla, potenciado todo el cuerpo con fortalecimiento mágico (y alguno con objetos mágicos aparte), estaban a 30 metros de alcanzarnos.


    —¡Ya casi!... -Coloque el arma en una cómoda posición.


    20 metros…


    —Los tengo en la mira…


    10 metros…


    —Están justo donde los quería -Aprete del gatillo del arma.


    ¡TARATTTRATRAAA…!


    Ametralladora PK, una ametralladora de propósitos general (cumple funciones de una ametralladora portátil ligera o media), calibre 7,62 × 54 mm y de fabricación rusa (1961), porta un bípode que cumple la utilidad de sostener y estabilizar el arma para un mejor manejo como disparos más precisos. La PK suele ser empleada como una eficiente arma antiaérea ligera, expulsa los cartuchos disparados por una ventana de expulsión situada en el lado izquierdo del arma, al contrario de la habitual situada en el lado derecho de la mayoría de ametralladoras utilizadas en el lado occidental. Su alcance efectivo es de 1000 metros, y tiene una candencia de disparos de 650 balas por minuto, el cargador en este modelo que utilizo, dispone de 200 de munición.


    Lo siguiente que veía a continuación, era una tormenta de arena, viento y sangre, docenas de balas inundaron a los ignorantes aventureros de la peligrosidad del arma que yacía en mis manos. Sin importar que algunos portasen armaduras pesadas reforzados con magia, escudos del tamaño de un cuerpo humano o fortalecieran su propia resistencia a cualidades sobrehumanas, el resultado fue de igual y fatídico para todos.


    Los proyectiles penetraron cada una de sus defensas, los que estaban en el frente fueron los primeros en probar el fuego ruso de la PK, sus protecciones son atravesada, sus cuerpos perforados, se podía oír el tejido siendo destrozada por las balas y observar el diluvio rojo resultante. Armas soltadas por brazos destruidos, piernas pulverizadas por tal brutal fuerza hasta el punto de observarse una porción del hueso ensangrentado (y dañado), docenas y hasta cientos de trozos de carne volando por los alrededores.


    Apenas se habían disparado 60 de las 200 balas, y la mitad ya se encontraba derrumbada, el resto empezó a reaccionar, observando con confusión y terror, como sus compañeros de armas caían con tal brutalidad. Desconocían por obvias razones en su totalmente, el artefacto con el que aquello masacraban a sus aliados, pero sus instintos de supervivencia naturales no tardaron en darle una alarma roja en su cabeza y proclamar en sus cabezas una orden inmediata, “¡HUYE!”.


    Sus rostros delataban el pavor, aquel espíritu combativo de su interior que rebosaba al tope del principio, ahora se estaba haciendo añicos en pedazos innumerables, para cuando llegue a 90 balas disparadas, todos cesaron sus movimientos y emprendieron la vuelta, estaban llevando a cabo la retirada. ¿Me detuve?, absolutamente NO, ellos me atacaron primeros, ellos amenazaron mi integridad física y con ello aceptaron los riesgos que correrían si las cosas no fueran acorde a sus planes.


    No voy a tener piedad, no pienso tener piedad, ni misericordia y no puedo darme el lujo de tomar prisioneros, pese a que son aventureros como yo, tomaron la iniciativa de declararme conflicto por intereses económicos como un mercenario cualquiera haría. Dicho esto, no puedo permitirme ser blando ante tal gesto de hostilidad, tomare su declaración con seriedad y llevare a cabo las medidas que la situación misma ha ameritado, acabar con la mayoría de ellos.


    —¡NO… BASTA… DUELE...!


    —¡AYUDA… POR… FA…!


    —¡NO QUIERO MORIR!...


    —¡TENGO QUE SOBREVIVIR… MIS HERMANOS… MI MADRE!...


    —¡NO PUEDO MORIR AQUÍ… MIS HIJOS… MI MUJER… DEVO VOLVER CON ELLOS!...


    El anillo traducía a la perfección los ruegos, lamentos y lloriqueos de las docenas de aventureros, algunos continuando con su huida, otros yacían moribundos o heridos de gravedad en el suelo (con la mayoría faltándole un miembro o parte del cuerpo pulverizado). Pese al miedo, la desesperación y las lágrimas que cundió en todo el grupo, no me detuve, no me contuve, seguí disparando del PK, para mi solo eran meras excusas, tomaron su decisión y ahora, yo respondo con la mía.


    Cuando las 200 balas han sido disparadas con éxito, todo aquel escuadrón de docenas de aventureros que se nos habían lanzado con una confrontación directa y amenazaban nuestras vidas, ahora yacían tumbados en el suelo. Esto supero mis expectativas, esperaba alcanzar a un estimado de solo la mitad, pero en enhorabuena, conseguir asestar en TODOS ellos.


    La mayoría había muerto, otros seguían vivo solo para rogar en vano por ayuda, algunos estaban peor condiciones, les quedaban minutos o quizás segundos de vida, los que estaban más lejos del rango del arma, para su mala fortuna, tendrían una hora, pues, aunque la bala no les arranco algún miembro o considerable proporción de tejido del cuerpo, recibieron la perforación de tal munición en áreas delicadas como pulmones, hígado o hasta la propia medula espinal. Entre el fuerte dolor que padecen, la hemorragia interna y la incapacidad de ser atendidos inmediatamente para evitar daños permanentes o mortales, era como tener ambos pies en la tumba.


    Con la munición agotada, me cubrí en las paredes del “escudo bunker”, inmediatamente Crok se sitúa al lado de la ventana, con la espalda pegada a la pared, posicionándose con notoria experiencia de combate y sale de la cobertura brindando fuego contra los enemigos restantes. Los aventureros restantes que quedaban, eran aquellos que yacían a una proximidad de 160 metros, eran quienes estaban apoyando con ataques a distancia tanto normal como mágico.


    Luego de ver como sus demás aliados fueron derrotadas, o mejor dicho masacrados unilateralmente, quedaron profundamente pasmados de la sorpresa, deleitando expresiones más de temor que de asombro, tanto del miedo sus brazos con los que utilizaban sus respetivas armas, los tenían paralizados y eran incapaces de continuar atacando. Cuando Crok abrió fuego contra ellos, observo como los suyos pronto empezaron a ser los eliminados de inmediato, Riha también se le unió para aumentar la potencia ya descomunal de subyugación contra los aventureros.


    Querían huir, pero incluso sus piernas que les temblaba, les fallaban parar intentarlo, la mayor parte se dieron cuenta que la huida era totalmente inútil, a no ser que fueran capaces de desplazarse inmediatamente lejos en un segundo, pues aquellas “armas desconocidas” de notorio poder, los alcanzaría después de todo. Desconocían lo que era, solo ya tenían una pista de que su funcionamiento consistía en que disparaba unas especies de “proyectiles” que no pueden ser percibidos a simple vista (y no emiten magia), y son más rápidos como letales que una flecha o virote, tanto normales como mágico, llegando incluso a intuir instintivamente, que quizás también posean un alcance mayor.


    Los que aún no habían recibido una bala, soltaron sus armas y levantaron sus manos, proclamaron su rendición. La Lupian y el hombre amazona, cesaron sus disparos.


    —¡POR FAVOR NO ME MATE!, ¡ME RINDO!.


    —¡HARE LO QUE ME PIDAN!, ¡NO ME MATEN, SE LOS SUPLICO!.


    —¡HE ARROJADO MIS ARMAS!, ¡RUEGO SU PIEDAD!, ¡QUIERO VOLVER A VER A MI FAMILIA!


    Ya habían soltado sus armas, pero sus ruegos e insistencia por seguir viviendo, aun no callaban, y entre tantas bocas suplicando a la vez, casi se hacia inentendible, aunque claro, eso a Crok le daba igual, porque de todas formas no les entendía nada.


    —¿Qué demonios están diciendo? -Se pregunto el hombre amazona —Tiraron sus armas y levantaron las manos, entiendo que se están rindiendo, pero las palabras que salen de su boca… ni una les comprendo.


    —Están suplicando como niñas chiquitas, que no los maten -Resumí sus declaraciones en tal oración.


    —Oh… bueno, ganamos entonces, ¿no? -Comento un contento Crok.


    —¿Qué haremos con ellos? -Pregunto la Lupian.


    Originalmente quería acabar con todos y terminarlo rápido, pero viendo que a voluntad tiraron sus armas y ya no tenían la más mínima intención de fomentar algún grado de hostilidad, me daba la duda de si proseguir o no. Más si tomo en cuenta que son aventureros, quizás si fueran meros bandidos, ya serian comida para las arenas del desierto (y sus carroñeros). Entonces, se me ocurrió un plan, quizás podría sacarle cierto provecho a mi favor de todos ellos.


    —¡USTEDES! -Me dirigí hacia los aventureros por la ventana del “escudo bunker” —¡Acérquense aquí!, ¡lentamente, y nada de movimientos sospechosos o abriremos fuego y los eliminaremos en el acto!.


    Moví mi cabeza a modo de gesto para Crok y Riha, quienes asienten y salen de las coberturas, situando uno en el lado izquierdo y otro en el derecho, con sus armas en alto y apuntando a los aventureros. Haciendo caso a mis ordenes emitidas, se acercan lentamente, manteniendo sus manos en alto, con una distancia prudente entre ellos y todos visibles a simple vista, en total quedaron solo 9 de ellos.


    Los nueves restantes se situaron a solo escasos metros de mi posición (frente de la ventana del “escudo bunker”), se detuvieron y formaron una fila para seguir perfectamente a la vista de nosotros. Al observarme todos ellos más de cerca y la armadura negra que portaba con el aspecto de casco de dragón con los cuernos incluidos (y las iniciales ML en la frente), se notaban el nerviosismo en todos los presentes, pues tal apariencia denotaría intimidación a primera vista. Mantuve mi arma apuntándole, ya reabastecida con 200 balas más, que, para mi desgracia, era mi ultimo lote del tipo de munición que disponía para esta arma.


    —¿¡Quien habla por ustedes!? -Pregunte por su líder.


    —Creo… que él… -Uno de los aventureros señalo.


    Su dedo apuntaba a la pila de cadáveres de los aventureros que se habían lanzado a un asalto directo, siendo uno de los tantos cuerpos tan despedazado y primerizos en recibir la mortal lluvia de la ametralladora PK.


    —Creo que fue el primero en morir, o quizás el segundo -Comento Crok.


    Viendo que su presunto “líder” ya estaba muerto, les pedí entonces que escogieron a un portavoz de los restantes que quedaban, ofreciéndose enseguida por voluntad propia a hablar por todos, un arquero Anubian de delgada complexión.


    —Me sorprende ver a un Anubian como arquero, por lo general, tienen mejores dotes físicos que los humanos, haciéndolos más idóneo como guerreros o combatientes cuerpo a cuerpo -Argumente a modo de opinión.


    —Y-yo… no soy bueno con las espadas o lanzas o hachas, señor… destaco mejor con un arco… es así desde que era un niño… -Fueron las declaraciones del Anubian.


    De los 9 aventureros restantes, 7 eran humanos, 1 un Kamodo y el ultimo el Anubian con el que hablaba.


    —¿Cómo te llamas muchacho? -Le pregunte.


    —Me llamo Malkha, señor…


    Por su aspecto y voz, calculaba que mínimo, era un Anubian que rondaba en sus 20 o quizás 19 años, un joven en toda regla, de actitud precavida, pues al ser el único semihumano de su tipo aun vivo, denotaba cautela en su vida como aventurero.


    —De acuerdo, Malkha, ¿entiendes porque están aquí? -Le pregunte.


    —Porque, nos los pidió, señor…


    —Correcto, ¿sabes porque?.


    —¿Para decidir… que hará con nosotros?.


    Pese a estar nervioso, no titubeo para decirlo directamente, este Anubian tiene agallas.


    —S-siento ser atrevido al preguntarle, señor… ¿va a matarnos? -Fue otra directa del Anubian.


    Como dije al principio, matarlos a todos era la idea del principio, pero tenían mejores planes para usar a estos aventureros a mi favor.


    —No, no voy a matarlos, ya que también soy un aventurero -Les aclare.


    —Usted es… ¿un renegado?, señor -Con delicadeza y respeto, el Anubian pregunto.


    —No, soy un ghrayb, vengo del continente de Gresswold, termine por accidente mientras hacia un encargo, aquí en Sharya -Relate —Trato de volver a mi hogar, pero en las circunstancias en la que me vi envuelto, tuve que involucrarme con un conflicto de este reino, que nada tiene que ver conmigo, y que lamentablemente, es mi única y más confiable vía de retorno a mi continente.


    Les explique la única razón por la que podía entenderles y hablar con ellos, es por un anillo mágico de considerable poder, dado a que su habilidad especial era servir de traductor, pero solo funcionaba con el idioma de los locales de esta nación.


    —Si los dejo vivir, no es por piedad de un aventurero a otro, quiero que den un mensaje alto y claro, ¡quiero que le digan a todo el gremio de aventureros de este reino que…!


    Mi declaración es interrumpida, siento una considerable presencia mágica hostil a mis espaldas, voltee solo para que la protección metálica de mi hombro y pierna izquierda sean atravesados por lo que parecía ser unas punzantes lanzas. O, mirando detenidamente mejor, dos largas cadenas cuya puntas era las de una lanza, habían conseguido tomarme por sorpresa, y traspasar las defensas de mi armadura, pero por fortuna, las puntas no consiguieron llegar a profundidad.


    A pesar de que ambos consiguieron atravesar la armadura del Intense Iron, las punzantes lanzas solo consiguieron apuñalar hasta la epidermis, en el ultimo segundo, de alguna forme, conseguí concentrarme lo suficiente para distribuir mágicamente un aumento de reforzamiento mínimo de último momento a la dureza a la parte frontal de la armadura (si hago eso a todo momento, la concentración para mantenerla me impediría usar las armas de fuego correctamente).


    Mi agresor pronto se revelo ante mi vista, se encontraba escondido en lo alto de una palmera del oasis, un hombre de túnica (con turbante) de un estimado de 30 de edad, de barba y con el llamativo rasgo de poseer un ojo izquierdo totalmente en blanco.


    —¡Es ese infeliz codicioso del principio! -Exclame.


    El hombre que apareció al principio antes que le siguieran la docena de aventureros, era él, pensé que había muerto, dado a que resaltaba como el “líder” del grupo. Pero inesperadamente, el desgraciado sigue con vida, desde lo alto de la palmera, de las palmas de sus manos, había materializado largas cadenas cuya punta era una letal lanza de metal, cuyo alcance llegaba a 30 metros. Aquello era su habilidad mágica, pues su ataque que se intento por mi retaguardia, delato sus acciones al ultimo momento antes de que lograse alcanzarme por mi espalda (donde es menos resistente físicamente que la parte delantera).


    —¡ROZ! -Riha pronuncia mi nombre con notoria preocupación.


    —¡No intervengan! -Les ordenes a los dos —¡Mantengan su posición, yo me encargo de él!.


    Los aventureros que se habían rendido, aun no intentaron nada, y mientras ellos dos le siguieran teniendo en la mira, no lo intentaran, aun si uno de los suyos sigue dando resistencia, no harán nada mientras aún no haya caído yo. De repente, las cadenas se mueven por voluntad propia como serpientes y se estiran para enredarse sobre mi cuerpo e inmovilizarme, uno en torno a mis brazos y el otro sobre mis piernas.


    —¡NO, no te lo voy a hacer fácil, árabe mierdoso! -Exclame furioso.


    Lleve la fuerza a mis miembros superiores, Intense Iron hizo que la armadura en torno a los brazos creciera de tamaño, denotando unas especies de venas grises innaturales sobre la superficie del metal. La fuerza en torno a mis brazos aumenta con creces, y logro quitarme las cadenas, recuperando la total movilidad de estos. El aventurero de barba parece impresionarse, mientras de mi parte, reacciono de inmediato y le apunto con la ametralladora PK.


    Disparo al acto, y las primeras balas logran dar sobre el hostil en lo alto de la palmera, las cadenas que había materializado desaparecen al instante, y el objetivo tras el impacto de los proyectiles, cae directo hacia el suelo sin manera de amortiguar el daño por el brusco aterrizaje, aunque la palmera del cual cayo, tenia una altura estimada de 10 metros. Pero las lesiones por la caída era la menor de sus preocupaciones, me acerque a él, apuntándole en todo momento, observo que las balas que dieron en el aventurero hostil, habían impactado directo en el pecho, no en la zona del corazón, pero las heridas como tal era grave, pues perdía mucha sangre.


    —¡Se acabo!, si te hubieras rendido como el resto, no estarían haciendo gárgaras con tu propia sangre ahora -Le dije.


    El aventurero pronto pronuncio unas palabras en voz baja que me era imposible de comprender, pronto aquel ojo blanco izquierdo suyo emite un sospechoso brillo y se separa de su cuerpo. Flotando mágicamente en el aire, y convirtiéndose en unos segundos, en un cráneo humano volador rodeado de fuego.


    —Esa no me la esperaba… -Pensé en voz alta.


    El cráneo volador envuelto en fuego abre su boca, disparando una llamarada de su dichoso elemento en torno a mí, reacciono a tiempo y retrocedo evitando las llamas. Aquella llamarada con la que me ataco tenía un alcance efectivo de 12 metros, pero no descartaba la posibilidad de que pudieran atacar en la forma de proyectiles a distancia (bolas de fuego).


    Levante en alto mi alma, y me prepare para disparar, hasta que… los disparos de otra arma suenan en su lugar, impactando en el cráneo volador y destrozándolo en el acto, un grito de tono de bestia demoniaca surge en el ultimo momento de su destrucción. El responsable de la aniquilación del cráneo objetivo invocado, fue Crok, quien lo tenia en la mira de su M16.


    —Siento no mantener mi posición -Se disculpa él —Es que era un blanco bastante fácil, como un dron de combate, solo que en versión sobrenatural.


    No podía regañarlo, si soy honesto, consumir unas miseras balas de M16 a comparación de varias de una PK para destruir a ese solo incordio flotante en llamas, me salió más económico. Por no mencionar que fue una acción conveniente, aquel cráneo tenía en evidencia toda su atención fijada en mí, ignorando del todo a mis aliados, puede que tuviera la chance de esquivar algunos disparos de la ametralladora PK, le daría al final, pero Crok me arrojo el trabajo, y el evitar desperdiciar más munición de la necesaria.


    —Acabo… con… él… -Oí a uno de los aventureros rendidos hablar.


    —¿Quién?, ¿quién es ese imbécil de barbas? -Me acerqué a ellos y les exigí una respuesta.


    —Señor… ese aventurero es conocido como… Dulnara Alnacu, del clan “Nezaria” -Explico el Anubian llamado Malkha.


    —¿Clan que…?.


    —Escuche sobre ellos…


    El hombre de Adil, el único que no me traiciono, y vigilaba al traidor manteniéndolo en el suelo, hablo para dar más detalles sobre este clan “Nezaria”.


    —El clan “Nezaria” es conocido en todo el reino de Quíatar, es un linaje de guerreros con siglos de generaciones como aventureros, los mejores de su oficio en todo el reino -Detallo el hombre de Adil.


    De modo que el que me ataco, pertenece a una familia belicosa que en sinónimos significa más problemas para mí, de todos los aventureros que me atacaron hoy, fue el que más se acerco y logro herirme (herida leve). Me acerque al hombre de barbas revelado como “Dulnara Alnacu”, enseguida la marca de aventurero se revelo en su brazo izquierdo, el numero “6” resaltaba de este, aquel numero dejaba en claro, que tenia años de experiencia con este oficio. Con el manifestar de la marca del aventurero, se confirma su muerte producto por la fatalidad de sus heridas.


    —Ahora, volveré a lo que estaba antes de que fuera interrumpido, el mensaje que tengo para que le den al gremio de aventureros -Regrese con los aventureros que se habían rendidos —El mensajes es… ¡¡¡NO-VUELVAN-A-JODERME!!!, ¿¡he sido malditamente especifico y claro!?.


    —Si… señor… -Me responde únicamente el Anubian Malkha.


    —¡Quiero oírlo de todos!, ¿¡HE SIDO MALDITAMENTE ESPECÍFICO Y CLARO!? -Pronuncie a todo volumen.


    —¡SI, SEÑOR! -Exclamaron todos los aventureros rendidos a todo pulmón.


    A pesar de mi adolescentica apariencia (de 13 años), el portar una intimidante armadura negra con cabeza de dragón, masacrar a buena parte de los suyos y abatir a un aventurero de renombre en frente suyo. Influyeron lo suficiente para “convencer” a los enemigos restantes, de que luchar contra mi y mis amigos, era inútil, ellos se retirarían, volverían al gremio de aventurero más cercano y divulgarían el mensaje que les di, fuerte y claro.


    Aunque si buen, esto tiene su lado negativo, al dejar a un enemigo vivo tras presenciar mis capacidades de combate, les daba a potenciales enemigos, información en torno a mis habilidades. Pero a la vez, fomentaría considerable terror en las masas de aventureros del reino de Quíatar, luego de que escucharan sobre esta matanza, estoy seguro, de que la inmensa mayoría de ellos, se los pensaría cinco veces antes de querer ir por mi cabeza. De esta manera, me libraría de buena parte de ellos, aunque no se si podre decir lo mismo de este clan “Nezaria”, pero funcionara en un gran numero y con eso, de momento tendré que conformarme.


    —“Ahora debo darle prioridad a un asunto de ultimo momento” -Dirigí esas palabras en mis pensamientos, mientras miraba fríamente al agresor que me había atacado a traición con una ballesta oculta.


    Continuara…
     
  4. Threadmarks: CAPITULO 209 CONTACTO INESPERADO
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    3649
    CAPITULO 209 CONTACTO INESPERADO



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Con los aventureros derrotados (y los que deje vivir marcharse), el único hombre de confianza de Adil entre nosotros se dispuso a invocar un espírano para notificar a los rebeldes cercanos, quienes se acercarían trayendo consigo varias carretas para tomar tomo lo valioso que tuviera el puesto militar. Por fortuna, el traidor no era aquel que contaba con el espíritu familiar necesaria para llamar al resto de compañía (aquello sí que fue una suerte).


    Todos los recursos del puesto serian tomados, el asalto por lo tanto ha sido completado, ha habido obstáculos, y una inesperada revelación entre las filas del grupo al que me dispongo a brindar mi ayuda. Tan pronto como el resto llego, el traidor fue amarrado en pies y brazos con más de dos pares de sogas, con dos guerreros de Adil cerca suyo y con sus armas en alto, en sus rostros se observa decepción en torno al traidor.


    Mientras tanto, me tomé el tiempo de recoger el “escudo bunker”, tomándome alrededor de 17 minutos el retornarlo a su forma de canica, además, recogí de paso, todo armamento y armaduras de material metálico del cadáver de los asesinados aventureros, nunca está de más llevar metal extra como botín. Con todo listo de mi parte, me ubique en la parte trasera de una carreta junto a Riha y Crok, para cuando partimos el sol estaba empezando a ocultarse, todas las cosas de valor del puesto militar a medio armar ya fueron tomadas por los rebeldes (incluido de los cuerpos eliminados de los soldados), ya no teníamos nada que hacer aquí.


    —Esto cuenta como una misión completada, ¿verdad? -Un complacido Crok expreso.


    —Uno de varios, si esto se enfoca en una guerra de guerrilla, quien sabe cuántos de estos asaltos debemos repetir para debilitar al otro bando -Supuse de mi parte.


    —Hmmm… son muchas operaciones a futuro para lograr un degaste efectivo sobre el enemigo -Concluyo el hombre amazona.


    —¿Qué no los rebeldes han recibido una considerable cantidad de nuevos reclutas desde hace unos cuantos días?, ¿no debería eso servir de algo?.


    A media semana de la muerte del Muhaqdad Yusuf, el número de seguidores aumentaron las filas de los rebeldes, aunque ya existían gente disgustada con la política Afigad que se ha unido a dicha insurgencia por los factores desfavorable vividos en la sociedad. La muerte de un Muhaqdad, alentó a muchos de aquellos oprimidos a animarse a tomar las armas y unirse directamente a la causa, en lugar de solo animar a los que luchaban y brindar su apoyo indirectamente.


    Las razones detrás del porque estos sucesos eran más que obvias, cuando se disparó a modo de rumor la muerte de uno de los tres Muhaqdad, eso más que impresionar, dejó boquiabierto a casi todo los que los oyeron. Cuando se confirmó (nuevamente como un “rumor”) que los responsables de la muerte de dicho Muhaqdad fueron los rebeldes, entonces la confianza en torno a dicho grupo aumento, si tenían la fuerza suficiente para eliminar a uno de los tres líderes militares más poderosos del reino, ¿por qué no apostar entonces por un potencial camello ganador?, más si puede sacarte de las horribles condiciones que el actual régimen impone.


    Tales anécdotas no son conjeturas mías, algunos de esos “seguidores nuevos” lo confirmaron, por lo visto, Muer Afigad y su sequito trataron de ocultar la muerte de Yusuf, pero al final termino filtrándose como un “rumor” que no dudo en volverse verídico para quienes eran oprimidos por ellos.


    —¿Crees que esos nuevos “reclutas” sean confiables? -Pregunta Crok.


    —También me planteo la misma duda, Roz, después de lo sucedido hoy, no podemos ni siquiera darles la espalda a los guerreros de ese tal Adil -Manifestó la Lupian.


    La loba y el hombre amazona tenían un fuerte punto, los traidores están por donde menos te lo esperas, Adil tendrá que responder por esto de una u otra forma, es una cuestión vital y seria que debe plantarse cuanto antes.


    __________________________________________________________________​


    Corazón del Oasis – Medianoche…

    Tras nuestro regreso, los hombres de Adil se encargaron de bajar todo el cargamento saqueado, obteniendo desde medicina, armas, comida, algo de dinero y utensilios pocos útiles como plumas para escribir junto a tinta y pergaminos en blanco (concluyo que quizás lo usarían para registrar sus actividades). Lo que llamó mi atención, era la esfera de cristal que tenían consigo, era igual al que obtuve del cuerpo de Yusuf y también el que llevaba aquel semihumano Kamodo, tal objeto no era una coincidencia.


    Se localizaron también otros puntos de interés del bando rival con recursos para asaltar, del cual acudieron otros grupos de guerreros rebeldes, utilizando el factor sorpresa de su parte, consiguieron eliminar a los objetivos apostados y saquear dichos puntos. Por supuesto, hubo bajas, se perdieron al menos unos 19 guerreros rebeldes en total, a consta de reducir unos 60 soldados del enemigo, parecería una victoria del bando insurgente. Pero los números de las fuerzas de Muer Afigad son más que bastantes.


    Considerando que 60 para ellos es nada, de nuestro lado cada guerrero es un recurso valioso debido a la inmensa superioridad numérica del enemigo, además lo saqueado en dichos puntos de interés apenas se podrían considerar sobras. Si se siguiera con estos resultados a futuros, nosotros perderíamos más con el tiempo, ya que el enemigo tiene la ventaja económica y poco le costara reponer recursos perdidos. Sin embargos a los rebeldes, aun con el reciente incremento de “reclutas”, siguen siendo una cuota de ganancia baja, y aun está el tema de los potenciales traidores.


    Me separé de Riha y Crok de momento, les dije que descansaran, pues yo tenía un asunto pendiente, me encontraba caminando con prisa dentro del salón principal del Corazón del Oasis. Cruzo una puerta que da con unas escaleras hacia abajo, llevándome a un pasillo iluminado por numerosas antorchas colocado sobre soportes en las paredes, varias puertas se hallaban a los alrededores, cada una con una habitación que albergaba un esclavo en su interior (y había una para los guardias que vigilaban el lugar durante la noche). Alguna vez, fue el sitio en donde Riha y yo, éramos obligados a dormir en la misma condición que la mayoría de los presentes en este pasillo.


    Fui a una de las puertas en concreto, donde me esperaba cerca un hombre de túnica y turbante blanco, al verme, procede a abrirla y dejar que ingresé primero, para luego entrar él al último. Dentro me halle en un cuarto pequeño iluminado por un farol mágico, encontrándome en frente de una persona con los brazos y piernas encadenados a una silla, una imagen bastante familiar.


    —¿Ya comenzaron? -Pregunte.


    En el cuarto ya estaban Adil, junto a otros dos hombres de su confianza, sumando a mí y el ultimo que entro, éramos en total cuatro (cinco con el prisionero).


    —Aun no, estábamos esperándote para empezar -Adil aclaro.


    —Bien, entonces comencemos, no será necesario recurrir a verificar con “verdad o falso” cada palabra que diga -Asegure de mi parte.


    Me acerque al ya consciente hombre encadenado, por su cabello corto y piel poco demacrada, deduzco que está en sus 30, según algunas anécdotas sobre este individuo, su nombre es Ihaj, lleva ayudando a los rebeldes varios años, nadie esperaría que fuera capaz de traicionar a los suyos. Adil tras escuchar sus acciones, con escepticismo se negaba a creerlo al principio, pero como todo líder, debe afrontar todo lo bueno y malo de dirigir este grupo de insurgencia a su mando.


    —Hagamos esto rápido y simple.


    Tras aquella declaración, camine hacia el encadenado hombre de la silla y le propino un puñetazo en el rostro con el brazo izquierda (el de metal), oyéndose con claridad el sonido del golpe y su nariz fracturarse en el proceso. La sangre salía de sus orificios nasales, no era una herida para nada mortal, pero el dolor que padecía ante tal lesión era algo que poco toleraría, no era del tipo acostumbrado a esta clase de situaciones. Adil casi parecía querer detenerme, pero yo le miré fijamente y moví mi cabeza de izquierda a derecha para decirle en forma expresiva “no interfieras”.


    —Alguien con experiencia en el campo de la alquimia herbolaria, examino detenidamente el virote con el que me disparaste, y estaba en lo cierto, tenía un veneno mortal impregnado en la punta -Declare —Aunque es un veneno cuyo antídoto ya existe, considerando la letalidad del poco tiempo en que actúa la toxina y que no se contaba con dicho antídoto en el momento en el que me atacaste, las posibilidades de que hubiera muerto eran del 100% -Concluí —Ahora quiero respuestas.


    El hombre denominado Ihaj que tenía la mirada bajo tras el golpe que recibió, escucho un sonido metálico, subió la mirada para darse cuenta de que le estaba apuntando con el rifle de asalto AK-47. Su cuerpo tiritaba del miedo, su respiración se hizo más intensa, el dolor ya era de lo menos que le importaba, pues el pavor inundo su carne y alma en persona.


    —¿¡Porque me atacaste!? -Le pregunte.


    El tan solo contestaba con gimoteos de miedo, haciendo de sus temblores aún más notorios, al no oír una sola palabra coherente de su boca, le di un golpe con la culata del arma en el estómago, expulsando una cantidad de baba y aire de la boca en el proceso. Cuando recupero el aliento, tomé de su cuello con mi mano metálica y con la otra sostuve el AK-47 apuntándole a la frente.


    —¡CONTESTA!, ¿¡PORQUE ME ATACASTE!?.


    —Lo.. lo.. lo… siento…


    —¡No quiero tus disculpas de porquería!, ¡quiero respuestas!.


    Le di otro golpe con la culata del alma en el estómago, luego uno más, entre tanto que tocia, expulso algo de sangre de su boca, Adil a esto le preocupé y me sugirió que lo tomase con alma, a lo que yo respondí dándole otro golpe con la culata en el estómago al tal Ihaj.


    —¡Dime porque me atacaste maldito mentiroso pedazo de…!


    —¡Por favor no más!… no más por favor… -El traidor suplico entre lágrimas.


    —¿Vas a hablar entonces?.


    El hombre solo respondía con un ruidoso sollozo, replicando por piedad.


    —¡Al demonio, voy a volarme la jodida cabeza, a este pendejo árabe traidor! -Exclame con el poner del cañón del arma sobre su sien.


    —¡Hablare, hablare!... -Dijo el sometido hombre tratando de calmar su molesto llanto.


    Adil le limpio con un trapo sus lágrimas y sangre que yacía sobre sus labios, en cuanto termino, me dispuse a acercar mis labios al oído izquierdo del ya asustado traidor.


    —Voy a ser claro, me lo contaras todo, si tu respuesta no me parece satisfactorio, tendremos un maldito problema… -Acerque un cuchillo afilado sobre la oreja haciendo que sintiera el tacto de esta —No creas que por ser tan joven no se me ocurren maneras de hacerte sufrir, veras… cuando tenia 8 años, un imbécil que era el líder de un grupo de bandido, pensó que podría someterme y convertirme en un esclavo… -Hice un breve pausa para continuar -Pero la realidad es que él subestimo la situación, y fue quien termino sometido, luego lo golpee con un arma contundente para no matarlo rápido, para prolongar su agonía y después le arranque un ojo… grito y grito, siguió vivo, me pidió que lo matara de una vez, me negué, pues solo había empezado.


    Cuando escucho mi relato, su respiración aumento se intensifico, sudoración excesiva se manifestó sobre su rostro y los temblores en su cuerpo incrementaron como si un frio invernal le azotara. Adil y sus hombres se mostraban estupefacto, claro que disimulaban aquellas expresiones que delatan tal impresión en torno a mi forma de “interrogar”.


    —Muy bien, ¿tienes algo interesante para decirme? -Le pregunte cara a cara con el mostrarle del cuchillo en mi mano derecha.


    Pasado los minutos, Ihaj hablo, la razón detrás de su traición se debía a un motivo personal, si, buscaba el dinero de la recompensa, pero ese dinero serviría para otro propósito. Hace unas semanas, recibió la noticia de que un pequeño poblado casi olvidado del reino, fue asaltado y saqueado por bandidos, solo un sobreviviente consiguió huir de ese sitio, el resto fue asesinado y los que no, convertidos en esclavos.


    Según Ihaj, en este pueblo vivían su mujer e hija de 10 años, se unió a los rebeldes cuando su hijo fue asesinado por un pequeño escuadrón de soldados al servicio de Muer Afigad. Llegaron al pueblo en una noche para descansar y continuar apenas amaneciera, durante su estancia, su vulgar comportamiento los llevo a acosar a las pocas jóvenes del poblado. Su fallecido hijo tenía 15 años, había defendido a una de las jóvenes acosadas que era su mejor amiga, aquella acción le costó la vida, quien la perdió ante la brutalidad de los soldados.


    Ihaj tan solo pudo enterrar el cuerpo de su hijo, mientras sus asesinos se marchaban satisfecho llegado al amanecer, su tristeza se convirtió en ira, y aquella iracunda emoción, fue el motivo por el que se unió a los rebeldes, despidiéndose de su mujer e hija. Cuando llego a sus oídos sobre el asalto al pueblo a manos de bandidos, marcho enseguida hacia su hogar natal.


    Al llegar, solo encontró ruinas y restos de cuerpos en avanzados estado de descomposición como devorados por los carroñeros de la zona, pero no era el único allí. Un trio de bandidos yacía acampando en el lugar, Ihaj poco o nada pudo hacer para vencerles, cuando el trio de rufianes le sometió, fue interrogados por ellos para que revelase las razones de su presencia allí, confeso pertenecer a ese pueblo alguna vez y la razón de su retorno.


    Los bandidos rieron, revelándole que ellos formaban parte de aquel grupo que asaltaron el pueblo ese mismo día, Ihaj estaba en colera, pero inútil eran su furia, pues estaba bajo la merced del trio de delincuentes. Los bandidos, sin embargo, tuvieron otros planes, no asesinaron o convirtieron al hombre en esclavo, lo dejaron ir ofreciéndole un trato.


    “Tráenos 100.000 Rubres y te devolveremos a tu mujer e hija sano y salvos, tan solo tienes un año para juntar esa cantidad”


    Tal cantidad era imposible de conseguir para alguien como él, menos con un tiempo estimado de un año, hasta que un día llego a su conocimiento, el precio puesto a mi cabeza (400.000 Rubres). Sin embargo, era difícil conseguir acceder a tal cantidad, fue por ello que con paciencia espero, y espero, hasta que finalmente encontró una oportunidad, cuando escucho a escondidas sobre el plan de asaltar un puesto militar a medio armar de las fuerzas de Muer.


    En secreto contacto con los aventureros y juntos, acordaron atraparme, cobrando la recompensa en partes especificas (él tomaría los 100 mil y los aventureros se quedarían con el resto). ¿Pero porque mi cabeza?, Adil también tenia un valor por la suya, el cual era justamente 100.000 Rubres, ese valor lo tenia desde más de un mes y, sin embargo, era la mía por la que apuntaba. La respuesta es que tenia en alta estima a su querido líder Adil, pero en cuanto a mí, poco importaba lo que me sucediera, porque al fin de cuenta solo soy un…


    —Ghrayb… -Pronuncio aquella palabra por él —¿No es eso lo que quieres decir?.


    —S-si… -Contesto el sometido hombre.


    Tras oír su confesión, Adil sintió lastima por el tal Ihaj, el resto se mantuvo con neutral actitud, pero no quitaba para ellos el hecho de que, sin importar sus motivos, las acciones de este individuo estuvieron mal. Por mi parte, expuse mi opinión bajo la siguiente manera…


    —¿¡Me estas jodiendo!? -Con airada actitud pregunte y clave el cuchillo en su pierna izquierda.


    El hombre grita de severo dolor, Adil y compañía reaccionan sorprendidos ante mi repentino acto, el cuchillo, aunque fue clavado con brutalidad en su pierna, este no dio en un punto vital, por lo que no lo mataría.


    —¡Nos traicionaste!, ¡quisiste matarme!, ¡MATARME! -Replique en colera dicha palabra —¿¡Crees que voy a sentir lastima por tu “trágica y triste novela”!?, ¡vete al diablo!, ¡quisiste matarme a traición!, ¡no tolerare ninguna TRAICIÓN! -Respire un momento y continúe —No conozco a los muchacho que siguen a Adil, pero puedo estar seguro… de que no eres el único con una historia que involucre perder a alguien que le importaba, ¡ya fuera un hijo, una hija, tío, padre, abuelo, mejor amigo, amante, novia, ect!, ¿¡crees que eres el único con problemas!?, ¿¡crees que eres especial solo porque perdiste a tu mujer e hija!?, ¡entre los que siguen a Adil, hay tipos que ya deben haber perdido a TODOS los que le importaban!, ¡incluso hasta quizás los torturaron y mataron en frente de ellos!, ¡o puede que hasta los hayan obligado a matarlos con sus propias manos en contra de su voluntad!, ¿¡ves que alguno de ellos este intentando matarme!?, ¿¡VES QUE ALGUNOS DE ELLOS USEN COMO EXCUSA SU TRÁGICO PASADO PARA INTENTAR APUÑALAR A LOS SUYOS POR LA ESPALDA Y ARRUINAR TODO POR LO QUE ESTÁN LUCHANDO!?, ¿¡EH!?, ¿¡ves a alguien haciendo eso maldita sea!?.


    Ihaj no me respondió, tan solo me miro fijamente en silencio, no lloraba, ni gimoteaba, en sus ojos expresaba dolor, ira e impotencia, si tuviera que hacer una breve observación psicológica en torno a él, diría que ahora mismo siente miedo y rabia hacia mi persona (en especial lo segundo).


    —Aunque hubieras juntado ese dinero, ¿crees que los bandidos habrían respetado su palabra?, ¿con que certeza estás seguro de que tu mujer e hija seguían con vida? -Le cuestione con las siguientes incógnitas —Y ese trato que hiciste con los aventureros, ¿quién asegura que te habrían dado un mísero Rubre?, 100 mil es una suma difícil de esperar que te entreguen, más cuando de personas codiciosas hablamos, y la mayoría de ellos… codiciaban tanto la recompensa por mi cabeza.


    No solo era un imbécil, por su desesperación, actuaba como un completo estúpido carente de inteligencia, su “infalible” plan para conseguir tal suma de dinero, estaba tan llena de agujeros como un colador. Ya fuera que los bandidos lo traicionaran al final, o los aventureros lo hiciesen primero, da igual la motivación emocional por salvar a sus seres queridos, si no usas la cabeza y piensas antes de actuar, la terminaras embarrando peor y dejar más secuelas en el problema principal.


    —Con esto concluye el interrogatorio, ahora lo que importa, ¿qué harán con él? -Pregunte de manera directa —Expulsarlo de los rebeldes, o dejarlo irse de aquí, es no solo la peor decisión, es una indirecta de ponernos a todos una soga en el cuello.


    Aunque Adil no haya dicho nada aun, no es difícil intuir que tomara la opción de encerrarlo hasta acabar con este conflicto, demasiada empatía hacia los suyos, así como muestra su lado brutal hacia sus enemigos, debería plantearse lo mismo con los traidores en sus filas. De repente la puerta es abierta, ingresando Amira a la habitación.


    —Concuerdo con Rozuel Drayt -Manifestó la propietaria de cabello turquesa —Adil, sabes muy bien lo que hay que hacer, esta traición, no puede perdonarse bajo ninguna excusa.


    —Lo se… -Contesto el líder de los rebeldes denotando pesadumbre.


    —Yo lo hare -Uno de sus hombres presentes se ofreció, desenfundando un sable a sus manos.


    —No… lo hare yo, es mi deber.


    Adil toma el sable y se sitúa a escasos centímetros en frente de Ihaj, el sometido hombre mira a su líder y cerrando sus ojos, baja la cabeza como si aceptara su destino. Salgo de la habitación, escuchando a Adil decir “Si tu mujer e hija siguen con vida, daré con ellos”, acto seguido, aun en el pasillo y con la puerta cerrada de la habitación, se oye el sonido del metal cortando carne y hueso, y algo pesado caer al suelo.


    __________________________________________________________________​


    Después de un baño rápido, me dirigí a mi habitación para descansar un rato, ha sido un día bastante largo, Riha quien compartía la misma habitación conmigo (en camas separadas) se encontraba afuera comiendo con el resto de compañía (Crok incluido). Yo tenía más sueño que hambre, cuando despertase, entonces me daré el gusto de comer a montón, por ahora, necesitaba realmente descansar.


    Amira me había comunicado, que, tras lo ocurrido hoy, Adil y sus hombres de más confianza, llevarían a cabo una indiscreta evaluación sobre la actitud de sus guerreros, examinar a fondo sus intenciones y buscar señales que revelen comportamientos sospechosos, en especial de los reclutas, algo como esto no puede repetirse.


    —“¿Alguien puede oírme?, ¿hola?”.


    Una voz femenina hizo eco en la habitación, mirando detenidamente su procedencia, noto que esta provenía de una esfera de cristal, era de aquella que alguna vez perteneció al asesinado Muhaqdad Yusuf. Dicha esfera al serme inútil y no tener pista de su utilidad, la había dejado en la habitación sobre un velador, y de pronto, una voz misteriosa femenina se manifiesta en el objeto.


    —“¿Hola?, si estas ahí, por favor, recoge el cristal, acércalo a tu boca y háblame”.


    De la misma forma en que Adil se comunicaba con Yusuf, luego de que aquel Kamodo le hizo entrega de una esfera como esta, esto era sospechoso, BASTANTE por no decirlo. Pero no podía evitar sentir curiosidad al respeto, ¿de quien era voz?, ¿de donde procedía realmente?, este objeto era solo un medio de comunicación, pero hay algo aparte que llama poderosamente mi atención.


    —No siento magia emitir en esa esfera de cristal…


    Nada de magia, nada de mana, de hecho, lo que percibo en esa esfera es…


    —Sincronía.


    La “Sincronía”, es la capacidad de un Esper para sentir a otro Esper o rastros de energía ESP en las cercanías, y en esa esfera de cristal, podía sentir en minúsculas proporciones, presencia de aquello que era ajeno a la fuerza sobrenatural de Avalia.


    —¿Podría ser…?


    Me acerqué lentamente hacia la esfera de cristal y la recogí.


    —Aquí Rozuel Drayt, ¿quien eres realmente?, Esper…


    Continuara…
     
  5. Threadmarks: CAPITULO 210 ¿ALIANZA ESPER?
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    2505
    CAPITULO 210 ¿ALIANZA ESPER?



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Una llamada imprevista, de una persona enigmática, pero una cosa era sospechosa y cierta, el medio por el cual intentaba comunicarse conmigo, una esfera de cristal, emitía una forma de energía del cual reconocía con familiaridad en mi anterior vida.


    —Sincronía.


    Había rastros de energía ESP en cantidades superficiales, tal percepción en torno a dicha presencia de energía no se hizo notorio hasta que aquello voz hablo sobre el cristalizado objeto. Tomé la esfera y me dispuse a intentar comunicarme con la misteriosa entidad femenina, incluso si eso supone una potencial trampa de por medio.


    —Aquí Rozuel Drayt, ¿quién eres realmente?, Esper…


    Un silencio incomodo inundo toda la habitación, fue tal la incomodidad que me quito considerablemente el sueño.


    —Rozuel Drayt, eres tú, “Mensajero del Reino de la Agonía” -La voz me hablo —No hay duda alguna, dijiste “esper”, ¿no es así?.


    —Si, ¿eso te dice algo?.


    La misteriosa mujer queda en silencio ante mi pregunta, pasan varios segundos, hasta que finalmente vuelve a hablar.


    —Los casquillos encontrados, la posibilidad de la presencia de armas de fuego modernos en este mundo, no había duda alguna… -Manifestó la mujer del cristal —Tal caso solo es posible con una habilidad ESP, ¿eres un esper?.


    —El hecho de que conozcas sobre ellos, ¿qué te hace a ti en todo esto? -Pregunte.


    —Si gozas de una buena percepción en torno al PSI, ya debería haberlo notado como un esper, el objeto con el cual te comunicas, esta imbuido discretamente con energía ESP -La mujer revelo.


    Como era de esperarse, el objeto cristalizado en cuestión ha sido tocado por los poderes de un esper.


    —¿Eres tu la esper responsable de hacerlo? -Fue mi siguiente pregunta.


    —Si, soy la esper responsable de la habilidad con la cual nos comunicamos -Confirma la enigmática mujer —Permíteme presentarme, soy Aleab, he esperado este ansioso momento para comunicarme contigo, Rozuel Drayt.


    Por su tono parecía ser una persona que se guardaba planes en la manga en torno a este encuentro, pero también, de ser una farsa para llevarme a caer en una trampa. Incluso si es un esper, no puedo confiar al 100% en alguien de inmediato, Crok es un reencarnado y me tomo su tiempo intentar confiar mínimamente en él.


    —Respóndeme esto, si eres un esper, eres un Trotamundos, ¿no?, ¿de que tipo eres?, ¿reencarnado o invocado?.


    Alguien que murió en su mundo natal y traslado aquí con un nuevo nacimiento (pero conservando su consciencia original), y el segundo tipo, de alguien que es traído a este mundo por poderosa magia de espacio y tiempo.


    —soy del tipo reencarnado, Monsieur Drayt -Aclaro mi duda.


    —“¿”Monsiur”?” -Replique aquella frase que dijo en mis pensamientos —¿Eres francesa?.


    —Franco-americana -Corrigió ella —Nací en un poblado llamado Barfleur, pero pasé casi toda la mayor parte de mi vida en Estados Unidos, prácticamente me crie más con el sistema americano que el francés.


    De modo que me he encontrado con un segundo trotamundos yanqui, aunque técnicamente es de origen francesa, parece tirar más por su lado americano que lo otro, pues su tono al hablar es más “americano”.


    —Debo suponer que también eres un Trotamundos reencarnado, según las descripciones en torno a ti, eres un niño -Dijo la tal Aleab.


    —Adolescente -Corregí de inmediato.


    —Era de esperarse, ningún “adolescente” de tan joven edad, mostraría tanta capacidad destructiva con una habilidad ESP, y mucho menos causar una masacre sobre una fortaleza prisión, al menos que seas alguna clase de psicópata en potencia -Opino la enigmática Trotamundos.


    —Guárdate tu análisis psicológico, ¿y dijiste masacre en la fortaleza prisión?, ¿lograron averiguar que fui el responsable de lo ocurrido en la fortaleza de Hayat?, ¿pero? ¿cómo?, todos murieron y quienes pudieron verme están aún más muerto -Expresé con incertidumbre.


    Los únicos que podrían haber sobrevivido, son aquellos que estaban fuera de la fortaleza, el ejército de 3000 hombres del fallecido Yusuf, aquello que me encargue utilizando Fosforo blanco gracias a “Materialización”. Dudo que haya acabado con todos, alguno ha de haber evitado el humo blanco y huir, pero, aun así, nadie pudo haberme visto, ¿cómo se enteraron entonces de mi identidad?.


    —El responsable de que tu identidad saliera a la luz ante Muer Afigad es el Muhaqdad conocido como el investigador Alnayits -Confirmo la mujer esper.


    Lo que me faltaba, mato a uno y en casi nada, ya tengo a un segundo Muhaqdad rastreándome, que maldito problema, pero ese nombre, ya lo he oído antes. Claro, el semihumano Beremita que conocía acerca de una “instalación secreta de investigación”, pero murió a manos de Yusuf antes de que pudiera contarnos algo del tema.


    —¿Cómo diablos averiguo mi nombre y aspecto?, ¿con alguna habilidad mágica? -Pregunte.


    —Tal y como dices, es con la ayuda de una habilidad mágica -Aleab corrobora ese punto.


    Aleab me cuenta que el Muhaqdad Yusuf contaba con una montura hecha para su persona, era un Anjaib, “camello-hiena demoniaco”, recuerdo haberlo visto montar en ese ser bípedo con cabeza de hiena, pelaje pardo con manchas junto a escamas y dos protuberancias en su cabeza en forma de cuerno. Según la mujer, el Anjaib de Yusuf es único en su tipo, porque era un Anjaib creado por este tal investigador Alnayits, eso me recordó algo dicho por las propias palabras de Yusuf al momento en que lo vencí.


    “—Creía que Alnayits era un monstruo inigualable… pero tú… -Expreso el moribundo Yusuf —Jamás… había sentido tanto dolor… desde que ese enfermo “investigador”… puso sus manos sobre mi… fue un dolor que jamás olvidare… ¡pero esto!...”


    El elemental de arena que formaba parte de él, según sus palabras, pudo ser obra ese Alnayits, de modo que trato con una clase de científico loco o algo por el estilo, pero lo que más me preocupa, es su habilidad especial.


    —¿Dices que ese tipo es capaz de meterse en la mente de alguien y leer todos sus recuerdos? -Pregunte.


    —Si, es la razón del como averiguo sobre ti, primero del Anjaib creado para el Muhaqdad Yusuf y después están dos sobrevivientes de su ejercito que consiguieron huir -Conto ella —Su habilidad le permitió ver sus recuerdos, de esa manera te “vio”, conoce tu nombre y lo que eres capaz.


    Ese Muhaqdad Alnayits es un problema serio, si cuenta con la habilidad de acceder a la memoria de alguien y ver todo lo que la persona conoce, eso representa un inmenso problema para nosotros. Las posibilidades de que atrape a un rebelde y consiga averiguar sobre su escondite en “el corazón del Oasis”, son bastantes altas.


    Si no han atacado este sitio, es por la medicina “milagro Yuzquell”, saben lo valiosa que es, y acabar con el linaje que cuenta con la capacidad de producirla seria perder totalmente tal valioso recurso, por no mencionar que de la familia de Yuzquell cuenta con cierto apoyo de la familia real. Pero si llegan a averiguar con pruebas de que aquí se esconden los rebeldes, no dudaran en actuar, dado a que el “corazón del oasis” se encuentra en un área cerca de donde la política Afigad se aplica, incluso ni la familia real podrá intervenir, si saben que Amira ayuda a “criminales insurgentes”. Posiblemente no la maten, quizás la esclavicen para evitar perder la medicina.


    —Por tu silencio, deduzco que sabes lo amenazante que es el investigador Alnayits por su habilidad -La mujer comento.


    —Lo bastante como para entender que ese tipo de morir cuanto antes -Concluí.


    —En ese caso, tenemos algo en común, también necesito que él muera, de hecho, me he comunicado contigo porque necesito un favor de ti.


    —¿Un favor?, ¿que clase de favor estamos hablando?, no puedo aceptar cumplir algo a la ligera, así como así, menos de alguien que acabo de conocer.


    —Necesito irme de este continente -Fue su favor principal.


    Aleab explico que estaba siendo perseguido por la Tartib-Qaede, una poderosa organización criminal de gran renombre cuya influencia y negocios está extendida en toda Sharya.


    —Actualmente trabajo como una “fiel sirvienta” de Muer Afigad, quien ha ocultado mi identidad a ellos -Relato —Pero… es obvio que solo era cuestión de tiempo, Muer solo me ve útil gracias a mi “don” que el piensa que es una magia única y especial, una lo suficientemente extraña para no ser percibido como tal.


    De esa manera ella oculto su habilidad ESP, disfrazándola como una habilidad mágica incapaz de ser percibida sensorialmente por nadie, pese a sus razones para querer pedir tal favor, me inquieta saber que trabajaba para ese Muer Afigad, nuestro objetivo principal.


    —Trabajas para el tipo cuya cabeza es nuestra meta prioritaria, ¿por qué debería seguir confiando en ti y no cortar toda comunicación contigo luego de habérmelo dicho? -Pregunte.


    —Porque si hubiera querido dar contigo desde un principio, habría llevado al investigador Alnayits en donde te encuentras, en “el corazón del Oasis”.


    Cuando pronuncio con correcta afirmación el lugar exacto donde me encontraba, sentí ciertos escalofríos.


    —Tú… ¿cómo lo averiguaste…?


    Pronto me di cuenta de ello, la misma esfera de cristal con el que me comunicaba, no solo actuaba como un medio de comunicación, también tenía cualidades de ser un rastreador.


    —Mi habilidad ESP me permite “marcar” objetos con mi PSI, y convertirlos en dispositivos de telecomunicación personal de larga distancia, así como también, puedo rastrear la localización de cada uno de los “dispositivos” -Confirmo ella.


    En pocas palabras, su habilidad puede convertir objetos inanimados en aparatos que cuentan con su propia frecuencia de telecomunicación semejante a un teléfono, además de ser capaz de rastrear la ubicación de tales dispositivos, una habilidad bastante conveniente para la logística, en especial militar.


    —Cuando descubrí la presencia de casquillos utilizados en la fortaleza Hayat, mi corazonada me llevo a sospechar sobre otro posible Trotamundos, uno que contaba con armas de fuego -Relata Aleab —Tu te llevaste uno de los “dispositivo” marcado por mi PSI, sin darte cuenta me diste tu localización en todo momento, pero nunca te delate.


    Según parece, al descubrir que fui capaz de eliminar a un Muhaqdad y contando con la potencia de armas de fuego moderno, me vio como un boleto de salida para este continente. Ella me confirmo con sus propias palabras que Tartib-Qaede y Muer Afigad están colaborando en secreto, de allí que ese gordo cuente con tantos recursos, Muer quiere hacer con el control del reino de Quíatar, y Tartib-Qaede contaría entonces con el control directo de toda una nación a través del Azim Alnabil.


    —Caramba, esto se ha vuelto más complicado de lo que esperaba -Opine.


    —Cuando Muer Afigad termine ganando, es más que probable que me entregue a Tartib-Qaede, ¿ahora entiendes porque estoy apostando por ti?, ayúdame, y yo te ayudare a ti, como a tus rebeldes -Propuso ella.


    —No son “mis rebeldes”, pero dime, ¿cómo puedes brindarnos tu ayuda? -Pregunte.


    —Muer Afigad y los suyos desconocen cierta “parte” sobre mi habilidad esper.


    El ejercito de Muer Afigad hace uso de muchas esferas de cristales marcados por el poder de Aleab, cuentan con la ventaja de una rápida comunicación entre las cadenas de mandos y sus principales bases militares como líderes. Pero he aquí la parte “oculta” que no dio a conocer a los demás, Aleab puede oír en su cabeza todas las comunicaciones llevada a cabo en dichos dispositivos, o, mejor dicho, espiar todas las telecomunicaciones llevada a cabo. Lógicamente, ella actúa como una especie de antena humana, su habilidad ESP permite que las esferas de cristales comuniquen entre si a través de ondas magnéticas, y ella es capaz de ser receptora de tales ondas, permitiéndole oír en secreto todo lo que dicen la fuerza militar de Muer en todo momento a través de los cristalizados objetos.


    —Les daré ubicación de interés, de las posiciones y estimado de los soldados apostados en determinados lugares y les revelare todos los planes llevado a cabo por ellos -Fue la ayuda que Aleab ofrecía brindar.


    Según Aleab, hacen un uso indispensable de las esferas de cristal, para dar reportes de las situaciones y llevar a cabo operaciones, permitiendo coordinar con otros grupos a la vez. Tal es la confianza de las fuerzas de Muer en esta ventaja de comunicación, que revelan al detalle sus posiciones, números de efectivos estimados y las maniobras llevadas a cabo.


    Aunque ya contábamos con el “Red Dasmo” como una red de inteligencia, no venia nada mal, poseer un “infiltrado” entre las filas enemigas, alguien que fuera capaz de informarnos en secreto sobre los movimientos del bando enemigo. Una operación de espionaje esplendida, tal factor de nuestra parte era sin duda algo a considerar bastante.


    —¿Qué dices?, ¿hacemos una alianza? -Propuso Aleab.


    Rechazarlo a estas alturas de partido seria un desperdicio, si de verdad fuera capaz de hacer lo que dice, me habría delatado con su “amo”, me da una leve “confianza” en ella por su procedencia de origen, pero nuevamente, no significaba que confiara plenamente en ella. Había riesgos en aceptarlo, consecuencias en confiar demasiado, pero las ganancias de considerarlo una propuesta validad, rendirían frutos considerables para los rebeldes y aumentaría mis posibilidades de conseguir largarme también de este continente.


    —Necesito hablarlo con los demás, no puedo tomar esta decisión aun -Fue mi respuesta de momento.


    No podía simplemente aceptar al instante, necesitaba llevar esto a Adil, Amira y el resto, además, si los rebeldes van a hacer uso de su “información”, es necesario dar a conocer de su presencia sobre ellos, para hacer más efectivo esta “colaboración”.


    —Muy bien, dejare que se los comuniques a tus “aliados” -Ella estuvo de acuerdo con mi condición.


    —¿Cómo y cuando nos volveremos a comunicar? -Pregunte.


    —Tanto a la mañana como la tarde estoy cerca de Muer Afigad, y poco es el tiempo que dispongo para alejarme de él, solo cuando anochezca, tendré todo el tiempo para mi y podre comunicarme contigo nuevamente.


    —Monumento… si pasas casi la mayor parte del día cerca de Muer Afigad, ¿entonces como podrás informarnos acerca de los movimientos del enemigo?.


    —Jejeje, lo sabrás a su momento, no te preocupes, tengo todo planeado.


    Con tal afirmación hacia que fuera más difícil de confiar en ella, si me escondía aun esa “planeación” suya, pero no quedaba otra, debo comunicárselo a Adil y al resto. Aunque existe la posibilidad de que al enterarse de que se trata de una “sirvienta” de ese gordo Azim Alnabil, quieran rechazar toda idea de colaborar con Aleab. Lo que me deja tener que poner de mi parte para que intenten “confiar” en ella.


    —Muy bien, en la siguiente medianoche nos volveremos a comunicar, ¿esta de acuerdo con eso? -Aclare.


    —Si, estoy de acuerdo -Confirmo la esper femenina.


    —En ese caso, te estaré esperando nuevamente, esper Aleab.


    —Lo mismo digo, Monsieur Drayt.


    Habíamos dado nuestros puntos y llegado a un acuerdo, ahora solo quedaba discutirlo con los demás.


    —Cierto, solo una cosa más, Rozuel Drayt.


    —¿Qué cosa?.


    —“Viva la Resistance”.


    Cuando exclamo aquella frase, no volvió a hablar, pasaron segundos y luego minutos, finalmente se había marchado, pero volveríamos a comunicarnos en la siguiente medianoche.


    Continuara…
     
  6. Threadmarks: CAPITULO 211 ESPIONAJE Y ACCIÓN
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    3203
    CAPITULO 211 ESPIONAJE Y ACCIÓN



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Después de la charla y acuerdo establecida con la enigmática Trotamundos llamada Aleab, opte por no dormir aun (por razones obvias) y contarle de ello a Adil como también a Amira (más tarde se los diría a Riha y Crok). Adil yacía en su habitación, estaba a punto de dormir cuando le notifique de lo ocurrido, no tardamos en buscar a Amira y discutir del tema.


    Los tres terminamos en la misma habitación donde se llevo a cabo la reunión de aquella vez para asaltar la Fortaleza Hasr, ahora el tema central era en torno a la Aleab, la enigmática servidora de Muer Afigad, que se ha ofrecido a cooperar con nosotros y espiar al enemigo. Por razones personales, tuve que ocultar su identidad como una Trotamundos, pero les conté como ella misma me ha confirmado que Muer y la organización criminal Tartib-Qaede, están colaborando.


    —No me extraña que ese maldito de Muer tenga tanto apoyo -Dijo la propietaria de pelo turquesa con cierta preocupación —Que realmente este cooperando con esa organización, Tartib-Qaede podría ser dueña de todo el reino de Quíatar a este paso.


    —Me preocupa más ese tal “Aleab”, no confió en ella -Opino el líder rebelde —Deberías destruir esa cosa cuanto antes -Señalo la esfera de cristal de mi mano.


    —¿Con que sentido debería hacerlo?, ya sabe de nuestra ubicación, no… esta de más decir, que ella lo lleva sabiendo desde que lo traje conmigo después de lo ocurrido en la fortaleza Hasr -Expuse —Y hasta ahora, los hombres de Muer no nos han invadido, lo que me dice que puede que aun no nos haya delatado.


    —¿Y si todo es obra de una trampa? -Pregunta Adil.


    —Rozuel, ¿confías tanto en ella?, ¿por qué? -Amira manifiesta sus dudas.


    Si les dijera que ella es una Trotamundos, como yo uno también, eso daría un apoyo notorio y relevante a la discusión, pudiendo tener la aprobación de los dos para confiar en Aleab. Pero no puedo exponerme de esa manera, debía convencerlos sin la necesidad de revelar tal verdad.


    —Una corazonada, solo digamos que después de ser casi envenado por uno de los nuestros, estoy apostando en ver si puedo confiar en esta “potencial aliada espía” -Fue mi respuesta en ello.


    Los dos sabían que “Red Dasmo” ya cumplía una función semejante de espiar al enemigo, pero contar con una espía capaz de escuchar en tiempo real todas las comunicaciones del ejercito de Muer era una oferta tentadora. Aleab misma ha asegurado que las fuerzas de Muer, dependen bastante del sistema de comunicación de su habilidad, ejerciéndolos en la forma de varias esferas de cristales.


    —Saber donde se movilizarán, la cantidad de tropas estimadas y con la mayor certeza de estar alerta para corroborar cuanto estén aproximándose al “Corazón Del Oasis” -Fue mi punto —El “Red Dasmo” es útil, una espía es doblemente útil.


    Amira estaba bastante convencida de esta “nueva aliada”, Adil por su parte, se lo pensaba demasiado por ser demasiado riesgoso, aunque tras los últimos acontecimientos (en referente al traidor), opto por apostar en mi idea de confiar en Aleab.


    —Tengo un terrible presentimiento, si soy sincero -Dijo Adil —Pero… viendo como va este conflicto, y que Tartib-Qaede esta involucrado en el asunto, tener todos los aliados posibles es la mejor alternativa, si queremos ganar esta maldita guerra.


    El dúo había aprobado entonces la colaboración con Aleab, de modo que ahora solo restaba esperar a la medianoche del siguiente día para volver a contactar con ella. Amira propuso que llegada la hora de volver en ponerse en contacto con Aleab, todos debemos hacerlo en esta misma sala, querían tener la oportunidad de hablar con ella también.


    La reunión finalizo, y yo por fin me dispuse a ir a mi habitación a dormir, encontrándome a una Lupian profundamente dormida después de una cena satisfactoria (por la sonrisa en su rostro, la comida le cayó de maravilla).


    —“Las cosas fueron bastante bien de lo que creí, solo falta volver a contactar con Aleab y cerrar el trato” -Pensé antes de cerrar los ojos y disponerme a dormir.


    __________________________________________________________________​


    Para el amanecer, me reuní con Riha y Crok para contarles a los dos sobre Aleab (omitiendo el detalle de que es una Trotamundos), de que esta noche contactare otra vez con ella, y que ambos deben estar presentes en la sala donde estuve ayer. Después de que se lo comunicara, Riha se retira a entrenar su puntería con un par de balas extras que hice (calidad inferior a las básicas, pero con la disposición de una mayor cantidad) para no perder su destreza con la pistola, además de entrenar su habilidad mágica para que su cuerpo se recupere cuanto antes del debilitamiento de mana. En cuanto a Crok, decidí comunicarle la verdad sobre el origen de nuestra supuesta aliada.


    —¿Una francesa? -Pregunto sorprendido el hombre amazona.


    —Franco-americana para ser más exacto -Corregí —Pero si, al igual que tú, es también una Trotamundos.


    —Si, pero es una esper, tiene una habilidad ESP como tú.


    —Touché.


    Crok no me mostraba reacciona a confiar en la tal Aleab, pero tampoco daba toda su aprobación, incluso sabiendo su origen, se mostraba mantener una postura neutral en cuanto a la decisión de depositar confianza en aquella mujer.


    —Si es una reencarnada, ¿de que año crees que sea ella? -Pregunto Crok —Ahora sabemos que cada Trotamundos puede venir de una época distinta.


    En efecto, yo provenía del año 2050, mientras que Crok nació en 1998, ¿de qué época será esta Trotamundos?, es una Esper, nos da una pista de que es del año 2016 en adelante (Fecha en que los Esper surgieron). ¿Seria alarmante enterarme de que pueda ser de una época mayor a la mía?, la verdad para mi seria todo lo contrario, siempre he querido saber que fue de la tierra después de que morí (en 2085), pero eso es solo una posibilidad, también puede ser de una época anterior, ya sea del 2030, 2040 o por ahí cerca.


    —Supongo que lo sabremos a su momento -Concluí, quedándonos los dos aquella incógnita.


    __________________________________________________________________​


    Corazón Del Oasis – 00:05 AM – Habitación del segundo piso…

    Era la hora acordada, Adil y Amira estaban aquí, como también Riha y Crok, también nos acompañaban algunos hombres de confianza del líder rebelde (mismos que estaban reunidos cuanto se interrogo al traidor y el planeamiento del asalto a la Fortaleza Hasr).


    —Es hora -Me dispuse a hablar en la esfera de cristal —Aleab, ¿estás ahí?.


    Un incomodo silencio inundo la habitación por casi un minuto.


    —“Estoy aquí” -Manifiesta ella su presencia en el artefacto cristalino.


    La charla llevo casi una hora y media, al principio Adil seguía reacio a confiar en ella, pero a poco, mientras intercambiaba diálogos con Aleab, se mostraba un poco más convencido de que “quizás” la colaboración con la Trotamundos seria idóneo. Amira por su parte ya estaba segura de depositar su confianza en la desconocida “espía”, eso le llevo a hacer la siguiente pregunta.


    —Tengo entendido de que casi todo el día estas cerca de Muer Afigad, ¿cómo podrías ayudarnos entonces a brindarnos información sobre lo que hace sus fuerzas con ese infeliz tan cerca? -Pregunto la propietaria —¿No corres el peligro de ser atrapada?.


    La noche es el único periodo donde Aleab se encontraba sola, en la comodidad de su habitación, pero según ella, había prometido brindar continuos informes en casi “todo momento” en torno a las fuerzas armadas al servicio de Muer.


    —“No se preocupen por eso, ahora que nos hemos puesto de acuerdo y confirmado esta alianza, solo queda hacer el resto” -Aclaro Aleab —“En unos días, obtendrán la respuesta que buscan, se harán con los medios para escuchar todas las comunicaciones de los soldados de Muer”.


    Ella no solo lo aseguraba, tenia total y absoluta confianza en sus palabras, casi al equivalente de una promesa, entonces debíamos esperar unos días, algo “sucederá” que nos permitirá entonces obtener lo que Aleab declaro.


    __________________________________________________________________​


    3 días después – Corazón del Oasis - mediodía…

    Nadie de los rebeldes actuó durante este periodo de tiempo, el “Red Dasmo” se mantuvo vigilando de que las fuerzas de Muer no estuvieran tan cerca de algunas bases de los rebeldes o del corazón del Oasis. Fue en ese mismo día, que una inesperada visita llego al establecimiento, toco las puertas y fue atendido por los siervos como empleados de Amira.


    Se presento antes todos, una joven muchacha de unos 20 años, corta cabellera marrón y vistiendo una elegante túnica que se asemejaba a una bailarina árabe, se presento como “Irza”, una sierva personal y fiel a Aleab. En sus manos llevaba un morral, del cual en su interior se encontraban 5 esferas de cristales, Irza no tardo en explicar el propósito de dichos objetos.


    —Mi ama ha asegurado, que, con estos objetos, podrán oír todo lo que los hombres de Muer digan en sus respetivas esferas de cristales personales -Afirmo la sierva.


    Las instrucciones para “activar” las esferas entregas por Irza eran simples, al tocar este solo con el dedo meñique, pronto voces empezaron a surgir del cristalino ítem, una voz masculina y que daba indicaciones de su posición, así como también de estar al mando de un numero de soldados a su disposición e intenciones. Aquello era un oficial o sargento con su propio grupo al mando de las fuerzas de Muer, revelando al dedillo tanto su localización y el estimado de efectivos a su lado. Irza toco las demás esferas, dando la manifestación de otras voces, otros soldados y más reportes.


    Los rebeldes habían adquirido una fuente útil de información, el cual era proporcionada por el propio enemigo como tal, Irza explico que para “desactivar” las voces del objeto, solo hacía falta volverlo a tocar únicamente con el dedo meñique. La sierva de Aleab, tras hacernos entrega de las esferas de cristales y explicar su uso, se retira para regresar discretamente con su ama.


    —Bueno, ¿ahora qué?.


    Adil se hizo cargo con sus hombres de confianza para “monitorear” toda palabra manifestada en las esferas de cristales, si algo de mucha relevancia se llega a oír en estas, junto a la intervención del “Red Dasmo”, era la hora de un asalto coordinado. Sin embargo, aun persistía el problema de las perdidas llevadas a cabo en el lado de los rebeldes, no se podían permitir tantas bajas y yo no podía hacer todo el trabajo por mi cuenta, ojalá hubiese una manera de aumentar el potencial de fuerzas de los rebeldes y reducir considerablemente tales perdidas (y sin recurrir a prestar mis armas).


    Con los pensamientos centrados en dicha problemática, al salir del corazón del oasis y caminar en el patio para tomar un poco de aire fresco, un exageradamente motivado Crok se me acerca corriendo llevando en sus manos una botella de vidrio con un liquido negro en su interior.


    —¡Roz, Roz, Roz mira esto! -El emocionalmente excitado hombre amazonas señalaba la botella en sus manos.


    —Si… puedo verlo Crok, cálmate un poco, pareces un adicto a la cafeína -Le conteste alentando a que bajara su entusiasmo un poco.


    —Si, si… me calmare un poco, solo… mira esto, ¿sabes lo que es esto?.


    Mirando detenidamente aquel liquido en el interior de la botella, su aspecto parecía muy aceitoso, lo que me llevo a abrir los ojos con inmensa impresión, porque comprendí entonces la naturaleza de aquel contenido negro.


    —¿Dónde encontraste esto? -Le pregunte.


    __________________________________________________________________​


    Cerca del Corazón del Oasis, se encontraba localizada una entrada a una cueva subterránea poco profunda, nos adentramos con una antorcha encendida a mano y en su interior fui guiado por Crok hasta llegar a una parte donde la cueva terminaba, pero en ese trayecto final estaba la principal atracción. Había un pozo del cual fluía más de ese liquido negro, esta burbujeaba y el olor que despedía era desagradable a más no poder, pero a Crok tal aroma no parecía afectarle en lo más mínimo. Cerca del pozo se encontraban cristales de luz iluminando dicha área, apagando la antorcha entonces.


    —¿Puedes creerlo?, ¡es real! -Dijo acercándose al pozo con dicho liquido —¡Es oro negro!, ¡oro negro! -Grito emocionado.


    Oro negro es una forma característica y popular de llamar al petróleo, habíamos dado con una reserva de esta ubicado en una cueva subterránea, no los habíamos descubierto, pues ya llevaba siendo utilizado hace tiempo. Según Crok, Amira y su gente, hace uso de este liquido negro para razones medicinales, como material para construcciones y como un aceite para ruedas de las carretas. Por los lugareños el petróleo es conocido para ellos como “Tafna”.


    —Jamás esperaría volver a ver esta maldita preciosidad en esta segunda vida -Dijo un emocionado Crok.


    —De verdad pareces amar el petróleo, y si considero tu origen de por medio… que estereotipo tan simple -Opine.


    —¿Qué? -Un confuso Crok pregunta.


    —Nada, solo ideas mías.


    Si bien, tal descubrimiento no era poco, realmente ver una fuente directa de esta valiosa sustancia es más que una buena noticia, la existencia del petróleo marcaria un punto vital en el futuro de este mundo. Pero ahora, en plena época de espadas, feudos y vehículos movidos por animales domesticados, será una larga espera.


    —Imagina las posibilidades con esto en manos -Un Crok motivado aseguro.


    —Siento romper tu burbuja de optimismo imaginario, pero esto no cambia nada a nuestro favor -Afirme crudamente —Aunque ahora tengamos acceso a una fuente de petróleo, eso no quiere decir que podamos contar de inmediato con la fuerza de “60 toneladas de democracia pura”, ese sueño esta muuuuuy lejos de momento.


    —Si, es cierto… me emocione demasiado por casi poco -El hombre amazona lo admite sin más —Es una verdadera pena que no pudiéramos explotar, aunque sea en lo más mínimo, su gran capacidad bélica.


    —“Explotar”, ¿eh?... -Replique aquello que dijo —Quizás… si… ¡es posible sacarle buen provecho a esto en esta guerra! -Afirmo con los brazos cruzados y una mirada ferviente en torno al petróleo.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Varios días después…

    Una localización ubicada en las cercanías de un pueblo de Quíatar, allí se encontraba montada un campamento militar del cual era custodiada por casi cien efectivos. Pero la fuerza real de tal puesto contaba con más soldados, ya que varios escuadrones partieron desde esta ubicación a hacer misiones de búsqueda y destrucción de cuarteles o campamentos rebeldes.


    —El escuadrón del sargento Yasqa volverá en un estimado de tres horas, señor -Un subordinado informa a su superior.


    —Excelente soldado, mantente al tanto del retorno de las fuerzas de búsqueda -El oficial mayor ordeno.


    —¡Si, mi oficial superior!.


    El oficial superior tenía un rango mayor al sargento, pero menor a un lugarteniente, dirigía todo el campamento militar establecido y las fuerzas encargadas de enviar en búsqueda de actividad rebelde que debía ser aniquilada. El puesto establecido, montaba con un muro de madera levantada hace una semana a su alrededor, con cuatro torres de vigilancia levantadas en cada uno de los lados para vigilar posible presencia enemiga en la cercanía.


    Con el caer de la noche, figuras sospechosas se acercan al campamento, era una fuerza rebelde, la componían tres docenas de guerreros, se estaban preparando para llevar a cabo su golpe. Dos arqueros se posicionaron cerca de las torres de vigilancia respetivas de uno de los lados extremos del muro de madera, tensando sus arcos al mismo tiempo.


    Los guardias asignados a vigilar las torres de vigilancia, estaban en solitaria en sus respetivos puestos, con la vista en frente y una lanza como escudo a la mano, pero con negligencia hacían una vigilancia de talla mediocre, bostezando y dando al descubierto signos de cansancio en su deber. Fue entonces que los arqueros dispararon a la vez sus flechas y asestan un golpe critico en los guardias, el primero en el cuello y el segundo en la cien.


    Acto seguido con un lado del campamento sin vigilancia y en plena oscuridad, los rebeldes montan el muro de madera sigilosamente de tal desprotegida parte y al escalarla ambos grupos, toman los puestos de vigilancia con sus respetivos vigilantes abatidos. En cada torre de vigilancia, lo ocupaban un total de 18 guerreros, un asalto se estaba por llevar a cabo.


    Pero los rebeldes en lugar de cargar con sus espadas y armas blancas que portaban consigo, estaban por utilizar otra herramienta para su cometido de erradicación, varios llegaban consigo numerosas bolsas de tela. En su interior cargaban con botella hechas de arcilla, la parte superior estaba tapada con un pedazo de tela y cada botella cargaba en su interior un liquido que aumentaba el peso de transporte de este.


    Los arqueros rebeldes atacaban desde la posición en la que se encontraban, liquidando primero a los guardias apostados en las torres de vigilancia restante, luego en soldados que patrullaban en los alrededores del campamento. Inevitablemente, algunos notan la agresión llevada a cabo por los guerreros rebeldes y dan la alarma.


    De las tiendas montadas salen dispersos en grandes cantidades el resto de los soldados del campamento, docenas y docenas de ellos, con el oficial superior al mando.


    —¡Esos malditos rebeldes se atreven a atacarnos de noche!, nos subestiman solo por tomarnos por sorpresa, ¡acaben con ellos! -Ordeno el mandamás de las fuerzas del campamento.


    Pronto los rebeldes se verían superados por los tiradores del enemigo, pero he aquí la sorpresa, ellos esperaban que las fuerzas del enemigo se agruparan fuera de las tiendas de campaña. Los rebeldes pronto llevaron a la mano cuchillos encantados cuya hoja estaba imbuida con simple magia de fuego, haciendo que la cuchilla emitiera una temperatura elevada.


    Con la hoja del cuchillo ardiendo a gran temperatura, la acercan a la tela que cubría la parte superior de las botellas de arcillas con el fin de encenderlas, con la tela quemándose, acto seguido arrojan entonces dicha botella hacia el enemigo. Las primeras caen en torno a escuadrones de arqueros, la botella de arcilla se parte en pedazos y fuego a montón es esparcido en gran volumen, una docena de estas desembocan un infierno entre las fuerzas del campamento.


    __________________________________________________________________​


    Ciudad de Naar´thue (Dominio principal de Muer Afigad) - Habitación de Aleab en la medianoche…

    En el suelo de la habitación se hallaba el cuerpo sin vida de una muchacha de 20 años, corta cabellera marrón y vistiendo una elegante túnica, aquella era la sirvienta de Aleab, Irza. El responsable de su muerte, era un hombre de 1,70 de altura, tez morena y cabellera gris, vestía una túnica blanca larga y llevaba puesto unas inusuales gafas de metal, aquel individuo era el Muhaqdad conocido como el “investigador Alnayits”.


    —Vaya, vaya, vaya… te has portado muy mal en estos días, Aleab -Declaro el Muhaqdad


    En el suelo, yacía totalmente sometida una mujer de cabello castaño con una cola de caballo y cuya vestimenta era una gruesa túnica marrón con blanco junto a un brazalete metálico dorado adherido a su cuello, era la misma Aleab. El brazalete de su cuello emitía un aura mágica con intensidad, provocándole un fuerte dolor a la mujer y haciendo que se encontrara totalmente vulnerable ante el Muhaqdad.


    —¿En serio creías que no iba a descubrir tu pequeña “alianza” con los rebeldes? -El investigador pregunto con una sádica expresión en el rostro.



    Continuara…
     
    Última edición: 13 Junio 2020
  7. Threadmarks: CAPITULO 212 CONTRAESPIONAJE Y REACCIÓN
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    3983
    CAPITULO 212 CONTRAESPIONAJE Y REACCIÓN



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    El fuego inundo buena parte del campamento militar, algunas tiendas fueron alcanzadas por las llamas, pero la mayor parte de estas, aunque cerca, no estaban en contacto y pudieron evitar convertirse en combustible para el fuego. Los soldados de las fuerzas militar de Muer Afigad por su parte, eran otra historia


    —¡Quema!, ¡quema!, ¡que alguien por favor me arroje agua! -Suplico el oficial superior.


    El líder del campamento había sido alcanzado por el fuego, sus brazos y una pierna estaban cubierto por las llamas, un mago en las cercanías con una piedra mágica de agua de esencia pura, hace uso de ella por su oficial superior. Invoca agua a través del ítem mágico que arroja hacia el mandamás, solo para observar abrumado como el agua apenas había conseguido apagar la mitad de las llamas, y pronto en cuestión de segundos, esta vuelve a extenderse en el cuerpo del oficial.


    —¿¡El agua es poco efectivo!?, ¿es alguna clase de fuego maldito? -El mago con la piedra mágica se pregunto aterrado —Momento… no… no detecto nada de magia en ese fuego, ¿¡esto es fuego ordinario!?.


    El “Tafna”, la forma en que el petróleo es conocido en Avalia, es altamente inflamable, pero con una propiedad de combustión casi comparable al napalm, arde con gran intensidad que precisa ser apagado con grandes concentraciones de agua. Los soldados del campamento poco o nada podían hacer con sus limitados recursos contra el fuego.


    Mientras algunos trataban de contenerlo, otros de apagar las llamas cercanas a ellos y algunos ya extendidos a alguno de sus miembros, los rebeldes hicieron uso de sus arcos, acabaron primero con todo potencial tirador del bando enemigo. Acto seguido, fueron directo al resto, si las llamas no los mato aun, las flechas de los rebeldes lo harían antes.


    El plan era simple, eliminar a todo el enemigo y saquear sus suministros, es por ello que para tener una ventaja bélica sobre el ejército de Muer Afigad (y mermar las bajas rebeldes), se recurrió a la utilización del “coctel molotov”. Una bomba incendiaria de fabricación casera, el Tafna jugó un papel fundamental en su elaboración y se utilizaron botellas de arcilla, dado a que la producción de su versión de cristal en los tiempos actuales de Avalia es más complicado de producir y obtener.


    Para fortuna de los rebeldes, El Corazón del Oasis contaba con un deposito de arcillas en uso, con personas que poseen el conocimiento necesario para moldearla y convertirla en los recipientes necesarios para el coctel molotov. En cuanto a la tela, la proporción para utilizar como mechero para cada botella es relativamente poca y ropa de que disponer, hay más que suficiente.


    Y finalmente, el no menos importantes, el objeto necesario para regenerar la flama que prendera la tela y dará rienda suelta a que el coctel molotov haga su trabajo, el cuchillo imbuido con magia de fuego. La magia aplicada en los cuchillos es del tipo “encantamiento”, pero en su forma más débil, no para generar fuego, sino para que la hoja del cuchillo se caliente a una temperatura lo suficiente para encender la tela de la botella. De esta manera, es factible y más fácil producir en masa cuchillos encantados de este tipo, pues su uso no esta destinado para luchar, sino para cumplir la función de ser un medio para encender la “mecha” (tela) del arma arrojadiza en cuestión.


    El objetivo de erradicar a los enemigos del campamento militar fue cumplido satisfactoriamente, pero el problema era esperar a que el fuego se consumiera, utilizando las propias herramientas de los abatidos objetivos, los rebeldes evitaron con piedras mágicas de agua las llamas llegaran a las tiendas aun intactas. El perder algunas tiendas, supone también perder los recursos que saquear, la combustión del Tafna tardo su tiempo en culminar, y dio rienda suelta a los rebeldes victoriosos de tomar todo objeto de valor en el lugar.


    Los habitantes del pueblo cercano al campamento militar de las fuerzas de Muer sintieron curiosidad por el humo avistado sobre el sitio, pero al percibir la presencia de rebeldes en el área, optan entonces por no involucrarse. Poco o nada tienen de aprecio a los soldados de Muer Afigad, por su vulgar comportamiento ante la población local, hace que por excelencia tengan mejor afecto por los rebeldes mismos.


    Con los soldados eliminados, varias carretas cargadas con camellos se acercan, eran compañeros de los rebeldes esperando el momento para llegar al campamento y cargar en estas, todos los recursos del vencido enemigo. El resultado fue más que excelente, el bando enemigo tuvo todas las bajas totales, y del lado rebelde, solo un herido moderado por una flecha (pero sobreviviría).


    Con la aplastante victoria de más de cien soldados de Muer Afigad contra solo tres docenas de efectivos rebeldes, el poder del coctel molotov no tarde en ser reconocido por las fuerzas de Adil y el resto. La producción de esta bomba incendiaria no tardo en multiplicarse, en secreto solicitaron el uso de otros depósitos de arcilla, fabricando más botellas, elaborando más cuchillos encantados con débil magia de fuego que por consejo de Crokrengunn lo llamaron “encendedor”.


    El coctel molotov se ganó una inmensa popularidad entre la facción rebelde, ¿pero que lo hacia especial?, en Avalia ya hay registros de objetos incendiarios arrojadizos que existen desde hace décadas, pero he aquí la diferencia. La mayoría de esos objetos arrojadizos en su mayoría emplean magia, ya fueran creados mediante herrería arcana (mediante cristales de mana o elemental de fuego) o alquimia (utilizando ingredientes mágicos inflamables naturales como el aceite de rana Fira).


    Otro detalle es la complejidad en su elaboración, ya fuera por herrería arcana o alquimia, se necesita un cierto grado de experiencia para poder elaborar tales productos, y es aquí donde el coctel molotov tiene su gran ventaja. Es tan sencillo de producir que no requiere casi nada de aprendizaje, su combustión puede superar con sencilla relatividad a la mayoría de los producidos mágicamente (pero no a bombas incendiarias mágicas que concentran gran poder de estallido).


    Claro que todo es gracias a la Tafna, sus propiedades inflamables la hacen prácticamente la esencia primordial de esta arma arrojadiza, lo que hace que los rebeldes protejan celosamente su ubicación y mantengan desde ahora una cantidad considerable de guardias apostadas cerca de la entrada a la cueva donde yace el pozo del valioso “oro negro”.


    En los siguientes días, más asentamientos fueron atacados por los rebeldes, mediante el “Red Dasmo” y las esferas de cristales entregados por la sirvienta de Aleab, ambos elementos aportaron una inmensa fuente de información que filtraba las ubicaciones de las fuerzas de Muer Afigad. A través de tácticas de emboscadas y con el coctel molotov produciéndose en masa, por cada dos rebeldes abatidos, el enemigo perdía cerca de 100 de sus tropas.


    Los soldados que lograron sobrevivir y escapar para contar sobre esta nueva arma a los suyos, les permitió entonces planificar una estrategia para lidiar con tal problemático fuego. Sin embargo, dado a la fuerte concentración del Tafna encendido, los soldados de Muer tenían que recurrir a utilizar poderosos hechizos de agua manifestados en pergaminos mágicos y eso aumentaba en creces su demanda.


    Los hechizos probaban ser exitosos para lidiar contra el fuego del coctel molotov, pero crear tales pergaminos en masa suponía un problema de producción, esto hacía que pocos escuadrones pudiesen hacerse con uno, y con pocos magos que contaban con habilidades propias centradas en el arte del agua, el resto debía bastarse solo con piedras mágicas de agua. Sin embargo, el coctel molotov siguió sembrando un terror considerable sobre sus enemigos, la moral de las fuerzas de Muer, aunque provocada, seguían en su buen punto aun firmes, brindando una tenaz lucha contra Adil y sus hombres.


    __________________________________________________________________​


    Ciudad de Naar´thue (Dominio principal de Muer Afigad) - Habitación de Aleab en la medianoche…

    Fue que un día, en una sola noche, el Muhaqdad conocido como “investigador Alnayits”, descubrió que Aleab trabaja en secreto con los rebeldes. Colándose a escondidas a la habitación de la Trotamundos, no tardeo en someter a la espía, mediante el brazalete dorado de su cuello, un fuerte dolor repercute en ella, quedando sumida en una sensación de debilitamiento físico.


    —¿En serio creías que no iba a descubrir tu pequeña “alianza” con los rebeldes? -El investigador pregunto con una sádica expresión en el rostro.


    —¿Cómo… como lo averiguaste?... -Una adolorida Aleab pregunto.


    Alnayits señalo el brazalete dorado, Aleab recuerdo que tal objeto le fue colocado por el mismo Muer Afigad, como un “seguro” para que ella no escapara de su palacio. Sin importar a donde fuera, si se alejaba lo suficiente o no pedía permiso para salir (con alguien vigilándole), el objeto mediante magia la sometería y de ser necesario la mataría. Prácticamente, era una sirvienta con un instrumento utilizados en esclavos.


    —Imposible… este brazalete me fue dado por Muer… ¿cómo es que tu…?


    —Tonta, ¿quién crees que fue el responsable de su creación? -Fue la incógnita de evidente respuesta arrojada por el Muhaqdad.


    Alnayits no solo era un guerrero, sino principalmente un erudito, sus conocimientos abarcaban la alquimia como también la herrería arcana, no seria extraño que él fuera el responsable de producir tal artefacto mágico en cuestión. Él mismo Muhaqdad no tardo en contarlo, que Muer Afigad le pidió personalmente un brazalete para mantener a raya a una sirviente suya, pero Alnayits pensó en alto. En lugar de crear un tradicional brazalete mágico, creo un inusual “brazalete” del tamaño para un cuello humano femenino, según sus palabras; “el dolor propio en dicha área le mostrará mejor como ser alguien obediente”, enfatizando que la desobediencia será menos probable si se aplica el hechizo de sometimiento en tal parte.


    —Esta cosa solo somete mi voluntad… ¿cómo podrías haberlo descubierto a través de esto…? -Fue la interrogante de Aleab.


    —En verdad eres una tontita, siendo mi creación ese artefacto, yo mismo he dedicado con ferviente devoción, ha añadir una cierta “cualidad” el cual solo yo puedo sacar provecho de este -Dejo en claro Alnayits —Un hechizo que me permite oír todo lo que dices a través de mi propia esfera de cristal.


    En sus manos, el Muhaqdad tenia una esfera de cristal que había sido enlazado mágicamente al brazalete del cuello de Aleab, su principal característica, es pronunciar en tiempo real, toda palabra que la joven diga (mientras se encuentra a una distancia estimada del objeto).


    —Todo este tiempo… ¿me has estado escuchando?... -Una inquieta Aleab pregunto.


    —No, era aburrido espiarte todo el tiempo, solo empecé a hacerlo de nuevo cuando observé que un día, tu sirvienta personal, salió del palacio de Afigad discretamente hacia una ubicación desconocida y sospechosa -Explico el Muhaqdad de cabellera gris y gafas de metal —Luego tu misma empezaste a delatarte en tu propia habitación, “espero que las esferas de cristal lleguen a salvo a Rozuel Drayt”.


    Aleab estaba abrumada, sin darse cuenta, ella misma era espiada por un Muhaqdad, utilizando una esfera de cristal como un medio para oírle, algo hilarante, considerando en la manera en que era usado su poder ESP. Pero para fortuna, él no oyó su conversación personal con Rozuel Drayt (donde revelaba su identidad como Trotamundos). Aquel hechizo para espiarle solo funciona si Alnayits se encuentra tocando la esfera de cristal, y solo empezó a volver a mostrar interés cuando su sirvienta personal, Irza, fue al Corazón del Oasis, a hacerle entrega de las esferas de cristales a los rebeldes, necesario para que estos espiaran a las fuerzas de Muer Afigad.


    —Ya seas que me mates o me delates a Muer… de todas maneras ya estaba condenada al principio -Dijo Aleab —Solo era cuestión de tiempo para que ese gordo me apuñalara por la espalda entregándome a la Tartib-Qaede.


    —Muy inteligente, de modo que preferías anticiparte y dar la puñalada primera -Le elogio Alnayits.


    —¿Acaso tu estas al tanto de que ese maldito de Muer trabaja para esa organización?.


    —Je, se mucho más de lo que crees, por algo soy un “investigador”.


    Alnayits tenias todas las cartas a favor para de manera verídica demostrar la labor de espionaje de Aleab y denunciar sus acciones como una traidora, a lo que el Azim Alnabil no tardaría en dar su sentencia. Los sucesos desembocarían en que Aleab sea ejecutada, pero el Muhaqdad aprovecharía para pedir un permiso oficial para “leer” los recuerdos de la traidora.


    —Como no eres de mi “propiedad”, es necesario que digas la frase “Te concedo mi permiso” en una sola oración, sin añadir otra palabra aparte antes o después, de esa manera tendré todos los requisitos para leer tus recuerdos -Dejo en claro el investigador.


    —Eso no va a ocurrir, si voy a morir, será llevándome todos mis recuerdos conmigo al reino de la agonía -Aseguro Aleab —Aunque sea propiedad de ese gordo miserable, aunque él pida permiso por mí, tu poder no funcionara, tiene que salir de mi boca o nada.


    Alnayits se hecha a reír, dando unos sarcásticos aplausos a la sirvienta del Azim Alnabil, luego este chasqueo los dedos y el dolor de la esper desaparece, para acto seguido, moverse contra su voluntad. El cuerpo de la muchacha se pone de pie por cuenta propia, y comienza también a pronunciar palabras sin que ella tuviera control alguno de sus acciones.


    — Te concedo… mi… permiso… -Fueron las palabras declaradas de la esper.


    Cuando Aleab recupero el control de su cuerpo, sintió un asqueante escalofrió en sí misma, que le hizo ponerse de rodillas y abrazarse con horror, porque había descubierto, que no solo Muer tenia dominio absoluto de su voluntad. Aquel Muhaqdad de imparable sed de conocimiento y curiosidad, también hacia de titiritero y ella, era la marioneta del cual tiraba esos hilos.


    —Uh, olvide añadir que también tengo la “autoridad” de controlar tus acciones -Aclaro Alnayits.


    El brazalete tenia como efecto principal “someter” su cuerpo a intensos dolores y debilitarle, cualquier bajo las ordenes de Muer, al ver a Aleab en actitud sospechosa o rebelde, tenia la autoridad de activar tal poder del collar y someterla al instante, o se haría automáticamente, si ella se alejaba del palacio (sin el permiso necesario para salir y supervisada). Pero solo una persona, contaba con la “autoridad” de manifestar la habilidad del artefacto mágico de controlar las acciones de Aleab, originalmente era Muer Afigad. Pero nuevamente, el Muhaqdad hace de las suyas y en secreto, él también contaba con la misma autoridad añadido en el artefacto mágico.


    —Tan sencillo, tan fácil -Acerco su mano izquierda a la frente de Aleab.


    Estaba en completa merced del Muhaqdad, cada recuerdo y conocimiento, el investigador solo tenia que hundir sus dedos y entonces todo ese saber formaría parte de su conocimiento también, pero entonces…


    —No, seria una oportunidad desperdiciada… -Alejo su mano de la esper.


    —¿A qué te refieres con “oportunidad desperdiciada”? -Una inquieta Aleab pregunto.


    —Rozuel Drayt está implicado directamente en esto -Expuso él —Tengo mejores planes, unos que no involucran a Muer Afigad.


    Sus intenciones eran evidentes, desde un principio, antes de que capturase al "Mensajero del Reino de la Agonía" y se lo entregara al Azim Alnabil al que servía, primero quería saciar su sed de conocimiento en torno al muchacho. Los extraños artefactos empleados por sus manos, aquel enigmático poder de la niebla blanca con la capacidad de aniquilar fácilmente un ejército de 3000 hombres. Su instinto como investigador le obligaba a investigar, descubrir e incorporar a su saber todo aquello que atestiguo.


    —Lo presiento, lo siento y lo sé, ese ghrayb tiene conocimientos… inusuales -Afirmo el Muhaqdad con una sonrisa eufórica —Lo quiero… lo quiero TODO…


    Su mirada luego se posa sobre una aterrorizada Aleab, los ojos del investigador denotaban una perturbadora felicidad, lentamente se acerco a ella hasta estar centímetros cara a cara.


    —¡Y TUUUUUU!... vas a ayudarme a llegar a él.


    __________________________________________________________________​


    El Corazón del Oasis – Herrería - 02:00 AM…

    A altas horas de la noche, Rozuel Drayt se encontraba dándole mantenimiento al rifle AK-47 y el M89SR, luego de haber repuesto la munición utilizada la ultima vez, como también agregar un poco más al inventario, en especial para la ametralladora PK. De pronto la puerta es abierta, con el ingreso de alguien al lugar.


    —Riha, si eres tú, ya te dije que estoy bien, terminare enseguida con esto y me iré a dormir -Aseguro el Trotamundos con el acompañar de un bostezo.


    —Tu amiga semihumana se encuentra durmiendo profundamente.


    Quien había ingresado a la herrería no era la Lupian, era una mujer con cabeza de chacal, y manos envuelto en pelaje, pero el resto de ella era totalmente humano, una Anubian. Su prenda era una especie de túnica que dejaba su torso al descubierto, donde vendas estaban envueltas sobre dicha parte, producto de las heridas de perdigones que anteriormente ella recibió de una escopeta de dos cañones.


    —Eres la protectora de Amira -Dice Rozuel recordando a la mujer de cabeza de chacal.


    —Namida -Replica ella su nombre —Hace unos días que ya puedo salir de la cama, pero por desgracia mi condición aun es algo… “frágil” para poder combatir de nuevo, puede que en una semana o dos ya esté completamente recuperada.


    —Tienes suerte de que tu lado de semihumana te ayude, la mayoría de los que reciben una herida semejante a la tuya, tardan meses en recuperarse por completo, o mueren por defecto -Con honestidad él chico declaro.


    —Je, sin rodeos, ¿eh?, bien, soy de los que prefieren oír las cosas directamente.


    La Anubian toma asiento, con deseos de llevar una charla con el Trotamundos.


    —Amira me conto sobre lo ocurrido después de que termine… incapacitada -Espeto ella.


    —Más que incapacitada, yo diría moribunda -Corrigió el esper —Tu “protegida”, me convenció de mala gana para hacerte un intento de cirugía, retirarte los proyectiles del arma con el que te dispare -Relato haciendo pausa un breve momento —No bromeo cuando digo, que estas viva de maldito milagro, en parte gracias a tu resistente biología como Anubian, de seguro si hubieras sido humana, habrías muerto.


    —Pero sobreviví, es lo que me importa -Expreso la Namida —Se que ayudaste a Amira en todo este tiempo… pero la herida en su ojo…


    —Fue cosa de Riha, en cuanto lo de ayudar a tu protegida, hice un trato con ella, mi ayuda, por su ayuda, es la única justificación por la que colaboro con Amira -Explico Rozuel.


    —No era necesario lastimarla, ¡eso fue un acto cruel! -Protesto ella con notoria disconformidad sobre la herida dejada a Amira —Ella… ya ha sufrido bastante.


    La mirada baja y los ojos de la Anubian expresaban una trágica melancolía, una dolencia emocional que yacía en lo más recóndito de sus recuerdos.


    —Quéjate lo que quieras, pero Riha no va a pedir perdón, menos yo, en lo que a mi respeta, hubiera hecho lo mismo, a alguien que me esclavice por un jodido mes entero -Opino el esper con un tono desdeñoso.


    La cara de la semihumana se tiñe de una faceta de indiferencia que dirige en su totalidad contra el Trotamundos.


    —Si supieras lo que ella tuvo que vivir hace 10 años… -Dijo la Anubian a medias.


    —Oh, los trágicos recuerdos del pasado -Replico el esper con desinterés —No es la primera historia oscura y lleno de infortunio que oigo, si quieres que empatice, cuéntala de una vez o déjame terminar lo que estoy haciendo en paz.


    —¿Cuál es tu problema? -Una enojada Namida pregunto.


    —¿Mi problema?, ¿cuál es el tuyo?.


    Una tensión se manifestó entre los dos, el esper seguía mostrando total desinterés en la conversación, pero la Anubian sentía con irritante sentimiento, una indignación sobre la persona que tenia en frente de sus ojos.


    —Vienes aquí quejándote, “mi Amira no merecía ese golpe, buaaa… eso fue innecesario” -Repitió Rozuel con un paródico tono —¿En verdad crees que me importa lo que piensas?, no voy a pedir perdón, y Riha te daría un puñetazo si le lo pidieras.


    —¡Pudieron haber dejado a Amira ciega de ese ojo! -Expreso ella su queja con evidente enfado.


    —Se nota que “aprecias” bastante a la propietaria, no soy quién para juzgar tu “relación” con ella, sin embargo, mi punto se mantiene firme, acéptalo de mala gana o simplemente, púdrete -Opino el esper —Además de que Amira la tuvo barato, más que dejarle un ojo morado, yo le habría dado un disparo en la pierna o en el brazo, ¡nadie que me convierta en esclavo, debería salir vivo después de lo que hizo!, pero… hice una excepción con ella, vuelvo a repetir, confórmate con lo que hay o púdrete.


    —¿Es que no tienes un ápice de arrepentimiento en todo este tiempo en que la has ayudado?, es necesario si queremos restablecer en plenitud su confianza por los ghrayb…


    Rozuel al escuchar la palabra “confianza” salir de la boca de Namida, se hecha a reír fuertemente.


    —¿“Confianza”?, ¿sabes cual es la mejor parte de dormir en una misma habitación con una Lupian al lado? -Fue la pregunta que planteo —Que, con sus sentidos de una audición más desarrollada, hace que sea más seguro dormir en la noche, ya sabes… por si alguien trata de colarse a la habitación mientras uno duerme, y de la nada, te terminan esclavizando con objetos en el cuerpo que suprimen tu voluntad, otra vez.


    —¿¡Realmente no confías para nada en Amira o alguno de nosotros!? -Pregunto una molesta Namida.


    —¿Acaso tu confías “plenamente” en mi o en Riha?.


    —No, no confió en ti… ni en la semihumana que lastimo a Amira -Declaro con un tono frio que rayaba al menosprecio.


    —¿Lo ves?, estamos a mano -Dejo en claro Rozuel —Solo asegúrense de cumplir su parte del trato cuando esto acabe, pero si llegan a traicionar su palabra… -Advierte el esper con un rostro serio y apático —Bueno… si puedo joder a ese Muer Afigad, no me importa añadir a los traidores que lo intenten también.


    —No te atrevas a poner una mano en Amira -Gruñidos salían de la boca de la semihumana.


    —Y ustedes, no se atrevan a intentar joderme -Fue la declaración dada de su parte.


    Cuando la tensión de hostilidad se intensifico en la sala, pronto esta se disipa con el abrirse de la puerta repentinamente y entrando un sirviente de Amira, que traía un mensaje urgente para Rozuel Drayt.


    —¡Rozuel Drayt!, ¡Adil me ha enviado a buscarte! -Explica el sirviente —Dicen que alguien llamada “Aleab” quiere hablar contigo.


    Rozuel fue llevado al segundo piso del Corazón del Oasis, en la misma habitación en donde hablo por ultima vez con la Trotamundos, nuevamente contacto de manera inesperada con ella, traía una noticia de último momento, una información de gran relevancia para los rebeldes.


    __________________________________________________________________​


    Ciudad de Naar´thue (Dominio principal de Muer Afigad) - Habitación de Aleab – Más de la 2 de la mañana…


    —Allí estará… en dos días aproximado… -Fue la declaración de Aleab mientras sostenía una esfera de cristal —Debo irme… alguien se acerca…


    Culmina abruptamente la conversación con el caer de ella de rodillas y soltando el objeto redondo de cristal, a su lado, yacía alguien sentando bebiendo vino de una mano, mientras que, con su restante, apuntaba sus dedos al brazalete del cuello de la joven de cabello castaño y cola de caballo. Era el mismo Alnayits, quien bebía apaciblemente, mientras que, con solo una mano, manipulaba el artefacto mágico de Aleab.


    —No fue tan difícil, ¿ves? -Comento un satisfecho Muhaqdad —Tu solo tenías que ser la voz, y yo las “palabras”.


    Aleab estaba desmoronada, física y psicológicamente, la manipulación de Alnayits dejo ciertas secuelas de mucho dolor en ella, sus ojos lagrimaban, a la vez que su cuerpo temblaba. Soldados que hacían uso de un turbante grueso que cubría todo el rostro entran a la habitación, apresando a la muchacha por orden del erudito.


    —Ahora, tengo un interesante Ghrayb que capturar -Proclamo un emocionado Alnayits.


    Continuara…
     
  8. Threadmarks: CAPITULO 213 NAVÍO ALUCINANTE
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    3343
    CAPITULO 213 NAVÍO ALUCINANTE



    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    —No bromeaba, en verdad hay uno aquí -Dije con incredulidad.


    —Nunca antes había estado tan cerca de uno -Comento una alucinada Lupian.


    —Este si es un operativo a la grande -Opino un Crok emocionado.


    Frente a nosotros se hallaba sobre tierra, un genuino barco de guerra volador, habían descendido y aterrizado cerca de un oasis para aprovisionarse de agua y algún que otro alimento del paraje.


    —La información de Aleab acertó, está aquí -Expuse con cierto regocijo.


    Dos horas después de que el sol saliese, habíamos llegado al lugar indicado, nos dijo que, en esta dirección exacta, un barco volador de guerra de la fuerza armada de Muer Afigad, aterrizaría aquí mismo para repostarse de agua en un oasis. Tal barco volador, era uno de los tantos que patrullaban los alrededores en busca de bases o asentamientos rebeldes y destruirlos.


    La información del barco de guerra volador era algo que no se podía conseguir de las bocas de los mismos soldados de Muer por medio de las esferas de cristales que la Trotamundos nos entregó a través de su sirvienta. Aleab, menciona que escucho una conversación en privado acerca de ello, dado que en ningún momento fue mencionado por las fuerzas de Muer en las esferas que poseían dichos soldados, haciendo imposible enterarse de ello. Pero he aquí ciertas incógnitas.


    —“¿Las patrullas de barcos voladores siempre tienen el habito de aterrizar para provisionarse en lugares remotos del desierto o este es solo una oportunidad única?” -Me pregunte con notoria duda.


    Si las patrullas ya han hecho alguna vez esto, ¿no deberían de informar a su gente?, o mínimo ya estar abastecido de antemano para no tener que hacer paradas absurdas como esta, por lo que se deja en claro, todo lo que hacen las fuerzas armadas de Muer, lo reportan al pie de la letra en los comunicadores de Aleab (esferas de cristal). Pero en esta ocasión, no fue el caso, lo que hace que esta oportunidad sea algo casual, surgido de repente, no negare que es una ocasión sublime para hacerse con un botín inmensurable (una unidad de combate aérea), pero no deja de parecer extraño y en parte sospechoso.


    Como es el que caso habitual en este tipo de operaciones, los tres (Riha, Crok y yo) nos dispusimos en llevarlo a cabo por nuestras cuentas, por supuesto, miembros rebeldes se encontraban en las cercanías. Cuando capturemos el barco, haremos una señal, Crok invocara su espírano águila “Predator” y volara en circulo en el cielo cerca de la posición de los rebeldes escondidos. Sera la indicación para que salgan y se hagan con el navío militar volador.


    —Recuerden, no debemos dañar DEMASIADO el barco, incapacitamos a los soldados en silencio, a cada uno de ellos -Indique la manera de proceder al grupo.


    —¿Cuánto crees que hayan protegiendo ese barco? -Pregunto Riha.


    —Debe haber una compañía allí, 100 soldados mínimo -Calculo el hombre amazona.


    En términos de equipamiento, contaba con el rifle M89SR para mí, Riha hacia uso de una Beretta 92 como siempre y Crok de la M16, cada uno con un silenciador propio equipado. Por supuesto los supresores de sonido llevan su buen tiempo de producir y cuento con tres actualmente, por no mencionar que el MIP (Movimiento de Influjo Priónico). De alguna manera residuos de ESP yacen entre las cámaras internas del mecanismo supresor, haciendo que la disminución del sonido tras el disparo fuera mayor, claro que esta la desventaja, de que el cañón del arma como también el silenciador requiere mantenimiento por la acumulación de suciedad o pueden presentar dificultad en su uso prolongado.


    Los tres nos encontrábamos en posición de cuerpo a tierra, con Riha a mi derecha y Crok la izquierda, a la vez, el Trotamundos americano observaba al enemigo con un telescopio, contando la cantidad de efectivos enemigos en los alrededores.


    —12 soldados en total apostado fuera del barco, transportando el agua en barriles y cocos, nadie vigila en la cubierta del barco -Reporto el hombre amazona.


    —¿Solo 12 soldados se encuentran fuera del barco?, muy poco para ser un escuadrón de 100 efectivos en totales, y es extraño que no haya uno solo haciendo guardia en la cubierta -Opine.


    La posición en la que se encontraban situado cada soldado fuera del barco, era ideal para una rápida eliminación de un arma discreta como el rifle M89SR, la mayoría estaban distanciado y cubriendo un estimado de perímetros en la zona. Con eso, fácilmente puedo liquidarlos uno a uno, y antes de que alguien descubra el cuerpo de alguno, puedo silenciarlo antes de que ocurra tal acto. Pero lo que llama mi atención, era la ausencia de personal en la cubierta de su transporte volador, tal parte del barco es lo suficiente útil para hacer de una torre de vigilancia en este, pero no había nadie.


    —El problema eran los 4 que están con los barriles, están demasiado cerca, si elimino a uno, no me dará tiempo para eliminar al resto rápido, los demás podrían alertar al resto -Concluí.


    —Riha y yo podemos eliminar a esos restantes -Propuso el hombre amazona.


    No encontrábamos a una distancia de 600 metros de la posición del oasis, Riha y Crok se acercarían sigilosamente, a la vez que elimino a los hostiles en las proximidades donde ellos se aproximan.


    —Tengan cuidado -Di luz verde para iniciar el procedimiento de este operativo.


    La Lupian y el Trotamundos americano agachados, emprendieron a acercarse haciendo uso de la arena para esconderse, la vestimenta de Crok estaba teñida con el color del arenoso paisaje dándole cierta ventaja de camuflaje (pero Riha no contaba con lo mismo). Apunte con el rifle M89SR al primer soldado que se encontraba a la suficiente distancia para poder avistar visualmente a los dos, nadie estaba muy cerca de él.


    ¡Bang!


    Un suprimido sonido asesino es expulsado del cañón, el primero de varios cae, nadie se percata, los dos continúan su avance en sigilo, y yo me ocupo de eliminar a aquellos posibles sin alertar al resto. Uno de los 4 hombres encargados de los barriles pronto mira a su alrededor, su cabeza volteaba a todas direcciones como si buscara a alguien.


    —Está buscando a los soldados que elimine.


    A la distancia en donde se encontraban ellos, la arena hacia un buen trabajo escondiéndolos, pero pronto aquel hombre eleva su voz para llamar a algunos de ellos, era inevitable, pronto se dará cuenta y la sospecha le hará entender la situación. Apunto entonces a ese individuo.


    —Chicos, les dejo el resto a ustedes…


    Cuando el hombre está próximo a descubrir visualmente el cuerpo de uno de los abatidos, mi mira estaba enfocado en él, aprete del gatillo y el disparo asesta con un tiro critico en el pecho, cuando este cae agonizando, el resto de los tres restantes se dan cuenta y reaccionan ante su afligido compañero. Pero antes de que gritasen de la conmoción o dieran la alarma, dos de ellos reciben disparos en la cabeza y cuello, el tercero dos balas en el pecho, eran Crok y Riha. Ya lo suficiente cerca, escondidos en el follaje, esperaron el momento y luego abrieron fuego, el hombre amazona elimino a dos y Riha al tercero con disparo en la zona cardiaca.


    —Zona despejada…


    Crok me hacía señales con el brazo de que el área estaba ausente de posibles hostiles en los alrededores, lo que me dio rienda suelta de acercarme discretamente y reunirme con ellos, estábamos a escasos metros de la rampa que daba con la entrada al barco. Mirándolo más de cerca, este contaba con 4 cañones mágicos apostados cada uno en un punto cardinal exacto.


    —Es un barco de guerra bastante costoso -Comento Crok.


    —¿Cómo lo sabes? -Riha pregunto.


    —Mi hogar era habitualmente asaltada por piratas y alguien alguna vez sirvió en el barco de uno donde conto su experiencia -Relata el hombre amazona —Por lo que se tiene entendido, el número de cañones mágicos de un barco de combate define la calidad de esta, por no mencionar lo caro que ya es hacerse con una, ya solo tres de esos cañones equivale en precio a un galeón entero.


    Que esta embarcación este tan bien equipada, demuestra lo valioso que es, con cuatro cañones mágicos equipados sin duda serán de alto rendimiento, no sé cómo le darán uso los rebeldes, pero tal navío volador será un aporte bélico considerable.


    —La entrada parece estar segura, sin vigilancia -Crok avisto con el telescopio.


    —No permiso olores sospechoso sobre la entrada al galeón -Notifico Riha.


    Sin contacto visual con el enemigo, o su aroma (ya fuera del metal de sus armas), tal grado de seguridad era un chiste, teníamos la entrada garantizada a la embarcación aérea mágica. Por supuesto, en esta parte no puedo contar con el M89SR, usar un arma semiautomática en un área con espacios cerrados sería muy arriesgado y estúpido.


    Eso me lleva a hacer uso del AK-47, pero el problema aquí es que no posee un supresor de sonido para dicha arma, haciendo que dependa totalmente de Crok y Riha para el sigilo. Solo hare uso del rifle de asalto en casos muy necesarios, como verme rodeado o un sorpresivo ataque que amenace mi vida. También además me equipe el “Intense Iron – Modo Standard” para un mejor apoyo físico y proveer protección a mi torso de paso.


    __________________________________________________________________​


    De la rampa llegamos a la cubierta del barco, nadie se encontraba en los alrededores, todos teníamos nuestra arma apuntando al frente, con un discreto avance y en total alerta.


    —Sin contacto -Aseguro Crok en voz baja.


    —Avancemos entonces -Sugerí.


    Bajando por unas escaleras, descendimos a una sala que daban a varias puertas, era fácil intuir que algunas deben llevar a los camarotes de sus tripulantes, otra al del capitán a cargo, otra al almacén en donde se guardan los recursos (comida y agua) y debe haber otras salas de interés como una armería. Pero el lugar al que buscamos, era donde se encontraba situado el núcleo de la embarcación mágica, aquel que hace posible su levitación en el aire.


    —¿Por cual vamos? -Pregunto Riha.


    Empezamos a revisar habitación por habitación, aunque queríamos dar con la sala donde yace el núcleo, el objetivo principal seguía siendo eliminar toda resistencia en el barco. La primera habitación que dimos era una que llevaba a varios camarotes, con camas pocas cómodas pero que cumplían además del suficiente espacio (aunque estrecho) para albergar docenas de personas para un sueño necesario. La siguiente puerta que cruzamos nos llevó a una habitación lujosa, era evidente que esta pertenecía al capitán por derecho. Otra habitación parecía ser una sala para el ocio, pues se encontraban dados en la habitación sobre una gran mesa, hacían hincapié a juegos básicos de azar llevados a cabo aquí.


    En todas las habitaciones que revisábamos, no había nadie, absolutamente NADIE, el navío aéreo estaba completamente vacío, miremos por donde miremos, lo que me llevo a plantear la siguiente pregunta.


    —“¿Acaso esos 12 hombres que estaban afuera y conseguimos aniquilar, eran toda la tripulación en sí?” -Pregunte con confusión e inquietud.


    Esto era demasiado sospechoso, bastante diría, ¿seria posible?, que un navío de guerra tan valioso disponga de tan poca tripulación, aunque parezca una noticia increíble, dado a que entonces nos haríamos casi inmediatamente con el barco. Sin embargo, no dejaba de tener un mal presentimiento, la escasa cantidad de resistencia, la facilidad con la que pudo eliminarse y que un barco volador de tan alta calidad sea puesto en manos de una tripulación pequeña como débil, ¿se supone que esto tiene sentido acaso?.


    Eventualmente dimos con una sala en especial, aquella que buscamos al principio, aquella donde albergaba el núcleo del barco, o más bien los núcleos (pues eran dos). Estaban situados en el interior de una especie de caldera, eran dos corazas esféricas de hierro y encantado con la magia, su tamaño aproximado media casi una cabeza humana. Las “calderas” como tal no emitían fuego, pero se observaba la presencia de una barrera alrededor que mantenía a los núcleos dentro, una medida de defensa para protegerlas.


    Desde este lugar, la magia se administra por todo el barco, permitiendo la levitación, el hecho de que tenga dos núcleos en lugar de uno, deja aun más en claro lo increíblemente valioso que esta embarcación. El número de núcleos mágicos determina la potencia tanto de vuelo, movimiento y resistencia de un barco volador, el número máximo que pueden albergar hasta la fecha es de 3. Cuatro cañones mágicos y dos núcleos principales, Muer Afigad si que equipa bastante bien a sus naves de guerra aéreas.


    —¡Miren un cofre! -Declaro la Lupian señalando una dirección.


    En efecto, en la misma sala de los núcleos, sobre la pared se encontraba un cofre de hierro, se veía viejo y oxidado.


    —¿Crees que tenga algo de valor adentro? -Crok pregunto.


    —Es similar a los anteriores -Exprese.


    —¿Anteriores? -Crok pregunto confuso.


    —¿No lo notaron?.


    En los camarotes de la tripulación había muchos baúles de madera, pero entre ellos resaltaba un cofre de hierro, en el del capitán había otro bien escondido bajo una tela y luego en la sala donde habían dados sobre una mesa, se encontraba otro también.


    —Si… es cierto, supongo que estaba más atento buscando a alguien que disparar que no me di cuenta -Se excuso Crok.


    —Es extraño… -Riha comenta —No siento el aroma de ese cofre, a pesar de estar hecho de hierro, de metal, no percibo olor alguno.


    De repente el cofre comienza a abrirse lentamente por cuenta propia, un gas incoloro y sin olor surge de su interior, inundando toda la sala en un segundo.


    —¿¡Veneno!? -Exclamo un alarmado Crok.


    —Es respirable… no me siento mal o débil -Una confusa Lupian noto al poder respirar el dichoso gas.


    —¿Por qué un cofre expulsaría un gas tan inusual que no hace nada?, ¿con que propo…?


    De repente todas las paredes comienzan a teñirse de una sustancia negra, una risa diabólica suena en mis oídos, miro a todas partes con el AK-47 apuntando al frente, Riha y Crok se ven alterados, asustados y nerviosos, ¿cómo termino todo así?. Hace solo casi nada, estábamos tranquilos y todo se veía normal, y de la nada, cosas extrañas de un ritmo sobrenatural surgen enseguida.


    —¡Chicos!, ¿¡escuchan esas voces infantiles!? -Pregunto un asustado hombre amazona.


    —¿¡Que son esos gritos de mujeres!?, ¿¡hay alguien en el barco siendo torturado a muerte!? -Una angustiada Riha pregunta.


    Voces infantiles y gritos de mujeres, los dos escuchaban cosas que yo no podía percibir, y yo, escuchaba cosas que ellos eran incapaces de percibirlo tampoco.


    —“¿Qué demonios esta ocurriendo aquí?” -Pregunte con inquietud.


    Ya fuera por la histeria del momento o la abrumante confusión mezclado con ansiedad, salí de la habitación, en lugar de llegar a la sala principal que conectaba con todas las puertas hacia las demás habitaciones o pisos inferiores del navío, di con otro lugar irreconocible. Una habitación estrecha, cuadros lleno pinturas con personajes de horrores ilustrados en ellos que por alguna razón me parecían familiar. Desde una pareja escalofriante frente a un orfanato con niños sombríos, un segundo orfanato con el dibujo de un sacerdote de sádica expresión con una cruz en la mano y un látigo en la otra, los niños a su alrededor presentaban manos con heridas punzantes en la palma, y el tercer cuadro, representaba a un grupo de matones de alguna banda delincuente, pero concebidos con una apariencia demoniaca.


    —¿¡Que clase de barco es este!?, ¡eso no tiene ningún sentido! -Exclame.


    Los personajes de los cuadros reían, estaban vivos, una carcajada diabólica era exhalado de sus tétricas bocas, dentaduras inhumanas era claramente visible en ellos, sus solas voces me inquietaban, me intranquilizaban y el estrés psicológico aumentaba.


    —¡Cállense!, ¡CÁLLENSE MALDITA SEA!.


    En vano era protestar, pues estos seguían riendo, incluso más fuerte, podía sentir como su endemoniada risa llegaba a mis tímpanos, un dolor horrido y repulsivo, mi rostro estaba cubierto de sudor por tal agonía auditiva. No lo soporte más y decidí hacer algo al respeto.


    —Si no van a callarse por las buenas… ¡ENTONCES LOS OBLIGARE POR LAS MALAS!.


    Apunte el AK-47 y dispare en la modalidad automática, dando en cada cuadro que reía, cuando uno de estos tétricos personajes era destruido, su angustiante risa se detenía, dispare y no me detuve hasta destruir el ultimo cuadro. El silencio inundo la habitación, pero lejos de estar en paz, una ansiedad hace eco en mi ser, pues otro fenómeno anormal surge.


    —Tienes que estar bromeando…


    Los cuadros destruidos sangraban, si, literalmente expulsaban sangre de las “heridas” que deje del rifle de asalto en ellos, cada uno empezó a brotar pequeñas cantidades, luego el volumen del liquido rojo que expulsaba incrementaba. No tarde en darme cuenta que la presión de sangre de los cuadros destruidos seguía aumentando e inundaban la habitación.


    —Tengo que salir aquí, tengo que salir de…


    Para cuando voltee, la puerta por la que llegue ya no estaba, había desaparecido sin dejar rastro mínimo de que hubo alguna, la incertidumbre me invade, pues todo el sitio empezó a inundarse. En cuestión de segundos, me encontraba nadando en sangre, o mejor dicho ahogándome en ella, en sentido literal.


    —¿Eh?... ¿puedo respirar?...


    Y sin previo aviso, mi respiración circula con normalidad aun encontrándome en el interior de un baño de aquella roja esencia vital de origen sobrenatural, podía respirar a la perfección.


    —“Ja ja ja… ¿aun no lo pillas?”.


    Una voz masculina llega a mis oídos, por su tono sonaba adulta, procedía a mis espaldas, al voltear, lo primero que pensé en ver fue un cuadro más grande, pronto me di cuenta de que era un espejo, pero no uno ordinario. Mi reflejo no estaba en dicho objeto, pues en el otro lado de las cristalizadas paredes se encontraba un tipo enigmático cuya apariencia era ocultada por sombras, lo único visible en él, eran las iniciales “ML” en su brazo derecho.


    —“Te han pillado chico, has caído derecho en su trampa”.


    —¿”Trampa”?, ¿de quién?.


    Toda la habitación tiembla, la sangre desaparece siendo absorbidos por numerosas grietas del suelo, el espejo se parte y la enigmática figura del hombre desaparece, números escombros caen sobre mí y por intuición me cubro con ambos brazos. Un flash repentino me deja ciego, mi vista se recupera momentáneamente, pero mi cuerpo se sienta muy débil e incapaz de moverse, yacía en posición boca arriba en el suelo con la cabeza inclinada a un lado.


    —¿Alguien acaba de despertar?, me sorprende que alguien haya conseguido librarse del efecto alucinógeno de la “Daturia Vellgi” -Oigo la voz de un hombre hablar —Por no mencionar que la dosis de ese gas, la cree para ser bastante fuerte, pero da igual, pues la mezcle con otros ingredientes alquímicos, aun si logro superar el efecto alucinógeno, cada una de las extremidades estará paralizada en su totalidad.


    No bromeaba, no podía mover mis brazos o piernas (mucho menos la cabeza), y la sensación de una fatiga o cansancio en exceso se hizo notorio en mí, ¿acaso ese gas contenía una droga con tales nocivos efectos?. Más importante, ¿quién era ese individuo?.


    —¿Te pesa el cuerpo?, ¿sientes sueño?, la somnolencia es otro de sus causas, es una medida preventiva en caso de que alguien consiguiera resistir a la alucinación.


    Era incapaz de voltear para ver quien era, pero no fue necesario, aquella persona se coloca en frente de mis ojos, ante mí se encontraba un joven de tez morena y cabellera gris, vestía una túnica blanca larga y llevaba puesto unas inusuales gafas de metal.


    —No hay duda alguna, eres tú -Dijo ese enigmático hombre —Dulces sueños muchacho, tú y yo, tendremos una larga e interesante platica cuando recobres el conocimiento, y ya no padezcas cansancio en exceso.


    Mis ojos se rinden, mi lucha para mantener mi consciencia se desvanece, el efecto de somnolencia me vence, ese sujeto de las gafas, todo esto… ahora lo entiendo. Nunca tuvimos oportunidad de tomar este barco volador, todo fue desde el principio planeado, habíamos caídos en una trampa.


    Continuara…
     
  9. Threadmarks: CAPITULO 214 EL MUHAQDAD ADICTO AL CONOCIMIENTO
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    4409
    CAPITULO 214 EL MUHAQDAD ADICTO AL CONOCIMIENTO



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    A un kilómetro de la posición del barco volador, aguardaba una carreta cargada con un camello de la cual la ocupaba cuatro individuos, cada uno era miembro de los rebeldes, su objetivo era esperar la señal de Rozuel y compañía. Todos ellos, tenían entre las filas de Adil, la experiencia necesaria para operar un barco de guerra volador.


    —No puede ser, ¡esto es grave! -Uno de los rebeldes exclamo con inquietud.


    —¿Qué sucede? -Su compañero a su lado pregunto atento.


    —Use mi habilidad para observar el terreno a su nuestro alrededor.


    El hombre preocupado era un mago, contaba con una habilidad especial que denominada “Centinela de la arena”, le permitía materializar un ojo mágico sobrenatural capaz de surcar en la arena del desierto como un pez y este podía trasladarse a un máximo de 300 metros a la redonda de su posición. Lo que el ojo viera, el mago también podía captarlo en uno de sus ojos como si de una cámara de seguridad fuera.


    —Mi “centinela de la arena”, ha captado un grupo de soldados marchando en dirección hacia el barco volador -Notifico el mago.


    —¿¡Que!?, ¿¡estas completamente seguro!? -Su amigo exaltado trato de calmarse e indagar más sobre el tema —¿Cuántos… cuantos son en total?.


    —30… 40… 50… ¡60!...


    Una fuerza de 60 soldados dirigiéndose hacia el barco volador, apuntaban a la misma dirección en donde se encontraba Rozuel y el resto, una confrontación directa contra ellos seria inevitable.


    —¡Debemos ir por el ghrayb rápidamente y huir de aquí! -Sugirió el rebelde a cargo de manejar el camello.


    Todos estaban a favor del plan, el jinete procede a mover la carreta a toda la velocidad posible brindada por el camello en dirección hacia el barco volador, esperando llegar antes que el escuadrón de soldados. Pero para su desagradable sorpresa, más soldados ya se encontraban apostados alrededor del dichoso barco.


    Todos guardaban la misma apariencia, docenas de soldados de túnicas ligeras y un grueso turbante que cubrían su rostro, portaban en dicha vestimenta el grabado de una estrella de ocho puntas. Entre los que se aproximaban y los que ya estaban en escena, podía contarse casi un total de 100 de ellos.


    —Son demasiados…


    Tanto el mago como el resto de los rebeldes en la carreta, se sentían impotente para actuar y ayudar al ghrayb, lanzarse de forma directa conllevaría una muerte segura para el cuarteto. Lo único que podían hacer por ellos, era informar a Adil y compañía, ese fue el plan de respaldo hasta que…


    —¿Qué es esta…?


    El mago percibe una presencia, pero de repente una fuerza hostil raja por sorpresa su garganta como el corte preciso de una espada, la sangre chorrea a grandes cantidades y la fatalidad de la herida culmina con su muerte en segundos. El camello también es asesinado en el transcurso, los tres rebeldes pronto se ven rodeado por cuatro de aquellos soldados con el rostro cubierto y el grabado de la estrella de ocho puntas.


    Los rebeldes poco o nada podían hacer, con el animal eliminado no tenían forma de huir, con el mago ejecutado siendo el mejor combatiente del grupo, sus posibilidades de siquiera conseguir huir o luchar eficientemente eran relativamente muy bajas. La mano de los cuatro soldados de rostro cubierto se convierte en literalmente cuchillas tan filosas como espadas. El sonido de la carne desgarrada y el grito de los rebeldes se sincronizan, toda la carreta se tiñe de abundante rojo.


    Del barco salen el Muhaqdad Alnayits, con tres de sus soldados cargando a cada uno del trio de Ghrayb (Rozuel, Riha y Crok).


    —Parece que tuvimos algunos invitados no deseados -El Muhaqdad se percata de la presencia de la carreta a distancia —Por fortuna, mis buenos soldados han solucionado este dilema con gran satisfacción, eso me hace bastante feliz. Bien, es hora de ir a “la apostata”.


    __________________________________________________________________​


    PERSPECTIVA: Rozuel Drayt


    Mis parpadeos se abren con pesadez, la oscuridad desaparece y la luz retorna a mis ojos, mi vista se recupera por completo, lo primero que avisto es encontrarme en una especie de mazmorra iluminado por piedras mágicas de luz. Luego me doy cuenta, de que estoy encadenado de pie, con los brazos, piernas y también el torso inmovilizados por un grillete, colocado de espalda contra una pared con la vista al frente


    Mirando a mis lados, observo que Riha yacía a mi izquierda y Crok a mi derecha, ambos en las mismas condiciones que yo, de pie, sobre la pared y con las extremidades inmovilizadas por grilletes (y una en el torso). Los dos aun continuaban profundamente dormidos o inconscientes, el efecto de esa droga era fuerte.


    —“Daturia Vellgi” -Pronuncio en mis pensamientos el nombre del alucinógeno al que caímos en sus efectos en aquella trampa.


    Recuerdo haber oído ese nombre antes, lo recuerdo perfectamente, la propia Liha Gramwind utilizo esa misma sustancia en la competencia entre aquelarres. Si mal no recuerdo, sintetizarlo alquímicamente en solo una pequeña dosis es muy difícil.


    —“Pero este tipo logro crear una vasta cantidad de esa cosa, puede que no solo haya cubierto en la habitación en donde estábamos, quizás lo puso en todo el barco o la mayor parte de este, por eso había tantos cofres similares” -Deduje en mis pensamientos.


    —Por tu mirada, puedo decir que estas analizando pensativamente sobre la artimaña en la que tú y tus compañeros han caído -Una voz hace eco en todo el lugar —Cierto, no tienes que preocuparte de que Aleab te haya traicionado, en realidad yo fácilmente descubrí que colaboraba con los rebeldes, e hice que contra toda su voluntad te condujera hacia ese barco volador.


    Aquel enigmático joven se aparece nuevamente enfrente de mí, un muchacho de tez morena y cabellera gris, vestido con una túnica blanca larga y utilizaba unas inusuales gafas de metal. El mismo del barco, el responsable de aquella trampa.


    —Ella también se encuentra encerrada aquí, en otra mazmorra, esperando su sentencia para después -Revelo.


    Maldita Aleab, por su culpa me encuentro metido en este aprieto, si dijo que la obligo a hacerme ir a ese barco volador que uso como señuelo, ¿eso quiere que las palabras que pronunciaba cuando nos contó sobre dicha embarcación aérea en realidad no eran suyas sino de este sujeto?.


    —¿Quién eres tú?.


    —Permíteme presentarme, soy el Muhaqdad conocido como el sabio Alnayits, pero para ti hare una excepción, tan solo dime Alnayits -El hombre se presento formalmente haciendo una reverencia —Te doy la bienvenida a mi hogar, “la apostata”, o más bien una de las mazmorras en donde llevo a mis preciados “invitados” para una “charla” más “personal”.


    Un Muhaqdad, y su nombre lo escuche por primera vez de un demonio Beremita, Adil me explico sin embargo quien era, ¿este sujeto es el presunto reconocido “investigador”?, a primera vista luce como alguien sus 20, pensé que con tal titulo seria un viejo canoso o algo por el estilo. Voltee para ver a mis compañeros nuevamente, seguían profundamente dormidos, no parece que fueran a despertar por un buen rato.


    —Es inútil, incluso si ellos despiertan, no podrán usar su magia para liberarse de esos grilletes, yo mismo los fabrique -Aclaro el investigador —No, no están hecho de Arcarnis, el metal capaz de anular la magia, coloque magia de debilitamiento mágico en cada uno de ellos, lo que hará que tengan una fuerza mágica incluso inferior a un Nivel D, el grado más bajo. Incluso tampoco podrás usar ese collar negro que tienes, si, me di cuenta que ese artefacto emana un considerable poder mágico, me encargué de los aspectos necesarios para garantizar de que no causaran resistencia inútil.


    Este tipo en verdad es un lastre precavido, Crok ya de por sí es un mago de nivel D, Riha es quien más seria afectada, pero aun así se encuentra bajo los efectos del debilitamiento de mana, dado a lo fuerte que eran estos grilletes, dudo que la fuerza natural de cada uno más sumado un fortalecimiento menor a un mago Nivel D, vaya a poder liberarnos. Al menos, ellos no pueden, pero yo…


    —Ahora podremos tener esa agradable e interesante charla, tú y yo -Dijo el investigador de gafas de metal tomando asiento en un banquillo.


    No estaba solo, la puerta por la que vino Alnayits, había dos sujetos de túnicas ligeras y un grueso turbante que llevaban su rostro cubierto, además de tener grabado una estrella de ocho puntas en tal ropa. Por sus posiciones y aspecto, deduzco que son soldados, ¿su fuerza personal?, esto complica las cosas.


    Mi poder ESP fácilmente puede liberarme de los grilletes, mi mano derecha que es la única con la capacidad de emitir mi habilidad, esta en pleno contacto con el grillete que aprisiona dicha extremidad. Pero aun que me libere, esta un gran problema, me encuentro totalmente desarmado, se me fue removido mis armas y el cinturón de cuero con los números bolsillos con el resto de mi equipo. Aunque consiguiera liberarme, fácilmente él o sus soldados podrían someterme.


    —“Tampoco puedo usar materialización, ya que no posee grandes cantidades de mana para alimentar dicha habilidad” -Pensé.


    Aunque usase Intense Iron tras liberarme de estas ataduras, no hay garantía de que pueda liberarme en una confrontación directa con este Muhaqdad, sin mis armas estoy prácticamente indefenso. Desconozco las capacidades de este sujeto, pero siendo un Muhaqdad, puedo asumir que enfrentarlo sin ninguna arma de fuego, sería una acción suicida.


    —Hmmm… muy pensativo, ¿buscando algún punto a tu favor en el escenario que te rodea que ayude en un potencial escape? -El investigador pregunto.


    Ese tiempo pareciera leerme la mente, me asombra que son solo verme a la cara, haya deducido las intenciones de mis pensamientos, aunque puede que mis propias facetas hayan revelado más de lo necesario, no por nada lo llaman investigador supongo.


    —Es inútil, según entiendo, incluso si logras liberarte, ¿cómo podrás hacerme frente sin tus preciadas “herramientas de combate”? -Saco a relucir dicha pregunta.


    —¿Qué has hecho con mis armas?.


    Alnayits sonríe ante mi pregunta y luego chasquea sus dedos, uno de los soldados parados sobre la puerta se mueve y acerca una mesa al lado del Muhaqdad, luego regresa a su posición original. Acto seguido, el investigador se pone de pie y camina hacia un rincón donde se encontraban unos sacos llenos diversos en el suelo, tomando algo de allí.


    —Aquí esta -Coloca sobre la mesa algo de mi importante interés.


    Era el AK-47, el muy infeliz logro hacerse con ella luego de dejarme fuera de combate, viéndolo fijamente, no parece haber sido manipulada, si es un investigador me temía que intentara “analizarlo”, ya fuera haciéndolo pedazos y estudiando sus mecanismos internos.


    —Debo añadir que este invento… ¡es magnífico! -Exclamo él con regocijo.


    Tomo el rifle de asalto en sus manos y manoseo el arma con inmensa fascinación, sus ojos de deleitaban con cada detalle de esta, se veía como un amor repugnante, yo seré alguien que le fascina las armas, pero no este grado de vergüenza ajena. Casi parece un maldito desquiciado con todos los requisitos para ser internado en un asilo de dementes.


    —Cada proporción, el tamaño, la comodidad para sostenerla y su capacidad de combate…


    Alnayits chasque nuevamente los dedos y uno de sus soldados coloca un muñeco de madera decorado sobre un soporte de hierro, el investigador pronto con el rifle en sus manos, apunte con el arma y jala del gatillo disparando contra el muñeco, asestando en el pecho de este. Torpemente hizo un disparo en su modalidad de ráfaga, haciendo que dos de los tres disparos dieran sobre la pared y el tercero en el muñeco de madera, pero lo que me inquietad de todo esto, es como aprendió a usarlo.


    La posición con la que disparaba era la de un novato, el retroceso le afecto bastante, pero en gran medida, sabia de donde disparaba el arma como también de donde presionar el dedo para que este ejecutase el disparo. Quizás lo comparo con el mecanismo de una ballesta, dándole una inmensa pista de como funciona, pero no dejaba de asombrarme en parte que alguien más a mí, usara mis creaciones sin siquiera haber oído como utilizarlas. Eso me molestaba e irritaba, mi creación en manos de un completo desconocido, y peor, de un infeliz que era mi enemigo por definición.


    —Potente, precisa, fácil de utilizar y el mejor de los detalles… no depende de magia -Describió cada uno de los rasgos del arma.


    No tardo en descubrir que el rifle de asalto era un arma ajena al uso de la magia, lo que llamó poderosamente la atención de este desquiciado investigador, su rostro desbordaba un excesivo jubilo. Casi parecía un maniático, o, mejor dicho, nada tenia para compararse a uno, si tiene un afán por la investigación como dicta su título, esto es grave.


    —Tal pieza, tal creación… no, no es algo solo especial… ¡es revolucionario! -Declaro con un rostro extasiado —¡Tal tecnología es única en su tipo!, ¡una poderosa herramienta de combate que no precisa magia en lo más mínimo!, ¡jamás creí que vería tal magistral obra con mis ojos!, en un mundo donde la magia lo es todo… pero yo tenia razón… ¡es posible crear algo revolucionario sin necesidad de magia!, la ciencia puede prescindir de ella, ¡la innovación y la creatividad!, ¡esta arma es una prueba de ello!, ¡es una fidedigna existencia que demuestra que la tecnología puede avanzar a grandes rasgos sin necesidad de la magia!, así como la magia mejora con los diversos herramientas y artefactos que dependen de tal fuente… también lo harán aquellas que no dependan del mana, esto no solo es un arma no mágica de gran poder… ¡es un testimonio del potencial que puede conseguirse en la rama de la ciencia no mágica!, ¡¡y esta ante mí, en mis manos y es real, totalmente REAL!!...


    Este tipo exhalaba una felicidad que rallaba literalmente en lo absurdo, casi para darle un infarto de tanto jubilo (que seria algo beneficio para mi), su rostro enrojecido por solo tener mi AK-47 en sus manos y la manera en que jadeaba con intensidad. Que repulsivo, este sujeto que parece “amar” la investigación en torno a la ciencia y tecnología, tiene un habito por tal conocimiento que desembocaba con firmeza en sus expresiones, una adicción por este, una muy enfermiza.


    —Oh, vaya… -El Muhaqdad calma su emoción como respiración, tornando su rostro a la normalidad —Creo que te he mostrado una faceta incomodad de mí.


    —Claro, como si encerrarme aquí contra mi voluntad y encadenado, ya contara como una “faceta agradable” de ti -Opine —Déjame adivinar, eres uno de esos “eruditos” que babean por cosas que tengan que ver con conocimientos “únicos”.


    —Este mundo… me es imperfecto, primitivo, quiero “moldearlo” -Confeso él —Es por ello que, en mis planes, abarcare el uso de este tipo de herramienta, para facilitar mi plan.


    “Quiero moldearlo”, con esa declaración que dio ya me imaginaba sus propósitos, otro imbécil con aspiración de dominio mundial, al ver las capacidades de mi rifle de asalto, es fácil suponer que quiere replicarlo en masa y equiparlo en su propio ejército. Mientras me percataba de ello, note algo de improviso, el anillo mágico de plata del cristal turquesa no estaba en mi dedo anular. Es decir, estoy hablando con este tipo, en mi idioma nativo de mi continente, y él, puede hablarlo con total fluidez, conque un sabio, ¿eh?.


    —Por supuesto no es el único artefacto interesante -Añadió el Muhaqdad de lentes de metal.


    Sobre le mesa coloco el M16 que Crok utiliza, y las pistolas Beretta 92 junto a la Desert Eagle que Riha empuña, junto además del cinturón de cuero con los numerosos bolsillos, deleitándose a la vista como tacto con las canicas metálicas de su interior.


    —Estas armas tienen el mismo fundamento que la primera, puedo deducir que existen más modelos como este con características propias y puntos fuertes, como por ejemplo… ¿podría incluso haber uno dedicado exclusivamente a usarse a largas distancia y con la capacidad de superar excesivamente el rango de un propio arco imbuido con magia? -Dedujo como incógnita el excéntrico sabio.


    Con cada observación y análisis físico que les daba a las armas como canicas, el investigaba poco a poco su mecanismo por completo, pero sin importar cuanto viese, era difícil que lograse descifrar todos los detalles de su creación al 100% o siquiera la mitad de este.


    —Podría intentar hacer un exhaustivo análisis a fondo de tales obras maestras de tecnología, pero arriesgarme a dañar tales creaciones y descubrir poco… es un riesgo difícil de concebir —Expreso para luego mirarme fijamente con una siniestra sonrisa —Pero… las cosas se facilitan cuando tienes al creador mismo de tales artefactos, en persona.


    Aun con mi edad y juvenil apariencia, no dudo un solo instante de que yo era el auténtico dueño como creador de tales armas.


    —El nivel “complejidad” de estas invenciones, sobresale enormemente mis capacidades de deducción, pero algo es seguro… -Dijo Alnayits —Esto no fueron creados por medios normales.


    Con esa declaración se me hacía difícil no ponerme algo nervioso, desconozco si este tipo conoce sobre la existencia de los esper, es probable que no, de lo contrario no habría tardado en hablar del tema. Si tiene alguna forma de controlar la voluntad de Aleab, parece que aún no descubrió su identidad como tal, un sujeto como este, un demente amante del conocimiento como este tipo, me recuerda a cierta mujer.


    Bajo ningún concepto puede enterarse en ninguna circunstancia, sobre mi identidad como esper, el solo hecho de que descubra que exista otra fuente de energía ajena al mana, tal conocimiento en manos de este sabio maniático es catastrófico. A comparación de Pirer, era un alfeñique, pero no uno que pudiera subestimar, no sabría de lo que podría ser capaz, si adquiriera el saber de las armas de fuego y más aún, de las habilidades ESP.


    —Iré directo al grano, ¿cómo has conseguido fabricar esto? -Me pregunto.


    —Con amor y arcoíris -Fue la respuesta que le di.


    —Jajaja, tiene sentidos del humor, eso es bueno -El investigador se tomó mi contestación con toda gracia —Esta bien, no es necesario que me lo cuentes tú.


    —Si esperas que alguno de ellos sepa algo, siento decepcionarte, soy el único que conoce en todo detalle sobre mis propias creaciones -Le aclare —Ellos solo la utilizan con mi permiso, es todo.


    —No te preocupes, pienso conocer a “detalle” todo lo que saben los tres.


    Por la forma en que lo decía, esto no me gustaba, tenia ese desagradable presentimiento, una alarma con la alerta roja sonando en mi cabeza a gran volumen, este tipo… sea lo que estaba planeando, ¿realmente podría sacarme la información a la fuerza?. Ahora que me percato mejor, su cuerpo emana una cantidad de mana que no era normal, sin duda es un mago, tiene por lo tanto alguna habilidad mágica, ¿será una que le sirva para ese propósito?, esto es grave, gravísimo.


    —¿Sabes que dice aquí? -El investigador me enseño un trozo de papel.


    En él ponía un escrito en el idioma que hablaba, en tal trozo estaba grabado la oración “Te concedo mi permiso”.


    —¿Y bien?, ¿sabes que dice aquí?, ¿lo escribí bien?, hablar el idioma de los nativos de Gresswold ya es una cosa, pero escribirlo es… algo más complicado -Opino Alnayits.


    ¿Por qué querría presumir de su escritura haciendo que leyera lo que pone en ese trozo de papel?, y esa frase, “Te concedo mi permiso”, la sola forma en que se pronuncia “concedo” y “permiso”. Él… esta como si insistiera que dijera esa frase, sospechoso, esto es bastante sospechoso, hace que parezca que quisiera enseñarme lo bien que escribe el idioma nativo de Gresswold. Pero aquí, hay gato encerrado… no, más bien hay un maniático astuto con un truco oculto.


    —Si, se lo que pone allí, dice… “vete al diablo, afeminado de cabello gris” -Manifesté con mis palabras.


    Alnayits tras mi pronunciación, pone un rostro imparcial, carente de emoción o muestra expresiva, para a los pocos segundos soltar aquel trozo de papel y echarse a reír.


    —Tienes el don de la comedia -Comento un jovial Muhaqdad —Subestime tus capacidades de razonamiento, estoy perplejo.


    Entonces realmente quería que leyera lo que ponía en esa nota, frustre su plan, pero aún seguía el principal problema de estar encerrado aquí, como encadenado y desarmado. Ruidos familiares se oyen a mis dos lados, Riha y Crok, finalmente habían recobrado el conocimiento.


    —¿Qué… que paso?, lo ultimo que recuerdo… -Crok al abrir sus ojos completamente, mira a su alrededor, analizando la situación rápidamente —Oh diablos, ¿hace cuánto estamos aquí?


    —Yo acabo de despertar hace un rato, así que ni idea -Le conteste.


    —¿Dónde estamos? -Una confusa Lupian pregunta.


    —En la guarida del “malo maloso” -Crok afirmo con humorística expresión.


    Riha tracto en vano quitarse los grilletes, tanto con su fuerza natural como con fortalecimiento, pero fue demasiado para la joven semihumana, quien se mostraba totalmente intranquila. En cuanto a Crok, era todo lo contrario, mantenía una actitud firme y relajada.


    —Justo a tiempo, me gustaría platicar con ustedes dos también -Un sonriente Alnayits les comunico.


    —Y yo quisiera darte un puñetazo en la cara, bueno también un rodillazo -Con honestidad replico el hombre amazona —El hecho de que pueda entenderte, eres entonces capaz de hablar como también entender nuestro idioma original.


    —¡Miserable y cobarde!, ¡enfréntame cara a cara! -La Lupian le lanzaba provocaciones.


    —Es una mala idea Riha, ese tipo es un Muhaqdad, y no creo que, por su forma de verse, se dedique solo a leer libros -Les revele tanto a ella como a Crok.


    —Que bien, un ñoño con experiencia de combatiente real, el día mejora -Expreso son sarcasmo el hombre amazona.


    —Jajaja… ustedes dos son bastante entretenidos -Opino Alnayits —A ti te dejare de ultimo -Declaro aquella frase para Crok.


    —Guardas lo mejor para el final, ¿eh? -Un bromista Crok comento.


    —No, creo que solo voy a usar tu cuerpo para experimentos mortales -Expuso el investigador con sinceridad.


    —Y mastate el ambiente…


    Ignorando por completo al hombre amazona y a mí, enfoco entonces toda su atención en la Lupian.


    —Hmmm… he leído sobre tu raza, Lupian, semihumanos con aspecto de lobos humanoides nativos de Gresswold -Describió el investigador con sumo interés —Según los recompilados, existen cuatro clanes de tu tipo, cada uno con una habilidad mágica de nacimiento propio de dicho clan -Hizo pausa un momento —Tus rasgos… eres una Lupian del clan “colmillo de acero”, cuentas con la habilidad de materializar acero en tu propio cuerpo e incluso alterar tu propia piel con la dureza de dicho metal.


    —¡En cuanto me saques de aquí, te demostrare lo letal que es el acero de mis colmillos! -Gruñidos e ira era expulsado de la boca de la semihumana.


    —Por más impresionante que sean los de tu clase, una bestia seguirá siendo una bestia -Opino el investigador con un suspiro de desilusión —Dime bestia, ¿sabes al menos leer?, ¿sabes que pone aquí?.


    —¿“Te concedo mi permiso”?... ¿qué significa eso?


    Riha había leído aquel trozo de papel que yo me negué a pronunciar, el investigador lo había levantado del suelo sin que me diera cuenta.


    —¡RIHA NO…!


    Era tarde, no reaccione a tiempo para advertirle, el infeliz hizo que pronunciara aquella palabra.


    —Bien, para ser una bestia, al menos sabes leer -Tras decir aquellas palabras volteo para mirarme fijamente —Puedes cambiar de idea, ya sabes, pronunciar lo que pone aquí -Señalo el trozo de papel —Si no quieres, no te obligare a punta de golpes o latigazos, existen otros medios para ceder a la presión.


    —¿De que esta hablando? -La Lupian estaba totalmente confusa.


    Lentamente Alnayits empezó a acercar su mano derecha a la Lupian, la semihumana pronto convirtió todo ese iracundo sentimiento que sentía sobre el Muhaqdad, en puro miedo. Su cuerpo temblaba, estaba experimentando un terror intenso, sus instintos de bestia se lo advertía, este sujeto estaba por hacerla algo que pudiera dejarle en un posible estado fatal.


    —No… aléjate… ¡maldición! -Como descontrolado animal se dejó llevar por el miedo, forzando bruscamente a agitar sus extremidades con intenciones de liberarse, incluso si eso significaba lastimarse inútilmente y no conseguir su propósito —¡No!, ¡no…!


    —Ya casi llego… -La mano de Alnayits estaba a escasos centímetros del rostro de la Lupian, apuntaba a tocar su frente —Un poco… más… casi…


    La semihumana en total pavor seguía sacudiéndose, intentando liberarse, era su más primitivo instinto animal dominado por el miedo, forcejear demasiado empezó a hacer que los grilletes lastimaran sus brazos y piernas, hasta el punto de empezar a sangrar levemente. Escuchar los gritos de terror de Riha me hacían sentir desasosiego, una intranquilidad emocional casi tan equiparable a la impotencia, me sentía… como si me desmoronara psicológicamente, hasta el punto de apretar mis dientes de la frustración con tal de contener tal malestar de naturaleza mental que carcomía mi cabeza.


    —¡No…!... ¡NOOO…!


    Pero era inútil seguir luchando para ignorar esa pesada aflicción…


    —¡¡¡TE CONCEDO MI PERMISO!!!...


    Exclame a todo pulmón aquella oración, Alnayits se detuvo de inmediato y alejo su mano de la Lupian, el pánico de Riha disminuía, dejo de agitar bruscamente y lastimarse los brazos y sus piernas, pero aun le temblaba el cuerpo. El investigador ignora a Riha y vuelve a situarse frente a mí, cara a cara.


    —La psicología es una herramienta que a veces puede ser de lo más macabra, ¿no lo crees? -Le pregunto un regocijado Alnayits.


    No sé qué en estaba pensando, tal estupidez que cometí, la forma en que cedi, en que actúe… no fue por mero razonamiento, mi cuerpo lo hizo y reacciono, dirigido por mis propias emociones. Ya perdí casi todo un brazo, cuando me deje llevar por el lado emocional de la venganza, ceder ahora para salvar a un compañero, ¿tan idiota y sentimental me he puesto?, ahora… ¿cuánto perderé por haber cometido este error otra vez?.


    —No perdamos más el tiempo -Expreso un emocionado Alnayits con una sádica sonrisa —Ahora vayamos al fondo, de ese “conocimiento” que posees.


    Levanto su mano derecha y sin demora, fue rápidamente a mi frente, sentí un gélido dolor, de sus dedos atravesar mi frente, podía oír a Riha y Crok clamar en angustia por mí, insultando y lanzando provocaciones hacia el investigador, con tal de inútilmente llamar su atención o desconcentrarlo, pero nada servía. Alnayits no se detuvo, prosiguió y lo que sea que intentara, no podía detenerle…


    Continuara…
     
  10. Threadmarks: CAPITULO 215 LOS ALIADOS INHUMANOS DEL INVESTIGADOR
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    3242
    CAPITULO 215 LOS ALIADOS INHUMANOS DEL INVESTIGADOR



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Los dedos del Muhaqdad habían atravesado la frente del esper, repentinamente la consciencia del investigador se llena de una luz blanca que le ciega en su totalidad y disipa todo sonido de su entorno.


    —¿Eh?, esto es nuevo…


    Alnayits mira a su alrededor, se encontraba en una especie de túnel a oscuras, su único camino era totalmente lineal y más adelante solo veía penumbra.


    —Normalmente los recuerdos de la mente a la que tengo acceso entran a mi cabeza de manera directa, pero jamás he experimentado este tipo de reacción, ¿qué significa esto? -Pregunto un confundido investigador.


    De repente luz se observa manifestarse más allá del camino que seguía en el túnel, la luz adopta la forma de una puerta.


    —Lo que buscaba -Una sonrisa de satisfacción inunda el rostro del investigador.


    El Muhaqdad se hecha a correr hacia la puerta, tanto sintiendo como observando que esta poco a poco estaba a la proximidad de su alcance, un jubilo llenaba su ser de una alegría indescriptible.


    —¡Todo ese conocimiento peculiar… a mi alcance… POR FIN!...


    El investigador extiende sus brazos con intención de tocar aquella puerta, de metros pasar a estar a solo centímetros de hacer contacto.


    —¡Es mío!, ¡MÍO!, ¡TODO MÍO!, ¡JAJAJAJAJAJA!


    Su cuerpo choca contra algo, deteniendo bruscamente su avance, del impacto le hace retroceder unos pocos metros hacia atrás, Alnayits había dado contra algo que bloqueaba su paso hacia su esperado “conocimiento”.


    —¿¡Que cosa intenta obstaculizar mi…!? -Tan pronto como vio con claridad aquel obstáculo, el Muhaqdad queda perplejo.


    Un inmenso dragón negro de ojos rojos y largos cuernos, era el obstáculo que le impedía avanzar, la bestia miraba con una furia enardecida, de su nariz exhalaba un vapor rojo oscuro.


    —¿Un dragón… aquí…? -Un anonadado Alnayits expreso con desasosiego.


    —¡Esta es propiedad privada!, ¡IMBÉCIL! -Exclamo en colera el dragón.


    El dragón levanto una de sus patas y procedió a aplastar a un psicológicamente vulnerable Alnayits, el investigador solo pudo observar en histeria como era pulverizado por la descomunal fuerza de la legendaria bestia oscura.


    __________________________________________________________________​


    En el plano real, ubicado en la mazmorra de “la Apostata”, el cuerpo de Alnayits comienza a temblar involuntariamente, acto seguido una fuerza invisible desgarra parte de su túnica que cubría sus hombros. A la vista se revela que, sobre sus extremidades superiores, justo sobre el hombro, ambos brazos tenían un grillete de metal con runas mágicas grabadas en dicho objeto de naturaleza mágica.


    De repente, el brazo derecho con él había clavado sus dedos en la frente del Trotamundos, es pulverizado, aquella fuerza invisible hace explotar la extremidad por completo quedando tan solo la mano. Dicha mano suelta la frente de Rozuel, no hay marcas de heridas o signos de lesión en el joven esper, la mano se marchita sobrenaturalmente tiñéndose de negro.


    —¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!


    Un grito descomunal cargado de dolor y ansiedad exclama de la boca del investigador, el Muhaqdad retrocede violentamente de golpe hasta darse contra la pared, sintiendo una agonía de sensación ante la pérdida de su miembro derecho.


    —Mi cabeza… duele…


    Cae mareado al suelo, siendo auxiliados por sus dos soldados con el rostro cubierto, quienes le levantan y se lo llevan fuera de la mazmorra.


    —Roz, no se que hiciste… ¡pero estuvo jodidamente increíble! -El hombre amazona le elogio.


    —Créeme… estoy tan confuso y complacido ante lo que vi -Opino el esper con más dudas que regocijo.


    Rozuel miro la mano que había atravesado su frente, aquella que se marchito reducido a una momificada forma, luego volteo a ver el grillete de grabados rúnicos que quedo en el suelo tras haber el Muhaqdad perdido dicho brazo. El objeto en cuestión ya no emanaba poder alguno, las letras rúnicas se habían extinguido de este.


    —“Es cosa mía, ¿o ese grillete emana mana junto a todo el brazo a la vez?” -Se pregunto el Trotamundos con incógnitas —“La forma en que se manifestaba el poder mágico tanto en ese grillete y todo el brazo, recordaba enormemente a cualquier artefacto mágico o encantado”.


    —Riha, oye Riha, ¿estas bien? -Pregunto Crok.


    La Lupian había pasado por un momento atemorizante, uno que helo su sangre como ninguno, su respiración había regresado a la normalidad, pero aun mostraba indicios emocionales de estar afectada por aquel momento de tortura.


    —Estoy bien… lo estoy… -Dijo una Riha manteniendo sus emociones en serenidad —Fui demasiado débil… tan vulnerable y patética…


    La frustración alimentada por ira empezaba a teñir la psiquis de la loba humanoide, como aventurera, creía con fervor que debía ser fuerte y no dudar en las situaciones de vida o muerte. Cuando el Muhaqdad estaba a punto de alcanzar su mano en su frente, ella siente con vergüenza, que había mostrado una faceta humillante, más aún frente a su compañero de aventuras.


    —No te castigues chica loba, en la mayoría de los casos cualquiera habría caído ante semejante presión -Opino el Trotamundos americano —Como dijo ese loco de la túnica con un brazo menos, la psicología puede ser una herramienta macabra a veces.


    La frustración de la Lupian era de momento difícil de disipar, las emotivas palabras de Crok poco servían, pero alentaban a su ser interior, a mejorar ese aspecto mediocre de si misma. Mientras el dúo mantenía su charla, Rozuel se encontraba planificando una ruta de escape, pues el momento era más que idóneo.


    —“Sin el Muhaqdad o sus guardias, es ahora o nunca”.


    Con su mano derecha en contacto con su grillete, hacer uso de su habilidad ESP para liberarse de dicha atadura le tomo unos minúsculos minutos.


    —¿Lo has conseguido?, ¡aleluya! -Un emocionado Crok exclamo al ver uno de los brazos de Rozuel libre.


    —Eso es, alértalos genio.


    —Uh… perdón.


    Luego libero su otro brazo, siguiendo sus piernas y finalmente aquella atadura en torno a su torso, el Trotamundos esper yacía completamente libre, luego manifestó su poder para liberar al resto de sus compañeros.


    —¿Escaparemos o… lucharemos contra él? -Pregunto Riha.


    —Si soy sincero, preferiría escoger la primera opción -Aconsejo Crok —No sabemos la naturaleza de sus poderes, ni muchos menos de con cuanto apoyo bélico cuenta como un Muhaqdad.


    El hombre amazona tenía un punto fuerte a favor con su opinión, Rozuel recordó al derrotado y vencido Yusuf Ahja Zad´tyk, aquel hombre contaba con un ejercito de 3000 efectivos bajo su mando. Pudo derrotarlos gracias al nuevo poder que Myldark despertó en aquel entonces para utilizar “Materialización”, pero en su situación actual, no contaba con los medios para volver hacer uso de dicha habilidad del dragón para reutilizar su “Materialización”.


    —Por suerte lo dejo todo aquí.


    Sobre el rincón donde se encontraban varios sacos, allí se mantenían el resto del equipo de Roz y compañía, los muchachos volvieron a recuperar sus pertenencias.


    —Para ser una clase de científico loco, no fue muy de “genio” dejar nuestra cosa al alcance -Opino el hombre amazona.


    —Si, no le des consejos a los villanos, ¿de acuerdo? -Comento el esper.


    —No tengo en mente dejar que me atrape de nuevo, ¿tienes alguna mascara de gas para evitar caer de nuevo en una artimaña como la última?.


    —Viejo, creo armas de fuego, no hago milagros.


    Cada uno estaba nuevamente equipado, Rozuel Drayt con el AK-47 y el cinturón de bolsillos hecho de cuero, Riha Sharpsteel con la Beretta 92 y Deserta Eagle, así como Crok con la M16 y la M1911 (y el cuchillo de diseño militar). Con las armas en manos, con cuidadosos pasos avanzaron por la única puerta que había, miasma que un mareado y manco Muhaqdad cruzo, si este se encontraba débil, era oportuno abatirlo en el acto, pero de estar protegido por su ejército personal, serán problemas muy pesados.


    —No tenemos munición para enfrentar a un posible ejercito de 3000 hombres, tengan cuidado -Advirtió Roz.


    —No creo que ni alcancemos 1/4 de bajas con esa cantidad -Opino Crok.


    —Estaré atenta a cualquier sonido o aroma metálico sospechoso -Notifica una Riha seria.


    La puerta es abierta, al cruzarla del otro lado dan con un pasillo a oscuras, que pronto luces mágicas dentro de cristales se encienden automáticamente cuando el trio llega al lugar. Por el largo del pasillo se observa de otras puertas semejantes a la que cruzaron, estaban del mismo lado de la pared de la puerta que cruzaron, pero había una que era diferente al resto, se encontraba en el otro lado de la pared, era una puerta doble y su elegante diseño azul la hacía que fuera llamativo del resto.


    —¿Podría ser esa la salida del calabozo y el resto conducir a otras habitaciones con otros posibles prisioneros? -Crok formulo aquella pregunta en voz alta.


    Si había prisioneros en otras habitaciones, los rebeldes quizás se plantearían en rescatarlos, pero Rozuel tenía claro su objetivo.


    —Prisioneros o no, lo primordial es que nosotros ahora salgamos de aquí con vida, ya habrá otro momento para hacer de héroe -Dejo en claro el esper.


    —Si, si llegamos a morir todo acabo, no quiero sonar inhumano, pero tendremos que dejar ese posible rescate para otro momento -Apoyo el Trotamundos americano el punto de Roz —Si traemos más apoyo, contaremos con mejor posibilidad de rescatarlos, y salir vivo para contarlo, solo esperemos que los prisioneros sigan vivos para entonces… -Manifestó en voz baja aquella ultima oración.


    La loba mueve sus orejas, y levanta la mano dando indicación de parar, había aprendido esa seña de su compañero de aventura.


    —Oigo algo aproximarse por allí… -Advierte la Lupian señalando la puerta doble azul.


    De pronto la puerta se abre, el trio levanta en alto sus armas, observando el ingreso de dos individuos, eran aquellos soldados de Alnayits, mismo que cubrían su rostro con el grabado de una estrella de ocho puntas.


    —Contacto -Cito Crok con su arma apuntando en dirección hacia los dos individuos.


    —Ah diablos, adiós escape sigiloso -Maldijo el esper con frustración.


    Los soldados de Alnayits convierten cada uno de los dedos de ambas manos en cuchillas tan filosas y letales que cualquier espada, y proceden a avanzar, pero antes de que dieran el primer paso, el trio abre fuego contra ellos. 4 disparos son efectuados por Crok, 5 por Rozuel y 4 por la Lupian, asestando en brazos, piernas y torso del dúo hostil. Ambos ante la cantidad de balas recibida caen de espalda hacia el suelo.


    —Eso fue fácil, me agradan que los momentos difíciles sean así de… ¡el enemigo se esta poniendo de pie! -Exclamo el hombre amazona con estupefacción volviendo a apuntar su arma en la misma dirección.


    Los soldados de Alnayits se alzan aun con tales mortales heridas, sangre salía salpicando de estas, de repente muestran otra faceta suya, el turbante de su rostro es retirado, denotando ojos en ambos hombres totalmente blancos, carecían de iris o pupilas. Sus bocas se abren sobrehumanamente enseñando sus dientes que adoptan en el acto una forma semejante a las fauces de un tiburón, sus cráneos se deforman haciéndose más robustas, todo su cuerpo se tiñe de un rojo carnoso y parte de las heridas comienzan a regenerarse levemente.


    —Se están convirtiendo en monstruos… -Expreso una asombrada Riha.


    —No, desde el principio nunca fueron humanos -Dijo Rozuel —¡Apunten a la cabeza!.


    Cuando el dúo de soldados monstruos se lanzan nuevamente al ataque, nuevamente son el objetivo de una lluvia de disparos, cada uno centrado en la cabeza, la cantidad de proyectiles recibidos por cada uno, basto para dejar notorios agujeros chorreante de néctar vital. Los monstruos se tambalean, para luego caer boca de espalda, el trio siguió con la guardia en alto y sus armas apuntando al frente, esperando cualquier reacción sospechosa de los abatidos soldados inhumanos.


    —¿Finalmente están muertos? -Una atenta Riha pregunto.


    —¿¡Qué demonios eran esas cosas!? -Un Crok pregunto con desasosiego.


    Un intranquilo Rozuel se acerco hacia las abatidas criaturas, al estar solo centímetros de sus cuerpos, se agacho para hacer un vistazo más exhaustivo cerca de ellos, con horror sintió una cierta familiarización en tales inhumanos seres.


    —No puede ser… ¿realmente son esas cosas?... ¿están aquí en Quíatar?, ¿en otro continente?... -El rostro del esper con cada pregunta se tiñe de incertidumbre.


    —Roz, ¿qué sucede? -Su preocupada compañera fue a su lado para corroborar su bienestar.


    —Crok, ¿puedes venir un momento?.


    El hombre amazona se acerca a un lado del esper, Rozuel le pide por consiguiente tomar su cuchillo y abrirle el carnoso pecho rojizo del asesinado monstruo.


    —¿Quieres que le haga una autopsia o algo así? -Pregunto Crok.


    —Es para confirmar mis peores sospechas, hazlo por favor.


    —De acuerdo.


    El Trotamundos americano tenia el suficiente estomago para aguantar lo que estaba llevando a cabo, con el cuchillo a la mano procedió entonces a abrir el pecho del monstruo en la zona al nivel del corazón.


    —¿Qué dem…? -Un repugnado Crok reacciono ante lo que presencio —Esto para nada se parece a la anatomía de un ser humano…


    El interior de la criatura consistía en una acumulación de cientos de cables de fibras de aspecto orgánico, la presencia de corazón, pulmones o algún tejido relevante al ser humano estaban totalmente ausente en dicho organismo. Los huesos observables tenían un profundo rojo, y su dureza al tacto era tan equivalente al propio metal, pero lo más llamativo, era un bulto del tamaño de un puño, este estaba rodeado y conectado de aquellos cableríos carnosos, para nada se parecía a un corazón, pero su composición y sitio en donde yacía, casi parecía actuar como uno. Aquel bulto desprendía mana, era débil y a cada segundo tal energía se desvanecía para en cualquier momento extinguirse en su totalidad.


    —Lo sabía… es un “Afligido” -Concluyo Rozuel Drayt.


    —¿Qué cosa dices que es esto? -Crok pregunto


    —“Estoy consternado por los sucesos desembocados de este resultado” -La voz de Alnayits hablo y resonó en todo el pasillo.


    El Muhaqdad les estaba hablando directamente, pero él no se encontraba cerca, donde quisiera que fuese que estuviera, podía dirigir su voz con total seguridad hacia los tres.


    —“Jamás habría llegado a concluir con mi exigente ojo evaluador, que mi búsqueda de conocimiento me llevase a salir mal parado en el único campo de batalla del cual era invicto, la mente” -Expreso el investigador —“Y pensar que tus recuerdos yacen protegidos por un poderoso guardián, Rozuel Drayt, pero quien te protege no es alguien ordinario, ese dragón y esos rasgos… ¿Myldark?, ¿el legendario dragón ancestral y uno de los seis dragones del fin?” -Hizo pausa un momento —“Interesante, Rozuel Drayt, eres una caja llena de sorpresas, más allá de conocimientos, albergas una existencia que cada vez me resulta más… intrigante”.


    —¡Ya me parecías alguien raro y desquiciado!, ¿pero esto?, pensar que colaboras con ellos -Dijo un disgustado Rozuel.


    —“¿Ellos?”…


    —El “Nexus”, ¿te suena de algo?.


    —“Oh, ELLOS… los conoces, sí, me habían advertido sobre un muchacho que anteriormente les ocasiono problema, mientras lidiaban con una especie de… mediocre organización o eso entiendo”.


    —No tienes idea de que juegas idiota, ¡si estos tipos te toman como un aliado, solo será cuestión de tiempo para que ya no te necesiten y se deshagan de ti! -Dejo en claro el esper con un tono desdeñoso —Estos tipos… el “Nexus”, la forma en que crea a sus “Afligidos”, nada bueno puede depararle al mundo con estos monstruos andando a sus anchas.


    El esper recordó entonces las palabras pronunciadas por el mismo Lecius, el enigmático elfo de piel azul, dichas palabras estaban referidas hacia el mismo Nexus…


    [“—Tu ignorancia es una bendición, los Templarios son una amenaza insignificante al lado del “Nexus” -Revela Lecius —Ahora ellos se encuentran en una etapa de vulnerabilidad, recuperando sus fuerzas de antaño y deben ser eliminados antes de que lo logren, porque cuando el “Nexus” vuelva a estar al tope de sus capacidades reales, no habrá ejército en este mundo que le oponga, no será una guerra, será un exterminio.”]


    Si el “Nexus” resultase más fuerte de lo que aparenta ser, más razón habría para detenerles, y si operan ya en otros continentes aparte de solo Gresswold, quien sabe cuántos “Afligidos” podrían crear. Los “Talleres” donde tales monstruos eran producidos, precisaban un ingrediente esencial en su producción, seres vivos, ya fueran humanos o semihumanos, en especial aquellos que posean grandes concentraciones de mana, magos y todo usuario dominante de la magia.


    Los soldados que los tres habían eliminado, si tales “Afligidos” formaban parte de las fuerzas del Muhaqdad Alnayits, era desconcertante pensar que quizás toda su fuerza armada personal, fueran todo de la misma naturaleza. En resumidas cuentas, el investigador podría contar con una fuerza personal de Afligidos a su disposición.


    —“Mi colaboración con el Nexus, es una decisión que no tome a la ligera, de hecho, la Apostata, alguna vez fue un sitio pequeño e insignificante, fueron gracias a sus colaboraciones, que mi guarida de conocimiento, es lo que es actualmente, por no olvidar claro, los preciados soldados que brindaron a mi disposición” -Relato Alnayits —“Mis aliados y yo hemos establecidos un confiable acuerdo que nos beneficie mutuamente, yo obtendré acceso a conocimientos únicos y ellos tendrán sus preciados lotes”.


    —¿Lotes? -Replico el Trotamundos con duda ante aquella palabra.


    Luego recordó el sitio en donde estaba, una mazmorra y una abastecida de prisioneros, no tardo en relacionar las palabras subyacentes con “lotes”, era claro lo que les daba el Muhaqdad a cambio al Nexus.


    —Cambio de planes, vamos por los prisioneros -Declaro Rozuel Drayt.


    —Rozuel, ese “Nexus” y “Afligidos”, ¿pertenecen al mismo grupo que nos ataco en la zona prohibida? -Pregunto Riha.


    —Yo no entiendo ni quienes son ese “Nexus” o lo que sea, pero por lo que comprendo, son los malos, ¿no? -Crok comento.


    —Malos es quedarse corto, su presencia aquí solo hace que los problemas de Quíatar referente a Muer Afigad parezcan un juego de niños a su lado” -Argumento el esper.


    El Muhaqdad había mencionado haber encerrado a Aleab en otra sala de la mazmorra, si todos los presos son destinados al Nexus, he aquí un factor problemático, todos los “ingredientes valiosos” para crear a los Afligidos, utilizan a magos. Pero Aleab era una esper, ¿qué sucedería si el Nexus se hace con uno para crear un Afligido?, ¿sería compatible para crear uno?, y de ser “si” aquella respuesta, ¿qué clase de monstruosidad podría surgir de fabricar uno utilizando como base viviente un esper?.


    —“Para nada puedo dejar que un esper caiga en sus manos, además Aleab posee una habilidad lo bastante útil” -Pensó el Trotamundos.


    Ignorando la puerta doble azul, el trio se centro en ir por otro semejante al de la sala donde estaban cautivos, la decisión de Rozuel era firme, pues entre los prisioneros que necesitaba salvar, Aleab tenía una relevancia mayor.


    —Algo se acerca… -La Lupian capto con sus agudizados oídos ruidos sospechosos.


    Aquellos ruidos pronto hicieron eco en los oídos de Rozuel y Crok, el sonido de pisadas, por el tono en que sonaban, era algo o alguien que utilizaba un calzado metálico. De la puerta entonces un individuo surge, tenía una estatura aproximada de 2 metros, llevaba puesto una pesada armadura de plata que le cubría de pie a cabeza, su casco poseía la forma de la cabeza de un querubín, cuyas orejas tenían la imagen de alas angelicales.


    —Genial, lo que faltaba… -El Trotamundos expreso con suplicio.


    —Finalmente nos conocemos cara a cara, Rozuel Drayt, enemigo del “Nexus” y amenaza, por lo tanto, de “Madre” –Declaro el enigmático ser de armadura de plata con una voz masculina distorsionada de tono inhumano.


    Continuara…
     
  11. Threadmarks: CAPITULO 216 EJECUTOR PLATEADO (Parte 1)
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    2932
    CAPITULO 216 EJECUTOR PLATEADO (Parte 1)



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Un enigmático enemigo se cierne sobre el trio, portando una pesada armadura de plata de cuerpo completo, un llamativo casco de querubín con orejas diseñadas al aspecto de alas angelicales y hablando con una distorsionada voz masculina, revelando su facción y sus intenciones al hacer presencia de acto.


    —Finalmente nos conocemos cara a cara, Rozuel Drayt, enemigo del “Nexus” y amenaza, por lo tanto, de “Madre”.


    —Lo ultimo que necesitaba, un lamebotas de esa “Madre” -Suspiro el esper con pesadez.


    —¿Un conocido? -Pregunto sarcásticamente el hombre amazona.


    —El metal de su armadura… desprende un aroma que me resulta asqueante a mi olfato -Expreso la Lupian con una mirada hostil hacia el ser de armadura plateada y con sus manos sobre las Beretta 92.


    Un silencio en el ambiente y el chocar de miradas rebosantes de hostilidad, hacían de la tensión un punto estresante ante tal situación, el enemigo en cuestión no era alguien ordinario, Rozuel lo conoció a la perfección. El ser de la armadura plateada, cuya imagen recordaba a la de un clásico caballero, formaba parte del “Nexus”, grupo o entidad a la que el propio esper juro enemista. Pero este enemigo en cuestión, no era como los Afligidos, era más fuerte que ellos.


    —En el pasado enfrenaste a mi hermano, ¿lo recuerdas?, Rozuel Drayt -El ser de armadura le pregunto.


    —Luzbel, lo recuerdo perfectamente, para mi desgracia -Contesto el Trotamundos.


    —Si, te has enfrentado a mi hermano, Luzbel, el ejecutor de la sombra.


    —¿Ejecutor?, ¿es así como se autonombran?, bueno, en realidad no tenía idea de lo que eran ustedes, puesto que es evidente que son diferente de los Afligidos.


    —Nuestra existencia esta por encima de los que catalogas como “Afligidos”, somos los “Ejecutores”, la mano extintiva de “Madre”, el azote y el castigo de sus enemigos -Describió el tal ente de la armadura plateada —Soy Ezequiel, soy el “Ejecutor de Plata”.


    Si los “Afligidos” representaban las fuerzas de mayor numero ejerciendo el rol primordial de ser tanto la vanguardia, el asalto y la defensa, los “Ejecutores” serian el equivalente de los “comandantes”. Emanaban más poder mágico que el Afligido promedio, con la capacidad de hablar e interactuar con inteligencia, contaban con los dotes necesario para liderar grupos o escuadrones de estos seres a su mando.


    —La presencia del Nexus en el continente de Sharya, ¿hace cuanto que operan aquí? -Pregunta Rozuel.


    —¿De verdad crees que te daría esa información?, soy un EJECUTOR, mi deber es erradicar a los enemigos de “Nexus”, tú, debes ser erradicado, y tus aliados deben correr con el mismo destino -Declaro entonces el ejecutor de plata.


    Crok y Riha apuntaron con sus armas a Ezequiel, luego de que este hiciese tales declaraciones, su hostilidad estaba más que confirmada, era un enemigo y no uno cualquiera, Rozuel no podía evitar sentirse nervioso. El esper pensó que, si tuviera que enfrentarse a un “pez gordo” del Nexus, preferiría hacerlo contando con su equipamiento original, aquel que perdió cuando fue teletransportado de la zona prohibida hacia el reino de Quíatar.


    —“Si llegara a enfrentarlo, ¿podría vencerlo con solo con lo que cuento de armamento?” -Se pregunto el ex-traficante de armas.


    No contaba con granadas, o armas que pudieran categorizarse como “pesadas”, entre su arsenal actual, lo más poderoso serian la escopeta Tavor AS12 y la ametralladora PK, pero aquellas dos, ¿serian suficiente contra este “ejecutor”?. En sus recuerdos, su lucha contra Lecius no fue cosa sencilla, la manifestación de Myldark jugó un papel crucial a la hora de “vencer” a dicho oponente.


    —“¿Qué harás mocoso?, ¿recurrirás a vencer a quien tienes frente a ti de la MISMA MANERA?” -El dragón hablo en su cabeza y le planteo aquella pregunta.


    —“Je, quieres sacar provecho de la situación, ¿eh?, ¿Myldark?”.


    —“Solo te ofrezco una buena alternativa, para equilibrar la balanza a tu favor” -El dragón oscuro argumento —“Si no crees poder lidiar con lo que tienes, ¿estás seguro de que es racional enfrentarlo en dichas condiciones inferiores?”.


    El dragón tenia un fuerte punto, luchar con una oponente fuerte y no tener todo el equipamiento acorde para garantizar una lucha en condiciones de igualdad, podría resultar en consecuencia salir mal parado, o en defecto, morir. La muerte es de por sí, la más grave de los finales, el esper sabía que escoger entre alternativas que evadan aquel resultado sería lo más lógico. Pero se plantea entonces, “¿de verdad debo ceder mi voluntad al dragón oscuro?”, contaba con buenos aliados (Riha y Crok), si perdiera el control, aunque consiguiera vencer al ejecutor, si ellos fueran alcanzados por el “fuego cruzado” de tal estado, ¿seguiría siendo una victoria?.


    Él estaría vivo, cierto, pero sus aliados a los que ha logrado entablar cierto grado de confianza al punto de permitirle empuñar sus creaciones (con cierto estimado de riesgo), podrían perecer. Perder aliados o compañeros para un aventurero no seria nada raro, pero para Rozuel es distinto, la Lupian y el hombre amazonas eran amistades difíciles de conseguir. No puede en toda Avalia encontrar con tal facilidad, personas con las que puede compartir sus armas de fuego, necesita confianza, necesita auténticos camaradas que cubran sus espaldas con la misma potencia en manos que él.


    La Lupian es una adquisición sublime, sus habilidades en torno al acero, su capacidad de aprendizaje para empuñar las pistolas y el historial de sus acciones como aliada, era demasiada valiosa para perderla, y Crok, sería muy DIFÍCIL lograr encontrar a otro como él, no por su estatus como hombre amazona, sino como un Trotamundos capacitado profesionalmente en excelencia para empuñar armas de fuego. Es por ello, que sus aliados tenían un valor considerable, proteger su propia vida era lo primordial, pero también quería asegurar el bienestar de aquellos compañeros que le siguen.


    —“¿Qué harás mocoso?, tu enemigo no aguardara a esperar tu elección por siempre” -El dragón volvió a plantearle la misma cuestión.


    —“Jejeje… eres incorregible, Myldark” -Opino su usuario —“No puedo arriesgarme a perder más de lo necesario, mi vida esta en juego, pero eso no significa que no de la pelea necesaria para mantener su pulso latiente”.


    —“Oh, ¡Jajaja!... eres un engreído, mocoso, pero me agrada tu espíritu de perseverancia” -El dragón oscuro le elogio —“Pero no creas que te dejare morir tan fácilmente, si pierdes y yaces al borde de la muerte, entonces tomare el control, ¿lo sabes?” -Myldark le advierte —“No puedo permitirme caer en manos de estos a quienes llamas el Nexus, no me convertiré en un juguete para sus fines, sea cual sea”.


    El esper apunto con el rifle de asalto a la hostil figura del ejecutor, Ezequiel, a pesar de tener a los tres con sus armas apuntando a su persona, no se inmutaba en lo más mínimo.


    —Lo que mi hermano no pudo, yo lo hare, me encargare de eliminarte personalmente, Rozuel Drayt -Aseguro Ezequiel.


    —Lo harás sobre mi cadáver, engendro -La loba proclamo.


    —Que sean sobre dos -Crok expreso.


    —Hazlo -Ordeno Ezequiel.


    Ante tal orden emitida, los tres se muestran confuso, porque no había nadie a su lado y evidentemente no fue pronunciado para ellos, entonces la pregunta es, ¿a quién dirigió aquella palabra?.


    —¿¡Pero de…!?


    El esper lo nota enseguida, bajo sus pies se había manifestado un circulo mágico, de la misma forma y tamaño, se convoca uno también sobre Ezequiel, los dos emiten grandes concentraciones de energía y provocan un haz de luz. Crok y Riha con cegados momentáneamente, al retornar su vista a la normalidad, se percatan de la ausencia de Rozuel y el ser de la armadura plateada.


    —¡No esta!, ¡Roz ha desaparecido por completo!, no puedo percibir rastro de su presencia en las cercanías… simplemente, desapareció en un instante -Clamo una angustiada Riha.


    —También lo hizo el rarito de plata, estos son graves problemas -Opino un preocupado Crok.


    —¡Tenemos que buscarlo!, tiene que haber sido llevado por esa dirección.


    La Lupian señala la puerta doble azul, misma por el que Ezequiel llego, era fácil intuir que estaba conduciría fuera del pasillo de la mazmorra dado a la diferencia en aspecto con las demás puertas. Cuanto la loba estaba próxima a correr hacia dicha dirección, cesa toda intención, cuando oye sospechosos sonidos provenir de allí mismo.


    —Se acerca… no uno, ¡varios! -Advierte ella.


    Seres de armaduras de carnosos aspectos rojizos, brazos y piernas fornidas de músculos que palpitaban como un corazón, un inhumano cráneo era su cabeza, fauces de bestias amarillentas y en su rostro denotaba un ojo color negro con numerosas venas alrededor suyo. Sus manos y pies, tenían garras tan largas y afiladas, que nada tenían que envidiar a hojas de espadas o cuchillas, llegaban en números de 5, luego 9 y una docena de ellos hizo acto de presencia en su totalidad.


    —Buscarlo no va a ser una tarea sencilla, desgraciadamente -Suspiro el hombre amazona con exasperación —Ya has enfrentado a esas cosas antes, ¿no?.


    —Si, son duros, pero no invencibles.


    —¿Algún consejo para lidiar mejor contra estas cosas?.


    —Tienen una especie de “núcleo” dentro de su cuerpo, casi ubicado mayormente en el pecho, si este es destruido, ellos mueren en el acto.


    —¿”Núcleo”?, ¿será esa cosa con un aspecto de un corazón cancerígeno?, bueno… eso me bastara para no derrochar más munición de la necesaria.


    Un fuerte rugido se oye provenir también de la misma dirección de donde tales Afligidos salían, de repente la criatura responsable de emitirlo no tardo en manifestarse ante la Lupian y el hombre amazona. Un ser de cuatro metros, tenia un torso con la apariencia de una armadura carnosa tonificada rojo y negro, como miembros superiores e inferiores de musculatura exagerada, no tenía garras presentes en manos o pies, pero lo más llamativo era su cabeza.


    Aquella monstruosidad tenía el cráneo de un bovino, con tres pares de ojos ennegrecidos separados entre sí, cada ojo tenía dos pupilas rojizas, todas se movían a un ritmo anormal y miraban fijamente al dúo armado con armas de fuego. El techo del pasillo de la mazmorra tenia una altura de 5 metros, la criatura ocupaba 4 de la distancia necesaria y se situó a espaldas de las demás monstruosidades, erigiéndose como el líder de ellos.


    —Y yo creyendo que no podría haber algo más horrible que una araña -Manifestó el hombre amazona con aversión hacia dicho ser.


    —Nunca antes había visto a ese tipo de criatura antes, pero tiene el mismo tamaño que ese ser del martillo pesado descomunal… -Aclaro la Lupian


    —Este no tiene ningún arma en sus manos, o garras en su defecto como los demás, ¿no es eso algo bueno? -Añadió Crok.


    De repente, la criatura de cráneo de bovino abre la palma de su mano derecha, un liquido grisáceo surge de esta, se extiende como si gelatina fuese y adopta una forma, un látigo de descomunal tamaño adoptado para el monstruo de seis ojos, quien lo empuña con ambas manos. La cuerda tenia incrustados numerosos pinchos metálicos en esta.


    —En serio me estoy planteando a empezar a no abrir la boca de más, de veras… -Se mofa Crok de sí mismo.


    El ser gigantesco ataca con el látigo, este se mueve en línea recta arrastrándose por el suelo hacia Riha y Crok, los dos fácilmente con hacerse a un lado consiguen evadirlo, solo para observar como aquel látigo deja un camino de fuego por donde pasa. La cuerda retorna a su usuario, de la punta de los pinchos sobresalían llamas en esta, era el origen del fuego que dejaba dicha arma en su avance.


    Tal demostración de poder de aquel Afligido, hizo que el dúo estuviera bajo presión, no solo tenían que lidiar con una docena de la versión regular de aquellas abominaciones, sino también, de aquel látigo de daño ígneo de la criatura con cráneo de bovino y múltiples ojos.


    __________________________________________________________________​


    Rozuel miro confuso a su alrededor, se encontraba en una extensa área totalmente vacía, de cada lado había puertas, por la distancia se calculaba que estaban distanciadas unos 100 metros, incluso la distancia del techo de la habitación llegaba a medir 12 metros de altura. En frente suyo, se encontraba Ezequiel, mirándole fijamente inmóvil.


    —Me separaste de los demás, ¿este era tu plan desde el principio? -Pregunto él.


    —Esta zona fue creada con la finalidad de lidiar con los intrusos, personalmente bajo mi hoja -Revelo el ejecutor —En cuanto a tus aliados, me he asegurado de que sean eliminados por mis subordinados.


    —Y quien ejecuto aquella magia que nos teletransporto, ¿fue ese desquiciado de los lentes de metal?.


    —“Adoro el mérito, pero yo solo lo utilice, la fuente que hizo posible ese hechizo es gracias a mis preciados aliados” -Aclaro Alnayits con su voz resonando en todo el lugar.


    No era difícil intuir que la orden de Ezequiel “Hazlo” había sido dirigido al Muhaqdad, pero tal obra mágica era posible gracias al Nexus, “la apostata”, la guarida personal de Alnayits, había sido lo bastante moldeada por tales “aliados”. Rozuel le hecho un vistazo a las dos puertas muy alejadas entre sí que había en la habitación, una tenia un color azul igual a la puerta doble de la mazmorra, la otra era de un blanco profundo.


    —Todo intento de escape es inútil, las puertas han sido bloqueadas con magia para que nadie pueda entrar o salir -Aclaro Ezequiel —El hechizo de bloqueo solo puede ser removido cuando uno de los dos muera.


    No por nada el mismo ejecutor dejo en claro que tal habitación fue creada para la erradicación de los intrusos, cortar todas sus vías de escape era de un pensamiento lógico. El esper no tenia otra opción, la lucha era inevitable, y toda el área a su alrededor, era en si un campo de batalla preparado con anticipación.


    —Prepárate, Rozuel Drayt.


    El ejecutor al proclamar aquella declaración, manifiesta un escudo plateado cuyo diseño recordaba a un pavés, pero su tamaño y grosor eran mayor, pese a ello, aquel ser lo sostenía con solo su izquierda. En su mano derecha, crea una espada plateada con un exagerado tamaño de 4 metros y un groso de ancho de 50 centímetros, empuñándola con relativa facilidad con solo esa misma mano.


    Las armas invocadas por Ezequiel irradiaban una notoria cantidad de magia, el ejecutor como tal era un ser con una gran reserva de mana, como era de esperar, se podría conjeturar que la tal “Madre” creo a entidades como él, para ser por excelencia seres dotados de gran magia. El esper con su AK-47 en manos, se dispuso ir con todo, equipándose con la mejor armadura posible.


    —¡Intense Iron – Modo Juggernaut!.


    Una gruesa armadura negra cubre al muchacho, su corpulencia se manifestaba en torso, cintura y extremidades superiores e inferiores, el casco adopta la forma del diseño del casco militares de su mundo moderno natal, las iniciales “ML” se graban en la frente. El ejecutor adopta una postura, poniendo un pie en frente y otro atrás, con el escudo adelante y la espada en alto atrás.


    En solo segundos, Ezequiel toma la iniciativa y se lanza al ataque a una sobrehumana velocidad, pero Rozuel responde en el acto y dispara con el rifle de asalto en modalidad automática. El ejecutor se detiene en un parpadeo, su gran escudo emite mana a grandes a grandes concentraciones, un muro de energía se manifiesta en su frente cuyo rango cubría todo su cuerpo.


    Las balas golpean el muro, pero estas eran rechazadas por tal por tal protección de naturaleza mágica y desviada hacia otra dirección con casi todo su poder cinético disminuido. Todo el cargador es disparado hasta quedar vaciado, ninguna bala había conseguido atravesar su defensa mágica, tal grado de poderío defensivo capaz de resistir las balas del AK-47 le recordó a alguien.


    —“Es como mi enfrentamiento contra Aarón Ainz Rysther” -Pensó el esper.


    El mago SS era capaz de crear escudos de mana lo suficiente concentrados para repeler las balas del rifle de asalto, y este ejecutor tampoco era la excepción, sin problemas, pudo lidiar contra un cargador entero del AK-47, demostrando la fiabilidad de su defensa sobrenatural.


    —Tal artefacto, sin duda su poder es considerable, pero no bastara para acabar conmigo -Declaro Ezequiel.


    El muro de energía invocado por Ezequiel desaparece y el ejecutor vuelve a continuar su avance, el esper intenta recargar su arma, pero el tiempo no estaba a su favor, su oponente estaba próximo a alcanzarle.


    —“¡Maldición!, su velocidad fácilmente supera al Modo Juggernaut” -Pensó con inquietud el esper.


    El Modo Juggernaut era su armadura de mayor protección y con la cualidad de aumenta aún más sus capacidades físicas como su fuerza, pero en términos de velocidad, era el más lento y menos ágil. El ejecutor desplaza su espada con el gesto inminente de utilizarla, Rozuel se percata de que este miraba fijamente al rifle de asalto.


    —“¿Apunta para destruir mi arma?” -Exclamo en sus pensamientos analizando las intenciones de su inhumano oponente.


    Mientras retrocedía, llevaba el rifle a su espalda para evitar ser alcanzado por Ezequiel, pero el ejecutor le sorprende, llevo su hoja en realidad para apuntar a su cuello.


    —“Era una finta…”


    Una acción de amago con la intención de engañarle, le hizo creer que apuntaba a destruir el AK-47, haciendo que el propio Trotamundos mientras intentaba evadirle, prestara atención en alejar su creación de la espada. Pero en realidad, el ejecutor iba por una zona vital del Trotamundos, no su corazón o cráneo o sus pulmones, eligió en este caso su cuello.


    —“No tengo forma de evitarlo… ¡va a alcanzarme!”.


    Era inevitable, la distancia y la velocidad de reacción estaban en su contra, la espada impactaría contra su cuello.


    Continuara…
     
  12. Threadmarks: CAPITULO 217 EJECUTOR PLATEADO (Parte 2)
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    3238
    CAPITULO 217 EJECUTOR PLATEADO (Parte 2)



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    Un golpe directo, la hoja de la espada da en la zona del cuello del casco del Intense Iron, un estruendo se produce, Rozuel es llevado al suelo por la fuerza del impacto quedando en una posición lateral.


    —Absurdo… -Expuso Ezequiel con decepción.


    El golpe de la pesada y gruesa hoja del arma del ejecutor, quien con todas sus fuerzas lo dio todo en ese golpe, no había conseguido decapitar al Trotamundos como esperaba, el impacto consiguió atravesar buena parte del groso de la armadura, pero no herirle. La hoja penetro la protección del casco, quedo incrustado dentro de esta, pero no alcanzo la piel de Rozuel, y tan solo estaba a casi nada en centímetros de llegar a su carne.


    —“¿Cómo es posible que esta armadura consiguiera protegerle?” -El ejecutor estaba impresionado y molesto por ello —“Esta armadura tiene una naturaleza mágica, pero incluso tratando de una mera protección imbuida con magia no debería haber resistido”.


    Los ojos del ejecutor miraban con más atención la presencia de un aura de energía que envolvía discretamente la armadura, pero se percata de algo, no podía percibirla sensorialmente, solo físicamente gracias a sus ojos dotados con una visión extraordinaria para lo místico.


    —“Hay energía mágica presente en esta armadura, pero no puedo sentirlo, ¿por qué?” -Pensó con confusión —“Pero también observo otro rastro de energía, eso no es mana… ¿qué es esa cosa?”.


    Su concentración es interrumpida al notar como Rozuel Drayt intenta con ambas manos, sacar la hoja del casco y retirarla de su proximidad, la fuerza que ejercía para tal fin, no era humana. Para un joven de 13 años, tal demostración de cualidad física, solo podía ser producto de un fortalecimiento físico brindaba por la magia de aquello que le envolvía, el ejecutor lo sabía, pero sin importar cuanto esfuerzo sobrehumano pusiera el chico de su parte, apenas podía mover la espada.


    —Habré fallado en eliminarte de un solo ataque, pero la situación sigue jugando a mi favor.


    Con esas palabras, Ezequiel presiona para que su hoja se hunda aún más en el casco, a solo escasos centímetros de la carne del joven, el filo del arma impregnado con mana, sería lo suficiente letal para propinarle un corte de muerte.


    —¡No… vamos… maldita sea… quítate…!


    —Admirable, pero inútil, tienes cualidades sobresalientes para alguien de tu joven edad, pero en vista de la situación actual, es tu fin, Rozuel Drayt.


    Rozuel empujaba manifestando toda la fuerza sobrehumana posible, intentando hacer retroceder aquel filo que amenazaba su vida, pero más que sentir que se alejaba, podía sentir como un minúsculo corte empezó a surgir sobre su cuello.


    —Todo ha terminado, Rozuel Drayt, me asegurare de llevar tu cuerpo a “Madre”, percibo que podrá hallar ciertos descubrimientos interesantes en ti -Confeso el ejecutor.


    —No… ¡NO!... ¡vamos inútil cuerpo!... ¡estúpida armadura!... ¡ya fue suficiente morir una vez!... ¡tengo que salir vivo de aquí!... ¡tengo que volver con ellos!... ¡Y NO PIENSO MORIR INUTILMENTE CONTRA UNA HOJALATA DE PLATA!


    Los gritos del esper pronto se convirtieron en un rugido bestial.


    —¿¡Eh…!? -Un anonado Ezequiel observo.


    Venas grises sobresalen del cuello y se redirigen a los brazos, musculatura exagerada se forma en torno a la armadura de las extremidades superiores, una fuerza hercúlea inunda pronto al muchacho. Las pupilas de los ojos del esper se tornan de un aspecto diferente, adquiriendo una hendidura vertical, que recordaba a la forma en que muchos reptiles. Colmillos se manifiestan sobre su boca, y el rugido de su voz se hacía más grave.


    —¡Absurdo…!


    Ezequiel era incapaz de ver lo que sus ojos aun así atestiguaban, aquel muchacho que no podía ni mover un centímetro su espada, de repente, en solo un instante se quita la hoja de encima, ¡y con solo su mano derecha!. Pronto la mano izquierda de la armadura adopta la forma de un par de garras, misma que golpea con frenética fuerza el rostro del ejecutor.


    Del zarpazo, Ezequiel es mandado a volar con partes de la armadura de su casco dispersándose por el suelo, hasta ser detenido tras impactar contra la pared, cayendo al propio suelo en posición boca abajo. Las garras del brazo izquierda de la armadura pronto desaparecen, los colmillos de su boca también, su voz vuelve a resonar humanamente y sus ojos vuelven a su aspecto normal. Las venas grises en los brazos habían retornado del sitio en el que surgieron.


    —¿Qué demonios… acaba de pasar?... -Se pregunto el esper confuso y con su respiración agitada —Myldark… ¿acaso tú…?


    —“Estas equivocado si crees que he sido yo, mocoso” -El dragón pronto objeto ante su acusación.


    —¿Qué?...


    —“Ni yo entiendo que acaba de ocurrir, tal suceso, solo podría desembocar si tuviera el control total, pero aquello fue una especie de manifestación parcial… extraño, dado a que no he intervenido en lo más mínimo a voluntad” -El dragón explico —“Siendo sincero, estaba a punto de tomar el control al ver que tu cabeza estaba a punto de ser rebanado, pero antes de que siquiera hiciese mi movimiento, de repente el Intense Iron manifiesta tal poder por voluntad propia”.


    —Oye… me tomas el pelo, ¿verdad?, es imposible que algo como lo ocurrido sucediera SIN TU INTERVENCIÓN… -Argumento el Trotamundos.


    —“Mocoso, es obvio que tal manifestación de poder viene como fuente de mí, pero vuelvo a repetírtelo, YO NO TE LO HE DADO A VOLUNTAD, tú has influido indirectamente e inconsciente de ello” -Declaro el dragón oscuro.


    El muchacho estaba perplejo, podría interpretar las palabras de Myldark como una mentira, pero desde el fondo sabía que ese dragón no le estaba mintiendo, aquella repentina y extraña fuerza que le salvo la vida, de alguna forma, fue activada de manera involuntaria por su persona.


    —¿Qué eres tú?, Rozuel… Drayt…


    La voz del ejecutor suena en sus oídos, el joven hace a un lado aquellas dudas sobre ese poder manifestado, pues enfoco toda su atención en el ejecutor a quien mando a volar de un zarpazo. Pronto este se pone de pie, revelando ante la vista aquella cara que se ocultaba, su casco había sido destruido en el proceso luego del golpe recibido.


    La piel del rostro de Ezequiel era de un profundo blanco, carente de cabello o rastro alguno de pelo, no tenía orejas y en su lugar había dos minúsculos hoyos sobre dicha parte, sus ojos brillaban con un sobrenatural azul que desprendía energía de esta de dicho color, unas marcas rojas yacían grabadas en torno al rostro alrededor de los ojos y la boca, dando la figura de un círculo. Su nariz era aplanada, y en alguna de sus exhalaciones, expulsaba un vapor rojo de sus fosas nasales, una herida de corte se observa justo sobre las mejillas, la zarpa había logrado herirle levemente, pero en segundos, tales lesiones menores se sanan automáticamente, viéndose como si nunca hubiera habido tales lesiones.


    Acto seguido, lleva una de sus manos a su cabeza y crea otro casco igual al anterior, con aspecto de querubín y orejas con la imagen de alas angelicales. Los trozos de armaduras dispersos en el suelo habían desaparecido tras transformarse en partículas de mana, la ancha y pesada espada que había soltado tras recibir aquel impacto en el rostro, también tiene el mismo destino. Solo su escudo se mantuvo a su lado y pegado a su brazo todo el rato.


    —Tal demostración de poder, ser incapaz de percibir la magia en tu cuerpo y solo limitarme a verlo, ese rastro de energía desconocido… -El ejecutor nombro cada uno de los rasgos anómalos descubierto de su oponente —¿Qué eres tú?, Rozuel Drayt.


    Al describir aquella “rastro de energía desconocido”, el Trotamundos intuyo que se refería a su energía ESP, era consciente de que el PSI, de alguna forma camuflaba al mana, para no ser percibido sensorialmente por otros. Pero que el ejecutor pudiera observar tal energía manifestar en su propio cuerpo, le dio una alerta de tener cuidado de revelar más de la cuenta de su naturaleza a este enemigo.


    —¿De verdad crees que te daría esa información?, soy tu ENEMIGO, mi deber en este momento acabar contigo y erradicar todo lo que tenga la marca de “Nexus” en este sitio -Declaro Rozuel Drayt.


    —Obtendré entonces las respuestas de tu cadáver -Aseguro el ejecutor y luego volvió a crear otra espada igual a la perdida anteriormente (con la misma medida de ancho y largo).


    Mientras Ezequiel manifestaba su nueva espada, Rozuel aprovecho el tiempo para recargar su AK-47, el daño en el casco de la Intense Iron empezó a regenerarse hasta retornar a su estado intacto, aunque aquello último fue gracias a la influencia de Myldark.


    —“Mocoso, no dejes que vuelva a asestar un segundo golpe en el mismo lugar, dudo que pueda volver a tener tanta suerte” -Le notifico su compañero dragón.


    El Intense Iron Modo Juggernaut era la armadura más corpulenta y con mejor defensa, Rozuel la moldeo para ser una armadura que pudiera resistir impactos de ametralladoras de asalto o un rifle antimaterial. Su metal en origen estaba hecho con las escamas de Myldark, e imbuido con la magia latente del dragón, las gruesas capaces que recubren y forman el blindaje de esta vestidura metálica, fueron lo suficiente resistente para conseguir soportar la espada del ejecutor cargada con tanta magia. Como dato extra, el casco es la zona de la armadura con la menor defensa, y el torso concentra la mayor resistencia.


    —Tiene que tener un punto débil… -Dijo el esper en voz baja mientras apuntaba con su rifle de asalto.


    Disparo contra Ezequiel, quien cesa sus pasos y vuelve a invocar el muro de energía en su frente como de la vez anterior, las balas impactan contra la defensa mágica, pero los proyectiles son desviados con casi toda su mayor carga cinética mermada. En eso, Rozuel acopla el rifle de salto en su espalda, e invoca en su lugar a la escopeta Tavor AS12.


    Con la escopeta bullpup calibre 12 en sus manos, dispara las tres primeras ronda del primer tambor del arma (posee cuatro tambores en total con tres cartuchos cada uno), los perdigones impactan en el escudo de Ezequiel, pero son repelidos también. Pero el esper no se detiene, corre y con el arma aun apuntando, prosigue a disparar el resto de los cartuchos del siguiente tambor.


    Estaba a solo 2 metros y medio de su objetivo, con el escudo aun firme y el muro defensivo levantado, su escudo repelió disparos de la escopeta incluso a distancias tan corta. Tal era su defensa capaz de repeler los perdigones, que algunos cambiaban su trayectoria retornando en dirección hacia el propio Rozuel, sin embargo, la carga cinética de estos había sido disminuidos considerablemente, perdiendo gran fuerza de impacto y siendo repelidos incluso por la gruesa armadura del esper.


    —“No es que resista todo lo que golpee su muro de energía y lo repele por poseer mayor defensa, sino que rechaza todo aquello que lo impacta y cambia su dirección” -Dedujo el Trotamundos en su mente.


    La defensa del escudo de Ezequiel, podrían resumirme en una habilidad de repulsión casi absoluta, como una fuerza que obliga a todo aquello que impacte en el muro a tomar otra dirección. Es decir, que da igual el descomunal poder de impacto de aquello que agreda al muro de energía, aquella “fuerza de repulsión” que posee el muro, le permite apenas haga contacto con esta, ser repelido en el acto forzando un cambio de trayectoria.


    —“De modo que da igual si vaciara una carga entera de la ametralladora PK, su habilidad defensiva prácticamente repelerá cada uno de los proyectiles, mientras esa fuerza de repulsión le respalde tiene una defensa casi invencible”.


    El esper se planteo a buscar alguna solución, puede que la defensa de su oponente fuera formidable, pero no perfecta, debía tener un punto débil o quizás algo en el mecanismo de la propia habilidad del ejecutor, que pudiera sacar a su favor. Pero es retirado de sus pensamientos, cuando el ejecutor retira su escudo y pasa a la ofensiva, a solo dos metros y medio de distancia, Rozuel estaba muy cerca de su rango cuerpo a cuerpo.


    Toma distancia retrocediendo unos 8 metros, pero Ezequiel ni se mueve, la hoja de su espada plateada pronto carga una cantidad de energía y agita el arma, liberando una onda de energía color plata que logra alcanzar el torso de la armadura de Rozuel. El impacto se siente como si la propia espada hubiera golpeado el pecho del Intense Iron, el grosor de esta logro resistir sin problemas tal fuerza, pero repercutió en intensos dolores en torno a dicha locación del cuerpo del propio usuario. Un dolor tan semejante a un garrotazo en su propia carne, pero sin la consecuencia del daño tisular.


    —“¡DUELE!... el Modo Juggernaut logro evitar que alcanzara mi cuerpo, pero el dolor que deja tras el impacto… si llegara a recibir dos más, el Intense Iron podría resistirlo, pero tanto dolor podría causar mi desmayo”.


    Perder la consciencia conduciría a que el Intense Iron desaparezca al instante, dejándolo totalmente vulnerable y a merced de ser rematado por su inhumano oponente, claro está que también yace la posibilidad de que Myldark interfiera y tome el control. Mientras se recupera de la dolencia física en su cuerpo, observa al ejecutor propinando una veloz zancada para arremeter contra su espada de forma directa.


    El esper apunta con su escopeta rápidamente y dispara, Ezequiel cesa sus pasos al instante y se protege con su escudo, su pieza defensiva es imbuida con energía, misma que recibe los perdigones y consigue repelerlos con facilidad. El ejecutor había manifestado su defensa formidable sin la necesidad de invocar aquel muro que protege todo su frente, su escudo en sí, había sido imbuido por aquella habilidad propia de su movimiento defensivo.


    —“¡El maldito es rápido!” -Exclamo asombrado y con frustración el Trotamundos —“2 Segundos, no… puede que solo 1 segundo o aún menos, ¡él puede invocar de inmediato aquella fuerza de repulsión casi automáticamente si lo precisa!”.


    Se podría deducir que Ezequiel tenia su punto fuerte en la lucha cuerpo a cuerpo, incluso con la capacidad de lanzar potentes ondas de energía desde su arma, lo que le confiere la capacidad de una ofensiva a distancia. Su defensiva le permitía ser invocado en el acto con su escudo en la mano restante, con el potencial suficiente de rechazarlo todo gracias a una habilidad de repulsión. El ejecutor contaba con cualidades casi injusta entre ataque como defensa.


    —“Luzbel también tenía también una habilidad defensiva bastante problemático, aunque no supuso problema para Myldark” -Pensó el esper.


    Ezequiel vuelve a tomar a retornar la ofensiva, balanceándose a la izquierda del esper a paso ligero, pero el Esper aun con un cartucho en la escopeta, apunta y dispara, el ejecutor cesa su ataque y bloquea con su escudo, generando aquella energía en torno a su pieza de protección, repeliendo por ende el disparo del muchacho.


    —“Un momento…” -El ojo atento de Rozuel se percato de algo —“¿Podría ser…?”


    ¿Una debilidad?, ¿un posible punto débil?, en un plazo de dos segundos, la mente del esper se centro entonces en aquella pista encontrada, fue el tiempo que preciso para elaborar una posible contramedida.


    —“Si es así, el plan puede funcionar” -Concluyo el esper.


    Una de las alas angelicales del casco de Ezequiel de repente crece de tamaño y aletea disparando unas plumas de esta, como proyectiles se dirigen hacia el casco de Rozuel, quien por instinto se protege en el acto usando la Tavor AS12 como escudo. Las plumas se clavan sobre la escopeta, acto seguido, una fuerza enigmática hace que el arma tenga un peso descomunal, tal pesadez era más de lo que la fuerza sobrehumana del modo Juggernaut podía soportar. Obligando al muchacho a tener que soltarla y siendo incapaz de levantarla.


    Cuando se disponía a intentar seguir recuperarla, se percata de que su oponente a pasado a la ofensiva, obligando al muchacho a tener que tomar distancia de varios metros hacia atrás.


    —“Aquellas plumas que disparo, ¿¡tienen propiedades gravitacionales!?” -El esper quedo anonadado ante tal poder.


    Cuando las plumas dieron en la escopeta, no impactaron como si de cuchillas se trataran, estas se adhirieron sobre la superficie del arma y emitieron una fuerza de gravedad a base de magia, aumentando el peso de forma exorbitante de aquello a lo que estaba adherido hasta el punto de ser incapaz de sostenerlo. Aquella magia parece mantenerse de forma continua, ¿las plumas pueden ser removidos fácilmente?, no pudo comprobarlo dado a que su adversario no se lo permitía, pero descubrir que también posee tal habilidad, hacia que combatirle fuese más complicado. Su escopeta había sido descontada de su arsenal, ahora tan solo contaba con el rifle M89SR, el AK-47 y la ametralladora PK.


    —Esto esta tomando más tiempo del necesario -Hablo el ejecutor de plata.


    La espada del ejecutor empezó a cargar grandes cantidades de mana, un concentrado ataque estaba por ser propinado por aquel ser de armadura plateada.


    —“Irá con todo en el siguiente movimiento, ¿eh?” -Rozuel no tardo en percatarse de ello —“No podría haber perdido una mejor oportunidad, solo espero que resista el impacto”.


    La hoja de plata de Ezequiel había cargado más mana que en todas las veces anteriores, el esper toma más distancia de su adversario, 12 metros los distanciaba. En solo unos insignificantes puñados de segundos, el ejecutor alcanzo al esper en el rango de su espada, pero el trotamundos no mostro preocupación alguna, bajo su casco él sonreía confiada.


    —“¡AHORA!”


    En sus manos había llevado una canica, misma que coloco al suelo y manifestó su poder ESP, del objeto emerge una pared metálica de 4 metros de largo y 2 metros y medio de ancho, con una parte en la parte superior que hacía de techo. Sobre los costados se forman una pared de medio metro de ancho para proteger los flancos izquierdos y derechos, teniendo la misma altura de 4 metros.


    —¿¡Que!? -El ejecutor exclamo abrumado.


    Tal pieza actuó como un muro defensivo que recibe de lleno aquel espadazo cargado de magia del ser de la armadura de plata, el único daño que dejo en el grosor de su metálica estructura fue una abolladura menor. El “Escudo Búnker” había protegido exitosamente a su portador.


    —¿Otro artefacto invocado?, no es un arma, ¿un muro de defensa portátil? -Se pregunto el ejecutor en voz alta.


    Mientras avanzaba hacia el muchacho, Ezequiel observo aquella canica llevada al suelo que termino por convertirse en aquella pared de gruesa defensa que pudo soportar su poderoso ataque mágico cuerpo a cuerpo, dejando solo daño mínimo en tal pieza.


    —“No sentí magia alguna cuando lo invoco, este poder… ¿es magia realmente?” -Se pregunto un pensativo Ezequiel.


    Un agujero surge en torno a la pared metálica, el ejecutor lo nota enseguida, de pronto el cañón de la AK-47 hace su aparición en dicho agujero, Ezequiel por intuición adopta una posición defensiva y se protege con su escudo con él manifestar de aquella magia que la imbuye de energía. El cañón del rifle de asalto comienza a disparar automáticamente, pero sin importar cuanta balas dieran sobre la defensa del ejecutor, todas eran repelidas fácilmente, eventualmente todo el cargador es consumido y los disparos se detienen.


    —Un intento inútil -Opino Ezequiel —No importa que artilugios uses contra mí, jamás conseguirás atravesar…


    Un sonido sospechoso se oye a sus espaldas, de repente ruidosos disparos provienen de su retaguardia.


    Continuara…
     
  13. Threadmarks: CAPITULO 218 PROPUESTA DE RENDICIÓN
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    360
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Metalord Revolution
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    218
     
    Palabras:
    4374
    CAPITULO 218 PROPUESTA DE RENDICIÓN



    PERSPECTIVA: Tercera Persona


    —Un intento inútil -Opino Ezequiel —No importa que artilugios uses contra mí, jamás conseguirás atravesar…


    Un sonido sospechoso se oye a sus espaldas, de repente ruidosos disparos provienen de su retaguardia, acto seguido, sus brazos, piernas son acribillados, pulverizados por una fuerza descomunal que perfora tanto su armadura como carne. Su espalda tiene recibe el mismo grado de daño, solo su cabeza permanece intacto, una inusual sangre gris es expulsada de sus heridas, sus tejidos por dentro tenían un color rojo y blanco (más lo segundo), pero su sangre tanto interna como la perdida, eran de un fuerte gris. Rozuel Drayt se había desplazado por su retaguardia, y armado con la ametralladora PK, disparo sin contenerse contra un desprevenido Ezequiel.


    La espada y escudo del ejecutor desaparecen (al igual que el escudo de energía), el plateado ser cae rendido al suelo en posición boca arriba, con una mirada de estupefacción, pese a la gravedad de sus heridas, el escurrir de su sangre con la tos, aquella desgarradora emoción de asombro carcomía su cabeza.


    —Ilógico… mi defensa… ¿derrotado?... -Hablo un moribundo Ezequiel.


    El responsable de tal magnitud de daño, era el mismo Rozuel Drayt, aquel joven se había movido a sus espaldas sin que el propio Ezequiel se diera cuenta, luego miro el “Escudo Búnker” desde la posición en la que se encontraba. Observando un poco más arriba de dicha estructura, a 3 metros y medio de altura, había un agujero en su dichosa pared de metal.


    —“¿Se escabullo a mis espaldas por ahí?” -Pensó el ejecutor —“Entonces… ¿cómo pudo usar su otra arma a la vez?...”


    Miro el agujero en donde el cañón del vacío AK-47 le apuntaba, aquella arma disparaba sin piedad contra su persona, pero para que tal hecho ocurriera, era necesario que alguien operase de esta, a no ser…


    —Usaste aquella arma como un señuelo… te escabulliste a mis espaldas mientras esta actuaba contra mi defensa… y me tomaste desprevenido… -Dedujo el ejecutor moribundo.


    —Tu defensa parece casi invencible, pero solo lo es desde un ángulo -Declaro el esper —Tu frente está bien protegido, pero tu retaguardia y costados son otra historia -Explico —Desconozco si eres capaz de invocar ese escudo tuyo desde otras direcciones o de manera omnidireccional, opte por un ataque desde donde no pudieras verme.


    A riesgo de que su oponente pudiera invocar aquella problemática defensa desde otras direcciones, Rozuel enfoco todo un movimiento en un solo intento, la maniobra del señuelo solo fue factible gracias a su don como esper.


    Fue solo en cuestión de segundos, cuando el “Escudo Bunker” salió en escena y consiguió repeler la espada cargada de magia del ejecutor, en ese preciso instante, fue que su plan se puso en marcha. Dentro de su equipamiento, además de armas y munición, cargaba también (en forma de canicas) con una cierta dotación de metal extra en caso de usarse para situaciones de emergencia (la creación de munición era solo el ultimo uso de este).


    Mientras se encontraba atrás del “Escudo Bunker”, hizo dos creaciones con un par de trozos de metal, del primero creo un soporte que llegara a la altura de sus brazos al sostener un rifle de asalto, con este lo adhirió a su AK-47. Su segunda creación fue una cuerda hecha de metal, una que desde un lado ato al gatillo del rifle, mantuvo la modalidad del rifle en automático, checando que el cargador estuviera completo y luego creo un agujero que abarca el cañón del rifle AK-47 y ser visto fácilmente por su oponente.


    Ezequiel reaccionaria poniendo a la defensiva e invocando su escudo, Rozuel salta y se adhiere a la escultura metálica a una altura de tres metros, mientras crea un segundo agujero el cual usaría para escabullirse, jala de la cuerda metálica y acciona el gatillo del AK-47. El segundo agujero se forma, el rifle de asalto dispara, adhiere la cuerda sobre la pared del “Escudo Bunker” manteniendo la presión sobre el otro extremo de la cuerda al gatillo.


    Eventualmente es escabulle y mientras el ruido de los disparos del rifle persistía, consigue en sigilo saltar y aterrizar a espaldas del ejecutor, Ezequiel estaba tan concentrado sensorial, visual y auditivamente en su frente, que jamás sospecho que su rival se dirigía a su retaguardia, dado a que en todo momento siempre pensó que era él quien dispara del arma tras el “Escudo Bunker”. Con la ametralladora PK acoplada en su espalda, la desenfunda, apunta al distraído ejecutor y dispara.


    Además de la debilidad de invocar su defensa casi perfecta para una dirección, Rozuel se percata de que el ejecutor cuando debe defenderse para manifestar dicho escudo, debe cesar toda ofensiva. Mientras se defendiera, estaría únicamente concentrado en ello y no habría tiempo para una reacción a un ataque por la espalda, el esper uso aquellas dos debilidades del ejecutor a su favor.


    —Esa puerta… -El esper mira fijamente la puerta de blanco profundo.


    Dos puertas muy alejadas entre sí yacían en la habitación, la de blanco profundo y la segunda de azul, aquella segunda al esper le recordó la puerta doble de la mazmorra, ¿podría llevarle a donde se encuentran Riha y Crok?.


    —No te mereces tal honor, pero en vista de los hechos, dejare que la conozcas… -Hablo el derrotado ejecutor.


    —¿Eh?, ¿de quién hablas?.


    —De “Madre” -Expuso Ezequiel —Si cruzas la puerta de blanco, podrás estar ante su gran presencia, tus ojos no merecen tal placer, pero esta será una excepción hacia ti, Rozuel Drayt.


    —Oh, esa tal “Madre” es quien lidera al “Nexus”, ¿no?, que este aquí en persona…


    —Humano incrédulo, Madre está aquí, “pero no realmente aquí”.


    —Ya veo, con que solo es una mera manifestación suya.


    Rozuel recordó a la “proyección mágica” que Lecius utilizo para infiltrarse al núcleo de la reliquia del “Corazón del Oasis”, podría la tal “Madre” encontrarse allí mismo de la misma manera, presente en imagen, pero no físicamente en cuerpo. Pero sin duda, conocer la cara de la regente y líder del “Nexus”, era sin duda algo tentador, por su mente, el joven pensó en que muchas dudas podrían ser contestadas por la boca de la tal “Madre”. Además de que, si tal figura hostil se encontraba allí, sin duda entonces daría con el “Taller” donde fabrican a los Afligidos en este reino.


    —“No puedo negar que sería bastante interesante saber cómo es esa tal Madre” -Pensó el esper —“Pero lamentablemente tendré que dejarlo para después”.


    Su prioridad ahora eran Riha y Crok, aunque el ejecutor fue vencido, el Muhaqdad Alnayits sigue vivo y en las cercanías, solo su derrota garantizaría el bienestar de todos, solo entonces, podría cruzar aquella puerta blanca y conocer a la tal “Madre”.


    —Tendré que dejar ese “honor” de conocerla para después, no puedo permitirme morir aquí, ese Muhaqdad es el siguiente, en cuanto a ti, muérete de una vez y no vuelvas a incordiarme, fenómeno de hojalata plateada -El esper se burla de su derrotado enemigo.


    —Ser primitivo… la muerte para tu raza será algo permanente, pero en mi caso, solo es un “estado”, volveré por la mano de “Madre” -Afirmo Ezequiel.


    —Espera, me estás diciendo que a pesar de vas a morir AHORA, ¿igual puedes regresar como si nada DESPUÉS?.


    El ejecutor en silencio cerro sus ojos, de su cuerpo de repente empezó a surgir numerosas grietas, tanto sobre la armadura como su parte orgánica, las grietas pulverizaban todo su ser y lo convertían en partículas luminosas que flotaban unos pocos metros en el aire y desaparecían por completo sin dejar rastro alguno. Incluso aquella inusual sangre gris suya, también termino convertido en partículas y desapareciendo, literalmente, borro toda existencia física suya al morir. Aquella pregunta plantada por el esper, nunca fue respondida.


    —Parece que, si volverá a reaparecer más adelante, maldita sea… empiezo a sentir más lastima por el Rozuel del futuro que del presente -Suspira el esper con cierta decepción.


    El ejecutor desapareció, Rozuel tenia la vía libre, dos caminos estaban en frente de él, el primero a la puerta azul que podría llevarle con sus compañeros, el segundo, la puerta de blanco profundo, que según en palabras de Ezequiel, podría conocer aquella a quien proclamada como “Madre”, le eminencia líder del Nexus.


    —Tengo que ayudar a Riha y Crok.


    Al escoger su opción, retira el Intense Iron Modo Juggernaut de su cuerpo, al ser la armadura con mayor protección y quien le propina más aumentos sobrehumanos de cualidades físicas, también es la que consume más ESP en su mantenimiento. El esper guarda la ametralladora PK y la escopeta Tavor AS12, al retornarla a la dos en forma de canica dentro de uno de los bolsillos del cinturón de cuero, acto seguido, toma el AK-47 retirando tanto la cuerda y el soporte (convierte a ambos elementos en una canica que guardar en uno de los tantos bolsillos).


    Con el AK-47 en manos, la recarga, pero había un problema, el “Escudo Bunker” para convertirlo en canica, le toma más de diez minutos (la ultima vez le tomo 17), lo que le haría perder considerable tiempo. Pero sabiendo que después regresaría allí para conocer a esa tal “Madre”, entonces confiaba en que lo recogería más tarde.


    Mientras se marchaba, al otro lado de la puerta blanca, desde aquel lado, era posible ver a través de este, la puerta actuaba como una especie de espejo unidireccional, mientras de afuera se observaba la puerta, por dentro, se la veía como una ventana abierta con la vista de la habitación en frente. De esta manera, con incauta ignorancia, nadie sospecharía que, desde el otro lado de la puerta, alguien podría estar observándoles.


    En este caso, había alguien, una silueta se acerca armado con un arco, pronto la figura se revela como una muchacha de una cabellera verde oliva, vistiendo un traje de tela ligero. El oído izquierdo de la muchacha, estaba vendado, el orificio totalmente cubierto, producto de una lesión acústica severa.


    —“¿Por qué esta aquí?” -Pregunta alarmada la joven —“¿dónde está Ezequiel?... ¿acaso pudo derrotarlo?”.


    La muchacha había aparecido segundos después de que el ejecutor “muriera”, ella conocía bastante bien al joven esper, pues ya tuvo la ocasión de su reencuentro no hace mucho, el resultado de aquel ultimo acontecimiento, dejo al Trotamundos con un brazo izquierdo artificial y en la muchacha una lesión acústica grave en su oído izquierdo. La joven mantenía la posición, al ver como el muchacho se marchaba por la puerta azul, su intranquilidad disminuye de a poco.


    —“Esta marchándose, pero tengo un presentimiento, él volverá” -Aseguro la joven en sus pensamientos —“Por la ama Alice, y esta alianza, debo proteger este lugar”.


    __________________________________________________________________​


    Al cruzar la puerta azul, dio con un estrecho pasillo con unos cortos escalones para dar con otra puerta del mismo color, al atravesar esta, fue que dio con una habitación diferente a la anterior. Muchas estanterías se encontraban apilados sobre la pared, una fina mesa hecha para la escritura como lectura, a su lado se encontró con numerosos pergaminos colocados sobre un soporte, el lugar era bastante espacioso, por el decorado recordaba a una biblioteca.


    —Para ser un erudito loco e inteligente, sabe darse el gusto con la decoración -Opino Rozuel.


    El diseño de las paredes delataba un trabajo hábil por parte del artesano responsable, estatuas pequeñas y grandes yacían decoradas sobre la propia pared o colocadas sobre un pilar, querubines, gárgolas y dragones eran el tema escogidos en las estatuas. Cuadros pintados de ilustres figuras decoraban la habitación, Rozuel desconocían quienes eran, supuso que quizás eminencias o personajes históricos del reino de Quíatar.


    Había un cuadro más grande y mejor detallado que al resto, en él, se encontraba pintado el retrato de un hombre de avanzada edad, de un inusual cabello gris con bigote del mismo color, ese mismo color de cabellera era el que tenía también el Muhaqdad Alnayits. Pronto, la puerta por donde Rozuel ingreso se cierra por si sola, y una estantería la cubre automáticamente, ocultando toda evidencia de que hubiera una allí.


    —¿Aquello era una habitación escondida? -Se pregunto el propio Rozuel Drayt.


    Buscando otras puertas, encontró con tres de ellas, una de azul, una de amarillo y la tercera de verde, la de azul supuso que llevaría a la mazmorra por excelencia, en cuanto a las demás, lo sabría a su tiempo. Cuando se dispuso a ir por la puerta escogida, un repentino dolor se produce en torno a su ojo derecho.


    —Arde… duele como si fuego envolviera mi ojo…


    Un gran ardor se manifiesta sobre su globo ocular derecho, como si este fuera victima de un intenso calor, la pupila enseguida adopta un cambio, tomando una forma de hendidura vertical.


    —¿¡Que demonios me pasa!? -Exclama adolorido y Desosegado.


    La visión de su ojo derecho cambia, observando partículas de mana en el aire, aquella forma de visión era exactamente igual a la de la vez en aquella ocasión que le fue prestada por el mismo Myldark, en su batalla contra el Muhaqdad Yusuf Ahja Zad´tyk.


    —¿¡Myldark!?...


    —“No he sido yo” -Declaro el dragón —“¿Cómo has manifestado mi visión sin mi permiso?, ni yo puedo entender que está ocurriendo”.


    Los sentimientos de confusión del dragón eran auténticos, el propio esper estaba abrumado por tal fenómeno, en su combate contra el ejecutor sucedió algo similar, salvo su vida, pero no deja de ser extraño e incómodo. La visión le revela que el estante que escondía la puerta a la habitación en donde lucho contra Ezequiel, era escondido mediante magia.


    Uno de los libros emitía un notorio brillo en forma de aura, dicho objeto estaba enlazado con toda la estantería en sí, lo que al moverlo o accionarlo como si de una palanca se tratara, este haría que la estantería se hiciera a un lado. Tal enlace del libro, incluso se extendía desde el otro lado, más concreto sobre la manija de la puerta, de modo que si estaba cerrada, al tocar la manilla esta haría mover la estantería automáticamente.


    —¿Qué es eso?...


    La vista pronto le mostraría un punto interesante, una cantidad de magia era emanado de manera sutil y oculta detrás de una estantería, pensó al instante que podría tratarse de otra habitación secreta, pero en esta no había libro anclado a dicho estante. Las partículas de magia concentradas fuertemente, formaban una pared, una puerta escondido, pero de diferente forma.


    Utilizaba más magia que la puerta de la habitación que conducía hacia la posible guarida de la tal “Madre”, era obvio la prioridad de querer ocultar dicha habitación, a pesar de que utilizaba una mayor concentración de mana, no podía ser percibido por el muchacho, pero si visto gracias a la visión de dragón manifestado involuntariamente. Pero una pregunta es planteada a la mente, ¿qué era lo que escondía detrás de aquella habitación secreta que parecía darle más importancia en su mecanismo de ocultación que a la propia puerta donde yace la habitación con el camino hacia el “Taller” del Nexus?.


    —Lo que sé que esconda allí debe ser valioso, pero no tengo tiempo para corroborar que es, Riha y Crok son la prioridad ahora.


    El dolor en su ojo desaparece, pronto su pupila regresa a la normalidad al igual que su visión, aun no comprendía porque tal fenómeno ocurrió en su cuerpo sin su voluntad o la del propio Myldark, pero ignoro aquello para dirigirse a la puerta azul.


    —“Has conseguido vencer al propio ejecutor” La voz de Alnayits resuena en la habitación —“Decir que estoy asombrado con tal resultado, seria quedar corto ante tal abrumador hecho”.


    La declaración de Alnayits da por lógica, que, aunque no se encontraba presente en las cercanías, era capaz de ver lo que ocurría en su guarida “La Apostata”.


    —El subnormal plateado es historia, tu sigues -Declaro Rozuel.


    —“Jejeje, ciertamente Ezequiel era alguien de gran poderío, pero no cometeré ese error, de confrontar de la misma manera contra alguien de formidables artefactos de combate no mágicos”.


    Rozuel había llegado a la manija de la puerta azul, pero ante tal declaración del Muhaqdad, ceso sus pasos, las palabras del peligroso investigador no eran para menos.


    —“Me costará varios de mis preciados subordinados, pero valdrá la pena conseguir la victoria, al eliminar a tus compañeros y capturarte con vida” -Expuso Alnayits —“No hay duda alguna, en tu cabeza, en tus recuerdos, puedo sentirlo… alberga un conocimiento único, ¡lo necesito!, ¡lo quiero!, ¡A TODA COSTA!” -Hablo con gran entusiasmo haciendo pausa un momento —“Muerto no puedo hacerme con tal preciado… tesoro”.


    —No serias el primer desquiciado que quiere algo de mi por la fuerza, antes muerto que dejar que te hagas con ellas -Aclaro Rozuel Drayt.


    —“Si hablas de tus artefactos de combate, si, son interesante, pero también se que no son la única cosa en temas de conocimientos que posee y son de MUCHO interés para mi” -Explico el Muhaqdad —“Solo miro tu brazo izquierdo, al principio pensé que solo era un ordinario guantelete mágico de hierro, pero al echarle un vistazo detenido, no había duda alguna, ese miembro de metal tiene algo anormal, un fenómeno único…”


    La declaración de Alnayits hizo que Rozuel se pusiera algo nervioso, pero mantenía la calma, disimulaba esa intranquilidad interna, no por nada lo que el investigador había descubierto era poca cosa. Aquella “anormalidad” a la que él se refería, el propio joven esper ya tenía una ligera idea.


    —“Ese brazo es producto de magia, pero también… ¡de algo más!, ¡mucho más!, no se que es… pude ver la magia que conforma en torno al objeto, ¡pero también algo incierto la une a esta! -Un exaltado Alnayits hablaba con gran pasión —“¿Qué era eso?... fue lo que me pregunté al instante en que lo vi, no podía sentirla, y tampoco a la propia magia que la une, ¿cómo era posible?, ¡tenia que haber una explicación!, con un gran grado de capacidad sensorial era posible verlo, ¡pero no sentirlo!” -El investigador hace pausa un leve momento —“Fue entonces que pensé y me plantee la siguiente pregunta, ¿es posible que exista otra fuente de energía semejante al mana?”.


    Al plasmar aquella incógnita, Rozuel se estremeció en lo más recóndito de su ser, la interrogante del Muhaqdad era una clave como pista para descubrir sobre la existencia de otras fuentes de energía con conceptos similares al mana, por ejemplo, el PSI de los esper. Que alguien con la suficiente sed de conocimiento se hiciera con tal descubrimiento, más aun, alguien que colabora con el Nexus, el investigador Alnayits, empezó a volverse en una amenaza lo bastante potencial no solo para el propio Roz, sino también para Avalia.


    —“Rozuel Drayt, te considero un individuo sumamente valioso, sinceramente, no albergo deseos de hacerte daño, deseo resolver esto sin el innecesario derramamiento de sangre, tanto que quiero hacerte una propuesta”.


    —Paso, ninguna propuesta de alguien tan loco como tú y que colabora con el Nexus, puede salir mínimamente bien, hasta darle mi alma a un demonio por solo un misero Rubre, suena una oferta más tentadora -Opino el propio Rozuel.


    —“Mi colaboración con el Nexus es solo por mero interés personal, pero en ti, albergo un interés aun mayor, si te dijera que estoy dispuesto a traicionar al Nexus, y permitir a tu gente y a ti sobrevivir, ¿qué dirías?”.


    —Oh claro, porque si la propuesta me lo dice el sádico sabiondo que puede leer tu cabeza metiéndote la mano en la frente, suena tan creíble y reconfortarte -Con un tono burlón el esper su opino brindo.


    —“¿Y si te diera un buen motivo para no insistir en confrontarme?”.


    —Je, claro, ¿qué puede ser peor que someterse a alguien que te ve como un espécimen de experimento?.


    —“¿Qué tal contra alguien cuya lucha es una derrota segura?”.


    —Tu amigo el fenómeno de plata pensó lo mismo, mira donde esta, extinguido… por ahora.


    —“Ya te lo he dicho, no cometeré el error, que el propio Ezequiel pago con su vida” -Replica Alnayits —“Déjame enseñarte a que me refiero, ¿ves la puerta amarilla?”.


    El Muhaqdad le dio indicaciones a Rozuel de cruzar la puerta amarilla, aquello sonaba como una trampa, aunque el propio investigador declara que no se trataba de ninguna artimaña preparada, eso solo hizo dudar aun más al propio esper.


    —“Si quieres saber porque luchar contra mi es una causa perdida, lo sabrás

    sí cruzas esa puerta”.


    Después de la platica sostenida con el propio Alnayits, le era difícil no poder ignorar aquello a que se refería, por lo que Rozuel Drayt opto por asumir ese riesgo, armado con el rifle de asalto, se acercó a la puerta amarilla. Se equipo con Intense Iron en “Modo Knight”, abrió la puerta con el rifle apuntando al frente y se adentró a la habitación lentamente con su arma en alto.


    La habitación a la que termino era más pequeña que en la anterior, a solo unos tres metros había una plataforma de metal, al lado de dicha plataforma (pero fuera de esta) se encontraba una rueda de hierro con un cristal azul incrustado en el centro. Mientras a solo un metro de Rozuel, sobre la pared yacía una estatua de una doncella de túnica que sostenía una esfera de piedra en sus manos.


    —“Acércate a la estatua de la doncella, toca la esfera de piedra y concéntrate como si activaras un artefacto mágico, incluso con un no mago, se activará” -Fueron las indicaciones das por Alnayits.


    —¿Se “activara”? -Pensó en voz alta el propio esper.


    Con sumo cuidado y precaución, Rozuel se acerco lentamente a la estatua de la doncella, y con su mano derecha toco la esfera de cristal, se concentro como si sostuviera un artefacto mágico para “activarlo”. De repente un círculo mágico surge en torno a la dicha esfera de piedra, pronto aquel objeto cambia de estado, deja de verse como una mera esfera hecho de piedra, para cambiar a uno de cristal.


    —“Observa la esfera, mira atentamente lo que refleja” -Le indico Alnayits.


    La esfera reflejaba una especie de pequeño oasis, con palmeras a su alrededor, pronto la imagen de esta enfoca a una persona ubicada a varios metros alejada de dicho terreno, estaba parado justo en el desierto, mirando en dirección hacia donde la imagen era mostrada.


    —“¿Puedes verme?, levantare mi brazo izquierdo”.


    El sujeto reflejado en la esfera levanta el brazo izquierdo, lo que revela que aquel individuo era el propio Muhaqdad.


    —“Lo que estas observando, es un dispositivo mágico que permite filtrar imágenes en tiempo real a distancia entre dos objetos similares, una esfera yace en tu mano, otra sobre una palmera, gracias a la segunda, eres capaz de observar el terreno a su alrededor desde la primera” -Explico Alnayits —“Lo utilizo siempre como una forma de corroborar quien se acerca a mis dominios, sin necesidad de poner un pie afuera de la Apostata”.


    Lo que el Muhaqdad acaba de enseñarle a Rozuel, era una especie de cámara de seguridad mágica, la esfera ubicada afuera hacia del emisor y la del interior del receptor. No había sonido en la imagen en tiempo real y la resolución era bastante lamentable, por no mencionar del gran consumo mágico que desprendía en su utilización, la estatua misma estaba cargada de cristales de mana los cuales se ubicaban discretamente en la espalda del mismo, que eran consumidos para mantener activo tal habilidad mágica y siendo fácilmente percibidos mientras eran utilizados.


    —¿Qué se supone que ibas a mostrarme?.


    Pronto la imagen capta a un grupo de docenas de individuos movilizarse a espaldas de Alnayits, la esfera pronto refleja su vista en los alrededores, docenas y más docenas de individuos se habían manifestado en los alrededores, pero no era todo. Más de cien criaturas aladas de aspecto reptilitos sobrevolaban la zona, pronto la docena de hostiles terrestre se convirtió en cientos y cientos de ellos, y al cabo de nada, dos barcos voladores de guerra se muestran en los cielos.


    —¿¡Un ejército!? -Exclamo con incertidumbre el propio Rozuel.


    No solo terrestre, sino también aéreo, el Muhaqdad Alnayits se encontraba apoyado por una considerable cantidad de fuerzas de combates a su lado.


    —“Con los barcos de guerra, en total son 1002 unidades de combate, por cierto, mis preciados navíos de guerra cuentan con al menos 4 cañones mágicos, y mis soldados, Afligidos creados personalmente para mi uso y algunas criaturas elaboradas por mí mismo” -Expuso el Muhaqdad la conformación de sus fuerzas.


    Los soldados ordinarios ya eran una cosa, pero una fuerza de cientos de Afligidos era otra más problemática, sumado a la presencia de hostiles aéreos, aquello que el investigador le revelo, fue la “motivación” para que Rozuel desistiera de toda resistencia.


    —“Bien, después de haber visto todo esto, ¿sigues decidido en querer luchar contra mí?” -La volvió a plantear el investigador.


    El propio Rozuel estaba sin palabras, sus manos temblaban, no por miedo, sino de frustración, la fuerza militar del Muhaqdad había rodeado el área del cual él y su grupo necesitaban si o si atravesar para salir de la Apostada. Dicho de otra forma, una confrontación inevitable, en las que las posibilidades de victoria, no jugaban a favor del esper.


    No podía contar con “Materialización” dado a que necesitaba una gran fuente de mana para que Myldark la convierta en PSI y poder hacer uso de dicha rama de su habilidad ESP. Además de que es consciente del que al campo donde se desenvolvería tal lucha, estaba lo suficiente abierto y expuesto al enemigo, en el caso del ejercito de Yusuf, los muros sirvieron como un medio para ocultar sus acciones, atacar a la fuerza hostil quienes aún se encontraban en sus posiciones y tomarlos desprevenidos con el “fosforo blanco”.


    Aquí tal táctica no podría funcionar, pues, aunque consiguiera hacer uso de la “Materialización”, el fosforo blanco podría lidiar con buena parte del ejercito terrestre, aunque quedaba el tema de los enemigos hostiles, y por supuesto, del propio Alnayits, ¿podría el Muhaqdad guardar otra habilidad bajo la manga?.


    —“Tu silencio me dice que necesita tomarte tu tiempo para meditarlo” -Agrego el Muhaqdad —“Dos horas” -Cito un estimado de tiempo —“Te daré dos horas para pensarlo, si te rindes, tus amigos y tú vivirán, si luchas, tu podrías sobrevivir, pero ellos morirán” -Reitero el investigador —“Escoge sabiamente, Rozuel Drayt”.


    Continuara…
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso