Experimento Los maximizadores, un breve tratado sobre la posmodernidad

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por John Whitelocke, 31 Enero 2024.

  1.  
    John Whitelocke

    John Whitelocke Usuario popular

    Sagitario
    Miembro desde:
    17 Diciembre 2019
    Mensajes:
    720
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Los maximizadores, un breve tratado sobre la posmodernidad
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    635
    "La moderna concepción de la felicidad, donde la búsqueda del placer está en el centro y donde cada individuo es un juez solitario de sus propios deseos, está en el corazón de la crisis de nuestra civilización."Erich Fromm

    Más, más y más.

    En el mundo de hoy el problema es el signo "+". La cuantificación máxima de todo lo que es percibido como deseable, esa es la crisis de nuestra civilización. Exceptuando en aquellos ámbitos evidentes, donde la máximización es enemiga de otra maximización más deseable, y al ser contradictoria, debe abandonarse una en pos de otra; toda norma de la cultura hegemónica en el mundo que habitamos implica que uno debe maximizar.

    Se maximiza la fama. Se maximiza el dinero. Se maximiza el sexo.

    El mundo de hoy es una configuración particular y última del capitalismo.

    Cuando comenzó, como modo de producción y sistema de vida, fue configurando el mundo en sus aspectos materiales más básicos, solo en ellos, y afectando poco a poco otros ámbitos de la cultura y la política. Pero hoy en día ha afectado el espíritu y la conciencia humana, trastornando sus valores y principios, hasta la autopercepción y los fines de la existencia.

    En sus principios, la lógica del capital era producir más y más bienes. El objetivo era aumentar el grosor de la vida material, tan pobre en centurias anteriores.

    Hoy, la lógica del capital abarca todo, y el capitalismo, como un virus, ha llegado incluso a configurar el reino de los sentimientos, para convertirlos en una entidad cuantificable, ergo, maximizable.

    Se ha perdido la virtud, o se la ha reemplazado. Los estoicos apelaban a la virtud de la paciencia y de la frugalidad. Pero hoy la virtud es siempre el tener más. Más dinero, más sexo, más fama, más musculatura, más experiencias, más likes, más ofertas, más cursos, más libros leídos, más videojuegos jugados, más obras escritas, más canciones en una playlist, más emociones, más felicidad, más exámenes aprobados, mayor promedio, mayor tamaño fálico, mayor capacidad de ahorro, mayor casa o vivienda, mayor cantidad de amigos, mayor destreza en el deporte, mayor crecimiento económico.

    Mientras el planeta se adentra en una crisis medioambiental incuestionable, y nos demanda menos, menos y menos, el sistema que hemos logrado configurar para nuestras vidas nos exige más, más y más. La penalización de no adaptarse a este mundo es el ostracismo, la negación de tu existencia. "¿Y vos quién sos? ¿Quién te conoce?", es una frase recurrente que funciona en la sencillez para descalificar al otro. El "¿quién sos?" alude a la imposibilidad de que la otra persona sea un "quien", ya que no tiene un nombre famoso, ni por su dinero, ni por su popularidad, ni por ninguna cualidad, característica o actividad que se haya maximizado.

    El "¿quien te conoce?" pretende recordarle que si fuera un "quien" reconocible, se rodearía de otros "quienes" de su mismo nivel, pero si "no lo conoce nadie" (es decir, es conocido, pero por los "otros") entonces es porque es en sí mismo, un "nadie", "otro nadie" más. Y el sistema también los maximiza, a los "otros", los quieren en más cantidad. Porque mientras más sean mejor, mayor el contraste.

    He aquí una de esas contradicciones entre los signos "+". Para que el contraste sea mayor, ellos, los que han maximizado todo, deben ser necesariamente menos. Deben ser pocos, los menos posibles, y así es como el contraste logra maximizarse.

    Porque si el mundo ha configurado nuestros espíritus para tener más, en todos los aspectos, hasta la felicidad, entonces es preciso que para que eso adquiera valor otros carezcan de ello. Y mientras más sean los que menos tienen, mayor valor adquiere la maximización de los pocos maximizadores de la vida.
     
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche Equipo administrativo Game Master

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    6,985
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    A medida que leía tu escrito, que también se le podría llamar reflexión, recordé el concepto de otredad sobre el cual leí hace varios años, y lo pensé justo antes de que mencionaras explícitamente a los marginados como otros. La otredad es peligrosa y necesaria para el sistema en el que vivimos, del cual bebemos y también se alimenta de nosotros. Es una simbiosis que parece inevitable, una máquina enorme a la cual no tenemos idea cómo hacerle frente y que nunca parece satisfecha.

    ¿La maximización tiene límite? Un límite natural, digamos, no el límite que eventualmente imponga el planeta. Me atrevo a decir que no, y pensarlo de esa forma da algo de miedo. Los sistemas, sin embargo, tienden a desplomarse bajo su propio peso, como si, hablando en términos hegelianos, contuvieran desde su creación la semilla de su propia destrucción. La problemática se establece cuando el germen destructivo es tan grande, tan voraz, que amenaza con consumir hasta la última gota del agua que tenemos y el aire que respiramos. ¿Qué nos queda después de ese estallido?

    Es un comentario breve, pero hablar más sería repetir lo que ya vos expresaste de forma muy elocuente. Me gustó mucho el escrito, es conciso y directo, y se pasea entre la elegancia de una prosa cuidada y la necesaria ridiculez de ciertos patrones de la maximización.

    Me refiero más concretamente a este párrafo, que creo es mi favorito.

    Te mando un saludo desde acá, o sea, a un par de cuadras de tu casa jeje
     
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso