One-shot [KPOP] [Shonen-ai] Patinaje

Tema en 'Personas Reales' iniciado por Amane, 25 Junio 2016.

Cargando...
Tags:
  1.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico NEKO#ΦωΦ

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    2,799
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    [KPOP] [Shonen-ai] Patinaje
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1909
    Título: Patinaje
    Grupo: BTS [Kpop]
    Parejas: Vmin [V/Jimin]
    Palabras: 1849
    Summary: "Un marco de fotos decorado con uno de los selca más importantes para ambos asomaba entre el papel de regalo, pareciendo observar la escena con desbordante alegría."
    Advertencias: Este escrito contiene material de chico x chico. Si no te gusta, no leas~ Y fangirleo, demasiado fangirleo.


    ~Patinaje~

    —¡ChimChim! —la voz de J-Hope se alzó por el salón mientras entraba al lugar con la mano en alto, sujetando unos papelitos—. ¡Adivina que ha traído tu hyung favorito! —giró la cabeza, en busca de su objetivo.

    El nombrado salió de la cocina levemente sonrojado, apareciendo en la habitación dónde estaba el otro, refunfuñando molesto.

    —Hyung… —se quejó, pero a los segundos, tras observar que su mano sujetaba algo que captó su atención, su mirada se iluminó con curiosidad, tal y como un niño.

    Your hope ha conseguido dos entradas para ir a patinar al nuevo sitio que han abierto~ —explicó el mayor, haciendo que el más joven lo mirara sorprendido y claramente emocionado, dando pequeños saltos en el sitio.

    — ¿De verdad, hyung? ¿De verdad?

    Hoseok se limitó a sonreír y asentir, provocando en el pelirrojo una sonrisa deslumbrante que a su vez creó que el ambiente de la habitación se animara. No sabían cómo pasaba pero siempre que el vocal se encontraba feliz, se creaba una atmósfera muy agradable a su alrededor.

    ……

    Horas más tarde, Jimin se había enfundado en un chaquetón de invierno que lo hacía parecer mucho más adorable, pues al tamaño de la prenda también lo acompañaba una enooorme bufanda, unos guantes que le impedían mover los dedos con comodidad y un gorro de lana.

    —¡Vamos a patinar, hyung! ¡Vamos, vamos! —exclamó con alegría infantil llegando al lado de J-Hope que desde hacía un rato estaba sentado en un silla mirando el móvil esperando al más pequeño.

    En cuánto escuchó la voz de éste, levantó la cabeza con quizás demasiada emoción, esperando encontrarse con su apreciado Jimin más tierno de lo que acostumbraba a ser. ¡Y vaya sí se encontró satisfecho al verlo!

    —¿Pero cómo puedes ser tan adorable? —exclamó él aprovechando que las manos de su dongsaeng eran inservibles para jugar con sus mejillas y abrazarlo.

    —Hyuuuuung —se quejó, totalmente molesto. Pero como bien es conocido en Hoseok, aquel tono de voz creó una imagen aún más dulce del otro y con eso fue imposible que escapara de sus gestos cariñosos.

    Mientras dicha escena ocurría, Taehyung —que se encontraba con el maknae, supuestamente viendo la tele, pero en realidad fijándose en todo los movimientos de la otra pareja— los miraba con el ceño fruncido desde el sofá, apretando cada vez con más fuerza los botones del mando de televisión, sin ni siquiera darse cuenta de lo que hacía y mucho menos de que estaba acompañado.

    —Hyung… Hyung… ¡Hyung! —el tono de voz más elevado de Jungkook se coló en los oídos de V justo a tiempo para que éste parara y no rompiera el tan necesitado control.

    —Lo siento, Kookie… —murmuró, pasándole el aparato para que el menor decidiese que canal seleccionar, o, por lo menos, lo cuidara mejor.

    —¡Adiós, Tae, Kookie! —se despidió rápidamente Jimin mientras era arrastrado por el “chico lleno de esperanza” hacia la salida —éste último se emocionó en demasía al imaginarse al menor patinando y fallando varias veces, provocando que le pidiera su experta ayuda y con ellos pudiera pedirle a cambio todo que lo que quisiera [sí, en la mente del rapero era todo muy idílico]—.

    Sin embargo, las prisas de J-Hope por salir de ahí y cumplir su sueño no impidieron que el más joven se despidiera de sus compañeros.

    Y con eso, solo con ese pequeño detalle, el rostro de Tae se iluminó. Se iluminó como si le hubieran dado su juguete favorito tras mucho pedírselo a sus padres. Y es que esa despedida de su compañero de año, ese mínimo gesto, había significado mucho para el alien. Que el pelirrojo se hubiera acordado de ellos —y sobre todo de él al haberlo nombrado primero— a pesar de estar siendo robado por el vil y cruel Hoseok, había sido todo una alegría.

    Eso provocó que estuviera todo el día sonriendo sin evitarlo, caminando de forma alelada. Es más que obvio que eso provocó que el resto del grupo que se había quedado en casa —a excepción de Suga, que estaba durmiendo— lo mirara extrañado, cuchicheando posibles teorías de su comportamiento.

    Jungkook era el único que sonreía conocedor al verlo, sin decirle nada a sus hyungs cuándo le preguntaban.

    —Lo siento Jin hyung, Namjoon hyung, pero es algo de lo que ni él se ha dado cuenta así que no sería justo que yo me adelantara —era su excusa.

    Los dos mayores solo podían resignarse y seguir creando hipótesis.

    ……

    Pasaron horas y horas. El sol, que se encontraba casi a mitad de camino cuando la pareja había salido, ya se encontraba escondido, siendo relevada por su pálida y llena compañera. El cielo, antes con su celeste natural, había sido sustituido por una bóveda más oscura, rozando el negro absoluto, salpicada por brillos blancos que contrastaban de sobremanera.

    La verdad, una noche bastante tranquila y realmente hermosa. Una pena que para uno de los integrantes del grupo, todo aquello no fuera importante y su mente solo estuviera preocupada por una cosa: el cielo se encontraba oscuro y cierta persona no había hecho aparición aún.

    —No vienen… ¿por qué no vienen? ¿Dónde están? —preguntó el castaño, revolviéndose el pelo para pararse en medio de la habitación que compartía con el otro 95’.

    —Estarán de camino~ —canturreó Jungkook, mirándolo sonriente. ¡Por fin se estaba quieto! Llevaba horas caminando sin dirección por el cuarto.

    Taehyung, tras la cena y al ver que su amigo no hacía aparición, le había pedido al miembro más cercano —el maknae— que le acompañara mientras el par se dignaba a volver, así que el más joven se posicionó sobre la cama del pelirrojo para cumplir su cometido con más comodidad.

    —Pero… pero… —empezó a mascullar dejándose caer sobre el borde de su cama, sin dejar de revolverse el pelo. Se veía realmente estresado y al menor le daba verdadera pena verlo así, al fin y al cabo era el chico al que era más cercano en el grupo y no soportaba ver así a sus amigos.

    —Tranquilízate, está con J-Hope —dijo, haciendo una leve mueca de preocupación mientras se acercaba para acariciarle la espalda a modo de consuelo.

    —¡Ese es el problema! —exclamó el mayor, levantando el rostro de sus manos para mirar al maknae suplicante.

    Jungkook no pudo evitar reír en voz baja, casi de forma imperceptible. Pobre hyung~ En realidad sí lo pasaba mal con aquello.

    —Vamos… sabes perfectamente que no. J-Hope hyung no dejaría que le pasase nada malo al enano de Jimin —dijo, extendiendo sus brazos para rodear el cuerpo de Taehyung en un cálido abrazo, sonriendo levemente al ver como éste lo aceptaba e incluso se giraba para apoyar su frente sobre el hombro contrario.

    Pasaron varios minutos así, Jungkook dejando salir de vez en cuándo palabras de ánimo y V abriéndose cada vez más para darse cuenta que lo que sentía por Jimin era más que un cariño amical.

    ……

    —Ehm… s-siento interrumpir…

    —¿Jimin? —V se apartó del maknae con extrema rapidez y miró a la puerta alarmado, encontrándoselo ahí.

    El pelirrojo estaba sujetando un paquete envuelto con fuerza delante de su cuerpo. El papel era verdaderamente alegre y colorido, bastante contrario al rostro del joven, que expresaba desconsuelo. Sus ojos se habían anegado de lágrimas y al hablar lo hizo con voz quebrada.

    —D-de verdad, d-disculpadme… —murmuró antes de darse la vuelta lo más rápido que pudo y alejarse por el pasillo hasta alcanzar la habitación de otra persona, sabiendo que él lo dejaría entrar y escucharía.

    Taehyung se quedó con la boca abierta, mirando el marco de la puerta con expresión incrédula, casi sin pestañear. No podía creer que eso acabara de pasar.

    —No, será mejor que lo dejes un rato solo… —dijo Jungkook, cogiendo su muñeca cuándo el castaño hizo un amago de levantarse.

    Primero se resistió a la idea del otro pero finalmente tuvo que aceptar y dejarse caer nuevamente en la cama, con ojos llorosos. ¿Cómo podía haber estropeado todo tan rápido? ¡Y claro que la culpa no era de Jungkook! ¡Ni de Jimin! Era toda suya por no saber aclarar lo que le pasaba.

    ……

    —Hyung… —murmuró el pelirrojo asomándose cabizbajo por el marco de la puerta que J-Hope compartía con el maknae.

    —¿Ha pasado algo, pequeño? —preguntó el nombrado, girándose con obvia preocupación para después acercarse y abrazarlo—. Pobre. Ven —agarró su mano para hacerlo entrar y cerró la puerta.

    Se sentaron juntos en la cama perteneciente al rapero, que miró el paquete de regalo y después a su amigo con una mueca de pena.

    —E-es Tae… y K-Kookie… c-cama… y y-yo… —el mayor enarcó una ceja, confuso por lo que estaba contando.

    Tras varios minutos de llanto silencioso y abrazos alentadores, el menor pudo sentir por fin algo de consuelo y se tranquilizó lo suficiente como para contarle lo sucedido al otro.

    —Vaya… — Hoseok no pudo pronunciar más palabras, pues la puerta se abrió con un golpe seco, asustándoles.

    —¡Jimin! ¡No! ¡Ya ha pasado mucho tiempo! —Taehyung se acercó a la pareja de forma apresurada, intentando parecer decidido a pesar de que se encontraba hecho un manojo de nervios—. ¡Dímelo! ¿Lo quieres? —su dedo tembloroso señaló a J-Hope.

    —¿Q-qué? —preguntó Jimin tras asimilar todo lo que acababa de pasar—. ¿Q-querer? ¿A hyung? —negó con la cabeza, sonrojado—. Somos amigos, Tae, solo somos amigos… —y se reprimió las ganas de llamarlo idiota, porque lo estaba siendo.

    —Yo me iré un momento~ —Hope se puso en pie y se fue de la habitación sin poder evitar sonreír de forma deslumbrante.

    Se encontró con un curioso maknae que intentaba escuchar lo que sucedía “disimuladamente”.

    >> Vamos maknae, te tengo que contar unas cosas~ —canturreó el bailarín principal echando el brazo sobre los hombros del más joven.

    ……

    —Te he comprado algo… —murmuró Jimin sin levantar la vista, extendiendo el paquete que no había dejado de sujetar hacia el castaño.

    —¿De… verdad? —cogió el presente con cuidado.

    —Por eso habíamos tardado más hyung y yo, quería encontrar el regalo perfecto —se explicó, empezando a jugar con sus pantalones.

    —¿Y por qué…?

    —No lo sé, solo quería comprarte algo —se encogió de hombros mientras respondía.

    Tras varios segundos de silencio, Jimin levantó finalmente la vista.

    >> Tae, de verdad, si vosotros dos estáis juntos yo… —las palabras se perdieron en su garganta.

    El contacto repentino de los labios de Taehyung sobre los suyos lo sorprendieron al principio, pero no se resistió. Fueron apenas milésimas de segundo hasta que se decidió por corresponderlo, dejándose guiar por sus instintos.

    Cerró sus ojos, haciendo el momento más mágico.

    Sintió, principalmente, lo salado que resultaba le beso por culpa de las lágrimas derramadas por su parte, pero no le resultaba molesto.

    Poco tiempo después, se separaron en busca de aire. Sin embargo, el alien junto sus frentes con cariño.

    —Te quiero, ChimChim —sentenció, sonriendo.

    —Yo también, Tae Tae —respondió el otro, dejando ver su smile line.

    Un marco de fotos decorado con uno de los selca más importantes para ambos asomaba entre el papel de regalo, pareciendo observar la escena con desbordante alegría.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    SweetSorrow

    SweetSorrow Crítico

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Julio 2013
    Mensajes:
    1,421
    Pluma de
    Escritor
    Oh, shit, Gabi, why. Why??? Siempre haces unos escritos tan tiernis que seguramente moriré de sobredosis de ternura por tu culpa. Fuuuck si es que no lo supero someone help me please.

    A ver, a ver... si es que al principio parecía ser un Jihope en toda su totalidad. Hobi tan deslumbrante y cariñoso, y Jimin que se sonroja y molesta. But, no, es sólo una gran y bella amistad y aaawns♡ Los celos de Taehyung, vida mía, que cute. Pero Jimin se despide de él y ya es feliz el resto del día y oh god pero qué amoooor hell. Me derrito god god god como lo amo xD

    Oh, pero se tardaban muchísimo en regresar... y Taehyung lo estaba pasando fatal, pero el maknae estaba ahí para apoyarlo y darle ánimos y y y aww... ¡Pero de repente aparece Jimin malinterpretando todo! Menos mal que luego están solos en la habitación de Hobi hablando... ¡y pum, el tan esperado beso!

    No sé, he de decir que este es uno de tus escritos que más amo, really. Hubieron descripciones, como la del cielo nocturno, que me dejaron simplemente encantada. Fue perfecto y con una gran narración.

    Gabi, gracias por hacer tan adorable fic♡
     
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso