Explícito I Want To [Gakkou Roleplay | Joey x Emily]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Amane, 14 Septiembre 2020.

  1.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico Tarot reader Cerbero

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    9,359
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    I Want To [Gakkou Roleplay | Joey x Emily]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2601
    Título: I Want To.
    Fandom: Gakkou Roleplay.
    Personajes: Emily Hodges, Joey Wickham.
    Palabras: 2486
    Summary: "El lobo había cerrado sus fauces alrededor del conejito, ya no había escapatoria."
    N/A: tbh, solo diré: :satan: tremendo pwp me marqué| Gigi Blanche *sale rodando* | Este escrito contiene escenas
    explícitas, concretamente escenas de sexo heterosexual.


    Si tenía que ser sincera, a Emily le encantaba pasar el tiempo con Joey.

    La mayoría del tiempo, ciertamente, solo se acababan liando en alguna esquina de la Academia o en el pub de turno. Sin embargo, a veces simplemente la invitaba a salir algún sitio y se emocionaba como una niña pequeña.

    Le había enseñado un parque precioso que no conocía, había aprendido cómo conseguir fotos bonitas y había descubierto lo mucho que le gustaba el acento británico.

    Por supuesto, Emily no era ninguna tonta y sabía muy bien el porqué de todo eso. Quería ganarse su confianza para llevársela a la cama. Y bueno, no es que ella pusiese mucha resistencia a ello, tampoco.

    —Senpai.

    Estaban sentados en un banco cualquiera, Emily tomando un batido mientras Joey revisaba su móvil, con el brazo echado por los hombros de la chica.

    —¿Mhm?

    —¿P-puedes enseñarme tu piso?

    Emily no lo vio, pero no hizo falta mucho para imaginárselo. La sonrisa felina que se le plasmó al chico en los labios; el ronroneo bajo, casi imperceptible, en su pecho.

    —Claro, preciosa.

    El lobo había cerrado sus fauces alrededor del conejito, ya no había escapatoria.

    * * *
    —¿Y esa habitación?

    Quizás Joey estaba algo impaciente, porque habían llegado al apartamento dónde vivía demasiado rápido. Y tras un tour exprés, el chico ya prácticamente la había arrastrado la planta de arriba.

    —¿Eh? Ah, esa es la habitación de mi hermano. Debe estar estudiando así que mejor no molestarle, Emi-chan~

    —Oh… entendido.

    Después de aquella explicación, la chica siguió las indicaciones del mayor hacia el interior de su cuarto, siendo seguida segundos después por el mismo.

    No importaba cuantas veces la viese, Joey siempre la dejaba pasar primero para poder recorrer su figura desde atrás.

    Ah, era tan jodidamente débil.

    Cerró la puerta tras de sí mientras Emily miraba a su alrededor, curiosa, con las manos tras la espalda. No quería ser demasiado cotilla pero lo cierto es que había tenido mucha curiosidad por saber cómo sería la habitación de Joey.

    No sabía que se esperaba pero… definitivamente no aquello.

    Era un cuarto normal, de hecho era bastante sobrio. Emily se habría imaginado algo mucho más alegre, a decir verdad, más colorido quizás… pero de alguna manera también le pegaba. Y estaba todo muy ordenado, aquello no le sorprendió.

    —¿Te gusta, Emi-chan~?

    La voz ronca del chico sonó cerca de su oído, sacándola de su ensimismamiento con un violento sonrojo al darse cuenta que se había quedado embobada y le había permitido al chico acorralarla.

    —Mhm.

    La chica asintió aun así, ligeramente, y Joey se separó, aunque sin perder aquella sonrisa tan suya, encantado de verla tan nerviosa y al mismo tiempo tan preparada.

    Era muy tierna, ¿verdad? Pidiéndole ir a su apartamento para luego sonrojarse así.

    —¿Quieres algo de beber?

    —Estoy bien, gracias.

    Joey la rodeó entonces hasta quedar delante de ella y deslizó su mano por el delgado brazo de la chica, hasta alcanzar su muñeca y tironear ligeramente de la misma. No la obligó a moverse, más bien fue casi como un reclamo infantil.

    Tanto así que incluso el rostro del chico había adquirido un tono más ligero que le permitió a Emily relajarse y dejarse guiar hasta la cama, sentándose sobre su regazo con delicadeza.

    La chica se inclinó ligeramente hasta juntar sus labios a los contrarios, y el cuerpo de Joey no tardó en reaccionar, llevando una de sus manos a su pierna y enredando la otra en su cabellera.

    Ya no eran unos desconocidos en ese sentido así que el chico sabía perfectamente como besarla, hasta dónde llegar, y Emily tampoco se quedaba atrás.

    Una sonrisa traicionera se le coló en mitad del beso al moreno cuando sintió la mano de la chica deslizarse por dentro de su sudadera, en un movimiento casi desesperado.

    Pero vaya con el conejito.

    El inglés volvió a agarrar su mano, parándola, y después de unos segundos se separó del beso, aunque no soltó su cabello, y la miró con una sonrisa… realmente difícil de describir, y con aquel brillo en sus ojos que solo indicaba problemas.

    —Tranquila, Emi-chan~ —murmuró, con tono suave, mientras depositaba un beso sobre su mejilla—. Es tu primera vez, ¿cierto?

    —B-bueno…

    —Oh, claro. Con un chico, quiero decir~

    Sonrojada como estaba, Emily solo pudo asentir con la cabeza, ligeramente. Joey sonrió enternecido y depositó otro beso sobre su nariz.

    Katrina y Alisha le habían tomado la delantera en ese sentido, ¿no? Pero no importaba, al chico igualmente le excitaba la idea de ser el primero de género masculino.

    >>¿Y estás segura de que lo quieres hacer?

    Antes de nada, por supuesto, también era un chico decente y la miró con una expresión calmada, para nada apremiante a pesar de todo. No quería que se sintiera presionada, nunca lo hubiese querido.

    —Estoy completamente segura, senpai.

    La voz de Emily sonó realmente segura como pocas veces y le dirigió al mayor una sonrisa que le resultó realmente encantadora. Estaba confiando plenamente en él, ¿eh? Pues tendría que estar a la altura.

    Aflojó el agarre de su muñeca y soltó el de su cabello, llevando ambas manos a sus piernas para levantar con una facilidad irrisoria, haciéndola cambiar de posición. La había vuelto a sentar sobre su regazo, aunque en aquella ocasión con las piernas a cada lado de las suyas.

    Emily de nuevo sintió sus mejillas sonrojarse pero no opuso ninguna resistencia, aun cuando aquella posición le había levantado la falda hasta dejar ver sus piernas prácticamente por completo y Joey aprovechó para acariciar las mismas de manera suave, casi inconsciente.

    —Emi-chan~ —susurró, cerca de su oído—. Guíame~

    Emily tardó en procesar las palabras del chico, sin saber cómo reaccionar hasta que sintió como le mordisqueaba el lóbulo de la oreja, haciéndola volver en sí tras un escalofrío que le recorrió la espalda.

    Sus miradas chocaron, pudiendo así Emily ver el brillo casi diabólico que se le había plasmado en las orbes café. Se aprovecharía de ella, ¿verdad? Solo para pasárselo un poco mejor.

    Porque no podía controlar el demonio que le incitaba a tensar la cuerda hasta no poder más y, solo cuando parecía estar al límite, tomar el control.

    —Uhm… b-bésame más…

    La sonrisa del chico solo se ensanchó más al escucharla, prácticamente ronroneando de nuevo. Era tan obediente que hasta eso iba a cumplir por mucha vergüenza que le diese, ¿eh?

    Subió así sus manos hasta alcanzar su espalda y tiró de ella, haciendo que sus labios chocasen de nuevo. Emily apoyó sus manos sobre los hombros del chico y se acomodó, pegándose aún más a su cuerpo.

    Mientras el beso se iba profundizando, las manos de Joey fueron incapaces de quedarse paradas y, con cuidado, sacó la camiseta de la falda de la chica para colar sus dedos en el interior, rozando la piel de su cintura, erizándola ante el tacto.

    El moreno se volvió a sonreír cuando Emily tuvo que separarse del beso, jadeante y con un gemido contenido al morderse el labio inferior.

    “No hace falta que te contengas aquí, Emi-chan” parecía decir su mirada entornada.

    —¿Qué más~?

    Su voz no perdió intensidad al hablar aun cuando debía admitir que le estaba costando mucho soportar su impulso de empujarla contra la cama y comérsela de arriba abajo.

    Jugueteó con el cierre de su sujetador.

    —El c-cuello…

    Joey no pensaba ser demasiado exigente con ella, no ese día al menos, así que no se hizo de rogar demasiado antes de acercar sus labios a la zona mencionada de la chica y comenzar a dejar un reguero de besos por el mismo, acompañado de ligeros mordiscos y lamidas.

    No dejaría pasar la oportunidad de marcarla lo suficiente para que Katrina lo viese la próxima vez.

    >>M-más…

    Sacó una de sus manos para subirla hasta el tirante de la camiseta de la chica, jugueteando con él antes de bajarlo y seguir el mismo proceso en su hombro.

    >>Más…

    Siguió y siguió bajando hasta alcanzar su escote, parando cerca del límite de la camiseta sin embargo, dirigiéndole entonces una mirada inocente desde esa posición.

    —Tengo que quitártela, Emi-chan~

    —Hazlo.

    Mierda, aquella chica lo estaba volviendo loco. Podía ser bastante exigente cuando se lo proponía, ¿eh?

    Sin perder la sonrisa triunfante y con movimientos ágiles, Joey pasó la camiseta de tirantes de la chica por encima de su cabeza y, aún si no se lo había pedido, desabrochó su sujetador con una facilidad impresionable.

    Tiró ambas prendas hacia algún lado de la habitación y no tardó en centrar su atención en los pechos de la morena. Los ahuecó en sus manos, presionó el palpitante botón con sus dedos, sus labios, su lengua… observando cada reacción de la chica.

    Era terriblemente sensible en esa zona.

    Con la mente y la visión nublada, Emily enredó sus dedos en la cabellera de Joey y tiró de ella, separándolo al sentirse tan al borde. El chico levantó las cejas, claramente impresionado, pero simplemente se dejó hacer, correspondiendo al beso tan necesitado que comenzó a darle segundos después.

    Con algo de torpeza, Emily se deshizo de la sudadera del chico y se empujó contra él al continuar el beso, haciéndolo caer sobre la cama.

    Joey no pudo aguantar ya el gruñido gutural que vibró en su pecho, mordiéndole el labio inferior a la chica. Había bajado la cremallera de su falda y sus manos se habían colado hasta apretar sus glúteos.

    Cuando finalmente se separaron, jadeantes, comenzó a jugar con el elástico de su ropa interior y la miró con un brillo extraño en su mirada entornada.

    —Dilo.

    Emily jadeó, intentando recuperar algo de aire para hablar con propiedad. Su mente estaba completamente nublada, pero si no lo hubiese estado ni hubiese sido capaz de decir lo que sabía que Joey quería escuchar y lo que ella misma realmente deseaba decir.

    —Senpai —susurró, en un hilo de voz—. Fóllame.

    Otra jodida victoria.

    Joey se sonrió como nunca en aquella tarde y, afianzando el agarre sobre sus muslos, se dio la vuelta hasta dejar a Emily tumbada sobre la cama, con él encima.

    Volvió a devorar sus labios con ansiedad, recorriendo su sinuosa forma con los dedos, dejando un camino que le quemaba la piel.

    Al llegar a su cadera se deshizo finalmente de la molesta falda y no tardó en colarse dentro de su ropa interior, presionando con algo de fuerza el botón, haciéndola gemir contra sus labios.

    Siguió estimulándola en aquella zona, bajando sus besos de nuevo por todo su cuerpo para poder así escuchar con mayor claridad los gemidos que le estaba sacando, y poco después introdujo un dedo en su interior, seguido de un segundo cuando ella se lo pidió.

    Esperó a que Emily estuviese cómoda con aquella intromisión antes de finalmente salir. Le guiñó el ojo cuando la vio suplicante y con su eterna sonrisa, comenzó a desabrocharse sus propios pantalones y deshacerse de su ropa interior.

    Abrió el cajón de su mesita de noche para hacerse con un preservativo, abriéndolo con los dientes mientras se masturbaba ligeramente, colocándoselo no mucho después.

    Estaba jodidamente caliente.

    Observó de reojo como Emily se deshacía de sus bragas y se sonrió, de nuevo, con aquella satisfacción.

    No se hizo esperar. Volvió a inclinarse sobre ella, su miembro rozando su entrada pero sin llegar a entrar.

    —Emily, avísame si quieres que pare, ¿sí?

    Sonaba terriblemente serio, a pesar de la situación, y la chica asintió con convicción al escucharlo.

    Después de todo, no quería hacerle daño de ninguna manera.

    Tras recibir la aprobación de la joven, comenzó a introducirse en ella, con lentitud y una capacidad de control encomiable. Sintió el cuerpo de la chica estremecerse, sus uñas clavándose en su espalda y su interior apretándose con fuerza, y tuvo que apretar la sábana entre sus dedos para controlarse.

    Pero esperó pacientemente hasta que el cuerpo de Emily se relajó algo más y esperó a que le diese permiso antes de moverse, por supuesto aún con lentitud. A pesar de todo, logró aumentar la rapidez de sus embestidas una cantidad considerable antes de sentir como la chica se deshacía en un orgasmo, siendo seguido no mucho después por él mismo.

    Aún con la respiración agitada, salió de ella para deshacerse del preservativo y el cuerpo de Emily volvió a estremecerse cuando lo hizo.

    Lo… había hecho.

    Y se había sentido jodidamente genial.

    Cuando Joey se giró, dispuesto a hacer alguna de sus bromas, se encontró con la morena completamente sumida en el mundo de los sueños.

    Se había agotado, ¿eh? Era lo normal.

    Le colocó una manta por encima y comenzó a vestirse, saliendo de la habitación no mucho después.

    Ya tendría tiempo de probarla aún más.

    * * *
    Cuando Joey abrió los ojos la mañana siguiente, lo cierto es que lo último que esperaba era encontrarse solo en la cama.

    Estaba seguro de haberse dormido al lado de Emily y no había manera alguna de que se hubiese despertado antes que él… ¿verdad?

    Se incorporó en la cama y miró alrededor, confuso. Su ropa seguía desperdigada por la habitación así que no podía haberse ido a casa, aunque observó cómo su propia sudadera había desaparecido y una ligera sonrisa se formó en sus labios.

    Realmente se había despertado antes que él, ¿eh?

    Solo con los pantalones puestos, bajó las escaleras haciendo el menor ruido posible y se asomó por la puerta de la cocina, observando la escena con una sonrisa enternecida.

    Emily se veía terriblemente adorable con su sudadera puesta y el pelo recogido en aquel moño desaliñado, tarareando una canción cualquiera mientras estaba claramente cocinando algo.

    Joey se acercó con paso sigiloso y rodeó la cintura de la chica, provocándole un respingo.

    —Vaya, Emi-chan, y yo que quería que mi desayuno fueses tú~

    Que le dijese aquello tan cerca del oído y con aquella voz tan ronca lo único que hizo fue ponerla más nerviosa, sintiendo como el común sonrojo ya se apoderaba de su rostro.

    Reaccionó con rapidez, sin embargo, y cogió el vaso de agua que se había preparado antes para lanzarle el líquido a la cara, alejándolo como a un gato.

    —¡Ah, senpai! ¡Lo siento mucho!

    Se llevó las manos a la boca cuando se giró y se dio cuenta del desastre que había causado, genuinamente preocupada, pero Joey simplemente rio, apartándose el flequillo de la cara.

    Más que merecido.

    —¿Qué estás haciendo?

    Emily se quedó un rato embobada mirándolo, haciendo que el chico recuperase la sonrisa felina al darse cuenta. Por suerte aquello sirvió para hacerla reaccionar y, pretendiendo esconder su nuevo sonrojo, volvió a girarse para centrarse en la cocina.

    —El otro día vi en una peli lo que desayunaban los británicos y aprendí a hacerlo. P-por simple curiosidad, claro. Pero bueno, quería intentarlo pero no prometo que esté bueno.

    Joey se dejó caer sobre la silla, mirándola con la mejilla apoyada sobre el brazo.

    ¿Qué necesidad había de ser tan tierna?
     
    Última edición: 14 Septiembre 2020
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Zukulemtho Zukulemtho x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Cerbero #NoHomo

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    1,761
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Uys gracias por dejarme la cancioncita nomás I FEEL SO SPOILED uwuwuwuw

    pERO BUENO MUJER ME ENGAÑASTE yo estaba segura que iba a ser un Joey x Ali pERO NO

    PERO NO

    Chale, no sé si admirar o apiadarme de Emi por confiarle su virginidad a un fuckboy pero bueno, vamos a decir que Joey seguro es muy majo y da muy buenas vibes (???? Kinda (???? Al menos, aunque en el fondo es un pinche cabrón, igual y se preocupa porque ella se sienta cómoda y tal uwu Pero alv seguro estoy adelantándome a las quotes y acabaré repitiéndome así que vENGAN LAS QUOTES *entran comerciales*

    SAME SIS, S A M E. ¿Emily nació en Japón? Porque si le entiende hablando en inglés te juro que Joey lo usaría un montón a su favor JAJAJA pinche british wicked boy

    Nada que ver pero im super in con la canción esta, que usamos en la escena del aula y volver a oírla aquí es como aaaaaa es su anthem cmon

    Bueno, con respecto a esto tengo opiniones encontradas (??? Creo que, desde el punto de vista de Joey, para él siempre sería más fácil liarse con chicas que no sean vírgenes por... obvias razones, i guess. Igual y si se mete con Emi, o una chica como ella, eso no significa que vaya a darle ladilla o que esté en plan "pff, qué pereza", y aunque así fuera no se los demostraría nunca. Realmente sólo es un detalle estúpido en el sentido de que no creo que a Joey le haga diferencia el hecho de que sea virgen o no, al menos no con el rollo kinky de "uh, es virgen, me excita". No sé si me explico xdd

    PERO BUENO ACÁ TE JURO QUE EMPECÉ A CHILLAR COMO DESCOSIDA porque me dio unas vibes de The Emperor tremendas, y aunque soy muy weak por el soft Joey también me encanta este cabrón, qué decir. Me encanta cuando se pone en plan seductor y va atendiendo a lo que le piden las niñas, y no porque le guste complacerlas (que sí, pero no es el punto): lo hace porque le gusta oírlas pedírselo. Que le pidan en voz alta todo lo que quieren que les haga. Uff, te juro que lo re pone al cabrón.

    Y sé que The Emperor lo escribí yo pero es que soy super weak por esa cosa y *rueda* esto me dio unas vibes tremendas de eso and then i died

    Aber qué tienen los pendejos de este rol con querer tener el control. Joey, Hiro, Al JAJAJAJA azopotamadre

    Igual y tienen formas diferentes de expresarlo kinda, y creo que está genial. Cómo algunos quieren tener el control siempre, no cederlo ni un instante, y cómo otros se permiten danzar al son de otra canción, jalando y jalando la cuerda, esperando el momento preciso para saltar y atacar. Yo pensé por ejemplo que Joey tenía esta cuestión de poder con Kat por obvias razones, pero que no era algo que le ocurriera con Alisha. Y entonces los pusimos a follar en el baño y me di cuenta que sigue siendo el mismo cabrón JAJAJA sólo que lo demuestra de diferentes formas. Con Kat puede que resulte en agresividad, con Ali puede que resulte en debilitarla hasta que no pueda negarle nada, y con Emi y Jez... las hace decirlo. Es como si el maldito buscara la debilidad de cada una y atacara allí.

    Wey pls ur kinda scary but also hot af

    PERO BUENO ABER QUÉSTAPASANDA IS THIS EMI O ME EQUIVOQUÉ DE FIC????? WEEEEEY this was hard, y no estoy hablando precisamente del pito de Joey (??? Woah, me sorprendió bastante oír eso en boca de Emi y Joey debe haberse quedado de *blink* "oh, si insistes~"

    Pero bueno, esta wea bien sabrosa estuvo llena de foreplay y como ya lo hablamos una vez, sOY SUPER WEAK POR EL FOREPLAY así que estuve chillando como perra 24/7, sí que sí. Y nada, Joey mijo deja de ser tan sexy pls im beggin u (???

    AAAAAAAA al final incluíste lo que hablamos el otro día JAJAJAJA y esto del agua fue épico *highlight* Me encantó imaginar a Joey todo empapado pero sin molestarse porque este cabrón igual y tiene una paciencia envidiable, y si hubieras agregado lo de que se enfurruñaba por no haberle dejado preparar el desayuno pls JAJAJA pero oshe, no me quejo.

    Igual y me parto, te imaginas que Emily anduviera así a sus anchas bien tranquila y de repente se aparece Matty en la cocina? Like niña parfavar JAJAJA seguro se moría ahí nomás, y luego Joey meado de risa.

    UH SÍ me acordé de algo bien de la nada, Joey y Matty viven en un edificio así que no hay realmente piso de arriba (? Es un departamento.

    Y BUENO NADA qué grata sorpresa, miss uwu Muchas gracias por escribirlo aaaaa, me gustó mucho <3
     
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso