1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Explícito Fanfic - Werewolf & Assassin

Tema en 'Originales' iniciado por Sylar, 28 Noviembre 2017.

Cargando...
  1. Índice: CAPITULO 19
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2845
    CAPITULO 19


    La cama rechinaba ante las violentas sacudidas en la que se hallaba sometida, con sus desnudos cuerpos encima del colchón, la viril juventud del joven de pelo blanco se tornaba en brazos de la adultez madurez de la loba.


    La cama era lo bastante espaciosa para los dos, inclusive para un tercero, la habitación se ubicaba en el segundo piso de la casa a la cual estaban, era un dormitorio con varias camas a la vez, pero la más grande pertenecía a la licántropa adulta.


    Los dos se dejaban llevar por su lujuria, con sus rasgos lupinos parcialmente visibles, desembocando sus orejas, los colmillos y el notable rabo animal, Tharja asumía la dominación, con Peter acostado boca arriba y ella sentada sobre su erecta hombría.


    Obscenos sonidos denotaban de las sacudidas de la loba adulta, jadeos acompañados de gruñidos de placer expresaban su gozo, sus enormes pechos al aire tenían algo su pelaje encima y rebotaban entre tal movimiento que el chico no pudo resistir y sin previo aviso los ataco con su boca y manos.


    Devoro uno de los pechos, saboreándolo y toqueteando el pezón con la punta de su lengua, con una mano se ocupaba del seno restante moviéndolos de manera circular, Tharja no tuvo objeción, puso sus brazos alrededor de la espalda de su pareja y dejo que se deleitara con sus atributos.


    Peter empezó a llevar las movidas de su cadera, reluciendo aún más el gemir de la licántropa, acompañado del manoseo de sus pechos, el placer al que se sumía era algo inaudito e injusto por no haberlo experimentado antes.


    — ¡Que gustooooo… hacerlo con alguien de la misma raza!... –Exclama entre gozo la loba.


    — ¿Nunca lo has hecho con un lobo antes? –Le pregunta Peter.


    — ¡No con machooos!... ¡si, justo ahí!... ¡solo lo he hecho con mis compañeras e hermana de manada, no hay lobos machos entre los nuestros!...


    Un detalle interesante, a consecuencia de la escases de varones en la raza de hombres lobos, el sexo entre licántropos se ha centrado mayormente entre mujeres, aun así, eso no determina una sexualidad totalmente lésbica en las mujeres lobas, siguen teniendo atracción sexual hacia el género opuesto, pero a consecuencia de la natalidad, las relaciones de tal índole entre los suyos ha girado en torno al sexo entre hembras.


    — ¿Supongo que no siempre lo hacen entre ustedes?, algunas debe preferir una que otra la necesidad de algo de carne masculina –Comento Peter.


    — ¡Siiii!... si queremos hacerlo de esa manera… solo nos basta con someter a un humano y ya… ¡aaaah!...


    Para satisfacer esa necesidad de sexo hetero, usan a humanos secuestrados, algunos obtenidos de asaltos a caravanas comerciantes, de esclavistas o inclusive de la captura de cazadores, la sociedad de hombres lobos esclaviza a humanos con propósitos en su mayoría sexuales.


    Ya sea para sexo ocasional con el fin de satisfacer sus lujuriosas necesidades, pero una función vital era la procreación, sin lobos machos de que valerse, debían reproducirse a través de humanos, el fruto concebido entre un hombre y una mujer loba, siempre dará por resultado un descendiente licántropo, caso contrario entre un hombre lobo y una mujer humana, será un niño que puede heredar o no la licantropía del progenitor.


    Los dos cambian de posición y Tharja se pone de cuatros patas esperando a su acompañante, el joven peliblanco no la hizo esperar y la monto enseguida, como un par de perros en celos, Peter se situó encima suyo y apoyando sus brazos sobre sus pechos, hundía con salvajismo y cero delicadeza su pene dentro de la mojada vagina de la loba.


    — ¿Que se siente que te monten como una perra? –Susurra Peter con erotismo al oído de Tharja.


    — ¡No me importa como lo hagas… con tal de sentirlo… aaah… que gusto…!


    Los empujes de Peter se hicieron más rápidos, los manoseos más fuerte, estrujaba los pechos de la licántropa como si esperara sacarle leche, Tharja puso una mano sobre la cabeza de su acompañante para acercar su boca con la suya, sus lenguas se entrelazaban, su saliva mezclaban y al punto del clímax, la mujer loba ruge bestialmente al desencadenarse su corrida, Peter le acompaña en el placer y eyacula en su interior.


    —No tienes idea… de cuanto… esperaba jodidamente… hacer esto… -Dice entre jadeos la mujer loba —No todos los días se tiene el gusto… de aparearse con un lobo macho.


    —Lo mismo podría decirle de coger con alguien que posiblemente me dobla en edad –Comenta el chico peliblanco.


    —Tan solo tengo 38 años.


    —Corrijo, con alguien que tiene más del doble de mi edad.


    — ¿Listo para la segunda ronda? –Tharja lame con lascivia el cuello de Peter.


    — ¿Responde esto a tu pregunta? –Muestra su pareja su aun endurecido miembro.


    __________________________________________________________________​


    Horas habían trascurrido, regresando al primer piso, Tharja preparo una bolsa con varios suministro de comida, un farol a mano que funcionaba a base de energía Nova y tres botella de madera con agua potable en su interior.


    —Como había acordado, aquí tienes tus suministros –Le entrego ella al joven.


    —Supongo que no te meterás en problemas por darme esto sin pagar con dinero.


    —Je, ni que fuéramos a ir a la bancarrota por tal cosa, además, te tengo un bono extra, por entretenerme más del tiempo que creí que duraría.


    Tharja le hizo entrega de un mapa y una inusual estaca de metal.


    —Este es un mapa que detalle toda esta región, desde donde estamos ahora, la ciudad de Brahim y el calabozo Moldevil.


    —Excelente, no soy de los que usan habitualmente un mapa para moverse, pero es mejor que nada si quiero ubicarme –Agradece Peter —¿Y esa estaca?.


    —Esta “estaca” no es una ordinaria, en realidad es un producto hecho con tecnología Nova, es una tienda de campaña portátil, la clavas bien duro en el suelo y mientras las sujetas recitas “Montar Tienda”, después la sueltas y al cabo de unos segundos esta cosa pasara de ser una estaca a una autentica tienda, te servirá para no tener que dormir en el frio y duro suelo del calabozo –Explico ella.


    —Carajo, en verdad agradezco el gesto de ayuda, una tienda que se pueda montar así de fácil me viene de mil maravillas.


    —Entonces si quieres agradecerlo alguna vez… -Tharja toma del mentón a Peter y le da un apasionante beso de lengua —Visítame cuando tengas tiempo, siempre tendré un hueco en mi agenda para mis nuevas amistades.


    —Jeje, mentiría si lo prometo, pero veré si puedo visitarte en otra ocasión.


    —Que bien, quisiera que conocieras al resto de las chicas de paso.


    —A propósito…


    Peter recordó enseguida que todas sus corridas durante el sexo, lo hizo dentro de la mujer loba, cada eyaculación había inundado de su semilla el interior de la feminidad de la chica bestia.


    —Hoy era tu día seguro, ¿no? –Pregunto Peter.


    — ¿”Día seguro”?, ¿qué es eso? –Contesta Tharja con confusión.


    Los ojos de Peter se entreabrieron denotando un asombro inescrutable al escuchar su respuesta.


    —Oye, no me juegues esa broma… yo ni siquiera recordé en un usar un maldito preservativo, ¿siquiera existen aquí?, ¡carajo!, ¿cómo pude olvidar algo tan importante en una puta relación sexual?, y no lo digo solo por las ETS.


    —Mmm… ¡oh, ya lo capte!, esas son cosas humanas, ¿verdad? –Choca Tharja sus manos en señal de comprensión.


    —Sí, son cosas humanas “importantes”, ¿lo entiendes?.


    —Si lo entiendo ahora y te preocupas demasiado por nada –Asegura la loba adulta.


    —¿Eh?, ¿y eso porque?.


    —A diferencia de los humanos, los hombres lobos pueden hacer que sus órganos sexuales sean estériles o fértiles a voluntad, en el caso de las hembras, su interior rechazara toda semilla si eligen no desear concebir, en cambio los machos, pueden hacer que su semen sea acto para embarazar o no, pero deben decidir antes de correrse, ya que una vez que se corren no puede ser manipulada, con que solo uno de los dos elija ser estéril bastara para evitar un embarazo –Explico Tharja relevando algo que el muchacho peliblanco desconocía por completo —Y no te preocupes, en todo momento mi ovulo permaneció estéril, lamentablemente mi trabajo actual me prohíbe quedar embarazada, me metería en serios problemas con mis superiores de la manada.


    —“Necesidades sexuales al doble”, “un libido capaz de brindar resistencia sexual por horas” y “la capacidad anatómica de no tener que preocuparse por embarazos no deseados”, definitivamente, ustedes son la especie más ninfómana que haya conocido –Expresa Peter.


    Con la eventual despedida a Tharja, Peter marcha por la entrada de la que vino, subiendo a los escalones cruza por la única vía de ingreso, desde el otro lado observa como aquella entrada volvía a ser una pared ilusoria, según la loba que gestionaba el lugar, aquello era una ilusión creada por medio de un artilugio de tecnología Nova, incluso cuando alguien ingresa, los encargados del asentamiento son notificados por una alarma silenciosa del mismo artefacto.


    El joven peliblanco observo los últimos rayos del sol de cielo parcialmente nublado, revelando la cantidad de horas que había transcurrido mientras pasaba el tiempo con Tharja, no perdió un minuto más y continuo su avance mirando detenidamente el mapa desde el punto en donde estaba (el cual se lo señalo la loba adulta de antemano), su nuevo sendero había empezado.


    __________________________________________________________________​


    Dos horas después, al asentamiento es visitado por otra persona, de un cabello corto negro, estatura de 175, vistiendo un atuendo ligero de tela marrón, en su espalda llevaba un carcaj con varias flechas y su arma predilecta era un arco metálico identificado como un Gear, revelándose como la mujer loba Erian.


    La chica licántropa ingresa hacia el lugar encontrándose con Tharja quien le reconoce de inmediato.


    — ¡Que agradable sorpresa verte por aquí Erian!, ¿cumpliendo alguna cuota de cacería nocturna de nuestra manada? –Pregunta ella.


    —Lo cierto es que estaba tras la pista de algo más grande que unas cazadoras humanas o Cryptian, puede que no me lo creas, pero logre encontrarme cara a cara con un hombre lobo macho, posiblemente no pertenezca a alguna manada –Cuenta Erian.


    La loba adulta no pudo evitar pensar en Peter, pues sería el único al que ella pudo haberse encontrado, sin embargo, pese a su lealtad con su manada, era una loba de palabra y prometió no decir nada del asunto, además podría meterse en problemas si se llega a saber que un lobo macho estuvo frente a sus narices y le dejo ir así de fácil.


    —Vaya… eso si es una gran noticia –Comenta ella entre nervios tratando de no mostrar una sospechosa actitud por tal anécdota.


    — ¿En verdad me crees? –Pregunta Erian.


    —Sí, ¿por qué una de nuestras talentosas jóvenes cazadoras me mentiría con algo así?, ¿qué paso con el lobo macho?, ¿se te escapo?.


    —Por desgracia me topé con una loba hembra de otra manada que quería reclamarlo también, parece que tuvo un encuentro anterior con el macho, me batí en duelo contra ella, pero ese lobo aprovecho nuestro combate y huyo silenciosamente sin que lo notáramos hasta que fue tarde, luego de eso nos rodearon unos Cryptian problemáticos a causa de todo el ruido que hicimos, colabore con esa maldita con la que luche para sobrevivir y eliminamos a todos los monstruos, luego empecé a explorar los alrededores para rastrear a ese macho, sin éxito alguno.


    —Veo que tuviste un largo día.


    —Si… creo que de momento me gustaría descansar un poco y volver con la manada, le notificare de mi hallazgo.


    Entonces, una idea surgió por la mente de Tharja, una que mantendría su lealtad con su manada y a la vez no expondría su libertinaje con Peter.


    —Sabes, acabo de enterarme de algo interesante por un grupo de lobas que estuvo aquí no hace menos de una hora –Dijo Tharja llevando a cabo su plan —Dicen que últimamente ha habido bastante movimiento en el calabozo Moldevil, se ha avistado la presencia de numerosos cazadores humanos dirigirse hasta allí, incluso el grupo de loba comento acerca de un cazador en particular que les llamo la atención, un lindo chico joven de raro cabello blanco, aun si es humano, como quisiera secuestrarlo para mí, suena como alguien adorable.


    Cuando menciono al chico de cabello blanco, Tharja pudo observar la repentina expresión de interés de Erian que trato de mantener oculta esa faceta, pero ella en el fondo sabía lo que quería.


    — ¿Dijiste el calabozo Moldevil? –Pregunta la mujer loba arquera dejando en evidencia su interés en el tema —Dime… ¿hace cuánto que vieron a ese chico de cabello blanco?.


    __________________________________________________________________​


    Mientras tanto en algún callejón sin salida de las oscuras calles de Brahim, dos jóvenes mujeres lejos de la mirada del público, se encontraban frente a un moribundo muchacho de 18, quien sangraba sentado contra la pared cubierto de heridas fatales, heridas causadas por las manos de las “no inofensivas” chicas.


    La primera se presentaba como una mujer de 190 centímetros de altura y de veinticuatro años, de piel blanca, cabello negro corto y un lunar pequeño en su mejilla derecha, vistiendo una camisa marrón y pantalones negros, en su cintura enfundaba un arma corta de manera horizontal en su espalda, posaba en su rostro una mirada indiferente hacia el muchacho herido.


    La segunda mujer se observaba como una de veintitrés con unos escasos centímetros menos a comparación de la primera, de tez algo oscura, cabello despeinado medio largo color marrón, su atuendo era una camisa gris sin mangas y pantalones cortos negros, en su brazo izquierdo empuñaba un guantelete de acero que cubría toda su mano izquierda, ella miraba al herido chico con ojos cerrados y una sonrisa.


    —Malditas bestias… no se saldrán con la suya… -Dice el moribundo joven.


    —Estamos en un callejón, lejos de cualquier ayuda para ti, en medio de la noche y donde tu voz no va a llegar a nadie –Le dice la mujer de cabello negro y lunar en la mejilla con un tono agraviante —¿De verdad crees que alguien se preocuparía por la desaparición de un novato cazador de mierda que nadie conoce?.


    —Si tan solo no hubieras “visto demasiado” quizás seguirías con tu vida, lo lamento por ti –Le habla la segunda mujer del guantelete de acero.


    —Karen, encárgate de él –Le ordena la mujer del lunar.


    —Sí, Saria –Responde su compañera.


    La nombrada como Karen levanta en alto el brazo con el guantelete de acero, revelando el arma ser un Gear del cual surgen unas filosas garras metálicas con la que ataca al moribundo chico, las últimas palabras del novato cazador fueron sus gritos de agonía, el callejón termina inundándose aún más de su sangre.


    Las dos muchachas se marchan tras concluir su trabajo dejando el cuerpo en las manos de las ratas cercanas, justo sobre la entrada del callejón al cual salían, Saria suspira y a paso veloz toma a Karen del cuello de su camisa, poniendo su espalda contra la pared.


    —Todo esto paso, porque inconscientemente dejaste revelar tu cola, tenemos suerte de que haya sido solo uno, un cazador novato quien te la vio y en la noche con casi poca gente transitando por la calle, bajo ninguna circunstancia nuestra identidad como licántropas puede salir a la luz en una ciudad humana, recientemente escuche un chisme acerca de una licántropo que fue descubierta no hace mucho en esta ciudad, desconozco que fue de esa pobre diablo, pero yo no planeo tener el mismo resultado, aun me queda mucho porque vivir, Karen –Le dice Saria molesta.


    —Jejeje… lo siento Saria, supongo que me deje llevar demasiado, ya que al fin de cuentas participaremos en “ese evento” desde otro sitio y sabes cómo me pongo de solo imaginarlo –Dice en su defensa Karen —Además… prometo compensarte por las molestias que ocasiono –Besa con lasciva pasión a su compañera Saria —No dudes en castigarme como te plazca.


    —Mmm… si no fueras que tienes un cuerpo que me atrae, te habría matado hace rato por tu estupidez.


    Saria la suelta y las dos prosiguen su camino por las calles de la ciudad pensando en sus siguientes planes.


    — ¿Qué haremos ahora? –Pregunta Karen.


    —Faltan 6 días, matemos el rato mientras tanto –Contesta Saria —Hay un calabozo no muy lejos de esta ciudad, Moldevil, iremos allí para hacer tiempo.


    —Suena emocionante.


    —No te emociones demasiado o la volverás a cagar de nuevo.


    —Puedes castigarme por eso también, jejeje…


    —En verdad te has hecho adicta a mis castigos.


    No muy lejos, en una tienda cercana por donde las lobas transitaban, una llamativa mujer ingresa a esta, era alguien vestida con una armadura completa que dejaba su vientre expuesto y no poseía casco, Sasha, la paladín.


    La tienda en si ofrecía varios productos a los cazadores, desde armas Gear e incluso artilugios destinados a apoyarle en combate tanto en la ofensivo como defensiva, entre todo el inventario, se hallaban incluso unas tiendas de campaña portátiles especializados para calabazos, lo cual se vendía como una estaca de metal imbuido con tecnología Nova


    —Disculpe, ¿qué tienda de campaña me recomiendo para el calabozo de “Moldevil”? –Pregunta la mujer paladín Sasha.


    Continuara…
     
  2. Índice: CAPITULO 20
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2072
    CAPITULO 20


    Sus ojos se abrieron con confusión al ver los primeros rayos del sol, la parte inferior de su cuerpo estaba sumergido en el agua, al bostezar y con sus sentidos todo despierto, miro a su alrededor y recordó las acciones que llevo a cabo en las últimas horas.


    —Claro, ahora lo recuerdo –Dice Peter.


    Se encontraba desnudo en el lago, no es el mismo donde sostuvo relaciones sexuales con aquella cazadora y eventualmente la asesino al transformarse por primera vez en un hombre lobo, era otra localización en el mismo bosque, este lago en términos de tamaño era más pequeño comparado al anterior, había pasado la noche durmiendo allí.


    —Primero quería descansar luego de caminar varias horas en el bosque de noche, cierto, halle este lago y me relaje en él, el agua tiene una temperatura cálida…


    Un inusual árbol grande de madera y hojas rojas estaba situado en medio de aquel lago, fue el punto donde Peter recostó su espalda mientras se relajaba en él, se dejó llevar por el rato y eventualmente el sueño le invadió quedando por consiguiente dormido, pues el agua donde su cuerpo sumergió no era fría ni muy caliente, casi como un baño termal, tenía una temperatura cálida que al cuerpo agradaba.


    Al salir, noto que no tenía un solo signo de arruga en su cuerpo pese a la cantidad de horas que se quedó allí adentro, el agua siguió manteniendo esa reconfortarte temperatura, Peter se percató que en todo momento que estuvo recostado sobre el árbol de madera rojiza tampoco era fría, sino también cálido como el lago, ¿podría el extraño árbol tener alguna naturaleza única responsable de la temperatura del lago?.


    Se dirigió hacia su ropa situado en la orilla para vestirse inmediatamente, pues no tenía nada a la mano con que secarse y le daba igual seguir su camino a pie aun empapado, pues se le secaría eventualmente con el pasar del rato, pese a que el clima era algo fresco y se encontraba desnudo fuera de la calidez del agua, no sentía frio alguno.


    —Mmm… ¿será porque soy un hombre lobo?.


    Otra ventaja de los licántropos era su calor corporal, les permitía valerse aún mejor que el humano promedio en ambientes frescos aun sin abrigo o vestimenta de invierno, esto le daba a los hombres lobo la resistencia de resfriarse o caer víctima de enfermedades por choque de temperaturas en su cuerpo.


    —Alguien se aproxima…


    Su instinto le advirtió, de dos proximidades acercándose hacia su dirección, la sed de sangre de ambos era considerablemente bajo, no hubo tiempo para esconderse, pues las presencia llegan al lugar revelándose como dos mujeres de vestimentas ligeras, una portaba un mosquete en la espalda y la otra una espada en la cintura.


    A primera visto parecían cazadoras con esos atributos, pero luego el muchacho percibió un olor familiar que también había notado en individuos como Lyra, la loba del arco Erian y Tharja, eventualmente noto la relación, era el aroma por excelencia de un animal salvaje oculto en piel humana, una que reconocía bastante bien, un licántropo, Peter había aprendido la habilidad de olfatear a los suyos en su forma humana.


    — ¿Eh?, ¿pero que tenemos aquí? –Nota la mujer del mosquete a Peter.


    —Mmm… lindo –Saborea con su lengua la segunda —No sé qué hace un humano aquí, pero me gusta que el desayuno este servido.


    Pero antes de que alguna de las dos actuara, la loba del mosquete detiene los pasos de su amiga, ella haciendo uso de su nariz, percibe el aroma del joven peliblanco, Peter sabía que su propio olor revelaba también su naturaleza inhumana.


    —No me lo creo… amiga, él no es un humano, ¡su olor no es para nada humano! –Dice la loba del mosquete conteniendo la emoción.


    — ¿Eh?, ¿entonces qué es? –Pregunta entre dudas la licántropa de la espada.


    — ¡Parece difícil de creer, pero creo que él es…!


    Un cuchillo arrojado se clava cerca de las dos lobas poniendo sus sentidos del peligro en alerta, mirando en dirección de donde procedía.


    — ¡Por aquí, encontré unos hombres lobos! –Exclamo la voz de una mujer de la dirección de donde vino el arma arrojada.


    —¡Mierda!, ¿¡cazadoras a tan temprana hora!?, ¡vámonos de aquí! –Aconsejo la del mosquete huyendo.


    —Adiós desayuno servido… -Dice su compañera entre suspiro retirándose también.


    Peter ni se movió del lugar, pues tuvo una muy buena razón, la primera es que solo había una presencia procedente de la dirección de donde aquella supuesta cazadora da la llamada a los suyos para alertar de la presencia de hombres lobos en la zona y la segunda siendo la más destacable, era que dicha presencia la reconocía perfectamente, su sed de sangre es algo que vio en varias ocasiones.


    De entre el follaje la presunta cazadora se muestra, siendo en realidad Lyra, quien acude al lugar emocionada al ver nuevamente a Peter.


    — ¡Por fin te encuentro!, no tienes idea de cuánto llevo buscándote, estuve casi toda la noche haciéndolo, luego me dio sueño y descanse arriba de un árbol, sentí por fortuna tu aroma cerca y aunque era débil, pude hallarte, menos mal –Meneaba su cola licántropa.


    —Lo haces sonar como si tuviéramos alguna clase de relación, de modo que voy cortar tu emoción de manera brutal y directa aclarándote las cosas –Dice Peter mientras se vestía —Lo nuestro en esa noche solo fue nada más que sexo casual, solo eso, simple y llanamente sexo casual, nada de relaciones cursi como noviazgo o emparejamiento, solo sexo casual y punto, es como tú misma dijiste, los licántropos son sexualmente activos, siguiendo tu lógica, entonces para ustedes el sexo casual debe ser algo tan ordinario como echarse un meo o masturbarse a mano cambiada.


    —Bueno, entiendo lo del sexo… -Dice Lyra con sus orejas lobunas bajas.


    —Perfecto, entonces no hay más que discutir, gracias por la noche de relax para mi ahora licántropo compañero de “allí abajo”, buena suerte y que la puerta no te dé en el culo al salir, con eso ultimo me refiero a que estas por cuenta, chao –Se despide Peter ya vestido y con su espada larga en la funda de su espalda.


    El chico de pelo blanco sigue su camino guiándose por el mapa que tenía a la mano, le costaba entenderlo pero confiaba que estaba en buena dirección, en cuanto a la chica loba, no se dio por vencida, opto por seguirle caminando a su lado.


    —Lo digo en serio, ya déjame en paz –Le dice Peter.


    —Vamos, no seas así, ¿por qué no quieres unirte a una manada? –Le pregunta ella.


    —Porque no se me da la gana, prefiero confiar y valerme por mi cuenta.


    —Los hombres lobos son una raza que conviven mayormente en grupo, los lobos solitarios viven una vida amargada y excedidas de riesgo, normalmente esos tipos de lobos son aquellos que han sido expulsado de una manada como castigo, la tienen dura por su cuenta, ¿realmente quieres tener una vida así de difícil?.


    —Consejo gratis niña, la vida no es fácil, o te adaptas y consigues una manera sustentable de vivirla o te rindes y que la mierda se te eche encima, así ha sido mi vida en los últimos 8 años, comparado a esto, es un mal chiste.


    Lyra lo estaba perdiendo, su objetivo era conseguir convencerle de venir a su manada, pero el muchacho se mostraba reacio de socializar con los suyos, desconocía el porqué, sospechaba que quizás su vida como humano antes de que su licantropía apareciera no fue fácil y eso desemboco en que sostuviera el rasgo de no desear estrechar relaciones de confianza son otros.


    —Al menos puedes decirme a dónde vas –Le pregunta ella.


    — ¿Por qué debería hacerlo?, no me fio de ti y presiento que de decírtelo, iras con tu manada a avisarles de mi para luego emboscarme y llevarme la fuerza con tu gente, yo paso –Denegó Peter a contestarle esa pregunta.


    —Que cruel, no soy alguien que apuñalaría por la espalda a alguien que me cae tan bien y tuvimos grandes momentos de libertinaje juntos –Dice ella con una solemne expresión de júbilo al recordar esos candentes hechos —Por mi parte quede reunirme con una amiga en el calabozo Moldevil.


    Al escuchar Peter a donde iría ella, detuvo sus pasos.


    — ¿Qué ocurre? –Pregunta la loba al notar su repentina cesar de caminar.


    — ¿Dónde dijiste que vas?...


    —Al calabozo Moldevil.


    —Oye, ¿es tu primera vez en un calabozo?.


    —No, he estado en algunos más de una vez, por ejemplo el de Moldevil, en varias ocasiones, ¿por qué esa repentina pregunta?.


    Peter no podía evitar sentir en grandes rasgos el deseo de poner su palma sobre su cara para mostrar su exasperación al destino, ella tenía el mismo rumbo que él y en el fondo, el chico no confiaba del todo su manera de orientarse con el mapa, una oportunidad se le presenta de tener un guía hacia el sitio que esperaba llegar, pero no solo eso, la loba revelaba poseer experiencia con calabozos, en especial al que iba, lo que suponía un beneficio para su supervivencia al encontrarse en dicho terreno, pero tendría que aceptar su compañía para contar con esos beneficios.


    Negar su ayuda era lo que más anhelaba, pues no deseaba unirse a ninguna manada, sentía que eso quebraría su estilo de vida, pero rechazar la ayuda de Lyra podría suponer un riesgo para la suya, desde perderse en el camino al calabozo al no seguir una orientación adecuada y con ello eventualmente nunca llegar a su destino o perderse en el mismo calabozo al su primera vez en uno, por lo que se tragó sus quejas y opto por la opción más lógica.


    —Porque… tengo asuntos pendientes… en el calabozo Moldevil –Contesto Peter revelando sus planes.


    — ¿También vas a ese calabozo? –Lyra sintió ese confesar como otra oportunidad y su cola animal se muestra por si sola meneando de una facilidad que no podía controlar.


    Quiso abrazar al joven peliblanco de la emoción al ver que los dos viajarían juntos, pero él rechazo la sola idea fisiológica de hacerlo, el sexo era una cosa, pero los abrazos sentimentales por razones cursi era algo que prefería evitar.


    Los dos continuaron la marcha de su viaje juntos, no había mucha charla de por medio, de hecho casi nada, pero eso a Lyra no le afectaba, el solo hecho de acompañar a ese lobo macho, la hacía sentir lleno de regocijo y de buen ánimo.


    __________________________________________________________________​


    Su largo recorrido los llevo a salir del bosque, sus pasos los llevo hasta dar con un extenso camino rural en un amplio campo a su alrededor, llevaban varias horas de viaje y el atardecer estaba llegando.


    — ¿Cuánto camino nos falta? –Pregunta Peter.


    —Varios kilómetros más, no llegaremos para antes del anochecer, ¿te place acampar en la noche? –Le propone la loba.


    —Podríamos llegar para este día si seguimos sin detenernos, además, ¿no tiene que reunirte con alguien?, debe ser molesto el tener que esperarte allá mientras tú te demoras a tus ganas.


    —No te preocupes, estamos al día, la fecha límite de espera es de mañana, de hecho, íbamos a llegar con tiempo de sobra.


    —No quiero imaginarme cómo íbamos a matar el rato si teníamos que esperarle nosotros.


    —Oh, creo que lo sabes –Una expresión de picardía se hace menester en el rostro de la loba.


    Siguieron transitando hasta toparse en su recorrido con algo que llamo su atención, con el camino de tierra se encontraron con una carreta detenida fuera del mismo por el que debería circular, una sospecha hizo eco en la intuición del dúo lupino.


    Avanzando discretamente se encuentran con que su conductor, un joven hombre de la misma edad de Peter, yacía tirado en el suelo rodeado de 9 bandidos, responsable de detenerle y asaltar al pobre muchacho desarmado, la banda de criminales se componía de 8 mujeres y un hombre.


    La mayoría de las féminas rosaban una edad de 20-25 años, también se hallaba una muchacha adolecente de 14 o 15 años siendo la más joven del grupo, el único hombre bandido tenía un aire veinteañero también y había una mujer cuya edad daba para 30 y pico, siendo la ultima la líder del revoltoso grupo delictivo, cada uno equipado con protecciones ligeras de tela y cuero, armada con dagas, espadas, pistolas y ballestas, pero todos en común usaban una bandana roja sobre su cabeza.


    Continuara…
     
  3. Índice: CAPITULO 21
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    3171
    CAPITULO 21


    Los bandidos tenían rodeado al indefenso conductor de la carreta, viajando solo y sin escolta, era un objetivo totalmente fácil para los asaltantes.


    —Especias, verduras, carne, mmm… esperaba un cargamento de armas o joyería, pero esto promete también dar buenos ingresos –Analizo la líder de las bandidas el contenido de la carreta.


    —Y lo mejor de todo es que tenemos un “botín extra” para nosotras –Dijo una de la segunda bandidas jóvenes con sus manos sujetando al desarmado chico.


    — ¡Por favor no me hagan daño!, ya tienen las mercancías, no tengo nada más para entregarles –Suplica el conductor de la carreta entre lágrimas.


    —Pero te tenemos a ti y tenemos pensado mucha diversión para pasar el rato, ver siempre el culo de Crek ya aburre bastante –Comenta otra bandida.


    —Oh calla, dices eso pero te encanta, en especial cuando lo meneo – Dice el único bandido varón denotando una risa al unísono que se da entre todos los criminales con ese comentario.


    Peter quien veía toda la escena junto a Lyra sin aun ser descubierto, sale de su escondite y eventualmente se acerca a ellas para ser descubierto por la líder criminal a quien le plantea cara.


    —Vaya pero tenemos aquí, un muchachote bien guapo que viene a jugar de héroe, ¿eh?, escogiste un mal camino chico, ¡oye Crek!, ya que a este le sobra pelotas como a ti, es todo tuyo –Le ordena su líder.


    —Sera un placer –Desenfunda el tal Crek un Gear en forma de espada corta.


    Este se acercó a Peter hasta estar frente a frente a él y luego le amenazo con su arma colocándoselo cerca de su cuello, el rostro del peliblanco se mantuvo con una expresión indiferente en todo momento.


    —Viniste al lugar equivocado para jugar al héroe, mocoso, ahora es un buen chico y entrega todas…


    No lo vio venir, ni por asomo, el bandido Crek es mandado a volar de un puñetazo en la quijada, no un golpe cualquiera, uno que desembocaba una fuerza bestial, el puño del chico peliblanco fue tan rápido a los ojos de su agresor y lo suficiente fuerte para mandarlo algunos metros hacia atrás chocando su cabeza contra el suelo, oyendo con claridad el crujir de huesos vitales romperse.


    — ¿Qué mierda fue eso Crek?, vamos ponte de pie, da vergüenza que ese niñato te diera semejante sacudida –Le dice su líder avergonzada de él —Oye Crek…


    La bandidas más joven, aquella que rozaba por los 14 años, se acercó a su herido compañero, noto la sangre salir de su boca y lo inmóvil que estaba, sospecho al verle tan quieto con los ojos abiertos, puso su mano sobre su nariz, no había aire saliendo de sus fosas nasales, ni movimientos en el tórax.


    — ¡ESTA MUERTO! –Exclama ella entre horror.


    Las demás bandidas estaban inquietas, su compañero solo recibió un golpe, solamente un puñetazo y fue capaz de culminar con su vida, miraron al chico peliblanco, observaron su indiferente rostro, fue suficiente para experimentar la sensación del temor a morir.


    Fue suficiente, para que tres de ellas se armaran con pistolas y apuntaran hacia el asesino de su abatido compañero, si era capaz de dar golpes así de fuerte, enfrentarlo cuerpo a cuerpo era mala idea, pasaron directamente al plan a distancia.


    — ¡FUEGO! –Ordeno la líder.


    Los disparos se efectuaron sin sincronía, por separado, la primera bala iba directo al ojo izquierdo de Peter, el chico peliblanco había previsto la ruta de ese proyectil con su “Instinto Asesino”, esquivarlo fue meramente sencillo, fue que enseguida noto que la velocidad de aquellas balas comparado a las de las pistolas modernas de su mundo, eran ridículamente inferior.


    — ¡No jodas, esquivo el disparo! –Se sorprende la pistolera de ello.


    Un segundo disparo se efectuó y apuntaba por el abdomen del lado derecho del joven, mientras lo evadía, el tercero se realizó, no hubo tiempo para evadir ese último, pero si para cambiar el sitio en donde impactaría, en vez de darse en el cuello como su visión le mostraba, se desplazó lo suficiente para que la última bala impactase en su hombro izquierdo.


    — ¡Ja!, solo era cuestión de tiempo –Comenta la bandida que logro asestarle su tiro.


    Pero el muchacho no se afligió al dolor, sino que comenzó a reírse de manera demencial, causando una impresión de repelús de las bandidas en él e incluso en el conductor de la carreta, observan enseguida como el miembro que recibió el proyectil comienza a temblar y acto seguido expulsa la bala, la herida perdía sangre pero a los pocos segundos se regenera quedando ileso.


    —Es cierto, ya no soy humano, deje de serlo hace mucho completamente en mente y ahora he dejado de serlo no hace tanto en cuerpo, yo soy… un monstruo –Una sonrisa psicópata se manifiesta en su rostro.


    La inquietud del grupo hacia ese raro chico de pelo blanco creció, al revelar una inhumana habilidad, pensaron que podría deberse al uso de algún Gear curativo, pero nada semejante estaba a su alcance.


    La bandida más joven fue quien más afectada quedo, entre el rasgo recién visto en Peter y el asesinato de Crek, con quien era muy cercano a ella, empuño una daga Gear que poseía una cuchilla que ardía en elevadas temperaturas.


    — ¡Monstruo! –Exclamo ella entre ira y temor con ojos lagrimosos.


    — ¡Espera, detente! –Le ordeno la líder bandida, pero ella no escucho.


    La menor ataco sin dudarlo más, con sus dos manos sujeto la empuñadura del arma y apunto hacia el corazón, corriendo a toda prisa, tal movimiento para el asesino de pelo blanco era más que predecible, una mera subestimación a su amenazante ser, como fácilmente la veía venir, con simpleza la detuvo.


    Se movió lo suficiente rápido para tomar a la chica de sus brazos e impedir todo intento por defenderse, acto seguido la derribo pateando una de sus piernas, una patada con brutal fuerza que le rompió varios huesos de su extremidad inferior, provocando su inminente caída e imposibilidad para levantarse.


    La adolecente lloraba de inmenso dolor, su pierna derecho había sido privada de su capacidad de caminar y peor, aquel chico peliblanco le observaba de pie, sosteniendo la daga ardiente que se le fue quitado, imagino su cruel destino.


    La líder bandida no lo permitió y ordeno volver a disparar contra él, las tres pistoleras habían recargado su arma con la distracción llevada a cabo de la menor del grupo, apuntaron contra el chico y abrieron fuego al unísono, pero Peter lo tenía todo calculado.


    Tomo a la adolecente de la pierna rota y la uso como escudo humano, recibiendo los tres tiros en su espalda, dos de ellos habían perforado un pulmón, el tercero había dado en la columna, la arrojo por consiguiente al suelo tras usarla denotando ella un estado moribundo.


    — ¡NO… LENA! –Replica la líder bandida el nombre de la joven con incertidumbre.


    La pubertad herida intentaba pedir por ayuda, pero tal eran sus heridas que apenas le quedaban fuerzas para mantener su respiración, Peter levanto en alto su pie derecho y con toda inhumanidad, indiferencia emocional y carencia de culpa, descendió aquel pie con fuerte presión, aplastando el rostro de la joven revelada como Lena.


    La fuerza de aplaste de un humano ordinario causarían serias heridas en el rostro, pero la fuerza de un hombre lobo estaba a otro nivel, desfigurando toda la cara hasta reducirlo a una masa de carne molida mezclada con materia encefálica aplastada, ese fue el fin de la bandida adolecente.


    —No… Lena… -Replicaba la líder bandida su nombre inmerso en el agobio emocional que deleitaba con una expresión desalentadora.


    — ¿Por qué esa cara tan patética?, ¿era esa niña tonta alguien cercana hacia ti? –Le pregunto Peter con agresivas palabras —Oh, déjame adivinar… no se parecen en mucho, no es tu hija como se puede notar, podría ser… ¿que la considerabas como una porque eres estéril y tu marchito útero no pude concederte en carne propia ese placer?.


    El rostro de la criminal se palpito de iracunda rabia, mordiendo su labio hasta sangrar, por su reacción Peter sintió que atino al blanco con sus palabras, provoco a la jefa de las criminales haciendo que ella empuñara su propia arma, un pesado espadón con la habilidad de desplegar electricidad en su hoja.


    —Te matare con mis propias manos… ¡hijo de puta!.


    La furiosa líder carga contra Peter, el joven peliblanco observo la predicción de su ataque, emprendió marcha corriendo hacia ella, pero no desenfundo su espada para bloquear su hoja, sino que evadió su espadazo eléctrico haciéndose a un lado con un hábil giro de 360 grados y siguió avanzando hasta dirigirse a sus subordinadas.


    Su objetivo eran las tres pistoleras, el trio de mujeres tenían la guardia baja al ver que su jefa garantizaba encargarse de él por cuenta propio, no veían venir tal resultado, no hubo manera de reaccionar a tiempo, Peter con su mano izquierdo arranco la piel de la cara de una de ellas como uno se desharía de un guante, dejando al descubierto su facial rostro carnoso.


    La joven con fuerte agonía grita cubriéndose el rostro con ambas manos como si quisiera parar el dolor o intentase cubrir su sangrienta fealdad, en su tropiezo cae al suelo dándose con la cabeza, no matándola, sino quedando inconsciente.


    Peter prosigue haciendo uso de la daga de alta temperatura que tomo de la asesinada pubertad, la blandía con su derecha y propino un corte preciso en los pechos de la próxima dejándole una grave herida abierta, la carne lacerada desprendía vapor a los pocos segundos de hacer contacto con la caliente hoja y la herida mujer en vano intentaba detener la hemorragia que inminentemente la mato.


    La tercera pistolera había cargado su arma, pero Peter fue más rápido y antes de que ella pudiera apuntarle, el peliblanco lanza la daga Gear y esta atraviesa la boca de la bandida, seguía viva aun, pero experimentando un insoportable infierno de angustia, la alta temperatura de la cuchilla la quemaba por dentro.


    Ella soltó la pistola y uso ambas manos para toma la daga desde la empuñadura, con todas sus fuerzas se la quito de su boca, dejando al descubierto una lengua calcinada con todo el interior de la boca con quemaduras de tercer grado y el notable agujero en la nuca, sus heridas eran severas y su consciencia estaba a merced de desvanecerse para siempre.


    Pero no fueron las heridas la que culminaron su vida, volteo a su izquierda, hallando a su agresor sosteniendo su pistola, Peter había tomado su arma y la puso en la cabeza de la bandida, jalo del gatillo y tomo su vida con ese disparo.


    La líder entre enojo y frustración al ver como sus subordinadas caían en picada, observa que aun dos de sus bandidas seguían en pie, una de ellas llevaba una ballesta y la segunda dos espadas gemelas livianas, dichas armas también eran Gear, la jefa estaba por ordenarle atacar en grupo contra el hostil muchacho cuando de pronto…


    —No… ¡no!... –Exclamo la líder criminal presenciando la inminente muerte de las dos.


    No a manos de Peter, sino de una nueva atacante, una mujer pelinegra, quien desde el aire, aparece aterrizando a espaldas de las dos criminales que estaban juntas y usando un par de dagas de empuñadura verde para apuñalar al dúo a la vez en el cuello, ninguna de las dos la había visto venir o sentir en el más mínimo aspecto su sorpresiva llegada.


    Las hojas de la daga estaban impregnadas de un veneno acido, la asesina descendía lentamente sus armas, corroía la piel destruyéndola y dejándole al descubierto su visceral interior, las cuchillas bajaron hasta la parte del estómago, tripas y otros órganos en contacto con el ácido eran quemados por el letal químico y esparcidos hacia fuera del cuerpo, amontándose en el suelo en un baño de sangre.


    La líder forajida estaba ciertamente abrumada por la forma grotesca en que ellas fueron asesinadas, la perpetradora no mostraba señal alguna de asco o repelús en sus acciones, al contrario, amaba lo que hacía y en su vil rostro, una sonrisa sádica expresaba el placer de haberlo hecho.


    —Oye, ¿acaso te pedí que te metieras?, esto es demasiado fácil para mí, ni siquiera he usado mi espada, ¿para qué te metes y me lo haces más sencillo? –Protesta Peter por la intromisión de su compañera.


    —Disculpa, es la costumbre de los licántropos, cuando se trata de cazar o una mera matanza, actuar en grupo es parte de nuestra naturaleza –Se excusa Lyra.


    — ¿Licántropos? –Replica la líder bandida recordando luego los rasgos absurdos de fuerza y agilidad del muchacho y la manera en que regenero la herida de bala —¿Ustedes son… hombres lobos?.


    Lyra revelo sus orejas lupinas y su cola animal en conjunto con sus colmillos, Peter sin saberlo dejo al descubierto solo sus colmillos, la mujer ante tal revelación estaba perpleja como asustada, era evidente la razón del por qué sus bandidas caían como mosca.


    Ante tales monstruos dotados de mayores cualidades físicas superior al humano, portando Gear de la más baja calidad, y un inmenso cero en experiencia para tratar apenas con monstruosidades como Cryptian de categoría D, pues su banda estaba más centrado en el enfrentamiento contra personas a las que asaltaban, haciendo uso de artimañas y emboscada, para poseer la ventaja táctica de los números y el terreno a su favor.


    Contra tales monstruos, luchar con esas ventaja era meramente difícil, los hombres lobos no son consideradas una amenaza menor, a grandes rasgos suponen un nivel de peligro equivalente a un grupo entrenado de cazadoras experimentadas, cuando se topan con una manada de ellos, pero lo más raro era encontrar a un lobo macho en el grupo, pues su ferocidad en batalla eran igual o mayor de equivalente a las hembras.


    —No deberías distraerte –Le aconseja Lyra a la líder bandida tras cargar contra ella.


    La loba empuñando sus dos dagas Gear, choca el filo de su acero contra la espada eléctrica de la forajida, un duelo de fuerza es llevada a cabo, donde la mujer mayor las tenía difícil contra la juventud sobrehumana de la licántropa.


    —Qué pena, te distrajiste –Le dice Lyra con una sádica mirada.


    Ella no le entendió hasta que echó un vistazo en dirección donde estaba el chico de pelo blanco, pero donde la última vez le vio, allí él ya no estaba ahora, entonces se dio cuenta, a espaldas suyas, sintió a la muerte soplar sobre su nuca, pues el joven peliblanco se encontraba en su retaguardia con el levantar de su brazo derecho.


    Una mano atravesó la espalda de la bandida y llego incluso a traspasar su pecho, en la mano de su agresor sostenía su corazón arrancado de su cuerpo en el transcurso, la criminal con sus últimas fuerzas bajo su mirada observando los últimos latidos de este, cuando cesaron, la líder forajida cerro sus ojos siendo llevada a los brazos de la muerte junto a sus subordinadas caídas.


    —Je, que fatalidad –Dijo Peter sacando su brazo del atravesado cuerpo de la bandida —Apenas puedo controlar mi nueva fuerza, pero ya me acostumbrare –Cerro su puño con el que sostenía el corazón haciéndolo añicos.


    El conductor de la carreta quien había presenciado todo, estaba sumamente atemorizado hasta el punto de quedar congelado, más aun cuando supo que la identidad de aquellos que liquidaron a la banda de bandidos eran dos hombres lobos, cuando estos voltearon su mirada hacia él, el joven sintiendo que sería el siguiente en recibir una brutal muerte, imagina la peor y en consecuencia espuma sale de su boca entrando en shock y cayendo inconsciente.


    —Que marica –Opino Peter ante su reacción inminente.


    —Oye, aún queda una –Señala Lyra a una de las bandidas en el suelo.


    Era aquella cuya cara fue arrancada por Peter, aun no había muerto, había quedado inconsciente, estaba por despertar, pero antes de que eso fuera a pasar, el joven peliblanco se le acerca y poniendo su pie derecho sobre el cuello de ella, presiona con mucha fuerza y se la rompe matándola en el acto.


    —Siento que algo no cuadra… -Comenta Lyra en voz alta.


    Había contado el número de bandidos muertos, en total eran ocho, pero los dos sabían que en realidad eran nueve con los que se habían topado, faltaba uno más, fue cuando la loba haciendo uso de sus agudos oídos, escucho algo que venía dentro de la carreta, el sonido de una respiración agitada tratando de calmarse.


    Camino lentamente hacia la carreta, en su interior albergaba comida divida entre vegetales y carne, siendo predominante lo primero, detrás de un barril, allí lo escucho con más atención, la respiración agitada, se subió al vehículo y tomo bruscamente de los hombros a la persona que intentaba esconderse.


    La arrojo fuera de la carreta, este intento ponerse de pie y huir al ver que inevitablemente fue descubierto, pero la loba no se lo impidió, le atrapo sujetándole fuertemente del cuello, pero no para matarla, sino para inmovilizarla.


    — ¡Vaya!, pero que sorpresa, ¡oye Peter, tienes que ver esto! –Le dice Lyra.


    Peter con curiosidad se acercó, Lyra había encontrado a la bandida restante y cuando el joven peliblanco le echó un vistazo, reconoció su cara, pues ya le había visto con anterioridad, era una veinteañera de lentes con unos 170 de altura, corta caballera negra, camiseta de mangas largas marrón con gris, pantalones largos de igual color con varios bolsillos y enfundando una pesada maza con pinchos en su cintura.


    — ¡Eres tú! –Recordó Peter.


    El nombre de aquella mujer era Brenda, en la ciudad de Brahim, ella se presentó como una cazadora que buscaba un compañero de caza para acabar con unos trasgos, Cryptian de la más baja categoría, pero todo aquello era un engaño.


    Brenda en realidad era una forajida que se hacía pasar por cazadora, solicitando ayuda de novatos para cacerías sencillas y luego asaltarles por sorpresa, tomar todas sus posesiones y el destino de la víctima era la muerte o la esclavitud, así funcionaba su sistema.


    — ¡Hija de puta!, no tienes idea de cuánto anhelaba volverte a ver para hacer que me la pagaras –Dijo un furioso Peter al verla nuevamente.


    Por su mente paso el deseo de despellejarla viva, hacer que sufriera lo más que pudiera antes de matarla, Brenda sentía el inmenso terror, veía en los ojos de aquel chico las ansias de ponerle las manos encima y torturarla con todo placer inhumano, causando en su agitante angustia que llorara en el proceso, pero Lyra detuvo las intenciones de su compañero.


    —Vamos, cálmate, es mejor no apresurar las cosas, ¿cuál es la prisa si no disfrutas del momento?, mira, ya casi es de noche –Le dice su compañera a modo de una propuesta.


    El sol estaba a unos minutos de ocultarse por completo e invocar la noche.


    — ¿Qué es lo que tramas? –Le pregunta el licántropo peliblanco.


    —Algo “candente” –Contesto ella dándole una lamida a la mejilla de Brenda como si la saboreara.


    Continuara…
     
  4. Índice: CAPITULO 22
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    1753
    CAPITULO 22


    Tras el anochecer, el dúo decide acampar (por insistencia de Lyra) encontrando un punto interesante en el campo rodeado de follaje y algunos árboles que podría darles seguridad para esconderse al dormir en el aire libre.


    Peter saco de su bolso aquella estaca de metal que Tharja, una licántropa de madura edad que conoció en un asentamiento oculto para hombres lobos, le entrego como compensación por su “favor”.


    — ¡Que suerte que tengas una tienda portátil! –Dijo Lyra reconociendo el objeto en cuestión.


    Siguiendo las instrucciones para usar aquel artefacto, el chico de pelo blanco la clavo con todas sus fuerzas en el suelo y mientras la sujetaba recita “Montar Tienda”, toma distancia y observa como de la estaca energía eléctrica brota, el objeto en cuestión se abre y de su interior surge como si fuera obra de magia, una tienda de campaña lo suficientemente espaciosa como para albergar 4 personas.


    —Bueno, ahora si encuentro útil esta tecnología nova –Comento Peter.


    Al entrar la tienda se veía más acogedora y cálida de lo que aparenta por fuera, su interior estaba detalladamente iluminado por un foco de nova que irradiaba luz y podía apagarse como prenderse con solo dos aplausos.


    El suelo estaba decorado con piel fina de animal suave y de tacto cálido, le temperatura moldeada para proveer calor, frio o un ambiente cálido acorde a la situación del exterior y de sus huéspedes y el toque final eran dos cómodos colchones lo bastante grande para que cada uno pueda ser ocupado por dos personas.


    —Pensé que sería una tienda de mierda, pero supero mis expectativas, ¡esta de puta madre, me encanta! –Dijo un convencido Peter por la comodidad de la tienda


    Lyra había metido a la bandida Brenda dentro de la tienda, la chica estaba lo bastante atemorizada como para escapar, por no mencionar además que la mujer loba había atado sus brazos y pierna con gruesas cuerdas que le impedían todo intento si lo hiciese y su boca la cubrió con un trapo para callar todos sus griteríos.


    —No vas a necesitar eso –Tomo Lyra los anteojos de Brenda y los arrojo fuera de la tienda —Si, ver tus ojos aterrados sin esos anteojos es mejor, más… excitante.


    — ¿Qué clase de perversión tienes en mente con esa hija de puta? –Pregunto su compañero.


    Lyra sonríe maliciosamente ante la pregunta de Peter y se desviste por completo quedando desnuda, sus rasgos lupinos se manifiestan en su cuerpo, su pelaje grisáceo crece cubriendo parte de su espalda, la mayor parte de sus extremidades superiores e inferiores y parte del torso y cintura, sus orejas se vuelven puntiagudas y peludas, sus ojos amarillentos y de su boca sus canidos de bestias emergen.


    La bandida estaba aterrorizada, aún más que cuando fue atrapada, tener a tal monstruo de frente y a su merced, tanto fue su susto que por acto involuntario término orinándose.


    — ¡Jajaja!, ¡mírala se acaba de mear!, los humanos son tan patéticos –Se mofa Lyra acercando un dedo con la uña filada características de sus garras al cuello de ella —Bien pequeña perrita meona, hoy serás mi “juguete” de entretenimiento, si sabes a que me refiero, y en caso de que no, aquí te va una muy buena pista…


    Con salvajismo, Lyra arranca todas las prendas de la muchacha hasta dejarla tan desnuda como ella, luego retira las cuerdas que aprisionaban sus extremidades y el trapo en su boca permitiéndole hablar nuevamente, lo primero que hizo fue rogar.


    — ¡Por favor… no me haga daño… por favor… lo siento mucho… yo no…!


    —Shhhh –Lyra cubre su boca con uno de sus dedos callando sus ruegos —Mis juguetes no deben ser ruidosos, ahora abre esas piernas y ni se te ocurra volver a decir alguna mierda como “déjame vivir” o “ten piedad”, o te causare un intenso dolor del infierno, ¿lo has entendido mi preciado juguete?, contesta obedientemente a mi pregunta.


    —S-si…


    Ella separo sus piernas por orden de su “ama” y la loba empezó metiendo uno de sus dedos en la feminidad de Brenda, cuidando de que sus garras no lastimaran la vagina de la joven bandida, la muchacha entre lágrimas y temor, no puede evitar gemir por reacción.


    —De verdad piensa cogértela, no bromeabas con lo que los licántropos son ninfómanos por naturaleza –Comento Peter.


    —Ella tenía en mente con su grupito el violar de forma brutal a ese indefenso chico de la carreta, incluso quería venderte a ti como un esclavo sexual, creo que esto se adecua bastante como su castigo –Ríe la loba con perversidad.


    Lyra metía su dedo una y otra vez en la vagina de su juguete humano aumentando la velocidad a cada tanto, la joven gemía con respiraciones intensas hasta que su ama se detuvo y reemplaza su dedo por su lupina lengua, lamiendo las húmedas y carnosas paredes de la humana.


    La bandida se estremecía ante tanto estímulos, agarrando la piel de la tienda para presionarlo con fuerza como si soportara un intenso placer, sumándole su miedo y el pavor de verse rodeado de bestias inhumanas, su confusión y libido se entremezclaban, sentía estar acercándose al clímax, pero su ama se detiene y retira rápidamente su lengua al notarlo.


    —No tienes un mal sabor, es hora de pasar al plato principal.


    Lyra acerca su licántropa vagina con la de la humana y se chocan entre sí, frotándose sus órganos sexuales con inmensa lujuria, ambas partes emiten cachondos gritos de gozo, la loba aumenta el ritmo y la bandida era quien más fuerte gemía, para los ojos de la chica lupina era una principiante.


    Tan gustosa quedo Lyra de las expresiones primerizas de placer de su presa, que no puedo evitar besarla y violar el interior de su boca con su lengua, mientras aumentaba aún más la velocidad del rozo entre sus lujuriosas vaginas, culminando con una corrida entre las dos donde sus lascivos jugos se mezclan.


    Entre verlo, escucharlo y el olor que se percibía en el ambiente con un olfato aún más desarrollado que el ser humano, Peter no podía evitar excitarse, sintió que su corazón se aceleraba, su calor aumento y con ello le creció su rabo carnoso entre sus piernas, Lyra al instante olfateo las feromonas masculinas de su amante peludo.


    —Ven, acércate… -Le pidió su compañera con deseo pasional.


    La bandida queda casi fatigada con esa corrida, pero la loba no le permitió descansar, se coloca a espaldas de su juguete humano, con una mano manosea los senos de la joven presa, para luego ponerla a ella en posición de perrito.


    —Vamos, únetenos, esa verga tuya suplica penetrar “nuevas fronteras” -Una mirada lujuriosa de la loba viene acompañado de su invitación.


    —No soy fanático de la tortura sexual, pero… siento que el cuerpo me cosquillea, ¡es molesto! –Peter se abraza a si mismo intensando calmar tal incomoda sensación.


    —Te lo dije, somos una especie muy libidinosa en lo que respeta a la perversión sexual, déjate llevar, por años has reprimido esa parte de ti, déjate experimentarlo, el placer más puro y dicho de nuestra bestial naturaleza.


    Los rasgos lobunos de Peter se manifestaban en contra de su voluntad, no sentía capaz de controlar sus impulsos primitivos, tal y como su compañera sugería, era su naturaleza incitándole a participar en tales actos carnales.


    Amaba matar, pues era un instinto obligatorio que tuvo que aceptar en su oscura niñez, cuando conoció la pubertad y el placer sexual, pese a agradarle, no le llamaba tanto la atención, hasta ahora donde su nueva identidad inhumana se lo refregaba en lo más profundo de su organismo.


    —Conque mi nueva naturaleza, sí que es molesto que lo haga contra mi voluntad… aunque al menos me ofrece opciones agradables para variar –Dice el muchacho en voz alta.


    Se levantó del colchón con su erecto miembro acercándose a la bandida.


    —Ni modo, entonces me uno a ustedes –Se expresa el joven peliblanco con una mueca maliciosa en sus labios.


    —Que sea una noche entre monstruos que esta perra meona no olvidara –Comento su compañera con una diabólica sonrisa dedicada a su juguete —Pero vamos a hacerlo mejor, oye, méteselo en este lado –Señala con su dedo el culo de la bandida.


    Lyra tomo el erecto miembro de Peter haciendo que esta rozara contra las nalgas de Brenda, la bandida se sentía impotente, aún más horrorizada de lo siguiente sucesos que estas bestias en celo pensaban hacer con ella.


    —No… por favor… no eso… lo siento… lo siento mucho… -Entre lágrimas suplicaba ella que parasen.


    —Oh, por supuesto que “lo sentirás”, ¿sabes qué?, por desobedecer y suplicar cuando bien claro dije que no lo hicieras, recibirás un castigo por ello, te lo meterán sin lubricarte, directo y duro, dime, ¿eres virgen de ese lugar?, porque si la respuesta es la que creo, esto se pondrá interesante –Le susurra la loba entre risa.


    — ¡No… NO!...


    —¡Abajo carne!.


    La loba con una mano la tomo del cuello y mantuvo su cabeza en el suelo, y con la mano restante sujeto sus brazos desde la muñeca, impidiéndole toda resistencia de su parte, Peter por otro lado acerco su pene endurecido incitado por la perversidad de Lyra.


    —Siendo sincero, no soy de lo que le gustan el anal, pero nunca está de más una primera vez, por mera curiosidad –Dijo el lobo de pelo blanco tomando la cintura de Brenda con ambas manos y sus garras clavarse en ella.


    La bandida grita de dolencia ante las afiladas uñas de la bestia de pelo albino atravesar su piel, pero no era nada a lo que se avecinaba, la punzante verga de Peter empezó a tocar su culo, buscaba meterlo, los primeros intentos el joven lobo tenía problemas para conseguirlo, pero con paciencia los primeros centímetros entraron en el cavernoso ano de ella, un gemido de angustia se emite de la boca de Brenda.


    —Déjame decirte algo mi querida bandida –Le comunico Lyra a Brenda acercando su boca al oído de la mujer —A diferencia de sus “machos” humanos, los de nuestra especie suelen ser más “agresivos”, además de que están mejor dotado allí abajo, con eso debería darte una buena idea de lo MUCHO que te dolerá.


    Sin delicadeza alguna y como toda una bestia, Peter metió con todas sus fuerzas toda su verga dentro de la bandida, Brenda gime de intenso dolor, exclama a todo pulmón como si fuera despellejada viva, sangre brotaba del ano penetrado, denotando ser con autenticidad su primera experiencia sexual de tal índole.


    Continuara…
     
  5. Índice: CAPITULO 23
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2081
    CAPITULO 23


    Las bestias hambrientas de lujuria pusieron sus garras en la indefensa muchacha criminal, la loba la mantenía sometida manoseando sus pechos y su compañero se le acercó hasta tener su erecta masculinidad golpeando el interior de su recto.


    Brenda sollozaba con manos temblorosas, mientras el miembro de Peter con cada embestida golpeaba bruscamente su interior, la sangre brotaba exhibiendo la pérdida de la virginidad anal.


    —Por favor basta... –Suplicaba entre lágrimas y moqueo.


    Sus en vanos ruegos se ven acompañadas de una tos agresiva y a su vez enseguida de un vomito.


    — ¡Juguete malo! –Lyra la toma de su cuello y la arremete contra el suelo sobre su nauseabundo fluido acido —Eso fue muy patético humana.


    —Ni loco dejo que me dé una mamada en esa cloaca pestilente que tiene por boca –Objeto el chico peliblanco.


    —Sí, te puedo entender, hasta a mí me quitaría las ganas –Opino la loba — Ha sido un grave error de tu parte asquearnos con ese espectáculo tuyo –Le dijo a la bandida tomando de su oreja con brusquedad.


    —Por… favor… deténganse… por favor… -Insistía rogando.


    — ¿Eres retrasada o qué? –Le pregunta Lyra tomando su cabello con rudeza y forzándola a mirarla cara a cara—Después de todas las cosas que te hemos hecho, ¿en verdad crees que lo detendremos hasta aquí solo porque pones una cara triste y ruegas con esas patéticas lagrimas?, piénsalo, tú y esas bandidas amigas tuyas, tenían en mente hacerle pasar por el mismo calvario a ese muchacho desarmado e indefenso que asaltaron, dicho esto, ¿no es justo que nosotros hagamos lo mismo contigo?, estoy segura de que si nosotros estuviéramos en tu lugar, tu nos harías lo mismo sin pensártelo demasiado, pero esa es la diferencia de esta situación, nosotros somos los lobos y tú, la pequeña e indefensa perra meona y vomitona, ¡sufre por cruzarte en nuestro camino PUTA!.


    Una fuerte embestida sin piedad del licántropo macho sacude todo el cuerpo de Brenda causando más dolor y el brotar de más sangre de su recto.


    — Tsk… ¡entre sangre y lo estrecha de mierda que es!, se vuelve placentero a la mitad y molesto a la otra –Comento el chico peliblanco — ¡Carajo, en serio que aprieta bastante!, y esa sangre no ayuda un comino.


    Peter agarrando el abdomen de la sometida muchacha hundía una y otra vez su miembro, lascivos jugos mezclado con sangre salpicaban hacia el suelo, gemidos de dolor salían de la boca de la joven ahora desvirgada de sus dos orificios.


    Lyra observaba el panorama con toda excitación, toqueteaba su cuerpo para calmar esa incomoda sensación de calentura, pero no era suficiente consigo misma, sentía celos de verlos a los dos y no participar.


    Prefirió entonces manosear el cuerpo de su juguete humano mientras aún era atendida por su compañero, con una mano jugaba con su clítoris y la otra sus pechos, su canida lengua lamia el cuello de la chica saboreando puntos sensibles que subían los volúmenes de sus gemidos.


    —Grrr… ya casi… -La respiración de Peter se hizo más intensa.


    Sus empujes aumentaron de ritmo, sujeto con más fuerza a su pareja temporal, gruñidos delataban el punto de su clímax y de un grito monstruoso inmerso de lujuria, hunde toda su verga en el interior de Brenda mientras se corría salvajemente, la muchacha no puede evitar soltar un fuerte gemido al tener su propio orgasmo.


    El chico peliblanco retira su miembro observando como su blanca semilla se desborda del culo de la bandida, rastros de su sangre se mezclaban con el semen, un paisaje que el lobo encontraba peculiarmente excitante, provocando estimulantes movimientos en la dureza de su hombría.


    —Nada mal, por el hecho de que tú también te corrieras, en el fondo saboreaste el momento a cada segundo, ¿no es así?, pequeña perra meona pervertida –Le dice Lyra a Brenda en el oído mientras lamia su cuello tras su excitante experiencia —Ahora, nos toca a nosotros saborearlo aún más.


    La lupina abre su boca en grande y propina una voraz mordida en el cuello de Brenda, un fuerte grito de angustia escapa de su boca, mientras la loba arranca su carne devorándola a gusto, sangre sale a chorros y Lyra continuaba saboreando su comida sazonado con su néctar de la vida.


    La voz de la joven bandida cesa, sus ojos se tiñen de blanco y su pulso vital se detiene, ahora solo era un cadáver que servía como alimento a los lobos, con sentido literal a la situación en la que se hallaba.


    — ¿Qué estas esperando?, acércate y prueba esta carne, esta de puta madre –Invita Lyra al chico peliblanco a hacerle compañía en la cena.


    —Paso, estoy seguro que no tendrá el mismo sabor que un buen bistec –Rechazo Peter la invitación.


    —No lo sabrás si no lo pruebas, siente su aroma penetrar en lo más profundo de tu nariz.


    —Lo estoy sintiendo, huele a una ex-virgen del culo muerta… con ligero aroma a orina y vomito.


    —Oh, pero yo hablo de su carne, acerca tu nariz y huélela profundamente, vamos, te reto, ¿o acaso te acobardas?.


    — ¡Bien, lo hare!, solo cierra el hocico un momento.


    Peter acerco su nariz sobre la carne expuesta de la mujer bandida, no sintió repugnancia mínima, pues no era la primera o tercera o novena vez viendo a un muerto fresco hecho jirones. Empezó a olerlo, el aroma de su ensangrentada carne viajo por sus fosas nasales y el muchacho de peliblanco lo sintió.


    Sus ojos se dilatan, sus manos tiemblan sin control al igual que su mandíbula, en lo más profundo de su psiquis, lo que al principio veía como una idea nauseabunda el solo imaginar clavar sus fauces en carne humana, ahora lo percibía como un lujoso bistec.


    Peter sabía que su cuerpo le hacia la contra, no era él quien veía las cosas de dicha manera, era su naturaleza de hombre lobo, él se resistía, provocando que jadeara intensamente, empezó a alejar su nariz de ella con la esperanza de que eso aliviara su incomoda sensación de salvajismo animal, pero ya era tarde.


    Su licantropía le insistía, su hambre inhumana le ordenaba, “¡aliméntate!”, una y otra vez aquella orden se repetía en su cabeza como un eco persistente. Lyra al ver que su compañero sufría al luchar contra sus impulsos naturales de lobo, arranco un pedazo de carne del cuerpo y teniéndolo entre sus dientes, lo llevo a la boca de Peter.


    Un apasionado choque se dio entre sus labios imbuidos con el sabor de la carne y sangre humana, un beso salvaje entre bestias.


    —Este sabor… a pesar de saber lo que es… de que la sola idea de probarlo era una puta locura… ahora me encuentro gozándolo en mis papilas gustativas… lo estoy sintiendo… puedo sentir como la carne de mi propia raza cruzando mi garganta tras masticarla… es delicioso… oh, carajo… ¡que buen sabor! –Exclama de júbilo el muchacho en sus pensamientos.


    — ¿Y qué te pareció? –Le pregunta su compañera al separar sus labios de la boca de su peluda pareja.


    Peter le respondió mordisqueando el vientre de la bandida y arrancado como un animal salvaje la comida obtenida en ella, devorando con abundancia cada trozo recubierto de su sangre, escupiendo pedazos de huesos tras saborearla como si fueran una pata de pollo o costillas.


    El dúo se dispone a consumir el cuerpo y al cabo de media hora quedaba menos de la mitad de esta. Lyra sintiendo su hambre satisfecha, pasa de la comida y estando toda manchada de sangre, besuquea la mejilla de su compañero, gruñendo inhumanamente con afecto mientras su lengua lamia el cuello del chico para insinuarle sus intenciones.


    El muchacho muerde el cuello de la chica loba, una mordida de gozo estimula el ser de su compañera y acto seguido, la excitación humedece con creces su vagina deseando a su pareja. Lyra recibe de manera carnal a Peter postrada en la posición del misionero, con cada empuje de su miembro en su interior y los mordisqueos lascivos en sus pechos, se sentía en el paraíso del libertinaje.


    Sus bocas chocan nuevamente en un apasionado beso y sus lenguas se conectan acompañados del orgasmo, un grito bestial de éxtasis sale de la boca de Peter y un aullido en la de Lyra. Aquello era la bestialidad misma de los hombres hechos bestias.


    __________________________________________________________________​


    Las horas pasaron y la pareja de bestias tras saciar su lujuria, yacen acostado juntos, acurrucados sobre uno de los colchones de la tienda, desnudos y manchados con la sangre de su festín en sus cuerpos.


    —Oye, ¿sabes que me acabo de dar cuenta? –Pregunta Lyra con su cabeza recostada en el pecho de su macho.


    — ¿Qué? –Le contesta Peter con cierta duda.


    —En todo este tiempo que estuvimos juntos, desde la primera vez que nos vimos, nunca nos hemos presentado.


    —¿Acaso importa?.


    —Claro que importa, es algo básico como natural que un grupo de lobos se conozcan mutuamente y no solo hablo de lo privado –Comento ella con lasciva picardía —Dicho esto, mi nombre es Lyra, espero que nos llevemos bien desde ahora, compañero.


    —Como sea, soy Peter, Peter Garnier –Dio su nombre el joven peliblanco.


    —Peter… mmm… que lindo nombre –Dice la chica loba acurrucándose aún más en el pecho de su compañero y quedando profundamente dormida a los pocos minutos.


    __________________________________________________________________​


    Con el sol en alto del siguiente día, el dúo prosiguió su camino tras guardar la tienda de campaña (y deshacerse de los restos del cuerpo de Brenda), finalmente habían llegado a la entrada del calabozo de Moldevil, ubicado en un extenso campo sobre una enorme elevación rocosa que daba a la vista de una entrada subterránea con la forma de una horrorosa calavera.


    Sin embargo, no había señal alguna del supuesto contacto de Lyra, pues este aguardaría sobre la misma entrada del calabozo al cual se adentrarían.


    —Es extraño, ya debería estar aquí y ella no es alguien de tardarse –Dijo la chica loba con preocupación.


    Mientras se tornaba pensativa sobre que pudo haber retrasado a su contacto, Peter sintió una sed de sangre en las proximidades, de repente, un proyectil se acerca hacia él con su sien como blanco predilecto, el muchacho mueve su cabeza a un costado evadiendo el letal proyectil revelado como un virote hecho de energía nova, el cual roza su mejilla izquierda dejándole una herida leve de corte.


    Observo detenidamente a la distancia para ubicar la procedencia de aquella sed de sangre, de los pocos arboles del área que había a su alrededor, resaltaba uno de 3 metros, allí lo ubico al tirador de aquel proyectil.


    Peter desenfundo desde su espalda la gran espada de plata con dientes de sierra, corrió a paso veloz sobrehumanamente y salto con el mismo estatus físico superior al humano hasta escalar la altura de donde se encontraba el tirador, su agresor al ver su escondite comprometido, salta y baja de allí.


    El joven peliblanco le sigue bajando también y encontrándose cara a cara con su atacante, resultando ser una muchacha de cabellera marrón largo con un mechón cubriéndole el ojo izquierdo, su ojo visible era de color azul, su altura tenía un promedio de 180 cm con lo que podría calcularse poseer una edad igual o cercana a la de Peter.


    Su manera de vestir recordaba a los chamanes de tribus indígenas, con pieles gruesas cubriendo su cintura, piernas y torso, usaba un collar conformado por colmillos de animales, en sus manos portaba una ballesta de metal, identificándola como la tiradora y en su espalda enfundaba una maza de hierro con pinchos.


    Peter no vacila y ataca a la chica antes de que ella cargase otro virote de energía y se lo disparara, la joven al ver que era inútil usar la ballesta a la distancia que estaba, la guarda sobre su funda ubicada en la cintura de su espalda, del cual deleitaba también virotes especiales para la ballesta y toma en su lugar la maza con pinchos, chocando su metal contra el filo de plata de Peter.


    La diferencia de magnitud de armas y fuerzas era evidente, la muchacha le costaba mantenerse firme y el chico peliblanco de una embestida de su espada, hace volar el arma blanca de su rival a pocos metros de distancia, dejándola completamente desarmada y a su merced, ella levanta sus manos en señal de rendición mientras que Peter coloca la punta de su espada sobre el cuello de la agresora.


    Continuara…
     
  6. Índice: CAPITULO 24
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2017
    CAPITULO 24


    Peter sostuvo su espada con la punta en el cuello de su atacante, una muchacha de vestigios de apariencia tribales, la joven al ver su inminente derrota levanta en alto las manos sin oponer resistencia.


    — ¡Peter espera! –Le detiene Lyra — ¡Es ella!, es la amiga con que debía reunirme.


    Y pese a saber ese detalle, el muchacho no bajo su espada, siguió manteniéndola en el punto vital de la muchacha donde su néctar de la vida se concentraba en grandes cantidades.


    —Eso no es excusa para atacarme –Dijo Peter.


    —Creí que solo eras otro aperitivo, ¿qué te traes con este Lyra? –Pregunto la contacto de la chica loba.


    —Veras Sarina, él es un hombre lobo –Le responde Lyra revelando el nombre de su contacto.


    — ¿Qué?, ¿estas segura? –Pregunta la tal Sarina con incredulidad.


    La muchacha de larga cabellera marrón miro detenidamente la mejilla izquierda del chico, pues en ella debía poseer una herida causada por uno de sus virotes de Nova disparada por su ballesta Gear, que en el transcurso aquel proyectil le rozo, pero aquel leve corte había desaparecido, tan solo quedaba como rastro la poca sangre que se perdió.


    —Regeneración… ¿eres algún humano con habilidades curativas o algún otro monstruo…?


    — ¡No!, te lo juro Sarina, él es un auténtico lobo macho, ¡anda Peter, muéstraselo!.


    —Tsk… ¿por qué debo demostrarle algo después de que intento matarme?, hace rato que debería haberte hecho un orificio en el cuello –Opino el chico peliblanco


    —Vamos Pete… no seas malito –Le abraza desde un costado su demasiado mimosa compañera.


    — ¡De acuerdo, ya entendí!, que pesada eres… -Contesto haciéndola a un lado


    Mientras seguía manteniendo su espada sobre el cuello de Sarina, el muchacho peliblanco con la suficiente concentración revelo parte de sus rasgos lupinos como sus orejas animalescas, eso llevo a que la loba del mechón que le cubría un ojo quedara sorprendido de que tal anécdota fuera cierto.


    —En verdad eres un lobo… -Dijo con ojos que denotaban fascinación.


    —Sigo sin confiar en ti –Opino el muchacho peliblanco.


    La loba retrocedió saliendo del alcance de la punta de la espada de Peter y se puso de rodillas disculpándose por su hostil reacción.


    —Normalmente cuando me encuentro con Lyra, ella casi siempre trae consigo a alguien para que pueda eliminarlo, tomamos el botín que lleva consigo y devoramos su carne como tomamos el resto para el calabozo, se ha vuelto cono una rutina habitual –Dijo la loba Sarina en su defensa


    —Pensé que tu nariz podría captar el olor licántropo de Peter –Añadió Lyra.


    —Puedo sentirlo ahora que lo tengo tan cerca, de hecho empecé a sentirlo con mayor claridad cuando enseño sus rasgos, debo decir que su mascarada humana oculta bastante bien su identidad de lobo, de no ser que él me hubiese mostrado que era un hombre lobo, no me habría dado cuenta, su aroma licántropo en su forma humana es débil y poco reconocible –Explico ella.


    — ¿Lo ves Peter?, ella se disculpó y explica por qué te ataco sin querer –Agrega Lyra en su defensa.


    —Me hubieras advertido que iba a hacer eso, ¿no dice que esto lo hacen habitualmente cuando se juntan? –Pregunta el chico a su compañero.


    —Uhhh… se me olvido, perdón –Se disculpa Lyra con poca vergüenza.


    —Pero hay algo que me inquieta –Dice Sarina acercándose al arma de Peter —¿Por qué usas una espada de plata?.


    —Porque esta espada me gusta, ¿tienes algún problema con eso? –Le objeta Peter con mala cara.


    —No es muy inteligente cargar con tu propio “veneno” como tu arma predilecta –Comento ella.


    Peter no supo cómo reaccionar pues poco le entendió sobre lo que le dijo.


    —Veras Peter, lo que Sarina quiere decir es que los nuestros tienen una fuerte debilidad por la plata –Le revela Lyra —Si eres herido por un arma de plata contundente, cortante o puntiaguda, el daño será mayor, al igual que el dolor infligido y las heridas causadas entorpecen nuestra regeneración.


    La raza licántropa además de poseer dotes físicos a niveles sobrehumanos, tiene aparte en sus capacidades biológicas la habilidad de regenerar sus heridas, sin embargo, existen medios para incapacitar o entorpecer esta autocuracion natural de ellos.


    La hoja como el conjunto de dientes con similitud a una motosierra del arma de Peter, estaba hecho de plata, un metal toxico para licántropos, pues este mineral era la debilidad de la raza, las heridas causabas por armas de plata en hombres lobos son capaces de entorpecer su capacidad generativa e incluso a grandes rasgos mermar sus fuerzas temporalmente.


    Sin embargo el mayor peligro es que la misma plata se infiltre por el organismo de un lobo, pues llegado a ese punto, solo una minúscula dosis de este metal dentro del cuerpo, pueden dejar a un hombre lobo en gran agonía y acto seguido matarle, en resumidas cuentas, la plata era una enemiga mortal de los licántropos.


    — ¡Pero nunca jamás permita que entre a tu cuerpo!, sobre todo la plata en su forma de polvo o liquida, la más pequeña dosis es una chance del más de 50% de morir, ¡es un veneno mortal que te hará agonizar mientras acaba contigo lenta y dolorosamente! –Le advierte su compañera.


    —Lo tomare en cuenta.


    Luego del malentendido, Lyra explico en breves palabras el cómo se encontró con Peter, revelando la identidad de su compañero como un “lobo de ciudad” a lo que Sarina comprende en parte su actitud calmada al llevar tal arma de plata en manos pese a conocer la fatal debilidad de su nuevo ser.


    — ¿Entonces él hará grupo con nosotros en el calabozo? –Pregunta Sarina.


    —Sí, cuanto más seamos mejor, además contar con un lobo macho es más que un golpe de suerte –Opino Lyra.


    —No lo malinterpretes –Le aclara Peter —Solo te acompaño porque debo reunirme con alguien que esta allí adentro, alguien que tiene respuesta a preguntas que necesito conocer a detalle.


    — ¿No es un sitio demasiado peligroso para reunirte con alguien? –Le pregunta Sarina.


    —Yo no hice las reglas, lamentablemente solo las sigo, si no considerara esto importante, lo habría ignorado hace rato y no me estaría arriesgando –Contesta Peter.


    —De cualquier modo ya estamos todos, por cierto S, ¿tienes “eso” contigo? –Le pregunta Lyra a su amiga.


    —Obvio que sí, no perdería algo tan valioso.


    De la vestimenta de pieles que conformaban su cintura, revelaba un bolsillo del cual saco un cubo metálico hecho de cobre con el tamaño de un cubo rubik, acto seguido la chica lupina del mechón cubriéndole el ojo izquierdo, oprime un botón del objeto causando que esta se imbuyera de energía Nova y luego crezca de tamaño.


    El objeto en cuestión ahora había crecido como fenómeno del Nova hasta tener tamaño de equivalente a una sandía, sin embargo, su peso seguía siendo ligero gracias a las propiedades tecnológicas de su composición.


    — ¿Qué es eso? –Pregunto Peter.


    —Esto es un “recipiente de almacén - Edición cobre” –Respondió Lyra.


    De su interior retira una bolsa llena de comida más grande que el mismo recipiente en donde era guardado, por lógica no debería ser posible que hubiera cabido allí adentro, pero la tecnología Nova que conformaba este objeto era la razón de que violase aquella lógica de la física.


    —Este Gear es utilizado por muchos aventureros que cazan Cryptian y exploran áreas en busca de tesoros, para almacenar sus pertenecieras en su interior como retirarlas cuando a uno se le apetezca, aun cuando parezca pequeño, dentro de este recipiente yace una dimensión de bolsillo que permite guardar un número limitado de objetos sin importar el tamaño e incluso ignora su peso, el Gear seguirá siendo de peso ligero siempre –Explico detalladamente Lyra —Esta “Edición cobre” por ejemplo, tiene un límite máximo de 1000 objetos, existen una “Edición Plata y Oro” que permiten llevar como 5 a 20 veces más que esta, por desgracia estos Gear son muy caros, esta que es la más económica no es la excepción.


    Los Gear del tipo “almacén” son muy cotizados por cazadores de Cryptian y de fortunas, su útil efecto de almacenamiento permite llevar como guardar todo objeto ignorando su tamaño y peso, los ítem guardados en su interior se retiran cuando al poner la mano dentro del recipiente se piensa en dicho ítem a retirar.


    Sin embargo, su interior solo puede guardar un límite fijo, aunque se coloquen varios objetos dentro de una bolsa y se guarden dentro de un Gear del tipo almacén, el recipiente contara a cada objeto como ocupante y no a todo la bolsa como uno solo como muchos pensarían, la bolsa de suministro alimenticios de Lyra es un ejemplo de ello.


    —Actualmente nuestros recursos de comida son lo que ocupan mayor espacio en el Gear, pero no hay problema, apenas casi hemos llegado a la mitad de su capacidad –Aseguro la loba —Peter, para que te sea más cómodo te recomiendo guardar la tienda portátil aquí adentro, por preocupación para que no tengas que estar pendiente de tu bolso y evitar que se te pierda.


    —De acuerdo, pero te estoy vigilando mientras tengas algo de mis pertenecienticas –Le entrega Peter con cierta desconfianza la estaca Gear con la tienda de campaña portátil a su compañera lobuna.


    Peter por su parte, decidió dejar en su bolso su comida como dejas objetos de su pertenencia, la loba metió en el interior del Gear, el objeto del joven peliblanco y luego presiono el mismo botón con el que se agrando, solo que en este caso, el efecto esta vez fue contrario y se achico hasta su tamaño originalmente presentado.


    El grupo de licántropos estaban más que listo, se adentraron al calabozo de Moldevil, la horrorosa calavera que daba forma a su siniestra entrada los recibió y el trio descendía por una escalera hacia un nivel subterráneo.


    Cerca de una hora después, el calabozo recibiría a otro invitado, una mujer que portaba una armadura que dejaba su vientre expuesto y no poseía casco, siendo la conocida como Sasha la paladín Novamancer, pero no sería la última.


    Otra hora después, un dúo de mujeres de edades veinteañeras, se acerca a la entrada del calabozo de Moldevil dispuestas a entrar, ellas eran las dos mujeres lobas Karen y Saria.


    —Para ser alguien con una vejiga grande, tus meadas duran una eternidad –Se queja Karen.


    —En verdad lo siento, pero realmente tenía ganas y no quería volver a empapar mi ropa con una cascada de orina por aguantarme, otra vez –Expresa Saria con sincera disculpas.


    Cuando las dos estaban a punto de poner un pie en el primer escalón hacia abajo, Saria comienza a sentir un aroma que capta su atención y se pone se rodillas olfateando el suelo como un animal tratando de rastrear a su presa.


    — ¿Otra vez tu “super olfato” pesco algo interesante? –Le pregunta la loba de cabellera negra corto y lunar pequeño en su mejilla derecha.


    —Si… huele a… otros lobos –Le responde la loba de tez oscura.


    —Ya veo, con que otras mujeres lobas están en el calabozo, como sea, aun si no son de las nuestras, mientras no nos molesten, no tendremos problema con ellas.


    —Capto el olor de otro lobo… un momento… este… no es de una hembra… ¡es de un lobo macho!.


    El rostro del dúo se torna seria y fría, como si tal relevación tuviese un contexto importante para cada una.


    —Saria, ¿estas completamente segura de ello? –Le consulta Karen sumida en una severa faceta.


    —Sí, el olor es muy débil, pero puedo sentirlo, junto al olor de las mujeres lobas, se siente el aroma de un lobo macho –Confirma la audaz licántropa del distinguido olfato.


    — ¿Recuerdas la razón del porque nuestro “Distrito” nos envió?, ¿no? –Pregunta Karen.


    —Sí, somos quienes mejor experiencia tenemos en el exterior –Contesta su compañera Saria.


    —¿Recuerdas cuál es la tarea que se nos encomendó?.


    —Sí, “trae a cada lobo macho hacia nuestro Distrito”.


    Con esos palabras dichas, el dúo de mujeres lobas se adentra al calabozo, ya no como un medio para para matar el rato, sino enfocados en cumplir en aquel deber que las dos conllevaban con mucha importancia.


    Continuara…
     
  7. Índice: CAPITULO 25
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    1780
    CAPITULO 25


    Las escaleras condujeron al trio de licántropos a un subterráneo, un piso bajo tierra, aquello era el calabozo, las estructuras rocosas a su alrededor parecían ser hechas por artesanos, pues deleitaban paredes como un suelo construido por alguien, pero todo lo que componía aquel sitio fue creado por la naturaleza Nova del lugar.


    Un extenso pasillo fue lo primero que presenció el grupo, había columnas con fragmentos de cristales luminosos incrustados en las estructuras que brindaban la necesaria luz para transitar con la equilibrada visibilidad, los cristales luminosos no tenían relación alguna con los cristales Novas, pues estos solo eran cristales ordinarios que crecían en el lugar y que brillaban por la concentración de Nova en el ambiente.


    El grupo tránsito hacia el único camino que tenía por delante hasta llegar a una bifurcación que les brindaban tres rutas que elegir, izquierda, derecha o seguir de frente, el calabozo era como un laberinto por dentro y brindaba diversos caminos que podrían conducir a otros caminos o a habitaciones u salas con afortunados hallazgos como los preciados cristales de Nova o nidos de Cryptian.


    — ¿Todo el calabozo es un piso subterráneo? –Pregunto Peter.


    —En realidad se compone de varios pisos subterráneos –Contesto Lyra —Cuanto más bajo se baje en un calabozo, más tesoros se puede encontrar, por supuesto, también implica que también el peligro será mayor, cada piso inferior posee más concentración de Nova, dando origen con más abundancia a los valiosos cristales e incluso a los peligrosos Cryptian.


    —Si este sitio es un laberinto y nos adentramos demasiado, ¿cómo vamos a encontrar el camino de vuelta a la salida?, no soy de los que tienen buena memoria.


    —Con esto –Lyra saco de su recipiente de almacenamiento una inusual brújula que carecía de puntos cardinales y solo poseía una flecha roja para apuntar a una determinada dirección.


    — ¿Qué mierda de brújula es esa?, parece que viene hecho mal de fábrica –Opino el lobo peliblanco.


    —Es una brújula Gear, construidos con el único propósito de ser usado en calabozos –Detalla Sarina sobre el objeto en cuestión —Su función es encontrar la salida usando la misma Nova concentrado en el ambiente, la flecha siempre apuntara al camino donde está la salida.


    La única flecha de la brújula empezó a apuntar en dirección por donde el trio había venido, corroborando su auténtica función como objeto guía para volver al exterior, Peter se sintió aliviado al saber que contaban con algo útil para no perderse en el calabozo.


    Pero aún estaba la cuestión de hallar al presunto contacto de la nota, no sabría ni por dónde empezar, siendo realista, encontrarla sería cuestión del azar, pero ansiaba esas respuesta, por ello acepto el riesgo de venir a tal peligroso lugar.


    El grupo tomo el camino de la derecha, el pasillos los llevo hasta otro camino que se dividía en dos senderos, izquierda y derecha, optaron en este caso por la primera opción, llevándolos hasta una especie de zona cavernosa con un manantial cristalino en él, todo el sitio iluminados por más cristales luminosos.


    Pero imprevisto, del pasillo por el cual vinieron, un muro emerge del techo bloqueando el camino, no podían volver por donde habían venido, tan solo les quedaba seguir adelante.


    — ¿Qué mierda fue eso? –Pregunto Peter.


    —Este calabozo tiene la tendencia de obligar a sus “invitados” a tener cuidado por donde avanzan, hay veces en que caminos quedaran cerrados de manera temporal y otros se abrirán –Contesto Lyra.


    La ultima bifurcación que tomaron tenía dos caminos a elegir (izquierda y derecha) del cual escogieron ir por la izquierda, originalmente eran tres por tomar, pero uno yacía cerrado por el mismo mecanismo que los encerró a ellos en la sala donde estaban ahora, pues era posible que el camino que ellos escogieron con anterioridad se encuentre cerrado y aquel que estaba bloqueado, ahora este abierta, así era la naturaleza impredecible del calabozo.


    —Tsk… eso quiere decir que puede bloquear rutas como desbloquear otras como se le dé la gana, eso es molesto –Opino el joven peliblanco.


    Un ruido de chapuceo se oyó del manantial, algo salía de este, el trio de lobos lo había captado con sus desarrollados sentido del oído, pero Peter había captado aparte una presencia con intenciones hostiles.


    Del agua surge caminando en cuatro patas, un desnudo y arrugado hombre, pese a que era un joven en sus 20 y picos de años, su decrepito cuerpo severamente arrugado en todos lados, lo hacían ver como un viejo, el hombre noto la presencia del trio y avanza lentamente hacia ellos rogando ayuda.


    —Ayu… da… por… favor… ayu… da…


    Trataba de llegar hacia ellos, pero su deplorable estado no se lo permitía, cuando finalmente sucumbió al cansancio, algo detrás de él vino del mismo manantial del cual salió, el hombre sintió un intenso terror al oírle acercársele.


    La figura se mostraba como un humanoide de cuerpo femenino hecho completamente de agua de pie a cabeza totalmente desnuda, deleitando el aspecto de una hermosa mujer, tanto en rostro, cintura y torso, junto a grandes senos y un largo cabello que resaltaba su hermosura, sobre la frente de la criatura yacía una piedra roja, revelando su naturaleza Cryptian.


    — ¡Por favor… ayuda…! –Imploro el hombre entre lágrimas.


    El trio ignoraba sus suplicas y tan solo observaron, el elemental de agua cambia su bello aspecto femenino por uno monstruoso conservando su misma estructura acuosa, su cabello largo se vuelve despeinado y lleno de espinas, de su boca colmillos chuecos y filosos brotan y sus ojos se tiñen de un negro diabólico.


    Extiende su largo cabello de agua repleta de espinas atrapando los brazos y piernas del hombre desnudo, arrastrándolo hacia ella, metiéndolo a la fuerza al interior de su cuerpo de agua, el hombro por consiguiente empezaba a ahogarse, pero no era lo único que el monstruoso le ocasionaba.


    El Cryptian devoraba su cuerpo mediante su acuoso estructura, ya fueran fluidos, piel, carne, todo lo que tuviera nutrientes, la criatura lo tomaba de su víctima, incluso tenía un peculiar gusto por el semen de sus presas masculinas, a pesar de que las criaturas en sí, aun teniendo una forma femenina, carecían de genero alguno.


    —Pobre infeliz, es un cazador que llego antes que nosotros al calabozo, pero cayó víctima de un “Limo de agua” –Recalco Lyra —Esas cosas pueden tomar la forma de un hombre o mujer para seducir a sus presas, tentarlas y atraparlas para volverlo sus aperitivos, que alguien haya caído con un truco tan simple, que estúpido.


    El hombre víctima del monstruo ya no mostraba señal alguna de exhalar aire, su piel se despedazaba, dejando al descubierto su carnoso interior el cual teñía parte del cuerpo acuático del Cryptian en rojo, pues este saboreaba su sangre como a su carne.


    La criatura con su forma de una bella mujer, expresaba el delicioso sabor de su comida con su rostro humano mediante expresiones de placer y con sus manos acariciaba sus pechos como tal, incluso imitaba a la perfección la voz humana al hacer unos gemidos de tono sexual.


    — ¿Se supone que está comiendo o masturbándose? –Pregunto Peter confuso.


    —Los limos de agua por lo general viven alimentándose solamente del agua en donde habitan, para ellos hacerse con algo de carne es un lujo que no todos los días ocurren –Aclaro Sarina.


    —En pocas palabras, alimentarse de carne humana es para ellos lo que aparearnos es para los nuestros –Compara Lyra.


    El Cryptian había despedazo buena parte de la carne del tórax de su alimento hasta llegar a lo que más anhelaba, los órganos de su interior, el agua del limo estrujaba el corazón arrugándolo, devorándolo a trozos lentamente.


    —Oigan, deberíamos atacar a ese limo antes de que se lo coma por completo –Sugirió Sarina.


    —Si tu intención es salvar lo que queda de ese tipo, no vale la pena, ya está hecho mierda… y lleno de un líquido de dudoso aspecto saludable –Comento Peter.


    —Tonto, hablo de que si se alimenta por completo, se hará más fuerte y problemático para lidiar, lo que nos hará gastar más fuerzas de las necesarias –Argumento la loba del mechón que le cubría el ojo izquierdo.


    —Suena lógico, bien, hare esto rápido –Desenfundo Peter su espada de plata con dientes en la hoja.


    Se balanceo rápidamente sobre la criatura y mientras se encontraba alimentándose, no se defendió del corte propinado por el muchacho de cabellera blanca, quien partió en dos al monstruo desde el abdomen, saliendo volando hacia un lado la parte superior del cuerpo sin vida del hombre que era devorado junto a la misma parte superior del Cryptian.


    Cuando la mitad superior del cuerpo del hombre toca suelo junto a la porción del monstruo, el ser de agua se manifiesta por completo de él emergiendo con toda su forma, mientras que la parte inferior del monstruo que quedo junto al resto del cazador devorado desaparece, dejando únicamente el visceral cadáver de su víctima a medio comer.


    —Oye, acabo de partir en dos a esa cosa y aun así esta entero como si nada –Se queja Peter.


    La criatura extiende su largo cabello con la intención de hacer del licántropo de cabellera blanca su siguiente comida, pero Peter había anticipado su predecible movimiento, su espada bastaba para cortar el inhumano cabello del ser, rechazando todo intento por volverse su aperitivo, acto seguido contraataca y esta vez opta por decapitar al limo.


    La cabeza de la criatura sale volando pocos metros hasta estamparse contra la rocosa pared, dejando un charco sobre esta, mientras que el resto de su cuerpo se reduce a agua normal que desaparece a los pocos segundos, parecía ser el final de la criatura, hasta que el mismo charco en la rocosa pared empieza a moverse y vuelve a adquirir la forma completa del limo totalmente intacto.


    —Que mierda… ¿acaso es inmune a mis ataques? –Pensó Peter con irritante pesar.


    De repente otros atacantes hacen presencia en su “radar” de hostilidad, dos limos de agua surgen del manantial intentando tomarle por sorpresa por su retaguardia, cosa que falla, pues él bloquea sus ataques con su espada, sin embargo, sintió como el otro limo con el que luchaba aprovecha que se encontraba conteniendo a sus dos compañeras y se desplaza a toda velocidad hacia Peter abriendo su estómago como una descomunal boca abominable deseoso de devorarle.


    — ¡No me da los segundos para darme vuelta a tiempo y encima de hacerlo estas dos me atacarían también! –Pensó Peter sintiéndose acorralado.


    Y la situación se complica aún más cuando un cuarto limo de agua sale del manantial saltando como un depredador hacia el joven hombre lobo desde otro flanco.


    Continuara…
     
  8. Índice: CAPITULO 26
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2316
    CAPITULO 26


    Los limos de agua rodearon a Peter, dos estaban en su frente y su espada los mantenía a raya, otro se acercaba por su espalda y un cuarto sale del manantial balanceándose por su costado, su capacidad para responder ante las numerosas amenazas había sobrepasado su límite.


    — ¡A este paso me van a…! –Se dijo el joven de cabello blanco a sí mismo.


    Un virote y un pequeño artilugio esférico entran a escena, el primero dando contra el limo recién surgido del manantial, el proyectil produciendo una explosión de fuego que evapora el cuerpo del monstruo dejando únicamente la piedra roja.


    El artilugio esférico por su parte se revela como un explosivo de moderado poder que repele al Cryptian que iba por la retaguardia del chico, hasta el punto de destruir su cuerpo acuoso y la piedra roja sale volando a lo lejos cayendo cerca del manantial, el ser de agua no volvió a regenerarse.


    Los responsables de aquellos objetos lanzados hacia los Cryptian resultaron ser Sarina y Lyra, el virote procedía de la funda de la licántropa del mechón en el ojo izquierdo, era un proyectil creado como un tipo de munición especial con tecnología Nova que solo podía usarse una vez, pues al activarse producían un efecto que podía desembocar en liberar un elemento en concreto con acción ofensiva como fuego, hielo o acido, y una vez utilizadas, desaparecen.


    En cuanto a Lyra, hizo uso de un artilugio explosivo con semejanza a una granada, el objeto en cuestión era pequeño y tenía un anillo que al retirársele se activaba un mecanismo en el interior a modo de temporizador para estallar en cuestión de segundos, el explosivo no procedía de tecnología Nova.


    Peter al ver que los peligros de sus flancos vulnerables ya estaban resuelto, centra tu atención en las monstruosidades hostiles que quedaban, mantenía una lucha de fuerza con su espada en contra de las dos Cryptian, de un empuje las hace retroceder y toma distancia como medida de seguridad.


    —Admiro tu tenacidad, pero fue bastante iluso el atacar a un limo de agua de manera directa sin tener la minina idea de cómo vencerlas –Le comenta Lyra a Peter acercándose a su lado —Los daños físicos como cortes de una espada, ser atravesados por una lanza o golpeados por una maza, no acabaran con ellos, su cuerpo de agua pobremente es afectado por ataques físicos, pueden regenerar el líquido que pierdan si son dañados de dicha manera.


    —Entonces doña experta, ilústreme, como acabo con las nudistas de agua –Le consulta Peter.


    —Hay dos formas, la primera es atacarlos con su elemento opuesto, ellas son de agua, el fuego es su debilidad por lo obvio, el agua que pierdan de su cuerpo a modo de evaporación les cuesta regenerar y si casi todo su cuerpo desaparece de esa manera, mueren.


    —De acuerdo, el fuego queda descartado, ¿cuál es la segunda forma?.


    —La segunda forma es…


    La chica loba respondió aquella pregunta no con palabras sino acciones, avanzo rápidamente hacia las limos que quedaban desenvainando solo una de sus dagas Gear, enfocándose en una de ellas en concreto, evitando miembros de agua convertidos en cuchillas, la hábil lupina decapita al Cryptian y acto seguido con la mano restante libre toma de la cabeza del monstruo que decapito la piedra roja en su frente.


    Regresa rápidamente al lado de Peter y observan juntos la escena de como el limo que perdió la piedra de su frente ya era historia, pues no se regeneraba y los restos de su cuerpo acuoso desaparecían al acto, quedando solamente uno.


    —La otra manera es quitarle esta piedra roja que tienen en la frente, ya que para un Cryptian esta piedra son la fuente de su poder y vida, como también…


    —La fuente de dinero de quienes los cazan, se sobre los Hemopetra –Completa Peter la oración final de la explicación de Lyra.


    —Bueno, eso ahorra detalles, ¿quieres encargarte de ese limo por tu cuenta?.


    —Carajo sí.


    Peter cargo contra la monstruosa entidad de agua restante, levanto en alto su espada y aplasto con brusca fuerza bruta a la criatura desde su cabeza, había llevado el Hemopetra del ser hasta el suelo mismo aplastándola junto al resto de su acuoso cuerpo, la presión fue suficiente para agrietar el cristal y por consiguiente destruirlo, matando tanto a la criatura como destruyendo el objeto de valor de esta.


    —Maldición, destroce la Hemopetra –Se percató tarde el lobo peliblanco.


    —Olvídalo, de todas formas las Hemopetra de un limo de agua valen una pobreza, apenas estos son Cryptian de Categoría D –Aclaro Lyra.


    Peter no había olvidado de que los Cryptian estaban divididos en categoría, de la “E” situados los de más bajo nivel hasta la “S” lo más poderosos, siendo la D la siguiente que sucedía a la E, el nivel del monstruo comprendía también el valor de su Hemopetra.


    —No parece que fueran haber más limos en el área, aunque por las dudas estén atentos –Sugirió Sarina.


    —Solo vámonos de aquí, hay un camino y es el único que tenemos que tomar, ¿de acuerdo? –Señalo Lyra la ruta a la cual seguir.


    —Concuerdo, entre más pronto nos vayamos, más podremos evitar desagradables encuentros en esta área.


    El Instinto Asesino de Peter capto entonces hostilidad, no solo hacia él, sino también hacia otros, lo más probable es que fueran a sus compañeras lupinas, el lugar de donde procedía tal hostil presencia, era del manantial, al fondo de este y lo que sea que fuera que sentía deseos de enemistad hacia el trio, se estaba acercando a paso veloz.


    —Muy tarde, tenemos otro “invitado” –Advierte él.


    Del manantial entonces surge una horrenda criatura con la parte inferior de su cuerpo como la de un pez de escamas verde oscura y la parte superior del torso hasta la cabeza como la de una mujer humana de delgado cuerpo casi desnutrido con un color nieve anormal, sus orejas eran un par de aletas, en lugar de cuero cabelludo tenia algas espinosas ponzoñosas, sus ojos eran rojos como rubíes y su boca se habría a proporciones bestiales con un conjunto de dientes similar a un tiburón, sobre su cuello se encontraba incrustado su Hemopetra.


    — ¡Mierda una “Sirena Maldita”, cuidado este es un Cryptian de Categoría C! –Declaro Lyra.


    La monstruosidad miro a la loba que revelo su identidad como su nivel, acto seguido su vientre se infla como si embarazada estuviera y de su boca escupe un chorro de agua a fuerte presión como una manguera de bomberos, la chica lupina con buenos reflejos evade a tiempo tal chorro letal y observa como está golpeando contra la pared logra hacer una perforación notable en la rocosa estructura, el vientre de la criatura regresa a su estado normal luego de haber realizado tal movimiento.


    —Podría arrancar miembros o incluso decapitar con solo ser tocado por esa presión de agua –Pensó la licántropa después de presenciar tal ataque de la monstruosa sirena.


    Sarina apunto con su ballesta Gear al ser y disparo un virote hecho de energía Nova, el proyectil disparado fue lanzado de manera calculada para dar sobre la cabeza del objetivo, pero el Cryptian noto el peligro acechar a su vida y respondió creando un muro de agua a escasos metros de ella que era lo suficiente fuerte para repeler el virote de su atacante.


    — ¡Mierda!, como esa cosa esta sobre el manantial, tiene ventaja con su poder sobre el agua –Dijo Sarina en voz alta tras fallar en su intento de eliminarle.


    El Cryptian retira el muro y enfoca su atención en la loba que le ataco, era su siguiente objetivo, eliminarla a ella fue su primera prioridad y luego se ocuparía del resto, pero entonces, recibe une pedrada en la frente, quien se lo lanzo fue nada menos que Peter con la intención de provocarle.


    —Oye, tetas flácidas –Le dijo el chico peliblanco — ¿Por qué no vienes a tierra y me enfrentas cara a cara?.


    Luchar sobre el agua era algo que Peter no podría, pero si provocaba a la criatura, pensó entonces que podría enfurecerla lo suficiente para hacerla salir del manantial y la hiciera atacarle de frente, ese fue su plan.


    El monstruo sin embargo se quedó dónde estaba, inflo su vientre y acto seguido ataco a Peter de la misma forma en que lo hizo con Lyra, pero el lobo de cabellera blanca sabia pronosticar los movimientos de sus rivales, con su Instinto Asesino fue fácil predecir la dirección de los chorros mortales del ser acuático.


    Esquivo sus movimientos y luego volvió a insultar a la monstruosa sirena tras arrojarle una piedra con el fin de hacerla enojar y que abandone su ventajoso terreno, pero el Cryptian rechazo la sola idea de hacer tal cosa, siguió atacando a Peter a distancia con su chorro a presión y él los seguía evadiendo sin problema.


    Sarina lanzo más virotes de Nova aprovechando para atacarle mientras este se mantenía ocupado con su compañero, pero la criatura mostraba la percepción necesaria para darse cuenta de sus intenciones de agredirle a distancia y se defendía con un muro de agua al mismo tiempo en que se ocupaba de Peter con su chorro a presión, comprobando que podía atacar y defenderse a la vez.


    —Esto no tiene fin, ¿alguna idea? –Consulto Lyra.


    —Podría usar otro virote especial, estaba pensado en uno eléctrico… -Propuso Sarina.


    —Tengo una mejor idea –Dijo Peter.


    —¿Qué tienes en mente Peter?.


    —Para hacerlo simple, matar a esa cosa de una vez –Declaro él —Tu, la de la ballesta que intento matarme.


    —Me llamo Sarina –Le aclara ella.


    —Como sea, en cuanto haga lo que voy a hacer, vuelve a dispararle a la criatura, ¿me entendiste? –Le dejo en claro.


    — ¿Qué vas a hacer para empezar? –Le pregunta Lyra confundida.


    —Solo haz que tu amiga me siga la corriente –Responde él.


    Las dos no sabían si su compañero había pensado en un plan o estaba por intentar alguna locura improvisada, Peter se acercó a la criatura y volvió a insultarle como si aún no hubiera desistido a su plan de hacerla enfurecer, la monstruosa sirena infla su vientre y vuelve a atacarle con el fuerte chorro a presión.


    — ¡Ahora! –Exclamo el lobo peliblanco en su cabeza.


    Evadió el ataque de la criatura y luego corrió rodeando rápidamente el manantial hasta situarse a la vista de la espalda del Cryptian, acto seguido, brinco haciendo uso de sus capacidades sobrehumanas como licántropo, consiguiendo un salto lo suficiente alto para llegar a alcanzarle y con su espada desenvainada en manos.


    ¿En que consistió entonces su plan?, era una mezcla de “todo o nada” y “suicidio”, en resumidas cuenta, atacar al Cryptian desde su punto ciego, es decir, su retaguardia, mientras este sostuviera su ataque de chorro a presión, pues Peter noto en todo momento que cuando ejercía tal movimiento, la hostil sirena era incapaz de mover su cabeza a otra dirección hasta que acabara y que tal habilidad le duraba 10 segundos exacto.


    Pero aún estaba el tema de su muro de agua, fue allí donde entraba en acción otro de los puntos principales de su plan, Sarina al verle saltar y lanzarle contra la criatura, entendió entonces lo que debía hacer, apunto rápidamente al Cryptian y le disparo un virote de Nova, la monstruosa sirena notando el proyectil de la licántropa, invoca manteniendo su muro de agua para defenderse.


    Desde que Peter evito su ataque, se desplazó hacia su punto ciego, realizo su salto sobrehumano para atacarle y Sarina ataco a la criatura para que esta usara su muro de agua a propósito, habían transcurrido 8 de esos 10 segundos.


    En los 2 segundos restantes el arma de Peter alcanza la carne delgada del Cryptian, la cuchilla había penetrado de la espalda hasta el pecho de la sirena, sangre roja con verde fluía de la herida, tan pronto daño al ser, su muro de agua desaparece y sus compañeras atestiguan el logro de Peter.


    —Lo consiguió, entonces eso quiere decir que solo podía invocar un muro de agua a la vez, ¿acaso él sabía de esa cualidad de la Cryptian? –Pregunto Sarina con cierto asombro.


    —No, lo más seguro es que ni tenía idea, solo se arriesgó y ya –Comento Lyra.


    — ¿Qué?, ¿¡así nada más lo hizo!?, ¡su plan podría no haber salido como pensó y haber muerto en el proceso! –Opino indignada la licántropa de la ballesta.


    —Bueno… así es él.


    —Es un demente.


    —No, es Peter.


    La monstruosa sirena no mostraba fuerzas algunas para defenderse después de haber sido atravesada por la espada de Peter, lo único que hacía era silbar, emitir un silbido que el propio chico peliblanco no encontraba sentido alguno dado a la situación que padecía la criatura.


    Sin más distracciones, aplico la fuerza necesaria en su arma y partió en dos al Cryptian, esparciendo su visceral contenido por el manantial, fue su final, Peter suspirando de alivio al ver que todo había acabado empezó a nadar entre las tripas del monstruo para llegar a su cadáver y tomar el Hemopetra de su cuello.


    Cerca del cuerpo, su mano se deslizo sin delicadeza alguna sobre el cuello tomando el cristal, cuanto estaba por aplicar la fuerza para quitársela, su Instinto Asesino le advirtió, una presencia de hostilidad se acercaba hacia él.


    — ¿Qué?, ¡MIERDA, NO, NO, NO, NO, NO!.... –Exclamo en sus pensamientos alterado el lobo de cabellera blanca.


    Aquello que se aproximaba venia del manantial, de lo más fondo de este, pese a tener el conocimiento de lo que se aproximaba, Peter no tenía manera de defenderse, ignoro el cuerpo, ignoro su valioso Hemopetra, empezó a nadar lo más rápido posible para salir del agua, pero ya era tarde, un enorme monstruo tiburón que doblada en tamaño a uno ordinario trago al joven lupino de un bocado y volvió a sumergirse tras devorar a su presa.


    Continuara…
     
  9. Índice: CAPITULO 27
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2061
    CAPITULO 27


    Un inmenso tiburón surgió del manantial, el estanque natural tenía un tamaño mayor a una piscina, pero uno jamás pensaría que tuviese conexión a tal profundidad en el que habitara ciertos horrores Cryptian acuáticos, siendo Peter la victima de uno de ellos.


    — ¡PETER! –Exclamo Lyra con profundo agobio.


    La chica loba corre desesperada hacia el manantial con la imprudente idea de lanzarse y sumergirse, hasta que es detenida por su compañera Sarina quien se coloca frente suyo bloqueándole el paso.


    — ¡Cálmate Lyra!, ¡solo harás que te maten! –Le advierte Sarina.


    —Pero Peter… ¡Peter podría…!


    — ¡Reacciona! –La loba del mechón del ojo izquierdo abofetea a su amiga —Puedo entender tu punto, la pérdida de un lobo macho es realmente una tragedia, ¡pero mira detenidamente!, si te metes ahí abajo, tú le seguirás a Peter en la otra vida, ¡de ninguna forma alguien podría sobrevivir a eso!.


    —No… Peter no podría morir tan fácilmente… tengo que ayudarle… ¡Peter es mi compañero!, ¡tengo que salvarle…! –Insistía ella.


    — ¡Es suficiente! –Sarina se lanza sobre Lyra reteniéndola en el suelo contra su voluntad.


    Entonces la loba de la ballesta, olfateando a su amiga capta un aroma peculiar en su cuerpo que no esperaba encontrar en ella.


    —Lyra… este olor… ¿acaso tu…? –Pregunta Sarina abrumada de tal descubrimiento.


    La chica loba voltea la mirada de manera sospechosa, confirmando su punto.


    __________________________________________________________________​


    Peter despierta, todo estaba todo oscuro, pero gracias a su condición como licántropo, poseía la cualidad de ver en la oscuridad como un depredador, noto hallarse entre paredes carnosas que goteaba un repugnante líquido viscoso de inmundo aroma, pronto recordó su trágico suceso.


    —Me devoro… -Un rápido Flashback del suceso se manifiesta en su memoria —El puto pez me devoro.


    Y para peor caso, cuando la criatura le trago entero, sus filosos dientes habían arrebatado las piernas del joven peliblanco, en este momento Peter solo poseía un insignificante porción de sus miembros inferiores, el sangrado había parado gracias a su regeneración, pero el problema era si su condición de hombre lobo podría recuperarle lo que ha perdido en gran cantidad.


    —El dolor no es fuerte… no estoy perdiendo sangre… pero tampoco estoy sanando mis piernas… ¡vaya putada de situación! –Maldijo su suerte con su mano derecha en la frente en señal de frustración.


    Dejando la lastima a un plano sin importancia, se centra en donde se encontraba, era el interior de la criatura que le había devorado, no sabía si el lugar al cual había caído era el estómago del tiburón o alguna parte cercana, entonces de ser así, en cualquier momento jugos gástricos inundarían la carnosa sala para digerir al lobo de cabellera blanca.


    —Antes de que eso ocurra… ¡te voy a causar una indigestión como ninguna! –Empuño su espada sujetándola con ambas manos.


    Empezó a cortar las paredes de carne del lugar, un chirrido bestial se oía a todo volumen, era el monstruoso tiburón gimiendo de dolor, Peter propino cortes aún más fuertes y penetrantes sobre las carnosas paredes del ser acuático, hasta que hundiendo lo más que pudo de su arma sobre la roja estructura abrió un orificio en el cuerpo del Cryptian y en consecuencia…


    —Creo que la cague y en grande…


    Del orificio agua empezó a entrar invadiendo el interior del animal, Peter se precipito al no pensar en ello, sin saber que tan cercaba estaba de fuera del cuerpo del tiburón o que este estuviera sumergido varios metros hacia el fondo del agua, por más hombre lobo que fuera, no estaba hecho para sobrevivir bajo el agua y menos cuando sus posibilidades son menores al no tener piernas.


    El chirrido del tiburón es acompañado de una fuerte agitación en todo su cuerpo, Peter se movió de un lado a otro como si estuviera dentro de un auto dándose vueltas violetamente tras un brutal accidente de tránsito.


    El agua finalmente inunda toda la sala, la consciencia de Peter se debilitaba, no tenía a donde huir, su movilidad en el entorno sin piernas era pésimo, su aire ya casi se agotaba, cierra sus ojos, aceptando su funesto final y deja a la naturaleza hacer el resto.


    __________________________________________________________________​


    — ¿Estoy muerto?... –Se preguntó a sí mismo el joven peliblanco en su mente.


    Todo estaba oscuro, pero podía sentir y oler, no había agua u olor repugnante que sus sentidos captaran.


    —Se siente cálido… -Dijo en voz alta.


    La temperatura en su cuerpo estaba en un grado equilibrado, ni tan frio ni tan caliente, nada que ver con el estómago del monstruo en comparación.


    —Estas despierto, me alegro por ti –Una voz desconocida le hablo.


    Fue la voz sospechosa lo suficiente para hacer que los ojos de Peter se abrieran, el lupino de cabello blanco miro a su alrededor tras levantar solo la parte superior de su cuerpo, pues aun carecía de piernas.


    Había pasado del estómago de un tiburón Cryptian, a una sala llena de un extraño tejido viscoso color gris pegado en las paredes como suelo y techo, repugnantes tentáculos babosos que palpitaban envolvían sus heridas piernas y al fijar de donde procedían se encontró con una horrorosa criatura de inmunda imagen.


    La entidad era un regordete bulto de carne deforme color gris con sobresalientes venas rojizas, sus únicos rasgos humanos eran un rostro levemente humano que contaba con toda una dentadura chueca visible, un ojo derecho al verse el izquierdo deformado hasta el punto de retraerse, orejas anormales puntiagudas que chorreaban un burbujeante liquido verde y dos agujeros bajo su único globo ocular a modo de fosas nasales.


    —Bienvenido a… me da algo de vergüenza decirlo por el aspecto que tiene, pero este es mi hogar –Dice la criatura.


    Peter aun teniendo a tan grotesca y horrible criatura frente a él, no reacciono horrorizándose como cualquier persona haría al ver a un monstruo de dicho aspecto, pues él, contando con su habilidad única, noto algo en el horrendo ser, pese a su forma, no denotaba ni una pizca de hostilidad alguna, era como el perfecto ejemplo de no juzgar al libro por su portada, lo que le garantizo estar en perfecta calma.


    — ¿Qué carajos se supone que eres tú? –Fue la primera cosa que el chico peliblanco le dijo.


    —Oh, disculpa, no me he presentado, que mala educación la mía –Dice apenado el ser inhumano —Sonara como excusa, pero es que eres el primero con quien entablo una charla desde… que me convertí en esto.


    —¿Convertirte?, ¿eras otra cosa antes?.


    —Pues claro, yo antes era un humano, en la flor de mi juventud, dispuesto y hecho para la aventura –Relato él —Todo comenzó cuando me inicie como un cazador novato, estaba emocionado, realice mis primeras cazas con todo orgullo contra Cryptian del más bajo nivel.


    — ¿Un humano?, suena difícil de creer, bueno… no tanto –Opino Peter tras recordar que otro tuvo un destino semejante.


    —Sé que suena difícil, pero lo cierto es que alguna vez fui humano.


    —¿Y cómo demonios terminaste convertido en… eso?.


    —Un día, volviendo de otra de mis cacería de novato, tres cazadoras me invitaron para unirme a su grupo, estaban preparándose para adentrarse al calabozo de Moldevil, y yo…


    —Aceptaste ir con ellas sin meditarlo un segundo –Completo Peter el resto de su oración.


    —Si… no sabría cómo describir la emoción que sentía, en toda mi vida siempre añore el día en que volviéndome un cazador, me aventuraría a un calabozo.


    La entidad relata que tras prepararse, él y las cazadoras se habían adentrado al calabozo de Moldevil, luchando contra numerosos Cryptian, evitando trampas y cosechando botín a su paso, fue entonces que su historia llega al punto principal, a una sala repleta de cristales Nova, la ganancia que más importante dentro de un calabozo.


    —Tras recoger los cristales Nova, entonces sucedió, yo… -El horrendo ser hace una pausa incomoda costándole hablar para contar el resto.


    —No tienes que decírmelo, puedo adivinar que paso después, las tres cazadoras te traicionaron, te hirieron lo suficiente hasta dejarte inmóvil e incapaz de hacer algo, se llevaron todo el botín con ella y te dejaron aquí a tu suerte, ¿qué tanto le atine?.


    —Todo… -Respondió el inhumano ser —Primero me dejaron inconsciente, luego rompieron mis brazos y piernas, cuando recobre el sentido, ellas se habían marchado sin mí y se llevaron todo el botín, me quede en esta sala, solo, adolorido, con intensa rabia, quería venganza, pero era un sentimiento inútil a esas alturas.


    —Aún sigo sin entender como terminaste convertido en esa cosa.


    —A eso iba, veras, un día, del manantial de esta sala, salió una pequeña criatura con aspecto de gusano que se me acerco y…


    — ¿Manantial? –Interrumpe Peter entre dudas —No veo ninguno aquí.


    —Es porque la mayor parte de mi cuerpo transformado ha cubierto casi todo la sala, incluyendo el manantial, el cual esta allí –Señala con un tentáculo la criatura hacia el suelo.


    Donde debería estar el manantial, lo cubría más del extraño tejido viscoso color gris, que había crecido también sobre paredes y el techo, estaba extendido en casi todo la sala.


    —La criatura con forma de gusano se dividió en dos y aprovecho que no podía moverme para meterse dentro de mi cuerpo, su primera mitad se metió en mí por mi culo y la segunda mitad por la uretra de mi pene, primero sentí dolor, luego placer…


    — ¡Oye! –Interrumpe Peter —Si vas a comenzar a relatar tu experiencia homosexuales, paso, no me interesan esos detalles.


    —Lo siento… entonces iré a lo que importa –Continua su relato la inhumana entidad —Aquella criatura tras meterse en mi interior, empezó a ocurrir cambios en mi cuerpo, físicamente los primeros cambios sucedieron por dentro, sentía como mi interior se expandía como un globo, luego en mi exterior observe como mis extremidades rotas se encogían hasta deshacerse, mi rostro se deformo perdiendo mi ojo izquierda, mi nariz, mis labios se marchitaron hasta caerse y dejar mis dientes expuestos, mis genitales se empezaron a podrirse y terminaron separándose de mi cuerpo cayéndose en el suelo hasta verse como restos de excremento, los días pasaron y todo lo que fui con anterioridad dejo de existir, hasta convertirme en lo que soy hoy en día.


    —En resumen, como un cazador, confiaste en tres bellos culos y te encontraste con tres viudas negras, por confiar en desconocidos te costó tu propia humanidad –Opino Peter.


    —Sí, como humano, solía ser alguien que confiaba demasiado en todos, fui muy ingenuo.


    —Demasiado ingenuo, sea hombre, mujer o marica, nunca confías en alguien al 100%, incluso si son tus “amigos”, todo se resume en cuidar tu espalda, pues el único en que puedes confiar en totalidad, es en ti mismo, al menos mientras mantengas la cordura –Expreso el chico peliblanco —Más importante, ¿cómo termine aquí adentro?.


    —Oh, sobre eso, veras, desde que mis “raíces” se extendieron por el manantial cubriéndolo todo, hay veces en que atrapan criaturas que habitan allí abajo, lo último que termino atrapando fue un tiburón Cryptian, me sorprendió cuando al sentir a ese monstruo, percibí en su interior una forma de vida ajena a las bestias acuáticas que suelen atrapar mis extensiones viscosas –Detallo la entidad ex-humana —Cuando te encontré, estaba al punto de ahogarte, pero usando mis tentáculos, presione sobre tu pecho para que expulsaras todo el agua que habías tragado.


    —Por favor no me digas que me hiciste respiración boca a boca, porque de ser así es para darme una rebanada en el cuello con mi espada –Comento el lobo con asco mental.


    —No, no llegue a ese punto, no te preocupes –Le dijo la mutada criatura calmando la inquietud de Peter —Pero estoy sorprendido, jamás esperaba encontrarme con alguien que también perdió su humanidad como yo.


    — ¿Eh?, ¿cómo has dicho? –Pregunto el joven de pelo blanco al oír lo último que le había dicho la entidad.


    —Como te he contado, alguna vez fui humano y termine convertido en lo que vez, pero me ha asombrado, al descubrir que eres un hombre lobo, pero antes de eso, fuiste un humano, pero lo más increíble, es que no eras un humano ordinario, es como… si fueras de otro mundo.


    Las palabras de la monstruosidad describían una verdad indiscutible, Peter en el fondo de su consciencia se debatía abrumado la manera en que la inhumana cosa descubrió su “identidad”.


    — ¿Cómo sabes eso? –Pregunto Peter con una fría y hostil mirada.


    Continuara…
     
  10. Índice: CAPITULO 28
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2819
    CAPITULO 28


    Escapando nuevamente de las frías manos de la muerte, Peter se encuentra desorientado en una sala cerrada envuelto en un repulsivo tejido viscoso color gris que envolvía casi la mayor parte de las paredes de la habitación, traído allí por su salvador.


    Una masa robusta carnosa de color gris con sobresalientes venas rojizas, su único rasgo humano es un rostro abominable que contaba con solo un ojo (el derecho), una tentadura al descubierto chueca, orejas deformes puntiagudas que chorreaban un burbujeante líquido verde y dos agujeros bajo su único globo ocular a modo de fosas nasales.


    La abominación ocupaba un cuarto de la habitación, echando raíces involuntariamente a modo de tejidos que recubrieron casi toda la sala, desbordando un clima cálido equilibrado entre frio y calor, el manantial de cual Peter fue rescatado como sacado de allí, yacía cubierto por las extensiones orgánicas del ente inhumano.


    Inesperado, la criatura resulta ser inteligente, capaz de hablar y de un carácter tranquilo y amable, dando a conocer su pasado como un humano cazador que fue traicionado por sus compañeras de cazas y dejado a su suerte en la sala donde se encontraba actualmente, lo que inesperados sucesos la llevaron a terminar lo que era.


    Pero lo más asombroso fue que el abominable ser, conocía bastante sobre Peter, al punto de incluso deducir su procedencia de otro mundo.


    — ¿Cómo sabes eso? –Pregunto Peter con una fría y hostil mirada.


    —Esa mirada… miedo… -Una aterradora inquietud penetro la mente de la abominación.


    Un miedo sin igual que nunca había sentido ni en sus años humanos como cazador, invadió todo su ser, la sola mirada del joven peliblanco basto para hacerle temblar emocionalmente y sentir un terror profundo.


    —E-espera por favor… cálmate, si dije algo que te ofendió me disculpo…


    —Contéstame, ¿cómo sabes sobre mi “humanidad” que perdí?, no, más bien, ¿cómo sabes lo del “otro mundo”? –Pregunto con la misma frialdad el lobo de pelo blanco.


    —Bueno veras… tiene que ver con lo que soy actualmente –Responde la abominación para luego hacer surgir dos tentáculos que actuaban como sus brazos —Cuando sostengo a alguien de la cabeza con estos tentáculos, puedo ver parte de sus recuerdos en mi mente, descubrí que tenía esta habilidad al usarlo en los Cryptian acuáticos capturados en el manantial por mis extensiones, podía ver fragmentos de sus recuerdos, sentirlos como si yo los viviera en persona.


    — ¿Miraste mis recuerdos sin mi permiso mientras estaba inconsciente? –Pregunto el lupino seriamente molesto.


    —Si… disculpa, es que llevo tanto tiempo aquí que eres la primera cosa que no es un Cryptian con la que me encuentro –Responde entre lamentos el abominable ser —No suelo usar muy seguido esta habilidad, ya que mientras veo los recuerdos del otro, se produce en mí una sensación semejante a la náusea y el dolor de cabeza, dicho sensación aumenta conforme más tiempo vea los recuerdos.


    —¿Qué tanto viste en mí?.


    —Vi… una ciudad, con cosas que jamás había visto en toda mi vida, enormes edificios, personas con atuendos extravagantes y herramientas extrañas, sentía como la sensación de nausea y dolor de cabeza se iba a apoderando de mí conforme seguía mirando los recuerdos, pero lo que presenciaba era tan único, especial y maravilloso, que resistí lo que pude, un mundo sin Nova, sin Cryptian y sin cazadores –Detalla la cosa inhumana.


    — ¿Es todo lo que viste?, ¿nada más?, ¿nada relacionado CONMIGO? –Recalco la última palabra con notable pronunciación.


    —Si… lo vi, dolor, sufrimiento, oscuridad… una sed de sangre insaciable, una sed de sangre inagotable, una sed de sangre humanamente inhumano –Declaro el ex-humano monstruoso.


    — ¿”Humanamente inhumano”?, eso no tiene sentido –Opino Peter.


    — ¿Cómo explicarlo?, es como si formara parte esencial de la misma humanidad… pero a la vez aborrecida por el hombre, algo que existe por defecto con naturalidad y a la vez considerado innatural, “Humanamente” por formar parte del ser humano, “Inhumano” por no ser aceptado por esa misma humanidad a la que pertenece, es la forma en que lo veo, pero aun así, albergo dudas de ello, ¿qué es esa “esencia” especial de humanidad que alberga en ti? –Plasmo la aberración su punto.


    Peter tras escucharle con un rostro serio e indiferente, pronto cambia su expresión a una sonrisa malevolente y se hecha a reír como un desquiciado por un rato.


    — ¡Si!, ¡ahora lo tiene!, ¡TIENE TODO EL SENTIDO DEL MUNDO!, lo que soy es aberrante, pero esa aberración es parte de mí ser –Expreso el joven de pelo blanco en voz alta.


    Luego enfoco su vista sobre sus cortadas piernas, aquellas enredadas por los tentáculos del ser inmundo.


    —Oye, llevo rato preguntándome, ¿por qué tienes tus tentáculos sobre los restos de mis lisiadas piernas? –Pregunto por consiguiente el lobo.


    —Oh, eso… veras, estoy tratando de sanar tus piernas –Contesto él.


    —¿Eh?.


    —Sé que los hombres lobos tienen una capacidad curativa que puede incluso abarcar la regeneración de miembros, pero observando el inmenso daños en tus piernas y a alguien de tu edad, quien sabe si podrás recuperar tus miembros, entonces haciendo uso de mi inhumana condición, me encargo de utilizar los nutrientes de mi cuerpo para aumentar considerablemente la habilidad curativa de tu licantropía, con esto el proceso regenerativo deberá ser posible y en cuestión de una o dos horas –Explico la aborrecible cosa.


    —¿Dices que en una o dos horas recuperare mis piernas con normalidad?.


    —Sí, siento demorar tanto, pero lamentablemente es todo lo que puedo hacer.


    —Suena a que consumirá mucho de tus nutrientes, ¿eso no te afectaría negativamente?.


    —Lo dudo, actualmente no preciso comer, todo este sitio me otorga los nutrientes que necesito de manera automática sin necesidad de ingerir comida.


    La aberración explico que la naturaleza de su grotesco ser, le doto de la capacidad de no precisar alimentación, los tejidos de su abominable cuerpo esparcido por toda la sala cerrada, le proveen de los nutrientes necesario para su organismo, además de la atmosfera necesaria para vivir cómodamente acorde a su cuerpo, incluso la necesidad fisiológica de la excreción era algo que también quedo descartado


    —Eres bastante sumiso y amable para ser alguien que fue traicionado, ¿no deberías estar lleno de odio y rabia por haberte la vida privado de tu humanidad y condenado a estar aquí por el resto de tus días convertido en lo que eres?, si llegaras a salir de aquí algún día, ¿no anhelas venganza? –Le planteo Peter.


    —Alguna vez fue así, hace ya varias décadas o quizás un siglo, he perdido la noción del tiempo, deje de pensar en ello para no amargar tanto mi actual existencia, incluso deje de anhelar la venganza, aun si pudiera conseguirlo, no tendría sentido hacerlo hoy en día, puede que las cazadoras que me han traicionado ya estén muertas, asesinadas por el labor de su trabajo o por naturalidad –Explico la aberración su punto.


    Entonces Peter comprendió el porqué de la naturaleza carente de hostilidad alguna de la aberrante criatura, pese al origen de su trágico destino, todo el odio, desprecio y el fomento de cualquier emoción negativa que pudiera tener, fue desapareciendo de su mente conforme paso décadas en constante soledad, era como la cadena perpetua para un inmortal inocente.


    —Mmm… si vamos a estar así por dos horas, sería bueno matar el tiempo con una charla, dime, ¿quieres saberlo? –Le pregunta Peter a la abominación benevolente.


    — ¿Saberlo?, ¿hablas de la “esencia” de tu humanidad?.


    —Sí, si quieres llamarlo “esencia”, adelante, yo prefiero definirlo como una “puta maldición” que transita por mi sangre.


    —Estaría encantado de oír su relato, pues soy todo oído –Dijo la aberración emocionado con toda su atención a las palabras del chico.


    —De acuerdo, ¿por dónde comienzo?, supongo que ya viste la mayor parte de mis recuerdos de cuando tenía 13 años, ¿no? –Le pregunta Peter.


    —Sí, de allí me genero esa duda –Contesto la monstruosidad bondadosa.


    —Entonces adelantare los hechos, al punto central que contestara tus dudas, aquello ocurriría a mis 14 años, pero antes es necesario conocer otros detalles que se desvolvieron tras escapar del infierno de hogar que tuve con anterioridad…


    __________________________________________________________________​


    La historia de Peter se embarca a su pasado en su mundo natal, tras haber escapado a manos de un peligroso grupo de matones que secuestraban menores, los explotaban físicamente, sexualmente y también de manera caníbal.


    Pero antes de llegar a sus 14 años, tuvo que lidiar con los primeros problemas en sus primerizos pasos de nuevo en el exterior. Comenzando por el dineral que había obtenido de la persona que tomo su primera vez, desencadenado en él su más profundo odio despertando su cualidad única y al cual asesino macabramente con todo placer, el muchacho se las arregló para ocultarse de la mirada de las autoridades de la ciudad, viviendo en los barrios más marginados, peligrosos y poco vigilados por la policía.


    Había conseguido dar con una serie de departamentos clandestinos cuya casera era una mujer mayor involucrada en negocios sospechosos muy turbios, en el que si tenías dinero, las explicaciones no eran necesarias, mientras se pagara, te ofrecerían sus servicios, incluyendo ropa nueva.


    La cantidad de dinero que poseía no durarían para siempre, necesitaba hacer más en caso de que se agotara la que tenía a manos, pero en medio de las circunstancias, Peter también encontró otro problema, más pronto que tarde descubrió otra característica procedente su cualidad única, una bastante perjudicial.


    Un intenso dolor recorrió su cuerpo, sintió que su mente era picoteada con cuchillas, haciendo que se retorciera en el suelo, tal caso duro solo un minuto, pero no fue la única vez, tuvo otros periodos del mismo malestar en el cual su duración aumentaba de segundos a más minutos, y fue un día en que descubrió la “cura” para ese malestar.


    En medio de la calle de una lluviosa noche, en un callejón, Peter volvió a ser víctima de aquellos síntomas de dolencia física y mental, un vagabundo que estaba durmiendo cerca, noto al adolorido chico de pelo blanco tirado en el suelo retorciéndose del dolor y se le acerco preocupado por él.


    Cuando Peter noto su presencia, su cuerpo se levantó con fuerzas que no era de su voluntad y desenfundando un cuchillo que llevaba consigo siempre ha escondido en su ropa por seguridad, sin piedad corrió hacia el hombre con una demencial expresión y apuñalo su estómago.


    El vagabundo no tuvo manera ni las fuerzas para responder, solo se quedó quieto mientras su estómago era abierto de manera visceral, esparciendo todo su contenido hacia el suelo, pero el cuchillo de Peter no le basto solo apuñalar esa parte, también comenzó a descuartizar la cabeza y las piernas.


    Cuando el joven de pelo blanco volvió en sí, aquel malestar que tanto le afectaba había desaparecido, a pesar de haber asesinado a un inocente, a un pobre diablo sin hogar, no sintió remordimiento alguno.


    Su única preocupación era que el cuerpo no fuera hallado por las autoridades, aprovecho la torrente lluvia para deshacerse de la sangre y tiro el resto del despedazo cuerpo como de los intestinos y restos de órganos en los contenedores de basura, dejando el resto a la suerte.


    En los siguientes días aquella dolencia no volvió a manifestarse, con audacia lo relaciono quizás con el asesinato del vagabundo, pero no lo confirmo, hasta que volvió a suceder tres semanas después, la dolencia de su cuerpo y mente retorno, y cuando asesino a otra persona, en este caso una mujer, corroboro ese punto, su malestar desapareció.


    Comprobó su punto una tercera y cuarta vez, ya fuera un mes entero o en tres semanas, ese mal volvió a asolarle, solo la muerte a otro individuo propinado por su mano podría calmar tal aflicción, entonces cuando mato a otra persona con casi transcurrir tres semanas desde la anterior víctima, la dolencia como tal no se manifestó en él.


    —Ahora lo entiendo –Se dijo a sí mismo el chico de pelo blanco.


    Con una mano cubriendo sus ojos y riéndose a carcajadas en su interior, descubrió la anormalidad de su situación, poseer la cualidad de ver la hostilidad de otros no era simple casualidad, algo no estaba bien con él, ni física o psicológicamente.


    —Matar o sufrir, que dilema –Se planteó en sus pensamientos.


    La condición que tenía era anormal, además de aportar aquellas cualidades únicas, jugaba una notable contra, estaba obligado incondicionalmente a tener que matar cada cierto tiempo, de negarse, su cuerpo sucumbiría al malestar físico y mental que había sentido con anterioridad.


    Intensos dolores musculares que comenzaban desde el tórax y se extendían al resto del cuerpo, lo percibía como si un bisturí atravesara su piel y lo cortara por dentro, de su mente una jaqueca intensa lo invadía, percibiéndose entre la combinación de varias puñaladas de naturaleza psicológicas y el constante sonar de incontables gritos exclamados en un altavoz, era la manera en que lo padecía Peter aquella dolencia que lo afligía.


    Desde entonces cada cierto tiempo, fue realizando homicidios de manera discreta bajo el manto de la noche, por lo regular, asesinando a personas adineradas para tomar de su cuerpo el sustento económico para mantener su capital, para su mala suerte, descubrió que cada vez contaba con menos tiempo.


    Si antes su cuerpo le aguantaba un mes sin asesinatos, ahora paso a tres semanas, luego llevo a ser en dos semanas y media, para finalmente pasar a ser cada dos semanas, una “alarma” en su cabeza le decía cuando se acercaba el momento en que volvería a padecer ese malestar si no “saciaba” aquella necesidad homicida.


    Por su mente se preguntó más de una vez, ¿a la larga sucumbiría a que fuera todos los días?, de llegarse el caso, ¿cuánto duraría hasta que fuera descubierto por las autoridades o asesinado en el acto por los peligros de la calle?.


    __________________________________________________________________​


    Al llegar a los 14 años, transcurrieron los primeros meses con normalidad, hasta que la prensa empezó a reportar los asesinatos, en los diarios se informaron de homicidios que ocurrían en un lazo de tiempo determinado de a uno o dos semanas, concluyendo que la obra era de un asesino en serie, Peter pensó entonces.


    —No era yo…


    Pues él siempre llevo sus asesinatos de manera discreta en la noche, donde la gente casi no transitaba y con sitios cercanos confiables en donde ocultar la evidencias de sus crímenes, dejando a las ratas como a otros animales y el tiempo encargarse del resto, además las victimas reportadas no concordaban con las asesinadas por sus manos, tomando en cuenta el sitio donde estos fueron hallados y notificado en las noticias.


    La conclusión era evidente, alguien más estaba llevando a cabo asesinatos como él, eso complico el estilo de vida de Peter, la policía empezó a actuar con mayor notoriedad en la ciudad por las noches, dificultando al joven de pelo blanco el saciar su apetito asesino.


    Por su mente transito la sola idea de tener que lidiar con el asesino serial, ya que si este continuara de manera impulsiva asesinando y dejando evidencia de sus actos, eso motivaría a que la policía y otras autoridades tomaran mayores cartas en el asunto y complicasen aún más la situación de Peter, pero radicaba un evidente problema.


    — ¿Dónde podría estar? –Se preguntó el a sí mismo evidenciando ese detalle.


    Sin pista de dónde empezar a buscarlo, era como encontrar una aguja en un pajar.


    __________________________________________________________________​


    Fue en un día nevado, con la costumbre de caminar en la noche, el aire gélido del ambiente llevo al muchacho de caballera blanca a abrigarse con trapos viejos, en su recorrido nocturno lo percibió, una fuerte presencia de hostilidad, pero no estaba dirigido a él, de pronto, el exclamar de un grito femenino que deleitaba profunda agonía.


    Peter sin dudarlo corrió guiado por la hostilidad de la presencia, y fue que cruzando una reja con atlética habilidad, llego a un desolado estacionamiento a casi las tres de la mañana, se encontró con la macabra escena.


    Hallándose a un hombre adulto de cabellera blanca como él, vistiendo ropaje magullado, yacía apuñalando el cuerpo sin vida de una mujer de piel morena, por la relevante vestimenta tras el abrigador ropaje de la fémina asesinada, se presumía que era una posible prostituta.


    El asesino volteo percibiendo a Peter, tanto él como el adulto cruzaron sus miradas, el muchacho sintió una fuerte punción de naturaleza emocional en el pecho al ver la cara del homicida, sin duda, él era el asesino serial buscado por la ley y que complicaba su estilo de vida, pero a la vez, también era alguien que conocía.


    —Estas vivo, que inesperado y desgraciado suceso… Peter –Declaro el asesino serial citando el nombre del joven peliblanco.


    Peter apretando su pecho con una mano, miro con confusión al hombre que tenía en frente, era alguien conocido que creía, que había muerto ya hace cuatro años.


    —Papa… -Pronuncio Peter confirmando la identidad del asesino serial en cuestion.


    Continuara…
     
  11. Índice: CAPITULO 29
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2146
    CAPITULO 29


    Fue en un día nevado, que la costumbre de caminar por el panorama nocturno, se encontró con un rostro familiar, el rostro de una persona que atribuyo muerta hace 4 años, el día en que perdió a sus dos seres queridos y su descenso a la tortura y la demencia, desencadenando en el que Peter era hoy en día.


    —Papa… -Pronuncio el joven de cabello blanco confirmando la identidad del asesino serial en cuestión.


    El hombre media 190 de alto y su cuerpo se mostraba endeble como delgado, como el adolecente, su cabello era totalmente blanco, su vestimenta magullada revelaba un claro descuidado a su manera de vestir, acompañado con un cuadro psicótico con un rostro carente de emoción aun ante el asesinato de una mujer en pleno estacionamiento desolado.


    —Cuando volví a casa para asesinarte y no te encontré en ella, realmente creí que habías desaparecido para siempre, te di por muerto –Dijo el asesino adulto.


    —Tú… estabas muerto…


    —No Peter, los muertos no hablan, los muertos no recuerdan y tampoco sufren, me duele cuando me cortó, es la reacción natural de alguien vivo.


    —Hace 4 años, aquella explosión en el hospital, mama y tu…


    —Solo ella murió, yo la mate.


    El hospital en el cual sus padres trabajaban, una explosión fue la causante de la muerte de los dos, o eso al menos eso se creyó en los medios, pero inesperado, el padre confiesa una chocante verdad.


    —La explosión fue para cubrir su muerte, y borrar mi presencia en la sociedad, al hacer que todo fuera un accidente, la conclusión de la gente seria obvia, es todo lo que debes saber, sí, es todo lo que necesitas saber –Le dijo su presunto padre.


    — ¿Qué mierda estas diciendo?, ¿¡a que viene todo esto!? –Pregunto entre dudas Peter con notable ira.


    —Lo estás viendo, ¿no? –Le pregunta él —El “rojo” de la hostilidad.


    Peter quedo perplejo al oír aquella palabras expresadas por su progenitor, el “rojo” que tanto mencionaba, era referido a su condición única.


    —También lo “despertaste” –Suspira el adulto —De todas manera era inevitable, tu madre intento detenerlo, pero no se puede destruir toda una generación de monstruos hereditaria de la noche a la mañana, Peter, no sé a cuantos has matado, pero desde que empezaste a verlo, sentirlo y vivirlo, quitarle la vida a otros, es un hecho instintivo de supervivencia, lo es para ti, como lo es para mí también.


    —¿También… lo ves?.


    —Cada día de mi vida, desde el momento en que “despertó” en mi –Puso un dedo en su cabeza.


    Un hecho inaudito, el padre revela poseer la misma cualidad que el hijo, pero quepa la duda de todo esto, ¿qué era “ese algo”?.


    —No entiendo, ¿¡que es “esa cosa”!?, no es ordinario, ¡por supuesto que no es normal!, ¿¡que mierda pasa con mi cabeza!?, ¿es esto una enfermedad rara? –Plantea disconforme el adolecente peliblanco entre dudas.


    —Una enfermedad… para la sociedad de hoy en día, seriamos más una plaga, nuestro tipo de violencia no es tolerada, porque es natural e inhumana a la vez –Contesto el adulto de pelo blanco.


    —No te entiendo, ¡no te entiendo nada!.


    —Da igual, sabes que ahora que estas aquí, voy a matarte, ¿no?.


    —Lo suponía, eres el asesino serial, razones tengo para matarte también.


    —Je, de tal padre tal hijo, ahora empiezo a entender mejor esa frase.


    Los dos se miraban cara a cara, sus expresiones eran neutrales, en la mano diestra de cada uno empuñaban un cuchillo, el arma del adulto deleitaba entre las manchas de sangre una cierta pizca de oxidación, cuando el choque de sus miradas llego a medio minuto, el asesino mayor dio el primer paso.


    —Es rápido… -Pensó Peter.


    Pese a tener un cuerpo escuálido, el hombre adulto se desplazaba como todo un corredor en forma, ¿de dónde sacaba esas fuerzas?, incluso Peter se mostraba mejor nutrido que él, del choque de sus miradas, se pasó al de sus cuchillos.


    Era como un duelo de espadas, una lucha entre asesinos, un debate macabro por el derecho de la última palabra, la supervivencia, los movimientos del adolecente mostraban ser agiles y a la defensiva, mientras que del adulto eran fuertes y arriesgaba todo a la ofensiva.


    A pesar de ver el aura roja de su padre, su pura hostilidad hacia él, no observaba que su “fantasma” rojo se manifestara para predecir sus movimientos, lo que reflejaba un extraño acontecimiento, al ver que su extraña condición no funcionaba acorde con naturalidad como debería, el joven peliblanco retrocede tomando una buena distancia de él, jadeando levemente y el adulto detiene un momento sus ataques.


    —Es inútil, sé que intentas “verlo”, leer mi hostilidad y predecir con ello mi forma de actuar –Dice su padre estando al tanto del “fantasma rojo” —No funciona entre los miembros de sangre, esta será una lucha de padre e hijo guiados únicamente por el esfuerzo físico de quien logre apuñalar al otro primero.


    El asesino mayor movió a desplazarse con la misma rapidez de un corredor, Peter en su defensa solo se posiciono preparándose, todo le parecía ir más lento, pensó que era su imaginación, hasta que luego lo vio, el fantasma rojo de su padre.


    La afirmación de su progenitor había declarado que era algo imposible por razones de sangre, pero allí estaba, el ente rojo que realizaba un hostil movimiento surgido de la sangrienta aura sobrenatural del hombre adulto de cabello blanco, Peter miro fijamente al fantasmagórico ser, hasta el último detalle.


    El asesino adulto estaba a solo escasos centímetros de estar al alcance del adolecente peliblanco, levanta en alto su cuchillo con su brazo dominante como si se prepara para darle con todo en una puñalada, Peter por su parte, toma por sorpresa a su progenitor y le hace creer que también iría con todo.


    Su artimaña logra realizarse con éxito, el joven peliblanco arroja su cuchillo al pecho del adulto, logrando asestárselo, causando que el asesino mayor se desconcentre en su movimiento, deteniéndose por la inminente exposición al fuerte dolor del arma incrustada en él.


    Peter sin embargo no había terminado, mientras el hostil adulto se encontraba sucumbido a la dolencia de su herida, este corrió desplazándose ágilmente hacia la mano izquierda del hombre, la razón que lo llevo a actuar de esa manera, se debía al fantasma rojo que revelo los planes de su agresor.


    Mientras que el asesino mayor pensaba darlo todo con el cuchillo que sostenía en su mano derecha, su mano izquierda se desplazaba hacia la parte trasera de su pantalón, el porqué de ello, su ataque con el cuchillo era una distracción, en realidad el planeaba tomar la pistola con silenciador que tenía escondido en la parte trasera de su pantalón.


    Peter sin embargo vio sus planes, al arrojarle el cuchillo en su pecho, todo se resumió en ese instante, el hombre distraído por su dolor, intenta centrarse en su plan y tomar el arma de fuego, pero su hijo con sanguinaria audacia, apuñala la mano del hombre tras tomar la pistola y antes de que este lograse apuntarle con ella.


    Por consiguiente al daño en la palma de su izquierda, el hombre por reacción suelta el arma y en esa fracciones de segundos, el primogénito era quien yacía armado con ella, el hombre estaba desconcertado, pensó entonces que la manera en que Peter llevaba a cabo sus acciones, era como si estuviera al tanto de lo que él iba a hacerle y se anticipó a su jugada.


    —Tengo que apuñalarlo… -Pensó el asesino mayor.


    Lo tenía tan cerca, con el cuchillo de su mano derecha, podría acabar con todo asestando el cuello del adolecente peliblanco, apunto su cuchillo hacia él, sin embargo, Peter apunto la pistola contra él, en un disparo hacia su miembro diestro, la lucha culmino.


    La bala perforo el brazo dominante del asesino adulto, su miembro con el que dependía de sus hábiles movimientos con el cuchillo, había quedado inutilizado, la herida del proyectil afecto de manera masiva las terminaciones nerviosa, ya no podía blandir su arma homicida predilecta, fue la victoria del hijo.


    El hombre caminaba entorpecido por las heridas, echándose contra una pared a medida que dejaba a su paso un camino de su sangre que perdía a cada segundo que pasaba, miro frente a frente a su victorioso primogénito, con la duda que lo llevo a su triunfo.


    — ¿Cómo… como es que pudiste…?


    —Lo vi, el “fantasma rojo”, la encarnación misma de tu instinto por asesinarme –Contesto Peter.


    — ¿Lo viste?...


    El hombre reacciona con una expresión de incredulidad, a la cual luego cambia con una sumida en una histérica risa.


    —Yo… siquiera pude verlo cuando confronte a mi propio padre… -Revelo el asesino mayor.


    — ¿Qué?...


    —No somos los únicos, es toda una larga generación que se remonta a quien sabe cuánto tiempo atrás… yo asesine a mi padre… el asesino al suyo… y el ciclo se repite… -Conto el hombre de pelo blanco —Pero estoy asombrado… pudiste ver y predecir la hostilidad manifestada de un miembro de tu propia familia, mi padre no pudo, como el suyo tampoco, yo… no fui también la excepción, pero tu… jejeje… entonces es cierto, cada generación es más fuerte que la anterior, no es un dicho, es una ley biológica que cargamos con nuestra “manera” de ser.


    —Entonces dime, ¿qué es “esto” que tenemos?, ¿qué es lo que tengo? –Pregunto Peter.


    —Ya veo… por eso no me mataste aun, viste a través de mí, podías haberme arrojado el cuchillo a mi cuello o mi cabeza, habrías ganado de inmediato, pero en lugar de eso… preferiste vencerme dejándome vivo… el tiempo necesario para saciar tus inquietudes… -Fue la conclusión del moribundo hombre.


    — ¡RESPONDEME!...


    — ¿Quieres respuestas?, ten, vas a necesitar esto –El hombre de cabellera blanca toma una pequeña llave del bolsillo de su arrugado pantalón con su herida mano izquierda y lo arroja a los pies de Peter —Y pensar que pese a creer ciegamente en que habías muerto, cargue siempre conmigo… esa llave.


    — ¿Para qué es esto?, ¿qué se supone que abriré con esto? –Planteo Peter más dudas tras tomarla del suelo.


    —Esa llave “abrirá” las incógnitas que tienes, sobre la “condición” que poseemos, misma que llevo a nuestra familia a ser por naturaleza los viles asesinos que somos, misma que llevo a convertirte en lo que eres, misma que me llevo a asesinar a tu madre, misma con la que conseguiste vencerme y… la misma que también te asesinara a ti –Respondió él —Algún día… cuando tengas a tu propio hijo, él te matara, es inevitable que el suceso se vuelva a repetir, es una tradición familiar de sangre y muerte sin fin.


    —Idiota, ¿quién dice que me planteo ser padre a futuro?, más aún tras contarme todo esto –Opino Peter.


    —Jejeje… eso mismo me dije y sin embargo… mira donde estoy –Comento el adulto de pelo blanco —El lugar donde debe ser usado la llave es… en la habitación que solía ser de tu madre y la mía, en el suelo se encuentra la entrada a un sótano oculto, solo puede ser abierto por esa llave.


    —Momento… no recuerdo nunca, de todas las veces que estuve allí, haber notado alguna vez un sótano en la habitación donde dormían.


    —Por algo esta “oculto”, al encontrarse bajo la cama, notar la cerradura es casi imposible, más si consideras el tamaño de la llave.


    —De modo que tengo que volver a casa.


    —Es tu decisión… si quieres conocer a fondo sobre lo que tienes, lo que tenemos… pero antes… tienes que terminar con este asunto primero…


    —Lo sé.


    El hombre adulto tras emitir una leve risa, mueve su mano izquierda herida para tomar el cuchillo incrustado en su pecho, retirándolo violentamente, ignorando el dolor y la pérdida de sangre de su más reciente herida abierta.


    Se planteaba arrojar el cuchillo hacia Peter, pero él joven peliblanco conservando una tranquila postura, apunta con la pistola a su propio padre y sin dudar, dispara de ella atinándole el primer tiro en la frente, segando de manera rápida la vida de su progenitor.


    Como suele suceder con todas sus víctimas, no sentía remordimiento alguno, inquietud o malestar emocional, para él, era otro sujeto más en su larga lista de asesinados, centro su atención en la llave y en lo que dijo su ahora difunto viejo.


    Guardo la llave en el bolsillo de su pantalón, luego tomo el cuchillo con el que apuñado el pecho de su padre y casi fue usado en su contra, conservo el arma de fuego pues lo encontraba bastante útil al poseer un silenciador, además dejarlo en la escena sería mala idea, pues con sus huellas digitales en ella, la policía podría determinar su identidad, por último, abandono el estacionamiento con su siguiente destino determinado. Fue en un día nevado, de una noche del 25 de diciembre.


    Continuara…
     
  12. Índice: CAPITULO 30
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2376
    CAPITULO 30


    Habían pasado 4 años para cuando volvió a verla, ese 25 de diciembre en que su infancia y su vida se habían ido completamente a una pesadilla e infierno. Pero finalmente Peter había regresado, a la casa que abandono cuando la impactante noticia de la muerte de sus padres llego.


    —Hmmm… el color es diferente –Fue su opinión al ver su antiguo hogar tras años de ausencia.


    La fecha de su huida coincidía con su retorno, un día nevado de un 25 de diciembre, noche de navidad. Tras haber confrontado con el padre que creyó muerto tiempo atrás, una llave le es entregada y una macabra revelación llega a sus oídos antes del último aliento de este, el origen de su “percepción única” yacía en un sótano secreto en el cuarto de sus fallecidos padres.


    El color de su casa se caracterizaba por un rojo fuerte, ahora se había cambiado por un marrón café, pues en evidencia, otro se hizo con la propiedad de su hogar al morir sus padres. La presencia de un lujoso Ferrari aparcado en la casa describía que su actual dueño era alguien adinerado.


    Peter se acercó a la puerta, evidentemente estaba cerrada con llave, al otro lado se oía música de rock cantando temas de villancico acorde a la época festiva, pensó entonces que el dueño pudiera estar festejando la navidad a su manera. El muchacho peliblanco no tenía llaves, usar su cuchilla para intentar forzar la cerradura podría ser lo idóneo pero era un conocimiento que desconocía, pero una solución pensó al instante para el obstáculo de la puerta cerrada.


    Una patada, una con todas sus fuerza y termino derribándola, a pesar de ser de madera reforzada, en solo el primer golpe basto para derribarla, claro que eso dejo algo adolorido la pierna del muchacho pero nada serio para la salud de su extremidad inferior.


    Por fin había entrado, su hogar por dentro pese a lucir con la misma estructura en las salas de cuando él vivió alguna vez bajo ese techo en aquellos tiempos de su pasado. El decorativo actual denostaba a su poseedor actual, lujosos muebles, televisor de plasma, refrigerador último modelo, cuadros de cantantes famosos de rap, pop, Hit hop, rock, etc.


    El propietario era descrito físicamente como un hombre caucásico en forma de veinte y picos de años, nacido de una familia rica dueños de una importante empresa conglomerada, mimado en su niñez, adolescencia y aun en su adultez.


    La música por dentro se oía aún más fuerte, reproducido desde un cuarto en concreto, Peter no tardó en darse cuenta que de donde venía dicha música, era de la habitación que alguna vez fue de sus padres y sin tardar un segundo más empezó a dirigirse hacia allí.


    Efectivamente la música provenía de allí, pero no era lo único, fuertes gemidos de una mujer se oían al estar lo suficientemente cerca de la puerta de la habitación a la cual se encontraba abierto y al mirar adentro fue evidente suponer que lo causaba.


    El dueño de la casa, aquel joven hombre veinteañero, sostenía sexo con una bella fémina de rasgos orientales de su edad a la cual penetraba en la posición del perro, con total brusquedad y sin el menor uso de preservativo, embestía el culo de la mujer como un cavernícola en celo mientras le hablaba con vulgaridad.


    —¿¡Te gusta puta!?, ¿¡te gusta esto perra!?, ¡quiero oírlo bien, di cuanto te gusta ser follada bien duro por ese masivo culo que tienes!.


    La mujer respondía complaciente en un dialecto que mezclaba ingles con chino, Peter no tuvo reacción emocional alguna ante tal escena. Pese a ver dos extraños fornicando en la cama que alguna vez ocuparon sus progenitores, lo único que en su mente se centraba era en encontrar ese sótano escondido, pero antes debía librarse de sus lujuriosos ocupantes.


    — ¡Mierda, estoy cerca!, ¡más te vale que ese apretado culo tuyo no deje caer una sola gota en las sabanas!, ¡aquí viene!, ¡¡AAAAAAAAAAAAAAAH!!...


    No fue el orgasmo lo que le hizo al hombre exaltarse de tal manera, fue el cuchillo de Peter atravesarle la espalda con la suficiente fuerza para que el filo de su arma tocase el corazón de la víctima. Sangre vomito de su boca manchando la espalda de la fémina oriental, cuando ella se dio cuenta de lo que ocurrirá, con horror grito suplicando al asesino de pelo blanco que no le hiciera daño.


    Peter sin vacilar corta la garganta de la mujer en una pasada rápida tan solo para callar su ruidosa voz, finalmente había acabado con los habitantes de la casa, ahora era momento de centrarse en lo que le importaba. Movió los cuerpos fuera de la habitación y luego hecho la cama hacia un lado, mirando fijamente el suelo para hallar la supuesta cerradura de la que hablo su padre.


    —Ahí estas…


    Era tan pequeño como la llave misma, no era de extrañar que fuera difícil de percibirse si no supiera que hubiera una allí, Peter la abrió por consiguiente y dio con la entrada a un sótano del que nunca supo que existiese hasta ahora.


    La entrada daba con una escalera de concreto con un pequeño número de escalones, más abajo del sótano estaba sumamente oscuro, pero por fortuna el interruptor para luz estaba a la vista justo en la entrada de esta, solo quedaba esperar a que aún siguiera funcionando.


    Al accionarla, la luz se hizo presente y el sótano fue iluminado con dos focos. El sótano escondido revelaba una estrecha sala del cual se hallaba una mesa de escritorio que recompilaba varios libros y una pequeña pizarra pegada a la pared con varias fotos en ella del árbol genealógico del padre de Peter.


    En el árbol genealógico tan solo yacía la foto de Peter y su mismo viejo, pues eran los únicos presentes en dicha representación gráfica, el resto de los miembros desde el abuelo para atrás permanecían en desconocido. Pero una frase resaltaba del pizarrón escrito en mayúscula y entre comillas; “Herederos del Gen Anómalo”.


    En la mesa los numerosos libros presentes eran de escritos de autores destacados en el campo de la genética y la química medicinal, pero un escrito en concreto era un documento personal hecho por la madre de Peter. En el título de este ponía entre comillas “Anotaciones del Gen Anómalo”.


    La curiosidad de Peter no tardo en indagar el documento y leerlo de principio a fin, los segundos se volvieron minutos y los minutos horas, eran varias hojas que recompilaban las anotaciones de su madre en torno a la condición que el muchacho peliblanco poseía.


    No se separó del documento en ningún momento, si precisaba orinar, tan solo se bajaba los pantalones y se echaba un meo sobre la pared mientras sus ojos seguían fijos en las palabras del escrito. Le tomo varias horas leerlo todo, sus ojos estaban rojos por haberse inmerso tanto en la lectura.


    —Jajajajaja… ¡JAJAJAJAJAJAJA!... por supuesto… ¿de qué otra forma iba a ser? –Dijo el joven peliblanco sentado contra la pared con el documento arrojado en el suelo a su lado.


    “Fue en un 25 de diciembre, regresaba en una tardía noche a casa tras un largo turno de jornada laboral, la fiesta navideña había comenzado. Pero poco me importaba pues no tenía a nadie en casa esperando por mí, al menos eso fue lo que creí cuando al llegar note que la cerradura de la puerta de mi casa estaba abierta. Fue que adentro sobre la sala principal que me halle con un hombre de cabello blanco tirado en el suelo en un estado avanzado de desnutrición, cuando estaba por atenderle sin previo aviso alguien ingresa a mi hogar, un asaltante armado con una pistola. Me agarro fuerte del cuello desde la espalda y me amenazo con volarme la cabeza si me resistía, por su mente no solo trazaba la idea de llevarse todo de valor que tuviera en mi hogar, no oculto su evidente deseo de violarme y cuando creí que sería la noche más oscura de mi vida, sangre brotaba por doquier y fue cuando lo vi. Aquel hombre desnutrido de cabello blanco, sin darme cuenta estaba de pie y había asestado el cuello del asaltante con un cuchillo de cocina tras haberse subido a él con sus pies sobre los hombros de este, ¿cómo podía moverse tal ágilmente en un deplorable estado como el suyo?. Cuando el maleante fue asesinado, el hombre miro a su alrededor como si desorientado estuviese y replico suspirando, LO HE VUELTO A HACER, se identificó como Fergus Kozlowski y se volvería una parte importante en una investigación personal.


    Extracto 1 – Lana Garnier”.


    Fergus era el nombre del padre de Peter, Lana su madre, el apellido Garnier era adoptado por su figura materna, el primer extracto era un prólogo relatando como si fuera un diario aquel día en que sus padres se conocieron por primera vez, los siguientes empezaban a hablar de la condición única del muchacho.


    “Es fascinante, difícil de creerlo, pero esto lo comprueba oficialmente. Al principio no creía a Fergus cuando me conto sobre aquella condición que forzaba a su familia a tener que asesinar para sustentar una necesidad fisiológica tanto física como psicológica, pero los recientes estudios demuestran que tales absurdos hechos resultaban tener veracidad. El ser humano tiene 23 pares de cromosomas, pero en Fergus hay 24 en totales, tal anomalía resultaría en la presencia de alguna enfermedad cromosómica, pero la cosa es que aquí no existe tal enfermedad en él. Las facultades físicas y psicológicas de Fergus son normales, de hecho son excepcionales, numerosas pruebas físicas demuestran tener cualidades atléticas e incluso en ocasionales mayores a uno y su físico base es deplorable, no se ejercita o hay indicios de presencia muscular en su cuerpo, ¿de dónde consigue toda esa resistencia, agilidad y fuerza cuando se le hizo las pruebas?, no lo entiendo. Posee incluso unos reflejos casi sobrehumanos, en simulacros con situaciones reales de peligro ha demostrado prever toda amenaza incluso antes de que se mostrase a él, es como si viera el futuro y se lo absurdo que suena, pero no hayo respuesta antes estos hechos


    Extracto 5 – Lana Garnier”.


    Los siguientes extractos revelaban que el padre de Peter poseía cualidades físicas anormales para alguien de su deplorable condición, incluso con un nivel instinto de reacción semejante al peliblanco actual, ser capaz de prever todo peligro y anticipar como si el futuro fuese capaz de leer, percibir la hostilidad y saber de dónde viene o vendrá, esa era su ventaja natural.


    Los estudios de Lana eran realizados en secreto como una tarea personal a la que le tomo mucho cariño, pues ella era una doctora graduaba de universidad en estudios sobre la genética humana y Fergus como lo describía, para ella fue un enfoque obsesivo por la condición genética única del hombre.


    En cuanto al lugar donde se llevaba a cabo los experimentos, tras leer todo el documento Peter se enteró de la existencia de otro salón escondido anexado al cual estaba, quito la pizarra de la pared con el árbol genealógico y se encontró con una manija que habría una puerta secreta.


    Al abrirla dio con una habitación a oscuras, el interruptor de luz estaba al lado de la entrada, al presionarla esta aun funcionaba, la iluminación revelaba un cuarto de observación que daba con un cristal con vista hacia otra sala. En ella se veía una pequeña habitación con cuatro cadenas pegada a la pared conectados a un collar como si fuera hecho para un esclavo o prisionero. A dicha habitación se ingresaba por una puerta ubicada en el cuarto de observación y todo lo que ocurría en la habitación de las cadenas era visto en el cristal del cuarto de observación.


    Las notas del documento describen que el vidrio era polarizado, del cuarto de observación podía verse la sala de las cadenas, pero de esta no podía verse del otro lado. Lana encerraba allí a Fergus sometiéndole a todo tipo de experimento, el hombre no mostraba resistencia y cumplía su voluntad como si esperara encontrar la muerte en tales experimentos.


    Lana exponía a Fergus a situaciones reales de peligro al hacerlo pelear contra hombres armados con armas blancas, prometiendo a los matones la condición de que si lograban vencer al adulto peliblanco tendrían una gran suma de dinero.


    También experimento observando el dolor físico y psicológico por síndrome de abstinencia de Fergus al encadenarlo por varias semanas allí sin que asesinara a alguien, se le daba comida a diario y contaba con un baño que estaba a su alcance aun con las cadenas. Las notas describían intensos dolores sobre el adulto de pelo blanco al no saciar su necedad homicida, cosa que Peter había sentido en carne propia.


    Peter había dado con una enfermiza faceta de su madre, todos los cuartos y salas que mando a construir en un sótano con su propio dinero con un contrato de confidencialidad a los empleados que llevaron a cabo la construcción. La única finalidad era saciar su curiosidad genética de la condición de Fergus, toda anotación describía anécdotas de dicha naturaleza peculiar del padre del joven peliblanco.


    Una de las anécdotas que llamo poderosamente la atención de Peter era aquella que describía los rasgos genéticos de los que heredaran dicha condición.


    “Fergus me ha dicho que tanto su padre, como su abuelo, bisabuelo, tatarabuelo, etc. Todos ellos han tenido el cabello blanco, pero aquí otro dato interesante, todos eran HOMBRES. Esto confirma un punto a considerar, todos los herederos de este gen anómalo, siempre serán portadores del cromosoma Y, es decir todos sus descendientes por excelencia son varones y siempre engendraran varones, es una cualidad genética interesante presente en su código genético, además por supuesto de la presencia de cabello y vello púbico blanco, quizás se deba a una alteración característica en la melanina a causa del gen, pero está totalmente confirmado. Todos en el linaje de este gen son hombres y presentan como carácter fenotipo una cabellera blanca desde su nacimiento, confirmare este punto al ponerlo a prueba con mi propio cuerpo al engendrar un niño de Fergus, será un lastre esperar 9 meses, pero todo será por el bien de mi investigación


    Extracto 11 – Lana Garnier”.


    Continuara…
     
  13. Índice: CAPITULO 31
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    3429
    CAPITULO 31


    “Fergus aun siendo alguien sumiso a mis órdenes, no era el tipo de hombre cuyo libido reaccionaba al instante. Estaba decidido a engendrar un hijo suyo, con nuestros cuerpos desnudos en la cama, no había signo alguno de excitación en él o quizás lo tenía, pero lograba mantener su mente fría, ¿por qué?. Según su propia experiencia, el mato a su padre, y este al suyo, y las generaciones anteriores hicieron lo mismo con su progenitor masculino, siguiendo esa lógica, ¿quiere decir que nuestro hijo lo asesinaría algún día a él?. No soy una psicóloga y no necesito 5 años de estudios para hacer un psicoanálisis e indagar en la psiquis de Fergus para descubrir su temor al sexo por la fuerte posibilidad de engendrar un descendiente, uno que en sus creencias, le mataría a futuro como si fuera algo del destino. Era obediente, no me haría daño porque he sido la única en su vida ajena a su familia, que comprende con todo detalle su modo de vida, aceptarías mis palabras y lo que le diera, ¿qué solución podría acudir para solucionar el problema de su actitud sexual?, la respuesta era sencilla, farmacológicamente sencilla. Fuertes drogas capaces de poner en celo a un elefante, funcionaban también en seres humanos, venían en forma de capsulas e inyectables, pero la segunda era más potente y duradera, le inyecte la dosis en la vena, su cuerpo empezaba a temblar, sentía el mismo dolor que la vez que su síndrome de abstinencia se manifestó en ausencia de su satisfacción homicida, pero ahora la necesidad que su naturaleza le obligaba a satisfacer era puramente sexual, no por nada esta droga de China está prohibida en todo el mundo, valió la pena haber logrado conseguir una dosis y Fergus sí que me dio bastante sus muestras cuando lo hicimos, me pregunto si su resistencia fue producto del fármaco o de su cualidades físicas especiales.


    Extracto 14 – Lana Garnier”.


    Aquel día fue cuando Peter fue engendrado, y la razón o propósito de ello, así como su nacimiento y desarrollo, era meramente por la curiosidad genética y obsesiva de su progenitora, no solo su padre era alguien anormal, incluso la madre que lo había parido, tenía una mente de estándares insanos.


    “He dado a luz, y como las pruebas concluyeron, nuestro niño es varón y reluce la característica fenotipo del cabello blanco, posee 24 pares de cromosomas como su padre, Peter, como le he bautizado, será la clave para futuros estudios, pero antes tenía una meta vital. Tanto Peter como Fergus poseen cualidades genéticas que rayan de lo impresionante, es un descubrimiento científico en el campo de la genética con una importancia de categoría revolucionaria, ¿podría sus características trasplantarse a otros individuos o conseguir grandes avances para el beneficio de la genética humana?, si presentara este proyecto al mundo mi nombre quedaría grabado en la historia, pero antes debía primero eliminar ciertos rasgos problemáticos en ellos. Su necesidad por matar, ¿a qué se debe este factor?, muchas teorías surgen sobre el origen del linaje de Fergus en relación a sus antepasados, puede que incluso hayan existido hace más de un milenio o quizás mucho más, tomando en cuenta sus características, tendría sentido su ansia obligatoria por el homicidio, los tiempos de antaño eran oscuros, peligrosos y sin moral, a diferencia de la era actual. Le he prometido a Fergus, ahora mi esposo tras registrarnos en el registro civil como casados, que he iniciado un proyecto para un tratamiento que suprimirá su necesidad por matar y la de Peter también.


    Extracto 28 – Lana Garnier”.


    Los apuntes mencionaban los inicios de Lana por la creación de un medicamento que actuaría a nivel genético y eliminaría la necesidad fisiológica por matar del padre de Peter, incluso para el pequeño peliblanco en sus años de bebe, aunque no había despertado aun esa cualidades durmientes en sus genes, también recibiría un tratamiento acorde a su corta edad.


    —Ahora tiene sentido… -Dijo Peter tras hacer memoria de su niñez.


    Recordaba que todos los meses, desde que tenía uso de consciencia, su madre le aplicaba una inyección con la excusa de que era una medicina importante para él para una enfermedad rara que tenía, la mentira perfecta para asustar a un niño y hacerle obediente aun si odiaba las inyecciones.


    Cuando llego a los 7 años, las dosis de medicamento pasaron de mensual a ser semanales, cada semana una nueva inyección, no hubo una sola vez que el tratamiento fuera omitido, la última vez que Peter recibió su dosis fue aquel día en que sus padres se fueron a hacer turno en el hospital ese 25 de diciembre.


    Tanto el tratamiento de su padre y suyo, consistía en una inyección endovenosa, era la única vida por la cual su medicamento podía ingresar con toda eficacia al organismo. ¿Peter habría evitado el despertar de su rasgo “único” si hubiera seguido recibiendo aquel tratamiento?, la respuesta era no.


    Tras haber indagado la naturaleza anormal de su condición, ya no tenía razones para seguir en aquella casa, pero antes de eso, llevo a cabo un último acto en el hogar que alguna vez habito. Robando todo combustible del auto del actual propietario asesinado, llevo los cuerpos del hombre y la mujer con la que tenía sexo, hacia el sótano oculto encima de la mesa de escritorio.


    Roció todo el sótano del combustible, resulta que además del documento leído por Peter, su madre había recompilado también información en dispositivos Pendrive, chip de memorias para móviles y DVD que guardaba dentro de cajones de aquel escritorio. Su primogénito no tuvo piedad cada mínimo dato que revelara su naturaleza a otros, lo quemo todo junto a los cuerpos, destruyendo cada evidencia de su condición única y al marcharse de su antiguo hogar, el fuego se expandió a toda la casa.


    __________________________________________________________________​


    Los recuerdos habían finalizado, la escena regresa a Peter encerrado en aquella sala llena del extraño tejido viscoso del monstruoso ser con su consciencia humana intacta.


    — ¿Y qué paso después?, ¿qué fueron de tus padres? –Le pregunto la inhumana entidad.


    —Ya deberías saberlo cuando te conté la vez que me reencontré con mi viejo, resulta que el medicamento de mi madre para contrarrestar la necesidad de matar no es efectiva por siempre –Explico Peter —Funciono una considerable cantidad de años, hasta que cumplí 10, fue el día en que mi padre mato a mi madre en el hospital y causo una explosión para simular su muerte y la suya al disfrazarla como responsable una fuga de gas, eso quiere decir que la “cura” solo era temporal, nunca se podrá suprimir lo que llevo en los genes, lo supe ese día cuando me lo dijo.


    __________________________________________________________________​


    Un recuerdo rápido viene a la mente del joven peliblanco, semanas después de su reencuentro con su padre e indagar sobre su anormal condición genética, sucedió en una noche de luna llena mientras intentaba dormir, ocurrió en la habitación que alquilaba en el barrio de mala muerte, empezó a sudar considerablemente y una alucinación tan realista se hizo presente en la percepción de sus sentidos.


    Oscuridad total, fue rodeada de ella como si la luz hubiera sido extinguida, solo su cuerpo era visible, solo él era perceptible físicamente en la penumbra. De pronto las venas de las muñecas de ambas manos empezaban a hincharse exageradamente y sangre broto de una manera sobrenatural, se deslizaba al suelo como una serpiente y se extiende en pequeños hilos rojos que se expanden para separarse y dar paso a la creación de cinco círculos de sangre con una longitud semejante a un carrusel.


    En el primer círculo se creó la imagen de un hombre fornido de ropaje cavernícola, en el segundo círculo se muestra un gladiador con prendas del periodo de la antigua roma, el tercero mostro a otro hombre pero este vestía atuendos medievales con armas blancas acorde a la época resaltando en él un aspecto de forajido muy peligroso, en el cuarto circulo resulto ser un hombre vestido como un soldado de la época colonial con un uniforme militar azul y armado con un mosquete, y el quinto circulo era un soldado alemán con un rifle Mauser 98 con bayoneta, parte de la vestimenta consistía que en su cabeza llevaba un casco con pincho.


    Todos ellos tenían el cabello blanco, todos ellos eran en esencia parte del pasado del linaje de Peter, en cada círculo se mostraban visiones de esas vidas pasadas. El homicidio era algo en común en todos ellos, denotando también otras actitudes sádicas y perversas, como en el hombre cavernícola, el gladiador y el forajido medievo, además de los asesinatos que cometían, violaban a diestra y siniestras a incontables mujeres.


    Pero el soldado colonial y el alemán tampoco se quedaban atrás, además de su homicida comportamiento, relucían también viles actos en el que su lado lujurioso hacia presencia en victimas femeninas, aunque no en mayor grado a comparación con los anteriores. Observando también que los tres primeros hombres del pasado, yacían rodeado de mujeres del cual su semilla fue plantada en ellas, en cuanto a los demás el número de féminas con el cual esparcieron su linaje a próximas generaciones resultaban ser dos o una, sin contar a las víctimas de violaciones.


    Las visiones de esos pasados cesan y los cinco hombres se manifiestan frente a Peter, le observaban como si fueran conscientes de su presencia. Pronto un sexto círculo se forma, surgiendo de él nada menos que Fergus, y debajo del joven peliblanco se formó el séptimo círculo que lo representaba a él.


    En un parpadeo la alucinación culmina y Peter vuelve a la habitación con toda la normalidad a su alrededor, miro sus muñecas, no había marca de herida o seña alguna de que sangre haya salido en ellas recientemente, todo fue producto de su mente, pero la sensación que experimento incluso de dolor, fue tan real.


    __________________________________________________________________​


    De regreso al presente, Peter sostiene aun su charla con el inhumano ser.


    — ¿Qué fue de tu vida cuando descubriste sobre lo que padecías? –Pregunta la entidad.


    —Meses después, me encuentro cara a cara con numerosos sectarios, su secta al parecer estaba tras la pista de mi padre, el asesino en serie, y su finalidad al hallarle era reclutarlo en los suyos –Conto Peter —Esta secta veneraba a una especie de deidad, cuya fe expresaban con el asesinato discreto de cierta personas seleccionadas a sus gustos, parecerían el tipo de persona iguales como yo, pero no lo era. Yo asesinaba por la obligación de saciar una necesidad biológica, ellos solo lo hacían por un placer desquiciado, mi locura tenía razón “natural”, la de ellos era algo secundario y no obligatorio, estaban dementes para ponerlos en simples términos.


    —¿Y te uniste a ellos?.


    —No sentí hostilidad alguna en ellos cuando me ofrecieron unirme, cuando me encontraron, me habían pillado después de asesinar a alguien, estaba escondiendo el cadáver –Contesto Peter —Por supuesto no confiada del todo en esa secta, les di una oportunidad por el simple hecho de ofrecer un techo más cómodo y discreto que un apartamento en un barrio marginado, mientras no percibiera su hostilidad hacia mí persona, mi cuchillo no rajaría sus cuellos y despellejaría sus caras, era mi manera lógica de hacer las cosas con la vida que tenía.


    —Parece que te fue del todo bien con esa secta.


    —Sí, fue un grupo decente en lo que respeta para mí, lo que si me sorprendió fue descubrir que la mayoría de sus miembros y “autoridades” eran mujeres.


    —Oh, ¿conociste a alguien interesante?.


    —Ahora que lo dices, si, así fue, había UNA PERSONA que me pareció… fascinante, su nombre era Isabela, tenía una reconocible cicatriz en forma de un pequeño murciélago en el lado derecho de su cuello, pero lo que llamaba poderosamente la atención en ella era la condición que padecía. Isabela tenía una extraña enfermedad mental que trascendía a casi algo biológico, Hemofagia, un gusto placentero a la sangre, cuando apuñalaba a sus víctimas, tenía la costumbre de morderlas y beberla como si fuera un vino de gran cálida, era alguien físicamente débil, pero su agilidad y destreza, casi parecían sobrehumana, eso me dio cierta curiosidad en su persona.


    —¿Y qué fue de ella?.


    —Cuando cumplí 18, la secta tuvo la peor idea de seleccionar como sus próximas víctimas a personas afiliadas a organizaciones mafiosas. ¿El costo de sus actos?, varias de esas organizaciones se juntaron para llevar a cabo una “purga” sobre ellos cuando descubrieron de su existencia, yo casi termine asesinado por esa gente, hasta que de la nada por cosas que desconozco llegue a parar a este mundo. En cuanto a Isabela, lo más seguro es que haya muerto, cuando atacaron la guarida, cada uno escapo por un camino diferente, con su condición física, a lo sumo podrá haber asesinado a uno o dos, si los toma por sorpresa, pero sin duda terminaría cayendo como el resto.


    La conversación de los dos parecía llegar a su fin, justo entonces las piernas de Peter que habían sido arrebatadas casi en su totalidad por su desenlace en el interior de un Cryptian acuático, finalmente las había recuperado. Estaban enteras y totalmente ilesas, la regeneración aumentada gracias a la ayuda de unos tentáculos del inhumano ser, hicieron posible tal hecho.


    —Bien, no están delgadas, mis piernas se sientan tan fuerte como antes de que las perdiera –Declaro Peter al ponerse de pie y caminar con ellas.


    —Para un humano ordinario les costaría un poco caminar con normalidad tras una regeneración completa de toda la pierna, los hombres lobos sí que son fascinantes –Opino el inhumano ser —Hmmm… si antes eras humano, ¿cómo te volviste un licántropo?, no vi esa parte en tus recuerdos, ¿qué cosa o suceso te convirtió en uno?.


    —Una mujer, una bestia… -Peter recordaba en su mente la escena de la mujer loba que le mordió —La encontrare, tienes respuestas a preguntas con importancia para mí.


    —¿La mataras por lo que te hizo?.


    —Mmm… quizás, haberme convertido en un hombre lobo ha dado sus frutos, todo dependerá de cómo se desarrolle ese reencuentro –Luego miro a su alrededor por toda la sala y cambio de tema —¿Sabes cómo salgo de aquí?.


    —Justo quería llegar a esa parte, todo ese material viscoso que mi cuerpo esparció a los alrededores cubriendo la mayor parte de esta sala, han cubierto también la única salida y entrada que hay, intentar destruirla o cortarlas es inútil porque se regeneraran casi al instante y de manera absurdamente rápida –La criatura hizo pausa un momento y suspira con aflicción —Siento tener que ser egoísta, pero necesito pedirte un favor, con esto tu camino estará despejado y yo… podre descansar en paz.


    —¿Qué clase de favor?.


    —Mátame.


    Con tanto tiempo encerrado en constante soledad, el encuentro con otra persona, aun si no era un humano, para una existencia privada de su humanidad, era lo equivalente a un regalo divino. Aunque su rabia y toda emoción negativa se disipo de su mente hace mucho, siempre albergo el deseo de dejar la vida que tenía actualmente, el anhelo a morir en paz, siempre fue incapaz de hacerlo por su cuenta cuando se convirtió en un monstruo, pero cuando Peter llego a él supo que podría cumplir aquella meta.


    — ¿Estás seguro de esto? –Le pregunto el joven peliblanco desenfundando su gran espada.


    —He vivido más de lo que necesito y esto… ya no lo considero una “vida”, además solo así el camino para ti estará abierto, con mi muerte toda esta inmunda atmosfera desaparecerá –Contesto la entidad abominable.


    —¿Algunas últimas palabras?.


    —“Gracias por la charla y por cumplir mi última voluntad”.


    —Que así sea.


    La criatura sugirió que le apuñala en la parte que estaba un poco más arriba de su monstruoso rostro, allí se encontraba un punto vital de su organismo, Peter sin vacilar hundió su arma en el grotesco cuerpo de la criatura. La hoja penetraba la carne inhumana de la entidad, este grito denotando el dolor que percibía, pero aguanto la agonía por la paz que le acompañaría después.


    Grandes cantidades de sangre junto a intestinos y otros viscerales contenido fueron expulsado de la herida, la sangre tenía una forma asqueante semejante al pus, desprendiendo un inmundo olor. El cuerpo del inhumano ser empezaba derretirse, inclusos los restos de sus órganos y demás contenidos expulsados, era señal de su inminente muerte.


    La criatura como último gesto, sonrió mientras su vida era extinguida, cuando todo su ser se disolvió un objeto quedo como último vestigio de su existencia. Era una Hemopetra, las típicas piedras de valor que los Cryptian poseen en su organismo y que eran el núcleo principal de su vida, que tal entidad anteriormente humana tuviera una, confirmaba lo que había sido actualmente todo este tiempo.


    El tamaño del Hemopetra del abominable ser, era equivalente al tamaño de una palma humana adulta, Peter recordó que cuando más grande fueran, mas nova albergaban en su interior, pero también la calidad de esa energía nova se toma en cuenta al canjearlo por dinero. Aun así, un botín es un botín y el joven peliblanco no dudo en llevárselo.


    Pero un inconveniente se hizo menester, el bolso en el cual llevaba sus pertenencias y efectivo, la última vez que lo vio fue en el interior del Cryptian acuático cuando fue tragado. Tras ser rescatado por la existencia abominable, no se percató de que su bolso ya no estaba con él, miro a su alrededor buscándolo, más no lo encontró.


    Con la muerte de la criatura inhumana, aquel tejido viscoso que había invadido casi todo el lugar yacía ahora desaparecido en su totalidad, observándose a la vista la única vía por donde salir de allí. Peter se amargo con insultos el haber extraviado su bolso, pero con el Hemopetra que obtuvo, podría recuperar económicamente aquello perdido e incluso obtener una mayor ganancia de su perdida.


    Planifico rápido lo que haría, primero debía reunirse con Lyra y Sarina, luego encontrarse con aquel misterioso contacto, estaba le problema de transitar por el calabozo por su cuenta considerando los peligros de este como las trampas y la posibilidad de perderse. Pero peor sería quedarse quieto y de brazos cruzados, cuando empezó a avanzar hacia la única vía por la cual continuar, de pronto oyó ruidos sospechosos provenir de la dirección por la cual se dirigía.


    Eran ruidos de pisadas metálicas, algo corría velozmente dirigiéndose a la sala donde Peter se encontraba, el joven se puso alerta, pues sentía hostilidad venir de esa dirección, no sabía si estaba dirigida a él, pero se preparó con su espada a mano para dar pelea de ser necesario.


    Entonces una inhumana criatura entro, una armadura pesada viviente de 2 metros de altura, el Hemopetra en su casco revelaba su naturaleza como Cryptian y tal ser metálico al ver a Peter cerca, se detiene tras llegar a la sala, mirándole fijamente y con su propia arma a la expectativa de darle batalla. Eso causo que Peter se manera involuntaria manifestara ciertos rasgos lupinos en su cuerpo, desde grueso pelaje cubriendo sus orejas que habían crecido de manera puntiaguda, colmillos depredadores sobresaliendo en su boca y los ojos amarillentos de una bestia lobuna.


    Pero el chico de cabellera blanca observo atentamente al Cryptian llamándole la atención ciertos detalles, su cuerpo armadura tenía signos de cortes en varias partes y no parecían muy antiguos sino recientes, inclusive a tal monstruosidad le faltaba el brazo derecho, manejando una pesada alabarda con su miembro izquierdo restante, por la forma en que sostenía el arma, no parecía ser alguien diestro con una mano.


    Pronto una segunda presencia de hostilidad hizo eco en la percepción de Peter, este se movía a un paso más rápido que la armadura y en cuestión de segundos había llegado a la sala. Era una mujer entre sus 18 y 20 años, de ojos avellana, una altura de 170 y un cabello cuyo color era mitad negro de un lado y mitad rubio del otro, vestía una armadura pesada sin casco y que dejaba su vientre expuesto, sus armas eran un escudo de acero y una espada ligera, dándole un aire semejante a una caballero.


    Tal chica se desplaza por la espalda del Cryptian y parte en dos su cuerpo al nivel del abdomen abatiendo a la armadura viviente, aquella guerrera era Sasha Sunlaire. Renombrada como “La Paladín”, tal cazadora nota la presencia de Peter en la cercanía y los rasgos licántropos de este.


    —Te conozco, te había visto con anterioridad, así que esto es lo que eres realmente –Afirmo ella con ojos desdeñosos.


    Continuara…
     
  14. Índice: CAPITULO 32
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2266
    CAPITULO 32


    Sasha Sunlaire, perteneciente al destacado linaje “Sunlaire”, una familia de generaciones de guerreras, soldados y cazadoras. Todos sus miembros como tal son mujeres, y todas poseen la capacidad de manipular el Nova.


    Sasha a lo largo de sus 19 años, ha luchado con innumerables criaturas ya fueran Cryptian o no, encabezando también a los licántropos. Ha atestiguado brutales muertes perpetradas por esta raza, mujeres cazadoras como simples campesinas despedazadas sin compasión y hombres sometidos sexualmente contra su voluntad con sádica brutalidad para convertirse en comida al final.


    Pero era su primera vez avistando a la contraparte masculina de dicha raza, un geniudo licántropo masculino. Pero no quitaba el hecho de su desprecio por las salvajes actitudes de esta, en especial por el gusto de torturar en ocasiones de forma sexual a sus víctimas y presas, ella desde el fondo odiaba este tipo de actos, antes preferiría la muerte que tal humillación en carne propia.


    —Te conozco, te había visto con anterioridad, así que esto es lo que eres realmente –Afirmo ella con ojos desdeñosos.


    Peter de manera inesperada se encontró cara a cara con “La Paladín”, quien le reconoció como aquel chico que ayudo con una cazadora problemática en el establecimiento de “La Osa Golosa”. Del mismo modo el chico de pelo blanco reconoce a la joven con su inusual apariencia de caballero.


    —Había oído de un hombre lobo de cabello blanco que fue descubierto en una de las entradas de la ciudad de Brahim al querer salir, por la descripción tenía mis sospechas de que fueras tu –Comento Sasha.


    —Pues acertaste, ese soy yo –Admite Peter con tranquilidad.


    — ¿Por qué un hombre lobo cargaría como arma una espada de plata?, ¿no temes que uses tu propio veneno en tu contra? –Le pregunto.


    —Je, inténtalo a ver si puedes –Le desafío el licántropo de cabello blanco.


    Sus miradas se cruzaban, los dos sabían que el resultado de su encuentro desembocaría en una lucha a muerte, Peter no tenía duda o vacilaba en matarla si ponía en riesgo su integridad física como vida misma. Todo se reducía a “asesinar” o “ser asesinado”.


    Con los dos bandos con sus armas desenvainadas, fue Peter quien tomo la iniciativa cargando con su gran espada de plata con sierras de motosierra contra la Paladín. Su rival blandía una espada ligera y un escudo de acero.


    El joven peliblanco llevo el filo de su arma con rapidez casi felina hacia el cuello de su enemiga antes de que pudiera levantar el escudo para defenderse. Pero se lleva una sorpresa al ver que su ataque es detenido, no por el escudo de Sasha sino por una barrera de energía estática.


    —Por tu reacción, deduzco que es la primera vez que luchas contra una Novamancer –Afirma la paladín.


    Peter retrocede al ver que su iniciativa frustrada, tomando distancia de su rival, manteniendo la mente en frio y alerta. No era la primera vez que había visto algo así, anteriormente le había disparado a una cazadora que desvió la bala hacia otro lado con una protección sobrenatural semejante.


    —Ten por seguridad que no tendrás la misma suerte que con otras cazadoras con la que te hayas encontrado –Le aseguro con mirada amenazan y sobre su cuerpo chispeando de Nova.


    —Novamancer o lo que sea, si sangra se puede matar.


    La Novamancia es un fenómeno caracterizado por la capacidad de un individuo de generar energía Nova en su propio cuerpo y manipularla. A estas personas se les conoce como Novamancer y su sola existencia es considerada una rareza.


    La Novamancia es algo que solo se puede adquirirse de nacimiento y no es hereditario, pueden surgir en una generación dentro de una familia y en la otra no, se desconoce la naturaleza de su adquisición pero se teoriza que cuando los padres son Novamancer las posibilidades de engendrar un descendiente con Novamancia son mayores. Existen Novamancer tanto en humanos como en hombres lobos y en cualquier criatura de toda Eliux, inclusive se conoce de Cryptian capaces de generarla como manipularla.


    Sasha fue la siguiente en atacar agitando su espada, el filo de su arma tenía la habilidad de generar una onda de viento a elevadas temperaturas capaz de ocasionar quemaduras serias de primer grado a distancia de 10 metros y de segundo grado a 3 metros.


    Peter se agacho al predecir tal movimiento con su Instinto Asesino, el arma de la Paladín no era ordinaria, era un Gear, un artefacto creado que utiliza Nova y cuenta con capacidades especiales imbuida por le energía. El joven peliblanco contraataca repentinamente y lleva su espada a golpear con todas sus fuerzas hacia el escudo de la muchacha.


    —¿¡…!?


    Pero su ataque no solo es rechazado sino que inclusive es mandado pocos metros hacia atrás, el escudo de la Paladín también era un Gear. Al chocar la espada del joven Licántropo contra el escudo, toda la fuerza de impacto generada en esta se convierte en fuertes vibraciones de sonidos y redirigidas como una fuerza hacia él con la potencia necesaria para empujarle.


    Peter entonces comprendió que tenía dos obstáculos defensivos con que lidiar en su oponente, primero estaba su propia barrera generado por su Nova y después el escudo Gear. Pensó entonces que tomándola por sorpresa, donde su consciencia no pudiera reaccionar a tiempo a su espada, le daría la victoria.


    Sasha vuelve al ataque, arremetiendo de frente y moviendo su espada con hábil danza, Peter prediciendo la dirección tanto del filo de la cazadora y las ondas de viento de altas temperaturas, opta por la evasión a distancia y no bloquearlo con su propia arma.


    —Nada mal licántropo, te mueves como si conocieras de ante mano mis movimientos, ¿todos los hombres lobos masculinos son así de prevenido y cauto? –Pregunta la Paladín.


    —No, podría decirse que soy un caso especial –Contesto el peliblanco haciendo sonar su cuello.


    —Hmmm… tendré que tomar este combate con más seriedad.


    Tan pronto como hizo esa declaración, enfundo su espada en la espalda y genero Nova sobre su mano. Una forma de energía estática rodea su palma y dedos, acto seguido esta se junta encima de la misma palma creando una esfera llameante dorada.


    Peter miro con curiosidad aquella esfera de fuego que flotaba sobre la palma de Sasha, sin duda era Nova pero moldeado de una forma diferente. La Paladín lanza aquella esfera hacia el joven peliblanco, a pesar de que había visto tal suceso venir gracias a su peculiar talento natural, la velocidad con la que fue lanzado aquel intento de proyectil de fuego sobrepaso la reacción del mismo lupino.


    No le toco, solo paso unos centímetros cerca de su codo izquierdo y solo eso basto para incinerar parte de su manga y causarle una notable quemadura de primer grado sobre la piel, él mismo quedo atónico ante tal suceso.


    —Nunca has visto manipulación de Nova de esta fase, ¿no es cierto? –Le pregunto la Paladín —La Novamancia tiene dos fases de manipulación, aquella con la que todos comienzan y ejercen mayormente, “La Fase Regular”.


    Desde generar Nova del cuerpo, crear proyectiles de energía en forma de ráfagas o rayos, o barreras a manera de escudo para bloquear impactos. Todo aquello pertenecía a la Fase de manipulación “Regular”, todo Novamancer ejerce esta fase desde el principio al ser la forma más básica de manipulación.


    Y un escalón más arriba se encontraba la segunda fase, más fuerte que su antecesor y no muchos eran capaces de utilizarla. De entre 1000 Novamancer, se podría estimar que 90 o 95 serían capaces ejercer la segunda fase.


    —“Fase Despertar” –Cito La Paladín creando otra esfera dorada como la anterior sobre la palma de su mano —Mientras que la fase Regular consiste en la manipulación básica del Nova, la fase despertar moldea la misma energía y le da una “Forma”, creando una habilidad única del Novamancer.


    La fase despertar era la capacidad del Novamancer de adquirir una habilidad especial, cada “despertar” genera un poder distinto en cada usuario. Pueden existir Novamancer con poderes similares, pero no pueden ser obtenidos por herencia al igual que la Novamancia, sin embargo, el linaje de Sunlaire es una excepción a esa regla.


    La familia Sunlaire es reconocido por dos hechos asombrosos, primero porque todos los miembros de su sangre nacen siendo Novamancer, un hecho contradictorio a la propia naturaleza de esta. La segunda es que todos poseen la misma habilidad de fase despertar y hasta la fecha, es la única estirpe que ha logrado tales hechos y aún se desconoce las circunstancias que hacen posible aquello.


    —Si fuera tú evitaría ser tocado por mi don, el despertar del linaje Sunlaire es apodado como “Palma Abrasador del Sol”, su calor puede llegar a alcanzar 1000 grados –Declaro la Paladín haciendo aún más grande la esfera dorada de su palma.


    Esto logro alcanzar el tamaño equivalente del cuerpo de un hombre adulto promedio y seguía flotando en la palma de su usuaria. El joven lupino no tarda en inducir lo que se avecinaba sin la necesidad de su Instinto Asesino, la Paladín arrojo su abrasante proyectil desplazándose velozmente, pero para fortuna era más lenta a comparación de la anterior que era más pequeña.


    Evadirlo a uno de los dos lados era exponerse escasos centímetros que bastarían para dejarle una considerable herida de quemadura. Entonces opto por la opción de saltar, con sus cualidades físicas alcanzo la altura necesaria para evitar el sofocante calor del poder de su oponente y aprovecho para descender con la punta de su espada con mira a la cabeza de la cazadora.


    —Que predecible intento –Manifestó decepcionada la Paladín.


    La espada de Peter nuevamente es detenido por una barrera de Nova de la Novamancer, no había podido siquiera hacerle un rasguño a tal defensa. Y para peor, la joven apuñala con su espada ligera el abdomen del chico peliblanco a nivel de uno de los riñones hasta el punto de atravesárselo.


    Peter retrocede escurriendo sangre de su boca y tratando de cubrir la herida hemorrágica de su abdomen con una de sus manos. La Paladín sin darle respiro ataca con un rápido combo de espadazos a lo que el joven peliblanco se defiende blandiendo su arma con ambas manos.


    Bloqueaba los ataques de su contrincante con la hoja de su espada mientras soportaba el fuerte dolor de su herida que seguía perdiendo sangre. Y sin embargo, sus movimientos se hacían más lentos, aun con el Instinto Asesino, no podía evitar recibir más heridas de cortes alrededor de su cuerpo.


    La Paladín se movía con sobrehumana velocidad sobrepasando las capacidades de reacción de Peter, atacaba con un frenesí que desbordada los límites físicos del ser humanos. Contra la furia de la Novamancer, el licántropo estaba en una inmensa desventaja.


    Y lo peor fue cuando Sasha imbuyo la hoja de su espada con su don llameante dorado y al chocar fuertemente contra la hoja de Peter. La espada del lobo resistían sin problema las llamas de elevadas temperaturas, pero cuando una fracción de ese fuego rozo por el lado derecho de su rostro, le causo una grave quemadura de segundo grado que le priva uno de sus ojos.


    La Paladín arrebata con su siguiente ataque la espada al hombre lobo peliblanco y acto seguido le propina un descomunal rodillazo en su estómago. Peter cae boca arriba rendido al suelo, entre las incontables heridas de corte tanto en sus extremidades como torso, más la puñalada en su abdomen con uno de sus riñones perforado y la reciente quemadura sobre uno de los lados de su rostro perdiendo la mitad de su capacidad visual, el lobo estaba en el límite de su aguante inhumano.


    Sasha con ímpetu dominante pone un pie sobre el cuello de la bestia peliblanca herida, Peter incapaz de defenderse o con fuerza alguna para resistirse, tan solo podía observar como su oponente triunfante le humillaba. Pero lo que llamo de forma poderosa su atención era que la Paladín tenía en sus manos su espada de plata.


    —Me desafiaste a intentar usar tu propia espada en tu contra, cumpliré entonces con ese cometido –Apunto con la espada al corazón del licántropo —No te daré el provecho de recitar unas últimas palabras, no la mereces bestia.


    —Vete al carajo, ¿eso cuenta para ti?.


    Sasha descendió entonces la espada hacia el pecho expuesto de Peter, él solo podía ver su inevitable final. La plata era la debilidad de los hombres lobos y ser apuñalado al corazón garantizaba una muerte total.


    — ¡Oye cazadora!...


    En un momento fugaz, una figura veloz hace acto de presencia y ataca con un puñetazo formidable a Sasha, la Paladín se defiende haciendo uso de la espada de Peter. El golpe la hace retroceder a considerable distancia y el arma que había tomado sale volando de sus manos cayendo a escasos metros de su dueño derrotado.


    — ¿Otra bestia aquí? –Dijo la Novamancer con el ceño fruncido.


    La atacante se revela como una mujer loba de tez algo oscura, cabello despeinado medio largo color marrón con los rasgos de sus orejas lupinas al descubierto, vistiendo una camisa gris sin mangas y pantalones cortos negros, en su brazo izquierdo llevaba un guantelete de acero con el que propino su ataque.


    Ella era la denominada Karen, quien se había adentrado al calabozo de Moldevil junto a su compañera Saria.


    — ¡Lo sabía!, mi nariz no me había decepcionado, me siento mal de haberme separado de Saria en el camino y seguro se enojara cuando nos volvamos a reencontrar –Enfoco sus amarillentos ojos de bestia sobre el herido chico peliblanco —Pero se alegrara de saber que he encontrado al lobo que buscábamos.


    Continuara…
     
  15. Índice: CAPITULO 33
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    2113
    CAPITULO 33


    Una de las mujeres lobos veinteañera que se había adentrado al calabozo de Moldevil, Karen, hace acto de presencia en un momento crucial. La mujer loba mira detenidamente a la Paladín y observa luego el deplorable estado de Peter.


    —No puedo permitir que le sigas haciendo más daño, si retrocedes y dejas que me lo lleve, evitare luchar contigo, mi prioridad es él, pero no puedo asegurar que la próxima vez que nos veamos tengas tanta suerte –Le comunico la mujer loba.


    —“¿Próxima vez”?, no habrá una próxima, acabare con tantas bestias indecentes como ustedes me sea posible –Opto Sasha señalando con su espada ligera a Karen.


    —En verdad los humanos son tan estúpidos y problemáticos, si bien podrías haber salido de esta sin que resultaras herida y escoges en lugar de eso pelear.


    — ¡Calla monstruo!, que nuestras armas hablen.


    Un choque de mirada fomenta tensión entre las contrincantes, esperando a que una de las dos tome el primer ataque. La Paladín es quien se hace con la iniciativa agitando su espada Gear para generar ondas de vientos de elevadas temperatura, pero Karen con una compostura tranquila la evade tirando su espalda hacia atrás doblándolo a 90 grados.


    —Que buen estirón me dio eso… -Comenta la loba levantando su espalda con un rostro relajado.


    — ¡No te burles de mi licántropo y toma con seriedad nuestro encuentro! –Le notifica molesta la cazadora


    —De acuerdo, si insistes –Levanta ella sus brazos aceptando su petición.


    La loba es la siguiente en atacar, con una bestial velocidad hace uso del guantelete de acero que portaba en su mano izquierda, propinando un puñetazo a su oponente. La cazadora toma la defensiva con el uso de una barrera de Nova, pero para su sorpresa el golpe de Karen agrieta esas mismas defensas hasta destruirlas y producir una fuerza de choque que empuja a la Paladín varios metros hacia atrás dándose de espalda contra la pared.


    Sasha se recupera al instante y mantiene firme su posición en pie, estaba abrumada por el increíble poder que su rival mostro en solo ese puñetazo.


    —Con que eres una Novamancer, eso sí es una sorpresa, pero no cambia que te matare si interfieres en mis asuntos, ultima oportunidad, retrocede y deja que me lleve al chico sin necesidad de seguir esta absurda lucha –Le volvió a proponer ella.


    — ¡Me niego a dejar que una bestia indecente me derrote!... ¡menos dejar que me muestre esta clase de piedad! –Expreso Sasha.


    —Lo que me faltaba, me toco una de esas “arrogantes” a más no poder, estúpidas hasta el final –Se queja Karen entre suspiros.


    Sasha arremete con una ofensiva cuerpo a cuerpo con su espada, pero la licántropa resulta ser más rápido que ella. De una zancada propina un puñetazo golpeando la hoja de la cazadora mientras ella mantenía su espada en alto haciendo que su Gear saliera volando fuera de sus manos hacia atrás.


    La Paladín estaba desarmada y su contrincante estaba a segundos se darle otro puñetazo, entonces utilizo su segundo Gear, el escudo. Karen propina un izquierdazo aún más fuerte que el anterior, la fuerza de su choque en el escudo se transforma en vibraciones de sonido que utiliza contra la mujer loba.


    Pero la licántropa ni se inmutaba ante las violentas vibraciones y su guantelete seguía produciendo fuerza bruta sobre el escudo hasta el punto de agrietar el Gear. El Gear defensivo de la cazadora es destruido y toda la inercia que había absorbido es dirigido a su usuaria, Sasha es impulsada hacia atrás dando contra la pared nuevamente.


    Pero la firme actitud perseverante de la Paladín le impedía darse por vencida, volviendo a ponerse de pie en cuestión de segundos y recogiendo su espada que estaba a escasos centímetros de ella.


    —Ese guantelete en tu mano, es un Gear –Dedujo Sasha.


    —Pues obvio, ¿en verdad crees que uno ordinario habría destruido tu barrera de Nova y ese escudo Gear que tenías?, la respuesta es evidente –Contesto Karen.


    —Pero la fuerza que genera con ese golpe y la forma en que destruyo mi escudo, ese Gear… es de “categoría oro”, ¡no hay duda!.


    —Y tanto tu escudo como esa espada son de “categoría plata”, ¿no es así?.


    Los Gear estaban clasificados dentro de una categoría que determinaban su calidad y nivel, estas se clasifican en 4 tipos; Cobre, plata, oro y platino.


    COBRE: La de más baja calidad, estos Gear carecen de habilidad y solo poseen de las propiedades Nova el reforzamiento en su material que supera a los metales ordinarios.


    PLATA: Los Gear de esta categoría poseen una habilidad especial.


    ORO: Su durabilidad como resistencia son aún mayores, poseyendo una habilidad capaz de desafiar pelotones enteros de guerreros.


    PLATINO: Sus inmensos poderes la catalogan como un tesoro nacional, su manufacturación es casi imposible, pocos son los Gear existentes de esta categoría y pocos son quienes tienen la actitud de dominar sus destructivas capacidades.


    La mayoría de los cazadores humanos o quienes dedican el oficio de la caza de Cryptian, usan mayormente Gear de categoría Plata, los novatos que recién comienzan y poseen poco efectivo, por cuestiones económicas comienzan con los de Cobre. La Categoría Oro es un privilegio reservado para los de grandes fortunas pues uno solo puede llegar a costar entre 50 a 100 veces uno de categoría Plata y ni hablar de los Platino, su precio está fuera de cifras razonables por no mencionar la dificultad de hacerse con una.


    ¿Cómo se sabe que un Gear pertenece a X categoría?, la respuesta estaba en la misma herramienta, sobre en alguna parte del artefacto yace impresa el dibujo de una estrella que marca su categoría correspondiente. Los de Cobre poseen una estrella, los de Plata dos estrella, los de Oro tres estrellas y los Platillos cuatro estrellas.


    El guantelete de Karen llevaba impresa tres estrellas sobre la parte inferior de esta, mientras que las de Sasha llevaban dos estrellas que revelaban la categoría de las suyas.


    —Un Gear de categoría Oro es demasiado lujo para una mujer loba, no vienes de una manada cualquiera, ¿eres una Licántropa de “El Reino” o quizás de “Armenia”? –Le pregunto Sasha.


    —Lo siento pero no puedo responder a eso, Saria me patearía el culo hasta rompérmelo y no de una manera erótica que digamos –Rechazo ella a decir algo de su procedencia.


    —Da igual, si mis Gear no pueden contigo, ¡entonces mi Novamancia se encargara de ti!.


    La Novamancia de la cazadora se tiñe de dorado, era el fuego de su habilidad especial despertando. Una gran masa llameante que se asemejaba a un sol miniatura es creada encima de Sasha.


    — ¡Jajaja eso tampoco me lo esperaba!, con que eso es una habilidad de Fase despertar, se ve atemorizante –Expreso Karen con toda tranquilidad al ver el poder de su rival.


    La licántropa se posiciona con el brazo que sujetaba su Gear hacia atrás, su intención era defenderse contra el poder de Sasha de un puñetazo. La cazadora arroja su esfera llameante dorada, del guantelete de Karen surgen de manera imprevista unas garras y cambia su intento de puñetazo a un zarpazo que emite ondas de energía Nova.


    El contacto entre las dos fuerzas desata una sacudida violenta a los alrededores, hasta que la esfera de Sasha se desvanece por las zarpas de Karen.


    — ¡No es posible!... mi habilidad fue contrarrestada, ¡con su calor un Gear de alguien que ni es Novamancer no debería tener oportunidad! –Objeto ella anonada.


    — ¿Eres tonta?, eso parece, da igual si sea o no una Novamancer, con que utilice un Gear basta para luchar contra alguien que usa Nova sin uno. Todo se resume en la Novamancia con mayor voluntad que prevalece sobre la otra, por eso tu habilidad fue superada –Le aclaro Karen.


    — ¿Dices que mi Novamancia es…?


    —Débil, mediocre, insuficiente y si quieres pódelos decirle flácida, no, no queda muy bien esa última. ¿Ahora entiendes que esta pelea no tiene sentido?, yo solo vine por el chico, confrontar cazadoras es secunda…


    Karen se interrumpe a si misma al voltear un momento para darse cuenta que Peter había desaparecido, un camino marcado con pequeñas manchas de sangre en el suelo resaltaban que el herido peliblanco se había levantado por su cuenta y marchado por la única puerta de la sala.


    — ¡Mierda me distraje tanto que no me di cuenta de que se fue! –Exclama preocupada la licántropa.


    Ella corrió en dirección siguiendo el rastro de sangre, La Paladín quien antes habría detenido a su rival por intentar huir yacía con su orgullo abatido.


    — ¿Mi Novamancia… débil…? –Cae ella de rodillas con la vista al suelo.


    Ecos de voces pasadas repercuten en su cabeza sobresaliendo el de una mujer en concreto.


    —“Eres defectuosa, si estas viva, es solo por simple noble piedad de la familia, tu existencia avergüenzas al linaje Sunlaire…”


    Ella grita con frustración e impotencia golpeando con sus manos el suelo hasta lastimarlas.


    __________________________________________________________________​


    —El rastro de sangre sigue por este lado…


    Karen continúa siguiendo el camino dejado por un sangrante Peter, sentía que estaba cerca, su olor se hacía más fuerte. En un cruce, tomando la ruta marcado por la sangre, vio que a solo unos metros daba con una puerta hacia otra sala, el aroma del joven lobo se sentía fuerte desde esa dirección.


    —Lo encontré, allí estas… -Dijo toda emocionada.


    Corrió a paso veloz y a tan solo poca distancia de llegar, en su distracción por todo el júbilo que experimentaba había presionado un interruptor trampa del suelo. La entrada se cierra y acto seguido es bloqueada por un cilindro giratorio cubierto de púas metálicas que se encaminan hacia la loba de tez oscura.


    — ¡No otra vez! –Cito ella.


    Fue una trampa semejante la que hizo que Karen y Saria se separaran, y ella fue la culpable de haberla accionado por distracción. Ahora se encontraba en una situación similar, habiendo perdido en esta ocasión al joven lobo mientras corría por su vida para no terminar molida por el cilindro giratorio de púas.


    — ¡Saria definitivamente me va a castigar y no será nada erótico! –Exclamo ella con temor.


    __________________________________________________________________​


    Con sus últimas fuerzas restantes, había conseguido moverse lejos de las dos combatientes mientras llevaban a cabo su lucha. Se desplazó hasta llegar a una sala tan extraña como las anteriores, el área era como una mezcla de bosque y cementerio a la vez, con numerosos tétricos robles y algunas lapidas viejas como dañadas alrededor.


    El ambiente incluso era húmedo y contaba con una iluminación nocturna semejante a una autentica noche de luna, los calabozos tenían una naturaleza misteriosa y pocas eran las teóricas que explicaran estos fenómenos, pero todo se resumida al Nova que la origina.


    Peter se había recostado contra la pared mirando al frente, una alucinación le hizo ver a un yo de su pasado a los 8 años de edad siendo vacunado por la enigmática medicina proporcionada por su madre Lana Garnier.


    —“Mama, ¿estoy enfermo?” –Pregunta el niño.


    —“Claro que no mi Peter, solo eres especial” –Contesto la madre consolando al pequeño con un abrazo.


    El Peter actual se hecha a reír soportando el dolor que sentía de hacerlo.


    —“Especial”, je, no mentía cuando lo decía –Dijo con hilarante sentido de la gracia.


    —Nunca he querido mentirte, mi Peter.


    La alucinación de su madre le hablaba al Peter de ahora, como si estuviera viva y en persona.


    —Todo lo que he hecho, lo hice por ti –Dice Lana.


    —Una frase tan trillada de algo que no existe para alguien que le importa un carajo –Expreso Peter.


    — ¿Estás enojado?, ¿resentido por saber la razón de tu nacimiento?, ¿furioso por ver que el amor de tus padres no era autentico?, ¿me odias Peter?.


    — ¿Para qué razón iba a odiarte?, independientemente de la razón por la que me hayas parido, al menos te tomaste la molestia de criarme y alimentarme antes de morir por tu propia idiotez, el resto me importa un carajo, si por algo estoy molesto, es por encontrarme en esta deplorable situación.


    —Es una pena…


    —¿Por qué?.


    La alucinación de Lana pasa a convertirse de golpe en un esqueleto viviente que apuñala con una lanza de plata el estómago de Peter. La criatura esquelética llevaba protecciones metálicas en hombros, extremidades superiores e inferiores y un casco resaltando su pinta de guerrero, un Hemopetra era perfectamente visible dentro del torso del no-muerto revelando su naturaleza como Cryptian.


    Peter en su huida había arrastrado consigo su espada de plata el cual estaba a su lado, pero sus fuerzas estaban marchitas. Dada a su condición, solo podía ver como la criatura hundía centímetro a centímetro la punta de plata de su arma punzante.


    Continuara…
     
  16. Índice: CAPITULO 34
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    269
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    34
     
    Palabras:
    1590
    CAPITULO 34


    La lanza de un Cryptian atraviesa el estómago de Peter, su filo punzante era de plata, la mortal debilidad de los hombres lobos. Su atacante un guerrero esqueleto no-muerto hundía poco a poco su arma contra el vulnerable lobo de pelo blanco incapaz de defenderse.


    — ¿Hasta aquí he llegado…? –Se preguntó el lobo en sus pensamientos.


    Su vista se tornaba borrosa cada vez que el arma penetraba más a su organismo, cuando el sueño eterno estaba a punto de sucumbir a su consciencia, una voz exclama su nombre.


    — ¡PETER!...


    El tono de aquella voz era femenino y exponía una profunda agitación, resonaba familiarmente para el herido lupino peliblanco.


    — ¡PETER!...


    La segunda replica consiguió que Peter abriera los ojos a la mitad y observara como la cabeza del no-muerto es atravesada por un proyectil de Nova procedente de una ballesta. Sarina había hecho acto de presencia eliminando al Cryptian y Lyra quien estaba a su lado, corre hacia el chico peliblanco.


    — ¡Oh, por el amor de los dioses lunares!... –Se horroriza ella al ver sus heridas —Peter aguanta, te quitare esto enseguida.


    Retira cuidadosamente la lanza hasta notar un desagradable descubrimiento, la punta de la lanza se había derretido y su material esparcido por la herida de Peter. Aquello era una lanza anormal hecha particularmente para matar a los de su raza.


    — ¡No, no, no, no…! –Negaba Lyra la cruda verdad de lo que presenciaba.


    Su desesperación la lleva a querer sumergir sus manos sobre la herida y retirar toda la plata ahora liquida, pero es detenida por Sarina.


    — ¡Es suficiente Lyra!, ¡sabes que ya no podemos hacer nada, no te expongas a tocarlo o podrías correr el riesgo de envenenarte también! –Forcejeaba su compañera para hacer que tomara distancia del herido muchacho.


    — ¡Pero Peter… Peter podría…! –Insistía ella entre lágrimas.


    — ¡Míralo bien Lyra!, ¡es plata líquida y ya se ha filtrado a su cuerpo, es un caso perdido, no hay licántropo en el mundo que sobreviva a eso!, ¡en verdad lo siento pero debes aceptarlo!, Peter va a morir…


    Lyra cae de rodillas con vista al suelo y sumida en inmensa tristeza, llorando por el destino que le aguardaba al joven peliblanco. Levanta su cabeza mirando con sus lagrimados ojos a Peter


    —Peter… por favor no mueras, no mueras, hay algo que necesitas saber, algo que no te he contado aun, esa noche en que lo hicimos por primera vez bajo la luna llena…


    Los recuerdos del moribundo muchacho hacen un breve resumen de ese día, su licantropía había alcanzado su etapa final y se topó con la chica loba por consiguiente. Lyra tomo la mano del joven lobo y lo llevo a su vientre.


    —Vas a ser padre –Le revelo ella.


    El joven a falta de fuerzas solo pudo reaccionar moviendo los ojos estupefactos.


    —No me había dado cuenta de que mi ovulo estaba fértil ese día, hasta que fue tarde… yo… perdona por no habértelo dicho antes –Con sus orejas lupinas baja se disculpaba con el muchacho.


    Los hombres lobos tras alcanzar la madurez sexual necesaria para engendrar descendía, tenían la cualidad biológica de hacer que sus células reproductoras (gameto y ovulo) sean fértil o estéril a voluntad. Con que uno de los dos mantenga estéril su aparato reproductor, el embarazo será imposible, es por ello que en la raza licántropa los embarazos no deseados o abortos son temas que no existen en su totalidad y promulgan su sexualidad de manera más excesivas que en otras especies.


    —Cuando fuiste tragado por esa cosa en el manantial, descubrí que el cuerpo de Lyra emitía un aroma en particular que solo se produce bajo una cierta condición –Hablo Sarina —Es causada por una hormona liberada cuando dos células se unen… eso confirmaba su embarazo.


    Cuando una mujer loba es impregnada, horas después su cuerpo liberara un sutil aroma solo perceptible por ella y otros lobos de agudos sentidos olfativo. Este aroma es un indicativo o señal de embarazo y su duración es aproximada de 5 días. El tiempo de gestación de un humano es de 9 meses, para los hombres lobos es 8 meses.


    Peter recuerda haber mantenido esas relaciones sexuales con la chica loba esa noche de luna llena, y para en aquel entonces desconocía que los hombres lobos podían volver sus espermatozoides estériles a voluntad, conocimiento que una mujer loba llamada Tharja se lo hizo saber más tarde.


    Llegando a esa conclusión, sabia entonces que Lyra no estaría mintiéndole, la inesperada noticia de una paternidad que nunca esperaba darse en su vida. La imagen de su padre muerto por su mano invadió su mente, y los ojos del muchacho peliblanco se cierran por completo.


    — ¿Peter?... ¡Peter!... ¡PETER!... –Sacudió Lyra con agobio los hombres del lobo tratando en vano de despertarle.


    — ¡Lyra atenta nos están rodeando! –Alerta Sarina.


    Numerosos guerreros esqueletos surgen por los alrededores, algunos saliendo como plagas de las tumbas y otros de entre los densos follajes del bosque. Los Cryptian no-muertos estaban equipados sobre sus esqueléticos cuerpos con protecciones moderadas en su mayoría y otras pesadas en su minoría, pero todos tenían en común llevar un arma blanca hecha de plata, destacando espadas, lanzas y hachas.


    — ¡Mierda la salida está cerrada!, hemos caído en la tetra de esta sala –Dijo una preocupada Sarina.


    —No voy a morir, sobreviviré a esto, acabare con esos Cryptian y nos llevaremos a Peter de aquí para curar sus heridas –Comento la chica loba insistiendo en rescatar a su macho agonizado.


    __________________________________________________________________​


    — ¿Dónde estoy?, porque si es el más allá, será una larga y aburrida eternidad.


    Peter reaparece inmerso desnudo con su forma parcial de licántropo, yacía flotando en infinita oscuridad. Cuando a solo unos metros al frente de él, un recuerdo es plasmado a modo de una pantalla de cine, la memoria lo llevaba al día en que descubrió el sótano escondido de su hogar y a conocer sobre su condición única.


    De manera más concreta, el fragmento mostraba a Peter leyendo los documentos de su madre sobre la investigación del “gen anómalo” de su padre. La página en particular detallaba sobre los ingredientes utilizados para la elaboración de la medicina que tanto él como su fallecido viejo recibían cuando vivían como una familia.


    El recuerdo cambia a un “yo” joven de Peter recibiendo dicha medicina a través de una inyección, aplicado por Lana.


    —Mama… ¿qué tiene esta medicina? –Pregunta de manera inocente el chico.


    —Solo lo necesario para mantener a mi niño sano y salvo –Contesto la madre con elocuente cariño.


    El fragmento de recuerdo regresa a la lista, remarcado uno en especial sobre un círculo; “Nitrato de Plata”. Cada una de las dosis, hacía uso de este compuesto combinado con otros para absorberse en el cuerpo del muchacho y empezó a recibirlo desde que era un recién nacido. Conforme crecía se aumentaba la cantidad administrada.


    — ¿Por qué estoy viendo todo eso? –Se preguntó el desnudo licántropo muy confuso.


    Pronto sintió algo chorrear en su estómago, al poner su mano allí, mira su palma y este yacía cubierto de sangre y plata liquida. La herida era la misma hecha por el esqueleto guerrero, no sentía dolor o malestar alguno, ni siquiera de la quemadura de uno de sus ojos.


    —Me siento… bien… extraño… pero vivo…


    __________________________________________________________________​


    Sarina a distancia sin perder un segundo disparaba de su ballesta Gear proyectiles de Nova, mientras era respaldada por Lyra. La ballestera hace uso de un virote especial que lanzado se clava sobre el pecho de uno de los no-muertos y explota eliminándole como afectando a otros cercanos con el mismo resultado.


    — ¡Son demasiados, debemos tomar distancia! –Recomendó encarecidamente Sarina.


    — ¡Pero si nos alejamos de aquí, Peter…!


    —¡Lyra, él ya está muerto!.


    Un rugido bestial resalta entre los numerosos no-muertos, provenía de un esqueleto guerrero gigante de 4 metros de alto. Portaba la armadura más reluciente y pesada, armado con un inmenso mazo de acero a una mano y un escudo en la otra, lideraba a las tropas como un capitán veterano.


    Una lanza arrojada golpea y arrebata a los lejos la ballesta de Sarina, los no-muertos cargan contra las dos licántropa por orden de su gigante jefe. No había de donde escapar, los Cryptian tenían rodeado a las lobas y solo una de ellas estaba lo bastante capacitada para enfrenta a tal numeroso grupo, las posibilidades de supervivencia estaban en su contra.


    Lyra mientras protegía a la desarmada Sarina desprovisto de su Gear, de pronto sintió a modo de premonición un intenso escalofrió recorrer su espalda. Una alarma natural, un instinto que le advertía una sola cosa.


    — ¡Al suelo! –Exclama tomando a su compañera de la espalda.


    Se arroja cuerpo a tierra junto a ella y observan como una ondulante hoja de energía rojiza pasar por encima de ellas y sigue su paso erradicando a los esqueletos guerreros que las tenían en aprietos. Lyra estremecida se preguntaba de donde procedía tal repentino poder, al voltearse lo descubrió al instante.


    Peter yacía de pie, rodeado de un aura estática color rojo sangre, incluido su espada de plata. La herida de su estómago estaba casi curado, al igual que los demás ocasionados por la Paladín, la única que persistía era la quemadura que le había arrebatado un ojo.


    — ¿Peter?... no lo entiendo, eso es… ¿Novamancia?... –Miro Lyra perpleja y confundida ante los siguientes sucesos.


    El guerrero esqueleto gigante bramaba en cólera por las numerosas pérdidas de sus soldados no-muertos a mano del joven peliblanco. Miraba con sus huecos ojos a Peter, ansiando detener su aliento.


    Continuara…
     

Comparte esta página