1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Una Eternidad Juntos

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Mialove, 8 Junio 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Mialove

    Mialove Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    113
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Una Eternidad Juntos
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    1407
    Una Eternidad Juntos

    Una Eternidad Juntos
    Japón 1850
    Un joven corre entre la pesadez del bosque, esta noche es muy oscura, las nubes tapan la luna no hay ninguna luz; el joven sigue corriendo, ya ha comenzado a sudar, cada vez se adentra mas al bosque hasta que ha llegado a la orilla de un rio, el muchacho volteo encarando a su depredador, quien resulta ser una joven de piel muy pálida, pero muy hermosa, tiene un cabello largo, sedoso y negro como esa noche; se acerco al joven de una manera muy sensual aunque su mirada había algo siniestro, había sed en ellos, sed de sangre.
    El joven algo temeroso daba pasos hacia atrás pero ya no sabia a donde escapar, la joven divertida le sonrió malvadamente y sin esperar mas, se acerco al cuello del joven, lo lamio y le clavo los colmillos saboreando su líquido vital, espeso y delicioso.
    Mientras el joven, se sentía cada vez más débil, perdiendo sus fuerzas, lentamente fue cerrando los ojos esperando a que su corazón dejara latir, seguro esperando la muerte, latía sus últimos minutos, en ese momento cayo al suelo inconsciente.
    Al pesar una semana, el joven despertó pero se sentía muy diferente, extraño, se levanto de la cama, se miro en el espejo, ahora tenía el cabello plateado hermoso, ya no era negro ni sus ojos, estos en ese momento estaban de un color dorado y su piel era como la de aquella joven pálida, aunque se veía muy apuesto.
    Justo en ese momento veía la habitación, recordó que se le hacia familiar, después llevo su mano a la garganta porque sintió como algo que le ardía y sus ojos se teñían de rojo muy oscuro.
    Decidió bajar, en la sala de estar encontró a un hombre muy parecido a él solo que era un poco mas alto y tenia la mirada muy fría, estaba sentado en un gran sillón; en las piernas de aquel joven se encontraba la misma joven de aquella noche, el joven que acababa de bajar los miro con desprecio y odio.
    Valla, hasta que despiertas.-dijo aquel otro joven, sonriéndole.-
    ¿Qué rayos me hicieron?- dijo el joven, lanzándole una mirada asesina.-
    Tranquilo, Inu. Ya te acostumbraras rápido al cambio, tu hermano lo ha hecho muy bien.-dijo aquella joven, acariciando los cabellos de su hermano.-
    Kikyou, tiene razón. Estaba en nuestros destinos el convertirnos en vampiros.- le dijo a su hermano, abrazando a Kikyou.- Además te he perdonado la vida, no me hagas el placer de matarte definitivamente.- dijo muy seriamente.-
    Vampiro, ¿soy un vampiro?.- rio sarcásticamente.- Eso no me importa, me han alejado de ella.
    Podrías convertirla, si ella te ama, estará mas que complacida en compartir contigo una eternidad, problema resuelto.- dijo Kikyou.-
    Cállate.-le gruño, enseñándole los colmillos.-
    Tranquilízate hermano, no voy a permitir que le hables a si a mi mujer.- dijo su hermano haciendo lo mismo que el había hecho.- Ella tiene razón, Inuyasha.
    Esto no se los voy a perdonar nunca, no entienden que yo la amo, no puedo hacerle lo mismo a ella.- les reclamo dolido.-No pienso quedarme con ustedes, algún día me vengare.
    No olvides alimentarte.- dijo Kikyou, mientras lo miraba salir de aquella mansión.- No te perdonara nunca, Sesshomaru.
    Como si eso me importara, pero regresara créeme. No debí haberle perdonado la vida.- dijo Sesshomaru, mirando la puerta de la entrada que se cerraba.-
    Inuyasha, salió del “dulce hogar” de su hermano y se dirigió a otra mansión para ir a verla, deseaba hacerlo, como era de noche la encontró dormida, suspirando su nombre en sueños, él la vía desde la ventana, era como una ángel para él, en ese momento sonrió de manera muy tierna, después su semblante cambio por uno muy triste, se tendría que alejar de ella para siempre. Se fue de la mansión y ya no volvió a verla nunca más.
    Japón 2010
    Hacia una mañana muy fresca en Tokio, una joven de cabellos azabaches ondulados, tenia unos preciosos ojos chocolate, también tenia un buen cuerpo y poseía una hermosa sonrisa que encantaba a los hombres; esa mañana había despertado llena de sudor y teniendo una extraña sensación a causa del sueño, primero vio esos ojos dorados que la miraban de manera muy tierna pero de pronto se volvían de rojo oscuro, estaba tan sumergida en pensando en ese sueño que no oyó que su madre le hablaba.
    Kagome, querida baja, ya esta el desayuno.- le dijo su madre.- Te he estado llamando desde hace un buen rato.-
    Lo siento, mama. Ahora bajo.- dijo Kagome.-
    Se baño y se puso el uniforme de su preparatoria, bajo a tomar su desayuno y se fue, mientras caminaba no dejaba de pensar en ese sueño que le producía al principio mucha alegría, pero luego miedo; otra vez iba tan sumergida en su mente que choco con alguien.
    Disculpe, no me fije por donde iba.- dijo Kagome.-
    Amiga, soy yo sango, ¿si me reconoces verdad?.- preguntaba su linda, amiga, quien era muy hermosa, cabellos castaños al igual que sus ojos e igualmente que su amiga, poseía un buen cuerpo.- Hoy estas muy distraída. ¿Te pasa algo?
    No es nada, no te preocupes.-dijo Kagome, abrazándola, la quería mucho, se conocen desde el jardín de niños, se quieren como hermanas.-
    Sabes te tengo información confidencial, según mis informantes tendremos un nuevo profesor y un nuevo compañero de clases, dicen que son como unos dioses, ambos son muy atractivos.-dijo Sango muy emocionada y con una sonrisa de lado a lado.- No puedo esperar a verlos
    Sango, te quiero mucho. Pero en serio acabo de terminar con Hoyo y no me interesa ninguna relación por el momento ¿si?.- dijo Kagome algo triste.-
    Pensé que te animaría saber que tendremos a unos hombres tan apuestos, en nuestra escuela.- dijo Sango tratando de hacerla sentir mejor.- Por cierto, tendremos práctica de porristas por el próximo juego.
    Kagome y Sango, practican deportes también, Kagome esta en arquería y Sango en karate; solo se metieron con las porristas debido a una puesta que hicieron con la que era la capitana y la le seguía aunque era divertido para ellas era como estar en el infierno.
    Cuando llegaron a la escuela, entraron al salón, tomaron sus asientos, lo bueno fue que llegaron a tiempo porque a los 5 minutos llego el director con el nuevo profesor, quien era alto, de cabello corto y negro y ojos azules, su piel era pálida, y como le habían dicho a Sango era muy atractivo; al lado de este se encontraba el nuevo alumno, este tenia cabellos plateados, así es, era Inuyasha, quien se veía muy molesto por algo; cuando fijo la vista a los alumnos se encontró unos ojos chocolate, se quedo viéndolos fijamente, al mismo tiempo esos ojos chocolate miraban a esos ojos dorados, era como si se perdieran en la mirada del uno al otro.
    Inuyasha sonrió pensando en que tal vez no había sido una mala decisión la que había tomad; mientras la seguía viendo.
    Continuara…
     
  2.  
    Mialove

    Mialove Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    113
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Una Eternidad Juntos
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    40
    Re: Una Eternidad Juntos

    Se me olvido poner un comentario...
    Escribi esta nueva historia porque ultimamente he leido muchos libros de vampiros y quise hacer una historia
    sobre estos con mi serie favorita.
    Espero que les guste
    nos vemos
     
  3.  
    Mialove

    Mialove Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    113
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Una Eternidad Juntos
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    2116
    Re: Una Eternidad Juntos

    Capitulo 2
    El director, quien era alguien ya bastante mayor, su cabello estaba canoso y era corto de estatura. Presento al nuevo profesor de historia, cuando los alumnos guardaron silencio.

    -Les presento al nuevo profesor de Historia, Miroku Urata.-les dijo con seriedad después se volteo a Miroku.- Profesor, estos son sus alumnos de quinto, lo dejo para que se conozcan.- ya se iba, cuando recordó algo y volvió a verlo.-Le encargo que presente al nuevo alumno.- dijo y salió por la puerta.

    -Bueno, como ya ha dicho el director, voy a ser su nuevo Profesor de Historia.- dijo con una sonrisa, que encantó a las alumnas.- Estudie en la Universidad de Tokio, posteriormente hice una maestría en Harvard, no estoy casado, estoy totalmente disponible.- seguía diciendo con una sonrisa mientras los alumnos se quedaban sorprendidos.- Y eso es todo sobre mi, por favor alumno nuevo preséntese.

    -Mi nombre es Inuyasha Taisho, acabo de mudarme aquí de Francia, espero llevarme bien con ustedes.- dijo con sonrisa que hizo que las chicas suspiraran, mientras que los chicos lo miraban con desconfianza.-

    -Muy bien, ahora te asignare un asiento.-viendo si estaba un asiento disponible en todo el salón y lo encontró.- Siéntate atrás de la señorita de cabello azabache.- le dijo con una sonrisa media burlona.-

    -Esta bien, profesor Urata.- le lanzo una mirada muy molesta casi asesina, sabia que lo había hecho a propósito.-

    Mientras caminaba para dirigirse a su asiento, murmuraban todas las chicas acerca de lo guapo que era, deseaban que ya fuera el receso para hablarle, también maldecían no estar en el lugar de Kagome, mientras esta se ponía cada vez mas nerviosa y su corazón latía a mil por hora, era como si se le fuera a salir; Inuyasha quien escuchaba todo, debido a lo que era, desde los latidos de los corazones de todos los que estaban ahí, en especial unos que se robaron su atención, hasta lo que murmuraban, pero a la vez se le estaba haciendo agua la boca, estaba empezando a sentir sed, se sentó en su asiento y sacudió la cabeza, pensando en que tenia que alejar ese sentimiento.

    La clase empezó y así le siguieron otras tres, hasta que llego el receso, los alumnos empezaron a salir del salón, mientras que algunas chicas rodeaban el asiento de Inuyasha, pero él no les prestaba atención, vio como ella salía del salón platicando con su amiga, en ese momento pensó que debería buscar a cierta persona o mejor dicho a cierto profesor, se disculpo con las señoritas como un buen caballero y lo empezó a buscar por toda la escuela hasta que lo encontró, bebiendo de una chica, el se molesto, así que se acerco.

    -¿Se puede saber que haces?- dijo el recién llegado.- Alguien te puede ver y nos meteríamos en problemas.

    -Pero es que el sol, me ha empezado a molestar, ya déjala y no te olvides borrarle la memoria.- dijo algo molesto.-

    -Esta bien, eres un aguafiestas.-dejo a la chica, haciendo que lo mirara.- lo siento hermosa, pero vas a olvidar lo que has visto en los últimos 20 minutos y vas a ir con tus amigas, ya estas contento.-voltio a ver a su amigo, y la chica se iba.-

    -Si y ya te he dicho mil veces, que si tienes sed traigas una botella de sangre, esto va a salir muy mal, no debimos a ver venido hasta aquí.- tenia miedo de que algo pudiera pasarle a ella.-

    -Oh vamos, Inuyasha. No me digas que no te alegra volver a verla, porque yo si, es decir ver a mi chica, yo si me siento muy feliz.- sonrió con algo de nostalgia.-

    -Si, claro, me lo dice alguien que coquetea con cada mujer que se le cruza. Olvídalo, si estar cerca de ella puede ser mucho mas peligroso de lo que crees, te lo digo porque también no debes entablar con tu chica. Sabes muy bien a lo que venimos.- dijo mirándolo muy seriamente.-

    -Sabes lo he pensado muy bien en los últimos años, lo siento amigo, sabes que apoyo todo lo que has hecho hasta ahora, pero yo ya no puedo permitir ella muera por soledad otra vez, así que voy a proponerle que se una a mi, aunque se que la condenare, pero no puedo verla morir otra vez, igual tu sabes lo que haces.- le dijo el chico de la mirada azul.-

    -Pero Miroku, se lo doloroso que es, pero yo no puedo condenarla a lo que soy, voy a protegerla.- dijo con algo duda, porque no estaba seguro de que si iba a poder hacer eso, debido a sus sentimientos.- Voy a dar una vuelta, ah y no se te olvide, que esta noche empezamos nuestra investigación.-dio media vuelta y se fue.-

    -Inuyasha, soy tu amigo, pero debes superar el pasado, olvidarlo, y sobre todo dejar de odiar tanto lo que eres, y darle una oportunidad al amor, no debes decidir por ella, tal vez ella quiera estar contigo para siempre.-dijo viendo que se iba, sabia que lo había escuchado, suspiro.-
    ….

    En otro lugar mismo de la escuela, en las sombras de un árbol estaban Kagome y Sango, disfrutando de su almuerzo, de la brisa que producía el árbol, estaban en silencio pensando en los hombres nuevos que estaban en la escuela, la que rompió el silencio fue Sango.

    -¿Qué me dices del nuevo alumno, Kagome?, ¿es muy guapo, no?.- le dijo sonriendo, viendo como su amiga se ruborizaba y como vio que no contestaba siguió hablando.- Pues yo digo que si, pero no es mi tipo. Pero el profe Miroku esta muy muy bueno como para comértelo a besos y llevártelo a…

    -Sango!!.- sorprendida de que ella dijera eso.- de verdad te gusto.- era un afirmación.-

    -Sip!. Siento que ya nos hemos conocido, debo estar muy cegada por su indudable belleza y que me dices, tu? Lo tienes atrás.

    -No entiendo, de que te tengo que decir, además es imposible que se fije en mi, es demasiado apuesto para mi, mírame.- es cierto, eso pensaba ella, como alguien como Inuyasha se podría fijar en ella.-

    -Ay, amiga eres la mas hermosa de la escuela y popular, no veo porque no habría de fijarse en ti.- le dijo con una sonrisa.- Iré por un jugo, ¿quieres uno?.- a lo que la chica asintió y esta se fue a la café.-

    Kagome se recargo en el árbol, cerrando sus ojos y pensó, ella también sintió como si ya conociera a Inuyasha, y cuando lo miro, esos hermosos ojos, estaba segura que él también la había visto, pero cuando se sentó justo detrás de ella, se sintió muy nerviosa y también hubo otro sentimiento que no pudo descifrar no supo si fue miedo u otra cosa. Abrió los ojos y miro las enormes ramas, le recordó cuando era niña y escalaba para poder ver mejor, se dijo así misma que aun era joven y que podría hacerlo de nuevo así que sonrió, se levanto y empezó a escalar hasta llegar a una rama bastante ancha como para sentarse, y así lo hizo la brisa era mucho mejor ahí arriba, volaba sus cabellos, empezó a ver su alrededor a todos los alumnos que había, todos disfrutaban del receso antes volver a las fastidiosas clases, en ese momento fue cuando lo vio parado en uno de los corredores que daban al jardín de la escuela, estaba también entre las sombras, en ese momento se dio cuenta de que él también la estaba mirando, no dejaba de verlo pensó en que era perfecto, tenia un hermoso cabello aunque su color no fuera el más común pero eso no le importo, esta vez observo más su cuerpo, lo tenia muy bien formado era un completo dios, hecho de carne y hueso, se pregunto como seria besar sus labios, sintió sus mejillas arder.

    Sin darse cuenta de cómo sucedió, se había hecho para atrás posteriormente espero a que cayera, pero nunca sucedió, solo sintió como unos brazos fuertes la tomaban, había cerrado los ojos pero ahora los comenzaba abrir, se encontró con esos ojos dorados, de nuevo sintió que volvia a perderse en ellos, eran tan hipnotizantes.

    -¿Estas bien?.- dijo él algo preocupado.-

    -s..si gra…gracias.- ella tartamudeo, que le pasaba ella jamás había tartamudeado cuando platicaba con un chico.-

    -Me alegro.- le sonrió dulcemente.- que hacías arriba?

    -Disfrutaba del aire y la vista, como cuando era niña.- esa sonrisa le había quitado el aliento, y todavía estaba en sus brazos, de pronto miro sus labios y se sonrojo.- que hermosos ojos tiene.- dijo en voz alta sin querer, viendo de nuevo esos ojos.-

    -Dijiste algo?.- Haciendo como si no había oído, pero una infinita alegría lo invadió.- tu eres la chica que se sienta delante de mi verdad?.- como si eso no lo hubiera notado antes.- como te llamas?

    -Kagome, así me llamo.- se sintió como una tonta.-

    -Hermoso nombre.- le volvió sonreír, no quería soltarla, hacia mucho, mucho tiempo que no la tenía así.- ten mas cuidado la otra vez, te podrías hacer daño.- acercándola mas a él, su olor no había cambiado lo percibía.-

    - Si, te lo prometo.- le sonrió, quería seguir en sus brazos pero algo se le hacia que esto iba muy rápido ya que no eran nada.- este…me podrías bajar.

    -Claro, lo siento.- también le sonría.- bueno te veo en el salón.- poniéndola en suelo.-

    -Si.-suspiro, le recorrió un escalofrió, no lo había notado antes por mirar sus ojos, ese abrazo se sintió muy frio, no pensó que tal vez fue su imaginación, alguien como él tenia que ser muy cálido. Volvió a sonreír.-

    ….
    En otro lugar, la habitación estaba muy oscura y dentro de esta se escuchaba suspiros y gemidos de placer, inundaban la habitación hasta que se escucho un grito de dolor y el olor de la sangre abundo en todo el lugar. Se escucho que tocaron la puerta.

    Adelante.- dijo un hombre.-

    Todo esta listo para esta noche señor.- dijo otro hombre.-

    Muy bien.- sonrió con malicia.- hasta cargo de desaparecer el cuerpo, y que pase la siguiente, aun tengo hambre.

    Continuara……
     
  4.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Puntos en trofeos:
    38
    Pluma de
    Escritora
    Re: Una Eternidad Juntos

    hola n_n
    me gusto mucho tu fic, sobre todo porque Inuyasha es un vampiro, al igual que Miroku, pero a mi perecer ellos tomaron las desiciones equivocadas con respecto a sus amores de antaño,pero me alegra que al menos esta vez Miroku se ha decidido a permanecer para siempre con su verdadero amor (osea Sango),espero Inuyasha siga el consejo de Miroku y esta vez la deje elegir a ella, su gran amor (osea Kagome); tengo unas dudas quiero saber quien es el hombre que ordeno desaparecer el cuerpo,(aunque tengo mis sospechas ) y que paso con Sesshomaru y Kikyo????
    en fin suerte con la continuación!!!
     
  5.  
    Mialove

    Mialove Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Febrero 2006
    Mensajes:
    113
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Una Eternidad Juntos
    Total de capítulos:
    4
     
    Palabras:
    44
    Re: Una Eternidad Juntos

    Hola miko!!! Te informo que ya no continuare la historia aqui en cemzoo debido a que no ha tenido
    suficiente "publico", la continuare en fanfiction.net, para que la sigas desde ahi.
    bueno espero verte por alla
    nos vemos
     
  6.  
    windmiko

    windmiko This is war

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2008
    Mensajes:
    862
    Puntos en trofeos:
    108
    Pluma de
    Escritora
    Re: Una Eternidad Juntos

    Por petición de escritor cierro, si ya no continuaras la historia en esta discusión ya no tiene caso que siga abierta.
     
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página