1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso
  3. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Drabble Fanfic - Tu mirada.

Tema en 'Pandora Hearts' iniciado por Tomoee, 12 Mayo 2013.

Cargando...
  1.  
    Tomoee

    Tomoee Elfases de los bosqueses Espectroses

    Virgo
    Miembro desde:
    31 Octubre 2007
    Mensajes:
    2,193
    Puntos en trofeos:
    501
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Tu mirada.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    569
    Me faltan 10 capítulos para ponerme al día con el manga. Aclaro.

    Fandom: Pandora Hearts
    Palabras: 427
    Personajes: Vincent, Ada.
    Advertencias: Nada, creo xD


    ----------------------------------------


    Con una sonrisa retorcida, miró como ella seguía su camino hacia él sin titubear y con tanta alegría… esa mujer sí que fastidiaba.

    ¿Envidia? No lo creía, era más que nada cierta molestia ante tanta paz, y con qué tranquilidad tomaba las cosas. Sin embargo, los sentimientos revueltos dentro de él acabaron por darle la firme idea de arrastrarla hasta su nivel.

    —Siempre tan tímida—comentó ante el silencio de Ada, mientras que con cierta dulzura acariciaba una de sus manos para después brindarle un beso. Sus ojos miraron a la chica con más de un sentimiento, y ella no hacía más que ruborizarse ilusamente ante su cercanía.

    La mirada de Ada era tan dulce que no había mayor emoción para Vincent que poder ver en la misma odio, coraje y el deseo por abrirse camino ante el rechazo…

    …. Pero ella no sabría lo que era eso, viviendo en su mundo soñado, amada y llena de comodidades en su vida. ¿Cómo era posible ver a una persona así? Le enfermaba.

    Las cosas se iban dando de manera paulatina, y con una atmósfera de cierta paz, mientras ella le conducía por un camino más que alegre en el jardín de los Bezarius, y él, aunque tenía la mirada fija en ella, no podía evitar analizar aquél lugar, cuando sin pensarlo, la imagen de Gilbert apareció ante sus ojos, mirándolo fijamente y con los ojos cargados de sorpresa y otros sentimientos más.

    La cara de Vincent se tornó súbitamente desilusionada, junto con una mueca aniñada de desanimo que se dibujó en sus labios… pensar que sólo había sido su imaginación, ya que Gil no estaba ahí.

    —¿Qué ocurre? —inquirió Ada mirando aquella expresión distinta en el rostro de Vincent.

    —No es nada, miraba el hermoso jardín—mintió sonriente, mirando con más interés a la joven rubia—si esta bella señorita mirase con los ojos que yo miro, vería que todo parece más interesante—afirmó deteniéndose en medio del recorrido.

    —Seguramente—dijo con cierto aire pensativo y expresión soñadora. Una sonrisa dulce apareció dedicada a él, con una mirada de admiración—ojalá un día pueda mirar como Vincent lo hace.

    Una alegría retorcida apareció en su rostro, y la sonrisa que seguía teniendo sin desvanecerse, se había vuelto aún más ancha y con ojos llenos de ansiedad.

    —De eso me encargaré, confíe en mi, linda Ada—musitó acercando su frente con la de ella, dejando una abrumadora cercanía.

    Y ella con toda seguridad, quiso creer en él, con una esperanza digna de un niño. Ciega, y cargada de ilusión.
     
    • Me gusta Me gusta x 3

Comparte esta página