1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Rutina [CCS]

Tema en 'CLAMP' iniciado por Nienor, 29 Mayo 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Nienor

    Nienor Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    10 Enero 2009
    Mensajes:
    111
    Puntos en trofeos:
    108
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Rutina [CCS]
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    954
    Rutina [CCS]

    Debo contribuir a promover mi OTP de CCS, este trabajo va con tal propósito. Gracias a Ale Withlock por betearlo.

    Título: Rutina.
    Summary: Puedo distinguir cuando quieres o no. Lo sé mejor que nadie, querido Syaoran.
    Pareja: EriolxSyaoran, unilateral SyaoranxSakura.
    Clasificación: T.
    Advertencias: Yaoi, algo de abuso de fluff.
    Género: Fluff.
    Cantidad de palabras: 816.

    Rutina

    No podría llegar ni con el estúpido deportivo de su compañero de vivienda. Veinte minutos tarde en la convulsionada Tokio eran una clara sentencia de muerte, y el simple muchacho chino no estaba preparado para lidiar con situaciones límite en su primer día de escuela. Ya tenía bastante con soportar los extraños gustos de Hiragizawa para el desayuno, el cocinarle y tratar de salir temprano a la vez.

    En parte, claro, era su culpa. ¿Quién le ordenaba servirle de cocinero al inglés?

    —Syaoran, deja de hacer eso. No me dejas leer el diario.

    Refunfuñó por lo bajo, alegando al increíble egoísmo del otro en palabras que no usaría frente a su mejor amiga, Sakura. De seguro ella estaba preocupada por su retraso, pues él pertenecía a la clase de chicos que se esperan al maestro y no al revés. Pero, eso no era algo que le importase al inglés, tan fresco como siempre enfrascado en su jugo matutino de toronjas.

    Sí, toronjas. Eriol Hiragizawa era el único ser que conociese que prefiriese toronjas en el desayuno; así que preparar el estúpido jugo también caía en sus manos.

    —Syaoran —se quejó, adoptando un tono casi caprichoso—. ¿Podrías dejar de andar así y dejar esto un desastre? Son las siete de la…

    —¡Ya lo sé, ya lo sé! —interrumpió, abrumado con la sombra de una jaqueca—. ¡¿Podrías callarte por un minuto!, ¡ya que esto es tu maldita culpa para empezar! —vociferó, metiendo los útiles a la mochila a la vez que intentaba buscar con la mirada su corbata. Estúpido Hiragizawa.

    —Ilumíname, querido Syaoran —agregó, despreocupado y divertido— ¿Qué es mi culpa?

    —¡Que tu enorme cabezota no sepa distinguir el significado de ‘no quiero’ y ‘me molestas’! ¡Si te place hacerme la vida imposible, pues es tu problema, no mío! —prensó el puño, dejándose llevar más de conveniente—. ¡No tengo nada que ver contigo!

    Bien, no pensó en pronunciar tal frase realmente; mas al hacerlo las palabras surgieron solas de su malestar y la expresión de Eriol flaqueó, impredecible. ¡Pero, era cierto! Le había dicho mil veces que no podía… acompañarlo en días de semana; sin embargo, el extranjero utilizaba los artificios más malévolos para hacerlo ceder y estas eran las consecuencias: discusiones eternas en las mañanas y humor extraño hasta que hiciesen las paces, luego el ciclo vicioso se repetiría y Sakura tendría que esperarlo en la estación, de nuevo.

    Genial, ahora él estaba molesto, o raro; lo que fuere que pensase el inglés en este momento sería –por consiguiente– su responsabilidad.

    —Y-ya tengo que irme. —musitó, detestando el silencio de ultratumba siguiente. Tal vez había sido muy drástico— Yo…

    —Sí, puedo.

    Lo miró, sin comprender— ¿Uh?

    Cuando los ojos zafiro decidieron asesinarlo lentamente, olvidó a la pequeña Kinomoto y el resto de tareas que nublaban su cerebro. Desconociendo el por qué, se sonrojó ante la intensa expresión de dura congoja en las pupilas azules. Intentó hablar, mas su lengua le jugó una mala pasada antes de tragar en seco.

    —Puedo distinguir cuando quieres o no. —una sonrisa zalamera apareció en el rostro del albino—Lo sé mejor que nadie, querido Syaoran.

    Un destello de espacio, su percepción menguante y un par de fuertes brazos encerrándolo sin escape entre él y el muro de concreto al lado de la puerta. Cómo había ocurrido o por qué su ira yacía esfumada en el trabajoso respiro que no evito soltar. Se estremeció, la mano del pianista rodeo su cintura, delineando la suave piel de su espalda.

    Reprimió un gemido, buscando dominarse muy en vano ¿Cuándo había logrado rechazar el tacto ajeno rasgando su voz en gritos de ansiedad?

    —¿Ves, Syaoran? —musitó, tomando su mentón para besarle— En este momento, aunque lo niegues… sé que quieres. —no podía pensar en respirar y calmarse al mismo tiempo, su cuerpo se fundía presuroso en la figura elegante de Hiragizawa y un sonrojo violento entorpecía sus reacciones. Dejó que la lengua ansiosa recorriera la suya, aferrándose a su antebrazo en búsqueda de soporte.

    Era por esto que nunca le era posible negarse. Eriol Hiragizawa rompía todas sus barreras con un sólo toque, y sus besos abrían sendas profundas en su memoria creando lazos bajo un juramento carmesí. Bien podría quejarse mil veces de sus costumbres aristócratas, pero el que le dejara…

    No soportaría que le dejara.

    —Pero… has sido muy malo —soltó un quejido casi felino de inconformidad, los labios repentinamente secos y la mirada anhelante— debería castigarte… ¿No lo crees?

    Su mano febril se sostuvo agonizante de su chaqueta, avergonzado de los escalofríos en su espina dorsal ante las manos blanquísimas recorriendo el límite de su cadera y su cintura, a la vez que besos ansiosos recorrían su cuello deshaciéndose de la molesta camisa de preparatoria. El tiempo, olvidado y sus inútiles quejas fundidas en gemidos lastimeros.

    Y sí, lo odiaba. Detestaba saber cuán bien se sentían esos castigos
     
  2.  
    Pami

    Pami Guest

    Acuario
    Miembro desde:
    Mensajes:
    0
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Re: Rutina [CCS]

    Síiiii, castigo >w<!
    ¿Por qué no relataste el castigo ;___;?

    Ya te dije que lo amé, me encantó el trasfondo de vivir juntos y pobre Syaoran siendo el sirviente personal de Eriol xD!
    ¿Cómo a alguien puede gustarle un jugo de toronja...?
     
  3.  
    cindyhyuuga

    cindyhyuuga Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    21 Noviembre 2008
    Mensajes:
    314
    Puntos en trofeos:
    184
    Pluma de
    Escritora
    Re: Rutina [CCS]

    Wow!!
    que hermoso...
    Concuerdo con pami. ¿Por qué no relataste el castigo? No es que sea una adicata al yaoi ni mucho menos pero jujuju n.n
    Ese Eriol no, no que mal hacer "sufrir" asi a mi syaoran, pero bueno el lo quiere... juju
    By.-cindyhyuuga
     
  4.  
    Nienor

    Nienor Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    10 Enero 2009
    Mensajes:
    111
    Puntos en trofeos:
    108
    Pluma de
    Escritora
    Re: Rutina [CCS]

    Pami. ¡Aún no puedo hacerlo~! <3. No es que no quiera, obvio que sí; es cuestión de mi poca experiencia xP. ¿Toronjas? Ah, recuerdo de donde me vino la idea xD. En ese momento se me vino a la mente un personaje de una novela peruana que desayunaba toronjas; y siendo Eriol tan excéntrico... no me pareció imposible x3.

    cindyhyuuga. De verdad, necesito aprender a redactar ese tipo de "castigos".
     
  5.  
    Mr Fey

    Mr Fey Usuario popular

    Sagitario
    Miembro desde:
    8 Septiembre 2007
    Mensajes:
    731
    Puntos en trofeos:
    218
    Pluma de
    Escritora
    Re: Rutina [CCS]

    No veo a Eriol tomando jugo de Toronjas, pero kya!, fangirl!, me gusta, me gusta, me gusta.

    Yo también hubiera querido que relataras el castigo.
    Todas sabemos que Syaoran dice que no, pero piensa que si.
    ::L: Fue tan tierno el hecho de vivir juntos y que el pobre Li sea su chef personal. Eriol es malvado hasta con su amante.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página