1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Long-fic de Naruto - Fanfic - Reencuentros inesperados

Tema en 'Naruto' iniciado por DegelDKG, 10 Octubre 2014.

Cargando...
  1.  
    DegelDKG

    DegelDKG Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2014
    Mensajes:
    122
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Reencuentros inesperados
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    5699
    Hacia cinco años que no se veían. Ella va en la universidad y esta comprometida con Kankuro un gran y famoso empresario. El, esta haciendo su profesion en el extranjero. Ya sea casualidad o destino ¿Que pasaría si se encontraran de nuevo? [NejiTen] [NaruSaku]

    ________________________________________

    RECUERDOS

    -Hola -comento con inseguridad, no propio de ella, pero algo le hacía actuar así.

    -Hola…-Dijo con extrañeza rotunda, se le podía escuchar a leguas

    -Qui-quiero hablar contigo, es un tanto importante.- Mencionó con miedo. Su boca le temblaba como si quisiera decir algo, pero las palabras no le salían. –Te espero en el Rock's Street a las seis en punto.

    -Si…-contesto con monotonía, como si se tratase de algo muy aburrido

    -¿¡Por qué no dices nada!? –Grito un tanto alterada por el silencio como respuesta –como quieras –resoplo y colgó.

    De ahí se hecho un tanto fastidiada al cómodo sofá que estaba en el pequeño departamento que había rentado un poco después de haber ingresado a la universidad.

    «…Esta es una prueba de todo lo que puedo ser… Nada» -Pensó con amargura.

    Decidió levantarse de la comodidad del sofá, y se dirigió hacia la pequeña cocina, al lado el refrigerador estaba, del cual saco un par de huevos, salchicha y leche, empezó a preparar el desayuno, y mientras freía los huevos junto con la salchicha empezó a recordar en todo lo que había ocurrido hacia años.


    -

    --

    ---

    Eran jóvenes, lo único que les importaba era divertirse como cualquier chico normal, estaban pasando una etapa de sus vidas, tal vez una de las más duras conocidas como la adolescencia. Habían pasado a la preparatoria. Un nuevo destino les marcaba a ella y a sus amigas ya que, les toco en diferentes preparatorias.

    Era el día, ella días antes preparo un cuaderno en una mochila muy sencilla, lo necesaria para llevar solo útiles nada más. Su uniforme ya estaba planchado.

    Era la primera vez que se cambiaba de escuela, era un tanto difícil, se sentía nerviosa, era muy social, pero se sentía nerviosa. Se vio en el espejo y se sonrió. En poco tiempo ya estaba desayunada, bañada y cambiada solo faltaba peinarse, se veía en el espejo y sonreía, empezó a peinarse. Su peinado era poco común ya que formaban dos chonguitos. Eran curiosos.

    Al fin estaba lista para partir a la gran preparatoria: Konoha.

    Se subió al autobús que se dirigía a la escuela, ahí encontró un asiento solo y se sentó del lado de la ventana y así poco a poco se iba llenando el autobús de estudiantes, hasta llegar a su destino, la preparatoria.

    Era una preparatoria de paga, nada del otro mundo, pero era mucho más sencilla de lo que estaba acostumbrada, pero a ella en realidad no le afectaba ya que era una chica sencilla, es más le asentaba bien, se sentía muy cómoda.

    Al fin habían llegado a la gran preparatoria, la cual tenía una fachada interesante y en la cual predominaba el azul y el blanco

    «Linda combinación» -Pensó, con algo de curiosidad

    Abrieron la puerta de la escuela a lo cual todos los alumnos entraron, bueno, casi todos ya que algunos se quedaban esperando a sus amigos.

    Entraban abrazados unos de otros al parecer ya estaban conectados desde años pasados.

    Se sentía nerviosa, pero ella quería aparentar tranquilidad como si nada pasase en esos momentos, no quería aparentar esa mirada incrédula como lo solían hacer todos los novatos.

    -

    --

    ---

    Los huevos ya estaban listos, la leche la sirvió en un vaso de vidrio transparente a ella le gustaba la leche fría y simple, la leche que ella tomaba era de sabor muy diferente así que tenía un sabor dulce, como si le echara dos cucharadas de azúcar.

    Empezó a leer su libro y a desayunar, mañana en la mañana le tocaría examen de algebra y no quería reprobarlo, no como la última vez. Respiro profundamente y empezó a echar un vistazo a los temas y resoplo. Volteo hacia el estante de libros ahí en la esquina, vio una foto de sus amigos en la preparatoria, era tan feliz en esa etapa, era en la cual empezó todo. Una pequeña sonrisa ilumino su rostro. ¡Ah como quería que esos viejos tiempos regresaran! Era tan feliz, no necesitaba nada más.

    -

    --

    ---

    Entro al salón de clases, examino con la vista rápidamente los lugares y las personas las cuales estaban sentadas ahí. Encontró un lugar vacío a lado de una chica y dos atrás de ella. Las bancas eran de dos personas.

    -Hola ¿Cómo te llamas? – dijo ansiosa por saber la respuesta, se podía notar a simple vista que estaba nerviosa. –Yo me llamo Marno.

    Parpadeo un par de veces ya que era muy extraño para ella presentarse así como si nada, En pocos segundos la chica llamada Marno había agarrado mucha confianza –Hola yo me llamo Tenten, mucho gusto.

    - Ella es Gao y ella es Anne.

    -Hola. –Respondió con un tanto de inseguridad a las miradas curiosas por querer saber su nombre –Soy Tenten –Saludo con una sonrisa muy, muy amplia en su rostro, sabía que iba ser algo nuevo y diferente.

    Pasaron casi dos meses el grupo la había elegido como su representante lo cual jamás había pasado, ni siquiera en el jardín de niños, era tan sorprendente como la vida le dio la vuelta, se sentía bien, aunque igual era un tanto abierta con sus pensamientos y palabras, de vez en cuando ‘metía la pata’

    En ese tiempo ya tenía en el salón más de dos admiradores, lo cual en etapas pasadas jamás le hacían caso los chicos. Y aparte se había hecho la mejor amiga de uno de los más cotizados de la escuela, Naruto. Vaya si que era la envidia de varias chicas si no es que de la mayoría. Nada podía ser mejor que eso, aunque aun no conocía muy bien a todo el salón ella trataba siempre de caerles bien.

    -

    --

    ---

    Había llegado a su límite ya no le cabían mas números, ni análisis de ellos, no era su fuerte matemáticas ni sus derivados, de hecho siempre las había odiado ¿Y quién no? Bueno solamente uno que otro las amaba, pero ella las ¡DETESTABA! Necesitaba distraerse con algo rápido y ya. No podía soportarlo más, moriría de aburrimiento.

    Hizo memoria, quería seguir recordando los viejos tiempos, así que recordó que había un álbum que guardaba con mucho recelo, era un álbum en el cual venían todos sus recuerdos de la preparatoria de todas a todas, busco en el cajón de un pequeño escritorio. Justo ahí estaba un álbum color hueso con un panda de adorno en la portada.

    -¡Te encontré! –Dijo con suma alegría empezó a hojear el álbum, las primeras dos hojas eran de escritos de sus viejos amigos, los leyó y empezó a reír de tantas cosas que decían. Hasta que por fin hojeo a la tercera hoja, ahí se cayó una rosa seca.

    Se impresiono, no se acordaba de aquella rosa tan especial, la recogió con mucho cuidado, sonrío melancólicamente hacía mucho tiempo que no lo veía, que ni siquiera hablaba con el habían pasado casi 5 años.

    -Neji… –Susurro. Sonrío melancólicamente

    -

    --

    ---

    -¡Chicos su proyecto será de una semana, una línea del tiempo será del cincuenta por ciento de su calificación y si ganan el concurso, que también va ser un concurso, exentaran el primer parcial, del primer semestre…así que suerte! –Comento el maestro con entusiasmo –Así que enumérense y formen su equipo.

    Los chicos se enumeraron y formaron equipos. Había 6 equipos con 6 temas repartidos. Tenten se quedo en el equipo 3. Ella era la que mas resaltaba entre los integrantes Ya que empezó a organizar el equipo. Fue el primero en organizarse y tener el tema bien definido.

    Ese fue el problema, el equipo de Tenten lo tenía todo pero todos los demás no… El maestro se dio cuenta de ello y amenazo a los alumnos de reprobarlos si no tenían la información para al siguiente día.

    Tenten, al igual quevarios chicos que apenas y conocía eran ‘jefes’ de los equipos.

    - Bien será mejor organizarnos para hoy, para así quedarnos y terminar el trabajo. –Sugirió uno

    - Si, pero lo necesitamos imprimir, aquí si hay pero… tendríamos que tener mayor presentación –Esta vez había hablado una chica bastante bajita, a pesar de eso tenía un sorprendente liderazgo.

    - En mi casa lo pueden hacer, es más si quieren vayamos hoy a mi casa, está cerca, a escasos minutos caminando.

    - Estaría bien, pues vayamos a la hora de la salida…al fin hoy salimos temprano. –Comentó Tenten –Pero… ¿No habrá problema con tus padres?

    - No. –Contesto el chico que ofreció su casa para terminar el trabajo.

    Todos fueron a la casa de aquel chico, el cual lucia siempre tranquilo, les dio confianza. En el camino iban bromeando, platicando y conociéndose un poco más. Al parecer todos se llevaban bien. Solo uno parecía un poco distante, que iba hasta atrás de todos, su nombre era Neji Hyuga. Siempre tan serio y apartado, no era normal para un chico de su edad. De alguna forma a Tenten le llamó la atención la actitud de Neji, de vez en cuando lo miraba fijamente.

    -¿Sucede algo? –Le pregunto en un tono frío.

    Ella no supo qué hacer, nunca le habían preguntado cosa tan más directa, tardo en dar respuesta –No, nada…-Volteo a ver el camino. Realmente le daba mucha curiosidad ¿Por qué era tan frío? –Neji…-Detuvo su caminar para que el la alcanzará -¿Por qué eres tan frío? –Era inevitable. La curiosidad había matado al gato –Todos son muy agradables –Le sonrió.

    La volteo a ver con un arco muy pronunciado en su ceja, que niña tan más curiosa, pero a él le molestaba que se metieran en su vida privada. Torció la boca –Así es mi carácter…- Se limito a decir cruzando los brazos.

    Le sonrió encantadoramente –Eres guapo para traer siempre una mueca de desagrado…-Se echó a correr para alcanzar a los demás –Si quieres conseguir a alguien debes de sonreír más… -Fue lo único que le dijo, antes de alcanzar a los demás. No sabía qué era lo que le pasaba, jamás había hablado con él ni mucho menos, claro era serio, pero a ella le empezó a dar un poco de curiosidad, le parecía lindo, no sabía que era…

    Era de noche y ya habían terminado el trabajo, para ella era increíble lo rápido que se había pasado el tiempo pero por alguna razón no se quería separar de aquel chico que apenas había conocido, sentía atracción.

    -Tal vez solo me cayó bien –Ese era su pensamiento, pero no lo podía dejar de ver.

    -

    --

    ---

    -Esa fue la primera vez que nos vimos…–Se dijo para sí misma – Es cierto sonriendo te veías mejor –Sonrió traviesamente al recordar el gesto de reproche que hizo al recibir el comentario de su parte años atrás.

    Se sentó en el sofá y aun lado dejo la rosa, aun lado de ella. Siguió hojeando ese álbum.

    Estaba con Naruto –Un chico alto delgado, con el cabello rubio y ojos azules, muy hiperactivo y tonto, pero muy buen amigo, aun seguían en contacto.Era uno de los más populares, en la preparatoria–Su mejor amigo. A lado estaba Sakura al igual que Naruto su mejor amiga de la preparatoria, y la novia actual de Naruto.Ella era blanca, su piel parecía nieve, sus ojos eran un verde esmeralda, cabello largo, sedoso y rosa. Era muy bonita, casi todos morían por ella, pero no era por lo boinita si no era por la espontaneidad que ella tenía, inclusive Neji estaba cayendo por ella.

    Le seguía Neji abrazado de Tenten. Y él con una sonrisa, estaba feliz.

    Siguió hojeando y ahí estaban todos los recuerdos que podían comprobar que ellos dos fueron los más felices estando juntos.

    Tenten observo en especial una foto en la cual ella estaba colgada del cuello de él. Ahí sonreían los dos plenamente. Neji era de la clase de personas que no sonreía, pero cuando sonreía, en serio estaba feliz. Los dos estaban tan felices.

    Tenten saco esa foto y la siguió observando durante unos minutos, perdiéndose en los ojos de Neji, no sabía lo que tenían pero cada vez que los miraba, se hipnotizaba. Eran de color perla, unos ojos poco comunes, no sabía cómo describirlos. Su piel blanca pálida, casi como nieve. Su cabello era largo amarrado en una coleta baja y era castaño. Con sus dedos acaricio la foto donde ellos dos estaban. -¿Por qué tuvo que terminar todo así? –Susurro en un tono de resignación. A sus veintidós años, casi veintitrés sabía que era más que imposible tratar de traer los recuerdos a su realidad. Eran buenos tiempos. De alguna forma, siempre que recordaba esa etapa, lo extrañaba.

    -

    --

    ---

    - Hola Neji –Dijo con un poco de timidez, no propio de ella, pero ¿Quién no se pondría nerviosa al tratar de hablarle al chico que te gustaba?

    -Hola…-Dijo un tanto cortante

    - Ummm…creo que nos toca trabajar juntos…

    -Si

    - Entonces junto con los demás haremos el trabajo de investigación de la gran presa, ese es el centro turístico, yo ya fui una vez ahí, es muy bonito… -comento con entusiasmo

    -Sí, claro. –Realmente le chocaba, que niña tan más empalagosa, cuando hablaba, no dejaba de hablar. Siempre preguntaba cosas que no le incumbían. Pero el Hyuga de alguna manera la necesitaba cerca. Era de las pocas personas que le hablaba. De alguna forma le agradaba su compañía, un poco, casi nada.

    Al fin llego el día deseado, salir de ‘excursión’ con sus amigos y el chico oji perla que desde hace meses llamaba su atención. Era un proyecto de un video y características de esa gran presa.

    Se la habían pasado bien todos juntos, todos eran amigos.

    -Oigan ustedes dos –Se dirigió el joven ‘manda más’ a Neji y a Tenten–Vayan a conseguir información relevante de este sitio, me resulta difícil hablar para la cámara, en cambio Tenten es muy hábil y aparte necesito que alguien la cuide y que mejor que tu Neji.

    Los dos fueron Tenten bromeaba mucho con él, exploraron todo el lugar mientras ‘platicaban’, que la mayor parte del tiempo ella hablaba, solo él respondía con monosílabos. Dentro de ese lugar había un jardín bastante espaciado que parecía un mini bosque.

    -Vaya nunca pensé que hubiera algo así, parecía un tanto tecnológico esto, pero…

    -Si de hecho este lugar fue construido en una montaña, es por eso que es muy alto, pero también quisieron dejar un poco de naturaleza. Vamos allá abajo parece que están dando información. -Neji avanzó hacia abajo era una bajada un tanto larga, sin escaleras sin seguridad, sin nada, pero este no le dio importancia. Al contrario de él, ella si le dio demasiada importancia. Le tenía pánico a esas bajadas.

    Trato de bajar valientemente, pero el miedo a caer se le hacía presente en el temblor e inseguridad de las piernas. –Neji…-Le hablo con timidez

    Volteo con un toque de fastidio. Subió los metros que había bajado con mucha facilidad, y agarro la mano de ella –Bien baja.

    -Si…es que los zapatos, se resbalan con mucha facilidad y…-se trato de excusar –me da un poco de miedo –cerro los ojos y empezó a bajar.

    Habían bajado con éxito 50 metros, ella tenía las manos sudadas del nerviosismo que le provocaba la pendiente pero al fin estaba a salvo.

    -Gracias, ya me puedes soltar de la mano –sugirió un tanto ruborizada. El no respondió nada solo lo hizo y ya, más adelante tenían que pasar un puente colgante ya que abajo había un acantilado, era un tanto extraña esa construcción pero era fascinante, por eso era tan famoso.

    –Aún falta cruzar el puente –le dijo –así que dame tu mano –Ella lo vio fijamente y acentúo con la cabeza, le dio la mano. Tenten de nueva cuenta lo siguió observando, el era muy serio bromeaba poco, pero con ella era totalmente diferente, hasta pudo distinguir una sonrisa en el. Le dio la mano y pasaron los dos agarrados de las manos. Así siguieron durante todo el recorrido. Ella ya no reclamaba nada, es más le gustaba estar agarrada de él, se sentía protegida, había estado ese sentimiento desde aquel día que lo conoció. No sabía lo que era pero se sentía bien.

    Al fin habían recolectado toda la información necesaria los dos estaban exhaustos y llegaron hacia donde estaba el tipo ‘manda más’ y los demás, al parecer nada preocupado, al igual que los demás se estaba divirtiendo.

    - Aquí esta –Neji aventó enojado todas las notas que había hecho a lo largo del recorrido, ahora te toca a ti trabajar. Mientras nosotros dos descansamos ¿Entendido? –Dijo con voz firme a lo que al otro no tuvo otra, obedeció las indicaciones.

    -Tenten –La llamo –Vámonos a descansar un rato en aquel rincón.

    -Si –Dijo un tanto agitada, ella ya no quería caminar, ella quería acostarse. – Y si mejor vamos en aquellas colchonetas. –sugirió

    - Vamos

    Esa parte de la construcción había colchonetas al aire libre, ahí podían recostarse y al lado había una fuente, la cual refrescaba el caluroso clima.

    Ella sin pensarlo dos veces se acostó en aquellas colchonetas, estaba libre, él la siguió e igual se acostó a su lado.

    Sus ojos se estaban cerrando, no podía mas con el cansancio, pero algo la saco de su cansancio, sintió que alguien estaba jugando con sus dos chonguitos.

    - Que peinado tan más raro –Comento divertido

    -Si… gracias –Dijo con sarcasmo.

    Le faltaba una almohada. Ella sin dudarlo y para molestarlo recostó su cabeza en el pecho de él, logro oler un perfume suave, no era maderazo, pero tampoco era dulce era algo fresco. Lo respiro de nuevo. Sus latidos empezaron a ser cada vez más fuertes y se sentía nerviosa. Lo tomo de la mano, no dándose cuenta de las acciones.

    -¿Qué haces Tenten? –Pregunto Neji con extrañeza.

    Tenten cayó en cuenta de lo que estaba haciendo bajo su mirada –Ehmm solo quería ver tu pulsera, es bonita.

    Se levanto y se la quito –Toma, te la regalo. –No la volteaba a ver mientras le ofrecía la pulsera, su actitud parecía indiferente. Pero para que Hyuga regalara algo, significaba que la persona era especial.

    - Ahhh…gra-gracias –Tartamudeo. Sintió como su corazón se volcaba, jamás había sentido algo así, tal vez si le habían gustado muchos chicos antes pero, esa era la primera vez que ella sitia eso, que lo quería. Un pensamiento cruzo por su mente aterrándola «Y si no eres correspondida, como la ultima vez» Eso fue como un golpe en su interior. Sus ojos empezaron a tambalear.

    -Quiero intentar algo nuevo contigo Tenten.

    Ella alzo la cara sorprendida de lo que había escuchado -¿Qué?... ¿Algo nuevo? –Cuestiono sorprendida

    -Sí ¿Qué dices?

    - Yo…no lo sé…tengo miedo a que las cosas vayan mal y terminen mal –se puso su brazo en la cara cubriendo los ojos, estaba meditando, seguía acostada en aquella colchoneta, Neji estaba sentado.

    - … quiero intentarlo…-No la volteaba a ver en lo más mínimo. Sí, era empalagosa, insistente, hiperactiva, ‘poco femenina’, pero se sentía tan bien a su lado. Podría ser que ella le diera lo que siempre había buscado en alguien, a pesar de su corta edad.

    -Neji…-Ella sabía lo que realmente sentía por él y ella era bien correspondida, pero no sabía qué hacer… ¿Qué tal si se enamoraba de mas? ¿Qué pasaría si aquello que iniciaba no funcionaria? –…yo también quiero intentar algo contigo –Es la primera vez que decía un sí.

    -

    --

    ---

    -Duramos así tres años, bueno casi tres años con esa relación aún lo recuerdo. –Lo dijo con voz nostálgica. –Un amor de niños…

    Volteo hacia la pared en un rápido vistazo, vio el reloj.

    - ¡Ya es tarde! –El reloj marcaba las cinco y media. Rápidamente se arreglo y estuvo lista en cinco minutos –Rápido o llegare tarde. –Rápidamente agarro su chamarra negra, el día era lluvioso. Acomodo el álbum en su lugar y la rosa la acomodo con sumo cuidado donde se encontraba.

    «Neji…Neji…Neji…» Era en lo único que pensaba, era en lo único que cabía en su pensamiento eso ocupaba la mayoría de su razonamiento, no paraba de pensar en ese nombre.

    -Maldición –Mascullo entre dientes -¿Por qué diablos apareces en mi pensamiento de repente, así como así…?-susurro «Es el que has querido de verdad» -Una vocecilla dijo eso en su interior «Aun vive en ti, vive en tu destino…¿Y en el aun vivirás o serás un vago recuerdo de una simple aventura» De nuevo esa maldita voz de su conciencia –Maldición –Esta vez elevo el tono de su voz «Si lo piensas, solo fuiste un pequeño impulso, solo fuiste utilería» -Pero el me dijo que me amaba «Si en serio te amara, o te hubiese amado, no te hubiera dejado…Te lo demostraría quedándose. Tu se lo dijiste a muchos chicos, pero en realidad no lo hacías» -Ya cállate –Murmuro «Sabes que todo lo que he dicho es cierto no se para que lo evades» -Ya no me molestes –Dijo en voz alta.

    -¿Perdone? –Le contesto la recepcionista del Rocks Street

    -Eh…- No se había dado cuenta, de que ya había llegado a su destino final « ¿Desde cuándo?…» - Pensó desorientada –Oh nada, paranoias mías, disculpe. Deje una reservación para dos personas, el nombre es Kankuro.

    La recepcionista busco en el libro de reservas con cuidado hojeo varias páginas atrás y volvió a buscar –Si, aquí esta, pase por favor en esa mesa que esta junto al ventanal. –Indico.

    -Si…gracias –Tenten paso y se sentó esperando que llegara Kankuro. Después de pocos minutos llego y se sentó.

    -Bien de… ¿Qué quieres platicar? Porque yo también necesito platicar contigo.

    Llego la hora de la verdad, no tenía por qué ocultarlo más era inevitable, lo había comprendido ese sentimiento ese mismo día, ya estaba seguro de lo que quería hacer.- Quiero casarme contigo Tenten –De su elegante gabardina saco una cajita roja con un moño dorado a lado -¿Qué respondes? –Abrió la curiosa cajita, en su interior se encontraba una hermosa sortija.

    -Yo…-tragaba saliva escandalosamente, sus manos le sudaban, su boca se le había secado, constantemente tenía que mojarse los labios con saliva. –Yo…-No quería, pero tampoco quería desaprovechar una buena oportunidad como aquella Kankuro era un buen chico –…Oh mi celular está sonando tengo que contestar.-Saco el celular de su bolso –Bueno –contesto –Hola Tenten

    -Ahorita no Naruto estoy ocupada, llámame en la noche, perdón. Bye

    -Pero Ten…-Colgó

    Aclaro su garganta –Si, si acepto.

    Kankuro le coloco la sortija en su dedo, la cual era de oro blanco, tenía dos bordes que se juntaban en centro y en el centro había un diamante. Contemplo la sortija que le había puesto a su prometida.

    -Te queda bien –La contemplo un rato mas.

    -Si es hermosa, gracias.

    Ella igual contemplo la sortija. Su mirada bajo por segundo, tal vez había cometido un error demasiado grande al decir que sí, pero ya no se podía retractar.

    -¿Qué tienes? –Cuestiono Kankuro al ver la reacción de ella. –Al parecer no te gusto la sortija.

    -No…no es eso –Movía rápidamente los ojos en busca de una mentira creíble. –Yo…no es nada, es solo que estaba pensando…las fechas. –Quiso ocultar su desconcierto.

    -Oh vaya, yo ya lo tenía planeado será dentro de un mes…

    -Disculpe ¿Le tomo su orden? –Interrumpió la mesera con voz agradable y sutil.

    -Si…yo quiero un café de grano con unas donas de chocolate, hace frío.

    -Apuntado, y usted joven ¿Qué desea?

    -Un café Americano…solo eso.

    -Entendido, en un momento vendrá su orden.

    -Gracias –Sonaron unísonos.

    -Bien, yo ya platique lo que te tenia y tú que tal ¿Qué me tienes que decir? Sonabas…algo mal en el teléfono.

    Se hizo un silencio incomodo

    « ¡Maldición Tenten!, ¿Por qué le dijiste que si? Lo ibas a cortar recuerdas…No le ibas a aceptar un matrimonio» Pensó.

    -Y bien…

    -Lo siento, es que estaba presionada por el último examen de la universidad. Y quería pedir tu apoyo. ¿Te puedo preguntar algo?-lo miro a los ojos.

    -Si…Dime

    -¿Por qué te quieres casar conmigo? Es decir aun estamos muy jóvenes, aun no he terminado mi carrera…

    -Te amo, esa es la respuesta

    -«Pero…no tanto como tú lo haces»-Pensó.

    -Te devuelvo la pregunta… ¿Me amas?

    -Si…-Dudo –Es solo que aun…

    -Vamos Tenten, amor…venga tu carrera es muy larga tienes casi 23 y aun te falta 1 año, no te afectara tanto. Yo tengo 27. No tiene nada de malo casarnos. Sé que fui muy directo y fue rápido, pero es lo mejor.

    -Llego su orden –Interrumpió la plática –Un café Americano –Lo puso sobre la mesa –Y un café de olla junto con la orden de donas –Igual lo puso sobre la mesa –Disfrútenlo.

    -Tienes razón –Agarro su café y le dio un sorbo –Para cuando lo piensas hacer…-Ahora dio una mordida a una dona.

    -Dentro de un mes, ya te lo había dicho –dijo cortante.

    -Vaya te has vuelto frió…pensaba que te alegrarías ante a respuesta.

    -No es eso, estoy presionado por el trabajo. De hecho ya se me hizo tarde. Si te parece bien mañana nos ponemos de acuerdo para hacerlo oficial.

    -«Pensaba que las bodas eran un poco más emocionantes» -De acuerdo.

    -Bien, nos vemos te hablo mañana. –Se levanto de su asiento, se dirigió hacia Tenten y le planto un beso en la frente –Te amo. Ya deje la cuenta pagada.

    -Si…yo también, de hecho yo igual me iba. Al parecer me llevare el café.

    -Bien, te acompaño a tu casa, no quiero que vayas sola, de ahí me marcho a la empresa.

    -De acuerdo.

    Salieron del Rock´s Street caminando juntos de la mano, aunque se vieran como novios, no lo parecían, un silencio siempre había, cada quien con sus pensamientos, cada quien envuelto en su mundo, distantes. Así anduvieron hasta llegar al lujoso Mustang Negro que conducía el.

    Le abrió la puerta como todo un caballero. -Gracias –Le respondió

    Después el rodeo el carro mientras saco un cigarrillo y un encendedor de su bolso del pantalón y lo prendió afuera, de ahí abrió la puerta y subió al carro.

    Tenten se ahogaba con el humo del cigarro, el no le tomo mucha importancia.

    -Apaga tu cigarro por favor –Dijo un tanto irritada –Sabes que me hace daño, no se para que lo prendes.

    Molesto bajo la ventanilla y aventó hacia la acera el cigarro, subió la ventanilla, saco las llaves, las pego y arranco el coche. De nueva vez, los dos iban distantes.

    -«Maldito Silencio» -Pensó con amargura –Y que examen te toca mañana –Empezó hacer la plática.

    -De algebra –Contesto un tanto cortante

    -Vaya…Entonces ¿Quieres que te ayude a estudiar? –Él sabía muy bien cuanto se le dificultaban a ella ese tipo de materias.

    -No es necesario…vas estar ocupado en tu empresa.

    -No importa, primero estás tú.

    -Hmp –Rió con sarcasmo –Como quieras…

    Al fin llegaron al departamento de Tenten. Los dos bajaron y enseguida de eso entraron a la casa. En silencio como siempre.

    -Ponte cómodo ¿Te ofrezco algo? –Trato de sonar servicial, aunque aun estaba molesta.

    -Sí, refresco por favor.

    Se dirigió al pequeño refrigerador y hasta abajo estaba el refresco, se agacho por él. En su intento por agarrar el refresco sintió unas manos que le acariciaban su cintura.

    -¡Kankuro! –Exclamo exaltada -¿Qué haces? –Se enderezó rápidamente.

    -Solo tratando de relajarte –Dijo bajando sus manos hasta las caderas de ella.

    El, la volteo en un solo movimiento haciendo el choque de sus labios, ella por su parte se trataba de separar pero le fue un tanto imposible ya que el refrigerador y el cuerpo de Kankuro la tenían aprisionada.

    Empezó a quitarle su chamarra lentamente, haciéndole sentir como se deslizaba por su espalda. El placer y el éxtasis ya estaban a su máximo en ellos dos. Ella al principio se resistió, pero los besos y las caricias de él lo hacían todo un maestro de aquella apasionante escena.

    Ella, inicio desabrochándose aquella blusa azul. La cual dejo a la vista una parte de sus bien formados pechos, lo cual Kankuro aprovecho para quitarle toda esa incomoda blusa que le obstruía la gran vista. La pego a él acariciando su espalda una y otra vez, mientras se fundían en un apasionado beso.

    Al finalizar el acto pasional, cayó en cuenta que tan equivocada estaba. Abrió sus ojos como plato. -¡No! –Lo empujo –No ¿Qué hice? –Se lamento

    -No hicimos nada malo –Trato de excusarse –Además estamos bien.

    -No –Dijo asustada –Esto no está bien.

    Le aventó su ropa para que se vistiera. Estaba un tanto alterada, no sabía qué hacer, había cometido errores todo el día, no dejaba de "meter la pata".

    Primero:"Recordar a un amor pasado, siendo que ya estaba comprometida, bueno casi. Aunque después de todo, ese no era un error, era un bello recuerdo".

    Segundo:"Acepto un matrimonio, no tan deseado."

    Tercero:"Sexo con su futuro esposo." A pesar de que ya lo habían hecho varias veces esa vez, de alguna manera se arrepentía.

    -Vístete rápido –Dijo cortante mientras ella también se vestía rápidamente. Sus ojos empezaban a tambalear «Maldición, maldición, maldición» No dejaba de maldecir. Sentía húmedos sus ojos «No, no vas a llorar, ahora no»

    -¿Por qué quieres llorar? –Le pregunto mientras se abrochaba su cinturón –No me digas que te dolió, gritabas de placer.

    -¡Cállate! –Alzo la voz molesta -¡Tú que sabes!

    -Bien –Se abrocho la camisa –Yo ya me voy se me hace tarde…oh por cierto estudia más –Sonrió sarcásticamente –Lo disfrute. –Se acomodo la corbata. Agarro las llaves de su auto que había dejado en el comedor. Volteo a verla –Conozco la salida, no tienes que apresurarte en correrme de aquí.

    -Entonces ¿Qué esperas? –Junto con la mano y su mirada llena de enojo señalo la puerta –A veces te comportas como un bastardo.

    -No me sorprende, después de todo soy alguien importante y popular –Abrió la puerta y salió no sin antes decir: -Muchas me desean aprovecha que ahora me tienes –Y cerró la puerta.

    Tenten se quedo plasmada, atónita de las palabras de él. De pronto esas palabras se volvían un eco en su mente, entonces una furia insoportable recorría todo su ser. En un intento por controlarse respiro varias veces profundamente, tratando de relajarse y controlar su ira.

    Intento fallido. Apretó su puño fuertemente, tomo todo el aire que le permitían sus pulmones.

    -MALDITO BASTARDO –Grito todo lo que pudo. Bajo la vista hacia su mano y de ahí dirigió rápidamente a su dedo, el cual portaba la sortija de compromiso. Se lo quito y lo aventó a la nada, llena de lágrimas y de coraje en los ojos.

    -Maldito ¿Quién crees que soy? ¿Una cualquiera?...-Se reclamaba constantemente mientras se dirigía a su habitación.

    Se recostó cansada, aunque simplemente fue un solo orgasmo, se sentía agotada, cansada, inclusive aun recostada le temblaban las piernas.

    El era a veces tan arrogante… ¡Pero maldito! La sedujo con solo besos y caricias.

    Tenten no era una chica fácil ni mucho menos y lo sabía. Ahora la pregunta era ¿Por qué? ¿Por qué había caído tan fácil? Cerró los ojos y respiro profundamente. Aun buscaba solución a esas preguntas.

    Llegó a la respuesta. Esas caricias, esos besos se asemejaban a aquella vez con Neji, pero la diferencia: amor. Hoy no hubo amor, solo pura pasión, solo sexo y ya. Y un mal sexo. Bueno en cómo había terminado.

    Se puso su brazo en la cabeza, ¿Por qué aun seguía pensando en él? Hacía mucho que no lo pensaba. ¡Maldición! Como odiaba hacerlo.

    Ya no tenía ganas de hacer nada, ni siquiera de estudiar esa maldita materia…era inútil, no podía concentrarse. Echó un vistazo al reloj marcaban las 8:36 PM.

    -"En un segundo preparo mis cosas para mañana" Un sueño profundo la atrapo.

    -------------------------------------------------------------------------------

    ¡Hola queridas lectoras! :D ¡Aquí trayéndoles un fic más de mi pareja favorita! ¡NejiTen! Jojojo ¿Qué les pareció el primer capítulo? ¿Les suena interesante la historia?

    En un mundo alterno, muestro la vida de Tenten como universitaria a los 23 años de edad, la cual recientemente aceptó contraer matrimonio con Kankuro, un famoso empresario de bienes raíces.
    Aún no se cose el arroz y se que faltan muchos detalles ¿Dónde esta Neji? ¿Cuando empezó su relación con Kankuro? ¿¡Por qué se comprometió si no quería!? Jajaja, es parte de la trama...pero todo tiene su tiempo, la paciencia es virtud ;)

    IMPORTANTE:

    Este fic es muy especial, a pesar de que hace años lo escribí, pero tiene cachitos de mi vida y de ilusiones :') cuando aún era adolescente y joven (Lleva escrito desde el 2009) Le hago algunos cambios, pero manteniendo la esencia de la historia, ya que este Fic se publicó en FF, pero me dí cuenta que mantenía muchos OCC en Neji y Tenten, a parte para la gente bonita, si es que lo llegó a leer, no sea monótona la historia :) y sea diferente.

    Todos los derechos reservados a Masashi Kishimoto, de la serie Naruto.

    ¡Gracias totales por leer!
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  2.  
    Sasuki-chan

    Sasuki-chan Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Noviembre 2012
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritora
    Y una vez más Sasuki comentando tus Fic's :D

    Me llamo mucho la atención, jaja ;) donde bueno el primer capítulo atrapo toda toda mi curiosidad no pude evitar dejar de leer hasta que llegue aquí. Bueno no tengo palabras es simplemente perfect espero la continuación con ansías y espero la aparición de Hyuga Neji, bueno creo que yo ya no se que más comentar, solo que me avises de las actualizaciones del fic (si no es molestia claro) sin más creo que es todo de mi parte. Siento venir sin tú invitación pero siempre tengo la extraña costumbre de venir a comentar donde hay NejiTen bueno ahora si adiós nos leemos pronto :)
     
  3.  
    DegelDKG

    DegelDKG Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2014
    Mensajes:
    122
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Reencuentros inesperados
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    5304
    Un día Estresante

    Primera parte

    Quedándose dormida, sin aguantar más el estrés y las tensiones de este mundo, olvidándose de aquellos problemas que la aquejaban, olvidándose de que existía, olvidándose de todo a su alrededor con un profundo sueño.

    Unos labios húmedos rozaban su boca, ella sentía una calidez profunda, trataba de abrir los ojos, pero no veía más que esos labios, a pesar de que estaba adormilada, podía sentir el deseo de besarlos, de morderlos con tanta pasión. Esos labios fueron bajando a su cuello. Sentía como era estremecedor aquella acción de…aquel hombre.

    Sus manos de aquel extraño recorrían sus delicados y delgados brazos de ella, después para estrujarla en el. Esos brazos que al simple tacto se sentían bien formados, sentía que protegían al mismo tiempo que daban una calidez extraordinaria.

    Ella trato de hacer lo mismo abrazándolo y dirigiendo su boca hacia su cuello y hombros, pero no sintió sensación alguna, no sintió el cuerpo de él, pero su cuerpo si podía sentirlo. Era como una ilusión cuando él la tomaba ella sentía sus fuertes brazos y sus carnosos labios recorriendo por todo su cuerpo, pero cuando ella trataba de besarlo o hacerle cualquier cosa desaparecía.

    No podía más con aquella intriga ¿Quién era ese hombre que le provocaba gran placer? Aunque solo viera sus labios, con eso era suficiente. Quería saberlo todo de él.

    -¿Quién eres? –Pregunto con voz suave, amable e ingenua, no le daba medo conocerlo ni siquiera saber quién era.

    El solo contesto con una media sonrisa amable

    -Por favor dime… ¿Quién eres? –Pregunto con la misma voz cálida

    De nuevo como respuesta una media sonrisa pero ahora con un beso apasionante.

    Tenten sintió un peso encima de ella, ahora sabia que él estaba arriba de ella.

    -Solo dime quien eres. –Trato de convencerlo

    El por fin se había decidido, ella lo sabía porque veía sus labios moverse.

    -Perdón no te escuche

    El había hablado de nuevo pero, un sonido algo irritante no la dejaba escuchar, era un sonido vibrante con una música de fondo, pero como era molesto. El seguía hablando pero ella seguía sin entender nada. Trato de leer sus labios pero este hablaba muchas cosas, no podía captar nada. ¡Ese maldito ruido la estaba volviendo loca! De pronto ella ya no pudo sentir esa pesadez en su cuerpo ya no lo veía pero, ahí seguía ese ruido.

    Volteo para todos los lados buscando aquel ruido. Y buscando aquel hombre que había estado en su habitación. No había nadie, ni siquiera rastros que alguien hubiese estado en su habitación pero, curiosamente el ruido también había desaparecido. De nueva cuenta ese maldito ruido. Volteaba a su alrededor buscando aquel ruido, pero sintió una pequeña vibración debajo de la almohada. La alzo y se encontró con su celular. Sorprendida al ver que no reconocía esa "agradable melodía"

    -Vaya…-susurro desorientada. Agarro su celular y lo vio. -«Llamada entrante…Naruto» -Leyó en su mente « ¿Qué querrá?» -Se pregunto así a regañadientes hasta que por fin contesto.

    -¡Hola Tenten! –Vaya el chico sonaba muy entusiasmado, más de lo que ya era -¿Como estas? ¡No nos habíamos hablado durante mucho tiempo! ¿Qué tal la carrera? ¿Por qué no contestabas? Te estuve llamando y llamando…

    -Naruto…-suspiro largamente –Habíamos hablado esta tarde ¿Lo recuerdas? ¿Qué quieres? –contesto cortante y fastidiada después de todo un interrogatorio hecho por parte de él.

    -…-Hubo un silencio de parte del rubio. –Sí, ahora ya lo recuerdo me colgaste…-Dijo con un cierto resentimiento.

    -Lo siento –Trato de disculparse amablemente. El resentimiento de Naruto por alguna razón le daba gracia. –En serio, estaba tratando un asunto importante.

    -De acuerdo solo por esta vez te lo perdonare. –Dijo con resignación

    -Me alegra que no seas un chico resentido –rió levemente –Lo siento por no contestar, es que estaba…-Le vino a la mente aquellos labios y aquel… « ¿Sueño? Era solo un sueño… » -razono por un instante su pensamiento y de nueva cuenta examino el cuarto vio que en realidad si era un sueño.

    -¿Tenten?

    -Si estaba dormida, pero no importa… ¿Cuál es el asunto por el que llamaste?

    -Si…bueno era para invitarte a salir a algún lugar, es que necesito consejos…son sobre Sakura.

    -¿Sakura? –Cuestiono desorbitada -¿Qué pasa con ella? –Pregunto un poco preocupada

    -No es nada solo quiero consejos femeninos… ¿Cuándo te podré ver?

    -Hummm –Se quedo meditando durante varios segundos hasta encontrar la fecha y hora indicada -¿Qué te parece si mañana a las 4 en el Rock´s Street?

    -Vaya aun veo que te gusta mucho esa vieja cafetería.

    -Si un poco…Oye tengo que colgar ya es noche y…

    -Si no te preocupes-interrumpió -yo igual ya tengo que descansar, te cuidas te quiero bye

    -Si igual yo. –Colgaron los dos el teléfono. Tenten se recostó de nueva cuenta en su cama y vio la hora en su celular 12:00 -«Vaya ahora entiendo porque estaba dormida» -Pensó divertida. Se levanto de la comodidad de su cama y busco su pijama que constituía en un pantalón de algodón. Era rojo con unas líneas blancas al costado. Y su blusa era de manga larga y esta era completamente blanca. Se vistió. Se metió a las cobijas, se acorruco en ellas, solo quería pensar en aquel sueño. Cerró los ojos.

    -x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-x-

    Leyendo estaba en su gran departamento, que parecía más bien una casa, donde cómodamente cabrían 5 personas.

    Este departamento era de un color algo serio las paredes pintadas de color hueso, el techo blanco y pocas cosas decorativas que no fuesen montones de libros viejos y nuevos acomodados alfabéticamente en un gran librero.

    Se quito los anteojos, dejo el libro sobre la mesa y se tallo sus ojos, ya estaba cansado, pero tenía que seguir estudiando para alcanzar aquella beca que tanto le interesaba. El estaba nominado para esa beca…pero no iba ser sencilla conseguirla.

    Bostezo

    Volteo para todos los lados a ver en que se podría distraer, recorrió con la mirada todo el departamento. Las paredes hueso y el techo blanco siempre le gustaron.

    Curioso. Jamás se había dado cuenta que desde el comedor que estaba en las orillas del departamento se podía ver todo. Empezó recorriendo con su vista el elegante y gran comedor en el que estaba sentado, de ahí siguió por detrás de él, estaba su computadora de escritorio, una de las mejores. Siguió estaba la sala junto a la mesita de centro donde enfrente estaba la televisión, aunque no del todo era una televisión, era una pantalla de plasma. Arriba estaba el DVD. Y al fondo a la derecha estaba la cocina.

    «Vaya, sí que es lujoso»-Pensó un tanto sorprendido. ¡Es todo lo que un chico de su edad desearía!

    Cerro el libro fastidiado y lo dejo ahí arrumbado junto con unos apuntes y resúmenes que había hecho. Se dirigió al final de todo ello y había una división, la cual era su cuarto un cuarto igual de amplio con una cama matrimonial y una gran tele, su baño a lado. Al parecer también muy amplio.

    Se quito la camisa y el pantalón lentamente, tenía ya mucha pesadez, solo se quedo en ropa interior. Un viento un tanto frío le llamo la atención, el balcón estaba abierto, bufo molesto y lo cerro. Ya no lo aguantaba más iba a morir de sueño. Desdoblo su cama y se metió entre las cálidas y suaves cobijas. Sintió una sensación caliente que lo cobijaba, se estaba perdiendo en el profundo sueño cuando escucho algo molesto. No quiso despertar para identificar ese sonido, pero ahí seguía por más que lo quería ignorar no podía «Maldito sonido»- Molesto abrió los ojos e identifico inmediatamente que era su maldito celular «Nuevo mensaje de Cristhine» Entorno los ojos en blanco y abrió el mensaje:

    «Hola Neji-kun, espero que no estés dormido solo estaba pensando en ti porque vi las estrellas y tu brillas como una, porque eres tan guapo y sexy. Ahhh dios me desmayo nos vemos mañana guapo. »

    ¡Dios lo habían despertado solo por una tontería! Y esa odiosa niña…

    Trato de dormir de nueva cuenta pero esta vez molesto ya. Al poco tiempo escucho de nuevo ese ruido tan molesto.

    «Llamada entrante Cristhine» -Vio en el celular. Contesto frío y molesto

    -¡Neji-kun! ¿Por qué no constabas el mensaje? Me preocupe –Contesto una voz un tanto chillona e infantil. Christine, la actual novia de Neji, de origen estadounidense, ella tenía una fascinación por la cultura japonesa y cuando vio a Neji fue su fantasía en muchos sentidos, y cuando ella se lo proponía jugaba con vocablos propios de Japón tales como el “kun”, en especial con Neji.

    -Estaba dormido Cristhine –Dijo molesto y frustrado.

    -¿Estas molesto? –Pregunto con voz inocente a la cual Neji aun mas le molesto. ¡Claro que estaba molesto! ¿Quién no lo estaría?

    -…-Entorno molesto los ojos y suspiro.

    -No podía dejar de pensar en ti, es que también brillas como una estrella –Dijo con una voz más que infantil

    -¿Ah sí? –Dijo con sarcasmo

    -Sí y quería que mi príncipe le diera las buenas noches a su princesa. ¿Me las das?

    -Sí, sí, buenas noches… -Resoplo y maldijo aquella llamada un centenar de veces en su mente como detestaba decir y hacer cosas que no quería ¿Desde cuándo se había metido en ese embrollo tan desagradable? Pensó un largo rato, mientras "escuchaba" los grandiosos argumentos de ella hacia él,El misterio de: ¿Por qué las estrellas se parecen a ti?... Oh sí, lo acababa de recordar el porqué se metió en esto:"Prometo no hacer sufrir a ninguna chica, como lo hice contigo"Bah, como odiaba esa estúpida promesa ¿En que estaba pensando cuando la hizo? O más bien ¿En que no estaba pensando?... Lo acababa de recordar…no fue un recuerdo lindo no, fue un recuerdo doloroso. Ver de nueva cuenta en su mente aquellas cristalinas lágrimas rodar por sus mejillas rogándole que no se fuera. Vaya un fuerte golpe.

    -…Y qué decir de tu cabello ¿Te he dicho que tu cabello es suave y brillante? Pues sí, sí lo es…

    - Cristhine…-suspiro, después de interrumpirla –Ya es noche. Mañana nos toca examen ya, es suficiente. –Dijo un poco estresado pero a la vez tratando de controlar aquella rabia que sentía, aunque no sabía muy bien cuál era la razón por la cual la sentía.

    -Sí, mi hermoso príncipe TE AMO. Hasta el ratito bye. –Colgó.

    ¡Como agradecía que hubiera colgado! El también colgó y vio la hora. 1:30AM. No era para menos sentir ese sueño.

    En muy poco tiempo quedo atrapado en un sueño profundo.

    No podía mas, no podía mantener un segundo más cerrados los ojos, por más que intentaba descansar cinco minutos más. Aunque su cuerpo se lo implorara, su mente no accedía. Se canso de estar discutiendo mentalmente si se pararía de la cama o no. Decidió parase. Comenzó por quitarse las cobijas pesadamente, de ahí se paró y se dirigió a su closet del cual saco una toalla blanca y sus sandalias.

    Suspiro

    Se dirigió al baño con la toalla en mano, como odiaba eso, que por más que se sintiera cansado o agotado siempre se despertaba a las cinco de la mañana. Y si no se levantaba un horrible dolor de cabeza le daba. Por fin llego a la regadera y la abrió. Regularizo el agua hasta que estuviera tibia. A pesar de que su ducha fuera rápida, él la disfrutaba a su modo, podía sentir las gotas cayendo sobre su espalda dando un masaje muy relajante aunque fuera de pocos segundos. El vapor calentado el baño y el suave jabón aromatizando cada poro de su cuerpo. En diez minutos ya estaba terminado de bañar. Salió con la toalla enredada en la cintura y, se dirigió hacia su closet donde ahí tenía un guardarropa inmenso. Tenía desde unos simple pants y ropa deportiva, hasta unos trajes muy elegantes y de marca.

    Eligio ponerse una ropa casual que consistía en un pantalón de mezclilla, una camisa blanca rayada con un color azul turquesa, unos zapatos negros y una chamarra negra.

    Sonrió. Y su sonrisa desapareció al instante que recordó a quién le gustaba esa combinación. En unos cuantos minutos ya estaba vestido, se vio en su tocador. Vio su cabello y recordó aquella incomoda frase:¿Te he dicho que tu cabello es suave y brillante?...Pues si lo es…¡Rayos! Como le molestaba eso. En fin solo agarro un pequeña porción de gel y se lo esparció por todo su cabello haciendo que todo quedara en su lugar. Al ver que ya estaba listo se dispuso a ir a su cocina no sin antes llevar su celular con él. Vio la hora apenas eran las 5:45 faltaban dos largas horas. En las cuales aprovecho en hacer un rico desayuno que consistía en unos hotcakes y un jugo de naranja, a la par iba estudiando todo lo que le faltaba.

    Ya era hora de salir para la universidad, eran las 7:20 vio en su celular. Decidió recoger sus cosas y acomodar su horario, vaya si que había estudiado, todo había quedado claro. Desde el concepto más básico, hasta las practicas y ejercicios más difíciles.

    Agarro sus llaves, salió de su departamento y se dirigió hacia su "nada lujoso" –según el- Civic SI blanco subió, y se puso en marcha. Viajo aproximadamente 20 minutos para llegar a su gran universidad la cual era una de las mejores, si no es que la mejor, tenia títulos tanto como nacionales e internacionales.

    Esta universidad eraInternational Business College (IBC)En esta universidad iban los más ricos y los más capaces. No aceptaban a cualquiera. Su construcción era inmensa y lujosa. Hacía poco que la habían inaugurado en Estados Unidos, Neji, era la tercera generación. El estaba en la carrera de Economía y Administración de empresas.

    En esa Universidad iban desde estadounodenses, alemanes, Japoneses, era toda una combinación de razas, los más inteligentes de las diferentes universidades con ese convenio, iban de intercambio.


    Por fin, había llegado al estacionamiento, el lugar donde el siempre le gustaba –Ni muy lejos ni muy cerca- estaba libre, ya que siempre llegaba temprano. Abrió la cajuela automática y se dispuso a bajar su maleta de ropa, de esa semana junto con su laptop. Se dirigió a paso normal hacia la Universidad. Se dirigió a la zona de las habitaciones la cual estaba hasta al fondo. En ese tramo de camino no más de 20 chicas y 10 chicos lo saludaron, esa era su otra razón porque la cual siempre le gustaba llegar temprano, no le gustaba encontrarse ni saludar a más de 10 personas en un lapso de 500mts y aun le faltaban 200mts y solo para entrar a la zona de habitación para chicos. Al fin había llegado a su cuarto, a su privacidad y aun le daba tiempo de acomodar sus cosas. También agradeció no hacerse topado con Cristhine, no había rastro de ella. Suspiro aliviado.

    Busco la llave de su habitación en su bolsillo de pantalón, la encontró y se dispuso a abrir la puerta entro calmado como siempre. Algo llamo su atención, la puerta se había cerrado sola, sorprendido volteo rápidamente. Se encontró con Cristhine. Ella la había cerrado.

    -Cristhine ¿Qué haces aquí? –Pregunto exaltado y molesto. Como odiaba y le molestaba que se metieran a su habitación -¿Cómo entraste? –Pregunto irritado

    -Maldición Neji…mírame aquí estoy- se señalo así misma -¿Qué no me vez lo sexy que me vestí solo para ti? –Reclamo. Empezó a caminar sensualmente hacia su víctima. -¿Acaso no te gusto? Todos mueren por mí y me piden una noche conmigo. En cambio tú no me la tienes que pedir.

    -Basta por favor. –dijo molesto y harto de la situación –No me gusta que se insinúen.

    -Neji…-Dijo sorprendida.

    -Tengo examen a la próxima hora…sal de mi habitación –Le dijo señalando la puerta, donde había entrado la despampanante chica. La cual se dirigió a la puerta señalada solo para cerrarla, lo cual a simple vista al Hyuga le molesto más, puesto que se remarco más la mueca de desagrado.

    Cristhine, la chica perfecta que todos querían tener en su cama, por no decir la más popular. Esa chica de cabellos rubios hasta la espalda baja, a veces ondulado, algunas veces liso, gracias a las fantásticas tenazas y alaciadoras de cabello. Sus ojos eran fascinantes, amielados y grandes, con miradas penetrantes ó dulces, dependiendo a quien se las dirigiera, unos labios carnosos y rosados. Su cuerpo la envidia de toda mujer, busto grande, cintura perfecta, las caderas iban del tamaño de sus pechos y sus piernas largas y bien formadas. El hombre que no se figara en ella, debería de ser gay o idiota.

    -Bueno tal vez esto te convenza –Se quito el top negro y el short quedando en sexy y miniatura lencería negra. Y se dirigió al Hyuga con pasos firmes al compas de su cadera –Ahora que dices ¿No es suficiente? Tengo más aun –Le hablo con voz sensual. Ya había llegado cerca de él. Solo Dios sabia cuantas cosas Cristhine le decía al oído del Hyuga, tanto era lo que le decía a este que por lapsos se ruborizaba un poco.

    Era suficiente él era serio, educado y hasta cierto punto frío pero, también era un hombre, sentía pasión, ella hizo que saliera su lado pasional, el cual quería probar desde hace tiempo.

    Empezó acariciando la espalda de ella y mordiendo sus hombros, le quito la estorbosa parte del sostén saliendo a flote sus atributos femeninos. Ella solo disfrutaba de aquel deseo carnal quitándole su camisa rápidamente para poder tocarlo a él, sentir su cuerpo, para ella eso era su necesidad.

    Los dos aun seguían en ropa interior saboreado los labios de cada quien haciéndose desear.

    Ella se levanto durante unos segundos haciendo movimientos sensuales.

    Neji solo observaba atónito de lo que ocurría, observaba con atención su cabello rubio ondulado, sus brazos tan finos y delgados, su bien formado cuerpo, sus grandes pechos. Bajo un poco más la mirada ahí se encontró algo interesante, un bien formado trasero con una sexy tanga. ¡Dios!

    -¿Te gusta Neji? –Dijo con voz sexy y esos ojos azules intensos clavados en el.

    -Si…

    La pasión era ya mucha, el éxtasis ya estaba en el punto exacto.

    Solo se podían escuchar palabras de placer y quejidos los cuales provenían de los dos, no tomaban en cuenta nada, a nadie ni a cualquier posibilidad que pudiesen imaginar, solo lograron centrar atención en algo cuando se escucho el sonido de la puerta azotar contra la pared.

    -Neji por que no abrías la…oh…-

    - ¡Ayame!-exclamo consternado por la situación en la cual se encontraba envuelto en ese momento.

    -Neji yo… lo siento…- dijo antes de dar media vuelta y salir corriendo.

    - Déjala, ella tiene la culpa, ¿Qué modales son esos de entrar sin tocar?-Dijo Akemi al ver que Neji se revolvía para escapar de ella.

    Molesto por el cinismo de la chica que tenia entre los brazos, saliendo de las cobijas se dirigió a su ropa- Vístete y vete – dijo vistiéndose de nuevo, sintiendo que aquel había sido el error más grande de su vida.

    –Pero Neji…

    –Te digo que te vayas, tengo examen y no lo voy a echar a perder solo por ti – Le contesto molesto antes de que ella pudiera argumentar nada más.

    – ¡Ruaurg! –Fue lo único que pudo escucharse de los labios de Christhine al salir de las sabanas, vestirse y largarse de ahí echando pestes a todo el mundo.

    Salió corriendo atrás de ella lo más rápido que pudo, buscándola con la mirada confundida y consternada para explicarle lo que había visto y lo que había pasado. Sin fijarse en nada ni en nadie provoco un accidente con un estudiante que llevaba un buen papeleo cargando. Choco contra él, todas las hojas que traían cayeron alrededor del suelo. Confundido el chico se levanto y alzo la mano para reclamar a Neji quien de nueva cuenta estaba de pie preparado para seguir persiguiéndola.

    -¡Neji! Vuelve acá. –Le reclamo

    -Lo siento –Se disculpo tomando de nuevo su camino. Su mirada empezó a buscar de nueva cuenta a esa chica, pero solo se encontró con el pasillo vació y los muchos papelitos desparramados en el suelo. Parpadeo un par de veces se dio cuenta que ya era tarde al oír la chicharra. Rápidamente corrió lo más que pudo a su habitación para recoger sus cosas necesarias para el examen. Al fin había llegado al aula la cual se aplicaría el examen, solo rogó que no fuese tarde antes de abrir la puerta. La abrió y suspiro que apenas había llegado.

    -SR. Hyuga –pase por favor. –Respondió el profesor que aplicaría el examen, al ver que Neji lo miraba con ojos desorbitados y con dudas.

    -Gracias –resoplo y se fue a su pupitre. Examino con la mirada, no la veía por ningún lado. -«Ayame» -pensó.

    Vio el reloj de pared que estaba en el salón faltaban dos minutos. « ¡Apresúrate!».

    -Bien jóvenes, se termino el tiempo de espera pasare lista a los que estén presentes –Agarro un fólder el cual tenía varios papeles, el supuso que eran las listas. –Neji Hyuga- pronuncio con voz firme.

    -Aquí –dijo alzando la mano

    -Ayame Yukino – El profesor espero una respuesta –Ayame Yukino –El silencio por respuesta se dio cuenta de que no estaba, alzo la mirada para confirmarlo. Siguió con los nombres. –Listo jóvenes ustedes fueron citados para presentar este examen de beca. Ya saben las reglas –Empezó a repartir los exámenes a cada uno –así que comiencen y suerte.

    Neji enfoco su mirada en el examen coloco sus datos, de ahí leyó las indicaciones y empezó no sin antes dar un vistazo por la ventana.

    Pasaron dos horas, el examen estaba pre escrito para tres llevaba buen avance pero, también estaba agotado, decidió quitar un rato la vista de su examen y examino a los que estaban a su alrededor. Veía diferentes caras, unas de preocupación y de estrés «Tal vez no pueden» -supuso, unas más un tanto tranquilas y otras viendo para todos los lados a ver que podían pillar –le dio gracia. Decidió continuar.

    Por fin estaba en la última pregunta la empezó a leer era muy extraña. La repaso una y otra vez. «Poco usual…» -pensó sorprendido. Puso la punta de su pluma en la línea de respuesta, pero se dio cuenta que no tenia respuesta para esta pregunta, se sorprendió aun más. El todo lo sabía de ese examen, sin duda alguna respondió todas pero esta le hacía dudar mucho.

    « ¿Por qué quieres la beca y por qué esta carrera?» -Volvió a leerla

    -¿Por qué quieres la beca? –susurro. De seguro muchos les pondrían porque no tengo los medios necesarios para seguir estudiando…o cosas así, pero el tenia todo el dinero que podía desear. No había necesidad de beca. Su vista se enfoco a la segunda parte de la pregunta.

    -¿Y por qué quieres esta carrera? –susurro una vez más. Realmente el siempre quiso ser ingeniero automotriz siempre le había llamado la atención eso o tal vez ingeniero en sistemas operativos pero esa sería su última opción…

    "Realmente yo no necesito la beca, yo solo presente este examen para saber mis habilidades y capacidades que tengo, esta carrera la quiero para dirigir y ayudar a la empresa de mi tío"

    Lo termino y lo reviso rápidamente para ver que no le faltara ninguna respuesta. Termino de todo y llamo la atención del profesor dirigiéndose a él, se lo entrego. El profesor sorprendido alzo la vista y lo vio.

    -No esperaba menos de usted Sr. Hyuga –Hojeo rápidamente las hojas –Fue el primero que termino, bien suerte para su beca.

    El solo le dirigió media sonrisa y se retiro del salón.

    «Ayame» Ese nombre le cruzo por la mente « ¿Por qué no hiciste el examen? Tu lo necesitabas más que yo» Decidió buscarle, fue al comedor de la gran escuela, a los salones, dormitorios… a todas partes del Campus, jamás la encontró. Recordó un lugar que no había buscado. Había un pequeño jardín por el estacionamiento a ella siempre le gustaba ir allá cuando estaba muy estresada, o cosas similares.

    ¡Bingo! La encontró ahí sentada y recargada en un árbol abrazando sus piernas. Su mirada se transformo en confusión nunca la había visto así.

    «Tal vez fue por lo de… »No quiso sacar expectativas apresuradas, decidió ir a averiguar –Ayame… ¿Por qué no fuiste al examen? Tú lo querías más que nada en este mundo, para ayudar a tu familia….

    Ayame, la chica al contrario de Christhine menos popular de la universidad, no es que fuera fea, o algo así.

    Su cabello era corto y lacio de color negro, la mayoría de las veces traía anteojos, sus ojos eran negros, su piel era pálida. La estatura de Ayame era baja, 1.54 y su cuerpo era muy delgadito, casi se podía jurar que en una ventisca, el viento se la llevaba. También era algo reservada y tímida, muy sensible, pero siempre se podía confiar en ella. La razón, por la cual ellos dos se llevaban bien, era porque los dos eran japonenes.

    Levanto la cara y lo vio a los ojos fijamente tratando de controlar la rabia que sentía por la hipocresía y la falta de escrúpulos que había en ese momento.

    -Hmp me sorprende que tu Neji Hyuga "el gran genio" –Acentuó con los dedos des comillas –no sepa que es lo que hizo…- se volteo molesta –Vete de aquí no necesito de tus lamentos….

    - Te pusiste celosa

    -¡Ja! ¿Enserio crees que estoy celosa de una arrastrada? Pues fíjate que no… no me importas, es tu vida haz lo que quieras.

    -Si tienes razón…-Se recargo en un árbol que estaba al lado de donde estaba sentada ella –Esperare hasta que me digas que pasa contigo, no es por eso que estas así…es algo mas, por eso me fuiste a buscar a mi cuarto y ¿Por qué no presentaste el examen?.

    -Bueno como quieras sigue esperando…ya sé que no te importo…-

    Pasaron dos horas largamente solo veían a las personas hiendo y viniendo, viéndolos curiosamente. Ella se entretenía tocando y arrancando el pasto sin argumentar nada, el podía estar así horas sin hacer nada, es más le gustaba la tranquilidad, solo meditaba.

    Lo vio de reojo que tenía los ojos cerrados lo contemplo, vaya al parecer si iba a cumplir lo que dijo, sonrió. Temblaron sus labios.

    -Mi madre enfermo muy fuerte –suspiro largamente –la tuve que llevar al hospital me dijeron que estaba estable, solo quedaría en observación. Yo no me quería ir de ahí…pero ella me dijo que estaría bien que presentara mi examen…-Sus ojos se volvían de cristal –y yo de tonta le obedecí, y hoy cuando llegue a la escuela me avisaron que estaba muy mal…Ella estaba muriendo… ¡Quería tu ayuda! Y que me encuentro… ¡UNOS ESTUPIDOS TENIENDO SEXO!

    Rápidamente Neji se agacho y le tapo la boca sonriendo nerviosamente a los que lo veían sorprendidos al escuchar ese comentario.

    -Ayame...eso se dice a discreción no lo tienes que andar divulgándolo gracias. –Le quito la mano de la boca –aunque igual me lo merecía…-se sentó a un lado de ella –Respecto a lo de tu madre, ella es una mujer fuerte…saldrá bien y si no sale de esta, no te debes de poner mal, ya que es el ciclo de la vida, todos morimos.

    -Neji… -lo vio sorprendida al ver que por lo menos trataba de ser más humano que otras veces –Lo siento por gritar así…pero enserio me hiciste enojar, tú me pides muchas veces que sea sincera, cuando tu no lo eres. Te engañas a ti mismo. Y cuando lo haces hieres a las demás personas –Se oprimió el pecho –Aquí en el corazón.

    Le miro sorprendido de lo que hablaba no sabía a que se refería, bueno tal vez sí, pero no estaba seguro del todo -¿De qué hablas?

    Ella lo vio con la mirada segura de sí misma, con un poco de resentimiento tal vez –Recuerdo cuando en primer año de universidad fuimos novios…estuvimos no más de medio año juntos, tal vez solo querías cubrir ese hueco conmigo, pero sabias que no funcionaria, aun así lo hiciste. Cuando te hice la pregunta que si me amabas tu me respondiste que no que en realidad amabas a otra mujer. –Suspiro largamente –Yo…pensaba que me habías engañado, después me explicaste que jamás engañarías a alguien, simplemente era un amor pasado el cual no podías olvidar. Y estoy segura que aun no lo puedes olvidar…

    -Lo sé, todo lo que has dicho es cierto, lo que viste no fue amor si no solo pura lujuria enfermiza, solamente con una persona hice el amor. Y ella fue Tenten. He estado cometiendo últimamente errores fatales…no sé qué es lo que me pasa…-Se tallo los ojos –La corrí de mi cuarto ella lo provoco todo.

    Lo abrazo fuertemente con toda la calidez que tenía en ese momento.

    El se sentía conmocionado de la situación, no sabía qué hacer si abrazarla, quitarla de ahí…pero algo le decía que la abrazara, al fin y al cabo era su mejor amiga, jamás lo había dejado solo. Ahora el no la tenía que dejar sola.

    -Gracias…-Le dijo como pudo. Ella solo sonrió ampliamente.

    -¡Neji-kun! –Llamo una voz chillona que llamo la atención de los dos amigos -¡No te quieres acostar conmigo pero si con esa muerta de hambre! –Respondió groseramente al ver a los dos abrazados.

    -Baja tu tono de voz–Sonó tranquilo pero, las dos sabían cual enojado estaba ya que su tono era mucho más frió que de costumbre. – vete de mi vista en este instante.

    Sin decir una sola palabra se fue boqui abierta, antes que todos se enteraran que la habían cambiado por una ‘mediocre’

    -Neji…pero es tu novia… ¡No tenias por que hacer eso!

    -Pero tú eres mi amiga, es mas ya no era mi novia …hablare con los directivos y…por cierto fui honesto en mi examen

    -¿Honesto? Pero si tú nunca copias…

    -Hubo una pregunta que decía el porqué de la carrera y la beca…y yo respondí que para ayudar a mi tío con su empresa y mostrar mis habilidades.

    -Vaya después de todo si eres honesto – echo a reír cual si fuera una niña y se dirigieron dentro de los salones donde ella iría por otra oportunidad para su examen.

    ________________________________________________________________________________________________________
    ________________________________________________________________________________________________________

    ¡Hola! :D Perdón por la tardanza del capitulo, se me atravesaron un sin fin de cosas, pero aquí estoy ya. En este capitulo describí la vida de Neji Hyuga y sus diferentes problemas que afronta, claro esta por andar picando en varias flores -Jajaja-
    Recuerden que este Fic ya estaba escrito, pero estoy reescribiendo algunas cosas, por si lo llegaron a leer no sea igual, cambie algunos nombres y localidades.

    1.- ¿Qué parte le gusto más de este capitulo?
    2.- ¿Cómo creen que fue la relación de Ayame y Hyuga?
    3.- ¿Están ansiosos por el encuentro?
    4.-¿REVIEWS? Me harían feliz :') ¿Sugerencias? ¿Peticiones?


    ***¡Muchas gracias por los likes! Espero que este capitulo no las decepcione.

    Hola Sasuki-chan :D ¡Me alegra mucho tenerte aquí! :') Y no necesitas invitación eres bien recibida :3 Gracias por tu comentario y en verdad muchas gracias por seguirme, y bueno ya aparecio Hyuga, con muchas sorpresas. Espero que este capitulo sea de tu agrado <3


    ¡QUE EL NEJITEN VIVA EN SUS CORAZONES!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Sasuki-chan

    Sasuki-chan Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Noviembre 2012
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritora
    Oh por Dios al fin apareció Neji-kun (Jaja me siento Cristhine con el Neji-kun) jaja esta bien no y bueno hay preguntas esperando a ser respondidas por mí :)

    1.- Mi parte favorita sin duda es Neji despojándose de su ropita para meterse a su camita xD

    2.- Yo creo que su relación debió ser buena pero no así como su relación con Tenten :D

    3.- Qué si estoy ansiosa, mucho más que eso...*Esperando actualización* jaja

    4.- Bueno no tengo nada más que añadir :D espero la actualización :) nos leemos pronto

    att: Sasuki-chan :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    DegelDKG

    DegelDKG Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2014
    Mensajes:
    122
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Reencuentros inesperados
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    6743
    Un día estresante

    Segunda Parte

    "Podría sonar casi imposible, pareciera como si las siete veces que he pasado de bajo de una escalera, las tres veces que me había atravesado con un gato negro y otras veinte cosas mas de mala suerte equivaliendo aproximadamente 90 años de desgracia, hubieran aparecido ese día"

    Si eso es lo que pensaría cualquiera o tal vez solo ella, después de un largo y agotador día en la escuela. Lo de largo bueno eso se podía considerar, pero realmente a veces esa chica era un tanto exagerada. Ya que en ese largo eran 6 horas las cuales constaban de: Exámenes de última hora, regaños injustos, olvidos de tarea, mal humor y un doloroso retardo, que casi la dejaba sin derecho para el examen de esa materia…en fin todo absolutamente todo lo negativo se enfocaba en ella. Bueno tal vez después de todo no exageraba.

    Suspiro largamente, al mismo tiempo que contemplaba la jardinera en las afueras de la escuela en la cual estaba sentada.

    -¡Tenten! –Ese grito sí que le había roto el tímpano y sacado de su embrollosa mente.

    -¿¡Qué!? –Volteo un tanto frustrada y fastidiada

    -¡Oye tranquila! –La trato de calmar –No tengo la culpa que hoy hayas tenido un mal día. –replico al ver los gestos de la morena.

    -Ehm…yo –de alguna forma sabía que tenía razón pero -… ¡Yo no lo desee esto! ¿Sí? –Al igual que cualquier chica enojada no le gustaba que le dijeran sus verdades –Y déjame decirte algo… ¡Yo no estoy enojada! –Suspiro –no solo hoy tengo un mal día, también lo tuve ayer. Ino, por favor déjame sola.

    Frunció el ceño al ver la negatividad de ella –No me voy a ir…no te voy a dejar sola en este estado, mírate eres todo un desastre.

    La volteo a ver, con un gesto extraño y la analizo.

    Si, esa chica llamada Ino era su amiga, esa hermosa rubia.

    Sonrió para ella, de alguna manera le gustaba tener como amiga a esa chica tan singular, podría ser de lo más escandalosa y enojona como cierto chico le decía, pero solo eso se comparaba con la belleza. Si ella era bella como nadie. Después de todo era de descendencia extranjera. Se podía deducir a simple vista, sus ojos eran como dos lagunas azules. Bueno ella no sabía muy bien si eran lagunas ó mar, porque su mirada era profunda, y las puestas de sol siempre se reflejaban en sus ojos, y no suficiente de eso era a la vez hermosa y extravagante. Su cabello era rubio como el de ninguno y aparte ese peinado de una coleta alta y su cabello largo hasta mitad de la cintura. No olvidemos su presencia, no por nada era una de las chicas más cotizadas y populares.

    -¿Qué de que te ríes? ¿Por qué me miras así? –la cuestiono

    -Nada, es sólo que me gusta que seas mi amiga.

    -Si…

    -Maldito, día el de ayer… -Hizo una mueca de disgusto torciendo la boca y poniendo los ojos en blanco. –No te lo quería contar… pero…

    Parpadeo un par de veces no lo podía asimilar. -¿Cómo? ¿No me lo querías decir?… -clavo sus ojos de color en los de ella, abrió un poco la boca para articular algo y tomo un poco de aire -¡Yo soy tu mejor amiga! ¿Por qué no me lo querías decir? –se sintió ofendida al pensar que ella le había guardado un secreto.

    -Ino…-le tapo la boca –no te había dicho por que era un tanto delicado. –la dejo hablar

    -Oh vaya eso cambia las cosas y bien ¿De qué se trata? –cuestiono intrigada al ver la cara de la castaña convertida en confusión y melancolía.

    -Es sobre –Dudo en decirlo durante un momento –Kankuro –suspiro

    -¿Kankuro? –Parpadeo un par de veces tratando de recordar quién era ese tal Kankuro…-¿Tu prometido?...Vaya, hace mucho que no hablas de él…-Comento intrigada

    -Si…directo al grano. Ayer hablamos por teléfono y tuvimos una discusión, nos quedamos de ver en el Rock´s Street para hablar ahí. El tenía algo importante que decirme y yo también. Mis planes: Cortarlo y terminar mi carrera. Sus planes: Pedirme matrimonio –Masajeo su cuello tratando de eliminar toda la tensión que se había ocasionado al recordar el día de ayer –Y tal vez acostarse conmigo…

    Ino la vio fijamente, tratando de entender la situación de su amiga, tratando de acomodar las piezas del rompecabezas, analizando todo lo que le había dicho, examinando sus gestos y movimientos. –La propuesta de él ganó – susurro, casi para ella misma, pero tan alto para que ella la pudiera escuchar.

    -Si Ino, el gano. –Afirmo lo que la amiga había dicho. –En el matrimonio, y en el sexo…-Agacho la cabeza, más que apenada se sentía asqueada al decir eso, recordaba escenas que no quería recordar, que su mente por más que trataba de bloquearlas, simplemente no podía.

    -Pero… ¿Por qué? ¿¡Por qué rayos aceptaste!? Era sencillo solo un no, mira en lo que te has metido. –No sabía qué hacer, si regañarla o que… Apachurro sus puños, lo que menos soportaba ella es que le hicieran daño a la gente que realmente apreciaba y Tenten significaba más que una amiga para ella, tal vez una hermana. Estaba muy sorprendida no terminaba de comprender todo aquello, apenas lo estaba digiriendo, procesando o como le quieran llamar. Por primera vez esa chica lista y popular, la cual tenía respuesta ó una solución para todo, no tenía NADA, la había dejado en blanco. Y Tenten sabía cual malo era eso.

    -Lo sé Ino, lo sé…pero no pude hacer nada, sin querer acepte. –Con los dedos, pulgar e índice tallo sus ojos. Le ardían por estar al borde del llanto. -¿Pero entonces que quieres que haga? Que diga "No acepto" el mismo día de la boda.

    -Pues…-de nuevo sin palabras -¿Por qué lo aceptaste? –No pudo salir de esa pregunta, la cual ya la había hecho dos veces.

    Dudo un momento –No…encontré otra opción en ese momento. ¡Entiende Ino! Si no me caso en este momento JAMAS me casare ¡Ah! –Trato de responderle, pero ni a ella ni a su amiga le convencía esa respuesta, no era tan lógica ni tan grata.

    -Pero ni siquiera le amas…-Le replico.

    -Claro que si…-Empezó a dudar de sus propias palabras.

    -Tenten se lo que sientes por él, es solo aprecio…solo es eso.

    Se quedo sin comentarios, cualquier respuesta que diera, sabía que podía tener una contradicción de parte de ella. Trato de encontrar una contradicción de la cual no pudo salir de «Le diré que no el día de la boda» Pero ella sabía perfectamente que si no tenía el valor de decírselo ahora, menos el día de su boda.

    -Tenten –Interrumpió el silencio incomodo que había, un sonrojo se hizo presente en las mejillas de la rubia. -¿Se protegieron? Es decir ¿Usaron un método anticonceptivo?

    -No…-abrió los ojos lo mas que pudo, se le había olvidado por completo ir por las pastillas –de hecho –vio su celular –ya me tengo que ir. Pasare por eso y de ahí iré al Rock´s Street, me quede de ver ahí con alguien. –Agarró su mochila rápidamente y se despidió de Ino, su gran amiga. Al irse le dirigió una mirada de agradecimiento por escucharla y aconsejarla.

    Vio de nueva cuenta su reloj nerviosamente – «No puede ser…Naruto ya debería de estarme esperando» -Pensó preocupada y tensionada, recordándole que su pésimo día no había terminado.

    Bajo del bus como pudo, ya que este al igual que el tráfico estaba ATASCADO si esa es la palabra correcta. Camino aproximadamente durante 20 minutos no sin antes pasar a una farmacia donde compro las pastillas y un agua.

    Caminaba lo más rápido posible, ella podría jurar y asegurar que Naruto estaría al borde de la histeria si no llegaba pronto. También podía jurar que lo estaba viendo, que realmente lucia molesto y escuchando:« TENTEN LLEGAS 40 MINUTOS TARDE, YO AQUÍ ESPERANDOTE»

    ¡Pero no! ¡Esta vez no! Parpadeo un par de veces, al ver que la realidad no concordaba con su imaginación.

    Si, definitivamente ahí estaba Naruto, pero lo que no concordaba era su cara llena de enojo y frustración. En cambio era una cara llena de alegría, con unos ojos que estaban llenos de luz, y una sonrisa…Dejémoslo que era la más grande que había visto en todo el mundo, bueno hasta ahorita.

    Parpadeo un par de veces más. Bien, ya había superado esa faceta de ver a Naruto feliz en vez de enojado. Ahora lo que no concordaba era: «¡TENTEN LLEGAS 40 MINUTOS TARDE! YO AQUÍ ESPERANDOTE»-Lo que escuchaba en su mente.

    -¡Hola Tenten! –Lo que decía con tanta amabilidad y con un gran abrazo.

    -Naruto…-le susurro -¡Naruto! –Y le correspondió el abrazo tan efusivo con otro igual.

    -Vaya pensé que estarías molesto –se separo de él. –por llegar cuarenta minutos tarde. –Un sonrojo se hizo presente.

    -¿Enojado? Si lo que más ansiaba el día de hoy era verte…Oh pero venga, venga, ya tengo apartada la mesita. Vamos.

    La llevo jaloneándola de la mano para que lo siguiera. –Listo aquí es…la aparte afuera, así disfrutaremos del aire fresco y para que no nos dé el sol, la pedí con sombrilla. ¿No hay ningún problema?

    -¡Claro que no!

    -Venga toma asiento

    Afirmo con la cabeza y tomo asiento lentamente, como si trajera mucha pesadez.

    -¿Desean pedir algo? –Les pregunto la mesera muy amablemente. –La especialidad de la casa es cuernitos.

    -Yo una orden de cuernitos por favor y un té helado

    Lo anoto en su pequeña libretita.

    -¡Yo ramen! –Grito Naruto –Y agua de…-Observo el menú que estaba en la mesa –Agua de piña no invitada.

    -¿Disculpe? –Pregunto la mesera muy desorbitada.

    -Agua de piña no invitada…

    -¿Qué no fue invitada? -Dudosa comento. -¿Es una broma? –Comento un tanto irritada al no pedir una cosa lógica o por lo menos entendible.

    -No señorita…el lo que quiso decir es piña colada. –Interrumpió antes que la mesera explotara en furia y enojo.

    De nueva cuenta la mesera tenía su mirada desorbitada y confusión. Una carcajada muy llamativa provenía de la mesera y junto con la de ella la de Naruto –Muy buena broma joven, ahorita le traigo su "agua de piña no invitada" y sus cuernitos. Se fue de la mesita susurrando la pequeña "broma".

    -Jajajaja- Hecho a reír cual si fuera un niño pequeño. –Buena esa ¿No?

    -Si…-aclaro su garganta. –Y cuéntame Naaaaaaaarutillo ¿Cómo te ha ido? ¿Qué has hecho de tu vida?

    -Pues…

    Empezaron hablar de recuerdos cuando eran más, jóvenes donde nada les preocupaba, donde todas las penas se olvidaban con risas y todos los exámenes reprobados se alivianaban con un poco mas de estudio y una buena fiesta después. Cuando se "perdían" en todas partes jugando y haciendo bromas. Esos sí que eran buenos tiempos, eso sí era vida.

    Reía estruendosamente, al punto que le dolía el estomago de tanta risa –Si, si recuerdo eso…-casi no podía hablar –Cuando te vimos desnudo…

    No dejaban de reír al recordar cada una de las cosas, había comentarios de lo que pensaban en eso entonces, de lo que hubieran hecho si estuvieran haciendo eso a los 20 años, también hablaron de sus penas pasadas. De cuanto se extrañaban al no verse. De todo, absolutamente de todo sin omitir algún detalle en lo absoluto.

    Ya…-suspiro para poderse controlar un poco y no perder la cordura más de lo que ya lo había hecho –Y bien…quiero seguir dándote buenas noticias.

    -Aquí llego su orden…-Interrumpió la mesera –Los cuernitos y el té frio, ramen y su agua especial de piña no invitada joven. –Echó a reír un poco –Disfrútenlo.

    -Gracias - los dos respondieron unísonos

    -Ah sí Naruto y me decías ¿Qué…? –Cuestiono al mismo tiempo que daba una gran mordida a su antojadizo y rico cuernito

    -Ah cierto, que te seguiré dando buenas noticias…mira esto…-Saco de su pantalón una hoja doblada en muchos pedacitos y se la entrego muy emocionado .Toma –se la dio en la mano.

    -Si gracias –La empezó a desdoblar rápidamente, las ansias se la comían y junto con las ansias la curiosidad era infinita, su mente no se dejaba de preguntar a cada rato:« ¿Qué será?»Esa simple pregunta es la que rodeaba su cabeza en cada desdobles que daba. Al fin lo había desdoblado todo. Dirigió rápidamente su vista hacia las letras negras que resaltaban mas, veía muchos códigos y muchos nombres muy extraños. Lo único que comprendió fue lo que salió de sus labios –Positivo…- Frunció el ceño y volteo la hoja –Sakura Haruno -enfocó su vista en las letras de más abajo-«Examen de embarazo» -leyó.

    Una sonrisa más que grande había aparecido mágicamente de sus labios y una mirada llena de picardía, sorpresa y felicidad se encontraban ahí justamente en la cara de ella.

    -Sakura…Sa-Sakura esta… ¡Vas hacer papa! –Lo abrazo como pudo -¡Felicidades! ¿Cómo le llamaran? ¿Es niña o niño?

    -Tenten…

    -¿Saben cómo va ser su cuna? ¿Qué ropa le compraran? ¿Quiénes van hacer los padrinos?

    -Tenten…

    -¿Saben cómo criarlo? Porque yo sé perfectamente que hay que hacer…mira aquí…

    -TENTEN –grito para llamar su atención e interrumpirla después de todo el cuestionario acusatorio hecho de parte de ella.

    -¿Qué? –Contesto un tanto molesta al ver sus ilusiones destruidas.

    -Sakura no lo sabe

    -¿Cómo?

    -Si…sospecha pero no sabe…yo…los mande hacer en…secreto…digámoslo así. –Aclaro su garganta – Así que le daré la sorpresa de MI HIJO y también, bueno esta es la ayuda que quería contigo… ¿Cómo pedirle matrimonio? Realmente quiero algo serio…quiero formar una familia.

    -Vaya…Entonces…-echo a reír un poco y comió lo que le sobraba de su platillo. Y empezó a analizar. Por consecuente su mente se pregunto:« ¿Cómo me gustaría que me pidieran matrimonio?»De sus labios apareció una sonrisa y sus mejillas un tanto rojas. Se recargo en su mano y vio hacia el cielo. –A mi me gustaría en un viaje, en un lugar tranquilo pero místico, que pudiese contemplar las estrellas, la luna. Y que ahí me pidieran matrimonio de la forma más inusual.

    -Gracias Tenten…-sonriendo y de un bocado acabo casi con todo su ramen que había en el plato. -¿Tenten? ¿Qué te pasa? ¿Por qué de repente…? No, no llores

    Se paró de su asiento de donde estaba para irla abrazar. ¿Qué paso? ¿Por qué lloras?

    -No no es nada, disculpa –Trato de excusarse –Es sólo que ayer y hoy no fueron mis días…

    -No digas eso, no hay nada que no tenga solución –Le seco las lagrimas que se habían colado por las mejillas de ella. -¿Qué paso? Sabes que conmigo puedes contar SIEMPRE. –Terminado de decir eso en un gesto noble y de amistad le dio un beso en la frente.

    -Gracias Naruto…gracias…-Se seco los rastros de lágrimas y suspiro. –Ayer, acepte un compromiso, una propuesta de matrimonio. –Apachurro sus ojos lo más que puso para que no salieran de nuevo esas lágrimas. –Yo no quería, en verdad no quería, pero no tuve otra opción. Lo acepte.

    -Bueno…eso tiene solución…y ¿Quién es el "prometido"?

    -De seguro abras escuchado su nombre en algún lugar. –Tomo un poco de té helado antes de continuar -Kankuro…Kankuro Hiro.

    -¿QUÉ? ¡EL FAMOSO EMPRESARIO! ¿EL QUE SALE EN REVISTAS COMO UNO DE LOS MEJORES EMPRESARIOS DE…DE…LA NACIÓN? –No podía dejar de sorprenderse al oír tal nombre ¿Su amiga comprometido con ese tal…Kankuro Hiro?

    -Si…ese es…-suspiro

    -Tenten…y ¿Por qué no te quieres casar? Es decir tienes una mina de oro… ¡y muchas cosas eres casi millonaria! Te trataría mejor que a una reina.

    -Sí pero peor que una zorra…-Comento molesta

    -¿Por qué? ¿Qué te hizo? No creas que por ser famoso no va a conocer a puño izquierdo y a puño derecho.

    -Es un poco penoso…-Saco de su bolsa el empaque de las pastillas a lo cual Naruto comprendió el significado de eso.

    -¿Te obligo?

    -Bueno hubiera sido eso…-Agacho la cabeza, de nuevo esa sensación de asco dentro de ella. –Al terminar, no fui más que para él una… -No pudo continuar cayendo en cuenta de sus propias palabras.

    -Maldito…-Se pudo escuchar a leguas el rencor que le tenía en ese momento. –No te cases, puede ser el error más grande que puedas cometer.

    -No tuve el valor para decirle que no a la boda, tú crees que después lo tenga…eso es absurdo… –Se reprochaba en voz alta -Mi vida esta arruinada, mi carrera, MI SUEÑO se acabo. No quiere que siga estudiando todo por su estúpida boda.

    -Te ayudare, eso tenlo por seguro. –La vio fijamente, como si en verdad pudiera cambiar el curso del mundo. –No sé de qué forma pero lo hare. Es una promesa. –Junto con esa mirada de infinita seguridad y una sonrisa confiada, un dedo pulgar se alzo, mostrando así una victoria segura.

    -Gracias…en serio…-sonrió. Agradeció tenerlo como amigo

    -Bien…-Se dirigió a la silla donde estaba sentado –Pondremos fin a este mal día con una buena noticia más. Tenten alzo la mirada sorprendida.

    -¿De qué se trata ahora?

    -Toma –Esta vez fue un pequeño sobre con colores llamativos que salió de su bolsa. Se lo entrego.

    -¿Qué es?

    -Léelo.

    -Una fiesta…-susurro. Leyó atentamente todo lo que decía –Una fiesta para anunciar lo de Sakura y tu…-Lo vio a los ojos -¡Te aseguro no faltare ahí! –Volvió a fijar la vista en la invitación -«Salón de eventos "Eclipse" »-Leyó en su mente. –Vaya…-susurro –Ese salón es muy elegante, más que elegante –Es donde Kankuro hace algunas de sus conferencias-Comentó. –Me pregunto ¿Dónde sacaste tanto dinero? –Cuestiono dudosa.

    -Como sabrás…le quiero dar lo mejor a mi futura familia…-Indico con su mano que Tenten se acercara –Tengo contactos ahí…-susurro para el oído de Tenten.

    -Entiendo…-Lo miro con picardía y una gran sonrisa –Y ¿Quiénes serán los invitados? –Cuestiono curiosa.

    -Pues amigos de la infancia…trabajo…en fin. –Sonrió

    -Ya –Vio su reloj de mano – ¡Las 7:30! –Exclamo muy sorprendida. Volteo a su alrededor, abrió los ojos sorprendida, se había oscurecido, toda la ciudad había sido alumbrada artificialmente, la luna estaba en su cabeza y las estrellas esparcidas por todo el cielo. En definición, era de noche. La última vez que había volteado aun el Sol estaba alumbrando la ciudad. ¿Cuándo había sucedido todo eso?

    -¿Tenten?... ¿No te habías dado cuenta?

    Lo volteo a ver atónita –No…Ya se me hizo tardísimo, Naruto MUCHAS GRACIAS POR TODO –Exclamo divertida. Agarrando sus cosas y despidiéndose –Me divertí mucho AMIGO MIO GRACIAS –resaltando esas últimas palabras. –Ten –Le ofreció 2 billetes recién salidos de su cartera, paga lo de mi platillo y el tuyo. -Sonrió aun más contenta –Es lo menos que puedo hacer al alegrarme el día Naruto.

    Sonrió sarcásticamente –Eso déjalo para los postres –Hecho a reír –Venga te acompaño a tu casa. No crearas que te dejare ir sola.

    Dejo un par de billetes y unas cuantas monedas en una pequeña charolita que estaba sobre la mesa. Y se dirigió a paso rápido donde su amiga lo esperaba y la abrazo de los hombros, para caminar juntos hacia el auto.

    -Wow…-Exclamo entre dientes –Un Beatle…-Parpadeo un par de veces.

    -Si…apenas lo acabo de comprar, es uno de tus coches favoritos ¿Verdad?

    -Si…-Aun no dejaba de sorprenderse. Lo rodeo todo para admirar su color amarillo brillante, sus faroles, espejos su gran majestuosidad. –Me encanta. –Aunque a ella ciertamente no le gustaba el color amarillo, a ese carro le quedaba más que genial. Y claro, el estilo iba con su dueño.

    -Si…es genial tenerlo. Venga súbete –Saco su llavero en el cual tenía aproximadamente 5 llaves de diferentes tamaños y una rana de colgante.

    -Bip bip-Provino de el carro junto los intermitentes que parpadearon un par de veces al mismo tiempo que el sonido de la desactivación de la alarma.

    Subieron los dos y aun ella no se dejaba de sorprender, de lo aun más majestuoso que era el carro por dentro.

    -Lindo…-Dijo para ella misma.

    -Si…-

    Se dirigieron a su casa que realmente les llevo casi 25 minutos por la vía rápida. En esos veinticinco minutos los dos estaban en silencio, satisfechos por el gran día que pasaron los dos juntos, satisfechos de poder verse una vez más como lo que eran grandes amigos.

    Llegaron al departamento de ella, realmente era un edificio modesto, nada del otro mundo pero se veía acogedor.

    -Este es mi departamento. –Logro señalar por la ventanilla el quinto piso.

    Recorrió con la mirada desde abajo. Admiro las pequeñas plantas y flores que adornaban en la esquina la entrada, la cual tenía bonitos reflectores iluminándola. Apenas y se podía ver la bonita recepción la cual mostraba un color naranja y amarillo. Subió la vista tratándose de dirigir a donde el dedo de su amiga apuntaba. Pero le distrajo el peculiar acabado de piedra color vino, con unos bordes color hueso los cuales resaltaban mucho. Todo en conjunto hacía ver el edificio muy poco común, imponente pero sencillo. Y qué decir de la arquitectura era moderna y singular. Un trabajo bien hecho.

    -Naruto ¡Mira donde te estoy señalando! –Exclamo al verlo distraído

    -Oh si ya lo vi –Dirigió su vista rápidamente a donde señalaba el dedo.

    -Es sencillo, pero creo que es muy acogedor.

    -No, es muy hermoso…-Bajo la vista pero vio algo que realmente desentonaba con aquella magnifica sencillez. Un lujoso Mustang Negro. -¿Qué hace eso ahí? –Señalo en dirección de tan imponente carro.

    -Maldición…-Salió de su boca inconscientemente enseguida que pudo ubicar de quién era ese carro.

    -¿Hay algo malo? –Pregunto intrigado.

    -No…es solo.

    -Entiendo –Al parecer por los gestos de su amiga pudo comprender de quién era ese carro –Me quedare aquí por si necesitas algo.

    -Gracias –Suspiro profundamente, tratando de controlar esa ira que se produjo con solo la idea de verle de nueva cuenta la cara.

    Bajo del carro pesadamente inhalando y exhalando constantemente para mantener la cordura como siempre lo había hecho. Casi al mismo tiempo se abrió la puerta del Mustang negro, dando a lucir un cuerpo demasiado masculino y elegante tal como sugería el carro que debía de ser el conductor.

    -Kankuro…-Exclamo fingiendo sorpresa –No te esperaba.

    -Si…al parecer no me esperabas –La miro desafiante -¿Con quién saliste?

    -No te importa eso. –Contesto desafiante al reto.

    -Claro que si, eres mi prometida.

    -Naruto. Es con el que salí. ¿Algún problema? –Respondió con cierto recelo -¿Aun sigo siendo tu prometida? –Rio con sarcasmo –Después de lo de ayer y como me trataste, no lo creo. Si quieres buscar de ese "tipo" de mujeres, te puedo mencionar algunas.

    -Amor…olvidemos el pasado. –La trato de abrazar

    -¡Nada de amor! –Le rechazo su abrazo. -Es que es imperdonable ¿Cómo me pudiste tratar así?

    Naruto veía con atención a la ventana, no lo podía soportar más, quería salir ayudar a su amiga, no iba a permitir que un poco hombre como Kankuro lastimara a su amiga.

    Bajo del coche con una mirada desafiante.

    -¿Algún problema Tenten? –Lo miro con un tanto de ira.

    -No…nada que yo no pueda resolver.

    -¿Naruto Uzumaki? Me habían hablado de ti. –Lo recorrió con la mirada de indiferencia -Y de tu "empresa", la cual le perteneció a…Minato tu padre ¿Cierto? No te metas en asuntos ajenos niño.

    -«¡No!»-Pensó con un nudo en el estomago al adivinar los pensamientos de Naruto. –Naruto –llamo la atención del mencionado. –No te metas yo lo arreglare. Gracias por lo de hoy. Nos vemos. -Dando así por terminada su cita de hoy con su entrañable amigo.

    -Bien, cualquier cosa me llamas. NO ESTAS SOLA –trato de recalcar lo más que pudo las últimas palabras. Se dio la vuelta sin decir nada, subió al carro y se marcho de ahí.

    -¡No debiste de decir eso Kankuro! –Le reprocho.

    -Ya amor, son nuestros asuntos. Venga vamos a meternos y hablar. -Subieron los cinco pisos lo más lento posible. Llegaron al departamento y pasaron.

    -Bien ya estamos aquí… ¿Qué quieres? ¿No te pareció suficiente lo que hiciste ayer?

    -Vengo a disculparme por mi actitud de ayer. Perdóname –Agacho la vista y la abrazo entre suspiros.-No debí tratarte así ayer, enserio perdóname.

    Sintió una lagrima caer sobre su flequillo.

    -«Kankuro ¿Llorando?»-Es lo primero que su mente pudo deducir. Un nudo en la garganta se le hizo presente y sus ojos le ardían. Le correspondió el abrazo y se hundió en su cuello. No dijo ni una sola palabra pero dio a entender la aceptación de su disculpa. Tal vez había sido demasiado dura con él.

    -Gracias –Le respondió separándose de ella. –Y también vine a decirte que no te preocupes por la boda, tómalo con calma –Se sentó en el sillón despreocupadamente. –Fue muy apresurado, hay que pensarlo mejor.

    -Si…-Simplemente no se lo podía creer, en veinticuatro horas Kankuro se había transformado totalmente. De un engreído, bastardo a un tipo sumamente comprensivo y amable.

    -¿Sucede algo malo Tenten?-Le pregunto intrigado al ver cómo le miraba.

    -No…nada –Meneo la cabeza para deshacerse de cualquier pensamiento que le pudiera confundir aún más – ¿Te ofrezco algo?

    -Un café estaría bien.

    -Ok –Se dirigió a su pequeña cocina, saco los ingredientes de la alacena y de un compartimiento de abajo saco dos curiosas tasitas y una cafetera.

    -¿Cómo lo quieres? –Se alcanzo escuchar desde la cocina.

    -Muy caliente, cargado y con dos cucharadas y media de azúcar por favor.

    Suspiro. Coloco el recipiente con agua en la lumbre. Sus ojos se plasmaron en aquella cafetera blanca, en la cual se podía reflejar ella. Se contemplo así misma, sus pensamientos empezaron a volar cual si fueran hojas en el viento. En medio de todos esos pensamientos, surgió de la nada uno en especial, una duda.

    «¿Por qué Kankuro se fijaría en ti?»

    Abrió los ojos sorprendida de tal pregunta y de inmediato recordó la expresión de Naruto al saber quién era su prometido.

    "¡EL FAMOSO EMPRESARIO! ¿EL QUE SALE EN LAS REVISTAS COMO UNO DE LOS MEJORES EMPRESARIOS DE LA NACIÓN?"

    También recordó aquellas palabras de sorpresa de su amigo. Frunció el ceño y razono durante un instante.

    Es cierto ¿Qué tenía que hacer un famoso y multimillonario empresario con ella? Es decir ella jamás se menos preciaría, ni tampoco menos preciaría lo que tenia. Pero realmente era muy sencilla, demasiado sencilla para ese sujeto. Si hay que confesar algo es que sus padres eran realmente millonarios, trabajaban en el gobierno. Su padre era militar. Estaba a cargo de toda la artillería pesada. Su madre, de igual forma trabajaba en el gobierno y en la milicia. Pero ella decidió hacerlo por su propia cuenta, decidió decir adiós a las comodidades excesivas, ella quería aprender a vivir por su propia cuenta. Vivir normal, aunque sus padres no estaban de acuerdo con ello, sólo le pagaban la universidad, ella se estaba haciendo cargo de la vivienda y demás cosas personales.

    Escucho un chillido muy ruidoso que provenía de la cafetera, del cual hizo salir de sus pensamientos.

    -El agua…-Rápidamente saco la garrafa de la lumbre y la sirvió con sumo cuidado, en las dos tazas. Agregó los ingredientes y los mezclo. Se dirigió con las dos tazas en mano a la sala, y las dejó reposar en la curiosa mesita de centro que tenia.

    -Gracias –Tomo su taza y empezó a beber plácidamente el café

    -Si…-Ella lo imito en su movimiento. –Kankuro…-lo llamo con la voz apagada, como si no quisiera hablar.

    -Mmm…-

    -¿Por qué…por qué te fijaste en mi? Es decir solo mírame, no soy de tu tipo, ni siquiera soy popular en la Universidad, ciertamente no me importa eso, pero es solo que me parece un tanto extraño.

    Alzo una ceja, era la primera vez que ella le preguntaba eso sí, era cierto todo eso. No era su tipo, ni el mismo se había fijado en eso, bueno si se había dado cuenta, pero realmente nunca le había dado importancia a todo eso.

    -No lo sé…simplemente porque eres hermosa. –Pero realmente eso era la mitad de su razón, había algo más.

    Cerró un momento los ojos y empezó a recordar.

    -Y diferente a las demás chicas. –lo había dicho con una sonrisa.

    -Vaya…-Hecho a reír con un sonrojo leve en las mejillas. Se rasco la nuca, siempre lo hacía cuando no tenía palabras y tenía que decir algo. Era para "ayudar agilizar sus pensamientos".

    «Las diez y media»-Pensó al ver fijamente el reloj de pared

    Tallo sus ojos y masajeo su cuello. El estrés había aminorado mucho en las últimas horas.

    -Bueno yo me retiro. Ya te vez cansada –Se levantó del sofá y le robo un beso fugaz –Gracias por todo. Te veo después, mañana o a ver qué día.

    -Si bye. –Ahora fue ella la que le robo un beso, pero no un beso fugaz, un beso apasionado.

    Al fin su día había terminado y había terminado bien, sin una riña o algo parecido, al fin esos noventa años de mala suerte en una sola tarde habían desaparecido. Ese gran peso en sus hombros y espalda había desaparecido gran parte, se sintió tranquila y agradecida.

    Las luces alumbraban constantemente cada veinte metros había un farol alumbrando el camino en la carretera. Y aun en su cabeza rezumbaba esa pequeña pero intrigante pregunta:

    «¿Por qué…por qué te fijaste en mi? »

    Lo podía escuchar tan claro como si ella estuviera ahí.

    Es cierto, eso se preguntaba el, todas sus novias que tuvo antes de ella era adineradas, con grandes mansiones, consentidas y mimadas. Pero ella no.

    Casi llegaba a su casa, solo le faltaban unos escasos minutos.

    «Maldición»-Pensó al ver la luz roja en el semáforo. -¡Genial ahora serán dos minutos más de camino! –susurro con mucho sarcasmo. Movió la cabeza negativamente.

    Escucho varios cláxones anunciándole que ya estaba en verde la luz. Despabilo, metió primera y dejo la calle atrás.


    No podía simplemente no podía llevaba dos horas tratando de dormir, maldijo a incógnita que no le dejaba cerrar los ojos -¡Maldición! –Dijo entre dientes. De un brinco salió de la cama de y fue a la cocina por un vaso de agua, a ver que podía lograr con ello.

    Se sentó en la silla ya con el vaso servido. Definitivamente tenía que aclarar eso. Cerró los ojos y empezó recordar.

    «Fue en aquella fiesta»-Su mente pensó inconscientemente.

    Había entrado a un salón de eventos un tanto lujoso, yo ya estaba acostumbrado a ello. Pero la diferencia es que no iba a otra reunión o conferencia empresarial, tediosa y aburrida.Esta vez era de jóvenes claro, tal vez yo era el mayor ahí por unos cuantos años, pero se divertían mucho, lástima que yo debía de mostrar seriedad, ya que estaba ocupando en esa "fiesta" el lugar de mi padre. Al parecer era un patrocinador de esa fiesta o tal vez de esos jóvenes.–Lo recuerdo muy bien había una manta diciendo "Bienvenidos nueva generación".-Susurró.

    Ya era mitadde la fiesta y me hicieron subir a la plataforma para decir un discurso que la empresa seria patrocinadora oficial de esa Universidad. Casi nadie me ponía atención. Hasta que una chica se subió al templete y empezó hablar con un poco de rudeza.

    -Compañeros, por favor pongamos atención a este señor –Me volteo a ver con unasonrisa y guiñando el ojo. Yo me sorprendí y vi sus labios que me balbuceaban "Es muy formal esto, jamás te pondrán atención" Bajo su mirada al parecer leyó rápidamente lo que decía.

    -La nueva noticia que nos dará es que…la escuela tendrá más dinero y cumplirán TODAS nuestras peticiones. Y tal vez nuestros caprichos –Me volteo a ver con una mirada que jamás había visto, era entre sensualidad e inocencia.

    -Asíque amigos escuchemos la propuesta de…del señor. –Me paso el micrófono y se pego a mi susurrándome algo que no entendí solo entendí la palabra, casual. Mi mente trabajo y tal vez comprendí que con estos chicos debía de ser…no tan formal.

    -Bien chicos como dijo su amiga les cumpliré todo, mi padre firmo ese contrato con la escuela. Así que disfruten la fiesta. ¡Diviértanse!

    Había bajado del escenario nervioso, pero todo salió bien sin duda alguna esa chica sabía lo que hacía. Se lo tenía que agradecer. La busque con la mirada y la vi sentada en un rincón platicando con un chico no muy agraciado, definitivamente el no podía ser su novio. Me arme de valor y me dirigí hacia allá. Recordé momentáneamente que nadie me había dicho que no, ella no iba a ser la excepción. Mi orgullo se hincho.

    Ella me volteo a ver con una cara de extrañeza. Me acerque aun más.

    -Hola –Le dije hinchado de orgullo.

    -Hola-Me dijo sin prestarme atención.

    -Oye… gracias por lo del discurso –Le agradecí lo más amable y caballeroso posible, esta vez me tenía que poner atención.

    Me volteo a ver sin mucha atención -Si, de nada –Se volteo de nuevo a contemplar al otro chico no tan agraciado. Por un momento mi cabeza pensó "Son novios" .Pero mi consiente dijo: "Ella no podría estar saliendo con alguien así….". Sinceramente no tenía nada que perder.

    -¿Bailamos? –Le sugerí.

    Volteo a ver para todos los lados como si no quisiera prestarme mucha atención –Supongo que sí...-Dijo desconfiada.

    La saque a bailar, estaba muy entusiasmado, en verdad me gustaba esa chica, y esta vez me había dicho que si. Bueno es que a mí nadie me puede negar.

    Estábamos ya en el centro de la pista, le agarre de la cintura suavemente y agarre su mano. Me pareció increíble la suavidad de su mano y lo delgada de su cintura, a pesar de que el vestido que llevaba era un poco voluminoso se podía sentir una bien formada cintura.

    -¿Cómo te llamas? –Le pregunte

    -Tenten-Me dijo con un grado de indiferencia demasiado alto.

    -"Vaya mujer…"-Pensé –Gracias por lo del discurso –Volví insistir con mi agradecimiento, que en realidad era más un pretexto para hablarle.

    -Si no hay de que…de hecho no me tienes que agradecer, ya que no fue por mi propio pie, me asignaron los directivos para cualquier problema.

    -Entiendo…-Esa chica sí que era difícil pero, a mi me gustan los retos la tenía que convencer, por lo menos para que me diera su número telefónico una cita o algo así. – ¿Y qué estudias? – pregunte muy interesado.

    Alzo la cara y con un brillo muy especial en los ojos me dijo -Medicina- de ahí una sonrisa apareció en su rostro, pareciera que esa fuera la pregunta mágica que a todos ponía de buenas.

    Después de eso recuerdo que la saque a bailar casi a todas las pistas que habían puesto y de haberle pedido su número telefónico.

    Después de esa fiesta pasaron días y me había comunicado con ella varias veces para que me diera una cita. Fue muy difícil de convencer, no a todo decía que si.

    No era como las demás. Que a todo decían sí. Inclusive me atrevo a decir que me acosté con varias chicas recién conocidas. Chicas que en realidad no parecían apreciar las cosas como lo hacia ella.

    -Recuerdo que un día se enfureció tanto conmigo porque le dije que la ropa que había comprado en esa tienda era muy corriente -susurro como si de un secreto se tratase.

    -¡Son mis gustos! –Grito muy enojada hacia a mí, de sus ojos que eran un ventanal de ilusión, luz, alegríay amor, por esos mismos salía enojo, rabia, furia. –La diferencia aquí es que tus eres un niño mimado, rico con dinero, todo se te dio a la primera. Yo sin embargo, tuve que trabajar, aún trabajo y ando consiguiendo la beca para poder seguir estudiando lo que me gusta. ¡Esa es la gran diferencia que tú nunca entenderás!

    Puntos aclarados, ahora ya sentía un gran peso en sus parpados y en su cuerpo, ahora si ya sabía el porqué de todo aquello, sabia el porqué de su enamoramiento, si esa era la pequeña gran diferencia de Tenten con las demás.



    * * *

    Una noche igual, igual de cansado ya no podía mas, su cuerpo le pedía descansar a gritos y eso que apenas era inicio de semana, no se podía imaginar cómo sería la mitad de semana, ni siquiera se molesto en quitarse su ropa, así mismo se metió en su cama.

    Maldita Christine, lo que le había ocasionado…casi, por poco le causaba la desgracia.

    No quiso pensar más en aquello, solo quería descansar, cerró los ojos y se dejo caer en la cama. No le causo ningún conflicto enrollarse en las cobijas ya que lo hacia semi-dormido.

    ¡ESE MALDITO SONIDO DE NUEVA CUENTA!

    Esta vez no quería una discusión con aquella chica mimada, no iba a caer en su juego de nuevo, ya era suficiente.

    De nueva cuenta el sonido del celular, sonó como unas cinco veces más.

    «¡Maldición esa niña no aprende!»

    No, no era ella, ya hubiera dejado de sonar a la segunda timbrada ó primero hubiera mandado un mensaje –Razonó su inconsciente por él.

    «Ayame»

    Pensó en sus adentros de repente y sin pensar contesto aun con los ojos cerrados. Jamás se había imaginado poder hacer eso.

    -Diga –Contesto con una voz neutra sin emoción alguna. Aún estaba adormilado.

    -Hola…-No identifico la voz. Abrió los ojos para ver si así podía identificarla, la había oído en algún lugar, en algún momento de su vida. -¿Quién es? –Pregunto muy intrigado…

    -Hola, ja, hace mucho tiempo…-Sonaba muy nerviosa la voz, era un poco áspera, pareciera como si estuviera seca su boca. No podía hablar muy bien. –Espero que aún me recuerdes…-Recordar, recordar, es lo que intentaba, le parecía demasiado familiar la voz, de seguro fue o es una persona importante para él. Lo sabía porque sintió un poco de nostalgia al oírla.

    -Si como pensé…No me recuerdas…pensaba que siempre me ibas a recordar…-Sintió como su voz reflejaba nostalgia y desilusión al no reconocerla –Soy…

    Sus latidos comenzaban a sentirse más fuertes, sentía una extraña necesidad de saber quién era.

    -Soy…



    * * * * * *
    Hola Queridas lectoras, lo siento por tardarme en la actualización, pero lo estoy reescribiendo y como verán es un poquitin largo el capítulo.

    Primero que nada quiero aclarar un par de cosas:

    * Sí, como verán hay NaruSaku, pero en verdad lo puse por poner, a mi realmente me da igual si es NaruHina, SasuSaku, etc. Ninguna de estas parejas me desagrada. Lo IMPORTANTE aquí es el NEJITEN xD - Lo puse así porque Sakura, me imagino yo, que por su carácter puede lidiar con un pequeño drama que puse. O por lo menos es más fuerte que el de Hinata (Juro que no tengo nada en contra de ella) Pero no va influir mucho con la historia -Lo jurito-


    @Sasuki-chan: Muchas muchas Gracias por seguir el FIC, yo se que es un poco pesado, por eso lo estoy re-escribiendo, pero ya viene lo interesante :D, te lo aseguro. Jajaja si ya apareció "Neji-kun" espero que le vaya bien xD Muchas gracias y disculpa la tardanza.


    _______________________________________


    ¿Les gusto el Capítulo?
    Que les parece la actitud de Kankuro ¿Sospechosa?
    ¿Quién le habrá llamado a Neji? D:
    ¿Reviews? ¿Me gusta? Me harían muy feliz :D

    ¡GRACIAS POR LEER!

    Que el NejiTen los acompañe
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  6.  
    Musume Sato

    Musume Sato Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    1 Octubre 2013
    Mensajes:
    59
    Pluma de
    Escritora
    Wiiiiii soy la primera!!!!!!

    ¿Les gusto el Capítulo?
    Mucho!, pobre Tenten, la entiendo, la vda de universitaria es muuuuy agetreada.
    Que les parece la actitud de Kankuro ¿Sospechosa?
    Nunca me cayó biien ¬¬
    ¿Quién le habrá llamado a Neji? D:
    Quizás Tenten pero no se, espero el siguiente capitulo con ansias!
    ¿Reviews? ¿Me gusta?
    Claro que sí!!!!Me está gustando mucho el fic
    Nos vemos!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Sasuki-chan

    Sasuki-chan Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Noviembre 2012
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritora
    Ya extrañaba comentar aquí TnT , pero bien es hora de contestar las preguntas :D

    1.- Me gustó el capitulo el encuentro con Naruto y que va a ser papá :'D lo único que no me agrado fue el final mira que Neji dormirse con ropa así jaja por mi se hubira puesto la pijama pero ya que xD

    2.- Pues Kankuro no me agradó para prometido de Tenten yo quería a Itachi pero no todo es posible xD *Fangirl de ItachixTenten¿Dónde?* Pero bueno dejando mi fangirlismo pues no se que sospechar de Kankuro es que la verdad él me da igual *Comentario Hiriente*

    3.- Yo supongo que es Tenten pero si ella fuera ¿Cómo consiguió el número de Neji? ¿Naruto tú le hablaste xD? Pues mis posibles respuestas son Tenten o Naruto la verdad yo me voy por mi primera opción :D

    Así que ya viene lo interesante pero dime DegelDKG porque Tenten no abandona a Kankuro :c la verdad él es un pésimo novio ahora le rezaré a Yisus para que el próximo capítulo oh en el siguiente ya no haya más KankuroxTenten *Neji vuelve por lo que más quieras* Bueno creo que me puse un poco histérica con la situación pero es que yo ya quiero leer NejiTen *Y dime que Tenten no esta embarazada porque si no así ya no sera posible un NT* xD okay creo que mi mente formula muchas suposiciones pero jaja ya me calmo respiro y cuento hasta 10 :D bueno creo que ya fue mucha histeria por mi parte así que no me cada más que decirte espero la continuación y pues nos leemos pronto adiós :D

    Att: Sasuki-chan ;)
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  8.  
    DegelDKG

    DegelDKG Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2014
    Mensajes:
    122
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Reencuentros inesperados
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    5208
    Entre remordimientos y preparativos


    Sus latidos comenzaban a sentirse más fuertes, sentía una extraña necesidad de saber quién era. Escuchaba atento por el auricular, esperando la respuesta deseada. Como una voz le podía causar tanta intriga.

    -Soy…¡NARUTO! -¡Dios casi el tímpano de Neji quedaba roto de por vida!

    -¡Naruto!-Dijo sorprendido ¿Cómo era posible que no pudiera reconocer su escandalosa voz?

    -Jajaja…buena esa Neji –Se burlaba de la broma hecha y de la posible cara de mal humor que portaba el Hyuga -…pensaba que si me reconocerías –Dijo ahora una escandalosa y divertida voz en vez de una seria y apagada voz.

    -¿Qué quieres?- Sí, ya se había dado cuenta porque no reconocía su voz. Era demasiado tímida, cuando en realidad era demasiado escandalosa.

    -Wow…ese buen cerebro se te ha jodido Neji…antes me hubieras… -De nuevo se burló de él.

    -Maldición…-Colgó. Su furia era ENORME, ya se estaba volviendo costumbre llamarlo a altas horas de la noche y si fuera para cosas de vida o muerte o tan siquiera de vital importancia, ¡pero no! Le llamaban solo para estupideces y estupideces demasiado grandes. ¡Lo tenían harto! Habían roto record, habían acabado con su poca paciencia ya conocida.

    ¡MALDITA SEA!

    De nuevo el timbrazo del celular, esta vez estaba pensando seriamente en apagarlo en las noches y no le importaba si se quedaba dormido, ya que tenía una alarma dentro de él. La cual también odiaba.

    -¿Qué quieres Naruto? –No era posible, la primera vez en tanto tiempo que se comunicaba y solo era para molestar…esto era inaudito.

    -¡Fue muy grosero de tu parte colgarme! –Dijo con mucho coraje, como si no se lo hubiese merecido –Yo consiguiendo tú número celular…cruzando tierra, mar y aire, pagándole a espías. Que los suelos de Troya y los mares de Grecia…-Oh si, esta vez sí que había exagerado, y la paciencia de Neji se había agotado.

    -¡Ya! Basta… ¿¡Qué quieres Naruto!? -Contesto lo mas frió que se pudo, y con un sublime "grito".

    -Pues quisiera saber ¿Cómo estabas? –Pregunto divertido. Si algo le podía divertir a este intrépido personaje era ver ó en este caso escuchar desquiciados a sus amigos por sus "Pequeñas ocurrencias".

    -Bien… respondí tu pregunta…-

    Estuvo a punto de colgar, cuando fue interrumpido. Esta vez sí sabía que Neji estaba enojado, de eso estaba consciente. Así que decidió dejarse de bromas –Aparte para saludarte yo te quería hacer una invitación –Dijo rápidamente antes de que Neji le colgara.

    -¿Invitación? No será otra de tus bromas ¿verdad? –Dijo exhausto de reclamarle.

    -No, va ser este sábado, en el salón Eclipse…a las 8:30 de la noche. Es muy importante tu asistencia, en verdad. –Esta vez si hablaba enserio, a leguas se le oía.

    -Lo siento no podré ir…

    -Pero…pero ¿Por qué? –Quería una explicación lógica.

    -Sabes que estoy estudiando en…Estados Unidos, no voy a ir a una fiesta, no voy a viajar más de 5 horas para una fiesta que durara casi lo mismo de mi viaje. Gracias pero no.

    -¿QUÉ? ¿No estabas hace unos meses en Japón? –Pregunto intrigado. Pues sus contactos le habían indicado eso.

    -Pues…ando viendo algunos asuntos de las empresas Hyuga International y ando de vez por allá. Pero pues solo son unos cuantos días…a veces hasta uno.

    -Vaya…-Susurro –En fin, disculpa por la molestia Neji, bueno en ese caso te lo diré-Dijo con mucha desilusión, al saber que uno de los invitados más destacados e importantes no estaría ahí. -Me casare con Sakura y bueno, vamos a tener un hijo, y pues la fiesta era para anunciarlo. –Explico fríamente.

    -Vaya, no pierdes el tiempo-Dijo en cierta tonalidad de sarcasmo, pero solamente lo que lo conocían sabían que eso era como un "Felicidades" de cierta forma -…en fin gracias por la invitación. Tengo que descansar así que…

    -Si no te preocupes Hasta luego.

    Colgaron.

    Maldito remordimiento

    Habían pasado varios días después de esa llamada telefónica, mejor dicho habían pasado 3 días, era jueves. Y aun sentía ese maldito remordimiento que no lo dejaba en paz. Tres días y todo lo que pensaba era la voz de desilusión de aquel rubio. Suspiró. Aun no quería abrir los ojos. Pero su instinto decía que ya era hora de levantarse, y que estaba amenazando con un dolor de cabeza si no lo hacía.

    Se levanto pesadamente, aun el remordimiento de no asistir o más bien no aceptar la invitación de su viejo amigo se hacía presente de nueva cuenta, ni siquiera había pensado en la respuesta.

    El tuvo la culpa por hacerme molestar –Se podía "lavar las manos" excusándose con aquella barata respuesta. Su conciencia al parecer quedo tranquila. Siguió su rutina tan monótona como siempre, pero ahora en vez de estudiar solo veía las noticias,o...lo que le pareciera entretenido, en la habitación que le pertenecía dentro del instituto.

    -Varios acontecimientos ocurridos se han…- Se escuchaba al prenderla.

    -¡YO JAMAS TE TRAICIONE!... –Su paciencia se agotaba…

    -La fauna, es vital para los animales de esta habitad…-Decidió apagarla.

    ¿¡Donde demonios estaban aquellas series que tanto le gustaban!

    Se preguntaba constantemente, apunto de una crisis nerviosa. Mientras que constantemente apagaba, prendía, cambiaba de canal más o menos unas cinco veces seguidas para de nueva cuenta volverla apagar. Sin ponerle mucha atención todo lo que pasaba.

    Vaya, nada bueno aún. –Pensaba amarga y aburridamente. Solicitaba cualquier cosa, Dr. House, CSI, La ley y el orden. Ah como le gustaban aquellas series que utilizaban como primera instancia la lógica. Pero lo que estaba pidiendo estaba fuera de su alcance, ya que si era mucho pedir que saliera en la noche y a mediados de semana, era aun más imposible pedir que saliera a las seis y media de la mañana. Donde probablemente era el único que pedía ver esas series a esa hora. Apartando a los fanáticos de su reloj de pulso, aún no pasaba de las seis, no tenía nada que estudiar, la sesión de exámenes habían terminado, toda su tarea adelantada y lo peor de todo, a un, un compañero de habitación roncando escandalosamente. Realmente esa no era su semana, ni mucho menos iba ser su día.

    -Apágala ya maldito Nerd…-Se escucho una adormilada voz- aun falta una hora para levantarse… -Dijo molesta la voz, aún se notaban estragos de que estaba semi-dormido

    Estupidez de televisión y de compañero de cuarto ¡En su departamento estaría mucho mejor! Ahí sí que podía ver todo lo que quisiera, tenía cable, tenia Universal Channel, History Channel, entre otros. Decidió apagarla para no escuchar más los lamentos fastidiosos de su compañero.

    Decidió ir por su laptop a ver qué tan interesante estaba hoy la red.

    -Maldición…-Mascullo entre dientes al ver el mismo título que hace una semana estaba en la sección de intereses personales, guardado como favoritos. En ese momento odiaba toda la tecnología que estaba a su alrededor, incluyendo al estúpido celular, que por su culpa había tenido dos noches seguidas de llamadas telefónicas desagradables.

    Remordimiento

    ¡DIABLOS! Por fin se había olvidado de esa palabra y de ese sentimiento, mientras se sumía en su aburrición. Ahora odiaba más que nunca a su celular, a su estúpido celular que no en balde lo despertaba si no que también le hacía recordar ese sentimiento tan desagradable con tan solo recordar ese pequeño aparato molesto.

    Opto como última alternativa abrir su correo, lo abrió sin mucho afán de interés, ya que sabía que si lo abría, habría como 50 mensajes nuevos en bandeja de entrada y todos con la misma estupidez de "TKM. Pasa esta cadena a 20 usuarios si no tendrás mala suerte durante un año, no conocerás el amor de tu vida y serás calvo" –Hmp –Sonrió sarcásticamente, viendo como la pagina se cargaba para mostrar sus correos "Y si los pasas mañana conocerás al amor de tu vida, y jamás te traicionara." Y al final con la estúpida palabra "Suerte" -« ¿Suerte? »–Razonó - «la suerte no existe. Solo son para tontos»-dedujo.

    Al fin había abierto la pagina, como supuso, un montón de basura electrónica ocupando la memoria virtual de su "Adorada Laptop" solo uno fue el que le llamo la atención.

    "Becario" –Leyó en el asunto que indicaba el correo. Abrió los ojos un poco sorprendido, al ver que provenía de un correo no conocido, o por lo menos que no tenía en su lista de contactos, lo abrió sin esperar más.

    «Sr. Hyuga»Empezó a leer en su mente

    Sr. Hyuga, por medio de este presente le hacemos llegar este comunicado de la Secretaria de Administración de Empresas. La cual le honra comunicar que hoy el día 28 de Mayo del 2010 decidió agregarlo al sistema como Becario Oficial. Con este permiso tendrá derecho a ejercer y demostrar sus excelentes capacidades como estudiante. También le damos la oportunidad de colocarse en una de nuestras siguientes empresas patrocinadoras:

    -Compañía Tokio.

    -Hyuga Internacional Comunications.

    Alzo la ceja. Continúo leyendo.

    -Mechanic CORP.

    -Dólar Production Company

    -Hiro's Hoken Corp.

    Siendo seleccionada su opción de empresa favor de confirmarlo con el Lic. Baker, director del Instituto.

    Fecha limite 31 de Mayo.

    Por su atención Gracias

    Atte:

    La Coordinación de la Secretaria de Administración de empresas.

    «Fecha limite 31 de Mayo 2010» Rezumbada en su cabeza. Vio la fecha. 31 de Mayo

    ¡Hoy es el día límite! Rápidamente hizo la solicitud de la empresa para petición de la empresa. El sabía que se tenía que dar prisa, ya que el director de aquella universidad se ocuparía dentro de los primeros treinta minutos.

    Se escuchaban los dedazos en el teclado de tan rápido que escribía, tenía que tener buena presentación, ortografía impecable, y claro su petición con bastante formalidad y palabras técnicas.

    Al fin lo había acabado, rápidamente se vistió con una vestimenta casual, como casi siempre lo solía hacer. Salió de prisa de su habitación para dirigirse al cuarto de impresión, ahí agarro una maquina y lo imprimió.

    Llegando con mucha velocidad, agitado y un poco sudado a la oficina del director. Respiro profundamente para controlarse antes de tocar la puerta. Logro su objetivo. Toco

    -Pase –Se escucho dentro de la oficina.

    Paso muy tranquilo –Buenos días –Fue lo primero que dijo al entrar a la oficina.

    -Sr. Hyuga Buenos días –Lo vio fijamente -¿En qué le puedo ayudar?

    -Pues como vera, vengo aquí para entregarle…-Le entrego la solicitud recién hecha –esto…

    El director lo vio con un gesto extraño –Vaya…no es usual en usted, entregar las cosas en el tiempo límite. –Le dijo mientras recibía el documento.

    -Si…mil disculpas –trato de excusarse –es solo que…- «Piensa algo rápido» -no había abierto mi correo hoy en la mañana lo vi. Pero aquí esta.

    -OK –Al parecer no le ponía mucha atención a la "excusa"-según el director- al estar leyendo que todos los datos estuviesen bien. -Lo siento, no puede entrar a su propia empresa.

    -¿Qué?-Dijo sorprendido –Se frustro al oír la respuesta como negativa. –Pero ¿Por qué? -Quería una explicación y ya. No era posible si ahí ejercía la mayor parte de sus prácticas, ahí estaba lleno de experiencia y el no veía el inconveniente alguno. Por eso eligió la empresa de su familia, al fin y al cabo, ahí es donde finalmente debería de trabajar.

    -Es su empresa, aparte ya no hay cupo. –Explico cortantemente –Sr. Hyuga, lo siento, será revocada su petición.

    -¡Pero debe de haber un lugar! Es la empresa de mi tío.

    -Lo siento, no.

    Salió de la oficina del director, sin despedirse, sin nada y azoto la puerta.

    ¡POR UN CARAJO!

    ¡ERA SU EMPRESA!

    Pero se le olvidaba algo…su empresa o casi su empresa, podía dar órdenes ahí, contratar y despedir gente a su antojo. Pero aquí en la escuela el no mandaba.

    ¡MIERDA!

    Por alguna razón sus piernas no respondieron, al darse cuenta de su "pequeño error" Rápidamente se dio la vuelta y abrió sin permiso la puerta del "ofendido" director.

    -Señor una disculpa…yo…

    -Vaya…no te esperaba tan pronto, después de ese pequeño acto Hyuga.

    Si, su ego cayó por los suelos, se sentía en la torre Ifel, pero cayó cual si fuera torre de babel (1). Y aún más con los comentarios sarcásticos del director, su ego sí que estaba más que pisoteado, pero él no mandaba ahí. Y eso debería de aprenderlo.

    -¿Qué deseas? –le respondió cortante

    -Yo…sólo venia a saber si tenía tan siquiera un cupo en alguna empresa. La que sea. Esta vez Hyuga bajo impresionantemente su ego. Pero no le quedaba de otra, lo tenía que hacer. Como odiaba que sucediera eso. Pero el director aun no se encontraba a salvo del poderosísimo ego del Hyuga, ese mal director vejete lo iba a pagar caro. Oh si del Hyuga nadie, absolutamente nadie se salvaba.

    -Las practicas empiezan a partir del, lunes…-Al parecer buscaba un documento entre otros tantos que estaban encima del escritorio. – ¿A sí que cualquier empresa Hyuga? –Pues, la única que está disponible es la de…-Sonrió con complacencia al ver cuál era la única empresa libre…- Hiro's Hoken Corp.-

    -¡Pero esa es la competencia de…!

    -Sí, lo sé. Dijiste que cualquier empresa. Las empresas comenzaran a trabajar con los becarios a partir del lunes. Así que necesito que empaques tus cosas y mañana te marches a Fukugawa, ahí está la coordinación central de la empresa ahí te harán el recorrido de la empresa.

    -¿Y…y la escuela...? –Pregunto sorprendido.

    -Halla abra cursos cada fin de semana. –Le dirigió la hoja y una pluma –Firma, este es el contrato, no te preocupes por el hospedaje, ni por el seguro, las empresas patrocinadoras lo pagan…

    Colocó la punta de la pluma en el documento y empezó a firmar, mientras que una sonrisa sarcástica se empezó a dibujar en su rostro. Oh si, esta vez sí que lo pagaría este vejete, y la pagaría muy caro. Su sonrisa se amplió cuando un más malvado pensamiento cruzo por ella.

    El director solo lo miro de reojo y le llamó mucho la atención esa pequeña curva en los labios de Neji -¿Se estará burlando de mi?- Razonó por un instante. Frunció el ceño, no le agrado para nada esa idea. –Sr. Hyuga…

    -¿No es gracioso? ¿Ayudar a la competencia…? Aquí tiene su documento. Se lo entrego.

    Gracias–Definitivamente se le adelanto…y definitivamente no era el…ó al menos eso creía.

    -Bueno entonces me retiro, si es que me voy a ir mañana. ¿Alguna cosa más?

    -No y suerte.

    Veía su habitación, la contemplaba, en realidad le agradaba. Definitivamente la iba a extrañar. Volteo a ver su cama checando que todo estuviera ahí, que no le faltara nada puesto que a primera hora se iba a ir. Se sentó y observo la dirección. -Vaya, está cerca de la empresa Hyuga- Le alegro ya que no tendría que lidiar, buscando la tal "empresucha"

    También recordó que quedaba cerca del salón eclipse, sonde su amigo iba a tener su fiesta.

    -¡NEJI! –Le saco un gran susto esa voz

    -Ayame…-susurro al reconocer dichosa voz, rápidamente arrugo el papel, el cual tenía la dirección de aquella empresa.

    -Vaya…no me digas que te saque un susto –suspiro- lo siento ¡Oye! ¿Para qué son esas maletas? No me digas que te vas a ir a la empresa Hyuga. –pregunto curiosa

    -No…

    -¿Entonces?

    -¿Te acuerdas de los exámenes para las becas?

    -Si claro…

    -Pues ya dieron los resultados…y me tengo que ir a Hiro's Hoken Corp.

    -Vaya…debe de ser duro, ya que es la competencia ¿No?

    -Pues, si algo…-No sabía cómo decirle que se iba a ir durante seis largos meses, pero tenía que hacerlo, tendría que ser lo más humano posible para que a ella no le doliera tanto. –Ayame…-

    -Si dime…-No sabía porque, pero presentía algo, rara vez le hablaba con su nombre, siempre le decía las cosas como iban, cuando decía el nombre quería ganar tiempo para pensar cómo iba a decir las cosas. Algo malo estaba ó iba a suceder.

    -…No es sólo visitar la compañía, me tengo que quedar seis meses allá en Fukugawa, japón -¿Eso era lo más humano? ¡Rayos! A veces se detestaba, pero no podía ser de otra forma. Ya lo había dicho. La logró ver de reojo vio sus ojos como se tambaleaban.

    -Vaya… eso sí que es…sorpresivo…-Su corazón latía rápido no lo podía controlar, aún ni respirando profundamente. Ya no tenía mucho sentido, Neji ya se había dado cuenta que se había puesto mal con la noticia, lo único que quedaba era no sacar el llanto. También lo único que quedaba era pedirle una cosa…pedirle –Neji quédate esta noche conmigo…

    Sus ojos se abrieron de par en par ¿Una noche con su mejor amiga? No lo podía creer lo que le estaba pidiendo, era pedir mucho. –Ayame…yo…

    -Es lo único que te pido Neji –Agarro su mano y la poso sobre su rostro. –Yo aún te amo, se que tú no me amas…pero…-Su voz se empezaba a distorsionar por el nudo en la garganta que no provocaba más que dificultarle las palabras a aquella chica –se que tú no. Así que por favor, solo es una noche, para ti no significaría nada, pero para mí, significaría mucho.

    * * * * * *

    -¿¡Por qué siempre se me hace tarde! –Lo decía como si ella tuviera la respuesta ó en este caso la culpa de que salieran tarde del instituto.

    -Pues porque no organizas tu tiempo Tenten…y yo no tengo la culpa de ello –Se trato de defender de tal agresividad.

    -Tienes razón…-se resigno ante la respuesta correcta -¡Mira ahí esta! –Señalo al lujoso carro negro. –Temari te cuidas mañana nos vemos.

    -Si…-sonrió –Solo asegúrate de comprar el vestido más lindo ¿Vale?

    -Claro…Nos vemos –Corrió hacia los brazos de su prometido y le planto un beso.- ¿Esperaste mucho?

    -No…de hecho llegue veinte minutos tarde suponiendo que tu ibas a tardar –le respondió con una sonrisa.

    -Jejeje…lo siento, estaba con Temari, y bien ¿Nos vamos?

    -Claro…-

    Ya era el vigésimo tercer vestido que se probaba en la vigésimo cuarta boutique, el podía jurar con su vida que con todos aquellos vestidos se veía como una diosa, en verdad cada uno de ellos le daba un toque distinto. Una pequeña sonrisa salió de su rostro al recordar como se le veía uno de los primeros vestidos, le daba un toque de sensualidad.

    Cerró los ojos durante un momento y la empezó a ver de nuevo en su mente…

    -Ese color rojo le asentaba muy bien a su piel apiñonada y a sus ojos chocolate- Pensó, mientras iba recordando cómo es que se veía la curva de su cintura y los tirantes debajo del hombro y una gran vista al nacimiento de sus pechos, y esos pequeños diamantes como adorno se le podían reflejar en los ojos.

    Arrugo la nariz e hizo una mueca al recordar el por qué no se lo había comprado.

    -«Está muy escotado de la espalda y de enfrente»

    -¿Y QUÉ? ESO LA HACIA LUCIR MUY SEXY-La regañaba desde sus adentros, pero sabía que si se oponía a su decisión, ella se iba a enojar y no se sentiría nada cómoda el día de la fiesta e iba querer faltar, o siempre iba a poner una mueca…

    -¿Qué te parece este Kankuro? –Esa dulce sintonía le hizo regresar a la realidad de nuevo.

    -No me gusta…-¡El quería el rojo! –Eso déjalo para las monjas….-Puso los ojos en blanco.

    -Démelo. –Le sugirió a la señorita que la atendía.

    -No Tenten…no lo hagas.

    -Pues entonces no seas así ¡Respeta mis gustos! ¡Ya no quiero nada de vestidos!

    -¡No tú te compras uno ahora! Llevamos más de cinco horas probando vestido tras vestido para que no te compres ¿Ninguno?

    -Pero…-Molesta bufo para el lado contrario de él y negó con la cabeza. A su vista encontró en el local de enfrente un vestido negro. –Bueno muchas gracias señorita seguimos viendo.

    -Si hasta luego.

    -¿Ahora donde vamos Tenten? –Pregunto fastidiado

    -Al vestido perfecto.

    -Buenas…tardes…-Saludo dudosamente al no ver a nadie.

    -Esta boutique no es de las grandes marcas.

    -No seas así…-Le regaño -¡Buenas Tardes! –Alzo un poco la vez para ver si alguien la escuchaba.

    -Buenas tardes…-le respondió una dulce ancianita, la cual salía de una cortina, al parecer de la parte de atrás del local. La anciana tenía una estatura bajita, con casi todos sus cabellos plateados amarrados en un chonguito y con una orquídea. Sus ropas eran de costurera y en su bata tenía varios alfileres. Sus ojos eran tan negros, tanto como la oscuridad, a pesar de tener tan oscuro color, no dejaban de brillar de esa ilusión de niño pequeño al comprarle un dulce. Y su piel era blanca, con algunas manchas, signos de la edad.

    -¿Disculpe usted atiende el local? –Le pregunto la interesada del vestido –Es que estaba…

    -Si señorita…-La interrumpió -y creo tener lo que usted busca- Con un poco de dificultad y también con lentitud ayudada por su bastón se dirigió a un estante y de ahí saco un vestido negro.

    -Señora no creo que ese sea el estilo de ella –Le dijo Kankuro molesto.

    -Mi niña tu ¿Qué dices? ¿Te animas? –Se lo ofreció –Es tu decisión.

    -Pues…-lo agarro poco convencida ya que a simple vista no le gusto el modelo –si…no hay nada que perder.

    -Aquí mi niña, aquí está el vestidor –Le abrió una cortina y prendió la luz de ese cuarto. –Me avisas cuan do termines de ponértelo para ver si le hago algún ajuste.

    -Sí, gracias…-paso dudosa. Examino el lugar con la vista y decidió ponerse el vestido. Al fin había despojado de sus ropas, alzo las manos y se puso el vestido por arriba metió las manos por los tirantes y jaló la falda. Coloco su mano en su espalda y como pudo cerró el cierre.

    Volteo a verse en el espejo. Abrió los ojos de par en par. En verdad ese vestido se veía hermoso, es el que había estado buscando todo ese tiempo. Era simplemente perfecto.

    -Listo señora…-Se escucho fuera de la cortina

    -Mi niña te vez preciosa –Dijo en cuanto entro –Te queda perfecto.

    -Tenten a ver…

    -No, usted deberá de esperar afuera. –Le impido la vista y el paso –Mi niña en verdad llévatelo…Que él no impida tus cambios de decisiones. Que no te maneje y que te quiera como eres.

    -Se-señora yo…¿Cómo es que..? –Se confundió brutalmente al ver que la viejecilla le decía todo en un segundo ¿Era adivina o qué?

    -Con todos estos años encima…todo se aprende. No es que sea bruja ni nada.

    -¡Me lo llevo! –Dijo gustosa. Se desvistió rápidamente y casi con la misma velocidad se volvió a vestir con su ropa. -Tome –Se lo ofreció gustosa, mientras salían del pequeño vestidor. –Envuélvamelo y la cuenta por favor –Se lo dijo muy gustosa por la compra, al fin después de tanto tiempo al fin había encontrado el vestido perfecto para ella.

    -Son 450 yens…-

    -Claro, lo suponía más barato. De seguro no es de calidad, pero bueno es decisión de ella, no mía.

    -Si…joven, es de mejor calidad que esas que son llamadas boutiques, y claro que es decisión de ella.

    -Ya Kankuro…vámonos –Hizo una pequeña reverencia hacia la anciana –Gracias señora, le prometo cuidar bien este vestido, es hermoso.

    -Por cierto mi niña, te regalo estos zapatos. Van muy bien con ese vestido. Y si el señor piensa que tienen piojos, están sucios o algo, no tienen nada, solo que no salieron en la última venta de zapatos que hice. Combínalo con algo plata, se verá muy bien.

    -Gracias señora no se hubiera molestado, gracias por todo y hasta luego, ya seré su clienta.

    -Si mi niña. Hasta luego.

    Al fin salieron de la tienda de ropa de aquella agradable viejecilla, ella con una gran sonrisa en el rostro emocionada por ponerse aquel vestido tan maravilloso. ¡Ya lo quería utilizar!

    Y él con la nariz arrugada, una mueca de lado y el ceño fruncido. Molesto aun con la compra y también por la absurda vieja ¿Qué tenía que estar manipulando a SU novia? Vio su reloj de mano las 8:30 bufo molesto, llegaría como a las once a su casa y ¿Todo por qué? Porque la señorita no quiso ninguno de los primeros vestidos.

    -Me voy sola…

    -¿Qué? –Pregunto irritado –No por favor…ahora no me salgas con esto ¡Súbete! Ya nos vamos.

    -No me grites… ¡Yo soy la que va utilizar ese vestido no tu! –Se subió molesta al carro.

    * * * * * *

    -Neji…-Gimió un poco al sentir como sus varoniles brazos recorrían su espalda ya desnuda, cerró los ojos para deleitarlo, para sentirlo milímetro a milímetro. Ahora ella ya casi era de él, de él hombre que amaba en ese instante. Lo beso intensamente, como si su vida dependiera de ello. De sus finos labios bajo a su cuello besándolo poco a poco, ella se embriagaba de su aroma, bajo aun más hasta llegar a su pecho, besando con cuidado cada uno de sus pezones. Los beso una segunda vez para después acariciar su torso, mientras que el apretujaba su espalda.

    La contemplo un poco, en verdad era muy bella, tenía muy buen cuerpo, más de lo que podría aparentar a simple vista, pero ella no merecía esto.

    -Basta por favor Ayame…-La separo con delicadeza –Esto no está bien…

    -¡Yo te amo! –Lo abrazo.

    -Lo siento... –Se levanto de la cama de ella, sabía que había sido un error, pero lo pudo corregir a tiempo. Es que no era porque él no la quisiera, él la adoraba, pero más bien la quería como una hermana. Por más que esta noche la trato de ver como algo mas no pudo, su mente y su corazón se renegaban.

    -Me voy Ayame…sería un error estar aquí. –Se vistió rápidamente y se marcho –Por cierto, madruga ya que me vendré a despedir temprano…-Y cerró la puerta.

    -Neji…-Se acostó en su cama oliendo cada esquina en la que él había dejado su esencia, mientras rodaban cristalinas lágrimas. Ella sabía que él tenía razón, el de alguna forma la quería proteger, pero dolía en la forma en la que él lo hacía. Solo quería estar con él. Pero, el hizo todo lo posible. Se enredo entre sus sabanas y empezó a tratar de dormir, con el triste recuerdo que le quedaba de él: Su aroma en las sabanas.

    « ¿Qué estás haciendo Hyuga?»-Se preguntaba a regañadientes mientras se daba una ducha para poder olvidar lo sucedido. No le sirvió de nada, pensó aun más. No culpaba a Ayame que lo odiara, bien merecido se lo tenía, pero él no quería que ella se sintiera mas mal…En verdad era una chica muy linda, pero por más que el intentaba verla como algo mas no la veía. Prueba de ello, prefirió "jugar" con Christine…Los ojos se le estaban cerrando. Decidió salirse de la ducha para poder dormir un poco ya que el viaje sería demasiado largo.

    Vestido con solo una bermuda se echo a dormir, para no pensar en nada más.

    «Perdóname Ayame»

    * * * * * *


    -¡TEMARI EL VESTIDO ESTA PRECIOSO! –A primera hora de la mañana ese fue el grito que rezumbo a sus oídos de la rubia.

    -¡Tenten! No tenias que gritarme gracias.

    -Lo siento Temari. ¡Es que si lo vieras…! –suspiro alegremente.

    -Seguro que si…

    -¡Señoritas dejen de platicar ó me temo que las tendré que llevar a dirección!

    -Si…-Sonaron unísonas.

    Mientas Temari escribía un papelito le pego en su cabeza, para de ahí caer en la banca. Le llamo la atención. «Un papelito de Tenten» -Lo abrió y lo leyó -«Gracias por ser mi amiga»-Una enorme sonrisa se asomo en la cara de la rubia.

    * * * * * *

    -Me voy ya Ayame…-Toco la puerta diciendo eso.

    -…-recibió al silencio como respuesta -«Está enojada» -dedujo al no recibir respuesta

    -Neji…-se escucho al otro lado de la puerta –Cuídate mucho por favor…-Se recargo en la puerta-…y llámame cuando llegues, perdón por ser una molestia en tu vida…-se escuchaba un pequeño llanto, del otro lado de la puerta.

    -Ayame…-suspiro –Prometo cuidarme y llamarte cuando llegue…y no eres un estorbo, eres… Tú también cuídate mucho…

    -Neji…-Se logro escuchar la voz de sorpresa, sorpresa al oír a Neji decir algo como eso. –Neji…Neji…-Ya no había respuesta. Se había marchado ya. Ahora ya había terminado todo.- «Gracias…Neji…»


    * * * * * *

    Ya casi no podía esperar ya casi iba ser el día, en el cual iba a lucir ese hermoso vestido, el día el cual iba a ver a sus amigos y ver nacer una bonita familia ya no podía esperar tanto tiempo. Ya solo era cuestión de horas.

    -Temari…dime que iras a peinarme y a ver que cosas me quedan mejor.

    -Claro…es lo menos que puedo hacer por faltar-

    -Gracias-


    * * * * * *

    -Sr. Kankuro, ya llego el becario.

    -Hazlo pasar.

    -Si-

    -Buenas Tardes…-

    -Hyuga…-


    *******************************************
    ¡Buenas mis queridas lectoras! Trayendo la actualización, un poco tarde, pero "más vale tarde que nunca" ¿No? Jejeje, bromeo, estaba en exámenes y trabajos finales en las ligas mayores (Universidad) Pero,
    aquí les traigo la bonita continuación :D

    En verdad espero que les esté agradando la trama, ya alta menos para un NejiTen, sean pacientes jajaja (Faltan 10 caps para un NejiTen) -Broma-

    ******

    ¿Les gustó el capítulo?
    ¿Qué parte les gustó más?
    ¿Neji irá a la fiesta? D:
    ¡El encuentro de las empresas enemigas! D: ¿Qué creen que pase?
    ¿Me gusta? ¿Reviews? Me harían MUY FELIZ :)

    *******


    @Sasuki-chan , yo igual te extraño /._./ Ven, dame un abrazo xD Pues pronto lo sabrás, en esa época cuando estaba escribiendo esa historia, estaba pasando por una situación igual, jejeje... ahora lo veo un poco enfermizo, pero no quería cambiar la "esencia" de la historia, no te preocupes :3 Estoy segura que los próximos capítulos te encantaran ¡Gracias por leer y comentar!


    @Akane T_T Gracias por leer, espero que haya gustado este capítulo, en verdad lo espero :3 ¡Gracias por tomarte el tiempo de leer y comentar! Lo aprecio muchísimo.


    ****

    ¡Gracias por leer!
    ¡Que el NEJITEN viva en sus CORAZONES!


     
    Última edición: 12 Diciembre 2014
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Sasuki-chan

    Sasuki-chan Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Noviembre 2012
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritora
    Hola, Hola nos extrañamos mutuamente *Estirando brazos para abrazo*

    Bueno te tardaste un poco con la actualización pero tienes razón más vale tarde que nunca, pero bueno aquí vengo a comentar c:

    1.- Bueno el capítulo, me gustó así mucho mucho aunque el suspenso al final me pone los cabellos de punta, ya quiero saber si Kankuro le dirá algo a Neji *Ah no aguanto la espera*

    2.- Pues cuando Tenten va a comprar su vestido con la señora *Esa señora me agrado :D * porque sabe que Kankuro no la merece *De hecho debiste escribir un fic ItachixTenten* jaja yo y mi sueño inalcanzable.

    3.- Pues yo creo que si porque le dará una bonita sorpresa a nuestro rubio atarantado (?)* Bueno mi respuesta si irá

    4.- Pues lo muy típico Kankuro acepta a Neji, Hiashi se entera quiere a su sobrino con él, Neji se niega, Neji se interesa en la prometida de su jefe el jefe se enoja y así como pasa en las telenovelas UuUr

    No pues me gusto leerte ahora esperar otros 2 meses a la actualización, aunque no te culpo estas semanas de evaluación a quien no le presionan
    (Y más cuando vas en una escuela exigente) Bueno este es mi comentario y si que eres mala mira que sigues dejando a Kankuro con Tenten pero bueno Yisus no puede hacer milagros en todo momento jaja es broma el fic va quedando excelente :D pero bueno ya no te hago una biblia por comentario nos leemos pronto :)

    Sasuki
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    DegelDKG

    DegelDKG Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2014
    Mensajes:
    122
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Reencuentros inesperados
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    7271
    Capitulo 5: Un reencuentro


    Ya casi no podía esperar ya casi iba ser el día, en el cual iba a lucir ese hermoso vestido, el día el cual iba a ver a sus amigos y ver nacer una bonita familia ya no podía esperar tanto tiempo. Ya sólo era cuestión de horas.

    -Temari…dime que iras a peinarme y a ver qué cosas me quedan mejor.

    -Claro…es lo menos que puedo hacer por faltar- la vio con una gran sonrisa –Ya sé como peinarte, como pintarte y que accesorios ponerte.

    -¿En verdad? –Ella confiaba profundamente en los gustos de su amiga. Sabía que en manos de ella quedaría muy bien

    -Si, en verdad.

    -Gracias. –Vio por centésima vez su reloj. Ya eran las 3:45, hora casi de salir del instituto, sólo faltaban quince minutos.

    * * * * * * *

    El viaje en avión fue largo y cansado, pues había estado en el aeropuerto durante tres largas horas, para después viajar en avión unas cinco más. Fuera del aeropuerto, la ciudad era todo un caos, aunque el pago un taxi ejecutivo, la ida a Tokio no fue nada rápida. Estaba más que fastidiado, peor día no le pudo haber tocado ir a la competencia.

    -Sr. Kankuro, ya llegó el becario. –Anuncio la recepcionista de la oficina de Kankuro desde el teléfono.

    -Hazlo pasar.

    -Buenas Tardes…- Se escucho una voz, fría, varonil, la cual llamo la atención del empresario.

    -Neji Hyuga…- Lo pudo reconocer a simple vista. Parpadeo un par de veces, si él era. ¿Pero qué hacia el aquí? –Vaya… ¿Tú eres el becario? –Pregunto sorprendido.

    -Si…-se limito a responder. «Bienvenido a tu primer día de tormento. Ayudando a la competencia.» -Pensó amargamente

    -Está bien, toma asiento por favor. –Le ofreció.

    -Hacía años que no te veía, bueno eras un niño aún, unos trece años tal vez. Te estaban enseñando la importancia de la empresa, ese día fue cuando "casi" nos volvíamos socios.

    -Si…viejos tiempos.

    -Bien. Pues tu departamento está aquí. –Le saco un croquis –Supongo que conoces las avenidas y todo puesto que estos son tus territorios.

    El Hyuga sólo afirmo con la cabeza, estaba totalmente molesto, enojado y fastidiado

    -Bien, genial, ya no hay necesidad de hacer la aburrida presentación ni la aburrida explicación de la dirección. Bien, eso me agrada. –Dijo con una sonrisa burlona, dando por entendido que a él no le agradaba tenerlo en su empresa.

    -Creo que nos entendemos. –El también le ofreció una sonrisa sarcástica.

    -Claro Hyuga, veamos que tan buena es tu empresa. –Agrando aún más su sonrisa –Espero que estés a nuestro nivel.

    Alzo una ceja encarándolo. –Por supuesto.

    -Oh, ya lo creo ¿Estarás bien Neji? solo imagínate un Hyuga trabajando en la empresa Hiro's. Sera mejor que lo ocultemos por lo menos un día.

    -Hmp –Apretó su puño fuertemente para que no se le saliera ni una palabra, él sabía que era un hombre de hechos, no de palabras. Así que se lo demostraría, le taparía la boca con sus acciones, y también infiltraría información por supuesto. ¿Por qué no hacerlo amigo? Doble cara. Una sonrisa marco su rostro –Si… Solo Neji. –Demostrar debilidad para que se debilite y atacar lo ya debilitado con fuerza para que se derrumbe –Sabios pensamientos de Neji.

    -Me empiezas agradar chico. Yo pensaba que todos los Hyuga eran egocéntricos, orgullosos, pero tú eres todo lo contrario. Tímido, dejado, podré hacer contigo lo que quiera.

    -Todo tiene que ser diferente, alguna vez. –Oh, pero claro que no, tenía un as bajo la manga.

    -Bien, todo por eso, preséntate el lunes, mientras conoce la ciudad, haz lo que quieras. Después vendrá lo interesante. Ahorita no me hagas perder el tiempo que tengo cosas importantes que hacer. –Bajo la mirada a unos papeles y con la mano izquierda le hizo un ademán que se marchara de la oficina.

    -Bien, con permiso y gracias- Se retiro ¿Si estaba molesto? ¡Claro que lo estaba! Pero, ya tendría su momento dulce. De nuevo su sonrisa marcada en el rostro. No tenían la más remota idea que solo un Hyuga significaría la palabra amenaza.

    Se dirigió a su carro, observo el panorama, y se sintió orgulloso por no desentonar en aquel estacionamiento, primer punto. Lo hacía ver como uno de ellos. Sonrió, le gustaba la idea de competir y ganar, y por puesto que ganaría, no habría rebajado su ego por nada. Subió al auto. Y dejo que los pequeños recuerdos lo dejaran llevar por las calles de Tokio. Veía las luces de los faroles y negocios encendiendo, mientras la luz del Sol se iba apagando. Estaciono su coche en una esquina, no muy alejado del departamento donde se quedaría. Se dispuso a caminar por las aceras, a respirar aire fresco antes de que iniciaran sus días de tortura. Lo respiraba con aire familiar, sólo por un rato quería olvidarse de negocios, de todo lo que le aquejaba. Sólo por un momento quería sentirse libre, antes de entrar a una nueva prisión.

    Encontró una banca, se sentó durante un rato, mientras contemplaba los últimos rayos del sol esconderse detrás del horizonte. El vibrador de su celular junto con su melodía, lo volvieron a caer en su mundo.

    -«Ayame» -Pensó al reconocer el numero. Contesto desganado.

    -¡Hola Neji! –Contesto una voz femenina -¿Ya llegaste?

    -Si…-suspiro –Lo siento por no hablar pero…

    -No importa, lo importante es que estas bien, bueno sólo te quería desear suerte.

    -Gracias.

    -Por cierto. Ahí va ser la fiesta de tu amigo, el que me dijiste que se llamaba…Noruto, Narito…bueno ese… ¿Vas a ir?

    -Naruto –La corrigió. -No sé, tal vez no.

    -Bueno…sería una lástima para él si no vas, además puedes ver a tus viejos compañeros, será bueno que fueras…-suspiro. Sabía que si Neji decía que no, era no. Se rindió - bueno nos vemos Neji. –Decidió despedirse –Se acabara mi saldo –Dijo entre risas.

    -Sí.

    -Si…Neji por cierto, perdón por insistir mucho la noche…de que…

    -Eso no importa –interrumpió.

    -Neji…-Se escuchaban sollozos al otro lado de la bocina, sabía que Ayame estaba llorando, no soportaba escuchar o verla llorar.

    -Ayame…ya me tengo que ir…Nos vemos.

    -Si, bye. Cuídate.

    -Lo hare.

    -Bye.

    Colgó. Si, no se acordaba de aquella fiesta, ahora una cosa nueva que pensar ¿Iría? No tenía ganas de ir y menos de desvelarse, el sólo quería descansar… « ¿Qué ridiculeces estas pensando Hyuga?»-Pensó -«Claro que no iré. Hay cosas más importantes que hacer.»-pensado y aclarado el asunto de la fiesta decidió retirarse del parque e ir a descansar en el departamento, mañana tendría un día muy pesado, ya que arreglaría toda su ropa, y…una serie de cosas, que por cierto ya no quería pensar.


    ******

    -Que molestia…-susurró mientras encendía su cigarrillo. Ayer una pelea con su prometida y hoy la competencia trabajando. ¿No era suficiente? Saco una bocanada de humo. –«Lo tendré que vigilar…»-pensó –Fumo un tanto más hasta poder tranquilizar sus nervios. Se masajeo la cien con el dedo índice y pulgar. No lo podía creer, era inaudito. Aún estando ya por salir de la empresa el estrés era mucho. Pero ya mañana seria otro día. Mañana arreglaría las cosas con Tenten, diciéndole "cuanto lo sentía" y lo especial que era para él. Con eso era más que suficiente para que lo perdonara.

    A veces creía que esa chica era demasiado ingenua, pero él sabía que no lo era, simplemente era muy amable, aunque a veces se enojara mucho, al siguiente día cambiaba todo. Y tendría que cambiar ó si no tendría que perder al "novio perfecto" –según él.

    -«Lo bueno es que mañana ella ira a la fiesta conmigo y no con su amiga, sería un fastidio si ella estuviera ahí. Aunque la verdad muero por ver esa chica, es muy sexy, Tenten se debería de vestir así. Bueno, pensándolo bien será una lástima si Temari no va…no podre verla con sus vestidos ajustados y cortos.»

    -Sr. Kankuro ¿Puedo pasar?-sonaba una voz del otro lado de la oficina, la cual interrumpió sus pensamientos.

    -Sí, pasa.

    Pasó una chica alta, de buen cuerpo, con ojos negros, y piel blanca Su cabello era largo hasta la cintura y lacio. Al igual que sus ojos, era negro su cabello, un negro brillante. Tal belleza llamó la atención del empresario.

    -Mei…-Sonrió ampliamente -¿Qué haces aquí a estas horas? Ya te deberías de a ver ido…-

    -Lo sé pero quería asegurarme que estés bien.

    -Gracias, querida. –La contemplo en verdad era muy bella. –Ven, acércate. –Se acerco sensual y provocativamente hacia el empresario se coloco detrás de él.

    -¿Qué paso? –Le susurró en el oído -¿Qué quieres que haga, ó que te haga?

    -Me lees la mente. -En un movimiento rápido la jalo para plantarle un beso. Ella se sentó en sus piernas para quedar más cómoda.

    -¿Sabes que hoy te vez más bella? Te queda bien esa minifalda –Toco su pierna y paso dentro de la falda negra que traía. –Y esa blusa…te queda genial. –Su mano interrumpió el recorrido de la pierna para ir a tocar el pecho derecho de la chica. Haciendo que esta jadeara un poco de aire, al saber lo que pasaría.

    -¿Te gustaría hacerlo aquí ó en el departamento? –Sonrió.

    -Hacerlo en la oficina es una de mis fantasías y más contigo, tuve un día muy pesado así que… ¿Por qué no me relajas un poco nena?

    -Claro.

    ********

    -Tenten, Tenten, ¡Tenten! –Escuchaba que alguien le llamaba, pero no quería despertar. -¡Tenten! –De nuevo esa voz chillona. Abrió solo un poco un ojo, para ver qué es lo que pasaba, vio un ojo de color extravagante entre verde y azul, lo reconoció casi al instante. -¡Temari! –Despertó sobresaltada. -¿Qué haces aquí?

    -Pues, vengo ayudarte. Para la fiesta ¿recuerdas?

    -Ah, si…cierto. ¿Qué hora es? –Aún se escuchaban estragos de cansancio y una voz ronca y cansada.

    -¡Es la una!

    -¿La una? –Volvió acostarse y cerró los ojos -¡LA UNA! –Se levanto como un resorte. –Temari ¿Por qué no me despertaste? Hay que comprar algunas cosas y… ¡Ah! Ya es tarde.

    -¡A ver Tenten tranquila! –La tomó de los hombros encarándola, si no se calmaba juraría por su vida que le daba un buen golpe, y eso no quería que ocurriera. -Si, ya es tarde, sólo hay que apurarnos.

    -Ok. –Se levanto y camino hacia su closet de ahí saco un vestido colgado de un gancho. –Mira este es el vestido que compre. ¡Es hermoso! –Se lo sobrepuso y lo contemplo en el enorme espejo que tenía enfrente de su cama.

    -Ehmm…-En verdad no le gustaba a Temari, le parecía muy sencillo y demasiado aseñorado para una joven como Tenten. –Tenten ¿No te parece que es muy…? no lo sé…

    -¡Hay otro Kankuro! –Movió la cabeza negativamente -¡Cállate y ve esto! –Fue el baño de la habitación junto con su vestido, se lo puso rápidamente. Y dio un par de giros en el baño, le gustaba cuando ondeaba el vestido al dar vueltas. Cada vez que hacia eso imaginaba que estaba bailando con un príncipe, un baile perfecto. Suspiro agradablemente y hecho a reír un poco. Decía todo lo perfecto que podría ser ese "baile" y armaba sus propios diálogos. Todo eso se escuchaba fuera del baño, lo escuchaba Temari.

    -Está ya está hablando sola en el baño de nueva cuenta…-Movió la cabeza divertidamente. -¿Ya estas lista?

    -Ya –Salió del baño en un gran brinco y dio un par de vueltas -¡Mira Temari! ¡Míralo bien! –Se quedo un poco quieta para que lo pudiera contemplar su amiga.

    Alzó la mirada poco a poco examinando el vestido, la rodeo para ver el escote en la espalda y los pequeños detalles de bordado que tenia. -¡Es hermoso! –Dijo emocionada –Ya sé como peinarte, pintarte y qué tipo de accesorios serán. ¿Tienes zapatos?

    -Sí, la señora me los regalo –Fue hacia la zapatera debajo de su cama y los saco -¡También son preciosos! –Se los puso -¡Vez es el conjunto perfecto!

    -Si…-Los contemplo, a todos juntos, a los zapatos, al vestido y a Tenten, en verdad eran el conjunto perfecto –Debió…debió de salir muy caro el vestido, tiene que ser de diseñador y único, no todos los días sale un vestido como ese.

    -Pues…no fue en una boutique…fue en un pequeño local alado de todas esas tiendas elegantes de vestidos. Lo atendía una ancianita. –De nueva cuenta empezó a dar vueltas por toda su recamara.

    -Tenten, tenemos que apurarnos, no queda mucho tiempo hay que comprar las cosas arreglarte y…-Un estruendo proveniente del estomago de Tenten interrumpió a Temari –y…yo preparare algo de comer.

    -Si…-dijo sonrojada agarrando su estomago. Rápidamente se dirigió al baño se quito el vestido con sumo cuidado, ya que no lo quería estropear. Lo dejo colgado y se metió en la regadera, cerró la cortina y abrió la llave. Empezó a sentir el cambio de agua fría a caliente en su cuerpo, era una sensación raramente agradable. Se echo a reír de nueva cuenta. Empezó a lavarse el cabello, para terminar tallándose el cuerpo para después enjuagar, le encantaba esa sensación de un baño.

    -¡Tenten ya está listo el desayuno! –Grito en la puerta del baño

    -¡No es desayuno, es comida! –Corrigió divertida.

    -Como sea ya está listo.

    -Si en un momento salgo…-Al fin tenía que interrumpir esa agradable sensación. Cerró las llaves del agua se envolvió en una toalla y salió con el vestido en mano. Lo dejo colgado en el closet. Y aprovecho para agarrar un pantalón de mezclilla y una playera azul, bajo la vista y pudo ver sus converse azules. Los tomo. Con toda su ropa elegida, incluyendo la interior se vistió acomodo su cabello en dos chonguitos rápidamente, antes de que se secara su cabello ya que iba ser más costoso si se secaba y se empezaba a ondular.

    Ya había quedado lista, se dirigió hacia la cocina, los efectos del olor le habían abierto más el apetito, adoraba los guisos de Temari. Se sentó en el comedor. –Ya estoy lista –Sugirió para que saliera con la comida.

    -Si ya lo sé aquí esta. Le puso el plato enfrente –Provechito –sonrió alegremente.

    -¡Curry! –Dijo emocionada, volteo a ver el otro platillo –Y…Temari ¿Qué es esto?...-Preguntó dudosa.

    -Pues se le llama carne asada rellena.

    -Cierto…tu eres extranjera. -Suspiro.

    -Pruébalo, te va a gustar.

    Probó, comió y lamio un poco el plato. En verdad le había gustado el platillo raro de Temari, siempre hacia cosas extrañas pero le gustaba, había quedado satisfecha. –Rico…Temari ¿Tu no vas a comer?

    -No…ya había comido y…quede llena…-Levantó los platos de la mesa y los llevo al lava platos –Bien ya vámonos, ya son las tres y veinte minutos, tenemos que estar a mas tardar aquí a las seis, para que estés lista y te vayas. Se dirigió a su Nissan Altima plateado. Lo encendió y junto con ello encendió el radio a todo volumen.

    -Ya aquí estoy –Se subió en la parte del copiloto. ¿Dónde vamos primero? –Pregunto.

    -Tú déjamelo a mí- Y piso el acelerador.

    En poco tiempo llegaron a una zona comercial, en la cual solo vendían accesorios, como bolsas, aretes, anillos…etc. Realmente era muy espaciosa y muy bonita. También había guardias de seguridad en cada una de las entradas, se entendía la situación. Tenten entro maravillaba a ella le gustaba mucho todo lo que brillaba, aunque no era muy materialista llamaba la atención el brillo y el color de esos diamantes, en cada local que pasaban no podía evitar desviar la mirada para ver algo, lo que fuera. Caminaba maravillada junto con su amiga quien también se veía feliz.

    -Tenten ven –Le indico. –Mira esta es la tienda donde casi siempre compro, tienen muy buenas cosas y son baratas. O bueno más que las otras.

    -Sí.

    -Buenos tardes señora –Saludo amigablemente –Necesito una gargantilla ó un collar, unas pulseras y…-la volteo a ver –unos aretes, color plata por favor. Que no sean tan gruesos, ni tan delgados.

    -Hola Temari…calma, tranquila. Tengo lo que buscas.

    -Buenas Tardes señora –Saludo con amabilidad. Después de que Temari y la señora dejaran de hablar.

    -Hola ¿Estás con ella?

    -Si ella viene conmigo, es mi amiga Tenten.

    -Mucho gusto señora extendió su mano.

    -Igual…-La imito extendiendo la mano. Agacho la cabeza para ver por la vitrina los conjuntos –Mira ese el de la esquina quedara muy bien, ó a la descripción que me dices.

    -No…algo más juvenil.

    -Este otro, es muy juvenil puede utilizarse en muchos conjuntos de vestidos.

    -No…

    -¿Cómo es tu vestido?

    -Es para ella, señora.

    -Es…negro con un escote…-Empezó a describirlo.

    -Ya…con eso tengo más que suficiente, me llego un pedido especial desde hace un mes, pero…no lo han vendido a recoger supongo que ya no lo quieren. –Se dio la media vuelta y entro a una bodega la cual tenía una puerta, que dejaba pasar atrás del local.

    Salió al poco rato con una caja roja de terciopelo en las manos. –Este conjunto es –lo abrió y mostro un collar en forma de gota, el diamante que le adornaba era negro, el collar se podía ajustar, unas pulseras de aro con pequeños diamantes incrustados, los cuales también eran negros, venían cuatro y unos aretes en forma de triangulo, estos eran totalmente negros con aplicaciones de plata.

    -¡Son precios! –Saco la billetera de su pequeña mochila, la cual siempre llevaba cargando con ella. –Me los llevo ¿Tu qué opinas Temari?

    -Perfectos.

    Se los dio, pagaron y se marcharon de ahí, ahora sólo faltaba comprar un pequeño tratamiento de cabello, perfume, ir a la casa y arreglarse.

    Pasó una hora más ya casi eran las seis y aún no podían salir del centro comercial, estaba atascado de gente, claro literalmente, pero valía la pena esperar por todo lo que compraron, quería quedar perfecta. Llevaban todo lo que podían pagar.

    Maquillaje en polvo, sombras, esmalte para uñas, un kit de manicure y pedicure, varios tonos de labiales, tratamiento para el cabello, delineadores tanto para labios como de ojos…y todo una gama de accesorios para la belleza.

    -Son 150 yens –Menciono la joven chica que atendía el cajero.

    -De acuerdo.

    -¡Temari! –La vio extrañada al ver que iba a pagar toda esa cantidad de dinero ella sola –Gracias…- fue lo único que pudo decir al verlo ya pagado.

    -Gracias por su compra. –Le mencionó la señorita.

    Salieron con cuatro bolsas llenas de accesorios de belleza, lo pusieron en la cajuela y se marcharon de ahí rápidamente, la rubia manejaba lo más rápido posible mientras que Tenten iba agarrada de lo que podía, a veces su amiga manejaba como una maniaca. Y eso le daba mucho miedo.

    En menos de lo que pudieron esperar ya estaban en el departamento de Tenten, subieron las cosas. Temari arreglaba su vestido mientras que rápidamente Tenten se daba una ducha esta vez sin divagar en sus pensamientos como siempre lo hacía en la ducha ¡Ya no había tiempo!

    Salió, se vistió con el vestido, se puso los zapatos y cuando termino de todo aquello llamo a Temari, su fiel amiga para que le ayudara.

    Agarro el cepillo y empezó a peinar su cabellera, rápidamente.

    -Vaya, te deberías soltar el cabello, lo tienes muy bonito. Empezó a cepillar y a cepillar hasta que no hubiera nudo alguno.

    -No, amárralo. Así me gusta lucirlo.

    Puso sus ojos en blanco –Yo te arreglare como quiera –Puso pasadores aquí y allá, utilizo un poco la secadora, cepillo, utilizo gel, volvió a cepillar, utilizo una cuantas liguitas para cabello.

    -Temari, no sé lo que estás haciendo pero…no hagas nada que no debas hacer.

    -No, tu tranquila ya termine de peinarte. Bien sigamos con el maquillaje… ¿Y tú qué tal vas con el manicure?

    -No he podido hacer nada ya que tú estas:"No te muevas" "Haz tu cabeza para la izquierda…blablabla" –La imito.

    -Ok, lo entendí.-Hecho a reír. Paso enfrente de ella y agarro el maquillaje líquido, se lo empezó a poner en la cara, lo difumino bien con una pequeña esponja. Lo dejo y siguió con el delineador en los ojos, rizador de pestañas, rímel y sombras. Había terminado con la parte de los ojos.

    Colocó un poco de rubor en las mejillas y un poco de lápiz labial y delineador en la boca. Un poco de brillo al final.

    -Listo tu cara ya quedo. Faltan tus uñas de pies y manos.

    -Sí y si.

    Rápidamente limó, quito la cutícula y pintó cada una de las uñas de la mano de Tenten. El esmalte era transparente, pero le daba un toque muy femenino. Lo mismo hizo en las uñas de los pies.

    Vio el reloj de reojo. –Siete cuarenta y cinco…-susurró –Kankuro no tardara en llegar.

    -Tranquila sólo falta una uña del pie. -Terminó la uña del pie -¡Listo! Mientras se seca, pondremos los accesorios. Empezó por el collar, le siguieron los aretes, las pulseras y por último el anillo.

    -¿De qué es ese anillo Tenten? –Le pregunto curiosa y dudosa a la vez –Nunca te lo había visto.

    -Es uno que me dio Kankuro. Cuando me pidió ser su esposa.

    -Vaya.

    El timbre sonó.

    -¡Es el! –Rápidamente se puso sus zapatillas y se vio al espejo. -¡TEMARI!

    -¿QUÉ? –Respondió asustada No me digas que no te gusto…

    -No, no me gusto… ¡Me encanto! –Se abalanzó sobre ella.

    Din-don –De nueva cuenta el timbre.

    -¡Voy! –Abrió la puerta -¡Hola!

    -Hola…mujer…

    -¿Temari? –Preguntó Tenten asomándose un poco al no reconocer la voz. -¡Ah! Hola Shikamaru…-Dijo sorprendida al verlo. Shikamaru, era el novio de Temari, era un vago de primera. Pero le agradaba, ya que ella también era una vaga. Tenía el cabello negro sujeto a una cola de caballo alta, sus ojos eran negros y pequeños, era alto y muy delgado.

    -¿Tenten? –Pregunto sorprendido al casi no reconocerla.

    -Si…-dijo apenada.

    -Si es ella… ¿Cómo me quedo?

    -Si así te arreglaras mujer, ya tuvieras diez hijos de mi parte.

    -¡OYE! –Le reclamo. –Espérame afuera. Al chico llamado Shikamaru no le quedo de otra más que alejarse de ahí.

    -Tenten yo ya me voy, yo también tengo una salida, es nuestro primer mes juntos…-se sonrojo –Perdón por no aceptar tu invitación en verdad, pero lo recompense con arreglarte y lo hice muy bien.

    -Si Temari…gracias…-La abrazo fuertemente. –Por cierto, déjame pagar por todo lo que compramos en el Centro Comercial.

    -No, déjalo así, algún día tú me tendrás que comprar algo así. – echo a reír. –Bueno nos vemos, cuídate .Chao. –Abrió la puerta y un hombre con traje entró

    -Temari…-La examinó con la mirada –Hola…-dijo con indiferencia.

    -¿Kankuro? –Pregunto extrañada -¡Ya llegaste! –Se emocionó y lo abrazo. –Hola…-le depositó un beso en sus labios.

    -¡Vaya sorpresa! –La admiro –Se te ve bien esos…-corrigió al ver que las dos chicas lo miraban fulminantes -ese vestido.

    -En fin, ya me voy Tenten, cuídate. –Salió del departamento.

    -¿Nos vamos?-pregunto un poco molesta por la reacción de él con ella. -¡Este vestido esta genial y no me importa si le llamas viejo, feo ó trapos! ¡Es mi decisión y si te da pena, yo puedo ir sola a la fiesta!

    -Perdóname...no te quería ofender.-La miro de nuevo –Te vez preciosa así. –La jalo y le planto un beso en la frente –Vámonos, te ves fabulosa, ¿Tú crees que llegando de la fiesta podamos…?

    -Eso lo veremos.

    Salieron del departamento. Tenten busco a Temari con la vista, pero ya no la encontró. Subió al auto resignada, abrocho su cinturón. Espero a que el hiciera lo mismo y se marcharon de ahí.

    Llegaron al salón de eventos dos horas después de la hora indicada, ya que había tráfico y se habían perdido.

    Entraron por la puerta principal. El salón había cambiado un poco su fachada ahora se veía más moderna, con vidrios transparentes dejando ver la entrada principal. Dos fuentes a los lados y muchos faroles alumbrando la entrada. Y un jardín enorme con árboles de diferentes figuras. Sin duda era muy elegante.

    Volteo a ver a las dos personas que venían entrando, al chico pudo reconocerlo pero no pudo a la chica. Examino más a la chica, se le quedo viendo durante un instante pero gracias a su sonrisa la pudo reconocer.

    -¡Hey Tenten!- Fue emocionado hacia ella.

    -Naruto… ¡Naruto! –Corrió abrazarle sin importar lo que dijera el guardia.

    -Viniste…-La abrazo –Y mira que hermosa te vez… ¡Tenten en verdad luces espectacular y mira ese vestido es hermoso! –Dijo emocionado, mientras le daba una vuelta.

    -Gracias por cuidar pero déjalos pasar sin boleto. Son invitados de honor.

    -Si –Dejo pasar a Kankuro sin ningún pero.

    -Hola Kankuro –saludo amablemente.

    -Hola.

    -Vengan pasen, pasen la fiesta ya comenzó. -Los pasó al evento principal.

    Los fue presentado con mucha gente que ellos no conocían. En verdad era una fiesta muy grande y elegante.

    Mientras ella divagaba en su mundo interno buscando donde sentarse escucho una voz llamándole por detrás.

    -Tenten…

    Pudo reconocer esa voz, aunque no la había escuchado por años la pudo reconocer, su mente quedo en blanco y su respiración agitada.

    -¿Eres tu verdad? ¿Eres tu Tenten?

    Volteo poco a poco sorprendida, al verlo una sonrisa radiante se asomo por sus labios y sus ojos se iluminaron con tantán felicidad. Sin pensarlo y sin saber por qué lo abrazo gritando su nombre.

    -¡Lee! –Chillo en su oído. –Lee…eres tu ¿Cuánto tiempo? Jejeje has crecido. Y te has puesto…más… ¡Chico Wow!

    Sonrió ampliamente, en verdad era su amigo Lee, desde la preparatoria no lo veía, el era, de verdad era. No había cambiado su estilo de peinado de tazón al revés, sus cejas seguían del mismo tamaño, era alto y delgado, y esos ojos negros tan graciosos, le hacían ser Lee.

    -¡Lee! –Lo volvió abrazar. –Mira te presentare a alguien –Lee, Kankuro mi prometido.

    -¡WOOOOOW! ¡Tenten! –Lo vio emocionado -¡Mucho gusto, mi nombre es Rock Lee, pero puedes llamarme Lee! –Dijo como él lo suele decir siempre, emocionado. Y aún más tratándose del prometido de su querida Tenten.

    -Ah sí hola…-Dijo con indiferencia y molesto –Kankuro Hiro.

    -¡Mira Tenten, allá están sentados los demás! –Señalo las mesas.

    -¡Kiba, Choji, Hinata! –Dijo emocionada. Jaló a Kankuro de la mano y se lo llevó con ella.

    -¡Hola chicos!

    -¡Tenten!

    -Tenten…eres tú…

    -Si… ¡Soy yo! –Los abrazo a cada uno de ellos y les dijo cuanto los extrañaba mientras que ellos le devolvían el favor diciendo lo bella que lucía esa noche.

    -Les presento a Kankuro. Mi prometido.

    -Mucho gusto…-les dijo dudoso y fastidiado.

    -Bien nos vamos por un rato a sentarnos, después vengo.

    -Sentémonos en aquella mesa –Sugirió y se dirigió hacia allá. Ella por supuesto lo siguió. Ya se habían sentado y habían ordenado la cena. Hasta había platillos que elegir. Habían llegado sus órdenes en menos de diez minutos. Eso sí que era velocidad.

    -Aquí tienen sus platillos –Los meseros sirvieron el platillo fuerte, arroz y aves. –Provecho.

    Comieron tranquilamente, sin ninguna preocupación. En verdad los dos estaban disfrutando el ambiente ya que era muy tranquilo y lujoso. En verdad el ya estaba acostumbrado, ella apenas se estaba acostumbrando.

    -¿Están cómodos? –Pregunto una voz femenina.

    -Sakura… ¡Que alegría! –Se levanto a saludar a su amiga, la abrazo fuertemente. –Mira Kankuro, ella es Sakura.

    -Hola, mucho gusto –La saludo.

    -Bueno sigo checando que todo esté bien cualquier cosa no duden.

    -Gracias –sonaron unísonos.

    La contemplaban como desaparecía entre la gente y como se mezclaba, en verdad había mucha.

    -Te la robo un segundo…-Alguien le susurro al oído a Kankuro.

    -¿Qué? –Volteo de inmediato al escuchar esas palabras. Reconoció al rubio.

    - Ven Tenten, acompáñame…-La jaló pero ella no opuso resistencia mientras que una mirada los seguía fulminantes a los dos. Una mirada que daría miedo a cualquiera que le mirase. Le daba tanta rabia que le quitaran lo que era suyo para llevársela a no sé donde…Golpeo la mesa de la desesperación pero ella ya tendría su lección.

    La llevo a un pequeño cuarto, era una pequeña recepción, donde solo había un sillón se sentaron y el empezó a hablar.

    -Tenten…Estoy muy nervioso, no sé qué hacer ¿Cómo se lo digo? Estoy feliz pero no encuentro las palabras como decírselo…

    -Tranquilo, mira díselo enfrente de todos, que ella comprenda que es tan especial para ti que quieres que todo el mundo se entere que será tu esposa.

    -Bueno…si pero ¿Qué palabras utilizo?


    ******

    -¿Todo bien? –Pregunto la prometida a Kankuro el cual aún lucia molesto.

    La contempló y se le ocurrió un plan siniestro y malvado, salió una sonrisa –Si gracias… Así que según entendí esta fiesta es especial ¿Eh?

    -Si así es. Naruto va ser papá, ese es el principal motivo -se sonrojo un poco.

    -Vaya... ¡Felicidades! En verdad. –sonrió aún más. –Déjame decirte algo, en verdad lo siento pero, no lo sé, una chica tan bella como tú, no debería estar con un patán como él.

    -¿A qué te refieres? –Pregunto hasta cierto punto enojada, pero dudosa.

    -A que él y Tenten mantienen una relación muy bonita, más que sólo amigos.

    -¿Cómo puedes decir eso? –Se sorprendió -¡Tenten es tú novia! Y Naruto va ser mi esposo, ellos dos son grandes amigos, y también ella es mi amiga.

    -Oh vaya…entonces déjame preguntarte ¿Te dijo Naruto que la semana pasada salió con Tenten?

    -No…y tampoco me tiene que dar explicaciones de ello. Ya te lo dije son muy buenos amigos. –Lo vio con una mirada afilada ¿Cómo se atrevía a decirle tantas tonterías? –Somos amigos –corrigió.

    -Pues esa vez llegaron muy tarde…Tenten llego en la madrugada y el la fue a dejar, fueron más que amigos esa noche. Ella tampoco me dijo nada…-Suspiro –Es tu decisión si me crees ó no. Pero mira nada más que coincidencia…ninguno de los dos esta… ¿A dónde se habrán ido? –La encaró con una ceja arriba y una sonrisa irónica y burlona.

    -¡Pues no te creo! –Alzó la voz enojada –No sé como estas con Tenten, ó tal vez no te conoce bien…-Se levanto de la silla y se marcho rápidamente de ahí. Se dirigió hacia un pasillo a digerir todo lo que le había dicho el. Y ¿Si era cierto todo lo que le había dicho? Su mente empezó a trabajar rápidamente. Era cierto que él una vez había llegado noche y que no le quiso decir a donde fue pero…

    -Sakura ¿En qué estás pensando? Ellos dos jamás harían algo como eso. –Suspiro aliviada al tener ese pensamiento. Para pronto escucho a Naruto, había escuchado su voz. –Ahí esta…-Se dispuso a seguir su voz.

    -Te amo…no sabes cuánto, en verdad no lo sé de repente lo sentí y me enamore…- Se lograba escuchar desde el pequeño cuartito.

    ¿A quién se lo decía? Asomo su cabeza y logró ver a Tenten. Abrió sus ojos de par en par y dio unos cuantos pasos para atrás, no podía creerlo, en verdad no podía. Todo lo que había dicho Kankuro era cierto. Corrió fuera del alcance del sonido de la conversación.

    -¡No puede ser, no es cierto…! -se repetía en su mente una y otra vez abrazándose a ella misma. Llevaba más de diez minutos tratando de controlar el llanto, pero no podía el dolor en su corazón era muy fuerte.

    -¡Todo mundo atención! –Se escucho desde el micrófono, desde el centro de la pista. Era la voz del rubio. –Quiero primero que sepan algo, yo estoy muy contento de que todos y cada uno de ustedes este hoy conmigo, muchas gracias. –Hizo una pausa para recibir los aplausos.

    -Sakura…que bien que estas aquí, Naruto te estaba buscando. –Le dijo Tenten, al descubrir donde estaba.

    -¿Y para qué? –Respondió ella con frialdad, aún con lágrimas en los ojos.

    -¿Qué tienes? –Pregunto confundida -¿Por qué lloras?

    -¿Te atreves a preguntarme? –Rio sarcásticamente. –Después de que el te dijera que te amaba… ¡Yo pensaba que eras mi amiga!

    -¿Cuándo escuchaste eso? –Pregunto sorprendida ante la acusación de la peli rosa.

    -Hace un momento, estaban en el cuarto de recepción.

    -Ah…-Hecho a reír –No, el no me lo decía a mí, bueno si, pero no se refería a mí, quería ensayar para decírtelo.

    -¡Mentirosa! –Dijo con rabia en los ojos.

    ********

    -Bien, al parecer Tenten todavía no encuentra a Sakura…-Se escucho en el micrófono. –Espero que escuches esto. Te amo Sakura. No encuentro palabras para esto, simplemente me has conquistado de la manera más linda que un hombre puede sentir, y lo más importante, me has hecho padre. Me has hecho el hombre más feliz. No existe otra palabra más grande que esta, porque si la hubiera la utilizaría, pero no lo hay. Te amo. –Las dos escucharon las palabras de Naruto.

    *********

    -Eso es lo que estaba ensayando, sabes que él tiene pánico escénico. Pareciera que no lo conocieras, tú eres la dueña de su corazón no otra persona, perdón si fue un mal entendido, pero yo también le ayude en esta fiesta.

    -Tenten…yo…-Se sentía culpable por creer en las palabras de otra persona que ni siquiera conocía, no pudo creer en Naruto ni en su amiga, se sentía tan mal. –Perdón…-se disculpo entre lágrimas.

    -Te perdonaré, a cambio de que salgas de aquí.

    *********

    -Al parecer aún no la encuentran, pero yo se las palabras mágicas. –Aclaro su garganta –Alguien me dijo que para pedir un matrimonio debería de ser una noche espectacular, en la noche. Creo que hoy es la noche más maravillosa, ya que hoy sabrán todos los conocidos que quiero unir mi vida con ella…-Hizo una pausa para poder controlar el llanto, ya que se le deformaba la voz por el nudo en la garganta. –Sakura ¿Quieres ser mi esposa? –Lanzó al aire, con la esperanza que ella lo escuchara.

    *********


    -Sal, respóndele que sí. ¡Dile que tú también lo amas!

    -Salió corriendo del pequeño cuarto como pudo -¡Si quiero! ¡Naruto quiero ser tu esposa! –Se escuchaban gritos desesperados para llamar la atención de todo público, y para que él lo escuchara. -¡Naruto quiero estar contigo, quiero ser tu esposa! –Al fin la logró escuchar. Al darse ella cuenta de eso corrió a sus brazos y le dio un fuerte abrazo, el abrazo más fuerte que pudo darle, una disculpa silenciosa. –Claro que quiero ser tu esposa. ¡Yo también te amo! –Le planto fuerte un beso.

    Todos empezaron aplaudir en el acto conmovedor de la pareja, empezaron a gritar frases conmovedoras y de ánimos, era una euforia interesante, todos estaban maravillados por la forma de pedir matrimonio, y en la forma de confesar los sentimientos.

    -Gracias –repitió en el micrófono –continúen la fiesta –Todos aplaudieron y se sentaron en sus mesas para seguir conviviendo.

    -Kankuro ¿No fue conmovedor? –Suspiro alegremente. No se imaginaba que él, era el responsable del malentendido, que por poco arruinaba la fiesta.

    -Si…no, más bien ridículo, una chica desesperada corriendo por todo el salón se me hace ridículo y grotesco.

    -Kankuro…pero si…

    -Ya cállate…-saco de su saco una cajetilla de cigarros y un encendedor, sacó uno y lo colocó en su boca, lo prendió y empezó a fumar.

    -Kankuro apágalo –Empezó a toser, víctima del humo del cigarro.

    -No voy hacer lo que tú digas, si no te gusta, vete a otro lado.

    -¡Pues si eso es lo que hare! –Dijo enojada aventando la silla. No sin antes quitarle el cigarro en la boca y aventarlo al piso –Yo tampoco pretendo aguantarte, imbécil. –Le dijo con una mirada llena de enojo y furia, ya se estaba cansando de todo aquello.

    Camino lo más rápido posible hacia la salida del salón pero se detuvo. Estaba pasando mucha gente sin duda alguna, alguno de sus amigos saldría por ahí y la vería ó peor aún Naruto la vería, no se podía dar ese lujo de arruinarle la fiesta. Volteo y se dio cuenta que hasta el final de él salón no había mucha gente, se dispuso ir para allá con paso veloz.

    Curioso, se dio cuenta que había un pasillo y que no había nada de gente, decidió entrar en él a ver que encontraba, se necesitaba tranquilizar y aire fresco era lo que necesitaba. Dentro de ese pasillo en la pared del lado izquierdo se encontraban tres puertas grandes, se asomo un poco en una y encontró una pareja besándose al aire libre, se dio cuenta que tenía una bonita vista a un jardín. No quiso interrumpir, siguió derecho, la segunda estaba entrecerrada. Suspiro.

    -¿¡Por qué!? –Grito con un poco de fuerza al mismo tiempo que con las dos manos en un azotón abría las dos puertas de madera–Perdón no me di cuenta de que…- Visualizo a alguien que estaba ahí de espaldas.

    Dio la vuelta.

    Cruzaron las miradas.

    Se quedo en silencio todo, vio su rostro y lo recorrió con la mirada, vio de nuevo sus ojos. Parpadeo un par de veces. Su respiración aumentaba sutilmente de velocidad. No decía nada solo lo contemplaba, dio un paso enfrente sin dejar de verlo. –Neji…-susurró –Empezó a respirar más fuerte sin poderse controlar, varias veces sintió descargas en su columna vertebral en un par de segundos que le evitaban articular palabra alguna.

    La miró. ¿Cómo es que sabía su nombre? Estaba confundido. Contemplo su cara y ella le sonrió dulcemente. De nueva cuenta vio su cara, se dio cuenta que su cabello era hermoso de aquella chica, llegaba hasta sus hombros con suaves ondas. Apartó su mirada para desviarla a sus ojos y de alguna forma también le sonrieron. Abrió sus ojos impresionado. Reconocía esa mirada, la reconocía. No podía ser que ella se encontrara ahí, justo delante de él. Pasaron varias imágenes de recuerdos por su cabeza. Imágenes de ellos dos juntos. Imágenes de ella. Parpadeo otra vez.

    No podía dejar de ver sus ojos, trataba de controlarse pero no podía, parpadeo y vio ahora su cara completamente. Cerró unos cuantos segundos sus ojos.

    -Hola Tenten…

    Se colocó una mano en la boca, al saber que si la pudo reconocer. La bajo, ahí sencillamente sobraban las palabras, lo único que pudo hacer fue sonreírle. Una sonrisa enorme que irradiaba felicidad.

    Su vista se coloco abajo al ver el escote que tenía desde la pantorrilla hasta la pierna, un poco más arriba de la rodilla, su mirada bajo en un segundo y se coloco en los pies de la chica, vio sus zapatillas, las cuales eran cerradas, una parte de enfrente de la zapatilla era de tela bordada. Siguió recorriendo subió por sus pantorrillas hasta llegar a las piernas, hasta ahí llego la parte desnuda de su pierna, siguió su recorrido por las caderas e hizo curva en la cintura para después volverse encontrar en otra curva, donde iniciaban los pechos. Siguió subiendo la vista y vio el pequeño escote en el inicio de sus pechos, siguió recorriendo por los hombros que solo eran pequeños tirantes los que sujetaban aquel vestido, paso por su cuello, hasta llegar a los labios perfectos de aquella chica. Su mirada termino en sus ojos.

    ¿En verdad ella era? No la dejaba de mirar. No podía dejarla de mirar. Después de cinco años ella estaba enfrente de él, ¿Haciendo qué? Simplemente lo que mejor sabía hacer. Sonreírle.

    Sonrió apenada de la mirada insistente. –Neji…-una vez más susurro su nombre. Sin saber muy bien qué es lo que hacía su cuerpo se dejo llevar por él. Se abalanzó sobre él dándole un abrazo, se sujeto fuerte de él.

    -Neji…eres tú…-le susurro en su oído. Lo abrazo más y se hundió en su cuello. Jaló aire y junto a ese aire, respiro una fragancia que hacía mucho tiempo que no lograba oler, esa fragancia que la podría volver loca. Cerró los ojos e inhalo por segunda vez.

    No podía reaccionar, no se lo esperaba, se quedo helado al ver la reacción de la chica. Su respiración se volvió irregular al sentir los suspiros en su cuello, al sentir que ella por primera vez en cinco años se volvía embriagar de nuevo con su aroma. Lo podía sentir, podía sentir como ella se embriagaba con su aroma. Sintió como lo apretujaba más fuerte y escuchó como susurraba su nombre. Qué bien se oía su voz, que bien se sentía esa sensación de tenerla cerca. Por alguna razón sus brazos se movían hacia su cintura y la rodearon mientras que su cabeza la pegaba en la de ella. –Si…soy yo Tenten. –La abrazó más fuerte al oler su cabello, al sentir la suavidad de este en su mejilla.

    Se sobre saltó al sentir los brazos de él en su cintura y se tranquilizo al poder sentir aunque sea un poco su calor. Pudo sentir que sus brazos se habían vuelto más fuertes y su espalda más ancha de lo que recordaba. Se separó un poco de él. Lo miro divertida –Has mejorado Hyuga…-dijo divertida.

    -Hmp –Movió la cabeza negativamente con una sonrisa sin dejarla de abrazar.

    -Y ya también sonríes más. –Otra vez pasó esa sensación de que su cuerpo la gobernaba sin hacer caso a su conciencia.

    -¡Si, claro aire fresco! –Sonó una voz detrás de ellos dos, que hizo que se separarán -¡Mentirosa!

    -¡Kankuro! –Se sobre salto al reconocer la voz y la silueta. –Yo…no… ¡Yo no hice nada! –Se defendió. –El es Neji Hyuga un…

    -Vaya Hyuga –interrumpió –Te metes en todo, en mi empresa y hasta con mi prometida.

    -¿QUÉ? TENTEN SU PROMETIDA…- No lo podía creer.




    ****************
    Buenas, mis queridas e inigualables seguidoras ¿Qué acontece esta mañana? Yo amanecí inspirada y de buenas, por eso es que les traigo la continuación de este su fic, compensando la tardanza de la vez pasada. :D Esperando como siempre que sea de su agrado esta continuación (¡Ya se vieron! ¡Sigue habiendo química! *o* ) que para mí las dejé en la intriga mortal. :D

    Algunas preguntillas

    ¿Les gusto el capitulo?
    ¿Qué les gustó más?
    ¿Qué sintieron cuando se reencontraron? ¿Se lo esperaban así?
    ¿Les parece un maldito Kankuro? ò_ó



    @Sasuki-chan Hola :3 ¡Pues he aquí la continuación! *Me encantan tus comentarios del Yisus* Pero no has escuchado la frase de "Dios aprieta pero no ahorca" Pos algo así está pasando xD prometo algún día poner ItaTen nada más para que veas cómo te conciento xD ah, pues creo que en este cap, odiaras más a Kankuro, pero se acerca lo bueno :D ¡Espero que te haya gustado! Saludines


    ¡GRACIAS POR LEER!
    ¡QUE EL NEJITEN VIVA EN SUS CORAZONES!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  11.  
    Sasuki-chan

    Sasuki-chan Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Noviembre 2012
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritora
    Kankuro...hijo de la...

    Jajaja hola hola vengo tarde a comentar pero estoy aquí digo por si me extrañaste c:


    Y por que me gusta responder preguntas las voy a responder :D

    1.- Que si me gustó, mas que eso ahora si fue un verdadero guión de telenovela
    2.- El reencuentro de Lee :D ja me morí *Yo pensé que era Neji sabes destrozaste mi ilusión* pero también ame el reencuentro de Neji y Tenten :3 en si todo el final sentí tan bonito pero claro Kankuro tiene que llegar y j*der todo ¬¬ por mí que Tenten valla y lo deje sin...
    3.- Pues que puedo decir fue el encuentro más bello que haya leído jamás :eek: no se fue tan *No tengo palabras* Y bueno yo me esperaba el reencuentro en la empresa de Kankuro ja no se Tenten chashandolo con esa tipa su secretaria Mei? y caboom el KankuroxTenten se va ^w^/

    4.- Dejemos que Yisus lo decida ja *Sí y mil veces ¡Si! maldito b*tch me dan unas tremendas ganas de darle una palmadita en la cara con una silla y después una mesa y luego romperle el cuello*
    *********************
    De veras escribirás un Fic Ita-Ten solo para mí *-* eso es tan hermoso que *Empieza a shorar* nunca nadie me había consentido así jamás y sí eh escuchado el dicho "Dios aprieta pero no ahorca" pero nunca eh sabido que significa :( jaja y quien no amaría a Yisus los que son ateos *badum tss* jaja bueno creo que eh extendido mi comentario pero es que el capitulo estuvo bien intenso.

    Asegúrate de que Kankuro tenga un feo accidente el día de su boda eso si que me haría feliz.

    Nos leemos pronto :p
     
    • Gracioso Gracioso x 1
  12.  
    DegelDKG

    DegelDKG Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2014
    Mensajes:
    122
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Reencuentros inesperados
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    3626
    Capitulo 6: Decepciones

    Se quedo helado al sentir los suaves labios en su mejilla.

    -¡Si, claro aire fresco! –Sonó una voz detrás de ellos dos, que hizo que se separarán -¡Mentirosa!

    -¡Kankuro! –Se sobre salto al reconocer la voz y la silueta. –¡Yo no hice nada! –Se defendió. –El es Neji Hyuga un…

    -Vaya Hyuga –interrumpió –Te metes en todo, en mi empresa y hasta con mi prometida.

    -¿QUÉ? TENTEN SU PROMETIDA…- No lo podía creer.

    -¡Tenten vámonos! – Le dijo con voz firme, entablando una serie de miradas con el Hyuga, ninguno de los dos cedía para perder.

    -No vas hacer lo que tú quieras…-le respondió.

    -¡Dije vámonos! –La jalo bruscamente del brazo.

    -¡No!


    Una voz interrumpió la conversación –A ella no le hablas así…-sugirió una voz llena de frialdad. Si algo no toleraba es que alguien quisiera maltratar a una mujer, y mucho menos a una mujer que conocía.

    - Tu cállate Hyuga, no te metas en esto. –Lo volteo a ver con la misma mirada de rabia que le dirigía a ella –Tú tienes la culpa, maldito…-La soltó del brazo y se dirigió hacia él –Tu…-Le lanzo un puñetazo y le alcanzo a golpear.

    -¡Kankuro!

    -¡Imbécil! –Esta vez no se iba aguantar las ganas de golpearlo, no le importaba si estaba trabajando en su empresa, no le importaba nada. ¡A la mierda todo! Con la misma fuerza él le lanzo un golpe bajo al estomago. Lo logró un golpe perfecto. El golpeado cayó al suelo por falta de aire. Al verlo tirado lo alzo del cuello y le dio un puñetazo en la cara, sí todo lo que le había hecho a él se lo devolvió y con creces.

    -¡Neji! –Escucho un grito femenino –Ya basta…déjalo…-La volteo a ver, solo pudo observar esos ojos llenos de miedo, no podía tolerar que ellos dos se golpearan mutuamente –Ya basta…por favor…-La volvió a ver y volteo hacia el mal herido.

    -No vale la pena…-se dirigió hacia el salón, pasando aún lado de ella sin darle la mayor importancia.

    -El lunes te espero en MI empresa…cobarde…

    -Neji…-Pronuncio su nombre –perdón…

    -…-No le contesto, recibió como respuesta la indiferencia de él. Bajo la vista, y ahí encontró mal herido a su prometido, se dirigió hacia él. –Kankuro…-lo trato de alzar.

    -¡Déjame! ¡Todo esto es tú culpa! –Le dio un golpe en la mano -¡Si no anduvieras de arrastrada…! Yo no anduviera en esta situación…-Se levanto con mucho esfuerzo y dolor, agarrando su estomago del dolor, producto del golpe del Hyuga. -¡Me largo de aquí! –Dijo entre quejidos. –Quédate con quien quieras…¡Anda ve y síguelo!

    -Entonces lárgate…no me importa…-susurro cuando él ya no se encontraba ahí.

    “Ya basta de todo, ya basta de las intrigas, de los colapsos nerviosos, de bipolaridades. Ya basta de esas malas jugadas que solías hacerme, basta de esos fastidiosos momentos que me hacías y haces pasar…”

    Lo pensaba una y otra vez al recordar sus últimas palabras, lagrimas salían de sus ojos, el maquillaje se corría. No lo podía evitar, estaba siendo destrozada, lo sabía y le tenía que poner un alto a toda esta situación.

    “Ya me canse de esas jugadas tan absurdas, en las cuales yo siempre terminaba con la conciencia sucia y manchada. Culpabilidad era el nombre de ese sentimiento que sentía cada vez que teníamos una discusión, de las cuales tu mente atrofiada y “maravillosamente abierta” –según tu- Eran lo que siempre dictaban.”

    Yacía aún hincada en el suelo de la impotencia de sus ser, al no poder hacer nada en ese preciso momento. Sus ojos se apachurraban aún más junto con sus puños al recordar cada una de sus “jugadas” ya no lo soportaba. Alzo su mirada fúrica hacia el cielo, su respiración era fuerte y rápida.

    Se levantó y salió corriendo de ese balcón hacia la salida, no entendía lo que su cuerpo hacia pero definitivamente, no tenía el tiempo ni las ganas de pensarlo, solo sabía que se dirigía al estacionamiento, ¿A qué? A decirle todo lo que pensaba.

    Corría lo más rápido posible, esquivando a todos los invitados, a toda la aglomeración de gente ubicada en un solo punto, no le importaba quien la viera, solo quería hacer “justicia”. Por fin pudo salir de él salón completamente y dirigirse al estacionamiento su mente solo iba pensando en las mil y una formas de hacerlo sentir miserable, por lo menos no en la vida, se conformaba con unos minutos, ver su cara llena de lagrimas, verlo hincado pidiéndole perdón…

    “…de ahora en adelante tú te vas a tener que aguantar todo tu llanto, para cuando yo te diga ya te olvide, cuando te diga un no, y me contradiga, sentirás confusión en tu mente y corazón, lo trataras de negar pero después vendrá a ti, y ahí va ser cuando te faltaran lágrimas…”

    Vio una luz brillar en frente de ella, sintió como era el último suspiro daba, como sus pupilas se le encogían en lo más mínimo y como su cuerpo era víctima de la parálisis del miedo al saber que es lo que sucedería. Se quedó plasmada, lo único que pudo hacer fue escuchar un rechinido cerca de ella, sabía que era su fin.

    Un sonido aún más fuerte la hizo sacar de su transe y parálisis –El claxon –Ese artefacto que traen los carros. Y una voz, aunque no entendía lo que decía solo sabía que era una voz, mientras sus ojos se ubicaban en las luces del auto que lo tenía a centímetros de su cuerpo.

    -¿Está bien? –El conductor se bajo rápidamente. –Oiga…-Se impresiono al ver como ella lo veía con unos ojos sin luz, reacción de un ser humano normal al ver su muerte enfrente. Dio el azotón para dirigirse rápidamente a la víctima. La abrazo.

    -Estuve tan cerca…-Fue lo único que pudo decir. Para después salir de su transe y sustituir esos ojos sin vida a unos muy iluminados por las lagrimas ¿De qué? Ni ella misma lo sabía.

    -Subamos al auto Tenten…

    No respondió y subió al carro. Aún adentro del carro aún no podía creer que estaba viva, estuvo tan cerca de ser atropellada … Veía sus manos como si nunca las hubiera visto, las contemplaba impresionada de todo aquello -Estoy viva ¿Verdad? Neji…-

    -Si…-Suspiro para de nuevo seguir su camino.

    No dijeron ni una sola palabra en el camino, todo iba en silencio. Ella aún su mirada seguía perdida en el infinito, el no tenia expresión alguna.

    Lo volteo de ver de reojo y lo contemplo, en verdad era él, no había cambiado mucho. Aún tenía esos rasgos que lo identificaban: cabello largo, su tez aún era muy blanca y pálida, sus ojos como la luna…

    Sintió la mirada de ella y decidió enfrentarla -¿Algún problema? –pregunto cortante ya sin siquiera volverla a mirar.

    -No…-Se limito a responder muy despacito. –Es solo que…-

    Apretó sus puños al volante y freno fuertemente -¿En dónde vives?

    -En…en…e-en…-De nuevo esas estúpidas lagrimas volvían a recorrer el maquillaje, lo que se supone que sería la fiesta perfecta se convirtió en un desastre ó por lo menos para ella -¡Maldición! –Azoto su mano en el tablero para después dirigirse a su cabeza y agarrar su cabello.

    Arrancó el auto, solo movía la cabeza negativamente.

    -¿Dónde vamos?...-pregunto entre sollozos –No sabes donde vivo…

    -Pues entonces dime…

    Se quedo callada. Y bajo la mirada abrazándose a sí misma –Debo ser lamentable al encontrarme en este estado…

    -Tal vez…

    -¿Cómo te ha ido?

    -Bien…

    -Que bueno…supongo que ya casi terminas tu carrera, aún a mi me faltan tres años, mas la especialidad serian como unos nueve años…al fin y al cabo termine estudiando lo que más me gusta…Medicina.

    -…-

    -También he encontrado el hobbie de ver las estrellas en las noches, me gusta también la astronomía. Y ver como son los signos, en especial el mío piscis…Y he hecho muchas cosas…

    -…-

    -Como por ejemplo…he ido a hospitales…también doy atención de primeros auxilios, también ya ser suturar…-lo miro era más que obvio que la estaba ignorando, le conto casi la mitad de su vida y el no respondía por lo menos un “si” ó un “vaya…” ó lo que fuera. Regreso su mirada al vidrio de su lado, veía las luces de Fukugawa mientras que una sonrisa nostálgica con ojos tristes se reflejaba en sus labios.

    -Llegamos…-Bajo del auto para abrirle la puerta a ella y dirigirse a la entrada del departamento.

    -“Estos son los departamentos de la empresa Hiro… ¿Qué hace el aquí?...” –Lo volteo ver y vio que estaba molesto con el ceño fruncido. Se sintió mal. Lo siguió hasta su departamento que se ubicaba en el último piso de los tres que había. Espero a que abriera la puerta y entro.

    -Pasa…

    -Si…

    -Mi cuarto esta al fondo solo deja sacar unas cobijas del closet para dormirme en el sillón.

    -No yo dormiré en el sillón…es lo menos que puedo hacer.

    -No…

    -Neji yo…perdón

    -…-Siguió su camino al cuarto –Ahí está un baño…buenas noches. -Y la dejo sola en la habitación.

    “¡MIERDA!” -¡Lo sabia! ¡Sabía perfectamente que no debió de ir a esa fiesta! ¡Y fue! Se quito la estorbosa corbata y la aventó en el pequeño sillón que tenía el estúpido departamento -Imbécil…-¿Cómo se atrevió a golpearlo? Aún le dolía su labio, y todavía tenía el maldito cinismo de “El lunes te espero en la empresa”. ¡Estúpido! Como lo odiaba.

    Cerró los ojos para poder controlarse un poco. Y no decir nada inapropiado. Como lo odiaba a él y a ell…a su estúpida empresa. Se dio la media vuelta.

    -Neji…

    -…- le alzo las cejas haciendo una interrogante.

    -Toma…-Le dio un par de sabanas y cobijas. –Buenas noches…- a leguas se notaba que estaba sacando la furia. Neji estaba totalmente molesto con ella.

    -…hmp- Sólo tomó las cobijas y las acomodo sin hacer mucho caso a ella.

    Lo sabía, sabía que no había cambiado mucho, pero ¿Por qué estaba tan enojado?...bueno era más que obvio y no lo culpaba. Agacho la mirada y se encamino al cuarto con una punzada extraña en el pecho.

    -Tenten…

    -¿Si? –Volteo sorpresivamente, no esperaba eso, que le hablara.

    -Buenas noches…

    -Igual, igual…-Ahora esas simples palabras la aprisionaban en sentimientos encontrados. Fue confuso. Se retiró a dormir.

    Abrió los ojos gracias al ruido de los coches que pasaban, realmente era muy molesto, trató de no abrirlos. Sintió rara la almohada ¡Diablos! Era imposible dormir así. Esta no era su casa, ni tampoco su cama. Lo admitió se sentía incomoda. Miro hacia la ventana poco a poco ya que los rayos de él sol se empezaban a colar por esta y lastimaban, por lo menos pasaban de las ocho y media de la mañana, empezó a deducir por el ruido de afuera y por la endemoniada luz. Examino el cuarto y pudo ver que había al fondo un reloj digital.

    Marcaban las 9:45 AM

    No había nada más que hacer, más que darse un buen baño y…lo acababa de recordar, no tenia ropa, lo único que llevaba era su vestido y lo traía puesto y sucio.

    -“¡Diablos!” –Se levantó y se dirigió hacia donde dormía Neji –La sala –y aún más para su sorpresa ya no estaba –Neji…-le llamó. Razono por un momento, obviamente no estaba, dirigió la vista hacia el refrigerador. –Es lo menos que puedo hacer…-Ya se estaba imaginando el rico desayuno que prepararía. Sonrió, cuando de repente su sonrisa desaparecía rápidamente al no encontrar absolutamente nada en el refrigerador. -¿Este hombre como vive así? –Se pregunto así misma mientras movía negativamente la cabeza.

    Se dirigió a la alacena, de seguro ahí debería de haber algo, pero curiosamente tampoco había nada, nada más que polvo. Es obvio que no tenía nada de comer –No ha comido en días ó que…-De nueva cuenta movió su cabeza negativamente al ver su vestido. No podía hacer nada así, ni siquiera llevaba dinero, ni nada. Resignada se fue al sillón a sentarse, y meditar ¿Qué es lo que podía hacer? Dio un vistazo a todo el departamento. Obviamente nada, todo estaba en su lugar. Sólo le quedaba llevar las cobijas al closet puesto que el ya las había doblado.

    Agarro pesadamente las cobijas y se dirigió al cuarto de él. Las puso ahí, abrió cortinas y ventanas de la misma mientras tendía la cama.

    Suspiro.

    -Qué aburrido… –Dijo tediosamente a la vez que se dirigía a la sala donde había una tele, la prendió y empezó a ver una película, es todo lo que podía hacer.

    -No me mates soy tu padre –La aburición se había marchado mientras se metía más y más a la película, literalmente. En verdad estaba totalmente hipnotizada. Hacia media hora que estaba ahí. Viendo “Los secretos del Egipto”

    -¡No te metas ahí es una trampa! –Se exaltó al ver una escena donde el protagonista se dirigía a una trampa -¡Te matarán!

    -¿A quién matarán?...-Escucho una voz por detrás

    -¡Neji! –Se asusto – ¿A qué hora llegaste?- Pregunto sorprendida -Yo pensaba que todavía no habías…llegado…-lo vio

    -Hubieras escuchado si no tuvieras el volumen tan alto del televisor.

    -Cierto… -Despabiló moviendo la cabeza –Neji…no hay nada de…-Se sorprendió al ser interrumpida por la mano de Neji agarrando una bolsa de plástico.

    -¿Qué es eso? –Pregunto curiosa

    -El desayuno…-Empezó a poner todo sobre la mesa. Huevos duros, arroz, pescado al grill, y té.

    -Vaya Neji…gracias. –Es lo único que pudo responder al terminar de ayudar a poner la mesa.

    -Hmp…por cierto también compre esto…no saldrías de aquí con ese vestido. –Sacó de otra bolsa un pantalón de mezclilla oscuro junto con una playera lisa color azul turquesa. –Te puedes llevar los mismos zapatos de la fiesta ¿No?

    - …si gracias…-Lo tomo –Me iré a cambiar ahorita desayuno. –Se dirigió lo más rápido al cuarto, su respiración era muy agitada pero ¿Por qué esa reacción tan repentina? Vió lo que le compro, en verdad era muy amable a pesar de estar molesto con ella. Sonrió y dio un brinco muy alto. Se sentía tan feliz. Juraría que él conocía mejor los gustos de ella que ella misma.

    -Listo. –Bajo muy animada después de todo tenía hambre, se sentó y empezó a comer –Buen provechito. –Dio el primer bocado, definitivamente estaba delicioso el huevo duro, alzo la vista y tomo un poco de todo en su plato, de tan solo velo y olerlo se le hacía agua la boca. Otro bocado enorme dio, disfrutaba mucho la comida, era la única forma de mantenerla callada; Comiendo.

    Al fin, había terminado de comer, sentía que su estomago le iba reventar placenteramente, literalmente. Se lo agarro y lo empezó a acariciar, dando por entendido que estaba bastante satisfecha. –Gracias estuvo muy rico…-Le agradeció.

    Se dirigió a su lugar y levanto los platos -Ya puedes retirarte…

    -Pero…-Definitivamente ella lo escucho como un “Largo de aquí”

    -Neji…-déjame ayudarte con eso. –Dijo nerviosamente.

    -No, ya tuve suficiente con lo de anoche…No quiero más problemas con Kankuro. Vete a tu casa es lo mejor que puedes hacer en estos casos.

    -Pero…

    -Dije que te vayas, no quiero ser grosero contigo.

    -Está bien…solo deja recojo mis cosas y me marcho. -¿Le dolió? Por supuesto que había dolor en esas palabras, ¿Cómo que la corría? Definitivamente no era bien recibida ahí, y a ella no le gustaba de estar de arrimada. Acomodo su vestido en un pequeño gancho y se fue.

    -Gracias por todo…y perdón por las molestias. –Ya, ella también tenía suficiente de ellos dos. Aunque al último no lo culpaba, ya que también era su culpa, bueno de su cuerpo de no seguir ordenes de su mente. Abrió la puerta despacio –Gracias…- y se marcho…-Estaba en la parada del autobús cansada, agotada de todo, hasta de su inútil vida -¿Por qué todos tienen que tener auto menos yo?-se reclamaba a sí misma. Vio a lo lejos un camión. –Menos mal…ya había tardado demasiado. Le dispuso hacer la parada cuando metió la mano en el bolsillo del pantalón. -¡Mierda! –Estaba vacío. Definitivamente no podía subir al transporte si no tenía dinero ni nada, era más que obvio.

    -Mierda…mierda…¡Y MAS MIERDA! –Iba susurrando, diciendo y gritando esa palabra mientras que otra vez se dirigía al departamento de Neji para pedir un pequeño préstamo.

    Toco la puerta nerviosamente mientras planeaba un dialogo. ¿Cómo se lo iba a decir? Pensaría que no quería salir de su casa…

    -¿Tenten? –Dijo al abrir la puerta, quiso sonar lo más amable que se pudiera.

    -Ehm…yo…bueno vez que tú me compraste esta ropa y bueno…quise tomar el camión pero yo no traía dinero y quería saber si tu…me podrías…

    Movía la cabeza negativamente –Vente yo te llevo a tu casa…Súbete el carro en un momento voy para allá –Terminado de decir eso desactivo el alarma. Y subió tras de ella.

    Prendió el motor dirigiéndose hacia donde Tenten le decía.

    Lo que ha ella más le estresaba era el silencio, era una de las cosas más chocantes y malas que había, y más cuando se trataba de Neji y ella.

    -Oye Neji…-trago saliva fuertemente -¿Por qué estas en los departamentos de Kankuro? Es decir…

    -Porque me trasladaron como becario, con tu prometido –respondió secamente

    -¡Ya no es mi novio! –Interrumpió arrebatadamente, gracias a las indirectas que el lanzaba –Sus problemas son personales…no me metas en ellos.

    -Yo no te metí, él te metió.

    -A la derecha, en la siguiente avenida –Interrumpió, hasta cierto punto un poco grosera – yo no tengo la culpa…

    -¿Estás segura? –La interrogo

    -¡Sí! Si estoy segura. –Aunque realmente no lo estaba, pero tenía que demostrarlo. –Yo sólo te abrase porque pues………-No se le podía ocurrir ninguna razón, bueno si la tenia, pero no sonaba como una buena razón “Porque le hice caso a mis impulsos” –te vi y hacía mucho tiempo que no te veía…

    -Vaya…hmp…

    -En ese departamento.

    -Sí. – Se dirigió hacia el departamento y la dejo en la entrada.

    -Gracias… ¿Gustas pasar?

    -¿No voy a tener problemas con tu ex…?-Dijo sarcásticamente con una media sonrisa

    -Los voy a tener yo, no tú.

    Se bajo del carro y dio un pequeño azotón a la puerta. Y después le abrió la puerta a ella. Entraron al edificio.

    -Hola Hade…-Saludo a la recepcionista

    -Hola, saludo con una gran sonrisa.

    -¿Tienes las llaves de mi casa…?

    -Claro…-Se dio la media vuelta y de un pequeño anaquel saco un par de llaves plateadas. –Toma…- Se las dio.

    -Gracias, que amable.

    La recepcionista volteo ver al chico extraño al cual nunca había visto en aquel edificio. Lo contemplo y enrojeció. Aclaro su garganta, para que le pusieran atención –Buenas tardes señor, mi nombre es Hade ¿Le puedo ayudar en algo?- A Tenten le llamo la atención de Hade, ella no era así al menos que…Si, ahora lo recordaba, desde siempre Neji había tenido muchísima suerte con las chicas y por ende eso no había cambiado en lo más mínimo.

    -No, gracias…-Le respondió.

    -Hade te presento a Neji Hyuga…un amigo…

    -Ah, ¿De las empresas Hyuga? –Simplemente no lo podía creer, estaba ahí uno de los más ricos empresarios de todo Japón y era amigo de Tenten.

    -Bueno Hade con permiso, pasa Neji – Le hizo pasar primero las escaleras. Hasta que llegaron al pequeño departamento. Bueno aquí es tu casa Neji. –Abrió –Pasa por favor y ponte cómodo.

    Paso se puso cómodo y casi al instante ella le sirvió un vaso con agua. Y ese día no fue diferente al de ayer no hablaron casi, solo sonaba el pequeño reloj de pared que tenia. –Bueno supongo que estarás bien aquí ¿No?

    -Si… ¿Ya te vas?

    -Tengo cosas que hacer, gracias por todo.

    -Sí, de nada y disculpa las molestias.

    Al fin se fue Neji, pero bueno al parecer ya no estaba tan molesto con ella…y eso la hacía sentir un tanto feliz, lo que la intrigaba iba ser ¿Cuándo lo volvería a ver? Se moría de ganas por aquello, pero por ahora seria descansar y esperar hasta que fuera a la empresa Hiro´s, para aclarar la situación con Kankuro y ser libre de una buena vez por todas.

    --------------------------------------------------

    Buenas, mis queridas lectoras, espero que la esten pasando bien, ya que después de algún tiempo vengo actualizar este su fic. Uff los ánimos con estos dos muchachos están hasta arriba, jaja, espero que les haya gustado este capitulo. ¡Jaja Tenten ya va a terminar con Kankuro!

    Unas preguntillas...

    ¿Les gustó el cap?
    ¿Qué parte les gustó más?
    ¿Que hubieran hecho si estuvieran en el lugar de Tenten?
    ¿Reviews? ¿Likes? Me harían muy feliz.


    @Sasuki-chan Oh mi querida seguidora jeje, lo siento por tardar tanto, pero aquí está la continuación te aseguro que ya tendré los caps más rápidos, pero por lo mientras espero que lo hayas disfrutado. Saludines y gracias por leer... P.D. Me encantan tus chistes sobre los ateos y Yisus jajaja.


    ¡Gracias por leer!
    ¡Que el NejiTen viva en sus corazones!
     
  13.  
    ConejitaXD

    ConejitaXD Así que.. se jodio la cosa

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Noviembre 2013
    Mensajes:
    76
    Pluma de
    Escritora
    ¿Les gustó el cap?
    Me encanto, estuvo muy buena la trama
    ¿Qué parte les gustó más?
    Cuando Tenten decidió dejar todo totalmente claro
    ¿Que hubieran hecho si estuvieran en el lugar de Tenten?
    Le rompería la cara a Kankuro

    Me gusto mucho, espero la conti con muchas ansias :D

    Atte:ConejitaXD
     
  14.  
    DegelDKG

    DegelDKG Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2014
    Mensajes:
    122
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Reencuentros inesperados
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    3673
    L I B E R T A D
    Tenten, Tenten, Tenten… ese pequeño y sencillo nombre no podía dejar su cabeza en paz desde hace unos cuantos días… ¡Maldita la hora en la que se la encontró! Bueno, no era tan maldita, pero era ¡Mugre! Le fastidiaba, no toleraba pensar en su nombre, no tanto por ella, si no por la situación que le llegaba a su mente…y la cual le recordaba que estaba en esa estúpida oficina, en la cual se encontraba su queridísimo jefe.

    -¡Neji! –Una voz más empalagosa que Akemi, la cual hacia que se le enchinara la piel y lo pusiera mas de malas llamo su atención. -¡Qué bueno que estas aquí, te estaba buscando!

    -¿Qué paso…? –La veía con indiferencia, que tipa tan más…corriente, mucho más corriente que la tal Christine, por lo menos ella se daba a desear un poco pero esta abría las piernas hasta con el más…-Suspiro- Dime.

    -¿Por qué tan serio Neji? –Lo miro con un puchero

    -Créeme no quisieras saberlo –La vio con desprecio, cosa que ella no tolero.

    -Mira ingrato, Kankuro es mi jefe y yo soy tu jefa, ya me canse de que me ignores y que te creas superior a mí, se que la pasas mal chico, pero te propongo algo. Juguemos, eres atractivo Neji, bastante para mi gusto, dame algo y haré tu vida un poco mas…fácil…por lo menos los 6 meses que estarás aquí…Y créeme será inolvidable –Se acerco a su oreja y le susurro con una voz bastante sensual –De eso yo me encargo…- Quiso poner su mano en su cara para intentar besarlo, pero antes que esta tocara la detuvo la mano de Neji.

    -Otro día será, hoy no…Mei. –Ella se fue bufando y molesta por el rechazo del genio. El por lo mientras estaba dirigiéndose hacer “su trabajo”

    Era lo único bueno de ser el agente encubierto, recordó que las dos empresas no se habían vuelto socias, porque al inicio de estar trabajando juntas, como una prueba de su acoplamiento, hubo muchas fugas de dinero, en la cual la empresa Hiro´s aumento su capital, también recordó que en esos años a la empresa Hyuga le empezaron a llover demandas de distintos proveedores, eso fue el porqué no se había asociado, ya que al ver esto la empresa Hiro´s, rechazó la oferta, curiosamente después de que no fueran asociados la empresa Hyuga ya no tenía ninguna fuga considerable, también algunos de los antiguos proveedores regresaron.

    Curiosamente recordó eso antes de entrar la bodega donde le pusieron hacer inventarios. Le llegó una idea brillante -“Los archivos de hace 7 años…” –Pensó. Frunció el ceño. Las empresas por lo regular tiran todos los expedientes pasando los diez años. Una media sonrisa apareció en su rostro, hiendo y buscando en todos los anaqueles, 1, 2…5, 6, 7 años atrás. Encontró el año que estaba buscando, su sonrisa se amplió aun más.

    Buscó durante toda la vendita tarde en aquella gran bodega, en los anaqueles que suponían estaban 7 años atrás. De todas las separaciones, cajas, buscaba algo que le diera indicios de la empresa Hyuga, después de tal vez dos horas encontró algo diferente a las empresas Hyuga, pero que llamó su atención. Sus ojos se enfocaron a datos que podrían hacerle útiles, a lo pronto, encontró archivos de otra empresa que le sonaba familiar, frunció el ceño y empezó a leer “M.T.R Tokio” Esa empresa estaba asociada antes con Hiro´s y a lo pronto se declaró en quiebra y desapareció. Empezó a buscar más detalles, estados de cuentas y cosas que le pudiesen servir para investigar más sobre aquella empresa que se fue a banca rota.

    Escucho unos pasos lejanos, como pudo guardo los archivos y las cajas.

    -¡Hyuga! –Se escucho a lo lejos.

    -Dime…- respondió con indiferencia, aún su corazón estaba agitado, lo trató de clamar.

    -¿Qué demonios haces hasta allá? –Reclamó la voz conocida como Kankuro.

    -Pues buscando una caja para meter el papeleo…-respondió con sarcasmo –es todo… ó ¿Dónde le gustaría ponerlo, en su oficina o con Mei? – Soltó una risita burlona.

    Apretó el puño discretamente, “maldito mocoso….” Rezumbaba en su cabeza. Suspiro –Naturalmente genio, en una caja y en la bodega. Por cierto terminando, recoge un arreglo floral en esta dirección –De su saco una pequeña tarjeta – Dile que vas de mi parte y velo a dejar a casa de Tenten, obvio también de mi parte. –Soltó una risita similar a la que Neji había insinuado. –Esta es su dirección. – se la dio en una nota de igual forma de su cartera. –Ahora ve.

    -Claro –Le sonrió nuevamente - de su parte.- Se la arranco de las manos, fue directo a su vehículo y orgulloso de eso fue directamente a la florería, recogió las flores y bueno sin ver la dirección él se la había memorizado desde la otra ocasión.

    Al llegar bajo del carro, junto con el arreglo floral, y entró a la recepción del departamento de Tenten.

    -Hola, vengo a ver a Tenten –Dijo con frialdad a la chica que lo atendió la vez anterior.

    -Se...señor Hyuga –Miro con ojos desorbitantes al arreglo y a él -Per…Permítame un segundo –Con un leve sonrojo y nerviosismo a flor de piel llamo a Tenten por el interphone.

    -Señorita Tenten, tiene visita, baje por favor. –Colgó el interphone – En un momento baja. Es muy bonito el arreglo, que buen gusto tiene. –Se animó comentar la recepcionista. –Le va a gustar… ¡Qué bello detalle!

    Hyuga la miró con una ceja alzada interrogándola con la mirada. –Yo no…

    -¿Neji? ¿Eras tú la vistita? - Lo interrumpió. –Vaya… nunca me espere volverte a ver otra vez…

    -Si… -Contesto desconcertado.

    -¡Mira Tenten que hermoso arreglo te ha traído! ¡Qué envidia! –Suspiro resignada –Quiero que un chico guapo me entregue un arreglo así… -sollozo para sí.

    -Pues… gracias Neji, ahm… es muy lindo de tu parte…- Lo recibió con un leve sonrojo, pero con un signo de interrogación en la cara intermitente de ella. Realmente no entendía lo que estaba pasando.

    -Hmp…- Se había cansado de dar explicaciones, o bueno el intento de ellas –Si toma…

    -¿Gustas pasar? –Aún tenía el signo de interrogación en la cara.

    -Si… -Subió delante de ella, lo cual le permitió cargar el florero y ella lo siguió.

    Se azotó en su sofá –La verdad no sé qué decir ante esto…- Se sonrojo cayendo en cuenta de todo -Haz cambiado –Le dirigió una sonrisa nerviosa enseñando los dientes superiores e inferiores, soltó una risa nerviosa – quien se imaginaria Hyuga… – Solo él se limitaba a cerrar los ojos y escucharla. –Realmente de lejos se ve bonito, creo que tienes buen gusto.

    -…- Suspiro para sí. Se recargo en el respaldo –De nada – sólo sonrió un instante ¿Por qué? Ni él sabía, se sentía tranquilo.

    Sintió la cabeza de Tenten recargada en su hombro, lo cual se sobre saltó. Volteó a verla de reojo.

    -Gracias…- soltó –Después de todo lo ocurrido tuviste este lindo detalle, definitivamente has cambiado.

    El solo alzo una ceja -“¿Cambie? Pero si….Oh vaya” –Hmp… supongo…-

    -Bueno no tanto…- soltó una risita. –Pero si un poco… -Cerro los ojos.

    Se sentía un ambiente tan tranquilo y pacifico, era casi perfecto. Sólo se escuchaba el viento que traspasaba la cortina beige. Y un poco de resolana alumbrándolos. El ambiente era tan agradable que no necesitaban hablar, el intento de esto tal vez podría romper aquella pequeña paz.

    A lo pronto un sonido molesto interrumpió la paz que habitaba allí en la pequeña sala.

    -Agh… - casi imperceptible se escuchó el quejido de Neji. Tenten se levantó de sobresalto. –Lo siento…- respondió ella un poco avergonzada. El se limitó a responder el celular.

    -Diga…- Tenten veía como los ojos de Neji se ponían en blanco. –Si…- Colgó la llamada, luciendo fastidiado.

    -¿Todo bien? -Pregunto intrigada.

    -Si… me tengo que ir. –Tomo un largo suspiro –Bueno nos vemos, gracias. –Se paró del sofá y se dirigió rápidamente a la puerta. Abrió la puerta y antes de salir, la volteo a ver y le dirigió una sonrisa casi imperceptible.

    -Nos vemos – Alzo la mano –Espero verte pronto.

    -hmp…- Cerró la puerta.

    Su corazón casi explotaba, se agarro el pecho, no entendiendo el sentimiento, arqueo su ceja, con los ojos en otra orbita. No podía contenerlo eso que le hizo ó le hacía sentir venia con fuerza, con mucha para su gusto, la sacudió por completo se recargo en una de las paredes de la habitación. Su respiración era fuerte aún no entendía muy bien aquello que le hacía sentir tan efusiva.

    -Vaya…


    Respiro profundamente en el carro se dejo ir en su asiento para relajarse puso un poco de aire acondicionado y una buena música. Agarró el volante y empezó hacer ejercicios de cuello para despejar cualquier pensamiento raro que le pasaba por la cabeza. Decidió manejar hacia el destino que más detestaba…la empresa Hiro´s. Realmente irla a visitar fue una gran idea de Kankuro, por lo menos en ese poco tiempo que estuvo ahí se logró relajar.

    Al llegar a la empresa fue directamente a la oficina de su queridísimo director, antes de entrar escucho una discusión bastante fuerte con otro empleado.

    -¡Eres un tonto! ¿Cómo pudiste aceptar esa oferta tan barata?

    -Señor…es sólo que…

    -¡Cállate! El peor vendedor, dios ¿Quién te contrato? Basura de empleados que tengo…

    Neji solo abrió los ojos de par en par ¿En verdad Tenten se había comprometido con él? No podía creerlo.

    -¡Estas despedido!

    -No señor, no es que este despedido ¡Renuncio!

    Lo saco de sus pensamientos, y curiosamente recordó como algunas veces el trataba a los empleados de su empresa.

    -Esto está mal, un error más y te largas –Le decía a la contadora fríamente.

    -Señor Hyuga no fue mi culpa, los estados del banco aun no me llegaban. – Cerró los ojos para recibir su regaño

    -Me importa poco es tu trabajo, si no te gusta, la puerta está abierta, esta empresa no es de incompetentes – Volteo molesto la silla giradora hasta darle la espalda.

    -No…no volverá a pasar.

    -De eso yo me encargo. Tu misma te encargaras de contratar a la otra persona que va a ocupar tu lugar…


    Un azoton de la puerta lo sacó de sus recuerdos.

    -En verdad si aprecia su dignidad salga de esta empresa basura… -Le dijo el señor que salía de la oficina bufando pestes de esta y de su director.

    -…- Lo vio con cierta extrañeza, pensando ó tal vez analizando qué pensarán los trabajadores a los cuales trato mal… -Kankuro – Se aventuró a entrar a su oficina, consternado por la situación que vio. –Ya hice tu encargo, iré a la bodega…

    Recibió de respuesta la indiferencia de este. Chasqueo la boca y se dispuso a ser de nuevo agente encubierto.

    Se dirigió donde había “guardado” la información. A volvió a ver y analizar, al parecer todo había estado bien, las transacciones y pagos que se reflejaban en esas facturas, no tenían porque haber dejado en banca rota aquella gran empresa ¿Coincidencia? No, de ninguna manera puede ser coincidencia, lo que igual le había pasado a su empresa.

    Busco en una nueva caja y lo mismo, busco en una tercera caja, absolutamente lo mismo y ahí entendió que ahí no iba encontrar nada.

    -Neji… -Bingo, sabía con quien encontrar respuestas.

    Escondió de nueva cuenta las cajas fingiendo buscar una vacía

    -Mei… ¿Qué paso? –Pregunto fingiendo interés.

    -Estoy aburrida –Suspiró afligidamente.

    -¿Por qué tendrías que estar aburrida?

    - Kankuro… el Señor Kankuro –Trato de corregir –esta de malas, y cuando esta así, ni siquiera interrumpirlo.

    Se le quedaba viendo fijamente, era tan fastidiosa, pero le podía servir. –Es una lástima que se enoje contigo… ¿Hace cuanto tiempo trabajas aquí?

    -3 años ¿Por qué? –Le pregunto extrañada, de su nueva actitud.

    -Oh vaya… -respondió secamente, ya que no podía sacar mucha información. –Porque al parecer te llevas bastante bien con el jefe, pensaba que tenías más tiempo. Lo conoces bien para deducir eso.

    -Pues él está interesado en mí…-respondió hinchándose de orgullo.

    -¿Interesado? –Pregunto ingenuamente, obviamente lograba percatarse que tipo de persona era Kankuro, pero si podía usar información con su bella secretaria… mucho mejor, como dijo ella, te haré los seis meses más fáciles.

    Lo vio con desagrado –Es obvio que tengo muchas más habilidades que cualquier otras secretarias, por algo soy la asistente de Kankuro, aparte de ser eso tengo presencia…- Dijo molesta al pensar que Neji no notaba lo maravillosa que era.

    -Por supuesto que se ve a simple vista…- Le dijo mirándola fijamente –Definitivamente robas miradas Mei…

    ¿Se enrojeció? Por supuesto que lo hizo, cuando Neji se decidía ser adulador y profundo, cualquiera podía caer en sus encantos.

    -Gracias, pensé que nunca lo notarias.

    Estaba funcionando su siniestro plan, se complació de ello –Pensaba que tenias algo que ver con Kankuro…

    -Yo…-Se enrojeció totalmente –claro que no.

    “Claro que si” –pensó adivinando por su expresión corporal, que obviamente tenía que ver algo con Kankuro, si los dos eran de la misma calaña. –Me alegra no quiero tener problemas con él al mirarte.

    Enloquecida por las adulaciones de Neji le dirigía miradas coquetas y directas –Tu no te quedas a tras, ¿quieres que salgamos a cenar mañana?

    -Mañana no puedo ¿Qué te parece el fin de semana? Estamos libres, podemos llegar tarde a casa y sin ningún compromiso.

    Definitivamente ese hombre le encantaba, tenía que ser suyo.

    -Bueno, me retiro ya es hora de la salida, un gusto platicar contigo Mei. –Se despidió agarrándole de la mano, espero poder seguir teniendo charlas, nos vemos.

    -Igual Neji, igual –Definitivamente este personaje tenía más cosas que Kankuro. Salió de la bodega unos minutos después que Neji salió tratándolo de alcanzar. Un tanto abochornada por la busca de Neji entró de nuevo a su oficina, encontrándose a un Kankuro aún molesto. – Kankuro… -Dijo un poco sobresaltada.

    -Mei… -La interrumpió qué bueno que te encuentro querida, voy a salir con Tenten, encárgate de todas las cosas por mi ¿Ok?

    -Kankuro…- Se le escuchó molesta –Quedaste en que lo nuestro iba a quedar con mayor prioridad, y hoy íbamos a salir a comer, o a cenar –Le quiso robar un beso en los labios, lo cual él la detuvo en seco.

    -Aquí no Mei, lo sabes… -Le hizo para tras para abrirse paso. –Otro día será…

    Salió apresurado dejando atrás a una dama con un resentimiento que tiene una amante al no recibir sus besos ¿Qué tenía aquella mocosa que de vez en cuando movía a Kankuro? Se reprochaba eso, pero se lo haría saber, Mei, no era poca cosa, para darle menos importancia que aquella.

    Subió al coche e hizo una llamada.

    -Bueno –Contesto la voz femenina con un tono de fastidio.

    -Amor… ¿Cómo estás? –Trato de animarla –En este momento quiero salir contigo, y que nada nos separe.

    Se escuchó un bufido de molestia –Oh ¿ahora si quieres hablar? –Menciono molesta –Ok hablemos te espero en mi casa. Yo también tengo que hablar muchas cosas contigo.

    -No te preocupes todo será diferente a partir de ahora Te amo…

    -Te espero Bye. –Colgó

    Del otro lado de la línea sentía mucho enojo y mucho rencor, le molestaba tanto esa actitud hipócrita, pero ya no más, hoy iba a terminar ese estúpido compromiso y relación.

    Volvió a timbrar el celular, puso sus ojos en blanco con mucho fastidio y contesto fríamente -¿Qué paso?

    -Te amo… -Se escucho del otro lado de la bocina.

    -Si… - Es lo único que ella respondió, te espero aquí.

    -¿Por qué no me respondes que me amas?

    -Acá te responderé

    -Pero yo te quiero escuchar por aquí.

    Rodo sus ojos en blanco y apretó el puño –En verdad mejor llega aquí… será lo mejor.

    -Está bien –Y colgó.

    Al poco rato el llegó y ella lo estaba esperando en la entrada del edificio con una cara llena de molestia.

    -Hola amor –La saludo cariñosamente, tratando de darle un beso en los labios, pero ella lo rechazó poniendo su mejilla. –Suspiró pesadamente.

    -¿Subimos? –Pregunto un tanto cortante.

    -Claro.

    Llegó de nuevo a su departamento ahora junto con Kankuro en silencio. Realmente Ese silencio le incomodaba tanto, que sorprendentemente quería salir corriendo de su misma casa.

    -“No puede ser posible esto…” –Pensó incomoda – ¿Y bueno?…

    -Te quería pedir perdón por lo que paso la noche de la fiesta, realmente estaba estresado –Se trató de excusar –Pero me alegra mucho que, te haya gustado mi arreglo floral, ya vi que lo tienes bien cuidado y colocado.

    -¿Qué? –pregunto un tanto desconcertada.

    -Si el arreglo floral que te mande con Neji –Se le dibujaba una sonrisa burlona en la cara al recordar los gestos que Neji hacia.

    -Oh… –Se le vio un poco decepcionada al saber de quién era el encargo, y al parecer ya no le parecía tan bonito, como en un principio.

    -¿Qué? ¿Esa expresión a qué viene? –Preguntaba con el seño fruncido –No te dijo que era de mi parte ¿Verdad?

    Suspiro. –Sí, si me dijo –Mintió –hubiese preferido que tú fueras el que me lo trajera, es solo eso…-Comento con indiferencia y sin muchas ganas de empezar una nueva discusión.

    -… estaba ocupado –De nuevo una estúpida excusa con su maldito trabajo, a ella le molestaba bastante eso –Te amo –Dijo tratando de calmar la situación.

    -…-Su respuesta la indiferencia –Yo pienso que este relación se debe de terminar –Dijo pensativa, poniéndose sus manos en la boca, no por arrepentirse, si no para suprimir las palabras que querían salir.

    -No… -Abrió los ojos como plato, al parecer no comprendía todo aquello que ella sentía –Piénsalo bien, nos amamos –La agarró de las manos –Podemos seguir luchando por este amor tan grande…

    -Ya me cansé de luchar por lo tuyo…-Se separo sus manos y tomo la sortija que tenía el dedo y se la entrego –Esto ya no puede continuar, me siento en una jaula de oro, quiero mi libertad.

    -Pero, nos amamos o ¿Acaso tu no? –Pregunto intrigado, esta vez iba en serio y él lo sabía.

    -Te quiero, pero no para compartir la vida, ya me case de tantas discusiones, en verdad, ya no puedo. Ya basta. –Al fin se había desahogado de todo el peso de encima. Si le dolía si había sido un buen tipo, pero ya era suficiente de todo aquello. Se dio cuenta que las llamadas eran ya fastidiosas, que las salidas solo propiciaban monotonía y molestas, que cada vez que lo sentía cerca algo en su estomago se revolvía. Lo intento una, dos, tres veces…

    -¿Realmente eso es lo que quieres? –Preguntó con un nudo en la garganta –Yo te quiero a ti tanto –La abrazó efusivamente y el llanto empezó a correr –No me dejes, me sentiría solo si tú te vas de mi lado –Los sollozos aumentaron.

    Sintió que un nudo en la garganta se le hacía. Pero lo estaba controlando de maravilla, en verdad le dolía, por supuesto que le dolía se había encariñado bastante con él, pero a este paso esto iba a terminar bastante feo.

    -¿Recuerdas la canción que te dedique? –Susurró en su oído –Ahora te la dedico más que nunca, aun que esa sea tu decisión, siempre serás el amor de mi vida, y te esperare, porque estoy seguro que estamos hechos el uno para el otro. –Le dio un beso tan cálido en los labios que a ella le rompió el corazón, pero prometió mantenerse firme en esa decisión. –Te amo… -le susurró –Se colocó en frente de ella –Déjame darte el último beso. – Y la besó nuevamente colocando su mano en la nuca para aprisionar sus labios, lo cual ella correspondió.

    Sin querer rodaron sus lágrimas por sus mejillas rosadas y colocó mayor presión en sus parpados y en sus labios, para corresponderle aquel último beso. Lo tomó de la mano y poco a poco se separó de él –Si realmente somos el uno para el otro… –Suspiro –Nos volveremos a encontrar.



    “Nos volveremos a encontrar…” –Pensaba con sus ojos cerrados tratándose de relajar después de todo un día laboral, aquellas últimas palabras hace cinco años, la última vez que la vio cuando eran adolescentes. –“La volví a encontrar y no ha sucedido mucho… ” –Pensaba “lógicamente” el Hyuga en sus aposentos, sin querer razonar el sentimiento en común que tuvieron esa tarde. -“Nos volveremos a encontrar…” –Rondaba esa frase en su cabeza.


    * * * * * * * * * * * * * * * * * *
    Mis queridas lectoras, ya está publicado el siguiente capitulo, ¿Qué les pareció? ¿Les gustó? Jaja, a Kankuro le salió mal la jugada, y bueno otro pequeño encuentro de nuestra querida pareja :D ¡Yei!

    Bueno pasando a las pequeñas preguntillas
    ¿Les gustó el capítulo?
    ¿Qué parte les gustó más?
    ¿Creen que Kankuro aceptará totalmente la ruptura de su relación?
    Neji pensando... ¿Aún le gustará Tenten?
    ¿Comentarios? ¿Me gusta? Me harían muy feliz.


    @ConejitaXD Hola :3 Muchas gracias por comentar el Cap. :D Espero que este haya sido de tu agrado :'D Nos leemos.
    @Sasuki-chan Te extraño :(.

    ¡Gracias por leer!

    Que el NejiTen viva en sus corazones



     
  15.  
    ConejitaXD

    ConejitaXD Así que.. se jodio la cosa

    Capricornio
    Miembro desde:
    3 Noviembre 2013
    Mensajes:
    76
    Pluma de
    Escritora
    ¿Les gustó el capítulo?
    Me encanto, :D
    ¿Qué parte les gustó más?
    Cuando Neji le fue a dejar las flores
    ¿Creen que Kankuro aceptará totalmente la ruptura de su relación?
    Es muy obvio que no D:< maldito Kankuro
    Neji pensando... ¿Aún le gustará Tenten?
    Claro que si, a un la ama, solo que aun no se da cuenta
    ¿Comentarios? ¿Me gusta? Me harían muy feliz.
    Detallas bastante bien las escenas y los sentimiento de los personajes, me encanto, yha que el lecctor puedo sentir bastante drama y romance escondido, me encanta :D

    espero la conti con muchas ansias, cuidate beso <3

    Atte:ConejitaXD
     
  16.  
    Sasuki-chan

    Sasuki-chan Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Noviembre 2012
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritora
    Eh vuelto y disculpa por no comentar en el capítulo pasado

    1.- Fue el mejor de los mejores que eh leído al fin el Kankuro x Tenten se fue :D

    2.- Pues es difícil de describir prácticamente fue todo pero me agradó mucho la parte del arreglo florar aunque haya sido por parte de Kankuro pero eso no le quito encanto a la parte me gusto mucho.

    3.- Sinceramente olvidará todo su "dolor" con Mei a mi no me engaña ese señor ¬¬ *Pero Jashin-sama o Yisus lo castigará*

    4.- No le gusta... yo sé que aún la ama pero porque rayos invitó a Mei a salir D: se que se quiere divertir pero no podría haber sido otra jaja esta bien no.

    5.- Pues el capítulo al fin tuvo lo que tanto esperé el rompimiento de esos 2 pero, solo espero que Tenten no se sienta culpable D: y quiera volver con él, y también pido mil disculpas por no venir a comentar TnT tardé 14 días en venir a comentar pero está bien :) sé que no me odias o sí? Esta bien mucho parloteo por parte mía espero la continuación con ansías y procuraré conectarme más seguido para no demorar tanto en comentar.

    Nos leemos pronto :)


     
  17.  
    DegelDKG

    DegelDKG Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2014
    Mensajes:
    122
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Reencuentros inesperados
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    2601
    C A S U A L I D A D

    A primera hora de la mañana, como siempre tan monótona su vida y con pesadez. Ducha, vestirse y desayunar, gracias al cielo no le habían dejado tarea alguna y eso lo agradecía completamente, su mañana en realidad fue muy tranquila, sin prisa alguna. Llego temprano a la escuela, lo que era sumamente raro. Espero hasta que llegaran el resto de los alumnos al salón de clases entre ellos Temari.

    -¡Waaa! ¡Tenten! Llegas temprano –Dijo la rubia con un dedo acusador -¿Acaso estas enferma?

    -No, nada por el estilo, ah por cierto buenos días –Respondía sin ánimo alguno por la vida.

    -Lo siento buenos días. Tenten por cierto ¿Qué tal te fue ayer? ¿Lograste terminar el compromiso? –Preguntaba intrigada su amiga al suponer que no lo había hecho –Después de lo que te hizo en la fiesta… -Guardo silencio al ver que su amiga iba argumentar algo.

    -Ah… pues lo termine-Decía con estragos de molestia –Pero sabes una cosa Temari… Por más que me duela, y bueno ciertamente lo extraño. ¡Hasta aquí se acabo esto!

    -¡Muy bien chicos buenos días! –Interrumpió la profesora –Hoy daremos tema nuevo…

    -Psss….Psss…-Tenten hacia ruidos extraños para llamar la atención de Temari, hasta que por fin logró su cometido y lanzo un papelito.

    Sé qué es lo mejor… a parte empieza lo pesado en la escuela, será mejor darme mi tiempo –Leyó en la notita sorprendida. –“Por fin se decidió” –Pensó contenta de la decisión de su amiga. Le dedicó una sonrisa y pusieron toda su atención en la escuela.

    -“Ya casi salimos de vacaciones…” –Pensó ansiosa de descansar la castaña.



    **********
    *****
    **
    *


    -Neji, Neji, Neji… -Susurraba en su oficina, moviendo el lapicero y recordando sus ojos tan profundos.

    -Mei –Sonó la voz de Kankuro.

    -¿Qué quieres? –Preguntó molesta por interrumpir sus agradables pensamientos.

    -Salgamos…-sugirió.

    -Tengo cosas que hacer… -Dijo clavando su mirada en los ojos negros de Kankuro. –Sal con Tenten… -Dijo aún molesta.

    -No puedo…A noche terminamos… – Hizo una mueca de desagrado.

    -Oh, al parecer al Sr. Hiro´s no le queda otra alternativa –Dijo sarcástica –En verdad, hoy no puedo, tengo cosas que hacer, pero ahí están las demás –Conoto su comentario con celos.

    -Vamos Mei… Lo nuestro ya será formal… -Lo dijo con cierto recelo, y con cierto titubeo.

    -¿Formal? –Echó a reír -Si lo nuestro solo fue una aventurilla ¿No lo crees? ¿Tú mismo me lo has dicho?

    -Agh ¿Qué tienes? – Se empezaba a impacientar.

    -Nada… -Volteo su cara al lado contrario de el –Estas perdiendo tu toque al parecer. –Soltó burlonamente.

    -No lo creo –Se acerco rápidamente al escritorio y le soltó un beso apasionado, con caricias de la misma intensidad. Ella se lo correspondió, al igual que las caricias. – ¿Perdí mi toque? –Le pregunto cerca de sus labios.

    -No… no lo has perdido Hiro.

    -¿Entonces qué dices? ¿Salimos?

    -Si ¿Por qué no?


    TOC TOC. –Sonó la puerta.

    -Pasé –Respondió Kankuro alejándose de Mei y guardando la compostura.

    -… -El mencionado pasó, dejándose ver su figura masculina. –Mei… -La saludo con media sonrisa. –Kankuro ¿Qué tal? Solo para informarles que desde ayer está listo el inventario.

    -¡Qué bien! –Dijo gustosa Mei, así iban a poder salir sin ningún problema el fin de semana.

    -Eres rápido Hyuga, genial…- Se dirigió a la puerta y la abrió, le molestaba su presencia del Hyuga –Me retiro –Mei encárgate de proporcionarle la próxima tarea. – Y salió dando un azoton.

    -Creo que se incomodo con tu presencia.

    -Sí, supongo. ¿Sigue en pie la salida del viernes?

    -Por supuesto

    Y definitivamente llevarse bien con Mei le hacía las cosas mucho más fáciles. Las tareas eran menos pesadas, tenía más tiempo para todo, sin presiones, y bueno por alguna razón Dios se había acordado de él. Los planes iban de acuerdo a lo deseado.



    **********
    *****
    **
    *

    Definitivamente era fin de curso, los proyectos que le habían dejado eran excesivos, eran tremendamente laboriosos, bueno, no cabía mencionar que estaba agotada emocionalmente, faltaba poco para llegar a su casa, comería y después adelantaría todo lo que pudiese.

    Y así lo hizo, realmente cuando tienes un sinfín de cosas por hacer el tiempo se pasa como una bala, el día no alcanza, y la noche es muy corta, al otro día de nuevo empezar con escuela, tarea, medio comer, y así sucesivamente.

    Así estaba ella, sumergida en los proyectos escolares, sin mucho entusiasmo, realmente le faltaba salir, distraerse de todo aquello, que le generaba mala vibra, pero Temari estaba en lo mismo, y tenía que terminar todo el quehacer de la escuela.

    Suspiro ya habían pasado dos semanas de haber terminado con Kankuro, ciertamente estaba más tranquila, pero también lo extrañaba. Dejo aparte su computadora y los diversos libros que tenía para uno de los proyectos.

    -Ya casi termino…-Susurró “contenta” Se paró del asiento estiro placenteramente, hizo unos movimientos con el cuello, agarró su chamarra y decidió salir a dar una vuelta, y que mejor a su cafetería, al fin y al cabo, le quedaba una semana, ya había adelantado bastante, podía darse un descanso merecido. Y más porque era fin de semana.

    La luz del sol lastimaba sus ojos, los tenía que entrecerrar, pues después de no salir de su madriguera el sol era molesto. Tomo el transporte que la llevaría a tan cómoda cafetería, su atención era buena y sus platillos exquisitos.

    -Le tomo su orden –Sugirió la mesera a la pensativa castaña.

    -Sí, una ensalada con naranjada –Sonrió amable dándole la carta.

    -En un momento se lo traigo –Le recibió amablemente y se retiro.

    Estaba “pensando” en ¿Qué? Ni ella sabía, en cuanto se le venía algo en la cabeza, se le ocurrían otras dos cosas por las cuales pensar y de esas cuatro, venían ocho, y así sucesivamente, hasta que su cerebro le dolía.

    -Agh…- Realmente estaba fastidiada de tanto trabajo, de tantas cosas que pensaba. Necesitaba un descanso y ya, pero solo faltaba una semana, agradecía que fueran los trabajos que evaluarían en vez de los exámenes.

    -Aquí esta su orden…- Se la puso en la mesa y se retiró la mesera.

    Empezó a comer y relajarse de todo, por lo menos quería estar tranquila durante el tiempo que estuviera en la cafetería, llegando a casa sería otra cosa. Empezó a comer plácidamente. Sintió que le faltaba algo a su ensalada, alzó su mirada en busca de la mesera, pero en vez de eso se encontró con una mirada.

    Aquel dueño de esa mirada le dirigió una media sonrisa, para después dirigirse a la mesera y pedir su orden.

    Ella sólo cerró los ojos… ¿Por qué cuando quería estar absolutamente sola tenía que aparecer él? Ya estaba a punto de aclarar su mente y dispuesta a disfrutar su domingo, cuando se lo encuentra a él.

    -Señorita…-Alzó la mano resignada –Me trae un aderezo por favor.

    -Seguro….-

    Se lamentaba por haber ido ese día a la cafetería que tanto amaba. Algo le decía que no fuera, pero ella necia, tomando por alto sus instintos.

    Seguía mirándola, a pesar de que no quería corresponderle la mirada, sentía la de él, hasta que harta de ese juego absurdo decidió confrontarlo.

    Una vez más una media sonrisa estaba puesta en el hombre de mirada profunda, se levantó de su mesa y se dirigió hacia ella.

    -Hola –Le dijo divertido, suponiendo sus pensamientos al ver su cara desde donde la estaba mirando -¿Cómo has estado?

    -Bien… -Dijo cansada –Toma asiento –Dijo resignada.

    -No estás tan bien.

    -¿Cómo quieres que este bien? A parte fue muy grosero de tu parte no decir realmente quien había mandado ese arreglo de flores.

    -Vaya… si tan solo me hubieras escuchado y no interrumpido.

    -Ah… -Dio un gran sorbo a su limonada.

    -De todos modos ya no tiene importancia, los rumores corren rápido en la empresa –Dijo con un tono arrogante. Lo cual ella le fastidio. –El señor Kankuro últimamente está más enojado de lo normal… supongo que ya sé la razón…

    -Oh… genial… No me interesa Hyuga, gracias por la información. –Molesta dio otro sorbo a su limonada sabiendo a lo que se refería.

    -Me alegra que sigas siendo tan espontanea –Dijo con gracia.

    Le dedico una sonrisa. Supuso que no se podía zafar de aquella situación. Recargo su cabeza sobre su mano –Y a ti ¿Qué tal te ha tratado la vida en estas dos semanas?

    -Pues me pudo haber ido peor, así que bien –Se dirigió a la masera indicándole que ahí era su nueva mesa. –Nunca pensé encontrarte aquí.

    -Ni yo.

    -Bueno tenemos algo en común.

    -Supongo. ¿Qué te pareció la fiesta de Naruto? ¿Vedad que fue hermosa? –Lo dijo sin acordarse del pequeño incidente.

    -…- Alzó la ceja –Si a eso te refieres con hermosa…

    -Oh, cierto… ¡Lo siento! En verdad, ando muy distraída, tengo trabajos de la escuela, aquí y allá miles, no tengo tiempo para mi… -Hablaba rápidamente –Y sabes ¿Qué es lo peor? Qué estoy pensando mucho, y bueno ya me fastidie y me aburrí.

    -…- Solo él la escuchaba comiendo tranquilamente. Realmente a pesar del paso de los años no perdía su esencia, ella cuando estaba eufórica por cualquier situación no dejaba de hablar, hasta que lo sacará todo.

    -¿Entiendes ahora porque lo terminé?

    -Supongo. Si no estabas segura, era lo más lógico.

    -Sí… –Reflexionó –Hablar contigo así como si nada, debes de sentirte extraño. Aunque…-Sonrió para sí –Yo no me siento extraña. Creo que me dio gusto haberte encontrado aquí. –Le sonrió sinceramente.

    - Hmp… -Sonrió complacido de que igual que él, ella se sentía bien con su compañía.

    -Oye y ¿Cómo te ha ido todo este tiempo? Creo que no hemos tenido la oportunidad de hablar sobre ti.

    La miro con cara de sarcasmo –Tú no parabas de hablar…

    -Oh, lo siento. Bueno pero cuéntame de ti.

    Mucho interés se dejaba ver por los ojos de la castaña, aunque ella no entendía muy bien porque, tal vez era el aprecio que le tenía, después de todo, no sabía mucho de él, a pesar de las tantas veces que se habían encontrado.

    -Pues me he encargado de unas cosas de la empresa Hyuga, sobre la escuela pues gracias a eso estoy aquí con la empresa Hiro´s. No hay mucho que contar.

    -Oh… ¿ Y has tenido novia? Ó nunca me superaste –Le dijo giñando el ojo, en son de broma.

    -E …he tenido dos novias –Dijo trabándose un poco por la pregunta hecha. –Nada trascendental…

    -Wow Hyuga, aún sigues teniendo facha de galán.

    Sonrió inflado de orgullo –Si, bueno supongo que tú me habías superado, puesto que hasta te ibas a casar ¿ó será que me viste y te arrepentiste?

    Oh ¡Golpe bajo! Esto era una guerra y Hyuga la había declarado.

    -“Maldito… ¿Cómo se atreve?” –No, por supuesto que no. Tú también te quedaste intrigado cuando me viste por primera vez, no lo niegues.

    Guerra declarada.

    -Sí, te veías bastante bien, no lo niego. Te perdiste en mi aroma como solías hacerlo antes –Sonrió orgulloso de su victoria.

    Abrió la boca sorprendida de esa verdad. Hyuga 1, Tenten 0

    -Si no te conociera tan bien… Apostaría que te encantó verme.

    - Algo. –Dijo indiferente.

    Azotó sus manos sobre la mesa, la había hartado, ¿Cómo se atrevía a ganarle? No lo iba a pasar por alto. -¿Y qué me dices del arreglo floral? ¿Tanto te provoco qué no tuviste las agallas de decirme que era de Kankuro? –Sonrió arrogante, como pocas veces lo hacía.

    Sorprendido frunció el ceño.

    -Te aseguro, que disfrutaste más al pensar que era yo quien te lo había comprado.

    ¡Santo por Dios! La dejo sin armas –Literal – Sabía que era cierto y eso la dejaba sin defensas, arrugo la nariz. –Pues, pues… no era tan bonito –Se trato de defender.

    -¿En serio? – La encaro con una ceja alzada y una sonrisa –Juraría ver tú cara encantada…

    -¿Cuándo te dije que era por ti? –Le preguntó sorprendida aún arrugada la nariz.

    -No me lo necesitabas decir…

    -¡Ya basta! –Alzó la voz en forma eufórica, a este paso Hyuga la iba a destrozar por completo.

    -Oh pensaba que era un juego –Le giño el ojo, como ella le había hecho antes.

    -Pues si ¡Si lo es! –Se recargo molesta en su mano evitando cruzar miradas con el complacido Hyuga. –Oh bien, aclaradas todas estas situaciones, espero que… -suspiro – Vas por buen camino. –Hecho a reír sin parar, realmente hacia mucho que no “discutía” así con alguien. –Supongo que a pesar de los años nos seguimos hablando bien.

    -Yo también lo supongo. ¿Gustas algún postre?

    -¡Sí! Veamos… ¡Pie de limón!

    Neji llamó a la mesera y pidió ambos postres. Terminando así su delicioso encuentro una vez más.

    -Me tengo que retirar, aún tengo cosas que hacer y ya es un poco tarde. –Habían dado las seis en punto.

    -Claro…

    -Gracias Neji, me hiciste el día. –De su pantalón saco billetes pero Neji le puso la mano.

    -Yo pago todo, me vine a entrometer a tu mesa.

    -¿Seguro?

    -Si… ¿Tienes como irte?

    -En el transporte.

    -Te iré a dejar.

    -Pero… -Suspiro resignada –Esta bien…

    Pagaron la cuenta y subieron al auto, esta vez no era como la última vez, incómodos, fríos y molestos, esta vez era un ambiente agradable, se habían arreglado las cosas felizmente. Realmente esta vez Tenten agradeció no hacerle casos a sus locos impulsos, los cuales le decían no ir.

    Llegaron.

    -Gracias Neji, me alegra haberte encontrado. –Le sonrió y abrió la puerta, bajo un pie.

    -Tenten –Le habló- ¿Estarás desocupada el próximo fin?

    -Ah… claro…

    -Ok. Pasaré por ti en domingo ¿De acuerdo?

    -Si… a las 9:00 pm estaría bien.

    -Bien. Nos vemos -Ella salió del auto y el arranco. Timbró su celular de el –Ah… -No podía ser tanta paz interrumpida –Diga… -Contestó -¡Neji-kun! -¿saldremos mañana a comer juntos?

    -Mei… claro…

    Y de nuevo enredado con una mujer empalagosa. Aún no sabía cómo jodidamente le era tan fácil enredarse con ese tipo de mujeres.

    ___________________________________


    ¡Al fin regresé mis queridas lectoras! Mil disculpas por irme y no avisar, pero nunca pensé que el final de la carrera me absorbiera tanto tiempo, pero en fin vengo a liquidar parte de una deuda (fic) que pienso terminar....

    Unas preguntillas...
    ¿Les gustó el capitulo?
    ¿Qué les gusto más?
    ¿Casualidad o Causalidad?
    ¡Cada vez se encuentran más!
    ¿Reviews?¿Likes? Me harían muy feliz :D

    ¡Muchas gracias por seguirme apoyando (Espero que sigan T_T) y espero que este capítulo haya cumplido sus expectativas :')

    @ConejitaXD T_T ¡Gracias por tu apoyo! .... me hacen tan feliz, en fin... jaja no lo sé Kankuro se ve bueno al fin xD, y muchas gracias, espero que en este capítulo igual te haya gustado mi redacción :3 y que lo hayas disfrutado, aquí se asomó un poquitito más el romance y verdades xD..... ¡Saludos!

    @Sasuki-chan No importa si despues de 14 días vienes, pero te quiero aquí, comentando... *de rodillas* Perdooon por tardar tanto, pero aquí está, espero que te haya gustado :3 jijijiji y si que Yisus lo castigue (Cada vez que leo eso me río) jejeje en fin espero que haya sido de tu agrado :D Saludines....



    ¡Gracias por leer!

    Que el NejiTen viva en sus corazones

     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Sasuki-chan

    Sasuki-chan Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Noviembre 2012
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritora
    Oh santo Yisus :Q nunca me había reído tanto reí como un jabalí xD hola Degel :D ¿Cómo has estado?

    Está bien yo sufriendo porque vengo bien tarde y tú me haces pagar :v ok no :D amas el hacerme sufrir :) está bien responderé las preguntas

    1. Sí me gusto mucho reí mucho con su discusión en el restaurante.

    2. Jaja la pelea en el restaurante, *Y que sho tenía razón en cuanto a Kankuro ¬¬ pero vera señor Hiro's usted pagará y Yisus hará que su castigo sea cruel y doloroso*

    3. Yo digo que ambas cosas ._. es que Neji fue a comer y se la encontró allí al principio creí que era Kankuro x'D pero gracias a Yisus era Neji :v

    Oh si cada vez se encuentran más *3* eso es tan kawai que hace que el kokoro se me detenga cada vez que leo un encuentro de ellos, con tanto dulce que me das harás que me de diabetes :D y lo vez Kankuro olvida rápido y Tenten se sentía culpable pero yo sé que ella no volverá con él ¿Cierto? lo siento la histeria me mata espero el siguiente capítulo y no me hagas sufrir con la espera jaja nos vemos, espero que Yisus te de más motivación :D

    Att: Sasuki-shan :v
     
    Última edición: 5 Mayo 2015
  19.  
    DegelDKG

    DegelDKG Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    14 Julio 2014
    Mensajes:
    122
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Reencuentros inesperados
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    9
     
    Palabras:
    2022
    T A R O T : A D I V I N A C I Ó N .

    Sentía la mirada insistente de Mei durante toda la mañana, el de ratos la volteaba a ver para que ella desviará la mirada, realmente eso lo ponía un poco ansioso, últimamente ella lo perseguía a él a donde fuera Hyuga, Mei estaba ahí, y a él no le agradaba mucho la situación. Era incomodo.

    Se paró de su asiento sin decir a donde iba, como ya era costumbre.

    -¿A dónde vas?

    -A dejar estos papeles en el archivero –

    -Te acompaño –Soltó emocionada.

    Había sido un pequeño error “involucrarse con ella”, se daba golpes mentales, ella no tenía la culpa de nada y él estaba consciente de ello, Hyuga quiso jugar con fuego y se estaba quemando, todo por querer obtener la información para la empresa Hyuga.

    -¿Hoy saldremos a comer juntos?

    -Si

    Fueron a comer a un restaurante cerca de las oficinas, como ya era costumbre, ella hablaba de sus diferentes viajes a diferentes países o de diversas cosas que tenia, de lo bonito que era su coche, de como la veían todos los empleados –sí incluyéndolo a él- De sus distintas fallas amorosas porque nadie le llegaba al prototipo perfecto de hombre para ella, todo eso en una hora.

    El solo se limitaba a escuchar y dar por entendido con un “ok” “Vaya” “oh” o con un simple ruido emitido de una media sonrisa, hasta cierto punto falsa.

    -Me gusta mucho hablar contigo

    -Gracias

    -Eres bueno escuchando

    -Creo que es un “don”

    -Neji…- Soltó nerviosa, la segura Mei –¿Quisieras aceptar una invitación el domingo?

    -¿El domingo?

    -Si

    -No puedo, tengo un compromiso.

    -Después de tu compromiso. En verdad no importa, aunque sea en la noche… Yo sólo quiero estar contigo.

    Abrió los ojos sorprendido, jamás imagino que por unas cuantas veces que salió a comer con ella y una cena pasada monosilábica –de parte de él –Pudiera gustarle a Mei.

    ….

    ….

    [Flash Back]

    La había invitado a cenar desde su encuentro en el archivero, realmente lucia bella, atrajo la vista del Hyuga cuando ella llegó.

    Comieron y “charlaron” un poco realmente ella lucia emocionada, era un poco diferente de cómo era en la oficina, más bien de cómo era en la presencia Kankuro, lucia más amable y menos controladora. Aún así con el servicio de los meseros era muy déspota.

    -Me gustas… -soltó a la mitad de la comida Neji solo pudo fruncir el ceño ante tal atrevimiento –En verdad me gustas, y donde yo pongo el dedo, no lo quito de ahí.

    - Y ¿Kankuro? –Se atrevió a soltar de la misma forma impulsiva que ella soltó su confesión.

    -Él ya no me interesa… -Soltó sorprendida, pero ya lo había predicho desde antes, iba ser inútil ocultar la verdad. –Mucho menos ahorita que solo está encaprichado con ‘esa’, llegaste tu y bueno cambie de parecer.

    -¿Así tan fácil?

    -Si

    -…- Siguió comiendo tranquilamente hasta terminar con la cena, como si ninguna confesión hubiese pasado esa noche.

    [Flash Back]

    ….

    ….


    Comprendió que no iba a quitar el renglón del dedo, realmente se estaba esforzando, aunque él sabía que su interés por ella no iba en la mínima de aumento. También sabía que tenía que poner un alto a eso, se podía salir de control, puesto que a leguas se estaba metiendo con la amante de Kankuro, con la ex-prometida del mismo, encima de esto Mei odiaba a Tenten, y finalizando se estaba metiendo con su empresa. Aunque no había nada grave puesto que no había sentimientos involucrados, bueno por lo menos no de parte de él, pero aún así tenia que enmarcar los límites.

    -En verdad no puedo.

    -Pero… Yo quiero que estés conmigo –Lo abrazo del brazo –Encuentro interesante tu compañía. ¿Promete pensarlo? ¿Si?

    -Ok

    Salieron del restaurante, el con fastidio y ella con emoción de poder salir una vez más con Hyuga, su nuevo blanco. Realmente se estaban complicando las cosas, pero no había nada que no pudiera solucionar el genio, y el estaba pensando en su plan, mientras llegaban a la oficina y se ponían a trabajar.


    -.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

    La semana para ella paso muy rápido, entre trabajos que entregar, escuela, estrés por calificaciones, sin embargo, lo que le “emocionaba” era que iba a ser domingo. Realmente no podía pensar en otra cosa que no fuera ese día, estaba un poco ansiosa y las preguntas de toda mujer ‘dudosa’ ¿Por qué me habrá invitado? ella se lavaba las manos con un –Somos amigos es lo más normal que puede pasar en una amistad, así como la de Naruto y yo – en cierta forma tenía razón solo eran ‘amigos’ aunque más que amigos un par de conocidos llenos de recuerdos.


    -¡Ah! –Bufo molesta al estarse enrollando en tantas cosas en la cabeza, decidió salir a caminar un rato al parque cerca del departamento, y de paso buscar un libro de adivinación un pasatiempo que le gustaba hacer.

    Camino hacia el parque, hacia un hermoso sábado, las calles estaban con poca gente y el parque con familias, perros y unos cuantas parejas. Recorrió todos los rincones del parque, en algunas ocasiones se paraba a contemplar algunos dueños como jugaban con su perro, y cuando un perro se le acercaba a ella jugaba con él. Realmente estaba disfrutando su sábado, hacia un rato que no se lo dedicaba especialmente a ella, cosa que le agradaba.

    Sintió como su celular vibraba en la bolsa de la sudadera, haciéndola desviar la paz que tenía.

    -Ya casi es domingo ¿Emocionada? No puedo esperar a que me cuentes –Leyó en el mensaje

    Hizo un sonido de cansancio perceptible para ella misma.

    -Sólo saldremos y ya, solo somos amigos. –Le contestó

    - Creo que le sigues gustando, si no ¿Por qué tanto interés en salir contigo? También te agrada ¿Cierto?

    -Sí, si es agradable, pero ahorita estoy bien sola ¡Gracias!

    Así empezó una discusión por mensajes hasta que las dos quedaron en un acuerdo iniciado por Temari.

    -Prométeme que contaras todos los detalles del domingo

    -Te lo prometo, nos vemos

    Se levanto de la banca donde agarró lugar para iniciar con la guerra de mensajes.

    “¡Genial! Cuando me disponía a olvidar todo aquello sales con eso…” –Pensaba mientras se dirigía a la librería. Encontró un nuevo libro de adivinación y al parecer eso no era todo, estaba en descuento y era edición especial. Checó su billetera y realmente le alcanzaba, hasta le sobraba cambio, se sentía la chica más afortunada del mundo. De inmediato lo compro, se dirigió a paso rápido a su casa, no podía esperar a leerlo y ensayar consigo misma.

    Entro a su casa emocionada, rompió la envoltura del libro, lo sacó de la caja y se dio cuenta que dentro de la caja traía cartas de Tarot. Lo abrió con cuidado.

    Iba viendo las cartas del tarot y su significado de cada una de ellas, realmente le emocionaba, sólo al ver la carta de la muerte le recorrió un sentimiento escalofriante y decidió continuar leyendo.

    Ya iba siendo casi de noche y ella seguía clavada con el Tarot, hasta que termino de leer parte del libro de los diferentes significados.

    -Bien… ahora es tiempo de “Hágalo usted mismo” – Susurró imitando a los comerciales en la tele.

    Barajeo el Tarot una y otra vez como indicaba el libro, saco 7 cartas al azar y una por una las iba volteando de derecha a izquierda.

    PRIMERA CARTA: El loco inverso.

    Decisiones equivocadas.

    SEGUNDA CARTA: Templanza.

    Luchando por trascendencia a través del trabajo.

    TERCERA CARTA: La estrella.

    Un gran amor será dado y recibido.

    CUARTA CARTA: El ermitaño inverso.

    Enemigos ocultos



    QUINTA CARTA: La Torre.

    Cambios repentinos sin otra alternativa.

    -Trago saliva ruidosamente, nerviosa del resultado.

    SEXTA CARTA: Rueda de la fortuna inverso.

    La transformación se efectuará dificultosamente pero se hará de todos modos.

    SEPTIMA CARTA: El mundo.

    Recompensas recibidas


    Interpretación.

    -La primera carta representa tu pasado, -malas decisiones-. La segunda carta está referente al trabajo ó estudios. –Menos mal- La tercera carta hasta la sexta carta estarán referidas a la vida personal, amorosa o familiar. La séptima carta será el resultado final de todos tus ámbitos. Terminó de leer. Dio un suspiro largo y conciso y volteo a ver las cartas en forma preocupante.

    Sonrió para sí –Bueno de todos modos lo tengo que terminar –No muy convencida de sus palabras y con temor al resultado final empezó a englobar todas las cartas y su orden.

    -“Cometiste decisiones equivocadas en tu pasado, en la escuela lograras trascender con esfuerzo y tenacidad, un gran amor será dado y recibido, pero hay enemigos ocultos, que no quieren que se consuma ese amor, que esto hará que tu vida cambie por completo, el amor se dará, pero con muchas dificultades, al final todo tu esfuerzo será recompensado” –Se decía a ella misma con sus temores cumplidos, era la primera vez que le salía algo tan feo como eso, pero en el amor, no había coincidencia alguna, su relación con Kankuro había fallado, no entendía muy bien eso, pero lo que más le preocupaba eran los enemigos ocultos y ‘algo’ que cambiaría su vida por completo, realmente le intrigaba aquello. Lo que ciertamente le reconfortaba, es que al final de todo aquello iba ser recompensada, con ¿qué? Ni el tarot sabia, pero por lo menos no iba tan mal.

    Hizo una cara de desagrado y empezó a guardar el tarot junto con su libro y manual, se quiso escudar con que lo había hecho mal y que mañana lo volvería a leer y a interpretar. Lo dejo sobre la mesa. Y arregló algunas cosas para mañana.

    Se dispuso a dormir, ya que estaba cansada, puesto que la energía invertida fue mucha para leer el Tarot.

    Se abalanzó dentro de las cobijas tapándose hasta la nariz, sin dejar de pensar en la predicción, aunque se reprendía a ella misma por no hacer bien la interpretación ó el barajeo de cartas.

    El sonido del celular la había sacado de sus pensamientos. Abrió el mensaje, el cual era de Temari.

    ¡Suerte para mañana! Recuerda el trato.

    Tan metida estaba en el Tarot, que no recordaba la cita con Neji, afortunadamente, su amiga entrometida estaba ahí para recordárselo.

    Y una cosa nueva en que pensar

    Dio la media vuelta hacia la izquierda y empezó a pensar en la cita de mañana ¿A dónde iría? ¿Qué harían? ¿Sería como años atrás? ¿El sigue interesado en ella?

    Había poca noche para tanto que pensar.



    __________________________________

    ¿Qué tal mis queridas seguidoras? Primero que nada una disculpa, el trabajo me está absorbiendo demasiado, pero aquí con mucho gusto e ilusión de que les agrade este capítulo. Este capítulo, realmente lo encuentro muy interesante, tanto que me pique y estaba pensando en hacerme un Tarot a mi misma –Miento realmente siempre me ha dado miedo que me adivinen el futuro- Pero apara la fortuna o des fortunio de nuestra querida Tenten a ella si le gusta –Según el tercer databook oficial- ¿Creen que en verdad sea cierto lo que le dijo el tarot? DDD:

    ¿Reviews? Me harían muy feliz

    ¡Espero que les haya gustado! :D ¡Me despido!

    Saludos y buena vibra. Nos leemos en el siguiente capitulo.

    @Sasuki-chan ¡¡GRACIAS!! En verdad muchas gracias por ser tan paciente y siempre comentar, aunque sea poco, pero en verdad aprecio mucho tu tiempo y tu interés hacia esta historia. ¡Ya te extrañaba! Espero que te agrade la continuación (Después de 1000 años) Prometo subir más rápido las actualizaciones.. Saluditos y muchos besos... ¡Gracias a Yisus!

    ¡Que el NejiTen viva en sus corazones!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  20.  
    Sasuki-chan

    Sasuki-chan Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    24 Noviembre 2012
    Mensajes:
    77
    Pluma de
    Escritora
    Hola :v hace mucho que no me conectaba en FFL :'v yisus ¡He revivido! Este capítulo estuvo interesante; aunque ahora odio a esa tal Mei ¬.¬ pero bueno no vengo acá a difamar mi odio hacia ella.

    El Tarot no miente Degel recuerda eso xD aunque concuerdo contigo da miedo que un par de cartas sepan tu futuro D: -No entiendo como TenTen puede amar eso-

    No tienes nada que agradecer n.n/ bueno supongo que no puedo decir algo más >sin imaginación< espero la actualización, un abrazo enorme y espero que Yisus nos haga el milagro de que Mei desaparezca wajajaja :3 esta bien no

    Att: Sasuki-Chan ♥
     

Comparte esta página