1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Pokemon Prisma

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por Saien Orbasha, 12 Febrero 2012.

Cargando...
?

¿Que tal les parece hasta ahora este Fanfic?

Poll closed 19 Febrero 2012.
  1. Bastante bien... deberia quedar asi.

    50.0%
  2. Le falta accion

    50.0%
  3. Parece tetrica... ¿algo mas alegre no hay?

    0 voto(s)
    0.0%
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Saien Orbasha

    Saien Orbasha Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    12 Febrero 2012
    Mensajes:
    9
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Pokemon Prisma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1194
    Bien, he estado trabajando mucho en este proyecto ambientandolo a pokemon... espero que les guste y tengan paciencia pues tiene una trama algo complicada... e intensa. Aqui voy.


    Y aquí me veía… la gente pasaba corriendo a mis lados mientras la guiaba hasta las montañas junto a Gina. El tsunami se acercaba peligrosamente por el océano y yo intentaba guiar la mayor cantidad de gente para evitar la mayor cantidad de muertes, aunque algunos se negaron a seguirme por que creían que era una farsa, y siguieron allí en Puerto de la Granada… hasta que la gran masa de aguas llego a la costa.
    El prisma –esa roca negra que pendía de mi cuello- me enviaba visiones a cada segundo de la gente muriendo ahogada, de hombres, mujeres y niños…
    Caí derrotado mientras unas lágrimas amargas recorrían mi rostro por la impotencia y las imágenes seguían pasando a modo de pesadilla.
    Gina se acerco a mí corriendo y me ayudo a levantarme pero mis ojos estaban muertos y sabía que estaba en un trance producido por mi prisma.
    Grite desesperado. No me levantaba de esa pesadilla mientras las aguas lo destruían todo y Gina intentaba despertarme.
    Cuando me desperté, mi rostro estaba demacrado y Gina me había puesto en una cama. Ella seguía allí, al lado mió y corrió hacia mí en cuanto desperté, con los ojos rojos e irritados.

    Permítanme contarles mi historia y porque llegue hasta aquí.


    POKEMON PRISMA

    Capitulo 1
    Mi nombre es Facundo y soy entrenador.
    Mi vida no fue fácil, por una serie de eventos que me marcarían para siempre en la tierra donde nací y crecí.
    Hace unos seis años, en un día lluvioso –tenia unos diez años para aquel entonces- iba a un colegio semi-religioso, además de ir a mis clases de entrenador y supervivencia a la academia Pokemon de Taraji Highlands en la región continental de Rijon. Yo estudiaba tranquilamente, cuando uno de los abuzones de la clase agarro una resortera y le tiro una piedra en la nuca a un joven que estaba con su novia. Desgraciadamente, yo estaba delante de aquel chico y el joven insultando se acerco a la rectoría.
    El padre Bernardo era nuestro rector, y era muy malo, sobre todo en sus castigos y llego furiosamente abriendo la puerta.
    Bernardo: ¡¿Quién fue el que le tiro la piedra a este joven?!
    El joven lesionado me señalo. El padre se acerco y me agarro del brazo con fuerza, y me arrastro hacia la puerta, mientras mi compañero se desencajaba de la risa.
    El padre me miro enojado y me pregunto si yo fui el que lo hice. Le dije que que no, que fue el de adelante, y que lo revisaran por que el tenia una resortera.
    El padre le abrió el pupitre a mi compañero y vio que no tenia nada, y luego abrió el mío.
    La resortera estaba ahí.
    El padre se acerco hasta mí trayendo la resortera y me miro enojado.
    Bernardo: esto estaba en tu pupitre. Tú eres el culpable. Confiesa.
    Yo le seguí diciendo que no era culpa mía, que estaba estudiando, pero me tomo más fuerte del brazo y me hizo doler mas… me llevo hasta la dirección, y allí les pidió disculpas a los jóvenes, que se fueron. En cuanto estuvimos solos el se transformo en un demonio.
    B: ¿No te arrepientes jamás de lo que haces? ¡No puede ser, eres el mismísimo demonio!
    Yo le dije que no me arrepentía de nada, pues no había hecho nada malo, pero tenia pruebas en mi contra. El llamo a mi madre a casa para una seria reunión acerca de mi conducta.
    El me llevo casi a rastras cuando comenzaron a sonar los truenos en el cielo y nos detuvimos en la lluvia. Yo estaba enojado por que me estaban juzgando sin motivo y dije en voz baja para mi mismo:
    -ojala se le caiga una maceta en la cabeza-
    El padre se dio vuelta mirándome enojado.
    B: ¡Con que deseándome la muerte, eh!

    Lo que pasó después, fue lo que me atormento por el resto de mis días: Cuando alzaba la mano para abofetearme, un rayo le cayó encima. El crucifijo de metal hizo contacto y lo mando a el por los aire, cayendo todo rostizado.

    Solo me acuerdo de eso, y que después mis días fueron un calvario, por que me declararon hijo del diablo y todos se alejaban de mí, hasta mi familia se sentía un poco distanciado. Continué mis estudios en una escuela a distancia donde termine el resto de la primaria y pase a la escuela de nivel medio. Aislado, cuando conseguí mi credencial de entrenador cuando termine mi tercer año de secundaria a los quince años (la condición de entrenador te la dan a los quince años y habiendo llegado al tercer año de la secundaria, además de los cursos de entrenador, de criador y de supervivencia).
    Entonces les pedí a mis padres comenzar mi viaje como entrenador. Ellos no se opusieron, pues creían que me podría llegar a afectar eso de la soledad y de estar apartado de la sociedad.
    Y al día siguiente conocí a Ernest.
    Ernest era el profesor pokemon de Rijon, y era un hombre dedicado a la investigación. Puede parecerles raro, pero el confiaba en la ciencia y conocía la historia mía. Yo convencido de que iba a ser rechazado el me dijo que era solo coincidencia –una coincidencia espantosa- y pronto nos hicimos amigos.
    Mi familia feliz de que después de tanto tiempo tuviese un amigo me permitía ir con el a sus investigaciones de campo y ayudarlo en su laboratorio, hasta que llego la época de la entrega de pokemons.
    El me dijo que no eligiera los iniciales, que esperara en casa, y después le conté mi plan de viajar a la Confederación de Islas de Naijo por que aquí todos me iban a molestar, y el dijo que venia de allí, y que era un buen lugar para empezar de nuevo.
    Entonces me prepare esa noche para viajar al dia siguiente hasta las islas de Naijo. A eso de las ocho de la mañana, toco la puerta el ayudante del profesor y me dio una caja con un sobre encima.
    Lo abri y lei lo que decia.

    “Estimado amigo:
    Los meses que me acompañaste fueron los mejores y quería recompensarte por tu compania. Dentro de la caja hay una masterball, que puede atrapar cualquier pokemon sin oponer resistencia. Úsala para capturar tu primer pokemon.
    También hay una Poketch, un dispositivo similar al pokegear, pero integra una pokedex. También hay un pasaje de ida en el crucero “Corta mareas”.
    Cuídate mucho, y se feliz.
    Prof. Mgter. Licenciado Judas Ernest Gamsesky
    P.d: CUIDALO BIEN.

    Me sorprendió esa post-data… ¿Qué debía cuidar bien?
    Al sacar las cosas, había envuelto en una tela una piedra negra con un brillo extraño. Debía de ser algún amuleto o algo así…
    Me despedí de mi familia en el puerto de Ciudad Niebla Fresca, y aborde el crucero. Mire el horizonte y sonreí… mi viaje comenzaba.


    Traere un capitulo semanal cada fin de semana y si puedo traer mas lo hare...
     
  2.  
    Saien Orbasha

    Saien Orbasha Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    12 Febrero 2012
    Mensajes:
    9
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Pokemon Prisma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    982
    Capitulo 2: La Confederación de Islas de Naijo, y mi primer contratiempo.

    El crucero “Corta Mareas” era el más rápido que unía la región de Rijon y las islas de Naijo. A pesar de estar unidas estas regiones por el noreste, la altitud y la composición de las montañas lo hacían difícil de atravesar, por lo cual, para viajar entre regiones era menester el uso de embarcaciones.
    Tanto Naijo como Rijon forman parte del bloque de regiones Sur-Este junto a Alta Gracia y a la desierta (no me refiero a erosionada, sino que no habitada) región de Augira Nadaes que contiene solo un par de ciudades costeras.
    Mi viaje pasó sin contratiempos, observando los mares mientras veía grupos de Wailords y de Wailmers viajando hacia el oeste, mientras buscaba una nueva vida en la otra región donde la gente caminara junto a mí sin murmurar y alejarse de mí.
    Después de una hora de viaje, anclamos en el puerto de la isla de Garvalad.
    El cambio de aire me hizo sonreír. Ya no veía la hora de comenzar mi viaje y mi primer objetivo –además de registrarme para la liga pokemon de este año- que era la ex mina de Oxalis City que cuando colapso hace 20 años se cubrió de vegetación como una olla de vida y es hogar de muchas razas de pokemons.
    Esa olla tiene varios postas y un camino que dirige hasta la isla de Galidare al sur. Allí, esta mi primer desafió, pues se encuentra el gimnasio de Joke, el entrenador de tipo normal…

    Pise su tierra y camine tranquilamente hacia el sur… pero me detuvo una especie de imagen mental. Era yo caminado en la oscuridad, pálido y pisando huesos de pokemons muertos y de humanos.
    La imagen se desvaneció rápidamente y vi a toda la gente. De momento no le di importancia.

    Tome un refrigerio a eso del mediodía, en una cafetería. No veía ningún rastro de algún entrenador lo que me pareció oportuno, pues no disponía de algún tipo de pokemon y no podría luchar. Después camine dos kilómetros por la avenida principal hasta llegar a la ex-mina que parecía más bien como una olla que del otro lado parecía una montaña.
    Me metí dentro de ella y pronto la humedad sumada al calor me hizo sudar hasta las orejas y tuve que cambiarme en una de las postas mis ropas por algo más liviano. Aun así, seguí el viaje y llegando a la mitad mire mi brújula –marca brújula- y me metí entre las hierbas.
    Algunas me causaban escozor mientras me raspaban las piernas pero no le di importancia.
    -Ah, y me olvide de dar un dato importante: soy muy malo arrojando las ball y no se me ocurrió mejor idea que inventarme un método no solo certero y efectivo, sino que hasta sofisticado que era unir una flecha de arco compuesto a un dispositivo que acoplaba las balls. Solo que mientras mas distancia volara la flecha, mayor desvío ocasionado por la forma esférica de las pokeballs. Su área de efectividad era de 76 metros-
    Arme mi arco compuesto y le cargue una flecha con una ball normal. Un scyther peleaba con un beedrill. Como un cazador, observe la batalla esperando que uno de ellos terminara cansado. Fue entonces que oí un chillido y mis dos presas escaparon. Llevado por la curiosidad, guarde la flecha con la ball, y saque una con punta cilíndrica. Siguiendo el sonido, llegue donde habían dos jóvenes en frente a un Purrloin con feas heridas. De un corte que salía de su cabeza emanaban débiles hilos de sangre y respiraba pesadamente. Los dos jóvenes tenían en sus rostros malicia y uno alzo el pie como para darle un pisotón.
    Yo dispare mi flecha que se incrusto en la rama de un árbol –no sin antes atravesarle los hombros de su camisa- y cargue otra flecha.
    Los dos tipos me miraban con saña.
    -Eh, ustedes- dije mientras apunte al que iba a pisar al gatito- aléjense de el o haré de ustedes brochetas.
    Uno rió.
    -No te atreverías- dijo con una sonrisa de bravucón.
    Dispare una de mis flechas y le pego en la punta de su gorra –ese pupito de la parte de arriba- y cargue con otra de mis flechas.
    -No me tientes… no a un desconocido.- hice una seña con mi cabeza hacia tras mío- váyanse.

    Los dos se fueron sin antes jurar venganza. Inmediatamente, me dirigí hasta el pokemon que yacía en el suelo. La escena me dio pena e inmediatamente recogí al pobre Purrloin entre mis brazos con cuidado. Abandone allí mi arco y las flechas después de observar la brújula.
    Corrí hasta la tercera posta, que quedaba dos kilómetros al sur que era la que tenia un centro pokemon y un pequeño hotel, además de otros edificios. Corrí con cuidado de no ocasionarle mas heridas y después de veinte minutos de viaje, llegue a las puertas del centro pokemon.
    Me lancé sobre la puerta con un hombro, sudando y todo raspado y pegue un grito.
    -¡Enfermera!-vocifere- ¡ayuda!
    La enfermera salio asustada de la sala de cuidados medios y vio la vida débil que tenia en mis brazos. No dudo en hacerme acercar hasta una camilla metálica y lo deje allí. Jamás me sentí tan mal cuando ese Purrloin me miro con un ojo medio cerrado.
    Y me quede allí, en la sala de espera, hasta que llego la noche… mientras iban y venían varios enfermeros con instrumental quirúrgico. Pensé tristemente que quizás no sobreviviría a esa noche…
    La tarde llego rápidamente, y después de cuatro largas horas de espera, salio la enfermera.
    Tenia un aspecto cansado y algo sudado y muchos pelos se adhirieron a su delantal que tenia algunas manchas de sangre. Yo me acerque hasta ella con aire muy preocupado.
    -Hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance- dijo ella.


    Continuara…
     
  3.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Top comentarista

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,752
    Puntos en trofeos:
    411
    Pluma de
    Escritor
    O__o. Vaya... increíblemente interesante este escrito OwO. Facundo y una especie de poder de premonición... pobre chico, siempre sufriendo por a o b motivos. Hey, ¿Por qué siempre tus personajes principales sufren tanto, eh?

    No me entristecí con la muerte del director demoníaco... me reí a carcajadas xD. Aunque luego digan que me iré al infierno...

    Y lo del Purrloin... eso sí me dio penita T__T. Y es que hay gente que maltrata a los Pokémon... esa gente no merece vivir en ese mágico mundo ò__ó

    Me temo que el minino ha muerto finalmente... pero creo que la respuesta solamente tú la sabes. Así que esperaré...

    Se despiden el Cordero Metalero y su amiga Diana la Rekismon
     
  4.  
    TomFlygon

    TomFlygon Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    27 Diciembre 2011
    Mensajes:
    22
    Puntos en trofeos:
    13
    Pluma de
    Escritor
    Me parece una historia muy, muy interesante, todo muy bien narrado, una historia atrapante, es el mejor fic que leí en mucho tiempo, no encuentro nada que corregir, espero que no te agarre el síndrome de historia inconclusa como pasa en el 90% de las historias de este sitio. Espero ansiosamente la continuacion.
     
  5.  
    Saien Orbasha

    Saien Orbasha Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    12 Febrero 2012
    Mensajes:
    9
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Pokemon Prisma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1111
    Capitulo 3: Tratamiento de enfermero

    Debo decir que hace dos días no toco este diario, pues estaba muy atareado. Pero, continuare por donde deje.

    La enfermera me miro cansada, y se saco su delantal sucio. Yo estaba en silencio temblando por la espera, y cada segundo parecía que mis temblores (que poco después me di cuenta que era por mi ansiedad) aumentaban a ligeros espasmos.
    - Hemos estabilizado al pokemon en cuestión.-
    Me deje caer en el asiento. Me sentí cansado y feliz, y aliviado. La enfermera suspiro. Luego se dirigió hasta la mesa de escritorio y trajo un formulario.
    Me hizo bastantes preguntas, como por ejemplo, si era mió o si había visto a quien pertenecía. Yo le respondí hasta donde sabia, pero omitiendo lo del arco y las flechas y les di un identikit mental de cómo eran los abusivos.
    Me pidió mi carnet de entrenador y le pedí si podía ver al gato. Me dirigió hasta un pasillo donde había piezas sin puertas. Llegue a la numero siete, y me pareció un poco justo, por que la enfermera me dijo que fue por suerte que no había muerto.
    ¿El saldo? Dos costillas rotas, pata delantera izquierda rota, dos cortes de cinco puntos, uno de tres y muchos hematomas. Uno de sus ojos tenia un corte diagonal, y supuso la enfermera que estaba dañado.
    Me acerque hasta la camilla donde descansaba el pobre pokemon, con algunos cateter y sueros.
    Su único ojo se entreabrió cuando entre, me miro y se me partió el alma. Algunas partes de su cuerpo estaban rasuradas, para poder ser curadas con mayor facilidad. Su ojo volvió a cerrarse y se quedo dormido.
    La enfermera me dijo que requería de unos medicamentos caros y especiales, pero estaban en la isla de Galidare, en el laboratorio de la empresa S.I.L.P.H. se trataba de un antibiótico potente derivado de la penicilina pero en dosis medidas para los pokemons. Otro era un analgésico, con un nombre raro, y el otro un medicamento experimental, que aceleraba a tiempo controlado (para evitar que se desarrollen células malignas) la reproducción celular para lograr una regeneración rápida del cuerpo.
    Esa noche dormí en una habitación del lugar, para prepararme para una larga travesía, eso si, después de comer.

    A la mañana siguiente, a eso de las cinco de la mañana (hora sur) me desperté y le avise a el reemplazo de la enfermera (que era un hombre) que partiría hacia Galidare y traería los medicamentos. Deje mis pertenencias (excepto mi brújula, un mapa donde señalaron la ubicación del laboratorio y mi billetera) y partí rápidamente.

    Si les doy el dato de lo que tarde en llegar a la segunda posta (que quedaba a veinticinco kilómetros de Oxalis (que queda al este de las minas) y a veintisiete de Garvalad tarde cuatro horas caminando, desde la segunda posta hasta Garvalad quedaban cuarenta kilómetros… vaya travesía.
    Tras hacer seis kilómetros paso un motoquero y le hice señas para que parase, lo cual hizo dejando una estela de tierra y humo. Le pedí si me llevaba hasta Garvalad en su moto, lo cual hizo, no sin antes regatear un precio. Le ofrecí unos cien pokes y accedió.
    Llegamos tras tres cuartos de hora de viaje, y me dejo a la salida de un bar donde el entro… y dudo que haya salido.
    Llegue hasta el laboratorio, donde me atendió una hermosa secretaria vestida con una pollera corta (por cierto, todas se visten así). Le pregunte si tenían la farmacia abierta y me dijo que solo me atenderían si tenia receta.
    Se la entregue y me llevo hasta la farmacia, y mientras me atendían, paso por el pasillo el director general. El iba elegantemente vestido, y capto su atención en mí.
    -Lo que llevas es muy caro- dijo el observando los remedios- se ve que quieres mucho a tu pokemon… ¿Cuál es tu nombre? Y ¿Para que?
    -Mi nombre es Facundo Saracho- dije mientras sacaba el 97% de mi dinero de la billetera- y no, no es para un pokemon mió… es para uno que encontré siendo atacado.
    El director me miro sorprendido. Llevase su mano al rostro en actitud pensativa, y luego me miro.
    -Joven… -dijo finalmente- guarda ese dinero.
    Yo perplejo, le mire.
    -¿Por qué?- dije- no es falso.
    -Por que por las ropas que vistes, creo que no eres rico. De seguro estas sacando de tu dinero para ayudar de manera altruista – me rasque la cabeza y pensé que era una discriminación- y yo pagare por ti los medicamentos.
    Mire sorprendido al director
    -Me esta mintiendo…
    -No – dijo el – llévatelos. Si llegase a sobrevivir… ¡haz propaganda!

    Me retire del lugar, no sin antes agradecer una y mil veces por la rara generosidad del hombre. Luego, haciendo señas a un camión de coca-cola me dejo ir en la parte de atrás por que se dirigía hasta Oxalis.

    El viaje fue en cierta forma tranquilo, pero de mis manos pendía una vida y no iba a dejar que se apagara sin dar cuartel… llegue después de varios percances –menores, como por ejemplo, ahuyentar algunos pokemon salvajes…- hasta que llegamos a el cruce en Y que dirigía a la posta (al noroeste) y a Oxalis. Me despedí del camionero y seguí el resto del camino al trote.
    En cuanto entre, le administraron los remedios.

    ---

    Al día siguiente, la mayor parte del staff de enfermeros/as se tuvo que retirar a sus casas. Era ya viernes, y mientras observaba como mejoraba –ya se había despertado, pero aun estaba débil- fui a hacerle una propuesta a la enfermera –que, por cierto se llamaba Julia- por que quería quedarme y a cambio ayudarle como un auxiliar de enfermería. Propuso pagarme, aunque me negué. Ataviado con un delantal, ayude en todo lo posible, mientras me instruía. Cambie vendajes, limpie las salas, prepare la comida, e infinidad de cosas… y así pase hasta que el pokemon estuvo en condiciones de ser devuelto a su hábitat, o sea, dos dias.

    Notas: el pokemon en cuanto recobro el conocimiento sintió algún estimulo similar a como si viese a alguien conocido… ¿será por salvarlo?
    -No ha pasado nada interesante, aunque a eso de las doce de la noche me comenzó a dar migraña…
    -Me hice amigo de Julia y ella me dio su teléfono… además tiene veintiséis años y tiene el cabello negro rizado largo atado a una coleta. Sus ojos son color café y su piel es como tostada…
    -Es increíble a lo que puede llegar a funcionar ese medicamento. Sus heridas comenzaron a pegarse en veinticuatro horas… aunque perdió la vista de un ojo.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Top comentarista

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,752
    Puntos en trofeos:
    411
    Pluma de
    Escritor
    Wow... menos mal que no murió el pobre minino TwT. Aún así, perdió la vista de un ojo >.O... aunque ahora parecerá pirata o el mismísimo Masamune Date de la era Sengoku de japón xD. Como sea... ¿Será ese el primer poke de Facundo Saracho? :B. Esperemos que sí xD

    Ese chico tiene muy buen corazón... espero que no le sucedan tantas cosas malas xD. Veamos cómo evoluciona la historia (como si fuera un Pokemon xD)

    Sigue así, compa -w-

    Atte. Nathan, el Cordero Metalero y Diana la Rekismon ;3
     
  7.  
    Saien Orbasha

    Saien Orbasha Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    12 Febrero 2012
    Mensajes:
    9
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Pokemon Prisma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1833
    Hoy hay un especial de dos capitulos en uno...disfrutenlos!


    Capitulo 4: El pañuelo.

    Ya era el día en el cual debía ser soltado. Sus heridas tenían muy buen aspecto, y ya estaba lucido.
    Recogí mis cosas y las coloque en mi mochila en orden. Los enfermeros volvían charlando sobre su fin de semana y otras anécdotas. Entonces me retire.
    Me acompaño Julia la enfermera hasta el camino que iba hacia Oxalis. Ella partía a su casa por que con los refuerzos, ya no habría que preocuparse. Ella llevaba al Purrloin en sus brazos mientras este dormitaba.
    Llegamos al cruce de los caminos y nos despedimos, no sin antes dejar al pokemon en la hierba, que no tardo en desaparecer entre las hierbas.

    A la hora de despedirnos, ella me pidió un favor: que llevara un sobre a Garvalad y lo abriese en cuanto llegase allí. Yo obviamente obedecí, y luego cada cual siguió su camino.

    Me detuve en una plaza a eso del mediodía y abrí el sobre: habían 1000 pokes y una carta:

    Facundo:
    Por mas que te niegues a aceptar mi pago, yo no me hecho para atrás sin mas… así que gasta ese dinero en tu viaje y pórtate bien… eres un buen chico. Buena suerte en tu viaje.
    Enfermera Julia Salgado.

    Guarde la carta y el dinero en mi mochila cuando me di cuenta de que perdí el pañuelo que me regalo mi hermana Meli… pero después sentí el ruido de unas uñas picando el asfalto como si corriera algún animal por allí… y era el Purrloin mirándome con la cabeza torcida y un pañuelo –mi pañuelo- en su boca. Lo mire acercándose a mi, y cuando estuvo a un metro de donde estaba sentado, dejo el pañuelo en el suelo y quedo mirándome con su único ojo. Lo mire.
    -Pequeño…-le dije- ¿te gustaría venir conmigo? No te obligare…
    Y el pokemon malicioso se acerco y se echo al lado mí para que le acariciara. Yo le pase suavemente mi mano, y pareció gustarle.
    -Bienvenida -dije tomando el pañuelo- no seré el mejor entrenador o criador… pero haré lo posible para…
    Y ella comenzó a lamer mi mano. A lo mejor… esta nueva relación comenzaba con el pie derecho. Entonces agarre el pañuelo y se lo anude en el cuello. Entonces arrodillándome y sacando una ball de mi bolsillo, me puse en frente de ella.
    -De ahora, en adelante…-dije acercándole la ball a la cabeza, pero sin tocarla- te llamaras pancracia…
    Ella abrió su único ojito lo más grande que pudo, de lo desagradable del nombre.
    -Nah, era chiste…-dije retomando la seriedad- te llamaras… SHANA.
    Luego le golpee suavemente la ball en su cabeza y ella entro sin dar resistencia. Luego, la saque afuera, y juntos miramos hacia el sol… una nueva amistad se comenzaba a tejer en esta historia.

    Nota: hoy no tengo ganas de decir lo que hice en el día… me da flojera… y además no hice mucho importante.
    -Le puse Shana por un anime que vi cuando era niño.
    -Mañana tengo planeado hacer un entrenamiento liviano con ella, mientras viajamos a Silk Island… el gimnasio de Garvalad puede esperar, y así podré capturar mas pokemons.

    Capitulo 5: Lanudos y Peludos

    Silk island se conoce por su fina actividad textil. La causa de esto, es generalmente por ciertas especies de pokemons que viven junto a los ciudadanos de esta isla, generalmente en simbiosis. Los mareep, flaffy, los spinarak y ariados son las especies mayoritarias.
    En si, el paisaje con casas antiguas de barro, todas unidas que formaban un paisaje similar a Arabia de la época de “Las mil y una noches” además de que los lugareños visten sus hermosas y brillantes ropas de seda y toques de lana.
    Retomamos nuestro viaje bien temprano, para evitar el secante calor que hacia. Según lo que vi de reojo en una televisión, la ola de calor iba a durar un mes mas para dar paso a la estación fresca. Además, parece que Shana le gusta viajar en la parte de arriba de mi mochila, a pesar de las veces que le soplo para que se baje… gata mala.
    Llegamos más o menos para la hora del almuerzo a las afueras de la ciudad, y nos refugiamos en un grupo de árboles alejados un poco de la estática del lugar creada por los mareep.
    Comimos unas viandas, mientras le ofrecí generoso pedazo de ellas, pero solo comió un poco… se ve que aun sigue a sus instintos de comer lo que cazaba, por lo que después la deje suelta por allí. Ella volvió al rato, y juntos decidimos explorar el bosque.
    Por cierto, debo recalcar que sus heridas –ahora cicatrices- han mejorado y con ello he podido ver la velocidad de ella, cuando se detuvo en seco. Yo sentí entonces mis pies pesados, como si mis borsegos se derritieran y se pegaran en el asfalto… solo que no había tal.

    Cuando mire al suelo, Shana y yo estabamos pegados al suelo por telas de araña.

    Saque mi poketch –me había olvidado que la llevaba- y vi rápidamente los movimientos que sabia mi pokemon esos eran: maullido, arañazo, finta y mente fría (este movimiento, especial de los pokemon siniestros permite analizar al rival y encontrare una debilidad).
    Esto de estar pegado, nos dificultaba el movimiento, pero aun así nos quedamos en guardia.
    -Shana- dije mientras sacaba una ball- ¿me permites comandarte?
    Ella dio un pequeño gruñido y miro a un spinarak que se acercaba con destreza entre sus redes.
    -Shana, ¡aráñalo!
    Ella fue lo mas rápido que pudo y le pego con sus pequeñas garras en el tórax. El spinarak luego se defendió usando su seda pegajosa, atándole los pies en el suelo.
    -Shana- grite- usa tu mente fría y busca la debilidad del pokemon… ¡y cuando se acerque, dale otro arañazo!
    Shana enfoco su ojo en el arácnido, mientras este arremetia con su cuerno para darle un picotazo veneno. Ella esta quieta y cuando estaba a escasos centímetros dio un maullido agudo y el spinarak se detuvo en seco.
    -¡Shana, ahora dale con finta!
    Shana se coloco rápidamente detrás del pokemon y le pego zarpazo en el costado de su verde tórax. Este se balanceo y cayo patas arriba, vencido. Yo entre el combate aproveche para armar mi arco, y apunte al caído.
    Un tiro certero, pues el pokemon entro en la ball sin oponer resistencia. Caminando con dificultad, agarre la ball y la coloque en mi bolsillo y agarre a Shana entre mis brazos, victoreando.
    -¡Excelente batalla, Shana! Te haz lu…

    Y de repente, un grupo numeroso, por no decir enorme de Spinarak y Ariados avanzaban hacia nosotros… entonces metí rápidamente a Shana en su ball y me eche a correr, pues no le podíamos dar batalla a tantos bichos…

    Escape de pura suerte, y luego nos metimos a la ciudad… luego, no se porque, sentí que me seguían sus miradas, aunque creo que era mi imaginación.
    En la ciudad había muchos mercaderes, que no dudaron en “abalanzarse” sobre mi, por que creían que era un cliente potencial. Me mostraban sus alfombras de seda tejida a mano, y finas camisas… aunque eso de la seda, no me era cómoda, y no se como, logre de salir de entre la muchedumbre.
    Fuimos al centro pokemon y allí examinaron a ambos pokemon, y los expusieron a los vita-rayos de su maquina. Allí, no solo recuperaron su energía y estado físico, sino que hasta a Shana parecían haberle crecido un poco más su pelaje.
    Le pedí a la enfermera si podría usar su teléfono por video y ella acepto, pero había una fila de chicos que también llamaban. Tuve que esperar un rato, mientras Shana se acomodo entre mis brazos, y el spinarak anido en mi cabeza. Tuve la oportunidad de escuchar algunas cosas importantes como que el líder de gimnasio era un joven llamado Abdul Ibn Azak, y que sus pokemons eran de tipo desértico –no es un tipo establecido, pero dice que a sus pokemon los capturo en el desierto…- su habilidad en combate es mas a la defensiva, según ellos y que es muy hábil.
    Cuando fue mi turno de usar el teléfono, llame primero a mi amigo, el profe, pero me atendió uno de sus asistentes diciendo que el salio de viaje…
    Acto seguido, llame a mi familia. Se ve que donde vivía nadie me recuerda con cariño… que fresa. De todas formas les presente mis primeros compañeros y le conté como me iba en mi viaje, omitiendo, claro esta lo del incidente de Shana. Mi hermana Meli va a venir para acá dentro de un par de meses, con su novio Mauricio. Intercambiamos algunas palabras más hasta que me llamaron a atención para pasarle el teléfono a otro chico. Nos despedimos, y luego paso el siguiente.
    Le he puesto también un nombre a mi spinarak: lo llame Saeth, a lo que respondió únicamente con una mirada cómoda.

    A la tarde, decidí retirarme al mar, y miraba el sol mientras solté a los pokemon para que se divirtieran. Saque mi mp3 y me puse a escuchar Charly Garcia, hasta que inexplicablemente me llego otra visión.

    “Eran tres jóvenes caminando por un camino. Uno tenia el pelo largo y negro y llevaba un cuchillo negro a su cintura. Emanaba un aura negra sobre si mismo, pero por más raro que parecía, no era maligna. Un zumbido. Al medio había una mujer, mas bien una chica de cabello castaño, lacio. Sus ojos eran celestes y su piel algo pálida y vestida como una coordinadora, llevaba una ocarina a su cintura. Un aura negra y maligna parecida a una mano la cubría… pero iba riendo felizmente junto a sus compañeros. Y finalmente, un chico de cabello raro –tirado hacia arriba, de color rubio algo oscuro- llevaba una bandana en su cabeza, esta brillaba por el sol…”
    Cuando la mire, Salí de mi visión, esta vez por un zarandeo suave. Una mujer estaba frente a mi, preocupada.
    -¿Estas Bien?- pregunto preocupada- estabas mirando al sol y te empezó a salir sangre de la nariz…
    Yo me toque el labio superior, y luego fui al mar y me limpie con el agua. Le hice entender a la mujer que estaba bien, y ella –no sin insistir antes- se fue por su lado.

    Esto de las visiones me esta pareciendo extraño… no me había ocurrido antes, pero me preocupaba.

    Llego la noche, y para mi desgracia, no logre encontrar ningún hotel, o habitación en el centro pokemon, así que me fui cerca del mar. Tire una colcha y me acosté mirando al cielo mientras mis nuevos compañeros dormían encima mío.
    A la noche, me despertó una luz que se movía cerca. Mis pokemons estaban alerta, y yo tomando una pokeball seguí la luz dejado mis cosas allí.

    Continuara…

    Su comentario no molesta... es mas, es el alimento de este pobre escritor asi que comenten mucho, mucho y mucho!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Top comentarista

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,752
    Puntos en trofeos:
    411
    Pluma de
    Escritor
    Vaya... 2 capítulos en uno xD. Aunque debiste fusionar ambos y hacerlos uno solo, ya que el 4 fue DEMASIADO corto xD.

    Dos nuevos Pokes en un episodio y medio... nada mal, déjame decirte :B. Por cierto, bien raro el nombre que elegiste para el líder de gym O__o... bueno, seguro que era para que combinase con esa Isla de la Seda :B. Y los nombres Shana y Saeth... me gustan n__n. Y lo de "Pancrasia" me dio risa xDDDD

    Me pregunto yo qué significarán esas visiones OwO. Suenan interesantes xD

    Te veo a la próxima, pana :B
     
  9.  
    Saien Orbasha

    Saien Orbasha Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    12 Febrero 2012
    Mensajes:
    9
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Pokemon Prisma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    1702
    Capitulo 6: ¡La prueba del desierto!

    Pensaran que falta un pedazo de historia en esta especie de diario, pero créanme si les digo que amanecí donde estaba durmiendo. Mis chicos estaban durmiendo al lado mío y poco recuerdo de lo de anoche… excepto lo de la luz que perseguí. A lo mejor era un sueño, y últimamente con las visiones flipeantes que he tenido, no dudaría en creer que también ha sido otra visión.

    Me desperte con un hambre particular, y tanto Saeth como Shana estaban casi pendientes en que despertara. Parece que he dormido de un tirón, aunque me duele todo el cuerpo, como si me hubiesen molido a palos un congregado grupo de machamps y conkeldurr.

    Fuimos al mercado y allí compre algunos puffin –picantes para Saeth y Dulces para Shana- y desayunamos tranquilamente. Después, visitamos el centro pokemon donde después de un meticuloso examen, dieron la aprobación para el combate. Tanto Saeth como Shana estaban en pleno estado para combatir.

    Mi turno para el gimnasio era a las tres de la tarde, lo que me dejaba cuatro horas para pulir sus habilidades –lo mejor posible- así que no perdimos tiempo y comenzamos con una serie de combates para mejorar habilidades. Si bien Shana era rápida y su estilo de combate era sutil –a veces como un pícaro o un acecino- perdía mucha precisión al tener disminuida su visión tridimensional. Utilizando el poketch, y que sus estadísticas se arrojaban en la velocidad y en segundo lugar la fuerza y por ultimo el aguante, no era útil para combates de larga duración. Saeth era lento, pero suplía esa debilidad con su telaraña, y sus ataques requieren de acercarse peligrosamente al rival. Sus ataques son picadura y polvo ira.

    Me he enfrentado en un combate doble de una ronda (por que el entrenador también disponía de dos pokemons) El joven era un altanero llamado Adrian, y tenia un Nuzleaf y un Blitzle. Mi táctica fue la de ralentizar a su equipo con tela araña, pero me di cuanta de un simple error… y lo pago tanto el Nuzleaf y Shana (por que el primero estaba montado encima del Blitzle) cuando este tomo carrera y salto, pasándole por encima a los míos, usando un chispazo.
    Se ve que calculo mal la caída, y cayo en la telaraña. Aproveche esa oportunidad para enredarlos aun mas con telaraña, y luego, usando la misma estrategia, pero usando a Saeth como tierra, Shana pego un salto y se trenzo en un combate cerrado de arañazos y puñetazos. Mientras Blitzle intentaba salir de la telaraña, envié rápidamente a Saeth y lo deje fuera de combate con picotazos y finalmente con polvo ira, lo que provoco una sobre-tensión en el. Shana aun seguía combatiendo, ambos en desventaja, hasta que le ordene salir de allí, y finalmente, Saeth lo finalizo con un poderoso picotazo, que lo dejo fuera de combate.

    Adrian se fue refunfuñando y diciendo que yo le había ganado solo por suerte. Me dejo su apuesta en el suelo y se fue.

    Después de dos horas más de entrenamiento, los deje descansar para recuperar fuerzas. La prueba del gimnasio estaba cerca.

    -Escrito a las ocho de la noche, centro pokemon de Silk Island-

    Ha sido una de las pruebas más raras y más duras que he tenido hasta ahora.

    He entrado al gimnasio. Era muy grande, y cuando atravesé la entrada daba a una pequeña sala. Allí habían mascaras y capas, y un joven. Este decía que debía ponerme uno de ellos, pues la prueba no se trataba solo de combatir. Deje mis cosas allí y saque a mis chicos –ya son como mi familia- y nos colocamos las cosas.
    Abrimos la puerta y dentro de la gran sala había una fiel representación de un desierto. Había grandes dunas de arena –hasta donde alcanzaba la vista- y un viento fuerte que creaba tormentas de arena, que nos enterraba de momentos. La temperatura era de unos 48 grados Celsius mas o menos, y conociendo eso, me moví hacia el este, que era mas o menos el otro extremo de el “gran” edificio. Saeth se trepo a mi cabeza, y con Shana al lado, emprendí la caminata.
    El viento aumentaba de velocidad, tanto que tuve que inclinarme para poder seguir avanzando. Mi capa salia volando, dejando mi cuerpo al descubierto, cuando de repente se abrió un pozo la arena. Caí en el, y cada vez, me acercaba mas a el, cuando vi unas pinzas o algo similar.
    -¡es una trampa de Trapinch!- grite mientras me cubría la boca con una mano y con otra, me estabilizaba.- ¡Shana, súbete a mi espalda!

    Shana se prendió con sus garras a mi espalda y mire rápidamente a todas partes. Había una roca cerca, e ordene a Saeth que largara una telaraña a la roca. Desgraciadamente, el viento era tan fuerte, que no llegaba ni tan siquiera a mitad…
    Entonces me ilumine… ordene a Saeth que se trepara a la espalda de Shana, y luego saltasen usándome como suelo y finalmente, me largaran la mayor cantidad de telaraña.

    La ejecución fue perfecta, y logre aferrarme a un montón de telaraña y usando un brazo como sostén, logre subirme hasta llegar a la arena firme. Retrocedimos, mientras la arena arremetía contra mi piel sin darle cuartel, cuando se asomo el trapinch entre la arena, golpeando a Shana desde abajo.
    Para evitar que se volviera a enterrar mande a Saeth largando mas telaraña, y fue cuando apareció un Sandslash girando a toda velocidad, golpeando a Saeth enviándolo cerca de mi pie, realmente golpeado.

    Estaba ante otra batalla dos vs dos, pero aun seguía sin ver a Abdul, así que supuse que eran salvajes, para darle más ambientación.

    Shana y Saeth se levantaron y colocaron a mis pies, listos para seguir mis ordenes, aunque estaban ya cansados. Envié a Shana primero a atrapar al Sandslash, y lo atrapo entre sus dientes, pero le respondió con una cuchillada, dejándola herida. A Saeth le fue mejor: fue y le pico con su cuerno, envenenándolo. Entonces retrocedieron ambos.

    La tormenta de arena estaba agravándose tanto que no podía mantenerme en pie, y fui lanzado por los aires, hasta impactar de costado con la roca que use para salvarnos. Lo ultimo que vi antes de ver a mis camaradas ser lanzados cerca mío fue otra visión: un cuchillo, y luego una forma humanoide que lo sostenía. Parecía ser de uno de los jóvenes que tuve en la otra visión, solo que emanaba una oscuridad que me oprimía… y luego este se me abalanzo en cámara lenta, hasta que el tiempo se detuvo… y aparece mi profesor, otorgándome la piedra que tenia en el bolsillo, y diciéndome si quería cantar la canción. Le dije que si, y me dio la piedra, y luego dijo: “ahora el destino suspende en tus manos”

    Abrí mis ojos, y la piedra brillaba en mi bolsillo. Mis pokemons estaban tirados en la arena, y cuando los toque, comenzaron a brillar de color negro. Pensé que estaban evolucionando. Cuando dejaron de brillar, vi a Saeth, mucho más grande, tanto como un ariados, pero seguía siendo un spinarak. Sus dibujos corporales eran más negros y más brillantes, que parecían que fluye a través de si. Shana había evolucionado, en un Liepard, pero su pelaje era todo negro, con manchas doradas y sus ojos, eran también amarillos, y los parpados eran de un color negro azulado. Lanzo un rugido que intimido a ambos pokemon y me miro a mí.

    -Saeth… Shana- dije admirándolos- se ven… diferentes…

    Los rivales aprovecharon para reiniciar sus ataques, pero envié a los míos y Shana intercepto al Sandslash golpeándole en la barriga y lanzándolo a la tormenta. Saeth, se dirigió al trapinch y lo envistió con su cuerno, que resplandeció de color negro. Ambos cayeron vencidos, y luego un rayo azul los envolvió y desaparecieron.
    -Se ve- les dije- que si eran de un entrenador…

    Segui caminando entre la arena hasta llegar finalmente a una especie de edificio hecho de barro, donde me esperaba finalmente Abdul Ibn Azak, con un traje arabesco de color negro. Tenia cabello largo, negro y rugoso. Sus ojos eran negros y profundos, que parecia que te podia ver hasta el alma; Su piel era tostada y tenia algunos tatuajes en el rostro, y una pequeña barba que contrastaba con su imagen.
    -Veo que has pasado el simun…-dijo el con un acento singular- realmente pensé que nadie lo seria capaz de cruzar.
    -Lo he hecho…-dije cansado, mientras Shana y Saeth se colocaban al lado mío- ahora, te reto a un combate.

    Abdul comenzó a reír.
    -¡Jajajaja!- dijo acariciándose el pelo- tienes temple… pero te debo decir algo: ya has ganado el combate.

    No podía creerlo. El combate se realizo en medio de la tormenta de arena, y yo no me di cuenta. Abdul saco una medalla con forma de ojo y la elevo al aire.
    -Yo Abdul Ibn Azak te otorgo esta medalla…-me dio la medalla en la mano- simboliza el temple y la resistencia, así como la voluntad para no retroceder. Es la medalla Determinación.
    Guarde la medalla en el bolsillo y mire al entrenador.
    -así… que la tormenta (o simun como lo llamas) ¿ue también para probar mi resistencia y la de mis pokemons?
    -exacto.
    -¿y que iba a suceder si yo no pasaba el reto?
    -no estarías frente mío.
    -genial…

    Luego, abrió una puerta que estaba tras si, donde estaban todas mis cosas y Abdul también salio. Me despidió y luego me retire, dejando atrás el cruel desierto al que me sometí.

    Mas tarde, a la noche tuvimos una gran sesión de limpieza, excepto Shana –que se limpiaba sola- y nos fuimos a dormir. Para mañana, me queda regresar tras mis pasos para volver a la isla de Oxalis, y viajar hasta la más grande isla de la región: la isla de Naijo´dare, que de seguro será mucho más emocionante.

    Aqui les dejo tambien un mapa de la region donde se desarrolla la trama.

    Por sierto, los que vean este fic os voy a pediros que comenten, asi me dare cuenta en que debo mejorar, que les gustaria añadir, etc...
     

    Archivos adjuntos:

    • Mapa.bmp
      Tamaño del archivo:
      579.4 KB
      Vistas:
      2
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Top comentarista

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,752
    Puntos en trofeos:
    411
    Pluma de
    Escritor
    Al fin leo xD. Vamos por parte...

    1- Lo del mapa fue un gran detalle n__n. Me encantan las nuevas regiones :B
    2- Lo de la idea del "Simún" (es palabra inglesa, se dice "Simoon") para un combate fue fenomenal... se nota que en esa región no se andan con pequeñeces y no tienen empacho a matar a los entrenadores fracasados o_O
    3- Lo de las "evoluciones"... ¿Saeth y Shana se quedarán así por siempre? O__o. Al menos espero que Shana recupere su coloración normal...
    4- ¿Y cómo fue que ahora Shana tenía "ojos" en lugar de solo uno? ¿La evolución hizo que le creciera otro? Eso sí que es un misterio...

    Bueno, esperaré el siguiente episodio -w-
     
  11.  
    Saien Orbasha

    Saien Orbasha Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    12 Febrero 2012
    Mensajes:
    9
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Pokemon Prisma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    88
    Con gusto, aclare tus dudas, Nathan:
    1-el mapa aun no esta actualizado, pero solo mostre los nombres de la region isleña.
    2-Simun: es una palabra arabe (asi es como suena) que hace referencia a las tormentas mas fuertes y peligrosas del desierto.
    3-lo de saeth, fue mas como un aumento de stats, y lo de shana, lo explicare en el proximo capitulo...
    4-como dije en la 3, lo de shana lo explicare en el sig capitulo... y con respecto a lo de sus dos ojos: no le crecio otro.
     
  12.  
    Saien Orbasha

    Saien Orbasha Iniciado

    Aries
    Miembro desde:
    12 Febrero 2012
    Mensajes:
    9
    Puntos en trofeos:
    3
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Fanfic - Pokemon Prisma
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Acción/Épica
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3237
    Hola a todos los lectores!
    disculpen la demora, es estado muy pero muy ocupado, aunque ahora intentare regularizarme. aqui les traigo "el 7" un capitulo bastante largo y que como un efecto domino, va a desencadenar una serie de eventos que alterara la vida de un joven entrenador y de todos los que le rodean... ¡disfrutenlo!


    Capitulo 7: Prisma

    Salí de Silk Island a la mañana siguiente, dejando atrás un montón de sucesos raros, como las visiones, la evolución rara de Shana, el raro combate de gimnasio… ya han pasado, si mal no recuerdo casi tres semanas desde que salí de Rijon, y aun solo gane una medalla. Debo de apurarme aun mas para conseguirlas a tiempo, entrenar por lo menos a seis compañeros –de los que ya tengo dos- y si me es posible, conseguirme algún compañero de batalla para participar de los torneos de dobles que se realizan en la Isla del Agata, y para eso tengo solo dos meses. Para la liga, tengo unos cuatro meses más, así que debería planear más mis movimientos.

    De todas formas, estoy volviendo para Oxalis, así iré a Naijo´dare.

    Cuando llegue de vuelta al cruce de caminos, avance mirando al bosque: allí nos habíamos encontrado a los abusivos y logre salvar a Shana, por lo que evite hacerme preguntas raras. Ya bastante tenía con esas visiones.
    Cuando estaba llegando al puente que unía estas islas, vi a alguien qué gritaba mi nombre, por ello, me di vuelta.
    Era nada más y nada menos que Ernest, mi amigo.
    Nos saludamos calurosamente e intercambiamos palabras rápidamente: su objetivo era yo, y un hombre llamado Anselmo, pero estaba muy ocupado pues debía de reunirse en Alta Gracia con el Clan Shokajine y el Orbasha, de un asunto muy importante. A Anselmo le tenía que dar una carta, así que me ofrecí para entregársela. Vivía en la Isla Linen, así que me fió su carta. Dijo que no era necesario que la entregara rápidamente, por lo que asentí.
    En plena conversación le conté lo de mis raras visiones, por lo que palideció repentinamente; luego se sentó en una piedra y me hizo sentarme, por que tenia unas cosas que decirme. Luego de sentarse, tomo su pipa y comenzó a largar bocanadas azuladas de su tabaco.
    -Facundo,-largo el humo- ¿si te cuento algo, mantendrás el secreto?
    -si-dije- sabe que yo soy de confianza para usted.
    -bien…-aspiro otra vez, y se quito la pipa de la boca- la razón de la extraña evolución de tu Shana, el aumento de masa corporal y poder de Saeth, así como de tus visiones inusuales, es esa piedra que te di.
    Yo saque la piedra y la deje en la mano. La mire, descomponiendo la luz en luces de colores tenues, y la guarde en mi bolsillo.
    -Si, esa piedra- dijo- esa piedra es muy valiosa, no económicamente, sino que tiene poderes extraños. Se le llama PRISMA NEGRA.
    -¿Prisma negra? –Dije asombrado- ¿no será lo que usa el famoso Team Prisma para sus propósitos personales?
    -Si. De seguro te preguntaras por que paro en mis manos esa dichosa roca… y es por que yo también pertenecí al Team Prisma. Era conocido como “El Visor del Futuro Nocturno, Judas Gamsesky. Yo servia a la gente en mi juventud, antes de que se corrompiera por completo el consejo del Prisma gracias a las visiones que obtenía. Lo dominaba más o menos al cinco por ciento de su potencial total, por lo cual podía ver visiones de las cosechas, gente con enfermedades, gente desaparecida y otras cosas relacionadas con la visión del futuro.
    Me acomode en el suelo mientras intentaba asimilar toda aquella información. Significaba que llevaba un objeto con un poder realmente aterrador, gracias a las visiones flipeantes a las que me sometía sin quererlo. Tenía muchas preguntas, como: ¿Por qué a mí? Entonces, el profe siguió con su relato.
    -Éramos un grupo unido, nuestros objetivos eran ayudar, pero pronto el poder los corrompió… y degeneraron en seres similares a dioses, que solo cumplían sus ambiciones. Por lo cual, no sin tener combates en los que quede al borde de la muerte, logre por suerte apartar el prisma de ellos. Gracias a Eduardo Orbasha, el actual líder del clan Orbasha, me ofreció asilo mientras curaba mis heridas, y finalmente, me escondí en Rijon, aunque el peligro latente de su búsqueda me seguía rodeando. Y fue por eso, que te di el prisma, por que si me encontraban, no podían llevarse el prisma. Soy la única oposición.
    -Pero –pregunte- ¿Por qué tengo este poder? ¿El prisma se manifiesta en todos los que los poseen?
    El profesor aspiro otra bocanada de su pipa, y luego formo un aro con el humo.
    -No.-largo el contenido de la pipa en el suelo- el prisma se manifiesta únicamente en 0.00156 personas de mil. Fue una rara casualidad que se manifestara en ti, debo admitirlo.
    El profesor me pidió el prisma, a lo que se lo lance a sus manos. El en cuanto lo toco resplandeció. Luego me miro mientras tenia el prisma en la mano.
    -Facundo… sabes que aun el team prisma me persigue para hacerse con el. Los he evadido, durante veinte años, pero ya me pisan los talones. Es por eso que te lo cedí. Pero ahora me doy cuenta de que es más riesgoso, y no quiero exponerte a peligros, así que eres libre de elegir si quieres cargar con el prisma. Yo pienso que es cuestión de tiempo que me encuentren.
    Yo me pare y le tome el prisma. Su aura negra no era siniestra, sino que era fresca, como la brisa nocturna. Me lo guarde en el bolsillo.
    -Yo- dije- He de protegerlo. Eso si confía en mi, profesor.
    El profesor se levanto de la piedra y se sacudió el pantalón. Me coloco su mano en mi cabello y me lo revolvió como se lo haría a un niño. Luego saco una ball y sonrió.
    -Bien –dijo mientras la lanzaba al aire y salía un fearow- confiare en ti… se que tienes aun muchas preguntas, pero mi barco parte en una hora, así que te dejo. Pero te daré una pista: el prisma se activa con una canción que debes de interpretar. El resto solo parte de ti.
    Luego se marcho montado en su fearow. Yo me quede allí unos minutos mas observando el prisma. Era un objeto muy importante, y yo di mi promesa: lo protegería de la maldad.
    Guarde a Shana y Saeth en sus respectivas balls. Seguí caminado por la ruta, que iba hacia la ciudad Lile. Iban muchos entrenadores, por lo que deduje que allí habría otro gimnasio. Aun así, al llegar allí, no encontré ninguna habitación en algún hotel, posada, pensión, por lo que tuve que ir a acampar en el bosque. Allí me sentía mas seguro, y cuando me acosté me puse a explorar el prisma.
    Me acosté bajo un roble y coloque el prisma en mis manos y cerré los ojos. No paso nada, hasta las nueve de la noche, donde escuche una melodía en mi cabeza. Era de una canción que escuche hace mucho, por lo que intente recordarla, lo que me tardo una hora.
    Entonces comencé a cantar la primera estrofa de “la hada y el mago” de Rata Blanca y cuando empecé el estribillo, el prisma comenzó a humear y ante mis ojos, unos apéndices negros se metieron en mi mano. Instintivamente lo intente apartar de mi, pero se incrusto en mi mano y luego unas marcas como las que le aparecieron a mi spinarak, invadieron mi cuerpo.
    Pensé por un momento que era muy mala la situación, pero no sentí nada feo… solo una sustancia calida y fresca que circulaba por mis venas. Sentía mis músculos relajados y mis sentidos se multiplicaron. Pude oír los aullidos, los susurros…
    Me levante y mire hacia las estrellas. Luego, pegue un salto enorme, uno que jamás había pegado, de dos o tres metros, me mantuve en el aire, y descendí lentamente como si mi cuerpo fuera hecho de plumas.
    Volví a acostarme, y en un arranque de locura –sana- alce mi mano y una pequeña luz emergió de ella. El prisma salio de mi cuerpo, dejándome mas liviano que antes, y mas energético. Aun así, decidí dormir.

    Al día siguiente fui a donde convergían todos aquellos entrenadores. Resulto ser que era para las inscripciones para los torneos de dobles, y se encontraban una gran cantidad de entrenadores, muchos solos que buscaban equipos.
    Un joven que venia de Johto –demasiado lejos- tenía un slowpoke, un dugtrio, un flaafy y un furret me ofreció batalla, por lo que acepte. Envió a su flaafy al frente, y yo hice lo mismo con Saeth.
    -Es raro tu spinarak-dijo el mientras me miraba- debe de ser un shiny ¿cierto?
    Yo sonreí.
    -si, lo es…-la gente se arremolino en torno a nosotros- pero será mejor que no ten confíes. Saeth es muy fuerte, así que da todo lo posible para no ser derrotado.

    Entonces un chico agarro una piedrita. Cuando cayera el suelo, comenzaría el combate. Expectativos, aguardamos la señal, y cuando toco el suelo, envié a Saeth a que le diera un picotazo. El flaafy cargo energía y lanzo un impactrueno a la orden de su entrenador.
    -Buen movimiento-dije- ahora, Saeth, dale con picadura venenosa.

    Saeth se acerco rápidamente, y mi oponente cargo con su pantalla de luz. No se enveneno y los efectos del ataque se atenuaron. Entonces, escuchamos una gran explosión.

    Un grupo de tres personas se paro en el edificio mirándonos desde el suelo. Uno tenia una capa de color añil y sus ojos resplandecían del mismo color. Su cabello era negro azulado, obviamente teñido, y parecía ser asiático.
    Un grupo de personas nos rodeo a todos los entrenadores. Iban vestidos con pañuelos de diferentes colores y todos portaban armas de filo como espadas, lanzas y alabardas. Todas ellas brillaban en muchos colores y nos juntaron a todos. Entonces, el individuo de añil dio un paso adelante.
    -Ya deben saber quien soy –dijo el- soy La Torre del Este, Shu Wong, del equipo prisma. No se hagan los héroes, ya saben que pasa. Y si lo hacen… no lo recordaran.
    Mando uno de sus hombres entre medio de nosotros, y saco a una chica de entre nosotros. Yo intente impedirlo, pero sentí un dolor en mi costado. Mi visión se volvió negra y caí hacia atrás. Uno de los secuaces prismas tenia su lanza ensangrentada y volvía a su lugar mientras su rostro no cambio de expresión.
    Caí y mi cuerpo se volvió pesado y frío… solo después pude escuchar algo de Wong.

    La oscuridad me tomo.

    ¿?: Eh… despierta.
    Facu: ¿quien…?
    ¿?: Vamos antes de que sea tarde.
    Facu: pero si he muerto.
    ¿?: No te rindas. Tú te has comprometido a cantar la melodía. No morirás hoy.
    Facu: ¿quien eres?
    ¿?: Soy Ha´virgere. El recuerdo del prisma que equilibra la noche, el ajustador de la luna.
    Facu: no te veo…
    Ha´virgere: claro que no… no tengo forma física ni etérea. Soy lo que ustedes crean de mí.
    Facu: no entiendo…
    Ha´virgere: levántate. Estas en tu universo propio y aquí podría pasar dos meses y afuera tan solo algunos segundos. Ahora levántate y pídeme algo.
    Facu: ¿vivir?
    Ha´virgere: no seas tonto. Estas vivo.
    Facu: ¿y que puedes hacer, memoria del prisma?
    Ha´vir: si quieres te puedo otorgar las memorias del usuario llamado Visor del futuro nocturno.
    Facu: ¿y para que me serviría?
    Ha´vir: Las memorias del visor del futuro nocturno incluyen un hechizo de vestidura llamado “Capa Negra”. Es eso lo que te puedo ofrecer por ahora hasta que mejores tu sincronía con el prisma.
    Facu: ¿y como hago?
    Ha´vir: canta la canción. Eso desatara un hechizo de armadura, es lo único que podes usar por ahora. Cuídate… em… ¿Cuál es tu nombre?
    Facu: soy Facundo Saracho…
    Ha´vir: no. No entiendo los nombres humanos. Si no lo sabes, invéntalo.
    Facu: OK… esta bien. Me llamo… “Distorsión de la luz, la Sombra”
    Ha´vir: interesante nombre… bien. Si me necesitas, solo cierra los ojos. Cuidate, Detractor de la luz.

    Facu: la canción… solo cantare el inicio… ¿no Ha´Virgere? para que no sea largo.

    Cuenta la historia de un mago
    que un día en su bosque encantado lloró.
    Porque a pesar de su magia
    no había podido encontrar el amor.
    La luna, su única amiga
    le daba fuerzas para soportar
    todo el dolor que sentía
    por culpa de su tan larga soledad.”



    Mi cuerpo se fundió en la sombra… luego la oscuridad que me rodeaba, desapareció. Yo mirando al cielo, y un montón de gente rodeándome… y la capa que me ataviaba, negra como la noche y etérea. Una capucha me cubría todo el rostro pero me permitía ver tan claro.

    La Torre del este me miro, pero solo unos segundos. Salte al edificio donde estaba siendo raptada la jovencita, y me plante al frente de su captor, cara a cara, solo unos segundos.
    Otro salto, y agarre a la chica entre mis brazos y salte. Corrí a una alta velocidad huyendo de los secuaces que envió cuando salio de su estupor.
    Un grupo de ocho personas me seguía con lanzas y espadas casi a mi velocidad, y acercándose como una manada de rapidash enloquecidos. Mire atrás, y cada vez mas estaban cerca mío.
    -¡Ha´virgere!- grite - ¡Ha´virgere, necesito algo para burlarlos o para atacar!
    Una voz me susurro en el oído.
    -No puedo ofrecerte nada… aun. No puedes física y mentalmente obtener más habilidades por ahora. Sin embargo, puedes usar un hechizo débil de ilusión.
    Intente esquivarlos entrando al bosque pero el peso de la chica (que ahora se había desmayado, no se por que) pero me seguía como houndours entrenados.
    -¡Dime que es y como lo hago, Ha´vir!
    - solo tienes que recitar el hechizo con las siguientes palabras, como si creyeras con eso e imaginarte a ti mismo que te desvaneces en el aire. Y luego di:
    “Sombras y niebla:
    Todos únanse y dispérsenme. Usen mi existencia y
    Sean yo”
    -No es complicado- dije- ¿pero que hará?
    - Creara una imagen detrás de ti; e inmediatamente, te hará invisible por unos quince segundos, pero no la podrás controlar así que sugiero que cuando lo hagas, busques un rincón con sombra y ocúltate allí.
    -Bien. Ha´vir, disculpa las molestias…

    Llegue hasta una parte donde el bosque se oscurecía por su alta densidad de follaje, y recite las palabras. No me di vuelta, aunque me di cuenta que funciono cuando vi que salía un humo de mi capa. Cambie mi trayectoria rápidamente y los segundos corrían.
    Había calculado diez segundos cuando me oculte entre las raíces grandes de un eterno árbol, mientras oía los gritos de furia de mis persecutores al enterarse de que huí.
    Espere bajo esas raíces respirando bajo, hasta que paso una hora y yo deje a la chica en el suelo. Mire, y como no había moros por la costa la saque y fue cuando me di cuenta que no traía mi mochila. Poca cosa.
    La acosté en el suelo y me arrodille ante ella para ver si estaba bien, así que apoye mi oído en su pecho y pude ver que estaba bien.

    -De todo un poco: incluyo la descripción grafica de ella: era bajita y flaca (tiene algo de carne, pero su pansita no era flácida lo que indicaba que hacia ejercicio cada tanto. Su cabello era corto y despeinado aunque lacio. Sus ojos, de un color marrón claro y su nariz pequeña la hacían bella. Vestía ropa de marca y su piel era blanca levemente tostada, llevaba una riñonera atada de manera floja en su cintura moderadamente marcada.

    Continuando, ella despertó al rato y se asusto al verme, adquiriendo una posición defensiva de Taek-won-do. Yo me aleje un poco pero sin quitarle la vista. Así nos quedamos un rato, hasta que me di vuelta y me aleje.
    -¡Espera!-dijo ella- ¿Quién eres?
    Yo me detuve. No quería darle mi verdadera identidad, así que me presente.
    -Me llamo… digo soy el “Distorsionador de la luz, la sombra…”
    -No- dijo ella con un tono interrogatorio- ese no es tu verdadero nombre. ¿Eres del Team Prisma?
    -No- dije- pero tengo algo que también quieren ellos, así que debo de ser un enemigo, si no me equivoco.

    Ella me miro y luego sus piernas flaquearon y yo fui y la agarre de la cintura. La senté sobre un tronco y la mire. Los pequeños rayos de luz que atravesaban el bosque se reflejaron en sus ojos.
    -Ven- le dije finalmente- te acercare hasta la ruta, creo que es al norte. Allí nos separaremos.

    Caminamos entre el bosque hacia el norte. Algunos pokemon se asomaban de ves en cuando, hasta que salimos de las penumbras del bosque. Lo malo, es que en cuanto la luz me toco, me sentí débil y mi capa negra desapareció, y la chica finalmente me miro.
    -Tu juego de ocultarme tu identidad se ha acabado, señor misterio.-dijo con una sonrisa- ahora… ¿me dirás tu nombre?
    -No- le dije con una sonrisa- dime el tuyo primero.
    Ella me miro sorprendida y frustrada. Seguro pensó que era un juego mío, así que aguarde sentado en el piso. Finalmente ella se acerco a mí, y me pego un puñetazo en la cabeza.
    -Ay- dije- esta loca
    Ella sonrió y se coloco de cuclillas frente a mí.
    -No, tú eres el loco. Me rescatas de esos fanáticos y luego te vas sin ningún problema. Ah… y también vives dentro de una roca, pues yo soy alguien muy reconocida aquí en esta región.-ella se paro frente mío y se irguió- mi nombre es Alejandra Gina Bousier, hija de uno de los mega magnates mas poderosos de todo Rijon ¡y no te das cuenta!

    Yo había oído en la tele ese apellido. Por eso me sonaba y ya cuadraba todo, desde su ropa cara y el intento de secuestro… pero aun así sonreí.
    -Me gusta tu nombre- le dije para intentar desviar su atención- ahora te sugiero que vayas a tu hogar de cinco estrellas, pues ellos si te buscan, por algo es… ah. Y no te diré mi nombre. ¡Adiós!

    Agarre una de mis pokeball y aun no recuerdo como ni cuando fue que los guarde. Saque a Shana, me subí sobre su lomo y huí montado de ella. Escuche un grito de ella, pero me retire.
    Desgraciadamente, el día de hoy perdí mi mochila que tenia el poketch que me dio mi amigo el profesor. Abrí mi bolso en el que guardo las cosas importantes y solo tenia mi documento, el sobre que debía entregar, las pokeball y mis pokemon, algo de dinero (muy poco) y unas mentas. Ah, y también perdí mi credencial de entrenador lo que era mas peor. Vaya mala suerte.
    Decidí no ir a Lile, por lo que seguí al sur, hasta llegar a un pequeño pueblo, donde pase las noches en una pensión que atendían unos agradables viejitos y mirando la tele a la hora de comer, casi escupo todo el contenido.
    Me habían filmado… y para colmo, Estaba siendo entrevistada Gina, que tenia en una de sus manos mi CREDENCIAL DE ENTRENADOR. Debía de habérmelo sacado cuando fingió ese desmayo.

    Continuara…
     
  13.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Top comentarista

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,752
    Puntos en trofeos:
    411
    Pluma de
    Escritor
    @___@

    Hombre, la historia está bien... hay acción de la buena y aventura, pero... pero creo que todo está yendo muy de prisa... no sé, es como si todo avanzara a la velocidad de la luz. En un solo episodio ya pasaron muchísimas cosas.

    Me quedaron varias interrogantes, pero son tantas que no sé por dónde empezar >.<

    Te recomiendo vayas más despacio... ese es el único "fallo"
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página