1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...

Tema en 'Crepúsculo' iniciado por Holly Chantel, 3 Marzo 2012.

Cargando...
  1.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    254
    Mediodía
    “La vida nos sonríe, dándonos la oportunidad de ser felices”

    Prefacio
    Los sueños más caóticos de mi lejana pero existente vida humana se habían convertido reales. Ya con anterioridad había sentido esa sensación de soledad, de incontrolable tristeza; y era increíble que los responsables de dicho sentimiento fueran los mismos.

    Lejos de la felicidad recordaba la pesadilla que estaba viviendo, no podía creer los acontecimientos que habían pasado en las últimas veinticuatro horas de mi vida, veinticuatro horas en la que había dejado atrás todo por lo que había luchado en estos seis años de inmortalidad.

    ¿Estaba huyendo de mis problemas? Parecía que lo hacia...

    Pero quedarme con ellos parecía el acto más egoísta de mi existencia, jamás me iba a perdonar el condenar a mis amados a muerte. Había aceptado la realidad del destino hacia mucho, si este me mandaba una nueva aventura… iba a tener que aceptarla a regañadientes.

    Irme, sí, eso era lo mejor. Alice lo había visto, y yo nunca apostaría en contra de ella, si nos quedábamos, lo más probable es que todos terminemos muertos.

    Sí. Lo mejor será irnos…alejarnos para que nuestra familia pueda vivir feliz y tranquila sin riesgos los cuales nosotras podríamos causarles.
     
    • Me gusta Me gusta x 10
  2.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Pues espero que les guste! Soy nueva y la verdad me da un poco de nervios publicar una historia! Si les agrada seguiré subiendo los capitulos... esta historia ya está acabada así que no la abandonaré (:

    Además será algo larga, espero que sea de su agrado. Gracias por adelantado :D
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  3.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Muchas gracias Haylie! Y muchas gracias a Sophia y Beethoven por likear también! Me alegra mucho que les haya gustado :D Ahora mismo colgaré el primer capitulo.
     
  4.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    2212
    Capitulo Uno.
    Visitas
    Bella Cullen Swan

    El cálido sol de la mañana abrazaba la piel desnuda de mi espalda. El granito destellaba brillo que se reflejaba en el techo de la habitación, mi habitación. Aquel había sido el detalle más peculiar de mi inmortalidad…lo disfrutaba casi tanto como el hecho de ser prácticamente indestructible. Giré el torso hacia la ventana y alcé la palma de la mano observando cómo los destellos bailaban en las paredes conforme iba moviendo mis dedos. Ya era de mañana y no faltaba mucho para que Edward me levantara de mi sitio feliz.


    Giré hacia el otro lado de la cama encontrándola vacía, arrugué el ceño, normalmente mi esposo se tomaba la molestia de avisarme antes de ir a casa. Me reincorporé del mueble y estiré innecesariamente mis piernas; había decidido continuar con mis costumbres humanas aunque a la mayoría de mis hermanos les parecíera absurdo, había jurado en varias ocasiones hasta querer ir al baño…pero nunca me había atrevido a compartir aquel pensamiento con alguien más, ni con Edward. Podía imaginarme a Emmett bromear sobre el asunto ¡Qué tormentoso podía llegar a resultar!

    Mi teléfono empezó a vibrar en la habitación de al lado. Tomé las sábanas de la cama y me las amarré en el torso en caso de que Renesmee siguiera durmiendo o Jacob hubiera llegado temprano. Miré las claras luces resplandecientes y vi que era un mensaje de Jacob.

    Voy atrasado, dile a Nessie que estaré en una hora por allá.

    Arrugué el rostro. Aún no terminaba de acostumbrarme al comportamiento posesivo de mi mejor amigo. ¿Qué hora era? Marqué el botón rojo para ver la hora, pero mis ojos se enfocaron más en la línea que acostumbrara estar debajo del reloj.

    ¡Oh!

    Mis piernas quisieron flanquearse en ese momento, me recorrió un escalofrío por la espalda. No como cuando era humana, era solo un… un presentimiento. Mi cabeza estaba hecha un lío, supe cómo reaccionar. Cientos de pensamientos me cruzaron la cabeza, mil sentimientos e infinitas razones para la preocupación que envolvió mi cuerpo y mente.

    Arrastré mis pies en dirección a la habitación y me senté en el borde de la cama mirando hacia la nada. ¿Tanto había pasado? No podía creerlo. Ya eran alrededor de cuatro los años que habían pasado desde la tormentosa batalla a la que nos abríamos enfrentado mi familia y yo, una lucha en la cual se podría decir, ganamos. Habían pasado tres años desde mi boda con Edward, tres años desde mi increíble luna de miel, tres años desde el asombroso nacimiento de mi hija. Mi adorada Renesmee.

    Y no podía quejarme ya que habían sido los mejores años de toda mi existencia; después de todo no nos habíamos movido de Forks ya que aquí nos encontrábamos cerca a los seres que más amábamos.

    Sonreí a mis pensamientos, -nos encontrábamos-, amaba la naturaleza con la que podía decía que yo y Edward éramos uno solo. Si bien hacía mucho que lo éramos me encantaba la sensación de pertenencia que aquello representaba. Él y Renesmee eran todo mi ser, lo que me impulsaba a seguir adelante, mi razón de existir.

    Si bien su metabolismo no había terminado de desarrollarse su contextura ya podía ser considerada como el de una adolescente de quince años. Mi hija era la niña más hermosa que conocía, podía ver tanto de Edward en ella que casi me maravillaba lo poco que podía parecerse a mí… aunque Edward alegara que éramos casi iguales en todo. ¿Pero como yo iba a semejarme a tal preciosidad? Los únicos atisbos de similitud que tenía a Renesmee eran sus carnosos pero ligeramente desproporcionados labios, aunque en ella aquello se veía tierno, en mí era simplemente un defecto más. Y claro, estaba el color de sus ojos de un tono achocolatado, iguales a los míos cuando aún permanecía siendo humana.

    Sin embargo no podía decir lo mismo de su forma de ser ya que el hecho de haberse visto criada por vampiros le había hecho creer que el peligro era algo insignificante para ella. Solo por aquello me aliviaba el hecho de que Jacob siempre estuviera allí para cuidarla ya que ella no parecía ser consciente de la mayoría de sus actos.

    Unos labios me peinaron el cuello, pero mi cuerpo se apartó casi de manera instantánea. Me había tomado totalmente desprevenida.

    ¿Pasa algo, Bella?

    Miré a mi esposo y relajé mi guardia. El sabía que cuando me hundía en mis pensamientos solía ignorar todos los sonidos del exterior, hasta había permitido a Emmett bromear al respecto. Cuando haya un cataclismo en el planeta podríamos intentar entrar en esas lagunas mentales que Bella tiene y aceptar nuestra muerte por lo menos pensando en cosas felices ¿No creen, familia?

    Muy cómico hermanito.

    —Qué va…—Volví a caminar hacia la cama y le besé nerviosa— Me has vuelto a pillar desprevenida.

    Podía sentir el desconfiar de él en su caricia. No había podido mentirle jamás como humana, no sé por qué había guardado la esperanza de poder hacerlo en mi nueva naturaleza.

    ―No tan aprisa—Bufé para mí misma. Definitivamente no había cambiado—Algo va mal.

    ―…― Me mordí el labio inferior dudosa, no quería malograrle el ánimo, pero me preocupaba que aquello podría ser importante― Nada, es tan solo que… ¿Acaso tienes idea del día que es hoy?

    Me observó por unos segundos, sus ojos color topacio irradiaban belleza, un descontrol demasiado atrayente pero a la vez, preocupado.

    ―Me parece que es cinco de Febrero― susurró con una sonrisa de lado a lado ― ¿Estas preocupada por la fecha? ¿O acaso me he olvidado algún aniversario?

    Parecía divertido, quise sonreírle y decirle que todo estaba bien. Pero los ojos rojos de los asesinos que recordaba me advirtieron de que este no era un asunto de broma.

    ― No es posible que estés así de tranquilo…―murmuré mientras escondía mi rostro entre su cuello ―No teniendo en cuenta de que falta un mes para que las sanguijuelas vuelvan por aquí.

    Escuché como una leve risa se escapaba de sus labios. Gruñí

    ―Puedes estar tranquila, amor. Sé muy bien que día es hoy, pero tú misma lo dijiste, ya han pasado tres ocasiones en las que Nessie ha percibido la visita de los Vulturis― sentí como una de sus manos se escabullía entre las sábanas y tomaba mi cintura con suavidad― Además sabes que tendremos refuerzos con el clan de Zafrina.

    Le miré por unos segundos, pero al sentir como el estomago empezaba a cosquillearme por la intensidad de su mirada deje que creyera que lo dejaría pasar. No tenía ganas de pelear con Edward, pero no entendía como podía tener tanta serenidad frente al tema.

    Los Vulturis iban a realizar su visita anual para asegurarse de que el crecimiento de Nessie sea el acordado. Aunque para mí solo buscaban una escusa para ver si nuestro aquelarre no tenía nuevos integrantes. Esta idea les asustaba considerablemente ya que éramos el segundo aquelarre más grande y poderoso del mundo, después de ellos.

    Las manos de Edward juguetearon en mi espalda hasta ir descendiendo más abajo por mis caderas. Di un salto sobre el mueble y terminé tumbándolo con mi cuerpo sobre el suyo. Rompió las sábanas que aún cubrían mi cuerpo y me empezó a besar el cuello. Mis manos se hicieron puños al lado de su cabeza, pero mi cerebro me mandaba una alerta, como una pequeña y casi imperceptible lucecita que saltaba diciéndome ahora no.

    ―Renesmee―Jadeé sobre su boca. Quise hacerme a un lado pero sus piernas apresaron las mías en afán de impedir mi huída.

    ―Vamos, ella tiene al chucho. Estoy segura que no nos extraña ni un poquito.

    Quise hacer un mohín porque sabía que aquello era cierto, pero Jacob no estaba en casa. Aquella idea poco importaba en realidad, pero necesitaba que mi cerebro se atara a cualquier hilo de pensamiento que me hiciera actuar con la cordura de una madre.

    Le besé nuevamente, ahora con más dulzura que con deseo. Y dejé que mis piernas se deslizaran por las suyas.

    ―Eres un martirio Bella Cullen, en serio lo digo. ―Farfulló malhumorado― Qué va, en la noche no te vas a deshacer de mi tan fácil.

    ―Sabía que llegaría el día en el que me pagarías todas esas noches que pasábamos en casa de Charlie. Ahora sabes mi impotencia.

    Caminé hacia el enorme armario que Alice me había equipado hacia años –aunque en realidad continuaba comprando por mí, ya que no se fiaba de mi gusto por las prendas- y traté de buscar algo que vestir. Caminé entre los estantes encontrándome con seda, seda y más seda. Rosa, verde, amarillo patito…

    Se me hacia tan difícil encontrar colores que combinar con toda la ropa que me había puesto Alice en los estantes de la habitación, había tratado de memorizarlos, esperando que con el pasar del tiempo alcanzara a acostumbrarme, pero toda intensión era inútil. Cada vez que buscaba algo de algodón terminaba encontrando una innecesaria seda.

    Edward entró segundos después que yo. Abrió dos cajones de la repisa de abajo y sacó unos pantalones caqui y una camisa blanca a botones. Miró como continuaba desnuda al otro lado del armario y sonrió, le saqué la lengua mientras volvía a adentrarme entre los estantes…aquello podía demorar.

    En menos de un parpadeo una playera y unos jeans oscuros aparecieron frente a mi rostro.

    ―Ya estaba por encontrarlos, pero gracias― le agradecí, inclinando mis labios hacia los suyos. Pero me aparto con una sonrisa en la cara, esa sonrisa torcida que si yo siguiera siendo humana haría que mi corazón batallara para salir de mi pecho.

    ―Bella, no me hagas esto tan difícil, ya tendremos tiempo para nosotros en la noche ¿De acuerdo?

    Refunfuñé para mi interior, pero afirmé con la cabeza tendiéndole una de mis manos. Me sonrió ampliamente y tomó la mía trazando cariñosos círculos en la palma de ella. Me guiñó el ojo discretamente y salimos disparados a la casa de mi familia, a mi casa. Esa idea me hiso soltar una risita de felicidad que sabía que Edward notaria.

    ― ¿Me quieres contar el chiste? ―Me pregunto sonriendo, la fuerte brisa que chocaba contra nuestros rostros no parecía distorsionar en lo absoluto su voz.

    ―Me estaba preguntando cuando Alice nos devolverá a nuestra hija― dije tratando de cambiar de tema, aquello no era una mentira del todo― Ya lleva más de cinco días durmiendo con ella en su alcoba y me parece que a Jasper aquello no le gusta ni una pizca.

    Edward soltó una risotada

    Me parece que se lo pasan genial― exclamó señalando su sien derecho dos veces―Para Renesmee son fiestecillas diarias, y Jasper a llegado a dejarse usar como modelo de ropas masculinas en su última línea de modas.

    Cuando llegamos al rio sentí como Edward fue reduciendo la velocidad, sonreí para mis adentros. Solté su mano precipitadamente y tomé impulso al momento de saltar. Era como volar, podía sentirlo en mi extremidades y hasta podía atreverme decir, en mi alma. Mi fuerza neófita estaba disminuyendo a montones, y Emmett se aprovecharía de eso si no cuidaba mis espaldas.

    Cuando aterricé sobre el césped de la casa escuché como tres risas resonaron dentro de la casa. Me agazapé en forma defensiva, no logré reconocerlas ¿Era acaso posible que nuestros asesinos adelantaran su visita? ¿Arremeterían ahora?

    Una mano me palmeó suavemente los hombros

    ―Tranquila Bella, es Zafrina, Senna y Kachiri, nos han ganado por un pelo.

    Eso me tranquilizo, pero un nuevo sentimiento se adueño de mí, la impaciencia, las ansias que tenía por saludar a Zafrina eran infinitas ya que no la había visto desde aquella victoriosa batalla.
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  5.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Uy ! Se quedó muy emocionante ! :D
    A ver con que ahora salen los Vulturi, nunca han sido seres de fiar.
    Me encantó como narras los dialogos, las acciones, los sentimientos !
    Quiero saber mas amiga !!! :p Quiero saber que es de Nessie y Jacob.

    Kiss !! ;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    2163
    Muchas gracias chicas, que monas que son! Aquí va el segundo capi, dedicado a ustedes. Esta historia es algo diferente.. ¡Pero no se asusten! Más adelante les explicaré :)


    Capitulo Dos.
    ¿Triangulo?

    ― ¡Bella, Edward! ¡Qué gusto! Siguen igual de radiantes como siempre.

    Una enorme sonrisa ocupo gran parte del rostro de la vampira al momento de vernos traspasar el lumbral de la casa. Una chispa de seguridad inundó mi ser, por alguna razón me sentía mucho más tranquila rodeada de esas tres corpulentas y amables vampiras. Aunque probablemente su fuerza fuera la misma que la mía me proporcionaron más seguridad.

    ― ¿Por eso lo llaman inmortalidad, no?

    Y esa tranquilidad se esfumó.

    ―No se preocupen que saco al animal a pasear― reprochó Rosalie mientras entraba en la habitación, amarrándose la cabellera en una coleta baja

    ―¿Jake qué haces aquí? ―Pregunté― Creí que llegarías tarde.

    ―Yo también… pero Billy me ha librado de su silla antes y he venido corriendo―Arrugó la nariz y tiró su cabeza hacia atrás― Pero lo único que le logrado es encontrarme con nuevos pestilentes olores exóticos.

    Vi como las tres vampiras alzaban las cejas de resignación, no eran los primeros que reaccionaban de ese modo al ver a Jacob ser… Jacob. Se lo había preguntado a Edward y me había comentado que pensaban en el inoportuno y maleducado comportamiento que tenía, considerando ya el hecho de que no debía venir aquí. Pero que podíamos hacer, así era él.

    ― Jake… ― intervino Edward. El aludido dejó caer su mejilla hacia otro lado en son de reproche mientras Rose se arrimaba las mangas, queriendo propinarle un buen golpe en el rostro― Sabes que Zafrina, Senna y Kachiri son grandes amigas de la familia. Además le proporcionarán a Nessie una seguridad imprescindible ¿Acaso eso no es mejor?

    El lobo soltó un bufido.

    ― Insisto en que no hay peligro si toda la manada los acompaña en el “examen” ― desvió su mirada hacia el piso, me pareció notar como sus mejillas adoptaban una tonalidad rosada― Además…No me gustan las visitas que le hacen a Nessie. Ese tal Nahuel―Dio un respingo―Me saca de mis casillas.

    Mis ojos se alzaron y busqué el rostro de mi esposo

    ― ¿Nahuel esta aquí?

    ―Si―Gruño Jake mientras cruzaba sus brazos sobre su pecho. Pude notar como sus manos empezaron a temblarle bajo ellos ―llegó hace un par de horas, en la madrugada según Sam. Maldito insecto, ni siquiera dejó que la niña durmiera bien.

    Era notorio el desagrado que sentía por Nahuel, pero restando los no-oportunos comentarios de Jacob, el muchacho parecía una gran persona, digna de llamarse héroe después de salvarnos el pellejo en la última batalla con los Vulturis. Si no hubiera sido por el testimonio que ofreció no seguiríamos vivos en este instante.
    Renesmee había hecho grandes amistades después de aquel encuentro. Se había ganado el corazón de todos los testigos, bueno… casi todos, pero tenía relaciones muy intensas con el aquelarre de Tanya y con el de Zafrina. Siempre recibíamos visitas de muchos nómades, a Carlisle no le molestaba hacer de su casa un hotel ya que le encantaba estar en contacto con sus amistades ahora más que nunca.

    Pero ninguna se podía comparar con la amistad que tenia Renesmee con Nahuel, para ella él era el héroe más grande que podría existir, nunca alcanzaría decirle tantas “gracias” por todo lo que hizo. Para ella, le devolvió la felicidad, le devolvió a sus seres queridos, le devolvió a su familia.

    Era obvio que esta actitud tan cariñosa y amable de Nessie hacia Nahuel incomodaba mucho a Jacob. Son sanos celos, me había dicho Edward. Pero yo sabía que aquellos celos iban a llegar a un límite en donde más de una complicación podría darse.

    ― ¿Y dónde están? ―Insistí

    Las tres vampiras miraron a Jacob mientras él se acomodaba en el mueble de la sala con los tobillos cruzados. Tomó el control remoto de la mesa y empezó a hacer zapping.

    ―Salieron a cazar, Nahuel le está enseñando como identificar a las mejores presas.―Me susurró Edward.

    Un estruendo sonó desde la esquina en donde estaba Jacob. El control de sus manos ahora eran pequeños pedazos de cables en el suelo.

    ―Estupendo, ahora me roba el papel de maestro de caza esa sanguijuela.

    Caminé hacia su dirección.

    ― Me sorprende que no los acompañes

    — ¡Bah! Se supone que iría con ellos, pero al parecer no han tenido intensión de esperarme. Supongo que Nessie se olvidó de decirme aquello.

    Rosalie empezó a reírse con mucha fuerza, noté como Edward le reprochaba con la mirada.

    ― ¿Qué es tan gracioso?― Chasqueó Jake

    ― ¿No aceptas competencia, cachorrito?― respondió con una sonrisa de oreja a oreja― ¿Te preocupa que ella elija a Nahuel envés de a ti? ¡Ja! No me sorprendería si lo hace.

    Cerré los ojos en reflejo a las palabras de mi hermana, un dejavu me rodeó los pensamientos de la cabeza.

    “¿Qué, Edward no acepta un poco de competencia”

    Aquello ya había ocurrido.

    ― ¡Te vas a arrepentir de decir eso!― Gritó Jacob. Dio grandes zancadas hacia la vampira, pero Rose no se movió, es más, parecía divertida… había querido enojar a Jake y lo había conseguido.

    Sin embargo todos se detuvieron cuando Zafrina inmovilizó a Jacob.

    ―Gracias― Dije dirigiéndome hacia ella.

    ― ¡Sí! ¡Gracias! por darle la oportunidad de vivir a la rubiecita, ahora ¡Sácame esta tonta ilusión!

    Cuando Zafrina bajó las manos, los ojos perdidos de Jake parpadearon confusos, sus dientes se alzaron y sus ojos se clavaron sobre el rostro de Rosalie, la cual aún le esperaba ansiosa. Una sonrisa le tentaba a atacarle, pero Jacob resopló y salió a tropezones de la casa.

    ―Lamento que tengan que pasar por esto―Se disculpó Edward.

    ―No hay problema, un poco de drama familiar nunca hace daño―Rió Zafrina.

    Miré los ojos resplandecientes de nuestras invitadas. Aquello no había sido solo una broma, sino un planteamiento de los hechos futuros ¿Realmente Jacob podría haber perdido los estribos por aquel comentario?

    Nunca te metas con la impronta de alguien―Me había comentado Seth un sinfín de oportunidades― Es en serio.

    ―Iré a hablar con Jacob―Susurré― Sería buena idea que le avisaran a Carlisle y el resto que han llegado. Me sorprende que no bajaran a recibirles.

    ―Seguro.

    Caminé hacia la puerta del porche escuchando como el corazón de Jacob palpitaba con furor. Su respiración seguía agitada, pero sus manos ya estaban relajadas lo cual significaba que el enojo estaba controlado.

    ―¿Quieres hablar de algo?

    Mostró una sonrisa amarga en sus facciones, un insulto a su sonrisa habitual.

    ― Oh, claro que no, todo anda de pelos. No hay nada que me preocupe, mamá.

    Reí ante su ironía y tomé asiento a su lado. Apoyé mi cabeza sobre su hombro ardiente hasta que recordé lo poco que le gustaba el contacto con la piel de un vampiro. Sin embargo, al notar mi alejamiento soltó un gruñido y me tomó de la mano. Su tacto ardía, pero no me importó.

    ― Si fuera tu madre diría. Cielo, ¿Quieres hablar con tu padre al respecto?

    Su vista continuó entre los arbustos, ni siquiera hubo un atisbo de humor en sus facciones.

    ―Gran chiste, me hubiera reído en otras circunstancias.

    A mi misma me sorprendía la decisión que había tomado Renesmee al ignorar a Jake en su salida a cazar. Hace un par de años era yo la que sufría al ver como se amaban mutuamente. Pensaba que él me robaría el papel de madre, pero él estaba creando su propio papel; el de una futura y protectora pareja. Nessie estaba al tanto de la imprimación y de toda ley licantropía, sabía que su futuro estaba entrelazado con el de Jacob desde que él se imprimó de ella, pero no había ninguna ley que impedía que ella no esté con él y que elija a otro. La ley decía “Él la amara hasta el final de sus vidas”, pero no decía “Ellos se amaran…”.

    ― Jacob, tu sabes que la intensión de Renesmee no fue la que piensa Rosalie, tu sabes que ella te quiere.

    ―Ya se, ya se…pero― Se cubrió los ojos con las manos― lo que me preocupa es como y cuanto lo quiera a él. Yo sé que no se puedo obligar a Renesmee a corresponder mis sentimientos, aunque yo me haya imprimado de ella, y la haya cuidado, le haya protegido, la haya alimentado de bebé…―Estaba dispuesto a enumerar una lista de favores a Renesmee, increíble―… ¡Bah! Pero eso no importa porque ella se va a quedar con su héroe, su todo, su alma gemela.

    ― ¿Alma Gemela?

    ― Nessie y tú se parecen en más de lo que piensas―Sus mejillas adoptaron un color escarlata de lo más adorable―ella también habla dormida.

    ¡Imposible! ¡Le había visto descansar en mis brazos durante meses! Nunca había dicho algo mientras soñaba, el peor defecto del universo… el que yo estaba feliz de haber dejado en mi vida humana. Para Edward era fascinante porque era la única opción que tenía para saber qué era lo que estaba pasando por mi cabeza, pero a mí me parecía muy vergonzoso no poder controlar las palabras que decía mientras estoy inconsciente.

    Aunque hacia días que no dormía en casa.

    ― No me sorprende ― le mentí. Jacob me sonrió burlonamente e hizo ademán de no importarle mi respuesta

    ―Cuando se quedo dormida en el sofá conmigo, empezó a decir palabras sin sentido, pero me emocione al escuchar mi nombre varias veces―Bajó sus ojos a sus pies― Aunque entonces dijo Nahuel y fue como si me tiraran un pelotazo en es estomago, después empezó a decir, “mi vida te la doy” y bla, bla, bla.

    Dejó que su espalda cayera hacia atrás sobre el suelo, los rayos solares le impactaron sobre el rostro haciendo que cerrara los ojos y se lo cubriera con el brazo.

    ―Jacob, sabes que eres su alma gemela, ella también, no veo el problema

    ― ¡El problema es él!, ― Dio un puñetazo sobre el suelo― No había llegado a odiar tanto a una persona, bueno mejor dicho a un chupasangre, desde...

    Se mordió el labio y me miró de soslayo. A lo lejos, ambos percibimos un par de pisadas extrañamente sincronizadas y dos voces como en sintonía.

    ―Bueno esa es mi partida, no quiero hacer mal tercio―Se puso de pie a regañadientes y con los hombros caídos, en verdad se sentía muy herido―Además, Sam sufre enseñando a nuevos críos para la manada, Billy piensa que sería mejor si les explican un par de años antes a los futuros integrantes.

    ―Jacob no es necesario, sabes que siempre eres bienvenido en casa.

    ― Solo dile a Renesmee que me llame cuando quiera que regrese―Una media sonrisa se asomó por la comisura de su boca―La verdad, espero que sea pronto ¿Sabes?, aunque sea un licántropo, soy tan o más impaciente que un humano.

    Asentí con la cabeza.


    Un chasquido me llamó la atención a espaldas mía, volteé hacia la casa para ver si Edward nos estaba vigilando pero al no percibir nada, giré mi mirada nuevamente en Jacob.

    ― ¿Jake?

    Pero ya no había nadie.
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  7.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Uy uy uy celos!
    Pobre pobre de Jacob.
    No creo lo que él piensa en que Nessie este interesada por Nahuela.... Ahhhhhh ! Por lo menos eso espero!
    Me hizo reír este capitulo, muy bueno amiga! Me gusta como escribes, sigue así. Espero conti, porque la historia me gusta como va! Wiiiiiiii !!!

    Kiss ^.^
     
  8.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    2491
    Capitulo 3
    Familia

    En ese instante dos brazos me sujetaron la cintura obligándome darme la vuelta.

    ― Lo lamento, es realmente difícil estar lejos de ti aunque sea por tan solo un par de minutos.

    Puse mi cabeza en su pecho en modo de respuesta. Estaba frustrada frente a lo que estaba pasando, no sabía mucho a donde iban a llegar los acontecimientos si todo continuaba como ahora. Solo sabía que mi mejor amigo estaba pasando un mal momento a costas de la felicidad de mi hija, una felicidad al lado de otro.

    ― Siento lo de Rose, ¿Fue muy inadecuado, no?

    ― No sé qué hacer. Le he prometido que hablare con Renesmee, pero no puedo obligarla a elegirle.

    Edward tomó mi barbilla y besó la coronilla de mi rostro.

    ―Tranquila amor, ya imaginábamos que Renesmee tendría admiradores― Me distrajo ― además, yo sé...

    ― Oh sí, claro que sabes…― le interrumpí, soltó una risa entre dientes.

    ―Supongo que no es una sorpresa, teniendo al padre más guapo de todo el mundo.

    ― Y con la madre más…

    Su cuerpo se tensó y sus manos se convirtieron en puños alrededor de mi cintura.

    ― ¿Edward? ¿Qué pasa?― Busqué sus ojos, pero su mirada iba directo al bosque― ¿Es Nessie?

    Entornó los ojos a mi rostro, sonriéndome con tristeza.

    ― No, es Jacob. Realmente está angustiado por el tema, más de lo que hubiera pensado. He de hablar también con él, aunque probablemente solo me logre ganar un par de golpes de su parte. Si eso le ha de ayudar está bien supongo.

    Me beso rápidamente los labios y salió disparado hacia el bosque.


    Quedé totalmente estática por algunos segundos, observé a mi alrededor los árboles que me acompañaban y escuché los sonidos de las pisadas de Edward, poco a poco todo fue silencioso. Suspiré decidida, iba a explicarle a Nessie las cosas como eran, sin rodeos o puntos muertos. Pero primero necesitaba la ayuda de mis hermanas.

    ―Lo único que vas a conseguir con todo esto es confundirla más―Exclamó Alice, su rostro seguía mostrando la sorpresa que sintió al escuchar lo que le había dicho de sopetón―Los dos forman gran papel en su vida y sería muy difícil que la hagas elegir.

    Sopesé la idea. No quería que eliminara a uno de su vida personal, era su madre no su dueña. Sin embargo parecía no existir un punto intermedio entre ambos chicos.

    ―¿A ti te hubiera gustado que te hubieran hecho elegir entre Jacob y Edward hace tres años? ―Dijo Rose

    ―Rose

    ―No Alice, no podemos permitir que le haga esto a Renesmee, le rompería el corazón. Sin contar que lo más probable es que ella no se da cuenta de lo que está causando en el corazón del lobo, si llega a enterarse de los sentimientos que sufre se sentirá mal.

    Me daban muchas ganar de contestarles, pero no podía emitir ni pensar ninguna palabra en ese momento. Era algo que Edward se había dado cuenta hace un rato, algo que era muy obvio para todos menos para mí hasta ahora. Esto había pasado antes, solo habían cambiado un poco los roles, cuando Jacob me decía que Renesmee se parecía más de lo que creía a mí no estaba exagerando.


    Paso un minuto para que pudiera emitir algún sonido de mi boca, mientras pensaba en lo estúpida que había sino en no darme cuenta escuchaba que Alice hablaba con Rosalie.

    ―Rose ¿Para qué se lo dices?, Edward se va a enfadar cuando se dé cuenta de ello.

    ―Él sabrá que era necesario que lo supiera, además no iba a faltar tiempo para que se enterara ella misma, no es tan estúpida.

    Hice una mueca, pero ninguna de ellas me miró.Tenía que hallar la manera de escuchar lo que le diría a Jacob.

    ―No podría hacerle eso a Ness― Susurré con la vista en Rose, Alice me conocía lo suficiente como para saber que ocultaba algo ― Tengo que realizar algunos pendientes, no le digan nada a Renesmee hasta que vuelva ¿De acuerdo?

    Las dos asintieron al mismo instante, tenían una expresión confusa, pero con un toque de satisfacción.

    Salí disparada hacia la puerta, no miré ni a Zafrina la cual charlaba junto a Carlisle en el vestíbulo ó a Emmett y Jazz los cuales luchaban en el patio trasero.

    ―Podrían estar en cualquier parte― me dije para mí misma en cuanto estuve dentro del bosque― Primero, hasta el límite del tratado.

    No fui por mi coche, tal vez se podrían encontrar camino a alguna parte del boscaje, era obvio que el rastreo no era mi fuerte, pero desde que deje que Emmett me ganaba en las vencidas, este me estaba ayudando a perfeccionarlo. Se me dio fácil encontrar el olor de Jacob, realmente se me hacía difícil creer como en mi vida humana encontraba su olor agradable, en la actualidad era uno de los olores mas pestilentes que había percibido, pero había logrado acostumbrarme.

    Se dirigía directo a la Push, pude percibir el fluido de Edward no muy lejos de esa posición, estaban muy cerca. Empecé a disminuir mi velocidad conforme el olor se fue intensificando llegando al punto de hacer que me detuviera, podía escuchar un par de voces conocidas a lo lejos. Sabía que Edward al verme ahí interrumpiría su charla con Jacob, así que empecé a adentrarme más en el bosque con mucha cautela, como si estuviera cazando. Al percibir las dos figuras conocidas me trepe a un árbol con sumo cuidado. Las lecciones de campismo de Jasper y Emmett al fin habían servido…, luego se los agradeceré pensé.

    ― Edward, ambos sabemos la realidad de la situación ―Masculló Jake― Repetición, repetición…―chasqueó la lengua― no sufrí gracias a Renesmee, pero ahora, no sé si podría soportarlo.

    Edward suspiró

    ―Jacob, ¿Acaso crees que Bella te hubiera dejado de amar si se hubiera quedado conmigo sin Ness? Jamás, nunca lo hubiera hecho.

    ― Ella y yo seriamos amigos, pero no llegaríamos a ser algo más aunque lo hubiera deseado. Edward, yo sé cuáles serán los roles esta vez. Nahuel serás tú, Renesmee será Bella y Jacob será Jacob. Y si mal no recuerdo Jacob pierde.

    Yo sabía que mi final feliz sería con Edward desde el principio. Sabía que estaría con él toda la eternidad, pero en esos días en los que nuestro triangulo amoroso parecía indestructible siempre me preguntaba cuál sería el final feliz de Jacob. Aquello no me entraba en la cabeza, ¿Un nuevo triangulo amoroso?, y si era como Jacob pensaba ¿Acaso él nunca tendrían un final feliz?

    ― Te aseguro que Nessie te quiere, como padre lo sé―Quise entornar los ojos, como si el hecho de leerle la mente no ayudara en lo absoluto― Pero también quiere a Nahuel en una intensidad burlona a comparación de la tuya, es más que nada admiración nada más… ¡Compromiso!

    Jacob no respondió.

    ―Sabes que no me refería a eso―Farfulló Edward. Supuse que mi mejor amigo había malinterpretado sus pensamientos.

    ―Vale―El cuerpo de Jake se reincorporó y dio un sacudón mientras Edward le rodeaba expectante. ―Te haré caso… creo. ―Sus mejillas se tornaron rosas― Eh, gracias, jamás pensé que serías un buen suegro.

    Edward se carcajeó.

    ―Jacob, a pesar de los malos ratos te he llegado a ver como un hijo, la verdad es que me alivia un poco el saber que el destino de mi hija y el tuyo estarían entrelazados, se que nadie la cuidaría mejor.

    ―Eso no es cierto

    ―No. No lo es, pero por lo menos eres tú y tengo la libertad de leer tus pensamientos a largas distancias si es que se te ocurre secuestrarla.

    Tal vez no era imposible que vampiros y licántropos se lleven bien, tal vez solo tenían que intentarlo.

    ―Después de todo ya eres parte de mi familia.

    ― Vale, supongo― respondió con un codazo amistoso ― Oye gracias, esta charla me ha ayudado más de lo que crees.

    ―Cuando quieras. Creo que ya es hora de que regresemos a la casa, Bella debe estar histérica.

    ―Tienes razón

    Bastaron solo un par de segundos para que desaparecieran de mi vista, pero yo estaba más concentrada en las palabras que había dicho Edward…Te he llegado a ver como un hijo. Vaya, después de todo las alianzas extra racionales podían existir.

    A mí me alegraba totalmente que se lleven bien, ese siempre había sido mi sueño pero ¿familia?, era imposible de creer.

    En ese instante me percate de que ni Edward ni Jacob sabían que había salido en su búsqueda, lo más probable es que si notaran mi ausencia en la casa supusieran que salí a espiarlos, eso sin contar de que Edward se molestaría mucho conmigo por salir sola sin informar mi rumbo.

    Pensé en ir a la casa de Charlie, ahí tendía una cuartada perfecta pero este se preguntaría porque he ido hasta allá sin vehículo, además me apetecía muy poco ver a Leah. Mi papá y Sue ya iban a cumplir cuatro años juntos y según Alice, Charlie le pediría su mano en un par de meses más. Yo estaba muy feliz de que él no estuviera solo, pero me agradaba aquello más que nada porque sabía que no correría ningún riesgo teniendo a dos licántropos viviendo con él. Charlie había tomado el asunto sobrenatural de una manera tan positiva que a veces me sorprendía completamente, si bien las visitas no eran del todo frecuentes él estaba ahí, él siempre estaba ahí.

    Pero por ningún motivo me entusiasmaba tener a Leah Clearwater como hermanastra, su hermano menor, Seth, era todo lo contrario. Este era considerado un fiel amigo mío y de los Cullen, en especial de Edward ya que años atrás habían luchado juntos en una batalla contra los neófitos de Victoria.

    ― Entonces, Charlie descartado― susurre para mí misma

    No había más remedio que ir de vuelta a casa lo más veloz posible y esperar de que por alguna circunstancia pudiera llegar antes que ellos. Emprendí la carrera rodeando el aroma que provenía del horizonte. Rompí un par de arbustos y escalé otro par de árboles introduciéndome a la casa por la ventana de la habitación de Emmett y Rosalie. Por milagro cuando llegue aun no había rastro de ellos, me deslicé por el pasadizo principal y brinqué hasta el primer piso, quedando al frente de Alice y Rose.

    ― Por favor no le digan a Edward que salí, porque es…una sorpresa.

    ―Si mal no recuerdo tanto tú y el odian las sorpresas― dijo Rosalie con voz apagada. Apoyó su cuerpo contra la pared y se cruzó de brazos con una media sonrisa enmarcándole el rostro.

    ― ¿Qué tipo de sorpresa? ¡Podría ayudarte!

    ―No Alice, no es necesario, tengo todo bajo control. Oigan ¿Saben donde están Emmett y Jasper? Tengo que agradecerles muchas cosas.

    ―Bella Cullen, estas más extraña de lo habitual

    Bajé al comedor remangándome el dobladillo de la blusa y tomé asiento al lado de Esme la cual continuaba hablando con Zafrina, después de todo tenía un problema aun mayor al de él triangulo amoroso de mi hija, la protección de mi familia entera.

    ― ¿Entonces para cuando creen que venga la guardia?

    ― Hemos hablado con Alice y nos ha asegurado que en menos de un mes, a lo mucho tres semanas. Últimamente no se han comunicado con nosotros, pero a atisbado un sentimiento de urgía por parte de ellos. Tal vez quieran ver si el desarrollo de Nessie implique nuevos descubrimientos en su naturaleza.

    ―Esperemos que solo sea eso―Contestó la vampira. Su tono de voz me provocó escalofríos.

    ―Tal vez sea apropiado que practique con mi escudo, ¿No creen?

    ―Si lo vez conveniente, cariño.

    Después de la batalla que habíamos tenido con los Vulturis, Carlisle había insistido que no dejara las practicas matutinas de reforzamiento para mi escudo, el decía que lo que tenia era un don que podía extenderse a mayor longitud de lo que creía, estas prácticas habían logrado alargarlo mi en un perímetro de 1 kilometro de largo y 80 metros de ancho, Edward decía que no era necesario reforzarlo más, pero le resultaba menos incomodo practicar conmigo que enseñarme a luchar.

    Nos interrumpió el sonido de unas risas en el vestíbulo, estaba casi del todo segura que era Renesmee y Nahuel, ya habían pasado un buen tiempo a solas así que podría robarme a mi hija tal vez por unos minutos, solo para aclararle un par de cosas, no creo que sea una mala idea, además ni Alice ni Rose me prohibirían hablar con mi hija.

    ―Zafrina me gustaría que practicáramos más tarde, tal vez podrías ayudarme a la resistencia.

    La aludida asintió con la cabeza, le sonreí y dejé que continuara charlando con Esme. Caminé hacia el vestíbulo y si la silueta de mi hija entrar por la puerta principal. Sonreí ante tal vista, era tan hermosa… había logrado desarrollarse tan rápidamente que a veces me daba nostalgia haber disfrutado de su infancia tan poco tiempo.

    Sacudí mi cabeza tratando de concentrar mis pensamientos. Me urgía hablar con ella por asuntos más importantes.
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  9.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    ¡Quémenme y tírenme al río!
    Ok, no... jajaja
    Perdonen por haber desaparecido de esa manera, tuve pequeñas complicaciones en mi vida, pero todo arregladito y más bonito! Y estoy aquí para seguir colgando capitulos de esta humilde historia que estoy segura les dejará con más de una sorpresa!!

    Un abrazo a todas las que me leen o leían u.u Vamos chicas! Comenten o me pondré tristona !
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  10.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Ness terminara con mas interés de lo necesario hacia Nahuel?
    Que emocionante!
    Esta muy bueno.
    Edward como suegro es tan maravilloso. De consejero, de buen amigo... Esos son los bnos suegros.
    Pobre de Jacob, que mal que de nuevo se este repitiendo el triángulo amoroso. Espero que esta vez Jacob sea en ganador. Aunque Ness seria la gran afortunada por tener a un hombre así. Es lindo Jacob!
    Ahhh esos Vulturi!
    Quiero saber mucho mas amiga, ya ni tardes por favor!
    Kiss XD
     
  11.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    1873
    Jajajaja perdóneme por favor! Ahora les vengo con mucho más y muchísimas gracias por sus comentarios♥ en serio los valoro demasiado

    Capitulo Cuatro.

    Declaraciones.

    Solo vi a una persona entrar

    ― Nahuel…―Susurré mientras caminaba hacia su encuentro y le abrazaba delicadamente―Qué gusto verte.

    Una amplia sonrisa se asomó por la comisura de su boca mientras ambas mejillas iban tornándose de una tonalidad más rojiza. Nahuel siempre había sido un hombre muy apuesto. Después de varios meses de interacción más humana que vampira se había cortado la cabellera negra que tenía hasta casi la altura de la barbilla. Su piel cobriza no tan oscura como la de Jacob cubría unos muy trabajados músculos que se daban a ver bajo la camiseta que vestía.

    ― El gusto es mío, señora Cullen.

    Suspiré resignada y me dispuse a corregirle el término señora, me hacía sentir vieja…asquerosamente vieja. Me pregunté cómo afrontaría Edward la expresión señor. Mamá era lindo, te hacía sentir reconfortada y en cierta parte muy alegre, pero señora se escapaba de mis aceptaciones.

    Pero antes de que pudiera pronunciar una palabra más, una ráfaga de viendo logró despeinar mis cabellos, haciendo que ambos giráramos hacia la puerta principal.
    La enorme sonrisa que Nahuel enarcó en su rostro era difícil de describir. No era como Jake le sonreía a Renesmee, ni como yo le sonreía a Edward. Aquella era como la versión rota y acomplejada de ambas sonrisas. Como un prisionero observa y añora la última oportunidad de la libertad.

    ―Eh, mamá―Mi ensoñación terminó antes de lo que hubiera querido― ¿Jake te ha dicho que hemos salido?

    Me demoré un par de segundos en captar su pregunta.

    ―Sí, sí que me lo ha dicho―Renesmee avanzó hasta nuestra posición y tomó a Nahuel del brazo. Di un respingo―Renesmee, necesito hablar contigo. Nahuel, ¿Te importaría si me llevo a mi hija por unos segundos?

    ―Claro Sra. Cullen, tómense su tiempo.

    Hey, hey, hey.

    ―Por favor, dime Bella

    ―Claro…Bella.

    Le respondí con una sonrisa y empuje a Nessie hacia el piso de arriba.

    ―¿Qué ocurre? ―Su semblante era preocupado, sabía que mi rostro expresaba muy bien los sentimientos que guardaba en mi cabeza, pero no era necesario que todos se me adelantaran a los hechos. ―Quería contarte todo lo que me ha enseñado Nahuel, es increíble la cantidad de diferentes tipos de sangre…

    ―Renesmee―Le llamé. Sus pupilas volvieron a clavarse en mis pupilas como si un imán las hubiera llamado―Es Jacob.

    Su sonrisa fue apagándose tan rápido como el innecesario aire de mis pulmones. Atisbé a notar un cambio repetido en su actitud. Abandonó la excitación de la caza por una curiosidad venenosa.

    ― ¿Qué…qué ha pasado?

    Le traté de sonreír, pero por su expresión no ayudó mucho. Tomé una de sus manos entre las mías y le conduje hacia la habitación de Alice. Ambas tomamos asiento sobre su enorme y acolchonada cama.

    ―Renesmee, necesito que…no es presión, es solo curiosidad. Es…― Me callé. Mi hija enarcó una ceja ahora con expresión burlona. ¡Bueno, no sabía si aquella era la maneja más adecuada de manejar el tema, pero no tenía opción alguna! ¡Los nervios eran superiores a cualquier cosa!―…he notado que no eres la misma cuando estas con Nahuel―Abrió los ojos de par en par. Abría jurado que esperaba escuchar el nombre de Jake―Y bueno… cuando estás con Jake…

    Sus ojos se achicaron, estaba molesta.

    ― ¿Acaso te ha dicho él que me digas esto?

    ― ¡No! ¡Claro que no! Solo sé que puedes llegar a querer a dos personas al mismo tiempo y…― ¿Cómo decirle que había pasado por lo mismo con su novio? Aquello era demasiado extraño como para comentarlo a estas alturas―y bueno, soy tu madre. Puedes decirme lo que quieras.

    Vieja escusa. “Porque soy tu madre. Porque yo lo digo. Porque sí”

    ―Por supuesto que siento algo por él, mamá. Es mi mejor amigo―Cerré los ojos, Alice y Rose tenían razón―Es complicado, no lo entenderías.

    ―Explícamelo― Insistí. Mis manos trataban de agarrar algo en la nada, estaba nerviosa.

    ―Es…es difícil ser la única de mi especie. Me hace sentir rara, no especial―Puso mala cara y se cruzó de brazos. Me recordó tanto a mi padre por un segundo―Nahuel es el único que me entiende. Cuando él está aquí no me siento como un fenómeno.

    ―Cariño no eres un fenómeno.

    ―Mamá, de por sí ser un vampiro es extraño…¡Y encima soy una criatura extraña entre ellos! ¿Qué se supone que deba pensar al respecto? ―Al parecer había sacado el sentimiento rezagado de su padre, excelente―No trato de sentirme mal mamá, es solo que Nahuel me hace sentir…normal.

    Oh, Nessie.

    ―¡Pero de ahí pensar que podría sobreponerlo a mi Jacob! ―Ew, sí. Aún no me acostumbraba―Eso es completamente absurdo, jamás de los jamases.

    Aquello no terminaba de convencerme.

    ―¿Y él no te quiere?

    Permaneció callada por un segundo.

    ―Yo… eh…―Mis ojos peinaron la habitación―No lo sé.

    Le miré por unos segundos esperando ver lo que realmente pensaba. Su rostro parecía star con confundido como el mío. Me reincorporé del mueble y le abracé.

    ―No te sientas mal, cariño. Me alegra que tengas tus sentimientos claros. Si en alguna ocasión Nahuel da indicios de que sienta algo por ti…

    ―Dudo que eso ocurra, pero sé lo que tendría que hacer. ―Apartó su cuerpo del mío al escuchar la puerta de la sala abrirse. Olfatié el aire, era Jake. ―¿Estás segura que esto no ha sido idea de él?

    ―A sido suposición mía, Jake no tiene nada que ver aquí.

    No era una mentira del todo, y por lo menos había sonado como una afirmación.

    ―Gracias.

    ―No amor, gracias a ti por confiar en mí y contarme todo esto, significa mucho para mí que lo hagas, pero quiero que me hagas un favor…

    Giró su cuerpo y me miró frente a frente.

    ―Dime.

    ―Quiero que equilibres tu tiempo con los dos, no quiero que pases todo el tiempo con Jacob, ni con Nahuel, solo… equilíbralos.

    Me observó confusa, sabía que había algo extraño en la manera de la que se lo estaba solicitando.

    Titubeó antes de responder.

    ―Claro.

    Ambas giramos hacia la ventana en el momento que la voz de Rosalie sonó desde el piso de abajo.

    ―¡Renesmee Cullen, ven a controlar a tu mascota!

    Los ojos de mi hija brillaron con un color que no había visto con anterioridad ese día. Supe entonces que sus sentimientos por mi mejor amigo estaban muy firmes, no había porque preocuparse…por ahora. Estaba casi segura que las intensiones de Nahuel con ella no iban a ser del todo amistosos siempre. ¿Acaso Renesmee también llegaría a amar a su mejor amigo como yo?

    Las dos caminamos lentamente al vestíbulo donde se encontraban Nahueltodos. Alice estaba discutiendo con Rose el nuevo desfile que se haría en Nueva York la semana que viene mientras que Edward y Nahuel hablaban de cuando este último se largaba de la casa. La verdad es que a Edward no le gustaba para nada Nahuel, el decía que tenía una mente muy confusa y no podía ver cómo era en realidad. Era como si ocultara su verdadera personalidad.

    Jacob se aproximo rápidamente hacia nosotras, Nessie le tendió la mano para que este se la sujetara; Jacob al verla marcó en su cara una de esas sonrisas que demostraban una felicidad extrema, cogió la mano de mi hija, entrelazando los dedos y juntos se dirigieron a la sala.

    Edward volteo como si lo hubiera llamado, y se acerco a mí, su caminar me resulto de una manera muy sensual, cada movimiento que realizaba lo hacía de una manera única. Sus brazos se entornaron a mi cintura moldeándose, y me besó los labios muy lentamente, si aún hubiera seguido siendo humana mi corazón estaría revolcándose de la emoción.

    ―No me permitas alejarme tanto tiempo de nuevo, ha sido muy dolorosome susurró al oído― no sé como lo he podido soportar…

    ― ¿Me has leído la mente?― le dije simulando asombro

    El se río entre dientes

    ―Y, dime ¿Has hecho algo interesante mientras no he estado?

    ―La verdad es que si… he hablado con Renesmee sobre Jacob y…

    ―Uhm…la verdad es que no me gusta que pase mucho tiempo con él, siento que nos está ocultando algo, algo muy grande.

    Me quedé estática, ¿Edward había visto algo malo con Jacob? ¿Acaso había escuchado la situación que estábamos afrontando con nuestra hija? ¿Qué pasaba si habían hablado algo más y me lo había perdido?

    Tomé a Edward de la mano y le llevé hacia la cocina, cerrando la puerta a nuestras espadas. Aquello era inútil, sabía que mis hermanos nos escucharían… pero por lo menos teníamos la posibilidad de ser más cautos con el licántropo y los semi-vampiros.

    ―No puedo creer que digas eso de Jacob, luego de decir que son familia…―Bufé mientras caminaba a zancadas frente a él. Se limitó a soltar una carcajada en respuesta. ― ¿Se podría saber que es tan gracioso?

    No pude evitar voltearme hacia él y encararme mi molestia completa. Pero la sonrisa que dibujaba en su rostro disminuyó el fuerte enojo que quería expresarle. ¡Demonios! ¿Acaso nunca podría tener el control sobre mis emociones frente a él?

    ―Bella, yo hablaba de Nahuel. ―Susurró― Pero ¿De dónde has sacado eso de “familia”? tengo entendido que saliste sin rumbo…pero no me parece muy propio de ti espiar a la gente.

    Oh mierda.
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  12.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    1824
    Capitulo Cinco

    Malditas Bromas

    ―Oh. Uhm, salí a ver a Charlie, pero se había ido de pesca con Billy y no lo encontré así que…salí a correr.


    ¿Salí a correr?, ¿Había una expresión menos estúpida que esa?

    ―Calla Bella. No diré nada solo porque eso significa que no estábamos tan separados del todo.

    ―Te amo ¿Lo sabías?― No me cansaba de repetírselo jamás. Sus ojos brillaban de una manera especial vada vez que me escuchaba decirle eso. Me recordó a los ojos de Nessie al escuchar a Jacob ¿Acaso era amor verdadero? ¿Adoración? Seguí sorprendiendome― te amo como nunca nadie ha amado a alguien.

    Soltó una risa juguetona.

    ―Conozco una excepción.

    Rodeó mi cuerpo hasta quedar atrás de mi espalda y entrelazó sus brazos por mi cintura acercando mi cuerpo al suyo.

    ―¿Y me dejaría ver, con detalle, lo que Nessie te dijo? ―Soltó su aliente sobre mi cuello. Pero sus palabras tenían una intensión oculta.

    Yo ya no tenía dificultad alguna en sacar completamente el escudo de mi ser, me resultaba realmente fácil desde el verano pasado, pero no le permitía a Edward husmear dentro de ella, bueno, no por lo menos sin nada a cambio.

    ―Bueno, supongo que será mejor que lo veas por ti mismo― trasladé mi escudo hacia un punto sin importancia y cerré mis ojos suavemente tratando de mantener la mente en blanco. Aquella era la parte más difícil, Edward había aprendido a manejar mis pensamientos a como se le plazcan fuera de mi fuerte caparazón. No simplemente podía observar lo que estuviera apareciendo en mi mente, sino también husmear en mis recuerdos.

    Se quedo concentrado, mirándome fijamente a los ojos, yo podía ver todo lo que él estaba observando, desde la charla con Jacob hasta la última palabra que había dicho Renesmee…

    Pero como en todas las oportunidades que le daba tal facilidad, su curiosidad iba más halla de mis gustos.

    ―Para ya, Edward. No es necesaria una discusión sobre esto.

    Me di la vuelta y empecé a caminar hacia adelante, sin embargo una mano sujetó mi hombro dándome vuelta nuevamente.

    ―Solo he visto lo que querías, ¿Por qué no me permites ver lo demás?

    Me perdí en sus ojos, dorados, atrayentes. Joder.

    ―Porque no quiero hacerte daño.

    Yo sabía que Edward empezaría a ver aquella temporada, la más triste de mi existencia. Nunca había llegado a perdonarse el hecho de haberme abandonado muchos años atrás, y sabía que posiblemente jamás lo haría. Trataba siempre de evitar ese tema en nuestras conversaciones, pero Edward insistía en que lo dejara visualizarme en el estado zombi en el que me encontraba.

    Su sonrisa decayó.

    ―Edward, lo lamento, pero no puedo permitirme hacerte sufrir de ese modo.

    ―Es necesario―Contradijo― te juro que no diré nada ni te volveré a pedir perdón nunca más.

    Odiaba hablar del tema.

    ―Creí que ya habíamos hablado de esto…

    ―Bella, yo...― pero lo interrumpí, manteniendo su boca ocupada para volver a formular una palabra más sobre el tema.

    Me devolvió el beso primero a la fuerza y luego incitado por sus propios instintos. Apretándome la cintura contra su cuerpo me elevó hacia la encimera de la cocina mientras con unos dedos iban desabrochando el botón de mi pantalón. Empecé a besar su cuello mientras sus labios juguetearon con el lóbulo de mi oreja.
    ¿Por qué cada conversación a solas terminaba en esto? Bueno, no podía quejarme mucho… ¿O sí?
    ―Edward...―Jadeé. No se detuvo.

    Sus manos subían hasta mi sostén por debajo del polo que me cubría. Me excitaba como pasaba su dulce lengua alrededor de mis labios. Él era mío, de todas las humanas –o vampiras- que existían en el universo, el me había elegido a mí, nunca entendería el por qué, pero ahora él era mío.

    Pero entonces, la puerta se abrió.

    ―Caray, creo que he descuidado mis bromas― dijo Emmett, ― creó que ya he molestado a Nessie lo suficiente en su relación con el perrucho, estaba pensado en lo difícil que sería encontrar un nuevo tema de burla pero me lo han facilitado.

    ― ¡Vete Emmett! ― Rugimos ambos.

    ―Claro, quieren un poco de privacidad, por supuesto que se los otorgaré, esto se lo tengo que decir a Jasper.

    Le enseñamos nuestros colmillos en forma de advertencia

    ―Vale, vale, ya entendí.

    Edward retrocedió hacia una esquina de la habitación, con las manos detrás de las espaldas. Yo no me atrevía a juntar mi mirada con la suya, solo podía percibir su contemplación clavada en mi cuerpo.

    ―Eh… yo creo que deberíamos ir… ahí donde…todos… ¿Vamos?― dije con voz temblorosa ― bueno, si quieres puedes quedarte, no hay problema, solo quería saber, si querías salir…―al final tuve la valentía dirigir mis ojos a los suyos lentamente, pero me sorprendí al ver la expresión que tenía su rostro. Era la combinación de alegría, satisfacción y burla; ¿Era posible que como vampira haya podido ruborizarme?, ya que esa era la cara que ponía al verme así.

    ―Bella, no tienes por qué estar nerviosa, Emmett no hablaba enserio

    ―Edward, lo lamento

    ―Calla, si no me dejas disculparme, yo tampoco lo haré.

    Uní mis dedos en forma de pinza y cerré mi boca como si de un cierre se tratase. Edward rio entre dientes.

    Juntos nos dirigimos hacia la sala para ver como se encontraban las cosas en nuestra familia y para poder asegurarnos de que Emmett no se le ocurra empezar su locura de chistes enfrente de Zafrina y Nahuel.

    ―Mamá, papá― nos interrumpió Renesmee― Nahuel me ha invitado a ver una película en Port Ángeles ¿puedo ir?― dijo suplicando

    ―Nessie, yo creo que ya es muy tarde, además…

    ―Jacob ira con nosotros, le pregunte si podía ir, y me dijo que no había problema― me volvió a interrumpir ―¿Puedo ir? ¡Por favor!...papá ¿puedo?

    ―No creo que corras ningún riesgo, además irá Jacob, estarán bien.

    Renesmee expulso un grito de victoria y se abalanzó sobre Edward

    ― ¡Gracias papá, eres el mejor!

    Ya había desaparecido completamente cuando giré a despedirme de Jake.

    ―Tranquila Bella, ella estará bien.

    ―Lo sé, Edward, pero por alguna razón, tengo la sensación de que algo anda mal, algo no está bien. Creo que esto de ser mamá de una adolescente no se me da ni un poquito.

    ―Solo son tus paranoias matutinas, no hay nada de qué preocuparse.

    ―¿Existen los presentimientos?

    Edward rió― ¿Te sentirás mejor si vemos a Alice?

    ―Eso creo.

    Nos dirigimos a paso normal a la oficina de Carlisle, Alice se encontraba charlando con el <según Edward> de su próximo viaje con Jasper a Alaska para visitar al clan Denali.

    ― ¿Alice?―preguntó Edward, tratando de sonar despreocupado

    ―Pasen―dijo Carlisle con tono amable.

    El líder de los Cullen no había cambiado en lo absoluto en todo este tiempo. Sin embargo, aquel hecho había provocado muchos problemas ya que era demasiado joven como para aparentar treinta y ocho años. A duras penas había informado de su traslado a Alaska y se había privado de seguir atendiendo en el hospital de Forks. Sin embargo ahora se concentraba más en sus experimentos con células sobrenaturales que realizaba en casa.

    Edward tomo mi mano en forma cariñosa, empujándome junto a él hacia la puerta, no sabía si me sentía ansiosa, o sentía preocupación por el veredicto que me daría Alice… ¿Estaría
    en lo cierto? ¿O estaría paranoica?, ambas ideas me asustaban.

    ―Lo ciento si interrumpimos algo importante, pero Bella, esta algo angustiada por el futuro. ¿Nos darías una pista, hermanita?

    El semblante de Alice era perdido, tal vez hasta molesto. Me recordó a como se encontraba cuando estaba embarazada y sus visiones no era concretas.

    ―¿Jacob sigue en casa? ―Gruñó. ―No veo nada.

    Cerró sus ojos por un segundo y relajó sus fracciones. Al momento de abrirlos intercambio una mirada rápida con Edward antes de salir por la habitación.

    ―¿Qué mosca le pico? Estaba bien hace unos minutos― le susurre a Edward, pero al parecer este me ignoro

    ―Dinos Edward, ¿Qué vio Alice?― pregunto Carlisle, dirigiéndole una mirada amarga a su hijo. Pero este no le devolvió la mirada, en cambio la dirigió hacia mí con una sonrisa en las comisuras de sus labios

    ― Nessie no corre ningún riesgo, regresara dentro de un par de horas, alrededor de las tres. Jacob insistió en ver una película de hombres lobos.

    Vi la sonrisa de Carlisle de reojo.

    ― ¿Algo más?―preguntó

    ―Nada más ―dijo Edward con una sonrisa traviesa desviando por primera vez la mirada de sus ojos dirigiéndolos a los de Carlisle.

    Edward empezó a empujarme hacia la puerta cuando su padre nos interpuso el camino.

    ―Edward, ¿Te importaría darnos a mí y a Bella unos momentos a solas?

    Le miró agriamente, ¿Cómo había cambiado de actitud tan rápidamente?

    ―Cuida tus palabras― dijo fríamente

    ¿Qué me quería decir Carlisle?, ¿Por qué no lo hacía en presencia de Edward si al final este lo leería en su mente?, yo tenía todo un interrogatorio preparado, pero dejaría de que el empezara a hablar.
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  13.  
    Pke Bella

    Pke Bella Iniciado

    Sagitario
    Miembro desde:
    26 Junio 2011
    Mensajes:
    10
    Puntos en trofeos:
    3
    QUE FUERTE :eek:
    POBRES ED Y BELLA.. NO LOS DEJES A MEDIAS NO SEAS CRUEL, AUNQUE BUENO EN LA COCINA??? Y CON GENTE?? NO MEJOR NO...
    Y YO DIGO QUE A NAHUEL NO LO DEBEN DEJAR SOLO NI UN MINUTO CON RENESMEE NO ME DA BUENA ESPINA, ADEMAS POBRE JAKE TAMBIEN SUFRE... AUNQUE YO LO PUEDO CONSOLAR SI GUSTAN (BUENOO FUE SOLO UNA IDEA:p )

    SIGUE PORFA!!!;)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Amiga, por favor se buena y no tardes en subir capitulo. Lo dejaste súper intrigante !!! Muy bueno!
    Nessie me tranquiliza saber que tiene sus sentimientos en claro: quiere a Jacob. Nahuel es solo un amigo que aprecia mucho por ser existencialmente tan comunes. Espero que eso no cambie, no quiero que mi hermoso Jake la pase mal.

    Bella me gusta como es de madre, cree que ser madre de una adolescente no es lo suyo, pero yo creo que si.

    Que risa esa parte en donde Emmett llega a interrumpir. Jajajaja jaja, el peor de los Cullen tenia que llegar.

    OMG !!! Que fue lo que vio Alice ?????

    Ya quiero saberlo.
     
  15.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Esta vez si no fue mi culpa! Por una extraña razón no había podido entrar al forito, pero si leía sus comentarios chicas muchas gracias! ;)
    Estoy en el ordenador de una amiga, aprovecharé en actualizar ahora mismo! Las quiero!
     
  16.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    2944
    Situaciones

    ― Bueno Bella, supongo que tienes muchas preguntas que formularme ¿Me equivoco?

    ― La verdad no, pero me gustaría dejarlo empezar, mis preguntas no son complicadas.

    ―Alice me comentó de tu preocupación

    ¿Acaso eso era lo que le molestaba?

    ―No creo que sea importante, has oído a Edward, Alice no ha visto nada importante, ¿Verdad?

    Pero Carlisle no me respondió, esto podía significar que tal vez estaba equivocada, Edward nos había ocultado algo a ambos, por eso él y Alice estaba de ese humor.

    ― ¿Qué pasa Carlisle?, ¿Hay algo más verdad?

    ―No te preocupes por eso Bella, tengo entendido que no es nada importante, pero ese no es el tema; quiero que me digas de que se trata esta suposición que tienes ¿Qué es lo que sientes?

    ―No sé perfectamente como describirlo, simplemente pienso que va a ocurrir algo, algo grande, algo que nos involucra a todos.

    Me deje fantasear por unos instantes, estaba tratando de no aburrir a Carlisle con los detalles de mis intuiciones, pero él nunca me dirigió la mirada mientras yo hablaba, el doctor estaba más concentrado en escribir en su pequeño cuadernillo cada palabra que emitía mi voz, tan solo cuando hacia pequeñas pausas tratando de encontrar la palabra indicada para cada “presentimiento” que trataba de explicar dirigía una mirada rápida a mi rostro reflejando preocupación, aunque a veces me parecía que mostraban dolor, angustia
    ¿Pena? Tal vez…

    ¿Por qué Carlisle se sentía así? ¿Por qué me miraba de esa manera tan peculiar?

    Me asustaban las respuestas que iba formando en mi cabeza, pero sabía que la duda seria más insoportable que la verdad.

    No me había dado cuenta de que Carlisle me había estado observando hasta que me dirigió la palabra…

    ―Bella ¿Sigues ahí?

    ―Lo lamento, me parece que me he hundido en mis pensamientos por un instante ¿Me he perdido de algo?

    ―No cariño, ya he terminado, creo entender tu perspectiva de las cosas…

    Fruncí la nariz. Sí, sonaba paranoico.

    ―Estoy loca.

    ―No digas eso, la naturaleza de un vampiro es de locos.

    ―No tengo ni idea de lo que podría pasar pero tal vez podríamos llamarlo así, ¿Sabes porque Alice se ha comportado de esa manera tan extraña?

    ―Oh, no te preocupes por eso Bella, ella solo esta de ese humor porque al parecer sus planes de ir a Alaska tendrán un pequeño inconveniente que hará que se retrase un poco.
    No tiene absolutamente nada que ver con esto.

    ―También me ha sorprendido la reacción que ha tomado Edward.

    ―El siempre ha sido raro― Rió. ―Bueno, ¿A qué hora llega Nessie?

    Entonces me di cuenta de que nuestra charla había concluido, por ahora.

    *

    Cerré el pequeño libro que poseía entre mis manos al poder percibir unos pequeños rayos de sol que avisaban que había amanecido. Sabia de que Renesmee y Nahuel despertarían en cualquier momento; Nessie había insistido en dormir junto a él mientras estuviera en nuestra casa, pero al parecer los dotes paternales de Edward habían surgido, prohibiéndoselo. Así que terminó hospedándose en la biblioteca que Esme había convertido en estancia, ya que las visitas que él nos daba resultaban muy frecuentes.

    ― ¿Estás segura de que no quieres ir de caza? tal vez no podamos salir hasta dentro de un par de semanas, será mejor que estés bien alimentada, además Ness…

    ―Edward― le interrumpí― estoy completamente llena, mi cuerpo no requiere algún tipo de sobredosis

    Él suspiro

    ―No sé hasta qué punto podré estar lejos de ti.

    ―Sera lo suficiente

    ―Hablo en serio

    Me percaté de que lo había herido, me envió una mirada de sorpresa como si le hubiera sorprendido algo que había dicho, pero luego cambio el gesto a uno de tristeza, era obvio que había malinterpretado mis palabras.

    ―Edward ¿Tú crees que yo no sufro cuando no estás aquí?― le acaté― se me hace muy difícil poder concentrarme ya que siempre estás en mis pensamientos, es como si te hubieras llevado algo de mi contigo…Mi corazón, así que no me vengas con eso de que…―pude haber continuado, pero Edward ya me tenía entre sus brazos, apretando fuertemente sus labios contra los míos; me levantó del sillón en el que me encontraba estrellándome sobre la cama, claro, con mucho cuidado de no hacer algún movimiento que me causara dolor.

    Sus manos se deslizaron desde mis mejillas hasta mi cintura, pero entonces se detuvo rodando por la cama haciendo que yo quedara encima de él; empezó a jalar fuertemente los extremos de mi blusa, forzando tanto los botones que salían disparados alrededor del cuarto, pero aparté mi rostro del suyo conteniendo las risas que inundaban mi cara, al abrir los ojos pude ver en su rostro la misma expresión que tenía el mío.

    ―Ya es de madrugada―le susurré al oído― no nos podemos dar ese lujo…

    ¿Sus hormonas estaban más alborotadas de lo normal? Las mías también.

    ―Te amo― me dijo, podía sentir su aliento rosando las comisuras de mis labios

    ―Yo también― le respondí― pero será mejor que te vayas de una vez antes de que deje de ser yo la responsable.

    Edward me dedico una de esas sonrisas traviesas que tanto le caracterizaban y voló hacia la salida.

    En ese tipo de días me alegraba rotundamente de que mi esposo no pudiera leerme el pensamiento, tenía muchos planes para esa tarde, muchos planes que Edward no podía percatarse…

    En una parte era cierto lo que le había dicho. Mi cuerpo rebosaba de una cantidad razonable de sangre, la razón, o mejor dicho el “culpable”, ―Emmett―. El había insistido en llevarme de caza la semana pasada para “perfeccionar mi modo de caza de osos pardos”, estos animales poseían una gran cantidad de sangre, así que bastaron tan solo un par de osos para satisfacer mi sed, y otro par para rebalsarla.

    Además mis ojos aun tenían el color dorado que reflejaba mis innecesarias ganas de ir de caza.

    …para mis primeros años de neófita, era algo sorprendente que hayan adquirido ese color, ―imposible― según Jasper, este último aunque ya hayan pasado más de dos años seguía totalmente sorprendido del autocontrol que podía tener sobre mí misma, o mejor dicho, decepcionado por no dejar de ser el que tiene menos autocontrol de la familia.

    Tenía que aprovechar esta tarde para más que nada poder hablar con Alice. Se había comportado de una manera muy extraña la mañana anterior, así que esperaba que me diera detalles de su visión pasada

    Después de que Edward salió conté hasta cien en mi mente para poder salir. Al estar en la entrada de la casa pude escuchar a Renesmee y Jacob diciéndole a Jasper cada detalle de la película que habían visto el día de ayer.

    ― ¡Qué estupidez! ¿Cómo es posible que los estereotipos de los licántropos en el mundo sea así?― exclamó una voz hosca, supuse que era Jacob― además… ¿Qué onda con las balas de plata? ¡Reto a cualquiera que me dispare una!

    Jasper soltó una risa, notablemente contenida desde hace tiempo

    Abrí la puerta con una sonrisa en la cara por los comentarios de Jacob, aunque ni bien llegue los dos se dirigieron a mi inundándome con comentarios sobre aquella película acompañados por las risas que contenía Jasper.

    ―Mamá no te lo vas a creer, ha sido una de las películas de terror más absurdas que he podido percibir, me sorprende que seres como los humanos sean capaces de tal falta de imaginación.

    ―Ni que lo digas― le corroboró Jacob― ha sido una de las películas más…― dejo la palabra en el aire haciéndola muy obvio―…tonta.

    Renesmee se acerco a mi rostro, colocándome en una mejilla su mano derecha, enseñándome todas las escenas que podía recordar en su mente, “blasfemias” pensó.
    Mi hija tenía un don muy peculiar, además de tener un gran poder para ganarse a la gente con su humilde carácter, ella podía mostrarte los pensamientos y recuerdos que podía pensar, tan solo tocándote la cara.

    Mientras Jacob continuaba diciendo las inoportunas decisiones que tomaba la protagonista, pude percibir un andar danzarín, un andar que reflejaba delicadeza y precisión, sabía que era Alice, y si no me equivocaba había vuelto a tener un humor excelente.

    Como Jacob había desviado la miraba de mi y la había continuado a el rostro de Jasper, el cual mostraba un extraño interés en su opinión; pude suponer que ya había terminado de contarme todo detalle de la película.

    ―Nessie, ahora vuelvo, tengo que hablar un rato con Alice

    ―Claro má, estaré aquí con Jacob y con Jasper.

    Nessie acostumbraba nombrar a sus tíos por sus propios nombres debido a la no tan diferencia de edad que tenían entre ellos. Sin embargo se había acostumbrado desde pequeña a nombrar a Charlie como abuelo que se le hizo difícil desacostumbrarse luego.

    Papá tenía entendido de que Renesmee era especial, muy especial realmente algo sobrehumano, única en su especie, pero estaba muy lejos del concepto de ser una semi vampira. Edward había insistido en solo otorgarle la verdad hasta cierto punto, nadie estuvo en desacuerdo con la idea ya que si Charlie se enterara alguna vez de la verdad, lo más probable era que sería convertido ó asesinado; el solo sabía que Renesmee era una persona, si se puede usar el término de la palabra, con un crecimiento irregular, realmente acelerado.

    Todos sabíamos que nuestra la hora de nuestra partida de Forks se aproximaba, no podíamos permitirnos quedarnos en un lugar mucho tiempo, la gente podría sospechar de nuestra curiosa inmortalidad y no nos podíamos permitir ese lujo, pero había algo que nos retenía hasta el día de hoy, algo que tal vez nos haría quedarnos un tiempo más.

    Jacob

    No podíamos separarlo de Renesmee, ambos preferirían morir, así lo habían declarado la primavera pasada, cuando Carlisle insistía en apresurar nuestra partida.
    Jacob no podía venir con nosotros, no podía abandonar a su manada, no podía dejar la Push. ¿Era eso lo que había visto Alice? ¿Ha Renesmee sufriendo por estar alejada de Jacob?

    Salí disparada del sofá hacia la escalera, subí hasta llegar al pasadizo y desde ahí pude visualizar a Alice cerrando la puerta de su habitación.

    Pom, pom, pom

    Toque su puerta, pero no escuche respuesta, seguramente ella ha visto que la vengo a ver… aún así abrí la puerta.

    ― ¿Alice, Puedo pasar?― pregunté

    ―Pasa― me respondió con una voz frívola

    Mierda

    Tenía que arriesgarme y pasar, No puede ser tan malo, es solo Alice, traté de convencerme pero no había resultado…Su voz era extraña, era diferente a la que había tenido ayer, esta voz reflejaba, uhm, ¿Decepción?, ¿Dolor?, tal vez enojo pensé.

    Me aproximé hacia su habitación, aunque pareció que ella no lo notara, ¿O era que me estaba evitando?

    Me estremecí

    Esta idea me dolía tanto, no quería que Alice estuviera disgustada conmigo y peor si no sabía el motivo; ella hiso caso nulo a mi presencia, ni siquiera desvió la mirada hacia mí, continuo su danza en el centro de su habitación.

    ― ¿El lago de los cisnes?―pregunte, implorando en mi interior que ella me continuara la conversación, era tan cobarde de preguntarle en cara cual era su problema.

    No me respondió, y yo no volví a interrumpirla, más bien, me quede visualizando los movimientos que realizaba en su danza. Ver a Alice bailar era realmente excitante, cada movimiento que realizaba eran totalmente hermosos y delicados…Si ver caminar a Alice y notar la gracia que tenia, era imposible emplear palabras para expresar lo hermosa y delicada era su gracia, toda la belleza que ella otorgaba en cada movimiento en sus pies era realmente sorprendente.

    Pero entonces desaparecieron todas esas nublosas ilusiones que tenía en la mente, ya que Alice había parado de bailar. Suspiró volviendo su rostro hacia el mío, acercándose con una mueca de disgusto y pena… ¿Había hecho algo malo?, no, no lo creo.

    ― ¿Por qué lo has hecho Bella? ¿Por qué no me has consultado? Podría haberte ayudado…―me dijo, cambiando su tono de dolor a rabia pura― ¡Tú sabías que yo me moría de ganas por ayudarte en eso, y tú me lo escondes!

    Yo me quede perpleja, estupefacta, tal vez sea la palabra correcta, no tenía idea de lo que hablaba Alice, pero supuse que por eso se había enojado conmigo, era algo que había visto en su visión.

    ―Pero Alice...

    ―No, ¡No me digas nada Bella!― respondió automáticamente― ¡Es obvio que no confías en mi lo suficiente para contármelo!

    ― ¡Para ya Alice! ¡Porque no se dé qué diablos estás hablando!

    Sabía que Alice me conocía lo bastante bien para saber que no era una buena mentirosa, y que también se daba cuenta cuando utilizaba mi completa honestidad; deseaba que se percatara que en verdad no sabía de lo que estaba hablando, pero ella solo estaba con los ojos como platos y la boca ligeramente abierta, así que tome cartas en el asunto…

    ―¡Alice escúchame!― le dije, sacudiendo sus hombros― No he planeado, ni planeo nada importante así que ¿Me podrías decir qué demonios pasa?

    Alice seguía perpleja como si estuviera inundada en sus propios pensamientos; ¡¿Qué pensaba?! Pero entonces desvió la mirada de mis ojos, entro en razón…

    ―Entonces…tú…pero... ¡La casa!... ¡Te vi!

    ― ¿Una casa? ¿Pero que demone…? Oh ― respondí, si era lo que estaba pensando, Edward estaba metido en un buen lío.

    ― ¡Lo sabía! ¡¿Compraste una casa para Edward no?! , ¡Y no me dijiste nada!― me respondió Alice

    ―No…oh no… ¡No me digas que Edward me ha comprado una casa!― le grité, le había prohibido muchas veces a Edward irnos de la hermosa cabaña que nos había regalado Esme cuando nos comprometimos― ¡No lo haré! ¡No lo permitiré! ¡Lastimaríamos a Esme!

    ―No Bella, Edward no te ha comprado una casa, pero…

    ―Pero ¿Qué?― le exigí, no había notado lo brusca que había tomado el tono de mi voz

    ―Pensé…bueno, ¡Te vi! En una casa totalmente distinta a esta… y pensé

    No emití ninguna palabra, ¿Alice había visto que le daba una casa a Edward ¿Cómo era posible que Alice haya visto que estaba en otra casa?
    Como no pude producir ninguna palabra Alice prosiguió.

    ››Bueno, exactamente no vi el momento en el que se la diste, pero te vi, y me vi, a mi también en una casa grande, espaciosa, pero completamente diferente a esta, y, estábamos hablando, o discutiendo, ¡No lo sé!, pero yo pensé, bueno supuse que era la “sorpresa” de la que hablaste el otro día.

    ―Alice― dije al fin― yo no planeo comprar una casa, si dependiera de mí, me quedaría viviendo en nuestra cabaña toda la eternidad.

    ―No tiene sentido, pero supongo que lo harás, en un futuro― Alice suspiro― ya que Edward me ha asegurado de que esperará que tu le digas cuando quieras mudarte.
    Edward

    ― ¿Me podrían decir porque Edward se enojo de la nada ayer?

    Alice se puso tensa, pude verlo en su postura, presionando sus labios, suspiró

    ―Ah, eso, bueno antes de toda la confusión de la “casa”…dijo avergonzada― tuve otra visión sobre mí, y Jasper, juntos, en mi boda.

    ¡OH POR DIOS!
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  17.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Amiga, por fin de regreso estoy. Wii!
    Holly, eres mala, con eso de la visión de Alice me tuviste toda la lectura tensa.
    La actitud de Edward se me hizo muy extraña.
    Sobre las casas, que raro, como dice Alice, ya luego lo sabremos.
    Eso me intriga. Que será? A donde irán?
    Siento, y espero estar equivocada, que Alice no cuenta todo. Algo ocultan, que es?
    Esa noche de pasión entre la joven pareja Cullen Swan me gustó. Me encantan como se quieren.
    Espero pronto subas conti.
    Kiss XD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Nelcys Cullen

    Nelcys Cullen Fangirl empedernida

    Libra
    Miembro desde:
    15 Junio 2011
    Mensajes:
    75
    Puntos en trofeos:
    26
    Pluma de
    Escritora
    Holaaa..! :D. Hace algún (muchísimo) tiempo me invitaste a leer tu historia, perdona por no haber pasado antes. Bueno, ya he leído todos los capítulos de tu historia y me han gustado muchísimo, en el último me has dejado con la intriga al 100%, eso de la casa y mudanzas, no sé... Me parece muy extraño. Y el comportamiento de Edward mucho más. Bueno, con respecto a los capítulos anteriores ¿la historia de verdad se repetirá?, y a quién elegirá Renesmee en caso de empezar a sentir algo por Nahuel... Bueno, espero que publiques pronto... y por fa, avísame :D. Cuídate..!
    Atte. Nelcys!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    5122
    Estoy muy avergonzada de no haber subido capitulos hace millones y trillones de años! Y más aún no haber contestado sus lindos comentarios. Estoy preparandome para la universidad, por lo que no pude entrar a menudo. Pero sii escribir, por lo que les colgare los muchos capitulos que termine. Espero que les gusten ♥ Para hablarles un poco más de la historia les diré que es larga, esta dividida en tre partes, una narrada por Bella otra por Edward y finalmente Jacob y Renesmee. Actualmente estoy en el libro de Jacob, por lo que colgaré a menudo los capitulos ya listos.
    Un beso a todas las que lean esto, y una sincera disculpa.. No volverá a pasar, se los prometo :(

    Situación Parte II

    ― ¡TU BODA!― dije totalmente estupefacta― ¡Oh por Dios! ¡Alice! ¡Te vas a casar!

    ― Técnicamente, todos piensan que renovare mis votos…― me respondió― pero…

    ― ¿Cuál podría ser el problema Alice? ¡Es la mejor noticia del mundo! , Oh, ¿Cómo está Jasper? ¿El anillo? ¿Y el vestido?

    Su rostro se encogió, quise morderme la lengua.

    ―Tranquila Bella―Rió de manera nervioso levantando sus manos―Aunque has acertado, ese es el problema―Sus brillantes ojos cayeron de tristeza―Jasper aun no me ha dicho nada, y según Edward no tiene ni la más mínima idea de que va a pisar cabeza.

    Un nudo se me armó en la cabeza. ¿Alice podía ver el futuro sin que este ni siquiera sea planeado?

    ―Oh, ya veo…pero ¿Pasara, no? ¿Algún día?― ¿Por qué habían demorado tanto?

    Alice soltó un suspiro y empezó a realizar estiramientos.

    ―Eso espero―Bajó el torso hasta sus rodillas― la visión fue tan nublosa que apenas me reconocí de blanco, pude jurar que era Ángela, pero vi a los Denali y a todos los vampiros reunidos…pero lo malo que al estar tan nublosa mi visión, significa que Jasper está indeciso, ó, aún no ha tomado la decisión, tal vez no esté listo para esto.

    ¡¿Cómo Jasper no podía estar listo para esto?! ¡Él y Alice estaban juntos desde hace casi medio siglo!

    ―La verdad el matrimonio no estaba en nuestros planes― me concluyó― no sabía que tenía las ganas de casarme, hasta que tuve la visión.

    ―Alice, yo creía que…

    ―No, yo y Jasper nunca nos…comprometimos, llegamos a la casa de los Cullen, juntos, como pareja, es por eso de que Edward se enojo conmigo anoche, por a verle ocultado ese “secreto” todo este tiempo.

    Wow

    ―Bella―Dejó de bailar y sonriente dio unos saltos hacia mi tomándome de las manos. Parecía una niña emocionada―¿Te gustaría saber que es lo que sucedió cuando conocí a Jazz?

    Oh claro que me gustaría, era algo que había estado guardándome desde hace mucho tiempo, pero no tenia las agallas de preguntarle a Edward. Solo asentí y me quede muy callada, esperando que ella empiece.

    «Como sabes, antes de conocer a Jasper, yo vagabundeaba como una solitaria vampira nómada ya que había vivido toda mi existencia en el agujero que me había metido el Dr. Dulon Jorken, no conocía a nadie››

    «Yo no era neófita, pero el doctor Jorker nunca se ocupo en alimentarme ni en protegerme, solo se limito en mantenerme fuera del alcance de cualquier otro vampiro. Permanecí alrededor de un siglo sin probar sangre de ningún tipo, así que al poder encontrar una salida hacia el mundo exterior… ya te lo imaginas››

    Me tensé. No me imaginaba a la pequeña Alice, como una peligrosa amenaza, pero al imaginármela con una sed tan fuerte, todo era posible.

    ―No te asustes, Bella, estuve a salvo, solo me alimente de algunos vagabundos que encontraba en mi camino.

    ―Suena, razonable…―No quería distraerla―Continúa.

    Ella asintió y continuó con su historia

    «Cómo ves, estoy lejos de la perfección de un historial limpio como Carlisle, pero al darme cuenta del daño que hacía, deje de cazar, no quería ser un monstro, tenía que haber algún tipo de salida en la cual los humanos salieran ilesos››

    «Entonces vi, tuve la visión que cambiaria toda mi vida, me vi con Jasper, juntos como pareja en busca de los Cullen; pude visualizar a todos los integrantes de la familia que pronto me adoptaría junto a Jasper. No tenía tiempo que perder, tenía que ir en busca de ellos, pero primero que nada, en busca de Jasper››

    «Así que te imaginarás lo que paso, pase años buscando a Jasper, mantuve todas mis visiones al margen de aquel chico rubio que vi en mi primera visión; al principio me frustre al no tener noticia de la procedencia del chico alto, con cabello de color miel que veía todos los días en visiones, vi todos los momentos que nos esperaban, todo el futuro que nos aguardaba, pero en ningún momento vi el momento en el que nos encontrábamos, era una total frustración ver el futuro que me esperaba y no saber donde ni cuando poder empezarlo››

    «Entonces, pensé, ¿Para qué buscarlo?, pasara algún día después de todo, tal vez sería lo mejor dejar que el futuro fluya solo. Vi una cafetería a lo lejos de la calle en la que me encontraba, necesitaba un solar en el que pensar, y parecía el más apropiado››

    « Me senté a pensar cuando sería el día en que lo conocería, y que sentiría al verlo, o aun peor, que sentiría él… No me di cuenta hasta entonces que ya lo quería, ya lo amaba, aunque nunca lo había visto, ya sabía cómo era él, su carácter, lo sorprendentemente misterioso que lo encontraba, me fascinaba, y no podía soportar la ansiedad que tenia por conocerlo. Tal vez pasaron horas, pero me parecían años, tanto tiempo que pensaba que tal vez nunca lo vería, era insoportable e indescriptible lo que sentía en ese entonces››

    «Pero entonces lo vi.
    Lo vi entrar en la pequeña cafetería en la que me encontraba, vi que mis visiones no se comparaban con lo que él era en realidad, era increíble las ganas que sentía en acercarme y abrasarlo, pero sabía qué pensaría que lo estaba atacando, así que simplemente me levante y me dirigí hacia él con una gran sonrisa en el rostro, tratando de transmitirme seguridad››

    «― Me has hecho esperar mucho tiempo―››le dije, me sorprendió la seguridad con la que estaba hablando, aunque trate de no ser muy directa, después de todo, era una completa desconocida para él››

    « Me miro con una mirada de confusión, pero yo solo le podía mostrar una sonrisa como respuesta, no estaba dispuesta a darle ningún tipo de dato, no ahora; pude ver su rostro perfecto, el misterio que mostraban sus ojos, el color miel de su pelo, la hermosa contextura que tenía.

    Bella, yo le amaba, aunque nunca había hablado con él, aunque nunca lo había visto, le amaba, sabia como era el, sabía lo que nos aguardaba el futuro, sabía que él me amaría tanto como yo a él en ese entonces.››

    «―Lo siento mucho, señorita― me respondió, ofreciéndome una reverencia de disculpa.››

    «Le ofrecí mi mano de forma automática, no me importaba como reaccionaria, tampoco el rechazo, que, estaba segura tendría, yo estaba tan feliz de estar con él››

    «El visualizo mi mano por un momento y la sujeto con la suya, entrelazando sus dedos nos sentamos en una mesa junto al ventanas que sobresalía de la cafetería, aún agarrados de la mano››

    «―Lamento no haberme presentado de la manera correcta, mi nombre es…-Jasper-le interrumpí― Yo me llamo Alice››

    ―Nunca voy a olvidar su expresión― dijo Alice riéndose― fue una de las más graciosas que había percibido en toda mi vida vampírica

    «― ¿Me esperabas?―me respondió ― ¿Usted sabía que yo iba a estar aquí, no es cierto?››

    «Me sorprendió como lo dijo, no era de la forma en la que alguien te confiesa que te ha estado vigilando, sino, uno de seguridad, de confianza››

    «―Si, te estaba esperando―mentí―y la verdad me has hecho esperar bastante, en mi visión nuestro encuentro no era de noche…››

    «―¿Tu visión?― me preguntó, supuse que estaba confundido, Jasper sabía que habían vampiros que poseían ciertos “dones”, como él; pero no tenía nada entendido a algo parecido a él “don” que yo poseía.

    «―Si, yo también tengo un don Jasper, puedo ver el futuro en mi mente, gracias a mis visiones― le contesté― he visto que te encontraba, bueno, no precisamente aquí, pero, que lo hacía, y que juntos nos iríamos en busca de una familia, que responde al apellido Cullen, ellos nos mostraran un nuevo modo de vida, más difícil, pero menos monstruoso.››

    «Jasper no me respondió, y yo le otorgue unos minutos para que lo considerara››

    «―No estoy muy seguro de eso…, no podemos llegar a ellos y decirles si podemos formar parte de su aquelarre.

    ―Oh vamos Jasper, ellos también nos esperan… bueno de una u otra forma lo hacen, además en mis visiones Carlisle no duda en que nos traslademos con ellos.

    «―¿Carlisle?―me preguntó curioso, pero note que sus ojos estaban inundados en la inseguridad, una parte le decía que vega conmigo…pero otra, que se alejara de mi››

    «―Carlisle es el nombre de el jefe del aquelarre, el fundador, el que convirtió a todo su aquelarre en vampiros, convirtió a un chico de 17 años llamado Edward, que aprecia como a un hijo, luego convirtió a su esposa Esme, seguido por Rosalie y Emmett, ambos de 19 años, estos conviven con los humanos como “familia”, Edward, Rosalie y Emmett figuran el papel de hijos adoptivos de Carlisle y Esme Cullen ››

    «― ¿Cómo nos enseñaran un modo de vida menos monstruoso si “Carlisle” anda convirtiendo a cualquier humano que se le cruce?― respondió Jasper sarcásticamente››

    «―Oh no, Carlisle solo usa esa necesidad cuando el humano está al borde de la muerte, cuando no tienen más opción que morir― le recaté― su forma de vivir es…diferente a la habitual, ellos cazan animales,no humanos››

    ‹‹Jasper estaba perplejo, no había palabras para describir su reacción, se quedo mirándome a los ojos con expresión dubitativa, hasta que pudo reaccionar.

    ‹‹― ¿Estas completamente segura de que nos aceptarán?―me preguntó, trate de ser cuidadosa en soltar las palabras indicadas, ya que según mis visiones su vida se había basado en sangre humana, pero aceptaría sus decisiones, el al igual que yo no tenía planes de separarnos››

    «―Vamos Jasper, tenemos que intentarlo, si no funciona trataremos de hacerlo de otro modo, juntos ―le respondí, yo no era de las que se dan vueltas en hablar, bueno seguramente ya te habrás dado cuenta, además la idea de dejarlo ir estaba muy lejos de mi subconsciente…››

    «¿Juntos?―me respondió intrigado, bueno, tal vez, el no me quería como había supuesto, después de todo el me acababa de conocer››

    «―Bueno, yo pensé…olvídalo, me deje llevar― le dije, hasta ese entonces me di cuenta de que esas eran las palabras más dolorosas que había dicho en mi existencia››

    «― ¡NOO!― me respondió rápidamente― lamento el verla ofendido francamente, es solo que, me sorprende que una señorita tan hermosa, encantadora, amigable, extrovertida, humilde, considerada y bella, quiera formar conmigo una fam…un aquelarre es totalmen…. ―pero yo puse un dedo en su boca, en forma de hacerlo callar››

    «El sentimiento que sentí en ese momento fue sorprendente, algo que nunca había experimentado; algo me intuía a recorrer mi mano sobre su rostro, pero entonces no sabía cómo reaccionaría él. Jasper se estremeció a mi contacto, pero no me aleje, no supe cuanto tiempo mi mano recorrió el borde de sus labios, pusieron haber sido horas, y nunca sería suficiente, solo me aleje cuando él puso hablar››

    «―Lamento lo que voy a hacer señorita, pero esto se me escapa de las manos―comentó››

    « Puso ambas manos en mi rostro, sujetándolo con firmeza y me besó por primera vez, yo le devolví el beso por supuesto, no tenía planes de apartarme por ningún motivo pero supuse que se vería muy no humano seguir así sin respirar››

    Alice tenía un tono muy avergonzado, sabía que contarme a su historia con tantos detalles era vergonzoso para ella, pero insistí porque me moría de curiosidad, quería saber más sobre su encuentro con Jasper, y la familia Cullen.

    «―Me disculpo señorita yo…››—Alice ―le corregí; «―Es realmente imperdonable que me haya comportado de esa manera, fue una completa falta de respeto››

    «―No te preocupes―le dije conteniendo una risita―de todos modos me agrado mucho que lo hicieras››

    «―Dígame la forma de compensarla…Alice―me dijo preocupado››

    «―Acompáñame a ver a los Cullen...― respondí, pude ver los ojos dudosos de Jasper, no estaba seguro de cómo responder, pero al final suspiro―››

    «Yo y Jasper fuimos en busca de los Cullen durante 3 años. Fuimos a Sudamérica, luego a Londres terminando en Houston; solo sabía que se encontraban en una casa enorme de color crema rodeada por un gran bosque. Ambos éramos muy unidos, en el tiempo que buscamos a los Cullen nos relatamos nuestras historias. Cuando Jasper nombro a “María”, me puse como fiera.

    Alice frunció el ceño y sacudió su cabeza dispersando esas ideas. Me dio risa.

    Aunque Jasper y yo nunca hablábamos de nosotros, lo que éramos, pero a mi parecer, ya nos considerábamos pareja››

    «Pero entonces lo vi, vi a nosotros junto a ellos y pude observar donde actualmente estaba su residencia temporal. Me vi junto a Esme y Carlisle en las afueras de la casa presentándome, así que le dije a Jasper y este no dudo en ir junto a mí en su búsqueda››

    «Ellos se encontraban aquí, Bella, en la península Olympic, no muy lejos de esta casa, pero bueno claro, era totalmente diferente, tu sabes, los diseños de las casas cambian mucho al pasar de los años, y no nos podíamos permitir sospechas.

    Cuando pude visualizar esa enorme casa a lo lejos, pude sentir un apretón de la mano de Jasper, que estaba junto a la mía; en su rostro reflejaban nervios, estaba tan asustado como yo de no ser aceptado››

    «―Vamos Jazz, tenemos que intentarlo― le dije, esperaba compartir aunque sea un poco de entusiasmo y la esperanza que me quedaba››

    «El se limito a mirarme con una sonrisa en el rostro. Así nos dirigimos a la puerta, me puse ansiosa; no sabía exactamente qué hacer, ¿Llamarlos por sus nombres? ¿O tocar la puerta como cualquier otro humano? Jasper al notar mi duda me dijo si quería que él tocara.

    «No, Jasper, lo haré yo. ―le dije sonriéndole››

    Pom Pom Pom

    «No sabía qué diablos iba a decir— Hola soy Alice, el es Jasper ¿Podemos vivir con ustedes?— no tal vez no sea la manera apropiada.

    Entonces una mujer de pelo rubio rojizo se acerco a la puerta; supuse por mis visiones que se trataba de Esme››

    «―Hola querida ¿Puedo ayudarte?―me dijo amablemente››

    «―Hola Esme, me llamo Alice y el es Jasper, es un gusto conocerte al fin, si no es mucho pedir quisiera hablar contigo y tu familia, ¿Están Carlisle, Emmett, Edward y Rosalie en casa? ››

    «Esme se quedo perpleja, diablos, pensé, no fue la mejor manera de empezar, así que se limitó a asentir››

    «―Carlisle, tenemos visitas››

    « Y en medio segundo después, se encontraba detrás de ella un hombre de pelo rubio de un tono color miel, como el de Jasper. El señor tenía una enorme sonrisa en el rostro, me quede viendo sus ojos de color dorado, no había visto nunca ese color en un vampiro, era hermoso e hipnotizador. Pude ver mi reflejo en estos, los cuales mostraban la misma sonrisa.››

    « Jasper se torno rígido y me estrecho más hacia su cuerpo en una forma protectora.

    ―Tranquilo Jazz, hay que hablar con ellos―››

    «―He escuchado que quieres hablar con mi familia―me respondió amablemente Carlisle― así que si quisierais pasar, sería muy grato para mi hablar con vosotros››

    « Yo no dude por ningún momento, y asentí, Carlisle y Esme nos dieron la espalda con gesto de que los siguiéramos, así que di un paso hacia adelante jalando a Jasper de la mano, pero este se quedo quieto››

    «―Jasper, tenemos que intentarlo, lo prometiste―le acusé y él en respuesta me sonrió y se dejo arrastrar por mí, nos dirigimos a una sala blanca y amplia, nos quedamos quietos hasta que Esme pidió que tomáramos asiento mientras llamaba a Rosalie››

    «―Rose― dijo Esme por las escaleras››

    «Rosalie apareció en un abrir y cerrar de ojos, cuando poso su mirada de mí y en Jasper abrió los ojos como platos, fue una de las expresiones más graciosas que vi en mi vida, así que no pude contener una risita››

    «― ¿Dónde están Edward y Emmett?― pregunté, pero todos se quedaron mirándome con la cara asombrada rayos pensé

    «―Han salido de caza, volverán el domingo por la mañana―me respondió Carlisle― y…dime cielo ¿A qué se debe esta inesperada visita?››

    «― ¿Y cómo nos conoces?―interrumpió Rosalie

    «―Lamento no haberme presentado de la manera más cordial, mi nombre es Alice, y el es Jasper, hemos estado buscándolos por casi 3 años…››

    «― ¿Buscándonos? ¿Se podría saber por qué?― me interrumpió nuevamente Rosalie, su motivo no era la hostilidad, solo tenía en verdad mucha curiosidad››

    «―Yo y Jasper tenemos “dones” que nos ayudan a vivir, Jasper es capaz de manipular las emociones de los demás mientras yo…soy capaz de leer el futuro››

    «―Wow―nuevamente interrumpió Rosalie―››

    «―Increíble―dijo Esme››

    «―Asombroso―dijo Carlisle››

    «Tengo entendido que su forma de vivir no es la misma que la natural y, ambos, quisiéramos aprender una nueva forma de vida…››

    «― ¡Solucionado! ¿Cuando se mudan?―dijo Rosalie

    «― ¡Rosalie Hale!―la reprendió Carlisle―no podemos obligarlos a quedarse en contra de su voluntad

    «―En realidad―habló por primera vez Jasper―Alice ha tenido extrañas visiones en la que estamos junto a ustedes, aquí es esta casa.››

    «― ¡Decidido!―automáticamente respondió Rosalie―¿Jasper porque no hablas con Carlisle sobre tu habitación mientras yo llevo a Alice a escoger la suya?››

    Rosalie jaló de mi mano, alejándome de Jasper hasta el segundo piso.

    «―No sabes lo emocionada que estoy por tener una hermanita―me dijo Rosalie―Amo a Emmett pero sus actividades masculinas realmente me aburren…››

    «Yo solté una risita,… ¿Hermanita? ¿Ya éramos familia? ¿Había sido tan fácil? Demasiado pensé.››

    «―Te recomiendo la habitación de Edward, tiene la mejor vista, te encantara―me dijo Rosalie jalándome hacia aquella habitación››

    «―Es hermosa―dije―ya entiendo porque me decías lo de la vista…››

    «Me encanto la habitación de Edward, era más grande que la que tiene ahora, pero tenía un aura de tranquilidad y privacidad que yo quería en una habitación, sin contar la hermosa vista de las playas de La Push a lo lejos››

    «―Listo, es tuya, solo dame un día para bajar las cosas viejas de Edward››

    «― ¿Qué? ¡NO!―respondí― ¡No quiero que se enfade conmigo, o con alguien por esto!››

    «―No te angusties, el se iba a trasladar de todos modos a la biblioteca, un par de días antes no le importara››

    «Después de eso, trate de concentrar todas mis visiones a Edward, como reaccionaria, si le caería bien, tu sabes…››

    «Pasaron los días, me alegraba saber Jasper estaba más relajado y reconfortado con la idea de quedarse a vivir junto a los Cullen. Yo me pasaba todo el día junto a Esme y Rosalie, diseñando mi nueva alcoba; mientras Jasper hablaba con Carlisle, este último había encontrado fascinante la historia de Jasper, todas las batallas que había tenido, y el cambio que quería tener sobre su dieta alimenticia. Pasaron dos días y todo era de maravilla, Esme y Carlisle habían optado por adoptarnos, para que los humanos no puedan notar algo extraño en nosotros; Rosalie y Jasper serian hermanos legítimos por tener el tono de pelo muy familiar, estos eran sobrinos lejanos de Esme, pero ella los habría cuidado desde pequeños, y Jasper acababa de regresar a casa después de unos años en Oxford. Mientras que yo, Emmet y Edward eran huérfanos con mucha suerte››

    «Esta tarde llegarían Edward y Emmet de caza, podía sentir como todo mi ser se envolvían los sentimientos de angustia y miedo; me sentía igual cuando me presente a los Cullen por primera vez, así que pude identificarlos››

    «―No tengas miedo Alice―me dijo Esme―yo se que a Edward y a Emmett les caerán tan bien como a nosotros―››

    «―Gracias Esme, estoy bien―mentí―tan solo un poco ansiosa―››

    «―No tienes porque temer, te protegeré―me respondió Jasper, era obvio que él me conocía lo suficiente para saber mis razones―››

    «Gracias Jass― Suspire. ― estarán aquí en cinco…cuatro...tres…dos…››

    «Entonces ambos, Emmet y Edward entraron a la casa. Emmet embozaba una gran sonrisa en el rostro mientras Edward se mostraba distante y rígido, clavando sus ojos en mí››

    «― ¿Así que esta es mi nueva hermanita?―me pregunto Emmet con una sonrisa―Eres tan diminuta como un duende, ¡Rayos hermano! ¿Dónde te has hecho eso? ¿Has estado en la guerra o qué?―era obvio que se refería a Jasper.››

    «―Emmet, como lo…―››

    «―Tranquila mamá, Edward me lo ha contado en el camino―››

    «Edward?, tal vez, no era la única psitico de la familia después de todo, pero Carlisle había sido claro, ningún vampiro podía tener un poder igual a otro; ¿Era posible que Edward sea psitico?››

    «―No, Alice― interrumpió Edward a mis pensamientos―Yo puedo leer tus pensamientos.

    «―No te creo―dijo Jasper con media sonrisa― ¿Haber que estoy pensando?

    Edward rio

    «―Que si me acerco a Alice, me partirás la cara…―dijo finalmente―tranquilo no la veo de ese modo, después de todo, ¿es mi hermana no?››

    «Jasper suavizo la expresión de su rostro, parecía más confiado y relajado››

    «―Lo sé, ella también por lo que parece…―dijo Edward››

    «Yo miré a Carlisle, aturdida, pero este no pareció percatarse de mi mirada, estaba concentrado mirando a Esme, así que dirigí la mirada a mi nuevo hermano, Emmet; este estaba en las espaldas de Edward haciéndole muecas muy graciosas››

    «―No tengo problema de que se muden aquí, ¿Y tu Emmett?››

    «En lo absoluto, me encantaría hermano con el que pueda luchar sin hacer trampa y una hermanita a la cual molestar››

    «Yo me reí, al parecer Edward aun no sabía lo de su habitación…››

    «― ¿Qué ocurre con tu habitación?››

    Demonios

    «―Bueno, Edward―dijo Rosalie― la verdad es que Alice le gustaba tu habitación, y como dijiste que la biblioteca era el perfecto lugar para tu piano, pensé en hacer más rápida tu mudanza››

    «―Eh, bueno supongo que tienes razón, eso explica porque mi piano se encuentra en el garaje››

    «Oh no ¿Edward estará molesto? ¿Me echará? ¿Le caeré mal?››

    «―Relájate Alice, no tengo intensión de botarte―pude sentir como Jasper se tenso a mi lado››

    «―No me mires a mí, a ella se le ocurrió ››

    «Jasper emitió un gruñido leve de advertencia.››

    «―Y bien, ¿No has visto una habitación que te guste Jasper?―preguntó Esme››

    «―Esperen, tu y Alice no están…—››

    «―Acompáñame Jasper, creó que tengo la habitación perfecta para ti, ¿Seguro que no quieres la de Rosalie?―le interrumpió Edward››

    ―Tal vez Edward vio que yo y Jass no tenemos una relaciona base del amor físico, como Emmett y Rosalie ó Edward y tú―Alice soltó una risita de vergüenza, aunque yo le envié una mirada asesina.

    ―Bueno, eso me trajo aquí, junto a Jasper claro―concluyó.

    ―Ha sido una historia realmente hermosa.

    ―Gracias Bella; pero no lo sé, ¿Matrimonio?

    ―Alice, si quieres mi consejo, yo creo que lo mejor es dejar que las cosas pasen, no puedes presionar a Jasper.

    ―Lo sé, lo sé, pero, no sé como reaccionaré cuando lo haga y peor aún si no lo hace…

    ―Piénsalo así, Jasper te ama y querrá demostrarlo de todas las formas posibles―le expliqué― cuando Edward me lo pidió no me lo podía creer pero llegado el momento supe que hacia lo correcto.

    Alice se quedo muda.

    ―Supongo que podría intentarlo―respondió―no le diré nada a nadie, y he convencido a Edward de que cierre el pico, así que Bella.

    ―No diré absolutamente nada Alice―le interrumpí― ni siquiera lo comentaré con Edward.

    ―Gracias Bella, eres la mejor hermana del mundo

    Yo le sonreí y ella me devolvió otra, luego se hundió en sus pensamientos.

    ―Alice―le dije sacudiéndole― me olvidaba, nada de visiones de la… de eso.

    ―Pero…―yo la fulmine con la mirada― de acuerdo― me respondió bufando.

    ―Aun no entiendo algo―le dije― ¿Por qué Edward está enojado contigo?

    ―Ah, eso―respondió― Edward se molesta cuando bloqueo mis pensamientos, como si tratara de ocultárselos, eso lo enoja realmente.

    ¿Ocultarlo?

    ―Y ¿Qué ocultabas?

    ―No es que no confié en Edward, pero, se que se preocuparía y Jasper sentiría ese sentimiento en él.

    ¡Oh!
    ―Me concentro mucho en no pensar en eso cuando estoy cerca a Edward, o Jasper, este me conoce tan bien que se daría cuenta que algo anda mal.

    ―No te preocupes Alice, no diré si una palabra.

    ―Gracias Bella, es genial poder decírselo a alguien

    La puerta de la habitación se abrió estrepitosamente. No había prestado suficiente atención a los sonidos afuera de la habitación por lo que nos tomo desapercibida das a ambas.

    ―Ups, lo lamento chicas es que no encuentro el baño y en verdad me urge.

    ―Seth te he dicho la tercera puerta a la izquierda, no a la derecha.

    ―…―Los ojos de Alice se pusieron blancos y sonrió―Seth, si no vas al baño en 30 segundos…

    ―Ya se, ya se.

    Rosalie soltó una carcajada, Seth era el único licántropo al que ella podría llamar amigo. En estos cuatro años que habían pasado el pequeño lobo había terminado de desarrollar su contextura hasta casi igualar la de Jake. Su carácter había madurado, era casi el segundo al mando de la manada de junto con su hermana, sin embargo su alma no había perdido lo infantil que recordábamos.

    ― ¿De qué hablaban?―dijo levantando una ceja Rosalie.

    Miré a Alice esperando de que se le ocurriera algo.

    ―Del nuevo guardarropa de Nessie, ya es cambio de estación.

    Rose enmarco una enorme sonrisa en su rostro, sabía que le encantaría el tema. Tomo asiento junto a nosotras en la cama grande de Alice, inundándola de diferentes diseño. Tuve que fingir prestar atención pero la verdad es que tenia cosas en que pensar ¡Alice casándose!, no entendía por qué no lo podía asimilar, tal vez sea por la razón de la fecha.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  20.  
    Holly Chantel

    Holly Chantel Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    3 Marzo 2012
    Mensajes:
    50
    Puntos en trofeos:
    93
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Mediodía ~ La historia después del Amanecer...
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    28
     
    Palabras:
    2728
    Visiones friccionadas

    No había valorado el tiempo lo suficiente en mi vida pasada. Con frecuencia acostumbraba vivir a prisa, en rutina sin detenerme a respirar. Sin embargo al ser vampira había logrado experimentar la espera por horas sin hacer nada.

    Era tan satisfactorio.

    Unos sonidos llegaron a mi cabeza, estaba muy concentrada escuchando los sonidos del bosque para ignorar la charla de mis hermanas que reconocer los pasos de mi esposo fue sencillo.

    ―¿No vienes? ―Me preguntó Alice

    ¿Cuánto tiempo había pasado? No tuve tiempo de contestar, solo le envié una sonrisa y salí corriendo en busca de mi esposo. Aún cuando deje a Rosalie y Alice a mis espaldas, los segundos me parecían horas, podía escuchar su voz en mi cabeza, podía ver su rostro en mis recuerdos. Me moría por volveré a verlo.

    Y ahí estaba, al final de las escaleras, hablando con nuestra hija. Ambos me miraron cuando deje de bajar los escalones, transmitiéndome unas sonrisas.

    Mientras Renesmee dirija su mirada de mí hacia Edward yo corrí hacia él con toda la alegría del mundo en el rostro. Cuando estuve a su lado lo tome por la cabeza y lo bese ignorando completamente a Nessie, ese beso fue de los serios, de los que Edward llamaría importantes aunque para mi todos lo eran.

    Alguien tosió fingidamente, asiendo notar su presencia, pero no era Renesmee, era Seth que estaba junto a Jacob, que estaba junto a Alice, que estaba junto a Rosalie, que estaba junto a Esme, Emmet, Jasper y Carlisle.

    Toda la familia viendo la escena. Qué vergüenza pensé.

    Edward solo rió apartando sus labios de los míos.

    ―A sido un día muy largo…―mentí, aunque de verdad que lo había extrañado.

    ―Ni que lo digas―me respondió― pero si me vas a recibir así siempre, tal vez considere salir de caza con Emmet mas seguido.

    Yo le di un codazo cariñoso, solo tenía su mirada en mí, pero esa expresión de felicidad cambio a la de sorpresa rápidamente.

    ― ¡Seth, no me lo puedo creer! ¿Cuándo paso?

    ―Justo ayer en la noche―Detecte una gran alegría en su voz, parecía orgulloso― he venido a dar la nueva buena, pero mejor espere a que todos estuvieran presentes.

    Era increíble ver como sus rasgos eran muy parecidos a los de Jacob, apenas y recordaba como era de chiquillo. Jake le había ordenado que se dejara de convertir en lobo por un par de años para que pueda tener sus 17 años por siempre y poder ser Alfa de la manada algún día. Aunque por otro lado Sam planeaba dejar la licantropía, y se había considerado a Seth como descendiente más próximo a la línea de sangre.

    ― ¡Que está pasando!― pregunto ansioso Emmet― ¡Odio que dejen el suspenso!

    Edward y Seth se rieron a la vez, mientras Jacob parecía divertido.

    ―Seth ha imprimado…―concluyo Edward

    ― ¿Qué?

    ― ¿Quien?

    ― ¿Cuándo?

    La sala fue invadida por preguntas sin respuestas.

    ―Seth Clearwater ¡Habla de una vez!― insistió Alice, totalmente sorprendida, verla sentirse así era realmente extraño.

    La noticia nos impactó furtivamente. ¿Seth? ¿El pequeño Seth? ¡No! ¡Era imposible! Por un momento sentí un pánico, pero el alivio y la felicidad llegaron rápidamente. ¡Seth había imprimado! ¡Oh! Estaba muy contenta por él. Le miré nuevamente el rostro percatándome de su mirada, de su actitud… era diferente, parecía una persona nueva.

    ¿Pero quién era la chica? ¿Quién era la afortunada en tenerle como pareja? No había persona más noble que Seth Clearwater. Tenía tantas preguntas, pero los Cullen parecían haberle atacado con todo… miré a Jake el cual se carcajeaba desde una esquina. “Te lo dije” murmuró con sus labios mientras Nessie le atacaba a él.

    ― ¿Podemos dar un paseo? ―Me dijo Edward.

    ―¿Eh? Ah, sí―Estaba pensando en Seth. No presté atención.

    Caminamos por el sendero hacia nuestra casita. Pensé que Edward quería ir allí, pero me tomó de la mano y me fuimos más allá entre los árboles. El ambiente estaba tan callado y el viento soplaba más fuerte de lo normal.

    ― ¿Qué? ¿No me tienes una avalancha de preguntas?

    ―La verdad que sí. ¿Quién fue?

    ―…―Edward me peinó el cabello―Lacey, la nueva licántropa.

    ― ¡Una nueva licántropa! ¡Cuando sucedió esto!― no me había dado cuenta lo mucho que había pasado desde que hable por última vez de la manada con Jacob.

    ―Ayer, cuando Sam llamó a toda la manada para que les dé la bienvenida a los nuevos integrantes.

    Me volvió a entrar el pánico.

    ―Pero Seth es solo un crío….no sabe nada aún

    ―Bella, Seth ya va a cumplir los 20 años―Me llevé las manos a la boca. ¿Veinte? Imposible― y además a estado esperando esto desde hace mucho tiempo…

    ―Pero ¿Dos licántropos pueden imprimarse mutuamente?

    ―Es algo nuevo para todos, hasta los ancianos están sorprendidos, nunca había pasado en la historia quileutes.

    « Imagínalo Bella, si el amor de una persona la cual se ha imprimido es mucha, imagínate la de dos; es extrema, casi podría alcanzar la cantidad de cariño que siento por ti, pero tampoco hay que exagerar…

    Yo le puse los ojos en blanco, pero Edward no paraba de reír.

    ―No he visto a Nahuel ni a las Amazonas en casa…

    ―Ugh―dijo Edward― Nahuel me dijo que tenía una “sorpresa” para Renesmee, y las Amazonas salieron de caza juntas

    ― ¿Sorpresa? ¿Cómo qué?

    ―No lo sé, ha sido muy cuidadoso en bloquear sus pensamientos― me refunfuño Edward, Alice tenía razón, a Edward no le gustaban las sorpresas― solo he visto una carretera y el cielo de noche, todo ha sido muy extraño

    ―Tranquilo Edward, tendrá que decirnos antes de que saque a Nessie a alguna parte

    ―Cierto…―me dijo besándome la frente― ahora que recuerdo, también quería preguntarte que has estado hablando con Alice, supe que han charlado toda la tarde.

    Rosalie

    ―Nada en especial―mentí― hablamos sobre el guardarropas de Renesmee, se acerca el otoño, será mejor deshacerse de toda la ropa de verano.

    ― ¡Oh, el otoño! No sabía lo mucho que me agradaba esa estación― me dijo― casacas, chompas, pantalones y sobre todo ¡Cero bikinis!

    Yo me reí, era realmente cómico ver a Edward como un padre, me recordaba un poco a Charlie.

    ―Va a ser realmente grandioso poder borrar todas las imágenes morbosas que imaginaba Jacob con nuestra niñita.

    Anduvimos por el bosque agarrados de la mano en silencio, cada uno adentrándose en sus pensamientos, hasta que el cielo empezó a aclararse. Vimos el amanecer abrazados sobre un árbol. Aquel era el lugar en el que quería pasar mi futuro, con el amor de mi vida sin problemas ni preocupaciones.

    ―Edward creo que ya deberíamos volver.

    Maldita preocupación maternal.

    ― ¿Qué? ¿Mi presencia ya te aburrió?

    ―Ja—Ja― le dije con sarcasmo

    Bajamos con agilidad del árbol y caminamos hacia la cabaña tomados de la mano. El ambiente estaba demasiado callado, me tensó un poco. El alba tornaba el bosque de un color morado rojizo… a esta hora todos los animales debían salir ¿Dónde estaban?

    ―Edward―Tiré de su mano―Algo anda mal.

    Sus ojos miraron intrigados los míos, giré mi rostro hacia nuestro alrededor y pareció entender por donde iba el hilo de mis pensamientos. Se aferró más a mi mano y seguimos caminando. El sonido de nuestras pisadas era lo único que escuchábamos… era, tétrico.

    ―Todo está bien cariño, todo…

    De pronto Edward se detuvo, sentí su mano tirar de mi cuerpo para atrás. Le vi el rostro, era la imagen viva de un hombre horrorizado.

    ―¡¿Edward?! ¡¿EDWARD?!― le sacudía mientras le gritaba.

    Pero el emprendió la carrera en una dirección totalmente contraria. Automáticamente yo le seguí dándome cuenta que se dirigía a la casa Cullen. Mis piernas querían temblar por el miedo, ¿Qué podía hacer que Edward reaccione así? ¡Era Renesmee!

    ― ¡BELLA TU ESCUDO!― gritó muy fuerte Alice

    Acto reflejo, extendí mi escudo lo más posible envolviendo con el todo el perímetro que estaba alrededor de la cabaña y la casa de mi familia. Cuando llegue, pude ver la imagen espantosa de Edward aprisionando el pequeño cuerpo de Alice contra la pared.

    ― ¡¿QUE HAS VISTO ALICE?!― le exigió Edward― ¡EXIJO QUE ME LO DIGAS!

    Me quede totalmente helada, ¿Qué iba a hacer? ¡Toda mi familia estaba alrededor presenciando la escena igual de sorprendidos que yo!

    ― ¡EDWARD, SUELTALA EN ESTE MISMO INSTANTE!―gritaba Jasper, enseñándole los dientes a mi esposo, Emmett estaba sosteniendo su cuerpo que amenazaba con tumbarle y desmembrarle en segundos. Alice era el todo de Jasper, y verla correr tal riesgo era imperdonable.

    ― ¡ALICE QUE HAS VISTO!― volvió a gritar Edward estampándola contra la pared

    Pero Alice no lo miraba a él. Ella me miraba a mí.

    Un escalofrió recorrió toda mi espalda, sentía que mi escudo se iba achicando y achicando…

    Entonces Jacob y Seth entraron en acción sujetando a Edward por los brazos, ya que este había logrado levantar a Alice por unos centímetros en el aire; Jasper se lanzo encima de Edward, pero Emmett lo agarró en el aire estampándolo contra el suelo para que no lastimara a su hermano.
    Esme, Rosalie y yo estábamos petrificadas, podía ver en sus rostros la misma mueca de horror que seguramente reflejaba la mía, pero entonces algo nos desconcentro a todos.

    ―Papá, suéltala, la estas lastimando― exclamó Renesmee avanzando a donde se encontraba Edward.

    Rosalie al igual que yo actuamos rápido, lo principal era sacar a Renesmee de ahí, Edward no tenia control sobre sí mismo y no se daría cuenta si lastimaba a su propia hija. Cuando Edward la escuchó soltó el cuerpo de Alice provocando que cayera al suelo.

    Pero Alice no se levanto.

    Rose insistió en llevársela al bosque. Cuando tomé a mi hija pude ver como lágrimas nerviosas se deslizaban por su mejilla. Por un momento vi mis manos temblar. Quise seguirle, pero debía hacer algo.

    Nunca había visto a Edward tan vampiro como ahora, ni cuando cazaba tenía aquella mirada de desesperación e impotencia. Y Alice… Alice estaba lejos. Parecía como si estuviera perdida en un lugar diferente, no estaba con nosotros…

    Esme fue la primera en reaccionar preocupada por la seguridad de su hija. Parpadeé sin sentido, mi cuerpo seguía inmóvil y a punto de desmoronarse entre todo lo que sucedía. Pero debía reacción, ¡mi familia estaba muriendo!

    ―Alice, hija, vamos…levántate― escuché a Esme

    Pero Alice siguió inmóvil, mirándome fijamente a mí.

    ― ¡Edward relájate!―le gritó Jacob.

    No sabía cuanta fuerza estaba empleando Jacob y Seth, ni menos aun si podían sostener bien a Edward; y claro, el pobre de Emmett, el cual, si bien era muy fuerte, también Jasper lo era…

    Era hora de ponerme en acción.

    ―¡Edward!―Mis pies dieron un traspiés, pero logré estabilizarme. Mi voz salió como un grito ahogado― ¡Edward escúchame!, ¡tienes que tranquilizarte, vas a terminar lastimándola!

    Todos nos reconfortamos al notar que los jadeos de Edward se iban estabilizando poco a poco, terminando con una respiración agitada. No me miró en ningún momento, ni tampoco a alguien de la familia.

    ―He…de…hablar…con Carlisle…―logró balbucear

    Jasper había dejado de golpear a Emmett, corrió hasta el cuerpo de Alice y la sostuvo entre sus brazos mientras Jacob y Seth recuperaban el aliento. Pude sentir todas las miradas en Alice, la cual aun continuaba tirada en el piso, tratando de ser jalada por Esme.

    ―Alice, Alice, tranquila, todo está bien, no dejare que te hagan daño― susurraba Jasper acunando el cuerpo muerto.

    De pronto, ella empezó un jadeo estrepitoso y comenzó a pestañar rápidamente con la visto de un lado a otro, parecía desorientada.

    ― ¿Qué has visto Alice?― preguntó Esme

    ―Vulturis…―Sus ojos seguían peinando el lugar mientras Jasper le ayudaba a pararse. ― Ya vienen.

    Mis rodillas pesaron mucho más de lo que mi cuerpo pudo soportar. Caí sobre el asfalto mientras sentía que los segundos pasaban en cámara lenta. Antes de que mi cabeza cayera al luego unas manos me sostuvieron. Apenas y pude mirar, la vista me fallaba.

    ―¿Jake?

    ―¡Bella!... ―Escuché un corazón latir―… ¡Bella!

    Y el sonido volvió a la normalidad. Mi visión también se neutralizó contemplando a mi mejor amigo observándome con impotencia. Le traté de sonreír… todo era muy confuso para mi cabeza.

    ― ¿Los Vulturis?―pregunto Emmett― ¿Qué quieren?

    Alice se quedo mirando a Jasper por unos instantes, parecía que estuviera eligiendo cuidadosamente las palabras que le iba a decir, se veía muy concentrada observándole. Me apoyé de Jake para pararme del suelo, la cabeza me dio vueltas. ¿Qué me sucedía?

    Todos sabíamos que los Vulturis vendrían a ver cómo iba el crecimiento de Renesmee como siempre, pero tendría que haber algo más… algo por el cual Edward había actuado así, algo que Alice había visto, algo realmente malo.

    ―Los he visto llegar pero se ha desvanecido, fue como si lo hubiesen considerado, pero luego se hubiesen arrepentido.

    ―¿Considerado? Pero…

    ―Jasper tienes que hablar con Edward―Los ojos de Alice eran extraños― debe de estar muy preocupado y confuso por mi visión ― Miré a Jake el cual se encogió de hombros― explícale que todo ha sido una confusión y que no tiene de que preocuparse.

    Parecía que Jasper le iba a decir algo, pero se limitó a asentir, lo más probable es que una discusión con Alice era lo menos que podía desear. Subió las escaleras respaldado por Esme.

    Tranquila Bella, me dije a mi misma, ha sido una idea, nada más…

    ¡Por todos los santos, claro que es mucho más! Conocía lo suficiente a Alice para saber que ocultaba algo; no podía creer que Jasper se lo hubiera tragado tan fácilmente, aunque tal vez solo quería evitar una discusión con Alice.

    ―Bella― interrumpió mis pensamientos Alice― tenemos que hablar…
     
    • Me gusta Me gusta x 3

Comparte esta página