1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)

Tema en 'Fanfics sobre libros abandonados' iniciado por Moliry, 4 Mayo 2010.

Cargando...
?

Te interesa la historia ?

  1. Mucho, estare al pendiente =)

    90 voto(s)
    97.8%
  2. Espero que mejore

    2 voto(s)
    2.2%
  1.  
    babbyfer

    babbyfer Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2009
    Mensajes:
    65
    Mis compañeras fans del finc supieron muy bien decir la calidad que leimos...

    Y como eres de cruel... porque nos dices lo que va a pasar ...como te gusta hacerla de emocion, jijijiji

    Estare entrando cada hora para ver si ya subiste lo de Jacob... los solos son malos consejeros... uy uy uy ! que emocion !

    Que pasara !

    PD . Andrea no se porque me recuerda a Jessica y ese Trevor un Mike... como hay gente asi... Ese Greg muy callado pero creo yo que es un gran tipo, discreto pero caballeroso y linda voz masculina. Y que puedo decir de Isaac, siento se sera el fiel amigo de Nessy, el INCONDICIONAL ! pobre, pero obvio se enamorara de Ness...

    buenisimo !
     
  2.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,097
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    5524
    Por que lo prometido es deuda !!!

    Espero les guste !!!

    Gracias !

    Me hubiera quedado dormido todo el día.
    No puedo evitar que sea mi pequeño paraíso incondicional. Lo era así, porque en donde estuviera solo era de cerrar los ojos de dejarme llevar por el cansancio.
    ¡Que demonios, era mucho!
    Pero más demonios era que estando en mi pequeño paraíso, tuvieran que llegar los demás a fastidiar todo.
    El llamado de la manada de oyó de nuevo. Me hubiera encantado ignorarlos y mandarlos al diablo, que para eso era buenísimo. Ya hasta parecía un profesional. Pero por desgracia tenia que atender al llamado. Ese era de los muchos inconvenientes de ser yo el alfa. Tenia que dar el “ejemplo”.
    Pero… ¿Qué pasaba si lo único que quería era dormir?
    Sin duda ese día no respondería esa pregunta, porque el llamado era más insistente. Ese desgraciado que no me dejaba en paz era Paul, de eso estaba más que seguro.
    Maldiciendo por fin me levante aventando al otro lado de la pequeña habitación mi suave cobija.
    Me puse mi tenis negros gastados y así me dirigí a la puerta principal.
    ¾ Que bueno que ya te levantaste. Espero que hayas descan… – Saludó alegre Billy saciándose aun lado con su silla de ruedas. Pero su entusiasmo desapareció apenas de vio la cara – ¿Estas bien?
    ¾ Créeme, mi cara lo dice todo.
    ¾ ¿Tan mal estas?
    ¾ Muerto. De suerte no empiezo apestar.
    ¾ No te había mal un baño – Arrugó la nariz y se deslizo por detrás.
    Con un suspiro de pereza salí de la casa.
    ¾ ¿Qué diablos quieren? ¿Qué me quieren matar?
    ¾ Vaya recibimiento – Se burló Paul mientras cruzaba sus brazos sobre su pecho descubierto.
    ¾ Pero lo de matarte me parece excelente idea – La clásica burla de Seth se hizo ver.
    ¾ Te ves fatal, Jake. ¿Estás bien? – Yo era el alfa, pero Sam siempre seria el que se preocuparía por todos.
    ¾ ¡Oh por Dios! ¡Jake, apestas! – Embry definitivamente quería recibir una paliza.
    ¾ ¡De verdad! Wow, Embry, que bueno que me lo aclaras. Lo tomare en cuenta.
    ¾ ¡Vamos, porque ese humor! – Si no fuera por que Sam se puso en medio de los dos, iba sin duda desquitar mi frustración.
    ¾ Solo quiero descansar. ¿Que quieren? – Me di por vencido.
    ¾ ¿No estas enfermo?
    ¾ No, ¿Por qué?
    ¾ Porque no entiendo como puedes estar tan cansado si ya es la tarde.
    ¾ De hecho pensamos que no ibas a estar.
    ¾ Supusimos que estarías en donde siempre…
    ¾ Mejor dicho con la misma persona de siempre.
    Parecía que todos se pusieron de acuerdo para ese día fastidiarme por completo. Por fin decidí hablar:
    ¾ Lo hare, iré por ella a la escuela.
    ¾ ¿Pues a que hora sale?
    ¾ A la una, ¿Por qué?
    ¾ Porque falta menos de media hora para que Nessy ya salga.
    ¾ ¿Tan tarde es? – Maldita sea – Me dormí todo el día – Fue raro, porque apenas me mencionaron la hora y se me quitó todo cansancio, saber que vería por fin al motor de mi vida y quien le daba sentido, hacia que todo mal mortal desapareciera.
    ¾ Pero mírenlo, hasta guapo se ve – Mi nefasto cuñado de burló – Solo era cuestión de mencionarte a tu bebé… Haber, mi niño – Me tomó de las mejillas – ¿Quieres un besito?
    ¾ Por eso te casaste con mi hermana, verdad, para tenerme cerca – Le regrese mucho mejor la jiribilla – Yo también te quiero, chiquito.
    ¾ Estaba seguro que se amaban, pero no tanto – El más cachorro de la manada se unió a la broma.
    ¾ Me tengo que ir – Me di la vuelta – ¿O tienen algo importante que decirme? -- Giré ligeramente para verlos – ¿Pasa algo? – Esas caras no me gustaba.
    ¾ Nada que no puede esperar – Sam lo vi algo tenso de los hombros.
    ¾ ¿Seguro?
    ¾ Ness te espera, no la hagas esperar.
    ¾ ¿Seguro que puede esperar? – No cambiaria nada por estar con mi niña, pero algo me hacia sentir incomodo. No sabía que era. Pero no era muy agradable.
    ¾ Nos vemos en la noche.
    ¾ Está bien. Nos vemos – Me despedí y como rayo me metía bañar y me vestí.
    Las ventajas de ser hombre era que no importaba que no son pasamos horas en decidir que poner, y la ventaja de ser “yo” era mucho mejor, porque solo metí mano en mi closet y cajones y saque un pantalón de mequilla obscuro con una camisa negra. Era fácil saber que me iba a poner si tenía tan poca ropa. Era las desventajas de ser lobo. No podía comprarme buena ropa o tener aprecio por un juego en especial, pues podía terminar destrozado.
    ¾ ¿Se te ofrece algo? – Dice a mi padre que estaba viendo un partido de americano.
    ¾ No gracias, no tarda en llegar Charlie – Avisó – De hecho ya tardó.
    ¾ Pues ya llegó – Anuncie al ver por la ventaba su patrulla estacionarse.
    ¾ Supongo que como siempre no te espero para comer.
    ¾ No, comeré con Ness.
    ¾ Pues vete antes que Charlie te encierra con cualquier pretexto para que no llegues por su nieta.
    ¾ Hay ni me digas. No pensé que no tener el apoyo de Charlie me iba a importar. Ni el chupasangre se pone tan gruñón como él.
    ¾ Es su niña.
    ¾ Es “mi niña” – Aclaré con recelo.
    Llamaron a la puerta.
    Me dirigí a ella y un rápido << Hola, Charlie >> fue el saludo y despedida para dirigirme al carro.
    ¾ ¿Y Nessy?
    Escuche que me pregunto Charlie, pero pues Billy le aclararía que no estaba conmigo.
    Metí la llave de plástico negra, que tenia su chip de encendido dentro y la gruiré.
    El bello motor ronroneo.

    * * *

    Al parecer hice tiempo record.
    Es cierto que no llegue puntual, pero todavía había gente en el estacionamiento.
    Todos los presentes notaron mi presencia. Y los entendía. Era imposible no dejar pasar la oportunidad de ver un maravilloso carro de motor turbo. Esta belleza blanca la estacione en el lugar más cercano de las escaleras de la escuela.
    Salí del carro y volteé a ver si Nessy seguía aquí. Y efectivamente. Aquí seguía. Mi carro del año ochenta estaba estacionado un poco retirado de la entrada. Al parecer mi niña llegó tarde.
    Sonríe.
    ¡Santos cielos, como la amaba!
    Estos dos meses no los podía describirlos, pues sentía que estos más de sesenta días habían pasado rapidísimo y a la vez los había sentido muy lentos. Es que estar con ella el tiempo pasaba desgraciadamente de volada. Un suspiro. Pero no estar a su lado lo sentía una eternidad.
    Como quería ya verla, abrazarla, besarla, decirle una y otra vez lo mucho que la amaba y me importaba.
    Sentía que todo lo que hacia era muy poco.
    Era nada con lo que ella merecía.
    Pero ella era feliz.
    De manera utopía era cierta. Mi Nessy, mi vida, era feliz, feliz por estar a mi lado.
    ¡Que afortunado soy!
    Lo era por tenerla, pero más por tener su amor.
    Me amaba.
    Era tan extraordinario que un ser tan perfecto como ella pudiera amar a una bestia como yo que aun no me lo podía creer. Pero aunque no fuera posible, era verdad, Nessy me amaba y quería estar a mi lado siempre.
    Y “siempre” tenía un gran significado, pues lo era TODO.
    Y eso quería ser. El TODO para ella.
    Porque mi niña lo era todo para mí.
    ¾ Hola, guapo – Oí que una niña me saludó. Tuve que voltear para abajo para ver esa pequeñuela que su mirada no era nada de niña – Dime por favor que vienes por tu hermana.
    ¾ Soy el pequeño de la casa – Contesté cortante.
    ¾ ¿Prima?
    ¾ No tengo familia estudiando aquí – Volteé hacia frente para ver salir a Nessy de la escuela.
    ¾ Vaya, siempre lo bueno esta ocupado – Suspiro molesta – Empiezo a creer lo que dice mi hermana.
    ¾ ¿Y es? – Pregunté solo para no parecer más sangrón.
    ¾ Que los hombres son como los baños – Sentí un poco de picardía en su voz coqueta -- Son un asco o están ocupados.
    ¾ Quiero creer que entro en “ocupados”
    ¾ Todo depende de ti.
    ¾ Y así es.
    ¾ ¿Y quien es tu novia? Conozco a todos de aquí.
    ¾ No lo creo, es de primer ingreso.
    ¾ ¿Andas con una niña?
    ¾ Mi niña.
    ¾ Afortunada – Dijo – Se nota que la quieres. Esos ojos son de amor. Ni modo – Torció la boca de manera caprichosa – Si cambias de opinión ya sabes donde venir a verme.
    ¾ No lo haría.
    ¾ ¿Tanto es especial?
    ¾ Lo es todo.
    ¾ Vaya, esto si es raro. No pareces hombre.
    ¾ Créeme. Lo soy.
    ¾ Sin duda – Se rió – Eres terriblemente guapo. Pero me refería que eres más que un hombre. Un caballero y de esos no hay.
    ¾ Eres una niña. Te falta por vivir. Ten paciencia.
    ¾ En un año entro a la universidad y cada vez voy en picada. Y no me digas niña si sales con una de primero. ¿Quién es?
    ¾ No creo que la conozcas.
    ¾ Estoy segura de eso. Pero la curiosidad es grande.
    ¾ Se llama Reneesme Cullen.
    ¾ Oh – Se rió ahora si con ganas.
    ¾ ¿Qué es gracioso? – Por fin tuvo toda de mi atención visual.
    ¾ Ahora lo entiendo todo – Con tanta risa apenas le pude entender.
    ¾ ¿De que hablas?
    ¾ Cuídala mucho.
    ¾ ¿De que hablas? – Repetí perdiendo toda chispa de humor.
    ¾ Te lo pongo así – Tomó aire. La risa no la dejaba hablar – Hoy fue su debut y abrió plaza. Es de primer grado, pero su popularidad la resalta.
    ¾ ¿Popular?
    ¾ Todos hablan de ella – Levantó una ceja negra como su pelo – Creó que mi primo la llamó “La pequeña princesa”.
    ¾ ¿Y quien demonios es tu primo?
    ¾ Ni te preocupes en buscarlo. Tiene veintitrés años y solo vino para verla. Ves, te digo que hizo lo que nadie hace en tres años de estudios y menos en su primer día de clases. La competencia estará buena.
    ¾ Ya veo – Mascullé.
    Si esa mocosa seguida diciéndome mas estupideces iba a terminar matarla. No entiendo cuales fueron sus intensiones. Porque era mas que obvio que era mucho mas su afán de informarme de que cuidara el amor de mi vida.
    Tratando de calmarme un poco. Pero de verdad que era difícil, pero no imposible. Tome todo el aire que nunca había inhalado. Conté hasta un millón y subí las escaleras.
    Todos me veían. Mi estatura era siempre de llamar la atención.
    Pero las mujeres me veían con insistencia y no sabia porque.
    Nunca he entendido porque las mujeres me ven con mucha atención. Como si tuviera monos en la cara.
    Llegué a la entrada de la escuela.
    Nada de ella.
    Entre sin más. No tenía la paciencia de esperar como seria lo correcto.
    La risa tan maravillosa de mi novia era imposible no conocerla tan bien. Ella imposible que la confundiera, porque como amaba ese sonido. Pero amaba esa risa si “yo” lo provocaba.
    ¡Maldita sea! Desde cuando era tan estúpidamente egoísta.
    ¡Maldición, que me pasaba!
    ¾ Ya deja de discutir – Vi a mi Nessy en cuclillas junto a un “niño” de lentes con cabello castaño – Me muero de hambre y ya me quiero ir.
    ¾ Si quieres te invito a comer a mi casa. Vivo cerca – Ese tipo estaba sacando libros del loocker.
    ¾ ¿En serio? Pues será para la otra que “podamos ir” – Dije con voz glacial – Pero si fuera tú… esperaba sentado.
    ¾ ¡Jake! – Exclamó alegre el motivo de estar ahí y lo mas importante, de mi vida – ¡Viniste! ¡Que bien!
    Sus palabras eran de alegría, pero había un toque ligeramente turbio en sus ojos y voz.
    Se pusieron ambos de pie. El güerillo de cuatro ojos lo hizo de manera lenta.
    ¾ Espero no interrumpir – Tensé la mandíbula.
    ¾ No para nada – La mirada de Nessy era de advertencia. La conocía muy bien. Pero no podía evitar portarme de esa manera. ¿Qué se creía ese tipo para invitar a “mi novia”? – Los presento – Cortó la pequeña distancia que nos separaba y me tomó de la cintura – Issac, te presento…
    ¾ Supongo que él es Jacob – Interrumpió tranquilamente el niño – Tu novio – Extendió su mano delgada – Mucho gusto, soy Isaac Backer. Compañero de Ness en Biologia.
    ¾ ¿Cómo sabes quien soy?
    ¾ Ness le gusta hablar mucho de ti.
    ¡Demonios! Y yo actuando… NO, no actuando, y yo siendo un gran idiota.
    La actitud seria y grosera de unos segundos antes desapareció por completo. Y dio paso a un Jacob muy educado… bueno, hasta donde quería ser:
    ¾ Ah, claro, ella te platicó de mi – Estreche su mano y la solté tomando a Nessy de la cintura – ¿Nos vamos? – Los ojos de ella estallaron sutilmente pero entendí el mensaje. Sintiéndome como niño pequeño que estaban educando. Tome aire y dije – Mucho gusto, Isaac. Yo soy Jacob Black. Que sabes soy novio de Nessy.
    ¾ Bueno – Isaac se acomodó su mochila – Gracias de verdad, Ness. Ya mañana mejor cambiamos de loocker y te lo agradezco.
    ¾ No tienes que agradecer. Es un gusto poder ayudarte – Los modales de mi novia fueron como siempre un elegante y sofisticado despliegue de educación – Vámonos, tengo hambre – Me dijo, pero adiós educación y amabilidad. No estaba muy feliz como siempre que me veía.
    No dijo nada y yo tampoco, temía que dijera otra tontería que me iba a costar un enojo de ella. Nunca se enojaba. Bueno, nunca se había enojado conmigo. Y aunque nunca lo hubiera hecho, estaba segura que estaba molesta. Y como sabia porque era. Preferí cobardemente quedarme callado.
    ¾ Me iré en mi coche – Declaró sin más al llegar al estacionamiento.
    ¾ ¿No nos iremos juntos? – Encogí los hombros.
    ¾ No dejaremos un carro aquí. No esta permitido.
    Me volteó a ver de una manera que mejor era arreglar las cosas sin expectantes. Por eso sin decir mas protestas saque las llaves de mi pantalón.
    ¾ Toma – Se las ofrecí.
    ¾ No – Suspiró – El Audi es tuyo. Me refería a tu carro, al Golf. Ya sabes que lo quiero como mío.
    ¾ Y sigo sin entender – Sentí que era una tregua y la aproveche – Perdón. Sabes que no soy así de grosero.
    ¾ ¿Estas arrepentido? – Entrecerró sus hermosos ojos chocolates.
    ¾ Si. Perdón – Me acerca a ella y la abracé de su femenina cintura -- Es que entré a la defensiva, porque me dijeron algo no muy agradable.
    ¾ ¿Algo malo en la manada? – Estaba preocupada de verdad.
    ¾ Me hubiera encantado eso – Sonreí un poco tenso – Es que me enteré de tu debut de hoy.
    ¾ Ah – Me soltó – Escuchaste. De verdad lo siento. No hice nada, yo solo me centré en mis clases…
    ¾ Mi niña, no te disculpes. Ser tan maravillosa no es tu culpa…
    ¾ No lo soy…
    ¾ Claro que si, tanto que con solo verte los demás se dan cuenta lo que vales.
    ¾ Sabes que no es por mi forma de ser, sino mi existir… Ellos son la presa y mi físico la trampa.
    ¾ Claro que no, eres más que la trampa. Créeme, yo conozco muy bien de eso y ni la rubia frívola que tienes como tía hizo lo que tu haces. Tú eres más. Mucho más.
    ¾ Gracias – Se sonrojó en mis brazos. Sentir como su corazón cálido se aceleraba me volvía loco de felicidad – Te quiero.
    ¾ Yo no te quiero.
    ¾ Lo se – Se puso de puntillas y sus carnosos y suaves labios rosaron los míos – Me amas y por eso te amo.

    * * *

    Para ser una comida prepara por un chupasangre, la verdad que estaba más que bien. Y mas si consideraba que la comida le daba repugnancia.
    Hice a un lado el plato de porcelana blanco que habían llenado tres veces.
    ¾ ¿Sigues aquí, perro? – Entró mi tía consentida.
    ¾ Y seguiré aquí, mi querida Barbie – Con ganas me floté el estomago – Olvida lo que “querida”. Solo quise saber como se oye. Patético.
    ¾ ¡Patético eres tú!
    ¾ Ya por favor. No empiecen – Nessy pidió poniendo los ojos en blanco.
    ¾ No pude yo lograrlo antes. Confió que tu si lo hagas – Bella tomó mi plato y el de Ness.
    ¾ Ni lo harán – Espetó Rosaline -- ¿Desde cuando la mascota se trata de la misma manera que…?
    ¾ Tía, por favor.
    ¾ Está bien, me voy – Dijo la rubia – Pero cuando se vaya por favor echen insecticida. Que aquí apesta.
    ¾ No – Dramaticé una verdadera lamentación – Que haríamos sin ti.
    ¾ ¡Jake! – Ness protestó.
    ¾ Muy buena, perro. Tú ganaste esta vez.
    ¾ 8-7… Pero no bajaré la guardia – Advertí divertido.
    La chupa sangre versión Barbie malévola, se salió riéndose.
    ¾ Les gusta, ¿verdad? – La risa de mi niña adornó la blanca y sofisticada cocina.
    ¾ Es divertido – Reconocí – Muchas gracias – Dije sobre mi hombro. Bella estaba atrás de mi lavando los trastes – Estuvo como siempre: delicioso.
    ¾ Noté que te gustó al tercer plato – Sonrió mi amiga.
    ¾ Bella – Fingí indignidad – Es de mala educación contar la comida que sirves.
    ¾ Mami – Reneesme embozó una hermosísima sonrisa – Me sirves más, por favor.
    ¾ ¿Competencia? – La reté.
    ¾ No – se sonrojó – Es que en la escuela no comí.
    ¾ Oh, es verdad. “La pequeña princesa” no le dieron tiempo.
    ¾ Jake, deja eso por la paz.
    ¾ Está que se muere de celos – Estaba mas que divertido Emmet que hizo entrada con su muy característica sonrisa y chispa de humor -- ¿Y que se siente querer matar a inocentes, mi estimado sobrino?
    ¾ No tan inocentes – Masculle.
    ¾ Jacob, ya – Mi novia me dio un codazo.
    ¾ Me callo.
    ¾ Por cierto – Dijo la señora Cullen más joven – Te están buscando.
    ¾ ¿Quién? – Le pregunte a Bella poniéndome de pie.
    ¾ La manada, están en fase atrás de la casa. Vienen todos.
    ¾ Gracias – Agradecí rápido.
    ¾ ¿Pasa algo? – Nees detuvo mi salida tomando de mi brazo.
    ¾ No creo. Nunca pasa nada. Pero es raro que vengan y mas en fase – La tranquilicé de inmediato – A de ser otro problema marital de uno de ellos.
    ¾ No estés divulgando sus cosas, Jake, no es correcto – Me censuró mi novia pero tenia una amorosa sonrisa en sus lindos labios – Te espero en el cuarto de televisión. Yo seré la niña de ojos obscuros.
    ¾ Sera más fácil si busco a la más hermosa.
    ¾ Ah, Jake, mejor vete – Como me encantaba ver esas mejillas tomar un hermoso color rosado y más oír su acelerado corazón.
    ¾ No tardo – Prometí.
    Salí por la puerta trasera. Y estaban todos.
    ¾ ¿Qué pasa? ¿Por qué vienen en fase?
    Nadie se fue a ocultarse entre los arboles para volver a la normalidad, eso no era nada bueno. Entonces yo me desaparecí y aparecí ante ellos en cuatro patas.
    ¾ ¿Qué pasa?
    ¾ Perdona por venir – Sam que estaba en medio de ellos fue el que tomó la palabra – Queríamos esperar que estuvieras solo para decirte. Pero creo que puede ser peligroso callar.
    ¾ Ya digan que pasa – Nunca me caractericé por ser muy paciente.
    ¾ Queríamos averiguar primero de quien se trata pero es difícil seguir su rastro… es mas que obvio que sabe de nosotros – Dijo Embry.
    ¾ ¿Y?
    ¾ Hay alguien que esta cerca de Ness.
    ¾ ¿De que estas hablando? – Ahora si esto no me gustaba nada. Apreté mis cuatro patas en el pasto y saque un gruñido.
    ¾ Solo sabemos por su dulce olor que es un hombre.
    ¾ ¿Qué?
    ¾ Si y lleva dos días cuidando el sueño de Reneesme.
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  3.  
    Atenea

    Atenea Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Agosto 2010
    Mensajes:
    51
    OMG !! ! Que buenisisisisisisisimo capitulo.

    Me vas a matar de la emocion, MOly !

    Y mas porque... QUIEN ESE PERSONA QUE CUIDA EL SUEÑO DE NESS ???

    SAntos Cielos !!! Esto cada vez mejor....
     
  4.  
    Satya

    Satya Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    2 Octubre 2010
    Mensajes:
    79
    Dos cosas xD:
    1.- Pero q amor de Jacob xD!!! me encanta xD! celoso y todo!!
    2.- O.o!!! kede asiiiiiiii!! u.u! siempre me dejas con toda la dudaaaaaaaa!! xD!!
    Muy muy muyyy lindo!!! estaré esprando el proximo capituuuloooo =D!!!
     
  5.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,097
    Pluma de
    Escritora
    Como siempre muchas gracias por sus inspiradors comentarios, ya saben que gracias a ellos yo sigo aqui [​IMG] Y me encanta estarlo [​IMG]

    Agradezco de corazon los cometnarios de ATENEA Y SATYA. Porque siempre fieles a la historia. Mil mil gracias [​IMG]

    Ahora solo hacen falta 8 comentarios para subir el siguiente capitulo.

    Porque hago esto ???

    POrque descubri que muchos leen mi historia, GRACIAS [​IMG], pero les da flojera dejar comentario y eso no se me hace justo [​IMG] Porque no hay nada mejor que leer que piesan de la historia y mi forma de narrar... Por eso PIDO motivacion para seguir subiendo capitulos. Entre mas rapido vea comentarios (ya sean de felicitaciones, que les guste la historia, como recomendaciones) pues mas RAPIDO yo subure capitulos. Que esta historia sea constante depende de USTEDES !!!

    Animo y pierdan la flojera, porque el prox capitulo depende de ustedes [​IMG]
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  6.  
    Sandritah

    Sandritah Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Septiembre 2007
    Mensajes:
    720
    Pluma de
    Escritora
    No se puede pedir un número determinado de post para continuar una historia. Por un lado, da lugar a comentarios spam (sin contenido alguno, que en verdad no son de relevancia ni tienen valor) y, por otro, se supone que publicas porque te gusta escribir y que la gente lea. Te invito a que dejes de hacerlo para evitar posibles problemas.
     
  7.  
    Sandritah

    Sandritah Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Septiembre 2007
    Mensajes:
    720
    Pluma de
    Escritora
    Chicos/as, por favor, no hagan spam. Pueden redactar unos comentarios un poco más completos que hagan referencia a algún aspecto de la historia, al menos, para que se sepa que la leyeron. Quedarse con intriga, querer saber algo en particular sin especificar qué o pedir simplemente una continuación para dejar un comentario no ayudan para nada y post de ese tipo serán borrados. Al menos hagan alguna referencia a algún aspecto determinado del fic que demuestre que leyeron el capítulo.
     
  8.  
    Sandritah

    Sandritah Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Septiembre 2007
    Mensajes:
    720
    Pluma de
    Escritora
    Da la casualidad de que no lo hago porque me apetezca limitar los derechos de nadie, sino porque soy una de las líderes y debo tratar, dentro de lo posible, que se cumplan las reglas; justamente una de ellas es eso. En ningún momento le he faltado al respeto a nadie con mis palabras, todo lo contrario, lo he pedido educadamente. No me refería con spam a que se ponga mucho o poco, sino al contenido del comentario en sí. Por ejemplo, poner "me gusta, sigue, espero la continuación" sí es spam; esos son los comentarios que he borrado. Me parece estupendo que disfrutes escribiendo y que recibas comentarios, pero en este foro se ha trabajado duro para eliminar ciertos rasgos y no por ello le cortamos las alas a nadie. Y sí, hay muchas personas que leen y no comentan, por pereza, porque no quieren o por lo que sea, pero pidiendo algo a cambio de continuar se fomentan cosas que aquí se están tratando de cuidar y erradicar (ej: spam, los comentarios que se han borrado).

    Yo no me meto en lo que cada uno cree, sino que sigo las políticas del foro. Si hay algún problema con las reglas, que ahora mismo están siendo reelaboradas, hablen con Pami y hagan sugerencias, que es la encargada.
     
  9.  
    Satya

    Satya Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    2 Octubre 2010
    Mensajes:
    79
    La verdad, me choqueo un poco los comentarios que lei al principio x.x! mas q nada xq al final muchas veces uno no sabe q mas poner, "me gusto mucho el nuevo capitulo q subiste! esperare la continuacion!" cuando ya hemos leido muchas veces los capitulos y no se nos da la creatividad para poner un comentario mas "elavorado"...es obvio xD! está leido y me ha gustado y estaré esperando, q mas puedo decirle a la autora??? o.o!!! me preokupa q todo lo q se escriba pueda ser tomado como spam, por q al final ya no darán ni ganas de poner un comentario por miedo a q se borre si se "considera spam"...eso, mi humilde opinion, sin el afan de ofender a nadie ni de crear polemicas, Saludos!

    P.d: Moliry xD! seguiré esperando la continuación de tu historia, y como ves, reviso dia a dia para ver si has actualizado xD! saludos!!!
     
  10.  
    Sandritah

    Sandritah Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    5 Septiembre 2007
    Mensajes:
    720
    Pluma de
    Escritora
    No cuesta tanto hacer referencia a una parte particular, por ejemplo "lo que le dijo Edward a Bella fue tan lindo que me me dejó sin palabras"; si se lee y ha gustado, algún motivo tiene que haber para que guste. ¿Redacción, contenido, ideas? No hace falta tener creatividad o matarse con la elaboración de una crítica; simplemente en este foro no se buscan comentarios del tipo que, a fin de cuentas, no transmiten prácticamente nada. Aquí las cosas se han estipulado así, se verá en las reglas a la mayor brevedad.

    Y fin de la discusión. Si hay algo más que añadir, este no es el lugar.
     
  11.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,097
    Pluma de
    Escritora
    REGLAS SON REGLAS, y aunque no estemos muy de acuerdo, tenemos que someterlas, para seguir disfrutando del foro sin tener ninguna problema o amonestacion de los controladores de aqui.

    Por fis FANS, hay que encargarnos de hacer caso para que sus lindos comentarios sigan...

    Agradezco a Sandritah la paciencia de hacernos ver unas cosas.

    Y... ANIMO AMIGAS !

    P.D: Por cosas de escuela y negocio que estoy haciendo no he tenido tiempo de seguir escribiendo. Espero que el MARTES O MIERCOLES sin falta seguira... prometo no fallarles dias mas... y... A COMENTAR ! jajaja

    Kiss
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Dr Ruth

    Dr Ruth Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Octubre 2009
    Mensajes:
    77
    Esta parte me dejo sin palabras, la emocion me gana muchisimo.

    Ness te gana, quiero saber que hara cuando sepa algunas cosas que pueden ser muy importantes para ella. Espero saber mas y seguir leyendo de tu historia Moliry.

    PD. fELIZ NAVIDAD !
     
  13.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,097
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    4561
    Por fin !

    Mas vale tarde que nunca, jajaja.

    Que lo disfruten... kiss


    Castigada

    Las estrellas brindaban un panorama de sueño. El aire parecían caricias en nuestros cuerpos. El aroma era un embriagante perfume. En fin, todo era perfecto.
    Tenía miedo, si así se le podía decir, el acostumbrarme a lo bueno. Porque estar al lado del amor de mi existencia así era: Lo bueno, lo mejor, lo excelso.
    Siempre que estaba en brazos de Jacob, que estaba amada por sus labios, no podía dejar de pensar que entre mayor sea la felicidad, el gozo, más dolorosa e insufrible seria la desdicha. Pues este era el mundo real. Un mundo en el que existen misterios, fantasías, que no todos eran de princesas y príncipes, que aun lo que pasara vivían felices por siempre.
    No, así no era. Por lo no menos en mi mundo, donde lo peor podía ser imaginable. Ese era mi problema, el no saber qué será de mí, de mi vida con Jake, que ese era mi mundo.
    No quería demostrarlo, pero la verdad es que es frustrante no saber qué será de mi existencia, cuando mi tía Alice lo puede saber todo. ¿Pero porque no puede saber lo mío? Un “mío” que podía tener muchos finales que la mayoría podían ser nada agradables ni para mi novio y para mí.
    Lo sé, tenía razón mi padre, tenía un gran problema: Pensaba mucho. Pensaba demasiado todas las cosas que me importaban. ¿Y que eran las cosas que me importaban? Fácil. Era Jacob Black y mi vida con él.
    Pero gracias al cielo tenía una gran ventaja: Podía pensar en muchas cosas a la vez. Por eso mientras mi cerebro se llenaba de dudas, también podía llegar a disfrutar por completo estar así, como lo estaba, mi rostro recargado en el pecho de mi novio. Sintiendo sus brazos fuertes, ansiosos por tenerme cerca y viendo la maravillosa noche que nos regalaba la naturaleza. Llena de estrellas brillantes y tintineantes.
    El cálido pecho de Jake era muy agradable, provocando que por nada del mundo me quisiera mover nunca. Con él a su lado no era necesario prender una fogata para disfrutar de la noche.
    Sentí un confortante beso en mi pelo obscuro.
    ¾ Estas muy callada, ¿Qué tanto piensas?
    ¾ Lo agradable que es estar contigo así – Lo abracé todavía más fuerte.
    ¾ No hay nada mejor, de eso estoy de acuerdo contigo – Estaba vez me besó la frente.
    ¾ Yo creo que te equivocas – Me incorporé, recargándome en el tronco caído donde se apoyaba mi novio – Estoy segura que cualquier cosa, en el cual tú estés presente, es lo mejor que puede existir.
    ¾ No puedo negar que me encanta que empieces eso – Susurró inclinándose hacia mí, quedando a solo un beso de estar unidos – Estoy empezando a creer que me amas tanto como yo te amo a ti.
    ¾ Te amo mucho más y lo sabes.
    ¾ Lo dudo.
    ¾ Te lo demostrare con el tiempo – Le sonreí con picardía.
    ¾ Y yo te lo demuestro ahora.
    ¡Y vaya que si lo hizo!
    Su manera de besar era tan mágica, tan perfecta que así hasta el más ateo creía en Dios.
    Ese tipo de besos tan majestuosos era tan privilegiada en recibir todo el tiempo, pero aun así no lograba acostumbrarme y mi cuerpo, mi alma, mi corazón, pedían cada vez más. No me zaceaba. Pero lo que me confortaba era que con la misma necesidad que quería a Jacob, él también a mí. Todos lo veían, y me gustaba que fuera tan obvio, pero nada tan lindo como no solo fuera obvio sino que también mi corazón lo sentía, de eso estaba segura: Jacob me amaba tanto o hasta más que yo a él. Claro, si era posible. Y sentía que podía existir un amor más grande del que yo sentía por mi lobo, cuando él me besaba, me miraba, me abrazaba como siempre lo hacía.
    Desgraciadamente mi celular sonó en mejor momento, donde ya casi alcanzaba las estrellas.
    A mi pesar tuve que interrumpir el beso, obvio que solo era una interrupción, pues algo así de mágico no podíamos dejarlo a medias. Me reí por lo que estaba pesando.
    ¾ ¿Te ríes de mí? – Jugueteó mi novio con mi pelo.
    ¾ No eres de lo único que pienso – Me hice graciosamente la ofendida. Por fin con el pulso acelerado logré sacar mi celular de mi bolsa trasera del pantalón.
    ¾ ¿Entonces no ocupo todo tu pensamiento?—Negué con la cabella sin evitar reírme – Mmm, es bueno saberlo – Entrecerró sus hermosos ojos obscuros – Tendré que arreglar eso lo antes posible.
    ¾ Me gusta la idea – Por fin vi la pantalla de mi celular y al ver el nombre conteste -- ¿Mamá, que pasa?
    ¾ Espero que ya vengas en camino.
    ¾ ¿En camino porque? ¿Qué pasa? – Me preocupe al escuchar la voz de mi madre tan seria.
    ¾ Nada pasara si llegas en los próximos tres minutos.
    ¾ ¿Qué?
    ¾ Son casi las once. Y tú padre está muy molesto de que no estés en casa.
    ¾ ¿Las once? -- ¡Maldicion!
    ¾ Las once y además date por castigada. Tu padre quiero hablar con Jake cuando regresen.
    Y sin más… colgó.
    ¾ ¡Diablos!
    ¾ ¿Qué sucede?
    ¾ Otra vez se nos hizo tarde. Debemos irnos a casa.
    De un salto como yo mi novio se levantó.
    ¾ Suerte que no trajimos el carro, así llegaremos más rápido – Dijo Jake al correr a taparse entre los arboles más cercanos que había en la playa.
    En unos segundos, sale del escondite Jacob en fase lobuna. Era de lo más tierno ver como el pobre tenía que llevar su ropa gastada en el hocico.
    ¾ Por cierto, amor, mi padre quiere hablar contigo ahorita.
    Mi lobo sacó un desganado gruñido y sin esperar más salí corriendo, casi volando.

    * * *

    Como siempre, le había ganado, me costaba hacerlo, pero llegue antes que él a casa. Debo reconocer que esta vez me costó menos esfuerzo ganarle, supongo que no tenía muchas ganas de llegar su destino. Y seré sincera, no entendía aun el porqué del antagonismo de los hombres de mi vida que más quería. No llegaba a comprender mi sofisticado cerebro porque mi padre, el respetado Señor Edward Cullen, era cortante, frio muchas veces con mi novio, cuando mi padre era la personificación de la educación y cordialidad. Con todos menos con su yerno. Pero no le daba muchas vueltas al asunto, supongo que era por eso, porque era MI NOVIO. Y siendo mi padre como es de protector, a lo mejor no le parecía mi relación con Jacob. Para estar segura, pronto le preguntaría que de verdad era mis especulaciones.
    No fue necesario abrir la puerta, pues cuando lo pensaba hacer mi madre lo hizo.
    ¾ ¿Qué son estas horas de llegar, jovencita? – Cruzó sus brazos pálidos – Supongo que estás de acuerdo con nosotros en que un mes castigada es lo mínimo que te mereces por no respetar horarios.
    ¾ ¡Pero un mes no es un poco excesivo!—Me quejé de inmediato.
    ¾ Agradécemelo, porque tu padre estaba seguro que seis meses seria poco para que entiendas que en esta casa hay reglas y no puedes estar vagando en quién sabe dónde y menos a estas horas. Sobre todo cuando es entresemana y tienes escuela.
    ¾ Espero que mi buena conducta de estos días haga merecedora de minorar la sentencia – Sonreí.
    ¾ Borra esa sonrisa – Me advirtió la jovencísima señora Cullen— Finge por lo menos con tu padre que estas muy arrepentida o ni me intervención será suficiente para que no te castigue de por vida.
    ¾ Vaya que ustedes pueden llegar a ser crueles – Exhalé de forma ruidosa y me encogí de hombros.
    ¾ ¿Y Jacob?—Se hizo mi madre a un lado para dejarme pasar a la casa que era hecha de piedra – Iba a contestar cuando dijo: — Ya lo oí – Y arrugó la nariz.
    ¾ Buenas noches, Bella—Saludo mi novio sin mostrar pesar porque llegara a esa hora a la casa –Linda la noche, ¿no te parece?
    ¾ Y al parecer como las últimas cuatro – Mi progenitora dijo con expresión seria, pero con cara de pesar – Ay, Jake, si sabes cómo esta Edward de quisquilloso con que sean novios y pasen casi todo el tiempo juntos… No sé qué quieres demostrar siendo “ambos” tan irresponsables – Esas palabras iban directas a mí y mi madre lo demostró clavandome sus ojos dorados.
    ¾ Bella – Se rió Jacob, de verdad que mi lobo no tenía límites de su humor, ve la tempestad y en lugar de calmarla parecía que la quería provocar – Estar peor que Charlie.
    ¾ Ni tanto, el me castigó por meses – Caminamos los tres hacia la sala.
    ¾ Es comprensible. Te fuiste al otro lado del continente, por días… mientras que nosotros estuvimos en la playa, durante unas horitas.
    ¾ “Horitas”… eso te parece, Jacob – Mi progenitor hizo aparición saliendo de su estudio recién construido, para estrenarlo en nuestra nueva llegada – Reneesme, ¿tu madre te informó que estas castiga? – Asentí incomoda – Bien, pues no hay más que hablar, vete a dormir, yo tengo que hablar con Jacob.
    ¾ Muy bien – Me acerque a mi padre para darle un beso en la mejilla – Buenas noches – Le sonreí.
    No era nada mejor que escuchar una conversación “privada” en mí camita, calientita, a gusto apunto de dormir.
    ¾ Ni sonrías – El señor Edward me advirtió – Amor – Se dirigió a la Señora Bella – Te pido que pongas campo de fuerza.
    ¾ Eso no es justo-- ¡Demonios! Ahora no escucharía nada.
    ¾ A dormir – Con la cara de mi padre ni me atreví a todavía despedirme de Jake. La paciencia de mi padre no era mucha, por eso salí corriendo a mi amplia habitación que era tres puertas al fondo.

    ** *
    ¾ Jacob – Me dijo con voz seca el chupasangre una vez que nos quedamos solos en la sala.

    ¾ Me disculpo por la hora – Era sincero, pero no me arrepentía.
    ¾ Lo sé y no veo el caso que te disculpes – Tajante me encaró Cullen.
    ¾ Detesto que te metas a mi mente.
    ¾ Lo sé también y por eso lo hago contigo más – Era malditamente irritante.
    ¾ Cielos – Se burla fríamente – Me encanta que creas eso de mí, por unos años yo pensé lo mismo de ti.
    ¾ Vengativo, eh.
    ¾ A veces, recuerda, no soy humano.
    ¾ Se nota—Fruncí el ceño – Pero no creo que querer irritarme como ya eres un maestro en hacerlo, sea el motivo de que quieras hablar conmigo y ni lo de Nessy que la traiga tan tarde.
    ¾ Eres inteligente cuando quieres, Jake—Su ironía como me purgaba.
    ¾ ¿Qué quieres? – Se salió con la suya, ya estaba molesto.
    ¾ Que me digas que es lo que sabes de ese intruso que acosa los sueños de mi hija.
    ¾ ¿¡Cómo te enteraste!? – Mi perplejidad era palpable.
    ¾ No te mentiré diciendo que me di cuenta, eso es lo que me tiene así – apretó sus manos con fuerza – No me había dado cuenta, ni imaginé que alguien durante las noches ve dormir a mi hija.
    ¾ Entonces como…
    ¾ Seth es un niño, que aún no controla sus pensamientos como toda tu manada lo estuvo haciendo estos meses.
    ¾ Le dije a Seth que no se acercara a ustedes – Refunfuñé – Le advertí que no lo hiciera. No quería preocuparlos.
    ¾ ¿¡No querías qué!? – Gritó Edward – Por Dios, Black, estás hablando de mi hija. ¿Cómo te atreves a decidir algo que afecta a Ness?
    ¾ Son su novio.
    ¾ Y yo su padre.
    ¾ Pero ahora yo soy responsable de ella.
    ¾ ¿Responsable? ¡Maldición, Jacob!, ¿Cómo te atreves a decir eso cuando por más de tres meses no has logrado saber quién es el enfermo que se mete a esta casa.
    ¾ Pero por lo menos lo supe—Recalque irritado –Tú si no fuera por un niño no estarías enterado. Por lo menos yo he estado al pendiente de ella, asegurando que no esté en peligro. Cuando tú y Bella no hacen otra cosa que destruir cuartos o el bosque completo.
    Sin darme cuenta de cómo tuvo el control de mi cuello, sentí como la fría mano de la sanguijuela, me asfixiaba.
    ¾ ¡Mi vida sexual, perro, es algo que no te importa! – Era una amenaza.
    ¾ No me meto… – Dije en un débil sonido de voz – si tú no te metes en la mía. Entiende, Nessy ahora es mi vida, mi prioridad, mi todo y debes de respetarlo, tanto como deseas que yo respete tu vida privada.
    ¾ No es lo mismo – Me apretó más el cuello – Estamos hablando de mi hija, ella también es mi razón de existencia.
    ¾ Entonces así como respeto como ustedes la educan, la castigan y demás, pido que mi vida íntima, “su vida íntima” la respeten – Mi voz era un débil susurro ronco.
    ¾ ¡Pero es una niña! – Rugió con los dientes apretados.
    ¾ Denle la oportunidad de ser la mujer que se ha convertido – Pareció que mis palabras fue una cubeta de agua fría, porque al instante el chupasangre me soltó, dejándome por fin respetar, que al principio fue con bastante dificultad. Tosí.
    ¾ No lo entiendes – Dijo con voz débil – Ella siempre será una niña para mí, mi bebé.
    ¾ Es verdad, no lo entiendo – Respiraba varias veces con rapidez – Pero aun así debes comprender que soy lo suficientemente capacidad para cuidar de ella – Él no hizo más que verme con sus fríos ojos en plena oscuridad de la noche, que la única luz era la de la luna, que entraba por los grandes ventanales de vidrio por la estancia – ¿Lo recuerdas? – Lo dije cuando lo vi las tranquilo – Tú una vez lo reconociste, años atrás, sabias que Bella a mi lado siempre iba a estar protegida, que era lo suficiente bueno para ella. Lo dijiste siendo ella la mujer de tu existir, porque no puedes seguir creyendo eso con la mujer que es “mi” existir.
    ¾ No es tan simple.
    ¾ Es cierto – Suspire. No podía complicar más las cosas, pues tenía que reconocer algo muy importante: El sanguijuela era tan excelente esposo como padre.
    ¾ Gracias.
    ¾ Es verdad – Ignorando su agradecimiento, tuve que reconocer: – Tenia que avisarte lo que pasaba, porque así como Nessy es mi novia, ella sigue siendo tu hija.
    ¾ Vas comprendiendo – Contestó siendo el mismo sereno que todos conocíamos.
    ¾ Y como sabes…— Me encogí de hombros, frustrado – No tenemos idea de quien se trata. Nada más que es uno solo y cuando creemos que ya dejó a Nessy por la paz, volvemos a pervivir su aroma.
    ¾ Es obvio que sabe de ustedes.
    ¾ Si, y eso me preocupa. Porque nos conoce muy bien, tanto que hasta sabe que haremos. No sabemos si lee la mente, o sabe el futuro, o que maldito don se carga, que sabe cómo vamos actuar.
    ¾ ¿No lo han visto entrar, salir? ¿Cómo supieron de él?
    ¾ No, nada, supimos de él por su aroma. Paul fue el primero en detectarlo.
    ¾ Hablas en género masculino, ¿es un decir o es seguro eso?
    ¾ Seguro, es lo único que sabemos, que es hombre.
    ¾ ¿Un enamorado de Reneesme?
    Me tensé y respire profundo.
    ¾ Estoy seguro que sí.
    ¾ ¿Por qué?
    ¾ Porque las siete veces que ha estado en su habitación, no hace nada, estoy seguro que solo la ve dormir.
    ¾ Creo lo mismo. Revisé y no se ha llevado nada y su aroma no está en ninguno de sus objetos, cosa que quiere decir que no las toca.
    Nos quedamos callados y me deja caer en el sillón de piel beige. Extendí mis largas piernas.
    Nadie hablamos por un gran rato.
    ¾ ¿Qué me puedes contar de los pretendientes de Nessy? – Era una duda que tuve desde que regresó mi niña, pero sabiendo la magnitud de su belleza, su porte, su inteligencia, era más que dicho que la lista era infinita.
    ¾ Así es – Dijó Edward.
    ¾ Tuvo muchos pretendientes – Se oyó del fondo la voz de mi amiga – Tantos que suena hasta ridículo decirlo. Pero ninguno fue una relación seria como para que esté pasando esto.
    ¾ Pero esto no incumbe a humanos – Recordé a ambos padres que su preocupación era grande.
    ¾ Hubo alguien – Empezó a decir Bella acercándose a nosotros y aceptando el abrazo consolador de su marido – Stefan De Vere. Un joven que se ganó en los últimos dos años nuestra confianza.
    ¾ ¿Dos años conviviendo con mi Nessy? – Eran cosas que un novio que ama tanto como yo a mi niña nunca se quiere enterar.
    ¾ Fueron muy buenos amigos – Los ojos de Bella se distrajeron falsamente en un mueble.
    ¾ Bella, siempre serás pésima para mentir—Mi cuerpo estaba duro y no por el ejercicio – Fueron novios, ¿cierto?
    Ella asintió solo una vez.
    Me di cuenta que no estaba respirando cuando mis pulmones ya no aguantaron más y exigieron atención, lo hice, pero lentamente.
    ¾ Pero no es él –Lo dijo con tanta seguridad Edward que casi le creó – Es uno de los nuestros…
    ¾ ¿Y por eso merece toda su confianza? – Grité furioso – Pues eso hace para mí ser no solo el sospechoso… es el culpable de mis angustias.
    ¾ No es eso, Jake – Trató de tranquilizarme mi mejor amiga – Sino que lo llegamos a conocer, yo con mi instinto de madre y Edward leyéndole el pensamiento y es alguien que tiene toda nuestra confianza. Además… – Levanto la mano a ver que iba a protestar – No tendría que hacer eso, si sabe que será muy bien recibido por nosotros.
    ¾ Bien – No me dio otra que aceptar su postura, era lógica – No es él, ¿Quién más podría ser?
    ¾ Ni idea y por eso estaremos alerta si vuelve – El padre de mi novia habló – Y hay que seguir así, sin que Ness sepa. No tiene el caso preocuparla y que no duerma bien si se trata de un obsesionado por ella, que al parecer no le hará daño.
     
    • Me gusta Me gusta x 9
  14.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,097
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    3720
    Estoy muy contenta. Era imposible no hacerlo, cumplía seis meses con Jacob. Seis meses de inmensa felicidad. Era verdad que no he vivido lo suficiente, pero dudo, aun en mi corta “vida” que pueda existir más felicidad que el estar por siempre con el ser amado.
    De eso se trataba el mundo, esa era el motivo de nuestro existir de todos, ser humanos, vampiros… todas las series que existan y era encontrar el amor verdadero.
    Yo ya lo tenía y por supuesto que nunca lo iba a perder. Si ya no era solo Jake parte de mi vida, era MI VIDA.
    Siendo un espantoso lunes para mucho al comenzar actividades laborales, escolares, para mí era un gran día, por eso me puse de mis mejores cambios que como decía mi tía Ross: “Hacia parar tráfico”
    Y a lo mejor no se equivocaba del todo, pues era un conjunto muy elegante, pero sin perder lo moderno y atractivo al ser súper ceñido a mi bien formado cuerpo esbelto y femenino.
    Mi atractiva ropa plateada con negro, como los zapatos hicieron verme como quería: Una maravilla para mi lobo.
    Quería en este día tan importante para ambos verme lo mejor posible, consentir tanto vista, sentimientos, hasta estomago a mi novio. Él siempre hacia que me sintiera única y especial cuando estaba a su lado, ahora por lo menos quería regresarle tanta dicha que me ha entregado sin egoísmo alguno.
    Poniéndome tres veces el favorito perfume de él, un Givenchi, quedé lista.
    El timbre de mi celular hizo que mi distracción en revisión minuciosa de mi aspecto frente al espejo se pospusiera por el momento para contestar. Por la hora y el día, no era necesario saber quién llamaba, eso ya lo sabía.
    ¾ ¿Otra vez te quedaste dormida?—Ese fue mi caluroso saludo-- ¿Ahora qué quieres que invente al maestro? ¿Los extraterrestres te secuestraron? En serio, se me estaba terminando las opciones.
    ¾ Ya veo – Se rió mi amiga – Sobre todo las creíbles.
    ¾ Así parece – Me uní a su risa. Por su voz nada modorra como las veces pasadas que eran el motivo que me llamara a era hora, hizo que observara el reloj de mi buró de vidrio y no creía lo que veía -- Pero si falta un poco más de cuarenta minutos para entrar.
    ¾ Si, ¿Por qué? Ahora tú te quedaste dormida, ¿verdad? Y aun así te ríes de mí, que vergüenza me das.
    ¾ No, claro que no – Como Abie era buena para hacerme reír no importa la hora que fuera—De hecho ya estoy lista.
    ¾ ¿Tanto te urge llegar a la escuela? ¡Qué horror! – Exclamó escandalizada – De hecho yo sigo muy a gusto en mi camita –Oí como se acurrucaba entre su cobija.
    ¾ Floja…
    ¾ No, inteligente – Puntualizó – Pero bueno, hoy no te llamo para que inventes que me raptaron y por eso no llego a la primera clase, esta vez era para recordarte que mañana es el gran día.
    ¾ Claro que no se me olvida.
    ¾ Fue más de un mes, ¿cierto?
    ¾ Un mes y ocho días -- ¿Cómo olvidarlo?
    ¾ Sí que el castigo estuvo severo.
    ¾ La verdad es que si – Dije con pesar—Lo bueno que mis primos no se opusieron que pasara Jake por mí a la casa y la escuela.
    ¾ Peor en nada – Se unió a mi desanimo – Pero lo bueno que mañana entregan las calificaciones y los dejaras estupefactos, a lo mejor con esas calificaciones tan perfectas te piden perdón por ser tan injustos.
    ¾ Mis primos no son tan humanos – Que ironía.
    ¾ Se nota y tú que les hagas caso. Ni yo a mis padres les hago mucho caso cuando me castigan, mucho menos a primos que no la temen en mi vida.
    ¾ Ellos les prometieron a mis padres hacerse responsables de mí.
    Todos los interesados en mi vida, que era toda la escuela y el resto de la población de Forks, creían lo que mi familia estuvo diciendo: Que mis padres que vivían en Inglaterra me mandaron a estudiar en extranjero. Primero estudiando en una escuela de un pueblo para acostumbrarme a la gente, y después en la universidad en la mejor del país. Mis supuestos padres, bueno “mi padre” era primo de Carlisle. Haciendo que seamos toda una linda familia. Aunque nadie sabía que mi abuela Esme como el patriarca Cullen estaban en Forks. Ellos por obvias razones no podían dar aparición. Solo salían de noche. No podían ser vistos. Si de por si mis padres como mis tíos era ya peligroso que los vieron al ser tan idénticos como diez años atrás. La ventaja con ellos con su madurez, su porte, su forma de vestir, así que se vieran un poco más grandes, haciendo que los humanos creyeran que eran una familia que si se sabían conservar.
    ¾ Oye, hablando de tus primos… ¿Cómo van?
    ¾ ¿Cómo van de qué?
    ¾ Si, ya sabes, ya se odian, ya tuvieron su primera discusión. Ya sabes lo común de un matrimonio y más cuando se empieza y tan jóvenes. ¿Ya se hartaron del uno al otro? Si es así dile a Edward que estoy más que disponible a consolarlo.
    No pude más que ahogarme de la risa.
    ¾ Ness, Ness, Ness… esa risa hiere mi autoestima. No soy nada parecido a tu prima, pero para un rato no estoy tan mal.
    ¾ Eres muy bonita, Abie, y lo sabes y por eso te atreves decir tanta sandez – Cambie de tema:— ¿Qué ha pasado con Trevor?
    ¾ El muy tarado en cuatro meses de convivencia no se ha dado cuenta que muero por él.
    ¾ ¿No lo asustaras con tus insinuaciones tan directas?
    ¾ Puede ser, por eso ya lo dejare por la paz. Además, creo que él tiene intenciones de invitarte al baile de Navidad.
    ¾ No, todos saben que tengo novio.
    ¾ La esperanza muere al último.
    ¾ En tal caso Greg se me hace más agradable por discreto.
    ¾ A mí me aburre.
    ¾ Es porque no te has dado tiempo de platicar con él. Sorprende todo lo que sabe.
    ¾ Ustedes los genios dedíquense a ustedes – Dijo algo ronca, al parecerse estaba estirando – Bueno, Ness, me retiro arreglar para ir al manicomio, no me extrañes.
    ¾ Tratare – sonreí – No llegues tarde.
    ¾ No prometo nada – Se rió y colgó.
    Acomodé mi celular en uno de los cierres escondidos de adentro de mi mochila.
    El sonido ligero de los neumáticos del Audi hizo tomar mi mochila y salir volando a la puerta principal.
    ¾ Que guapo, hija – Mi madre apareció detrás de mí. Volteé para agradecerle por el lindo cumplido con una sonrisa – Espero que no le causes un paro cardiaco, no olvides que sigue siendo humano – Se rió.
    ¾ Con un desmayo basta – Bromeé.
    ¾ Lindo día – Me dio un beso y como apareció, desapareció. Esa era la prisa cuando se iba parte de la familia a cazar.
    Eso me encantaba de mi madre y se lo agradecía, me daba mi espacio, cosa que mi padre no, ya sea porque leía la mente o era por ser tan sobreprotector como Jake.
    Era molesto no solo defenderse de un padre sobreprotector, sino también novio y para acabar mis nervios, hasta abuelo. Charlie, porque mi abuelo Carlisle era muy considerado y prudente. Toda una adoración.
    Abrí la puerta apenas oí pasos en el porche de madera.
    Y sin dejarlo respirar, salte a sus confortantes brazos.
    ¾ Buenos días, mi amor.
    ¾ Buenos días, mi niña—Sin ningún esfuerzo me levantó en sus brazos e hizo más agradable estar junto a él.
    ¾ ¡Felices seis meses! – Lo besé en la boca. Abrí mi mochila al estar en tierra – Toma – le entregué una caja dorada con un moño rojo y listones cayendo por los lados – Espero te guste.
    ¾ ¿Qué es? – Me preguntó con curiosidad. Iba vestido mi novio nada casual, mucho menos formal. Iba como siempre, sus pantalones cortos “grises” gastado tanto la tela como el color, sus tenis con la misma pinta nefasta y una playera blanca que se ajustaba genial en su musculoso cuerpo.
    ¾ No se vale devoluciones—Le advertí—Nada de protestas. El mejor regalo que me puedes dar es quedándotelo.
    ¾ Me asustas… como si estuvieran aquí dentro unas llaves de una casa o carro.
    ¡Maldición!
    Y agitó la caja e hicieron tintineo.
    ¡Maldición! ¡Maldición! ¡Maldición!
    ¾ Nessy, ese sonido no son de unas llaves, ¿cierto? – Frunció su ceño, juntando sus negras cejas.
    No tuve otra que reírme como tonta.
    ¾ Por supuesto que no son llaves de casa…
    ¾ De un carro…— Se calló al abrir quitar el moño y abrir la caja y ver el contenido. Las tomó y leyó las letras que estaban grabadas en plata en el sofisticado control remoto. Y dijo arrastrando las palabras con la mandibula muy apretada – Ferrari.
    ¾ Supe que es el carro de tus sueños – Dije, pero parecía que estaba en la defensiva. NO me gustaba como estaba fulminando con la mirada las llaves.
    ¾ Es…— Respiró profundo, parecía que lo hacía para evitar gritar – Un Ferrari es el sueño de “todos” los amantes de la velocidad – Me vio a los ojos -- ¿Cómo es posible que se te ocurriera darme un regalo tan ridículo?
    ¾ ¿¡Ridículo!? – Esta vez sí que me había molestado -- ¿Cómo te atreves…?
    ¾ ¡No, Reneesme, como te atreves tú! – Espetó furioso -- ¿Cómo pudiste creer que iba aceptar algo así?
    ¾ ¿Por qué no lo ibas…?
    ¾ No son regalos que se dan los novios…
    ¾ ¡Claro que no! Pero si no lo habías notado nuestra relación está muy lejos de lo normal.
    ¾ ¿De qué demonios hablas? Por supuesto que si…
    ¾ En todos los aspectos nosotros estamos muy lejos de lo normal…
    ¾ ¿Te estas quejando? – SU cuerpo alto, fuerte, se veía tan duro como el granito.
    ¾ ¿Desde cuándo decir la verdad es una queja? – Espete tan furiosa como él.
    ¾ La es cuando no tiene fundamentos.
    ¾ Tienes razón, fundamentos no tiene. Pero esto no está bien, se pasa de normal.
    ¾ No entiendo…
    ¾ Jacob – Dije — Digo que no somos normales al ser tan normales y ordinarios en nuestro noviazgo tanto que no queda. Somos dos seres complejos y llevamos una relación de colégialos que por mi está perfecto, ¿Pero hasta cuándo?
    ¾ No te gusta como llevamos la relación…
    ¾ El punto, Jake – Respire profundo – Que la relación me encanta, es mi mundo, es mi todo. Y que pasa si no te lleno, si no cumplo “tus” expectativas, que pasa si no te hago sentir, ser feliz como tú lo haces conmigo. Soy una simple niña de casi once años, que puedo saber mucho de libros, ciencia, literatura, de países, pero no de la vida. Y tú si Jake. Por eso si no puedo ser la mujer que estas esperando ahora, por lo menos quiero consentirte con cosas materiales.
    ¾ Pero yo no te puedo dar nada ni si quiera lejano a esto.
    ¾ Tu amor es mucho más valioso que esto – Apunte las llaves del Ferrari—Y quiero que por lo menos si no soy lo que necesitas ahora, mínimo hacerte feliz en las otras maneras.
    ¾ Nessy – Ya no estaba nada enojado, al contrario, me veía con una ternura que esta me hizo sollozar – ¿Por qué crees que no eres lo que esperaba?… Si eres más. Muchísimo más.
    ¾ Pero no me deseas.
    No pude decirlo en pucheros como niña. ¡Demonios! En el momento que quería hacerle entender a mi novio que ya no era una niña me podía a hacer pucheros.
    ¾ ¡Desear! No entiendo.
    ¾ Si me entiendes, digo deseo de mujer, de querer estar conmigo… como mujer, como pareja –Al parecer no creía lo que le decía, porque lo deje sin palabras – Jacob, tú eres un ser, por naturaleza – Señalé—con instintos primitivos que yo adoro. Haces lo primero que pasa por tu mente sin pararte a reflexionar si está bien. Eres como un cachorro que actúa y que el mundo ruede. Eres impulsivo, y de verdad no tengo idea que seas así...
    ¾ Tan diferente a ti – Dijo con sus ojos entrecerrados.
    ¾ Si, somos muy diferentes. Completamente. Somos dos seres que por naturaleza se odian y venos aquí, amándonos de verdad y mandando al demonio los perjuicios que hay por ser lo que somos.
    ¾ Pero los dos somos humanos – Protestó.
    ¾ Tú. Yo solo mitad y aún no sabemos hasta donde son similar a ellos. Y lo que quiero que entiendas, Jake, es que tu siendo un ser tan impulsivo, insensato, inflexible y dejar que tus emociones, pasiones, te ganen. Nunca… — Me aclaré la garganta, estaba muerta de la vergüenza en tocar un tema así, pero era ahora o nunca. Estaba que me moría de roja – Nunca, ni siquiera has insinuado que me deseas, necesitas… como mujer.
    ¾ ¿Te refieres de que tú, yo…?
    ¾ Si, si, por favor no me hagas esto más difícil y comprende a que me refiero – No me atrevía a verlo la cara, con mi mirada clavada en la madera del porche espere respuesta.
    Y no la hubo con palabras, pero si en emociones. Me abrazo con posesión, fuerza tierna.
    ¾ Nessy, mi niña – Me besó la cien – Estos seis meses han sido los más felices de mi vida. Tanto que aún no me la creo. Pero a la vez los más torturantes.
    ¾ Pero…
    ¾ Si, así lo son. Pues me regaño a mí mismo de cómo puede querer mi cuerpo aprovecharme de una niña que le queda mucho por vivir. No solo te deseo como mujer, Nessy, también te necesito. Mi corazón, mi cuerpo reaccionan al solo verte.
    ¾ Y entonces porque no me has dicho nada…
    ¾ ¿Y qué quieres que diga?
    ¾ La verdad.
    ¾ Es más que obvio.
    ¾ No, no lo es. En las ultima veces más que en los meses anteriores apenas nos besamos y me alejas, algunas veces siento que me evitas.
    ¾ Mi niña – Se rió con ternura y tomó mi rostro entre sus grandes manos para verme a los ojos – Se nota que necesitas saber más de la vida, de la capacidad que tienes de volver loco a un hombre en solo poner tu presencia.
    ¾ De verdad que no entiendo que…
    ¾ Si me alejo, si no trato de extender el besó es que me vuelves loco. Provocas en mi cosas que creí que era imposible que alguien aunque amaras te las intensificara con tanta peligrosidad. Es verdad que gran parte de mi lo manejo con instinto, soy impulsivo. Pero contigo quiero hacer las cosas bien.
    ¾ ¿Te refieres algún día…—Me aclaré la garganta que me asfixiaba por la emoción – casarnos?
    ¾ Y espero que ese día sea pronto, pero para eso hay muchas cosas por hacer.
    ¾ ¿Pero cómo qué?— Le aseguré con ansiedad—Si sabes que te quiero tanto que no dudaría nunca que querer tener mi vida a tu lado por siempre.
    ¾ Agradezco esa confianza en mi y en nuestro amor, mi niña. Pero tengo que yo también crecer, ser lo suficiente para ti.
    ¾ Eres mucho mas…
    ¾ La competencia es dura…
    ¾ Pero eres el único que yo podría amar.
    ¾ Es dura, pero me gusta, porque asi me hace ser mejor para ti. Porque mereces todo, mi amor.
    ¾ Lo tengo a tu lado.
    ¾ Tienes a mi lado y lo tendrás siempre es amor puro e infinito, pero como dicen: De amor no se come.
    ¾ ¿Hablas de dinero?
    ¾ De que más, mi niña, estas acostumbrada a lo mejor y quiero que lo sigas tendiendo por mí todo, como corresponde al ser tu esposo.
    ¾ ¿De verdad quieres casarte conmigo? – No lo podía creer. Era un sueño. Nunca me imaginé que mi Jake ya estuviera viendo esa posibilidad.
    ¾ Es lo que más deseo, amor, porque te amo, porque te necesito, porque eres mi todo… porque te deseo.
    ¾ ¿En serio?
    ¾ Que sino – Se carcajea – Es una tortura.
    ¾ ¿Fea?
    ¾ Deliciosa – Susurro cerca de mis labios.
    ¾ En serio no soy para ti una niña colegiala, es que amor, tú tienes dieciocho años de ventaja y para ti yo solo puedo ser una niña tierna que…
    ¾ Amor – Me besó en la boca – Me asusta que cada vez mis pensamientos sobre ti no tengan que ver mucho de eres una pequeña.
    ¾ Pues tienes mucho autocontrol – Parecía molesta que así fuera.
    ¾ No creas que tanto – El besó esta vez fue más prolongado, mas sediento, mas egoísta en ambos que los dos exigíamos más – Pero… quiero ser alguien digno de confianza de mis padres, de la manada, debo ser un ejemplo para que tú siempre estés orgullosa de mi. Y… — Ve a hora en mi reloj de manecillas de mi muñeca – En tres minutos tenemos que llegar a la escuela.
    ¾ Puedo faltar.
    ¾ Nada de eso.
    ¾ Odio cuando me tratas como mis padres.
    ¾ ¡Cielos! Me sería imposible verte de esa manera, como tu tutor.
    ¾ Entonces celebremos los seis meses.
    ¾ Claro que lo haremos, mi niña, y espero que te guste la sorpresa, pero no podemos darle el gusto a los sanguijuelas de tus padres que te castiguen más tiempo si se enteran que faltaste. Di mi palabra que sería tu chofer este tiempo de castigada con tal de verte por lo menos un rato.
    ¾ Está bien – Refunfuñé – Pero ya es súper tarde, para llegar tenemos que hacerlo en un súper carro.
    ¾ Nessy…— Me censuró.
    ¾ Ya no te lo estoy regalando – Enfaticé con fingida indignación – Es “mi” carro, y como eres mi chofer pues tienes que manejarlo.
    ¾ ¿Y en dónde está?
    Terminaré ganando, nadie se niega a un carro de ese linaje.
    ¾ Ven.
    Jalé de su mano y nos fuimos detrás de la casa, al garaje que también era nuevo. Construido por tío Emmet. Era espacioso, pero no tanto como en la mansión de los abuelos. Su capacidad era para cuatro carros. Y estaban ahí los cuatro sitios ocupados: El Mercedes Benz plateado de mi padre, la camioneta Volvo aperlada de mi madre, el Golf de mi novio que ya era más mío porque lo adoraba y no pensaba regresar y aun lado, haciendo un chistoso contraste, un Ferrari negro.
    Sopló Jacob al acercarse al carro y acariciarlo como si fuera frágil.
    ¾ Soberbia esta belleza – Estaba hipnotizado. Y sin perder más tiempo, abrió la puerta del copiloto – Mi amor, sube, tenemos que ver cuánto este bebé puede alcanzar para que llegues a tiempo.
    Sin duda, me había salido con la mía.


    No se pierdan el proximo capitulo donde se sabra quien el misterioso hombre que cuida los sueños de Ness y el dolor que sentira ella a las palabras de Leah. Ella regresara de sus estudios y no le gustaba en lo que esta sucediendo con su alfa ...
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  15.  
    Atenea

    Atenea Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Agosto 2010
    Mensajes:
    51
    Ohh moliry. guuuuuauuuu !

    Como siempre, regresas con todo, haces que la espera haya valido la pena. QUe mas se puede decir de dos capitulos tan emocionantes ...

    Y deja eso, que nos ofreces una historia tan maravilloso, tambien nos prometes continuacion super !

    Ese amor de Jake y Nessy como la quiero. Que barbara de Ness regalando ese carraso... entiendo a Jake, como aceptar esos regalos, pero.... como resistirlos. jajaja

    GRACIAS... como siempre !
     
  16.  
    Dr Ruth

    Dr Ruth Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    25 Octubre 2009
    Mensajes:
    77
    Ay, que me da, que me da !!

    Jajaja esta muy emocianante casa vez esto. Desde antier lo lei, pero ya sabes, nunca tengo tiempo de algo mas cuando mi hno me quita la compu, jajaja, pero ya estoy aqui y feliz por lo que lei, esta mas que woow woow woow, y como siempre tegusta hacernos sufrir en dejarlo en suspenso, pero es super, por asi nos motivas a estar siguiendo tu historia.

    Este amor cada vez se vuelve mejor pero tambien con mas problemas. OMG !!!jajaja

    Kiss amiga
     
  17.  
    babbyfer

    babbyfer Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2009
    Mensajes:
    65
    Como ya sabes! esta super guuuuuuuuuuaaaauuu !

    Q manera de escribir y emocionar a tus fans. Mil gracias... !!!

    Yo quiero un novio como Jake, es un amor ! solo que con un suegro asi es un poco dificil tenerlo contento.. jaja, pero tambien quiero tener un padre como Edward,es un amor con su esposa e hija, aunque Ness no lo crea asi... jajaja

    Gracias por alegrarme la noche Moly... quiero leer mAS ! pero por hoy es suficiente para soñar lindo... YA ME VI CON jAKE, jajajajaa

    besuuu !
     
  18.  
    Ltres

    Ltres Entusiasta

    Miembro desde:
    5 Noviembre 2010
    Mensajes:
    58
    Pluma de
    Escritora
    me encantooooooooooooooooooo ! esperare anciosa el proximo cap ! =)*! de verdad esa relacion tan inocente entre ellos, es hermosa, y tengo curiosidad de ver quien es famoso cuidador de sueños =)*!
     
  19.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,097
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    929
    Fue un trayecto en tiempo record.
    Dudo que yo corriendo hubiera hecho menos. Qué bueno que Jake si cayó en la trampa y quiso saber que era manejar esa belleza.
    Me encantó ver esa sonrisa de satisfacción y emoción cuando probó cuanto puede correr el Ferrari.
    Si fuera celosa, lo estaría ahora y mucho. Nunca lo había visto tan feliz como ahora. Y todo por un carro. Pero lo entendía, no era cualquier carro. Para mí sí. Mis tíos seguido llegaron a Alaska estrenando grandes majestades y me dejaban manejarlos, para mí era normal. Pero mi Jake no. Para él era nuevo todo esto.
    Me era muy feliz que yo provocará esa felicidad al darle la oportunidad de usar un vehículo así.

    Acomodándome la mochila en el hombro izquierdo, esperé que mi novio me abriera la puerta.
    Ofreció su mano para ayudarme a salir más cómoda y la acepté.
    Su pulsó estaba muy acelerado, su respiración discretamente agitada… E hice una mueca de inconformidad.
    ¾ Yo nunca te he emocionado de esta manera…— Volteé a ver el objeto en cuestión – Creo que mejor lo regreso.
    ¾ ¡No!
    Solté una risita y disimulé una sonrisa de felicidad. Terminaria como siempre saliéndome con la mía. Todo dependía actuar muy bien. Esperaba hacer convincente.
    ¾ La competencia es dura – Lo encaré con una cara seria – No puedo ganarle a esta hermosura cuando yo misma estoy enamorada de ella – Encogí de hombros – Además, para que me lo quedo. ¿Para venir a la escuela? Es extravagante y me gusta ser discreta.
    ¾ Mi pequeña, la discreción en ti es imposible – Desapareció mi novio la distancia de un paso que nos separaba y me atrajo muy pegada a él por la cintura – Tu sola aparición en un lugar haces que el día de todos ellos sea diferente por solo verte.
    ¾ ¿Y para ti, mi amor? ¿Qué he hecho diferente en ti?
    ¾ Todo – Inclinándose para que su boca estuviera a la altura de mi oreja, me susurro – Me cambiaste la vida en solo verte desde hace diez años. Eres mi vida, Nessy.
    Mi estado mental y emocional cambio drásticamente con esas palabras. Todo mi cuerpo hizo un cambio que Jake sintió y muy orgulloso por provocar estos sentimientos y reacciones por su culpa, sonrió de esa hermosa forma lobuna que tanto me fascinaba. Le regresé la sonrisa y mejor cambiaba de tema a lo que en ese momento importaba, porque ya había avanzado consideradamente en el chantaje inocente para dejar que las cosas que enfríen.
    ¾ Amor, ¿me podías hacer un favor?—Lo miré a los ojos.
    ¾ Para eso estoy, mi niña, para lo que necesites.
    ¾ Gracias – Esperaba que cayera en la trampa – Ve con tía Ross y por favor pídele el teléfono de la agencia del carro para que les digas que lo regresas y que lo acepto a precio que quieran. No doy tarifa. Lo que quiero es regresarlo.
    ¾ ¿No lo quieres?
    ¾ Me encanta pero como dije, no para mí y tu como no lo quieres pues para que lo dejo a que se haga viejo en el garaje.
    ¾ Si eso quieres… — Era más que obvio que a él la idea no le parecía nada buena – Bueno… -- Frunció el ceño – Iré a la casa de los Cullen y… — Me soltó de repente – ¿La Barbie tiene el teléfono? ¿No hay nadie mas?
    ¾ No – Negue rotundamente – No, nadie estará en casa y mi tia ya habrá regresado. Pero si no quieres verla pues tan fácil, quédate con el carro.
    Apretó la boca con fuerza, masculló unas cuantas maldiciones en voz extremadamente baja que apenas pude oir y bruzando los brazos me vio con los ojos entrecerrados.
    ¾ Ya comprendo todo.
    ¾ ¿Asi?
    ¾ Djate de ser la inocente… — Me acusó -- ¿De verdad te haría feliz que aceptara el carro?
    ¾ Verte feliz me hace a mi tambien serlo.
    ¾ Entonces debes ser muy inmensamente feliz porque asi lo estoy gracias a ti – Sus labios rosaron los mio y su aliento calido era algo tan embriagador que era cada vez mas adicta a él, lo necesitaba mas – Y es conocido además que al regresar un carro te pagan muy poco por ellos – Levantó una de sus cejas – Esta bien, acepto manejarlo..
    ¾ ¿De verdad? -- Casi grito de la emocion.
    ¾ Te saliste con la tuya – Afirmó algo incomodo – No te puedo negar nada y no niego que aunque yo sea el beneficiado no me gusta esto, pero bueno. Aunque hay una condición.
    ¾ ¡Ay, no! ¿Ahora que?
    ¾ No será mi carro, es tuyo y solo lo usare cuando sea tu chofer.
    ¾ ¡Ay, Jake! La intensión de este regalo fue lo disfrutaras a tu antojo.
    ¾ Lo siento, Nessy, no puedo, no debo, no es correcto…
    ¾ ¡Ya, ya, ya! – Se oyó la ultima chicharra de la escuela – Esta bien, tú ganas. Pero que quede claro que no me sali con la mia.
    Mi Jake con una sonrisa de pesar y a la vez divertido me volvió a besar, pero esta vez fue mas largo. Pero no pudo durar mas porque si no me cerraban la puerta en la cara.
    ¾ Te amo, mi pequeña – Dijo al besarme en la frente y se fue al otro lado para subirse al Ferrari.
    Me dirigí a las escaleras de instituto y voltée cuando mi novio me gritó por la ventana que tuviera un buen dia.
    ¾ Ay, Jake – Dije para mi cuando el carro desaparecio por el camino pavimentado – Si comprendieras cuanto te amo entenderas que un carro no es nada para satisfacer mi deseo de hacerte feliz.

    La proxima continuacion la subo en unas horas.... Solo quise adelantarles algo ... Que lo disfruten ...


    Kiss
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  20.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,097
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - * Media noche * (Jacob-Reneesme) (Edward-Bella)
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    86
     
    Palabras:
    1422
    Llegué apenas a la clase física. La profesora Arbrook ya estaba pasando lista y apenas alcance a decir:
    ¾ Yo, yo… presente… -- Iban en la letra "C" era lo malo de ser de las primeras personas.
    ¾ ¿Señorita Cullen? – La profesora se quitó sus ligeros lentes, como para verme mejor -- ¿Llegando apenas?
    ¾ Si, perdón…— Mi disculpa apenada se fue al demonio al sentir un empujón que me saco un poco el aire.
    ¾ Llegue… ¡Si llegue! – La satisfacción de mi amiga era palpable – Perdon, Ness. No te vi parada en la puerta.
    ¾ ¿Estaban juntas? – La dama de enseñanza que era de edad madura joven cruzó sus delgados brazos– Por eso llegaron tarde.
    ¾ No, la verdad es que no – Dije de inmediato. Las miradas de los trece compañeros estaban puestos en mí. Era incómodo.
    ¾ Si, fue su culpa – No se que tramaba Adie – Es que iba llegando muy puntual a su extraordinaria clase, profesora Arbrook, pero mi atención a la ciencia fue interrumpida por otra ciencia. Un Ferrari – Toda la clase exclamó emocianada, hasta la profesora estaba algo interesada en la historia – Entonces esa belleza tuvo toda mi atención, todo iba relaticamente sorprendente hasta algo lo superó – Dio un paso para adelante y me tomó del brazo – Esta mujer – Me tomó de mi mejilla – Esta mujer con lindo rostro salio de ese carro.
    ¾ ¿De verdad? – Exclamó un compañero.
    ¾ ¡Oh si! Entonces su extraordinario novio apareció en escena y…
    ¾ ¡Viste todo! – Estaba entre sorprendida y apenada.
    ¾ ¡Oh, si! – Afirmó con mayor emoción.
    ¾ Bueno, señoritas – La señora Arbrook se acomodo otra vez los lentes – Ya esta bien, no perderé mas tiempo de mi clase. Pase a sus lugares.
    ¾ Claro, perdón – Pasé junto a ella disculpándome y tomé mi lugar que era el ultimo de la fina y después Adie se sentó.
    ¾ ¡Me tienes que contar todo! – Susurro aunque estaba eufórica de su voz – Un Ferrari. Mis ojos vieron un Ferrari. Y tu trasero estuvo en eso. ¡Wow!… Yo quiero un novio asi…
    ¾ ¡Adie… cállate! Nos sacaran.
    ¾ No por nada me cambie de clase y estoy contigo.
    ¾ Te lo contaré – Pero no sabia que quería saber.
    ¾ Bien, me callo, pero me contaras que le regalaste por cumplir seis meses – Se acercó mas a mi – Pero lo mas importante, que te regalo él.
    Regalo, no me había dado regalo. No me importaba, pero debo reconocer que hubiera sido lindo un regalito, como recuerdo de esta fecha tan importante en mi vida. La seria también para él.

    Las tres primeras clases habían trascurrido rápido. Me dedique a las clases y aunque fuera imposible también Adie, pues quería que la mañana trascurriera rápido para enterarse de todo.
    Por fin ibamos a comer, se moría de hambre, solo había desayunado dos sándwich, tres jugos de naranja y cuatro galletas Oreo. Alimento que apenas calmó mi apetito. Por eso ahora me moría de hambre.
    Como todos los días a esa hora de ir a comedor, Greg y Trevor ya nos esperaban en la fila. Faltaba poco para que llegaran.
    ¾ Hola, preciosas. Muy buenos días – Trevor nunca dejaba pasar la oportunidad para ser galante con las dos, pero siempre su mirada estaba encima de mí. Me daba pena por él, porque esa idolatría que a veces tenia por mí no iba a ser nunca reciproco. Pero me daba más pena por Adie, porque aunque fingiera que no le importaba la falta de interés de Trevor, si le importaba y temo que hasta le dolía su indiferencia como un buen prospecto de futura novia.
    ¾ Muy bien muchas gracias – Conesté con amabilidad pero sin verlo. Mejor preste mi atención en Greg. Con él todo era seguro – Espero que su dia de clases vaya bien. Greg – Lo saludé con una sonrisa y el amablemente hizo lo mismo – Te parece si nos vamos a la mesa. Solo aquí estorbamos.
    Adie iba a protestar, pero se dio cuenta de inmediato lo que quería hacer y como le convenía mi retirada, solo sonrio y agregó:
    ¾ Muy bien, te pido lo de siempre de los Lunes.
    ¾ Gracias – Saqué mi monedero de marca color café de mi mochila. Tomé un billete de veinte dólares – Yo invitó.
    ¾ No, como crees que…
    ¾ Ok, muchas gracias – Adie agarró el dinero y le dio una charola a Trevor – Apúrate, ya casi nos toca.
    Greg caminó a lado mío platicándome como le había ido sus clases. Era muy inteligente, y sus pláticas eran muy interesantes porque hablaba de todo, poniéndole mucho sentimiento, cosa que Isaac no, porque era un genio en potencia y todo lo pensaba con complejidad. Por eso era agradable platicar con Greg cuando no estaba con Trevor que él siempre tomaba la palabra para impresionarnos.
    ¾ Me parece buena idea de estudiar juntos. Asi nos despejaremos dudas que los maestros nos confuden mas.
    ¾ Aunque dudo que tú tengas dudas – Me alagó con una pequeña sonrisa—Pero agradezco que quieras pasar un tiempo en ayudarme.
    ¾ Creeme, siempre se tienen dudas – Eso lo decía por mi vida sentimental.
    ¾ Y… ¿Cómo vas con tu novio?—Se acodó la chaqueta parecía algo incomodo.
    ¾ Muy bien, ¿Por qué?
    ¾ Me da gusto – Parecia que lo decía de corazón.
    ¾ Gracias.
    ¾ Y… ¿estará ocupado para el baile de Navidad?... Porque… — Respiró profundamente y habló de recorido – porque si no irá, no tienes porque perdertela en casa encerrada. Si tu quieres puedo invitarte... mejor dicho, quiero invitarte para si los dos ir acompañados.
    ¾ Eres un gran amigo, Greg. Gracias por preocuparte que será de mi ese dia.
    ¾ Supongo que iras.
    ¾ Si, eso quiero, y espero que si. Aunque no le he dicho a Jake sobre el baile, espero que si pueda.
    ¾ Pero sino…
    ¾ Acepto la invitación.
    ¾ Todo en plan de amigos—Me aseguró sin que yo pidiera explicación—Sabes que te estimo mucho.
    ¾ Lo mismo digo, Greg – Le sonreí.
    ¾ Listo – Llegaron mis demás amigos con las charolas. Adie puso su charola en medio de las dos y tome mi comida – Estaba hablando con Trevor sobre el baile. Al parecer la única de nosotros que tiene pareja eres tú, Ness.
    Tomaron asiento. Mi amiga aun lado de mi, Greg enfrente y Trevor a su lado.
    ¾ Eso mismo estamos hablando – Dije al darle una gran mordida a mi pizza – Que no se si ira este Jake, espero que si, porque quiero ir.
    ¾ Ojala, con ese bombon de novio yo quisiera ir a todas partes – Como siempre mi amiga haciéndome reir.
    ¾ Y a quien invitaras, Greg – Su amigo le pregunto algo distraído – No pensé que quisieras ir. Sobre todo porque no me imagino a quien invitaras.
    ¾ Pues si quiere ir y ojala que una chica lo sepa aprovechar – Vi en la mirada de mi amigo la incomodidad de que supieran que me invito y dije que no, por eso dije esas palabras.
    ¾ Greg – Adie lo vio por primera vez con mucho interés – Eres muy guapo, será fácil que cualquier chica linda te diga que si. Ademas, si Ness sigue haciéndote tantos halagos y llegan a los demás oídos tendras que esconderte para que no te acosen las chavas.
    ¾ ¿Halagos? – Me vio emocionado mi amigo. Le brillaban los ojos – Te parezco interesante.
    ¡Oh, oh! Eso no tenia que saber él. Se tomaría las cosas de una manera no correctas.
    ¡Ay, Adie, siempre tan espontanea!
    Y siempre con la mejor intensión, pero en esto no se podía…
    ¾ Hola, buenos días – Llegó a ocupar su lugar de siempre este Isaac en la cabecera de la mesa, de mi lado – Estuvo pesado el ultimo examen.
    ¾ Tú diciendo eso – Sonrió Trevor – Supongo que ni Einstein hubiera podido.
    ¾ Un poco complicado, si – Acomodándose los lentes como siempre, sacó su comida de su mochila.
    ¾ ¿Ahora con que experimento estas haciendo? – Le estaba preguntando mientras me comia mi tercer triangulo de pizza.
    ¾ Pretendo investigar si las píldoras de vitaminas realmente sirven mas que comer frutas y verduras, comiendo por la naturaleza.
    ¾ La invención del hombre—Greg asintió—Me gusta tu investigación. ¿Es de un proyecto?
    ¾ Quimica y Biologia para una beca en una Universidad.
    ¾ Me gustaría ayudarte – Mi otro amigo parecía emocionado.
    ¾ Perfecto. Necesitaba a alguien mas y pensaba pedírselo a Ness.
    ¾ Yo…— Tosí, casi me ahogo, investigarme, o no – Este no creo, vez como como y…
    ¾ Por eso eres buena también para la investigación.
    ¾ Luego hablamos de eso, Isaac.
    El resto de la comida tracurrio como siempre, entre bromas y risas de todos. Siempre los que hablaban mas eran Adie y Trevor. Greg hacia unos cuantos comentarios como yo e Isaac solo reía tímidamente mientras sus lentes resbalaban por la nariz.

    La prox continuacion la subiré en unas horitas, pero las subiré...

    Kiss 2
     
    • Me gusta Me gusta x 6

Comparte esta página