1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

de Inuyasha - Fanfic - Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

Tema en 'Fanfics Terminados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por aLeTheia_anGeL, 14 Mayo 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    aLeTheia_anGeL

    aLeTheia_anGeL Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Junio 2009
    Mensajes:
    360
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Me Quedare a tu Lado [InuxKag]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    31
     
    Palabras:
    4033
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    ToT Ohayou gente!!!! Muchas muchas Gracias por comentar y me alegra tanto que les guste mi fic de verdad me esmero en corregirlo y todo y se siente genial q el esfuerzo sea valorado con sus agradables comentarios. Perdón el retraso pero aquí les traigo la conti el cap 8 que espero sea de su total agrado. Obviamente si tengo fallas no duden en decirmelas y gracias gracias de verdad por el apoyo. Nos estamos leyendo!!!!

    [FONT=&quot]
    [/FONT]

    CAP. 8 LAS PELEAS Y EL BAILE DE PRIMAVERA

    Día de escuela, hoy empezaba su primera semana oficial como novia de Inuyasha en la preparatoria así que al levantarse mostraba una sonrisa única que en toda la mañana fue difícil de borrar a pesar de los comentarios de su hermano. Bajo las escaleras y se dirigió a la cocina donde encontró a su padre sentado en la mesa leyendo el periódico matutino y a su madre terminando de freír los huevos y tocinos que faltaban, era una escena realmente amena.

    —Buenos Días —dijo ella en saludo cordial.

    El saludo por parte de sus padres no se hizo esperar, le dirigieron una cálida sonrisa para decirle luego que se sentara a la mesa y así lo hizo. Estuvieron discutiendo de temas ligeros pero nada que el señor Daijiro no supiera darle un toque de sarcasmo lo que causaba verdadera gracia. Finalmente Kagome decidió ir por un tema que obviamente no lo tocarían sus padres así que iba a preguntar algo incomodo pero de igual modo lo dijo.

    —Quería saber si cuando Souta y yo nos vayamos a la escuela ¿Qué harán ustedes solos aquí? —consultó ella con una expresión inocente a la vez que mordía la tostada.
    —Qué clase de pregunta es esa —contestó su padre tornándose serio.
    —Solo quería saber —le respondió sin mirarlo.
    —Pues estas en un error si piensas otro tipo de cosas —respondió fríamente el señor.
    —Además hoy vendrá la señora Izayoi —agregó su madre.
    —¿La mamá de Inuyasha? —cuestionó confundida.
    —Así es, tenemos algo que hacer —respondía tranquilamente.

    Por su parte la chica no preguntó más, suponía que ambas se llevaban bien y eran buenas amigas después de todo eran vecinas, sería lo más lógico. Luego de un rato ambos hermanos se levantaron de sus asientos despidiéndose de sus padres para salir de casa; caminaban callados, reflexionando sobre las actitudes que acababan de tomar sus progenitores, de pronto aquel silencio lo rompió el pequeño.

    —Hermana porque tenías que preguntarles eso —hablaba como reprimiéndola.
    —Solo se me ocurrió, no fue nada malo —se defendía haciendo pucheros.
    —No hay remedio contigo —le respondió con una expresión seria, luego giró su cabeza y miró al frente —¡Hola Inuyasha!

    A penas escucho aquel nombre giró su mirar para poder verlo, ahí estaba en su típica pose de chico rudo, parado con la mano izquierda en el bolsillo del pantalón y la otra levantada sujetando la mochila que estaba en su espalda, la miraba con aquella sonrisa de lado, arrogante pero atractiva al fin. Se iban acercando hasta que quedaron frente a él, se saludaron de palabra para luego seguir avanzando. Ya casi por llegar a la parada de autobús, Souta debía irse por el lado derecho ya que hoy iría a recoger a una compañera de clases muy especial, era obvio que le gustaba pero lo negaba, su excusa era: le había tocado como pareja en las clases del laboratorio.

    —Bueno hermana, me voy por aquí, los dejo solos —diciendo esto último en doble sentido.
    —Souta —habló ella como reclamándole.

    El niño se fue riendo, dejando a su hermana completamente sola con su “cuñado”. Al irse el pequeño, ambos chicos siguieron caminando, aún faltaba una cuadra para llegar a la estación y poder tomar el bus. Pasaban por una esquina cuando en ese momento Inuyasha tomó a Kagome de su mano derecha y la jaló, obligándola a ir en esa dirección. Ella quedó apegada a la pared y en su delante a escasos centímetros estaba él quien poniendo ambas manos a sus costados le impedía salir.

    —Ahora sí te voy a saludar como corresponde —dijo con esa sonrisa arrogante y mirándola seductoramente.
    —Por mi encantada, salúdame de una vez —le contestó siguiendo el juego de palabras.

    Inuyasha rió levemente para luego irse acercando más, rozando cada parte de los labios de la chica, provocando que una corriente eléctrica pasara por su cuerpo hasta que finalmente la besó apasionadamente, dejándose llevar por el momento puso sus manos en la cintura de su novia atrayéndola más a su cuerpo, ella por su parte cedía a todo y con sus brazos rodeó el cuello de él.

    —¡Inuyasha! —se escuchó un grito masculino por todo el lugar.

    Ambos muchachos se separaron en el acto, voltearon a mirar a su lado izquierdo y asombrados vieron como Kouga estaba parado ahí observándolos, él miraba a Inuyasha con expresión enfadada, mostrando como apretaba su dentadura de la impotencia y además tenía las manos convertidas en puños. Al ver de quién se trataba, puso una expresión similar, el joven Taisho estaba ahora incómodo y fastidiado sobre todo porque lo interrumpieron de semejante manera.

    —¡Kouga! ¡¿Tenias que interrumpir de ese modo lobo sarnoso?! —sin percatarse se puso delante de la chica a manera de defenderla.
    —¡Tigrecito de cuarta! ¡¿Qué hacías besándote con Kagome?! —expresando su furia en cada palabra.
    —¡A ti que te importa! —le contestó rudamente.

    Ambos muchachos no dejaban de gritarse, aquella situación se estaba poniendo en verdad problemática y sin contar que las personas que por ahí pasaban se los quedaban mirando unos asombrados otros en expresión de burla, sobre todo los estudiantes de otras escuelas. Llegaron al clímax de la disputa, pensaban terminar con un buen intercambio de puñetes y algo de patadas si es que era posible pero ella no estaba precisamente de acuerdo a dejar que eso suceda.

    —¡Ahora verás sarnoso! —gritaba a punto de golpearlo.
    —¡Ven por mí si es que puedes Baka! —lo retaba constantemente.
    —¡Podrían dejar de gritarse! —se metió Kagome en el medio parando la riña.

    Los dos se sorprendieron por la repentina intromisión de ella por lo que decidieron parar de discutir, simplemente se giraron y ambos le dieron la espalda a la chica. Ella suspiró aliviada ya que por fin algo de paz se escuchaba y se sentía, así que para cortar todo de una vez dio media vuelta para ver al joven Nagasaki y le dio dos tocadas en su hombro para que él volteara a verla. Este giró inmediatamente y con una sonrisa le habló.

    —Mi querida Kagome ¿Qué se te ofrece? —diciendo esto muy tierno y tomándole de las manos.

    Al escuchar estas palabras Inuyasha también volteó y al ver que la tenia de las manos, su único impulso fue ponérsele en medio nuevamente. Esta vez no hubo peleas, ni gritos y mucho menos insultos pero sí se podía observar aquel choque fuerte de miradas de ambos rivales. Kagome se apoyó en los hombros de su novio y asomó su cabeza por el lado izquierdo de él y con una sonrisa nerviosa le dijo.

    —Ehm joven Kouga será mejor que vaya a la escuela, nosotros demoraremos un poco por aquí —pidió amablemente la chica.
    —Entiendo, no te preocupes te veré en el receso mi querida Kagome —y se despidió de ella con esa irresistible sonrisa.
    —¡Ya lárgate! —exclamó Inuyasha al escuchar las últimas palabras del otro muchacho.

    Al irse Nagasaki, el capitán de los Tigres al fin tuvo un momento de paz. Ese chico siempre lo sacaba de sus casillas y peor aún porque al parecer el rumor que se extendía por bocas exclusivamente masculinas parecía ser verdad: Kouga Nagasaki del 12 – 1 estaba enamorado de Kagome Higurashi del 12 – 2. La sangre le hervía por todo su cuerpo, estaba celoso lo admitía totalmente, sólo que no se atrevería a hacer público aquellos sentimientos. Ella trataba de calmarlo por lo que lo abrazó tiernamente y le besó despacio la barbilla, poco a poco Taisho se iba relajando hasta que cedió a los encantos de su novia y bajó la cabeza para besarla apasionadamente. En ese momento por el lado derecho aparecieron sus dos inseparables amigos.

    —Oigan lamentamos la interrupción pero ya sepárense —habló Kayama con una expresión graciosa en su rostro.
    No de nuevo ¡Maldición! —se lamentaba en sus pensamientos el capitán del equipo.

    Tuvieron que obligatoriamente separarse y al hacerlo se dieron con la agradable sorpresa al ver a Miroku abrazando de la cintura a Sango, en estos momentos ya era notoria la relación de los cuatro por lo que al verse simplemente soltaron un par de risas— incluido Inuyasha— para después irse caminando a la escuela.

    —Kagome que paso ayer, te llame en la mañana pero nadie contestó —dijo de pronto Sango con algo de preocupación.
    —Ah es cierto, no les llegué a comentar que ayer vino mi padre —reveló la chica con una sonrisa.
    —¡¿Qué?! —exclamaron ambos a la vez.
    —Ah tranquilos no paso nada, hasta ahora todo va bien —trató de calmarlos con ademanes graciosos.
    —Ya veo pero ¿Cómo lo tomó tu mamá? —preguntó curiosa Ishikawa.
    —Ahora que lo mencionas su semblante cambió mucho desde ayer —dicho esto bajo un poco la cabeza escondiendo su mirar en su flequillo.

    Sus amigos e Inuyasha notaron su repentina baja de moral además de extrema depresión en sus palabras por lo que cambiaron inmediatamente el tema a uno más cómico y diferente.

    —Oye Baka ¿Por qué no me llamaste para saber que ya estabas con Sango? —pidió rudamente el joven Taisho mientras que ponía sus brazos cruzados detrás de su cabeza.
    —Y por qué tú no me llamaste a mí para enterarme lo de Kagome —le refutó inteligentemente devolviéndole la jugada.
    —Como decía, me hubieras llamado para no concretar la cita de Sango con Kuranoshke el próximo sábado —dijo esto con una sonrisa triunfante al ver el rostro deformado de Miroku.

    Y no solo el de él, ambas chicas lo miraban con expresión totalmente incrédula y asombrada aunque Sango además de eso tenía un bajo tono carmesí en sus mejillas. Por su parte Kayama no perdió más el tiempo y lo sujetó por la camisa del uniforme con una expresión seria y a su vez graciosa adornando su semblante.

    —¡Inuyasha Taisho! ¡Te juro que si te atreviste a hacer una cosa así…! —tratando de intimidarlo.
    —Ya suéltame, era broma tonto —le contestó zafándose del agarre.

    En ese momento Miroku le dio un severo golpe detrás de la cabeza a su amigo, lo miró con una sonrisa triunfante lo que provocó que el enfado de Inuyasha se acrecentara más y de ese modo lo persiguió con la intención de devolverle el porrazo toda la cuadra que restaba para llegar a la escuela. Las chicas iban sonrientes a paso tranquilo mientras conversaban.

    —Cuando no este par —dijo Kagome riendo divertida.
    —Nunca cambiarán —le siguió el comentario su amiga.

    Finalmente al llegar a la escuela y doblar el muro para ingresar encontraron a los muchachos aún jalándose de los cabellos y de paso desarreglándose el uniforme mutuamente, pero ambas chicas los ignoraron por el momento y enfocaron su total atención al colorido cartel que estaba colgado en toda la entrada del instituto y el cual decía:

    Vengan al baile de Primavera Este sábado 26 de Septiembre

    A las 9:00 pm ¡¡No faltes!!

    Al terminar de leer, ambas chicas se miraron con una sonrisa mientras que los muchachos, quedando en la misma posición de pelea— Inuyasha le jalaba la corbata y con la otra mano le apretaba la mejilla mientras que Miroku ponía su pie en el estómago de su amigo y con las manos le cogía por los cabellos— voltearon a mirarlas un poco confundidos por su expresión.

    —Y bien ¿Qué dicen chicos? ¿Vamos? —indagó Kagome haciéndose la inocente.
    —Ehm pues… nosotros eh… —trataba de explicar el joven de cabellos plateados pero al mirar a su novia sabía que no era buena idea titubear.
    —Y qué me dices tú Miroku ¿Vas a ir? ¿Verdad? —inquirió Ishikawa aunque sonó más bien a afirmación que misma pregunta.
    —Es que yo… lo que pasa es que… —de igual manera trataba de encontrar alguna respuesta lógica pero al mirarla se intimidaba cada vez más.
    —¡¿Qué sucede con los dos?! —exclamó de repente algo desesperada.
    —Nada Kagome no te alteres —intentó calmarla poniéndose en una pose relajada.
    —No me pidas que me calme, Inuyasha dime ¿Acaso no quieres ir al baile? —fue una pregunta directa y sin rodeos.

    El chico simplemente volteó a verla, una expresión de sorprendido adornaba por completo su rostro. Demoró un poco en ordenar sus ideas pero al final decidió que lo mejor era decirle la verdad, de todas maneras ya resultaba humillante que Miroku lo supiera y sintiera lo mismo que él así que se animó y lo reveló.

    —Bueno la verdad es que esos bailes siempre son con traje elegante y digamos que son algo incómodos —confesó el chico ambarino algo apenado.
    —Es verdad, a mí tampoco me gustan —lo apoyó totalmente.
    —¿Solo por eso? ¡¿Están bromeando?! —dijo Sango con una sonrisa.
    —Definitivamente nos están jugando una broma —concordó con su amiga.
    —Lo decimos en serio —habló cortante Inuyasha.
    —No tenemos pensado ir porque no queremos usar terno —expresó Miroku con los brazos cruzados y los ojos cerrados.

    Un silencio incómodo rodeaba la situación, los chicos estaban al parecer entercados en seguir con esas ideas y ellas, que obviamente no iban a dar su brazo a torcer, permanecían serias y los fulminaban cada cierto tiempo con la mirada. Era una guerra de indirectas, los muchachos se ponían cada vez más nerviosos, algunas gotas de sudor resbalaban por el costado de sus mejillas, sus cejas empezaban a temblar levemente y sus labios buscaban abrirse lo que provocaba una deformación graciosa en sus rostros. Después de un pequeño momento en el que permanecieron así cada segundo, ellos se dieron por vencidos y suspiraron al unísono totalmente abatidos.

    —¡Está bien! Ustedes ganan, iremos al baile —declaró Inuyasha resignado.

    Ambas muchachas cambiaron radicalmente sus expresiones, ahora lucían felices y sobre todo complacidas. Cada una se acercó a su respectiva pareja y depositó un tierno beso en sus labios, aquella disputa había valido la pena después de todo, o al menos así pensaron ellos al recobrar la conciencia cuando ellas se separaron. Finalmente las chicas decidieron adelantarse para ir al salón de clases mientras que ellos se las quedaron mirando de lejos.

    —Qué miedo, lo admito —reveló el joven ambarino con una sonrisa de lado.
    —Pero nada mejor que un beso para empezar las clases —confirmó su amigo quien sonreía del mismo modo.

    Ambos muchachos entraron a la escuela, iban caminando y hablando tranquilamente sobre lo que sus novias obviamente les harían usar el día del baile. Volteaban la esquina después de haber subido las escaleras cuando se toparon nuevamente con Kouga, quien detuvo su caminar en el acto y se quedó observando principalmente a su rival. Luego de un breve intercambio de miradas fulminantes en las cuales Miroku estaba en el medio de la situación, el capitán de los Lobos decidió romper el incómodo silencio que dominaba la escena.

    —Oye tú Taisho tenemos que hablar —le dijo Nagasaki señalándolo despectivamente.
    —Bueno Inuyasha me voy al salón a ver a las chicas —comentó Miroku al ver las circunstancias.
    —Sí anda y dile a Kagome que ya voy —le respondió éste sin apartar la mirada de su eterno contrincante.

    Miroku siguió su camino de largo y fue directo al salón de clases que no quedaba tan lejos desde donde estaban mientras que ambos capitanes se quedaron observándose como si de la misma guerra de Troya se tratara. Se sentía el ambiente pesado y dificultoso como era usual cuando ambos jóvenes se encontraban; en ese momento Kouga, con las manos en los bolsillos, dio media vuelta y sin voltear a mirarlo habló.

    —Ven a la azotea en diez minutos tigrecito de cuarta —le dijo para después empezar a caminar hacia esa dirección.
    —Eh… ¡¿Qué dijiste lobo sarnoso?! ¡¿Quién te crees para…?! —respondió Inuyasha pero fue demasiado tarde para reclamarle. Kouga ya se había adelantado lo suficiente como para no oírle, así que tuvo que callar*—. ¡Rayos! —balbuceó el capitán de los tigres por debajo.

    Al parecer las clases no empezarían en un buen rato porque la mayoría de los maestros estaban atareados con la preparación del baile y las demás cosas por la fiesta de primavera así que todos los alumnos hacían de las suyas en las aulas. Inuyasha metió sus manos a ambos bolsillos de su pantalón escolar y se dispuso a subir las escaleras hacia la azotea con una pose desinteresada, “Espero que sea para algo muy importante sino lo golpearé hasta desfigurarlo” pensaba el chico con una venita latente en la cabeza.

    Al estar en el lugar acordado, una brisa le dio la bienvenida al joven y sus cabellos plateados empezaron a revolotear por doquier, seguía en la misma pose y con la mirada buscaba por todos los rincones a ese molesto chico. Se hartó de esperar a que se dignara a aparecer así que habló fuerte y claro.

    —¡Sarnoso! ¡¿Dónde rayos estás?! Más te vale que estés aquí —decía el muchacho mirando a todos lados.
    —¡Cállate tarado! —respondió una voz de la nada.

    Kouga apareció de un salto, se había subido al techo por donde se sube a la azotea así que no fue difícil bajar ya que era una distancia corta. Se sacudió el uniforme y volvió a mirar seriamente a Inuyasha, quien está demás decir lo veía de igual forma.

    —Y qué esperas, empieza a “ladrar” —le respondió ya que quería ir directo al grano.
    —Sabes esto es molesto… ¡Tsk! —bufó resignado y mirando a otro lado, la verdad es que no tenía ganas de pedírselo pero era por su bien.
    —De qué rayos hablas —comenzaba a perder la poca paciencia que tenía guardada.
    —Por un momento dejémonos de insultar ¿Quieres? Lo que te quiero preguntar es algo importante —dijo sin segundas intenciones, él iba en serio.

    Inuyasha se quedó medio sorprendido pero obviamente no lo demostró y es que Nagasaki jamás le había pedido algo cómo eso y mucho menos el hecho de dejar de insultarse.

    —¿Ah sí? Y ¿Por qué tendría que hacerte caso? —como siempre respondiendo a la defensiva, aún no se tragaba el cuento.
    —Mira Taisho voy a ser directo —expresaba él al parecer con algo de dificultad.
    —Pues suéltalo de una vez —decía el chico ambarino ya impacientado.
    —Es verdad que… —comenzaba a hablar pero su tono de voz se entristeció notoriamente —¿Tu y Kagome son novios?

    Esa pregunta dejó pasmado al capitán de los tigres, lo miró de esa forma y esta vez no pudo evitar mostrarla sin embargo Kouga permanecía con la misma mirada en la que empezó la conversación. Inuyasha no sabía con exactitud si responderle o no ya que además de tomarlo por sorpresa no entendía la lógica de la cuestión, hubo unos segundos de silencio incómodo entre ellos hasta que finalmente Taisho se decidió.

    —Y para qué quieres saber —hizo una pregunta indirecta mirándolo serio.
    —Ya tigrecito solo dímelo, nada te cuesta —le refutó bruscamente el aludido.
    —Pues sí Kouga —lo confirmó en definitiva con una sonrisa arrogante en su rostro — Kagome es mi novia ¿Algo más que quieras saber? —respondía él enfatizando la palabra “mí”.

    Nagasaki no respondió absolutamente nada sólo dio media vuelta dispuesto a marcharse cuando en ese momento Inuyasha se percató que lo había dejado con la palabra en la boca por lo que se molestó un poco, se cuestionaba frustrado en sus pensamientos “¿Para esto me hizo subir? ¿Sólo para preguntarme algo que me lo pudo decir en el pasillo?”. Frunció el ceño y avanzo en la dirección por donde pretendía irse su rival.

    —¡Oye! ¡Sarnoso! ¡A dónde crees que vas! —vociferaba algo molesto y luego lo tomó por el hombro derecho obligándolo a voltear.

    En ese momento a Inuyasha no le dio tiempo para responder, estaba atónito con lo que veía así que lo soltó lentamente por donde lo sujetaba y se quedo observándolo con expresión confundida. Y es que Kouga estaba con unas cuantas lágrimas rodando sus mejillas y además traía una mirada llena de coraje; en ese momento al chico ambarino se le ocurrió hacerle una sencilla pregunta, algo que jamás pensó llegar a cuestionarle.

    —¿Qué rayos te pasa? ¿Estás bien? —si poder creerse aún lo que veía.
    —¡El que me tiene harto eres tú! ¡¿No entiendes que no estoy de humor?! ¡¿Que ni viéndome así lo puedes entender?! —gritaba frustrado y sobresaltado el muchacho.
    —Oye Kouga tranquilo —le decía él aún confundido, nunca había visto a Nagasaki tan alterado.
    —¿Sabes qué Inuyasha? —Comentó el muchacho limpiándose su rostro y acercándosele —No te la voy a dar tan fácil, Kagome va a ser mi novia ya lo verás —dicho esto soltó una carcajada e inmediatamente se fue corriendo.

    En ese instante, el aludido recuperó nuevamente las ganas de aniquilar a su enemigo así que reaccionó y muy enojado vociferó por toda la azotea.

    —¡Maldito seas Kouga! ¡Esta vez sí te voy a matar! —y de ese modo empezó la persecución.

    Corrieron casi por todo el edificio incluyendo los cinco pisos que éste poseía sin contar las continuas subidas y bajadas de escaleras que daban. El rumor de que el capitán Taisho perseguía con intenciones asesinas al capitán Nagasaki se corrió rápido por todos los pasillos esa mañana así que Kagome y sus dos amigos no tardaron en enterarse y fueron a detenerlos. Bastó con la mirada fulminante de la chica para parar a ese par que aún no paraba de correr. Kagome se llevó a rastras a su novio mientras que Kouga se marchó a su aula dejando a Inuyasha ardiendo en celos. Ya en el aula una vez calmadas “las aguas” se prometió así mismo que tendría que vigilar más a ese lobo, no permitiría que él se meta con su novia, eso jamás.
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  2.  
    Loops Magpe

    Loops Magpe Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    2 Noviembre 2009
    Mensajes:
    137
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    ¡Ajua! Cada ves se pone más interesante.

    Je je je Gomene por no haberme pasado a tu fic, pero me han pasado de cosas que ni decirte. Bueno, a lo que te ruje Chencha:

    ¡Inu y Kagome ya son novios! ¡Van a ir al baile! ¡Inu va a golpear a Kouga! Bueno, lo último es más frecuente. Lo que espero con ansias es el que Inuyasha se tope con su querido "suegro" Qué no pasará en ese acontecimiento. Sin contar con el baile (jejeje el traje)

    Ok, eso es todo, espero la conti con ansias.
    :Sui:
     
  3.  
    maFFer susin

    maFFer susin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2010
    Mensajes:
    224
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    aaaaaaaaaaaale-chan (: linda como estas? hahaha en fin gracias por actualizar mi lindo lindo fic favorito ademas de el de jugando a odiarte este long-fic le sigue en fin. Amiga mejoraste en tu narracion muchas felicidades¡¡¡ solo que tienes que checar porque por alli note un asterisco que nada que ver, pero en ortografia y puntuacion mejorase¡¡¡¡¡ no note errores esta vez y si lo hay no los vi. Ademas cabe decir uqe tu narracion quedo super bien como siempre, espero actualizez pronto ok? no me lo vayas a dejar plis hehe en serio -.-
     
  4.  
    jeniYasha

    jeniYasha Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    pobre kouga!! pero creo ke se vengara...
    le ke mas me gusta de kouga, son los celos que les saca a inu! jaja
    inu sigue igual de arrogante y orgulloso...
    espero la conti!! y gracias x avisarme!!!
    ---sayito---
    ---dulcceammor---
     
  5.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    365
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    kyyyaaaa...!!! WoW::!!! me quede heladita.... mugre koga.!!! todavia que se preocupan por el y le contesta eso.... que miedo... jajaja me dio mucha risa cuando leyeron el cartel y las poses en las que quedaron los dos amigos jajajaja.... hay no puede ser algo me guele mal.... enrtre koga,,,.... que ni se atreva ya tiene vastante la pobre con lo de su papa.. _._ no puede ser que lo dejes asi... jaja estuvo chistosa cuando kagome les da la mirada y se lleva a rrastrando a su novio... jajaja pobressito... pero que no se descuide..!!!!

    pues... taaann interesad que estava en la lectura que no me di cuenta de errores.... pero gracias por avisarme..!!!, son tantos fics que leeo que luego me avisan pero no se que fic es... ToT pero muchas gracias por avisarme..!!!
    bueno sayonara.!!! tkm.!! y cuidate... actualizalo.!! rapidin oneghai.!!!

    besos kagomeG
     
  6.  
    Voodoo

    Voodoo Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    16 Enero 2010
    Mensajes:
    297
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    ¡NEE! Lamento no haberme pasado por tu ff antes. Lo sé: soy la peor hermana virtual que podría existir...pero ¿te lo recompensaría diciendo que estas continuaciones me encantaron?

    OMG, en el capítulo 6 cuando Inuyasha se le declaró a Kagome, ¡God!, lo amé. Él es tan lindo, tan él *____* Puedo decir que adoro a Koga y asdf, pero mi amor platónico siempre ha sido y será él. Más nadie...Además, de la forma tan romántica. Si fuera Inuyasha, también me enojaría, cada vez que tienen momentos íntimos; son interrumpidos por terceros :mad: Necesitan más privacidad.

    En el capítulo 7, se me hizo tan tierno que la llamara constantemente. Me parece que hay un poquito de Ooc pero qué importa. LOL, me parece que Inuyasha está más enamorado o al menos lo muestra más que Kagome. ¡Así se hace mujer! Dios, ya me imagino al padre de Kagome celoso de su niña y Sota molestándolos. Mmmm, esa niña "especial", qué mono.

    ¿Baile, vestidos? ¿Amenaza de Koga? Ya quiero ver ese capítulo. Espero ver a un Inuyasha muy celoso :si: aunque también podrías ubicar a una chica para darle celos a ella, pero que no sea Kikyo, es demasiado buena para que la manchen otra vez como la "del medio". Hahaha, en serio que tu ff es la fregada. Eres my cómica.

    Nee, has mejorado mucho en lo de la narración. Puedo decir que esa pequeña piedra ya la superaste. No es un problema :no: Narras muy bien, de manera fluida. Ahora, lo que tal, tendrías que estar muy atenta de los acentos que todavía se te escapan pero no es nada. Espero ver más continuaciones, me siento muy orgullosa de ti *----*
     
  7.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    hola!!!

    muy buena conti, y quien despertaria con una enorme sonrisa cuando tiene de novio a Inu? jaja
    pero creo que Kagome esperaba que sus padres hicieran algo mientras estaban solos jeje, no por nada hace una preghunta con doble sentido, pero lo que realmente me sorprendio fu que Koga llorara cuando Inu le dijo que si era el novio de Kagome, diogo, no lloro exactamente, pero lagrimas?, si debio dolerle mucho.........

    bueno me tengo que ir, nos vemos, te cuidas
    espero con ancias la proxima conti

    mata ne
     
  8.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,182
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    Es triste cuando una relacion comienza con tantos problemas, pero es entretenido para nosotras las lectoras. Me da algo de lastima Kouga, la verdad siempre me gustó este persoaje en el anime, pero en tu fic prefiero que Kagome esté con Inuyasha, creo que ambos son el uno para el otro xD

    Y la tensión sigue entre los padres de Kagome, espero que mas adelante profundices un poco más, si bien Kagome ahorita se siente en las nubes por su romance creo que debe afectarle que sus padres se comporten asi.

    Pon conti pronto ;) te estaré esperando
     
  9.  
    aLeTheia_anGeL

    aLeTheia_anGeL Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Junio 2009
    Mensajes:
    360
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Me Quedare a tu Lado [InuxKag]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    31
     
    Palabras:
    3063
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    Hola chicas muchas gracias x sus comentarios, me animan mucho a seguir el fic. Gracias x todo de veras y bueno aqui les traigo la continuación. Espero sea de su agrado :P Nos estamos leyendo eeh. SayOoPp!!


    CAP. 9 UNA VIEJA HISTORIA

    Ya habían pasado tres días desde que el señor Daijiro vino a Japón, se encontraba en casa siendo más específicos en su habitación revisando en su portátil los documentos que Jaken se había comprometido a enviarle desde ayer. Por otro lado ya eran las cuatro de la tarde y en la escuela las clases ya habían terminado por lo que los chicos salían en parejas como siempre caminando lentamente para no consumir demasiado el tiempo que tenían juntos. Llegaron a la avenida donde usualmente se debían despedir, Sango y Miroku se iban por la izquierda y mientras que Kagome e Inuyasha por la derecha.

    —Antes de que me olvide, Kagome llevas el trabajo para mañana por favor —le recordó su amiga amablemente a la otra chica.
    —Sí Sango no te preocupes, yo lo llevo —le aseguraba ella con una sonrisa.
    —Bueno ya que le entramos al tema, Inuyasha tu tampoco te olvides es nota de los dos —le recordó Kayama pero con la diferencia que éste se lo decía en tono amenazante.
    —¡Feh! Ya sé no molestes, mañana lo llevo —le respondió en su típica manera ruda.

    Desde hacía días atrás había notado el cambio rudo en el humor de su novio pero supuso que él siempre era así, después de todo era su misma manera de contestar siempre pero algo no “cuadraba” en todo esto. Sí se lo ponía a pensar Inuyasha estaba así desde el día en que lo encontró peleando con Kouga por los pasillos, nunca llego a saber el verdadero motivo por el cual lo estaba persiguiendo y al ver el rostro de pocos amigos de su amado decidió que lo mejor era no preguntarle y así se había quedado hasta el día de hoy. Iban callados como era costumbre pero esta vez era diferente, Kagome se sentía un poco incomoda a pesar de ir abrazada a él; estaban a punto de llegar a su avenida, doblaban la esquina cuando de pronto Inuyasha hizo un movimiento rápido y la jaló apegándola a la pared a su vez que la miraba fijamente y la tomaba por la cintura.

    —Kagome tengo que decirte algo —sonaba preocupado además se le veía fastidiado.

    La chica se le quedó mirando, temía que fuera el día del rompimiento después de todo lo amaba y eso era lo menos que deseaba pero se armó de valor para preguntarle.

    —¿Qué sucede Inuyasha? ¿Algo malo? —trataba que su voz sonara tranquila.
    —Pues para mí sí —con una voz ronca del coraje guardado
    —Sabes que puedes contarme lo que desees, dime que te sucede —supo que era el momento de rodear con sus brazos el cuello de él y así lo hizo, cosa que al muchacho no le molesto en lo más mínimo.
    —Verás, ¿Recuerdas que el lunes perseguí a Kouga hasta el cansancio? —empezó por lo más simple para que no se moleste.
    —Continua —fue lo único que dijo ella, lo que era buena señal ya que no estaba enojada.
    —Ese día pidió hablar conmigo y subimos a la azotea, ahí fue donde me empezó todo —habló entre dientes, en verdad le costaba su orgullo el recordarlo—. Ese sarnoso ya sabe que tú y yo somos novios así que me dijo que algún día las cosas cambiarían y tú serías su novia —haciendo un gesto muy gracioso a lo que Kagome no pudo resistir.

    La chica echó a reír notoriamente pero sin exagerar, ahora comprendía todo: Inuyasha estaba celoso y más que nunca, por eso su humor cambió, porque se la había pasado todos estos tres días torturándose mentalmente viendo la forma en que ella no vaya a los brazos de Nagasaki. Era una idea bastante graciosa al menos en su forma de pensar.

    —Kagome deja de reírte, esto es serio, ahora tengo que vigilar más a ese lobo sarnoso ¿Entiendes? —le dijo el muchacho ambarino con aires de preocupación.

    Ella obedeció de a pocos ya que la risa era inevitable en esos momentos así que pasado un pequeño tiempo por fin logró calmarse para mirarlo tiernamente y hablarle en ese mismo tono de voz.

    —No tienes que exagerar, sabes perfectamente que al único que amo es a ti —con aquella sonrisa que la caracterizaba y además esta vez lo veía seductoramente.

    Aquella mezcla de palabras y acciones por parte de ella causaron el evidente sonrojo en las mejillas del muchacho que acto seguido resopló orgulloso y apegándose más a ella sonrió arrogantemente para decirle.

    —Eso quería escuchar —y finalmente la besó con aquella pasión incluida que sólo él podía dársela.

    Al principio de su relación siempre habían sido besos inocentes pero esta vez él deseaba ir un “escalón” más lejos, así que con su lengua separaba los labios de su chica a lo que ella correspondió primero con timidez luego con confianza experimentando ambos una nueva forma de besar y elevarse por los aires. Se estaba volviendo algo indecorosa esa situación ya que al parecer ese nuevo ósculo había hecho sentir a Taisho fuego por dentro lo que sus mismos impulsos de ese momento lo llevaron a bajar su mano hacia el muslo de ella subiendo poco a poco su falda. Ella por su parte estaba consciente de lo que podría pasar así que bajo sus manos hasta ponerlas en los hombros de él para detenerlo.

    —Inuyasha… alguien puede vernos… —hablaba con dificultad ya que él la seguía besando.
    —Nadie vendrá —decía el extasiado.
    —¡KAGOME! —se escuchó de pronto una voz fuertemente varonil al lado de la esquina.

    Los muchachos se separaron inmediatamente, Inuyasha aún sin voltear se incomodó y pensaba “¡Dios! ¿Cada vez que la beso nos tienen que interrumpir?”, pero justo cuando se digno a girar su rostro para saber de quién se trataba, pasó de perturbado a sencillamente muy asombrado, Kagome se encontraba igual o incluso peor, ese señor los miraba seriamente como queriendo aniquilarlos con la mirada en especial a él.

    —Kagome ¿Conoces a este señor? —dijo en manera de susurro el joven ambarino.
    —Él es… mi papá —habló ella como temiendo lo que sucedería después.

    En ese momento Inuyasha sudó frío y simplemente se quedó callado de la impresión, conocer al padre de tu novia en esas condiciones era firmar tu propia condena de muerte, o al menos eso se decía entre los varones. “Debes evitar totalmente que el padre de tu enamorada te vea besándola posesivamente o serás su plato de entrada en la cena”, ahora comprendía las palabras de su hermano a pesar de que a él le había sucedido lo mismo con Kagura, nunca llegó a entender lo que se sentía. Ahora le llegó su turno.

    —¡Kagome! ¡Se puede saber que hacías con este muchacho! —bramaba muy molesto además de alterado.
    —Yo pues… te lo iba a presentar pero quería que fuera en un mejor momento —hablaba la chica totalmente apenada además de sonrojada.
    —Explícate —seguía en esa misma postura.

    Era una tortura ver como su “suegro” le gritaba de ese modo tan injusto a su niña. No lo iba a permitir más así que a pesar de su temor, intervino.

    —Pues señor verá yo… —intentó expresar pero casi de inmediato el señor lo interrumpió.
    —No te pedí explicaciones a ti —fue muy cortante y directo.
    —¡No lo trates así! —lo regañó su hija algo molesta.
    —Silencio Kagome y ve a casa en este mismo instante —le ordenó rudamente, en verdad quería quedarse a solas con este osado muchacho.
    —¡Pero papá! —intentó nuevamente excusarse lo que ocasionó el aumento de pronunciación de su progenitor.
    —¡Que vayas a casa ya! —se le oyó muy autoritario además que causaba algo de temor en su tono de voz.

    La muchacha se fue muy a su pesar y totalmente preocupada diciendo maldiciones por debajo, dejando a Inuyasha en manos de su padre. El chico estaba más que asustado, lo admitía ya que no sabía que podría esperarle de aquí a unos minutos mientras que el señor Daijiro aún permanecía molesto y lo miraba muy seriamente. Hubo unos cuantos segundos de tensión en el ambiente hasta que el señor Higurashi rompió el incomodo silencio para empezar con una tediosa conversación.

    —Con que eres el novio de mi hija —comenzó por decir en un tono suave.
    —Así es señor —contestó el joven como si de una misma entrevista militar se tratara.
    —¿Desde cuándo? —le cuestionó mientras se cruzaba de brazos.
    —La semana pasada, el sábado —se sentía como si hubiera cometido un crimen por eso respondía tan informativamente.
    —Ya veo, ¿Dónde vives? —le cambió rápidamente el curso de las preguntas.
    —A tres casas de su casa señor, soy de la familia Taisho —apenas hubo mencionado el apellido de su familia, el señor cambio notablemente sus expresiones serias para poner un rostro realmente asombrado.
    —De los Taisho —murmuraba para él solo como queriendo recordar algo más, en ese momento exclamó —¡¿Tu padre es el señor InuNo?!
    —Sí ese es su nombre —le respondió totalmente intrigado.

    Por su lado el señor Higurashi estaba anonadado, tomó rápidamente la mano de Inuyasha y en un apretón muy caballeresco y varonil le hizo entender al joven que el “peligro” había pasado. Enseguida le mostró una pequeña sonrisa para decirle.

    —Te pido una disculpa, soy el señor Daijiro Higurashi, padre de Kagome —le reveló muy a gusto esta vez.

    El muchacho estaba sorprendido, definitivamente su cambio radical de comportamiento era algo que no se lo esperaba.

    —¿Cómo dice? Eh yo… —trataba de excusarse pero el señor no le soltaba la mano.
    —Tranquilo hijo te explico, tu padre y yo somos muy buenos amigos y nos conocemos desde hace varios años —reveló calmado y soltándole la mano al fin.
    —Entiendo —contestó ahora más sereno.
    —Entonces tú debes ser Inuyasha, te conozco desde que tenías un año pero dejé de verte al irme a Rusia y por obvias razones tampoco pudiste conocer a mi hija Kagome ya que cuando ella nació a los dos meses me la llevé junto con su madre —agregó el señor y luego continuó — a tu hermano también lo recuerdo, no lo veo desde que tenía 5 años pero según me enteré ya está siguiéndole los pasos empresariales a tu padre.
    —Sí justamente mi hermano está metido en esos proyectos —confirmó el Taisho menor pero quería aclarar un punto importante y se lo hizo saber —señor entonces no hay ningún problema en que Kagome y yo… pues…
    —Por mí no hay ningún problema —contestó tranquilamente hasta que al querer agregar algo su tono de voz volvió a ser serio —pero te digo una cosa, sí le causas algún dolor a mi hija te aseguro que jamás permitiré que te acerques a ella ¿Entendiste?

    Inuyasha asintió lentamente, pasando saliva en seco. Los cambios repentinos de actitud en el señor causaban un raro sentimiento de intimidación muy difícil de negar. Luego de esa típica conversación entre “suegro y yerno”, ambos se despidieron cordialmente y cada uno fue a su respectiva morada. Daijiro entraba a su casa, ahora estaba más tranquilo de saber que un muchacho como Inuyasha sea el novio de su hija, no tenía de que preocuparse además el chico venía de una buena familia así como también de buenos principios. Cuando entró lo primero que vio fue a Kagome sentada en el sofá de la sala con expresión de inquietud, ella al verlo se puso de pie inmediatamente para encararlo.

    —Papá ¡¿Qué pasó?! Sabes deja que te explique, Inuyasha es un buen chico por favor no me separes de él —habló rápidamente con tal de convencerlo.
    —Tranquila hija ya hablé con él y resulta ser que es el hijo de mi querido amigo InuNo —comentó con aquella chispa alegre.
    —¿Eso qué quiere decir? —preguntó aún preocupada sin entender la explicación.
    —Conozco a su familia así que no hay ningún problema —dio su veredicto final lo que causó la alegría en ella.
    —¡Gracias papá! —dicho esto lo abrazó muy tiernamente.

    El señor correspondió al abrazo de su hija pero en su interior sabía que tenía que decirle los otros puntos a parte que aclaró con el joven así que la soltó un poco y la sostuvo por los hombros mirándola fijamente.

    —Pero eso sí Kagome, sí me entero que este chico te hizo algo no dudare ni un segundo en separarte de él ¿Quedó claro? —era necesario poner ese punto en evidencia.
    —Lo sé, gracias —contestó ella y en realidad no tomo mucho interés en esa advertencia.
    —Y ¿Se lo vas a decir a tu madre? —cambiando el tema nuevamente.
    —Sí porque no, además sirve para que Souta se entere de paso —contestó divertida la chica mientras iban los dos, camino a la cocina.

    Por otro lado en casa de la familia Taisho, Inuyasha se encontraba sentado en el sofá de la sala, haciendo zapping inconscientemente sin percatarse de los canales que pasaban. Estaba metido en sus pensamientos recordando la conversación que había tenido con el señor Higurashi momentos atrás, y es que su padre jamás le mencionó la relación de amistad con la familia de Kagome. Entonces recordó que el señor Daijiro conocía a su hermano cuando él tenía 5 años, supuso que Sesshomaru si recordaba a la perfección aquella vieja amistad.

    Y como por arte de magia, como si lo llamara con la mente, su hermano bajaba las escaleras dirigiéndose a la salida de la casa. Se puso de pie al instante y en una pose desinteresada entabló una sencilla conversación.

    —Sesshomaru, ¿Recuerdas al señor Daijiro Higurashi? —con él tenía que hablar sin rodeos por lo que la pregunta fue directa.
    —Por qué preguntas —contestó sin si quiera mirarlo.
    —Hoy me encontré con él y me explicó de la vieja amistad que tenía con nuestro padre —le contestó algo fastidiado por su respuesta anterior.
    —Sí, sí recuerdo —le reveló finalmente.

    En ese momento, el Taisho mayor volvió a encaminarse y antes de poner su mano sobre la perilla para girarla y abrir la puerta, volteó discretamente y le dio una fugaz mirada a su hermano menor.

    —Si quieres saber más, pregúntale a papá, está en su oficina —acto seguido abrió la puerta y salió de casa a una velocidad elegante.

    Inuyasha no tuvo tiempo de responder por ello se quedó mirando unos segundos más la puerta, hizo una mueca que se asemejaba a una sonrisa para luego girar y dirigirse hacia el segundo piso. Al estar frente al despacho de su padre, tocó tres veces la puerta y seguido se escuchó una voz desde adentro diciéndole que pasara. Él obedeció y entró, vio a su papá trabajando en su escritorio así que se acercó hasta quedar frente a él.

    —Padre ¿Estas ocupado? —inició tranquilamente y buscando sentarse.
    —No mucho ¿Qué pasó? —contestó el señor sin mirarlo.
    —Quería preguntarte sobre el señor Daijiro Higurashi —mirándolo un poco inseguro.

    A penas mencionó el nombre completo de esa persona, el señor InuNo levantó lentamente su rostro hasta fijar sus hermosos ojos dorados en los de su hijo, un silencio algo tenso se sintió en el ambiente hasta que él decidió romperlo.

    —¿Cómo sabes de Daijiro? —lo admitía, estaba sorprendido después de todo era obvio que su pequeño hijo no recordara nada.
    —Bueno es que el señor es papá de mi novia Kagome —comentó inocentemente con aquella sonrisa que lo caracterizaba.
    —La hija de Higurashi es tu novia —habló pero sonaba como si se lo dijera a él mismo.
    —Así es, eh padre esto es un poco misterioso ¿Qué hay entre ustedes? —como siempre no pudo reprimirse más la curiosidad y soltó su gran duda.
    —Nada malo, Daijiro y yo somos amigos de infancia y me parece excelente que estés de novio con su hija —repitiendo las mismas palabras que había dicho el señor Higurashi.
    —Pero como es que nunca me dijiste de esa amistad —le dijo él como demandándole.
    —¿Cómo te enteraste de esto? —esquivando su reclamo.
    —Bueno me lo encontré hoy —contestó cortante además odiaba que le cambiaran el tema.
    —Sabía que Daijiro vendría a Japón estos días pero jamás pensé que mi hijo llegaría a estar de novio con la hija de mi querido amigo, por eso no te comenté nada además tenías un año cuando Daijiro se fue a Rusia, es lógico que no recuerdes nada —finalmente le revelaba con detalles.

    El muchacho se quedó callado ante esa corta explicación, sentía que habían más cabos sueltos en todo esto pero por el momento decidió dejarlo hasta ahí. Luego averiguaría más respecto a esa vieja amistad y sobre sí eso influía en su relación con Kagome.
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  10.  
    maFFer susin

    maFFer susin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2010
    Mensajes:
    224
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa que linda continuacion :) lol mmm no se por que pero me huele a gato encerrado.......................... amiga has mejorado mucho tu ortogarafía y las tíldes muchas felicidades XP espero ansiosa la proxima continuacion chao
     
  11.  
    inulove

    inulove Entusiasta

    Virgo
    Miembro desde:
    12 Agosto 2009
    Mensajes:
    144
    Pluma de
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    Hola!!!

    gracias por el aviso!!

    estuvo muy buena la conti, pobre Inu cuando se quedo solo con el papa de Kagome, yo tambien pense que le iba a dar un sermos y una amenaza............
    y Pobre Kagome, penso que talvez le haria daño a Inu, menos mal que era amigo de su papa, si no, talvez hubiera habido funeral........ pero Inu tiene razon, debe alguna rzon, por la que su padre no le quiso decir todo claramente y evadio una pregunta de inu, o algo asi, debe haber pasado algo entre ellos, talvez una pelea por trabajo o dinero.........
    bueno eso ya lo sabre despues

    Nos vemos, espero con ancais la proxima conti
    besos

    mata ne
     
  12.  
    jeniYasha

    jeniYasha Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    28 Abril 2010
    Mensajes:
    94
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    como se le ocurre inu besar a kagome asi?
    en la calle! y ademas levantarle un poco la falda! jaja
    menos mal que son amigos... aunque preciento algo malo ¬¬
    no se que es... pero bueno!! esperare la proxima conti!
    espero que inu no le haga nada a kagome o su relacion llegara hasta ahi T.T
    bueno confio en el... por ahora!
    es verdad!! inu conocio a su cuñado de la peor forma posible!!! besando a su hija apasionadamente y... ya sabes el resto xD
    y sessho tan frio como siempre xD
    espero la conti! y gracias x avisarme!!
    creo que nos veremos en fanficslandia jaja
    ~~~sayito~~~
    ~~~dulcceammor~~~
     
  13.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    hola!!!
    gracias por avisarme de la contiiii
    que interesante ^^
    quién sospecharia que Inuyasha estaba con ese humor por los celos jajaja
    es increible que por solo esas palabras por parte de Koga se pusiera así jajaja
    Inuyasha es muy posesivo con Kagome jajaja
    además si que me diverti con este capitulo
    pobre Inuyasha si que estaba nervioso ¬¬
    lo descubrieron en esa circunstancia tan comprometedora con Kagome n///n
    en fin es un alivio que el padre de Kagome acepte a Inuyasha como su "yerno"
    escribes genial, y tienes ideas un monton de ideas cool, espero la contiii
    haber en que lio se meten esos dos esta vez >_<
    buye n_n
     
  14.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,182
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    jaja por un momento pense que se iba a armar un drama universal cuando el padre de Kagome vio a su pequeñita besandose apasionadamente con Inuyasha. Menos mal que resulto ser amigo de Inu no Taisho, pero aun asi creo que hay algo en esa amistad que no nos has contado -.- hiciste mucho enfasis en esa parte así que esperare una sorpresa.

    Note que Sesshomaru no fue tan hostil como de costumnre con Inuyasha, o tal evz fue mi imaginacion xD ultimamente me estoy acostumbrando a los chicos frios y de pocas palabras. Bueno amiga espero que actualices pronto, aunque creo que deberias esperar a que tu fic se encuentre en fanficslandia, te leere alla ;)
     
  15.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    365
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    Wow!! Empeze a gritar. Como loca cuando su papá le gritó!!! Empezé a decir algo como:
    Ya ves!!! Kag te lo dijo ALGUIEN los podía ver!!!!, inuyasha pobre va a quedar como papilla!!!!,,,, kag!! Eres la merienda!!! ( mi papa...uff..!! No quiero imaginar como se pondría viendome así con alguien)
    Y es que casi deja que todo mundo vea sus calzones!!! Hay dios!!
    Pero resulta que son viejos amigos los suegritos...aaaa... Que alivio!!!
    Igual a mi me dieron mello sus cambios de humor del señor higurashi...

    Igual yo me hecha a reír cuando inuyasha le dijo a kag lo de koga... Y es que me lo imagine tan serio y sentrado en eso... Y la verdad da risa pero por su inocencia... Porfavor esas dos escenas me dan mala espina... A que me refiero??? Pues 1ra..
    Cuando le dijo kag a inu que solo lo ama a el.. Y en 2da... El señor de los cambios de humor cuando le dijo que con cuidado si la hacia sufrir.... En la mayoría de FF... Eso resulta ser pistas del futuro... Pero claro no tendría mucha trama sin el sufrimiento y enredos!!!
    Ya vi que has mejorado en varias cosas!!! Y se nota!! Así que vamos por mas!!!

    Amé el CAP... Y luego cuando subieron el escalonsito en sus besos.. Fue muy apasionante
    Bueno no te tardes!!! Onegai!!!
    Sayonara!!!
    KagomeG
     
  16.  
    aLeTheia_anGeL

    aLeTheia_anGeL Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    22 Junio 2009
    Mensajes:
    360
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Me Quedare a tu Lado [InuxKag]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    31
     
    Palabras:
    2144
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    Neee!!!! hola chicas que tal, muchisimas gracias por todos sus comentarios estoy tan feliz que de verdad les esté gustando, y bueno algunas ya estarán sospechando sobre la vieja amistad entre esas dos familias, si en realidad estoy planeando algo que en un primer momento no pensaba añadir pero supongo que así será más interesante para ustedes el seguir leyendolo ;) Así que las cosas se van a ir aclarando de a pocos, por ahora les dejó un capitulo que si bien no es muy entretenido es un punto clave para el siguiente. Gracias una vez más a todas Matta Ne!!!!!


    CAP. 10 LOS PREPARATIVOS DEL BAILE

    Aquella mañana se levantó como siempre e hizo la típica rutina mañanera luego obviamente tuvo que salir para la escuela pero esta vez nadie la esperaría en la esquina ya que su querido capitán tenía practica de soccer así que se fue muy temprano para allá. La chica iba caminando cuando llegó a la conocida avenida donde se cruzaban con sus amistades y claro está que se topó con Sango.

    —Hey Kagome ¿Sola ésta mañana? —preguntó su amiga quien se encontraba igual.
    —Estamos igual Sango —le respondió sonriente mientras caminaban juntas.
    —Ambos tenían práctica de soccer hoy —comentaba la chica castaña algo preocupada.
    —¿Qué te ocurre? —indagó Higurashi.
    —Me preocupa que el “señor lesiones” venga de nuevo con algo fracturado —dicho esto ambas echaron a reír ya que causaba gracia el nuevo apodo que Sango le había puesto a Miroku.

    Así siguieron caminando y de paso Kagome le comentó lo sucedido ayer con su padre e Inuyasha a lo que su amiga reaccionó al principio con algo de asombro que poco a poco fue bajando de intensidad. Al llegar vieron casi lo mismo que el día anterior, sólo que ahora tanto los alumnos como algunos profesores aumentaron en número e iban de un lado a otro llevando material de decoración para el baile.

    —Parece que hoy tampoco avanzaremos mucho con las clases —comentó la chica de cabellos azabaches fingiendo decepción.
    —Qué lástima —dijo sarcásticamente su amiga.
    —¿Vamos a la cancha a ver a los chicos? —sugirió ella con una sonrisa.
    —¡Seguro! Sí tenemos suerte siguen practicando —dispuesta a girar y seguirle el paso.
    —¡Ishikawa! ¡Higurashi! —se escucharon de pronto voces femeninas acercándose.

    Ambas aludidas voltearon para encontrarse con Yuka Hiyima y Arimi Kobayashi, sus compañeras de aula. Las dos iban corriendo hacia ellas y cuando estuvieron frente a frente podía verse sus rostros de desesperación; luego de recuperar el aliento entablaron la charla.

    —¡Chicas! ¡Qué bueno que las encontramos! —dijo Yuka casi sollozando dramáticamente de la incertidumbre.
    —¿Qué sucede? —preguntó curiosa Kagome por la actitud de sus compañeras.
    —Ustedes saben que nosotras estamos en el comité de decoración del baile ¿Cierto? —dijo Arimi comenzando la aclaración.
    —Ahora resulta que nos faltan personas que nos ayuden con la decoración, los profesores nos apoyan pero no todo el tiempo y por eso queríamos pedirles por favor que nos ayuden chicas —continuó Yuka con la explicación.
    —Con gusto ayudaremos —les respondieron al unísono ambas chicas.
    —¡Muchas gracias! —respondieron emocionadas las otras dos jóvenes.

    De ese modo las cuatro jovencitas se encaminaron hacia el enorme gimnasio de la escuela donde se realizaría el baile. Al entrar se percataron que en verdad les faltaba bastante por terminar ya que las sillas estaban amontonadas y sin limpiar, a penas y le habían echado cera al piso de madera además de que el cartel de bienvenida aún no había sido colgado. Sango y Kagome miraron con una expresión graciosa entre preocupación y asombro a sus compañeras quienes les devolvieron el gesto igual de gracioso con una sonrisa cómplice. Inmediatamente se pusieron manos a la obra y comenzaron a repartirse los deberes: Yuka y Kagome verían las decoraciones de las paredes y el cartel de bienvenida mientras que Arimi y Sango se disponían a ver las telas para cubrir una parte de las sillas.

    Se la pasaron un buen rato de ese modo tratando de decorar el lugar al menos en un porcentaje medio. Higurashi y Hiyima ya habían colgado el enorme cartel cuando en ese momento alguien ingresó al salón, se trataba de Eri Fujiyita quien además entraba con algunas chicas más de otras aulas. Se presentaron con propiedad y segundos después se unieron al equipo para seguir decorando el salón del futuro baile; pasaban momentos agradables mientras arreglaban todo así que hubo un momento en la charla ya iniciada donde tocaron el punto de chicos y noviazgo por lo que fue ahí donde todas ellas se enteraron de las relaciones amorosas de Sango y Kagome.

    Por otro lado en la práctica de Soccer estaban a punto de terminar, una vez más ambos equipos: “The Wolf Rain” y “The Tigers Lightning” se disputaban la atención del entrenador por ver quién de los dos calificaba para ocupar el puesto de equipo oficial en la preparatoria “Shikon”. Y una vez más el capitán de los tigres anotaba un gol casi perfecto desde un ángulo increíble, sin embargo Okeda-sensei se limitó a anotar en su cartilla como solía hacerlo, acto que causó una no tan novedosa frustración en el joven Taisho quién barrió con el pie la tierra de la cancha. Su amigo trató de animarlo poniéndole una mano en su hombro, a lo que Inuyasha agradeció con una mueca que según él era una sonrisa. Para finalizar, el sensei les indicó que ambos equipos estaban en muy buena forma para luego mandarlos a las duchas así que obedecieron y fueron a bañarse. Al terminar se dirigieron hacia el salón esperando ver a las muchachas ahí pero obviamente no las encontraron.

    —Y ahora ¿Dónde se metieron? —indagó Miroku quien esperaba un abrazo de recibimiento después de tan duro juego.
    —Voy a llamarla, tiene que estar en la escuela —comentaba mientras sacaba el celular.
    —Sango debe estar con ella, pregúntale —le mando su amigo mientras veía el aparato.
    —Sí ya sé —un poco fastidiado por tener que hacerle caso.

    Mientras tanto en el gimnasio, Kagome estaba limpiando las sillas cuando de pronto se escucha por toda la estancia una melodía contagiosa de aquella canción que se puso de moda últimamente. Arimi, quién estaba cerca a las mochilas, le avisó a su compañera y ésta se puso de pie inmediatamente para coger su mochila, buscó su móvil y al ver quién la llamaba sonrió para contestar alegre.

    —Inuyasha ¿Qué paso? —mientras veía como las chicas la miraban con esa sonrisa picara sólo para fastidiarla en manera de juego.

    No se imaginó que todas, incluida Sango, se pusieran de acuerdo para después soltar un sonoro grito similar a la sirena de las ambulancias. Kagome se apenó un poco para sonreír nerviosa y finalmente responderle a su novio que hace rato le estaba preguntando algo.

    —Perdón, ¿Qué me estabas diciendo? —trató de sonar lo más tierna posible para que él no se enfadara por no haberle prestado atención.
    —Te pregunté dónde estás —repitió calmado, era imposible enojarse con ella.
    —En el gimnasio —decía ella mientras jugaba con la punta de sus cabellos.
    —¿Qué ahora te ejercitas? —bromeó, lo que causó una sonrisa divertida en su novia.
    —Payaso, en el gimnasio de la escuela ayudando con la decoración —esta vez fue más específica para evitar comentarios de doble sentido.
    —Ok, vamos para allá ¡Ah! Y Miroku dice sí Sango también está ahí —casi se le olvida preguntar si no era por la severa mirada de su amigo.
    —Aquí está conmigo.
    Sí Baka ahí está —habló su novio algo apartado del auricular, luego se le volvió a escuchar mejor —bueno entonces te veo en un rato, te amo —le contestó para después colgar la llamada.

    Así Kagome se despidió de él, cada vez que hablaban el chico podía subirle el ánimo en cuestión de segundos, definitivamente había una conexión entre ellos. Al guardar nuevamente su móvil en su mochila, sus nuevas amigas se le acercaron excepto Sango y Arimi quiénes estaban cosiendo un prototipo de lo que se mandaría hacer para el adorno de las sillas. La llenaron con preguntas sobre qué le había dicho y esas cosas a lo que Higurashi sólo pudo responder que en un rato más ambos muchachos se aparecerían por acá.

    A medida que seguían platicando continuaban con lo que estaban haciendo hace unos minutos, al pasar un promedio de 15 minutos se escucharon pasos tranquilos que avanzaban por el lugar haciendo eco. Las chicas voltearon a fijarse y vieron a dos jóvenes entrar al gimnasio.

    —¡Chicas ya llegó por quién lloraban! —exclamó Kayama con aires de superioridad.
    —Cállate Miroku, quién va llorar por ti —refutó Taisho con su típica pose de brazos cruzados.

    Aquellos comentarios causaron que sus novias los vean sintiendo algo de vergüenza ajena. Al sentir las miradas puestas sobre ellos se sonrojaron un poco y tras una sonrisa pequeña fueron donde ellas y las saludaron como correspondía; finalmente detallaron todo el salón y vieron cuanto habían avanzado, a decir verdad para un corto tiempo se habían esmerado bastante.

    —Y… ¡¿Qué piensan?! —emitió ansiosa Kagome con las manos en su cintura.
    —Pues está mucho mejor que años anteriores —se sinceró completamente el chico ambarino.
    —Sí me gusta el arreglo, se esmeraron chicas —siguió el comentario positivo.

    De pronto al verlos ahí, a Yuka se le ocurrió una idea para avanzar más rápido, después de todo mientras más gente había se tenía que aprovechar lo más que se podía.

    —Ehm muchachos ya que están aquí ¿Podrían ayudarnos con las cosas pesadas? Por favor —con unos ojos brillantes que reflejaban admiración.
    —Claro Hiyima, en qué te ayudamos —contestó amablemente Miroku a la par que la tomaba de las manos.
    —Feh!! Como quieras, qué tenemos que hacer —y él contestó rudamente típico en su forma de ser.
    —Miroku —hablaba tétricamente Ishikawa mientras se veía una extraña aura negra a su alrededor.
    —Perdón Sanguito mía —logró asustarlo así que soltó inmediatamente las manos de la chica.
    —Claro… Ehm lleven esas cajas al almacén de atrás por favor —habló nerviosa por la reacción de su compañera a la vez que señalaba las cajas.

    Sin responder los chicos se dirigieron a hacer la labor encargada mientras que las muchachas reanudaron sus tareas también. Cada cierto tiempo ellos aprovechaban y como podían les robaban un beso: pasando detrás de ellas haciendo que volteen, siguiéndolas cuando llevaban algunas cosas o lo más sencillo que era llamarlas directamente. Sea lo que sea ellas siempre correspondían al principio con asombro y luego con una sonrisa.

    —Ya chicos, no hagan eso, no se distraigan —comentó Hiyima algo avergonzada.

    Esa tarde se la pasaron arreglando y ayudando al comité en todo lo que se podía. Cuando llegó la hora de irse, se repartieron de manera organizada las tareas que faltaron terminar como por ejemplo en las telas de las sillas quedó de responsable Eri para llevarlas hoy mismo a la costurera y que haga los 150 modelos para esa misma cantidad de sillas. Además de los bocaditos y otras degustaciones las encomendadas por voluntad propia fueron Kagome y Yuka. Sango y las tres chicas más se encargarían de la decoración de las luces y la música. Los chicos estaban afuera del gimnasio esperándolas hasta que por fin salieron, Yuka cerró con llave la puerta del salón y finalmente casa uno se fue por su lado.

    —Oigan chicas, ¿Cómo le harán con las sillas? —preguntó curioso el joven ambarino, después de todo era jueves y tan sólo faltaban dos días para el baile.
    —Descuida Inuyasha, resulta que Eri tiene conocidos en la modista así que a más tardar nos entregan esos modelos mañana por la tarde —respondió sabiamente Sango con una sonrisa en el rostro.
    —Tsk!! Claro —se limitó a decir Taisho.

    Antes de separarse de caminos en la ya acostumbrada avenida, Kagome recordó algo sumamente importante, al menos para ella.

    —¡Oh! Es cierto, Sango mañana mi madre me da la mesada de la semana —empezó por un ligero tema sin hacer que sospechen.
    —A mí también, mañana cobro —le contestó ella sonriendo y guiñándole un ojo.
    —Chicos… —dijo Kagome mirándolos inocentemente.

    Ambos estaban con las manos entrelazadas usándolas como apoyo detrás de la nuca, voltearon en esa misma posición y miraron despreocupados a sus novias.

    —Qué sucede —respondió Miroku por los dos.
    —Mañana iremos a comprar los vestidos y los trajes ¿De acuerdo? —mencionó Ishikawa sonando más bien como orden que consulta.

    Una extraña sensación se apodero de los chicos, recordando la vez en que discutieron por no querer usar aquellos ternos. Las sombrías caras de las chicas se les vinieron a la mente, un escalofrío recorrió los cuerpos de ambos jóvenes así que simplemente atinaron a sonreír falsamente y darles toda la razón aceptando ir al día siguiente. Finalmente se separaron y cada pareja se fue por su usual camino.
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  17.  
    maFFer susin

    maFFer susin Usuario común

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Febrero 2010
    Mensajes:
    224
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    kyaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ conmenasai¡¡¡¡¡¡¡¡ ta juro que te adoro me alegraste mi tragico dia con tu continuacion, me facino como inu con kag es taaaaan tierno y con los demas es frio y terco lol ♥ lo amo en verdad adoro tu fic.

    Has mejorado bastante, y no hay errores de ortografía ni tíldes, en verdad haces muy amena la lectura, muchas felicidades y continualo porfa ^^
     
  18.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    365
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    hola!!! muchas gracias por pasar a avi8sarme! dehecho me parece que ya avias hecho otros one-shot, por que ahorita me la he pasado leyendo puero one-shot y drables...
    no me acuerdo de los nombres por que he leido muchos... pero estan muy buenos,
    ame cuando miroku llego al gimnacio... "ya llego por quien lloraba.!" y luego lo que dice inuyasha "por ti nadie lloraria" jajaja nadamas de imaginarmelo me mata de la risa... jajaja
    yo que kag o sango me uviera reido... jijijiji que bueno que acada rato se la pasaban hablandoles o llegandoles de sorpresa... jaja espero que los “The Tigers Lightning” ganen y reprecenten la escuela...
    bueno me despido y espero el prox capitulo... y no te tardes mucho! porfavor!

    kagomeG
     
  19.  
    miko kagome

    miko kagome Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    8 Junio 2010
    Mensajes:
    286
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    hola!!!
    que capitulo más chevere!!!!
    es increible cada vez la historia se pone más interesante!!!
    no hay duda eres una genio, escribres de mil maravillas ^^
    a mi me gusto mucho cuando Inuyasha le llama a Kagome para saber donde estaba
    y termina haciendola reir!!
    además ese Miroku, sino fuera por Sango se pasa de pervertido jajaja
    pero me dejaste muy intrigada
    es que ya quiero ver como sera cuando se vallan de compras
    eso si que va a estar divertido!!!!
    espero la contiiiiii
    bye n_n
     
  20.  
    Pan-chan

    Pan-chan Fanático

    Libra
    Miembro desde:
    6 Enero 2008
    Mensajes:
    1,182
    Pluma de
    Escritora
    Re: Me Quedare a tu Lado [InuxKag]

    jajajaj que risa con la ultima parte xD los chicos casi que sentian las energias malignas de sus novias, tenian que responder si o si jaja!

    Por otra parte, me alegra que estas narrando mucho mas que antes, tu narracion es sencilla y llevadera, realmente me diverti con este capitulo pues las narraciones iban perfectamente balanceadas con los dialogos. Te felicito has mejorado mucho, cuesta creer que este sea tu primer fic ^^

    Gracias por avisarme de tu conti, esperare el siguiente capitulo con ansias.
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página