1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Hetalia Axis Powers Fanfic - (Long fic) Unión de Kalmar.

Tema en 'Fanfics de Temática libre sobre Anime' iniciado por InunoTaisho, 31 Agosto 2017.

Cargando...
  1.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - (Long fic) Unión de Kalmar.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3050
    Unión de Kalmar.



    Escandinavia es una región geográfica y cultural del norte de Europa (aunque el vocablo se usa comúnmente también en términos idiomáticos) compuesta por los reinos de Noruega, Suecia y Dinamarca, en los cuales se hablan lenguas nórdicas, también llamadas lenguas escandinavas. Algunos expertos argumentan que debería incluirse también a las repúblicas de Finlandia e Islandia como parte de Escandinavia, con lo cual Escandinavia sería sinónimo de países nórdicos.



    Nuevamente me presento ante ustedes con una historietita basada en Hetalia de Himaruya Hidekaz. Ahora nuestro fic girará en torno a los países Nórdicos, uno de mis grupos favoritos, y su peculiar unión tocando algunos sucesos de eso. Espero por lo menos sacarles una sonrisa para pasar el rato; sin más dispónganse a disfrutar lo siguiente…


    [​IMG]



    Academia “W”, un 20 de julio en el siglo actual…



    ─… y bien, Anko, ¿para qué nos llamaste con tanta urgencia? ─fue la pregunta del joven Noruega, muchacho de mediana estatura, cabellera rubia ceniza recogida con un peculiar prendedor en forma de cruz, y voz bastante suave en tono de aburrido en tanto miraba con leve curiosidad al alto, rubio, despeinado y despreocupado Dinamarca.


    ─ Pues para celebrar un nuevo aniversario de la Unión de Kalmar, Nor… ─le respondió éste muy campante dándoselas de mesero al repartirles una botella de buena cerveza danesa a cada uno de sus condiscípulos, todos los demás nórdicos─… nuestra gran unión familiar ─puntualizó sonriente antes de empinarse la correspondiente.



    Esa mañana en particular Dinamarca les había hecho llegar la invitación a sus casilleros para reunirse en un importante consejo después de la última clase, en el salón que ellos habían tomado para su uso particular.



    ─ Mph… yo no encuentro el motivo para celebrar semejante fiasco ─observó el adusto “cara de póquer” Suecia empleando un tono de voz levemente irritado haciendo a un lado la cerveza, lazándole al danés una significativa mirada de desacuerdo. Eso hizo que este último casi se atragantara con la bebida.


    ─… ¡cof, cof!... ¡Vamos, Suu… cof, cof… si el acuerdo de la Unión se… cof, cof… se firmó en tu casa! ─le dijo con ojos llorosos entre toses mientras Noruega le palmeaba la espalda con algo de desgana.


    ─ Cuestiones políticas y nada más… ─respondió el sueco sin pizca de remordimiento por lo sucedido ni cambio en la voz.


    ─ Suu – san… no creo que debas enojarte con Ta – san por esto… ─Finlandia, el siempre tímido Finlandia, le pidió paz a su compañero cercano en tono de ruego en tanto le dedicaba una sonrisita temerosa.


    ─ La verdad yo sí quisiera conocer la historia de la Unión porque no la recuerdo ─admitió Islandia, el hermano menor de Noruega y el menor de todos ellos, empleando el mismo tono apático que su pariente en tanto compartía una bolsa de maní con su ave mascota, un frailecillo domesticado que usualmente descansaba en su hombro.


    ─ Claro que voy a contarte todo lo que quieras conocer, Ais… ─le dijo Dinamarca en tono paternal dándole unas palmaditas cariñosas en el hombro libre después de recuperarse de la mala impresión por el comentario del sueco─. Aún no se me olvida lo pequeño y tierno que eras, parecías un polluelo recién nacido ─agregó empleando una entonación de voz más melosa despeinándole con algo de cuidado.


    ─… Eso no es gracioso, Denmāku… ─replicó el islandés en tono levemente indignado y el ave lanzó un picotazo con toda la intención de herir al danés. Para su fortuna éste retiró la mano justo a tiempo soltando un silbido de alivio.


    ─ ¡Tranquilo, “Mr. Puffin”, no te enfades! ─le dijo un tanto apurado emitiendo una risita baja, y el animalito dio un graznido chirriante que sonó como si fuera una ofensa.


    ─ A “Mr. Puffin” no le gustan las bromas… ─explicó el noruego con simpleza sin darle mucha importancia al suceso, pero el pobre finlandés había dado un respingo de miedo ante la peligrosa acción.


    ─ No tienes de que preocuparte, Fin, estoy aquí para protegerte ─sin embargo su temor se convirtió en vergüenza extrema porque Suecia se tomó la libertad de abrazarlo protectoramente entre sus brazos al atraerlo a su lado de una forma por demás comprometedora. Y lo peor de todo es que lucía tan tranquilo e imperturbable como si hacer algo así fuera lo más normal del mundo.


    ─… Suu – san… ¡no es necesario que hagas esto!... ─protestó liberándose de su prisión con algo de trabajo, escondiendo rápidamente el rostro entre sus manos para no mostrar su bochorno.


    ─ Es deber del “esposo” cuidar de su “esposa” como un vaso frágil… ─respondió el sueco sin cambiar su expresión estoica ni el tono monocorde que suele emplear la mayor parte del tiempo. Inmediatamente le dio un trago a la cerveza volviendo la vista a los demás con total indiferencia.



    Y ellos tres junto con el pajarraco decidieron no opinar sobre el asunto. Total que siempre Suecia había sido así en lo referente a Finlandia.



    ─ Bien, entonces brindemos mientras recordamos aquellos buenos y lejanos tiempos ─externó el alegre Dinamarca después del lapsus, poniéndole a cada uno de ellos un gorrito de fiesta tipo casco vikingo para inmediatamente beberse el contenido de otra botella como si se tratara sólo de agua fresca.



    Los otros se encogieron de hombros lanzándose una mirada de resignación y chocaron los envases para brindar por ello.



    Varios siglos atrás…



    Se ha nombrado como Época vikinga al periodo histórico en Escandinavia ─y su área de influencia tras la edad de hierro germánica─ comprendido entre los años 789 y 1100 (finales del siglo VIII y la primera década del siglo XI), cuando los nórdicos escandinavos denominados vikingos, que eran guerreros y comerciantes venidos de lo que hoy es Dinamarca, Noruega y Suecia, incursionaron y exploraron la mayor parte de Europa por sus mares y ríos con fines de comercio, de colonización y de conquista; incluso llegaron tan lejos como el sudeste de Asia, el norte de África y la Norteamérica nororiental.



    ─ ¡Yahoo, qué pequeño es el mundo! ─un muy joven Dinamarca navegaba por el Mar Báltico en aras de conocer la tierra que se encontraba por sobre el horizonte frente a su casa.



    Con gran destreza llegó a la costa de la península de Escandinavia y desembarcó para inspeccionar la región.



    ─ Muy bien, compañeros, preparen todo lo necesario que esta noche nos quedaremos aquí ─les indicó a los altos y fornidos hombres que le acompañaban.


    ─ Así se hará, Denmāku - san ─le respondió uno de ellos.



    El frío no había sido tan intenso ese año por lo que no tuvieron que cargar con sus voluminosos abrigos de piel para cubrirse, y los vientos y las corrientes marinas les fueron propicios para navegar sin dificultades por el camino.



    ─ Entonces voy a ir a explorar… no tardaré ─agregó el joven adentrándose con prontitud en el desconocido territorio. Por si acaso fuera necesario no dudó en cargar su pesada hacha de batalla al hombro.


    ─ ¡Cuídese, Denmāku – san! ─le dijeron sus acompañantes a una voz deseándole la mejor de las suertes.



    Silbando despreocupado Dinamarca caminó por varios kilómetros admirando la belleza del lugar.



    ─ ¡Todo el lugar es tan bonito… tan verde… tan limpio…! ─admitió encantado con los ojos brillando de éxtasis─. Me pregunto quién vivirá aquí… ─agregó con aire más pensativo, y se detuvo en ese momento para dirigir la vista a un punto situado a la derecha de su posición.



    De entre los arbustos surgió una figura relativamente alta que se abalanzó sobre él blandiendo una espada bastante grande.



    ─ Det er farligt! ─exclamó un poco asombrado haciéndose a un lado justo a tiempo.



    El muchacho que le atacaba se volvió de manera inmediata para continuar su embestida sin mostrarse alterado en la seria expresión de su rostro, por lo que ambos se enredaron en un combate chocando sus armas de forma por demás aparatosa. Al cabo de un cuarto de hora el joven de semblante rígido pareció agotarse levemente.



    ─ Oye, amigo, ¿cómo te encuentras? ─bueno, Dinamarca se mostró un tanto interesado por su “enemigo” así que bajó su arma prestándole mayor atención.


    ─ Mph… Du borde inte oroa dig för mig, inkräktare… ─le respondió su interlocutor secamente respirando entrecortadamente para recuperarse.


    ─ Disculpa que no me presentara, mi nombre es Denmāku… ¿y tú cómo te llamas? ─el confianzudo danés le dedicó una sonrisa amistosa al comprobar que no estaba herido y que también sabía hablar.


    ─… Suu~ēden… ─fue la respuesta del otro y sin más se dispuso a retirarse levantando con habilidad su espada en alto.


    ─… Suu… me caes bien ─admitió el danés sin dejar de sonreír─. ¿Qué te parece si me acompañas y navegamos juntos para cruzar el océano? ─haciéndole la invitación de forma más que amable.


    ─… ─el sueco le miró un momento conservando el gesto imperturbable y después le dio la espalda volviendo sobre sus pasos─. No cuentes conmigo que mis planes son viajar a las llanuras del Este para ganar terreno ─confesó con entonación monocorde.


    ─… vaya, eso suena interesante… ─Dinamarca se mostró ligeramente desilusionado por la negativa más al instante se recuperó─. ¡Hey, Suu!, ¿hay alguien más por aquí que pudiera ser mi compañero de viaje? ─le cuestionó alegremente subiendo un poco el volumen de su voz.


    ─… si navegas un poco más al norte tal vez tengas suerte… ─le contestó Suecia sin modificar el suyo ni volver la vista atrás, perdiéndose entre los arbustos.


    ─… mmm… se oye razonable… ─meditó el de alborotados cabellos acomodándose el peinado─… ¡Muchas gracias por la información, Suu, te veo en otra ocasión! ─y se despidió del sueco con total confianza aunque éste ya no estaba ahí.



    Así que, un par de días después, bordeando la costa septentrional de la península, Dinamarca y sus hombres desembarcaron varios kilómetros más al norte de su última parada.



    ─ ¡Pero qué lindo lugar! ¡Así ha de ser el Valhalla* con Odín! ─exclamó el rubio con visible contentamiento y ojos brillantes.



    El fresco y agradable clima polar ofrecía un espectáculo muy singular en el accidentado litoral, con las altas y nevadas montañas recortadas en el horizonte y reflejadas en el mar azul, y la suave brisa marina invitaba a quedarse allí. Ni tardos ni perezosos todos los hombres prepararon lo necesario para pasar la noche.



    ─ Bueno, compañeros, tengo que ir a explorar… ─Dinamarca se despidió alegremente de los demás adentrándose prontamente en el bosque cercano, caminando con su habitual confianza… eso sí, no iba a dejar atrás su enorme hacha de batalla.


    ─ ¡Qué le vaya bien, Denmāku - san! ─y ellos le dijeron adiós a una voz.



    Después de un breve recorrido de aproximadamente media hora el danés no se había topado con nadie, ni siquiera con algún animalito despistado. Algo en el ambiente del bosque no le parecía agradable, como si la atmósfera del lugar fuera más pesada que en la playa.



    ─… qué raro… parece como si este lugar estuviera embrujado o algo así… ─se dijo a sí mismo mirando hacia todos lados.



    Súbitamente de entre las sombras surgió una enorme, amenazante y fantasmal figura, la cual se abalanzó sobre él lanzando gruñidos sordos y ásperos.



    ─ Min mor, hvad en forskrækkelse! ─exclamó un tanto espantado más no dudó en blandir el arma en modo de defensa.



    La pelea sólo duró un suspiro pues el horrible ser se desvaneció de repente antes de recibir el primer golpe.



    ─… ¿y ahora, qué pasó?... ─se preguntó el rubio danés intrigado parpadeando con confusión.


    ─ Puedo ver que los trolls no son tan tontos como pudiera pensarse ─a sus oídos llegó una voz suave en entonación aburrida, lo que le hizo dar un respingo y volver la vista al árbol más cercano a su posición.


    ─ ¡Caramba, no sabía que la gente vivía todavía en los árboles! ─externó soltando un sonoro suspiro de alivio al comprobar que únicamente se trataba de un muchacho de aspecto sereno y nada peligroso.


    ─ Lo que yo no sabía es que los extranjeros fueran tan ignorantes… ─replicó el mozo con total apatía bajando ágilmente de un salto, aterrizando a su lado como si estuviera flotando─. ¿A que has venido a mis tierras, ser extraño? ─le preguntó a continuación mirándole con gesto neutro.


    ─ Antes que nada me presento, mi nombre es Denmāku y es un gusto para mí conocerte, amigo… ─Dinamarca volvió a sonreír confianzudo y sin más le estrechó la mano a su interlocutor para mostrar su educación, esperando que éste le dijera su nombre.


    ─… ─el joven pareció pensárselo un momento al no contestarle de inmediato, librándose con prontitud de su agarre─…puedes llamarme Noruu~ē, pero no soy tu amigo ─se explicó con su misma voz suave sin mostrase molesto, aunque si un poco incómodo por la cercanía del danés.


    ─ ¡Qué simpático eres, Nor! ─éste soltó una breve carcajada baja y le dio un amistoso abrazo por los hombros pasando por alto su malestar─. ¿Te gustaría ir conmigo para explorar el océano? Juntos podemos conquistar lejanas tierras, ¿qué dices? ─agregó a continuación intentando contagiarle su entusiasmo.


    ─… ─el noruego se debatió un segundo en su interior para conservar la calma y así no lanzarle una maldición que pudiera resultar contraproducente─… ¿y qué me darás a cambio? ─le cuestionó pausadamente.


    ─ Lo que tú conquistes será tuyo, y lo demás será mío… ¿no te parece un buen trato? ─respondió el danés sin dejar de mostrar su confianza con una gran sonrisa.


    ─ Entonces está bien… ─admitió Noruega encogiéndose un poco de hombros consiguiendo por fin apartarse de él. La verdad sea dicha también tenía ganas de conocer el mundo, así que no podía desaprovechar la oportunidad de salir.


    ─ ¡Yahoo, pues vamos por ellos! ─Dinamarca lanzó un animoso grito de guerra levantando el hacha con entusiasmo, y salió corriendo apresuradamente para preparar todo.


    ─… ¿está seguro de lo que va a hacer, amo? ─en cuanto se perdió de vista se apareció el troll al lado del joven noruego, haciéndole la anterior pregunta en tono respetuoso y ligeramente desconfiado.


    ─ No hay de qué preocuparse, amigo troll, tal vez ese tío está loco pero creo que nos puede ir bien si trabajamos con él, así que nada perdemos con probar… nos vemos luego… ─admitió el mozo volviendo a encogerse de hombros antes de seguir los pasos de su antecesor, despidiéndose de la criatura sin mostrar emoción alguna.






    Notas:

    * En la mitología nórdica, Valhalla (del nórdico antiguo Valhöll, «salón de los caídos») es un enorme y majestuoso salón ubicado en la ciudad de Asgard gobernada por Odín. Elegidos por Odín, la mitad de los muertos en combate viajan al Valhalla, tras su fallecimiento, guiados por las valquirias, mientras que la otra mitad van al Fólkvangr de la diosa Freyja.


    El manejo de Noruega y Suecia podría parecer fácil porque no cambian casi nada en su expresión y forma de hablar, mostrándose indiferentes y apáticos ante lo que sucede a su alrededor a diferencia de Dinamarca, que es animoso e impulsivo casi todo el tiempo… ☺☺. Finlandia e Islandia no tendrán mucha participación dado que son más jóvenes, pero si serán mencionados en algunas ocasiones... espero no desilusionarlos pero ya vimos que así es la historia, que como bien la presente en el fic anterior ciertas cosas no serán tan apegadas a la realidad para la interacción de nuestros personajes. Ya veremos cuantos capítulos puedo hacer con la información relevante de esta fase histórica… ☺. Y por cierto que me acabo de enterar, leyendo los Archivos Wiki Hetalia, que Finlandia llama a Dinamarca cariñosamente con el mote de “Ta – san”, abreviatura del nombre Dinamarca en el idioma finlandés (Tanska)… ☺.

    Lo que aún no me queda claro si la Escandinavia que he visto representada ocasionalmente en los fanarts de Hetalia en los tiempos del Abuelo Roma es hombre o mujer, más no se puede pasar por alto que lo dibujen con facciones similares a Dinamarca para darle mayor realce a su parentesco de la misma forma que Alemania como nieto de Germania ─pero tal parece que es hombre, si bien el personaje como tal no es canon de Himaruya─. Y de hecho Dinamarca no es realmente el mayor de los Nórdicos, al menos no en su consolidación como un reino unido (en el 872 se data la unificación de varios pequeños reinos noruegos, hasta el 980 empezó la unificación de los reinos daneses), sin embargo sí es la monarquía más antigua de Europa registrada en las crónicas históricas [en el 936 es reconocido el primer rey de Dinamarca, Gorm den Gamle (el Viejo)]. Para más detalles consultar la Wikipedia, mientras un resumen:


    1. Como bien mencionamos La Edad Vikinga es el período de finales del siglo VIII hasta mediados del siglo XI en la historia europea, especialmente la historia del norte de Europa y Escandinavia, siguiendo a la Edad de Hierro germánica (son parientes lejanos con Alemania y sus hermanos, pues... ☺).

    En este período, los Norsemen ─en nórdico antiguo, el término norrœnir menn (hombres del norte), se usa para referirse a la población germánica de Escandinavia en el norte de Europa (suecos, daneses, noruegos, feroenses e islandeses), que corresponde al inglés Norsemen─ se establecieron de forma casi permanente en Groenlandia, Terranova (actual Canadá), las Islas Feroe, Islandia, Noruega, Escocia, Inglaterra, Irlanda, Países Bajos, etc.

    Aunque los viajeros vikingos y los colonos fueron vistos en muchos puntos de la historia como brutales asaltantes, muchos documentos históricos sugieren que su invasión de otros países fue en represalia a la invasión de tierras tribales por los misioneros cristianos y tal vez por las guerras de los sajones perseguidos por Carlomagno y otras tribus al sur, o fueron motivados por la sobrepoblación, las desigualdades comerciales, y la falta de tierras de cultivo viable en su tierra natal.

    Se cree que la Edad Vikinga habría terminado con el establecimiento de la autoridad real en los países escandinavos y con la proclamación del cristianismo como religión oficial. La fecha normalmente es puesta en los primeros años del siglo XI en todos los países escandinavos, aunque en Dinamarca se discute que pudo ser antes y en Suecia más tarde. Pero el fin de la época vikinga se sitúa en el año 1100 en todos los sitios porque en ese año acabaron las incursiones vikingas.
     
    Última edición: 12 Octubre 2017
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Alquimista Esbirro

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    939
    Puntos en trofeos:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Cuando me habías comentado sobre esta historia, ¡jamás me imaginé que veríamos a los Nórdicos de pequeños! Y ese momento en se conocieron y comenzaron sus interacciones <3 <3

    Siempre me ha dado algo de pena Dinamarca. Él siempre tan alegre y entusiasta, queriendo pasar tiempo con sus amigos y... Bueno, basta con ver el trato que Suecia y Noruega le dan. A veces me pregunto si el danés ignora esto porque es demasiado confiado o lo hace adrede...

    Como sea, me gustó mucho su pequeña lucha con Suecia. ¡Pero mucho más el que luego no se enfadaran! Porque ambos son completamente diferentes y es por eso que de grandes no se soportan, pero aquí que aún son niños todo es tan dulce e inocente <3

    Una duda. Ahora en tiempo actual, ¿Noru sabe que fue culpa de Suecia que Dinamarca cayera en sus tierras? Cuando leí que el sueco lo mandó más para el norte, no pude evitar comenzar a carcajearme. Es que era imposible no adivinar quién sería la próxima víctima de efusivo danés y me ha parecido precioso su pequeño pacto exploratorio.

    Ojalá pronto tengas lista la continuación. La estaré esperando con mucho gusto <3
     
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Es seguro que Noruega le haya reclamado a Suecia en alguna ocasión por lo de Dinamarca... C':.

    En realidad ellos tres, Dinamarca, Noruega y Suecia, no son tan niños, son una especie de adolescentes entre 13 y 15 años de edad debido a que Finlandia, y sobre todo Islandia, sí que serán más pequeños en esta parte de la historia porque no eran países como tal; aunque ni Dinamarca, ni Noruega ni Suecia eran naciones consolidadas pero al menos ya tenían cierta organización social más avanzada. Y ya verás a otros pequeños países invadidos por los vikingos que espero sacarte una sonrisa, no digo más ya que estoy trabajando en pulir el final de la era vikinga con una buena batalla estilo vikingo... gracias por tu tiempo y tu comentario, eres un amor...:inlove:.

    P.D. Yo también me pregunto si Dinamarca es masoquista por como lo tratan Suu y Nor... C':. Según en el blog de Himaruya y en los Wiki Archives Hetalia el personaje de Dinamarca es un verdadero pesado de carácter insoportable, pero en realidad no lo parece tanto... al menos así fue presentado en el anime.
     
    Última edición: 1 Septiembre 2017
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - (Long fic) Unión de Kalmar.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2503
    Unión de Kalmar (2).



    Previamente…

    ─ ¡Qué simpático eres, Nor! ─Dinamarca soltó una breve carcajada baja y le dio a Noruega un amistoso abrazo por los hombros pasando por alto su malestar─. ¿Te gustaría ir conmigo para explorar el océano? Juntos podemos conquistar lejanas tierras, ¿qué dices? ─agregó a continuación intentando contagiarle su entusiasmo.

    [​IMG]



    Época vikinga…



    A furore normannorum libera nos, Domine*…



    Durante dos siglos los vikingos daneses y noruegos atacaron la mayor parte de Europa Occidental llegando a controlar parte de las islas británicas y fundando otros estados, como el Ducado de Normandía en territorio francés. Además, los vikingos daneses hicieron numerosas expediciones al mar Mediterráneo y en sus primeras exploraciones pasaron por el norte y este de la península ibérica ─lo que hoy es España y Portugal─, haciendo incursiones en esas tierras. Se sabe que causaban gran terror, bajas y pérdidas económicas a los recién formados estados cristianos (recordemos que España y Portugal estaban divididos en varios reinos independientes).



    ─ ¡Mira, Nor!, ¿qué te parece si asaltamos ese lugar de allá? ─le preguntó un extasiado Dinamarca a Noruega después de haber divisado la costa de una isla cercana en el Mar del Norte.


    ─ Como quieras… ─respondió el nombrado encogiéndose de hombros con indiferencia. Mientras pudieran divertirse un poco y desentumir las piernas le daba igual el lugar a donde llegaran.


    ─ Yahoo, Til angrebet min modige!! ─exclamó el danés blandiendo su arma de batalla para motivar a los hombres que les acompañaban, los cuales correspondieron el llamado lanzando alaridos ensordecedores y golpeando sus escudos.


    ─ Parecen niños… ─masculló el noruego soltando un suspiro bajo de resignación al tiempo que tapaba sus oídos para no escuchar el alboroto.



    Allá en la isla…



    ─ ¿Ves lo que yo veo, lo ves? Que la virgen nos ampare de esos demonios… ─un joven de cabellera rubia hasta los hombros y vestimenta un tanto llamativa le hablaba con algo de temor a un pequeño de cabellos rubios alborotados que le hacía compañía, el cual lucía como distintivo unas cejas oscuras bastante estrafalarias que hacían contraste con su peinado. Ambos miraban a la lejanía por donde se aproximaban los barcos.


    ─ Ya los vi, Furansu tonto, ¿por qué crees que te llame con urgencia? ─resopló el chiquillo en tono grosero mirándole con irritación─. Aunque la verdad no es necesario que estés aquí sí sólo vas a temblar como gallina ─puntualizó dándoselas de importante y valiente.


    ─ Ahora resulta… si no fueras tan pequeño y débil no me preocuparía por ti, Iggy ─le respondió el otro en tono levemente ofendido─. Deberías darme las gracias ya que no te dejé atrás como los cobardes de tus hermanos ─agregó.


    ─ Ni me hables de esos ingratos… por eso no pienso compartir la isla con ellos… ─manifestó el mocosuelo rumiando su malestar a modo de apartar ese reciente recuerdo de su memoria, y al momento externo su disgusto con una rabieta infantil poniéndose rojo del coraje─… ¡Y no me digas Iggy, cerebro de caracol! ─lo que le ocasionó algo de gracia a su acompañante.


    ─ Mírate… eres tan gracioso cuando te enojas así, Iggy… y se te inflan los cachetes… ─le dijo en tono meloso apretándole una mejilla de forma cariñosa, y el niño no hizo más que protestar intentando liberarse del acoso.


    ─… ¡deja de hacer eso, bellaco insolente! ─replicó haciendo pucheros.



    Y en eso estaban cuando la turba de vikingos se aproximó velozmente hacia su posición.



    ─ Ma mère! ... Fuyez, Angleterre, fuir pour sauver votre vie!!... ─el rubio francés no se lo pensó tanto y salió corriendo despavorido como se lo permitían sus piernas, abandonando a su suerte al pequeño inglés.


    ─… eee… Hey, you idiot, come back here and do not leave me alone!... I'm talking to you, you imbecile Franceeeee!! ─el pobre le llamó a voces pero no tuvo la misma oportunidad de escapar puesto que los vikingos le atraparon en un santiamén─. ¡Suéltenme, bájenme en este momento que no soy su juguete! ─replicó con temblorosa voz retorciéndose en cuanto uno de ellos le levantó en alto sujetándole de la descolorida túnica que llevaba puesta.


    ─ Hvad en dejlig dreng! ─exclamaron los hombres con voz más tierna de lo que pudiera pensarse por su aspecto fiero.


    ─ A ver, a ver… ¿qué tenemos aquí? ─Dinamarca se acercó abriéndose paso entre la multitud y miró al minúsculo Inglaterra con curiosidad poniendo una mueca de fascinación─. ¡Ahhh, pero si es un bebé muy chistoso! ─dijo con voz efusiva y paternal.


    ─ ¡No soy ningún bebé! ─refunfuñó el chiquillo británico sin dejar de agitarse para liberarse─. ¡Soy un gran mago y puedo convocar a las fuerzas del mal para que acaben con ustedes ahora mismo! ─externó con convencimiento haciendo una mueca que pretendía ser elocuente y siniestra, más los vikingos soltaron una carcajada puesto que la expresión de su infantil rostro no era para nada terrorífica.


    ─ Eso suena interesante… ¿así que tienes tratos con la magia? ─Noruega se apersonó ahí en ese momento empleando su suave voz en tono apático, lo que le ocasionó al infante un breve escalofrío por la espalda. Aunque ese sujeto no se veía nada atemorizante, a su parecer había algo en él que le dio más miedo que los demás.


    ─… eto… ─chibi Inglaterra tragó en seco antes de responder.


    ─ Si consigues hacer un verdadero acto de magia podemos dejarte libre por hoy… ─comentó el noruego sin mudar el gesto de indiferencia mirando al inglesito con algo de curiosidad.


    ─ Oye, Nor, eso no es justo… todos queríamos divertirnos un poco más ─dijo Dinamarca en tono de desilusión y al mismo tiempo los hombres que les acompañaban bajaron las armas soltando un “¡Aaahhh!” de desencanto.


    ─ Yo sólo dije que dejaríamos a este niño… por lo demás pueden hacer lo que quieran… ─rectificó el nombrado igual de calmado con su misma voz susurrante.


    ─ ¡¡Yeaaaah!! ─el danés y los vikingos volvieron a golpear sus escudos con gran algarabía, lo que le ocasionó un mareo al pobre Inglaterra porque lo dejaron caer pesadamente al suelo.


    ─ Hold stille eller gjør meg sint på alvor… ─y Noruega externó su molestia expulsando una tenue neblina oscura al tiempo que fruncía ligeramente el entrecejo en tanto se tapaba los oídos para no seguir oyendo semejante escándalo. Aquello fue tomado como una señal para conservar la calma así que todos, el danés y compañía, decidieron cerrar la boca.


    ─… ¿eso fue magia?... ─preguntó el chico británico recuperándose del maltrato a su persona, mirando al joven noruego con ojos encantados.


    ─… algo así… ─respondió éste haciéndose nuevamente el indiferente─… ¿entonces que harás? ─y le cuestionó a continuación recordándole la condición impuesta.


    ─… ¡ya verán, los haré volar en el aire como plumas llevadas por el viento! ─exclamó el pequeño con entusiasmo sacando de entre sus ropajes una varita de madera un poco torcida. Haciendo un suave movimiento de muñeca con su mano derecha recitó unas “palabras mágicas”─… ¡Wingardium leviosá! ─pero no pasó nada relevante.



    Aunque justo en ese momento aparecieron de la nada otros tres chicos de edad similar a la de Inglaterra, tal vez con uno o dos años más de diferencia, acercándose rápidamente mientras le arrojaban con bastante saña y sin ninguna consideración un enorme puñado de piedras y flechas con toda la intención de herirle.



    ─… ¡Si serás bruto Iggy!, ¿acaso no te das cuenta que lo estás diciendo mal? ─le gritaron con exagerada molestia─. ¡Es “Levioosa”, no “Leviosá”!


    ─ ¡Ya déjenme en paz y no se me acerquen! ─por lo que él tuvo que salir corriendo en la dirección contraria para poner distancia entre ellos.



    Dinamarca, Noruega y los vikingos les dejaron pasar sin tomarse la molestia de detenerlos.



    ─ ¡Pero que niños tan simpáticos! ─sonrió el danés grandemente con aire de diversión.


    ─… y su magia es muy débil… ─mencionó el noruego encogiéndose de hombros sin más.



    **********​


    Los épicos viajes de los vikingos a las islas británicas, Islandia, América del Norte y otros puntos al oeste tienden a oscurecer el hecho de que los guerreros escandinavos también se aventuraron lejos al este por toda Europa y partes de Asia. Mientras que los daneses y los noruegos navegaban hacia el oeste, los luchadores y los comerciantes suecos viajaron en dirección opuesta, atraídos inicialmente por las monedas de plata de gran calidad acuñadas por el califato abasí que se extendía a través del Oriente Medio. El gran territorio de lo que sería Rusia en un futuro y sus numerosos ríos navegables ofrecían buenas perspectivas para comerciar y, por qué no decirlo, también para saqueos ocasionales. Asimismo, dichas rutas los pusieron en contacto con los imperios bizantino y otomano posteriormente.



    ─… ¿irá a explorar, Suu~ēden - san? ─fue la pregunta de uno de los hombres que acompañaban al joven Suecia en su recorrido por las frías estepas de oriente, las cuales le habían parecido bastante interesantes por lo desoladas que aparentaban estar.


    ─… mph… ─fue la respuesta del nombrado con total desidia, y sin embargo se les adelantó llevando su espada más que preparada.


    ─ Vaya con cuidado, señor… ─le dijeron los demás sin ninguna intención de detenerle.



    La nieve continuaba cayendo de forma intermitente lo que dificultaba la visión, pero el sueco no se mostró para nada atemorizado al divisar a la lejanía unos bultos que parecían moverse por sí mismos. Cautelosamente se fue acercando a ellos con la espada desenvainada por si acaso. Al fijarse bien pudo ver que sólo se trataba de un grupo de niños harapientos y mal abrigados.



    ─ Vamos, Roshia – chan, seguramente ese pobre niño ya se murió de frío… ─una pequeña que aparentaba tener escasos diez años, la cual también llevaba de la mano a otra niña como de cuatro años, le hablaba con voz contrita a un infante de menor edad que la suya, posiblemente unos seis años, que amontonaba nieve en un rincón bajo un árbol con expresión de felicidad.


    ─ Anda, nee – chan, Berarūshi y tú deberían venir a divertirse conmigo y con Finrando… la nieve es muy suave ahora y podemos hacer castillos y casitas para vivir aquí ─fue la respuesta del menor con acento alegre y despreocupado sin descuidar su tarea.


    ─ Ukurainia nee – san, yo quiero jugar con Roshia nii – san… ─replicó la otra chiquilla en entonación de berrinche intentando soltarse de su hermana mayor.


    ─ Roshia – chan… Berarūshi – chan… por favor… ─la chicuela pretendió ponerse seria mirando a sus hermanitos con expresión firme.



    Suecia consideró salir de su escondite en ese momento apersonándose frente a los infantes, lo que les provocó un susto de muerte.



    ─ ¿Qué hacen unos niños como ustedes por aquí a estas horas? ─les dijo en tono impasible y calmado mirándolos con expresión impertérrita.


    ─ ¡Es el hombre de las nieves, huyamos! ─la pequeña Ucrania salió corriendo sin volver la vista atrás llevándose con ella a Belarús, abandonando a Rusia con su “nuevo juguete” a merced del desconocido.


    ─… nee –chan… ─fue lo único que éste alcanzó a decir al quedar congelado del miedo, mirando al alto sueco con aprensión.


    ─… ─el cual también lo observó con mayor detenimiento. Indudablemente esos niños tenían algo especial por lo que iba a ser necesario mantenerlos vigilados, sobre todo a ese pequeño. Reparando mejor en el montículo de nieve pudo notar que alguien estaba enterrado ahí─… ¿qué pretendías hacer con ese pobre? ─le cuestionó sin mudar el semblante ni elevar la voz. Pero para el chico ruso fue como si le estuvieran regañando al cacharlo en una travesura.


    ─… ¡Lo siento mucho, yo sólo quería que Finrando fuera mi amigo y viviera conmigo aquí en el bosque! ─respondió lloroso y salió corriendo tras sus hermanas lo más rápido que podía.



    Suecia le dejó ir y sin más desenterró al pobre chiquillo que respiraba entrecortadamente. Amorosamente lo levantó y lo cubrió con su propio abrigo para darle calor.



    ─ Descuida, pequeño Fin, te llevaré a mi casa y vivirás conmigo de ahora en adelante ─le dijo con su mismo tono de voz monocorde y expresión glacial retirándose con él por donde había llegado.


    ─ Gracias, señor… ─respondió el chiquillo abriendo los ojos con algo de trabajo, mirándole agradecido.


    ─ No tienes que esforzarte… me llamó Suu~ēden pero puedes llamarme como tú quieras ─el sueco no volvió a mirarle y sin embargo se presentó con un poco de amabilidad─. ¿Cómo es que te dejaste atrapar por ese niño tan raro? ─le preguntó sin más.


    ─ Me perdí en el bosque y entonces me encontré con él, Suu - san… fue un poco atemorizante porque me pidió que nos hiciéramos amigos mientras me lanzaba muchas bolas de nieve y se reía como si estuviera loco ─admitió el infante temblando un momento.


    ─… mph… él volverá a buscarte, lo sé… ─mencionó Suecia sin mudar el gesto como si no le preocupara esa posibilidad.


    ─ ¿Y qué voy a hacer? ─preguntó el pequeño finlandés con voz asustada encogiéndose sobre sí mismo a modo de protegerse de la amenaza.


    ─ Te enseñaré a defenderte ─añadió el sueco igual de apático.


    ─ ¿De verdad?, ¡muchas gracias, Suu - san! ─Finlandia sonrió de contento. Por lo menos ahora tendría donde vivir sin ser molestado por el momento.






    Notas:

    * “De la furia de los hombres del norte líbranos Señor”… cita en latín encontrada en varios monasterios de Gran Bretaña, en las zonas susceptibles a los ataques vikingos durante los siglos VIII y IX.

    Suecia y Rusia se disputaron el dominio de Finlandia por muchos años, cosa que no ha sido del todo mencionada en el trabajo de Himaruya, y mantuvieron el territorio actual dividido entre ambos reinos hasta después de la Primera Guerra Mundial. Por otro lado y como ya vimos en la explicación, Noruega y Dinamarca se dedicaron a conquistar muchas regiones británicas, francesas, holandesas, españolas… etc., etc., etc., ya sea en conjunto o cada quien por su lado ─ ¿y qué tal estuvieron el púber Francia y el pequeño Inglaterra junto con sus hermanos en su intento de defenderse de la invasión?... ☺☺─.

    Situaciones más, situaciones menos, pero espero que se diviertan un poco con la interacción de nuestros personajes aunque quedan algo fuera de la realidad… ☺☺. Suecia taaaan inconmovible y poco expresivo, Noruega taaaan indiferente y silencioso, y Dinamarca taaaan ruidoso y alborotador como él solo… al menos el pequeño Finlandia apareció brevemente en escena sacándole más palabras al sueco… ☺.

    Una nota más: en el anime se menciona que Finlandia y Suecia les comunicaron a Inglaterra y Francia sobre los pequeños países norteamericanos que habían encontrado en su travesía por el Atlántico ─Estados Unidos y Canadá─ por si querían hacerse con ellos ya que no eran de su interés… y eso después de que Holanda los corriera de allí (en el sitio webcom la historia termina de esa forma); la realidad es que, como también podemos leer en las notas históricas, fueron los vikingos noruegos y daneses los que llegaron a Norteamérica y eso cambia el punto de vista, así que tal vez toque este tema antes de cerrar la era vikinga… ☺. Saludos y esperen por más historia de este grupo tan singular.
     
    Última edición: 20 Septiembre 2017
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Y, para variar, algunas notas explicativas complementarias que hubieran alargado el capítulo, gracias Wikipedia... ☺

    Punto olvidado el capítulo pasado, sorry:

    Kalmar es una ciudad en Småland al sureste de Suecia, situada a orillas del mar Báltico. En el siglo XII se empezó a construir una fortaleza, el ahora conocido como castillo de Kalmar, pues en ese entonces Kalmar era una ciudad fronteriza con Dinamarca ─las actuales provincias de Halland, Blekinge y Escania fueron danesas hasta 1658─ y necesitaba de una fortificación. Durante la Edad Media, Kalmar era una ciudad amurallada, una de las más grandes del reino, y un importante puerto y centro comercial. A finales del siglo XIV, en un período en que la línea masculina de las casas reales de Dinamarca, Suecia y Noruega se extinguió, la reina Margarita I de Dinamarca se reunió en la ciudad con los estamentos de Noruega y Suecia y promulgó la Unión de Kalmar el 13 de julio de 1397 (la cual se hizo efectiva el día 20), una unión personal que integró a los tres reinos nórdicos en una sola monarquía hasta 1523.

    1.- Dinamarca: Los vikingos daneses eran los más activos en las islas británicas del este y meridionales y Europa occidental. Conquistaron y colonizaron partes de Inglaterra ─conocidas como Danelaw─ bajo el rey Sweyn Forkbeard en 1013, y Francia, donde los daneses y los noruegos fundaron Normandía.

    La actual monarquía danesa remonta sus raíces a Gorm el Viejo, que estableció su reinado en el siglo X temprano. Como atestiguado por las piedras Jelling, los daneses fueron cristianizados alrededor de 965 por Harald Bluetooth, el hijo de Gorm. Se cree que Dinamarca se hizo cristiana por razones políticas para no ser invadida por el creciente poder cristiano en Europa, el conocido Sacro Imperio Romano Germánico, que era una importante zona comercial para los daneses.

    2.- En Noruega, que no era más que una región geográfica sin unidad política, había en el siglo VIII estados minúsculos cuyos jefes militares eran llamados jarls. Estos tenían a su servicio hombres libres, campesinos y pescadores, que además cumplían una función militar. A su vez, los campesinos eran servidos por esclavos y siervos libres. Desde el siglo VIII, los jarls comenzaron a organizar expediciones militares fuera de sus territorios y atacaron Estados europeos por medio de correrías y saqueos.

    Las campañas noruegas se dirigieron principalmente al norte y al oeste, colonizaron la costa septentrional de lo que hoy es Noruega y otros territorios hasta entonces deshabitados: Shetland, las Islas Feroe e Islandia. Desde Islandia, el explorador Erik el Rojo partió a la colonización de Groenlandia a fines del siglo X, y desde ahí, sus hijos viajaron hacia el oeste a inicios del siglo XI y descubrieron la región de Vinlandia, en América. Desde el norte de las Islas Británicas los vikingos noruegos atacaron Escocia, el norte de Inglaterra, Irlanda y la Isla de Man, y más al sur, Francia e incluso la península ibérica.

    A finales del siglo IX Harald Cabellera Hermosa asumió como rey de Vestfold. Por medio de alianzas con los jarls de Møre y Håløyg pudo incrementar su poder y derrotar a sus rivales de Hordaland y Rogaland en la batalla de Hafrsfjord (872). Esta batalla ha sido considerada tradicionalmente como el evento que marcó la unificación del país en un solo reino bajo la autoridad de Harald. Sin embargo, a pesar de ser reconocido nominalmente en varias regiones, al parecer el monarca no tuvo el control efectivo de todo el país. En esa misma época, se cree que la región de Noruega Oriental (Østlandet) era vasalla de Dinamarca, un reino más poderoso.

    3.- La era vikinga en Suecia tomó un curso bastante diferente. Dado que el Oriente era rico y bien defendido, la actividad vikinga se centraba principalmente en torno al comercio pacífico en lugar del pillaje típico en Europa Occidental. Durante el siglo IX, grandes asentamientos escandinavos se hicieron en el lado este del mar Báltico. "El cuento de los años pasados” (fechado a 1113) cuenta de cómo llegaron los Varangians a Constantinopla, y de expediciones de piratas en el Mar Negro y el Mar Caspio.

    Las legendarias expediciones de Rurik (Rørik) y Askold (Haskuld) establecieron asentamientos que dieron lugar a los primeros estados rusos: Nóvgorod y Kievan Rus ' ─predecesores de Moscú y su sucesor, el zarismo de Rusia─. Las tribus eslavas en Rusia eran débiles y fueron sometidas a los vikingos con poca resistencia, pero también rápidamente asimilaron a sus conquistadores. Las relaciones políticas entre las tribus escandinavas y los estados rúnicos varunianos disminuyeron gradualmente y cesaron en 1050.

    4.- Finlandia fue parte de Suecia hasta que en 1809 fue anexionada por el Imperio ruso, pasando a ser el Gran Ducado de Finlandia (entidad autónoma de Rusia hasta 1917, cuando obtuvo la independencia).

    Los casi 700 años de asociación de Finlandia con el Reino de Suecia comenzaron en 1154, con la introducción del cristianismo por el rey Erik IX de Suecia. Hasta el siglo XIV, el territorio finlandés fue disputado por el Reino de Suecia y la República de Nóvgorod en las guerras sueco-novgorodenses, quedando Finlandia dividida entre ambas potencias. En el siglo XV, Nóvgorod fue anexada al principado de Moscú y nuevamente estalló el conflicto con Suecia, llamado «guerra ingria» (1610-1617), y que dejó a los suecos como potencia dominante del territorio finlandés.

    Entre 1700 y 1721 se desarrolló la llamada Gran Guerra del Norte, en la que Suecia perdió territorios e influencia en Finlandia, que pasó a formar parte del Imperio Ruso. Sin embargo, los conflictos militares con Suecia continuaron. En 1808 estalló la llamada Guerra Finlandesa, que dio como resultado la anexión de Finlandia por el zar Alejandro I de Rusia, creando el Gran Ducado de Finlandia y asumiendo el mandato como el primer duque. El Ducado de Finlandia existió hasta finales de 1917.

    El 6 de diciembre de ese año, poco después de la Revolución Bolchevique en Rusia, Finlandia declaró su independencia. En 1918 el país experimentó una breve pero amarga guerra civil que conmocionó su escena política durante años.

    Próxima entrega... tal vez Islandia... ☺.
     
    Última edición: 9 Septiembre 2017
    • Informativo Informativo x 1
  6.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Alquimista Esbirro

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    939
    Puntos en trofeos:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Desearía que la historia del mundo no fuera tan cruel como lo es :c No tengo mucho qué decir, fue un capítulo lindo y triste a la vez. Me gusta ver a los países de niño, pero resulta que las situaciones que vivieron nunca fueron de las mejores. Ese contraste entre la excitación por la aventura de los jóvenes vikingos y el terror de las pequeñas naciones con su llegada... Pues te deja pensando, ¿no?

    Me resultó sumamente chistoso el hechizo que Inglaterra intentó usar y la corrección de sus hermanos, aunque odio que lo traten tan mal. En serio, ¿cuál es su justificación? En la isla de Gran Bretaña conviven tres, ¿por qué no pueden defender su territorio juntos y como hermanos? Si no fuera por estos problemas, de veras que me gustaría conocer a Escocia, Gales e Irlanda...

    Y me encantó que Suecia rescatara a Finlandia. Ni siquiera se conocían y, aún así, ya se comprometió a cuidarlo <3 Nunca me hubiera imaginado una situación así, pero creo que estuvo bien. Me sorprendió un poco que Suecia le hablara tanto o que Rusia se amedrentara tan rápido. Aunque supongo que esto último venía influido por el escape de Ucrania, llevándose nomás a Belarús. Para ser la hermana mayor, los nervios sí que le ganaron, ¿eh?

    Al inicio, cuando Dinamarca divisaba una isla, creí que se trataba de Islandia y ya me imaginaba lo que sería Noruega al verlo. Pero no, aún era muy pronto al parecer... Y ahora me siento impaciente porque pueda aparecer el pequeño hermano en la continuación <3

    Como sea, estaré esperándola con muchas, pero muchas ansias :) Y perdón por tardarme en pasar, pero anduve con poco tiempo libre para leer. Ahora sí, bye~
     
    • Adorable Adorable x 1
  7.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Gracias Fushimi Natsu ,corazón, estuve esperando tu comentario y observaciones.

    Como bien dices las situaciones mundiales han sido crueles en varios aspectos y en Hetalia se ha tratado de darle un toque de comedia a ciertas cosas, pero no podemos pasar por alto el hecho de países divididos en pequeños reinos que peleaban entre sí... aún en día hay ciertos problemas territoriales en Gran Bretaña con relación a Escocia e Inglaterra, y ni que decir de Irlanda, que si bien es una isla aparte han tenido una historia unida por su cercanía. En el blog de Himaruya dice que los hermanos de Inglaterra no lo quieren a bien así que trate de reflejar el hecho de una forma simpátican3n. Y en cuanto a Suecia... era necesario que hablará un poco más y sólo por su pequeño e indefenso Fin; y Rusia en ese tiempo aún era pequeño y débil también, por ello es razonable que los tres eslavos huyeran despavoridos al ser invadidos por los temibles vikingos venidos de Occidente :XD:. Islandia aparecerá más tarde, no comas ansias y a esperar por lo que sigue.

    Un saludo.

    P.D. de hecho en el capítulo donde Rusia recuerda su triste infancia sin amigos podemos ver entre sus atacantes a un joven Dinamarca junto a Suecia... fue tan hilarante cuando le pidió ayuda al general Invierno pero éste no pudo auxiliarle debido a que los Nórdicos están también acostumbrados a su rigor... C':. Aunque en honor a la verdad, el clima es más agradable en la zona de Escandinavia que en las estepas rusas, todo por la influencia del mar.
     
    Última edición: 9 Septiembre 2017
    • Fangirl Fangirl x 1
  8.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - (Long fic) Unión de Kalmar.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3174
    Unión de Kalmar (3)



    Previamente… ─ ¿Ves lo que yo veo, lo ves? Que la virgen nos ampare de esos demonios… ─un joven Francia le hablaba con algo de temor al pequeño que le hacía compañía, Inglaterra, mirando a los vikingos que se aproximaban a la costa.


    [​IMG]



    Era vikinga en las costas del Mediterráneo…



    La primera mención específica de la presencia de los vikingos en la península ibérica sitúa su llegada en el año 844, cuando los historiadores árabes citan que hormigueaban sus navíos en las costas como «pájaros marinos rojinegros». Los Annales Complutenses, del siglo XVII, hacen referencia a un desembarco cerca de Gijón realizado ese año ─el 844─ por vikingos, que habían llegado en 54 naves y que subieron después por la cercana ría de Arosa* para adentrarse en la península.



    ─ Sol, arena, mar… ¿qué más le puedes pedir a la vida, Nor? ─le preguntó el sonriente Dinamarca al reservado Noruega tras cruzar el estrecho de Gibraltar, teniendo a la vista las cálidas aguas del Mediterráneo.


    ─ Una cama para descansar en tierra firme por unos días, Anko… ─le replicó su acompañante en tono bajo y calmado mientras se daba aire con un pañuelo utilizado previamente para limpiarse el sudor del rostro─... si te fijas bien todos nuestros hombres se encuentran algo cansados de tan largo viaje después de la última expedición en las tierras bajas del norte, además de que también hace algo de calor aquí ─añadió sin pizca de alteración.


    ─… mmm, veo que tienes razón, Nor… ─admitió el danés tras un leve vistazo a la tripulación observando que los vikingos y el mismo sudaban a mares a través de su blanca piel, la cual había adquirido un ligero tono bronceado de tanto sol─. Bien, me parece que podemos desembarcar en la playa más cercana para pedir posada… imagino que la gente de estas latitudes ha de ser bastante amable ─agregó desfachatadamente con convicción recobrando la sonrisa.


    ─ Si tú lo dices… ─Noruega se encogió de hombros con gesto resignado.



    Allá en la orilla, muy cerca de un estero…



    ─ ¿Ya ves como yo tenía razón, Supein, lo ves? ─el jovencísimo Francia se encontraba en estos momentos acompañado por otro muchacho de aproximadamente su edad, unos diez años cuando mucho, de piel apiñonada, ojos color aceituna, cabellera castaña oscura levemente alborotada, y los dos miraban hacia el horizonte por donde las naves vikingas habían aparecido.


    ─ Pero entonces… ¿estás seguro de lo que dices, Furansu, es en serio? ─fue la interrogante del buen mocito volteando a verlo con la duda reflejada en la cara.


    ─ Pero por supuesto que estoy seguro, tonto… ¿acaso crees que te mentiría en algo tan grave como esto? Aunque no pude detenerlos allá en el norte los hice correr para acá como ratas asustadas ─le replicó el francesito dándose sus aires de grandeza con petulancia.


    ─ Bueno pero… ¿por qué no mejor los mandaste de regreso a su casa?... no entiendo… ─volvió a preguntar el españolito con gesto de incomprensión rascándose levemente la sien.


    ─ No me critiques, Supein, pues puse mi mejor esfuerzo en combate para salvarle el trasero al pequeño Iggy y sus cobardes hermanos… ─puntualizó Francia más que ofendido de que España minimizara sus logros─. Además, si los vieras también te morirías de miedo como Iggy pues esos monstruos son altos como un roble, fornidos como toros, con cuernos en la cabeza y cara de demonio… ─adicionó en tanto se persignaba reverentemente con voz temblorosa.


    ─ ¡Jesús, María y José y el burrito que les acompaña!... ─el ibérico repitió el ademán más de tres veces pidiendo la protección de la Divina Providencia─. Y yo que pensé que los paganos “harbanos” árabes venidos de aquellas lejanas tierras de oriente eran los más malos entre los malos y ahora esto… ─suspiró desencantado.


    ─ ¿Y qué me dices de Porutogaru, en dónde se encuentra ahora? ─en ese momento Francia recordó al otro joven que compartía la península con España, el llamado Portugal, y le extrañó el no haberlo visto.


    ─ Porutogaru me dejó solo y se fue a encerrar en su castillo so pretexto de que buscará el modo de derrotar a los “harbanos” ─respondió su acompañante en voz aguda soltando un nuevo suspiro.


    ─… ah, ya veo… ─el francés dibujó una sonrisita tonta y apenada por la mala suerte de su amigo. Justo entonces escucharon la algarabía de los vikingos entrando a la bahía─… entonces encárgate de darles la bienvenida a esos sujetos mientras voy a buscar a Porutogaru, ¿te parece? ─por lo que salió corriendo adentrándose con velocidad hacia tierras más altas.


    ─ ¿Eh?... ─y el español no pudo negarse al verlo partir así, y sólo atinó a abrir la boca con desconcierto.


    ─ ¡Yahoo! ─exclamaba Dinamarca yendo al frente de los ruidosos vikingos, más se detuvieron en seco en cuanto vieron al atemorizado pero aguerrido España dispuesto a hacerles frente con un hacha de batalla de pesada apariencia (pero más pequeña que la que Dinamarca suele usar).


    ─ ¡No… no… no se… no se acerquen más, monstruos! ─les dijo tartamudeando de forma retadora sin bajar el arma, teniendo el ceño fruncido en un gesto de seriedad.


    ─… Nor, ¿acaso ese niño nos llamó monstruos? ─el desconcertado danés le hizo la pregunta al noruego en voz baja mientras todos miraban al pequeño español con interés por lo cómico de la situación, pues las piernitas le temblaban intentando levantar su arma en mejor posición.


    ─ Creo que eso lo dijo por ti, Anko… ─musitó el aludido con total desgana e indiferencia encogiendo un poco los hombros.


    ─ ¿Tú crees? ─Dinamarca no pareció muy convencido de la observación.


    ─ Puedes preguntarle a él para no quedarte con la duda… ─agregó Noruega con su apatía de siempre restándole importancia al suceso.


    ─… tienes razón… ─reconoció el danés y al momento se dirigió al infante haciéndole la pregunta en cuestión con bastante amabilidad─… Oye, pequeño, ¿por qué dices que nosotros somos unos monstruos?


    ─… pues… pues… ─a lo que el chicuelo no supo ni que contestar en tanto repasaba mentalmente los dichos de su amigo francés─… pues… ¿qué no son ustedes los demonios venidos del norte que tienen enormes cuernos en la cabeza? ─le cuestionó al final con el desconcierto dibujado en su infantil rostro.


    ─… ¿demonios con… cuernos?... ─y el joven rubio pareció intrigado por un segundo.


    ─ Seguramente se refiere a esto, Anko… ─Noruega intervino al momento entregándole a Dinamarca el dichoso y señalado aditamento en las manos.


    ─ ¡Ah, mi precioso casco! ─por lo que éste recobró la sonrisa y la confianza en sí mismo colocándoselo de inmediato─. ¿Qué te parece, chico?, ¿verdad que me veo genial? ─volviéndose una vez más al infante ibérico con voz alegre y despreocupada en tanto se señalaba la cabeza.


    ─… eto… ─el pobre España ya no sabía ni que pensar mostrándose muy confundido. Según Francia esos sujetos eran malévolos y despiadados asesinos pero hasta ahora no parecían ser tan malos.



    Justo en ese momento escucharon el estruendoso sonido de unas pezuñas acercándose velozmente a donde ellos se encontraban.



    ─ Laissez-les moi, l'Espagne, maintenant si je vais leur donner leur due! ─Francia venía montado sobre un toro con toda la intención de atacar a los vikingos de manera directa, y en su tierno gesto se dibujaba una mueca de maniaco.


    ─ Gud, kom her! ─exclamó Dinamarca extasiado con los ojos brillando de felicidad.


    ─ Es mejor hacerse a un lado, Anko… ─Noruega les hizo la indicación a sus hombres para que tomaran al danés por un brazo poniéndolo a salvo del peligro dando unos pasos atrás para esquivar al toro de lidia ¹, en tanto él jaló del cuello de la camisola al pequeño España a modo de capote ¹.


    ─ ¡Oleee! ─alardearon los vikingos soltando varias carcajadas de diversión.


    ─ ¡Vamos, compañeros, no dejemos escapar nuestra cena! ─inmediatamente el alto danés recobró el piso y, blandiendo peligrosamente su hacha de batalla, instó a los vikingos a perseguir a la suculenta bestia tomando la iniciativa.


    ─ ¡Aaahhh! ─y todos fueron tras él sonando sus escudos con sus lanzas y espadas.


    ─ ¡Rápido, “Torito”, rápido, tenemos que huir de esos monstruos! ─y el angustiado francés fustigó al animal para no detenerse o seguramente también terminaría siendo parte de la cena de los bárbaros.



    Noruega, por su parte, se mantuvo al lado de España viendo a los demás alejarse.



    ─… Creo que sí me gusta este lugar… ─musitó volviendo a darse aire con el pañuelo.


    ─… ¡rediez!... que yo no entiendo nada de nada… ─y el españolito resoplaba entrecortadamente recobrándose de la impresión.


    ─ Por ahora no tienes que preocuparte pues no pensamos quedarnos en estos días, así te prepararás mejor para el siguiente año… ─le explicó el noruego en tono tranquilo y susurrante sin agregar nada más.



    **********​



    Era vikinga, al este de Europa…



    Los Varegos ─así fueron más conocidos los vikingos suecos y todos los que llegaron con ellos en general─ migraron hacia el sur y el este a través de lo que hoy son Rusia y Ucrania, principalmente en los siglos IX y X. Ya fuera como comerciantes, piratas o mercenarios, recorrieron los ríos de Gardariki llegando al mar Caspio y Constantinopla, capital del imperio Bizantino (que no era conocido así en esa época sino hasta después de su caída ocurrida en el siglo XV con la toma de su capital por los turcos otomanos). Asentándose en Stáraya Ládoga, los colonos escandinavos posiblemente fueron un elemento en la génesis del pueblo Rus' o Rusy, y probablemente tuvieron un papel importante en la formación del Jaganato de Rus'.



    ─ Ya estamos por llegar a la ciudad, Suu~ēden – san…─un hombre se dirigió respetuosamente a Suecia haciéndole una reverencia.



    Después de un largo invierno en las planicies de Europa Oriental podemos ver un pequeño y ligero drakkar² que ha surcando las aguas del río Dniéper adentrándose en el Mar Negro, dirigiéndose hacia Constantinopla, antes Bizancio, la cual era capital del majestuoso imperio Romano de Oriente.



    ─ Mph… ya era tiempo… ─respondió el nombrado secamente sin pizca de emoción en tanto permanecía apoyado en la borda del buque admirando el panorama. Esperaba tener suerte en la corte imperial para lograr sus propósitos.


    ─ Espero me disculpe, Suu~ēden, pero… ¿por qué me trajo aquí? ─justo entonces sintió que alguien pequeño le jalaba del pantalón. Era el chico ruso que lo miraba con algo de duda y aprensión dibujando en su carita una sonrisita tímida pretendiendo ser educado.


    ─ Lo sabrás a su tiempo… ─el sueco le observó un segundo con indiferencia antes de volver la vista al mar, indicando con ese gesto que no le molestara más.


    ─ Lo siento mucho… lo siento… ─el muchachito se sintió cohibido y dio varios pasos atrás con repetidas reverencias.



    Por lo menos sí sabía que, al menos para él, no iban a ser vacaciones aun con lo bonito del clima, el cual era mucho mejor que en las llanuras del norte… ojalá al menos pudiera encontrar algunos lindos girasoles para llevarles a sus hermanas cuando pudiera regresar a casa.



    Cerca del atardecer de ese día la embarcación entró al puerto y todos los tripulantes admiraban embobados la belleza de la ciudad, y sólo Suecia se veía tan impertérrito como de costumbre. La población del lugar, por su parte, les miraba con curiosidad dado la blancura de su tez y su elevada estatura, poco usual en esas latitudes.



    ─ Sean bienvenidos, su alteza y Bizanchiumu – san les esperan… ─una delegación de hombres les recibieron con una reverencia y los condujeron hacia el palacio real.



    Al llegar ahí…



    ─ ¿Qué mercancías traen en esta ocasión? ─les preguntó el señor Bizancio, hombre de mediana edad, piel canela y cabellera oscura que representa al imperio en persona, adelantándose a la pregunta del emperador en turno, y aproximándose a ellos para darle un vistazo a los bienes en cuestión.


    ─ Lo que nos fue solicitado la última vez que hicimos negocios… ─declaró el sueco con voz monótona descubriendo parte de la carga para que el hombre pudiera verla a detalle. La carga consistía en herramientas y armas hechas para la guerra allá en su casa oficial de Escandinavia, algunas piezas de orfebrería en marfil de morsa, ámbar venido del Báltico, bienes de consumo como pan casero de Kiev, carne en conserva, miel silvestre, etc., etc., etc.


    ─… mmm… esto es magnífico, magnífico… ─comentó el bizantino examinando una de las piezas de orfebrería con interés profesional. Si de algo se jactaban en el imperio era de tener buen gusto en todo.


    ─ Y si necesitan esclavos también podemos proporcionárselos… ─agregó el rubio nórdico conservando el gesto impasible en tanto uno de sus hombres llevaba al pequeño y encadenado Rusia al frente ofreciéndolo como parte de las mercancías en venta. El pobre se veía muy abatido con los ojitos llorosos.


    ─ ¡Ah, qué bien, justo necesitamos esclavos nuevos!... y se ve que es de buena raza… ─admitió Bizancio encantado mirando al chiquillo con detenimiento.


    ─ Pero señor, yo no soy un esclavo… soy un eslavo… ─murmuró el infante con voz muy bajita intentando hacer entrar en razón a ese hombre tan extraño.


    ─ ¿Acaso dijiste algo, pequeño? ─le preguntó Bizancio con curiosidad dado que no le había escuchado bien.


    ─ Algunos de mis hombres y los esclavos pueden servir en las Guardias imperiales de su majestad… ─Suecia se hizo oír al momento sin siquiera haber elevado su tono de voz ni haber variado la inconmovible mueca de su rostro, como si sólo estuviera en el mercado de algún pueblito cualquiera vendiendo cacahuates o cualquier baratija.


    ─… mmm… bien pensado, amigo vikingo, los hombres de tu región pueden ser de gran ayuda para defendernos de los ataques externos, sobre todo de esos malditos seguidores del mal llamado profeta Mohameddo y su religión ─asintió el hombre poniéndose más serio, sopesando las ventajas de ese acuerdo. Prontamente volvió donde el emperador para consultar el caso.


    ─… ─en tanto el sueco volvió a fijar su mirada penetrante sobre el pequeño Rusia haciéndole temblar un poco─… es mejor que te portes bien o no te garantizo el que vuelvas a tu hogar sano y salvo ─le explicó pausadamente sin alterarse, pasando por alto su miedo.


    ─ Como… como usted diga, Suu~ēden ─respondió el pobre chico con un hilo de voz.








    Notas curiosa:

    En el imaginario popular, se ha creado para los vikingos un estereotipo usualmente aplicado para describir a los escandinavos: personas rubias o pelirrojas, de gran estatura con la piel y los ojos claros. A sus antepasados de la Era vikinga se los suele representar como bárbaros, sedientos de sangre y con cascos con cuernos, esto debido a que un pintor sueco, Gustaf Malmström, quiso definirlos como seres casi endemoniados aplicándoles cuernos en sus cascos por primera vez en 1820 para el poema épico “Friðþjófs saga hins frœkna” (La saga de Frithiof). La industria del cine y otras expresiones de la cultura popular han contribuido a difundir dicho estereotipo que es irreal, pues los cascos con cuernos no eran prácticos en la lucha y no hay constancia de su uso por los vikingos. La imagen típica del vikingo es, pues, una idealización romántica.


    * Para evitar confusiones… Una ría es un accidente geomorfológico que designa una de las formas que puede tomar el valle fluvial en torno a la desembocadura de un río, cuando un valle costero queda sumergido bajo el mar por la elevación del nivel de agua. Es un brazo de mar que se interna en la costa y que está sometido a la acción de las mareas. La ría de Arosa (en gallego, Arousa) es la mayor de las rías de Galicia. Forma parte de las rías Bajas y está situada entre la ría de Muros y Noya al norte y la ría de Pontevedra al sur.

    ¹ Esto no es de la época pero fue tan hilarante meterlo aquí… ☺. La tauromaquia ─del idioma griego ταῦρος, taūros 'toro', y μάχομαι, máchomai 'luchar'─ se define como «el arte de lidiar toros», tanto a pie como a caballo, y se remonta a la Edad de Bronce. Su expresión más moderna y elaborada es la corrida de toros, una fiesta que nació en España en el siglo XII y que se practica también en Portugal, sur de Francia y en diversos países de Hispanoamérica como México, Colombia, Perú, Venezuela, Ecuador y Costa Rica. Es también espectáculo de exhibición en China, Filipinas y Estados Unidos. Las corridas de toros han despertado diversas polémicas desde sus comienzos entre partidarios y detractores (yo me declaro detractora dado que es una crueldad para el pobre e indefenso toro que hace sólo lo que su instinto le dice, atacar para defenderse).

    El capote de brega (o simplemente capote) es un instrumento para torear, pesado y de tela bastante rígida, con forma de capa, que se usa tanto para fijar y poner en suerte al toro de lidia como para efectuar lances artísticos durante los dos primeros tercios de una corrida de toros.

    ² Un drakkar (también långskip, “barco largo”) es una embarcación de casco trincado que data del período comprendido entre los años 700 y 1000. Fue utilizada por los escandinavos, sajones y vikingos en sus incursiones guerreras tanto costeras como del interior. Fueron el mayor exponente del poderío militar de los escandinavos, que los consideraban como su más valiosa reliquia.

    Mohameddo es el nombre romanizado del japonés referente al profeta Mahoma; y los musulmanes de los reinos vecinos, seguidores y continuadores del legado de Mahoma, eran enemigos directos del Imperio Bizantino.



    Desarrollamos un poco más en la era vikinga y como pueden ver Suecia tiene sus planes de conquista por otros medios (negocios son negocios, lo siento por Rusia pero en ese tiempo era taaaan débil por lo que fue fácilmente esclavizado por otros más fuertes), algo diferentes a los ataques sorpresa de Dinamarca y Noruega que sembraban el terror por donde quiera que se presentaban… ☺☺; y nuevamente Francia hace su aparición como buen hermano mayor, esta vez del pobre España abandonado a su suerte por Portugal… ☺. Por cierto que Bizanchiumu – san es sólo una representación fandom del imperio Bizantino, imperio romano de Oriente o simplemente Bizancio, no es nada oficial del trabajo de Himaruya; claro que no quise pasarlo por alto dado que históricamente es mencionado.


    La historia de las expediciones escandinavas en Rusia hacia Oriente se pierde o confunde con la historia propia de los pueblos eslavos en la formación y consolidación de la Rus’ de Kiev ─mencionado también en páginas fandom de Hetalia como un ente personal reconocido como el antepasado de Rusia y sus hermanas, desconozco si Himaruya lo ha hecho canon─, así que las incursiones de los Varegos a Oriente Medio pueden haber estado compuesta tanto por descendientes de los pueblos suecos que se habían establecido de forma casi permanente en las estepas de Eurasia (inclusive se ha especulado sobre la presencia de daneses y noruegos en esas comunidades) como por los mismos eslavos aliados con ellos. Pero bueno, era inevitable no ir en busca de oro y demás bienes codiciables en las vistosas ciudades del imperio Bizantino y sus vecinos musulmanes… ☺. Sigan divirtiéndose mientras avanzamos en historia.
     
    Última edición: 13 Septiembre 2017
    • Gracioso Gracioso x 1
  9.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Seguimos con las clases de historia...


    1.- La primera expedición vikinga al Mediterráneo data de 844, cuando 4000 vikingos en 54 naves remontan el río Guadalquivir sembrando el terror en la zona y quemando Isbiliya antes de ser derrotados por Abd al-Rahmán II en la batalla de Tablada donde murieron más de 1000 vikingos (llamados al-majus por los árabes) y fueron ejecutados 400 prisioneros. El resto de la expedición huyó perdiendo 30 navíos. En 858, una expedición de más de 62 barcos saquea las costas del Levante ibérico y la Toscana italiana. A partir de esa época, comienzan a remontar ríos, siendo rechazados en 863 frente a Colonia, aunque obteniendo éxito en otras incursiones por Alemania y Francia. Aunque las fuentes difieren, se considera que fueron entre dos y cuatro las oleadas de ataques vikingas a la península. Por otra parte, otros autores dividen la presencia vikinga en tres fases: un primer período de «penetración indirecta», con el fin de obtener información y el mercadeo de esclavos; una segunda fase, dividido en dos períodos de sucesivas invasiones durante los siglos IX ─en la España musulmana─, X y XI ─la España cristiana─, seguida de una tercera fase, de asentamientos.

    Tras saquear toda la costa del norte de Europa, incluyendo las islas británicas, en 843 los vikingos se establecen en la ciudad francesa de Bayona, desde donde pueden avanzar más hacía el sur. Claudio Sánchez Albornoz considera posible, citando “La Historia Completa de Ali ibn al-Athir” que menciona un combate contra unos al-majus, que hubieron establecido una base temporal en la propia península —en la zona de Guetaria-Mundaca—; también señala que el término al-majus se refiere a paganos en general y no exclusivamente a los vikingos.

    Los vikingos llevan a cabo un segundo ataque a la península a finales del siglo X, de nuevo saqueando Lisboa, en 966, y Santiago de Compostela en 968 (la ciudad sería atacada de nuevo en 979), así como toda la costa de Al-Ándalus ─hoy Andalucía─ en 971.

    2.- Complementando información de la ría: La ría, a diferencia de un fiordo ─abundantes en las costas de Noruega─, el cual es profundo y de escarpadas laderas producto de la erosión de un glaciar (¡un glaciar es capaz de excavar por debajo del nivel del mar, asombroso!), designa un valle no glaciar de un río costero inundado por la elevación del nivel del mar. Los geógrafos utilizan preferentemente la palabra «ría», aunque en ciertos lugares se usan otros términos (en Francia y Gales: aber). En México, particularmente en la península de Yucatán, a las rías, por lo general entradas de mar que confluyen con masas de agua dulce provenientes de los mantos freáticos que afloran en la costa, también se les denomina esteros.

    3.- Los varangios, varegos, varengos o varyágs (del nórdico antiguo: Væringjar; en griego: Βάραγγοι, Βαριάγοι, Varangoi, Variagoi; en ruso y ucraniano: Варяги, Varyagui/Varyahy) eran vikingos suecos que fueron hacia el este y el sur a través de lo que hoy es Rusia, Bielorrusia y Ucrania, principalmente en los siglos IX y X. Sin embargo, según algunos estudiosos el término «varegos» se utilizaba para referirse a todos los viajeros del mar, los comerciantes y piratas, independientemente de su origen. El término fue empleado en relación a los vikingos y las tropas eslavas que viajaban entre los centros comerciales importantes de la época y en ocasiones participaban en la guerra. Un término afín en el idioma ruso es Nemets (немец), que se aplicó a casi todos los extranjeros de países europeos, pero sobre todo con respecto a los alemanes. En la Rusia actual este término ─немецкий: nemetskiy─, sólo tiene un significado: 'un alemán'.

    Los varegos están mencionados por vez primera en la “Crónica de Néstor” como receptores de tributo de las tribus eslavas y finesas en 859. Era la época de la expansión de los vikingos por el norte de Europa; en Inglaterra se empezó a pagar el Danegeld (impuesto danés, nombre dado en una época posterior al fin de la era vikinga) en 859, y los curonios (de los cuales hablaré un poco más adelante) de Grobiņa hicieron frente a la invasión de los suecos en el mismo año. En 862, las tribus eslavas y finesas se rebelaron contra los varegos empujándolos hacia el mar, hacia Escandinavia, pero pronto estallaron conflictos entre ellos. El desorden provocó que pidieran a los varegos que regresaran nuevamente para que los gobernasen, trayendo así la paz a la región. Liderados por Riúrik y sus hermanos, Truvor y Sineo, se asentaron en Nóvgorod estableciendo su dinastía familiar emparentada en algún punto de la historia con los Rus’.

    4. El Jaganato de Rus’ fue una forma de ciudad-estado que floreció durante un período poco documentado de la historia de Europa Oriental ─finales del siglo VIII e inicios del siglo IX d. C.─. Es visto como un antecesor de la dinastía Rúrik y de la Rus’ de Kiev, establecido por un pueblo llamado Rhos o Rus', en lo que hoy es el norte de Rusia. La población de la región en aquel entonces estaba compuesta por etnias bálticas, eslavas, finesas; entre estos el grupo dominante eran los de la Rus’. La región también fue un centro de operaciones para varegos, aventureros escandinavos orientales, mercaderes y piratas vikingos o normandos ("hombres del norte"), los cuales se trasladaron primero de Escandinavia al noreste de Europa y, de ahí, al sur, en donde luego participaron en la creación del estado medieval de Kiev. En el siglo IX, los Rus’ pusieron en marcha la ruta comercial del Volga, que conectaba el norte de Rusia con Oriente Medio.

    5.- Gardariki, Garðaríki o Garðaveldi es un término del nórdico antiguo utilizado en la edad media para los estados del Jaganato de Rus’ y de la Rus’ de Kiev. La forma abreviada Garðar también se refiere al mismo país, al igual que el término general de "Oriente", Austr, con sus varias derivaciones: Austrvegr ─«camino del este»─, Austrlönd ─«tierras del Este»─ y Austrríki ─«reino del Este»─. Un tercer conjunto de nombres consistió en Svíþjóð hin mikla ─«Gran Suecia»─, y Svíþjóð hin kalda ─«Suecia fría»─, que probablemente se refería a un origen escandinavo del este de muchos de los colonos nórdicos en la región.

    6.- En la Edad Media, la ruta comercial del Volga conectaba Europa del Norte y el noroeste de Rusia con el mar Caspio. Los rus’ usaban esta ruta para comerciar con los países musulmanes en las costas del sur del mar Caspio, a veces llegando aún más lejos, como a Bagdad. La ruta funcionaba simultáneamente con la ruta comercial del río Dniéper ─más conocida como la ruta comercial de los varegos a los griegos─ y perdió su importancia hacia el siglo XI. Como la ruta del Volga decayó a finales del siglo, rápidamente ganó popularidad la ruta de los varegos a los griegos.

    La ruta comercial de los varegos a los griegos (en ruso, Путь «из варяг в греки» Put iz varyag v greki; en sueco, Vägen från varjagerna till grekerna; en griego, Εμπορική Οδός Βαράγγων - Ελλήνων) fue una ruta comercial medieval que unía Escandinavia, el Rus’ de Kiev y el Imperio romano de Oriente. La ruta permitió a los comerciantes varegos establecer a lo largo de la misma un comercio directo y próspero con el Imperio romano de oriente, y que algunos de ellos se instalaran en esos territorios ─actualmente de Rusia, Ucrania y Bielorrusia─. La ruta comenzaba en alguno de los centros comerciales escandinavos, como Birka, Hedeby o Gotland y, tras cruzar el mar Báltico, se adentraba en el golfo de Finlandia y seguía por el río Neva hasta el lago Ládoga. Luego remontaba el río Vóljov, aguas arriba de las ciudades de Stáraya Ládoga y Veliki Nóvgorod, cruzaba el lago Ilmen y remontaba el río Lovat. Desde allí los barcos tenían que hacer un portaje terrestre al río Dniéper, cerca de Gnyózdovo. Una segunda ruta partía desde el Báltico remontando el río Dvina Occidental (Daugava), y seguía a lo largo del río Kasplya hasta llegar a la región de Smolensk, a la misma zona entre el Lovat y el Dniéper, y también alcanzaban Gnyózdovo. Ambas rutas continuaban después aguas abajo a lo largo del Dniéper, cruzando varias zonas de peligrosos rápidos y llegaban a Kiev. Después de entrar en el mar Negro seguían bordeando su costa occidental hasta arribar finalmente a Constantinopla.

    La ruta probablemente fue establecida a finales del siglo VIII o principios del IX y adquirió gran importancia desde el siglo X hasta el primer tercio del siglo XI, junto con la ruta comercial del Volga y la ruta comercial de los jázaros (pueblo de ascendencia turca que vivió a orillas del Mar Caspio) a los alemanes. El uso de la misma decayó a partir de la segunda mitad del siglo XI, con el auge de otras rutas alternativas que surgieron con las Cruzadas.
     
    Última edición: 13 Septiembre 2017
    • Informativo Informativo x 1
  10.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Alquimista Esbirro

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    939
    Puntos en trofeos:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Hola, Inuno-san :D

    Vaya, vaya, que las cosas se están poniendo difíciles para los pequeños países, aunque no puedo evitar confesar que este capítulo me ha divertido a lo grande. No lo había comentando antes, pero cuando Francia salió corriendo tras el arribo de los vikingos en Gran Bretaña, pues me recordó a los hermanitos Italia. Y ahora, cuando se suponía que estaba allí para apoyar a España, lo vemos huyendo otra vez xD No lo sé, pero me ha causado demasiada gracia.

    Y luego con su regreso sobre aquel toro, fue fácil imaginarse la cara de demente que llevaba XD Noruega, tan genial como siempre, se deshizo de la posible amenaza con su calma habitual y encima les devolvió el ataque. Ahora me pregunto que será de ese pobre animal, si es que pudo librarse de esa horda de vikingos hambrientos. ¡Y de Francia! ¿Logrará salvarse a tiempo o continuará escapando por Europa junto al toro? XD

    Respecto a Suecia, me sorprendió que llevara consigo a Rusia. ¡Pero más me sorprendió que lo ofreciera como esclavo! Quiero decir, ¿no es eso demasiado? Sé que entre estos dos no hay una buena relación y que las cosas se pondrán peor con Finlandia de por medio, aún así no me esperaba tal jugada... Y aunque Rusia no es de mis favoritos ¡es que es tan pequeñito! Me provoca tanta lástima su situación, mas imagino que de alguna forma sabrá librarse de ella. Oh, por cierto, me mató su corrección: noy sou un esclavo, soy un eslavo XD

    También me resulta bastante interesante esta personificación del Imperio Bizantino y es una pena que aún no tengamos más personajes canon como éstos. Imagino que supone un inmenso esfuerzo indagar en la historia del mundo y crear personajes en base a ella, por supuesto que sí, pero es una tarea que continuaría enriqueciendo a toda la obra. Ya de por sí tenemos demasiados hechos que son pasados por alto entre los países más populares que, aunque ofrecen mayor flexibilidad para fics de este tipo, siguen suponiendo lagunas en la historia canon del personaje :( Supongo que sólo nos quedará continuar esperando.
     
    • Adorable Adorable x 1
  11.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Gracias, gracias, Fushimi Natsu , por tus apreciaciones constantes, sos un amor:inlove::inlove:...
    Francia se las da de valiente pero a la hora de la hora... C':; no lo hago menos pues los franceses llegaron a grandes conquistas poniéndose al tú por tú con los ingleses, de ahí a que todavía mantengan algunos territorios de ultramar bajo su dominio, sólo que, en algunos momentos, fue mejor para él salvar el pellejo... C':.

    España y Portugal se las vieron negras con la invasión de los árabes durante varios siglos, hasta que pudieron consolidarse como reinos relativamente sólidos en el siglo XV a la par del "descubrimiento" de América ─del cual trataremos en la otra entrega─, y encima también fueron invadidos por los vikingos, eso era más que un castigo divino... *W*. Los vikingos también llegaron a invadir las costas del sur de Italia y pusieron asentamientos ahí para tener acercamiento con el Imperio Romano de Oriente, pero ese detalle no lo tocaré por ese lado (espero puedas disculparme... _//_).

    Y, en cuanto a Rusia.... es un huesito duro de roer, obviamente que Suecia lo sabía y trató de eliminar la competencia por Finlandia y el resto de los Bálticos (porque como conquistador también quiso dominar a los Bálticos pasando incluso sobre Polonia, unido de alguna manera como ya sabemos con Lituania... pero esa es otra historia que tocaré a su tiempo) de todas las formas posibles, pero el ruso llegó a crecer tanto que eventualmente pudo derrotarlo (otro punto que tocaremos más adelante). Rusia cuenta en su triste infancia que fue dominado y maltratado por varios otros pueblos hasta que llegó a hacerse más fuerte y entonces pudo tomar la revancha... de ahí a que se muestre terrorífico sin proponérselo la mayor parte del tiempo. Nos leemos luego.
     
    • Adorable Adorable x 1
  12.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - (Long fic) Unión de Kalmar.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3945
    Unión de Kalmar (4).



    Previamente…

    ─ Sol, arena, mar… ¿qué más le puedes pedir a la vida, Nor? ─le preguntó el sonriente Dinamarca al reservado Noruega tras cruzar el estrecho de Gibraltar, teniendo a la vista las cálidas aguas del Mediterráneo.


    [​IMG]



    Antes del fin de la era vikinga…



    Como ya mencionamos en previos capítulos, las expediciones de los vikingos noruegos y daneses también llegaron algunas lejanas áreas del Atlántico Norte, que incluían las islas de Groenlandia y Terranova, en el extremo norte del actual Canadá. Aunque las colonias vikingas en Groenlandia pudieron haber perdurado casi 500 años, el asentamiento al otro lado del estrecho de Davis* fue de escasa entidad y efímero, además de limitarse a las islas mencionadas en el extremo septentrional de Canadá. Los viajes, descubrimientos y asentamientos vikingos en América del Norte fueron escritos por primera vez en dos sagas: la Saga de los groenlandeses escrita en 1200, y la Saga de Erik el Rojo escrita en 1260.



    Pero antes de eso les tenemos un descubrimiento fantástico…



    Dinamarca y Noruega se la habían pasado bomba recorriendo e invadiendo juntos varios puertos en el Mar del Norte, en el Mar Mediterráneo y en otras latitudes. Y quisieron ir más allá del Atlántico pero, antes de continuar navegando, nada mejor que relajarse un buen tiempo en tierra firme.



    ─ ¿Dónde quieres pasar la noche hoy, Nor? ─le preguntó el alegre Dinamarca al inmutable Noruega en una de esas bellas noches veraniegas en las cercanías del círculo polar Ártico, con la calidez del sol alumbrando cerca de la medianoche.


    ─ Me gustaría visitar esa pequeña isla a la lejanía si no te importa, Anko ─respondió éste con su habitual voz susurrante sin voltear a verle, ocupado en tallar un juguete de madera con total cuidado.


    ─ ¿Qué estás haciendo? ─el danés se mostró curioso sobre la labor de su amigo, así que miró el inacabado juguete con mayor atención.


    ─ Aún no sé para que pueda servir… pero no dudó en que lo descubriré muy pronto ─comentó el noruego sin dejar de hacer lo suyo ni cambiar el gesto apático.


    ─… bueno… ¡Hacia la isla, compañeros! ─y el alto rubio se encogió levemente de hombros en señal de conformidad para después dirigirse a los hombres hablándoles con voz clara y entusiasta.


    ─ ¡Cómo usted ordene, Denmāku - san! ─le respondieron igual de emocionados pues anhelaban descansar.



    Al poco tiempo se encontraban preparando todo lo necesario para acampar ahí.



    ─ Este es un buen lugar… ─comentó Dinamarca con voz extasiada y ojos brillantes admirando el paisaje rocoso alfombrado de un verdor encantador bajo la ceniza luz del sol de medianoche.


    ─ Imagino que sí lo es… ─respondió Noruega en la misma voz baja y monocorde sin inmutarse por nada─. Entonces iré a dar una vuelta, espero no te importe… ─agregó y sin más encaminó sus pasos en otra dirección.


    ─ ¡Nada más no llegues muy tarde! ─fue la alegre despedida del danés agitando vigorosamente la mano, recibiendo por parte del noruego una seña levemente obscena que hizo reír a todos los vikingos que les acompañaban─. Ese Nor siempre es tan simpático, por eso me agrada… ─añadió sin nada de molestia ni vergüenza con la sonrisa de oreja a oreja.



    Noruega se adentró por los pliegues de unas formaciones rocosas originadas por la intensa y constante actividad volcánica de la zona, razón por la que el clima no es tan extremo a pesar de su cercana posición al Ártico, aunado al hecho de encontrarse en esos momentos en pleno solsticio de verano con el sol brillando casi las veinticuatro horas del día sobre el horizonte. Algo en su interior le decía que encontraría lo que estaba buscando en ese lugar.



    ─ Vamos a ver… ─murmuraba silenciosamente recorriendo el área sin dejar de asomarse por entre los recovecos.


    ─… Amo, amo… lo he encontrado, amo… ─muy cerca de él hizo su aparición el enorme y deforme troll que solía acompañarle, y en actitud sumisa le señaló hacia una pequeña oquedad que aún no había examinado.


    ─ Te lo agradezco, amigo troll… es bueno saber que estás aquí en momentos como este ─le respondió el joven dirigiéndose sin mucha prisa al lugar indicado.


    ─ Es un placer ayudarle, amo ─y éste se desvaneció con una reverencia.


    ─… No imaginaba que te encontraría aquí, pequeño hermano ─Noruega le habló muy bajito a la pequeña criatura que se encontraba dormida en el fondo del agujero. Se trataba de un niño que aparentaba alrededor de dos años cuyo aspecto físico es bastante similar al del joven: cabellera corta levemente alborotada en tono rubio cenizo y piel bastante clara. A su lado descansaba un ave como aquellas que abundaban en las costas de la isla, de semejanza a un pingüino sin ser propiamente uno de ellos.


    ─ ¿Qué es lo qué quieres aquí, bastardo? ─fue el grito del frailecillo¹ en tono grosero observándole fijamente.


    ─ Yo sólo he venido por mi pequeño hermano para llevarlo a recorrer el mundo, así que no tienes por qué enojarte de esa forma… ─respondió el joven noruego sin alteración en su voz ni su semblante, aunque tampoco se animó a entrar ahí de forma directa.


    ─ Ya sé que andas navegando el océano con un tío bastante raro que no me agrada en absoluto, me lo contaron mis carnales del litoral… por lo que te sugiero que mejor nos dejes en paz a Aisurando y a mí ─graznó el ave con enfado adoptando una postura defensiva.


    ─ Bueno, eso es cierto… Anko está más loco que una cabra pero tiene lo que nosotros no tenemos ahora, así que es mejor aprovechar la oferta para obtener beneficios, ¿no crees? ─comentó el muchacho sin negar los hechos, encogiéndose de hombros como una muestra de conformidad.


    ─… mmm… ─el pájaro no parecía muy convencido con esas palabras.



    Una media hora más tarde Noruega volvía donde Dinamarca y los vikingos le esperaban para cenar, llevando al niño dormido en brazos.



    ─ ¡Hola, Nor!, ¿qué traes ahí? ─el danés le saludó como siempre al verlo llegar, levantando la voz en tono entusiasta mientras bebían cerveza² en espera de que la carne se asara adecuadamente.


    ─ Un poco de silencio si son tan amables… él es mi pequeño hermano Aisurando ─fue la respuesta del recién llegado con su voz apacible sin mostrar nada de molestia en su gesto indiferente, consiguiendo de cierta manera que los ruidosos hombres bajaran el volumen de su alboroto ya que todos miraron con curiosidad y una mezcla de devoción al pequeño dormilón.


    ─ ¡Aaaahhhh! ─dijeron todos ellos con la voz enternecida y baja para no despertarlo de su sueño.


    ─ ¡Pero qué bonito es, y es igualito a ti, Nor! ─añadió Dinamarca acercándosele muy confianzudamente─. ¿Puedo cargarlo, puedo? ─preguntó dando saltitos de emoción.


    ─Es mejor que no lo hagas o podrías despertarlo ─se negó Noruega con su tono de siempre apartándose unos pasos de él.


    ─ Anda, Nor, no seas así y di que sí… anda… yo también quiero que Ais sea mi hermanito, no seas tacaño… ─el danés se mostró insistente haciendo un puchero cómico, y cuando estaba por dar los pasos necesarios para aproximársele otra vez escucharon arriba de sus cabezas un batir de alas, y una sustancia extraña y viscosa cayó entre los dos produciendo un sonido muy peculiar al embarrarse en el suelo─… ¿y eso que es?... ─se preguntó extrañado parpadeando con confusión.



    Todos volvieron la vista observando al frailecillo posarse sobre una de las tiendas de campaña.



    ─ ¡No te atrevas a ponerle una mano encima a Aisurando o te las verás conmigo, tú repugnante bastardo! ─graznó la bravucona ave mirando a Dinamarca con desagrado retador.


    ─ Creo que a “Mr. Puffin” no le caes nada bien, Anko… ─comentó Noruega a modo de explicación mientras el danés y los vikingos observaban al pájaro sin saber que decir.


    ─… ¿”Mr. Puffin”?... ¡Mira qué bien, un pájaro que habla! ─el rubio volvió la vista hacia su acompañante recobrándose de la impresión después de unos segundos, volviendo a sonreír de oreja a oreja visiblemente encantado─. ¿Entonces nos quedaremos con él, Nor? ─preguntó.


    ─ Bueno… “Mr. Puffin” es una especie de guardián para mi pequeño hermano, así que… ─suspiró Noruega encogiéndose de hombros en señal de resignación. Definitivamente Dinamarca es algo extraño y bastante zafado para emocionarse por cualquier cosa.



    Y unos días después volvemos a encontrar las naves de los vikingos, esta vez enfilándose más al oeste para cruzar el océano Atlántico norte en busca de más aventuras. Con una breve parada en la enorme isla de Groenlandia, la cual Dinamarca reclamó para sí ganándosela a Noruega con un “piedra, papel o tijeras” (la mejor solución a los problemas entre hombres en el universo anime… ☺), continuaron bordeando la costa y llegaron a las tierras de lo que era un nuevo continente aunque ellos no lo supieron hasta tiempo después.



    ─ Dime, pequeño Ais, ¿no te parece divertido viajar? ─le dijo Dinamarca al infante Islandia llevándolo en brazos en tanto le señalaba desde el barco la playa que se vislumbraba en el horizonte.



    El niño no se veía para nada impresionado y únicamente asintió con un leve movimiento de cabeza en señal de estar prestando atención a las palabras del joven. Para la buena suerte del danés el frailecillo mascota del chiquillo islandés pareció haberse resignado a acompañarles y ya no le molestaba continuamente con sus gritos y groserías, aunque no dejaba de estar al pendiente por lo que pudiera pasarle a su amito.



    ─ ¿Y tú que piensas, Nor?, ¿a qué es un lindo lugar, verdad? ─añadió el danés volviéndose a su otro acompañante, haciéndole la pregunta con voz emocionada.


    ─ Por lo menos se ve más interesante que la isla grande que dejamos atrás… ─admitió el nombrado con desgana soltando un breve bostezo.


    ─ Til land, kammerater!! ─Dinamarca se dirigió a los hombres sin ocultar su entusiasmo en tanto zarandeó al niño lanzándolo por sobre su cabeza en un par de ocasiones. Eso le provocó al pequeño un poco de irritación pero prefirió no decir nada, y únicamente frunció ligeramente el infantil ceño en una mueca.


    ─ ¡¡Yeah!! ─respondieron los vikingos a grandes voces.


    ─ Lo mejor es que me des a Aisurando para que puedas dirigir el timón, Anko ─Noruega intuyó que a su hermanito le había incomodado el maltrato de Dinamarca así que se lo arrebató sin miramientos alejándose unos pasos de él.


    ─ Tienes razón, Nor… tú siempre eres tan inteligente ─el danés consideró su propuesta sin prestarle demasiada atención al hecho, mirando a su amigo con complacencia.


    ─ Por supuesto… alguien tiene que pensar aquí ─admitió el noruego en voz baja sin más mientras mecía en sus brazos al niño.



    Antes del anochecer instalaron su campamento en un lugar más seguro después de haber navegado por el cauce de un río con rumbo tierra adentro.



    ─ ¡Aaahhh!... bien, mañana a primera hora exploraremos el terreno… ─dijo Dinamarca muy quitado de la pena bebiendo un tarro de cerveza sin siquiera pestañear, esperando a que se cociera el pescado que capturaron en el río para cenar.


    ─ Eso me parece bien… ─Noruega le hizo segunda bebiendo pausadamente después de brindar con el resto de los hombres, quienes, como de costumbre, charlaban ruidosamente recordando algunas hazañas pasadas.



    E Islandia, por su parte, acompañado e incitado por “Mr. Puffin”, aprovechó que todos estaban distraídos en sus temas para ir a recorrer por su parte el lugar más cercano en tanto hubiera sol.



    ─ Vamos, vamos, Aisurando, sígueme y no hagas ruido para que podamos escapar ─le habló el pajarraco en voz muy bajita conduciéndolo fuera del campamento por entre unos matorrales, a paso de pingüino hasta perderse de vista.



    Obviamente que el niño fue tras él dado que le pareció más interesante el moverse que quedarse ahí escuchando historias sin sentido. Después de andar un buen trecho sorteando los arbustos se toparon frente a frente con otro pequeño de aproximadamente su edad, cabellera rubia oscura y ojos en tono violáceo, iba vestido con una especie de bata blanca no muy abrigadora y venía acompañado de un cachorro de oso polar. Ambos infantes se miraron desconcertados por un momento.



    ─ ¿Tú vives aquí? ─le preguntó el chiquillo desconocido a Islandia tras recobrarse de la impresión en tanto parpadeaba para enfocarlo mejor. Y mientras el osezno se abalanzó sobre el frailecillo con toda la intención de jugar con él, pero el ave huyó despavorida ya que no estaba en sus planes ser la cena de nadie.


    ─… ─los dos niños le vieron volar y sin embargo el islandés no pareció inquietarse─… no… ─respondió sin pizca de emoción volviendo a fijar su atención en el otro chico.


    ─… ya veo… y yo pensaba que tú podrías ayudarme… ─el cual se mostró un tanto abatido por la respuesta─… es que me perdí y ya no sé cómo volver a mi casa… ─añadió con vocecita trémula.


    ─ Yo también me perdí… ─dijo Islandia con total apatía sin mostrarse afligido por el suceso─… pero seguro mi hermano viene a buscarme junto con Denmāku ─agregó encogiéndose de hombros al darlo por hecho.


    ─ ¿Entonces tienes un hermano mayor? ─fue la nueva pregunta del rubiecito con interés. A eso el osito volvió sobre sus pasos para dejarse caer a su lado con el afán de dormir la siesta.


    ─ Bueno, él dice que es mi hermano pero yo no le creo mucho… ─se explicó el niño islandés dejándose caer cuidadosamente en el suelo mirando hacia el horizonte─… Pronto se hará de noche… ─dijo a continuación saliéndose del tema.


    ─ Yo también tengo un hermano mayor que hace mucho ruido y siempre me molesta ─comentó el otro pequeño sentándose a su lado después de darle la vuelta al oso para no despertarlo─. De hecho estábamos jugando a las escondidas pero no pude encontrarlo… ─agregó con un deje de desconsuelo soltando un suspiro.


    ─… Ya volverá… ─Islandia le miró una vez más manteniendo el gesto impasible, y le dijo estas palabras a modo de consolarle para que se sintiera mejor.


    ─… tal vez tengas razón… ─reconoció el chiquillo y ambos fijaron la vista en la puesta de sol.



    En tanto, en el campamento vikingo, se armó un alboroto al percatarse de la desaparición del pequeño Islandia.



    ─ ¡Ais, mi hermanito lindo!, ¿por qué me has abandonado, por qué?... ─lloriqueaba Dinamarca registrando sin nada de cuidado todo el equipaje.


    ─ Tienes que calmarte, Anko, ya que así no vamos a resolver nada… ─le dijo Noruega sin alterarse en lo más mínimo, esquivando las cosas que el danés iba arrojando tras de sí.


    ─ ¡Nor, puede que Ais esté malherido, solo y desamparado en esta tierra extraña! ─éste se volvió sobre él sacudiéndole levemente por los hombros mientras las lágrimas ya corrían por sus ojos azules─. ¿Qué tal si tiene frío, qué tal si tiene hambre?... ¡oh, mi pobrecito Ais!


    ─ En serio… si no te calmas tendré que enojarme… ─eso hizo que del noruego brotará la tenue neblina de enfado que a veces se hacía presente a su alrededor a modo de manifestar que estaba a punto de perder la paciencia. Aunque el hecho de expresarse con su misma voz susurrante y gesto sin alteración perceptible podía ser el factor que lo hacía verdaderamente aterrador.


    ─ Pero entonces, ¿qué hacemos, Nor? ─por ello Dinamarca dio un respingo y le soltó con delicadeza recobrando un poco la compostura al cesar su desesperado llanto, e intentó sonar despreocupado.


    ─ He de suponer que “Mr. Puffin” vendrá a decirnos donde se encuentra… ─respondió el noruego con indolencia encogiéndose de hombros.



    Y justo en ese momento la nombrada ave hizo acto de presencia revoloteando con algo de desesperación.



    ─ ¡Oigan ustedes dos, bastardos, Aisurando está en peligro! ─les reprochó groseramente como si ellos tuvieran la culpa de todo.


    ─ ¿Y dónde lo dejaste? ─fue la pregunta del confundido danés con aflicción, dispuesto a salir corriendo en busca del pequeño.


    ─ ¡Y yo qué voy a saber, bastardo idiota! ─replicó el pajarraco dándose sus aires, posándose sobre una de las tienda─. ¿Qué acaso estoy en mi casa? ─adicionó con irritación. Si pudiera indudablemente le dedicaría una seña obscena por ignorante.


    ─… aaa… ─el rubio se quedó pasmado meditando en eso. ¿Cómo se le pudo olvidar?


    ─… No te alteres, “Mr. Puffin”… ─y el noruego disimuló una sonrisita ante tamaño desacierto─… ¿qué fue lo que pasó exactamente? ─interrogando al ave con total serenidad sin cambio perceptible en su semblante.


    ─ Aisurando y yo estábamos recorriendo el lugar cuando un terrible monstruo nos atacó… afortunadamente pude escapar para venir a avisarles ─se explicó el frailecillo muy compuesto en tono ufano.


    ─ ¡Qué horror, un monstruo come – niños!... ¡Mi pobrecito Ais! ─Dinamarca se puso las manos en la boca con gesto de espanto y lloriqueó lastimeramente.


    ─ Hvor forfærdeligt! ─y todos los vikingos, los cuales se habían preparado para acompañarle en la búsqueda del infante, hicieron pucheros de aflicción ante la dolorosa noticia.


    ─… Rolig ned at ingenting skjer… ─intervino Noruega tras poner los ojos en blanco por un segundo─… ya he mandado a mi amigo troll a rescatar a Aisurando ─agregó tranquilamente.


    ─… ¿tu… amigo troll?... ¿acaso viene con nosotros?... ─el danés pareció desconcertado ante la nueva revelación.


    ─ Siempre ha viajado con nosotros ─admitió el noruego pausadamente sin pizca de vergüenza.


    ─ ¿Y cómo es que no lo he visto? ─volvió a preguntar el alto danés rascándose ligeramente la sien tratando de hacer memoria, en tanto los demás hombres se hacían la misma pregunta mirándose unos a otros.


    ─… a mi amigo troll le gusta pasar desapercibido, eso es todo ─explicó el noruego soltando un leve bostezo de aburrimiento.



    Justo entonces hizo su aparición el nombrado troll trayendo en una de sus enormes manos a un chiquillo rubio bastante ruidoso, quien se quejaba por no ser tratado de mejor manera.



    ─ Ya estoy aquí y traigo a Aisurando como me lo pidió, amo… ─presentándose ante Noruega con una respetuosa reverencia.


    ─ ¡Ya te dije que me bajes, monstruo desconsiderado! ─replicaba por su parte el pequeño sacudiéndose afanosamente en su intento por liberarse. Al verse rodeado por gente extraña que le miraba con curiosidad su blanca piel adquirió un tono bastante rojo de la pena, y preguntó con timidez y una sonrisita─. ¿Entonces este monstruo tan bonito es de ustedes?


    ─… ¿De dónde salió este niño?... ─se interrogó Dinamarca parpadeando repetidas veces dado que él y los vikingos no veían al troll, aunque sin duda alguna sentían la manifestación de su presencia y alcanzaban a escuchar sus gruñidos bajos.


    ─… amigo troll, este infante no es Aisurando… ─el noruego le señaló su error a la criatura sin mostrarse enfadado.


    ─… Ya decía yo que hacía mucho escándalo… ─reconoció el ser mágico tras examinar mejor su carga.


    ─ ¡Pero que espécimen tan tonto! ─le criticó “Mr. Puffin” chasqueando la lengua.


    ─ ¡Qué bien, un pájaro que habla! ─el pequeño miró al frailecillo con ojos encantados─. ¿También es de ustedes? ─le inquirió a Noruega sin disimular su emoción.


    ─… Puede decirse que sí… ─fue la respuesta de éste mirándolo un momento. Inmediatamente se volvió a troll para darle una orden con su misma voz susurrante─. Amigo troll, lo mejor que puedes hacer es devolver a este niño, y está vez iré contigo para buscar a Aisurando.


    ─ Lamento lo sucedido, amo… ─reconoció el ser y se desvaneció igual a como había aparecido llevándose también al noruego, perdiéndose entre una neblina tenue.


    ─ ¡Nor!... ─exclamó Dinamarca más que asombrado.


    ─ No seas llorón, bastardo, que Noruu~ē se ha ido con el troll para traer a Aisurando de vuelta ─le regañó el pájaro.



    Así el troll junto con Noruega hicieron acto de presencia al lado de Islandia y del otro infante, el cual les quedó mirando con confusión y los ojos bien abiertos en tanto el chico islandés permaneció tan sereno como de costumbre.



    ─ Ahora sí estamos en lo correcto, amo ─dijo el ser mágico reverentemente.


    ─ Muy bien… ─el noruego tomó al niño escandaloso de la mano del troll, quien por cierto se había quedado azorado ante lo que estaba sucediendo, y lo colocó en el suelo junto al otro chiquillo─… Creo que él es el amigo que has estado buscando… ─le dijo con voz susurrante y calmada mientras tomaba al pequeño Islandia entre sus brazos para levantarlo─. Vamos, Aisurando, que Anko ha llorado mucho por ti… ─añadió con algo de desgana y juntos desaparecieron dejando a los dos pequeños rubios con la boca abierta.


    ─ Hermano, ¿qué fue lo que pasó? ─le preguntó el menor al mayor recuperándose de la impresión tras un par de minutos.


    ─… ─el nombrado le miró como si no lo conociera─… ¿y tú quién eres? ─le interrogó con duda.


    ─… aaa… yo soy tu hermanito, ¿acaso ya me olvidaste? ─le respondió el chicuelo con unas cuantas lágrimas en sus pupilas violáceas.


    ─… ¿En serio?... no recuerdo que tuviera un hermano… en fin… ─comentó el otro niño encogiéndose de hombros─. Creo que mejor me voy a dormir ─agregó al final y se fue caminando por un sendero.


    ─… ─el otro le dejó dar unos pasos antes de seguirlo, tomando delicadamente al osezno dormilón entre sus brazos para cargarlo con algo de trabajo─. ¡Espérame, hermano, no me dejes aquí solo! ─le dijo al correr detrás de él.







    Notas:

    * El estrecho de Davis, es un estrecho marino que se encuentra entre la costa occidental de Groenlandia y la costa oriental de la isla de Baffin, la mayor de las islas del archipiélago ártico canadiense.


    Puede parecer raro tal vez pero así es el contexto histórico, y hacer encajar a los personajes en el desarrollo de la historia es algo para pensarlo detenidamente pues una variedad de sucesos se dieron al mismo tiempo y es imposible tocar todos con detenimiento. Pero espero sacarles alguna sonrisa para disfrutar hasta la siguiente entrega. Esta vez nos centramos en el tema del descubrimiento de América por los vikingos, varios siglos antes que Colón y las invasiones europeas a estas tierras con fines coloniales. ¿Y qué tal la aparición del pequeño y tierno Islandia? Tan tierno que ni los vikingos pudieron resistirse a su encanto, mucho menos el alegre Dinamarca quien no es para nada un tsundere. No podía faltar nuestro lindo Canadá y el siempre alborotador América ─que aún no tenían nombre─ como el germen representante del nuevo continente recién descubierto, el cual se perdería por unas centurias más hasta el siglo XV. Mientras pulo lo demás estudiemos un poco de historia, para ampliar datos consulten Wikipedia, gracias:


    Islandia (en islandés: Ísland; AFI: ['istlant]), oficialmente la República de Islandia, es un país soberano localizado en el extremo noroeste de Europa, cuyo territorio abarca la isla homónima y algunas pequeñas islas e islotes adyacentes en el océano Atlántico, ubicado entre el resto de Europa y la isla de Groenlandia en América. Cuenta con una población de cerca de 331 000 habitantes y un área de 103 000 km².

    ¹ El frailecillo atlántico (Fratercula arctica), también conocido como frailecillo común o simplemente frailecillo, es una especie de ave caradriforme de la familia Alcidae. El frailecillo atlántico tiene sus lugares de cría en Islandia, Noruega, Groenlandia, Terranova y muchas islas en el norte del Atlántico. En el sur y oeste de la región su actividad llega hasta Maine y a las Islas británicas en el este. (Y “Puffin” es su nombre en inglés).

    ² No se ha determinado con precisión el origen exacto de la primera elaboración de la fermentación de un cereal con el objeto de realizar la cerveza. La fermentación de cereales era conocida en la prehistoria de Europa, siendo el mijo silvestre en forma de una bebida pastosa denominada braga ─o bosa─ que es uno de los primeros precursores de la cerveza, muy similar a la cerveza kaffir de algunas partes de África. No obstante, la elaboración de la cerveza nacería en los lugares donde era más abundante el trigo y la cebada, lugares donde estos cereales históricamente se comenzaban a cultivar.
     
    • Adorable Adorable x 1
  13.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Y ahora las acostumbradas notas históricas... ☺

    1. Actualmente se piensa que los vikingos llegaron a la isla de Terranova, basándose en los descubrimientos realizados en L'Anse aux Meadows, un pequeño asentamiento vikingo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que constituyó el primer hallazgo de un vestigio probado, dejado por los nórdicos en territorio norteamericano. También ha sido encontrado en la isla de Baffin un crisol para fundir bronce que data de alguna fecha entre los años 754 y 1367; se han recuperado crisoles de piedra similares en Noruega.

    2. Los Asentamientos vikingos en Groenlandia fue un intento de los exploradores vikingos por colonizar Groenlandia a finales del siglo X (hacia 985), un evento protagonizado principalmente por colonos de la Mancomunidad Islandesa según las sagas nórdicas: saga de los groenlandeses y saga de Erik el Rojo, ambas escritas en el siglo XIII. Los primeros avistamientos se registran con el testimonio de Gunnbjörn Ulfsson en su accidentado viaje de Noruega a Islandia hacia finales del siglo IX o principios del siglo X y Snaebjörn Galti en 978. Posteriormente Erik el Rojo en 982, condenado por el thing de Thorness a un destierro de tres años por asesinato, aprovechó esos años para explorar unas tierras que había bautizado como Groenlandia (tierra verde) porque pensaba que más gente se animaría a participar en una futura exploración si el nombre era atractivo. Hacia 985, Erik y 25 naves partieron desde Islandia hacia Groenlandia, pero solo llegaron a su destino 14 de ellas sin incidencias.

    Las sagas de Vinlandia, dos textos medievales del siglo XIII, son la primera fuente escrita europea en la que se podría hacer referencia a América del Norte. Allí se mencionan cuatro regiones a las que los vikingos ponen nombre: «Groenland» (Tierra Verde), «Helluland» (Tierra de Arroyos), «Markland» (Tierra de Bosques) y «Vinland» (Tierra de Viñedos). Se trata de relatos de autor anónimo en los que se mezclan ficción y realidad sobre hechos sucedidos dos siglos antes transmitidos oralmente, por lo que los estudiosos han tenido que recurrir a datos científicos complementarios para establecer la mayor o menor certeza de su contenido fantástico. Pese a lo remoto del territorio y las dificultades, llegaron a florecer tres colonias:


    El Asentamiento Oriental (nórdico antiguo: Eystribyggð), el más grande, en siglos posteriores llegó a tener hasta 500 granjas, un monasterio agustino, un convento benedictino y doce parroquias para unos 4000 ó 5000 habitantes. Actualmente se identifica con la actual Kujalleq. Aquí se estableció Erik el Rojo que ocupó las mejores tierras en Eiríksfjord (Eiríksfjörð, hoy Tunugdliarfik), para su hacienda y le dio el nombre de Brattahlíð (hoy Qassiarsuk).

    El Asentamiento Occidental (nórdico antiguo: Vestribyggð), más pequeño, con un centenar de granjas y unos 1000 ó 1400 habitantes. Actualmente se identifica con la actual Sermersooq.

    El Asentamiento Medio, identificado con la actual Ivittuut, vinculado a veces como parte del asentamiento oriental y con unas 20 granjas descubiertas en yacimientos arqueológicos; posiblemente la última en establecerse y la primera en desaparecer hacia el siglo XIV.

    Según cuentan las sagas islandesas (saga de Erik el Rojo y la saga de los groenlandeses y capítulos del Hauksbók del Libro de Flatey), los vikingos iniciaron la exploración al oeste de Groenlandia a los pocos años de establecerse los asentamientos en la isla. Bjarni Herjólfsson, un mercader que navegaba entre Islandia y Groenlandia, perdió el rumbo, llegando a un territorio mucho más al oeste. Herjólfsson describió el territorio a Leif Eriksson, quien exploró el área con mayor detalle y fundó un pequeño asentamiento llamado Leifsbúðir. Según estas crónicas tres áreas separadas fueron descubiertas durante esta exploración: Helluland, que significa "Tierra de la piedras planas"; Markland, territorio cubierto por bosques (algo que interesaba a los colonos de Groenlandia, región escasa de árboles); y Vinland, que estaba algo más al sur de Markland. Fue en Vinland donde se estableció el asentamiento descrito en las sagas. Los asentamientos de Leif no prosperaron y los pobladores se peleaban debido a la escasa población femenina que participó en la expedición; también se cuenta que tuvieron conflictos con la población local aborigen (que los vikingos llamaban skræling), que posiblemente fueran algonquinos. El asentamiento fue abandonado tras pocos años. Los vikingos de Groenlandia recordaron la existencia de tierra al oeste, y continuaron abasteciéndose de madera desde Markland. El último viaje debió ocurrir hacia el siglo XIV.

    3. La historia de Islandia es corta en comparación con la mayoría de los países europeos, ya que la presencia humana en la isla comienza a finales del siglo IX. También desde un punto de vista geológico, Islandia es una isla joven, pues se formó hace aproximadamente 20 millones de años tras una serie de erupciones volcánicas submarinas en la dorsal mesoatlántica.

    El primer asentamiento humano en Islandia data del año 874 cuando, de acuerdo con el Landnámabók o «Libro del asentamiento», el líder noruego Ingólfur Arnarson se convirtió en el primer colono permanente de la isla.78 Otros navegantes, como el vikingo feroés Naddoddr, posible descubridor, visitaron la isla hacia el año 860 para pasar en ella el invierno. Sin embargo, nunca fundaron allí un asentamiento permanente. A través de los siglos siguientes, grupos humanos de origen nórdico y gaélico se asentaron en Islandia. Hasta el siglo XX, la población islandesa dependía de la pesca y la agricultura, y desde 1262 a 1944 formó parte del reino de Noruega y, posteriormente, de Dinamarca.

    A mediados del siglo IX, marinos nórdicos alcanzaron las islas Shetland y las Feroe. Algunos de esos marinos se desviaron en su ruta y llegaron a la desconocida Islandia. Según el Landnámabók, el primer noruego en pisar Islandia fue un nombre procedente de la provincia de Agder llamado Naddoddr, que sólo permaneció en la isla por un breve tiempo. Cuando regresó a Noruega, llamó la isla Snæland (Tierra de nieve). El nombre con el que el país sería conocido posteriormente, Island (Tierra de hielo), fue de Hrafna-Flóki Vilgerðarson, también conocido como Hrafna-Flóki (Cuervo-Flóki), quien pasó el invierno en la playa de Barðaströnd, en el fiordo Breida. La primera persona en pasar el invierno en sus tierras fue sin embargo el sueco Gardar Svavarsson. De acuerdo al Landnámabók, el primer asentamiento permanente fue fundado en Reikiavik en 874 por Ingólfur Arnarson, en el mismo lugar donde actualmente se asienta la capital islandesa. Las investigaciones arqueológicas han demostrado que en el área de la ciudad actual hubo un asentamiento en la década de 870. En los siguientes años llegaron más colonos procedentes de Noruega, oriundos posiblemente de las regiones de Vestlandet y Hålogaland, pero también desde las colonias nórdicas en Irlanda, Escocia, el norte de Inglaterra, las Shetland, las Orcadas y las Islas Feroe. Posiblemente también llegaron colonos desde otras regiones nórdicas, como Suecia y Dinamarca, pero en números considerablemente menores. A principios del siglo X islandeses bajo el mando de Erik el Rojo descubrieron Groenlandia, convirtiéndose así en los primeros descubridores europeos de América. Más tarde, alrededor del año 1000, miembros de una expedición, liderada por Leif Eriksson (el hijo de Eric el Rojo) fueron los primeros europeos en América continental. Pero sus intentos por establecerse en el nuevo mundo fallaron. Más tarde llegaron a Islandia escoceses e irlandeses, con lo que la población islandesa alcanzó los 40.000 habitantes a mediados del siglo X.

    Fue hasta el siglo XX que consiguió su independencia, y la economía islandesa se desarrolló rápidamente a pesar de su aislamiento del mundo debido a su ubicación geográfica.

    ² Sea como sea, desde el punto de vista sociológico resulta evidente que el consumo de cerveza y de vino se reservaba a una élite en las primeras sociedades. Para ello era necesaria la existencia de una cierta complejidad y estructura social en las civilizaciones primitivas. Durante el periodo álgido del Imperio Romano de expansión de territorios se impuso la viticultura en las áreas territoriales bajo su dominación. Los pueblos bárbaros eran considerados por los romanos como pueblos que bebían cerveza y utilizaban la manteca ─en oposición al uso de aceite de oliva considerado más romano─. A pesar de todo, el consumo de la cerveza en las provincias de Roma era habitual, aunque no una bebida primordial como era el vino. La cerveza se bebía, sobre todo, en las provincias del oeste y del norte. Provincias donde el clima no favorecía al cultivo de la vid.
     
    • Informativo Informativo x 1
  14.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Alquimista Esbirro

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    939
    Puntos en trofeos:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Ay, me muero de ternura, Inu <3<3<3 Adoré este capítulo, de principio a fin y fue mucho más tierno de lo que esperaba <3<3 Adoro a las naciones bebés :3

    Me encantó que Mr. Puffin actuara todo protector sobre el pequeñito de Islandia y que hablara tan mal de Dinamarca. El contraste resultaba hilarante xD Y saber que lo llevaban cargando... Awww <3<3<3 Ni siquiera puedo expresar en palabras...

    Y su encuentro con Canadá ¡me tomó por completa sorpresa! E imaginármelo a los dos allí perdidos, lejos de sus casitas y esperando a que fueran por ellos <3<3<3 Lo siento, no puedo evitar dejar corazones. Por cierto, pobrecito Kumajiro, él sólo quería jugar aunque se entiende el espanto del pobre frailecillo cuando se le lanzó. Creo que, de no haber levantado vuelo, habría terminado aplastado bajo el oso XD

    ¡Y el troll llevando al niño equivocado! Vamos, me lo creería si a quien cargaba fuera a Canadá, ¿pero no notar las diferencias entre Islandia y América? xD Por suerte todo se resolvió y cada niño regresó con su hermano mayor, lástima que para el canadiense no supusiera mucho si ya lo habían vuelto a olvidar :'c

    Precioso capítulo, Inu <3
     
    • Adorable Adorable x 1
  15.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Gracias, Fushimi Natsu , tú siempre un amor.
    Ciertamente retratar a Islandia de pequeño me hizo poner ojos así...:inlove::inlove:; y por ahí me encontré una imagen de Noruega con el pequeño Islandia conociendo al chiquillo Canadá, ¡tan tiernos ellos! Y, como históricamente ya está documentado el arribo de vikingos islandeses de ascendencia noruega en el norte de nuestro continente, nada mejor que representarlo con su toque de humor estilo Hetalia en compañía del fiel y amigable Dinamarca... y claro, no podía pasar por alto la presencia del inquieto y olvidadizo Amerika... :XD:
    Próxima entrega una batalla vikinga memorable, no te la pierdas... XD
     
    Última edición: 25 Septiembre 2017
    • Fangirl Fangirl x 1
  16.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - (Long fic) Unión de Kalmar.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    3043
    Unión de Kalmar (5).



    Previamente…

    ─ Dime, pequeño Ais, ¿no te parece divertido viajar? ─le dijo Dinamarca al infante Islandia llevándolo en brazos en tanto le señalaba desde el barco la playa que se vislumbraba en el horizonte.


    [​IMG]



    Antes del fin de la era vikinga…



    No se pensará que las tribus y reinos vikingos, sean daneses, noruegos o suecos, fueron los únicos habitantes del norte de Europa que se dedicaron a conquistar y saquear nuevas tierras. Los anales históricos confirman otros pequeños grupos “vikingos” establecidos a orillas del Mar Báltico, principalmente en lo que hoy es Estonia y algunas regiones de Lituania, Letonia, Finlandia, Polonia y parte de Alemania, que también fueron habitadas y dominadas por pueblos guerreros que les hacían frente a los vikingos escandinavos. Y las batallas entre ellos siempre fueron constantes, inclusive las luchas entre “compatriotas” por la dominación de terrenos con el surgimiento de “nuevos” reinos en aquellos lugares que antes habían sido conquistados ─especialmente las islas británicas y la parte septentrional de Francia (la actual Normandía) ─. Ahora vamos a ver una de esas cuantas escaramuzas registrada en las crónicas.



    Una hermosa mañana en las costas del Mar Báltico, Suecia recibió la visita de alguien inesperado.



    ─ Anko me pidió que te diera esto… ─le dijo el joven Noruega con su tono de voz susurrante y semblante de total indiferencia esperando por su reacción.


    ─… mph… ─el sueco leyó la carta y de su ser empezó a emerger un aura oscura de molestia al tiempo que torcía un poco el gesto, aunque en realidad no se veía muy enfadado─… ese pedazo de imbécil… ─masculló pausadamente entre dientes.



    El mensaje en cuestión decía lo siguiente:



    “Hej min gode ven Sverige!...

    Como ya sabrás te considero un buen amigo y por eso me tomé la molestia de avisarte que pienso conquistar el Mar Báltico para mí, así que te sugiero no trates de detenerme.

    Ahora que si gustas podemos enfrentarnos en una batalla y así ganarnos la gloria del Valhalla… puedes escoger el lugar que mejor te parezca, la fecha y la hora, te cedo el honor, así como a tus aliados que yo haré lo propio.

    Med kærlighed, din storebror Danmark… kisser ♥.”



    ─ Bueno, tú ya sabes que ese Anko es muy atolondrado e impulsivo… ─repuso el noruego encogiéndose de hombros en señal de resignación luego que el sueco arrugara la carta como si se tratara del mismo Dinamarca en persona.


    ─… ¿y tú que harás?... ─fue el cuestionamiento de este último recobrándose de inmediato, limpiando sus gafas con cuidado después de haber guardado la misiva en el fondo de su abrigo de piel. Ante todo no iba a ensuciar su propio terreno con basura venida de otro lugar.


    ─… creo que voy a divertirme un poco admirando el panorama… ─se explicó el menudo joven tras bostezar con indolencia.


    ─ Entonces nos veremos muy pronto, y dile al muy idiota que se prepare para perder… ─Suecia se despidió secamente dirigiendo sus pasos al interior.


    ─… yo se lo digo… ─y Noruega se retiró también volviendo sobre sus pasos para subir a su embarcación.



    La tarde de ese día podemos ver un pequeño drakkar cruzar el Mar Báltico hacia la costa Este…



    ─ Suu – san, ¿a dónde vamos? ─le preguntó el infante Finlandia a Suecia con curiosidad, siendo ellos los únicos pasajeros de la nave.


    ─… mph… a hacer negocios… ─le respondió éste pausadamente sin emoción tras mirarlo con algo de detenimiento por unos segundos antes de volver a ocuparse del timón, ocasionándole con ello un leve rubor en las mejillas.


    ─ Lo siento, Suu – san, no quería interrumpirle en su trabajo… ─se disculpó el pequeño con una breve reverencia.


    ─ No te disculpes, Fin, pues tú no me molestas en absoluto ─comentó el sueco sin prestarle la menor atención al estar concentrado en su deber.



    Antes de que se hiciera muy tarde arribaron a una playa baja y caminaron un poco tierra adentro dirigiéndose a un lugar en específico.



    ─ Me parece que conozco este sitio… ─mencionó Finlandia un poco emocionado admirando el boscoso terreno.


    ─… supongo que sí pues está muy cerca de tu casa ─le dijo Suecia sin alterarse ni un ápice.



    Prontamente divisaron a un pequeño niño rubio de cabello bien peinado ocupado en limpiar unas redes de pesca.



    ─ ¡Pero si es Esutonia! ¡Mire, Suu – san, él es mi amigo Esutonia!... ─el finlandés distinguió en el chiquillo a un viejo conocido y sin pensarlo tanto se lanzó a su encuentro llamándolo a voces─. ¡Hey, Esutonia, Esutonia, estoy aquí!


    ─… ¿eh?... ─el aludido levantó la vista de lo que estaba haciendo para ver al que le llamaba con insistencia, y sonrió al reconocerlo─. ¡Finrando, eres tú! ¡Creí qué te habías ido muy lejos! ─así que corrió a abrazarlo. Juntos dieron saltos de alegría de la forma en que lo hacen los niños cuando están felices─. ¿Y dónde estuviste todo este tiempo? ─le preguntó queriendo saber de su vida.


    ─ He estado viviendo en casa de Suu – san porque es algo peligroso para alguien débil como yo estar solo en estos días… ─respondió su amiguito sin dejar de sonreír al tiempo que le presentaba a su benefactor, el cual se había acercado a ellos sigilosamente─. ¿Verdad que es fabuloso? ─recalcó con ojos de admiración y agradecimiento hacia el sueco.



    Por cierto que éste le lanzó al pequeño Estonia una mirada imperturbable de interés sin siquiera tomarse la molestia de corresponder a la presentación, lo cual le provocó al pobre chico una especie de conmoción y un escalofrío haciéndolo palidecer un poco.



    ─… mu… mu… mucho gusto se… se… señor… ─intentó hablar para mostrarle sus respetos, atragantándose con su propio fluido bucal del puro pánico en tanto procuraba mantener la calma.


    ─… sólo dime donde está tu jefe que tengo que hablar con él de negocios… ─fue la respuesta del sueco ignorando completamente su temor, empleando su usual tono de voz monocorde.


    ─… ¡él se encuentra en esa choza de allá, señor…! ─a lo que el infante estonio se encogió un poco sobre sí mismo como si temiera ser devorado por un monstruo, señalando la vivienda en cuestión.


    ─… bien… no vayas a irte lejos, Fin, enseguida regresaré… ─conseguido su cometido Suecia se encaminó hacia el lugar sin volver la vista a los infantes, aunque le dio a Finlandia las recomendaciones necesarias.


    ─ Acá le espero, Suu – san… ─admitió el niño respetuosamente y en seguida se volvió a su amiguito para preguntarle extrañado─. ¿Te sientes bien, Esutonia?


    ─ Ese señor Suu sí que da miedo… ─comentó el señalado mordiéndose un poco las uñas─. ¿Cómo es que te fuiste a vivir con él? ─haciéndole prontamente el cuestionamiento a su compañerito.


    ─ Bueno, Suu – san me rescató del acoso de ese extraño niño loco llamado Roshia que viene de las llanuras del Este… ¿o acaso tú no le has visto? ─el pequeño finlandés se estremeció brevemente al rememorar ese suceso en particular.


    ─ Claro que sí, y él también es aterrador, en serio… ─el rubio estonio tembló ligeramente sólo escuchar ese nombre─. De hecho Ritoania me dijo que el tal Roshia lo amenazó con hacerlo su mejor amigo y llevarlo a vivir a su lado cuando fuera más grande y fuerte… menos mal que Pōrando estaba cerca para ayudarle ─añadió suspirando con leve alivio.


    ─… vaya, ese Roshia sí que es un problema… incluso creo que le ha ocasionado algunos malestares a Suu – san ─suspiró Finlandia de igual manera sopesando sus posibilidades en ese mundo tan conflictivo.


    ─… ojalá que el señor Suu nos ayude a defendernos de todo mal… ─fue la súplica de Estonia con algo de pesar.



    Pero no pensarán que Dinamarca se mantuvo “veraneando” por esos días. Si quería ganar el Báltico sin mucho esfuerzo necesitaba también conseguir todo el apoyo que fuera necesario, sobre todo de aquellos que pudieran verse demasiado “afectados” representando con ello un obstáculo más a sus fines.



    ─ Bien, Nor, espérame aquí con Ais que no tardaré mucho… ─después de navegar un poco bordeando la costa sur del Báltico, Dinamarca, acompañado de Noruega y el pequeño Islandia, llegó a la desembocadura de un río de poco caudal.


    ─ Tómate tu tiempo, Anko, no hay problema… ─respondió el noruego con indolencia y desgana sosteniendo al chiquillo entre sus brazos.



    El danés bajó de la embarcación llevando su pesada hacha de batalla al hombro, y se dispuso a recorrer el resto del trayecto a pie siguiendo el cauce del río.



    ─ Que te vaya bien, Denmāku… ─el infante se despidió de él con la misma indiferencia de su hermano en tanto le decía adiós con la mano.


    ─ ¡Y ojalá alguien te haga prisionero, bastardo! ─le gritó “Mr. Puffin” deseándole lo peor.


    ─ Y dime, Aisurando, ¿qué te gustaría hacer ahora? ─fue la pregunta del joven noruego a continuación en cuanto el danés se alejó un poco, dirigiéndose a su pequeño hermano con total apatía.


    ─… podemos ir a cazar ballenas… supongo… ─fue la sugerencia del menor sin mostrar cambio en su taciturno semblante.


    ─… entonces iremos a cazar ballenas… ─aprobó el mayor sin aspavientos y dirigió la nave mar adentro despreocupándose por el resto.



    Dinamarca, por su parte, caminó un par de kilómetros hasta divisar una población.



    ─ Menos mal que no está tan lejos… ─suspiró aliviado.



    Antes de llegar ahí se encontró en la vereda a un par de chiquillos que reñían tenazmente con sus espadas, y sonrió encantado ante el espectáculo.



    ─ ¡Ah, pero qué bien, dos guerreros en potencia! ─exclamó amablemente al acercarse donde ellos se encontraba. Ambos le miraron con extrañeza antes de poder decir algo.


    ─ ¿Qué es lo que quieres aquí, tú, extranjero desconocido? ─le dijo uno de ellos tras recobrarse del impacto, muchachito de cabellera rubia oscura hasta los hombros y ojos de intenso color verde, amenazándole directamente con la espada.


    ─… Pōrando, no deberías ser tan descortés con la gente… ─comentó el otro chico, de sociable apariencia con cabellera marrón a igual altura y ojos en tonalidad azul, pidiéndole paz al bajar el arma.


    ─ Y si tú sigues siendo así de blando es seguro que alguien más fuerte te conquistará tarde o temprano, Liet… ─fue la respuesta del rubiecito volviéndose a él con el arma en alto, dándole un pequeño susto al poner la punta de la espada muy cerca de su nariz─… y no siempre voy a estar a tu lado para ayudarte ─recalcó al final en tono de sabihondo.


    ─ Muy bien dicho… ─intervino Dinamarca dándole su aprobación levantando un pulgar.


    ─… ya… ya te entendí, Pōrando… ahora… ¿po… podrías qui… quitar la espada de mi cara? ─el pobre chico de oscura cabellera se pasó un poco de fluido bucal por la garganta, tartamudeando un poco espantado ante la temeridad de su compañerito.


    ─ No hay problema… ─dijo el rubio Polonia dedicándole una sonrisa amigable, e inmediatamente retomó su amenaza contra el danés haciéndole dar un par de pasos atrás para esquivar el golpe que pudo haber sido mortal─. ¿Vas a decirme a qué has venido a mis tierras, extranjero?


    ─ Oye, niño, tranquilo… ─lo que le hizo soltar una risita nerviosa─. Mira, he venido a hacer un trato con tus jefes y espero su cooperación para la batalla que se avecina… ─se explicó con total confianza y tranquilidad.


    ─… mmm… ─los dos chiquillos le miraron con atención para recordar en dónde lo habían visto antes.


    ─ ¡Pero si tú eres uno de esos malditos vikingos que se dedican a asaltar ciudades y reinos indefensos! ─le reclamó Polonia después de un minuto de meditación, haciendo un gracioso puchero infantil en tanto volvía a amenazarle con la espada.


    ─ ¿¡Un vikingo!? ─exclamó Lituania por su parte ocultándose con prontitud tras su amigo.


    ─ Vamos, vamos, eso no es para tanto… ─dijo el danés con una gran sonrisa esquivando los golpes de espada con su hacha en modo de defensa.


    ─ ¿¡Se te hace poco el que no podamos vivir en paz por su culpa?! ─pero el pequeño polaco no pensaba oír razones empleando un tono de berrinche bastante agudo, esforzándose por alcanzarle con sus ataques.


    ─ Por eso es que voy a proponerles un trato… hay un sujeto bastante malo con cara de palo que vive más al norte y que tiene la intención de conquistar el Báltico para sus fines perversos… y, para poder enfrentarlo, tienen que ayudarme a derrotarlo ─Dinamarca no se amedrentó y, manteniendo el gesto amigable, se dispuso a contarles lo que podría suceder en la guerra… claro, muy a su manera para no quedar mal ante ellos─. Juntos podemos librarnos de su tiranía ─añadió muy despreocupado.


    ─… ─ambos niños le miraron con recelo como intentando ver la verdad en sus palabras. De hecho Lituania continuaba en su escondite detrás de Polonia… aunque el danés no se veía como una mala persona más valía cuidarse, pues en ese mundo tan problemático todo podía pasar.


    ─… ¿y nosotros que ganamos con apoyarte, eh?... Por lo que dices es seguro que ese sujeto también es un vikingo, y yo no pienso intervenir en una guerra entre vikingos ─el infante polaco demostró ser una persona más que desconfiada haciéndole el cuestionamiento de manera dura sin bajar el arma.


    ─… mmm… ¿y qué te gustaría tener?... tal vez pueda conseguírtelo… ─el alto nórdico meditó un momento sobre la petición y después volvió a sonreír con total confianza. Dado que había viajado, comerciado y conquistado varias zonas del continente era seguro que encontraría algo para dar a cambio del apoyo.


    ─… ¿De verdad? ─a Polonia le brillaron las verdes pupilas de sólo oír el ofrecimiento, así que bajó la espada y se puso a pensar en cuáles eran sus deseos en ese momento.


    ─… oye, Pōrando… ─eso le pareció a Lituania como una mala señal, así que quiso llamar su atención.


    ─… ¡ya sé!... ¿podrías conseguirme muchos lindos ponys?... Es que mi hobby es jugar con ellos, peinarles las crines para ponerles moñitos de colores, y también darles de comer dulces zanahorias… ─pero el polaco externó su anhelo sin meditarlo más de un minuto, mostrando su ansiedad dando saltitos de gusto.


    ─… aaa… Pōrando, en serio… ─así que, lo mejor que pudo hacer el pequeño lituano, fue poner gesto de resignación exhalando un suspiro bajo.


    ─ ¡No hay ningún problema! ─respondió el danés soltando una carcajada baja al tiempo que colocaba su hacha de batalla sobre su hombro─. De todos modos tengo que hablar con sus jefes para que cerremos el trato, ¿les parece bien? ─añadió a continuación.



    En menos de tres horas Dinamarca ya contaba con el “respaldo” de varios pueblos costeros de Lituania, y eso porque Polonia alegó que no le gusta navegar debido a que sufre de nauseas en el mar.



    Ya con todo listo la batalla entre Suecia y Dinamarca por el dominio del Mar Báltico estaba más que confirmada. Así que avanzaremos a una fecha posterior para hacer acto de presencia en el lugar indicado para tal fin.



    **********





    Notas: Una disculpa a mi constante lectora Fushimi Natsu y a todos los que me siguen; dado que esto se alargó demasiado que me vi obligada a cortar aquí para que no fueran más de 5000 palabras en el capítulo… no se pierdan la otra semana la culminación de la época vikinga y demás notas informativas.


    Pero, para no quedar a medias…

    El mar Báltico (del latín: Mare Balticum) es un mar interior de agua salobre del norte de Europa abierto al mar del Norte y, finalmente, al océano Atlántico a través de los estrechos de Kattegat y Skagerrak. Los países que lo rodean son (empezando por la península Escandinava y siguiendo en sentido horario): Suecia, Finlandia, Rusia (óblast de Leningrado y Kaliningrado), Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Alemania y Dinamarca.

    Esto es una pena pero es real, lo he presentado en el fic sólo por el contexto pero no lo apoyo y me da lástima que países con buen nivel de vida como Noruega e Islandia sigan realizando semejante crueldad (aunque información más reciente en la página de Greenpeace señala que han suspendido la caza en Islandia, al menos en el verano de 2016): En 1982 se prohibió la caza comercial de ballenas en los países que formaban parte de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), debido a una elevada presión social y al lamentable estado en el que se encontraban las poblaciones de estos mamíferos. En 1994 la misma CBI creó un Santuario de Ballenas en la Antártida. Aunque desde 1986 que la caza de ballenas está prohibida en todo el planeta, hay tres países que siguen practicándola, bien con fines comerciales, o bien fingiendo que se hace por fines científicos, entre ellos Noruega e Islandia, dos países con una larga tradición marítima, alegan que la caza de ballenas es parte de su idiosincrasia. (El tercero es Japón)

    Polonia llama cariñosamente “Liet” a Lituania, la abreviación del nombre Lituania en lituano (Lietuva)… ☺. Dentro del anime los ojos de Lituania han sido coloreados de azul pero en el webcom y el manga se dice que también son verdes como los de su amigo. Y por cierto que una de las debilidades de Polonia son los ponys, así que, como ven, fue fácil para Dinamarca convencerlo de apoyar una noble causa… ☺. (Leí que en Islandia crían ponys ─que sí, a pesar de su reducido tamaño esos son caballos adultos─ de muy buena raza, por ello no le fue difícil aceptar la petición… ☺)

    Por cierto escuché que el término “Hobby” derivaba de pony, así que investigué en Wiki en inglés y encontré la confirmación de lo sospechado: En el siglo XVI, el vocablo "hobyn" tenía el significado de "pequeño caballo y pony". El término " hobby horse " fue documentado en una confirmación de pago de 1557. Fue diseñado para que un niño imite montar un caballo real. En 1816 el derivado, "afición", fue introducido en el vocabulario de las personas de habla inglesas. A lo largo de los siglos siguientes, el término vino a ser asociado con la recreación y el ocio. En el siglo XVII fue peyorativo al sugerir que un pasatiempo era una cuestión más infantil, sin embargo, en el siglo XVIII, con una sociedad más industrial y más tiempo de ocio, los pasatiempos se hicieron más respetables. Por ello tener un hobby también se llama un pasatiempo, derivado del uso de aficiones a “Pasar el tiempo libre ocupado”.
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  17.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - (Long fic) Unión de Kalmar.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    7
     
    Palabras:
    2887
    Unión de Kalmar (5 parte 2).



    Previamente… Con todo listo la batalla entre Suecia y Dinamarca por el dominio del Mar Báltico estaba más que confirmada. Así que avanzaremos a una fecha posterior para hacer acto de presencia en el lugar indicado para tal fin.

    [​IMG]



    **********



    Muy de mañana por sobre el horizonte en el Mar Báltico se presentó una flota respetable de drakkars ondeando el pendón del reino sueco al que representaban (en ese tiempo aún no tenían una bandera como un país consolidado, eso lo tocaré más adelante). El adusto Suecia encabezaba la expedición llevando a su lado al pequeño Finlandia, quien en realidad no se veía muy emocionado para ser testigo de una batalla. Para su consuelo el asustadizo Estonia les hacía compañía como parte del acuerdo de apoyo firmado entre sus jefes, aunque claramente el rubiecito tampoco parecía muy feliz de estar ahí. Prontamente se toparon con los navíos daneses y compañía.



    ─ ¡Muy buenos días, Suu!, ¿ya estás listo para divertirte conmigo? ─le saludó Dinamarca desde su nave insignia, sonriendo abiertamente sin preocupación llevando la enorme hacha de batalla al hombro.


    ─… mph, tan idiota como siempre… ─masculló el nombrado sin mostrar nada de felicidad al verle expulsando un poco de aura oscura en señal de molestia, aunque su semblante continúo tan imperturbable como de costumbre al emplear ese tono de voz tan suyo que no refleja ninguna emoción─… deja de hablar estupideces y hagamos lo que tenemos que hacer… Denmāku.


    ─ Me da gusto verte otra vez, Suu~ēden… ─en ese momento se escuchó una voz baja y suave saludando al sueco con educación.



    Al lado del danés viajaban Noruega, el pequeño Islandia con “Mr. Puffin” incluido, y el infante Lituania, y éste último parecía también bastante conmocionado por estar ahí.



    ─… Noruu~ē… creí que no vendrías con este loco… ─respondió el nombrado sin inmutarse por verlo ahí.


    ─… bueno, sólo le daré mi apoyo moral a Anko, eso es todo… por lo demás no me preocupa lo que pueda pasarle ─admitió el noruego igual de indolente encogiéndose de hombros tras soltar un bostezo.


    ─ Vamos, vamos, Nor… todos tenemos que deleitarnos en esta batalla antes de ir al Valhalla con el gran Odín, así que no sean aguafiestas y cambien esa cara… ─intervino Dinamarca dándole un abrazo a Noruega por los hombros sin dejar de sonreír complacido, saludando a Suecia con un movimiento de la mano. Esto le provocó al joven menudo un poco de incomodidad más se abstuvo de decir algo y únicamente intentó liberarse del apretón.



    Los arreglos de la justa se hicieron y todos tomaron formación esperando la hora indicada. En tanto Noruega se retiró con los chiquillos a una distancia prudente en la tierra cercana para poder contemplar la pelea sin riesgo.



    ─ Entonces… ¿usted se llama Noruu~ē?... ─le preguntó el pequeño Finlandia mirándolo con mucha curiosidad.


    ─… y él es mi pequeño hermano Aisurando… ─admitió el joven indirectamente con su voz suave e imperturbable presentándole a su hermanito, al cual traía en ese momento en brazos.


    ─… hola… ─saludó el mencionado sin muchas ganas de platicar, aunque tampoco parecía atraído por la contienda que empezaría en unos minutos.


    ─ Yo me llamó Finrando, y él es mi amigo Esutonia ─el finlandés sonrió complacido presentando a su vez a su tímido compañero.


    ─… mucho gusto… ─contestó el rubiecito y se fue a parar al lado del pequeño y levemente atemorizado Lituania─. ¿Qué pasó con Pōrando, Ritoania?... creí que estarías con él ─le preguntó en voz baja con leve desconfianza.


    ─ Bueno, ese vikingo llamado Denmāku les ofreció un buen trato a Pōrando y los jefes que por eso me mandaron con los demás para acompañarle ─se explicó el chiquillo con la voz un poco chillona.


    ─… Ya veo… lo mismo me pasó a mí pues los jefes se arreglaron con el señor Suu para esta guerra… ─admitió el niño estonio soltando un suspiro bajo de pesadez.


    ─ … Anko y Suu~ēden están peleando entre ellos por conquistar el Mar Báltico y no piensan compartirlo con nadie, así que no esperen mucho de ellos… ─intervino el noruego con simpleza y sin pizca de consideración por la suerte de los pequeños países.


    ─ ¿En serio? ─claro que los pobres Bálticos pusieron carita de susto ante la confesión, abrazándose entre ellos.


    ─ Eso suena muy cruel, Noruu~ē… ─dijo el pequeño Finlandia con gesto contrito.


    ─… la vida y el mundo es cruel, Fin, no lo olvides… Tarde o temprano también tendrás que luchar por tu independencia cuando alguien quiera abusar de ti por ser más fuerte ─respondió el joven en entonación de aburrido encogiéndose de hombros a manera de resignación.



    Y mientras en la lejanía, al sonido del cuerno de batalla, las naves habían comenzado a la encarnizada lucha… ¿quién ganaría?



    Varios barcos colisionaron entre sí dando a los tripulantes la oportunidad de abordar los navíos enemigos mientras se enfrentaban cuerpo a cuerpo contra sus contrincantes, usando sus espadas y defendiéndose con sus escudos; algunos de ellos (los barcos) se partieron estrepitosamente por la mitad al chocar arrojando al agua a los hombres que se encontraban a bordo. Afortunadamente la trifulca se realizó relativamente cerca de la orilla de una isla, así los que se recuperaban continuaban peleando en tierra firme. Dinamarca y Suecia hacían lo suyo manejando sus armas con precisión sin perder el ritmo al tocar la playa, pasando entre los demás vikingos con el afán de enfrentarse cara a cara de un momento a otro.



    ─ Tag det her og det her jævla bastarder! ─exclamaba el danés con fiereza extrema blandiendo su enorme hacha de batalla de un lado a otro, destrozando varios escudos y lanzas arrojadas contra él─. ¡Y saluden al gran Odín de mi parte cuando lleguen al Valhalla! ─reiteró en tanto dejaba atrás algunos cuerpos ensangrentados.



    La lucha se prolongó un tiempo razonable hasta que por fin los dos se encontraron frente a frente.



    ─ ¡Ya te tengo, Suu! ─Dinamarca no perdió el tiempo y ni bien tuvo a la vista a Suecia se abalanzó prontamente sobre él con el hacha en alto lista para descargar un golpe mortal, en tanto su juvenil rostro brillaba de la felicidad reflejando una mueca demencial con sed de sangre.



    El sueco fue más hábil al esquivar el golpe y el hacha dio de lleno en la tierra enterrándose al formar un surco relativamente profundo en el piso por tanta presión.



    ─… mph… necesitarás más que eso para lograr vencerme, idiota… ─resopló con su tono de voz monocorde y apático sin pizca de alteración, sin embargo tenía el ceño ligeramente fruncido al estar concentrado en la lucha. Velozmente empuñó su gran espada descargando con maestría y prontitud un certero golpe en un intento de romper el mango del hacha a la vez de impedirle al danés levantarla nuevamente. Ambos se miraron retadoramente a ras de suelo.


    ─ Eso fue bien jugado, Suu… ─reconoció Dinamarca sonriendo con cinismo. Sacando fuerzas de su interior consiguió moverle el piso a Suecia desatorando el hacha, volviendo a elevarla por encima de sus cabezas─. ¡Pero tampoco es suficiente para que acabes conmigo! ─añadió soltando una carcajada al tiempo que la blandía una vez más de forma peligrosa. Por suerte el sueco consiguió recuperarse de inmediato tomando distancia para el contraataque.



    Prontamente se enfrascaron en su propia batalla personal lanzándose miradas asesinas con cada choque de sus armas, pasando ya por alto la presencia de los demás. Al final los vikingos sobrevivientes les rodearon animando cada quien a su respectivo líder.



    ─ Du kan, chef! ─decían los daneses visiblemente emocionados con cada lance de Dinamarca.


    ─ Låt dig inte besegras, herre! ─respondían los suecos ante los golpes de Suecia.


    ─... Basta ya, Anko… Suu~ēden… es necesario detener esto… ─salido de la nada se apersonó Noruega interrumpiendo la pelea al colocarse entre ambos contrincantes, los cuales pararon en seco al verle ahí.


    ─… Nor… ¿qué sucede?... ─le preguntó Dinamarca parpadeando con confusión mientras mantenía el equilibrio con el hacha en alto por encima de su cabeza. Suecia, por su parte, no dijo nada recuperando el porte que lo caracteriza y, apoyándose indiferentemente en el mango de la espada clavada ya en tierra, se dedicó a limpiar sus gafas con un pañuelo.


    ─ Se está haciendo muy tarde y Aisurando ya tiene sueño… ─fue la respuesta del noruego con total desgana a modo de explicación señalando hacia el lugar donde antes había estado parado, como si sólo se tratara de una charla casual entre vecinos.


    ─… Oh, ya veo… ─el danés volvió la vista recuperando ya el piso y se fijó en que el pequeño islandés bostezaba de aburrimiento en brazos del infante Finlandia. Por cierto que éste y sus otros acompañantes, el lituano y el estonio, parecían bastante conmocionados por lo que habían visto en el transcurso de las últimas tres horas.


    ─ Och vad föreslår du att du ska lösa detta, Norge? ─dijo entonces el sueco mirándole muy fijamente con su mejor semblante de “póquer”. Si algo le disgustaba era dejar las cosas a medias, sobre todo en una situación así.


    ─ Que sea el gran Odín el que decida echándolo a suertes… ─sugirió el nombrado sin amedrentarse a penas por la mirada de su interlocutor.



    Así que sin más todos los hombres, junto con los pequeños que se habían acercado sorteando los cadáveres que encontraron en su camino, formaron un círculo alrededor de ellos en tanto Noruega sacudía un par de dados dentro de un tarro de cerveza.



    ─… Bien, ¿quién escoge par?... ─les preguntó a ambos contrincantes sin mostrarse emocionado. Los tres ya se encontraban sentados en el suelo.


    ─ Si Suu me permite escojo par ─dijo Dinamarca primero dibujando en su rostro la sonrisa confianzuda que le caracteriza.


    ─… podemos dejarlo así, no importa… ─respondió el nombrado Suecia con total apatía y semblante adusto.



    Todos contuvieron la respiración cuando el noruego descubrió los dados después de ponerlos en el piso… juntos sumaban once puntos. Los aliados daneses exhalaron un suspiro de desaliento mientras los suecos vitorearon felices.



    ─ Ni modo, Anko, Suu~ēden es quien ha ganado… ─observó el menudo joven con voz de aburrimiento lanzándole a su compañero una mirada inexpresiva, y “Mr. Puffin” graznó complacido posándose sobre su cabeza debido a que Islandia fue vencido por el sueño.


    ─ Muchas felicidades, Suu – san… ─dijo el pequeño Finlandia en voz bajita desde su sitio mirando a su benefactor con ojitos emocionados.


    ─ ¡Qué sean dos de tres! ─reclamó Dinamarca sin darse por vencido aún, torciendo levemente el gesto en un puchero a modo de berrinche.


    ─… ¿y tú qué dices, Suu~ēden?... ─le preguntó Noruega al otro sin modificar el tono de voz ni el semblante.


    ─… ya me daré el gusto de vengarme después de esto… ─fue la contestación del nombrado en un susurro sin parpadear ni un ápice.


    ─… bien, entonces la apuesta sigue sobre lo mismo… ─puntualizó el noruego sin más volviendo a repetir el movimiento de los dados.



    El resultado del segundo lance incrementó la tensión ya que la suma de los puntos de ambos dados fue diez.



    ─ ¡Uf, el gran Odín no me ha abandonado! ─suspiró fuertemente el danés con alivio.


    ─… todavía falta el último movimiento… ─comentó el sueco sin levantar la voz.


    ─… pero cualquiera que sea el resultado igual podré dormir tranquilo esta noche… ─dijo Noruega del mismo modo silencioso haciendo el comentario fuera de lugar al tiempo que agitaba una vez más los dados dentro del tarro; eso ocasionó que Dinamarca le mirara con perplejidad mientras una gota anime adornaba su sien.


    ─… Nor… ¿me estás diciendo que no te importaría si pierdo la vida?... ─le preguntó en entonación acongojada.


    ─… no olvides lo que comentaste sobre que te gustaría conocer a alguna de las Valquirias al servicio del gran Odín, así que no te quejes ahora… ─respondió éste encogiéndose levemente de hombros en señal de que no le preocupaba en absoluto, e inmediatamente colocó el tarro en posición.


    ─… Bueno, sí, pero fue sólo por decir algo de las bellas Valquirias… ─replicó el danés con una sonrisita tonta en tanto que el sueco le lanzaba una mirada de leve reproche por su actitud tan infantil.


    ─… si tú lo dices… ─pero el menudo noruego le restó importancia y sin más descubrió los dados─… es una pena… ─añadió soltando un silbido bajo.



    La suerte ha sido echada con una última suma de tres puntos.



    ─… Bien, parece que el gran Odín sí me ha favorecido al final… ─mencionó Suecia con total indiferencia y desgana poniéndose de pie cuan alto es, y sus aliados lanzaban ovaciones victoriosas. Con total e inesperada amabilidad le tendió la mano a Dinamarca para ayudarle.


    ─… Suu… que considerado eres… ─éste le miró agradecido porque había esperado otra reacción de su parte, así que confiadamente se enderezó estrechándole la mano de forma amistosa─. Bueno, Suu, no podrás negar que fue una gran batalla, y muy divertida ─sonrió alegremente sin soltarse.


    ─… sí que lo fue, Denmāku… ─comentó el sueco sin más pero, antes de apartarse, jaló bruscamente al danés para meterle un buen cabezazo en plena frente haciéndole caer para atrás desmayado─… pero yo necesitaba romperte la cara por idiota aunque tú hubieras ganado… ─agregó manteniendo la calma si bien de su ser empezó a emerger esa aura negra de enfado mostrando su descontento. Inmediatamente le dio la espalda para retirarse con sus hombres─. Carguen con los caídos en batalla para hacerles el funeral que se merecen ─les dijo con total seriedad sin cambio perceptible en su tono de voz.


    ─ ¡Si, señor, a la orden! ─le respondieron obedientemente y se dispusieron a cumplir lo solicitado.


    ─… eso debió doler… ─murmuró Noruega sin emoción mirando al desvanecido Dinamarca sin tomarse la molestia de levantarlo.


    ─… Noruu~ē, le entrego a Aisurando… nos vemos en otra ocasión ─Finlandia se le acercó y le dio al pequeño islandés dormilón para poder irse detrás del sueco─ ¡Espéreme, Suu – san! ─y corrió para alcanzarlo.


    ─… ¿y ustedes que van a hacer?... ─el noruego se volvió a los chiquillos bálticos que también se habían acercado.


    ─… pues… pues… ─los dos tartamudearon sin tener una respuesta.


    ─… Bueno, por ahora les sugiero sigan viviendo sus vidas defendiéndose de todo lo que pueda dañarles porque alguno de esos dos brutos querrá conquistarlos en un futuro; o tal vez alguien más logrará hacerlo, eso no lo sé… pero lo que sí es un hecho es que no seré yo… Les deseo mucha suerte pues estoy seguro que la van a necesitar… ─el joven se encogió de hombros con resignación ante ese destino incierto y se retiró por su camino llevando a su hermanito en brazos. Antes de irse a su barco les solicitó a algunos de los hombres que hicieran también lo correspondiente y que llevaran a Dinamarca a su propia embarcación.


    ─… aaa… entonces… nos vemos en otra ocasión, Esutonia… ─Lituania se despidió de su amiguito con aire de desazón siguiendo a los suyos.


    ─… que te vaya bien, Ritoania, me saludas a Pōrando… ─y Estonia correspondió el saludo en tanto se iba por su lado arrastrando los pies.



    El mundo era tan cruel que no podían asegurarse el vivir en paz en el transcurso de los siguientes siglos.






    Notas adicionales: El Chō-Han Bakuchi o simplemente Chō-Han (丁半) es un juego tradicional japonés usando dados. El juego utiliza dos dados estándar de seis caras, que son sacudidos en una taza de bambú o tazón por una persona distinta a los jugadores llamada distribuidor. La taza se vuelca sobre el suelo y los jugadores entonces colocan sus apuestas sobre si la suma total de los números que aparecen en los dos dados será "Chō" (par) o "Han" (impar). El distribuidor entonces quita la taza mostrando los dados y los ganadores recaudan su dinero.


    Tal vez la batalla presentada no fue de lo mejor y de hecho, históricamente, no está totalmente comprobada (y creo que fueron muy caballeros para permitirle a Noruega no participar e inclusive dar su opinión… ☺); lo que sí es un hecho seguro es que todos los reinos y pueblos vikingos batallaron entre sí por el dominio y poder sobre los otros. De ahí a que se dé por finalizada la era vikinga con el establecimiento de la religión católica para unificar a los reinos de Dinamarca, Suecia y Noruega, los cuales serían los encargados en lanzarse a las cruzadas en el norte de Europa para imponer el credo católico en conjunto con la Orden de los caballeros Teutónicos ─antes de ser Prusia como tal─ y otras afines patrocinadas por el Sacro Imperio Romano Germánico, en aquellos territorios algunas vez conquistados por ellos: los países bálticos, la parte costera de Polonia, Finlandia, los pueblos eslavos de las estepas rusas… ¡tanta historia para contar y animar que tengo mucho de donde escoger!

    Esperen por lo que sigue ahora que nuestros jóvenes Nórdicos ya serán reinos como tal ─y no olvidemos que el territorio de Finlandia fue disputado por mucho tiempo por el reino de Suecia contra los primeros estados rusos (Nóvgorod y Kievan Rus '), los predecesores del futuro imperio, mientras que el territorio de Islandia era parte de Noruega, la cual era cuasi dominada por Dinamarca─, con todo y sus crisis de identidad para sobresalir por encima de los demás. Sonrían el resto de la semana.
     
    Última edición: 11 Octubre 2017
    • Fangirl Fangirl x 1
  18.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Y a continuación nuestras acostumbradas e importantes notas históricas para complementar la información... gracias por mantener el interés hasta ahora, especialmente tú, Fushimi Natsu .

    1. El mar Báltico: Los Asentamientos vikingos en el Báltico fue una actividad de conquista y colonización constante a partir del siglo VII según las crónicas contemporáneas, protagonizada principalmente por los exploradores vikingos de Suecia, Dinamarca y gotlandeses, ya sea como alianzas con los caudillos locales de la región (estonios, lituanios, letones, polacos, etc.) para establecer puntos de suministro o estableciendo colonias para garantizar la ruta comercial del Volga, así como sus intereses en Bizancio y Serkland (las naciones sarracenas ─árabes─ para los nórdicos, y para el catolicismo medieval en general). Los escandinavos dominaron durante siglos el mar Báltico hasta el siglo XIII; esta actividad aparece en algunas sagas nórdicas y están respaldadas por abundantes yacimientos arqueológicos. Ya desde la época de los vikingos los escandinavos denominaron al Mar Báltico como “Austmarr” (Lago o Mar del Este). También le dieron un nombre más antiguo, “Gandvik”; el sufijo nórdico antiguo “-vik” indica una bahía, lo que implica que los vikingos correctamente lo consideraron como una entrada del mar. A comienzos del siglo XI, las costas del sur y del este del Báltico fueron asentados por migrantes principalmente de Alemania, un movimiento llamado el “Ostsiedlung” (asentamiento del este). Otros colonos eran de los Países Bajos, Dinamarca y Escocia. El reino de Dinamarca gradualmente ganó el control sobre la mayor parte de la costa del Báltico hasta que perdió gran parte de sus pertenencias después de ser derrotado en la batalla de Bornhöved de 1227.

    2. La influencia de los escandinavos en el Báltico está reflejada en las menciones de Saxo Grammaticus ─un historiador medieval danés─ en su “Gesta Danorum” sobre la Batalla de Brávellir. Aunque sigue existiendo dudas sobre la fiabilidad histórica de la batalla, el texto refleja una realidad latente en la Era vikinga, la confrontación entre los distintos reinos por acaparar la máxima influencia en sus asentamientos orientales y conseguir aliados, un hecho confirmado en las crónicas contemporáneas de Rimberto (arzobispo de Bremen-Hamburgo, actuales ciudades alemanas, desde 865 hasta su muerte en 888).

    La batalla de Brávellir ─o batalla de Bråvalla─ fue una batalla legendaria descrita en las sagas nórdicas que supuestamente tuvo lugar en la bahía de Brávellir, donde se enfrentaron por un lado Sigurd Ring, rey de Suecia, apoyado por los gautas de Götaland Occidental, los curonios (lituanos) y los aistianos (estonios); y por otro lado su tío Harald Hilditonn, rey de Dinamarca, y los gautas de Götaland Oriental auxiliados por los livonios (letones).

    Brávellir (en nórdico antiguo) o Bråvalla (en sueco moderno) fue el nombre de una planicie localizada en el centro de Östergötland ─Götaland oriental─, actual isla de Suecia, según las fuentes y sagas nórdicas. Se ha discutido su ubicación y ahora se considera como más probable que la famosa batalla se haya llevado a cabo en Bråviken, una bahía ubicada en el mar Báltico que se encuentra localizada cerca de Norrköping en Östergötland, Suecia.

    Los gautas ─en anglosajón: Geats; en nórdico antiguo: gautar; en sueco: götar; en danés: gøtar─ fueron un antiguo pueblo de origen germánico que habitó el sur de Suecia, famosos por uno de sus reyes legendarios, Beowulf, protagonista del poema anglosajón anónimo. Están asociados con la región de Götaland (tierra de los godos) en la Suecia moderna. Götaland es una región histórica de Suecia, en la que se encuentran los lagos Vänern y Vättern. Es una de las tres grandes regiones tradicionales de Suecia. El nombre significa «Tierra de los gautas» (o götar en el idioma del lugar). La segunda ciudad de Suecia, Gotemburgo, está situada en la costa occidental de Götaland.

    3. Sobre la caza de ballenas:

    • Noruega

    Noruega sólo respeto la prohibición de la caza de ballenas de la CBI, hasta 1993. Aprovechando un vacío legal en la Convención Internacional para la Regulación de la Caza de Ballenas, Noruega se opuso a la moratoria de la caza, y reanudó la caza de ballenas de minke. Noruega establece su propia cuota para el número de ballenas a cazar y sus balleneros están autorizados a matar por razones comerciales. Este número ha ido subiendo y subiendo, donde se permitía matar 671 ballenas de minke en el año 2002 a más de 1.000 en la actualidad. Sin embargo, en los últimos años, menos de la mitad de este límite de captura auto-asignada han sido tomadas. Noruega esta ahora cazando una mayor cantidad de hembras reproductoras que podría poner en grave peligro la supervivencia a largo plazo de las ballenas minke en el Atlántico Norte.

    • Islandia

    Al igual que Japón, Islandia inicialmente llevó a cabo un programa "científico" de caza de ballenas. Luego, en 1992, se retiró de la CBI. Cuando Islandia se reincorporó en el 2004, incluyó una cláusula en su re-entrada en donde manifestaron su oposición a la moratoria de dicha caza. En 2006, Islandia reanudó su caza comercial, dirigida a las minke y a los rorcuales comunes o ballena de aleta. Sólo en el 2010, los balleneros de Islandia mataron a 148 ballenas de aleta y 60 ballenas de minke.






    4. Para terminar unas cuantas especificaciones más:

    Vikingo ─del inglés viking, y éste del nórdico antiguo víkingr─ es el principal nombre dado a los miembros de los pueblos nórdicos originarios de Escandinavia, famosos por sus incursiones y pillajes en Europa. Su lengua era el antiguo nórdico.

    Dependiendo del contexto y de la interpretación del autor, puede usarse el nombre para referirse a los incursores de esta procedencia o a sus países de origen. La metonimia ha llevado a que el nombre se siga usando aún hoy en día de forma coloquial para referirse erróneamente a los países escandinavos. Algunas teorías han vinculado la palabra vikingo como variante de la región geográfica de Viken, bajo el significado «una persona de Viken». Según el argumento, un vikingo simplemente describe a una persona que procede de Viken, y que solo fue durante los últimos siglos que la palabra identifica a los escandinavos de la Edad Media en general. En inglés antiguo, la palabra wicing aparece en el poema del siglo IX Widsith, así como en la historia de Adán de Bremen sobre 1070. Se usaba en la práctica como sinónimo de pirata. La palabra se perdió y no se usa en textos posteriores, siendo viking reintroducido en el Renacimiento vikingo del Romanticismo, que los idealizó y dio pie a la extensión del adjetivo a «religión vikinga», «cultura vikinga» entre otros. En español se introdujo desde el inglés.


    El nombre “vikingo” hacía referencia a la actividad, no al origen étnico, siendo la extensión del término al pueblo escandinavo, una metonimia moderna. En textos escandinavos, incluso hoy en día, el término se usa normalmente para especificar a los expedicionarios. La cuestión de si eran o no una cultura ha sido objetivo de diversos debates. Olaf Ragnusson, experto en el tema, así lo defiende en su libro Vikings: The Greatest Civilization, con base en la sociedad agraria y con un gobierno que tenían. Por ejemplo, el término se usa para las culturas germanas, excluyendo a los Sami, originarios también de Escandinavia.

    Durante la Era Vikinga, Escandinavia fue escenario de numerosas guerras. Sin embargo, éstas tenían un carácter más de rencillas entre los caudillos locales por dominar a sus rivales que de verdaderas luchas entre naciones. Hasta la segunda mitad de la Era Vikinga no se puede hablar de verdaderos reyes locales, ni de estados definidos.

    Extra: En los siglos XIII al XVII, la fuerza económica más fuerte en el norte de Europa fue la Liga Hanseática (de la que hablaré con posterioridad), una federación de ciudades mercantiles de todo el mar Báltico y el mar del Norte. En los siglos XVI y principios del XVII, Polonia, Dinamarca, y Suecia lucharon guerras para el “Dominium Maris Baltici” (Señorío sobre el Mar Báltico). Con el tiempo fue Suecia quien prácticamente abarcaba todo el mar Báltico. En Suecia se referían al mar como “Mare Nostrum Balticum” (Nuestro Mar Báltico).
     
    Última edición: 4 Octubre 2017
    • Informativo Informativo x 1
  19.  
    Fushimi Natsu

    Fushimi Natsu Alquimista Esbirro

    Leo
    Miembro desde:
    19 Diciembre 2011
    Mensajes:
    939
    Puntos en trofeos:
    316
    Pluma de
    Escritora
    Perdón por no haber pasado antes a leer, que la historia continúa de interesante como siempre.

    Respecto a la primera parte, me causó gracias que Noruega actuara de mensajero entre Dinamarca y Suecia, más aún con sus comentarios xD Pero excluyendo la molestia que le supondría viajar de un lado para el otro... Pues tampoco le encuentro otro motivo par negarse en "ayudar" a su aliado. Al menos así pudo intercambiar un par de palabras con alguien que también piensa en el danés como un fastidio.

    La aparición de Estonia, Lituania y Polonia de pequeños fue tan adorable <3 Realmente amo estas interpretaciones de los países :) Lo único triste en todo esto, es la situación que debieron pasar a tan corta existencia, ¿no? Más allá de los momentos que como escritor se pueden crear, siempre que uno se basa en la historia mundial encontrará de estos agridulces casos...

    El nuevo capítulo fue genial :D La verdad que me esperaba una impactante batalle, pero el enfrentamiento quedó totalmente eclipsado con la resolución que Noruega propuso. Fue un cambio agradable al demasiado tradicional "piedra, papel o tijera" y me hizo reír como loca xD

    Ya estaba hundiéndome en feels con la idea de Noruega haciendo de niñera cuando éste se puso a hablar. ¿En serio, Noru? ¿Es que no podías ser un poquitín más amable? Que entiendo su intención y todo, ¡pero pobres de Estonia y Lituania! Y ahora agradezco que no involucraras también al pequeño de Letonia :c

    Ya no puedo esperar por lo que supondrá el próximo capítulo y ver más de los nórdicos :3 Pero, por supuesto, tú tómate todo tu tiempo para escribir a gusto y con calma. Yo seguiré esperando <3
     
    • Adorable Adorable x 1
  20.  
    InunoTaisho

    InunoTaisho 一(犬の大将 Esbirro Comentarista destacado ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria; dónde está tu aguijón?

    Leo
    Miembro desde:
    6 Agosto 2010
    Mensajes:
    1,049
    Puntos en trofeos:
    431
    Pluma de
    Escritora
    Es que Noru es taaaan directo, habla sin tapujos diciendo lo que piensa... Pero con un gesto como el suyo tan ecuánime la mayor parte del tiempo, hace no tomárselo tan a pecho... *W*; y lo mismo con Suu cara de "póquer" hasta que lo rodea el aura oscura de molestia... :XD::XD:... Pero Dinamarca es tan despistado y confianzudo que ni lo nota... :shame2:n3n;').

    Para el próximo capítulo tendremos otra pelea... eso es inevitable en el transcurso de la historia, pero nada que sea brutal para no sacarte una sonrisa. Saludos apreciada Fushimi Natsu


    P.D. La verdad no supe como integrar al pequeño Letonia en todo este rollo, por eso no salió por aquí por el momento.
     
    Última edición: 11 Octubre 2017
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página