1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - La leyenda del septimo cielo

Tema en 'Historias Abandonadas Originales' iniciado por AlexMarie Kagamine, 6 Febrero 2012.

Cargando...
?

¿Que saga te llamo mas la atencion?

  1. La profecia

    3 voto(s)
    17.6%
  2. Cielo negro

    8 voto(s)
    47.1%
  3. Cuna de lobos

    3 voto(s)
    17.6%
  4. Lagrimas

    4 voto(s)
    23.5%
  5. Batalla a ciegas

    0 voto(s)
    0.0%
  6. Deber incierto

    0 voto(s)
    0.0%
Se permite votar por más de una opción.
  1.  
    AlexMarie Kagamine

    AlexMarie Kagamine Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    778
    Puntos en trofeos:
    332
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - La leyenda del septimo cielo
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    2270
    Hola chicos ya volvi, bendito sea el señor por eso y esta vez me quedo a escribir, bueno mi regreso es con esta saga que me costo mucho trabajo elaborar, pero espero les guste a ustedes mi audiencia los capitulos seran cortos pero tratare que poco a poco lleguen a mucha intriga ¡Bueno! disfruten esta y las que vienen.

    Titulo: La leyenda del septimo cielo
    Genero: Misterio, suspenso, amor, tragedia, drama, Fantasia, horror, amistad, aventura, Fantasmas, accion/epica y comedia romantica.
    Personajes centrales: Alex (Angelus), Ryuu, Daniel (Red), Aire, Takumi, James (Jamie), Mayu, Mako, Nicolas, Mariel
    Trama: Esta es la historia de una chica que es arrebatada de los brazos de su madre para convertirse en la gobernante de los 7 cielos del paraiso, viviendo aventuras interminables al lado de su hermano y amor de su vida Ryuu, de su mejor amigo Daniel o Red como asi le llama con quien tambien vivira romance y amor verdadero, el secreto del septimo cielo esta por revelarse pero...Shh
    Numero de capitulos: 60
    Inspirado en: Libros de angeles y demonios.
    Numero de sagas: 6
    Advertencias: Muchos escenarios,lemon (solo lo metere como relleno aparte de la historia pero si quieren leerlo pueden hacerlo en mi blog) Muertes y horror psicologico (ademas mas adelante pensaran que hay incesto pero no sera asi ya que la historia tiene muchos giros en su trama)
    Las sagas son
    La profecia (que es esta)
    Cielo negro
    Cuna de lobos
    Lagrimas
    Batalla a ciegas
    Deber incierto

    La profecia.
    Capitulo 1: La llegada de algo inesperado.
    Todo comenzó en la ciudad de Londres medieval, los habitantes de aquella época se disponían a realizar sus actividades del día, todos trataban de no realizar algún acto impuro o sería castigado por los dioses ya que en aquel año era muy popular las historias sobre el máximo poder que tenía el lugar más temido llamado el séptimo cielo.

    Pero todo lugar necesita un gobernante poderoso y de pensamientos puros que llevara toda la responsabilidad de aquel temible lugar. En aquel tiempo se llevaría a cabo el nacimiento de una bebe, los plebeyos o más bien los habitantes de Londres murmuraban sobre aquella niña de extraño cabello plateado y ojos miel, su piel era blanca como la nieve y eso la hacía extremadamente rara ya que pocas veces se veía eso.

    — ¿Cómo es posible que Milla haya tenido una bebe de esa naturaleza? Por dios me imagino que el padre habrá de tener algo que ver…—comentaba uno de los aldeanos o plebeyos como mejor se conocía en aquella época.

    —Los dioses ¿Estarán de acuerdo? No creo que aprueben el hecho de tener a un fenómeno viviendo en un mundo puro y tranquilo —exclama una mujer alta y que era cubierta por un manto blanco para no tener problemas.

    Aunque la madre no se preocupaba por escuchar todo el dia esos comentarios tan groseros, pero sobre todo sin sentido, para ella su bebe era hermosa y asi hubiera nacido con cuernos ella la aceptaría porque la amaba.

    —Mi pequeña niña…daría lo que fuera porque tuvieras una vida mejor y prospera, pero así te tocara vivir…pobre y sin muchas esperanzas —la madre de la pequeña bebe estaba pensando en otro futuro para su hija, pero la verdad es que estaría muy equivocada después de que ella viviera después de ese momento.

    En tanto la niña solo tenía una mirada de no entender cuál era el significado de eso, ella tomo el dedo de su mama y sonrió hermosamente como era de esperarse.

    —Pero crecerás como una buena persona…mi querida y hermosa pequeña…Mmm ¿Cómo te pondré? ¡Ah ya se! Te llamaras…—pero en ese momento sin saber por dónde venía, apareció ante ellas un soldado del castillo de los Asakura Miller una prestigiada familia de aristócratas que gobernaban Londres junto a su pequeño heredero.

    —Necesito llevarme a la pequeña… ¡Ordenes de la Reina Elizabeth! —pronunciaba rápidamente y con una voz de tiranía un soldado que venía en su caballo negro como la noche, la joven madre se atemorizo de inmediato porque creía que la matarían por la extrañes de su cabello o de su físico en general.

    — ¡No por favor! Apenas está recién nacida, ella no tiene la culpa de nacer así…le pido que no le haga daño, mi hija es todo lo que tengo —exclamo mientras abrazaba a la bebe con fuerza y temor.

    —No piensa matar a la pequeña niña simplemente es mi deber informar que esta bebe pasara a ser la hija de la reina Elizabeth, para que ella crezca como lo que realmente es…y si se resiste a lo que esto dicta deberá quedarse en el calabozo del castillo por ser tan entrometida —le advertía el guardián del castillo mientras bajaba del caballo, la madre retrocedía cada vez más con su pequeña en brazos, ya que quitarle a su hija era peor que matarla ni siquiera sabría que ella es la madre y …¿creería que tiene otra? Eso era una dura crueldad.

    — ¡No quiero! No dejare que se la lleven…es mi niña y aun ni he convivido lo suficiente con ella, le suplico que no se la lleve a la reina —abrazaba con más presión a la niña, el guardián no discutió simplemente le dio un fuerte golpe en la cara que la hizo soltar de inmediato a la bebe, esta comenzó a llorar de inmediato al sentirse desprotegida y el guardián por su lado sonrió para después montar su cabello y retirarse con la pequeña quien no tenia nombre alguno, puesto que aun no la había nombrado aquella joven la cual era su madre.

    —Informare a su alteza lo amable que ha sido señorita, nos veremos —y así el hombre se fue rápidamente en su caballo negro, la joven madre quedo destrozada al ver como se llevaban su felicidad al castillo de los Asakura Miller la familia más rica e importante de Londres.

    — ¡Alex!…mi Alex…ese iba a ser tu nombre…y ni siquiera tuve la oportunidad de ponértelo, al menos espero que donde estés seas feliz, y jamás te hagan daño —murmuraba lenta y silenciosamente mientras se colocaba una manta sobre su cabeza y caminaba al lado contrario con una pesadez que apenas si podía caminar sin derramar lagrimas de sufrimiento.

    El castillo de los Asakura Miller era un lugar señorial en donde solo se permitía la entrada a todo aquel que lo mereciera, los que por así decirlo hayan hecho algo muy bueno para entrar, la bebe que llevaba el guardia del lugar no era como cualquiera que haya nacido su destino ya estaba escrito y todos se iban a enterar, los reyes de Londres la recibirían en la entrada mientras en sus brazos de la reina se encontraba su hijo de apenas dos años llamado Jan Ryuushi Asakura Miller.

    — ¡Alteza! Por fin he logrado traer a la futura Ángelus, su madre era muy impertinente pero por suerte no tuve problemas —exclamo el hombre guardián de finos cabellos castaños mientras le pasaba lentamente a la pequeña Alex.

    —Me alegra que haya llegado en buenas condiciones, es mejor llevarla adentro para que la cambien de estas horribles ropas sucias y además así podrá conocer a su hermano Ryuu, muchas gracias escudero ya puedes retirarte —agradecía la reina Elizabeth haciendo una pequeña reverencia al guardián y así pues se metió al castillo cerrando todas las entradas enseguida, su hijo Ryuu miraba a la bebe mientras estaba en los brazos de su padre, su mirada no era muy agradable ni siquiera era de simpatía alguna, tan solo era de confusión y de desprecio.

    — ¿Estás segura de esto Elizabeth? Esta niña tendría que crecer entre los plebeyos y tu la estas trayendo a un lugar que no le corresponde…además se ve que Ryuu no esta muy contento con esto —comentaba el Rey Ricardo con algo de seriedad en la forma en la que hablaba, su hijo estaba igual de serio al ver a alguien que al parecer no era muy de su agrado.

    —Por supuesto que si Ricardo, esta niña nació para ser una princesa aquí y en el séptimo cielo, ella fue elegida por los dioses para ser Ángelus ¿tú sabes que significa verdad? —lo miraba mientras se detenía, el rey simplemente asintió pero aun no estaba muy de acuerdo con eso.

    — ¿Y por lo menos sabes como la llamaras? Estoy seguro que la madre no pudo ni siquiera ponerle un nombre —exclamo suspirando el esposo de la reina, ella sabía que nombre escogería puesto que siempre quiso llamarle así a su primera hija.

    —Claro que tengo un nombre, ella se llamara Marie…siempre pensé en ponerle así a mi primera hija y ahora tengo la oportunidad —decía la mujer mientras miraba a la bebe recién nacida con mucha ternura y amor, su sueño era tener una niña y ahora el destino le daba ese regalo del cielo.

    — ¿Marie? ¿Estás segura? —pregunto el rey con confusión y mirándola incierto.

    —Disculpe que me meta su alteza pero al parecer antes de alejarme demasiado de la madre de esta niña escuche que gritaba Alex, al parecer ese sería el nombre de esta pequeña, pienso que ahora que le ha quitado a su hija sería mejor ponerle asi para que no se viera tan cruel, claro solo es mi humilde opinión —Comentaba el escudero o guardian del castillo, la reina estaba pensativa y al final solo solto un pequeño suspira para después mirar a todos los presentes.

    —Bien ya lo he decidido, el nombre de esta niña será Alexandra Marie Asakura Miller asi no tendremos problemas por elegir alguno de esos dos nombres, aunque pienso que me dolerá cuando tenga que dejar a esta niña para que se vuelva Angelus —mientras decía eso abrazaba a la pequeña con ternura, esto hacia claro que el chico Ryuu se encelara y viera con mas desprecio a Alex, pero esto mas tarde se convertiría en un lindo amor...¿O no?

    —Bueno suena muy bien, entonces que asi sea…espero que no te llegues a encariñar de mas Elizabeth porque tu sabes todo lo que bien —comentaba esto ultimo el rey mientras caminaba adentro del castillo con su hijo. La reina sabia que seria duro pero ella lo asumiría como fuera, asi tuviera que sacrificar lo mas importante de su vida.
    Esto y mucho más en el único lugar más temido por Londres, el secreto mas importante de entonces.

    ¿El séptimo cielo? Un lugar lleno de amor, pureza, gobernantes determinantes y sobre todo de una persona que daría el cambio total al mundo al tomar el mando de los 7 cielos del paraíso, la leyenda más importante jamás contada está a punto de suceder, una historia que promete a los seres humanos el cambio más drástico pero impresionante del mundo.

    Si su hija ha de nacer entonces viva se ha de quedar, pero de otra manera será…eso tenlo presente siempre, eso dictaba la profecía ¿Quieres saber como se desarrolla todo? No te pierdas el próximo Capitulo.

    Pequeño Adelanto.

    — ¿Prometes que harás todo lo que diga? Bien entonces…yo te doy mi corazón por siempre pero cuídalo eternamente —

    —Señorita Miller es mi deber informarle que usted nació para conocerme…no se preocupe porque esto no es malo —

    — ¡Alexandra Marie! Tú para mí no eres nada, nunca debiste nacer…nunca…—

    —Mi hermano Ryuu al parecer tiene algo en contra mía…pero no logro entender lo que es, es mas nunca lo he entendido —
     
    • Me gusta Me gusta x 26
  2.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    734
    Puntos en trofeos:
    317
    Pluma de
    Escritora
    Hola hermanita gracias por la invitación he de decirte otra vez que son contados los originales que leo de nuevo
    el tuyo me ha atrapado en tan solo este primer capítulo casi me haces llorar cuando ese guardia separo de esa manera
    a la bebita de su madre legitima solo por que de pronto debe de ser criada como la hija de la reina de Londres por que
    los dioses así lo han mandado no sé se me hizo más que fue un "capricho" De la monarca sin duda es una niña muy bonita
    quizás fue por eso espero conti cuídate sayo...
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  3.  
    AnnaY

    AnnaY Entusiasta

    Miembro desde:
    16 Mayo 2011
    Mensajes:
    80
    Puntos en trofeos:
    73
    Pluma de
    Escritora
    Antes que nada muchas gracias por la invitacion,a decir verdad.... me encanto! tu historia se ve muy prometedora, espero actualizes pronto, y ademas eso de los 7 cielo y eso... se me hace interesante, por ahi se te escap+o un opequeño error ortografico, pero bueno a cualquiera le pasa, solo puedo decirte que tengas mas cuidado con eso, me gusta como narras y la verdad quiero leer mas, porfavor avisame cuando actualices... :D

    Sayonara!
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    Vera Wolfe

    Vera Wolfe Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Julio 2011
    Mensajes:
    169
    Puntos en trofeos:
    185
    Pluma de
    Escritora
    Bueno...es un buen comienzo, antes que nada, agradezco q m hayas invitado a leer tu fic :) tu primer capitulo ha logrado llamar mucho mi atencion, dbo dcir q es una historia muy interesante, simplemente me encanto.
    Espero ansiosa la cntinuacion ya q me djaste cn ganas de seguir leyendo.


    Saludos y besos!!! :D
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Freya Scarlet

    Freya Scarlet Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    24 Marzo 2011
    Mensajes:
    559
    Puntos en trofeos:
    317
    Pluma de
    Escritora
    Hermana del alma gracias por invitarme a uno de tus bellos escritos, la verdad me pareció de lo más
    interesante esta historia, el primera cap me atrapo por completo, la estructura de la historia se ve
    super interesante muy propia de ti Ale-chan, gracias por la invitación.

    Respecto a la historia se ve que Alex no la tendrá facil viviendo con la familia real sobre todo de parte de
    Ryuu espero que el la empiece a querer más adelante.

    ¡¡Saludos y sayonara!! :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Estrella Solitaria

    Estrella Solitaria Lirio del ocaso

    Acuario
    Miembro desde:
    31 Enero 2011
    Mensajes:
    412
    Puntos en trofeos:
    306
    Pluma de
    Escritora
    Hola, gracias por la invitación me ha parecido muy interesante, narras muy bien, aunque si me dio pena como alejaban a la bebe de su mamá, sólo espero que a la bebe no le hagan sufrir mucho porque ya se ve que a su nuevo hermano no le pareció nada bien su estadía y que su madre se preocupe más de ella.

    Saludos!! n.n
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    AlexMarie Kagamine

    AlexMarie Kagamine Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    778
    Puntos en trofeos:
    332
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - La leyenda del septimo cielo
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    3668
    Bueno he vuelto con el segundo capitulo de esta saga espero les guste y por supuesto su opinion me hes muy importante.


    Capítulo 2: Las lagrimas de una princesa
    Pasaron los años desde ese día, Alex creció como una chica feliz, sin ningún problema bueno solo había un problema en su vida y ese era su hermano que en muchos años no mostraba un actitud cariñosa o al menos afectiva con su hermana y ella no entendía porque.
    — ¡Ryuu! ¡Marie! Bajen a desayunar por favor… —gritaba levemente la reina Elizabeth que miraba las pinturas del castillo mientras se sentaba en la silla real.

    — ¡Buenos días mundo! Es un gran día…para volver a intentar hacer sonreír a Ryu Ryu, espero que esta vez sí se encuentre de buen humor —exclamaba con una gran alegría la pequeña Alex de apenas 7 años de edad, aun asi se mostraba que ella era una persona paciente y sobre todo muy cariñosa.

    Mientras tanto en la habitación al lado de la de Alex se encontraba despertando un niño de 9 años sin muchas ganas y con una expresión de seriedad y flojera, el despertar y tener que vivir un día mas de esa manera no era muy de su agrado además que las cosas en su hogar habían cambiado.

    —Buenos días joven Ryuu, espero que haya dormido muy bien…solo he venido a decirle que su madre y hermana esperan abajo en…—comentaba una de las sirvientas del castillo, pero de inmediato fue interrumpida por un movimiento rápido del chico que termino chocando un libro hacia la pared con rabia.

    — ¡No me digas que esa niña es mi hermana! Te juro por dios que no me agrada la idea que lo sea…no lo tolero…—el heredero de mirada fría se levanta dejando atónita a la sirvienta y a la vez aterrada, el ver asi a Ryuu no solo daba temor si no que les daba a entender que algún día Alex sufriría de una manera terrible.

    —Lo-lo siento Joven Ryuushi no volverá a suceder…solo esperamos que baje pronto para que coman todos juntos —pronuncio lentamente y con nervios esto último aquella mujer sin mirarlo a la cara y saliendo rápidamente de esa grande habitación.

    Mientras en los pasillos se encontraba la preciosa y tierna Alex, como siempre con una sonrisa en su rostro mientras esperaba que su hermano saliera de la habitación para darle los buenos días de siempre, esperando claro que por fin el sonriera y correspondiera su saludo.

    —Que día tan mas aburrido… ¿Eh? —el chico al salir se encuentra con la mirada de su hermana tan cerca de él, eso lo hizo paralizarse de inmediato y sintió como su corazón le palpito a mil por hora, sintió deseos de darle un beso a la chica que según el aborrecía más que nada.

    — ¡Ryu Ryu! ¿Cómo amaneció mi querido hermano? ¿Hoy estas mejor verdad? —preguntaba con una inocencia la pequeña, el chico solo alzo una ceja para después bufar y apartarla de él con un leve empujón.

    — ¡No Alexandra Marie! No hoy bien… ¿Por qué no te desapareces un rato? —cuestionaba para después mirarla con desprecio, bajaba con lentitud cada escalón hacia el gran comedor del castillo.

    — ¡Ryu Ryu! Por favor ya te dije que me digas Alex... ¿Por qué siempre estas enojado conmigo? —musitaba mientras bajaba los brazos y se rendía de nuevo, pero de repente algo la hizo cambiar de rayo que lo único que pensó fue en correr hacia él y abrazarlo por detrás con ternura.

    —Alex…—por un momento el chico había tomado la mano de su pequeña hermana, no sabía que significaba ese sentimiento que sentía en ese momento, era lógico tenía 9 años para saberlo con exactitud.

    —Ryu Ryu…te quiero…y no me gusta cuando te veo de esta manera…por favor te pido un poco de cariño y amor por mí, lo único que deseo es el amor de mi querido hermano —la chica frotaba su mejilla contra la espalda cálida de su hermano mayor, el se sonrojaba ante tal acto pero no cambiaria de opinión asi que lo que hizo fue…

    — ¡Alexandra Marie! Tú para mí no eres nada, nunca debiste nacer…nunca…—decía esto mientras apartaba su cuerpo de él y jaloneaba su brazo delicado con fuerza, la pequeña no podía mostrar más actitud que una tristeza enorme y unas lágrimas de dolor y tristeza.

    —Perdóname… ¡Pero no entiendo que fue lo que realmente te hice! —y gritando esto último la chica se metió a su habitación llorando amargamente. ¿Qué se muriera? El quería eso...eso dolía más que un simple rechazo.

    — ¡Hmp! Esto es aburrido… —el chico terminaba de bajar las escaleras, en cierto modo el sentía en su pecho una especie de obstrucción después de esto, algo que no lo dejaría vivir tranquilo.
    Mientras tanto en la sala se encontraba la madre de ambos, soñolienta pero sonriente ya que esperaba con ansias comer con su familia como todos los días, al ver que Ryuu bajaba se alegraba tanto pero al ver que no venia su Marie no dudo ni un segundo en preocuparse.

    — ¿Dónde está tu hermana Ryuushi? ¿No le dijiste que bajara a desayunar? —le preguntaba con preocupación su madre al hijo de carácter frio.

    — ¿Debo yo saber que hace esa niña? Por favor madre no me interesa saber donde se mete tu hija —respondía fríamente y sin mucho interés, lo que sorprendió mucho a la reina Elizabeth ¿Cómo era posible que su hijo tratara de esa manera a su única y pequeña hermana?

    — ¡Se ha perdido! Eso no puedo ser…porque, ¿eh? —pero en ese momento se vio bajar a la chica de los ojos miel y cabello azabache que por alguna extraña razón había dejado de ser blanco como la nieve.

    —Perdón la tardanza mama, es que estaba terminando de guardar algo muy importante ¿ya desayunamos? —comentaba la pequeña sin poder evitar que en ese momento resbalara una lagrima por sus blancas y rosadas mejillas.

    — ¿Marie? ¿Querida, estas llorando…? —decía la falsa madre de Alex, en realidad ella sabia como disimular sus lagrimas, pero esta vez no había quien pudiera detenerlas.

    —Es que acabo de ver que un conejito de afuera se peleaba con su hermano y el sintió tanta tristeza que me la contagio, sobre todo porque ni siquiera sabía la razón de su odio…— oh por dios esto hizo que de repente Ryuu alzara la mirada y sintiera mas la obstrucción en su corazón y su pecho ¿Cuál era la razón?

    —Hay Marie no debes de andar viendo cosas que te causen tristeza corazón, además tú sabes que hay veces que los animales están raros, no les prestes mucha atención ¿sí? —sonrió de manera dulce Elizabeth lo que hizo que a su hija se le contagiara la sonrisa, Ryuu solo miro a otro lado sintiendo una gran culpa que lo hacía sentirse de la peor manera.

    Paso un rato mientras terminaban de tomar los sagrados alimentos, el rey Ricardo llegaba de repente muy cansado de un largo día de visitar a los plebeyos de Londres. Ryuu como siempre recibía a su padre alegre y risueño lo que hacía que la pequeña Alex por primera vez sintiera celos, espera ¿celos? ¿De su propio padre?
    Tal vez era porque el tenia la sonrisa de Ryuu lo que ella mas quería en ese mundo.

    —Ryu Ryu si le sonríe a nuestro padre…y, ¿Por qué a mí me detesta? Nunca en mi vida lo he hecho infeliz…mas sin en cambio el cada día…—pronunciaba con mucha tristeza la niña de apenas 7 años, su inocencia y bondad no le dejaba ver mas allá o indagar sobre el problema.

    Pasaron las horas, la pequeña princesa de los Asakura Miller se encontraba en los jardines del castillo mirando con mucha seriedad las rosas que ahí se cultivaban, el viento besaba su cara y una briza fresca rosaba sus mejillas, el viento era tan frio que hacía a la pequeña temblar levemente pero aun asi ella no se daba cuenta del clima por pensar en eso.

    —Tal vez sin darme cuenta lo hice enfadar, pero no tengo tan mala memoria como para no saber ¿Qué le hice? —murmuraba con mucha tristeza la pequeña niña, ¡Mi vida claro que no hiciste nada! Simplemente es el orgullo de un hermano celoso.

    Mientras que en otro lugar del jardín se encontraba Ryuushi el hermano mayor sentado bajo un gran árbol también sintiendo el frio viento sobre su cara, en ese momento después de tanto meditar el día se quedo dormida plácidamente, se veía realmente tranquilo y sin problemas mientras lo hacía, cualquiera se enamoraría de aquella mirada de paz.

    — ¡Ryuu! ¡Ryuu! ¿Dónde estará? Lo he buscado por todo el castillo y no aparece…no me digas que de nuevo… ¿Alex lo ha molestado? —de repente venia llegando una chica de cabellos castaños y hermosos ojos verdes, esta chica era la amiga cercana de Ryuushi, o más bien ella quería llegar a algo mas con él.

    —Mi Ryu Ryu, no sé porque pero siento que cada vez que tu eres malo conmigo me quiero morir…quiero que tu y yo estemos juntos para siempre —los sentimientos que transmitía Alex eran verdaderos, aunque solo tuviera 7 años comenzaba a experimentar nuevas experiencias más allá de la amistad y el cariño de familia.

    — ¿Ryuu? Asi que ahí estabas…oh que bien está dormido, por fin podre hacer lo que deseado tanto tiempo —se decía en su mente la chica castaña, con lentitud pero emocionada se acercaba al lugar en donde se encontraba el chico de cabello azabache y ojos del mismo color.

    —ZzZzZ…—el chico dormía plácidamente para solo recibir lo que pronto se aproximaba, realmente el despertar y evitarlo no era muy de su agrado porque de todos modos ocurriría aunque supiera lo que pasaba a su alrededor.

    —Ahora que tienes los ojos cerrados podre probar…tus suaves labios, Ryuu…es como despertar a la princesa pero más bello —musita la castaña mientras se acercaba lentamente a los labios del chico de cabello azabache, él sabía que ocurría pero no tenía interés en evitarlo.

    —Solo hazlo…o terminare haciéndolo yo… —le decía lentamente a la mujer que casi lo besaba, ella al escucharlo se sorprende y termina juntando sus labios rosados con los de su amado.

    —Te quiero Ryuu…te quiero mucho…—pronunciaba inocente pero con felicidad la chica castaña, el beso era corto pero tierno y al separarse ella solo miro esos ojos hechizantes y fríos que mostraba el azabache.

    —Mayu…yo…—el chico de tan solo 9 años no sabía que responder ante esto, el también quería mucho a la castaña de ojos claros pero lo que no sabía era si como amiga…o como algo más que eso.

    Aunque de lejos y sin que ellos se percataran, los miraba una chica de cabello azabache y ojos marrón, sus ojos estaban cristalinos de la ganas de llorar o simplemente de querer morirse en ese momento sin saber… ¿Cuál era la razón?

    —Ryu…Ryu… ¿Por qué a todos los miras de manera especial y a mí con desprecio? —empezaba a llorar la pequeña poniendo sus dulces y suaves manitas en sus salinos ojos sin poder pararlo.

    ¿Qué porque estaba asi? Pues era sencillamente porque a pesar de tener 7 añitos y tan poco tiempo para entender muchas cosas, la pequeña Alex empezaba a experimentar sus primeros síntomas de amor, pero no cualquier amor si no que iba dedicado a su hermano ¿algún día ella sabría que no es su hermano? La niña sin pensarlo más salió corriendo hacia las calles concurridas de gente y caballos, como era de esperarse no se podía observar mucho por la gran cantidad de personas que ahí se ubicaban, la princesa se esconde entre un callejón medio oscuro, sombrío y peligroso sin parar de llorar; su hermano la hacía infeliz y de manera injusta.

    De repente una carreta de hermosa pinta y muy lujosa fachada se detenía cerca del callejón, la pequeña aun seguía llorando con todas sus fuerzas, hasta que ante ella se incaba un niño de 9 años claro la misma que su hermano pero mostrando una bella sonrisa haciendo resplandecer sus bellos ojos carmín.

    — ¿Te pasa algo? ¿Por qué estas llorando? —ella al mirarlo se noto que sus ojos se hacían más grandes de la impresión que este le provocaba, el niño era totalmente lindo y su sonrisa era soñada como la que deseaba algún día ver en su hermano Ryuu

    — ¿Quién eres? ¿Por qué sabias que estaba…alguien aquí? —exclamo la niña sorprendida, este al escucharla soltó una pequeña risita esto claro hizo que la azabache alzara una ceja sin saber mucho el motivo de su extraña pero hermosa risita.

    —Señorita Miller es mi deber informarle que usted nació para conocerme…no se preocupe porque esto no es malo —comentaba con un pequeño susurro el chico de ojos carmín, su cabello plateado con una mecha pelirroja se movía lentamente con el viento después de esas palabras tan suaves y misteriosas, ¿Qué habían nacido para conocerse? ¿Qué significaba eso?

    — ¿Entonces yo si debí nacer? Porque realmente estaba comenzando a dudarlo…—le respondía con demasiada inocencia ya que no entendía si esto realmente no era malo.

    — ¿Por qué preguntas eso? ¡Pero acaso no sabes que tú eres…! —pero de inmediato fue interrumpido por un pequeño golpe de su hermano mayor, su cabello era fino como el de el otro solo que este era totalmente pelirrojo, su piel era blanca y sus ojos igual de intensos con ese hechizante carmín que se mostraba.

    — ¡Red! ¿No sabias lo que reclama este reino? Si te sorprenden los dioses lo pagaras… —comentaba el hermano con una voz igualita o tal vez más fría que la su hermano de la chica, pero no tenía la mirada tan dura como la que le dedicaba cada día Ryu Ryu.

    — ¿Red? ¿Ese es tu nombre? —exclamaba mientras se levantaba Alex, sorprendida y atónita miraba a los dos chicos de ojos rojos carmín y mirada seria y hechizante.

    — ¡Oh no! Red es solo un estúpido sobre nombre que me pone este ridículo de aquí, mi verdadero nombre es Daniel Emile Valliere William y soy el príncipe del reino vecino, hemos venido aquí a visitar a la realeza de Londres para darle una calurosa gratitud —respondía el chico haciendo una reverencia, la pequeña sonríe de inmediato al escuchar que también era un príncipe.

    — ¿Pero le queda bien el nombre no? Bueno supongo que tú eres…Alexandra Marie Asakura Miller, la princesa de este reino ¿me equivoco? Y disculpa yo soy James Ethan Valliere William el hermano de este chico tonto —musitaba suavemente mirando a la bella y pequeña princesa mientras tomaba su fina mano y le transmitía un dulce beso.

    — ¿Eh? Bueno estoy segura que a mis padres y hermano les dará gusto recibirlos, después de todos son nuestros vecinos invitados, es un placer conocerlos…—contestaba el saludo la pequeña para terminar de limpiar los rastros de sus lágrimas y tratar de salir para conducirlos hacia su reino.

    —Espera Alex…antes de irnos dime… ¿Quién se atrevió a hacerte llorar? —la mirada del chico peli plateado y rojizo se torno seria y fría, lo que por un momento hizo a la chica acordarse de las palabras de su hermano haciéndola retroceder con miedo.

    —*¡Alexandra Marie tu no debiste nacer…nunca!* No Ryu Ryu, por favor déjame seguir a tu lado…soy tu hermana —susurraba entre sollozos la niña, los dos chicos se miraban entre si y asentían ante lo que veían, Daniel decidió levantar a la chica y la hizo mirarlo fijamente.

    —Alex… ¿Es tu hermano la causa de todo verdad? —las palabras de este chico eran mucho mas frías que las que escuchaba de Ryuushi, su mirada expresaba furia y a la vez tristeza, ¿Pero como era eso posible?

    —Mi hermano Ryuu al parecer tiene algo en contra mía…pero no logro entender lo que es, es mas nunca lo he entendido —le respondía apenas con fuerzas la azabache lo que hizo que este se enfureciera aun mas, ya que el chico tenía un secreto y algo que haría cambiar estas duras palabras.

    —Alex, te prometo que yo te protegeré…desde ahora y para siempre —dedicándole una sonrisa mas y empujándola levemente hacia la carroza, el hermano del chico solo suspiraba levemente mientras cerraba las puertas y se dirigían al castillo.

    Este chico era más extraño que el hermano, tenia suerte que la princesa Alex no supiera ni media palabra de lo que estaba diciendo, lo único que estaba seguro en ella era que al parecer también se había enamorado de la sonrisa de aquel chico de ojos carmín.

    —Puedo… ¿pedirte un favor? —le decía la pequeña al chico extrañamente lindo y serio, el al mirarla sonreía aun mas y asentía suavemente.

    —Claro…dime cual es —exclamo mientras la miraba con ternura, esta al notar su mirada se sonrojo levemente y correspondiendo la sonrisa.

    — ¿Me ayudarías a descubrir cuál es el problema de Ryuu, bueno de mi hermano? —le suplicaba juntando sus lindas y pequeñas manos, su mirada se notaba con miedo y confusión el chico al mirarla no pudo evitar reír un momento y asintió.

    — ¿Prometes que harás todo lo que diga? Bien entonces…yo te doy mi corazón por siempre pero cuídalo eternamente —y asi respondió Red ante la petición de Alex, esto era definitivo se suponía pero…hay muchos secretos aun por descubrir en la mirada de este chico nuevo.

    —Es-está bien…pero ¿prometes que lo ayudaras? —sonríe después de escuchar su respuesta.

    —Te doy mi vida como juramento, pero si él se atreve a hacer algo indebido…no tendré piedad ¿bien? —esto último hizo hasta que el hermano se impresionara, pero en fondo sabía que era lo que seguía.

    Y asi se desarrollara la historia, un hermano que no es capaz de sonreír, una madre falsa, un nuevo amigo muy extraño y misterioso y el dolor de una princesa, una linda princesa inocente y bella que probara de todo para poder sobrevivir o al menos volver a vivir…

    Y en el próximo Capítulo

    —Te advierto que yo…no dejare que lastimes ni un segundo más de tu vida a Alex…o te juro que lo vas a lamentar —

    —Hoy les presento a la familia Valliere William, son nuestros colegas de Francia…Ryuu espero que no tengas más problemas —

    — ¿Acaso estas esperando a que haga que este ridículo se vaya? Escucha Alexandra Marie, no pretendo alejarte de tu patético amigo…pero aléjalo de mi vida o yo me encargo de que pague por esto… ¿entendiste? —
    —Te lo advertí…Jan Ryuushi Asakura Miller vas a querer no haber nacido nunca —

    — ¡Ryuu, Mayu…esta…! —

    Capítulo 3: Un extraño pero muy poderoso invitado

    No olviden seguirme para saber la continuacion











     
    • Me gusta Me gusta x 15
  8.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    734
    Puntos en trofeos:
    317
    Pluma de
    Escritora
    Hola hermanita que bueno que haz seguido este fic veo que mis palabras funcionaron ok no pero me da gusto
    ver una continuación tan pronto además de larga solo te recomendaría que dejes minimo un espacio entre los
    dialogos o los parrafos es que a veces se confunde un poco noté también una leve falta de ortografía la palabra
    briza no va con z si no con s además debes cuidar la acentuación de los verbos pero eso a todo el mundo le pasa
    mmmmm el pequeño Ryu oculta sus sentimientos por Alex y de verdad aun es muy pequeño para experimentarlos así
    primero decir que la odia al recalcar que no es su hermana y luego solo al verla su pequeño corazón palpita rapidamente
    ¿Y desea darle un beso...? Awwwwwwww le tomo la mano... Aunque si fue cruel al decirle que nunca debió nacer...
    espero ansiosa el tercer capítulo cuídate sayo...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Vera Wolfe

    Vera Wolfe Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    14 Julio 2011
    Mensajes:
    169
    Puntos en trofeos:
    185
    Pluma de
    Escritora
    Q emocion!!! m djaste cn una intriga!!! :) pero eso si, no m gusta mucho la forma en q el pequeño Ryu trata a su "hermanita" para ocultar sus verdaderos sentimientos. Es tierno, pero a la vez ofensivo. Aobre todo al decirle que nunca debio haber nacido, ahi si q se paso.
    Bueno, espero ansiosa el proximo capi!!! Nos leemos:D

    Sayo:p
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Camilaignacia

    Camilaignacia Entusiasta

    Leo
    Miembro desde:
    2 Enero 2012
    Mensajes:
    117
    Puntos en trofeos:
    43
    Pluma de
    Escritora
    Bueno gracias por invitarme a leer , estubo interesante, me dejaste intrigada te odio, grrrr,, ahora tengo que esperar a la siguiente grrrr

    En tema de ortografia tienes buena redacción, y tildación escepto en esta palabrita

    —Lo-lo siento Joven Ryuushi no volverá a suceder…solo esperamos que baje pronto para que coman todos juntos —pronuncio lentamente y con nervios esto último aquella mujer sin mirarlo a la cara y saliendo rápidamente de esa grande habitación.

    Ese solo va con tilde por que esta hablando de algo único, unicamente , cuando no lleva tilde es cuando esta hablando de soledad!, nose si me entiendes?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Freya Scarlet

    Freya Scarlet Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    24 Marzo 2011
    Mensajes:
    559
    Puntos en trofeos:
    317
    Pluma de
    Escritora
    Gracias pór el aviso y perdón por contestar hasta ahoa one-chan pero es que estuve un poco ocuapada
    que puedo decirte ¡magnifico! dios esta historia empieza a atraparme más y más.
    Ese Ryu con su tonta actitud, si el mismo sabe que quiere a Alex, y ahora estos dos nuevos
    personajes que acaban de aparecer ¡genial!.

    Espero que haya celos por parte de Ryu para que se de cuenta de lo que se pierde al no querer
    a Alex, espero que Red si le de más cariño ya que ella se lo merece.

    ¡¡Me quede super intrigada espero conti pronto!!

    ¡¡Saludos y sayonara!! :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    AlexMarie Kagamine

    AlexMarie Kagamine Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Enero 2010
    Mensajes:
    778
    Puntos en trofeos:
    332
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - La leyenda del septimo cielo
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    13
     
    Palabras:
    4001
    Bueno uff perdon la tardanza espero no haya sido aburrida la espera pero bueno ya estoy aqui de nuevo y espero les guste


    Capítulo 3: Un extraño pero muy poderoso invitado.

    Horas mas tarde dentro del castillo de los Asakura Miller, la gran familia se disponía a dar una gran cena en honor a grandes invitados que provenían de Francia, la servidumbre estaba limpiando rincón por rincón del castillo mientras que los reyes caminaban de un lado a otro con una preocupación en la cabeza.

    —Ricardo, los invitados están por llegar y aun mi Marie no aparece…te juro que si llego a saber que le paso algo me volveré loca —musitaba con desesperación la reina Elizabeth caminando de un lado a otro, con el alma en un hilo y con los labios temblorinos que solo atormentaban a su marido.

    —Cálmate Elizabeth, asi no conseguirás que ella aparezca necesitas calmarte para encontrar una solución —comento el rey tratando de calmarla dándole unas pequeñas palmaditas en la espalda y mirándola algo exhausto que apenas si podía calmarse el.

    — ¡No me puedo calmar! El solo pensar que mi pequeña pueda estar perdida o simplemente alguien le haya hecho daño me mata de los nervios —juntando las manos y mirando hacia el techo la mujer trataba de pedir a los dioses por el bienestar de su pequeña.

    —Y dime… ¿Si hubiera sido nuestro hijo Ryuu? —pregunto susurrando el hombre y mirándola fijamente con ojos llenos seriedad y algo de decepción.

    —Yo…pues hubiera…Bueno la verdad es que… ¡Ryuushi es el mayor! El debe aprender a cuidarse solo…—respondió nerviosa la reina lo que hizo que Ricardo se sorprendiera y frunciera el ceño más que decepcionado de ella.

    — ¿Cómo puedes decir eso? Si Ryuushi si es tu hijo y tan solo tiene 9 años, necesita de tu protección y tu cariño, además desde que llego esa niña tan solo te preocupas por ella y es por eso que tu hijo ya no te guarda respeto como antes —le reclamaba el esposo con mucha seriedad y la mirada llena de decepción, su hijo si era de su sangre y Alex solo era para él una bastarda.

    —Pero Ryuushi solo ha demostrado que no sabe cuidar a su hermana, además ¿Cómo te explicas que Marie se haya perdido después de haber estado con el?—cuestionaba con mucho dolor la reina de tez blanca, su mirada comenzaba a entristecer y sus hermosos ojos esmeralda dejaban escapar una pequeña lagrima lo cual preocupo mucho al rey Ricardo.

    —Aun asi…pienso que eres muy cruel con tu propio hijo, tal vez esto no pasaría si hubieras hecho las cosas bien, tu desde un principio hiciste que Ryuu odiara a esa niña y además Elizabeth se la quitaste a una pobre mujer, ¿Qué respuesta le das a eso? —gritaba mientras respondía el hombre, la reina bajo la mirada en señal de arrepentimiento pero estaba decidida a terminar su misión con los dioses.

    —Ricardo, necesito que Marie este bien…porque tengo un secreto que confesarte…recuerdas que el día que nos trajeron a Marie yo te dije que su verdadero nombre era Ángelus, pues el problema de es que ella va a traer el cambio total como dice la profecía, ella tiene que gobernar los siete cielos del paraíso —le confesó con nervios y temblando de nuevo de los labios por la noticia mas grande que se haya contado.

    — ¡¿Qué dices?! Entonces la chica… ¿es la persona que buscaban los dioses? ¿Por eso la trajiste a vivir al castillo? —al fin el rey podía entender todo claramente, la pequeña tenía que estar bajo protección, aun asi levanto la mirada seria y tomo el brazo de su esposa con algo de fuerza.

    — ¡Oye que te pasa! ¡Suéltame! Me estas lastimando —la mujer trataba de zafarse con toda la fuerza que tenia, el hombre la miro con ira y la acerco a el desafiante.

    — ¡Escúchame bien Elizabeth! Si Ryuu llega a derramar una lagrima de dolor porque su madre no lo mira como quisiera o llega a pasar algo por tu culpa…te juro que te vas a arrepentir…te vas a arrepentir —totalmente molesto el rey Ricardo se aparto de su mujer y se fue lentamente hacia el comedor con la mirada mucho más fría que la que mostraba su hijo.

    — ¿Qué significa esa amenaza? —se quedo atónita ante esas palabras, ella también amaba a su hijo como para lastimarlo, pero en esos momentos lo único que le quedaba era cumplir los mandatos del dios supremo y además…su padre

    Transcurrieron varios minutos, el heredero de nombre Ryuushi bajaba lentamente las escaleras tallando sus profundos y oscuros ojos azabache, el sueño y la flojera de esa cena en él se hacía notable, además de que sabía que su hermana estaría ahí y no lo ponía muy feliz.

    — ¿Por qué tanto escándalo por una familia que ni conozco? Además estará esa niña y no me da mucho gusto saberlo —comentaba el chico cruzando los brazos y bajando una a una de las enormes escaleras del castillo.

    —Joven Ryuushi he venido a informarle que sus padres esperan en el comedor, y verlo ahí pronto…por cierto solo considérelo una pregunta ¿Ha visto a su hermana? —inmediatamente pregunto hizo una reverencia ante el príncipe de aquel castillo y temblando ya que sabía qué pasaría si el escuchaba la palabra hermana…

    —No Gertrudis no la he visto, pero más vale que aparezca pronto…o mi madre se pondrá mas histérica de lo normal —vaya sorpresa, el chico no había mostrado rudeza ni nada por el estilo estaba demasiado tranquilo para creerlo, termino de bajar las escaleras y de inmediato escucho que tocaban la puerta de su señorial castillo.

    — ¡Yo abriré! Espero que sea la Señorita Alex, o si no a su madre le saldrán canas verdes y… —la sirvienta y además ama de llaves se dirigió con rapidez a abrir la puerta del castillo y jalo el gran arillo de fierro, al abrir se quedo atónita con quien estaba en el recibidor.

    —Buenas noches Señorita venimos a una cena en este castillo, pero además traemos a alguien que nos encontramos en el camino —comento un chico de ojos carmín y peculiar sonrisa burlona mirándola fijamente a la cara.

    —Asi… ¿ustedes son los Valliere William? Pasen por favor que ya está listo todo…—exclamo con sorpresa la chica y miro a Alex preocupada.

    —Gertrudis ya no pongas esa cara…ya estoy aquí, por cierto ¿Mi madre está demasiado preocupada? —pregunto con inocencia la pequeña, los dos hermanos provenientes de Francia se miraron al mismo tiempo y después sonrieron.

    — ¿Alexandra Marie? ¿Pero que hace con esas personas? —el chico azabache se quedaba atónito al ver llegar a su hermana, su semblante cambio inmediatamente que vio que Red giro el rostro para ver el de el sonriéndole con cierto descaro.

    —Vamos Señorita Alex, su mama querrá verla arreglada para la cena —comento el ama de llaves empujando levemente a la niña para que subiera a su habitación y arreglarla, Alex no dejaba de sonreír lo cual hizo voltear a los dos chicos de mirada burlona y seria.

    —Red, por favor espérame un momento para que cenemos…prometo no tardarme nada —y asi la pequeña siguió a su nana pasando por alto a su hermano lo cual hizo que este se sorprendiera.

    — ¿Red? ¿Por qué lo conoce? ¿Quién es este chico? —de repente y sin notarlo al chico le hervía la sangre por dentro, su cabeza comenzó a doler de rabia y sus puños comenzaron a cerrarse y terminaron siendo apretados.

    — ¿Umm? ¿Tienes algún problema conmigo hombre? O quieres que lo averigüe yo —pregunto el peli plateado con picardía, el hermano suspiro y trato de parar a su hermano pero fue inútil.

    — ¿Me hablas a mi? ¿Quién eres? Para darte explicaciones, me puedes decir… ¿Por qué trajiste tú a Alexandra Marie a casa? ¿De dónde la conoces? —pregunto con mucha curiosidad y a la vez furia el chico de mirada fría, al otro le tenía sin cuidado su actitud y solo se acerco a él deteniendo con toda la fuerza que tenia la mano de Ryuu.

    —Te advierto que yo…no dejare que lastimes ni un segundo más de tu vida a Alex…o te juro que lo vas a lamentar —esas palabras estaban llenas de odio, resentimiento y sobre todo de amenaza, el azabache al escuchar solo rio pero después dirigía una mirada igual hacia él.

    —A mi no me amenaces que tú no eres nadie para mandarme y de una vez te advierto que no necesito de tus consejos porque yo no le tengo miedo a nada—su mirada hacia notar mas sus celos, tanto que su mano apretaba a la de él con fuerza y también mucha furia.

    —Yo te amenazo porque…porque… ¡Porque Alex es una niña llena de pureza! No sería justo que eso se manche por tu injusticia —comento sin saber que decir, el azabache ante tal c0nfesion se zafo con fuerza y sonrió.

    —No me salgas con tonterías, escúchame bien…aléjate de mi hermana o te juro que…—sin pensarlo el joven reflejaba sus celos más que nada, el ojicarmín rio con burla y lo agarro de la camisa con ira.

    — ¡Y tú! ¿Ahora si es tu hermana? En cuanto a que la tratas mal y le dices que la quieres ver muerta…te advierto que si la sigues lastimando el que se va a morir eres tú —le advirtió con los primeros celos que experimentaba el chico de bella sonrisa, el azabache tomo su brazo y lo aparto de él con seriedad.

    — ¡Ya basta Daniel! Quieres por favor comportarte…tenemos una cena importante y tu peleándote con el anfitrión —aparto a su hermano menor deteniéndolo de ambos brazos el chico de nombre James.

    — ¿Qué está pasando aquí? ¿Por qué el escándalo? —pregunto la reina que venía a avisar que pasaran al comedor, al notar que su hijo ya estaba comenzando a hacer alboroto tan pronto con sus muy importantes invitados supo lo que significaba.

    —Quiero…que te alejes y punto final…y ya te dije que tus amenazas a mi no me interesan —sonrió y se aparto caminando lentamente al comedor, al pasar cerca de su madre lo único que hizo fue negar varias veces en señal de decepción mientras era seguido por James.

    —Lo siento mucho Señorita Elizabeth, Red es un poco impulsivo esto no se repetirá de nuevo —comento con mucha vergüenza el pelirrojo y siguió caminando tras de Ryuu, el era el único de los dos hermanos que tenía mucha simpatía por él.

    —*Se nota que su madre lo detesta, o es que prefiere mas a la pequeña Alex… ¡Ah! Ahora veo porque Ryuu la odia tanto…son celos* Señora si me permite darle un consejo es mejor prestarle atención a los dos chicos…porque si no cuando algo malo pase…se va a arrepentir de no haber disfrutado de su amor —exclamo el chico de la mecha pelirroja mientras dedicaba una mirada desafiante a la mujer, esta se sorprendió sin entender ¿Cuál era la razón de lo que le estaba diciendo?

    — ¡Ya estoy lista Red! Espero no haber tardado tanto, ¿Eh? ¿Mamá? No sabía que estabas platicando con Red —decía la chica de los ojos marrón, extrañamente habían sido cambiados, tanta era su confusión hacia todo lo que estaba pasando que al ver la sonrisa burlona y risueña de su hija adoptiva le soltó una fuerte cachetada que dejo impactados a los dos presentes.

    — ¡¿Por qué te desapareces asi como asi?! ¡Eres una hija muy cruel! Solo me tienes preocupada y no avisas que estabas fuera de casa —la pobre mujer no pudo contener las lagrimas que tenía que dejar salir por la impotencia, la niña solo la miro y se fue corriendo en sus brazos abrazándola con ternura.

    —*Esta cometiendo…un grave error…un muy grave error* —mirando a las dos personas que estaban frente a él no pudo evitar preocuparse, sabía que Alex tenía que sufrir en algún momento y lo peor era no poder evitarlo con nada.

    —Lo siento tanto mami, es que mi hermanito Ryuu…estaba muy ocupado para jugar conmigo y quise salir a conocer gente nueva, no quería preocuparte —al notar la tristeza en los ojos de la princesa, la madre no pudo evitar enfurecer con su hijo…ya había presentido que todo era por su culpa.

    — ¿Asi que fue tu hermano el que no cuido de ti? —pregunto con enojo la reina, ante esta pregunta la pequeña recordó el beso que su hermano había tenido con su amiga Mayu.

    —No mama…es que Ryu Ryu estaba ocupado con Mayu y no quería interrumpirlos…además mi hermano no me quiere tan cerca de él y lo entiendo —contesto la chica de hermosos ojos marrón a su madre, el de ojos carmín por fin pudo comprobar que lo que decía era cierto…el motivo del odio de su hermano eran celos por el cariño de su madre.

    —Alex, es mejor que vayamos al comedor porque nosotros nos tenemos que ir pronto a casa, James dice que tiene que anunciarles algo —interrumpió la conversación el de 9 años, la mujer se sorprendió y frunci0 el ceño con mucha frustración.

    —Está bien pasemos al comedor, Alex hablaremos mas tarde de esto —y asi la reina Elizabeth camino al comedor seguida de los dos niños con una enorme confusión en sus rostros.

    Todos más tarde llegaban al comedor mirando a otros con recelo, con ira y otros simplemente con odio…Alex trataba de animar todo con sus sonrisas hermosas que solo ella sabia dar.

    —Bueno es momento de dar la cena en honor a nuestros invitados, por favor todos tomen asiento y pasemos al brindis —anuncio el bien vestido Rey Ricardo que tomo inmediatamente asiento y espero que los demás en el lugar lo hicieran.

    —Hoy les presento a la familia Valliere William, son nuestros colegas de Francia…Ryuu espero que no tengas más problemas —comento la reina del castillo, el rey la miro fulminante y enojo haciendo notar que no le agradaba que todo el tiempo culpara de todo a su heredero.

    —En si…no me interesa tener más problemas con esta persona no te apures mama —comento tomando el cubierto fríamente y mirando a Daniel con odio.

    —Bueno, disculpen si interrumpo tan de repente la cena tan deliciosa que han preparado, pero quisiera informarles algo…la familia Valliere William ha decidido quedarse a cuidar y proteger el reino de los Asakura Miller…por lo menos hasta los dioses quieran asi —comento el mayor de los hermanos, Red tan solo lo miraba y de inmediato a Alex la que se sorprendió y emitió un leve sonrojo.

    —Mmm… ¿O sea que deben quedarse a vivir aquí un tiempo? —cuestiono el rey Ricardo con cierta molestia seguida por una mirada retadora de Elizabeth que no soporto la actitud hacia los invitados.

    —Ricardo, por el amor de dios… ¿no puedes ser cortes al menos una vez? —comento la reina con severa molestia, el hombre solo la miro con rabia seguido de un chico de tez blanca y ojos azabache.

    — ¡Deja que mi papa haga lo que quiera! Además está también es su casa y el puede opinar lo que se le dé la gana ¿Entendido? —advirtió Ryuu que se levantaba de inmediato del asiento y daba un leve azotó a la mesa, su madre se sorprendió y después su mirada lo reto seguido de unas duras palabras.

    — ¡Tu cállate! A mí no me alces la voz, ¡Soy tu madre y me respetas! Además no me tienes nada contenta, no reclames cuando tú no cuidas de Marie…—enojada la mujer y mirando a su hijo con furia se levanto de la mesa y todos la miraron sorprendidos.

    — ¡No le grites a Ryu Ryu! El no tuvo la culpa de nada, en ese caso fue Mayu quien beso a…olvídalo pero no le grites a mi hermano —esto sorprendió aun mas a los presentes, Red estaba que ardía de celos, James en shock y Ryuushi impactado por estas palabras, aun asi su actitud no cambiaba.

    — ¡Tú no eres mi madre! Porque solo te preocupas por esta chiquilla que no tiene nada que hacer aquí, ella no es mi hermana, no es mi problema, ¡La odio! ¡Es solo esta maldita bastarda! ¡Y tú!—después de decir estas palabras la pequeña Alex se quedo en total impacto y tristeza, primero que la quería muerta y ahora este horrible problema.

    — ¿Acaso estas esperando a que haga que este ridículo se vaya? Escucha Alexandra Marie, no pretendo alejarte de tu patético amigo…pero aléjalo de mi vida o yo me encargo de que pague por esto… ¿entendiste? —el chico estaba con mucho dolor pero…era mejor a hacer que Alex se ilusionara.

    —Lo siento… ¿Pero porque dices esa palabra? ¡Somos hermanos Ryuu! —comento la niña tomando la camisa de su hermano mayor, el sentía su corazón a mil y de nuevo un gran dolor en su pecho.

    — ¡Cállate! Para mi tú no eres nadie…tan solo una intrusa que no veo el día de su partida, quiero que te vayas y me dejes en paz —trato de zafarse de su agarre mientras decía esto que atormento aun mas a la pequeña, Red ya quería matarlo en ese instante, los Reyes tan solo estaban que se los llevaba el demonio.

    — ¿Qué hago para que no me odies? Para que me quieras…—pregunto con muy pocas fuerzas la pequeña y su respiración estaba agitada, su madre se preocupo de inmediato seguida del francés de nombre Daniel.

    —Muérete…Muérete…o duerme eternamente —de nuevo escuchando muerte de parte de lo que más quería, sus fuerzas se iban poco a poco.

    — ¡No por favor! Ryu Ryu yo si te quiero…quiero que tu…—pero de inmediato fue interrumpida por una fuerte cachetada de parte de su hermano y dejándole su mejilla blanca y suave con una marca y algo de sangre.

    —Pero…yo no Alex…yo solo amo a…a…Mayu —al escuchar esto la pequeña ya no soporto mas y sus hermosos ojos se hundieron en tristeza, los reyes por fin habían entendido al igual que el chico de ojos carmín…Alex…o su Marie…estaba enamorada de su hermano Ryuu.

    — ¡Ryuushi ya basta! Déjala en paz…—grito la reina acercándose a su hija para calmarla, su mirada estaba llena de culpa y dolor al ver esa terrible escena.

    —Ryu Ryu…no me quiere…solo me quiere ver muerta…muerta —decía la chica mientras sus brazos bajaban de debilidad e impresión.

    En ese momento sonó la puerta, todos alzaron la mirada para saber quién era, el rey se levanto para asomarse al recibidor y al ver quien era emitió una linda sonrisa.

    — ¡Ryuu, Mayu…esta…! —decía lo cual hizo que la pequeña quisiera correr, al hacerlo su fuerza solo pudo llegar a la puerta que daba hacia el jardín y de inmediato fue sujetada por el chico de mecha pelirroja frunciendo el ceño.

    —Te lo advertí…Jan Ryuushi Asakura Miller vas a querer no haber nacido nunca —en ese momento sus ojos carmín se tornaron a negros muy profundos y sin vida.

    —Marie…mi pequeña Marie…Ryuushi, eres un total monstruo—comento la reina acercándose a su hija para ver qué pasaba.

    —No te equivocas Elizabeth, el monstruo eres tu…solo tu—comento el esposo y se acerco a su hijo abrazándolo mientras las lágrimas por parte de este eran inevitables.

    Todo sería muy difícil a partir de este momento, Ryuu ya se había echado un enemigo mortal…y además el ya no sabía si realmente odiaba a su hermana o tal vez solo eran…celos.

    En el próximo capítulo.

    —No llores más Alex, te juro que yo estaré a tu lado para siempre —

    —Han pasado muchos años desde ese día, pero ahora sé que me pasaba…te amo Alex...no puedo verte cerca de ese estúpido—

    —Red, dime que…cumplirás tu promesa, ya no quiero sufrir mas—

    —Alex estoy loco por ti, asi que tan solo…ámame a mí—

    —Estoy enamorada…pero es de Ryuu…siempre será de Ryuu—

    Capítulo 4: Sentimientos fluyendo entre tú y yo.
     
    • Me gusta Me gusta x 13
  13.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    734
    Puntos en trofeos:
    317
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola hermanita! Aquí estoy aunque esta vez no me hayas avisado de tu continuación
    pero sabes muy bien que la esperaba bastante ansiosa (Tanto que no dejaba de acosar tu perfil XD ok no así)
    wow me sorprendiste mucho ya que te quedo muy larga lo cual es bastante bueno tu narración en cuanto a
    la descripción se refiere a mejorado sin embargo veo que se te escapan algunas tildes a todos nos pasa no te
    preocupes sin embargo trata de cuidar eso ya que a veces la colocación de un acento o tilde le da otra pronunciación
    o enfasis a la misma con práctica todo se logra y otro wow si que las cosas se estan poniendo intensas ahorací el rey saco
    la casta para defender al pequeño Ryu de la dureza de la reina Elizabeth aun cuando él si es su hijo legitimo. Y que decir
    creo que el principe Ryu ya esta celoso o si de que alguien más se acerque a Alex y por supuesto vea sus virtudes y lo
    linda que es me has dejado muy intrigada esperando por el capítulo cuatro cuídate sayo
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Fabian

    Fabian Adicto

    Tauro
    Miembro desde:
    17 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,642
    Puntos en trofeos:
    391
    Pluma de
    Escritor
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Nilmar M

    Nilmar M Entusiasta

    Escorpión
    Miembro desde:
    22 Noviembre 2010
    Mensajes:
    84
    Puntos en trofeos:
    53
    Pluma de
    Escritora
    Amiga, me gusto mucho tu historia
    Esta súper emocionante, imaginen el próximo capitulo
    Amiga, si puedes avisarme cuando saques el próximo capitulo te lo agradecería muchísimo
    Bueno amiga hasta aquí llego, sigue escribiendo así.Bye.Besos.YEIH!!!...:D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16.  
    Bloody pain

    Bloody pain Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Junio 2011
    Mensajes:
    165
    Puntos en trofeos:
    51
    Pluma de
    Escritora
    Ah... no sabes lo lindo que es respirar aires frescos. Principalmente adoro la buena ortografía, yo sin ésta no vivo xD.

    Aunque eso sí, linda, quisiera anotarte un par de cositas para que las tengas en cuenta:
    Primeramente, un diálogo jamás se finaliza con otro guión, sino que se pone punto aparte, como si estuviéramos terminando un párrafo normal.
    Primero, la primera palabra del diálogo siempre va pegada al guión: —¡Oye [...]
    Además, te aconsejo poner comas luego de cada signo de admiración. ¿Por qué? Pues porque recuerda que los signos bilaterales son signos de puntuación y, si no pones comas (,), dos puntos ( : ) o punto y coma ( ; ) después de éstos, la pausa será como la de un punto seguido(.). Así como lo tienes, la frase suena así: "Oye qué te pasa. Suéltame. Me estás lastimando."
    ¿Ves? La oración se daña y toodo se vuelve incoherente. Yo te aconsejo algo como "¡Oye qué te pasa!, ¡suéltame!, me estás lastimando.
    Por supuesto, al ir comas, la siguiente palabra incia en minúscula.
    Eso sería todo por ahora, linda.
    Encantada de leerle.
    ¡Besos!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    George Asai

    George Asai Maestro del moe

    Aries
    Miembro desde:
    15 Mayo 2011
    Mensajes:
    964
    Puntos en trofeos:
    366
    Pluma de
    Escritor
    Bueno ya te remarcaron lo técnico hermanita, así que nada más te recomenaré que leas los puntos y comas del escrito, porque a veces describías un poco y luego decías mucho. No es un error pero ciertamente pudiste haberlo hecho un poquito mejor.

    La trama es interesante, este último capítulo me demostró cosas increíbles, no sé si sean celos, pero eso de amor entre hermanos pinta para mucho, el personaje que más me gustó fue Ryu, el tipo es un badass y sabe bien que no debe estar con su hermana, Elizabeth fue el peor personaje para mí, siempre preferente por la profecía. La protagonista pues no me va ni me viene, quizá porque no me he acostumbrado a ella.

    De ahí puedo decir que para tener tres capítulo tu obra pinta bastante bien, necesitaré poder leerla más a fondo para darte una mejor opinión.

    Gracias.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Freya Scarlet

    Freya Scarlet Usuario popular

    Escorpión
    Miembro desde:
    24 Marzo 2011
    Mensajes:
    559
    Puntos en trofeos:
    317
    Pluma de
    Escritora
    Hola hermanita, gracias por avisarme de la conti, disculpa si me tarde un poco jeje n_n,
    en fin ¡¡la dejaste en la parte más interesante!! me quedé con ganas de más, ese Ryuu no acepta
    que ama a Alex, ya aceptalo esos celos son de amor y no de odio, pero bueno quién soy yo para decirlo,

    Ay me dio algo de tristeza la parte donde Ryu le dijo a Alex que la odiaba y que después la abofeteo fue
    muy triste y cruel, y también me intriga la actitud de los reyes (los padres de Alex y Ryuu) acerca de sus hijos
    ¿será que de verdad la reina odie a Ryuu?, bueno eso lo veremos más adelante.

    ¡¡Ahh! ya vienen las partes románticas ¡¡mis favoritas!! jeje yo enseguida con mi espiritu romantico, pero bueno
    espero conti con ansias.


    ¡¡Saludos y sayonara!! :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Darky Lady

    Darky Lady Entusiasta

    Libra
    Miembro desde:
    8 Marzo 2012
    Mensajes:
    59
    Puntos en trofeos:
    33
    Pluma de
    Escritora
    Gracias por invitarme, estaba con ganas de leer algo y apareció la oportunidad.

    CAPÍTULO UNO:
    Pobre señora, le arrebataron a su beba recién nacida:( .
    Que es un Angelus, me quedé con esa duda:confused:.
    Ojalá Alex algún día se entere de que Elizabeth no es su verdadera madre.

    Te comento solo el primer cap porque no me da el tiempo, by.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20.  
    marinamanaphy

    marinamanaphy Entusiasta

    Sagitario
    Miembro desde:
    26 Febrero 2012
    Mensajes:
    51
    Puntos en trofeos:
    26
    Pluma de
    Escritora
    acabo de leerlos tres capitulos y ya me ennganche solo con el primero.
    la madre ryu y alex no hace bien en querer a uno mas que al otro pero me parece muy bonito como red quiere proteger a alex. continualo pronto :DDDDD
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página