1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Long-fic Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Kikyo-sama, 18 Junio 2007.

Cargando...
?

¿Te gusto mi fic y pedirias que lo continuara?

  1. Si, y me gustaria que lo siguieras

    55.6%
  2. No, y no lo continues

    11.1%
  3. Si, pero no lo continues

    0 voto(s)
    0.0%
  4. No, pero continualo si quieres

    11.1%
  5. Me da igual...

    22.2%
Se permite votar por más de una opción.
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    1381
    Inu-yasha: una nueva vida

    Inu-Yasha: Una nueva vida

    Capitulo 1: Aparece Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko

    Introducción:


    Aparece la tumba de Kikyo, que se abre y con el viento salen sus cenizas, que, fueron al pozo y entraron, en el medio aparecieron las serpientes cazadoras y le trajeron unas almas, aparece, de las cenizas una luz brillante que se transforma en una mujer, y al mismo tiempo, en otras partes aparecen luces con las formas de: Kagura, Sara y Kagome (la de siempre no, otra que sale en el fic de mire-chan)

    Pasaron 8 años desde l incidente de Naraku y la perla de Shikon. Kagome ya tenía 23 años, con un trabajo de camarera en un restaurante de fideos y seguía visitando el Sengoku cuando tenía tiempo. Inuyasha seguía igual de terco como siempre. Shippo tenía unos 15 años. Sango tenía 26 años y seguía igual que siempre. Miroku tenía 27 años y vivía junto con Sango y sus hijos en la cabaña de Kaede que ya era difunta.
    Un día todo se reunieron en el pueblo a recordar momentos como cuando se conocieron y como, sus batallas… En un momento se acordaron de Kikyo.

    -Flash Back-
    Estaba Kikyo sentada junto a Inuyasha diciéndole si quería ser humano, este se lo piensa y le dice que si.
    (Otro) El momento en que kikyo le lanza la flecha selladora a Inuyasha.
    -Fin del Flash Back-

    En ese momento (no tiene nada que ver con esto) aparece en un fondo negro una bola roja con burbujitas por adentro (como las de IKEA) que se cae y se rompe en mil pedazos como la perla de Shikon.



    El grupo de Inuyasha esta en el pozo hablando de cosas que les pasaron, hasta que aparece una mujer, muy parecida a Kikyo, con el pelo castaño, suelto y tan largo que le llega al suelo, el flequillo como Seeshomaru, los ojos, los mismos que los de Kikyo, bestia un chihaya, la vestimenta de las miko (sacerdotisas), una armadura azul que le cubría desde por encima de los pechos hasta los glúteos, un arco como el de Kikyo y al lado izquierdo una espada. Parecía estar muy asustada y preocupada-
    - ¿Como te llamas? – le pregunto Kagome.
    - Mi nombre, Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko

    Todos al ver que su nombre estaba compuesto por los que conocían la miraron atentamente.

    - ¿Y de donde vienes? - le dijo Miroku
    - No lo se no me acuerdo de nada. Lo único que tengo es esto.

    Ella saco una esfera roja con burbujas dentro, esta estaba partida por la mitad.

    - Esta esfera son los recuerdos. Al tener solo la mitad me acuerdo solo de algunas cosas. – dijo la extraña chica.
    - Por eso estabas tan desorientada – le dijo Sango.
    - Este árbol… sucedió algo aquí…junto a este pozo… - se dijo ella tocando el árbol con la mano derecha.

    Del árbol salio un brillo rojo, y Kikyo saco de la marca de la flecha que sello a Inuyasha, un fragmento rojo.

    - Esto es lo que ando buscando – dijo mirando el fragmento – Son los fragmentos de mis recuerdos. Por cierto, ¿Cómo os llamáis?

    Así, cada uno se presento ante ella y la llevaron a la aldea.
    Cuando anocheció la llevaron a una cabaña para que cenara con ellos. Después, Kagome se fue a su época y todos se fueron a dormir. Kikyo se levanto en medio de la noche por una voz que oyó que decía: “Kikyo, Kikyo...”. Ella se fue al bosque hacia donde se escuchaba la voz, de entre la maleza apareció una forma humana que se acerco hasta ser divisada, era un hombre con una túnica azul oscuro y un báculo, tenía el pelo azul también.

    - ¿Eras tu quien me llamaba? – le dijo Kikyo asustada.
    - No te preocupes, no te are nada. Solo quiero ayudarte. – le dijo el brujo
    - ¿Como pretendes ayudarme? – le dijo con voz dudosa.
    - Fácil, yo se como puedes recuperar tus recuerdos.
    - …
    - Solo tienes que darme la mitad de la esfera.

    Kikyo se la dio y el brujo hizo que se convirtiera en un vapor rojizo.

    - Así solo tendrás que andar y poco a poco iras recuperando todos tus recuerdos.
    - Gracias – le dijo con voz dudosa.
    - Pero claro esta que todo tiene un precio.
    - ¿?

    Kikyo se quedo en guardia pero el brujo la paralizo contra un árbol. Luego la despojo de sus vestimentas y le chupo una de las piernas.
    Ella recupero un poco de su memoria en ese momento y también recupero sus poderes, contraataco con su poder espiritual, el cual, el brujo fue apartado un metro de distancia. Concentrándose tanto hizo que el viento se levantara con un poder que se veía blanco esparciéndose por el viento, esta a la vez se quedo con un brillo blanquecino alrededor de su cuerpo. Esto hizo que el brujo se quemara y desapareciera dejando solo sus cenizas.
    La chica salio corriendo hasta que se tropezó y al subir la cabeza se encontró con un yokai de aspecto apuesto, con el pelo plateado y largo, los ojos de un tono dorado bellísimo y de mirada fría. Era Seeshomaru.
    -¡Pero que hace señorita! ¡Cúbrase un poco! – Dijo Jaken a la chica desnuda y aturdida.
    -Es usted muy bonita, ¿Cuál es su nombre? – Dijo Rin ya con 15 años.
    -Me llamo Kikyo, Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko.
    -Que nombre mas largo. ¿Cómo te gusta que te llamen?
    -Como queráis – Dijo distraída por Seeshomaru.
    -¡Vamonos! – Dijo el yokai como si nada y con prisa.
    -¿No es esta tu ropa? – Dijo Rin enseñándole una pieza de ropa que había encontrado.
    -Si

    Kikyo se cambio rápido detrás de unos arbustos y siguió al grupo.

    -------------------------------------

    Nose si os habra gustado pero bueno....espero que si! s mi primer fic q escribo osea q no seais muy brutos eh!
    espero opiniones!
     
  2.  
    inu-irz92

    inu-irz92 Guest

    Re: Inu-yasha: una nueva vida Cap.1

    Hola!!
    a mi me ha gustado mucho tu fic!!
    y q nombre más largo tenía Kikyo xD
    me ha encantado.
    espero q la continues pronto!
    tienes mi apoyo! ^*

    Sango
     
  3.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    2240
    Inu-yasha: una nueva vida Cap.2

    Capitulo 2: Comienza el amor y las discusiones

    Pasaron 2 días después de eso, Inuyasha y sus amigos pensaban que habría vuelto a su tierra. Mientras el grupo Seeshomaru se iba acostumbrando, Kikyo empezó a recordar muchas mas cosas como las artes marciales, las flechas, como usar la espada, la transformación…
    Un día Seeshomaru empezó a pensar en que que pinta un yokai como el acompañado de dos humanos, antes con Rin era suficiente pero, ¿Con una sacerdotisa guerrera? Ni siquiera sabia si era humana o no porque, su aspecto era como tal, pero, ¿Cómo un simple humano podía conocer la técnica de transformación, y la magia?

    -¡Rin, Kikyo!
    -¿Que quiere señor Seeshomaru? - Dijo Rin.

    Sin rodeos Seeshomaru les dijo que una de las dos se tenía que ir a una aldea.

    -¿Y quien de las dos será? – Dijo Kikyo pensativa.
    -Eso dependerá de vosotras.

    Mientras caminaban Rin y Kikyo discutían por lo de quien se quedaría con el yokai y quien tendría que irse del grupo.

    -¡Ay! Amo Seeshomaru ya no las soporto, tanto griterío. – Le dijo Jaken enfadado. – ¿A quien elegirá?

    Seeshomaru se quedo en silencio pensando.

    Pasaron dos semanas desde lo prometido y las dos chicas seguían discutiendo, hasta que Kikyo acabo perdiendo los estribos y le dio una bofetada muy fuerte a Rin. Seeshomaru se enfado mucho y le dijo:

    -¡Ya basta! Nadie te dijo que podías seguirnos, hasta ahora te soportábamos pero esto ya es demasiado. – Le dijo muy enfadado

    Kikyo furiosa a mas no poder, se acopado de una de sus personalidades, ¡Era una gata!

    -Nunca te metas con una raza superior a la tuya. – Le dijo realmente enfadada y con un poder que se dispersaba y levantaba el viento fuerte y bruscamente.

    Seeshomaru se quedo paralizado al ver tanto poder acumulado y al ver que esa “mujer” era mucho más fuerte que él.
    Las orejas humanas de Kikyo se habían convertido en dos orejas negras de gato sobre su cabeza, le salio un rabo también de gato negro y unos bigotes de gato.
    La chica hizo una explosión de poder con la cual esta se desmayo. Seeshomaru se acerco poco a poco a ella pero cuando estaba a un paso de ella, ella salto furiosa e intento arañarle la cara pero fallo y salio corriendo.
    Seeshomaru sin darle mucha importancia pero asustado por dentro, dio media vuelto y siguió su rumbo.
    Sin dejar de pensar en lo que paso, Seeshomaru y Rin seguían andando en un silencio que daba escalofríos, hasta que Jaken interrumpió el silencio.

    -¿Cómo puede haber alguien mas poderoso que mi amo Seeshomaru? No me lo imagino, encima una mujer…
    -Eso no era una mujer – Dijo Seeshomaru sin mirar a nadie y pensando en las palabras que le dijo Kikyo.
    -Entonces… ¿Qué era? – Dijo Rin asustada.

    Seeshomaru se quedo en silencio. Rin y Jaken sintieron un presentimiento de que algo pasaría mientras el taiyokai miraba una meseta con atención.

    -¿En que esta pensando señor Seeshomaru? – Dijo Rin con curiosidad.
    -Allí es a donde nos dirigimos.

    Sin decir un porque el grupo se dirigió hacia la meseta.
    Mientras en la Aldea donde Inuyasha y el resto estaban, Inuyasha no paraba de estar preocupado por esa chica que le recordaba tanto a Kikyo y a su madre.

    -¿Que te ocurre Inuyasha? – Le dijo Kagome sentándose al lado de el que estaba en el prado acostado.
    -Sigo preocupado por esa chica, no se, algo me dice que no se fue así porque así…
    -Tienes razón lo mejor será ir a buscarla, no vaya a ser que le haya pasado algo…

    Así fue como el grupo de Iuyasha fue en busca de Kikyo.

    Seeshomaru y los suyos ya estaban en el pie de la meseta hasta que Seeshomaru se para y le dice a Rin:

    -Tú quédate aquí. Después te vendrá a buscar Jaken.
    -Si señor.
    Seeshomaru y Jaken siguieron a paso ligero dejando atrás a Rin y al dragón que siempre les acompañaba. Llego la noche haciendo que el rosa de la tarde fuese azul estrellado con la luna creciente allí, arriba en el cielo brillando. El frío yokai la miraba, pero con unos ojos visiblemente tiernos. El lugar donde estaban era precioso, era una simple parte sin arbole, pero con el mar en paz en frente y eso le daba un toque especial cuando anochecía. Decidieron pasar la noche allí, mañana ya seguirían.
    Jaken ya estaba dormido, pero Seeshomaru estaba en un árbol, pensativo pero a la vez alerta, hasta que escucho un ruido y olfateo el suave olor de una mujer mezclado con el aroma de los gatos, el lo siguió hasta unos arbustos, entre los arbustos se encontró con Kikyo, que seguía enfadada y estaba gruñendo. Seeshomaru intento acariciarla, ¿significara esto que empieza a sentir algún sentimiento en su oscuro corazón?, en fin… Justo cuando le iba a acariciar la “chica” le araño la cara, dejándole tres rayas de sangre que segundes después empezaron a chorrear un poco de sangre, justo después del arañazo la “gata” se fue muy rápido.

    Mientras, el grupo de Inuyasha, seguía su camino hasta que Inuyasha olfatea un olor muy curioso, pero ya era tarde y habían decidido acampar donde estaban.

    A la mañana siguiente, los dos grupos se habían levantado pronto en busca de aquella preciosa joven.
    Seeshomaru y Jaken ya estaban en lo que seria la parte central de la meseta, que estaba un poco desértica pero a unos metros ya se podían divisar prados verdes. En el momento en el que llegan aparece Kikyo que les dice:

    -Ya ha llegado la hora. Enfréntate ante mí si crees que eres más fuerte que yo. – Le dijo en un tono de superioridad – Dudo mucho que puedas vencerme, solo eres un can (perro), un triste yokai can.
    -Antes dime, ¿Que es lo que eres? – Le dijo el yokai dispuesto a luchar.
    -Yo soy una raza superior a humanos y yokais, yo soy varios seres en uno, se puede decir que so un todo en uno.
    Después de eso los dos se pusieron en posición para empezar la pelea. Antes de empezar Kikyo empezó a hacer que una melodía sonara y empezó a cantar una canción titulada dragonfly (http://www.youtube.com/watch?v=DVnhw-cjpCk).

    Mientras cantaba esa canción también luchaba contra Seeshomaru.
    Kikyo primero atacaba con arañazos y las patadas y Seeshomaru los esquivaba, luego ella utilizo poderes psíquicos, agarraba piedras y troncos con la mente y se los tiraba a el. Seeshomaru saco el látigo y empezó a pegar con el a Kikyo, esta esquivaba casi todos saltando por los troncos de los árboles que los rodeaban, ella siguió con los ataques frontales, las patadas y los arañazos, él, sin embargo esquivaba y de vez en cuando le daba con el látigo. Ella no tenía piedad, pero, ¿Qué le pasaba a Seeshomaru? Todo se animo cuando le dio un golpe lateral a Kikyo con el látigo, pera esta utilizo uno de sus mejores ataques de velocidad y agilidad, que consistía en crear visiones que saltaban por 4 árboles, que estaban posicionados como los puntos cardinales, cuando saltaba y llagaba al tronco, sin apoyarse, con la punta, daba un salto hacia el oponente y le daba una patada, esta al llegar al contrincante desaparecía, así tres veces hasta que la cuarta por la parte de atrás le daba el golpe de gracia. Seeshomaru confuso por el golpe cayó de rodillas pero pronto se recupero y vio que Kikyo, por falta de equilibrio, estaba en el suelo, era el momento ideal para contraatacar y así fue, dándole un buen golpe con el látigo le rompió la armadura. Ella también se hizo daño, y mucho daño, nunca nadie le había echo cosa semejante. Aceptando su derrota, (cuando la canción hace una pausa larga y esta a punto de acabar) hizo caer la armadura y su ropa quedando completamente desnuda, Seeshomaru cerro los ojos y aparto la mirada hacia la izquierda, luego Kikyo camino despacio hacia el yokai, cuando llego lo agarro de los hombros, poniéndose de puntillas le hizo girar la cara hacia ella y lo beso. Seeshomaru asombrado la aparto bruscamente de sus labios, en ese momento apareció Rin, toda espantada se puso a llorar e inclino la cabeza hacia abajo y se fue corriendo, el yokai la miro y luego giro la cara hacia Kikyo.

    -¿Por qué me besaste? – Le dijo un poco enfadado.
    -Mis leyes dicen que si un hombre es capaz de vencerme me tengo que casar con el – Le dijo ella con los ojos cerrados – Siempre ha sido así, y así será, tu me has demostrado que eres digno de mi.

    Seeshomaru no dijo nada, se quedo cayado y se fue. Kikyo lo siguió y él la dejo. El yokai fue en busca de Rin, pero cuando le dijo lo quería hacer a Kikyo, cuando se dio la vuelta ya no estaba.

    -Ve a hacer lo que tengas que hacer, luego ven aquí y búscame. Te estaré esperando. – Le dijo la voz de Kikyo sin que esta se mostrase.

    Seeshomaru se fue. Cuando atardeció, el cielo estaba en un tono rojo anaranjado, se encontró a Rin llorando debajo de un árbol no muy alto. Él se acerco, no mucho, y le dijo:

    -Lo siento.
    -¿Esque no lo entiendes? – Le dijo ella llorosa. – Seeshomaru, yo, ¡Yo te quiero!

    Seeshomaru cerró los ojos y le dijo:

    -Ven, te llevaremos a algún pueblo que encontremos.
    -…

    Él y ella se fueron a buscar a Kikyo que los estaba esperando. Después se marcharon por un camino que les llevaba a una aldea cerca de donde estaban.
    A medio camino, Kikyo capto un olor que le llamo la atención. Ella salto hacia unos arboles y, ¿Adivina con quien se encontró? Con Inuyasha y su grupo.
    En ese momento Seeshomaru e Inuyasha estaban dispuestos a pelear, pero entonces Kikyo dijo:

    -Déjamelo a mí, yo me encargare de ese chucho.
    -Como tú quieras.
    -No me será tan difícil vencerte – Dijo Inuyasha con seguridad.
    -Yo al ser tu no estaría tan confiado.

    A Kikyo le volvieron a salir esas orejas de gato y el rabo.

    -¡Una gata eh! Genial, no soporto a los de vuestra especie.

    ----------------------------------------------------------------------------------

    espero que os haya gustado la 2º parte, si puedo mañana hos hago la conti tened pasiencia ;)
     
  4.  
    inu-irz92

    inu-irz92 Guest

    Re: Inu-yasha: una nueva vida

    Hola!!
    me ha gustado mucho la conti!!
    beuno, con lo de la ortografía puedo decirte, que en tu fic no has cometido muchas faltas, pero hay partes en que he visto. Por ejemplo: capto. "captó"
    Lo que te digo, es solo para ayudarte a mejorar. ok? espero que no tardes en seguirla!!
    tienes mi apoyo! ^^
    besos

    de: sango-chan *sango y kirara* *kirara*^

    por cierto, he visto el video de la canción. es muy xula!! ^*
     
  5.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    1354
    Inu-yasha: una nueva vida Cap.3

    Capitulo 3: buscando la aldea perfecta

    Inuyasha y Kikyo se disponía a luchar. Seeshomaru pensaba en como, si el nunca pudo vencer a Inuyasha, ¿Cómo lo podría hacer ella?

    -Escoge tu arma. – Dijo Kikyo, mirando la espada de Inuyasha.
    -Yo ya la tengo, ¿Qué vas a utilizar tú?
    -Ya lo veras. ¡Vamos ataca de una vez!

    Ella ataco primero haciendo aparecer unos bonboris y así atacando lateralmente a Inuyasha, este se defiende con su espada y contraataca con un sakon tesso, pero Kikyo lo esquiva perfectamente saltando hacia la rama de un árbol, Inuyasha la sigue, Kikyo, a la velocidad del viento y tan ágil como tal, se va de la zona hasta que el resto no los pueden seguir, ella cada vez va más rápido e Inuyasha ya no la puede seguir, Kikyo saltando de rama en rama le rodea, pero él esta confuso y no sabe que hacer, entonces sale Kikyo de donde estaba y grita:

    -¡Ameesso!

    Este ataque consiste en saltar sobre el enemigo, agarrarse con las piernas de modo que puedas darle 1.000 arañazos a mucha velocidad en la cara. Eso hizo que Inuyasha perdiera la vista temporalmente. Kikyo aventajada, agarro una lanza y empezó a girarla dándole con ella al indefenso Inuyasha, este recupero la vista y le dio un golpe lateral con la espada a kikyo, que, esta, con un movimiento de muñeca le quito la espada y luego se puso sobre las dos manos y empezó a girar sobre si misma haciendo, que así, le diera unas patadas a Inuyasha. Después lo combino con el fuego pero, gracias a la túnica de las ratas del fuego, Inuyasha no se quemo. Los dos volvieron a donde estaban los demás, Kikyo saco de no se donde, un látigo de fuego: el Hebi Shitahi. Esta arma la heredo de uno de sus padres, un demonio serpiente de fuego. Con el Hebi Shitahi empezó a dar golpes elegantes a Inuyasha que lo dejaron medio moribundo, entonces Kikyo hizo desaparecer el látigo y cogió el arco y la flecha, poniéndose así arriba de Inuyasha, que estaba tumbado, y apuntándole con el arco.

    -Me parece que has perdido y yo he ganado.

    Todos se quedaron boquiabiertos al ver tal espectáculo, sobretodo Seeshomaru y Kagome.

    -No puede ser… - Se dijo a si mismo Inuyasha asombrado.
    -Yo ya he terminado. ¿Nos vamos?

    El grupo de Seeshomaru se dirigió al lado contrario al camino de Inuyasha.
    Después de unas horas de caminata, llegaron a una aldea llena de personas, Rin pregunta quien era la persona que dirigía esa aldea. Le contestaron que era la gran anciana Katae, que vivía en la cabaña más grande de la aldea. El grupo se dirigió hacia allí, cuando llegaron se encontraron con la anciana, se parecía mucho a Kaede, con el pelo blanco y un kimono rosado y un obi naranja con decoraciones florales.

    -¿Que quieren de esta aldea? – Dijo la anciana tomando el te de espaldas a ellos.
    -Vera…
    -¡Un yokai! Espero que sea importante.
    -Querríamos pedirle que Rin se quedara con usted. – Le dijo Kikyo amablemente.
    -¿Rin? Si quiere quedarse antes tendrá que pasar unas pruebas.

    Rin estaba dispuesta a pasar esas pruebas por Seeshomaru.
    La primera prueba consistía en limpiar la casa como los chorros del oro. Había decidido empezar por los muebles. Seeshomaru y Jaken se habían ido. Con un plumero empezó a sacar todo el polvo, haciendo que esta empezara a estornudar y se le metiera por los ojos, cuando estaba limpiando una mesa por poco se le cae n jarrón. Luego limpio los suelos. Ya había limpiado el suelo de la cocina, de las habitaciones y casi todos, solo le faltaba el pasillo grande, un pasillo ancho y largo que estaba al lado del jardín. En este Kikyo la ayudo, se puso la cinta y empezaron a correr a gatas con el trapo, así hasta que todo quedo brillante y luminoso. Las dos agotadas decidieron hacer un pequeño descanso.

    -¡Arriba que esto no se ha acabado! – Les grito la anciana Katae.
    -(A coro) ¡Siii!

    La segunda prueba consistía en lavar a los cinco gatos de Katae. Eso resultaría todo un problema ya que los gatos odian el agua. Empezó con el más simpático, Kuri, que era blanco de pelo corto y ojos amarillos. Este se sujeto al brazo de Rin y le dio un arañazo, Kikyo dijo que le tapara los ojos, así, este se tranquilizo y lo pudieron bañar en el río que cruzaba el jardín de la anciana. La segunda era amarronada con ojos azules, se llamaba Kanni. Esta le mordió la mano y salio corriendo, entonces Kikyo la atrapo con una caja de madera y la bañaron sujetándole con una cuerda las patas. El tercero era naranja y blanco con los ojos verdes oscuros, se llamaba Wishka.
    A este le gustaba mucho dormir y lo bañaron mientras estaba durmiendo. La cuarta, Cata, era la más pasiva y se dejo bañar perfectamente. El quinto era negro y el ojo izquierdo lo tenia azul y el otro, el derecho, verde. Lo llamaban gato del demonio porque siempre estaba haciendo de las suyas. Esto mordió y araño a Rin, la cual se enfado lo agarro de las patas y de la cola y lo zambullo en el agua.

    -Has hecho todas las pruebas pero en pocas veces has sido sensata.
    -¡Ayudadme! – Dijo un hombre corriendo.
    -¿Qué pasa?

    El hombre contesto que una roca se había caído y la pierna de un amigo se había quedado debajo. Todos fueron hacia allí e intentaron sacar la roca con las manos, pero no pudieron.

    -¿No seria mejor usar algún palo? – Dijo Rin.

    Rin se fue a por una rama grande, cuando la encontró la puso debajo de la roca, como una palanca, e hizo impulso. Todos se unieron y al final la roca cedió.
    Todos se pusieron contentos y la anciana le dijo:

    -Me has demostrado que eres muy inteligente y te mereces quedarte.
    -¡De verdad!

    La anciana dijo que si sin palabras, con la cabeza. Seeshomaru enseguida se dio cuenta de la noticia y fue para allí. Entonces los aldeanos les invitaron a quedarse a una cena de agradecimiento y el grupo acepto.


    --------------------------------------------------------------

    bueno esta parte es un poco breve y floja pero esque no tenia muxo tiempo...no hos juro nada pero el proximo sera mejor!
     
  6.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    979
    Inu-yasha: una nueva vida Cap.4

    Capitulo 4: el último adiós

    En la cena, alrededor de una gran hoguera, todo el mundo estaba feliz y comiendo (claro).
    Cuando estaban a medio comer, una esfera de fuego negro aparece y se transforma en una persona, un yokai, de aspecto poderoso, con el pelo azul en punta, las orejas puntiagudas y voz grave, de su oreja colgaba un pendiente negro que brillaba mucho en aquel momento, una bola de fuego negro apareció del cielo y caía en picado hacia Rin, cuando la bola la embullo ser fue hacia el pendiente de el yokai.

    -Ahora esta chica me pertenece, si queréis recuperarla tendréis que vencerme. – Le dijo el yokai a los aldeanos – Ah! Por cierto, mi nombre es Alcalá el yokai del fuego.

    El grupo de Seeshomaru fue tras él. Alcalá se dirigía hacia una montaña que había atrás de la aldea. Seeshomaru para ir más rápido, se transformo en una bola de luz y bolo tras él, de la espalda de Kikyo salieron unas alas grandes, el doble que ella, con plumas blancas. Vieron que Alcalá aterrizaba en una cueva, así que ellos también fueron hacia allí. Cuando llegaron se escondieron tras unas rocas que estaban a un metro de la salida, porque Alcalá estaba allí cerda de la entrada haciendo aparecer la bola de fuego y, esta, se transformo en Rin. Luego se fueron para el fondo. Kikyo y Seeshomaru lo siguieron sigilosamente. Cuando estuvieron en el fondo, Alcalá los descubrió y los encerró en unas esferas de fuego y se llevo a Rin a una “habitación” y le quito toda la ropa, después volvió a donde estaba el resto y saco a Kikyo para luego atarla con unas cadenas en la pared.

    -Tú también eres muy guapa jovencita – Le dijo el yokai mientras la miraba con ojos de serpiente. – Tú también serás mía.

    Seeshomaru se enfado y por poco le mata con un latigazo pero Alcalá le encerró en una esfera electro magnética. Después de eso, agarro la cara de Kikyo por la parte inferior y le dijo:

    -Si, tú también serás mi muñeca de trapo…
    -¡Yo nunca seré una muñeca de trapo y aun menos de alguien como tu! – Le dijo enfadada intentándole morder la mano, que este, la aparto rápidamente.

    Alcalá se marcho a la habitación donde estaba Rin. Este la miro fijamente con unos ojos brillantes y de un color negro azulado.

    -¿Qué, qué me vas a hacer? – Le pregunto Rin asustada y sentada en el suelo.
    -Tú no te preocupes, te voy a llevar al paraíso del placer…

    En ese momento se quito la ropa y cogió a Rin del brazo bruscamente y la puso a cuatro patas en el suelo. Empezó a acariciarla suavemente y después le penetro, cada vez iba más fuerte hasta que Rin “exploto” y le empezó a salir “leche” a chorros.

    Mientras, donde estaban Seeshomaru y Kikyo, ella estaba intentando con sus poderes mentales, sacar la cerradura de las cadenas.

    -Date prisa… - Dijo Seeshomaru impaciente.
    -Ya voy…mmm…Espera…. ¡Ya está!

    Kikyo callo al suelo de pie e intento sacar a Seeshomaru de la esfera, que el ya había probado con todos sus ataques pero fue inútil, entonces Kikyo uso sus poderes y absorbió la electricidad de la esfera para también conseguir más poder.
    Los dos corrieron a salvar a Rin, llegaron a donde estaba ella y al ver que el yokai estaba distraído Kikyo le da un latigazo con el Hebi Shitahi. El yokai quedo en el suelo herido, Kikyo agarro el arco y una de sus flechas (que no se de donde lo saco…) y le lanzo una flecha purificadora haciendo que Alcalá desapareciera.
    Rin se vistió y luego la llevaron de nuevo a la aldea. Ya era casi de noche, el cielo estaba de un rojo intenso, Kikyo y Seeshomaru ya se tenían que ir. Rin les fue a despedir y ella sabia que no los volvería a ver, así que empezó a llorar pero con una sonrisa en la cara. En aquel momento, cuando se estaban despidiendo, recordó todos los momentos que pasaron juntos desde que ella era una niña indefensa.

    Ya era de noche, los dos estaban alrededor de un fuego.

    -La echarás de menos… - Le dijo Kikyo como en broma.
    -No digas tonterías.

    En ese momento Seeshomaru se levanto y se fue por ay, Kikyo lo miro y luego sonrió con los ojos cerrados.

    ----------------------------------------------------------

    Espero que os alla gustado...pro esta vz no m e esmerado muxo lo siento ToT
    bueno esperad la conti (spero q sea mjor...) xD
     
  7.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    1561
    Inu-yasha: una nueva vida Cap.5

    Capitulo 5: conociéndose

    Estaban andando, Seeshomaru y Kikyo, por un camino que les condujo a un bosque, un bosque que era muy frondoso, por el día era como cualquier otro, pero por la noche era azulado y, cada 10 años, se veían luces azules que flotaban, eran los espíritus de las hadas, que habían muerto por culpa de los humanos, y solo lo podían ver los que tenían o tendrán alguna relación en común y si se conocieron en ese bosque.
    De repente, un sentimiento hizo que los dos se pararan y miraran aquel lugar con ternura, como un lugar mágico, lleno de recuerdos y melancolías. Seeshomaru interrumpió la escena empezando a caminar hacia adentro de aquel bosque y Kikyo lo siguió.

    Cuando anocheció, ellos dos se quedaron como dormidos por aquel bosque, que sin duda les traía un sentimiento que ellos no recordaban.
    Después de aquella sensación los dos se sentaron y comieron algo. (No me preguntéis de donde sacaron la comida)
    Kikyo vio una de las luces, porque ya habían pasado 10 años, ella sabia la leyenda del bosque así que en ese momento se acordó un poco de algo que le había pasado. Ella se levanto y le dijo a Seeshomaru:

    -Voy a dar un paseo, enseguida vuelvo.

    Se fue por un sendero. Cuando se alejo lo suficiente de donde estaba el yokai empezó a cantar una canción mientras andaba rápidamente titulada Bless the Child ( http://www.youtube.com/watch?v=fcKqayUNts0&mode=related&search=)
    Y así en el minuto 2:13 empieza a llorar. Mientras terminaba la canción se sentó debajo de un árbol a esperar.
    Seeshomaru preocupado porque tardaba mucho en volver fue a buscarla. Él la encontró después de un buen rato caminando, la vio con unos ojos fríos, como miraba siempre a la gente, la veía llorar. Ella levanto la mirada hacia en frente, Seeshomaru estaba al lado, sonrió y sin mirarle le dijo:

    -¿Esque no sientes ternura ni te conmueve el corazón?
    -No, ¿Por qué debería conmoverme?
    -Aquí, aquí fue donde nos conocimos – Le dijo ella dejando de llorar. ¿No te acuerdas?
    -…
    -Tú tenías 17 años y yo solo 15…

    -Flash Back-
    Era el mismo lugar, un árbol grande, con un lago en frente y era de noche, una noche inmensa, toda estrellada. Kikyo estaba sentada como ahora, en el árbol grande, vio aparecer una de las luces brillantes y azules y la toco con el dedo índice, haciendo que esta retrocediera, había cientas de ellas flotando por todo el cielo, Kikyo vio al otro lado una figura, era un yokai, con pelo plateado y los ojos de un tono dorado y de una mirada tan fría que eran bellísimos, era Seeshomaru. Ella intento cruzar el lago caminando por encima, pero justamente cuando estaba casi en la orilla, pierde la coordinación y cae. El yokai la coge de la mano y la levanta.

    -¿Quién eres tu? Nunca te había visto.
    -Yo, soy Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko. – Le dijo ella mirándolo fijamente.
    -¡Seeshomaru! – Grito una voz, que era de Inu-no-Taisho.
    -Me llaman…
    -¡Espera dime tu nombre!
    Seeshomaru se giro y le dijo:
    -Seeshomaru.

    Kikyo se quedo mirándolo y luego se marcho.
    Al día siguiente, Kikyo fue al mismo lugar y se sentó delante del lago sujetándose las piernas con los brazos. Al atardecer, apareció Seeshomaru que se sentó junto a ella.

    -No te esperaba… - Le dijo Kikyo mirándolo como se sentaba. - ¿Quién era?
    -Mi padre, Inu-no-Taisho. Estábamos en un entrenamiento. ¿Y tus padres?
    Kikyo giro la cabeza hacia el suelo y con la mirada triste le dijo:

    -Nunca conocí a mi familia…
    -Lo siento…
    -No pasa nada.

    “-En aquel tiempo yo era muy débil y me faltaba puntería con el arco…”

    Los dos estuvieron hablando y viendo la puesta de sol y después se marcharon cada uno por un camino contrario al otro.
    Al pasar dos años, dos años en el que ninguno supo nada del otro… Kikyo estaba practicando con el arco en una pradera casi sin árboles, entonces un yokai mucho más fuerte que ella la ataco y la tiro al suelo, pero antes de que este pudiera comérsela apareció Seeshomaru con su látigo y venció al monstruo.

    -¿Estas bien? – Le dijo de espaldas-
    -Si, gracias.
    -No te equivoques, lo hice solo porque era mi adversario.

    Los dos caminaron juntos y Kikyo le dijo:

    -Hace cuanto que no nos veíamos Seeshomaru.
    -Si
    -¿Qué estuviste haciendo todo este tiempo?

    Él no dijo nada y siguió andando.
    Así pasaron los días. Todos los días se veían y salían a dar un paseo por el bosque en el que se conocieron. Un día el padre de Seeshomaru le siguió para ver a donde iba cada día, Seeshomaru se dio cuenta y después de estar con Kikyo se encontró a su padre, él le dijo:

    -Deja de seguirme.
    -Tu la amas ¿No es verdad?
    -Tú que sabrás.
    -Sabes que tenemos que irnos ¿No? Aquí quietos no hacemos nada.
    -Si ya lo se
    Seeshomaru después de esa charla se fue.
    A la mañana siguiente, Kikyo le estaba esperando y cuando llego Seeshomaru este le dijo:

    -Me tendré que ir de aquí…
    -¡¿Que?! ¡Pero…! ¡No…! Yo, yo te… Al menos prométeme…que volverás algún día…

    Seeshomaru sin decir nada se dio la vuelta y se marcho, entonces Kikyo dejo ir una lagrima por su cara.
    -Fin del Flash Back-

    -Aquel día me prometiste que volvería, pero pasaban los días, los meses, los años…y nunca supe nada de ti, así que decidí irte a buscar yo misma… - Le dijo Kikyo al terminar la historia. – Ahora te voy a decir lo que te tenía que decir…Seeshomaru…
    Él se puso al lado de ella.
    -Seeshomaru…yo…yo… ¡Yo te quiero!

    Seeshomaru se agacho de rodillas e intento besarla pero su orgullo no se lo permitía así que apretó los parpados de los ojos para no llorar.
    Cuando recupero la compostura se levanto y miro a la luna diciendo:

    -Sabes que yo no siento lo mismo por ti, pero si decirlo te hace sentir mejor…

    Kagome, Inuyasha, Miroku y Sango los estaban espiando y Kagome y Sango estaban llorando a chorros.

    -------------------------------------------------------------

    spero q os alla gustao xq s uno de los mejores que he hecho...bueno segun yo claro... l proximo s d q kagome insist en q Seeshomaru no sea tan orgulloso y xprese sus sentimientos a Kikyo pro ya no os cuento + q si no....:D
     
  8.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    963
    Inu-yasha: una nueva vida Cap.4

    Capitulo 4: El último adiós

    En la cena, alrededor de una gran hoguera, todo el mundo estaba feliz y comiendo (claro).
    Cuando estaban a medio comer, una esfera de fuego negro aparece y se transforma en una persona, un yokai, de aspecto poderoso, con el pelo azul en punta, las orejas puntiagudas y voz grave, de su oreja colgaba un pendiente negro que brillaba mucho en aquel momento, una bola de fuego negro apareció del cielo y caía en picado hacia Rin, cuando la bola la embullo ser fue hacia el pendiente de el yokai.

    -Ahora esta chica me pertenece, si queréis recuperarla tendréis que vencerme. – Le dijo el yokai a los aldeanos – Ah! Por cierto, mi nombre es Alcalá el yokai del fuego.

    El grupo de Seeshomaru fue tras él. Alcalá se dirigía hacia una montaña que había atrás de la aldea. Seeshomaru para ir más rápido, se transformo en una bola de luz y bolo tras él, de la espalda de Kikyo salieron unas alas grandes, el doble que ella, con plumas blancas. Vieron que Alcalá aterrizaba en una cueva, así que ellos también fueron hacia allí. Cuando llegaron se escondieron tras unas rocas que estaban a un metro de la salida, porque Alcalá estaba allí cerda de la entrada haciendo aparecer la bola de fuego y, esta, se transformo en Rin. Luego se fueron para el fondo. Kikyo y Seeshomaru lo siguieron sigilosamente. Cuando estuvieron en el fondo, Alcalá los descubrió y los encerró en unas esferas de fuego y se llevo a Rin a una “habitación” y le quito toda la ropa, después volvió a donde estaba el resto y saco a Kikyo para luego atarla con unas cadenas en la pared.

    -Tú también eres muy guapa jovencita – Le dijo el yokai mientras la miraba con ojos de serpiente. – Tú también serás mía.

    Seeshomaru se enfado y por poco le mata con un latigazo pero Alcalá le encerró en una esfera electro magnética. Después de eso, agarro la cara de Kikyo por la parte inferior y le dijo:

    -Si, tú también serás mi muñeca de trapo…
    -¡Yo nunca seré una muñeca de trapo y aun menos de alguien como tu! – Le dijo enfadada intentándole morder la mano, que este, la aparto rápidamente.

    Alcalá se marcho a la habitación donde estaba Rin. Este la miro fijamente con unos ojos brillantes y de un color negro azulado.

    -¿Qué, qué me vas a hacer? – Le pregunto Rin asustada y sentada en el suelo.
    -Tú no te preocupes, te voy a llevar al paraíso del placer…

    En ese momento se quito la ropa y cogió a Rin del brazo bruscamente y la puso a cuatro patas en el suelo. Empezó a acariciarla suavemente y después le penetro, cada vez iba más fuerte hasta que Rin “exploto” y le empezó a salir “leche” a chorros.

    Mientras, donde estaban Seeshomaru y Kikyo, ella estaba intentando con sus poderes mentales, sacar la cerradura de las cadenas.

    -Date prisa… - Dijo Seeshomaru impaciente.
    -Ya voy…mmm…Espera…. ¡Ya está!

    Kikyo callo al suelo de pie e intento sacar a Seeshomaru de la esfera, que el ya había probado con todos sus ataques pero fue inútil, entonces Kikyo uso sus poderes y absorbió la electricidad de la esfera para también conseguir más poder.
    Los dos corrieron a salvar a Rin, llegaron a donde estaba ella y al ver que el yokai estaba distraído Kikyo le da un latigazo con el Hebi Shitahi. El yokai quedo en el suelo herido, Kikyo agarro el arco y una de sus flechas (que no se de donde lo saco…) y le lanzo una flecha purificadora haciendo que Alcalá desapareciera.
    Rin se vistió y luego la llevaron de nuevo a la aldea. Ya era casi de noche, el cielo estaba de un rojo intenso, Kikyo y Seeshomaru ya se tenían que ir. Rin les fue a despedir y ella sabia que no los volvería a ver, así que empezó a llorar pero con una sonrisa en la cara. En aquel momento, cuando se estaban despidiendo, recordó todos los momentos que pasaron juntos desde que ella era una niña indefensa.

    Ya era de noche, los dos estaban alrededor de un fuego.

    -La echarás de menos… - Le dijo Kikyo como en broma.
    -No digas tonterías.

    En ese momento Seeshomaru se levanto y se fue por ay, Kikyo lo miro y luego sonrió con los ojos cerrados.

    ------------------------------------------------------

    st no m a salido muy bien, lo siento por no haberme esmerado mucho ToT
    no os prometo nada... pero l proximo sera mjor ;)
     
  9.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    1371
    Inu-yasha: una nueva vida

    Inu-Yasha: Una nueva vida



    Capitulo 1: Aparece Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko


    Introducción:

    Aparece la tumba de Kikyo, que se abre y con el viento salen sus cenizas, que, fueron al pozo y entraron, en el medio aparecieron las serpientes cazadoras y le trajeron unas almas, aparece, de las cenizas una luz brillante que se transforma en una mujer, y al mismo tiempo, en otras partes aparecen luces con las formas de: Kagura, Sara y Kagome (la de siempre no, otra que sale en el fic de mire-chan)

    Pasaron 8 años desde l incidente de Naraku y la perla de Shikon. Kagome ya tenía 23 años, con un trabajo de camarera en un restaurante de fideos y seguía visitando el Sengoku cuando tenía tiempo. Inuyasha seguía igual de terco como siempre. Shippo tenía unos 15 años. Sango tenía 26 años y seguía igual que siempre. Miroku tenía 27 años y vivía junto con Sango y sus hijos en la cabaña de Kaede que ya era difunta.
    Un día todo se reunieron en el pueblo a recordar momentos como cuando se conocieron y como, sus batallas… En un momento se acordaron de Kikyo.

    -Flash Back-
    Estaba Kikyo sentada junto a Inuyasha diciéndole si quería ser humano, este se lo piensa y le dice que si.
    (Otro) El momento en que kikyo le lanza la flecha selladora a Inuyasha.
    -Fin del Flash Back-

    En ese momento (no tiene nada que ver con esto) aparece en un fondo negro una bola roja con burbujitas por adentro (como las de IKEA) que se cae y se rompe en mil pedazos como la perla de Shikon.

    Empieza:

    El grupo de Inuyasha esta en el pozo hablando de cosas que les pasaron, hasta que aparece una mujer, muy parecida a Kikyo, con el pelo castaño, suelto y tan largo que le llega al suelo, el flequillo como Seeshomaru, los ojos, los mismos que los de Kikyo, bestia un chihaya, la vestimenta de las miko (sacerdotisas), una armadura azul que le cubría desde por encima de los pechos hasta los glúteos, un arco como el de Kikyo y al lado izquierdo una espada. Parecía estar muy asustada y preocupada-

    - ¿Como te llamas? – le pregunto Kagome.
    - Mi nombre, Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko

    Todos al ver que su nombre estaba compuesto por los que conocían la miraron atentamente.

    - ¿Y de donde vienes? - le dijo Miroku
    - No lo se no me acuerdo de nada. Lo único que tengo es esto.

    Ella saco una esfera roja con burbujas dentro, esta estaba partida por la mitad.

    - Esta esfera son los recuerdos. Al tener solo la mitad me acuerdo solo de algunas cosas. – dijo la extraña chica.
    - Por eso estabas tan desorientada – le dijo Sango.
    - Este árbol… sucedió algo aquí…junto a este pozo… - se dijo ella tocando el árbol con la mano derecha.

    Del árbol salio un brillo rojo, y Kikyo saco de la marca de la flecha que sello a Inuyasha, un fragmento rojo.

    - Esto es lo que ando buscando – dijo mirando el fragmento – Son los fragmentos de mis recuerdos. Por cierto, ¿Cómo os llamáis?

    Así, cada uno se presento ante ella y la llevaron a la aldea.
    Cuando anocheció la llevaron a una cabaña para que cenara con ellos. Después, Kagome se fue a su época y todos se fueron a dormir. Kikyo se levanto en medio de la noche por una voz que oyó que decía: “Kikyo, Kikyo...”. Ella se fue al bosque hacia donde se escuchaba la voz, de entre la maleza apareció una forma humana que se acerco hasta ser divisada, era un hombre con una túnica azul oscuro y un báculo, tenía el pelo azul también.

    - ¿Eras tu quien me llamaba? – le dijo Kikyo asustada.
    - No te preocupes, no te are nada. Solo quiero ayudarte. – le dijo el brujo
    - ¿Como pretendes ayudarme? – le dijo con voz dudosa.
    - Fácil, yo se como puedes recuperar tus recuerdos.
    - …
    - Solo tienes que darme la mitad de la esfera.

    Kikyo se la dio y el brujo hizo que se convirtiera en un vapor rojizo.

    - Así solo tendrás que andar y poco a poco iras recuperando todos tus recuerdos.
    - Gracias – le dijo con voz dudosa.
    - Pero claro esta que todo tiene un precio.
    - ¿?

    Kikyo se quedo en guardia pero el brujo la paralizo contra un árbol. Luego la despojo de sus vestimentas y le chupo una de las piernas.
    Ella recupero un poco de su memoria en ese momento y también recupero sus poderes, contraataco con su poder espiritual, el cual, el brujo fue apartado un metro de distancia. Concentrándose tanto hizo que el viento se levantara con un poder que se veía blanco esparciéndose por el viento, esta a la vez se quedo con un brillo blanquecino alrededor de su cuerpo. Esto hizo que el brujo se quemara y desapareciera dejando solo sus cenizas.
    La chica salio corriendo hasta que se tropezó y al subir la cabeza se encontró con un yokai de aspecto apuesto, con el pelo plateado y largo, los ojos de un tono dorado bellísimo y de mirada fría. Era Seeshomaru.
    -¡Pero que hace señorita! ¡Cúbrase un poco! – Dijo Jaken a la chica desnuda y aturdida.
    -Es usted muy bonita, ¿Cuál es su nombre? – Dijo Rin ya con 15 años.
    -Me llamo Kikyo, Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko.
    -Que nombre mas largo. ¿Cómo te gusta que te llamen?
    -Como queráis – Dijo distraída por Seeshomaru.
    -¡Vamonos! – Dijo el yokai como si nada y con prisa.
    -¿No es esta tu ropa? – Dijo Rin enseñándole una pieza de ropa que había encontrado.
    -Si

    Kikyo se cambio rápido detrás de unos arbustos y siguió al grupo.

    -------------------------------------------------------------

    espero que os alla gustado. Es mi primer fic asi que no seais brutos eh!
    en fin...
    firmadme!!!
     
  10.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    2466
    Inu-yasha: una nueva vida Cap.2

    Capitulo 2: Comienza el amor y las discusiones

    Pasaron 2 días después de eso, Inuyasha y sus amigos pensaban que habría vuelto a su tierra. Mientras el grupo Seeshomaru se iba acostumbrando, Kikyo empezó a recordar muchas mas cosas como las artes marciales, las flechas, como usar la espada, la transformación…
    Un día Seeshomaru empezó a pensar en que que pinta un yokai como el acompañado de dos humanos, antes con Rin era suficiente pero, ¿Con una sacerdotisa guerrera? Ni siquiera sabia si era humana o no porque, su aspecto era como tal, pero, ¿Cómo un simple humano podía conocer la técnica de transformación, y la magia?

    -¡Rin, Kikyo!
    -¿Que quiere señor Seeshomaru? - Dijo Rin.

    Sin rodeos Seeshomaru les dijo que una de las dos se tenía que ir a una aldea.

    -¿Y quien de las dos será? – Dijo Kikyo pensativa.
    -Eso dependerá de vosotras.

    Mientras caminaban Rin y Kikyo discutían por lo de quien se quedaría con el yokai y quien tendría que irse del grupo.

    -¡Ay! Amo Seeshomaru ya no las soporto, tanto griterío. – Le dijo Jaken enfadado. – ¿A quien elegirá?

    Seeshomaru se quedo en silencio pensando.

    Pasaron dos semanas desde lo prometido y las dos chicas seguían discutiendo, hasta que Kikyo acabo perdiendo los estribos y le dio una bofetada muy fuerte a Rin. Seeshomaru se enfado mucho y le dijo:

    -¡Ya basta! Nadie te dijo que podías seguirnos, hasta ahora te soportábamos pero esto ya es demasiado. – Le dijo muy enfadado

    Kikyo furiosa a mas no poder, se acopado de una de sus personalidades, ¡Era una gata!

    -Nunca te metas con una raza superior a la tuya. – Le dijo realmente enfadada y con un poder que se dispersaba y levantaba el viento fuerte y bruscamente.

    Seeshomaru se quedo paralizado al ver tanto poder acumulado y al ver que esa “mujer” era mucho más fuerte que él.
    Las orejas humanas de Kikyo se habían convertido en dos orejas negras de gato sobre su cabeza, le salio un rabo también de gato negro y unos bigotes de gato.
    La chica hizo una explosión de poder con la cual esta se desmayo. Seeshomaru se acerco poco a poco a ella pero cuando estaba a un paso de ella, ella salto furiosa e intento arañarle la cara pero fallo y salio corriendo.
    Seeshomaru sin darle mucha importancia pero asustado por dentro, dio media vuelto y siguió su rumbo.
    Sin dejar de pensar en lo que paso, Seeshomaru y Rin seguían andando en un silencio que daba escalofríos, hasta que Jaken interrumpió el silencio.

    -¿Cómo puede haber alguien mas poderoso que mi amo Seeshomaru? No me lo imagino, encima una mujer…
    -Eso no era una mujer – Dijo Seeshomaru sin mirar a nadie y pensando en las palabras que le dijo Kikyo.
    -Entonces… ¿Qué era? – Dijo Rin asustada.

    Seeshomaru se quedo en silencio. Rin y Jaken sintieron un presentimiento de que algo pasaría mientras el taiyokai miraba una meseta con atención.

    -¿En que esta pensando señor Seeshomaru? – Dijo Rin con curiosidad.
    -Allí es a donde nos dirigimos.

    Sin decir un porque el grupo se dirigió hacia la meseta.
    Mientras en la Aldea donde Inuyasha y el resto estaban, Inuyasha no paraba de estar preocupado por esa chica que le recordaba tanto a Kikyo y a su madre.

    -¿Que te ocurre Inuyasha? – Le dijo Kagome sentándose al lado de el que estaba en el prado acostado.
    -Sigo preocupado por esa chica, no se, algo me dice que no se fue así porque así…
    -Tienes razón lo mejor será ir a buscarla, no vaya a ser que le haya pasado algo…

    Así fue como el grupo de Iuyasha fue en busca de Kikyo.

    Seeshomaru y los suyos ya estaban en el pie de la meseta hasta que Seeshomaru se para y le dice a Rin:

    -Tú quédate aquí. Después te vendrá a buscar Jaken.
    -Si señor.
    Seeshomaru y Jaken siguieron a paso ligero dejando atrás a Rin y al dragón que siempre les acompañaba. Llego la noche haciendo que el rosa de la tarde fuese azul estrellado con la luna creciente allí, arriba en el cielo brillando. El frío yokai la miraba, pero con unos ojos visiblemente tiernos. El lugar donde estaban era precioso, era una simple parte sin arbole, pero con el mar en paz en frente y eso le daba un toque especial cuando anochecía. Decidieron pasar la noche allí, mañana ya seguirían.
    Jaken ya estaba dormido, pero Seeshomaru estaba en un árbol, pensativo pero a la vez alerta, hasta que escucho un ruido y olfateo el suave olor de una mujer mezclado con el aroma de los gatos, el lo siguió hasta unos arbustos, entre los arbustos se encontró con Kikyo, que seguía enfadada y estaba gruñendo. Seeshomaru intento acariciarla, ¿significara esto que empieza a sentir algún sentimiento en su oscuro corazón?, en fin… Justo cuando le iba a acariciar la “chica” le araño la cara, dejándole tres rayas de sangre que segundes después empezaron a chorrear un poco de sangre, justo después del arañazo la “gata” se fue muy rápido.

    Mientras, el grupo de Inuyasha, seguía su camino hasta que Inuyasha olfatea un olor muy curioso, pero ya era tarde y habían decidido acampar donde estaban.

    A la mañana siguiente, los dos grupos se habían levantado pronto en busca de aquella preciosa joven.
    Seeshomaru y Jaken ya estaban en lo que seria la parte central de la meseta, que estaba un poco desértica pero a unos metros ya se podían divisar prados verdes. En el momento en el que llegan aparece Kikyo que les dice:

    -Ya ha llegado la hora. Enfréntate ante mí si crees que eres más fuerte que yo. – Le dijo en un tono de superioridad – Dudo mucho que puedas vencerme, solo eres un can (perro), un triste yokai can.
    -Antes dime, ¿Que es lo que eres? – Le dijo el yokai dispuesto a luchar.
    -Yo soy una raza superior a humanos y yokais, yo soy varios seres en uno, se puede decir que so un todo en uno.
    Después de eso los dos se pusieron en posición para empezar la pelea. Antes de empezar Kikyo empezó a hacer que una melodía sonara y empezó a cantar una canción titulada dragonfly (http://www.youtube.com/watch?v=DVnhw-cjpCk).

    Mientras cantaba esa canción también luchaba contra Seeshomaru.
    Kikyo primero atacaba con arañazos y las patadas y Seeshomaru los esquivaba, luego ella utilizo poderes psíquicos, agarraba piedras y troncos con la mente y se los tiraba a el. Seeshomaru saco el látigo y empezó a pegar con el a Kikyo, esta esquivaba casi todos saltando por los troncos de los árboles que los rodeaban, ella siguió con los ataques frontales, las patadas y los arañazos, él, sin embargo esquivaba y de vez en cuando le daba con el látigo. Ella no tenía piedad, pero, ¿Qué le pasaba a Seeshomaru? Todo se animo cuando le dio un golpe lateral a Kikyo con el látigo, pera esta utilizo uno de sus mejores ataques de velocidad y agilidad, que consistía en crear visiones que saltaban por 4 árboles, que estaban posicionados como los puntos cardinales, cuando saltaba y llagaba al tronco, sin apoyarse, con la punta, daba un salto hacia el oponente y le daba una patada, esta al llegar al contrincante desaparecía, así tres veces hasta que la cuarta por la parte de atrás le daba el golpe de gracia. Seeshomaru confuso por el golpe cayó de rodillas pero pronto se recupero y vio que Kikyo, por falta de equilibrio, estaba en el suelo, era el momento ideal para contraatacar y así fue, dándole un buen golpe con el látigo le rompió la armadura. Ella también se hizo daño, y mucho daño, nunca nadie le había echo cosa semejante. Aceptando su derrota, (cuando la canción hace una pausa larga y esta a punto de acabar) hizo caer la armadura y su ropa quedando completamente desnuda, Seeshomaru cerro los ojos y aparto la mirada hacia la izquierda, luego Kikyo camino despacio hacia el yokai, cuando llego lo agarro de los hombros, poniéndose de puntillas le hizo girar la cara hacia ella y lo beso. Seeshomaru asombrado la aparto bruscamente de sus labios, en ese momento apareció Rin, toda espantada se puso a llorar e inclino la cabeza hacia abajo y se fue corriendo, el yokai la miro y luego giro la cara hacia Kikyo.

    -¿Por qué me besaste? – Le dijo un poco enfadado.
    -Mis leyes dicen que si un hombre es capaz de vencerme me tengo que casar con el – Le dijo ella con los ojos cerrados – Siempre ha sido así, y así será, tu me has demostrado que eres digno de mi.

    Seeshomaru no dijo nada, se quedo cayado y se fue. Kikyo lo siguió y él la dejo. El yokai fue en busca de Rin, pero cuando le dijo lo quería hacer a Kikyo, cuando se dio la vuelta ya no estaba.

    -Ve a hacer lo que tengas que hacer, luego ven aquí y búscame. Te estaré esperando. – Le dijo la voz de Kikyo sin que esta se mostrase.

    Seeshomaru se fue. Cuando atardeció, el cielo estaba en un tono rojo anaranjado, se encontró a Rin llorando debajo de un árbol no muy alto. Él se acerco, no mucho, y le dijo:

    -Lo siento.
    -¿Esque no lo entiendes? – Le dijo ella llorosa. – Seeshomaru, yo, ¡Yo te quiero!

    Seeshomaru cerró los ojos y le dijo:

    -Ven, te llevaremos a algún pueblo que encontremos.
    -…

    Él y ella se fueron a buscar a Kikyo que los estaba esperando. Después se marcharon por un camino que les llevaba a una aldea cerca de donde estaban.
    A medio camino, Kikyo capto un olor que le llamo la atención. Ella salto hacia unos arboles y, ¿Adivina con quien se encontró? Con Inuyasha y su grupo.
    En ese momento Seeshomaru e Inuyasha estaban dispuestos a pelear, pero entonces Kikyo dijo:

    -Déjamelo a mí, yo me encargare de ese chucho.
    -Como tú quieras.
    -No me será tan difícil vencerte – Dijo Inuyasha con seguridad.
    -Yo al ser tu no estaría tan confiado.

    A Kikyo le volvieron a salir esas orejas de gato y el rabo.

    -¡Una gata eh! Genial, no soporto a los de vuestra especie.

    ------------------------------------------------------

    spero que os alla gustado la cont! intentare continuarla mientras escribidme comentarios
     
  11.  
    Marinen Bell

    Marinen Bell Guest

    Re: Inu-yasha: una nueva vida Cap.2

    Sería bonito que publicarás los capítulos en una sola discusión. Ten paciencia ya llegarán los post...
     
  12.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    2464
    Inu-yasha: una nueva vida

    Capitulo 2: Comienza el amor y las discusiones

    Pasaron 2 días después de eso, Inuyasha y sus amigos pensaban que habría vuelto a su tierra. Mientras el grupo Seeshomaru se iba acostumbrando, Kikyo empezó a recordar muchas mas cosas como las artes marciales, las flechas, como usar la espada, la transformación…
    Un día Seeshomaru empezó a pensar en que que pinta un yokai como el acompañado de dos humanos, antes con Rin era suficiente pero, ¿Con una sacerdotisa guerrera? Ni siquiera sabia si era humana o no porque, su aspecto era como tal, pero, ¿Cómo un simple humano podía conocer la técnica de transformación, y la magia?

    -¡Rin, Kikyo!
    -¿Que quiere señor Seeshomaru? - Dijo Rin.

    Sin rodeos Seeshomaru les dijo que una de las dos se tenía que ir a una aldea.

    -¿Y quien de las dos será? – Dijo Kikyo pensativa.
    -Eso dependerá de vosotras.

    Mientras caminaban Rin y Kikyo discutían por lo de quien se quedaría con el yokai y quien tendría que irse del grupo.

    -¡Ay! Amo Seeshomaru ya no las soporto, tanto griterío. – Le dijo Jaken enfadado. – ¿A quien elegirá?

    Seeshomaru se quedo en silencio pensando.

    Pasaron dos semanas desde lo prometido y las dos chicas seguían discutiendo, hasta que Kikyo acabo perdiendo los estribos y le dio una bofetada muy fuerte a Rin. Seeshomaru se enfado mucho y le dijo:

    -¡Ya basta! Nadie te dijo que podías seguirnos, hasta ahora te soportábamos pero esto ya es demasiado. – Le dijo muy enfadado

    Kikyo furiosa a mas no poder, se acopado de una de sus personalidades, ¡Era una gata!

    -Nunca te metas con una raza superior a la tuya. – Le dijo realmente enfadada y con un poder que se dispersaba y levantaba el viento fuerte y bruscamente.

    Seeshomaru se quedo paralizado al ver tanto poder acumulado y al ver que esa “mujer” era mucho más fuerte que él.
    Las orejas humanas de Kikyo se habían convertido en dos orejas negras de gato sobre su cabeza, le salio un rabo también de gato negro y unos bigotes de gato.
    La chica hizo una explosión de poder con la cual esta se desmayo. Seeshomaru se acerco poco a poco a ella pero cuando estaba a un paso de ella, ella salto furiosa e intento arañarle la cara pero fallo y salio corriendo.
    Seeshomaru sin darle mucha importancia pero asustado por dentro, dio media vuelto y siguió su rumbo.
    Sin dejar de pensar en lo que paso, Seeshomaru y Rin seguían andando en un silencio que daba escalofríos, hasta que Jaken interrumpió el silencio.

    -¿Cómo puede haber alguien mas poderoso que mi amo Seeshomaru? No me lo imagino, encima una mujer…
    -Eso no era una mujer – Dijo Seeshomaru sin mirar a nadie y pensando en las palabras que le dijo Kikyo.
    -Entonces… ¿Qué era? – Dijo Rin asustada.

    Seeshomaru se quedo en silencio. Rin y Jaken sintieron un presentimiento de que algo pasaría mientras el taiyokai miraba una meseta con atención.

    -¿En que esta pensando señor Seeshomaru? – Dijo Rin con curiosidad.
    -Allí es a donde nos dirigimos.

    Sin decir un porque el grupo se dirigió hacia la meseta.
    Mientras en la Aldea donde Inuyasha y el resto estaban, Inuyasha no paraba de estar preocupado por esa chica que le recordaba tanto a Kikyo y a su madre.

    -¿Que te ocurre Inuyasha? – Le dijo Kagome sentándose al lado de el que estaba en el prado acostado.
    -Sigo preocupado por esa chica, no se, algo me dice que no se fue así porque así…
    -Tienes razón lo mejor será ir a buscarla, no vaya a ser que le haya pasado algo…

    Así fue como el grupo de Iuyasha fue en busca de Kikyo.

    Seeshomaru y los suyos ya estaban en el pie de la meseta hasta que Seeshomaru se para y le dice a Rin:

    -Tú quédate aquí. Después te vendrá a buscar Jaken.
    -Si señor.
    Seeshomaru y Jaken siguieron a paso ligero dejando atrás a Rin y al dragón que siempre les acompañaba. Llego la noche haciendo que el rosa de la tarde fuese azul estrellado con la luna creciente allí, arriba en el cielo brillando. El frío yokai la miraba, pero con unos ojos visiblemente tiernos. El lugar donde estaban era precioso, era una simple parte sin arbole, pero con el mar en paz en frente y eso le daba un toque especial cuando anochecía. Decidieron pasar la noche allí, mañana ya seguirían.
    Jaken ya estaba dormido, pero Seeshomaru estaba en un árbol, pensativo pero a la vez alerta, hasta que escucho un ruido y olfateo el suave olor de una mujer mezclado con el aroma de los gatos, el lo siguió hasta unos arbustos, entre los arbustos se encontró con Kikyo, que seguía enfadada y estaba gruñendo. Seeshomaru intento acariciarla, ¿significara esto que empieza a sentir algún sentimiento en su oscuro corazón?, en fin… Justo cuando le iba a acariciar la “chica” le araño la cara, dejándole tres rayas de sangre que segundes después empezaron a chorrear un poco de sangre, justo después del arañazo la “gata” se fue muy rápido.

    Mientras, el grupo de Inuyasha, seguía su camino hasta que Inuyasha olfatea un olor muy curioso, pero ya era tarde y habían decidido acampar donde estaban.

    A la mañana siguiente, los dos grupos se habían levantado pronto en busca de aquella preciosa joven.
    Seeshomaru y Jaken ya estaban en lo que seria la parte central de la meseta, que estaba un poco desértica pero a unos metros ya se podían divisar prados verdes. En el momento en el que llegan aparece Kikyo que les dice:

    -Ya ha llegado la hora. Enfréntate ante mí si crees que eres más fuerte que yo. – Le dijo en un tono de superioridad – Dudo mucho que puedas vencerme, solo eres un can (perro), un triste yokai can.
    -Antes dime, ¿Que es lo que eres? – Le dijo el yokai dispuesto a luchar.
    -Yo soy una raza superior a humanos y yokais, yo soy varios seres en uno, se puede decir que so un todo en uno.
    Después de eso los dos se pusieron en posición para empezar la pelea. Antes de empezar Kikyo empezó a hacer que una melodía sonara y empezó a cantar una canción titulada dragonfly (http://www.youtube.com/watch?v=DVnhw-cjpCk).

    Mientras cantaba esa canción también luchaba contra Seeshomaru.
    Kikyo primero atacaba con arañazos y las patadas y Seeshomaru los esquivaba, luego ella utilizo poderes psíquicos, agarraba piedras y troncos con la mente y se los tiraba a el. Seeshomaru saco el látigo y empezó a pegar con el a Kikyo, esta esquivaba casi todos saltando por los troncos de los árboles que los rodeaban, ella siguió con los ataques frontales, las patadas y los arañazos, él, sin embargo esquivaba y de vez en cuando le daba con el látigo. Ella no tenía piedad, pero, ¿Qué le pasaba a Seeshomaru? Todo se animo cuando le dio un golpe lateral a Kikyo con el látigo, pera esta utilizo uno de sus mejores ataques de velocidad y agilidad, que consistía en crear visiones que saltaban por 4 árboles, que estaban posicionados como los puntos cardinales, cuando saltaba y llagaba al tronco, sin apoyarse, con la punta, daba un salto hacia el oponente y le daba una patada, esta al llegar al contrincante desaparecía, así tres veces hasta que la cuarta por la parte de atrás le daba el golpe de gracia. Seeshomaru confuso por el golpe cayó de rodillas pero pronto se recupero y vio que Kikyo, por falta de equilibrio, estaba en el suelo, era el momento ideal para contraatacar y así fue, dándole un buen golpe con el látigo le rompió la armadura. Ella también se hizo daño, y mucho daño, nunca nadie le había echo cosa semejante. Aceptando su derrota, (cuando la canción hace una pausa larga y esta a punto de acabar) hizo caer la armadura y su ropa quedando completamente desnuda, Seeshomaru cerro los ojos y aparto la mirada hacia la izquierda, luego Kikyo camino despacio hacia el yokai, cuando llego lo agarro de los hombros, poniéndose de puntillas le hizo girar la cara hacia ella y lo beso. Seeshomaru asombrado la aparto bruscamente de sus labios, en ese momento apareció Rin, toda espantada se puso a llorar e inclino la cabeza hacia abajo y se fue corriendo, el yokai la miro y luego giro la cara hacia Kikyo.

    -¿Por qué me besaste? – Le dijo un poco enfadado.
    -Mis leyes dicen que si un hombre es capaz de vencerme me tengo que casar con el – Le dijo ella con los ojos cerrados – Siempre ha sido así, y así será, tu me has demostrado que eres digno de mi.

    Seeshomaru no dijo nada, se quedo cayado y se fue. Kikyo lo siguió y él la dejo. El yokai fue en busca de Rin, pero cuando le dijo lo quería hacer a Kikyo, cuando se dio la vuelta ya no estaba.

    -Ve a hacer lo que tengas que hacer, luego ven aquí y búscame. Te estaré esperando. – Le dijo la voz de Kikyo sin que esta se mostrase.

    Seeshomaru se fue. Cuando atardeció, el cielo estaba en un tono rojo anaranjado, se encontró a Rin llorando debajo de un árbol no muy alto. Él se acerco, no mucho, y le dijo:

    -Lo siento.
    -¿Esque no lo entiendes? – Le dijo ella llorosa. – Seeshomaru, yo, ¡Yo te quiero!

    Seeshomaru cerró los ojos y le dijo:

    -Ven, te llevaremos a algún pueblo que encontremos.
    -…

    Él y ella se fueron a buscar a Kikyo que los estaba esperando. Después se marcharon por un camino que les llevaba a una aldea cerca de donde estaban.
    A medio camino, Kikyo capto un olor que le llamo la atención. Ella salto hacia unos arboles y, ¿Adivina con quien se encontró? Con Inuyasha y su grupo.
    En ese momento Seeshomaru e Inuyasha estaban dispuestos a pelear, pero entonces Kikyo dijo:

    -Déjamelo a mí, yo me encargare de ese chucho.
    -Como tú quieras.
    -No me será tan difícil vencerte – Dijo Inuyasha con seguridad.
    -Yo al ser tu no estaría tan confiado.

    A Kikyo le volvieron a salir esas orejas de gato y el rabo.

    -¡Una gata eh! Genial, no soporto a los de vuestra especie.

    -------------------------------------------------------------------

    spero que la conti os alla gustado pronto vereis la pelea!
     
  13.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    1471
    Inu-yasha: una nueva vida

    Capitulo 3: buscando la aldea perfecta

    Inuyasha y Kikyo se disponía a luchar. Seeshomaru pensaba en como, si el nunca pudo vencer a Inuyasha, ¿Cómo lo podría hacer ella?

    -Escoge tu arma. – Dijo Kikyo, mirando la espada de Inuyasha.
    -Yo ya la tengo, ¿Qué vas a utilizar tú?
    -Ya lo veras. ¡Vamos ataca de una vez!

    Ella ataco primero haciendo aparecer unos bonboris y así atacando lateralmente a Inuyasha, este se defiende con su espada y contraataca con un sakon tesso, pero Kikyo lo esquiva perfectamente saltando hacia la rama de un árbol, Inuyasha la sigue, Kikyo, a la velocidad del viento y tan ágil como tal, se va de la zona hasta que el resto no los pueden seguir, ella cada vez va más rápido e Inuyasha ya no la puede seguir, Kikyo saltando de rama en rama le rodea, pero él esta confuso y no sabe que hacer, entonces sale Kikyo de donde estaba y grita:

    -¡Ameesso!

    Este ataque consiste en saltar sobre el enemigo, agarrarse con las piernas de modo que puedas darle 1.000 arañazos a mucha velocidad en la cara. Eso hizo que Inuyasha perdiera la vista temporalmente. Kikyo aventajada, agarro una lanza y empezó a girarla dándole con ella al indefenso Inuyasha, este recupero la vista y le dio un golpe lateral con la espada a kikyo, que, esta, con un movimiento de muñeca le quito la espada y luego se puso sobre las dos manos y empezó a girar sobre si misma haciendo, que así, le diera unas patadas a Inuyasha. Después lo combino con el fuego pero, gracias a la túnica de las ratas del fuego, Inuyasha no se quemo. Los dos volvieron a donde estaban los demás, Kikyo saco de no se donde, un látigo de fuego: el Hebi Shitahi. Esta arma la heredo de uno de sus padres, un demonio serpiente de fuego. Con el Hebi Shitahi empezó a dar golpes elegantes a Inuyasha que lo dejaron medio moribundo, entonces Kikyo hizo desaparecer el látigo y cogió el arco y la flecha, poniéndose así arriba de Inuyasha, que estaba tumbado, y apuntándole con el arco.

    -Me parece que has perdido y yo he ganado.

    Todos se quedaron boquiabiertos al ver tal espectáculo, sobretodo Seeshomaru y Kagome.

    -No puede ser… - Se dijo a si mismo Inuyasha asombrado.
    -Yo ya he terminado. ¿Nos vamos?

    El grupo de Seeshomaru se dirigió al lado contrario al camino de Inuyasha.
    Después de unas horas de caminata, llegaron a una aldea llena de personas, Rin pregunta quien era la persona que dirigía esa aldea. Le contestaron que era la gran anciana Katae, que vivía en la cabaña más grande de la aldea. El grupo se dirigió hacia allí, cuando llegaron se encontraron con la anciana, se parecía mucho a Kaede, con el pelo blanco y un kimono rosado y un obi naranja con decoraciones florales.

    -¿Que quieren de esta aldea? – Dijo la anciana tomando el te de espaldas a ellos.
    -Vera…
    -¡Un yokai! Espero que sea importante.
    -Querríamos pedirle que Rin se quedara con usted. – Le dijo Kikyo amablemente.
    -¿Rin? Si quiere quedarse antes tendrá que pasar unas pruebas.

    Rin estaba dispuesta a pasar esas pruebas por Seeshomaru.
    La primera prueba consistía en limpiar la casa como los chorros del oro. Había decidido empezar por los muebles. Seeshomaru y Jaken se habían ido. Con un plumero empezó a sacar todo el polvo, haciendo que esta empezara a estornudar y se le metiera por los ojos, cuando estaba limpiando una mesa por poco se le cae n jarrón. Luego limpio los suelos. Ya había limpiado el suelo de la cocina, de las habitaciones y casi todos, solo le faltaba el pasillo grande, un pasillo ancho y largo que estaba al lado del jardín. En este Kikyo la ayudo, se puso la cinta y empezaron a correr a gatas con el trapo, así hasta que todo quedo brillante y luminoso. Las dos agotadas decidieron hacer un pequeño descanso.

    -¡Arriba que esto no se ha acabado! – Les grito la anciana Katae.
    -(A coro) ¡Siii!

    La segunda prueba consistía en lavar a los cinco gatos de Katae. Eso resultaría todo un problema ya que los gatos odian el agua. Empezó con el más simpático, Kuri, que era blanco de pelo corto y ojos amarillos. Este se sujeto al brazo de Rin y le dio un arañazo, Kikyo dijo que le tapara los ojos, así, este se tranquilizo y lo pudieron bañar en el río que cruzaba el jardín de la anciana. La segunda era amarronada con ojos azules, se llamaba Kanni. Esta le mordió la mano y salio corriendo, entonces Kikyo la atrapo con una caja de madera y la bañaron sujetándole con una cuerda las patas. El tercero era naranja y blanco con los ojos verdes oscuros, se llamaba Wishka.
    A este le gustaba mucho dormir y lo bañaron mientras estaba durmiendo. La cuarta, Cata, era la más pasiva y se dejo bañar perfectamente. El quinto era negro y el ojo izquierdo lo tenia azul y el otro, el derecho, verde. Lo llamaban gato del demonio porque siempre estaba haciendo de las suyas. Esto mordió y araño a Rin, la cual se enfado lo agarro de las patas y de la cola y lo zambullo en el agua.

    -Has hecho todas las pruebas pero en pocas veces has sido sensata.
    -¡Ayudadme! – Dijo un hombre corriendo.
    -¿Qué pasa?

    El hombre contesto que una roca se había caído y la pierna de un amigo se había quedado debajo. Todos fueron hacia allí e intentaron sacar la roca con las manos, pero no pudieron.

    -¿No seria mejor usar algún palo? – Dijo Rin.

    Rin se fue a por una rama grande, cuando la encontró la puso debajo de la roca, como una palanca, e hizo impulso. Todos se unieron y al final la roca cedió.
    Todos se pusieron contentos y la anciana le dijo:

    -Me has demostrado que eres muy inteligente y te mereces quedarte.
    -¡De verdad!

    La anciana dijo que si sin palabras, con la cabeza. Seeshomaru enseguida se dio cuenta de la noticia y fue para allí. Entonces los aldeanos les invitaron a quedarse a una cena de agradecimiento y el grupo acepto.

    -----------------------------------------------------------------

    necesito comentarios para mejorar un poco enviadme cuantos querais y spero que os alla gustado
     
  14.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    1088
    Inu-yasha: una nueva vida

    Capitulo 4: El último adiós

    En la cena, alrededor de una gran hoguera, todo el mundo estaba feliz y comiendo (claro).
    Cuando estaban a medio comer, una esfera de fuego negro aparece y se transforma en una persona, un yokai, de aspecto poderoso, con el pelo azul en punta, las orejas puntiagudas y voz grave, de su oreja colgaba un pendiente negro que brillaba mucho en aquel momento, una bola de fuego negro apareció del cielo y caía en picado hacia Rin, cuando la bola la embullo ser fue hacia el pendiente de el yokai.

    -Ahora esta chica me pertenece, si queréis recuperarla tendréis que vencerme. – Le dijo el yokai a los aldeanos – Ah! Por cierto, mi nombre es Alcalá el yokai del fuego.

    El grupo de Seeshomaru fue tras él. Alcalá se dirigía hacia una montaña que había atrás de la aldea. Seeshomaru para ir más rápido, se transformo en una bola de luz y bolo tras él, de la espalda de Kikyo salieron unas alas grandes, el doble que ella, con plumas blancas. Vieron que Alcalá aterrizaba en una cueva, así que ellos también fueron hacia allí. Cuando llegaron se escondieron tras unas rocas que estaban a un metro de la salida, porque Alcalá estaba allí cerda de la entrada haciendo aparecer la bola de fuego y, esta, se transformo en Rin. Luego se fueron para el fondo. Kikyo y Seeshomaru lo siguieron sigilosamente. Cuando estuvieron en el fondo, Alcalá los descubrió y los encerró en unas esferas de fuego y se llevo a Rin a una “habitación” y le quito toda la ropa, después volvió a donde estaba el resto y saco a Kikyo para luego atarla con unas cadenas en la pared.

    -Tú también eres muy guapa jovencita – Le dijo el yokai mientras la miraba con ojos de serpiente. – Tú también serás mía.

    Seeshomaru se enfado y por poco le mata con un latigazo pero Alcalá le encerró en una esfera electro magnética. Después de eso, agarro la cara de Kikyo por la parte inferior y le dijo:

    -Si, tú también serás mi muñeca de trapo…
    -¡Yo nunca seré una muñeca de trapo y aun menos de alguien como tu! – Le dijo enfadada intentándole morder la mano, que este, la aparto rápidamente.

    Alcalá se marcho a la habitación donde estaba Rin. Este la miro fijamente con unos ojos brillantes y de un color negro azulado.

    -¿Qué, qué me vas a hacer? – Le pregunto Rin asustada y sentada en el suelo.
    -Tú no te preocupes, te voy a llevar al paraíso del placer…

    En ese momento se quito la ropa y cogió a Rin del brazo bruscamente y la puso a cuatro patas en el suelo. Empezó a acariciarla suavemente y después le penetro, cada vez iba más fuerte hasta que Rin “exploto” y le empezó a salir “leche” a chorros.

    Mientras, donde estaban Seeshomaru y Kikyo, ella estaba intentando con sus poderes mentales, sacar la cerradura de las cadenas.

    -Date prisa… - Dijo Seeshomaru impaciente.
    -Ya voy…mmm…Espera…. ¡Ya está!

    Kikyo callo al suelo de pie e intento sacar a Seeshomaru de la esfera, que el ya había probado con todos sus ataques pero fue inútil, entonces Kikyo uso sus poderes y absorbió la electricidad de la esfera para también conseguir más poder.
    Los dos corrieron a salvar a Rin, llegaron a donde estaba ella y al ver que el yokai estaba distraído Kikyo le da un latigazo con el Hebi Shitahi. El yokai quedo en el suelo herido, Kikyo agarro el arco y una de sus flechas (que no se de donde lo saco…) y le lanzo una flecha purificadora haciendo que Alcalá desapareciera.
    Rin se vistió y luego la llevaron de nuevo a la aldea. Ya era casi de noche, el cielo estaba de un rojo intenso, Kikyo y Seeshomaru ya se tenían que ir. Rin les fue a despedir y ella sabia que no los volvería a ver, así que empezó a llorar pero con una sonrisa en la cara. En aquel momento, cuando se estaban despidiendo, recordó todos los momentos que pasaron juntos desde que ella era una niña indefensa.

    Ya era de noche, los dos estaban alrededor de un fuego.

    -La echarás de menos… - Le dijo Kikyo como en broma.
    -No digas tonterías.

    En ese momento Seeshomaru se levanto y se fue por ay, Kikyo lo miro y luego sonrió con los ojos cerrados.

    -------------------------------------------------------------

    este si que es breva y s aun peor....ToT :llorar:
    en fin el proximo os prometo por mi alma que lo are bien wajajajja
    [...]
     
  15.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    1551
    Inu-yasha: una nueva vida

    Capitulo 5: conociéndose

    Estaban andando, Seeshomaru y Kikyo, por un camino que les condujo a un bosque, un bosque que era muy frondoso, por el día era como cualquier otro, pero por la noche era azulado y, cada 10 años, se veían luces azules que flotaban, eran los espíritus de las hadas, que habían muerto por culpa de los humanos, y solo lo podían ver los que tenían o tendrán alguna relación en común y si se conocieron en ese bosque.
    De repente, un sentimiento hizo que los dos se pararan y miraran aquel lugar con ternura, como un lugar mágico, lleno de recuerdos y melancolías. Seeshomaru interrumpió la escena empezando a caminar hacia adentro de aquel bosque y Kikyo lo siguió.

    Cuando anocheció, ellos dos se quedaron como dormidos por aquel bosque, que sin duda les traía un sentimiento que ellos no recordaban.
    Después de aquella sensación los dos se sentaron y comieron algo. (No me preguntéis de donde sacaron la comida)
    Kikyo vio una de las luces, porque ya habían pasado 10 años, ella sabia la leyenda del bosque así que en ese momento se acordó un poco de algo que le había pasado. Ella se levanto y le dijo a Seeshomaru:

    -Voy a dar un paseo, enseguida vuelvo.

    Se fue por un sendero. Cuando se alejo lo suficiente de donde estaba el yokai empezó a cantar una canción mientras andaba rápidamente titulada Bless the Child ( http://www.youtube.com/watch?v=fcKqayUNts0&mode=related&search=)
    Y así en el minuto 2:13 empieza a llorar. Mientras terminaba la canción se sentó debajo de un árbol a esperar.
    Seeshomaru preocupado porque tardaba mucho en volver fue a buscarla. Él la encontró después de un buen rato caminando, la vio con unos ojos fríos, como miraba siempre a la gente, la veía llorar. Ella levanto la mirada hacia en frente, Seeshomaru estaba al lado, sonrió y sin mirarle le dijo:

    -¿Esque no sientes ternura ni te conmueve el corazón?
    -No, ¿Por qué debería conmoverme?
    -Aquí, aquí fue donde nos conocimos – Le dijo ella dejando de llorar. ¿No te acuerdas?
    -…
    -Tú tenías 17 años y yo solo 15…

    -Flash Back-
    Era el mismo lugar, un árbol grande, con un lago en frente y era de noche, una noche inmensa, toda estrellada. Kikyo estaba sentada como ahora, en el árbol grande, vio aparecer una de las luces brillantes y azules y la toco con el dedo índice, haciendo que esta retrocediera, había cientas de ellas flotando por todo el cielo, Kikyo vio al otro lado una figura, era un yokai, con pelo plateado y los ojos de un tono dorado y de una mirada tan fría que eran bellísimos, era Seeshomaru. Ella intento cruzar el lago caminando por encima, pero justamente cuando estaba casi en la orilla, pierde la coordinación y cae. El yokai la coge de la mano y la levanta.

    -¿Quién eres tu? Nunca te había visto.
    -Yo, soy Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko. – Le dijo ella mirándolo fijamente.
    -¡Seeshomaru! – Grito una voz, que era de Inu-no-Taisho.
    -Me llaman…
    -¡Espera dime tu nombre!
    Seeshomaru se giro y le dijo:
    -Seeshomaru.

    Kikyo se quedo mirándolo y luego se marcho.
    Al día siguiente, Kikyo fue al mismo lugar y se sentó delante del lago sujetándose las piernas con los brazos. Al atardecer, apareció Seeshomaru que se sentó junto a ella.

    -No te esperaba… - Le dijo Kikyo mirándolo como se sentaba. - ¿Quién era?
    -Mi padre, Inu-no-Taisho. Estábamos en un entrenamiento. ¿Y tus padres?
    Kikyo giro la cabeza hacia el suelo y con la mirada triste le dijo:

    -Nunca conocí a mi familia…
    -Lo siento…
    -No pasa nada.

    “-En aquel tiempo yo era muy débil y me faltaba puntería con el arco…”

    Los dos estuvieron hablando y viendo la puesta de sol y después se marcharon cada uno por un camino contrario al otro.
    Al pasar dos años, dos años en el que ninguno supo nada del otro… Kikyo estaba practicando con el arco en una pradera casi sin árboles, entonces un yokai mucho más fuerte que ella la ataco y la tiro al suelo, pero antes de que este pudiera comérsela apareció Seeshomaru con su látigo y venció al monstruo.

    -¿Estas bien? – Le dijo de espaldas-
    -Si, gracias.
    -No te equivoques, lo hice solo porque era mi adversario.

    Los dos caminaron juntos y Kikyo le dijo:

    -Hace cuanto que no nos veíamos Seeshomaru.
    -Si
    -¿Qué estuviste haciendo todo este tiempo?

    Él no dijo nada y siguió andando.
    Así pasaron los días. Todos los días se veían y salían a dar un paseo por el bosque en el que se conocieron. Un día el padre de Seeshomaru le siguió para ver a donde iba cada día, Seeshomaru se dio cuenta y después de estar con Kikyo se encontró a su padre, él le dijo:

    -Deja de seguirme.
    -Tu la amas ¿No es verdad?
    -Tú que sabrás.
    -Sabes que tenemos que irnos ¿No? Aquí quietos no hacemos nada.
    -Si ya lo se
    Seeshomaru después de esa charla se fue.
    A la mañana siguiente, Kikyo le estaba esperando y cuando llego Seeshomaru este le dijo:

    -Me tendré que ir de aquí…
    -¡¿Que?! ¡Pero…! ¡No…! Yo, yo te… Al menos prométeme…que volverás algún día…

    Seeshomaru le regalo una flor, una campanilla violeta y sin decir nada se dio la vuelta y se marcho, entonces Kikyo dejo ir una lagrima por su cara.
    -Fin del Flash Back-

    -Aquel día me prometiste que volverías, pero pasaban los días, los meses, los años…y nunca supe nada de ti, así que decidí irte a buscar yo misma… - Le dijo Kikyo al terminar la historia. – Ahora te voy a decir lo que te tenía que decir…Seeshomaru…
    Él se puso al lado de ella.
    -Seeshomaru…yo…yo… ¡Yo te quiero!

    Seeshomaru se agacho de rodillas e intento besarla pero su orgullo no se lo permitía así que apretó los parpados de los ojos para no llorar.
    Cuando recupero la compostura se levanto y miro a la luna diciendo:

    -Sabes que yo no siento lo mismo por ti, pero si decirlo te hace sentir mejor…

    Kagome, Inuyasha, Miroku y Sango los estaban espiando y Kagome y Sango estaban llorando a chorros.

    -------------------------------------------------------------------

    Este si q m salio bien hasta yo m conmovi xD
    espero q os haya gustado tanto como a mi!
     
  16.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    995
    Inu-yasha: una nueva vida Cap.6

    Capitulo 6: Los sentimientos de Seeshomaru

    Los dos estaban caminando por un sendero en el que por un lado había árboles y por el otro una pradera.
    El grupo de Inuyasha estaban buscándolos por órdenes de kagome. Inuyasha estaba tumbado en un árbol dentro del bosque.

    -¡Inuyasha! – Le grito kagome - ¡Tenemos que encontrarlos!

    En ese momento Inuyasha se levanto. Kikyo que pasaba en frente de ellos, a las afueras del bosque, captó el olor de Inuyasha y le lanzo una flecha, pero justo en ese momento él empezó a caminar y se marcho con Kagome diciendo:

    -Aún no entiendo por que hacemos esto…
    -Es por el bien de todos.

    Seeshomaru y Kikyo llegaron a unos arbustos y se detuvieron. Entonces Kikyo le pregunto:

    -¿Seeshomaru…?
    -¿Qué?
    -¿Seguro que no tienes nada que decirme?
    -…No… ¿Por qué?
    -Nada, por nada.

    En ese momento Kagome y Sango saltaron de detrás de los arbustos y dijeron:

    -¡¿Seeshomaru, por que no se lo dices de una vez?! – Le grito Kagome insistiendo.
    -¡¿Esque no tienes corazón?! – Le dijo Sango enfadada.
    -¿No ves que ella te ama?

    Kikyo se puso colorada y a la vez no entendía nada. Kagome le puso un rosario que hizo como el de Inuyasha, para que Seeshomaru no perdiera los estribos para decirlo de alguna manera... Entonces Sango pronuncio la palabra “sitdown” (Siéntate en ingles) para que no se confundieran con Inuyasha. Él intento atacarlas pero Sango dijo la palabra “sitdown” y Seeshomaru callo al suelo. (Cuando ponga –( ) esque los personajes están pensando).

    -(Ahora ya se como se siente Inuyasha…)
    -Sígueme. – Le dijo Sango.
    -¿Por qué?

    Sango le hizo una mirada de reojo y este la siguió, mientras Kagome hizo venir a Inuyasha para que Kikyo se distrajera un poco mientras hacían lo que tenían que hacer. Kikyo e Inuyasha comenzaron a pelear mientras que el resto se llevaron a Seeshomaru a donde estaba Miroku: una pradera cerca de la aldea de Kaede.
    Primero decidieron hablar un poco sobre el tema:

    -Sabemos que te gusta Kikyo, se te nota en la cara. – Le dijo Kagome sonriendo.
    -No es verdad, que vas a entender tu humana. – Le dijo él.
    -¡Sitdown!

    Luego Miroku le dijo que a las mujeres les gustan ciertas cosas…Como las flores, un simple halago…

    -¿Qué cosas le gustan a Kikyo?
    -(A coro) Mmm…
    -¡Ya se! A Kikyo le gusta la estepa de Seeshomaru. – Dijo Kagome – Pero tú nunca le dejas que la toque…

    Después de esa charla, Sango propuso ir a buscar campanillas violetas todos fueron menos Seeshomaru. Después de unas horas de búsqueda todos se habían cansado para seguir y no consiguieron ninguna.

    -Estas flores son muy especiales y no se encuentran tan fácilmente… - Dijo Miroku decepcionado.
    -Él se las regalaba porque era el significado de su nombre y porque eran muy especiales y bellas. – Dijo Sango.

    Llevaron a Seeshomaru a la cabaña de Inuyasha. Después de comer, Kikyo, sin saber nada, ni que Seeshomaru estaba allí, se marcho al bosque, encontró una zona casi sin árboles, pero también encontró una flor en el suelo, una campanilla violeta, la recogió, se la puso en el pelo, encendió un fuego y se durmió tumbada lateralmente en el suelo.

    Inuyasha se encontró a su hermano en el pasillo y le dijo:

    -Te ayudare a salir de este infierno que es para ti.
    -¿Por qué vas a ayudarme tu precisamente? – Le dijo él.
    -Serás uno de mis enemigos, pero también eres mi hermano…

    Inuyasha cogió una de las flechas de Kagome y, despacio, le quito el rosario a Seeshomaru. Luego fue al cuarto donde estaban Miroku, Sango y Kagome y se puso a dormir.

    Seeshomaru salio al bosque y busco el rastro de Kikyo, cuando la encontró vio como se había puesto la flor que él había dejado, se puso de rodillas, puso el rostro de Kikyo tal como estaba en sus piernas sin que se despertara y le acaricio la cara suavemente. Al ver que ella sentía frío, la tapo con su estepa y luego miro al cielo que estaba despejado.

    --------------------------------------------------------------------------

    no pude escribir la conti porque estaba d viag de fin de curso.....espero que os guste!
     
  17.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    777
    Re: Inu-yasha: una nueva vida

    Capitulo 6: vuelve Kagura, reina de los vientos

    Estaban en una montaña nevada, hasta que de pronto una ráfaga de viento y nieve hizo que los dos se separaran…
    Seeshomaru vio una figura conocida, pelo negro, recogido en un moño, ojos rojos, con tres plumas… era Kagura.

    -Cuanto tiempo… ¿No crees Seeshomaru? – Le dijo ella.
    -¿Tu no tendrías que estar en el otro mundo?
    -No se que paso, pero ahora me encuentro mejor que nunca.

    En ese momento la ráfaga desapareció junto con Kagura.

    -¡Seeshomaru! – Gritaba la voz de Kikyo. – Al fin te encuentro, ¿Estas bien?
    -Si…
    Los dos aturdidos por la nieve decidieron descansar en una pequeña cueva que había. (Que oportuno…)
    En fin…
    A la mañana siguiente, los dos llegaron a un bosque y una pradera. Entonces dos ráfagas de viento aparecieron intentando dañar a Kikyo que esta las esquivo.

    -¡¿Quién eres?! – Dijo mirando hacia donde salieron las dos ráfagas.
    -La pregunta es: ¿Quién eres tú? ¿Y por que estas con Seeshomaru?
    -Yo soy Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko.
    -Yo me llamo Kagura.

    Kagura ataco a Kikyo con su ataque danza dragón, pero Kikyo las esquivo y Kagura dijo:

    -Nos veremos cuando se ponga el sol aquí mismo.
    -¡Te esperare pues!

    Y al acabar de decir eso, Kagura se fue volando en una de sus plumas.
    Mientras esperaban Kikyo elegia sus tecnicas y las armas que iba a utilizar.

    -(Mmm…A ver…La espada cortara los vientos, y…esto sera perfecto: el pañuelo de los vientos.)

    Cuando atardecio, Kikyo estaba preparada para enfrentarse con Kagura. Las dos llegaron al punto donde habian quedado.

    -¡Seeshomaru es mio! – Dijo Kagura sacando su abanico y lansando el viento contra Kikyo, que esta saco la espada y corto el viento dirigiendose a Kagura.

    Esta salto hacia la tierra y las dos estaban de frente mirandose como la otra se movia. Kikyo saco su pañuelo, un pañuelo grande, cuadrado y de un tono azul claro transparente, diciendole:

    -No eres la única que puede controlar el viento…

    Y cuando acabo le lanzo una ráfaga de viento tan fuerte que Kagura fue lanzada contra un árbol. Kagura hizo aparecer un ejercito de zombis que se dirigian a atacar a Kikyo, esta, sin hacer nada, dijo:

    -Liberaos…

    Y los zombis se derrumbaron y sus almas selladas se fueron y se desvanecieron. Kikyo las purifico. Luego ataco a Kagura con la espada y esta aceptando su derrota dice:

    -Toma mi abanico, tu eres la verdadera reina de los vientos, él te pertenece…

    Y Kikyo clavandole la espada en su corazon dijo:

    -Hasta siempre, hermana…

    Después de aquel dia, a la mañana siguiente, Seeshomaru le pregunto:

    -¿Qué querias decir con lo de “hermana”?
    -Kagura era mi hermana mayor, las dos tuvimos el mismo padre pero no la misma madre.
    -¿Quieres decir que Naraku es…?
    -Si…fue uno de mis padres...

    ------------------------------------------------

    ai sta la conti espero que os haya gustado xq la verdad sq m falto imaginacion pro bueno....
     
  18.  
    inu-irz92

    inu-irz92 Guest

    Re: Inu-yasha: una nueva vida

    O.O
    q naraku era uno de sus padres??
    q fueeerteee!!
    La conti me encanta!!!
    has puesto vmucha acción! y eso me gusta!
    te ha quedado genial!!
    espero q pongas conti prontito q se ve super interesante!!
    cuentas con mi apoyo!
    besos de tu amiga Sango-chan *sango y kirara* *kirara*
     
  19.  
    Kikyo-sama

    Kikyo-sama Entusiasta

    Cáncer
    Miembro desde:
    16 Junio 2007
    Mensajes:
    196
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Inu-yasha: una nueva vida
    Total de capítulos:
    57
     
    Palabras:
    1308
    Inu-yasha: una nueva vida Cap.7

    Capitulo 7: la familia de Kikyo

    -¿No me habías dicho que no conoces a tus padres? – Le dijo Seeshomaru.
    -Lo supe porque una de mis hermanas, Sara, me lo contó. También me dijo que una vez intento matarnos a todos por el poder. Pero nunca pude ver como era.
    -¿Sara?
    -Si, era una princesa – Dijo en tono despectivo – Yo la odiaba porque era humana y porque al menos ella pudo ver a nuestra madre.

    Después de esa charla se encaminaron hacia…hacia no se donde…xD
    Mientras caminaban en un sendero de bosque, se encontraron una cabaña vieja, parecía abandonada, Kikyo toco la puerta y una voz masculina le dijo:

    -¿Quién pica a mi puerta?
    -¿Hola, hay alguien?

    El ser se fue hacia donde estaban ellos, les acogió y les sirvió un té.

    -¿Y como os llamáis?
    -Yo Kikyo y el Seeshomaru.
    -¿Kikyo, Kikyo Midoriko Izayoi Chiyoko?
    -Si, ¿Nos conocemos?
    -¡Pues claro! Yo soy Lucifer uno de tus padres hija mía…

    Lucifer, un demonio gato de color blanquecino y ojos verdes claros.

    -Tu madre era Maria Katrina del Monte, era humana, de Grecia, con el pelo rubio hasta los pechos, piel más o menos morena, labios “rosados” y ojos castaños claros, vestía túnicas y brazaletes de oro y se hacia una coleta con una parte del pelo arriba de la cabeza más o menos…
    -¿Dónde vive ahora?
    -No lo se, solo me han dicho que sigue siendo la misma, también me han dicho que puede que esto en lo alto de la montaña que hay aquí atrás.
    -Vale, vamos pues.
    -Yo no, mejor me quedo.
    -Pues vale…
    -…

    Y así los dos se fueron rumbo a la cima de la montaña esa. Seeshomaru se convirtió en una bola de luz y subió, Kikyo hizo aparecer sus alas y voló.
    Cuando llegaron a la cima vieron una pequeña cabaña, llamaron a la puerta y una voz femenina les dijo:

    -Soy la vieja adivina, ¿Qué desean?
    -¿Es usted Maria Katrina del Monte?
    -Adelante hija mía, te estaba esperando…

    Los dos pasaron y fueron hacia donde estaba la voz de esa mujer.

    -¿Madre? ¿Eres tú?
    -Si. – Dijo derramando una lágrima.
    -¿Por qué me abandonaste?
    -Porque…ya habrá explicaciones después, ahora que queda tiempo vamos a conocernos.

    Los tres se sentaron en una mesa redonda.

    -¿Quién es?
    -Es Seeshomaru mi prometido.
    -Veo un tiempo en el que los dos sufrí…
    -Ahora no…mamá. Yendo al grano… ¿Por qué?
    -Eran tiempos difíciles y tus padres, algunos, intentaban matarte por tu gran poder.
    -Entiendo, y, ¿Qué es eso de que tú tienes la ZhuWu Guan?
    -Si, la tengo bien guardada…

    La ZhuWu Guan es la perla que creo una adivina con sus 5 sentidos quedando sorda, muda, ciega, sin olfato y paralítica. Esta hecha con una esfera de amatista. Algunos dicen que puede hacer que, quien la posea, sea superior en los sentidos.

    Mientras cenaban Kikyo pregunto:

    -Madre… ¿Cuántos padres tengo y por que?
    -Cuando yo era joven, solo era una vulgar cortesana, me acosté con varios hombres y demonios que buscaban diversión, hubo uno…Naraku me parece que se llamaba, él era malvado y yo no quería pero él me obligo estando ya embarazada de ti.
    -Am…

    Kikyo y Seeshomaru estaban en su habitación, al lado estaba la de Katrina. Kikyo susurraba:

    -Esta media noche…Llegara mi venganza…
    -Odias a tu madre por ser humana ¿verdad?
    -…Si…
    -Te comprendo…Has lo que quieras.

    Aquella misma media noche, sigilosamente, Kikyo saco su espada y tomo forma de su vampírica, pelo negro puro, vestido de látex largo y colmillos, luego se dirigió hacia el cuarto de Katrina. Llego y su madre le dijo:

    -No podrás pasar, estoy rodeada por una barrera.
    -No me importa, ya que soy una miko.

    Llego y le clavo la espada en el corazón de su madre diciendo:

    -La perla me pertenece. Te echaré de menos, madre, Mª Katrina.
    -Mi sangre no corre en vano… - Dijo sonriendo.

    La sangre corrió por el suelo, pero cuando toco el vestido de Kikyo, esta se convirtió en sangre, haciendo que ella no pudiera beber la sangre. Cogió la perla y corrió hacia fuera sabiendo que la cabaña iba a explotar y así fue. Luego ella bendijo el alma de su madre.

    -----------------------------------------------

    spero q os alla gustado la conti y sobre lo d Naraku ya lo vereis + adelante :P
    tened paciensia!!!
     
  20.  
    inu-irz92

    inu-irz92 Guest

    Re: Inu-yasha: una nueva vida

    Que fuerte lo de la esfera!! O.O
    y kikyo odia a su madre? jo... *-*
    y lo de la sangre?? jo.. q miedo.. ToT
    por lo menos kikyo bendice la alma de su madre. pero se lleva la esfera!
    y yo quiero saber lo de Naraku!!
    no tardes en continuar el fic q me encanta!! *o*
    cuentas con mi apoyo!
    besos de tu amiga:

    :rosa: Sango-chan :rosa: *sango y kirara* *kirara*
     
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página