1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.


  2. Descartar aviso


  3. Descartar aviso
  4. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - Fuerza de atracción

Tema en 'Crepúsculo' iniciado por Gabrieluchini, 22 Febrero 2012.

Cargando...
  1.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Fuerza de atracción
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    38
     
    Palabras:
    1306
    Capítulo 1: ¿Por qué la amo tanto?, cierto me imprimé.

    Gris.
    No. Negro claro.
    ¡Eso ni siquiera existe!, ¿es azul?
    Tal vez sea un azul grisáceo.
    La verdad es que no sé exactamente de qué color sea el cielo de Forks, pero no imagino otro cielo más acogedor y cómodo que éste.
    Tal vez sea porque no he salido mucho de Forks, o el hecho de que he vivido prácticamente toda mi vida en éste pueblo, pero lo que sé es que este cielo encapotado y pastoso de Forks es el más hermoso que ha visto.
    ¿Había dicho hermoso? ¿Estaba hablando del cielo?
    Si, definitivamente éste tipo de cosas extrañas me estaban ocurriendo últimamente.
    Como la vez en que sentado en la sala de la casa de los Cullen (como cosa rara) con el único y maravilloso entretenimiento de ver a Ness sentada en el piso rodeada de libros estudiando para un Quiz, comencé a dejarme por la música que salía del piano que Edward tocaba. Así, sentado como estaba, en el sofá blanco de la casa, no apartaba la mirada de ella y era como un video clip que rodaba en ese momento en mi cabeza.
    Cada nota se acoplaba perfectamente con cada respirar suyo. Cuando se concentraba en lo que leía y Edward tocaba en su piano una nota grave, o cuando uno de sus rebeldes cabellos caía hasta su cara y a ella no le importaba, ya sea por lo concentrada que estaba o por lo relajada que era, pero el caso es que lo veía caer en cámara lenta, perfectamente a la par de la música. Por un momento salí de mi ensimismamiento y me di cuenta de la película que estaba creando y me reí.
    Lo que no pudo hacer su mechón de cabello lo hice yo, porque aparto su mirada del libro, y me vio con curiosidad. Tal vez pensaba que estaba loco, yo también estaba comenzando a pensarlo.
    O no estaba loco, sólo deliberadamente enamorado de Reneesme.
    Tanto, que había hecho una división de la línea de tiempo de mi vida: antes y después de Reneesme.
    Era, como si desde aquel maravilloso momento de imprimación, yo hubiese nacido con ella, y ahora viviéramos cada etapa juntos, pero de una manera acelerada (eso, gracias a ella y su manera acelerada de crecer).
    Hasta mi muletilla de decir “OK, OK”, la había cambiado por su muletilla “OK”, que usaba como exclamación tajante.
    Con ella, todo era diferente: cuando ella era una niña, yo también lo era, era una adolescente, yo era un adolescente, sin espinillas ni cuerpo flacucho, pero si, lo era.
    De niña, podíamos pasar horas y horas jugando o viendo comiquitas en la TV.
    De adolescente, teníamos las mismas visiones y perspectivas del mundo y de los adultos. ¿Dije adultos?, ¡Yo soy un adulto! Pero es parte del poder que ella ejerce en mí.
    Claro, todo esto ocurría cuando estaba con ella, (que era la mayoría del tiempo) pero cuando estaba solo, volvía a ser el mismo Jacob de siempre. Era como una magia, su magia. Ahora aceptaba el término, porque así lo veía Nessy y ahora yo también lo veía así.
    Al pensar en su adolescencia, aquí, en la grama, donde me encontraba acostado boca arriba contemplando el cielo, recordé su quinceavo cumpleaños, ¿o era el quinto? Bueh… el quinto cumpleaños donde ella aparentaba quince. Recuerdo que su pequeña tía con cara de duende botó la casa por la ventana para la celebración de su cumpleaños, bueno, así era ella ¿no?, en fin, todo estaba decorado. Las luces eran… todos estábamos… era perfecto. Yo, me tarde como dos horas preparándome para el acontecimiento.
    Y pensar que criticaba a las mujeres (excepto Leah) que tardaban horas y horas y horas en arreglarse. Y ahí estaba yo, colocándome delicadamente el traje que la pequeña Cullen telépata me había confeccionado, peinándome adecuadamente, colocándome loción por octava vez, lustrando mis zapatos al más mínimo rose con el suelo.
    ¡Pero no era mi culpa! Tenia que estar presentable ¿no?, y más si había sido honorablemente escogido el caballero de Reneesme en sus 15 años. ¡El caballero de Reneesme! Sonaba maravilloso en aquel tiempo ¡Que inmaduro era!, reí al recordarlo. Cuando llegue al club donde celebraríamos el cumpleaños, y digo club por ser breve, la verdad es que era una mansión, donde el gran salón era sólo el lugar donde se encontraban las mesas con cantidades y cantidades de comida. Al llegar había tanta gente que difícilmente podría saludarlos a todos auque hubiese empezado en ese mismo momento. Claro, no los conocía a todos, sólo uno que otro chupasangre de los aquelarres amigos de los Cullen, mi manada, y mi familia que ahora era “la familia” unida con los Cullen.
    Aunque había gastado dos horas en arreglarme, no había servido de nada. Todos parecían sacados de una película de James Bond: trajes de marca, peinados elegantes, y no es que el mío no fuera de marca ni elegante (Alice se había encargado de que así fuera) era que ellos se veían perfectos, y en mi era sólo “yo” vestido elegante.
    Pero nada de eso importo, cuando de las escaleras bajo la razón de mi existencia, la adolescente más maravillosa y el motivo de la fiesta.
    Era hermosa, magníficamente hermosa. No atractiva, ni sensual, si no hermosa. Es como esos amores de adolescente donde sientes que la mujer no es deseable, sino linda. Pues así pensaba yo. Era el alpha de una manada de lobos feroces y temerarios. Me respetaban y obedecían sin una orden. Ayudaba a mi padre en la casa y entablaba conversaciones con Edward (que ahora era mi amigo) de cosas importantes, cosas de hombres. Pero ahí donde estaba, al pie de aquella escalera, en el cumpleaños de Nessy, tenia que ser el estúpido adolescente que ella me hacia ser.
    Me acerque a ella, la tome delicadamente de la mano, como si fuese a romperse. ¡Que tonto!, ella cada día era mas fuerte, pero la ayude a bajar y me dispuse a escoltarla a la mitad del salón.
    Llevaba un vestido color oro que la hacia lucir encantadora. Si, era oro, al mejor estilo de “La Bella de Disney”. No había entendido porque la barbie la había pedido a Alice para ayudarlas con los preparativos de la fiesta, ahora lo entendía, era otra manera de burlarse de mí.
    Ella era La Bella: hermosa, dulce, inteligente, elegante, y yo simplemente… La Bestia: vestido de traje elegante pero Bestia.
    Lo que la rubia no sabia era que eso a mi no me importaba en lo absoluto, ella estaba ahí, feliz, sonriéndome, confiándome cada paso del vals (que había aprendido gracias a las clases semanales de vals con la esposa del dr. Cullen), era majestuosamente perfecto. Edward tocaba el vals en el piano, aunque ella también lo hubiera hecho perfectamente.
    Edward le había enseñado, y ella había aprendido muy bien. Tanto, que lo hacia mil veces mejor que su padre, aunque él tuviera todos esos años de practica y experiencia.
    Bueno, mi opinión no es que sea muy objetiva que digamos, pero yo así la escuchaba: como toda una experta. Y ella, eso era también lo que le importaba: como yo la escuchaba.
    Cuando tocaba el piano en la casa de la cabaña, su piano, uno que Edward le había regalado, personalizado con su nombre tallado y demás lujos (se veía común, pero conociendo a Edward ese piano era un autentico lujo) embelezado al mejor estilo del flautista de la Odisea. Por supuesto, yo era el Cíclope que caía rendido ante su música, ante su música, su risa, sus ideas locas… sin mas detalles basaba el piso por donde ella pasaba.
    Le pertenecía y ella a mi. Y eso me trajo al presente, donde ella ya no era una niña, y yo estaba completamente loco por ella.
     
    • Me gusta Me gusta x 6
  2.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Como prometí amiga: fan #1.
    Espero que solo sea el principio, porque me gusta como escribes. Solo cuida no repetir mucho las palabras, busca sus sinónimos o palabras que las remplacen bien. XD
    Me gusta mucho como Jacob esta envelezado por Reneesme. Es demasiado lindo! Lo adoro!
    Parece que siempre amaré a a Jake. Jajajaja.
    Me encantará saber que es lo que piensa Nessie de él. Un gran beso amiga, me gusta esta introducción, es profunda y con una pasión demasiado dulce e inocente. Esquisito!

    Kiss XD
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  3.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Gracias Moliry, tomaré en cuenta tus consejos y coincido contigo ... Jake es demasiado lindo!. seguire subiendo, recuerda que te dije que tenia que saciar la espectativa de ese amor tan bello y surreal... Besos y gracias de nuevo. Nos leemos
     
  4.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Fuerza de atracción
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    38
     
    Palabras:
    1427
    Capitulo II: ¿Por qué tiene que ser tan complicado?

    Las etapas de transición que vivíamos Ness y yo eran raras y rápidas.

    No nos habíamos acostumbrados aun en ser los mejores amigos en su adolescencia, cuando ya empezábamos a sentir cosas diferentes el uno por el otro en su adultez.

    Habían pasado doce años desde su nacimiento, y ella se había transformado en una hermosa mujer. No era precisamente una “mujer”, era un vampiro. ¿Pero a quién le importa? ¡Era perfecta!

    Reneesme era la mujer más fabulosa de Forks… y mi eterno dolor de cabeza.
    ¿Por qué no pude imprimarme de alguien más común? ¿Por qué la mujer de mi vida tenia que ser tan espectacular y hermosa? Eso me volvía loco (literalmente).

    No es que no estuviera acostumbrado ya, pues cuando salía con Bella, y Nessy era una niña de ocho años (o eso aparentaba ella), todos los hombres que se cruzaban por nuestro camino, sin importarles quien era yo, o si era su esposo, se le quedaban viendo a Bella (sin disimulo alguno) como si fuera la obra mas majestuosa de Dios.

    ¡Eran patéticos! Hasta a veces me daba risa ver como dejaban caer objetos, o como sus compañeras comenzaban a discutir con ellos por sus descaros. ¡Era todo un show!
    Pero no con Nessy. Eso era diferente, ¡era demasiado!

    Aunque Nessy usara el jeans más sencillo y la camisa más común del mundo, su cabello suelto y desaliñado y unos insignificantes zapatos deportivos; lucia como una de esas TOP Models que salen en las revistas de moda, o en las pasarelas de TV.

    Sus “jeans sencillos se acoplaban perfectamente a sus caderas, cintura piernas… etc. Su “camisa mas común realzaba su perfecta figura, ciñéndose a sus brazos, pecho, abdomen y dejando una perfecta abertura en su cuello, donde se apreciaba el color de su hermosa piel. Su “cabello suelto y desaliñado” caía perfectamente sobre su rostro y hombros, iluminado seductoramente por el sol, la luna, o lo que sea que le irradiara luz. Y sus zapatos deportivos sencillamente quedaban opacados por todo lo demás. ¿A quién engaño? ¿Estaba culpando a los hombres de Forks por ver a Nessy tal y como ella era? Perfecta, hermosa, deseable. No, no podía culparlos.

    Si hasta hace un mes, cuando todavía éramos amigos, me moría de ganas por tomarla de la mano y sentir que era mía, que ella también lo sintiera, y que todos los hombres lo reconocieran.

    Discutimos varias veces por eso. Ella me reclamaba que no éramos nada y me miraba con atención cuando al final siempre decía: -¿… o tienes algo que decir?- Yo, como el perfecto imbécil que soy, bajaba la mirada y me alejaba de ella unos minutos, no resistía estar lejos de ella por mucho.

    Hasta estuve a punto de entrar en fase cuando uno de los mocosos ilusos amigos suyos del instituto, tuvo el descaro de ir hasta la casa de la cabaña a hablar con Edward, y pedirle su autorización para ser novio de Ness; pues ella le había mentido, diciéndole que su padre la celaba de todos los hombres que se le acercaban. No era mentira, pero por lo menos él no reaccionaba tan violenta e incontrolablemente como yo lo hacía.

    Recuerdo que Bella tuvo que llamar al vampiro fortachón (creo que su nombre es Emmett) para que se pusiera entre la puerta de la casa que daba al porche y yo; porque si salía, lo mas seguro era que lo matara.

    ¿Cómo se le ocurre? ¿Novio? ¿De Nessy? ¡Mi Nessy!, o estaba loco o quería morir. Claro, yo no tenia como reclamarle. Ness y yo no éramos más que amigos, sólo que yo estaba profunda e irrevocablemente imprimado de ella. Pero ese insignificante humano no lo sabía. Por suerte, Edward compartíamos los mismos ideales, y despacho al chico del instituto sin ninguna esperanza, con una diplomacia que seguro que ese tonto “capitán del equipo de no sé qué” ni siquiera se percató del rechazo.

    Nessy provocaba así muchas veces mi autocontrol: llevando a chicos a la casa, yendo al cine con ellos; hasta pasaba horas y horas interminables hablando con ellos por teléfono, donde la mayoría de las veces respondía a sus meloserías con risitas coquetas, que dejaban sin habla a los estúpidos pretendientes al otro lado de la conversación. ¡Era la completa locura! Por supuesto, ella lo hacia para darme celos (eso lo supe hasta hace un mes). Pero ¿Cómo iba yo a saber eso?

    Hasta los chicos imprimados de la push (mi única esperanza) se daban cuenta de lo hermosa y despampanante que era. Estaban imprimados, no ciegos.

    Recuerdo que en una tarde, comiendo alrededor de una fogata, Nessy se quito la chaqueta que tenía, dejando al descubierto un top blanco sin mangas, que se adhería tanto a su cuerpo que no se sabía donde terminaba el top y comenzaba su piel (eso, aprovechando sus 42 grados de temperatura corporal). Cuando pude apartar mis ojos de ella, vi como Jared también lo hizo; y aunque deje pasar aquello, en un momento cuando las chicas Claire (la imprimada de Quil), Jared me dijo: - Nessy es muy linda Jake, ¡por fin hiciste algo bueno imprimándote de ella!- aunque reí con el comentario, no pude dejar pasar el doble sentido que traía.

    ¿Era posible que Nessy llamara la atención de los imprimados también, o estaba volviéndome paranoico?

    Los chicos imprimados de la push eran el único descanso de los pensamientos y acciones celópatas que me atacaban constantemente y ¿ahora parece que tampoco puedo bajar la guardia aquí? Eso era el caos.

    Por suerte, hace un mes en el día de su fiesta de ingreso a la universidad, exploté porque un chico vino a recogerla para invitarla a una fiesta privada en un yate a las fronteras de la playa la push. No soporte lo preciosa que se había puesto para ese chico, y el pensar en las intenciones que él podía tener me volvió loco. Además de eso, y como si no fuera suficiente, Edward no puso ninguna condición ni negativa en dejarla ir, con el estúpido pretexto de que ella ya era una mujer, y podía decidir ella misma.

    -¡Pero ¿qué estupidez estas diciendo Edward?!, ¡tiene 12 años!- la grité. Pero eso no lo alarmó en lo absoluto, se sonrió y me dijo en su tono calmado y diplomático que me sacaba de mis casillas:

    -Es hora de que te sinceres con ella Jacob, o vas a infartarte uno de estos días y Bella se pondrá muy triste sin ti-

    Esa era la gota que derramo el vaso. ¿Se estaba burlando de mi cuando a su hija le estaban coqueteando? Por un momento llegue a pensar que todos se habían vuelto locos, y que sólo a mi me importaba la seguridad de Ness. Pero luego pensé en Bella y en su embarazo, como la cuidó y protegió, ¡hasta de mi! Eso me hizo odiarme por un momento. Así que solamente deje de gritar, vi a Edward a los ojos, y salí por la puerta principal de la casa de la cabaña directo al bosque.
     
    • Me gusta Me gusta x 5
  5.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Nice, Nice, Nice!
    Vaya que el pobre de Jacob la pasa mal, pues que quería al ser tan hermosa Nessie. Que mal que no se imprimió de alguien normal, así no la pasaría mal. Jajaja
    Tiene razón Edward en que ya es momento de sincerarse. Espero que lo haga pronto y Nessie corresponda. Yo creo que si lo quiere pero le da celos para que el tonto ya presionado hable, jajajaja.
    Muy bueno amiga. Espero pronto saber mas! Kiss
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Fuerza de atracción
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    38
     
    Palabras:
    1808
    Capitulo III: Si. ¡Nessy me ama!

    Necesitaba estar solo.

    Respirar. Pensar sin Edward en mi mente y definitivamente sin Leah, Seth, Quil y Embry escuchando mis pensamientos.

    Así que no cambie a mi forma lobuna y solo caminé y caminé sin rumbo por el bosque.
    Cuando me cansé de caminar (o perdí el control de mis piernas) me dejé de caer de rodillas en el bosque, e hice lo que no había hecho hace muchos años atrás... Comencé a llorar. Las lágrimas caían sin control y mi llanto subía de tono con cada sollozo. No podía parar. Tal vez estaba desahogando toda la frustración que me daba el amar a Nessy como la amaba; y no poder retenerla, por no tener el valor de decirle cuanto la amaba, cuanto la necesitaba.

    No es que ella no lo supiera. Todos se habían encargado de explicarles desde niña todo ese asunto de la imprimación, y ella sabia que prácticamente estaba obsesionado por ella, pero nunca le había dicho todo lo que sentía. Lo que ella me hacia sentir, lo loco que me volvía.

    ¿Alguna vez pensé que estaba enamorado de Bella? No pude estar más equivocado.
    Bella era mi amiga. No, amiga no, era más que eso. Bella me entendía, me quería, y yo la quería a ella. Tenemos una conexión tan profunda, que a veces pareciera que me conociera más que Billi. Pero no era amor. No como el que siento por Nessy.
    Mi amor por Ness era más complicado que una estúpida imprimación. Yo la amaba con pasión y necesidad, y ella no lo sabia porque yo era lo suficientemente cobarde como para no decírselo. Entonces escuché:

    -¡¡¡Jake!!!- gritaba

    Qué? ¿Ésa fue Ness?

    - ¿Jacob? - seguía escuchando.

    Ay por Dios. ¡Me estoy volviendo loco!

    - Jake, necesito hablar contigo por favor – escuche de nuevo.

    Si, es ella. Es Reneesme. Entonces lo entendí.
    Un día hablando con Sam, él me había contado que un lobo sin su imprimada se volvía loco. Pero nunca pensé que fuera tan literal. Y entendí todo. No iba a morir de un infarto como me había dicho Edward, iba a morir de una enfermedad mental.

    Estaba empezando a creer esa teoría, cuando de repente percibí su aroma.

    - Jacob, ¿Qué sucede? Me estás asustando-
    ¡Soy un imbecil! Ya estaba preocupada por mi y yo lo estaba empeorando.
    Antes de que se imaginara otra cosa, como pude le conteste:

    - Ya te lo dije Ness, no es nada. No deberías estar aquí, es peligroso, regresa a la cabaña antes de que Edgar se preocupe. Además, vienen por ti, deberías estar lista.-
    ¿Qué? La estaba despidiendo cuando mas la necesitaba, y… ¿la estaba enviando a los brazos de otro? Definitivamente no tenia el control de si mismo, porque si lo tuviera me habría abofeteado.

    - Este bosque es tan peligroso para ti como lo es para mí, Edgard sabe que te seguí, y no voy a ir a ninguna parte con Ian. No hasta que tu estés bien-

    No hacia falta abofetearme, ella lo había hecho. ¡Por Dios era perfecta!

    No aguanté más y se lo dije:

    -Ness, Te amo-

    Ya, se lo había dicho, ahora que pasara lo que tuviera que pasar.

    - Lo se- me dijo mirándome tiernamente.

    No me había entendido. Tendría que repetírselo. ¡¿Por qué tenia que ser tan difícil?! ¡Ya me había costado decirlo la primera vez!

    - No Ness, TE AMO –enfatice. - …de verdad, no como un amigo. Te amo mucho, demasiado diría yo-

    Si. Había logrado decirlo de nuevo.

    - Lo se - me dijo inmutada.

    ¡¿Qué?! ¿No me había entendido de nuevo? Esta bien. Tendría que ser mas explicito esta vez.

    - Reneesme. No es como tú crees pensar que es. Te amo. Se que siempre te he amado, pero esto es distinto. Te amo como un hombre ama a una mujer. Te deseo Reneesme. Día y noche no dejo de pensar en ti. Quiero que estés conmigo ¡sólo conmigo! Ser tu hombre y que tú seas mi mujer. No soporto verte con otro y tenia que decírtelo. Te amo desenfrenadamente Renesme Cullen. Te amo mi amor –

    Tuve que tomar aire para callarme, porque las palabras salían disparadas de mi boca. Se lo dije y ya no quedaban dudas de lo que podría sentir por ella. Se lo había dicho.

    Ella lo sabía todo ahora y sólo faltaba lo que ella tenia que agregar.

    Me sorprendió ver que no se asombraba o reaccionaba con lo que había dicho. En vez de eso estaba ahí, quieta, escuchando atentamente, como quien escucha una clase en un auditorio.

    Hasta que termine, y vi como sus labios se curvaban en una sonrisa.

    ¿Qué de todo lo que dije fue lo que le causo gracia? ¿Estaría en show por lo que acababa de decirle?

    Estuve a punto de tomarla por los hombros y sacudirla para ver si estaba bien.
    Pero ella interrumpió mi pensamiento al decir lo que pensé que nunca diría ante semejante declaración desesperada:

    - Lo se Jacob, ya te lo dije – y comenzó a reír.

    Confuso y embobado por su risa (su hermosa risa) le dije:

    -¿Qué es lo que sabes?-

    Ella no paraba de reír y entre risas me dijo:

    - Que me amas, claro, estamos hablando de eso ¿no?

    Ahora si estaba confundido, que ¿ella sabia que la amaba? ¿Cómo? ¿Será que desarrollo su poder y ahora puede leer las mentes o soy tan obvio así?
    Al ver mi cara de confusión y la determinación de protestar. Alzo la mano y dijo:

    - Si. Lo se, lo se. Se que me amas me deseas como una mujer… ¿Quién crees que soy? ¿Una tonta? – y siguió riendo.

    Si. Era demasiado obvio. Me quería morir de la vergüenza.

    No supe que decir, ni que hacer. Sólo me quede viéndola. Hasta que al ver que no decía nada dejo de reír y me miro lo más seria que la había visto nunca.

    - Jacob, lo se. Siempre lo supe. Y no sabes desde hace cuanto quise que lo escupieras y ¡por fin lo hiciste! Y menos mal, ya se me estaban acabando las ideas para hacerte hablar.-

    - Pe p pero- comencé a balbucear. – Lo siento Ness, no quise… no quería…- le decía.

    ¡Cállate ya Jacob! Me gritaba mi yo interno, ¡pero no paraba de hablar! Era horrible no tener el control de uno mismo.

    Pero como siempre, lo que yo no podía hacer, lo hacia ella.

    Se acerco significativamente a mi cara. Tanto que tuve que cerrar los ojos al sentir el placer de su piel en la mía. Sentí sus labios en mi mejilla muy cerca de mi boca y oía su corazón acelerarse.

    En ese momento me di cuenta de que el oxigeno era como agua. Lo respiraba, pero eso era todo. En cambio que el aire que expiraba Nessy era como un vino, embriagador y peligrosamente adictivo.

    Me quede inmóvil. Creo que por un momento deje de respirar. No lo necesitaba, ella respiraba por los dos. Además, no quería perderme nada en ese momento.

    Después de no se cuanto tiempo de estar así, su cara sobre mi cara, me volvió a besar en la mejilla justo en el mismo sitio, y se alejo.

    Estaba a punto de protestar, cuando sustituyo sus labios por sus manos y comenzó a mostrarme imagen por imagen; palabra por palabra todo lo que sentía por mi.

    Estaba tan emocionado que comencé a llorar de nuevo y las lágrimas salían descontroladas por mis ojos.

    Cuando todo terminito, sin abrir los ojos y como si supieran exactamente a donde iban, mis labios besaron los suyos y la pasión se encendió en nosotros.

    Comencé a besarla apasionadamente, como el adicto que no puede dejar su droga.
    Ella era mi droga y yo un adicto irrevocable.

    Cuando mis labios se apartaron un momento de ella, logro decir lo que tanto me hacia falta escuchar en ese momento:

    - Te amo Jacob-

    Y sin darle tiempo a decir mas, conseguí abrirme paso en su boca y ella en la mía para sellar un noviazgo que seria para siempre perfecto… o eso creía yo.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  7.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Lo sabia, lo sabia.... Yeah! Ness salía con todos esos jóvenes por querer presionar a Jacob y le dijera que la amaba.

    Pobre Jake, por tonto sufrió, si hubiera sido mas directo des el principio se hubiera ahorrado tantas pasadas tan mal y celos. Jajajajaja.

    Me encantantó Ness como se comportó: dejando que él soltar todo. Excelente!

    Muy buena conti amiga, ya me urge saber que va a pasar, porque ese "creo" de Jacob al final.... Uy preocupa.

    Ahhh, es verdad, esta Alec. Uy esto esta poniéndose mejor.

    Excelente amiga. Un gran kiss!
     
  8.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Fuerza de atracción
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    38
     
    Palabras:
    1632
    Capitulo IV: Algunas Complicaciones.


    ¡Mío! ¡Mío! ¡Mío!

    Tenía una idea de lo que era sentir los labios de Jacob en los míos. No me acercaba en lo absoluto.

    No podía hablar, pensar, coordinar un movimiento ¡nada! Era solo el deseo en una danza libre. Hasta que... ¿Por qué?

    ¡Agh! ¿Tiene que ser siempre tan prepotente y controlador?

    Todavía no puedo creer que haya dicho eso. ¡Todavía no puedo creer que haya hecho eso!

    - Si continúas tocando así, vas a romper las teclas del piano... otra vez -

    Si, típico. Mi papa fingiendo que no sabe lo que pienso.

    - Comprare otras... otra vez - lo remedé

    - En realidad no es por el piano. Es la música ¡la lastimas! - dijo fingiendo dolor

    ¿La melodía? La verdad es que no me había fijado. Estaba tan concentrada pensando en lo que Jacob me había hecho que todo lo demás había desaparecido para mí.

    - Lo siento Edward, no estoy de humor - le dije.

    - ¿Paso algo? -me pregunto, mientras se acercaba a mi.

    - Como si no lo supieras - pensé.

    Sonrió ante ese comentario y me dijo:

    - Es más interesante si me lo dices tú. Además, debo reforzar el dialogo Padre- Hija -agrego.

    - No te sientas presionado por Bella, podemos fingir que hablamos siempre y que nuestra relación Padre-Hija es fenomenal - le dije mientras dejaba de tocar.

    - ¡Me atrapaste! La verdad es que quiero hablar contigo - dijo mi padre.

    - Y yo no quiero hablar de eso - le repliqué.

    - Estoy cansado de enterarme de lo que te pasa cuando duermes. Porque ni siquiera en el día dejas que me entere. Siempre estas pensando en partituras o sonando en tu mente melodías para no pensar en lo que te pasa - me dijo con tono preocupado mi padre.

    Pobre. Siempre se frustraba cuando no podía saber lo que pensaba. Tal vez se deba a que siempre ha obtenido los pensamientos que quería. Claro, los que no lo conocían, porque los que siempre estábamos a su alrededor habíamos desarrollado trucos extremos por un poco de privacidad mental.

    - Eso te debe decir algo ¿no? - le reproché, un poco cansada de oponerme.

    - Si. Me dice que necesitas desahogarte. Si sigues conteniéndote así vas a explotar - me decía Edward.

    No evité sonreír, y como si las hubiese llamado, todos los acontecimientos pasados vinieron a mi mente. Mi padre hizo un gesto de dolor y desvió la mirada de mí por un momento.

    - ¿Pensé que ya lo habías visto? - le dije en tono de burla.

    - Si. Pero despierta, tus pensamientos son más intensos - me contesto.

    Intensos, dolorosos, frustrantes. Y cuando iba a dejarme llevar por mis pensamientos hacia Jacob, tomé todas mis memorias y las guardé bajo llave, dejando mi mente en blanco otra vez. Era demasiado peligroso que mi papa se enterara de lo que pensaba en realidad. No sabia, que tanto él sabia del por qué estaba molesta con Jacob.

    - No sé que fue lo que paso en realidad. Y sé que ni tu, ni él me lo dirán; él también esconde sus pensamientos de mi. Pero lo que si te diré es que Jacob es un buen hombre. No sabes cuanto me cuesta decir eso -

    La verdad es que si lo sabia. Mi padre y Jacob eran amigos desde hace tres años, pero antes de eso no dejaban de pelear y tirarse puntas cuando tenían la oportunidad.
    Una vez, cuando tenía 6 (y aparentaba 17) mi padre discutió seriamente con Jacob, por algo que él había pensado.

    ¡Por Dios! Era su mente ¿no? (se preguntaran) Pero no, así era vivir con Edward Cullen.

    - ¡No pienses que porque estas imprimado de ella dejaré que la veas de esa manera!.. - le había gritado mi padre a Jake.

    - ...Suficiente tuve contigo cuando Bella estaba todavía en el instituto, para ahora tener que... - se callo Edward, en cuanto mi mama le dirigió esa mirada envenenada que tanto nos asustaba a todos.

    No entendí lo del instituto, pero como sabia que mis padres conocían a Jacob desde que eran jóvenes (exceptuando a mi padre. Eso seria imposible. Va a cumplir 123) supuse que habían discutido millones de veces.

    - Lo que quiero decir es... - mi padre tomo aire antes de proseguir.

    Parece que estaba absorto en sus pensamientos, porque no se fijo en los míos... o lo disimulo muy bien.

    - ...él esta afuera, tirado en el jardín y dice... piensa en no moverse de ahí hasta que hables con él - termino de decirme.

    - Pues tendrán un particular adorno de jardín, porque no hablaré con él... No por ahora - le dije.

    ¿A quién engañaba? Me moría de ganas por verlo. Es solo que mi orgullo me frenaba de salir corriendo en ese preciso momento y abrazarlo ¿O era mi inmadurez?

    - ¿Sabes lo costoso que es alimentar a Jacob a diario? En menos de una semana ¡acabara con el mercado que hicimos para ti en un mes! - comento en tono de burla.

    - Correré con los gastos - le dije, siguiéndole el juego.

    - Eso saldrá más caro que la inscripción en la universidad - pensé, alimentando el chiste de mi padre.
    Sonrió y comenzamos a reírnos. Que fácil era hablar con Edward. Tal vez por eso mi madre le pedía que hablara conmigo cuando me negaba a hablar con alguien. La relación con mi madre no era mala, al contrario ¡era perfecta! No imaginaba una mejor madre que Isabella Swan. No éramos amigas, tenia muy claro el concepto de madre y amiga y Bella definitivamente era mi madre. Pero a veces sentía que podía hablar con ella cosas de chicas que otra madre no entendería. Es maravillosa. Yo la amo, con un amor que casi raya a la adoración. A lo mejor para pagar todo el daño y el dolor que le cause en el embarazo. Pero al parecer eso a ella no le importo, siempre me lo decía. Pero cuando se trataba de una pelea entre Jacob y yo, instintivamente se ponía en su lugar y comenzaba a abogar por él. Me molestaba en sobremanera cuando hacia eso.

    - Ella también se pregunta que paso - respondía mi padre a mis pensamientos.

    - Pues dile que mientras Jacob reciba sus seis comidas diarias será feliz - dije sarcásticamente.

    - No lo creo. Aunque suene extraño, tu eres otra forma de alimentación para él. Tu presencia, tu compañía... -

    No sonaba tan extraño. Para mi también era muy parecido. A veces hasta tenia necesidad de tenerlo cerca, como si nunca hubiese vivido sin él.

    Un momento...¡nunca he vivido sin él! ¿Será por eso?

    Edward carraspeo y me saco de mis pensamientos.

    -... Además, ella se preocupa por ti, no por él - dijo.

    Como respuesta a ese comentario blasfemo, alcé una ceja y lo miré con incredulidad.

    - Por los dos - admitió.

    Si mi madre estaba preocupada por los dos, es porque Jacob decidió definitivamente no pararse del jardín. Para que mi madre lo viera, se preocupara y le pidiera a Edward que me convenciera de salir.

    Ese era Jacob ¡jugando sucio todo el tiempo! Y por supuesto, esto no pararía hasta que saliera y hablara con él. ¿Como era que siempre se salía con la suya?

    - Esta bien. Hablaré con él - y dicho esto, Edward me beso en la frente y salio.

    Lo mas probable es que no aguantara seguir intercediendo por Jacob. Eran amigos pero ¿rebajarte al punto de hablar por tu yerno? Eso si que debía de ser difícil. Así que me tragué mi orgullo y salí a hablar con el causante de mi frustración, confusión, desorientación y pérdida de la cordura: Jacob Black.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  9.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Santo cielos, me perdí? Es que es lunes y es cuado menos pienso.
    Nessie esta enojada de Jacob, pero no se porque. Jajajaja, quiero saber porque!!!
    Me gusta esta Nessie, mas humana y con orgullo. Siii! Aunque no se porque está con esa actitud, jajajaja
    Un gran besote amiga! Muy bueno.
    Pd. Por fis pon la letra grande y si la pones en negra mejor, es que este tipo de letra me hace llorar mi ojitos. Jajajajaja. Buu! Kiss XD
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Eliizabeth

    Eliizabeth Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    6 Enero 2012
    Mensajes:
    48
    Puntos en trofeos:
    18
    Pluma de
    Escritora
    :eek: Porque Ness esta enojada con Jacob.. Jajaja Bella siempre defendiendo al causante de los dolores de su hija JACOB BLACK...xD...
    Apoyo a Moliry Me encanta esta Ness.. Pero tu le diste vuelta a mi imaginacion.. Gracias es que ya me estaba cansando de la Ness sin tanto orgullo y mas perfecta digamos xD...
    Sigue asi y digo lo mismo que moliry (otra vez)... Que cambies a negro el color....
    Chauu Besitos.. Sigue asi :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Fuerza de atracción
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    38
     
    Palabras:
    2148
    A petición del público. En negro...

    Capitulo V: Amo a Nessy con locura... Y Edward me quiere matar. (Jacob)

    A lo lejos escuché las notas de un piano sonar. Pensé que Edward estaba en la cocina con Bella.

    Era una necesidad para él pasar las 24 horas del día al lado de su esposa, y no existía fuerza sobre humana que lo apartara de ella.

    Aun olía a comida. Lasaña.

    Si, Bella seguía en la cocina preparando de comer a Ness... ¿o era para mi?. Eso hizo que mi estomago rugiera de hambre.

    La verdad es que tenia todo el día sin comer (y eso era decir mucho) decidí no pararme del jardín hasta que Nessy se dignara a hablar conmigo.

    Tenia que arreglar las cosas con ella.

    Si había pensado que al ser novios, toda mi angustia se acabaría ¡me equivoqué! Todo era mucho mas complicado.

    - ¿Pero que..? - dije, volteando a ver la casa.

    La dulce melodía del piano, se había convertido en una bulla escandalosa y desafinada.
    ¿Edward se había vuelto loco? Bueno, completamente cuerdo no era. Pero ¿por qué tocaba de esa manera?

    Y digo tocar por decir algo, porque parecía como si estuvieran pegándole al piano con una escoba.

    Me recordaba a las peleas de gatos que se hacían afuera de la casa de Billi por las noches, y que a veces no me dejaban dormir. Cuando venia muy cansado de las rondas, solía espantarlos entrando en fase para conciliar un sueño decente.

    - Si continuas tocando así, vas a romper las teclas del piano... otra vez - escuché que dijo Edward. Y dicho eso, paro la bulla.

    Y menos mal, si ese escándalo espantoso continuaba seguramente aullaría de dolor.
    ¡Pero un segundo!
    Si Edward estaba parando aquel escándalo musical ¿Entonces él no lo estaba tocando?

    - Comprare otras... otra vez - respondió Nessy con su aterciopelada voz.

    Que definitivamente era un bálsamo para curar el horrendo ruido que antes se escuchaba.

    Pero ¿entonces era ella la que tocaba?

    Tal vez no era horrible.

    Creo que hasta tenia un toque clásico. Exótico, pero clásico.

    Escuché que hablaban por un rato sobre ellos y sobre lo que había pasado entre Nessy y yo, y como eso a ella la había molestado.

    - ...Pero lo que si te diré es que Jacob es un buen hombre. - dijo Edward.

    ¿Eran impresiones mías o Edward se estaba poniendo de mi lado? Definitivamente nuestra relación estaba cambiando mucho.

    Si hubiese escuchado eso antes, diría que estaba a punto de un desequilibrio mental.
    Con mas razón tenia que frenar mis emociones y portarme bien con Nessy.
    Todo era mas fácil cuando no éramos nada (según ella, yo siempre la idolatre desde que la vi.). Como no tenia derecho de tocarla, me tragaba mis ganas de besarla, tenerla en mis brazos y era mas fácil para mi conservar un autocontrol. Pero ahora, no solo tenia su permiso para tocarla y besarla, sino que ella me buscaba a mi. Poniendo en riesgo el derrumbamiento total de mi abstinencia.

    Eran absolutamente peligrosos los pocos momentos que pasaba a solas con Nessy. Porque si a la insistencia de Ness por besarme, le sumamos los pocos momentos que teníamos para vernos a solas y el amor desenfrenado que yo siento por ella, era comparado a encerrar un perro hambriento, en un cuarto repleto de comida y pretender que se inmutara sin tocar nada del cuarto ¡Era imposible!

    Bueno, casi imposible.

    Ya Edward, el dr. Cullen, el chupasangre con esteroides y el vampiro esposo de Alice, me habían aclarado un nuevo tratado entre nosotros.

    Éste no consistía en cruzar la línea divisora del tratado antiguo, sino de cruzar la línea con Reneesme.

    - Si la tocas, te mato - ésa había sido la sentencia de Edward.

    Claro, yo por hacerlo enojar y que supiera que no soy un niño a quién regañar, le contesté:

    - Solo si ella no lo quiere. Sabes que haría lo que fuera que ella me pidiera.
    Tranquilo, tu lo sabrás cuando ella lo piense. - le dije, mientras salía de la casa de los Cullen.

    Quería salir de ahí antes de ver la reacción de los cuatro vampiros que me miraban con ojos de odio.

    Por supuesto, a ellos no les hubiese costado nada salir y arrancarme la cabeza en el porche de la casa, pero sé que no le harían daño a Nessy (era lo único que me mantenía con vida hasta ahora)

    Pero aunque le había dicho eso a Edward, y sabia que no me mataría (eso creo) no deseaba arriesgarme.

    Es por eso que cuando Nessy se acercaba a mi y tumbaba mi supuesto autocontrol, me leía la misma cartilla en mi mente una y otra vez:

    #1: Edward te va a matar.

    Pero cuando llegaba a la etapa de no importarme mi vida con tal de sentir sus besos. Continuaba...

    #2: No puedes morir. Ella te necesita.

    Y si esto ya no funcionaba, imaginaba los ojos desorbitados de Bella y ella gritándome:

    - ¡Jacob Black! ¡¡¿como pudiste?!!

    Y eso si que funcionaba. Pero luego venia lo peor.

    La cara de Nessy cuando me alejaba de ella era de confusión, como diciendo ¿Qué paso? o ¿Qué fue lo que hice?

    ¿Era que no se daba cuenta de lo perfecta que era?

    Creo que no. Porque siempre reaccionaba igual.

    Como en el bosque, la noche de la fiesta de su ingreso a la universidad, cuando nos besamos por primera vez. Fue como si desde el primer momento en que mis labios tocaron los suyos abandoné mi cuerpo y le entregué una cuerda imaginaria de manipulación a ella.

    Cabe destacar que fue nuestro primer beso y no estaba preparado para todo lo que iba a sentir, así que fue un poco mas difícil controlarme.

    Pero como Edward ya había hablado conmigo antes, lo pude lograr. Y eso que no sabía si lo lograría, pero creo que los años de practica con la manada para controlarme y no entrar en fase en cualquier momento, sirvieron después de todo.

    - Ness, es mejor que regresemos - logré decir cuando pude alejarme de ella y luego de 10 min. Para poder recuperar el habla y la capacidad de pensar.

    No sé si lo hice muy bien, recuerdo que las palabras salieron temblorosas y atropelladas.

    - ¿Qué? ¿Volver?... Ah, si claro - había dicho ella casi en un susurro. Esa noche nos levantamos y regresamos a la casa de la cabaña. Cuando volví a casa de Billi, debía de tener una cara de idiota porque Billi, Paul y Rachel, que estaban visitando a mi padre, y Seth que no dejaba de estar en mi casa, me vieron con ojos de preocupación. Pero en cuanto pasé de largo al cuarto, escuché las risitas en la cocina.
    No podía parar de pensar en ella y creo que ella tampoco, porque al día siguiente se repitió la misma mecánica.

    - ¡Jacob! - dijo, mientras salía a recibirme.

    No me dio tiempo de ni siquiera parar la moto. así que tuve que soltarla para poder recibirla, ya que venia corriendo a mis brazos.

    Me abrazo y se rió con su cara apoyada en mi hombro. Yo reí con ella. La verdad es que me hacia muy feliz verla tan feliz. ¡Y por mi! Pensé que estaba soñando. Se aparto un poco y pego su cara de la mía. Y como siempre pasaba, mis labios corrieron a los suyos como un imán.

    Cada vez que Nessy me besaba, era como si una mini Ness que se metía en mi cerebro y tomaba el mando de mi cuerpo desde ahí como si fuera la torre central de una empresa.

    ¿Cuando comenzó ella a responderme el beso? No lo sé. ¿Cuanto tiempo teníamos besándonos? Tampoco lo sé. De lo único que pude darme cuenta era que mi respiración no era normal. Y también escuchaba un carraspeo fuerte a lo lejos. Ah si, y un olor... Un asqueroso olor a vampiro. Olía como a Edward. ¡Edward!


    - ¡Um, um! – volvió a carraspear.



    Me alejé con mucho dolor de Nessy y ella se enojó de nuevo conmigo.
    así había sido siempre, y eso a Ness no le gustaba nada.

    - Tal vez deba buscarme un novio que no le tenga miedo a mi padre – había dicho en una ocasión.

    - Tomando en cuenta que es un vampiro, eso empeorará las cosas. Admítelo ¡soy tu mejor opción! – le respondí a su pataleta.

    - No dije que fuese un hombre. Tal vez busque un vampiro de un aquelarre conocido. O a algún hombre lobo no imprimado de la Push. He escuchado algunas ofertas –

    OK. Eso no me gustó. Pero no podía hacer otra cosa. Era eso o morir. Aunque morir después de estar en sus brazos era una buena manera de morir. Ahí estaban mis pensamientos suicidas otra vez.

    - Esta bien, hablare con él – había escuchado que decía Nessy, desde adentro de la casa.

    ¡Si! Saldría. Pensé que me costaría más. Pero mejor así, ya el olor de la lasaña que salía de la cocina me estaba mareando.

    Escuche sus pasos acercarse a la puerta de salida. Ella venia a hablar conmigo. Pero ¿qué me diría? No me había detenido a pensar en eso. ¿y si venia a terminar conmigo? No. Ella no podía hacerme eso ¿y por qué no? El imprimado era yo ¿no? Además ella tenía otras opciones, eso fue lo que dijo. ¿Por qué quedarse con un hombre lobo cobarde como yo?

    OK. Ahora si que estaba asustado. Me voltee y la vi. Estaba parada frente a mi con sus brazos cruzados. Me pare de un salto y me dispuse a escuchar lo que tenia que reclamarme… o mi sentencia de muerte.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  12.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Ahh pobre de Jake. Él que quiere llevar las cosas bien, ahhh esa Nessie. Es peligrosa. jajaja
    Me gustó mucho. POr fa avisame cuando subas.
    Pd. Gracias por cambiar la letra, mil ojos te lo agradecen. jajaja

    Kiss
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Fuerza de atracción
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    38
     
    Palabras:
    1402
    Capitulo VI: Un juego sucio (Reneesme)

    Tenía todo bajo control.
    Lo que iba a decir, como iba a actuar, la expresión de mi rostro, ¡todo!.. o por lo menos eso creí.
    Al divisarlo sentado en el jardín, salí con paso firme de la casa, pero en cuanto se dio vuelta para verme y lo vi a los ojos, no recordé nada de lo que había planeado.

    Había algo en su mirada... ¿qué era?.. Preocupación.
    No. ¿Angustia?
    Tampoco. Era... ¡dolor!

    ¿Qué le había pasado? ¿Quién lo había lastimado?
    - ¡Fuiste tu tonta! - me dije yo misma.
    ¡Que horror! ¡Yo le había hecho daño a Jade! Y todo porque el quería cuidar de mi.

    - No debo Ness - me había dicho ayer en la noche en la Push, cuando nos besábamos y yo arbitrariamente comencé a quitarle la camisa (o eso intenté. Él no me dejo)


    - Claro ¿Como no lo ti venir? - le dije con un suspiro y en tono de protesta.

    - ¿Estas triste? - me pregunto preocupado, al ver la cara que tenia.

    - ¡No! ¿Como se te ocurre? Estoy que brinco de la dicha porque ¡mi novio no quiere tocarme! - le escupí sarcásticamente.

    - Siento hacerte infeliz Ness – me había dicho con ternura.

    ¿Como no había visto lo mucho que me quiere? La verdad es que sonó muy convincente.

    - Sabes que haría todo lo que me pidieras, pero esto no. No insistas porque no lo haré - continuo diciéndome.

    - Tienes razón, no insistiré. Es mas ¡deberíamos dejar de insistir! - le grite, mientras me colocaba de pie. Pues nos habíamos tirado en la arena a ver el cielo encapotado de Forks. Ya que la luna no se ve muy bien y ni hablar de las estrellas.

    - ¿Qué quieres decir? - dijo él, también poniéndose de pie.

    - Que deberíamos darnos un tiempo Jade - le dije.

    Mintiéndole claro. Yo mi loca dejaría a Jacob. ¿Después de todo lo que me costo atraparlo? Definitivamente no. Pero debía hacérselo creer.

    - ¡¿Qué?! Espera, es un chiste ¿no? Eso no funciona con nosotros Ness. Eso es para las parejas cursis que creen estar enamorados. Ese no es nuestro caso. ¡Yo no puedo vivir sin ti Nessy! - me confeso, casi grito.

    Si no hubiese sido por las palabras lindas que había dicho, hubiese pensado que estaba regañándome.

    - Pues no estoy segura de eso - esa era otra mentira.
    Si estaba segura. Solo era manipulación barata.

    - Ness, no me hagas esto – dijo con ojos de suplica.

    ¿Como logré zafarme de no caer rendida ante sus ojos? No lo sé, pero lo hice.

    - Es tarde Jake. Adiós - nunca le había dicho "Adiós".

    Tal vez porque no pasaba media hora sin que no nos volviéramos a ver.
    Ya prácticamente vivía en mi casa. Hasta Bella le ofreció una habitación propia (cosa que no le gusto a mi papa) pero el la rechazo. Dijo que prefería dormir afuera, que en la casa con el olor a vampiro encerrado.

    Así que cuando le dije "Adiós" sonó muy teatral y eso ayudo a mi causa.

    Sabía que no faltaría mucho para que Jacob hiciera algo después de eso, pero ¿acostarse en el jardín todo el resto de la noche y el transcurso de la mañana sin comer? Eso movería cualquier causa revolucionaria.
    Ese era Jacob. Loco y lo peor y más peligroso: nunca sabes como va a reaccionar.

    Me di cuenta de que no había dicho nada y que solo me quedé viéndolo con los brazos cruzados. Así que reaccioné y dije lo primero que pensé:

    - Aquí estoy Jacob. ¿Qué quieres? -

    ¡No! ¿Qué dije? Eso le hará mas daño.
    Nunca se debe decir lo primero que se piensa. ¿Por qué aun no había aprendido esa lección?

    - Te quiero a ti Ness. Necesito hablar contigo. -

    ¡Que tierno! ¡Había dicho que me quería!
    Cálmate Reneesme, tienes que tomar el control de la situación.

    - No veo que tengamos que hablar - le respondí lo mas seria que pude ponerme.

    - Yo si, ¡y de mucho! No querrás que pase otro día en huelga ¿o si?
    ¿Qué va a ser de la pobre manada si me llega a pasar algo? -

    ¡Otro juego sucio! Sabía que al hacerme preocupar por él bajaría la guardia.¿Es que no pensaba lugar limpio nunca?

    - No quiero que te pase nada - le dije casi ofendida.

    - Lo sé - dijo el muy prepotente, alzando las cejas y ocultando una sonrisa.

    Se estaba acercando a mí. Se había dado cuenta que tenia la partida ganada.

    - Ness... - me dijo mientras me descruzaba los brazos y me tomaba las manos.

    - Mi nombre es Reneesme - le dije, en un tono de disgusto que ni el se creyó.

    Sonrió ante el comentario y dijo:

    - Si. ¡Pero es horrible! - dijo.

    ¿Había dicho que mi nombre era horrible? ¿El nombre que con tanto amor me construyo mi madre? Éste era el colmo, y sirvió para molestarme más con él. Pero cuando pensé que me saldría con la mía, y dando media vuelta teatralmente daría por terminada la conversación, me apretó firme y fuertemente para que no pudiera soltarme. Acerco su rostro al más al mió y me dijo en un susurro:

    - Pero en ti es espectacular. Es solo que me gusta decirte Ness y sé que a ti también te gusta -

    ¡Ok! ¿Dije que me había molestado más con él? Pues se me olvido. Cuando tuve su aliento junto al mió y sus labios rozando los míos solo pude decir:

    - ¿Por qué me haces esto Jake? -

    A lo que respondió:

    - ¿Por qué me haces "tu" esto a mi? ¿No sabes lo peligroso que puede ser el que me aparten de ti? No pienso con claridad. Puedo tornarme violento ¿sabes? -

    - Entonces no lo hagas - le dije.

    Deseando que se callara y me callara con un beso suyo.

    - Estas de suerte. No creo que pueda. -

    ¡Como extrañaba sus besos! Después de la sangre, era lo mejor que había probado en mi vida. Y a diferencia de la sangre ¡era todo mío!

    - Te amo Ness. Nunca lo dudes ¿ok? - me dijo, apoyando su frente en la mía.

    - Ok - alcancé a decir.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  14.  
    Eliizabeth

    Eliizabeth Iniciado

    Acuario
    Miembro desde:
    6 Enero 2012
    Mensajes:
    48
    Puntos en trofeos:
    18
    Pluma de
    Escritora
    Awwwww.. Me encantan tambien los finales felices :D..
    Gracias por quetarme la incognita del porque se pelearon
    :eek: Solo por eso se pelearon.. Dios Mio.. Esta Nessie es peor que la propia bella jajaja..
    Espero que publiques pronto el siguiente capitulo :D
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  15.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Hola linda amiga, estoy aquí como te dije. :p No comenté desde ayer porque queria decirte varias cositas que ví fundametal mencionarte. Es con todo cariño y mi afan es que pueda ayur por lo menos poquito a que cada dia seas mejor.



    Primero que nada, usas guiones cortos, esos no se deben de usar para el dialogo. Trata de usar de largo XD
    En esta parte lo correcto de escribir sería. ¡Fuiste tú, tonta! --Me dije. .... El poner yo misma sobra, pues ya pusiste me dije, es obvio que a ti misma.

    Mmm, aqui si veo un error muy grave. jajaja, es que pones Jade, y es Jake. jajaja
    --No debo, Ness--

    Esto cometes mucho el error, amiga, debes separar con una coma cuando pones el nombre de una persona a la cual le estas hablando.



    En muchos, amiga, les falta el acento a verbos que hace que la ausencia haga un poco torpe la lectura pues se tiene que leer dos veces para leerlo.

    --¿Estás triste? --Me PREGUNTÓ preocupado al ver la cara que TENÍA.

    Igual, amiga, cometes mucho ese error de no separar frase del nombre con la coma.
    -- Siento hacerte infeliz, Ness.
    Aqué de nuevo no pones la coma antes de Ness y Nessy. Y aqui hay otro ejemplo de lo que te digo que te comes varias veces aquí. Las comas. como CASI GRITÓ.
    Cambia mucho el concepto y no hace rica la lectura al tener el lector que corregir con la mente el error de GRITO a GRITÓ.

    Hay varios errores, desde Jake por Jade, hasta muchas faltas de comas.
    Yo no soy buena, es obvio que a veces se escapen uno que otro error, a mi me pasa todo el tiempo, pero esta vez si hubo bastantes, amiga. Cuida mucho eso. Por fis, así la emocion no se me corta por algo raro escrito o que yo tenga que corregir con la mente. jajaja

    Te quiero mucho !!

    Mil besos

    Y sobre el cap, me dio mucho gusto que se arreglara las cosas. Esa Ness igual que su madre salió. jajajajajaja
    Jacob pobre, siempre diré POBRE cuando de él se trate. jajaja, es que creo que siempre se lleva la peor parte. Es tan lindo !!
    Me gusta la forma tan apasionada y dulce a la vez que se quieren.
    Y le dijo TE AMO! WOOOOOW !! Que cosa tan bella, no me lo esperaba tan pronto, pero que gusto que ya pasara. Siiii !
    Espero, hermosa amiga que pronto subas.

    Tqmmm !!

    Kiss 2
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  16.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora

    Que chevere que te gustó. Tranquila que mñana (con la ayuda de Dios) subo el otro. es que he estado "en tres y dos", es decir, muy corta de tiempo.
    Besitos, y gracias por leerme.
     
  17.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Fuerza de atracción
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    38
     
    Palabras:
    1835
    Capitulo VII: El veneno de los celos (primera parte)

    6, 7, 8.
    ¡8! Fueron la cantidad de trozos de lasaña que Jake se había comido... Hasta ahora.

    - ¿Por qué me mirar así? - me dijo con la boca llena y con una sonrisa en su cara.

    - No creí que fuera capaz de verte comer tanto en tan poco tiempo. ¡Creo que acabas de romper un récord, Jake! - le dije en tono de burla.

    - Lastima que no hay testigos que me respaldan - me dijo, mientras empezaba el noveno trozo.

    - Y yo que soy ¿un adorno de cocina? - le repliqué, jugando con él.

    - Eres mi novia, amor. No eres objetiva. No sonarás convincente. - dijo picando el décimo trozo.

    No puedo creer que había estado molesta con Jacob. ¡Era tan lindo!
    Hasta verlo comer, para mí, era un deleite.

    Al ver que no le quitaba el ojo de encima, dejo de comer y me dijo preocupado:

    - ¿Quieres más? ¿Todavía tienes hambre? Puedo preparar más si quieres. –

    Lo ultimo, lo dijo porque en su plato estaba el único trozo sobreviviente de la lasaña que Bella había preparado para los dos. Es sólo que al mantener casi un día completo en huelga a el estomago de Jake, ocasionaba el exterminio de todo alimento a su paso.

    - No. No tengo hambre. Estoy bien. - le dije para calmarlo.

    Y cuando vi que me miraba con un poco de incredulidad, agregué:

    - ¿Es que no puedo ver a mi novio comer? -

    Al ver que no me pasaba nada, tomó el cubierto y siguió comiendo.

    - Soy tuyo, Ness. Puedes hacer conmigo lo que quieras. - dijo antes de meterse otra cucharada en la boca.

    - No tientes mi voluntad, Jacob. O te tomaré la palabra. - le dije.

    No se si fue porque ya no había "lasaña distractora" pero me dio una sonrisa pícara y se acerco peligrosamente a mí.

    - Jacob, ¡Dime que no te comiste toda la lasaña tu solo! - dijo mi madre al entrar.

    Tan oportuna… ¿O lista?

    - ¿Por qué? ¿Tenías hambre? - le pregunto Jacob, jugando con ella.

    - ¿Voluntario? - pregunto Bella, sentándose frente a nosotros en la mesa.

    - No creo que te guste su sangre. No es tan buena - les dije, metiéndome en su juego.

    La verdad es que ya había probado la sangre de Jacob. Cuando era niña lo había mordido varias veces y de adulta le mordí el labio una vez y tuve que alejarme pronto de él antes de entrar en frenesí.
    Como había dicho no era muy buena, era extraña más bien, pero al fin y al cabo era sangre.

    - Además - proseguí. - es mía - dije refiriéndome a su sangre.

    A mi último comentario, Jake rió y dijo:

    - ¿Celosa? -

    - ¿De mi madre? No lo creo - respondí riendo.

    Sentí como Jacob se tensaba a mi lado, y la cara de mi madre era inescrutable.
    ¿Estaba pálida? ¿Más? ¿Eso se podía?

    El ambiente de tensión que se había creado (y no sé por qué), se desvaneció cuando Edward entró en la cocina.
    Fue como si hubiesen puyado la tecla de "play", después de haberle puesto "pausa" a una película.
    Eso fue extraño.

    - Vengo de hablar con Carlisle - dijo Edward al entrar.

    Mi madre rápidamente ya estaba a su lado abrazándolo, como si no pudiera estar un segundo más lejos de él. Así eran ellos.

    - ¿Qué te dijo? - le había preguntado ella.

    - Si ¿Qué te dijo? - preguntaba Jake también.

    ¿Jacob estaba interesado en lo que mi abuelo había hablado con Edward? Algo raro estaba pasando.

    - Dice que llamaron a la casa y que recibiremos visitas - nos conto mi padre.

    - ¿Visitas? ¿De Denali? - pregunto Bella.

    No se por qué Bella siempre celaba a mi padre de Tania, una vampira rubia del aquelarre de Denali. ¿Es que no se daba cuenta de que Edward vivía, respiraba y moría por ella? Eso por decir algo. Él esta muerto.

    - No - dijo Edward, y se le escapó una sonrisa al decirlo.

    Claro, leyendo mis pensamientos de nuevo.

    - Son amigos no tan cercanos - continuó diciéndonos.

    - ¿Puedes hablar? - dijo Jake rodando los ojos. - No todos leemos mentes ¿sabes? A veces eres patéticamente arrogante -

    Si no peleaban no era un día normal.

    - Nos visitaran Nahuel y su tía - respondió Edward, mirando directamente a Jacob.

    Todo paso muy rápido:
    Mi madre puso cara de asombro, Jacob dio un brinco de la silla, asustándome con su reacción, Edward le sonrió y yo pregunté:

    - ¿Quién? - dije, mirándolos a todos.

    - Nahuel ¿No lo recuerdas? - preguntó mi padre intrigado.

    Todos voltearon a verme, a la expectativa de lo que respondería.

    - No, creo que no. ¿Debería? - pregunté.

    - ¡No! - respondió Jacob tajante. - Es alguien sin importancia. Hasta no creo que pierdan su tiempo en venir. Lo más probable es que sólo lleguen a la mansión a ver al dr.- declaró Jacob mirando de Edward a mí.

    - Vienen a ver a Reneesme - soltó Edward a todos.

    Bella dio un gritito de asombro y Jacob casi gritó:

    - ¿Qué quieren? ¿Qué buscan? -

    Yo tenía otra pregunta... ¿Quiénes eran?
    ¿Era la única que estaba pérdida? ¿Por qué todos estaban tan alarmados? Excepto mi padre.

    ¿Serían de los Volturis?
    Sabía que los tres más importantes se llamaban Marco, Aro y Cayo, pero no conocía el nombre de los demás, y según lo que todos me habían dicho eran muchos y también peligrosos.
    Ellos quisieron matarme una vez y buscaría la manera de hacerlo de nuevo, pero entonces ¿por qué mi padre no reaccionaba igual que Bella y Jake?

    No aguanté más la intriga y pregunté antes que Edward respondiera la pregunta de Jacob:

    - ¿Alguien me va a decir que es lo que pasa? - grité

    Jacob se volvió a sentar a mi lado y dijo en voz suave:

    -No pasa nada, Ness. Vas a estar bien, lo prometo -

    Ok, ya me estaba asustando.

    - ¿Bien? ¿De quién? ¿Los Volturis? - le pregunté, y todos comenzaron a reír.

    ¡Perfecto! Yo preocupada y ellos burlándose de mi ignorancia.

    - Ya basta, Jacob. La estas asustando - dijo Edward tratando de dejar de reír

    Me paré molesta de la mesa y todos dejaron de reír.

    - ¿A dónde vas? - pregunto Jacob.

    - A hablar con Carlisle, tal vez él se deje de estupideces y me diga que esta pasando. Volveré tarde, no me esperen. - dije, mientras caminaba hacia la puerta.

    Y lo último lo había dicho por venganza, sabía que a mis padres no les gustaba que no les diera hora de llegada y a Jacob menos.

    - Ness, espera. Los siento ¿ok? - me decía Jacob mientras me frenaba en la sala colocándose frente a mi.

    - Si, corazón, perdona la inmadurez de Jacob. Es bueno para dirigir una manada, pero no es muy inteligente. - comentó mi padre entrando en la sala con Bella.

    - Nahuel y su tía son amigos, mi amor, es solo que Jacob se exalta con cualquier cosa - había dicho mi madre sentándose en el sillón de la sala.

    - Ellos son unos vampiros que conocimos una vez hace tiempo y ahora regresaron, eso es todo - continuó diciéndome Bella.

    Ya me había sentado en el sofá de enfrente con Jacob a mi espalda y le pregunté:

    - Y ¿por qué quieren verme? -

    - Supongo que porque Nahuel esta interesado en ti y quiere hablar contigo - dijo Bella.

    ¿Interesado en mí? Ahora entendía (algo). Por lo menos entendía la reacción de mi novio.
    ¿Seria Nahuel una especie de comprometido que yo no sabía? ¿Habrían hecho un pacto con nosotros cuando era niña?
    Era entendible como se sentía Jacob. Hasta podía escuchar como crujía los dientes detrás de mi.
    Él no estaba loco ni falto de madurez como había dicho Edward, el estaba celoso.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  18.  
    Moliry

    Moliry Orientador

    Tauro
    Miembro desde:
    14 Octubre 2009
    Mensajes:
    1,089
    Puntos en trofeos:
    382
    Pluma de
    Escritora
    Uy no sabe Nessie lo de Jake y Bella... ¿Como lo tomará cuando se entere?
    Espero que no mal como en Media noche. Espero que entienda para que no se pelen Jake y Nessie.
    Muy buen capitulo amiga. Eso de Nahuel que a llegado... No creo que estén como comprometidos, verdad?
    Bella no le haría eso a su amigo!
    me gustó y espero que de tus vacaciones regreses muy inspirada. Wiki! ^.^

    Kiss amiga
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora

    Veremos si Nesie y Jake se pelean... lo que si te puedo decir es que no es muy agradable descubrir algo asi... besitos, nos leemos...
     
  20.  
    Gabrieluchini

    Gabrieluchini "La plenitud de Aquel que todo lo llena en todo"

    Leo
    Miembro desde:
    13 Febrero 2012
    Mensajes:
    147
    Puntos en trofeos:
    111
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - Fuerza de atracción
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    38
     
    Palabras:
    2435
    Capitulo VIII: El veneno de los celos (ultima)

    - Necesitamos saber cuales son sus intenciones en venir - dijo mi madre.

    - ¿Alice? - pregunto mi padre.

    Estábamos todos en la mansión Cullen hablando acerca de los invitados que estaban por llegar. Más que hablar nos preparábamos para su llegada.

    - Puedo ver su determinación de venir y que quieren ver a Reneesme pero eso ya lo sabemos, fuera de eso... nada - nos explico mi tía Alice.

    ¿Por qué tanto misterio?
    Si eran amigos ¿Por qué nos estábamos preparando para su llegada?
    Había algo raro en todo esto que yo todavía no llegaba a entender.

    - Lo que sucede, amor, es que Nahuel no es un vampiro... No del todo - respondió mi padre a mis pensamientos.

    ¿No es un vampiro? Pero ¿No habían dicho que él y su tía eran vampiros? Y ¿Por qué el misterio? Si el tal Nahuel era humano ya yo tenía experiencias con los humanos. Realmente no me gustaba presumir pero la verdad es que era muy popular en el instituto. ¿Qué era lo que pasaba entonces?

    - Tampoco dije que fuera humano. - continuo Edward respondiendo a mis preguntas internas. - Dije que "no era del todo vampiro", él es en realidad un semi vampiro, es muy parecido a ti en eso. Lo cierto es que... - decía balbuceando.

    Buscando en mi mente me di cuenta de que nunca había visto a Edward balbucear, siempre era firme y decidido en lo que decía.
    A excepción de una noche que invitó a Bella a cenar para celebrar su aniversario, y ella se puso un vestido Prada negro de seda y encaje, no tenía mangas y dejaba al descubierto sus hombros, con un escote en la espalda y tan ceñido al cuerpo que hizo que Edward balbuceara al hablar.

    - ... él es igual a ti, Reneesme, en todo, él es tan semi-vampiro como tu hija. - me aclaro mi padre.

    - ¿Igual a mi? ¿Eso quiere decir que es otro como yo? ¡¿Otro como yo?! ¿Otro de mí especie? - pregunté asombrada.

    En realidad no conocía a nadie más que fuese como yo, un vampiro con vida, por así decirlo.

    - Eres como nosotros, cielo, no eres una especie extraña, somos tu familia, cariño. - me había dicho con ternura la abuela Esme.

    No es que no lo supiera, ellos eran mi familia y lo entendía. Tampoco tenía un trauma existencial por eso, era solo curiosidad lo que sentía en ese momento.
    La abuela se equivocaba, si era extraña, no era que me sintiera como un bicho raro, al contrario... - "Eres especial hermosa ¡Muy especial! Cualquiera de nosotros daría todo por ser como tu" - recordaba que me había dicho una vez la linda tía Rose. Claro, ella me lo había dicho para hacerme entrar en razón acerca de mis sentimientos por Jake, pero así me sentía, ¡Especial! Tenia sangre, pulso, apetito de comida normal, sueño, en fin ¡Vida! Pero al mismo tiempo era rápida, súper fuerte (no tanto como un vampiro pero mucho mas que un humano) y tenia un don ¡Si que me sentía especial! Y ahora saber que no soy la única, que existe otro como yo, que tenemos tantas cosas en común ¡Era fabuloso!

    - Reneesme esta emocionada por conocer a Nahuel - dijo mi padre sonriendo por mi actitud infantil.

    Eso era una invasión a mi privacidad, pero no me importo. De verdad estaba emocionada por conocerlo y no podía esperar para verlo.

    - Pienso que hemos sido exagerado con esto, lo mejor será recibirlos con cortesía y amabilidad en nuestra casa. - había dicho mi dulce abuelo Carlisle.

    - Bella, Edward ¿Les molesta que los alojemos en su cuarto provisional? - explicaba mi abuela Esme. - Le puedo pedir a Emmet que construya otro cuarto adicional si no quieren. -

    - No, está bien, Esme, que se queden en nuestra habitación, nos quedaremos en la casa de la cabaña. - respondió Bella.

    - Voy a redecorarlo - soltó mi tía Alice, antes de salir disparada escaleras arriba.

    Escuché un gruñido que salía de la garganta de Jacob y acto seguido se paro del sofá y camino a grandes pasos hacia la puerta. Vi como mi madre veía a Jake salir de la casa y luego bajaba la mirada con dolor.
    Ella siempre sufría con Jacob, era como si el dolor de él hacia que ella sacara un instinto de protección maternal que ni siquiera hacía conmigo. Era extraño al principio, pero luego me acostumbré a verlos así.

    No dude más y salí a buscarlo. Antes, me encontré con la mirada de Bella y ella me sonrió apoyándome en mi decisión, le sonreí como respuesta y salí al porche de la casa, ya él venía de sacar la moto del garaje.

    - ¡Jacob! - grité para llamar su atención. - ¿Estás bien? - le pregunté al acercarme a él.

    - Eso creo - respondió sin verme.

    - ¿Estas molesto por la llegada de Nahuel? - dije

    - Eso creo - me repitió viendo al bosque. - Voy un momento a la Push, quiero ver cómo está Billi y cómo les va a la manada. ¿Estarás bien? -

    - Eso creo - lo imité diciendo.

    Él sonrió y volvió a retirar su mirada de mí. Era como si tratara de huir de mi mirada, como si pudiera leer sus pensamientos solo con verlo. No podía hacer eso, pero me hubiese encantado.

    Me preocupaba que estuviese tan inquieto y seco conmigo, quería que no estuviera celoso y menos de alguien que mi siquiera conocía. Quería que estuviera seguro de mi amor por él y eso si podía hacerlo.

    Como todavía miraba al bosque, me acerqué mas a él e instintivamente se volteo a verme.
    Puse mi mano derecha en su cara, él cerro los ojos y comencé a mostrarle todos los momentos que hemos pasado juntos: Cuando reía de sus chistes, cuando me subía en su espalda, cuando cocinábamos juntos, cuando lo besaba.
    Cuando esperaba a que regresara con la manada sentada afuera de la casa de Billi, el gusto que me daba verlo volver, la falta que me hacía cuando no estaba, en fin, todos los momentos a su lado, o los mejores, no iba a ayudar si le mostraba nuestras peleas.
    Pero las imágenes que le mostraba iban cargadas de sus respectivas emociones, quería que supiera lo que sentía por él, cuanto lo amaba.

    Cuando terminé y sin dejar que retirara mi mano de su cara, él la sostuvo con la suya y la beso, luego se acerco a mí y me beso tiernamente en los labios, fue un beso corto, pero reconfortante.

    - Se que eres el Alpha de la manada y todo eso, pero... ¿Leah no podría encargarse de ellos por un momento? - le pregunté.

    - ¿Por qué lo dices? - me dijo en un susurro sin abrir los ojos.

    - Es que todos están muy entretenidos hablando adentro y tú y yo tenemos un aproximado de una hora para estar solos, antes de que se den cuenta de que no estamos aquí – le dije.

    - ¿Qué estamos esperando entonces? - me dijo con una sonrisa pícara.

    No nos fuimos en la moto, nos pondría al descubierto, en vez de eso corrimos bosque adentro sin rumbo fijo.

    - ¿Sabes de que me he dado cuenta? - decía Jacob mientras caminábamos - Tus visiones son subjetivas, el "Yo" de tus imágenes es mucho mas atractivo -

    Al decir eso, se le dibujo una sonrisa que dejaba al descubierto sus hermosos dientes.

    - ¡Tú eres atractivo, amor! ¿Es que no tienes espejo en tu casa? ¿Por qué crees que eres mi novio? Siempre busco la excelencia - dije jugando con él.

    - No lo soy, y pensé que éramos novios porque me amabas ¡Me hieres! - respondió siguiéndome el juego.

    - Es un factor que contribuye, pero la verdad es que cualquier mujer estaría loca por ti. ¡Eres un adonis! O ¿Por qué crees que las chicas voltean a verte? ¿Para ver tu despeinado cabello? - le dije sujetando un mechón de su pelo.

    Se rió de mi comentario y dijo:

    - Ya te lo dije, Ness, no eres muy objetiva. - me dijo tomándome de la cintura.

    Me gustaba a donde se iba esto.

    - Tal vez, no sé. Igual es mejor que no te des cuenta, no quiero que consideres otras opciones que no sean yo - le dije en un tono mandón de burla.

    - No tengo ojos para nadie más - respondió inocentemente - Ni siquiera para las lindas chicas del instituto, las porristas ¿Recuerdas? Aquellas que coqueteaban conmigo cuando iba a buscarte - decía alterando mi paciencia.

    Se me escapo un gruñido de la garganta ¡Claro que me acordaba de ellas! Tan plásticas y superficiales.
    Un día la descerebrada capitana se había acercado a mí después de clases, pensé que me pedirían otra vez pertenecer a su equipo. No sé si era que la pobre no entendía o no conocía el significado de "No gracias", pero me sorprendió cuando me dijo:
    - Carlie - así me decían en el instituto,creo que porque era mas corto que Reneesme (o mas fácil) - el chico que viene a buscarte ¿Es tu primo o algo? Es que es muy guapo y supimos que no es tu novio, así que...
    - Está casado - la interrumpí antes de que perdiera el control y le apretara el cuello hasta asfixiarla. - Su esposa vive en la Push y es muy celosa, no se si sabes que es campeona de boxeo femenino y ¿Te dije que esta embarazada por tercera vez?

    No sé qué de todo lo que dije fue lo que la asusto, pero al terminar dio media vuelta sin responderme.

    Gracias a mi gruñido, Jacob no paraba de reír y yo al recordar todo aquello me había molestado un poco.

    - No sabes como me encanta lo roja que te pones cuando te molestas. - decía Jacob.

    - ¿De verdad? Porque puedo estar molesta contigo por mucho tiempo y ya no saldré a hablarte aunque pongas a toda la manada frente a mi casa sin comer -

    Eso era un golpe bajo, pero a él no le importó porque no borraba era sonrisa juguetona de su cara, esa hermosa sonrisa juguetona de su cara.

    - No puedo creer que estés celosa de ellas - reclamaba - De esas simples y lindas humanas. -

    ¿Lindas? ¡¿Había dicho que eran lindas?! Entonces si le parecían atractivas, y yo contando con su imprimación.

    - Tan comunes y poco importantes - seguía diciéndome.

    Solo me decía lo que yo quería escuchar, pero viniendo de él sonaba a gloria.

    - No son como tú - continuaba Jake - tan bella, inteligente, atractiva...-

    Eso si llamo mi atención, lo miré divertida y lo incite:

    - Más... -

    - Tan dulce y coqueta, manipuladora y egocéntrica - dijo él

    - ¡Hey! - grité

    - Lo siento ¿Tenía que decir solo lo positivo? -

    Lo golpee en el brazo y el se rió de su chiste.

    - Voy a dejarlo pasar porque tal vez sea cierto, algunas veces soy manipuladora y egocéntrica - confesé

    - No, yo soy un manipulado que le encanta decirte lo que eres - dijo

    - Te estoy manipulando de nuevo – le hice ver.

    - Lo sé, y no me interesa - decía arqueándome a su glorioso cuerpo - Tal vez haya nacido para esto ¿No crees? La verdad es que puedes hacer conmigo lo que quieras, Nessy -

    En la posición que me encontraba me era muy difícil dejar pasar esa indirecta otra vez.

    - ¿Ahora si te puedo tomar la palabra? - dije viendo sus gruesos labios.

    - Si - susurró antes de besarme.
     
    • Me gusta Me gusta x 2

Comparte esta página