1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - fic pokemon mundo mist. xD

Tema en 'Fanfics Abandonados Pokémon' iniciado por cyndaquil97, 6 Mayo 2007.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    cyndaquil97

    cyndaquil97 Guest

    Título:
    Fanfic - fic pokemon mundo mist. xD
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Horror
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2197
    fic pokemon mundo mist. xD

    Nota: Una buena parte de este fic está basada en el videojuego de Pokémon Mystery Dungeon. Si bien el fic tomará tintes propios y cambiará muchas cosas, no se extrañen notar las semejanzas. Sobretodo al ep 2, por ejemplo.


    1. Díganle adiós al mundo.
    =======================
    Opening: I'm not okay (My Chemical Romance)
    Ending: Mama, I'm coming home (Ozzy Osbourne)

    Seis y media de la mañana. Jamie se levantó con un gesto de desprecio. Respiró un poco y pensó... Otro día más para que me molesten. Odio esta vida, ¡Quisiera morirme!.

    Se vistió rápidamente. Jamie tenía la costumbre de bañarse en la noche, con lo que ganaba algún rato extra para dormir en la mañana antes de levantarse para el colegio. Se peinó el pelo, antes que su mamá le reclamase que no estaba lo suficientemente presentable. Aprovechó de mirar su sticker con un hermoso fanart de Chikorita que había encontrado por Internet e impreso, y lo puso en uno de sus cuadernos. Ese era como su amuleto de la suerte.

    Cuando por fin se asomó al comedor para tomar su desayuno, su mamá, alegre, lo saludó.
    - Hola, hijo. ¿Cómo estás?
    - Perfecto, mami, con muchísimo ánimo- mintió el chico.
    - Qué bueno. Sírvete desayuno y apúrate antes que se te pase la hora.

    Jamie se sirvió. No le dijo a su madre que se sentía pésimo y que odiaba ir a la escuela. Su familia lo quería mucho, y sus padres sabían que él era un excelente hijo. ¿Cómo darles la enorme pena de decirle que en la escuela todos sus compañeros le odiaban? Mejor se quedó callado.

    Jamie tomó su desayuno y se subió al bus que lo llevaría. Un bus lleno con trabajadores que se dirigían a su trabajo, universitarios a sus aulas, más escolares de otros colegios, señoras con niños en edad de jardín infantil, etc... Jamie se acomodó junto a una ventana y se propuso disfrutar el viaje, quizás lo único que podría disfrutar ese día.

    Por fin llegó a su destino y se bajó. Eran las 7:45. Quince minutos para entrar a clases. Se encontró con sus compañeros. Casi nadie lo tomó en cuenta, salvo uno que le saludó.

    - ¡Hola, Mariconcio!
    - Hola- le dijo Jamie en voz baja, con desgano.

    Por fin tocaron el timbre para entrar a clase. Los escolares se juntaron en sus aulas. Cursando el último curso de primaria, era un día frío. Corría el mes de Septiembre, pero pese a que ya era primavera y el año escolar terminaba en Diciembre, las mañanas estaban heladas. Se acomodaron en dos filas, una de hombres y una de mujeres. Llegó la profesora de inglés, una mujer de sonrisa fácil y de esas profesoras que uno fácilmente puede engañar para hacer desorden en clases. Los hizo pasar y los niños se sentaron.

    - Good morning children- dijo la profesora.
    - Good morning miss- le respondieron los niños.
    - Sit down- dijo la profe
    - Thank you miss- le respondieron los chiquillos, mientras se sentaban. La profesora se puso a hablar de las formas del verbo "to be" y sus usos en el inglés. Cuando los niños estaban trabajando en sus ejercicios, con algunas risas y murmullos, la profesora habló:

    - Tengo los resultados de la última prueba que hicimos. Las notas están regularmente buenas, pero se puede esperar algo mejor de ustedes. Iré llamándoles y dictándoles la nota y ustedes vendrán a retirarlas.

    Los chicos siguieron haciendo sus tareas mientras la profesora los iba llamando.
    - Juan Sepúlveda, un 4,8
    Tomando en cuenta que en Chile la escala va del 1 al 7 esta nota era regular.
    - Francisco Gutierrez, un 5.1
    - Jorge Ilabarra, un 3,7. Vamos mal, Jorge.
    - Claudio Santander, un 5,8
    - Jamie Jarama, un 6,9. Felicidades, la mejor nota del curso.

    Cuando Jamie se paró a recoger su examen, alguien le gritó "¡Mariconcio Mateo!". Los demás se rieron. La profesora no dijo nada. De cualquier forma, Jamie era uno de los mejores del curso.
    Siguió la clase. Cuando tocaron para salir a recreo, cuatro chiquillos se le acercaron y lo rodearon.
    - ¡Miren al mariconcio! ¡Obtuvo la mejor nota del curso!
    - ¿Qué quieren?- dijo, arreglándose los lentes, pero suponiendo lo que se venía.
    - Saber cómo lo hiciste.
    - Déjenme en paz- dijo Jamie, tratando de irse, pero lo sujetaron.
    - Espeeera... Espera... ¿Quieres irte y dejarnos aquí? Si no te vamos a hacer na....
    - ¿Qué quieren?
    - Dinos como lo hiciste...
    - Estudié, supongo...
    - Aaaah- dijo otro- ¿Estás diciendo que nosotros no estudiamos?
    - Nooooo po- dijo otro- Nos estai insultaaando, ¿Sabís qué pasa cuando nos insultan?
    - Noooo- dijo otro, dándole una patada en el estómago. Por supuesto, Jamie se dobló de dolor.

    Los otros empezaron a pegarle de patadas en todo el cuerpo mientras se reían. Jamie quedó tirado en el suelo, recibiendo golpes hasta que sus agresores se cansaron.

    Pasó la otra clase. A Jamie ya no le dolía el cuerpo, pero rumiaba su rabia. Pensó en que no tenía ninguna razón para vivir. Pensaba ¿Qué sería del mundo si él no estuviera? Le pusieron una anotación negativa por no prestar atención a la clase. Y tocaron para el segundo y último recreo de ese día viernes, ya que ese día a los chicos (milagro) les tocaba salir más temprano.

    La última hora tocaba Educación Física (A.K.A Deportes). El profesor siempre se reía de la pobre condición física de Jamie, y, por supuesto, los demás chicos le seguían. Tocaron para comenzar, y los chicos corrieron a cambiarse de ropa. Mientras se cambiaban, fue blanco de risas y burlas de sus compañeros cuando mostró las costillas al cambiarse la polera y por tener un lunar grande en el hombro. Alguien dijo "¡Mariconcio dálmata!" y todos se rieron.

    Cuando estaban en medio de la clase, tuvieron que hacer saltos sobre caballetes, con ayuda de un trampolín. La mayoría de los chicos salió bien parados, y otra cantidad lo hicieron excelente. A diferencia de los demás, en los que Ed. Física era un salvavidas, un ramo para mejorar las notas generales, para Jamie era la inversa: Su pobre condición física hacía que en este ramo le fuese mal. Además, este profesor molestaba a Jamie con particular saña. Jamie no fue capaz de saltar el caballete, y perdió el vuelo al tropezarse su pie con él. Jamie rodó por la colchoneta y se pegó en la cara. Ante la risa de los demás. Dejó la cancha y se fue a agarrar sus cosas. Aún sin haber terminado la clase, se fue. No importaba mucho; cuando los chicos terminaban sus ejercicios en Ed. Física, podían irse antes.

    Cuando estaba por salir de los camarines, se encontró con los cuatro chicos que lo golpearon en la mañana.

    - Miren, el Mariconcio, hooola... ¿Qué quieres?
    - Déjenme- dijo, tratando de sacarse encima al líder y agarrar su mochila.
    - Saaaa me pegaaaste- dijo. Le dio una patada y le quitó la mochila.
    - ¡Devuélvemela!
    - Naaaa déjame ver lo que tiene- dijo el chico, abriendo la mochila. Pero cuando Jamie vino a quitársela, se la lanzó a otro chico. Arrojaron unos cuadernos al suelo. Siguieron pasándose la mochila. En una de esas, salió volando el sticker de Chikorita. Los matones se dieron cuenta, lo agarraron.... Y cundió la carcajada.

    - ¡El mariconcio tiene un sticker gay!
    - ¡Jajajajajajaja!
    Los chicos se pasaban el sticker cuando Jamie se acercaba, y se reían del Chikorita.- ¿Alguien sabe qué es esto?
    - Es un pokémon- dijo otro chico.
    - ¡Pokémon! ¡Qué infantil! ¡Maricón!

    Entre los cuatro chicos agarraron a Jamie a patadas. El resultado final fue... Jamie tirado en el suelo mojado con el agua sucia de las duchas... Sus cuadernos tirados por ahí... Y el fanart de Chikorita destiñéndose horriblemente y desmenuzándose con el agua del suelo...

    Jamie volvió a su casa. Tenía el ojo morado. Cuando su mamá le preguntó, dijo: "Me pegaron".
    - ¿Y por qué te pegaron?
    - Porque... porque...- no pudo decirlo. Sus papás reprobaban todo lo relacionado con el fenómeno "Pokémon".
    - No me digas que los enojaste. Hijo, ¡Es tu culpa! ¡Tú los haces enojar! Ellos serían muy buenos amigos tuyos si tan sólo les pidieras ser su amigo.

    Cuando Jamie se iba, su hermanita le preguntó:
    - Jamie, ¿Me prestas tu computador?
    Jamie recordó que hacía dos meses había tenido que formatear el PC porque su hermanita se metió a páginas con spyware y software basura. Y cuando lo formateó y le instaló Ubuntu, tuvo que formatearlo de nuevo porque su hermanita, sin saber cómo, adivinó la contraseña de root y borró algunas carpetas básicas del sistema.
    - No, porque me costó mucho hacer andar el computador después que lo echaste a perder.
    La hermanita se puso a llorar y corrió donde la mamá.
    - ¡Mamá! ¡Jamie no me quiere prestar el computador!

    Ahí subió la madre.
    - Nooo seas egoísta. Tú sabes que este es el único computador en la casa. ¿Qué datos TAAAAAN importantes tienes que TIENES que cuidar? ¡Entonces! Tú sabes recuperar el computador cuando pasan cosas.
    - Mamá, ¡Tengo cosas que me he bajado!
    - ¡Te las bajas de nuevo! Eres tan egoísta que da asco. ¡Con razón no te quieren en el colegio!- dijo la señora, con unas palabras que a cualquier hijo le dolería recibir de su propia madre.

    Jamie le pasó el computador a su hermana mientras sopesaba el asunto con furia. Como era lógico, su hermanita se metió con su cuenta y trató de cambiar algunas cosas restringidas.
    - ¡Hermano, poneme la contraseña!- le dijo, cuando el PC le pidió la password de root.
    - ¡No! ¡Vas a echar a perder el PC!
    - ¡MAMAAAAA!- chilló la chiquilla. Jamie, con furia le escribió la contraseña y vio con impotencia cómo su hermana destruía los archivos base del sistema.

    Cuando la hermana se aburrió, reinició la PC, que lógicamente, no inició. Entonces le dijo "Toma, te lo presto" y se fue. Jamie estaba realmente enojado.

    Se puso a pensar en qué tan bueno sería el mundo si él no existiera. Su hermanita. Lo tendría todo y nadie se lo quitaría. Sus papás serían felices con ella. En el colegio, se ahorrarían el dinero del pasaje y sus compañeros no podrían molestarle.

    Mientras pensaba con furia, sin fijarse mucho en lo que hacía, redactó una carta, a mano, donde se traslucía el odio que sentía.

    "los odio a todos. Nadie me quiere en ninguna parte. Ni en esta casa, ni en el colegio. El mundo sería mucho mejor sin mi".

    Cuando estaba escribiendo la carta, irrumpió la mamá, sin darle tiempo de esconderla.
    - ¿Qué escribes?
    - Yo...Nada
    - ¿Cómo que nada, si te vi?
    - ¡Nada, mamá!
    - A ver, muéstrame eso. MUESTRAME ESA CARTA!!!

    Jamie se la pasó de mala gana. La reacción de la mamá, lejos de tratar de comprender a su hijo, fue mucho más lógica y común:
    - ¡NO PUEDO CREERLO! ¡¿COMO PUEDES DECIR, MOCOSO DESAGRADECIDO, QUE NADIE TE QUIERE?!¡COMO PUEDES DECIR QUE VALES MIERDA EN ESTA CASA!- le dio unos golpes y unas cachetadas- ¡ESAS SON IDEAS QUE TE METEN EL INTERNET Y TODO ESO! ¡ESTAS CASTIGADO! ¡TE QUEDAS EN TU PIEZA Y NO PRENDES ESE COMPUTADOR PARA NADA! ¡A LA NOCHE HABLAREMOS CON TU PADRE SOBRE ESTO!.

    Jamie se resignó al castigo. Esta vez no sólo con furia. Ahora era furia y pena. Se asomó a la ventana. Su cuarto estaba en un segundo piso. Si se tirase, ¿se mataría?
    Frustrado, ojeó el periódico que había en su cama. La noticia titular era fuerte: "Nuevo caso de suicidio juvenil". Jamie empezó a sopesar la idea. Con más fuerza que nunca. Finalmente, tomó la desición que cualquiera que no ha vivido el fenómeno del bullying rechazaría con asco, pero que cualquiera que haya sufrido una gran depresión entendería totalmente. Aprovechando una ida al baño, agarró la navaja de afeitar de su papá. Llegó a su cuarto.

    Se preguntó que cómo sería más rápido, si en la garganta o en la muñeca. No se decidía. Se acercó la hoja a la muñeca..........



    CONTINUARA xD! OPINEN
     
  2.  
    hikeru

    hikeru Entuciasta

    Leo
    Miembro desde:
    30 Julio 2006
    Mensajes:
    93
    Puntos en trofeos:
    0
    Pluma de
    Escritora
    Re: fic pokemon mundo mist. xD

    Hola, esta muy bien, pero pobre chico, vaya vida la suya...en fin, continua pronto.
     
  3.  
    chiyo_chan

    chiyo_chan Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    28 Noviembre 2006
    Mensajes:
    7
    Puntos en trofeos:
    0
    Re: fic pokemon mundo mist. xD

    que depresivo o.o...
    ¡continualo q sta bkn n.o
     
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página