1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - El backstage de mi alma.

Tema en 'Relatos' iniciado por RoSsee, 19 Julio 2010.

Cargando...
  1.  
    RoSsee

    RoSsee Iniciado

    Tauro
    Miembro desde:
    30 Noviembre 2008
    Mensajes:
    11
    Puntos en trofeos:
    23
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - El backstage de mi alma.
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1381
    El backstage de mi alma.

    Este escrito fue hecho para el concurso Melodía del corazón.

    El backstage de mi alma.

    I used to love her, but I had to kill her

    I used to love her, but I had to kill her

    I had to put her

    Six feet under

    And I can still hear her complain


    Está predestinado: esta noche no llegará la inspiración. Suspira ruidosamente después de lanzar el libro sobre la cama, no va a escribir nada. La extraña, sí, y su mente no deja de pensar que el teléfono está lo suficientemente cerca para marcar los números que le conducirán a su voz, se pierde tan fácilmente el orgullo, sin esfuerzo podría obtener un poco de felicidad ¿qué hará? ¿Escribir otra tonta historia de amor no correspondido? Afuera hay una ciudad que no espera, el reloj está haciendo tic tac cada vez más fuerte; y él está sentado frente a una página en blanco que está rogando no ser manchada con porquerías románticas que luego encontrarán su lugar en la basura. El mundo anda en busca de un genio, él podría ocupar el papel, pero está demasiado ocupado cuidando su aspecto bohemio y luchando irónicamente por no pensar en ella. Genial, otra noche sin dormir, perdiendo el tiempo, buscando un talento que no va a conseguir si sus pensamientos se dirigen siempre hacia el mismo terrible lugar.

    Aún hay una foto en la pared, con un rostro descaradamente sonriente, todos los intentos por un poco de tranquilidad se van a la basura cuando su mirada termina accidentalmente allí. Las aves cantan de noche, no es mentira. Predecible ¿eh? Otra ridícula historia de amor recién salida del horno. Arruga la hoja, su falta de imaginación va a ocasionarle un serio problema ambiental al mundo. ¿Qué sentido tiene todo? Ha pasado veintisiete años de su vida tratando de aparentar algo que no es, creyendo mentiras que se ha inventado sin motivo, buscando el talento que nunca ha tenido. La vida que anhela se aleja cada segundo de él, ropa ligera, arena en la playa, amor en el aire, un poco de inspiración, el próximo autor de un best seller. Sí, algún día encontrará a su musa francesa, quien sostendrá su mano en el hermoso atardecer de un escenario perfecto; ella estará caminando tristemente por la calle, seguramente buscando por él. Pero mientras su cuento de hadas se hace realidad podría salir y empezar a grabar su película de terror.


    I used to love her, but I had to kill her

    I used to love her, but I had to kill her

    I knew I miss her

    So I had to keep her

    She's buried right in my back yard


    Nuevamente se encuentra ocupando un lugar en el metro, como aquellas noches de dolor en las que no tenía ni idea a donde ir, cuando necesitaba respirar un olor distinto al de su hogar. Pero con la diferencia de que esta vez, tiene bastante claro a donde va y por qué se dirige hacia ese lugar. Estanca su mirada en un hombre con canas vistosas que se encuentra concentrado en alguna reflexión que él jamás podría averiguar, y agradece que las habilidades de los humanos no alcancen para leer la mente de los demás, porque de ser así todos sabrían que algo muy malo iba a suceder, y la pistola ardiendo dentro del bolsillo interior de su abrigo lo comprobaba.

    El tren se detiene en su parada y le duele el impulso de la intención que se apodera completamente de su mente. Camina a paso apurado por las calles vacías alumbradas únicamente por las farolas, y una sensación potente de calor le inunda el pecho, siente el fuego rugir desde su interior, como si se tratase de un animal salvaje tratando de huir de su cautiverio de huesos y carne tibia.

    Tiene la certeza de que ella estará del otro lado de la puerta antes de tocar suavemente, para no delatar sus crueles intenciones. La puerta se abre y su rostro delicado de mujer ilumina el lugar, y él entiende que ha estado viviendo en la oscuridad durante mucho tiempo. Pero pronto nota que ella no es la misma, que su cuerpo ha cambiado, que su piel despide el aroma de otro hombre, y eso duele mucho más que cualquier otra cosa en el mundo. Ella es la culpable de su inmenso miedo a amar con locura. Y entonces empuja su cuerpo con fuerza para llevarla a ella y a sí mismo al interior del departamento que sobrelleva en el aire el pecado que los separó, atrapándola entre una pared y su enorme cuerpo.
    I used to love her, but I had to kill her

    I used to love her, but I had to kill her

    She bitched so much

    She drove me nuts

    And now I'm happier this way


    Ella está asustada, tal vez por el fuerte olor a whiskey que desprende el abrigo, o por la rabia pasional del rostro de su ex amor, en todo caso, su miedo resulta delicioso. Él está cansado de tener volando en la mente la sensación de que en la cama que compartieron en el pasado ahora reposa otro hombre, un hombre que no la merece, porque nadie la necesita de la desequilibrada manera en que él la necesita. Ha decidido que no desea vivir conociendo esa verdad inexorable, y ella tampoco va a hacerlo.
    Él saca el arma, la sostiene en sus inexpertas manos de escritor, que de repente se han transformado en perfectas herramientas para llevar a cabo su venganza. Ella solloza y empieza a llorar en silencio ¿acaso lo esperaba? Hace mucho tiempo que ni siquiera pensaba en él.
    I used to love her, but I had to kill her

    I used to love her, but I had to kill her

    I had to put her

    Six feet under

    And I can still hear her complain


    Ella quiere hablar, pero él la silencia con un solo dedo sobre sus labios traicioneros, no quiere arruinar el maravilloso momento con palabras. Posiciona el cañón del arma justo debajo de las costillas de su víctima, mientras piensa en la mejor manera de preservar su cadáver cerca de su hogar y pronto su cuerpo menudo empieza a temblar. Él aprieta el gatillo, una, dos, tres, cuatro veces; que no haya posibilidad de que ella continúe con vida después de su ataque.

    Ella cae hermosamente al suelo, tarda unos cuantos segundos en morir, y su agonía le deja un sabor exquisito en el paladar a su asesino.

    La adora, y no se arrepiente.
     

Comparte esta página