1. This site uses cookies. By continuing to use this site, you are agreeing to our use of cookies. Learn More.
  2. ¡Importante!


    Recuerda que categorizar bien tu historia es muy importante. Para esto, debes utilizar alguno de los prefijos disponibles junto al título de tu historia antes de ser publicada.

    Estos prefijos indican la extensión aproximada del relato y así obtendrá lectores más específicos.

    La indicación sobre cómo utilizarla es la siguiente:

    • Nanorrelato para historias de 20 palabras o menos.
    • Microrrelato para historias de entre 21 a 100 palabras.
    • Drabble para historias de entre 101 a 500 palabras.
    • One-shot para historias de un solo capítulo, mayores a 500 palabras
    • Two-shot para historias de dos capítulos.
    • Long-fic para historias de más de dos capítulos

    Gracias por su contribución para mantener ordenado este sitio.

    Descartar aviso
Descartar aviso
¡Hey, Invitado ya te vimos! Regístrate y comenta a tu autor favorito, muéstranos tus historias, participa en juegos, concursos y mucho más :)

Fanfic - A escondidas (Desafío NejiTen)

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por hyuggaTenTen, 12 Julio 2010.

Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.
  1.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Puntos en trofeos:
    183
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - A escondidas (Desafío NejiTen)
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1921
    A escondidas (Desafío NejiTen)

    Hola, aquí dejo este primer capítulo de mi fanfic, es un desafío de Pow, espero que te guste
    y a todos ustedes también.


    Capítulo 1 “La misión”


    A paso rápido pero firme caminaba ella, resonando sus alargados tacones al tiempo que meneaba sus caderas. Lucía un espectacular conjunto, que consistía en una blusa blanca de mangas tres cuartos, acompañada de su fino saco negro y una falda de mismo color que le llegaba justo arriba de la rodilla. Su cabello, marrón, lo fijaba en dos chonguitos para mayor comodidad, además hacía que sus ojos resaltaran, haciéndola ver más bella.


    —Con su permiso —habló tocando la puerta.

    —Adelante —contestó una voz del otro lado—. Llegas tarde.


    Ama TenTen, su nombre, entró en la amplia oficina; caminó para llegar ante su superior, hizo una reverencia y tomó asiento a lado de un tercer presente.

    —Lo lamento, arreglaba unas cosas —respondió.

    —¡Ja! Y luego dicen que soy yo el desobligado —se burló el presente rubio.

    —Naruto, cierra la boca —ordenó el adalid.


    Hatake Kakashi era el nombre de la cabeza de la corporación HSK —High Security Konoha— . Una unidad de alta seguridad, la mejor de Konoha. Esta compañía albergaba a los más hábiles, astutos y capacitados agentes que trabajaban en secreto para el gobierno.

    —Bueno, directo al asunto —aclaró su voz el Hatake y prosiguió—. Tengo una misión que darles, es algo delicada ya que involucra a una de las familias, si no es que la más, poderosa e influyente sobre el país del Fuego.

    —¿Se refiere a la familia Hyuuga? —preguntó la señorita Ama.

    —Así es… Supongo que es de su conocimiento que el linaje Hyuuga debido a los problemas que se originaron se dividió muchos años atrás en dos ramas: la principal y la secundaria
    —hizo una pausa el jefe de cabellera blanca.

    —Yo pienso que fue algo tonto, por hacer eso sólo provocaron más problemas, de veras —se quejó el Uzumaki interrumpiendo.

    —Naruto, deja que el Sr. Kakashi continúe —reprimió la joven.


    El susodicho se puso en pie, se giró hacia su ventana para contemplar la ciudad y luego proseguir con su explicación.

    —Escuchen, tal vez esto sea bastante difícil para ustedes dos, considerando que son amigos desde la infancia.

    —¿A qué se refiere? –preguntó extrañada la chica.

    —Hyuuga Neji, de la rama secundaria, acusa a su prima Hyuuga Hinata, de la rama principal, de haberlo estafado en su propio negocio al haber acordado con un mafioso —explicó Kakashi.

    —¿Pero no son una misma empresa? —cuestionó Naruto.

    —Sí, pero la empresa Hyuuga al ser tan grande también está dividida, la parte más importante la dirige la señorita Hinata, y el resto es comandado por el joven Neji, y aunque nunca se han llevado bien por cuestiones familiares, el trabajo de ambos se complementaba haciendo que la empresa saliera a flote.

    —Entonces, supongo que la demanda de Sr. Neji ha causado problemas a la empresa —agregó TenTen.

    —Exacto —afirmó el superior—, El conflicto ha causado que la compañía Hyuuga esté decayendo y eso perjudica mucho a Konoha y por tanto al país del Fuego. Esto lleva poco más de cuatro meses, se han hecho juicios pero no se ha resuelto nada; la señorita Hinata afirma su inocencia y hasta ahora las pruebas adquiridas no son lo suficientes como para declarar culpable a la señorita… Es por eso que el gobierno decidió acudir a nosotros, HSK.

    —Entonces… ¿Naruto y yo debemos ir a resolver el caso? —preguntó la castaña.

    —No, no exactamente. Es por eso que anteriormente les dije que tal vez esto sería difícil para ambos, ya que en este caso estarán enfrentados, serán rivales —aclaró el Hatake mirándolos seriamente.

    —¡¿Qué?! —exclamó el rubio—. ¿Cómo que rivales?

    —Sí, explíquese —completó TenTen.

    —Uzumaki Naruto, agente 45, tu deber es comprobar la inocencia de la señorita Hinata. Ama TenTen, agente 95, deberás ayudar al joven Neji ha demostrar la culpabilidad de su prima, pero por sobre todo… debes resolver el misterio detrás de todo esto para poder restaurar la paz en la corporación Hyuuga y así estabilizar a Konoha . Ustedes son agentes altamente capacitados, sé que no será mucho problema —concluyó el Hatake.


    Hubo un lapso de silencio, se podía sentir el estrés en la habitación. Los jóvenes agentes se dedicaban miradas llenas de angustia pero decisión.

    —Bueno, esto no lo he decidido yo, son órdenes que tuve que aceptar, así que vayan —reiteró Kakashi.

    —¡Lo haré! De veras —afirmó Naruto golpeando en el escritorio con furor.

    —Yo también —respondió TenTen—. Naruto lo lamento, sé que somos amigos pero no voy a perder contra ti.

    —Lo mismo digo… de veras.


    Ambos estrecharon sus manos, era difícil pero su trabajo era primordial.

    Los agentes de la HSK nunca salían del cuartel a menos que tuvieran trabajo que hacer; ellos vivían ahí mismo, se levantaban siempre temprano y por lo general, los principiantes se entrenaban duro y los de rango más elevado iban a misiones menores y a veces mayores .
    La joven castaña a paso rápido se dirigió a su habitación, y una vez que llegó alistó todo su armamento y lo necesario para su misión, ya que partiría a la mañana siguiente.







    En otra parte, estaba un joven de ocelos color perla, larga cabellera castaña y una personalidad impotente dando de vueltas por toda su mansión. Él portaba un elegante traje blanco con una camisa azul oscuro y llevaba en su mano su celular el cual veía constantemente.


    —¡Maldición! ¿Por qué tardará tanto en llamar? —se decía a sí mismo.


    Pronto su espera llegó su a fin. Su pequeño aparato empezó a vibrar y a emitir la dichosa melodía que tanto esperaba escuchar.

    —¿Sí diga? —contestó sin dudar—. Por fin llamaste.


    El Hyuuga escuchaba con atención la voz detrás del teléfono, cada palabra la analizaba con suma precisión e ideaba un plan conforme escuchaba las oraciones.

    —Hmp, con que un agente, no creo que sea de mucha ayuda.

    —Es necesario señor Hyuuga, llegará mañana por la mañana —concluyó la persona del teléfono para después colgar.


    El joven genio, cerró sus ojos y se quedó unos momentos pensativos para después marcharse a dormir; a veces sentía su casa muy sola, ya que cuando comenzó el problema hacía cuatro meses, despidió a todos los empleados que le ayudaban con la mansión, quedándose totalmente solo.

    A la mañana siguiente, Neji se levantó temprano como de costumbre, se duchó y se arregló para estar presentable, colocándose un traje negro con camisa blanca y corbata roja, pero como tenía calor, optó por no ponerse el saco.
    Eran exactamente las seis de la mañana, el cielo ya estaba clareando cuando escuchó el timbre de su casa. Se dirigió a la gran puerta sin apresurarse y una vez que llegó la abrió lentamente.

    —¿Quién eres tú? –preguntó fríamente.

    —Me presento, agente 95 Ama TenTen, me han solicitado venir con Sr. Neji, ¿Está en casa?
    —preguntó la chica castaña enseñando la insignia de su corporación.

    —Soy yo —respondió sin más.


    La expresión de la chica cambió a una de sorpresa al saber que aquel hombre era el famoso Hyuuga Neji.

    —Ha… lo lamento —respondió con una risilla nerviosa.

    —Hmp, no importa —contestó el muchacho invitándola a pasar.

    —Creí que era el sirviente o el mayordomo —comentó TenTen en voz alta con un toque de burla.


    Ante esto el Hyuuga fulminó con la mirada a la muchacha haciendo que ésta se avergonzara y se pusiera nerviosa.

    —¡Lo… lo lamento! No quería decir eso en voz alta —se disculpó rápidamente. “Maldición, debo dejar de pensar en voz alta” —pensó.

    —¿Realmente eres un agente secreto? —preguntó Neji con osadía y una media sonrisa—, Porque no lo pareces.

    —Tsk, ¡claro que lo soy! Para tu información, si quisiera podría asesinarte ahora mismo sin problema alguno —respondió molesta.


    El genio se quedó callado, no por intimidación, si no porque no veía la necesidad de seguir discutiendo, aunque admitía que ella tenía agallas.

    —Sígueme —dijo a secas el Hyuuga.

    Comenzaron a caminar, TenTen examinaba con la vista y curiosidad el lugar, se le hacía extraño no ver ni un alma a parte de ellos dos, así que decidió preguntar.

    —¿Acaso no tienes a nadie que te ayude en la casa?

    —Tenía, pero los despedí —fue todo lo que recibió por respuesta.

    —¿Por qué? —Nuevamente preguntó.


    Esta vez no recibió respuesta; Neji se detuvo frente a una puerta, sacó una llave y la abrió.

    —Entra, aquí será tu habitación.

    —Te lo agradezco, pero no pienso dormir, parte de mi misión es protegerte de cualquier ataque —respondió con seguridad la chica.

    —Hmp, por muy buen agente que seas, eres humano y necesitas descansar —contestó Neji con su tonalidad fría.


    Ella ya no dijo nada, sólo dejó en la habitación su pequeña maleta de ropa para luego dirigirse con el genio a otro sitio, uno que era mucho más grande, más o menos medía 20 por 20.

    —¿Qué es este lugar? —cuestionó la castaña.

    —Aquí entreno —contestó.

    —Interesante, ¿y qué hacemos aquí? —volvió a preguntar.

    —No te ofendas, pero quiero probar tus habilidades.


    TenTen quedó un poco consternada ante la respuesta de su contratista, pero al cabo de unos segundos esbozó una media sonrisa arrogante, se quitó su saco, lo aventó y luego con arrogancia dijo:

    —Pues adelante.

    Para pronto Neji se colocó a unos seis metros de distancia de la chica, se posicionó listo para el combate, pero sin quitar la vista de su oponente.

    —Comencemos —anunció él.


    En cuanto pronunció esa palabra la chica corrió velozmente hacia él, trató de darle un puñetazo pero éste lo detuvo con facilidad sosteniéndole el puño para luego aventarla; ella ágilmente hizo unas volteretas evitando el golpe y de inmediato brincó hacia él.
    La pelea estaba muy a la par, ninguno había caído y ambos eran bastantes ágiles.

    “¿Cómo puede moverse así? O será que…” —pensó la chica.

    TenTen logró asestarle a Neji una patada ocasionando que éste se desequilibrara, así que la joven aprovechó la oportunidad para dar el golpe final, aunque…

    —¡¿Qué?! —exclamó cuando vio que Neji lograba darse la media vuelta y sujetándola fuertemente del brazo.


    Él la azotó contra el piso, y la sostuvo fuertemente colocándose encima de ella y mirándola fijamente.

    —Perdiste —susurró al oído de la castaña.


    TenTen sentía algo de coraje y rabia hacia el Hyuuga, aunque toda esa sensación se esfumó cuando notó la cercanía de Neji, ocasionándole un escalofrío. Lo miró fijamente, no entendía porqué su corazón se había acelerado, pero eso sí, no podía perder ante él, así que decidió hacer otro movimiento.

    —No lo creo —murmuró con arrogancia.

    La expresión de Neji se hizo confusa, ¿qué es lo que querría decir?

    —Pediste… Neji —concluyó la chica entre risillas.


    Y al instante la agente con agilidad sacó de su dedo un anillo que portaba, apretó un botoncito que tenía escondido y fue cuestión de dos segundos para que una pequeña explosión estallara, dejando escapar un aire somnífero.

    —Eso no… fue justo —dijo Neji entrecortado ya que apenas se podía mantener consiente.

    —Jeje, tú no dijiste nada, además en las batallas todo se vale, no sólo es el combate cuerpo a cuerpo —respondió la castaña con burla— Ahora dulces sueños, Sr. Neji.

    —Me… las pagarás —fue lo último que pudo articular el Hyuuga antes de caer profundamente dormido.

    —Jeje, ¡es tan lindo cuando duerme! —farfulló emocionada la muchacha.



    Luego de eso salió de aquél lugar, dejando a Hyuuga Neji tirado y durmiendo, claro, lo vigilaría ya que ese era su trabajo, además… quien sabe que cosas podrían pasar a partir de ese momento.



    ¿Sugerencias?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Brendiux

    Brendiux Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Marzo 2010
    Mensajes:
    136
    Puntos en trofeos:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    Kya!!!! Q lindo y emocionante fic !!
    Me encanto
    La pelea de tenten y neji fue genial!!!
    Pobre de tenten tendrá que estar en contra de naruto
    Espero q en el próximo cap alguien venga a atacar a neji y tenten lo salve!!
    Me encanta como escribes
    Esparera la conti con ansias
    Porfa avisame cuando pongas conti
    Xoxo
    Atte.:
    nejitenFE
     
  3.  
    YaNoExistoMásYEEEY

    YaNoExistoMásYEEEY Entusiasta

    Géminis
    Miembro desde:
    16 Enero 2010
    Mensajes:
    199
    Puntos en trofeos:
    88
    Pluma de
    Escritora
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    Sugeriría que narraras cuando un personaje se ríe en vez de poner "jeje". Te aseguro que queda mejor ;)


    Por otra parte, me atrajo la trama. Aunque ya se han visto muchas parecidas, tú le das giros diferentes. Por ejemplo, en las peleas que surgen entre ellos y en esas mismas condiciones, siempre es Neji el que gana y Tenten la que pierde. Ponerla como alguien que sabe lo que hace fue sabio, elevaste el poder femenino.

    Btw... También me gustó que tomaras como referencia lo que dije, que quería un NejiTen&NaruHina, pero sin que la última se llevara todo el crédito del fic.
    Y a su vez, el final del capítulo es un cachín intrigante. Con eso de que no se sabía lo que podía suceder y adsf…

    Gracias por tomarlo, tu narración fue bella y el manejo de los personajes fue muy bueno. Pero Neji, sólo utiliza el "hmph" cuando dirá ese monosílabo y nada más. O por lo menos eso le oigo yo.
    Espero ver un nuevo capítulo pronto.
     
  4.  
    ira mangaka

    ira mangaka Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    1 Julio 2010
    Mensajes:
    74
    Puntos en trofeos:
    8
    Pluma de
    Escritora
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    ¡¡Hola!! :)

    Acción, romance y aventura. Muy buena combinación. ;)
    Está muy bien, me gusta mucho. :)
    Como sabrás sigo leyendo tus fics. :P
    Como siempre tu trabajo se merece un ¡¡10!! :cool:
    Pon conti pronto, ¡¡porfa!! :saltarin:

    BESOS :beso:
     
  5.  
    Sea Lady

    Sea Lady Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    5 Mayo 2010
    Mensajes:
    213
    Puntos en trofeos:
    154
    Pluma de
    Escritora
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    No me has dicho que publicastes otro fic ... ToT
    ¿DE DONDE SACAS LAS IDEAS? otro fic super interesante xD

    Eso de los agentes secretos , me encanta :D
    Vaya , ¿que le estara pasando a TenTen cuando Neji estaba tan ceca? *sonrisa malvada*
    Ya me lo imagino...:mareo2:xD

    TenTen tiene mucha fuerza , es la perfecta para protejer a mi Nejicito xD (OK OK , no es mio ToT)

    Me encanta este fic (aunque...en realidad me encantan todos los tuyos xD) :D

    Espero de que pongas pronto la conti :vaca:

    Sayonara:saltarin:
     
  6.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Puntos en trofeos:
    183
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - A escondidas (Desafío NejiTen)
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    3510
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    Hola, traigo la continuación del fanfic.
    espero sea de su agrado, gracias a todos por leerlo, y pues aquí seguiré cumpliendo el desafío. n_n


    Capítulo 2. “Errores”



    Transcurridas diez horas luego de la batalla, el adormilado Neji empezó a volver en si. Sentía un ligero dolor en su espalda, como si hubiese estado sobre algo muy duro durante mucho tiempo, sus aperlados e irritados ojos se comenzaron abrir lentamente; era borrosa su visión aunque poco a poco logró enfocar con claridad.

    —¿Qué pasó? —preguntó para sí mismo.


    Miró confundido a su alrededor, no entendía porqué se encontraba tirado en su lugar especial de entrenamiento, donde no había absolutamente nada más que el inmenso piso de madera.

    —¡Es verdad! —exclamó poniéndose en pie de un salto —. Esa niña me las va a pagar.


    Corrió hacia el interior de su gran casa, empezó a buscar a la chica castaña pero no lograba encontrarla. La buscó en su habitación, en los jardines, en la sala de estar y hasta en el baño pero no halló ni rastro de la mujer.

    —Tsk, ¿a dónde se habrá metido?


    Pronto escuchó el sonido de su puerta, se giró y vio a la chica entrar cargada por varias bolsas.

    —¡Tú! —La señaló— ¿En dónde diablos estabas? Y además ¡¿cómo te atreves a dejarme tirado así como así?! Y ¿cómo rayos saliste y pudiste entrar de nuevo a la casa? Si yo traigo mis llaves y son las únicas.


    TenTen miraba al genio con una ceja levantada, se le veía extrañada pero al mismo tiempo divertida, y una vez que el Hyuuga terminó de dar su sermón habló.

    —Pues, primero: me salí a comprar algo para la comida, segundo: no tenía ganas de cargarte hasta tu habitación y tercero: soy una agente, sé cómo abrir puertas sin ningún problema —concluyó la Ama respondiendo a cada una de las preguntas.


    Neji se quedó unos momentos en silencio, no entendía el comportamiento de TenTen, ¿por qué ella no se intimidaba? Él estaba acostumbrado a que todas las mujeres que conocía lo trataran como la divina garza y siempre le guardaban total respeto, ¿por qué ella no?

    —Hmph.

    —¿Tienes hambre no? —decidió preguntar la castaña.

    —Un poco, ¿qué hora es? —cuestionó el ojos perlados.

    —Las cuatro de la tarde.


    El Hyuuga ya no contestó, sólo puso una expresión de sorpresa, ya era bastante tarde, cuando la agente llegó eran las seis de la mañana, eso quería decir que había estado durmiendo en el suelo durante diez horas.

    —Bueno vamos a la cocina —repuso la chica haciéndole una seña.


    Nuevamente no dijo nada, sólo se encaminó en silencio con la muchacha. La casa era grande pero aún así llegaron pronto al lugar esperado, Neji se sentó en la barra y TenTen empezó a desempacar las cosas que había traído en sus bolsas.

    —No tienes porque hacerme la comida —habló el Hyuuga.

    —¿Sabes cocinar? —le preguntó.

    —No —respondió sin más.

    —Bien, entonces debo hacerlo… Sabes, después de que te derrotara me vine a la cocina, pensé en empezar a preparar algo pero me llevé la enorme sorpresa de que en tu refrigerador no había nada, y en tus alacenas sólo encontré puros paquetes de comidas instantáneas; no es bueno que te la pases comiendo eso —culminó la mujer.

    —Hmph.


    TenTen guardó en el refrigerador la leche que había comprado, muchos vegetales, embutidos y varios productos de lácteos, mientras que Neji le ayudó a guardar en la alacena algunos sobres de pasta, cajitas de puré de tomate, cereales y pan.

    —¿Te parece bien una sopa de verduras y teriyaki? —cuestionó la chica.

    —Sí, cualquier cosa está bien —respondió cortante el joven.

    —Bien, pues entonces comenzaré, pero ¿podrías ayudarme a lavar y a cortar en rodajas unas zanahorias y calabazas? —volvió a preguntar la agente.


    Neji sólo asintió con la cabeza para después comenzar a hacer los dicho por la joven. Y mientras el Hyuuga laboreaba con verduras TenTen hacía el resto, condimentaba la carne para el teriyaki y hacía la salsa para el mismo.

    —Sr. Neji —habló la muchacha—, necesito que me hables de todo, no sé mucho sobre la situación, así que ponme al tanto de todo.

    —¿Qué tanto sabes? —preguntó sin dejar de rebanar una zanahoria.

    —Que usted demandó a su prima la señorita Hinata, acusándola de haberlo estafado con ayuda de un mafioso, pero al parecer no se han reunido pruebas suficientes para cerrar el caso y declarar culpable a la señorita.

    —Básicamente es eso. Hinata y yo nos encargábamos de la empresa familiar y no hace mucho tuve que salir del país a un viaje de negocios, en mi ausencia Hinata debía encargarse de todo, pero cuando regresé me encontré con la desagradable sorpresa de que mis ingresos habían bajado un sesenta porciento… fui a reclamarle, pero ella simplemente dijo que no había hecho nada malo, que todo el tiempo hizo el trabajo bien —pausó unos momentos.

    —¿Entonces qué pasó? —insistió la castaña.


    Por alguna razón TenTen se sentía interesada por saber todo lo relacionado con el joven Neji y no sólo por su trabajo, había una razón más de la cual ella no estaba consiente.

    —Busqué pruebas, algo que me mostrara lo que había pasado, y encontré una grabación. Los teléfonos de la compañía graban todas las llamadas por seguridad, así que buscando encontré la grabación que me bastó como prueba; en ella Hinata está hablado con algún hombre, por el tipo de conversación y lo que se decía deduje que era alguien involucrado con la mafia.

    —Pero entonces, si tenías esa grabación ¿qué no fue prueba suficiente para declarar culpable a su prima? —cuestionó extrañada la castaña.

    —No, Hinata aseguró que ella no había tenido tal conversación, que esa grabación era falsa, así que se estuvieron haciendo investigaciones que hasta ahora no han llegado a nada, es frustrante —terminó el Hyuuga.


    La agente 95 analizaba la información una y otra vez pero no podía llegar a una conclusión en concreto.

    —Bueno, la comida ya está lista, dejemos esto para después —dijo TenTen sirviendo la comida.






    En otra parte de la ciudad de Konoha, en una modesta mansión estaban dos jóvenes sentados en una sala discutiendo sobre algo particular.

    —¡No toleraré eso de veras!

    —Joven Na… Naruto, cálmese por favor —rogaba nerviosa una muchachita de azulada cabellera y los ojos tradicionales de los Hyuuga.

    —Es que es inaudito lo que el bastardo de tu primo te hizo —reclamó enfurecido el chico.

    —No, no lo culpo, debe estar pasándola muy… muy mal por lo de sus ingresos —murmuró con inocencia la chica.

    —Tú también la estás pasando mal, ¡es ilógico la acusación que te hace!, haber… ¡¿para qué querrías tú hacer algo en contra de ese Neji, si también te afectó a ti?! Es la empresa de ambos, así que si él cae, tú también. —Se cruzó de brazos sentándose en el sillón.

    —Lo sé, traté de explicarle eso, pero… él simplemente se niega a creerlo, piensa que yo quiero que él caiga en la ruina, pero no es así —dijo Hinata con algo de tristeza en sus últimas palabras.


    Al Uzumaki le causaba una terrible sensación ver a aquella chica tan triste y dolida; él había escuchado toda su historia y sentía lástima por todo lo que estaba pasando, no quería que ella siguiera sufriendo y menos por algo que según, ella no había hecho.

    —Hinata, no te preocupes, yo haré que todo esto termine bien y pronto… de veras —susurró Naruto mientras apresaba la mano de la chica para darle valor.





    Regresando a la mansión principal, los dos jóvenes de ahí habían terminado su comida hacía ya cuatro horas; el reloj marcaba las ocho así que el cielo ya estaba oscuro. Había un silencio atormentador en toda la casa, una escena que había ocurrido una hora atrás atacaba la mente de las dos únicas personas presentes en la casa.

    —¡Neji idiota! —exclamó TenTen.

    Ella se encontraba en el jardín, sentada detrás de un árbol arrancando el pasto y maldiciendo al Hyuuga una y otra vez.

    —Ojalá no me hubieran asignado esta misión, así no tendría que estar soportando esto.



    Acabábamos de terminar de comer, lavamos los trastes y salimos a la sala de estar, ninguno de los dos decía nada. Quien sabe en qué pensaría él, pero por lo menos yo estaba concentrada en una enorme pintura que tenía colgada, era extraña, bueno me causaba un sentimiento melancólico… en ella estaba pintado un bosque negro sobre el cual caía una tormenta, y en medio de todo eso había una chica, ella envainaba un chuchillo y tenía la mirada hacia arriba, contemplando el precioso rayo que estaba cayendo y se dirigía justo hacia ella.

    —Que pintura tan triste —dije casi en susurro.

    —Hmph.

    —¿Quién la pintó? —pregunté con curiosidad.

    —Yo, hace mucho —respondió secamente.

    —Increíble, no creí que tuvieras esa habilidad tan grandiosa —dije maravillada por tal trabajo.

    —La pintura no es lo único que hago bien… también suelo cumplir mi palabra, sin importar que —dijo seriamente con los ojos cerrados.

    No entendí lo que quiso decir, lo miré extrañada, él me miraba fijamente para después empezarse a acercar a mí lentamente y una vez que estuvo a menos de un metro de mí ágilmente me tomó por el brazo y me aventó contra la pared fuertemente.

    —¡¿Pero qué…!? —grité ante tal reacción.

    Me tomó por sorpresa lo que hizo, realmente no me lo esperaba, y como el movimiento fue tan rápido, no pude hacer nada para evitar el fuerte impacto contra la pared.

    —Auch —me quejé sobándome la nuca—. Eso me dolió, ¡¿por qué hiciste eso?!

    —Te dije que me las pagarías —contestó fríamente parado frente a mí.


    El golpe fue duro, así que no podía levantarme del piso ya que estaba algo atolondrada pero aún así no tardaría mucho en reponerme.

    —¿De qué hablas? —pregunté incrédula.

    —¿Ya se te olvidó lo del gas somnífero? —me preguntó con arrogancia.

    No contesté, lo que había hecho no justificaba nada, fue muy grosero de su parte, así que me encabroné, me puse en pie con algo de trabajo y me lancé con todas mis fuerzas.
    Comenzamos a pelear, esta vez más duro que en la última ocasión, la rabia me consumía, ¡de ninguna manera iba tolerar eso! Y por supuesto no pensaba quedarme quieta. Pusimos la habitación de cabeza, los cojines blancos de los sillones habían quedado cafés, rompimos algunas vasijas y desgarramos las cortinas, pero ninguno de los dos cedía.

    —¡Te tengo! —grité maliciosamente.

    En un descuido de Neji logré darle un fuerte golpe en el estómago haciéndolo caer, y vaya que sí se pegó fuerte.

    —¡Ja! Parece ser que volví a ganar —exclamé acercándome a él que parecía estar inconsciente.
    Pero estaba equivocada, cuando me acerqué a él se dio un giro poniéndose de pie, se le veía muy mal, su respiración era agitada y tenía uno de su brazos rodeando la parte de su cuerpo que yo golpeé.

    —Tienes resistencia Neji, pero el golpe que te di fue fuerte, no podrás defenderte de mi siguiente y último ataque —dije con mucha seguridad al tiempo en que me lanzaba hasta él.

    Todo pasó en cuestión de segundos. Cuando estuve lo suficientemente cerca de Neji lancé un puñetazo, pero al igual que la última vez el detuvo mi puño con su mano y con la otra sujetó con fuerza mi otro brazo; creí que me lanzaría, pero esta vez hizo algo diferente…

    Mis ojos se abrieron como plato, mi corazón se agitó como nunca lo había hecho al sentí los labios de Neji sobre los míos, una suave pero cálida presión yacía en mi boca. No fue mucho, unos segundos después él se separó de mí, yo me quedé parada estupefacta, viéndolo como si estuviera paralizada; Neji me sujetó por los hombros, esbozó una media sonrisa, se acercó lentamente hasta mí y me susurró al oído.

    —Esta vez… perdiste, TenTen.

    Luego de eso me lanzó con muchísima fuerza, no sé si él apuntó o fue causalidad que cayera en el sillón más largo. Él empezó a caminar lentamente para irse, pero se detuvo en seco cuando yo por mi cuenta me levanté y después me tiré de rodillas en el piso, agaché mi mirada para luego decir:

    —Que sucio.

    —No dijiste que no se valiera, en las batallas no sólo es el combate cuerpo a cuerpo ¿no fuiste tú la que me dijo eso? —me preguntó astutamente.

    Me quedé callada un poco, no sé ni entendí porqué pero… un dolor en mi pecho se hizo presente y sin poder evitarlo, mis lágrimas se escaparon por mis ojos, dejé soltar unos sollozos y de inmediato él se giró para verme.

    —Pero esto es diferente —logré articular mientras me secaba mis ojos.

    —¿Por qué? —preguntó—, yo no veo la diferencia.

    Esas palabras causaron más dolor en mí, así que sólo me puse en pie y me eché a correr no sin antes gritarle.

    —¡Eres un idiota Neji!





    TenTen recordaba una y otra vez lo sucedido, mezcla de sentimientos le causaban malestar. Ya había logrado cesar su llanto y ahora miles de preguntas rondaban su cabeza.


    Por otra parte el genio Hyuuga estaba sentado en su cama, se había encerrado en su habitación. Tenía algo de remordimiento, pero no lo entendía, él había ganado la batalla, había conseguido lo que quería, ¿por qué se sentía así? Tal vez había hecho algo mal, ¿pero qué era?

    —Tsk, ¡maldición! —refunfuñó el chico—, ¿ahora qué le pasó? No hice nada malo, de verdad que no entiendo a las mujeres.


    Decidió acostarse a dormir, esperar el siguiente día, pensando que quizás las cosas se arreglarían por sí solas, ¿o no?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Ephizhonik

    Ephizhonik Usuario común

    Capricornio
    Miembro desde:
    6 Abril 2010
    Mensajes:
    265
    Puntos en trofeos:
    133
    Pluma de
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    ¡Que desafío tan bien hecho!
    Ame los dos capítulos, aunque la idea está muy usada, se siente tan diferente.
    Me gusta como estás manejando el NejiTen, no veo nada de OoC (eso me alegra).
    Pude notar uno que otro error de dedazo, cosas que pasan siempre.
    Esperaré el próximo capítulo. Me encanta, de veras. xD
     
  8.  
    Sea Lady

    Sea Lady Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    5 Mayo 2010
    Mensajes:
    213
    Puntos en trofeos:
    154
    Pluma de
    Escritora
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    O.O ME ENCANTÓ LA BATALLA!!! Neji si que tiene ideas...xD
    Esta vez has narrado la batalla mejor que en el primer capitulo (eso es bueno :))

    Y tambien me encantó lo del beso..(ya sabes como me gustan esas partes xD)
    No se de donde sacas las ideas , pero en relidad me encanta :D

    Aunque TenTen esta tan enfadada con él...ToT , (aunque no lo creo) La batalla entre los dos , la estaba narrando TenTen ¿no? pues en realidad...(nah , no digo nada)

    Bueno...creo que ya te aburrí , esta todo muy bien , espero ansiosa el priximo capitulo :saltarin:

    Sayonara :vaca:
     
  9.  
    Hyuuga

    Hyuuga Beta-Reader

    Libra
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    354
    Puntos en trofeos:
    183
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Fanfic - A escondidas (Desafío NejiTen)
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    3420
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    Hola a todoss, aquii poniendo la conti del desafío de Pow, lamento si me tardé, estuve ocupada pero ya jaja, bueno les quiero dar las eternas GRACIAS a todos los que leen mi fic se los agradezco y perdón si no puedo contestarles a todos, estoy escasa de tiempo pero saben que lo aprecio muxo LALALA bueno sin más la conti.





    Capítulo 3. Aventura





    Los radiantes reflejos soleados atravesaron las ventanas, encandilando así el pálido rostro de Hyuuga Neji. Eran las siete de la mañana, normalmente se levantaba dos horas antes, pero al ser sábado decidió que podría ponerse en pie un poco más tarde.

    —¿Ya se habrá levantado? —se preguntó al tiempo en que abría las ventanas.


    Bajó las escaleras sin prisa alguna, no sin antes haber ido al cuarto de la agente, pero al no haber recibido respuesta después de varios golpes, concluyó que estaría abajo.

    Fue directamente a la cocina, al parecer la Ama había puesto la mesa, y un buen desayuno preparado yacía sobre esta.

    —Tenten —llamó, pero no recibió respuesta.
    No estaba en la cocina, no estaba en su habitación, y al parecer en el jardín tampoco, ¿en donde estaría?, tal vez se había vuelto a salir.

    Salió de la habitación, había un gran silencio, pero pronto escuchó un sonido peculiar que lo hizo reaccionar.

    —¿El piano?

    Muchos años habían pasado para que volviera a escuchar una melodía proveniente de aquél desgastado instrumento. Lentamente se dirigió hacia una habitación a la derecha de la sala de estar. Las cortinas estaban cerradas y las luces apagadas, por lo que el lugar estaba bastante oscuro, y a pesar de esto, pudo ver con claridad a la joven. Ella estaba sentada, y con sus preciosos ojos cerrados, divagaba mientras dejaba que sus dedos tocaran las teclas, dejando salir preciosas melodías. Se había arreglado perfectamente, ya no traía las ropas de la corporación, pero aún así se veía bellísima; portaba una blusa de tirantes sencilla color blanco, acompañado por un pantalón pesquero negro, sus zapatos de piso del mismo color de la blusa, y esta vez había peinado su cabello en una coleta alta.

    —Oh, Sr. Neji, que bien que se haya levantado, le dejé el desayuno servido —habló la mujer parando la música.

    —Hmph.

    —Desayune, yo ya lo hice así que... —empezó a hablar pero fue interrumpida.

    —Creí que estabas molesta.

    Ella guardó silencio, se puso en pie y se acercó un poco hacia su cliente; le observó por unos instantes para luego decir:

    —Eso fue ayer, ya lo olvidé. Además, estoy entrenada para omitir cualquier sentimiento en las misiones, así que no se preocupe.

    Salió de la habitación, de alguna manera ella misma no se había podido creer sus palabras, aún le seguía doliendo lo de la noche anterior, pero debía ponerse en marcha.

    Por su parte Neji no entendió muy bien lo que sucedía, esa mujer si que era rara pero decidió no darle mucha importancia.

    —¡Maldición! —exclamó el Hyuuga mientras azotaba el teléfono.

    —¿Qué sucede? —cuestionó la castaña al escuchar semejante golpe.

    Eran las doce del día y el sol ya estaba en apogeo, hacía bastante calor lo que ponía de mal humor a Hyuuga Neji.

    —Esa maldita... se fue a Boston. Si cree que podrá librarse de mí tan fácilmente está muy equivocada —farfulló entre dientes con claro disgusto.

    —¿Habla de la señorita Hinata? —preguntó la joven.


    Éste nada más afirmó con la cabeza para después echarse al sillón.

    —Estuve hablando con su abogado y otras personas de la compañía —comenzó a decir Tenten—, la mayoría afirmaron no haber visto nada sospechoso con respecto a su prima... pero hubo cierto porcentaje que dijeron lo contrario.

    —Obviamente, ella se verá muy tierna e inocente, pero es todo lo contrario —aseguró con fastidio el ojos perlados.

    —Pero, ¿por qué se fue del país?

    —Seguridad, ha metido un amparo en Boston y se largó para asegurarse —concluyó el joven para después ponerse en pie y comenzarse a ir.

    —Bueno, si no le importa saldré a hacer unas investigaciones —habló la agente.


    Neji no dijo nada, simplemente se fue.
    La joven espía se puso en marcha, tenía muchas cosas que hacer, mucho que investigar puesto que no todo lo que había escuchado le cuadraba.

    El tiempo pasó, eran las cuatro de la tarde cuando la muchacha por fin regresó, se veía agotada, abatida por tanto papeleo y problemas.

    —¿Neji? —preguntó mientras buscaba con la mirada al susodicho.

    No escuchó respuesta. Que raro, pero decidió buscarlo. Caminó por muchas partes de la enorme casa, lo buscó en la mayoría de las habitaciones pero sin éxito; ya para fin cuentas decidió buscar en el primer lugar al que debió ir... el cuarto del genio.

    —¿Neji, estás ahí dentro? —llamó mientras golpeaba la puerta.

    Como no escuchó respuesta decidió entrar, a lo mejor estaba dormido. Lentamente abrió la puerta, estaba un poco oscuro; examinó el lugar con la mirada, pero no divisó la figura del Hyuuga.

    —¿Qué será eso? —se preguntó cuando vio un extraño objeto dorado sobre el escritorio que tenía dentro.

    Llena de curiosidad se introdujo en la habitación, y sin distracciones se dirigió directo a lo visualizado.

    —Es una... estatua de... ¡HSK! —exclamó cuando logró ver las insignias de su corporación —, con razón pelea así, es un ex agente.


    Tenten colocó su mano sobre la insignia y lentamente la movió hacia la derecha.

    —Interesante —dijo cuando al mover la estatua una puerta escondida se abrió.

    Nuevamente invadida por la curiosidad se introdujo en el pasadizo. Eran unas escaleras todavía más oscuras que la habitación. Con cuidado bajó poco a poco, y no tardó mucho en ver una luz.

    —¿Qué haces aquí? —preguntó fríamente el genio al notar la presencia de la joven.

    —Te buscaba, y... —empezó a decir la castaña.

    —No debiste haber entrado sin mi permiso —interrumpió al tiempo en que se giraba.

    Aquél lugar era un poco pequeño. En las paredes habían muchas fotografías, todas ellas de Neji y su escuadró de agentes, también la habitación estaba adornada con un pequeño librero y un sofá.

    —Sé que no debí haber entrado, pero no me arrepiento —reclamó con molestia la chica.

    Esto dejó un poco confundido al genio, no entendía lo que le quería decir.

    —Neji, estoy aquí para protegerte y ayudarte, pero ¿cómo esperas que lo haga?, si tu no confías en mí... ¿por qué no me dijiste que eras un ex agente de la HSK?

    El Hyuuga cerró sus ojos, dio un respiro, tomó asiento en su sofá e indicó la agente que se colocara a su lado, cosa que ella hizo de inmediato.

    —Eso ya pasó a la historia —articuló cortante.

    —¿Por qué?, qué fue lo que hizo que te salieras.

    —Es una historia larga —respondió.

    —Tenemos tiempo —sonrió dulcemente.


    El joven meditó un poco las cosas, pero luego de un tiempo dijo:

    —Está bien, pero no aquí, saldremos a dar un paseo.


    Ambos salieron de la habitación, ya eran las cuatro y media de la tarde y el hambre no se hacía esperar.

    Montaron uno de los tres carros del Hyuuga y se pusieron en marcha hacía un restaurant. Una vez allí tomaron asiento, ordenaron y mientras esperaban su comida la plática empezó.

    —Desde pequeño fui entrenado para ser agente, tal y como lo era mi padre. Mi desempeño fue excelente, tanto que a mis doce años me gradué y oficialmente me declararon agente de la HSK.

    —Pero... no te recuerdo, yo entré a la academia de la HSK a mis seis años de edad, y no tengo recuerdo alguno de ti —interrumpió la joven con algo de duda.


    El Hyuuga guardó silencio, su mirada se perdió por un par de segundo, como si estuviera pensando en algo.

    —Yo tampoco te recuerdo a ti, tal vez estábamos en diferentes unidades o algo así. Pero en fin, el caso es que llevé mi vida como espía durante muchos años... pero cuando cumplí dieciocho, hubo un accidente en la corporación.

    —¿Un accidente? —preguntó extrañada—, yo no recuerdo ningún accidente.

    —Tal vez fuiste una de las personas que perdieron la memoria en aquel incidente. Fue un atentado contra la HSK, el enemigo se infiltró e hizo estallar una bomba, el gemelo de mi padre, o sea el papá de Hinata, lo culparon de haber negociado con los atacantes y le dieron una sentencia de muerte —pausó, tomó aire y prosiguió—, él debía morir, pero... mi padre se hizo pasar por él y fue ejecutado en su lugar.

    —Que... horrible —logró articular la conmocionada Tenten.

    —Se hizo un acuerdo, todo el incidente se olvidaría, pero Hiashi y yo fuimos expulsados de la HSK, para borrar cualquier rastro. En el incidente hubo muchos muertos y muchos heridos, algunos perdieron la memoria, y nunca más se enteraron de lo sucedido pues el incidente se mantuvo en secreto por la reputación de la corporación —concluyó.


    La castaña ya no supo que más decir, y por suerte el mesero llegó con lo ordenado por lo que empezaron a degustar de los platillos.

    —Aquí tiene la cuenta señor —anunció el mesero.

    Tenten sacó su cartera y un par de billetes, pero su mano fue detenida por la del Hyuuga.

    —Yo pago.

    —No lo creo, hay que ser equitativos y dividirlo —reclamó la chica.

    —Dejad de ser tan feminista —recalcó con seriedad el Hyuuga.
    —Y tú tan machista —refunfuñó la castaña.

    —No es machismo, es caballerosidad, creas o no tengo modales —concluyó el genio
    entregándole al mesero el dinero.

    Salieron del restaurant y montaron el auto. Pero extrañamente Neji no puso curso hacia la casa.

    —¿A dónde vamos? —preguntó la castaña.

    —A un lugar tranquilo —respondió cortante.

    El atardecer se aproximaba, ya iban a dar las seis y media. El carro seguía avanzado, poco a poco comenzaron a salir de la ciudad; Tenten decidió bajar el vidrio para poder sentir el aire fresco sobre su rostro; era un momento perfecto.

    —Llegamos —anunció el Hyuuga apagando el auto.

    Era un lugar precioso, un lago que parecía océano al no distinguirse su fin. Mucha vegetación engalanaba la zona y la soledad presente lo hacía un lugar hermoso.

    —Antes... solía venir a este lugar con una persona... han pasado muchos años desde la última visita a este lugar —comentó Neji con tonalidad apenas audible.

    —Y... ¿con quién venías? —cuestionó con curiosidad la agente.

    No respondió nada, sólo cerró los ojos y comenzó a caminar hacia la orilla del lago.

    —Aquí está —murmuró con cierta alegría el genio al encontrar algo escondido entre las hierbas.

    —¿Qué es eso?

    —Una lancha —contestó al tiempo que la despojaba del trapo que le cubría.


    Ambos la empujaron hasta la orilla, y una vez en el agua subieron en ella.

    —Así que esta lancha es tuya —habló la joven.

    —Sí, pero está muy vieja me pregunto si... ¡ah!, si se pudo —exclamó Neji al logar hacer que el motor arrancara.

    Un tranquilo paseo comenzó, era muy placentero para ambos mirar el ocaso mientras escuchaban el sonido del agua. Ninguno de los dos decía palabra alguna, no lo necesitaban, con la simple compañía del otro bastaba.
    Hyuuga Neji, tan perdido en sus pensamientos, ¿qué pasaba?, desde cuando él...

    —Oh no —murmuró Neji.

    —Se descompuso el motor —articuló la castaña—, ¿ahora qué haremos?

    —No lo sé, no tengo herramientas ni nada para arreglarlo —comentó mientras pensaba en algo—, pronto oscurecerá, no debemos quedarnos más tiempo.

    —¿insinúas que debemos nada? —preguntó con una ceja levantada.

    —¿A caso tienes una mejor idea? —cuestionó el genio con arrogancia.

    La chica hizo una mueca de desagrado pero era verdad que opciones no tenían. La verdad ninguno quería nadar, no porque no supieran hacerlo, si no porque estaban bastante lejos de la orilla, tanto que ni podían divisarla.
    Ambos se tiraron al agua, estaba helada y muy profunda, titiritaban del frío pero aún así empezaron a nadar.

    —No puedo ver la orilla —gesticuló la castaña.

    —No sabía que los agentes se quejaran tanto —comentó con arrogancia el muchacho.

    —Hmph —balbuceó ella.

    —¿Me estás imitando? —preguntó secamente el Hyuuga sin dejar de nadar.

    —Hmph —volvió a decir pero esta vez dejó soltar una ricilla.

    Las horas empezaron a pasar y no lograban ver tierra firme, y como todo humano su cuerpo reclamó descanso.

    —Neji... ya no puedo más —susurró la chica entrecortadamente.

    —Yo... también, ya llegué a mi límite —respondió el acompañante.

    Estaban exhaustos, además que el frío empeoraba las cosas, habían perdido movilidad y sentían que en cualquier momento podrían desmayarse.

    —¡Neji mira! —exclamó con emoción la castaña.

    El Hyuuga esbozó una sonrisa cuando vio e l bote que horas antes habían abandonado. Con mucho esfuerzo logró subirse en él, de hecho casi se vuelca, pero como todo genio logró abordar; extendió su mano y de inmediato Tenten la tomó, con un poco de fuerza la jaló hacia el bote, aunque...

    —Lo... lo siento —se disculpó la Ama al tiempo en que se hacía a un lado, ya que por el impulso, había caído sobre el Hyuuga, perdiéndose en sus ojos por unos segundos.

    —No importa —respondió el susodicho mientras disimulaba un leve sonrojo.

    No tenían noción del tiempo, ya estaba totalmente oscuro y la luna anunciaba una preciosa noche.


    —Neji... tengo frío —dijo titiritando.

    —No eres la única —respondió algo irritado.

    Ambos se habían acostado en el bote, al no ser muy amplio estaban bastante cerca, sus rostros estaban a centímetros y podían sentir el helado aliento del otro.

    —Debemos... despojarnos de la ropa mojada o enfermaremos —gesticuló Neji un tanto indeciso.

    —¡¿Qué?! —exclamó la castaña con un sonrojo brutal—, no seas pervertido.

    —No seas tonta, la ropa intima hay que dejárnosla... y además con esta oscuridad no se ve nada y ni si quiera me interesa verte —respondió con arrogancia.

    —Bueno... —accedió con unas extrañas ansias recorriéndole el cuerpo.


    Y así poco a poco se despojaron de sus ropas quedando sólo con la interior, era embarazoso pero debían cuidar su salud.

    —Hay que dormir, mañana con buena luz nadaremos —concluyó el Hyuuga para después cerrar sus ojos.

    —Está bien —dijo sin más palabras.


    No pasó mucho para que lograran conciliar el sueño, después de todo estaban bastante exhaustos. La noche fría pasó con naturalidad, todo en calma, las preciosas estrellas acompañaban a la luna en su melancolía, un silencio perfecto y dos jóvenes durmiendo en medio de un extenso lago.

    La mañana llegó, era temprano pero los pequeños rayos solares lograron despertar a ambos chicos.

    —Buenos días —dijo una soñolienta Tenten sin percatarse de su situación.

    —Hmph —pronunció el joven sin abrir aún sus ocelos.


    Poco a poco la castaña dejó que sus orbes se abrieran, estaba algo adormilada pero pronto se sacaría de ese estado.

    —¿He? —un terrible sonrojo se apoderó de ella al notar que estaba en acurrucada en el pecho del Hyuuga.

    —¿Qué pa…? —Neji también notó su situación al abrir sus ojos.

    Rápidamente se separó de él al tiempo en que se sentaba.

    —¡Eres un pervertido!

    —¿Yo?, tú eres la pervertida que se acercó a mí en la noche —trató de defenderse disimulando su nerviosismo.

    —¡No me...! —nuevamente la agente iba a reclamar, pero esta vez notó algo serio, muy serio, ¡estaba en paños menores! —¡ah, no mires idiota!

    —Tsk, no te estaba mirando —respondió entre dientes mientras se giraba.

    Ambos se vistieron, sus ropas no estaban del todo secas pero qué importaba, de cualquier forma volverían a echarse en el agua.

    —Bien, es hora de nadar —anunció la castaña una vez vestida.

    —Sí —respondió sin más palabras.


    Tenten se acercó a la orilla del bote, dispuesta a echarse al agua pero algo la detuvo.

    —Tenten tienes un animal en la espalda.

    —¿Qué?, ¡ah! —pegó un grito aterrador, realmente odiaba los bichos—, ¡quítamelo, quítamelo!

    Empezó a manotear, el Hyuuga se acercó intentando despojarla del animal, pero como la agente estaba remolineándose, logró hacer que el bote se volteara, haciendo que Neji cayera al agua encima de ella.

    Se hundieron un poco, el Hyuuga la había sujetado fuertemente por los hombros para evitar separarse, tal vez fueron cinco segundos, pero a ellos les pareció una eternidad, como si el tiempo se hubiese detenido, sólo podían mirarse, cada uno observaba la mirada del otro tratando de descifrar los pensamientos.

    —¿Estás bien? —preguntó el castaño al tiempo en que salían del agua.

    —Sí —contestó ella para después toser un poco.

    Comenzaron a nadar, ahora si dispuestos a llegar a la orilla, de ninguna manera se quedarían ahí otra noche.

    —¡¿Necesitan ayuda?! —escucharon un grito, se giraron y lograron ver su salvación.

    —Un bote pesquero —susurró el Hyuuga.

    —¡Qué bien! —se emocionó la castaña.


    Su desgracia había terminado, luego de una aventura podrían descansar, ¿o no?
     
  10.  
    Brendiux

    Brendiux Entusiasta

    Tauro
    Miembro desde:
    23 Marzo 2010
    Mensajes:
    136
    Puntos en trofeos:
    115
    Pluma de
    Escritora
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    Kawai!!!! Iindo cap!!!!
    Según yo ya había comentado pero bueno... Creo q se borro mi post 77
    Me encanto como te kedo este CAP!!
    Pofin su salvación se digno a aparecer!!!
    Esperare la conti con ansias
    Xoxo
    Atte.:
    NejitenFE
     
  11.  
    ira mangaka

    ira mangaka Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    1 Julio 2010
    Mensajes:
    74
    Puntos en trofeos:
    8
    Pluma de
    Escritora
    Re: A escondidas (Desafío NejiTen)

    ¡¡kyaaaaaaaaaa se me borró el post anterior!! :mad:
    En fín... ¿Qué se le va a hacer? Me tienen manía. ToT
    ¡¡Me encantó el cap!! está lindísimo. Quiero conti muy pronto. :saltarin:
    Por que si no... *perverso* ya no se me ocurre nada. *verguenza*
    Cuídate. :beso:

    Atte:
    Ira xD
     
Cargando...
Estado del tema:
No se permiten más respuestas.

Comparte esta página