Epílogo

Tema en 'Campaña' iniciado por Slam, 23 Agosto 2022.

  1.  
    Sensy

    Sensy Orientador

    Piscis
    Miembro desde:
    29 Enero 2005
    Mensajes:
    586
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Solerade

    Palacio Real

    Me quedé con la cara embobada y roja por las miradas que se hacían Taqui y Rash Colds. Sin embargo, me dirigí a su majestad el Rey: observé que me pedía mi nombre, lugar y mi deseo. Me incliné ante su Majestad todo presentándome:

    — Es un gusto conocerle Su Majestad. Me presento: mi nombre es Solerade, vivo y resido en Powderose con mi abuelo en una cabaña de madera, cerca del Bosque Encantado y suelo frecuentar con él en Colorpalette para dar paseos con él ya que a él le encanta dibujar y pintar pero, últimamente, se ha resfriado y no había forma de que le bajara la fiebre, la congestión y el malestar físico. Mi deseo es una medicina para mi abuelo: él es mi familia, es toda mi inspiración desde que era pequeña hasta hoy. Ahora mismo, se encuentra en la cabaña con un resfriado preocupante para su edad y no llevo suficiente dinero como para pagarlo y llevárselo. Es un deseo simple pero, es todo lo que necesito, su Majestad.— Terminé mi explicación levantándome mientras miraba al Rey con la mirada preocupada, pues no pude evitar sentirme así. Permanecí en silencio ante su respuesta pues, solo visualizaba que mi abuelo se encontrara mejor: tengo muchas cosas que contarle y decirle que por primera vez, tengo amigos y de que he vivido toda una aventura.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Sad Sad x 2
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Slam

    Slam Usuario popular Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Febrero 2020
    Mensajes:
    838
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Palacio Real
    [Otto, Vite, Zer, Rash, Lanre, Jasper, Jou, Taqui, Solerade, Avocato, Dellen]

    Luego de escuchar la petición de la elfa, el rey elevó un brazo y colocó la palma de su pata abierta hacia arriba, mientras sobre ella caía suavemente una flor azul que había aparecido de la nada, tenuemente iluminada por una luz blanca que se extinguió cuando llegó a ser tomada por el perro.

    -Es una flor azul de montaña, muy rara, pero con altas propiedades curativas. Un té preparado con la campanilla de esta flor eliminará por completo cualquier enfermedad que padezca quien lo beba- mencionó haciendo entrega de la flor y de un pequeño tubito de cristal con tres semillas -Las semillas podrás plantarlas en tu jardín y el próximo año te darán tres flores más, hay muchas enfermedades dando vuelta últimamente y nunca se sabe, más vale prevenir. Cuida mucho de tu abuelo y si te resfrías utiliza un pañuelo en el rostro... aunque te haga ver como asaltante de caminos-

    Luego de estas recomendaciones, la nombró Lady Solerade de Powderose y la atención del rey pasó a posarse en Jasper.

    -Intrépido felino que arribaste hasta el final de la aventura, ha llegado el momento de que me digas tu nombre, lugar de origen y aquello que deseas...-

     
    • Ganador Ganador x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  3.  
    Bruno TDF

    Bruno TDF Usuario VIP

    Libra
    Miembro desde:
    9 Octubre 2012
    Mensajes:
    4,926
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Jasper

    Habíamos pasado por diversos eventos desde mi regreso al grupo de aventureros. Todavía podía sentir la brisa y el agua salada golpeando mi rostro, cuando mi padre corrió sobre el mar para ahorrarme el viaje en barco. No fue la más agradable de las sensaciones, pero increíble que sentía aquello como tan reciente, habiendo pasado por tanto. Al final, el objetivo del grupo, aquello que los impulsó a tomar la decisión de embarcarse en este viaje, había sido cumplido, y estábamos todos a salvo ante un rey que preparaba para cumplir con nuestros deseos. En todo ese proceso no abrí tanto el hocico, me mantuve silencioso pero colaborativo, dejando atrás el egoísmo que anteriormente me caracterizaba. Y tenía claro que mi deseo se relacionaba con esto mismo.

    Alcé la mirada hacia el rey con una expresión decidida, de agudeza felina.

    Mi nombre es Jasper, hijo de Ulises y Penélope, provengo de Shallowaters —me presenté—. No me siento merecedor de que mi deseo sea cumplido, porque comparado con el resto de los aventureros mi aporte no fue la gran cosa. Les mentí cuando nos conocimos, me separé de ellos para quedarme con mi familia, pero al final un fuego en mi interior me trajo hasta aquí. La petición que tengo que dirigirle, su Alteza, no es para mí, sino para todos ellos que me definieron y me ayudaron a crecer un poco más.

    >>Deseo protección para mi familia y para los aventureros que me acompañan. Que cuando las fuerzas de la naturaleza los amenacen, que cuando los individuos malignos busquen arrebatarles todo o cuando la traición de un amigo esté a la vuelta de la esquina, puedan estar a salvo. Sé que todos ellos pueden defenderse por sus propios medios, pero una mano extra nunca mal —me incliné hacia el Rey en una reverencia—. ¡Por favor, su Alteza, estaría realmente agradecido!

    Sí. El deseo no era para mí, sino para ellos. Este es el cambio que me atravesó a lo largo de estos días.
     
    • Ganador Ganador x 3
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    Slam

    Slam Usuario popular Game Master

    Acuario
    Miembro desde:
    15 Febrero 2020
    Mensajes:
    838
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Palacio Real
    [Otto, Vite, Zer, Rash, Lanre, Jasper, Jou, Taqui, Solerade, Avocato, Dellen]

    -Ah, vuestra familia le ha vuelto a brindar un excelente servicio al reino y será recordada por ello, hijo del gran Ulises- le aseguró el rey al gato, antes de pasar a cumplir su deseo.

    -Otra noble elección, has actuado por tus camaradas antes que por ti, esto seguro que reafirma vuestro buen juicio para las amistades- mencionó esto último al resto de los aventureros, a la vez que alzaba los brazos y por encima del hombro derecho de cada uno de ellos brillaban brevemente unas esferitas luminosas en las que se notaba vibrar intensamente la fuerza de la vida.

    -Son ángeles guardianes- explicó el rey -Cuando estén en peligro inminente, estos seres de luz aparecerán y defenderán con su vida al protegido que le han asignado- Chester le había asignado uno a cada aventurero, exceptuando a Jasper que no había pedido nada para sí mismo. Pero así mismo, lo nombró Sir Jasper de Shallowater, el segundo de su casa en obtener un título de nobleza.

    Finalmente quedaba un último aventurero por pedir su deseo, a lo que el rey redirigió su atención sobre Avocato. No obstante, apenas posó su mirada en el gato, éste se adelantó a hablarle.

    -Mi nombre es Avocato y soy... del mar- ya había visto el procedimiento -¡Necesito que mi hijo sea rescatado y traído aquí mismo conmigo! La banda del pirata Blueberry lo tiene cautivo- sus palabras parecían sobreponerse de lo veloz que las escupía, se lo notaba ansioso.

    -Ten calma, aventurero- le dijo el rey y se acercó a ponerle una pata en el hombro -Pero también ten fe, porque tu odisea ha llegado a su fin...- agregó luego, girándose y caminando unos pasos hacia el trono, donde alzó un solo brazo bien alto para realizar el milagro. Un anillo se dibujó encima del trono y por él cayó un joven gatito, aterrizando cómodamente sobre la pana bordó del asiento.

    1-littlecato.png

    -¡Pequeño Cato!- gritó el pirata, corriendo al reencuentro con su hijo.

    El cachorro giró la cabeza unos momentos con desconcierto y luego vio a su padre -¡Papá!- le correspondió con un abrazo.

    -Todo terminó hijo, somos libres...- mencionó Avocato para reconfortar al pequeño, pero escucharse decir esto también lo reconfortaba a él. Llevó a su hijo bajo el brazo hacia el resto del equipo y cuando estuvo junto a ellos les habló -A estos aventureros les debemos nuestra libertad, siempre les estaremos agradecidos- padre e hijo se inclinaron en señal de respeto.




    Finalmente, el rey daba unos golpecitos con la espada, dando por finalizada la sesión -Muy bien, aventureros, con todos vuestros deseos satisfechos os podéis retirar. Pero antes, he de pedirles un pequeño favor. Se trata de un simple conjuro para conocer vuestro nivel de poder, sólo llevará un momento...-

    El rey volvió a levantar los brazos, extendidos hacia adelante esta vez y se concentró unos segundos para detectar lo que quería -Es extraño...- mencionó al finalizar -Erevan me aseguró que teníais cinco veces vuestra fuerza actual el día que os escogió para la aventura, de lo contrario no os habría enviado a enfrentar tamaña amenaza... ¡Orison! Manda a llamar a tu hermano...- ordenó al paladín en la puerta.

    -Eso no hará falta...- cruzó la puerta el elfo en cuestión, pero se lo veía diferente, parecía la hermana emo de Vite.

    erevan (1).png

    -Ese dragón necesitaba alimento para aplacar su hambre, te lo dije y no me escuchaste, por lo que me vi obligado a tomar cartas en el asunto...- en su mirada parecía brillar una mezcla de locura y amargura, pero no eran sus ojos los únicos que tenía, su armadura también contaba con unos que observaban a todos los presentes y daban bastante repelús.

    -¡ERES DÉBIL!- gritó con furia ante la estupefacción de Chester -Y me cansé de servirle a un rey débil...- apuntó con su lanza a la distancia y una inmensa bola de energía oscura se generó de inmediato y salió despedida hacia el perro que nada pudo hacer. El ataque lo había despedazado por completo y había partes de rey salpicadas por todo el salón.

    -¡Te has vuelto loco!- gritó su hermano que arremetió contra él, pero ahora Erevan era terriblemente fuerte y lo aventó contra el techó de un solo sopapo.

    El elfo largó una carcajada, la oscuridad lo había corrompido y convertido en un paladín rompe juramentos. A su lado, abrió un portal oscuro de teletransportación para irse quien sabe a donde -Disfruten todo lo que puedan sus insignificantes vidas, este universo tiene los días contados ¡HAHAHA!- se burló de los aventureros antes de marcharse.

    Apenas unos momentos después que se fuera, Orison logró incorporarse y corrió hasta donde se encontraba la mayor parte de los restos del rey. Toda la sangre salpicada y los órganos esparcidos por la habitación habían comenzado a movilizarse lentamente hacia donde se hallaba la mayor concentración de masa y de a poco el rey se regeneraba. Algo también sorprendente era su sangre, literalmente azul de un tono muy vivo y una consistencia más sólida y viscosa que la sangre normal.


    Finalmente, la cabeza del rey que estaba en ese montón de carne que se regeneraba tosió y ya pudo hablar de nuevo -Debí haber interpretado mejor a ese oráculo, me dijo que tendría problemas con mi mano derecha, pero pensé que se trataba de mis malformaciones...- Los aventureros habían sido testigos del poder que los dioses le habían conferido al rey, impidiendo que muriera.

    -Orison, tenemos trabajo- se dirigió al paladín que le quedaba.

    -Sí, mi señor- se puso firme, dispuesto a cumplir su deber a pesar de lo que acababa de pasar con su hermano, su puesto lo excedía como individuo.

    -Vosotros marchaos, aventureros- revoleó una pata que ya se le había regenerado encima del puré de rey que se había formado -Ya habéis hecho suficiente, os aconsejo que bebáis y disfrutéis de la boda. Conservad mi bendición...- se despidió de ellos y se quedó hablando con Orison de fondo mientras se iban.

    -A ver, ayúdame con mi colita que no la encuentro...-




    El mago en llamas
    [Otto, Vite, Zer, Rash, Lanre, Dellen, Jasper, Jou, Taqui, Solerade, Avocato, Pequeño Cato]

    Luego de los sucesos del palacio, los aventureros caminaron por las calles de Everfall hasta pasar por "El mago en llamas", la luna llena brillaba en lo alto. Todavía faltaban unas horas para la boda, pero mientras podrían beber como cualquier aventurero en la taberna, un merecido trago después de una ardua misión cumplida...

    Adentro se podía escuchar una melodía y una voz que para algunos resultaba conocida y tras asomarse, pudieron notar que se trataba de Sísifo. Estaba interpretando la canción inspirada en los aventureros.


    [​IMG]



    Ahora cantaré, sobre héroes reales, no son los que aparecen en los manuales

    Partieron por tierra, van rumbo al mar, son los caballeros del Deseo Real


    Un pato valiente, también algo torpe, que choca paredes

    Un rano que pega, tal vez como un hongo, o un poco más fuerte


    Un ratón muy prudente, al igual que amargado, tan sólo una vez su flecha ha fallado

    La suerte es nuestra, que los podemos admirar, son los caballeros del Deseo Real


    Se notan cansados, también andrajosos, igual continúan por ese antojo

    Se enfrentan a monstruos, superan el miedo, y todo lo hacen por ese deseo


    Una elfa inocente, tres gatos curiosos, serán más famosos que Ragnar el Rojo

    También va con ellos, un conejo elegido, su sueño es tan grande que vive dormido


    La espada y el cuervo, completan la escuadra, tal vez se unan otros a esta cruzada

    Seguro los sigue, un culto del mal, son los caballeros del Deseo Real


    Pelearon con geckos, y muertos vivientes, en sus corazones el fuego es ardiente

    Buscan dragones, conectan a pueblos, blindados de acero parecen sus nervios


    La senda segura, les iluminará la Rana Tuerta, para que no se choquen con la puerta

    Si vuelvo a verlos, les cuento el final, de los caballeros del Deseo Real


    ...

    En ese momento, el bardo los vio y reconoció entre el grupo a la mayoría que habían estado con él, por lo que decidió continuar con la canción ahí mismo, improvisándole un final.

    Dichosos mis ojos que ven tras la puerta, a aquellos que evoca este poema

    Dichoso el destino, me ha vuelto a encontrar, con los caballeros del Deseo Real


    Algunos se han ido y otros han vuelto, también se han sumado nuevos elementos

    Dos gatos piratas, una elfa callada y aunque no es de las que asustan; una rana fantasma


    Si están hoy presentes es porque lo hicieron, superaron bandidos, dragones y miedos

    El rey les ha cumplido el Deseo Real y ahora este bardo les canta su final

    El aliento del escarabajo seguía siendo horrible, pero su voz también continuaba espléndida y los aplausos del público lo reafirmaban. Al finalizar, salió de escena y los bardos de la orquesta continuaron con música de ambiente, mientras él se acercaba a los protagonistas de su canción.


    -¡Aventureros!- sonrió de cuerno a cuerno, dejando salir un poco de su característico aroma fétido por la boca -Es realmente un placer que estén aquí hoy, la canción ha sido un éxito y todo se lo debo a ustedes ¡Tabernero! Quiero la mejor mesa para mis amigos y que beban lo que quieran ¡Yo invito!- le indicó al ratón que atendía y éste los condujo a una cómoda ubicación y tomó sus pedidos.

    Por su parte, Sísifo se retiró también para dejarlos que se pongan al día ahora que podían sentarse tranquilos, había sido una larga aventura...

    Monpoke Mori Gigavehl rapuma Amelie madarauchiha Bruno TDF Alisse Madness Ayeah Sensy

    Pueden darle un cierre a sus personajes hablando en la taberna entre ustedes si lo desean o narrar que sencillamente se quedan allí charlando y bebiendo o no postear nada si sienten que ya alcanzó lo anterior para cerrar sus historias en esta campaña. Dejaré varios días abierto para que posteen cuanto quieran y después haré sencillamente un post de cierre que dirá "fin" con una musiquita xP

    Obviamente, lo de la boda no será narrado y quedará ahí como un final abierto para que si quieren le hagan un fic o lo que quieran jeje La historia termina acá con los protagonistas hablando en la taberna unas horas antes de esa celebración.

    PD: ¡PUEDEN BEBER LO QUE QUIERAN! (el bardo invita)

    [​IMG]
     
    Última edición: 24 Septiembre 2022 a las 5:04 AM
    • Creativo Creativo x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
    • Impaktado Impaktado x 1
  5.  
    Gigavehl

    Gigavehl Equipo administrativo

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2019
    Mensajes:
    3,426
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Zer
    Si quieren sigan en lo suyo, esto es mero relleno de Zer (?
    Me había quedado aún arrodillado, con una pierna debajo cuando llegó el turno de los demás, no miré a nadie, pese a la emoción de Taqui y las cosas tan interesantes que acontecían... Ni siquiera le presté atención al grito de Lanre, aunque volteé por sobre mi hombro cuando Dellen entró, en ese momento me dí cuenta de algo más al haber estado distraído, pero pronto lo dejé de lado con absurda fluidez...

    Pidió inteligencia, una que llegase a niveles insospechados, y para mi sorpresa, era algo que podía cumplirle, aunque le hizo lo mismo que a mí, aunque tocando su cabeza...
    Eso me hizo afilar un instante los ojos de tan extraño detalle... ¿Es que acaso era una forma de aplicar extrema energía y poder a algo en concreto? Parecía ser solo a cosas que se refiriesen a uno como sentidos o algo interno, pero pronto volví mi vista al frente y al suelo, Rash cómo siempre era muy humilde y bondadoso... Me llamaba la atención que no advirtiera nada de Zurx... Ni siquiera reveló mi naturaleza de Mago Oscuro... ¿Porqué? Pudiendo... Tirarme todo...

    Los demás deseos vinieron, miré de soslayo a Jou cuando vino su turno... Me extrañaba que fuese un deseo en secreto; pero parecía algo cumplido desde ya, y al no sentir nada, no le dí importancia, tomándome desprevenido el de Taqui por el cambio de vestimenta el cual ni sentí, pero debía admitirlo, el hecho que el color negro de una reparada y nueva túnica negra con todas las runas en dorado y unos bordes en la capucha, mangas y en el borde de toda la parte inferior de color púrpura, uno entre apagado pero fuerte daban una curiosa combinación bastante decente con la capa y el broche en mi pecho para sujetar el mismo.

    Me miré, curioso, siendo en ese momento que me había decidido a erguirme, el sobre con la invitación calló hacia mis patas mientras veía curioso el mismo, acaricié un momento el papel, no solo por la textura, si no... Por el simple hecho de ser incluído...

    Seguí sin decir nada cuando en antepenúltimo quedó Jasper, su deseo también me llamó la atención y una pequeña esfera a mi derecha me hizo voltear mientras escuchaba a Chester... ¿De verdad? ¿Anhelar proteger a alguien como yo?

    ¿De verdad anhelaban recompensar a alguien como a mí..?

    Nadie había dicho nada de lo del Demonio... Cosa que admito me había tirado esa previsión... Cuando llegó el turno de Avocato, alcé la mirada para ver cómo el hijo del pirata venía, y ambos, Avocato y Cato, nos dieron las gracias con una reverencia...
    —Se acabó... Eres libre, Avocato, tú y tu hijo. Ahora vivan en paz y sean felices... Hagan la vida que no pudieron... El mío... Apenas inicia—. Dije hacia ambos, dedicándole una sincera sonrisa, aunque en el fondo me calaba que fuese literal lo del inicio...

    Suspiré, a punto de retirarme inconsciente y, lo admito, con prisa cuando Chester nos detuvo para hacer un conjuro, y así medir nuestro poder, eso hasta me hizo expresar sorpresa con énfasis, pero no solo era tarde, si no que parecía que Chester detectaba una anomalía.

    No podía entenderlo cuando inconsciente di unos pasos para cubrir en primera fila tanto a Jou, como a Avocato, Cato y hasta a Dellen quién seguramente ya andaría cerca, fué mero presentimiento, la energía oscura era preocupante, pero más ver el responsable...

    ¿Erevan..?

    Parecía que todo apuntaba a que el Paladín anhelaba mantener calmado al Dragón, pero Chester no lo escuchaba hasta que regresando a la capital confirmaba que el asunto era en serio, pero en tiempo récord el Paladín cargó una esfera gigantesca y oscura el cual por un momento me pregunté si sería capaz de replicarlo... Pero mi única reacción al ver la velocidad, fué utilizar el Escudo para cubrirnos de la implosión de Chester...

    Vísceras y sangre salpicaron por todas partes menos a nosotros, y después de una sentencia y burla final por parte de un severamente cambiado Erevan... Se fué.

    Por un momento sentí temor, casi como si eso ya lo hubiese vivido... Esa mirada... Ese poder... Esos ojos en su armadura... Realmente no estaba seguro de la sensación, pero ver cómo de un golpe mandaba a volar a su hermano era aterrador.

    Las historias eran ciertas y el Rey se regeneró, pero antes de que alguien pudiese hacer algo, nos recomendó que era mejor irse... Nuestro trabajo no dejaba de estar hecho.
    Me quedé ahí, estático, sin saber si ya todos estaban obedeciendo, mirando a Orison y a Chester, casi como anhelando decirles algo de extrema importancia... Pero... Me contuve; no fuí capaz... De decir la verdad... De nuevo...

    No era suficiente confianza...


    Al final me dí la vuelta y empecé a caminar junto al resto hasta la salida de la muralla que rodeaba al palacio, aunque ahí me detuve llamando un momento la atención de todos...
    —Debo hacer algo antes de ir a la taberna, adelantense, no necesito compañía—. Anuncié, sin esperar la objeción de nadie para proceder a retirarme...

    Esperaba que mi discimulo hubiese sido decente, pues sentía la prisa, inclusive la presión en mi pecho volvía, pero ya era más mi necesidad de comprobar lo que sentía y ahora, hasta podía usar, que seguía sin creerme ni terminar de asimilar todo eso, ni siquiera el shock por lo de Erevan había sido así de importante.

    Tomé un camino extenso, el cual me llevó por varios lugares para despistar si es que me seguían, y acabé saliendo de Everfall para en teoría perderme al desviarme del camino principal...

    Allí, me tomé unos minutos más, entre comprobar que nadie me siguiese y que sería una zona segura, una pequeña arboleda el cual era excelente para ocultarme, no había nada extraordinario, aunque sí que habían unas enormes rocas, no eran demasiado grandes pero si lo suficiente como para sentarse...

    Empecé a jadear de nuevo, sudando en frío, solo para mirar mis patas, algo tembloroso, terminé por quitarme los guantes aunque sabía que no hacía falta y los guardé, no había diferencia por ser de pelaje oscuro, aunque, lo relevante, vino cuando decidí liberar al fin ese poder.

    Primero gemí de tensión como pronto hice una mueca de dolor, mis patas se tensaron solo para empezar a crujir y distorsionarse, era algo agresivo pero nada exagerado, el dolor, aunque no era insoportable, sí estaba presente, como un incómodo pellizco constante y fuerte.
    Gruñí un momento mientras las garras me crecían exponencialmente a la par que los dedos se alargaban y la pata ahora se convertía en una garra, negra como la noche misma y... Escamosa... Y eso no era todo, pronto mis brazos fueron víctima de la transformación y acabaron por adquirir no solo una musculatura pronunciada, si no un tamaño considerable y adquiriendo la misma forma escamosa...

    En eso último terminé por ahogar un grito mientras de mi pecho fluía la extraña energía, ahora liberada, especialmente al tomar un último e inconsciente impulso para terminar de convertir mis brazos, a lo que podía sentir la brutal fuerza física que ganaban los mismos así como el severo endurecimiento que obtenían.

    Rugí por lo bajo, intentando controlarme mientras temblaba tanto de dolor como de nervios y... ¿Para qué mentir?

    De gozo.

    Solté bruscamente un jadeo, así como los mismos temblaban producto de la adrenalina, y pronto relajé un poco la mueca, para ahora expresar una titánica sorpresa, viendo mis brazos y ahora garras...
    El temblor seguía ahora por el abrumador shock que me invadía... Cerré los puños y los abrí sin problema, moviendo los dedos sin ningún tipo de dificultad o desconocimiento alguno... Los observé, viendo como por el reflejo y poca luz de la luna, mis escamas brillaban con un tono purpureo realmente acentuado pero muy apagado también, como si más que negro fuese un extraño púrpura.
    Pronto, llevé una garra a mi brazo para darle unos golpecitos con la punta, escuchando cómo impactaba con algo de ridícula dureza, como si fuesen metal, inclusive intenté hacerme daño, sin éxito.

    Gemí tenso mientras dejaba eso y directamente golpeé con fuerza mi brazo contra un roble, siendo lo que cedió la madera como si acabase de golpearlo con un mazo, y las astillas, cayeron sin problema de mi mutado brazo.
    Jadeé con algo de presión para ahora caminar a una roca, preparando mis garras y dí un par de veloces pero certeros tajos, sintiendo cómo cortaban con una sencillez apabullante, como si las piedras fuesen seda mismas, y sentí cómo las garras impactaban pero en lo absoluto hubo incomodidad alguna... La roca, ahora presentaba ocho cortes fluidos, dos garrazos limpios...

    Cerré mis puños, aún sin tragarme yo mismo el shock para golpear con fuerza la roca, partiendola en unos pedazos aún grandes pero con facilidad, algo que ni de broma podría haber logrado, pronto gruñí y seguí golpeando sus trozos para reducirlos a pequeños fragmentos y polvillo gris, mientras los puños ni se inmutaban.

    Ahogué un gemido de tensión y shock, mientras ahora empezaba a llorar en silencio no solo de la adrenalina, si no de la presión que esto me generaba, esto... Esto tenía que ser una jodida broma... ¡Una maldita broma de muy mal gusto! ¡¿Cómo era posible que yo tuviese esto?! ¿La capacidad de..?

    De convertirme parcialmente en un Dragón...

    Un Dragón Oscuro...

    Ahogué otro gemido lleno de tensión, incapaz de procesar la revelación... ¡¿Qué era esto?! ¡¿De dónde lo saqué?! ¡¿Porqué?!

    Y es que no se limitaba a los brazos... Podía convertirme totalmente aunque por partes, pero lo podía sentir, si lo forzaba para que fuese totalmente, podría ser muy malo para... Lo que sea que me lo impida. Solo eran partes de mi cuerpo, no más.

    Solté un quejido, mientras gemidos de tensión seguían, a la par que poco a poco pasaban a una risotada y luego a carcajadas los cuales no iban para nada cargados de gracia, si no de ironía y hasta rabia.

    El sigilo se me había ido al garete en ese instante, pero menos mal había decidido irme bastante lejos, al final, daba igual, la invitación me serviría para volver de inmediato a la taberna...

    Me quedé un rato ahí, arrodillandome mientras ponía una garra en el suelo y la otra la miré, aún riendo sin poder detenerlo, necesitaba desahogarlo, es que... Esto directamente me superaba...

    Victor... ¿Es que tú me dejaste esto acaso?

    No tenía manera de saberlo, y ahora más que nunca no podía asegurarlo, solo seguí allí, unos buenos minutos más mientras pasaba de estar arrodillado a recostarme en una piedra y el suelo, sin quitar las garras, la sensación de poder que me embriagaba era terriblemente consoladora, casi como si el destino me hubiese compensado... Una vida de mierda con esto.

    ¿O era una condena?

    No lo sabía, pero me quedé allí, mirando al cielo, a la luna llena. Mientras respiraba profundo y continúo, tratando de calmarme...

    Pasó un rato, cuando decidí pasar por el mismo episodio de dolor para regresar mis brazos y garras a la normalidad, siendo algo que se llevó a cabo sin ningún problema.
    Dejé caer mis brazos a los costados, como si nada hubiese pasado, seguí otro rato, para finalizar cerrando los ojos a la par que una lágrima escurría...

    ¿Pero quién era..?

    El día no paraba... Y con lo visto, parecía que todo esto estaba muy lejos de detenerse, solo... Solo me quedaba adaptarme... ¿No?

    Como siempre he hecho...

    Por esto es que de revelarlo, me parecía algo mucho peor que revelar a un Demonio... Revelar que por alguna razón puedo convertirme parcialmente en un maldito Dragón Oscuro... ¿Cómo demonios explicarlo? ¿Cómo demostrarlo?

    Tal vez... Solo me quede... Olvidarlo todo por hoy.​

    Abrí los ojos, de nuevo, secandome las lágrimas mientras me erguía sentado, soltando un amplio suspiro... Si... Solo me quedaba eso, disfrutar de la noche. ¿No? De la última noche que estaríamos juntos como Los Caballeros del Deseo Real.

    El peor equipo en cuanto a organización se refiere en este Reino, pero los malditos bastardos con la mayor suerte y tenacidad de todos, tanta, que ni hizo falta organizarse para sobrevivir a todo esto...

    ¿Qué más daba lo que soy? Ahora era una noche de júbilo y dos compañeros se casarían hoy, y aunque me seguía dando igual, solo... Por una maldita vez, tenía que olvidarlo todo por ahora.

    Quién sabe... Si sea mi última vez que pueda disfrutar...

    Alcé la mirada al cielo nocturno de nuevo, divisando la constelación Z, mientras me erguía y soltaba otro suspiro, pero uno más aliviado y liviano.

    Una celebración me esperaba...

    Saqué el sobre y lo leí en voz alta, sobretodo el conjuro, siendo teleportado para poder ver la que se estaba armando, cosa que me hizo expresar genuina sorpresa al ver que Chester no estaba exagerando al ver cómo se empezaban a mover, y eso que apenas se había dado el milagroso anuncio.

    En ese momento me dí cuenta que había olvidado mis guantes, pero dejé pasar el detalle para ir con Dellen y darle una palmada en la espalda, tal vez con demasiada fuerza.
    —Intuyo que no vas a perderte esto... ¿No es así?—. Pregunté, sonriéndole con una energía que jamás había expresado.
    >>Nono, ni me respondas, cabezón, vamos a celebrar como es debido esta gloriosa victoria. ¿Que hicimos? Lo vencimos, eso es lo importante... ¡Vamos, que esta noche debe valer la maldita pena!—. Exclamé en júbilo, algo que genuinamente debería sorprenderlos a todos, y es que no era para menos.

    Ya estaba sentenciado... ¿Qué más podía hacer? Mínimo... Gozaría de esta última noche.

    Porque de seguro... Sería la última con este ambiente en mi vida.

    Mi corta... Y condenada vida.
     
    • Ganador Ganador x 3
    • Impaktado Impaktado x 1
  6.  
    Amelie

    Amelie Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    12 Enero 2005
    Mensajes:
    6,737
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Lanre

    Se quedó mirando la piedra por un largo rato, no ignoró el deseo que sus compañeros pedirían después de él; pero si quería guardar bien esa piedra, se inclinó sin mucho decoro acomodando su mochila para guardarla dónde alguna vez guardó la joya de Thia; sonrió con nostalgia, extrañaría mucho a su amigo, ya nadie se reiría de sus chistes, o los complementaría haciéndolos mucho mejores.

    El deseo de Taqui lo festejó internamente; pues había deseado brindar con sus amigos desde hace ya un tiempo, y por fin habría la escusa perfecta; sólo que ahora debía buscar un buen regalo, sabía que Rash no querría nada; pero Taqui si era de regalos, le dio una piedra con babas, debía igualar dicho obsequio.

    Y después Taqui comenzó a brillar; aun más que sus ojitos brillosos; en su tiara pudo notar flores de su pueblo natal y sonrió con ello; el atuendo de Rash fue mucho más modesto, pero era interesante; pero Lanre perdió la cabeza cuando lo vistieron a él; no dejó de girar sobre si mismo para ver cada detalle de su nueva indumentaria, y el broche... Lanre casi llora; eran como la comunidad del anillo.

    Por último fue el turno de Solerade y Jasper; ambos tan altruistas que se enorgulleció de compartir el mismo piso que ellos.

    Viejas reuniones y explosiones de confusión se dieron a continuación; Lanre estaba confundido, Erevan había perdido aquel lindo brillo en sus ojos y lo sustituyó por obscuridad, no le quedaba bien, se veía feo; si se llegaba a topar con él nuevamente se lo diría. Pero no sólo su apariencia era fea, también su actitud; explotó al perro rey, que por suerte se unió nuevamente solo, intentó ayudarlo a buscar su colita pero todos los demás abandonaban el salón.

    Antes de dirigirse al mago en llamas, Zer les dijo que tenía algo más que hacer, así que se alejó; y al entrar a la taberna tuvieron la grata reunión con Sísifo; Lanre aplaudió a la canción con gran alegría, a pesar de tragar saliva al escuchar la estrofa dónde hablaba de Roronoa. Al terminar de recitar, se acercó a ellos y los invitó a brindar. Pensó que tal vez con la presencia de Sísifo, Zer fue a hacer popó a otro sitio más privado.

    —Señor tabernero, señor...—sonrió —Una de cada una de las bebidas con contenido alcohólico para este humilde pato; por favor —miró a sus amigos —Y si me pongo de impertinente, denme la pócima de invisibilidad; porque hoy pierdo hasta la conciencia —corrió a abrazar al grupo —Somos un buen equipo —se separó —Tal vez no volvamos a estar todos reunidos como hoy, en una boda anfibia, con música exquisita y buena bebida. Disfrutemos entonces, cómo si fuese nuestro último día. ¡Bebamos! ¡Riamos! Porque yo sigo sin entender como seguimos vivos —comenzó a reírse — Vaya aventura... fue buena. Si... seguro...
     
    • Ganador Ganador x 3
    • Adorable Adorable x 1
  7.  
    rapuma

    rapuma Maestre

    Géminis
    Miembro desde:
    17 Marzo 2014
    Mensajes:
    3,741
    Pluma de
    Escritor
    Rash Colds

    El deseo de Jasper no hizo más que reafirmar lo que el rano opinaba del gato; era un animal noble, casi idéntico a su padre Ulises que se había convertido en leyenda tras su regreso a Shallowater. A pesar de las duras palabras que se dijo a sí mismo, Rash sabía que la Rana Tuerta había manejado el destino para que sus huellas se marquen en el mismo camino.

    En eso estaba pensando el monje cuando el elfo hizo acto de presencia con un aura maligna que el rano supo identificar rápidamente; era la maldad personificada y con un gesto protector jaló un poco a Taqui para que se quede a su lado, con sus sentidos en alerta, sin apartar la mirada de aquél ser que destrozó al rey y desapareció tan rápido como había aparecido. Rash dominó sus impulsos gracias a su fuerte voluntad, a su mente entrenada y a la devoción que ahora sentía por la rana que protegía y se mantuvo en su lugar. El instinto primario era perseguir a aquél ser del mal y darle caza antes de que arruine el mundo conocido... pero entonces el rey Chester, demostrando su poder divino, se regeneró con absoluta velocidad. Rash se dio cuenta que estuvo manteniendo el aire en sus pulmones todo el rato y lo expulsó en un suspiro de alivio al ver que el can real daría caza a aquél elfo. Todo estaría bien, un elegido de los dioses como lo era Chester podría destrozar a cualquier ente del mal. La Rana Tuerta finalmente le daría un merecido descanso junto al amor de su vida, apartándolo de su cruzada.

    El mago en llamas era el inicio de su primer paso como un ciudadano normal, lejos de las aventuras y los peligros que acechaban a cada esquina. Al escuchar a Lanre no pudo evitar un sentimiento de nostalgia que le hizo sonreír con tristeza.

    —Aún esa armadura encantada nos espera, Lanre. A ti, a mí y al señor Otto. —su tristeza se difuminó por la alegría de la taberna, feliz de saber que su aventura quedaría grabada para siempre en el reino de la Huella gracias al bardo. —Pero podrá esperar, ahora es momento de celebrar. ¡La mejor aventura, amigo mío! La mejor compañía. —miró a Taqui y le sonrió con dulzura. —El mejor equipo. No puedo pedir uno mejor.

    Y entre risas y brindis, Rash Colds, antiguo clérigo y monje de la Rana Tuerta, rio con fuerza, bailó con torpeza y relató viejas batallas junto a sus camaradas y ahora su nuevo esposa.

    La Rana Tuerta, desde el cosmos galáctico, lo observaba todo con una sonrisa complaciente. Por ahora, después de tanto tiempo, Rash Colds podía permitirse descansar en paz

    Slam gracias por el rol!!!!! El final de Rash junto a su amada y amigos fue el mejor final posible! Creo que es el primer personaje que no muere! Desbloqueaste algo poderoso, Nico! xD
     
    • Ganador Ganador x 3
    • Adorable Adorable x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso