Explícito Werewolf & Assassin

Tema en 'Novelas' iniciado por Sylar, 28 Noviembre 2017.

Cargando...
  1.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,276
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Lo de la pastilla lo pondré distinto; ¿era la misma clase de pastilla ambas veces?
    Porque si no lo era no sé cómo reconocía cual era cual.

    Y las lobas salen de la dimensión de bolsillo y son como mejores amigas, al menos hasta que vuelvan a encontrarse a Peter u otro macho.

    ¿Acaso ese frenesí de sexo no dejaría cachorritos? Supongo en ese estado ni el macho o su harem se preocuparon por hacerse infértiles, como le sucedió la última vez que vio la luna y mató a su hijo no nato.

    Y otra duda, ¿qué tan fuertes eran las lobas si la luna les daba un power up, y el aullido de enlace un aumento x 3?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    La forma era la misma, la única diferencia era que uno tenía un lado de color amarillo y del otro blanco, mientras que la segunda dichos lados de los colores estaba invertido (Si el anterior tenía su lado amarillo en el izquierdo, en la segunda pastilla estaba en el derecho y si el blanco en la primera estaba en el derecho, en la segunda estaba en el izquierdo), si, algo confuso, lo se XD.

    No diría que son "amigas", pero si, la tregua solo dura hasta que un futuro vuelvan a cruzar espadas/garras por una razón lógica (Peter u otro lobo macho)

    En su estado de trance aún conservan su inteligencia o voluntad (escena de las lobas tomando las armas de fuego de cazadoras muertas y usarla contra otras en una emboscada), por lo que Peter tendría la suficiente consciencia para hacer que su aparato reproductor sea estéril y evitar dichos embarazos no deseados.

    Es un cálculo de fuerza que de momento queda en la duda, pero se puede deducir que es lo suficiente para lidiar con numerosas cazadoras bien armadas y tener mayor tolerancia contra la plata (si tomamos en cuenta, que las cazadoras usaban Gear de dicho material).
     
    Última edición: 15 Mayo 2019
  3. Threadmarks: CAPITULO 61
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    1831
    CAPITULO 61


    Despertando en un bosque, se había encontrado rodeado de enigmáticas personas en túnicas y máscaras de lobos hechas de madera, ante Peter se presenta la presunta responsable de transmitir su licantropía.


    — ¿Quién carajos eres tú? –Le pregunto directamente el joven de blanca cabellera.


    —En el fondo lo sabes, soy la razón del porque has venido hasta las ruinas de Lodhret y soy quien te ha dado el don del lobo a través de la mordida –Contesto la enigmática persona —Peter Garnier, has corrido tantos riesgos y ahora tendrás las respuestas que anhelas saber.


    No pudo evitar recordar a aquella fémina bestia de casi dos metros de altura, morder su hombro, tal dolencia del pasado se transmitió como un reflejo al llevar una de sus manos al mismo hombro donde sintió esos salvajes colmillos.


    — ¿Realmente eres tú?, ¿o solo alguien que se hace pasar por ella?, ni siquiera sé cómo carajos es sin un solo gramo de pelaje en su cuerpo –Comento Peter.


    —Entiendo, lo probare entonces.


    Agito tu cabeza como señal para los cuatro individuos a su alrededor, estos se retiran dejando a los dos a solas, acto seguido la enigmática mujer se quita la túnica y mascara quedando únicamente en sostén y bragas. Detrás de aquella túnica, se revela una belleza de piel blanca, cabellera negra larga y ojos con heterocromía, siendo uno de color ámbar y el otro verde.


    — ¿Qué?, ¿piensas probarlo dándome un striptease? –Pregunto con un tono hilarante el joven peliblanco.


    —No, solo pienso relucir mi peluda bestia interior –Contesto ella.


    Quitándose sus dos prendas íntimas, exhibe su desnudez con toda normalidad.


    —Mierda, no bromeabas con lo de “peluda bestia” –Comento Peter mirando la entrepierna de la joven desnuda.


    —Sí, no me gusta el depilado –Contesto ella entre risas —Pero ese no es el punto.


    Garras y colmillos brotaron de la belleza blanca, una mirada salvaje se torna en un rostro con sus ojos tiñéndose de amarillo, un pelaje a montón de blanco con gris surgían de su cuerpo, su tamaño paso de 175 centímetros de altura a medir a 198. Sus atributos femeninos también manifestaron un aumento, junto a la aparición de notable masa muscular, con su hocico animal al descubierto ruge con la vista al cielo.


    Peter le miró minuciosamente, cada parte y detalle de su cuerpo, era la misma bestia de aquella cueva, la misma monstruosidad lupina que le mordió.


    — ¿Y bien?, ¿ahora me crees? –Pregunto la fémina bestia mirando al peliblanco.


    —Je, ya lo creo.


    La mujer loba revierte su estado y vuelve a su forma humana en solo unos segundos, para luego tomar asiento.


    —Mi nombre es Adalia Mirva, ahora que he aclarado mi identidad y revelado mi nombre, podemos tener una charla los dos.


    —¿Piensas charlar estando desnuda?.


    — ¿Cuál es el problema?, tu también lo estas, además para los hombres lobos estar desnudo es tan natural y apacible, como lo es para los humanos comer un dulce pastel.


    El sentido común de la enigmática Adalia era extravagante, pero lo único que Peter tenia de interés en ella, era cierto conocimiento sobre su llegada a Eliux. El muchacho de cabellera blanca toma asiento y con ojos pegados a los de ella, la charla entre los dos da comienzo.


    —Seré directo, ¿sabes lo que soy? –Pregunto Peter.


    —Sí, un humano, al menos es lo fuiste originalmente –Contesto Adalia —Pero tu humanidad es muy diferentes a los de Eliux, ya que tú no eres un humano de este mundo.


    Aquella respuesta lo confirmaba todo, aquella mujer loba era consciente de la auténtica procedencia de Peter.


    — ¿Cómo supiste que era un humano de otro mundo? –Pregunto Peter —La mordida que me diste, no lo hiciste para variar, lo hiciste sabiendo lo que me ocurriría, que era diferente a los humanos de este mundo que son inmunes a la licantropía, la cuestión es, ¿cómo lo supiste?.


    —Eso fue porque la voz me lo dijo –Contesto ella.


    —¿La voz?.


    __________________________________________________________________​


    [FLASHBACK]…


    Transitando por un bosque en un día nublado y de frio clima, Adalia vistiendo la túnica blanca y mascara de lobo, se encaminaba junto a cuatro individuos con la misma vestimenta.


    —Nuestro contacto humano no está muy lejos, Lady Adalia –Le comunica uno de sus acompañantes resaltando su voz femenina —Llegaremos en cuestión de media hora.


    —No tienes que ser muy formal, Maddie –Le responde Adalia —No estamos en Armenia, sinceramente odio las etiquetas, solo las uso porque mi madre insiste en mantener nuestra imagen en público.


    —Su madre es la comandante de las fuerzas del Distrito Sur, y usted ya ha sido elegida como su futura sucesora, Lady Adalia –Contesto su subordinada Maddie.


    Adalia detiene sus pasos, y todos los presentes replican su accionar, acto seguido ella se da vuelta y le quita su máscara de lobo de madera a su acompañante Maddie. Su cara al descubierto revela a una joven de su misma edad, de una piel bronceada, cabellera larga marrón y ojos avellana.


    — ¿Lady Adalia? —Replica su subordinada confusa.


    Coloca una mano sobre el mentón de Maddie acariciándolo suavemente y acerca su rostro al de ella, quitándose su propia mascara y con sus labios a solo centímetros de tocarse.


    —Aunque no me gustan las formalidades, no puedo evitar sentir que eres adorable cuando te comportas de esa manera –Dijo con sinceridad la loba de piel blanca.


    —Lady Adalia… por favor, aquí no… -Una ruborizada Maddie voltea su mirada para otro lado.


    — ¡Que ternura eres cuando pones esa cara!, aunque no hay nada que temer, todas aquí quienes nos acompañan son de mi suma confianza.


    Adalia lame la mejilla derecha de Maddie como muestra de afecto y luego suelta su mentón volviéndose a ponerse la máscara.


    —Tenemos un camino que seguir, cuanto más pronto terminemos con el asunto del contacto, más rápido volveremos a Armenia.


    —Sí, lady Adalia —Contesta Maddie colocándose la máscara y sonriendo bajo ella aun ruborizada.


    Pronto un extraño ruido hace eco a los oídos de Adalia, ella vuelve a detenerse y mira hacia diferentes lados buscando su procedencia.


    — ¿Qué sucede Lady Adalia? –Le pregunto su subordinada.


    — ¿Oyen eso? –Fue lo que su superiora le contesto.


    Pero para sorpresa de la bella loba con heterocromía, solo sus oídos percibían aquel extraño ruido, que pronto se hizo más claro, escuchándose una voz femenina. Una voz de desconocido origen, que la estaba llamando.


    —“No intentes hallar mi procedencia, está más allá de tu comprensión” –La voz femenina le comunico.


    — ¿Quién eres? –Pregunto Adalia en voz alta.


    Sus acompañantes estaban confusas, pues eran incapaces de oír aquella voz, y aunque Adalia se los había explicado, seguía siendo algo extraño ver a su Lady hablarle al aire.


    —“Quien sea no tiene importancia”.


    —Al contrario, para mí lo tiene, si no sé quién eres o lo que eres, ¿por qué debería escucharte?, no hay confianza en una charla así.


    —“Jeje, tan precavida, eres perfecta, aunque solo te escojo porque eres la opción más cercana”.


    — ¿Escogerme?, ¿para qué?.


    —“Dime, ¿qué dirías si te dijera que puedes transmitir tu licantropía a un lindo y joven muchacho?”.


    Tal pregunta hizo que la loba de heterocromía se riera unos momentos.


    —Te contestaría que suena demasiado sospechoso, aunque tengo curiosidad por saber cómo es ese “joven muchacho”.


    —“Entonces te marcare el camino”.


    Una serie de fuertes ruidos sonoros sacudieron la cabeza de Adalia, intensos dolores le hicieron ponerse de rodillas, sus acompañantes reaccionaron al instante tratando de ayudarle. Pronto aquellas molestias auditivas cesaron al instante, con solo una escasa duración de 4 segundos, al concluir este extraño fenómeno, la mente de la loba había recibido cierta información en su consciencia de golpe.


    —Tomaremos un desvió, hay un sitio que debo ir antes –Ordeno a sus acompañantes con seriedad.


    En el fondo, no confiaba en absoluto lo que aquella voz le había comunicado, los ruidos que sacudieron su cabeza, le enseñaron una serie de imágenes. No solo le mostraron el camino a seguir para ir a la dirección que la enigmática voz le hablo, sino que además, vio la imagen de un joven de cabellera blanca.


    —“¿Sera ese joven muchacho del que me hablo?” –Dijo una excitada y emocionada Adalia.


    __________________________________________________________________​


    La dirección lo había conducido a una cueva, sus acompañantes estaban con dudas, pero aun así, nadie tenía razones para desobedecer a su “Lady”, el respecto que sentían hacia ella no era del típico subordinado-maestro, adoraban a su lady como una amiga de gran apego emocional.


    Al adentrarse todos a la cueva, se hallaron con un altar de piedra con cadenas, la deducción de uno de los presentes, es que hace mucho tiempo, aquel sitio fue utilizado como un lugar de sacrificios, ¿pero de qué?. Los humanos abandonaron tal práctica barbárica cuando se hicieron con el Nova, los hombres lobos como vampiros tampoco tenían tal afición, preferían devorar a sus víctimas que malgastarla en un ridículo espectáculo sectario.


    El altar de piedra estaba perfectamente tallada, no parecía tan vieja, y las cadenas, cuatro de ellas para cada miembro, no estaban oxidadas o con señal alguna de tener mucho tiempo dejadas allí. Era como si aquellos objetos hubieran sido colocados hace poco, pero tal teoría es absurdo, ¿quién tallaría tal fino altar y dejaría dichas cadenas en buen estado aquí para luego irse?.


    —“¿habré caído alguna mala broma y venido en vano?, aquí es donde me indico que viniera, pero no hay nada” –Con incertidumbre fueron los pensamientos de Adalia.


    Sin tomar en cuenta el altar y las cadenas, no había nada más en la cueva, pensó entonces que aquella voz enigmática, pudo haber sido producto de su imaginación o alguna entidad desconocida haciendo sus travesuras en los asuntos mortales.


    —“No, no he bromeado contigo, realmente viniste y ahora compensare tu esfuerzo”.


    La voz nuevamente vuelve a hablarle, pero eso no es todo, Nova se percibe en el aire, no era producto de la Novamancia de alguien en las cercanías, cantidades de partículas de dicha energía emergieron de la nada a la altura. Las partículas se unen creando una especie de portal, de su interior desciende un desnudo joven de cabellera blanca, que lentamente es dejado cuidadosamente en el altar de piedra por una fuerza invisible.


    Todos los presentes, incluidos la misma Adalia estaban asombrados, su perplejidad no tenía comparación, no solo por la presencia de tal portal cuya cantidad de Nova que manifestaba era de lo más poderoso que hayan visto. Sino la aparición de un ser humano inconsciente en su interior, la bella loba Mirva se acerca al misterioso hombre.


    Al contemplarlo de cerca, no tardo en descubrir una herida en su abdomen, la pérdida de sangre era menor, pero tal daño en su condición lo mataría en cuestión de tiempo. Miro su cabello blanco y su rostro, se sentía hipnotizado por él, a tal punto de quitarse la máscara y acurrucarse en su pecho para escuchar los latidos de su corazón, la loba sonrió con sumo regocijo.


    —Ahora eres mío –Confeso en voz alta.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Threadmarks: CAPITULO 62
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    1988
    CAPITULO 62


    Maddie como el resto de sus acompañantes, estaban a rebosar de dudas e incertidumbre, lo que presenciaron era algo que nunca antes habían visto, la aparición del portal y el descender de un hombre misterioso de su interior. Sin embargo, para Adalia era todo un regocijo de satisfacción, quien se acercó a ese extraño joven desnudo de cabellera blanca, sin miedo alguno y se acurruco en su pecho.


    —Ahora eres mío –Dijo ella en voz alta.


    — ¿Lady Adalia? –Replico Maddie —¿Sabe quién es este joven?.


    Cuando el portal de donde el joven provino desapareció, la enigmática voz femenina le declaro unas últimas palabras antes de desaparecer totalmente de su cabeza.


    —“Él es un ser humano de otro mundo, pero uno muy diferente al resto de los suyos, haz lo que quieras que te parezca con él, incluso convertirlo en tuyo”.


    Con tal declaración, como no sentir emoción alguna, ante ella se encontraba un joven apuesto, una humanidad totalmente vulnerable a la licantropía, sus instintos le pedían a grito, “muérdelo, hazlo tuyo”. Al oír la pregunta de su compañera y confiable Maddie, ella volteo y la miro fijamente a los ojos.


    —Él es un humano de otro mundo, y voy a convertirlo en mi lobo –Contesto ella directamente —Envíale una nota a mi madre, dile que me demorare en volver a Armenia más tarde de lo pronosticado.


    —Lady Adalia, ¿cómo debo justificar esa demora? –Pregunto su leal subordinada.


    —Dile que estaré ocupada con un importante “experimento”, le contare todos los detalles una vez hayan concluido.


    __________________________________________________________________​


    [PRESENTE]…​


    El resto se contaba por cuenta propia, Peter despertaría solo para encontrarse sobre el altar encadenado y recibiendo la mordida de Adalia en su forma bestial. El “experimento” daría inicio, la finalidad era observar el progreso de la licantropía en él, sus cambios físicos y psicológicos, hasta finalmente convertirse en uno, para este punto dicho experimento de dividió en tres fases.


    La Fase 1 estaba centrado en sus cambios fisiológicos humanos a licántropo, la exposición al peligro real aceleran dicho proceso, la Fase 2 consistía en probar sus nuevas actitudes como capacidades como hombre lobo y las ruinas de Lodhret era el sitio perfecto. A pesar de haber contestado a su pregunta de cómo llego a sus manos y su eventual mordida, las dudas sobre su llegada a Eliux seguían vigente.


    — ¿Dices que vine por un portal de Nova… traído por una misteriosa voz femenina? –Pregunto el peliblanco.


    —Sí, desconozco quien o que cosa te trajo a Eliux, pero puedes estar seguro de una cosa –Aclaro Adalia —Es alguien cuya Novamancia va más allá de lo lógico, ¿alguna clase de dios quizás?, ni yo tengo respuesta alguna para eso.


    ¿Su procedencia a Eliux fue obra de alguna entidad de gran poder?, la respuesta solo brindo más dudas, ¿quién era esa entidad?, la única pista que pudo determinar de su identidad, es que se trataba de un ser femenino, o al menos eso aparentaba en el testimonio de la loba que le mordió.


    —Ahora que ya has averiguado, en cierto modo… cómo has sido traído a Eliux, ¿qué harás de tu vida en adelante? –Pregunta Adalia.


    —Que pregunta tan estúpida –Contesto Peter —Incluso antes de embarcarme en todo ese lio para encontrar respuestas sobre como llegue a este mundo, ya tenía claro que hare de mi nueva vida aquí y eso es lo que se me dé la gana.


    —Hmmm… ¿seguro?, no te transmití la licantropía por simple curiosidad, lo hice con un propósito, una finalidad –Aclaro ella.


    —Pues tu finalidad me importa un carajo –Se puso Peter de pie buscando sus pertenecías —¿A dónde fueron mis cosas?.


    —Peter, detente.


    Al oír la voz de Adalia, el cuerpo de Peter se paraliza por completo.


    —Siéntate y voltea hacia mí.


    El lobo peliblanco en contra de su voluntad, se mueve tomando asiento y mirando de frente a la loba de los ojos con heterocromía.


    — ¿Qué… que me hiciste?, ¿¡porque no puedo moverme por mi cuenta!? –Un molesto Peter pregunto intentando forzosamente recuperar su movilidad.


    —No lo sabes, no es de extrañar, incluso si aún fueras de este mundo, no lo sabrías, ya que es un saber que se perdió hace 1000 años –Declaro Adalia.


    —¿¡De que putas estás hablando!?, ¡deshaz esta mierda o juro que te voy matar! –Fue la amenaza jurada por el peliblanco.


    Pero ella sin vacilar, sin temor o duda, se acercó a su lado abrazándole, sintiendo su desnuda feminidad acariciar la piel expuesta del joven varón, recostando su cabeza sobre su hombro, aquel donde anteriormente le había mordido.


    —En aquellos días cuando los hombres lobos y vampiros eran capaz de convertir a seres humanos en los suyos, entre los mordidos y los responsables de la mordedura, se forjaba un “enlace”, una conexión “siervo-amo” –Explico la loba de heterocromía —Tu voluntad me pertenece Peter, yo soy la “progenitora” de tu nueva condición.


    —¿¡Me estas jodiendo!?, ¿¡quieres que te pague el que me hayas dado la licantropía volviéndome tu esclavo!?, ¡CON UNA PUTA MIERDA! –Rechazo el peliblanco tal propuesta entre rabia.


    — ¿Esclavo?, me estas malinterpretando, no deseo un esclavo, anhelo un lobo a mi lado –Le respondió al oído con el acompañar de una lamida.


    —Búscate el culo de otro lobo al cual meterle tus manos encima, yo no pienso cumplir tus fetiches mierdosos –Dejo en claro Peter.


    —Hmmm… no lo entiendes, pero está bien, aún es pronto –Declaro ella poniéndose de pie —De momento te dejare ir.


    —Hazlo, ten por seguridad de que si vuelvo a verte, te asesinare –Le garantizo Peter.


    —No, no lo harás, no puedes, literalmente no podrás sin mi permiso –Ella expuso.


    Un choque de mirada se dio intensamente entre los dos, los ojos del peliblanco desbordaban ira, rabia e indignación, un profundo deseo de asesinar aquella inhumana mujer. Mientras que Adalia, veía a ese lobo con suma fascinación, deseo y lujuria, tanto que aun en contra de la voluntad de Peter, ella le beso apasionadamente.


    El peliblanco quería arrancarle la lengua en el proceso, pero era imposible seguir su propia intención, su cuerpo actuaba en su contra, su voluntad fue reducida a la de un lobo sirviente en presencia de la responsable de su licantropía. Saliva y sangre sobresalían de la boca de los dos, cuando sus labios se separaron, un inevitable gemido de placer se escapó de la boca de Adalia, su agitada respiración y rostro extasiado revelaba su excitado sentir.


    —Cuando llegue el momento, volveré por ti, hasta entonces, se tú mismo, mi lobo –Le susurró al oído con el acompañar de la siguiente orden, “cierra los ojos y descansa un breve momento”.


    La consciencia de Peter se adormece, cayendo contra el suelo, sus fuerzas disminuían hasta que un sueño profundo se apodero de él, lo último que sintió fue la caricia de Adalia en su rostro y una lamida en su mejilla.


    — ¡MALDITA PERRA!...


    Peter despierta influenciado por la cólera, deseoso de arrebatar la vida de la loba “progenitora” de su condición, pero inútil eran sus intentos, mirando a su alrededor, ella ya no estaba ni tampoco sus acompañantes de túnica y mascara. Había sido puesto a dormir en un breve lapso de tiempo por orden de ella, dando la oportunidad suficiente para desaparecer sin dejar rastro alguno.


    Lo bueno de su despertar es que encontró toda su ropa en las cercanías, no solo eso, también su espada Gear y su bolso, en su interior contenía la estaca tienda portátil, aquella Hemopetra obtenida en su visita al calabozo Moldevil. Fue entonces que también encontró una nota junto a un mapa, el mapa tenía señalado su ubicación actual, en cuanto a la nota, exponía el siguiente mensaje.


    “No intentes buscarme, yo te encontrare a ti cuando llegue el momento, no importa a donde vayas, siempre sabré tu ubicación, vive tu vida acorde a tus principios, esa es la verdadera naturaleza de un hombre lobo, su libertad absoluta. Mi primera recomendación para ti ahora, es que cobres lo que vale la Hemopetra que tienes contigo y te hagas con un nuevo equipo, cerca de tu posición se haya un asentamiento llamado Tsurquez, habitado por seres como tú y yo, pero no solo licántropos, también vampiros, Reptiloides, Minos y otras razas apartes. Buena suerte mi lobo – Adalia Mirva”


    Apretó la carta con toda su ira destrozándola en el acto, ahora tenía un nuevo objetivo, buscar su absoluta libertad, tal y como aquella mujer loba lo había dejado en claro, la voluntad de Peter le pertenecía a ella. Si era capaz de encontrarle donde fuera, para el lobo de cabellera blanca le era casi imposible llegar a ella y garantizar su asesinato, ni por un intento de ataque sorpresa.


    Debía encontrar alguna forma, alguna solución para contrarrestar el control de su voluntad, no tenía idea de donde comenzar a buscar o a quien acudir para hallar respuesta a su problemática. Tan solo podía hacer una cosa y es hacer su vida mientras tanto, quizás con suerte y a tiempo, encontraría lo que busca o moriría en el transcurso.


    __________________________________________________________________​


    En alguna parte de ese mismo bosque, con la suficiente distancia de Peter, Adalia Mirva se encontraba reunido junto a su fiel compañera, Maddie, portaban sus túnicas blancas pero sin sus respetivas mascaras.


    — ¿Está segura de esto Lady Adalia? –Pregunto su fiel subordinada.


    —Sí, estoy totalmente segura, ¿qué gracia tendría si lo encadenara ahora como un perro?, no, no es el Peter que quiero –Contesto ella —Ese es el propósito de la fase 3.


    —Usted sabe lo que es él y lo valioso que es también, no es un licántropo ordinario, es el único de su tipo, un auténtico hombre lobo macho inmune a la plata, ¿y si llegara a morir?.


    —También pensé en ese resultado, esta todo solucionado, no te preocupes.


    — ¿Y si alguna manada llegara a descubrir sobre su inmunidad a la plata?, ¿no sería un problema también?.


    Adalia se hecha a reír levemente y luego levanta sus brazos mirando a Maddie.


    —Él es alguien que preferiría morir, que ser esclavizado o ser usado en su contra como “algo”, aun si alguien llegara a poner sus manos en él, no le será tan fácil, por supuesto, eso no significa que no le deje con cierta vigilancia, hare que me reporten de sus actividades de forma semanal o bisemanal –Aclaro la loba de la heterocromía —Volvemos a Armenia, mi madre me ha enviado un mensaje, al parecer ciertas “soldados lobas” de nuestro rival el Distrito Oeste, han reportado el hallazgo de un cierto lobo “macho” de interés, jejeje… no puedo esperar para decírselo a madre cuando regrese.


    __________________________________________________________________​


    Su meta estaba determinada, ahora solo debía trazar un camino, el mapa le señalaba a Peter la ubicación del tal sentamiento Tsurquez, dado a que la única orientación que tenía a disposición para dar con alguna zona urbana, no tenía otra que confiar. Se encamino tan pronto como se vistió, enfundo su espada en su espalda y guardo sus demás pertenecías en el bolso cargándolo en su hombro.


    Como en el mapa se había señalado en círculos y flechas de colores donde se encontraba él al despertar, y el camino a seguir para llegar a Tsurquez, de otra manera estaría perdido. Posiblemente le tome un día o dos llegar allí, no estaba del todo seguro, le era difícil calcular la distancia, pues no era su fuerte el interpretar mapas.


    Mientras avanzaba percibió entonces una presencia hostil, un atacante a sus espaldas desplazándose a sobrehumana velocidad, Peter flexiona sus piernas y salta varios metros evadiendo a su agresor. Al aterrizar, mira de frente encontrándose cara a cara con el responsable de atacarle, siendo aquel atacante una joven de 20 años en su total desnudez de pie a cabeza, con una mirada tan gélida y carente de emociones, de ojos color amarillo y una cabellera negra.


    — ¿Te conozco? –Le pregunto Peter mirándole hostilmente —¿Quién carajos eres?.


    —Soy Sasha Sunlaire.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,276
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    La explicación de Adalia deja más preguntas que respuestas. Creo que solo responde un par: quién le dio la licantropía a Peter y cómo llegó a este otro mundo.

    ¿Quién o qué es la voz? (Dependiendo de la respuesta a esta pregunta las demás cobrarían sentido inmediato)¿cómo lo localizó desde otro mundo y por qué tenía que ser él? ¿cómo creó ese portal de nova? ¿para qué lo trajo?

    De Lady Adalia no me pregunto mucho. Solo parece ser una investigadora que observa su conejillo de indias interactuar con su ambiente. Pero lo puede recuperar cuando quiera.

    Y volvió Sasha, solo que no creo quiera matar a Peter. Tal vez le pida ayuda para eliminar a los Sunlaire y vengar a sus padres.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6. Threadmarks: CAPITULO 63
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    338
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2351
    CAPITULO 63


    Adalia y Maddie transitaban por el bosque en las cercanías de las ruinas de Lodhret, su destino era Armenia, tras dejar un grupo a cargo de la vigilancia de Peter, solo les quedaba retornar a su hogar natal. La loba de heterocromía de repente cesa sus pasos, observa detenidamente a su acompañante, quien yacía completamente quieta con la vista en frente y uno de sus pies en alto como si hubiera sido congelada.


    El sonido de la naturaleza también había cesado de golpe, pero lo más llamativo, eran las aves paralizadas en medio del aire, evidentemente la Lady inhumana no tardo en comprender la anormalidad de la situación. Todos los acontecimientos apuntaban a un hecho en concreto, era producto de algo manifestado con Nova y su responsable se hallaba arriba de una rama, bebiendo una taza de tez.


    — ¡Buenas mañanas cordiales!, ¡señor Locura te manda sus saludos también! –Saludo el anormal vampiro amante de su infusión favorita.


    —Es extraño verte sin haberte invocado, Mad –Opino Lady Adalia con una sonrisa siniestra y los brazos cruzados.


    —Oh querida, la cortesía de un caballero no se mide por el sombrero, sino por sus exquisitos gustos por el buen té –Argumento él —Pero no es la necesidad de una elocuencia sutil mi invocación, ¿pienso detenidamente o actuó con improvisación?.


    —A veces quisiera ver lo que hay en tu mente, pero luego recuerdo que eres la antítesis de la misma normalidad, ya que estas aquí, dime con sinceridad, ¿fuiste tú acaso? –Pregunto ella.


    —Oh no, ¡no no no no no no no!, ¡absolutamente no!, ¿con que propósito enajenado sucumbiría a un acto tan ridículo de privar a una existencia alterna su hogar original? –Concluyo el vampiro extravagante —Ahora lo noto como las manchas rojas en los cortes del primo psicosis, ¿no está la vampirilla contigo?.


    —Illusia ya cumplió con el propósito por el que fue contratada, obviamente se ha marchado para seguir brindando de sus servicios al mejor postor –Contesto Adalia.


    —Es una dama realmente interesante y única, aunque no tan especial como lo es el joven lobillo, admiro la decisión que has tomado por sus peludas y redondas nalgas he de comunicar –Declaro Mad.


    —Es obvio, si le privara de su libertad, sería como arrebatarle lo que le hace particularmente especial.


    —Pero si hablamos de algo especial, ¿no entraría en esa categoría tú también? –El vampiro con exagerado aire pensativo miraba fijamente a la loba mientras se rascaba el mentón con la mano derecha y sostenía con anormalidad su taza con el pie izquierdo —A pesar de que eres una licántropa, durante la luna llena en la caza lunar, mantuviste tu forma humana en todo momento, la bestia interior siempre sucumbirá al cambio de manera obligatoria al contacto con la luz de la luna llena, incluso el joven lobillo no fue la excepción, se transformó cuando dicha luz llego a su ser –Hizo una breve pausa tomando un sorbo de su infusión —Pero… tu eres asombrosamente, ilógicamente, disparatadamente, incoherentemente… una excepción a la regla de la luna llena, ¿cómo has conseguido dominar algo que ningún licántropo ha podido aun en estos tiempos?, aun con la túnica puesta, la luz siempre se filtrara por toda la vestimenta sin importar lo gruesa que sea, la única forma de evitar sucumbir a la transformación forzosa, es encerrándose en una habitación sellada donde ni la más mínima luz lunar llegue, es lo que hacen los lobos de ciudad para evitar aquellas noches donde su identidad corre riesgo de ser expuesto a sus vecinos humanos.


    —Tú sí que eres bastante curioso con los detalles, ¿ser un entrometido es tu pasatiempo también? –Le pregunto Adalia con una relajada mirada.


    — ¡Claro que no!, mi pasatiempo es gozar del buen té, y de vez en cuando disfrutar de un buen partido de póker con señor Locura y hermanastro Demencia, mientras amante Esquizofrenia duerme profundamente –Declaro él —Cuando tienes un “Full House” te sientes el rey de tus pantalones, hasta que aparece una “Escalera Real” y entonces sientes como tu ropa interior se prende fuego de la decepción, ¡oh dama fortuna!, ¿¡porque te entretienes del sufrimiento de tu fiel amigo con beneficio!?.


    —Je, nunca cambiaras esa anormalidad tuya.


    — ¡Pues claro!, ¿dónde quedaría lo divertido si todo el mundo fuera normal?, ¡cambio y fuera!.


    Mad desaparece a la vista de Adalia con el siguiente parpadear de sus ojos, las aves vuelven a moverse, el sonido retorna y Maddie vuelve a caminar notando la atenta mirada de Lady en dirección a la rama donde se encontraba el desquiciado vampiro.


    — ¿Lady Adalia?, ¿sucede algo? –Su fiel compañera con preocupación pregunto.


    —Jejeje, nada, solo he visto algo gracioso, es todo, continuemos.


    __________________________________________________________________​


    — ¿Te conozco? –Le pregunto Peter mirándole hostilmente —¿Quién carajos eres?.


    —Soy Sasha Sunlaire.


    Su viaje hacia Tsurquez se ve interrumpido por la inesperada presencia de una adversaria con quien ha tenido más de un enfrentamiento anteriormente.


    — ¿Sasha Sunlaire?, ¿Sunlaire?...


    Los recuerdos grabados en lo recóndito de su mente reproducen entonces las luchas llevadas a cabo en el pasado contra dicha persona, la primera culminando en su derrota aplastante y casi muerte. La segunda llevada a cabo en las ruinas de Lodhret durante la caza lunar, donde sus fuerzas estaban parejas y de pronto el resto del combate, queda en memorias borrosas que poco a poco iba recuperando con el tiempo.


    — ¿Eres esa Sasha?, ¿la cazadora que intento matarme?, te ves un tanto… diferente –Noto el peliblanco una diferencia notoria en el cabello de la muchacha —Antes tenías una mitad de otro color y… bueno, ahora tu cabello no se ve como el culo, felicidades al estilista que lo arreglo.


    Ella sin decir nada y en completa tranquilidad aun en su total desnudez, comienza acercarse lentamente hacia Peter, él desenfunda su espada Gear y detiene el avance de la fémina al tener la punta del arma sobre su cuello.


    — ¿Qué estas esperando?, acaba conmigo –Le dijo ella.


    — ¿Ah? –Replico Peter con confusión.


    —Solo un centímetro más, con perforarme el cuello con esa espada de plata, bastara para matarme.


    —¿Me estas… estoy escuchando bien?.


    —Sí, te estoy pidiendo que me mates, con esa espada de plata tuya.


    Peter estaba ciertamente confundido, ¿era la misma cazadora de deleitaba total agresividad y desprecio hacia los “monstruos” con el que lucho anteriormente?. Estaba allí parada, con una mirada indiferente, sin ropa alguna, como humana tendría vergüenza de tal condiciones, pero ella se comportaba con un radical giro de 180 grados, exigiendo su muerte en dicha desnudez y en total calma.


    — ¿Estas borracha?, ¿drogada?, ¿te fumaste alguna mierda de este bosque?, ¿o la mierda de algún animal de este mismo bosque? –Pregunto anonado el joven peliblanco.


    —No, estoy en total lucidez –Respondió Sasha —Tan solo te hago petición porque ya no tengo motivos por el cual vivir, desde que descubrí que soy una licántropa, lo he perdido todo.


    Las nuevas capacidades olfativas de Peter le permitió notar que el cuerpo de la cazadora emitía un olor completamente diferente a cuando lucho contra ellas en las ruinas Lodhret. No solo era su cabello o su comportamiento, su olor también evidenciaba un cambio total en ella, la revelación dictada por Sasha era la última pista que necesitaba para entenderlo con claridad.


    — Todo este tiempo… ¿eras una licántropa? –Pregunto Peter.


    —Eso parece –Contesto ella con indiferencia.


    — ¿En serio?, ¿y todo ese rollo de “soy una cazadora que exterminara a los monstruos bla bla bla… protegeré a la humanidad… bla bla bla”?, ¿en serio? –Repite la misma frase con indignación —¿¡Casi me matas solo porque soy un licántropo y todo este tiempo eras una creyendo ser humana!?.


    —Quizás mi mente jugo todo el tiempo con mi verdadera identidad, hasta que luego lo entendí, nunca fui quien creía haber sido, y aquí me encuentro, estas en todo tu derecho de matarme.


    Tras expresar dichas palabras, Sasha cierra sus ojos y levanta sus brazos entregando su vida para ser tomada por la espada del lobo que le había vencido y llevado a descubrir lo que era realmente. Podría odiarlo, pero lo cierto era, que culpaba al lado humano de su psiquis por ocultarle la verdad sobre su padre y su identidad como una mujer loba.


    —Aquí me tienes, haz lo que quieras conmigo, rebana mis extremidades, apuñala mi corazón, perfora mi cuello, decapita mi cabeza, haz lo que te parezca…


    Su sumiso dialogo es interrumpido por un fuerte puñetazo diestro del lobo blanco en el estómago que hace expulsar todo su aire de golpe, Sasha cae al suelo en posición fetal con sus manos masajeándose en la parte golpeada. Solo para recibir por consiguiente un escupitajo en la cara por parte del chico peliblanco.


    — ¡Vete a la mierda, puta loca hipócrita! –Le exclamo un furioso Peter enseñándole el dedo del medio en su rostro.


    El lobo blanco siguió su camino ignorándola por completo, al cabo de unos momentos noto entonces que ella le estaba siguiendo.


    — ¡Deja de seguirme! –Le exigió Peter.


    — ¿Por qué no me matas?, matarme debería ser más satisfactorio para ti –Le pregunto Sasha.


    —No, sería más satisfactorio para ti –Argumento Peter —Tu misma lo dijiste bien claro, “ya no tienes motivos para vivir”, por ende si te matara, sería como quitarte de tu miseria, y siendo sincero, prefiero que los hijos de puta que me caen mal sigan sufriendo, así que por mí, vete a que te orine un caballo.


    Sasha quedo completamente callada por los siguiente 5 minutos, siguiendo aun a Peter, para luego retornar la conversación con otro tema.


    — ¿Puedo saber a dónde vas?... por favor –Pregunto ella con humildad.


    —A un lugar llamado Tsurquez –Contesto Peter.


    —¿Allí viven… otros como tú y yo?.


    —Por lo que entiendo, si, así como también vampiros.


    El joven peliblanco se detiene para revisar el mapa con el cual se guiaba, asegurándose de tomar el camino correcto. Aunque si bien no sabía leerlo del todo, tomo como referencia el punto anotado donde él despertó y estaba marcado en el mapa, Sasha con curiosidad mira el mapa a sus espaldas notando entonces un error en el trayecto que Peter seguía.


    —No quiero sonar mal, pero… estas tomando el camino equivocado hacia ese lugar llamado Tsurquez –Expuso Sasha.


    —¿Qué?, ¿sabes leer esta cosa mejor que yo?.


    —Como cazadora que fui alguna vez, siempre he utilizado mapas para guiarme –Declaro —Y… según este mapa, si mis cálculos son correcto, el camino hacia Tsurquez está para esa dirección.


    Sasha señalo para el otro lado, dicho de una manera simple y directa, Peter estaba yendo por dirección contraria.


    —Me estas jodiendo, ¿no? –Pronuncio con iracundo tono.


    —No… según el mapa, el camino a Tsurquez está por allá.


    Venas sobresalían de la sien del peliblanco, la ex-cazadora podía sentir la rabia emanar de Peter, tomo una prudente segura y entonces observo como este estallo en cólera, derribando un árbol en solo una tajada con su Gear. Para luego rugir con intensa furia hacia el cielo, como si insultara a lo más sacro del mundo.


    — ¿Estas… bien? –Le pregunto Sasha.


    No contesto palabra alguno, el peliblanco solamente guardo su arma y camino siguiendo la dirección indicada por la desnuda ex-cazadora, ella continúo siguiéndole y en total silencio. Con tal mal humor, a Sasha le era imposible volver a establecer conversación alguna con Peter, solo podía esperar a que se calmara.


    __________________________________________________________________​


    Un día y medio había transcurrido hasta entonces, Peter nunca se detuvo ni para descansar o comer, salvo las necesidades de orinar, el peliblanco estaba deseando llegar cuanto antes a su destino. Fue entonces que llegando a un punto, volvió a sentir con su instinto asesino, la hostilidad a su proximidad.


    Un disparo de un arma de fuego cerca de sus pies le obliga a pararse, pero no se inmuta ante tal agresión, la atacante se revela como una mujer adulta armado con un mosquete, pero su naturaleza no era humana. Poseía escamas de reptil en brazos, piernas y sobre su rostro, con colmillo en conjunto con una lengua semejante el de una serpiente y tenía además un grueso rabo verde con su propio conjunto de escamas espinosas.


    Pero no era la única, sobre el árbol, una agresora le apuntaba con una ballesta Gear, una vampiresa de cabellera café y llamativos aretes rojos en las orejas. Una tercera atacante se presentó aterrizando a escasos metros de Peter, el pelaje animal presente en ella, revelaba su identidad como licántropa.


    Tenía una intimidante estatura de dos metros, un largo cabello negro, usaba ropa que dejaba al descubierto su ombligo y largas piernas, su arma predilecta era un Gear con el aspecto de un pesado mazo negro al cual cargaba con solo una mano. Miraba fijamente a Peter, con una faceta demencial, sonriendo maliciosamente y acercándose a él, hasta detener a escasos centímetros del peliblanco y mirarle cara a cara, saborea sus labios dos veces haciendo notorio ruidos a propósito.


    —Vaya, que dulce sorpresa tenemos aquí, estas muy lejos de casa, humano –Le dijo la licántropa alta exhalando su aliento en el rostro de Peter.


    —Maldición, Zycra, no vayas a matarlo en el acto –Le pidió la mujer de las escamas —En Tsurquez los esclavos humanos nunca sobran, además nos pagaran a las tres por entregarlo a las autoridades, no me quejo del salario como guardias de Tsurquez, pero el dinero extra viene de maravilla.


    —Concuerdo, Zycra, abstente de asesinarlo, vivo nos beneficia más –Expreso la vampira apoyando el punto de la escamosa mujer.


    —Jejejeje… calma, también me gusta el dinero, aunque… la sola idea de retorcer de dolor y humillar a este humano es las maneras más vulgares y asquerosas… es excitante.


    Sus mejillas se enrojecían a la vez que una macabra sonrisa digna de un psicópata se tiñe en su cara, pensamientos sombríos y sanguinarios se cernieron en la mente de la licántropa en torno a Peter. Su tentación era poner sus manos en él, infligirle tanto dolor físico y psicológico de la manera en que ella siempre lo hacía en sus víctimas, no por nada se labro un afamado sobrenombre.


    “La Sonriente Sádica Gigante Desquiciada amante de las lágrimas de agonía”.


    Continuara…
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso