Explícito Werewolf & Assassin

Tema en 'Novelas' iniciado por Sylar, 28 Noviembre 2017.

Cargando...
  1. Threadmarks: CAPITULO 39
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2613
    CAPITULO 39


    Las lobas habían quedado estupefactas de la sorpresa al enterarse que el nuevo lobo en llegar al “Puntos de encuentro” era realmente un genuino hombre lobo macho de pie a cabeza, y en especial entrepierna. El joven peliblanco sintiendo las boquiabiertas miradas por doquier a causa de su presencia, solo pudo suspirar y quejarse de la exageración del resto.


    —Saben, no diré que es ridículo, porque sobresale la escala de estupidez –Opino él en voz alta.


    Cuando su masculina voz llego a oídos de todas, era la última pieza que necesitaban para confirmar en más de un 100% su auténtico género, la incredulidad era fuerte al principio y ahora, se había desvanecido. Como una horda, ellas se balancearon sobre el muchacho con sumo interés.


    — ¡Encantada de conocerte soy…!


    — ¡A un lado perra, yo la vi primero!...


    — ¡Quítate tú, puta de mierda, yo estaba más cerca de él cuando llego!...


    — ¡Vete al carajo tú y la fulana con una teta más grande que la otra!...


    — ¡Te arrancare los pezones de una mordida si te atreves a pasarte de lista conmigo, yo llegue primera!...


    Las féminas bestias no tardaron en hostigarse unas tras otras por el derecho de entablar una conversación con el único macho en escena. Fue una lucha entre gruñidos, mordidas y garras, no para matar a la otra, sino para someterla y dejar en claro quien predominaba entre el resto.


    —De acuerdo, yo no me meto en esto –Dijo el peliblanco retrocediendo.


    Sintiendo una sospechosa presencia de hostilidad a sus espaldas, voltea en dirección hacia donde lo percibe y lleva su mano derecha a la empuñadura de su espada. Pero sorpresivamente, no había nadie atrás y algo agarra con fuerza de su brazo con el que pensaba tomar su Gear, impidiéndole desenvainarlo.


    —Siento que hay algo allí pero… no lo veo, ¿me lo estoy imaginando o qué? –Se preguntó confuso en sus pensamientos


    Su respuesta llego a los pocos segundos después, cuando una joven chica de cabellera corta pelinegra con una estatura igual a la suya surge en frente de él de la nada y era quien sostenía su brazo para impedirle tomar su espada. Vestía una camisa gótica sin mangas, en conjunto con unos pantalones largos azul oscuro, sobre su espalda cargaba una mochila hecho de un cuero de notable calidad y en su cintura portaba un cinturón marrón oscuro con varios bolsillos.


    —Shhh… -Le chito haciéndole la seña del dedo.


    Acto seguido, tanto su cuerpo como el de la joven son imbuidos por energía Nova a manera de aura y sus cuerpos se vuelven transparentes entre sí, pareciendo fantasmas.


    — ¿Qué demo…?


    La enigmática muchacha le interrumpe con el gesto del dedo en la boca y luego le señala a las numerosas féminas que luchaban entre sí.


    — ¡Oigan, el chico desapareció! –Dio el aviso una haciendo que el resto detuviera la agresividad.


    —¡Carajo es verdad, se esfumo y de la nada!.


    — ¡Todas búsquenlo y quien lo encuentre se lleva el mérito de pasar un rato con él primero!


    Las lobas quienes hace un rato luchaban entre sí, dejaron a un lado sus hostilidades para buscar a Peter, quien por alguna razón no podían verle que estaba parado en la misma posición donde le encontraron por primera vez.


    — ¿Acaso no me ven? –Pregunto el lupino confuso en su mente.


    Incluso sentir el aroma del chico era algo que les dificultaba, pero sin duda alguna, eran incapaces de verle, cada una de las bestias féminas presentes le estaba buscando, deseosas de hallarle y conocerle a fondo. Mientras la enigmática chica joven le hizo una seña de caminar en silencio hacia una dirección en concreto y que procurara evitar que ella le soltara.


    —De modo que ella hace que seamos invisible mientras me sujeta, le seguiré el juego, todo sea por evitar a esta jauría de perras en celo –Dijo el peliblanco en su mente.


    Con cuidadosos pasos silenciosos, los dos avanzan hacia uno de los dos corredores que yacía al frente, desembocando a una zona llena de puertas que daban con habitaciones. Algunas estaban inaccesibles o derrumbadas, pero la mayoría era utilizable. Peter podía oía con claridad el sonido de gemidos femeninos tras ellas.


    No era difícil suponer que las licántropas mantenían sus relaciones de dicho índole en privada con otras mujeres, pero por el número de voces, se podía deducir que lo hacían entre más de dos personas. La enigmática chica le llevo hasta la puerta de una habitación en concreto, mirando que nadie estuviese viendo, la abrió y los dos entraron rápidamente.


    No era precisamente una habitación lujosa, pero era cálida para los tiempos fríos, iluminado por una lámpara de luz, se hallaba una gran cama usada para ser ocupado por un numeroso grupo. La muchacha suelta a Peter y sus cuerpos retornan a su condición normal.


    —De modo que tú nos hiciste invisible al resto –Dijo Peter.


    —Sí, esa es mi habilidad “Despertar”, soy Sujan –Mucho gusto.


    Tras presentarse, manifestó sobre sus orejas un pelaje negro, junto a unos notables colmillos en su boca y ojos amarillentos, revelando su identidad inhumana frente al chico peliblanco. Como todos los demás en el edificio, era evidentemente una mujer loba.


    —Pero estoy sorprendido, cuando estaba usando mi poder, pudiste darte cuenta de mi presencia, ¿cómo es posible?, casi no emití un solo sonido de mis pisadas y mi olor es casi indetectable en ese estado –Planteo ella a la duda.


    Para Peter fue fácil sentir su presencia, no por el sonido o el aroma, su hostilidad aunque mínima y sin señales de agresividad real, era bastante perceptible a la consciencia del lupino peliblanco.


    —Yo tengo una cuestión más importante, ¿a qué vienes trayéndome aquí?, solo accedí a seguirte para alejarme de esa manada de locas –Evadió la pregunta y lanzo la suya.


    —Escuche que querías descansar hasta la hora de la caza lunar, y curiosamente me planteo hacer lo mismo –Contesto la tal Sujan caminando hacia cama y desvistiéndose.


    Se quitó hasta la última prenda, dejando a la vista su peluda y excitada vagina, además de los rasgos lupinos anteriormente mencionado. Sobre sus brazos y piernas, predominaban su pelaje negro de loba e invito al joven en frente suyo a acompañarle en la cama.


    — ¿Quieres “descansar” un buen rato conmigo? –Le planteo con una pose erótica.


    Peter podía sentir como el libido de su lado bestial manifestándose con dureza en sus pantalones, un pelaje blanco se hizo presente en sus extremidades tanto superiores e inferiores. Inclusive el pelaje se extendió alrededor de su cuello como una especie de melena y no tardó en dar su respuesta al despojarse de su vestimenta y quedar completamente al desnudo.


    __________________________________________________________________​


    Con la luz de la lámpara apagada, el dúo se dejó llevar por su lujuria, Peter recostándose boca arriba, devoraba con su lengua la feminidad de Sujan. Mientras su duro falo era saboreado por la hambrienta boca de ella quien estaba encima de él.


    No solo se concentró en la endurecida masculinidad de su compañero, sino incluso jugo con sus bolas usando únicamente su hábil lengua. El cosquilleo repercutía en placer sobre el peliblanco hasta el punto de desconcentrarse en su labor oral, llegando primero al clímax y la esencia de su hombría es disparada sobre toda la cara de la licántropa.


    La muchacha saboreaba toda golosa el sabor de Peter, causando que su cara se enrojeció notablemente, su respiración se agito más, su grado de excitación había aumentado drásticamente y todo por la esencia del peliblanco.


    —Me siento tan caliente… que me arde por dentro… -Dijo con una incómoda picazón en su zona sensible —¡Ya no lo aguanto más, lo quiero ahora!.


    Quito su feminidad del rostro de Peter para concluir con su servicio oral sin que llegara a correrse aun. Era su ansia por llevar su carnalidad a otro nivel, pues un cunnilingus ya no podía satisfacerla como tal, necesitaba algo más estimulante y no tardo en tomarlo con impaciencia de su pareja.


    Mientras el peliblanco seguía boca arriba, ella inmediatamente se montó encima de su miembro para hundirlo en su vagina lo más dentro posible. Más de la mitad logro entrar, y una intensa sensación electrizante repercutió en toda su columna y luego pasó directo a todo su cuerpo, transformándose en un placer indescriptible.


    Durante toda su vida, Sujan nunca ha llegado a tener relaciones sexuales con alguien de su sexo opuesto, todo su libertinaje siempre era satisfecho en relaciones de tal índole con otras mujeres lobas. Su primera vez y las siguientes siempre habían sido con consoladores o juguetes eróticos semejantes, nunca había probado uno autentico.


    No era su primera vez cerca de un lobo macho, pero todas las veces anteriores eran meros encuentros sin relación carnal alguna. Ahora, experimentaba un placer como ninguno, el sexo mutuo entre un lobo macho y hembra, era una sensación que jamás había disfrutado en su vida, era la primera vez que sentía un éxtasis de júbilo más allá de lo que habría soñado.


    Sus gemidos se hicieron tan altos que superaba a los vecinos de las habitaciones adyacentes. Ella misma movía sus caderas de manera demencial, estaba totalmente perdida en la lujuria, no deseaba detenerse, incluso si alguien intentara atentar contra su vida, más ella no se percataría en absoluto, el libido de la bestia se apodero de su mente.


    Peter coloco sus manos sobre la cintura y con sus fuerzas hundió los pocos centímetros de su hombría que quedaban al descubierto en el interior de Sujan. Otra sensación electrizante se hizo menester sobre el cuerpo de la lupina y desencadeno su inminente corrida, pero inesperado también esa sensación se filtró al cuerpo del peliblanco.


    —Aaaah… mierda… que apretada…


    Fue la percepción que Peter sintió y causo su eyaculación, los dos licántropos llegaron a su clímax al mismo tiempo y sus lujuriosos fluidos se mezclaron entre sí. El peliblanco recordando sus experiencias sexuales pasadas, no olvido en esta ocasión hacer uso de sus peculiares dotes biológico de hombre lobo y hacer que sus espermatozoides fueran estériles, de esta manera no cometería el mismo error otra vez. Sujan cae rendida sobre el pecho de su pareja jadeando de manera erótica, conservando una expresión lujuriosa en su rostro.


    —Fue… ¡increíble!... no… más bien… ¡fue maravilloso, fuera de este mundo!, podría hacerlo todo el día y para siempre –Dijo la loba con toda honestidad.


    —Primera vez, ¿eh? –Le pregunto Peter.


    —Claro que sí, no hay muchos como tú en el mundo, y los que hay, o están bien escondidos o pertenecen a manadas poderosas –Respondió ella.


    —Tsk… no exageres tú también, ya fue el colmo el ver a todas esas licántropas intentar matarse entre sí por poca cosa –Opino Peter recordando aquella escena con vergüenza ajena.


    — ¿Por qué dices eso?, ¿acaso tienes una imagen poco valorada de ti mismo? –Pregunto Sujan.


    —No es eso, simplemente si arriesgo mi vida, es por algo que valga la pena para mi supervivencia y claramente las intenciones de esas tipas son ajenas al concepto de la palabra –Aclaro Peter.


    —En realidad, no es tan diferente a cono tú lo crees –Le dice la chica loba —Siendo un lobo macho, los nuestros siempre buscan aparearse y concebir la descendencia de alguien como tú.


    —Si se trata de reproducirse, ustedes pueden hacerlo con los humanos, ¿no?, por lo que dudo que el tema de su extinción este siquiera cerca de mencionarlo, aun si solo hay puras mujeres en su raza –Opino Peter.


    —Cierto, las mujeres lobos pueden reproducirse de un humano y dar a luz a uno de su misma raza sin problemas, la cuestión es que en termino biológicos de fuerza, un hombre lobo nacido de padres lobos son tres veces más fuerte que uno nacido de un padre lobo y un humano –Dejo en claro Sujan —Como un instinto de “supervivencia” siempre buscamos procrear con los nuestros, los humanos son solo una “reserva” a causa de nuestra situación de natalidad. Por esa razón, matarnos entre nosotros lo vale para perseguir esa meta, el deseo de reproducirnos con alguien de nuestra semejanza es tan fuerte que no se puede evitar, es parte de nuestra salvaje naturaleza.


    —Sigo creyendo que se complican demasiado las cosas –Opino Peter de su parte.


    —Jeje, está bien, es solo una visión que tenemos, por cierto, ¿te importaría preñarme? –Le planteo de manera repentina ella.


    —Ese tema está fuera de discusión, y no lo vuelvas a mencionar, aprecio el sexo por placer, pero no por otras razones ajenas, es todo lo que necesitas saber, además, ¿no eres bastante joven para ser madre?.


    —Pfff… mi propia madre me tuvo a los 18 años, yo estoy ahora en esa misma edad, los nuestros se vuelven acto para tener sus propios cachorros a esa mínima edad, es algo común para los nuestros, ¿por qué la pregunta tan obvia?.


    La puerta de la habitación de pronto se abre de golpe y alguien ingresa lentamente tras cerrarla, tanto Peter como Sujan voltean inmediatamente en dirección de donde yacía el intruso.


    —Vaya Sujan, tienes el descaro de “aprovechar” la situación y no compartir con los demás –Dijo el intruso identificándose como una chica.


    Quien había entrado a la habitación, era nada menos que Fraila, quien con una mirada seductora, fijo sus ojos en el lupino blanco.


    — ¡L-lo siento mi…!


    Sujan se levantó rápidamente de la cama y con una mirada arrepentida estaba por hacer una reverencia en señal de respeto y disculpa a la tal Fraila. Pero ella la detiene y calla poniendo un dedo en su boca, para luego besarla y lamer parte de la semilla de Peter que tenía ella impregnada en su rostro.


    —Dejemos las palabras a un lado, preferiría que me lo compensaras de otra “manera” –La loba caucásica empuja a Sujan a la cama y ella de inmediato comienza a desvestirse hasta quedar completamente desnuda —Ya que tuviste el gusto de conocer a fondo a una de mis queridas amigas, ¿te importaría hacerlo de nuevo con las dos a la vez?.


    Exhibiendo su lascivo cuerpo desnudo junto a sus rasgos lupinos que deleitaba un pelaje grisáceo en extremidades y sobre sus senos. Frota por consiguiente sus pechos con los de Sujan a la vez que la besa profundamente metiendo su lengua en ella, solo para excitar a Peter, el peliblanco ni siquiera tuvo que esperar a que su masculinidad volviera a la vida. Para cuando la loba intrusa se desvistió por completo, había despertado nuevamente para otra ronda.


    __________________________________________________________________​


    Alrededor de las ruinas de Lodhret predominaba un bosque, en las cercanías se encontraba un campamento montado por docenas de cazadoras. Pero no era solo uno, sino una de varios que yacían cerca, eran el conjunto de aquellas personas que venían por el evento de la “hora maldita”, para lucrarse con los Cryptian que surgirían en dicho momento.


    De entre las numerosas presentes, una destacaba del resto, era una mujer entre sus 18 y 20 años, de ojos avellana, una altura de 170 y un cabello cuyo color era mitad negro de un lado y mitad rubio del otro, vestía una armadura pesada sin casco y que dejaba su vientre expuesto. Aquella cazadora era Sasha Sunlaire y su presencia en el sitio confirmaba su participación en el evento que se desembocaría pronto.


    Sentada sobre un tronco con la mirada perdida en el suelo, su rostro denotaba seriedad y frustración, en su consciencia repercutían dolorosos recuerdos de su derrota en manos de la licántropa. Apretaba sus puños con ira cada vez que los revivía en su mente, se había hecho con un par de nuevas armas Gear, un escudo de plata y una espada de plata, preparándose para recibir la ocasión de su revancha.


    Continuara…
     
  2. Threadmarks: CAPITULO 40
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2993
    CAPITULO 40


    Los desnudos cuerpos de las dos mujeres lobas se acarician mutuamente en la cama con el chocar de sus bocas y sus lenguas tocarse entre ellas. Peter quien ya había eyaculado hace tan solo unos pocos minutos, siente como la lujuria renueva sus fuerzas manifestándose en la dureza de su falo.


    Los dedos de sus manos truenan y luego se balancean sobre la húmeda feminidad de las chicas bestias, sin compasión en ambas lleva su cometido y mete a fondo su índice junto al dedo del medio. Las lobas reaccionaban entre gemidos que interrumpe su apasionante beso, Fraila voltea su mirada hacia el rostro del peliblanco chocando sus labios con los suyos.


    —No tienes idea de cuánto espere por esto –Dijo Fraila agarrando el duro miembro de Peter.


    Mientras el lobo peliblanco seguía haciendo de las suyas con sus dedos en la excitada vagina de la licántropa de larga cabellera marrón. Ella manoseaba a su antojo el viril miembro de su pareja y dejando a loba pelinegra Sujan como espectadora, quien se consolaba a sí misma.


    —Tan dura y el olor que desprende… hace que mi corazón se acelere de manera abrumante –Deleito la lasciva loba de cabellera marrón la hombría del joven.


    Su nula experiencia con el sexo opuesto de su misma raza en lo carnal la hacía susceptible a una excitación inmensa, deseaba con gran fervor aparearse con él. Tanto que empujo al peliblanco hasta recostarle boca arriba y sin hacer esperar más a sus necesidades de libídine se sentó por consiguiente en su erecto miembro.


    —Que… gozo… apenas va la mitad y ya me siento tan llena e inmersa en el placer… comparado a los cazadores que he vencido en mi viaje… violado… y devorado… esta sensación regocijante está a un plano mayor… me gusta… me encanta… ¡me fascina! –Eran los pensamientos inmorales plasmados en la mente de Fraila.


    Su expresión perdida en la lujuria e intenso jadeo dejaba en claro que ni todos los hombres sometidos bajo sus garras y las docenas de licántropas con la que tuvo un revolcón, se comparaba a ese momento. Aquello era la depravación mutua e instintiva entre estas bestias, concebido biológicamente con un éxtasis de euforia placentera como ninguno, desprovisto a mucha de las generaciones actuales de mujeres lobas al verse el número de sus machos reducido drásticamente con el tiempo por la humanidad y otros factores hostiles de Eliux.


    —Con que así se siente aparearse con un lobo macho… ahora entiendo a madre… jejeje… podría hacerme adicta a esto… no… creo que más bien ya lo soy… lo quiero… para mi… lo codicia solo para mí –Era la vulgaridad expresada en los pensamientos de la loba con cada mover de su cintura y el deleite del sexo.


    Peter agarro los pechos de Fraila y luego se lanzó sobre ella quedando la joven boca arriba en la cama y el feroz macho encima suyo.


    —Demasiado control has tomado de la iniciativa, ahora asumiré esas riendas –Dejo en claro el peliblanco con su miembro profanando la húmeda y caliente feminidad de la licántropa.


    —Mmm… no tengo queja alguna, de hecho insisto –Acepto ella con deseo aferrando sus piernas sobre la cintura de él.


    Cada empujón hacia rechinar la gran cama, una faceta sumida en el placer se tiñe nuevamente en el rostro de la joven lupina. Un poco de baba escapaba de su boca al verse tan sumergida en tanto goce, más de la mitad del pene de Peter ya cabía en su interior, se estaba moldeando a su tamaño.


    El lobo alentado por su libido sube el ritmo de sus empujones y presiona con brusquedad los pechos de la fémina, a la vez que su lengua saboreaba los pezones cubriéndolo de su saliva. Fraila lleva sus manos hacia la espalda de su compañero aferrándose aún más a él con sus garras, el joven de pelo blanco sintió como la punta de cada una de sus afiladas uñas penetraba sobre su carne.


    El dolor era considerablemente inexistente, en su lugar había sentido un electrizante cosquilleo de placer sexual que recorrió cada fibra de su cuerpo. Pero la lupina no se detuvo allí, sino que también propino una mordida al hombro de su macho, nuevamente, el dolor apenas era percibido, pues un satisfactorio éxtasis se tornaba en su mente y su ser.


    Aquel sentir fue el impulso que saco del joven peliblanco a flote su más bajo instinto animal en la perversidad de su libertinaje, no era un acto suyo sino de su conducta bestial manifestando. Peter le propino su propia mordida a la loba en su hombro a la vez que al mismo tiempo su falo consiguió meterse por completo en su interior.


    La combinación de aquellos actos causo en la psiquis de Fraila una titánica estimulación sexual que le llevo a un orgasmo instantáneo, eufórica aulló en su eyaculación y los lascivos jugos de su vagina salieron como un geiser en erupción, el peliblanco siguió penetrándola sin parar.


    Era una costumbre en el sexo licántropo, las zarpas y las mordidas dadas entre ellos se convierten en estímulos electrizantes de placer en sus cuerpos cuando yacen sumido a este. Las heridas nunca serán mortales, siempre se las percibiría con el menor grado de dolor durante el acto sexual, aumentando la susceptibilidad del mismo placer y la intensidad de los orgasmos.


    No hay peligro como tal, pues la piel marcada por garras y colmillos siempre se regenerara por el factor curativo y el peligro de infección es inexistente a los hombres lobos. Ya que su sistema inmune los hace invulnerable a enfermedades de transmisión sexuales e incluso a canceres.


    Sujan quien todo este tipo observaba al cachondo dúo fornicar salvajemente, trato de aliviar la inquietud de su entrepierna usando sus dedos. Pero sin importar cuantos usara o la manera en que los moviera, no era suficiente, ella quería algo más estimulante, su nariz era penetrado por ese masculino hedor rebosantes de hormonas del lobo.


    Sus ojos se fijaron sobre el falo de Peter, pero al ver que aun seguía haciendo de las suyas en la cueva de Fraila, tan solo pudo anhelarlo en su mente. Imaginando como era sometida de la forma más animal por el peliblanco, de manera inconsciente su boca se acerca a las bolas del joven las cuales estaban bañado de los fluidos de la licántropa de cabellera marrón.


    Los lamia e incluso saboreaba como caramelos, el solo olerlos causaba que sus mejillas se ruborizaran, su entrepierna se mojara aún más. El lobo sintió la apasionada lengua de la pelinegra jugando con sus testículos, gustoso con tal tacto, la inminente combinación de esta junto al cavernoso interior de Fraila conllevaron a su corrida.


    Su semilla inundo la vagina de la chica bestia, tomando obviamente la precaución de que esta fuera estéril, incapaz de embarazarle. Fraila sintió con rebosante gozo, el semen caliente de Peter, aferrando con más fuerza sus piernas en la cintura del peliblanco solo para que por más tiempo la mayor cantidad de su blanca masculinidad siguiera en su interior.


    —Incluso sentir su semen dentro de mi… dioses de la luna… ¿cómo pude no haber experimentado este placer antes?... después de esto el apareamiento con humanos ya no me será suficiente, tengo que hacerle mío… mi pareja… mi macho… mi alfa… -Fueron los pensamientos de la lupina acompañada de un suspiro de gusto.


    Observo entonces a su amiga pelinegra, cómo era carcomida por su propio deseo sexual, incapaz de satisfacerlo con sus manos. Sintió pena por ella pese a que fue la primera en sentir a Peter en la intimidad, compadeciéndose de su sufrimiento, susurra en el oído del macho un pedido a su favor, uno que le complacería tanto llevar a cabo y calmaría la concupiscencia de Sujan a la vez.


    Peter alejo sus testículos de la golosa lengua de la chica pelinegra, quien aún ansiaba más de ellos, en su lugar el peliblanco le premio con algo mejor que su imaginación o sus bolas. Se situó a espaldas de Sujan y clavando de manera superficial sus garras en los muslos de la joven, levanta sus piernas, las abre y se deleita con la vista de su vagina hecha una cascada.


    —Sí que tienes un desastre bastante mojado ahí abajo, debes estar ansiosa, clamando en tu cabeza con locura, deseándolo, ¿no es así? –Susurraba el lobo peliblanco como un diablillo en el oído de la fémina bestia acompañándolo de un lamido —Vamos, dilo, di cuanto lo quieres, cuanto lo deseas y lo tendrás.


    Sujan entonces observo como el erecto miembro del macho a quien tenía a espaldas, estaba frotaba contra su excitada intimidad. El lobo con vileza jugaba con su agonía sexual, con tal de provocar que sucumbiera aún más a sus deseos de lujuria.


    —Dámelo… por favor… -Suplico la licántropa de pelo negro.


    — ¿Eh?, ¿cómo dices?, no te oigooooooo –Se mofo el lobo de cabellera blanca volviéndole a susurrar en el oído.


    —Por favor… dame tú… pene…


    —¿Mmmm…?, creo que mi audición se está volviendo muy mala, porque apenas escuche lo que dijiste –Volvió él a mofarse —Pobre cosita excitada, ¿te sientes lastimada allí abajo?, ¿no quieres algo que te “alivie”?, tal vez… ¿algo duro?, ¿algo palpitante?, ¿algo… placentero? –Soplo a su oído tras culminar la interrogante.


    La loba había tocado fondo, no lo resistió más, toda esa frustración de su libido acumulado salió a flote expresándolo verbalmente de la forma más humillante.


    — ¡DESEO TANTO TU BESTIAL VERGA, POR FAVOR DALE A ESTA PERRA EN CELO EL GUSTOSO PLACER DE DISFRUTARLO Y DESTROZA MI INTERIOR SIN PIEDAD!


    La ferviente declaración de Sujan sacó a relucir una maliciosa sonrisa de satisfacción en el rostro del lupino peliblanco y acto seguido hundió su masculinidad dentro de ella. Como lo había pedido, sin delicadeza alguna y como un animal que solo pensaba en su propia complacencia, embestía salvajemente con su falo las entrañas de la muchacha.


    Pero aquella inmisericordia venia de maravilla para alguien en el estado de la joven de cabellera negra, le encantaba ser penetrada con tal rudeza, pues sus necesidades de lujuria habían alcanzado un pico demencial. Solo de la forma en que Peter repartía su “pasión”, alcanzaba a satisfacer esa lujuriosa necesidad de bestia que había acumulado.


    —Verte con ese rostro babeante poseído por la euforia y después de decir algo tan bochornoso… me excita tanto -Dijo una Fraila ardiendo en deseos de más.


    Fraila se puso en pie sobre la cama y llevo su vagina a la boca de Sujan para que este le platicara un trabajo manual con su hábil lengua. La loba pelinegra no tardo en aceptar su pedido, ya que olfateo con su nariz y observo con sus ojos, restos de semen del peliblanco aun impregnado en aquella feminidad, poniendo esa lengua suya a disposición de Fraila.


    —Eres buena como siempre con esa lengua tuya… aunque no se compara a “eso” que tienes dentro de ti, aun así tu lengua sigue haciéndolo de maravilla –Le elogiaba por su buen trabajo oral.


    Tanto el hedor que expiden los genitales masculinos de un licántropo como su mismo semen, pueden reaccionar a la cercanías de una mujer lobo como un potente afrodisiaco. La razón de ello se debe a la escasez de machos de dicha especie, pues solo predomina el 4% de su población, y la poca interacción sexual hetera de estas bestias, hace a las licántropas susceptibles a la excitación al encontrarse con un macho. Tomando en cuenta además que las necesidades relativas al sexo en esta raza es el doble.


    Sujan saboreaba la escasa semilla del lobo que yacía en la vagina de Fraila, movía con agilidad y maestría su lengua para no dejar sitio que probar. Las continuas movidas orales de la pelinegra hacían gemir con sonidos bestiales a Fraila, su cara de ruborizada del buen servicio de su amiga y que su cueva yaciera sensible tras su momento con Peter, intensificaba su susceptibilidad de su percepción del placer.


    Fue su manera de desenvolverse en el clítoris lo que garantizo el orgasmo de la joven fiereza de cabellera marrón. Su néctar femenino salió expulsado con gran estímulo manchando toda la cara de su amiga lupina, su jugo pervertido estaba mezclado con el poco semen aun presente del lobo, tanto fue el gusto de Sujan que no le importo tragarlo por igual.


    Pero ahora le tocaba a ella, su boca desocupada nuevamente volvía a gemir con intensidad, y la sensación de su voz aumentando, le daba un fuerte indicio a Peter sé que se acercaba a su clímax. El joven lobo estaba esperando ese momento, pues pensaba culminarlo al más puro instinto de los hombres lobos.


    Cuando sintió también que la fricción de sus movimientos culminaría con su pene a punto de eyacular, abrió por consiguiente su mandíbula. Fraila y Peter se corren a la vez, pero aquí el peliblanco realiza un acto más además de su inminente corrida, le propina a Sujan una mordida a uno de los costados de su abdomen.


    La combinación del orgasmo en su propia eyaculación, acompañado de la mordida del lobo, hizo que la sensación de éxtasis en la licántropa pelinegra se intensificara a grados sublimes. Una euforia sin igual se transmitió por todo su ser casi equivalente a una droga, tanto fue la repercusión en su cuerpo que estimulo la cantidad expulsada de su eyaculación femenina aumentándola, una inundación de sus lascivos jugos cubrieron los genitales de Peter y mancharon la cama impregnándolo de su fuerte aroma sexual.


    Peter se dejó caer a la cama recostándose y Sujan quedo encimo suyo en un estado casi somnoliento a consecuencia de la experiencia orgásmica que sintió. Fraila se asoma a un costado y con una conducta animal frota con su rostro y lame el cuello de Peter, era un acto acicalamiento, un modo de comportamiento social presente en el reino de las bestias y en la misma forma de ser de los hombres lobos.


    __________________________________________________________________​


    1 hora después, un par de mujeres lobas llegan a las Ruinas de Lodhret, subiendo al quinto piso del edificio donde también se encontraba Peter. El dúo notando un “animado” comportamiento alrededor de las mujeres lobas presente del sitio, sintieron curiosidad, pues no era la misma conducta que suelen tener en sus anteriores visitas a ese lugar.


    Aquellas licántropas eran nada menos que Saria y Karen, sus intenciones de visitar las ruinas era su participación en la caza lunar y también otros propósitos personales aparte.


    — ¿Por qué todas están tan… motivadas? –Pregunto Karen la loba veinteañera de tez algo oscura.


    — ¿Nos hemos perdido de algo interesante acaso? –Formulo su duda Saria la loba veinteañera con su distinguido lunar pequeño en su mejilla derecha.


    — ¿No lo saben?, ¡hay un lobo macho en las ruinas, va a participar en el evento y esta justamente en este edificio! –Exclamo una de ellas respondiendo las dudas del dúo —¡Y ese cabello blanco que tiene… dioses de la luna, que hermosura!.


    Cuando menciono el rasgo del cabello, despertó la atenta y perspicaz atención de las dos.


    —Karen, ese lobo con el que te encontraste en el calabozo de Moldevil, el color de su cabello era…


    —Blanco –Completo su compañera la frase de Saria —¿Podría ser que el mismo se encuentre aquí ahora?.


    —Venir a las ruinas fue una buena idea, ahora la prioridad es dar con ese lobo –Concluyo Saria —Karen, dijiste que cuando lo encontraste él estaba malherido, casi al borde de morir.


    —Pero el alivio es que ahora sabemos que está vivo, sano y salvo –Suspira Karen.


    —El perdió sangre en ese estado dejando un rastro en el camino, misma sangre que tu olfateaste, ¿puede tu gran sentido del olfato localizarlo teniendo como única pista el aroma de su sangre? –Le propuso como reto su compañera.


    —Je, Saria me ofendes que dudes de mí, no necesito que sangre por fuera para que ese aroma salga a relucir en su cuerpo, si ya lo he olfateado antes, puedo encontrarlo si se encuentra cerca y solo me concentro en recordar el olor –Contesto ella.


    Karen portaba una gran habilidad olfativa más desarrollada que el licántropo promedio, con haber sentido el olor de la sangre de Peter en una ocasión. Era capaz de captar dicho aroma en su cuerpo y por ende a la persona misma, solo si este se encontrara a una considerable distancia en su “radar olfativo”, lo cual dicho requisito se había cumplido.


    — ¡Lo halle!, no hay duda, ¡es el mismo olor, es él! –Confirmo la loba de tez oscura.


    —Vamos por él entonces.


    —Ustedes dos, no den un paso más –Una voz les advirtió con un tono poco amistoso y sospechoso a ambas.


    El dúo ceso todo movimiento sin siquiera haber dado el primero, pues sentían de aquella voz una cierta hostilidad que alerto sus sentidos. Las dos voltearon enseguida encontrándose a tres licántropas a escasas distancia de ellas, dichas lobas eran la fortachona Bralia, la caucásica Fraila quien estaba en el medio erigiéndose como la líder del grupo y la pelinegra Sujan, este trio miraba con frio y asesinas intenciones al dúo de lobas.


    — ¿Les sucede algo malo con nosotras? –Pregunta Karen.


    —Deja de fingir ignorancia, sabemos porque están aquí, lobas de Armenia –Afirmo Bralia delatando la identidad y procedencia de las dos.


    Saria por su parte mirando el rostro de Fraila, adopto una expresión de sorpresa, pues la reconocía, sabía quién era la identidad de aquella chica.


    —Pensar que de entre tantos licántropos aquí, estarías alguien como tú –Dijo Saria con la mirada fija en Fraila.


    La loba de piel caucásica sonríe presuntuosamente al oírle decir eso.


    —Saria, ¿sabes quién es ella? –Le pregunta Karen confusa.


    —No es de extrañar que no lo sepas, nunca se te dio bien por memorizar los rostros destacados, ¿no lo crees así?, su “realeza” –Dirigió esas últimas palabras para Fraila —Cuesta creer que alguien de tan distinguido linaje este en este lugar, quinta princesa lunar, Frailaloup Quilto Deimos.


    Continuara…
     
  3.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,290
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Me dije que comentaría hasta llegar al capítulo veinte y ya lo hice. Llevo semanas leyendo este fic (soy lento y falta de tiempo), mas que nada un capítulo cada tanto.

    En la estructura del escrito diría que le falta mas narrativa y tiene mucho diálogo. A veces te faltan tildes o letras, pero son de esas cosas que se corrigen al volver a leerlo. Se nota lo explícito, Peter ha tenido mas acción en pocos días que la mayoría en un mes, aunque era de esperarse en un mundo donde hay mas mujeres que hombres.

    Me gustan las luchas, pero ojalá las narraras mas ampliamente. La descripción de los personajes/cryptian, aunque ayudan a imaginar a los que están en escena, se les podría poner mayor atención.

    Debo admitir que el pasado de Peter fue difícil de digerir, creo que fueron los únicos capítulos que me hubiera gustado fueran menos descriptivos.

    El ritmo del escrito es bueno. Se desarrolla a un tiempo creíble, sin inconsistencias espacio temporales. Las armas, que ojalá fueran un poco mas descritas de como lucen, son creíbles bajo la explicación de que estén modificadas con la energía nova. Lo único poco creíble hasta ahora, es la estaca/tienda de campaña, aunque en unos capítulos la usarán y quizás la descripción ayude a que sea creíble (a Peter no le dijeron cómo volver la tienda a su forma de estaca, pero no me adelantaré a pensar que no lo averigua después.).

    Pues a seguir leyendo. Cuando llegue a cuarenta seguro comento de nuevo. Y ya sé que no es un buen comentario luego de tanto leer.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Threadmarks: CAPITULO 41
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2020
    CAPITULO 41


    “El Reino” es un país fundado y gobernado por Licántropos de gobierno monárquico, sus principales mandatarios son el Rey Alfa y la Reina Alfa, a su vez que también es manejado por “Los Sabios Lunares”. Los reyes de dicho país tienen por ley fundamental y obligatoria el de procrear su prole para perpetuar la especie y la sangre real.


    Debido a la baja natalidad de machos en los hombres lobos, los lobos masculinos dentro de una manada tienen que emparejarse con numerosas hembras y aparearse con ellas con fines reproductivos. Por supuesto, no todas las mujeres lobas en una manada tienen ese privilegio, se elige un determinado número de candidatas que se consideran “apto” para mezclar su sangre con el macho del grupo.


    Pero entre todas las elegidas, la primera en aparearse y tomar la semilla del macho es la loba alfa y le sigue después la loba beta para concluir con el resto. En el Reino se aplica este mismo concepto con el Rey Alfa, la reina es la primera en concebir dicha descendencia, seguido de la beta y otras candidatas selectas.


    El Rey alfa actual es Quyroz M´ond Deimos, emparejado con su Reina alfa y tres concubinas reales. La reina dio a luz a tres lobos, la beta a dos y las concubinas restantes parieron entre uno a dos descendientes.


    Los hijos nacidos de un Rey Alfa poseen el título de “Príncipe Lunar” o “Princesa Lunar” para resaltar la herencia de su sangre real. Frailaloup Quilto Deimos, es la quinta princesa lunar e hija del actual Rey alfa, ella es designada como la “quinta” en su nombre porque es la segunda descendiente nacida de la loba beta quien dio a luz a dos hembras.


    Por lo tanto los primeros tres hijos del Rey con la reina portan el titulo designado de “Primer, Segundo y Tercer Príncipe o princesa Lunar”, porque fueron los primeros en nacer. La loba beta en cambio dio a luz al “Cuarto” y “Quinto” príncipe o princesa lunar, revelándose la quinta como una joven lupina de nombre Frailaloup Quilto Deimos, Fraila para resumir.


    Karen y Saria, lobas procedente de Armenia, habían dado con la presencia de Peter en las ruinas de Lodhret, encontrando el “punto de encuentro” donde se hallaba y que era utilizado por los hombres lobos reunidos para el evento de la caza lunar. Pero para su mala suerte, se vieron descubiertas por Fraila, quien era acompañada a su lado por Bralia y Sujan, siendo el trio licántropas de El Reino.


    —Cuesta creer que alguien de tan distinguido linaje este en este lugar, quinta princesa lunar, Frailaloup Quilto Deimos –Revela Saria la identidad de Fraila.


    —Oh, veo que los talentosos soldados de Armenia están inculcados para reconocer los rostros importantes, al menos una de ustedes lo está –Se mofa Fraila del intelecto de Karen a la vez que elogia al de Saria —Ustedes dos, déjenme adivinar… son un escuadrón enviado al exterior para buscar y recolectar a todo lobo macho para enviarlo a su país, ¿o me equivoco?.


    —Podría decir exactamente lo mismo de ti, aunque solo buscas un lobo macho para ti, al menos yo aporto algo por el bien de mi nación, a diferencia de ti –Concluyo Saria como su punto.


    —Tienes agallas para hablarle de tal irrespetuosa manera a la quinta princesa de El Reino, a pesar de saber quién es –Comenta Bralia con una mirada desdeñosa a la loba veinteañera del lunar pequeño en la mejilla derecha.


    —No estamos en El Reino, los títulos no tienen importancia aquí, solo la fuerza impone sobre el otro –Dejo en claro Saria devolviendo la indiferencia con su propio ojos a la fortachona lupina.


    Un intercambio de miradas tensa el ambiente, tanto Karen y Saria sabían que el encuentro culminaría en solo un posible resultado.


    —Ustedes sabían de nosotros antes de que llegáramos, ¿quién les dio esa información? –Pregunto con fuertes sospechas la loba veinteañera.


    —Jejeje… quien sabe, solo puedo asegurarte que fue un buen samaritano –Respondió Fraila con un tono presuntuoso.


    __________________________________________________________________​


    1 Hora antes de los acontecimientos, Peter yacía recostado junto a Fraila y Sujan gozando del libertinaje bestial. Fuera de la habitación, vigilando la puerta se hallaba Bralia haciendo guardia, pues ella era la guardaespalda personal de confianza de la quinta princesa.


    —La princesa sí que está bastante animada con ese chico, siendo un hombre lobo no dudo de que ella quiera hacerle su alfa –Pensó la fortachona protectora —El problema es ese muchacho, dudo mucho que quiera emparejarse con la princesa por voluntad, llegado a ese punto… ¿cómo se tornaran las cosas?.


    Los pensamientos de Bralia se ven interrumpidos con el tarareo de una lúgubre melodía que capto su atención y su instinto ante el peligro. El tarareo pronto se convierte en un canto que recitaba la siguiente letra:


    “♪ La fiesta, la fiesta, se acerca, manjares de sangre y té, pasteles de carne de humano humeante, galletas de tripas y caviar de riñones ♪”


    — ¿Quién anda allí? –Pregunto alerta y con ojos atento a todas las direcciones.


    Una hoja vuela encima de Bralia y aterriza en mano de la loba, estaba confusa, pues desconocía de dónde provenía, como si este hubiera surgido de la nada. Revisando la hoja, observa que había escrito un mensaje, uno que hace reaccionar sus ojos de manera sorpresiva, pues aquel pedazo de papel contenía una información que llamo su atención y seria de vital importancia para informar a su princesa.


    — ¡Fraila es urgente! –Bralia entro de inmediato a la habitación sin siquiera tocar la puerta o notificar de su presencia.


    Se encontró con la princesa siendo penetrada en cuatro patas sobre la cama por el chico peliblanco, a la vez que este devoraba con lujuria animal la feminidad de Sujan pegado a su rostro. Ambas gemían de gozar con sus jugos empapando buena parte de la cama y sus cuerpos, junto a la esencia del joven en sus respetivos pelajes de sus rasgos inhumanos.


    La fortachona sintió el olor de las feromonas sexuales del macho filtrarse en su nariz, era inevitable que se sonrojara y empezara a excitarse, pero ella estaba entrenada para resistir tales tentaciones naturales en momentos importantes. Soporto el deseo del sexo e informo a su princesa de la situación, manteniendo escondido por supuesto su identidad como miembro de la realeza al lobo con quien se apareaba.


    — Fraila… ¡tienes que leer esto, es urgente! –Replico ella su aviso.


    —Oh Bralia… ¿has decidido unirte a nosotras?, vamos ven, no tiene nada de malo relajarse un poco, ¡aaaah, justo ahí!... –La loba Caucásica estaba sumida en el placer.


    Bralia se acercó resistiendo el aroma a su alrededor y a su libido, mostro ante los ojos de su princesa la nota escrita. La licántropa al leer lo que aquella hoja exponía, adopta una expresión seria y se sale de la cama dando por concluido de manera incompleta su apareamiento con el muchacho.


    — ¡Oye, oye!, ¿qué está pasando? –Pregunto inconforme el lupino peliblanco —Primero insistes en follar y luego lo cortas en el mejor momento, ¿qué clase de “bestia educada” eres?.


    —Discúlpame por eso –Sonrió Fraila tomando su ropa y vistiéndose —Ha surgido un “asunto” importante que debemos atender, Sujan vístete deprisa de inmediato, debemos irnos para “revolver un problema” –Declaro aquellas palabras para la loba pelinegra.


    Sujan inmediata reaccionas a la orden de la chica caucásica y se disculpa con Peter por la brusca forma de culminar el acto sexual, saliendo de la cama para tomar su ropa y vestirse.


    —Pero ten por seguro que no voy a dejarte con el rabo así de duro, claro que no, tendrás tu “diversión” –Aseguro Fraila.


    Ella camino hacia la puerta, la abrió y al situarse fuera de la habitación, junto dos de sus dedos llevándola a su boca para dar un fuerte silbido. Al cabo de tan solo unos pocos minutos, seis muchacha de edades cercanas a los veinte y de ligeras vestimentas, cada uno portador de un Gear y de naturaleza licántropa, se reúne con Fraila.


    — ¿Nos ha convocado? –Pregunto una de ellas.


    Eran las seis mujeres lobas quienes habían tenido aquel malentendido de encuentro con Peter, cada una conocía la identidad de Fraila, pues ellas le servían fielmente.


    —Sí, tengo una tarea para ustedes chicas, adelante pasen –La caucásica muchacha las invito a la habitación.


    Al encontrarse frente a tal macho de su especie totalmente desnudo y con la dureza de su masculinidad palpitando en frente suyo, sintieron su corazón latir más rápido, su rostro enrojecerse, su respiración agitarse y una picazón mezclado con un calor viniendo de la entrepierna de cada una.


    —Conozco esos rostros, fueron las perras que querían ponerme en mi lugar cuando llegue a este sitio –Dijo Peter sin olvidarse de sus caras.


    —Yo… lo siento por ello… no teníamos idea de que eras un hombre lobo… -Una de ellas con timidez pide disculpa por lo ocurrido anteriormente.


    —Ya todo quedo en el pasado, es importante comenzar de nuevo y que todos se lleven bien, ya lo sé –Intercede Fraila por ellas — ¿Qué tal si se disculpan ofreciéndole un “servicio especial” a nuestro querido lobo? –Propone con una mirada de lujuria perversa.


    — ¿Usted dice… que nosotras… con él…? –Una de las jóvenes lupinas menea su cola animal con regocijo.


    —Seré directo, quiero que ustedes seis se apareen con él –Fue la tarea que les asigno a todas.


    Ninguna hizo alguna objeción en contra, pues las seis se sentían con todo gusto de complacer la orden de su superior, de hecho, querían llevar cuanto antes dicha tarea, el calor en la entrepierna aumentaba a cada rato que se imaginaban que tendrían tal erecto falo a su disposición.


    —Como Sujan y yo no podemos terminar el resto del “trabajo”, te dejare con unas preciadas amigas para culminar lo que dejamos inconcluso –Le dice Fraila al peliblanco —No es un mal trato, ¿verdad?, tendrás tu “diversión” por seis, ¿serás capaz de aguantar el ritmo?.


    —Je, eres toda una “bestia educada”, no te preocupes por mí, me las apañare bastante bien en mi “deber” –Manifestó Peter con toda confianza y excitación que deslumbraba en su pene.


    —En ese caso diviértanse y aparéense mucho.


    Fraila se retira junto a Sujan y Bralia, miraba la nota que se le fue entregada, releyendo nuevamente el mensaje que este tenía escrito.


    “Dos mujeres lobas de Armenia se aproximan a las ruinas de Lodhret, su intención inicial es dar con cierto joven lobillo de cabello blanco llamado Peter, la identidad de estas licántropas son Karen y Saria”


    —Karen y Saria –Replico Freila aquellos nombres con cierta familiaridad —Son unas muy conocidas soldados del Distrito Oeste de Armenia, de modo que les asignaron a las dos el trabajo de buscar en el exterior a todo licántropo macho para su querida nación, que bonito.


    —Oí sobre ellas también, son muy fuertes –Comento Sujan.


    — ¿Y dices que esas dos se acercan aquí?, ¿a estas ruinas?, ¿a este mismo lugar a dónde estamos?, ¿qué tan verídica es esa información?, la recibí de la nada por alguien que ni se quién es y aunque me sentí exaltada tras leerla, aún tengo mis sospechas si lo que expone es cierto o no –Dio Bralia su opinión.


    Pero la princesa tenía una fuerte certeza de que aquella nota de un informante anónimo, podría ser autentica y la advertencia sobre aquellas bestias féminas acercándose no era tan falso como creía. Todo se resumía a una simple cuestión de actitud cautelosa, las razones de su manera actuar eran evidentemente por Peter.


    Después de haberse apareado con él, tras conocer la lujuria en carne propia con un macho de su raza, no quería dejarle escapar tan fácil, ella quería hacer al muchacho peliblanco suyo. Su pareja, su amante y su Alfa, quería apoderarse de todo su ser y hacerle suyo, es por eso que tenía que asegurarse de que ningún obstáculo interfiriera con sus planes.


    —Sujan, Bralia –Nombro a sus compañeras —Vamos a encargarnos de esas perras de Armenia, no dejare que nadie me arrebate a mi preciado lobo –Una sonrisa maliciosa se tiñe en su rostro.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,290
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Por fin llegué al capítulo cuarenta. Si la pregunta es por qué no llegué al siguiente, la respuesta es que voy a usarlo para señalar errores mas en concreto, esto ya que no noté mejoría desde el primer capítulo al cuarenta.

    Me parece que hiciste a Peter muy OP, deberían haber lobas, como menos, que sean mas fuertes, veloces y con mejor intinto de lucha que él. Su sed por matar y su instinto asesino, aumentado por su lica tropía, apenas deberia ponerlo a un nivel superior-medio. Lobas como Lyra, deberían ser tan fuertes y veloces como él, a menos que estés planeando dejar la aparición de lobos que lo apaleen para mas adelante. Como menos Fraila, Karen y... olvidé el nombre de la compañera de Karen, deberían ser capaces de eliminarlo sin problemas.

    Me parece hiciste muy débil a Sasha, tiene mucho potencial como cazadora humana.

    No creas que son solo quejas. Me gusta la descripción de personajes y cryptians, son fáciles de imaginar y las luchas también son ágiles y concisas.

    Me gusta la historia. Luego hago comentarios mas precisos.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  6.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,290
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Comenzaré con lo que pienso importante señalar del capítulo 41.

    Este primer texto. Algunas veces se tiene que usar sinónimos para no usar palabras idénticas.
    "“El Reino” es un país fundado y gobernado por Licántropos de gobierno monárquico, sus principales mandatarios son el Rey Alfa y la Reina Alfa, a su vez que también es manejado por “Los Sabios Lunares”. Los reyes de dicho país tienen por ley fundamental y obligatoria el de procrear su prole para perpetuar la especie y la sangre real."
    Como podría verse luego de un poco de edición (aclaro que es solo un ejemplo, y no que lo tienes que hacer así):
    "“El Reino” es un país fundado y dirigido por Licántropos, de gobierno tipo monárquico. Sus principales mandatarios son el Rey Alfa y la Reina Alfa, además, también es guiado por “Los Sabios Lunares”. Los reyes de dicho país tienen, por ley fundamental y obligatoria, que procrear para perpetuar la especie y la sangre real."
    "...candidatas que se consideran “aptas” para mezclar su..."
    "...la loba alfa, luego la loba beta y después el resto...."
    En algunas partes pones "Rey Alfa" y en otras "rey Alfa", si al hablar del Rey Alfa te refieres a un título nobiliario, entonces debes elegir solo uno; o todo en mayúscula o solo alfa en mayúscula. Claro que no hay problema si solo lo llamas rey sin el alfa, se sabrá a quien te refieres (a menos que haya más de un rey presente en la escena). También se aplica a la Reina Alfa.
    "...“Primer, Segundo y Tercer Príncipe o Princesa Lunar”, porque fueron los primeros en nacer. La loba Beta en cambio dio a luz a la “Cuarta” y “Quinta” Princesa Lunar..." Los mismo con los títulos de los descendientes. Esta explicación está mal en la parte de las hijas de la Beta, ya que antes aclaraste que dio a luz a dos hembras, por lo que no diría que son el Cuarto o Quinto Príncipe o Princesa Lunar, ya que son Princesas por ser hembras. Entiendo que explicabas la idea de los nombres, pero debes hacer que calce con lo que tú mismo dices.
    "...lobas procedentes de Armenia,... siendo el trío licántropas...
    "... linaje esté en este lugar, Quinta Princesa Lunar..."
    "...concluyó Saria como su punto."
    "...fuerza que se impone sobre el otro –dejó en ..."
    "... tanto Karen y Saria sabían que el encuentro..." Dos opciones 'tanto Karen como Saria saben que' ó 'Karen y Saria sabían que el encuentro'.
    "...Preguntó con fuertes..."
    "Una hora antes ..."
    "...Preguntó alerta y con ojos atentos a ..."
    "...una información que llamó su atención y sería de ..."
    "...Soportó el deseo del sexo e informó a..."
    "...Replicó ella su ..."
    "...mostró ante los..."
    "...“revolver un problema”..." No sé si es intencional lo de revolver o si quisiste decir resolver.
    "Ella caminó hacia la ... dos de sus dedos llevándolos a su boca ... seis muchachas de edades cercanas a los veinte años y ..., cada una portadora de un..."
    "...lobas que habían tenido aquel malentendido de encuentro con Peter,..." Aquí se deja solo 'malentendido con Peter' o 'encuentro con Peter', no ambos.
    "...en frente suyo, cada una de ellas sintió su corazón latir más rápido,... una picazón mezclada con un calor viniendo de la entrepierna."
    "... cuando llegué a este ..."
    "... te dejaré con unas..."
    "...razones de su manera de actuar..."
    "...no dejaré que..."

    Hay algunas otras palabras que no puse que llevan tilde, específicamente luego de un guión que denota texto, como lo es el caso de 'preguntó'. Usar tilde hace que sea 'él/ella preguntó', en cambio, sin tilde es 'yo pregunto', primera persona.

    Das una explicación sobre los rangos y el por qué de Fraila de ser una Quinta Princesa Lunar. Mad se está metiendo en esto, seguro quiere sembrar caos, esperaré a ver qué es lo que hace mas adelante. Una lucha de dos facciones licántropas está por darse. Y un septeto que no creo describas por lo complicado y confuso que sería y honestamente quiero leer una lucha entre mujeres lobo.
     
    • De acuerdo De acuerdo x 2
  7.  
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Lamentablemente el Word 2013, programa que uso para crear los capítulos, no es muy buena a la hora de corregir el tema de los tildes, porque es inevitable que me lleve más de uno =/... gracias por el consejo mi buen, agradece esos detalle de corrección =).
     
  8. Threadmarks: CAPITULO 42
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    1691
    CAPITULO 42


    Sumidos en la lujuria, seis mujeres lobas se revuelcan junto al único lobo macho en la cama, las garras dominantes del lupino peliblanco yacían aferradas a las caderas de una de ellas mientras la montaba con fiereza. Sus rabos animales se entrelazaban a la vez que la lengua del joven golpeaba con la de otra salvaje fémina situado a su lado.


    Otras dos frotaban sus cabezas sobre los hombros de Peter y a la vez que la lamian su cuello placenteramente. Las dos últimas mujeres bestias se estimulaban entre sí con un cunnilingus, aguardando la hora del auténtico clímax del acto.


    Un sinfín de gemidos inundó acústicamente la habitación, entre la brusquedad de las penetraciones, mezcladas con zarpas y mordidas de efecto erógenas. No tardaron en llamar la atención de las lobas que ocupaban los cuartos adyacentes, pero para fortuna, no descubrieron la identidad de Peter, pues el sonido de las jóvenes bestias sobresalía aún más.


    __________________________________________________________________​


    Karen y Saria habían sido descubierta por la quinta princesa lunar Fraila, junto a sus seguidoras Bralia y Sujan. Los discrepantes cambios de palabras entre los grupos, solo garantizaban un posible resultado.


    —Este lugar está demasiado lleno, ¿no les apetece llevar nuestra charla a un sitio más privado? –Fue la propuesta de Fraila.


    —Sí, estoy de acuerdo –Le respondió Saria.


    La búsqueda de un lugar privado los llevo hasta la azotea del edificio, con un cielo anocheciendo lo bastante despejado y fresco, ausente de espectadores alrededores y con una caída de varios pisos, era el sitio idóneo que buscaban.


    —Se siente el aroma muerte en el aire, y los Cryptian de allí abajo sí que serán afortunados, podrían disfrutar de una buena comida con el cadáver de cualquier de nosotros –Expresa la quinta princesa con una maliciosa sonrisa — ¡Y que festín!, ninguno de aquí califica como una comida de baja calidad –Miro fijamente a Saria al hacer aquella anécdota.


    La mirada mezclada con las hostiles palabras de la joven de la realeza de El Reino, alimentaban el deseo asesino entre las dos.


    —Oye Saria, si llegáramos a matar a una princesa lunar, ¿habría algún escándalo entre los dos países? –Pregunto Karen con incertidumbre.


    —No seas tonta Karen, Armenia y El Reino firmaron un pacto de Paz hace ya 50 años, además el acuerdo deja bien estipulado, que todo “incidente” sea cual sea su naturaleza que suceda fuera de los respetivos territorios de cada país, no afecta al pacto y no tienen validez o repercusión política alguna, da igual si incluso el Rey de El Reino fuera asesinado –Le claro su compañera.


    —Mmm… me encantan las sabiondas, son las que más aparentan ser más fuertes –Opino Fraila —Ciertamente el pacto no me protege de morir fuera de mis tierras, soy tan vulnerable como cualquier debilucho, uhh… lo olvide, no soy uno de esos debiluchos, ¿cierto? –Se ríe quisquillosamente —La única razón justificada por la que ese pacto entre Armenia y El Reino se firmó, es únicamente para evitar que las dos naciones entren en una guerra oficial entre ellos, porque de ocurrirse, al final quien ganara o perdiera, el conflicto dejaría a los dos bastantes debilitados y a merced de ser invadidos por los países humanos, el rey Vampiro fue inteligente en convencerlos que firmar la paz era mejor, pero eso no nos hace técnicamente aliados.


    El Reino y Armenia aun siendo las únicas reconocidas como naciones de licántropos, la relación entre las dos a lo largo del tiempo ha sido tediosa y hostil. Alguna vez fueron una sola nación, pero las disputas, diferencias ideológicas y sanguinarias luchas, causaron la división que crearon entonces a los actuales países existentes.


    — ¿Puedo elegir con quien pelear o lo decidimos por rondas? –Pregunto Sujan quien miraba con cierto interés a Karen.


    —Preferiría hacer esto rápido, me da igual quien pelee contra quien –Argumento Saria.


    Cada uno de los presentes ignorante más allá de lo que estaba a su frente, era incapaz de percibir el dibujo del ojo de tinte diabólico que se manifestaba sobre el suelo de la azotea. El vil grafico ocular se representaba portando un sombrero de copa que era capaz de parpadear como si vida propia tuviera.


    De repente, los alrededores de las licántropas se tiñen de blanco y negro, como si los colores hubieran sido arrebatados de la nada, todas reaccionaron confusas e incapaz de entender que ocurría. Pero la cúspide de lo extraño vino al final, un cambio instantáneo de escenario.


    Un segundo o quizás menos que eso, un parpadeo desde la perspectiva de las lobas, todas habían sido llevadas a un sitio completamente diferente de la azotea de aquel edificio ubicado en las ruinas de Lodhret. Era un vasto desierto infinito de noche con una gigantesca luna creciente blanca iluminando el paisaje arenoso.


    Pero ninguna tenía sus pies sobre la arena, pues cada una estaba pisando una inmensa plataforma de piedra, digna de un coliseo Romano. Una construcción artificial ubicada en un inusual sitio, era difícil no sospechar que todo aquello fuera un sueño o una mera ilusión óptica.


    —Saria, ¿estás viendo realmente lo que veo yo o me volví loca de repente? –Pregunto Karen dudando de su cordura.


    —No, esto… no es una ilusión, al menos no una convencional… -Contesto Saria tratando de analizar con mas detenimiento la situación.


    La mujer loba veinteañera del lunar en su mejilla derecha miro al trio de El Reino, todas observaban igual de sorprendidas a su alrededor encontrándole un significado a tal imprevista situación, lo que le permitió entonces comprender una cosa.


    —Ellas están igual de confusas, ¿entonces esto no es obra suya? –Pregunto en sus pensamientos Saria.


    Corroboro el estado de sus sentidos haciéndose daño a una de sus manos con sus garras, la herida, el sangrado y la regeneración de esta, era todo autentica. Entonces pudo determinar otro importante punto, aquello que lo rodeaba no era una ilusión, físicamente existía, de una forma alterna.


    —Ya lo entendí, no terminamos en una ilusión, fuimos arrastrado hacia una dimensión de bolsillo –Concluyo Saria.


    —¿¡Una dimensión de bolsillo!?, ¿¡pero acaso entonces eso no sería cosa de una habilidad Nova de Espacio-Tiempo!? –Exclamo sorprendida Karen.


    —Si… precisamente es eso.


    Manipular la complejidad del espacio-tiempo, aunque sea desde una porción insignificante, es catalogado como una habilidad súper rara y codiciada bélicamente por naciones enteras. Séase desde Teletransportacion, manipulación de la materia o control del tiempo, son valiosos “Despertares” para los Novamancer.


    —No entiendo que sucedió, pero sin duda esto es bastante oportuno –Comento una emocionada Fraila —Acabamos de conseguirnos un lugar mejor para revolvernos nuestra “pequeña” disputa.


    — ¿En verdad aun sigues pensando en pelear pese a la situación a tu alrededor?, observa bien –Le dijo Saria —Acabamos de ser traídas fácilmente y en un instante hacia aquí, y lo peor, no tenemos idea de quién es el usuario responsable de esta dimensión, o siquiera sus intenciones.


    Fraila solo se echó a reír, pues no sentía o emulaba la cautela de la lupina del lunar.


    —Me da igual quien sea, lo matare tarde o temprano, sobrellevar los momentos impredecible es parte de la emoción, en Armenia sí que te instruyeron con seriedad, sabionda y recta, me encanta esa combinación –Opino la princesa lunar.


    —No, solo que tú eres demasiada descuidada para no definirte como estúpida –Opino de su parte la seria licántropa de Armenia.


    —Entonces está decidido, ¡Bralia, Sujan!, encárguense de ella –Señalo su joven majestad a Karen.


    — ¡Si, princesa! –Sus dos seguidoras responden al acto y enfocan toda su atención en la loba que se les designo pelear.


    —Mmm… bueno, eso resuelve el tema de con quien peleare –Dijo la loba veinteañera de tez algo oscura.


    Karen se arma con un guantelete de acero en su mano izquierda, la fortachona Bralia por su parte se equipó con un par guanteletes que envuelve la mayor parte de sus extremidades superiores en metal, haciéndose con unos puños de dicha dureza. En cuanto a Sujan, mantenía la distancia sin realizar algún movimiento aun, mirando fijamente a su loba enemiga.


    —Esto es problemático… nos vemos obligado a pelear, y lo peor es que hay alguien más a escena, ¿será otro intermediario de El Reino?, ¿o quizás de Armenia?, no es coincidencia que suceda justamente hoy, todos vienen por el chico –Dedujo en su cabeza Saria.


    —Te veo muy pensativa, toda una loba calculadora y fría –Se mofa Fraila un momento para luego adopta una fría y hostil expresión en su rostro —No te distraigas desde ahora.


    Una porción de Nova se manifestó en el cuerpo de la princesa a manera de energía estática, revelando su Novamancia como tal, un aura de poder natural.


    —Cierto, todas las princesas lunares, requieren como mínimo ser Novamancer para poseer su título –Recordó la licántropa del lunar en su mejilla.


    Saria tomo de la espalda de su cintura un arma corta enfundada de manera horizontal, desenfundando revela una hoja de solo 55 centímetros. Fraila por su parte, se había armado con un estoque de 120 centímetros, un arma de existencia anormal y de filo estático.


    Continuara…



    __________________________________________________________________​



    NOTA DEL AUTOR: Originalmente el capítulo 42 debía ser publicado el 13 de agosto, ¿pero qué paso?; para abreviarlo, me termine enfermando, fiebre de 38 grados con dolor de cabeza, garganta y un sentido del cansancio excesivo (más poco apetito). Para el sábado recupere la mayor parte de mi salud, lo único que tengo ahora una expectoración muy molesta y pedante que actualmente controlo con un expectorante.


    El Lemon de este capítulo iba a ser más extenso y desarrollado, pero dado a que no me encontraba muy motivado para las escenas candentes, lo tuve que abreviar para hacer lugar a la trama de la historia (maldita tos persistente baja ánimos), en fin, llevo un mes sin actualizar Werewolf y debía ser hora de que volviera, la historia no está cancelada y ni de broma pienso terminarla con lo avanzada que esta, si no fuera por la p*** fiebre que me agarro el lunes, mínimo, habría podido publicar 3 capítulos esta semana de esta novela =/ (y puede que dos de Metalord), pero la cuestión es que logre volver con la novela, gracias por su atención =).
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  9.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,290
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Comienzo con lo que encontré a corregir del capítulo:

    "Otras dos frotaban sus cabezas sobre los hombros de Peter y a la vez que la lamían su cuello placenteramente." Ese 'la' está de más. También tengo problemas imaginando eso, la cabeza en los hombros, pero lamen el cuello, ¿es la parte de la garganta lo que frotan?
    "...sido descubiertas por la ..."
    "... las llevó hasta la azotea del edificio, con un cielo anocheciendo (nocturno suena mejor) lo bastante despejado y fresco, ausente de espectadores alrededores y con una caída de..." Sin ese 'es' de alrededores ó con un 'en los' antes de alrededores.
    "—Se siente el aroma a muerte ... cadáver de cualquiera de nosotras ..., ninguna de aquí califica como una comida de baja calidad –Miró fijamente ..." Una observación, ya que todas las presentes en esa escena son mujeres, se debería hablar en femenino al hablar en general (ninguna, nosotras), aunque es cierto que el personaje podría hablar de esa forma y dejaría mi comentario anulado, pero habría que cuidar que siempre que salga hable así.
    "...Preguntó Karen..."
    "—No seas tonta, Karen..."
    "...Opinó Fraila … lo olvidé..."
    "...con quién pelear o lo decidimos por rondas? –Preguntó..."
    "...El vil gráfico ocular..."
    "...confusas e incapaces de..."
    "...Preguntó Karen..."
    "...Contestó Saria..."
    "... miró al trío..."
    "—Ellas están igual de confusas, ¿entonces esto no es obra suya? –Preguntó en sus pensamientos Saria." ¿Se supone es un pensamiento?, de ser así debe marcarse con algo, como comillas francesas, o comillas normales, o al menos pasar la letra a cursiva.
    "Corroboró el estado..."
    "... fuimos arrastradas hacia una dimensión de bolsillo –Concluyó Saria."
    "...Exclamó sorprendida Karen."
    "—Sí…"
    "—No entiendo qué ... –Comentó una ... para resolvernos ..."
    "— ¿En verdad aún..."
    "... quién sea, lo mataré tarde ... –Opinó la..."
    "...ella –ordenó su joven..."
    "— ¡Sí, princesa! –... les designó pelear."
    "...con quien pelearé..."
    "… nos vemos obligadas a pelear...–Dedujo en su cabeza Saria." Otro pensamiento que debería estar marcado como tal.
    "... luego adoptar una..."
    "Saria tomó de la espalda de su cintura..." Creo que sería mejor usar 'espalda baja'.

    Eso explica el poco erotismo del capítulo, aunque no lo creas no hizo falta, aquí hubo un desarrollo de historia adecuado. Aunque ese ojo maléfico que apareció de pronto, me pregunto si se trata de Mad, o quizás sea otro ser desconocido que las quiso "ayudar" a resolver su disputa de forma que no hagan mucho alboroto o no caigan al vacío. Será cuestión de esperar el siguiente.
     
    Última edición: 19 Agosto 2018
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor

    Mi intencion era definir que la noche aun no habia caido completamente, estaba recientamente anocheciendo.

    Siempre use el estilo de definir los dialogos en forma de pensamientos al remacarlo en el mismo, osea, aclararlo despues de que este se da ("-Dijo en su consciencia", "-Declaro en su mente", "-Comento en sus pensamientos").

    Este... cierto, no se me ocurrio bien XD, gracias por el consejo =).
     
  11. Threadmarks: CAPITULO 43
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2061
    CAPITULO 43


    Bralia toma la iniciativa, con la mayor parte de sus extremidades superiores envueltas en un metal, golpea con puños endurecidos a Karen. La joven toma la defensiva esquivando alguno de los movimientos de su rival y bloqueándolo otros con el guantelete de acero de su mano izquierda, un choque entre sus puños libera una notable presión de aire con concentraciones de Nova en el ambiente.


    — ¿Qué significa esto?, ese Gear que tienes en tu mano, no se siente que este hecho para un duelo de puños –Percibió la fortachona Bralia.


    —Hmmm… de modo que los Gear que tienes en tus brazos están especializado en la lucha a puño, ¿no? –Contesto la licántropa veinteañera.


    —Soy Bralia “Puños Sonoros”.


    — ¿”Puños Sonoros”?, ¿a qué viene ese apodo?.


    Una mueca maliciosa se tiñe en el rostro de la loba fortachona, uno de sus puños que apuntaba contra el de su contrincante, desencadena una especie de onda que golpea a Karen empujándola y haciéndola retroceder unos pocos metros.


    —Eso que me golpeo… no fue viento, ¿ondas de sonido? –Dedujo ella.


    —Mis Gear gemelos tienen la capacidad de producir ondas sonoras capaz de dañar a mi oponente, este es mi estilo de combate –Declaro Bralia.


    —Hmmm… ya que estamos en eso, no tiene caso seguir guardando las apariencia.


    Del guantelete de Karen surgen unas filosas garras metálicas, la presencia de Nova en el Gear pronto se hizo más notorio, pues había liberado su auténtica forma. Acto seguido abanica la garra metálica y libera unas zarpas en forma de energía contra su oponente, Bralia responde con un puñetazo en el aire que libera una serie de ondas sonoras.


    El choque entre las dos fuerzas de naturaleza Nova produce una pequeña explosión de energía, pero parte de la zarpa de Karen logra pasar a través del explosivo fenómeno y causa un corte poco profundo en la mejilla derecha de Bralia.


    —“¿Su ataque es más fuerte que el mío?” –Se cuestionó en su mente la loba fortachona.


    Mientras su regeneración licántropa asistía a su herida, la mujer loba de Armenia se prepara para volver a atacarle sin cuartel, al menos ese fue su plan hasta que otro obstáculo interfirió. Su nariz como oídos le revelaron movimientos sospechoso a su alrededor y en un acto de reacción, salta hacia atrás evadiendo lo que a su percepción, eran unas especies de agujas hecha de Nova que habían sido disparado hacia ella, con objetivo de dar en su sien.


    — ¡Viene de aquella dirección! –Calculo la bestial guerrera.


    Abanica su Gear donde estimo la procedencia de las agujas de Nova, las zarpas de energía consiguen causar dos cortes a algo que se ocultaba físicamente. La atacante se revela, pues se había hecho invisible gracias a su habilidad, el ataque de Karen solo consiguió dejarle dos cortadas en la prensa de su torso que consistía en una camisa gótica sin mangas, evitando lesión alguna en su piel.


    La responsable de las agujas era una joven pelinegra con sus evidentes rasgos lobunos, una seguidora de Fraila, Sujan, había entrado en escena. En cada una de sus manos, sostenía una cerbatana de metal.


    —Esa manera de pelear… -Saria observo a Sujan con cierta familiaridad en la licántropa.


    —Lo notaste, ¿no? –Dice Fraila.


    Sujan haciendo uso de su habilidad vuelve a ocultarse a la vista, Karen centro entonces su atención en la lupina invisible. Apunto sus garras hacia ella, pero Bralia no se lo permitió, se acercó lo suficiente a la loba de Armenia y empezó a lanzar puñetazos cargados con el poder de su Gear.


    Karen consigue rechazar sus ataques con el uso de sus zarpas de Nova, y cuando se prepara para contraatacar, sentía a las agujas de Sujan acercarse que apuntaban a zonas vitales del cuerpo, manteniéndose otra vez a la defensiva para evitarlas. Volviéndose una lucha en la que era obligada a estar en la defensiva, Bralia atacaba a corta distancia y Sujan le respaldaba a larga distancia, una combinación que resultaba molesta para la loba de tez oscura veinteañera.


    —La mocosa de las cerbatanas, ¿es una “Espectro de la luna llena”? –Pregunto Saria.


    —Está bastante familiarizada con esa manada, ¿no es así? –Fue la contestación de Fraila.


    —Las mujeres lobas de esa manada, tienen un estilo de lucha enfocado en el sigilo y asesinato rápido, nunca luchar de frente, no tiene sentido que una de ellas este contigo, son asesinos a sueldos, no guardaespaldas.


    —Podría decirse que ella está en una etapa de “entrenamiento”.


    —Je, una iniciada, ¿eh?.


    Chocan tensas miradas entre la quinta princesa lunar y la leal soldado de Armenia.


    —No te atrevas a morir rápido –Fue la petición de la princesa loba.


    Saria solo respondió con silencio y su hostil mirada, Fraila toma la iniciativa y arremete con su estoque de 120 centímetros. La mujer loba de Armenia se defiende con su espada corta de 55 centímetros, el sonar del choque de sus armas se oía con claridad a grandes distancias.


    —Nada mal, para valerte de un arma con una hoja tan corta, en verdad eres toda una profesional –Elogio Fraila a su oponente.


    La hoja del arma de Saria pronto comienza a realizar extraños movimientos, tambaleando como si estuviera hecho de goma y en un instante, su tamaño crece a 140 centímetros, sorprendiendo a la princesa loba. Pero las sorpresas no acaban allí, la punta de la espada de la licántropa de Armenia se separa de la hoja y cae clavándose en el hombro izquierdo de Fraila.


    Ella retrocede ante el inesperado daño recibido y hace uso de su estoque para retirar aquel pedazo de espada, al quitárselo lo manda a volar lejos, pero un extraño fenómeno vuelve a ser partícipe de aquel fragmento. El pedazo de hoja que había sido lanzado hacia una dirección en concreto, cambia de ruta hacia donde estaba Saria, más concretamente a su espada.


    Vuelve a pegarse a esta como si nada, la punta que se había separado del resto, había retornado para completar la hoja. Acto seguido se encoge de tamaño pasando de sus 140 centímetros a ser nuevamente de 55.


    —Ese Gear… tiene habilidades bastante interesantes –Opino Fraila —No solo puede modificar el tamaño de su hoja, sino que también es capaz de separarse y atacar por voluntad propia, ¿me equivoco?.


    El Gear de Saria tenía impresa tres estrellas, marcando su categoría como “Oro”, al igual que el estoque de la princesa, era de dicha categoría. Por otra parte el guantelete garra de Karen también era de tres estrellas, en cuanto al Gear gemelo de Bralia, solo tenía impreso dos estrellas, las cerbatanas de Sujan en cambio, no tenían impreso ninguna estrella.


    —Bien, cambio de táctica –Dijo Fraila en voz alta.


    Su estoque pronto empezó a brillar, acumulaba una cierta cantidad de Nova, acto seguido arremete su arma en el aire, y de su punta lanza 5 proyectiles de energía semejantes a virotes pero de un tamaño mucho mayor.


    —“¿¡Perforador de Blindaje!?” –Dedujo Saria en sus pensamientos la naturaleza del ataque de su contrincante.


    La loba chasquea sus dedos, materializando una pequeña barrera con aspecto vidrioso sobre su cuerpo, los 5 proyectiles chocan contra esta. El resultado esperado mostraría a la defensa de Nova de Saria hacerse añicos en un instante, pero en cambio, los proyectiles dan media vuelta siendo redirigidos hacia su usuaria.


    — ¿¡Que!? –Exclamo la princesa perpleja.


    —“A esa distancia no podrá moverse a tiempo para esquivarlo” –Pensó Saria.


    Pero incluso la soldado bestia de Armenia se llevó su sorpresa, la princesa que solo disponía de 2 segundos antes de que fuera alcanzado por su propio ataque devuelto. Logro movilizarse hacia un lado esquivándolo al final, pero lo más abrumante es que los ojos de Saria ni siquiera pudieron percibir su movimiento, fue demasiada rápida a su perspectiva.


    —Eso estuvo cerca, en verdad si me hubiera alcanzado, estaría en un estado fatal, pues los daños de este estoque, ralentizan un poco le regeneración –Comento Fraila —Ahora bien, ¿qué fue eso?, esa barrera que salió cuando chasqueaste tus dedos, no es una habilidad de tu Gear, era Nova producto de tu propio cuerpo, ya veo, eres una Novamancer.


    —Te diste cuenta, algo tarde –Expreso Saria exponiendo una porción de energía nova en su cuerpo.


    —Hmmm… la cantidad de Nova que desprendes es insignificante, pero sigue siendo una Novamancer, y eso que usaste… no era para nada una barrera defensiva hecha de la Fase Regular, no, era algo mucho más complejo que eso, ¿tu habilidad “despertar”?.


    La princesa empezó a deducir aquello que su oponente utilizo, pero para llegar a una conclusión más objetiva, opto por realizar una prueba que confirmara su punto. Arremetió contra Saria, chocando el metal de su Gear con el de ella, para luego retroceder rápidamente y cargar con un proyectil de nova de su estoque.


    Eso llevo a que Saria invocara nuevamente aquella barrera vidriosa, con el chasquear de sus dedos. El proyectil de Fraila toca la barrera y retorna hacia ella, la lupina hábilmente se defiende de su propio ataque golpeándolo con la punta de su arma y deshaciéndola fácilmente.


    —Ahora lo entiendo, tu habilidad te permite reflejar todo ataque de naturaleza Nova –Concluyo Fraila —Sin embargo, los ataques físicos ordinarios como el de una espada o incluso el disparo de un mosquete, están fuera de jurisdicción de tu poder.


    La debilidad del poder de Saria consistía en que todo ataque o fuerza dañina ajena al Nova, no era afectado por su habilidad y precisaba siempre chasquear de sus dedos como un medio para activarlo.


    —Un Gear que puede separar su hoja para atacar a voluntad propia y una habilidad de Novamancia que puede reflejar ataques de Nova –La princesa se hecha a reír tras describir las cualidades y puntos fuertes de su oponente — ¡Como era de esperarse del dúo “Saria & Karen las bestias leales de Armenia”!, quienes sobrevivieron a un encuentro mortal hace años con Firagaa Pyre “Llama Demencial”, una de las cazadoras Top 10 de la humanidad, la décima más fuerte para ser preciso.


    —Hablas del pasado, no me compares a quien era hace 5 años –Fueron las palabras de la bestia leal de Armenia.


    —Hmmm… solo trataba de elogiar tu fuerza, eres alguien fuerte, no niego eso, pero tampoco he sido del todo honesta –Las palabras de la princesa estaban acompañado de una maliciosa y arrogante faceta.


    En un parpadeo, Fraila quien estaba a 5 metros de distancia de Saria, aparece instantáneamente a uno de sus lados cargando con su estoque. La loba de Armenia consigue responder hábilmente contra el metal de su rival interceptándolo con su Gear y luego toma distancia de ella, estaba perpleja de la descomunal velocidad de la princesa lunar.


    —“1 segundo… ¡en solo 1 segundo apareció a mi lado como si nada y ni siquiera la vi acercarse!, tampoco pude sentirla” –Describió en sus pensamiento la inquietud de lo que experimento —“¿Es su habilidad de Novamancer?, ¿un aumento considerable de velocidad acaso?”.


    — ¿Qué sucede?, luces algo nerviosa –Una sonrisa maliciosa y burlona se tiñe en la cara de la princesa —El calentamiento termino, ahora vamos a divertirnos de verdad.


    Fraila adopta una posición de combate, y en un parpadeo de Saria, la loba de sangre real vuelve a desplazarse al instante a uno de sus costados cargando con su estoque mientras sonreía macabramente.


    __________________________________________________________________​


    La luna llena se alza sobre las ruinas de Lodhret, numerosas cazadoras yacen en una lucha sin cuartel contra grupo entero de mujeres lobas en sus formas bestiales completas. Era una guerra, una de tantas batallas entre la humanidad y la licantropía, cerniéndose sobre la hora maldita.


    Un hombre lobo macho en particular, de notable pelaje blanco y cabellera blanca destacaba del resto, cargaba una espada pesada de plata con un conjunto de dientes en su hoja. Frente a él, se hallaba una muchacha de unos aparente 18 a 20 años, ojos avellana, 170 de altura y un cabello cuyo color era mitad negro de un lado y mitad rubio del otro, vistiendo una armadura pesada sin casco y que dejaba su vientre expuesto.


    La identidad de la joven es Sasha Sunlaire, en su mano derecha portaba una espada de plata y en la otra un escudo hecho del mismo material. Su fría mirada describía la inmensa hostilidad que sentía a la bestia lupina blanca que estaba frente a sus ojos y una inevitable lucha a muerte como si el destino lo clamara, se desencadenaría entre los dos.



    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,290
    Pluma de
    Escritor
    Saludos:

    La mayoría de los errores que encontré son relacionados a las tildes en las palabras agudas en tiempo pasado, claro que si se nota que pusiste muchas en donde iban, pero igual siguen habiendo algunas que te fallan, la gran mayoría al final de un diálogo.

    "...superiores envueltas en un metal, golpea con sus puños endurecidos a..." Esa primera parte, no sé muy bien el tipo de metal o la idea de la oración, pero supongo hay dos opciones 'envueltas en metal' o 'envueltas en un metal especial'.
    "...que esté hecho..."
    "...Contestó la..."
    "...que me golpeó..."
    "...ondas sonoras capaces de ... –Declaró Bralia."
    "...las apariencias."
    "...interfirió. Tanto su nariz como oídos le revelaron movimientos sospechosos a su... eran unas especies de agujas hechas de Nova que habían sido disparadas hacia ella, con el objetivo de dar en su sien."
    "...Calculó la..."
    "...estimó la procedencia ... que se ocultaba físicamente." No estoy seguro del 'físicamente', lo veo innecesario, mejor sería 'que se ocultaba al estar invisible a la vista' o algo por el estilo.
    "... pelear… Saria observó..."
    "...Karen centró entonces su atención en la lupina invisible. Apuntó sus..."
    "...–Preguntó Saria."
    "...ellas esté contigo..."
    "...–Elogió Fraila..."
    "...–Opinó Fraila..."
    "...Por otra parte el guantelete garra de Karen también era..." Normalmente esa frase se usa cuando se va a hablar de algo contrastante o que no tiene nada que ver con lo anterior, aquí sería mejor usar un 'Además'.
    "... lanza cinco proyectiles..." En este caso no se usa el número sino la letra. En los casos de longitud es aceptable, pero aquí no tanto.
    "... los cinco proyectiles..."
    "— ¿¡Qué!? –Exclamó..."
    "...de dos segundos ... Logró movilizarse..."
    "...Comentó Fraila..."
    "...Expresó Saria..."
    "...oponente utilizó, pero para llegar a una conclusión más objetiva, optó por..."
    "Eso llevó a que..."
    "...para ser precisa."
    "... era hace cinco años..."
    "...Las palabras de la princesa estaban acompañadas..."
    "...estaba a cinco metros..." Sé que antes dije que en longitud es aceptable, pero lo es cuando se refiere a números grandes que se miden en centímetros o inferiores, metros ya no.
    "—“Un segundo… ¡en solo un segundo ... de lo que experimentó ..."
    "...El calentamiento terminó..."
    "...contra un grupo entero de..."
    "Continuará…"

    Justo a esto me refería cuando dije que debías hacer una distinción entre diálogo y pensamientos.
    —“¿Su ataque es más fuerte que el mío?” –Se cuestionó en su mente la loba fortachona.

    El arma autoreparativa de Saria es una maravilla. Literalmente hay que destruirla al punto de desintegrarla (estoy suponiendo que no importa el tamaño del fragmento para repararse sola).

    Esa batalla entre guerreras de dos reinos de licántropos se está poniendo muy intensa. Tienen muy buenas armas y habilidades novamancer, todas parecen tener el talento suficiente como para derribar a Peter sin mucha dificultad, lo que les falta de fuerza lo compensan en habilidad, velocidad y armamento.

    Y al fin es la hora de que Sasha se redima y muestre una batalla digna de una humana considerada como de las mejores.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  13. Threadmarks: CAPITULO 44
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2176
    CAPITULO 44


    Había despertado horas después para verse rodeado de jóvenes y bestiales belleza completamente desnudas e impregnadas con el olor de su esencia masculina en sus cuerpos. Hace tronar sus brazos y buena parte de su torso al levantarse de la cama, tomando su ropa y vistiéndose por consiguiente.


    — ¿Hmmm?... ¿qué hora es? –Bosteza una de las féminas.


    —Puedo sentirlo alrededor, la sed de sangre de varios, esperando, aguardando, parece que ya es hora –Dijo el único lobo de la habitación.


    Tras un rato de libertinaje y descanso, el licántropo de cabellera blanca despierta de su sueño para sentir la sed macabra de numerosas presencias aguardando en lo más alto del edificio. Eran las mujeres lobas reunidas, estaban allí, quietas, como si esperaran.


    — ¡La caza lunar!, ya casi es hora –Dijo la única loba despierta levantándose de la cama para después despertar a las demás —¡Oigan perezosas, levanten sus culos lleno de semen de una vez, tenemos que prepararnos, ya casi es la hora de la caza lunar!.


    Las seis lupinas se visten rápidamente, tomando sus Gear y saliendo de la habitación junto a Peter, estaban en el cuarto piso y el quinto donde estaba la azotea era el punto al que debían ir. Una de las chicas se dispuso ir adelante para hacer de guía, solo les tomo unos leves minutos llegar hasta allí y el peliblanco en parte estaba confuso y algo asombrado con lo que observo.


    En la azotea estaban reunidas las mujeres lobas que yacían anteriormente en el cuarto piso, pero no eran la única azotea llena. Otras alrededor de algunas estructuras de menores o iguales números de pisos presentaban un buen puñado concentrada de más licántropas, con un detalle bastante fascinante y a la vez raro para los primerizos de una caza lunar como Peter.


    Bajo el manto nocturno en la noche de luna llena, todas se encontraban completamente desnudas, sin la más mínima prenda, con parte de sus rasgos inhumanos denotando en su desnuda piel. Portando únicamente sus respeticos Gear nada más y otras llevando a la cintura un cinturón de cuero u otro material con numerosos bolsillos equipados con utensilios de apoyo.


    —Llegamos justo a tiempo –Comento una de las chicas que acompaña al peliblanco.


    —Oye, ¿por qué todas están desnudas? –Pregunto él un tanto desorientado con las costumbre de esta cacería.


    Una de las presentes y con sus vergüenzas al aire noto entonces la presencia del lobo de cabello blanco, y el resto no tardó en darse cuenta también. La mayoría se regocijo al verle, agitaban sus animalescas colas al acercársele, para pedirle ser su compañero en la cacería que se avecinaba.


    — ¿Por qué sigues usando ropa?, la caza lunar ya casi inicia –Una de las interesadas lobas le pregunta.


    —No entiendo nada, ¿por qué todas están desnudas? –Pregunto confuso él.


    —Ah ya lo recordé –Dijo una de las seis lupinas que acompañaban al peliblanco —Veras, con la luna llena presente y su emanante luz, todas van a…


    Peter entonces sintió una sensación de calor en su pecho, una muy familiar que anteriormente experimento, en la anterior noche de luna llena. Sus rasgos de lobo se manifestaban en el de manera involuntaria, su temperatura corporal aumentaba hasta hacerle sudar y la noche se presentaba con un frio viento soplando que ni por asomo sentía a consecuencia de su calor inhumano.


    —Es como aquella vez… -Dijo en voz alta.


    Observo a las mujeres lobas de a su alrededor, sus cuerpos también empezaban a surtir cambios más notorios de su monstruosidad. Todo un pelaje les crecía cubriéndoles de pie a cabeza, su altura también tuvo un cierto aumento, la columna se hizo más remarcable durante la metamorfosis junto a los músculos de la espalda tonificarse aún más.


    Surgiendo en el transcurso un hocico canino bendecido con una salvajada de fauces a comparación de antes y sin olvidar el detalle de sus penetrantes ojos amarillos, era evidente la situación. Se estaban transformando, adoptando su forma bestial absoluta, la auténtica apariencia de un hombre lobo, aquello que les dio su fama y su macabro reconocimiento e identidad en Eliux.


    Aun en su transformación, conservaban los dedos humanizados de sus pies y manos, con la diferencia de que sus garras de sus extremidades superiores eran más grandes y filosas. De su desnudo cuerpo cubierto por el pelaje, los pezones aún eran remarcable junto a un cierto aumento del busto en algunas, por no mencionar además la musculatura marcada aún más tanto en el torso como en las extremidades gracias a la transformación.


    —Se siente espectacular estar en esta forma con la luna llena –Dijo una de las presentes estirando sus brazos.


    —Hace tiempo que esperaba esto –Comento una segunda.


    Conservaban su racionalidad humana y razones no faltaban, no era su primera transformación y mucho menos su primera caza lunar, todas ellas eran licántropas de nacimiento. Adoptar tal bestial forma era tan natural para todas, al contrario de Peter, que solo la había experimentado dos veces.


    Pero la transformación absoluta de la bestia no era exclusivo de las noches de luna llena, los hombres lobos tenían acceso a ella cuando quisieran. Sin embargo, sostener tal forma consume energía y es usado principalmente en los momentos más necesitados como urgentes, en noches de luna llena, ese “consumo” estaba cubierto gracias a la luna.


    La exposición de la luz de la luna llena provee a cada hombre lobo de Eliux, un aumento de su fuerza, aguante, velocidad y cualidad regenerativa. Bajo su luz los licántropos no tenían un límite para yacer en su forma de bestia, ellos eran formidables, pero no invencibles.


    La sensación de calor que Peter sentía se debía a ciertas circunstancias, ser expuesto a luz de la luna llena en las zonas donde se realiza una “caza lunar” es especial. Y estaba a punto de descubrir la causa de ello.


    —Oye chico, ¿por qué sigues usando tu ropa?, se te va a hacer pedazos en cualquier momento –Le dijo una de las bestiales lobas.


    —Es cierto Peter, tenemos que quitárnosla –Afirmo una de la seis lupinas de Fraila quien estaba desvistiéndose como las demás.


    — ¿¡Pero porque!? –Volvió él a formular dicha pregunta.


    —Porque en cualquier momento tu cuerpo sucumbirá involuntariamente a la transformación, como le sucedió a todas ellas, es inevitable –Explico la loba —La exposición prolongada a la luna llena en este sitio y en todo donde se realiza una caza lunar, con la próxima llegada de la hora maldita, causa que el licántropo tome su forma de bestia de manera involuntaria aun si uno quisiera evitarlo, todas las cacería han sido de esta manera, siempre ha sido esta la forma, ya es como una tradición.


    Peter sintió como sus músculos se empezaban a contraer, su cuerpo crecía de tamaño y su pelaje animal empezaba a crecerle, entonces mientras aún tenía tiempo, para evitar la destrucción de su vestimenta, optó finalmente por desvestirse. Su completa desnudes cautivo a las espectadoras de alrededor, oyéndose varios silbidos acompañado de la mano con comentarios obscenos de tinte sexual.


    El calor del muchacho de pelo blanco aumento considerablemente mientras sucumbía a los cambios fisiológicos de su inhumanidad. Su altura paso de 188 centímetros a 2 metros de altura exacta, su corpulencia se hizo más notable a la vez que era cubierto por un denso pelaje blanco, su rabo también creció de tamaño y su hocico se hizo menester acompañado de sus voraces colmillos.


    Cuando su transformación concluyo, el intenso calor que sentía se había calmado, una sensación de gran vigor y vitalidad se manifestó con su nueva forma. Conservando su consciencia humana, miro detenidamente su cuerpo, era su tercera vez con dicho cambio, admiro en esta ocasión con detalle y narcicismo la vista a sí mismo.


    Pero no fue el único en deleitarse visualmente, pues las fieras lupinas de a su alrededor no hicieron silencio de lo interesante que tenían en frente.


    —Que guapo y fuerte se ve, y ese paquete blanco… dioses lunares…


    —Mmm… que buena vista, ahora sí puedo morir en paz en esta caza.


    —Oye muchachote, después de rebanar algunas cabezas de cazadores, ¿no te interesa pasar un momento a solas conmigo?.


    —¡Perra, yo iba a proponérselo primera!.


    —¡A la fila pulgosa de mierda!.


    El comportamiento lascivo de las licántropas más su rivalidad para tener la atención del único lupino macho, solo era posible debido a que la presencia de alguien como Peter, era algo que nunca se había visto con anterioridad en una caza lunar. Sumando la luz de la luna llena, que no solo aumentaba las actitudes físicas, inclusive en el lado carnal, se sumaba la susceptibilidad a esta. El peliblanco entendió que clase de escenario se tornaría cuando una de las lobas pasó su rabo animal por su entrepierna.


    — ¡YA COMENZO! –Exclamo a todo pulmón una licántropa situada en el techo de otro edificio, cercano al que yacía Peter.


    Las lobas entonces voltearon ignorando a Peter y corrieron para saltar desde el quinto piso el que estaban, todo para descender y aterrizar donde el evento principal se llevaba a cabo, licántropas concentradas numerosamente en otras edificaciones replicaban el mismo accionar. El peliblanco se acercó al borde y observo desde donde estaba, a numerosos Cryptian de diversas formas, algunos con el aspecto de caballos cornudos de tinte demoniaco junto a un jinete de armadura pesada sin cabeza armado con una espada de dos manos y un mosquete en la espalda.


    Otros tenían la imagen de humanoides esqueléticos negros de casi dos metros de altura, sostenían un bastón mecánico que irradiaba Nova. Cryptian del tipo bestia también estaban presentes, con el aspecto de rinocerontes rojos del tamaño de un elefante, con una piel blindada semejante a un armadillo y tres largos cuernos que no envidiaban a una lanza. Todos con sus respetivas piedras rojas de hemopetra, situado ya sea en la frente o en alguna otra parte del cuerpo, pero siempre fácilmente a la vista.


    Pero los Cryptian y los licántropos no eran los únicos presentes, las cazadoras finalmente hacen acto de presencia, centradas primeros en acabar con las monstruosidades por el botín de hemopetra. Pero ahora, las fieras lupinas se habían vuelto también una amenaza para su cacería, esto era la caza lunar de los hombres lobos, matar a todo ser humano que se pudiera y tomar todas sus pertenencias, también era válido el saborear a las presas según el antojo de cada uno.


    —Que buena vista, me encanta, ¡es perfecto! –Una macabra sonrisa se tiñe en el rostro de Peter.


    Podía sentir su sed de sangre intensificarse, anhelando ser parte de ese baño de sangre, no se hizo esperar de más. Observo como las lobas descendían con agilidad sobrehumana del edificio como si fueran esquiadoras bajando de una montaña, otras sin embargo tenían las agallas se caer en picada a grandes alturas, algunas lastimándose en el proceso, pero nada que un factor curativo altamente aumentado no podía arreglar.


    El lobo blanco descendió entonces, eligiendo el salto suicida, sea por locura o valentía, cayo velozmente desde un quinto piso hasta impactar contra el suelo. Había conseguido aterrizar de pie sin problema alguno y sus piernas no mostraban señal de herida alguna, sus tonificadas extremidades inferiores habían recibido un descomunal pico de resistencia en sus músculos.


    —Bien, ¿por dónde comenzar? –Miro a su alrededor buscando a su primera presa con su pesada espada de plata sobre su hombro la cual sujetaba con solo una mano.


    Las seis lobas de Fraila apareciendo a espaldas suyas, estaban decididas a acompañarle, pues todas eran fieles seguidoras de la princesa lunar y mantener vivo al lobo que su majestad deseaba, era su principal deber actualmente.


    __________________________________________________________________​


    Una mujer loba en particular de pelaje negro y usando cono principal Gear un arco, descendía velozmente desde el cuarto piso de un edificio como una ninja. Tras llegar al suelo, se dispuso a combatir contra las primeras cazadoras cercanas junto a otras de los suyos, cuando de pronto, sus ojos se cruzaron con alguien que esperaba encontrar en dicho sitio y sus deseos se hicieron realidad.


    Miro detenidamente a un lobo macho, el único presente en la caza lunar, de un bello pelaje blanco y su arma principal era una pesada espada de plata con un conjunto de dientes en la hoja. Lo reconocía, a pesar de que nunca lo había visto en esa forma y su primer encuentro con él fue después de la luna llena anterior.


    —El lobo macho de la anterior vez, por culpa de esa mujer loba entrometida de las dagas gemelas, le perdí el rastro, pero finalmente lo he vuelto a encontrar.


    No ocultaba su deseo de acercársele, pues la única razón por la que había asistido a la caza lunar de las ruinas de Lodhret, era únicamente para dar con él. Pero en el fondo sabía que no sería la única interesada en “interactuar” con el lobo blanco, pues otros ojos bestiales presentes a su alrededor, no solo estaban interesadas en las presas humanas, también miraban a ese masculino lupino como un premio mayor.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14. Threadmarks: CAPITULO 45
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2685
    CAPITULO 45


    Lodhret antaño fue una gran ciudad, en sus años gloriosos era la envidia de otras naciones humanas, sin embargo, un día fue invadida por una horda de Cryptian liderado por un formidable monstruo. Su inmenso poder despedazaba tanto a soldado como cazador que se le cruzaba encima y fue entonces que esta metrópolis llego a su fin.


    Ahora solo quedan sus ruinas, sus edificios tanto pequeños como grandes yacen dañadas y deterioradas con el tiempo, cubiertos por el moho y la suciedad. Sus calles pavimentadas ahora están agrietadas y rebosantes de maleza, una gran fuente de 3 metros decorada en el centro para ser deleitada por la vista de sus antiguos residentes, rebosaba anteriormente de gran belleza con la imagen de una ángel sosteniendo una vasija del cual expulsaba agua.


    Hoy en día, en esa misma fuente está seca, la figura del sacro ser no posee su cabeza, con la mayor parte de su esculpido cuerpo de piedra agrietado y agujereado, invadido por la maleza en conjunto con gusanos. La torre de reloj que nunca se llegó a finalizar su construcción, ahora es un montón de escombros.


    Esto es Lodhret en estos días, los vestigios de una gran ciudad vencida y dejada a su suerte hace 100 años, lo que dio por consecuencia el nacimiento de Brahim por los supervivientes de esta, apoyados económicamente por las autoridades de su nación.


    Bajo la luna llena de las 3:33 AM la hora maldita da comienzo, numerosas bestias lupinas descienden de las desgastadas estructuras de varios pisos. Cryptian comienzan a surgir e invadir las calles para plagarla de su presencia, y montones de grupos de cazadoras hacen su acto de llegada para darle caza y tomar sus valiosas hemopetra cuyo valor ha sido alimentada por las partículas de Nova de la hora maldita.


    Una lucha entre mujeres lobas y cazadoras era la confrontación principal de este evento, los Cryptian solo eran obstáculos eliminados fácilmente, dado a que solo había dichas entidades presentes de categoría D y C, lo cual no era un nivel de amenaza considerable para un luchador amateur moderadamente bien equipado.


    —Bien, ¿por dónde comenzar? –Miro cierto lobo blanco a su alrededor buscando a su primera presa con su pesada espada de plata sobre su hombro la cual sujetaba con solo una mano.


    Por otra parte, seis licántropas a sus espaldas, decididas a seguirle, discuten sobre el asunto de la ausencia de su princesa.


    —La ama Fraila no está por aquí, ¿dónde se habrá metido? –Pregunta una de ellas


    —Recuerda que ella dijo que tenía unos asuntos urgentes que atender, es obvio que se trataba de algo sumamente importante –Comenta otra.


    —Pero ella no se perdería la caza lunar, es extraño, ¿deberíamos buscarla? –Propuso una tercera.


    —No, ella nos dio una orden bien clara, hasta que volviera, debemos permanecer al lado de este lobo macho y protegerlo con nuestra vida de ser necesario, la princesa le tiene un gran afecto –Declaro la cuarta integrante.


    —Entonces está decidido, vamos a seguir al lado del lobo macho y a satisfacer su comodidad como seguridad, todo por el bien del El Reino.


    Las seis exclamaron al unísono “Por el Reino”, Peter las escucho pero nula importancia les dio, se centró en encontrar una cazadora con la que luchar. A su alrededor batallas entre lobos y humanos se estaban llevando a cabo, las primeras bajas vinieron de parte de las lupinas, pero las cazadoras también tenían sus pérdidas.


    La mayoría de las cazadoras portaban dos Gear, una de ellas se caracterizaba por ser un arma hecha de plata, la debilidad de los licántropos, la razón era fácil de deducir. Un tipo de arma era para ser ejercido contra los Cryptian, mientras que la otra para lidiar con los hombres lobos, pues estos eran el principal obstáculo que les impedía cazar y hacerse con los valiosos Hemopetra.


    No todas podían darse el lujo de llevar más de un Gear, pero cada cazadora al momento de llegar a una zona afectada por el fenómeno de “La hora maldita” sabe perfectamente lo que va a encontrar. Numerosos Cryptian y una horda de licántropos esperándoles, este tipo de evento lleva décadas como siglos realizándose. Dicho esto, las cazadoras que solo podían valerse únicamente de un Gear, escogían uno especializado en combatir contra hombres lobo, pues ellos eran la amenaza más considerable a tomar en cuenta durante aquella ardua lucha.


    — ¿Eh?… esas mujeres –Avisto Peter a un grupo de cazadoras que capto su interés.


    Un grupo conformado por mujeres adultas armados con armas blancas, una de ellas una chica de gabardina negra sostenía una pesada espada de dos manos, la segunda usaba un hacha en una mano y en su restante era apoyado por un pesado escudo de hierro, la tercera por su parte usaba un arco de metal ubicándose a distancia de las demás para ejercer su rol de tiradora y la cuarta situada a su lado portaba solo un escudo, atacando con proyectiles de Nova semejantes a lanzas, revelando su rol como Novamancer del equipo.


    — ¡Esas mujeres… las conozco!.


    Ya había tenido un encuentro con ellas anteriormente, no una sino dos veces, en ambas ocasiones intentaron matarle, la primera vez fue en el primer día de Peter en Eliux, donde descubrieron su identidad como Licántropo. La segunda ocasión, fue cuando el peliblanco salía de la ciudad de Brahim, siendo avistado por ellas por mera casualidad en la entrada quienes delataron su identidad inhumana ante los guardias que protegían dicha zona urbana, este segundo encuentro casi concluyo con su muerte.


    —Esas malditas mujeres, fueron dos veces que me quisieron matar… ¡debo devolverles el favor! –Una mueca rencorosa se hace presente en su rostro.


    Apuntaba su espada contra el cuartero de chicas, anhelando matarlas por cuestiones personales, no lo pensó tanto, simplemente se lanzó a la caza. Las cazadoras luchaban contra un grupo de licántropas, la espadachín del grupo logra cortarle una pierna a una de las lobas agresoras causando que perdiera por consiguiente su equilibrio dejando su guardia baja.


    Acto seguido aprovecha y apuñala a la bestia en el pecho para abrírselo llevando la hoja hasta el estómago, un charco de sangre, carne lacerada e intestino es expulsado de su interior. La fémina loba gime ante el dolor en su moribundo estado, la cazadora agita su arma para darle el golpe final en su sien, pero la hembra animal ante de caer, son sus últimas fuerzas logra propinarle un zarpazo a la espadachín en el vientre.


    La loba cae ante la espada de la espadachín, a la vez que la vencedora humana recibe una herida moderada, la pérdida de sangre era baja, pero tal daño había sido por su imprudencia. Era de conocimiento común, que las bestias lupinas bajo la luz de la luna llena en su forma bestial, eran más tolerantes al dolor (en especial las hembras) y aun con heridas críticas, serían capaces aun de dar lucha hasta su último suspiro.


    Más licántropas se acercaron al cuarteto, pero hubo uno en especial que acaparo la atención tanto de las salvajes mujeres como de las cazadoras. Un fornido hombre lobo de gruesa piel blanca se acercó a ellas, su mirada denotaba un desprecio total, el cuartero era la vista principal de su desdeñosa cara.


    —Ustedes, hijas de puta, me hicieron pasar un mal rato hace tiempo –Le hablo Peter a las cuatro —¡Voy a disfrutar hacerla gemir de intenso dolor como zorras!.


    — ¿Quién mierda eres tú? –Pregunto la espadachín mirando al lobo blanco con repugnancia, incapaz de reconocerle en su forma bestial —Como sea, solo eres otra puta piel de lobo para nuestra colección.


    — ¡Ten cuidado, ese es un lobo macho! –Advirtió la Novamancer del grupo —Es extraño, nunca antes ha aparecido un lobo macho en estos sucesos de la hora maldita, por lo general son solo pura mujeres lobas lo que atacan a las cazadoras, y que lleve un arma hecha de plata lo hace aún más raro.


    — ¿Qué se supone que tenga de especial que sea uno con un par de bolas peludas en lugar de tetas? –Pregunto la espadachín.


    —Físicamente son un poco más fuerte que sus congéneres femeninos, pero a la vez un poco menos rápido –Concluyo la Novamancer como toda una erudita.


    —Tsk… solo porque tenga un poco más de fuerza no cambia nada.


    La espadachín del grupo tenía una opinión arrogante del lobo blanco, respaldada por su compañera del hacha y escudo, las dos se disponían a luchar contra él. Pero las mujeres lobas cercanas que ya se encontraban en contienda con ellas, no pensaban quedarse de brazos cruzados, cazar en manada era la especialidad de estas bestias bípedas conscientes.


    —Oye lobo, ¿a quién de ellas tienes en mente matar primera? –Le pregunto una mujer loba adulta a su lado.


    Peter miro a las cuatro, la espadachín era una potencial primera candidata, pero entonces se le ocurrió una perversa idea en torno a ella, y para llevarlo a cabo debía dejarla al último. Centro por ende su vista en la que portaba el hacha y el escudo.


    —Matare primero a la zorra del hacha –Dijo él.


    —Mmm… en ese caso, nos ocuparemos del resto, buena masacre –Le deseo la fémina salvaje.


    Un grupo de 5 mujeres lobas centraron sus garras en la espadachín, la arquera y la Novamancer, la del hacha pensaba en apoyar a sus compañeros, pero Peter no se lo permitió. Su pesada espada choca con el resistente escudo de la guerrera humana, declarándole una lucha a muerte.


    — ¿Quieres un pedazo de mí?, ¡entonces adelante y dame lo mejor que tengas, perro! –Fueron las provocadoras palabras de la cazadora del hacha aceptando la lucha.


    La mujer arroja su hacha hacia Peter, solo para ser repelido por su espada, para sorpresa del joven, aquella arma que sale volando lejos y se supone dejaría a la cazadora desprovista de esta, desaparece y vuelve a reaparecer nuevamente en la mano de su dueña. Era la habilidad Gear del hacha, tenía la capacidad de “retornar” inmediatamente hacia la portadora cuanta esta se encontrara fuera de sus manos, haciendo de esta arma de combate cuerpo a cuerpo idóneo para ser arrojada y utilizarse ofensivamente a distancia corta.


    Peter contraataca con su Gear predilecto, pero nuevamente la cazadora se defiende con su escudo, cuya resistencia era capaz de soportar el fuerte golpe de su arma. El lobo retrocede tomando distancia, sabe que evadir los ataques de su oponente era cosa fácil, pero lo que realmente quería, era destruir su defensa, necesitaba más potencia bruta.


    —Oye lobo, ¿por qué no usas la habilidad de tu Gear? –Una de las lobas cercana que combatía contra las demás cazadoras le formulo aquella pregunta —Se nota que esa espada es un Gear de categoría plata, por lo tanto tiene una habilidad, ¿no crees que es momento de darle un uso?.


    — ¿Una habilidad? –Pregunto confuso Peter.


    Los Gear de categoría plata contaban con una habilidad especial, cosa que Peter ignoraba y hasta desconocía la manera de cómo utilizarse, pero al ver como el hacha de su oponente tenía la capacidad de teletransportarse nuevamente a la mano de su portadora. No tardo en entender que su pesada espada podría contar con una cualidad propia que aunque aún desconocida, tenía la certeza de que podría ayudarle en su combate.


    — “¿Y cómo carajos hago eso?, ¿tienes alguna case de botón o qué?” –Miro el lobo peliblanco su arma intentando comprender el mecanismo para activar dicha habilidad.


    — ¡No te distraigas maldito! –Exclamo su oponente del hacha arrojándosela otra vez.


    Peter estaba por bloquearla con su espada como la anterior vez, hasta que una mujer loba equipada con una maza de acero a dos manos intercede en su defensa desviando el hacha de un golpe. Se trataba de una de las seis licántropas seguidoras de Fraila y las demás no tardaron en aparecer situándose al frente del lupino blanco. En vista de esto, la cazadora no tuvo más opción que ponerse a la defensiva una vez su arma retorno a ella.


    —Oigan, no se entrometan, esta es mi presa –Aclaro Peter a las seis lobas.


    —Lamentamos interferir, pero queremos evitar que sufras daños innecesarios –Le dice una de ellas.


    —Me importa un carajo a lo que vinieron a hacer, no se entrometan en mis peleas o pasare mi espada sobre ustedes –Fue la amenaza de Peter hacia sus protectoras.


    Tomando en cuenta la actitud agresiva del peliblanco, sabían que no dudaría en usar la fuerza bruta si lo hacían enojar, entonces pensando rápido, se les ocurrió dejarle luchar como tanto quería y solo actuarían en su defensa en caso de ver que su vida realmente corriera peligro. De esa manera no desobedecerían a su princesa y a la vez el lobo blanco no se tornaría molesto por la protección de las seis.


    —Está bien, no vamos a interferir en tu combate contra las cazadoras, al menos claro que sea necesario –Le aclaro una de ellas —Ahora dime una cosa, ¿por qué no usas tu Gear apropiadamente?, me he fijado que solo has realizado ataques normales sin depender de su habilidad.


    —Yo que carajos sé cómo usar esa habilidad de la que tanto hablan –Dijo Peter en su defensa.


    —Los Gear están enlazados psíquicamente con sus portadores, con solo pensarlo, desearlo en tu psiquis, lo activaras de inmediato –Le explico.


    Peter entonces entendió que la cualidad especial de su arma solo podía activarse con el pensamiento, pero sin importar cuanto lo deseara en su consciencia, cuanto ansiara manifestar dicho poder para despedazar sanguinariamente a la cazadora, nada ocurría.


    — ¡Oye, no pasa ni una mierda!, que pérdida de tiempo –Fueron las inminentes quejas del peliblanco.


    —Déjame ver –La loba se acercó a su lado y miro detenidamente la espada acercando sus manos a esta.


    La fémina salvaje hace surgir de la espada de plata una ranura desde la empuñadura, del cual dentro se encontraba un cilindro del tamaño de una pila grande (D2), el objeto en cuestión estaba de hecho de un vidrio transparente con dos electrodos sellando los lados izquierdo y derecho de esta, se podía observar el contenido de su interior, un cristal incoloro flotante con forma de estrella.


    —Por supuesto que no podías activar la habilidad del arma, el núcleo de tu Gear está totalmente vacío de energía –Dejo bien claro la lupina.


    — ¿Eh?... –Eso solo torno en más confusión al joven bestia de cabello blanco.


    Los Gear para funcionar precisan siempre de un núcleo de energía, permitiendo recubrir al arma de propiedades que aumentaban su dureza y fuerza de impacto al utilizarse para atacar. Pero lo más vital es que son necesarias para que las habilidades del artilugio puedan activarse, dicho esto, un Gear sin núcleo o un núcleo vacío, es por ende un arma común y corriente.


    Por lo tanto todo este tiempo, Peter blandía una espada de plata ordinaria, el hecho de que haya resistido contra toda penuria en su trayectoria sin haberse rompido, era un logro o milagro. A nadie se le ocurriría utilizar un Gear ausente de la potencia que un núcleo brindaba de manera esencial.


    —Con esto debería bastar –La loba llevando consigo un núcleo de repuesto en un pequeño morral, retira el vacío y coloca el nuevo en el arma de Peter —Ahora, úsalo otra vez –Tras pedírselo luego retrocede por su seguridad.


    Con su Gear recargado de un nuevo núcleo, vuelve a utilizar el pensamiento para activar la presunta habilidad, consiguiendo esta vez que funcionara. De repente, la hoja comienza a girar a alta velocidad como si una motosierra fuera, aquello que el peliblanco veía ante sus ojos, era la habilidad especial de su arma, una sonrisa macabra se hizo menester en sus labios.


    —Me encanta, se acomoda bien a mis gustos, ¡ahora no solo estoy mejor armado, sino motorizado! –Exclamo el licántropo blanco mirando detenidamente a la cazadora de hacha y escudo, fuertes deseos de desmembrarla circularon en lo más profundo de su mente.


    Las seis lobas entonces toman distancia al ver la nueva capacidad de la espada de Peter, dándole el gusto de deleitarse en su lucha contra la cazadora como tanto quería.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  15.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,290
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Capítulo 44:

    "...y bestiales bellezas completamente..."
    "...culos llenos de..."
    "...estaban en el cuarto piso y el quinto donde estaba la azotea era ... solo les tomó unos ... que observó." En lugar de lo que está subrayado usa 'sobre ellos se encontraba la azotea que era'. Esto porque técnicamente la azotea no es un piso más, es la azotea.
    "...Otras alrededor de algunas estructuras de menor o igual número de pisos, sobre los que se presentaban un buen puñado concentrado de más licántropas, con un "... En lugar de lo subrayado 'Alrededor de ellos se encuentran'.
    "...–Comentó..."
    "...–Preguntó él..."
    "... al aire notó ..."
    "...—Verás,..."
    "... experimentó en la anterior ... manifestaban en él de ... con un frío..."
    "Observó a las ... de pies a cabeza, ... la espalda al tonificarse..."
    "— ¿¡Pero por qué!?..."
    "...cautivó a las espectadoras de alrededor, oyéndose varios silbidos acompañados de..."
    "...blanco aumentó considerablemente... altura pasó de..."
    "Cuando su transformación concluyó, el ...humana, miró detenidamente ... admiró en esta ocasión con detalle y narcisismo la vista de sí mismo."
    "— ¡YA COMENZÓ! –Exclamó..."
    "...y observó desde..."
    "...Observó ..."
    "...cayó velozmente desde..."
    "...como principal Gear..."
    "Miró detenidamente..."
    "...la única razón por la que había asistido a la caza lunar de las ruinas de Lodhret, era únicamente..." O quitas el única o el únicamente, ya que es una redundancia lo que dice ahí.
    "Continuará…"

    En definitiva Peter es tonto, le explicaron dos veces por qué debía desvestirse, incluso se lo explicaron la primera vez y todo, y hasta que no comenzó a crecer fue que lo medio comprendió. Debería ser una persona más fácil de manipular, se mueve por puro instinto y sed de sangre.

    Los cryptian dullahan y los rinocerontes en verdad me gustaron. Espero que peleen y no solo caigan como si fueran frutas siendo bajadas de un árbol.

    Capítulo 45:

    "Lodhret antaño fue una gran ciudad..." En su lugar 'alguna vez' o 'anteriormente'.
    "...edificios tanto pequeños como grandes yacen dañados y deteriorados..."
    "...–Miró..."
    "...–Declaró..."
    "... las escuchó pero..."
    "...de evento lleva décadas como siglos realizándose..." Ese tiempo no tiene sentido. Ese evento lleva décadas o siglos, no ambos.
    "...–Avistó Peter a un grupo de cazadoras que captó..."
    "... animal antes de caer..."
    "...acaparó la atención... hombre lobo de grueso pelaje blanco..."
    "...Le habló Peter a las cuatro —¡Voy a disfrutar hacerlas gemir..."
    "—Mataré primero..."
    "...Le deseó..."
    "...de cinco mujeres..."
    "...portadora cuando ...."
    "...su arma retornó a ella."
    "...o pasaré mi espada..."
    "...lo activarás de inmediato –Le explicó."
    "...Eso solo tornó en más confusión al joven bestia de cabello blanco." Aquí técnicamente deberías poner 'pelaje', ya que está todo cubierto y no solo la cabeza.

    Veamos, en este solo se confirma que Peter realmente no piensa las cosas, ve que notar que tenía un Gear en su posesión todo el tiempo. Y solo ataca de frente, un enemigo con un escudo tan grande que debe apartarlo para atacar con el hacha tiene muchos puntos débiles. También debería aprovechar mejor a sus "guardaespaldas", podría hacer una gran estrategia para vencer a la del escudo.

    Y por desgracia, esos cryptian que tanta fe les tenía resultaron ser debiluchos entre rango C y D, o sea que están de adorno.

    ¿Qué pasó con la princesa y el resto? ¿volverán acabada la gran cacería? ¿volverán tan siquiera?
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  16. Threadmarks: CAPITULO 46
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2352
    CAPITULO 46


    Sus ojos se aferraron a la cazadora de Hacha y escudo, el pensamiento de sumirla en intenso dolor fue su motivante principal, a las cuatro humanas en general, una por una, anhelaba matarlas con la mayoría agonía posible. Con el descubrir de la habilidad especial de su Gear, su espada de plata pesada ahora poseía la capacidad de hacer girar su hoja a grandes velocidades, una sierra motorizada de muerte.


    —Un Gear con una espada sierra, no alardees tanto puto perro, solo eres una bestia con un juguete que apenas sabe usar –Fueron las duras palabras de la cazadora del hacha y escudo.


    Peter no respondió a su provocación con palabras, tiño su rostro con una malévola expresión y poco a poco empezó a acercarse a ella. La cazadora que tanto se jactaba con confianza de su fuerza, pronto empezó a sentir nervios, su brazo izquierdo con el que sostenía su defensiva arma tiritaba.


    —“¿Me estoy asustando?, ¿de un perro?, no, es solo mi imaginación, concéntrate y acabaras con esta maldita abominación en un parpadeo” –Fueron los pensamientos de la cazadora tratando de negar los hechos.


    A solo 5 metros de distancia del lupino blanco, la guerrera humana tomo una posición defensiva y utilizo su hacha arrojándoselo como su habitual ataque. Peter con su Instinto Asesino podía de manera sencilla esquivarla, incluso sin esa cualidad, era fácil predecir la dirección del arma lanzada, sin embargo, esquivarlo no era su propósito, su vulgar sonrisa canida de demonio revelaba otro plan.


    Su espada sierra la cual llevaba cargando con una mano, pronto es sujetada por su portador con las dos, era la hora de ponerse serio. Peter arremete su Gear contra el hacha arrojada, su espada sierra al chocar contra el mango del arma aumenta su velocidad, los brazos del lobo blanco se marcan de numerosas venas señal de su fuerza intensificándose, el resultado culmina con el arma de la cazadora partiéndose en dos.


    En consecuencia de lo presenciado, la usuaria del Gear destruido queda estupefacta con su moral derrumbándose en el transcurso. En su desesperación intento utilizar la habilidad de su hacha para hacerla reaparecer en su mano, pero esta no se activaba, al verse cortado en dos desde el mango, la vida útil de su herramienta llego a su fin.


    — ¿Qué ocurre cazadora?, ¿por qué no llamas a tu preciada arma para socorrer en tu ayuda?, ¿por qué no presumes de tu gran poderío a este “perro”? –Dijo Peter acompañadas de su demencial sonrisa.


    Cuando el lobo blanco comenzó nuevamente a avanzar, ella retrocedía, era el miedo, nublándole desde lo más profundo de su psiquis, toda su arrogancia se transformó en cobardía y pavor. Huir fue la siguiente cosa que su cabeza le exclamaba, que su consciencia le rogaba, pero la bestia asesina no quería garantizarle tal opción y arremete contra ella.


    A la guerrera con solo valiéndose de su escudo le resto defenderse inútilmente, depositando sus últimas esperanzas en un Gear defensivo de Categoría Cobre. Su hacha destruida era de Categoría Plata, era su artefacto de más valor, pues su imprudencia por ahorrar para una mejor arma ofensiva, le cegó de mejorar su defensa y ahora las consecuencias avientan sobre ella como deudas.


    El impacto de la espada sierra de Peter destroza su escudo y sus esperanzas, llevándose incluso su brazo izquierdo, el conjunto de dientes de la hoja devoro el miembro bañándose de su sangre. Piel, músculos y huesos destruidos sin piedad, la cazadora exclamaba de gran dolor captando la atención de sus compañeras quienes con horror observan su inevitable muerte.


    Peter atraviesa con su mano derecha el abdomen de la indefensa cazadora, tomando sus intestinos y arrancándolos hacia afuera. Pero no fue solo por lo carnoso, metió su puño a fondo hasta tocar algo duro dentro de ella, era su columna vertebral, más precisamente las vértebras lumbares.


    La joven aún viva, suspiraba con sus últimas fuerzas, mirando el rostro de la bestia que le estaba arrebatando su vida, oyendo el crujido de un hueso siendo objeto de mucha presión. Era el sonar de sus vertebras lumbares siendo presionadas por el puño de Peter y acto seguido, es despojada de ella.


    Su cuerpo sin vida cae al suelo doblándose como si estuviera hecho de goma, los últimos gestos de su rostro denotaban una cara en lágrimas sumida en intenso dolor. Una dolencia que no pudo expresar a gritos por falta de vigor, y el lobo gozo con placer su primera baja humana en la noche de la caza lunar.


    —La ha matado… -Hablo con incertidumbre la cazadora de gabardina negra y espada pesada a dos manos — ¡MALDITO MONSTRUO DE MIERDA!...


    Su cólera le reclamaba tomar la cabeza del asesino de su camarada de armas, pero tres mujeres lobas armados con sus propios Gear del tipo cuerpo a cuerpo se lo impedían.


    —Jejeje, ¿era esa tu amiga? –Una de las lobas le pregunto con un tono burlón —Que lastima, ahora no es más que comida para nosotras, y claro, para ese apuesto y feroz macho de allá, tú y tus amigas humanas se convertirán en nuestra mierda y sus objetos de valor en nuestro dinero –Sonríe con una mueca bribona mostrando sus inhumanas fauces.


    — ¡Los voy a matar a todos, TODOS LOS PUTOS LOBOS VAN A MORIR! –Exclamo La espadachín mirando con desdén a la lupina que hizo aquella declaración.


    —Oh, eso está bien, aunque te recomiendo darte prisa y luchar en serio para matarnos a nosotras cuanto antes –Le dijo la Licántropa —Puedo sentir como ese lobo de allá, transmite una intención asesina más allá de lo racional, ¡jejejeje!, no quisiera estar en su mira, es obvio que va por todas ustedes, ¡en cualquier momento te tocara!, ¡intenta matarnos y huir, o lucha y muere de forma aberrante!.


    Fue un aviso de advertencia, pero para la cazadora solo eran meras palabras de un monstruo que ignoraba, se centró solo en luchar contra las tres lupinas. En cuanto a Peter, avisto a su siguiente objetivo, a la cazadora que solo disponía de un Gear escudo, pero luchaba utilizando poderes de Novamancia.


    Los Novamancer siempre eran un objetivo obvio a considerar como amenaza, pueden brindar apoyo como una hábil defensa del grupo o incluso convertirse en temibles armas ofensiva en el campo de batalla. Su rol es capaz de desembocarse en más de un lado, Peter recordó que la última vez utilizo contra ella un arma de fuego de Eliux que tan solo disponía de un disparo y una barrera repelió sin problema aquel tiro.


    —Ahora veamos como repeles mi nuevo juguete –Sonrió la bestia sanguinaria mirando a la Novamancer.


    La cazadora espadachín del grupo luchaba contra 3 licántropas, la arquera contra dos y la Novamancer mantenía ocupada a otros dos. Peter quien miraba fijamente a la cazadora con los poderes de Nova, fue notado por la dicha arquera, que su compañera iba a ser la próxima en ser atacada y recordando el funesto final de una de las suyas, quería impedir que volviera a repetirse.


    Realizo un disparo con una flecha potente de Nova en el dañado suelo pavimentado para levantar polvo y utilizarla como una cortina que le quitara unos momentos a las lobas que tenía encima. Realizo un sobresaliente salto digno de atleta y en el aire mismo apunto con rapidez al lupino blanco, su intención era abatirle o herirle de gravedad para evitar que confrontara de manera directa a su compañera Novamancer.


    Disparo un conjunto rápido de 5 flechas de Nova, todos dirigidos hacia Peter, pero el lobo macho no era estúpido, se percató enseguida de los proyectiles acercándose a él. ¿Qué hizo?, nada por su parte, pues otro conjunto de 5 flechas hecho de Nova vinieron de otra dirección y chocaron contra las de la cazadora, deshaciéndose todas por igual.


    La arquera humana observo con frustrante sorpresa que su ataque fue repelido, y la responsable estaba situado a unos pocos metros a espaldas del lobo blanco, era una mujer loba de pelaje negro y usando como principal arma un Gear del tipo arco. Con hábil puntería arruino los planes de la cazadora y luego se acercó al lobo macho.


    —Finalmente te encuentro, tenía esperanzas de hallarte en esta cacería lunar, me alegra que mi intuición no se haya equivocado –Expreso ella con alegría.


    — ¿Quién demonios eres tú? –Fue el amistoso dialogo de Peter.


    — ¿No me reconoces?, Hmmm… ahora que lo pienso, nunca me has visto en mi forma bestial, como sea, vas por esas cazadoras, ¿no?.


    —¿Y que hay con eso?.


    —La del arco no es la que tienes en mente ahora, ¿cierto?, te cubriré de sus flechas de Nova, como un apoyo de mi parte –Le ofreció sus servicios.


    —Hmmm… suena a que me costara caro, prefiero hacer las cosas a mi manera, quiero matarlas con mis propias manos, no interfieras.


    —No voy a matar a ninguna de las cazadoras, solo a estorbar los intentos de una de ella por matarte o herirte a distancia.


    Aunque en el fondo Peter reía dado a que los proyectiles de la cazadora eran un chiste para su rápidos reflejos dotado por su Instinto Asesino. Tampoco rechazo del todo la ayuda de la arquera licántropa.


    —Haz lo que quieras, pero no vengas a cobrarme después –Fueron sus palabras para luego seguir su camino.


    —Oh descuida, no tengo en mente sacar un provecho monetario de ti –Le aseguro la loba —“Solo quiero conocerte a profundidad” –Comento en sus pensamientos.


    La arquería volvió a ser entorpecida por las dos licántropas con la que luchaba y con el apoyo de la arquera loba, ya le era imposible intentar atacar nuevamente a Peter. Mientras tanto el lupino blanco acelera su paso y de una zancada está a solo de unos insignificantes segundos de chocar contra la Novamancer del grupo.


    Sin embargo, ella se percata de su presencia, de sus intenciones homicidas, no por su su sed de sangre, sino por un escalofriante frio recorriendo su espina dorsal como una premonición. Creo su barrera más potente, más concentrada de su Nova, las lobas con la que combatían toman distancia al notar al macho acercarse y arremeter con su espada sierra a la defensa de la humana.


    Peter ya tuvo un encuentro, una lucha contra alguien con poderes de Novamancia, y el resultado le mostro una dura lesión que tuvo que asimilar. Su espada sierra golpea y continua presionando ante la defensa de la Novamancer, que resistía ante la hostilidad del lobo blanco.


    —“Esa vez en el calabozo… esa vez que mi cuerpo se cubrió de esa aura roja” –El muchacho peliblanco adentrándose a sus recuerdos busca uno en particular.


    La vez que tuvo al borde de la muerte tras haber confrontado a Sasha Sunlaire y un Cryptian armado con una lanza de plata que le atravesó el estómago. Regreso de su moribundo estado negándole a la muerte el derecho de llevárselo aun, y en aquel retorno, un poder latente emergió, su propia Novamancia.


    —“Si es como los Gear, ¿entonces solo tengo que usar mi mente?” –Pensó él.


    Rojo, fue el principal factor en su imaginación, en el plano mental lo percibió emergiendo de sus venas a través de la piel como una sangre de tinte sobrenatural, cubriendo de su fuerte color sus brazos. Mientras en el plano real, la Novamancia surgió inmediatamente sobre sus muñecas y extendiéndose a ambas manos para eventualmente alcanzar la espada sierra imbuyendo al conjunto de dientes de la hoja.


    — ¿¡Novamancia!?... ¿¡ESTE HOMBRE LOBO ES UN NOVAMANCER!? –Exclamo con sorpresa y agobio la cazadora Novamancer.


    Su barrera menguaba, en solo cuestión de 2 segundos que Peter había conseguido despertar una pequeña fracción de Novamancia, la defensa de la cazadora sucumbe ante el arma de la bestia. La guerrera atónita, cae en un estado de shock emocional, quedando quieta como una estatua, sin resistirse o hacer uso siquiera del escudo Gear que disponía, observando el rostro de su verdugo a quien lo deliraba con facciones demoniacas.


    El lobo blanco sonrió con malevolencia, mientras su espada sierra descendía hacia la feminidad de la joven y su entrepierna es atravesada por los dientes girando a una descomunal velocidad. El arma asciende y el macabro lupino extiende la crueldad de su daño partiendo a la Novamancer en dos de forma vertical, sangre y pedazos de tejido lacerados se salpicaban en abundancia a su alrededor y sobre el rostro del peliblanco ejecutor.


    La espadachín con su cólera estaba lo bastante ocupada con un trio de mujeres lobas para notarlo, pero la arquera con asqueante horror, observo a su amiga caída partida en dos con sus contenidos internos esparcidos en el suelo. El lobo sintió la mirada de la humana del arco y volteo devolviéndosela.


    Miro a la cazadora con sus penetrantes ojos amarillentos de esclerosis oscuras, con una sonrisa caníbal de labios teñido de sangre con trozos de carne, horrida dentadura de un depredador del averno, sacando su inhumana lengua que saboreaba el rojo néctar proveniente de su reciente víctima y exhalando un visible aliento rojo de su boca. Fue entonces que la arquera que sentía al principio una ira profundad hacia el macho lupino por el asesinato de sus compañeras, ahora experimentaba de primera mano un irracional temor hacia Peter.


    __________________________________________________________________​


    Una guerra se desembocaba entre licántropos y humanos en las viejas ruinas de una ciudad reclamada por la naturaleza. Y una espectadora observaba dicho evento al borde desde lo alto de un edificio de varios pisos, se presentaba como un misterioso individuo de túnica blanca que acaparaba todo su cuerpo y ocultaba su rostro utilizando una máscara de madera con la imagen de la cara de un lobo.


    —Suéltalo todo, criatura salvaje, muestra el orgullo de tu hábil matanza y expresa la verdadera naturaleza de tu ser –Fueron las palabras declaradas de la enigmática entidad resaltando una voz claramente femenina y sus ojos estaban enfocados en el único lobo macho del escenario.


    Continuara…



    NOTA DEL AUTOR: Este capítulo iba a durar un poco más pero por falta de tiempo, he decidido publicar el siguiente mañana (de ser posible) o de ultima el sábado, gracias por su atención =).
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17. Threadmarks: CAPITULO 47
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2071
    CAPITULO 47


    La licántropa de negro pelaje y Gear del tipo arco observaba como la cazadora arquera era inmediatamente invadido por un horror indescriptible. Todo a causa de haber chocado su mirada con la de Peter, observo entonces al lobo blanco, su monstruosa expresión junto a la sorpresa del manifiesto de Novamancia en sus manos imbuyendo incluso su propia arma, era alguien totalmente diferente comparado a la última vez que se vieron.


    — ¡Oye lobo!, ¿quién eres tú? –Una pregunta repentina llego a sus oídos.


    Seis mujeres lobas se le acercaron, eran parte del grupo de Fraila, encargados de asegurar el bienestar físico del lobo blanco hasta el retorno de su ama.


    — ¿Eres una licántropa de Armenia acaso o… El Reino? –Fue la principal interrogante de la mujer loba.


    —Ni uno ni la otra, soy de una manada libre, mi nombre es Erian –Revelo ella su identidad y la alienación de su manada.


    —Hablaste con ese lobo como si lo conocieras muy bien, ¿qué relación tienes con él?.


    —Tuvimos un encuentro hace varios días, pero por culpa de otra licántropa le perdí, tenía la corazonada de que vendría a la caza lunar de este sitio, por eso es que vine hasta aquí.


    La loba de Fraila tenía sus sospechas, tanto para la interrogadora como para el resto de las cinco, Erian era alguien a quien considerar como una potencial “amenaza”, pues había tenido contacto con Peter anteriormente. A Fraila tal novedad no le haría gracias, pues pensarían que aquella mujer bestia pelinegra esta tras él como todas las féminas salvajes a su alrededor, solo esperaban el momento oportuno en la caza lunar para actuar.


    __________________________________________________________________​


    Peter había eliminado a dos de las cuatro cazadoras, avisto a la arquera como su siguiente víctima y corrió a toda prisa como un depredador acercándose a su presa. Sus manos estaban teñido de una forma de Nova rojo, era su Novamancia aún activo de forma débil y fragmentada, la velocidad de giro de su espada sierra reacciona a su pensamiento cuando una lucha se avecina.


    Las dos mujeres lobas que enfrentaban a la arquera, sintieron los pasos de aquella bestia blanca acercarse, al voltear, observaron su rostro sintiendo a un monstruo lupino sediento de sangre ansiando su próximo bocado y evidentemente no tardaron en comprender quien era. Las dos habían optado por no intervenir y dejarle a la humana a la hambrienta bestia masculina.


    Los hombres lobos tienen la especializada de luchar en grupo como una manada incluso con otros lobos desconocidos, pero ellas sentían que aquel lobo macho en particular, proyectaba con solo su presencia cercana una intimidante sensación que les hacía reconsiderar el luchar a su lado. Las dos féminas por unos leves segundos habían percibido una especie de tétrica aura roja alrededor del cuerpo de Peter con la forma de una sombra diabólica con cabeza de lobo, algo diferente al Nova rojo que envolvía sus manos, pues este desprendía una macabra sensación a la mente.


    La cazadora arquera sumida en el miedo se defiende, pero dado a la fragilidad de su moral influida por su extremo temor, su desempeño en su Gear a distancia era lamentable. Lanzaba sus proyectiles con brazos temblorosos y una visión borrosa, las flechas de Nova en su mayoría siquiera se acercaban a su hostil blanco, y los pocos que seguían la trayectoria correcta, eran repelidas en un instante por la hoja de la espada sierra.


    — ¡NO, NO, NO… ALEJATE DE MI, ALEJATE DE MI, ALEJATE DE MI!... ¡¡¡ALEJATE DE MI!!! –Repitió una y otra vez mientras inútilmente seguía lanzando flechas de Nova para ahuyentarle.


    Pero eventualmente le alcanzo, a solo escasos centímetros, la bestia se abalanzo sobre ella y abanicando su arma letal, golpeo el arco de la cazadora, su Gear fue destrozada en el acto y su desesperación se convirtió en una pesadilla viviente. Sin su arco, estaba totalmente indefensa, pues no tenía un arma secundaria bajo la manga, estaba a merced del lobo que le miraba con horridas intenciones.


    —Te lo suplico… -Los ojos de la cazadora lagrimaban a montón y poniéndose de rodillas le suplico con la cabeza baja —No me mates… ¡por favor no me mates!... no quiero morir… no quiero…


    Levanto su mirada solo para ver el rostro indiferente de ojos penetrantes del monstruo, todo su cuerpo por reacción tembló, llegado al punto de incluso orinarse encima y su ropa se empapara con su esencia y fuerte hedor. Las dos lobas en las cercanías notaron como la humana termino ensuciándose con su propia orina, incluso el olor de esta se notaba en el aire.


    Peter puso un pie sobre la espalda de ella y ejerciendo presión hizo que la cazadora terminara recostándose boca abajo, oyó entonces el crujir de su columna rompiéndose por la fuerza del pie del lobo.


    — ¡DUELE, DUELE, DUELE, DUELE MUCHO!...


    En solo cuestión de poco tiempo, la cazadora no podía moverse, literalmente quedo incapacitada como un vegetal por el brusco movimiento del peliblanco. Pero eso no fue suficiente para él, mientras sostenía con una mano su espada, con la otra, sujeto la cabeza de la muchacha clavando fuertemente sus garras en ella.


    La joven exclamaba a todo pulmón ante el calvario que padecía, derramando lágrimas, mucosidad y baba en grandes cantidades, la bestia ignorando su lamentable agonía, ejerce una pizca de su fuerza hacia atrás en la mano que sujetaba la cabeza de la humana. Fue una decapitación instantánea y limpia, arrancándosela con el acompañar de un formidable sonido de tejido y huesos destruyéndose en el proceso, en su mano sostenía el botín de su reciente asesinato y fijo sus ojos en el último blanco de su venganza personal.


    La espadachín de la gabardina negra aun mantenía su lucha contra las tres licántropas, usando la habilidad de su Gear, el filo de su hoja aumentaba de temperatura para brindar cortes sumamente calientes. Sumido en su cólera, había ignorado por completo la muerte de sus demás camaradas, hasta que de pronto, una cabeza es arrojada a sus pies que hace que salga de su furia desatada.


    Baja su cabeza chocando entonces su mirada con la de su amiga del arco, con horror siente un deseo de vomitar al ver la cruel condición en que había quedado. Miro a su alrededor hallando entonces el cuerpo restante de ella, y en el transcurso se percató también que su compañera Novamancer había sufrido una inhumana muerte como las demás.


    No tardo de entender que solo quedaba ella, todas habían fallecido, asesinados sin piedad y con mera brutalidad por una persona en particular, no, más bien por un monstruo. Su mirada entonces se enfoca en dirección de donde la cabeza fue arrojada, allí se encontró con la abominable bestia, el asesino de sus camaradas y amigas.


    —Les dije que les haría pagar por lo que me hicieron en aquella vez –Declaro Peter —Tus zorras compañeras están muertas, dieron un buen espectáculo con el gemir de sus lamentos, con excepción de la última –Dijo mirando la cabeza de la arquera —Fue tan patética, mearse encima en un momento como este, ¿no se supone que son cazadoras profesionales?, ¿es este el nivel de profesionalismo que tiene la humanidad?, que lamentable grupillo mierdoso de caza resultaron ser –Una leve carcajada burlona suena en la boca del lobo.


    La cazadora restante con un rostro emocionalmente afligido, sujeta con todas sus fuerzas su espada, convirtiendo toda esa tristeza, miseria y angustiante sentimiento por perder a sus amigas, en ira. En sus recuerdos, fragmentos de memoria de todas las aventuras que había experimentado con ellas se materializan en su mente, las batallas vividas para ganarse el sustento, los momentos de ocio en el bar para emborracharse y las carnales noches de intensa lujuria.


    Las había perdido para siempre y su asesino estaba parado a pocos metros justo ante sus ojos, no iba a llorar, no hasta haber matado al infeliz que arrebato a sus seres queridos. El calor de la hoja de su Gear se intensifico con sus emociones iracundas manifestándose en su interior, su arma estaba sacando todo el poder que poseía para su lucha contra el monstruoso lupino de pelaje blanco.


    —Voy a matarte… lenta y dolorosamente… ¡primero te cortare los pies y las manos, luego aplastare tus minúsculas bolas… Y FINALMENTE TE CORTARE LA VERGA PARA FREIRLA Y HACERTELO TRAGAR!, ¡MONSTRUO DE MIERDA! –Fue la venganza exclamaba por la cazadora restante.


    Las lobas con la que habían sostenido el combate, optan por no interferir, pues como las demás féminas salvajes, eran capaz de sentir la sed sanguinaria del macho presente. Su canida sonrisa de demonio era evidencia de la ausencia de nervio o intimidación ante la declaración de la cazadora, al contrario, con toda la frustración que sentía la espadachín, la sola derrota la hundiría aún más en la decepción psicológica y era un plato que el lobo quería disfrutar antes de matarla.


    — ¡MUERE! –Exclamo la espadachín para luego gracias a unas botas especiales realizar un salto sobrehumano de 3 metros.


    Tomo la iniciativa con un ataque elevado, cayendo velozmente en picadas hacia el lobo blanco, el impacto de su aterrizaje levanta una cortina de polvo. Al disiparse y ser visible los dos combatientes, la pelea había llegado a su conclusión, pues Peter fácilmente evadió el movimiento de la espadachín con solo moverse un poco a uno de los costados y acto seguido, al momento en que el arma de su contrincante toco el suelo, él contraataco.


    Su espada sierra en un instante corto ambas manos de la cazadora, al privarle del medio con el que vitalmente precisaba para sujetar su Gear, el combate había concluido con victoria para el hombre lobo de blanco pelaje.


    —No… no puede ser… -La derrotada guerrera negaba los hechos.


    Por la mente transito la loca idea de sujeta la empuñadura de su arma con la boca, pero antes de que pudiera dar un solo paso, Peter volvió a atacarle con su espada sierra. Esta vez, le arrebato ambos pies, perdiendo el equilibrio y cayendo hasta quedar boca arriba en el suelo, era incapaz de ponerse en pie en tal estado.


    Con manos y pies privados, la guerrera entonces había caído en la desgracia, no solo fue su derrota total, con un cuerpo dañado como el suyo yacía en la completa inutilidad y fácilmente era susceptible a ser sometido por la dura crueldad de las bestias a su alrededor. Observo entonces con nervios y temblor, las miradas diabólicas de los lobos acercándose a ella, no solo del canido que le derroto, sino también de las licántropas con las que había luchado y las otras con la que habían sostenido un combate sus fallecidas amigas.


    Estaba rodeada de monstruos lupinos a su alrededor, cada uno con viles miradas que desprendían sádicas y tortuosos deseos de someterla a un infierno de experiencia. Peter tomo entonces el Gear de la derrotada cazadora y activando su habilidad para desprender de la hoja del arma un intenso calor, la utilizo sobre las heridas de cortadas de los miembros.


    Ante la exposición del calor de la hoja sobre la carne lacerada, la cazadora grito con notable agobio, el sangrado de estas que padecía se detuvo, la intención del lobo blanco era de evitar que ella muriera a causa de la hemorragia. Soltó entonces el Gear ajeno una vez cumplido con su propósito.


    — ¿Qué tienes en mente para ella? –Pregunto Erian acercándose a su lado —Dado a que es tu presa, tú decides el cómo vas a eliminarla, sea lenta o rápidamente.


    —Hmmm… cierto, dado a que tú la venciste, tienes el derecho de elegir como matarla –Otra loba apoya la decisión de la ejecución en manos de Peter.


    El lupino de pelaje blanco no tardo en pensar la forma en que llevaría a cabo sus macabras intenciones, levanto su espada sierra y la descendió sobre la cazadora. Pero no fue piel, músculos o huesos los afectados por el conjunto de dientes de su hoja, fue la ropa la que destrozo en el acto.


    Había dejado a la espadachín expuesta con su piel desnuda ante las miradas de todas aquellas bestias en las cercanías. Justo en ese momento, su espada sierra deja de girar volviéndose un arma común y la Novamancia roja que recubría sus manos desaparece, pero ya eso no le importaba, pues para su siguiente asesinato, únicamente precisaba de sus manos y sus filosas garras de hombre lobo.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18.  
    Dark RS

    Dark RS Caballero De Sheccid Comentarista empedernido

    Capricornio
    Miembro desde:
    20 Marzo 2012
    Mensajes:
    1,290
    Pluma de
    Escritor
    Saludos.

    Como de costumbre, algunos de los errores que encontré, me faltaron algunos que vi y no puse. Aunque el mismo editor del foro te permite ver los errores antes de publicar, podrías ahorrarte muchas tildes de esa forma.

    "...era inmediatamente invadida por un horror indescriptible. Todo a causa de haber chocado su mirada con la de Peter, observó..."
    "... llegó a sus oídos."
    "...Reveló ella su identidad..."
    "...está tras él..."
    "...avistó a la arquera ... manos estaban teñidas..."
    "... la especialidad de luchar..."
    "...Pero eventualmente le alcanzó, a ... bestia se abalanzó sobre ella y abanicando su arma letal, golpeó el arco de la cazadora, su Gear fue destrozado en..."
    "...le suplicó con la..."
    "...Levantó su mirada ... la humana terminó..."
    "...No tardó de entender que solo quedaba ella, todas habían fallecido, asesinadas ..."
    "...que arrebató a sus seres queridos. El calor de la hoja de su Gear se intensificó..."
    "...cortaré los pies y las manos, luego aplastaré tus..."
    "...eran capaces de sentir la sed sanguinaria del macho presente. Su cánida ..."
    "...Exclamó la ... de tres metros."
    "Tomó la ...contrincante tocó el suelo, él contraatacó."
    "... instante cortó ambas..."
    "... mente transitó la loca idea de sujetar la ... vez, le arrebató..."
    "...levantó su espada sierra ...la ropa la que destrozó..."


    "¿no se supone que son cazadoras profesionales?, ¿es este el nivel de profesionalismo que tiene la humanidad?"
    No pude haberlo preguntado más claro yo. ¿Qué pasa con los humanos que han salido que no valen ni el tiempo de escribirlos en el texto?
    ¿Cómo va un grupo tan poco creíble de cazadoras humanas a la caza lunar? Se separan en lugar de luchar en grupo, deberían tener estrategias para enfrentar grandes grupos de monstruos a la vez, eso suponiendo fueran profesionales.

    Pon por lo menos un humano que de verdad sobresalga, en verdad quiero que Sasha resalte y sobreviva a la caza lunar.

    Algo que definitivamente no me está cuadrando para nada es esa repentina novamancia de Peter, entiendo que de la nada su arma se volviera sierra, entiendo que es mucho mas fuerte, resistente y ágil por la luna. Que sea tan fuerte ya se explicó cuando se dijo que los lobos machos son mas fuertes, pero mas lentos. Su instinto asesino debería dejarlo apenas a la par con el instinto salvaje de las lobas que lo han sido toda la vida, tal vez levemente al nivel de las más fuertes. La inmunidad a la plata ya le da una ventaja enorme. De no ser por que es medio tonto y solo se guía por instinto y sadismo lo consideraría demasiado "perfecto".

    Mas le vale a Licten tener una buena excusa para haber hecho a Peter tan sobresaliente, y ahora que lo menciono, hace tiempo no aparecía, supongo es la presencia roja que vieron en Peter cuando atacaba, pero solo lo supongo.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  19.  
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    No entendí muy bien, ¿dices que el foro cuenta con un medio a la hora de publicar mensajes que te permite ver los errores de tildes y/o ortográficos?, porque hasta ahora, no me entero de nada, y eso que llevo siendo usuario desde el 2010 XD...

    Recuerda que no todos los humanos son propenso a cooperar entre si cuando hay mucho dinero de por medio (y el que su vida esté en riesgo es un detalle que pueden ignorar a grandes rasgos), y no todos tienen un mismo ápice de profesionalismo.

    Cada Novamancer tiene su habilidad por defecto con su cualidad especial, el de Peter, ¿qué hace precisamente?, el que se haga rojo no da muchos detalles, ahí lo dejo para evitar spoiler XD.
     
    Última edición: 25 Septiembre 2018
  20. Threadmarks: CAPITULO 48
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    340
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    63
     
    Palabras:
    2938
    CAPITULO 48


    Sus compañeras habían sido asesinadas y por dejarse llevar ante la arrogancia e ira, fue miserablemente derrotada, incapacitada, desnudada y ahora manoseada por varias manos de bestias sanguinarias. Cada uno de sus pezones era lamido por una mujer loba, a la vez que otra apretaba con rudeza su clítoris.


    La derrotada guerrera gemía con rabieta intentando en vano con el sacudirse, el que estos pararan, pero solo incitaba el ánimo de sus torturadoras. Peter observando con brazos cruzados todo el espectáculo que tenía en primera fila.


    — ¡Déjenme en paz bestias de mierdas… DEJENME EN PAZ…! –Sollozaba entre lágrimas la indignada humana.


    —Jejeje, ¡qué buena cara la que pones!, a pesar de la frustración que sientes, a tu cuerpo le encanta de todas formas –Comento una de las lobas torturadora notando la dureza de los pezones de la humana.


    — ¡Y aquí abajo es todo un aguadero! –Dijo entre risas aquella que manoseaba el clítoris al verse la vagina chorrear de su lujurioso néctar.


    La cazadora dejo a un lado las maldiciones e insultos y con la actitud de una niña rompe en llanto suplicando que parasen, eso no hizo más que aumentar el volumen de las carcajadas de las licántropas. Humillar a aquellos que cazan a los suyos, era un deleite que gozaban como hobby antes de matarlos, con una tortura de preferencia mayormente sexual.


    —Con eso bastara –Dijo el lobo blanco a las mujeres lobas que manoseaban con vileza a la cazadora.


    Ellas retrocedieron con malevolente felicidad, no sin antes cumplir con un último gesto de su trabajo, las lupinas que con sus traviesas lenguas habían cubierto con su saliva los pezones de la sometida joven. Manifestaron una sádica sonrisa canina para después ambas al mismo tiempo, propinar una feroz mordida en el pecho de la cazadora, arrancando los pezones que con tanto cariño habían saboreado.


    Sangre acompañada de una intensa agonía repercute por consiguiente, el dolor expresado por la muchacha es tal que su boca se abre exhalando su más fuerte grito, y fue cuando el lupino blanco dio comienzo a su acto. Acerco su boca a la de la cazadora y abriendo sus fauces mientras ella aun gritaba, toma su lengua clavándole su bestial dentadura y arrancándoselo como tal.


    Las lobas se abruman de regocijo ante lo que observaban, Erian por su parte meneaba su cola de un lado a otro, mientras su respiración se volvía un poco intensa. La cazadora ya no podía emitir alguna palabra entendible, solo absurdos gemidos que transmitían su dolencia mientras su boca se inundaba de sangre.


    Peter masticaba la lengua que había arrancado, pero la escupió enseguida criticando que la basura tendría mejor sabor que tal horrida carne. Aun no había terminado, con su víctima aun respirando, quería dar el golpe de gracia antes de que las heridas ya infligidas la mataran primero.


    Estiro su brazo derecho, y se colocó a solo centímetros de la vagina de la joven, ordeno entonces a las lobas que la sujetaran lo más fuerte posible. Ellas ansiosas de ver lo que el macho lupino planeaba con macabra mentalidad, sujetaron los miembros de la cazadora y entonces Peter llevo a cabo su golpe final para culminar su venganza personal.


    Con la fuerza como si diera un puñetazo derecho, hundió su brazo casi por completo en el interior de la feminidad de la cazadora, quien sintió de golpe aquella penetración. Comenzó a agitarse como si tuvieras convulsiones, una reacción que veía venir y por eso le pidió a las licántropas que la sujetasen, pues experimentaba un dolor de infiernos.


    —Sí, este es el punto –Dijo Peter.


    Clavo sus garras en las carnosas estructuras interna de la cazadora, lo que ocasiono que la angustia de su víctima se multiplicara aún más, pero al carecer de lengua, no podía gritar, solo expresar su pena con un ridículo gemido de una boca ahogándose en sangre. Peter ya preparado y con todas sus fuerzas saco su brazo arrancando del interior de la cazadora una porción de “algo”.


    — ¡CARAJO! –Exclamo una de las mujeres lobas emocionadamente perpleja —Eso que acaba de arrancarle, ¿no es el útero?, o más bien una buena parte de eso.


    Peter había introducido su brazo en el interior de la vencida guerrera con la finalidad de extirpar con inhumano tacto parte de su sistema reproductor femenino. En sus manos sostenía una malgama de carne bañada en sangre, aquello era una porción del útero de la muchacha a quien se lo había arrebatado sin la más mínima pizca de compasión y luego se lo arrojo a su cara.


    La vagina de la joven se había abierto moldeándose al tamaño del brazo que la penetro y comienza a escurrir un rio de sangre como si un cruel aborto se le hubiera practicado. Ella murió al instante tras haberse producido tal barbárico acto, falleciendo con un rostro envuelto en lágrimas, mucosidad y su roja esencia vital.


    —Había matado a tantos humanos de muchas maneras, pero jamás se me vino a la cabeza algo tan descabellado, ¡jajajaja!, ¡me agrada este lobo!, ¡carajo lo amo y no lo digo solo por el mero hecho de que sea el único macho en los alrededores! –Expreso con anhelante devoción una de las licántropas.


    —Si estás pensando en aparearte con él primero, ¡ni lo sueñes perra!, yo le vi primero.


    —¿¡Eh!?, ¿¡quieres que te mate maldita!?, ¡porque solo necito unos míseros segundos para ponerte en cuatro patas y tenerte lamiendo mis patas!.


    —¡No voy a dejar que se lo acaparen todo, también quiero una porción suya, con “extra relleno”!.


    —¡Sobre mi cadáver puta, yo iré primera, tengo más pinta de “alfa” que todas ustedes juntas!.


    —¡Lo único alfa en ti es tu idiotez y tu regordete e inútil culo!.


    —¡Debes amar ser un saco de golpes, porque te voy a linchar el hocico a puñetazos y zarpas!.


    Mientras las mujeres lobas se agredían verbalmente entre amenazas de muerte e insultos fuertes, Peter centro su atención en su espada sierra de plata. Al sostenerla intento que esta volviera a girar pero sin resultado, la evidente conclusión que ya había sacado con anterioridad era que su núcleo se había agotado.


    —“15 minutos” –Fue el tiempo calculado por el hombre lobo blanco que estimo la duración de la habilidad de su Gear.


    —Algunos Gear en posesión de fuertes habilidades tienen la desventaja de consumir mucha energía de su núcleo al activarse, tu arma es una de ellas –Fue la declaración de Erian.


    —¿Dices que mi arma abusa de la energía y solo puede usarse en un corto periodo de tiempo?.


    —Sí, Gear como el tuyo están más acostumbrado a ejecutar su habilidad en los momentos más crítico, no tiene sentido usarlo a cada rato si sabe que el núcleo se agotara rápido.


    —Si el problema son los núcleos, ¿no se resolvería comprando varios?, además, ¿no hay forma de recargar o algo por el estilo los ya usados?


    —Un núcleo nuevo no es precisamente algo barato y con respeto a lo de recargarlo, si, es posible, de hecho es lo económicamente más aplicado, pero tiene la desventaja de que a mayor recargas se le haga a uno, con el tiempo pierde eficacia y empieza a gastar de forma abrupta más energía del que el Gear precisa, dejando como última opción hacerse con uno nuevo.


    La recarga de núcleos era de los métodos más utilizado por su económico precio, sin embargo, un núcleo mínimamente dañado ya no es recargable. Por no mencionar que con el tiempo, cuanto más recarga haya tenido uno, su consumo en el arma se hace desmedido y el usuario este obligado a recargarlo constantemente, perdiendo una suma de dinero equivalente a lo que saldría uno nuevo.


    Peter saco el núcleo de su arma, el cilindro hecho de un vidrio transparente con dos electrodos sellando los lados izquierdo y derecho, ensenando el contenido de su interior, un cristal incoloro flotante con forma de estrella. Un núcleo con energía irradiaría energía con destellos eléctrico constantemente de su cristal, pero una vez ese destello desaparece, significa que precisa de una recarga o tener que buscarse uno nuevo.


    Miro el arma de la cazadora recientemente asesinada, se acercó y la tomo, se dirigió a la empuñadura de esta y al igual que la suya, abrió una ranura donde yacía en su interior el núcleo del Gear. Al retirarlo, observo que el cristal en su interior irradiaba aun energía, lo que significaba que aún era funcional.


    —Con esto bastara por ahora –Dijo el lobo cambiando su núcleo por el tomado del arma ajena.


    Sus oídos entonces captan algo cayendo cerca de él, volteo y mirando al objeto que tenía la forma de un cilíndrico gris, reconoció al instante lo que era, una granada. Esta estallo, pero lo que libero de su interior no fue una explosión de fuego, sino una extensa cortina de humo que alcanza a cada licántropo en los alrededores, entorpeciendo el sentido de la vista y el olfativo.


    Pero las sorpresas inesperadas no terminan ahí, Peter capta levemente una sensación de hostilidad hacia su persona, antes de darse cuenta algo le sujeta con mucha fuerza enredándose como una serpiente constrictora en su cintura y propinándole una descarga eléctrica a su cuerpo que entorpece su intento por quitárselo de encima. Luego es arrastrado con simple facilidad, recorriendo varios metros contra su voluntad, miró fijamente y aquello que le sujetaba era una larga cadena negra.


    Termino siendo llevado hasta una iglesia abandonada, poniéndose de pie miro a su alrededor encontrándose en una inmensa sala que alguna vez fue celebre de numerosos ritos religiosos. Restos de banquillos de madera hechos trizas moldeaban el lugar, con vidrieras que alguna vez desbordaban con su arte gran belleza, ahora yacen empañadas por la suciedad y en su mayoría destruidas. Un altar era otro detalle llamativo, del que se podía observar una cruz de plata colgada que tenía impreso la imagen de 10 encapuchados alrededor de una mesa con un cristal esférico flotante en el centro que simulaba irradiar energía Nova.


    —Mis ojos no me engañaban, ¡un genuino ejemplar masculino! –Exclamo la responsable de arrastrar a Peter a la abandonada ubicación.


    Estaba parada a solo unos pocos metros de distancia, una mujer adulta de brazos fornido vestido de una gabardina marrón táctico equipada con numerosos bolsos, llevaba puesto en su cabeza un sombrero bicornio del mismo color y su arma predilecta era un bastón metálico gris que liberaba una cadena negra capaz de estirarse a grandes distancias, esa era la habilidad especial de su Gear.


    —“Esto es extraño” –Pensó Peter.


    El lupino sentía más de una presencia hostil a su alrededor, pero únicamente veía a una persona y era la mujer de la gabardina que estaba en frente suyo. Entonces pensó, ¿era obra de algún truco producto del Nova?, si habría otros individuos cerca, era evidente que había caído en una emboscada.


    La cazadora toma la iniciativa obligando a Peter a salir de sus pensamientos para defenderse y de su bastón extiende las cadenas que poseía, utilizándola a modo de un látigo para atacar al lupino. El licántropo reacciona rápido activando la habilidad de su espada sierra con la idea de cortar las cadenas que se le acercaba, pero lo único que conseguía era hacerlas retroceder entre impactos.


    —“Esto es una trampa, no puedo ver a los demás, solo sentir levemente su hostilidad pero sin ubicarlos exactamente donde están, hasta que no me ataquen no podre captar toda su presencia con mayor claridad” –Reflexiono entonces.


    Pero los problemas no hicieron sino empeorarse, pues su espada sierra nuevamente deja de girar, solo había trascurrido 1 minuto desde que utilizo su habilidad. Dado a que el núcleo que había hecho uso no era suyo originalmente, era fácil deducir que la corta duración del poder de su arma se debía a que la dueña anterior ya había consumido en gran parte de su energía.


    —Que bien, ¿puede la cosa ponerse peor? –Preguntó en voz alta.


    De pronto la puerta de la iglesia se cierra de golpe y tres presencias se revelaron fuertemente en su consciencia al intensificar su hostilidad hacia su persona, estaban por atacarle, su instinto se lo advirtió, pero era muy tarde. Tres proyectiles veloces impactan en su cuerpo, uno en su hombro derecho, el otro en la pierna izquierda y el tercero da en su abdomen.


    El lupino ante el daño recibido es derribado quedando boca arriba en el suelo con sus ojos cerrándose lentamente. Los atacantes pronto se muestran, tres mujeres cazadoras armados con mosquetes posicionados en fila como hábiles tiradores con experiencia, estaban en el altar, el cual hace solo unos segundos, no había absolutamente nadie.


    Pero no fueron las únicas en revelarse, más cazadoras hacen acto de presencia en el salón de manera inmediata saliendo de la nada, habiendo un total de 14 de ellas, cada una vistiendo con el mismo tipo de gabardina. Inclusive, cadáveres de licántropas y Cryptian que antes no se encontraban, decoraron ahora con su sangre el sitio.


    — ¡Otra baja exitosa para la facción “plata latiente”! –Dijo una de las tiradoras con arrogante narcisismo.


    —Y lo mejor de todo, ¡es un hombre lobo masculino! –Exclama la cazadora del bastón acercándose al vencido lobo — ¡Ven esto, esto vale una jodida fortuna! –Señalo la entrepierna de la bestia.


    —Mierda es cierto, ahora recuerdo que cada testículo de un hombre lobo están valorado a un precio exorbitante, creo que preparan una especie de afrodisiaco muy potente con ellos, ¡pero lo que importa es que nos hemos forrado de mucho dinero!, ¡jaajajaja, si carajo! –Festeja con sus brazos en alto otra cazadora.


    Una en particular se acerca al lobo abatido, llevaba puesto una máscara como de obra de teatro, al tener tan ejemplo criatura de cerca, se la quita para enseñar de su cara una fea cicatriz que abarca la mitad de ella en el lado derecho.


    —Gracias a tu habilidad de Novamancia para ocultar a todas, la emboscada fue un éxito y nos hicimos con este glamoroso trofeo, el mérito es mayormente tuyo, Zytha –Le elogio su compañera del bastón.


    —Fue un licántropo macho el que me dejo está herida en el rostro hace años –Dijo ella tocando su cicatriz con cierto sentimentalismo de por medio —Quiero tener el placer de tomar el botín con mis propios manos.


    Todas vitorean aceptando su deseo, animándola a cortar los genitales del lobo que habían derrotado, la tal Zytha desenfunda un sable Gear, herramienta con el que desempeñaría su acto de castración hacia la bestia.


    —Hmmm… un buen paquete, pero que desperdicio, es una lástima que hayas sido un hombre lobo –Expreso ella acercando el sable sobre la intimidad del licántropo.


    A solo unos centímetros de distancia, la mujer estaba por extirpar la hombría lupina de Peter, hasta que una mano peluda la toma fuertemente de su muñeca con el que sostenía su arma y se la regresa haciendo que su propia Gear le atraviese la yugular.


    Zytha retrocede agonizando ante tal lesión mortal, perdiendo una considerable cantidad de sangre, al retirar el sable descuidadamente, provoco que la hemorragia empeorase y causo su muerte inmediata. Peter se pone de pie causando una desconcertante reacción de estupefacción en todas las presentes que le rodeaban.


    —¿¡Que putas!?, ¡sigue vivo!, ¿¡acaso no usaron las balas de plata!? –Se quejó una de ellas con las tiradoras.


    — ¡Por supuesto que utilizamos la munición de plata, encima era una especial que libera una concentración de plata liquida al tórrense sanguíneo tras impactar dentro del cuerpo! –Contesto una de ellas en defensa de las tres.


    — ¡No me jodas!, ¡NO JODAS!, ¿¡Este hombro lobo es altamente resistente a la plata!? –Pregunto abrumada una tratando de comprender la situación.


    —No… por más resistente a la plata que sea un hombre lobo, habría muerto de igual manera con una de nuestras bala de plata –Comento otra de las tiradoras —Ese licántropo… jejeje… tiene que ser un chiste… ¿acaso parece que realmente no le afecta la plata?.


    Cuando tal deducción llego a oído de todas, un escalofrió emocional repercutió a la vez, era una teoría absurda, pues nunca en toda Eliux, se llegó a encontrar con algo parecido a un hombre lobo inmune a la plata.


    —Eso me dolió, me dolió bastante y voy a hacer que sufran por eso –Fueron las amenazantes palabras de Peter declaradas a las cazadoras.


    —“El núcleo… tómalo…” –Unas voz susurro en la psiquis del lobo blanco


    Ignorando su procedencia, este abrió la ranura de su espada sierra donde yace el núcleo, tomándolo y observando fijamente la estrella de su interior que no irradiaba energía alguna.


    —“Si tan solo tuviera energía este pedazo de mierda, llevaría a cabo mi masacre” –Pensó entonces.


    Rojo, nuevamente ese color invade su mente, y desata sobre el brazo con el que sostenía el núcleo su propia Novamancia que le característica. Pero tal manifestar era involuntaria, invocado sin su mero consentimiento, el Nova sangriento se extiende hasta introducirse en el mismo núcleo y por consiguiente, provoca una reacción inesperada.


    La estrella que estaba vacía de energía, comienza a irradiar nuevamente de ella, pero todo era de un profundo color rojo, el núcleo mismo se había teñido de aquel color. Otra vez aquella enigmática voz susurraba a la mente del lupino, le indicaba que insertara el núcleo en la ranura de la empuñadura y no tardó en hacerle caso.


    La espada sierra volvió a girar y a la vez aquel rojo también tiñe el Gear con macabro aspecto de sangre, un aliento enrojecido exhalaba de la boca del lobo blanco, miraba con sádicos ojos a todas las cazadoras, enseñando sus fauces con una demencial sonrisa digno de un psicópata.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso