Explícito Werewolf & Assassin

Tema en 'Novelas' iniciado por Sylar, 28 Noviembre 2017.

Cargando...
  1. Threadmarks: CAPITULO 1
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    1820
    [​IMG]

    GENERO
    : Aventura, Ciencia Ficción, Fantasía y Erotismo

    ADVERTENCIA: Contenido explícito de violencia gore, lenguaje soez y sexual

    SINOPSIS: Imagina ser transportado de manera desconocida a un mundo alterno de pinta victoriana en el que la caza de peligrosos monstruos denominados “Cryptian” con artefactos tecnológicos y poderes sobrenaturales empleados por una fuente de energía con propiedades especiales llamada “Nova” sea un oficio popular, ahora añade que dicho mundo el género dominante tanto físico como social sean las mujeres y como plus extra, se te prive de tu humanidad apenas llegas tras ser mordido por una mujer loba.
    Así comienza la historia de Peter Garnier, un muchacho de 18 años con tendencias psicóticas al homicidio, adaptándose al entorno que le rodea mientras su cuerpo sucumbé a los cambios de la licantropía.





    CAPITULO 1


    El fuerte hedor de la muerte inundaba el alrededor con diversos cuerpos cortados, tripas y órganos con miembros cercenados y algunas cabezas decapitadas, cubrían el suelo junto al mar rojo, todo desde la ubicación de un lúgubre y sucio sótano.

    Un foco iluminaba cuanto podía la macabra escena, del paisaje repleto de cadáveres de hombres con pinta de matones, armados con bates de aluminio, navajas y nudillos de hierro, todos y cada uno privado de su último aliento.

    El autor de tal matanza se hallaba en la esquina de una pared sentado, intentando cubrir con su mano la hemorragia de su abdomen a causa de un disparo de pistola.

    El autor se revela como como un muchacho en sus 18 años, de un inusual cabello color blanco corto, poseía ojos azules y una altura de 180 cm, el arma predilecta de su sangrienta hazaña era un machete.

    Su cuerpo presentaba diversas heridas de cortes en sus brazos, piernas y algunas en su espalda y pecho, pero fue la herida de bala en su abdomen en que finalmente azoto su vitalidad, recordó el momento de su descuido que lo dejo en tal fatal estado.

    Era su última víctima, un obeso hombre a quien con su machete abrió su regordete estomago privándole de sus gulosos contenidos, el hombre en su agonía apunto con la pistola 9mm de su mano y asesto con su balazo.

    —999… solo he llegado a matar 999 personas… -Dice el herido muchacho de cabellera blanca en voz alta —Tan solo… faltaba uno más para el mil…

    Su mirada se tornaba borrosa, notaba como sus fuerzas iban mermando, siendo arrastrado por el inevitable fin, sucumbe a la oscuridad al cerrar sus parpados.

    —Aun no me apetece… ir a dormir en el más allá… mi sed de sangre… proclama más…

    __________________________________________________________________​

    Abrió sus ojos nuevamente, presenciando una escena desconcertante, se hallaba desnudo y recostado boca arriba sobre un altar de piedra, inmovilizado por cadenas en cada una de sus extremidades, la herida de su abdomen se encontraba cubierto por una venda la cual no recuerda haberse colocado una.

    Miro a su alrededor para buscar alguna explicación pero solo hallo más confusión, vio que se encontraba en una cueva desconocida, rodeado de 4 misteriosos individuos vestido con túnicas blancas y máscaras de madera con la imagen del rostro un lobo, dando a la fuerte sospecha de ser sectarios.

    Pero lo más impactante era aquello que se encontraba a escasos centímetros al frente de él, estaba allí parado mirándole fijamente con unos penetrantes ojos amarillos, una cosa inhumana, un lobo bípedo con casi 2 metros de altura, su cuerpo estaba cubierto por un pelaje blanco mezclado con gris, presentaba en su cabeza un cuero cabelludo negro largo y el par de senos de su pecho resaltaban a la criatura como mujer.

    Era una bestia sobrenatural, mitad lobo y mitad hombre, un licántropo. El muchacho de pelo blanco pensó entonces que todo se trataba de un anormal sueño, pero el grado de realidad que percibía le hacía dudar de aquella hipótesis.

    La bestia avanzo lentamente hasta subirse al altar y caminar en cuatro patas hasta el muchacho, acerco su hocico al rostro del chico mirando sus azulados ojos, la licántropa no desprendía hostilidad alguna, no gruñía o mostraba sus colmillos con intenciones de comérselo.

    Abrió su boca y con su lengua, empezó a lamer el desnudo pecho del muchacho, saboreando la sangre de sus heridas de cortes, subiendo hasta pasar por su cuello y seguir haciendo de las suyas por un par de minutos.

    Se detiene unos momentos y vuelve a mirar fijamente al muchacho, colocando una de sus peludas manos sobre la mejilla izquierda del chico, acerca su lengua lamiendo con afecto su hombro derecho unos segundos y luego emite una leve risa, acto seguido muestra sus colmillos y muerde con intensidad el hombro al que lamia.

    El chico percibe un dolor inimaginable, mientras gritaba ante la dolencia que sucumbía, uno de los sectarios entrega a la licántropa un recipiente de piel rellenado con un líquido en su interior, la criatura llena su boca con el brebaje pero no lo traga, a la fuerza toma con una mano la cabeza del muchacho peliblanco y con la otra abre su boca, introduciendo ella su boca en la de él para forzar a hacerle tragar aquella bebida.

    El herido joven siente el amargo sabor de aquello que tragaba, a solo poco tiempo, la sensación de dolor de la mordida disminuía y pronto su vista se vuelve mareada, un profundo sueño envuelve su consciencia y fuerza sus parpados a cerrarse, regresando a la oscuridad.

    __________________________________________________________________​

    Nuevamente sus ojos vuelven a abrirse, se encontró de nuevo en aquella cueva, completamente desnudo y sobre el altar de piedra, solo que ahora estaba solo y ya no había cadenas aprisionando sus extremidades, era libre de ponerse de pie.

    No había rastro alguno de los sectarios y la bestia lobo, el muchacho sumido en la confusión nota que las heridas que tuvo alguna vez en su cuerpo habían desaparecido como por arte de magia, ni un solo corte encontró, ni siquiera la grave herida de su abdomen.

    Incluso hasta la venda que tenía hace poco había desaparecido, no había ni el más mínimo rastro de sangre o cicatriz en él, ni siquiera su hombro derecha presentaba lesión alguna y aun recordaba psicológicamente la mordida de aquel monstruo lupino, era como si nunca hubiera sido herido alguna vez.

    No comprendía que sucedía, no entendía que ocurría, pero ignoro todo eso, pues vio que estaba vivo y con que su encuentro con la muerte haya sido interrumpido, le bastaba para reconfortarse de momento, pues ahora se centró en averiguar lo que a su alrededor estaba pasando.

    Vio un camino que seguir de la cueva, pues era el único, al llegar afuera mira hallarse en un bosque, con un cielo todo nublado y un ambiente frio.

    — ¿Dónde carajos estoy? –Se pregunta él.

    El último lugar que recuerda haber estado antes que todo lo extraño ocurriese, era aquel sótano donde confronto a los matones que iban por él, pero ese lugar se encontraba en el callejón en una ciudad, ¿cómo fue posible que terminase de allí hasta donde se encontraba actualmente?, por no añadir también la existencia de la licántropa que la mordió.

    Un estornuda interrumpe sus pensamientos, el frio ambiente a su alrededor empezaba a afectarle, buscar algo que le diera calor era su tarea primordial ahora, empezó a caminar por el bosque atento a su alrededor, ante los peligros de la fauna salvaje o peor, de otra criatura inhumana.

    Con vista aguda no se rinde en buscar y sus esfuerzos dan fruto, a unos cuantos metros había avistado algo que llamo su atención, corrió para encontrarse sobre un sendero un carruaje negro derribada, restos humanos de cadáveres despedazados hasta quedar irreconocibles se hallaban sobre el vehículo.

    El chico camino sin inmutarse pisando los carnosos pedazos de los muertos, buscando algo de valor que cubriese su necesidad vital, fue entonces que escucho el gemir de una voz masculina, había un sobreviviente.

    Encontró entonces a un muchacho de pelo castaño de su misma edad, estaba seriamente herido de gravedad, recostado sobre un lado del carruaje, jadeando mientras trataba de detener en vano la pérdida de sangre con unas vendas.

    Le habían arrancado casi todo su brazo derecho y la mitad de la piel de su rostro de su lado izquierdo como si una bestia le hubiera dado brutales mordiscos, su carne lacerada era totalmente visible y tan pronto vio el herido chico al muchacho desnudo de pelo blanco, detuvo su vendaje en su cuerpo para mirarlo fijamente con nervios.

    — ¿Quién… quien eres tú? –Pregunta aterrorizado el seriamente herido chico.

    —Peter Garnier, ¿y tú quién eres tú? –Se le acerca sin inmutarse de la impresión por las heridas de herido joven de pelo castaño — Sí que estas hecho mierda, ¿quién te dejo así?, ¿un puma?, ¿un oso?.

    —Lo…bo… lo…lo…bo…

    —¿Eh?, ¿un lobo?.

    Recordó entonces la imagen de aquella bestia bípeda.

    —Así que también te encontraste con aquella cosa –Dijo Peter en voz alta.

    El herido chico intento formular unas últimas palabras, pero su cuerpo sucumbe ante las heridas y vomita una considerable cantidad de sangre que culmina con su pulso.

    — ¡Oye!, ¡no te mueras aun y dime donde rayos estoy!, carajo… ya la palmo.

    Ruido de follajes cercanos revelan la presencia de animales salvajes acercándose a Peter, el muchacho voltea para encontrarse rodeado de una manada de lobos grises, presenciando un festín ante sus ojos con los restos de los cuerpos despedazados, el cuerpo del recién fallecido chico y por supuesto, el joven peliblanco.

    El muchacho busco rápidamente algo cerca que tomar para defenderse, y fue que lo hallo al lado del chico de pelo castaño muerto, una larga espada de plata semejante en aspecto a un cuchillo de carnicero con una hoja de 80 centímetros, la espada tenía un conjunto de dientes en su hoja con similitud a una motosierra.

    —¿¡Quieren una probada de mi perros de mierda!?, ¡pues venga el que pelotas tenga! –Empuño Peter con ambas manos la espada desafiando a los lobos.

    Peter fija sus ojos detenidamente al lobo que reconoce como el líder de la manada, los dos cruzan sus miradas y de repente se da un hecho imprevisto, el lobo alfa gime del miedo y se da vuelta para huir, el resto de los depredadores hacen lo mismo.

    El joven peliblanco se alivia al verse a salvo, pero aún no se encontraba del todo fuera de peligro, con el frio aun afectándole, se enfocó nuevamente en la tarea de buscar algo que le diera calor, fue entonces que miro el cuerpo carente de vida del chico de cabello castaño, entonces comprendió que debía hacer.

    —Lo siento compañero, pero muerto a ti ya no te sirve, y con este frio siento casi congelado los brazos y piernas, y creo que también mi testículo izquierdo.

    Con aquel argumento, Peter se hace con las prendas del muerto.

    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    • Gracioso Gracioso x 1
  2. Threadmarks: CAPITULO 2
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2638
    CAPITULO 2


    Desvistió al joven muerto y se hizo con su ropa sin importar la sangre impregnada en ella, vistiéndose con un abrigo marrón en conjunto con una camisa blanca, largos pantalones color café junto a unas botas negra y hasta incluso los calzoncillos, deshaciendo su problema de desnudes siente como poco a poco el calor llega a su cuerpo con la indumentaria tomada.


    Además consiguió como botín extra, un bolso con correa larga que llevaba adentro dinero en forma de unos billetes verde que recordaba al dólar y una pistola, pero aquella que encontró tenía un aspecto más primitivo a las armas de fuego que él conocía, esta se asemejaba a una pistola del siglo XVIII.


    Con el problema del frio resuelto, la siguiente tarea era averiguar donde se encontraba, el bosque que le rodeaba era una localización totalmente nueva para él, la mayor parte de su vida siempre la ha pasado en la ciudad, no tenía la menor idea de adonde estaba, yaciendo perdido hasta no indagar más allá del problema.


    Pero otro asunto se sumo a la lista, del nublado cielo y la poca luz que trasmitía, observo como este disminuía, era un indicio de que la noche no estaba lejos de llegar, necesitaba encontrar un lugar en el cual pasar la noche, ya fuera un poblado, establecimiento o hasta le bastaría con una cabaña, lo que fuera que le evitara exponerse a los peligros nocturnos del bosque, seguir el sendero era la mejor opción, pues llevaría con más posibilidad a la civilización más cercana.


    __________________________________________________________________​


    Camino una hora por el sendero y el cielo estaba casi por oscurecerse por completo, pronto los oídos atentos de Peter habían captado un ruido, su curiosidad le hizo acercarse con sigilo al lugar procedente de aquello que oía, desde la seguridad de un arbusto observo una escena que le hizo dudar aún más de la realidad que él conocía.


    Sobre un pequeño campo abierto del bosque, observo a cuatro mujeres adultas armados con armas blancas, una de ellas una chica de gabardina negra sostenía una pesada espada con las dos manos, la segunda usaba un hacha en una mano y en la otra un ancho como pesado escudo de hierro, la tercera por su parte usaba un arco de metal y estaba distanciada de las dos primeras y la cuarta quien también mantenía distancia no poseía arma alguna en manos, estaba desarmada.


    Las cuatro yacían luchando contra una bestia oso descomunal, poseía un tamaño mayor de 2 metros y medio, de garras filosas como espadas con 7 dedos en cada extremidad superior, su pelaje era puramente negro compuesto de púas en su espalda, sus ojos eran rojos como el fuego, poseía una cola larga como látigo y en su frente tenia pegado una piedra roja muy llamativa.


    La bestia ataca a la mujer espadachín, pero este es bloqueado por la poseedora del escudo quien resiste el impacto sin problema, arroja su hacha asestando en uno de los ojos del monstruo y acto seguido el arma desaparece y reaparece por medio de teletransportacion hacia la mano de su dueña.


    La arquera tensando el arma manifiesta sobre las cuerdas un proyectil de energía incolora con destellos eléctricos, la cual dispara asestando en el ojo restante de la criatura, la vista del ser salvaje se ve completamente destruida, la sangre chorreaba de sus inexistentes globos oculares, hasta que vapor empieza a salir de ellos, se estaba regenerando lentamente.


    La espadachín aprovecha y haciendo uso de un par de botas especiales metálicas realiza un brinco sobrehumano de 3 metros con un giro en el aire, con el filo de su arma desciende sobre la criatura, la hoja desprende una forma de energía similar a la del arco y esta se convierte en un intenso calor envolviendo a la cuchilla del arma en altas temperaturas.


    De una pasada, la espadachín corta con fuego uno de los brazos del monstruo, su intención era su cabeza, pero aun así logra provocarle un daño severo, la bestia ruge en agonía mientras de su herida perdía más sangre.


    — ¡Ahora! –Exclamo la espadachín mirando a la persona que no poseía arma alguna en manos


    Pero incluso sin algo de equipo a su favor, no era alguien indefensa, empezó a mover sus manos creando de ellas la misma energía incolora con propiedades eléctricas, dando la forma de una esfera la cual lanza hacia el monstruo impactando en la cabeza y produciendo una explosión, el oso moribundo cae de espalda hacia el suelo.


    Peter ante lo visto trataba de digerir aquella “realidad”, se daba a la desesperante idea de que todo lo que veía hasta ahora fueran crudas alucinaciones, que su imaginación se había vuelto mentalmente inestable.


    Pero él sentía que todos sus sentidos estaban orden, sabía con detalle y claridad que su cuerpo estaba bien y su mente como su cerebro no estaban alterados con extrañas percepciones surrealistas, todo lo que veía, era la auténtica realidad.


    Se alejó siguiendo su camino y reflexionando sobre ello, pero a los pocos segundos de emprender nuevamente su caminata una fuerte agitación sacude el interior de su cuerpo, un intenso dolor en su pecho que le hace caer de rodillas, sus ojos se tiñen de un amarillo inhumano y un par de colmillos como de un animal salvaje se forman en su boca.


    —Calor… siento dolor y mucho calor… ¡aaaaah!… duele como la mierda…


    Su agonía es oída por el cuarteto de mujeres quienes llegan hacia el sendero por el cual se encontraba, observando a Peter de rodillas, una de ellas se acerca con intención de darle una mano.


    — ¡Hey chico!, ¿estás bien? –Le pregunta la espadachín acercándosele.


    El dolor de Peter se reduce lo suficiente para ponerse de pie y darse la vuelta para responderle a la mujer, pero tan pronto ella mira los rasgos inhumanos en sus ojos y su boca, retrocede con una expresión de alerta.



    — ¡Es un hombre lobo! –Avisa a sus compañeras.


    Su solidaridad es cambiada por hostilidad, el grupo armado de mujeres apunta sus armas hacia el chico peliblanco, Peter era consciente de que ellas realmente iban a matarle, luchar no era una alternativa, el dolor persistía aun, la desventaja sobrepasaban sus oportunidades si decidiese dar pelea.


    La espadachín fue la primera en atacar, con el agitar de su enorme arma blanca de manera horizontal, Peter observa como el filo de la espada de su agresora aumenta de temperatura, como hizo contra la bestia oso, evadiendo su letal corte caliente la hoja roza contra la corteza de un árbol dejándole una notable quemadura, pronto el elevado calor del arma va desapareciendo volviendo a su estado ordinario.


    — ¡Mierda!, se le acabo la energía del núcleo a mi “Gear” –Dijo la espadachín.


    La mujer revisando un bolsillo de su gabardina negra, toma de ella un objeto cilíndrico del tamaño de una pila grande (D2), el objeto en cuestión estaba de hecho de un vidrio transparente con dos electrodos sellando los lados izquierdo y derecho de esta, se podía observar el contenido de su interior, un cristal incoloro flotante con forma de estrella que irradiaba energía con destellos eléctrico constantemente.


    La espadachín revela una ranura desde la empuñadura de su arma, en el cual retira un cilindro igual al primero, con la diferencia de que el cristal incoloro de su interior no brotaba energía alguna, insertando en la ranura aquella que si la poseía.


    — ¡Ahora si está cargada, a darle duro a este perro sarnoso! –Exclama con el manifestar de elevado calor en la hoja de su espada.


    Peter se echa a correr para salir del sendero y meterse de lleno al bosque, incluso si corría el riesgo de perderse, era mejor que morir, la mujer del grupo que no poseía un arma blanca, desenfunda una pistola y dispara hacia el muchacho asestándole la bala en el brazo izquierdo, pero incluso aquella herida no detuvo al chico de seguir corriendo.


    El muchacho quien poseía un arma de fuego también guardada en el bolso, la toma con su brazo sano y mientras huía realiza el único disparo que tenía hacia la atacante pistolera, sin embargo, ella crea con extraños poderes una barrera con la misma energía que manipulo en su lucha contra el monstruo y rechaza el proyectil de Peter desviándolo hacia el suelo, pero aunque no pudo herirla eso basto para hacer tiempo y lograr meterse al interior del bosque, sus agresoras no parecían dispuesta a perseguirle.


    El muchacho siguió corriendo hasta que la noche llego, aguantando el dolor desconocido en su pecho y la bala en el brazo izquierdo, fue entonces que la fatiga pronto detiene sus pasos tropezándose en el instante, cae bruscamente rodando en el suelo, sentía que su consciencia se desvanecía y sin resistirlo cae en la inconciencia.


    Unos pasos se oyen acercando al inconsciente muchacho, alguien se detiene justo a su lado, una silueta femenina.


    __________________________________________________________________​


    Un sombrío bosque, una tétrica y lúgubre zona forestal de un cielo sobrenatural completamente negro carente de estrellas y nubes, fue la siguiente parada del chico peliblanco, apareciendo allí todo desnudo, hojas flotaban danzando en el aire con la ausencia de brisa o viento alguno, no había frio o calor en el ambiente.


    — ¿Dónde fui a parar ahora? –Se preguntó Peter desconcertado.


    Un rugido bestial hizo eco en sus oídos, venía de unos pocos metros a su espalda, se dio vuelta rápidamente y observo la aparición de una entidad con el aspecto de una niebla roja, que formaba la imagen de un horripilante lobo fantasmagórico de ojos negros sin pupilas y macabros dientes monstruosos, se acerca a Peter mientras emitía una risa diabólica.


    — ¡JAJAJAJA!...


    __________________________________________________________________​


    Peter despierta del extraño sueño, hallándose recostado en la calidez de la cama en el interior de una habitación desconocida con el torso desnudo y descalzo, a su lado se encontraba una mujer canosa abrigado con ropaje blanco, leyendo un libro en su mecedora con la luz de una lámpara de aceite en un velador.


    —Despertaste muy rápido, eso es una buena señal –Dijo la mujer.


    El dolor de su pecho ya no estaba y la herida en su brazo izquierdo tampoco.


    —No te preocupes, el metabolismo de tu cuerpo se encargó de curar la herida de aquella bala una vez que te la extraje –Le notifico la mujer.


    Sobre una mesa de madera, se hallaba una bandeja de acero con una pinza quirúrgica ensangrentado, un paño humedecido teñido de rojo y un proyectil redondo, evidencia oficial de que la bala había sido retirada de su cuerpo, además de que allí se encontraba también su abrigo marrón y la camisa blanca.


    —Cuanto te traje note por un momento ciertos aspectos llamativos en tu rostro y a juzgar por la forma en que sano esa herida, obviamente no eres humano, con todas esas características… eres un hombre lobo, ¿no? –Le pregunta ella.


    Peter se sintió alertado tras ese comentario, dado a su experiencia reciente de casi morir por aquella razón, pero el muchacho no sintió hostilidad alguna en la persona que tenía en frente.


    —Puedes estar tranquilo, ya sean hombres lobos, vampiros o demonios, no tengo nada en contra tuya –Dejo en claro la mujer mayor.


    — ¿Quién eres?.


    —Me llamo Nora, y esta es mi cabaña del bosque.


    —¿Vive sola en este bosque?.


    —Algunos preferimos la calma de la naturaleza, antes que la hipócrita y ruidosa civilización de una ciudad.


    —Dudo mucho que haya tanta calma en este bosque con esas cosas rondando allí afuera.


    —Oh, hablas de los “Cryptian”.


    Una palabra desconocida resalto en la conversación, pero no fue la única.


    —No te preocupes por ellos, con los cazadores rondando por estas áreas a menudo, ninguno suele aparecer por aquí, además la mayoría de los Cryptian que se encuentran por estos lares son de baja categoría, hasta el punto de que el cazador más novato podría arreglárselas para matar a uno con el Gear más mediocre sin problema –Explico la mujer.


    “Cryptian, “Cazador” y “Gear”, la última palabra la había escuchado con anterioridad de la boca de aquella mujer espadachín.


    —No entiendo nada de lo que dice, ¿qué esos esos Cryptian?, ¿esos cazadores y esos… Gear o como se llamen? –Se pregunta el joven peliblanco en voz alta totalmente confuso.


    — ¿Qué cosas dices?, es de sentido común en toda Eliux saber algo tan simple.


    —¿”Eliux”?.


    —El nombre de nuestro mundo, oye chico, ¿acaso pasaste toda tu vida viviendo bajo una roca?, es como si no supieras nada de este mundo.


    “Este mundo”, con aquella palabra entrecruzando en su cabeza, Peter Garnier llego a una conclusión, una absurda y carente de mucha lógica pero a la vez tan racional como sensato, después de todo lo presenciado, era la mejor idea de que se le había ocurrido, su conclusión era pues que donde se encontraba actualmente, no era su mundo, sino que su misma existencia como la conocía, le habían situado en la realidad de otro mundo.


    —Si… pase toda mi vida bajo una roca –Dijo en voz alta con su mano en su cara tratando de digerir tal verdad.


    —Si necesitas ponerte al tanto de las cosas, dejare que Amy se ocupe de ti –Dijo la mujer mayor poniéndose de pie.


    —¿Amy?.


    Tan pronto pronuncio aquel nombre, la puerta de la habitación se abre, ingresando una enérgica muchacha de cola de caballo pelinegra de la misma estatura y edad de Peter, vistiendo una camisa marrón junto a una falda del mismo color, en la cintura de su ropaje tenia enfundada un sable.


    — ¡Volví con la caza de hoy, abuela! –Notifico la chica.


    —Buen trabajo Amy, me encargare entonces de a preparar la cena para los tres –Dice Nora caminando hacia la puerta.


    — ¡Espere! –Peter le habla deteniendo sus pasos —Dado a que estoy recuperado, puedo marcharme, por lo que le ahorraría el preparar ese tercer plato.


    —Jejeje… eres un muchacho testarudo muy tonto, y dime, ¿a dónde iras? –Le formulo la mujer una pregunta vital —Hasta donde sé, no tienes idea de los Cryptian y una caminata nocturna con ellos afuera no es una buena idea, podría apostar a que no tienes la menor idea de que parte del bosque estas o a donde ir, en simples palabras, apenas abandone esta cabaña y te valgas por tu cuenta de manera tan precipitada, será cuestión de tiempo para que mueras muy pronto.


    —Yo… -Dijo Peter a medias sin palabra alguna con la que defenderse.


    —Quédate hasta el amanecer aunque sea, y deja que Amy te aclare un poco la mente, cuanto más lo veo, más creo que has vivido bajo una roca todo este tiempo.


    Nora abandona el cuarto cerrando la puerta, dejando al cuidado del joven en manos de la muchacha de nombre Amy.


    —Cielos, en verdad eres un caso único –Le sonríe Amy —Dice la abuela que eres un hombre lobo, ¡que genial!, siempre quise conocer a uno.


    —Te confías demasiado, ¿no temes que pudiera ser peligroso? –Le pregunta él con una expresión maliciosa.


    —No, porque si hicieras algo sospechoso, te mataría sin dudarlo –Contesto ella deleitaba una sonrisa sombría con sus palabras.


    Peter sintió lo peligrosa que podía ser aquella chica, provocarla no era una buena idea, además la espada que traía consigo no la tenía a su lado, Amy notando que el muchacho buscaba su arma ella le explico que se encontraba en la sala principal junto al bolso que traía, misma sala que es en donde la mujer mayor estaba haciendo la cena.


    —Por ahora relájate y descansa un poco, la abuela dice que te explique unas cuantas cosas, con mucho gusto lo hare, a cambio, quisiera que me hicieras un favor –Le pidió la muchacha.


    —Mientras no sea dinero o mis orgasmos, por mi bien.


    — ¡Jajaja!, descuida no será algo inquietante, en cuanto a lo que quieres saber, ¿por dónde comenzamos?...


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  3. Threadmarks: CAPITULO 3
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2102
    CAPITULO 3


    Fue hace 1000 años cuando del cielo numerosos meteoritos cayeron sobre Eliux, la histeria supuso para los humanos el fin del mundo, pero el mundo no acabo como muchos creyeron y no fue el fin de los tiempos, sino el preludio del avance del hombre.


    De las numerosos meteoritos estrellados, se encontró un material especial, una roca de composición metálica que poseía propiedades únicas que llamo la atención del hombre, en su interior albergaba una fuente de energía que se convirtió en la llama del progreso para la humanidad, aquella energía fue bautizado como “Nova”.


    “Nova” le dio a la que era la raza más débil de Eliux, la fortaleza para elevar su poderío, gracias al “Consejo de 10”, diez grandes mentes eruditas y científicas, cuyos conocimientos dieron a luz a la tecnología Nova, entre sus creaciones más notables estaban los “Gear”, herramientas dotadas del poder de “Nova”.


    La humanidad hizo uso de su nueva tecnología para someter a las demás razas que antaño los cazaban como ganado. Vampiros, hombres lobos, dragones, demonios… los humanos se volvieron fuerte e iniciaron una cruzada sobre sus sobrenaturales enemigos, algunas especies fueron cazadas hasta la extinción, otras lograron esconderse del brazo letal del hombre.


    Fue entonces que surgieron los “Cryptian”, monstruosidades nacidas de las zonas donde se estrellaron los meteoritos, una forma de vida de implacable naturaleza hostil, se convirtieron en potenciales enemigos de la humanidad y una guerra sin cuartel entre ambos se dio con los siglos posteriores.


    Los “Cryptian” poseen muchas formas y tamaños, el nivel de sus poderes varía con el monstruo en cuestión, no se sabe quién los erige o si algo los gobierna, algunas zonas han sido reclamados por aquellas monstruosidades, que han demostrado con su poder estar a la altura contra el hombre y su tecnología Nova, pero la humanidad nunca se rindió, en su ardua guerra contra estas bestia, continua la lucha hasta el día de hoy.


    Marcando la aparición de los “Cazadores”, persona dedicadas al oficio de la caza de Cryptian, perseguidores de famas y fortunas en sus osadas hazañas en la lucha contra el enemigo de la humanidad.


    __________________________________________________________________​


    Amy le relato a Peter con todo detalle sobre el Nova, los Cryptian, los cazadores y los Gear.


    —Haber si entendí bien, los Cryptian son criaturas surgidas de esos meteoritos, básicamente vienen del espacio exterior como esta fuente de energía llamada Nova y hoy en día hay personas que dedican a pelear contra estas cosas como si fuera un trabajo normal, haciendo uso de estos Gear, extraños aparatos con poderes mágicos o lo que sea…


    — ¡Jajaja!, tonto, no es magia, son las cualidades especiales que posee la energía Nova moldeado en las herramientas que se usan, como las armas –Le corrige la chica con cola de caballo.


    —Vi a una de esos cazadores hacer uso de esos poderes locos sin necesidad de un Gear, ¿cómo me explicas eso? –Le pregunto el chico peliblanco.


    —Hablas de un “Novamancer”.


    — ¿Un novaque?...


    —Tiempo después en que los meteoritos cayeron, la invención de la tecnología Nova y la aparición de los Cryptian, surgieron individuos capaces de manipular la energía Nova generado en sus cuerpos, a este fenómeno se le conoció como “Novamancia” y “Novamancer” se convirtió en el título de aquellos que ejercían tal poder.


    —¿Cómo una especie de mago o algo así?.


    — ¡Jajaja!, nuevamente te lo repito, no hay nada de magia, todo es relativo de la ciencia, aunque la energía Nova aun desprende muchos misterios sin descubrir, fue gracias a ella y sus increíbles capacidades que permitieron a la humanidad crecer y ser lo que es hoy en día.


    Era información bastante surrealista de digerir, pero relevante a fin de cuenta, era otro mundo con sus propias reglas, la existencia de monstruos de origen espacial y tecnología extraordinaria como fantástica, supusieron un reto para el muchacho de cabellera blanca para adaptarse al nuevo entorno en que se había envuelto.


    — ¡La cena está servida, vengan a comer! –Aviso Nora.


    —El tiempo de charlar acabo, a comer pues –Comento Amy.


    Peter aun albergaba más duda, pero con su estómago gruñendo le dio importancia a su alimentación.


    __________________________________________________________________​


    La sala principal de la cabaña era acogedora, desde una chimenea con un elegante cuadro colgado, pieles de osos y otros animales adornando en el suelo, una estantería repleta de numerosos libros y otros muebles aparte.


    La mesa sobre la que comieron era tan grande que podría caber 6 a su alrededor, el platillo principal era estofado de carne de jabalí, cazado por la habilidosa Amy y preparado por la talentosa cocina de Nora.


    Peter se encontraba disfrutando de la comida con el torso al descubierto por insistencia de Amy, pues su abrigo y camisa tenían un agujero a causa de la bala que dio en su brazo izquierdo, Nora aseguro que más tarde se encargaría de coser el daño de la ropa para arreglarlo.


    — ¿Te sientes un poco más al tanto de las cosas? –Le pregunto la mujer mayor al chico de pelo blanco.


    —Sí, aunque aún tengo ciertas dudas al respeto.


    —¿Podría ser quizás sobre tu licantropía acaso?.


    Una vieja muy audaz, pues era precisamente aquello a lo que quería hablar, la primera cosa con la que Peter se encontró en su desconocida llegada a Eliux, fue su encuentro con aquella bestia lupina de casi 2 metros, aun recordaba en su mente la dolorosa mordida que le provoco en su hombro derecho y fue que empezaron los extraños sucesos en su cuerpo.


    —Una de esas bestias me dio una mordida, desde entonces cosas raras me están sucediendo, heridas en mi cuerpo sanaron sin dejar rastro, un fuerte dolor que surgió de la nada en el pecho, pude sentir en mi boca en cierto punto la presencia de dentadura anormal y luego ese extraño sueño con ese monstruo lobo… dígame anciana, eso significa que me estoy convirtiendo en una de esas cosas, ¿no? –Consulto Peter.


    Amy y Nora al escuchar sus anécdotas y la duda que lo inquietaban, se miraron entre si y luego se echaron a reír, eso causo que el muchacho se molestase.


    —En verdad no sabes nada de nada y eso también es algo de conocimiento común –Opino la mujer mayor.


    —Oye, explícate, ¿quieres? –Le dijo el chico con los brazos cruzados.


    —La licantropía no puede transmitirse por mordidas, quizás hace mucho tiempo aquello fue posible, antes de que el Nova llegara a manos del hombre, pero actualmente cada persona en el mundo es incapaz de ser convertido en un hombre lobo aun si es mordido hasta el cansancio por uno, piensa en ello como el ejemplo de una enfermedad en el que se adquiere inmunidad a esta, simplemente los humanos se inmunizaron a la licantropía, los hombres lobos solo pueden nacer de manera natural.


    —¿Qué?.


    —Chico, quizás no lo sepas, pero uno de tus padres era un hombre lobo, para ser más específica, era tu padre, ya que si tu madre hubiera sido quien te transmitió la licantropía, desde el momento en que dejaste el vientre, habrías nacido como un hombre lobo desde el principio, pero según entiendo de tus preocupaciones, has empezado a manifestar tu licantropía de manera reciente, los hombres lobos nacidos entre una mujer humana y un licántropo, dan por resultado un humano con la posibilidad de heredar la licantropía en cierta parte de la vida –Explico Nora.


    Aquello solo sembró más dudas, si los humanos no podían convertirse en hombres lobos aun si era mordidos por uno, ¿por qué el caso de Peter era diferente?, a este punto podría dudar de que realmente se estuviera transformando en uno, pero las ocurrencias recientes en su cuerpo no eran coincidencias, esos factores inhumanos era evidencia alguna, en sus venas corría por su sangre la esencia de la bestia por la que fue mordido.


    Pudo sentir con solo imaginar la babeante lengua del monstruo lupino que le mordió y le infecto de su condición, sus largos y peludos brazos tomándole del tórax y su hocico respirar sobre su hombro derecho. El muchacho no negó los hechos, su cuerpo mismo estaba desprendiéndose de su lado humano poco a poco.


    — ¿Hay alguna cura para revertir mi estado? –Pregunto.


    — ¿Una cura?, jejeje, ¡no existe tal cura!, aquello que te está cambiando yace impregnado en lo más profundo de tus genes, es parte de tu naturaleza, debes aprender a vivir con ello –Le responde la mujer mayor.


    —Usted sabe bastante sobre hombres lobos que digamos.


    —Paso la mayor parte de mi tiempo leyendo y ese tiempo del que dispongo, es mucho –Comento Nora —Además, no es la primera vez que me encuentro con este caso, conocí una vez a un muchacho de tu edad que tuvo la misma situación, solo le quedo lidiar a su manera con el problema que acarreaba.


    —¿Y cómo le fue?.


    —Está muerto.


    —Que alentador.


    —Pero en tu caso puede ser diferente si te lo propones –Le animo la mujer mayor —Para empezar, yo que tu olvidaría toda idea de vivir en la sociedad humana, ya que apenas ellos se enteren de lo que eres, te asesinaran o te usaran de conejillo de indias para brutales experimentos con tecnología Nova, los humanos aborrecen con cada centímetro de su ser a las criaturas ajenas a su raza.


    — ¿Dice que debo vivir con otros hombres lobos?, ¿y cómo viven ellos? –Pregunta el joven.


    —Mmm… los libros no hablan mucho de sus sociedades, pero se describe mayormente que viven en cuevas o sitios oscuros en manadas, liderados por un macho alfa y una hembra alfa.


    Vivir entre bestias primitivas como un animal salvaje o con la civilizada humanidad de este mundo, corriendo el riesgo de sufrir una agonizante muerte si llegara su identidad inhumana a ser descubierta.


    —Al carajo, me iré al próximo poblado humano, no pasare ni de chiste el resto de mi vida durmiendo en una fría cueva, comiendo restos de animales crudo u oliéndole el culo de otros como lo haría un perro, ya sea un puto monstruo o no, hare de mi vida lo que me apetezca –Dejo el muchacho peliblanco en claro su determinación.


    —Mmm… muy bien, entonces hare que Amy te escolte en el amanecer a la ciudad de Brahim, es el poblado más cercano que encontraras –Le asegura Nora.


    —Una ciudad, ¿eh?, nada mal.


    — ¿Cuentas con dinero?, si piensas vivir en la ciudad, tendrás que buscarte una manera de ganarte la vida.


    —Hay algo de dinero en el bolso que llevo y en cuanto a cómo me ganare el pan, ya pensare en ello –Dijo el chico mirando su espada de plata.


    El resto de la conservación se volvió monótona y sin importancia, tras terminar la cena, Nora invito a Peter a dormir en la habitación en la cual fue llevado cuando se le trajo, la cabaña contaba además de sala principal, con dos habitaciones, una era de Nora y la otra de Amy, el joven peliblanco estaría durmiendo en el cuarto de la chica y ella por esta noche acompañaría a su abuela.


    __________________________________________________________________​


    Ya en cama, a Peter le costaba conciliar el sueño, tenía demasiadas cosas en que pensar, de su situación actual en otro mundo, podría haberle contado a la mujer mayor sobre su procedencia y de que sus padres eran en realidad humanos ordinarios, pero revelar tales anécdotas podría repercutir en que fuera catalogado como un desquiciado.


    La puerta de la habitación es abierta, ingresando Amy al cuarto a altas horas de la noche, acercándose al chico al notar que aun seguía despierto.


    — ¿Problemas para dormir? –Le pregunta ella.


    —Sí, ¿puedo saber a qué viniste?.


    — ¿Recuerdas sobre el favor que te pedí a cambio de la explicaciones que te di?, pues vengo a cobrarlo.


    —Realmente no has venido por mis órganos, ¿o sí?.


    — ¡Jajaja!, no, el favor que necesito que me haga es de otro tipo.


    La muchacha pronto se desvistió hasta quitarse la última prenda que era su ropa interior, exhibiendo toda su desnudes ante el muchacho sin mostrar indicio alguno de vergüenza.


    —Oh, ¿de verdad te apetece hacerlo con alguien que sabes que no es humano en sí? –Le pregunta Peter.


    —Eso lo hace más excitante, últimamente no me basta solo con usar las manos, por eso quisiera que me hicieras este “favor”, ¿podrías hacerlo? –Le pide Amy.


    El muchacho sin dudar comienza a quitarse los pantalones y luego el calzoncillo quedando su masculinidad al descubierto.


    — ¿Eso responde a tu pregunta?.


    Amy con mirada lujuriosa se tira a la cama acurrucándose con el desnudo cuerpo del chico, sintiendo el calor de su pecho y de su hombría erecta.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  4. Threadmarks: CAPITULO 4
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2124
    CAPITULO 4


    Con sus desnudos cuerpos tocándose entre sí, Peter hundió sus dedos índice y medio de su mano derecha en la vagina de Amy, agitándolos en el interior de la muchacha, ella gemía con locura ante los hábiles movimientos del chico.


    —Esa manera de usar los dedos, no es tu primera vez, ¿cierto? –Pregunto Amy.


    —No es mi primera vez, ni segunda o tercera u octava vez –Respondió él.


    — Mmm… que excitante, ¿cuánto años se supone que tienes con toda esa experiencia?.


    —18.


    — ¿Tienes 18?, pensé que tenías aún más, como 20 o 21.


    —Estoy jodidamente seguro, de que no viniste solo a hablar.


    Presiono aún más con sus dedos repercutiendo con un gemido aún más fuerte en ella.


    —Así está mucho mejor.


    En el instante en que retiro sus dedos de la vagina, esta empezó a chorrear sus lujuriosos jugos, el muchacho se situó encima de Amy quien se encontraba boca arriba esperando este momento, Peter acerco su erecto miembro sobre la feminidad de la joven.


    — ¡Hazlo!, no me hagas esperar –Insistía ella ansiosamente.


    De un solo empuje hundió su pene en el interior de Amy, empujando constantemente con fuerza a la vez que la muchacha aferro sus piernas sobre la cintura de su compañero y extendió sus brazos envolviéndolos en su cuello, con solo haber comenzado a coger apenas un minuto en la posición del misionero, Amy se sentía extasiada antes los estímulos que experimentaba.


    Pero Peter en medio del libertinaje experimento otras percepciones de extraña índole, rodeado de la oscuridad del cuarto y entre los gemidos de Amy, en solo un parpadeo sintió ser abrazado por brazos inhumanos cubierto por un denso pelaje de blanco con gris con largas y filosas garras, la cara de la muchacha se envuelve en sombra y al aclararse el aspecto de su rostro la imagen de un tétrico lobo se manifiesta en su lugar lanzándose con un mordisco al hombro derecho de Peter.


    Todo había sido producto de una alucinación, pues tal mordida nunca sucedió, el rostro de Amy regreso a la normalidad al igual que sus brazos, pero lo desconcertante de aquello alucinado, era el enorme grado de realismo que sintió al experimentarlo, desde la mordida hasta aquellos brazos que se habían envuelto sobre su cuello.


    — ¿Qué sucede?, te noto algo distraído –Percibe la muchacha las lentas movidas de su compañero sexual.


    —Nada importante –Contesta él regresando al ritmo normal de sus empujes.


    Amy aferro aún más sus brazos y piernas, estaba llegando al clímax, el sonar de sus gemidos levanto volumen, su respiración se hizo más intensa y fue al cabo de un grito de éxtasis que llego al pico más alto de su placer, se había corrido en toda su gloria.


    Peter por su parte sintió estar llegando al mismo punto y saco su miembro rápidamente de la vagina para eyacular fuera, soltando toda su descarga blanca sobre los pechos y el rostro de la joven quien prueba su sabor al tener parte de ello en sus labios.


    __________________________________________________________________​


    Tras el placentero acto, el dúo se acomoda juntos en la cama con el aferrar de Amy a un costado de Peter.


    —Mejor que usar las manos, eso sin duda –Opino la muchacha.


    —Me encanta haber cumplido con las expectativas –Se elogia el joven peliblanco.


    —Oye, cuando llegues a la ciudad, ¿tienes en mente ser cazador?.


    Era como si hubiera leído su mente, lo que Peter tenía pensado hacer para ganarse la vida cuando Nora le pregunto sobre como lo haría, era hacer uso de aquella espada de plata el cual era un Gear y cazar aquellas criaturas para obtener su sustento en la vida.


    —Lo sabía, en verdad lo harás –Comenta Amy.


    —En este mundo no tengo a nadie, no conozco nada, ni un sitio al que volver, tan solo me queda la idea de un propósito, es todo lo que hay para mí –Expreso Peter.


    —Podrías quedarte conmigo y la abuela –Le propuso ella —No me importaría tener que compartir mi cuarto contigo todas la noches –Le susurró al oído con un tono erótico.


    —Tentador, pero desgraciadamente tengo razones personales para llevar a cabo lo que tengo en mente, si esas cosas se pueden matar y lucrar de ello, es lo más idóneo para mí.


    —Es una pena –Suspira la muchacha de decepción—De modo que tendré que volver a usar las manos para cuando te hayas ido.


    —Cierto –Le dice Peter para luego tomarla de la cintura y levantarla hasta tenerla arriba suyo —Hasta entonces creo que deberías aprovechar la ocasión, si tú me entiendes.


    Amy besa apasionadamente sumergiendo su lengua en la boca del chico peliblanco.


    —Mmm… ¿eso responde a tu pregunta?.


    Y los dos se dejaron llevar por su libido con su segunda ronda…


    __________________________________________________________________​


    Para el amanecer del siguiente día, el abrigo marrón y la camisa blanca son arrojados al rostro del durmiente chico por Nora quien había ingresado a la habitación encontrándose a los dos desnudo en la cama sin inmutarse un poco, Peter despierta al ver sus prendas arregladas por la costura de la mujer mayor.


    —Muy buenos días, chico lobo, ya son las 10 de la mañana, tu ropa esta lista y hace un buen clima nublado como siempre en esta región –Le notifica Nora —Cuando los dos estén vestidos, Amy te guiara a la ciudad de Brahim.


    —No parece importarle verme en una cama desnudo con ella –Comenta el chico peliblanco.


    — ¿Acaso tengo cara de ser una maldita puritana?, he vivido mucho tiempo y ver dos cuerpos jóvenes desnudos es un bostezo para mí, además aunque ella me diga abuela, en realidad no estoy emparentada sanguíneamente con esa chica, dicho esto, te aconsejo prepararte cuanto antes, un largo día te depara hoy, lo presiento.


    Con la salida de Nora en el cuarto, Amy despierta de un fuerte bostezo estirando sus brazos y saludando cordialmente al joven a su lado, quien le explica de la reciente visita hecha por la mujer mayor, los dos vistiendo con sus respetivas ropas, salen del cuarto ya listo, en donde Peter recoge la espada de plata y el bolso con todo el dinero que traía adentro así como la pistola (vacía de munición).


    —Amy guía bien a nuestro invitado a su destino –Le encomendó la mujer mayor.


    —¡Si abuela!.


    —En cuanto a ti chico, buena suerte buscando tu lugar en este mundo.


    —Je, lo tendré.


    __________________________________________________________________​


    La guía de Amy por el bosque llevo a un recogido de una hora y media de caminata llegando hasta su esperado destino, entre los límites que salían de la zona forestal, a unos 500 metros a su frente en terreno de campo, se hallaba una enorme puerta que era la entrada a la ciudad de Brahim.


    Enormes muro de 5 metros cubrían los alrededores, siendo la única entrada visible a la ciudad solo una a la vista, había guardias apostados tanto sobre los muros armados con fusiles mosquetes y torres de vigilancia con cañones de artillería como de las épocas coloniales apostadas en ellas.


    —Supongo que esta es la despedida –Dijo Amy entre suspiros —Antes de separarnos, quisiera darte un consejo, los cazadores suelen frecuentar bares para reunirse, te aconsejaría ir allí para pedir algunos consejos y saber a fondo del oficio que quieres ejercer, el más popular de esta ciudad si mal no recuerdo es un sitio llamado “La Osa Golosa”.


    — ¿Y se supone que un montón de rudos hombres te tomaran la molestia de ayudar a un recién llegado como yo?, je, si claro –Pensó el chico en voz alta.


    — ¿”Montón de rudos hombres”?, creo que te equivocas, en realidad vas a encontrar más bien a un montón de rudas mujeres –Le corrige la muchacha.


    —¿Eh?.


    —Es lo natural, al fin de cuentas al ser el oficio de cazador un trabajo muy peligroso, las mujeres son las hábiles para ello.


    —Creí haberte escuchado mal, ¿dijiste que las mujeres son las más capacitadas en este trabajo?.


    —Pues claro, las mujeres son biológicamente más fuertes que los hombres, es algo de sentido común.


    Peter recordó que los primeros cazadores que vio, eran cuatro mujeres, tomando en cuenta ese punto, pensó que las palabras de Amy podrían no ser tan falsa y exageradas como sonaba.


    —Oye, ¿lo dices en serio, acaso realmente…?


    Cuando volteo para mirar nuevamente a la muchacha de cola de caballo, ella había desaparecido por completo, no había rastro alguno de Amy a su alrededor, tras haber quedado solo, el chico sale de los límites del bosque y camina sobre el terreno de campo a la entrada de la ciudad.


    Es recibido por la guarda que lo custodiaba, mayormente eran mujeres, 4 guardias armados con mosquete en manos y espadas Gear en la cintura le detienen, pero lo más llamativo era el quinto individuo que hacía de vigilante y guardián también, no era humano.


    Era una especie de golem mecanizado de 2 metros y medio de altura, de robusto cuerpo metálico gris, su cabeza tenía un equivalente parecido a una humana, aunque su rostro se componía de un amplio ojo sintético negro con una luz roja que simulaba una pupila, sus extremidades inferiores las conformaba 8 patas de arañas de acero, en su brazo izquierdo llevaba un cañón de artillería y en su derecha una larga como filosa espada.


    — ¿Eres un cazador? –Pregunta el guardia a cargo.


    —Sí, acabo de llegar y me dijeron que aquí podría envolverme bastante bien como cazador –Dijo Peter con total calma.


    —Mmm… muy bien, todo en orden, ¡abran las puertas!.


    Con el girar de dos manivelas situadas sobre el muro, las puertas se abren dando vía libre a Peter de entrar, no sin antes, preguntar algo que precisaba saber.


    —Disculpe, ¿sabe en donde se encuentra un local llamado “La Osa Golosa?, me dijeron que hallara ese sitio apenas llegue, pero no tengo idea de donde está.


    __________________________________________________________________​


    Finalmente estaba en civilización, aunque mirando sus alrededores percibía una notable diferencia con la de su mundo, presenciando estructuras semejantes a un Londres victoriano, calles transitada por gente vestida con trajes en su mayoría negro con un estilo un tanto gótico.


    Pese a ser de día, con la escasa luz del sol del nublado cielo, el aspecto de la zona con sus pocos árboles secos en su urbanizada área y la presencia de numerosos cuervos, fomentaban un ambiente lúgubre en el lugar, si tanto era así en el día, el chico ya se daba una idea de cómo sería la noche en estas calles.


    Siguiendo las instrucciones que la guardia le dio, no fue difícil para el muchacho encontrar aquel local, pues estaba caminando varias calles adelante, hasta doblar a su derecha en la última, allí lo vio.


    Un gigantesco establecimiento de dos pisos cuya publicidad anunciaba “¿Quiénes gastar tu dinero en un buen servicio?, La Osa Golosa te ofrece; Descanso, Comida, Alcohol y Lujuria”, revelando que no solo era un típico bar, sino un negocio con amplios servicios a su haber.


    Pero al entrar se encontró con lo que consideraba lo más descabellado hasta ahora, si la existencia de criaturas sobrenaturales, armas tecnológicas únicas e individuos con poderes ya era algo surrealista, lo siguiente que presencio le llego a otro nivel.


    El local por dentro tenía un claro ambiente de bar y sus clientes en mayoría, eran todas mujeres de diversas edades, algunos en los veinte e incluso treinta (y podría que más), algunas vestían de manera ligera con camisetas en conjunto con pantalones cortos, otros con gabardinas o musculosas y había quienes llevaban puesto protecciones metálicas, armaduras que cubrían un brazo o los dos, el torso o hasta incluso parte de la cintura y las piernas.


    Pero cada una portaba como mínimo un arma blanca puramente metálica que deleitaba su naturaleza como un Gear, algunos otros llevaban aparte consigo un arma de fuego, desde un mosquete en la espalda o pistola en la cintura.


    Cada una eran clientes y claramente cazadoras, su manera de comportarse era bastante llamativo a la manera en que Peter lo percibía, observo a varias bebiendo sin modales y charlando con groserías entre camaradas en sus respetivas mesas, a otro grupo observando la pelea entre dos mujeres de brazos fornidos quienes se daban con todo entre puñetazos y había quienes sostenían juegos de azar con cartas de Póker a la vez que fumaban y bebían.


    Tal manera de comportarse, era como si fueran los “hombres” de este local, ahora Peter comprendió mejor a lo que Amy se refería con su último comentario, fue entonces que llego a una conclusión que le pareció inmensamente desconcertante.


    —Si las mujeres son más fuerte que los hombres en este mundo, entonces quiere decir que los hombres… ¡son las perras en este mundo! –Fue su perturbador pensamiento en torno a ello.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  5. Threadmarks: CAPITULO 5
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    1585
    CAPITULO 5


    Camino buscando un sitio al cual ubicarse mientras observaba más del curioso comportamiento de las mujeres de Eliux, entre varias bebiendo y eructando a todo pulmón, otros que jugaban a la pulseada y una tensa partida de póker entre dos jugadoras que acaba con la más nerviosa perdiendo.


    — ¡Escalera real!, ¡mira y sufre! –Enseña su mano ganando la partida y reclamando el dinero apostado.


    —Un momento… -La jugadora derrotada sacude una de las mangas del vencedor solo para descubrir un manojo de cartas escondidas que caen al suelo —¡Hija de puta, hiciste trampa!, ¡te voy a matar!.


    Tomando un cuchillo que guardaba en una funda de su pantalón, se tira contra la tramposa con asesinas intenciones de clavárselo en el ojo, su contrincante oponía resistencia pidiendo ayuda a los demás de a su alrededor, una muchedumbre se junta solo incitando aún más entre bullicio la pelea.


    Hasta que dos encargados de la seguridad del local, un par de mujeres de cuerpos fisicoculturistas con camisas cortas negras y pantalones largos como calzado del mismo color con sus armas Gear enfundados, toman de los brazos a la causante del pleito sometiéndola y arrestándola hacia la salida.


    —¡Esto no quedara así perra, voy a matarte apenas dejes este sitio!.


    Peter busco un lugar al cual ubicarse dirigiéndose a la barra de bebidas atendidas por el barman, un hombre joven en sus 20 y de buen atractivo físico, vestía un frac con un delantal blanco encima.


    A su disposición custodiaba de la barra una variedad de bebidas alcohólicas en botellas coloridas, cerca suyo se hallaba un refrigerador alimentado como fuente de energía por medio de un cristal de Nova con forma de estrella adherido en el centro del aparato dentro de un cilindro de vidrio trasparente.


    — Aquí tienes una bebida –Le ofreció el barman una copa con fresca y burbujeante cerveza.


    —Yo no ordene nada –Aclaro el muchacho de pelo blanco.


    —Cortesía de aquel caballero –Señalo.


    Peter voltea hallando a un muchacho pelinegro cercano a su edad, el chico vestía una gabardina café sobre una camisa blanca y pantalones largos, llevaba una espada liviana en el lado derecho de su cintura y una pistola en su izquierda y el toque final era su sombrero de cowboy que le daba todo el aspecto de un cazador.


    —Me alegra ver otro compañero varón en el dulce oficio de la caza de monstruos –Dijo sentándose a su lado — ¡Brindo por eso! –Levanta su bebida y se dispone a beberla.


    — ¿En verdad es tan inusual ver a hombres cazadores? –Pregunto Peter.


    —Tomando en cuenta que una mujer podría patearle el culo fácilmente a uno en una pelea mano a mano, ¡claro que sí!, sería más fácil encontrar hombres a montón en una florería que en este sitio, lo que es triste y a la vez algo bueno, ya que muchos grupos de cazadoras buscan en su mayoría tener a un integrante masculino entre los suyos, si tú me entiendes –Le guiña un ojo.


    —Carajo, ¿en verdad las mujeres son más fuerte que los hombres? –Pregunto el joven de pelo blanco tratando de digerir su cruda realidad.


    —Por supuesto, ¿por qué haces una pregunta tan boba?, sin ofender –Le responde el joven cazador —Dado a que las mujeres son más fuerte que los hombres, es obvio que la sociedad en general los beneficia aún más.


    Entonces el chico comprendió que la influencia femenina no solo era mayor en el ámbito físico de manera biológica, sino incluso repercutía a nivel social, básicamente las mujeres de Eliux era el género predominante.


    —Ah mierda… -Se traga Peter su bebida aceptando las circunstancias con la ayuda del licor.


    —Te entiendo mi buen, pero ni modo, las cosas como son –Trata de consolarle con una palmada en su hombro — ¡Que modales los míos!, ni me he presentado aún, soy Billy Hoth, pero todos me dicen Bill, dime compañero, ¿eres nuevo aquí?.


    —Sí, acabo de llegar y planeo dar mis primeros pasos como cazador, hacer buen dinero, comprar buena comida, una cama cómoda y el resto las comodidades que los billetes y el capitalismo puede brindar.


    — ¡Jaja, esa es la actitud del novicio optimista!, te recomendaría conseguir como mínimo un compañero de armas.


    —Mmm… se matar cosas por mi cuenta, pero no conozco los alrededor y saber de buen sitio en donde empezar me vendría bien, ¿me hechas una manos?.


    —Eso quisiera compañero, pero acabo de regresar de cazar con mi grupo y…


    Una bella mujer cazadora de busto notable, brazos fornidos y unos cuantos años más que Bill se acerca a él susurrándole al oído, la dama en concreto vestía casi con el mismo conjunto de prenda que el chico, con la diferencia que bajo su gabardina llevaba una musculosa en lugar de camisa.


    —Debo retirarme mi buen, el deber de la camarería llama, no te rindas en buscar alguien que te eche una mano, ten por seguro que sin duda lo hallaras aquí –Le dice Bill para luego levantarse y retirarse con la dama.


    El joven subió junto a la cazadora y otras dos mujeres más a unas escaleras hacia el segundo piso del edificio que según una flecha indicadora llevaba a las “habitaciones VIP”.


    Quedando al muchacho peliblanco pensativo sobre a quién recurrir como un posible compañero, podría arriesgarse solo pero al no conocer el área solo lo complicaría para sí mismo, además aun necesitaba algo de información con respeto al oficio en que iba a desenvolverse.


    —Disculpa, no pude evitar escuchar y parece que necesitas una mano.


    Dándose vuelta, se halló con una joven señorita veinteañera de lentes con unos 170 de altura, corta caballera negra, camiseta de mangas largas marrón con gris, pantalones largos de igual color con varios bolsillos y enfundando una pesada maza con pinchos en su cintura.


    —Acabo de debutar hace poco también como cazadora, soy Brenda, ¿y tú? –Se presenta dándole su mano.


    — Peter Garnier –Le da su mano recibiendo su saludo.


    —Peter, ¿eh?, lindo nombre –Comento ella —Y bien Peter, dado a que eres nuevo en esto, no te importaría ser mi compañero de cacería, conozco un buen sitio en donde podríamos empezar, Cryptian fáciles, botín sencillo y dinero cómodo.


    —Mmm… me agrada la idea, señala el camino y yo aporto mis ganas de matar.


    —Bien, me encanta ese entusiasmo.


    Acepto el compañerismo de Brenda, ambos salieron de “La Osa Golosa” y posteriormente de la misma ciudad de Brahim, adentrándose al bosque del cual no hace mucho, el muchacho se había escapado de su muerte en su interior.


    __________________________________________________________________​


    Fue una caminaba de 2 kilómetros hacia el interior de la zona forestal, pero el camino escogido era diferente por el cual Peter había venido.


    —Dímelo ya, ¿qué se supone que vamos a cazar? –Pregunto él.


    —Trasgos, son Cryptian con el aspecto de duendecillos verdes, físicamente son patéticos pero sus garras hacen un buen daño del carajo si dejas que te alcancen con ellas –Respondió Brenda —Veras, corre el rumor de que varios comerciantes que usan este camino a pie para llegar a Brahim han sido asesinados por una banda de trasgos liderados por un Cryptian fuerte quien es su jefe –Explico —Uno de los guardias que protegía a un comerciante que fue atacado por dicha banda de monstruos, tuvo que huir al verse rodeado de ellos y dejar a su suerte a su benefactor.


    — Déjame adivinar, el guardia de ese comerciante era un hombre.


    —Si lo es, ¿por qué lo preguntas?.


    —Nada… continúa.


    —Se sabe de Cryptian que coleccionan objetos, si hallamos en donde se encuentra el responsable de los asesinatos de comerciantes, no solo nos haremos con el botín que obtengamos cazando a los Cryptian responsables, sino incluso…


    —El botín de las mercaderías de los comerciantes muertos –Dedujo Peter.


    —Exacto, doble botín por el precio de uno, a saber qué clase de mercancía podremos hacernos, pero toda cosa tiene valor y es dinero al fin de cuentas.


    El trabajo en simples palabras, era encontrar a un grupo de monstruos que asesinan comerciantes, matarles y además de las ganancias de sus cadáveres, estaba la recompensa de hacerse con el inventario de los comerciantes muertos, tal tentador oferta no era algo que Peter pensaba dejar desaprovechar.


    —Estamos rodeados –Advirtió Peter deteniendo sus pasos.


    — ¿Cómo dices? –Pregunta Brenda parando también.


    De entre los densos follajes del terreno forestal, docenas de hombrecillos de piel verde con unos 100 centímetros de altura, larga como también fea nariz puntiaguda, horrible rostro, boca babeante y una desnudes total que revelaba su flácido cuerpo y un pene pequeño, rodean al dúo amenazando con desgarrar su carne y piel con filosas garras, cada una de las criaturas llevaba incrustado sobre su frente una piedra roja muy llamativa.


    —No los vi venir, nos tienen acorralado y son muy numerosos –Desenfunda la cazadora su maza pesada — ¡Prepárate chico, porque las cosas se pondrán…!


    Antes de que pudiese siquiera formular su oración, observo como aquel chico al que veía como un completo novato, desenfundar su espada de plata y empuñarla con ambas manos, corriendo como una bestia salvaje hacia al trasgo más cercano y enterrar sobre su cráneo el filo de su arma.


    Llevando la cabeza del Cryptian a asestarla contra el suelo y destrozarla para expulsar toda la sangre y masa encefálica de su interior, fluidos verdes con trozos de sesos se desparraman manchando en parte el rostro del muchacho peliblanco, quien sonríe macabramente su primera baja.


    —Uno menos, ¡faltan 33! –Exclamo todo emocionado con una demencial expresión de júbilo en su rostro.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  6. Threadmarks: CAPITULO 6
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2160
    CAPITULO 6


    Los trasgos habían rodeado en montón a los cazadores, Brenda se defiende deleitando experiencia en su lucha, con su Gear perfora con sus pinchos y rompe con su contundencia los cráneos de las horrendos criaturas verdes de baja estatura y acto seguido los mismos pinchos de su arma son imbuidos por energía Nova…


    Al agitarla contra los Cryptian que tenia de frente, lanza varios proyectiles de Nova igual al número de pinchos que habían sido imbuido con esta, era la habilidad de su arma Gear, los proyectiles como letales flechas atraviesan a varios trasgos en su camino, en solo los primeros minutos, la hábil mujer de lentes había eliminado a 7 de ellos.


    Un resultado predecible, pues no era su primera vez luchando contra tales monstruosidades, pero lo que si le abrumaba en aquel escenario, era la forma en que se desempaña su compañero, a quien veía como un novato, unas gotas de sudor recorrieron por su frente al verlo en acción.


    Peter evadía los ataques de los trasgos con suma facilidad y sin el menor esfuerzo, consideraba los movimientos de los primeros monstruos con lo que luchaba, más lento que el humano promedio, era un chiste de reto.


    A la hora de contraatacar, sujetando firme su espada con las dos manos, arremete con velocidad y fugas habilidad arrebatando de un corte la tapa de los sesos al primero que se le cruza, masa encefálica verdosa salpica al lado del cuerpo del monstruo.


    Al siguiente le incrusto su espada en el estómago abriéndoselo para esparcir todo sus intestinos al suelo y luego lanzo su arma contra su tercera víctima que estaba a unos 2 metros de distancia asestándole en el cuello.


    Cuando se acerca a recuperar su espada, dos trasgos le atacan por su retaguardia de un salto con sus filosas garras apuntando a la nuca del chico, pero él los “siente” venir y fácilmente los esquiva, situándose a espaldas de ellos mientras aún seguían en el aire, a uno con brutal fuerza le rompe el cuello con una llave de desnucamiento, oyéndose el eco del crujir de sus huesos destrozándose, en cuanto al otro Cryptian la tuvo peor.


    El trasgo quien fallo en su ataque aterriza en el suelo solo para ser derribado por una patada del muchacho peliblanco en su canilla, la criatura cae boca arriba y observa la maliciosa cara del chico para luego observar como su pie derecho cae de golpe sobre sus genitales, oyendo el sonido de sus testículos explotar y su inhumano miembro ser aplastado, exclamando con un fuerte grito de agonía el dolor de su masculinidad destruida.


    El pie de Peter yacía cubierto por sangre verde de las extintas partes nobles del Cryptian, luego toma su espada y corta su cabeza en dos de manera vertical, una risa maliciosa se produce en los labios del joven peliblanco, lo estaba disfrutando.


    Mientras descuartizaba extremidades, torsos y cabezas de aquellas monstruosidades a su alrededor, exhibía un comportamiento sádico y demencial en sus movimientos como expresiones fáciles.


    Daba igual si era atacado por media docena a la vez, él los esquivaba fácilmente y contraatacaba dejando a las horrendas criaturas verdes que le desafiaban, su sanguinaria marca en ellos, los hacia gritar, chillar y sangrar con parte o todos sus contenidos viscerales fuera de sus cuerpos.


    Brenda estaba anonada, las capacidades de combate del “novato” no eran para nada malo, ¡sino macabramente espectacular!, casi todos los trasgos estaban enfocados en él, y los depredadores del principio se convirtieron en las presas para el festín de sangre del joven de pelo blanco.


    Para aquel joven era la primera vez que asesinabas a seres que no eran humanos, sin embargo, allí estaba él, despedazando con toda sanguinaria actitud a un montón de monstruos de manera tan natural como respirar.


    ¿Cómo podía tener tanta confianza?, ¿de dónde particularmente obtenía Peter tanto talento para valerse de una situación tan anormal?, la respuesta estaba en una “condición” que poseía, una de carácter biológica y a la vez trascendía como una cualidad de temática sobrenatural.


    Los ojos de Peter percibían algo que otros no verían, sobre los trasgos observaba siniestras auras rojas color sangre sobre cada uno de ellos, cada una de estas auras creaba una imagen fantasmal del individuo y realizaba una acción hostil en concreto hacia el chico, acto seguido el sujeto mismo replica la acción que el fantasma creado por el aura.


    Lo que Peter veía de esas imágenes fantasmagóricas rojas, eran precogniciones de las hostilidades cercanas a él, podía prever casi cualquier ataque dirigido a su persona, ¿pero que era esa aura roja?, la respuesta se resume en; la manifestación visible de la sed de sangre.


    Desde que tal cualidad “despertó” en él, podía sentir la sed de sangre de cualquier persona, hasta en el más mínimo detalle, el ansia de matar, la sed por violencia, Peter podía sentirla en menor a mayor grado como un sexto sentido, obteniendo una capacidad casi sobrenatural de saber quiénes tenían pensamientos de hostilidad hacia él y de esa percepción sensorial única, desarrollaba otras características.


    La propia sed de sangre del muchacho le confería a él ciertas actitudes físicas iguales o mayor a la de un atleta, se manifestaba a través de la sangre que recorría cada gramo interno de su cuerpo, afectando sus músculos, tejidos y huesos para brindar una ventajosa movilidad, proveyéndole de mayor resistencia, fuerza y flexibilidad.


    No eran para convertirlo en un súper hombre, no era para volverlo un humano más fuerte que el promedio y destacar del resto, la única razón de esta rasgos naturales, era para hacerle un individuo centrado en una especialidad en concreto, el asesinato.


    Como una bendición y a la vez una maldición, poseía una fuerza que podría catalogarse como extraordinaria, pero en consecuencia, estaba obligado “biológicamente” a satisfacer cierta “necesidad” de la condición que poseía, marcado por siempre a tener que segar vidas ya sea por voluntad u obligación.


    Su organismo le obligaba a tener que matar cada cierto tiempo, no hacerlo conllevaba a un sufrimiento físico y psicológico semejante a un síndrome de abstinencia, pero en escalas de dolencia aún mayores, lo que matar no era solo una rutina diaria, era un estilo de por vida. Aquella cualidad, el mismo Peter la bautizo con un nombre en concreto, “Instinto Asesino”.


    —Que aburrido…


    De los 33 trasgos, Brenda acabo con un total de 9, su compañero en cambio se llevó la vida del resto, a su alrededor mientras él posaba bostezando con su espada clavada en el suelo, estaban apilados en trozos los restos de los trasgos abatidos, no había parte del cuerpo que no estuviese cercenada por la espada de Peter. La cazadora empezó a recoger las piedras esféricas rojas de los Cryptian muerto.


    —Toma rápido las “Hemopetra” de los trasgos –Le dice Brenda.


    — ¿Qué tienen de importancias estas piedras rojas? –Pregunta el muchacho recogiendo una del suelo de la cabeza destrozada de un trasgo.


    —Son la fuente de dinero de los cazadores, cuando se mata un Cryptian, se debe recoger estas piedras llamadas hemopetra, las cuales se intercambian por dinero –Explica Brenda.


    —¿Eh?, ¿así que esta pequeña cosa rojiza es valiosa?.


    —El interior almacena energía nova única que es extraída y usada para crear todo tipo de productos, desde armas, artículos domésticos, materia prima para construcciones, ect. Básicamente toda sociedad debe sus avances y desarrollo tecnológico de esta mierda.


    El nova era la fuente de energía convertida en tecnología en este mundo, para los humanos fue la clave que los llevo a ser la raza dominante de Eliux, si los hemopetra contenían tales propiedades en su haber, significaba que los cazadores como oficio tenían bastante peso en la sociedad.


    —Eso si es impresionante, ¿todos son así de pequeño? –Pregunto Peter


    —No exactamente, pero no lo juzgues por el tamaño, lo que importa de los hemopetra es la calidad de energía nova en su interior, cuando mejor sea, mayor es la ganancia, aunque claro eso también significa tener que enfrentar a un Cryptian más fuerte –Explico Brenda —Para darte una idea, estos trasgos son Cryptian de categoría “E”, el nivel más bajo.


    Los Cryptian eran separados en categorías que determinaban su nivel de poderío y peligrosidad, de menos a mayor; “Categoría E”, “Categoría D”, “Categoría C”, “Categoría B”, “Categoría A”.


    Luego estaban los catalogados “Categoría S”, los monstruos más fuertes, formidables y cuyo nivel descomunal era el terror de muchos cazadores.


    —Una vez que te hayas hecho con algún hemopetra y se regresa a la ciudad, debes ir a “La asociación” para entregarlos y obtener las ganancias –Dijo Brenda.


    —¿”La Asociación”?.


    —Son los sitios en concreto donde los cazadores cambian sus hemopetra por dinero, pero ya hablaremos de eso más tarde cuando regresemos a Brahim, por ahora centrémonos en recoger nuestro primer botín, ¿no te parece?.


    El principal objetivo de esta cacería eran los artículos de los mercaderes asesinados por un Cryptian en concreto que liderada a otros, se podría pensar que los trasgos eran sus subalternos enviados por el posible líder de los monstruos.


    Peter enfundo su arma en la funda de su espalda, se limpió su rostro manchado con la sangre verde de los Cryptian asesinados y comenzó a recoger los hemopetra guardándolos en el interior del bolso que llevaba consigo.


    Los hemopetra eran la fuente de vida de los Cryptian, un núcleo en sus cuerpos, estos no podían ser arrancados de las criaturas mientras estuviesen vivos, al morir son fácilmente extraíbles de ellos y eventualmente cuando el cadáver de un Cryptian pierde su hemopetra, este empezara a desintegrarse hasta no dejar rastro físico alguno, ni siquiera la misma sangre.


    Brenda dejo que el chico se hiciese con la mayoría de las piedras rojas, pues él se llevó el mérito de abatir a la mayoría de los trasgos, cuando el ultimo de aquellas piedra fue recogida por el muchacho, la cazadora se acerca a Peter para felicitarle y eventualmente tomar con sus manos sus mejillas y besarle, un erótico beso en el que su lengua se metía al interior de la boca de su compañero chocando con la suya.


    —Toda esta cacería me ha puesto bastante excitada, ¿te importa si tomamos un receso? –Pregunta la cazadora con un rostro lujurioso.


    —Por mí no hay problema.


    La mujer de lentes se quita la camiseta y luego el sostén revelando sus atributos femeninos sin titubear, con rostro sonrojado se acerca al chico peliblanco abrazándolo de la criatura y besándolo, Peter se dejaba llevar por la sensación de la excitación, hasta que pronto toda esa excitabilidad se convierte en presagio de peligro.


    Un aura roja cubría el cuerpo de Brenda, su sed de sangre se manifestó denotando hostilidad que atentaba contra su seguridad, el muchacho allí lo vio y así como tan pronto lo sintió, empujo a Brenda y retrocedió a unos cuantos metros de ella por seguridad.


    Su intuición era certera, en una de las manos de la mujer tenía una daga que ella misma había sacado de uno de los numerosos bolsillos de su pantalón largo, aquella persona con alguna intención pretendía apuñalarle mientras lo distraía con su libido.


    — ¿Qué significa esto? –Pregunto él muchacho desenfundando su espada.


    —Tsk… ¿cómo lo descubriste?, sabía que no eras alguien fácil, pero no importa, será como deba ser –Brenda junto dos dedos sobre su labio y dio un fuerte silbido.


    De sus escondites tres individuos armados salen corriendo hacia la posición de la mujer de lentes ubicándose a espaldas de ellas, se revelan del grupo otras dos féminas cercanas a la edad de Brenda y el tercer miembro era un joven hombre.


    La primera chica estaba armado con un Gear en forma de arco y la segunda con varios cuchillos arrojadizos con ponzoña, en cuanto al único integrante masculino, portaba un mosquete, todos ellos apuntando con sus armas a Peter.


    —Esperaba solo apuñalarte y luego dejarte inconsciente, pero haz hecho las cosas más complicadas –Comenta Brenda tomando su Gear.


    —No eres una cazadora, no hay tal Cryptian que asesina comerciantes, no existe el dichoso botín de los mercaderes muertos, todo este tiempo me has estado engañando, para llevarme a un sitio aislado en el bosque y luego asesinarme para tomar mis cosas –Describió Peter las acciones de la mujer de lentes.


    —Cierto, pero debo corregirte sobre la parte de “asesinarte”, en realidad la idea original era capturarte vivo y venderte como esclavo, hay ciertas personas que pagarían bastante por un chico apuesto como tú y sobre todo buen luchador –Añadió Brenda —Pero has complicado los planes, si tenemos suerte te heriremos lo suficiente para vencerte y dejarte vivo, por supuesto tu valor como esclavo disminuirá por la cantidad de heridas que recibas, de lo contrario, tendremos que bastarnos con lo que llevas encima y eso es un mal negocio.


    La cazadora se revela como una líder criminal de un grupo que roba y esclaviza a sus víctimas, ahora posa sus ojos sobre el joven de pelo blanco.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    Nicolás Black

    Nicolás Black Hasta la muerte puede morir, ¡Ahora muere!

    Sagitario
    Miembro desde:
    24 Agosto 2016
    Mensajes:
    76
    Pluma de
    Escritor
    Me gusta aunque creo que hubiera quedado mejor en primera persona.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Por razones narravita, toda esta historia esta centrado exclusivamente en tercera persona, saludos =).
     
  9. Threadmarks: CAPITULO 7
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    1862
    CAPITULO 7


    Brenda se revela como una forajida sin vergüenza o moral, respaldada por tres aliados, 4 enemigos humanos armados y apuntando con sus armas contra Peter con intenciones de arrebatar sus pertenecieras materiales y social.


    Una arquera con un arco Gear, una lanzadora de cuchillos arrojadizos y un tirador de mosquete, eran las potenciales amenazas a distancia que el joven peliblanco centro casi toda su atención, podría predecir sus movimientos, pues la sed de sangre en los tres era más que notable.


    —Podría ganar con cierta dificultad, solo debo… -Pensó el muchacho en su mente.


    Pero su oración es incompleta al sentir en su pecho un intenso dolor, una sensación familiar, era el mismo que le sacudió el primer día en que despertó en Eliux, su concentración, sus fuerzas y activa adrenalina se veían entorpecida por tal malicia, por instinto puso una de sus manos en el tórax creyendo que eso disminuiría el dolor, más no solo no lo hizo, sino que revelo aquella debilidad a su enemigo.


    — ¿Qué es esto?, ¿estas sintiendo mucho dolor en el pecho?, no vi que los trasgos te hayan tocado en algún momento cuando luchaste contra ellos, ¿será cosa de una vieja herida muy molesta?, ¡jejeje!, eso facilitara tu captura –Dijo Brenda.


    El dolor persistió aun, su grado era menor comparado a cuando inicio, pero aun seguía siendo un estado desfavorable para Peter, pues entorpecía sus actitudes para combatir, odiaba de solo pensarlo, pero luchar no era factible, solo podía recurrir a la opción de huir, pues el luchar desembocaría a dos posibles resultados, morir o ser capturado y esclavizado.


    Con una profunda inhalación y exhalación, Peter ignora el dolor resistiendo lo más posible su percepción en el cuerpo, permitiéndole momentáneamente que sus sentidos y fuerzas puedan ser utilizados con mayor eficacia, dio un paso hacia atrás y acto seguido se dio media vuelta rápidamente eligiendo como ruta de escape la zona con más follaje del bosque cercano a él.


    — ¡Que no escape! –Ordeno la líder forajida a los suyos.


    Percibiendo la sed de sangre de los tres atacantes a distancia, el muchacho del mosquete era el primero en hacer su movimiento, el chico de pelo blanco así lo preveo, el objetivo de su inminente disparo, era asestar en una de sus piernas e incapacitar su movilidad.


    El forajido disparo su arma de fuego, pero Peter había pronosticado la dirección del proyectil con rumbo a su pierna derecha, con solo ladear a la izquierda por unos cuantos centímetros antes de efectuarse el disparo, la bala es evadida y pasa casi rozando a la extremidad que el tirador tenía como objetivo.


    — ¡No jodas!, ¿¡acaba de esquivar mi disparo!? –Resalta con asombro el tirador.


    No era la primera vez para el muchacho de pelo blanco esquivar proyectiles de un arma de fuego, comparado a una pistola moderna de su mundo natal, el mosquete era más lento y más predecible, con el fallido ataque del tirador del arma de fuego, la arquera y la lanzadora de cuchillos fueron los siguientes en intentar detenerle.


    Sus armas de por si eran aún más lentas que el del mosquete, por lo que a Peter no le tomo demasiada dificulta evadirlos aun con la dolencia en su pecho fastidiándole, lo que dio como resultado una huida exitosa hacia la parte más densa de vegetación del bosque.


    — ¡Idiotas, no podemos dejar que huya!, ¡si vuelve a la ciudad y da a conocer sobre nuestras acciones perderemos este punto para nuestro “negocios”!, ¡hay que atraparlo, sea vivo o muerto, pero bajo ninguna circunstancia debe salir de este bosque! –Ordeno una seria y molesta Brenda.


    __________________________________________________________________​


    — ¡Sigan buscando!, ¡tenemos que hallarlo cueste lo que cueste, carajo! –Exclama Brenda.


    Escondido sobre unos arbustos, allí se quedó el joven de pelo blanco ocultándose de sus perseguidores hasta que su condición mejorase, el dolor en su pecho tras resguardarse había empeorado, resistió sus impulsos de emitir algún quejido para no delatar su ubicación.


    Sobre el follaje que eligió esconderse, a su lado había un árbol al cual se pegó como una pared con intenciones de descansar, una severa somnolencia le invadió, fue la misma que la anterior vez, sus parpados se vuelven pesados y su vista cesa cayendo su cuerpo en letargo.


    __________________________________________________________________​


    Había vuelvo a aquella zona forestal sombrío de su mundo onírico, estando completamente desnudo, tal y como en la ocasión anterior.


    — ¿Otra vez aquí? –Se dice con cierta molestia —Para ser solo un sueño, se siente bastante real, fastidiosamente real.


    —“¡Jajajaja!, eso es porque esto es mucho más que solo un mero sueño”.


    Una tétrica voz inhumana hace eco en sus oídos, era imposible de saber de qué dirección provenía, Peter solo pudo ponerse en total estado de alerta al darse cuenta que no estaba solo.


    — ¿Quién está ahí?, ¡muéstrate! –Le ordena el chico peliblanco sin miedo alguno.


    —“Como gustes, cachorro”.


    Una niebla roja se manifiesta a unos pocos metros ante sus ojos, adquiriendo la forma de un horripilante lobo fantasmagórico de ojos negros sin pupilas y monstruosa dentadura, tal entidad la había visto con anterioridad.


    —Tu… te recuerdo, te vi en aquella ocasión.


    —“¡Si, tienes buena memoria, cachorro!, por fin podemos cruzar palabras, a diferencia de nuestra primera interacción”.


    —¿Quién o qué carajos eres?, ¿¡y en donde estoy!?.


    —“Mmm… no temes en preguntar, no dudas o te pones nerviosa en mi presencia, ¡eso me agrada!”.


    —No cambies de tema.


    —“¡Jejeje!, yo soy lo que soy, en cuanto a nombres, puedes decirme, Licantropía Latente, o Licten, es una mezcla entre las dos palabras, y sobre donde estas, se podría definir este sitio como tu actual subconsciente”.


    Mirando detenidamente a la entidad sobrenatural, no podía percibir rastro alguno de sed de sangre en él, pensó que podría deberse a su naturaleza inusual o que en donde estaba, era incapaz de hacer uso de su habilidad.


    —“Es inútil, no sentirás nada de mi aun si lo intentas hasta el cansancio, además soy totalmente incorpóreo, no puedo tocarte y tú no puedes hacerlo tampoco, por lo que no podría hacerte daño de ninguna manera” –Le reitera la entidad autonombrado como Licten.


    — ¿Cómo sabes sobre mi…?


    —“Se todo lo necesario de ti, cachorro, a diferencia de ti que aún no sabes nada, ¿quieres saber porque tu cuerpo está padeciendo tanto dolor?, aunque en el fondo creo que ya tienes una buena idea”.


    —Me estoy convirtiendo en una de esas cosas, ¿no?.


    En su mente recordó a la enorme bestia lupina que le propino la mordida en su hombro derecho.


    —“Exactamente, cada gramo de dolor que sientes, es una señal de que tu propio cuerpo humano está cambiando biológicamente por dentro y fuera listo para recibir con los brazos abiertos a tu nueva identidad, ¿no es hermoso?”.


    —Tsk… por culpa de ese dolor, me ha dejado debilitado y a las manos de esos imbéciles de poca monta, tu sentido de la belleza es una mierda, me estás dando demasiado problemas, idiota.


    —“Oh, pero ya falta poco, solo tienes que resistir hasta la primera noche de luna”.


    —¿Qué?.


    —“El tiempo de la charla acabo, nos veremos en la próxima ocasión, hasta entonces mantente con vida, cachorro”.


    —¡No, no, aun quiero más respuestas y me las vas a dar!.


    La entidad sobrenatural se desvanece y todo el bosque empieza a desaparecer en un cegador haz de luz.


    __________________________________________________________________​



    Peter había despertado, ya era de noche y para su mala suerte su despertar se dio en una pésima situación, los cuatro forajidos habían hallado su escondite y le tenían cara a cara con sus armas apuntando a su rostro.


    —Ya no hay donde huir, ni se te ocurra moverte un centímetro o te dejaremos malparado –Le amenazo Brenda —Has sido la presa que más problema nos has dado, una astilla en el culo que no vamos a olvidar, pero se acabó, nos daremos un buen botín contigo, ¡que alguien me pase una cuerda y mientras lo amarro que el resto este pendiente de cada movimiento que haga!, no vamos a arriesgarnos de nuevo.


    —Oh, pero querida ladronzuela de pacotilla, ya te estas arriesgado bastante al estar aquí –Una voz ajena a los 4 forajidos y Peter se escucha en las cercanías.


    Todos voltearon para encontrarse con la persona que había dicho esas palabras, allí se hallaron con una mujer de pelo negro con una altura casi de 180 cm, vestía unos atuendos ligeros, una camiseta con el ombligo al descubierto y unos short negros, en su cintura llevaba sobre un cinturón enfundadas un par de dagas de empuñaduras color verde.


    — ¡Mostrarte así de la nada, que ilusa eres! –Dice Brenda ordenando a la arquera a apuntarle con su Gear.


    —La única ilusa eres tú, humana –Sonrió con malicia la mujer desnudándose por consiguiente y solo quedándose con el cinturón que tenía sus armas.


    Pronto el cuerpo de la joven pasa por una inhumana transformación, un pelaje grisáceo brotaba cubriendo todos sus miembros, garras filosas crecen de las uñas de sus pies y manos, aquel pelaje de su cuerpo pronto se extiende desde su cintura hasta el cuello, dejando parte de su abdomen con su piel humana intacta, surge por consiguiente una cola animalesca larga y peluda, sus orejas se cubren también de pelaje adoptando una forma larga y puntiaguda, de su boca un par de caninos aparecen y sus ojos se tiñen de un color amarillo.


    — ¡E-es una mujer loba! –Dice atemorizado la arquera del grupo.


    —No puede ser… no me digas que nos adentramos demasiado al bosque y como es de noche, acaso… -Crecían los temores de Brenda al pensar de ello.


    Varios ojos de brillo amarillento surgían entre las sombras a la espalda de la primera bestia, pronto se revelan como un grupo de 5 licántropos femeninos en su completa forma de lobos parados en dos patas, mirando detenidamente a los forajidos, saboreando el deseoso anhelo de clavar sus fauces en ellos.


    — ¡Es toda una puta manada de licántropos, huyan! –Ordeno una alterada Brenda la retirada.


    Tan pronto como los 4 se echaron a correr, fueron inmediatamente perseguidos por la manada, la única que no se movió de su lugar fue la primera mujer loba, al igual que Peter, quien yacía aun en el suelo.


    — ¡Mierda, no esperaba encontrarme con otra de esas cosas tan pronto, tengo que huir…!


    Se dispuso a ponerse de pie, sintiendo que su cuerpo pese a que el dolor había desaparecido, se sentía débil, lo suficiente como para ser abrumado por las cualidades físicas de la inhumana mujer en las cercanías, ni el “Instinto Asesino” de Peter pudo reaccionar a semejante velocidad.


    La mujer loba en solo cuestión de escasos segundos se había desplazo a un costado suyo y atrapado con solo un brazo, la fuerza que con la que le sujetaba estaba a un nivel sobrehumano, el chico peliblanco ni aun teniendo todas sus fuerzas estables podría liberarse de tal agarre.


    —No, no te iras a un ningún lado, mientras mis compañeras se ocupan de tus “amigos”, ¿qué tal si pasamos el rato a solas hasta que vuelvan? –Le susurró al oído acompañado de una lamida y un leve gruñido bestial.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10. Threadmarks: CAPITULO 8
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2012
    CAPITULO 8

    Hombre lobo, muchos son los relatos de su existencia, temibles criaturas mitad hombre y mitad bestia, con un ansia voraz por la carne humana, dotados de actitudes físicas sobrehumanas y una capacidad regenerativa, veneradores de la luna llena pues es su símbolo y sus fuerzas aumentan considerablemente cuando su luz se alza en el cielo nocturno.


    Peter ahora se encontraba en una situación delicada, pues una de esas criaturas le tenía sometido, la bestia fácilmente situado a espaldas suyas, le bastaba con solo un brazo fornido para sujetarle y mantenerle a raya, incluso en intentos de forcejeo para liberarse de ella, solo basto para que su aprisionadora aplicara un poco más de presión en su agarre para darle a conocer su lugar como prisionero en sus manos.


    —Es inútil, un humano no es más fuerte que un licántropo –Le deja en claro la mujer loba pelinegra —No malgastes en vano tus fuerzas, las necesitaras para otras cosas.


    — Te tomas demasiado tu tiempo para volverme tu cena, ¿qué planeas realmente? –Pregunta el muchacho a modo de broma.


    — ¿Crees que voy a comerte?, eso sería un desperdicio –Dice la bestia llevando su mano libre a la entrepierna del chico —Los únicos que valen como comida son esas mujeres humanas que estaban contigo, en cuanto a ti y al chico del mosquete, tenemos otros planes, en especial a ti, tienes un cabello hermoso, los nuestros consideran el color blanco como un símbolo de belleza y buena fortuna, serás bastante popular cuando te llevemos con nuestra manada.


    —De modo que planean esclavizarme, no es tan diferente a la que esa mierda de forajida intentaba hacerme.


    —Mmm… nuestra manada al igual que otras solo toman en su mayoría esclavos masculinos, no como una mano de obra barata, lo entenderás cuando te llevemos allá, mientras tanto creo haber dicho que pasemos el rato a solas hasta que mis compañeras regresen de su cacería.


    La mujer loba sin vergüenza o pena alguna, baja los pantalones y ropa interior del chico dejando su masculinidad al aire, tomando con cuidado con su inhumana mano, retrae sus garras para facilitar el tenerla en su palma el miembro del joven a quien dé a solo segundos de estar flácida, el tacto de la fémina lupina hace posible su erección.


    —Vaya, te excitas muy fácil con una mujer que no es humana, eres un pervertido, ¿verdad? –Le dice ella con tono burlón.


    —No quiero oír eso, de quien que me está agarrando el pene sin mi consentimiento, en términos de perversión sexual, tengo la impresión de que es un rasgo bastante fuerte en ti –Opino Peter.


    —Oh, buena deducción, es cierto, me gusta demasiado el sexo, diría que BASTANTE –Dice con todo orgullo jalando con fuerza la erección del muchacho.


    Lame eróticamente el cuello del joven peliblanco mientras su mano manoseaba su pene con disfrute, tales estímulos repercutían placenteramente en el cuerpo de Peter, pero él no se dejó distraer por la lujuriosa situación que le envolvía, mientras ella yacía distraída con su perversión, el chico pensaba en una manera de librarse.


    Inevitablemente ante el acumulo del placer en pocos minutos sobre su masculinidad, el joven de pelo blanco deja escapar una corrida de su esencia blanca con la cual mancha toda la palma de la mano de la loba con la que lo estimulaba, llevando la fémina lupina dicha palma cubierta de fluidos a su boca y deglutiendo su sabor.


    — ¿Mmm...?.... este sabor… se siente diferente de otros humanos… es como… si tuviera un gusto único… no sabría la manera de describirlo exactamente, se siente como familiar en cierto sentido… placentero, excitante… je, y hasta podría ser casi adictivo.


    En ese momento en que la loba con júbilo disfrutaba el sabor de la semilla de su presa, Peter sintió como su depredadora distraída por la fascinación de sus libidos actos, había reducido considerablemente la fuerza del brazo con el que lo sometía, dándole la chance que buscaba.


    —Ahora o nunca –Pensó el joven peliblanco.


    El chico logra liberar uno de sus brazos, lleva su mano hacia la empuñadura de su espada consiguiendo alcanzarla, su moral se elevaba deseoso de desenfundar su arma, pero sus planes se ven arruinados cuando la loba con la mano que deleito su lujuria, agarra con fuerza la muñeca del chico de la extremidad con la que había logrado hacer contacto con su espada.


    —Que lastima, fue un buen intento, los nuestros no poseen sentidos agudizados por nada, veía venir esa movida tuya desde kilómetros, mmm… ¿decepcionado?.


    Forzando a alejar su mano del arma, la mujer loba vuelve someterle con el mismo brazo aplicando más fuerza en su cuerpo y extremidades superiores del chico, haciendo uso de su brazo libre para sujetar el mentón del muchacho peliblanco y abrir su boca para recibir su pegajosa lengua lobuna que saboreaba su interior.


    —Incluso allí tienes un buen sabor… no exagero al decir que ciertamente se siente único y especial comparado a otros humanos, no cabe duda de que serás bastante popular cuando te lleve al hogar de mi manada, los nuevos siempre tienen más atención, pero tu… digamos que cautivaras a bastantes cuando te prueben la primera vez, yo pediré las primera rondas, exigiré como mínimo unas 3 o 4 veces.


    Una vida de esclavitud, sea como una herramienta desechable de trabajo o un muñeco sexual, al ver sus opciones de librarse bastante reducido y las palabras de la chica loba susurrar sobre el destino que le deparaba, el interior de Peter se estremecía, no de temor, ni miedo o terror, aquello que crecía desde el fondo de su ser, era ira.


    — ¿Yo… de nuevo tendré que pasar por eso? -Pensó el chico en su mente con el acompañamiento de traumáticos recuerdos oscurecidos —No… no…


    Fragmentos de su pasado alimentaban su enojo, hasta que el forzoso beso y sacudida de la lengua de la loba en el interior de su boca, fue la gota que rebalsó el vaso, desencadenando su furia.


    — ¡NOOOOOOOOOO! –Exclama a todo pulmón



    Los ojos de Peter se tiñen de negro y sus pupilas de amarillo, intentando nuevamente liberarse de la licántropa con forcejeos bruscos.


    — ¿Otra vez malgastaras tus fuerzas?, que persistente eres, solo son inútiles esfuerzos en…


    Pero la loba queda atónica, al ver como aquellos esfuerzos físicos por parte del chico logran librarse de su brazo aprisionador, para luego sentir como una de las manos de Peter se enrolla sobre su cuello presionando con notable fuerza, miro cara a cara al muchacho de pelo blanco quedando más abrumada al ver los rasgos de sus ojos y más aún, los colmillos que brotaban de su boca.


    —No me subestimes, ¡perra!.


    Tras aquella ferviente declaración, Peter arrojo a la loba varios metros lejos de él, la hábil lupina hace uso de sus musculosas piernas para aterrizar en el suelo sin problema.


    —La magnitud de la fuerza con la que se liberó y me arrojo… ¡no son para nada humano! –Pensó la licántropa.


    Pero el furioso muchacho no se detuvo allí, desenfundando su espada con ambas manos cargando contra la loba, quien reacciona al ver a Peter acercarse y esquiva su ataque ágilmente, siendo testigo de otra muestra impresionante de su fuerza.


    De sus brazos denotaba numerosas venas al momento de agitar su espada, como la mujer loba estaba fuera de su alcance, su corte es recibido por un árbol de gruesa madera el cual es partido a la mitad y derribado, ningún humano podría ejercer tal poderío sin activar la habilidad de su arma Gear o ser un Novamancer.


    Sin embargo, pese a que la espada de Peter era un arma Gear, aquel ataque que ejerció era uno normal, cuya magnitud de daño fueron frutos mayormente de los esfuerzos de la fuerza bruta de su portador, en pocas palabras, la hazaña de derribar tal árbol de dura madera, era obra de las propias fuerzas naturales del joven.


    —No eres humano… -Le dice la licántropa al verle detenidamente.


    Los rasgos físicos de sus ojos y boca, la anormal fuerza que poseía sin sentir energía Nova que le apoyara, la mujer loba pronto empezó a percibir un aroma diferente en el cuerpo de Peter, uno que desconocía pero agradable a la percepción olfativa, fue aquello que le hizo deducir sobre su naturaleza.


    — ¿No me digas que eres un…? –Pregunta la chica loba de manera incompleta y un rostro severamente alterado.


    Peter por su parte comienza a golpearse varias veces en su frente con la palma de su mano derecha, repitiéndose numerosamente en voz alta con un tono grave “vuelve en sí”, hasta que sus rasgos físicos regresan a la normalidad, sus ojos recuperaron su estado original y aquellos colmillos en su boca habían desaparecido.


    Miro a la loba fijamente, la expresión en su cara revelaba un grado de sorpresa sin igual, como si casi estuviera en un shock emocional, aquello que miraba con esos sobresaltados ojos era nada menos que Peter.


    — ¿Por qué me mira de esa manera?, no importa, parece bastante distraída, no me conviene luchar si hay más de esas cosas cerca de aquí, tengo que aprovechar e irme al carajo cuanto antes –Pensó Peter.


    Las fuerzas del chico peliblanco estaban en su normalidad, enfundo su arma en la espalda y acto seguido se dispuso a huir en una dirección en concreto, para cuando la loba volvió en sí, observa como él se aleja a toda velocidad perdiéndose a la vista.


    — ¡Espera!, ¿¡realmente eres un…!?


    En vano eran sus esfuerzos por comunicarse con Peter, pues la distancia que los separaban ya era bastante lejana, dejo huir a su presa, aunque a este punto, la licántropa confusa, ya no pensaba en el muchacho como tal, aquel encuentro dejo otra impresión en él, una llena de dudas y fascinación.


    Sus agudas orejas captan la presencia de alguien acercándose, quien resulta ser una de sus compañeras en su forma completa de licántropa, resaltando en todo su esplendor un salvaje lobo antropomórfico de largo hocico, filosas zarpas en las manos de sus extremidades superiores y largas uñas en los pies de las inferiores, recubierto de un pelaje negro de pies a cabeza, ojos negros y pupilas amarillas, una fornida musculatura y poderosas dentaduras resaltando dos pares de colmillos, sin olvidar por supuesto sus rasgos femeninos de sus pechos que delataban a simple vista su sexo.


    — ¿Qué tal te fue? –Pregunto la loba pelinegra.


    —De los cuatro logramos dar con tres de ellos –Responde su compañera lupina.


    —¿Qué hay del chico con el mosquete?.


    —Se tropezó y se dio gravemente en la cabeza contra una roca, inevitablemente murió, que frágiles son los seres humanos, ¿qué hay de ti?, ¿dónde está el otro chico?, tenía un cabello bastante precioso.


    —Él escapo.


    —¿¡Que!?, ¿una presa escapándose de tus garras?, eso es bastante inusual, ¿qué ocurrió exactamente?, Lyra –Revelo su compañera el nombre de la loba de pelo negro.


    —Si te lo dijera, no me creerías –Dijo la nombrada Lyra con un rostro serio —Dile a Sarina y al resto que voy tras él, se acaba de ir por el norte.


    —¿Qué?, ¿¡el norte!?, ¿¡no conduce por esa dirección a la ciudad de Brahim!?, ¿¡porque correr tanto riesgo por él!?… ¿qué es lo que viste exactamente en él?, Lyra.


    —Es lo que voy a averiguar, temo que tendré que faltar al evento de mañana.


    — ¿¡Estas bromeando!?... no… tu cara me dice claramente que no lo haces, si estás haciendo esto realmente, es que viste algo bastante especial en ese chico para tomarte estas molestias, lo suficiente para llamar tu atención y demasiado importante como para querer faltar al evento de cacería que planeamos ir en grupo –Suspira la loba compañera —A Sarina no le hará gracia esto, pero se lo hare saber.


    —Te lo agradezco.


    La mujer loba compañera de Lyra se marcha por el mismo rumbo por el cual vino, para encontrarse con el resto y darle su mensaje, mientras que la licántropa pelinegra ya decidida se pone en marcha hacia la ciudad de Brahim con intenciones de volver a encontrarse con Peter.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  11. Threadmarks: CAPITULO 9
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    1730
    CAPITULO 9


    La ciudad de Brahim era rodeada por un muro para proteger a sus habitantes de las peligrosas criaturas que abundan en el exterior, la ciudad solo cuenta con dos entradas y salidas, la primera ubicada en el lado norte y la segunda en el sur, pues ambos desembocaban a caminos hacia otras localizaciones exactas.


    Un agitado Peter logra llegar corriendo aun ante las adversidades nocturnas, hacia la puerta sur, misma que uso la primera vez que llego, los guardias notando sus alarmantes expresiones faciales le piden detenerse, el muchacho obedece con intenciones de no levantar más problemas para su persona.


    —Un muchacho de cabello blanco… -Dijo la guardia líder mirándole fijamente —Los guardias del horario diurno reportaron a un joven con tus mismo rasgos físicos ser acompañado de una mujer de lentes.


    —Si preguntas por ella, ya debe estar muerta, la muy hija de puta se hacía pasar por cazadora para engañar a otros, posiblemente recién llegados, y llevarlos a un punto en concreto del bosque para emboscarlo con un grupo de su gente –Le revelo el chico peliblanco.


    —Dios santo… había oído de falsos cazadores que llevaban a cabo actividades ilícitas en el área, pero jamás pensé que la cosa fuera tan seria, ¿y que paso con todo el grupo?, ¿tu… los mataste? –Pregunto la guarda.


    —No, para mi conveniencia, una manada de hombres lobos nos atacó, la mayoría persiguió al grupo de esa mujer, a mí solo una de esas bestias, logre quitármela de encima de puto milagro y más aún llegar hasta aquí –Le detallo.


    Aunque la muerte de las forajidas no estaba del todo confirmado, el tener como perseguidores a un grupo de licántropos en lo profundo del bosque daba para declararlos por muertos, la guarda a cargo ordeno a una de sus subalternos tomar nota de lo declarado por Peter y luego le dio luz verde al muchacho para dejarle entrar.


    —Disculpe, quisiera preguntarle sobre donde hallar un sitio en concreto.


    El lugar al que buscaba encontrar, era “La Asociación”, pues allí podría cobrar la recompensa de las Hemopetra que había conseguido tras las problemáticas circunstancias. Le costaba entender aún más a comparación de cuando pidió indicaciones para hallar “La Osa Golosa”, pues eran más direcciones desconocidas que tomar.


    Por lo que la guarda como gesto de agradecimiento por informar de lo ocurrido sobre la falsa cazadora y su grupo vandálico, le dio un papel con indicaciones graficas bien dibujadas sobre cómo encontrar el sitio al que buscaba.


    __________________________________________________________________​


    El panorama nocturno de Brahim se veía como era de esperar, tétrico, las oscuras calles invadidas por cuervos en los alrededores y el transitar de menos gente con pinta fúnebre en su vestimenta, no era muy acogedor como foco turístico.


    El muchacho ni tomo en cuenta el lúgubre aspecto a su alrededor, pues enfoco su atención en el papel para hallar “La Asociación”, por suerte los dibujos le indicaban en detalle su punto de partida de la puerta del lado sur, con unas flechas que le mostraban las direcciones que seguir.


    Siguiendo al pie de las letras los caminos que tomar de las instrucciones, le tomo media hora llegar a su destino, allí se encontró con un amplio edificio hecho mayormente de madera, pese a tener una gran altura tan solo constaba de un piso, en su interior albergaba un extenso salón con personas armadas, todos con el oficio de cazador y como era de esperar, la mayoría eran mujeres que portaban los mejores equipos y aire profesional, la presencia masculina era minoría resumida solo en dos hombres.


    Hacían filas para tener su turno y ser atendido en unas ventanillas, habían varias de ellas y con ello la fila avanzaba con rapidez, Peter formo en una y espero paciente su turno, hasta que finalmente le toco.


    —Buenas tardes, joven, ¿me permite sus Hemopetra? –Pregunto cortésmente el empleado de la ventanilla.


    Un hombre pelinegro de piel caucásica y gabardina marrón era quien yacía en la ventanilla atendiendo, Peter tomo de la bolsa todas las piedras rojas y se la entrega al empleado, quien usando una máquina de apariencia cuadrada, la abre desde arriba e introduce las piedras en el interior, cerrándola por consiguiente.


    Tras jalar una ligera palanca por unos leves segundos, la máquina inicia su evaluación usando energía Nova en su interior que recubría las Hemopetra, el hombre observaba desde una pequeña pantalla de vidrio de la maquina el aparecer de numerosos letras y números encriptados con un idioma que solo él podía entender.


    —Según la “evaluación”, todos estos Hemopetra son de Cryptian “Categoría E”, todos ellos trasgos, me asombra la cantidad recolectada –Informa el hombre de los resultados del valor de las piedras rojas —Tenemos 12.000 Ralods en total por todo esos trasgos.


    El Ralods era el dinero empleado en Eliux, venia tanto en forma de monedas como billetes, pero por razones económicas y comodidad, convenientemente su distribución era mayormente en “papel moneda”.


    Peter recibe su ganancia entregado en 12 billetes de cada uno con un valor de 1000 Ralods, dentro del bolso había dinero de su anterior portador, un total 5000 Ralods en 5 billetes, sumando su ganancia obtenida recientemente con su capital actual, poseía un total de 17000 Ralods en su poder.


    —Gracias por su transacción, vuelva pronto –Le desea el hombre de la ventanilla.


    Con los beneficios conseguidos, su siguiente parada era un sitio en el cual poder comer algo y descansar, “La Osa Golosa” era lo único que tenía en mente.


    —Vaya mierda de primer día como cazador, no quiero ni imaginar cómo será el segundo y el tercero –Pensó en su adentro el joven mientras caminaba hacia el local.


    __________________________________________________________________​


    El horario nocturno del negocio era más movido en comparación del día, no solo los alrededores de La Osa Golosa estaban más lleno, sino que destacaban además el espectáculo brindado para su clientela predominantemente femenino.


    Numerosas cazadoras comían y bebían mientras observaban las lujuriosas danzas de strippers masculinos que deleitaban su erotismo en un escenario con caño o con un baile privado, los elegidos para este empleo eran por supuesto jóvenes atractivos de cuerpo esculpidos que llevaban ropa ajustada, sobre todo calzones negros que sobresalía el bulto de su hombría.


    —El mundo se ha ido tan al carajo –Peter interpreto en sus pensamientos ante lo que veía.


    Busco sentarse sobre la barra de bebidas para mantenerse lo más lejos posible de los strippers, el barman de horario nocturno le atiende, resultando ser otro rostro guapo como todos en el negocio.


    —¿Ordenara algo?.


    —La comida con carne más barata que tenga y algo de alcohol, barato.


    Mientras esperaba su pedido, a la distancia algunas cazadoras miraron con cierto interés hacia donde se encontraba Peter, pues era el único hombre del local ajeno a los empleados, tres de ellas se levantan caminando hacia donde estaba él.


    —Vaya, ¿qué tenemos aquí? –Dijo una bella mujer en sus 24, con brazos fornidos, larga cabellera marrón con tintes negros, gabardina café sin mangas y una larga espada pesada enfundada en su espalda, sentándose al lado izquierdo del muchacho —No hay muchos clientes hombres en este lugar, ¿eres un cazador de casualidad?.


    Las otras dos mujeres semejantes a su edad y que le seguían ocuparon el lado derecho, una de ellas era una pelinegra con un bastón de acero decorado en uno de sus lados con una estrella de cristal rojizo en la punta y la segunda era una rubia que usaba sombrero y llevaba un mosquete a espaldas.


    —Pues sí, lo soy, comencé no hace mucho –Respondió Peter.


    —Mmm… luces como alguien fuerte, además de atractivo, dime, ¿formas parte de algún grupo de caza?, en caso de que aún no, no nos vendría mal tenerte en nuestro grupo, todas somos cazadores experimentadas, a propósito, me llamo Verónica, un gusto conocerte –Proponía la mujer presentándose a la vez.


    —Peter Garnier, de momento no estoy interesado en unirme a un grupo –Dijo con toda sinceridad el chico.


    Tras su encuentro con la mujer de nombre Brenda, Peter supo que debía ser más cuidadoso desde ahora con las compañías, incluso si el trio de mujeres resultasen ser auténticas cazadoras, para el muchacho unirse a ellas suponía muchos inconvenientes, no hacía falta tener un gran IQ para suponer que lo que ellas querían obtener del chico peliblanco no era sus cualidades como cazador sino el libertinaje de por medio.


    En simples palabras, veían a Peter como un objeto sexual más que como un compañero de caza, otro inconveniente que considero es con respeto a su licantropía, estar en constante compañía de cazadores podría desatar que si llegasen a ver aquel lado inhumano del chico, no dudarían en matarle, debía ser listo y lo más idóneo era valerse por su cuenta.


    —Oh, vamos, ten por seguro que la pasaras bien cazando con nosotras y te harás más fácil el conseguir sustento como cazador –Insistía la tal Verónica.


    —Vuelvo a decirlo, de momento prefiero cazar por mi cuenta –Repite el chico peliblanco su mensaje.


    —Mmm… eres terco, tierno aunque duro de convencer, si supieras las monstruosidades que hay allá afuera, es fácil encargarse de Cryptian de “Categoría E”, pero los de “Categoría D” en adelante, la mayoría de los novatos mueren al enfrentarlos solo contra una de esas cosas, ¿no te sería más conveniente tener otra espada a tu lado que te ayude?.


    —Ya te dije que no…


    Verónica había puesto su brazo alrededor de la espalda de Peter aferrándose a él, sentía la fuerza de la cazadora presionándole, la mujer no estaba dispuesta a renunciar fácilmente a tener el muchacho para sí misma y sus chicas.


    —Puta madre, lo que me faltaba, una mujer con más testosterona que razonamiento –Pensó el muchacho ante la problemática situación que le envolvía — ¿Qué hago?, ¿debería montar un escándalo y mandar todo a la mierda o tener paciencia?, ¿pero qué mamadas estoy diciendo?, ¡nunca he tenido paciencia para estas idioteces! –Charlaba sobre sus opciones en su cabeza —Calma… recuerda que eres un desquiciado, con las hormonas de un puto perro rabioso que podría joderme la noche… y la vida.


    Si buscaba solucionar el problema con la violencia, corría el riesgo de ser echado, además Peter sostuvo la idea de que incitar su adrenalina podría ser un potencial estímulo para que su lado inhumano se manifestara y con tantas cazadoras, era como invitar a la muerte a su funeral.


    Continuara…
     
    Última edición: 20 Febrero 2018
    • Me gusta Me gusta x 2
  12. Threadmarks: CAPITULO 10
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2158
    CAPITULO 10


    La cazadora Verónica no parecía estar dispuesta a renunciar a Peter, y el joven peliblanco estaba al borde de su paciencia, planteándose la opción violenta como respuesta para deshacerse de la pesada compañía femenina.


    —Vamos, únete a nuestro grupo de caza, veras que valdrá la pena cazar entre compañeros de armas y también… podríamos ayudarnos mutuamente de “otras maneras” –Susurro lo último de forma lasciva al oído de Peter.


    Revelando sus intenciones lujuriosas, a Peter le colmaba la paciencia que lo vieran más como un consolador de carne que un individuo, no era como si el sexo fuera indiferente para él, el placer de dicho índole era algo que disfrutaba, pero no siendo el sometido.


    —Se me acabo la paciencia, mandare todo a la mierda –Pensó el muchacho tomando su dedición.


    Miro la botella de vidrio con licor que más cerca tenia y tomarla para golpearlo en la cabeza a la cazadora era lo que se planteó, estaba a unos segundos de llevar a cabo su solución al problema cuando…


    —En verdad eres insoportable, el mismo chico ha dejado en claro su respuesta y no dejas de insistir –Una mujer le habla a Verónica.


    Captando la atención tanto de ella como de sus compañeras, incluso la de Peter, deteniendo de momento su plan de la botella de vidrio. La mujer que expreso aquella opinión, estaba sentado a dos asientos al lado de Verónica, deglutiendo su comida ordenada, la cual deja enfocando su atención en la cazadora que acosaba al chico.


    Se presentaba como una mujer de cabellera larga, quizás en sus 18 o 20 años, de ojos avellana y un inusual cabello de color mitad negro y mitad rubio, vestía una armadura pesada sin casco y que dejaba su vientre expuesto, sus armas eran un escudo de acero y una espada ligera que llevaba sobre la espalda de su vestidura metálica, dándole un aire de caballero.


    —Tú… eres esa paladín de la que muchos hablan y llego hace poco a Brahim, Sasha Sunlaire, del linaje de paladines Novamancer “Sunshine” –Nombro Verónica la identidad de la mujer caballero, con ciertos nervios.


    —Veo que me conoces, haciendo a un lado las presentaciones entonces, contéstame, siendo una cazadora, ¿no tienes vergüenza de andar molestando a otros por caprichos egoístas? –Le plantea la mujer llamada Sasha.


    —Tsk… este no es tu asunto paladín, para empezar ni pintas aquí, no te metas en donde no te llaman –Le contesta Verónica de mala gana.


    —Nuestros enemigos son los Cryptian y tú tienes la osadía de mancillar el título de cazador, con tu actitud de una adolecente promiscua, ya no es vergüenza lo que haces, es pena ajena –Opino la paladín.


    — ¿¡Ahora te vienes a hacer la justiciera!?...


    —Si ignorase esto, me despreciaría a mí misma, no soy la justicia perfecta, pero al menos hago lo que pueda, iré al grano, te detendrás o… ¿piensas llevar las cosas muy lejos? –Le advirtió la mujer caballero.


    —Je, ¿¡crees que porque eres del linaje Sunshine te tengo miedo!? –Verónica desenfunda su espada apuntando con ella a Sasha — ¡Además, por lo que he oído tú fuiste ex…!


    La paladín sujeta el arma de la cazadora, desplazándose con bestial velocidad y hábil destreza por la retaguardia de Verónica, usando su propia arma en su contra para amenazarle con rebanarle el cuello, Verónica en silencio queda atónica al ver cómo fue fácilmente vencida y en cuestión casi al instante.


    Sus dos amigas reaccionan con intención de defenderla, pero denotando brazos temblorosos al momento de poner sus manos sobre su arma, dudando totalmente de hacerlo, pese a tener la superiora numérica, ninguna se sentía segura de involucrarse en una lucha contra Sasha.


    —No tengo que molestarme ni siquiera en ponerme seria al respeto, te lo repetiré, te detendrás o… ¿piensas llevar las cosas muy lejos? –Volvió a plantearle la misma advertencia.


    —Estimadas clientes, ¿podrían abstenerse de usar su violencia en este establecimiento?, agradecería el detalle que no me hiciera llamar a seguridad –Les aviso el barman de turno al notar el conflicto entre ellas.


    Verónica se sentía totalmente insegura de la situación, incapaz de responder con la misma actitud confianzuda perseverante de siempre, sabía que un mal movimiento suyo la paladín no dudaría en terminarlo rápido.


    —E-está bien… tu ganas… ¡nos retiramos!.


    Al darse por vencida, Sasha le devuelve su espada y la cazadora se aleja de la barra de bebidas junto a sus compañeras. La paladín vuelve a su lugar comiendo el resto de su plato y luego se retira sin dirigirle palabra alguna a Peter, como si no quisiera agradecimiento alguno por su noble acto.


    —Esa mujer es bastante fuerte… y muy peligrosa, si es una Novamancer como dicen, más razón para evitar conflicto alguno con ella, aunque agradezco que me solucionara el problema que tenía –Pensó Peter.


    El plato del muchacho es servido por el barman, lo más barato con carne, era un plato de sopa con papas, zanahorias y trozos de carne, acompañado de una jarra de cerveza de la más baja calidad, todo le costó un total de 4000 Ralods.


    La comida no era muy buena, pero bastaba para nutrirle lo necesario, por suerte un pedazo de pan venia gratis con el pedido, la cerveza era fuerte pero el sabor no muy agradable a comparación de otras bebidas alcohólicas que había bebido con anterioridad, era algo que esperaba al pedir alcohol muy barato, al terminar su cena solicito al barman una habitación y cuánto costaría.


    —Una habitación VIP son 10.000 Ralods la noche, la más barata son 2000 Ralods la noche –Informo el barman.


    —Pediré la barata –Pago los 2000 necesarios.


    Recibió del barman la llave de su habitación y le señalo donde debía ir, las habitaciones VIP estaban en el segundo piso, las económicas en el primero, siguiendo por un lado corredor con numerosas puertas etiquetadas con un numero en ellas, a Peter le había tocado la habitación número 28.


    En su camino podía oír con toda claridad el sonido lujurioso de varios huéspedes en sus aposentos, gemidos por doquier con el rechinar de las camas y gritos orgásmicos de relaciones carnales fuertes e intensas entre más de dos personas, incluso se topó con la escena de dos mujeres besuqueándose salvajemente cerca de una habitación hasta que una de ellas abre la puerta y ambas ingresan adentro cerrándola fuerte para continuar con su asunto allí mismo.


    Era de esperarse tal comportamiento viniendo de un establecimiento que brindaba ese tipo de “servicio relajante”, era fácil deducir que no solo había empleados sexuales en el arte del baile erótico, sino incluso en la plática de la prostitución.


    Había encontrado finamente la habitación 28 y usando la llave, abre la puerta para adentrarse a un pequeño cuarto que solo contaba con una cama, un armario, un espejo y un velador.


    —Acogedor.


    Dejando su bolso en el velador, se dispone a ponerse cómodo en la cama hasta que de repente un intenso calor repercutió en su pecho y se expandió por todo su cuerpo, la sensación era familiar, se percató entonces de la naturaleza de su aflicción, causada por nada menos que su licantropía.


    — ¿¡De nuevo!?... ¿¡en serio!?... –Exclamo molesto.


    No había dolor, solo una sensación exagerada de acaloramiento, tanto fue el calor que sentía que no tardo en plantearse desvestirse por completo, se quitó cada prenda que vestía a las apuradas dejándolas tiradas en el suelo, estando completamente desnudo, pero el calor aun persistía.


    Su cuerpo sudaba en consecuencia y su cabeza se sentía mareado, cayendo boca abajo hacia la cama mientras débilmente su consciencia se desvanecía, rasgos inhumanos de su lado lobuno se manifestaron en él, comenzando por sus dedos, le brotaban uñas largas y filosas.


    Colmillos sobresalían de su boca y sus ojos se teñían de color amarillo, los cambios venían en conjunto con alucinaciones sensitivas, Peter sintió el tacto de un par de brazos peludos de una bestia por la espalda y su aliento cosquillear su nuca, enredando su cola animal sobre la cintura del chico.


    Los bultos del pecho de la bestia frotando sobre la espalda del joven peliblanco, revelaban a la alucinación como femenina, los ojos de Peter se cierran por completo y su consciencia se adormece.


    __________________________________________________________________​


    Nuevamente volvió a aquel bosque sombrío de cielo sobrenaturalmente negro, en donde se encontró con la horripilante entidad lupina fantasmagórica autodenominado como Licten.


    —“Nos volvemos a ver, cachorro, pareces algo acalorado, ¿un tiempo bastante candente para ti?, jajajaja”.


    —Metete tus comentarios por el culo, sí que es tienes uno para empezar.


    —“Oh, no seas tan negativo, del dolor y el sufrimiento forjara un nuevo tú, uno más fuerte y preparado para los tiempos peligrosos que se avecinan a ti” –Le dijo Licten —“Además, ¿no fue el sufrimiento lo que te hizo ser fuerte?, tu infancia misma es un relato viviente que reafirma mis palabras, pobre cachorro, pero ese infernal pasado de tu vida permitió forjar tus cualidades innatas”.


    — ¡No sabes nada de mí!, ¡NADA!, no te vengas a hacer el listillo conmigo, fantasma de mierda.


    —“Al contrario, cachorro, yo sé TODO DE TI, incluso puedo plasmar tus recuerdos aquí para tu mismo lo veas”.


    — ¿Qué?, ¿cómo que “plasmar mis recuerdos”?.


    Todo el lugar empezó a temblar y el bosque desaparecía, dando un cambio repentino de escenario, trasladándose a la cocina del interior de una casa moderna del siglo XXI, una perteneciente al mundo de Peter, pero no era todo, él reconocía esa casa.


    —Este lugar es…


    —“Mira, ¿reconoces a ese pequeño de allá?”.


    En la cocina un pequeño niño de rostro triste con una cabellera blanca, abre el refrigerador para sacar una botella de jugo de naranja y beberla.


    —Ese soy yo, a los 10 años, ¿qué fue lo que hiciste?.


    —“Como dije, puedo plasmar tus recuerdos, ¿recuerdas la fecha de ese día?, fue la fecha en que el inicio de tu trágica vida comenzó”.


    —La noche del 24 de diciembre…


    —“Tus padres se encontraban trabajando en noche buena, pero habían prometido salir temprano para celebrar la navidad contigo, sin embargo, la hora que acordaron volver nunca sucedió y en aquel entonces eras un pequeño debilucho de inocente y pura mentalidad, que solo podía preocuparse al ver que no regresaban”.


    Peter se acercó a su yo pequeño del pasado intentando tocarlo, pero solo conseguía atravesarlo, como si fuera un fantasma, al igual que todo el sitio a su alrededor, para él no era físicamente real.


    —“Tonto, esto es solo un recuerdo plasmado, nada aquí puede ser tocado, solo tiene un propósito, recordarte QUIEN ERES”.


    La puerta del hogar es tocada, el pequeño niño oyéndolo acude a atender a la visita, al abrirlo se encuentra con dos mujeres de servicios sociales infantiles.


    —Este día…


    —“Si, lo recuerdas perfectamente, todo comenzó con la desafortunada noticia”.


    La mujer con un desalentador rostro se agacha y poniendo sus manos sobre el hombro del pequeño, le comunica un horrible suceso, el hospital donde sus padres trabajaban, fue víctima esta noche de un feroz incendio causada por la explosión de un taque de gas.


    — Peter Garnier, siento comunicarte que... tus padres… han muerto.


    El rostro del pequeño denota una inmensa depresión sumido en llanto, la mujer intenta consolar al niño con un abrazo, el Peter mayor observaba la escena con completa apatía.


    —“Pero tu… no lo creíste, te negabas a creer que tus padres habían muerto”.


    El pequeño exclamando “no es cierto”, huye de los brazos de la mujer y corre alejándose de las dos adultas con intención de buscar a sus padres en el hospital.


    —“Pero inútil fueron esas esperanzas, pues tú mismo atestiguaste la verdad”.


    El escenario cambia para mostrar en un tiempo nevado, un hospital en llamas siendo acudido por numerosos bomberos, allí el pequeño niño de pelo blanco entre una multitud ubicado en los límites que la policía evitaba el paso de los civiles, escucha las desalentadores conversaciones de las personas a su alrededor.


    —Dicen que la doctora Elizabeth tenía el turno esta noche junto a su marido…


    —Los dos murieron junto a otros del personal del hospital y varios internados…


    Elizabeth, era el nombre la madre de Peter, ella era una destacada doctora cuyo turno asignado de trabajo le había tocado en nochebuena, en compañía de su esposo que trabajaba como enfermero.


    Oír la cruda verdad del fallecimiento de sus padres, aleja al pequeño de sus funestas palabras, refugiándose en la oscuridad de un callejón, solo, con el frio del ambiente afectándole, lo único que podía haber era llorar por la pérdida de sus seres queridos.


    —Pobre pequeño, ¿qué lo que te pone tan triste en nochebuena? –Un desconocido de cabello canoso y lunar en el rostro se le acerco.


    Vestía un elegante traje, fumaba un costoso cigarro y denotaba un aire criminal.


    —Mis padres… murieron… estoy solo… -Contesta el pequeño entre lágrimas.


    —Mmm… entiendo, entonces eso facilita las cosas.


    —¿Qué?.


    El hombre chasquea los dedos y dos subalternos suyos de brazos fornidos acercan sus manos hostilmente hacia el niño.


    —“Y todo comenzó, ¡jajajaja!”.


    Continuara…
     
    Última edición: 27 Diciembre 2017
    • Me gusta Me gusta x 1
  13. Threadmarks: CAPITULO 11
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    1991
    CAPITULO 11


    Una celda, era pequeña y sucia, y el nuevo hogar del pequeño Peter. El hombre del callejón resulto ser un secuestrador y entrego al niño por una suma de dinero, a otro grupo de individuos más peligrosos.


    Pero no era el único desafortunado, pues la sala en la que se encontraba, era una llena de varias celdas, la mayoría ocupada por diversos chicos de su edad, los mayores tenían 13 años, una prisión donde la luz del sol no llegaba y los horrores se plasmaban en realidad.


    Un grupo de dos hombres fortachones y un sujeto vestido blanco, se adentran al sitio encendiendo la luz de una bombilla, la persona de blanco miraba detenidamente cada niño enjaulado, estos temblaban horrorizados al sentir su mirada fija en ellos.


    — ¡Ese, llévenselo! –Señalo.


    Los fortachones abren la celda para llevarse al niño a la fuerza, el menor aleteaba sus extremidades y gritaba llorando inmerso en la desesperación que se detuvieran, pero inútil fueron sus resistencias y peticiones, pues fue arrastrado por la misma puerta por la que vino el trio de personas.


    —Ese tipo de blanco de nuevo, solo significa una cosa… –Dijo a medias uno de los niños encerrados.


    — ¿Q-que es lo que le harán? –Pregunto el pequeño Peter sumido en el miedo.


    —Oh, eres el nuevo, ¿no?, puede que pronto lo averigües –Le dijo de forma nada amistosa el mayor de los cautivos.


    Intensos gritos de dolor y agonía se oían al otro de la puerta por donde el niño fue llevado a la fuerza, eran del mismo menor, como si lo estuvieran despellejándolo hasta la muerte, sus gritos culminan a los siguientes segundos de empezar.


    —No… no quiero estar… no quiero… -Decía en voz alta el pequeño niño peliblanco.


    —Acostúmbrate chico, estaremos aquí para siempre o… hasta que muramos, como él –Le dijo el niño prisionero a su lado.


    Todo lo que ocurría, el Peter de 18 años lo presenciaba, pues eran recuerdos de su pasado plasmado audiovisualmente por la entidad fantasmagórica a su lado.


    —“Miedo, depresión, desesperación… era lo que sentías en tu primer día en ese lugar” –Le dice Licten.


    —Lo recuerdo perfectamente, todo este sitio formaba parte de un cuartel de trata de personas, centrados especialmente al secuestro de menores y explotarlo para trabajos ilegales en la manufacturación de drogas –Revelo Peter —Lo tenía bien escondido de la ley, un gran sótano de varios pisos, el hijo de puta que mando a hacer este lugar sabia como hacer las cosas de manera discreta, y tan solo secuestraba varones, ya que tenía un colega suyo con quien tenía contacto cercano, que se centraba en otro lado en el secuestro de mujeres menores de edad y explotarlas sexualmente.


    —“Pero tú y yo sabemos el final que se llevó este lugar, ¿no?”.


    —Si lo sabes entonces termina con esta mierda, tengo mejores cosas que hacer en la realidad que verme en mi momento más patético y vulnerable de mi vida, siendo la perra de todos.


    —“Jejeje, pero apenas hemos rasgado la superficie, aún queda mucho por ver, hasta llegar al gran momento de tu autentico surgir”.


    __________________________________________________________________​


    El escenario cambia a un taller donde los niños son forzados a trabajar, todos sentados alrededor de una sólida mesa de metal, los obligaban a manipular grandes cantidades de un sospechoso polvo azul y a colocarlo cuidadosamente dentro de muchas bolsas de plástico para darle forma de un bloque.


    Tocar mucho tiempo el extraño polvo azul ocasionaba una molesta comezón en las manos y ellos eran obligados a trabajar sin poseer como mínimo unos guantes, era aguantar o ser apaleado por los numerosos guardias que vigilaban.


    El recuerdo nuevamente se adelanta varios días después enfocado en el mismo taller, mostrando lo primera la crueldad de un guardia al sumergir la cabeza de uno de los prisioneros en un tambor lleno de agua, quita su cabeza del tambor al quedarle escasos segundos de oxígeno y lo tira bruscamente contra el suelo.


    Todos los menores estaban reunidos y eran espectadores de tal maltrato, en compañía de los guardias y del mandamás del lugar, un obeso pelón de fea nariz, que deleitaba su vanidad con un traje elegante acorde a su talla, fumaba costosos habanos y caminaba con un bastón decorado con una reluciente piedra valiosa en la punta de esta.


    — ¿Sabes lo que le ocurren a los escapistas? –Le pregunto el mandamás.


    —L-lo s-siento mucho… no v-v-v-volveré a h-h-hacerlo…


    —Por supuesto que no lo volverás a hacer –Chasquea sus dedos.


    A la sala entra sus matones escoltando a un hombre alto de apariencia ricachón, de fino ropaje, con notable barriga y joyería en manos.


    —Este de aquí es el señor “Chop”, uno de nuestros más queridos clientes, al señor “Chop” no solo le encanta nuestra droga, también tiene otros gustos “exóticos”, gustos que por cierto podemos brindarle como servicio –Dirige el gordo mandamás aquellas palabras a los menores —Yendo al grano, al señor “Chop”, le encanta fornicar niños y luego comérselos.


    Tal revelación estremeció a todos.


    —Y ahora, uno de ustedes será ofrecido para complacer la necesidad y demanda pagada por el señor Chop –Les dio otra mala noticia —Pero… por fortuna no habrá que elegir, pues ya tenemos al candidato por elección —Miro al niño que era castigado por la negligencia de escapar.


    — ¡N-no… N-n-no p-por f-f-favor…!


    El niño entrando en pánico ante el inminente destino que le deparaba, intenta en vano correr para alejarse, pero no había salida alguna y con tantos de los hombres del abusivo jefe, lo atraparon al acto y se lo llevaron a una habitación privada junto con el denominado señor Chop, quien en su mano llevaba un cuchillo de carnicero, mirando con lujuria y hambre al menor al momento de ingresar al cuarto.


    —Espero que esto deje en claro lo que sucede cuando alguien se le plantea la sola y estúpida idea de escapar –Les dejo en claro el obeso jefe —Pero eso no es todo, verán, nosotros evaluamos su productiva y lo registramos en una tabla, o más bien dejamos al mejor de los nuestros con los números, para que se encargue del asunto, llegado cierto meses, tenemos una lista que nos dice quién es el menos empeño y corazón brinda en su trabajo, ¿saben lo que le pasa a quien está en el último lugar de la productividad?.


    Todos recordaban al sujeto de blanco, la respuesta era él, era quien hacia las cuentas, era quien registraba la eficacia e inutilidad de todos los menores aprisionados y también era el juez que los enviaba a un trágico destino.


    —Ocasionalmente, primero los vendíamos al mejor postor como un instrumento sexual, ni se imaginan la cantidad de compradores motivados que quieren hacerse con uno de ustedes y “darle todo su amor”, jejejeje… -Relevo el repugnante pelón —La segunda opción, era venderlos como “carne”,


    Al otro lado de la habitación se podía oír los fuertes gritos del niño que había sido llevado a la fuerza, en conjunto con el sonido del metal afilado rebanar carne, todos temblaban, algunos lloraban y había quienes se agachaban en posición fetal con expresiones traumáticas.


    —Descubrir una nueva clientela, que paga mucho más que solo para saciar sus carnales deseos, la fascinación por deglutir carne humana de niños, mírenlo de esta forma, ustedes son como “terneros” y ellos el cliente de un restaurante esperando su platillo, debemos ser profesionales y saciar la petición de los clientes –Una sombría y repulsiva sonrisa acompaño su rostro con ese último comentario —Y no se preocupen si el número de ustedes merma, de hecho, tenemos bastantes de donde traer a más pequeñas almas desafortunadas, así que ya lo saben, trabajen duro, esfuércense, para seguir viviendo otro día más, con un plato de comida y un techo en donde dormir, sean perezosos o rebeldes y el resultado… -Señalo la habitación de donde el niño escapista fue llevado —Espero que esta lección les haya llegado al corazón, jejejeje…


    El recuerdo cesa allí y toda la habitación se vuelve blanca, yaciendo únicamente Licten y el Peter actual.


    —“A partir de ese momento, aun siendo un debilucho cobarde, sabias que lo más inteligente era hacer lo que te pedían”.


    —Ya lo sé, recuerdo perfectamente que mientras intentaba sobrevivir como el resto, no solo debía soportar el puto maltrato de esos matones.


    __________________________________________________________________​


    El recuerdo se enfoca a un año después, ubicándose en un extenso baño con varias regaderas, allí se les brindaba a los menores, la posibilidad de higienizar su cuerpo con un tiempo estimado de 20 minutos, después el paso del agua seria cerrado automáticamente y la ducha culminaría.


    Cada niño totalmente desnudo, empezó a hacer uso de una de las regaderas, la escasa cantidad de jabones los llevo a tener que compartir lo que había entre ellos, parecía todo tranquilo, hasta que la intranquilidad se presenta con la llegada de un trio compuesto por los tres chicos de mayor edad, adolescentes de entre los 13 y 14 años.


    Quienes desataron su propia crueldad y tiranía contra los suyos, con la finalidad desquitar su frustración y entretenerse, una rutina habitual, comenzando por tomar el jabón a la fuerza de uno de los chicos que lo usaba y luego lo golpearon entre los tres hasta dejarle en el suelo, riéndose mientras le ignoraban tras darle su paliza y se dedicaron a ducharse.


    Los 20 minutos habían pasado y el agua es cortada, las duchas dejan de expulsarla dando la señal de retirarse del baño, a quienes se tardaban más de la cuenta el salir, los matones vendrían a buscarle y llevarlo a la fuerza a su celda totalmente desnudo.


    Peter estaba marchándose entre nervios apurado por salir lo más pronto posible del baño, el trio de adolecentes solo podía hacerles daño cuando los matones no estaban cerca, cuando el chico peliblanco estaba a escasos centímetros de la salida...


    —Oye, ¿a dónde vas con tanta prisa?.


    Uno de ellos le bloqueo el camino y se le acerco sujetándole del cuello con un falso gesto amistoso.


    —Debemos ir a la celda… o se enojaran con nosotros –Dice un atemorizado Peter.


    —Oh, es cierto, pero no puedes irte así, mírate, no te has bañado bien, ¿no ves esa mancha que tienes allí? –Le dice el adolecente con una expresión malevolente.


    —¿Cuál mancha?.


    —Veamos, creo que esta… ¡AHÍ!.


    Acto seguido le propina un puñetazo en el estómago a Peter, el chico peliblanco sumido en el dolor cae al suelo sollozando, mientras era rodeado por el trio de puberto maniacos.


    —Oigan amigos, seamos buenos con él y “ayudémosle” a quitarle esa mancha –Propuso uno de ellos con intenciones viles.


    —Pero no hay agua, ¿se te ocurra con que podríamos limpiarlo? –Pregunto haciéndose el ingenuo con un rostro malicioso.


    —Yo tengo una idea –Sugirió el tercero con la misma perversidad que los demás.


    El pequeño Peter estaba indefenso, tan solo podía dejar que los bravucones hiciesen lo que querían para que se aburrieran cuanto antes y le dejasen en paz, era la cruel realidad, entonces el trio por igual pensó y teniendo al peliblanco rodeado a su merced, se le ocurrió un ruin acto.


    Empezaron a orinar, a desechar sus secreciones amarillentas sobre el pequeño Peter, quien tan solo en su defensa podía cubrirse la cara para que esta no empapara su cara, cuando el trio finalizo su humillante gesto, se marcharon del baño dejando al chico peliblanco impregnado con el mal olor sus orines.


    El perturbador suceso, había dejado a Peter emocionalmente incapaz de ponerse de pie, quedándose allí llorando, fue entonces que los matones al notar su retraso ingresaron al baño y lo tomaron a la fuerza, arrastrándolo con brutalidad hasta su celda.


    Arrojado tras los barrotes sin su ropa, estaba postrado en el suelo con un rostro miserable, desnudo, con frio y adolorido física como psicológicamente, mientras era atormentado por las burlas inmaduras de sus compañeros de alrededor que se burlaban de su desgracia, esta era ahora su vida diaria.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14. Threadmarks: CAPITULO 12
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2167
    CAPITULO 12


    El recuerdo ahora se centra en un maltratado Peter de 13 años, con la rutina diaria de siempre, forzado a trabajar junto a otros cautivos de su edad, en la manufacturación de droga, alimentado al regresar a su celda por un plato de sopa o a veces estofado con el acompañar de un pedazo de pan.


    En los días de ducha se convirtió en el blanco predilecto del acoso del trio de adolescentes, el resto de sus compañeros le ignoraban y dejaban que cargase con todo el desquito de los maniacos en él para no ser ellos las víctimas, un sacrificio para saciar la necesidades maliciosas de las bestias.


    Ni siquiera podía hallar consuelo en su imaginación para buscar una falsad calidez de seguridad, con el fin de aliviar su desgracia, estaba sumergiéndose en un rotundo pozo de desesperación, hundiéndose lentamente y la sola idea de culminar con esta existencia, anhelaba el deseo del suicidio.


    Una noche, uno de los matones se le acerco a su celda abriéndola, venía a buscarle por orden de su jefe, pues comunicaba que aquel obeso hombre pelón mandamás le llamaba para tener cierta “platica” con él en su habitación.


    El hombre del jefe llevo a Peter hacia una parte del taller que nunca antes había visto, cruzando una puerta para llegar a un amplio pasillo llena de varias puertas, lo escolto hacia una en particular de color dorado.


    —El jefe te espera adentro, no le hagas esperar, jejeje… -Dijo el matón con una inquietante sonrisa maliciosa en el rostro.


    El adolecente peliblanco no comprendía lo que ocurría o porque la razón de ser llamado, pero sabía que no era buena idea hacer enojar al gordo mandamás, le tenía mucho odio, pero también un gran temor, pues era la razón de que se encontrara allí y también el que podría darle fin a su vida con la más horrida muerte, respiro hondo y abrió la puerta entrando.


    El Peter actual veía como su “yo” del recuerdo ingresaba a la habitación del mandamás, sus expresiones fomentaban un increíble desdén, una ira que denotaba venas sobresalir de sus brazos y frente.


    —“Si, el mayor desgarro psicológico de tu vida, aquí fue donde los últimos rastros de tu inocente consciencia se marchito, el prólogo que gesto tu auténtica locura” –Dijo Licten.


    Lo siguiente que presencio alguna vez lo vivió en carne propia, el joven expresaba su antipatía a bases de expresiones de furia en su rostro y el mover con rabia de sus brazos, al ser testigo de su propio recuerdo, como su yo del pasado, era sodomizado por el mandamás obeso y pelón.


    Su habitación deleitaba glamor y lujo, con decorativos de muebles costosos y posesión de estantes de licor de marca y habanos de calidad, incluso poseía una fina cama grande para consolidar con toda comodidad su sueño y llevar a cabo sus carnales intenciones directas contra el Peter de 13 años.


    El obeso hombre adulto reía a carcajadas mientras le embestía sin vergüenza, dándole palmadas al menor en la espalda mientras continuaba con su acto de depravación, el adolecente sumido en el llanto mientras su inocencia era destrozada a la fuerza, su lloriqueo era algo que su violador gozaba con comentarios lascivos acompañados de gemidos.


    —“Dime, ¿qué se siente ver tu primera vez tomada por un inmundo gordo de mierda?, ¡jajajaja!, ¡que desagradable!, ¡ese saco de grasa sin duda está disfrutando de tu cuerpo y ese desvirgado culo tuyo!” –Comento Licten con intenciones provocativas.


    —Si lo que querías era profundizar aún más el desprecio que te siento, lo conseguiste –Dijo Peter con ojos fríos y asesinos enfocados en la entidad fantasmal.


    —“Oh, qué miedo, tienes una encantadora mirada, es una de las tantas características de ti que me agrada, por eso estoy aquí”.


    Retornando al recuerdo, este cambia de lugar situándose en la celda, donde se encontraba Peter tras haber recibido la “platica” con el obeso jefe, había sido arrastrado desnudo y con su recto chorreando gotas del repulsivo fluido de su violador mezclado con algo de su sangre.


    Arrojado por un matón al suelo y entregándole su ropa en el transcurso, cerrando la puerta de su celda para retirarse entre burlas de su gracia, sus compañeros al lado, tras oír de lo ocurrido y notar lo más cercanos a él la profanación de su cuerpo, solo podía oír las bravuconas risas sin piedad de ellos, en especial del trio maniático.


    —Este sitio… este trato… todos ellos…


    Palabras de impotencia salieron de su boca, repercutiendo en su pensamiento fragmentos de cada desagradable, repugnante y vomitivo sensación de su estancia allí, pero de entre todos, uno estaba por encima, el eje central de su odio y aborrecimiento.


    —Ese hombre… ese gordo… ¡de… mierda…!


    Aun recordaba con horror el dolor de su primera vez, el cómo fue desechado por el mismo obeso mandamás al perder interés en él tras acabar y mientras era llevado por uno de sus matones, miro como el depravado gordo se relajaba con un habano y una botella de whisky, la mente de Peter llego a su punto de quiebre…


    Ya no sentía ganas de matarse, sino de ser quien matara, a todos y a cada uno de los que estaban a su alrededor, sentir en sus manos, su agonía y el último aliento de sus vidas.


    — ¡…QUIERO MATARLOS A TODOS! –Exclamo en su cabeza acompañado de una risa desquiciada que se hizo resonar en cada celda de su alrededor.


    Los demás observaron y oyeron su carcajada, algunos simplemente lo veían con lastima, otros seguían sus burlas tachándolo de loco, Peter los ignoro, pero no pudo ignorar el repentino dolor de cabeza que sentía, el dolor cesa dando origen al sonido de susurros, extrañas y tétricas voces que duraron solo unos segundos.


    Y fue entonces que percibió una nueva visión surrealista, alrededor de cada uno de sus compañeros, había unas extrañas auras rojas sobre su cuerpo, algunos denotaban en mayor cantidad que otros, destacando en el sádico trio adolecente, no sabía que era, estaba confundido, pero no sentía miedo o temor, sino que encontraba confort, gusto y cierto placer de esta nueva e intrigante perspectiva que había adquirido.


    —“¡Allí esta, allí esta!, esa expresión de demencia, ese anheloso deseo asesino, ¡el “verdadero” ha nacido!, ¡el “corrompido” por la sed ha surgido!, ¡la sangre “maldita” despierta!” –Expreso Licten con una voz extasiada.


    Peter en cambio mantuvo su postura indiferente, volviendo a observar en silencio. El escenario cambia rápidamente de toma en toma, adelantando el tiempo a la siguiente semana, en un día de ducha, todos los chicos se aseaban manteniendo distancia del muchacho peliblanco, quien se duchaba en el fondo sin jabón, ya que nadie le ofrecía uno.


    El trio como siempre hace su acto de presencia y enfocan su atención en su víctima predilecta, Peter, rodeándole contra la pared mientras se bañaba.


    —Hola putita del jefe, sí que tuviste una noche bastante “descargada” ese día, para haber tenido la verga de un inmundo cerdo metido hasta el fondo –Le dijo uno de los adolecente fomentando las risas del grupo.


    Peter le miro cara a cara con un rostro carente de emociones y luego cambio su expresión por una demencial sonrisa.


    —Quien sabe, quizás deberías pedir turno y estrenar tu culo si estas tan ansioso –Fue la respuesta del chico peliblanco.


    Luego le ignoro y se centró en ducharse, obviamente sus palabras molestaron al adolecente quien apretó los puños llenos de rabia.


    — ¿Te crees gracioso?, te voy a dejar bien jodido hijo de puta –Declaro el enojado bravucón puberto.


    En el instante en que el bravucón adolecente estiro su brazo dominante con intenciones de golpear a Peter, él volvió a enfocar su atención en su agresor y observo con claridad el aura roja de su cuerpo, entonces presencio una nueva característica de su percepción única.


    Una imagen fantasmagórica roja del bravucón dándole un golpe en el rostro, aquello no le tocaba físicamente, pero no era eso lo que llamaba su atención, sino lo siguiente, lo que esa imagen fantasmagórica mostro, el mismo adolecente lo replica a la perfección, su puñetazo iba en la misma dirección y le golpearía en el mismo lado del rostro.


    Es como si esta nueva visión le revelara la manera en que me fueran a hacerle daño, como si viera unos escasos segundos el futuro, en una pelea sería una ventaja casi divina, saber con anticipación donde seria golpeado para tomar completa defensa y obtener una rápida respuesta con total éxito.


    El adolecente imita el puño que vio de su ente fantasmagórico rojo, un derechazo dirigido a su mejilla derecha, Peter evade moviendo su cabeza unos centímetros hacia un lado y el puño del matón golpea contra la pared, el impacto termina por lastimarle y este exclama de fuerte dolor, no sangraba pero se escuchó el sonido de algún hueso crujir de su mano.


    — ¡Mierda, duele mucho! –Grita entre furia y dolor.


    Sus compañeros le apoyaron y atacaron a Peter, el primero con una patada y el otro un puñetazo con su izquierda, en ellos había visto a sus entes fantasmagórico revelando sus acciones y los esquivo al saber de dónde iban a golpearle y ahora observo notando como uno de ellos tenía en mente que uno lo agarrase para inmovilizarle y el resto golpearlo con total facilidad.


    Uno de los tres adolescentes corre hacia él, pero Peter mantiene distancia moviéndose hacia atrás con más rapidez y destreza que él, ¿desde cuándo su condición física era tan notable?, el trabajo forzado en el sitio no era un buen entrenamiento y la alimentación era mínimamente decente, por no hablar que el joven peliblanco no ejercitaba su cuerpo, pues se mostraba de un físico endeble y aun así, se desplazaba con total fina agilidad casi atlética.


    Podía sentirlo, su propio cuerpo se movía mejor que antes, todo esto vino con el pack de la nueva percepción que poseía, no lo comprendía, pero no le importaba, el partido que le sacaba con estos beneficios era sin dudar alguno espectacular y placentero.


    Los matones insistían en seguir de las suyas, pero el tiempo de la ducha finalizo, todos empezaron a retirarse y Peter hizo lo mismo, una huida estratégica, al encontrarse en vista de los matones, el trio sádico de puberto no pudo hacer nada, solo guardarse las ganas y las broncas de darle una paliza brutal en la próxima ocasión.


    —“Probaste tus nuevos talentos innatos con un grupo de mocosos hormonados, los resultados te dieron a entender una cosa, eras alguien diferente y te encantaba el nuevo tu que habías descubierto, a su tiempo te adentrabas a una nueva experiencia, pero no fue hasta que tomaste tu primera vida, que comprendiste lo maravilloso que era” –Explicaba Licten.


    El recuerdo adelanta unos días después y se detiene en la sala de las celdas, ingresando al área dos matones fortachones y un hombre vestido de blanco, la sola presencia de este último supuso una sola cosa, todos los cautivos miraron con terror al individuo a medida que él posaba sus ojos en todos los chicos con intención de escoger a uno.


    El hombre de blanco era encargado de llevar el registro de la actividad de los menores explotados, quien registraba el menor índice de trabajo, era llevado para ser servido para un cliente pedófilo caníbal por grandes sumas de dinero que enriquecían al gordo mandamás del lugar.


    — ¡A él, llévenselo! –Señalo una celda y escogió a su próxima víctima.


    —Con que yo, ¿eh?.


    Peter Garnier, fue el escogido en esta ocasión, los fortachones abrieron su prisión y lo sacaron a la fuerza, aunque el mismo joven peliblanco no exponía resistencia, facilitando el trabajo de sus captores.


    Primero era llevado al taller donde se le presento al hombre que había hecho su pedido para el disfrute de su “inversión”, un sujeto gordo de baja estatura con una larga nariz arrugada, un bigote mostacho desaliñado en conjunto con un rostro que resaltaba su evidente fealdad, miraba a Peter elogiando su “belleza” y saboreando sus labios en su inspección visual.


    El hombre de blanco guio al cliente hacia una habitación, los fortachones llevaron al joven peliblanco a la fuerza, cruzaron hacia un corto pasillo y de allí a la única puerta con la habitación privada preparada para el servicio del consumidor.


    —Bon appétit –Le deseo el hombre de blanco al comprador obeso—Ustedes dos, encárguense de su seguridad –Le ordeno a los fortachones.


    Peter fue metido dentro de la habitación, era un cuarto cerrado, contaba con una cama de sabanas nuevas, una estantería con accesorios masoquistas y un potro de tortura hecho de madera, utilizado para atar a las víctimas, inmovilizándola y estirando sus miembros hasta la muerte, los matones se retiran dándole al hombre feo y bajito su tiempo para disfrutar de su producto.


    — ¿Por dónde empezar? –Dijo el depravado adulto mirando con lujuria a Peter y sosteniendo un cuchillo de carnicero que estaba en una pequeña mesa de luz, al lado de la cama.


    Continuara…
     
  15. Threadmarks: CAPITULO 13
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    3250
    CAPITULO 13


    El gordo de baja estatura levanto el brazo con el que sostenía el cuchillo de carnicero, mirando con ojos maliciosos al Peter de 13 años, quien no mostraba reacción emocional alguna y solo se quedaba allí parado, viendo a su verdugo, pedófilo y caníbal con ojos vacíos.


    El perverso hombre desciende rápidamente la mano con el cuchillo hacia el rostro del chico, pero en el último instante cambia su dirección clavándolo en el potro de madera, Peter ni se inmuto en algún momento.


    —Seria insatisfactorio cortar tu carne sin algo de juego previo, y tu linda cara… –Acaricia el hombre gordo una de las mejillas de su “producto” —Que mirada tan muerta, que mente tan quebrantada e inocencia destrozada, me gustan los niños así, me encanta oírlos gemir cuando ya están rotos por dentro, quiero oírte gritar mientras te rompo por fuera, jejeje… -Su baba se le caía a montón de tan solo mencionarlo.



    Camino hacia el estante lleno de objetos de masoquismo, dejando el instrumento de corte allí pegado en el de tortura, cuando eligió la herramienta apropiadas para su “juego previo” siendo un látigo, volteo para ver al niño sosteniendo el arma cortante que tenía hace unos momentos, ahora en su mano derecha.


    — ¡Vaya!, que ternura, ¿piensas matarme?, no seas tonto niño, aun si lograras matarme, ¿cómo saldrías de aquí?, no hay nada para ti en este mundo, tan solo eres otro pobre pequeño en la miseria sin un propósito, en el instante en que llegaste aquí tan solo te convertiste en una “mercancía” como muchos más, acepta las cosas como son –Se echa a reír.


    Peter no reacciono de manera alguna a sus palabras ofensivas, incluso cuando el hombre gordo caminaba acercándose hacia él.


    —Ahora dame eso y ponte de espalda, quiero oír tus mejores gritos.


    Apunto de quitarle el cuchillo de la mano, en un movimiento veloz que los ojos del adulto pedófilo no pudo seguir y reaccionar a tiempo, el menor a quien tenía como blanco predilecto para abusar como quisiera tanto física como emocionalmente, se había revelado contra su rol, su expresión vacía pronto cambio a una maniática.


    Desplazo la cuchilla con tal destreza, con tal fuerza y precisión, desgarrando la garganta del inmundo hombre bajo, la sangre brotaba a grandes chorros salpicando sobre Peter, la voz del pervertido sujeto no salía de su boca, quería gritar pero no emitía sonido alguno, la razón era increíble.


    En tan solo esa tajada, el joven peliblanco cortó sus cuerdas vocales, no podía pedir ayuda ni tan siquiera manifestar el insoportable dolor que experimentaba mientras se moría desangrándose, solo podía observar el enfermizo y placentero rostro del menor gozando de lo que había hecho, sus últimas palabras las había dicho en su mente, “¿Quién es este pequeño demonio?”.


    Cayo al suelo, muriendo en el acto tras la pérdida masiva de sangre, pero el chico no quedo satisfecho y empezó a cortar una, otra y otra vez, el cuerpo sin vida de su primera víctima, embestía con brusca fuerza el filo de la cuchilla en la cabeza del aun fresco cadáver, abriéndosela hasta deleitar su cortada masa encefálica que decoro el piso como el resto.


    —Mate a alguien… -Dijo el chico peliblanco en sus pensamientos.


    Era la primera vez que cometía un asesinato, asesinar una vida humana no era lo mismo que matar a un ave o aplastar un insecto, sintió una sensación diferente, la mayoría de alguien de su edad se estremecería de lo que había hecho y quedaría conmocionado, quizás traumado de por vida y con años de terapia para superar tal acontecimiento, pero Peter en cambio sintió…


    —Que… ¡EMOCIONANTE! -Exclamo en su cabeza.


    Una euforia sin igual hizo eco en las emociones del menor, como si probara por primera vez una sabrosa hamburguesa o estrenara una consola lujosa muy entretenida, un estímulo de júbilo sacudió su ser, era consciente de lo que hizo, era su voluntad, él había cometido asesinato y pese a saber todo ello, no había remordimiento alguno, solo un placer orgásmico como ninguno se había hecho presente en toda su vida.


    El aura roja del pedófilo obeso que observo continuamente con su nueva perspectiva, había desaparecido, cuando la vida se extingue, también el aura en sus cuerpos, pues ya no había intenciones maliciosas en ello, solo muerte en todos los aspectos.


    Pero no quedo allí la cosa, con su nueva visión sintió algo más, otra cualidad despertó, al otro de la puerta sintió dos auras rojas, eran de los matones fortachones que quedaron para vigilar y encargarse de la seguridad del cliente, pese a no verlos físicamente, podía sentirlos como si los observara a través de esta, era como tener un radar en la cabeza que captara a individuos potencialmente peligrosos.


    Peter se acercó lentamente a la puerta, al estar descalzo casi ni se percibía el sonar de sus pisadas, coloco una de sus orejas sobre la puerta para oír a los matones hablar entre ellos.


    —Oye, necesito echar una meada rápida, enseguida vuelvo –Le dijo uno de ellos.


    — ¿En serio?, ¿justo ahora? –Le dice su compañero molesto.


    —Ni que te fueras a morir solo por ausentarme unos putos minutos.


    —Solo apúrate y si el jefe se entera, no cuentes conmigo para defender tu culo.


    Peter sintió como uno de ellos se aleja hasta dirigirse a una dirección en concreto y salir del rango de su percepción única, había quedado solo el otro haciendo guardia, el rostro del chico peliblanco no pudo evitar sonreír con malevolencia y sujeto firme la empuñadura del cuchillo, para luego abrir la puerta.


    — ¿Termino tan pronto?, bueno, tampoco soy quien para decirle al cliente como invertir su tiempo en la mercancía que… -Volteo el fortachón lentamente creyendo hablar con el ya fallecido gordo de baja estatura y quedar anonado al ver al menor de pelo blanco parado a solo unos centímetros suyos.


    Con su cabello y ropa manchada de sangre y el cuerpo sin vida del estimado cliente, no pudo ni decir unas palabras o hacer algún movimiento de reacción, entre sus cejas tenía clavado con brutal presión de fuerza el cuchillo con el que tantas víctimas jóvenes menores de edad habían sido asesinadas con esta y ahora él se había convertido el siguiente.


    __________________________________________________________________​


    El segundo fortachón regreso para observar que su compañero no estaba en su puesto, miro en todos lados en vano encontrarlo en las proximidades, entonces noto el rastro de sangre salir bajo la puerta cerrada de la habitación donde yacía el cliente, eso le dio una mala sensación y un augurio de intenso nervio como terror.


    Se acercó a la puerta, no sin antes tomar la pistola que guardaba en su cintura sobre la funda de esta, encima de la entrada, se dispuso abrirla lentamente hasta revelar que sus peores temores se hicieron realidad al ver los cuerpos sin vida tanto del cliente como de su amigo y lo otro que presencio, siendo lo último, fue a un ensangrentado chico puberto con un cuchillo clavándoselo en la cabeza, desde allí todo se volvió oscuridad para él.


    __________________________________________________________________​


    Peter ahora se encontraba en el taller con tres direcciones que elegir, había 4 caminos en total, el primer era el cuarto del que había salido, el segundo llevaba a la sala de celdas donde tenían prisioneros a todos los menores, el tercero conducía al pasillo que llegaba a la habitación del obeso pelón mandamás y el cuarto llevaba hacia unas escaleras, quizás en la última estaría la salida.


    Pero él no quería salir de allí aun, había unos cabos sueltos que resolver antes, camino por la puerta que lo llevo al amplio pasillo con varias más, eligiendo aquella de color dorada, adentrándose al cuarto del individuo a quien más odiaba de momento, para su fortuna no percibió a nadie alrededor salvo a una persona, misma que tenía en frente.


    Allí lo encontró, roncando completamente, en su lujosa cama durmiendo en calzoncillos con un antifaz para cubrir sus ojos y conciliar mejor el sueño, el rostro del chico peliblanco denoto una tenebrosa sonrisa de impuros deseos de venganza.


    __________________________________________________________________​


    El obeso hombre pelón mandamás de todo el lugar, despierte de su sueño, pero lo hace al sentir como todo una botella de vodka es vaciada al empapar su cara del licor, luego se le retira el antifaz para que pudiera ver que ocurría, hallándose con un inquietante escenario.


    Para empezar, él se encontraba totalmente atado, cada una de sus extremidades sujeto con una firme soga, su boca estaba amordazada con una pelota roja y su ropa interior fue retirada quedando su vulgar miembro al aire, observo como el causante de tales hechos se le acerco con la cuchilla de carnicero en mano, eso lo puso aún más de los nervios.


    —Tienes el sueño muy pesado, lo que me dio tiempo para aprovechar y debo agradecer que en esa estantería tuvieran todo lo que necesitaba –Dijo Peter hablando del mueble que albergaba los objetos de masoquismo —Ni te molestes en preguntar como llegue hasta aquí, explicar los detalles es tedioso y no tengo ganas, lo que importa es que justo ahora, te preguntaras, ¿qué es lo que te hare?, la respuesta claro es obvia, voy a matarte, pero lo hare de una manera tan ruin como tú se las has causado a otros, incluso lo intentaste conmigo.


    El obeso entre miedo, con ojos lagrimando intentaba hablar, pero la mordaza en su boca le impedía formular palabras entendibles, Peter sin embargo sabía lo que quería decir, seguramente le ofrecería un trato de dinero y salir de allí a cambio de perdonarle la vida.


    —No te equivoques, cuando te mate, tomare todo el dinero que pueda llevar para mi uso, pero antes, ya que disfrutaste con mi cuerpo, yo lo hare con el tuyo –Dijo poniendo la cuchilla a su vista —Me diste una cruel lección de la vida, los fuertes y oportunos son lo que viven mejor, llegue aquí siendo un pobre diablo, debilucho y de mente frágil, pero tras experimentar la crudeza de la realidad como alguien débil, acabe conociendo una parte de mí, una que me fortaleció, me brindo una nueva manera de ver las cosas y claro… ¡me entrego una maravillosa experiencia!, que voy a sentir con todo el dolor que voy a infligirte y te mate.


    El obeso pelón, veía antes en ese muchacho, solo como un juguete de carne del momento con la cual satisfacer su parafilia, pero ahora lo observaba detenidamente viendo en él un monstruo, imaginando a causa del intenso miedo, una diabólica cara inhumana en Peter, una cara de faceta demoniaco que exhalaba fuego de los ojos y la nariz, tal era el punto de su alucinación que pensó que era auténticamente real y lo hacía agitar intentando en vano liberarse de sus ataduras, sin importar cuánto daño se ocasionaba en sus extremidades en el proceso.


    Peter levanto en alto el cuchillo y sonriendo de manera maniática con su cara ensangrentada, la bajo con todas sus fuerzas, cortando el miembro del obeso pelón, el dolor que sentía al perder su masculinidad biológica era de proporciones colosales, de no ser por la mordaza, sus gritos quizás resonarían en todo el lugar.


    Pero el chico no se detuvo allí, soltó de momento el cuchillo de carnicero y tomo dos objetos que obtuvo de la estantería de artículos masoquistas, teniendo en su mano derecha un martillo y en el izquierdo un consolador de madera pintado de negro con un tamaño aproximado de 30 cm.


    Introdujo el juguete sexual de madera en el recto del obeso pelón, quien sintió el puntazo anal, pero apenas pudo introducir los primeros centímetros de dicho objeto, por ello, hizo uso del martillo y golpea el consolador como si fuera una estaca hundiendo hasta el fondo casi los 30 centímetros en el culo del sometido hombre.


    Peter se deleitó con sus expresiones agonizantes, noto como la brutalidad de la tortura anal hizo que causara un notable sangrado en dicho orificio, echándose el menor de pelo blanco a carcajadas de su sufrimiento.


    —¿¡Que se siente que te den por culo!?, ¡puto saco de grasa! –Exclamo con el último martillazo hundiendo los últimos centímetros restantes del consolador en el ano del sodomizado obeso.


    Era ahora de su acto final, tomo la cuchilla nuevamente y la clavo en el regordete estomago del jefe, abriéndoselo como si le platicara una carnicera autopsia, dejando sus intestinos y contenidos estomacales a la vista, para entonces el obeso hombre ya había muerto.


    —Lo conseguí, mate al hijo de puta que tanto despreciaba –Dice en voz alta con un rostro insensible — ¡Que sensación tan maravillosa! –Sonriendo de manera eufórica con sus brazos alrededor de su cuerpo.


    Había asesinado a la persona que más odiaba, ya no tenía razones para quedarse, entonces se retiró del cuarto, tras comprobar que no había moros por las cercanías con su percepción única, en el trayecto noto que una de las puertas era diferente, a excepción de la habitación con la puerta dorada, todas las demás eran grises, pero una era de color roja.


    Su curiosidad la llevo a abrirla, encontrándose con un cuarto oscuro, la presionar el único interruptor de luz, todo el lugar es iluminado con un rojo oscuro, revelando en el centro una silla de metal manchado con sangre seca, a su lado había una mesa llena de instrumento como pinzas, navajas, mazos, una sierra para cortar hueso y carne e incluso una bacteria de auto.


    No tardo en deducir que era una habitación de tortura, estaba por retirarse hasta que vio unos bidones llenos de combustible, una macabra idea surgió en su mente, su último gesto antes de irse de allí para siempre.


    __________________________________________________________________​


    La puerta de la sala de celdas es abierto y para sorpresa de todos los menores cautivos, quien ingresa es Peter, denotando un asombro sin igual, no solo por verle en total libertad sin supervisión de los matones, sino por el aspecto escalofriante que resaltaba con toda la sangre cubriendo su cuerpo, todos ellos no tardaron en pedirle que los liberara.


    Peter sonrió de manera sádica, haciendo oído sordo de sus réplicas y luego sale afuera de la sala un momento, regresando con un bidón lleno de combustible el cual empezó a rociar en el suelo y las celdas de alrededor con sus respetivos prisioneros, cuando termino de vaciarla, tomo otra que tenía afuera y repitió el mismo acto en los lados que aún seguían sin cubrir, dejando todo el lugar inundado del peligroso material inflamable.


    Camina hacia la puerta, situándose en donde el combustible no estaba al alcance, mostrando ante todos una caja de fosforo, cada uno de los menores entonces sintiendo un horror de escalas pesadillesca, empiezan a rogar, suplicar tirado al suelo, llorando, que no lo hiciera, inclusive el trio de adolecente maniáticos, quien antes denotaba la imagen de un grupo temido, ahora se veían como un montón de cobardes implorando piedad con lágrimas y mocos saliéndole a chorros.


    Peter puso su dedo índice y medio en el oído, poniendo una arrogante expresión de malicia.


    —Que dulce sonido puedo oír de sus patéticos intentos de convencerme de algo que llevare a cabo, sin importar lo que digan o hagan –Dijo él en voz alta —Tengo motivos personales simples para hacerlo, todos me caen mal y quiero matarlos, es todo lo que necesitan saber, ahora…


    Tomo un fosforo y lo encendió, el griterío de todos los menores encerrados se hizo más intenso, seguían suplicando que parara, que se detuviera, Peter siguió ignorándolos y procedió a arrojar el encendido cerillo que inicio el fuego en todo la sala.


    —Es la melodía que tanto quería oír… que majestuosa sinfonía.


    Gritos de inmensa agonía hicieron eco en toda la sala, las llamas cubrían a los menores cautivos, el dolor que exclaman era como una escena plasmada en la realidad de un infierno lleno de atormentadas víctimas.


    Peter se retiró cerrando la puerta, podía oír el ruido de sus gritos aun aunque en menor medida, camino hacia el único camino que le quedaba por elegir, subiendo por unas escaleras, llega hasta un corredor en el que se encontraba una puerta con dos ventanas abiertas en sus lados y más adelante otras escaleras a la cual subir.


    Su percepción le advirtió, sintió que adentro de aquella puerta, se hallaban numerosas presencias hostiles, eran los matones del gordo mandamás ahora muerto, parecían pasar el día allí de ocio hasta que se les llamaba para alguna orden de su jefe, Peter en plan sigiloso camina lentamente, agachándose para pasar de las ventanas abiertas, continuando hasta las escaleras del final.


    Fue cuando al subir por estos últimos escalones, se halló con otra puerta, al cruzarla se encontró con la salida que buscaba, con sus descalzos pies sintió el frío suelo con nieve, observo un cielo totalmente nublado y nevoso, contemplando estas vistas desde un callejón en la noche.


    Después de tres largos años, por fin se encontraba afuera, sus propios ojos lagrimaban con una sonrisa demencial, miro la billetera que había obtenido en un cajón de la habitación del obeso pelón, en su interior había más de 100.000 dólares en efectivo.


    Puede que ahora vistiera con harapos viejos y sucios carente de calzado alguno, sintiera frio y fuera huérfano, pero ahora tenía toda la libertad que anhelaba y sustancial dinero con el que valerse, ahora era una lucha por su supervivencia en el exterior.


    __________________________________________________________________​


    El recuerdo finaliza allí y toda el área se vuelve blanco, retornando el Peter actual y la entidad fantasmagórica Licten.


    —“El sueño acabo, hora de despertar, Peter” –Se despide el ente lobuno.


    Todo el lugar comenzaba a tonarse en oscuridad, señal inminente de su salida del plano onírico.


    — ¿Qué sentido tuvo todo esto?, fue una pérdida de tiempo, que estupidez –Opino Peter.


    —“Puede que tu cuerpo este experimentando la inhumanidad en su forma física, pero tu pasado es un recuerdo y prueba, de que despojaste tu humanidad en espíritu” –Comento Licten.


    —Tsk… ¿qué mierda filosófica me estas tirando?.


    —“A lo que quiero llegar, desde la perspectiva de tu humanidad y la de Eliux, eres un monstruo, un engendro aborrecible peligroso para los de tu especie y considerado en toda regla como un enemigo de los humanos, todo a la vez, siendo aun biológicamente en aquel entonces un humano” –Explico Licten —“Entonces, incluso aunque seas despojado de manera biológica tu humanidad, ¿qué cambiaría en ti?, seguirías siendo un monstruo como lo has sido siempre, es lo que eres, serás y morirás siendo, fue en lo que te convertiste en el instante en que tomaste tu primera vida, Peter Garnier”.


    Fueron las últimas palabras que escucho de Licten al acabar el sueño, su letargo culmina y sus ojos se abren en la realidad regresando a la habitación alquilada de La Osa Golosa, en ese instante noto algo entre sus piernas y estaba acompañado de lascivos sonidos relacionados con la saliva.


    Mirando detenidamente vio a una mujer pelinegra de casi su misma edad, totalmente desnuda haciéndole una felación de forma tan animada y con un rosto extasiada, pero observo que en aquella chica había rasgos inhumanos.


    Sus orejas eran puntiagudas y cubiertas de un pelaje grisáceo, incluso estaban presente también en sus manos y muñecas e incluso los pies, su cola era otra característica expuesta y al toque final eran sus llamativos amarillentos ojos y colmillos observables de su boca mientras lamia con toda lujuria el erecto miembro del joven peliblanco, ella era una mujer lobo.


    Continuara…
     
  16. Threadmarks: CAPITULO 14
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2560
    CAPITULO 14


    Por el pasillo de las habitaciones económicas de la Osa Golosa, caminaba una joven pelinegra de una altura de 180, vestía una camiseta con el ombligo al descubierto y unos short negros, en su cintura llevaba sobre un cinturón enfundadas un par de dagas de empuñaduras color verde, miraba las puertas de su alrededor como si buscara algo en concreto.


    Pero no hacía uso de su vista, sino de un sentido del olfato mejor desarrollado, su identidad para bajo su piel humana era la de una mujer loba, bajo el nombre de Lyra, siendo una de la manada de licántropos que atacaron a los forajidos agresores de Peter y a su vez la misma que tenía sometido al joven peliblanco.


    —El olor es por aquí, no hay duda alguna… -Dijo en su mente mientras seguía la agudeza de su nariz.


    El rastro olfativo la conduce hasta la habitación número 28, para su buena suerte el descuido del inquilino de dicho cuarto dejo la puerta sin llave, cuando se aproximó y la abrió apenas a la mitad, sintió como todo el aroma de a quien buscaba se manifestó con mayor intensidad sobre su percepción del olfato.


    — ¿Qué esta sensación?... ¿es como si el olor hiciera mi cuerpo sentirse… extraño? –Dijo confusa la licántropa.


    Al abrirla por completo e ingresar a la habitación para cerrarla y no llamar la atención, se encontró con lo que buscaba, allí mismo, acostado desnudo sobre la cama en posición fetal, no despierto, rasgos lupinos eran visibles en sus manos, garras inhumanas solo concebidos para una bestia depredadora.


    —No hay duda alguna…


    Ella se acercó, el aroma de Peter penetro con mayor grado por sus fosas nasales, su olor era algo que nunca había percibido antes, cuanto más disminuida su distancia hacia él, el aroma repercutía en ella, ocasionado una reacción de calor en su cuerpo.


    —Un lobo macho… así es como huele uno… pero su olor licántropo es débil, ¿porque hay rastro de aroma humano?, no es imbuida por su ropa, es su mismo cuerpo… -Pensó con incógnitas la mujer loba.


    Estando tan cerca, el calor de la licántropa se hizo más evidente, su piel humana transpiraba y de inmediato sintió la fuerte necesidad de quitarse la ropa, cosa que no tardo en llevarlo a cabo, en cuestión de segundos yacía toda desnuda, pero aquel sentir caluroso aun persistía.


    —Este calor… ¿es provocado por el aroma de sus hormonas?, me siento…


    Se situó sobre la cama y se apoyó en la espalda del chico peliblanco abrazándole, en el transcurso sus rasgos lupinos se hicieron presente sin su control, sus orejas se volvieran puntiagudas y con su habitual pelaje grisáceo, dicho pelaje se extendió cubriendo sus manos (y muñecas) e incluso sus pies y su cola animal también se hizo a la vista.


    La chica loba abraza con todas sus fuerzas al muchacho y respiraba excitadamente sobre su cuello, tal fue el punto de su calor hormonal que se levantó de la cama y cambio la posición de Peter para recostarlo boca arriba.


    —Es demasiado para mi…


    A la vista tenía el miembro del dormido chico ante sus ojos, el olor de su hombría deleitándose frente a su cara hacia a la loba relucir su lado pervertido aún más, con una mano acariciaba su intimidad fémina para calmar la picazón resultante de la sobre excitación que sentía, y con la otra agarro el viril pene de Peter.


    Empezó a lamerlo, avivando el flácido falo a ponerse duro y firme, alentando el hambre sexual de la loba para deglutir su sabor, besaba la punta y la envolvía con su lengua, para darse el gusto de succionarlo, cada vez que su boca embestía tragando la virilidad de Peter en su interior, cada bocanada, Lyra lo disfrutaba y su entrepierna era evidencia de su placer.


    — ¿Qué mierda? –Fue la reacción de Peter al despertar.


    La mujer loba se percató de que el joven peliblanco estaba despierto, pero el placer que experimentaba estaba por encima de su sentido común para tratar de detenerse y establecer una comunicación apropiada con él.


    El velador que estaba al lado de la cama, se encontraba el bolso de Peter, quien aprovecha y lo toma sacando la pistola de su interior, apuntando con ella la lujuriosa cara de Lyra, la chica loba reacciona y detiene su felación hacia él, calmando su libido y apartando su boca del pene, el joven jala del gatillo pero el arma no dispara, pues estaba vacío de munición.


    — ¡Carajo!, olvide que no tiene balas –Pensó con vergüenza el chico.


    Su espada con el conjunto de dientes en su hoja, era el arma que precisaba la busco estando está en el suelo, cuando se quitó la ropa ante la calurosa sensación que tuvo, la había dejado allí, se movió rápidamente y saliendo de la cama con una voltereta en el suelo, toma la espada y apunto con ella a la chica loba.


    — ¡Espera por favor, no soy tu enemiga! –Dice ella con las manos en alto.


    —No quiero escuchar pretexto de una bestia, menos de la que se dio el gusto conmigo a su convivencia en el bosque –Comento Peter.


    Agito su aspada contra ella, la loba retrocede evadiéndole, hasta darse contra la pared y verse rodeada, el chico se acercaba lentamente con su evidente deseo de asesinarle.


    — ¿Así que me recuerdas por lo ocurrido en el bosque? –Dice Lyra.


    —Nunca olvido a mis agresores –Contesto Peter.


    El Instinto Asesino de Peter le permitía percibir cada sed de sangre de cada individuo de manera diferente, en forma específica, cada persona transmitía una sed de sangre única y el Instinto Asesino era capaz de percibirlo como un rasgo característico del individuo.


    —En verdad lamento eso, pensé que eras humano, sabes que ellos y los hombres lobos no se llevan con encanto, para la humanidad somos existencia abominables, no dudan en matarnos y colgarnos como trofeo de caza, si llegaran a descubrirnos en medio de sus ciudades o poblados, seremos asesinados en el acto –Se excusó ella a modo de explicación.


    — ¿Y se supone que eso debería darme razones de no destriparte parte por parte? –Pregunto Peter.


    —Eso, y que conllevar una pelea aquí llamaría la atención de los huéspedes de los cuartos cercanos y con ello del personal que trabaja en este negocio.


    —Mmm… buen punto –Bajo el chico su espada.


    Peter tomo su ropa y comenzó a vestirse, sin dejar de enfocar su atención en la intrusa loba.


    —Ahora tengo otra pregunta que me gustaría saber, ¿¡quién carajos eres y que haces en la habitación que alquile!? –Pregunto él —Me puedo dar una idea con lo sucedido en el bosque y la mamada que me estabas dando, pero quiero oír tu excusa y cagarme de risa un rato, adelante, te escucho, soy todo oído.


    —Me llamo Lyra, como tú, soy una licántropa, en cuanto a la razón de mi reciente comportamiento, la verdad es que cuando percibí tu olor al verte desnudo y con alguno de tus rasgos de licántropo al descubierto, yo… sentí como si tu aroma embriagara mis sentidos, tenía tanto deseo de…


    —“Follar como una bestia en celo”, ¿eso es lo que querías decir? –Completo Peter su oración.


    —Buena intuición, incluso ahora en mi lucidez, teniéndote cerca, siento que tu olor… como una fragancia excitante, con solo a la mínima intención de rendirme a la voluntad de mi libido, podría perder el control y desembocar en el mismo habito de recién –Reitero Lyra.


    — ¿Qué vienes a buscar aquí?, y no me vengas con la excusa de “vengo por ti” solo porque soy un hombre lobo, dudo mucho que expusieras tu pellejo en una ciudad humana por algo tan trivial, ¿a qué se debe correr tanto el riesgo?, dime la verdad o a la mierda con todo esto y te mato, me da igual cuanta atención llame, si llega a ocurrir solo diré que una jodida bestia invadió mi cuarto y trato de matarme, hmm… hasta creo que me devolverán el dinero del alquiler por su pésima seguridad.


    —Lo cierto es… que si tiene que ver con que seas un hombre lobo, el mero hecho de que no sepas “sobre aquello”, me aclara de que eres un lobo de ciudad –Contesto ella.


    — ¿Un qué?...


    —Un hombre lobo nacido y criado en una sociedad humana y no en una manada –Responde Lyra —Tu madre era humana y tu padre el lobo, ¿no es así?.


    La pregunta de la mujer loba hacía alusión al origen licántropo del muchacho, decirle que tus padres son humanos y que su licantropía es producto de la mordida de una, resaltaría en una respuesta no creíble, como la mujer de nombre Nora le explico, en Eliux los hombres lobos solo nacen de manera natural.


    —Si preguntas desde cuando soy un licántropo, es hace unos días –Revela Peter.


    — ¿Eh?, ¿es broma?, ¿qué edad tienes? –Pregunta una incrédula Lyra.


    —18 años.


    — ¡Es imposible!, es cierto que los humanos nacidos de un padre lobo pueden o no heredar su rasgo licántropo, pero cuando se da, la edad en que siempre ocurre es a los 10 o 11 años, 12 años a más tardar, ¡pero nunca se ha mencionado que alguien despertara su licantropía a los 18! –Comenta la loba conmocionada.


    —¿¡Y que putas esperas que haga!?, ¡a mí me sucedió así y punto final!, toda queja vale un comino, soy un jodido hombre lobo en mis pleno y precoz 18 años, ¿feliz? –Le dejo en claro el chico.


    La mujer loba encontraba la situación de Peter algo descabellado, pero no lejos de ser verdad, Eliux tenía sus tantos misterios y lo del chico peliblanco podría ser una de esas anécdotas sin respuesta, acepto con simple facilidad su inusual origen lupino.


    —Sigo sin saber exactamente por qué estás aquí, dijiste el porque era un hombre lobo y algo sobre que no se “sobre aquello”, ¿te importaría ser especifico?, y se directa, no me tires mierda que vayan sobre las ramas –Pidió él chico ir directo al grano.


    —Entiendo… -Suspira la loba —Veras, nuestra raza está pasando por un serio problema de natalidad.


    —¿Qué están en peligro de extinción o algo así?.


    —No, no es eso, nuestra población es bastante numerosa, el problema de natalidad que te menciono, es de otro tipo.


    —¡Desembucha mujer!.


    —La cosa es así, en nuestra población actual, el 95% de esta se compone de mujeres lobos.


    — ¿¡95%!?...


    —El 5% que conforman los lobos machos, del 3% corresponde a licántropos ancianos y adultos, al 1% de cachorros y niños y el 1% restante se encuentran los adolescentes y jóvenes, tú entras en esa última categoría.


    —Me estas jodiendo, ¿verdad?.


    — ¡Lo digo en serio!, mi especie… nuestra especie, está sufriendo un desequilibrio en la natalidad de machos, un ENORME desequilibrio, encontrarte a ti ha sido de lo más increíble, ¡eres un lobo macho joven, saludable y fuerte!, pero siendo un lobo de ciudad, no tienes una manada.


    — ¿Y que si no la tengo?, tampoco es que me fie de unas pieles peludas como ustedes.


    —Deberías, los hombres lobos son criaturas que conviven y cazan en grupo, de esa manera sobrevivimos mejor, además como eres un lobo macho y encima joven, a los ojos de nuestra raza, eres una rareza de mucho valor –Le dice de manera seria la mujer loba.


    Peter no pudo evitar apretar los puños con enfado al oír que era considerado por la raza a la que ahora pertenecía actualmente, “algo” de sumo valor como si fuera una mercancía, viniendo malos recuerdos en relación a esas características palabras, tomo a la mujer loba del cuello la puso contra la pared y le hablo con desagrado.


    —¿¡”Rareza de mucho valor”!?, ¿¡es que parezco un puto “producto” de mercado!?, ¡me empiezan a caer como el culo los tuyos!, ¡yo soy yo y mis bolas como todo el paquete que me conforma ES MIO!, ¡me importa miles de carajos tu raza y su manera de verme!, ¡no pienso dejar que nadie, absolutamente NADIE me use a su conveniencia! –Exclamo para luego arrojar a la loba a un lado e indicarle la puerta para marcharse — ¡Largo de aquí!, no quiero ver tu peluda cara de mi habitación.


    —No lo entiendes, es más seguro para ti unirte a una manada, ven conmigo, quedarse a vivir en una ciudad humana no es la idea más lógica dada tu condición –Le consejo Lyra.


    Pero Peter rechaza su propuesta, no con palabras, sino apuntándole nuevamente con su arma con la punta de la espada en el cuello de la loba.


    —Lo dejare bien claro, no confió en ti, no confió en tu mierdosa manada, no volveré a repetirlo, largo de aquí.


    Lyra bajo sus orejas lupinas en señal de infausto, toma su ropa del suelo y se dispone a marcharse de la habitación, pero antes le deja un último consejo al joven peliblanco.


    —Si la condición de tu licantropía es cierta y conociendo lo que sé, no te recomiendo estar en esta ciudad mañana para la noche –Le aconsejo ella.


    —¿Por qué?.


    —Mañana habrá luna llena.


    Lyra finalmente se retira y Peter queda a solas, al asegurarse de que ella estaba lo bastante lejos de su percepción única, vuelve a la cama y se recuesta con toda tranquilidad ignorando todo lo oído por la mujer loba, lo único que rondaba por su cabeza era como lidiar con su lado licántropo, la manera de ganarse la pasta para el siguiente día y luego estaba el asunto de la luna llena.


    —Que problemático…


    ¿Qué temibles sucesos podían desembocarse cuando la luna este en lo alto del cielo en la siguiente noche?, por su mente rondo la idea de padecer posiblemente mucho dolor y si tales dolencia se dieran en público y revelaran a la luz su lado inhumano, sería su fin, su solución, encerrarse en una habitación y aguantar hasta que todo pasara.


    —Espero que solo sea eso…


    Se dispuso a dormir tras reflexionarlo brevemente, no tardo en conciliar el sueño, pese a haber estado no hace mucho, en el lado onírico.


    __________________________________________________________________​


    A la mañana siguiente, salió de la habitación ya preparado para otro día de cacería, regreso la llave de la habitación alquilada al barman del turno y salió de la Osa Golosa ignorando la necesidad de desayunar con camino hacia la salida sur de la ciudad que usa habitualmente.


    — ¿Qué cazare hoy?, podría ir por más de esos trasgos, pero no puedo pasar toda mi vida recogiendo tan pocas ganancias, mmm… -Transitaba por la mente Peter sus planes de caza.


    Al llegar hacia la entrada custodiado por guardias, noto la presencia de cuatro cazadoras que también estaban por salir a su ronda de caza matutina, tal cuarteto volteo mirando a Peter, y él mismo joven peliblanco queda estupefacto al ver sus rostros.


    Las cuatro cazadoras, eran las mismas mujeres con la que se encontró en su primer día en Eliux, luchando contra un Cryptian con el aspecto de un descomunal monstruo oso, al cual vencieron en trabajo de equipo, lo llamativo del asunto eran que aquellas 4 se habían encontrado con Peter en su momento de dolencia donde sus rasgos de hombre lobo estaban al descubierto, en resumen, conocían la identidad inhumana del chico.


    — ¡TU! –Le señala una de las cuatro cazadoras, la chica de gabardina negra y espada pesada en su espalda.


    Y el para colmo de los problemas, su identidad fue reconocido de inmediato.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  17. Threadmarks: CAPITULO 15
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2478
    CAPITULO 15


    Peter estaba en problemas, el cuartero de cazadoras que encontró en su primer día en Eliux y habían visto su lado licántropo, se encontraban sobre la gran puerta custodiada por numerosos guardias de Brahim, una de ellas mirándole fijamente le reconoce.


    — ¡TU! –Le señala una de las cuatro cazadoras, la chica de gabardina negra y espada pesada en su espalda —Ese cabello blanco, ¡eres ese…!


    —Mierda, a este paso me va a delatar –Pensó él chico.


    Sintió su sed de sangre en aumento e incluso la de sus compañeras de caza, Peter tomo la opción que considero más idónea, salió corriendo a todo paso cruzando al lado de la cazadora que había reconocido su identidad, ignorando la orden de la guardia para detenerse y ser inspeccionado.


    — ¡Deténganlo, es un hombre lobo! –Revela la cazadora de gabardina negra.


    — ¿Dijiste un hombre lobo?, ¡atención a toda la guardia apunten al objetivo! –Ordeno la guardia a cargo señalando hacia el chico peliblanco.


    Peter aun le faltaba decenas de metros para salir del rango de visión de las armas de fuego y los cañones de artillería que le tenían en la mira, la guardia líder levanto el brazo a segundos de declarar la orden de fuego, cuando cerca de sus pies cae un objeto cilíndrico gris, ella lo miro detenidamente notando que era una…


    — ¡Granada!...


    Explota, pero de su interior no es fuego lo que libera ni algo mortal, era humo, una granada de humo había caído a los pies de la líder y desatado una extensa cortina que perjudicaba la vista, los fusileros y miembros de artillería cesaron su atención en el lobo que huía para asistir a la ayuda de su jefa, temían de un ataque vandálico sorpresa en la entrada.


    __________________________________________________________________​


    Cerca de una hora después de alejarse de la entrada, Peter había tomado asiento en el suelo y recostó su espalda contra un árbol para descansar, recobrar el aliento y mientras lo hacía, reflexionaba sobre lo ocurrido.


    —No esperaba que volviera a encontrarme con esas cuatro y lo peor… en el puesto de entrada de la ciudad, ¡carajo! –Refunfuña ante los recientes eventos surgidos.


    Luego recordó la escena de su huida, vio que los guardias y las cazadoras estaban cegadas por una cortina de humo, alguien se los había lanzado, no sintió la sed de sangre de la persona responsable, quizás porque estaba fuera de su rango o demasiado centrado en la huida.


    — ¿Quién habrá sido? –Se preguntó en su haber.


    Tenía sus sospechas, pero sea quien fuera, gracias a la presencia del humo en escena, pudo huir ileso con éxito, ahora se encontraba con otros problemas, como su identidad inhumana fue revelada ante la guardia, es de esperar que ya no pueda entrar más a la ciudad de Brahim.


    —Mi vida en una sociedad humana se fue al demonio –Llego a esa conclusión en voz alta —Ahora… tengo encontrar un asentamiento nuevo, podría arriesgarme a ir a otra ciudad lejos de Brahim, aunque a saber si mi identidad se extenderá allí, el problema es… que no conozca ni mierda donde estoy siquiera.


    Su vida como cazador se ve opacado por la necesidad de encontrar civilización que le permita subsistir de dicho oficio, solo en una ciudad o poblado semejante encontraría un sitio para cambiar sus botines de Hemopetra por dinero, si cazara Cryptian ahora solo desperdiciaría fuerzas, necesitaba asegurarse primero de hallar un sitio al cual instalarse.


    —¡Esta es la dirección por la que se fue!.


    Una voz se oye a las cercanías, Peter también percibió varias presencias hostiles, escondiéndose entre unos gruesos arbustos, escucha las pisadas de numerosas personas rodeando el área en el que hallaba, todas eran cazadoras.


    —¡Debe estar por aquí, hay que encontrarlo!.


    Se confió al quedarse demasiado tiempo descansando que no pensó en que sería perseguido, para que las cazadoras pusieran bastantes ánimos en hallarle, solo podía deberse a cierto lucro benéfico que sacarían de él.


    —¡El pelaje de ese hombre lobo vale bastante como para dejarlo ir tan fácil!.


    Entre los numerosos comentarios de las cazadoras, destacaron aquellos que hablaban del valor de su pelaje, debido al escaso número de lobos machos como Lyra había explicado, para las cazadoras encontrar uno era bastante raro, lo que denotaba mucho valor en el mercado las partes de su cuerpo como su pelaje, colmillos y había otra cosa aparte también.


    —¡Y tengan mucho cuidado de no dañar sus genitales, dicen que pueden fabricar esplendidos medicamentos afrodisiacos con los testículos de un hombre lobo!.


    Incluso el propio aparato reproductor de Peter tenía valor económico y productivo en la sociedad humana.


    — ¡Que hijas de puta, encima de querer despellejar mi cadáver, también me quieren castrar! –Pensó molesto el joven peliblanco conteniendo su ira.


    El área del bosque en donde se hallaba, yacía totalmente invadido por las cazadoras, tratar de huir seria riesgoso, podría hallar a una o más veteranas problemáticas entre ellas y peor aún, a una Novamancer, aunque aún no había tenido una pelea contra uno, el hecho de saber que era alguien capaz de manipular una forma de energía como si fuera magia, era demasiado peligro para asumir.


    Solo le quedaba la opción de esperar pacientemente a que todas se alejaran, eventualmente se cansarían de buscarle al no encontrar algún rastro suyo, sería un largo rato y a Peter la espera se le tornó en un inmenso aburrimiento.


    __________________________________________________________________​


    —Me aburrí hasta el punto de terminar dormido, otra vez me encuentro aquí…


    Volvió a encontrarse en el bosque tétrico del plano onírico, pero ahora había algo allí que antes no, sobre el sobrenatural cielo negro carente de estrellas, una luna llena se elevó, Licten quien estaba cerca, la miraba fijamente como si su mirada estuviera perdida en su luz.


    —Está aquí… -Dijo la entidad lupina fantasmagórica.


    — ¿Qué cosa? –Pregunto Peter desconcertado por su actitud de misterioso.


    —La luna llena está aquí –El ente volteo mirando a Peter —La fase final de la transformación, ha llegado.


    __________________________________________________________________​


    Volvió a la realidad de manera repentina, las últimas palabras de Licten le recordó algo que olvido cuando era perseguido, no sintió presencia alguna de hostilidad en los alrededores, era probable que las cazadoras ya se hayan marchado.


    Pero había otro problema, la noche había caído, su sueño aunque corto, en el plano real habían transcurrido varias horas, miro detenidamente al cielo y allí lo vio, la auténtica y luminosa luna llena, los ojos del chico peliblanco la miraron fijamente.


    — ¿Hmmm?... no siento nada.


    No experimento sensación alguna, ni picazón, ardor o dolor, pensó entonces que su preocupación ante la manifestación de la luna era sumamente puro drama y la advertencia de Lyra solo una excusa para recurrir a su ayuda, pero como estaba comprobándolo, nada le ocurrirá, salvo que tenía sed, pero no podía culpar a su licantropía por una necesidad normal.


    No traía consigo algo bebible y buscar en la ciudad era la peor elección, solo le quedaba el hallar la solución en la madre naturaleza del bosque, por eso se puso en marcha adentrándose más en el territorio boscoso.


    En cuestión de minutos su búsqueda dio resultado, saliendo hacia un prado verde, hallo un lago de cristalina agua, Peter se acercó con cautela y bebió de ella, la frescura en su garganta aliviaba su sed y se dispuso a beber más como si quisiera saciar hasta el último tramo de su ansia.


    —Para ser una noche con vientos frescos, empieza a hacer calor –Comento Peter con el secar de sudor en su frente.


    Pronto más calor empezó a repercutir en su cuerpo, sintiendo la necesidad de quitarse el abrigo marrón y la camisa blanca, la refrescante brisa del aire en su torso al desnudo alivio un poco su acaloramiento, pero en cuestión de poco tiempo, su pecho se cubría de sudor al igual que su rostro.


    —Este calor no es por el clima, no es normal –Dijo él y luego volteo mirando a la luna, intuyendo la situación — ¿Entonces está ocurriendo?, ¿en verdad la luna me está ocasionando esto?.


    Su confianza otra vez le costó caro, tal fue el calor que sentía que termino por quitarse el resto de las prendas y sumergirse desnudo en el lago, el agua fría calmo su condición, sentía que solo estando allí podría soportar tal incordia sensación, hasta que…


    — ¡Alguien se acerca! –Exclamo en sus pensamientos.


    Una presencia se acercaba, aunque su sed de sangre era baja, seguía siendo un potencial problema, salió del largo y tomo su espada situado entre sus prendas, preparándose para cualquier situación que se avecinara, la presencia repentinamente se muestra como una mujer en sus veinte de largo cabello café, atuendo ligero de tela con alguna protecciones metálicas livianas, cargaba una mochila en su espalda y la lanza en sus manos de inusual aspecto que daba pistas de ser un Gear, revelaba a la chica como una cazadora.


    — ¡Mierda!, creí que todas se habían marchado, no esperaba que una siguiera buscándome –Pensó Peter con inquietud.


    — ¿Eh?, vaya, que encuentro tan “animado” con el que me topo –Dijo la mujer con tono de picardía mirando la masculinidad al aire de Peter.


    — ¿Estás buscando también al licántropo? –Pregunto él.


    — ¿Qué licántropo?, yo solo salí a cazar Cryptian y perdí la noción del tiempo hasta darme cuenta que ya era de noche –Contesto la cazadora — ¿Qué hay de ti?, ¿qué hace un apuesto y viril joven muy adentro del bosque en plena noche?.


    —Solo digamos que salí a darme un chapuzón, ha sido un largo día –Se excusó el muchacho peliblanco.


    Sintiendo la sed de sangre de la cazadora en los niveles más mínimo, ella no parecía mentirle, no sabía nada de la caza llevada a cabo contra suya, era ignorante de la auténtica identidad de Peter y eso fue un alivio oportuno.


    El muchacho sintiendo el calor volver, regreso al lago para refrescarse, la cazadora con una mirada sagaz, empezó a desvestirse también y dejo su lanza justo sobre su ropa para meterse en el agua.


    —Creo que también tomare un merecido descanso en el lago, no te importa, ¿verdad? –Dijo la cazadora nadando boca arriba cerca de Peter.


    —Si no te molesta estar desnuda delante de un desconocido, por mí no hay problema –Dejo en claro el chico.


    —Oh, al contrario, es todo un gusto.


    Peter con casi todo su cuerpo sumergido en el lago, miro a la luna llena, sentía que con cada segundo que la observaba, todos sus problemas se tornaban en el olvido en su mente, como si hubiera encontrado paz interior.


    Hasta que un par de brazos femeninos se aferraron a su cintura desde su retaguardia y un par de llamativos senos frotaban sobre su mojada piel de su espalda, era la cazadora cautivando el lado lascivo del joven.


    —Oye, conozco una mejor manera de relajarnos, ¿te interesa? –Le propuso al oído con palabras seductoras.


    Era una petición que no podía rechazar, Peter se percató de que su deseo carnal se manifestaba con mayor intensidad que antes, sintió un entusiasmo que antes no encontraba en todas las veces que fomentaba relaciones de tal índole.


    Una de sus manos de desplazo con hábil destreza hacia la vagina de la mujer, escuchando sus gemidos mientras la boca del encendido peliblanco devoraba su pecho izquierdo con voraz apetito y su mano restante acariciaba salvajemente la otra.


    —Ya no aguanto más… ven… vamos a la orilla –Le pidió la cazadora tomando del brazo a su excitada pareja.


    En la orilla continuaron con su intimidad, la mujer se recostó boca arriba y Peter se situó sobre ella con toda su erecta masculinidad invadiendo su interior, sus carnosas paredes sentían las sacudidas de su miembro, la cazadora chillaba con sumo placer alentándole de ir más rápido.


    —Estas caliente…. muy caliente… -Comento la cachonda mujer —No es broma… realmente estas que ARDE…


    La temperatura corporal de Peter subía con intensidad, desencadenándose lo inevitable, de sus manos las uñas se volvieron garras, sus colmillos y ojos amarillento también se hicieron menester, pero los cambios apenas habían comenzando.


    Pelaje blanco broto de sus extremidades superiores y luego inferiores, su cuerpo se tornaba corpulento, de su rostro empezaba a surgir con la visibilidad de numerosas venas, un hocico animal junto a un peludo rabo, un extremo dolor sacudía todo su ser exclamándolo a todo pulmón en inhumanos gritos desgarradores, mientras su humanidad daba paso a la transformación de un hombre hecho bestia.


    La cazadora estaba horrorizada, al ver que su pareja se convertía en un monstruo, todo su placer se envolvió en miedo y horror, intenso quitárselo de encima, pero la fuerza de Peter alimentando por su nueva condición le brindaba una fortaleza mayor a la humana, para cuando la mujer vio que todos sus intentos eran en vano, la transformación de Peter concluyo.


    Se había convertido en una bestia bípeda lupina con dos metros de altura, un majestuoso pelaje blanco, sus extremidades y torso estaban tonificados, sus amarillentos ojos miraban fijamente al rostro de la cazadora, la pobre estaba petrificada del terror, totalmente sometida al hombre lobo.


    Peter abrió su hocico y empezó a chupar los pechos de la muchacha mientras su ahora licántropo miembro continuo empujando el interior de ella con toda brusquedad, con sus fuertes manos tomo a la chica de las nalgas clavando sus garras en su piel y se levantó con ella cogiéndosela de pie.


    Sus embestidas se volvían más fuerte, más brutales, el clímax estaba llegando, podía sentirlo, entonces de forma inesperada clavo sus fauces en el cuello de la mujer y eyaculo inundándola de su semilla inhumana mientras la asesinaba.


    Al culminar el acto, soltó a la cazadora dejando caer al suelo un cadáver con la garganta desgarrada y una vagina chorreando semen, Peter entre gruñidos mira a la luna llena y como un instinto natural le dedico un fuerte aullido.


    __________________________________________________________________​


    A unos pocos kilómetros del bosque se hallaban un grupo de tres licántropas en su forma bestial, devorando los cuerpos de dos cazadoras que tuvieron la desafortunada suerte de toparse con ellas en noche de luna llena, mientras degustaban su comida, escucharon el aullido de Peter.


    —Oh, alguien esta presumida esta noche –Dijo una de las lobas creyendo que quien aullaba era una mujer.


    —Parece que no somos las únicas en faltar a “la caza lunar” –Comento la segunda.


    Pero la tercera licántropa sin embargo, dejo de comer y se puso de pie mirando en dirección de dónde provino el aullido con sus oídos en alto, era una joven mujer loba de pelaje negro, media 190 cm y llevaba consigo un arco Gear.


    —Es un lobo… -Dijo ella.


    —Es obvio que lo es, duh.


    —Me malinterpretas, lo que estoy diciendo es que ese aullido, es de un lobo macho.


    Las demás licántropas dejaron su gula de por medio cuando oyeron la afirmante revelación de la loba del arco.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  18. Threadmarks: CAPITULO 16
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2797
    CAPITULO 16


    En lo alto la luna llena se elevaba majestuosamente, iluminando con su luz toda Eliux, esta luna posee una fuerte simbología de culto casi religiosa para una raza en concreto, los hombres lobos, cuando son iluminados por su luz, sus fuerzas incrementa notoriamente.


    En ciertos casos pueden influir en la personalidad de ciertos licántropos, en aquellos nacidos de una madre humana y un padre lobo, que hereda su condición escondido en sus genes, al exponerse por primera vez a la luna llena, Peter entraba esa última categoría, sin embargo, aun seguía manteniendo cierto control de sí mismo.


    — ¿Qué me ocurre? –Pregunta en sus pensamientos el joven peliblanco mirando sus garras —No recuerdo haber dado esa mordida a mi antojo a la cazadora, mi cuerpo reacciono de esa manera por si sola.


    Su cuerpo había sucumbido a la transformación, era un licántropo de pie a cabeza, cubierto por un pelaje blanco, su altura de 180 paso a 2 metros justo, sintió la corpulencia y tonificación de extremidades como torso, músculos que nunca antes había percibido y sentido en carne propia, pero sabía que tales característica solo pudo haberlo conseguido a través de su inhumanidad.


    —Grrr… hablar con esta forma es… grrr… incomoda –Estrenaba sus cuerdas vocales de su nueva condición.


    Incluso caminar se sintió como algo nuevo para él, primero empezó por pasos pequeños, después por trotar y seguido un salto lo suficiente alto que le permitió llegar hasta lo alto de un árbol que para una persona ordinaria solo podría hacerlo escándalo.


    —Nada mal, empiezo a acostumbrarme a esto, mis únicas quejas seria con este tapete de piel que tengo encima y este plumero de cola, pero ni modo, es adaptarme o joderme.


    Mientras experimentaba sus nuevas actitudes, alguien se le acerco sin intención de ser sigiloso, de manera directa venia corriendo hacia Peter, quien le percibía con su instinto asesino, su espada estaba a unos metros, pero aquella presencia pronto entraría en su rango de contacto físico, entonces pensó que debía darle buen uso a sus nuevas armas naturales, sus garras.


    — ¡Espera, no ataques, soy yo! –Dijo la presencia identificándose como Lyra.


    La chica loba vestía su habitual atuendo con la mitad de sus rasgos lupinos manifestados, acercándose lentamente al muchacho con las manos en alto.


    —¿¡En que estás pensando al hacer ese aullido!?, ¡puede que muchos licántropos estén en la “caza lunar” pero sin duda habrá uno que otro que no lo estarán!, seguramente habrán escuchado tu aullido, se darán cuenta que quien lo hizo fue un lobo macho y vendrán de inmediato a investigar la zona donde sucedió, ¡debemos salir de aquí cuanto antes! –Explico Lyra.


    Peter apenas le entendía, solo presto atención a su sed de sangre, pese a que se encontraba en niveles moderados como si estuviera en constante alerta, tales intenciones hostiles no estaban dirigido hacia él, sino hacia otros individuos que él desconocía.


    —Por favor confía en mí, por favor… -Le suplicaba ella tomándole del brazo.


    No sabía en que creer, pero recordando la granada de humo en la entrada de la ciudad que le permitió escapar ileso, le dio en esta ocasión un voto de confianza, Lyra contento con ello, guía al muchacho lejos del lago, su camino les llevo a tomar una distancia considerable de 4 kilómetros, evitando toda criatura hostil en el camino, hallando refugio en una cueva de una gran roca casi escondida por un denso follaje.


    —Creo que este lugar bastara –Dijo Lyra encendiendo una fogata con un par de piedras y leñas.


    — ¿A qué se debe tanto el escandalo? –Pregunta Peter.


    —Ya te lo dije, otros licántropos exploraran la zona en donde aullaste, para corroborar la identidad del lobo en cuestión, si te descubren…


    —¿Me atacaran?, no tiene sentido, ¿acaso los hombres lobos se atacan entre ellos?.


    —No, no es eso… veras…


    La respiración de Lyra de repente se hizo más pesadas, sus mejillas se ponían coloradas, Peter noto un fuerte hedor casi como alcohol proceder de ella.


    — ¿Qué demonios te ocurre y porque tu olor me hace arder la nariz? –Pregunta molesto el chico peliblanco.


    La mujer loba se abrazaba a sí mismo como si intentara resistir un insoportable dolor, su cuerpo comenzaba a sudar rápidamente denotando un aumento de temperatura corporal anormal.


    —Es tu aroma… nunca antes he estado como un lobo del sexo opuesto… además con la influencia de la luna llena, puedo sentir como mis hormonas enloquecen mis instintos… duele intentar ignorarlo… arde intentar resistirlo… por favor… ayúdame… -Pedía Lyra entre jadeos.


    — ¿Qué tengo cara de medico?, ¿o será veterinario?, al fin de cuenta en parte son animales –Comento el chico de manera burlona.


    Lyra se desvistió reluciendo de manera natural y sin vergüenza alguna su total desnudes ante el chico, mostrando una entrepierna húmeda cuyo néctar empezaba a gotear en el suelo, luego se lanzó sobre Peter refregando su cara sobre el pelaje en su pecho.


    —Que suavidad… que bello blanco… que hermoso aroma… -Pronuncia con palabras sumidas en ebriedad mientras se acurrucaba sobre el blanco pelaje.


    —Tsk… ¿qué estás en celo o qué? –Le pregunta Peter.


    —Si… tu olor nubla mi cordura… siento en lo más profundo de mí ser… un calor lujurioso que proclama en deseo… la compañía de un macho... –Describió la loba lamiendo el cuello del muchacho.


    —A mí me suena más como una perra en celo, gritando por dentro que le den duro –Opino Peter.


    — ¡Entonces hazlo por favor!... ya no aguanto más este calor… -Suplico ella.


    Peter con una faceta maliciosa en el rostro, sintió la sádica necesidad de aprovechar la condición adolorida de Lyra y poner a prueba a su personalidad asediada por sus instintos lujuriosos.


    —Lo hare si repites obedientemente de manera convincente, las siguientes palabras –Le susurró a la loba en el oído su egoísta condición.


    — “¡Soy una cochina pervertida perra en celo y quiero tu verga… POR FAVOR!” –Repitió ella la petición de Peter con el exclamar de las últimas palabras a tono pulmón.


    —Mierda no bromea, para decir algo tan patético, en verdad su lado animal esta predominándole en un fuerte instinto sexual –Pensó Peter entre risas.


    Lyra se sirvió a sí misma, rozando su vagina contra el falo duro del lobuno peliblanco, sus jugos chorreantes inundaban la inhumana hombría lubricándolo en el acto, entonces llego la hora que anhelaba, tomo cuidadosamente aquello que deseaba y lo metió en su interior, con la mitad dentro de su vagina en el primer intento.


    La loba gritaba de placer, apenas había comenzado y sentía casi llegar a su primer clímax, empezó a mover sus caderas mientras se sujetaba del pecho de su compañero, pronto aquel miembro que al principio estaba solo a la mitad, ahora yacía metido casi por completo en la fémina.


    — ¡Aaaaah!... ¡carajo si, que bien se siente, mierda que increíble sensación!... ¡Aaaah! –Gemía alocadamente acompañado de sucias palabras.


    La chica loba inevitablemente término corriéndose primero, pero no fue impedimento para detenerse, siguió montando el duro pene de su compañero, aumentando la velocidad de sus lascivos movimientos, descendiendo con más fuerza para sentir con más intensidad los golpes en su interior.


    — ¡AAAAAH!...


    Una segunda corrida inunda de placer a la licántropa, pero no se detuvo, siguió haciendo de las suyas, Peter quien solo yacía mirando, dejo al lado su actitud de espectador y tomo las riendas al agarrar de las nalgas a Lyra, empezó a ser él quien manipulaba las movidas, embistiendo el interior de ella con aun más fuerza que la loba por sí misma.


    — ¡Mierda, aquí viene!... –Advierte Peter.


    Dentro de ella, llevo a cabo su primera eyaculación en alguien de su misma raza, aunque su primera experiencia sexual como un hombre lobo fue con la cazadora que conoció en el lago, pudo notar la diferencia de follar como un animal con alguien de su mismo tipo, el placer era mayor, la intensidad de la lujuria superior.


    En su corrida desencadenado también la de Lyra, siendo su tercera consecutiva, sus jugos pervertidos chocaron entre sí, la loba sentía con una reconfortante sonrisa influenciada por u libido la caliente esencia de Peter llenándole.


    —La semilla de un lobo macho… podría hacerme adicta a esto… -Pensó ella.


    Peter se recuesta boca arriba tras eyacular, pero Lyra no se detuvo, siguió montando a su compañero deseando más de él.


    — ¿Cuánto más piensas seguir? –Le pregunta Peter.


    — ¡Hasta que no pueda más!... vamos, continuemos –Le pidió ella.


    —Tres veces seguidas en poco tiempo, ¿y aun puedes seguir?, que perra tan pervertida, jejeje…


    —Es inevitable, así como los humanos tienen sus necesidades sexuales, los hombres lobos tienen el doble de esas necesidades y con la luna llena de por medio… se vuelve el triple.


    — ¿Dices que la luna te fuerza a ser una perra en celo?, que buena excusa.


    — ¡No es una excusa!, es parte de nuestra naturaleza y hacerlo una o dos o incluso tres veces, no bastara para calmar este calor natural.


    En buena parte ella tenía razón, Peter no se sentía cansado o mostraba señas de fatiga alguna, incluso tras haber eyaculado recientemente, lo mismo sintió cuando lo hizo con la cazadora, su vigor podía percibirlo a tope y su libido se mantenía firme.


    Considerando que sus actitudes físicas recibieron un aumento con su nueva condición, no era de extrañar que su resistencia también fuera compensado por ello, si las palabras de Lyra acerca de la activa sexualidad de los hombres lobos eran genuina, entonces sería normal que las relaciones de tal índole entre dicha raza duren más que entre dos humanos.


    —Son sexualmente activos, con un apetito sexual doble que un humano corriente y respaldado con una resistencia física capaz de dar aguante para un largo rato, que raza tan ninfómana –Comento Peter en voz alta —Pero tampoco es como si me quejara, comparado a cuando tenía sexo en mi vida como un humano, se siente mucho más placentero ahora, como un licántropo.


    — Mmm… ¿tuviste mucha diversión cuando eras un humano? –Le pregunta la loba.


    —Tuve mis momentos, pero no hemos venido a hablar de mi pasado como humano.


    Peter tomo a la loba de la cintura y se lanzó sobre ella, poniendo a Lyra contra el suelo boca arriba y situando al lupino peliblanco encima suyo, era la clásica posición del misionero poniéndolo a prueba con su nueva identidad.


    —Como dijiste al principio, eres una pervertida cachonda que quiere una verga, y eso tendrás –Dijo Peter tras tomar a Lyra de sus piernas y empujar su miembro en su interior.


    Comenzó a moverse rápidamente y con mucha fuerza apenas empezó, Lyra no tuvo queja alguna de su forma brusca de hacer las cosas, al contrario, pidió que lo hiciera aún más deprisa, mientras ella aferraba sus peludas piernas sobre la cintura del chico, los dos se dejaron llevar por sus carnales deseos por un buen rato hasta la ronda final.


    Lo hicieron 7 veces seguidas…


    __________________________________________________________________​


    El sol se elevaba anunciando el amanecer, Peter abre los ojos entre bostezo, siendo lo primero en notar que se hallaba recostado en el suelo boca arriba en su forma humana, mientras que Lyra estaba recostada de costado aferrado a su brazo desde su lado izquierdo y con sus rasgos licántropos de anoche aún presentes.


    Se puso de pie sin despertar a la profundamente dormida loba y camino hacia la salida de la cueva, con los rayos del sol iluminando sobre su desnudo cuerpo, se echó un vistazo con más detalle notando sus nuevos cambios al verse con su faceta humana.


    Observando los favorables resultados de su licantropía, comenzó por ver que rebosaba de auténticos pectorales marcados, era la primera vez que había visto algo así en su propio cuerpo, le resultaba difícil de creer y tenía sus razones para tomárselo con incredulidad.


    La agitada vida de Peter en el pasado le llevaba a mantenerse físicamente activo, lo que en evidencia destacaría un cuerpo en forma, pero nunca había adquirido pectorales o un físico remarcable comparado a alguien que va al gimnasio o sigue un riguroso entrenamiento, todo se debía a un problema metabólico que le impedía desarrollar una notable masa muscular, su cuerpo aunque en forma siempre se exhibía con la apariencia de alguien delgado y moderadamente frágil, pero sin importar que levantase pesas o hiciese sentadillas, ninguna parte de él podía acumular masa muscular a causa de su condición fisiológica anormal.


    Pero ahora ese problema estaba resuelto, no solo su pecho, incluso brazos y piernas exponían músculos tonificados, su licantropía le había brindado una autentica salvajada de beneficios fisiológicos.


    —Que macizo –Deleitaba el muchacho sus brazos con narcisismo —Mira estos “fierros”, no puedo esperar para darle uso, ser un hombre lobo no parece ser tan malo después de todo.


    Después de deleitar su vista consigo mismo, volvió a centrarse en la verdadera razón por la que salió de la cueva, era para buscar su ropa, para entonces debía volver al lago donde conoció y asesino a esa cazadora, teniendo que hacer 4 kilómetros para llegar hasta allí.


    __________________________________________________________________​


    Le tomo 30 minutos llegar a paso tranquilo, no se encontró con algún Cryptian o cazadora en su camino para su suerte, había llegado a su destino, el lago de anoche, pero enseguida con perspicaz vista noto que el cuerpo de la cazadora, había desaparecido, si bien no le importo, pensó que quizás un animal salvaje carnívoro o uno de las tantas monstruosidades circulantes del bosque la habrá engullido, pero encontró extraño que incluso rastro alguno de su sangre también haya sido borrado de la escena.


    Prefirió por su parte enfocarse en su vestimenta, allí la encontró en el suelo, tal y como la dejo, junto a su espada y bolsa, fue un descuido bastante estúpido de su parte el dejar sus pertenecieras valiosas allí en primer lugar cuando se alejó de la zona, pero nadie se las robo y con ello estaba satisfecho.


    —Pero antes…


    Decidió darse una lavada de cara en el lago, cuando se acercó, noto con su percepción única la presencia de alguien acercándose, su hostilidad era realmente baja, no tenía intenciones violentas contra Peter y de inmediato, revelo su identidad.


    Una mujer de cabello corto negro, de una estatura de 175, vistiendo un atuendo ligero de tela marrón, en su espalda llevaba un carcaj con varias flechas y enfundaba allí mismo un arco Gear, había salido entre unos arbusto centrando toda su atención en el chico de pelo blanco.


    — ¿Vienes a molestarme?, ¿tienes algún problema con mi desnudes?, ¿eh? –Le interrogo el joven peliblanco ante la acosante mirada de la chica del arco.


    —No, no he venido a molestarte y tampoco tengo problema con tu desnudes, cada quien es libre de transitar en este bosque como quiera –Contesto ella con toda calma.


    —Bien, acabo de despertar y no tengo ganas de liarme a puñetazos tan pronto, la cabeza me da jaqueca –Dice Peter sumergiendo su cara en el agua del lago.


    Al emerger su rostro, noto como la chica del arco con actitud bastante sospechosa empieza a olfatear su espalda, a lo que Peter voltea intentando empujarla, pero ella retrocede a tiempo para esquivarlo.


    —Oye, dijiste que no venias a molestar y me incordia bastante que desconocidos empiecen a olerme, ¿quién mierda eres? –Le pregunto con una expresión desdeñosa.


    —Lo sabía… -Contesta ella —Eres un hombre lobo.


    Cuando llego a esa conclusión, Peter también indago sobre ella y la forma en que actuaba en los pocos minutos que recién la conocía.


    —No eres humana, ¿verdad? –Pregunto el joven peliblanco.


    Ella contesto a su pregunta con el surgir de rasgos inhumanos sobre sus orejas y la parte trasera de su cintura, en la primera estas crecieron y se tornaron puntiagudas cubriéndose de un pelaje negro, mientras que en lo segundo una peluda cola animal del mismo color de pelaje apareció.


    Se revelaba como una mujer loba, su mirada se tornó se serenidad y jubilo cuando se lo enseño a Peter, poco a poco empezó a acercarse él, pero antes de que pudiera estar lo bastante cerca como quería del joven lobo, sintió con sus agudos sentidos el peligro acechar hacia ella.


    Salto hacia atrás evadiendo el brusco aterrizaje de una persona y sus letales dagas de empuñadura verde clavarse en el suelo, el atacante también era una mujer con el mismo color de pelo como ella, pero su altura era 5 cm mayor al suyo, dicha fémina agresiva era Lyra.


    La loba vistiendo su habitual atuendo y con sus dagas desenfundadas a mano, miraba con indiferencia y menosprecio a la licántropa del arco mientras le gruñía enseñando sus colmillos, la arquera devolvía la mirada como los gruñidos y tensaba su arco preparándose para darle pelea de ser necesario.


    Peter percibió la notable sed de sangre de las dos, el fuerte anhelo de matar a la otra sin piedad o misericordia alguna.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  19. Threadmarks: CAPITULO 17
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2435
    CAPITULO 17


    Anochecer de luna llena - En la profundidad del bosque cercano de la ciudad de Brahim – Lado sur…


    Situados en el lago en donde Peter se transformó en un hombre lobo completo, su aullido atrajo la atención de tres mujeres lobos que estaban a unos kilómetros cerca, una de las integrantes del trio, se percató de que el aullido era un lobo macho, lo que instó al grupo a investigar, pero en su llegada no encontraron nada más que el cadáver de una cazadora, misma que el chico peliblanco asesino.


    —Oye, Erian, no es que dudes de tu afinado sentido del oído, pero dudo mucho que realmente haya habido un lobo macho por aquí, ¿no te habrás confundido? –Dice una de las licántropas.


    Erian, otra de las integrantes del pequeño grupo de mujeres lobos, había vuelto a su forma humana, viéndose como una de cabello corto negro, de una estatura de 175, vistiendo un atuendo ligero de tela marrón, en su espalda llevaba un carcaj con varias flechas y su arma predilecta era un arco metálico identificado como un Gear.


    —Sin duda esto fue obra de un hombre lobo, probablemente una novata en su primera caza, dejo atrás un buen botín –Dijo la segunda loba del grupo examinando el cadáver de la cazadora —Oigan, esta maldita tiene un buen equipo y además aquí trae consigo una bolsa con muchas Hemopetra, valió la pena investigar.


    Erian observaba la ropa dejada atrás por Peter, cuando una de sus compañeras lo noto hizo un comentario al respeto.


    —Mmm… se siente que el aroma de un hombre en esas prendas, si considero la situación, probablemente se estaba divirtiendo con esa cazadora y fueron tomados por sorpresa por la loba, el hecho de que la mujer este muerta pero no encontremos el cadáver del hombre con el que estaba, sugiere que esa licántropa probablemente se haya marchado a otra parte con él y esté pasando un momento “agradable” con su compañía para antes de comérselo –Teorizo la escena de los hechos la mujer loba —Esa novata dejo incluso atrás el equipo de ese chico, no nos vendrá mal tampoco.


    Pero Erian detiene su mano para tomar las pertenecías de Peter.


    —Sin duda alguna, aquí hubo un lobo macho –La nariz de Erian inhala a fondo el lugar —Volverá, vendrá a buscar su equipo, será el momento perfecto para hacer contacto con él.


    — ¿Sigues con eso?, bueno, dejaremos entonces las cosas en tus manos –La loba ignora el equipo del chico y se agrupa con la licántropa restante.


    Las dos lobas del grupo de tres se alejan dejando a Erian allí, quien tenía el plan de esperar a escondidas en el sitio, pues tenía la certeza de que aquel lobo volvería allí por sus pertenencias.


    —En verdad está convencida de que un lobo macho está involucrada en esto –Comenta una de las mujeres lobas entre suspiro cargando las pertenecías de la cazadora muerta.


    —Ya, ya, déjale ser a su manera –Responde la otra aceptando las cosas de buena gana.


    —Podrá ser la loba más joven con el mejor olfato y oído desarrollado de nuestra manada, pero a veces huele como escucha cosas de más, además, ¿cómo sabe diferencia entre el aullido de un lobo macho y una hembra?, nadie de nuestra manada ha visto u oído a un lobo macho aullar alguna vez.


    —Pero ella si ha oído y visto a uno aullar en persona, cuando tenía tan solo diez años.


    —Ah, ahora recuerdo que ella lo menciono, casi muere ese día en el bosque a manos de unas cazadoras, entonces ese lobo apareció…


    __________________________________________________________________​


    El sol se eleva anunciando el amanecer, Erian despierta escondida entre los arbustos percibiendo los primeros rayos del sol, toda la noche se mantuvo allí oculta esperando a que su suposición fuera correcta y aquellos esfuerzos dieron frutos.


    Un hombre joven desnudo de unos 180 de altura e inusual cabello blanco aparece a escenas caminando con total naturalidad, acercándose a las pertenecías que se presumían era de un varón, miraba su esculpido cuerno masculino apretándose el pecho, deseando en el fondo que realmente fuera lo que ella suponía.


    La mujer salió de su escondite mostrándose ante el muchacho, a primeras vistas el chico de pelo blanco se mostraba reacio hacia la presencia de ella, aprovechando mientras él lavaba su cara, olfateo su cuerpo desde su espalda.


    — ¡Este olor… no hay duda...! –Pensó toda emocionada.


    Peter reacciona de forma hostil intentando empujar a Erian al tenerla demasiada cerca, la chica retrocede a tiempo evadiendo su brazo.


    —Oye, dijiste que no venias a molestar y me incordia bastante que desconocidos empiecen a olerme, ¿quién mierda eres? –Le pregunto con una expresión desdeñosa.


    —Lo sabía… -Contesta ella —Eres un hombre lobo.


    Eventualmente ella revela su identidad también como uno más de la raza de hombres lobos, cuando intento acercarse al chico fascinado de su hallazgo, una hostil presencia amenaza su vida, surgiendo con la evidente intención de tomar la suya.


    — ¡Él es mío, es mi pareja! –Declara Lyra entre gruñidos con sus dagas empuñadas a mano.


    Erian no tardo en tomar su presencia como una amenaza y obstáculo, armándose con su arco.


    —No, él no es tuyo –Objeto ella —Puedo sentir su leve olor impregnado en tu cuerpo, pero este olor se siente ser reciente, debes de haberte encontrado con él hace poco, probablemente en la noche anterior y con total seguridad se aparearon aprovechando la influencia de la luna llena, si realmente fueran parejas, su olor en tu cuerpo sería mucho más intenso, tu afirmación es una mentira y es probable que ese lobo incluso… sea alguien ajeno a tu manada, incluso puede que ni siquiera tenga una –Dedujo Erian.


    Lyra en lo más profundo de su ser se sintió sorprendido de lo tanto que la loba rival había descubierto tan solo sintiendo el aroma de Peter en su cuerpo, sabiendo la posibilidad que él no tenía manada alguna, no dudaría en llevarlo con los suyos, para las manadas en la actualidad, los lobos machos, eran considerable un recurso valioso y muchas matarían por llevar a uno a su lado.


    —No te lo entregare –Afirma una Lyra con expresión amenazante dispuesto a dar lucha.


    La loba tensa el arco sin llevar siquiera una flecha al arma, pues un proyectil surge de inmediato, una flecha hecha de energía producida por estáticas de la composición metálica del arco hace posible este fenómeno, lanza el proyectil pero este es rápidamente rechazado por las dagas de su oponente.


    —Un arco Gear, puedes crear flechas hecha de nova, aunque esos débiles proyectiles son solo un inútil consumo del núcleo de tu arma, je, me subestimas –Comenta la loba de las dagas.


    —Esas armas tuyas, son Gear gemelas, el poder equivalente de uno entero fraccionado en dos armas, de otra manera mi flecha de nova habría destrozado tus dagas si hubieran sido ordinarias –Aseguro la arquera.


    Lyra realiza una zancada sobrehumana para acercar distancia con ella, la arquera no se queda quieta y salta denotando cualidades físicas superiores al hombre, atacando desde el aire con varias flechas de Nova, la loba pelinegra de las dagas rechaza algunas con sus armas y a otras las evade con destreza, aprovechando para acecharse poco a poco mientras evitaba sus proyectiles.


    — ¡Te tengo! –Contraataca Lyra a la loba del arco al tenerla en su rango de ataque.


    Pero la arquera toma rápidamente una flecha de metal del carcaj y la dispara en el suelo cerca de sus pies, el proyectil manifiesta concentrar energía nova de su interior y produce una barrera que recibe los letales filos del arma de Lyra, las cuales relevaban un vapor verde salir de las hojas.


    —Veneno, con que es la habilidad de tu arma Gear –Dedujo Erian al observar el vapor verde.


    —Un veneno lo suficiente para debilitar a un hombre lobo, casi equivalente que contar con un arma de plata –Dijo Lyra.


    — ¿Eh?... se ha ido… -Dice una desanimada Erian.


    —Sí, deberías irte.


    —Estúpida, no me refiero a eso, él se ha ido.


    Al voltear Lyra observa que Peter ya ni estaba en el lugar, su ropa incluyendo, no era difícil pensar que mientras las dos luchaban entre sí, concentradas en su duelo, el muchacho se vistió y se marchó.


    — ¡No puede ser!, con lo que tanto me costó dar con él… -Dice una ahora desanimada Lyra con sus ánimos de luchar desapareciendo.


    Pero las malas noticias no acaban allí, un fuerte rugido se hace resonar el sitio, fuertes pisadas presagian la presencia de un monstruo acercándose, atraído por todo el ruido producido de su combate, hasta finalmente mostrarse al lugar.


    —No puede ser… ¡es una jodida broma!... –Exclama Lyra totalmente estupefacta.


    Un gigantesco Cryptian obeso de 5 metros, tenía una grasienta piel grisácea, carecía de cabello y nariz, sus ojos eran completamente negros, sus brazos y piernas denotaban descomunal físico, su entrepierna estaba cubierta por un denso follaje verde y en su mano derecha cargaba un árbol entero el cual sostenía como si fuera una maza.


    —Un “Ogro del Bosque Profundo”, no es de extrañar encontrarse con uno, considerando que esta es una parte muy peligrosa de la zona boscosa –Expuso la loba arquera.


    Por si fuera poco, un grupo de 12 lobos monstruoso de ennegrecido pelaje y ojos rojos, rodean al dúo de lupinas, aquellas bestias salvajes de negro estaban en el mismo bando del ogro, pues como el primero, eran también Cryptian.


    —Una manada de “lobos oscuros menores”, otro problema más –Añade Erian.


    __________________________________________________________________​


    Peter por su parte camino por horas en el bosque buscando alguna dirección que seguir, gracias a su Instinto Asesino, podría evitar a los Cryptian en el camino, la razón del porque evitaba luchar contra ellos, es que sería un gasto de energía en vano, pues aun no había comido nada y para ponerlo peor, al no poder volver a la ciudad de Brahim, se hallaba completamente perdido en el bosque.


    —No tengo ni idea de a dónde voy, podría dirigirme al culo del mundo y ni cuenta me daría, odio admitirlo pero estoy perdido y sin idea de a dónde ir, quizás debí quedarme con esa loba cargosa, quizás… -Pensó en su haber.


    Una repentina presencia surge a sus espaldas, Peter voltea notando la presencia de una figura de túnica y capucha negra dejar algo en el suelo y luego marcharse entre saltos agiles de varios metros, no sentía poseer hostilidad alguna hacia él y tan pronto lo avisto, este se perdió entre el denso follaje de los árboles.


    Sintió curiosidad y se acercó a recoger lo que aquel misterioso individuo dejo en el suelo, era una bolsa marrón, estaba cerrado con un nudo fácil de quitar, Peter abrió la bolsa y examino su interior, hallando trozos de carne seca, una cantimplora llena de agua y una nota escrita, la cual leyó de inmediato.


    —“Si quieres conocer a la creadora de tus nuevas bendiciones, ven al calabozo Moldevil, allí te esperara” –Era lo que ponía la nota.


    Peter no tardo en intuir que el mensaje hablaba de ella, la mujer lobo de 2 metros con un pelaje blanco mezclado con gris, la que mordió su hombro derecho y transmitió la licantropía, entonces quepa la duda, si ese individuo de túnica dejo esto para que él lo recogiera, ¿quiere decir que todo este tiempo él podría haber sido observado?, ¿y quién no asegura que los estén vigilando aun?.


    El Instinto Asesino podrá ser una habilidad natural de lo más útil, pero no era perfecto, además tomando en cuenta que los licántropos poseen sentidos más agudos que los humanos y la existencia de herramientas tecnológicas impulsadas por la tal energía nova, puede estar siendo observado sin que su percepción única lo notara, solo si lo atacaran podría sentí y captar sus presencias, pero siendo solo observación, no había modo de corroborar la presencia de posibles sospechoso a su alrededor.


    —Qué dilema… -Suspira y luego devora uno de los trozos de carne seca —Al menos mis acechadores son considerados y me trajeron comida, suponiendo que no estén envenenados…


    Antes de continuar su nariz entonces siente algo, un aroma agradable que llama su atención, sintió la curiosidad de seguir el camino a donde llevaba ese rastro de olor, manteniéndose atento en todo momento, la dirección le llevo a dar contra el muro de una gran roca, hasta allí llegada el camino o eso parecía.


    El olor era más fuerte y venia del otro lado de esa pared de roca, acerco sus manos como si quisiera buscar algo y de repente, estas atraviesan la pared rocosa revelando una pared ilusoria que ocultaba una entrada subterránea secreta, unas escaleras conducían abajo donde el aroma procedía.


    —Esto me huele a trampas, pero es mejor que andar caminando perdido en el bosque –Dijo en sus pensamientos.


    Peter no tardo en pensárselo demasiado y bajo por las escaleras, caminando por un estrecho pasillo oscuro, pero su vista ahora era capaz de ver mejor en la oscuridad, otro rasgo ventajoso de su licantropía.


    Del pasillo llega hasta un extenso lugar bajo tierra con varias edificaciones resistente de madera y ladrillo, iluminados por numerosas antorchas, era como un pequeño asentamiento escondido, Peter olio detenidamente el aroma y se dio cuenta de donde procedía.


    Sobre un pequeño altar, se hallaba un pesado incensario, un recipiente de cobre en donde su interior yacía un incienso que se liberaba por varios hoyos situados en la parte superior, pero aquel incienso no producía humo, se sentía su aroma en el aire, pero no había señal alguna de humo en el ambiente.


    Pero Peter no tuvo tiempo para concentrarse en esos detalles, sintió la hostilidad de alguien acercándose rápidamente hacia él desde su lado izquierdo, el joven peliblanco se hace a un lado evitando el ataque de la hostil presencia, quien aporrea el suelo con un garrote de acero cubierto de púas.


    —Nada mal, intruso –Le elogia la presencia agresiva denotando una voz femenina.


    El joven peliblanco voltea para hallarse con una mujer adulta de piel bronceada, complexión alta, extremidades fornidas, vistiendo unos ropajes ligeros de piel del cual podía percibirse sus senos y abdomen en forma, sostenía el garrote con solo un brazo.


    —Dime, ¿cómo hallaste este lugar?, humano –Le pregunta la mujer adulta pronunciando la última palabra con recelo.


    Entonces noto otros rasgos más en su cuerpo, unas peludas y puntiagudas orejas con pelaje negro (además de llevar un arete perforado en la oreja izquierda), unos amarillentos ojos acompañados con unos notables caninos en su boca y como último detalle, su negra cola lupina, una mujer loba en otras palabras.


    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  20. Threadmarks: CAPITULO 18
     
    Sylar

    Sylar Usuario común

    Leo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2010
    Mensajes:
    310
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Werewolf & Assassin
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Ciencia Ficción
    Total de capítulos:
    50
     
    Palabras:
    2221
    CAPITULO 18


    El aroma de un incienso lleva a Peter hasta una entrada subterránea oculta que revela un campamento en su interior, encontrándose también a una habitante del sitio, una mujer loba adulta de piel bronceada, complexión alta, extremidades fornidas, vistiendo unos ropajes ligeros de piel del cual podía percibirse sus senos, abdomen en forma y la fuerza para sostener un pesado garrote de púas con solo un brazo.


    —Dime, ¿cómo hallaste este lugar?, humano –Le pregunta la mujer adulta pronunciando la última palabra con recelo.


    Sus rasgos lupinos como orejas, colmillos, ojos y el rabo animal dejaban en claridad su identidad lobuna, el chico de pelo blanco podía sentir la inminente sed de sangre de la mujer, teniendo la opción de confrontarla o dialogar con ella.


    —Encontré este sitio por el olor que despide esa cosa —Señala el pesado incensario.


    — ¿Me tomas de idiota?, ese incienso es un preparado único de los licántropos, tan solo pueden ser sentido por el olfato de un hombre lobo a unos pocos kilómetros a la redonda –Revela la mujer loba.


    — ¿Eres estúpida o tienes retraso mental?, siguiendo la lógica de acuerdo a tu afirmación, puedes intuir fácilmente el cómo pude encontrar entonces este lugar.


    — ¿Dices que eres un hombre lobo?, si claro, de tanto sitios en todo Eliux, me parece bastante conveniente que uno incluso muy joven decidiera caer aquí, en este asentamiento escondido, ¡no me engañas humano!.


    Sin tomar en cuenta las palabras de Peter, la inhumana mujer se lanza al ataque de frente con su pesado garrote, el joven de pelo blanco desenfundando su larga espada y su acero choca contra la contundente arma con púas de la loba adulta.


    En medio de la confrontación, la sed de sangre de Peter induce a sus rasgos lupinos mostrarse ante la incrédula fémina que custodia el sitio, ella observa atentamente como las propias orejas y ojos del chico se tornan en la misma condición de licantropía, inclusive resaltando su cola animal igual a la suya.


    La loba retrocede ante el eventual descubrimiento y mira fijamente a Peter toda anonada de ver con sus propios ojos a un auténtico hombre lobo de su sexo opuesto.


    —En verdad eres uno… incluso tu aroma ya casi no es humano –Expresa convencida la custodia del lugar.


    —Tsk… si no fueras tan estúpida, deberías haberlo visto hace rato, ¿qué problema tienen todas ustedes?, ¿acaso no pueden diferenciar a alguien masculino de su propia raza con esos sentidos suyos que se supone son mejores que el de un humano?, me hace ver que más bien son subdesarrollados.


    —Puedo entender tu inminente rabia, me disculpo por ello, debido a los problemas de natalidad de nuestra raza y la carencia de machos, es realmente difícil distinguir a un lobo macho cuando está en su forma humano dado a que no muchas han podido ver o estar en compañía de uno, considerando que el 96% de los nuestro son puramente hembras, espero que lo comprendas.


    — ¿Eh?, ¿96%?, ¿¡que no era 95%!?


    —Esas fueron las cifras anteriores, las nuevas cifras se revelaron hace menos de casi dos meses, la tasa de lobos machos ha vuelto a descender, lo que vuelve nuestra situación más problemática.


    Una relevante verdad y es que la natalidad de los licántropos se actualizo y el valor de Peter como un licántropo varón sube para las manadas.


    —Como sea, ¿qué es este sitio? –Pregunte Peter.


    —Este es un asentamiento de descanso oculto para hombres lobos, levantado y sostenido por la manada a la que pertenezco, la manada “Tearing Bite” –Contesta la loba adulta —Muchas manadas crean asentamientos ocultos para aprisionar a sus lobas cazadoras como darle un lugar seguro para descansar y también vender sus mercancías a lobos de otras manadas como también ofrecerle un techo donde dormir bajo una suma estimada por supuesto.


    —Básicamente este sitio como una tienda y posada a la vez.


    —Sí, ese es la función principal, ya que respondí a tu duda, ¿puedo saber que te trae aquí mi joven lobo?.


    — ¿Por dónde comenzar?...


    —Mmm… veo que tienes mucho para hablar, ven sígueme, vayamos a un lugar más cómodo para charlar.


    La loba guio a Peter hasta la casa más grande del asentamiento, ya que era la única que tenía dos pisos, por dentro se veía como la sala de una tienda, por el mostrador donde el vendedor se situaba y las estanterías con materiales que desembocaban en comida, armas arrojadizas, artilugios explosivos como otros químico con el propósito ofensivo de un solo uso y también se observaban unas pocas armas Gear en venta.


    —Tras mirar todo este lugar, pensaba que los hombres lobos vivían en cuevas como animales salvajes –Comento Peter en voz alta.


    — ¿Quién te conto eso?, los hombres lobos poseemos nuestra propia sociedad organizada, vaya ignorancia del que te dijo eso, a propósito, me llamo Tharja –Se presentó ella.


    —Peter.


    —Muy bien Peter, ¿qué puedo hacer por ti?.


    El joven se puso a pensar detenidamente sobre aquella que encontró en la bolsa dejaba a propósito por un enigmático individuo de dotes sobrehumanos, la nota ponía:


    — “Si quieres conocer a la creadora de tus nuevas bendiciones, ven al calabozo Moldevil, allí te esperara”


    Si lo que la note pone era cierto, entonces en aquel desconocida ubicación que resaltaba, podría encontrarse “ella”, la licántropa que le mordió, aun recordaba a esa bestia bípeda de dos metros, con el poseer de un pelaje blanco mezclado con gris, presentaba en su cabeza un cuero cabelludo negro largo.


    Aquella licántropa responsable de transmitirle su licantropía, pero las razones para dar con ella no solo eran por ese motivo, cuando el joven abrió sus ojos por primera vez en Eliux, lo primero que avisto sus ojos fue a esa mujer hecha bestia, entonces la siguiente incógnita repercute.


    — ¿Tendrá ella alguna relación del como termine en este mundo? –Se preguntó en su mente el chico lobo.


    La naturaleza de como llego a parar en Eliux aún era aun desconocida, su últimos recuerdos en su tierra natal era en aquel sótano donde asesino a varios sujetos que atentaban contra su vida, le habían dejado mal parado, al borde de una inminente muerte y de repente, despierta hallándose ante esa mujer bestia que le convirtió en uno de su raza, ¿coincidencia o mera curiosidad?, algo debe saber esa mujer loba y esta era una oportunidad que el chico aprovecharía para resolver esa cuestión.


    —Oye, ¡oye chico! –Chasquea Tharja sus dedos cerca del rostro de Peter haciendo que este volviese en si —Parecías bastante perdido.


    —Hay un sitio en concreto que necesito ubicar, ¿te suena un tal “calabozo Moldevil”? –Pregunto él.


    —Oh, ese calabozo se encuentra a unos kilómetros al este de Brahim, es algo conocido –Contesto inmediatamente la mujer.


    —¿Qué tiene de especial ese sitio?.


    — ¿No sabes sobre los calabozos?, son sitios creados por fuertes concentraciones de Nova en la zona, dando origen a pasillos y salas subterráneas moldeados por la naturaleza del mismo Nova como si hubieran sido hechos por manos de un arquitecto, un calabozo alberga depósitos naturales de cristales de Nova, los cuales son recursos de gran valor en el mercado ya que son usados para la fabricación de tecnología que precisa de dicha energía –Explica Tharja —Por supuesto, no todo es color de rosa, un calabozo tiene sus peligros, naturalmente numerosas trampas se encuentran oculta para eliminar a potenciales intrusos y por si fuera poco, es el hogar de Cryptian que abundan en gran cantidad en esas zonas, generalmente los Cryptian de calabozos son más fuerte que los del exterior, pues entre ellos hay un “mandamás”, un “jefe” que resalta de entre todos y posee la fuerza como el nivel para desafiar a luchadores experimentados, como veras, un calabozo es un sitio de fortuna e infortunio, todo depende a la suerte de cada individuo que toma el riesgo de adentrarse a uno.


    —Si ese calabozo de Moldevil es bastante conocido, ¿quiere decir que lleva existiendo un buen tiempo?, ¿no deberían a estas alturas haber sido explotado todo ese depósito de cristales de Nova?.


    — ¡Jajaja!, en verdad no sabes nada de los calabozos, los cristales de Nova de un calabozo nunca se terminan de manera definitiva, un deposito o veta pueden ser acabadas, pero con el tiempo el mismo sitio genera otro deposito en algún punto aleatorio del lugar, lo que lleva al buscador de fortuna la tediosa tarea de encontrarla y allí poder darse el lujo de explotarla, eso sí, los Cryptian que surgen de ese sitio son casi interminable, unos cuantos no son un drama, pero una horda de ellos es otra historia y es el mayor problema que puedes encontrar dentro de un calabozo, ¿eso responde a tu pregunta?.


    En resumidas cuentas, el lugar al que Peter debía ir, ponía en prueba y riesgo su vida, fortuna o desgracia, riqueza o sufrimiento, comprendía que cualquiera fuera la cuestión, la muerte se hacía menester.


    —Como sea, tengo asuntos que tratar allí –Dejo en claro Peter.


    —Dime chico, tú no formas parte de una manada, ¿verdad? –Le pregunta Tharja.


    —Por supuesto que no, me estoy valiendo por mi cuenta.


    —Lo sabía, ninguna manada en su sano juicio dejaría a su lobo macho merodear por el exterior y mucho menos meterse en un calabozo, ¿por qué decides no estar en una?, a estas alturas debes ser consciente de lo importante que eres para cualquier manada, los lobos machos son bien tratados en una sociedad de licántropos, tendrías una vida gratificante si viviera en uno.


    —Tsk… suena como el estilo de vida de un “mantenido”, ¿de verdad crees que quiero esa clase de trato?, no es algo que quisiera aun si pudiera, yo viviré de acuerdo a mi forma de ser y asumiré los riesgo de esa manera que elegí vivir, nadie, absolutamente me dirá como debo asumir mi manera de actuar, yo soy yo y esto es todo.


    —Ya veo, eres un lobo libre, alguna vez fui así a tu edad, por lo general tengo la obligación de convencerte a cualquier costo de que te unas a mi manada, pero es evidente que no tienes el menor interés y por respeto no te forzare a ello, será un secreto entre los dos –Guiño la loba adulta su ojo derecho.


    —Ahora que me doy cuenta, ¿atiendes todo este sitio tu sola?.


    —No, unas lobas jóvenes me asisten, pero en este momento acaban de ser enviadas al poblado de nuestra manada para traer más provisiones al asentamiento, estamos casi al límite de nuestro inventario, para mañana al anochecer deberán estar aquí de vuelta –Dejo en claro la evidencia de estar totalmente sola —Ahora mi estimado Peter, ¿qué tienes en mente hacer ahora?, ¿piensas partir inmediatamente al calabozo Moldevil?.


    —Obviamente, como dije, tengo asuntos allí –Reitera el chico peliblanco su intenciones.


    —Entiendo, pero dime, ¿con que recursos piensas contar? –Le hizo la licántropa una pregunta de suma vitalidad —Para ir a un calabozo, uno debe estar bien equipado y contar con un buen puñado de suministro para llevar, cuando uno se adentra a un calabozo, nunca se sabe cuánto tardaría en salir de allí, pueden ser unos días o incluso casi una semana, se han dado casos de personas que estuvieron allí dentro por un mes entero y otros que no lo lograron y los restos de su cuerpo fueron encontrados por otros, en un calabozo no encontraras nada para comer, con suerte te toparas con alguna sala que albergue agua potable, pero si vas así nada más, te mataran o los Cryptian o la desnutrición.


    —Mmm… no había pensado en ello, carajo, eso complica más las cosas.


    La loba adulta no pudo evitar sonreír con regocijo en lo más recóndito de su ser.


    —Estas de suerte, esta es una tienda para aprovisionarte de los recursos que necesitas para tu riesgosa aventura, estoy dispuesta a hacer una oferta especial para ti –Le propone Tharja.


    —Te escucho, ¿cuántos Ralods me costara? –Pregunta Peter abriendo su bolso para sacar algo de su dinero.


    Pero la loba adulta detiene la mano del joven peliblanco para que este no sacara nada de dinero de su bolso.


    — ¿Quién ha dicho que quiero tu dinero?, quiero que la paga sea de otra forma –Aclara Tharja.


    Continuara…


    COMENTARIO DEL AUTOR:​


    Dejo en claro que los siguientes capítulos serán cortos o con una duración de máximo 5 paginas a 4 y algunas veces puede que 6 (al menos en Word donde las creo ese es el número de páginas que tiene), favor de no comentar u opinar sobre la corta duración de los capítulos, da igual la notificación de ello, los capítulos ya están determinados para durar lo que deben, independientemente de que sea un capitulo largo o corto, los anteriores tuvieron más duración con la finalidad de acelerar la obra y adelantar su trama para acercarlo más a la versión anterior, lo cual ya casi no falta casi nada, por esa razón, repito y vuelvo a notificar, los siguientes capítulos serán más corto, pero la ventaja es que me permitirá crear más capítulos con rapidez, pues además de “Werewolf & Assassin”, también me hallo trabajando con “Metalord Revolution” a la vez, el cual a este segundo le doy un poco más de atención y me consume más tiempo realizar un capítulo de dicha novela, se agradece su paciencia y gracias por seguir leyendo mis creaciones, saludos =).
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso