Te protegeré! - KanamexYuuki.

Tema en 'Vampire Knight' iniciado por Nariya Akatsuki, 21 Julio 2016.

Cargando...
  1.  
    Nariya Akatsuki

    Nariya Akatsuki Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Julio 2016
    Mensajes:
    2
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Te protegeré! - KanamexYuuki.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1625
    Capitulo 1.

    Era un atardecer colorido, el sol estaba en su mejor punto, el cielo se torno de colores relucientes y encantadores que hacían que las calles se vieran hermosas para un lindo paseo en pareja. Por aquellas calles caminaba un joven de cabello castaño oscuro, hasta los hombros y ojos color vino, llevaba un saco gris que le llegaba a las rodillas y un pantalón negro hasta los talones, su estatura era de un chico de preparatoria. A su lado se encontraba una linda señora, de cabello plateado, largo, y ojos color marrones oscuros, con un vestido sencillo, blanco, de tirantes, con una chaqueta, mangas largas, negra, del mismo largo del vestido, parecía ser una mujer de unos 30 años para adelante.

    En los labios del joven se podía notar una leve sonrisa, esto era debido a su acompañante. Ellos charlaban mientras caminaban y de ves en cuando reían. La noche callo y inevitablemente el frió los invadió, era una noche nevada debido a la época en la que estaban, el joven acompaño cortes mente a la dama a su casa. El, estaba a punto de irse, pero la señora lo detuvo, puso una mano sobre su hombro deteniendo su partida, este rapidamente volteo. Con la otra mano la señora señalo dentro de su casa en señal de que lo invitaba a pasar, este sin ninguna objeción paso. La señora lo invito a sentarse en uno de sus sillones y le pidió que se sintiera como en casa.

    -Espérame aquí un momento-.

    La señora se dirigió a su cocina a buscar algo de aperitivos para los dos. El joven estaba pacientemente sentado en aquel sillón mientras esperaba que aquella señora volviese. Minutos después el joven de ojos color vino comenzó a escuchar a lo lejos sollozos, miro a sus alrededores investigando la zona para averiguar de donde provenían tales sollozos. Algo confundido por no poder localizar de donde provenían aquellos sollozos se levanto de su asiento y comenzó a seguir a aquel sonido que irrumpían en sus pensamientos.

    Los sollozos lo guiaron a una habitación escondida en el fondo de uno de los pasillos de aquella casa, la puerta de aquella habitación estaba abierta, pero no lo suficiente para poder divisar la persona que había dentro, la que emitía aquellos sonidos de dolor. EL joven abrió lentamente la puerta y se encontró frente a una chiquilla de unos seis años de edad, con el cabello largo color castaño claro, estaba sentada en la cama que se encontraba en la esquina de aquella habitación, estaba cabizbaja y sus manos tapaban gran parte de su cara. Aquella niña encontraba refugio en su manos, aun no se había dado cuenta de la presencia de el joven.

    Con algo de inseguridad el joven dio un paso dentro de aquella habitación, paso unos segundos dudando en si entrar o no a aquella habitación. Pasados unos minutos el joven paro de dudar dio otro paso, seguido de varios mas y se aproximo silenciosamente a la cama de la aquella niña. Cuando estuvo suficientemente cerca se sentó a su lado, la niña al sentir mas peso en la cama en la que estaba sentada se quito la manos de la cara rapidamente y miro confusa a aquella persona.

    -Qui- quien eres?-.

    La niña rapidamente se seco las lagrimas y miro a el joven a los ojos confusa y algo tímida.

    -Yo soy Kuran Kaname-.

    La niña algo asustada se alejo de el joven.

    -Tranquila, no te are daño, que haces en este lugar?-.

    -Yo pues...-.

    De pronto gritos se oyeron desde fuera de la habitación, el joven precipitado por los gritos se levanto de aquella cama en la que estaba sentado, tomo a la niña del brazo y la llevo detrás suyo. Se dirigió a donde provenían los gritos, era la cocina. Al llegar a donde provenían aquellos gritos de pánico quedo paralizado, estaba presenciando una escena atroz al igual que la niña, quien se había puesto detrás suyo asustada.

    Estaba presenciando como a la única persona que le importaba en el mundo era succionada por una bestia con forma humana, un vampiro, lo peor de todo era que... El era uno de ellos, pero no se rebajaba a ese nivel de sed insaciable. El era el nivel mas alto, el era un pura sangre a diferencia de la bestia que estaba succionando a aquella dama. El, no se quedaría de brazos cruzados, se aproximo con furia a la vestía que tenia en frente y con todas sus fuerzas introdujo su mano derecha en la espalda de aquella vestía, atravesando ferozmente su pecho.

    -Eres una decepción-.

    La vestía se volvió polvo. La señora agotada y casi seca callo al suelo sin poderse levantar.

    -No..Me queda..Mucho ti- tiempo-.

    El joven desbastado se aproximo a ella, se arrodillo ante ella y comenzó a llorar en su regazo.

    -Kaname..prométeme..A-Algo-.

    -Diga-.

    El joven miro a los ojos a aquella señora a la que quería tanto con tristeza y un gran dolor de tener que verla partir.

    -Prométeme que cuidaras bien..De esta..Niña-.

    -Te lo prometo-.

    Mas aliviada la dulce señora cerro sus ojos paro poder por fin descansar en paz. El joven con una expresión seria pero que a la vez demostraba dolor se levanto de su lado y se aproximo a la niña, le extendió la mano y esta tímidamente puso su mano sobre la suya, el joven la tomo de la mano y la aproximo hacia el para proseguir a darle un cálido abrazo reconfortante.

    -Te prometo protegerte ante todo, desde ahora en adelante tu seras mi prioridad-.

    Después de lavarse la sangre el joven llevo a la niña de la mano hacia la casa de un buen amigo suyo, la niña aun tenia miedo, estaba asustada, había visto tanta sangre que... Eso le provoco un trauma mental. Al llegar el joven se sentó en un sillón y sentó a la niña a su lado, mientras le explicaba detenidamente la situación a aquel amigo. Se trataba de un señor de unos, 36 años, de cabello rubio largo hecho una coleta, ojos marrones claros y lentes. Llevaba un abrigo verde y pantalones largos de color piel.

    Aquel amigo sabia los oscuros secretos que ocultaba aquel joven, este termino de explicarle la situación.

    -Comprendo... Y, como se llama la niña?-.

    -Me puedes decir como te llamas?-.

    La niña no pudo contestar se había quedado mirando fijamente los colmillos de el joven, tenia curiosidad por saber que eran o que hacían, sin temor se aproximo al chico y este le permitió tocar sus colmillos, pero al sentir aquellos filosos dientes recordó lo que había pasado hace un par de horas. La niña asustada se alejo rapidamente del joven, este se levanto del sillón.

    -Lo que me temía, me tengo que ir a casa-.

    El joven tomo sus cosas y se dirigió hacia la puerta de aquella casa, antes de salir dio un suspiro desgastado y después se fue. Pasaron los días, esos días se convirtieron en meses y por alguna extraña razón la niña sentía que necesitaba ver a aquel joven, ella fue llamada Yuuki como una de las princesas de los cuentos de hadas.

    Un día El señor, amigo de aquel joven decidió invitarlo nuevamente a su casa con el fin de poder animar a su "hija" y para charlar de un par de planes que tenia en mente.

    -Para que me necesitaba?-.

    -Ven por aquí-.

    El señor guió a el joven al cuarto de la chiquilla, pero se la encontraron en una situación algo embarazosa; resulta que la niña se estaba intentado vestir, pero al parecer no le iba muy bien. Al verla el joven no pudo evitar partirse en risa.

    -Bueno, suficiente risa por hoy-.

    -Ya te vas Kaname?-.

    El joven estaba a punto de salir de aquella habitación cuando la niña lo tomo de la manga de la chaqueta que llevaba.

    -Kana..Me-.

    El joven se arrodillo ante ella y la abrazo dulcemente, con un gran sentimiento de protección y ella se acurruco en su pecho. Después de aquella visita el joven siguió visitándola, los dos se cogieron un gran cariño, que expresaba muchos sentimientos sinceros, un lazo los fue atando hasta quedar unidos el uno al otro. Pasaron los años y los sentimientos de aquellos dos fueron creciendo junto con ellos, la niña ya había cumplido 9 años, ya no podía ser llamada una niña, en esos dos años ella siempre supo supo su secreto pero no le importo por que ante sus ojos el joven era su salvador.

    Una noche llego un chico, de cabello plateado y ojos morados claros, junto con el padre adoptivo de la joven, este llevaba un saco abotonado que le llegaba a las rodillas.

    -Yuuki, cuida de el, yo tengo que arreglar unos asuntos-.

    El señor le aproximo al joven de ojos claro, esta lo cuido como si fuera su propio hermano, pero a ella nunca le confesaron la verdad sobre un oscuro secreto de aquel chico...

    El tiempo fue pasando, el señor que había adoptado a la chica se convirtió en director de un instituto con dos clases muy distintas, la clase diurna y la nocturna, pero la nocturna no tenia nada de común, esta clase era solo para los vampiros de clase alta y es dirigida por Kuran Kaname.

    Los tres jóvenes comenzaron a ir al mismo instituto, la joven Yuuki en la clase diurna junto con su mejor amigo Zero el que había vivido desde sus nueve años junto a ella. El joven Kaname iría en la clase nocturna, por las razones obvias.

    Yuuki ya tenia 15, Zero unos 17, la edad del joven Kaname es desconocida, pero tiene la altura de un chico de 19.
     
  2.  
    Nariya Akatsuki

    Nariya Akatsuki Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    21 Julio 2016
    Mensajes:
    2
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Te protegeré! - KanamexYuuki.
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1758
    Capitulo 2.

    La joven Yuuki corria lo mas rápido que podía, adentrándose en las tinieblas de la fría noche, por las anchas y largas calles de aquella ciudad tan siniestra y misteriosa que era oculta bajo un disfraz de conejo. La calle estaba desierta, a sus alrededores no había persona alguna dando un raro sentimiento de angustia a la pequeña Yuuki; aquella chica que corría con desesperación por las calles, era la misma chica que reflejaba en su rostro, temor, por momentos miraba detenidamente aquella calle, como si estuviera buscando una salida o una escapatoria de algo o alguien.

    Sentía tanto miedo que ya ni siquiera miraba a su alrededor, solo corría con desesperación y angustia que crecían con cada paso que daba hacia delante, como si no estuviera avanzando en lo absoluto, como si estuviera corriendo en vano, en un rincón que no le dejaba escapatoria, era simplemente aterrorizan te. La joven Yuuki corrió y corrió hasta no poder seguir mas; el miedo crecía y eso provoco que se volviera a levantar y intentara volver a correr, pero sus cortas y débiles piernas no se lo permitieron, al instante tropezó y callo de golpe contra el suelo.

    La joven Yuuki sentía como su corazón se aceleraba cada vez mas, perdió toda esperanza y se resigno a morir, se quedo en aquel rincón sentada en el liso suelo de la calle esperando su final, aun no se podía levantar, seguía cansada y las piernas aun le dolían de tanto correr; a lo lejos se podían oír pasos, pasos que se dirigían a la pequeña Yuuki, pero aun pudiendo escuchar esos pasos mantuvo el control aunque su miedo crecía y no paraba de crecer, ese le provoco mucha angustia, al punto de quedar paralizada ante aquella vestía que la estaba mirando fijamente, un nivel E.

    -Me recuerdas? Yo fui quien la mato- Aquella vos era muy grave y tenebrosa.

    Hablaba de su Madre.

    ------------------------------------------

    -AAAHHH!!!-.

    Yuuki se despertó de golpe, lo que había pasado solo había sido un sueño. Un fuerte dolor de cabeza comenzó a irrumpir en los pensamientos de la joven Yuuki; en toda la casa había resonado aquel grito de pánico, provocando que todos en aquella casa despertaran.

    Minutos después el señor cross se asomo a la puerta del cuarto de la joven Yuuki, la cual estaba entre abierta, este pudo divisar a la joven, que en ese momento estaba sentada en su cama nerviosa, con el cuerpo tembloroso y la vos frágil.

    -Puedo pasar?- Antes de que la joven Yuuki respondiera el señor cross ya había pasado.

    -Ya no hace falta, ya pasaste-.

    -Me podrías decir que te paso? Por que gritaste de tal forma?-.

    -Es solo que... Tuve una pesadilla simplemente - La mirada de Yuuki había cambiado, era seria y profunda, dándole a entender a el señor cross que no quería hablar sobre el tema.

    -Ah.. Comprendo..:S

    -Bueno, yo me tengo que cambiar-.

    Yuuki se levanto y lo saco de la habitación, tras salir la joven cerro la puerta de su habitación con seguro y se dirigió algo cansada hacia el baño de su habitación. Al entrar al baño cerro la puerta del baño y al igual como la de su cuarto le puso seguro, abrió delicadamente la llave de su bañera dejando así caer el agua dentro de esta; sin ánimos fue quitándose poco a poco la ropa, dejando que cayesen al suelo.

    Cuando la bañera estuvo suficientemente llena puso su mano sobre la llave nuevamente y la cerro lentamente, introdujo un pie en la bañera y prosiguió a introducir el otro, se recostó en la bañera dejando que el agua recorriera todo su cuerpo sin fin alguno. El agua llegaba hasta los hombros de la delicada joven, apenas y tocaba su cabello debido que ya no tenia el cabello tan largo como cuando pequeña, la joven se había cortado el cabello hasta los hombros.

    Yuuki se sentía muy decaída y cansada, sin ánimos ni para levantarse como si aquel sueño le hubiera quitado parte de su energía vital. Después de terminar de bañarse la joven vació la bañera, dejando que el agua fluya hacia el drenaje y dándole así un fin.

    La joven se envolvió en su toalla y camino lentamente fuera del baño, se dirigió a su armario con el fin de ponerse su uniforme, este consiste de: una falda por encima de las rodillas color negro, un saco de mangas largas color negro con detalles de blanco por los bordes y las esquinas y un corbatín rojo en el cuello. Después de haberse puesto su uniforme la joven prosiguió a ponerse sus largos calcetines negros que llegaban por encima de las rodillas y sus botas de color marrón claro.

    La joven Yuuki se sentó un momento en su cama y se quedo callada por un par de minutos, sin pensar o decir nada, después de pocos minutos en silencio se levanto nuevamente de su cama y tomo su artemis (una arma de choques eléctricos anti-vampiros) A ella se le había otorgado aquella arma pues era una de las guardianas de el instituto de su padre adoptivo, su trabajo consistía en mantener el orden entre los vampiros y humanos del instituto, aunque los de la clase diurna no supieran que los de la clase nocturna son vestías decentes por así llamarles.

    Yuuki se dirigió hacia la puerta de su habitación y le quito el seguro, abrió lentamente la puerta y se dirigió hacia la cocina de aquella casa, donde la estaban esperando, que se encontraba en el primer piso, al llegar se sentó en uno de los asientos de la mesa en la que se encontraba su amigo Zero.

    -Buenos días Zero-.

    Este no le respondió, se quedo callado y con su expresión seria de siempre, Yuuki decidió no insistir. Poco después el desayuno fue servido por el señor cross.

    -Yuuki te sientes mejor?-.

    -S-si- La vos de Yuuki sonaba algo temblorosa e insegura.

    El señor cross le dedico una reconfortante sonrisa a Yuuki y después de eso mas palabras no fueron cruzadas entre ellos, el silencio se apodero de aquella escena pero eso no les importo a ninguno de los tres presentes. Al terminar se dirigieron de inmediato al instituto en el coche del director. (ahora los roles cambian, de señor a director) Al llegar los dos jóvenes, Yuuki y Zero se dirigieron a su salón de clases, como todos los días.

    Al cabo de dos horas dieron descanso para los/as estudiantes, estos se dirigieron a el patio frontal como siempre, pero Yuuki no siguió al grupo ella prefirió irse a un bosque que había cerca y comer tranquilamente allí. Al llega se sentó debajo de un árbol y se recostó de este, cerro sus ojos por unos segundos y suspiro cansada, no quería ni tocar su comida, en ese momento le daba repugnancia tan solo ver comida.

    --------------------------------------------

    -Donde se encuentra Yuuki?- El joven Kaname se había aparecido por los jardines de la clase diurna.

    -No lo se-.

    -En el bosque- Yori la amiga de Yuuki se entrometió en la conversación.

    -Yori-chan!!-.

    -Que pasa Zero?, solo le e dicho la verdad-

    Zero frunció ligeramente el ceño, le molestaba sumamente que Kaname sea amigo de Yuuki, esa gran amistad que Zero no podria compartir por mas que quiera con Yuuki, pues... Es única, el tenia muy en claro que Kaname y Yuuki tenían un gran lazo que los mantenía juntos, que lo que sentían iba mas allá que simplemente una linda amistad, eran sentimientos tan puros como el agua.

    Kaname fue a buscar a Yuuki, mientras un gran grupo de alumnas lo seguían, el supo perfectamente perderles de vista para no llamar mucho la atencion.

    ---------------------------------------------

    Yuuki seguía recostada de aquel árbol, se sentía desanimada, no se quería levantar, se sentía... Sola, ese sentimiento de soledad que sintió una vez al no sentir el preciado calor de su madre, la joven estaba pálida, sentía algo de frió, no podía pensar en nada, sus pensamientos habían sido bloqueados por sus sentimientos, pero... Cuales sentimientos?.

    -Que haces aquí Yuuki?-.

    Esa voz... Yuuki levanto la mirada para encontrarse con aquellos ojos color vino que tenían por dueño a Kuran Kaname.

    -Kaname-Sempai-

    La joven se levanto rapidamente y se puso frente a Kaname.

    -No me vas a responder?-

    -Pues simplemente... Quería pasar un tiempo sola-.

    -Se puede saber por que razón?-.

    -La verdad..:S

    Yuuki quedo en silencio por unos segundos.

    -Solo estaba descansando, es todo- La joven positiva como siempre le dedico una tierna sonrisa.

    -Ve a descansar a casa, estoy seguro que el director lo entenderá-.

    -No hace falta, Kaname-Sempai, yo solo intento proteger a los que quiero-.

    El joven Kaname quedo sumamente impactado con lo que había dicho su princesa, Yuuki (metafóricamente), Kaname bajo la cabeza y se aproximo a Yuuki, la abrazo fuertemente como si fuera la primera vez.

    -Prométeme que estarás bien-.

    -Permite me seguir en tu pecho-.

    -Tus palabras son ordenes, Yuuki-.

    La joven Yuuki se había acurrucado dulcemente en el pecho de el dulce Kaname.

    -No has cambiado Yuuki, ven conmigo-.

    El joven Kaname se separo de Yuuki y la tomo de la mano llevándola con el, ella no se opuso ni forcejeo por que con el era con quien quería estar en ese momento. Kaname guió a Yuuki por los jardines sin que nadie los viera, hasta llegar al frente de el dormitorio nocturno.

    -Tengo que ir a clases Kaname-Sempai-.

    -Prometo que no pasara nada-.

    Kaname la llevo a los adentros de los dormitorios nocturnos, nadie estaba por los alrededores, obviamente por que era de día; la llevo hacia su habitación, una gran habitación sin ventanas, con finos diseños decorativos en las paredes, todos rojos como la sangre, en el medio había un largo mueble aterciopelado, de color rojo.

    -Hay podrás descansar-.

    -Gra-Gracias Kaname-Sempai-.

    Yuuki se aproximo a aquel mueble y se acostó en el.

    -Ahora me puedes decir la verdad, Yuuki?-.

    -Kaname-Sempai... Yo... Tengo miedo, mucho miedo-.

    -A que?- El joven Kaname se acerco preocupado hacia Yuuki.

    -Tengo miedo a... Los vampiros-.

    Aquellas palabras fueron un golpe duro para Kaname, en ese momento odiaba lo que era, le repugnaba. Lagrimas brotaron de los ojos de Yuuki y corrieron con rapidez por sus mejillas sin parar, Kaname se aproximo a ella y la abrazo sin importarle que ella estuviera acostada.

    -No llores Yuuki, yo te protegeré-.

    -Lo se, pero... Por que?-.

    -Por que tu eres mi única prioridad en esta vida Yuuki-.
     
    Última edición: 22 Julio 2016
Cargando...
Similar Threads - protegeré KanamexYuuki
  1. araikuran
    Respuestas:
    2
    Vistas:
    463
  2. Harumaki
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    408

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso