Long-fic de Naruto - Tóxico.

Tema en 'Fanfics de Naruto' iniciado por Insane, 3 Noviembre 2017.

  1.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Tóxico.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    680
    Autor: Caótica/Insane
    Título: Tóxico.
    Tipo: Long-fic
    Género: Drama



    TÓXICO

    [​IMG]



    El reloj vuelve y corre.

    La Yamanaka sobó sus ojos al escuchar la vibración de un celular contra la madera de la mesa, aproximándose a tomarlo entre sus manos para ver el mensaje que la despertó de su gélido sueño.

    <<Dejaste feliz a Hinata con la noche de ayer, cabrón>>

    Su corazón palpitó con fuerza al ver que la conversación había sido borrada y solo estaba el miserable mensaje que acababa de enviar Kiba. Tomó la mano de Naruto que descansaba en su vientre y la apartó de ella con violencia, parándose de la cama para ponerse la ropa interior mientras él la miraba desentendido ante su manera de despertarlo.

    —¿Qué sucede?

    Ino frunció el ceño y lanzó su celular a la colcha. Naruto lo cogió y vio el mensaje, quedando mudo.

    —¿Quién demonios es Hinata?

    Se lo prometiste.

    El Uzumaki se levantó y sujetó las manos de la rubia, la cual manoteó ante su contacto.

    —Ella no significa nada.

    Los orbes azules chocaron entre sí.

    —¡No me mientas Naruto! —su mandíbula se tensó ante sus palabras— ¡Dijiste que dejarías de ver a tus malditas putas!

    La cólera de Ino se palpaba con solo verla. El hombre se colocó el jean y se sentó en la cama, llevando sus manos a su rostro debido a la frustración que sentía.

    —Siéntate.

    Ino levantó la ceja y negó con la cabeza, parada frente a él.

    Lo mismo una y otra vez.

    —¡Siéntate maldita sea! —Los ojos azules de la mujer se cristalizaron, siguiendo sus indicaciones.

    El Uzumaki la miró con culpa, pues no era la primera vez que ella estaba así por sus deslices, y ambos sabían que tampoco sería la última.

    —La conocí en una fiesta de Neji, ese día yo me sobre pasé un poco de alcohol y terminé besándola —. La mano de la mujer se posicionó en su mejilla con fuerza.

    —Maldito mentiroso —murmuró al sentir como Naruto la apartaba y la sujetaba de las muñecas para evitar otro golpe en su rostro. Ella forcejeó con lágrimas resbalando en sus mejillas

    Eres tan ciega como yo.

    Naruto la besó sin su permiso, teniendo resistencia de su parte, la cual cedió al cabo de unos minutos. Ino sintió las manos de su novio recorriendo su cuerpo y jadeó ante él. El rubio se levantó y la tomó en brazos con brusquedad, estampándola en una de las mesas de la habitación para presionarse contra ella.

    Ino mordió su cuello con fuerza, haciéndolo gruñir. Naruto se despojó del jean y la sujetó de su largo cabello, forzándola a apartar la cabeza hacia atrás para esparcir sus besos en su cuello, liberando toda su frustración en ellos. La mujer lo rasguñó y él la dejó. Sabía que cada vez que se enteraba de alguna de sus infidelidades se descargaba violentamente con él, y éste se lo permitía.

    Naruto la besó con fervor sujetándola del rostro con fuerza, sus manos la apretaban y pellizcaban por todas partes. Ino lo sujetó del cabello e hizo que la viera a los ojos. Ella lo observaba con cólera y él con culpa. Naruto golpeó la pared tras ella con furia. La Yamanaka apartó sus manos y las llevo a su propio cabello, jalándolo con desespero.

    Nos amamos maldita sea.

    —¿Te acostaste con ella?

    —Sí.

    Ino lo empujó ante su respuesta y se bajó de la mesa, pegándole en el pecho con ira mientras lo maldecía constantemente. Naruto al cabo de unos instantes la volteó y la posó contra la pared, besando y mordiendo su espalda sin delicadeza. La mujer gimió con amargas lágrimas en su rostro.

    El joven la volteó de golpe y la besó adentrándose en ella.

    La odio y ella me odia a mí.

    Inspirado en la frase: Juntos nos matamos, separados nos morimos.
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    • Impaktado Impaktado x 2
    • Creativo Creativo x 1
  2.  
    Anh Peárys

    Anh Peárys Bubbles

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Junio 2011
    Mensajes:
    1,113
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Wowowo, espera, ¿qué?

    Siendo sincera, no había leído NaruIno nunca, pero en definitiva leería este una y otra vez. No sé, no fue algo que esperaba pero que definitivamente superó la expectativa. Me gusta tu manera de escribir el drama, no sé, hace que de verdad me sienta en la situación de Ino e incluso de Naruto al ser descubierto. Un plus fue que te inspiraste en una frase y con ayuda del título, fue muy fiel al estilo del texto. Ahora, definitivamente fue una escena, uno siempre tiene ganas de saber más de todo y no solo una -valgalaredundancia- escena exclusiva del momento. Pero en fin, sin extenderme más, disfruté leerte. Besos (°◡°♡)
     
  3.  
    Pire

    Pire Equipo administrativo Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,553
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Pero mira que tu creas a las parejas mas crack que puedo ver xD no me imaginé de alguna manera a ellos juntos, por que Ino odia a Naruto o en sus palabras no entra guapo y ella es demasiado superficial. Lo que más me impactó fue el hecho de que Naruto quedara como un patán, engañando a su novia y que realmente no le importara, por que si realmente fuera asi solo hubiera pasado una vez, pero recalcaste el hecho de que no era la primera ni la ultima vez.
    El título queda perfectamente. Es de esas relaciones tan tóxicas que no sabes como es que ahora siguen juntos.
    Me gustó tantoooo como cada una de tus historias, seguiré leyendote <3
     
  4.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico de Oro Queen ♡ Gabs ♡ Sexiest waifu Miss Chips Miss Sunshine ♡

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    4,013
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Y es que así son las relaciones tóxicas, como bien dices en el título. Ella sabe que lo engaña y que nunca va a parar, él sabe que ella siempre lo va a perdonar y que podrá seguir haciendo lo que quiera, y aun así siguen juntos, porque son incapaces de dejarlo, porque te aferras a lo que conoces y quieres, por mucho daño que te haga.

    Creo que has hecho un gran escrito, porque has expresado muy bien la frase en la que te has basado: saben que estando juntos se hacen daño y que su amor no es sano, pero también saben que no pueden estar separados, que sería demasiado difícil, no lo pueden dejar por muy destructivo que sea.

    Como fan del angst que soy, no te voy a mentir, amo esta clase de relatos. Es tan amargo ver esta clase de relaciones y pensar que ocurren en la vida real mucho, y aun así disfruto mucho, me encanta como plasmas los sentimientos de ambos, se me hacen muy acertados para la situación. Porque al final, seguro que se reconcilian tras el sexo y la escena se repite una y otra vez con Naruto engañándola y ella perdonándolo.

    Me encanta como escribes, y es una pena que no conozca de Naruto para disfrutar más relatos tuyos, porque de verdad que creo que escribes muy bien. La lectura se me hace sencilla y fácil de seguir, sobre todo porque no tienes faltas y sabes narrar bien.

    ¡Sigue así!
     
  5.  
    Insane

    Insane Usuario VIP Comentarista empedernido Estudiante de Edición

    Leo
    Miembro desde:
    14 Junio 2014
    Mensajes:
    1,514
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Tóxico.
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    1477
    Por capricho mío, luego de un año y varios meses decidí pasarlo a una historia larga. Todo sea por curar mi propio fangirlismo ♥


    I.

    Estaba sentada en la banca de afuera de su casa. El sol la quemaba y era lo que menos le importaba luego de aquella noche. Sus malditos pensamientos la tenían al borde, no sabía que hacer… y peor aún, no sabía si sería capaz de hacer algo al respecto. Se levantó y se adentró en su hogar, mirando el reloj café de la pared. Hoy habría una pequeña reunión en la casa del mejor amigo de su novio, no tenía muchas ganas de ir, pero tampoco quería quedarse en casa.

    En dicotomía con si misma se adentró al baño y se dio una ducha helada. El verano estaba azotando con fuerza, y su aire acondicionado no estaba en muy buen estado. Al Salir con el cabello envuelto en una toalla se paseó desnuda por la habitación, mirándose en el espejo. Su piel carecía de imperfecciones, sus facciones eran sensuales y delicadas. Sus uñas estaban largas y decoradas, sus mechones de cabello que se salían de la tela blanca brillaban, y sus ojos eran de como dos zafiros preciosos… ¿Entonces qué había de malo en ella para que él se fijara en alguien más de forma constante? Era una joven segura de sí misma, estudiosa, un poco perfeccionista y consideraba que daba sexo oral como una diosa.

    Miró su celular y divagó en sus redes sociales. Su novio le publicaba constante mente que le quería, recibiendo muchos likes por sus amigos, amigos que le cubrían las cosas miserables que él hacía, los que le presentaban las nuevas chicas que se rotaban por él con frecuencia… amigos de él, no de ella.

    <<¿Vienes esta noche?>>

    Su garganta pasó saliva, mirando hacia el armario.

    <<Sí>>

    Sus dedos jugaron en la pantalla táctil esperando respuesta.

    <<¡Qué bien! Hace rato que no te animas a salir de fiesta conmigo>>

    ¿Y cómo? Si terminaban discutiendo en público cada que lo hacían. Él prometía, él la rompía. La llevaba al cielo y la bajaba al infierno en un mismo día.

    <<Te amo>>

    <<Yo te amo más>>

    Se levantó hastiada. No se lo creía, ya nada lo que decía le creía, según ella…

    Se paseó hasta el armario y sacó un hermoso vestido corto que se teñía al cuerpo, liberando su cabello y conectando el secador para iniciar su consentimiento personal, esparciendo maquillaje por la madera, colonias y accesorios. Hace un par de días que no lo veía y deseaba verlo. La universidad los tenía consumidos, a ambos. Naruto estaba cursando su carrera de medicina, y ella de comunicación social.

    Subió su mirada al espejo e inició el maquillaje. Esperaba verse más radiante de lo que ya era, para él.



    Naruto estaba acostado en el sofá de su casa con el celular en sus manos, deslizando su dedo pulgar por la pantalla de su whatsapp, sintiendo una incomodidad en su estómago al ver los diferentes chats con las demás mujeres, mujeres que no tenían nada que ver con su novia.

    <<La pasé muy bien contigo, Naruto>>

    Recordó la noche de discusión intermitente con su novia, la cual le había dejado una marca en el cuello por la mordida voraz que le marcó hace varias semanas atrás.

    <<Yo también Karin. ¿vas a ir hoy a la fiesta de Kiba?>>

    <<No me la perdería>>

    Salió de la conversación y miró la que estaba abajo de esa. Su novia le había escrito que lo amaba más de lo que él a ella, y sabía que tenía razón en ello. Ino era detallista, atenta, espontánea y divertida. Pero eso no era suficiente para él. Al menos no después de tres años de relación. Miró su reloj de mano y se levantó, quitándose la camiseta y mirándose al espejo.

    Por un demonio, los chupados que le había dejado una de las chicas con las que salió el último fin de semana no se habían desvanecido. Sacó hielos y los metió en una compresa fría, colocándoselos sobre el cuello y el pecho.



    Ino esparció loción por su cuerpo y bajó las escaleras. Lo único que odiaba de vivir sola era cocinar, no se consideraba experta en ello y tampoco disfrutaba hacerlo, de resto solo eran privilegios, al menos así lo veía.

    Abrió la puerta y se encontró con su novio recostado en el carro. Era apuesto, demasiado. Se acercó y lo besó con necesidad. Él correspondió encerrando su pequeña cintura entre sus manos.

    —¿Luego de la fiesta vienes a pasar la noche a mi casa?

    —Claro que sí —le acarició el cabello y le mostró sus blancos dientes en una sonrisa—. Ahora vamos, que Kiba me estuvo presionando bastante para llegar temprano.

    En el transcurso de la carretera Ino encendió la radio, apretando la mano de él que estaba sobre la palanca de cambios, perdiéndose por las luces de las casas que pasaban a una velocidad prudente, deslizándose de vez en cuando en la mirada fija de él hacia la carretera. Estaba perdidamente enamorada, así ella lo juraba cada que estaba con él. Naruto la miró de soslayo y habló.

    —Te ves hermosa.

    Ino sintió sus mejillas calientes.

    —Como siempre, ya sabes —sonrió con el ego en su cuerpo, él rio brevemente, le encantaba esa seguridad en ella, no dejándose intimidar por nada, ni nadie—. Naruto… no quiero que tengamos problemas esta noche.

    La mirada de él se volvió más profunda, parqueando el auto.

    —No empecemos, ¿sí? —le besó la mano—. Relájate, nada malo sucederá —le aseguró, ella no le creyó y desde ahí la incertidumbre se clavó en su estómago.

    ...

    Ino bebió de la copa de vino, varias horas ya habían pasado y sentía que era una eternidad. Quería irse, pedir una pizza a domicilio y tener sexo con su novio sobre su cama. Miró su reloj de mano, era de madrugada. Suspiró y su mejor amiga se acercó.

    —Cambia esa cara, disfruta —Sakura le sonrió con sinceridad, bebiendo también de una copa igual a la de ella—. ¿Y Naruto?

    —Según él iba a buscar a Kiba para darle el sobre con dinero dentro que le trajo de obsequio, pero lo olvidó y ya llevo más de veinte minutos esperándolo para irnos.

    Sakura tragó grueso al conocer la relación de ellos a fondo.

    —Quizá se quedaron hablando.

    —Supongo.



    —¿Tu novia te ha dejado libre?

    Naruto miró por el espejo sin voltearse al encontrarse con Karin, sonriendo.

    —¿Por qué lo dices?

    —No te ha soltado en toda la noche.

    Naruto la miró darse vuelta y caminar en sentido contrario, moviendo las caderas para él, porque sabía que lo hacía para que le mirara, y lo conseguía con facilidad. Se relamió los labios y habló lo suficientemente fuerte para que ella escuchara pese al ruido de la música.

    —Quizá me suelte en la universidad, ya sabes… en los baños.

    Karin le miró de reojo y dedicó una sonrisa lasciva.

    —Quizá me anime a ir a los baños.



    —¿Demoré mucho?

    Ino lo miró con el ceño fruncido.

    —Llévame a casa.

    —¿Ya te enojaste? Amor, me quedé hablando con Kiba —le murmuró en el oído, abrazándola por la cintura—. Vamos, no te enojes que tenemos planes para esta noche, ¿no es así?

    Ella se volteó y se soltó con suavidad de su abrazo por la espalda, mirándolo a los ojos, tratando de encontrar pista de sus sospechas, pero lo único que vio en ellos fue un brillo intermitente, besándolo castamente en los labios.

    —¿Pediremos pizza?

    —Toda la que tú quieras.

    ...

    Ino se despojó de sus tacones y corrió a la cocina, Naruto corrió tras ella, capturándola en sus manos y llenándola con besos y cosquillas mientras ella marcaba a comidas rápidas por el teléfono. Cuando alguien contestó del lado contrario Naruto la cargó hasta el sofá, ella se dejó llevar entre risas.

    —Una pizza grande por favor —pidió y Naruto se sentó a su lado, llenándole la mejilla de besos—. Demorará unos diez minutos, ¿Qué hacemos mientras llega?

    Naruto se quitó los zapatos y la dejó recostarse en su hombro, acariciándole el cabello.

    —¿Qué quieres hacer?

    Ella le miró a los ojos y deslizó su delicada mano por su mejilla.

    —El amor.

    Naruto rio entre dientes y le besó los labios.

    —¿Segura?

    Ella mostró decisión en su mirar.

    —Segura.

    —¿Antes de que llegue la pizza?

    —Antes y después de que llegue.

    Él sonrió travieso y la montó sobre él.

    —Seré tuyo esta madrugada entonces.

    Ino se acercó a sus labios y empuñó sus manos en su camiseta, pegando su frente con la de él. Naruto notó el cómo ella lo miraba, con posesión, enojo, rencor. Eso provocó que él suavizara su mirar.

    —Eres mío siempre, Naruto.

    No, no lo era. Ella lo sabía, y él también.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Impaktado Impaktado x 2
  6.  
    Tarsis

    Tarsis Usuario VIP Escritora Modelo

    Cáncer
    Miembro desde:
    20 Abril 2011
    Mensajes:
    6,982
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Una relació enfermiza. Ella sabe que la engaña y aun así elige no verlo.
     
  7.  
    Pire

    Pire Equipo administrativo Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,553
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Todo esto debe tener algun transfondo y lo estaré esperando por que el Naruto que al inicio era fiel y el que todos conocemos debe estar ahi, en el fondo o en el pasado.

    Las situaciones o algo en particular lo debieron ocasionar ese comportamiento o algo en su infancia....o simplemente su inseguridad por alguna cuestión en general, por el tiene a su iglesia y a sus capillas como se diría vulgarmente...la infidelidad se usa como un bastón emocional para llenar aquello que falta a la persona elegida o la novia...quiero ver como manejas eso.

    Pero en si esa relación enfermiza de te odio pero no puedo dejarte la veo muy seguido y justo una amiga esta en ese punto....no logro entenderla del todo y quisiera leer con atención esto para darme una idea de ese punto de vista. Pero aunque muestres a una Ino segura de si mismo, no creo que lo sea al estar con alguien que le ve la cara una y otra vez...ella necesita esa calidez y piensa que nadie mas que Naruto se la dará.

    Me encanta y quisiera ver mas el papel de Sakura por que tal vez ella igual ande con Naruto, seria una apuñalada certera y Hinata por supuesto.

    La entrada de los demas personas la estaré esperando y mas cuando todo estalle.

    Espero la continuación ansiosa :nkawaii:
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso