One-shot Su felicidad [Pokémon Rol | AU]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Amane, 1 Diciembre 2019.

  1.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico de Oro Nickmoji Gang Duende bloguero

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    4,222
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Su felicidad [Pokémon Rol | AU]
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1339
    Título: Su felicidad.
    Fandom: Pokémon Rol Championship | AU.
    Personajes: Emily Hodges, Alpha Xenodis, Dante Miles, Mimi Honda, Ian Lockhart.
    Palabras: 1192
    Summary: "Qué estúpida podía llegar a ser, debería estar molesta con ellos, odiarlos con todo su ser y en el fondo… estaba contenta, porque los seguía queriendo y quería que fuesen felices."
    N/A: ¿Qué es esto? os preguntaréis. Bueno, la verdad, ni yo lo sé, solo me apetecía escribir cosas angsty y se me ocurrió esta idea y tenía que hacerlo, idk, y pues espero que os guste uwu Siento si he hecho ooc en algunas cosas pero puf, todo sea por la plot (?)

    El aula 4-2 estaba prácticamente vacía y los anaranjados colores del atardecer la llenaban de esa misma tonalidad.

    La mayoría de los alumnos habían vuelto ya a sus casas o estaban a punto de hacerlo, sobre todo siendo un viernes. ¡El fin de semana estaba a la vuelta de la esquina!

    Dos jóvenes, sin embargo, se encontraban en esa misma aula, solos.

    Emily estaba sentada sobre uno de los pupitres, dejando besos húmedos sobre el cuello de Alpha, sus manos bajando por la camisa del chico, desabrochando los botones de la misma.

    —E-Em…

    —¿Hmm?

    —E-espera…

    Contrariada, la joven paró en seco, mirando al castaño segundos después. Alpha se sintió intimidado ante los inexpresivos ojos de la otra, y no pudo evitar tragar saliva con fuerza.

    >>C-creo que no puedo hacerlo… —empezó a decir, bajando la vista para no saber la reacción de Emily—. D-Des y yo hace muy poco que lo dejamos y…

    —Tsk.

    Su discurso se vio interrumpido por el ruido de molestia de la chica, que chasqueó la lengua mientras se bajaba de la mesa de un salto. Sin decir nada más, se abrochó su propia chaqueta y recogió su maletín, dirigiéndose hacia la salida del aula.

    —¿Estás enfadada?

    No supo muy bien por qué tuvo que pronunciar aquellas palabras, la respuesta era más que obvia, pero había algo dentro de él que necesitaba saber si había estropeado su relación con la chica.

    —Alpha, no tengo cinco años —fue su única respuesta, sin girarse—. Nos vemos el lunes, que tengas un buen fin de semana~

    Su voz fue cantarina, pero Alpha lograba imaginarse su rostro impasible al decirlo. Levantó la mano para despedirse y desapareció, dejando a un confuso Alpha atrás.


    * * *
    Caminando por los vacíos pasillos del instituto, Emily sacó su móvil, abriendo uno de los chats que últimamente tanto utilizaba.

    “Ian, ¿estás disponible?”

    “Para ti siempre, preciosa.”

    Guardó el móvil en el bolsillo de su falda, y siguió caminando, tranquilamente. Era tan agradable poder pasar por uno de los pasillos sin sentir todas las miradas sobre ella.

    No es que le importase, pero a veces ni siquiera la dejaban ir hacia su destino y eso podía llegar a ser muy molesto.

    —¡Dante, no seas idiota!

    Emily se paró en seco al escuchar aquella femenina voz acompañada de unas risas masculinas que tan bien supo diferenciar, acercándose por el pasillo que cruzaba al que ella estaba usando para llegar a la salida.

    ¿De verdad que todo iba a salirle mal en aquel día?

    No tenía alternativa, ese era el único camino hacia la salida y antes de poder darse cuenta, la pareja ya había alcanzado su posición y ahora los tres se encontraban compartiendo miradas, sorprendidos… incómodos.

    —E-Em… —Dante fue el primero en hablar, mirando a la chica—. ¿Qué haces aquí tan tarde?

    —¿Huh? ¿Así que ahora te preocupas por mí? —murmuró, mirándose las uñas con indiferencia.

    —Emily, no seas injusta con él —Mimi fue la siguiente en intervenir, con un tono de voz más alto que el del chico y algo más autoritaria.

    —Anda~ Pero si ahora te defiende~ Con lo molesta que estaba contigo cuando lo dejamos, que gracia~

    Mimi apretó los labios, incapaz de responder. ¿Por qué Emily tenía que ser así? ¡Emily sabía perfectamente que ella lo había intentado! Lo había intentado… no era su culpa que las cosas se hubiesen vuelto así…

    >>Tranquilos, no voy a molestar vuestra pequeña cita o lo que sea —sin cambiar el tono de voz monocorde, la chica dejó de inspeccionar sus manos para dirigir su vacía mirada hacia la pareja—. Yo también tengo planes, así que si me disculpáis…

    Y sin esperar una respuesta, la morena pasó entre medias del par, obligándoles a separarse, con el mismo paso calmado de antes de ser interrumpida.

    * * *
    Llegó al piso de Ian y abrió la puerta con la llave de respuesta que él mismo le había dado. Sin avisar de su llegada, subió al piso de arriba y abrió la puerta de la habitación del chico.

    Lo encontró tumbado sobre la cama, jugando con su inseparable consola.

    Sonrió de forma ladina mientras se ponía en pie, como si hubiese sabido que la chica llegaría en ese mismo instante.

    —Has tardado, preciosa.

    Emily tiró hacia un lado su maletín para poco después acercarse a Ian, empujándolo hasta hacer que se chocase con la pared, y unió sus labios a los del chico en un beso salvaje.

    >>Wow —empezó a decir cuando se separaron para recuperar el aliento—. Hoy estás-

    —Cállate —Emily lo interrumpió.

    El chico obedeció al instante, sonriente, y en ese momento la morena lo agarró de la camiseta para poco después tirarlo a la cama.

    * * *
    —Eso estuvo muy bien.

    —No ha estado mal.

    La noche ya se había cernido sobre la ciudad cuando los jóvenes acabaron.

    Ian estaba tumbado en la cama, mirando al techo con una sonrisa de suficiencia. Emily, por su lado, se había levantado y se estaba vistiendo.

    —Es tarde, ¿no te quedas?

    —Tengo que volver a casa.

    Otro par de minutos en silencio.

    —Hey, Emily. Sé que no me consideras tu amigo ni nada así, pero me caes bien. Si tiene algún problema…

    —Estoy bien.

    —Que me interrumpas solo significa…

    —He dicho que estoy bien.

    Ian no perdió su sonrisa mientras se daba la vuelta en la cama hasta alcanzar el borde de la misma donde se sentó. Aquello se estaba volviendo interesante, debía admitirlo.

    —¿Quieres que te acerque?

    Emily miró por la ventana.

    Hubiese preferido mil veces un paseo en silencio, pero no era estúpida y era consciente de lo peligroso que podía ser caminar sola de noche.

    Asintió con la cabeza mientras se abrochaba el último botón de la camisa. Ian dio una palmada poniéndose de pie.

    * * *
    Viajaron en silencio. Ian estaba concentrado en conducir y Emily simplemente miraba las redes sociales de su móvil, con indiferencia.

    No tardaron en llegar al piso de la chica y tras murmurar un gracias, la misma se bajó del coche.

    —Hey, Emily —la voz de Ian llamó su atención por última vez, alcanzando a hacerlo justo antes de que pusiese un pie en el interior del portal—. Nadie cree que Mimi y Dante vayan a aguantar más de un mes.

    La chica rio por la nariz, por supuesto que Ian ya sabía de qué se trataba, nada escapa de él.

    —Buenas noches, Ian —murmuró, adentrándose en el portal.

    —Buenas noches, linda.

    * * *
    Llegó a su habitación, tirando el maletín a cualquier lado, dejándose caer sobre la cama, su rostro en la almohada.

    Su mejor amiga y su novio saliendo juntos después de haber cortado, aquello parecía una cámara oculta. ¿En serio pretendían que creyese la historia de “intenté hacer a Dante ver que cortar contigo fue un error y acabamos enamorándonos”? Sí, claro.

    Sintió como sus mejillas comenzaban a humedecerse. ¿Estaba llorando? Huh, que curioso.

    Qué estúpida podía llegar a ser, debería estar molesta con ellos, odiarlos con todo su ser y en el fondo… estaba contenta, porque los seguía queriendo y quería que fuesen felices.

    Que masoquista…
     
    Última edición: 1 Diciembre 2019
    • Sad Sad x 3
    • Gracioso Gracioso x 1
  2.  
    Kurone

    Kurone Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    879
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Gurl this is so... sad. No me quema, me duele me lastima (?)

    Si le sirve de consuelo a Em tampoco creo que vayan a durar juntos mucho tiempo, son polos completamente opuestos. Pero siempre se dice eso de que del odio al amor hay un paso y en el caso de este escrito parece ser que sí, aunque me cuesta un mundo verlos juntos xD

    Pero pobre Emi, en serio. Es tan duro cuando te traicionan de esta forma. Tu novio y tu mejor amiga, por dios que putada. En serio me dieron ganas de verlas pelear, en este contexto dudo mucho que Mimi se hubiera callado y al final hubiese tenido que meterse Dante por enmedio a poner paz, lo que hubiese sido mucho peor dado al caso (?)

    Al menos Emily es popular y puede paliar esa soledad y ese dolor con Alpha o Ian—más el segundo—, que aunque no tengan nada serio porque evidentemente no se aman, por un tiempo le ayuda a olvidarse de todo y catalizar ese profundo dolor que siente dentro.

    Y a pesar de todo... es incapaz de odiarlos porque los quiere y realmente eso es lo que más duele de todo porque refleja la verdadera naturaleza del personaje. No puede odiarlos a pesar de que está sufriendo tanto por algo que ellos le hicieron. La traicionaron. Y a pesar de todo en el fondo es feliz porque son sus amigos, porque son especiales para ella.

    Muy buen escrito Gab, como siempre. Amo el angst, pero ver a Emily pasarlo mal siempre me da un no se qué. Pobre chica </3

    Ja ne!
     
    • Adorable Adorable x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso