Song-fic de Inuyasha - [Song-Fic] Basta [Sesshô&Kago]

Tema en 'Inuyasha, Ranma y Rinne' iniciado por Artemisa, 9 Julio 2012.

  1.  
    Artemisa

    Artemisa Usuario VIP

    Tauro
    Miembro desde:
    12 Marzo 2008
    Mensajes:
    888
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    [Song-Fic] Basta [Sesshô&Kago]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    4697
    Songfic basado en la canción de Trading Yesterday "Just a Little Girl". Hice mi traducción.
    Por cierto, este fanfic está algo... No sé. Por algo puse la edad recomendada para leerlo, por precaución.

    Basta


    Sentada en lo áspero de una roca, envuelta en sus propios brazos, llorando todas sus lágrimas…



    Ahí estaba ella, sabiendo que nada podría ser peor… sabiendo que todo lo que había estado haciendo había sido un terrible error. Y, sin embargo, ahí se encontraba aún, sin poder renunciar.



    You never cared to hear the other side

    [Nunca te preocupaste por escuchar la otra versión]

    So, why would you care to keep this thing alive?

    [Así que, ¿por qué te preocuparías para mantener vivo esto?]



    Y no es que ella lo quisiese, ni lo mereciese… Pero lo quería y lo necesitaba. Copiosas gotas de agua resbalaron por sus sonrosadas mejillas y sus desgastados labios. Toda la culpa es mía, pensó.



    — ¿Sucede algo? —Una voz la trajo de vuelta al panorama.

    — No puedo con ésto, ya no puedo más.



    You paint me into the memory of all your pain

    [Me pintas en la memoria de todo tu dolor]



    — Toda la culpa es tuya.

    — Eso sólo me hace sentir peor…

    — No era mi intención hacerte sentir mejor.

    — ¡Ya basta! —Sollozó—. Basta, Sesshômaru, por favor…



    Basta, basta. Era lo único que había escuchado los últimos meses. Si tanto quería dejar de verlo, ¿por qué no dejaba de buscarlo?, ¿por qué no se largaba? Pero, aun así, ¿por qué él…?



    Tal vez era lo correcto. Quizás debería avanzar y no dejarse encontrar si no era bajo lo convencional. Su nariz de marfil se arrugó casi invisiblemente, su disgusto era evidente, mas no el motivo.



    But I will not be drawn into the past again

    [Pero no me hundiré de nuevo en el pasado]



    Sus labios rígidos se estamparon contra los de ella. Había perdido la noción de lo que estaba bien o no. Tal vez esta sería la última, la última vez. ¿Por qué lo dudaba? Él también sabía que debía terminar cuanto antes. La tomó con fuerza y la hizo chocar contra un grueso tronco… ¿Estaba agrediéndola? Probablemente. Ella no gritó, sólo hizo una mueca de dolor. ¿Qué importaba? Se perdió.



    'Cause all of this, is all that I can take

    [Porque todo esto es todo lo que puedo soportar]



    En sus extrañas manifestaciones de una introspección imposible, se volvió a olvidar de las cosas. Sus agudos sentidos parecieron adormecerse de la peor manera, sólo para percibir a la persona que tenía en frente. Otra vez. Todo su autocontrol terminaría por abandonarlo.



    And you could never understand the demons that I face

    [Y tú nunca podrías entender los males que enfrento]



    Y nada se interpuso entre ellos.

    Y nada los detuvo.



    Kagome sentía su corazón hincharse dolorosamente. ¡Cuánto hubiese querido tener la fuerza suficiente para apartarse de su error!



    Al final, ella se levantó, más furiosa, frustrada y triste que nunca. Con movimientos torpes y cortados, no pudiendo disimular su estado físico ni su estado emocional, se alejó de él. Con dos pasos era suficiente… No quería estar cerca de él.



    — Debería irme… —Susurró apenas, con la voz quebrada.



    Tras un breve silencio que pareció tardar una hora, obtuvo una respuesta.



    — Entonces, asegúrate de no volver.



    So, go ahead and bat your eyes and lie right to the world

    [Así que ve, adelante, pestañea y yace junto al mundo]



    Entonces, ¿ya no quería seguir viéndola?, se preguntó. Eso era lo correcto, lo más razonable. Contradictoriamente, le agradecía con el alma, por hacer lo que ella no tuvo fuerza de hacer.



    Caminando, sin haber dicho una palabra más, abrió y cerró los ojos repetidamente, tratando de no llorar otra vez. Ya habían sido muchas lágrimas, ya no era correcto llorar. Tal vez se había juzgado mal y no tenía la madurez suficiente para meterse en ese tipo de problemas.



    For what everything you are

    [Porque, de todo lo que eres]

    You're just a little girl

    [Eres sólo una niña pequeña]


    -***-



    Sesshômaru se quedó ahí, en las sombras. Ojalá nunca se hubiese enredado con esa chiquilla. Se había degradado hasta lo mínimo… intimando de tal manera con una humana y, peor aún, cuando la chica le pertenecía a su medio hermano. Por lo poco que habían hablado, supo que se habrían de casar en menos de una semana. Era evidente que Inuyasha se había decidido por ella en vez de la otra sacerdotisa. Entonces, ¿por qué…?



    I never meant for you to feel this way

    [Nunca quise que te sintieras así]

    But Decembers were never meant to be our graves

    [Pero los Diciembres no estaban hechos para ser nuestro fin]


    -***-



    — ¿Dónde estabas, eh?

    — Me perdí, Inuyasha, lo siento —sus últimas palabras fueron las únicas que encajaban con la verdad.

    — ¿Otra vez? Kagome, ¿por qué eres tan tonta? —Le espetó, aunque con inusual cariño—. Así que, ¿tendré que ir más lento, eh?

    — Lo siento —repitió.



    It's not a question of who was wrong and what is right

    [No es pregunta quién estaba equivocado y qué está bien]



    Fue tal el gesto, que lo abrazó y él le correspondió tiernamente, como sólo lo hacía cuando se encontraban solos. Dejándose tomar de la mano, Inuyasha miró al cielo, con la vista perdida y el rostro sereno. Estaba ya amaneciendo y el frío de la noche parecía ceder ante el cálido esplendor del sol.



    Kagome se permitió olvidar los acontecimientos de esa noche, y de muchas anteriores… Su futuro esposo le había tomado una gran confianza, tal vez demasiada, que ella nunca creyó posible. Y ella había estado traicionándolo.



    — ¿Sabes? Recuerdo cuando Kikyô y yo veíamos a ver el sol —confió.



    But time cannot heal what you will never recognize

    [Pero el tiempo no puede curar lo que nunca reconocerás]



    Ella sólo sonrió y se aferró del brazo del híbrido. Aún le dolía que hablara de su encarnación anterior. Lo extraño de éso era que ya no le quitaba el sueño por las noches ni la hacía llorar al amanecer.



    Y ahí, en la aparente paz de la mañana, la chica sólo quería irse.



    'Cause all of this, is all that I can take

    [Porque todo esto, es todo lo que puedo soportar]

    And you could never understand the demons that I face

    [Y tú nunca podrías entender los males que enfrento]



    Pero, de todas maneras, ¿de qué serviría? A Sesshômaru no le importaba y lo que habían vivido había sido una recaída, nada más.



    So, go ahead and bat your eyes and lie right to the world

    [Así que ve, adelante, pestañea y yace junto al mundo]



    Lo había encontrado una mañana, junto al río. No había estado llorando, no estaba triste. Sin embargo, hubo algo en el youkai que la había llamado con todas sus fuerzas. Al principio, sólo le habló… Él se sentó y no respondió nada, escuchándola con su mirada fija en ella. Había oído sus triviales conversaciones, empeñadas para hacerlo hablar, siquiera.



    Y, después de esa vez, el youkai había vuelto a ese lugar un par de veces, luego unas cinco veces, después una docena de ellas…Sin saber el porqué. Por supuesto, nunca respondiendo a las pláticas de la chica, pero ya no la oía… sino que la escuchaba. Pronto, se descubrió a sí mismo mirándola atentamente, pero ella, entusiasmada en hablar, seguramente nunca se había dado cuenta.



    A veces, tal vez muy seguido, se preguntaba: ¿por qué la joven no reservaba tanta plática para su prometido?, ¿por qué no faltaba nunca a verlo? Pero, entonces, ¿por qué él seguía viniendo?



    Y así, una de tantas mañanas soleadas, la había visto. Pero ella sólo le había sonreído sin mucho entusiasmo. Parecía deprimida, pero a la vez, comprensiva y tal vez resignada. Entonces, ¿estaba triste? Él no era ningún experto en descifrar emociones, pero tan pronto como ella se le acercó y él vio sus ojos melancólicos, algo dentro de él lo había hecho abalanzársele encima.



    ¿Había sido romántico y dulce, como en todos los cuentos de hadas y novelas románticas? No. Y no le quedó ningún remordimiento. ¿Quién era él para atreverse a sentir algo? Era él, simplemente. Ella lo había provocado, ¿no era así? Todo era culpa de ella, ¿acaso no? Así que, cuando ella le había repetido una y otra vez que lo que hacían no tenía nada de correcto, él había hecho caso omiso… Hasta que ella insistió demasiado.



    Ya basta, pensó esta vez él. Estúpida niña.



    For what everything you are

    [Porque, de todo lo que eres]

    You're just a little girl

    [Eres sólo una niña pequeña]


    -***-



    Kagome no podía sentirse más culpable. En todo ese tiempo, no había sido capaz de detenerse ni por una sola vez. Ella sabía mejor que nadie las implicaciones de esa extraña relación, si se le podía llamar de tal manera, que había sostenido con el youkai: él quedaría como siempre, ¿pero ella?



    Por un momento, había pensado que, tal vez, para librarse de todos los malos sentimientos que la torturaban a diario… Debía decírselo a Inuyasha; sin embargo, conociendo el inmenso orgullo del hanyou y el rencor que siempre le tuvo a su medio hermano, la joven concluyó que lo lastimaría mucho si se lo decía.



    Un día, caminando junto a él, comenzó a sentirse muy mal. Todo lo que sentía y pensaba la abrumaba de sobremanera: ya no comía bien, no podía conciliar el sueño y, a veces, tenía pequeños ataques de ansiedad. Claro, todos atribuían estos factores a la emoción y el ansia previa a cualquier casamiento.



    Así, de pronto, se desmayó. Inuyasha se alarmó y no tardó en encaminarse de regreso a la aldea. Con la chica inconsciente, llegó a la cabaña de la anciana Kaede, la cual lo recibió con extrema preocupación: Kagome no era de las que se desmayaba fácilmente.



    — Inuyasha, ella está bastante débil —le comunicó la vieja, negando con la cabeza—. Debe ser por los nervios de la boda. Ya sabes, no ha comido bien… Y casi apuesto que no ha dormido mucho.

    — Bueno… Eso es cierto, pero… No sé porqué le preocupa tanto. Digo, al final, es sólo una estúpida boda —opinó él, haciendo una mueca con cierto toque infantil.

    — Para las mujeres, es un asunto muy importante.



    -***-



    Para cuando había despertado, lo primero que había sentido era un extraño zumbido en los oídos, como latidos ajenos a ella. Inmediatamente, sintió como si algo le subiera por la garganta, lo que resultó en vómito repentino. Se sentía peor que nunca: debía de haber comido bien, se reprendió a sí misma.



    — Ya, niña —pronunció Kaede, dándole palmadas en la espalda como si se tratase de un bebé—. Estás muy débil. ¿Estás muy nerviosa?

    — ¿Eh? ¿Por qué?

    — ¡Por tu boda, niña! ¿Por qué más podrías estar nerviosa, eh?



    Tonta, estúpida. Me odio.



    — Sí… Sí. Lo siento.

    — Tienes que recuperarte. Inuyasha está muy preocupado.



    La interpelada sólo asintió con la cabeza y esbozó una sonrisa que podría calificarse como debilucha.



    Cuando la anciana la hubo dejado sola, Kagome entró en pánico. Peor que no poder contra las emociones de recriminación y culpa era, sin duda, mostrar manifestaciones de ellas. Ella no era tan mala mintiendo, ciertamente, pero sabía que no podía seguir haciéndolo por mucho tiempo.



    De pronto, sus ojos se abrieron desmesuradamente al cerciorarse de que su propia aura había cambiado: estaba… ¿contaminada, manchada, tintada? Con algo más. Incrédula, volvió a sentir esas punzadas o latidos no sólo en sus orejas, sino en el cuerpo entero. ¿Qué diablos se le había metido?



    Desesperada como jamás lo había estado en su vida, se levantó de prisa y salió de la cabaña. Esperaba encontrar al hanyou cerca, pero no había nadie (y menos ahora que Sango y Miroku se encargaban de la exterminación de monstruos por su cuenta, en lo que ella preparaba su boda). Aún con náuseas, decidió caminar un poco. No podía más con ella misma.



    So, go ahead and cry

    [Así que ve, adelante y llora]

    So, go ahead and believe that you were right

    [Así que ve, adelante y cree que estabas en lo correcto]



    Sin pensar realmente en el rumbo en el que se dirigía, se adentró cada vez más en el bosque. Estaba completamente sola y la tan familiar culpa se hizo presente para llenarla de recuerdos.



    Keep away the dark, to help you sleep tonight

    [Deshazte de la oscuridad, para ayudarte a dormir esta noche]



    Estaba a punto de ceder por completo a la paranoia, cuando divisó, a lo lejos, a un monstruo de tamaño colosal, sangrante, huyendo de algo. Al menos no me prestará atención, se consoló. Y, en efecto, cuando la criatura se acercó a ella, estaba tan empeñada en seguir corriendo, que no reparó en la chica. En cambio, lo que venía detrás sí fijó sus ojos en ella: Sesshômaru. Él la vio por tan sólo un segundo y corrió tras de el monstruo. Se detuvo. Lo acorraló. No tardó en decapitarlo.



    Mientras todo eso pasaba, Kagome había sentido sus náuseas y pulsaciones intensificarse. ¿Sería por la violenta escena que tenía delante suyo? No pudo dejar de pensar en lo mal que se sentía.



    Cuando menos lo esperó, fue obligada a extrapolar su atención a la realidad. Sesshômaru se le acercó lenta y sigilosamente. A ella se le hizo un inmenso nudo en la garganta, por lo que tragó la mayor cantidad de saliva que pudo y se irguió, tratando de parecer todo menos vulnerable.



    — ¿Qué haces aquí? —Le espetó él, irritado.

    — ¿Qué te importa? —Fue su respuesta.



    Ante tal provocación, el youkai fue todo menos civilizado cuando la estrelló contra el árbol más cercano. La chica sintió su cabeza estallar y le dirigió una mirada que no reflejaba otra cosa que desprecio.



    — ¿Cómo te atreves?



    No teniendo el humor para lidiar con él y tampoco la fuerza para contestarle mal, Kagome se limitó a voltear la cabeza y fingir que no lo había oído; lo cual resultó peor, ya que él alzó una de sus manos para ¿golpearla?, ¿abofetearla?, ¿herirla? Antes de que pudiese sospechar qué sucedería, cerró los ojos, esperando lo peor. Sin embargo, el impacto esperado nunca llegó. Por el contrario, cuando abrió los ojos, se dio cuenta de que el demonio la miraba detenidamente: desconcertado, incrédulo… fuera de lugar.



    Ella le devolvió la mirada. Él parecía absorto. Al preguntarse el porqué, se le vino la loca idea de que los latidos en su cuerpo se habían intensificado tanto que hasta él podía oírlos. Qué ridículo.



    — Ése no es tu corazón, humana —declaró.



    Kagome movió negativamente la cabeza, como dándole a entender lo obvio.



    Entonces, en lugar de hacerle daño, Sesshômaru tomó su cabeza con ambas manos, la movió a un lado e inhaló profundamente, cerca de su cuello. En cuanto lo hizo, sus orbes doradas reflejaron mayor impacto del que cualquiera pudiese imaginar de él. ¿Por qué olía ella tanto a él? Hacía ya bastante tiempo que no se veían… Y se rehusaba a imaginar que el olor de Inuyasha fuese similar al suyo.



    Tan pronto como se separó de ella, la joven pareció salir de un trance.



    — ¿Qué sucede? —Le preguntó con voz débil, con miedo, pero no de él.



    El youkai pareció enfurecido. Sus ojos peleaban una gran batalla para no pasar del blanco al rojo y del dorado al azul, como le ocurría siempre que se transformaba.



    — Ahora estamos condenados.



    Ella parpadeó un par de veces.



    — ¿Qué dices? No entiendo…

    — ¿Qué ganas con ocultármelo? —Escupió él.

    — ¡Ya basta, Sesshômaru! ¡No comprendo nada de lo que estás diciendo!



    Go on and decide

    [Ve y decide]

    Who is wrong, what is right

    [Quién está equivocado, qué está bien]



    El albino la tomó de los brazos y estuvo a punto de zarandearla con fuerza, pero algo lo hizo respirar hondo y detenerse.



    — Estúpida —de repente, le tocó el vientre, pero no era algo cariñoso o sensual, sino un gesto desesperado—. ¿Qué es esto? ¡Es mi aura, soy yo en tu vientre! Esa esencia es mía, me pertenece. ¿A quién engañas? —Sus rostros casi chocaron—. ¡Es mío!

    — ¿Qué? —Sólo pudo decir ella, tratando de digerir la verborrea que el youkai había tenido sobre ella. Jamás lo había escuchado hablar tanto.

    — ¿Creíste que no iba a darme cuenta? La criatura que tú esperas es mía.



    'Cause you know inside

    [Porque, dentro de ti, sabes]



    Kagome estuvo a punto de perder el conocimiento, pero la misma relevancia de la presente situación la hizo aferrarse a los fuertes brazos del demonio, quien cambió un poco su expresión de enojo por una más suave.



    — No… Eso no es posible.



    ¿Eso significaba que ella no lo sabía? Sesshômaru no podía creer tal factor. ¿Realmente no lo había sentido? Tal vez su evidente (al menos, para él) embarazo había sido eclipsado por la debilidad que reflejaban sus ojos y, también, todo su cuerpo frágil. Aún en shock, él la sostuvo por unos segundos disfrazados de horas.



    Repentinamente, como el horror más temido, Kagome rio de forma inusual.



    — ¡Claro! Ahora lo entiendo —parecía que su ser había estallado en tanta emoción, que ahora no le quedaba ninguna—. ¡Por eso dices que estamos condenados! Porque ahora, seguramente, todo el demonio que me tenga cerca va a olfatear que estoy embarazada de ti. ¡Qué vergüenza, Sesshômaru! —Rio con sarcasmo—. Preñaste a una estúpida e inservible humana, ¡justo como tu padre! ¡Ja! —Parecía haber perdido la razón, pero, por alguna razón, todavía se oía como ella—. No, espera. Tu padre quería a Izayoi, una hermosísima princesa que se entregó por amor al Gran General.



    La rabia se instaló en el pecho se Sesshômaru, ocupando un espacio cada vez más grande en su frío corazón.



    'Cause all of this, is all that I can take

    [Porque todo esto, es todo lo que puedo soportar]



    — ¡Y yo… yo soy la zorra, nada más! La zorra que, como nunca podrá tener a Inuyasha del todo, como él siempre será de Kikyô, la sacerdotisa de inigualable belleza… ¡Voy a dormir con su hermano! Ja. Y pensar que desperdicié mi primera vez ¡contigo! Ah, pero tú también —su risa se convirtió en enojo— ¡eres un desalmado! Además, ¿qué reclamas? ¡Como si no supieras que, cuando te acuestas con alguien, esto pasa!

    Él la miró sin poderle decir nada. Dentro de todo, lo que estaba diciendo la chica lo hería de una manera desconocida para él. ¿Por qué, si él era indestructible, insensible? De pronto, la joven pareció volver a la pasividad resignada con la que la había visto la primera vez que estuvieron juntos.



    — Además… Si Inuyasha se entera… Éste es el fin, Sesshômaru —pronunció ella con una tristeza indiscutible—. No puedo hacerle esto…

    — Ya lo hicimos.



    La repentina decisión de Sesshômaru de absorber, también, una parte de la culpa, desconcertó a Kagome.



    — Por favor, no me digas que te acostaste conmigo para lastimar a Inuyasha…



    Tras haber dicho esto, comenzó a llorar. Él la miró y, con todas sus fuerzas, quiso lastimarla a ella y decirle que así había sido. Sin embargo, lo que salió de su boca fue un monosílabo traicionero.



    — No.



    Ahora ella lo vio a él, con una mirada tan profunda como el mar.



    — Dije que estábamos condenados, pero no es así. Soy yo el que lo está.

    — ¿Por el hijo híbrido que espero de ti? —Cuestionó, aún con lágrimas en los ojos.



    Antes de que pudiese responderle cualquier cosa, ella estaba presionando sus manos contra su cara con una fuerza desesperada, mientras se dejaba caer al suelo. Como por instinto, a Sesshômaru le volvieron las dudas del porqué se había fijado tanto en ella la primera vez. Se hincó a su lado.



    — Basta. Un hijo era lo que me faltaba… para rendirme ante este ridículo sentimiento.



    Kagome abrió tanto sus ojos que se veía más infantil que nunca.



    — Es cierto que eres culpable, humana. Y lo eres por dejarte llevar por mí.



    Ella asintió.



    — También eres culpable de haberme cautivado de esta manera.



    ¿Qué ganaba él con ocultárselo? Cuando todos los recuerdos de sus pláticas, junto con la vista de Kagome derrotada, a punto de desfallecer, el youkai había sentido un tirón en el pecho. Por menos de un segundo, él fue quien se sintió desconcertado y, más tarde, derrotado. Por fin, rindiéndose, había admitido para sí que esa humana le había interesado desde hace mucho. Como ya sabía, había estado mirándola, y eso no era nada agradable de reconocer… Pero era más espantoso admitir que, de noche en noche, no sólo recordaba los actos que había cometido con ella, sino también su rostro, sus enormes ojos, su sonrisa de niña y su risa tímida que manifestaba en sus pláticas.



    — Intenté negarlo todo. Incluso cuando te…—Se detuvo al ver que a ella le causaba dolor escucharlo hablar de ello—. Sé que no fui cuidadoso, que no me importó nada que no fuese yo mismo. Sé que te traté peor que a la escoria. Pero lo hice para que, aunque estuviéramos cerca físicamente, no pudieses acercarte a mí realmente.


    And you could never understand the demons that I face
    [Y tú nunca podrías entender los males que enfrento]



    Y Kagome se lanzó contra él, abrazándolo lo más que podía.



    — Todo fue como un arma de doble filo —sollozó—. Cuando estaba con Inuyasha, yo ya sabía que sentía algo por ti, pero… ¿Cómo iba a dejarlo a él, ahora que Kikyô estaba muerta? Con todo, yo siempre, siempre lo he querido. Además, parecía que tú sólo jugabas conmigo.

    — Y así estaba planeado.

    — ¿Eso quiere decir que… me amas? —Titubeó.



    Él movió la cabeza a un lado, como con incomodidad. Luego, respiró hondo y le contestó:



    — Parece que aún no asimilo la verdad. Tú, por tu parte, ¿me otorgarás perdón?

    — ¿Qué más puedo hacer? —Sonrió ella, por fin—. Pero, ¿qué pasará con Inuyasha?

    — ¿Le amas?

    — Lo… quiero. Ya te dije, siempre lo he querido.

    — Entonces, ya hace tiempo que lo has dejado de amar.

    — Tal vez.

    — Él tiene que empezar una nueva vida con alguien que no se parezca a ti ni a la sacerdotisa muerta.

    — Y ¿tú? ¿Qué pasará con nosotros? Tú odias a los híbridos.

    — No. Odio a mi familia. Inuyasha simbolizará, siempre, la infidelidad de mi padre. Aunque sé que la culpa no es de él.



    Kagome lo vio como si le reprimiera todo el odio que profesaba contra su hermano. Y tenía razón, pero él había encontrado la manera de odiar a su padre muerto a través de su medio hermano.



    — Vendrás conmigo, si es que me amas como dices —dijo él, en un tono serio—, para que yo te corresponda. ¿Eso te satisfaría?

    — Pero, no puedo abandonarlo…

    — No tendrás que hacerlo.

    — ¿Por qué lo dices?

    — Él te abandonará primero.

    — ¿Cómo lo sabes? —Reclamó ella, incrédula.



    So, go ahead and bat your eyes and lie right to the world

    [Así que ve, adelante, pestañea y yace junto al mundo]



    — Porque, mi niña —pronunció él, apenas acostumbrándose a hablarle de manera dulce—, él acaba de llegar a buscarte —y le acarició el rostro antes de besarla.



    For what everything you are

    [Porque, de todo lo que eres]

    You're just a little girl

    [Eres sólo una niña pequeña]



    ¿La amaba? Para su desgracia, así era.
     
    • Me gusta Me gusta x 26
  2.  
    Cazadora de Dragones

    Cazadora de Dragones Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    29 Septiembre 2009
    Mensajes:
    227
    Pluma de
    Escritora
    Oh my !!
    Ha sido muy extraño, pero me ha fascinado.La angustia pero finalmente, por decirlo de alguna forma, la felicidad, aunque con toques ligeramente particulares.
    Me gustó la parte de "Inuyasha nunca sería completamente suyo",that is true.
    Una dosis de frialdad y una Kagome un poco neurótica(jeje), me gustó bastante.
    Me encantó la canción, ahora no puedo parar de escucharla.

    Bye.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Nopal

    Nopal Usuario VIP

    Géminis
    Miembro desde:
    10 Abril 2010
    Mensajes:
    2,470
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Mis querida, estoy con unas ganas tan inmensas de seguir leyendo. Me siento como una fangirl en sus primeros días de comentar en el foro. Ya, lo declaro, soy una fanática de los Sessho&Kag, sólo que lo ocultaba, esto a hecho que no lo niegue.

    M he sentido abrumada, expectante en cada parte que relatabas. Si te soy sincera, no leí para nada la letra de la canción, el escrito me dejó amarrada a él de una forma magistral. Durante todo el relato Sesshômaru se mantuvo tal y como él es. Frío, serio, inescrutable e indiferente. Pero todo por un motivo. Admito que la última parte ha sido Ooc, o qué sé yo, pero fangirleé tanto, que, ¡carajo! Sabes crearle un Ooc tan sexy, tan de él, que a la final no es Ooc.
    Encantador, como tú <3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    sesshoyasha

    sesshoyasha I, Ore, Je... yo

    Leo
    Miembro desde:
    7 Enero 2009
    Mensajes:
    87
    Pluma de
    Escritora
    O.O casi me co'mo mis u#as!!!! quede prepleja.... este es un fic que me ha producido una aritmia anomal!!! sin duda los sentimientos y situaciones me emosionaron hasta el punto de que casi me muero!!! eres una excelente escritora... sin duda te mereces una cita con Sesshomaru!!! espero saber de ti pronto.... sigue escribiendo.... tienes un don divino... xD
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  5.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Pero, hermosísima Lisette. ¿Cómo es que haces para que sienta amor por tus palabras?

    Me importa un grillo el OoC, haces de Sesshomaru alguien tan sexymente dulce, o.. Nunca puedo explicar lo que en mi cabeza logra aclararse tan fácilmente. Sea como sea, conserva su esencia transformándolo en alguien encantador sin alterarlo por completo, ¡Felicidades!

    Cuando Kagome comienza a decirle todo como recriminándole no pude dejar de taparme la boca y reírme. Parecía fuera de si, no me podía imaginar a Kagome hablando de esa manera, ese tema y menos aún con Sesshomaru.

    Es tan dulce cuando "admite" que la ama, y el final cuando le llama mi niña. Tengo remordimientos con aquello sobrenombre que usan los hombres para las chicas pero la forma en la que él lo ocupa es tan tierna que me enamoré. Más aún, de él.

    Tuviste un pequeño error de dedo que ahora no encuentro. Pero en sí, todo perfecto. No me sorprende, de ti.

    Bien, como siempre. ¡Mis felicitaciones a la bella autora!, como siempre te digo cada vez mejoras y te pules de una manera impresionante, vas progresando y si antes cometías errores, ya casi no sucede. Las temáticas no cambian mucho pero tu forma de expresarlas y desarrollarlas es lo que hace a tus historia, únicas.

    Atte: Beatlesgirl



     
    • Me gusta Me gusta x 2
  6.  
    nefertiti

    nefertiti Guest

    hola, me encanto la historia, realmente tienes un don especial pra narrar las cosas
    he leido varias de tu historias y c nota que te gustan los sesshxkag jiji a mi igual , no c es entre ellos dos (aunque no sea una pareja real) por lo menos a mi me transmiten, amor, misterio , orgullo ect
    sigue asi espero leer mas hisrorias tuyas

    byeeee
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  7.  
    Arleet

    Arleet Fanático

    Aries
    Miembro desde:
    9 Julio 2010
    Mensajes:
    1,109
    Pluma de
    Escritora
    Tu historia tiene de todo, desde los actos más inocentes hasta los más duros y realistas que se encuentran en la vida real. Pocas personas tienen el poder de introducir a los demás en sus relatos, y vos lo lograste desde el principio. En ocasiones me perdí, más específicamente en el primer diálogo que escribiste. Primero no sabía quiénes eran, pero como se suponía que era parte de la trama lo deje pasar. Luego cuando me enteré, tuve que releerlo para saber qué es lo que había dicho cada personaje. Podrías haber puesto palabras específicas de cada uno de ellos, o palabras más frías y calculadoras para uno y triste y acongojadas para el otro.

    ¿Dices que hiciste OoC con Sesshomaru? No le vi mucho, y si llegue a notarlo en algún momento fue solamente para bien. Le diste un toque sexy y provocativo a nuestro fiel esposo (?) y provocaste en muchas el sueño de vivir lo que Kagome. La historia en si, muestra como el amor puede surgir aún en el más oscuro corazón, y florecer como lo haría cualquier otro. Lo que sí debo decirte es que le note un poco de OoC a Kagome; ella no es tan insegura en el anime como lo muestras vos. Es más, ella es fuerte y disidida, y cuando esta mal lo oculta y suele pelearse con Inuyasha.


    Sobre lo técnico, encontré un error de escritura:

    Él la vio por tan sólo un segundo y corrió tras de el monstruo.

    Él la vio por tan sólo un segundo y corrió tras del monstruo. <--- Así debió haber sido, ya que de la otra forma la oración se corta innecesariamente.

    También pude notar que dejaste mucho espacio entre los diálogos, ¿por qué? A mi me da la sensación de que cambias de escena cuando no es así. ¿Por qué no dejas sólo un espacio entre los diálogos y dos o tres para cambiar de escena?

    Otro tema sería el hecho de que cuando empiezas una conversación, luego del guión largo no debes poner un espacio. Ése es un error de Word, o por lo menos así me lo hicieron conocer.

    Creo que es todo lo que tengo que decirte. Un beso.


    Atte Siobban Dubois
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    Aomecita

    Aomecita Usuario popular

    Piscis
    Miembro desde:
    8 Agosto 2009
    Mensajes:
    736
    Pluma de
    Escritora
    Hola Artemisa aquí me tienes para comentarte como crítica primero que como lectora y debo ser honesta aunque no me agraden los SessXKag no tengo nada en contra de la pareja pero es que yo soy más tradicional ya sabes pero eso no quita que tu creación me gustara tu manera de narrar es sumamente profunda en cuanto a expresión de sentimientos se refiere y aun cuando la personalidad de Sesshomaru es casi tan fría como un carambano de hielo me agrado que se mostrara un poquito dulce con Kagome y definitivamente lograste que me metiera en la historia desde el inicio cosa que es dificíl de conseguir conmigo cuando la pareja de la miko no es mi adorado Inuyasha además debo confesar que se me hizo un nudo en la garganta cuando dijo que ya no sentía lo mismo estando con él y que empezaba a sentir algo hacia Sesshomaru pero eso demuestra que ella es capaz de despertar amor verdadero incluso en el corazón más duro que existe...
    Cuídate y espero leerte pronto de nuevo sayoooo...
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    kagomeG

    kagomeG Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    6 Septiembre 2009
    Mensajes:
    364
    Pluma de
    Escritora
    Hola!
    Este es el primer SeshxKag que leo con tanta atención, y es que la verdad no soy fan de este tipo de historias, pero wow! de alguna manera me gustó mucho aunque mientras más leía más aumentaba mi cara de "WHAT?!" pero me gustó mucho el trama (T.T pobre Inu) fuera de lo normal para mi, pero fue agradable.
    Tengo una dudita... ¿Cómo rayos resulta embarazada si solo se la pasaba hablando mientras el la escuchaba? (El lado oscuro que nunca se sabe, supongo)
    Vi algo muy realista, la diferencia de "Querer" y "Amar", me parece que Seshomaru lo recalca muy bien, ella tenía que aprender a diferenciar el poderoso significado, además de que era claro que por su embarazo no volvería con Inuyasha y aun así era peor fingirlo.. parecía que lo hacía más por lastima que por verdadero amor.
    Me encantó tu historia, la voy a recomendar ;)
    Besos! :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    ANGEL INFERNAL

    ANGEL INFERNAL Iniciado

    Escorpión
    Miembro desde:
    5 Marzo 2012
    Mensajes:
    10
    Pluma de
    Escritora
    OH MI DIOS FUE UNA DE LAS COSAS MAS HERMOSAS QUE E LEIDO!!!!!!!!!!!!!
    creo que representaste muy bien las emociones que sentiria una persona si estuviera en esa situacion y fue no se....es un poco dificil de explicar......era romantico pero tenia tanto tono de dolor y culpabilidad que me quede prendad a tu lectura aunque no tenia mas dinero para el cafe internet ahora debo dinero te lo cobrare algun dia pero eso no importa la historia fue maravillosa y es todo lo que se me ocurre decir
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    Ami Hoshi

    Ami Hoshi Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    12 Junio 2005
    Mensajes:
    367
    Pluma de
    Escritora
    O.O No puedo creerlo. Él la beso justamente cuando Inuyasha llegaba. Pero mi pregunta es ¿Cómo InuYasha no se dio cuenta? me imagino que es parte de la historia. Una gran historia. Jamás había pensado que pudiera ser tan excelente. ¿Qué tienes en tu mente querida? Tu dedos transcriben maravillas. La angustia, de que luego después de que todo termino Inuyasha se decide por ella, pero ella ya no lo quiere, es algo bastante loco, irónico.

    Tu forma tan seria de interpretar a Sesshoumaru es una cosa, que casi no, no se nota, o es muy bueno. No altera su personalidad. Porque claramente no es fácil para alguien tan orgulloso como él y que odia a los humanos sentirse cautivado por una. Wow, espectacular.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  12.  
    Inu Girl

    Inu Girl Entusiasta

    Capricornio
    Miembro desde:
    11 Julio 2005
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritora
    Wow Artemisa... este es uno de los mejores song-fics que he leído :D sin duda me llenó de emoción el comportamiento y palabras de Sesshoumaru y la trama pff insólita ^^ No cabe duda que eres una excelente escritora, por como captas los sentimientos de los personajes y tu forma de narrarlos :) Te Felicito. En resumen, ¡ME ENCANTÓ! :D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...
Similar Threads - [Sesshô&Kago]
  1. Tomoee
    Respuestas:
    9
    Vistas:
    1,051
  2. rhapsodic
    Respuestas:
    7
    Vistas:
    1,588
  3. Lady Stanley
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    1,580
  4. Lady Stanley
    Respuestas:
    4
    Vistas:
    817
  5. Lady Stanley
    Respuestas:
    3
    Vistas:
    1,019

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso