Soltero y Sexy (shikatema).

Tema en 'Fanfics Abandonados de Naruto' iniciado por Sakuro, 9 Junio 2012.

  1.  
    Sakuro

    Sakuro Guest

    Título:
    Soltero y Sexy (shikatema).
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    466
    hola ogala les guste este tema nuevo sobre shikatema.;)
    Prologo:

    Al lado del Central Park, a temari se le se le congelaba el aliento mientras esperaba a sus amigas para ir al gimnasio y luego al centro comercial a comprar un libro de novelas romántica y ropa para su madre. Pero no, Alice Sabaku No, no había prestado mas atención al computador, al herbario, al ordenado portátil, al modulo de aromaterapia o a los aparato de hacer gimnasia que Temari le había llevado a casa. Seis mese después de la muerte de su padre. Alice se pasaba los días haciendo puzzles y llorando. A Temari se le rompía el corazón.

    Cuando iba de Wall Street hasta casa en taxi cada tarde, se imaginaba la alegre bienvenida que le aria.

    – ¡auxilio! /exclamo Temari al ver que se robaban su bolso, jalándolo de sus manos – ¡auxilio!
    Con el bolso en la manos y jalando fuerte gritaba para que alguien la ayudase pero nadie se atrevía.

    – ¡vuelva! /Temari corrió detrás de el, pero ya era demasiado tarde el ladrón ya se estaba alejando de ella.

    – ¡auxilio, atrapen a ese hombre! /gritó Bard.

    De pronto una figura extraña agarro al hombre tratando de quitarle el bolso, pero el ladrón no lo soltaba lo que hizo que lo golpeara fuertemente para poder arrancárselo. Dejando al hombre en el piso lindado recogió el bolso para entregárselo a su dueña.

    – aquí tiene bella dama/dijo aquel extraño con los cálidos ojos negros que ella miró.
    –Pero… /dijo Temari.
    –No se preocupe /murmuro el hombre apretándole el brazo para tranquilizarla por lo que sucedió.
    –g. gracias por esto señor. /dijo agradecida.
    –de nada /dijo el hombre.
    – ¡Temari! ¿Estás bien? ¿No te sucedió nada verdad? /dijo su amiga Bard con el corazón en un puño, vio como ella luchaba para que no se robase su bolso.
    –si estoy bien y gracias a este hombre no me robaron el bolso/dijo Temari calmando a su amiga.

    –Lamento decirles que tenemos público. /comento el hombre señalando a las personas con un poco de pereza.

    – ¿Como podría agradecérselo? /le pregunto Temari.

    –Diciéndoles a las personas que se marche y que no tomen foto /contesto el con una sonrisa al tiempo que le daba el bolso.

    Ella lo metió debajo de su abrigo y miro al hombre.

    –Me parece que estaba usted por aquí de casualidad. Escuche, al menos debería dejar que lo invitase a comer o…. /dijo la chica pero.

    –Allí viene unas personas grabando. Debo desaparecer /dijo el hombre interrumpiendo a la chica de cabellera rubia.

    –Pero… /trato de decir Temari.

    –Llame al centro de bomberos y pregunto por Shikamaru Nara.

    – ¡Señor! /lo llamo una de las persona que estaba grabando.
    Shikamaru se dio la vuelta y Salió corriendo.
     
    • Me gusta Me gusta x 8
  2.  
    theblackladie

    theblackladie inocente ángel

    Cáncer
    Miembro desde:
    3 Abril 2012
    Mensajes:
    114
    Pluma de
    Escritora
    hola, me gusto mucho el capitulo lo único que queda un poco raro que Temari pida ayuda por que la roben el bolso, es una chica muy fuerte, no deberias cambiar las personaidades, un consejo mas no pongas los guiones asi / es guion largo, bueno, sube pronto el capitulo y cambia lo que te he dicho, suerte :)
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Sakuro

    Sakuro Guest

    gracias bueno si la cambie las personalidades ya que no se quiero un nuevo tema diferente algo lo contrario a lo que son ellos gomenasayyyyyyyyyyyyy:p
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  4.  
    kaname Sabaku No

    kaname Sabaku No Entusiasta

    Aries
    Miembro desde:
    29 Julio 2011
    Mensajes:
    139
    Pluma de
    Escritora
    Bueno, soy tu nueva lectora!
    Esto me ha encantado ;D espero que me invites a leer la conti, cuando se trata de chica tema, los amo.! *-*
    Solo vi una falta que es la siguiente: aria, esto serí así: Haría porque es de haber :B
    Pero bueno son cosas que después se van puliendo.
    Y en vez del slash (/) tiene que poner el guión largo para que parezca más ordenado, pero en general la trama está bastante buena y quiero saber que seguirá sucediendo!

    Espero que me avices la conti por favor!
    Saludos, Kaname.
     
  5.  
    NanakoGrey

    NanakoGrey ¡Holo!

    Libra
    Miembro desde:
    17 Diciembre 2007
    Mensajes:
    1,083
    Pluma de
    Escritora
    Konbanwa~

    Me llamo mucho la atención el tpitulo de tu ff así que aquí me tienes xD.

    Sí, sin duda mi Shika-kun es muy sexy que no puede hacer nada para evitarlo.

    Por lo que puedo ver se ve interesante, sin embargo hubiese preferido que subieras el primer capítulo junto con el prologo para hacerme una mejor idea sobre el fic.

    Tienes una buena narración y la redacción es bastante clara. Por otro lado se la ortografía no esta muy bien del todo, te faltan muchas tildes, sobre todo en los verbos en pasaso (Exclamó, mrmuró, comentó, preguntó).También se te pasan las tildes en el "él" cuando te refieres a una persona en masculino.

    Debes recordar que cada vez que abres un signo de exclamación la primera letra de la primera palabra van en Mayúscula. (¡Auxilio!). Recuerda también que los nombres propios van en mayúscula (Temari).

    Aunque sería todo siento que percibí OoC en Shikamaru, sin embargo por lo poco que leí no puedo decirte que lo hay.

    Bueno continualo pronto que me dejaste bastante intrigada :D

    Matta ne~
     
  6.  
    Sakuro

    Sakuro Guest

    Título:
    Soltero y Sexy (shikatema).
    Clasificación:
    Para niños. 9 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    3117
    hola chicos aqui esta el primer capi chaoo​
    Capitulo 1​

    Shikamaru deseo que el edificio ardiese.
    Nunca había pensado en algo tan horrible antes, pero sabía que eso seria lo único que lo salvaría del millar de mujeres que había en el Walford. Aquella noche lo iban a subastar.
    Quizá un bombero tuviese que estar al servicio de los ciudadanos, pero allí había demasiada gente hubiese preferido entrar en una fabrica llena de productos peligrosos en llamas. Pero su jefe le había dicho que o lo hacia, o tendría que devolverle la insignia. La reputación del Cuerpo De Bomberos de Nueva York estaba en entredicho, según el departamento de relaciones publicas, y el puesto de su jefe corría riesgo si no obligaba a Shikamaru a cooperar.
    Y todo por culpa de aquella rubia, que le robaron el bolso. Si el no hubiese llevado puesta la sudadera del Cuerpo de Bombero, nadie habría sabido de quien se trataba, pero la cadena de televisión había mandado su imagen ala oficina central y allí habían acabado identificándolo antes de las noticias de la noche. A partir de aquel momento, su vida había dejado de ser la misma.
    En el escenario, terminaron de subastar al pobre tipo que estaba delante de él, y Shikamaru sintió que tenia la boca seca. Un rato antes había estado bromeando con uno de los solteros, pero según había ido llegando su hora, había intentado separarse del resto para intentar tranquilizarse. Se recordó que el dinero iría a una buena causa: la alfabetización. Había estado en un incendio causado por una persona que no supo leer bien las instrucciones de una tostadora, asi que sabia que era una causa importante, le había rogado a su jefe que le permitiese donar una parte de su salario durante el próximo millón de años en ves de dejarse subastar. Pero su jefe le había dicho que estaba seguro que sacaría mucho más dinero con la subasta. Al fin y al cabo era el héroe local.

    –Y otros seis mil dólares serán destinados a la alfabetización mientras nuestro soltero de veintiséis años se acerca a conocer a la afortunada ganadora. –anuncio la presentadora.

    – “seis mil dólares”, pensó Shikamaru. Era mucho dinero, se pregunto que mujer pagaría esa cifra por salir con un extraño. Aunque fuese por una buena causa, tenía que ser muy rica y muy tonta. En cualquier caso no podía ser su tipo.

    –Todavía nos quedan muchos solteros por subastar, chicas. La editorial Heart Books piensa que todos hombres, mujeres y niños deberían tener la oportunidad de aprender a leer y que todas las mujeres de esta sala deberían tener la oportunidad de salir con unos de estos monumentos. Y les prometo que me quedo corta si me refiero al próximo hombre que vamos a subastar.

    Shikamaru se estremeció, nunca había leído novelas románticas, pero tampoco tenia nada en contra de ella. Hasta ese momento. El principio por el cual si algo podía salir mal, seguro que salía mal, había llegado a su máximo esplendor el dia que un editor lo había visto salvar el bolso de una mujer que robaron y se le había ocurrido incluirlo en la subasta de solteros con la que se celebraría el cincuenta aniversario de la editorial.

    –Aunque no requiere más presentación, permítanme añadir que este caballero valiente y bondadoso tiene veintiséis años, es licenciado en sociología, mide un metro noventa y nueve centímetros y pesa setenta y tres kilo. En su tiempo libre le gusta jugar al baloncesto y navegar, y me han dicho que juega muy bien al ajedrez.

    Shikamaru sonrío cuando oyó lo de que le gustaba navegar. Uno de sus amigos tenía una pequeña embarcación en la que salía de vez en cuando. Pero su jefe había insistido en que lo pusiese en el cuestionario por que le parecía que sonaba muy sexy.
    La presentadora continúo haciéndole propaganda.

    –Tal y como verán en nuestro programa, el soltero número treintaiuno viene con un paseo en barco por el rio Hudson seguido de un paseo nocturno en helicóptero. Después, la pareja será conducida en limosina hasta el plaza donde cenarán y se les obsequiará con dos habitaciones y un desayuno gourmet. ¡Demos la bienvenida al hombre que hace arde a toda la población femenina de la ciudad de Nueva York, el bombero Shikamaru Nara!

    Shikamaru se obligó a salir al escenario, con un poco de suerte, no se desmayaría, aunque quizás no es fuese tan mala idea. Afortunadamente, los focos impedía que viese al público, aunque seguía oyendo lo aplausos, gritos y los silbidos. Era una pesadilla, y todo por culpa de aquella mujer rubia de aspecto inocente, a la que había visto tantas tarde en el parque, hablando con sus amigas.
    ¿Por que no lo había tenido bien sujeto? Él se habría parado a hablar con ella alguna tarde, ya lo tenía planeado. Y, si era simpática, habría podido pedirle una cita. Y mientras tanto, habría seguido con su tranquila vida. No habría tenido que cambiar de teléfono y no tenia que esperar a que fuese las tres de la madrugada para salir hacer la compra.

    – ¿Cuál es la primera puja por nuestro caballero? –pregunto la presentadora.
    – ¡Diez mil! –grito una mujer desde el gallinero.

    Shikamaru casi se muere. El ultimo tipo se había llevado seis mil dólares, y con el salían con diez mil. ¿Qué pensaría esas mujeres que era él? Estaba sentenciado.
    – ¡Doce mil!
    – ¡Quince mil!
    – ¡Diecisiete mil!
    Shikamaru vio, sorprendido como iba subiendo la apuesta por encima del valor de un coche medio. ¿Qué iba a tener que hacer para dejar satisfecha a una mujer que hubiese hecho semejante inversión? Estaba sentenciado.

    – ¡Treinta mil!
    Shikamaru cerró los ojos. Increíble.
    – ¡Treinta y dos mil!

    –Treinta y dos mil –repitió la presentadora. – ¿He oído treinta y tres mil? Venga, señoras. La gente dice que los protagonistas de las novelas románticas son demasiado buenos para ser reales. Aquí tenemos la prueba de que no es cierto. ¡Quién va a ser la afortunada que se lleve al bombero favorito de toda Nueva York!
    – ¡Treinta y tres mil! –dijo alguien desde atrás.

    Shikamaru rezó por que todo terminase y, sorprendentemente, asi fue. La presentadora intento elevar más la suma pero, aparentemente, treinta y tres mil dólares parecían ser el límite. Y él iba a tener que pasar el fin de semana con una idiota con mucho dinero.
    Una azafata que había en la parte de atrás de la sala avanzó con el nombre de la ganadora y se lo dio a la presentadora, que leyó la información y levanto la cabeza sonriendo.

    –Señoras. Este momento podría estar sacado de una novela romántica. ¡Nuestra afortunada es ni más ni menos que la dueña del bolso que salvo Shikamaru, Temari no Sabaku!
    Seguro que si, pensó él. Muchas mujeres habían estado llamando al parque de bomberos asegurando que eran Temari no Sabaku. Una de ellas había dicho que era la madre de Temari no Sabaku. No se había molestado en de volverle la llamada. Algunas habían aparecido con el mismo corte de pelo que Temari, tal y como está había aparecido en televisión. En esa ocasión debía de tratarse de otra mema que quería hacerse famosa.
    La presentadora acercó el micrófono a Shikamaru, y él lo miró con reticencia.

    – ¿Habéis estado en contacto Temari y tú desde aquella tarde? –le preguntó.
    Él se aclaro la garganta.
    –No. Mi vida ha sido una locura desde entonces.
    –Es de entender –admitió ella–. Imagino que es lo que te toca, por ser un tipo tan estupendo. Muchas gracias, Shikamaru. Sigue a Denise, por favor, ella te llevara hasta Temari. Demos un fuerte aplauso al bombero Shikamaru Nara. Todas estamos loca por ti, guapo.


    Shikamaru dejó que lo condujesen fuera del escenario y hacia donde estaba el público. No era fácil avanzar con todas las mujeres que se había levantando de su mesa y bloqueaban el paso. Y, por supuesto, la maldita cámara de televisión iba delante de él, grabándolo en todo momento.
    Denise lo condujo con educación pero tambien con firmeza a través de la multitud. Shikamaru no había inhalado nunca tanto perfume. Era posible que, individualmente, le hubiese gustado alguna de aquellas mujeres. Pero todas juntas le daban miedo. Toda querían algo: un autógrafo, un botón de su abrigo, un beso, una cita para ellas o sus hijas. Le llenaron los bolsillos de trozos de papel.
    Miró al fondo de la sala y vio a una mujer que había imitado mejor que ninguna otra a la dueña del bolso. Llevaba puesto un vestido plateado y su cabello era tal y como él lo recordaba, corto y rubio, muy sexy. Continúo avanzando, y la vio mejor; él estaba impresionado con el parecido que tenia aquella mujer con la verdadera Temari. Debía de ser por la escasa luz que había en la sala.
    Ella tenía que ser la ganadora, porque en su mesa había una silla vacía. Para él. Pero no podía ser Temari. La verdadera Temari no podía estar allí, no podía ser la mujer a la que tantas veces había visto jugando con sus amigas, que tenia unos ojos expresivos negros y un lindo cabello rubio casi tan brilloso como el sol. No podía ser tan estúpida como para pagar treinta y tres mil dólares por estar con él. No apostaría por un hombre como un granjero apuesta por un toro. No…
    –Shikamaru –dijo Denise–, aunque ya os conocéis, permíteme que te presente a la dama que a ganado la puja: Temari no Sabaku.

    Temari intentó no desmayarse. En diez minutos, había dejado vacía su cuenta corriente, se había gastado su fondo de jubilación. Y la recompensa estaba acercándose a su mesa.
    –No puedo creer que hayas hecho esto –comentó su amiga Barb.
    –Tenía que hacerlo –murmuró ella, mirando a sus amigas.

    Luego volvió la mirada a Shikamaru y mantuvo la sonrisa. El dinero no importaba, intentó converse mientras intentaba, intentó evitar que le castañeteasen los dientes.
    Lo que importaba era que su madre había visto el video en el que Shikamaru recataba su bolso y había empezado a escribir una novela romántica cuyo protagonista era un bombero. Aquel bombero. Se madre no había conseguido contactar con él para hacerle algunas preguntas, y Temari tampoco, aunque lo había intentado. Cuando le había sugerido a Moka que contactase con otro bombero, ella había dicho que el único que le valía era aquél.
    Temari pensaba que el escribir aquella novela ayudaría mucho a su madre, que siempre había querido ser escritora. Pero se había casado con el crítico literario del New York Times y ahí se había acabado su sueño. Unos años antes Temari había encontrado el primer capitulo de una novela romántica que su madre había empezado a escribir y que luego abandono pensando que el intelectual de su marido se reiría de ella. En esos momentos Moka era libre y podía volver a perseguir su sueño.
    Cuando Temari se entero de la subasta de solteros y vio el nombre de Shikamaru en la lista, estaba desesperada. Pero tenia que tener cuidado. Su madre sólo acababa de empezar con la novela, y si Shikamaru no era el hombre adecuado, Temari habría tirado a la basura treinta y tres mil dólares. Pero lo mejor seria que no pensase en eso. Utilizaría el fin de semana que iban a pasar juntos para conocerlo y averiguar si era el hombre que necesitaba su madre para completar su proyecto acabar con el largo periodo de depresión que estaba viviendo.

    Cuando los presentaron, Shikamaru la miró como si hubiese visto un fantasma. La calidez que ella recordaba en su mirada había desaparecido. Aunque quizás fuese normal después de que lo acabasen subastar. Probablemente la idea de subirse a un escenario y que pujasen por él como si fuese un trozo de carne no le había agradado.

    Ella haría todo lo que estuviese en sus manos para que Shikamaru se sintiese cómodo, y así, al mismo tiempo, se olvidaría de la enorme suma que acabase de gastarse. En el pasado, había sido muy conservadora con sus inversiones, pero a partir de entonces tendría que cambiar de estrategia si quería recuperar el dinero que se había gastado.

    –Me alegra volver a verte, Shikamaru –lo saludó, sonriente.

    – ¿Estás loca? –Espetó él–. ¡No valgo treinta y tres mil dólares!
    Las otras mujeres que había en la mesa rieron, y Temari sintió que se ruborizaba. Miró la cámara que los enfocaba a los dos y propuso:

    – ¿Por qué no discutimos eso después? Cuando estemos todos más tranquilos.
    Él siguió su mirada y se dio cuenta de la cámara.

    –Buena idea –admitió, sentándose.

    Una reportera les puso delante un micrófono.
    – ¿podéis decirnos cómo os sentís viéndoos por primera vez desde el dramático incidente del mes de enero?

    –Estoy encantada de poder agradecerle en persona que salvase mi bolso –comentó Temari.
    –Treinta y tres mil dólares son una gran suma de gratitud. ¿Podría ser el principio de una historia de amor?

    –Por supuesto que no –contestó Shikamaru –ambos creemos en la causa de la alfabetización, y ésta es una buena manera de apoyarla. No quiero decirle cómo hacer su trabajo, pero he oído entre bastidores que el hombre que va a aparecer ahora en el escenario es el hijo de Elvis y Marilyn.

    La reportera tomó un programa de la mesa y lo consultó.
    –Pues aquí dice que no es más que un comercial de la editorial.

    –Deberías escuchar su versión de Love Me Tender. Pero haz lo que quieras. Quizás estemos equivocados.

    –O quizás no –dijo la periodista, suspirando–. Llevo suficiente tiempo en este negocio como para saber que a veces la realidad es más extraña que la ficción. Gracias por vuestro tiempo.
    Shikamaru miró a Temari.
    –Gracias por tu ayuda.
    –De nada.

    Temari sintió que Shikamaru se relajaba un poco. Tenía el cuerpo más musculoso que había visto nunca y, sorprendentemente, le gustaba. Nunca se había fijado en sus músculos de un hombre, pero tenía que admitir que Shikamaru tenía un físico imponente.
    Su madre lo describiría minuciosamente en su libro. De hecho, se pregunto si su madre tendría la suficiente experiencia como para imaginar una escena de amor con un hombre como aquél. El padre de Temari había sido más bien del estilo Woody Allen. Ella había leído varias novelas románticas, y los protagonistas no tenían nada con Woody Allen, eran más bien del estilo de… Shikamaru.

    – ¿Es de verdad el hijo de Marilyn y Elvis? –preguntó una de las chicas que estaban sentadas en la mesa.
    –nunca lo sabrás –respondió Shikamaru muy serio.
    – ¿Sólo estabas intentando deshacerte de la periodista, verdad? –inquirió otra–. He estado observándote. No te gustan los focos.
    –No mucho.
    –Por eso serías perfecto para mi Clark –afirmó una tercera mujer al tiempo que sacaba una fotografía del bolso y se la enseñaba–. He apuntado su número de teléfono detrás. Es una chica maravillosa…

    –Estoy segura que Shikamaru y Temari tienen mucho de que hablar –La corto Barb–. ¿Por qué no lo dejamos un rato para que puedan hacerlo?

    – ¿Por qué no vamos al vestíbulo un minuto? –propuso Shikamaru, levantándose y ayudando a Temari a hacer lo mismo.

    –Seguro que ya no volvéis –insistió la mujer que le había dado la fotografía–. Vi cómo te marchaste del parque cuando intentaron entrevistarte. Admiro a los hombres modestos. Pero no pierdas la fotografía.

    –No se preocupe.
    Temari empezó a comprender las molestias que le había causado a Shikamaru al dejar su bolso en la grama. Quizás no quisiera hacerles ningún favor ni a ella ni a su madre. Pero tenia que intentarlo. Al pasar al lado de Barb se inclinó, y le dijo:

    –gracias por acompañarme.
    – ¿tienes las tarifas de los taxi, Tema?
    –si, pero a partir de hora tengo que desplazarme en autobús. Te veo mañana en el trabajo.

    Una vez en el vestíbulo, Shikamaru se dirigió hacia el guarda ropa.

    –Podemos hablar en un taxi si quieres, y si después tú quieres volver, le diremos al taxi que te traiga. Yo quiero marcharme –comento Shikamaru.

    –Lo entiendo.

    –Dudo que lo entiendas, Temari.
    Quizás no lo hiciese, pensó ella al ver cómo hasta la chica del guardarropa intentaba ligar con Shikamaru. Finalmente consiguieron salir a la calle y tomar un taxi.

    – ¿Adónde vamos? –le pregunto Shikamaru.

    –A tu casa, si te parece bien.
    –No, no me parece bien. Vamos a tener que pasar un fin de semana, juntos, pero hasta que llegue ese momento entre tú y yo no va a pasar nada más.
    –No me refería a eso. Sólo quería decir que podemos ir a tu cas y hablar por el camino, y luego yo me iré a la mía en el mismo taxi.
    – ¿Y si yo no quisiera que supieses dónde vivo?
    – ¡Santo cielo! ¿Qué crees que iba a hacer, acosarte?
    –No tengo ni idea de lo que podrías hacer. Ni siquiera consigo entender cómo has podido gastarte treinta y tres mil dólares en pasar un fin de semana conmigo.
    – ¡No he sido la única que a pujado! Alguien ofreció treinta y dos mil, y antes, la otra ofreció treinta y un mil dólares. ¿Qué pasa con todas las demás? ¡Ellas tambien están locas!
    –Completamente. ¡Sólo salve un bolso! Actuáis como si hubiese desviado un cometa que fuese a chocar contra la tierra y acabar con la civilización. Sois unas insensatas.

    Temari lo miró, sorprendida. Era evidente que Shikamaru no tenia ni idea de lo atractivo que se veía deteniendo al ladrón con el bolso en la mano. No se daba cuenta de que, además de ser guapo, aquel acto lo había convertido en un hombre generoso, valiente y sensible. Quizás no se diese cuenta de que todas las mujeres deseaban encontrar a un hombre que tuviese todo aquello y que se volvían locas cuando lo encontraban.
    Para él. Temari era una rara que tenia demasiado dinero. Quizás tuviese motivos para pensarlo. Un hombre al que habían dedicado tanta atención y que no había acabado creyéndoselo, tenia que ser especial. Quizás fuese lo que su madre necesitase. Pero antes tenia que conseguir que confiase en ella.

    –De acuerdo –admitió temari–. Lo único que quería era pagar yo el taxi. Pero si quieres podemos ir antes a mi casa, y que luego te deje a ti donde vivas. Yo pagaré una parte, y tú, el resto.

    –Tú ya te has gastado mucho dinero esta noche. No tienes que pagarme tambien el taxi –dijo él sonriendo–. Todos los hombres tenemos nuestro orgullo.

    “Tú tienes algo más de orgullo”, pensó ella. Pero prefirió no decirlo en vos alta. Seguro que la malinterpretaba. En lugar de eso, le dio su dirección al taxista.
     
    • Me gusta Me gusta x 7
  7.  
    Ichibi

    Ichibi Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    13 Junio 2012
    Mensajes:
    9
    Pluma de
    Escritor
    oye me encantu fic esta muy buena pero auque ubo mas que todo narracion me encanto la verdad fenomenal

    avisame cuando salga la contiiiiiiiiiiiiii:D
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  8.  
    NanakoGrey

    NanakoGrey ¡Holo!

    Libra
    Miembro desde:
    17 Diciembre 2007
    Mensajes:
    1,083
    Pluma de
    Escritora
    Konbanwa~

    Bien, wow excelente primer capítulo. Muy buena narración y redacción, sin embargo continúan los problemas con las tildes: "ó" "día" "Comentó" entre otras. Por otro lado también noté errores de dedos y que te faltó de nuevo la letra mayúscula para Temari.

    Todavía no me decido si hay OoC.

    Seguiste la regla de la mayúscula después de la exclamación y ahora es necesario que hagas lo mismo después del guión largo.

    Encuentro bastante interesante tu fic y me interesa mucho saber como va a terminar ese fin de semana entre ellos dos.Continualo pronto.

    Matta ne~
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Sakuro

    Sakuro Guest


    gracias la verdad lgo me decia que mo falto corregir, pero gracias por decirme:D
     
    • Me gusta Me gusta x 2

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso