Mitología Sol, Tierra y Luna

Tema en 'Otros Fanfiction' iniciado por DoctorSpring, 1 Agosto 2017.

  1.  
    DoctorSpring

    DoctorSpring Disgregrador

    Tauro
    Miembro desde:
    3 Septiembre 2016
    Mensajes:
    268
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Sol, Tierra y Luna
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Fantasía
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    577
    Esto es un mito inventado para la actividad "Agosto te desafía". Espero no equivocarme de foro(?). Que lo disfruten

    Hace mucho tiempo, antes de que la tierra nos albergara. Ya existía Sol, una hermosa bola de fuego para la vista de los seres vivos pero una egoísta para el resto del universo.

    Por culpa de la indiferencia de la doncella, Mercurio se ahogaba en calor y los demás morían de frio. Todos deseaban el día donde la señorita Sol diera su último suspiro y así todo el universo podría vivir tranquilo en su silencio eterno. Menos uno.

    Tierra se enamoró de Sol desde la primera vez que la vio, su forma de calentar el alma del universo, sus ademanes y su movimiento encantador. Sol aunque lo trataba con desdén, no le molestaba complacerle de vez en cuando, dándole su calor en la justa medida.

    El universo simplemente se quedó callado ante semejante situación y alguien decidió tomar la situación en sus manos. Una criatura que unos segundos antes era polvo corriendo por el cosmos. Se formó en una bola y se presentó al universo por la estela ardiente que dejaba a su paso.

    Este viajero, que se rumoraba, había logrado ir hasta otros universos se llamaba Luna, a pesar de su nombre que relataba belleza. Era en realidad un asesino, no recordaba los planetas que había destrozado hasta llegar al sistema solar pero nosotros podemos deducir que uno de ellos podría albergar aunque sea la más microscópica vida.

    Luna había ofrecido un trato al universo, destrozar a Sol. Había advertido que a pesar del aspecto humilde de la dama, esta se resistía mejor de lo que todos los universos pensaban. Eso no significa—explicaba la luna—que fuera impenetrable. Era optimista y suponía que un impacto directo acabaría con ella y el frio se apoderaría del universo esta vez para siempre.

    Para ese entonces, Sol empezaba a mirar a Tierra como un verdadero amigo, se alegraba cuando le contaba que se estaba formando algo en su interior gracias a su queridísimo calor. Los dos terminaron llamándole a esa cosa “vida”. A ella, aun con su carácter frio le parecía un nombre hermoso y aplaudía las ocurrencias de su amigo, que de alguna manera le había empezado a agradar más de lo que ella pensaba.

    Pero tarde o temprano, Luna habrá empezado su plan. Se acercó lentamente a donde Sol dormía en su gran excelencia y preparo un placaje, mientras tanto ella estaba en un sueño de belleza, ignorante del destino que le aguardaba. Luna se preparaba para acabar con esa molestia cuando sintió algo que lo atraía.

    Tierra se las había arreglado para extender su órbita, Luna suspiró y tomó impulso para chocar con Tierra. Para fortuna o desgracia, este aún estaba en su etapa primigenia y amortiguo el impacto, mandando al viajero a girar sobre la tierra por el resto de su vida.

    Sol bostezó y logro ver como la luna iniciaba su persecución hacia ella. Una persecución que duraría años y sigue aun en nuestros días.

    Actualmente, Luna y Sol siguen su persecución eterna. Mientras Tierra mira impotente. Él ya tiene demasiados problemas con lo que una vez llamo vida.

    Pero el universo y nosotros lo sabemos. Un día tierra no aguantara más y se sumara a la persecución, después de todo Sol no es eterna y Tierra no dejara a Sol seguir viviendo esta tortura por el resto de su vida.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso