One-shot Sin & Punishment

Tema en 'Vocaloid' iniciado por Poemy, 19 Septiembre 2014.

  1.  
    Poemy

    Poemy Farmer

    Aries
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    568
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Sin & Punishment
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Tragedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    659
    Miku era una muchacha joven, bonita y tranquila.

    Como toda chica, ella también había experimentado, había probado el sabor de los chocolates, el dulce sabor de las fresas con crema, y los pasteles, e incluso la sopa de puerro.

    Y también comenzó a experimentar el amor.

    Todas las noches le mandaba un mensaje a ese chico al que tanto quería, trataba de ser linda con él, y de pronto incluso se había vuelto sumisa.

    Todo era para él, cada cosa, cada detalle, regalo, dedicaba cada segundo hacia el chico de cabellos azules.

    Ella quería hacerlo feliz, quería hacerle sentir bien. Quería darle el amor que nunca le habían dado... que nunca se había dado a ella misma, esto la llevó a la obsesión.

    Veía sus mensajes, lo observaba a lo lejos, lo veía a través del cristal de la casa de él, lo llamaba cada hora, le envía más de cincuenta textos al día.

    El joven muchacho llamado Kaito, comenzaba a aborrecer la relación.

    ¿Por qué él ya no le respondía los mensajes, ni las llamadas?
    ¿Dónde estaba cuando lo buscaba?
    ¿Y las cartas de amor que le había entregado, tampoco se las iba a responder?

    Miku empezó a sentir dolor, como una punzada en el pecho, y sentía que ya no respiraba.

    No podía perderlo a él, a él no... No lo perdería como perdió a su hermana y a sus padres en ese trágico accidente.

    No iba a permitirlo.

    Tras mandarle innumerables canciones y mensajes, el chico tomó una decisión.

    —Miku, por favor, escúchame. Hace tiempo he estado pensado esto... pues, yo ya no siento lo mismo. Y creo que lo mejor sería que nos diéramos un... un tiempo —titubeó y se puso la mano en la cabeza, con nervios—. Perdón, Miku.

    Al borde de las lágrimas, Miku se abalanzó sobre él, estrujándolo en un abrazo.

    —¡No, por favor, no me dejes! Yo haré lo que sea... ¡He hecho de todo por ti! ¡Te amo! ¡¿No entiendes?! —en un ataque de ira comenzó a golpear al chico en el pecho, éste se espantó al ver dicha acción por parte de la chica, puesto a que ella jamás había hecho eso.

    Los meses pasaron desde que aquél incidente ocurrió, Kaito estaba horrorizado aún, la chica le había causado algunas heridas, y sentía que por su bienestar lo mejor sería alejarse de ella.

    Y ella sólo se quedaba en su habitación en completa obscuridad, encerrada bajo aquellas paredes.

    Lo odiaba por no amarla, por despreciarla, por abandonarla. Sin embargo, quería que él la amara.
    Miku quería que él le mintiera, que le hiciera creer que siempre iba a estar allí para ella, tan sólo para ella y nadie más.
    Quería tener una ilusión, no quería volver a sentirse muerta.

    Y un día tuvo una aparición en su casa, llevando en sus manos un afilado cuchillo, el chico asustado quería llamar a la policía. Pero no pudo hacerlo.

    —Miku... —susurró él temiendo lo peor.

    —¿Qué hago... lo hago? ¿Está bien? —dudó, mirando el arma que tenía en mano y reaccionando de golpe.

    ¿Cuándo había llegado ahí, cómo?
    Toda su vida había pasado tan rápido. Que ni pudo disfrutarla. Aquellas noches donde veía al cielo con Kaito, o cuando él se acostaba en su regazo y ella le cantaba una canción mientras acariciaba su cabeza.
    De esas veces cuando él la perseguía por toda su casa, cuando se divertían estando juntos.

    Miró al chico que yacía en el suelo, cubierto de un líquido rojo, y con dificultad para respirar.

    ¿Qué había hecho, por qué?

    Se acercó a él, tomándolo entre sus brazos y dándole un beso en la mejilla.

    Y así acabó Miku, internada en un reformatorio juvenil, sin saber cuando iba a salir, dejándola sola en una celda.

    Diciendo que allí acabaría su vida, se dio cuenta de que su vida había acabado el día en que perdió al chico.

    Pues aquella muchacha linda y amorosa murió allí con él.
     
    Última edición: 19 Septiembre 2014
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Chocolat

    Chocolat perfect velvet

    Leo
    Miembro desde:
    15 Mayo 2014
    Mensajes:
    253
    Pluma de
    Escritor
    Hola PandiChelseaChelaChelona-chan!

    Pues, verdaderamente me entristeció tu Fanfic, osea, ¿Miku haría eso? ¿Por qué? Pobresita, aunque tubo la culpa ._.

    No tiene ningún error, ninguna cosa sin sentido pero... ¡Qué triste! Y mira que tengo una duda más tonta de lo normal.

    Miku se suicidó? Ah pos si es eso... ;OOOOO;

    y chau! :3
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    Poemy

    Poemy Farmer

    Aries
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    568
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hola, ¡linda! :'D

    No, Miku no se suicidó, con esa frase intenté decir que haber matado a Kaito fue lo que la cambió :c pasó de ser una dulce y tierna niña a convertirse en una demente y fría criminal. Es eso uwu Es algo que intenté hacer con la canción, que Miku se sentía así al no ser amada. Y el amor le llevó a matar inconscientemente.

    Yandere (?)

    Nos leemos :'D
     
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso