Salón de actos

Tema en 'Planta baja' iniciado por Yugen, 9 Abril 2020.

Cargando...
  1.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Un lugar extenso perteneciente al club de teatro. Suele usarse para la realización de obras teatrales a cargo del club homónimo y para anuncios de índole diversa.

    Screenshot_20200409-154607~2.png

    Fuera: Pasillo
     
    • Fangirl Fangirl x 4
  2. Threadmarks: Comienzo
     
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora


    Los murmullos generalizados se acallaron entre el grupo de alumnos congregados cuando aquella figura de pequeña estatura subió a la tarima y se acercó al podio. Era una mujer mayor, entrada en años. Su cabello castaño presentaba diversas canas y sobre su nariz bailaban unos pequeños anteojos. A pesar de su aspecto frágil, en aquellos ojos grises casi cerrados, enmarcados por profundas arrugas vibraba la emoción de una adolescente.

    —Bienvenidos un año más, un curso más a nuestra prestigiosa y querida academia— empezó su discurso. Su voz era dulce pero dura, directa—. Muchos ya conocen este lugar de otros años. Otros, empiezan justo hoy. Puedo ver muchas caras nuevas, sí. Nuevos integrantes de esta gran familia nuestra.

    Llevó las manos tras la espalda.

    >>Nuestra academia está cimentada sobre una base firme de respeto, integridad y ayuda mutua. Siempre ha sido así y siempre lo será. Estos años que se les presentan ahora pasarán rápido, como las hojas florecidas del viejo cerezo, así que aprovechenlos al máximo. Estudien mucho, esfuercénse, logren y alcancen sus tan ansiados sueños. Lo que sea de su vida en el futuro depende por completo de ustedes y de lo que hagan ahora.

    Hablaba con calma, con sabiduría. Con la seguridad que solo podía dar la experiencia.

    >>Disfruten del dulce sueño de la juventud. Ya quisiera una poder recuperar esos años.

    Hubo pequeñas risitas entre los alumnos congregados. ¡Ah, la juventud! ¡Qué fácil era creerse invencible cuando se era joven! La mujer no pareció alterada en lo más mínimo. Una pequeña sonrisa se esbozó en sus labios.

    >>Dajaré el resto del discurso a la presidenta del consejo de estudiantes—añadió dando un paso a atrás—Okamiya-san, por favor.

    La siguiente en subir a la tarima fue una joven alta de largo cabello plateado y fríos ojos azules. Sus pasos presentaban seguridad, deferencia. Pisaba fuerte porque tenía total confianza en lo que hacía y en sus capacidades.

    —Gracias, directora.

    Y con pasos firmes caminó hasta el atril. Sus ojos recorrieron a los alumnos congregados, observándolos crítica. Como una leona vigilando a sus presas.

    Ni siquiera tuvo que aclarar su voz para empezar a hablar. La voz fluía del fondo de su garganta como un torrente imparable.

    —Muchos de ustedes me conocen, otros no tanto—empezó. Su tono era impostado pero extrañamente sosegado y calmo. Como si tuviese total control de la situación—. Mi nombre es Okamiya Mao, actual presidenta del consejo de estudiantes. Sin embargo, debido a ciertos inconvenientes con el cargo, presento formalmente mi dimisión aquí y ahora. A partir de hoy, el puesto de presidente y vicepresidente quedan vacantes.

    >>Todo aquel que desee presentarse al cargo, haga el favor de personarse en la sala de profesores por la tarde y hable con el prosefor Shinzo.

    Recorrió al grupo de alumnos una última vez.


    >>En el tablón de anuncios tienen sus clases asignadas. Diríjanse allí y preséntense ante sus nuevos compañeros. Eso es todo.

    Hizo una diligente y educada reverencia y se apartó del podio.

    Misión global actualizada: "Acudir al aula respectiva y presentarse ante el resto de alumnos"
     
    • Fangirl Fangirl x 5
  3.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    yukie.png

    Había asistido a la presentación en el salón de actos con el corazón golpeando de forma frenética en su pecho. Estaba nerviosa. Terriblemente nerviosa. No era especialmente fan de las grandes multitudes.

    Era un chica menuda, de corazón frágil, con un pasado tormentoso cimentado sobre burlas y bullying. Prefería evitarlas. Cualquier situación que la pusiera en evidencia. Tropezar frente a todos, que se le trabase la lengua al hablar... ay no. Temblaba solo de imaginarlo.

    En tensión había estado alisando de forma nerviosa sus trenzas, aquellas que recogían prolijas su delicado cabello verde y caían sobre sus hombros, mientras escuchaba hablar a la directora y a la presidenta.

    Su mirada de ojos aguamarina estaba en sus zapatos. En el pulcro suelo del salón donde, si no fuera por la avalancha de personas, seguramente podría ver su propio reflejo.

    —Satoko-chan...—musitó con la voz trémula y suplicante, temblando como una hoja—. ¿D-dónde estás?
     
    • Adorable Adorable x 4
  4.  
    Mori

    Mori Orientador ejemplar Orientador Bola de Nieve M.E.D.D.A DragonWoman BirdGirl BabbyRabbit Delirio navegante Mori me Morí

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    1,561
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nagi Watanabe edición hecha por Liza.png

    Watanabe se encontraba algo encorvada en el salón de actos, era una de las últimas en su fila, tenía ambas manos aferradas entre sí con un fuerza casi dañina mientras observaba de reojo sus alrededores, la voz de la directora sonaba lejana para sus oídos, apenas le prestaba atención ¿Estudiar mucho? ¿Disfrutar la juventud? Sonaba como su madre, siendo que esta era bastante más joven. Dio un suspiro pesado, no le agradaba estar ahí, un lugar nuevo sin gente que conociera, pasar días aislada en un aula de clases era un panorama al que no quería volver, pero era lo que había y un par de lagrimas no la devolverían con sus amigas, que seguramente se encontraban viviendo ya bastante lejos.

    Un poco más adelante que ella logró divisar a una chica de cabellos verdosos, uhg ¿No era eso demasiado extravagante? Aunque por los nervios que emanaba dudó si se trataría de una chica maldadosa o problemática ¿Por qué se teñía el cabello entonces? Dudaba que eso fuera natural.

    "Satoko" Así que aquella niña tenía a alguien con quien estar, Watanabe observó a su alrededor, al parecer nadie habría acudido a su silenciosa suplica aún ¿Sería que en realidad esa persona no estaba en la escuela? Meneó la cabeza despejándose, no debía entrometerse en asuntos ajenos.
     
    Última edición: 9 Abril 2020
    • Adorable Adorable x 3
    • Gracioso Gracioso x 2
  5.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    mimi.png

    Mimi tenía un sinfín de cosas mejores que hacer que asistir a una absurda y aburrida presentación de alumnos. Dios, Watari era un idiota. Debió decirle a su chófer que se quedaran en casa ese día.

    Jugueteó con un mechón de cabello rubio, desinteresada, esperando el momento preciso para salir de allí pitando. Ugh. ¿Socializar con unos vulgares pobres? No gracias. La gran Mimiko Honda era mucho mejor que todo eso.

    La orgullosa, obstinada y multimillonaria hija de un magnate de los negocios no iba a perder el tiempo con nimiedades ridículas. Juventud, divino tesoro... sí, por supuesto. ¡Pero no para estar perdiéndolo allí!

    —Dios, todos los años el mismo discurso—bufó—. No sé cómo lo aguantan.

    Ah, qué ganas tenía de tomar un té pu erh. Pero quedaban horas para el almuerzo.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Gracioso Gracioso x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  6.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Dancing Queen #TeamWarzone

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    8,515
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Satoko Shichimiya

    —Ugh, Satoko tonta, tonta, tonta...

    ¿Llegar tarde el primer día de clase? ¡Tan típico de mí! Pero jo, no quería causar una mala impresión tan pronto... ¡pero ya estaba liándola! Me había quedado dormida y papá ya se había ido a trabajar así que otra vez tenía que desayunar por el camino.

    Llegué al edificio escolar casi sin aliento, pero apenas pude pararme a recuperarlo pues tenía que llegar al salón de actos. Logré no perderme por el camino pero parecía que mi mala suerte, o torpeza, no acababa ahí.

    Nada más abrir la puerta y entrar al salón, queriendo no llamar demasiado la atención me moví con rapidez hacia la que sería mi fila pero... mis pies no estuvieron de acuerdo. Acabé tropezándome y cayendo de bruces contra el suelo.

    >>Ow... —murmuré, acariciándome la cabeza cuando logré ponerme en pie.

    Sentí las miradas de los demás sobre mí y el sonrojo no tardó en apoderarse de mi rostro. Con una risa nerviosa busqué con la mirada a Yukie, y cuando la encontré, me acerqué, a paso tranquilo.

    >>¿Qu-qué me he perdido...?
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 2
  7.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    yukie.png

    ¿Podía acaso temblar más? ¿¡Iba a partirse por la mitad si seguía temblando!? No le gustaba nada de eso. La acumulación de personas, los ruidos fuertes... nada que perturbase su frágil equilibrio y acelerase de miedo su corazón.

    Cerró los ojos con fuerza y entrelazó sus propios dedos en una súplica muda. Solo había una única persona en el mundo que pudiera darle algo de seguridad en esos momentos. Solo una.

    Entre cientos.

    "Satoko-chan, Satoko-chan, Satoko-chan..."

    Empezó a repetir como un mantra, ansiando con todas sus fuerzas verla aparecer entre esa avalancha de desconocidos. Su amistad era algo que valoraba inmensamente. No importaba qué.

    Aquella chica torpe y despistada era la única capaz de calmar el aleteo frenético de su corazón... al menos en lo que a temor se refería.

    Abrió los ojos de súbito al escuchar su voz y su rostro, así como su mirada, parecieron iluminarse con luz propia al verla.

    —¡S-Satoko-chan! ¡Te estaba buscando!—exclamó. Pero sintiendo que había alzado demasiado la voz se apresuró a cubrir sus labios con la mano, espantada—. A-ah... ¿e-estás bien? ¿te has lastimado?

    La miró con preocupación genuina en el fondo de sus ojos aguamarina, la mano hecha un puño prieto sobre el pecho. Cuidadosamente llevó su mano contraria a la cabeza de la joven y la acarició suavemente sobre las hebras castañas.

    El corazón le parecía ahora un colibrí asustado.

    Una pequeña sonrisa tímida se dibujó en sus labios mientras el rubor escalaba sus lívidas mejillas.

    Ah, no tenía remedio.

    —Ya, ya. Sana, sana~

    Ninguna de las dos lo tenía.
     
    • Adorable Adorable x 5
  8.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Pelotudos gang Toretto Tarot pals The kid with the rage Ravenous

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    1,238
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    Permanecí sencillamente de pie, con ambos brazos relajados a los lados del cuerpo y la vista fija en el escenario, mientras la directora daba su discurso de bienvenida. No había cambios, no había alteraciones destacables. Mis oídos recibían y descartaban prácticamente en simultáneo toda aquella innecesaria información, como si poseyera un sistema automático de selección.

    Cuando Okamiya-san hizo acto de presencia en el estrado de madera, justo en medio del escenario, mis sentidos se activaron un poco más; llevaba un año analizándola, después de todo. Finalmente, alcé apenas las cejas y entorné los ojos cuando nos informó de aquella situación tan particular. ¿Dejaba la presidencia del consejo? ¿A comienzo de año?

    Eso no estaba en mis planes. Debería actuar con mayor rapidez de la que había anticipado, incluso improvisar un poco. Maldición, si tan solo Ophelia hubiese aceptado mi propuesta tendría una preocupación menos de la cual encargarme. Pero ni modo; mi prima era, después de todo, una persona... peculiar. Quizás a largo plazo habría sido contraproducente su presencia en mi campaña.

    Cuando el acto de bienvenida acabó, simplemente me di la vuelta y comencé a caminar en calma hacia mi aula designada. No podía, al fin y al cabo, desatender las clases por todo el asunto de las elecciones. Ya podría encargarme de ello luego del almuerzo.
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Comentarista empedernido Hey Adora~

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    9,468
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    Aplaudió de forma inconsciente cuando la directora finalizó el discurso, acostumbrado ya al acto inicial de principio de curso. No había nada que no supiese ya sobre el reglamento, los horarios y las rutinas estudiantiles, por lo que se recreó buscando rostros conocidos entre la multitud, saludando con un gesto de su mano a los primerizos y sus miradas esquivas.

    Y hablando de primerizos nerviosos...

    —¿Cuál es la primera regla del estudiante de secundaria novato, Yule? —exclamó, entrecerrando los ojos con una mirada crítica hacia su acompañante.

    —...¿E-eh?

    El muchacho de cabello bicolor dio un respingo cuando sintió una mano sobre su hombro. Alzó la mirada, pues el albino le sacaba al menos una cabeza, y volvió a encorvarse con timidez, esperando que nadie les estuviese escuchando.

    —...Hablas demasiado fuerte, Shawn. V-vas a llamar la atención.

    Wrong~ —el muchacho separó el agarre y cruzó sus dedos, recreando una cruz frente a su rostro haciendo que Yule retrocediese ligeramente—. Esa no es la respuesta. Repito: ¿cual es la primera regla del...?

    —¡...M-Mantener la frente en alto y la mirada decidida! —llevó sus manos a la boca del mayor, intentando callarle con nerviosismo, sacándole una risa en el proceso. Yule se apartó, las mejillas sonrosadas y el ceño fruncido—. Ahora déjalo ya, ¿bien? V-vas a avergonzarme en mi primer día.

    Shawn no pudo evitar enternecerse mientras le veía desviar la mirada, temblando como una hoja. Su hermano menor (aunque eran tecnicamente hermanastros) era tan opuesto a él. Quizás era su personalidad la que hacía nacer en él su instinto paternal, a pesar de que el menor parecía odiarlo. En el fondo sabía, a juzgar por la pequeña sonrisa que asomó sus labios cuando le rodeó con un brazo, que estaba encantado de tenerle allí.

    —Bien, bien. Recuerda todas las lecciones que te he dado, y por favor —se agachó con cuidado, atando uno de los cordones del menor—, mantén tus cordones atados. No queremos más accidentes. Mamá se va a quedar sin vendas.

    Si el rostro de Yule ya estaba enrojecido, sus palabras solo ayudaron a teñirlo aún más.

    —¡...S-Solo déjame en paz! —exclamó.

    Molesto y abochornado, afianzó el agarre de su mochila y se alejó a clase a toda prisa, chocándose con más de una persona por el camino. Shawn se llevó una mano a su cabellera albina, soltando un hondo suspiro.

    Ah, qué voy a hacer contigo, hermanito.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 2
  10.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    konoee.png

    Ah, qué maravilloso era ver caras nuevas. Regresar al entorno académico, con su ambiente recto y protocolario. Con sus clases, sus alumnos avanzados y aquellos que se quedaban atrás por falta de ganas o esfuerzo. Todo el mundo podía tener una maravillosa vida académica si se lo proponía.

    Solo necesitaban fe y ganas. Un poquito de confianza en sí mismos... estaba segura de ello.

    Konoe adoraba todo eso. Era una persona disciplinada después de todo, amante de las normas, de lo correcto. Asistió al evento con atención, expectante, soltando una risita pequeña y femenina al reconocer el usual discurso de la directora.

    "Siempre el mismo, Mami-san".

    Siempre el mismo. La misma emoción y esperanza impresas en cada una de esas palabras. Las mismas ganas de siempre. Ya no era una jovencita de su edas pero la directora de la academia sin dudas actuaba como una. Tenía la misma ilusión que una. Y eso era algo que Konoe parecía admirar. Se le antojaba ciertamente entrañable.

    —Oh. Okamiya-san... ¿ha dimitido?

    Hubo cierta desilusión en sus ojos zafiro al escuchar las palabras de la presidenta. ¿Por qué? ¿Qué motivos la habían llevado a tomar una decisión tan drástica? Okamiya-san era una joven inteligente, disciplinada, que llevaba su cargo con honor y diligencia. Era... perfecta para la presidencia.

    ¿Era poco educado querer indagar en sus razones?

    Se llevó un mechón de cabello oscuro tras la oreja, cavilando en silencio.


    —Ah, quizás esto no sea muy ético pero...—murmuró, hablando consigo misma. Sus ojos tomaron un brillo decidido, lleno de determinación.

    "Lo lamento, Okamiya-san."

    Podría ser acaso... ¿la oportunidad de tomar su puesto?
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 2
  11.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Pelotudos gang Toretto Tarot pals The kid with the rage Ravenous

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    1,238
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    Mis pies me condujeron casi sin proponérmelo al lugar de reunión; tampoco era muy difícil seguir la multitud, al fin y al cabo. Hacía un día espléndido y el paso por el patio frontal me había permitido cargarme los pulmones de limpio oxígeno, inhalar el aroma de árboles y flores, y contemplar embelesada el fantástico azul que decoraba el cielo ese día. Incluso el sol se sentía particularmente placentero sobre mi piel. No me había demorado, sin embargo, y mi llegada al salón de actos fue en tiempo y forma. Una vez me detuve, le eché un vistazo al escenario y sonreí calmada, como solía hacer, aunque por dentro la emoción pareciera capaz de estallarme el pecho.

    El escenario, los reflectores, el ligero aroma a madera inundando el recinto. Allí quería estar no una, ni dos, sino cientos de veces. ¿Dije cientos? ¡Miles, quizá! ¡Todas las que hicieran falta para satisfacer mi corazón!

    Intercalé los dedos de ambas manos por delante de mi cuerpo mientras oía el discurso de la directora. ¡Ah! ¡Qué maravillosa energía desprendía! Ser capaz de vibrar de aquella forma, con (y no a pesar de) los años, era admirable. Algunas personas me habían estado observando; podía notarlo por el rabillo del ojo. No estaba comportándome extraño, en realidad. Mi compostura era digna de la más gloriosa estatua. ¿Sería mi estatura, quizá? Ciertamente destacaba por sobre la media, considerando mis quince años de vida.

    ¡Ah, nimiedades! Mi sonrisa se ensanchó apenas, casi de forma imperceptible, cuando la directora habló sobre la bendición de la juventud. Había tanta razón, tanta sabiduría y convicción en sus palabras. Qué mujer admirable. Luego, la presidenta del consejo estudiantil tomó la palabra y mi mente, junto a mis ojos, viajaron hacia Bleke. A pesar de cuán fácil parecía abstraerme de la realidad, siempre mantenía una muy elevada consciencia de mi entorno. Mi prima quería escalar hasta lo más alto de la jerarquía estudiantil, lo sabía perfectamente. Sonreí con algo más de diversión y mis ojos se entornaron tras volver hacia el escenario.

    Me preguntaba si lo lograría.

    Una vez finalizado el acto de bienvenida, me giré sobre mis talones y volví la vista hacia el costado, dispuesta a saludar a Bleke, pero ella ya estaba encaminada hacia la salida. Me encogí de hombros, restándole importancia, y la imité varios metros por detrás. Ay, querida prima. Espero que tu brillante cerebro no acabe por devorar tu mente.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
  12.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Comentarista empedernido Hey Adora~

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    9,468
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    Los pasos de Rachel, encaminados hacia la salida una vez dio por finalizado el evento, se vieron interrumpidos por un joven de alta estatura que hizo que chocase contra él con suavidad. Tan atenta como estaba al papel que tenía entre sus manos, clavó sus orbes de un profundo azul en su senpai. La curiosidad brillaba en su mirada.

    —Tú eres una alumna de nuevo ingreso, ¿no es así? —pareció adivinar con tan solo un vistazo. La expresión de la joven se suavizó en una pequeña sonrisa culpable. El muchacho suspiró con notorio cansancio; no parecía la primera ni la última vez que haría eso—. Esa no es tu clase, chica.

    —¿No es mi clase?

    La voz de Rachel, delicada como todo su ser, pareció sorprenderle. Sonaba calma y genuina, con una inocencia que rayaba lo ilógico. ¿Cómo demonios no se estaba dando cuenta? El alumno carraspeó, tomando con permiso el papel entre sus manos para darle la vuelta entre sus dedos.

    La rubia ladeó la cabeza.

    —¿Ves? Tú eres de primero, así que tienes que dirigirte por el pasillo contrario, a la 1-1 —ante la sorpresa en su rostro, agregó—. Estabas siguiendo la 2-1.

    Rachel no pudo evitar sentir sus mejillas enrojecer ligeramente, tiñendo su blanca tez en el acto. Sus finas facciones, similares a las de una muñeca, parecieron contrariarse por unos instantes. ¿Su primer día y ya estaba a punto de perderse?

    No tenía remedio.

    —Ya veo... Gracias por la aclaración, senpai —se llevó un mechón de cabello dorado tras la oreja en un ademán tímido, recuperando con cuidado el papel. Como si el solo hecho de rozar sus manos le pusiese nerviosa. Lo revisó con atención, y alzó la mirada una vez más, señalando la salida contraria—. Entonces... seguiré por allí. Que tenga un buen día~.

    Y con una genuina y cálida sonrisa, inclinando ligeramente su cabeza, se alejó de allí. Tendría que darse prisa si no quería ser la última en presentarse. Lo cierto es que se encontraba algo nerviosa por ello. El muchacho la siguió con la mirada, sin comprender lo que pasaba por su cabeza.

    Demonios, ¿de dónde había salido esa chica?
     
    • Adorable Adorable x 5
  13.  
    Gigi Blanche

    Gigi Blanche r e l o a d a b l e Pelotudos gang Toretto Tarot pals The kid with the rage Ravenous

    Piscis
    Miembro desde:
    1 Abril 2019
    Mensajes:
    1,238
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]

    —¡Aaaah, al fin! —exclamé en medio del patio, alzando los brazos en el aire—. ¡Último año!

    Parecía un vitoreo, pero en realidad estaba desperezándome. Joder, qué sueño tenía. Arrastré los pies hasta el salón de actos, pues ya me sabía el camino de memoria, y me quedé donde debía ligeramente encorvado. Luego de taparme la boca al bostezar, guardé ambas manos en los bolsillos de mi pantalón y eché un vistazo alrededor. No encontraba aún caras conocidas.

    El discurso fue aburrido y predecible, como todos los años, y los anuncios parroquiales de Okamiya menos podían importarme. Sólo quería salir de allí para tirarme en mi asiento y rezar por revivir antes de comenzar el día. Paseé mi mirada por el lugar una vez más y fruncí el ceño. Mierda, ¿por qué no encontraba a nadie conocido? ¿Era acaso una maldición por haber salido ayer a beber? Ahora que Matty se había graduado, ¿así serían las cosas? No me las daba exactamente de tipo supersticioso, pero comenzaría a usar mis calcetines de pandas más seguido si era necesario para sobrevivir al año escolar.

    De repente lo recordé. Ah, el club. ¿Nos reuniríamos esa tarde? ¿O las actividades arrancaban la semana entrante? Hmm, creo que teníamos... ¿pocos miembros? ¿Tendríamos que reclutar? Fruncí un poco la nariz ante la idea y ladeé la cabeza, suspirando.

    Qué pereza.


    Aunque tal vez, sólo tal vez, la fortuna me sonreía y este año se incorporaba alguna chica. Estatura promedio, de preferencia. Con cabello largo y sonrisa amplia. Bueno, y si usaba pantimedias... no iba a quejarme. Sonreí ante mis pensamientos y me encogí de hombros, reconsiderando mi postura ante el reclutamiento de nuevos miembros.

    Quizá podría esforzarme un poco.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  14.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Dancing Queen #TeamWarzone

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    8,515
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Alisha Welsh

    Bostecé cuando el discurso de la directora pareció acabar. Osea, sí, sí, muy buena tipa y todo, eso de aprovechar la juventud estaba bien... ¡pero Dios que sueño! De verdad que no me gustaba nada eso de madrugar, ¡era tan innecesario!

    Tuve que recuperar la compostura cuando la presidenta del consejo se acercó al micrófono. Huh, no me daba miedo pero a lo largo de dos años habíamos tenido más de un roce por... "incumplimiento del vestuario y demás comportamientos de vandalismo".

    Cómo sea...

    —¡Oh, hey! —exclamé con alegría cuando el discurso acabó, echando mi brazo por encima de los hombros de Konoe—. ¿Te vas a presentar a ser presidenta, pillina~? ¡Mira como te brillan los ojitos, miss Konoe!

    Reí después, siendo quizás demasiado escandalosa... ¡pero ya me conocían, ¿importaba acaso?!

    * * *
    Satoko Shichimiya

    Moví la mano para quitarle importancia cuando escuché su pregunta, sonriendo levemente. Sentí que mis rostro volvía a recuperar el color normal y los nervios poco a poco iban desapareciendo, así como la vergüenza.

    Al fin y al cabo, no era la primera vez que me pasaba todo eso...

    —¡Estoy bien, no te preocupes! —exclamé, con energías renovadas, tras recibir sus caricias en la cabeza—. Ugh, me he vuelto a quedar dormida, ¿sabes? ¡A papá siempre le doy pena y me deja dormir de más, tendré que regañarle cuando vuelva a casa!

    Suspiré después de aquellas palabras para después sonreír levemente, rascándome la mejilla con el dedo índice.

    >>Entonces... ¿tenemos que irnos ya o algo? Estoy un poco perdida~
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
  15.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    aika.png

    Woah. La directora tiene que tener como... doscientos años ¿no? Hey Mii-chan, ¿no te parece que es una especie de fantasma que siempre está igual?

    ¿Mii-chan? ¿Pero es que aquellas alturas no sabía que odiaba ese maldito apodo con la pasión de mil soles?

    Mimiko Honda la fulminó con la mirada desde su asiento. Cómo alguien tan abierta y relajada como Aika Izumi podía haber acabado siendo amiga de alguien como Mimiko Honda era un auténtico misterio.

    Pero allí estaban. Y extrañamente, la chica tonta y enérgica y la chica malhumorada y orgullosa se soportaban... porque no era adecuado decir que se llevaban bien cuando ni siquiera era recíproco. Ciertamente... le recordaba a alguien similar.

    Un chico torpe de ojos dorados.

    —¿Acaso eres estúpida? No espera, ni siquiera respondas eso—le espetó y cruzando los brazos se apresuró a apartar la mirada con dignidad—. Los fantasmas no existen. Además, si te oyera seguro te enviaba de nuevo a limpiar la piscina. ¿Recuerdas que buen verano fue ese?

    Aika cruzó los brazos tras la cabeza. Cerró los ojos y un suspiro de circunstancias le estremeció el pecho. Ah sí, qué horror.


    —Brr, ni me lo recuerdes. Fue el peor año de mi vida.

    Mimi pareció haber dejado de prestarle atención. En aquellos momentos había sacado el móvil de su bolso y parecía estar buscando ponerse en contacto con alguien.

    Aika apoyó las manos en el respaldo de su silla y se acercó con curiosidad inclinándose sobre su hombro. La tensión y la evidente molestia en la otra no pareció importarle. No pudo evitar la sonrisilla divertida que se dibujó en sus labios al leer el nombre del receptor de su mensaje.

    —Ah, hermana mía~—casi ronroneó—. No te rindes ¿eh?

    Mimi frunció el ceño y tecleó con celeridad.

    —No sé de que me hablas.

    ¿Hermana mía? Venga ya, si no se parecían ni en la esclera de los ojos.

    No le dio tiempo a replicar. De súbito se incorporó de la silla.

    —Me voy.

    Aika pareció sorprendida.

    —¿Ya te respondió tu novia?—inquirió—. ¡Woah!

    El pálido rostro de Mimi rivalizó con un tomate maduro. Fue un visto y no visto, un chasquido de dedos. En cuestión de segundos incluso sus orejas estaban encendidas de la vergüenza y la indignación.

    —¡N-n-n-o es mi novia, imbécil!—le espetó tensa como un elástico. Su dedo índice tembloroso y acusador la señaló—. ¡S-somos amigas! ¡Buenas amigas! ¡Nada más! Lo que no sois tú y ese vacío cerebro tuyo. Haz las paces con él, por dios.

    Chasqueó la lengua y a grandes zancadas se apresuró a abandonar el salón. Aika ladeó la cabeza completamente confundida. Agh, esa chica rica era tan rara. ¿Eran raras todas las chicas ricas? ¿O Mimi era rara porque sí y ya?

    Se sobó la nuca con una sonrisilla traviesa. Dentro de su ser, la torpe Aika Izumi ronroneaba como una gatita satisfecha.

    —¡Salúdala de mi parte, Mii-chan!

    —¡Que no me llames Mii-chan!

    ***

    konoee.png

    —¡Ah!—fue imposible contenerlo. Cuando sintió el brazo de aquella joven sobre su hombro su corazón dio un brusco salto en su pecho. Que chica tan repentina—. Oh, Alisha-san... no me des esos sustos, soy de corazón asustadizo.

    Contuvo un suspiro profundo luchando por calmar sus ánimos, su temor, y entonces el alivio fue demostrado y expulsado en forma de una pequeña risita.

    —Pero estás en lo cierto—convino—. Sabes... que llevo muchísimo tiempo aspirando a la presidencia. Que admiro a Okamiya-san y que... ah, ¿no crees que me estoy apresurando?

    Inquirió. Sus ojos azules se clavaron en los suyos por primera vez ese día, buscando en la mirada de la otra joven la respuesta a aquellas cuestiones. A pesar de que Okamiya-san había dejado el puesto... no lo sentía del todo correcto. Se sentía como si tratara de usurpar su cargo. Como si hubiera estado agazapada, acechándola, esperando justo ese momento.

    Suspiró nuevamente.

    —Estas cuestiones no me van a dejar dormir...—declaró con cierta resignación—. En cualquier caso, Alisha-san, deberíamos dirigirnos al aula. ¿Sabes ya cual es tu salón?—su mirada se iluminó— ¡Oh! ¿Estaremos juntas acaso?

    Respondo a Satoko en el siguiente post y de paso ya meto a Hiro :D (?)
     
    • Adorable Adorable x 4
    • Fangirl Fangirl x 1
  16.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Dancing Queen #TeamWarzone

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    8,515
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Emily Hodges

    No pude evitar mirar con entusiasmo a mi alrededor cuando los discursos acabaron. ¡Que emoción, otro año escolar! Y ahora ya no era una novata, ¡claro que no! ¡Ya estaba en segundo, era toda una estudiante mayor!

    ¡Incluso era senpai para algunos! Mis ojos brillaron al pensar aquello.

    —¡Ah, Kashya! —exclamé, dirigiendo mi mirada hacia la chica que había a mi lado—. ¿No estás emocionada?

    La peliblanca me miró con una rostro impasible antes de asentir con la cabeza, de forma rápida y casi seca. Reí levemente, cogiendo su mano entre las mías. Kashya era mi vecina desde siempre y éramos amigas de la infancia, ¡la conocía perfectamente!

    >>¿Estamos en la misma clase este año? —su respuesta aquella vez fue una negación con la cabeza también—. Own~ Que pena... ¡Pero vendremos y volveremos a casa juntas, ¿verdad?! Ah, ah, espero compartir clase con Liza o Mimi... ¡aunque espero hacer amigos este año también!

    Y con aquella ilusión que parecía no perder nunca, tiré de la silenciosa chica para dirigirnos a la salida del salón y alcanzar las aulas. Ella no pareció molestarse pues en silencio, como siempre, me siguió.

    Hey, ya sabía interpretar sus silencios. Podía estar obligándola a seguirme, ¡pero su silencio era de no molestia, lo sabía!
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Adorable Adorable x 2
  17.  
    Yugen

    Yugen Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    2,716
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    yukie.png

    No pudo evitar una tímida risita.

    —Sí, Satoko-chan—convino con suavidad—. Tenemos que irnos al aula.

    Miró su mano de reojo y la idea fugaz de tomarla con la suya cruzó repentinamente por su mente. ¡A-ah! ¿En qué estaba pensando ahora? Sacudió la cabeza como si tratase de sacudir también sus pensamientos impropios. El corazón le dio un salto vertiginoso en el pecho.

    "C-cálmate Inuoe-chan. Respira, respira... uno... dos... tres..."

    Se mordió ligeramente el labio inferior, nerviosa. Pero su mirada fue incapaz de enfocar la suya, jugando de forma nerviosa con sus dedos.

    —¿V-vamos?

    ***

    hiro.png

    Joder. Menudo aburrimiento. Menudo sueño, también. Se llevó las manos a los bolsillos del pantalón del uniforme, apoyado como estaba contra la pared junto a la puerta del salón de actos.

    Le dolía la cabeza después del discursito de todos los años. Le martilleaban las puñeteras sienes. Siempre era el mismo, siempre la misma mierda de amiguismos y familia. Jamás consideraría familia nada relacionado con el ámbito académico. ¿Profesores? Nah. ¿Alumnos?

    ...

    Tal vez.

    Dejó caer la cabeza contra la pared a su espalda, con pesadez.

    —Agh.

    Gruñó. Qué ganas tenía de largarse a casa.
     
    • Adorable Adorable x 3
    • Fangirl Fangirl x 1
  18.  
    Yáahl

    Yáahl Equipo administrativo Beta-reader Comentarista empedernido Game Master Editor Gráfico This is a dark song, real dark Toretto C.A.O.S Kami-sama BLACKOUT d i z z y MASOQUIST Tarot Bitch Tarot pals ¡Yeah, Yáahl!

    Leo
    Miembro desde:
    27 Agosto 2011
    Mensajes:
    2,813
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]


    Ah, el discurso de la directora tenía la misma energía que el del año pasado y no iba negar que, aunque no lo demostrara, la animaba a dedicarle todo su esfuerzo al nuevo año escolar.
    Pasó el peso del cuerpo de un pie al otro varias veces, ansiosa por poder salir de allí, esa multitud no era demasiado agradable, había que admitirlo.

    Cuando por fin los dejaron libres, bueno, libres para ir a sus clases soltó un suspiro de alivio y casi corrió a la salida del salón de actos, para inhalar aire con fuerza. Al salir, reconoció una cabellera bicolor. Negro y rojo.

    —Akaisa-senpai~ —canturreó mientras se acercaba a ella y pudo escucharla bufar. Tenue, pero detectable, notó el olor a humo que rodeaba a la mayor—. ¿Te ha gustado el discurso?

    —Esa vieja siempre dice lo mismo, hubiera preferido quedarme durmiendo —soltó de mala gana Katrina, sin siquiera mirarla—. De todas formas, ¿no tienes más personas a las que molestar, Kurosawa?

    La chica de ojos naranja negó con la cabeza, sonriendo, como si disfrutara de ser una molestia para su senpai, aunque lo cierto es que con la mirada había estado buscando a Watanabe.

    —Pero no lo hiciste, ¿cierto? —respondió sin dejar de sonreír. La mayor volvió a bufar—. Te haces la dura pero sigues siendo buena estudiante, idiota.

    Esta vez Akaisa frunció el ceño y Shiori contuvo una risa. Era como estar viendo una versión pequeña del cachorro tonto, pero esta gruñía más de lo que mordía. Hablando del cachorro, ¿dónde estaría?

    —En fin, me largo a mi clase. —Katrina empezó a alejarse, con las manos unidas tras su cabeza—. Hasta luego, Kurobaka.

    Shiori se despidió de ella agitando la mano, a pesar de que no la estaba mirando y soltó un pesado suspiro. Qué ganas tenía de ver a sus amigos antes de entrar a clase.
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Adorable Adorable x 1
  19.  
    Liza White

    Liza White Equipo administrativo Comentarista empedernido Hey Adora~

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    9,468
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]


    Un cosquilleo recorrió mi pecho a medida que el discurso avanzaba en el tiempo. La mirada posada en la tarima con un dejo de intensidad, admiración. Impaciencia, tal vez. No importaba cuán repetitivo resultase, no importaba si era sacado del mismo guión empleado en cada uno de los cursos anteriores. Era sentido, lo notaba. Sus palabras eran un reflejo de aquello que habitaba en su alma y sabía transmitirlo de una forma magistral. Lograba calar en mí y recordarme a viva voz que el camino que estaba escogiendo era el correcto. Dispersaba todas mis dudas como volutas de humo, desvaneciéndose sin dejar rastro.

    No había año que, tras la tierna despedida de la directora ovacionada por los estudiantes, no volviese en mí para notar que una sonrisa asomaba en mis labios.

    No era ningún secreto que amaba la vida académica. Que los profesores, los alumnos, incluso el personal de servicio eran considerados como parte de mi familia. La vivía con intensidad, buscaba nutrirme de todo lo que podía ofrecerme, y procuraba sacar tiempo de donde no tenía para apuntarme en todo lo que tuviese a mi alcance. Tampoco podía negarme a brindarle ayuda a aquellos que necesitasen de un empujón en las clases, incluso cuando ello significaba prescindir de alguna de mis clases extraescolares. No era extraño recibir preguntas acerca de cómo lograba compaginarlo todo con los estudios y aún así mis calificaciones eran buenas. A pesar de la insistencia en la pregunta, mi respuesta siempre era la misma: "cuando algo se realiza con el corazón, el tiempo no tiene cabida".

    La dimisión de Okamiya, como era de esperar, me tomó por sorpresa. Había sido un ejemplo de dedicación y diligencia para mí durante el tiempo que permanecí en la institución, y saber que ya no podría aprender de ella me dejó algo desolada. No obstante, una idea fugaz rozó mi mente como un rayo.

    "¿Por qué no intentarlo?"

    Me volví hacia el rubio que se encontraba a mi lado, rumiando aquella idea aún. Vivir cerca de Nikolah y ser amigos desde la infancia tenía sus ventajas, porque de un solo vistazo a mi alrededor veía imposible localizar a mis amigos, al menos, hasta que finalizase el periodo lectivo.

    —¿Listo, Niko? —llamé su atención, notando que, como era usual en él, llevaba un par de botones del gakuran desabrochados. Me coloqué de puntillas, debido a la diferencia evidente de alturas, y tras soltar un "no tienes remedio" con la agilidad y eficiencia de una madre le ajusté la prenda. Durante unos segundos dudé, pero pronto alcé la mirada, clavando mis orbes azules en los de él—. Oye, estaba pensando...

    >>¿Qué tan descabellado sería si intentase aplicar para el consejo estudiantil?
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Fangirl Fangirl x 2
  20.  
    Mori

    Mori Orientador ejemplar Orientador Bola de Nieve M.E.D.D.A DragonWoman BirdGirl BabbyRabbit Delirio navegante Mori me Morí

    Tauro
    Miembro desde:
    20 Julio 2015
    Mensajes:
    1,561
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nagi Watanabe edición hecha por Liza.png

    Nagi vio de reojo a quién parecía ser la tal Satoko caía de cara al piso.

    —Ouch —exclamó Nagi en un susurro mientras entrecerraba su ojo, comí si fuera ella quien hubiera recibido el dolor. Quedó fijándose un rato en las chicas, ambas parecían llevarse muy bien y la de de peculiar cabello se veía más tranquila, eso era bueno, supuso.

    Cuando la chica que era del consejo estudiantil terminó de hablar Watanabe dió una última mirada a todo su alrededor, curioso de que el lugar fuera tan grande ¿Harían varias actividades ahí? Supuso que lo sabría en algún momento.

    Estaba apunto de irse a su aula cuando a lo lejos divisó a una característica chica de ojos ámbar oscuro, mechón azul y presencia casi angelical... Por lo menos para ella. Quedó boquiabierta.

    —¡Cierto! —dijo suavemente mientras su mano empuñada caía verticalmente sobre la otra ¡Ahora iba en la misma escuela que Kurosawa-senpai! Había olvidado que su madre lo menciono esa mañana, pero ¿Qué culpa tenía Watanabe de no recordarlo? A esas horas había tenido con suerte tres neuronas funcionando, aparte, se había vuelto una grata sorpresa.

    Apretó sus labios con cierto nerviosismo ¿Estaría bien ir a saludar? Es verdad que estuvieron juntas bastante tiempo en verano, pero más por compromiso que otra cosa, o así pensaba Nagi que se sentía Shiori respecto a ella, no es que se tuviera mucha confianza que digamos.

    Suspiró, había decidido ir, independiente de si la chica estaría igual de alegre que ella al verla, no saludarla era claro signo de una falta de respeto, si, definitivamente la cortesía era una buena excusa para acercarse.

    Decidió ir cuando se marchara con quién sea que hablara, uhg, esa chica tenía pintas demasiado rudas, un escalofrío le recorrió la espalda. Al estar ya detrás de su senpai le tironeó el chaleco con el que siempre solía andar.

    —Ho-hola, Senpai —. Miraba el piso, a pesar de haber ido con algo de determinación los nervios la invadieron al último momento.
     
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso