Explícito Rumores [Cytus II | Joe x Xenon] [One-shot]

Tema en 'Fanfics sobre Videojuegos y Visual Novels' iniciado por Amane, 23 Enero 2019.

  1.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico de Oro The Ultimate Strategist Queen ♡

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    4,171
    Puntos en trofeos:
    626
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Rumores [Cytus II | Joe x Xenon] [One-shot]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1178
    Título: Rumores.
    Fandom: Cytus II
    Palabras: 1055
    Personajes: Xenon [Simon Jackson], Joe Miller.
    Summary: "Solo había hecho lo que su corazón le había dictado, al fin y al cabo, solo quería ver a Simon feliz."
    Advertencias: Material chico x chico, si no te gusta no lo leas~

    N/A: Wow mi primer explícito publicado y va a ser un yaoi de estos dos estúpidos, bien, ¿no? En fin, esto lo escribí hace un tiempo por el hype de la actualización 2.0 y se lo pasé a mi bestie y pues dije, why not subirlo, tampoco me salió tan mal ¿no? Era momento de estrenarse en esto (?)

    “¿Están Cherry y Neko, cantante y streamer, siendo víctimas de un embaucador?”

    “Xenon jugando a doble banda, ¿acaso no siente vergüenza?”

    “Varias fuentes confirman haber visto al chico quedando con ambas chicas el mismo día, sin ninguna clase de pudor… ¿hasta dónde llegará su lujuria?”

    Simon suspiró, agotado, sin poder dejar de bajar las noticias y ver aquellos titulares tan horribles. Odiaba la prensa sensacionalista… ¿cómo podía existir gente que durmiese bien después de mentir delante de miles de personas? Era algo que no podía entender.

    Y lo peor… lo peor era que ellas se habían visto envueltas en todo aquel caos. Ellas, que no tenían culpa de nada, que eran dos personas importantes para él y que tenían que soportar aquello.

    Se llevó las manos a la sien, intentando calmarse. Aquello le estaba afectando más de lo que debería, lo sabía…

    Sintió, repentinamente, unos brazos rodeándole por el cuello. No se asustó, pues sabía quién era.

    La persona se quedó mirando la pantalla del ordenador, leyendo lo que anteriormente el rubio había estado viendo.

    —Simon… —susurró, con voz preocupada—. Deberías dejar de torturarte leyendo estas gilipolleces.

    —Lo sé, créeme que lo sé —respondió, dejando hacia atrás la cabeza para así apoyarse en los hombros del otro—. Pero me ponen enfermo… Joe, no sabes cómo es sentir que te están observando todo el rato, esperando que des un paso en falso para acusarte de lo que sea…

    El moreno movió una de sus manos hasta el ratón, usando este para cerrar el navegador web y posteriormente cerrar el ordenador por completo.

    —No les hagas caso, tú sabes que están mintiendo, eso es suficiente… —siguió hablando Joe, en voz baja, íntima, mientras empezaba a besar el cuello del mayor con suavidad.

    —Neko es como mi hermana pequeña…

    —Lo sé…

    —Y Cherry…

    —Lo sé…

    Ambos se quedaron en silencio, peque Joe no dejó en ningún momento de repartir besos por el cuello de Simon. El rubio comenzó a jadear, sintiendo como empezaba poco a poco a excitarse por culpa de aquellos toques.

    No importaba como, Joe siempre conseguía excitarlo, usando el método que usase. Simon era débil por él.

    >>Necesitas relajarte, Simon… deja que te ayude con eso... —murmuró, en su oído, haciendo que su piel se erizase.

    —Mh-hm —fue el único ruido que Simon logró enunciar, extasiado.

    Joe sonrió de forma ladina, satisfecho. Se incorporó entonces y movió la silla en la que el otro estaba sentado, dándole la vuelta y obligándolo a estar cara a cara.

    Joe se aseguró de que Simon abriera los ojos. Quería que lo mirase, quería sentir como sus ojos estaban fijos en él, como todo su ser se concentraba por completo en él y solo en él.

    Primero besó sus labios, los besó con intensidad. Fue un beso largo, húmedo, que los dejó sin respiración cuando se separaron. Sus ojos se encontraron en una chispeante unión.

    La temperatura de la habitación rápidamente subió, y ambos jadeaban cada vez con más fuerza, dejando ver los efectos de dicho calor.

    Joe comenzó a agacharse, hasta quedarse finalmente de rodillas en el suelo. En ningún momento dejó de mirar a Simon a los ojos, y Simon en ninguno momento se vio capaz de apartar la misma. Esos ojos morados le resultaban hechizantes, cautivadores, hipnóticos.

    Amabas esos ojos.

    Joe comenzó a desabrochar los pantalones del rubio, dejando así ver con más claridad la erección que estaba teniendo.

    Sonrió de lado, satisfecho por saber que esa reacción había sido gracias a él. Únicamente a él.

    No tardó en deshacerse también de la presión que ejercía su ropa interior, dejando ver su erecto miembro en total libertad.

    La mirada de Simon era… dura, rezumaba superioridad. Él tenía aquella terrible erección por causa de Joe, y sin embargo era él que no mostraba necesidad. Se encontraba sentado, mirando desde arriba a un Joe de rodillas, dispuesto a hacer todo lo que le pidiese, y él lo sabía, sabía que tenía ese poder a pesar de todo.

    Y Joe supo, sin necesidad de palabras, solo con su mirada, que podía y tenía que hacer.

    Cogió el erecto miembro de Simon con una mano, relamiéndose los labios antes de acercar los mismos a la glande. Comenzó a lamer la misma con su lengua, jugando, divirtiéndose un momento.

    Observó cómo Simon entrecerraba los ojos, víctima del placer que empezaba a recorrer su cuerpo. Y aquello a Joe le divertía. Saber que, aunque fuese Simon el que parecía que tenía el control, en ese mismo instante era Joe el que controlaba las emociones de su novio.

    Con su pulgar, apretó la glande en cuanto separó su lengua. Sonriente al escuchar el gruñido que Simon dejó escapar, un gruñido gutural lleno de placer.

    Sintió poco después como el rubio enredó sus dedos en la cabellera del moreno, y supo qué debía hacer.

    Mostrando ya cierta experiencia en la acción, introdujo el miembro de Simon en su boca por completo. Comenzó a mover la cabeza a un ritmo acompasado, lento en un principio pero poco a poco aumentando el mismo. Se dejó guiar por los jadeos y gemidos del menor que empezaban a hacer eco en la habitación, así como por los dedos que apretaban cada vez con más fuerza su pelo, tironeando de él al intentar mantener el movimiento frenético de su cabeza.

    —J-Joe…

    Rara era la vez que Simon mostraba su lado más débil, pero siempre que lo hacía era delante de Joe. Gemir su nombre en éxtasis era, por supuesto, algo que solo el camarero escucharía.

    La intensidad del momento hizo a Simon correrse en relativo poco tiempo, dejando escapar un largo gemido al alcanzar el clímax, apretando aun con más fuerza los mechones de su amante. Fue tal la sensación que dejó su cabeza caer hacia atrás, sobrecogido.

    Cuando Joe finalmente se separó, miró a Simon con una sonrisa… tierna.

    Cuando Simon volvió a fijar su mirada en él, también le sonrió. Esas sonrisas que solo Joe podía disfrutar y atesorar, esas brillantes sonrisas que hacían ver al chico aún más atractivo.

    —Gracias…

    Habló con voz grave, rasposa, consecuencia del orgasmo. Solo Joe sabía cómo hacer que olvidase sus problemas.

    El chico negó con la cabeza.

    Solo había hecho lo que su corazón le había dictado, al fin y al cabo, solo quería ver a Simon feliz.
     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Ganador Ganador x 1
  2.  
    Leviatán

    Leviatán Usuario popular

    Acuario
    Miembro desde:
    1 Abril 2011
    Mensajes:
    675
    Puntos en trofeos:
    341
    Pluma de

    Inventory:

    No conozco el fandom pero me encantó como llega a ser tan excitante tu escrito para después ser tierno. La relación de los dos chicos que describes es exactamente eso, una conexión profunda de sus sentimientos y sus cuerpos.

    Buenísimo en todos aspectos, disfruté la lectura. Ojalá pronto lea algo más de este estilo.
     
    • Fangirl Fangirl x 2
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso