One-shot Por tu sonrisa

Tema en 'Fanfics Terminados de Naruto' iniciado por Luix, 2 Noviembre 2019.

  1.  
    Luix

    Luix Orientador Voix fantomatique ♪

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    950
    Puntos en trofeos:
    287
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Por tu sonrisa
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Comedia Romántica
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    2914
    Actividad: Retos shinobis (Día 1)
    Personaje: Naruto
    Mundo: Ninja
    C. De Palabras: 3052
    Aclaraciones: NaruHina.
    Me esmere Pire (?)
    Por tu sonrisa
    Dejo la banda en la mesada, revisando sus cajones para saber que diablos se pondría, rememorando la vibra amenazadora de Tsunade cuando intento negarse a participar, obligando a todos los postulantes a usar "vestimenta casual". Abrió un cajón, tomando una camisa blanca de mangas corta con un dibujo en rojo, y unos pantalones cortos de un color negro. Se puso los zapatos negros que habitualmente usaba, comenzando una caminata suave y tediosa hasta el punto de encuentro que había dictado la quinta.

    Paseo unos minutos, cuestionando que la idea planteada por alguna razón parecía... ridícula. Pero esa clase de ideas ya le eran de esperarse después de todo el tiempo que llevaba conociéndola.

    —Aquí haremos la subasta— oyó, reconociendo a Tsunade. Le estaba indicando a Yamato como quería que hiciera una plataforma de madera, este realizó la acción, usando su justu para crear automáticamente un escenario. Al delatar la presencia de Naruto, la quinta abrió la mano para realizar un saludo. —Naruto, que bueno verte por aquí, los demás están a punto de llegar, deberán ponerse aquí.

    —Esto es aburrido-dattebayo— impuso quejumbroso.

    Ella se aproximó, presionando su hombro con fuerza, dejando al rubio de cuclillas, temblando del pavor. —Esto es por la aldea, te guste o no, lo vas a hacer como todos los demás. ¿Algún problema con eso?

    — ¡P-Para nada, Tsunade-Obachan!— vociferó sacudiendo las manos, alejándose de ella antes de recibir alguna paliza. Aún estaba en contra, pero sabía que la Hokage no le dejaría en paz por ningún motivo si llegaba a fallar.

    Sin darse cuenta, la rifa había dado comienzo, ella los presentó, uno por uno antes de dar las aclaraciones necesarias. — ¡Por cada quien pagarán en Ryo! ¡Quién ofrezca más es quien se lo llevará por todo un día! ¡Vamos por Naruto!

    Naruto suspiró pesado, esto era un "fastidio" según Shikamaru, en lo cual por primera vez sentía que estaba de acuerdo. Preferiría estar entrenando, o en su defecto en casa, con un delicioso ramen entre sus manos. Miró a todas las personas, era sorprendente que un plan tan extraño estuviera funcionando tan bien.

    — ¡300.000 ryos!

    — ¡600.000 ryos!

    — ¡1.000.000 ryos!— exclamaron una tras otra. Las chicas que lograba distinguir entre esas multitud, ninguna era alguien que el pudiera reconocer, busco con la vista un buen rato, tomando con Hinata entre tantas personas. Sonrió casi instantáneamente, saludándola, mientras ella respondía nerviosa, igualando sus acciones. Naruto la observó un buen tiempo, al parecer también estaba ofreciendo apuestas, pero por algún motivo no lograba escucharla, la de ojos nivea notó la observación, esforzándose al máximo para no desmayarse y poder ganar. Las ofertas iban en aumento, Naruto empezaba a impacientarse, deseando llegar a casa al pensar en pasar un día como una extraña.

    — ¡100.000.000 ryos! — reconoció esa voz al instante, todas quedaron en silencio, mirando a la portadora.

    Tsunade sonrió plácidamente. — ¡Eso es todo! ¡Naruto es vendido a Hinata por 100.000.000 ryos! ¡Acércate a la ganadora para poner horario!

    Él se bajo del escenario, ella titubeó, poniéndose como un tomate automáticamente al verle esa sonrisa. —Me has salvado de estar con una extraña-dattebayo, ¿A que hora quieres que comencemos? Uh... ¿La cita?

    —Y-Yo... c-cita... con Naruto-kun... este... ¿Q-Que tal a las o-ocho de mañana? I-Ire a buscarte— susurró cubriendo un cuarto de su rostro.

    Naruto observó inquisitivo, torciendo su labio y achicando los ojos, consecutivamente le regaló una grata risa de afirmación, el corazón de la Hyuga parecía que iba a detenerse de la emoción que sentía en este momento, el dúo tomo la decisión de despedirse, con la promesa de verse mañana. La de fanales malva volvió a su residencia, contenta, deslumbrando su contagiosa felicidad. Se topo con su hermana menor en el camino, quien supo al instante que seguramente había ganado en la subasta. Inmediatamente se adentro a su habitación con ella, por poco empujándola. Decidió ayudarla a elegir una vestimenta, por lo que tenía entendido, debían estar casuales si se trataba de una cita. Muchas de sus prendas eran repuestos de su traje de misión, entre ellos encontró un vestido, indicándole a Hinata que debía de ponérselo.

    Aunque no estaba segura de la elección de su hermana, ya era demasiado tarde, por la mitad de la noche los nervios no la habían dejado descansar bien, ahora se encontraba tocando la puerta del apartamento del chico que tanta dificultad le habían causado a su sueño nocturno. Unos segundos después él abría la puerta de un bostezo, en calzones, pasando su mano izquierda por el cuello.

    Inmediatamente viró su cuerpo entro. —N-Naruto-kun buenos d-días

    —Buenos días Hinata... ¿Qué haces aquí? — indagó somnoliento.

    —A-Aquí, pero, estoy porque g-gane la subasta, ¿No lo recuerdas?

    — ¡Eso! ¡Diablos! Olvide completamente que vendrías temprano-dattebayo— expuso volviendo a retornar dentro, recordando las amenazas de Tsunade, se colocó uno de sus pantalones largos anaranjados y una remera de un tono verdoso. Al salir nuevamente, notó la vestimenta de su compañía, llevaba un cheongsan de un tono lila, con detalles en blanco y su símbolo marcado en ambos hombros. Por un momento se sintió abrumado, quizás el se veía demasiado casual a comparación.

    — ¿Sucede algo Naruto-kun?

    —No, nada. Estaba pensando que nunca te había visto así vestida-dattebayo

    —H-Hanabi eligió... q-quizá no debi...

    — ¡Que dices! ¡No me refería a eso Hinata! Quiero decir, estas muy linda vestida, y yo tengo solo esto.

    — ¡P-Pero Naruto-kun esta bien así! ¡Esta bien! ¡T-Te queda bien!—

    Al mirarla, sonrió. —Gracias por el cumplido-dattebayo ¿Y... qué vamos a hacer?

    —N-No sé, ¿Qué te gustaría hacer?— indagó, el rubio comenzó a pensar, siendo interrumpido por el sonido de su estómago y provocando una risa de su parte. — ¿Qué tal si vamos a comer?

    — ¡Genial! ¡Quiero mucho ramen! — vociferó con los brazos en alto, memorizando que era ella quien decidía —Ah. Pero tu dime Hinata, ¿Dónde quieres ir a comer?

    —Ichiraku esta bien.

    —Pero se supone que tu debes elegir, ¿Estás segura-dattebayo?— La de orbes malva afirmó con un vaivén de cabeza, él automáticamente la tomo de la mano, arrastrándola velozmente hasta el sitio, sin imaginar los efectos que su despreocupación causaban en la Hyuga. Sin embargo, no podía negar lo feliz que se sentía ante esta situación.

    Entre sus pensamientos, no percató su llegada al pequeño restaurante que tanto concurría él. Ingresaron rápido, Naruto soltó su mano al sentarse en la banca, indicó que iban a ordenar y comenzaron a esperar su plato. Un silencio ténue predominó el ambiente hasta la llegada de los platos, él no sabía que decirle, y ella tampoco sabía con que material podría entablar conversación. La aparición de sus pedidos alivio la tensión, ambos comenzaron a engullir, notando que ella había terminado primero.

    —No sabia que eras tan buena comiendo ramen— habló, bebiendo el líquido del ramen — ¿Y ahora que quieres hacer?

    —L-Lo que quieras Naruto-kun

    —Vamos Hinata, se supone que tu debes elegir, es lo menos que puedo hacer por ti después de todo.

    —No sabia que tenias novia Naruto— impuso la joven de cabello castaño al verlo desde el otro lado de la mesada —Por esta vez la casa invita.

    Hyuga no tenía manera de contestar, y Naruto río ante el comentario, haciéndole señas a compañía para que no dijera nada del asunto, después de todo era comida gratis. Poco después abandonaron el sitio, dirigiéndose a quien sabe donde, ninguno había decidido un destino, apenas eran las diez de la mañana. Se detuvieron al ver a Sakura frente a ellos. — ¡Oh! ¡Hinata, Naruto!

    —Hola Sakura-chan— vociferó el catrie, mientras la de cabello oscurecido solo hizo un gesto cálido en silencio — ¿Qué estás haciendo?

    —Buscaba algunas cosas que me encargó Tsunade-sama, por cierto Hinata, ¿Cómo estás de los golpes? Se que solo ha pasado poco tiempo, pero no olvides que puedes contar conmigo si no te sientes bien.

    —Gracias Sakura-chan, pero estoy bien.

    —Está bien, si tu lo dices — afirmó entre suspiros —Es raro verlos juntos, ¿Sucedió algo que no sepa?

    — Tsunade-Obachan organizó una subasta, ¡Me obligó a participar Sakura-chan!, ¡No era justo-dattebayo! — se quejó —Lo bueno es que Hinata fue quien ganó la subasta, así que estaré todo un día con ella.

    —Ya veo, ¿Y cuanto dinero pusiste en ello?

    —C-Cien mil millones d-de ryos

    —Oh, ¿Sabías que si lo ponías en yenes son diez veces su valor? ¡Tsunade-sama es muy ingeniosa!

    Naruto no comprendía nada. Absolutamente nada. —No se de que hablan-dattebayo

    —Hinata pago por ti mucho dinero, más vale que la trates bien, o sino...— susurró al mismísimo salvador, presionando una de sus manos para formar un puño y golpear su palma en señal de amenaza, él tragó saliva con una sensación de que si la quinta no lo mataba, lo haría ella. —Bueno, debo irme, nos vemos luego —.

    Saludaron al verla partir, siguiendo su caminata. Las palabras de Haruno le habían hecho recordar el estado de Hinata en la batalla de Pain, incluso si había perdido la cabeza, no le gustaba para nada el traer algo así a su memoria. Sobo su cuello, prestando atención. —Oye Hinata... ¿De verdad estás bien? Quiero decir... fue mi culpa que tú...

    —Naruto-kun— exclamó posicionándose al frente —Estoy bien.

    Tomó sus hombros, aproximándose, dedicándole un gesto felizmente — ¡Eres muy fuerte Hinata! ¡Hoy haré lo que quieras-dattebayo! ¡Sólo estaré para ti!

    "Haré lo que quieras" "Solo para mi" hacían retumbar sus canales auditivos de tal manera que el carmín habitual se volvía aún más fuerte, el notó su comportamiento, esas cosas eran cosas que ella realizaba siempre que estaban juntos. Aunque no era lo suficientemente consciente para deducir el motivo.

    —¡Hinata!— exclamaron a lejanía, ambos prestaron atención, un joven de hebras castañas tomo riendas hacia su dirección, — ¿Qué estás haciendo?

    —Kiba-kun, paseaba con Naruto-kun

    — ¿Tu ganase la subasta? ¡Quién lo diría! — dijo burtlista, entablando una conversación con Hinata.

    —Oye Kiba, ¿No estabas también en la subasta? — indagó, interrumpiendo.

    —Así es, mi compañera está en esa tienda de allá, comprando quien sabe que cosa.

    —Bueno, nosotros dos estamos ocupados— impuso quejumbroso, alejándose tirando de los hombros de la Hyuga —Nos vemos.

    —A-Adios Kiba-kun—


    Entretanto Kiba observaba su partida extrañado de la rapidez de él, la de orbes malva se preguntaba que iban a hacer ahora, habían perdido mucho tiempo cada que se detenían por alguien que ya perdió la cuenta. El la llevaba de los hombros, soltándola segundos después de perder al miembro de su equipo de vista. Sus pasos eran lentos y lo suficientemente rápidos para cruzar la aldea a buen tiempo, aunque la mayoría estaba en ruinas, gran parte se mantenía en pie.

    —¿A dónde vamos Naruto-kun?

    —Hmm— empezó un debate mental velozmente, su rutina se basaba en: entrenar, comer y dormir. No sabia exactamente con que empezar. Toparon con una tienda de máscaras, observó detenidamente el lugar, notó la cercanía que ella realizó, tomando una y colocándosela. Llegaba hasta la punta de su nariz, tenía el dibujo de un gato negro de ojos redondos y salones.

    — ¿Q-Que tal se ve Naruto-kun?—

    Estaba sorprendido, rió, sacando también una del estante. — ¿Y esta Hinata? —

    Se centro en el objeto, la que había escogido también llegaba hasta su nariz, era la cara de un viejo, con ojos pequeños, pómulos sobresalientes y cejas arqueadas; mientras que él sacaba la lengua. No pudo evitar tapar sus labios al sentir la risa escabullirse de ellos, el rubio la divisó al sacarsela, estaba feliz. Decidió comprar ambas cosas, despidiéndose del dueño del lugar y trasladándose nuevamente. Aquella se detuvo minutos después al llegar a un pequeño puesto lleno de peluches, deleitándose un momento, muchos de ellos eran tiernos.

    — ¿Te gusta alguno-dattebayo?— cuestionó alegre.

    — ¿Eh? No, esta bien

    — ¿Qué tal este? — señaló tomando un pequeño pulpo de azul como sus ojos, el silencio y la atención que presto al muñeco le dieron razones obvias para una respuesta positiva de su parte. Abrió su sapo, sacando casi lo último de sus monedas para comprarlo.

    —Pero... N-No es necesario

    —Tranquila-dattebayo. —El rugido de su estómago lo interrumpió, rascó su mejilla con una risa, quería comer algo, pero sabía que comer ramen no era buena opción si ya le había hecho comer a la mañana.

    — ¡Naruto-kun!— alarmó al verlo dudoso ¿Q-Quieres?...

    — ¡Naruto, Hinata! — vociferó — ¡Por fin los encuentro!

    —Lee— hablaron a unísono.

    —Sakura-chan me envió a avisarles que prepararía una reunión entre todos.

    — ¿Una reunión de que?

    —Para una barbacoa.

    Naruto sintió un alivio a su estimado órgano que rugía voraz, pero Hinata parecía un poco descontenta al ser interrumpida. —Dile a Sakura-chan que nos disculpe, pero Hinata y yo iremos a cenar juntos-dattebayo

    Luego de su charla inmediatamente tomo a una mujer de ojos malva por los hombros, llevándosela en estado de confusión completa. Circularon un poco más, frenando al sentir el bullicio del interior del catrie no parecía tener fin. No pudo evitar reír, viendo una mueca en su rostro — ¿Qué es tan gracioso-dattebayo?—

    —Es que...

    — ¡Hinata! — expuso al aproximarse — ¡Podrías prepararme Onigiri!

    —Eh, p-pero

    — ¡Vamos Hinata por favor! ¡Se que lo harás rápido!

    —Es que yo estaba...

    —Puedes traerlo a casa— susurró, enrojeciendo a su hermana mayor. —Oye, ¿Naruto-kun cierto?

    — ¡Si, el mismo!

    Junto sus manos, mostrando su mejor sonrisa, —Necesito a mi hermana mayor ahora, ¿Podrías venir a mi casa? Prometo devolverla— indicó. Naruto no se negó, aunque estaba algo nervioso porque quizás su presencia no era tan buena para muchos.

    Tras la insistencia de Hanabi en intento de llevarse a su hermana, aún cuando Hinata se negó a llevarlo, Hanabi ofreció al joven comer un par de onigiris preparados por ella, y si no era suficiente que podría comer en casa. Ahora los tres se dirigían a la reticencia Hyuga.

    El sendero hasta topar con la casa fue algo silencioso, el iba junto a su compañía, mientras la menor se encontraba delante de ambos. Al ingresar se sacaron los zapatos, tomando rumbo a la cocina, las sirvientas saludaron a los recién llegados y se fueron según las ordenes de la Hyuga menor. Hanabi busco los utensilios que iba a necesitar, colocándose cerca del rubio, dejándole el espacio suficiente a su hermana para cocinar.

    Después de un tiempo, ya tenía listo el arroz y comenzó a armar, ella presto atención, hizo algunos con el rostro de ella, otros con el del rubio, otros con el suyo y algunos sin nada. Los colocó todos juntos en una bandeja, Hanabi inmediatamente fue en busca de una caja bento, se llevó los que tenían su rostro y los limpios, saludándola y agradeciéndole. Mientras tanto ella se puso a limpiar.

    Él simplemente estaba sorprendido, la agilidad que tenia para estas cosas era sorprendente, recordó la última vez que había comido su propio rostro.

    —Lo lamento mucho Naruto-kun — susurró inclinándose —Hanabi-chan te trajo hasta aquí, y no pude hacer nada

    —No te preocupes Hinata, se supone que debo estar contigo, además — tomó un onigiri, probando de a bocados—Hacia tiempo no veía mi rostro en una comida... siguen siendo deliciosos como la primera vez que los probé.

    Hinata tomo uno también, feliz de ver que eran gustosos para él, probando uno, sin emitir ruido alguno.

    —Hinata— habló para llamar su atención, tocando su mejilla a una distancia reducida, sonriendo al pasar su mano—Tenías un arroz—.

    Sintió como su cara comenzaba a arder, mientras su pálpito se aceleraba. Entretanto, Neji ingresaba a la vivienda, tapándose con Hanabi a pocos metros de la entrada.

    — ¡KYAAA!

    El dúo tomo impulso hasta la dirección del grito, encontrando a Uzumaki en el suelo, noqueado. Una Hyuga con ambas manos sacudiendo al rubio, un rostro de un color rojizo y con rodillas en el suelo. —Neji-niisan, Hanabi-chan.

    Neji automáticamente cogió la remera del inconsciente, activando su Byakugan, frunciendo el seño. — ¿Qué haces aquí Naruto?—

    Abrió los ojos, notando que no tenía una buena pinta el ambiente. — ¡No es lo que piensas Neji! ¡Hinata tenía arroz en la cara y lo saque!

    — ¡Estás mintiendo! ¡Escuche a Hinata-sama gritar!

    — ¡No es mentira-dattebayo! — se soltó del amarre — ¡Hinata dile lo que estábamos haciendo!

    — ¿Qué puede hacer un extraño en la mansión Hyuga?

    — ¡Sólo le toque!

    — ¡Así que la tocaste! ¡Por eso hubo gritos! ¡Pervertido!

    — ¡Déjame terminar de hablan-dattebayo!

    — ¡Neji-niisan, Naruto-kun dice la verdad! — interpuso —Estaba comiendo onigiri que Hanabi-chan me pidió. ¡C-Con permiso!

    Tomó al Uzumaki del brazo y lo arrastró hasta afuera, dejando salir el aire acumulado en sus pulmones con mucha rapidez. Al observar el cielo, las estrellas brillaban con belleza, todo el tiempo habían estado de un lado al otro, pero disfrutando de su compañía, aún cuando todo parecía ser un desastre. Una escandalosa carcajada salió del catrie, dejando anonadada a la de orbes malva.

    —Hacia mucho no me divertía así— mustió.

    —Bueno, creo que mejor me voy, no quiero causarte problemas — anuncio con los brazos en la nuca.

    — ¡Naruto-kun espera!— indicó ingresando nuevamente a su hogar, tomando una caja de bento mientras los dos Hyuga miraban atónitos, saliendo en busca de su compañero. Entregándole la caja —Ten.

    — ¡Gracias-dattebayo!— guiñó, retirándose.

    Unos pocos segundos después, se detuvo, volteando a verla, ella esperaba que desapareciera de su vista, con un gesto lleno de alegría. — ¡Nos vemos luego Hinata!

    — ¡Nos vemos luego Naruto-kun!— respondió.

    Así, viró, dirigiéndose a su habitación. Observó aquella caja bento, recordando todas las cosas que habían pasado hasta ahora. Quizás no era como lo hubiera imaginado cualquiera de los dos, pero aún sin verse mientras cada quien se retiraba, tenían en el pensamiento la sonrisa del opuesto.
     
    Última edición: 2 Noviembre 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Rahzel

    Rahzel Usuario popular Comentarista empedernido Ganador ¿Shinobi, quién?

    Aries
    Miembro desde:
    12 Mayo 2018
    Mensajes:
    815
    Puntos en trofeos:
    173
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Aish, Naruto tan distraído, en serio XDDD imagino que no conoce la dimensión de tanto dinero que jamás vio tantos ceros juntos ¡si supiera que Hinata pagó una fortuna por él! Hinata debió avivarse e ir con algunos planes en mente para sacarlo a pasear, que una listita y ni necesitaba hablar.

    ¡Y Sakura! ¡jo! Diría que hasta que hasta quería arruinarles a cita invitándolos a la barbacoa, mendiga envidiosa :(

    Debo decir que sí, me sorprendió muchísimo ver a Neji sobreprotector ¡morí! No me lo esperaba de él XDDD y me tomó por sorpresa, de verdad, fue muy cómica esa parte, porque sólo explicarlo y se enredaba muchísimo más ¡qué valor de Hinata! En sí, quedé encantada con esta subasta.

    ¡Un abrazo!
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  3.  
    Luix

    Luix Orientador Voix fantomatique ♪

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    950
    Puntos en trofeos:
    287
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Hinata solo gustaba de estar con Naruto, esa era mi idea principal (?). Pero lastimosamente todos fueron a interrumpirlos :'v

    (Sakura era la cereza del pastel, no podía no usarla para molestar xD )

    Lo bueno es que conserve lo cómico del momento, lo cierto es que de él me base en el capítulo del anime donde le dice a Naruto que no vaya a querer espiar en el baño de mujeres, he aquí mi imitación de como pudo haber reaccionado (?)
    Además de que también me acordé de la serie SD

    ¡Me alegra que te haya gustado! Y que lo hayas leído hasta el final >u<
    Gracias por pasar~
     
    • Adorable Adorable x 1
  4.  
    Pire

    Pire Equipo administrativo Usuario VIP Comentarista Top

    Escorpión
    Miembro desde:
    13 Noviembre 2010
    Mensajes:
    3,693
    Puntos en trofeos:
    511
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Jajajajaja Naruto es tan ajeno a todo realmente aunque pienso que debe tener más conocimiento del dinero que en el capitulo cuando van por Tsunade y el 3 par de ninjas que seguían a la reina de las babosas le enseñan la deuda a Naruto y este casi se cae de espaldas al ver tantos ceros.

    Sobre Sakura me ha matado que Rahzel diga que solamente esta de envidiosa xD que yo no la he visto así solamente inoportuna(?

    Esperaba ciertamente un poco más de.romance pero como son ellos y más que Naruto no sabe nada de nada de amor, ha quedado perfecto.

    Pone a Neji todo sobreprotector ha sido tan bello y adorable ♡♡♡ me encanta tanto el en toda la extensión de la palabra y cada letra de su nombre jajaja.
    Lo de Hanabi si me pareció un poco raro, por que tanta insistencia por los onigiri? Y más cuando sabía que Hinata estaría con Naruto.

    Me encantó ver al héroe siendo ganado por la tímida e incapaz Hinata, gracias por entregar el escrito tan bello!
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Luix

    Luix Orientador Voix fantomatique ♪

    Tauro
    Miembro desde:
    21 Mayo 2015
    Mensajes:
    950
    Puntos en trofeos:
    287
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Estaba tan abrumado por ser obligado que en lo último que pensó fue en el valor que la Hyuga pago jajajjaa

    Sakura es Sakura (?)
    De hecho, iba a escribir algo más romántico de ambos, pero me ganó la idea de ir poniendo "piedritas" en el transcurso del escrito. Así hice con todos, hasta con Hanabi, que me complicó por el hecho de que jamás la había usado en un escrito ;u;

    Neji lo tenia planeado jajajaja (?)

    Y es casi imposible no seguirla a Hinata con lo linda que es :min:
    Gracias por pasarte ^^
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso