Long-fic de Pokémon - Pokémon: Path to Glory

Tema en 'Fanfics de Pokémon' iniciado por AJ Slifer, 19 Junio 2018.

Cargando...
  1.  
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    779
    Buenos días a todos los que hayan entrado en el tema, quería traerles el que es mi primer(y único) fic. Es un fic que aún no esta terminado(y aún tardara...) pero a la vez lleva mucho tiempo en desarrollo, eso hace que, por desgracia, tenga ya muchos vicios adquiridos que difícilmente podre subsanar, aún así díganmelos para poder tratar de rectificarlos.

    Supongo que usare este primer post para poner fichas de personajes, el indice de capítulos (y lo que mi escasa imaginación me permita)

    Capítulos
    Capitulo 0: Thanks for the memories/Gracias por los recuerdos
    Capitulo 1: Una ardiente batalla
    Capitulo 2: Tensión y distensión
    Capitulo 3: Movimientos
    Capitulo 4: Una tarde en-tera
    Capitulo 5: Conversaciones
    Capitulo 6: El hogar
    Capitulo 7: La dureza de la tierra
    Capitulo 8: Preparativos
    Capitulo 9: Inauguración
    Capitulo 10: Primera Ronda(I)
    Capitulo 11: Primera Ronda (II)
    Capitulo 12: Estilo Directo
    Capitulo 13: Pasión versus percepción
    Capitulo 14: Apretados resultados
    Capitulo 15: Nuevas andanzas
    Capitulo 16: La familia que cría unida...
    Capitulo 17: Malos bichos
    Capitulo 18: Amargos aromas
    Capitulo 19: Una batalla de altura
    Capitulo 20: Un mismo cielo
    Capitulo 21: Noche con luna
    Capitulo 22: Los colores del iris
    Capitulo 23: Sol, luz ¿Leche?
    Capitulo 24: El viento, el puño y la flor
    Capitulo 25: Hablando en plata

    Personajes:
    "AJ"

    Nombre Completo: "AJ" Slifer
    Color de pelo: Negro
    Color de ojos: Marrón
    Primera aparición: Capitulo 1: Una ardiente batalla
    Altura: ?
    Peso: ?
    Grupo sanguíneo: 0
    Edad: 15 años(En el Capitulo 1: Una ardiente batalla)
    Cumpleaños: 24 de Diciembre
    Familiares:
    Aiko(Hermana)
    Padre
    Madre


    Tema: ?

    Pokemon:
    Saur(Ivysaur macho/Pokemon inicial) [​IMG]
    Hydra(Seadra hembra)[​IMG]
    Yami(Umbreon macho)[​IMG]
    Hammer(Kingler macho)[​IMG]
    Foxy(Ninetales hembra)[​IMG]
    Henshi(Butterfree macho)[​IMG]
    Iwasa(Aerodactyl macho)[​IMG]
    Waru(Haunter macho)[​IMG]
    Blade(Scyther macho)[​IMG]
    Bomber(Cyndaquil macho) [​IMG]


    Eric

    Nombre Completo: Eric Blaze
    Color de pelo:
    Castaño
    Color de ojos: Verdes
    Primera aparición: Capitulo 1: Una ardiente batalla
    Altura: ?
    Peso: ?
    Grupo sanguíneo: A
    Edad: 16 Años (Al inicio del fic)
    Cumpleaños: 4 de Abril
    Familiares: Familia no presentada

    Tema:
    ?

    Pokemon

    Charmeleon(macho/Pokemon inicial)[​IMG]
    Beedrill(macho)[​IMG]
    Pidgeot (macho)[​IMG]
    Golduck(macho)[​IMG]
    Pikachu(macho)[​IMG]
    Onix(macho)[​IMG]



    Izumi

    Nombre Completo: Izumi Evans
    Color de pelo: Negro
    Color de ojos: Azul
    Primera aparición: Capitulo 3: Movimientos
    Altura: ?
    Peso: ?
    Grupo sanguíneo: B
    Edad: 16 años
    Cumpleaños: 8 de Junio
    Familiares: Familia no presentada

    Tema:

    Pokemon:
    [​IMG]
    Zelvy (Wartortle macho/ pokemon inicial)
    [​IMG] Mory (Skarmory hembra)
    [​IMG] Kiba (Growlithe macho)
    [​IMG] Mauz (Meowth macho)
    [​IMG] Wanda(Gloom hembra)
    [​IMG] Dory (Nidoran hembra)

    Antes de empezar con la historia propiamente dicha haré unas pequeñas aclaraciones en el spoiler de abajo

    La mayoría de la trama recaerá sobre personajes de mi invención. Esto no impide que un personaje ya existente(ejemplo: cualquier líder de gimnasio) pueda gozar de cierto protagonismo.

    Pese a que lo he calificado como para +13 creo que, salvo momentos muy puntuales, es un fic apto para todos los públicos, dichosos niños de hoy en día .Simplemente que nadie espere ver mutilaciones, carreras de prostitutas en Rapidash ni filosofía aristotélica


    Esto es todo de momento.

    Si lo que has leído ahí dentro no te ha hecho huir mi mas sincera bienvenida a Pokémon: Path to Glory, quizás no sea un gran fic, pero indudablemente es una gran cosa para mí ^-^
     
    Última edición: 8 Diciembre 2018 a las 2:59 AM
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
    • Zukulemtho Zukulemtho x 1
  2. Threadmarks: Capítulo 0
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    774
    CAPÍTULO 0: THANKS FOR THE MEMORIES/ GRACIAS POR LOS RECUERDOS


    Los echo de menos, sí, no hay duda, añoro aquellos tiempos.


    Es curioso el siempre devastador paso del tiempo, el cómo hace que lo que ha pasado hace apenas unos meses parezca tan lejano, como si nunca hubiera sucedido, y teniendo en cuenta que lo que a mí me sucedió fue bastante más de unos meses sería lógico pensar que lo he olvidado.


    Evidentemente no lo he olvidado y hablar de mí en esta historia sería egoísta cuanto menos ya que, obviamente, no fui yo el único participante en aquella gran competición que reunió a gente de todo el mundo, de unas partes más que de otras, pero tampoco hay que ser tan detallista... ¿Qué decía? Ah sí, yo y mis amigos participamos en tan épica competición, no éramos más que un grupo de... bueno, no novatos, pero pese a la experiencia casi ninguno habíamos ganado algún trofeo o condecoración así que supongo que eso nos hace novatos...y si la gente supiera lo que hicimos...aunque mejor así, me gusta tener privacidad para, por ejemplo, dar un paseo por Ciudad Iris, en otoño está especialmente bella y su aura mística se amplifica con la fresca brisa otoñal que derriba las decoloradas hojas de las árboles. Por supuesto iría acompañado de alguno de mis fieles amigos Pokemon gracias a los cuales pude llegar a dicha competición, parece una perogrullada, pero a más de uno no le vendría mal fijarse un poco más en ellos y menos en la pompa y el champán, volviendo a lo que iba, supongo que alguno se escandalizaría de verme caminar con mis Pokemon ya que la mayoría no son muy... “paseables” por usar un término. Como en alguna ocasión me dijo una de mis amigas, también participante en el torneo, “puedes ir con un Pikachu, un Piplup o un Axew en la cabeza y nadie te dirá nada , pero lleva un Sneasel y la gente te mirara mal” un Sneasel pesa más es cierto, pero no veo el por qué hay que ver sistemáticamente a unas especies Pokemon como buenas y a otras como malas, o peor aún, atribuirle dichas características al entrenador de esos Pokemon, mi sentido común me dice que eso es falso y mis años de entrenador me lo han confirmado, pero sí la humanidad quiere dirigirse a donde se está dirigiendo allá ellos.


    Creo que se me ha ido un poco el hilo, como estaba diciendo yo y mis amigos participamos en dicha competición, no se podía decir que estuviéramos solos, mucha de la gente con la que nos habíamos encontrado durante nuestros viajes se encontraba allí. No puedo evitar emocionarme al recordar como todos, cada uno con nuestros propios sueños, ideales y ambiciones dimos el todo con el todo para ganar, como nuestra, entonces joven, sangre era un tsunami hirviente que nos obligaba a hacer lo máximo.


    Tsunami...bueno, tsunami para algunos, un arroyo para otros, yo creo que nunca tuve ese carácter apasionado y competitivo, tan ridículamente ensalzado por algunos, pero no podía negar que me...perdón, nos esforzamos para intentar ganar. Hablando de mis amigos ¿Qué habrá sido de ellos? Yo los sigo considerando como tal, pese a que el contacto con algunos se ha distanciado mucho aun intentamos mantenerlo, es obvia la distancia... cada uno hemos hecho lo que mejor considerábamos para nosotros y eso nos ha llevado a distintos lugares.


    Supongo que a estas edades es cuando se entiende aquello de que los trofeos no tienen tanta importancia, también sería insultante decir que no tienen ninguna, porque, aunque no puedo recordar su brillo y sus joyas apenas que los mire recuerdo perfectamente cada detalle del día de la final. Aquel cielo oscuro que amenazaba con desencadenar el mismísimo Diluvio, aquel viento frío que susurraba los nombres de todos los que no pudieron llegar y.… la grada absolutamente repleta, para mí, y tengo a buen seguro que los que no podían estar presentes lo veían desde sus casas, aunque posiblemente con la misma pasión que los que allí estaban.


    Nuestros Pokemon lo hicieron lo mejor que pudieron y debido a ello cualquiera hubiera sido un justo ganador, aunque lo que tienen las competiciones es eso: un ganador y el resto perdedores, lo que no impide que estos saboreen la gloria también a su manera.


    Sí, mi vida actual está muy bien, tengo un trabajo que me gusta y puedo mantener a mi familia, no todo el mundo puede decir eso, mis Pokemon y yo seguimos juntos. Solo espero que esto pueda mantenerse así.


    Pero indudablemente añoro esos días de juventud.
     
    Última edición: 21 Junio 2018
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Ganador Ganador x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  3. Threadmarks: Capítulo 1
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    6083
    CAPÍTULO 1: UNA ARDIENTE BATALLA


    En el sur de Kanto, concretamente en la ruta acuática que unía Ciudad Fucsia con Isla Canela, un modesto barco de pasajeros se dirigía a esta última , muchos de los pasajeros con intención de pasar unos días de vacaciones en tan turística isla , otros ,tal vez , por algún motivo de trabajo , e indudablemente otros para dirigirse al gimnasio Pokemon que la isla albergaba, el penúltimo en la ruta oficial de gimnasios cuyas medallas eran necesarias para poder participar en la Liga Pokemon de Kanto, esta historia comienza con unos de esos entrenadores


    - ¡Otra vez no! - exclamo el joven, tras lo cual hubo de liberar de su boca una ráfaga de fluidos, cuyo aspecto es mejor no especificar, que cayeron en el retrete de una de las habitaciones de ese barco - ¿Quién me mandaría hacer este viaje? -dijo el chico reincorporándose


    -Eivy sor-exclamo el Pokemon de joven mientras señalaba con una de sus patas una bolsa de galletas a medio comer, el Pokemon en cuestión era una criatura cuadrúpeda , con tres uñas en cada pata, poseía además dos orejas de un color azul claro ,al igual que toda su piel , que esta salpicadas de manchas de un color más intenso, sin embargo que más llamaba la atención de su anatomía era el bulbo de color rosado que poseía en la espalda , de cuya base surgen cuatro hojas ,parecidas a helechos, apuntado cada hoja hacia un punto cardinal distinto


    - Tu también has comido- dijo el chico recién sentado en la cama de la habitación – y ya sabes lo que me pasa en los viajes – dijo el chico mientras se pasaba la mano por su puntiagudo peinado negro-bueno supongo que faltara poco para llegar- dijo mientras se estiraba en la cama de sabanas naranjas sobre la cual destacaba el color negro de su mochila , idéntico color que el de su camiseta, en la cual había inscrita en letras plateadas la palabra “Soul”y el color característico de sus vaqueros en los cuales a la altura de la cintura había un cinturón con seis pokeballs


    -¡Pasajeros les informamos que el “Cruzamares” ha llegado a Isla Canela, agradecemos que viajen con nosotros!-informó una voz por megafonía


    -Vamos Saur-dijo el chico mientras cogía su mochila y se dirigía hacia la puerta, si bien aun visiblemente mareado, seguido del cuadrúpedo Pokemon


    Una vez ya sobre suelo firme el chico había recuperado su color natural de piel y sus ojos castaños volvían a tener su brillo habitual, comenzó a caminar por las calle transitadas calles mientras disfrutaba de la agradable brisa fruto de la mezcla de la corriente húmeda que venia de la costa con el viento más fresco que bajaba del volcán haciendo una tarde muy adecuada para pasear, si bien eso no era lo que iba buscando nuestro protagonista


    -¡Te reto a un combate forastero!-Dijo un entrenador que había visto a nuestro pelinegro caminar con Saur

    -¿Es a mí?-preguntó el entrenador del Ivysaur con cierta incredulidad ya que el retador apenas le llegaba a las rodillas

    -Sí, yo Tim de Isla Canela te desafió a un combate doble-dijo el retador con mucho orgullo-¿Dime, aceptas o no?

    -Muy bien, yo AJ de Pueblo Paleta acepto tu desafío-afirmó nuestro entrenador

    -Pues adelante-dijo Tim mientras cogía dos de sus pokeballs y las lanzaba generando un fuerte fulgor blanco al abrirse las mismas que tras extinguirse dejo ver a sus Pokemon , uno de ellos era un roedor ,un poco más pequeño que Saur, de pelaje castaño, a excepción de su vientre de un color más suave y de su cola desnuda poseía además 3 bigotes a ambos lados de la cara, que por su tamaño debía tratarse de un espécimen macho , en la que brillaban unos desarrollados dientes, el otro Pokemon tenía el cuerpo redondeado de un color azul ,además de unas pequeñas patitas y una cola palmeada más desarrollada que estas, por lo demás en el vientre poseía una superficie blanca decorada con una espiral negra


    -Un Raticate y un Poliwag-pensó AJ, teniendo en cuenta que en este gimnasio no os podré usar esta será un buen entrenamiento para vosotros, yo escojo a Saur y a Yami- dijo ahora en voz alta

    Junto al Ivysaur que había dado en un paso adelante para colocarse en la improvisada zona de combate se manifestó un pequeño mamífero cuadrúpedo de color café a excepción de la punta de su peluda cola y una especie de collarín de pelo debajo de su cabeza, ambos de una tonalidad más clara

    - ¡Vii!- exclamó el Pokemon moviendo sus largas orejas lo que causo la admiración de varios, especialmente del género femenino, de los muchos espectadores que se habían acercado a ver el combate

    -Poliwag usa Burbuja, Raticate usa Placaje- mandó Tim

    -Saur destruye ese Burbuja, Yami usa Cola Férrea contra Raticate-pidió AJ con serenidad

    Así el Pokemon acuático genero un cúmulo de burbujas dirigidas hacia sus oponentes, si bien no llegaron ni a acercarse ya que el Pokemon de planta usando un látigo que se extendía desde debajo de su bulbo destruyó todo el ataque acuático con un solo barrido, por su parte el roedor se dirigía dispuesto a embestir al pequeño zorro sin embargo a escasos metros de este , el Eevee tensó sus músculos de la cola , que ahora tenía un fulgor metalizado golpeando duramente a su atacante antes de que tuviera oportunidad de atacar

    -Bien – dijo AJ-Ahora Saur utiliza Hoja Afilada y Yami utiliza Ataque Rápido contra Raticate- comandó el entrenador seguro de su victoria

    El Ivysaur agitó su lomo liberando una enorme cantidad de punzantes hojas que golpearon duramente a sus oponentes especialmente al renacuajo, además el pequeño zorro empezó a correr hacia el Raticate, dejando tras él una estela blanca como prueba de su velocidad embistiendo con fuerza al roedor, que rodó hacia los pies de su entrenador

    -Vamos chicos levantaos-dijo Tim tratando de animar a sus Pokemon-Poliwag usa el ataque que estuvimos practicando, usa Hidropulso y Raticate usa Placaje de nuevo –Dijo Tim intentando controlar el ritmo del combate

    Así mientras el roedor cargaba contra sus adversarios el pequeño Poliwag se reincorporo generando en su boca una gran esfera de agua, sin embargo, este no fue capaz de controlarla y fue dirigida a su compañero de equipo que fue derrotado


    -Eso fue raro- pensó AJ mientra se formaba una gota de sudor en su cabeza al igual que a sus Pokemon

    - ¡Maldición! –gruñó Tim-usa tu Hidropulso otra vez

    El pequeño anfibio visiblemente nervioso volvió a generar la esfera de agua, sin embargó esta vez no se atrevió a lanzar el ataque haciendo que la esfera creciera, como consecuencia el pequeño Pokemon cayó de espaldas disparando su ataque contra su sorprendido, y ahora empapado entrenador, que no pudo evitar caer al suelo, eso causo una sonora risa de la multitud que rápidamente se disipó


    -¿Estas bien?-preguntó AJ mientras le ayudaba a levantarse

    -Sí, solo me duele el orgullo-dijo Tim- y el culo-afirmó ahora con gesto de dolor

    -Tú no tienes mucha experiencia en esto ¿verdad? -preguntó AJ mientras regresaba sus Pokemon a sus pokeballs

    -Lo hice para impresionar a las chicas je je je-confesó Tim haciendo que AJ se pasara la mano por el rostro con cierta vergüenza ajena, posiblemente porque esa frase le había recordado a alguien

    -Cambiando de tema- dijo AJ nada interesado en la vida social de su adversario - ¿Sabes dónde está el Centro Pokemon? -pregunto AJ – vengo por mi séptima medalla y...

    - ¿Tienes seis? -pregunto Tim visiblemente admirado-con razón me ganaste, el Centro Pokemon esta solo un par de calles más a la izquierda, debo decir a la gente que me ganaste ya que tienes seis medallas –dijo Tim cambiando de tema y corriendo a explicar el porqué de su derrota a alguien que quisiera escucharla

    -Se resfriará- pensó AJ mientras veía al empapado Tim correr hacia la lejanía, -En fin, hubiera esperado un combate más interesante pero ya se a donde tengo que ir- pensó mientras se dirigía hacia donde le había indicado Tim,


    En escasos minutos consiguió llegar al Centro Pokemon, era un edificio de fachadas blancas, con un tejado abombado de color rojo, existiendo la letra “P” en la fachada, demostrando que era un edificio autorizado de la liga Pokemon, una vez dentro AJ se dirigió al mostrador, siendo atendido por una enfermera de cabello rosa, con dos coletas atadas en modo de aros y ojos azulados, realmente como todas las enfermeras que trabajaban en ese edificio a lo largo y ancho de la región


    -Joy le traigo a mis Pokemon para que compruebe su estado- dijo AJ mientras colocaba sus seis pokeballs en lo alto del mostrador

    -Sí, claro- respondió la enfermara mientras colocaba las pokeballs en una bandeja plateada, dispuestas para ser llevadas a la maquina encargadas de los chequeos

    -¿Oiga, quedan habitaciones?- preguntó AJ sabiendo de lo transitada de la isla y temiendo tener que dormir al aire libre

    -Sí, todavía queda una-respondía la enfermera, mientras cogía las llaves de dicha habitación suponiendo que el pelinegro quería hospedarse, suponía bien,


    Una vez con sus Pokemon siendo curados y con la llave en el bolsillo, AJ se dirigió hacia la sala de espera y sentándose en uno de los sillones añiles de dicha sala cogió una revista de la mesita en el centro de la sala y se dispuso a leerla


    -El líder del Gimnasio de Ciudad Verde sigue ausente, provocando numerosos problemas a los entrenadores que quieren desafiarle-leyó AJ en voz alta , tras lo cual su expresión facial cambió a una mucho más seria y tensa , era evidente que en esa noticia bien por la ciudad o bien por la identidad del líder de gimnasio había algo que no le agradaba lo más mínimo, sin embargo sabiendo que no podía hacer nada al respecto , decidió pasar la página comenzando a leer un artículo sobre Misty, la lider de gimnasio de Ciudad Celeste

    -No parece tan gruñona en la foto- dijo AJ para sí mientras no podía esconder una sonrisa que se había dibujado nada más ver sobre quien trataba el articulo-tengo que llamarla un día de estos-pensó mientras pasaba la página


    El chico continúo leyendo hasta que fue a recoger a sus Pokemon ya totalmente sanos a la recepción, colocando cada uno en el lugar correspondiente de su cinturón hasta que se detuvo cuando la pokeball a colocar era una especial conocida como Safari-Ball, una pokeball que en vez tener su parte superior de color rojo la tenía de un color similar a un estampado de camuflaje

    -Casi lo olvido-pensó AJ que se dirigió hacia una especie de ordenador especial situado en la recepción, el chico sacó de su bolsillo su licencia de entrenador Pokemon, consistiendo está en un pequeño rectángulo de color azul con una banda magnetizada que incluía los datos del usuario introduciéndola por una ranura dicho artefacto, si bien nada paso


    -Condenado trasto- susurró el chico para después darle un discreto golpe a la parte superior del aparato, definitivamente no tenía demasiada paciencia ni habilidad con los artilugios electrónicos, si bien es cierto que el aparato comenzó a funcionar, apareciendo una señal que decía: Conectando con Laboratorio Pokemon de Oak, tras lo cual apareció en la pantalla dicho sujeto, tenía el pelo espigado de un color gris, en contraste con el negro de sus desarrolladas cejas vestía además una bata blanca de investigador Pokemon sobre su ropa de diario consistente en una camisa roja y unos pantalones marrones


    -Hola AJ- dijo el investigador Pokemon –dime que quieres a estas horas- añadió tras un largo bostezo

    -Necesito que me mande uno de mis Pokemon para el combate de gimnasio, a Hammer para ser más exacto- dijo AJ que había ignorado el largo bostezo

    -Bien-dijo Oak mientras ponía la pokeball de dicho Pokemon en una superficie plana, cosa que AJ emuló colocando su safari-ball en una superficie igual situado en el ordenador, de modo casi instantáneo ambas pokeball intercambiaron de lugar

    -Cuide de Blade-dijo AJ mientras se disponía a acabar con la comunicación


    Una vez que el pelinegro había hecho lo que había considerado preciso se dirigió hacia su habitación, según la llave que la habían dado la número 009, para disponerse a descansar para el duro combate que seguro tendría la mañana siguiente, además el viajecito en barco junto a la caminata por la ciudad le habían dejado más cansado de lo que aparentaba, así que entro en la habitación la cual disponía de una cama de cobertores rojizos , una mesita de noche y un escritorio, el chico no se fijó mucho más , en la habitación ya que tras cerrar la puerta con llave se precipitó sobre la cama quedando casi dormido en el acto, si bien pudo recordar cierta cosa que tenía que hacer al día siguiente ,antes de su batalla de gimnasio, pero por el momento solo se preocupó de descansar lo necesario


    A la mañana siguiente y tras haberse informado correctamente sobre a donde debía dirigirse, se encaminó hacia la parte sur de la isla, concretamente al Laboratorio Pokemon de Isla Canela donde debía entregar un objeto


    -Buenas días-dijo el chico nada más entrar-traigo un paquete del Museo de Ciudad Plateada.

    -Es al todo al fondo-indicó una recepcionista mientras señalaba un largo pasillo

    - ¿Le importaría entregarlo usted? - dijo el chico que tampoco quería perder demasiado tiempo

    -Donde está el paquete- preguntó la recepcionista

    -Está aquí- respondió el joven de ojos castaños que sacó de su mochila un recipiente cristalino y trasparente el cual contenía una ovalo de un color ambarino pudiendo apreciarse en el centro unos pequeños restos de un ser vivo


    El chico una vez habiendo hecho el reparto se dirigió al centro Pokemon para desayunar antes de la batalla de gimnasio sin percatarse que cuando el alejaba del laboratorio cierto individuo que había estado merodeando cerca del mismo se decidió a acercarse más todavía al establecimiento


    -Base, aquí el agente Igno estoy en frente del laboratorio ¿me dispongo a actuar? -preguntó el sujeto por una especie de comunicador

    -No-fue la firme respuesta dada por la voz al otro lado del comunicador- le recuerdo que el éxito de esta misión es muy importante para el Team Rocket, cuando vaya actuar compruebe que lo tiene todo calculado y a su favor- añadió la voz

    -Sí-respondió fríamente dicho agente mientras apagaba el aparato de comunicación


    Ajeno a esa conversación AJ acaba de entrar al centro Pokemon dispuesto a dirigirse a la cafetería de dicho establecimiento cuando fue interrumpido por alguien


    -¡Ey AJ!-le llamó una voz a lo que el chico se giró para ver de quien se trataba ,si bien ya conocía bastante bien


    La voz provenía de un chico de su misma edad y de una altura también bastante similar sus ojos eran de un color esmeralda, en contraste con la chaqueta que llevaba de un color verde más intenso, su pelo era de un color castaño deliberadamente aclarado, adquiriendo así una tonalidad más cercana al rubio, sus pantalones eran de un color también verde oscuro y vestía con una camiseta de color naranja en la cual había dibujada una llama estereotipada, El color verde de su chaqueta destacaba en contraste con el color del Pokemon que lo acompañaba, dicho Pokemon era un reptil ligeramente superior al metro de altura cuyo cuerpo bípedo era coloreado de un intenso color rojo a excepción de su vientre ,de una tonalidad más suave del mismo color, poseía además una protuberancia similar a un cuerno ligeramente apuntando hacia atrás donde se encontraba su cola acabada en una vigorosa llama


    - ¡Eric!-respondió AJ contento con toparse con el nombrado-¿Qué haces aquí?- dijo mientras le estrechaba la mano

    -Mira- tras decir esto metió la mano en su bolsillo del cual sacó un pequeño estuche, lo abrió y sacó de el una brillante medalla en forma de llama de tonalidades rojas-bonita ¿verdad?-añadió con orgullo mientras ponía la mano sobre la cabeza de su Charmeleon también visiblemente orgulloso

    -Yo iba a tener el combate por ella-contestó AJ – después de desayunar claro –dijo mientras se ponía la mano en el estomago recordando que no había cenado la última noche

    -Te acompañó, Charmeleon y yo también tenemos hambre – añadió Eric caminando junto a AJ y el reptil


    Una vez en la cafetería, Eric tomaba un bocadillo de variados ingredientes y un café, por otra parte mientras debajo de la mesa Saur y Charmeleon, felices de verse de nuevo comían su comida Pokemon, AJ tomaba una tostada con mermelada y un vaso de zumo


    - Estas nervioso ¿verdad?- dijo Eric que veía como AJ apenas prestaba atención a la mermelada

    - No- respondió AJ-Solo que siempre me he preguntado el porque alguien mancillaría la mermelada poniéndosela a un trozo de pan quemado-mintió AJ

    - Si tú lo dices-dijo el ojiverde -pero tú en condiciones normales te habrías comido siete tostadas- añadió Eric

    -Tienes razón -dijo AJ- es que estamos tan cerca de poder participar en la Liga Pokemon, que creo que es inevitable ponerse un poco nervioso-confesó el pelinegro

    - Recuerda que prometimos vernos los 3 en las finales de la Liga- comentó Eric mientras le daba un sorbo a su café

    -Claro que me acuerdo-dijo AJ- Por eso debo ganar este combate –dijo AJ levantándose de la silla visiblemente más animado mientras le daba el ultimo mordisco a la tostada y el último trago a su zumo

    - Totalmente de acuerdo – dijo Eric que también había acabado de comer -además voy a acompañarte hace mucho que no te veo combatir y me interesa que Charmeleon vea este combate, podría ayudarle con sus ataques de fuego-añadió el joven de chaqueta verde


    Así tras poner al Ivysaur en su pokeball, los chicos y el reptil llameante se dirigieron hacia el gimnasio situado a los pies del famoso volcán de Isla Canela, ambos entraron y tras acreditarse AJ como entrenador oficial el árbitro del combate dirigió a ambos hacia el campo de batalla, aumentando más la temperatura cuando más se acercaban a este


    -Bien ya hemos llegado-dijo el árbitro- el líder de gimnasio no tardara en llegar, colóquense en sus rincones respectivos- añadió el arbitro, colocándose AJ en un extremo del campo, por su parte Eric y Charmeleon se sentaron en un banquillo como espectadores, mientras que el arbitro se asentó en un punto intermedio del campo, durante ese tiempo AJ no pudo evitar fijarse en el campo de batalla, las paredes eran de pura roca volcánica , por lo que no era de extrañar el sofocante ambiente dentro de ellas, sin embargo el suelo era de arena , lo que AJ agradeció ya que no quemaría tanto como un suelo hecho de la misma roca


    -Ya estoy aquí-dijo el líder de gimnasio, este era un hombre de avanzada edad, como delataba su cabeza calva y su largo bigote blanco , vestía además una bata blanca que dejaba ver un traje negro y una corbata de color rojo, además poseía unas gafas de sol que tapaban sus ojos


    -Comencemos entonces, comienza el combate de gimnasio entre el líder de gimnasio Blaine contra el aspirante AJ Slifer, el combate será a tres Pokemon y solo el aspirante podrá cambiarlos durante el transcurso del mismo-Dijo el juez con voz potente apartándose del campo de combate

    -Empezare yo- dijo el líder mientras lanzaba su pokeball al campo


    El Pokemon que surgió de dicha pokeball tras extinguirse el característico resplandor era una masa roja, que daba la sensación de ser lava, poseía dos ojos amarillos de inexpresiva mirada además de una concha rocosa a la espalda de la cual brotaba una llama

    -¡Maaag!-exclamó el Pokemon recién liberado

    Por su parte de la pokeball usada por el aspirante salió una criatura de aspecto bastante diferente, poseía un cuerpo escamoso de color celeste a excepción de su vientre de color pastel, también poseía números espinas en la cara, donde también se encontraba su hocico-boca tubular, además su cuerpo acababa en un apéndice enroscado que no debía resultar demasiado útil para deslizarse por tierra y finalmente un par de aletas en su espalda, aunque más que aletas estas parecían un par de alas

    -¡Draaa!- exclamo la Pokemon acuática


    -Un Pokemon de agua, no es nada original- apreció Blaine-¡Magcargo usa Lanzallamas!- exclamó ahora totalmente enfrascado en el combate

    -Hydra esquívalo usando Agilidad- mando AJ a su Pokemon


    Así el Pokemon de fuego disparó desde su boca un torrente abrasador del mismo elemento directo hacia la Seadra que frente al ataque ígneo relajó los músculos de su cuerpo permitiendo aumentar considerablemente su velocidad durante un breve período de tiempo pudiendo evadir el torrente de fuego, además su cuerpo adquirió un ligero brillo celeste como prueba de su incremento de velocidad


    -Debemos aprovechar el impulso dado por Agilidad-pensó AJ-¡Usa tu Rayo Burbuja!-exclamo en voz alta


    Así la Pokemon acuática exhaló desde su boca una rápida sucesión de burbujas de variado tamaño directas hacia su oponente


    -Magcargo usa Tormenta de Arena-pidió Blaine consciente de la debilidad de su Pokemon hacia los ataques de agua


    El molusco de fuego se introdujo en su concha y comenzó a girar velozmente levantando una nube de polvo que exploto todas las burbujas además dicha nube de arena se extendió por todo el campo ocasionando un tornado de arena que mantenía a Magcargo seguro en el centro del mismo


    -Magcargo para y usa Sofoco-dijo Blaine consciente de que la tormenta de Arena recién generada duraría lo suficiente

    -¡Hydra trata de esquivarlo con Bote!-exclamo AJ que sabía el daño que ese ataque podía hacer a su Pokemon

    -Charmeleon presta atención a ese ataque-pidió Eric a su Pokemon que junto a el seguía en el banquillo a lo que el lagarto ígneo respondió fijándose, todo lo bien que la tormenta de arena permitía, en el Pokemon del líder del gimnasio


    Ajenos a esto en el campo de batalla la babosa ígnea adquirió un fuerte fulgor escarlata prueba de la gran temperatura que su cuerpo estaba alcanzando, acto seguido expulsó desde su boca un tremendo caudal de fuego, muy superior al del lanzallamas antes utilizado, dirigido hacia su acuática oponente la cual a modo de respuesta flexionó su cuerpo de modo similar a un muelle hasta que su cola enroscada adquirió un refulgente brillo , señal tras la cual liberó su cuerpo propulsándose lo suficiente en el aire para esquivar el tórrido ataque , y poniéndose a la altura del ojo del tornado arenoso en cuyo interior se refugiaba su oponente

    -¡Rayo Burbuja!-exclamó AJ sabedor de la oportunidad que tenía

    -Magcargo usa Trampa Rocas- dijo Blaine sabiendo que su Pokemon no podía defenderse del ataque acuático por el cansancio acumulado


    Así Seadra volvió a lanzar el aluvión de burbujas a un jadeante Magcargo que con las pocas energías que le restaban consiguió que su concha generara varias pequeñas rocas que rápidamente fueron minando el campo, Sin embargo el Pokemon de tipo dual no pudo esquivar el burbujeante ataque que lo dejó derrotado en el suelo


    - El aspirante gana el primer asalto-dijo el juez de combate alzando una bandera verde

    - ¡Bien hecho Hydra!-felicitó el ojos castaños a su Pokemon, que se veía visiblemente agotada pues si bien no había recibido un daño directo, el continuo roce con las partículas de la tormenta de arena, que ya amainaba, si le habían producido micro cortes por la superficie de su escamoso cuerpo, además el calor en el ambiente no le resultaba especialmente agradable

    - He de felicitarte -dijo Blaine con su sereno semblante mientras su Pokemon volvía a su Pokeball-has debido de entrenarlo muy bien para conseguir que se desenvuelva tan cómodamente en la tierra- añadió

    - Muchas gracias, nos costo mucho pero creo que valió la pena- respondió AJ contento de que un líder de gimnasio hubiera apreciado su labor de entrenamiento

    - Pero veamos si puedes con esto- dijo el hombre de cano bigote mientras de la nueva pokeball que había escogido salió una criatura también rocosa pero muy diferente a la primera


    Este era un Pokemon bípedo, cuyo tamaño se aproximaba a los dos metros, todo su cuerpo era de un color grisáceo desde su cabeza hasta su larga cola, a excepción de su vientre de color crema y un desarrollado cuerno similar a un taladro situado en su hocico que a juzgar por su tamaño demostraba el género masculino del individuo


    -¡Doon!- bramó el Pokemon que hizo temblar el suelo nada más posarse sobre el


    -Un Rhydon, Hydra no puede compararse en potencia física a el y no puedo contar con su velocidad por lo cansada que esta- caviló AJ- Hydra descansa un rato-dijo mientras el monstruo de bolsillo regresaba a su pokeball y el asía y lanzaba otra de sus pokeball la cual dio lugar a una criatura del mar muy diferente a su compañera de equipo


    Este era un ser de que contaba con seis extremidades, cuatro de ellas apropiadas para la locomoción mientras que las dos superiores contaban con dos poderosas pinzas, siendo la del lado izquierdo muy superior en tamaño a del lado derecho, poseía además unas espinas naranjas, como toda la parte superior del cuerpo, en la cabeza mientras que la parte inferior de su cuerpo, de color blanca, asomaban unos colmillos de su boca a un estando esta cerrada, Sin embargo cuando el Pokemon toco el suelo múltiples rocas emergieron del mismo golpeando al Pokemon de las pinzas para luego desaparecer


    - ¿Que ha sido eso? - Preguntó AJ viendo como su Pokemon ya había sido dañado apenas tocar el campo


    - Eso ha sido Trampa Rocas-Explicó el líder del gimnasio mientras se atusaba el bigote con una mano- Ahora todos tus Pokemon que entren al campo de combate recibirán una cantidad de daño despendiendo de su resistencia a los ataques de Roca-concluyó el líder de gimnasio


    -Ha sido una buena elección de Pokemon-valoro Eric desde el banquillo para sí mismo-cuenta con una buena ofensiva y defensiva y por su hábitat natural se moverá con más comodidad por la arena, es tan típico en él las elecciones de ese tipo-pensó ahora el ojiverde mirando a su amigo


    -Hammer usa Hidropulso- dijo AJ

    -Rhydon esquívalo y usa Pulimento-dijo el líder de gafas oscuras


    Así el Pokemon crustáceo generó en su boca una esfera de agua similar a un balón de baloncesto que rápidamente se dirigió hacia el rinoceronte bípedo, el cual no sin cierto esfuerzo consiguió eludirlo para luego iniciar su ataque en el cual su comenzó a frotarse su propio cuerpo adquiriendo este una tonalidad plateada

    - ¡Rhydon usa Puño Trueno! -comandó enérgicamente el líder de gimnasio


    Así el Pokemon hibrido entre un dinosaurio y un rinoceronte comenzó a correr hacía el Kingler mientras su puño izquierdo se rodeó de energía eléctrica, a la vez que emitía un tenue chisporroteo


    - ¡Hammer bloquéalo! - fue la orden dada por su entrenador


    Sin embargo, el incremento de velocidad por que Rhydon había adquirido por el uso de Pulimento era mayor de la que habían calculado haciendo que el Pokemon rocoso diera un izquierdazo a Hammer sin que este pudiera reaccionar, de hecho, la potencia del ataque hizo retroceder al crustáceo varios metros


    -¡Kuki ku!-exclamó el Pokemon cangrejo dolorido, pese a lo cual se recompuso rápidamente


    -Rhydon repítelo- pidió Blaine tras lo cual la rocosa criatura se dispuso a aproximarse al Kingler para golpearle con el electrizado puño

    -Hammer usa Hidropulso contra el suelo- pidió AJ que ya se le había ocurrido algo


    De ese modo ante la carga del rocoso oponente el crustáceo disparo el Hidropulso contra el suelo cuando Rhydon estaba a escasos metros de él, el choque de la táctica acuática contra el suelo generó una pequeña ola que obligo al Rhydon a frenar en seco para no entrar en contacto con ella


    - ¡Ahora usa Martillazo! -exclamó AJ

    -Kuki ku.


    Obedeciendo a su entrenador el Kingler se abalanzó hacia su oponente mientras su pinza de mayor tamaño relucía de un intenso color blanco, con ligeros matices azules, golpeando duramente con ella a su desprevenido adversario, derribándolo


    -Hidropulso de nuevo- volvió a pedir AJ

    Así Kingler se alejó de su oponente para lanzar la esfera acuática hacia su oponente que trataba de reincorporarse

    - ¡Pedrada! - exclamó el calvo líder el gimnasio


    Así ante la esfera acuática que se acercaba el Rhydon, aun no totalmente de pie expulsó desde su boca una piedra del tamaño de una pelota de tenis, pese a lo cual consiguió desintegrar el ataque de su oponente, además esa roca fue seguida de otras 3, a cada cual de mayor tamaño y aunque el crustáceo pudo esquivar dos de ellas, la tercera acabo impactándole


    -Acabemos con esto- dijo AJ viendo que los ataques a larga distancia no daban demasiado resultado- ¡Hammer termina con Martillazo! - exclamó con energía

    - ¡Rhydon usa tu Puño Trueno! -exclamo Blaine con idéntica actitud


    Sendos Pokemon avanzaban el uno hacia el otro preparado para ejecutar su ataque, sin embargo, estos en vez de bloquearse se cruzaron recibiendo así el impacto de su oponente cayendo los dos al suelo derrotado


    - ¡Empate! - exclamó el Juez levantando sus dos banderas


    -Un combate bastante interesante- añadió Blaine- pero el momento de terminarlo- dijo mientras se materializaba su último Pokemon


    La última elección del líder de gimnasio era un Pokemon bípedo que por la disposición de sus colores rojo y amarillo daba la sensación de ser un incendio vivo, poseía además una llama al final de su cola, y otras dos en la parte superior de su cabeza, sus brazos estaban recubiertos de una serie de escamas rojas, del mismo color que las protuberancias de su espalda finalmente en contraste con tan cálidos colores tenía también una especie de brazaletes negros en su cuello y patas


    -¡Mag maaar!- exclamó el Pokemon de fuego que nada más tocar el campo le dirigió una serie mirada al Charmeleon del banquillo , que este no dudo en devolver mientras enseñaba su afilada dentadura


    - Tranquilízate, ahora les toca combatir a ellos- aconsejó Eric a su Pokemon – Esperó que AJ no se confié con ese Pokemon solo porque le queden dos- pensó el ojos verdes que ya había lidiado con ese Pokemon

    - Es increíble, la mera aparición de ese Magmar ha elevado la temperatura-Pensó AJ ajeno a los pensamientos de su amigo mientras cogía la pokeball de la Pokemon acuática que ya había utilizado – Sé que estas cansada, pero si queremos tener una oportunidad tienes que agotarlo todo lo que puedas- añadió finalmente mientras volvía a salir la Seadra, que al tocar el suelo fue presa del Trampa rocas


    -¡Hydra usa Rayo Burbuja!- dijo AJ

    La Hipocampo azul volvió a usar el ataque burbujeante que velozmente se dirigía hacia el Magmar, sí bien la mirada de este y su entrenador denotaba tranquilidad

    - ¡Llamarada! - fue la clara orden dada por el líder de gimnasio


    Así el Magmar lanzó desde su boca de pato una gran llama a la cual rápidamente le surgieron cinco candentes apéndices dando el parecido a una letal estrella de fuego, que vaporizó completamente el Rayo Burbuja y alcanzó a la usuaria de este quedando con graves quemaduras el suelo sobra decir que derrotada


    -Hiciste lo que pudiste, descansa - dijo el entrenador mientras su Pokemon volvía a su pokeball – Ahora todo depende de ti – añadió mientras lanzaba su última pokeball y se apartaba el sudor de su cara que tan caluroso ambiente le provocaba


    El ultimo Pokemon por parte del aspirante era una pequeña mamífera cuadrúpeda cuyo pelaje era de una suave tonalidad rojiza, a excepción de su vientre blanquecino, poseía además seis colas al final de su cuerpo siendo estas de color de naranja, del mismo color que los bucles que poseía en su cabeza


    -¡Piix!- la Pokemon al tocar el suelo tras lo cual las dichosas rocas surgieron para golpear a la pequeña criatura, siendo notablemente más dañinas para ellas que para sus compañeros de equipo


    -Parece que está bien entrenado –pensó el líder de gimnasio al ver a la adversaria de su Pokemon,- veamos si lo suficiente, ¡Magmar usa Mega Puño!- dijo Blaine sabiendo que los ataques de fuego serían inútiles

    -Foxy esquívalo con Ataque Rápido – fue la señal dada por AJ

    Así el Pokemon bípedo avanzó hacia su oponente lanzando un puñetazo envuelto en un refulgir blanco


    Justo cuando el ataque del Magmar iba a impactar a la Vulpix esta, usando su propio ataque, consiguió evitar el de su oponente, provocando que el puñetazo de Magmar fuera recibido por el suelo arenoso, en la que quedo ligeramente atorado

    - ¡Foxy usa Rayo Confuso!- exclamo AJ aprovechándose de esa situación


    Inmediatamente la raposa fijo su mira en su oponente mientras que sus almendrados ojos comenzaron a brillar de variados colores, oscilando rápidamente el paso de uno a otro, lo que terminó de confundir a su oponente

    - ¡Foxy Ataque Rápido! - volvió a ordenar AJ queriendo causar el mayor daño posible sabiendo del estado transitorio de la confusión


    La pequeña mamífera comenzó a lanzar una rápida serie de embestidas a su oponente incapaz de moverse por su estado de confusión ante la aparente impasibilidad de Blaine

    -Una última vez-alentó AJ a su Pokemon


    Así la pequeña Pokemon se dispuso a darle la última embestida, que sentenciaría el combate a su favor, estando ya a escasa distancia de este, la voz de Blaine ordenando Mega Puño sobresaltó a Pokemon y entrenador, más aun cuando vieron que el Magmar, sin ningún ápice de confusión engancho un poderoso derechazo a la Vulpix que fue arrastrada varios metros por el suelo


    - Increíble, ha estado calculando el daño y ha esperado al momento justo en que se ha ido la confusión - pensó AJ con admiración


    -Magmar terminemos con Poder Oculto-pidió Blaine a su Pokemon


    El Pokemon escupefuego generó a su alrededor múltiples y pequeñas esferas de color blanco las cuales adquirieron una apenas perceptible tonalidad azul marino para acto seguido lanzarse contra la Vulpix


    - ¡Excavar, rápido!- Pidió AJ


    Viendo la situación Foxy cavó con sus patas rápidamente en la superficie arenosa, consiguiendo desaparecer en ella antes que el ataque de su oponente llegara a impactarle


    -Magmar, presta atención-dijo Blaine


    El Pokemon flamígero se quedó quieto en mitad del campo, quedando todo en silencio, a excepción del suave crepitar de las llamas de este y del Charmeleon del banquillo, también expectante de ver el posiblemente el último movimiento del combate, fue entonces cuando el suelo repentinamente la Pokemon de AJ salió recubierta de una espesa capa de arena alrededor del cuerpo , embistiendo a su adversario que cayó derrotado al suelo, sin embargo para asombro de todos los presentes la criatura que salió del suelo era muy distinta a la que se había introducido en él , Esta casi doblaba la altura de la original , sus anteriores ojos grisáceos ahora eran de un brillante rojo , el color de su cuerpo también había cambiado siendo ahora de un color a caballo entre el blanco y el dorado , a excepción de la punta de sus ahora nueve colas que eran de un color más intenso


    -¿Cómo ha sido eso?- preguntó AJ sabiendo que su Pokemon necesitaría de determinado objeto para evolucionar


    - El subsuelo de esta isla contiene bastantes Piedras Fuego, formadas debido a las numerosas erupciones desde antiguo-Explicó el Líder del gimnasio, demostrando poseer el conocimiento que todo el que aspirara a ese cargo debiera tener sobre su ciudad, -Ahora mi deber como líder de gimnasio es entregarte la medalla Volcán-dijo mientras sacaba de su bolsillo dicha insignia


    -Muchas gracias- dijo AJ aceptando emocionado la medalla, en parte también por la evolución de la pequeña Foxy a una Ninetales


    AJ había metido su medalla en un estuche guardado en su mochila y devolvió a Foxy a su pokeball, tras su merecida felicitación mientras se esperaba a que le ingresaran la cantidad de dinero asignada por vencer dicho gimnasio, para lo que le había dado su tarjeta de entrenador al árbitro, al recibirla se disponía a abandonar el gimnasio junto a Eric cuando un niño de alborotado cabello marrón entró en el gimnasio gritando, AJ lo reconoció, era Tim


    ¡Señor Blaine, salga inmediatamente! - dijo el niño entre jadeos

    Preocupados por el alarmado estado del chaval, el líder de Gimnasio seguido de los entrenadores salió a la calle, viendo algo que nunca nadie podría haber imaginado
     
    Última edición: 21 Junio 2018
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  4. Threadmarks: Capítulo 2
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4842
    CAPITULO 2: TENSIÓN Y DISTENSIÓN


    El sol brillaba en su punto más alto, como cada mediodía y la suave brisa marina barría la isla, mitigando la temperatura, pese a ello las calles estaban casi desiertas, sin motivo aparente, o eso creían nuestros protagonistas...Cuando un agudo grito desgarró el aire viéndose todos forzados a mirar hacia arriba para ver el origen de dicho ruido siendo este una criatura voladora de piel grisácea a excepción de la parte inferior de sus alas de un color violáceo y siendo estas más similares a un murciélago que un ave , teniendo al final de dichas estructuras unas pequeñas garras, para hacer a un más terrible su aspecto contaba con una mandíbula poblada de afilados dientes, así como unos cuernos en su cabeza y una larga cola acabada en un pequeño triangulo


    - ¿Eso es un...? - pensó AJ con incredulidad mientras de su bolsillo sacó aparato electrónico rectangular de color metalizado, la cual se abrió como si de una consola se tratara para luego apuntar con el aparato al Pokemon volador


    -Aerodactyl: el Pokemon Fósil, Se cree que este Pokemon de afilados colmillos fuel el terror del cielo en épocas pretéritas – fue la información dada por el aparato electrónico que AJ volvió a poner a buen recaudo en su bolsillo


    -Un Pokemon así solo puede haber salido del Laboratorio Pokemon- puntualizó Blaine

    -El laboratorio está destrozado-comentó Tim aun entre jadeos

    - ¿Podemos ayudar en algo? -Preguntó Eric

    -Sí, sí que podéis- dijo Blaine mientras se retorcía su bigote – vosotros y Tim id al laboratorio Pokemon, yo me quedare lidiando con el Aerodactyl- ultimó el líder de gimnasio

    - Espere- interrumpió AJ- tengo la sensación de que yo soy culpable de todo esto, me gustaría intentar solucionarlo atrapando a ese Aerodactyl- finalizó AJ que no podía evitar pensar que su visita al laboratorio y la aparición de dicho Pokemon están relacionadas


    Pero AJ- añadió Eric- si no me equivoco tú no tienes Pokemon voladores capaces de enfrentarse a esa cosa ¿verdad?- añadió el ojiverde


    A modo de respuesta el chico de pelo negro liberó de su pokeball a un Pokemon insecto, similar a una mariposa de cuerpo morado, mientras que sus extremidades y su hocico eran de color azul, poseía además dos pares de alas blancas con marcas de color negro, si bien la ausencia de estas en parte baja del individuo confirmaba la sexualidad masculina del mismo, finalmente contaba con dos grandes ojos rojos con los que miró a su entrenador mientras se posaba dócilmente en su hombro


    ¡No puedes enfrentarte a eso con un Butterfree! – Exclamo Eric – Pero con esto tal vez-añadió mientras cogía dos de su pokeballs


    De una de ellas surgió un Pokemon insecto similar a una avispa en colores y forma si bien este contaba con solo cuatro extremidades estando las dos superiores dotadas con poderosos aguijones, mientras que el tercer aguijón estaba colocado en su abdomen, además de dos ojos rojos similares al Butterfree de AJ, de la otra Pokeball emergió un ave de metro y medio, de plumajes mayoritariamente de color marrón oscilando entre las diversas tonalides de este , a excepción de las coloridas plumas de su cabeza siendo estas de un color rojo y amarillo


    - ¿Que te parecen? - preguntó Eric orgulloso del Beedrill y el Pidgeot que acababan de manifestarse – Chicos quedaos aquí y obedeced a AJ- añadió luego a lo que sus Pokemon asintieron


    Luego tras devolver Charmeleon a su pokeball, Eric junto a Tim se montaron en el Pokemon de Blaine, este era un caballo, si bien contaba con un cuerno en la frente, de color blanco con una ondulante crin de fuego similar a su cola y las llamas de sus tobillos, un Pokemon conocido como Rapidash el cual rápidamente cabalgó hacia el mencionado laboratorio


    -Bueno-pensó AJ mientras veía como se alejaban- es nuestro turno- dijo mirando a los tres Pokemon – Henshi sube ahí e intenta calmarlo – pidió el entrenador a su Butterfree


    Así la mariposa voló a la altura del Aerodactyl el cual nada más verlo se dispuso a golpearle violentamente con sus alas, si bien la mariposa pudo evitarlo para luego alejarse a una distancia prudente del saurio volador


    - No lo entiendo, no está causando daño a nadie, pero nos ataca si nos acercamos, tal vez este nervioso- pensó AJ- ¡Pidgeot usa Danza Pluma! - dijo el Pelinegro


    El ave con un par de fuertes aleteos alcanzó la altura del dinosaurio el cual intento atacarlo, pero el Pidgeot batió sus alas desprendiéndose muchas plumas las cuales se adhirieron al cuerpo de su oponente menguando considerablemente su capacidad ofensiva, aun así, este abrió su boca mientras sus colmillos rezumaban electricidad, clavándola en el Pokemon pájaro


    -Beedrill usa Puya Nociva y Henshi usa Psicorrayo – ordenó el Pelinegro viendo que no podían detenerlo por las buenas.


    Así el Pokemon avispa golpeó al Aerodactyl con sus aguijones que presentaban un fulgor púrpura como muestra del veneno que portaban, esto consiguió que soltara el ala del ave que junto a su compañero de equipo se alejaron que del Pokemon pétreo que estaba a punto de recibir el ataque de la mariposa consistente en un rayo multicolor, si bien los tonos magentas y lilas eran los predominantes, de energía psíquica disparados desde sus ojos directamente hacia el cuerpo del enemigo el cual se desplomó al suelo


    -Pidgeot y Henshi poneos debajo y usad Tornado- dijo AJ sabedor de que si el Aerodactyl caía directamente al suelo se haría algo más que daño, si bien le resultaba extraño que un Pokemon así cayera de apenas dos golpes


    Cumpliendo la orden ambos Pokemon agitaron sus alas levantando un viento que hizo suavizó bastante la caída del Pokemon, una vez este en el suelo el chico se aproximó, cuando lo tocó para comprobar su estado de salud, sucedió un extraño fenómeno


    De repente la temperatura había aumentado y existía una bochornosa humedad, miró para el suelo que estaba recubierto de una exuberante y extraña vegetación, nervioso miro a su alrededor, ni el Pidgeot, Beedrill o Henshin estaban presentes , sí podía ver a una distancia prudente múltiples Pokemon que no sabía calificar , a excepción de un joven Aerodactyl que volaba apaciblemente siguiendo a otros de su especie cuando un volcán estallo violentamente expulsando además de largos ríos de lava , múltiples fragmentos de rocas y nocivos gases, que dispersaron a la familia de Aerodactyl haciendo que el más joven de estos cayera en un gran tronco de árbol hueco lleno de resina en la cual cayó y por más que luchaba por zafarse de ella no era capaz de librarse de tan triste destino


    El chico no pudo evitar taparse los oídos mientras oía los desgarradores gritos del Pokemon luchando por su vida, eran demasiado desagradables. Por fortuna todo eso terminó y el chico pudo verse de nuevo en medio de las desiertas calles a un paso del inconsciente Aerodactyl rodeado de su Butterfree y de los Pokemon de su amigo


    - No me extraña que estuvieras tan alterado- pensó AJ viendo al inconsciente Pokemon, el chico se dispuso a acariciarle la cabeza cuando cayó en la cuenta de que su mano derecha temblaba violentamente recubierta de una levísima aura púrpura

    -Maldición, otra vez esto- masculló con cierta rabia, tras lo cual después de soltar un largo suspiro de resignación buscó en su mochila una pokeball sin utilizar, la que lanzó hacia el inconsciente Pokemon, el Pokemon se convirtió en una masa de luz roja que entro en la pokeball, la cual parpadeo y se agitó varias veces para luego estarse quieta


    -Vamos a llevarte al centro Pokemon aunque deberé de dejar un Pokemon con el Profesor Oak para que puedas estar conmigo-pensó AJ caminando hacia dicho establecimiento acompañado del ave y los insectos


    Mientras en el Laboratorio Pokemon el escenario era lamentable, el tejado del mismo estaba totalmente destruido además de severas quemaduras en todas las paredes del edificio, así como en el mobiliario, afortunadamente ninguno de los trabajadores había sido herido mortalmente, si bien varios estaban en el hospital con ligeros síntomas de intoxicación y asfixia


    -Estas quemaduras- pensó Blaine revisando la escena mientras unos asombrados Eric y Tim pululaban por el laboratorio - no puede haberlas hecho un Aerodactyl, además si atravesó el techo para salir porque todas las salas están desordenadas, aquí hay algo que no encaja- Pensaba el líder de gimnasio, este intuitivamente miró hacia una de las ventanas que quedaban en pie, tal vez hubiera oído algo como efectivamente era, sin embargo, dicho causante ya estaba muy lejos


    A muchos kilómetros de allí un hombre vestido con un uniforme totalmente negro a excepción de una R roja en el pecho y una banda roja en brazo izquierdo se encontró con otros de idéntica indumentaria, a excepción de la banda roja, tal vez por ser de menor rango, el primero entregó un gran maletín lleno de informes, se disponía a desaparecer cuando fue interrumpido en dicha acción


    - Igno, nos dijeron que debías traer Pokemon fósiles- dijo uno de los reclutas

    -Decid que ha surgido un imprevisto- respondió este mientras se arreglaba su cabello pelirrojo, el cual describía una gran ondulación en el mismo

    -¿Qué tipo de imprevisto?-preguntaron con curiosidad

    - Que te parece que un Pokemon extinguido atraviese el techo-respondió el de mayor grado y a juzgar por la acidez de la respuesta no le hacía gracia dejar el trabajo a medias


    Volviendo a Isla Canela, Tim, Eric y Blaine coincidieron con AJ en el centro Pokemon, alegrándose mucho, especialmente los primeros, de encontrarlo allí sano y salvo


    -¿Qué ha pasado con el Aerodactyl?-preguntó Tim

    -La enfermera Joy está revisando su estado junto al de Pidgeot- respondió AJ que estaba sentado acompañado de los dos insectos, si bien el Beedrill se pusó a revolotear junto a su entrenador nada más verlo - ¿Cómo está el laboratorio? -preguntó este

    -Está destrozado- respondió esta vez el de ojos verdes - pero por suerte no hay que lamentar pérdidas humanas- añadió más tranquilo.

    Sí, ese Aerodactyl debe de ser muy fuerte para haber hecho todo eso- comentó Tim


    Pasados unos escasos minutos la enfermera Joy trajo en una mesa camilla al Pidgeot y la pokeball correspondiente al Aerodactyl. lo que causo un gran impacto a los dos jóvenes


    - ¡¿Lo has capturado?!- vocearon a coro Tim y Eric, a lo que el pelinegro respondió con una pequeña sonrisa, mientras lo dejaba salir de la pokeball, afortunadamente no había nadie en el centro Pokemon.


    Al salir el Pokemon rocoso este abrió su boca bostezando dejando ver una larga hilera de dientes que hizo que Tim se escondiera detrás de Eric.


    -¡Eres un Pokemon muy malo, ha podido morir mucha gente!- le reprendió Tim aun escondido tras el ojiverde, lo que hizo que el Pokemon alado agachara la cabeza y tratara de esconderse tras AJ

    -Eso no es cierto-intervino Blaine, de hecho, creo que los científicos le deben casi la vida a ese Pokemon – añadió ante una atónita mirada de los chicos- De hecho, AJ me gustaría que resolvieras una sospecha, analiza con tu pokedex los ataques de ese Aerodactyl.

    -Muy bien- dijo AJ mientras apuntaba al Pokemon alado con el sensor de la pokedex, para luego tocar una tecla de la misma donde aparecieron múltiples datos, entre ellos los ataques de este Pokemon, entregándole entonces la pokedex a Blaine


    -Lo imaginaba, este Aerodactyl todavía no conoce ningún ataque que haya podido causar las quemaduras o la asfixia- concluyó Blaine

    -¿Entonces?-preguntaron los tres jóvenes a la vez cada vez más intrigados

    -Veréis- empezó Blaine- En esta isla habitan múltiples Pokemon de fuego, tanto cerca del volcán como en la vieja mansión abandonada, en la que además habitan Pokemon venenosos, sin embargo, la magnitud de las llamas y de los gases no son propios de Pokemon salvajes, sino de uno entrenado, y me atrevo a decir que, si tú Aerodactyl no hubiera hecho el agujero en el techo, además de llamar nuestra atención, mucho de esos hombres hubieran muerto por asfixia.


    -Vaya, siento haberte dicho eso Aerodactyl- se disculpó Tim con el Pokemon de roca a lo que este amistosamente le lamió en la cara

    -¡Intenta comerme, socorro! - exclamó Tim a grandes voces, lo que causó la risa de los presentes

    -Parece un Pokemon bastante apacible, cuesta creer haya formado tanto escándalo- dijo Eric

    -Solo estaba nervioso, es lógico, el proceso de reconstrucción del ADN que ha sufrido debe ser traumático- puntualizó la enfermera Joy que debido a la falta de trabajo se había quedado escuchando la explicación de Blaine


    -Bueno AJ- dijo el ojiverde tras mirar el reloj de su muñeca –creo que ya es hora de que me vaya, nos veremos en la liga Pokemon – finalizó ofreciendo la mano al de ojos castaños

    -Por supuesto- respondió este aceptando el saludo de manos


    Tras lo cual so siguiente que se oyó al salir el castaño fue un fuerte batido de alas que se iba haciendo más y más tenue

    -¿Con que esto es una Pokedex?-Dijo Blaine para sí mientras todavía sujetaba la de AJ- Este Oak y sus ocurrencias-dijo tras esbozar un pequeña sonrisa mientras le devolvía a AJ su aparato electrónico

    - ¿Conoce al Profesor Oak? - pregunto el chico de pelo negro

    -Oh sí, coincidimos varios años cuando estábamos en la universidad de ciudad Azulona, ah que buenos tiempos aquellos- concluyó el líder de gimnasio en un tono nostálgico- Oh, casi lo olvidaba debo avisar la policía por lo que ha pasado- dijo el Líder que tras despedirse salió por la puerta.


    En ese momento el pelinegro sacó a todos sus Pokemon de sus pokeballs, mientras llamaba al Aerodactyl, ante a un sorprendido Tim


    -¡Que guay!- exclamó el chico emocionado,-¡un Ninetales, y un Seadra!


    -Veréis chicos- dijo AJ referido a sus cinco Pokemon – este nuestro nuevo compañero de equipo...Es cierto, aun no te he puesto nombre- dijo el pelinegro mientras se ponía discurrir uno- Iwasa, te llamaras Iwasa, - concluyó el chico, a lo que el Pokemon respondió asintiendo con la cabeza, para luego recibir un saludo de sus nuevos compañeros de equipo.


    -Bueno creó que deberíamos prepararnos para partir- pensó el chico mientras revisaba su mochila, una vez ya con sus Pokemon guardados en sus recipientes y estos a su vez colocados en su cinturón, una vez ya había abandonado el edificio sanitario y despedirse del pequeño Tim


    En eso pensaba el chico cuando dando un paseo por el puerto, pensado que barco podría llevarle al pequeño puerto de Pueblo Paleta, su lugar natal, cuando vio salir de cierto barco dos individuos, que trastocaron sus planes, en el sentido positivo de la palabra trastocar


    Uno de ellos tenía el pelo de color castaño llevado de un modo descuidado, sus ojos presentaban el mismo color, vestía con una sencilla camisa azul y unos pantalones verdes, el otro sujeto tenía el cabello de color naranja, y peinado en forma de picos siendo de color naranja, vestía un chaqueta de chándal del mismo color que dejaba ver una camiseta blanca , los pantalones iban a juego con la chaqueta siendo del mismo color que esta, además sus ojos castaños estaban protegidos por unas gafas de montura marrón


    - ¡Bill, Alan, aquí! - dijo AJ levantando la mano para llamar la atención

    - ¿Ese no es...? -pensaron los aludidos que al comprobar de quien se trataba se acercaron a el

    - ¿Qué estáis haciendo tan lejos de Ciudad Celeste? -preguntó el pelinegro

    - Vamos a visitar a un amigo Bill en Isla Prima y hemos parado para estirar las piernas y comprar un par de cosas - respondió el del pelo naranja

    -Me sorprende que Bill aun no te haya despedido-bromeó AJ

    -Nunca lo haría es el mejor y más barato ayudante que he tenido- respondió Bill también riéndose – ¿Oye te gustaría acompañarnos? - preguntó este

    -Nunca he visitado el Archi7-pensó AJ – además un poco de descanso no nos vendrá mal- dijo el chico mientras recordaba que había tenido tres combates de gimnasio en menos de un mes

    -Piensa muy bien que Pokemon llevas, el sistema de Transporte Pokemon del Archi7 no funciona como debería- advirtió Alan

    -En ese caso esperad un poco- dijo AJ que corrió rápidamente hacia el edificio que acababa de abandonar, que fuera a descansar no significaba que no fuera a entrenar con los Pokemon que menos había utilizado


    Tras su ida y venida al centro Pokemon, tiempo en el cual Bill y Alan aprovecharon para hacer las compras requeridas, los tres se montaron el barco que les llevaría a la isla, tras un trayecto que transcurrió dentro de la normalidad, incluyéndose dentro de la normalidad las cuatro veces que AJ hubo de ir al cuarto de baño, llegaron a la susodicha ínsula , en el puerto de la misma esperaba a Bill un chico de piel pálida, con cabello y ojos de una extraña tonalidad a caballo entre el verde y el marrón, vestía también una camisa a cuadros de color azul


    -Me gustaría presentaros- dijo Bill- Chicos, este es Celio desarrollador del sistema de transporte de Pokemon de Archi7, Celio estos son AJ Slifer, aspirante a campeón Pokemon y el otro es Alan Turner, ayudante mío en los temas de informática-Concluyó Bill

    -Mucho gusto-dijo Celio estrechando las manos con AJ y Alan

    -Igualmente-Respondió el de pelo naranja.

    -Campeón Pokemon me parece un poco exagerado-expresó AJ-pero encantado también-añadió el pelinegro estrechando también la mano.


    Tras las presentaciones Celio les guió hasta el centro Pokemon de la pequeña isla, el aspecto era igual que el de todos los demás, sin embargo, una vez dentro Celio les guío hacia una sala en concreto en la cual había una colosal maquina con múltiples cables esparramados por el suelo, lo que sorprendió sobre manera a AJ, no tanto a los demás


    - ¿Qué demonios es eso? -dijo viendo aquel monstruo

    -Es el ordenador central que gestiona todo el sistema de almacenaje del Archi7-Explicó Celio


    -Esto va a tardar un tiempo- dijo Bill- ¿Por qué no Alan y tú no os dais una vu...? - comenzó a decir Bill.

    Sin embargo, al girar su cabeza no pudo evitar impresionarse a ver que AJ y Alan estaban ya ataviados para la ocasión vistiendo el primero un bañador de color celeste, en el cual había dibujados múltiples Pokemon de agua y con unas chanclas en los pies, mientras que el segundo llevaba el mismo calzado y llevaba un bañador de colores terrosos, además de haberse cambiado sus gafas de diario por unas de sol.

    -Estaremos en la playa para lo que nos necesitéis- dijo Alan saliendo del centro Pokemon junto a AJ


    Bill lanzó un largo suspiro mientras junto a Celio se ponía a la labor de verificar el fallo del sistema


    Mientras tanto, la playa presentaba unas aguas claras y cristalinas que con el sonido de su vaivén parecía dar calma, por su parte la cálida arena estaba llena de gente de todas edades y colores, si bien como AJ pudo apreciar estaba bastante menos masificada que las playas de Ciudad Carmín


    -Esto es vida, ¿verdad? -comentó Alan estirándose en su toalla

    -Y que lo digas- dijo AJ que al no tener toalla estaba tumbado en el suelo- ¿Qué tal las cosas por Ciudad Celeste? -preguntó por hablar de algo


    -Más o menos como cuando pasaste por allí-yo con mis ordenadores, la gruñona con el gimnasio, lo de siempre-dijo Alan para lanzar un largo bostezo

    -Sí te hubiera oído hubiera hecho que Gyarados te masticara...otra vez- añadió AJ que no pudo evitar sonreírse al acordar esos hechos

    -No llegó a cogerme, además he mejorado bastante con los Pokemon-se defendió Alan

    -Cuando quieras lo comprobamos-añadió AJ

    -Sí pero hoy no-añadió – aunque para que veas que he mejorado...-dejo caer Alan mientras lanzaba su pokeball


    El Pokemon que salió de ella podría camuflarse perfectamente con la arena, era una criatura bípeda dotada de poderosas garras tanto en sus patas como en sus brazos, además poseía en su espalda una ingente cantidad de púas siendo estas de un color más oscuro que el resto de su cuerpo

    -Sand sand-exclamó el Pokemon que acaba de salir

    -Veo que ha evolucionado-dijo AJ-pero mi Saur también-dijo mientras de su pokeball salía el mencionado Pokemon


    Lejos de tener la mínima intención de combatir ambos Pokemon charlaron amigablemente disfrutando uno del sol y otro del contacto con la suave arena. Cosa que sus entrenadores también hicieron charlando sobre los más diversos temas


    - ¿En serio, Misty tiene novio? -preguntó AJ entre extrañado e interesado

    -Eso se dice por allí, por lo visto el es un líder de gimnasio de las Islas Naranja, que conoció cuando viajó por allí, si me preguntas mi opinión creo que son habladurías- dijo el del peinado naranja mientras se ajustaba las gafas de sol-No creo que sea su tipo.


    -Esperemos que sea quien sea no le haga daño- dijo AJ visiblemente preocupado por la chica a la que parecía conocer desde hace mucho


    -Lo mismo digo, sabemos que Misty por muy fuerte que parezca ha sufrido bastante, no se merece sufrir otra vez- añadió Alan que pese a su actitud también parecía preocuparse por la chica


    -Lo que le hicieron sus hermanas fue una...- comenzó a decir AJ aunque dudó

    -Puedes decirlo claramente, una puñalada trapera con todas las letras-dijo claramente Alan

    -En fin, cambiemos de tema- dijo AJ

    -Totalmente de acuerdo- secundó Alan


    Tras unos minutos más en los cuales también disfrutaron del agua, a excepción del Pokemon de tierra, se dispusieron a irse cuando Pokemon de planta olisqueaba el aire, para luego llamar la atención de AJ, si bien la expresión del Pokemon no era de preocupación lo que hizo que su entrenador le restara importancia


    -Yo no noto nada, Saur-dijo el chico acariciando la cabeza del Pokemon planta creyendo que le había dado demasiado el sol

    - ¿Tu notas algo Sandslash? -preguntó a Alan a su Pokemon para obtener la negativa del mismo.

    -Vamos a ver cómo le va a Bill y Celio –dijo AJ mientras volvía Saur a la pokeball, acto que Alan imitó con su Pokemon


    Sin embargo, alejados por apenas doscientos metros, pero tras una formación rocosa cierto Pokemon también olisqueaba algo


    -Cálmate Zelvy-dijo una voz femenina a su Pokemon- Ya hemos descansado lo suficiente, tenemos que entrenar otro rato-repitió la chica.

    -Warto war-exclamó la tortuga mientras volvía a su pokeball


    Mientras tanto AJ y Alan llegaron al centro Pokemon, atravesando el pueblo en que las mayorías de las casas tenían sus fachadas blancas para minimizar el efecto del sol donde, encontraron a unos exhaustos Bill y Celio


    - ¿Habéis encontrado el problema? -preguntó Alan

    -Hemos encontrado ciertos fallos en el sistema-comenzó a decir Celio-No es que sean difíciles de solventar, pero se requiere tiempo-concluyó el mismo

    -Contad conmigo-dijo Alan mientras se remangaba los brazos, más por simbolismo que por necesidad

    -Yo creo que iré a entrenar-dijo AJ


    -Cerca de esta isla se encuentra el Camino Candente, creo que sería un buen sitio-sugirió Celio

    -Entendido, gracias-dijo AJ mientras abandonaba el centro Pokemon


    El chico se encaminó hacia el norte de la isla, hubo de atravesar un pequeño brazo de agua que con la ayuda de Hydra pudo solventar sin problemas para llegar a donde había indicado Celio, realmente era un buen sitio, un poco más allá de la línea de costa comenzaba a crecer múltiple vegetación, además numerosas construcciones rocosas, era como un desfiladero a escasos metros de la playa


    -Creo que aquí estará bien-dijo AJ tras llegar a un sitio que consideraba adecuado dejando salir a todos sus Pokemon, junto a la Seadra, el Ivysaur, el Eevee y recientemente incorporado Aerodactyl se manifestaron otros dos Pokemon uno de ellos era una masa de un intenso púrpura que levitaba en el aire, contaba con tres picos a ambos lados de su cabeza la cual parecía adelgazar por la parte inferior dando la sensación de contar con una cola, esa cabeza parecía ser todo el cuerpo del Pokemon a excepción de dos garras flotantes separadas del mismo, el otro era un Pokemon insecto de metro y medio con su cuerpo de color verde , contaba a su vez con un par de alas, siendo la parte de estas de un color crema , también poseía una cabeza por su forma más cercana a la de un reptil que a la de un insecto , pero lo que realmente llamaba la atención de su anatomía era dos peligrosas cuchillas donde se suponía que debían estar las manos


    -Blade, tú y Saur ya sabéis lo que tenéis que hacer-dijo AJ

    -Sor

    -¡Saider!

    -Hydra tú y Waru os atacareis y esquivareis el uno al otro-dijo AJ

    -¡Draa!

    - ¡Jon Jon! - exclamo el Pokemon fantasma ruidosamente

    -Yami tu relevaras al que primero se canse- dijo refiriéndose al pequeño Eevee

    -Iwasa respecto a ti, me gustaría probar una cosa- Añadió el chico

    - ¿Aero? -preguntó el Pokemon extrañado

    -Vamos a ver si eres capaz de llevarme volando –reveló el entrenador


    Así se colocaron en una zona donde solo hubiera arena, y AJ había advertido al Ivysaur y al Haunter para que actuaran en caso de que se cayera, el entrenador se subió en el Pokemon volador agarrándose al cuello con las manos y con sus piernas colgando a ambos lados del cuerpo, el Pokemon alzó el vuelo y tras un inicio algo titubeante debido a la falta de costumbre en uno y de experiencia en el otro rápidamente cogió altura, AJ por su parte estaba impresionado a dicha altitud soplaba una agradable brisa libre de la incómoda arena además se podía apreciar como el sol cada vez estaba más cercano al mar dando la sensación de estar cayendo en el mismo, también se apreciaba en la distancia separado por un cuerpo de agua una montaña conocida como el Monte Ascuas

    AJ creyó ver personas vestidas de negro en las laderas de este, sin embargo, creyendo ser fruto de su imaginación decidió que era momento de bajar al suelo


    -Bien hecho Iwasa-felicitó AJ a su Pokemon -ve a entrenar con los demás


    Así mientras el fósil volador remplazaba a Waru y Yami sustituía a la Pokemon acuática, AJ se sentó en una piedra, había cosas en las que debía pensar,


    -¿Por qué demonios habrá pasado eso?-Se preguntó el chico así mismo sobre lo sucedido al mediodía -¿Tal vez es debido al Psicorrayo de Henshi?, tal vez por eso pude ver los recuerdos de Iwasa –pensó AJ-Aunque fuera así ,¿por qué ese resplandor violeta?¿Por qué otra vez?-pensó haciendo mucho hincapié en la la palabra otra - al menos esta vez fue más leve que la anterior , tal vez me esté inmunizando ¿Pero inmunizando a qué?- se volvió a repetir- He leído bastante sobre gente con poderes y diversas capacidades sobre humanas , ¿pero qué capacidad tengo yo aparte de brillar como una bombilla morada?


    En eso momento algo cortó de raíz sus pensamientos, un fiero y poderoso rugido proveniente de...su estómago, no había comido nada excepto el desayuno que tomó junto a Eric, desayuno que probablemente ahora estaría alimentando a alguien en el fondo del mar, así que saco de su mochila un bocadillo envuelto de papel albar, además de una bolsa de comida Pokemon la que repartió entre sus seis Pokemon


    - ¡Viii! -protestó el Pokemon escupiendo parte de la ración que se le había asignado

    -Eres muy delicado para todo lo que te gusta comer-dijo AJ- pero cométela y mañana comprare algo que te guste, además Waru no hace ascos-respondió viendo como el Haunter comía a manos llenas, para después relamerse los labios con su larga lengua ante la avergonzada mirada del Scyther que tenía como compañero de equipo, era obvia la diferencia de personalidades entre ambos


    -Bueno chicos ya es hora de irnos-dijo AJ notando los últimos rayos del astro rey que se escondía hasta el día siguiente,

    Así el chico devolvió a todos sus Pokemon a sus Pokeballs, a excepción de Iwasa en el cual fue volando hasta llegar al centro Pokemon. Al no ver a ninguno de los tres en sala del gran ordenador, dedujo que debían estar en la cafetería cenando. Efectivamente así era.


    - ¿Habéis encontrado que fallaba? -preguntó AJ

    -Hemos solucionado los fallos en los cálculos-respondió Alan

    -Aun así, el sistema no acaba de funcionar perfectamente, es como si algo causara interferencias – añadió Bill

    - ¿Tal vez algún aparato en aquella montaña? -preguntó AJ, que comenzaba a sospechar algo

    -Es posible que haya algo en el Monte Ascuas, es el punto más alto de la zona-añadió Celio

    -Mañana iré a comprobarlo-se ofreció AJ-pero antes iré a dormir un par de semanas –bromeó el chico mientras se dirigía a la habitación que previamente había reservado.


    Al llegar a esta estaba demasiado cansado, el combate, Aerodactyl, etcétera, así que, al ver la cama, que fue realmente lo único que llegó a ver se dejó caer en la misma, cerrando los ojos aguardando hasta el nuevo día
     
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Plushy Berry

    Plushy Berry Equipo administrativo Comentarista destacado

    Acuario
    Miembro desde:
    18 Julio 2003
    Mensajes:
    3,803
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Me leí hasta el cap 1 que los fines de semana no me queda tanto tiempo, btw bienvenido al foro y a la sección más pokemona del mismo...
    eh... pillas.... eh...
    ...
    *c mata*

    Veamos que tengo entre notas:

    Owww pero si yo venía por eso T_T (?)

    Entendí la referencia :cref:

    PAra que después de mucho tiempo se están volviendo a imponer los fics de Ocs en el apartado de longfics pero que dentro de todo se está viendo algo de variedad en que no todos se sientan calcados. Arranca la historia con un prólogo con el prota añorando los viejos tiempos y el epi uno en vez de irse al origen retoma la historia para la obtención de la Isla Canela, lo cual lo veo como un acierto porque hay un punto en donde se vuelve un poco cansino leer la 3728637212198 escena del chico escogiendo a su primer pokémon. La batalla tiene un feat bastante interesante que fue la evolución de Vulpix ya que si bien también es muy común usar el power up evolución de último momento para ganar es la primera vez que leo que esto pasa con un poke que requiere piedras y el cómo la arena termina siendo un elemento importante en el desarrollo de la batalla en vez de ser un mero elemento decorativo.

    Ahora el punto que le veo en contra es que además de ser un capítulo algo largo se siente lento, tardé bastante en terminar de leerlo y justo vengo de otra historia con casi la misma extención donde me tardé casi un tercio del tiempo en leer por la narración. Ando notando que se están construyendo historias directamente orientadas a la gente que no conoce nada de la franquicia por la descripción tanto de los pókémon, como su fueran criaturas inventadas que uno le tiene que presentar a lector, como el uso de mecánicas o presentación de personajes estándar en el pokeverse. Y si bien eso puede generar interés en el lector externo también puede dificultar la lectura a quienes ya lo conocen, además en un capítulo de batalla poner a describir al pokémon de manera tan extensa siento yo que bajonea mucho el ritmo. Puede que el problema esté en la longitud ya que pensándolo en el fic de RamenBlaze pasa algo similar y no lo siento tan pesado como acá. También me dio algunas vibras leves a la historia de Trafalgar D Ace precisamente por el hecho de no haber situado el cap 1 al inicio de la aventura. Y no estaría de más que ente dichos autores revisaran historias y rolaran comentarios :p
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  6. Threadmarks: Capítulo 3
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4646
    CAPÍTULO 3: MOVIMIENTOS


    La luz del sol de las diez de la mañana entraba con suavidad en la habitación del Centro Pokemon en la cual dormía nuestro protagonista, el cual rápidamente comenzó a desperezarse, al hacerlo se quitó la ropa que llevaba puesta cambiándola en su lugar por una camiseta blanca de manga corta, que llevaba escrita en el pecho la palabra “Power”, en lugar de los vaqueros se puso un pantalón de chándal negro, metiendo la ropa que se había quitado en la mochila, habiéndose luego aseado convenientemente se decidió a tratar de averiguar que sucedía en el Monte Ascuas, no sin antes despedirse de los demás que seguían revisando el ordenador, Así el chico subido en el Pokemon prehistórico se acercó hacia la montaña, sin embargo al sobrevolar la zona sobre la que ayer estuvieron entrenando pudo ver a una figura femenina practicando con dos de sus Pokemon


    - No paro de encontrarme con conocidos-pensó AJ que reconoció a dicha persona – Sin embargo, será mejor no decirle nada, porque si esto llega a ser lo que imagino...-se dijo para sus adentros el chico


    Mientras tanto en el suelo...


    - ¡Muy bien Zelvy!- le animó su entrenadora-¡y tu Mory tienes que esquivar un poco mejor!-le dijo ahora a su otro Pokemon-venga chicos una vez más- terminó por añadir la entrenadora


    Así el primer Pokemon era una tortuga bípeda cuya piel estaba coloreada de color índigo, en cambio la parte trasera de la concha era de un color marrón oscuro, siendo la parte delantera de una tonalidad más suave, la concha contaba con varios orificios en los cuales asomaban sus extremidades y su cabeza, estando esta coronada por un par de peludas orejas, de apariencia similar a la cola del dicho Pokemon, el cual abrió mucho su boca, exhalando de esta un chorro de agua a alta presión dirigida a su compañero de equipo, siendo este una ave de color gris siendo de diversas tonalidades del mismo el color mayoritario de su cuerpo excepto sus rígidas plumas en parte de color rojo y sus ojos ambarinos, dicha ave consiguió evitar el ataque acuático, no sin esfuerzo, dejando que la tromba de agua chocara con la roca horadándola varios metros


    -Creo que ya dominas el Hidrobomba-dijo la entrenadora acariciando la cabeza del Pokemon acuático

    -¡Warto!-respondió el Pokemon tortuga contento


    La chica de largo cabello negro dirigió su vista hacia la lejanía, clavando sus ojos azules en la figura del Aerodactyl que aterrizaba en la base del monte Ascuas


    - ¿De verdad cree que no le he visto? -pensó la chica poniendo los brazos en jarras – En fin, habrá que seguirle – suspiró


    En ese momento la chica regresó al Pokemon acuático a su Pokeball y acto seguido se subió en la ave metalizada que emprendió el vuelo dirigiéndose a donde ya estaba el chico pelinegro y su Pokemon


    Ajeno a esto AJ, que ya había guardado a Iwasa en la pokeball, ascendía con suma cautela por la montaña, cuyo suelo estaba recubierto de una escasa capa vegetal dominada esta por hierbas de pequeño tamaño posiblemente para disminuir el efecto del viento, sabiendo que su cautela debía extremarse aún más si efectivamente era de los Rockets con quien estaba tratando, no era la primera vez que trataba con ellos, si bien las dos primeras veces había sido un accidente, rápidamente el entrenador se detuvo al ver que había dos Rockets apostados en la entrada de una cueva, al verlos AJ se tiró al suelo tratando de que no le vieran, maldiciéndose así mismo porque su vestuario destacase tanto en el verdor de suelo y el gris de las paredes rocosas


    -Parece que no me han visto-suspiró el chico- ¿No se oye como un aleteo? -pensó luego para sí


    Al girar la cabeza pudo ver el origen de ese aleteo proveniente de dos aves de color castaño de largo cuello, estas criaturas poseían una cresta roja en su cabeza que junto a su alargado pico les daba una pinta más amenazadora


    -Pues parece que sí me han visto- pensó el chico que rápidamente tuvo moverse para evitar un picotazo de la pareja de Fearow

    - ¿Damos la señal de alarma? -preguntó uno de los Rockets presentes a su compañero

    -No, acabaremos pronto-respondió este muy ufano

    -Es tu primera batalla, pero necesito que ganes-pensó AJ mientras cogía la pokeball de Iwasa mientras liberaba a dicho Pokemon

    -Seguimos siendo dos contra uno-pensó el Rocket al ver al Aerodactyl- ¡Pico Taladro! ordenó ahora en voz alta

    - ¡Tú también! -ordeno su compañero


    Así el pico de las dos aves comenzó a girar velozmente mientras se abalanzaban hacia el Aerodactyl


    - ¡Iwasa, esquívalo y Colmillo Rayo! – dijo el entrenador a su Pokemon


    El Pokemon prehistórico pese a que no tenía demasiada experiencia en los combates, sí poseía instinto por lo que usando su mayor velocidad se escabulló del ataque de los Fearow, lanzándole a uno de ellos una poderosa dentellada electrificada en el cuello, el Pokemon plumífero no pudo evitar soltar una expresión de dolor

    - ¡Maldición, Fearow usa Hiperrayo! – dijo el Rocket cuyo Pokemon había sufrido el ataque

    -Tú también- volvió a decir su compañero

    -Tengo una idea –pensó AJ- ¡Iwasa usa Supersónico!


    Las dos aves abrieron sus picos acumulando en ellos ingentes cantidades de energía siendo esta de color ambarino, sin embargo, cuando se disponían a dispararla el Pokemon prehistórico genero desde su boca una serie ultrasonidos que parecieron confundirlos profundamente, con la suerte para nuestro protagonista de ambos lanzaron su destructor ataque contra el otro, quedando ambos totalmente derrotados


    - ¡Rápido, da la voz de alarma! -ordeno uno de los Rocket a su compañero, sin embargo, cuando estos intentaron huir se dieron de bruces contra el suelo, notando que unas lianas les tenían agarrados por los tobillos

    -Bien hecho Saur- le dijo al entrenador a su Pokemon – ahora Somnífero-le pidió a su Pokemon


    El Pokemon planta se sacudió un poco liberando desde su bulbo múltiples partículas de color verde, las cuales al entrar en contacto con los Rockets les hicieron bostezar abiertamente, cerrando sus ojos y durmiendo plácidamente en apenas unos segundos después


    -Gracias a Dios que esos despistados no se dieron cuenta de libere a Saur cuando no miraban – dijo el chico


    Lo próximo que AJ junto a sus dos Pokemon observaron es como a escaso centímetros del entrenador un Pokemon de forma esférica, aunque con irregularidades y dos gruesos brazos era impactado contra la pared totalmente derrotado


    -Creo que tú precisamente no deberías hablar de despistes- dijo una voz femenina a su espalda, con un tono medio en broma medio en serio

    -Izumi, ¿no me habrás seguido verdad? -preguntó el chico

    -Por supuesto que te he seguido ¡Y no vuelvas a ignorarme! -dijo mientras le daba una sonora colleja

    -No grites- le dijo AJ- ¿Esa es tu Skarmory? -preguntó el chico fijando la atención en la ave metálica que había derrotado al Geodude, ahora empotrado en la pared, mientras se frotaba en la zona adolorida por la colleja

    -Veo que la recuerdas- dijo la chica con orgullo

    -Me alegro de verte, ahora vete- le instó AJ cambiando de tema

    -No pienso irme, yo también he luchado contra los Rockets y lo sabes- dijo la chica clavando sus ojos azules en los del joven


    AJ miró a la chica de arriba abajo, era cierto que había luchado contra los Rockets, pero como su amiga que era no podía implicarla, no porque fuera una chica precisamente, puesto que tampoco implicaría a Eric o Alan, si bien al primero no hacía falta implicarlo, pero en fin ella le había salvado de ese Geodude, y ese tipo de errores solían ser muy peligrosos contras los Rockets

    - ¿Y bien? - preguntó la chica mientras el viento hacía ondear su pelo negro y la capucha celeste de su sudadera del mismo color

    -Venga vamos-dijo el chico dejándose convencer

    Acto seguido la chica devolvió su Pokemon a la pokeball, tomando otra de la cual surgió un Pokemon canino cuyo pelo era de color anaranjado decorado con rayas negras en las patas y espalda, también poseía un pelaje de color crema situado este en el pecho, cola y cabeza en esta última a modo de pequeña cresta


    -Kiba rastrea- dijo la chica a su Pokemon el cual instintivamente olisqueó a los dormidos Rockets para seguir el rastro llevándole este hasta la entrada de la cueva que los dos protegían

    - ¿Entramos? -preguntó la fémina

    -No- dijo AJ-lo que estoy buscando debe estar en la cima-añadió AJ


    Tras lo cual ambos jóvenes ascendieron por la montaña acompañados del Pokemon planta y el pequeño canino, no vieron a ningún otro Rocket aunque si observaron a múltiples Pokemon de fuego los cuales si bien no hicieron el menor gesto de atacar sí se les veía algo turbados


    -Dicen que en esta montaña vive Moltres-le dijo Izumi al otro pelinegro

    -Eso explicaría el interés de los Rockets – dijo AJ – pero hay algo que no me encaja- sospechó el chico

    - ¿La falta de vigilancia, ¿verdad? -adivinó Izumi

    -Así es, sí realmente quieren capturar a Moltres deberían traer muchos más miembros, y yo solo he visto dos y bastante flojos-añadió el joven que rápidamente se detuvo al ver que ya casi estaban en la cima


    El escenario visto en la cima era el de varios Rockets, tres de ellos soldados rasos mientras que dos de ellos parecían ostentar un grado mayor, todos prestaban mucha atención a un gran armatoste el cual lanzaba periódicamente una serie de sondas al cráter, tras lo cual se registraban una serie de lecturas en la máquina, al ver ese hostil escenario ambos chicos se escondieron detrás de una enorme piedra prestando mucha atención a todo lo que ocurría


    -Parece que no hay nada-dijo la Rocket de mayor grado, la única mujer allí presente, al otro Rocket de grado superior


    -Ya lo veo Wendy-dijo este prestando atención a las lecturas – pero debemos seguir intentándolo - concluyó este, que pareció mirar directamente a la piedra donde se ocultaban los jóvenes, para luego alzar la voz- No se quienes sois, pero ¿Vais a salir por vuestro propio pie, o vais esperar a que os saque yo? - concluyó amenazante mientras cogía una de sus pokeball


    - ¿Qué hacemos? -preguntó Izumi tras el peñasco

    - No tenemos más remedio-suspiró el pelinegro- eso sí pase lo que pase no podemos usar nuestros nombres, sería muy peligroso que conocieran nuestra identidad.

    - Lo entiendo- dijo Izumi saliendo de detrás del peñasco junto a AJ, si bien tanto en la cara del par de jóvenes como en los Rocket de mayor grado se dibujó una expresión de sorpresa y de bastante hastío

    - ¡¿Vosotros?!- exclamaron los cuatro a la vez

    -Empiezo a pensar que nos seguís-dijo el Rocket de mayor grado el cual poseía cabello de color rubio, peinado como si le hubieran electrocutado

    - ¿Nos encargamos de ellos? -preguntaron los Rocket rasos a sus superiores

    -No, Ayr y yo nos apañamos con estos dos, vosotros ya sabéis lo que tenéis que hacer dijo la mujer mientras se acicalaba su largo cabello de un vistoso color rosa

    -Entendido-respondieron estos, que ignoraron a los jóvenes entrenadores y descendieron montaña abajo

    - ¿Pero que...? -pensó AJ, pero no pudo pensar mucho más ya que debió actuar rápidamente para esquivar una descarga eléctrica


    Dicha descarga provenía del Pokemon recién soltado por Ayr, este era un Pokemon bípedo de pelaje amarillo estriado por rayas negras en todo el cuerpo, desde sus pies hasta sus brazos, siendo estos últimos bastante similar a los de un humano, poseía además dos pares de antenas en la cabeza, uno de ellos parecidas a plumas, siendo estas una prolongación del pelo mientras que el otro si eran antenas propiamente dichas


    - ¡Electabuuuzz! - exclamó el Pokemon eléctrico

    -Ese Pokemon otra vez –pensó AJ- Saur te toca- añadió luego confiando plenamente en su primer Pokemon


    A los dos Pokemon se les unieron la ya conocida tortuga azul por el lado de Izumi, mientras que por el lado de la mujer Rocket apareció una pequeña ave de plumaje azabache, que además en la parte superior de su cabeza tenía el plumaje de tal manera que daba la sensación de ser un sombrero de bruja


    - ¡Croow! -graznó el ave

    - ¡Electabuzz usa Rapidez! -ordeno el Rocket

    - Saur usa Hoja Afilada- dijo AJ


    El Pokemon Eléctrico agitó sus brazos generando energía que expulsaba en forma de múltiples estrellas dirigidas hacia sus dos oponentes, por su parte el Ivysaur liberó su ráfaga de hojas las que colisionaron contra la lluvia de estrellas inutilizando ambos ataques

    - ¡Zelvy, Hidrobomba! -dijo Izumi señalando al Murkrow como objetivo

    - ¡Murkrow usa Niebla! -dijo la mujer de largo peinado rosa


    Antes de que la tortuga pudiera exhalar desde su boca la potente tromba de agua el ave de plumaje negro liberó desde su boca un denso vapor blanquecino que se extendió por todo el campo ocultando su posición y la de su eléctrico compañero, por lo que la tortuga hubo de detenerse a no saber dónde estaba su objetivo, sin embargo tanto Izumi como AJ pudieron divisar un movimiento en la densa niebla, acto seguido lo siguiente que pudieron ver fue como el Electabuzz golpeaba con su puño electrificado al Pokemon acuático

    -Murkrow usa Pico Taladro contra el Ivysaur-dijo Wendy

    -Saur no le dejes, usa Látigo Cepa-dijo AJ que apenas podía ver a su Pokemon


    El ave busco al Pokemon planta entre la niebla lanzándose en picado mientras su pico giraba a gran velocidad, sin embargo, las lianas del Ivysaur si bien no acertaban a su objetivo sí lo mantenían alejado impidiendo que lo golpeara


    -No podremos aguantar así mucho tiempo-pensó Izumi -Zelvy dispersa la niebla con Giro Rápido –pidió luego a su Pokemon


    El Pokemon tortuga metió sus extremidades además de su cabeza dentro de su caparazón girando rápidamente dispersando así la niebla existente, más no contento con ello también impacto contra el Murkrow, que se precipitó hacia el suelo


    - ¡Ahora Hidrobomba! -dijo Izumi

    El Pokemon acuático abrió su boca exhalando esta vez el potente caño de agua que se dirigía hacia el ave

    -Doble Equipo-pidió con calma la dueña de este


    El potente ataque acuático se dirigió hacia el ave azabache sin embargo este generó múltiples copias holográficas de sí mismo, siendo una de esas copias la que fue alcanzada por el Hidrobomba


    -¡Electabuzz usa tu Puño Trueno!- dijo Ayr a su Pokemon

    - ¡Saur no le dejes! -dijo AJ


    El Pokemon eléctrico saltó con su puño envuelto en chispas, dispuesto a darle un derechazo al Wartortle ahora indefenso en el aire, sin embargo, Saur agarró con sus cepas a su compañero de batalla apartándolo de la trayectoria del ataque eléctrico


    -Creo que ya los hemos distraído lo suficiente- susurró la Rocket de pelo rosa a su compañero

    -No me digas que no te estas divirtiendo- le contestó este en el mismo tono mientras esbozaba una apenas imperceptible sonrisa

    -Tal vez-respondió esta que no pudo evitar sonreír también

    - ¿De qué se reirán? -pensaron a dúo AJ e Izumi

    - ¡Acabemos con esto! -rugió el hombre-¡Electabuzz Rayo!

    -Murkrow usa Pulso Umbrío-añadió la Rocket


    El cuerpo del Pokemon eléctrico comenzó a rezumar una gran cantidad de energía eléctrica lanzándola como una potente flecha acompañada del ataque del Pokemon ave consistente en una esfera de energía oscura de la cual surgieron múltiples aros de energía de colores oscuros, morados y negros mayoritariamente


    - ¡Zelvy!

    El Pokemon tortuga había entendido lo que debía de hacer por lo que se interpuso en la trayectoria de los dos ataques mientras su cuerpo quedaba recubierto de una superficie plateada reflectante que devolvió el ataque al oponente eléctrico, dada la inmunidad del ave a la técnica defensiva, que quedó visiblemente dañado, si bien el ataque también paso factura al Pokemon acuático que cayo

    derrotado al duro suelo


    -Ya es suficiente- pensó el Rocket que, junto a su compañera, tras meter a sus Pokemon en sus Pokeball, se dieron la vuelta para saltar al vacío

    - ¿Pero que...? -pensó AJ visiblemente extrañado


    Sin embargo, escasos segundos después pudo ver como un helicóptero con la letra R en el lateral del mismo se alejaban prestamente pudiendo ver una larga cabellera rosa, indudablemente estaban allí dentro


    -Pon rumbo a Ciudad Carmín-dijo Ayr al conductor del helicóptero mientras este le daba una especie de spray que aplicó en la piel del Pokemon eléctrico cediéndolo a su compañera que hizo lo mismo en la piel del Pokemon ave


    - ¿Habéis encontrado a Moltres? -preguntó el conductor con interés a la pareja de Rocket

    -No, parece que las leyendas mienten-dijo el rubio mientras comprobaba el estado de su Electabuzz

    -De todos modos, era solo una sub-misión y la principal ha sido resuelta satisfactoriamente – añadió Wendy

    - Sigo sin entender por qué usáis vuestros propios Pokemon cuando en la base tenemos Pokemon disponibles bastante más fuertes-comentó el conductor mientras giraba en el aire poniendo rumbo al continente

    - Y yo no puedo entender porque nuestros helicópteros no tienen piloto automático- exclamó la fémina que con esa frase consiguió que todos los presentes se rieran, incluyendo el conductor del helicóptero que raudo puso rumbo a su destino


    Ajenos a la conversación del helicóptero, en el duro suelo de la montaña...


    - ¿Está bien? -preguntó AJ a Izumi mientras esta esparcía un aerosol sobre el Pokemon

    -Se recuperará-contestó esta mientras metía a su Pokemon en su pokeball para que descansara

    -Bien, ahora toca destruir la máquina - dijo AJ mirando a la maquina mientras lanzaba otras de sus pokeballs de la que surgió el Pokemon mantis


    - ¡Blade destrúyela! -exclamo AJ señalando el artefacto

    El Pokemon bicho se lanzó velozmente hacia la maquina mientras cruzaba sus cuchillas recubiertas estas de energía para luego golpear con las mismas describiendo una X en el aire quedando dicha maquina con profundos cortes para luego explotar


    -Bien hecho Blade-felicitó AJ a su Pokemon que con su firmeza habitual se limitó a sentir con la cabeza mientras volvía a su pokeball junto al Pokemon planta, siendo estos remplazados por el dragón rocoso que se manifestó junto a la Skarmory de Izumi

    - ¿Ya nos vamos, ¿no? -preguntó la chica mientras se montaba en el ave metálica

    -Sí-añadió AJ mientras hacía lo propio con Iwasa


    Ambos Pokemon alzaron el vuelo dejando atrás el Monte Ascuas ignorando lo que sus profundidades ocultaban, dirigiéndose rumbo al pequeño núcleo urbano de Isla Prima


    ¿Llevas poco tiempo con ese Aerodactyl verdad? -preguntó Izumi

    - Así es ¿Por qué lo dices? - preguntó AJ

    -Te agarras muy fuerte, ¿no tendrás miedo de volar? -preguntó para después dibujar una sonrisa en su rostro

    -No tengo miedo a volar, a lo que le tengo miedo es a caerme y partirme la cabeza-replicó AJ con tan gráfico ejemplo - ¿No te extraña que este volando en un Pokemon fósil? -preguntó luego

    -De ti ya me creo cualquier cosa-dijo la chica mientras se reía cuando mientras ya se disponían a aterrizar cuando vieron una imagen que les extrañó


    Dicha imagen consistía en dos Pokemon luchando uno de ellos era un Pokemon de piel amarilla, a excepción de una especie de hombreras marrones, poseía también cuatro extremidades dotadas las dos superiores de tres dedos, al igual que las inferiores también poseía una larga cola y una mirada somnolienta su oponente era un Pokemon insecto de cuerpo redondo, recubierto este por un manto de pelo púrpura,del que asomaban unas pequeñas extremidades comparadas al tamaño de los grandes ojos rojos divididos estos en múltiples celdillas, se cerraba la anatomía del individuo con un par de antenas blancas, lo extraño evidentemente no era el combate pero sí los dueños de ambos Pokemon


    -¡Venonat usa Doble Rayo!- dijo Alan

    -Abra esquívalo y Puño Fuego- pidió Bill a su Pokemon


    El Pokemon insecto disparo desde cada uno de sus ojos un brillante rayo de distinto color en el origen pero que se cruzaron rápidamente dirigiendo igualmente hacía Abra

    el cual desapareció de la vista de todos eludiendo el ataque para después aparecer detrás del Venonat, rápidamente el Pokemon psíquico concentro energía en su mano izquierda aumentando la tempera de la misma hasta el punto que esta se recubrió de una intensa

    llama, golpeando entonces al insecto por la espalda que rodó varios metros por el suelo


    - ¿Por qué combaten? -preguntó AJ a Celio que observaba el combate

    -Pues...-comenzó a decir cuando vio de repente al Aerodactyl que miraba el combate con atención

    -No te preocupes por el-dijo AJ que notaba como Celio miraba a Aerodactyl

    -A sí – continuo este- comprobamos que sistema de almacenaje funcionaba y viendo que tardabas mucho y como Alan creía que su Venonat podría evolucionar pronto aquí los tienes- dijo mientras volvía a poner los ojos en el ordenador portátil que llevaba en el regazo, que parecía interesarle mucho más que el combate.

    -Entiendo, parece que Bill no se desenvuelve mal en un combate- dijo AJ mientras los observaba

    -A mí también me ha sorprendido-añadió Celio- ¿Quién es ella? -preguntó a AJ refiriéndose a Izumi

    -Soy Izumi – respondió la aludida- un placer conocerte- añadió luego

    -Yo soy Celio, igualmente-respondió este

    -Será mejor que curemos a los Pokemon- dijo AJ que junto con Izumi entró en el centro Pokemon dejando a Celio como observador de la batalla


    Así los chicos entraron y le entregaron sus pokeballs a la enfermera que Joy que al prometer no tardar mucho hizo que los chicos se quedaran en el mostrador


    - ¿Qué haces tú por aquí Izumi?-preguntó AJ a su amiga

    -imagino que lo mismo que tú, es decir tomar el sol y entrenar para la Liga-respondió esta

    ¿Tienes ya la medalla del gimnasio de Ciudad Verde? -volvió a preguntar

    -No la necesito ¿recuerdas que en Ciudad Azafrán había dos gimnasios? -preguntó ahora ella

    -Así es, pero el de Pokemon de tipo lucha perdió su categoría de oficial-respondió AJ algo extrañado

    - Efectivamente pero cuando yo pase por allí todavía era oficial, y según la Liga Pokemon esa medalla cuenta como oficial para la competición de este año- terminó por explicar Izumi

    - ¿Por qué soy el único que no tiene esa medalla? -expresó AJ mientras una gruesa gota de sudor se desplazaba por su cabeza

    -Pues por que llegas tarde a todos lados-expresó la chica con cierto divertimento

    -Solo un día-respondió AJ

    -Lo suficiente-volvió a responder ella

    -En fin-suspiró el chico mientras volvía a colocar en su lugar respectivo las pokeball que la enfermera Joy les acababa de devolver

    -Quieres venir conmigo a isla Tera – comentó Izumi repentinamente

    - ¿Hay algo de especial en esa isla? -preguntó AJ

    -Hay un enorme bosque llamado Bosque Baya y pensé que te interesaría conseguir bayas gratis-dijo la chica

    -La verdad es que se me ha acabado la comida Pokemon así que vale-aceptó AJ


    Ambos chicos salieron del centro Pokemon encontrando que la batalla anterior había terminado con la victoria de Bill, cosa que les dijo Alan cuando se cruzaron con él en la entrada cuando fue a curar a su Pokemon, tras las respectivas presentaciones de Izumi a Bill y al propio Alan


    - Bill, ¿podrías hacerme un favor? -preguntó AJ

    Sí claro ¿dé que se trata? -preguntó este

    -Préstanos a tu Abra para tele transportarnos a isla Tera.

    -No creo que haya problema- dijo Bill que saco a su Pokemon de su esférico recipiente el cual puso sus manos en la frente de AJ e Izumi desvaneciéndose estos junto al Pokemon


    Mientras los chicos se rematerializaban en el puerto de isla Tera, no eran conscientes de lo que se fraguaba en la base de la montaña en la hace escaso rato habían estado, tras la entrada a la cueva que aquellos dos Rockets custodiaban, aquella entrada por la que AJ había despreciado ir considerando que lo que buscaban debía estar forzosamente en la cumbre, como así era, ignorando lo que en los más profundo se ocultaba, tras atravesar kilómetros de cueva en los que Slugma y ocasionalmente algún Magcargo se ocultaban de los invasores, túneles en los que abundantes cráteres expulsaban igualmente abundantes cantidades de gases existía una sala con abundante actividad tanto humana como Pokemon


    -Vamos, más deprisa- dijo un hombre ataviado de bata blanca con la ya conocida R estampada en el hombro mientras varias máquinas trataban de taladrar una pared, ayudadas estas de varios Rhydon, siendo los esfuerzos de estos bastante improductivos


    -Panda de inútiles-murmuro Igno para sí mientras cogía un par de pokeballs de su cinturón materializándose un Magmar de una de ellas, mientras que de la segunda pokeball surgió un Pokemon flotante, de color morado, compuesto de dos esferas, contando la primera, más desarrollada, con una expresión casi ausente en la mirada presentaba también una boca abierta sobresaliendo dos colmillos por la parte inferior, además de una marca parecida a una calavera con huesos cruzados en el “pecho” de dicho Pokemon, la segunda esfera estaba unida a la primera poseyendo en el abdomen un aro blanco, el Pokemon en su conjunto presentaba múltiples protuberancias por las que ocasionalmente liberaba gas


    -Weezing usa Giga Impacto, Magmar usa Puño Certero- pidió Igno


    El Pokemon flotante cargó violentamente hacia la pared rocosa recubriendo su cuerpo de una descomunal cantidad de energía, en su mayoría de color rosada adquiriendo ciertas franjas ambarinas debido a la velocidad de su ataque, con toda esa velocidad obligó a los demás Pokemon así como a los que manejaban las máquinas a apartarse antes de que el Pokemon impactara agrietando considerablemente esa pared, para acto seguido ser seguido del Magmar que también acumulaba una intensa cantidad energía en su puño izquierdo adquiriendo este un resplandor celeste golpeando en el mismo punto que su compañero haciendo que se desmoronara la pared liberando esta un brillo rojo


    -Perfecto –dijo el científico mientras cogía entre sus manos el origen de dicho brillo, siendo es un rubí bastante grande que emitía un subyugante fulgor rojo-Esto es el comienzo –añadió mientras miraba no sin cierta locura lo que portaba en las manos


    Dicho esto, las maquinas, Pokemon y demás Rocket evacuaban la zona no sin antes llevarse un buen botín en recursos minerales, restando solo Igno ya en susodicha sala


    -Esperaba que estuvieses aquí- dijo para finalmente abandonar la sala con paso firme.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Mi primer comentario en Fanficslandia :bulbi:



    Bueno primero de todo gracias por decir que es un acierto, en el caso de Pokemon Path to Glory se trata en parte un pequeño homenaje a un fic que fue el que me inspiró(entre otros) a comenzar a escribir hace mucho tiempo ya
    y en parte por eso mismo, además cuando te quedas sin ideas puedes hacer capítulos de "flashbacks" Y si, efectivamente el del prólogo es el protagonista.


    Esto me resulta curioso, siempre he tenido el "complejo" por así decirlo de que los capítulos me quedaban muy escuetos, quizás por eso en este
    capitulo, aunque me pasa en muchas otros, agrupo hechos que podían ir perfectamente separados.


    Probablemente como dices sea más contraproducente que otra cosa, dudo mucho que alguien que necesite la descripción de los pokemon para hacerse una idea mental de como son se pase por un fic de Pokemon. pero no sé, me resulta raro hacerlo de otra manera, quizás sea cuestión de redactarla mejor para que parezca más natural. Curiosamente, también recuerdo que cuando publique el capitulo por primera vez me dijeron que la descripción de Rhydon se sentía muy simple para ser el pokemon de un líder como Blaine.

    Poco más creo que puedo decir ahora, muchas gracias por tu comentario y por pasarte por aquí ^-^

    Posdata:

    carreras de prostitutas en Rapidash
    Yo tampoco se que se me paso por la cabeza en ese momento XD, los nervios del primer día supongo...
     
  7. Threadmarks: Capítulo 4
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    5010
    CAPITULO 4: UNA TARDE EN-TERA


    Tanto AJ como Izumi se materializaron en puerto de Isla Tera, que dudosamente debería recibir ese nombre ya que únicamente contaba con un muelle para amarrar barcos de tamaño importante, lógico por otra parte si consideramos que la mayoría de lo que había eran pequeñas barcas de pesca, desde el punto donde habían aparecido también se podía apreciar un pequeño islote alejado hacia el oeste, unido a la isla principal mediante un túnel que atravesaba una pared de roca


    -Es increíble que el tele-transporte sea menos mareante que un viaje en barco ¿no te parece Izumi? ¿Izumi? -preguntó AJ


    Para sorpresa de AJ su amiga estaba ligeramente inclinada sobre el agua, con su rostro más pálido de lo habitual que presagiaba lo que ocurriría siendo esto una emisión de materia orgánica a medio digerir por la boca de la chica


    -Izumi ¿no crees que ya eres mayorcita para ir vomitando por ahí? -preguntó AJ no sin cierta sonrisa diabólica a lo que la chica respondió con un hábil movimiento de mano, golpeando la nuca del chico – No entiendes la ironía-respondió de nuevo el joven con cierto tono de dolor en la voz

    -Parece que hubiéramos viajado en el tiempo-dijo Izumi mientras miraba alrededor centrándose su atención en las pequeñas casas blancas situadas en una montaña a una distancia prudente de la costa

    -Así eran Ciudad Carmín e Isla Canela antes de la explosión del turismo, o eso creo-aclaró el joven


    Tras acabar de ver todo lo que se podía ver desde la playa, la cual en vez de arena estaba llena de guijarros de variadas formas y colores ambos chicos avanzaron hacia el pueblo propiamente dicho, contando con un Centro Pokemon como único edificio relevante, se respiraba tranquilidad, calma y posiblemente algo de aburrimiento en el ambiente si bien estaba a punto de turbarse, ya que varios individuos de macarra apariciencia tenían rodeador a un par de personas estando estas visiblemente atemorizadas

    -F.…fuera de aquí-tartamudeo uno de ellos lo que hizo que los macarras se rieran escandalosamente.

    Además de superarlos en número también iban acompañados de sus grandes y aparatosas motocicletas y como de sus Pokemon siendo estos un Raticate, un Weezing y un Voltorb, siendo este último una esfera de medio metro de altura de expresión malhumorada, era parecido a un pokeball además de por su forma porque su cuerpo estaba dividido en dos colores, roja la parte superior y blanca la inferior


    -AJ, Tenemos que hacer algo -le dijo la chica a su amigo visiblemente preocupada por la injusticia que se estaba cometiendo

    - Ya, pero...- comenzó a decir AJ que pese a que le dolía ver como se metían con aquel par le dolería mucho más que se metieran con él, cosa curiosa en alguien que hace escasas horas había luchado contra los RockeTs


    No pudo decir mucho más ya que repentinamente un poderoso chorro de agua apareció “de la nada” que derribó una de las motos la cual debido a un efecto en cadena derribó la de al lado y está a la siguiente, para horror y rabia de los moteros macarras, el origen de dicho chorro era un Pokemon bípedo de piel azulada, a excepción del amarillo de la parte inferior de su mandíbula y de su vientre, contaba también con una serie de espinas rojas tanto en la cabeza como en la espalda y finalmente en su cola

    -¡Croco!-exclamo dicho Pokemon

    -Bien hecho Croconaw - felicitó el entrenador a su Pokemon


    Tanto los motoristas como al par de chicos dirigieron la mirada al que había pronunciado esas palabras, siendo este un joven de cabello castaño y ojos de idéntico color, su vestimenta la componían una sencilla camiseta de color celeste y unos pantalones de tonalidad algo más oscura


    -Ahora veras mocoso-exclamó uno de los macarras, que parecía ser el jefe por la extravagante cresta roja en su cabeza a diferencia de la brillante calva de sus compañeros- ¡Weezing usa Residuos! - dijo finalmente


    -Voltorb usa Rayo-ordenó otro de ellos

    -Raticate usa Mordisco-dijo el último que restaba

    -Croconaw-fue lo único que dijo el castaño acompañado de un chasquido de dedos


    Así el Pokemon flotante expulsó desde su boca una masa de color negruzco a caballo entre lo líquido y lo sólido teniendo esta un ponzoñoso olor, mientras que la criatura esférica acumuló una gran cantidad de electricidad que rápidamente lanzó hacia el reptil acuático el cual respondió manifestando una cerúlea aura, imperceptible inicialmente debido al color de piel del Pokemon, con la el cual el Pokemon acuático esquivo con bastante habilidad los dos ataques, no percatándose sin embargo de que el roedor se abalanzó por detrás enseñando sus grandes colmillos dispuestos a hundirlos en la azul piel del adversario, cosa que no llegó a efectuar debido a que un feroz zarpazo lo apartó de su objetivo, provocando que tanto el castaño como los motoristas miraran para ver al nuevo combatiente siendo este un pequeño felino cuadrúpedo de color crema, si bien los extremos de sus patas y colas eran de un color marrón y sus orejas de color negro


    - ¡Miauu! - maulló el Pokemon dejando que el dorado amuleto de su frente brillara con la luz del sol

    - Muchas gracias por la ayuda-agradeció el castaño- me llamo Jean -añadió

    -Izumi, nosotros te ayudaremos-respondió la chica

    -Perdona ¿pero a que nosotros te refieres? -preguntó Jean visiblemente extrañado

    -Pues a mí y a.…-dijo la chica mientras giraba la cabeza solo para descubrir que AJ no estaba lo que le hizo exclamar de furia

    - ¡No hace ni dos horas de aquello! -comenzó a vociferar una airada Izumi que pese a su enfado supo ocultar lo que “aquello” significaba- ¡Y ahora huye cuando solo son tres idiotas! - terminó para luego soltar un largo grito

    -Los idiotas te están oyendo- dijo uno de los motoristas con cierto miedo

    - ¡A callar! -exclamó esta con rabia, parecía que no podía soportar lo que ella estaba considerando como una traición

    -Jefe, ten cuidado que nos come-susurro con cierto temor uno de los motoristas al que portaba la cresta

    -T.…tonterías-tartamudeo este- acabaremos con este par de crios –añadió ahora más resuelto mientras se dispuso a ordenar una nueva orden a su Weezing

    -¡Mauz usa Cuchillada!-exclamó la chica rápidamente


    Antes de que el Pokemon flotante pudiera reaccionar el felino dio un salto extrayendo sus garras, que dada la luz del sol centelleaban con un fulgor blanquecino, con las que golpeó duramente al Pokemon venenoso

    -Supongo que...-comenzó a decir Jean mientras buscaba una pokeball en su bolsillo

    -No hace falta- le detuvo Izumi-no necesitamos a nadie más- dijo dando especial énfasis a la última frase


    La batalla duró apenas varios minutos más, minutos que parecían alargarse indefinidamente, los motoristas se defendían bien pese a que el par de jóvenes lograba resistir, pese a todo el combate se acercaba a su culminación y no lo por lo que hubiera sido de esperar


    -¡Weezing usa Explosión!-gritó el líder de los macarras deseoso por acabar


    El Pokemon flotante comenzó a acumular energía en un punto concreto de su cuerpo haciendo que este comenzara a resplandecer, sin embargo el Pokemon como todos los presentes se detuvieron al escuchar como una risa escalofriante inundaba el ambiente, acto seguido todos pudieron ver como sus propias sombras parecían surgir del suelo para luego danzar en círculos, algo que pudiera haber parecido incluso gracioso de no ser por los horribles chillidos de dolor e histéricas risas que continuaban produciéndose

    -¡Esta isla esta embrujada!-exclamaron los motoristas a todo volumen que tras meter los Pokemon en sus pokeballs huyeron rápidamente en sus motocicletas, sin que aquellas manifestaciones espectrales hicieran nada para impedirlo

    - Creo que ya es suficiente Waru- dijo una conocida voz

    -Jon- respondió este, con cierto disgusto ya que se divertía bastante

    -¿De dónde sales?- preguntó Izumi extrañada y enojada al ver como el que se había ausentado durante toda la batalla ahora aparecía a su lado acompañado de su Pokemon fantasma, Izumi rápidamente se dispuso a dar una severa colleja al pelinegro que ahora se estaba presentando a Jean

    -¿Cómo has hecho eso?-preguntó el castaño referido al espectáculo anterior

    -Veinte por ciento de Hipnosis y ochenta por ciento de Rayo Confuso- respondió AJ con cierto orgullo

    -¿Cómo has calculado esa cifra?- volvió a preguntar el castaño

    -Me la he inventado- dijo AJ con una amplia sonrisa haciendo que todos los presentes se cayeran al suelo de un modo algo exagerado, a excepción del Pokemon flotante que aplaudía a carcajada limpiad la simple, y algo tonta, broma que su entrenador había hecho, más se rió sin embargo cuando Izumi se levantó para dar la prometida colleja al chico mandándolo al mismo suelo

    -Se está convirtiendo en costumbre-dijo la chica mientras se soplaba la mano, ella también se había hecho daño

    -En una mala costumbre- dijo el chico con especial énfasis en la palabra mala

    - ¿Y porque te fuiste? Habríamos tardado menos si nos hubieras ayudado- dijo la chica mientras le ayudaba a levantarse

    -Piensa Izumi -dijo AJ- sí, los hubiéramos vencido y en dos o tres días la isla estaría llena de tipos como esos buscando pelea, es mucho mejor hacer que se fueran solos, digo yo - concluyó el joven mientras se limpiaba el polvo

    -No lo pensé-dijo Izumi algo avergonzada

    - ¿Y si le doy yo ahora una colleja?-barruntaba AJ en el fondo de su mente aunque decidió olvidarlo -¿Vamos al Bosque Baya?- preguntó finalmente

    -Claro que sí-respondía la chica - ¿Quieres venir Jean?-añadió luego

    -Si no es molestia-respondió este mientras comenzaba a caminar junto a ellos


    Los jóvenes caminaban hacia el lugar que Izumi había mencionado, si bien antes debían atravesar un pequeño cerro desde el cual se podía apreciar cómo, a lo lejos, unido a la isla principal por un pintoresco puente de madera había una isla de parecido tamaño en la que se podían ver múltiples árboles, ese debía ser el bosque


    -Ya estamos aquí-dijo Izumi aun acompañada de su Pokemon felino a diferencia de AJ y Jean que habían guardado los suyos - ¿Me ayudaras con las bayas, verdad Mauz? - añadió la chica mirando al felino

    -¡Miaau!-respondió este asistiendo


    Los jóvenes y el gato entraron en el bosque donde la temperatura era sensiblemente más baja, debido tanto a la menor cantidad de luz solar que se filtraba gracias a espesa copa arbórea como al par de masas lacustres de considerable tamaño que refrescaban el ambiente, tal vez eso junto al aparentemente rico suelo permitía que los árboles estuvieran hasta rebosar de jugosas bayas todas ellas diferentes en tamaño y forma

    - Tomad chicos-dijo Izumi que había sacado de su mochilla tres bolsas de papel, para depositar en ellas las bayas que recogieran


    Los tres chicos se dedicaron a la labor de recolección de bayas, siendo Izumi ayudada por el Meowth que con rapidez subía a las copas de los árboles cogiendo las bayas que su entrenadora le indicaba, siendo AJ y Jean más lentos en este aspecto que iban seleccionando con mayor cuidado las frutas que recogían


    -Jean ¿tú no eres de aquí, verdad? - preguntó AJ para acto seguido devorar una baya Oram

    -Es cierto, soy de ciudad Cerezo en Johto – aclaró Jean

    -Dicen que es una bonita región-añadió AJ

    -Imagino, la verdad es que no he viajado por ella-dijo Jean- Pero es muy aburrida, salvo Ciudad Trigal no tenemos ciudades tan grandes como Azulona o Azafrán – añadió el castaño

    -Tal vez sea cierto-pensó AJ-pero tenéis la torre Bellsprout, las ruinas Alfa, el lago de la Furia...comenzó a decir AJ

    - Parece que conoces muy bien esa región- le interrumpió Izumi que ya tenía su bolsa llena de bayas

    - Tampoco tanto –respondió AJ con modestia

    -Oye chicos ¿podéis alejaros de aquí? - preguntó Jean para luego decir algo por lo bajo al pelinegro

    -Claro, vamos Izumi- respondió el chico mientras comenzaba a andar hacia delante

    - ¿Qué te ha dicho? -preguntó la joven

    -Cosas de hombres-respondió escuetamente.


    Ambos avanzaron un poco más hasta llegar a un pequeño claro del bosque, donde los árboles parecían apartarse para que el sol bañara con su irradiación al suelo donde pequeñas plantas nacían aprovechando que en esa zona los árboles con su gran tamaño no les privaban de la luz que necesitaban para vivir, tan idílico paisaje era acompañado de los sonidos de pequeños Pokemon huyendo o bien con sus ligeros trinos, que rápidamente fueron ahogados por un cada vez más fuerte zumbido, acto seguido pudieron ver como Jean venía corriendo rápidamente para luego ver que este huía de un gran enjambre de Beedrill

    -¡¿Qué has hecho?!-preguntó Izumi también a la carrera

    - Tuve que cambiar el agua al canario-dijo Jean también corriendo, lo que no pudo evitar que Izumi se sonrojara ligeramente

    -Por aquí – dijo AJ también acelerado mientras giraba a la izquierda


    Afortunadamente los insectos estaban tan obcecados que continuaron el camino recto y cuando quisieron darse cuenta los chicos ya estaban a una distancia considerablemente segura

    -Con que...-comenzó Izumi que paró para jadear-para cambiar el agua al canario ¿eh? - finalizó la chica para provocar una gran carcajada en los presentes, incluida ella misma, carcajada que fue cercenada por el desconsolador llanto de una niña

    - ¿Qué ha sido eso? -se preguntó AJ

    -No parecía estar muy lejos –comentó Jean que se encamino hacía el origen de dicho ruido


    No fue necesario andar demasiado ya que tras unos escasos metros y tras apartar varios arbustos fueron testigos de la escena consistiendo en una niña pequeña, que tras verlos se ocultó detrás de ellos, y posiblemente el causante de que gritara siendo este un Pokemon bípedo de mediana altura, presentando todo su cuerpo una tonalidad amarilla a excepción del collarín de pelo blanco alrededor de cuello, aunque posiblemente lo que más destacara de dicho Pokemon era el péndulo que portaba en una de sus manos


    -Zocorro-exclamó la niña ocultándose tras los jóvenes, era evidente por la dicción de la niña que debía tener muy poca edad

    -Yo me encargo-dijo Jean dando un paso en frente con una de sus pokeballs en la mano

    -¿Seguro?-preguntaron los otros dos

    -Si no puede valerme contra un Pokemon salvaje no merezco participar en la liga Pokemon-respondió este para luego alzar el pulgar de modo victorioso-vosotros sacad a la niña de aquí- concluyó


    Izumi y AJ intercambiaron sus miradas para luego obedecer lo que el chico castaño les decía, cogiendo la primera a la niña en brazos y abandonando el lugar donde la batalla amenazaba con producirse, no tardaron mucho en abandonar la masa forestal y estando ya a una distancia prudente y la niña más tranquila Izumi decidió dejarla en suelo

    -¿Cómo te llamas?- preguntó la ojiazul a la niña

    -Me llamo Pedrita-respondió con cierta timidez

    -¿Pedrita no tenías un Pokemon para defenderte?-preguntó AJ

    -Poz no, mi papa está ziempre muy ocupado y no puede ayudarme a capturar uno- respondió la niña

    -¿Te gustaría que te ayudáramos?- le preguntó Izumi con brillo en sus ojos

    - ¡Zí! -exclamó la niña visiblemente contenta

    - ¡Pues empecemos!-exclamo Izumi visiblemente contenta de ayudar a la infante mientras lanzaba una pokeball al aire


    La pokeball se abrió liberando a un Pokemon inferior a un metro, de cuerpo redondeado y con extremidades poco desarrolladas, su cuerpo era de azul oscuro a excepción de flor de su cabeza de color marrón salpicadas de motas blancas, que a juzgar por el tamaño y numero indicaban la feminidad del Pokemon, y las hojas rojas que surgían debajo de esta, además su rostro presentaba una expresión adormilada incrementada por el fluido parecido a una baba que secretaba de su boca


    -¡Un Gloom!- exclamó la niña que rápidamente se tapó la nariz

    -No seas tonta- dijo Izumi, los Gloom solo huelen mal para defenderse y ahora no tiene de que defenderse- explicó la pelinegra,

    -Gluum- asintió la Pokemon herbácea

    -En fin, ¡Wanda usa Dulce Aroma!-dijo Izumi


    La Pokemon de tipo hierba emanó desde su flor un polvo rosado de dulce y empalagoso olor que rápidamente se extendió por el aire con la finalidad de atraer algún Pokemon, aunque no al que se esperaban

    - Es un buen Dulce Aroma-pensó AJ comparándolo con la misma técnica que Saur tenía

    -¡Saur saur!-exclamo el otro Pokemon planta tras salir de su pokeball por cuenta propia se aproximó al Gloom visiblemente subyugado por el dulce aroma que esta emanaba

    -¡Gluuum!-exclamó la Pokemon planta ligeramente sonrojada, pero a modo de agradecimiento por el cumplido que aparentemente le había hecho el Pokemon cuadrúpedo la Pokemon se paso la mano por la boca, quedando su extremidad recubierta de miel, invitando al Ivysaur para probarla

    -¿Verdad que es tierno?-preguntó Izumi a AJ con un tono nada normal en ella

    - Más bien pegajoso- añadió AJ con una gruesa gota de sudor en la sien, sorprendido por el inusitado comportamiento de Saur

    -Mirad- dijo Pedrita señalando a un punto de la tierra el cual se agitaba dejando ver al que seguramente sería su primer Pokemon


    La tierra siguió revolviéndose hasta dejar ver al Pokemon causante de ello, este pese a su pequeño tamaño contaba con una considerable longitud desde su cabeza hasta su cola acabada en un pequeño taladro, lo que indicaba que debía vivir bajo tierra, pero que a la vez contrastaba con el par de pequeñas alas blancas que poseía en la espalda, finalmente en su cabeza contaba con dos ojos rasgados rodeados de un aro azul, que color que también portaba en el mentón y en las rayas de las espalda, destacando mucho sobre el color amarillo de su serpentino cuerpo


    - Eso es...- comenzó a decir Izumi tras ver a tan extraño Pokemon

    -¡Adorable!- exclamó la niña pequeña junto con AJ que rápidamente sacó su pokedex y apuntó a dicho Pokemon


    -Dunsparce: el Pokemon serpiente tierra, este Pokemon cava en el suelo para construir una intricada madriguera, pese a ser extraño que salga la superficie en ocasiones aparecen masivamente sin motivo aparente- concluyó el artefacto

    -Entonces, ¿te gusta? -preguntó Izumi aprovechando que dicho Pokemon estaba atontado con el Dulce Aroma de Wanda

    -¡Zí, zí!-exclamo la niña pequeña

    - Muy bien-pensó Izumi – ¡Wanda usa Ácido! -exclamó ahora en voz alta

    El Pokemon planta paró un momento de ejecutar su técnica olorosa para lanzar desde el centro de su flor un chorro de un líquido morado que rápidamente se precipito sobre el Pokemon amarillo que se retorció sobre el suelo mientras notaba como su piel se iba reblandeciendo fruto del efecto secundario del ataque venenoso

    - Suficiente – juzgó Izumi mientras lanzaba una pokeball sin estrenar al Pokemon de tipo normal que sin oponer mucha resistencia fue atrapado dentro del esférico

    -¡Zí!-exclamó la niña feliz

    Tras la captura Izumi abrió la pokeball aplicando un spray sobre el Pokemon de cuerpo serpentino que visiblemente mejoro su estado físico

    -Esta es tu entrenadora ahora- dijo Izumi entregando el Pokemon a la niña en brazos

    -Parece que os habéis divertido.

    Todos se giraron para ver al dueño de esa voz observando que era Jean y estaba perfectamente a salvo, tras preguntarle cómo le había ido el grupo se dirigió hacia el puerto, ya que tanto Izumi como AJ planeaban volver a Isla Prima para reunirse con Bill y Alan para volver todos juntos a Kanto

    - ¿Oz importaría acompañarme a Isla Zecunda? Allí eztan mi papá y mi tito –preguntó la niña

    -Sí por supuesto- dijo Izumi

    -AJ, hasta que llegue vuestro barco...-comenzó a decir Jean, aunque decidió acabar su frase mientras alzaba una de sus pokeballs

    - Sí, claro- aceptó AJ mientras le daba su bolsa de bayas a Izumi


    Ambos jóvenes se colocaron a una distancia reglamentaria, el par de chicas y las olas del mar que se acercaban y se alejaban de la costa eran los únicos testigos del combate, ambos lanzaron sus pokeballs al aire liberando por parte de AJ al zorro de color castaño mientras que por parte de Jean se liberó un Pokemon de anatomía bastante diferente,


    -¡Ariiados!- exclamó el Pokemon recién aparecido, este era un arácnido de vivaces colores y con un par de buenos colmillos que lo hacían parecer más amenazante, acentuando esto con el cuerno de su cabeza

    -Ariados: Pokemon pata larga, este Pokemon gracias a sus patas con forma de garfio puede correr por techos y superficies, utiliza sus hilos para los más variados usos- dijo la pokedex de AJ


    -Comencemos-pensó AJ mientras inspeccionaba el escenario-¡Yami Ataque Rápido!

    -¡Vii!


    El Pokemon zorro comenzó a correr velozmente dejando atrás polvo junto a su característica estela blanca, dispuesto a embestir al Pokemon araña

    -¡Golpe Bajo!-exclamó Jean


    Una de las patas del Pokemon insecto se recubrió de un fulgor negro con las que golpeó en el abdomen a su oponente frenando bruscamente su avance

    -Chupavidas- pidió ahora Jean


    El arácnido se acerco al zorro que estaba tirado en el suelo, clavando sus colmillos en el pelaje de su oponente, lo que hizo que este chillara de dolor

    -Yami usa Cola Férrea-pidió AJ tratando mantener la calma

    El Pokemon castaño tensó su cola golpeando con ella como si de un mazo se tratase sobre la espalda de Ariados obligando a soltar a su presa

    -Yami aléjate y Bola Sombra – pidió AJ viendo que el arácnido tenía más poder físico


    El Pokemon mamífero obedeció dando un rápido salto hacia atrás para luego abrir su boca notando como energía oscura se acumulaba en esta generando una chisporroteante esfera de tonalidades oscuras que fue lanzada hacia el Pokemon arácnido que no pudo evitarla

    -Waru estaría orgulloso de esa Bola Sombra-pensó el pelinegro para sí – Yami usa otra Bola Sombra-pidió ahora en voz alta


    El Pokemon mamífero volvió a ejecutar dicha técnica dirigiéndose rápidamente hacia Ariados

    - ¡Esta vez no, Picotazo Venenoso! -exclamó Jean


    El Pokemon insecto lanzo desde su pico un centenar de afiladas y finísimas agujas repletas de veneno que impactaron con el ataque del Eevee destruyéndolo sin alcanzar su objetivo

    -Ariados usa Puya Nociva- pidió Jean

    El Pokemon insecto comenzó avanzar hacia Yami mientras su cuerno presentaba un refulgente color morado, debido al veneno que lo recorría

    - Un poco más, un poco más –pensó AJ viendo como el insecto se acercaba- ¡Yami Cola Férrea contra el suelo! - dijo AJ cuando considero que el insecto estaba lo suficientemente cerca


    El Eevee golpeó con fuerza el suelo con su cola metalizada levantando gran cantidad de arena que cayó rápidamente casi soterrando al Pokemon insecto el tiempo necesario para que el zorro acabara la batalla con otro Cola Férrea


    - Lo has hecho bien- dijo Jean a su Pokemon mientras este regresaba a su esfera para luego tomar tomaba de sus pokeballs- veamos si podéis con esto- dijo mientras lanzaba al segundo de los tres Pokemon que habían pactado en utilizar


    - ¡Ez él otra vez! -dijo Pedrita ocultándose tras Izumi, ya que la criatura que apareció era la misma que le había asustado en el bosque

    -Imagino que querrá que su Hypno gane experiencia, así que...-pensó AJ mientras retiraba Yami y lanzaba otra de sus pokeballs bastante alto- ¡Iwasa tu turno! -dijo el pelinegro a viva voz

    -¡Eze tambien da miedo!-exclamó la niña, que seguía tras Izumi, al ver al dinosaurio

    - Juraría que ya he visto esto- pensó el chico al ver la reacción de Pedrita

    - Aeroadactyl cuenta con mayor velocidad y poder físico, por otra parte Hypno cuenta con unas defensas decentes, además de una ofensiva más equilibrada si bien es bastante más lento- dijo Izumi tras ver a los nuevos contendientes

    - No he entendido nada- exclamó la niña con la cabeza hecha un lío


    -Hypno usa Gas Venenoso-pidió Jean


    El tapir amarillo obedeciendo sus órdenes exhaló de su pronunciado hocico un gas purpura que rápidamente se dirigió hacia el Pokemon prehistórico

    - Iwasa elévate- pidió AJ


    El Pokemon prehistórico batió sus alas elevándose lo suficiente además de conseguir dispersar el gas púrpura, solo para ser alcanzado por una poderosa Bola Sombra creada por su psíquico oponente

    - ¿Estas bien? - preguntó AJ al saurio volador, obteniendo una respuesta afirmativa de este- ¡Entonces Colmillo Rayo! -pidió AJ


    El Pokemon volador se dirigió velozmente hacia su adversario clavando en el brazo sus colmillos rebosantes de electricidad para dolor de este

    - Cabezazo Zen- pidió el entrenador


    El Pokemon psíquico pese al dolor consiguió concentrarse en acumular energía en un punto concreto de su cabeza adquiriendo este un fulgor azul y luego cabecear a su oponente lanzando al suelo


    -Termina con Bola Sombra-pidió Jean seguro de ganar este asalto


    El Pokemon psíquico se dispuso a juntar sus brazos para generar la esfera oscura, sin embargo, no pudo hacerlo con la rapidez que hubiera querido, ya que la electricidad había interferido con sus propios impulsos nerviosos ralentizando su movimiento lo suficiente para que el Pokemon volador lo evitara sin ninguna dificultad


    - Iwasa termina con Golpe Aéreo- dijo AJ aprovechando el hecho inesperado de la parálisis de su oponente


    Así el Pokemon volador alzó el vuelo para caer en picado a gran velocidad mientras una capa de aire iba recubriendo su cuerpo, por su parte el Pokemon psíquico volvió a acumular en su cabeza energía psíquica, ambos ataques colisionaron provocando que ambos Pokemon cayeran derrotados sobre la suave arena


    -Un buen trabajo- dijeron ambos entrenadores a sus Pokemon mientras volvían a sus pokeballs

    - una buena sincronización con sus Pokemon más recientes, especialmente en el caso de Jean- volvió a comentar Izumi mientras comía una de las bayas que había recogido


    Ambos entrenadores cogieron su última pokeball lanzándola el campo apareciendo un Croconaw por el lado del Jean y Saur por el lado de AJ

    - Ezos parecen más fuertez- comentó Pedrita a lo que Izumi asintió


    Ambos chicos al ver al Pokemon de su adversario sacaron inmediatamente su pokedex

    -Croconaw: el Pokemon gran fauce, este Pokemon cuanta con una poderoso y tenaz mordisco, además puede regenerar rápidamente sus dientes- emitió la pokedex de AJ


    - Ivysaur: el Pokemon semilla, sus fuertes patas y tronco le permiten cargar con su flor, esto le ayuda a preparase para su siguiente etapa evolutiva- expresó la pokedex de Jean que era de un modelo diferente a la de AJ


    - Croconaw usa Pistola de Agua- dijo Jean para extrañeza de AJ e Izumi


    Así el Pokemon acuático lanzó desde su boca un chorro de agua a tal velocidad que no pudo ser evitado por su oponente, que por otra parte lo recibió sin ni siquiera retroceder

    - ¡Ahora Colmillo Hielo! - exclamó Jean

    - ¡Saur esquívalo!-exclamó AJ sabiendo que ese ataque si era peligroso


    El aligátor azul corrió hacia el Ivysaur mientras sus colmillos se iban recubriendo de un gélido vapor que se consolido en forma de fundas de hielo en los mismos, mientras que para esquivarlo el Pokemon planta flexionó sus patas dando un gran salto evadiendo el ataque helado


    -Usas Pistola Agua para empaparlo y aumentar las posibilidades de congelarlo usando Colmillo Hielo ¿verdad? -preguntó AJ a Jean

    - Así es- respondió este mientras se llevaba la mano derecha detrás de la cabeza.

    - Buena combinación- admitió AJ- ahora veras la nuestra.


    El Pokemon planta no necesitó más indicación liberando desde su bulbo en flor un suave vapor rosa, si bien este color no era tan intenso como el utilizado por Gloom


    - Entiendo que huela diferente al de Wanda, pero aun así...-pensaba Izumi notando algo raro en ese Dulce Aroma

    -Croooo-bostezó el reptil acuático

    - ¿Será que...?-pensó Jean prestando atención a la nube aromática-¡eso es, Croconaw usa Surf, deprisa!-exclamó Jean


    El Pokemon acuático visiblemente soñoliento movió sus extremidades invocando una gran ola de agua que cayó sobre el Pokemon planta, además de disipar el ataque de este


    - ¿Saur estas bien?-preguntó AJ

    -Soor-exclamó con dificultad el Pokemon mientras escupía agua salada

    -Croconaw Danza Dragón y Cuchillada- exclamó Jean


    El Pokemon acuático hizo varias maniobras para encender el fuego azul a su alrededor, para luego lanzarse a la carrera con sus garras alzadas dispuesto a atacar al Ivysaur


    - ¡Saur bloquéalo! -pidió AJ


    El Pokemon planta desplegó sus dos habituales látigos que dirigió hacia la amenaza azul, sin embargo, este los esquivo fácilmente gracias al incremento de su velocidad para luego dar un gran salto disponiéndose a golpearlo por arriba, no esperándose sin embargo que el Ivysaur lanzara un tercer latigazo que lo alejó considerablemente de su objetivo


    - ¡El barco! -exclamó repentinamente Pedrita


    Los tres entrenadores miraron hacia el mar, donde entre calmadas olas y chapoteos de Magikarp el blanco navío se movía también calmadamente hacia puerto para hacer uno de los últimos trayectos del día


    -Supongo que hasta luego-dijo despidiéndose de Izumi y AJ mientras les estrechaba la mano

    - Muy buen combate- le agradeció AJ

    - Eres bastante bueno- añadió tambien Izumi

    -¡Crooco!- exclamó el acuático despidiéndose de cuadrúpedo

    -¡Saur!-respondió este


    -¡Que ze noz va el barco!-exclamó Pedrita que ya estaba subiendo en el mismo.


    Los dos jóvenes se sumaron a la niña, estando ya embarcados pudieron ver como Jean junto al Pokemon acuático se alejaban de la costa


    - ¡Muchaz gracias por zalvarme del Hypno malo! -gritó Pedrita con fuerza mientras saludaba efusivamente, lo cual hizo que Jean se sonriera si bien ninguno de ellos pudo verlo


    -Así que Jean también participara en la Liga- dijo AJ

    -Así es- contestó Izumi con las dos bolsas de bayas en la mano

    - Más competencia- suspiró AJ mientras se comía una de las bayas que había recogido

    - ¿Seguro que no vomitaras? -preguntó Izumi haciendo referencia al hecho de que estaba comiendo en un barco

    -¡Maldición, lo olvide!- exclamó AJ con una cara descompuesta, para mayor risa de Izumi que no pudo evitar reírse a carcajada limpia
     
    • Adorable Adorable x 1
  8. Threadmarks: Capitulo 5
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4111
    CAPITULO 5: CONVERSACIONES


    Dejando a Jean en isla Tera, el barco en el que el par de jóvenes iban acompañando a Pedrita hacia Isla Secunda el cual se deslizaba lentamente en el vaivén de las olas, para desgracia de AJ


    - Ya que no yo no puedo comer, comed vosotros-dijo mientras todos sus Pokemon salían de sus pokeballs materializándose sobre la cubierta del barco


    -¿Izumi, tienes comida Pokemon?-preguntó el chico

    - Sí, claro- respondió la chica mientras le daba un saco que había sacado de su mochila


    Una vez con eso, el chico sacó de su mochila seis cuencos de plástico en los que vertió parte de la comida prestada por Izumi, para luego cortar varios trozos de baya y un poco de zumo de estas y luego batirlo, quedando una masa más o menos uniforme aunque de diferente color dependiendo de la baya utilizada, a excepción del cuenco destinado a la mantis el cual era enteramente sólido


    - A ver si te gusta, señorito- dijo AJ mientras le ponía su cuenco correspondiente a Yami, para acto seguido ponérselo a todos sus compañeros


    El Eevee olisqueó la comida y pareció gustarle ya que rápidamente comenzó a devorarla de un modo inusitado para un Pokemon de su aspecto, si bien su fantasmal compañero no se quedaba atrás en cuanto apetito en contraste con la serenidad de Blade y Saur


    -¿Cómo has aprendido a hacer eso?- preguntó Izumi que comenzó a sacar recipientes para dar de comer a sus Pokemon

    -Brock, el líder de ciudad Plateada, me enseño, tarde casi un mes en hacer algo como esto, aunque creo que hice bien-dijo el chico mientras veía como todos comían

    -¿Y por que te enseñó?-preguntó Izumi mientras llenaba los cuencos

    -El museo estaba ardiendo y le ayude a apagarlo- dijo el chico como si fuera lo más normal del mundo

    -¿Puedo jugar con elloz?- interrumpió Pedrita refiriéndose a los Pokemon


    Al obtener la respuesta afirmativa del chico, esta le lanzó felizmente hacia los Pokemon, si bien AJ tuvo que agarrarla del brazo ya que esta se dirigía hacia el Scyther, que si bien no era un mal Pokemon no sabía como reaccionaria, generando varias imágenes mentales a cada cual más desagradable


    -¿Por que no juegas con ella?-sugirió el chico señalando a la Hipocampa azul

    - No, podría pincharme con ezaz ezpinaz-dijo firmemente la niña

    -¿Y, no piensas lo que podrías pasar con esas cuchillas?-pensó AJ mientras una gruesa gota de sudor bajaba por su frente

    -Mira mis Pokemon, Pedrita -dijo Izumi mientras lanzaba sus seis pokeballs al aire revelando todos sus Pokemon conocidos además de uno que AJ no había visto, al menos no en esa forma, ese Pokemon era criatura cuadrúpeda de piel azulada y grandes orejas, su espalda además presentaba múltiples espinas, tal vez para darle un aspecto más agresivo a lo que ayudaban sus ojos rojos y los colmillos que asomaban de su boca


    -¡Nido!-exclamó dicho Pokemon mientras comenzaba a comer


    Los Pokemon de Izumi también comenzaron a comer su comida, a la que ella también había añadido varias bayas, todo ello ante una Pedrita deseosa de que acabaran de comer para poder jugar con ellos, y si bien algunos como el ave metálica o la mantis no tenían el menor interés, otros como el Growlithe y el Eevee si tenían ganas de jugar con ella


    -¿No te recuerda a alguien?-le preguntó AJ a Izumi viendo de qué manera jugaba y se entusiasmaba la niña con los Pokemon

    - Creo que sí, aunque lo gracioso es que “alguien” le dobla la edad-añadió Izumi

    -Cuando vaya a Ciudad Verde por mi última medalla seguramente la vea-dijo AJ

    -AJ-dijo Izumi con un tono de voz mucho más serio y a menor volumen -¿crees que es cierto que el líder de Ciudad Verde es el líder del Team Rocket?-preguntó la chica

    - No lo sé- añadió AJ tras un largo suspiro- eso dejo entender un Rocket que derroté en pueblo Lavanda-finalizó el chico también preocupado

    -Yo pienso que...-comenzó a decir Izumi sin embargo hubo de parar ya que debido a las turbulentas aguas cercanas a la costa el barco comenzó a moverse un poco más de la cuenta, lo suficiente para que AJ alzara la cabeza y se viera obligado a vomitar en las mismas turbulentas aguas

    - Esto ya comienza a cansar-comentó Izumi

    - Siento mucho aburrirte-dijo AJ en un tono irónico insultantemente evidente


    Finalmente llegaron a la isla, y tras meter a todos sus Pokemon en sus pokeballs desembarcaron siguiendo a Pedrita que rápidamente se dirigía a donde se encontraba su padre, si bien los demás no podían seguir su ritmo, debido más que a la velocidad de la niña, a que el mareado AJ estaba siendo ayudado por Izumi para evitar que se cayera al agua o algo peor, siguiendo a Pedrita donde quiera que fuera pudieron observar la isla, era más pequeña que las otras dos en las que habían estado, contaba con un mercadillo callejero en lugar de tienda y podían observar con dificultad como en la parte norte de la isla caía una estruendosa cascada, pero no podían detenerse demasiado debido a la vertiginosa velocidad de la niña que se dirigía hacia un edificio


    - No sé Bill- dijo un hombre de mediana edad –estoy preocupado, mi hija ya debería estar aquí desde hace mucho

    - Tranquilo- respondió este- No conseguirás nada preocupándote-dijo el castaño tratando de apaciguar al hombre

    -¿Quiere que vaya a buscarla?-preguntó Alan mientras jugaba en una maquina recreativa, de las cuales estaba llena la estancia


    Antes de obtener respuesta alguna se abrió la puerta del establecimiento, y antes de que el hombre pudiera decir que estaban cerrados una pequeña persona salto a sus brazos visiblemente contenta

    -¡Papiii!- exclamó la niña saltando a los brazos de su padre

    -Pedrita- dijo el hombre para luego soltar un largo suspiro de alivio-¿Por qué has tardado tanto?-dijo mientras la ponía en el suelo


    - Un Pokemon me asustó pero ellos- dijo señalando a Izumi y AJ – y un chico con un Pokemon azul- dijo refiriéndose a Jean-me ayudaron y además...-añadió mientras cogía la pokeball que contenía a su nuevo Pokemon – mira- añadió bastante feliz

    -Me alegro mucho- dijo el hombre mirando el Pokemon recién liberado de su Pokeball- ahora estaré más tranquilo cuando te quedes en casa-luego el hombre giro su cabeza mirando a Izumi- ¿Cómo puedo agrade...?

    -¡Oh no señor!- le cortó Izumi – no es necesario ¿verdad AJ? –preguntó la chica de pelo negro

    -¡Salta, salta, salta!-exclamó un demente AJ viendo como jugaba Alan


    Izumi ante tanta expectación no pudo evitar acercarse a la maquina en cuestión, aunque la pixelada imagen de un hombre bigotudo saltando sobre Squirtle y cogiendo setas no le atraía lo más mínimo, así que decidió salir al mercado que antes habían visto, la chica paseó por el y si bien vio los típicos artículos que debían encontrarse en una tienda habitual también múltiples puestos con baratijas, flores etcétera, aunque hubo un puesto en concreto que le llamo su atención, el cual no era más que una alfombra roja adornada con dibujos dorados de Pokemon míticos, estando esta sobre la verde hierba y sobre esta había pocos objetos pero estos eran bastante curiosos, además el hombre a cargo de dicho puesto no gritaba cual verdulero acatarrado sino que esperaba pacientemente que a que los posibles clientes vinieran, y para redondear la faena estaba la vestimenta de susodicho individuo consistente en una capa roja que tapaba toda su anatomía a excepción de sus ojos azules


    -¿Cuánto vale esto?-preguntó Izumi señalando un pequeño colgante de color negro que presentaba una larga pluma plateada

    - 15 Poketas- dijo este con una tranquila voz


    La chica sacó de su bolsillo un pequeño monedero rojo, en cual comenzó a hurgar buscando el dinero y se lo entregó al hombre que extendió un moreno brazo para recoger el dinero, y otro para entregarle el objeto que la chica acababa de comprar, Izumi ya con el objeto en su poder observó un poco más los otros artículos de ese puesto, como por ejemplo un colmillo perfectamente pulido o un pequeño frasco lleno de una agua cristalina, para luego alejarse dando volver por las calles de tierra al lugar de donde habían salido, allí se encontraban Bill hablando con el padre de Pedrita mientras que esta jugaba con su Dunsparce, por otro lado AJ y Alan continuaban con las maquinas, la chica de irises azules miró las demás, todas ellas de juegos muy antiguos, pudo recordar algunos como el que estaban jugando Alan y otro protagonizado por un Sandslash que debía recoger anillos dorados por sus versiones mas recientes, aunque la mayoría le resultaban auténticos desconocidos sin embargo uno interpretado por un Staryu que iba derrotando a sus enemigos no con sus ataques de agua sino con los brazos le llamo la atención y decidió jugar perdiendo totalmente la noción del tiempo


    -Izumi, eh Izumi- dijo Bill zarandeando a la chica

    -¿Qué pasa?- dijo ella levantando la vista del juego

    -Te has quedado traspuesta-dijo el castaño

    -¿Dónde están todos?- preguntó Izumi visiblemente desorientada

    -Pedrita y su padre están en su casa, me han pedido que cierre y AJ y Alan...¿no hace falta decirlo verdad?- dijo el castaño dirigiéndose a la salida junto Izumi


    El par salieron, y antes de que la luz del sol cada vez más tenue rozara el pelo negro de Izumi esta se vio abatida por un proyectil inesperado


    -¿¡Pero qué!?- dijo Izumi cogiendo lo que había le impactado

    -Ve no nat- exclamó el Pokemon que había sido torpedeado hacia la joven

    -Lo siento muchísimo ¿estas bien ?- se interesó Alan mientras recogía su Pokemon para luego dirigir la cabeza hacia donde estaba AJ-¡¿Tenías que darle tan fuerte?!-añadió a todo volumen


    -Lo siento- contestó el pelinegro llevándose la mano a la nuca- ¡Waru discúlpate ahora mismo! – le exigió AJ a su Pokemon, causante de la acción

    -¡Jon jon!- exclamó este imitando la acción de su entrenador llevándose también la mano a la nuca

    -Saider- dejo caer su compañero de batalla en cierto tono resignado

    -Continuemos ya- dijo Alan colocando al Venonat al lado de su Sandslash para proseguir la batalla doble


    -Son únicos ¿verdad?- dijo Bill mientras cerraba el edificio

    -Es una forma de llamarlo-dijo Izumi mientras una gota de sudor recorría su sien, y sentaba a ver ese combate en solitario ya que Bill se dirigía a buscar al padre de Pedrita para devolverle las llaves


    -Waru usa Bola Sombra contra Sandslash, Blade usa Ataque Rápido contra Venonat- dijo AJ

    -Excavar y Polvo Venenoso-pidió Alan


    El Pokemon fantasma generó la esfera, de mucho mayor diámetro que la generada por Yami hace apenas unas horas, que no llegó impactar a su objetivo ya que este usando sus grandes garras se sumergió en la tierra con pasmosa rapidez, por su lado la mantis se dirigía a gran velocidad hacia el otro insecto que comenzó a sacudir liberando una ducha de esporas venenosas en un amplio radio a su alrededor obligando al bicho verde a frenar su ofensiva

    - Debo probar eso con Saur-pensó AJ viendo la original forma de usar ese ataque-¡Waru dispérsalo y Blade usa Ataque Ala!- exclamó ahora en voz alta


    El Haunter se acercó sin temor hacia las esporas dispersándolas de un par lengüetazos, dejando el campo libre al golpe de Scyther con sus alas totalmente abiertas, pese a ello Alan esbozó una ligera sonrisa, y todos entendieron el porque al salir un Sandslash totalmente recubierto de arena debajo del espectro flotante


    -Waru esquívalo- dijo tranquilo AJ sabiendo que la habilidad de su Pokemon le hacía inmune a los ataques terrestres, y es cierto que el Pokemon fantasma con elevarse un poco evito el contacto de Sandslash

    -¡Garra Umbría!-exclamó Alan


    El pangolín hizo una maniobra en el aire para ganar algo de impulso para luego alzar su zarpa izquierda estando esta recubierta de una aura negra golpeando con ella al espectro y empotrándolo contra el suelo, para luego estar dispuesto a volver a golpearle, sin embargo la garra en vez de contactar con el gaseoso cuerpo conectó con la dura cuchilla de Blade que desvió el golpe

    - En el fondo se quieren-pensó AJ algo divertido mientras Waru se reincorporaba -¡Chicos, Cuchillada y Rayo!-pidió AJ con energía


    Tras dar las ordenes, la mantis se acercó a velozmente hacia el Pokemon con espinas dispuesto a golpearle con sus cuchillas, a lo que este respondió con los mismos moviéndoos tratando de esquivar y golpear con sus garras dando la sensación de ser un combate de esgrima, por otro lado las manos del Haunter comenzaron a rezumar electricidad que luego se extendió al resto del cuerpo y liberando la potente descarga hacia el insecto morado que apenas pudo esquivarla con un torpe salto


    -¡Bola Sombra y Tijera X! –volvió a exclamar mientras señalaba al terroso oponente como objetivo


    - Tumba Rocas y Supersónico- exclamó Alan con tranquilidad


    El pokemon fantasma intento crear su esfera espectral, pero las ondas sónicas de Venonat le impedían concentrarse y esquivar a la vez, decidiendo hacer lo segundo mientras Blade si se dirigía hacia su objetivo pero este golpeó el suelo con fuerza generando unas gruesas rocas alrededor frenando el ataque de la mantis, que además de eso tuvo que soportar como una roca surgía justo a sus pies hiriéndolo gravemente

    - Ahora usad... ¿eh?- se extraño Alan cuando dirigió una mirada hacia su insecto, aunque esa mirada pronto se torno en felicidad al ver como este desprendiendo un fulgor blanco comenzaba a transformarse y tras finalizar el cegador brillo todos pudieron ver el nuevo Pokemon.


    Este ahora poseía dos grandes alas escamosas de color violeta, al igual que el resto de su cuerpo excepto sus dos ojos azules, también estaba dotado con una cresta dividida en tres puntas, además de un abultado abdomen y un pequeño tórax en el que se apreciaban seis pequeñas patas blancas


    -¡Veno mod! – exclamó el nuevo insecto feliz de su nueva forma volando alrededor de su compañero y de su entrenador que ya daba la batalla por concluida


    ¿Os acordáis, verdad?-dijo AJ a sus Pokemon refiriéndose al nuevo Pokemon de Alan, y evidentemente se acordaban ya que habían luchado contra uno de la misma especia en la ultima batalla de gimnasio en la que habían participado


    - Pues al fin evoluciono- dijo Bill al lado de Izumi- para luego dirigirse a todos- He hablado con Celio, nos esta esperando para comer, AJ e Izumi os quedáis- decidió el castaño

    -Y no sois molestia-dijo Alan cortando la frase que el par de pelinegros iban a pronunciar


    Tras esa conversación, si se puede llamar así, el grupo cogio el ultimo barco del día que les llevaba a isla prima, una travesía bastante tranquila hasta que un tremendo rugido la interrumpió

    -¿¡Pero que es eso!?-exclamaron AJ e Izumi temiendo que lo hubiera provocado un Gyarados

    - Me están llamando- dijo Alan mientras cogía su teléfono móvil, lo que hizo que Izumi y AJ cayeran tontamente de espaldas mientras se preguntaban a que tipo persona le tendría asignado ese tono de llamada


    - Dime Misty- dijo Alan, lo que provocó la desmedida carcajada de AJ al relacionar el tono de llamada con la chica que llamaba

    -¿Eres tu Alan?-preguntó esta

    -No solo le he robado el teléfono, claro que soy yo – respondió este

    ¡Ey no te pongas borde!- replicó airada su interlocutora- encima que me preocupo por vosotros... ¿puede saberse que estáis haciendo Bill y tu?oigo a alguien chillar de dolor- preguntó esta, refiriéndose a las carcajadas de AJ

    - Definitavemente tienes que estar menos tiempo en la piscina por que tienes las orejas llenas de agua, o tal vez sea la edad – añadió de modo malicioso

    -¡Escúchame, solo soy dos años mayor que tú pedazo de...!- comenzó a vociferar, aunque Alan no pudo escucharlo ya que le pasó el teléfono de AJ, aun tronchándose en el suelo

    -¡Y además eres un...-!continuó bramando al otro lado del aparato

    -Misty ¿no te da vergüenza ?una líder de gimnasio no puede hablar así-le cortó AJ con tono serio

    -¿AJ, eres tú?- preguntó la chica- No me sermonees, tú no eres mi...padre – dijo acabando la frase en un tono mucho más bajo que en el que la había iniciado

    -¿Cómo están las cosas por allí?-preguntó AJ que no quería que la conversación siguiera el curso que llevaba

    -Bien, como falta poco para la Liga hay muchos más retadores, pero la mayoría no son un gran problema – dijo en un tono más alegre-¿Qué tal está Hydra?- se interesó

    - Muy bien, gracias ¿y que tal Psyduck?- preguntó este

    - Sin comentarios- suspiró esta

    -¿Tienen muy buena relación, no?-le preguntó Izumi a Alan el cual hizo un gesto afirmativo


    Ambos continuaron la conversación intercambiando ocasionalmente AJ el puesto con Alan hasta que llegaron hacia la casa de Celio, donde este les sirvió una suculenta comida de Espaguetis con salsa de tomate y albóndigas, tras la cena y los tres platos de Alan y AJ, Celio y Bill se fueron a su dormitorio y habitación de invitados dejando a los más jóvenes dormir en el salón, en unos cómodos sillones tapizados de verde y cubiertos por mantas de igual color


    - No imaginaba que Celio cocinara tan bien – dijo Izumi tapándose con su manta

    -Que se nos de bien los ordenadores, no significa que no sepamos hacer otras cosas-respondió Alan

    - Igual que yo- dijo AJ en tono irónico- solo se entrenar Pokemon y mis dos últimas medallas las conseguí de pura suerte- dijo en un tono alegre pese a la frase que había pronunciado

    -Siempre puedes volver a luchar con ellos, si piensas eso- dijo Izumi clavando sus ojos azules en los suyos

    - Creo que me confundes con Eric- dijo AJ riéndose un poco- Eric es un amigo nuestro de Pueblo Paleta – le explicó a Alan para que no se sintiera excluido de la conversación

    -¿Tiene un Charmander por casualidad?-preguntó Alan obteniendo la afirmación de ambos – entonces creo que le conozco, yo pululaba por el gimnasio cuando vino pidiendo una batalla, Misty se rió mucho cuando derroto a su Charmander y Kakuna de un par de movimientos- comenzó a decir el chico de cabello naranja – pero más me reí yo cuando tres días después el le dio una soberana paliza- concluyó para luego reírse un rato

    -Mira que eres malo-dijo Izumi que no pudo evitar sonreírse imaginando la escena

    -En el fondo es mi amiga-dijo Alan con actitud sincera- todavía recuerda el último regalo que le hice- añadió ahora mientras se aguantaba la risa

    -¿y cual fue?-preguntaron ambos con curiosidad

    - Un libro, muy escabroso y detallado sobre la reproducción de los Pokemon insecto- exclamó para luego reír por lo bajo para no despertar al otro par

    -¿Y que hizo ella? Por que no creo que te lo dejara pasar por alto-preguntó AJ sonriéndose ahora el

    -Bueno me tiro a la piscina y...- comenzó a decir Alan

    - Te ha hecho cosas peores- le cortó AJ

    -Y le dijo a Starmie que comenzara a lanzarme rayos- continuo Alan

    -La pillaste de buen humor entonces- dijo AJ- Yo creo que te hubiera hecho algo aun peor- aseguró

    -Créeme, no lo dudo- dijo Alan mientras se quitaba las gafas y las ponía en mitad de la mesa del salón para luego cerrar los ojos

    -Doy fe también - dijo Izumi para luego lanzar un largo bostezo- por cierto hablando de regalos, toma esto – dijo la chica de ojos azules dándole a AJ el collar que ella había comprado anteriormente

    -Muchas gracias- dijo AJ que enseguida se lo puso- ¿pero por que?-preguntó para no obtener respuesta ya que Izumi ya estaba en un largo sueño


    El chico de irises castaños y cabello negro también se dispuso a caer en los brazos de la noche, teniendo un sueño bastante placido, durante el cual pasaron varias ensoñaciones desde el ser el comandante de un ejercito de la época feudal, ensueño bastante frecuente desde que vio un anunció de cierto videojuego, hasta como un Dunsparce se retorcía hasta el extremo para convertirse en un Ariados, el cual inmediatamente era engullido por un gigantesco Croconaw, aunque el ultimó sueño fue totalmente diferente además de bastante vívido, situado en un edificio desconocido para el que pese a su tamaño e importancia permanecía sobriamente decorado, a excepción de una cuidada puerta bañada en oro y decorada de efigies legendarias, esta puerta estaba custodiada por dos hombres, que vestían unos largos ropajes marrones anudados por una cuerda por la cintura que fungía como un burdo cinturón, su vestimenta también contaba con una capucha pero que no llevaba puesta dejando ver su idéntico corte de pelo, si bien uno rubio y otro de cabello negro, y su cansada expresión facial pese a la juventud que ambos tenían


    - ¿Crees Yubin que esto está bien?- preguntó el moreno al rubio

    - Sinceramente no lo sé- contestó este con franqueza

    - Se que prometimos fidelidad a la orden, como nuestros padres y los que les precedieron - continuó el moreno-pero dudo de que hubieran usado a los mensajeros celestes para finalizar un guerra tan injusta

    -No hay guerra justa- emitió el otro- pero entiendo lo que quieres decir, de todos modos dudo que los mensajeros se presten para tal fin

    -¿Y si los fuerzan?-preguntó el moreno mirando a los ojos de sus compañeros

    -No creo- respondió Yubin aunque inmediatamente su mirada al igual que la del moreno se llenaron de dudas- Prepárate- dijo repentinamente más agitado


    Inmediantemente la puerta fue derribada de un modo absolutamente violento entrando de inmediato una tromba de hombres armados y acompañados de Pokemon igualmente fieros

    - ¡Dejadnos pasar!-rugió uno de estos alzando su arma

    - No podemos permitirlo- dijo Yubin con un tono inquietantemente calmo- iros, no queremos haceros daño

    -¡Ja! ¿Vosotros unos monjes nos vais a hacer daño? Replicó el mismo hombre con sorna

    -No deberías subestimar a un hombre cuando defiende lo que cree- dijo el moreno mirando fijamente al mismo hombre

    -¡Dejaros de amenazas!- dijo el hombre acorazado dando un paso al frente, que rápidamente tuvo que deshacer cuando noto una severa fisura en la armadura

    - Os hemos dichos que os vayáis- dijo ahora el moreno

    -¡Atacad!- exclamó el hombre alzando el brazo, en el cual rápidamente volvió a aparecer una herida sangrante

    - Mira tus hombres- fijo Yubin


    El cabecilla del grupo se giró, para observar con rabia e impotencia para ver como su tropa, tanto humanos como Pokemon estaban profundamente dormidos

    -¿¡Qué habéis hecho!?- interrogó este furioso

    -Vete o te aseguro que esta noche tu no llegaras a dormir – dijo el moreno amenazante

    - ¡Esto no quedara así!- replicó este abandonando la sala dejando a sus hombres a su suerte

    -Veo que tu Sneasel ha mejorado bastante- dijo Yubin ya en un tono más tranquilo aludiendo al Pokemon que parecía moverse en las sombras

    - Tan arisco como siempre, tu Haunter también es bastante poderoso- respondió el moreno refiriéndose al fantasma que se manifestó junto al rubio


    -¡Cuidado!- dijo rápidamente Yubin a su compañero


    Rápidamente este comprendió el por que, al ver como el suelo de la sala se derrumbaba revelando el autentico infierno en el que se había convertido el piso inferior donde una fieras llamas lo calcinaban todo amenazando ahora con engullir también al moreno que se precipitaba peligrosamente

    - ¡Yubin!- exclamó este desesperadamente alzando la mano a su compañero

    - ¡Ajit!


    En ese momento un agitado AJ se levantó con un grito ahogado, rápidamente miró a su alrededor, turbado, todo estaba en orden, afuera el suave viento fluía refrescando a aquellos que anduvieran aquella madrugada en la calle, la delicada luz de la luna entraba por la ventana iluminando parcialmente el salón permitiendo al chico verificar la hora. Las cinco de la mañana


    -Supongo que comí demasiado- dijo AJ tras un largo bostezo - ¿¡Pero que!?- exclamó ahora totalmente aterrado al ver como su nuevo colgante relucía con cegador fulgor plateado que rivalizaba con la misma luna, que repentinamente se apago


    -¿Qué demonios pasa?- se dijo angustiado mientras se volvía a tumbar en la improvisada cama
     
    Última edición: 12 Julio 2018
    • Adorable Adorable x 1
  9.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    299
    Pluma de
    Escritor
    Holi.

    Andaba leyendo tu fic y llegué hasta el capítulo 1 (6k, bastante) y me ha dejado una muy buena impresión. Me gustó mucho el prólogo reflexivo y el aire de añoranza que le da el narrador (Slifer el Produtor Ejecutivo, supongo) a modo de memorias. Fue un toque muy interesante.

    Also, la batalla estuvo muy cool, en especial meter más movimientos y pokes de otras generaciones porque sólo con la primera... queda algo meh. Also, ahorrarnos el viaje de AJ, Erick y el otro pj como noobs es un muy buen detalle.

    Si tuviera que poner una pega es que es demasiado largo (desde el prólogo) y más que ser largo por necesidad de la historia es por ser muy redundante. Suprimiendo oraciones y algunas expresiones que no vienen mucho al caso puede quedar de unas 4k. Y well, entre más cortos se vean los capítulos, más probable es que el lector se sienta con ganas de darle una checada.

    De momento sigo leyendo. Nos vemos la próxima.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  10.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    299
    Pluma de
    Escritor
    Hago doble post porque editar es para los débiles.

    Creo que el segundo capítulo me ha gustado mucho más que el primero. Tal vez porque las personalidades de AJ el productor ejecutivo y Eric están más definidas, o porque se siente un avance mayor en la trama. Me llama la atención esa extraña habilidad de AJ para ver recuerdos (ya que él tampoco se cree su propia explicación) y el hecho de que no sea la primera vez.

    Supongo que la chica entrenando es la tercera amiga del trío, ya que tiene el último inicial. Also, me dio curiosidad la historia de Misty. Supongo que volveremos a ese punto más adelante. La verdad es que, precisamente porque fuiste soltando mucha información desde varios ángulos, este capítulo se sintió mucho más dinámico. Incluso la fugacidad de la captura ayuda con este efecto.

    TR hace de las suyas otra vez... esto se pondrá bueno.
    Sigue así Man.
     
    • Adorable Adorable x 1
  11. Threadmarks: Capitulo 6
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    3681
    Holi.

    Si has seguido leyendo comprobaras que el tono reflexivo no es el que impera en el fic(El prólogo fue escrito casi medio año después de los primeros capítulos creo). De hecho, ya para terminar de ahuyentar al personal, el fic hay momentos en los que se toma "muy poco en serio" a si mismo. Gracias de todos modos. Y sí, cuando descubrí que Slifer era un apellido sabía que alguno de mis personajes tenía que llevarlo XD además apellidarse Osiris sería muy pretencioso(?)

    En lo referente a los 6K si es cierto que parece bastante, como le dije antes a Plushy Berry siempre he sentido que mis capítulos son demasiado cortos probablemente por eso agrupo hechos que podrían ir perfectamente por separado en distintos capitulos. He estado comprobando la longitud de mis capítulos, algunos seguramente les haga una leve modificación, y suelen durar de media entre 4 y 5K. Hay casos que supera levemente las ocho mil palabras, si bien son capítulos más avanzados y supongo que serán mas amenos porque verdaderamente se explican más cosas y mejor narradas imagino Y luego casos como el propio capitulo 6 que son aproximadamente 3278 palabras y otros que no superan las 2600. Hay un poco de todo
    Son entrenadores con cierta experiencia, como desmuestra el número de medallas que tienen. Pero siguen siendo novatos son,simplemente, novatos competentes


    La historia de Misty, por lo menos a lo que esta escrito, no se llega a explicar nunca del todo, son pinceladas sobre un personaje al que le tengo cariño y aparecerá más veces, la habilidad de AJ si es algo que dará de que hablar, o escribir, de tanto en cuanto. En este mismo capitulo 6 algo se menciona

    Gracias por el competario y espero verte más por aquí Kiwi, señor ave neozelandesa XD

    PD: El equipo malvado de turno no puede fallar, que lo hagan mejor o peor ya es otro tema....


    ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



    CAPITULO 6: EL HOGAR


    Aquel extraño y vívido sueño dejó al pelinegro preocupado en el sillón que le servía de cama mientras múltiples interrogantes centelleaban por su mente ¿Por qué ese lo habría tenido? ¿Qué lugar era ése? Definitivamente no uno que el conociera ¿Y quién eran esos que aparecían? En ese caso sí había oído el nombre de uno de ellos ¿Estaría el fulgor plateado y el sueño relacionados? ¿Estaría a su vez todo esto relacionado con el resplandor púrpura que reapareció hace poco? Importantes preguntas para tan temprana hora, por ello el joven pelinegro volvió a cerrar los ojos cuando el reloj indicaba las ocho y media de la mañana confiando en poder dormir hasta las diez.


    - ¡Vamos AJ, hay que levantarse! - exclamó Izumi con energía cuando el reloj indicaba las nueve menos cuarto.

    -Izumi- dijo AJ con un tono de voz cansado-No- añadió para finalmente darse la vuelta.

    -Tienes mala cara ¿has soñado con algo malo? - preguntó la morena mientras se levantaba.

    -No lo sé-añadió el chico que ya había renunciado al sueño por completo

    -No lo sé ¿Qué clase de respuesta es esa? -dijo Izumi

    -La de alguien con sueño-replicó AJ sin demasiado interés, ya levantado y esperando a que Bill y Alan hicieran lo mismo.


    Una vez estos ya de pie, y tras el necesario acicalamiento se despidieron de Celio y tomaron el barco que les llevaría de nuevo al continente, al hogar que ya todos extrañaban, el navío utilizado para la ocasión era de mayor tamaño que el que habían usado para moverse entre las islas, por razones obvias, por otra parte la suave brisa matinal y el sonido de las olas hacían un viaje bastantea agradable, tal vez por ello AJ iba durmiendo en una de las sillas de la cubierta, con la mano sobre el pecho donde se encontraba el colgante regalado por Izumi que también ondeaba suavemente, aunque esta vez la expresión tranquila denotaba que no sucedía nada extraño dentro de su mente.


    -Al menos así no vomita –dijo Alan viendo como AJ dormía.

    - Eso espero, pero me da pena que no haya podido desayunar como nosotros- dijo Izumi

    - Tiene reservas para rato- dejo caer Alan.

    - Te he oído- dijo AJ entresueños- ahora dime donde escondes el tesoro- volvió a decir en ese mismo estado.

    - Estaba soñando- dijo Alan con una gota de sudor en la parte trasera de la cabeza

    - Deberíamos despertarlo, ya casi estamos en Isla Canela-puntualizó Bill.


    Los tres miraron al horizonte, el gran volcán de Isla Canela era inconfundible, además de las cálidas playas atestadas de turistas, por otro lado, en el muelle había mucha más agitación que el día que AJ llegó a la isla, gente embarcando y desembarcando, marineros cargando y desembarcando materiales, algunos de lugares muy lejanos, y otros combatiendo en el breve tiempo que tenían de descanso.


    -Ahora, si no me equivoco nosotros tenemos que coger un barco hacia ciudad Celeste y vosotros un barco de mercancías hacia Pueblo Paleta-dijo Alan, lo que Bill confirmo con un asentimiento de cabeza.


    Tras despertar al pelinegro durmiente, bajaron de la embarcación buscando por el transitado puerto el barco que llevara a Alan y Bill a Ciudad Celeste, cosa que finalmente hicieron tras una búsqueda de diez minutos.


    - Muchísima suerte- dijo Alan despidiéndose- no te olvides de nosotros cuando ganes la liga Pokemon- añadió, no sin cierto tono de broma.

    - No podría, aunque quisiera- dijo AJ sonriéndose- no te pases mucho con Misty- finalizó el pelinegro a lo que Alan aceptó, a regañadientes.


    Tras subir Alan y Bill a su buque estuvieron intercambiando saludos hasta que los primeros desaparecieron en el horizonte, tras esto el par de pelinegros siguieron buscando un barco que les llevara hacia Pueblo Paleta...sin éxito, era lógico por otra parte, dicha población no contaba con un puerto propiamente dicho además de que el pueblo estaba a una distancia considerable del mar, siendo por ello que los pocos barcos que paraban era para hacer una entrega para el profesor Oak, o para algún pueblo cercano.


    -Izumi ¿Dónde has comprado este colgante? - preguntó AJ mientras caminaban buscando el dichoso barco.

    - En un mercadillo en Isla Secunda ¿Por? - respondió esta.

    -No, por nada- dijo AJ intuyendo que la chica no sabía nada del origen del colgante.


    Tras ese breve intercambió de frases, ambos siguieron buscando el barco, esfuerzo en vano.


    - ¿Y si vamos volando? -preguntó Izumi

    - Izumi, no creo que sea buena idea sacar un Aerodactyl estando tanta gente alrededor- dijo AJ.

    -Ya lo sé, por eso nos alejaremos-dijo la chica.


    Ambos caminaron hacia el norte, alejándose cada vez más del núcleo urbano, por el contrario, el volcán cada vez estaba más cerca, aunque antes de estar remotamente cerca habría que superar el ultimo edificio, un caserón, ahora decrépito, conocido como la mansión Pokemon, que pese al espectacular crecimiento de la población en escasos años aún se mantenía bastante alejado.


    - ¿No es suficientemente lejos? -jadeó AJ.

    -Sí, creo que sí-dijo la chica que se dispuso a sacar al ave metálica cuando un estruendo procedente del interior de la mansión la interrumpió, la chica rápidamente entró en la mansión temiendo porque ese estruendo hubiera podido dañar a alguien.

    - ¿Hay que andar más? - preguntó AJ siguiendo a la chica.


    La joven rápidamente entro en el edificio abandonado, su vista tubo que acostumbrase a la menor luminosidad existente en el interior, aunque la suficiente para ver el polvo flotando en el ambiente, pese a ello parecía estar muy bien conservado, exceptuando claro está el gran agujero en el suelo.


    - So...corro-dijo una voz que venía de la planta inferior.

    - ¡Vamos a ayudarte! -le gritó Izumi.

    -Esa voz me suena de algo-pensó AJ que ya había alcanzado a la chica.

    - ¿Y cómo bajamos ahora?- se interrogó la fémina.


    Al oír la pregunta AJ tomó su pokeball haciendo aparecer a Saur.


    -Bien pensado AJ- dijo Izumi- podemos usar sus látigos cepas como cuerdas para bajar- añadió la joven.

    -En realidad iba a pedirle que usara Somnífero en ti y empujarte por el agujero... – dijo AJ, que rápidamente se vio tumbado en el suelo por una de las ya famosas collejas de Izumi- Era...broma- fue lo que llegó a decir ya en el piso.

    - Eiivy- exclamó el Pokemon planta, haciendo un gesto equivalente a encogerse de hombros.

    - Je je je-volvió a decir la voz de ese agujero.


    Una vez levantado, el Pokemon planta usó sus cepas para agarrarlos por la cintura y bajarlos con cuidado por el agujero, quedándose afuera en caso de que tuviera que sacarlos rápidamente, por otro lado, lo que los chicos encontraron abajo fue una pila de cascotes, piedras etcétera y también. más alejado una estantería tumbada quedando una gruesa pila de libros en el suelo, en el cual unas inquietas piernas se movían tratando de zafarse de ellos, Izumi con cierta cautela se acercó a la pila de libros retirando los de la superficie hasta alcanzar a la persona sepultada.

    - Lo que sospechaba- dijo AJ viendo quien era el sepultado, cabello marrón, camiseta blanca atravesada horizontalmente por bandas rojas, indudablemente era el - ¿Estas bien Tim?- preguntó el chico.

    -Sí- dijo este levantándose ayudado por Izumi- siempre supe que la lengua estaba en mi contra- dijo ahora viendo la pila de libros que hasta hace nada estaban sobre el

    - ¿Cómo te ha pasado esto? - preguntó Izumi.

    - Pues veras...- comenzó Tim – estaba entrenando aquí con mis Pokemon y vi un Koffing azul- dijo ahora más convencido- Sí, eso, un Koffing azul y me emocione tanto que salte de alegría, el suelo cedió y aquí estoy – finalizó algo avergonzado.

    - Ajá- dijo Izumi poco convencida.

    - ¿Tim, seguro que estabas entrenando o.…? - Dijo AJ que cogió algo en la pila de libros- ¿O estabas con esto? -le preguntó abiertamente alzando una revista en cuya portada se podía ver a una mujer ligera de ropa y en una pose sugerente.

    -Eeeeh-comenzó a balbucear, si bien rápidamente agachó el cabeza visiblemente avergonzado.


    Tras eso los chicos subieron con ayuda de Saur, y salieron al exterior del edificio, dispuestos a abandonarlo.


    -Por favor, no le digas esto a nadie- le dijo Tim a AJ visiblemente avergonzado

    -No te preocupes- dijo AJ dándole una palmadita en la espalda- ¿Te arrepientes de haberlo hecho?

    -Para nada-expresó el lugareño con una amplia sonrisa


    AJ no pudo evitar que se le escapara una sonrisilla para luego despedirse y sacar a Iwasa de su pokeball, tanto el cómo Mori alzaron el vuelo, dirigiéndose hacia el vasto océano en el que la suave brisa ayudaba a los Pokemon voladores haciendo menos cansado el esfuerzo de atravesar la masa acuática, por otro lado, el astro rey hacía gala de toda su fuerza brillando esplendorosamente, lo que si bien no era plato de gusto para el ave metálica tampoco le incomodaba demasiado.


    - La juventud de ahora cada vez es más sinvergüenza – comentó Izumi.

    - Izumi, les pagan por tener ese cuerpo no hay motivo para que estés celosa- dijo AJ que no había entendido lo que Izumi quería decir.

    - ¿¡Celosa yo!? De unas que pasan hambre para exponerse en esas revistas...- ¡Mory!- vociferó la fémina.


    En ese momento el ave entendiendo a su entrenadora se dispuso a picotear a AJ cosa que hizo si bien no con toda su fuerza, obviamente.


    - ¡Izumi eso duele! -se quejó AJ.

    Tras ese pequeño “accidente” el vuelo siguió sin novedad hasta llegar a las costas, sin embargo, decidieron proseguir hasta el pueblo propiamente dicho donde no habría problema por el Aerodactyl debido a lo desiertas que solían estar las calles.


    - ¿Y qué vas a hacer ahora? -preguntó la chica de ojos azules.

    - Iré a ver al Profesor Oak para que me de mis Pokemon e iré a casa- respondió AJ

    -Te espero aquí- dijo la chica mientras se retocaba su pelo, algo revuelto por el viento.


    No duro mucho la espera, en diez minutos el joven ya estaba allí con tres Pokeballs en su mano y comenzó a caminar junto a la chica, las calles del pueblo contaban con una deficiente asfaltado, si bien las aceras si tenían buen estado y eran lo suficientemente anchas para que los viandantes pudieran andar con comodidad, AJ se detuvo frente a una casa de dos plantas de fachada blanca, como la mayoría de las casas de la zona y tocó a la puerta de la misma mientras que Izumi continuó caminado calle arriba

    -Mamá, soy yo-dijo AJ mientras tocaba la puerta.


    Tras unos escasos minutos, la puerta se abrió dejando ver a una mujer de mediana edad, que llevaba un delantal de cocina sobre su ropa habitual, además de unos ojos de idéntica tonalidad a los de AJ.

    - ¡Mamá! - exclamó el niño abrazando a su madre, aun con las pokeballs en la mano.

    - Ya estás aquí- dijo la madre aceptando el abrazo.

    - Mama, ven al jardín quiero enseñarte mis Pokemon- dijo AJ contento cual colegial.


    Tras decir eso, AJ soltó a su madre y comenzó a correr por los pasillos harto conocidos hasta llegar al jardín, el suelo de este estaba recubierto por una fina capa de césped, más fina en ciertos lugares posiblemente debido a que alguien se la habría comido, también contaba con un estanque que fungía igualmente de piscina durante el verano, también contaba con un gran árbol.


    - ¡Salid todos! - dijo AJ lanzando todas las pokeballs al aire.


    Cada uno de los Pokemon fue manifestándose sobre la suave capa herbácea, manteniéndose todos en posición para que la madre de su entrenador los observara.


    -Hijo, su comida la vas a pagar tú- dijo la madre viendo los nueve Pokemon.

    - ¡Mamá!

    -Es broma- dijo la mujer- veo que Saur ha evolucionado y que has capturado a muchos.

    - Voy a bañarme –comentó el chico- portaos bien, eso va por ti también Waru- dijo AJ.

    - Jon jon-expresó este en tono monótono, no era la primera vez que le decían eso.


    El chico rápidamente subió las escaleras, pero en vez de entrar al cuarto de baño entro en su propia habitación, las paredes de esta eran de un relajante tono celeste, esto junto a la sobria decoración la hacían parecer más espaciosa, el chico se dirigió hacia la estantería, a la derecha de la cama cuyo color combinaba con el de las paredes, y en estante que pegaba al suelo cogió un grueso libro marrón, lo puso sobre la cama y comenzó a buscar algo entre sus páginas.


    - Mente Viridian, percepción de cronos...-decía AJ pasando rápidamente las páginas, total había leído el libro tantas veces ya que en caso de que hubiera algo de utilidad ya lo hubiera descubierto. Efectivamente en ese libro de leyendas y mitos no había nada, nada que hablara de esos extraños fenómenos que a veces le sucedían. Algo decepcionado dejó el libro en donde estaba.


    -Supongo que si fuera algo grave ya me hubiera muerto-suspiró.


    AJ salió de su habitación avanzando pasillo adelante hasta llegar al cuarto de baño, en el cual abrió el grifo dejando que la bañera comenzara a llenarse, mientras él se iba quitando la ropa, hasta quedarse con unos calzoncillos blancos, que también se quitó, dejando su nada musculoso cuerpo al descubierto, una vez la bañera estuvo llena, normalmente tomaba una rápida ducha, pero decidió que era un pequeño lujo que iba darse.


    -Bien-pensó el chico cuando todo su cuerpo hasta el cuello ya estaba bajo el agua- debería pensar algo para la batalla de gimnasio, vamos a imaginar que no es del Team Rocket y es una batalla limpia – se decía para sí mismo mientras se enjabonaba – se supone que usa Pokemon de tipo tierra, son lentos, con buena defensa y con un buen poder de ataque físico – concluyó AJ mientras por su cabeza pasaban imágenes de Pokemon como Sandslash, Rhydon u Onix, estaba imbuido en esos pensamientos cuando la puerta del baño se estaba abriendo, sabiendo que no podía ser su madre debido a que estaba cocinando, cogió la pastilla de jabón en caso de que fuera un visitante inesperado, para después soltarla inmediatamente imaginado lo ridículo que era esa situación

    - ¿Druuu?

    - Claro Hydra puedes pasar- dijo AJ más tranquilo


    Así la Pokemon acuática entro en la habitación dando un pequeño salto y metiéndose en la bañera junto a su entrenador


    - Cuidado con las espinas ¿eh? - le advirtió AJ que luego cogió una esponja visiblemente más vieja que el resto y la frotó la espalda de la Pokemon - ¿Quién nos iba a decir a ti y a mi hace solo un año que nos íbamos a reencontrar y estar a un paso de la Liga? - dijo el entrenador a la Hipocampo.

    -Draaa- exclamó la Pokemon afirmando.


    Mientras la mano derecha de AJ seguía acicalando la piel de la Pokemon acuática su mente seguía pensando quieres podían ser los elegidos para el inminente combate, Yami, descartado se lo comerían vivo, Henshi, su tipo y movimientos podían ser útiles, pero su constitución física no le hacía el más apropiado, Blade contaba con buena velocidad y ataque aunque sus ataques no serían muy efectivos contra los Pokemon de tipo tierra...Así múltiples ideas fueron pasando por su cabeza hasta que una pareció convencerle.

    - ¡Eureka! - dijo el chico levantándose rápidamente del agua, ante la extrañada mirada del Seadra, no tanto por lo visto como por lo oído- Ya que estoy de pie me enjuagare.


    El chico agarró el mango de la ducha, aunque realmente no fue necesario ya que al oír la palabra enjuagar la Pokemon acuática disparó su chorro hacia AJ quedando efectivamente enjuagado.


    -Hy...Hydra, el agua esta helada-tartamudeó AJ.


    Tras eso, el joven se secó con una toalla y se puso el pijama, tampoco pensaba hacer nada lo que restaba de día, esa prenda era en su mayoría de colores grises y cremas dando una similitud a un Snorlax, para luego bajar a la cocina ya que comenzaba a oler a comida.


    - ¿Te acuerdas mamá del Horsea con el que yo jugaba en Ciudad Celeste? - dijo AJ mientras ponía los platos de unas sabrosas patatas fritas en la mesa.

    - Sí, me acuerdo que tú y la hija del líder de gimnasio jugabais a las carreras, su Staryu contra tu Horsea- dijo la madre mientras llenaba el último plato.

    - Pues cuando nos fuimos, ella me guardó a Horsea y.…bueno aquí lo tienes -dijo el chico levantando al Seadra para que su madre lo observara bien.


    - Es increíble lo que son las cosas- dijo la madre mirando al Pokemon ya en el suelo- y parece que fuera ayer cuando estabas llorando para que volviéramos a Ciudad Celeste a por ella.


    - No es necesario recordar tanto- dijo algo avergonzado a su madre que se dirigió a abrir la puerta.

    - Pues sí mamá, resulta que... ¡Hermanito! - dijo la niña que había entrado en la casa que nada vez al que había llamado hermano se lanzó encima.

    - Aiko, me alegro de verte- respondió el chico contento


    Una vez todos los miembros reunidos, al explicar que el padre de familia no podía estar disponible por asuntos laborales, comenzaron a comer; comida salpicada de las historias que AJ contaba de su viaje, que pese aun no estar acabado prácticamente lo estaba.


    El resto del día transcurrió demasiado rápido para AJ, tras acabar de comer su hermana le insistió para que les enseñara sus Pokemon, y el pelinegro se entretuvo en contar como los conoció, sus particularidades etcétera, aprovechando ese rato para darles unas breves instrucciones en lo referente a la batalla de mañana, ya que tampoco quería imbuirles demasiada presión.

    y cuando quiso acordar ya era la hora de dirigirse al dormitorio para esperar al nuevo día, no sin antes su “ritual” que hacía todas las noches para dormir, excepto las que estaba fuera de casa, así entro en su habitación con una jarra de agua, que colocó en la mesilla de noche a mano izquierda de la cama, también encendió la radio encima de la misma, un modelo antiguo, pero aun funcional.

    - y ahora nuestro último éxito, moviendo el culo- dijo el locutor de esa emisora en cuestión.

    - No si puedo evitarlo- dijo AJ cambiando rápidamente de dial, algo molesto debido a que le habían cambiado la cadena que él solía escuchar.

    - All crosses are burning yaaah-fue la música estridente que provenían de otra cadena

    - Ni de coña- volvió a decir AJ que le disgustaba tanto ese estilo de música como la anterior, para seguir girando el dial.

    - Like a fire forever burning, a flaming heart that's yearning more an' more…– fue lo que sonaba por la emisora en la que AJ decidió dejarla.


    Estando ya la radio en su frecuencia habitual, y la jarra llena de agua el chico dedico una última mirada a la habitación, justo encima de la cama descansaba un cruz de color marrón que parecía irradiar orden y paz en el susodicho espacio, en la estantería anteriormente mencionada además del libro consultado también había algunos visiblemente con menor número de hojas en la balda superior a los que se había unido el colgante regalado por Izumi, algunos de ellos novelas gráficas como a el le gustaba llamarlas( aunque fueran simples comics y tebeos) y otros libros de contenido más serio, mientras que finalmente el ultimo estante estaba lleno de figuritas de Pokemon de diversas especies, los Pokemon favoritos del morador de dicho lugar, muchos de ellos no siendo nativos de la misma región del chico.


    -Realmente, extrañaba esto- suspiró para dejarse caer en su cama, con la esperanza de poder obtener su mañana lo último que le separaba de su meta de participar en la liga Pokemon, y así con la mente relajada y escuchando una música que era acorde con sus extravagantes gustos se dejó querer por el siempre agradable beso de la noche, aquello a lo que la mayoría llaman sueño
     
    • Adorable Adorable x 1
  12. Threadmarks: Capitulo 7
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    3799
    CAPITULO 7: LA DUREZA DE LA TIERRA


    El sol ya estaba en el cielo haciendo lo mejor que sabe hacer, darnos su luz, con toda la fuerza que la primavera le otorgaba, seguramente desde esa altura se podía observar el camino que unía pueblo Paleta con Ciudad Verde, probablemente también al trío que tomaba ese mismo camino.


    - Hacía tanto que no pasábamos por aquí- dijo Eric avanzando junto a Izumi y AJ.

    -Cierto, pero sigue igual- afirmó la fémina.


    Efectivamente todo seguía igual el mismo camino empinado y terroso que dejaba la hierba crecer a ambos lados del mismo, hierba que era periódicamente recortada para que no invadiera el camino que conectaba ambos núcleos de población, hierba que además albergaba a Pokemon muchos de los cuales acababan siendo capturados por el gran número de entrenadores principiantes.


    -No te preocupes AJ, lo harás bien-animó Eric a su amigo que avanzaba con semblante serio.

    -Eso espero ¿Qué Pokemon usó contigo Eric? -preguntó AJ.

    - Pues...si no recuerdo mal uso un Nidoqueen, un Cloyster y un Dugtrio- dijo Eric.

    - Me gusta mucho ese Pokemon – dijo Izumi.

    - ¡¿Te gusta Dugtrio!?-preguntaron AJ y Eric notablemente extrañados.

    - ¡No! Yo me refería a Nidoqueen – dijo Izumi aclarando su opinión.

    - Aunque...lo curioso es que, en vez de una persona, los Pokemon parecían. manejados por una máquina – añadió Eric preocupando aún más a AJ que no. dijo mucho más.


    El grupo de tres siguió y entró en Ciudad Verde, realmente hacía honor a su nombre, por donde quiera que pasearan había árboles plantados, especialmente por la calle principal la cual parecía un auténtico bosque, calle que el grupo tomó para dirigirse al gimnasio ignorando quien tomaba el mismo camino pero en dirección contraria, susodicha individua era una jovencita de mediana altura, visiblemente más joven que el grupo que iba calle arriba, la chica tenía el cabello recogido en una larga coleta de color rubio ,en consonancia con sus ojos color miel que se fijaban en una lista de la compra que tenía entre sus manos y su vestimenta estaba formada por una sencilla camiseta blanca de tirantes y unos pantalones de color azul , además la niña iba acompañada por un pequeño roedor de facciones redondeadas siendo el amarillo el color mayoritario , seguido del negro , restando sus mejillas rosas como los únicos colores diferentes a los anteriores.


    - A ver si lo encontramos todo Pichu- dijo la niña a su Pokemon.

    - ¡Pi!-exclamó animosamente el Pokemon sobre la cabeza de la niña.


    La niña continuó caminando por la ancha acera, prestando únicamente atención a la lista que portaba mientras que trataba de recordar, tal vez algo que no estuviera apuntado en susodicha lista, en esas circunstancias no era extraño que sucediera lo que acabó ocurriendo, siendo esto que la chica se chocara con lo que para ella en ese momento fue tan duro como una pared de roca.

    - ¡Mi cabeza! - exclamó la niña que había caído en el suelo, llevándose las manos hacia la zona adolorida.

    - ¡Mi barriga! -respondió AJ en el suelo llevándose las manos hacia dicha zona

    - No seas exagerado y levanta-dijo Izumi mientras lo ayudaba a ello, mientras que por otra parte Eric asistía a la niña rubia.

    - ¿Angie? -preguntó Eric a la niña.

    -Eso creo- dijo esta reincorporándose.

    -Angie ¿Qué demonios llevas en el pelo? -preguntó AJ ya levantado también

    -Imagino que te habré hecho daño con mi horquilla-respondió la niña algo apenada- ¿Qué hacéis por aquí? preguntó más alegre mientras el pequeño roedor saltaba a su cabeza de nuevo.


    -Eric va al Bosque verde a quemarlo...-comenzó a decir Izumi

    - ¡A quemarlo no, a entrenar! -respondió Eric.

    -Tratándose de ti yo no pondría la mano...en el fuego- dijo Izumi con toda la intención de hacer una broma – Y AJ va al gimnasio – añadió.


    Hecha la pequeña explicación el cuarteto y roedor amarillo continuaron calle arriba, ignorando deliberadamente a un anciano con una cafetera en la mano, que insistía en enseñarle a un niño como capturar un Pokemon, aunque a juzgar por la expresión y movimientos del viejo se podría deducir fácilmente que la cafetera no contenía café.


    Tras sortear a dicho individuo continuaron el camino, hasta llegar a un punto en el que se bifurcaban, uno que seguía hacia el norte, camino que tomó Eric tras despedirse del grupo, el que tomaron los mismos que viraba hacia el oeste.


    -¿Puedo ver el combate con vosotros? - preguntó Angie.

    - Pues...-comenzó a decir AJ que rápidamente miró a Izumi.

    -Tenías una lista de la compra ¿Quieres que te ayude? -dijo Izumi tratando de distraer la atención de la niña

    -Es cierto- dijo la niña que comenzó a caminar junto a Izumi y con su roedor eléctrico, no sin antes dar suerte al de ojos marrones, cosa que también hizo Izumi.


    AJ continuó caminando hasta llegar a dicho edificio, este presentaba una fachada de color terroso, además de un portón de igual color, finalmente el tejado parecía estar diseñado para la dar la ilusión óptica que estaba partido, simulando un terremoto tal vez, el joven no demasiado interesado en la arquitectura caminó entre las seis columnas que antecedían al mencionado edificio y tocó en la puerta de este.


    - Adelante, pase- dijo una voz mientras se abrían las puertas, una voz que AJ juraría que conocería, aunque decidió pensar que se había confundido.


    El chico entro en la construcción, aunque no pudo ver demasiado debido a que las luces estaban apagadas, no fue un problema ya que rápidamente se encendieron, dejando ver una arena de combate realmente amplía, mucho más de lo que se podía apreciar desde fuera, flanqueada por columnas que sujetaban el techo del gimnasio.


    -Creo que un Gimnasio de tipo tierra debería tener una sujeción más fuerte- dijo AJ en voz alta sin darse cuenta.

    - No te preocupes- dijo la voz que antes había oído, haciendo que AJ se girara viendo que llevaba el uniforme de juez de combate, aunque no pudo apreciar sus facciones debido a que estaba de espaldas, - Este gimnasio ha aguantado muchas sacudidas y nunca ha pasado nada- respondió mientras se giraba para tomarle la identificación al que suponía un retador.


    Sin embargo la cara del árbitro demostró una profunda extrañeza, si bien la de AJ no estaba más calmada, ese “arbitro” confirmaba al chico todas sus sospechas, definitivamente el gimnasio estaba bajo control del Team Rocket, como si no un miembro del mismo iba a estar en ese gimnasio.


    -¡Tú! - dijo el árbitro de electrificado cabello no sin cierta rabia.

    -Lo mismo digo-respondió AJ no precisamente más alegre.


    Nada más mirarse la reacción instintiva de ambos fue la agarrar un pokeball, cosa que hicieron manteniendo la mirada, atentos a cualquier cosa que pudiera acontecer.


    -De perdidos al rio-dijo el Rocket tras un largo suspiro- bienvenido retador al gimnasio de ciudad verde, yo seré el árbitro de combate, su identificación por favor- dijo el mismo con un tono exquisito.


    - ¿De verdad crees que les voy a dar mis datos al Team Rocket? -dijo AJ algo ofendido, como si solo por esas palabras iba a olvidar todo lo anterior.


    -Como quieras- respondió en un tono más normal- de todos modos, solo te servirá si ganas – dijo dándole la espalda, dirigiéndose hacia el lugar que debía ocupar como árbitro- Y lo dudo mucho.


    AJ iba a decir algo, cuando al otro extremo del campo apareció el líder de gimnasio que se colocó en su lugar, siendo este una plataforma algo elevada sobre la superficie del campo, que supuestamente tendría un asiento ya que el hombre se sentó, el hombre era de edad media, aunque ligeramente avanzada, de engominado cabello castaño oscuro y con un vistoso traje naranja, a juego con la corbata roja, junto a él apareció un felino de color crema, con tres bigotes a ambos lado de la cara, además de unas orejas cuyo borde era negro , aunque indudablemente lo que más resaltaba ,más incluso que el cuidado pelaje o la larga cola era la perla roja de su frente.


    - ¿Señor Giovanni? -pensó el Ayr extrañado para luego alzar la voz diciendo las reglas del encuentro, notando como AJ le miraba de reojo a cada cosa que decía.


    Ambos contendientes lanzaron sus pokeballs, por parte del líder de gimnasio surgió un Pokemon que se asemejaba a un dinosaurio morado, a excepción de su blanco vientre, divergiendo de los mismos en las desarrolladas orejas con las que contaba, también está bien dotado una línea de espinas, que recorría sus espalda, no menos amenazantes con el gran cuerno de la frente o que la gruesa y desarrollada cola.


    - Esa cola podría romper los huesos a la mayoría de mis Pokemon, y siendo del team Rocket no dudo que lo haga, por eso necesito algo sin huesos...- ¡Waru! -dijo AJ arrojando la Pokeball del Pokemon gaseoso.


    - Jon jon-exclamó el Pokemon fantasma, que pese a la seriedad de la batalla parecía tan relajado como siempre.


    - ¿No nos hemos visto antes? - preguntó el líder de gimnasio a su retador

    - Creo que no- mintió AJ.

    -Comenzare yo si no te importa-dijo el líder que luego comenzó a toser de un modo brusco -¡Nidoking, Rayo!- dijo ahora que había parado de toser

    -Waru esquívalo y acércate – dijo AJ.


    El dinosaurio comenzó a generar electricidad que fue acumulada en su cuerno y de ahí lanzada hacia el fantasmal oponente que se desvaneció y apareció justo enfrente de su oponente.


    - Hipnosis- dijo AJ.

    - Mofa- respondió su adversario.


    Así antes de que Pokemon gaseoso ejecutara su técnica fue interrumpido por un bronco gruñido del oponente acompañado de un gesto desafiante con el dedo, debió decir algo muy grave ya que el Haunter se olvidó de la técnica y disparó una Bola Sombra con visible enfado, ataque que su oponente consiguió evitar.


    - Parece que Hipnosis no funciona-pensó AJ- ¡Waru Rayo Confuso! - exclamó ahora en voz alta.


    Waru comenzó a prepararse para ese ataque, sin embargo, no pudo olvidar lo dicho por su también venenoso oponente por lo que su enfado hizo que lanzara una potente descarga eléctrica que impactó de lleno, lastima de que Nidoking fuera inmune a los ataques de ese tipo.


    -No te esfuerces-dijo el líder de gimnasio- Mofa impide que el Pokemon use ataques no ofensivos-explicó- y como os veo sofocados voy a refrescaros- añadió no sin cierta sorna.


    Nidoking entendió lo que su entrenador quería decir, así que aprovechado la escasa distancia entre los dos pokemon comenzó a disminuir la temperatura de su cuerpo, hasta tal punto que pequeños cristales helados comenzaron a aparecer en su puño izquierdo, puño con el que golpeó al pokemon fantasmagórico haciéndolo caer al suelo.


    -¡Aqua Cola! - ordenó el líder de gimnasio.


    Una masa de agua apareció alrededor de la poderosa cola del dinosaurio, y una vez estando ya todo el líquido acumulado y moviéndose igual que un torbellino el usuario del ataque dio un pequeño salto, dispuesto a usar la cola como si de un martillo se tratara.


    - ¡Waru, Psíquico! – dijo AJ pensando que con ese ataque tendrían alguna oportunidad.


    Al pokemon fantasma rápidamente se le inundaron los ojos de un profundo color azur, igual que sus manos, las cuales comenzó a mover de un modo calmado haciendo que una ligera aura también del color azul se manifestara en Nidoking, sufriendo por la restricción de movimientos que conllevaba el ataque de su liviano oponente.


    -Ahora lánzalo.


    El pokemon fantasma alzó su mano izquierda, levantando aún más al pokemon suspendido en el aire, y luego la bajo bruscamente sufriendo su oponente un descenso igualmente abrupto.


    - ¡Kiing! -exclamó el pokemon levantándose demostrando que aun podía luchar, añadiendo un poderoso rugido a modo de corroboración


    - Así me gusta Nidoking- dijo su entrenador en un tono bastante más amable que el que había utilizado hasta ahora- ¡Usa Confusión! -exclamó ahora para luego volver a toser bastante.


    -¿Pero qué?- se preguntó AJ que no se esperaba para nada ese ataque.


    Obedeciendo a su entrenador el dinosaurio encendió sus ojos con un fulgor azul, parecido al que antes se había manifestado en Waru, y disparó desde ellos dos rayos de ese color que impactaron en su oponente causándole grave daño debido a su doble tipo.


    - Joon- dijo el fantasma cuya expresión ya comenzaba a enojarse


    -Sabía que Nidoking tenía mucha variedad de ataques, pero no me esperaba uno psíquico-se decía AJ para sí - ¡Waru Hipnosis! - dijo el pelinegro deseando que ya se hubiera pasado el efecto de la mofa.


    - Mofa de nuevo- dijo el líder para desesperación de AJ.


    Así el pokemon volvió a hacer el insultante gesto, obligando al pokemon a parar su ataque respondiendo en cambió lanzando un lengüetazo con su larga lengua.


    -Rayo- Volvió a decir el hombre con calma.


    El dinosaurio agarro con fuerza la lengua de su oponente, llenándose de la viscosa saliva del fantasma, para luego soltar la poderosa descarga que avanzó rápidamente por esa parte del cuerpo hasta llegar hacia el liviano fantasma, que no pudiendo aguantar más se desplomo.


    - Regresa- dijo AJ cogiendo la pokeball de Waru- has conseguido cansarlo-casi le susurro AJ a la pokeball-solo espero que lo suficiente- dijo lanzando la siguiente pokeball de la cual surgió el crustáceo rojo.


    -Kuki ku.


    - ¡Kingler contra Nidoking! -dijo Ayr que había estado absorto observando la batalla – ¡Empezad!


    -Rayo de nuevo- exclamó Giovanni.

    - ¡Esquívalo e Hidropulso! - dijo AJ.


    El Nidoking volvió a generar su corriente de electricidad, sin embargo, antes de poder lanzarla no pudo evitar caer al suelo, permitiendo que la esfera acuática le impactara derrotándolo.


    - ¿Pero?... no pudo evitar pensar el líder de gimnasio, para luego caer en la cuenta-Debió de quedarse paralizado cuando agarró la lengua – dedujo correctamente el líder de gimnasio-Has tenido suerte, chico- exclamó con calma para lanzar su otra pokeball.


    El pokemon elegido para esta ocasión era una criatura de cuerpo esférico, que parecía estar formado por una serie de placas rocosas superpuestas unas sobre otras, dejando libre de esa protección unos pequeños brazos con tres garras y unas patas, necesariamente fuertes para aguantar los 300 kilos del pokemon , además de su cabeza .


    - ¿Y eso? -pregunto AJ sacando su pokedex.

    -Golem: El pokemon megaton, su cuerpo duro le permitiría soportar una explosión, una vez al año muda su coraza de roca.


    -No ayuda mucho-pensó AJ- será mejor atacarle de lejos-¡Hidropulso!.

    -Desenrollar– dijo el líder de gimnasio.


    El pokemon de roca introdujo sus extremidades y su cabeza en el caparazón y una vez hecho comenzó a rodar a una alta velocidad hacia Kingler, sin tan siquiera inmutarse cuando la esfera acuática impacto contra él.


    -¡Hammer usa Martillazo para desviarlo!- dijo AJ.


    El crustáceo rojo usó su movimiento favorito, golpeando con toda la fuerza de la que era capaz al Golem, sin embargo, su sorpresa fue mayúscula cuando lejos de desviarlo o apartarlo este se lo llevó por delante.


    - Kuk ki-exclamó el crustáceo levantándose, para ver como la esfera rocosa volvía contra él .


    -Protección – dijo AJ.


    Ante el pokemon rodante, el Kingler generó alrededor de su figura una esfera verde, que frenó el avance de su oponente, si bien debida a la velocidad que llevaba el choque contra la esfera esmeralda hizo que se levantara bruscamente en aire


    -Hidropulso- volvió a repetir AJ sabiendo que en el aire el pokemon de mitológico nombre no podría esquivarlo.


    -Roca Afilada- dijo serenamente el líder de gimnasio.


    Aun el aire, un anillo de afiladas dagas pétreas apareció junto a él, lanzándolas, permitiendo eso desintegrar el ataque de agua además de poder dañar considerablemente al pokemon acuático.


    -Protección-volvió a repetir AJ.


    El crustáceo, ante la lluvia de piedras, volvió a generar la protectora barrera verde, visiblemente más pequeña que la anterior, además de que con cada impacto parecía disminuir ligeramente.


    - ¿Qué puedo hacer? -pensó AJ- está muy bien que Hammer aguante los golpes, pero no podremos ganar si no atacamos, y Hammer no conoce ningún ataque de daño indirecto...-¡Hidropulso contra el suelo!- Dijo AJ que tal vez se le hubiera ocurrido algo.


    Como ya hiciera en su anterior batalla de gimnasio el pokemon acuático lanzó su esfera contra el suelo, reblandeciendo la tierra ante un extrañado líder de gimnasio.


    - ¿No pretenderás impulsarte con eso verdad? -preguntó con sorna, para luego callar cuando vio que su pokemon al tocar a suelo rápidamente se hundió en el mismo


    - Hemos de aprovechar la distracción - pensó AJ- ¡Martillazo!


    Confiando en las palabras de su entrenador el Kingler se lanzó contra su oponente, confuso por la situación en la que estaba, dispuesto a darle un golpe si no de gracia si bastante contundente.


    -Explosión- dijo el líder con una serenidad pasmosa.


    Así el rocoso pokemon comenzó a acumular energía en un punto concreto de su anatomía, haciendo que esta comenzara a emitir una tenue luz blanca, para luego liberarle en forma de una devastadora onda de energía que noqueo tanto al usuario de ese ataque como al cangrejo.


    - Empate- dijo Ayr levantando ambas banderas, algo extrañado ya que igual que AJ no se esperaba ese final – Elegid los últimos pokemon.


    -Peers-exclamó el pokemon felino, estirazándose, mostrando su voluntad de competir.

    - Adelante, tienes que hacer ejercicio- dijo el líder a modo de respuesta dejando que el pokemon diera un salto felino, nunca mejor dicho, para situarse en la arena del combate.

    -No contaba con esto- dijo AJ rascándose la cabeza sabiendo que posiblemente los mejores pokemon para luchar contra Persian ya estaban derrotados – en fin – suspiró mientras agarraba la última pokeball- No me has fallado nunca y sé que no lo harás ahora ¡Saur!- exclamó mientras arrojaba la pokeball al aire, liberando al pokemon planta.


    - Comenzad- dijo Ayr alzando de nuevo las banderas – que extraño- dijo luego para sí- El líder no suele usar a su Persian, y su rendimiento con Nidoking también ha sido más bajo de lo normal ¿Será verdad lo que dicen...?


    -Ya decía que me sonabas de algo- dijo el líder de gimnasio- tu fuiste aquel niño que me desafió cuando solo tenía un Bulbasaur, al menos me alegro de que el lanzallamas de Rhyhorn no fue tan grave como parecía- dijo casi riéndose para luego volver a toser.


    -¡Látigo Cepa! - dijo AJ con furia.

    -Cuchillada- dijo el líder.


    El pokemon planta liberó sus cepas dispuesto al golpear al felino con ellas, sin embargo, este haciendo gala de una endiablada velocidad consiguió eludirlas fácilmente y plantarse delante del pokemon planta dándole un poderoso zarpazo.


    - ¡Saarr! -chilló el pokemon de dolor aun con los ojos cerrados.

    - Saur, drenadoras –dijo AJ tratando de calmar al pokemon con el tono de su voz.


    El pokemon planta trató de incorporarse lanzando desde su bulbo una semilla marrón, que en el caso de funcionar podría darle una gran ventaja, no fue así debido a que el felino ni corto ni perezoso la partió en dos de un arañazo, para luego lanzarse en carrera dispuesto a golpear otra vez.


    -Dulce Aroma- dijo AJ


    El pokemon planta recordando lo que había hecho en la batalla contra Croconaw y Jean volvió a emitir el sonrosado vaho desde su espalda, si bien como ocurrió en la mencionada batalla, este no era todo lo rosado o dulce que se podría esperar.


    - Persian sigue con Cuchillada – dijo el líder con total confianza


    Así el elegante pokemon atravesó la nube de vapor para acertarle otro zarpazo al pokemon planta.


    - ¿Pero que? -se preguntaba AJ para sí mismo.


    - Escucha- dijo el líder de gimnasio como si hubiera leído sus pensamientos – el combinar dulce aroma con polvo veneno puede ser una idea interesante, pero si tu pokemon por la razón que fuera no sabe combinarlos en las proporciones adecuadas ninguno de los dos efectos actuará y el ataque no se habrá servido de nada- explicó.


    Ajenos a la batalla que en el gimnasio se desarrollaba, en las afueras de la ciudad un par de chicas descansaban de las compras, junto a un gran estanque cuya frescura era de agradecer, que una de ellas había estado realizando


    -Toma Izumi- dijo Angie ofreciendo una lata de refresco, que había sacado de una bolsa, a la chica de ojos azules.

    -Gracias-dijo aceptándola- Angie ¿Qué me decías sobre tu viaje?

    -Que dentro de poco empezare- dijo la rubia mientras jugaba con su Pichu

    -¿Y por qué no ahora? -preguntó la mayor para luego dar un trago.

    -Aun soy muy pequeña.

    -No te creas, en Pueblo Paleta hay gente que con diez años ya inicia su viaje, aunque luego van lanzando rayos a las piedras- dijo Izumi

    -Cielos- exclamo la pequeña con incredulidad

    -Y otros que con diez años ya tienen un coche y animadoras que les siguen-dijo la pelinegra


    Angie no pudo evitar formar una gota de sudor en la cabeza al imaginar tan surrealista escena, aunque sus pensamientos rápidamente se difuminaron al escuchar un siseo


    -Nadie está hablando Angie-dijo Izumi para luego fijarse algo más en el origen de ese siseo, una criatura serpentina de color morado, a excepción de un anillo de color amarillo en su cuello, color que también presentaban los ojos, el vientre y el cascabel en la cola de la criatura.


    -Un Ekans-dijo Izumi.

    - Que mono- manifestó Angie haciendo que Izumi escupiera a chorros su refresco

    - ¿Qué os pasa a las niñas de hoy con las serpientes? -preguntó algo incrédula, para luego con una tremenda sensación de deja vu coger una pokeball


    -No te molestes -dijo Angie- nosotras podemos.

    -Piii-dijo la ratona no tan convencida.

    -Onda Trueno- dijo la niña.


    Así la pokemon eléctrico generó una débil corriente eléctrica que lanzó hacia Ekans, corriente que, si bien no le daño, si le limitó considerablemente la capacidad de movimientos, una vez hecho eso la rubia lanzó una pokeball vacía contra el reptil, el cual apenas pudo oponer resistencia.


    -¡Bien! -dijo la niña alzando la pokeball.

    -Juraría que ya he visto esto-comentó Izumi esbozando una sonrisa rememorando lo ocurrido en las islas.


    Angie se dispuso a examinar su nuevo pokemon cuando ambas oyeron el siempre desagradable, por lo que conllevaba, sonido de una ambulancia la cual rápidamente se perdió conforme avanzaba hacia el norte de la ciudad


    -Va en dirección al gimnasio, ¿crees que...? -comenzó a decir Angie


    Sin embargo, Izumi ya no escuchaba, había echado a correr mientras que en lo más profundo de su fuero interno no podía evitar reprocharse algo


    -¿Por qué lo deje solo?¿Por qué lo deje solo? - fueron las únicas palabras que retumbaban en la cabeza de la joven que echó a correr, muy seguida de la rubia también bastante preocupada.
     
    Última edición: 27 Julio 2018
  13.  
    Lazhar

    Lazhar Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    5 Julio 2018
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Buenas, espero estés teniendo un agradable día.

    El titulo del capitulo 0 me ha llamado bastante la atención y hace alusión al tema del capitulo. Al leer algunas partes me llenaba de emoción la forma en que eran narradas. "Dar un paseo por Ciudad Iris, en otoño está especialmente bella y su aura mística se amplifica con la fresca brisa otoñal que derriba las decoloradas hojas de las árboles", no puedo negar que esta parte fue mi favorita.

    Hay discriminación de otras personas por el uso de un pokémon robusto o tipo siniestro, un tema que he visto tocar en pocas historias y la forma de sumergirnos el concepto me pareció bastante buena. A pesar de que solo conozco las ideas del un personaje, estoy motivado a conocer el desarrollo de este y los que le siguen. En parte algo que me gusto, aunque fuera un recuerdo, carta o hablara con alguien. El no mencionar al ganador de la competición, ni de que tipo es.

    El uso reiterado de puntos suspensivos fue algo molesto, a pesar de que si eran necesarios en algunas partes, en otras. Aunque no los vi inservibles y dieron a entender que él tenia momentos de temor o duda, llego a preferir el cambiar, no todos. Por puntos. Segundo, el punto se usa para dar el final a un enunciado. No las comas como haz hecho, y aunque no se hicieron muy largas, fueron un poco tediosas.

    La narración del primer párrafo resulta algo confusa, punto que puedes mejorar. Y la falta de sangría en los diálogos.

    Por ultimo, gracias por agregar la palabra perogrullada a mi vocabulario. Fue divertido tener que recurrir al diccionario para encontrarla xD

    Espero seguir leyendo pronto esta historia.
     
    • Adorable Adorable x 1
  14.  
    Lazhar

    Lazhar Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    5 Julio 2018
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    ¿Que es?. Nadie se podría imaginar que .-.
     
    • Adorable Adorable x 1
  15.  
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    68
    Pluma de
    Escritor
    Bueno, me sumo a comentar

    Como ya varios han dicho creo que a veces los capítulos son muy extensos. Sin embargo me gusta la forma en la que se narra todo, el cómo se describe todo suceso y hecho que va entregando la historia y como cada uno de los personajes al final termina interactuando y no dando la hora por el capítulo

    Capítulo 1:

    Lo mejor es que no empieza escogiendo al inicial, ya estamos ante la séptima medalla y a pesar de que la historia de Kanto en este punto del juego ya está por concluir no se nota como si fuera a terminar apenas comienza. Me gustó la elección de Pokémon para combatir en ambos lados y siento que el que Vulpix hubiera evolucionado a Ninetales fue un acierto además del término del capítulo que si bien deja la obtención de la medalla en un segundo plano siento es un buen enganche, ideal para un inicio de historia.

    Capítulo 2:

    Sigue el problema del primer capítulo con un Aerodactyl alterado, algo que para muchos será cliché pero yo por lo menos veo totalmente normal incluso para animales de nuestra epoca el verse rodeado de un lugar que no es tu hogar debe intranquilizarlos. Mi único pero es que siento (Y me hago un mea culpa con mi fic tambien xD) pasan muchas cosas en un mismo capítulo, casi sin poder digerir lo que pasa pero fuera de eso todo bien.

    Creo que después seguiré opinando los otros capís pero eso es como lo que he visto hasta el momento xD
     
    • Fangirl Fangirl x 1
  16. Threadmarks: Capitulo 8
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    3171
    CAPITULO 8: PREPARATIVOS


    Las jóvenes, temiéndose lo peor, rápidamente corrieron por las calles de Ciudad Verde antes las extrañadas miradas de los viandantes si bien a Izumi eso no le importaba lo más mínimo, cada vez que pensaba en que todas las sospechas que ella y AJ tenían podían ser ciertas...tal vez la ambulancia ya llegaba demasiado tarde, siguió pensando Izumi que notaba como sus pies se aceleraban cada vez que imaginaba las múltiples, y ninguna agradable, posibilidades por el cual el vehículo sanitario se dirigía al gimnasio.


    - ¿Falta mucho Angie? -preguntó Izumi mientras jadeaba

    -Creo que...que no – dijo Angie en el mismo estado de cansancio, tal vez mayor ya que ella llevaba las bolsas.


    Las chicas hicieron un último esfuerzo para doblar la esquina y llegar al gimnasio, Izumi no pudo evitar alegrarse, aunque ese no fuera el término exacto, de que AJ estuviera de pie junto a Saur fuera de la ambulancia, apoyado contra la pared del gimnasio mientras que un enfermero ayudado de un Electabuzz, perteneciente a Ayr, metían al líder de gimnasio en la ambulancia para luego volver a desaparecer emitiendo el mismo sonido, no sin antes el Rocket-juez murmurar y darle algo a AJ para luego subirse en la ambulancia, habiéndose esta ido cuando el par de chicas consiguieron alcanzar a AJ.


    -¿Qué hacía ese aquí?-preguntó Izumi refiriéndose claramente a Ayr

    - Digamos que tu y yo estábamos en lo cierto, pero ahora debo curar a Saur – dijo AJ que hizo regresar al Ivysaur a su esfera y empezó a andar hacia el Centro Pokemon.


    El grupo de tres caminó calle abajo, lentamente, debido en parte a que el sol estaba en su punto más caluroso, el silencio era algo incómodo, solo roto por el sonido de la gravilla suelta bajo las zapatillas y por el batir de alas de los Pidgey que emprendían el vuelo al pasar ellos, silencio que se prolongó aun dentro del centro Pokemon cuando AJ entregó las tres pokeballs que había utilizado en dicho combate hasta que la pequeña decidió romperlo.


    - ¿Ganaste la medalla?-preguntó repentinamente Angie mirando a AJ

    - Sip- respondió escuetamente este sacando susodicho objeto de su bolsillo, este tenía forma de una pluma, o de planta según como se mire, de un color verde metalizado

    - Me alegro- dijo Izumi para luego aproximarse a AJ -¿No serás tú el causante de que el líder de gimnasio este hospitalizado?- le preguntó.


    -¡Por el amor del helado de limón!-saltó Angie – AJ nunca sería capaz de eso – añadió ante las miradas de AJ e Izumi que miraban algo perplejos - ¿Qué? me gusta el helado- dijo jugando con sus dedos viendo el modo en el que la miraban


    - Tus Pokemon – interrumpió la enfermera Joy entregando las correspondientes tres pokeballs a su dueño.


    - ¿Cómo están?-se interesó AJ.


    -El Haunter y el Kingler están bien, en cuanto al Ivysaur necesitara descansar un poco más, pero igualmente se recuperará pronto- dijo la enfermera para acabar con una de sus ensayadas sonrisas.


    -Acabo de capturar a mi primer Pokemon – dijo Angie contenta a AJ mientras salía del edificio

    - ¿Y cuál es?

    - Un Ekans.

    -No me imaginaba que te gustaran ese tipo de pokemon – admitió AJ

    -Oye, aun no me has respondido – dijo Izumi.

    - ¿Quieres ver al Ekans? - dijo Angie emocionada.

    -No, estoy cansado – dijo AJ.

    -Sigues sin responderme...-añadió Izumi en un acento monótono mientras agitaba los brazos para hacerse notar.

    - Yo también me voy a casa – dijo Angie – A ver cómo le explicó a mama lo del Ekans-dijo mientras un gota de sudor bajaba cabello abajo.


    -Nosotros también nos vamos- dijo Izumi.

    -Adelántate tú- dijo AJ -quiero hacer una cosa.


    Antes de que la chica pudiera responder, AJ ya se había despedido de Angie y echó a correr velozmente en dirección oeste, motivado por unas intenciones que Izumi desconocía totalmente.


    -Tal vez halla quedado con Eric- dijo Angie que adivinaba los pensamientos en el rostro de su amiga.

    - Es lo más lógico...- dijo Izumi no muy convencida.


    Finalmente, el par de muchachas se despidieron, no sin antes recibir la más joven una invitación, en calidad de acompañante obviamente, para la liga Pokemon, una vez la más joven de las dos se hubo ido Izumi decidió dirigirse a donde suponía que AJ se había marchado, encontrando que fue en el mismo sitio donde Angie capturó el Ekans, sin embargo, para que AJ no la viera, en caso de hacer algo que no quisiera verse, decidió esconderse detrás de un arbusto.


    - Recuerdas cuando nos conocimos ¿verdad? - dijo la voz de AJ hablando con alguien que Izumi no alcanzaba a ver

    - No sé con quién está, pero con Eric seguro que no- pensó la chica arracimada detrás del arbusto, no sin mirar a ambos lados ya que cualquiera pensaría que estaría loca

    - Nunca pensé que juntos llegaríamos tan lejos- dijo AJ a su misterioso interlocutor – Pero... creo que estamos preparados para último paso- añadió el pelinegro tras tragar saliva.


    Izumi en ese momento decidió levantarse del arbusto para ver con quien hablaba el joven, en parte por que las últimas palabras de AJ se podían interpretar de muchas maneras, oscilando estas entre las más inocentes por una parte y las más escabrosas por otro lado estando Izumi pensando en las segundas, sin embargo, lo que vio no fue precisamente lo que estaba pensando...afortunadamente.


    En su lugar simplemente encontró a AJ hablando con Saur y con Henshi, sintiéndose Izumi algo avergonzada por creer lo que no era.


    -¿Izumi de dónde sales?- preguntó AJ.

    -Oh nada, nada, - comentó esta – Pasaba por aquí, y.… es curioso creía que hablabas con una chica, que tontería ¿verdad? Tú con una chica... – rio Izumi para llevase las manos detrás de la cabeza.

    - ¿Y por que se supone que no puedo estar con una chica? - dijo AJ algo molesto arqueando la ceja

    -Vamos, ya sabes...tú...- dijo Izumi algo entrecortada.

    - Sigues sin responderme- dijo AJ eligiendo deliberadamente la frase utilizada hace relativamente poco por Izumi.

    -Este sitio es muy bonito- dijo Izumi cambiando de tema.

    - Aquí fue donde Saur y yo conocimos a Henshi- dijo AJ mirando a sus pokemon.


    Los entrenadores miraron de nuevo el lugar en el que se encontraban, la hierba se movía plácidamente al son del viento de la tarde, que también se entretenía jugando con las hojas de las árboles, cayendo algunas de ellas a los estanques allí presentes, a una distancia considerable de tan agradable lugar se podía apreciar la entrada de una especie de túnel, natural, horadado en la misma roca, túnel de gran tamaño conocido como la Calle Victoria, pasaje que todos debían atravesar para llegar a la Meseta Añil, o al menos así era antes, ya que hacía ya tiempo que la Liga implantó los medios necesarios para poder llegar con mayor comodidad.


    - AJ – comenzó a decir Izumi – falta poco para la liga ¿verdad?

    -Sí.

    -Y si no me equivoco tú y yo nunca hemos combatido ¿verdad?

    -Sí- volvió a afirmar AJ que ya se imaginaba lo próximo que iba a decir Izumi

    -Creo que debemos arreglarlo- dijo Izumi esbozando una sonrisa mientras cogía una Pokeball.


    - Lo mismo digo- dijo AJ que, tras guardar a los pokemon presentes, hizo aparecer al Aerodactyl- Pero yo me voy a casa, ya os he dicho que estaba cansado- dijo AJ sin pizca de vergüenza para montarse encima del dragón rocoso

    - ¿Te parece bonito dejar plantado a una señorita? - dijo Izumi poniendo los brazos en jarra.

    - A una señorita no, pero yo no veo ninguna por aquí dijo AJ bromeando

    -Ah muy bien – dijo Izumi con cierto tono de enfado - ¿Y ni siquiera te vas a dignar a llevarme a casa en tu Aerodactyl?

    -Dudo que pueda con los dos- respondió AJ.

    - ¡Fantástico! - dijo Izumi sarcásticamente a la par que inclinaba el cuerpo en actitud sancionadora - ¿Encima me llamas gorda?


    - Bueno...espera un poco – dijo AJ tratando de explicarse.

    -AJ, es broma- dijo la chica sonriendo que ya estaba montada sobre el ave metálica –¿Una carrera? Sugirió.


    El chico lanzó un largo suspiro, pero Iwasa parecía tener ganas de volar así que decidió aceptar, encontrándose en una fracción de segundo en el aire rumbo hacia Pueblo Paleta.


    Alguien sin embargo estaba en una posición más delicada. Mientras el par de jóvenes emprendían el vuelo alguien se veía postrado en la habitación de un hospital, una habitación de un inmaculado blanco y con fuerte olor a lejía, como todas, la habitación contaba también con dos camas estando una de ellas vacías y la otra ocupada por el líder de gimnasio el cual solo tenía de compañía al Persian que dormía estirado a los pies de la cama mientras miraba de reojo a las personas que pasaban por los pasillos del hospital ...nadie se detenía ...o casi nadie.


    - ¿Puedo pasar?


    - Adelante Blaine- dijo Giovanni.


    El líder de gimnasio entro en la habitación, vestido con su ropa habitual incluyendo sus gafas negras, trayendo debajo del brazo una caja de caramelos de café a modo de regalo.


    - Gracias por el detalle- dijo el líder de tipo tierra con un tono de amabilidad que rara vez utilizaba.


    -No hay de que- dijo el de tipo fuego sentándose en una silla anexa a la cama- Giovanni, me vas a decir que no es asunto mío, pero ¿Qué vas a hacer con tu vida? - dijo mientras se ajustaba las gafas de sol.


    - Vivirla, así que no me mates tan pronto – añadió este.


    - Eres más joven que yo- respondió Blaine- y fíjate donde estas, ¿Realmente quieres irte dejando tanto sin arreglar?


    - Creo que ya se lo que quieres decir- dijo Giovanni mientras lanzaba un caramelo al felino que lo cogió hábilmente al vuelo- no hay nada que arreglar, las relaciones se mueren Blaine, simplemente - añadió.


    -Más aún si dejas que se mueran – dijo el líder de gafas de sol - ¿Qué ha dicho el médico? -preguntó, sabiendo que no iba a cambiar la opinión


    - Un ataque de corazón debido al estrés, tengo mucho trabajo, el gimnasio, el casino...-comenzó a decir

    - El Team Rocket- añadió Blaine con naturalidad, si bien en un tono más bajo.


    El líder de tipo tierra miró a los ojos de su compañero, no pudo evitar esbozar una pequeña sonrisa, Blaine pese a su no actividad era perfectamente consciente de relación existente del Team Rocket y Giovanni, y el hecho de que lo contara tan “alegremente” le resultaba divertido.


    - ¿Vas a estar mucho ingresado? -preguntó Blaine

    -Debería salir mañana.


    A la mañana siguiente, una hora no demasiado tarde, no demasiado temprano, una criatura voladora de aspecto similar a un dinosaurio sobrevolaba la costera Ciudad Celeste, deteniéndose cerca de un edificio cuyo diseño lo hacía destacar entre los demás mayormente debido al techo en forma de cúpula de coloreado de una cantosa combinación rosa y amarillo y la imagen de un pokemon conocido como Dewgong decorando la fachada, entrando luego AJ en dicho edificio observando como existía una gran piscina, con pequeñas superficies flotantes, dentro del mismo a modo de característica más relevante.


    -¡Misty!- dijo el pelinegro dentro de la edificación.

    - ¡AJ, aquí! - dijo la chica alzando la mano para que la viera.


    El chico de ojos castaños fijo su mirada en su interlocutora, una chica algo mayor que el, pero aun así de menor estatura, vestía con una camiseta roja de tirantes y con un corto pantalón vaquero además de con unas zapatillas del mismo color que la camiseta, sus ojos eran de un intenso y bonito color verde y a juego con ellos su mata de pelo naranja recogido parte de el en un pequeño moño lateral, la chica soltó la escoba con la que limpiaba las inmediaciones de la piscina para acercarse a saludar al joven de pueblo Paleta.


    -Venía a preguntar si me podías ayudar con el entrenamiento, pero veo que estás ocupada...- dijo AJ viendo que la chica estaba limpiando.


    - No te preocupas- dijo la pelirroja -ya me esta ayudando alguien...

    -AJ, sálvame de la loca esta- dijo Alan que había salido repentinamente – Me pidió que viniera y a los cinco minutos estaba limpiando los “desechos” de Gyarados y son grandes...muy grandes- dijo con cierto tono traumatizado.

    -Me parece que no os puedo dejar solos- dijo AJ mientras una gota de sudor bajaba cabeza abajo.

    - La culpa es de la zanahoria parlante -se defendió Alan.

    -Zanahoria tú, ratón de ordenador- respondió Misty.

    -Bruja marina.

    - Virus informático.

    - Me parece que van a ser unos días muy largos – pensó AJ mientras sacaba a Saur de su Pokeball – Dulce Aroma.


    El pokemon planta emitió la emanación de empalagoso aroma el cual comenzó a calmar al par de... de... “contendientes”, tal vez demasiados calmados, hasta el punto que AJ tuvo que despertarlos...como solo el haría.


    - ¿Era necesario que nos abofetearas tan fuerte? - dijo Alan.

    -No- dijo AJ- pero quería hacerlo- añadió luego.

    - Pero a Misty no le has dado... tan fuerte- se quejó Alan.

    - Misty es una chica, Alan- respondió AJ.

    -Eso dice ella- dijo el de pelo naranja.


    -¿Comenzamos?-dijo Misty algo molesta al otro lado de la piscina.

    - ¿Vamos a empezar combatiendo directamente? -Preguntó AJ.

    - ¿Se te ocurre otro modo? -inquirió la pelirroja

    - Muy bien, tu mandas – dijo AJ

    - Ahora se le subirá a la cabeza- le murmuró Alan por debajo.


    La batalla comenzó, siendo esta una de modo individual, surgiendo por parte de AJ la Hipocampa azul mientras que por parte de Misty surgió un pokemon cuyo cuerpo parecía estar formado por dos estrellas violetas, superpuestas una sobre la otra, con cinco apéndices cada uno aunque indudablemente lo más vistoso de dicho pokemon era el brillante rubí rojo enmarcado en un octágono dorado, colores que destacaban fácilmente en comparación con el morado de su cuerpo.


    - ¡Draa!

    - ¡Mii!


    -Empecemos- anunció la pelirroja- ¡Starmie Giro Rápido!

    - ¡Hydra Rayo Burbuja! -dijo el pelinegro.


    El pokemon estrella comenzó a girar sobre su eje vertical a tal velocidad que conseguía esquivar con facilidad la andanada de burbujas de su oponente cuando no las reventaba sin dificultad.


    - ¡Hydra usa Bote! - dijo AJ para evitar el ataque


    Estando ya el pokemon asexuado a apenas un palmo de su oponente este consiguió dar un salto utilizándolo como apoyo para impulsarse y, ahora en el aire, caer con fuerza sobre él.


    -No funcionara- dijo Misty- ¡Rayo!


    La estrella comenzó a acumular energía eléctrica, tan dañina para la mayoría de los de su tipo, disparando una potente y certera descarga hacia donde se encontraba su oponente que no pudo hacer mucho más que caer desplomado al agua.


    -Hidra ¿puedes seguir? -preguntó AJ a su pokemon.


    La pokemon acuática, no sin cierto esfuerzo, consiguió salir a la superficie para mirar de reojo a su entrenador y hacer un gesto parecido a una sonrisa, estaba claro que su sangre de dragón le empujaba a no rendirse, o como mínimo a dar una buena lucha antes de caer


    - Ese es el espíritu – dijo Misty- Pero no ganarás ¡otro Rayo!


    El pokemon estelar volvió a disparar el ataque eléctrico si bien esta vez su oponente pudo evitarlo saliendo del agua justo antes de que el rayo entrara en contacto con la misma.


    - AJ- dijo la chica con un tono algo más serio que el utilizado hasta entonces -¿Cuál es tu estilo?

    - Camisetas, chándal y vaqueros, mayormente – dijo AJ algo extrañado por esa pregunta.

    - No me refería a eso- dijo la pelirroja mientras una gruesa gota de sudor se formaba en su cabeza- Me refiero a tu estilo de combate, todos los entrenadores necesitan uno.

    - ¿Y el tuyo? - pregunto el chico de Pueblo Paleta.

    -El mío es la ofensiva total con pokemon de tipo agua-dijo la líder de gimnasio.

    - No sé yo si a atacar sin parar se le puede llamar estilo- pensaba AJ en sus adentros- Pues creo que yo no tengo ninguno – dijo Ahora en voz alta.


    -En ese caso- dijo Misty- tenemos mucho por hacer-dijo terminando esas palabras con una pequeña sonrisa fijando sus ojos verdes en su amigo y, por unos días, alumno.




    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Primero de todo, gracias a Lazhar y RamenBlaze por los comentarios

    Lazhar, como ya le dije a Kiwi: El prólogo y su tono reflexivo, por suerte o por desgracia, no tienen que ver mucho con el fic. Lo de que existe una discriminación hacia pokemon de cierto aspecto no es que sea algo demasiado relevante, es decir: A mi me gustan los Charizard, Sceptile etcetera etcetera. Pero también hay pokemon que me gustan (Arbok, Venusaur, Golduck, por ejemplo) que siento que han sido infrautilizados en el anime de Pokemon, no es algo sobre lo que vaya a recaer la trama del fic, es simplemente una forma de decir: Mis personajes tendrán a mis Pokemon favoritos.

    Sobre el uso de los puntos suspensivos me estoy dando cuenta ahora que hay algunos muy seguidos, y en su mayoría de caso son para expresar dudas(No dudas existenciales ni mucho menos, simplemente dudas sobre si lo que dice lo expresa de la forma más clara posible) Tratare de tener en cuenta de cara a nuevos capítulos no abusar tanto

    Esto no lo he entendido muy bien, bueno sí que lo entiendo pero me refiero a que no creo que haya usado las comas para terminar enunciados
    Si te refieres a esas comas ¿Debería cambiarlas por puntos?¿No debería de usar comas para continuar narrando un hecho distinto pero con relación a lo anterior?
    ¿Por sangría te refieres a — ? Como dije en el principio tengo muchos vicios adquiridos, el usar - para los diálogos es uno, otro como habrás podido ver es escribir Pokemon sin tilde e indistintamente con mayúscula y minúscula . De todos modos no se si al ser un monologo es necesario usar —

    Gracias por el comentario, como ves tengo mucho que mejorar...:eevee2:

    Además cuando escribí este capitulo(hace seis años ya) era hasta novedoso XD. Creo que hasta Unova/Teselia, en el anime al menos, no había evolucionado nunca un pokemon durante una batalla de gimnasio


    Amén XD. Por eso son los capítulos tan extensos por intentar agrupar hechos que de otra forma quedarían aislados en un capitulo demasiado corto, lo que por lo visto no esta tan mal. Se mencionan tantas cosas que entre eso y que mi modo de escribir es muy espaciado en el tiempo tengo que releer mi propio fic antes de empezar a escribir por que hay hechos que se me olvidan :chespin: No debería de reírme por estas cosas

    Gracias a los dos, espero veros por aquí que se acercan hechos "Zuculentos"

    Hasta la próxima
     
    Última edición: 2 Agosto 2018
  17.  
    Lazhar

    Lazhar Iniciado

    Libra
    Miembro desde:
    5 Julio 2018
    Mensajes:
    36
    Pluma de
    Escritor
    Yo tambien estoy aprendiendo, debo ser mas claro a la hora de ecribir xD
     
  18.  
    Kiwi

    Kiwi Beta-reader

    Aries
    Miembro desde:
    27 Febrero 2018
    Mensajes:
    299
    Pluma de
    Escritor
    Primero que nada... sorry por la tardanza(?)

    Lo digo de nuevo, qué pasada el no tener que esperar mil capítulos para la acción, aquí vemos ya a los pjs y los conocemos mientras interactúan.

    Me cayeron bien los dos rockets y me gustó que no fueran inútiles, sino peligrosos, y que aún siendo malos tengan personalidad. Me llama la atención que no se esforzaron tanto con los chicos y al mismo tiempo, que tuvieran una historia ya. Siento que las experiencias van a contarse paulatinamente y eso es cool.

    Tenemos plot de legendarios... pero si las tres aves son algo secundario, entonces el asunto serio es el orbe. Imagino que es el de Groudon pero ¿Qué hace en Kanto tan, tan lejos? Suena a problemática internacional.

    También me gustó Izumi, la chica es simpática y complementa al trío elemental, also, me gustó que se metiera con el buen AJ. Tiene personalidad.

    Me ha gustado tu forma de narrar batallas. Es interesante. También, para este punto, me he acostumbrado a tu ritmo y ya no se me hace para nada pesado. Al contrario, lo he sentido muy emocionante.

    Sigo aquí al pendiente. Nos vemos n_n/
     
    • Adorable Adorable x 1
  19. Threadmarks: Capitulo 9
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    4415
    CAPITULO 9: INAUGURACIÓN


    Habían pasado varias semanas desde la batalla de gimnasio de AJ con el líder de Ciudad Verde, Giovanni, esas semanas habían sido utilizadas por los participantes del archiconocido torneo para prepararse tanto física como psíquicamente para el agotador reto que era el campeonato de la región... campeonato que producía tanto para la Liga Pokemon como para el gobierno de Kanto unos suculentos beneficios, así que para garantizar la mayor afluencia de entrenadores al torneo se había construido un camino alternativo a la angosta y dura Calle Victoria, si bien el requisito de las ocho medallas era irrenunciable... al menos de momento.


    Por el camino alternativo antes mencionado caminaban tres personas, dos de ellos participantes de dicho torneo y la otra en calidad de acompañante, ambos continuaron andando hasta llegar a una colina desde donde se podía ver todo el escenario donde transcurriría dicho evento, una gran explanada conocido como la Meseta Añil, en el centro de dicha planicie, que distaba mucho de ser lo que fue, se erguía un gran estadio que a juzgar por el tamaño podría albergar un gran número de personas, luego como formando como un cuadrado, y dejando al estadio en el centro, había en las esquinas de ese cuadrado imaginario un estadio en cada uno, dependiendo del tipo de terreno con el que este contara, aunque para tener oportunidad siquiera de “jugar” en esos estadios había que superar las eliminatorias, que se libraban en una suerte de jaulas ya que estaban rodeadas de alambre, a excepción del techo, para minimizar el riesgo sobre los espectadores, también y más sur del estadio principal, casi en el centro de la meseta, se alzaba un gran centro Pokemon, que a la vez también fungía de oficina de registro para la participación en la liga.


    -Pues ya estamos aquí- dijo Izumi cuando ya habían bajado la colina

    - La verdad es que impone- respondió el pelinegro

    - ¿Por qué Eric no va con nosotros? -preguntó Angie

    - Dijo que quería adelantarse- respondió Izumi- Cualquiera diría que se avergüenza de nosotros- añadió con tono enfadado mientras inflaba sus carrillos

    - No le culpo...- dijo AJ

    - ¿Disculpa? - dijo Izumi girando la cabeza de un modo casi espeluznante.

    -Nada, nada- dijo AJ – Vamos a ver un poco esto.


    El grupo de tres, bueno de dos y medio...


    - ¡Ey! - exclamó Angie.

    - ¿Te pasa algo? - pregunto Izumi

    - Me ha dado la sensación de que alguien se metía conmigo.


    El grupo de tres continuó caminando hacia el gran centro Pokemon viendo a gente con criaturas de todo tipo, algunos de regiones bastante alejadas de Kanto, buscando entre esa gente a Eric.... sin demasiado éxito


    - Toda esta gente parece tener muy buen nivel- dijo AJ.

    - Es la liga ¿No esperarías gente con Pidgeys y Rattata? - respondió Izumi

    - Quiero decir que...- comenzó a explicar AJ


    AJ iba a continuar cuando pudo ver como un pokemon, que había visto recientemente, un Golem comenzaba a rodar colina abajo, aparentemente descontrolado, dirigiéndose peligrosamente hacia donde se encontraba el grupo, con algo de suerte pudieron apartarse de la trayectoria de la esfera rocosa sin embargo el que esta siguiera rodando podía ser peligroso, especialmente si se encontraba con alguien con menos reflejos


    - ¡AJ, debemos detenerlo! - exclamó Izumi.


    La chica rápidamente lanzó dos de sus pokeballs surgiendo su Wartortle y Skarmory, uniéndose a estos el Ivysaur de AJ, el pokemon planta lanzó sus cepas tratando de asir al pokemon megaton por detrás del mismo, por otro lado, la tortuga se colocó delante disparando su chorro de agua a la par que su compañera de equipo trataba de frenar el avance usando su cuerpo de acero... sin demasiado éxito


    - Dejadme probar.


    Una pokeball se abrió cerca de la lucha, el pokemon que surgió era un criatura de cuerpo similar a una serpiente, su anatomía estaba recubiertas de escamas zafirinas a excepción de las de su vientre que eran de color blanco, su cuerpo alargado difería de una serpiente en varios aspectos como el par de pequeñas alas blancas a ambos lados de su cabeza o el cuerno en mitad de la misma además de unas pequeñas esferas azules, similares a cascabeles, llevando una debajo de la cabeza y dos al final del sinuoso cuerpo


    - ¡Aqua Cola!


    El dragón celeste ondeó su cola en el aire, quedando está recubierta de una masa de agua fruto de la humedad ambiental golpeando luego al Golem una vez el Wartortle y la Skarmory se hubieron apartado


    AJ y las dos chicas dirigieron sus miradas hacia la “propietario” de dicho pokemon, una chica un poco más alta que AJ, con ojos castaños y con el cabello rubio que le llegaba a la altura del trasero recubierto por un ceñido pantalón vaquero que dejaba intuir su agraciada figura, en contraposición a esa prenda vestía una holgada camiseta blanca de manga larga


    -Bien hecho Dragonair- felicitó la entrenadora a su pokemon

    -Gracias-agradeció Angie a la chica

    - No hay de que- respondió sonriente

    - Que raro que con tanto ruido aparezca un Golem salvaje- comentó AJ

    - Porque no es un Golem salvaje.

    - Explícate Kevin- dijo la entrenadora del Dragonair


    AJ se fijó en el recién llegado, era más alto que todos los presentes, su pelo era corto y oscuro pero peinado de tal modo que se mantuviera de punta, su vestimenta estaba compuesta por una camiseta ocre con el mensaje FLY HIGH! y unos pantalones de color azul, este se acercó al Golem aun inconsciente en el suelo y dio su explicación

    - Los Golem, en estado salvaje, evolucionan tras recorrer largas distancias en las cuales recogen sedimentos que van adhiriendo a su cuerpo para formar su caparazón de roca y a juzgar por el tamaño este ha evolucionado nada más alcanzar la etapa de Graveler – dijo y tomó aire- Por eso dudo de que este sea salvaje


    -¿Golem, Golem donde estás?-preguntó una voz al fondo.


    - Claro, que oír eso también es muy esclarecedor- dijo el chico de la camiseta ocre


    Finalmente, aquel que buscaba a Golem se acercó a donde este estaba derrotado y tras pedir disculpas por lo que podía haber sido un desagradable encuentro se fue del lugar, si bien dicho “espectáculo” atrajo a más gente.


    -Vaya, ha sido increíble – comentó alguien desde las distancia -... un momento, son ellos – exclamó el mismo individuo


    Lo siguiente que el grupo pudo ver fue como un conocido se acercaba hacia donde estaban, acompañados de un par de jóvenes que caminaban más calmados si bien uno de ellos también aceleró el paso


    - ¡AJ!, ¡Angie! - exclamó Eric desde la distancia haciendo que estos salieran a su encuentro rápidamente, no tanto Izumi que debía de refunfuñar por lo bajo por qué Eric no le había mencionado.


    - ¡Hola Eric! - dijo AJ estrechando la mano a su amigo.

    -Por fin habéis llegado- dijo Eric emulando el gesto- Mientras os esperaba he conocido a...

    - ¡Jean! - dijo AJ también saludando al recién llegado.

    -Hola AJ e Izumi- respondió este contento.

    -Veo que ya os conocéis-dijo Eric- entonces dejadme presentarlos a alguien más.


    Junto a Jean llegó otro chico, de altura similar al del resto, de cabello castaño algo desordenado, cabello que surgía a ambos lados de la gorra que llevaba, gorra de colores azul y amarillo colores en clara sintonía con los agua marina y amarillo del resto de su indumentaria


    - Este es Richie- dijo Eric presentándolo ante los demás


    -Mucho gusto- dijo este.

    -Igualmente- respondieron Izumi y AJ educadamente

    - Cielos, cuantos secundarios aparecen de repente – susurró Angie a Izumi

    - ¿Angie, seguro que estas bien? - preguntó Izumi notoriamente extrañada

    -Será mejor que vayamos al Centro Pokemon-añadió AJ ajeno a los comentarios de la niña rubia

    - ¿Queréis venir con nosotros? - preguntó Izumi girando la cabeza al par de antes


    -Nosotros no.…- comenzó a decir el chico, sin embargo, tuvo que callar al sentir el codazo de su compañera que ya había comenzado a andar junto al resto.


    -¿Cómo te llamas? por cierto-preguntó Izumi a la chica que se había colocado a su lado.

    - Helena- respondió esta

    - Tu Dragonair es muy fuerte- añadió Angie

    -Gracias- respondió afablemente


    AJ observó como la tal Helena avanzaba conversando con las chicas mientras que un poco más adelante Eric hablaba muy animadamente con Jean y Richie, el pelinegro giró la cabeza para ver que estaba solo.


    -Me han vuelto a dejar solo- suspiró AJ viendo algo extrañado como el chico de la camiseta ocre había dicho exactamente lo mismo


    -Kevin Torres-dijo ofreciendo su mano a modo de saludo a AJ si bien sin demasiado interés


    - AJ Slifer- dijo el susodicho en igual tono de ánimo


    Ambos comenzaron a andar parsimoniosamente hacia donde se había dirigido el resto mientras un silencio incomodo se apoderaba del ambiente, silencio es un modo de hablar ya que al ruido normal que pueden formar un tan numeroso grupo de humanos con sus pokemon se unía el sonido de los diferentes puestos que se estaban construyendo a toda prisa.


    - ¿Es la primera vez que participas? - preguntó AJ


    - En esta región sí- respondió – pero en total será la segunda en la que participe.


    -Eres de otra región entonces- dijo AJ, sintiéndose un poco tonto ya que la respuesta a eso era un obvio sí.


    -Sí, de Pueblo Caoba, más concretamente.


    - Es un sitio bonito- comentó AJ


    - En invierno hace un frío terrible y no hay ni un alma en la calle- comenzó a decir- así que supongo que tienes razón – dijo para acabar sonriendo


    -No hay mucha gente que considere el frío como buen tiempo- dijo AJ


    - Yo lo prefiero.


    Antes de que AJ pudiera continuar la conversación se dieron cuenta de que ya habían ingresado al edificio. era mucho más amplio que un centro Pokemon lo que se hacía evidente por la altura del techo y si bien en el mismo edifico había un mostrador con su correspondiente Joy detrás del mismo también contaba con una tienda oficial de la liga pokemon donde comprar utensilios varios como Pokeballs, distintos tipos de pociones etcétera, el mismo mostrador donde estaba Joy se hacía también la inscripción al torneo por eso allí se dirigieron Kevin y AJ ... el hecho de que estuvieran los demás también influía, una vez allí simplemente entregaron su tarjeta de entrenador, introduciendo la enfermera de los datos de las tarjetas y por consiguiente quedando ya registrados para iniciar la competición


    - ¿Y ahora qué hacemos? - preguntó Angie


    La chica no tardó en obtener respuesta que le vendría repentinamente dada por una voz de megafonía


    - Les informamos a todos los entrenadores que la ronda preliminar está a punto de comenzar, por favor observen la pantalla y diríjanse a su lugar correspondiente.


    Tras acabar, del elevado techo bajó una pantalla en la cual se mostraban los emparejamientos, AJ observo que no le había tocado con nadie de los que había conocido en ese día, una vez hecho eso se dirigió hacia donde tendría lugar su combate.


    - Parece que no puede haber un día sin combates- dijo Angie para sí que siguió a AJ antes de que una multitud de entrenadores acabara por aplastarles.


    Ajeno al hecho de que Angie le seguía AJ llegó al lugar donde tendría lugar su combate, un rectángulo cerrado por vallas metálicas, excepto por la parte superior, con dos puertas para que entraran los entrenadores y un par de bancos de color cobre, más por el óxido que por otro motivo, fuera a modo de rudimentarias gradas.


    AJ entró en el rectángulo esperando, junto al árbitro, que su oponente hiciera aparición, ese tiempo le permitió observar el terreno donde se encontraba, una arena cuadrangular cuyo suelo era de arcilla lisa y uniforme que permitía el desplazamiento a la mayoría de los pokemon.


    Al oír pasos el pelinegro giró la cabeza para ver a su oponente, una chica de largo cabello caoba que le llegaría a la altura del trasero, sus ojos eran de un consonante color castaño que junto a su pálida tez resaltaban en su cara, ayudados en esto último por su pintalabios rosa.


    Nada más entrar la chica se puso en su lado respectivo del campo y se atusó su cabello haciendo que los espectadores corearan su nombre, dichos espectadores, la mayoría al menos, llevaban un uniforme muy similar al de la entrenadora en cuestión


    - ¿Quién es esa chica? - preguntó Angie ya sentada en las gradas ante tanta alteración

    -¿¡No sabes quién es!?- exclamó de tal manera el que estaba sentado junto a la rubia que la hizo botar del susto – Es Giselle, la súper atractiva y más inteligente alumna del instituto técnico pokemon – respondió.


    -Pues...vale-respondió Angie que no entendía tanta expectación

    -Juraría que esa chica me suena de algo- pensó AJ internamente si bien rápidamente dejó esos pensamientos y cogió una de sus pokeballs


    A una considerable distancia... tanta como un par de ciudades, un grupo de tres había quedado en el interior del Gimnasio Celeste con el motivo de ver la batalla entre el pelinegro y su, aparentemente, fabulosa oponente


    -¡Machácala AJ! ¡Destrúyela! - gritaba la pelirroja líder de gimnasio al ver quien era la oponente de su amigo

    - Misty combaten con pokemon ¿lo sabes verdad? - sugirió Bill algo temeroso mientras le pasaba una bolsa de patatas fritas a Alan

    -Además que esa chica te venciera de una forma humillante, denigrante, vergonzosa.- comenzó a decir Alan- si bien un gesto de Bill le hizo saber que por el bien de su integridad física sería mejor no ir por ahí – como iba diciendo eso no es motivo para tus palabras –finalizó Alan


    -Veo que no recuerdas como se metía conmigo...y con vosotros – dijo refiriéndose a AJ y al pelinaranja allí presente- hasta que se fuel al instituto raro ese...- Era claro que entre ambas no había una relación de amistad


    De vuelta en el escenario de la contienda ambos lanzaron las pokeballs, por parte de AJ surgió la hipocampa azul sabiendo que en ese terreno no le costaría demasiado moverse mientras que de la esfera de su oponente surgió una criatura bastante diferente


    - ¡Graveler! - exclamó el pokemon nada más salir de su correspondiente pokeball


    El pokemon en cuestión era una roca, esférica, aunque de superficie irregular, el peñasco en cuestión y a diferencia de los otros miembros de su familia evolutiva contaba con seis extremidades, dos a modos de pies... que al juzgar por el tamaño de los mismos y ciento cinco kilos de la criatura no deberían servirle para moverse demasiado rápido, y los otros cuatro a modo de brazos siendo un par mayor que el otro


    - Un Graveler- pensó AJ no sin la duda de porque habría elegido un pokemon con una desventaja de tipo tan obvia


    - Un Seadra- comentó alegremente su rival sin disimular una risita de superioridad

    - ¿Disculpa? -preguntó AJ extrañado por ese gesto

    - Nada, nada, Seadra es un pokemon muy apropiado... para entrenadores de segunda- respondió la castaña, que antes de que AJ pudiera responder algo continuó hablando – Todo el mundo sabe que para alcanzar el máximo potencial de Seadra hay que evolucionarlo a Kingdra...a menos claro, que seas una niñita sentimental – concluyó para luego soltar una risa bastante cursi mientras se ponía la mano en la boca de una manera bastante amanerada


    - Oh cielos, espero que AJ no pierda los papeles- pensó Angie sentada en la decadente grada


    - Eres un poco... hipócrita ¿No te parece? - dijo AJ – Dices que Seadra es una mala elección por no haber evolucionado cuando tu Graveler tampoco lo ha hecho, pero claro es mucho más fácil ver la paja en...


    - ¡Graveler Desenrollar! - dijo la entrenadora, que por lo visto no esperaba una respuesta


    Antes de AJ pudiera acabar el refrán él y Hydra pudieron ver como la esfera rocosa comenzaba a rodar a tal velocidad que parecía ser una difuminada esfera marrón dirigiéndose hacia ellos


    - Hydra, salta – dijo AJ


    Obedeciendo a la orden el hipocampo flexiono su cuerpo, no tanto como si fuera a ejecutar el ataque Bote, pero sí lo suficiente para elevarse y evitar la colisión


    -Movimiento Sísmico-ordenó la chica confiada


    La esfera pétrea se detuvo en seco para dar un gran salto, para un pokemon de su peso, asiendo a la desprevenida criatura acuática con sus cuatro brazos y oprimiéndola contra su rocoso cuerpo para luego caer como un auténtico meteorito mientras describía múltiples giros para luego a escasos metros del suelo lanzarlo con una fuerza increíble, con la clara intención de estrellarla contra el suelo


    -Hydra, Dragoaliento.


    A escasos metros del suelo la pokemon acuática lanzo desde su boca-hocico un espeso hálito aguamarina contra el terroso escenario, sirviendo esto para dejar casi sin efecto la caída


    - ¡Vamos Giselle!¡Giselle machácalo! - Y cantos similares inundaron el campo, estaba claro quién era la favorita del público, y si bien a AJ no le importaba demasiado había alguien entre los espectadores que no iba a permitir que el aspirante de pueblo Paleta fuera el único sin apoyo


    - ¡Ra ra ra ¡AJ ganará! - exclamó repentinamente Angie en el público acompañada de su par de pokemon para darle más notoriedad


    - ¿Angie está aquí? - pensó AJ que giró la cabeza para confirmarlo-Bueno, es agradable que se preocupen por uno, pero volvamos al combate – pensó sacudiendo la cabeza- ¡Rayo Burbuja!


    Hydra volvió a ejecutar su ya archiconocido ataque consistente en la masiva andanada de burbujas blanquecinas hacia la piedra con brazos que se vio obligado a cubrirse con los mismos para tratar de minimizar el daño


    - ¡Excavar! -ordenó rápidamente su entrenadora


    El pokemon roca dejo un momento de protegerse poniendo todas sus extremidades a trabajar para cavar un agujero en la blanda tierra, despareciendo rápidamente en la misma.


    -Hydra apunta al agujero- dijo AJ con decisión


    Así la acuática criatura dio un pequeño salto para acercarse al hoyo y continuó con el mismo ataque con la clara intención de no dar cuartel a su oponente, no solo por la batalla en sí sino por los anteriores insultos


    - ¡Mega Puño! -clamó Giselle viendo como la batalla se escurría entre los dedos


    Obedeciendo a su entrenadora apareciendo detrás de la Seadra con sus puños fulgurantes en un intenso blanco dispuesto a golpear con ellos a su oponente


    - ¡Hydra! - fue lo único que alcanzó a decir AJ


    La pokemon acuática flexiono la parte inferior de su organismo para saltar haciendo una maniobra en el aire similar a una voltereta invertida, de tal modo que quedo en perfecta posición para atacar la desprotegida espalda de su oponente, cosa que hizo con el enésimo disparo burbujeante


    Eso ya fue demasiado para el Graveler que cayó como una piedra... nunca mejor dicho, al suelo totalmente derrotado


    - ¡Seadra es el ganador del combate! - decretó el árbitro- pasas a la siguiente ronda-dijo este a AJ que entendió eso como el permiso para irse junto a Angie, no sin antes de darle a Hydra el descanso adecuado


    - ¡Así me gusta! -casi grito la líder de gimnasio tras ver la batalla- ¡Has dejado bien alto el honor de los pokemon de agua!

    -Lo que tú con tu trabajo no has conseguido hacer-dejo caer Alan despreocupadamente mientras ingería la última patata frita

    - ¿¡Cómo has dicho!?- Dijo una furiosa Misty que atrapó el cuello del otro pelirrojo con uno de sus brazos, mientras que usaba el otro para darle una serie capones


    -Realmente a veces pienso que eres masoquista, o eso o te gusta Misty- comentó Bill con desgano

    -¿Y qué diferencia hay?-dijo Alan aprovechando que los brazos de Misty se habían aflojado

    -¿Tú no aprendes, verdad?- dijo Misty que rápidamente volvió a ejercer la “violencia” ante un Bill que probablemente se preguntaría que habría hecho para cargar con esto


    Naturalmente ajenos al bizarro espectáculo que sucedía en Celeste, AJ y Angie partieron hacia el centro pokemon esperando que los demás acabaron sus combates, deseando que con la victoria


    - ¡Hidrobomba!


    Obedeciendo a su entrenadora el Wartortle disparo desde lo más profundo de su ser la tromba de agua que sin ninguna dificultad barrió con el Ekans que tenía como oponente enviando sin dificultad a la culebra violácea contra la alambrada que delimitaba el espacio de combate


    - ¡Ganamos Zelvy! - exclamó una contenta Izumi a lo que el quelonio respondió alegremente meneando su cola y abandono el recinto junto a su entrenadora dando pequeños saltitos


    Mientras Izumi se dirigía al centro pokemon al igual que los otros que habían acabado sus combates si bien aún quedaba uno por finalizar, el correspondiente al chico de la camiseta ocre


    El escenario era igual que los otros, un terreno plano cercado por alambradas, no así los contendientes siendo uno de ellos una criatura cuyo color oscilaba entre el claro añil y el azul oscuro, dependiendo de la parte del cuerpo ,su aspecto recordaba al de un escorpión si bien solo contaba con cuatro patas , en lo que si se asemejaba era en la larga cola segmentada que acababa en una esfera con dos prominentes púas, siendo estas similares a las que poseía en una suerte de brazos a la altura de su cabeza, en la cual se localizaban sus cerúleos ojos y unos colmillos aun visibles con la boca cerrada. Su oponente tenía un aspecto indiscutiblemente opuesto; de aspecto humanoide y bastante musculoso, más aun teniendo en cuenta su mediana estatura, su piel era de una tonalidad morada, salpicada esta con marcas rojas similares a venas en los brazos finalmente el Pokemon destacaba por una especie de pantalones negros, por raro que resulte, coronados con un cinturón amarillo con una pequeña P en la hebilla


    - ¡Chok! -exclamó el fornido Pokemon golpeando su pecho.


    - Sssko-siseó el escorpión.


    -Bien-pensó Kevin- Picotazo Venenoso


    El escorpión rápidamente iluminó las ya mencionadas púas con un intenso fulgor morado disparando una carga de finísimas agujas hacia su oponente que rápidamente se cubrió con sus brazos a modo de defensa


    -¡Machoke, Foco energía y Golpe Kárate!-ordeno el oponente del entrenador


    El pokemon luchador tensó sus músculos, concentrando su energía en puntos muy concretos de su anatomía, hasta el punto que esta comenzó a fulgurar azuladamente para finalmente abrirse paso entre la lluvia de espinas golpeando brutalmente a su oponente con la mano de un modo similar a una técnica marcial


    -¡Que te ha parecido!-respondió algo altanero su oponente

    -Que he ganado.

    -¿¡Como!?


    El adversario de Kevin miró a un punto que este señalo de la piel de su pokemon donde su piel presentaba un intenso color púrpura enfermizo, como si fuera una infección, probablemente provocado por el ataque de Skorupi


    -¡Eso no significa nada, Machoke usa Mega Puño!


    El Machoke concentro energía en su puño que adquirió el albo fulgor, dispuesto a descargarlo contra el escorpión


    -Protección-Dijo Kevin con calma


    Antes, justo antes, de que el puño golpeara el cuerpo del pokemon venenoso, este generó una densa barrera verde protectora, su oponente sin embargo siguió descargando fuertes golpes contra la barrera que poco a poco iba reduciéndose, hasta el punto de ser tan fina como una hoja de papel


    -Excavar-volvió a decir Kevin con tranquilidad


    Justo antes de que la mermada barrera fuera erradicada el Skorupi excavó en el suelo con una pasmosa rapidez, lo suficiente al menos para evitar el puñetazo y acto seguido surgir envuelto en una ondulante capa de arena embistiendo y derribando al forzudo oponente


    - ¡Machoke arriba y Puño Fuego!


    El pokemon luchador se reincorporo con dificultad y encendió su puño izquierdo en violentas llamas naranjas; sin embargo, no estaba en condiciones para ganar, su piel sudaba abundantemente además de que el veneno se había extendido, hasta el punto que más manchas violetas habían aparecido por su cuerpo, finalmente tras un último respiro el oponente del insecto se desplomó violentamente


    Tras el deportivo y, por que no protocolario, apretón de manos Kevin se despidió y partió hacia el Centro Pokemon central, viendo como hacían el mismo camino muchos entrenadores oscilando sus rostros entre la alegría más absoluta y la misma absoluta desesperación, su expresión era de tranquilidad en cambio aunque esa tranquilidad cambió cuando se llevó la mano al pantalón, había detectado la vibración del aparato que allí tenía, dicho aparato presentaba un aspecto parecido a una pokedex de bordes redondeados que el chico abrió y puso en su oreja


    - Dime-dijo Kevin con voz cansina

    - ¡Soy Helena! -respondió alegre su interlocutora

    - ¿Qué quieres? -dijo con el mismo tono anterior

    - ¡He ganado mi batalla! -respondió con voz cantarina

    -No es ninguna novedad.

    -Quedamos en el Centro Pokemon-dijo la rubia-soso-añadió para luego apagar su correspondiente artefacto.


    Kevin volvió a guardar el Pokegear en el bolsillo para luego lanzar un largo suspiro mientras volvía a renovar la marcha


    - ¿Qué he hecho yo para merecerme esto?



    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
    Primeramente, gracias Kiwi por volver. Me alegro que te vaya gustando lo que ves

    En lo referente a la acción pues sí. Es uno de los motivos para empezar el fic a la altura que lo empece más aun cuando se prevé una historia larga, total siempre puedo recurrir a flashback XD. De hecho ya estamos con la Liga Pokemon

    Respecto a los Rockets y los legendarios solo puedo decir...tiempo y paciencia. No todo se a va a explorar de manera detallada en el fic. Supongo que me gusta/gustaba ir tirando pintura y ver que dibujo acababa saliendo bestejemploever

    Tiempo y paciencia C':


    Izumi(y otro personaje que aún queda por salir) tienen a mi gusto el mejor equipo pokemon de todos los protagonistas, no a nivel de poder ni por que estén todos mis favoritos, pero me parece que son de los que más encajan a nivel visual y conceptual. No se si habrá quedado claro XD

    Tiene su caracter sep. Y a veces mal carácter también ^-^U

    Muchas gracias por lo de que te han gustado como narró las batallas. Personalmente llegué a un punto al que llegue a estar saturado de ellas todavía estoy un poco así y me temo que se notara más adelante. Así que muchas gracias.

    Poco más. Hasta la próxima y muchas gracias ¡Y disfrutad la Liga Pokemon!
     
    Última edición: 23 Agosto 2018
  20. Threadmarks: Capitulo 10
     
    AJ Slifer

    AJ Slifer Golden Sun & Silver Moon

    Capricornio
    Miembro desde:
    19 Junio 2018
    Mensajes:
    165
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    Pokémon: Path to Glory
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    27
     
    Palabras:
    5950
    CAPITULO 10: PRIMERA RONDA (I)


    Debía de ser por la tarde, o eso al menos sugería la posición del astro rey cuyo poder comenzaba a languidecer, cuando el chico de Caoba caminaba por los improvisados caminos construidos en la meseta Añil para el esperado evento ya en comienzo, alrededor de esos caminos se estaban construyendo múltiples puestos de comida, peluches...y todo lo que básicamente se pudiera imaginar, aunque el entrenador no parecía estar muy interesado en eso, por lo que continuó con su camino hacia el centro Pokemon con la intención de curar a Skorupi y ver algún que otro combate de cara a los enfrentamientos al día siguiente, tan concentrado iba en esos pensamientos que no notó que había entrado en el gran centro Pokemon, viéndolo ahora con más detalle : El suelo era de unas baldosas azuladas pulidas hasta el punto que reflejaban la ingente cantidad de luz que entraba por los amplios ventanales del techo, en el centro del edificio se alzaba una gran fuente de un subyugante mármol blanco que relucía por la acción combinada del sol y del poderoso chorro de agua que expulsaba la misma fuente cayendo esta sobre la misma base del surtidor dejando un relajante sonido.


    - ¡Kevin, aquí!- le llamó Elena desde el mostrador

    -Ya...ya-dijo este encaminándose hacia allí, dándole la pokeball de la escorpión nada más llegar a la enfermera Joy- ¿Y el resto?-preguntó


    - Izumi se ha ido con Angy a dar un paseo, respecto a los chicos...-Dijo Helena que señalo a una esquina en la cual, en una puerta, se podía leer “Servicios” habiendo dos puertas con un Miltak y un Tauros dibujados en cada una


    La puerta se abrió saliendo AJ con una obvia expresión de alivio en el rostro seguido por el otro par de jóvenes que llevaban unos pokemon en el hombro, ambos de la misma especie, unas pequeñas criaturas que no alcanzaban al medio metro de cortas extremidades en comparación especialmente con cola que presentaba la estereotipada forma de un rayo con una pequeña mancha marrón en la base del rabo en constaste con el resto de su cuerpo, de un color amarillo limón, por otro lado también contaban con unas orejas de considerable tamaño acabadas en un mechón de pelo negro y finalmente resaltaban en su rostro sus redondeadas mejillas rojas, justo debajo de sus ambarinas pupilas. Como detalle curioso el Pokemon de Richie presentaba un pequeño flequillo en la frente.


    - ¿Habéis entrado con ellos al servicio? -preguntó AJ algo extrañado

    - ¿Por qué no? -respondió Eric

    -Por nada-dijo AJ que no pudo evitar dar un discreto paso hacia la izquierda alejándose de ellos


    - ¡Atención entrenadores! -dijo la voz que volvió a emerger de los altavoces-Rogamos a todos los entrenadores que se presenten en el estadio principal


    Obedeciendo a aquella voz los chicos salieron del centro pokemon y se sumaron a una inmensa marea humana que se dirigió desde todos los puntos de la meseta hasta el colosal estadio del centro de la planicie donde eran engullidos por un amplio pasillo de baldosines azules perfectamente iluminado y encerado y decorado con fotos de épicos momentos de la competición, que conduciría a los participantes a la gran arena de combate donde se celebrarían las batallas, por el túnel circulaban el grupo de protagonistas, a excepción de Angy que tuvo que dirigirse hacia las gradas


    -¿Estas nervioso? - preguntó Izumi a AJ que caminaba a su izquierda

    -Por supuesto que sí- respondió francamente - ¿Y tú?

    -Yo no-respondió esta con orgullo

    -Perfecto, ¡entonces deja de pellizcarme! -Reclamó Eric que caminaba a la derecha de la joven y llevaba aguantando largo rato los pellizcos que a modo de tic nervioso daba Izumi

    -Creo que todos estamos un poco nerviosos-dijo Jean para luego reír un poco


    Varios metros atrás caminaban los otros tres visiblemente más tranquilos y calmados, si bien seguían miraban a todos lados del infinito pasillo


    -Mira que monos son, Kevin- Dijo Helena referida claramente al cuarteto ¿Te acuerdas cuando nosotros éramos así?

    -No, no recuerdo haber sido mono nunca-dijo Kevin con tono seco

    -Creo que se refiere al nerviosismo-Dijo Richie- Se nota mucho que es su primera competición de esas características.

    - Aunque eso no significa nada-comentó Helena-Kevin y yo llegamos bastante lejos en nuestra primera competición-dijo la chica haciendo que Kevin mirara para otro lado

    -Yo también-Dijo Richie-además siempre es bueno guardar un poco de respeto a esta competición


    Las conversaciones se acabaron cuantos todos salieron del extenso pasillo a el exterior del estadio, pudiendo ver como el firmamento permutaba el color anaranjado del cielo de la tarde por unas tonalidades añiles propias del cielo nocturno, sorpresivamente la mayoría de los 46000 de los asientos estaban ocupados con la gente mirando silenciosamente como los entrenadores se situaban casi intuitivamente en fila india, además tanto espectadores como entrenadores miraban con infinita admiración la poderosa llama que ardía incombustiblemente frente a todos, el símbolo indiscutible de la liga Pokemon, la llama de Moltres.


    - Un poco de atención, por favor-dijo una voz desde el palco haciendo que todos dirigieran sus miradas hacia él, viendo la persona de la que se trataba, un individuo de baja estatura, evidentemente anciano como mostraba su larga barba blanca que caía por todos los lados de la cara, en contraste esto con la juvenil, hasta cierto punto extravagante para un individuo de esa edad, ropa que portaba siendo un pantalón corto color verde ocre y una chaqueta de chándal de color rojo con una banda azul horizontal, rematado esto por una gorra puesta del revés-Yo Charles Goodshow, presidente de la Liga Pokemon,quiero, comunidad de entrenadores y entrenadoras de Kanto así como los de otras regiones que nos visitan, daros la bienvenida oficial de la liga Pokemon y desearos mucha suerte a todos – dijo el hombre a modo de escueto discurso- ¡Y ahora os pido a todos que os quedéis para observar el combate inaugural!-Concluyó bastante animado, demostrando que le interesaban bastante más las batallas que los actos protocolarios.


    Lentamente, presumiblemente algo emocionados, la gran masa de entrenadores se deshizo con algunos entrenadores abandonando el estadio y otros dirigiéndose hacia las gradas, encontrándose entre estos el trío de Pueblo Paleta además de Jean que se sentaron junto a Angy que miraba ilusionada hacia todos lados.


    Una vez la marabunta humana se había dispersado el presidente de la liga hizo pasar a los que protagonizarían la batalla inaugural, uno de ellos era una mujer, relativamente joven, de piel clara que vestía una escotada prenda roja que dejaba ver, o percibir al menos, un generoso busto, no acababa hay su atractivo físico, la mujer también tenía una curvilínea figura,vagamente disimulada por la chaqueta azul que portaba, un azul diferente al de sus ojos, mucho más claros, que permanecían tras sus gafas, finalmente llamaba la atención el color, a caballo entre el morado y el rojo, de su cabello recogido en un coleta pero que no evitaba que varios mechones cayeran por su rostro.


    - ¿Quién es? -Preguntó la rubia.


    - Esa es Lorelei-respondió Izumi- miembro del Alto Mando.

    -Debe ser fuerte- dijo Angy que sacó a sus dos Pokemon de la pokeball para que vieran la batalla, situándose el roedor sobre su regazo y el Ekans sobre los hombros de la niña, haciendo que Izumi se apartara ligeramente de ella.


    Sin embargo, al ver al otro competidor el trío de pueblo Paleta no daba crédito a sus ojos.


    -No me lo creo-Dijo AJ.

    -No espera que el...-comenzó a decir Izumi.

    - Profesor Oak fuera a estar aquí-terminó Eric.

    - Pues ha de ser bastante bueno- dijo Jean – por muy importante que sea no lo hubieran invitado si no es lo bastante fuerte.


    El ya mencionado profesor continúo caminando hasta encontrarse a una distancia equidistante de su adversario con respecto al centro del campo que rápidamente entre unos sonoros ruidos desapareció para poder emerger el auténtico campo de combate, siendo este una elevada superficie rectangular de arena suave, compacta y uniforme.


    - Buena suerte Oak-dijo Lorelei.

    -Igualmente –respondió el profesor.


    En ese momento ambos lanzaron sus Pokeballs, de la del combatiente de pueblo Paleta surgió una criatura bípeda que superaba los dos metros de alto, su piel de color castaña presentaba partes donde esta debía endurecerse formando una suerte de placas así como una línea discontinua de espinas en la espalda, tanto sus patas y sus garras contaban con tres afiladas uñas albas también contaba con una desarrollado rabo, en su cabeza presentaba a ambos lados unas orejas que parecían ser especialmente duras, sin embargo lo más notorio del Pokemon era el amplio marsupio, vacío, en su vientre color crema.


    - ¡Kanga! - dijo la canguro golpeándose en el pecho.


    Por otro lado de la pokeball de Lorelei salió una criatura bastante distinta, esta era una criatura de aspecto humanoide que no alcanzaba el metro y medio de altura, su tronco estaba cubierto por lo que aparecer era un largo vestido rojo que se extendía hasta la altura del pecho, decorado por dos arcos dorados, a esa misma altura emergían del vestido dos brazos blancos acabados en unos “guantes ” morados de cinco dedos, de idéntico color y tonalidad que su rostro donde se encontraban unos carnosos labios y unos ojos de mirada algo perdida, ese estrafalario aspecto era rematado por una larga cabellera rubia.


    - ¡Yiinx! - exclamo la Pokemon

    - ¿Qué es eso...? - dijo Jean que inmediatamente sacó con cierta dificultad la pokedex de su bolsillo


    -Jynx: El Pokemon forma humana, este Pokemon tiene un lenguaje propio difícil de descifrar incluso para otros Pokemon, cuando encuentran algo desconocido usa sus labios para examinarlo.


    -Veamos si recuerdo como se hacía esto-dijo Oak- ¡Kangaskhan Puño Mareo!

    -Evítalo Jynx.


    Como si de un veterano boxeador se tratara el Pokemon marsupial dio un veloz salto para situarse justo enfrente de su oponente y rápidamente encender sus puños con un orbe energético multicolor y lanzar una veloz tanda de puños hacia su oponente que pese a lo sorpresivo del ataque reaccionó bien evitando los golpes con sus extraños bamboleos


    -Doblebofetón- dijo la miembro del alto mando con su calma habitual.


    Obedeciendo a su entrenadora, la Pokemon de hielo dejo de sacudirse para evitar golpes, agarrando con una de sus manos el cuello de su oponente mientras la otra prácticamente parecía desaparecer debido a la velocidad con la que golpeaba, siendo solo audible el sonido de las cachetadas.


    -Se nota que es fuerte- meditó el científico- ¡Mordisco!


    Con dificultad, debido a la lluvia de golpes, la Kangaskhan abrió su boca dejando ver sus afilados dientes que pensaba clavar en su enemigo.


    -Jynx aléjate y Rayo Hielo- dijo Lorelei.


    Justo cuando el marsupial agachaba la cabeza para morder la Pokemon gélida dio un paso hacia atrás para formar desde sus carnosos labios una esfera de hielo de un cegador color albino de la que rápidamente emergieron múltiples rayos de idéntica tonalidad hacia su oponente.


    - ¡Puño Fuego! -Ordenó el profesor recordando viejos tiempos.


    Ante la inmediatez del ataque la veterana marsupial recubrió sus puños de fuego, sin embargo, en vez lanzarse para golpear a su oponente los uso contra el rayo hielo, haciendo que este pasara de un poderoso ataque a vapor de agua que se dispersaba en la noche.


    - ¡Hidropulso! -Ordeno con presteza la pelirroja.


    La antropomórfica criatura generó en sus labios una esfera del líquido elemento, que rápidamente engrosó de tamaño debido a la ya mencionada humedad y que dirigió contra su adversario


    - ¡Kangaskhan Híper Rayo! - exclamó el veterano entrenador.


    Los rojos irises del Pokemon de tipo normal parecieron brillar durante un momento, no se podría saber a ciencia cierta si por la emoción de volver a combatir o por el ataque que iba a ejecutar, pero rápidamente lanzo desde lo más profundo de su ser un deslumbrante rayo de tonalidad ambarina hecho de pura energía que desintegró la esfera acuática y se dirigió sin vacilación hacia su oponente.


    - ¡Jynx Rayo Hielo contra el suelo! -ordenó la fémina con presteza.


    Con igual presteza la Pokemon de hielo disparó un rayo de ese elemento contra el suelo permitiéndolo esto elevarse lo suficiente para esquivar el rayo que acabo destruyendo la reciente creada torre de hielo.


    -Y ahora Psíquico-dijo simplemente Lorelei.


    La Pokemon de hielo ahogó sus ojos en un profundo color garzo, color que rápidamente adquirieron los miles de fragmentos de gélido cristal y que con un simple movimiento de dedo se dirigieron en andanada hacia la mamífera que debido a la imposibilidad de esquivar lo máximo que pudo hacer fue usar los brazos para tratar de minimizar los daños todo lo posible.


    -Jynx termina con Puño Drenaje.


    Así la Pokemon de tez púrpura se lanzó contra su oponente con uno de sus puños recubierto por, en apariencia, un vórtice color glauco.


    - Kangaskhan atrás y Puño Drenaje.


    El Pokemon canguro con algo de dificultad dio un paso hacia atrás, ocasionando que su oponente se precipitara hacia el rocoso suelo, pero antes de que tocara el suelo el Pokemon marsupial alzó, con dificultad, su brazo lleno de cicatrices envuelto en el mismo fulgor glauco y golpeó con fuerza a su oponente, empotrándolo contra el suelo, a la par que las heridas, las más superficiales al menos, comenzaban a desaparecer.


    - ¡Suficiente! -dijo Goodshow dando concluida la breve batalla inaugural tras un rápido vistazo a su reloj


    Tras esa declaración ambos oponentes recogieron a sus Pokemon en sus respectivos habitáculos se saludaron amistosamente, despidiéndose cada uno por su lado.


    - ¡Vaya! –Comentó Izumi- se ha ido tan rápido que no nos ha dado tiempo ni acercarnos.

    -¿Y qué hacemos ahora?-preguntó Angie haciendo volver a sus Pokemon a sus pokeballs


    - Yo me ira a dormir-dijo AJ poniéndose de pie y preparándose para marcharse - los combates empiezan temprano-respondió este mientras se daba ligeras palmadas en la cara para espabilarse un poco

    -Creo que no es mala idea-dijo Jean

    - Opino igual-dijo Eric ya de pie

    - Sí, mañana habrá tiempo de verlo todo-respondió la fémina de mayor edad- Angie, tu dormirás conmigo ¿Vale?


    - ¡Sí, noche de chicas! –Respondió contenta la chica de áureo cabello – mientras se alejaba junto a Izumi.

    - ¡Pero ni se te ocurra dejar al Ekans suelto mientras dormimos! -añadió la morena. dementemente – Nos veremos mañana-dijo a los chicos para luego irse junto a la joven Angie al lugar donde dormirían.


    El trío de jóvenes también se despidió dispersándose cada uno para un lado, AJ más concretamente se dirigió hacia el norte, que era donde estaba el lugar donde iba a dormir así el pelinegro se internó entre las calles hechas por los múltiples puestos ambulantes, sí bien sí se detenía brevemente cuando algo le llamaba la atención,ya que entre los productos había desde comida prepara hasta artefactos muy sofisticados como podría ser un medidor para saber si su Snorlax tiene la grasa justa o si las llamas de un Magmar están a la suficiente temperatura, observando esos objetos a caballo entre prodigios científicos y engañabobos el joven de pueblo Paleta llegó a su lugar de descanso, este era una cabaña de una única planta, aparentemente fabricada de madera, AJ iba a entrar cuando un chirrido metálico le detuvo, eso le obligó a mirar hacia la izquierda donde vio como un Skarmory, bastante mayor que el de Izumi se posaba en una explanada


    - Bien- dijo Kevin mirando un cronometro- ya es suficiente- una vez dicho eso se acercó al ave férrea y le acarició la cabeza, dejándose está mostrando una docilidad, para su entrenador al menos, inaudita en la especie- no creo que tenga que usarte mañana pero es mejor mantenerse en forma.


    - Y yo ni siquiera he entrenado – se lamentó AJ para sus adentros mientras entraba en la residencia- salvo Hydra que ha combatido esta mañana.


    AJ examinó dicho recinto, era muy similar a las habitaciones de los centros Pokemon, contaba con una amplia ventana justo debajo de la cual había una mesa de madera, en la cual había fijado un reloj además de su correspondiente silla, además de dos camas dispuestas a modo de litera, el pelinegro cerró la puerta con llave, dejó su mochila en la cama de abajo y se quitó las zapatillas que cayeron al suelo de cualquier manera mientras el subía a la litera superior, recostándose en el cobertor de la misma, una vez hecho eso cogió las pokeballs que llevaba en su momento y sin saber muy bien porque las miró fijamente hasta que se quedó dormido.


    El cielo estaba ligeramente nublado con grisáceos nubarrones lo que no impedía que alguna vez que otra el sol se asomara entre ellos iluminando la tierra, también iluminaba el estadio donde iba a disputarse el combate, A ambos lados de un escenario conformado por una tierra muy dura y compacta, además salpicada por rocas de pequeño a gran tamaño se encontraban ambos entrenadores, en un lado un chico de mediana altura de cabello largo, negro y desordenado, vestía una vestimenta extraña la parte superior era una camiseta morada de manga corta, sin embargo a modo de pantalones llevaba lo que parecía ser la parte de debajo de un disfraz, de color naranja intenso con una prolongación en el trasero similar a una cola acaba en llama. En la otra esquina el joven chico de pueblo paleta de cabello moreno y ojos castaños.


    -Comienza el combate entre AJ Slifer y Manny Mons – dijo el árbitro con voz potente.


    - Ya empieza – se dijo Angie, contenta, sentada en la grada.

    -Disculpa- dijo una voz al lado de la rubia- ¿Puedo sentarme?


    La zagala giró la cabeza para ver que quien hablaba era el joven de Pueblo Caoba, el cual se sentó ante la respuesta afirmativa de la rubia que asintió con la cabeza.


    - Ayer, tras verme entrenar le vi preocupado-dijo el recién llegado-veamos cómo se desenvuelve.

    -Espero que gane-dijo Angie.


    En el rocoso campo ambos, y verdaderos combatientes, se manifestaban por parte del chico del disfraz era un Pokemon de altura escasamente superior al metro y medio, con una piel de color rosa chicle, a excepción del vientre estriado de color crema y su morro de mismo color, presentaba una mirada amigable y despistada y tenía dos orejas ligeramente enroscadas, lo más sorprendente de ese Pokemon era el...¿ente? que tenía adherido a la cola siendo este un criatura gris con cara de pocos amigos y de cuerpo enroscado sobre sí mismo y con pequeñas púas repartidos por todo el, ese ser cuyo peso extra debía de obligarle a permanecer bípedo y permanecía unido con unas afilados colmillos a la cola de su indolente hospedador, mientras que por parte de AJ se manifestaba su Haunter.


    -¡Qué bonito!-dijo Angie en la grada referida al Pokemon acuático.

    - Y además fuerte- juzgó Kevin- son Pokemon muy diferentes uno es lento y resistente y otro es veloz pero relativamente frágil –añadió ahora, notándose mucho que lo había simplificado para que la rubia lo entendiera.


    - eslooooow.

    - ¡Jon jon!


    - ¡Slowbro Hidropulso! -exclamó el pantalones de Charmander.


    El rosado oponente abrió sus fauces generando una esfera acuática de diámetro igual a un balón de baloncesto lanzándolo raudamente hacia el ectoplasma.


    - ¡Waru esquívalo y Lengüetazo!


    Obedeciendo a su oponente y no sin soltar su risita el Haunter desapreció evitando el ataque para re-materializarse justo al lado del Pokemon lanzando su ensalivada lengua con la que literalmente “barrió” la cara del oponente, sin que este reaccionara.


    - ¿Jon? - se extrañó el fantasma retirándose viendo que no parecía sufrir daño.


    -¡Looow!-exclamó ahora, demostrando que sí había sufrido daño, si bien con un poco de retardo.


    ¡Waru, Rayo!


    El risueño fantasma se llenó de chisporroteante electricidad que fue lanzada contra el Pokemon acuático que aguantó en el sitio sin inmutarse, sin embargo, visto lo visto se podía tratar más a su carácter que a que no le afectara el ataque.


    -Slowbro – comenzó a decir mientras esbozaba una ligera sonrisa- ¡Espacio Raro!


    Obedeciendo a su entrenador, y bajo la poderosa descarga eléctrica, el Pokemon agua-psíquico inundó sus ojos de un intenso rojo mientras que el campo de batalla parecía ser rodeado por unos traslucidos muros azulinos que rápidamente desaparecieron.


    -Parece que no ha pasado nada-comentó Angie aliviada.

    -Yo no estaría tan seguro-dijo Kevin que frunció el ceño.

    - Puño Hielo- ordenó Manny en el campo.


    El tranquilo Pokemon alzó el puño envuelto un fulgor azulino debido a la acumulación de cristales de hielo, para luego desparecer.

    - ¿Pero? - pensó AJ.

    - ¿Jon? – expresó el fantasma, probablemente con el mismo pensamiento que su entrenador.


    Sin embargo, el fantasma no pudo decir mucho más ya que vio como el su oponente apareció enfrente de él conectando un gélido puñetazo que lo hizo retroceder con gesto de dolor.


    - ¿Cómo es eso? -preguntó Angie-pensaban que eran muy lentos.

    -Veras-dijo Kevin – es cierto que toda la familia evolutiva de Slowpoke es bastante lenta...

    -Y graciosa-interrumpió Angie

    -Sí, claro...-dijo Kevin mientras se secaba la gota de sudor que acababa de aparecer-pero ese movimiento, Espacio Raro, cuando está activo, cuando más lento sea un Pokemon más rápido se moverá y viceversa.

    - ¡Pero eso es horrible para AJ y Waru! -Exclamó Angie preocupada.

    -Eso me temo- respondió Kevin mirando fijamente el combate.


    - ¡Waru, Hipnosis! -dijo AJ que veía como su Pokemon recibía por todos lados.


    Ante la acometida del oponente el fantasma encendió sus ojos tratando de “relajar” al oponente, sin embargo, debido a la velocidad a la que se movía le resultaba difícil, por no decir imposible fijarse en la cerúlea mirada.

    - ¡Puño Hielo!

    - ¡Bola Sombra!


    El Pokemon rosáceo avanzó hacia su oponente con el puño por delante mientras que el fantasma generaba la chisporroteante esfera púrpura, lanzándola prácticamente cuando su oponente ya estaba encima sin embargo pese a que ese ataque mandó al Slowbro volando hacia atrás este tuvo tiempo para hundir su glaciar puño en la cara del fantasma-veneno antes de empotrarse contra una roca.


    - Oh...Dios mío-no pudo evitar AJ al ver cómo, tras dispersarse el polvo levantado por el choque del Pokemon acuático contra la gran roca, vio como el risueño fantasma estaba atrapado dentro de un grueso bloque de hielo.


    - ¡Bien!-exclamó Manny casi eufórico.

    - Esto lo pone en serios aprietos-dijo Kevin con el asentimiento de Angie

    -Veamos- pensó AJ tratando de calmarse y de pensar que hacer, para esto se fijó en la gélida prisión observando con relativa alegría como las espectrales manos hacían breves movimientos, significando esto que si bien estaba atrapado en hielo no estaba derrotado


    - ¡Sigue con Puño Hielo! -exclamó el pantalones de Charmander.


    El Slowbro todavía beneficiado por el Espacio Raro siguió lanzando puñetazos de hielo, sin embargo, esto no daño al Haunter, ya que lo único que hizo fue aumentar el grosor de la fría prisión.


    -Bien-se dijo AJ que ya se le había ocurrido algo- sin embargo, debo calcular el momento adecuado.


    El Pokemon de cola extraña lanzaba golpes contra la muralla de hielo, por obcecación del entrenador, que no hacía más que aumentar mientras Haunter hacía pequeños movimientos para no desfallecer por el frío.


    - Creo que ya es suficiente-pensó el chaval residente de Pueblo Paleta- ¡Waru, Psíquico! -gritó a todo pulmón.


    Los ojos se inundaron de un color azul intenso al igual que sus manos, esa acumulación de energía mental hizo quebrar el hielo.


    - ¡Hidropulso! -clamó el de pantalones extravagantes

    - Lanza el hielo.


    Así el gaseoso Pokemon lanzó los trozos de hielo, como hiciera Jynx en la batalla de la noche anterior, contra el Hidropulso haciéndolo reventar e impactando ciertos trozos contra el Slowbro


    - ¡Bola Sombra, máxima Potencia! - exclamó AJ

    - ¡Jo jo jon!


    Tras la risa oscilante entre graciosa y macabra el Pokemon fantasma generó la chisporroteante esfera oscura, sin embargo, en vez de lanzarla la retuvo entre sus separadas manos haciendo que aumentara mucho más de tamaño para finalmente lanzarla, sin embargo, el Pokemon de piel rosa aún beneficiado por la técnica del Espacio Raro corrió velozmente evitando la oscura esfera


    - ¡Waru, Rayo hacia la bola Sombra!- exclamó AJ


    El fantasma volvió a lanzar la corriente eléctrica lo más rápida que pudo contra la esquivada Bola Sombra haciendo que esta genera una explosión de energía oscura que el Slowbro no pudo evitar


    -¡Y ahora Rayo!- vociferó AJ


    El Haunter tras una carcajada, más siniestra de lo habitual, se alzó todo lo que le permitía la prisión cúbica lanzando desde sus manos una autentica tormenta eléctrica hacia el oponente que estaba reincorporándose, este sin embargo haciendo gala de una resistencia digna de mención y en pleno del salvaje ataque, alzó sus brazos mientras sus ojos adquirían un fulgor azulado que rápidamente desapareció, cuando el ataque eléctrico cesó por indicación de AJ el Slowbro siguió en pie como si nada hubiera ocurrido, hasta el pasar de unos minutos en los cuales se desmayó totalmente .


    -No ha estado mal – dijo Manny mientras hacía recoger su Pokemon

    - Al final ganó- dijo Angie contenta en la grada

    - Pero, sí no me equivoco, ese Haunter va a caer pronto- dijo más sereno Kevin


    En el campo Manny ya había escogido su siguiente Pokemon, este era una criatura también bípeda y también color parecido, si bien en su vientre y rodillas presentaba respectivamente bandas y anillos de color pastel, también presentaba una única y pequeña uña en sus regordetas extremidades, así como una gruesa cola y unos pequeños ojos negros y como característica más relevante era la enorme lengua.


    - ¡Likii! - dijo el recién aparecido.


    -Lickitung Lengüetazo – dijo Manny tranquilo.

    - Esquívalo Waru- dijo AJ.


    El camaleón liberó su larga lengua tratando de asir al fantasma que pese a su escurridizo carácter estaba cansado por el daño recibido además de la aún vigente técnica psíquica fue alcanzado por la lengua del Lickitung que aprovechó para envolverlo como haría una serpiente con su presa y luego como si de un juguete se tratara lo lanzó contra el suelo


    - ¿Puedes levantarte? - preguntó AJ al fantasma.


    Este a modo de respuesta comenzó a levitar temblorosamente aun sin borrar la sonrisa de su rostro, sin embargo, antes de que entrenador y Pokemon pudieran reaccionar un haz de cegadora luz policroma apareció de Dios sabe dónde golpeando con toda su fuerza al desvalido fantasma hasta el punto que cuando ceso dicho fulgor lo que único que restaba era un desvalido Haunter.


    - Premonición-dijo AJ con tono resentido por no haber predicho la técnica que el derrotado Slowbro había dejado – Vuelve, has hecho un fantástico trabajo-dijo el de ojos castaños al ectoplasma derrotado mientras buscaba en su bolsillo otra pokeball, con la mano dentro del mismo pudo notar como una pokeball en concreto vibraba ansiosa por luchar sin embargo el pelinegro decidió coger otra y lanzarla al campo


    - ¡Friii! -exclamó la mariposa batiendo con suavidad sus alas


    -Lo siento Blade pero creo Henshi es mejor para esta batalla- pensó el pelinegro - ¡Henshi Psicorrayo! -mando AJ a uno de sus primeros Pokemon


    - ¡Lickitung usa Yo Primero! -comandó el de los pantalones estrafalarios


    - ¿Qué clase de nombre es ese? -preguntó Angie ante el visiblemente cutre nombre

    - Suena un poco tonto la verdad- admitió Kevin.

    - Eso pasa cuando no se le paga bien a los traductores- añadió Angie.


    En el campo, y debido a la mayor velocidad otorgada por la cansina técnica de marras, el camaleón rosa lanzó un multicolor rayo con mucha mayor potencia que el recién lanzado por el Butterfree que habría recibido un considerable daño de no ser por su resistencia a ese tipo de ataques.


    -Ese dichoso Espacio Raro- se lamentó AJ

    -Lickitung usa Golpe Roca.


    El Pokemon de gran lengua avanzó con celeridad mientras su puño se envolvía con un brillo anaranjado dispuesto a golpear a la mariposa.


    - Henshi Supersónico-pidió AJ tratando de recuperar la calma.


    Pese a la veloz acometida, el insecto tuvo tiempo de reincorporarse para emitir desde su boca una serie de ultrasonidos hacia su adversario que de un modo un tanto cómico se paró justo en frente de su oponente para auto infligirse un gran daño con su propio ataque


    - Bien, ya podemos hacer algo-pensó AJ, que además con alegría observo como los muros invisibles del espacio raro reaparecieron para difuminarse, señal de que su influjo había acabado.


    -Lickitung usa Viento Hielo.

    - ¡Henshi Tornado!


    El Pokemon de tipo normal introdujo, en parte al menos, su lengua liberando desde su boca una suave brisa zafirina cargada de microcristales de hielo, sin embargo, el viento generado por la insólita fuerza con el que el Butterfree agitaba sus, en apariencia, frágiles alas hicieron que el ataque no solo se dispersara, sino que parte de ese hielo se dirigió hacia el usuario


    - ¡Lengüetazo!

    - Henshi, la combinación-dijo AJ


    El lickitung trato de responder usando su arma predilecta, sin embargo, debido a la confusión su lengua se enrosco sobre su cabeza, impidiéndole ver nada y por consiguiente la técnica de Butterfree la cual consistía en levantar un viento cargado de pequeñas partículas plateadas, ese Viento Plata era alentado por un tornado retroalimentándose dichos ataques incrementando su potencia y por lo tanto dañando más a su adversario


    - ¡Repetición! - casi imploro Manny


    Obedeciendo a su entrenador el Lickitung asió a Henshi con su lengua demostrando que tenía mucha más pericia y fuerza con esta que con los ataques especiales u otras extremidades.


    - ¡Eso era lo que estaba esperando! -dijo AJ que no evitar una gran sonrisa más propia que del desvanecido fantasma que la de un humano

    - Debes estar loco-dijo Manny

    - Polvo Veneno, Henshi.


    El insecto comenzó a revolverse entre la lengua de su oponente liberando, especialmente desde sus alas un gran cúmulo de toxinas en forma de pequeñas esporas moradas las cuales forzaron al Pokemon tipo normal a soltar a la mariposa, Aun así, el oponente comenzó a sufrir sudores y pequeños espasmos hasta que rápidamente sucumbió entre jadeos.


    - Pensé que si sobre la piel era capaz de envenenar al oponente en una zona tan sensible como la lengua el efecto del veneno sería mucho mayor- se dijo AJ a sí mismo, contento de que su idea hubiera funcionado, mientras acariciaba la cabeza del amigable insecto


    - Admito que ha sido un buen combate- dijo Manny- pero ¡Aquí se acaba! -añadió mientras lanzaba su última pokeball


    La criatura que apareció por parte de Manny era bípeda y con dos extremidades superiores como sus compañeros de equipo, si bien de menor tamaño, un metro de altura justo, su piel era de un color castaño oscuro, a excepción de su vientre hendido, de nuevo de una tonalidad más clara, presentaba una cola con una pequeña espina, sin embargo lo más notorio era su cabeza que parecía ser un puro hueso con dos pequeñas protuberancias orientadas hacia ambos lados de la cabeza y el hueso que portaba en una mano


    - ¡Wak! -exclamó el Pokemon de tipo tierra


    - ¡También es muy mono! -dijo Angie en la grada

    - Tienes unos gustos un tanto extraños, para una niña de tu edad- apuntó Kevin

    - ¿Por qué lo dices? - preguntó la chiquilla mirando fijamente al de Johto con sus ojos color miel

    -Por nada, olvídalo.


    - ¡Henshi usa Polvo Veneno! -pidió AJ


    Obedeciendo a su entrenador la mariposa sobrevoló al Pokemon guardián liberando una autentica ducha de esporas venenosas, sin embargo, su oponente comenzó a agitar con suma velocidad su hueso como si de un ventilador se tratara dispersando las esporas


    -¡Marowak usa Antiaéreo!.

    - Eso le va a doler-dijo Kevin en las gradas


    El Pokemon de tierra golpeo al suelo con su hueso generando una pequeña esfera brillante compuesta una infinidad de microfragmentos de roca, cuando esta estaba consolidada la lanzó contra el insecto que cayó al suelo como un fardo


    - ¡Henshi arriba, vamos! -animo AJ


    El Butterfree se reincorporo con suma dificultad, sin embargo, cuando intentaba emprender el vuelo caía pesadamente al suelo, repitiéndose esto varias veces hasta que, bastante cansado, decidió quedarse sobre sus pies


    - ¿Qué es lo que pasa? -dijo el de ojos castaños angustiado


    - Antiaéreo bloquea las habilidades de vuelo o levitación del Pokemon que se vea afectado, pero no te preocupes es temporal – explicó Manny- ¡Marowak Huesomerang!


    - ¡Henshi dispérsalo!


    El Marowak alzó su brazo lanzando con máxima maestría el hueso que portaba, hasta tal punto que si bien el Butterfree conseguía dispérsalo con Viento Plata o bien con Tornado este volvía a su dueño que volvía a iniciar el mismo proceso


    -¡Vamos Henshi!-volvió a animar el entrenador


    La mariposa usó sus escasas fuerzas para usar la combinación que tanto fue de ayuda contra el deslenguado oponente, elevando el hueso hasta tal punto que sería imposible de recuperarlo, no esperaban ni Henshi ni su entrenador que el portador del hueso lo usara como un señuelo para poder golpearle con un poderoso Cabezazo que finalmente derrotó al insecto.


    -Mereces un descanso- dijo AJ haciendo regresar a su Pokemon – Veamos – se dijo mientras meditaba cuál sería su última elección – Blade podría ser útil, pero ese Antiaéreo nos haría pedazos y Saur también podía ser útil, pero siendo parte veneno sería un riesgo, así que...


    - ¡Ve Hammer!

    -Kuki Ku.

    -Marowak Hueso Palo.

    - Martillazo.


    Ambos Pokemon corrieron hacia el otro dispuestos a usar su ataque característico, el Marowak usaba su hueso para golpear al crustáceo o para protegerse de los envites de sus pinzas, mientras que este las usa para lo mismo


    - Disparo Lodo-dijo AJ tratando de aprovechar la cercanía de su adversario


    Así el gran crustáceo disparó desde su boca una andanada de pequeñas esferas de un lodo parduzco que impactaron contra la ósea cara de su adversario, probablemente no le hizo mucho daño, pero sirvió para que parara de golpear y poder usar el Martillazo para golpear libremente


    -¡Marowak usa Cabezazo!.


    El Pokemon del hueso se retiró del cangrejo y agachó la cabeza como un toro cuando embiste, para cargar violentamente contra su oponente


    -Hammer detenlo.


    Pese a la velocidad del Marowak, algo menguada por el Disparo Lodo, el Kingler usando su pinza de mayor tamaño para agarrarlo casi en seco mientras que ejecutaba la siguiente técnica que AJ le pidió haciendo esta que su cuerpo se recubriera de una densa aura rosada, una vez eso lanzó a su oponente por los aires y para acabar hizo que esa densa aura rosada se disgregara en varios trozos impactando contra el Pokemon de tipo tierra a la par que este caía al suelo


    - ¡Marowak usa Enfado! -exclamó Manny con fuerza

    - ¡Danza Espada y Martillazo! - dijo AJ en igual tono


    El Pokemon guardián se alzó del suelo mientras su cuerpo comenzaba a acumular una ingente cantidad de energía, que quedaba patente en la espectacular aura rojiza que adquirió, sin embargo esta en vez de amoldarse a su figura parecía tener forma de dragón, por otra parte sus ojos triangulares adquirían una tonalidad blanca dándole un aspecto realmente espeluznante; por su lado Kingler cruzó un instante sus pinzas haciendo que estas crecieran ligeramente y se recubrieran de una tonalidad liliácea, rápidamente borrada por la blanca propia del martillazo, además de que el cuerpo del crustáceo también quedó cubierto de una aura bermellón


    - Esto va a ser un como un choque de trenes- dijo Kevin en la grada

    - Sí-añadió escueta Angie


    Estos junto a toda la grada y los propios entrenadores guardo silencio viendo como los Pokemon se acercaban velozmente dispuestos a darse el golpe que definiría esa batalla. El primer combate de la Liga Pokemon de Kanto.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso