Long-fic de Pokémon - Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters

Tema en 'Pokémon' iniciado por RamenBlaze, 28 Diciembre 2017.

Cargando...
Cargando...
  1.  
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    745
    Bienvenidos a mi "primer" fic largo llamado:

    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of hunters
    (El primer post queda reservado para índice y demases) (Actualizaciones todos los Viernes)

    Bien, este como dije es mi "primer" fic por lo que más de algún error van a haber y me ayudará mucho si me los hacen notar, así a la larga espero puedan disfrutar de capitulos mucho mejores a los primeros xD.

    La idea central del fic tengo que decirlo, en sí no es 100% mía, está "ligeramente" basado en un webcomic que ví de Digimon llamado "Dragon Hunter" para quienes lo conozcan y además del tercer arco de Digimon Xros Wars, solo que esta vez todo se desarrolla en el mundo de Pokémon.

    Bueno, con eso, como dije, este post quedará para actualizaciones, el indice de los personajes más importantes y similares, espero que les guste, si notan errores por favor, haganmelos notar, si les gusta, trataré de mejorar aún más y eso, como dice el paréntesis, actualizaciones los viernes xD.

    Nos vemos.

    Personajes:

    Firo Volcano [​IMG]
    Edad: Charmeleon
    Sexo: Masculino
    Edad: 15 años
    Equipo: Flare Heart

    Pokédex: Roja
    Preferencia: Ninguna
    Rango: 150
    Pokémon: Leif (Grovyle), Adler (Braviary), Ziel (Gardevoir), Torden (Jolteon), Mana (Espeon), Cinna (Mawile), Taro (Garchomp), Andros (Hawlucha), Tigris (Arcanine), Itachi (Zangoose), Vakum (Mightyena), Vydra (Samurott) Lyd (Noivern), Sae (Staraptor), Tesak (Mamoswine), Gliscor

    Kaeru Shimada [​IMG]
    Especie: Frogadier
    Sexo: Macho
    Edad: 16
    Equipo: Shadow Abyss
    Rango: ???
    Preferencia: Ninguna
    Pokédex: Azul con azul marino
    Pokémon: Kibo (Zoroark), Bestoj (Salamence), Ran (Lurantis), Jabal (Tyranitar), Rendor (Nidoking), Daemon (Hydreigon), Ercon (Gigalith), Floette


    Nari Bengala [​IMG]
    Especie: Braixen
    Sexo: Hembra

    Edad: 15
    Equipo: Glorious Shine
    Rango: ???
    Preferencia: Mamíferos
    Pokédex: Amarillo con anaranjado
    Pokémon: Kiriha (Infernape), Qiang (Pangoro), Mahina (Brionne), Aunstrum (Tauros), Landak (Chesnaught), Tahu (Typhlosion), Rugiet (Luxray)

    Hinto Soren [​IMG]
    Especie: Lucario
    Sexo: Macho

    Edad: 17
    Equipo: Soul Symphony
    Rango: ???
    Preferencia: Alto ataque
    Pokédex: Azul con amarillo
    Pokémon: Urien (Charizard), Altair (Gallade), Tao (Kommo-o)


    Ayrine Guinivere [​IMG]
    Especie: Lopunny
    Sexo: Hembra

    Edad: 19
    Equipo: Moonlight Spirit
    Rango: ???
    Preferencia: ???
    Pokédex: ???
    Pokémon: Paam (Venusaur), Kalama (Salazzle), Akamu (Marowak de Alola), Pictus (Unfezant), Nilo (Krookodile)




    Arco:

    01-El joven cazador
    02-Los piratas del tajo
    03-Torneo de ciudad Espuma

    Capítulos:


    001-El de corazón ardiente
    002-Somos el Flare Heart

    003-Como un volcán, como un terremoto
    004-El de fría alma
    005-Ellos son el Shadow Abyss
    006-Glorious Shine
    007-Fuego rojo, fuego amarillo
    008-El rebelde
    009-La bestia ardiente
    010-Pokémon dominante
    011-Tabla pétrea
    012-Un nuevo rival
    013-El que viene del norte

    014-La entusiasta cazadora
    015-Los piratas del tajo
    016-Bienvenidos a su fin
    017-El peor día
    018-Contra viento y marea
    019-Contraataque
    020-Kapten

    021-Animos arriba
    022-A puertas del torneo
    023-Que se enciendan las llamas
    024-Escuchen bien, mi nombre es Firo
    025-La decidida y el confiado
    026-El de rojo
    027-Las dos cazadoras
    028-???
     
    Última edición: 13 Julio 2018
    • Adorable Adorable x 1
  2. Threadmarks: Capítulo 1
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    1867
    Capítulo 1: El de corazón ardiente

    -o-

    ―Maldición, ¡Me está alcanzando! ¡No puedo dejar que me atrape!―Se decía así mismo un Grovyle que a simple vista se notaba exaltado y agobiado.

    Entre un extenso bosque de gigantescos árboles de abultado follaje donde delicadamente los rayos del sol se filtraban golpeando cada una de las gotas que quedaban del rocío y de una lluvia del día anterior, el geco saltaba de rama en rama a una velocidad vertiginosa, no duraba más de unas milésimas de segundos entre estas y de tanto en tanto volteaba su cabeza para ver si de lo que escapaba no estaba cerca.

    Avanzó alrededor de kilómetro y medio para descansar en una ancha rama del más grande de todos los árboles, esta era tan grande como para albergar a dos Pokémon de tamaño y pesos pesados.

    Él jadeaba, su día había empezado lo más normal de todo hasta que poco después de recolectar algunas bayas para su desayuno hasta que tuvo que empezar a vivir un verdadero infierno, nunca más literal la palabra.

    ―D-Debo seguir, si no, me encontrara, maldición… no he comido nada desde ayer… ¡¿Por qué me tenía que pasar esto?! ―Vociferó el geco hacia el cielo con un tono propio de un ser frustrado

    Apenas terminó su oración, una ráfaga de fuego alcanzó a la gigantesca planta alertando al tipo planta quien trató de esquivar las lenguas ígneas que poco a poco devoraban la madera húmeda provocado una nube de humo de la cual solo se veía una silueta de tamaño más o menos del Grovyle, la única diferencia era que entre el grueso y oscuro humo, esta silueta presentaba un poderoso fulgor en lo que parecía ser la punta de su cola.

    ―Si te vas a esconder lo que menos debes hacer es gritar, solo te delataras, viejo, eso es algo básico―Comentaba una voz que se notaba era de un adolescente pues combinaba lo agudo de un niño con la voz gruesa de un adulto

    ―Largo de aquí…―Trataba de amenazar el reptil verde mientras se llevaba los puños a la altura de la cara

    ― ¡Oye! No nos pongamos así, te llevo persiguiendo por una hora y la verdad el seguirte entre estos árboles me dejó cansado, no soy un Pokémon de la categoría ágil como tú, soy más de los que ocupan la fuerza―Decía el misterioso Pokémon tratando de hacer algo de conversación básica con su perseguido a la par de que saliá de a poco de entre la nube de cenizas

    Paso a paso se comenzaba a divisar la imagen del persecutor, lo primero que se logró ver eran sus pies, pies de reptil con escamas rojas y tres largas garras blancas que denotaban que se trataba de un Pokémon terópodo, así mismo pronto una larga y robusta cola decorada con una ardiente flama se comenzaba a mostrar. Para finalizar, la apariencia completa había sido expuesta, era un joven Charmeleon de orgullosa y confiada mirada que veía con algo de alegría al molesto Grovyle.

    Ya cara a cara con su perseguido, el rojizo reptil comenzó a rascarse la mejilla izquierda con una de sus garras para luego dar un poco la vuelta a su cabeza y quedarse observando al inmenso árbol que poco a poco apagaba las llamas provocadas por el ataque del tipo fuego.

    ―Supongo que crecerá ¿Cierto? ―Preguntó el Charmeleon con cierta ingenuidad mientras indicaba a la planta y recobraba la mirada en el tipo planta

    ―Tú, maldito…Vienes a mi bosque, me persigues, lo quemas ¡¿Y me vienes con esa estupida pregunta?!―Exclamó el Grovyle iracundo por la actitud de su oponente

    ―Sí ¿Por qué?―Una sonrisa se dibujaba en el rostro del varano quien por cada segundo que pasaba se veía más confiado de que ganaría

    Sin esperar nada, totalmente enfurecido el geco se lanzó a por el tipo fuego con las hojas de sus brazos extendidas y afiladas como espadas. Comenzó a dar sablazos con estas que eran fácilmente esquivadas por su oponente el cual en ningún momento borraba la expresión de su cara.

    Después de revisar los golpes fallidos de su contrincante, el Charmeleon encendió su puño izquierdo conectando un potente directo en el pecho del verde el cual voló unos cuantos metros para caer desplomado en el piso y con dificultad levantarse.

    ― ¿Q-Que clase de monstruo eres tú?―Preguntaba en adolorido Grovyle quien a duras penas había logrado arrodillarse mientras sujetaba su golpeado vientre

    ―No soy un monstruo, solo soy un simple Charmeleon que pasaba por aquí esperando encontrar un Pokémon fuerte que pudiera mejorar mi equipo, en otras palabras, soy un cazador―Respondió el rojo mientras se tronaba el brazo izquierdo―Vaya, ese ataque fue muy lento, odio la lluvia, me ralentiza

    ― ¿Cazador? ¡¿Pero que estupidez es esa?! ―Exclamaba el iracundo Grovyle mientras recuperaba algo de terreno

    ―Bueno, ¿Como explicarlo?, un cazador es...eh...un tipo de Pokémon que captura otros Pokémon para entrenarlos

    ―Capturarlos...Eso es enfermizo…―Balbuceaba el tipo planta sin despegar su molesta vista de su perseguidor

    ―Y bueno, como dije, vine a este bosque para capturar algun Pokémon, la verdad lo más fuerte que esperaba era un Pidgeotto o un Staravia pero luego te ví y dije “Ese Grovyle tiene que estar en mi equipo” y aquí estamos hablando de la vida y del mundo

    ―Si quieres que sea parte de tu maldita colección, ¡Tendrás que capturarme muerto! ¡Dragoaliento!

    Sin esperar ni un solo segundo, el geco exhaló de su boca un gran torrente de fuego púrpura el cual emitía algunas chispas y estática del mismo color el cual intentó golpear al varano de escamas rojas para solo ser interceptado por una ráfaga de fuego proveniente de este último.

    Ambos ataques dejaron una gran nube de humo, de repente el Grovyle recibió un fuerte puñetazo en su cara que lo derribó, venía del Charmeleon quien gracias a su naturaleza volcánica podía ver más facil a travez de cenizas, hollín y similares.

    ―No me esperé a que supieras ese ataque, creo que tengo que ponerme mucho más alerta, veamos que tal me va con ¡Puño fuego! ―Exclamó el tipo fuego mientras una explosión incendiaba su puño izquierdo

    Con rapidez el rojizo se lanzó a por su captura quien trató por todos los medios posibles esquivar el golpe el cual al impactar la madera solo estalló provocando un pequeño charco de llamas que rodeaban a su ejecutor.

    “Tenía razón, no es muy ágil, sus movimientos son algo bruscos pero son lo demasiado fuertes como para mantenerme alejado, tengo que pensar algo antes de actuar”―Pensaba el geco quien rápidamente se reponia a la batalla― ¡Recurrente!

    Como si de una ametralladora se tratase, el Grovyle comenzó a disparar de su boca una inmensa cantidad de semillas que impactaron en los pies del Charmeleon, desconcentrando y obligando a este a comenzar a retroceder y esquivar, momento que fue aprovechado por el arboricola para conectarle un potente sablazo de su “Hoja aguda” que hizo al varano estrellarse contra el gigantesco árbol.

    ―Espero que con eso tengas, ahora ¡Largo de mi bosque! ―Ordenó el verde antes de darle la espalda al supuesto Pokémon vencido

    Ya marchándose del lugar, el tipo planta se disponía a saltar a algún árbol cercano, lamentablemente justo en el momento en que se disponía a irse, escuchó un crujido en la madera por lo que alertado giró su cabeza y activó su cortante ataque para luego darse cuenta que su rival no se encontraba delante de él, si no en frente.

    ―Eres un Pokémon muy fuerte, me gustará mucho entrenar contigo―Dijo el Charmeleon con una sonrisa que para su rival parecía una burla

    ― ¿C-Como? Y-yo te derroté

    ―Lo siento, pero no, además no me gusta golpear a mis rivales por atrás así que con esto ¡Puño fuego!

    Una nueva explosión se formó en el brazo izquierdo del varano quien lo conectó en todo el pecho de su oponente quien voló unos metros para caer totalmente derrotado en el suelo.

    De un bolso de cuero con restos de quemaduras y un extraño símbolo que se asemejaba a un sol con un dragón, el Charmeleon sacó una curiosa esfera bicolor que por arriba era roja y por debajo blanca. Después de analizar un poco el objeto, el terópodo lo arrojó en dirección al vencido Pokémon el cual fue guardado dentro de la bola en el momento que esta se abrió y liberó un rayo de color carmesí que desmaterializó al geco.

    ―Bien, una nueva captura, aunque ese puño fuego errado me dejó con el brazo un poco mal―Comentaba el reptil quien veía su puño izquierdo con algunos restos de sangre recorriendo por su garra central aunque el calor de las llamas ya había cauterizado las heridas

    Con cautela, el tipo fuego bajó del árbol, la distancia con el suelo era la suficiente como para caer mal y quedar sin movilidad al menos en las piernas o directamente matarse, por lo que de a poco iba bajando de tanto en tanto.

    Ya en el suelo se vendó la mano con algunas vendas y medicinas que traía en su bolso, al parecer era algo bueno para herirse especialmente ese sector, pues las cicatrices que poseía en ambas manos eran numerosas, al contrario del resto del cuerpo donde a lo más la cola poseía algunas.

    Nuevamente sacó la esférica del bolsillo central, esta vez liberó al recientemente capturado quien no lucía para nada amistoso frente a quien al parecer sería ahora una especie de dueño.

    ―Tú ¡TÚ!

    ― ¿Que tal?

    ― ¡Devuelveme mi libertad! ―Vociferaba el Grovyle mientras se abalanzaba hacia su cazador para ahorcarle

    ― ¡Oye! ¡Oye! ¡Espera! ―Trataba de decir el Charmeleon mientras se quitaba las manos de su captura del cuello―Creía que al capturarlos se volvían más tranquilos, ya es segunda vez que me pasa

    ―Libérame ahora o pagaras las consecuencias―Amenazaba el geco mientras generaba una esfera de color esmeralda en su mano derecha

    ―No puedo―Respondió el varano con un tono neutral

    ― ¿Qué? ¡¿Como que no puedes?! ¡Destruye esa maldita cosa o que se yo!

    ―No puedo porque sería en contra de las reglas de cazador, regla N° 21 “Un cazador no puede liberar a sus Pokémon a no ser que sean casos extremos”―Explicaba el rojizo provocando más la molestia del otro reptil

    ― ¡No me vengas con eso! ¡Llevo quince años en este bosque y eres el primer loco que viene con eso de los cazadores!

    ―No es bueno llamar loco a tu cazador, mi reputación quedara mal si se enteran que no puedo con un Grovyle

    ― ¿Reputación? ¡¿Que clase de juego enfermizo es este?!

    ―Para que veas que soy distraído, no me he presentado, soy Firo, Firo Volcano y mi meta es ser el mejor cazador de todos―Dijo el Charmeleon mientras extendía su mano izquierda acompañada nuevamente de una sonrisa

    “Este sujeto no me escucha…”―Pensaba el Grovyle quien quedaba sorprendido ante la clase de Pokémon que se había encontrado― ¡¿Que me importa a mí tu nombre?!―Vociferaba el geco en mitad de un berrinche que había armado

    ―Vamos, no tienes que ser así, se que es difícil pero te acostumbraras, así que solo me queda decirte ¡Bienvenido al Flare Heart!
     
    • Ganador Ganador x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  3.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,967
    Pluma de
    Escritor
    Ooookey, esto sin dudas es algo interesante. Al ver al Grovyle corriendo, pensé que sería lo típico de la historia del juego "Pokémon Exploradores del Tiempo/Oscuridad/Cielo". Pero seguí leyendo y me dije "Woooow" O_O

    Esto es más bien como un "¿Qué pasaría si el mundo habitual Pokémon y el mundo de las mazmorras se unieran?" o también "¿Qué pasaría si el prota tuviese los medios y también mantuviera las ambiciones de un entrenador que busca la gloria como solo él sabe?". Es un concepto que yo, cuando menos, jamás he visto. Así que me llena de curiosidad.

    Sobre el nombre del "prota", Firo Volcano me parece un nombre muy acorde con la especie, y no es demasiado complicado de recordar :V. A mí me gusta...

    Sobre la especie del prota... pues... me iba a quejar porque elegiste a uno de la línea de Charmander (que aborrezco en estas épocas más que nunca), pero aún así, al menos no optaste por Charizard (para esos adictos al poder, a la destrucción y a la intimidación que me caen de la verga) ni por Charmander (para los que buscan una típica historia de superación). Así que solo me queda ver hacia dónde se dirige este proyecto.

    Te recomiendo desde ya, como escritor veterano, que no te comprometas a actualizar tan seguido como una vez por semana, A MENOS que tengas todo ya preparado en Word, o por lo menos hasta la mitad. No te desesperes si no logras cumplir el plazo, aunque se agradecería que se avisara con antelación si eso llegase a pasar -w-U. Claro, todo dentro de la predicción posible... nadie aquí es vidente :V, creo yo...

    Pero como sea, veamos qué más ocurre... espero que la historia no sea en demasía toda grimdark, porque... bueno, nunca faltan los que la ponen así. Y tampoco que sea TAN enrevesada :V

    Te leo en otra, supongo n__n
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4. Threadmarks: Capítulo 2
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    1992
    Primero que nada, muchas gracias a los lectores, decidí responder ahora para no generar tanto spam con las respuesta y después el viernes publicar, creí que sería más ordenado así

    Muchas gracias J.Nathan Spears por tu comentario, me agrada que te haya gustado el concepto, por lo de la especie, bueno, en los capitulos que llevo tanto escritos como en borradores, estoy tratando de que tanto los Charmeleon como Charizard que aparezcan (Si es que aparecen) no sean tan overpower como siempre los pintan.

    Y para no tener esa falta de capitulos a la semana, para no estresarme con "Es que debo tenerlo listo para el viernes" es que ahora que voy a publicar el segundo, escritos (Y listos para revisar solamente en caso de) tengo 25 capitulos, al menos tengo 23 semanas ya de reserva xD

    Así que sin más preambulos, el chapter xD


    Capítulo 2: Somos el Flare Heart

    -o-

    ― ¡Bienvenido al Flare Heart!―Exclamaba Firo con gran entusiasmo

    ― ¿Flare Heart? ―Preguntaba el confundido Grovyle quien con el curioso nombre se había calmado un poco

    ―Así es, soy el cazador del equipo que un día se hará el más grande de todos, el Flare Heart

    ―Y debo preguntar ¿Que demonios es un cazador y que demonios es un equipo?

    ―Esperaba esa pregunta, un cazador es un Pokémon que captura a otros para entrenarlos y hacerlos más fuertes, un equipo es el grupo de Pokémon capturados más su cazador quienes compiten con ese nombre y símbolo en los torneos efectuados a lo largo de la región, originalmente los cazadores habían sido creados para mantener el orden después de la gran extinción humana hace quinientos años pero ahora es más una profesión que otra cosa―Explicaba el Charmeleon con gran solidez ante la pregunta de su captura

    ―En otras palabras solo son un grupo de locos creyéndose por sobre otros Pokémon

    ―Para nada, los cazadores siempre deben respetar tanto a sus Pokémon como a los demás, un cazador que no haga eso no puede ser un oponente digno

    ―Sí como sea―Murmuraba el arboricola soltando uno que otro respiro mientras ya se daba por rendido ante escapar de tal situación

    -o-

    En otro sector del verde bosque, concretamente en una especie de mansión quemada, se encontraba una especie de cobra morada deslizándose entre las maderas quemadas. Está haciendo gala de su agilidad llegó a una habitación la cual presentaba aún más calor que las otras puesto que en una especie de trono se encontraba un Pokémon del tipo fuego.

    El mencionado era una especie de reptil gordo con brazos robustos que parecían cañones, su boca era similar a la de un pato y su cabeza era coronada por una llamas al igual que sus hombros y cola. Esté solo miró un poco a la cobra para comenzar a molestarse.

    ― ¿Que sucede Mamba? ¿Por que vienes? ―Preguntó el molesto Magmortar

    ―Señor Aestus, verá, recibimos información de que en los sectores que quieres destruir para adueñarse de estos, Toksaj fue derrotado por un cazador

    ― ¿Un cazador? ¿Se sabe quien?

    ―Al parecer es un cazador nuevo, solo puedo decir que fue muy fuerte, lo suficiente como para que Toksaj cayera

    ― ¿Sabes como me pone esto Mamba?

    ―Con su permiso señor―Dijo la cobra para luego dar media vuelta y retirarse

    ― ¡Me pone furioso! ―Levantándose rápidamente de su silla, el Magmortar liberó de ambos brazos un torrente de fuego que consumió al instante la habitación completa mientras que la Arbok solo se escabullía entre las flamas

    Todo el lugar en negro bastó para que el cañonero ígneo se calmara, contuvo un poco la respiración para luego soltar el aire que había respirado.

    ―Creo que es mi turno de ir

    -o-

    Nuevamente de vuelta al bosque, el Grovyle se encontraba montando una rabieta con tal de ser liberado, por su lado el Charmeleon solo suspiraba mientras se sentaba en una roca, se rascó la mejilla izquierda y dio un bostezo sin prestar mucha atención a su molesta captura.

    ―Escucha, lo quieras o no ahora eres parte de mi equipo, así que o te relajas o el único que la pasara mal serás tú, por cierto ¿Cual es tu nombre? ―Preguntó el varano con ansias de entablar una conversación

    ―Eso no te incumbe, ahora liberame, no voy a irme con un idiota piromano―Insultaba el geco mientras veía hacia que dirección escapar

    ―No puede ser que tenga que aguantar a otro más―Se lamentaba Firo mientras se llevaba una mano a la cara―Mira, si no me escuchas a mí creo que lo mejor es que conozcas a algunos miembros del equipo

    ―No me interesa―Dijo el reptil verde dándole la espalda al rojizo

    De repente un brillo rojo cubrió la espalda del geco quien rápidamente se dio vuelta para ver que había ocurrido, para su sorpresa frente a él se encontraban algunos Pokémon de diversas formas y colores.

    De izquierda a derecha se encontraban un águila calva de gran tamaño, una criatura de aspecto femenino cuyos colores varían entre el verde y el blanco, dos Pokémon similares a zorros, el macho de color amarillo con diversas espinas en su cuerpo mientras que la hembra era de un color rosáceo, figura fina y una joya en su frente y la ultima era un ser extraño con apariencia de niña cuya particularidad era la segunda y gran boca que tenía detrás de su cabeza a forma de cola de caballo.

    ―Así que este es el nuevo, me presento, soy Adler, espero nos llevemos bien―Dijo el Braviary quien a pesar de su ruda apariencia su personalidad dejaba ver su amabilidad

    ―Mucho gusto, mi nombre es Ziel, cualquier cosa que podamos ayudar solo dinosla―Comentó la Gardevoir acompañada de una sonrisa

    ―Soy Torden, el miembro más fuerte y rápido del Flare Heart, nada puede contra mí y mis ra...―Trató de decir el Jolteon antes de ser interrumpido por una fuerza psíquica que lo desplazó

    ―Disculpa al tonto de mi hermanito, solo sabe hablar en vez de actuar. Por cierto, soy Mana, encantada de conocerte―Comentó la Espeon con la misma sonrisa de la otra psíquica

    ―Y yo soy Cinna, la unica e inigualable Cinna―Dijo la Mawile con aires de orgullo

    ―Ellos son algunos de los miembros del Flare Heart, para que veas que viajar con nosotros no es tan malo, además aún te falta por conocer a los demás como Tigris, Andros, Biela, Taro…―Explicaba Firo tratando de convencer al Grovyle de unirse a ellos

    ― ¡O a Itachi! ―Exclamó la pequeña hada logrando que el Charmeleon se quedara petrificado en su puesto

    Algo en el dicho de Cinna no había sido del agrado del reptil rojo. El nombre de Itachi eran problemas para este pues si bien era un cazador dedicado a sus Pokémon y los cuidaba por todos los medios posibles, uno de ellos no le tenía ni el más mínimo respeto ni cariño, simplemente lo odiaba al punto de atacar con furia o no escuchar órdenes provenientes del Charmeleon.

    ― ¿Quien es Itachi? ―Preguntó el geco algo confundido

    ―Es el Pokémon que más detesta a Firo en este mundo, es un...―Trato de decir Torden antes de ser guardado en la esfera para ser callado

    ―Hermanito ¿Cuando aprenderas a cerrar la boca?

    ―Bien, vámonos, hay que llegar al siguiente pueblo―Ordenó el tipo fuego aún molesto por la mención que habían hecho sus Pokémon

    ―Si claro, yo me largo de acá a mi bosque―Anunció el tipo planta mientras le daba la espalda a todos los presentes

    Preparándose para escapar, el Grovyle dio un salto hacia los árboles pero de repente una explosión de fuego apareció en su camino devolviendolo al suelo azotándose la espalda contra este mientras el fuego ahora comenzaba a devorar el bosque.

    ― ¡Maldito! ¡Dije que no sería de tu equipo y vas y me atacas por la espalda! ¡¿No que no hacías eso?! ―Exclamó el enfurecido Pokémon el cual se levantó para atacar a su non-grato cazador

    ― ¡Oye! ¡Yo no fui quien te golpeó!

    ― ¡Firo mira! ―Exclamó Ziel indicando al mar de fuego que aparecía entre los árboles

    De entre el fuego se veía una silueta acercarse con pasos pesados, de entre las llamas salió el Magmortar con cara de pocos amigos quien analizando a los presentes, pronto lo amenazó con ambos cañones paralizando a todos con tal de no actuar.

    ―Estuve buscando a ese fuerte cazador que venció a mis hombres, pero no esperé encontrarme con otra molestia de este bosque

    ―Tú…

    ― ¿Vencer a tus hombres? ¿No se a que te refieres? pero si quieres pelea―Dijo Firo mientras encendía su puño izquierdo nuevamente

    ―No te acerques, ese Magmortar, Aestus es un ruin Pokémon que trata por todos los medios apropiarse de este bosque―Comentó el geco con nerviosismo

    ―Vaya, pero con esa presentación uno queda muy mal, no tienes que ser así de cruel Leif―Comentó el cañonero con un tono de sarcasmo propio de un jefe delictual―Ahora sí me lo permiten―Tomando un poco de aire, el gran Pokémon de fuego lanzó un silbido hacia el cielo

    “Así que su nombre es Leif”―Pensaba el Charmeleon mientras despegaba un poco la mirada del gigantesco de fuego

    De entre las llamas y los escombros, alrededor de siete Pokémon de entre los tipos veneno y fuego salieron, no lucián amistosos y la verdad hasta daba miedo verlos. Uno por uno se colocaban alrededor del Flare Heart dispuestos a atacar a la más mínima señal.

    ―Ahora, me librare de dos pestes el día de hoy así que por favor cooperen o...―Trató de decir Aestus antes de ser interrumpido por una carcajada del joven cazador

    ― ¡Pero que gracioso! Yo no tengo nada que ver con aquel cazador que venció a tus matones pero sí quieres enfrentarte al Flare Heart quiero que entiendas que no la sacaras fácil ¡Chicos prepárense para pelear! ¡TARO YO TE ELIJO! ―Vociferó el Charmeleon mientras lanzaba su Poké Ball al aire

    Del objeto redondo salió la ya conocida luz roja la cual impactó al suelo provocando la materialización de un Pokémon enorme, alrededor de dos metros de altura, se podía decir a simple vista que era del tipo dragón pues su figura parecía la mezcla perfecta entre un Utahraptor y un tiburón martillo. Sus brazos no poseían más de una garra sin dedo cada uno y dos afiladas aletas bajo estos al igual que la aleta que poseía en su espalda con un corte a la mitad indicando que se trataba de un macho.

    Ya materializado, el Garchomp observó la situación viendo a cada uno de los rivales del lugar especialmente al Magmortar para dar una leve sonrisa mostrando sus colmillos acompañada de una mirada digna de un luchador confiado

    ―Para la próxima dame rivales que si valgan la pena ¡Porque acabare con estas basuras en un instante! ―Exclamó el dragón con un potente rugido que intimidó a algunos de los presentes incluídos sus compañeros

    -o-

    Ese día, ese pobre bosque había conocido desde temprano el fuego, no solo el Charmeleon y el Magmortar habían provocado algunos focos, en otro sector, mucho más alejado, rodeados de humo de un ya extinto incendio se encontraban tirados un Weezing y un Muk de la variante siniestra, ambos derrotados cruelmente por dos Pokémon que aún no se retiraban del lugar.

    ―No sabes cuantas ansias tengo por enfrentarme a un verdadero oponente, si sigues liberandome para pelear contra estos insignificantes te matare―Amenazaba un gigantesco dragón de color celeste el cual se veía soltaba fuego dracónico de su boca mientras hablaba

    ―Se supone que eran una banda fuerte, quizás el único que lo sea es el líder, da lo mismo, retiremonos, Kibo nos debe estar esperando a la salida de este bosque―Comentó serenamente el que parecía ser el cazador del dúo, era una especie de anfibio que al poco rato de terminar sus dichos comenzó a caminar dejando solo a su Pokémon
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    LittlePichuBaby

    LittlePichuBaby Entusiasta

    Piscis
    Miembro desde:
    26 Junio 2016
    Mensajes:
    116
    Pluma de
    Escritor
    Wow O_O
    Sin palabras.

    Está muy guay ^^

    Espero con ansias el 3er capítulo chu.
     
  6.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,967
    Pluma de
    Escritor
    Bueno, ¿Qué puedo añadir? La historia se torna algo interesante :P. Digo, no es nada que, en el fondo, no haya visto antes en otros programas de TV... pero igual, me gustaría ver cómo desemboca todo esto xP jeje.

    A este ritmo, eso sí, el bosque se hará cenizas :V. Tanto Pokémon de Fuego en este lugar no pueden ser buenas noticias... ¿Y por qué no hay ningún Pokémon de Agua alrededor? ¿Conveniencia argumental? xD

    Así que el Grovyle se llama Leif... es un buen nombre, la verdad :P. Y quizás sepamos más sobre él en un futuro... lo mismo aplica con los otros personajes.

    A propósito, tienes una manera muy peculiar de dar nombres a tantos Pokémon xP. Yo sería mucho más complejo en ese sentido... pero igual, te queda excelente ;)

    Nos vemos en la siguiente we
     
    • Ganador Ganador x 1
  7. Threadmarks: Capítulo 3
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    1920
    Gracias a ambos por comentar, me anima a seguir con el fic xD

    J.Nathan Spears sí, fue más que nada conveniencia argumental lo de sin tipo aguas en el bosque xD y bueno, los nombres, si bien algunos son muy simples, el 98% de los nombres en esta historia son alguna traducción de algún idioma de algo que represente a la especie (Vease Aestus es caliente en latín y bueno, Magmortar).

    El fic tiene mucho de los shonen como Gintama o Boku no Hero pero estoy tratando de que no pierda la esencia de Pokémon bajo ningún motivo, ahora sin más chachara los dejo con el tercer chapter xD

    Capítulo 3: Como un volcán, como un terremoto

    -o-

    El fuego del bosque rodeaba a los miembros del Flare Heart, eso sumado a los intimidantes Pokémon hubieran hecho que lo normal fuera que los capturados se sintieran atemorizados, pero nada más lejos que eso pues las caras de confianza especialmente en el Charmeleon y el Garchomp estaban poniendo en aprietos a los matones de Aestus.

    ―U-Un G-Garchomp...ese tonto tiene un Garchomp...―Murmuraba Leif sorprendido porque un simple Charmeleon tuviera como compañero a un Pokémon tan fuerte como lo era el tiburón

    ―Taro es mi Pokémon más fuerte y te tengo malas noticias, él no sabe lo que es ser derrotado desde que está conmigo―Comentó Firo mientras su puño derecho se comenzaba a incendiar para igualarse al izquierdo

    ―Ziel si hago algo estúpido solo te pido que no me ataques con tu “Fuerza lunar” ¿Sí? ―Pidió el dragón mostrándole una sonrisa a la Gardevoir la cual solo se sonrojó un poco

    ―Si haces alguna tontería ten por seguro que todas mis fuerzas lunares van a ser golpes críticos ¿Me escuchastes?

    Por un momento todos los presentes se quedaron en silencio, una gota de sudor comenzó a bajar por la nunca del Garchomp quien rápidamente sacó su mirada de su compañera para acercarse a su cazador

    ―Eh… Firo, lo siento pero me duele el estomago ¿Podrías no se? Pedirle a Vydra que se encargue, es que me da miedo cuando Ziel me mira con esos ojos―Le murmuraba el dragón al Charmeleon rompiendo instantáneamente esa imagen de Pokémon rudo que había mostrado

    “¿Ese es el Pokémon más fuerte de este idiota?” ―La reacción de disgusto del Grovyle aparecía rápidamente al ver como el gran reptil se ponía temeroso ante el hada

    ―Bien, si van a seguir con sus juegos de niños entonces ¡Onda ígnea! ―Exclamó el Magmortar

    De los cañones del ígneo salió un mar de llamas anaranjadas que impactaron al Flare Heart en plenitud, ataque que los otros Pokémon que acompañaban aprovecharon para también actuar.

    Un Houndour y un Golbat fueron los siguientes en atacar, el primero liberando algunas llamas de su boca mientras que el segundo vomitaba una especie de sustancia morada que al momento de chocar con las flamas se inflamaba y provocaba algunas explosiones.

    Los rufianes cesaron su ataque por un momento solo para ver que los únicos afectados habían sido el Charmeleon y el Garchomp quienes se encontraban como escudo para el Grovyle quien era posiblemente el que más peligro tenía de encontrarse ahí.

    Las quemaduras se hacían presentes en el cuerpo de Taro al igual que algunas heridas provocadas por las explosiones en el cuerpo de Firo, pero lo que si era cierto es que ninguno dejaría que lastimaran a alguno de sus compañeros.

    ― ¿P-Por qué? ¿Por qué me defendieron? ―Preguntaba el geco al ver a los otros dos heridos

    ―Fácil, cuando te capturé pasaste a ser miembro de mi equipo ¡Y no dejaré que lastimen a mis Pokémon!

    ―No sigan que me hacen llorar ¡Ataquen a todos en este momento y que no escape ninguno!―Ordenó Aestus mientras se disponía a atacar también

    Además del Houndour y el Golbat, otros Pokémon entre Salandit y similares saltaron al ataque el cual fue repelido por una fuerte ventisca y un impulso psíquico venidos desde el Braviary y la Gardevoir

    ―Cinna, Mana, ustedes dos regresen a la Poké Ball, nosotros actuaremos de refuerzo para Firo―Dijo el águila

    ―¡Entendido! ―Afirmaron las miembros más jóvenes

    ―¡Furia dragón! ―Exclamó el Garchomp

    De la boca del dragón se generó una esfera de energía dracónica de color violáceo la cual fue expulsada explotando de manera violenta sobre el Magmortar quien se vio obligado a retroceder para no ser dañado.

    El momento de retroceso fue aprovechado por Firo quien se abalanzó sobre el robusto ígneo con sus dos puños incendiados. Si bien los ataques de tipo fuego no le harían mucho daño, el Charmeleon estaba bien preparando en lo que respecta a dar golpes duros y contundentes por lo que muchas veces el fuego solo era un agregado y la potencia radicaba en el impacto del puño.

    Con dos golpes en la cara, Aestus se tambaleo un poco para recuperarse, esta vez él fue quien atacó liberando de su infernal fuego de ambos brazos y de su boca engullendo al varano en sus flamas.

    “Este tipo, no está atacando para defenderme ¿O si?, no, el vino y me quitó mi libertad, debe ser igual de ambicioso que Aestus, pero… dijo que ya era parte de su equipo”―Pensaba Leif quien veía a los cuatro miembros pelear contra los Pokémon hostiles

    De Repente un Magcargo aprovechó para saltar tras el geco con todo su ardiente cuerpo, este había quedado paralizado pues sus pocas energías se habían disipado en la pelea anterior. Ya creía que todo terminaría ahí pero el molusco fue abruptamente sacado de combate por un rápido puño del cazador del Flare Heart.

    ―Te dije que no dejaría que dañen a alguno de mis Pokémon ¿O me equivoco? Leif ¿Verdad? ―Dijo el Charmeleon mientras giraba un poco su cabeza para ver a su captura

    ― ¡Firo cuidado! ―Alertó la Gardevoir quien se encargaba de los tipo veneno mientras el Braviary de los tipo fuego

    ― ¡Golpe cuerpo! ―Exclamó el Magmortar quien se encontraba en el aire por encima de los dos reptiles

    Amenazando con su voluminoso cuerpo, agarró un poco de impulso para caer encima de los dos escamosos, sin embargo su viaje fue interrumpido por el fuerte golpe de una patada provocada por el Garchomp quien mandó al tipo fuego a volar unos metros para recuperarse.

    ―Increible, tienen reflejos muy rápidos pero no crean que eso me detendrá, los eliminare a ustedes dos, quemaré este bosque y construiré un imperio, se los dice Aestus, el rey de todo este lugar y sus alrededores

    ―Solo escuché bla, bla, bla y más bla, pero si quieres quemar el bosque de mi Grovyle tendrás que vencerme primero y luego hablar maldito gordo―Comentó el Charmeleon cambiando su tono de voz y mirada de uno despreocupado a totalmente intimidante

    Enfurecido, el gran ígneo se abalanzó sobre los tres Pokémon con sus puños incendiados al igual que sus hombros, de su boca flamas salían como si de un perro rabioso se tratase y lo único que quería era deshacerse de ese cazador que le había insultado tanto con palabras como en batalla.

    Una maliciosa sonrisa se dibujó en las intimidantes caras del dragón y el varano, ambos se pusieron en posición de pelea mientras esperaban el impacto del enrabiado oponente.

    ―Firo subete a mi espalda, Adler, eleva a Ziel y a Leif… porque voy a cometer una tontería―Dijo Taro a la par que su cazador acataba su orden

    Como si de un monstruo se tratase, el Garchomp esperó a que el Magmortar estuviera a escasos centímetros para atacar con todas sus fuerzas. Un poderoso pisotón en plena cara del ígneo lo envió al suelo y provocó un gigantesco sismo que movió y removió el piso generando miles de grietas en este y además apagó el fuego que quedaba por los ataques.

    Ya derrotado el auto-proclamado “Rey del bosque” se encontraba inconsciente junto con sus demás Pokémon mientras que los miembros del Flare Heart lucián algo cansados, por su lado la femenina le recriminaba al dragón por descontrolarse una vez más en batalla por lo que cada vez que se ponía más molesta el gran reptil trataba de buscar refugio detrás del ave.

    ―Si quieres te libero―Comentó Firo sin quitar la vista en los rufianes

    ―No fue solo porque según tú soy tu Pokémon ¿O me equivoco?

    ―Si lo dices por la pelea, no me gustan los Pokémon que tratan de adueñarse de todo como objetos, ya sean cazadores o no, se que ahora dirás “Pero si me capturaste y bla bla bla” pero yo nunca veo a mis Pokémon como objetos o herramientas, para mi ellos son mis compañeros, además ¡No sabes lo divertido que es viajar y más acompañado!

    ―Eres raro, pero gracias por salvar mi bosque

    ―Ahora creo que lo mejor será llamar a la policía, solo espero que quien venga no sea ese Houndoom de siempre que desde hace un año me ha estado dando cacería por un accidente que cometí en una ciudad lejana

    ―Espera ¿Qué? No me digas que ¡¿Eres un prófugo de la ley?!

    ― ¡No! ¡Solo me emocione mucho en una batalla y terminé incendiando media ciudad!

    -o-

    Mientras los reptiles discutían, en las montañas teñidas de anaranjado con el Sol ocultándose se encontraba la Arbok quien estaba frente a una esfera de cristal de color celeste.

    La viperina dijo unas palabras que parecían ser nombres para que la bola comenzará a emitir un leve brillo acompañado del sonido de diferentes voces, todas amenazantes e intimidantes especialmente una que tenía un tono serio de ser el líder al parecer.

    ―Acá Mamba

    ―¿Cual es tu posición? ―Preguntó una voz ronca y grave

    ―Estoy a las afueras de un pueblo al este de ciudad Espuma, traté de encontrar buenos reclutas pero solo me encontré con un Magmortar fracasado con aires de grandesa ¿Y ustedes?

    ―Por mi parte estoy juntando un poco de dinero cazando a otros criminales―Dijo otra de las voces

    ―Eso es muy valiente de tu parte Arvid, sabiendo que eres un criminal tan buscado y vas y eres quien recibe las recompensas―Comentó la primera voz

    ― ¿Que puedo decir? Gracias a mis numeros, los demás vienen y caen como moscas

    ― ¿Estamos acá para ver como fue nuestro día o a discutir la próxima misión?―Preguntó de forma retórica la ultima voz

    ― ¡Acies! ―Exclamaron Mamba y las otras dos voces

    ―Barukan, Arvid, necesito que vayan a las cercanías de ciudad Espuma, Kapten irá entre esta y la próxima semana para dejar una carga, Mamba, quiero que vayas a los bosques de cerezo cerca de ciudad Bosque, yo estaré cerca de la zona Polvo―Ordenaba el así llamado Acies

    ―Entendido―Afirmaron el trío

    ―Por cierto, recibí noticias de que Baal fue capturado y encarcelado―Comentaba la cobra

    ―Lo sé, con él ya es el séptimo que cae, siempre pensé que ese demente sería el primero, bien, Acies fuera

    ―Barukan fuera

    ―Arvid fuera

    ―Mamba fuera

    Las tres voces se callaron y la esfera dejó de brillar, la cobra la tomó, guardó dentro de un saco y se retiró deslizandose por el lugar a la par de que una siniestra sonrisa se dibujaba en su cara y se ocultaba en la maleza.

    Una sombra veía a la Arbok ocultarse, el tenue brillo del Sol ya provocaba muchas sombras por lo que el observador solo dejaba unos siniestros ojos negros a la vista, vio su mano de la cual sostenía la misma bola de cristal y la guardó, se levantó del suelo y se marchó sin dejar rastro.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  8.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,967
    Pluma de
    Escritor
    Hmmm... interesante.

    Así que Aestus solo era un pobre don nadie en cuanto a villanos se refiere :V jeje... la tal Mamba tiene aliados que podrían volverse un reverendo dolor de muelas si no se tiene cuidado.

    En fin, la pelea estuvo bien narrada en lo que cabe. Taro es un loquillo... la escena del dolor de estómago me hizo recordar a Mr. Satán cada vez que debía probar su valía ante rivales con poderes más allá de lo humano. Aunque a la final sí que tuvo credenciales para respaldar su posición de "guerrero casi invencible".

    Eso sí... algo que me molesta un poco es la personalidad mostrada por Firo. ¿Me explico? Parece ser un héroe cuya esencia le copia demasiado a personajes como Ash Ketchum y al mismo tiempo, a otros ambiciosos como Paul. Parece que esa combinación lo hace un ser demasiado "perfecto" para mi gusto. Su defecto más notorio es el de "no pensar bien las cosas" y el de "emocionarse demasiado". Sip, también demasiado parecido a Ash Ketchum o al prota de Digimon Data Squad xD.

    Quizás a futuro le des más personalidad y profundidad, así que es muy pronto para quejarme... pero la incomodidad queda n_nU.

    Ah, y una falla ortográfica notoria...

    Seguro te apresuraste de repente y cometiste un dedazo... a todos nos pasa -w-U. Aquí la palabra es "preparado" :P

    En fin, nos leemos en otra, we
     
  9. Threadmarks: Capítulo 4
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    2286
    J.Nathan Spears tendré en cuenta eso, si bien Firo es como el "típico" que no piensa antes de actuar y es muy impulsivo, quiero que las cosas no le salgan bien a la primera, que de hecho hasta aprenda que por ser como es es que tiene más tropiezos que levantadas, y bueno, cuando lo creé ni me acordé de Paul, Ash o Masaru xD

    Oh y gracias por notar el error, me va a ayudar a fijarme mejor donde estoy escribiendo

    AVISO: Por temas de viaje, este fic se tomará un parón de dos semanas, el capítulo 5 sería publicado el viernes 9 de febrero


    Capítulo 4: El de fría alma

    -o-

    Era una nueva mañana, ya había pasado un día desde que Firo había capturado a Leif y las cosas no habían mejorado mucho desde que este accedió casi a la mala a acompañar al cazador.

    Habían pasado la noche durmiendo en una plaza por lo que las caras de incomodidad por haberse acostado en cemento no se esperaron en hacerse notar, sus movimientos eran lentos y no se sabía quién de los dos era más irritable.

    ― ¡Como odio las plazas!¡Ese maldito rocío siempre me deja mal! ―Gruñia el Charmeleon quien por sus escamas se notaba había sido mojado por las gotas mañaneras

    ―Y yo te odio a tí―Comentó el geco acompañado de un bostezo

    ― ¡¿Que haces afuera de la Poké Ball?!

    ― ¿Tengo que estar todo el día dentro de esa cosa?

    ― ¡Claro! No puedes salir así como así, este es tu nuevo hogar

    ―Pues parece casa comunitaria, es increible que entre ese Garchomp y la Gardevoir se hayan bebido como quince cervezas cada uno

    ― ¿Cerveza?... ¡¿De dónde la sacaron esos dos?!

    Los dos reptiles seguían discutiendo por la situación interior de la esfera, si había algo que a Firo le molestaba es que sus Pokémon montaran fiesta porque sí, especialmente Taro y Ziel quienes eran los que misteriosamente hacían entrar alcohol al objeto y si bien nunca le daban a los menores de edad, eso no era excusa para que terminaran totalmente ebrios los dos, aunque generalmente era el Garchomp quien poseía menos resistencia a las bebidas y caía antes que la hada.

    Mientras los integrantes del Flare Heart caminaban por el pueblo para desayunar o comprar suministros que no fueran el ya mencionado líquido, un extraño Pokémon los observaba, su forma recordaba a la de un zorro negro con una gigantesca melena de color borgoña decorada con una esfera celeste al igual que sus rasgados ojos.

    Estuvo unos cuantos minutos escuchando hasta que como un espectro desapareció entre la multitud, nadie se había percatado que ese extraño ser se encontraba ahí.

    -o-

    Descansando en otro sector de aquel pueblo, concretamente en un árbol, se encontraba un Pokémon de anfibia apariencia, podría decirse una rana de color celeste salvo por su cabeza y espalda que eran azules, además poseía una especie de bufanda creada a partir de muchas burbujas blancas al igual que sus palmeados dedos.

    ― ¿Donde estabas Kibo? ―Preguntó el Frogadier sin abrir ninguno de sus ojos

    De la nada y como si se hubiera teletransportado, el enigmático Zoroark apareció debajo del árbol. Al parecer estaba algo contento con lo que había encontrado pues una sonrisa maliciosa se dibujaba en su rostro.

    ―Solo te estaba buscando algún oponente bueno, ya sabes, hay muchos fracasados que quieren ser cazadores y no te llegan ni a los talones

    ―Cuanta confianza me tienes

    ―Debo tenerla, después de todo eres mi cazador, por cierto, encontré un rival

    ―Dejame adivinar, ¿es aquel que estuviste vigilando desde ayer apenas entró al bosque? Sabes que Bestoj te estuvo buscando por horas hasta que se cansó y casi incineró a los tipos que derrotamos ayer de la furia

    ―Ese dragón solo sabe cuatro cosas: Pelear, hablar, comer y dormir, más no pensar, bien, ¿En que iba?, bueno, ese cazador está aquí

    ―¿Y me tiene que interesar por?

    ―Él venció al jefe de los tipos que los atacaron, así que supongo será un oponente algo digno

    Con solo esas palabras el anfibio bajó de la rama dando un salto para ponerse en marcha sin esperar a su compañero, al parecer el bicho de una buena pelea había alcanzado a picarle.

    ―No sabes como detesto que me dejes atrás siempre―Murmuró el zorro

    -o-

    Un gigantesco Onix caía en mitad del pueblo, este poseía quemaduras en todo su cuerpo y diversos golpes. Frente a él se encontraba Firo junto a un gran Pokémon parecido a una mezcla entre perro y tigre quien lucía confiado por lo que al parecer había sido una buena batalla.

    ―M-Me rindo―Dijo la serpiente quien trató de reincorporarse al combate pero solo pudo caer

    ― ¡Bien hecho Tigris!

    ―Te dije que lo solucionaría rápido

    ―Genial, esta ya es la batalla número siete ¿Nos podemos ir? ―Dijo Leif quien lucía una cara de aburrimiento extrema mientras se encontraba acostado en una banca y comía una galleta

    ― ¿Estás bromeando? Estoy de racha, no puedo perder, hasta ayer estaba en el puesto 151, estoy seguro de que si sigo así puedo escalar más puestos

    ― ¿Puestos?

    ―Los cazadores estamos en un ranking, el sueño de todo cazador es pertenecer a los doce reyes y especialmente tener el codiciado primer puesto que no ha sido soltado en diez años por el único, por Hao Garuda de los Wing Guardians

    ―Ustedes tienen cosas muy aburridas ¿Para que quieren un primer puesto imaginario? ―Dijo el geco quien buscaba alguna galleta que quedara en la bolsa sin éxito alguno

    ―Parece que Leif aún no se acostumbra mucho a estar en el equipo―Comentó el Arcanine con una gota nerviosa recorriendo su cabeza

    ―Dejalo, ya se acostumbrara, por cierto, muchas gracias Tigris, si necesito de tu ayuda te volvere a llamar

    ―De acuerdo―Afirmó el híbrido felido-cánido para ser guardado en la esfera

    ― ¡¿Algún otro cazador que quiera enfrentarme?! ¡No teman! ¡No los morderé pero les advierto que mis puños no son cosa fácil! ―Vociferó el Charmeleon al público

    Al ver la demostración de fuerza del varano, varios Pokémon retrocedieron, no querían al parecer salir lastimados o simplemente eran cazadores muy nuevos que aún no tenían la confianza necesaria.

    De pronto, de entre la multitud salió el Frogadier acompañado del Zoroark, ambos callados pero se notaba que no eran oponentes ordinarios, es más, parecía que el anfibio estaba a un nivel muy superior que cualquiera de los presentes incluido Firo.

    Con un hábil movimiento el tipo agua sacó de un bolso de viaje color blanco con una marca parecida a cuatro olas formando un torbellino un extraño aparato eléctronico de color azul con azul marino cuya forma se asemejaba a una tableta digital. Prendió la pantalla y la colocó en frente del varano

    ―Soy Kaeru Shimada, cazador del Shadow Abyss, acepto tu desafío

    Con una sonrisa de confianza por un nuevo combate, de su bolso Firo sacó un aparato similar al de su rival, con la única diferencia de que este era de color rojo con naranja, además lo colocó de forma similar al de su oponente.

    ―Firo, Firo Volcano del Flare Heart, espero tengamos una gran batalla

    Al ver a los dos Pokémon, varios espectadores comenzaron a hablar entre ellos, sobre quien ganaría, Firo era un completo desconocido pero ya los había dejado impresionados mientras que Kaeru si bien era un cazador reservado, ya tenía ojos puestos en él como un novato promesa.

    El primero en sacar a uno de sus Pokémon fue el Frogadier quien rápidamente sacó su Poké Ball de su bufanda de espuma para arrojarla al suelo soltando así un brillo rojo que al instante cubrió una gran área del terreno.

    El Pokémon que el tipo agua había mandado a combatir era un gran dragón celeste de cuello largo y alas rojas, su vientre poseía una estructura ósea y su cara de pocos amigos era algo que se hacía notar incluso sin falta del estruendoso rugido que dio apenas terminó su invocación.

    ― ¡Si me tiraste nuevamente con basuras te juro que te voy a matar! ¡¿Me oíste Kaeru?! ―Exclamó el Salamence con rabia ante su cazador

    ―Lo que digas, ahora concéntrate en pelear Bestoj

    “Un Salamence, creo que Ziel podría funcionar pero… una pelea de dragones nunca está de más”― ¡Ve Taro! ―Anunció el tipo fuego lanzando así su esfera

    De la bola se materializó una vez más el dragón tiburón quien también hizo gala de su fuerza con un gran rugido, seguido de eso conectó una mirada asesina con el volador quien solo pudo gruñir de la ira.

    ―Esto es un rival de categoría, no sabes como me voy a divertir rompiendote los huesos―Comentaba el Salamence

    ―Creo que alguien no tuvo una buena infancia, ¿Que? ¿Acaso te tuvieron atado desde que eras un Bagon? ―Dijo el Garchomp buscando el provocar a su rival logrando su cometido

    ―Bestoj usa…―Trató de ordenar el Frogadier antes de ser interrumpido por su dragón

    ― ¡Golpe aéreo!

    Con furia, el Salamence se abalanzó a por el Garchomp volando a una velocidad de vértigo la cual por la distancia entre ambos tuvo que ser elevada para aumentar la potencia del golpe y lanzarse en picada contra su rival.

    ― ¡Taro no podrás esquivar ese ataque! ¡Detenlo con todas tus fuerzas y luego contraataca!

    ―Entendido

    Concentrando toda su fuerza en sus brazos y piernas Taro recibió todo el golpe dado por su rival quien solo seguía avanzando, provocando así que el dragón terrestre retrocediera unos centímetros mientras trataba de no ser empujado por el Salamence.

    De pronto, cuando el volador ya estaba tratando de safarse de la atadura, el terraqueo lo afirmó aún más del cuello y azotó contra el suelo logrando así que con un rebote volviera a su posición inicial.

    ― ¡M-Maldito! ¡Te voy a acabar!

    ―Idiota, escuchame antes de actuar

    ― ¡Tú cállate! ¡Esta es mi batalla! ¡Haré lo que yo quiera no te tengo que escuchar! ¡Pulso dragón!

    ―Como digas, haz lo que quieras

    ― ¡Esquivalo! ―Ordenó el vrano

    Un potente disparo de energía dracónica salió de la boca del aéreo con dirección al Garchomp quien de un salto logró esquivar el ataque situándose ahora en el aire.

    Una sonrisa de malicia seguida de un gruñido se creó en la cara de Bestoj quien alzó su mirada al tiburón quien por obvias razones se encontraba indefenso.

    ―Ahora eres mío ¡Pulso dragón!

    Nuevamente el ataque energético fue disparado, impactando de lleno a Taro quien solo trató de defenderse cruzando sus brazos, el resultado fue una explosión de grandes proporciones que cubrió toda la zona.

    ― ¡Te dije que me dejaras esto! ―Dijo el Salamence quien veía a su cazador de reojo

    ―T-Taro perdió...―Balbuceaba Leif atónito por quien se suponía no conocía el sabor de la derrota

    ―No, Taro no es tan fácil de derrotar

    De la nube de humo salió cual torpedo aquel Garchomp recién atacado, sus aletas destellaban unos rayos violáceos en conjunto a un aura del mismo color que le entregaba un toque más afilado a estas.

    ― ¡Golpe bis!

    Tomando por sorpresa al dragón volador, Taro golpeó dos veces a este en su vientre, ambos golpes con sus afilados brazos, derribando al Salamence en un instante.

    Con dificultad Bestoj se repuso a la batalla mientras que el tiburón recuperaba algo de terreno, un poco de sangre caía de la boca de ambos pero mientras el tipo tierra lucía entusiasmado, el tipo volador solo se enrabiaba más y más.

    ―N-No, no es posible, te dí directamente, yo, yo ¡Te mataré!

    ― ¡Detente! ―Ordenó Kaeru sin éxito alguno

    ― ¡Hiperrayo!

    ― ¡Taro!

    ― ¡Roca afilada!

    El Salamence disparó de su boca un potente y destructivo rayo de energía color anaranjado el cual emitía un zumbido estremecedor. El Garchomp por su parte para terminar con todo de un solo golpe enterró con gran fuerza ambos brazos provocando así que diversas y afiladas rocas brotaran del suelo.

    A medida que salían a luz, las rocas eran más grandes y filosas irrumpiendo así el destructivo ataque siendo la última y aquella que parecía más cortante la que salió debajo de Bestoj dándole de lleno en el abdomen y provocando un golpe critico que terminó por derrotarlo.

    ―Ocupar hiperrayo fue lo más estupido que pudiste haber hecho, sabes que en tí es un ataque lento además te atreviste a desobedecerme, te merecías el haber sido derrotado, me das vergüenza―Comentaba el Frogadier mientras guardaba a su dragón en la esfera

    ―Bien señor serio, con esto voy ganando por una victoria, ¿Que dices? ¿Seguimos?―Preguntó un animado Firo

    El silencio de Kaeru no se hizo esperar, dio un paso antes de ser interrumpido por el brazo de su Zoroark quien sin verlo comenzaba a avanzar para el combate.

    ―Dejame esto a mí, en una pelea no necesitas solo fuerza, necesitas cerebro, cosa que Bestoj no posee

    ―Más te vale no hacer el ridículo como ese Salamence

    ― ¡Oye Leif! ¡¿No quieres pelear?! ―Preguntó el contento varano mientras guardaba a su Pokémon

    En vez de recibir una respuesta, el tipo fuego se encontró con la extraña sorpresa de que el Grovyle se había quedado dormido generando una boba burbuja de moco en uno de sus orificios nasales.

    ―Bien, creo que eso es un no, entonces ¡Andros yo te elijo!

    De la esférica del Flare Heart salió esta vez un Pokémon de la misma altura que el reptil rojo. Su apariencia era algo extraña pues era una especie de halcón luchador pues poseía brazos y sus alas parecían más una capa además que sus patas no servían para ser un ave rapaz, eran más parecidas a unas botas amarillas.

    ―Estoy listo―Dijo el Hawlucha estirándose un poco antes de comenzar

    ―Esto será fácil―Comentó Kibo mientras alzaba su brazo derecho y sonreía de siniestra forma
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Ganador Ganador x 1
  10.  
    Noux

    Noux #Comentarista nuevo #lector #Autor nuevo

    Acuario
    Miembro desde:
    19 Enero 2018
    Mensajes:
    6
    Pluma de
    Me he leído el capitulo 1, y apenas logro entender bien esto de los comentarios (le daba en responder, saliendome también el capitulo como parte de mi opinión y bueno ahora estoy intentando comentar quitando todo eso) Fue bueno a mi parecer, me gusto mucho sinceramente, una vez se me ocurrio algo asi, pero no se, realmente no la pensé mucho. Ahora que puedo verlo de esta manera plasmado por alguien mas, me hace recordar cuando jugue mundo misterioso. Por ahora nada mas que decir, ya las opiniones sobre ortografía y palabras repetidas ya las han dicho asi que con esto solo me queda decir seguire leyendo conforme avance dare mi opinion. XD
     
  11.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,967
    Pluma de
    Escritor
    Bueno, solo puedo añadir que las batallas se ven bastante chidas. ¿De casualidad leíste alguna guía de cómo hacerlas? ¿O solo lo haces como te salga? xD

    Pero bueno, aparte de eso, la personalidad de Leif se me hace un poco... no sé, inconsistente :V. El cómo pasa de valegorro a preocupado/aterrado por Taro, y luego a valegorro de nuevo (con burbuja de moco incluída x'D) se me hace un poco falto de lógica.

    En fin, a ver qué más sucede la próxima vez. Disfruta tu "descanso" -w-U
     
  12. Threadmarks: Capítulo 5
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    2123
    MIS NIÑOS[????] He vuelto de un largo viaje (literalmente estuve 24 horas en un bus, 12 de ida, 12 de vuelta) y como lo dije, hoy publicaría después de un merecido descanso, el capítulo 5

    J.Nathan Spears : Sí, creo que voy a tener que trabajar mucho con la personalidad de Leif, lo que quería lograr es como de a poco ya comienza a "llevarse" y después "llevarse bien" con su nuevo estilo de vida, pero creo que tendré que trabajar más a fondo con aquello. Y sobre lo de las batallas, pues he visto las guías y además tomo de ejemplo otros fics, trato de hacer que todo sea dinámico en las batallas o más táctico dependiendo del oponente, espero que esté logrando aquello

    Bueno, sin más, dejo el capítulo 5 quien vuelve después del parón de dos semanas xD


    Capítulo 5: Ellos son el Shadow Abyss

    -o-

    De la esférica del Flare Heart salió esta vez un Pokémon de la misma altura que el reptil rojo. Su apariencia era algo extraña pues era una especie de halcón luchador pues poseía brazos y sus alas parecían más una capa además que sus patas no servían para ser un ave rapaz, eran más parecidas a unas botas amarillas.

    ―Estoy listo―Dijo el Hawlucha estirándose un poco antes de comenzar

    ―Esto será fácil―Comentó Kibo mientras alzaba su brazo derecho y sonreía de siniestra forma

    De un segundo a otro el zorro desapareció ante los ojos de todos los presentes sorprendiendolos salvo a su cazador, el halcón trató de buscarlo con sus analiticos ojos además de ponerse en posición defensiva pero de repente el siniestro apareció detrás de él golpeándole con sus garras cargadas de energías oscura.

    ― ¿C-Como? ¿D-De donde apareció? ―Preguntaba un atónito Firo

    ―Estoy seguro que no se movió, ¿Como lo hizo?―Comentó Andros mientras volvía a levantarse del suelo

    ―Andros, concentrate, debió haber usado algún ataque como finta o golpe bajo

    ―Sí, no encuentro otra explicación

    ― ¿Y encuentran explicación para esto? ―Preguntó el Zoroark de forma maliciosa

    De la nada comenzaron a aparecer muchos otros zorros oscuros que rodearon a al Hawlucha en un instante, todos con sonrisas malignas y una calma oscura que provocaban desconcierto en el ave.

    ― ¡Son producto de un doble equipo! ¡Ocupa algún ataque que los disperse!

    ―Hay un pequeño problema Firo, las copias de doble equipo no producen sombra y si fuera un sustituto debería estar exhausto―Respondía Andros quien revisaba de pies a cabeza a cada uno de sus oponentes

    “No puede ser, entonces” ―Pensaba el confundido Charmeleon tratando de encontrar una respuesta

    ― ¡Demolición! ―Exclamó el Hawlucha

    Tensando sus brazos, el luchador comenzó a mandar golpes y directos a todos lados, mala sería su sorpresa al ver a los oscuros reírse por los golpes fallidos, pues los que estaba seguro había dado pareciera atravesaban a los cánidos y no le provocaban algún daño.

    Uno solo de los zorros lo golpeó nuevamente, esta vez en el estómago para mandarlo a volar unos metros. No logró darse cuenta de cual era por lo que rápidamente se vio rodeado de estos otra vez.

    ―Ahora el gran final de este pequeño acto de ilusiones―Comentó uno de los Kibo quien estiró ambos brazos hacia los lados

    Todos los Zoroark comenzaron a amontonarse uno por encima de otro hasta formar a uno de gigantesco tamaño el cual solo podía reír

    ― ¡Andros ahora tienes un solo rival! ¡Concentra tu golpe!

    ― ¡Patada salto alta!

    Con energía el Hawlucha dió un gran salto para luego caer en picada con su pierna derecha al frente en dirección a la frente del gigantesco, confiado de su ataque, no se dio cuenta que atravesó al siniestro ser para caer directamente en el suelo donde sufrió las secuelas del fallido ataque

    ― ¿C-Como? ¡Estoy seguro que le d…! ―Trató de decir el ave antes de ser golpeada por una misteriosa fuerza que hizo que cayera vencido

    De pronto el gigante desapareció y al lado del derrotado comenzaba a volverse visible el verdadero Kibo quien solo se había quedado parado sin ningún rasguño de parte de su oponente.

    ―Un consejo, si vas a enfrentarte a un Zoroark lo que menos debes hacer es perder la calma, recuerda que somos maestros de la ilusión

    ―Entonces...nunca peleamos contra tí...―Murmuraba Firo

    ―Claro que no, solo tu Hawlucha y tú que cayeron en mi trampa

    ―Bien hecho Kibo, descansa―Dijo Kaeru mientras guardaba a su Pokémon en la esfera

    ―Andros, hiciste tu mejor esfuerzo―Comentó el varano haciendo lo mismo

    ―Creo que ahora lo decidimos nosotros―Agregó el anfibio con un soplido de confianza

    ―No creas que por tener ventaja de tipos ganaras

    ― ¿Que pasó con esa confianza del principio?―Preguntó el tipo agua de forma irónica buscando la molestia del ígneo

    ― ¡Callate! ―El rojizo molesto incendio su puño izquierdo amenazando con él a su rival para luego tomar algo de distancia

    Ambos Pokémon se pusieron en posición ofensiva esperando el segundo exacto para formar un ataque, la confianza de Firo se había ido a la basura después de haber visto a ese Zoroark por lo que el Frogadier quien era el cazador debería ser un mayor problema.

    Una gota de sudor recorría la cara del varano quien se desconcentró para tratar de limpiarla, momento que el acuático aprovechó para atacar con una patada que trató por todos los medios ser esquivada o por ultimo bloqueada con los brazos del rojizo.

    Firo retrocedió unos centímetros por el golpe para luego agitar los brazos y quitarse el dolor que aquel ataque le había provocado, no podía quitar la vista de su oponente quien lucía tranquilo y confiado pero nunca distraído.

    ―No deberías quitar la vista de tu rival en un combate, eso es básico―Comentó el Frogadier

    ―Lo sé, veamos qué te parece esto ¡Lanzallamas!

    Una gran ráfaga de fuego salió de la boca del Charmeleon en dirección al cazador del Shadow Abyss quien haciendo uso de su agilidad esquivó el ataque para mandar otra patada voladora en dirección al reptil.

    Esta vez el golpe fue interceptado pues las garras izquierdas de Firo desprendían chispas violetas dando cuentas que el ataque utilizado era garra dragón, mandando a volar unos cuantos metros a Kaeru con un golpe en la barbilla.

    ―Leíste bien mi golpe aéreo, ocupar lanzallamas como distracción no es algo que los tipo fuego hagan muy a menudo

    ― ¿Eso es un halago? ¿Verdad? Los tipo fuego somos muy orgullosos con nuestros ataques pero se cuando debo ocuparlos y para que

    ―Entonces sigamos ¡Viento hielo!

    ― ¡Espera! ¡¿Que?!

    Con agilidad Kaeru dio un brinco mediano que lo situó justo arriba de Firo, infló el pecho un poco y expulsó un viento tan helado que se podía ver con un color celeste.

    El viento golpeó al reptil quien intentó protegerse otra vez con sus brazos mientras la escarcha se comenzaba a acumular en sus pies ralentizando sus movimientos.

    Ya terminado el viento, el Charmeleon nuevamente se dejó al descubierto aunque sin notarlo sus brazos estaban más rígidos de lo normal.

    ― ¿Eso es todo? ―Preguntó el reptil confiado de que el ataque no le hizo mucho

    ―Es solo el inicio

    Moviéndose con gran rapidez para el lado derecho, el Frogadier dio la ilusión de haber desaparecido mientras que el ígneo recordando el combate de su anterior Pokémon solo giró la vista esperando un ataque trasero, mala fortuna pues una patada en la cara le llegó desde el frente mandandolo a volar contra un poste.

    ― ¡Firo! ―Exclamó el Grovyle quien se levantó de la banca en la que se encontraba

    A duras penas el reptil se levantaba, tenía el lado derecho de su cara hinchado pero aún podía pelear, lamentablemente las reacciones lentas por el golpe anterior y la velocidad baja por el viento hielo fueron aprovechados por Kaeru quien una y otra vez le mandaba patadas y puñetazos rápidos.

    ― ¡Hidropulso!

    Compactando una esfera de agua en sus manos, el Frogadier la arrojó con dirección al Charmeleon quien trató de evaporarla con sus llamas, sin embargo el ataque logró disipar con facilidad las llamas impactando al ígneo botandolo al suelo.

    ―Creo que gané

    ―N-No tan rápido, de aquí no sale un ganador hasta que el otro caiga―Decía Firo mientras se levantaba con mucha dificultad

    ―Aún sigues de pie… ¡Viento hielo!

    Nuevamente la ventisca golpeó al Charmeleon quien no pudo protegerse por la lentitud de sus reacciones y el hielo solo se apoderaba de más y más zonas motrices volviéndolo cada vez más lento.

    Trató de golpear con su puño incendiado pero su rival era más veloz y lo aprovechaba devolviendo el golpe con alguna patada o puño rápido que lo enviaban nuevamente al suelo.

    “No puedo perder”―Eran los pensamientos que invadian al Charmeleon una y otra vez

    ―Ahora sí, rindete, no me ganaras con tu nivel―Comentaba Kaeru de forma despectiva

    “No voy a perder, no puedo perder, no quiero perder”―No, voy, a, ¡Perder!

    Con un impulso ígneo Firó se levantó del suelo para verse rodeado de su elemento el cual poco a poco derretía el hielo y lo volvía a su velocidad normal hasta que en un momento no solo tenía su típica rapidez, si no que se sentía aún más ágil que otras veces.

    ―No me voy a rendir, no sin dar pelea ¡Nitrocarga! ―Rugió el Charmeleon

    Con una velocidad vertiginosa Firo cargó contra Kaeru quien no pudo detener el golpe recibiendo todo el impacto en su tórax logrando así que el anfibio retrocediera unos cuantos metros para levantarse con dificultad nuevamente.

    ―Increíble, su cuerpo le hizo activar ese ataque en una situación desesperada―Se decía el Frogadier a sí mismo mientras se afirmaba en pecho

    Con un golpe más veloz que el anterior, el tipo agua recibió esta vez un puñetazo de fuego en toda la cara, tratando de contraatacarlo con su hidropulso pero que fue velozmente esquivado por el ígneo.

    ―Así que esto es velocidad, creo que ahora sí tengo más chances

    ―No creas que me venciste solo con eso―Dijo Kaeru mientras se limpiaba un poco de sangre de la boca con su brazo izquierdo

    Ambos oponentes atacaron de frente, Firo cargando con su ardiente puño acompañado de la nitrocarga y Kaeru generando una esfera de agua compacta en ambos brazos.

    Ninguno parecía detenerse pero en ese momento, el Frogadier paró en seco lanzando su ataque frente a frente al Charmeleon quien trató de disipar con su puño, misteriosamente la esfera la cual estaba a escasos centímetros del varano comenzó a retroceder, la razón, varias de las burbuja de espuma del anfibio estaban pegadas a ella dando así un efecto de yo-yo.

    Firo erró su golpe, momento que Kaeru aprovechó para ocupar como mazo aquel ataque que había creado, impactando en todo el lado izquierdo del reptil estallando en una gran sacudida de agua que terminó por vencer al cazador ígneo.

    Trató de levantarse pero tanto sus piernas como brazos cedieron, lo que más frustraba a ese cazador había aparecido, el sabor de la derrota y a manos de alguien que no era demasiado amigable.

    ―Para la proxima no te creas el mejor cuando no has siquiera llegado al pie de la montaña―Dijo el Frogadier mientras le daba la espalda al derrotado

    Firo se estaba tragando todas sus palabras, las lágrimas de la derrota no tardaron en aparecer y no podía alzar la cara, su orgullo había sido herido y eso le molestaba pero no podía levantarse, no podía hacer nada.

    ―Si no aguantas la derrota entonces retírate de esto, los débiles no pueden pretender ser cazadores

    ― ¡Callate!

    Sorprendido, Kaeru se giró para ver quien le había dicho eso, el responsable era Leif quien afirmaba al inconsciente Firo de un hombro y miraba con desprecio al cazador del Shadow Abyss.

    ―Tú eres…

    ―Ya vas a ver, un día de estos este tonto te vencerá, y si no lo hace él, lo haré yo―Afirmó el geco sin quitar la vista en el anfibio

    Con un salto el tipo planta se retiró dejando solo al acuático el cual observaba firme en dirección a su derrotado oponente.

    -o-

    Ya era nuevamente de tarde, Kaeru viajó hasta un pequeño arroyo donde se acomodó para curarse los golpes siendo atendido por una Lurantis y acompañado por el Zoroark quien solo le conversaba

    ―Para que estés así de molesto es porque no quedaste satisfecho ¿Verdad? ―Preguntó el zorro tan tranquilo como siempre

    ―Si no hubiera jugado mis mejores cartas hubiera sido derrotado, es increible pero creo que debo mejorar, tengo que ser fuerte para plantarle cara a todos los cazadores del mundo y eso incluye a los doce reyes―Respondía el anfibio mientras miraba su mano derecha

    ―¿Como era que se llamaba?

    ―Firo Volcano―Respondió Kaeru mientras cerraba su puño
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  13.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,967
    Pluma de
    Escritor
    Luego de leer bien este último episodio, solo puedo decir...

    [​IMG]

    Tanto Kaeru como Kibo dejan a Bestoj como si fuese una alpargata en comparación :V (y no, no ayuda mucho que Taro sea más poderoso que el promedio del equipo Flare Heart). No me esperé que ganaran de manera tan decisiva contra Andros y Firo respectivamente... y mucho menos me esperé que el varano (me acostumbré a llamare así alternativamente n_nU) se lo tomara tan a pecho. Ay, eso pasa cuando estás acostumbrado a ganar wey. Me recordó a la primera vez que May perdió un concurso...

    Y claro, todo parece que avanza demasiado rápido. En especial cómo Leif decide apoyar a Firo de una manera tan extrañamente dulce y tan... poco característica. Si tuvieses Fujoshis leyendo, seguro harían shipping con esos dos :V. Pero bueno...

    Al menos la narrativa es bastante pulcra y no pillé fallos ortográficos.

    Y espero que no te pases de verga con los niveles de "los doce reyes", puesto que ahora Kaeru y Kibo realmente están en un nivel altísimo...

    Nos vemos en otra ;)
     
  14. Threadmarks: Capítulo 6
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    1926
    J.Nathan Spears Bueno, como verás Kaeru es quien cumplirá el papel de rival de Firo y bueno, Bestoj la razón por la que perdió es por confianza (Aunque Taro también tiene el mismo mal pero en el Salamence es mucho mayor) pues de los tres es el más fuerte, Kibo solo fue listo y Kaeru un poco de esto y de lo otro.

    El tema de poderes, bueno, Firo y Kaeru ya llevan un tiempo en el rubro de cazadores por lo que saben pelear, aún así les falta bastante para siquiera compararse al nivel de otros cazadores de mayor rango (Y no solo hablo de los 12 reyes) pero tranquilo, ninguno va a ser un Pokémon que con solo mover un dedo destruirá cadenas de montañas completas, si lo pongo a un ejemplo entendible, Firo y Kaeru en este momento están peleando por pasar a primera división en un país con conocimiento de fútbol pero cuyas estrellas para nada se quedan en el país (Véase Chile mi país natal) mientras que los 12 reyes ya son los equipos que siempre se andan repartiendo la Champions como Barcelona, Real Madrid, los Manchester etc..

    Sí, creo que si las fujoshis tendrán varias veces trabajo, pero no es la idea principal porque...cofcofleeresteyelsgtecapitulocofcof

    Capítulo 6: Glorious Shine

    -o-

    Los centros de cazadores eran lugares que reemplazaban a los antiguos centros Pokémon. Poseían además de servicios de salud básicos, zonas gratuitas para que los viajeros pudieran descansar además de un gran comedor y algunos campos de batalla para aquellos que quisieran practicar.

    No era raro que diversos Pokémon pararan a descansar, lo extraño fue escuchar esos gritos de furia que se escuchaban desde el comedor, asustando y sorprendiendo a muchos de los presentes quienes solo se podían preguntar de quién se trataba.

    Con los brazos vendados al igual que su pecho y algunos parches en la cara se encontraba Firo quien lucía tan iracundo como un Primeape o un Tauros, mandando improperios y tratando de quitarse todas sus vendas con tal de salir nuevamente a por el rival que lo venció.

    ― ¡Si vuelvo a ver a ese tipo lo voy a derrotar!

    ―Lo que digas, pero el que estés así es toda tu culpa por confiarte―Comentó Leif mientras tomaba un sorbo de jugo de un vaso

    ― ¡Callate! ¡No me confíe solo me distraje!

    ―Sí, lo que sea

    ―Bien, ¡Me voy a mi habitación! no quiero que nadie me moleste―Gruñó el reptil rojo mientras se levantaba de su asiento

    ―...Al menos los civilizados tienen buena comida―Comentó el geco quien tomaba un pedazo de sándwich que había dejado Firo

    -o-

    Caminando por un largo pasillo cuyo piso era de madera, el Charmeleon hacía notar su rabia. Ambos puños liberaban pequeñas explosiones dando a entender que su ataque insignia estaba a flor de piel y entre las groserías que soltaba se podía escuchar el frote de sus colmillos entre sí.

    Los Pokémon que caminaban en dirección contraria lo miraban con algo de temor y otros simplemente pasaban de él al igual que este de ellos, no fue hasta que chocó con algo que todo empeoró.

    Contra lo que había chocado era con un Pokémon de apariencia similar a un topo de grandes garras metálicas así como un casco del mismo material el cual no parecía de muy buen humor.

    ― ¡Ten cuidado basura!―Insultó el enfadado Excadrill

    ― ¡¿A quien llamas basura?! ¡Setenta centímetros!

    ― ¿Como te atreves pedazo de...―Agredido por su complejo de estatura, el topo comenzó a afilar sus amenazantes garras en señal de ataque

    Mientra el mamífero comenzaba a aguzar sus garras, de los puños del reptil las explosiones comenzaban a hacerse más fuertes hasta que dieron paso a los puños incendiados los cuales se pusieron en posición ofensiva al momento de estar listos.

    ―¿Que está pasando? ―Preguntaba un Poliwhirl que iba pasado

    ―Tal parece que Motus nuevamente se va a poner a pelear―Respondió un Linoone

    -o-

    Caminando con una enorme cantidad de muffins, tantos como sus brazos pudieran acaparar, Leif caminaba hacia la habitación donde se alojaba el Flare Heart. Al ser un Pokémon conocido como “salvaje” en su vida había conocido la comida preparada por lo que estaba bastante feliz con la selección de muffins de diferentes bayas como Aranja, Zidra y su favorita personal, Rimoya.

    ― ¡Adoro estas cosas! Quizas si le doy una a Firo se ponga mejor ¿Cual le gustara? Creo que los de fuego aman las Acardo y Pasio

    ―Disculpa ¿Dijiste Pasio? ―Preguntó una gentil y animada voz

    El geco se giró para ver quien le había hablado, para su sorpresa, se encontró a centimetros con la cara de un simio blanco quien se encontraba colgando de su cola en la viga del techo. La repentina aparición del babuino exaltó al reptil verde el cual llegó a soltar algunos de los muffins que traía consigo.

    ― ¿Q-Quien eres?

    ―Disculpa mi intromisión―Con un ágil movimiento el Infernape se bajó de su columpio para colocarse en una posición normal―Me llamo Kiriha del Glorious Shine

    ― ¿Glorious Shine? Espera ¿Eres uno de esos idiotas que…

    ―Idiota no, pero sí, estoy buscando algun luchador que pueda apagar las llamas dentro de mí―Comentaba el simio quien no recibía ni pizca de atención de parte del geco

    “Piensa Leif, es uno de esos cazadores, Firo lo que menos tiene ahora es hambre, si lo vence quizas se ponga de buenas, si se pone de buenas no lo tendré que aguantar con esa cara de Granbull hembra en sus días, si no está amargado quizás me libera o tendre mas comida”―...Tú, ¡Ven conmigo!―Ordenó el Grovyle

    ―Eh...bueno… ―Dijo el Infernape extrañado

    -o-

    Una fuerte explosión sacudió a todos los presentes para percatarse que Motus se encontraba totalmente derrotado en el suelo con signos de quemadura en su cuerpo. El enfurecido Firo solo gruñía y se arreglaba los hombros después de una para nada cansadora y satisfactoria batalla.

    ― ¡¿Algún otro que quiera dárselas de listo?!

    Poco a poco los Pokémon espectadores se iban alejando temerosos por la propuesta de combate, algunos pocos se aleonaban pero esa valentía se esfumaba con la mirada rabiosa del Charmeleon

    ― ¡¿Que?! ¡¿Nadie?! ¡Entonces larguense que me estorban!

    ―Pues yo acepto tu desafío―Dijo una calmada y joven voz femenina

    ― ¡No creas que porque eres una chica me voy a conte...―Trató de exclamar Firo antes de ser interrumpido

    ― ¡¿A quien le hablas así estupida lagartija?! ¡No me vengas otra vez con tus estupideces de “miren soy muy macho”!―Dijo la fémina acompañada de una patada voladora

    El reptil fue lanzado algunos metros producto del golpe que le llegó en la cara. Apenas tocó el suelo se levantó enfadado para ser recibido por otro golpe en la cabeza, esta vez con una vara de madera como instrumento.

    ― ¿Te calmaste ya? Siempre igual ¿Es que no vas a madurar?

    Haciendo caso de su oponente, Firo comenzó a bajar de a poco su ira, hasta percatarse que quien lo había golpeado era una Pokémon con forma de zorro cuyo pelaje se dividía entre amarillo y blanco salvo por su cintura y piernas las cuales eran negras y un largo pelaje anaranjado en sus orejas.

    La vulpina cambio su expresión de molestia a la de una cálida sonrisa que provocó algo de nostalgia en el reptil aún sin saber el porque.

    ―Cuanto tiempo sin vernos―Dijo la Braixen

    ― ¿Cuanto tiempo? ―Preguntó el confundido varano

    ― ¿No me digas que el golpe te borro la memoria tontito?

    ― Espera… no me digas… ¿Nari?

    ―La unica e inigualable

    ― ¿Pero qué haces acá?

    ― ¿Que crees? No estoy acá de turista

    ―No me digas que ¡Te capturaron!―Las palabras del reptil terminaron por provocar un fuerte golpe en la cabeza de parte de la Braixen

    ―No tarado, mira―Dijo Nari mientras buscaba algo en su cola

    De entre su pelaje, la vulpina sacó el artefacto conocido como Pokédex el cual a diferencia del de Firo y el de Kaeru, era de color amarillo en su mayoría combinado con anaranjado.

    ―Soy una cazadora

    ―… ¡¿Que?! ―Exclamó el sorprendido ígneo

    ―Y en estos momentos estoy buscando a uno de mis Pokémon, así que envié a otro a buscarlo, no debería tardar mucho

    ― ¡KIRIHA! ―Vociferó una gran y enojada voz que sorprendió nuevamente al Charmeleon

    Por el pasillo iban corriendo a toda velocidad tanto Leif como el Infernape, ninguno miraba para atrás y se notaba las cara de terror en estos.

    ― ¡¿No se suponía que eras un cazador?!

    ― ¡Nunca dije eso! ¡Solo estaba buscando Pokémon fuertes para entrenar, soy una captura!

    ― ¡¿Porque no dijiste eso antes?!

    ― ¡No me dejaste respon…

    Una potente tacleada golpeó al babuino en la espalda mandandolo a volar lejos, lo suficiente como para estampar su cuerpo en la pared de al fondo. Tanto Leif como Firo no podían concebir la brutalidad de un ataque mientras que Nari solo se limitaba a soltar un suspiro.

    Un gran oso panda con cara de yakuza se acercaba a los dos tipo fuego mientras tronaba sus dedos, esto puso en alerta al varano quien rápidamente se puso de pie para tomar la defensiva.

    Ya con el Pangoro frente a los dos, Firo logró contemplar el gran tamaño y corporalidad que presentaba el gigante, no podía negarlo, se sentía intimidado, en cualquier momento el úrsido podía pegarles sin saber porqué, pero para su sorpresa Nari se encontraba calmada.

    ―Señorita, ya encontré al idiota de Kiriha―Dijo el panda mientras se arrodillaba frente a la amarilla

    ―Ya me di cuenta Qiang, pero no tenías que ser tan bruto con Kiriha, sabes que al pobre y ya le quedan neuronas

    ― ¿Qiang? ¿Kiriha? ―Se preguntaba el Charmeleon quien solo pudo reaccionar a girar su cabeza para ver al geco― ¿Y tu que hacías ahí?

    ―No lo se, solo te iba a traer unos muffins y después me ví corriendo por mi vida de ese bruto, por cierto ¿Dónde habré dejado esas delicias?

    ― ¡A nadie le importan tus estupidos muffins! ―Gruñó el varano

    ―Oye bestia, ¿No me vas a presentar a tu amiga? ¿No puedo creer lo mal educado que puedes llegar a ser?

    ― ¡No me hables como si me conocieras de hace años que tan solo llevas tres malditos días!

    Ante la pequeña discusión de los tres reptiles, la Braixen solo pudo reír mientras su Pangoro iba a recoger al inconsciente Infernape de la pared.

    ―Sigues siendo tan ruidoso como siempre

    ―Y tu tan molesta

    ―Soy Nari, Nari Bengala, amiga de la infancia de Firo y cazadora de Glorious Shine, mucho gusto

    ―Me llamo Leif, y soy el último prisionero de este inútil, perdedor, bueno para nada―Dijo el Grovyle indicando con su pulgar a su cazador

    ― ¡Al menos dí el nombre de tu equipo!

    ― ¿Como era que nos llamabamos?

    ―Tch, disculpa por la interrupción de mi Pokémon, es el nuevo de mi equipo y aún no se acostumbra

    ―No hay problema, al menos se ve que es muy animado

    ―Sí claro, bien, no tengo para que presentarme pero si a mi equipo, ¡Somos el Flare Heart! ¡El equipo que está destinado a ser el número uno!

    ―Eso lo veremos―Dijo la vulpina mostrando una mirada desafiante

    ― ¿A que te refieres? ―Preguntó el confundido reptil rojo

    ―Querías una batalla, pues yo acepto tu desafío―Respondió Nari mientras Qiang se colocaba detrás de ella con una ruda sonrisa y con el Infernape en su hombro

    ―… ¿Qué?―Fue lo único que logró decir Firo atónito por la decisión

    ― ¡Woh! ¡Tendrás que pelear con tu novia! ―Comenzó a exclamar Leif con tono de burla
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
  15.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,967
    Pluma de
    Escritor
    Nuevamente el humor cambió de "serio" a "cachondeo" xD

    Bueno, no me hubiese gustado ver a Firo todo depre luego de la derrota, así que esto me parece bien OuO. Re loquillo eh...

    Y Leif vuelve a ser un valegorro... me pregunto por qué sigue con la idea de ser "liberado", ya que eso le quita mucho, mucho peso a la declaración que le hizo a Kaeru antes de que iniciara este episodio.

    Como sea, a ver si Nari es tan potente n__n. Esperaré el siguiente capítulo
     
  16. Threadmarks: Capítulo 7
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    2376
    J.Nathan Spears : Leif en sí, ya está olvidando esa idea de ser liberado, solo que aprovechó de que Firo no estaba con mucha consciencia como para escucharle, pero con Firo presente el Grovyle aún es algo "cínico" por así decirlo, pero es algo que tengo que trabajar

    Capítulo 7: Fuego rojo, fuego amarillo

    -o-

    ― ¿Y que se siente pelear contra tu novia? ―Preguntó Leif

    ― ¡Ya te dije que no es mi novia!

    Ambos reptiles se encontraban en la habitación donde se alojaban, habían logrado hacer una reserva de uno de los campos de batalla para dentro de media hora por lo que Firo se comenzaba a preparar para pelear contra Nari a quien no había visto desde un par de años.

    ― ¿Firo tiene novia? ―Preguntó la pequeña Mawile del equipo que quién sabe como había salido de la esfera

    ― ¡¿Como saliste?! ―Exclamó el reptil rojo

    ―Leif me enseñó

    Una mirada asesina de parte del varano fue dirigida al geco quien solo se limitó a pasarla desapercibida

    ―Deberías educar mejor a tus Pokémon―Comentó el sinvergüenza arboricola

    ―No, no es mi novia, es una vieja amiga con la que me acabo de reencontrar

    ― ¿Y por qué estas rojo? ―Preguntó la tipo acero

    ― ¡Sera porque soy rojo!

    ―Definitivamente es su novia―Susurraba Leif a los oídos de Cinna

    ―Pobrecita, tener que aguantar a un salvaje como él―Le seguía la Mawile

    ―Lo más seguro es que terminaran pronto, se veía muy educada como para estar con un bruto como este

    ― ¡¿Se puede saber qué están diciendo ustedes dos?!

    ―Vamos no seas así, cuentanos ¿Como se conocieron? ―Así como la Mawile, de la nada estaba Ziel y Mana siendo esta la que había hablado

    ―Calmense, saben que no soy bueno hablando con chicas pero les digo la verdad cuando les menciono que somos amigos

    ―Eso no responde a nuestra pregunta―Dijo la Gardevoir con una mirada de molestia

    ―B-Bueno, somos amigos desde pequeños, no la había reconocido porque cuando partí mi viaje ella aún era una Fennekin, pero siempre salíamos a jugar a los bosques cercanos―Relataba el Charmeleon quien se llevaba un brazo detrás de la cabeza

    ―Amigos de la infancia, eso es tan típico―Murmuraba la Gardevoir

    ―Ahora se hace el timido pero cuando nos capturó poco le faltó para dejarnos sin brazos―Se quejaba la Espeon

    ―Pobrecita, tener que aguantar a un salvaje como él―Susurraba la Mawile

    ― ¡A ninguna de ustedes tres las capturé en combate! ¡¿Y porque Cinna vuelve a decir eso?! ―Reclamaba el varano quien cada vez se molestaba más y más

    ―Oye, si ya dejaste de gritar se te hace tarde para tu cita―Comentó el Grovyle

    ― ¡Que no es una cita! Es un combate, y si ya dejaron de molestar vuelvan a la Poké Ball

    ―Sí, como digas, voy a ver si está lloviendo en la esquina

    ―No señor, tu me ayudaras en la batalla―Antes de que el geco se pudiera retirar fue fuertemente agarrado de su gran hoja por el brazo del Charmeleon

    ― ¿Esto es por los muffin o por bromear sobre tu amiga?

    ―Me va a servir para ver tus habilidades en combate

    Leif era retirado por Firo siendo arrastrado, su cara de nada se reflejaba ante los despidos con el brazo de las tres femeninas del Flare Heart cuyas frentes presentaban una gota de sudor junto con una nerviosa sonrisa.

    -o-

    El campo de batalla era un terreno simple de tierra cuyas medidas eran de cuatro metros de ancho y nueve de largo, la mitad estaba marcada con una franja blanca dando así libertad de movimiento en los extremos para ambos luchadores.

    La Braixen quien había esperado por unos minutos sentada en una banca, supo que el Charmeleon se acercaba pues los gritos y discusiones que este tenía con su Grovyle se escuchaban desde lejos.

    ― ¡¿Por qué tengo que pelear?! ¡Tienes un maldito Garchomp!

    ― ¡Se un hombre y ve a combatir!

    ―Y si no lo hago ¿En que me convierte?

    ―Solo hazlo

    Una leve risa comenzaba a ser escuchada por los dos reptiles quienes se detuvieron de una posible riña al ver que se trataba de la vulpina que los observaba animosa.

    ―No has cambiado nada, sigues igual de impulsivo que cuando eramos niños

    ― ¡El empezó!

    ―Si, claro, toda la culpa es del Grovyle ¿No es así?

    ―No empieces otra vez

    ―Bien señor gruñón, usted quería una batalla así que aquí estoy―Dijo Nari con un tono entusiasmado

    Con un elegante movimiento, la amarilla arrojó su esfera de captura hacia el cielo, soltando esta con un rayo de color rojo a un gigantesco oso panda de rudo aspecto quien se materializó agachado y con un puño en tierra para luego alzarse y lanzar un poderoso rugido a la par que cruzaba sus brazos.

    ―Gracias por elegirme a mí señorita―Dijo el tipo lucha viendo de reojo a su cazadora

    ― ¿Seño...rita?―Se preguntaba el confuso Charmeleon al ver la actitud tan educada del enorme Pokémon

    A pesar de su intimidante apariencia, el Pangoro conocido como Qiang era muy respetuoso especialmente con Nari a quien llamaba señorita y por la cual era capaz de interponerse de ataques peligrosos, cosa que había hecho reiteradas veces cuando trataban de capturar algún Pokémon categorizado como silvestre.

    Arrastrando nuevamente de su hoja, Firo arrojó a Leif delante de él para comenzar el combate.

    ―Batalla doble, el cazador que quede de pie gana―Reglamentó el varano

    ―Por mí está bien, ahora, ¡Qiang a la carga!

    ― ¡Sí señorita!

    ― ¡Leif prepara...―Firo giró un poco la cabeza para solo percatarse que el grovyle ya se estaba alejando― ¡Oye tú, vuelve para acá!

    ―No quiero

    ― ¡Demolición!―Exclamó el Pangoro con su gran puño en dirección al verde

    Un fuerte y pesado golpe se dejó caer en el suelo siendo esquivado por muy poco de parte de Leif, una gran grieta se había abierto en el campo producto del puño de Qiang pero este ni se había inmutado ante el impacto.

    ― ¡¿Que diablos te pasa?! ―Preguntó el recién atacado

    ―Un Pokémon siempre debería hacer caso de lo que su cazador le diga, especialmente en batalla

    Las palabras del panda calaron fondo en el Charmeleon quien solo veía a su compañero y no podía evitar recordar a otro miembro del equipo que lo detestaba al punto de no hacerle caso.

    ― ¡Psicorrayo!

    ― ¿Eh?... ¡Lanzallamas!

    Desde el aire un rayo de luz de diversos colores fue en dirección al tipo fuego quien respondió con su bocanada de fuego para interceptar provocando una explosión. De entre el humo cayó la vulpina quien usando una varita como herramienta se puso en posición defensiva frente a su amigo.

    ―Creo que poco queda de esa Fennekin que no le gustaba pelear de antes

    ―Pero ese Charmander busca-peleas aún sigue rondando

    ―Ahora veras cuanto ha mejorado ese Charmander ¡Puño fuego! ―Vociferó el reptil rojo

    ― ¡Tiro vital!

    Acercándose rápidamente con su puño encendido, la carrera de Firo se vio truncada al ser golpeado por Leif quien había sido usado como objeto arrojadizo por parte de Qiang.

    ― ¡Quitate de encima! ―Reclamó el varano

    ― ¡No reclames! Tu me metiste en esto

    ― ¡Lanzallamas! ―Exclamó la amarilla apuntando con su vara

    ― ¡Pantalla de humo!

    De la punta de la rama salió una corriente de fuego amarillo la cual trató de impactar en los dos escamosos.

    Haciendo gala de su fuerza, Firo se levantó de golpe botando a Leif de su espalda para luego exhalar una gran cantidad de humo negro que tapó la visión de los dos mamíferos y sirvió para que ambos reptiles pudieras salir ilesos y reagruparse.

    Como si de misiles teledirigidos se tratasen, dos disparos de fuego llegaron desde los lados golpeando en ambos costados a Charmeleon quien solo soltó un quejido por los golpes.

    ―Como era de esperarse…

    ― ¿Estas bien?

    ―Sí, nada que no pueda aguantar, sus ataques no son tan calientes como los míos

    ― ¿A que te refieres?

    ―Que algunos tipo fuego como los Charmeleon somos mejores atacando con potencia bruta mientras que otros como Braixen son mejor manejando el fuego

    ―Por lo que veo te estan dando paliza, bien, creo que debo unirme entonces al combate. Encargate de tu amiga, yo voy a por el osito cariñosito ese, me las debe―Comentó el Grovyle mientras indicaba a Qiang

    ― ¡Pulso umbrío! ―Vociferó el Pangoro

    ― ¡Ahora comienza el contraataque! ―Dijo el geco antes de lanzarse a por el gran rival

    ― ¡Garra dragón! ―Exclamó el tipo fuego

    Juntando sus manos, el panda disparó una oleada de energía oscura en dirección al arborícola, quien con un salto esquivó el ataque para luego golpear con un corte de las afiladas hojas que poseía y responder nuevamente con otra “Hoja aguda”.

    Por su lado el varano se dirigió con sus garras iluminadas en energía dracónica en dirección a la vulpina quien comenzó a disparar rayos psíquicos y lenguas de fuego que eran disipados por el ataque dragón, para luego ser golpeada con aquellas zarpas que la elevaron un poco del suelo.

    ― ¿Cuando lograste aprender la garra dragón? ―Preguntó Nari mientras se levantaba del suelo

    ―Cuando me dieron ganas de capturar a un Garchomp muy fuerte y una Gardevoir no era suficiente para derrotarlo

    ―Ya veo ¡Llamarada! ―Anunció la cazadora del Glorious Shine mientras apuntaba con su rama

    De la punta de la vara una gran bola de fuego se formó para luego salir disparada en forma de una estrella ígnea que abrazó con sus lados al reptil rojo para luego acabar en una explosión incendiaria.

    Disipando las llamas con sus garras, Firo se abrió paso para solo observar como Nari había iluminado su puño derecho con un brillo anaranjado el cual impactó el el varano elevandolo momento que la ígnea aprovechó para saltar al cielo ahora que el rojizo estaba indefenso.

    ―Lo bueno de tener tipo lucha es que aprendo de ellos movimientos con este ¡Puño incremento! ―Iluminando nuevamente su puño con el mismo brillo, la Braixen mandó un golpe al aún aturdido

    ―Lo bueno de tener tipo lucha, es que me enseñan movimientos para contrarrestar como ¡Movimiento sísmico! ―Gritó el Charmeleon para sorpresa de la amarilla

    Rápidamente y tomando el brazo de la atacante, el varano ocupó su fuerza para lanzar a esta contra el piso asombrando tanto al Pangoro como al Grovyle quienes estaban en su batalla personal hasta ese momento.

    ―Ahora, ¡Nitrocarga!―Vociferó Firo

    Incendiandose completamente, el ígneo se lanzó cual cohete en dirección a la estrellada la cual trató nuevamente de ejecutar la “Llamarada” pero fue demasiado tarde antes de ver como el primero estaba a escasos centímetros de está.

    Una explosión de fuego retumbó el lugar para luego dejar ver que si bien el Charmeleon se encontraba con su amenazante puño izquierdo en el suelo, este no había dado en la Braixen quien de a poco abría los ojos para observar a su amigo con una sonrisa encima de esta, lo que provocó que se enrojeciera un poco por la situación.

    ―Creo que gané ―Comentó Firo

    ―… ¡Bajate ahora mismo! ―Reclamó Nari empujando al reptil para atrás

    ― ¡¿Se puede saber que te pasa?!

    ―Señorita ¿Se encuentra bien? ― Preguntó el preocupado Pangoro quien examinaba a su cazadora de todo los ángulos posibles

    ―No has cambiado en nada, sigues siendo el mismo brusco de siempre―Dijo la Braixen con tono de molestia

    ― ¡Y tu la misma mocosa delicada! ¡Además en un combate importa solamente quien gane! ¡Y gana aquel que pegue más fuerte!

    ― ¿Por eso Kaeru te ganó? ¿Es más fuerte? ―Dijo Leif con tono de burla

    ― ¡Tú callate! ¡A tí nadie te habló!

    Nuevamente una alegre risa salió de la vulpina quien se mostraba contenta y satisfecha al ver a ambos reptiles discutir por estupideces, sobre todo al ver a su amigo de la infancia quien no había cambiado para nada según ella.

    ― Bien ¿A dónde irán ahora? ―Preguntó Nari

    ―Pues a ciudad Espuma, si mal no recuerdo hara un torneo ahí

    ―Entonces creo que nos veremos pronto

    ― ¿Y porqué no vienes con nosotros? Demás que Firo se pondrá feliz al estar con su no―Trató de decir el geco antes de recibir un fuerte puñetazo en el rostro de parte de su cazador

    ―Ir ¿Con ustedes? ―Preguntó la sonrojada Braixen

    ― ¡No le hagas caso! ¡Nada de lo que diga el idiota este es palabra del Flare Heart!

    ―De hecho no me molestaría, aunque si ustedes tienen sus cosas que hacer

    ―Pero si se te ocurre tocar o hacerle algo a la señorita―Amenazó el panda tronando sus nudillos frente al reptil rojo

    ― ¿Por que clase de Pokémon me están tomando? ―Preguntó Firo mientras miraba de forma asesina al presunto responsable quien se encontraba silbado detrás de él

    ― ¿Que? ―Preguntó Leif con clara intención de hacerse el tonto con el tema

    ―Bien, tengo que ir a buscar a mi equipo y mis cosas antes de partir, nos vemos en la salida―Comentó el Charmeleon quien furioso tomó nuevamente de la hoja de la cabeza al geco

    ―De acuerdo, yo tambien ire a por mis cosas―Dijo la Braixen con una gota de sudor recorriendo su nuca

    -o-
    El imponente Sol se ocultaba dejando ver a algunos Pokémon nocturnos convivir con los diurnos y el espectáculo más impresionante, las tres variantes de Lycanroc recorriendo los pastizales.

    Los dos cazadores ígneos ya habían partido del centro en compañía del Grovyle en dirección al suroeste, si bien la batalla los había dejado cansados, querian partir lo más luego para llegar a tiempo al próximo torneo que se realizaría.

    Mientras ambos amigos conversaban e intercambiaban anécdotas, Firo no se dio cuenta cuando chocó con otro Pokémon que iban en dirección contraria, este tenía apariencia canina aunque su color azul y los apéndices negros que colgaban de su cabeza eran su característica más notoria.

    ―Disculpa, estaba distraído―Dijo el Charmeleon mientras se levantaba

    ―No te preocupes, fue mi culpa―Respondió el Lucario antes de levantarse

    Ya de pie, el chacal se retiró, junto a él iban dos Pokémon de apariencias conocidas para Firo, el primero una versión masculina de Ziel quien presentaba dos hojas en sus codos similares a las de Leif, el otro nada más ni nada menos que la evolución de los Charmeleon, el “Pokémon llama” Charizard quien observó de reojo al varano para seguir su camino con sus compañeros.
     
    • Me gusta Me gusta x 2
    • Adorable Adorable x 1
  17.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,967
    Pluma de
    Escritor
    Oookey, este ha sido un episodio muy bonito, a decir verdad... y divertido xD. Jejeje, se nota que no hay mucho drama por acá, pero la acción no defrauda... los momentos graciosos de Firo y sus "capturas" me gustaron :3

    Y la batalla se vió bien narrada. Parecía que Nari iba a ganar fácil con la ayuda de Qiang, pero al final Firo se impuso de la manera más caballerosa posible... Pensé por un instante que Firo iba a golpearle en la cara, pero luego me di cuenta de que no se gana nada arruinando ese bello rostro de zorra (xD no malpensar, por favor) que Nari tiene :3. Así que bueno, victoria para Flare Heart :P

    Y bueno, ahora solo queda esperar qué onda con el encuentro entre Firo y su forma evolucionada... aunque pensé que te jugarías esa carta más adelante xD

    Nos vemos en otra mi pana :V
     
  18. Threadmarks: Capítulo 8
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    1853
    J.Nathan Spears : Gracias por el comentario, traté de hacer la batalla lo más "batalla entre amigos" y no"Firo queriendo sacarle los ojos a su rival" posible así que por el momento en batallas con otros cazadores vistas de momento el varano va 2-1 (Aunque obviamente recuerda más la derrota que la victoria) y el encuentro con aquel Charizard, pues digamos que el pseudo-dragón va a ser más el equivalente a otros personajes que al propio Firo.

    Bien, ahora el último capítulo que publicaré en vacaciones...tengo pena Cliff[????]

    Capítulo 8: El rebelde

    -o-

    La noche oscura había dejado caer sobre la zona, espesas nubes cubrían incluso la luna a pesar de lo tranquilo y soleado que había sido el día. Los Pokémon nocturnos aprovechaban para salir a cazar y el miedo podía percibirse en la zona.

    Unas cuantas fogatas eran la única luz que había en el camino, aún así su luz no invitaba a acercarse, era más como si el hecho de ir a ese sitio fuera algo extremadamente peligroso, y no era para menos.

    Muchos Pokémon estaban alrededor de los focos de fuego, más sus apariencias no eran para nada amistosas, sin embargo eran muy animados, pues algunos ya estaban ebrios, otros formando disputas y otros jugando y apostando dinero entre sí, todos salvo uno.

    Sentado en una roca acompañado de diversos licores y comida se encontraba un Emboar quien se encontraba serio mirando a sus compañeros, todo los alimentos que tenía, ninguno había sido tocado.

    ― ¿Que ocurre jefe? Venga a celebrar con nosotros―Dijo un Primeape ya pasado de copas

    ―Un botín tan pequeño no es para irse de juerga, ustedes borrachos solo querían tomar―Gruñó el jabalí

    Al lado del tipo fuego se encontraba una esfera de cristal del tamaño de una pelota de tenis que comenzó a brillar para luego comenzará a emitir una voz masculina de está.

    ―Barukan ¿Cual es tu posición? ―Preguntó la voz cortante

    ―Cerca de la cascada cristal, ¿Que es lo que necesitas? ―Dijo el Emboar sin mirar al objeto

    ―Svart detectó energía de las tablas en los alrededores de ese lugar

    ― ¿Que tabla? Cada una emite su energía respecto al tipo

    ―Pétrea, sabemos que tú y tu banda en este momento son los únicos que pueden ir a por ella

    ― ¿Mandas a una vulgar banda de ladrones a buscar uno de los más grandes tesoros del mundo? Creo que el chiste se cuenta solo

    ―Y además Kapten irá a buscarlos dentro de unos días, ahora yo tambien ire en mi búsqueda, Acies fuera―Ultimó la voz antes de terminar su transmisión

    ―Tch, así que el diablo le envía órdenes a la bestia...Al menos no le dejó todo el trabajo a ese pájaro de mal agüero―Reclamó el cerdo antes de guardar la esfera

    -o-

    A diferencia de la tenebrosa noche, la mañana era muy agradable, el rocío brillaba ante los gentiles rayos de Sol que invadía a lento paso el paisaje.

    Eran alrededor de las siete de la mañana y muy por el contrario de lo que se esperaría, las actividades para el Flare Heart y el Glorious Shine ya habían comenzado.

    Los ojos de Nari y Leif se encontraba casi cerrados, la primera tratando de estar despierta daba cabezadas mientras que el segundo luchaba por que sus párpados no se tocaran entre sí.

    ―Van cuatro malditos días, aguante tus locuras incendiarias, tus locuras de orgullo, tus locuras de don juan con Nari ¡Pero con mi sueño no te metas! ―Reclamaba el Grovyle quien para su fortuna no había sido escuchado por la vulpina que había caído producto del sueño

    ―Vamos, solo es una pelea mañanera, nada que no se pueda aguantar ¿O no Tigris? ―Preguntó el Charmeleon con entusiasmo

    ―Así es―Afirmó un gran y entusiasta Arcanine quien de reojo observó a su cazador

    ― ¡No nos ignores! ¡Kala ataca! ―Ordenó un Victreebel algo enfurecido

    Con fiereza un Crabrawler se lanzó a por el cánido atigrado quien pegó un salto para no ser alcanzado. El contexto era que emocionado, desde alrededor de las cinco y media, el cazador del Flare Heart se había levantado para entrenar, enfrentándose a diversos cazadores con tal de aumentar su fuerza, el último, un Victreebel no muy amigable que había enviado a su tipo lucha contra el fiero Arcanine del equipo.

    ― ¡Rueda fuego! ―Exclamó Tigris en mitad del aire

    Con gran velocidad el tipo fuego comenzó a girar sobre sí mismo como si de una rueda se tratase, incendiando primero sus colmillos luego su melena y cola para terminar con todo el cuerpo en llamas el cual rodó destructivamente pasando por encima del cangrejo el cual no resistió el golpe y cayó totalmente debilitado.

    ―Bien hecho―Agradeció el reptil ígneo

    ―No hay de qué

    ―Y-ya veras, este es mi siguiente Pokémon, ¡Ve Kaa!―Exclamó la planta quien haciendo uso de su liana lanzó su Pokeball

    La esfera materializó a una gran serpiente de negras escamas salvo por algunas de color amarillos, una cola con forma de sable y dos largos colmillos de un tóxico rojo.

    “Un Seviper...maldición, tenía que ser un Seviper” ―Pensaba Firo al ver los amenazantes colmillos como aguja de la víbora

    ―Firo, ¿No piensas usar a?―Preguntó el Arcanine desconcertado

    ―Es un Seviper, no creo que se ponga en mi contra si su enemigo natural está presente―Respondía el varano no muy seguro de lo que iba a hacer

    ―…¿Qué? ¿Qué pasó? ¿Firo ya terminó? ―Preguntó la Braixen quien repentinamente había despertado después de su pequeña siesta

    ―No, creo que anda algo intranquilo―Respondió Leif

    ―Vuelve Tigris―Ordenó el Charmeleon mientras guardaba a su Pokémon―Con un Seviper aquí no me queda de otra ¡Ve Itachi!

    Nuevamente la esfera del Flare Heart estaba en el aire, esta a mitad de su recorrido liberó un haz de luz roja que comenzó a materializar a un Pokémon de tamaño medio, un mamífero, posiblemente un félido o un mustélido de color blanco con unas marcas rojas en su cuerpo y dos zarpas negras en cada brazo.

    El Pokémon conocido como Seviper reaccionó ante el Zangoose comenzando a sisear agresivamente antes de ser callado por una simple mirada fría del tipo normal.

    ― ¿Este es el famoso Itachi?―Se preguntaba el geco atónito, pues el hurón no era muy sociable y no se dejaba ver dentro de la Pokeball

    ― ¿Itachi?―Preguntó la curiosa vulpina

    ―Según los demás miembros del Flare Heart, Itachi es el único Pokémon que no se lleva bien con Firo, es más, lo detesta con todo su ser, me sorprende que lo haya escogido

    ― ¿Para que me molestas? ―Comentó el molesto hurón blanco

    ―Mira enfrente lo que tienes ―Dijo el lagarto con un seco tono

    ―Es solo un gusano gigante, nada que no pueda confrontar―Insultó Itachi poniéndose en posición de ataque

    ― !¿Como te atreves a decirle gusano gigante?¡ ―Dijo el molesto Victreebel

    ―Voy a disfrutar haciendote pedazos ¡Colmillo veneno! ―Exclamó Kaa lanzándose con todo su ser sobre el Zangoose

    Como si de un espectro se tratase, Itachi desapareció con gran rapidez eludiendo el ataque de la serpiente para aparecer detrás de esta propinándole un golpe con sus garras que la mandó directamente al suelo, solo para que esta se encontrara con el tipo normal tomándole del cuello y amenazando con su brazo derecho sin tener una expresión en el rostro.

    ― ¡Es muy fuerte! ―Comentó el sorprendido geco quien solo podía ver la ferocidad de su compañero al igual que la vulpina

    “Sabía que contra un Seviper no me defraudaras”―Pensaba un ya alegre Firo al ver el desempeño de su Pokémon

    Pasaron los segundos y por el temor el reptil venenoso no podía hacer nada, pero el hurón tampoco hacía mucho salvo verlo fijamente.

    ―Me rindo―Dijo Itachi soltando a la vez a la serpiente y retirándose del “campo de batalla”

    De la felicidad a la desgracia cambió la cara del ígneo al escuchar al Zangoose quien se fue a reposar a un árbol cercano, mientras que el Victreebel y el Seviper solo podían reír a carcajadas continuando así su camino y tanto Leif como Nari sin palabras.

    ― ¿Que acaba de pasar aquí? ―Preguntó el arboricola

    ―No...No… ¡No puede ser!―Vociferó el Charmeleon caído de la gracia

    ―C..Cuando un Pokémon se rinde, sea el cazador o no, el equipo pierde automáticamente―Respondió la Braixen

    ―Oye Firo ¿Que ocurrió? ¿A Itachi no le gusta pelear? ―Volvió a preguntar el geco con algo de temor por la respuesta venidera

    ― ¡Itachi adora pelear! ¡Lo que pasa es que hará cualquier cosa por arruinarme la vida! ¡Y JAMÁS DEBÍ CONFIAR EN ÉL! ―Respondió Firo quien movía salvajemente la cola debido a la furia

    Una mirada de reojo y un bostezo fueron suficientes para mostrar la indiferencia que el Zangoose tenía ante la problemática de su cazador quien molesto lo guardó en su Pokeball.

    ― ¡Para la proxima te voy a encerrar en una maldita jaula! ―Insultaba el reptil furioso hacia el objeto

    ― ¿No es muy temprano para escuchar tus gritos? ―Recriminaba Leif

    ― ¡Callate lagartija!

    ― ¡¿A quien llamas lagartija?! ¡Lagartija!

    De un segundo a otro ambos reptiles comenzaron a pegarse como si de niños pequeños se tratase, habiendo mordidas y patadas de por medio que terminaron con ambos exhaustos más que nada por el sueño.

    ―¡Tranquilícese ustedes dos!, parecen pareja―Reclamó la Braixen molesta

    ― ¡Él empezó! ―Respondieron los dos Pokémon indicándose el uno al otro

    Dos sonidos como de campanas sonaron para luego dejar ver tanto a Firo como a Leif en el suelo con un golpe en la cabeza, la responsable, Nari quien molesta por la actitud de los otros dos había respondido con violencia para después darles la espalda.

    ―Creo que dormir ya no es una opción, así que ¿qué les parece si vamos a desayunar? escuché que hay una cascada muy agradable cerca―Dijo la vulpina cambiando su actitud a una más agradable acompañada de una sonrisa

    ―Sí, como sea―Dijeron los otros dos con su caras aún enterradas en la tierra

    -o-

    La imponente cascada cristal era deslumbrante, a pesar de la torrencial potencia del agua, esta parecía un espejo ante los rayos, fueran del Sol o de la Luna, y a su alrededor un verde bosque que se perdía en el horizonte.

    Desde un peñasco el gran Emboar salía seguido por sus hombres, alrededor de una veintena de Pokémon de apariencia poco civilizada y a simple vista, una ética reprochable quienes como hienas hambrientas fijaban su vista en la fuente de agua.

    ―Nos dividiremos en dos, un equipo vendrá conmigo y el otro se encargara de vigilar que no venga ningún intruso, si ven a algún mirón cerca acaben con él―Ordenó el jabali

    ―¡Sí jefe!―Afirmaron todos los presentes

    En una cueva fría y seca la cercana amenaza ya comenzaba a hacerse presente, al parecer la propia estructura sentía el miedo y como si de un pequeño se tratase comenzó a temblar, de pronto, desde el suelo una silueta adinosaurada salió con brusquedad, dando un poderoso un intimidante rugido el cual se acompañaba junto con dos ojos rojos llenos de furia.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Adorable Adorable x 1
    • Gracioso Gracioso x 1
  19.  
    J.Nathan Spears

    J.Nathan Spears Temed, sobrevalorados y "populares" Comentarista Top

    Libra
    Miembro desde:
    24 Septiembre 2006
    Mensajes:
    1,967
    Pluma de
    Escritor
    Cuando el odio de Itachi hacia su "cazador" importa más que una rivalidad que está en el ADN mismo... -w-U

    Ah, bueno -w-U. Pensé que íbamos a ahondar en el encuentro del equipo del Lucario, Gallade y Charizard, pero supongo que esto salió mejor :V. El episodio fue bastante gracioso en sí, pero se me hizo corto.

    Aún así, deja con ganas de más... y bueno, se entiende que no puedas continuar con regularidad ahora... puto colegio :'V

    En fin, nos vemos en otra, mi pana. Solo puedo decir que no hallé fallos ortográficos... o cuando menos no de los graves.

    Nos vemos en otra ocasión compa xP

    PD: Recién me fijé en la buena referencia al Chavo del 8 con los coscachos de Nari xDDDDDD
     
    Última edición: 2 Marzo 2018
  20. Threadmarks: Capítulo 9
     
    RamenBlaze

    RamenBlaze Jimmy

    Acuario
    Miembro desde:
    28 Diciembre 2017
    Mensajes:
    48
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Pokémon Mundo Misterioso: Tales of Hunters
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Aventura
    Total de capítulos:
    29
     
    Palabras:
    2054
    J.Nathan Spears : Ojalá fuera el colegio, pero no, hace unos años ya que evolucionó a Universidad xD, pero bueno, es parte de crecer. Ahora sí el capítulo funcionó de manera cómica es totalmente adrede y es más que nada por los capitulos que se vendran (No son muchos y ya nos acercamos al final del primer arco pero bue...) y no creas que el equipo del Lucario, el Gallade y el Charizard se quedarán ahí y no aparecerán dentro de mucho en uno que otro cameo, ya verán que son más importantes de lo que parecen.

    Bueno, día viernes significa nuevo capitulo así que aquí está xD

    Capítulo 9: La bestia ardiente

    -o-

    ― Maldito Itachi me las va a pagar, ya va a ver ¡Cuando sea el mejor cazador de todos va a ser el primero que va a llorar porque lo mantenga en el equipo! ―Exclamaba Firo enfurecido mientras se atragantaba con una ensalada de bayas

    ―Por reglas no lo podrías liberar ni aunque fueras el mejor de todos―Comentó Nari

    El Flare Heart y el Glorious Shine se encontraban viajando juntos por el momento. Gracias a una derrota por retirada de Itachi, Firo se encontraba iracundo, somnoliento y hambriento por lo que habían parado a descansar con las indicaciones de Nari.

    Al igual que los dos tipo fuego, se encontraban desayunando algunos de los miembros de ambos equipos. Leif trataba de dormir lo que su cazador le había negado hace unas horas al igual que Adler quien se posaba a reposar sobre una rama, mientras Cinna, Qiang y Kiriha devoraban todo como si no hubiera un mañana.

    ―Chicos, deberían dejar comida para el almuerzo, además se pondrán muy gordos si comen tanto y no podrán pelear―Dijo la vulpina viendo a sus Pokémon

    ― ¡Si no comemos vamos a quedar muy débiles para luchar! ―Rectificó el Infernape quien se engulló un sandwich tan grande como la Mawile que tenía al lado

    ―La novia de Firo es muy preocupada de lo dem...―Trató de decir Cinna antes de recibir un fuerte golpe en la cabeza de manos de su cazador― ¡¿Porque me pegas?!―Dijo el hada entre lágrimas

    ― ¡Haber si así se te quita lo habladora!

    Con un bostezo despertador, Leif bajó de árbol en el que estaba para luego estirarse, por suerte había recuperado todas las energías que le faltaban.

    ― ¿Ya está listo todo? Tengo hambre ―Dijo el geco mientras se rascaba el estómago

    ―Si quieres comer, haz algo más que dormir―Refunfuñó el varano

    ― ¡Podría hacer algo si no fuera porque cierto Charmeleon me despertó antes que el Sol saliera!

    ―Podrías ir a buscar agua, la cascada está muy cerca y ni Firo, Kiriha o yo podríamos ir por bueno, poca compatibilidad con el agua―Comentó Nari

    ―Ves, un poco de amabilidad no cuesta nada, salvaje―Dijo el Grovyle mirando a su cazador mientras tomaba una cubeta de madera―Cinna acompáñame

    ― ¿Que? Que vaya Adler que no está haciendo nada―Reclamó la Mawile antes de ser llevada por el tipo planta a punta de arrastre

    ―Veo que en tu equipo son muy animados―Comentó la amarilla ígnea

    ―Más de lo que esperaría―Murmuró el Charmeleon quien tenía algunas gotas de sudor recorriendo su rostro

    -o-

    En la caída de la cascada se formaba una tranquila laguna que reflejaba con fuerza los rayos del astro rey, encegueciendo a aquellos que llegaban por un momento.

    Como si de un objeto arrojadizo se tratase, Leif tiró la cubeta al agua para llenarla mientras Cinna cargaba otras dos vacías esperando a la que se estaba llenando.

    ―Cinna, tu llevas más tiempo, ¿Que hay con Itachi? ―Preguntó el Grovyle mientras sacaba la cubeta del agua

    ―Pues, eso, Itachi no lleva más de un año con nosotros pero desde el momento que Firo lo capturó no se ha llevado bien ni con él ni con nosotros. En un principio era molesto ver la peleas entre Taro e Itachi pero después él mismo se alejó, ¿Porque?―Preguntó la hada ladeando un poco la cabeza

    ―Por nada, solo me parecio increible que el desprecio por Firo fuera mayor que sus instintos, digo, cualquier Zangoose se lanza a matar a un Seviper pero Itachi prefirió arruinar la mañana de ese tonto a seguir su naturaleza

    Siguiendo con la conversación, un crujido en las ramas alertó a ambos Pokémon, especialmente a Leif quien soltando la segunda cubeta se puso en posición defensiva afilando las hojas de sus brazos cuales espadas.

    ―Cinna prepárate

    ― ¿También los sentiste?

    ―Y están muy cerca, son como diez

    Como lo había dicho el Grovyle, de entre los arbustos aparecieron algunos Pokémon, no los diez que había percibido este, si no unos cinco totalmente hostiles.

    ―Parece que dos Rattata vinieron a hurgar por acá, bien, tenemos órdenes de no dejarlos ir―Dijo un Graveler eléctrico mientras se tronaba los nudillos

    “Solo son cinco, los otros deben estar rodeando por si pasa algo, debo avisarle a Firo”―¡Recurrente!

    Como si de una ametralladora se tratase, el geco comenzó a escupir semillas de su boca que impactaron en el suelo contrarrestando el avance de los hostiles, la Mawile por su parte dio un brinco al aire para iluminar sus brazos con un tono rosáceo y enviar una fuerte corriente de viento del mismo color hacia los enemigos.

    ― ¡Hay que irnos de aquí! ―Ordenó Leif

    ― ¡No tan rápido escamoso! ¡Puño hielo! ―Vociferó un amenazante Primeape que apareció de la nada detrás del tipo planta

    -o-

    Los dos equipos se encontraban ya ordenando y guardando a sus Pokémon, aunque les extrañaba que los otros dos miembros del Flare Heart no llegaran aún pero conociendolos posiblemente se habían quedado a descansar según el Charmeleon.

    ― ¿No crees que se tardaron mucho? ―Preguntó la Braixen

    ―No se, esperemos un poco más antes de ir a buscarlos, posiblemente Cinna se está entreteniendo molestando a Leif o a alguien más

    De repente pisadas rápidas y ligeras comenzaron a escucharse provocando el alivio del reptil rojo ante la llegada repentina de su Mawile, la cual siempre era igual de activa.

    La tranquilidad acabó a los pocos segundos al ver ambos del tipo fuego horrorizados a la pequeña hada quien lucía golpeada, herida y exhausta llegar apenas a donde estaban desayunando.

    ― ¡Cinna! ―Gritó el varano quien corrió a auxiliar a su Pokémon

    ― ¡Mahina ve! ―Anunció Nari mientras lanzaba su Pokeball

    De esta salió una amigable leona marina de color azul y una especie de vestido de claros colores en su estómago además de una graciosa nariz rosada.

    ―Ocupa tu “Acua aro” para curar a Cinna ―Ordenó la cazadora

    ―Sí señorita―Afirmó la Brionne

    ― ¡Cinna! ¡Cinna! ¡¿Qué pasó?!

    ―U-Unos tipos nos atacaron y se llevaron a Leif, s-se lo llevaron detrás de la cascada cristal―Explicó la Mawile con dificultad mientras era curada por una aureola de agua sanadora alrededor de ella

    ―¿Se lo llevaron? ¡¿Para qué?!

    ―N-No lo se, solo dijeron que era muy fuerte como para dejarlo ir y se lo llevaron―Decía Cinna sin poder contener las lágrimas

    ―Tenemos que ir―Comentó la vulpina

    ―Nadie se mete con mis Pokémon, Cinna descansa y dile a Ziel que te cure, ¡Ve Tigris! ―Exclamó el Charmeleon iracundo

    ― ¡Ve Aunstrum! ―Anunció la ígnea quien guardó a la curativa quien ya había hecho su trabajo

    Ambos flamígeros lanzaron nuevamente su correspondiente esfera para materializar a dos criaturas, el del Flare Heart era el ya conocido Arcanine quien se sorprendió por ver a la pequeña hada herida mientras que el segundo era un toro de marrones colores cuya característica particular eran las tres colas como látigo que poseía.

    Con gran rapidez Firo devolvió a Cinna a la Pokeball para que la Gardevoir siguiera con el trabajo de curación y dando un gran brinco se subió a la espalda del cánido al igual como la Braixen se subía al Tauros para comenzar a correr en la dirección que la Mawile venía.

    Gracias a la velocidad de los cuadrupedos, la travesía no duró más de dos minutos llegando así a los pies de la cascada, terreno que mostraba signos de una cruenta batalla pero ni rastro del Grovyle.

    Para sorpresa de todos, además de las marcas de golpes que eran tan notorias por lo que era imposible que Leif o Cinna las hubieran hecho, había varios Pokémon totalmente inconscientes, derrotados y con signos de graves ataques sobre todo en el área del pecho o de la cabeza.

    ― ¡Leif! ¡Leif! ―Comenzaba a gritar el Charmeleon

    ― ¿Quién sería capaz de vencer a todos estos sujetos? ―Preguntó la confundida Braixen

    Con muchísima dificultad un Pinsir estaba tratando de levantarse, sus pinzas estaban quebradas y se podía notar que le faltaban algunos colmillos. Antes de que pudiera estar completamente de pie fue nuevamente arrojado al suelo por el varano quien amenazante y con su puño izquierdo encendido miraba con furia al insecto.

    ― ¿Dónde está el Grovyle? ―Preguntó el ígneo

    ― ¡N-No lo sé! ¡S-Se lo llevaron al jefe y él, él apareció!

    ― ¿Quién es él?

    -o-

    Unos ruidos de fuertes choques comenzaron a escucharse entre los pasadizos de la cueva, en una cámara de esta se veía una nueva cantidad de Pokémon derrotados, entre ellos Leif quien se encontraba amarrado en una estalagmita.

    Frente al noqueado geco se encontraban luchando como feroces y sanguinarios monstruos, el villanesco Emboar contra un gran Pokémon semejante a un pachycephalosaurus, de escamas grises y una cabeza abultada de color azul, sus ojos rojos brillaban al igual que el aura anaranjada que emanaba de algunas partes de su cuerpo.

    ―Así que hay un Pokémon dominante acá, eso significa que efectivamente hay una tabla por estos lares. No me contendre―Decía el jabalí en contraste a los rugidos del dinosaurio

    Como un camión sin frenos se tratase, el Rampardos cargó con su maciza cabeza enfrente siendo esquivado por el ígneo pero eso no le impidió cesar la carrera y destruir fácilmente algunas de las paredes de la cueva.

    ―Interesante, Rampardos es un Pokémon de gran fuerza física, pero además de tu gran tamaño, tu fuerza ha sido amplificada, no me costó nada notar que la roca de este lugar es lo suficientemente sólida como para resistir la “Cabeza de hierro” de un Aggron

    Poco a poco el Grovyle iba despertando por los fuertes ruidos de los peleadores, sorprendido se vio al notar que se encontraba atado y a la gran cantidad de vencidos, pero aún más estupefacto quedó cuando vio como el porcino y el prehistórico estaban haciendo temblar todo el lugar con sus golpes.

    ― ¿D-Dónde estoy? ―Preguntaba el geco mirando para todos lados con solo su ojo izquierdo al darse cuenta que el derecho lo tenía como se dice “en tinta”

    ―Vaya, ya despertaste, mis hombres te trajeron hasta aquí aunque debo darte crédito, lograste vencer a un buen número, lo suficiente como para que crean que debo yo mismo eliminarte―Decía Barukan mientras esquivaba los golpes de su oponente

    ―¿Eliminarme?… n-no veo a Cinna… ¡Espera! ¡¿Que hicieron con Cinna?!

    ― ¿Cinna? Ah sí, me dijeron que una mocosa Mawile estaba contigo pero logró escapar a duras penas

    ― ¡Maldito! ―Gruñó Leif quien trataba desesperado escapar de sus amarres sin tener éxito

    Sin prestar atención en el tipo planta, el tipo lucha ocupó toda su fuerza para atacar al dominante quien trató de defenderse de los múltiples golpes que terminaron por derribarlo.

    Antes de poder dar el golpe final, Barukan se vio envuelto entre estalactitas y estalagmitas en conjunto a una lluvia de roca que al terminar dejaron notar que el pachycephalosaurus había escapado y no solo eso, la caverna en sí había cambiado su organización de túneles y paredes.

    ― ¿Viste eso? Es el poder de las tablas―Dijo el Emboar dando vuelta su rostro en dirección al secuestrado

    ― ¿T-Tablas? ―Preguntó el confundido reptil

    ―Objetos poderosos que se dice crearon todos los elementos existentes y ese Rampardos era uno de sus guardianes

    ― ¿Quien demonios eres?

    ― ¿Yo? Solo soy un Emboar que le mandaron a buscar la tabla que controla este lugar, mi nombre es Barukan pero me conocen como “La bestia ardiente” y te advierto, si la niñata esa planea traer refuerzos, ese ojo morado tuyo pasará a ser tan negro como el carbón al igual que todo tu cuerpo―Respondió el amenazante jabalí quien lanzó una maliciosa risa que estremeció el cuerpo de Leif
     
    • Me gusta Me gusta x 2
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso