One-shot Pobres los ricos [Effy & Mimi | Rol de Pokémon]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Nami Roronoa, 7 Febrero 2016.

  1.  
    Nami Roronoa

    Nami Roronoa The Gif Queen Game Master

    Sagitario
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2009
    Mensajes:
    1,736
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Pobres los ricos [Effy & Mimi | Rol de Pokémon]
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1438
    Título: Pobres los ricos
    Fandom: Pokémon (rol)
    Personajes: Effy/Mimi
    Palabras: 1368
    Prompt: Pobreza
    Summary: "Siempre me pareció contradictorio que quienes creen que más tienen, son al final los que menos tienen."
    Advertencias: Como lo indica el prefijo, hay femslash/shôjo ai. Basado en el rol de Pokémon de este mismo foro.


    Pobres los ricos

    Mimi Honda se sentó pesadamente en el cordón de aquella calle. Por primera vez en la historia, a la joven originaria de la región Sinnoh no le importó ni un poco la suciedad de la vía pública ni le preocupó que su ropa de primerísima calidad se marchara con algún elemento que luego no pudiera limpiar; su cabeza estaba demasiado ocupada ponderando acerca de otras cuestiones.


    Había caído ya la noche sobre la ciudad, y la luna brillaba desde lo más alto del estrellado cielo nocturno, el cual se encontraba totalmente despejado; ni una nube a la vista que ocultara los astros en aquella velada. Las farolas de la calle se habían encendido, y era muy poca la gente que transitaba el lugar. A lo lejos, un niño y una niña correteaban entre risas, jugando con un Magnemite, bajo la atenta mirada de una mujer que parecía ser la madre, acompañada por su serio Magneton.

    El lugar donde Mimi se encontraba era una de las zonas residenciales más ricas de Sinnoh, su región natal, y frente a la acera donde ella había tomado asiento se hallaba la imponente mansión Honda. Intentando evitar mirar directamente a la majestuosa casa que hace no mucho había llamado hogar, Mimi se dedicó a observar a los niños y el Magnemite. Sin embargo, por mucho que intentara, a su mente le resultó imposible no volver a revivir lo ocurrido hace unos instantes.

    —¿Y, qué tal te fue?

    La rubia levantó la mirada y se encontró con unos ojos color azul eléctrico que la miraban como si fuera lo más interesante en el universo. Sus miradas se cruzaron, y la recién llegada la conocía tan bien que con sólo eso bastó para responder a su interrogante.

    —Así de mal, ¿eh? —musitó Effy, habiendo notado los ojos vidriosos de la otra joven al instante.

    —No te das una idea —replicó Mimi entonces—. Me… él me ha…

    —Cuéntame —dijo Effy sin rodeos, directa como sólo ella podía ser—. Quiero que me cuentes que ha sucedido.

    Mimi se mordió el labio inferior, debatiéndose entre la rabia y el dolor. Quería estallar, pero no quería volver a llorar, no se creía emocionalmente capaz de soportar aún más lágrimas… sin mencionar que la idea de que Effy la viera llorar como una niñita de cuatro años no era particularmente atrayente.

    Debió pasar mucho tiempo meditando en su cabeza, porque la otra chica volvió a repetirse, con un sencillo "cuéntame", y entonces la Honda no pudo contenerse.

    —¡Me ha repudiado! —exclamó Mimi de repente, con tal fuerza que creyó ver a la mujer y su Magneton voltear a ver que ocurría; poco le importaron, y siguió hablando con aquel tono de voz alto sin preocuparse por quien oyera, y sin importarle ahora que Effy la viera llorar—. ¡Me ha insultado! ¡Me ha rechazado completamente y me dijo que me fuera! ¡Me ha echado de la casa, me ha dicho que no llame más a este lugar mi hogar hasta que cambie mi forma de pensar! Que yo… que yo soy… ¡que soy una vergüenza!

    >> Me ha repetido tanto que soy una basura por lo que soy que… argh, para qué mentir, ¡hasta he llegado a creérmelo por un momento! ¡Me ha hecho sentirme como lo peor! Y ha mandado a los sirvientes a que me retiraran de su vista, porque no soportaba verme… ¡y aquí estoy! ¡Aquí estoy, llorando como una idiota y muerta de frío porque me olvide mi abrigo dentro y no hay chance de que entre allí a buscarlo!

    El ambiente se había puesto tenso con cada sílaba pronunciada mientras una brisa pasajera las helaba momentáneamente. Los niños y el Magnemite habían dejado de jugar y se alejaban en dirección a una de las casas cercanas, seguidos por la madre y el Magneton. Una bandada de Murkrow pasó volando sobre sus cabezas, por lo alto del despejado cielo nocturno.

    Effy escuchó todo su descargo sin inmutarse. Su expresión se mantuvo serena y a la vez seria mientras oía cada palabra. Finalmente, tras lo que se sintió una eternidad después, la muchacha originaria de la región Galeia reaccionó.

    Mimi descubrió que sus hombros y brazos se hallaban ahora un poco más cálidos, resguardados del viento; Effy se había quitado su clásica chaqueta negra y se la había colocado sobre los hombros con cuidado. Tras hacer eso, Effy tomó asiento a su lado y colocó su mano sobre la de ella. Así, de pronto, Mimi se dio cuenta que ya no sentía frío.

    No sabía que esperaba cuando decidió enfrentar de una vez a su padre y confesarle que ella… no sabía el porqué, pero Mimi sencillamente tenía que hacerlo. No se sentía bien ocultar secretos, y menos uno tan importante. Así que había decidido salir del closet de una maldita vez, y por eso había acudido a la región Sinnoh.

    No estaba segura de si iba a ir bien o mal, pero tampoco se había hecho esperanzas. Sin embargo, algo dentro de ella se rompió cuando Moura Honda le espetó que era una deshonra para su familia y que debería darle vergüenza… ¿vergüenza por estar enamorada? Por más que fuese de una mujer, lo que Mimi sentía era amor…

    Porque no fue el mismo sentimiento que afectó a aquella pequeña niñita rubia que se sacó una excelente calificación en la escuela y corrió a su casa para enseñársela a su padre, pero éste estaba demasiado ocupado con una importante conversación telefónica como para prestarle atención. Ni fue la misma sensación que vivió aquella joven pre-adolescente que ganó su primer concurso pokémon en la región Sinnoh, acompañada por sus leales Raiden y Monomaru, pero al alzar la vista al público, no pudo ver a su padre entre los espectadores…

    No, este sentimiento era mucho peor. Porque cuando oyó eso, supo que lo se rompió en su interior fue su corazón, que ya estaba agotado de tanto desgaste emocional. Pero ahora Effy colocaba su mano sobre la suya y… y se sentía bien. Como si valiera la pena volver a sentir. De alguna manera, con su simple tacto, ella había logrado comenzar a enmendar el corazón roto de Mimi.

    —Pobre Moura —dijo Effy, hablando por fin—. Me da pena tu padre, para ser honesta…

    Mimi no podía creerlo. Sus ojos se abrieron bien grandes y se volteó a mirar directo a la otra chica, consternada. ¿Estaba tomando partido con su padre? ¿Ella, la chica que le había hecho sentir todas estas confusas y hermosas sensaciones? ¡No tenía lógica por donde se lo viese! Pero ella continuó hablando, con ese tono de voz envidiablemente tranquilo, antes de que la Honda pudiese interrumpirla.

    —Siempre me pareció contradictorio que quienes creen que más tienen, son al final los que menos tienen —prosiguió Effy—. Tienen dinero, mansiones, riquezas, todo lo que ha simple vista constituiría una fantástica vida… pero suele faltarles lo más importante; amigos verdaderos que los aprecien, sueños que perseguir y por los cuales vivir, un amor por el cual hasta sacrificarías tu propia vida… pero tu padre, tu padre está peor que ello…

    >> Porque tiene por hija a una persona tan buena, tan especial, y con un corazón tan bondadoso… y no puede darse cuenta de ello. Y ese es su error, y por eso me da pena —se volvió a verla, directo a los ojos—. Porque él se lo pierde. Pero no yo. Yo pienso quedarme a tu lado por siempre, y no pienso nunca dejar de recordártelo.

    Mimi se quitó las lágrimas que aún le quedaban en el rostro con la manga de la chaqueta, procesando todo lo dicho por la joven de Galeia. No era capaz de pensar qué decir… por lo que decidió no decir nada y colocó su cabeza sobre el hombro de la otra muchacha, gesto que fue recibido con cariño por ella. Finalmente, fue capaz de decir algo.

    —¿Por siempre? —preguntó Mimi; su voz ya no estaba quebrada ni es escuchaba herida.

    —Por siempre —respondió Effy con sinceridad, colocando su mano sobre Mimi y atrayéndola más hacia ella, mientras amabas observaban en el cielo a los Murkrow sobrevolando el lugar a través del majestuoso cielo nocturno.
     
    • Adorable Adorable x 4
    • Ganador Ganador x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  2.  
    Kurone

    Kurone Equipo administrativo

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    568
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Voy a intentar ponerme seria y no parecer una loca fangirl cada que comente porque este precioso relato se llevó un pedacito de mi kokoro <3

    Un pedacito muy grande.

    Pero... Pero es que dios Nami, es tan hermoso. ¿Cómo lo haces? No tengo palabras para describir lo perfecto que ha sido esto. Es como... no sé. Asdfg. Al cuerno todo, no puedo comentar seria xD

    ¡Mimi! Mi pobre Mimi.
    Tu padre es un maldito homófobo.
    Debió de ser un gran shock para ella, sobretodo teniendo en cuenta que aunque Moura no sea "el padre del año", Mimi se siente muy orgullosa de él :c
    Pero... dios. Mi Tsundere, que mal debió pasarlo.
    Tomar el coraje y confesar su homosexualidad para que su propio padre la rechace de ese modo.

    Y Effy. Aww, Effy. Me enamora. Su personalidad fuerte, su carácter, su modo de ser. Ahora entiendo porqué Hubert se enamoró de ella, sí... Y porqué Effy nunca le dio bola (? Okno.

    Es adorable como la consuela con un simple gesto. Y esas palabras tan profundas. "¿Siempre?" "Siempre".
    Asdf <333

    Amé como captaste las emociones en este relato. A pesar de ser tan corto fluye de un modo tan perfecto... Adoro estos pequeños "Headcanons" que escribes. Son como cortos sobre como sería la relación de Effy y Mimi, y opino que está bastante cerca de la realidad.

    Por otro lado, me entristece el hecho de que esta es la realidad de muchas personas homosexuales y bisexuales. Aún hay un gran estigma social sobre este tema, siendo algo tan natural y hermoso como lo es el amor o incluso el sexo. Pero dejando al margen debates... fue un one-shot precioso.

    Nami, ¡valió totalmente la pena la espera! <3

    PD: Ahora me toca a mi ponerme las pilas, que aún no publiqué ningún Tsun-Tsun xD

    Sigue escribiendo siempre. Eres sencillamente maravillosa <3
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
    • Fangirl Fangirl x 1
  3.  
    Graecus

    Graecus uwu7

    Libra
    Miembro desde:
    26 Marzo 2013
    Mensajes:
    537
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Asdfghjkl<3

    En verdad no creí que Mimi fuera capaz de decirselo a su padre :o se merece un premio pwp

    Me pareció todo muy tierno y moe >o< me gustaría leer mas al respecto eue

    Me despido n.n te quedo muy bien esto, sigue asi nwn

    Bye<3
     
    • Me gusta Me gusta x 3
    • Adorable Adorable x 2
  4.  
    Amane

    Amane Equipo administrativo Comentarista empedernido Crítico de Oro

    Piscis
    Miembro desde:
    10 Julio 2013
    Mensajes:
    3,631
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    No me puedo creer que no te hubiese comentado este escrito antes xD Ay mi cabeza loca...

    Bueno, aquí estoy para decirte, una vez más, que tus escritos me encantan, y éste no es la excepción.

    Me ha gustado mucho que Mimi se haya enfrentado a sus temores para decírselo a sus padres, que Effy estuviese ahí para acompañarla pero, por encima de todas las cosas, me ha gustado mucho la reflexión de Effy. Yo pienso de una manera parecida, porque puede parecer muy de película y demás, pero en verdad las personas con mucho dinero deberían desear algo de amor. Sí, tienen todo lo que desean y los que dicen que hasta el amor se puede comprar con dinero, no me parece, porque tu puedes estar con una persona que "te quiera" pero no te querrá por ser tú sino por la cantidad de billetes que hay en tu cuenta.

    Eso es algo que Mimi está sufriendo y que has reflejado muy bien aquí. La madurez de Effy ante la situación y la actitud tan tsundere de Mimi... el final tan romántico. Todo hace una historia preciosa y digna de leer numerosas veces.

    Sigue así ^^
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Me gusta Me gusta x 1
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso