One-shot Palabras de Septiembre.

Tema en 'Vocaloid' iniciado por Elizabeth, 5 Septiembre 2010.

  1.  
    Elizabeth

    Elizabeth Usuario popular

    Libra
    Miembro desde:
    11 Enero 2008
    Mensajes:
    748
    Pluma de
    Escritor
    Título:
    Palabras de Septiembre.
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1836
    Palabras de Septiembre.

    Espero hacer varios de estos, así que aquí va el primero. Gracias a las dueñas de los personajes por dejarme usarlos y por correr el riesgo de lo que escriba. Espero que les guste.


    Palabra: Sueño.

    Título: Linda Ovejita.
    Summary: Un día libre en Winderstand es un tesoro, pero también da mucho para hacer <-no hagan caso al summary soy pésima con ellos. Basado en la canción Melt de Miku Hatsune, Vocaloid.
    Colectivo: Winderstand der Nox.
    Pareja: Cynder x Viktor.
    Tipo: One-shot
    Cantidad de palabras: 1117.
    Clasificación: K+
    Advertencias: Mi mal dominio del romance, pueden aburrirse. Posiblemente algo de OoC.
    Género: Romance.

    Linda Ovejita

    Los rayos de sol iluminaban el rostro dormido de la joven, quien poco a poco abría los ojos. La joven de cabellos rosados miraba de forma ausente la pared de su dormitorio, recordando el sueño que había tenido…
    La sangre inundó sus mejillas, tiñéndolas de un gracioso tono rosado. En su mente se repetían una y otra vez las mismas palabras:

    ¡Vaya, qué linda ovejita!

    Su mano apretó inconscientemente la sábana; poco a poco la presión que ejercía disminuía, al mismo tiempo que sus dedos jugueteaban con el dobladillo de ésta. Hoy era su día libre.
    Cynder se levantó, acercándose de forma pensativa al armario. Podría ir a alguna librería o biblioteca cercana, después ir a un parque, alejado de la gente y sentarse a leer.

    Su mirada se desvió hacia una revista sobre su mesita de noche. Su compañera de habitación, Ivette, se había olvidado de la revista en el comedor y ella la había cogido; pensó en dejarla en el cuarto de la francesa mientras ésta no estaba.

    La cogió delicadamente entre sus dedos, observando la portada: era una chica sonriendo, vestida con una mini falda y una camiseta de colores alegres, una cinta adornaba su cabello hasta los hombros. Vasileiadis pensó que se veía linda, también si ella podría verse así.
    Cerró la puerta con cuidado, no quería despertar a su compañera. Se dirigió rápidamente a la salida, intentando evitar los grupos de gente.

    Andaba cabizbaja, había sido una mala idea, una muy mala idea. La gente la miraba más de lo normal, no pasaba desapercibida. Sentía ganas de correr, de huir lo más rápido posible de allí. Observó su reflejo en los escaparates: una falda blanca,, amarilla y verde un poco más alta de las rodillas, una camiseta verde y una cinta del mismo color de la falda adornando su cabellos. Mal, estaba mal. Debería haberse vestido de forma
    simple, para no llamar la atención.

    Entró a la librería y se perdió en la sección de ciencia ficción. Rodeada de hadas, duendes y ninfas, Cynder se sentía tranquila. Recorría con su dedo los lomos de los libros, deteniéndose de forma mecánica para observar el resumen.

    — ¿Se llevará estos libros?— preguntó la dependienta mientras Cynder asentía y buscaba el monedero.

    La mujer le sonrió, Cynder bajó la mirada después de sonreír tímidamente.

    Las gotas de lluvias, como si lágrimas fueran, caían del cielo encapotado. Los ojos turquesas de la joven miraban el cielo mientras perdían el brillo que los libros de hadas habían hecho aparecer.

    — ¡Hey, Cynder!

    Giró la cabeza para distinguir- sin mucho esfuerzo- al alemán que se acercaba a ella sorteando
    a la gente que corría para resguardarse de la lluvia.

    — ¿Qué haces aquí, tú también has salido? Pensé que te pasaba algo al verte aquí parada…— como era de costumbre Viktor Linderman no sabía estar callado.

    Una sonrisa apareció en los labios de la joven que fue remplazada por un sonrojo al notar que el castaño la miraba.

    — Una pregunta ¿tú tienes paraguas? — preguntó con cierta curiosidad.

    Sin decir nada, Cynder sacó de su bolso un paraguas plegable y lo abrió. El alemán, sin esperar una invitación, cogió el paraguas de la griega, poniéndolo de manera que les tapara a ambos.

    El castaño hablaba y hablaba, por más que Vasileiadis intentaba prestarle atención le era imposible.

    Cynder sólo esperaba que no viera su rostro sonrojado hasta las orejas. Echó sus cabellos con la intención de taparlo mientras observaba el rostro del alemán sonriente que continuaba hablando. Se fijo en el color de sus ojos, en esa mezcla de verde y miel que brillaba con luz propia.

    Observó como dejaba de hablar y miraba, como si de un niño pequeño se tratará, un kiosco de comida. No pasó mucho tiempo antes de que estuviera pidiendo algo.

    — Hace sándwich, ¿verdad?— el hombre del kiosco asintió— bien, quiero uno de mermelada con crema de chocolate y mantequilla— concluyó su pedido sonriente.

    Cynder estaba segura de que el hombre había accedido porque no tenía más clientes o quizás por la ilusión con la que el alemán había hecho su pedido.

    — ¿Quiere algo señorita?
    — No, gracias— susurró la joven. Su estomago en ese momento estaba lleno de mariposas y parecía que no querían irse.

    La griega llevaba el paraguas mientras el alemán comía. La joven sentía que todo su cuerpo se estiraba al intentar sostener el paraguas lo suficientemente alto para que Viktor entrara.

    Cynder le miró de reojo, preguntándose si notaría como su cuerpo temblaba o si oiría los rápidos latidos de su corazón.


    — ¿Te encuentras bien? Lo digo porque no has hablado nada— comentó Viktor de forma despreocupada.

    — Estoy bien, sólo… me gusta más escuchar que hablar— respondió Cynder, era cierto, prefería escuchar la vida de los demás que hablar de la suya.

    — Vaya, creo que nos llevaremos bien. Yo hablaré y tú escucharas — el alemán sonrió mientras volvía a morder el sándwich; el joven únicamente callaba para morder el sándwich —
    Pues la verdad al ver tan buen día esta mañana no he cogido nada. Deberían cambiar a los hombres del tiempo, estos deberían ser más seguros. ¿Sabes? Me han dicho que hay un miembro en nuestra base que es capaz de predecir el tiempo, ¿te lo imaginas? Así no necesitaremos madrugar nunca más para ver el tiempo en las noticias.

    Cynder asentía a los comentarios del alemán, era como un sueño. Se sentía bien al lado de él, era diferente al resto de personas que la obligaban a hablar una y otra vez, poniéndola nerviosa.

    — Dame el paraguas, que a este paso vas a crecer de tanto estirarte— comentó Linderman tras acabar su sándwich.

    Viktor cogió el paraguas. Cynder se sonrojó. Dos manos que se tocan. Un bicicleta. Un empujón. Una tierna ovejita.

    La risa de Viktor Linderman lo único que se escucha…

    — ¡Vaya otra vez la linda ovejita!— esas palabras se repetían en la mente de la oveja quien rezaba para que éstas no se pudieran sonrojar.

    El alemán, con una sonrisa, se acercó a la ovejita, posando sus labios en lo que sería la frente del animal. Poco a poco, la oveja era remplazada por una sorprendida Cynder.

    El mayor posó su mano sobre el pelo de la menor, acercándose a su rostro. Ella cerró los ojos con fuerza para sentir como besaban su nariz.

    — Buenos noches, linda ovejita— se despidió Linderman mientras se dirigía a su cuarto.
     
     
    Ella salió corriendo, cogiendo su brazo. Cuando él se giró, ella se lanzó a sus brazos. Susurrando un “te amo”. Y ambos se alejaban mientras conversaban sonrientes.
    Cynder cerró el libro. Era el momento de hacer eso ella también, con Viktor, en sus sueños.
     
     
     
     
  2.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    805
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    *3* Aur! que tierna es Cynder (que por cierto en los dados creo le tocó 4 de 10 parejas). Me la imagino toda adormilada por la mañana y y y toda estirada sosteniendo el paraguas.

    xD Jajaja todo confiado, me pareció que le estaba ordenando, menos mal que no lo mal interpretó (aunque sí, me imagino que Viktor diría algo así)

    *3* Personalmente me gustó muuuuuuuuuuuucho Kath-chyan, que bueno que decidiste unirte a la actividad.
     
  3.  
    Antonio Corazoncito

    Antonio Corazoncito Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    2 Diciembre 2006
    Mensajes:
    728
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    ¿Solo cuatro?
    Es increible, yo me la imaginaba tierna y timida y y eso xD

    Me ha encantado la historia, es muy mona xD Y es mejor escuchando Melt xD
     
  4.  
    Bylen

    Bylen Usuario común

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Agosto 2009
    Mensajes:
    206
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    Awwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwwww, Cynder es más tierna de lo que yo la pudiera haber hecho! :3

    Definitivamente, un diez para mi MadrA♥ (':
    Hermoso, hermoso... hermoso.

    Ok, soy MALA dando críticas.
     
Cargando...
Similar Threads - Palabras Septiembre
  1. MonVocaloid

    One-shot Palabras

    Respuestas:
    2
    Vistas:
    625

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso