Palabras de Septiembre.

Tema en 'Novelas Terminadas' iniciado por Yuuko Uchiha, 2 Septiembre 2010.

  1.  
    Yuuko Uchiha

    Yuuko Uchiha Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    21 Agosto 2009
    Mensajes:
    214
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Palabras de Septiembre.
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    853
    Palabras de Septiembre.

    Bueno, mi discusión de la actividad.


    Título: Picante.
    FFC: Lernen Miteinander zu Leben.
    Pareja: Christopher D. & Elizabeth H.
    Tipo: Drabble.
    Palabras: 547
    Advertencia: Contiene menciones de Chris/Miranda.
    Summary: [FONT=&quot]Ella era como la pimienta, un poco de ella te dejaba un sabor agradable, pero si te excedes puede traer sus consecuencias.
    [/FONT]





    [FONT=&quot]Palabras de Septiembre[/FONT]

    Picante
    #Pimienta



    Elizabeth caminaba con un suave andar que cualquier modelo envidiaría, meciendo su lacio cabello platinado y en sus pies se encontraba su pequeña gata Niní, siguiéndole fielmente a su destino. Christopher se había regalado unos segundos sólo para analizarla, porque esa actividad (mirar a la inglesa mientras caminaba) se había vuelto su pequeña adicción. Sin que existiese una forma de evitarlo, el tulipán sonrió; pero no una de esas sonrisas dulces que le dedicaba a su Miranda, sino una más picante.

    Escuchó que su nombre brotaba de los labios de algún conocido, giró su rostro borrando la sonrisa y vio el ademán que hacía Máximo con la mano para que le siguiese. Sabía que era el momento del almuerzo (lo había visto en su reloj de oro blanco con brillantes), por ende intuía que irían al comedor. Se preguntó si vería a Elizabeth en el almuerzo, tal vez para fastidiarla un rato. (O simplemente para ver de reojo cómo la Hawke se encendía en celos cundo abrazaba a la Brandom).

    Muchas cosas habían pasado desde que hubiese terminado las navidades, chicas y chicos habían acordado una tregua para evitarse castigos y malos ratos (que en aquel entonces eran bastante abundantes). Todos cumplían al pie de la letra lo acordado, salvo por alguien… Elizabeth. La joven se había propuesto fastidiar al Doyle desde el momento en que él y Brandom se hicieron más que amigos. El moreno había calificado el comportamiento de la platinada como unos celos, vulgares y corrientes.

    Él se sentó junto a Miranda, luego de plantar un beso en la mejilla de ésta. Minutos después fue Elizabeth, quien de mala gana, se sentó junto al grupo.

    Al almuerzo había pasado rápidamente con conversaciones amenas (exceptuando uno que otro comentario mordaz de la Hawke). Miranda, Alice y Megan se habían marchado alegando que tenían clases con el profesor Johnny, mientras que Alex, Max y Haru se habían retirado con la misma excusa, salvo que tenían clases con Piedad. Como si el destino así lo hubiese querido, Elizabeth y Christopher quedaron solos.

    —Me parece extraño que no te hayas ido con tu noviecita —comentó meciendo la bebida con el pitillo.

    Doyle rió ante el comentario, se preguntó si ella lo hacía adrede o mostraba sus celos inconscientemente.

    —Lo que a mí no me parece extraño es que estés tan celosa —atajó con sorna, quitándole a la Hawke la sonrisa de la boca.
    —¿Qué te hace pensar que estoy celosa? —murmuró acercándose peligrosamente al joven. Cualquiera que estuviese en la posición del holandés se hubiese sentido amenazado, pero éste tenía un enfermizo gusto por el peligro que suponía encontrarse de esa forma con la chica.
    —Es más que evidente, preciosa —acarició el adjetivo al pronunciarlo. Los centímetros que alejaban sus rostros eran casi escasos y él respiraba el aroma embriagante que desprendía la sedosa piel de la fémina.
    —¿Eso crees? —susurró con la voz ronca por el deseo.

    Fueron escasos segundos en la que sus labios se encontraron, tal vez milésimas de segundos, cosa que no dejó satisfecha a la Hawke, pero sí saciado al Doyle. Porque el joven la conocía, sabía cómo era la cosa. Porque ella era como la pimienta, un poco de ella te dejaba un sabor agradable, pero si te excedes puede traer consecuencias.




    ~~~~

    Éste es el primero. Espero que les guste. :)!





     
  2.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    Awwwwwwwwwww; un Elizabeth&Christopher♥

    Esta pareja me hace recordar a la película de Brad Pitt; el señor y la señora Smith x'DDD. Es que... así son prácticamente ellos dos.

    Me gusta que se desarrolle en un tiempo, como decirlo, avanzado al colectivo.

    Lo amé de principio a fin, sobre todo las últimas líneas; o sea, el summary.

    Espero leer tus próximos escritos de la actividad :D
    ¡Suerte! Bye♥
     
  3.  
    Antonio Corazoncito

    Antonio Corazoncito Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    2 Diciembre 2006
    Mensajes:
    728
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    Oh, es precioso xD.
    Realmente tan... tan ellos xD
     
  4.  
    Asumi

    Asumi Usuario popular

    Virgo
    Miembro desde:
    22 Mayo 2009
    Mensajes:
    567
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    Me ha encantado, esta bien construido y la última frase esta de lujo. Mi acotación para tu forma de escribir tiene que ver con lo que esta entre paréntesis que, a mi parecer, esta demás. Me refiero a que defería ser entre guiones para dejarlo mejor la visión y la lectura, o al menos ese es mi parecer.

    Escribes precioso Lady.
     
  5.  
    Yuuko Uchiha

    Yuuko Uchiha Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    21 Agosto 2009
    Mensajes:
    214
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Palabras de Septiembre.
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    835
    Re: Palabras de Septiembre.

    Título: Caramelo de Menta.
    FFC: Lernen Miteinander zu Leben.
    Pareja: Miranda B. & Christopher D.
    Tipo: Drabble.
    Palabras: 572
    Summary: Ella no era amarga como el chocolate negro, pero tampoco muy dulce como los bombones rellenos de crema de fresa. Ella era, más bien, como los caramelos de menta, siempre te dejan un buen sabor en la boca.



    Caramelo de menta
    #Caramelo


    Miró con una ceja negra alzada la forma en la que el hiperactivo Máximo tomaba todos los dulces que le pasaran por el frente. Se preguntó la razón por la cual había aceptado acompañarle a la inauguración de la nueva dulcería, tal vez por el hecho de que Miranda también iría; pero, claro, él jamás lo admitiría.

    Con un suspiró se adentró y tomó al rubio por el cabello, haciendo que éste empezara a lanzar patadas y golpes para liberarse del brutal agarre; sin embargo, el moreno muy poco caso hizo de las súplicas. Le arrebató de las manos la bolsa llena de dulces, chocolates y caramelos, mientras que le miraba amenazantemente.

    —Tienes que controlarte —estampó una reverenda bofetada en la mejilla del rubio.
    —Sólo prueba éste, y verás que es imposible —dijo el alemán tomando un bombón y entregándoselo al holandés.

    Christopher se lo metió a la boca a regañadientes y lo masticó, sintiendo la espesa crema de fresa que se esparcía por su cavidad bucal dejándole un excesivo sabor dulce que lo empalagó. Se lo tragó y soltó una expresión de asco que dejó al rubio confundido por el odio del joven hacia tan delicioso dulce.

    —Qué extraño eres —murmuró el Hoffman entregándole, un chocolate negro con almendras.
    —Más raro eres tú, imbécil —atajó molesto.

    De la misma forma, mordió un pedazo más pequeño de chocolate, queriendo que no sucediese lo mismo con aquel dulce. Sin embargo, ocurrió lo contrario: en su boca se esparció un sabor amargo, fuerte y concentrado, que hizo que sintiese su garganta rasgada al tragarlo.
    Máximo supuso, por la expresión de asco que puso el moreno, que no le había gustado en absoluto. Aprovechó que Chris se descuidó —estaba soltando maldiciones y pestes hacia los dulces—, y le arrebató la bolsa y salió corriendo para evitarse una paliza y una sarta de groserías.

    —Puagg, estúpido Máximo —susurró asqueado el tulipán.
    —¿Qué te pasó? —preguntó una voz melodiosa tras él.
    —El tarado de mierda ése, me hizo probar unos chocolates pésimos —informó.
    —A mí tampoco me gustan esa clase de chocolates, sólo uno. Pero aquí no lo venden. Entonces, prefiero los caramelos.

    Él giró su rostro, encontrándose con los falsos ojos azules de ella y su mirada perdida en otro mundo que nadie conocía, pero que a Christopher le gustaría visitar. Ella sonrió dulcemente y le entregó un pequeño caramelo blanco en un envoltorio transparente. Christopher lo tomó con desconfianza, extrañado por el hermoso gesto de la fémina.
    Con ambas manos sacó el papel y dejó la bolita sólida entre sus dedos índice y pulgar. Lo llevó a su boca y lo saboreó.

    Ese sabor le gustó; dulce, pero no excesivo. Te dejaba una sensación de frescura que le gusta… no, le encantaba. Miró a Miranda y ésta le regaló su sonrisa, se preguntó si la boca de ella sabría a caramelo de menta; incluso, tal vez, sería más deliciosa.

    Miranda guiñó uno de sus ojos y se marchó. Él quedó embelesado, como solía quedarse cuando ella le hacía un gesto como ese. Ella no era amarga como el chocolate negro —como Elizabeth o Megan—, pero tampoco muy dulce como los bombones rellenos de crema de fresa —como las chicas que querían estar con él—. Ella era, más bien, como los caramelos de menta, siempre te dejan un buen sabor en la boca —y, a veces, también te dejan como un idiota—.
     
  6.  
    Antonio Corazoncito

    Antonio Corazoncito Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    2 Diciembre 2006
    Mensajes:
    728
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    Amé esto, es tan... amor xD

    Me ha encantado, es tan... lol. xD
    No se como describirlo.

    La verdad es que a Christopher... sería gracioso verlo con un caramelo de fresa, pero supongo que le queda mucho mejor el de menta si.
     
  7.  
    Sango_extermina

    Sango_extermina Fanático

    Capricornio
    Miembro desde:
    23 Abril 2005
    Mensajes:
    1,231
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Palabras de Septiembre.
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    513
    Palabras de Septiembre.

    Palabras de Septiembre.


    Archivo No. 1

    Palabra: Ventana.

    Título: Escape.
    Summary: Cuando no se tiene una puerta por la que salir, cualquier opción es buena.
    Colectivo: Breaker.
    Pareja: Ninguna.
    Personajes: Raitin y Ceres.
    Tipo: Drabble.
    Cantidad de palabras: 402 + Titulo.
    Clasificación: K+
    Advertencias: Ninguna.
    Género: Indefinido.

    Escape.

    Su vida se encontraba a escasos segundos de desvanecerse. Por más que corría no podía alejarse de aquella oscura presencia, la mirada de cazador que atravesaba su espalda lo obligaba a continuar, aún cuando apenas y sus constantes jadeos le permitían respirar. Ya había recorrido la mitad del edificio y el Demonio continuaba sin derramar una sola gota de sudor.

    Raitin sabía.

    Por más que su deber como Breaker terminara con su vida al borde de un hilo, jamás, y lo repetiría cuantas veces fuera necesario, jamás podría ser peor que tener a tu propio “Dios de la muerte” siguiéndote con su temible guadaña cada mañana.

    —¡Detente mocoso!

    Y como cada mañana, el joven Zoik maldecía. Al Himmel de su base por darse tal cargo, por más que le diera vueltas al asunto su mente no hallaba la razón por la cual era el “más apto” para el trabajo. A Ceres Ferkämp por ser un sádico con un instinto de psicópata asesino. A cualquiera que se quejara cada vez que la base terminaba con más de una sección destrozada. Al equipo médico gracias a que los “transeuntes” terminaban heridos por su culpa; a aquellos que se apiadaban de él pero no se dignaban a prestarle una mano. Y, sobre todo, Tin se maldecía a sí mismo por no haber reprochado ni un poco al Himmel.

    El Demonio del Norte sonrió, sus dedos pasearon por una de sus fieles dagas, extrayéndola con cautela y, sin previo aviso, lanzándola a su objetivo. El joven de mirada dorada, ya con los años de experiencia encima, eludió el ataque, perdiendo el equilibrio antes de caer en una esquina del pasillo. El de mirada bicolor estaba seguro de su triunfo.

    —¿Listo para saborear la muerte?

    Los ojos del menor se movieron entorno al lugar a una velocidad asombrosa, las escaleras se encontraban lejos, la puerta más cercana era bloqueada por el de melena morena. El viento de la ventana a sus espaldas le dio la brillante, y tonta, idea.

    —Nunca.

    La respuesta molesto a Ceres, quien levanto su segunda arma para atravesar de una buena vez a aquel chico que tanto le fastidiaba. Pero antes de que la hoja tocara su objetivo, Zoik saltó por la ventana. Su salto fue impecable, gracias a su habilidad como Breaker había logrado salir ileso.

    Desde ese momento las ventanas se volvieron un gran aliado, uno muy querido para lograr sobrevivir.
     
  8.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    805
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    o.oUUU Ese par nunca cambia. En general me gustó la historia, me recordó el principio de breakers. Lo único que me parece raro es el "Raitin Sabía", no sé, está muy solo ahí en medio de los párrafos xP

    *3* Ventanas mágicas que ayudan a Tin a huir de Animosa/bestial.
     
  9.  
    Heather

    Heather Fanático

    Sagitario
    Miembro desde:
    25 Marzo 2009
    Mensajes:
    1,066
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    Tu narración es tan simple, ligera y fácil de leer que te deja con ganas de seguir leyendo y leyendo.

    Allí debió ser Alice, x'DDDDDDDDDDDDDDDD.

    Ídem a Antonio, eso fue lo mejor :si:

    Espero que hagas más escritos sobre ese colectivo, y sobre más parejas.
    ¡Saludos!
     
  10.  
    Sango_extermina

    Sango_extermina Fanático

    Capricornio
    Miembro desde:
    23 Abril 2005
    Mensajes:
    1,231
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Palabras de Septiembre.
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    891
    Re: Palabras de Septiembre.

    Archivo No. 2

    Palabra: Lencería.

    Título: Impertinencia.
    Summary: Lo que las palabras impertinentes pueden causar.
    Colectivo: Katekyo Hitman Reborn!: Diebstahl Ringe.
    Pareja: Ninguna.
    Personajes: Todos.
    Tipo: One-Shot.
    Cantidad de palabras: 712 + Titulo.
    Clasificación: K+
    Advertencias: Insinuaciones dignas de este FF. [?]
    Género: Intento de Comedia.

    Impertinencia.

    Ellas, hablando de precios, cosas bonitas o que les gustaran, observando todo lo que les llamara la atención. Y es que, un día libre, sin entrenamiento, sin enemigos pisándote los talones y, sobre todo, sin ningún problema no era común en la vida de la Treceava Familia Vongola.

    Ellos, por su lado, sentados en una banca las observaban, pensando en la nada o que a pesar de que Vanessa y Ellis parecieran más un par de chicos que seres del género femenino, al final eran mujeres. A su alrededor unas cuantas bolsas y cajas reposaban, diferentes tipos de comestibles, ropa e incluso un par de vajillas. Gracias a una pelea entre Cawley, Shizuo y, al final, una intervención de Lane había provocado la ruptura de los platos.

    —Muévanse —hablo la castaña, apuntando en el acto hacia una tienda en un rinconcito de las decenas de locales, específicamente el interior de una sección con una enorme ilustración de un sujetador— iremos allí.

    Las pocas cosas que habían recogido cayeron al suelo, no, por ningún motivo pondrían un pie dentro de aquel local apto sólo para mujeres.

    —No creo que sea un lugar apto para nosotros —habló Relaie, en un intento de diplomacia, pero la sonrisa socarrona de la “jefa” le carcomía los planes.

    “Precisamente”. Y, por si fuera poco, Vanessa dejó notar las afiladas y brillantes hojas entre sus dedos. Si no entraban de una manera, existían otros métodos disponibles para obligarlos. Indauri estaba totalmente en contra de la idea de obligarlos, aunque todo fuera por diversión de la joven rusa. Por el lado de Itami, a ella no le importaba realmente… aunque si Hazel lo decía no deberían existir problemas.

    —¿Algún problema?

    Sin demasiadas más objeciones, el grupo de varones emprendió viaje hasta aquel puesto. Todo lo que llevaban fue dejado en paquetería y, casi, llenaron un tercio de los lugares. Se introdujeron a esa sección sí, pero ellos no pasaban de la entrada, todos menos Alex que buscaba un buen rincón en el cual echarse un rato y cerrar los ojos tranquilamente. Ellas se alejaron a otra sección de la tienda, a causa de la pena que invadió a las guardianas del rayo y la lluvia. Razón tenían, pero los juegos del otro par de féminas podían más.

    —¿En verdad está bien?

    —No te preocupes, sólo míralos, son como cachorritos —sonrió Ellis llena de satisfacción.

    La pelirroja volteó a mirarles, un par de clientes miraron al cuarteto de “caballeros” antes de cuchichear y salir de la tienda departamental. Debía admitir, que el intento de mostrar pena por parte de ambos japoneses era “lindo” y “divertido”. Lane frunció el entrecejo, el joven inglés dormía plácidamente en un rincón al lado de los demás, se las había ingeniado para encontrar un hueco por el que nadie, excepto ella quizá, se percatara de que el vago hacia… lo que fuese que Gray hiciese.

    —¡Miren, miren! —la italiana de la lluvia llamó, señalando con ánimo los vestidores y sucesivamente unos cuantos trajes de baño que existía en otra sección— ¡deberíamos ir a una piscina un día de estos!

    —Piscina, ¿eh? —la mirada de Hazel lo decía todo— esta bien, compremos algo.

    Al fin de cuentas, ese dinero no era de ella, era del molesto D’Argento. Y gastarlo a montones era lo que la tenía de tan buen humor.

    —¡Hey! ¡No compres cosas innecesarias! —petición denegada, él suspiró, volviando a sus compañeros, una sonrisa paseo por sus labios luego de ver entrar a las chicas a los probadores— Oye, Shi-chan —mala cara por parte del aludido, él se le colgó de un brazo, amistoso, susurrándole en el oído—: ¿no sería interesante mirar tras las cortinas? —y rió al verlo ponerle ligeramente más rojo, aún con su rostro molesto.

    Molestarlo era tan divertido. Aunque tuviera que pagarlo caro.

    Las chicas salieron con su ropa ya puesta al escuchar una explosión, Vanessa estaba lista para atacar a cualquiera que se viera sospechoso. Pero, no, no era un ataque, simplemente Shizuo intentando masacrar al pervertido rubio. Lane ya sabía, que un Cawley quieto y obediente no duraba mucho.

    Al final, todo el departamento quedo cubierto de lencería y ropa esparcida a diestra y siniestra. Afortunadamente, Cawley D’Argento, Treceavo Guardían de la Niebla, pagaría todo los gatos de reposición.


    FIN


    ------------------
    Lista de Palabras.

    -Sueño
    -Mar
    -Pereza
    -Nubes
    -Caramelo
    -Púrpura
    -Níquel
    -Pimienta
    -Sábanas
    -Pulpo
    -Lencería
    -Oídos
    -Lamento
    -Peripecias
    -Brazalete
    -Pie (el postre "pay")
    -Parodia
    -Ventana
    -Lienzo
    -Amatista
     
  11.  
    AntoniA Rose

    AntoniA Rose Usuario popular

    Aries
    Miembro desde:
    25 Septiembre 2007
    Mensajes:
    805
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    Jo jo jo, los hombres siempre serán hombres (no importa que sean de una familia de mafiosos). No he leído Diesbtahl Ringel, y creo lo escribí mal pero ando un poco mareada con esto de ir acomodando los post.

    No sé si sea correcto pero siento que Ellis es personaje de Elizabeth/Kath-chyan, tiene su toque macabro, y sino lo es, se acerca mucho =D.

    Por cierto, que palabras tan peculiares escoge Sanguito.
     
  12.  
    Antonio Corazoncito

    Antonio Corazoncito Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    2 Diciembre 2006
    Mensajes:
    728
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    Estas en lo cierto xDDD

    Lol, el coso, en sí me ha encantado, ha sido un completo lol xDD

    Y esto es lo que más me ha gustado xD.
    Caw-chan es malo xDUu
     
  13.  
    Yuuko Uchiha

    Yuuko Uchiha Usuario común

    Libra
    Miembro desde:
    21 Agosto 2009
    Mensajes:
    214
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Palabras de Septiembre.
    Total de capítulos:
    3
     
    Palabras:
    1579
    Re: Palabras de Septiembre.

    Bueno, aquí no utilicé ninguna palabra porque me inspiré y me fui del tema y no pude incorporar ninguna xD! Pero lo subí de todas formas porque soy sexy.


    Título: Lo que ella te enseñó…
    FFC: Lernen Miteinander zu Leben.
    Pareja: Miranda B. & Máximo H.
    Tipo: One-shot.
    Palabras: 1065
    Advertencias: Son recuerdos de Máximo. Como si su conciencia hablara con él. Cambio de tiempos en la narración.
    Summary: “No olvides a quien te quiere, Max… Que, quien te quiere, jamás te olvidará”.




    Lo que ella te enseñó…


    No todos los amigos son reales… Pero siempre habrá alguien a tu lado.

    ¿Cuántas veces te sentiste solo por falta de amistades? ¿Cuántas veces hiciste pucheros cuando tu tía te acariciaba el cabello al mirar tus ojos vidriosos? Muchos de aquellos a quienes considerabas tus amigos te abandonaron, te dejaron solo cuando más los necesitabas, porque nunca te quisieron, porque no fueron reales…

    Pero ella no, siempre estuvo ahí cuando tú llorabas la falta de una madre, o el cariño de un padre. Porque ella sentía lo que tú sentías…

    —Hola, soy Miranda. ¿Por qué estás llorando? —te preguntó una voz infantil y delicada, tú subiste la mirada y te encontraste con un cabello corto, cobrizo.
    —Es que yo… no tengo amigos —suspiraste y un pequeño dedo pulgar limpió una lágrima cristalina que viajaba en tu mejilla.
    —Yo puedo ser tu amiga, si quieres. Nunca te dejaré solo.

    Y nunca te dejó…


    Es mejor reír cuando se quiere llorar…

    ¿Recuerdas aquella tarde de verano en el parque? Donde los dos jugaban tranquilamente siendo cuidados por el naranja del ocaso, riendo juntos sin parar. ¿Qué la hacía tan maravillosa? ¿Cuál era la razón de que no pudieses evitar quererla? Sus ojos eran dos amatistas brillantes y su sonrisa era el cielo para Máximo.

    Entre juegos un poco bruscos de ambos, Miranda se cayó al suelo de bruces. Tú paraste en seco porque pensaste que ella lloraría sin cesar. Cuál fue tu sorpresa al ver que sucedió todo lo contrario.
    La fémina estalló en risas aún teniendo los ojos llorosos y las rodillas heridas. No te podías creer lo valiente que era al resistir ese golpe, y sentiste vergüenza al imaginar que te hubiese podido suceder a ti y que hubieses llorado.

    —Pero… ¿por qué ríes? —le inquiriste incrédulo.
    —Es mejor reír cuando se quiere llorar… Porque eso hacen los valientes —te contestó, te regaló su sonrisa y tú le diste la tuya.

    Y ahora ríes cuando quieres llorar, porque ella te enseñó a ser valiente.

    Nunca esperes mucho de los demás para no vivir de decepciones…

    Miranda veía ensimismada la lluvia rodar por el cristal de la ventana, tú estabas triste por el hecho de que el verano llegase a su fin y ella se regresaría a Italia. En todo el día no se habían dirigido una palabra, pero no sabías cómo hacerlo. Te mordiste el labio inferior y tomaste aire, para luego carraspear la garganta.

    —Miranda, ¿cuándo llegará tu padre? —tu voz se fue apagando como un murmullo, pero ella lo escuchó.
    —Ni idea, tal vez hasta se haya olvidado de mí —rió dulcemente, pero con un aire melancólico.
    —¿Cómo puedes tomarlo así? —susurraste sintiendo cómo ella se acercaba a ti.
    —Cuando estás en mi lugar, donde esperas muchas cosas de los demás, estás en riesgo de vivir decepciones terribles —te habló y tú no podías quitarle la mirada—. Por eso, yo prefiero no esperar absolutamente nada de nadie, así me evito ser decepcionada.

    A los tres días llegaron por ella, tú supiste que ése había sido uno de los mejores veranos desde que la conociste. Y aunque sólo se veían dos meses al año, ella era parte de tu vida. Admiraste su filosofía de vida, incluso la pusiste en práctica: nunca esperaste nada de nadie; salvo de ella, porque sabías que nunca te iba a decepcionar.

    No siempre las primeras veces son buenas…

    ¿Por qué Miranda Brandom no paraba de reír? ¿Por qué tus mejillas seguían encendidas de vergüenza? Tal vez era por el hecho de que ella se burlaba de una experiencia poco agradable para ti. Sin embargo, después de descubrir que no iba a parar de reír en un largo tiempo, te uniste a sus risas contagiosas.

    —¡No te burles! —exclamaste entre risas— Me llenó toda la cara de saliva.

    Esa confesión logró que se riera más, incluso se lanzó encima de ti riendo de una manera tan escandalosa que llegaste a pensar que estaba poseída o algo así. Sin darse cuenta, habían quedado en una posición un tanto comprometedora, pero a ninguno parecía importarle otra cosa más que reír como si de eso se tratara la vida de ambos.
    Hasta que ella calló y unió sus labios tímidamente con los tuyos. No te creías lo que estaba sucediendo, no pensaste jamás en que aquello sucedería —aunque bastante que lo deseaste— y te tomó por sorpresa, pero le correspondiste. Inclusive cuando sus labios se movieron con agilidad bailando con los tuyos y cuando su lengua buscó la tuya. No te importó tu falta de experiencia, porque con una experta así no era de importar.

    —Miranda, llegó tu padre —se escuchó la voz de tía Alma al otro lado del salón, ella no sabía lo que sucedía.

    Miranda no dijo nada más, tal vez porque no había nada que decir. Ése fue el último verano que compartieron juntos, pero para ti, el mejor. Jamás olvidaste esa enseñanza que te dejó: las primeras veces no siempre son buenas… pero las segundas son mucho mejor.

    No olvides a quien te quiere…

    ¿Qué estás haciendo ahí? ¿Por qué sigues con esa mirada triste y un puchero en tu boca? No creas que eso remendará todos los daños que has causado. No creas que eso cambiará la opinión que tiene Miranda ahora de ti… una opinión que tú mismo creaste.

    “No sé quién eres, Máximo. No eres el primo y cómplice que yo tanto quiero”

    Aquello fue para ti como una herida en el pecho siendo aderezada con un poco de vinagre y limón. Pero, en fin, fuiste tú quien la hizo decir eso: hiriéndola, haciéndola sentir mínima y despreciada.

    Ahora te incorporas porque sabes que es verdad, porque la extrañas y extrañas aquellas tardes de risas con ella en el parque. Porque extrañas abrazarla y jugar a guerra de almohadas con Miranda, con tu prima…

    —¿Qué estoy haciendo? —te susurras a ti mismo— Esto no es real…

    Eso mismo dijiste aquel día cuando tu tía —o una madre que fue para ti— murió. Que Miranda estaba ahí, porque nunca te dejó solo cuando la necesitaste; que no lloraste porque ella te hizo valiente; que te decepcionaste porque esperabas mucho del destino; que no olvidaste que tu tía te quiere, porque Miranda te lo recordó muchas veces…

    “No olvides a quien te quiere, Max… Que, quien te quiere, jamás te olvidará”.

    Y entonces, ¿por qué te olvidaste de Miranda? Si ella no se olvidó de ti.
     
  14.  
    Antonio Corazoncito

    Antonio Corazoncito Usuario popular

    Cáncer
    Miembro desde:
    2 Diciembre 2006
    Mensajes:
    728
    Pluma de
    Escritora
    Re: Palabras de Septiembre.

    Que bonito~
    He encontrado un fallo, la amatista es de color violeta, y lo sojos de Miranda, tu los pusiste o ámbar, o azules.
    Pero, esa palabra estaba en la lista, así que puedes poneer amatista como palabra xD
    El texto ha sido dulce.
    Esperemos que los primero ahora se lleven mejor xD.
     
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso