Spin-off Otras cabañas [Pokémon Rol]

Tema en 'El cuento de la doncella y la flor de cristal' iniciado por Hygge, 31 Marzo 2021.

Cargando...
  1.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Colacao sisters Partners in crime TsunFeelibgs Team Itsuki LizaLimón ElLimónDeTuMora

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,723
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    [​IMG]


    El resort del bosque del Lago contiene tres cabañas en su totalidad. Su estructura es idéntica y se encuentran separadas entre sí debidamente, para lograr cierta inmersión y sensación de aislamiento. Las carreteras, limpiadas asiduamente para permitir el transporte, ya no sirven de conexión entre cabañas debido a la tormenta en la noche. Por suerte, todos tienen un mapa y coordenadas para usar en sus pokédex para evitar problemas de esa clase.

    En este tema se encuentran:

    • Cabaña nº1
    • Cabaña nº2
     
    • Fangirl Fangirl x 3
  2. Threadmarks: Evento: Una tríada problemática
     
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Colacao sisters Partners in crime TsunFeelibgs Team Itsuki LizaLimón ElLimónDeTuMora

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,723
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora

    Evento: Una tríada problemática


    Ian y Nikolah decidieron, así, dirigirse hacia la primera cabaña. El clima era especialmente frío, pero con un poco de suerte verían que no tenían ningún problema allá, les permitirían pasar un rato en la cabaña para matar el tiempo, y les ofrecerían un té por las molestias causadas. Sí, sonaba a un muy buen plan. Y uno bastante idílico, a decir verdad.

    No fue difícil distinguir la edificación a lo lejos. Según el mapa, y el cartel que enmarcaba el principio del territorio de aquella porción del resort, estaban entrando en el lugar indicado. Era idéntica a su propia cabaña, tanto que de no ser por la distancia que las separaba y los continuos carteles, podría generar más de una confusión. Entraron en la cerca, cerrando tras ellos, y comenzaron a dirigirse hacia la puerta. Aún estaban algo lejos, pero podían escuchar ruido provenir de dentro. Eran varias voces, de diferentes registros. Y parecían estar discutiendo acaloradamente. Mierda.

    Sin embargo, no pudieron acercarse del todo, pues notaron que no estaban solos en el exterior. A un par de metros de ellos, un Glaceon marchaba de regreso al hogar desde la dirección contraria. Tenía un pañuelo alrededor del cuello, casi como si se tratase de una especie de distintivo, pero lo que más llamaba la atención era su estado. A pesar del aire soberbio y delicado de los de su especie, marchaba con dificultad sobre la nieve. Casi como si le costase siquiera tenerse en pie. De un momento a otro, cayó sobre sus propias patas, desfallecido.

    Cuando se acercaron, pudieron notar que el pokémon tenía fiebre. Respiraba con dificultad, y varias chispas de luz azul chisporroteaban a su alrededor, como pequeños rayos hielo que era incapaz de contener. Por suerte su estado actual los hacía inocuos.

    ¿Sería uno de los pokémon de aquella cabaña? Desde luego, parecía necesitar reposo. Quizás debían alertarlos cuanto antes.

     
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Adorable Adorable x 1
  3. Threadmarks: Evento: El ladrón del bosque
     
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Colacao sisters Partners in crime TsunFeelibgs Team Itsuki LizaLimón ElLimónDeTuMora

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,723
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Iba a elegir otra pero mira, más cómodo una por tema (?)

    Evento: El ladrón del bosque

    Lucas y Givan, en su lugar, optaron por dirigirse aquella mañana hacia la cabaña número dos. Perdieron al otro grupo un poco más tarde, dado que se encaminaban hacia el mismo lugar, pero pronto quedaron solos. El ambiente apacible del bosque y la idílica estampa sería revitalizante de no ser por su clima extremo. ¡Pero qué frío!

    Por suerte para ellos, su objetivo no estaba demasiado lejos. Al igual que su propia cabaña, contaba con una amplia extensión de terreno cercado, exclusivo para los residentes. Pudieron abrir la cerca tras informar de su llegada, y caminaron hasta alcanzar la entrada. Al llamar a la puerta, un hombre de cabellos cobrizos y mirada severa les recibió, con una escoba en mano, clavándoles la mirada como si fuese a fundirles con ella. No parecía estar de humor para recibir visitas.

    —¿Qué demonios queréis, mocosos? —gruñó como un perro viejo. Sus gruesos dedos se cerraron en torno a la escoba, amenazante—. Creí haber sacado la basura hace media hora. ¡Largo!

    >>Mírate, parece que no la sacaste del todo (Sarcástico)
    >>¿Han pasado una buena noche? (Paciente)
    >>Probemos a ofrecer ayuda en la otra cabaña (Montarse un farol)


    Lucas Diamond Gigavehl Solo uno puede elegir respuesta, dependiendo de ello se desplegaran otras. Pero podéis postear como mera narración aunque no elijáis nada owo
     
    • Gracioso Gracioso x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  4.  
    Gigavehl

    Gigavehl Equipo administrativo The Highlanders Yin boy Cachorro Baxter

    Cáncer
    Miembro desde:
    15 Abril 2019
    Mensajes:
    2,484
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Givan Velren

    Bueno, no hubo mayor problema, cuando Mimi salió, seguimos nosotros, no quería incordiar la situación estando allí presente, así que una vez que Lucas y yo salimos empezamos a caminar, al revisar el mapa en la Pokédex me dí cuenta que no estábamos lejos.
    —Ah, mira Lucas. Tan solo es caminar unos minutos, no es gran cosa, ¿ves?—le dije, sonriendole con mi característica calma, para hundir las manos en mis bolsillos.

    —Vaya, debo admitir que esto es curioso, ¿sabes? Es la primera vez que salgo de mi hogar y visito otra región, toda la vida me la pasé en Gérie, Ciudad Libertad era todo lo que conocía, dime Lucas. ¿De dónde eres? ¿De Sinnoh? ¿Me parece? He escuchado que es una gran región, ojalá algún día pueda visitarlo. ¿Aunque qué te pareció Gérie? Uhm, digo... omitiendo lo de Chance y todo eso—. Dije, haciendo el vago intento por hablar, pero la verdad es que Lucas parecía ser alguien bastante abierto, le miré y después le extendí un regalo.
    >>El otro era de Santa, pero este si es el mío, traté de traerles un regalo a todos los holders, pero a algunos ni sé qué les gusta, aún así, sé que tienes a cierto Legendario contigo, y debo decir que es admirable.—sonreí mientras veía que tomaba el regalo, Lucas lo podía sentir algo pesado, y era porque era un simple objeto decorativo, pero era uno que se me había ocurrido, era un engrane, del tamaño de una mano regular, el peso era por el grosor y que estaba hecho de mármol para no romperse tan fácil, en ella, estaban dibujados figuras similares al cuerpo de Dialga, nunca se me ocurrió un gran regalo, al menos no que fuese referente a dicho detalle tan destacable de él.

    —Feliz Navidad Lucas—. Añadí como último, hasta que arribamos a nuestro destino, allí nos recibió una reja, después de un rato, decidí abrirla y dejar pasar a Lucas primero para yo ir al último, miré alrededor y caminamos hasta la puerta de la cabaña, yo fui el que tocó y el que nos recibió parecía ser alguien bastante huraño, pues con la cara de pocos amigos y su actitud la verdad es que me extrañaba porqué no nos decían algo básico de las cabañas, bueno, no es como que tampoco importase demasiado.
    —Disculpe...—. Dije mientras reverenciaba, por un momento se me pasó la mente salir con un comentario sarcástico, quien sabe porqué, tal vez porque poco y nada me importaba la situación.
    >>¿Han pasado una buena noche? Lo que pasa es que hemos venido a comprobar el estado de los que viven aquí, no queríamos molestarle—. Dije con calma, cruzandome de brazos, inclusive le dirigí una leve sonrisa, venga ya, después de todo lo vivido en Gérie un cascarrabias no me va a hacer retroceder intimidado, antes si, pero ahora ni de broma...

    No se me ocurrió gran cosa, que no fuese fangirleando nuestro juego favorito de Mundo Misterioso, Lucas uwu (?
     
    • Fangirl Fangirl x 2
    • Adorable Adorable x 1
  5.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Equipo administrativo

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    1,293
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nikolah Cruz

    Salí de la cabaña, acompañado de Ian, y llené mis pulmones del aire helado que había afuera. Ah, era refrescante. Mi cuerpo despedía calor como si se tratara de un horno constantemente encendido, así que sentir el viento fresco en mi piel de verdad que me aliviaba un poco. Comencé a dirigirme hacia la cabaña que nos había tocado. Tal vez no estuviera pasando nada malo, y simplemente podríamos incluso conocer gente nueva, y pasar un rato conversando. Era un muy buen plan. A pesar de que Ian tenía unas pintas bárbaras de huir y volver a la cabaña a dormir. Bueno, al menos se había puesto el regalo encima. Eso era buena señal.

    Lo rodeé con un brazo, tanto para ayudarlo un poco con el frío como para evitar que se escapara. Yo iba en simple musculosa, aunque con una bufanda. Había que cuidarse también.

    — Creo que nunca nos pusimos a charlar, Ian. Esta debe ser la primera vez que estamos los dos solos. Así que dime: ¿te gusta más el frío o el calor? —comencé, y continué con varios intentos más de conversación casual, hasta que nos acercamos hacia la cabaña.

    Estábamos cruzando la cerca cuando comenzamos a escuchar voces que discutían acaloradamente dentro de la cabaña. Torcí el gesto. ¿Tal vez estábamos llegando en un mal momento? ¿Deberíamos volver luego? Al menos parecía que todos los que estaban en la cabaña estaban bien, físicamente. Pero tal vez hubiera pasado algo, y si podíamos ayudar...

    Mi visión se desvió hacia un costado, en dirección contraria hacia donde veníamos. Había algo más allí. Un Glaceon, a unos pasos alejado de nosotros, que parecía caminar con dificultad. Prontamente colapsó en el suelo, desfallecido. Me acerqué corriendo, y lo alcé en brazos. Su frente estaba ardiendo, y estaba respirando con dificultad. Pequeños chisporroteos de hielo eran despedidos del pokémon, pero en su estado no podían hacernos mucho. Miré para varios lados, algo angustiado.

    — ¿Qué se hace cuando un pokémon de hielo tiene fiebre? ¿Se le pone algo frío en la cabeza? ¿Lo va a sentir? —le pregunté a Ian, algo desesperado.

    Bueno, a la mierda. Tomé un puñado de nieve, lo envolví en mi bufanda, y se lo puse en la frente al Glaceon. Tal vez podíamos volver a la cabaña, y tratarlo allí. No, quedaba demasiado lejos. Alcé la mirada hacia el edificio que teníamos al frente. Que se le iba a hacer. Los que estaban discutiendo adentro iban a tener que aguantarse.

    — Vamos Ian, no podemos dejar a este pobre Glaceon aquí tirado —le dije, mientras me incorporaba y me dirigía hacia la cabaña.

    Toqué la puerta, con insistencia, mientras sostenía al pokémon enfermo con la otra mano.

    >> ¿Buenas? Tenemos una emergencia aquí afuera. Hay un pokémon con fiebre, y su cabaña es la más cercana. Ya pueden discutir luego —avisé desde afuera.
     
    Última edición: 1 Abril 2021
    • Fangirl Fangirl x 3
    • Adorable Adorable x 2
  6.  
    Lelouch

    Lelouch Rey del colmillo

    Aries
    Miembro desde:
    24 Junio 2012
    Mensajes:
    5,191
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Ian Lockhart

    Ugh, me arrepentí de salir en el momento en el que puse un pie en el exterior de la cabaña. No importaba cuanta ropa llevase encima, seguía sintiendo el frío calándome en el cuerpo. Temblé involuntariamente, y me abracé a mí mismo. Ver al chico salir sin prácticamente nada que lo cubriese empeoraba aún más las cosas, ¿Y para qué llevaba una bufanda sin todo lo demás? No tenía sentido...

    —¿Qué clase de pregunta es esa? está claro que prefiero el calor —le respondí—, aunque preferiría no tener que estar pegado a ti para recibirlo —me quejé, cuando me rodeó con su brazo—. Como sea, detesto el frío con toda mi alma.

    Al resto de cosas que el chico me dijo le respondí con monosílabos y respuestas cortas, "¿Qué te gusta?" Nada en particular. "¿Qué te disgusta?" Muchas cosas; en este momento, tú. Nada de eso evitó que el chico siguiese hablándome, hasta que divisamos a la distancia un Glaceon que iba en la misma dirección que yo, cojeando.

    Nikolah me soltó entonces y se acercó al pokémon de hielo; aquella habría sido mi oportunidad de huir, si hubiese tenido el corazón solo un poco más frío. Pero dejarle aquel Glaceon enfermo a Nikolah habría sido sentenciarlo, no sobreviviría a alguien que jugaba a lanzar cuchillos.

    —No soy médico pokémon, mucho menos sé nada sobre los tipo hielo, pero me parece que lo mejor sería que consiguiesemos ponerlo a buen resguardo en la cabaña, a menos como punto de partida.

    Miré al chico intentar hacer de todo por el pokémon, angustiado. Hacía lo que podía, pero no teníamos de idea de si eso serviría. Lo más extraño de todo eran aquellos pequeños rayos de hielo que emitía de vez en cuando, ¿Qué los causaría?

    —Tenemos un Glaceon enfermo aquí afuera —maticé la especie, después de que Nikolah hablase. Quizá fuese suyo, viendo que se dirigía hasta acá—. Necesitamos que nos abran por favor, morirá si no hacemos algo —en realidad no sabía si ese sería el caso, pero apelar a la pena y la culpabilidad de no actuar era lo mejor en estos casos si queríamos que nos atendieran.
     
    • Adorable Adorable x 2
    • Gracioso Gracioso x 2
    • Fangirl Fangirl x 1
  7.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Colacao sisters Partners in crime TsunFeelibgs Team Itsuki LizaLimón ElLimónDeTuMora

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,723
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    El hombre frunció aún más el entrecejo; sus arrugas se marcaron sobre su frente y le dieron un aspecto mucho más envejecido. Desde luego, a pesar de su edad, parecía la viva imagen de un anciano cascarrabias.

    —¿Y quiénes sois vosotros, si puede saberse? Solo sois unos críos imberbes —Apuntó hacia el brazo de Lucas con su escoba, dándole una serie de toques antes de hacer lo propio con Givan. Soltó una risa ronca en respuesta—. Volved aquí cuando tengáis al menos un poco de músculo, y quizás entonces sí seáis de ayuda.

    Dio media vuelta, presto a cerrar la puerta en sus narices. Por sus palabras, al menos, daba a entender que algún problema debía haber con la cabaña. ¿Necesitarían transportar algo, quizás? Sin embargo, una voz al fondo del pasillo congeló los movimientos del gigante gruñón, lo suficiente como para que ambos pudiesen alcanzar a escucharlo.

    —¿Harold? —Una voz varonil les alertó. Pero esta, a diferencia de la del hombretón que tenían en frente, era mucho más afable—. ¿Con quién estás hablando?

    —Oh, eh... —El tal Harold se rascó la barbilla, repentinamente nervioso. Eso era nuevo, ¿huh?—. Un par de mocosos vinieron a llamar a la puerta. Les estaba diciendo que estábamos ocupados.

    —Deja que pasen.

    El hombre soltó un sonido de disgusto, claramente descontento con la idea, pero se hizo a un lado obedeciendo sin rechistar. Al pasar al interior de la cabaña, les recibió otro hombre de la misma edad, apenas rondaría los cuarenta. Su cabello castaño y sus pecas esparcidas sobre su rostro le daban un aspecto mucho más amable, acorde con la voz que escucharon desde fuera. Llevaba una bata azul y sostenía una taza de lo que parecía ser café.

    Givan y Lucas le informaron de inmediato que habían sido enviados por los guías del resort. Les enseñaron sus pokéballs, haciéndoles saber que eran entrenadores experimentados, y que estaban allí para ayudar.

    —Así que se trataba de eso. Lamento el comportamiento de mi marido, hemos pasado una noche algo turbulenta, y no está de buen humor —Harold se rascó la nuca cuando el hombre le dirigió una sonrisa compresiva, como un animal dócil. En cuanto su interlocutor volvió la vista hacia ellos, el gigante les fulminó con la mirada desde atrás. Glup—. Me alegra que estéis aquí. Hemos llamado a la recepción, pero la línea parece estar cortada. La ventisca lo explica todo.

    >>Lo cierto es que nos vendría bien vuestra ayuda. Estamos esperando una serie de suministros desde el día anterior, que suelen traer periódicamente en ciertos transportes hacia las cabañas, pero parece que perdieron el contacto con el camión que se dirigía hacia aquí.

    >>¿Cuándo fue la última vez que supieron del transporte?
    >>¿Qué clase de suministros necesitan?
    >>¿Son los únicos residentes de la cabaña?
     
    • Fangirl Fangirl x 4
  8.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Colacao sisters Partners in crime TsunFeelibgs Team Itsuki LizaLimón ElLimónDeTuMora

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,723
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Nikolah e Ian recogieron prestos al pobre Glaceon, que había caído inconsciente sobre la nieve, y se dirigieron hacia la cabaña más cercana, de donde parecía ser procedente. La aparente discusión que se estaba llevando a cabo, si bien cesó por un instante, regresó no obstante con menos fuerza que antes. Y menos voces. ¿Pero cuántos estaban discutiendo ahí dentro?

    Fue una mujer de mediana edad quien abrió la puerta. De cabellera corta y rubia, posó sus ojos verdes y cansados en los muchachos, con cierto desconcierto que mutó en preocupación en cuanto distinguió al pokémon enfermo en brazos de Nikolah.

    —Oh por Arceus, ¡Bola de Nieve! —¿Bola de... Nieve? La mujer lo tomó en brazos contra su pecho, midiendo la temperatura de su frente, y clavó la mirada en los chicos de vuelta. El estruendo seguía resonando detrás de ella en lo que parecían ser voces mucho más infantiles, pero las ignoró con una maestría envidiable—. Rápido, entrad dentro.

    Bueno, esa era una excelente noticia para Ian. El interior de la cabaña era igual que la que habían dejado atrás, y su calor no tardó en contrarrestar la temperatura corporal que traían del exterior. La mujer se dirigió hacia la cocina, esquivando un par de juguetes, y libros, y más juguetes y... ¿eso eran unos calzoncillos de Swoobat? Pronto lo comprendieron: en las escaleras se estaba disputando una riña entre tres niños, rodeando a un pobre hombre que parecía ser su padre.

    —¡Me dijiste que podía quedármela todo el fin de semana!

    —¡Siempre y cuando no lo rompieses! ¿¡Dónde está la cabeza de Stacy!?

    —¿¡Podéis dejarme estudiar tranquila!? ¡Papá, haz que paren!

    El pobre padre parecía desbordado, pero nada que hacerle. Los chicos avanzaron esquivando el campo de minas y se adentraron en la cocina. Y eso que su propia cabaña parecía movidita...

    Cuando llegaron, la mujer que les recibió había colocado una bolsita de hielo sobre la frente del pokémon. Acurrucado en su regazo, fue recobrando el sentido lentamente, pero parecía muy débil. Le colocó comida y agua, pues parecía realmente desfallecido.

    —Ahí estáis. No sabéis cuánto os agradezco que lo hayáis encontrado —Soltó un suspiro cargado de alivio, mientras el Glaceon se llevaba un par de pokochos a la boca lentamente. Ver que al menos tenía apetito le sacó una sonrisa ligera—. Anoche salió fuera de la cabaña sin previo aviso, y no volvimos a saber de él. No es nuestro pokémon, es el guardián que nos encargó el guía, así que temíamos que algo le hubiese pasado...

    >>¿Es la primera vez que le sucede algo así?
    >>¿Cómo fue su noche?
    >>¿Su marido saldrá vivo de esa?
     
    • Fangirl Fangirl x 5
  9.  
    Lucas Diamond

    Lucas Diamond Amo de FFL

    Aries
    Miembro desde:
    22 Marzo 2015
    Mensajes:
    8,180
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor

    Lucas Diamond

    Givan y yo emprendimos la marcha hacia la cabaña que atenderíamos. En el mapa podía verse su ubicación: no estaba muy lejos de donde nosotros vivíamos, así que no tardamos en llegar andando. Por el camino, el entrenador comenzó a hablar sobre Galeia. No había salido nunca de Gérie, así que ver nuevos lugares le resultaba sorprendente. Era toda una experiencia poder salir del ambiente al que uno estaba acostumbrado, y ver qué deparaba el mundo más allá.

    —¡Gérie es un sitio espectacular, Givan! —respondí a su pregunta—. Lo cierto es que he viajado por bastantes regiones, y creo que todas tienen algo especial. Aunque si me tengo que quedar con algo de Gérie, es con su diversidad de especies: los pokémon nuevos, los que ya conocía pero en nuevas formas, ¡incluso nuevas evoluciones! Me parece algo sorprendente como de un lugar a otro puede haber tanta variación.

    Cuando terminé de hablar, Givan extendió entonces un regalo. ¿¡Otro!? O no... ¿El anterior era de Santa? Supuse entonces que alguien lo habría colocado allí sin darme cuenta, ¿¡pero por qué me regalaba todo el mundo!? Ay, esto empezaba a ser algo incómodo... Lo abrí con cuidado, por el camino, y en el interior pude encontrar un objeto muy especial. Una especie de engranaje, con dibujos simulando el cuerpo de Dialga. Era de color azul intenso, casi diría que brillante.

    —Guau, es muy bonito. ¿Lo has hecho tú? —pregunté, atónito. Realmente nunca había visto algo similar—. Ahora cada vez que use a Dialga me acordaré de este engranaje, y con ello, de ti. ¡Ya sé, lo llamaré engranaje del tiempo! Porque siempre me recordará a estas Navidades que pasamos juntos aquí —bromeé. Lo guardé en la mochila como pude, pese a su gran tamaño, y agradecí el gesto con un abrazo sincero (otro, sí).

    Al llegar a la cabaña, un hombre de mediana edad (aunque con carácter de persona mayor) nos recibió. O más bien nos dio con la puerta en las narices, porque no parecía muy interesado en dejarnos pasar ni dejarnos ayudar. Givan, con paciencia, trató de explicarle la situación, pero el seño hizo caso omiso. No fue hasta que estaba a punto de cerrarnos la puerta cuando, desde el interior de la cabaña, una voz llamó a Harold y le pidió que nos dejara pasar. ¡Vaya, sí que tenía poder de convicción! Se trataba de su marido, otro hombre rondando los cuarenta años, que sí quiso escucharnos, para variar. Según nos contaron, habían tenido problemas recientemente, debido a la "falta de suministros". Por lo visto, necesitaban algo, pero debido a la ventisca no habían podido traerlo.

    —Disculpe, ¿podría saber qué suministros son los que esperan?

    Givan is such a cutie, gracias ;-;
     
    • Adorable Adorable x 3
  10.  
    Reual Nathan Onyrian

    Reual Nathan Onyrian Equipo administrativo

    Capricornio
    Miembro desde:
    31 Julio 2017
    Mensajes:
    1,293
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Nikolah Cruz

    Bueno, la situación dentro de la cabaña era un tanto... complicada, por decir de menos. Nos atendió una señora algo mayor, con ojos cansados, que en cuanto vio a... Bola de Nieve, prontamente lo tomó de nuestros brazos, y se dirigió al interior de la cabaña, invitándonos a pasar. Adentro, parecía que había ocurrido una batalla campal. Juguetes, libros, calzoncillos, todo tipo de instrumentos yacían en el suelo, clara demostración de que allí se encontraban niños pequeños. Prontamente pudimos encontrar a los mismos, discutiendo en la escalera, rodeando a un hombre que debía ser el marido de aquella señora.

    Vaya, y nosotros pensando que la estábamos pasando mal allá. Nuestras riñas de adolescente no eran nada comparado con eso. Sonreí, al imaginarme la reacción que tendrían cada uno de los otros entrenadores al tener que enfrentarse a una situación similar. Gracioso era, la verdad.

    En cuanto entramos en la cocina, pudimos notar como la señora le había puesto una bolsa de hielo en la cabeza al pokémon, así como también agua y comida. Pobre, parecía apenas estar recuperando energías. ¿Se había pescado algo cuando había salido fuera? ¿O tal vez esto era provocado por la extraña ventisca y todo el tema de la doncella y el pokémon del lago? Enterarnos de que era otro guardián solo incrementó mi curiosidad. Tenía un pañuelo al cuello, pero nada como el pendiente que nuestro Yukio llevaba. Que extraño.

    — Sí, hubo una ventisca anoche, y los pokémon de hielo están actuando algo extraños. Puede que haya salido por eso —comenté, algo distraído por los ruidos de la discusión que seguían resonando en el salón. Asomé mi cabeza al mismo.— Señora, ¿su marido estará bien? ¿Saldrá vivo de esa?

    De pronto, me acordé de algo. ¡Qué maleducado!

    >> Oh, cierto. Soy Nikolah, y este es Ian. Somos de la cabaña de al lado —comenté, con una sonrisa.
     
    • Adorable Adorable x 3
  11.  
    Hygge

    Hygge Equipo administrativo Comentarista empedernido Colacao sisters Partners in crime TsunFeelibgs Team Itsuki LizaLimón ElLimónDeTuMora

    Acuario
    Miembro desde:
    17 Junio 2013
    Mensajes:
    11,723
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    El hombre de aspecto amable dirigió su atención hacia Lucas, llevándose una mano al mentón, reflexivo.

    —Hm. Principalmente medicinas, aunque el cargamento incluía comida y agua para abastecer al resto de cabañas en caso de necesitarlo —Su expresión se tornó algo seria. Desde luego, sea lo que sea que le sucediese, parecía ser cierto a juzgar por su malestar—. Algo extraño les sucede a los pokémon de tipo hielo desde hace días, ¿sabéis? Es como si... como si sus poderes creciesen en tal medida que les resultasen insostenibles para un cuerpo tan pequeño. Doloroso, incluso.

    >>Nuestro pokémon protector tuvo un destino similar. Parecía estar sufriendo, su fiebre aumentó y pedimos ayuda urgente. Los ataques de tipo hielo abandonaban su cuerpo sin orden ni concierto, causando algún que otro daño no demasiado grave a la cabaña. Eso era lo de menos; únicamente nos preocupaba su salud.

    Soltó un suspiro, dándole un sorbo a su café. Su mirada se dirigió hacia la ventana, observando el manto níveo extenderse en la lejanía con cierto aire ausente.

    —Parece que se sintió mal por lo que estaba haciendo, a pesar de no ser su culpa, y huyó en la madrugada sin decir nada. No hemos vuelto a saber nada de ella... Me pregunto cómo estará Naga.

    >>¿Cuándo fue la última vez que supieron del transporte?
    >>¿Son los únicos residentes de la cabaña?



    La discusión fuera de la cocina continuaba en su máximo, solapándose con sus propias voces de forma un tanto incómoda. ¿Es que era imposible mantener una conversación normal allí dentro? Qué horror. La señora sin embargo parecía más que acostumbrada, porque su expresión cansada no varió en lo más mínimo con algunos chillidos, que podrían sobresaltar a cualquiera. Parecía actuar en piloto automático en esas situaciones, como un mecanismo de defensa, la pobre.

    Glaceon se removió un poco en su regazo mientras comía, observando a Nikolah e Ian en silencio. Parecía... agradecido.

    —¿La ventisca hizo eso? —se preguntó, no sin cierta sorpresa en la voz. Parecía haberla notado, pero no le dio relación a lo sucedido con Bola de Nieve—. Es extraño cuanto... Oh, ¿mi marido? Sí, sí. Es el pan de cada día aquí. Nuestros hijos son un tanto... inquietos, pero son buenos niños —Se irguió entonces, mirando hacia la puerta y alzó la voz quizás demasiado—. ¡Fred, deja que Ikki se lleva la muñeca y ven aquí! ¡¡Tenemos visita!!

    ¿¡E-Es que ahí dentro se comunicaban a gritos o qué!?

    No mucho después apareció el mencionado hombre, después de que ella se presentase como Hellen tras el saludo de Niko y compañía. Alto, desgarbado y un tanto desaliñado, el hombre se subió las gafas una y otra vez, tratando de ocultar infructuosamente las enormes ojeras bajo sus ojos.

    —Oh... hola —Tras ese saludo escueto se volvió hacia su mujer con un suspiro—. Meelo lanzó la muñeca por la ventana.

    —Pues que vaya a recogerla o se queda sin comer —resolvió rápidamente y su atención recayó sobre los chicos de nuevo, con renovado interés—. ¿Así que sois de la cabaña de al lado? Ya veo. Queríamos salir a dar un paseo, respirar un poco de aire fresco, pero con los niños es imposible. Vinimos aquí para celebrar nuestro aniversario de boda pero no podemos tener un momento en paz sin nadie que se encargue de nuestros hijos en nuestra ausencia...

    Vaya, pobres. Debía ser bastante duro eso.

    >>¿Es la primera vez que le sucede algo así?
    >>¿Cómo fue su noche?


    Por las dudas, los dos podéis hacer preguntas a la vez, así aceleramos las cosas owo
     
    Última edición: 12 Abril 2021 a las 12:45 PM
    • Fangirl Fangirl x 2
Cargando...
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso