Nuevas vidas juntos

Tema en 'Fanfics Abandonados de Inuyasha Ranma y Rinne' iniciado por Némesis, 1 Noviembre 2011.

  1.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Nuevas vidas juntos
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    1467
    Capitulo 1: “Nada es exacto”.

    Aome estaba ya bastante cansada de Inuyasha y su indecisión, orgullo, etc.

    Mientras todos sus amigos dormían Aome no cesaba de pensar en Inuyasha y su actitud soberbia, nunca a menos que estuviera a punto de morir o que creyera que lo estaba, la trataba debidamente, se sentó cerca de donde dormía Inuyasha, al observarlo detenidamente solo quería que cambiara que se diera cuenta de que ella estaba ahí para él, también sabía de sobra que Inuyasha por más que supiera esto jamás lo admitiría, después sería una bestia y entonces ni siquiera reconocería a Aome.

    -Lo siento Inuyasha- dijo llorando Aome- pero debo irme-continuó.

    A la mañana siguiente todos despertaron como de costumbre, afuera había un clima horrible, llovía y las nubes cubrían todo el cielo.
    -Inuyasha, ¿Vio a Aome de casualidad?- le preguntó Sango.
    -No, no la vi- dijo tosco como siempre Inuyasha.

    Después de que buscaran a Aome un buen rato, decidieron que Inuyasha debía ver al otro lado del pozo.
    -Yo no iré, si Aome se fue es su problema ya volverá- dijo Inuyasha.

    Pasaron dos días y comenzaron a preocuparse de verdad por Aome, pero ahora era imposible que el orgullo de Inuyasha le permitiera ir por la miko.

    -Inuyasha, debes ir por la señorita Aome- decía el moje Miroku.
    -Deja de molestar Miroku, Aome ya es grande como para cuidarse sola, ya volverá- decía Inuyasha.

    Ya al tercer día todos perdieron por completo la calma Aome nunca se demoraba tanto en volver menos aún si no avisaba.

    Durante la noche Inuyasha fue a buscar a Aome, mientras nadie lo observaba le era más fácil ir por ella.

    Inuyasha entro con sigilo a la casa y a la habitación de Aome.

    -¡Aome despierta de una vez!- decía Inuyasha.
    -¿Inuyasha?, ¿Qué haces aquí?- dijo aún soñolienta Aome.
    -Vine por ti, que más, vámonos- dijo Inuyasha.
    -Inuyasha no volveré- dijo Aome con algo de decadencia en su voz.
    -¿Qué te sucede Aome?-dijo Inuyasha.
    -Ya me oíste no volveré- dijo Aome por primera vez bastante tosca, su hilo de voz se perdía, le costaba pensar y recordar, en estos últimos tres días había pensado mucho en Inuyasha y la época feudal.

    -¿Aome…Qué rayos te sucede?- dijo Inuyasha tomando brutamente a Aome por los hombros.
    -Inuyasha ya me oíste, ahora vete de aquí-dijo llorando de la rabia.
    -Vuelve - dijo Inuyasha, pero Aome ya no lo escuchaba se quedó dormida.
    -Adiós-dijo ya atravesando el umbral de la puerta de la habitación de Aome.

    -Aome ya despierta llegaras tarde a la escuela- decía la madre de Aome.
    -Debió ser solo otro sueño, no volveré, porque tendré estas pesadillas- dijo frotándose los ojos Aome con cara de muchísimo sueño.

    -Higurashi, lee el tercer párrafo- decía el profesor de matemáticas de la escuela de Aome.
    -Claro, los números negativos…-procedió Aome.
    -Muy bien Higurashi, a pesar de haber faltado tanto a la escuela te estás poniendo al día excelentemente – la felicitaba su profesor.
    -Aome, hoy estuviste increíble- decían sus amigas a coro.
    -Gracias, si me dedico a esto, es más fácil entender las materias en las que me estaban dejando atrás- dijo sonriente Aome.
    -Muy bien debo estudiar, la cena estaba deliciosa pero aún me debo dedicar a estudiar historia se me á complicado un poco, y… ¿Quién abrió mi ventana?- decía Aome.
    -Aome-se escucho resonar en la habitación de la miko.
    -¿Quién… Inuyasha…?- dijo con la voz entrecortada.
    -Aome- volvió a escucharse en la habitación, enseguida entro una ráfaga de viento por la ventana, y del susto y la tensión Aome se largo a llorar.

    Después de recobrar la calma cerro la ventana y se quedo unos segundos observando desde esta el árbol sagrado en el patio, después una ilusión de Inuyasha creada por la mente de Aome rompió el vidrio y tomo a Aome de los brazos.
    -¡Aome, vuelve!- dijo “Inuyasha” y se marcho, el vidrio volvió a la normalidad pero Aome no.
    -¡Ya compréndelo, no volveré!- gritaba sola Aome.

    -Hija ¿A quién le hablas?- decía mientras lavaba los trastos sucios la madre de Aome.
    -Realmente, no lo sé –susurraba para ella misma Aome.

    Mientras Aome dormía, no conseguía sueños que no estuvieran relación con Inuyasha o la época feudal, pero le era imposible.

    -Aome, despierta hija- decía su madre cálidamente, realmente la había sacado de no más que otra pesadilla en la que se le solicitaba volver.
    -Sí, madre me vestiré- respondió soñolienta Aome.
    -¡Higurashi!- gritaba después de salir de clases el buen Houyo, siempre tan preocupado por Aome – Me preguntaba si…ahá este me preguntaba si querrías ¿Salir conmigo, en una hora en él café “X”?- decía demasiado tímidamente Houyo.
    -Sí, claro te veré allá en una hora- dijo tal como siempre sonriente Aome.

    Aome se preparaba para su “cita”, le quedaban alrededor de veinticinco minutos para encontrarse con Houyo.

    En la cita
    -Wow, Aome luces esplendida.
    -Gracias Houyo, tu también.

    Aome vestía un bonito vestido floreado y unas sandalias blancas, lucia como un verdadero ángel.

    -Aome yo la verdad te invite porque hace ya mucho tiempo que quiero decirte que…- en ese momento Houyo fue grotescamente interrumpido por el mesero.

    -¿Qué desean?
    -Yo quiero una pasta y tu ¿Houyo?
    -La verdad solo quiero una ensalada.
    -Enseguida, que tengan buen día.

    -¿Qué me querías decir Houyo?
    -Que hace mucho que no vemos una película ¿Qué tal este fin de semana?
    -Claro pasas por mí a las seis en punto.
    -Si Higurashi.
    -Dime Aome.
    -Está bien por mí…Aome.

    Los dos no pronunciaron ninguna otra palabra, mayormente por el hecho de que Houyo perdió el coraje de confesársele a Aome y esta a su vez no tenía mucho que decir a menudo pensaba en algo como una pregunta del colegio o algo familiar y al ver a su amigo no veía más que una alusión de Inuyasha y de pronto el escenario se le cambiaba y estaba en la época feudal, mas tarde volvía todo a lo normal.

    Casi llegando a la casa de Aome Houyo rompió el incomodo silencio que predominaba.

    -Aome yo te quiero mucho- dijo este repentinamente y cerrando sus ojos para no ver la reacción de su amada.

    -Houyo…
    -Hermana mi mama te buscaba alguien destrozo toda tu habitación, te dejo una carta mama dijo que no debía leerla y…
    -Oh no adiós Houyo.
    -Adiós, Higurashi.

    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 3
  2.  
    Mina Guk

    Mina Guk Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    19 Octubre 2009
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritora
    :eek: ¡¿QUIEN PUDO HABER ECHO ESO?! si hubieran destrosado de igual forma mi habitacion, yo buscaria al responsable y lo haria pagar MUY caro.

    Y con respecto a tu escritura... a mi me pareció que las faltas ortograficas fueron pocas, toma en cuenta que para los dialogos se usa el Gión Largo y no el corto.
    Puedes explicar mas las acciones y no recortarlas como lo hiciste en algunas ocaciones,
    por ejemplo:

    jejeje son pequeños detalles que con mucha repetición te los mencionarán, tomalos en cueta que te servirán
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  3.  
    xinthiia

    xinthiia Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Julio 2011
    Mensajes:
    96
    Pluma de
    Escritora
    ¡Hola amiga!
    tengo que decirte que este fic me a gustado mucho, aun no puedo creer que Inuuasah hiciera eso ¿ en verdad que tam mal por la aunsencia de kagome?
    mi unica sugrerencia es que uses los giones largod a su tus dialgos se veram mejor.
    espero que me avises cuando tengas la contii al igual que de otro .
    y si escribes otro mas no dudes en avisarme que estare encantada de leerlos, ya sabes que cuentas comnigo.
    se te quiere muucho.
    Atte: Xinthiia
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  4.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Si te soy muy sincera no se como hacer el guion largo te lo juro no tengo la menor idea, gracias de verdad no crei que te interesara ete nuevo fic pronto iiciare otro y bno no estoy muy segura de contar con publicar diario tres fics pero me ezforzare la verdad cuando habra mas actividad sera en Enero y el resto del veraneo
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  5.  
    xinthiia

    xinthiia Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Julio 2011
    Mensajes:
    96
    Pluma de
    Escritora
    ebueno la explicacion de como hacer el gion largo lo puedes encontrar en herramientas de escritores, al principio yo tampoco sabia como hacerlo asi que no eres la primera ni seras a ultima.
    y voy a estar esperando esos tres fic ¿los tres seran de Inushya?
    parece que si, ya que he leidi tres de tus historia aunque e una se borro mi comentario, pero bueno que le vamos hacer, lo unico es que me avices cuando colques conti.
    bye:)
     
  6.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Nuevas vidas juntos
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    1243
    Capitulo 2: “Un sueño oculto”.

    Al llegar aquella chica de ojos chocolate queda totalmente asombrada ante el desastre presente en su habitación.

    -Pero, ¿Qué es lo que sucedió mamá?

    La madre le conto a su hija, ella estaba afuera revisando y cuidando a la vez de su creciente jardín cuando de pronto se escucha en el interior de su casa un ruido estrepitoso, enseguida entra sorprendida, busca por todos lados en donde ocurrió el caos y si alguien salió lastimado, enseguida otro estruendo la hace dirigir su atención a la habitación de su hija que en esos momentos se encontraba con Houyo, al mover delicadamente la puerta frágil de Aome esta se desprende dándole ya una expectativa de lo que al interior de la habitación más tarde la sorprendió.

    Su cama estaba partida por la mitad sus libros tenían todas y cada una de las paginas arrancadas, su techo destrozado como si hubiera caído algo muy grande y pesado sobre este, su ropa rasgada como con garras y todo lo demás existente en la pequeña pieza delimitada por cuatro paredes, todo eso estaba completamente arruinado, no quedo nada a salvo.

    -Pero, ¿Cómo es esto posible?
    -Hija vamos a encontrar al culpable de este horrible desastre.
    -Mamá creo saber quien fue el culpable, debo marcharme volveré a mas tardar mañana, lo prometo.

    En esos momentos Aome se dirigía a gran velocidad a él lugar que refugiaba el pozo de los mundos.

    Al cruzar por el “medio” de este se sentía cada vez como un espacio que se iba haciendo chico y más chico, ya sentía que las dimensiones de su cuerpo no cabían se sentía volar y no existir esta experiencia duraba bastante tiempo ya no entendía nunca se le hizo tan largo el intermedio.

    Al fin logro pasar por dicho pozo y llegar a la otra época tan atrasada para ella, enseguida todos sus cinco sentidos y si existía un sexto estaban completamente entregados por pensar en Inuyasha y encontrarlo le daría lo que tanto se merecía y nunca tenia.

    Buscaba pero no lo encontraba aun sentía cada vez más la sensación de que ya le faltaba cada vez menos y ya terminaría, esto de todos maneras se le hacía increíblemente eterno, era como si su pies supieran el camino por si solos, Aome en esos momentos no se encontraba dominándolos del todo pero pensaba que si, en esos momentos su mente pensaba y discutía muchos cosas olvidadas, quizá tanto tiempo fuera de esta época le hace mal.

    Al fin divisó a lo lejano la lejana silueta del increíble youkay pensativo, frio y calculador como siempre.
    A lo lejos su voz resonó en los agudos oídos de Inuyasha debido a sus refinados sentidos concentradísimos al máximo siempre.

    -¡Inuyasha!
    -Aome con que al fin te dignaste a volver no te permitiré irte otra vez así y…- Inuyasha fue bruscamente detenido por la, ahora, bastante enojada y grave voz de la miko.

    -Eres un completo imbécil, ¿Cómo es que tuviste el coraje de destruir de tal forma mi habitación?, eres un idiota.

    -¿Qué demonios te sucede Aome, si yo no he viajado más que para traerte?

    -¡No me salgas con esa, que yo vi mi ropa desgarrada por tus tontas garras be…b…bestia!

    Al decir esto último Aome no pudo evitar cubrir sus manos y poner una cara terriblemente dulce que derretía a cualquier corazón, aunque todos miraban de todas maneras a Aome acusadoramente e Inuyasha parecía molesto pero en el fondo estaba muy herido por las palabras de Aome.

    -¿Aome realmente crees que yo lo hice?

    Al decir esto último Inuyasha se retiro desenvainando a colmillo de acero y elevándose en los aires.

    -Inuyasha…- dijo la pobre de Aome con un enorme hilo de voz.

    -Señorita Aome pienso que fue muy descortés, en los últimos días Inuyasha no ha hecho más que pensar mucho en usted, la extraña ha demostrado un cariño, especial.

    -Soy una idiota.

    En otro momento el sol se ponía para Houyo, este miraba una foto recortada del anuario estaba delicadamente enmarcada y tenía muchos papeles y corazones pegados.

    -Aome eres todo mi corazón, cuando te darás cuenta de mi amor no tengo el coraje de confesarme ante ti- Houyo derramaba lagrimas en el nombre de Aome.

    Aome estaba buscando a Inuyasha cuando de pronto unos arbustos cercanos se movieron escalofriantemente, Aome no lo dudo más siguió su curso, sabia de sobra que podía ser nada más que otra sucia trampa de Náraku, y no caería.

    Aunque algo que Aome ignoraba completamente era que el plan maquiavélico que la esperaba no era obra de Náraku, era alguien más poderoso y sabio, fuerte y guapo.

    De pronto una sombra se cruza frente de ella, dejándola sin aliento enseguida se aparece otra vez, se para justo enfrente de ella, Aome no puede ver más que su cara, es un ser hermoso, su cabello era blanco aún más hermoso que el de Inuyasha, sus ojos maravillosos azules aun más hermosos que los del joven Kouga, sus labios simplemente perfectos y deseables su cara brillaba más que el intenso sol y era una conjugación hermosísima.

    La perfectita figura se acerco lentamente a la cara de Aome, susurraba en un idioma extraño, palabras inaudibles pero que se presentían de cariño, pronto el acercamiento fue tal que consiguió un roce de labios majestuoso y celestial, esto procedió hasta ser un beso, Inuyasha decidía hablar con Aome en un escenario cercano, había estado practicando para distraerse de su pelea con Aome, usaba el atajo del bosque, difiriendo este del que atraviesa los celestes aires.

    No tardaba en acercarse a el escenario de “el beso”, presentía en su corazón algo malo, pero decidió nuevamente no entregarle relevancia, como el caso de Aome por largo tiempo, sus pasos se estaban apresurando sin razón.

    La figura desconocida entre su beso tan tierno, le quitaba secretamente cabellos a la miko.

    Su maquiavélico plan apenas daba pie a lo horrendo del resto, necesitaba los cabellos para una maldición que sería muy lamentada.

    Inuyasha casi podía ver a su amada Aome besar al intruso, estaba tan cerca.

    Aome continuaba apasionadamente con el beso, le gustaba, era algo mágico, pero dentro de ella sabía que pasaría algo estrepitosamente horrendo, su corazón se aceleraba a los pasos de Inuyasha estaban a metros.

    Continuara…
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  7.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Los tres seran de Inuyasha pronto vere lo de los ecritores ahora andfo apurada
     
  8.  
    Mina Guk

    Mina Guk Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    19 Octubre 2009
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritora
    WOW ¡Kagome, NO! T_T que mal, Inuyasha salvala, y que no sea nadamas por celos T_T
    Que pena, en verdad, por lo menos Kagome me invitara jejejejeje ok no
    te felicito, mejoraste con tu narración, aunque no colocaste acentos a las palabras en tiempo pasado
    como

    sinceramente, es la unica que me acuerdo jejeje
    mmm como ya te había mencionado, usa guion largo, el corto tiene una funcion muy distinta, para que te des cuenta
    visita el area para escritores, te servirán los tips que te darán jejejeje

    bueno, te seceo mucha suerte al escribier para que me saques de mi inmensa duda ¿que tipo de maldicion es?
    jejejeje sayo cuidate
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  9.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Nuevas vidas juntos
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    1545
    Capitulo 3: "La maldición amorosa Parte 1"

    Aome pensaba en muchas cosas, sentía que empezaba un mundo exclusivamente propio del amor, su corazón se aceleraba, pensaba en la posibilidad de que fuera algo amoroso, de que a ese extraño sujeto desconocido sintiera algo de amor por ella, pero de pronto, interrumpiendo así sus fantasías, sintió que sin querer en una exageración de fuerza por parte del intruso en su tarea de quitarle más cabellos para su maldición diabólica, le tiraban del pelo.

    -¿Qué estás haciendo?- dijo regalando al extraño una falsa sonrisa, al parecer está también había olvidado por completo que un completo desconocido la había besado sin su consentimiento.

    ──Solo lo que hace mucho tiempo deseaba dijo este, y re continuó el beso, este para ser sincera no fue tan mágico, ya que Kagome sentía que la mala sensación anterior, la de que algo estaba punto de suceder, se incrementaba cada vez más, la razón Inuyasha estaba a punto de verlos.

    Inuyasha precisamente pensaba en Kagome, estaba un poco enojado pero su cariño, afecto o probablemente amor era más fuerte.

    ¡Kagome!- fue o que escucho resonar en el escenario, era Inuyasha, en el momento de ver como su querida Kagome se besaba apasionadamente con alguien totalmente extraño se le partió su corazón otra vez.

    Inuyasha dijo Kagome completamente de color rojo, sentía como si su cabeza se calentara poco a poco y se le subiera todo lo que hubiera en su cuerpo a su frente.

    Kagome mírame a los ojos, mírame con amor dijo el desconocido colocando al momento en que Kagome obedeció su orden, un espejo de plata, que brillaba más que el sol, este enseguida de alguna forma hipnotizó a Kagome, luego su figura surco los aires y desapareció del alcance visual.

    Kagome, ¿Estás bien?- dijo Inuyasha.

    De parte de Kagome no hubo respuesta alguna, esta estaba como perdida en algo o alguien.

    Kagome, ¿Porqué besabas a ese extraño?- dijo aún perplejo y algo cabizbajo Inuyasha.

    Inuyasha, ¿Tú sientes algo especial por mí?

    Kagome no digas tonterías
    Entonces ¿Por qué te interesaría saber, cual es la razón de que me besara con Zakuna?

    Kagome, sabes su nombre ¿Lo conoces?
    Zakuna es mi amo, pero no te corresponde cambiar el tema, ¿Me amas?

    Realmente Kagome, no estaba hablando, ella, o más bien su alma, estaba en ese entonces dormida, pero aún así veía todo como una pesadilla, estaba triste no podía intervenir.

    Kagome, te pregunto lo mismo dijo tímido Inuyasha.

    Inuyasha, ya sabes la respuesta.
    Kagome, dímelo de verdad.
    Inuyasha, si te amo dijo sonriendo maliciosamente.

    Kagome, ¿Estás segura de eso?
    Muy segura, ahora tu contéstame.
    Siento lo mismo por ti Kagome.

    Kagome en ese momento había dejado de ver todo desde dentro de sí, la “nueva Kagome” seguía las órdenes de Zakuna, este confundía la mente de Kagome, ella veía todo lo que él quisiera que esta presenciara, así formaba una extraña película para la mente de Kagome con fragmentos de lo que sucedía realmente, de esta forma Kagome tendría una extraña y retorcida visión de su amor, Inuyasha.

    Inuyasha, estaba algo extrañado, nunca pensó que Kagome le preguntara y dijera las cosas tan directamente.

    Inuyasha, entonces, ¿Porqué nunca me lo habías dicho?
    Kagome, nunca tuve el coraje.

    Entonces “la nueva Kagome” le indico a Inuyasha que la acompañara a dar una vuelta por el bosque, lo cierto es que Zakuna ya le estaba tendiendo una sucia trampa.

    Inuyasha, encantado e impresionado, la siguió con extraño “gusto”, Kagome lo llevaba cada vez más en lo profundo del bosque.

    Kagome iba a un ritmo acelerado, ya no aguanto que Inuyasha, la siguiera como tonto y lo tomó de la mano, esto para Inuyasha fue algo mágico, pero para “Kagome” solo era otro avance en su maquiavélico plan.

    Después de una bastante cansada caminata, Kagome le indico que tomara asiento junto de ella, entonces lo tomo de la mano otra vez y se acerco más a su lado.

    Kagome, ¿Porqué cambiaste tan repentinamente de actitud?
    Inuyasha, yo soy así, lo que sucede es que no tuve anteriormente el coraje de mostrarme tal como soy ante ti, quizá así no te hubiera gustado.

    Kagome, me hubiera enamorado de ti de todos modos.
    Inuyasha… era tan tierna la escena, dejando claro de lado que Kagome solo buscaba la forma de acabar de una vez con Inuyasha.

    El sol se ponía, el cielo ya se divisaba, azul y anaranjado, era un paisaje de postal.
    Inuyasha, si yo te pido que des algo, antes de decírtelo que es, ¿Me lo darías?
    Kagome, lo que tu quisieras ya es tuyo.

    Era extraño aún para “Kagome” que Inuyasha mostrara un lado tan oculto y extremadamente tierno y conmovedor.

    Debes prometérmelo.
    Te lo prometo Kagome.



    “Kagome” se acercó lentamente a Inuyasha, al tiempo en que comenzaban a salir las hermosas estrellas, y el cielo se matizaba azulado completamente dejando atrás el color cálido y acogedor anaranjado, se estaba acercando cada vez más, estaba viendo los sorprendidos y felices ojos ambarinos de Inuyasha, se acercaba tanto, pronto aceleró y le planto un enorme beso a Inuyasha.

    Este estaba tan feliz, que no se daba cuenta de lo que en realidad sucedía, “Kagome” le estaba robando sus poderes de bestia, el color plateado del hermoso cabello de Inuyasha se estaba perdiendo, sus colmillos se iban, todo su mitad ser bestia se estaba esfumando.

    Cuando “Kagome” alejo sus rojos labios de los suaves de Inuyasha, este se transformo repentinamente en bestia, y cualquiera que lo viera desde fuera diría que se le iba el alma, y que esta estaba ingresando en el cuerpo de Kagome, está a su vez juntaba las manos como en posición de oración, y sonreía diabólicamente.

    Cuando hubo acabado la transformación de Inuyasha, este lucia tal como cuando había luna nueva, este se extraño, pero no lo dudo y no culpo a Kagome, el beso lo confundió y de cierta forma no se sentía como un testigo de la mala acción de Kagome.

    Inuyasha solo le dio una sonrisa inocente falsa y la tomo de las manos.

    Kagome prométeme que no te marcharas de nuevo, que no me dejaras solo.

    Continuara…

    Bno chicas prometo actualizar pronto es que me traigo en los hombros un proximo estreno de fic jeje y bno aunque me demore mucho en publicar aqui esta la conti espero les guste y COMENTEN
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  10.  
    Mina Guk

    Mina Guk Usuario común

    Piscis
    Miembro desde:
    19 Octubre 2009
    Mensajes:
    371
    Pluma de
    Escritora
    ¡INUYASHA ERES UN BAKA!
    no sabes como controlar tus instintos pasionales, por eso te tratan así las mujeres
    jejejejeje no es cierto

    te felicito Jasefina-chan, mejoraste en la narración y agregaste los guiones,
    pero, creo que me vas a correr y decir "a esta no se le puede dar gusto" ya que
    no utilizas los sinónimos y ocupas mucho el nombre de Kagome, ya que para ella, existen algunos sinonimos válidos
    como

    estos pueden ayudarte a no repetir su nombre tantas veces, aunque también para Inuyasha existen estos como:

    jejeje, bueno me despido y surte para el próximo cap. sayo y cuídate
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  11.  
    xinthiia

    xinthiia Entusiasta

    Acuario
    Miembro desde:
    10 Julio 2011
    Mensajes:
    96
    Pluma de
    Escritora
    Oli
    gracias por el aviso y perdon por la demora.
    vaya cada que leeo tu fic me gusta mas.
    veo es has cambiado la forma de escribir el nombre de la azabache, te felicito aunque estoy de acuerdo con Minako Yatsura, deves usar sinonimos para ambos persojes ya que asi no sera tam monotono.
    Nunca me espere esa maldicion que lr han hecho a la podre Kagome, quiero saber que pasara ahora que Inuyasha no tiene sus poderes.
    voy estar esperando la conti con muchas ansias al igual que en las otras.
    Ya quiero leer el promximo fic tuyos, espero que me avices cundo lo tengas y ya saves si secesitas ayuda solo pidemelo.
    bye cuidate muxo
     
  12.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Nuevas vidas juntos
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    1689
    Capitulo 4: “La maldición amorosa parte 2: Kagome, libérate por favor….”

    ─Inuyasha, jamás te dejare solo, en este mundo al menos estaré siempre junto a ti─ dijo sonriendo perversa la miko, pero en realidad solo pensaba en como matar de la manera más miserable a Inuyasha para que le doliera en el alma y corazón.
    Inuyasha sentía que alguien o algo lo estaba de alguna forma atrayendo llamándolo pero era un ruido sordo no era audible para él.

    ─Kagome… te extrañe los últimos días.
    ─Lo sé de lo contrario no hubieras atravesado numerosamente el pozo solo para traerme contra mi voluntad.

    La verdad a Inuyasha lo dejaba helado la actitud tan soberbia y fría de Kagome siempre estaba sonriente y alegre era amable con la gente y entendía con gran compasión y cariño a Inuyasha y esto era precisamente por lo que suspiraba siempre por ella pero todo estaba cambiando Kagome estaba siendo tan fría como su anterior amada KiKyo.

    El alma de Kagome no cesaba de luchar con fuerza y valentía inquebrantables ante el hecho de que le estuvieran propiamente robando el cuerpo frente a ella, la pelea le era muy dolorosa y insoportable solo le costaba pensar con concordancia y lo que anhelaba más en el mundo era estar de nuevo junto a Inuyasha.

    ─Inuyasha despierta mírame, ayúdame─ pensaba Kagome
    Inuyasha pronto se sintió algo adormilado y cansado pero esto no era más que un efecto del repentino cambio de ser humano otra vez.

    Inuyasha a parecer no media la gravedad del asunto no pareciera al menos que se hubiera percatado de su forma humana, estaba tan hipnotizado por Kagome que el resto le daba exactamente lo mismo.

    ─ ¿Kagome decidirás quedarte conmigo en esta época?
    ─Inuyasha yo…

    “Kagome” estaba ideando una de las más macabras ideas jamás pensadas a lo largo de la historia, se encargaría de Inuyasha como le ordenó su amo, lo haría lentamente y de la manera más miserable posible, más tarde tenía pensado liberar a Kagome temporalmente para que Inuyasha le dijera cuanto la odiaba por acabar con su vida tan maquiavélicamente, luego volvería a absorber a Kagome pero esta vez no la dejaría libre jamás.

    Inuyasha le tenía mucho aprecio a Kagome, había hecho atrás toda su historia con KiKyo, cosa muy difícil ahora que había vuelto a la vida , después de toda la confusión que hubo antes y había tomado mucha distancia y respeto hacía Kagome siendo que hacía ya mucho tiempo se había enamorado de ella era perfecta para él.

    Kagome lloraba en su interior, sentía en lo más profundo la impotencia en su pura frase era una terrible sensación no poder intervenir por el amor de su vida el único dueño de los latidos de su potente corazón lo amaba y por más que esto fuera negado era imposible él era todo en su vida su ser y querer nada más le importaba cuando lo veía solo se perdía en la nubes y nadie más existía nada más ellos y el amor.

    A Zakuna le dolía que Kagome, su amada, quisiera estar con Inuyasha con tantas aspiraciones, la quería perversamente no sabía expresar sus sentimientos por ella a tal grado que llegaba a darte lastima pensarlo, él estaba muy enamorado pero su crianza en el lado del mal no le permitía cambiar su forma de ser, que más quería que ser diferente para estar con su hermosa y querida Kagome, el discretamente había ayudado mucho a Kagome en batallas y demás por lo que se ganó así la eterna desaprobación y decepción de sus padres, fue criado para ser el más poderoso Daiyoukai y juró no faltar ni un solo día su palabra pero el amor que lo puede todo lo arrastro a ser la deshonra de su Familia Kimitasha.

    Inuyasha se sentía mal al estar junto a Kagome y no sabía la causa, siempre fue ella la que desprendía una vibra y un aura tan místicamente linda que le sorprendía las sensaciones al estar ahora con ella en comparación a las veces anteriores.
    Kagome lo toma de la mano con un “cariño” que Inuyasha valoraba le regalo también una de SUS sonrisas, se acerco más a él y se tendió en su pecho Inuyasha se sonrojó tanto que sonrió disimuladamente, Kagome que no paso esto por alto le dijo que no se cohibiera con ella y lo beso, pareciera que sus labios fueran hechos a la medida de los de Inuyasha, esto fue tan inesperado que Inuyasha solo abrió los ojos lo más que pudo O_O y luego de unos minutos le siguió feliz la corriente tomó a Kagome de la cintura y esta lo acercó a su cuerpo tiernamente desde la nuca, le acariciaba a la vez la hermosa cabellera plateada del pelipletado, estaba tan feliz de estar con su amada Kagome al fin era este el momento que tanto anhelo pero algo no calzaba el beso pareciera falso y artificial, no era como de un amor verdadero.

    Kagome separo lentamente de Inuyasha sonriendo muy “feliz”, Inuyasha le tomo la mano y la puso de pie junto a él la llevó a caminar a una montaña muy alta la montaña, Tomeki─Sha, más conocida como la montaña del amor.

    Se sentaron a ver juntos el atardecer, más tarde Kagome se tendió nuevamente en el pecho de Inuyasha, este no se sonrojo pero si tomo de la mano al Kagome, jugueteaba con su cabello azabache, y le susurraba cosas muy bonitas al oído.

    Más, cuando Kagome estaba durmiendo apaciblemente, Inuyasha se tomo su distancia y se sentó en al punto más alta de la montaña.
    Pensando en Kagome muy sonriente cuando de pronto unos metros atrás en el templo deshabitado la miko despertaba pestañando soñolienta, su amo le indicaba matar en esta oportunidad a Inuyasha, y la Kagome de verdad en su interior lloraba sin consuelo.

    “Kagome” se acercó sigilosamente al lugar donde Inuyasha se encontraba y primero intento empujarlo y dejar que cayera a su suerte, para luego el momento de caer y estar débil matarlo con la propia espada que su padre le dejó de uno de sus colmillos, Tessaiga (creo que se escribe así), pero Kagome gritaba negándose en su interior hasta que uno de sus aullidos logro transmitirse por la boca de Kagome y fue audible para Inuyasha, enseguida vio la posición de las manos de Kagome y levanto las cejas en expresión de “¿Qué demonios estás haciendo?”, Kagome enseguida lo convenció de que solo quería estar a su lado y lo abrazó, luego se sentó a su lado, y comenzó a armar una charla, Inuyasha la escuchaba atento, pero pronto y sin intensión algo le dijo que se diera cuenta de que no se trataba de Kagome, sino una impostora.

    Inuyasha lo dudo pero la voz clamaba fuertemente y lo obligaba a intervenir por lo que creía era lo correcto, y así en el momento más inesperado Inuyasha tomó a su amada de la nuca y la dejo en medio del aire tan solo sujeta de su mano y en cualquier momento este podría dejarla caer y simplemente despedirse de ella, Zakuna observando todo no permitiría que su plan maquiavélico se le viniera abajo ahora, y dejo que Kagome dominara su cuerpo libremente para hacer entrar en razón a Inuyasha.

    En cuanto Kagome lo vio a los ojos se acerco y atrapo sus suaves labios en un tierno y emotivo beso, este si era un beso de verdad tenia amor y cariño sincero, nada parecía importar más en ese momento.

    Cuando Kagome se separo lentamente de Inuyasha comenzó a llorar amargamente.

    ─ ¿Qué te sucede Kagome?, ahora estas a salvo.
    ─No Inuyasha, no jamás se acabara no soy libre, no puedo estar contigo Inuyasha, ahora le pertenezco a Zakuna y debo decirte adiós…
    ─Kagome te amo-.
    ─Inuyasha yo también te amo y te adoro pero esto debe acabara déjame caer.
    ─No Kagome jamás te dejare caer.
    ─Debes hacerlo porque me amas déjame caer.

    Kagome se acerco nuevamente a Inuyasha y lo beso esta vez con más ternura y aprecio, lo abrazaba en llantos y lo acercaba más a ella, al separarse Kagome lo miro a los ojos y a Inuyasha pareció que algo lo poseyó y soltó sin ganas ni intención a su amada.

    Cayó en llanto pesado y sin consuelo había perdido a la única mujer que amo con todo el corazón y por la que hubiera dado la vida.

    Kagome caía entre y se golpeaba fuertemente entre las ramas de los árboles y con rocas, etc. Hasta caer sangrando en el pasto que la despedía sin razones.

    Pero una figura malvada y con el corazón en la mano se acercaba a gran velocidad, Zakuna la tomo en sus brazos y se elevó con ella hasta su cueva en la alturas de las montañas de la región.

    Continuara…
    Bno aquí les dejo mi conti espero sea de su agrado y me comenten porque me es súper importante la opinión de los lectores.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  13.  
    Hokotto

    Hokotto Iniciado

    Virgo
    Miembro desde:
    16 Noviembre 2011
    Mensajes:
    12
    Pluma de
    Escritora
    Hola querida hermana bueno me encantó tu continuación y tienes todo el derecho de golpearme a antojo por que lo leí hace puf ! mucho y mira la horita a la que te comento, buenome encantó mucho tu historia, pobre de mi Inu lo hacen sufrir así no es nada justo, ahora que cree que su Kagome esta muerta que sucedrá y que pasará con Kagome, todas mis dudas espero resolverlas en el siguiente capitulo, bueno Adiós.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  14.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Nuevas vidas juntos
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    2673
    Hola chicas bueno sé que me tardé en publicar pero bueno tomé una decisión, cuatro capítulos más y Sayonara Nuevas vidas Juntos, lo siento y es que bueno no sé bien como llevar el fic, no siento que me esté quedando bien así es que prefiero quedarme con mis otros fics de Inuyasha, espero sean comprensivas, avisaré de posibles cambios en mi decisión, pero por ahora se a transformado en un Short-fic.

    Advertencias: Ooc (lo menos posible de todos modos Sorry).

    Dedicado: Kohome, Xinthiia y Minako.

    Notas de la autora: Cambiaré los personajes de como son en la serie pero seguirán siendo de la época feudal, me refiero a que con sus nombres y rasgos más caracterizticos los empezaré de cero en los cuatro capis que queden.

    Gracias por tomarse la molestia de leer el fic.

    El titulo es contradictorio pero bueno es para darle sentido y trama al final.

    Capitulo 5: "Nuevas vidas alejados".
    --Ayame- llamó pasivo una profunda voz en la entrada de la cueva.
    --Si señor- asintió sin expresión en el rostro.
    --Quiero que pongas cómoda a esta chica, y que al despertar se sienta como en su hogar- dijo tendiendo a Kagome para enseñarle el rostro a su sirvienta.
    --Está bien- dijo la peliroja bañada en celos, realmente era bella la chica, porqué la traía debería haberla devorado, que le pasaba a su amo.
    Ayame acató las ordenes de mala gana, la puso algo torpemente sobre un futon en el interior del laberinto que pareciese cueva, le acomodó la cabeza, y cuando se retiraba oyó una voz dulce.
    --Inu-Inuyasha, dejame ...caer, Inuya-sha- decía la hermosa chica con pesar parecía incómoda y muy adolorida, estaba triste y estaba hablando dormida.
    --Que lástima- decía Ayame pensando que ya su amo Zakuna debería tener un maquiavelico plan para la bella chica.
    Se retiró a sus aposentos sin dejar de sentir algo de culpa, pero le remordía un sentimiento mayor, los celos algo de envidia, ella estaba siempre al lado de Zakuna que no entendía que lo amaba.
    Zakuna estaba pensativo en algo a lo que se le diría umbral, al retirarse a descansar pasó a echar un ojo a su bella futura mujer.
    ...
    Inuyasha se puso de pie y emprendió sin meros animos el camino, pero ya sin dejar caer lagrimas, se dirigía a la aldea de Kaede cuando de pronto un remolino se cruzó en su camino, confundió con su andar a la criatura dentro del fenomeno y esta cayó botando a Inuyasha.
    --Fijate bestia- exclamó lo que parecía un hombre lobo.
    --Yo, tú sarnoso ten más cuidado o te romperé la cara pulgoso- dijo empuñando y alzando su mano el hanyou.
    --¿Qué quieres?- dijo frunciendo el ceño y poniendose de pie.
    --Yo tu a donde te diriges andando así lobo rabioso- dijo poniendose igualemente de pie el peliplateado.
    --Grrr, soy Kouga Hakato, líder de la tribu de hombre lobo del Este, no un lobo sarnoso bestia- dijo furibundo.
    --Te felicito ahora callate y vete de aquí- dijo Inuyasha emprendiendo marcha.
    --Tu mejor te vas- dijo Kouga sintiéndose algo humillado por el rechazo pero imitando su acción al alejarse.
    Inuyasha siguió su andar cuando de pronto pareció olvidarse de lo que había sucedido con su chica azabache, hasta que dentro del bosque vio una figura conocida la de una sacerdotiza, estaba de espalda y pasaba entre los arboles de modo que se le perdía de vista, de pronto creyó verla del lado contrario al igual de espaldas pero esta vez traía una falda verde y camisa.
    --Kagome- dijo confundido.
    --Inuyasha- decía una voz terrorifica y melodiosa haciendo que volteara y viese pasar nuevamente a la sacerdotiza fría e inexpresiva, ¿Pero qué?, pensaba el hanyou cuando casi rosandolo pasa otra azabache, Kagome pero se pierde corriendo, ¿Qué me sucede?, decía cuando ve seguir desfilando frente a sus ambares ojos a Kikyo, perdiendose en la arboleda de bosque, escuchaba las risas que solían provenir de la boca de Kagome, sus Abajo, que lo torturaban, la voz de Kikyo, la de Kagome, Kikyo, Kagome, cayó arrodillado y confuso a punto de llorar, cubriendose los oídos para evitar el sonido, pero era imposible, estaba en su mente, atormentado por sus pensamientos se volvía loco, Ya basta, pensaba cuando una mano frena su tormento se voltea y ve a la sacerdotiza Kikyo.
    --Kikyo- dijo el hanyou abrazandose a sus piernas.
    Porqué todos cuando estamos atormentados y confusos, cuando creemos perdernos del tren de la cordura, buscamos la luz al no encontrarla, al perderse le de vista, queremos una mano que nos ayude a levantarnos, una voz dulce que nos indique que todo estará bien, cuando hemos hecho cosas feas y necesitamos que nos digan que todo saldrá bien, que no pasa nada, pero los recuerdos siguen ahí, están cuando no los necesitamos, para despertarnos de un susto y decir "Porqué me sucedió a mi" o "Porqué lo hice", queremos borrarlos pero nos es imposible, duele como muerte lenta y quema sin dañar, queremos un amigo, un apoyo y una ayuda, queremos que nos quieran pesar de nuestras faltas, sabemos que hemos hecho mal y lo daríamos todo para corregir, pero aveces ya es tarde.
    La sacerdotiza de mirada fría llevó tranquilizando al hanyou hasta la aldea de Kaede, tocó la puerta de la cabaña de esta y no le sorprendió encontrar al grupo del Inuyasha sentado, algo perturbado y más tarde asombrado al ver a su amigo en ese estado.
    --Inuyasha, ¿Qué le sucedió?
    --Lo encontré en el bosque, algo... abrumado- dijo sin poder explicarse del todo Kikyo.
    ...
    Una azabache despertó en una cueva iluminada levemente, algo confundida y sin lograr moverse muy bien, torpemente y con caídas se levantó y camino a la salida de su "habitación", llegaba a a salida de la cueva cuando unas grandes manos la detuvieron.
    --Preciosa, ¿Qué haces levantada?
    --¿Quién eres?, sueltame.
    --¿A dónde te diriges?
    --Quiero salir, eso creo.
    --No amor, quedate.
    --Porqué me llamas amor, ¿Qué sucedió?
    --Solo te golpeaste la cabeza cariño, ven.
    --¿Qué soy tuyo?
    --¿Cómo que que eres?, mi mujer.
    Ayame escondida tras una pared de la cueva no podía creer lo que escuchaba, la chica no debía recordar nada de su pasado, la noche anterior notó que tenía fuertes heridas en la cabeza, debía sufrir Amnesia, pobre de ella pero Zakuna no debería hacerle eso.
    --¿Somos esposos?- dijo aún sin creerlo y algo aterrada la atenta chica.
    --Tranquila no lo recuerdas porque anoche caíste desde un presipicio, ves- dijo Zakuna sobando el golpe de Kagome, haciendo que diosese cuenta de la gravedad de la situación.
    Zakuna la acunó entre sus brazos disfrutando su victoria, al din tenía a la chica más bella del mundo.
    Ayame seguía sin creer nada de esto correcto, menos aún por el hecho de que ella amaba a Zakuna, y no soportaba que estuviese con otra mujer, debería indagar para saber quien era esa mujer, así lograría regresarla y quedarse con su amo, todo encajaba, solo faltaba algo ¿Cómo?
    ...
    En la noche Kagome estaba confundida, todo el día ese apuesto muchacho de cabello plateado que le recordaba a una persona que pensaba era especial pero no tenía certeza de saber de quien se trataba, ese tiempo de su vida si existió estaba borrado, de ojos azules muy bellos, y una figura muy varonil y hermosa como la de otro ser parecido al primero, según su atrofiada memoria frío y de nombre extraño Sesshe... o Sessh... no podía recordarlo, pero hermoso sin duda en su mente.
    Al dormirse disfrutaba conciliar el sueño pero algo más sucedió en sus sueños esa figura de ojos ambar y cabello plateado, ahora estaba clara la imagen era hermoso, también la otra persona, fría, y esto lo decía de lo más natural, como si de toda la vida supiese que ese era su comportamiento.
    --Kagome- le llamaba ese hanyou de traje rojo.
    --Inuyasha- respondía para su sopresa cuando despierta atonita de creer recordar levemente a ese personaje tan belicimo, pero no sabía quien era de seguro solo un conocido, de todos modos no tenía ganas de tener que ver con hibridos ni nada así, de seguro ni lo conocía bien, no importa debía concentrarse en algo más importante, recordar quien era su marido, le sorprendía tener más recuerdos y certeza en alguien 1ue parecía mitad bestia que en su amor de vida.
    --Demonios, quien es Inuyasha- gritaba a los cuatro vientos la miko.
    --Está soñando con él- pensaba Ayame --Debo apresurarme para lograrlo.
    --Debo pasar más tiempo con ella, así se olvidará de ese hibrido y me amará.
    ...
    La cena en la cabaña de Kaede estaba muy silenciosa , todos tenían sus dudas de que Demonios le ocurrió a Kagome, y porqué Inuyasha parecía tan perdido en sí, no debía ser nada bueno, la intriga los comía hasta que alguien rompió el silencio.
    --Inuyasha- dijo Sango aclarándose la voz para clamar a su atención, lo que dio resultado-- Sabes algo acerca del paradero de Kagome.
    Al escuchar nuevamente el silencio y su respiración, además del hecho de que Inuyasha se limitó a rolar los ojos levemente y volver a concentrarse en su plato de comida sin aún haberlo tocado, como si en el hubiese na criatura de otro planeta, Sango solo suspiro y recobró la palabra.
    --Inuyasha, trata un poco de entendernos, Kagome se fue por mas de tres días, y tú parecías morirte por su ausencia, cuando volvió solo te culpó de destrozar la habitación de ella, luego simplemente desaparesíste junto con ella, por otros casi tres días, y solo vuelves tú con tu tonta cara traumatizado, estamos muy preocupados por Kagome, sé que tu debes saber algo acerco de nuestra amiga, por favor dínoslo-- dijo rogando Sango.
    Inuyasha ni siquiera le dirigió una mirada, nada solo parecía no estar en este mundo.
    --Inuyasha por favor necesitamos que dejes de ser tan orgulloso y terco, Kagome podría estar...-- el houshi* ni siquiera logró continuar ya que el hanyou* se puso de pie en el acto y parecía forcejar consigo mismo por decir algo, hasta que articuló palabra.
    --Muerta- dijo pesadamente el ambarino retirándose la cabaña.
    Una Sango lanzó a la nada un suspiro ahogado seguido de que sus ojos se cristalizaran de lagrimas, No, dijo empuñando sus manos y golpeándolas al suelo.
    El pobre Kitsune*, no se quedó sin reacción, pareció estar en Shock y luego se lanzó en llanto junto a la pantera de dos colas*, quien en seguida le siguió.
    Miroku, guardó fuerza para la contención pero lagrimas contenidas por total rosaban sus mejillas, cerraba los ojos y apuñaba las manos impotente, lanzaba suspiros como costeándose la respiración, se volteó y lloró algo más libre, Kaede lloraba al tiempo que se secaba las lagrimas y trataba de articular palabra.
    Kikyo se sintió extraña, algo apenada pero pareció notar algo de relevancia y salió presurosa a enterarse la razón.
    Pov's Kikyo
    Porqué, si mi reencarnación está muerta como dice Inuyasha, yo debería recobrar mis almas perdidas en ella, pero no me siento diferente, sigo estando algo débil, algo no calza debería buscar su cuerpo, quizá se necesite un ritual, pero no es posible nunca antes e oído algo semejante, no es posible, Demonios, será mejor aclararme sola si digo algo y me encuentro en un error, los habré esperanzado por la nada, deberé apresurarme parecen muy afectados, ahora me nace una nueva intriga, Inuyasha habrá llorado, o estará llorando, mejor será no meterme, debe dolérle que Kagome si no me equivoco en el nombre, haya muerto.
    Continuara...
    Glosario: Kitsune: Es el nombre del tipo de criatura que es Shippo.
    Houshi: El nombre de la figura sagrada que es Miroku.
    Hanyou: Ni siquiera sé si deba explicarlo pero es el tipo de criatura que el Inuyasha, es como decir peliplateado o otros sinónimos, también aplica la descripción con híbrido.
    Bueno espero es agrade me esforzé para hacer interesante esta capitulo.
     
    • Me gusta Me gusta x 4
  15.  
    Némesis

    Némesis Usuario común

    Virgo
    Miembro desde:
    1 Octubre 2011
    Mensajes:
    456
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Nuevas vidas juntos
    Clasificación:
    Para adolescentes. 13 años y mayores
    Género:
    Romance/Amor
    Total de capítulos:
    6
     
    Palabras:
    1313
    Hola, bueno este sé que me tardé pero aquí está.

    Advertencias: OoC (Lo siento).

    Dedicatoria: J... (Las amigas entienden de quien hablo jaja).

    Notas de la autora: Bueno espero sea de su agrado, recuerden que los personajes están mezclados y se armará un tremendo rompecabezas.

    Capítulo 6: "Recuérdame, por favor".
    Inuyasha caminó sin rumbo alrededor de dos horas, llegó cerca de un gran bosque y se recostó en una rama de cedro, desde ese punto podía ver además un hermoso y cristalino lago, estaba amaneciendo y dejaba caer la última gota por el momento, fue su culpa si tan sólo hubiese salvado a Kagome en lugar de dejarla caer, no se podría perdonar jamás eso.

    En ese mismo momento Kagome soñaba con Inuyasha, soñaba que regresaba a la aldea de Kaede a escondidas, llegaba y todo la abrazaban, Inuyasha de momento no estaba, se quedó esperando en el sueño y de pronto ve su silueta a lo lejos se dispone a correr hacía él, cuando la ve hace lo mismo pero antes de poder juntarse del todo el cielo se torna negro y una criatura extraña ataca la aldea, Kagome mira con más detención y resulta ser su esposo Zakuna quien comete el ataque, le rogó que pare y Inuyasha quien ya no contiene más su ira se transforma en youkai, junto a Zakuna destrozaron la aldea peleando, a mi me hirió un árbol de no mucho tamaño pero de todas maneras cayó sobre mi y aún estaba bajo de él, al terminar su pelea se dan cuenta de mi estado, ambos de "destranforman" y se disponenn a ayudarme, antes de que ninguno pueda llegar a ella se despierta.

    ─ Amor, ven hoy quiero que vayamos a un lago cerca de aquí, así podré aclararte mejor todo─ dijo Zakuna, Kagome asintió con un gesto y se puso de pie─ Oh, y ten estodijo Zakuna tendiéndole a la azabache un kimono de excelente calidad y muy lindo.

    ─ Gracias─ dijo Kagome tomando el obsequio.

    ─ Póntelo para hoy.

    ─ Está bien.

    Kagome se vistió mientra Zakuna esperaba en la entrada a "su mujer", Kagome salió de su "habitación" y se dirigió hasta donde estaba el joven esperándola, decidió que a falta de tener sus propio recuerdos, crearía unos nuevos, sin hacer ruido se dirigió a Zakuna y le cubrió los ojos, "Quién soy" dijo riendo la azabache Zakuna sonrió, "No lo sé" Kagome lo soltó y se sentó junto a él, él la miró y aún que ese escalofrío aún la recorría sonrió, Zakuna se aproximó a la chica y le dio un beso en los labios, Kagome le miró sorprendida y sólo se limitó a sonreír.

    ─ Vámonos.

    ─ Claro ─ espetó la chica tomando al joven de la mano, él se sonrojó y correspondió el gesto, bajaron con cuidado, por supuesto Zakuna cuidaba que no le sucediese nada a su amada y ella sólo sonreía por que lo encontraba muy tierno y muy caballero.

    Llegaron pronto al lago, Inuyasha quien aún estaba en el árbol de cedro, los observó un momento curioso y podía distinguirlo bien, era Kagome y ese hombre que la besó antes, pero eso no era posible ella estaba muerta, esperó pacientemente y cuando ese tipo se fue buscar algo a la aldea, al parecer hierbas o algo así, Inuyasha bajó cautelosa mente y tomó a Kagome desprevenida, la llevó cerca de ese lugar, más bien al otro extremo del lago, Zakuna no podría verles desde ese punto, Kagome forcejaba por zafarse sin resultado.

    Cuando Inuyasha por fin la soltó ella pudo articular palabra.

    ─ ¿Por qué Demonios hiciste eso? ─ pensó seguir subiéndose y bajándose a ese joven pero se detuvo a verlo, él era ¿Inuyasha? pero que le sucedía, por que Demonios la tomó así y se la llevó nada más.

    ─ ¿Kagome?

    ─ Y ¿Tú cómo demonios sabes mi nombre?

    ─ No me recuerdas.

    ─ Claro que no─ Kagome prefirió guardar para sus adentro esos sueños que la atormentaban y que ahora no harían más que confundir y enredar más la situación, si es que era posible claro.

    ─ ¿Por qué estás con él?

    ─ Inuyasha, así es cómo te llamas no, bueno "él" es mi esposo, Zakuna─ espetó la azabache sin rodeos y muy segura de si misma.

    Inuyasha nos sabía que decir ni menos aún que pensar, Kagome, él jamás la imaginó casada con nadie que no fuese él.

    ─ Eso no es verdad Kagome, recuérdame, soy Inuyasha Taisho, por favor Kagome, tú ni siquiera eres de acá o no lo recuerdas tampoco, el pozo, el pozo te lleva a tu tiempo, quinientos años más adelante ─ Inuyasha la tomó de los hombros y ella trataba de zafarse.

    ─ Auxilio─ gritaba la chica.

    ─ Kagome, silencio, yo te arrojé por ese precipicio no lo recuerdas, tú me lo pediste.

    ─ Ayuda.

    ─ Kagome...

    ─ Suéltala híbrido.

    ─ Tú, qué le dijiste.

    ─ Cálmate hanyou, deja a Kagome en paz─ Inuyasha la soltó viendo que de todos modos era en vano luchar, ella no lo recordaba, Kagome corrió abrazar a Zakuna, Inuyasha estaba con el corazón roto justo en la mitad.

    Me iré─ dijo Inuyasha cabizbajo.

    Mientras corría a la aldea a avisar a todos que Kagome estaba viva pensaba "Kagome, recuérdame por favor".

    Llegó a la aldea de Kaede, a la cabaña de la anciana y cómo era de esperarse allí estaba Shippo.

    ─ Shippo, ven corre.

    ─ No, Inuyasha.

    ─ No lo entiendes Kagome está viva.

    Hasta Kaede quedó impactada y fue con el peliplateado, corrieron por todo el lugar hasta llegar a una bella cabaña a las orillas de la aldea, en la cual estaba Miroku afuera con su esposa Sango consolándola, aún que a él le costaba aguantar las lágrimas.

    ─Kagome está viva ─dijo sonriendo Shippo.

    Sango y Miroku le miraron extrañados, luego a Inuyasha buscando la razón.

    Es cierto, pero...

    Continuará...


    ¿Creen que Ayame sea quien salvé este barco que se hunde poco a poco?

    ¿Kouga, qué tiene que ver en todo esto?

    ¿Kagome recordará a Inuyasha por su cuenta?

    ¿Les gustó?

    Sugerencias:
     
    • Me gusta Me gusta x 2
  16.  
    kagome de taisho

    kagome de taisho Iniciado

    Cáncer
    Miembro desde:
    7 Diciembre 2011
    Mensajes:
    45
    Hola amiga, me gusto mucho la conti me degastes boqui abierta jajaja:p .
    Respondiendo a tus preguntas:
    ¿Creen que Ayame sea quien salvé este barco que se hunde poco a poco?
    R: creo que es posible, ya que ella le gusta Zakuna y hará lo posible para que el se fije en ella, inclusive si ella tiene que hacer que kagome recupere la memoria.

    ¿Kouga, qué tiene que ver en todo esto?
    R: realmente no lo se amiga.

    ¿Kagome recordará a Inuyasha por su cuenta?
    R: posiblemente si ya que a tenido vagos recuerdos de el. Pero por otra parte puede ser que recuerde cuando este con el, es decir, que tal ves el la rapte y le empiece a decirle quien es ella, o el la bese y en ese momento ella empieza a recordar. Pero amiga juega tu con eso y sorpréndenos, ¿como harás que ella lo recuerde?.

    ¿Les gustó?
    R: si demasiado, me fascino.
    PD: avísame de la conti súper amiga, ha y porcierto sique as í:D.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  17.  
    Aleera

    Aleera Iniciado

    Géminis
    Miembro desde:
    5 Julio 2011
    Mensajes:
    24
    Hola¡¡¡¡
    Muchads gracias por avisarme de4 la conti me
    encanto, y respondiendo a tus preguntas:
    1.-Pues aun no lo se bien, pero ojala que si
    pueda ayudar.
    2.-A lo mejor puede y quiera ayudar a Aome.
    3.-Yo creo que si por que lo quiere mucho
    4.-Me encanto
    Ojala actualizes pronto.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso