Historia Interactiva N de negro - ¡Sigue tu propia aventura! XIV

Tema en 'Literatura experimental' iniciado por milo g, 1 Febrero 2019.

  1.  
    milo g

    milo g wh y Crítico

    Sagitario
    Miembro desde:
    30 Noviembre 2016
    Mensajes:
    56
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Título:
    N de negro - ¡Sigue tu propia aventura! XIV
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Misterio/Suspenso
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    634
    No. (Capítulo anterior)

    Le es vagamente conocida, tal vez la escuchó en la radio o algo, pero eso no es relevante. Ambos se miran a los ojos por un segundo, sin moverse, hasta que él se abalanza sobre ella, tirando un hachazo que da en la pared.

    Polly lo esquiva por reflejo, cae sentada al suelo y se corta con los vidrios en su mano. Lo ve de reojo cómo está tratando de sacar el hacha, pero le cuesta. Ella mira su mano y lo mira a él. Sin pensarlo dos veces, se levanta y, en cuanto él gira su rostro hacia ella, con los ojos bien abiertos, Polly le tira los fragmentos del vaso.

    Él grita y, ah, cómo grita. Sin embargo, no suelta el hacha y, a ciegas, trata de darle a ella. Sus movimientos son erráticos y están continuamente trabados por las paredes o solo porque pierde el equilibrio.

    Polly malabarea entre evitar los hachazos y no pisar vidrio, y es bastante difícil.

    El intruso le tira un golpe bastante cerca de ella, que en realidad le roza el brazo, y Polly aprovecha para sujetar el hacha. Comienza a forcejear; él tiene bastante más fuerza, pero ella le patea las piernas o a donde sea que alcance. Él camina hacia atrás para evitar los golpes, pero no le sale muy bien.

    De un momento a otro, llegan al pie de las escaleras y, por un segundo, Polly no está muy segura de si tirarlo por las escaleras o no.

    Pero, por otro lado, él aprovecha su momento de debate para golpearle la cara con el mango el hacha, y duele. Más que descolocarla, el golpe la enfurece y, con una buena patada, lo tira por las escaleras.

    Está oscuro y la caída es veloz, pero Polly ve la secuencia como si hubiera durado minutos; ve cómo se inclina un poco hacia atrás y da manotazos, tratando de mantener el equilibrio, pero no tiene nada a qué aferrarse. Su boca se abre como si fuera a gritar, pero ningún sonido sale. Rueda de espaldas, se aferra al hacha, seguro para evitar que sea libre y lo hiera más. Se golpea todo el cuerpo; son unas escaleras bastante largas.

    Al final, cae de espaldas al vestíbulo. Polly se queda unos segundos sin respirar, esperando algún movimiento de él, pero nada llega.

    Va veloz a su habitación, a ponerse algún calzado y llamar a la policía. Luego, regresa con él. Sigue en el mismo lugar en que cayó, abrazado a su hacha.

    Polly está asustada, pero no tanto como al principio. Conocer la cara del monstruo da más coraje para atacarlo. Le quita el hacha, pero la mantiene cerca de ella. Revisa sus signos vitales, pues, no quiere que alguien muera en su casa.

    Respira, pero con dificultad. Su rostro está bastante ensangrentado, especialmente su ojo izquierdo. Hay fragmentos de vidrio en su cara, pero Polly no se atreve ni a tocarlos.

    Escucha las sirenas de la policía y la ambulancia y en pocos segundos llegan.

    Durante mucho tiempo después de lo sucedido, a Polly le cuesta conciliar el sueño, e incluso no puede dormir, preocupada de que vuelva a entrar alguien a la casa. Qué feo. Fin.

    GRACIAS POR LEER! Estoy half way through this y ya me estoy arrepintiendo(?) Estoy segura que no, pero si a alguien le interesa, cuando termine estas historias (14 de febrero, más o menos), voy a hacer algunas explicaciones sobre los finales y las distintas historias en mi blog de esta página. Si les interesa, el link estará disponible en todos los fin.

    PRIMER CAPÍTULO.
     
    Última edición: 4 Febrero 2019
Cargando...

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso