Historia larga Moonlight

Tema en 'Novelas' iniciado por Liv Moore, 31 Enero 2019.

  1.  
    Liv Moore

    Liv Moore -- D0N't St0P BELiVEiNG --

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Octubre 2018
    Mensajes:
    42
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Moonlight
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    418

    Hola hola! Aquí vengo con una historia completamente sacada de mi propia imaginación, es una historia en la que he trabajado recientemente y quiero mostrarla ya al publico para que la conozca. Creo que podría ser de su agrado, si te gustan el tipo de historias con drama y sobrenaturales, pues aquí te ofrezco una.

    En fin, por favor léanla y díganme su opinión al respecto. De antemano les agradezco.


    ADVERTENCIA: Esta historia no la recomiendo para menores de 16 años, de 17 años hacia adelante pueden leerla. La categoría está ya señalada para solamente mayores de edad, pues puede contener escenas sexuales frecuentemente, por lo que sugiero discreción y si la categoría no es para tí por favor abandona este tema de inmediato. Se comprensible y acta los reglamentos, gracias.

    Sin más dejo una breve introducción y posteriormente el primer capítulo.



    Moonlight.jpg





    MOONLIGHT

    INTRODUCCIÓN


    Nunca sabes lo que el destino tiene preparado para ti, son misterios impredecibles, muy pocas veces se acerca a lo que tú tienes pensado de tu futuro. Caminamos por esta vida enfrentándonos a retos que bien podrían lastimarnos y dejarnos sin aire, sin energía para continuar lidiando con la crueldad y el sufrimiento que nos toca soportar. Cada día es un nuevo reto para probar qué tanto se está dispuesto a luchar por nunca dejarse vencer.


    A veces sobrevives, otras quizás no, solo tú tienes la decisión de rendirte o continuar, todo depende de que tan dichoso te sientas con lo que el mundo te ofrece. Con las personas que fueron elegidas para alentarte o quizás para desampararte, hay un bien y un mal que sirve para impulsarnos hacia distintas partes, y al final solo quedan dos caminos, la vida plena o la muerte absoluta. Es complicado, pero solo tú debes pensar, que tienes lo necesario para nunca ir por el lado obscuro de la vida, tú tienes el control en tus manos. Hasta que lo entiendas tendrás la certeza, de que a pesar de todo, valió la pena pasar por las dificultades, pues estas en realidad te han vuelto más fuerte y mucho más sensato.
     
    Última edición: 31 Enero 2019
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Liv Moore

    Liv Moore -- D0N't St0P BELiVEiNG --

    Cáncer
    Miembro desde:
    11 Octubre 2018
    Mensajes:
    42
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Moonlight
    Clasificación:
    Para adolescentes maduros. 16 años y mayores
    Género:
    Drama
    Total de capítulos:
    2
     
    Palabras:
    4123

    MOONLIGHT

    Capítulo 1


    En ocasiones llego a cuestionarme, ¿Qué habría sido de mí si nunca me hubiesen encontrado? Mis recuerdos acerca de mi infancia, por alguna razón los tenía bloqueados, siempre que intento recordar todo está muy borroso, es como si me protegiera a mi misma de los recuerdos dolorosos, pues según lo que después me explicaron, es que yo, tuve un punto muy gris en mi infancia, un suceso bastante desgarrador y que fue muy duro para mí.

    Ahora que cumplí diecisiete años, pedí que me recordaran mi infancia, era algo que quería recordar porque no soportaba más ver esa gran nube cubriendo mi mente, de mis recuerdos de cuando era niña. Estaba convencida de que a esta edad sabría tomarme con más tranquilidad aquel tema que me ha bloqueado de esta manera. Por un momento pensé que no me lo contarían, vacilaban porque no querían lastimarme, pero aceptaron que yo tenía derecho a saber sobre mi pasado.

    Primero revelaron que no sabían mucho de mis verdaderos orígenes, solo conocían lo que sucedió hace trece años atrás.

    Cuando tenía apenas cuatro años de haber nacido, experimenté lo peor de toda mi vida, es seguro que tuve Padres alguna vez y que viví con ellos los tiempos anteriores en los que apenas aprendía a vivir. Recordé que amaba mucho a mis Padres, pero a estas alturas ni siquiera recordaba sus rostros, ni cómo eran sus voces. No estoy segura, de que ellos también me amaran, ya que… fue muy fácil para ellos arrancarme cruelmente de sus vidas, me llevaron a un orfanato con personas desconocidas y en donde habían muchos niños que eran criados por una mujer de mayor edad, que era la encargada del lugar. Fue como si en ese momento mis Padres hubiesen renunciado a serlo, como si se hubiesen hartado de mí y no deseaban saber absolutamente nada más de mí. No miraron nunca atrás mientras se marcharon, no me dedicaron ni una sola palabra o ni siquiera un gesto. Su despedida fue fría e indiferente.

    Viendo como lo que más amaba se me escapaba de las manos, me llené de pánico y de temor, no entendía por qué estaban dejándome, lo único que pude imaginar fue que tal vez me había portado tan mal que mis Padres me castigaban severamente, así que les pedí perdón y les prometí que sería mejor hija, pero no les importó, no me escucharon por más que les suplicaba que no se fueran, no les importó… que me estuvieran desgarrando por dentro, ni que después de que ellos atravesaron la puerta del orfanato, yo los seguí desesperadamente. Pero cuando puse un pie fuera, ya no había ningún rastro de ellos, desaparecieron tan pronto en cuanto salieron.

    La encargada del orfanato quiso regresarme a ese terrible lugar, en lo único que yo pensaba era en buscar a mis Padres, quizás no estarían tan lejos, no tenía ni siquiera noción de prudencia, corrí lo más que pude llamando a mis Padres, lloraba aterrada de que este fuera mi triste destino y la idea de no volver a verlos. Entre tantos pasos veloces y el pánico, me fui alejando del orfanato, hasta que terminé por perderme en calles obscuras, desconocidas, llenándome aun más de temor. Mi mente estaba completamente en blanco, no podía recordar como regresar, ya me convencía que mis Padres realmente me dejaron sola y que ya no me querían más. Me detuve acurrucándome en una calle totalmente vacía y que solo era alumbrada por la luz de la luna. Todo estaba cubierto de nieve, pues desde hace tiempo que el invierno había llegado, hacía mucho frío y luego pensé que tal vez me quedaría allí para siempre. Mis Padres ya no me querían, los del orfanato no sabrían donde encontrarme y no le importaba a nadie más. Me la pasé llorando desconsoladamente y llena de temor, los minutos y los segundos parecían eternos, mientras el frío y la obscuridad me cubrían. Estaba sola y no había ni un alma.

    Y cuando no quedaban más esperanzas, de pronto apareció un hombre frente a mí. Sus ojos me miraron con alivio, tenía un rostro de alguien muy bueno y este se agachó a mi altura.

    – Al fin te encuentro, te he estado buscando pequeña… tranquila, ya no temas, ahora todo estará bien. Debiste… pasar un terrible momento –la mirada gentil y acogedora de aquel hombre, junto con su suave sonrisa, me hizo volver a tener esperanza. Extendía su mano hacia mí, brindándome la confianza de ir con él y yo… no pude negarme, al fin, alguien se había preocupado por encontrarme.

    Corrí hacia él y me le aferré desahogando todo el miedo por el que pasé y el sufrimiento. Me acogió en sus brazos como alguien dispuesto a protegerme– Tranquila, estás a salvo cariño, ya todo pasó –me consoló y entonces me llevó de vuelta al orfanato.

    La encargada del orfanato había reportado mi desaparición y la seguridad del país se movilizó en mi búsqueda, afortunadamente tuvieron éxito. Al verme llegar en sus brazos, la señora estaba muy aliviada y agradecida.

    – Muchas gracias, General, ha regresado a la pequeña sana y salva –se acercó extendiendo los brazos para encargarse de tomarme en su lugar.

    – Está en perfectas condiciones, solo hace falta llevarla… –cuando intentó pasarme a la mujer sintió que me agarré con más fuerza a su ropa, impidiendo que me dejara en manos de la encargada del orfanato, no quería volver a sentir que me abandonaban, el cederme a la mujer significaba que ese cruel destino aun me asechaba y después de lo sucedido, no deseaba quedarme sola en un lugar así. Quise aferrarme a la persona que se preocupó por mí y que me ha hecho sentir acogida en un momento terrible. Contempló en mi rostro, el auxilio de protección y de afecto. Lo entendió así con una sola mirada y fue allí… que supo que no podía abandonarme.

    El General Lucion también atravesaba por momentos amargados y muy duros, él recientemente se convirtió en un viudo desafortunado, su esposa fue asesinada por hombres malvados y los dejo a él y a su hijo muy destrozados. Se compadeció de mí al verme tan desolada, viendo que también sufría al igual que él.

    – ¿Qué necesito… para una adopción? –preguntó a la mujer y esta se quedó desconcertada.

    – P-pues… solo necesita llenar unos documentos y firmar unas condiciones de custodia –.

    Me miró de nuevo con un brillo de decisión y me sonrió– Descuida, a partir de ahora… no dejaré que nada malo te pase… yo cuidaré de ti –luego de esa promesa, realizó los procedimientos de la adopción y cuando todo concluyó me llevó a un enorme castillo, la primera vez que lo vi me impresionó, sujetaba mi mano guiándome hacia la entrada para luego adentrarme a su interior.


    Mis ánimos estaban sumamente apagados, la impresión de la casa solo logró hacerme un débil cosquilleo. Este hombre al que aprendí a llamar Gid o Papá, desde que pise esta casa se ha encargado de volver a hacerme sentir la calidez familiar.

    En seguida en el recibidor se presentó un niño un tanto más mayor que yo, saludó muy feliz a su Padre pero… a la vez llevaba un semblante de tristeza.

    – Bienvenido Padre, me alegra que hayas vuelto… –se dio cuenta que detrás de Gid se encontraba una pequeña silueta, como una sombra que no se apartaba de él– ¿Quién es ella? –dijo con curiosidad.

    Gid se inclinó a mi altura para presentarnos– Yudar, quiero presentarte a Sayuki, a partir de ahora… vivirá con nosotros. Necesita de una familia que le dé mucho cariño y tú y yo se lo daremos –anunció y entonces el niño sonrió acercándose a mí.

    – ¡Hola Sayu…! –dio su intento por saludarme de la mejor manera, pero yo me oculté aun mas detrás de Gid, indispuesta a corresponderle. Gid me atrajo de nuevo frente a Yudar, ayudándome a tener más confianza.

    – Sayuki, él es Yudar, él será como tu hermano mayor, puedes confiar en él es un buen niño al igual que tú, puede enseñarte un montón de juegos, tiene muchos juguetes en su habitación, ¿Por qué no vas con él? –.

    – ¡Vamos Sayuki, juguemos! –Yudar tomó mi mano y me llevó a su habitación. Desde el principio fui muy bien recibida en este hogar y en esta familia.

    Me costó mucho salir de mi bola de cristal, en la que me había encerrado internamente para no correr ningún tipo de peligro, no quería volver a sentir dolor. Como si aun estuviera en esa calle fría y obscura, completamente vacía, pero Gid y Yudar me brindaron tanta calidez, que el cristal se fue debilitando y me fue liberando para poder vivir en este enorme castillo, con dos personas que ahora hacían mi vida… algo maravilloso. Jamás se rindieron conmigo, aunque yo los rechazara y volviera a encerrarme en ese cristal.

    La primera vez que fui capaz de ceder a mis rechazos, fue cuando supe sobre la trágica historia de esta familia. Allí supe que Gid era un hombre muy importante para esta nación; el Imperio Lotus.


    Antes debo aclarar, que en esta civilización solo existimos los seres inmortales, estamos formados por cuatro orgullosas razas: los vampiros, los lycans, los híbridos y los demonios. Desde siglos atrás el Imperio Lotus estaba dividido en cuatro distintas naciones, gobernadas por diferentes representantes, ya que había mucho conflicto entre todos. Los Vampiros eran enemigos de los Lycans por naturaleza y así igual los Híbridos odiaban a los Demonios. Se odiaban tanto que se desataban las guerras por mantener el orgullo de su raza y para probar quien era mejor.

    Hasta que entonces, luego de tanto tiempo en guerra, todos ya estaban exhaustos y afectados por la guerra, que decidieron hacer un tratado de paz entre las cuatro razas y para probar ahora que deseábamos vivir en paz y en fraternidad, las cuatro naciones se unieron en una sola, creando así nuestro actual país, el Imperio Lotus. El nombre fue así en referencia a la flor de Loto, ya que esta tiene un simbolismo de Pureza y Fortaleza, lo cual quisieron que eso nos representara ahora que no habría más conflictos… o eso se esperaba.

    No es tan sencillo deshacerse de los conflictos, siempre habrá quienes estén en contra y muchos se revelaron a los Cuatro Lideres que ahora nos dirigen nuestro Imperio. Tiempo después de haber comenzado una Era de Fraternidad, apareció en la sociedad una organización enemiga llamada “La Liga de Asesinos”. Estos, los que no querían estar en paz con sus adversarios, fueron protagonistas de muchos disturbios, asesinaban a inocentes por puro orgullo y placer.

    Los Cuatro Lideres se vieron con la responsabilidad de reforzar la seguridad de la nación. Ya no solo se contaría con la milicia, también se creó una nueva organización especialmente encargada de ponerles un fin a la Liga de Asesinos, el ejército solo quedaría para proteger a los Lideres. La nueva organización protegería a toda la civilización, se reclutaron a personas importantes, habilidosas y bendecidas con dones únicos, proveniente de familias destacadas. A esta organización se le nombró honorablemente: “La Orden del Loto Imperial”.

    Se crearon cuatro bases importantes de la Orden en diferentes puntos del Imperio, ubicadas en cada territorio de las cuatro diferentes razas, cada una representando a los suyos con honor. La familia de Gid fue una de las elegidas para dirigir una de las bases en representación de la raza híbrida. Sus abuelos la dirigieron y después sus Padres, fueron bien reconocidos por los Cuatro Lideres por su gran esfuerzo y sacrificio.

    Cuando el legado de sus Padres terminó, se le pasó este a Gid que para entonces ya estaba felizmente casado y formando una bella vida junto a su amada esposa Serendine.

    Aceptó dignamente a ser el General de la base nombrada “La Orden del Loto Blanco del Este”, pues esta base estaba ubicada al este del Imperio, en el territorio de los híbridos, aunque claro luego de la unión fraterna también vivían otras razas entre ellos como en las demás, pero igual seguían siendo los dueños de sus áreas. Gid siempre procuró mantener a su familia fuera de esto. Por eso las bases de la Orden estaban siempre encubiertas, de tal manera que los enemigos no pudieran llegar a ellas, y así para que pudieran protegerse y proteger a sus seres queridos. Se camuflajeaban bien debajo de viejos edificios y en zonas muy públicas para disimular mejor. El mejor modo que Gid vio de burlar mas a los enemigos, fue creando un bar-restauran que le serviría como pantalla de humo, cerca de allí habían muchos locales y compró uno justo al lado de los viejos edificios que escondían la base. Así fingiría ser dueño de un bar muy ocupado, pero que a la vez trabajaba secretamente para la nación.

    Todo parecía marchar bien para Gid, dirigiendo honradamente a sus hombres y además siendo un gran esposo que pronto se volvió en un gran Padre. La llegada de Yudar fue lo que lo impulsó más a ser un General digno de su legado, protegería a toda costa esta nación, donde existían las personas más importantes de su vida. De alguna forma, los malvados supieron descifrar su punto débil, ya que tomaron a Gid desprevenido, un día de repente recibió una llamada en la que le informaban que su esposa Serendine había desaparecido. Cuando llegó a su casa solo se encontraba Yudar quien fue protegido por el mayordomo de la casa, el cual era un hombre de total confianza para su familia. Buscó a Serendine desesperadamente, y posteriormente recibió llamadas de los delincuentes pidiéndole dinero y condiciones para liberar a su esposa. Pedían que él se uniera a la Liga de Asesinos, estaban interesados en sus capacidades, no querían desperdiciar a una persona tan valiosa como Gid, él quiso engañarlos aceptando su oferta. Lo citaron en un lugar y allí hicieron el trueque, una gran cantidad de dinero y su reclutamiento a la Liga, por la recuperación de Serendine.

    Cuando todo parecía ir bien y creyó que su esposa ya estaba asegurada, fue cuando actuó e intentó acabar con ellos, lamentablemente… ellos fueron más despiadados y en cuestión de segundos, Serendine… había muerto, sin nada que él pudiese hacer.

    Evidentemente fue un golpe duro para Gid, después de perder a su esposa tan cruelmente no quiso saber por un tiempo de la Orden, se quedó en su casa con Yudar, quien ahora lo necesitaba más que nunca luego de perder a su Madre.

    Algunos miembros de la Orden iban a dejarle informes o reportes como una simple responsabilidad de mantenerlo informado de todo, pero respetando si Gid quería revisarlos o no, en su lugar dejaron a cargo a un General sustituto enviado desde la Orden del Loto Azul del Norte, la principal de todas, pues estaba ubicada muy cerca de la residencia de los Cuatro Reyes, la zona que representaba a la raza vampírica. Mientras atravesaba por este duelo, estuvo inmerso por mucho tiempo, al igual que yo cuando me trajo a su casa luego de ser abandonada por mis Padres. No le interesaba nada del mundo, lo único que lo hacía reaccionar era Yudar. Un día llegó a la conclusión de que a Serendine jamás le hubiese dejado permanecer así, en este estado tan deplorable, Yudar necesitaba alguien que le enseñara a volver a alzarse a pesar de las dificultades y de seguir adelante con su vida.

    Se propuso entonces a que ambos pudieran avanzar apoyándose mutuamente, por Serendine y por ellos mismos. Entonces Gid volvió a interesarse en los asuntos de la Orden sin involucrarse mucho, solo aceptaba reunirse una hora con sus compañeros para saber los detalles, informes o reportes y después de eso pasaba el resto de tiempo junto con Yudar. En una de esas reuniones fue que Gid supo del reciente reporte, recibido del Orfanato Kindergarten que se encontraba al norte del imperio, una menor se había extraviado y solicitaban urgentemente la ayuda de la Orden para encontrarla inmediatamente, en estos tiempos las calles no eran muy seguras y el invierno estaba en su pleno momento, no era bueno que un menor estuviera perdido. Algo muy en el fondo de su interior, le pidió que se hiciera cargo de este caso. Fue entonces acompañado con algunos de sus hombres, a los cuales les dio la orden de buscar a la menor extraviada y posteriormente fue cuando Gid me encontró. Los híbridos como él tienen una habilidad especial de rastrear las almas, siguiendo el rastro de su energía espiritual que solo ellos pueden percibir, ellos son algo así como ángeles de la muerte, pueden ver las energías espirituales de los vivos y de los muertos, ya que ellos son mitad ángeles y mitad demonios.

    Gid me contó todo esto y después fui consciente de que no solamente yo estaba sufriendo, él también estaba triste por la muerte de a quien más amo en este mundo. A partir de allí se fue ganando mi confianza y mi respeto, me ha dado una nueva oportunidad de poder ser feliz en una nueva familia que me daba cariño y felicidad.

    A pesar de que yo no era de su linaje, pues provengo de la raza vampírica, ni siquiera eso era un impedimento para aceptarme como a su propia hija. Ha sido un verdadero Padre para mi, pronto consideré que debía reconocerlo como mi Padre, estaba plenamente agradecida con él y he llegado a amarlo tanto como amé a mis Padres biológicos, también a Yudar lo amo por ser el mejor hermano del mundo, él que jamás tuve.

    Tanto Gid como Yudar supieron ganarse mi corazón y yo al fin pude lograr salir de esa bola de cristal sin tener necesidad de volver a refugiarme en ella. Ahora los tres trabajamos por superar nuestras tormentas y me alegra decir que lo logramos. Pasaron siete años y Gid regresó a su puesto como General, aunque debía ocuparse en esto aun se preocupaba por estar siempre presente para pasar tiempo con nosotros, eso nos alegraba mucho, conforme pasó el tiempo y Yudar y yo sabíamos que para Gid era a veces difícil poder desprenderse de su trabajo, optamos por dejar que él se ocupara de sus responsabilidades con la nación y le aseguramos que ambos estaríamos bien, teníamos al Sr. Fuyuki, nuestro mayordomo para cuidarnos.

    Yudar como cumplió los dieciséis años, se interesó en ingresar a la Academia a la que los híbridos asistían para conocer más de su propia naturaleza y como desarrollarse, mi Padre lo apoyó al igual que yo y lo animamos a dar ese pasó, significaba que al fin Yudar podía seguir adelante y proponerse objetivos en la vida. Yo por mi parte Gid contrataba para mí tutores que iban a casa para enseñarme muchas cosas, como: a leer y escribir, sobre la historia universal, la geografía, la filosofía, la literatura. También aprendí de Artes, como la pintura, el piano, el violín. Aprendí algunos idiomas como el inglés, el francés y el alemán y al final el señor Fuyuki se animó a darme él mismo unas clases de cocina y repostería, ya que aparte de ser un buen mayordomo, era un excelente cocinero. Cuando creí que lo había aprendido todo, Gid quiso que aprendiera algo sumamente importante y necesario, no estaba dispuesto a dejar de nuevo a su familia indefensa, a Yudar y a mí quiso enseñarnos a defendernos en caso de cualquier peligro y que él no pudiese llegar a tiempo, era una piedra en el zapato que llevaba aun, esa inquietud de no haber podido proteger a Serendine, así que quería asegurarse de que estuviéramos 100% seguros. Este favor se lo pidió a alguien de la Orden y este aceptó con gusto enseñarnos técnicas de combate y de defensa, como las Artes Marciales y algunos otros trucos. En medio de todo esto, descubrí que tenía poderes naturales, fue cuando quisieron enseñarme trucos mágicos originarios de los híbridos ángeles-demonios, y pude aprenderlos muy fácilmente, no me costó nada hacerlo y ellos creían que iba a costarme un poco más que Yudar por ser vampiro, cualquier ser sobrenatural es capaz de aprender trucos mágicos, pero solo los dotados de dones mágicos naturales pueden tener esto bastante simple.

    Al parecer provenía de una familia de hechiceros, podía hacer mi propia magia, pero cuando recordé de pronto uno de los hechizos que seguramente mis Padres biológicos me llegaron a enseñar, me hizo recordar cosas que me dejaron en un shock, del cual me costó recuperarme. Para cuando recobré la compostura lo había olvidado por completo, Gid pensó que yo era quien fingía no querer recordar como una autodefensa, pero realmente no pude recordar lo que vi, fue como cuando tienes un sueño o una pesadilla que muy fácil se desvanecen. Nunca más se habló del tema de mis habilidades naturales, solo se limitaron a enseñarme un par de trucos mágicos convenciéndome que solo los híbridos podían hacerlo.

    Ya que no tenía nada más que aprender, mis mañanas se volvieron bastante aburridas y me sentía muy sola cuando Yudar tenía que estar en la Academia, a veces llegaba un poco tarde porque había logrado hacer algunos amigos, y para compensarme por la demora, llegó a presentármelos para luego poder jugar con ellos, eran personas muy agradables que entonces se volvieron también mis amigos. Papá solo venía a comer con nosotros y se iba rápidamente, y ya muy noche regresaba a casa, incluso habían noches en que no podía volver a casa, instaló en su despacho del bar-restauran que dirigía, una pequeña habitación donde podría descansar. Ser un General de una Orden que debe proteger a toda la nación claramente no es fácil.

    Llegué a hartarme de estar todas las mañanas sola y aburrida, me hacía experimentar momentos desagradables, casi regresándome a esa bola de cristal que aun me asechaba, así que para evitar esto le pedí a Gid que me dejara trabajar en su bar, ya tenía en ese entonces dieciséis años, ganaría mi propio sueldo y así era una forma de pasar tiempo con él y por las tardes conviviría con Yudar. Lo pensó un poco ya que en ese bar podía haber tipos mañosos y aprovechados, no tendría mucho tiempo para vigilar que nadie se sobrepasara conmigo, ya había allí un par de meseros que han tenido problemas, sobre todo con los demonios que son los más mañosos y problemáticos. Pero siempre estarían los de seguridad y los de servicio respaldándome, así que no vio problema en contratarme.


    Así me convertí en mesera y debo decir que jamás me he arrepentido de esto, no siempre iba a ser la sobreprotegida de papá, al menos no en ciertos momentos, a ese bar asistían personas muy interesantes y atractivas, chicos que iban despertando en mi el interés de conquistarlos, solo me dejaba acortejar por los más guapos y sensuales.

    No pude impedirme perder la virginidad con uno de ellos, habían salas privadas y hasta las V.I.P. para los que quisieran tener un momento intimo y excitante con su pareja, estas solo se permitían usar por las noches en las que se abría el bar con las bebidas fuertes y el ambiente con hormonas a flor de piel, por las mañanas solo era un restauran. No estaba demás utilizar una de estas salas para divertirme un poco, aunque esto pronto se volvió una pequeña adicción.

    Aprendí que la mejor forma de atraer chicos atractivos era usando mi uniforme atractivo, con eso fácilmente caían en mi anzuelo. Rechazaba siempre a los feos, a los que no me agradaban, a los borrachos, a los demonios y a los lycans. No era un rechazo a estas razas por racismo, los demonios son bastante odiosos y son los que siempre quieren pasarse de listos, pero los hago arrepentirse pateándoles el trasero y dejando que los de seguridad se los patearan igual. Los lycans simplemente por naturaleza no serían los apropiados para mí en la cama, no controlan su fuerza y desgraciadamente ellos son más fuertes que yo, eso no sería para nada placentero. Por esta razón solo acepto híbridos o vampiros, ya que la mayoría de ellos son lindos, sensuales y elegantes.

    Hoy estoy en un nuevo día de pesca, estaba ansiosa por ver quién sería mi primer pez en el anzuelo, es cuestión de tiempo que alguien se deje atrapar y sea mi amante sexual.

     
    Última edición: 31 Enero 2019
  3.  
    Cygnus

    Cygnus Usuario VIP Comentarista destacado Crítico

    Libra
    Miembro desde:
    28 Abril 2011
    Mensajes:
    4,169
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    Hola, Liv. Pues ya me tomé algo de tiempo para leer tu relato.
    Primero debo confesar que no soy un lector muy entusiasta con los vampiros y licántropos, pero ya que estaba encaminado lo terminé de leer y hasta el momento me siento conforme con lo que llevas.
    Me agrada el universo que estás creando. Creo que tienes visión y cierta profundidad de la historia, te has tomado el tiempo de elaborar una cronología, un espacio, las diferentes razas que si bien no son de tu invención, las has integrado a tu propio universo en reinos y bajo tus propias reglas. Me llama la atención que en éste no haya humanos, cuando es lo cotidiano, aquí lo normal es ser un vampiro, un híbrido, etc.
    No sé aún qué pensar de la protagonista porque hasta ahora nos la has presentado en dos momentos sumamente dispares, la infancia más temprana y la adolescencia alborotada. Del mismo modo, aún no conecto con el resto de personajes, espero que en los siguientes capítulos nutras la narración con diversas anécdotas que expliquen por sí mismas algo más de sus rasgos. Ahora mismo la narración se ha volcado a mencionar por encima los aspectos más importantes de éstos y sus situaciones, no está mal, es el primer capítulo y queda mucho por desenmarañar, pero detenerse un poco más a contar situaciones cotidianas sería una buena opción para que fuésemos acostumbrándonos más a ellos y viéndolos con la suficiente simpatía.
    Por ahora tampoco sé hacia dónde vaya encaminada la historia. Espero que no se base en una sucesión de fantasías sexuales vampirescas porque el relato da para más que eso, pero bueno, es tu decisión.
    Para ser tu primer historia original tienes una buena redacción y demuestras dominio de tus ideas. Me gusta tu uso de párrafos y la estructura en la que presentas el relato. Los errores ortográficos son pocos y nada molestos, aunque sí sugiero que no sigas separando el guión de diálogo de la primera letra como hasta ahora lo has hecho.
    Quizá mi única incomodidad fue ver inexactitudes en la psicología de una niña de cuatro años. Sayu es excesivamente madura para esa edad y creo que se te fue la mano. Tanto sus acciones, sus pensamientos, emociones y diálogo parecen estar situados para una niña de unos nueve o diez años como mínimo durante sus escenas en la nieve, el orfanato etc (puedo discurrir por qué lo digo si deseas), así que creo que además de tu imaginación, que me queda claro que tienes mucha y es muy valiosa, siempre viene bien apoyarse de lecturas complementarias sobre psicología infantil y juvenil para no errarle. También alguna miradita sobre los procesos de adopción, sé que es tu universo y tus reglas pero me pareció increíblemente inverosímil que para adoptar ahí sólo se requiera presentar unos documentos, firmar y llevarse a la pequeña. En ningún rincón del mundo funciona así y no me quedó claro por qué en este universo sería la excepción -más, pensando en que son razas distintas y algún problemilla debe haber, entendiendo la historia de las guerras y quién era Gid.

    En fin, Liv, estaré atento. Vi que publicaste otro relato largo, a ver si me doy una vuelta también.
     

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso