One-shot Mimikyu [Pokémon rol]

Tema en 'Mesa de Fanfics' iniciado por Kurone, 13 Marzo 2019.

  1.  
    Kurone

    Kurone Equipo administrativo Diosa todopoderosa del yuri ♡

    Piscis
    Miembro desde:
    25 Mayo 2013
    Mensajes:
    550
    Pluma de

    Inventory:

    Escritora
    Título:
    Mimikyu [Pokémon rol]
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Comedia
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    1553
    Emily y Mimi meriendan con Mimikyu. Male sal.

    Nota: Intenté escribir comedia, pero no me salió. Por supuesto, yuri subtext. This is Mimily.




    —¿Es necesario que tengas esa cosa encima mientras estamos comiendo?

    La voz de Mimi no era realmente una pregunta en sí. La expresó con el ceño fruncido y los ojos cerrados, sosteniendo una taza de té entre los dedos.

    La causa de su molestia no era otra que aquella criatura que Emily sostenía en su regazo. Aquel pequeño ser disfrazado que capturó por casualidad en la Mansión Abandonada y que tenía un nombre sumamente parecido al suyo.

    Tipo Fantasma, además. Le ponía los pelos de punta. Su desagrado hacia estos era más que sabido, por lo que merendar con uno de su tipo no estaba realmente en la lista de cosas que adoraba hacer Mimiko Honda. Especialmente un sábado por la tarde, en el que no tenía nada más que hacer que relajarse en compañía de su mejor amiga.

    Emily alzó la vista de la criatura.

    —¿Huh?—inquirió—. Pero Mimi, Mimikyu tiene hambre. ¿Verdad que sí pequeñín? Ten, toma una de las pastas de té de Mimi~

    Y acercó la mano al plato de galletas para tomar una de ellas. Una de un suave color crema adornada con la mitad escarchada de una cereza.

    Las favoritas de la Honda.

    —¡Oye!—exclamó esta. Pero sus reclamos cayeron en saco roto... por supuesto.

    Mimikyu se la llevó bajo el disfraz de Pikachu con sus fantasmales garras y empezó a devorarla con gran emoción, como si no hubiese probado jamás algo tan delicioso. Emily rio enternecida.

    —Eres adorable~

    "Tsk".

    Mimi apretó algo más la taza entre sus dedos, y entonces, se la llevó a los labios para tomar un poco más de té. El sabor dulzón del té aderezado con mermelada de bayas zreza no la hizo sentir mejor.

    De hecho, las siguientes palabras de Emily solo aumentaron su amargura interna.

    —¿Quieres otra? Toma~

    —Se te va a enfríar el café.

    —Oh no, no tengo ganas—replicó Hodges. Y como una madre que no puede apartar la vista de su bebé un solo segundo, volvió a mirar al tipo Fantasma/Hada— ¿Crees que Mimikyu pueda tomarlo?

    "Me da igual si ese harapo con ojos puede tomarlo o sufre una sobredosis de cafeína y vuelve dando saltos a la mansión decrépita de la que salió"

    Mimi frunció el ceño aun más. Estaba molesta. Oh, por supuesto que estaba molesta.

    Emily clavó en ella la mirada de sus ojos morados.

    —Hoy estás un poco distante. ¿Estás bien?

    —Estoy perfectamente.

    La respuesta rápida, áspera y seca de su compañera no alivió la preocupación de Hodges. Intrigada, ladeó la cabeza. Aquella contestación no era demasiado convincente dada la situación.

    Mimi suspiró.

    —Solo... no entiendo por qué esa cosa debe de tener un nombre tan parecido al mío—habló la Honda, contrariada. Y la taza hizo un pequeño "cling" al ser depositada de nuevo sobre el plato—. Y encima es tipo fantasma. Me da repelús.

    Aquella no era la razón total de su ácido comportamiento, pero tampoco tenía necesidad alguna de decir: "pensaba que esta merienda sería solo para las dos"

    Demasiado vergonzoso e infantil.

    Emily se mordió la sonrisa en los labios —quizás sabiendo que mentía, quizás sabiendo la verdadera razón de su frustración—y tomó a Mimikyu en sus brazos. Con alegría, como si sostuviera un suave peluche de felpa, se lo mostró a Mimi.

    —Pero si es monísimo~. Míralo.

    No iba a mirarlo. No cruzaría la vista con ese ser que le robaba la atención de su mejor amiga. No cruzaría la mirada con una criatura que era realmente adorable... aquello haría tambalear peligrosamente su determinación.

    Hosca, apartó el rostro. Emily se acercó un poco más, insistente.

    —Anda~—hizo un pequeño mohín—. Míralo~

    —No.

    Y entonces, para sorpresa de ambas, Mimikyu pareció severamente afectado por el rechazo. Sus pequeños ojos negros bajo el disfraz parecieron cristalizarse... y empezó a lloriquear.

    Mimi se volvió rápidamente a mirarlo, severamente contrariada.

    —¿Q... qué le pasa ahora?

    —Lo has hecho llorar—informó Emily tomando asiento de nuevo en su silla. Se apresuró a acariciarle la cabeza— ¿No ves que es muy sensible? Ya está, tranquilo. No pasa nada. Toma otra galleta~

    Y una nueva pasta de té desapareció bajo el disfraz mientras los sollozos ahogados del pokémon se calmaban. Sin embargo, aún eran visibles dos pequeñas lágrimas en sus ojos negros.

    Era una criatura ciertamente sensible, sí... quizás porque siempre se había sentido solo, abandonado y dejado de lado todo el tiempo. Y ahora que tenía a alguien a su lado, no tenía intención alguna de ser una molestia.

    Emily le dio otra galleta.

    —Mimi~—la llamó pues. Su tono conciliador, suave.

    Mimi se había vuelto a llevar la taza a los labios. Se sentía algo más calmada, relajada al saber que Mimikyu también estaba en calma. Pero no era algo que fuese a admitir en voz alta.

    —¿Hm?

    —Tenemos que ponerle un nombre. Después de todo es algo así como nuestro hijo.

    Fue rápido como el impacto de velocidad extrema. El té cambió su trayectoria y Mimi, sorprendida por aquella afirmación, empezó a toser, atragantándose con la bebida.

    Emily se incorporó ligeramente de la silla al ver a Mimi en medio de un ataque de tos. ¡Ya había pasado algo similar en su último encuentro, no quería que se repitiese!

    —¿Estás bien?—le cuestionó alarmada.

    Mimi se apresuró a tomar una servilleta y se limpió los labios, mirándola con los ojos abiertos de la impresión, de la sorpresa, con sus mejillas ligeramente enrojecidas. Quizás por el esfuerzo al toser, quizás por la inherente vergüenza que despertó en ella.

    Puede que por ambas.

    —¿H-hijo?—musitó.

    —Sip~ Me gustaría que pudiésemos criarlo juntas—Emily sonrió deslumbrantemente—. Tiene casi tu nombre... así que es tu hijo. Pero como yo lo atrapé también es el mío. Es el hijo de las dos~

    "Eres una idiota"

    Mimi apartó la mirada, cohibida, avergonzada de sus propio pensamientos. El corazón casi se le salía del pecho.

    —N-no digas tonterías...

    Emily, algo más calmada, volvió a mirar a Mimikyu. El tipo fantasma parecía más relajado, con el estómago lleno. Con sus propias manos, se hizo con otra galleta.

    Emily sonrió.

    —Hmm... ¿qué nombre te gusta?

    Mimi le devolvió una mirada de circunstancias. ¿En serio iban a hacer eso? ¿De verdad iba a pedirle a ella opinión sobre el mote que debían ponerle a ese ser? Sí, ella solía ponerle nombres a sus pokémon... pero aquel no era su pokémon por mucho que Emily insistiese. ¡Ni siquiera le gustaba!

    Tras unos largos segundos donde Mimi la interrogó con la mirada con un perpetuo "Es una broma ¿no?" escrito por toda la cara, Emily rompió el silencio.

    —¡Ah ya sé! ¡Mii-chan!

    —No. Absolutamente no.

    Después de todo, así la llamaba Matt. Era un apodo que detestaba con toda la fuerza de su alma. Emily se llevó la mano al mentón.

    —Vale... ¡Mimichi!

    —Ni hablar.

    —Michi.

    —No.

    —Mims.

    —¡Todos esos son apodos que usas para llamarme!

    Emily no pudo evitar reír. Quizás lo estaba haciendo a propósito. Quizás solo se burlaba. No podía negar que le resultaba divertido.

    —Está bien~ Algo diferente, algo diferente...—se llevó el dedo índice a los labios, pensativa—. Yo no suelo ponerle nombres a mis pokemon... tú eres la experta aquí.

    ¿Experta? Mimi apartó nuevamente el rostro.

    —Ya te digo que no quiero tener nada que ver con esa cos—

    Nuevamente, de soslayo, Mimi vio como los inocentes ojos de Mimikyu se cristalizaban, empañándose en lágrimas. Sintiéndose mal por ello, se mordió el labio inferior.

    "Ugh, mierda".

    Por mucho que no le gustase, por los motivos que fuesen, no quería volver a hacerlo llorar. Se había sentido demasiado culpable la primera vez. Y Emily tenía razón... era demasiado sensible.

    Si no podía ser sincera simplemente pensaría rápido. Un nombre. Uno que fuese simple, adecuado y sonase bien. Pensó en Emily. En ella misma. En aquella criatura como una especie de hijo adoptivo de ambas... y el nombre, pronunciado como un bajo murmullo, apareció como una repentina epifanía en su mente.

    Ni siquiera lo dudó.

    —... Mimily.

    —¿Huh?

    Mimi dio un respingo y apartó el rostro, con dignidad. Con sus mejillas teñidas de un intenso rojo.

    —¡D-dije que da igual!

    Aquello había escapado de sus labios por sí solo, sin que pudiese hacer nada por detenerlo. Pero ahora que se paraba a pensarlo, ponerle un nombre compuesto por el suyo y el de Emily era sumamente vergonzoso. ¡Ni que fuesen una pareja!

    Emily abrazó a Mimikyu, sonriendo divertida ante la situación. Miró a Mimi desde su asiento. Sus mejillas rojas, tanto que cualquier Octillery sentiría envidia... le temblaba el labio inferior por el nerviosismo.

    "Algún día mamá será sincera, ya lo verás~" —le susurró al pequeño. Y acercó la mano al plato de nuevo—. "Hasta ese momento... ¿qué tal otra galleta?"

    A ese paso les daría tiempo a acabarse todas las pastas de la ciudad, incluso. Pero por supuesto, Mimikyu no se lo negó.
     
    • Adorable Adorable x 5
    • Fangirl Fangirl x 1
Cargando...
Similar Threads - Mimikyu [Pokémon
  1. Kurone
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    41
  2. Kurone
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    67
  3. Kurone
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    53
  4. Kurone
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    62
  5. Kurone
    Respuestas:
    0
    Vistas:
    62

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso