Mi regalo

Tema en 'Relatos' iniciado por Syel, 25 Diciembre 2014.

  1.  
    Syel

    Syel Extraña

    Cáncer
    Miembro desde:
    12 Julio 2012
    Mensajes:
    984
    Pluma de
    Escritora
    Título:
    Mi regalo
    Clasificación:
    Para todas las edades
    Género:
    Amistad
    Total de capítulos:
    1
     
    Palabras:
    807
    A decir verdad este escrito es para la actividad de "El regalo perfecto" de Fenix Parker y aunque no sea de total agrado para mí la navidad, me gusta estar en familia y creo que eso es lo mejor que hay. Gracias por leer y si quieren comentar, adelante ;)

    Mi regalo.

    Una vuelta, dos vueltas. Un estirón acompañado de un corte. Pedazos de papel caen al suelo y el sonido de la cinta siendo arrancada no deja de escucharse en ningún momento. Finalmente un jalón, un poco más de cinta adhesiva, unas tijeras y el moño está pegado con sus rizos acompañándolo.

    –Listo señora, disfrute su Navidad – dice la empleada con una gran sonrisa fingida, no le queda de otra, ¿a quién le gusta trabajar en Navidad? Sin embargo (así como ella) sonrío de vuelta, tomo el regalo y me apresuro a salir de la tienda antes de que los clientes inunden el lugar.

    Nade me mira, a pesar de que llevo el regalo de gran tamaño en mis manos, sin nada que lo cubra pero, ¿por qué deben mirarme? Todos hacen lo mismo, tal vez llevan regalos mayores que el mío.

    Suspiro de cansancio antes de detenerme y esperar a que el alto este de nuevo en rojo. Las personas se acumulan a mí alrededor, todas sonríen con sus regalos en bolsas que tienden de sus manos.

    –Carmen, ¿cómo te ha ido? – Escucho la voz de un hombre, volteo y me encuentro con el señor que conocí hace poco en aquel lugar. Es fácil describirlo: alto, delgado, cabello negro, piel morena y ojos cafés

    – Muy bien Hugo, me he acostumbrado a ello –encojo un poco los hombros, como restándole importancia al asunto. Por alguna razón, él se ríe y yo miró el semáforo con la esperanza de que la luz haya cambiado.

    –¿Acostumbrado a ello? ¿Desde cuándo ser madre es acostumbrarse? Aunque ahora que lo dices mi esposa dijo lo mismo– sigue riéndose, quiero irme y escuchando mis plegarias la luz cambia a rojo. Doy un paso adelante feliz pero Hugo va a mi lado.

    –¿Irás a casa? Déjame acompañarte, necesito comprar algo por tus rumbos –vuelve a reírse, ¿no hace otra cosa más que reír? Asiento con la cabeza, no me queda más que decir, después de todo es Navidad, ¿verdad? –. Entonces te has acostumbrado, ¿no es eso bueno?

    –No lo sé –respondo con sinceridad.

    –Aunque debo decir que estos tres años te han cambiado la expresión, se te nota más… ¿cómo decirlo? ¿Feliz?

    No puedo contenerme, esta vez me río a carcajadas. Muchos me lo han dicho pero escucharlo de él es tan raro.

    –Supongo que sí, es bueno –le doy la razón. Damos la vuelta y a los pocos pasos me detengo, es hora de separarnos. Una parte oculta de mí parece bailar de la alegría, no me gusta estar cerca de él—. Feliz Navidad Hugo.

    –En el fondo, creo que estoy aliviado. Cuando te la llevaste no creí que hubiera sido la mejor opción pero me alegro de haberme equivocado– su expresión cambia, ya no sonríe, mira con nostalgia mi casa y creo que quiere mirarla. Me muevo un poco para tapar su visión aunque sé que mi pequeña y delgada figura no cubrirá mucho— Solo tengo una pregunta, ¿se lo dirás algún día?

    Me mira, lo miro. No digo nada, sonrío y me despido de él. Abro el portón negro y camino a la entrada. Escucho los pasos de Hugo alejarse y desearme feliz navidad, no volteo, solo abro la puerta y entro a mi cálido hogar.

    Ella se lanza a mis brazos tirando la caja del regalo, mi esposo se ríe para después recogerla. Yo por mi parte le regreso el abrazo, con 6 años de edad es tan enérgica que temo no cumplir sus expectativas.

    –¿Papá ha preparado la cena? –pregunto con mis labios pegados a su frente

    –Dijo que te esperáramos –responde con inocencia.

    –De modo que no hacen nada sin mí, ¿cierto? –Ambos sonríen y me jalan directo a la cocina. Sacudo la cabeza y comienzo a preparar la comida, sin poder evitarlo pienso es las palabras de ese señor:

    Se lo dirás algún día

    Sacudo la cabeza. No, nunca se lo diré. Volteó a mirarlos, ellos juegan, se ven felices, ¿hay necesidad de arruinar esa alegría?

    A pesar del regalo que espera paciente bajo el árbol de navidad, yo sé que le he dado uno que es perfecto: La saqué de aquel orfanato y mejor aún, le di una familia. Con eso debería ser más que suficiente.

    Continuo con mis labores de cocina mientras las risas inundan las paredes de la casa. Y así puedo decir que siempre y cuando esas risas sigan vivas, yo continuaré con ella como su verdadera madre… como su verdadera familia.
     
    • Me gusta Me gusta x 1
  2.  
    Fenix Parker

    Fenix Parker Orientador ejemplar Orientador Comentarista destacado

    Cáncer
    Miembro desde:
    9 Noviembre 2011
    Mensajes:
    2,324
    Pluma de

    Inventory:

    Escritor
    No sé creo que trato de entender el sentido del "regalo" presentado en el relato, la señora quiere hacer sentir a su hija como su hija sin decirle que no proviene de ella y eso debe de ser bueno, no lo sé tengo dos hermanas aquí, para mi es claro que no son mi sangre y esos lazos nos han unido y no veo ni veré otra cosa distinta en ellas que eso, una familiaridad surgida, del apoyo y el aprecio que me han dado y les otorga a ese lugar. He escuchado que algunos niños les pega eso niño, bueno mi política siempre ha sido ser honesto, en ese caso solo les daría amor como padre para que no hubiera diferencia, bueno opiniones.
    Centrándonos en el texto y considerando al intensión creo que ha quedado un poco simple ¿no lo crees?, pienso yo que se divago un tanto en el principio con lo de la mamá pilar del hogar hasta con la frase "no pueden hacer nada sin mi", que en concentrar la atención de por que es importante este regalo, tal vez me habría convencido de que era así.
    La narrativa no es mala fluye muy bien la historia, la estructura de esta bueno ya lo he comentado, a larga son preferencias de cada quien ¿verdad?. Bueno en lo técnico encontré un error en tiempos verbal, que debes de tomar en cuenta nada tan grave.

    Se te paso el punto
    miro, narras en presente. Contrasta con la oración.

    Con los mejores deseos y agradeciendo que hayas participado en la actividad, te entrego tu puntaje:

    3/5

    [​IMG]
     
    Última edición: 3 Enero 2015
    • Me gusta Me gusta x 1

Comparte esta página

  1. This site uses cookies to help personalise content, tailor your experience and to keep you logged in if you register.
    By continuing to use this site, you are consenting to our use of cookies.
    Descartar aviso